Está en la página 1de 12
secra majestad, y pacificando y atrayendo a él muchas provincias, ytierras pobladas de muchas ¥ muy grandes ciudades y villas y fortalezas, y descubriendo minas, y sabiendo y inquiriendo muchos secretos dé las tierras del sefiorio de este Muteczuma, comtio deotras que con él confina- ban y él tenia noticia; que son tantas y tan mara- villosas que son casi increibles, y todo con tanta voluntad y contentamiento del dicho Muteczuma, y de todos los naturales de las dichas tierras como side ab initio hobieran conocido a yuesira sa cra majestad por su rey y seffor natural; y no con menos voluntad hacian todas las cosas que cn real nombre les mandala: LITERATURA ROMANTICA EN HISPANOAMERICA 1.1. Contexto historico y cultural a. Libertad politica, social y artistica. En His- panoamérica, a partir del segundo tercio del si- glo XIX hasta 1867,fécha de publicacién de la novela sentimental Marfa, del colombiano Jor- ge Isaacs, se desarrolla ef Romanticismo. Est ban Echeverria, destacado escritor romantico ar gentino dijo: “Debemos, antes de poner manos ala obra, saber a qué atenernos en materi: lc dectrinas literarias y profesar aquellas que szan wads conformes a nuestra condicién y estén ala altura de la Hustracién del siglo y nos abrn el eamino de una literatura fecunda y original, pres. como dice Victor Hugo, el Romanticismo no es mds que ef liberalismo en literatura”. Como podemos ver, las accionés politicas y cul- turales de las naciones independiefites, serdn im- pulsadas por las ideas ilustradas o iluministas, planteamientos liberales vinculados #! movi- miento francés de la Hustracién, Estas ideas se fundamentaron en el humanitarismo, fa lit crtad, Ja desconfianza en los dogmas, la fe en «' pro- greso intelectual, Ja educacién, las politic s gu- bemamentales de orden racional y el des vollo de la ciencia. La emancipacién criolla no trajo Jaa" cla- da tranquilidad a las nacientes repablica A ta independencia siguié Ia anarquia: tiran’~ gue rras civiles y conflictés entre las nacione + me ricanas. Pese al desorden, se lograron de b. Literatura y politita. Las letras hispar« ricanas del periodo romantico tuvieron fancién politica. Los escritores com A poesia, ensayos literarios, dramas piri odas clisicas, poemas populates; inc! ©. arti- culos de corte politico y discursos € de la independencia intelegiual- textos t dad pablica. No nostxtrai numero de autores XIX fueran tagpbién cos sobresalientes. Ellos aunaron pensamiento y accién, y mantuvieron vinculada la literatura a la vida politica de las repiiblicas. Citemos al dra- maturgo peruano Felipe Pardo, al poeta colom- biano José Eusebio Caro, a los argentinos Este- ban Echeverria, poeta y narrador; Dorningo Faustino Sarmiento, ensayista; José Marmol, novelista; y al novelista y cuentista chileno José Victorino Lastarcia. 1.2, Romauticismo y liberalismo en ta literatura La independencia de los modelos clasicos y a bitsqueda de una expresi6n acorde con las pe- culiaridades del grupo social o con el ambito na- tural, son las ideas dominantes en las produccio- nes de los romxinticos hispanoamericanos Andrés Bello, en su Alocucién a la poesia, habia invitado a abandonar la “culta Europa” y fijar la mirada en América. Le correspondea los escritores romanticos buscar una expresida oti- ginal, describir las costumbres de la gente, el paisaje autéctono, la historia de los pueblos, las iradiciones e introducir las expresiones del ha- bla popular. La novela Marfa incorpora americanismos colombianos: "guayaha”, “bambuco”, “sancocho”, respectivamente, fru- ta, baile popular, sopa de plitano; y el habla de los negros: “Si cuando me cantan bien una juga ylabaila con este negro Mariugenia... hasta to's ingele del cielo zapatean con gana de bailala Los romantics pretendicron innovar na solo tambigu en la estructers fore mal. En Maria, Isaacs expresa sensaciones: Si- frimiento, dolor. t liver a ios lectores: “pavar indefinible”, “wea tarde belle como Maria, bello y transitorta~, ~stlencig sor- do a mis gemidos. ROMANTICISMO Y PROGRESO La anarquia no pudo detener el progreso en as nacientes reptblicas. ‘Veamos algunos de los cambios: a, Reforma de la economia de acuerdo con los principios liberales: libertad para producir, comerciar y trabajar. b. Abolicién dela esclavitud y servidum- bre de los indios. ©, Modificacién del sistema social debi- do a la transformacién de los estamentos de la Colonia: habia un nuevo orden so- cial la burguesia~ y una nueva mentali- dad sustentada en el talento, mérito, traba- Jo y esfuerzo personales, 4d. Educacién e instruceién para todos con Ia incorporacién de los sectores popu- lares, las mujeres y los nifios. ¢. Lucha contra las instituciones que im- pidan el progreso humano en cualquier Ambito: personal, social, moral, educacio- nal, intelectual literario, attistico. 1.3. Recepcién y difusién del Romanticismo En 1830, tras permanecer cinco afios en Pa- tis, empapsndose de las nuevas doctrinas, Este- ban Echeverria regresé a Argentina y difundié los ideales romanticos con un selle marcada- mente francés. En el pais vecino, ef movimiento convocd una generacién de eseritores interesa- dos en las innovaciones roménticas: Domingo Faustino Sarmiento, Esteban Echeverria, Vicen- te Fidel Lopez, José Marmol, Bartolomé Mitre, Miguel Cané. E1 movimiento romantico se ex- tendié a Uruguay y Chile gracias a los escritores que, debieron emigrar por la tirania de Rosas. Argentina lideré ef Romanticismo en Hispano- américa. El chileno José Victorino Lastarria con su novela Don Guillermo, 1860, y el argentino Domingo Faustino Sarmiento con su ensayo Facundo (1845), son dos de los grandes escrito- res representativos del Romanticismo hispano- americano. En el resto de Hispanoamérica, el Romanti- cismo nacié bajo el influjo de autores franceses ¢ ingleses y, mas tarde, de espaitoles, como ‘Mariano José de Larra, José de Espronceda y José Zomvilla. s 44, Temética rominsiea hispanoanericana a. La historia, El Romanticismo or igind en Bu ropa un gran niimero de obras que reerearon con libertad imaginativa, un pasado lejano cn cl them. po: la época medieval, Conatituyd Ia vertiente pasatista del Romanticism. En cambio, en His Panoamérica, los escritores proyectaron, cn los hechos de fa Conquista y ta Colonia, sus ulielos del presente, sus afanes de libertad politica inte- lectual. De aqui la valoracivn de la idea de pro- Breso o progresismo: desde la novela se critica, se orienta a la sociedad y se adelanta ef momen. to en que las esperanzas regeneracionistas de Ia independencia sean realidad. La primera novela hispanoamericana de este sello fae Jicoténcal, 1826, de autor andnimo; que narra sucesos de ta época de la conquista mexicana, Amalia, 1851e de José Marmol, reerea una etapa dle la historia nacional, politica y social de Argentina hacia 1840 y explica la causa que la condujo hasta ese presente: la insuficiente preparacién del pals para asumir la vida independiente, lo que favorecid al gobierno autoritario de Juan Manuel de Rom sas, Las obras narrativas hispanoamericanas de gé- nero histérico recibieron la influencia del escri- tor inglés Walter Scott, de los franceses Victor Hugo Alexandre Dumas (padre) y de los folletines de Eugéne Sue. b. El indigena, Algunos romanticos trataron el tema del indigena cn un intento de volver ideal- mente al pasado precolombino; sus obras inau- guraron la tradici6n indigenists, cuya reperci- sion aleanzé las primeras décadas del siglo XX. Entre las novelas sobre este tema, destacan Enriquillo, det dominicano Manuel de testis Galvan, Cumandé, del ecuatoriano Juan Len Mera, que recrea las costumbres, creencias y len- gua de los indigenas; Ingermina 0 fa hijia, det Calamar, 1844, del colombiano Junn José Nie- to, que relata tos modas y hAbitos de los calama- res, pobladores autéctonos de Ia regidn de Cartagena. Estos relaios habrian comenzado bajo Ja influencia de la novela indianista Atala, del francés Renato de Chateaubriand. Concordamos con el planteamiento del peruano Luis Alberio Sainchez en el sentido de que la novela indianista esde “emocion exotista” y lt novela ndigenista es de “reivindicacién social” La caracteristica comin en los textos indigenistas expresa el chogue de lus ci- vilizaciones dentro de una perspectiva quo, si bien cs propia del Romanticismo, guarda rela- cién con cl mito de buen salvaje: de amplia di- fusion en siglo XVIII..Bos autores veian en cf pasado autéctono un mundo mitico plene de ax monia y en el Descybrimiento, una empresa per- turbadora. ; 5 ' { { r ‘ ‘ ‘ 4 4 4 AUTORES ROMANTICOS HISPANOAMERICANOS Y SUS OBRAS + Rafael Minvielle, Chile, (1800-1887), Emesto, obra-teatral + Esteban EeheVerria, Argentina, (1805-1851) Elvira o la novia dei Plata, poema, + José Joaquin Vallejo -Jotabeche-, Chi- le, (1811-1858), Articula de costumbres + Domingo Faustino Sarmiento, Argentina, (1811-1888) Facundo, ensayo. * Cirilo Villaverde, Cuba,(1812-1894), Cecilia Valdés, novela + Carlos Bello Chile,(1815-1854), Las amores del Poeta, obra teatral. * José Marmol Argentina,(1815. (871) Amalia, Novela. + José Victorino Lastarria, Chil 1888), Don Guillermo, novela + Guillermo Blest Gana, Chile, (1829-1904), Poesias, + Juan Leén Mera, Ecuador, (1832- 1894), Cumandé, novela. + José Hernandez Argentina, (1834-1886), Martin Fierro, pocma. + Jorge Isaacs, Colombia (1837-1 Maria, novela. A817- 95) ¢. El amor, Prohibido y frustrado, gozé: de gran aprecio en el Romanticismo. Algunas novelas que abordaron cl tema del indigena contaron tra- gieas historias de amor que enlazaban, general- mente, a.un espaiiol y'a una princesa invligena; otras, histéricas o costumbristas, narravon las vicisitudes de amores condenados al {racaso, porque impulsaban al amado a cometer acciones criminales 0 porque tos prejuicios seviales se interponian entre los amantes. Eran novelas de aventuras ¢ intrigas con un fondo social 4, Las costumbres. E] Romanti americano se preceupé por la descripcién < acontecimientos y situaciones coneretas y doines- ticas. Simultancamente, combatié todos aquellos aspectos cotidianos que puidicran sign ficar opo sicién a los principios liberales, En la novela his- ica, indigenista 6 sentimental, los smo hispat hispanoamericanos.insertaron cu: tumbres: deseripciones de tip bitos y modos de una regié cién. Tales textos no solo tenian el propésito d ee pintar una situacion que identificara usos, core fumbres y espacio propiamence auerteanost cumplian una funcion de critica social: « waves de los cuadros, los autores reflejaban ¢1 shoque entre los viejos y los nueves.usos sociales y polle ticos. Como un género independiente, el eua- dro de costumbres dio origen a articulox de aus téntica expresién americana, quo expresaron Jos rasgos tipicos de las regiones 0 13 facctne distintivas de un pais; es decir, exaltaron lo pro- pio con un caracter degstiptivo, didaetico, morae lizador 0 ritico. Se aprecia la influencin de los costumbristas espaiioles, especialmente, de Mariano José de Lara y Ramén de Mesonero Romanos. Destaca en este género, el chileno José Joaquin Vallejo -Jotabéche-, quien retraté la ren- fidad chilena en sus tipos sociales (el huaso, el gringo, el chismoso, los compadres) y en sus amientes y costumbres (los banguetes patri ticos, los discursos, los temedios caseros), ¢. Lanaturaleza. A partirdel Romanticismo in- gresa el paisaje en la nacrativa: pampa, montaiia, selva, desierto, rio, segrin la regidn a la que perte- nece el artista. En Marfa, 1a natucaleza aleanza una particular expresién, plena de significados. Es el espacio natal que enraiza al protagonista 0 el ambito hostil tras la muerte de la amada, re~ fleja los estados de aninio de los personajes: per- fumada en la majtana, hermosa al atardecer, se entristece ante la inminente partida del amante, Se muestra impacible ante el dojor. TRAS LA RUTA DE LA FILOSOFIA: EL. POSETIVISMO Alidealisino roméntico sigue el triuntia del sentido préctico, el interés por lo econé- mico y material, El extraordinario desarvo- flo de la ciencia lleva a creer, casi exelusi- vamente, en lo real-empitico y en el pro- greso técnicd. Este clima propicia la filosofia del Positi- vismo, centrada en el dato conoret conocimienis experimental . yen los hechos. A Ja historia y a lameaie dades humanas se aplicarte lor ==iaioe” de las ciencias fisicas: es Tl patriarca de la nueva Corriente €¢