Está en la página 1de 194

Al estar en el medio de una batalla entre muy extrañas criaturas

de 1915, no es algo que Noah o Seth, consideraron cuando dejaron su


casa para encontrar a su mejor amigo, Damien. Las batallas y las
experiencias de casi la muerte, tienen a Noah implorando para ir a
casa, y a Pete tratando de mantenerlos como sus compañeros.
Seth se siente excluido de todo. Él y Noah han estado juntos desde
el nacimiento y en una relación desde la pubertad. Ahora, Noah es
necesario para reescribir un diario y Pete es necesario para mantener 2
a Noah seguro, dónde eso lo deja? No será una tercera rueda o la
razón de que Noah muera.
El puede convencer a Noah para quedarse, y Seth puede
convencerlos de que él es tan necesario para la manada como Noah?
Todo lo que Pete sabe, es que él debe intentar, mientras él mantiene
a sus compañeros a salvo de un anciano que quiere matarlos y de un
Baliz que quiere a uno de sus compañeros como suyo.
03 Dos para el Beta
3
Capítulo Uno

Noah se agarró con fuerza en la cosa que llevaría a Seth y a él hasta


su mejor amigo. Él todavía se estaba recuperando de todo lo que
había visto desde que había dejado a Seth convencerlo para 4
abandonar el maldito coche. Le había dicho a su hombre que él era
estúpido, y que cada película de terror que había visto les dijo de
permanecer muy quietos. Pero no. Seth dijo que necesitaban
encontrar a Damien y así ellos caminaron a pie para el bosque
estúpido.
No tardó mucho para Noah en darse cuenta de que se perdieron.
Seth había tratado de engañarlo, pero Noah sabía y ahora aquí estaba
él, asegurándose en la parte posterior de un halcón, hombre, cosita
del diablo y haciendo su mejor esfuerzo para no gritar de terror.
― Sabes que puedo oler tu miedo, ¿verdad? ― Dijo Onyx con la risa
en su voz.
Noah le dio al hombre lo que él consideraba sería una mala mirada.
― No, pero ¿quién me puede culpar? Fuimos transferidos a un
mundo totalmente diferente con criaturas locas, y por la forma en
que todo el mundo se viste, a principios del siglo XIX.
― Mil novecientos quince es donde realmente estás – dijo Onyx
cuando comenzó un lento giro hacia la izquierda.
La mandíbula de Noah se abrió. El preguntó:
― Me estás diciendo, que solo nos pasó, a nosotros, caer de un
momento a nada más que un centenar de años en nuestro pasado?
Dando una ligera inclinación de cabeza, Onyx dijo:
― Sí, eso es lo que te estoy diciendo.
― Cómo infierno es eso posible? ― Preguntó Noah.
― Oye, bebé, estás bien? ― Seth preguntó cuando llegó al lado de
Noah.
Noah se volvió hacia Seth y dijo en voz ahogada:
― Estamos a cien años, en nuestro pasado, Seth.
La cara de Seth se nubló con preocupación.
― Sí, querido, lo sé. 5
Tensándose y empujándose hacia atrás, como si Seth lo hubiera
herido, Noah dijo:
―Tú sabías, y no me lo dijiste? Yo pensé que éramos un equipo,
Seth. ¿Qué carajo!
Dejando escapar una respiración profunda, Seth respondió
― Noah, yo acabo de descubrirlo hace pocos minutos de Jett, es
por eso que pedí que me trajeron a ti.
Noah bajó la cabeza muy avergonzado.
― Lo siento, Seth.
― Bebé, está bien. Los dos estamos fuera de nuestro elemento
aquí. Sólo quiero llegar hasta Damien, y espero que tenga una
explicación para todo esto ― dijo Seth cuando Jett y Onyx empezaron
a bajar lentamente.
― Yo creo que alguien con gran magia los trajo a todos aquí, ―
Onyx dijo al pasar la línea de árboles y aterrizando suavemente en el
suelo.
Noah aflojó los puños del cuello de Onyx y se deslizó para abajo, al
lado del hombre Halcón.
― De qué estás hablando?
Onyx dio un ligero encogimiento de hombros.
― Me parece que las cosas fueron alineadas. Normalmente, las
tierras mágicas cambian de ubicación, pero por alguna razón, cuando
los lobos entraron en el Bosque Encantado, nosotros no entramos en
otros reinos. Entonces oímos que un ser humano llegó a Capulet a
partir del 2015. Esto marcó un centenar de años. Yo creo que todos
ustedes están aquí para hacer las cosas bien para el pueblo de
Capulet, y quizá incluso para la gente de nuestras tierras mágicas.
― Qué pasa con la gente del Bosque Encantado? ― Noah le
preguntó con preocupación. 6
Jett se dirigió hacia Noah y Onyx, llevando a Seth, por lo que dijo
― Las criaturas que están aquí no son como deberían ser. Podemos
cambiar, como los lobos, pero cuando fuimos enviados al Bosque
Encantado quedamos atrapados en estas criaturas.
― Bueno mierda, eso tiene que ser una mierda ― Noah dijo sin
aliento.
― Noah! – Dijo Seth entre dientes.
Noah se volvió hacia Seth y se golpeó la mano en la cintura
― Qué? Es una mierda. Piensa en ello, Seth, estas personas están
atrapadas como parte hombre y parte animal. Cómo pueden incluso
tener relaciones sexuales?
Volviéndose hacia Onyx y arrugando la cara, Noah dijo
― Por favor, no me digas si lo hacen.
Onyx resopló.
―No, que yo sepa Noah.
Noah sacudió la cabeza y suspiró.
― Apuesto a que las respuestas están en esos diarios.
― Qué piensas que está en los diarios? ― Preguntó Ira,
acercándose al pequeño grupo con Caín justo detrás de él.
― La respuesta sobre cómo ayudar a la gente del Bosque
Encantado. Están atrapados en esta forma medio desplazados ―
Noah respondió ausente.
― Sí, nos informaron de que todos los que habían sido enviados a
las tierras mágicas quedaron con este problema ― dijo Ira.
― De verdad crees que tu diario puede ayudar a mi gente? ― Onyx
preguntó a Ira.
Encogiéndose de hombros, Ira dijo,
― No tengo ni idea, Onyx. Es un pensamiento que tiene Noah y 7
desde que leyó lo que los alfas escribieron, diría que él puede tener
razón para pensar que sí.
Todos miraron a Noah y él se quedó muy nervioso. Moviéndose
más cerca de Seth, tartamudeó,
― Yo... yo...
― Todos están asustando la mierda del chico, retrocedan! ― Seth
rompió mientras trotaba más cerca de Noah.
Noah dio un paso atrás cuando el unicornio corrió más cerca de él.
Todavía no podía creer que el tipo era mitad hombre y mitad
Unicornio. Debe ser agradable para ser un unicornio, sin embargo.
Nathan se acercó a Noah y le puso la mano en el hombro.
― Nosotros no tratamos de asustarte, Noah. No hay hombre aquí
que quiera hacerte daño. Sin embargo, si hay algo que te da razón
para pensar que el diario puede ayudar a estas personas, a todos nos
gustaría oírlo.
Noah dio una mirada suplicante a Seth, y su hombre no le permitió
venirse para abajo.
― Miren, chicos, Noah y yo hemos pasado a través de un montón
en un corto tiempo. Tenemos que tratar de envolver nuestras mentes
en torno al hecho de que estamos en un mundo completamente
diferente, cien años en nuestro pasado. Luego agreguen el hecho de
que los seres místicos como Unicornios y hombres Halcón están
aquí...
― Y no olvidemos los shifters― Noah murmuró.
Seth frotó la espalda de Noah suavemente mientras dio una risa
suave,
― Sí, bebé, y hay shifters.
Seth se volvió hacia los otros. 8
― Basta con solo de dar algún espacio a Noah.
Nathan suspiró y sus ojos se suavizaron un poco.
― Noah, todos estamos un poco confundidos, si eso ayuda.
Dando una mirada escéptica, Noah preguntó
― Cómo es eso?
Nathan resopló, y luego dijo:
― Bueno, antes de que Damien apareciera, Ira y nuestra manada
estaban en guerra y había sido así por más de un centenar de años.
Ira se adelantó y tomó la mano de Nathan.
― Yo estaba allí cuando su amigo apareció de la nada, sólo
apareció. Joder, que me asustó.
Caín dio un paso adelante.
― Entonces descubrí que mi padre y los demás ancianos estaban
decididos a matar a nuestros alfas de Capulet.
Noah se encogió de hombros.
― Puedo ver cómo esto podría haberlos perturbado, pero no
fueron tirados en un mundo de hace cien años al pasado. Ustedes no
tienen teléfonos celulares, computadoras o Internet.
Noah levantó las manos en el aire cuando su voz se elevó.
― Tu idea de tinte para el cabello es vegetales y peines.
Shet trotó hacia Noah, y se puso delante de él.
― Mira amigo, las cosas aquí pueden parecer para ustedes un poco
salvajes, pero también tenemos sentimientos, ya sabes.
Noah parecía agotado cuando sus hombros cayeron y él susurró.
― Lo siento. No estoy tratando de ser grosero o infeliz, pero tengo
miedo de estar en un lugar en el que yo ni siquiera pensé, y rodeado
de personas que pueden convertirse en un animal que me pueden
comer o viven en medio de ellos. Esto es... es...
Shet le dio una sonrisa triste. 9
― Es increíble, lo sé.
― Hemos tratado de salvar a nuestra manada, Noah. Sé que no los
conoces, pero la gente que vive ahí, es muy buena ― dijo Ira
suplicante.
Caín fue junto a Shet, diciendo:
― Cuando Damien se acopló con nuestros Alfas, desencadenó
acontecimientos que ninguno de nosotros entendemos. Eso detuvo a
Shet y Kahn del progreso como solían hacer, hizo que nuestros
Ancianos se unieran a la manada, y si las palabras mágicas son
verdaderas, entonces nuestro mundo como lo conocemos se acabará,
a menos que podamos obtener todos los diarios y encontrar una
manera de salir de esto.
Noah inclinó la cabeza hacia la izquierda y luego a la derecha.
― Más o menos tu mundo va a cambiar, Caín. Así dice en el primer
diario.
Todos corrieron para Noah de nuevo, y luego se alejaron cuando
olieron su miedo y él se escondió detrás de Seth.
Onyx fue el que hizo su camino hacia Noah, preguntando.
― Por qué dices que nuestro mundo va a cambiar?
Noah se encogió de hombros y se relajó un poco. A él le gustaba
Onyx y tenía incluso una especie de confianza en el hombre. Noah
sabía que Onyx tuvo todas las oportunidades para matarlo cuando
volaron a esta parte de las tierras.
― El primer diario hablaba de cuando las manadas se unen,
entonces el poder sería incrementado. Este poder es fuerte y sólo se
hará más fuerte. Los tres mundos finalmente se unirán y luego el
poder será aún más fuerte. Sólo entonces las puertas estarán abiertas
a otros reinos. Existe un diario que se debe encontrar. El mostrará el
camino. 10
― Mostrará el camino para qué? ― Shet preguntó con ansiedad.
Encogiéndose de hombros, Noah dijo.
― No sé. Creo que la respuesta está en otro diario.
― Bueno, ya sabes que mi padre va a volver por este diario, así
como por el primero ― dijo Caín pesadamente.
Noah estaba realmente confundido por el temor de que podía ver
en los ojos de los demás.
― Por qué están preocupados?
Nathan respondió.
― Noah, nuestro mundo se acabará. Nuestra manada será
destruida.
Moviendo la cabeza, Noah dijo.
― No, no lo hará. Su mundo cambiará, sí. Sin embargo, la manada
no desaparecerá. Al menos no es eso lo que he leído en el diario.
― Oh, por los dioses, estoy confundido ― Kahn gruñó.
Seth apretó los hombros de Noah y le preguntó suavemente,
― Bebe, tú realmente necesitas dejar de hablar en torno al tema.
Es frustrante para todos de aquí. Estas personas tienen el derecho de
conocer su futuro y lo que eso significa para su mundo.
Noah se volvió un poco desconcertado, se cruzó de brazos y miró
lejos.
– Yo no quería decirles nada hasta que hablase con Damien.
Cuando los demás fueron a hablar, Seth levantó la mano,
impidiéndoles, entonces, preguntó:
― Por qué?
― Porque ― Noah dijo con un tono suplicante y luego volvió sus
ojos suplicantes para su hombre, diciendo, ― realmente no creo que 11
sea una buena idea hablar aquí. Sólo vamos hacia Damien, y yo le
puedo contar lo que sé y él puede decidir qué hacer con eso.
Seth no dijo nada durante unos momentos y luego viendo la
determinación en los ojos de Noah, sabía que no se echaría para atrás
en esto.
Con un suspiro, Seth dijo:
― Creo que tal vez Kahn debería dejar que uno de sus hombres
venga con nosotros para Capulet y por lo tanto puede ser un
representante.
Nathan asintió.
― Vamos a garantizar a quien quiera que sea, que va a estar
seguro.
― Parece que Noah se siente cómodo con Onyx. Creo que lo mejor
es que se vaya él con ustedes para Capulet― dijo Kahn.
Caminando hacia su mochila, Ira comenzó a cavar a través de ella
cuando dijo:
― Estoy de acuerdo y este diario...
Ira movió sus manos alrededor y luego fue a la mochila de Caín
comenzando a excavar a través de ella furiosamente.
Nathan fue hacia su compañero y se arrodilló, preguntando.
― Ira? Qué ocurre?
Los grandes ojos de Ira encararon a Nathan y él tragó
– El diario desapareció!

12
Capítulo Dos

Seth se levantó y siguió mirando hacia fuera por la ventana,


mientras que Noah daba la vuelta por la sala, lloriqueando
― Oh, Dios mío, Seth! Mira esta pieza. No es sorprendente. 13
Seth se volvió para lo que parecía ser la centésima vez. Noah estaba
de pie, pasando las manos en una mecedora. Observó como Noah
suavemente deslizó su mano, siempre delicadamente, sobre el brazo
y hasta el respaldo. Había pasado sólo un día desde que sintió las
mismas manos deslizándose en sus brazos y las suyas?
Cuando Noah miró expectante a Seth, Seth se aclaró la garganta, y
en un susurro ronco dijo
― Uh, sí, bueno.
Seth sabía que había dicho algo incorrecto cuando la boca de Noah
se abrió y su típica replicó de manera espectacular dijo.
― Bueno? Es perfecta? Tienes alguna idea de qué edad tiene esta
pieza? Tienes alguna idea de la edad que tienen todas estas piezas?
Al oír una risita, Noah se volvió para ver a Shet con una sonrisa
cómplice.
― Cuál es tu problema? ― Noah preguntó irritado.
Encogiéndose de hombros, Shet dijo.
― Que la última cosa en su mente era esa vieja silla.
― Cállate, Shet ― Seth gruñó.
Noah miró a Seth y luego a Shet, completamente desconcertado.
Onyx se volvió y dijo.
― Te olvidas de que nuestro sentido del olfato es mayor que el del
ser humano. Podemos oler la lujuria.
La mandíbula de Noah se abrió cuando dijo.
― Yo no estaba deseando... ohhhh.
Seth vio cuando Noah lo miró rápidamente, y entonces, la mirada
sensual que le dio tuvo a su pene endureciéndose rápidamente de
necesitad. Luego, vio como Noah sacudió sus caderas sensuales y
cuando llegó lo suficientemente cerca, empezó a correr las manos por
el pecho de Seth, y dijo con esa voz seductora que siempre hizo a 14
Seth estremecerse con anticipación.
― Hay algo que veas y que te gusta niño grande?
― Uh hum ― fue todo lo que Seth podía decir cuando Noah
continuó dirigiendo sus manos sobre su cuerpo y apretó su polla dura
contra Seth.
― Bueno, me alegro de que todavía te puedas excitar en este
mundo loco ― Noah susurró mientras pasaba la mano sobre la
cabeza de Seth y tiró de ella más cerca.
En voz baja, Seth dijo:
― Siempre me excitas, sin importar adonde estamos.
Cerrando la distancia en los labios del hombre, Seth llevó a Noah en
un beso que sabía que siempre enrollaba los dedos de Noah. Todo
dientes y lengua, quejidos y gemidos, y una profunda necesidad
construyéndose entre los dos.
Al escuchar la voz de Damien, Seth dejó de avanzar, mierda, que
había otros hombres en la sala de estar.
– Qué pasa Asa? Te dije que realmente no estoy dispuesto a leer.
Sólo quiero...
― Damien, has estado cerrándote más y más, y Asher y yo estamos
preocupados ― Seth oyó a alguien decir.
Seth podría decir que se acercaban a la biblioteca cuando Damien
dijo:
― Estoy bien. Todavía estoy ajustándome y...
― Lo sabemos, Damien, pero tú eres nuestro compañero y es
nuestro trabajo lograr hacerle feliz. Puedes decir las palabras que
quieras, pero tu aroma dice algo diferente y no te olvides del hecho
de que podemos sentir tu tristeza ― una voz ronca dijo cuando la
puerta empezó a abrirse.
Noah se había retirado y se volvió, y ambos vieron a su mejor amigo 15
caminar a través de la puerta con dos hombres muy grandes. Un
hombre tenía el pelo corto y negro con muchos músculos y el otro
tenía el pelo rubio oscuro y aunque fuera muscular, su forma era más
suave y con un cuerpo menos construido.
Sin embargo, Seth se sintió aliviado al ver el aspecto de Damien
sanó y seguro. Su cabello rubio todavía estaba trabado, aunque más
comprimido de lo que había sido desde que Seth le había visto por
última vez. Tenía un brillo saludable y la mirada que le estaba dando
al moreno, le dijo a Seth que Damien estaba enamorado.
― La mierda de 1915 te hizo justicia ― dijo Noah con insolencia.
Damien se volvió hacia él, pero no dijo nada. Parpadeó y abrió la
boca, pero no le salió ninguna palabra.
Seth trató de romper el silencio cuando dijo:
― Entonces, ¿cómo te va?
Damien se quedó allí y luego lo siguiente que supo, fue que las
lágrimas se formaban, y Damien soltó un chillido de emoción que
superó incluso el de Noah.
Damien corrió y abrazó a ambos Seth y Noah, diciendo:
― Yo sentí tanta falta de ustedes. Oh, Dios mío, los he echado de
menos!
De repente, Seth se sintió empujado hacia atrás con fuerza cuando
Damien gritó:
― Cómo han llegado hasta aquí?
Noah estaba sollozando al mismo tiempo:
― Qué diablos está pasando?
Seth agarró a los dos hombres de nuevo. Estaban finalmente juntos
de nuevo, los tres mosqueteros. Seth sólo quería mantener a las dos
personas más importantes en su vida y no dejarlos ir. Es decir, hasta
que oyó un gruñido. 16
Mirando hacia arriba, Seth vio a los dos grandes hombres que
habían entrando en la habitación con su mejor amigo. No se veían
felices cuando sus ojos brillaron y hasta sus dientes crecieron.
Damien dio un paso atrás, secándose los ojos, y luego, se volvió
hacia los dos hombres y con su propio gruñido les dijo:
― Cállense la boca, ustedes dos, o se van para el cuarto de
invitados.
Seth estaba impresionado cuando ambos gimieron.
Los ojos cambiaron y los dientes volvieron a la normalidad.
En cuanto a Seth y Noah, Damien dijo:
― Permítanme presentarles a mis compañeros muy groseros. El
hombre alto y musculoso, guapo, con el pelo negro es Asher y el rubio
un poco más alto es Asa.
Ambos hombres fueron hasta Damien con preocupación en sus
ojos.
Asa dijo rápidamente:
― Bebé, lo siento, pero ellos estaban tocándote, y nuestros lobos
son muy posesivos.
Asher le dio un rápido beso a Damien cuando dijo:
― Nosotros no podemos evitar nuestro instinto de lobo, querido.
Con un suspiro, Damien dijo.
―Lo sé, Asher, pero estos hombres son como mis hermanos. Puede
que no sean de mi sangre, pero nosotros somos los tres mosqueteros.
― Qué? ― Dijo Asher, confundido.
― Ya sabes, todos para uno y uno para todos? Los tres
mosqueteros,― Damien repitió.
Noah sacudió la cabeza cuando dijo:
― Fue originalmente publicado en julio de 1844, entonces ustedes
deben haberlo leído. 17
Asa dio un paso adelante.
― De hecho, me lo leí a menudo. Creo que mi compañero estaba
simplemente sorprendido por la descripción. Normalmente no es
escuchado de personas referirse a otras personas siendo tan
importantes como un compañero cuando no son realmente sus
verdaderos compañeros.
Seth pudo ver que Damien iba a ser sarcástico con Asher y Asa,
entonces rápidamente intervino antes de que las cosas se salieran de
control.
― Y por lo general, estoy seguro de que es muy cierto. Pero no
somos como los hombres normales. Los tres hemos sobrevivido a los
padres, hermanos o ex novios abusivos.
Noah sacudió la cabeza cuando dijo.
― Cuando uno de nosotros está enfermo, los otros dos están ahí
para ayudarle a través de eso hasta que esté bien. Lo que no funciona
tan bien, porque los otros terminan tomando cualquier cosa que
tenía el otro.
Damien dio una leve sonrisa a sus amigos.
― Y cuando uno de nosotros está perdido, los otros lo buscan hasta
que lo encuentran.
Asher suspiró y luego dio un paso hacia delante con la mano
extendida.
― Nos ajustaremos. Si ustedes son hermanos de nuestro Damien,
entonces, ustedes son nuestros también. Por lo tanto serán tratados
como tales.
Seth tomó la mano de Asher y la sacudió, diciendo:
― Gracias. Fuimos arrojados un poco como en picada desde que
entramos en el bosque. Estamos tratando de adaptarnos a todo, pero
será más fácil con Damien aquí. 18
― Cómo encontraron ustedes a Damien? ― Preguntó Noah.
Asher indicó las sillas cerca de la chimenea cuando dijo:
― Eso va a tomar algún tiempo. Pongámonos cómodos.
Asher miró a los otros dos hombres en la habitación:
― Ustedes deben ser Shet y Onyx. Bienvenidos a nuestra casa.
Nathan explicó su presencia y nos gustaría hacer su estancia cómoda.
Asa preparó dos dormitorios para ustedes y se les invita a quedarse
cuanto tiempo necesiten.
Onyx dio una inclinación de cabeza.
― Gracias Señor.
Asintiendo con la cabeza, Asher dijo:
― Por favor, llámame Asher.
― Tu casa es hermosa ― Shet dijo mientras suavemente se dirigió
a las sillas que Asher había indicado previamente y se sentó al lado de
la que Noah estaba ocupando ahora.
― Gracias, ― dijo Asa con una sonrisa.
Damien se acercó a Onyx y miró para Shet, diciendo:
― Que diablos son ustedes dos?
Noah se levantó rápidamente
― Damien, eres muy grosero. Estos son nuestros amigos, Onyx y
Shet. Ellos son del Bosque Encantado. Onyx es un hombre Halcón y
Shet es un Unicornio.
Las mejillas de Damien se sonrojaron cuando dijo en voz baja:
― Pido disculpas. Vi a mis compañeros y a algunos shifters de la
manada cambiando. Nunca he visto a ninguno de ellos que se
parezcan a ustedes.
Seth puso su mano sobre el hombro de su amigo y le dijo en voz
baja:
― Ellos saben que no querías ser irrespectuoso. Prometo que te 19
voy a contar todo. Vamos a sentarnos, porque tenemos un montón
que decir.
― Y preguntar ― Noah susurró en voz baja.
Ellos todos se sentaron, mientras que Noah y Seth explicaron cómo
habían ido en busca de Damien y encontraron su coche. Hablaron de
perderse y cuando ellos encontraron a los otros, de los problemas
que soportaron debido al diario, y, eventualmente, de alguna manera,
que fue llevado.
― Así que no tenemos el diario? ― Asher preguntó pesadamente.
Seth suspiró.
― El verdadero diario, no. Sin embargo, Noah lo leyó.
Damien sonrió mientras miraba a Noah.
― Todo?
Noah asintió y dijo:
― Cada palabra.
Asher y Asa parecían perplejos hasta que Seth le explicó:
― Noah tiene una memoria fotográfica. Todo lo que lee es
registrado por él. Él puede recitarles el diario para ustedes desde la
primera palabra.
― Si tienen un poco de papel y una pluma puedo escribirlo para
ustedes ― Noah dijo nervioso.
― Dónde está Pete? ― Preguntó Asher.
Asa se puso de pie.
― Él fue para asegurarse de que Ira, Nathan, y Caín fueron
informados y luego se instalaran en su nuevo hogar. Lo voy a llamar.
― Por qué necesitamos a Pete? ― Damien preguntó con
curiosidad. 20
Asher dijo.
― Esta vez, Noah es el único que puede ayudarnos a encontrar los
otros diarios.
― También es el único que puede volver a escribirlos para que
puedan ser leídos. ― Dijo Asa mientras mantuvo a Damien más cerca.
― En otras palabras, Noah está en peligro ― dijo Onyx con
indiferencia.
Los ojos de Noah se agrandaron y empezó a respirar pesadamente.
Seth sabía que su bebé estaba a punto de tener un ataque de pánico.
Como Noah se estaba asegurando a la cordura. Era sólo una cuestión
de tiempo.
Seth fue hacia Noah y se arrodilló delante de él, dándole la mano.
― Bebé, nadie te hará daño, lo juro. Todo estará bien.
― Sólo quiero ir a casa ― Noah pidió en un susurro ronco.
La puerta de la biblioteca se abrió y Noah y Seth se volvieron para
ver quién entró. Tomando una respiración profunda, Seth casi se cae
de culo cuando vio la luz de los cabellos marrón del Adonis enfrente
de él.
El hombre tenía que tener más de un metro ochenta y pesar cerca
de 100 kilos. Tenía los ojos azules más claros que Seth había visto
nunca. Joder, él era precioso. Estaba bien para llamar a un hombre
bonito? Bueno, esa es la única descripción que estaba en la mente de
Seth.
Seth oyó la respiración de Noah y se volvió para ver la expresión de
asombro en su rostro. El sabía que su hombre estaba tan duro como
él, si el bulto en los pantalones de Noah era alguna indicación.
Un gruñido bajo hizo a ambos mirar hacia atrás. El hombre
hermoso, cuyos colmillos habían caído y cuyos ojos estaban ahora
cambiando y estaban prácticamente brillando estaba gruñendo, y dijo 21
con voz ronca,
― Mío!
Capítulo Tres

Pete estaba tan cansado. Había oído el informe que Nathan le había
dado, luego los llevó a su nueva cabaña. Damien y Asa habían
limpiado y decorado para los recién acoplados, aunque como habían 22
sabido del pedazo de información, Pete no lo sabía.
― Pete, te necesitamos en la biblioteca ― Asher dijo desde el
fondo del pasillo.
― Pero, señor... ― Pete comenzó.
Asintiendo con la cabeza, Asa dijo.
― Sé que estás cansado, pero Asher pidió específicamente por ti.
Siguiendo a Asa hacia la puerta de la biblioteca, Pete entró en la
habitación. Un perfume irresistible golpeó a Pete y fue directamente
hacia su ingle.
Echando un vistazo alrededor de la habitación, no oyó a Asher o a
alguien hablando cuando él puso sus ojos en dos de los mejores
hombres que ya había tenido el placer de ver.
El primer hombre estaba de rodillas. Parecía estar en sus veinte y
tantos años y tal vez sesenta y ocho o setenta y dos kilos. Él debía
tener alguna herencia indígena, debido a que su cabello era negro
como la noche y su piel era de un hermoso color bronce, por la que
Pete quería pasar su lengua y explorar cada pulgada que podía.
El otro hombre, sentado en la silla, también parecía estar en sus
veinte y pocos años, sin embargo, su cabello castaño claro era corto y
afiliado con puntas azules.
Pete podría haber jurado que el hombre llevaba maquillaje. Sus
brillantes ojos azules estaban rodeados por líneas negras y sus
pestañas eran largas y negras. Mientras él de rodillas estaba
bronceado, este era cremoso, y por alguna razón, Pete sintió que iba
a tener problemas.
Olía como muffins de arándanos recién horneados, y a Pete le
encantaban los muffins de arándanos. Quería preguntarle quiénes
eran y de dónde llegaron, pero su mundo se había convertido en 23
blanco y negro, y sus caninos habían caído. La única palabra que salió
de la boca de Pete fue:
― Mío.
El hombre del banco se levantó y se puso las manos en las caderas,
mientras respondió.
― Qué diablos quieres decir, con mío? Seth no es tuyo, él es mío...
M... I... O... mío!
Pete no dijo nada. No porque él no quería, sino porque sus caninos
se negaron a dar marcha atrás en sus encías.
Asher estaba entre los hombres cuando puso su mano hacia arriba
y utilizó su voz de Alfa.
― Retrocede, Pete. Ellos son Noah y Seth. Ellos son hermanos de
Damien.
Pete bajó la mirada hacia el suelo y comenzó a tomar profundas
respiraciones mientras cerraba los ojos. Con el fuerte olor de los dos
hombres se le hizo difícil, pero Pete finalmente consiguió tener a su
lobo bajo control.
Con sus ojos de nuevo hacia su Alfa, Pete dijo:
― Son mis compañeros.
Asintiendo con la cabeza, Asher dijo:
― Me di cuenta, mi amigo. Sin embargo, han viajado un montón y
están mal preparados para tu anuncio.
― De qué diablos estás hablando? ― Dijo Noah en un tono muy
agitado.
― Noah! ― El otro dijo, mientras se levantaba.
Pete no podía creer como de bajos ellos eran, pero esas voces le
dieron escalofríos por todo el cuerpo.
Noah agarró el brazo de Seth en un agarre, evitando que el hombre
se acercase a Pete. Entonces Noah dijo nervioso: 24
― No me gusta la forma en que nos mira, Seth. Parece que quiere
comernos.
Pete sintió a su estúpida polla endurecerse con la idea de probar a
sus compañeros por primera vez y sintió a su lobo aparecer una vez
más. Pete abrió y cerró las manos a su lado cuando él llevo sus ojos
hacia el techo.
― Noah, tú y Seth necesitan retirarse lentamente atrás de esa silla.
Tengo que hablar con mi beta ― Asher dijo en el mismo tono que él
había usado con Pete unos momentos antes.
Los dos hombres hicieron lo que se le ordenó, con una mirada de
confusión.
Pete siguió a Asher y Asa por la habitación y el pasillo hacia la
oficina de Asher.
Después de unos momentos, Asher preguntó:
― Tu lobo está bajo control?
Pete movió la cabeza mientras dejaba escapar una respiración
profunda, luego respondió:
― Sí, Alfa.
― Bueno. Ahora tienes que entender lo que está pasando de
momento. Estos dos hombres son los hermanos de Damien. ― Asher
explicó cuando fue hacia su escritorio y sacó una botella del cajón
inferior, junto con tres vasos.
Cuando Asher derramó y entregó a Pete la bebida, Asher le contó
su historia.
Pete bebió la bebida y cuando él dejó el vaso sobre la mesa delante
de él, dijo:
― Bueno, mierda!
Asher asintió gravemente.
― Exactamente. Ahora te necesito para obtener a tu lobo bajo 25
control. No creo que estén listos para enterarse de que ellos son los
compañeros de mi beta en este momento.
La cabeza de Pete se sacudió cuando sus ojos se encontraron con
los de Asher.
― No puedes hablar en serio.
― No te estoy diciendo para siempre, solo hasta que tengan un
poco de tiempo para adaptarse ― dijo Asher.
Pete se levantó rápidamente.
― Ven a la realidad, Asher, no hay ninguna manera de poder
mantener a mi lobo sin reclamar a mis compañeros.
Asher se puso de pie, y su voz se elevó.
― Hay muchas maneras de asegurar a tu lobo. Si yo pude hacer
esto por más de 50 años, tú puedes hacerlo durante unas pocas
semanas.
Pete pensó en cómo Asher había sufrido durante tantos años,
sabiendo que él y Asa son compañeros, pero a causa de una guerra
estúpida entre sus manadas, nunca pudieron reclamarse.
Todo había terminado en el día en que esa cabaña apareció de la
nada y Damien entró en su mundo.
El hombre había reclamado ser del 2015, y cuando él descubrió que
ahora estaba en 1915 y rodeado de lobos, Damien se había encerrado
en el baño, negándose a salir.
Asher había llamado a Asa para ayudarlo y cuando el hombre dejó a
su manada, los tres juntos fueron demasiado para resistir a sus lobos
y todos se acoplaron. Eso combinó las manadas, y causó que los
ancianos entraran en pánico por una profecía de manadas
combinadas y que así se pusiera fin al mundo que conocían, y
entonces conspiraron para matar a los Alfas. 26
Pete y los otros, todos habían descubierto su plan a tiempo y
cuando los ancianos fueron arrinconados, se habló de los diarios y la
profecía. Ahora, ellos tenían que reunirse para encontrar los diarios y
hacer las cosas correctas, antes de que su manada fuera destruida.
Asa llegó a Pete y le puso la mano en el hombro.
― Yo sé que él está pidiendo mucho, pero Noah y Seth no son
shifters. Ellos no entienden la atracción que sientes por reclamarlos.
Con todo lo que está sucediendo ahora, sólo tienes que dejarles algún
tiempo para llegar a un acuerdo con el hecho de que todo su mundo
cambió para siempre, antes de añadir a su situación ya abrumadora.
Al oír la puerta de la oficina de Asher abrirse y cerrarse, Pete sabía
que la única persona que podía ser era Damien. Nadie se atrevería a
entrar en la oficina del Alfa sin llamar primero.
― Pudimos escuchar tus gritos desde la biblioteca ― dijo Damien
cuando hizo su camino hacia Asher.
Asher besó suavemente los labios de Damien cuando dijo.
― Lo sentimos bebé, nosotros estábamos teniendo un pequeño
desacuerdo.
Pete cayó de nuevo en el banquillo y se frotó los ojos cansados.
No recordaba la última vez que había dormido.
Damien tomó la mano de Asa mientras se sentaba en el regazo de
Asher.
― Cuál es el problema?
― Nosotros estábamos explicando a Pete que tenía que esperar
antes de contar a Noah y Seth que son sus compañeros y tratar de
reclamarlos―, Dijo Asher.
Damien entrecerró los ojos mientras decía:
― Ok, yo puedo ver por qué él puede querer esperar para
reclamarlos, pero no creo que sea una buena idea no explicarles lo 27
que significa compañeros.
Pete miró a Damien con impaciencia.
― En serio? Crees que puedo decirles que somos compañeros?
Damien se rió mientras decía.
― Pete, tú ya le has dicho, ellos simplemente no saben lo que
significa. Cuando nos dejaste, Noah y Seth inmediatamente se
preguntaban de qué diablos estabas hablando. Antes de que pudiera
decir nada, oímos los gritos, y yo pude sentir la angustia de mis
compañeros. Me excusé para venir y ver qué tenía a mis compañeros
tan molestos.
Un fuerte golpe tuvo a Pete saltando y luego la puerta se abrió.
El pene de Pete pasó de normal a lanzador de cohetes en el
momento que vio a Noah entrar en la habitación, moviendo sus
caderas y agitando un dedo.
― Me pregunto qué demonios está pasando aquí? A mí no me
gusta cuando la gente habla a mis espaldas y sé que están hablando
de Seth y de mí!
Los ojos de Asher fueron enormes con la total indiferencia que
Noah estaba mostrando al Alfa. Pete se levantó inmediatamente y fue
entre Noah y Asher, corriendo a decir:
― Alfa, él no entiende. Por favor no castigues a mi compañero. Yo
iré…
La cabeza de Noah se volvió hacia Pete cuando replicó:
― Qué coño quieres decir, con castigar a mi compañero? Qué
demonios quieres decir con tu compañero? ¿Por qué sigues
refiriéndote a nosotros como eso?
Entonces Noah entrecerró los ojos cuando dijo:
― Y si alguien intenta castigarme les arrancaré sus bolas! 28
― Noah, cálmate – dijo Seth calmándolo mientras sostenía los
hombros de Noah.
Tirando las manos de Seth fuera de él, Noah se volvió hacia Seth y
le susurró:
― Cómo puedes estar tan tranquilo sobre todo esto? No entiendo
lo que está sucediendo aquí. Siento que estoy perdiendo la cabeza,
Seth. Sólo quiero ir a casa.
Noah comenzó a llorar mucho y Pete observó cómo Seth tomó a su
compañero en sus brazos y trató de calmar a Noah.
Pete sintió a su lobo cabrearse con la angustia de su compañero y
dijo en voz baja:
― Noah, por favor, no llores. Voy a explicarte todo.
Noah se sorbió la nariz, mientras que Seth le frotó la espalda y Pete
trató de nuevo.
―Los shifters pasan la vida buscando a la única persona que está
destinada a ser de ellos.
Mirando para su Alfa y sus compañeros, Pete se corrigió.
― En este caso, parece que algunos de nosotros tenemos dos
compañeros.
Noah resopló cuando dijo:
― Sí, Shet y Onyx explicaron lo de compañeros para nosotros.
Dándole una pequeña sonrisa, Pete dijo:
― Bueno, tú y Seth son mis compañeros.
Moviendo la cabeza, Noah miró a Seth y dijo:
― Yo no quiero un compañero, Seth.
Las palabras de Noah cortaron el corazón y el alma de Pete como
un cuchillo. Su compañero estaba negándolo.
Las lágrimas de Noah empezaron a caer aún más cuando dijo. 29
― No puedo hacer esto, Seth. Un minuto yo creo que sí, pero no
puedo. Yo quiero ir para casa. Por favor, llévame a casa.
Damien corrió hacia Noah.
― Oye, estará bien, Noah. Yo puedo ayudarte y sé que mis
compañeros te ayudarán.
Pete observó como Noah volvió sus ojos desesperados hacia
Damien, suplicando en voz baja.
― Por favor, Damien. Te lo estoy pidiendo, llévame a casa.
La cara de Damien se hizo aún más angustiada cuando dijo con una
voz llorosa.
― Me gustaría poder hacerlo, Noah, pero no tengo ni idea de cómo
llegar a casa o incluso si hay una manera de hacer que eso suceda.
Con estas palabras, Pete oyó el aumento de la respiración de Noah,
una vez más. Seth le pidió que se calmara, pero en su lugar Noah
volvió sus ojos en pánico hacia Pete, y Pete impotente vio caer a su
pequeño hombre en el suelo, inconsciente.
Capítulo Cuatro

Noah escuchó charlas fuera de su puerta. Era muy tranquilo para


distinguir las palabras, pero sabía que había alguien ahí fuera.
No quería levantarse, pero él sabía que necesitaba. Él tenía que 30
pedir disculpas a los compañeros de Damien por la escena que había
hecho, hablar con Seth sobre Pete y su afirmación acerca de ellos
siendo compañeros, y luego necesitaba encontrar el siguiente diario
mientras recreaba el otro que había leído.
La puerta se abrió lentamente y Damien entró con una bandeja.
Al ver que Noah estaba despierto, Damien dijo rápidamente
― Oye, cómo te sientes?
Sentándose, Noah suspiró.
― Mejor.
Damien dejó la bandeja sobre la mesa junto a la cama y le dio un
vaso a Noah.
― Es té caliente con limón y una pizca de miel.
Noah se rió un poco cuando tomó la taza
― Gracias. Dónde está Seth?
― Lo convencí para ir a comer algo, y le prometí cuidar de ti
durante en su ausencia ― dijo Damien cuando él se sentó en la cama
junto a Noah.
Noah pasó el dedo por el borde de la taza cuando preguntó
― Cuánto tiempo he estado fuera?
― Cuatro horas ― dijo Damien.
Los dos hombres estaban tranquilos mientras Noah se bebió su té.
― Tengo mucho miedo, Damien ― susurró Noah.
― Lo sé, Noah. Si no tuviera a Asher y Asa, no sé lo que habría
hecho – Dijo Damien en voz baja.
Noah dejó la taza sobre la mesa y luego se volvió y dijo:
― Damien, tú prosperarías aquí, incluso sin ellos. La historia es tu
cosa. Simplemente no veo cómo yo podría encajar aquí.
― Noah, cuándo fue que nosotros tres encajamos? ― Dijo Damien.
Cuando Noah fue a discutir, Damien levantó la mano y dijo: 31
― No, escúchame. Tú, Seth y yo estamos juntos desde el
preescolar.
― Y mis padres todavía te culpan por ― Noah hizo comillas con los
dedos mientras continuaba ― convertirme en un hombre gay.
Resoplando, Damien continuó:
― Sí, bueno, como si alguien pudiera ser transformado, diría que
sucedió en el día en que yo te pillé a ti y a Seth haciéndolo debajo de
las gradas durante el montaje de la escuela secundaria.
Noah se rió.
― Sí, la vida era buena entonces.
Damien golpeó a Noah.
― Oh, por favor. Cómo infierno la vida era buena? Nuestras
familias nos expulsaron, tú y Seth consiguieron sus traseros pateados
más de una vez dejando los bares gay.
― Al igual que tú ― Noah dijo con un puchero.
Asintiendo con la cabeza, Damien estuvo de acuerdo.
― Sí, yo también. Sin embargo, ustedes dos se salvaron con el
juego de las citas, Noah. Yo estaba siempre feliz, pero siempre celoso
de ti y Seth por lo que compartían. Ustedes dos tienen esa forma de
hablar el uno al otro o saber lo que el otro va a decir antes de
pronunciar una palabra.
― Oh Damien, no sabía ― Noah dijo con tristeza.
Damien apretó el brazo de Noah cuando dijo.
― Noah, yo no te lo digo para que tú te sientas mal. Yo sólo te digo
que los idiotas de cuales me enamoré, fue mi intento lamentable de
encontrar lo que ustedes dos compartían. Fue un triste intento, pero
yo siempre supe que no importa cuántas veces la cagué, siempre te
tenía a ti y a Seth.
― Nosotros sentimos de la misma manera, Damien ― susurró 32
Noah cuando sus ojos comenzaron a ser acuosos.
Fue claro que Damien estaba con los ojos llorosos cuando susurró;
― Lo sé, Noah. Es por eso que, a pesar de que Asher y Asa son
como mi propia respiración, todavía me siento un poco solo. Yo te
quería a ti y a Seth aquí. Yo quería que ustedes me encontrasen y que
se queden aquí. Yo quería que ustedes conocieran, hablar de lo que
estoy viendo o sintiendo. Yo quería a mis mejores amigos, mis
hermanos.
― Es que no sé cómo hacer frente a todo esto, Damien. Quiero
decir Trills, Fuzzels, Dramir y mierda, Baliz, me siento como si fuera
Alicia y este es el País de las maravillas ― dijo Noah en voz baja.
Moviendo la cabeza, Damien dijo:
― Yo nunca he oído hablar de ninguna de estas cosas, hasta el día
de hoy, Noah. Lo que pasa es que todavía estoy aprendiendo. Puede
sonar egoísta, pero me alegro de tener a mis dos mejores amigos
conmigo para aprender lo que necesitamos saber. Tenemos también
a otros aquí que están dispuestos a ayudarnos de la mejor manera
posible.
― Estás hablando de Pete? ― Noah preguntó en voz baja.
Suspirando profundamente, Damien dijo:
― Noah, Pete es un gran tipo. Ha sido un amigo de Asher por un
tiempo muy largo. Asher me dijo que salvó su vida más de una vez e
incluso lo ayudó a encontrarse con Asa una o dos veces. Él está allí y
hay más de uno en la manada para ayudarles a través de los tiempos
difíciles.
― Damien, nadie es completamente bueno, tú y yo sabemos eso.
Tanto como yo amo a Seth, la calma y apaciguar la mierda silenciosa
todavía me molesta ― Noah dijo con firmeza.
Riendo, Damien dijo: 33
― No te estoy diciendo que el hombre es perfecto. Sólo estoy
diciendo que él es un buen hombre y tenerlo como un compañero,
bueno, déjame decirte, que podría ser peor.
Noah se rió mientras empujaba su hombro en su amigo de mucho
tiempo. Las puertas se abrieron y Seth llegó, pareciendo muy
estresado, hasta que vio a Noah despierto y sonriendo.
Corriendo hacia su hombre, Seth tomó a Noah en un beso
profundo. Damien finalmente empujó a los dos separándolos,
diciendo:
― Vamos chicos, estoy aquí. No hagan eso cuando yo estoy en la
habitación, recuerdan? Todos estuvimos de acuerdo con eso.
Noah se dio la vuelta y actuó como si estuviera pensando en ello,
cuando finalmente dio un suspiro exagerado.
― Muy bien, Damien. Nosotros no vamos a follar hasta que estés
fuera de la habitación.
― Noah, no seas grosero ― Seth dijo con una sonrisa.
― Oh, lo siento ― dijo Noah. Luego miró a Damien inocentemente
y dijo ― Damien, no vamos a hacer el amor apasionadamente loco
hasta que estés fuera de la habitación.
Seth se rió.
― Tú eres un burro, Noah.
Noah se arregló una pelusa cuando dijo.
― Sí, Seth, tú amas mi culo.
Seth le dio un rápido beso a Noah y se puso de pie cuando dijo:
― Eso es muy cierto, bebé.
Damien miró a Seth y preguntó:
― Qué opinas sobre Pete? 34
Noah observó cómo Seth se quitó la camisa y sintió que su pene
comenzó a animarse. Seth dobló su camisa y la puso sobre la mesa
antes de girarse diciendo:
― Estaría mintiendo si dijera que no creo que es sexy como el
infierno. Sin embargo, después de ver diferentes hombres que van y
vienen en este lugar, no hay ninguno que haya visto que no lo es.
Infierno! Incluso Onyx y Shet tienen potencial.
Noah se burló:
― Oh, vamos Seth, está bien decir que Pete te tiene duro. Infierno,
el hombre me dejó tan duro. Yo pensé que mi pene tendría una
cremallera impresa.
Seth frunció los labios, diciendo:
― Noah, no tienes que ser tan grosero.
Noah levantó las mantas y salió de la cama cuando dijo:
― Y tú puedes dejar de ser tan condenadamente tranquilo y frío.
Actuando como si no te vieras afectado. Sé que tú lo estás, Seth. Todo
lo que estoy diciendo, es que yo también lo estoy.
Seth se volvió, y luego se volvió otra vez, un poco exasperado.
― Sí, todo bien. Me parece que el hombre es sexy como el infierno,
pero tú, Noah eres mi hombre. Yo...yo no sé qué decir acerca de esta
cosa de compañero. Yo no lo entiendo. Maldición, Noah, tú y Damien
saben que soy un chico de tecnología, no social.
Noah fue hacia Seth y envolvió sus brazos alrededor de su cuello,
acariciando suavemente el cuello de Seth con los dedos.
― Seth, no estoy molesto por eso. Si esto es lo que el destino
quiere para nosotros, tiene que haber una razón.
Seth rió cuando puso su frente sobre Noah, diciendo:
― Esto, viniendo del hombre que se desmayó.
Noah siguió acariciando el cuello de Seth cuando dijo: 35
― Bueno, ha sido un día difícil.
Seth levantó la cabeza y miró hacia arriba cuando él dejó escapar
una respiración profunda.
― Realmente me gusta, Noah. Cuando te desmayaste, estaba tan
preocupado. El corrió contigo aquí y luego se volvió para que pudiera
desnudarte. Me preguntó a cada cinco minutos si estabas bien y si yo
estoy bien. Es inteligente, también. Quiero decir, no puedo encontrar
un defecto en el tipo, y confía en mí, he intentado.
Noah miró a Seth y se mordió el labio inferior, preguntando:
– Tú crees que debemos considerar eso de compañero? Es decir, si
lo que Shet y Onyx dicen es verdad, es una experiencia increíble.
― Noah, ni siquiera conocemos al tipo! ― Seth se quedó sin
aliento.
Damien se unió a sus amigos, diciendo:
― Bueno, yo puedo decirles, que el sexo es fantásticamente fuera
de este mundo, y no hay nada que yo quiera o necesite que Asher y
Asa no estén tratando de obtenerlo para mí, y yo soy igual con ellos.
― Me gusta hacer un buen sexo – dijo Noah, pensativo.
Seth rió y Noah lo siguió, así como Damien. Los tres hombres se
vieron abrazándose uno a otro, y así los encontraron los compañeros
de Damien junto con Pete.
― Eh, oye allí. Estábamos viniendo a comprobar a Noah y ver si
había algo que ustedes necesitan ― dijo Asher cuando el apretó la
manija de la puerta con fuerza.
― Lo siento, no los oí entrar ― Damien dijo con una sonrisa.
Asa frunció los labios mientras decía:
― Creo que no.
Damien se volvió a sus compañeros y sacudió la cabeza.
Dio a sus amigos un último abrazo, y les dijo: 36
― Creo que mis compañeros necesitan un poco de reafirmación de
a quién pertenezco. También yo creo que hay un hombre allí con
quien ustedes pueden desear hablar.
Pete preguntó en voz baja:
― Cómo te sientes?
La mirada de preocupación en los ojos de Pete hacía juego con el
tono de su voz, y Noah se encontró sonrojándose cuando respondió:
― Estoy bien. Gracias por preguntar.
Pete sonrió.
― Estoy feliz, Noah. Necesitas algo?
Moviendo la cabeza, Noah respondió:
― No, gracias.
Los ojos de Pete cayeron en decepción, y Noah dijo rápidamente:
― Pero... bueno... a Seth y a mí, realmente nos gustaría hablar
contigo. Es decir, si tienes algún tiempo.
Los ojos de Pete se volvieron rápidamente y esperanza brillaba en
esos profundos ojos azules, y luego miró hacia Asher, como pidiendo
permiso.
Asher miró a Seth y preguntó:
― Estás de acuerdo con esto también?
Seth miró a Noah y luego a Pete, antes de decir.
― Si Pete es nuestro compañero, entonces creo que sería una
buena idea empezar a conocerlo mejor.
― Entonces, yo creo que si Damien está seguro... ― Asher
comenzó.
Damien interrumpió:
― Por supuesto que estoy seguro. Ahora vamos a hacer a los lobos
felices de nuevo.
Asa levantó a Damien por encima del hombro y se volvió. Noah y 37
los otros se rieron cuando Damien gritó para ser bajado, pero todos
sabían que le gustaba la atención.
Asher miró a Noah y Seth.
― Pete es un buen Beta y un hombre aún mejor. Son dos hombres
muy afortunados. Cuando todos nosotros estemos un poco más
relajados, y te sientas mejor, Noah, nosotros realmente necesitamos
encontrarnos y hablar sobre el diario.
Con eso, Asher salió de la habitación, cerrando la puerta detrás de
él.
Pete se quedó mirando a Noah y Seth, y Noah empezó a sentir sus
nervios sacar lo mejor de él de nuevo. Tragando el nudo en la
garganta, Noah dijo:
― Entonces somos compañeros. Qué vas a hacer al respecto?
Capítulo Cinco

Pete se había enfrentado a algunos rivales difíciles durante la


guerra de hace cien años en que había estado. Sin embargo, no podía
recordar un momento en el que se sintió tan nervioso. 38
― Por qué no nos sentamos de modo que podamos hablar. ― Seth
sugirió.
Pete siguió a Seth y Noah hacia la sala de estar. Los hombres no
sabían, pero esta era realmente la habitación de Pete.
Cuando Noah se había desmayado, Pete quería un lugar cómodo
para que Noah se recupere. Teniendo a su pareja rodeado de sus
cosas, también ayudó a su lobo para calmarse hasta que pudiera venir
y ver cómo se estaba recuperando Noah.
― Por lo tanto, Pete, cuéntanos acerca de ti. ― Dijo Noah cuando
él se sentó al lado de Seth en el sofá.
Encogiéndose de hombros, Pete dijo.
― Qué te gustaría saber?
― Qué estás haciendo para la manada? Es decir, Asher y los otros
dicen que eres el beta de la manada y sé que significa que eres como
el segundo al mando, pero, por desgracia, nunca leí mucho sobre la
jerarquía de una manada de lobos. ― Noah dijo con un ligero tono
rojo en sus mejillas.
Pete sonrió, diciendo:
― Está bien, Noah. Estoy seguro de que nunca esperaste estar
acoplado a un lobo.
Noah resopló.
― Eh, no, casi puedo garantizarte que nunca entró en el ámbito de
las posibilidades para mí.
Pete se sentó y cruzó las piernas. Él pensó por un momento y
entonces le dijo.
― Mi posición es dominante. Los únicos lobos más fuertes que yo,
son el alfa Asher y Asa. Mi trabajo consiste en cuidar de los miembros
de nuestra manada. Si necesitan algo o tienen un problema, yo soy el
único a quien acuden para pedir ayuda. 39
Seth frunció el ceño en confusión.
― Por qué no van al alfa?
― Si todo el mundo cuando tiene un problema fuera para el alfa,
Asher no tendría tiempo para nada ni nadie. ― Dijo Pete.
Noah se inclinó hacia delante.
― Bueno, si todos ellos vienen a ti, entonces, ¿cómo tienes tiempo
para cualquier persona o cualquier otra cosa?
Pete miró a Noah.
― Cuando un beta está acoplado con una hembra, en general
prefieren centrarse en la manada que les rodea. Sabiendo que estás
ayudando a las personas que amas es muy gratificante. Una vez
acoplados, bien, nosotros por lo general delegamos algunas de
nuestras responsabilidades para algunos de los ejecutores. Sin
embargo, en mi caso, una vez que las manadas se unieron, hay otro
beta, así como cuatro ejecutores para ayudar. Yo nunca descuidaría a
mis compañeros, Noah.
Noah se sentó en silencio y susurró:
― Oh... está bien.
Seth fue más directo con sus preguntas, y la siguiente fue algo que
tomó un poco por sorpresa a Pete.
― Por qué deberíamos acoplarnos a ti, Pete? Es decir, tienes
tiempo para estar con nosotros? Puedes obligarnos a permanecer
aquí?
Pete realmente no había dado a esta idea ni un pensamiento. Todo
lo que sabía es que él quería a sus compañeros. Estar con ellos, hablar
con ellos, eso mostró a Pete que no estaba tan jodido como él
pensaba inicialmente cuando Noah había dicho que quería ir a casa.
Sin embargo, él sabía que esta respuesta era importante para sus
compañeros, por lo que tenía que tener cuidado en cómo responder. 40
Pensando durante mucho tiempo, Pete finalmente respondió.
― Soy un hombre afortunado. A diferencia de Nathan, Caín y Ira,
tengo a los mejores padres que alguien podría desear. Mis padres
sabían que eran compañeros a una edad muy joven, y cuando
tuvieron la edad suficiente, se convirtieron en uno. Porque eso es lo
que es un compañero. Un compañero es la otra parte de nuestra
alma. Esto es único, en mi caso, los dos estaban destinados a ser
míos.
― Pero cómo puedes estar tan seguro de que somos tus
compañeros? Y si sólo Noah es tu compañero? Qué pasa si te apareas
con él y entonces no puedes aparearte conmigo? – Preguntó Seth
silenciosamente.
Pete observó como Noah apretó la mano de Seth fuertemente y fue
allí que se dio cuenta de algo muy importante. Seth andaba alrededor
como si fuera fuerte y seguro. Sin embargo, él estaba con mucho más
miedo e inseguridad que Noah. Seth solo mantenía sus miedos y
preocupaciones enterradas profundamente dentro de él.
Pete se levantó y se arrodilló frente a Seth. Colocando su mano
sobre sus dos compañeros, la intensidad de Pete se podía oír en su
voz cuando dijo.
― Seth, cuando un lobo encuentra a su compañero, lo saben
inmediatamente. El olor que llena la habitación es como ningún otro.
Seth no miraba a Pete, pero continuó mirando sus manos juntas.
― Pero y si el olor es sólo de uno de nosotros? Es decir, incluso si
fuera sólo el olor de Noah, yo no puedo y no lo dejaría. Yo lo amo más
que a mi próxima respiración.
Pete sintió la mano de Noah flexionarse, cuando Noah apretó aun
más duro a Seth, susurrando en una respiración entrecortada. 41
― Yo también te amo, Seth.
Pete casi se sintió excluido, pero se dio cuenta y esperaba, que con
el tiempo, ellos estarían diciendo las mismas palabras para él
también.
En lugar de ello, Pete dijo.
― Cuando siento el olor de Noah, es como después de un día de
lluvia y el aire es tan fresco. Entonces viene la brisa con un aroma de
pino inconfundible a través de mi nariz, como una ramita de romero.
― Yo huelo a romero? ― Noah preguntó con admiración.
Asintiendo con la cabeza, Pete dijo.
― Después de que una buena lluvia pase.
Noah le preguntó con ansiedad
― Cuál es el olor de Seth?
― En el fondo del bosque, tenemos un pino llamado Ponderosa.
Cuando rascas la corteza y hueles, tiene olor a vainilla y caramelo. Es
dulce y muy sensual.
La sonrisa de Noah era sentimental cuando le preguntó.
― Es esto lo que hueles cuando sientes el olor de Seth?
La cara de Pete miraba a Seth cuando él miró cariñosamente en los
ojos de su compañero y dijo.
― Son dos olores muy diferentes y, sí, eso es lo que huelo cuando
estás cerca, Seth. Tú y Noah son mis compañeros, estoy seguro. ―
Pete dio un suave beso a Seth antes de alejarse y volver a su lugar,
diciendo:― Toda mi vida, todo lo que quería es tener lo que mis
padres tenían de toda la vida. Quiero aparearme, tener hijos, y amar
a la otra mitad de mi alma hasta el día en que el destino decida que
debo ir al reino desconocido.
Seth resopló.
― Bueno, Pete, odio decirlo, somos hombres y no podemos tener 42
hijos.
Riendo, Pete dijo.
― Seth, yo sé, y yo prefiero a los hombres que a las mujeres, de
hace muchos años. Tenemos muchas mujeres en nuestra manada que
están dispuestas a ser una substituta para mí y mis compañeros.
― Uf... No voy a tener relaciones sexuales con una mujer. Mierda,
yo creo que ni podría tener una erección. ― Noah dijo con disgusto.
Pete sintió a su lobo saliendo a la luz con el pensamiento de uno de
sus compañeros con otro y gruñó:
― Tú nunca estarás con nadie, además de Seth y yo.
Noah saltó hacia atrás con la ira de Pete y Pete inmediatamente se
sintió arrepentido.
― Lo siento, Noah. Mi lobo llegó a estar demasiado enojado ante la
idea de ti con otro. Sin embargo, nunca podría hacerte daño. Esto va
en contra de todo lo que es un compañero. Mi único propósito es
hacerte feliz y mantenerte a salvo.
Seth se puso de pie y no miró a Pete cuando le preguntó.
― Yo sólo quiero ver si entiendo lo que estás diciendo. Si nos
acoplamos contigo, tú te harás cargo de nosotros y nos mantendrás a
salvo o morirás en el intento? Qué debemos hacer por ti, Pete? Es
decir, no somos fuertes, prácticamente saltamos con nuestra propia
sombra. Me parece que vas a conseguir el extremo corto de la vara
aquí.
Pete se levantó y fue hacia Seth de nuevo.
― Seth, no hay ningún extremo corto del palillo. Cuando tú, Noah,
y yo nos acoplemos, seremos uno en absoluto. Aprenderemos unos
de otros lo suficiente como para saber cual serán nuestro papel.
― Qué tal hacer el amor? ― Susurró Noah. 43
Pete volvió sus ojos hacia Noah y su pene se endureció aún más de
lo que ya estaba, escuchando la voz ronca susurrar.
― Qué opinas?
El cuello de Noah se convirtió en rojo y luego su cara resultó más
roja a cada minuto antes de que finalmente le preguntara:
― Será que cuando estemos solos, se nos permitirá hacer el amor
los tres o a Seth y yo nos está permitido aun... quiero decir... bueno...
Pete se apiadó de Noah, y le dijo.
― Noah, si tú y Seth quieren hacer el amor o tú y yo hacemos el
amor o al revés, Seth y yo... bueno, está bien. Nosotros somos
compañeros y eso no es engañar. Si uno de nosotros se siente
excluido, tenemos que hablar de ello. Sin embargo, tengo que
decirles, que solo el pensamiento de los tres de nosotros estando
juntos como uno me deja duro como una roca.
Noah se ajustó cuando Seth se volvió y regresó atrás del sofá sin
decir nada.
― Seth? ― Pete susurró preocupado.
Seth empezó a correr la mano por el pelo de Noah antes de que
finalmente mirara a Pete.
La lujuria que Pete vio en esos ojos verdes dejó a Pete de rodillas.
Entonces, Seth preguntó.
― Cómo hacemos esto? Quiero decir, si decidimos que te
queremos como compañero? Tienes que entender que Noah y yo
nunca estuvimos con nadie más. Nos conocemos de prácticamente
toda nuestra vida. Sabíamos eso en el momento en que tuvimos trece
años, que íbamos a ser compañeros de vida. La primera vez que
hicimos el amor, estaba tan profundamente enamorado de él que yo
no sabía dónde él terminaba y yo comenzaba. 44
Noah inclinó la cabeza para mirar a Seth y susurró.
― Ha sido siempre así para nosotros.
Seth dio una mirada triste a Pete y le dijo:
― No sé si puedo sólo acoplarme con alguien que no amo. Eso es
pedir demasiado de nosotros, Pete. Creo que necesito tiempo. Sin
embargo, si Noah decide que quiere, no lo voy a detener.
Noah se levantó y se enfrentó a Seth, mordiéndose el labio inferior.
― Qué estás diciendo, Seth?
Seth caminó alrededor del sofá y explicó en un tono cariñoso.
― Noah, tú ya estás medio apasionado por Pete. Yo sé eso. Veo la
forma en que lo miras. Es una de las cosas que más me gusta de ti. Tú
ves alguna cosa que quieres y no dejas que nada te detenga. Me
siento bien contigo acoplándote a Pete, si esto es lo que quieres.
Todavía estaré aquí para ti y yo voy a continuar conociendo más de
Pete.
Pete observó cómo Seth se acercó a la puerta y la abrió. Pete gritó.
― Seth, será que realmente tendremos una oportunidad de
aparearnos?
Seth se volvió un poco, pero se negó a mirar realmente a Noah o
Pete. Él habló tan suavemente que Pete casi tuvo que usar su
audición de lobo para entender lo que dijo Seth.
― No sé, Pete, pero yo creo que tú eres mucho mejor para Noah de
lo que yo puedo ser ahora.
― Espera? Qué acabas de decir? ― Noah se quedó sin aliento.
Seth miró a Noah y Pete podía ver lágrimas en sus ojos cuando
explicó.
― Noah, estoy tan perdido aquí. No puedo ayudarte con Pete. No
sé cuándo o si voy a elegir aparearme con él. Sin embargo, tú fuiste el
que siempre sabía lo que quiere. 45
Los ojos de Noah se iluminaron con fuego.
– Tú, de verdad me estás entregando a Pete... como... como un
proxeneta de la calle?
Seth parecía enfadado cuando dijo.
― Noah, no vayas todo diva conmigo. Sólo estoy diciendo que está
bien conmigo, si quieres.
Noah marchó hacia Seth y susurró.
― Quién crees que eres? Tú quieres a Pete tanto como yo, Seth. Tu
problema es que tienes miedo! Tú y yo sabemos eso. Acabas de tratar
de alejarme con esa absoluta tontería!
Pete pilló a Seth mirándolo ansiosamente, y sabía que Noah tenía
razón. Seth lo quería tanto como Noah. Infierno, él podría sentir el
olor de la lujuria que venía de Seth. Sin embargo, Seth se negó a decir
algo más cuando se dio la vuelta y salió de la habitación.
Capítulo Seis

Seth había salido a dar un largo paseo para ver el pueblo. Observó
como los agricultores tenían que transportar agua a los campos y
sabía de una manera más fácil para ellos hacerlo. Tenía que recordar 46
hablar con el alfa.
Haciendo su camino a la cocina, Seth tomó una taza del armario.
Colocándola sobre el mostrador, abrió la nevera para verter un gran
vaso de limonada, todo el tiempo pensando en maneras de hacer la
vida de las personas más fácil en Capulet. Necesitaba hacer algo para
no pensar en Noah y Pete teniendo relaciones sexuales.
El sabía que les había dado permiso para seguir adelante, y
realmente quiso decir eso. El deseo de unirse a ellos era fuerte, pero
se negó a reconocer los sentimientos rodando a través de él.
Seth conocía los sonidos que Noah hacía durante el sexo, y casi
podía escuchar los ruidos en su mente. Se preguntó si Pete lo
adoraría tanto como Seth. A Pete le gustaba hablar sucio? Joder, Seth
amaba cuando Noah hablaba sucio con él. A pesar de que era raro,
cuando sucedía, no pasaba mucho tiempo para Seth explotar.
Su oído captó un movimiento, Seth casi esperaba ver a Noah y Pete
detrás de él. Arreglándose, se volvió para ver a Damien caminando
hacia él, pareciendo curioso.
Apoyando su bebida, Seth dijo.
― Pensé que ibas a hacer a algunos lobos felices.
Damien tomó un vaso cuando noqueó los hombros con los de Seth,
diciendo.
― Mis lobos son muy felices, gracias. Y el tuyo?
Seth fingió no entender a Damien. Se sentó a la mesa con su vaso
en la mano. Tomando unos sorbos, Seth observó a Damien cuando se
sentó junto a él y se limitó a mirarlo.
― Por qué me miras de esa manera? ― Preguntó Seth.
Damien le dio a Seth una mirada triste y luego preguntó.
― Seth, charla conmigo. Qué está pasando?
Seth dejó el vaso sobre la mesa y trató de hablar del asunto en voz 47
alta.
― Qué hay que decir, Damien? No estoy listo para aparearme con
Pete. No lo conozco.
― Y Noah? ― Preguntó Damien.
Encogiéndose de hombros, Seth dijo.
― Él está allá arriba teniendo sexo con Pete.
Damien golpeó a Seth.
― Basta, Seth. Tú sabes que Noah no lo haría.
Seth recogió el vaso y lo llevó al fregadero, diciendo.
― Yo le di mi bendición.
Damien escupió la bebida sobre la mesa. Tosiendo y escupiendo,
Asa corrió para Damien, que venía a través de las puertas y vio a su
compañero en tal angustia.
Golpeando levemente la espalda de Damien, Asa preguntó.
― Estás bien? Qué sucedió?
Seth observó cómo Asa limpió la camisa de Damien con un pañuelo
que tenía en el bolsillo y limpió la mesa. Al ver el amor en los ojos de
ambos hombres trajo lágrimas a los ojos de Seth.
Asher fue a ver lo que estaba mal con Damien. Seth salió de la
cocina y la zona de amor. El amor que venía de estos hombres era
demasiado para atestiguar.
Seth quería lo que ellos tenían. Quería sentirse seguro y bien
cuidado. Él quería ser cuidado. El no quería ser siempre el más fuerte,
pero no podía bajar la guardia. Estaba tan cansado. El pensamiento
de lo que estaba ocurriendo allí arriba creó un vacío que él no
entendía.
― Seth? ― Damien dijo en voz baja.
Quería lo que vio en su caminata. Nathan, Ira y Caín estaban
trabajando en el patio, riéndose, y a cada posibilidad que ellos tenían, 48
se tocaban entre sí.
― Seth? ― El tono de Damien era más preocupado que antes.
Seth sabía que debía hablar, pero si hablaba, ¿qué diría? Se lo había
hecho a sí mismo. Había dado su bendición a Noah.
Seth sintió su ritmo cardíaco acelerarse con el conocimiento de lo
que había hecho. Su respiración aumentó, y tenía las piernas
quedando tan pesadas cuando se inclinó respirando con dificultad.
Sintiendo una bofetada, Seth se volvió y vio a Damien apoderarse
de sus hombros, gritando.
― Mierda, Seth, sal de esto!
― La cagué tan mal. ― Susurró Seth en agonía.
Seth no sabía en qué momento se había deslizado hasta el suelo, y
luego Damien estaba en su rostro y aunque Damien parecía
enfadado, parecía con más miedo cuando dijo.
― Seth, háblame. Deja que te ayude.
― Lo arruiné una vez más, Damien. ― Susurró Seth.
Damien se sentó frente a Seth y preguntó.
― Cómo arruinaste todo? Qué quieres decir, con una vez más?
Seth sacudió la cabeza y Damien suspiró.
― Seth, cuántas veces Noah y yo te tenemos que decir que la
muerte de tus padres no fue tu culpa? La muerte de tu abuela no fue
tu culpa. Tu hermano siendo secuestrado no fue tu culpa.
Seth no dijo nada mientras las lágrimas comenzaron a fluir.
― Tú no entiendes, Damien.
Damien levantó la palma de la mano y la corrió suavemente por el
cabello de Seth cuando dijo en voz baja:
― Eso es porque tú nunca explicaste nada. Tú te desconectas y nos
dejas fuera. Como se supone que Noah y yo te ayudemos y estemos
allí para ti si tú te niegas a hablar con nosotros? 49
Seth intentó tragar el nudo en la garganta. Las lágrimas lo
sofocaron cuando finalmente fue capaz de hablar.
― Mentí a todo el mundo. Yo te mentí a ti y a Noah e incluso para
mí.
Damien se volvió y se sentó junto a Seth, permitiendo a Seth
recostar su cabeza sobre el hombro de Damien, diciendo.
― Háblame, Seth. Solo háblame. Si quieres que diga algo más
adelante, lo haré. De lo contrario, sólo voy a escuchar.
― Mis padres no están muertos. ― Seth dijo con voz ronca.
Damien se quedó sin aliento.
― Qué?
Tomando una respiración profunda, Seth finalmente comenzó a
decir lo que estaba sosteniendo durante tanto maldito tiempo.
― Yo he amado a Noah desde que supe lo que significaba para un
hombre amar a su otra mitad. En mi casa, mi mamá y mi papá
siempre habían sido espíritus libres. Nunca habíamos hablado de
relaciones homosexuales. Sólo pensé que si eran tan abiertos acerca
de tantas cosas, no sería un gran problema.
Damien asintió y dijo en voz baja.
― Esto explica por qué tu padre habló de Dios cada vez que fui allí.
Seth rió cuando él levantó la cabeza, aceptando el pañuelo que
Damien le entregó.
― Gracias.
Sonándose la nariz, Seth suspiró y apoyó la cabeza contra la pared y
cerró los ojos cuando dijo.
― Yo no sabía que él hacía eso.
Encogiéndose de hombros, Damien dijo.
― Tenía la sensación de que él tenía un problema conmigo, pero
realmente no daba una mierda. 50
Con un suspiro, Seth dijo.
― Me hubiera gustado haberlo sabido, Damien. No que eso habría
cambiado algo. Eso podría haberme preparado para la reacción de
ellos.
― Creo que las cosas fueron muy mal. ― Dijo Damien.
Asintiendo, Seth continuó.
― Fue en la noche, en la que yo besé a Noah por primera vez.
Llegué a casa en las nubes. Yo estaba sonriendo tan feliz y mi padre
me preguntó qué me había hecho tan feliz.
― Y tú le dijiste que besaste a Noah. ― Dijo Damien.
Seth bajó la cabeza y dijo:
― Papá gritó para mi madre y yo me di cuenta de que estaba
molesto. Yo no entendía lo que estaba mal. Cuando ella llegó, mi
padre estaba gritando, queriendo saber si ella sabía que yo estaba
follando con chicos. Ella empezó a gritar que su hijo no era gay. ―
Volviéndose un poco, Seth se corrigió. ― Ella usó una palabra
diferente.
― Me lo imagino ― Damien dijo con tristeza.
La voz de Seth era aún más ronca cuando dijo.
― Mi padre me dijo que yo era una decepción desagradable. Que él
sabía que no sería nada en la vida y que yo era una suciedad a sus
ojos.
― Oh, Seth. ― Damien dijo con simpatía.
― No fue tan malo hasta que mi padre me dijo que yo no tenía
permiso para estar cerca de ti y Noah nunca más. Dijo que fuiste tú
quien me transformó, y no iba a dejarlo pasar más. Yo le dije que no
iba a renunciar a mis amigos por nada ni por nadie y eso fue cuando
yo sentí su puño por primera vez. ― Seth admitió.
― Oh, Dios mío, Seth! ― Gritó Damien. 51
Seth pensando en ese día, dijo.
― Mamá me dio una patada cuando mi padre me golpeó. Creo que
los vecinos escucharon el ruido y llamaron a la policía. Realmente no
sé lo que pasó, no me acuerdo de ser llevado al hospital. Mi madre
estaba sentada en mi habitación cuando yo me desperté. Ella me dijo
que yo debería decirle a la policía que no recordaba nada o la
siguiente golpiza sería peor.
Mirando lejos un minuto para conseguir estar bajo control, Seth
tomó algunas respiraciones y las dejó salir lentamente de modo que
pudo continuar.
― Cuando la policía llegó a mi habitación, les dije todo. Se llevaron
a mi madre en custodia y me dijeron que iba a ser enviado a vivir con
mi abuela. A ella se le estaba pagando cada mes por aceptarme en su
casa.
― Como un programa de adopción? ― Preguntó Damien.
Seth asintió.
― Sí, pero yo sabía que no había manera en el infierno que iba a
aceptarte o a Noah. Sin embargo, yo no iba ocultar quién era yo,
tampoco. Cuando llegué allí, le dije a mi abuela que yo era gay, que
tenía un novio, y que mi otro mejor amigo era también homosexual.
Le dije que no me alejaría de ustedes. Nosotros habíamos quedado en
un acuerdo.
La cara de Damien cayó cuando preguntó
― Y qué acuerdo?
Sonriente, Seth preguntó
― Recuerdas la casa del árbol que nosotros tres construimos?
Riendo en voz baja, Damien dijo.
― Tú quieres decir la que construiste. Noah y yo arrastramos
mierda alrededor y fingíamos que estábamos ayudando. 52
Seth rió con Damien y luego se puso serio de nuevo.
― Sí, bueno, aquella casa en el árbol fue mi casa hasta los
dieciocho años. Mi abuela recogía su cheque, mis padres fueron a la
cárcel y yo vivía en esa casa del árbol. Ella me daba alguna comida
enlatada, una vez por semana, pero yo tenía que hacer boquillas para
cualquier otra cosa que necesitaba.
― Seth, ¿cómo diablos no sabíamos? ¿Por qué nadie dijo nada?
Diablos, ¿por qué no dijiste nada? ― Damien dijo con fuerza.
Seth se encogió de hombros.
― Nosotros no éramos una familia importante en la ciudad. En
realidad, nadie se preocupaba. Cuando los servicios de protección del
niño iban a casa, mi abuela les daba una excusa para que vayan para
la escuela. Yo les dije que la vida era perfecta y ellos siguieron
camino.
― Por qué no nos dijiste? Te hubiéramos ayudado. ― Damien
preguntó de nuevo.
Seth sacudió la cabeza.
― Damien, Noah se habría culpado a sí mismo y tú hubieras
denunciando a mi abuela.
― Mierda, yo lo haría de inmediato! Tú tenías jodidamente solo
catorce años de edad, Seth! ― Damien rompió.
Seth despeinó el cabello de Damien mientras sonreía.
― Entonces me hubieran llevado lejos de ti, y Noah. No podía dejar
que eso suceda.
Damien suspiró y dijo:
― Tú dijiste que lo arruinaste de nuevo. Cuál fue el otro error?
Seth bajó los ojos cuando dijo.
― Nosotros nos perdimos y llegamos a 1915. 53
Damien golpeó a Seth.
― ¡Hey! Me encontraste! Puede ser en otro tiempo, pero te
necesitaba. Amo a mis compañeros, pero Seth, hay momentos en los
que sólo necesito de alguien familiar. Esto tiene sentido?
― Sí, tiene sentido. Noah y yo estábamos tan asustados que no te
pudimos encontrar. ― Dijo Seth.
Damien besó la cara de Seth, diciendo:
― Bueno, tú no puedes culparte a ti mismo. Siempre dije, la mierda
pasa por una razón.
Sentado de frente una vez más, Damien se volvió hacia Seth y dijo.
― Todos nosotros nos conocemos muy bien entre sí, así que dime,
¿cuál es la verdadera cagada que tú piensas que hiciste?
Seth no dijo nada durante un largo tiempo, hasta que finalmente
miró a Damien, diciendo.
― Tuve miedo durante tanto tiempo. Perdí a mis padres, mi abuela,
y luego tu coche se averió, Damien. El coche que yo ayudé a elegir...
puf, te habías ido, dejí que Noah y yo nos perdiéramos, y luego nos
encontramos en el medio de la mierda más terrible. Me refiero a que
esta mierda son cosas que yo sólo había visto en las películas. ― La
voz de Seth se rompió cuando todo le llegó a la vez. ― Él podría haber
muerto, Damien. Todo a causa de mí, Noah podría haber muerto. Lo
amo y a Pete, bueno, me puedo ver enamorarme de él... y... y... y si...
Yo no puedo perder a Noah, Damien, y no puedo mantenerlo seguro.
Damien susurró.
― Seth, los compañeros deben mantenerse mutuamente seguros.
Yo ayudé a mis compañeros tanto como ellos me ayudaron. No es
algo que se pone únicamente en tus hombros. Yo creo que de esa
forma el destino quiere decirte que tú has tenido una vida difícil lo
suficiente, y es el momento de ser feliz y compartir las 54
responsabilidades.
― No tengo nada que ofrecer a cualquiera de ellos. Noah puede
ayudarte a ti y a los otros con el diario, pero yo no tengo nada que
ofrecer. Cada vez que toco algo parece desaparecer o ser arruinado.
Yo no quiero esto para mis compañeros. ― Seth gritó.
Damien tomó el brazo de Seth en un fuerte agarre cuando dijo
ferozmente.
― Tú tienes mucho que ofrecer, Seth. Eres uno de los mejores
ingenieros que conozco, y no me digas que tú no caminaste en esta
aldea y viste montones de cosas que tú piensas que puedes mejorar
aquí. En cuanto al resto, tú no tienes que hacerlo solo. Confía en ellos
para mantenerlo seguro.
Sacudiendo la cabeza, Seth sintió todas sus emociones viniendo a la
superficie como una ola golpeando sobre las rocas. El sentía rabia de
cómo sus padres ni siquiera trataron de entenderlo, la tristeza por la
pérdida de su infancia, y la desesperación de que él no podía ser el
hombre que Noah y Pete necesitaban que fuera. Sus hombros
empezaron a temblar cuando su estómago se apretó con tanta fuerza
que estaba seguro de que iba a vomitar y cayó hacia Damien, llorando
por su propia alma. Era confuso y doloroso, y muy esperado.
El problema de Seth fue, que él no sabía cómo o incluso si él podía
parar. Su llanto fue tan duro y fuerte, que nunca escuchó a Pete y
Noah aproximarse.

55
Capítulo Siete

Pete podía oler el dolor saliendo de Noah y el olor acre de la


desesperación procedente de Seth. Su lobo no estaba contento y
quería consolar a los dos compañeros, pero no sabía cómo. Miró a 56
Damien con desesperación.
Damien negó con la cabeza y murmuró un deja a Noah lidiar por
ahora.
― Seth, eres un idiota. ― Noah resopló cuando entró en la
habitación.
Damien estaba a punto de decir algo cuando Noah echó la mano
hacia arriba e hizo un gesto con el dedo hacia atrás y adelante.
― Damien, te quiero como a un hermano, pero necesitas
mantenerte fuera de eso.
Noah apretó los labios mientras pateaba en el suelo con el pie y las
manos en las caderas gruñendo.
― Yo escuché alguna basura verdadera salir fuera de esa boca
antes, pero esto es demasiado. Dime una cosa, Seth, cuando te
convertiste en un Dios?
Pete sintió a su polla contraerse de la emoción.
― Qué? Por qué no estás arriba con Pete haciendo la danza de
apareamiento? ― Seth respondió con voz áspera entre lágrimas.
Las cejas de Pete se levantaron y él casi se rió. Sin embargo, Noah
no encontró el comentario tan divertido como él, si su próxima
explosión le dijo alguna cosa.
― Danza de apareamiento, Seth? En serio? Crees honestamente
que yo jodería con otro hombre sin ti siendo una parte de eso? Pensé
que estábamos cerca, como casados? Tú siempre nos decías que nos
casaríamos... fue... fue... más un montón de mierda? ― Noah
tartamudeó.
Seth se levantó y fue para un Noah claramente perturbado,
susurrando.
― No, no fue un montón de mierda. Quiero casarme contigo. Tenía 57
toda la intención de casarme contigo, pero...
― Tenías? Tú tenías? ― Noah se ahogó mientras se alejaba.
Mirando para Seth, con el corazón roto, Noah susurró ― Tú no me
quieres más?
Seth suspiró.
― Por supuesto que te quiero, Noah. Te amé desde el día en que
fuimos empujados en la puerta del gimnasio juntos y tú te rompiste el
dedo del pie tratando de conseguir la maldita puerta abierta.
Noah dio una pequeña sonrisa cuando miraba a Seth.
― Oye, eso llamó la atención del entrenador. ―Seth resopló.
― Eso lo hizo.
Pete observó cómo Seth tomó a Noah en un abrazo amoroso.
Por mucho que le gustaba ver a sus compañeros llevarse bien, él
también se sintió un poco como una tercera rueda.
― Dalee tiempo.
Pete se volvió rápidamente y Damien le estaba dando una sonrisa
triste y entonces el hombre dijo.
― Sólo tienes que darles tiempo, Pete. Sigue tus instintos y
ayúdales a entender acerca de compañeros. Eso va a suceder.
Pete sacudió la cabeza dubitativamente, diciendo.
― Cómo puedes estar tan seguro? Ellos están bien juntos, entonces
en realidad no me necesitan.
― Eso no es cierto, Pete. Simplemente no te conocemos. – dijo
Noah mientras caminaba lado a lado con Seth en su dirección.
Seth dijo en voz baja.
― Creo que eres muy dulce. Yo no entiendo esta cosa de
apareamiento, y honestamente, me asusta un poco.
― A mí también. ― Noah estuvo de acuerdo. 58
Pete estaba confundido. A los lobos se les enseñaba a una edad
temprana sobre compañeros y la forma en que estaban destinados a
ser uno. Un lobo sabe cómo están siendo honrados por la elección del
destino para darles un compañero, y aquí él tenía dos. Era
incomprensible y emocionante.
Pete no tenía idea de que había hablado en voz alta hasta que Noah
dijo.
― Esto puede ser para los lobos, Pete, pero para los seres humanos
necesitamos un poco de tiempo. Salimos, hablamos y hacemos cosas
juntos.
― Citas? ― Pete se quedó sin aliento.
Seth y Noah asintieron y Damien habló.
― Tengo una idea. Por qué no hago un día de campo para los tres.
Pete les puede mostrar un poco de Capulet y esto les dará tiempo
para hablar.
Los ojos de Noah se iluminaron con placer y Pete, aunque confuso,
quería ver esa visión de la vida, así que él asintió con la cabeza,
diciendo.
― Eso suena como una gran idea. Voy a dejar a Asher y Asa saber
que vamos a salir por un tiempo.
Pete salió de la habitación y rápidamente dejó al alfa saber que
estaba saliendo con sus compañeros durante unas horas. Ellos
insistieron en que algunos guardias lo acompañaran, a pesar de que
era una buena idea también fue un poco exasperante.
Encontrando a Nekoda y Titas, Pete les informó sobre el paseo y
ellos hicieron planes con los hombres para estar cerca pero no
demasiado cerca. Luego se fue a buscar a Nathan y lo encontró
acariciándose con Ira en el pasillo.
Cuando finalmente se soltaron para respirar, Pete dijo. 59
― Eh, Nathan, voy a un picnic con mis compañeros. Yo solo quería
que supieras para que puedas estar disponible.
― Oh, un día de campo! ― Ira se quedó sin aliento.
Nathan aseguró la mano de su compañero cuando dijo.
― Tal vez este fin de semana, querido. Caín debe volver a las tierras
de las otras manadas.
Ira estiró el labio inferior y dijo.
― No me gusta que él se vaya por tanto tiempo así.
Nathan sonrió.
― A mí tampoco, querido, y no es un problema, Pete.
― Gracias. ― Pete dijo mientras se alejaba de la escena de amor,
celoso.
― Hey, Pete. ― Ira gritó.
Pete se volvió.
― Sí.
― Esto te va a pasar a ti también. Apenas sé paciente y no asumas
nada. Puedes ser sorprendido en lo cerca que estás de conseguir tu
premio. ― Ira dijo con una confianza que Pete deseaba poder tener.
Pete le dio una pequeña sonrisa cuando dijo.
― Gracias, Ira.
Encontrando a Noah, Seth y Damien en la cocina, Pete vio como
Damien estaba cerrando una vieja canasta. Noah la tomó y comenzó
a balancearla mientras rebotaba hacia arriba y abajo.
― Me encantan los picnics, y a ti Pete?
Pete no dijo nada de inmediato, mientras observaba la camisa de
Noah volar hacia arriba y hacia abajo y mostrar la piel tentadora
debajo.
Tomando una respiración profunda, Pete se volvió para ajustar a su
eje rígido, diciendo. 60
― Honestamente, nunca he estado en uno antes.
Seth y Noah siguieron a Pete por la puerta cuando Noah suspiró.
― Oh, Dios mío... no?
Sacudiendo la cabeza, Pete dijo.
― No, yo soy el beta y esto significa que tengo que estar disponible
en todo momento.
― Oh, y entonces qué sucede ahora? ― Seth preguntó mientras
miraba de un lado a otro.
Pete se mantuvo por una senda, que él sabía que daba a uno de sus
lugares favoritos, diciendo:
― Está bien. Nathan me cubrirá.
― Cuando nosotros lleguemos a donde nos llevas, podemos ver a
tu lobo? ― Seth preguntó con timidez.
Pete se detuvo y se volvió lentamente, preguntando.
― Quieres encontrarte con mi lobo?
Noah se mordió el labio inferior y Pete lo encontró encantador y
también sexy como el infierno, si su pene duro fuera cualquier
indicación. El quería ir hasta su pequeño hombre y mordisquear
donde los dientes de Noah estaban, y después mordisqueando
lentamente el pecho del hombre, haciendo su camino hacia abajo
hasta que...
― Pete, está todo bien. Nos puedes mostrar cuando estés listo. ―
Seth dijo con decepción en sus ojos.
Pete comenzó a quitarse la camisa mientras dijo rápidamente.
― No! Yo... yo quiero mostrarles, y mi lobo adoraría conocerlos. Mi
mente estaba distraída.
― Será que él va a morder a la gente? ― Noah preguntó nervioso.
Pete sonrió mientras se desabrochaba y luego abrió la cremallera
de sus pantalones. 61
― No, Noah. Soy perfectamente consciente en mi forma de lobo.
No hay necesidad de tener miedo, y no hay necesidad de esperar para
conocerlo.
― Por qué estás quedándote desnudo? ― Noah preguntó cuando
Pete se quitó los pantalones.
Riendo, Pete dijo
― Alguna vez has visto un lobo que lleve pantalones? Los shifters,
tienen que quitarse la ropa para que no se enreden en su propia ropa.
― Oh ―. Dijo Noah, con las mejillas enrojecidas.
Desnudo, Pete no pudo resistirse a ir hacia su pequeño compañero
y besarlo suavemente.
Al oír un gemido, Pete miró, y Seth estaba observándolos. La
mirada en sus ojos, le dijo que Seth estaba disfrutando de lo que
estaba viendo, por lo que Pete se inclinó para Seth y lo besó también.
Alejándose, Pete no pudo ocultar su deseo. El pene de Pete estaba
alto y orgulloso.
Noah abrió la boca y se humedeció los labios. Sin embargo, no
quiso empujar a sus compañeros en una dirección que podrían no
estar listos, Pete permitió rápidamente a su lobo hacerse cargo, y
sintió que sus huesos cambiaban y reajustaban hasta que estaba
viendo en blanco y negro.
Noah se quedó con la boca abierta y sus ojos se pusieron brumosos,
cuando dijo.
― Pete, eres tan hermoso.
Pete se sacudió el pelo y trotó hacia Noah y Seth. Si fuera un gato
habría ronroneado mientras los dos hombres cayeron de rodillas y
suavemente comenzaron a acariciarlo.
Seth sonrió mientras decía.
― Su piel es tan suave. 62
Noah resopló.
― Al diablo con esto, mira sus colores. Yo quiero mi pelo así. El
rubio con reflejos de color marrón es tan hermoso.
Pete se habría reído si le fuera posible en forma de lobo, por lo que
hizo la única cosa que pudo... lamió la cara de Noah por completo,
después, saltó en cuatro patas alrededor.
― Eso fue tan malo, Pete. ― Noah dijo mientras se limpiaba el
rostro.
Seth estaba riéndose mientras recogía la ropa de Pete y luego puso
su brazo alrededor de Noah.
Pete amaba esta pequeña área, especialmente en forma de lobo.
Cuando se abrieron paso por el sendero, Pete se detuvo y olfateó.
Podría haber jurado que olía a azufre, por un momento, pero tan
rápido como vino, se disipó.
― Qué ocurre? ― Preguntó Noah, interesado.
Pete miró a su alrededor y no vio nada fuera de lo normal.
Finalmente, Pete lo descartó, solamente que él sería más cauteloso
con sus compañeros en el campo abierto, y corrió hacia Seth para
picar los dedos de su compañero.
Riendo, Seth dijo.
― Qué haces?
Pete utilizó su cola para golpear las piernas de Noah y amó la risa
que venía de sus dos hombres. Dando la vuelta y corriendo en
círculos, Pete comenzó a saltar.
― Bueno, no hablo el idioma del lobo, pero creo que quiere que lo
sigamos ― dijo Seth con una gran sonrisa.
Noah sacudió la cesta con la comida y dijo.
― Bueno, espero estar cerca, porque me muero de hambre. 63
Pete dio otro salto mientras trotaba por el sendero una vez más
con Noah y Seth siguiéndolo. Al girar la curva, Pete podía oír el agua
fluir fuera del acantilado.
― Oh, Dios mío, esto es jodidamente increíble! ― Noah se quedó
sin aliento.
Flores silvestres de todos los colores rodeaban una laguna azul
cristalina y en lo alto había una enorme cascada que fluía sobre un
gran acantilado.
― Yo solo vi algo parecido como esto en el cine. ― Seth se quedó
sin aliento.
Pete cambió y se acercó a Seth, diciendo:
― Venía aquí para estar solo a veces. El sonido de la cascada que
sale del acantilado y el reflejo de las centelleantes estrellas del cielo
hacen que el lugar sea más tranquilo para estar.
Noah y Seth pusieron fuera la manta y empezaron a vaciar el
contenido de la cesta.
― Creo que con todos los que vienen a ti con sus problemas, esto
puede ser difícil. ― Noah dijo cuando se sentó y comenzó a hacer los
platos.
Pete se sentó entre los dos hombres y tomó el plato que Noah le
ofreció.
― Me encanta el hecho de que se sientan lo suficientemente
cómodos para venir a mí, pero, sí, puede ser estresante a veces.
Los tres hombres hablaron y rieron mientras comían.
Ellos se divirtieron tanto que ninguno se dio cuenta del Baliz
volando alto en el cielo con una mueca en su cara.
64
Capítulo Ocho

Noah no podía recordar cuándo él había pasado un tiempo tan


bueno. Era casi como si él pudiera cerrar los ojos y las cosas volviesen
a la normalidad. 65
Suspirando, Noah abrió los ojos para ver a Pete mirarlo.
Sintiendo el calor de su cara, Noah dijo.
― Lo siento, sólo estaba pensando lo normal que todo esto parece.
― Oh ―. Pete dijo con tristeza mientras se levantaba.
Noah agarró el brazo de Pete, susurrando.
― Espera, por favor. Déjame explicar.
Pete dio una sonrisa triste, entonces pasó suavemente el dedo a lo
largo de la mejilla de Noah. Se inclinó y le dio un ligero beso a Noah y
dijo.
― Lo sé. Echas de menos tu hogar.
Noah bebió la mimosa que Damien insistió en empaquetar. Con la
vista en la cascada y observando a los pájaros volar a sus nidos, Noah
trató de pensar en una manera de responderle.
Cuando Pete estaba a punto de moverse, Noah dijo:
― Echo de menos mi color de pelo, esmalte de uñas, y expresso.
Extraño a mis amigos del Facebook y los lugares para bailar. No siento
la falta de la contaminación del aire, o las personas groseras, y cómo
todos ellos corrían de un lugar a otro sin pensamiento o propósito.
Extraño a mi coche, y el almuerzo en el Fast-food, no de las
hamburguesas y otras cosas, porque, sinceramente, ellas eran una
mierda.
Seth suspiró, diciendo.
― Extraño a mi ordenador y mis proyectos en los que estaba
trabajando. No echo de menos a mi jefe gritando que el tiempo es
dinero y que vamos, a empezar a poner nuestros culos en los
engranajes, cuando él sale a jugar al golf.
Noah miró a Seth y dijo:
― Sabes que siempre aprecié que estuviste allí para mí, Seth. Sin
embargo, no hay manera de que esto sea tu culpa. Tú tienes mucho 66
que ofrecer a nuestra unión, si nosotros decidimos que es lo que
queremos hacer.
Seth sonrió y se inclinó a su lado, besándole la mejilla a Noah.
― Lo sé, yo creo que fue debido a un pequeño colapso. Con todo lo
que sucedió... nosotros...
Pete se burló.
― Ambos necesitan darse un descanso. Ustedes volvieron en un
centenar de años en el pasado y no tienen idea de cómo van volver a
casa. Ustedes acaban de ser introducidos en el mundo de los shifters,
y no de una manera agradable, a partir de lo que Nathan y los otros
me dijeron. Cuando llegue el momento, y tengamos que encontrar
una manera de que vuelvan, ustedes pueden elegir si eso es lo que
todavía desean.
Noah miró a Pete y le preguntó:
― Qué piensas tú cuando vienes aquí?
Pete observó el agua que bajaba de la parte superior del acantilado
mientras pensaba en cómo responder. Sólo cuando Noah pensó que
no respondería, Pete le dijo:
― Habíamos estado en una guerra durante tanto tiempo con la
otra manada. Sólo quería que terminara. No podíamos dejar a los
cachorros correr libres o construir demasiado cerca de la otra
manada. ― Pete suspiró mientras pensaba en el pasado, hace poco
tiempo atrás. ― Me gusta venir aquí y sentarme, mirando las estrellas
y ver si podían caer del cielo. Cierro los ojos y deseé tan fuerte.
― Qué deseaste? ― Seth preguntó en voz baja.
Pete miró a Seth y luego a Noah cuando dijo:
― A ustedes. Oh, yo no sabía sus nombres y estoy seguro que no
sabía que habría dos, pero a mí me gustaba pensar en encontrar a mi
pareja y construir una casa. Cómo vendríamos aquí y nadaríamos en 67
la laguna, haciendo el amor cerca de la cascada y durmiendo bajo las
estrellas.
Noah sintió a su pene endurecerse cuando Pete habló. Él mismo
susurró.
― Hacer el amor aquí?
Pete se volvió hacia Noah cuando susurró en un tono seductor.
― Oh sí. Ves aquellas plantas de allí?
Seth y Noah, ambos miraron en la dirección que Pete estaba
señalando y Seth preguntó:
― Quieres decir la planta de aloe?
Pete sonrió mientras se levantaba y se dirigió a la planta de aloe y
tomó una hoja grande. Un líquido espeso goteaba en los dedos de
Pete y él se volvió hacia Noah, diciendo en voz baja.
― Me gustaría en primer lugar pasar mi lengua en tu culo hasta que
estés relajado y listo para recibir el dedo lubricado de forma natural.
Entonces yo te estiraría más y más.
Noah estaba jadeando y si él no abriera la cremallera pronto,
tendría marcas.
Seth debe haber sentido lo mismo, porque oyó el deslizamiento de
la cremallera mientras jadeaba.
― Y entonces?
Pete puso la hoja de aloe junto a Noah y llevó los dedos a su
cremallera, preguntando:
― Puedo? ― Noah no podía hablar con el nudo lleno de lujuria en
su garganta, entonces balanceó la cabeza mientras se tumbó y dejó
que Pete le baje la cremallera diciendo: ― Si está bien con Seth, tal
vez pueda mostrarles en su lugar?
Noah se quejó cuando miró a Seth. Seth estaba acariciando su polla
dura mientras observaba a Pete y asintió rápidamente. 68
Pete no esperó, mientras quitaba rápidamente los pantalones de
Noah, calcetines y zapatos. Noah rápidamente se quitó la camisa
mientras Pete se levantó y se quitó los pantalones que se había
puesto antes de comer.
En cuanto a Seth, Noah le rogó:
― Seth, tú también. Yo te quiero con nosotros.
Los ojos de Pete cambiaron ligeramente con el olor del deseo que
venía de sus compañeros, diciendo en voz baja:
― Seth, considerarías hacer el amor conmigo?
Los ojos de Seth se agrandaron mientras miraba rápidamente a
Noah. Noah no podía creer lo caliente que sonaba y jadeó:
― Oh, Dios mío, eso sería tan delicioso!
Seth se levantó y se quitó el resto de su ropa y esperó a Pete para
quedar de rodillas. Tomando la hoja de aloe, Seth puso un poco de gel
claro en su dedo.
Noah observó cuando Seth enseguida exploró a Pete y pidiéndole
levantarse un poco y se deslizó bajo el hombre. Él sabía el momento
exacto en que Seth llevó a Pete en la boca, al igual que el resto del
bosque cuando Pete gritó:
― ¡Mierda!
Pete estaba respirando rápidamente adentro y hacia afuera a
través de los dientes y luego se centró en Noah.
Noah se había movido alrededor, cambiando el pequeño ángulo
para ver como Seth chupaba a Pete. Sabía por experiencia que Seth
no tenía reflejos nauseosos. Sonriendo, Noah dijo:
― Es bueno, ¿verdad?
Pete asintió, mientras cerraba los ojos y sintió el placer que Seth
estaba trayéndole. 69
Doblando las rodillas, Noah escuchó a Pete tragar una respiración
profunda.
Noah no sabía si era porque Seth acababa de tragarlo entero en la
garganta, o si era porque Pete podía ver su agujero arrugado, a la
espera de la promesa que Noah pudo ver en los ojos llenos de lujuria
de Pete.
Pete se inclinó y Noah pensó que había muerto he ido al cielo
cuando Pete comenzó a lamer y chupar su ano.
― Oh, Pete! Oh... Oh... Oh... sí justo allí.... Oh, Dios mío! ― Noah
sintió la lengua de Pete lamiendo el borde exterior, a continuación,
tensando la lengua y empujando en su agujero. Las sensaciones eran
como una pequeña carga de electricidad conectadas de su agujero
hasta su pene.
Pete debe haber agarrado la planta de aloe, porque lo siguiente
que Noah sintió fue un grueso dedo empujando el anillo de sus
músculos y él estaba siendo follado con el dedo de Pete mientras
continuaba comiendo su culo.
Pete se levantó y se quejó:
― Seth... Oh, por los dioses, Seth... tu boca es jodidamente
increíble.
Noah oyó a Pete gemir aún más alto.
Sintiendo los dedos de Pete moverse dentro y fuera de su agujero,
Noah silbó.
― Oh, mierda, tus dedos se sienten bien en mi culo.
Sin dar tiempo a Noah para realmente pensar, Pete bombeó su
dedo en pulsos cortos, diciendo:
― Déjame mostrarte lo que hizo Seth.
Pete bajó y tomó a Noah hasta la raíz cuando sumergió un segundo
dedo en el trasero estirado de Noah. 70
― Eh... ― Noah se quedó sin aliento mientras levantaba sus
caderas disfrutando de la cálida humedad de la boca de su
compañero en su pene y esos dedos mágicos haciendo tijeras y
estirando su culo.
Pete soltó el pene de Noah cuando él abrió la boca y gimió.
― Yo necesito Seth... Por favor... necesito.
Seth salió de debajo de Pete cuando Pete añadió rápidamente un
tercer dedo.
Noah sintió a su eje vaciando por los lados y luego, la lengua de
Pete estaba lamiendo su pre― semen y envolvió sus labios alrededor
de la cabeza, succionando.
Noah podía ver a Seth engrasar su pene, y ponerlo en el agujero de
Pete.
― Quiero ver tu pene puesto en Noah, Pete. ― Seth pidió cuando
su deseo creció y las aromas se envolvieron alrededor de los tres
hombres.
Pete soltó el pene de Noah de la boca y tocó la polla humedecida
de Noah, bombeando un par de veces, preguntando:
― Estás listo para mí, Noah?
Noah no estaba en contra de la mendicidad cuando dijo:
― Sí, yo estoy tan listo. Coloca esa polla monstruosa en mi culo,
Pete.
Pete se puso de rodillas y se puso más cerca de Noah. Noah pudo
sentir la punta del pene de Pete en su agujero arrugado e hizo todo lo
posible para relajarse y empujar hacia fuera.
Pete empujó lentamente y Seth gimió.
― Oh mierda, sí, pon esa enorme polla en el culo de Noah.
Seth se levantó y se detuvo al lado de Pete, mientras observaba a
Pete introducir lentamente la punta ancha y empujó cuando Noah 71
empujó hacia fuera. Seth estaba gimiendo y acariciando su polla dura
llorando, diciendo:
― Oh, sí, Noah. Eso se ve increíble. Su pene se siente tan bien como
se ve en ti?
Noah jadeante continuó empujando hacia fuera. El ligero ardor
siempre se sintió tan bien para Noah. Sin embargo, ya que Pete era
un poco más ancho que Seth, la quemadura era sólo un poco más
intensa. Sabiendo que Seth estaba esperando su respuesta, Noah dijo
sin aliento:
― Se siente tan jodidamente bueno.
― Quema? Yo sé cómo te gusta la quemadura, bebé. ― Seth dijo
mientras continuaba acariciándose y fue detrás de Pete.
― Uf, huh ― Noah murmuró.
Pete salió un poco para fuera y luego comenzó a empujar
lentamente una vez más. El sudor corría por su rostro, el cuello y la
espalda al tratar de retrasar su orgasmo y jadeante dijo:
― Mierda, Noah, eres tan apretado!
Noah gimió y empujó hacia afuera hasta que sintió las bolas de Pete
golpear su culo cuando dijo:
― Tú eres jodidamente enorme.
Pete miró hacia abajo rápidamente con remordimiento en sus ojos,
pidiendo:
― Te estoy haciendo daño, bebé?
Noah negó con la cabeza, sintiendo los músculos de su ano
relajarse más y Pete se deslizó un poco más, haciendo a Noah gemir.
― Seth, apresúrate y fóllalo!
― Oh, joder! ― Pete se quedó sin aliento cuando Seth comenzó a
entrar en su culo. 72
Seth rió.
― Ese es el plan.
Noah se rió haciendo al pene de Pete moverse en su culo y su risa
se convirtió en un gemido.
Noah jadeante, trató de ver cuando Seth empujó su polla dura en el
culo de Pete.
Pete se quedó sin aliento cuando Seth empujó más profundo y,
finalmente, Seth gruñó:
― Oh, mierda, te sientes tan bien con tu culo envuelto en mi pene.
Noah sentía cada vez cuando Seth empujaba y se retiraba hacia
fuera y pensó que se volvería loco si Pete no comenzaba a moverse
más rápido, y él no era demasiado tímido para decirlo.
― Pete, por favor. Yo necesito que te muevas... ahora!
Pete tomó una respiración profunda cuando Seth susurró.
― Muy bien, Pete, vamos a hacerlo.
Sentimientos vagaban a través de Noah, como ninguno que ya
había sentido antes. Cada vez que Pete empujaba y lo llenaba, la
felicidad era casi más de lo que podía soportar.
Noah nunca fue de ocultar su placer, y los sonidos que hacía, Noah
estaba seguro de que podrían ser escuchados en todo el bosque.
Noah sólo no sabía cuánta razón tenía.

El Baliz, Terrin, sabía que a su líder, Lorken, no le gustaría este


informe. Sólo esperaba que el hombre no lo matara cuando le dijera
que su futura pareja le había sido infiel. Mejor aún…
Levantando el vuelo, Terrin fue para el centinela Barak, ordenando:
― Ve a buscar a Lorken. Dile que su futura pareja le está siendo 73
infiel.
Mientras Barak estaba haciendo lo que le dijo, Terrin sonrió de
alivio, era más que probable que Barak moriría hoy.
Por ahora, Terrin tenía que ir y seguir sus órdenes. Su pene se
endureció, sólo de pensar en ver a Noah mientras estaba siendo
follado por los dos hombres. Esperaba que no hubieran terminado.
Terrin voló de regreso a la laguna tan pronto como sus alas le
permitieron.
Capítulo Nueve

Seth pensó que nada se sentiría mejor que estar en el culo de


Noah, pero Pete... Bueno, fue tan bueno, y mierda si no era una de las
experiencias más increíbles de su vida. 74
Ellos trabajaron al unísono con Pete empujando en Noah, lo que iría
tirar a su pene casi todo el camino fuera y pulsar adelante casi todo el
camino cuando él se retiraba de Noah y envolvía los músculos
alrededor del pene de Seth tan apretado que estaba luchando por no
venirse.
Ver a Pete empujar constantemente dentro y fuera de Noah fue
caliente y atractivo, pero Seth necesitaba más. Moviendo las caderas,
Seth ordenó:
― Fóllalo más fuerte, Pete. Haz a nuestro pequeño bebé implorar
por su liberación. A Noah le gusta cuando le haces implorar.
― Oh, sí, compañero? Te gusta implorar? ― Pete jadeaba mientras
sus embestidas se volvieron más y más rápidas.
La cabeza de Noah se movió de un lado a otro cuando clamó:
― Sí. Hazme implorar!
Pete levantó más alto el culo de Noah en el aire y comenzó a entrar
y salir casi en un estado maníaco cuando él gruñó y las garras
empezaron a tomar el lugar de las uñas.
Maldición, eso fue emocionante. Sabiendo que su unión estaba
haciendo del dulce y calmo Pete perder el control, bien, esa mierda
transformó a Seth aún más cuando agarró los lados de Pete y ordenó:
― Noah, acaricia tu pene, bebé. Estoy tan cerca, acaricia tu pene.
Noah hizo lo que Seth le ordenó. Seth no tenía idea de lo que pasó
cuando golpeó el trasero de Pete, empujando dentro y fuera de su
estrecho agujero, gruñendo:
― Sí, jódelo con tu pene, Pete. Muéstrale lo mal que lo deseas.
Hazlo gritar. Haz que te implore.
― Demasiado! Es... Es... Oh Dios, tengo que disfrutar! Pete! ― Gritó
Noah hasta el punto de que las aves levantaron el vuelo y envió a 75
Pete en un frenesí de necesitad.
Seth oyó un rugido procedente de Pete cuando él disparó en un
ritmo frenético. El empujó con tanta fuerza que Noah comenzó a
moverse mientras gemía.
― Sí, Pete... Eso es todo! Sí!
Seth dio otra vez una palmada en el culo de Pete, estallando:
― Yo no le oí gritar!
Pete debe haber cambiado el ángulo de alguna manera, como si un
sentido de urgencia se apoderó de él, porque Noah empezó a gritar.
― Yo... ah, por favor, Pete... yo... Mierda!
Seth sabía que Pete había golpeado la glándula de Noah cuando
lágrimas de placer intenso rodaron por la cara de Noah.
Pete gritó:
― Disfruta!
El semen de Noah salió disparado de su pene, de la cabeza bulbosa
púrpura y golpeó en la barbilla y el pecho de Pete.
Seth tiró del culo de Pete más arriba y dio en el blanco cada vez
más. Pete gruñó y gruñó mientras su cabeza se balanceaba de un lado
a otro y saliva escurría de su boca. Pronto se endureció y aulló en el
aire mientras balanceaba la cabeza y las lágrimas fluyeron por su
rostro.
El apretón en el pene de Seth era demasiado, sus bolas se tensaron
y él disparó su carga en el estrecho canal de Pete. Seth siguió
bombeando dentro y fuera hasta que sabía que todo lo que tenía en
él se había ido... al menos por ahora.
Pete cayó sobre Noah y Seth sobre Pete. Los tres jadeaban,
gimiendo como asnos, sus cuerpos temblaban y sus pulmones
quemaban.
Noah susurró: 76
― Estamos acoplados ahora?
Pete sacudió la cabeza, pronunciando:
― N... No, necesito... un poco. Tendría que... morderlos.
Seth oyó el decepcionado "Oh" en la voz de Noah. Pete debe
haberlo sentido también, porque él estaba tocando el lado de Seth.
Seth salió de la espalda de Pete y se deslizó fuera de su culo,
causando que ambos gimiesen.
Pete hizo lo mismo con Noah y luego lo tiró hacia su pecho,
frotando su espalda, explicando.
― Tú y Seth necesitan tiempo para saber si aparearse conmigo es lo
que realmente quieren hacer. Aunque para un shifter, es una fuerza
impulsora en la necesidad de aparearse. Yo quiero que tú hagas esta
elección en primer lugar, y no en el auge de la pasión.
Seth oyó la tristeza y añoranza en la voz de Pete, y se apresuró a
decir.
― Tú sabes que no es que no queremos ser tus compañeros,
¿verdad?
Pete suspiró.
― Seth, no voy a mentirte. Nos enseñaron desde el nacimiento
acerca de los compañeros y cada shifter mira para encontrar al suyo
propio desde el momento en que llegan a la pubertad. Yo tengo más
de ciento treinta años de edad.
― ¡De ninguna manera! Cómo es que alguien vive tanto tiempo?
Quiero decir, mierda, Pete, no pareces ni ser de treinta ― Noah se
quedó sin aliento.
Encogiéndose de hombros, Pete respondió:
― Los Shifters viven mucho tiempo, pero parece que desde que
llegamos a Capulet, nosotros envejecemos aún más lento.
Seth no estaba dispuesto a permitir el cambio de tema. El sabía que 77
a Noah no le gustaba la confrontación, pero tenían que llegar a un
entendimiento, entonces él volvió al tema que necesitaban discutir.
― Pete, los seres humanos no piensan como los shifters.
Necesitamos conocernos uno al otro, y luego decidir si queremos
estar en una relación.
Asintiendo, Pete dijo:
― Sí, nosotros tenemos a otros seres humanos que se acoplaron en
la manada antes de Capulet.
― Yo sólo quiero que sepas que no habría estado molesto si me
hubieras mordido ― dijo Noah.
Caminando hacia el estanque, Noah gritó de vuelta a ellos.
― Yo creo que nuestro mundo se volvió de cabeza para abajo por
una razón y quién sabe, tal vez tú fuiste la razón, Pete.
Tanto Seth como Pete observaron como Noah puso su dedo del pie
en el agua y tarareó de placer al entrar en la laguna.
Noah fue hasta la mitad y luego se volvió hacia ellos.
― Estoy de acuerdo con Seth, también. Todos nosotros
necesitamos saber que estamos bien con el otro. Yo soy lo que tú
podrías llamar una especie de chico de alto mantenimiento.
Pete se levantó y se dirigió hacia el estanque lentamente mientras
preguntó:
― Alto mantenimiento?
Seth se rió cuando se levantó y fue a unirse a los dos hombres en el
estanque.
― Noah no es un tipo simple de hombre.
― Hey, soy muy simple. Simplemente que me gusta mi pelo bien
ordenado ― dijo Noah cuando él empujó el labio inferior para fuera 78
de tal manera que Seth siempre encontraba encantador.
Sin embargo, Seth no podía evitar, riéndose, el dijo:
― Y las uñas de los dedos de los pies, y no olvidemos la exfoliación
de la piel.
Noah nadó hacia Seth y se quedó donde el agua apenas cubría su
pelvis. Levantando su mano, Noah empezó a frotar el pecho de Seth
mientras le besaba el cuello, susurrando.
― Pero te gusta la forma en que mi piel se siente después. No
puedes mantener tus manos fuera de mí.
Seth sintió a su eje crecer de nuevo cuando la mano de Noah
desapareció bajo el agua y agarró sus bolas, haciéndoles rodar
suavemente entre los dedos.
― Maldita sea! ― Pete dijo mientras acariciaba a su renovada polla
demasiado dura.
Noah mordió la oreja de Seth cuando dijo en una voz baja, llena de
lujuria.
― Si me agachó, harás el amor conmigo aquí en el agua?
Seth encontró dificultades para hablar. Él tragó saliva y asintió,
luego voló para un beso lleno de lenguas y dientes.
Noah se retiró un poco hacia atrás. Con la saliva en los labios y la
lujuria en sus ojos, se volvió hacia Pete y doblando el dedo, dijo:
― Ven con nosotros.
El doble sentido no se perdió para ninguno de los dos, cuando se
abrieron paso más cerca de la gran cascada. El agua salpicaba
alrededor de ellos cuando cayó del acantilado y cayó al lago de abajo.
Noah llevó a Pete hasta la piedra, acostándole sobre ella. Seth
observó cuando Noah comenzó a acariciar suavemente el eje duro de
Pete y entonces su lengua salió para lamer las gotas sobre el pecho 79
del hombre.
Seth no sabía de lo que se trataba asistiendo a estos dos hombres,
pero sabía que podía masturbarse con la vista delante de él para el
resto de su vida.
Pete empezó a gemir cuando Noah se deslizó más abajo y comenzó
a correr la lengua bajo la cabeza de su pene.
Seth sonrió.
― Oh querido, estás a punto de conseguir un tratamiento. Noah da
la mejor mamada del mundo.
Pete abrió los ojos el tiempo suficiente para mirar a Seth y
rápidamente los cerró de nuevo y arqueó su espalda cuando Noah
tomó a su pene en la boca y empezó a chupar.
El ruido que los hombres hacían, el aspecto de Noah pasando una
mano por el pecho de Pete mientras chupaba, era casi lo suficiente
para hacer a Seth explotar.
Rápidamente, Seth se dirigió detrás de Noah y miró a su ano aún
estirado y no pudo contener su propio gemido de aprobación,
diciendo.
― Esto es simplemente la vista más gloriosa que un hombre puede
tener.
Noah sacudió su culo para jugar con Seth y Seth no pudo contener
la risa cuando él le dio unas palmaditas a Noah, gruñendo:
― Sé bueno.
Noah sacó el pene de Pete lo suficiente para decir:
– Siempre soy bueno.
Seth frotó los globos ajustados de Noah antes de separar sus
mejillas mientras tarareaba.
― Sí, lo eres.
Mirando a su alrededor, Seth notó una planta que serviría como 80
lubricante a solo dos pasos de ellos y rápidamente se dirigió para la
planta requerida. Arrancando una hoja, Seth rápidamente apretó el
gel pegajoso en los dedos e hizo su camino de regreso hacia Noah.
Seth sabía que Noah todavía estaba estirado por haber tomado el
pene de Pete no hace mucho tiempo, pero quería asegurarse, así que
rápidamente tuvo sus dos dedos en el culo de su hombre.
― Oh, sí ― Noah gimió e inmediatamente volvió a lamer el pene de
Pete con su lengua y boca. Seth dejó caer la hoja junto a Pete y usó lo
que todavía tenía en su propio pene.
Alineándose en la entrada, Seth empujó, amando el gemido de
felicidad proveniente de Noah. Seth no pudo contener su propia
sonrisa cuando las vibraciones del gemido de Noah reverberaron a lo
largo del pene de Pete, llevándolo a gemir también.
Seth comenzó a un ritmo lento. Pronto se convirtió en impotente
para resistir la lujuria y el calor del apretado culo de Noah.
Agarrando las caderas de Noah, Seth alineó a su hombre un poco
más alto y comenzó a golpear su culo.
Noah no soltó el pene de Pete mientras gritaba cuando Seth acertó
su glándula esponjosa del amor.
Pete silbó, agarrando el pelo de Noah y comenzó a follar su boca
mientras hablaba:
― Sí, chupa mi polla. Oh, mierda, eso es bueno. Toma todo de mí.
Seth silbó entre dientes cuando el placer comenzó a superarlo.
Sentía sus bolas apretarse y supo que estaba cerca, así que, murmuró.
― Voy a hacer que disfrutes, Noah, y yo quiero verte tragar todo lo
que Pete tiene que ofrecer. Te gusta cuando te follo duro en el culo,
¿no es así bebé? Te gusta cuando hago que lo sientes por días?
Noah gimió y gimió cuando la saliva goteaba de los lados de su boca 81
suavizando a Pete aun más cuando levantaba y bajaba sus caderas
mientras empujaba su pene en la garganta de Noah.
Seth sabía que Noah siempre amó un poco de dolor, y por lo que él
estaba viendo, su hombre estaba en éxtasis.
― Voy a disfrutar, mierda. Voy a venirme ― Pete silbó casi como si
estuviera en el dolor.
Seth murmuró, entonces gritó:
― Disfruta Pete! Llena la garganta de tu compañero con tu semen!
Pete empujó sus caderas hacia arriba y tiró de los cabellos de Noah
por lo que su boca descendió una vez más y el grito que salió de su
garganta fue lo suficientemente alto como para dispersar la vida
salvaje alrededor.
Seth se inclinó para Noah, agarró el eje de su hombre y comenzó
acariciarlo, cuando dijo:
― Toma todo, bebé.
Noah gimió suavemente con sus palabras y su semen disparó en la
mano de Seth y en la agua.
Al sentir el culo de su hombre apretándolo con tanta fuerza y la
visión de sus hombres en sus orgasmos, fue lo suficiente para Seth
empujarlo sobre el borde, y disparó su semen en el culo de Noah,
sintiéndolo corriendo por todas partes con cada nuevo empuje de sus
caderas.
Una vez más los hombres estaban uno sobre el otro en el borde del
lago, tratando de recuperar el aliento y disfrutando de las endorfinas
corriendo a través de sus cuerpos, cuando Seth olió algo familiar, y
rápidamente salió de Noah.
Noah se quejó.
― Qué carajo, Seth? 82
Seth miró a su alrededor cuando él murmuró.
― Lo siento.
Pete sentándose sobre los codos:
― Qué pasa, Seth?
― Azufre ― susurró Seth.
Noah se levantó de un salto, mirando a su alrededor. Pete estaba
claramente confundido cuando dijo:
― Me pareció que olía a azufre cuando estábamos en nuestro
camino aquí. ― Seth miró a Pete.
― Por qué no dijiste nada?
Pete se levantó y fue más lejos en la laguna para limpiarse,
mientras dijo:
― Bueno, en primer lugar, yo estaba en la forma de lobo, y en
segundo lugar, el olor se fue rápidamente.
Seth se volvió hacia Noah.
― Límpiate, tenemos que volver junto a los otros.
Pete fue hacia Seth y lo agarró por el brazo cuando él estaba
lavándose.
― Qué es eso? Qué está pasando?
Seth miró a su alrededor, pero no vio nada. Él debería haberse
sentido aliviado, pero todo lo que sentía era miedo, cuando susurró:
― La última vez que sentí ese olor, un bando de Baliz cayó de los
árboles y trataron de matarnos.

83
Capítulo Diez

Terrin se movió muy atento. Lorkin no había hablado por un total


de quince minutos, pero Terrin sabía que no pasaría mucho tiempo
antes de que lo castigara por su comportamiento lascivo. 84
Barak había aparecido tan pronto como los tres hombres habían
terminado su mierda en el estanque. Incluso si Terrin no había sido
capturado masturbándose, el olor de su semen en todo el árbol lo
habría denunciado.
― Así que te gustó el espectáculo, Terrin? ― Pregunto Lorkin en
voz baja.
Terrin no sabía cómo responder. Si él dijera que no, Lorkin sabría
que estaría mintiendo y lo mataría por intentar engañarle. Si dijera
que sí, Lorkin lo mataría por estar masturbándose con una imagen de
aquel que quería como su compañero.
― Te he hecho una pregunta, Terrin. Espero una respuesta – Lorkin
gruñó con firmeza.
Terrin tragó saliva cuando decidió que una parte de la verdad era
mejor que una mentira.
― Me gustó el pequeño, con el cabello oscuro, señor.
Levantando una ceja, Lorkin preguntó:
― Oh, sólo el de pelo oscuro? No te gustó ver a mi compañero
desnudo? Tú sabes, siendo follado por esos brutos? Tú preferías al
bastardo más inmoral que tenía su pene en el culo de mi compañero?
Los ojos de Terrin se abrieron.
― No... quiero decir que sí... quiero decir...
Lorkin caminó hasta Terrin y se quedó cerca de su oído, silbando,
cuando su lengua de lagarto se movió en su oído.
― Tú deshonraste a mi compañero por tener tu semen por toda tu
mano, mientras lo veías ser contaminado. Ahora yo te pregunto, la
muerte o el deshonor?
Los ojos de Terrin quedaron enormes mientras miraba alrededor 85
del círculo que les rodeaba en busca de ayuda. Su colonia se quedó de
pie, pero se negó a hacer contacto visual.
Terrin sabía que estaba en serios problemas, y no había nadie aquí
que lo ayudase.
Lorkin agarró la cara de Terrin, apretando cuando él chilló una vez
más:
― La muerte o la deshonra?
Terrin rogó a Lorkin
― Por favor, señor, lo haré para usted. Por favor, yo puedo...
― Tú deshonraste a mi compañero cuando no lo salvaste de ser
contaminado. Así que te pregunto una vez más, la muerte o el
deshonor? ― Lorkin gruñó.
El susurro ronco de Terrin apenas podía ser oído cuando él imploró.
― Yo no quiero morir, señor... por favor... déjeme...
― Deshonra, entonces. ― Lorkin dijo con una sonrisa de burla.
En cuanto a los hombres de su colonia, Lorkin proyectó su voz para
que todos lo oigan.
― Terrin deshonró a mi compañero. El permitió ser contaminado, y
él mismo sintió placer con la vista. Él tenía una opción de morir o ser
deshonrado. Terrin dejó en claro que él no quiere morir. Todos
ustedes han oído su elección?
― ¡Sí señor! ― Gritó la colonia.
Terrin se encogió, pero tenía demasiado miedo de moverse
mientras escuchaba a Lorkin hablar con la colonia.
Caminando hacia Terrin, Lorkin continuó hablando en voz alta lo
suficiente para que todos lo oyeran.
― Es mi decisión de que él sea deshonrado al igual que mi
compañero. 86
Los ojos de Terrin fueron enormes.
― ¡No señor! ¡Por favor!
Lorkin dio una sonrisa malévola cuando dijo:
― Oh, sí, Terrin. Tú permitiste que mi compañero fuera a menudo
contaminado hoy, y no hiciste nada para ayudarlo. Por lo tanto, así
debe ser.
En cuanto a la colonia, Lorkin dijo:
― Que esto sea una lección para todos ustedes. Fallen conmigo o
con mi compañero y ustedes pagarán muy caro. Todos ustedes
entendieron?
Nadie miraba a Lorkin mientras gritaban:
― Sí, señor!
Lorkin se volvió hacia Terrin y gritó:
― Voy a ser el primero, y después, el resto de ustedes pueden
tenerlo cuando termine. No lo maten, pero asegúrense de que ha
aprendido lo que es fracasar con mi compañero.
― ¡Sí señor! ― Todo el mundo gritó cuando Lorkin tiró del paño
alrededor de su cintura.
Pete estaba tan molesto consigo mismo. Cómo él pudo poner en
riesgo a sus compañeros de esta manera? Qué clase de persona era?
Joder, él no merecía incluso tenerlos como suyos, después de que
quedó claro que él no sabía cómo cuidar de uno.
Una vez que Seth le había dicho que aquel olor provenía de un
Baliz, Pete había cambiado. El comprobó para estar seguro de que
quien quera que había estado allí hubo desaparecido, y luego corrió
con sus compañeros de vuelta a la cabaña. Sin embargo, esto no hizo
nada para aliviar su propia culpa y estupidez. 87
Caminando hacia adelante y hacia atrás, y pasándose las manos por
el pelo, Pete solamente pudo pensar en lo que podría haber ocurrido
mientras estaba follando con sus compañeros.
Dónde demonios habían ido los guardias? Recordó pidiéndoles que
se alejen, porque quería estar a solas con Seth y Noah, pero mierda,
Pete les había encontrado a cinco minutos de las cataratas.
Cuán estúpido él podía ser? Le habían advertido de cómo de
importante era Noah para la gente del Bosque Encantado. Además...
Noah era aún más importante para él. Noah era su compañero!
― Pete, está bien ― dijo Noah silenciosamente.
Pete gruñó.
― No, no está jodidamente bien de ninguna manera! Puse a mis
compañeros en peligro a causa de un pedazo de culo!
Pete sabía que había dicho algo incorrecto inmediatamente. Su
miedo de perder a sus compañeros antes de que realmente pudiera
aparearse con ellos, le hizo aún más loco de lo que hubiera sido.
Pete trató de tomar la mano de Noah para disculparse, pero Noah
saltó para atrás, y el olor del miedo le llenó la nariz.
Pete se sentía como si alguien lo hubiera apuñalado en su corazón y
en su alma cuando vio la humedad formarse en los ojos de Noah.
Cuando Pete se volvió hacia Seth, todo lo que vio fue ira.
Seth fue hasta Noah y le tomó la mano, sujetándola con fuerza.
― Nosotros tenemos que irnos.
Pete sentía como si el cuchillo estuviera torciéndose más
profundamente, cuando Noah olfateó y se limitó a sacudir la cabeza.
Mientras pasaban por él para salir, Pete olía las lágrimas saladas de su
pareja y le pidió.
― Por favor, no se vayan. Lo siento mucho. No quería decir eso.
Seth se volvió hacia él enojado. 88
― Ah, y como exactamente querías decirlo, que éramos un pedazo
de culo? Eso es lo que has dicho, ¿verdad?
Pete dejó caer la cara de vergüenza cuando sintió un bulto
formándose en su garganta.
― No debería haber dicho eso. Sólo quería decir que, porque les
quería tan mal, no hice caso al olor que yo no reconocí. Me distraje, y
ni siquiera me había dado cuenta del peligro que había allí.
La puerta se abrió, y Noah, Pete, y Seth, observaron como Asher y
Asa entraron con Damien.
― Alfa, Asa y Damien ― Pete dijo con una inclinación de cabeza.
Asa se acercó a Pete y le apretó el hombro cuando dijo.
― Cuando estábamos luchando con el Anciano, Asher había ido a la
ciudad para ayudar a los niños. Damien y yo nos quedamos solos.
Nosotros estábamos hablando, y entonces Damien se movió de una
determinada manera que lujuria fue todo lo que me vino a la mente.
En segundos me dispararon y nosotros estábamos corriendo por
nuestras vidas.
Asher se unió a Asa del lado de Pete cuando dijo:
― El punto es que, cuando se trata de nuestros compañeros,
nuestras mentes no siempre funcionan como deberían. No puedes
condenarte a ti mismo por eso.
― Pero, Alfa, yo olí el azufre cuando íbamos a las cataratas. Yo
solo... no tengo excusas ― dijo Pete con vergüenza.
Damien fue hacia Pete y le dio una palmada en el pecho.
― ¡Hey! ― Noah y Seth gritaron mientras Pete miró al hombre
como si hubiera perdido la cabeza.
Damien se dirigió a sus amigos y dijo:
― Oh silencio! Yo no hice cualquier cosa que ustedes no querían
hacer. 89
Pete vio que Damien lo miró con irritación.
― Puedo ver por la mirada de Noah que has dicho algo estúpido.
Noah olfateó y empujándose en Seth un poco más para conforto,
murmuró:
― Pete dijo que nos puso en peligro a causa de que quería un
pedazo de culo.
Pete levantó las manos delante de él.
― Yo no quise decir eso como me salió! Incluso les dije que lo
sentía.
Asher se sentó con Asa y un Damien no tan feliz. Haciendo su mejor
para calmar a Damien, Asher dijo:
― Siendo humano, sé que es difícil de entender la intensidad de
nuestros lobos.
Damien se cruzó de brazos y resopló.
― Tú vas en serio en culpar al lobo de Pete porque él es un idiota
con Noah y Seth?
Asher fue a abrir la boca cuando Asa dijo.
― Damien, Asher no está diciendo nada en absoluto. Lo que está
diciendo es que nuestros lobos tienden a hacernos perder nuestra
salud mental acerca de ciertas cosas. Cuando sabemos quién es
nuestro compañero y no hemos terminado de completar el acto,
nuestros lobos tienden a enojarse.
― Completar el Acto? ― Damien gruñó mientras se levantaba.
Asa se puso de pie, diciendo con cautela.
― Ahora, espera un minuto, Damien.
La voz de Damien estaba llena de ira.
― No! Yo no puedo creer lo que dijiste. Terminar el acto? Es esta
excusa que darás cuando alguien diga o haga algo estúpido? 90
Asher se levantó y dijo:
― Damien, todo lo que estamos diciendo es que hay que recordar
que no estamos siempre en el control completo de nuestro lado
humano... porque no somos completamente humanos.
Seth y Noah se unieron a Damien y Pete pudo ver que las cosas no
iban a estar bien para él o sus Alfas.
― Así que si dices algo estúpido, es porque eres un lobo también?
― Seth preguntó inocentemente.
Asher asintió bruscamente cuando dijo.
― Exactamente.
― Y si actúas como un idiota, es porque el lobo se hace cargo y tú
no puedes controlarlo? ― Noah preguntó mientras cruzaba sus
brazos.
― Exactamente ― dijo Asa.
― Y hasta que Pete "complete el acto", continuará hablando y
actuando como un idiota? ― Preguntó Damien.
― Sí ― dijeron Asher y Asa juntos.
Damien movió su pie mientras gruñía:
― Bueno, entonces, ¿cual diablos es su excusa?
Asher se quedó sin aliento.
― Qué?
Asa dijo:
― Eh?
Damien se burló.
― Hemos estado acoplados durante más de un mes y ahora hemos
"completado el acto" más de una vez y aún siguen siendo idiotas.
Asa trató de calmar a su compañero de nuevo.
― Damien...
Sin embargo, Damien no estaba teniendo eso. 91
― No me vengas con Damien! No se puede actuar como un culo y
pensar que pueden culpar a su lobo. Nos merecemos respeto. No
porque somos sus compañeros, sino porque nunca hemos hecho
nada más que tratarlos con respeto.
Volviéndose a Pete, Damien respondió.
― Ahora, yo sé que probablemente no querías decir las cosas como
salieron, y cuando Seth y Noah piensen en ello, van a estar bien. Sin
embargo, no había ninguna manera que pudieras saber sobre el olor
a azufre, porque ni nosotros mismos lo sabíamos. Los chicos no
pensaron en mencionarlo, lo que fue un error de parte de ellos. Ya
ves, a veces perdemos los estribos y a veces decimos cosas tontas,
pero tomamos la responsabilidad de eso, y tener la seguridad de que
eso no vuelva a pasar, eso es lo importante.
Pete observó como Damien se volvió hacia Asher y Asa.
― Ahora, en cuanto a ustedes dos, voy a pasar la noche con mis
amigos. Nosotros vamos a hablar, reír y lo más probable es que
vamos a estar un poco borrachos. No vayan a su dormitorio. Cuando
esté listo para hablar con ustedes, yo iré.
Pete estaba con los ojos abiertos cuando Damien, Noah y Seth
salieron por la puerta.

92
Capítulo Once

Noah estaba sentado en un escritorio, mientras que Seth y Damien


estaban jugando a las cartas en la cama.
― Gin, ― dijo Seth cuando puso las cartas sobre la mesa. 93
― Maldición. ― Damien suspiró, ― Treinta y tres.
Seth escribió los puntos cuando dijo.
― Añadiendo al setenta y cinco que me hace el ganador. ― Seth
recogió las cartas y empezó a barajar cuando preguntó ― Quieres
jugar otra mano?
Damien negó con la cabeza y dijo con su voz triste.
― No. Mi mente no está sólo para el juego ahora.
Seth palmeó la pierna de Damien cuando dijo:
― Lo sé, pero siempre puedes volver con tus compañeros. Estoy
seguro que pueden animarte.
Asintiendo con la cabeza, Damien dijo:
― Yo solo no puedo creer que pudieran dar excusas como esa. ―
Sorbiendo, Damien murmuró ― Y redujo a nuestro apareamiento
llamándolo un "acto".
― Damien, sabes que no querían decir eso así. ― Seth dijo en voz
baja.
Dejando escapar un profundo suspiro, Damien dijo,
― Quiero creer que no querían decir eso. La cosa es, que si ellos
piensan que pueden simplemente dejar a sus emociones gobernarlos,
o tratarnos como ellos quieren y sólo culpar a sus lobos, entonces,
dónde nos deja eso? No es justo. Nadie tiene el derecho de tratar a
otra persona mal y salirse con la suya debido a alguna excusa
estúpida.
― Damien, ellos no son Richard, o Kevin o Greg. Esos hombres te
aman. Pienso que todo el mundo deja a sus emociones gobernarlos.
Yo lloro, y tengo una rabieta en la caída de un sombrero, Seth se
cierra hacia la gente y hace pucheros, y tú, Damien... bueno, tú gritas
a la gente si no actúan como crees que deberían ― Noah dijo 94
mientras continuaba escribiendo.
― Pensé que estabas escribiendo el diario ― dijo Damien con
sarcasmo.
Noah se rió cuando dijo,
― Es bueno que pueda hacer múltiples tareas, y tú sabes que tengo
razón. Ahora, ve y has la paz con tus compañeros.
― Bueno para quién? Es que ellos merecen sufrir por un tiempo ―
Damien murmuró mientras rodaba sobre su espalda y tiró su brazo
alrededor de los ojos.
Seth se rió cuando él fue y sirvió tres vasos de vino.
― Vamos a cambiar un poco de tema. Quiero hacer un brindis.
― Por qué estamos brindando? Por los hombres estúpidos? ―
Damien dijo con sarcasmo.
Seth dio un vaso a Noah y sonrió.
― No, por los Tres Mosqueteros. Todos juntos de nuevo.
Noah se levantó y Damien se sentó para recoger su vaso.
Levantándose, todos brindaron.
― Por los tres mosqueteros juntos de nuevo.
Mirando a Seth, Noah dijo,
― Quiero aparearme con Pete. ― Luego, regresó a la mesa en la
que estaba escribiendo el diario que había leído.
Los ojos de Seth fueron enormes cuando dijo:
― Noah, todavía no sabemos mucho sobre el tipo.
Noah dijo:
― Lo sé, pero yo estaba pensando mientras escribía el diario. Pete,
es un buen hombre. Realmente me hace sentir bien cuidado y
especial. Cuando supo que estaba herido por lo que había dicho,
inmediatamente sintió remordimiento. Sólo creo, que yo sé las cosas
importantes que necesito saber. Tú y yo sabemos que las 95
posibilidades de regresar a nuestro tiempo están cerca de cero.
Seth enfrentó a Noah, mientras pensaba sobre lo que Noah había
dicho, luego asintió.
― Tienes razón, pero todavía hay una oportunidad.
Encogiéndose de hombros, Noah dijo,
― Puede ser, pero Seth, realmente deseas salir sin nuestro mejor
amigo? Los dos éramos miserables, mientras Damien se había ido. Lo
buscamos por meses y de repente nosotros estamos aquí. Creo que el
destino nos quería y nos trajo aquí.
Seth sacudió la cabeza,
― Tú sabes que yo creo que todos nosotros somos responsables de
nuestros propios caminos en la vida, Noah.
Noah suspiró.
― Puede ser, pero los antiguos egipcios creían incluso hace más de
4500 años que nuestros caminos ya están establecidos en el
momento en que nacemos.
― No somos egipcios ― Seth dijo, exasperado.
Noah presionó los dedos sobre la mesa con irritación.
― No, Seth, nosotros no somos. Crees que nosotros hacemos
nuestro propio destino, y yo creo que hay un poder superior que nos
dirige hacia donde debemos ir. Ahora, si tú tienes razón o yo, es ni
aquí ni allá. Yo, sin embargo, creo que es interesante cuando estoy
escribiendo un diario, escrito hace más de un centenar de años, que
es acerca de las personas que vienen a Capulet para liberar a la
manada y las tierras mágicas de un destino que no estaba destinado a
ser.
― Qué? ― Damien corrió a la mesa donde Noah estaba
escribiendo.
Damien empezó a leer y se quedó sin aliento, 96
― ¡Mierda! Esto es jodidamente increíble. Habla de los tres
llegando a Capulet y liberarlos de los malos que los trajeron aquí.
Seth estaba detrás de Damien y miró el diario que estaba
sosteniendo, perdido en la confusión,
― Cómo diablos íbamos a hacer eso? Vamos, chicos, que estamos
prácticamente con miedo de nuestra propia sombra.
Noah suspiró y dijo:
― Seth, realmente creo que esto estaba destinado a ser. Pete es un
hombre bueno, y tal vez el destino nos trajo aquí para ayudar a la
manada y a Pete para ayudarnos. De todos modos, quiero aparearme
con él. Me gusta mucho y puedo verme amándolo, tanto cuánto yo te
amo a ti.
Seth fue hacia Noah y le dio un beso.
― Pensé en ello, y si eso es lo que quieres, entonces podemos
hablar de ello con él. Estoy dispuesto a convertirme en uno.
Damien negó con la cabeza mientras seguía leyendo.
Noah se sentó y extendió la mano para el diario que Damien estaba
leyendo, diciendo,
― Damien, dámelo. Quiero hacer esto lo más rápido que pueda.
Damien asintió con la cabeza, pero no dijo nada mientras siguió
leyendo.
― Damien, dame el maldito diario ― Noah dijo entre dientes.
De mala gana, Damien entregó el diario de nuevo a Noah, cuando
él dijo:
― Han leído la parte donde dice que Capulet y el Bosque Encantado
se unirán?
Noah sonrió.
― Escribí esto, Damien.
― Pero ha sucedido. Me refiero a Shet y Onyx están aquí y Dramir 97
nos ayudó, bien cuando los chicos Fuzzel ayudaron ― Seth respondió
cuando sirvió más vino en la copa.
Damien fue hacia Seth y mantuvo el cristal para una recarga,
respondiendo.
― Creo que esto es sólo el comienzo de su participación. No te
parece extraño que la gente de estas tierras estén atrapados en mitad
humano y mitad animales?
Seth estaba allí con los labios fruncidos en el pensamiento,
después, dijo:
― Es raro cuando ellos terminaron de esa manera y la manada de
lobos no.
― Hmmm... podría ser por esto. ― dijo Noah con su cara abajo,
escribiendo rápidamente.
― Qué? Qué es eso? ― Damien preguntó con entusiasmo.
Noah no dijo nada mientras él continuó escribiendo más rápido.
Damien saltó de un pie al otro. Seth siempre pensó que era muy
divertido cuando Damien estaba mantenido la espera. A veces, él a
propósito mantenía al hombre en espera, sólo para ver a Damien
tener un ataque. Es decir, tal vez... más divertido que el infierno.
― Dilo Noah! Dinos! Qué diablos? ― Damien respondió mientras
apretó los puños y saltó arriba y abajo como un niño de dos años que
quería un dulce.
Noah finalmente salió del escrito y dijo:
― Bueno, parece que el Bosque Encantado se ha creado hace
muchos años antes de Capulet.
― Bueno, duh! Dramir dijo esto ― Seth se burló.
Noah apretó los ojos furiosos para Seth cuando dijo:
― Déjame terminar. 98
Seth se sentó en una silla, pereciendo contrito.
― Lo siento.
Noah miró lo que había escrito y dejó caer el diario que él estaba
escribiendo, diciendo.
― Este registro, es una explicación del principio. El dice que Cier era
una bruja del reino mágico y su padre era un grande, poderoso
hechicero y rey, llamado Thorn. Su reino y el reino de Dramos habían
estado enfrentados durante siglos.
― Eh, suena como la manada de Asher y Asa ― dijo Damien
pensativo.
Noah dejó de lado todo el diario, mientras continuaba,
― Parece que ambos líderes se reunieron para poner fin a la
guerra. Thorn tenía una hija, Cier, y el rey Dramos tenía un hijo, Erian.
Estuvieron de acuerdo en una boda, cuando ambos tuvieron la edad.
― Cuál es la edad? “Qué edad” quiero decir, en aquel tiempo no se
casaban con doce años? ― Preguntó Damien.
― De acuerdo con esto, fue la edad de dieciocho años, Damien ―
dijo Noah cuando él movió la cabeza.
― Entonces, ¿qué pasó? Cier se enamoró de otra persona y se
escapó con él, como en los cuentos de hadas? ― Seth se burló.
Asintiendo con la cabeza, Noah dijo emocionado.
― No, Erian lo hizo.
― ¡Qué! Quién? Otra princesa? ― Damien se quedó sin aliento.
Noah sacudió la cabeza, susurrando,
― No, un chico.
― Qué? ¿Estás diciendo que el hijo del rey Dramos era
homosexual? ― Seth dijo entre dientes.
Asintiendo con la cabeza rápidamente, Noah apresuradamente
continuó: 99
― No sólo que era homosexual, sino que el rey, sabía que su hijo
era gay cuando hizo el negocio.
Damien estaba confundido.
― Y qué pasó? El Rey Thorn castigó al reino de Dramos por romper
el contrato?
Moviendo la cabeza, Noah dijo:
― No, el príncipe estaba todavía dispuesto a casarse con Cier, y
parece que su padre, todavía estaba ordenándole casarse con él.
― Oh, mierda! ― Damien dijo sin aliento.
Noah continuó como si no escuchara la explosión de Damien.
― Cier se negó. Dijo que no estaba a punto de casarse con un
hombre que puso su pene en otro trasero. De acuerdo, no fue dicho
exactamente esto, pero el significado estaba allí.
― Entonces, ¿qué hizo? ― Preguntó Damien, completamente
encantado con lo que Noah estaba diciendo.
Noah tomó un sorbo de vino y, a continuación, dijo,
― Ella trató de escapar, pero su padre la atrapó y la encerró en...
― No nos digas. Él la encerró en una torre? ― Seth rió.
Noah se volvió impaciente para Seth, que se sentó de nuevo,
quejándose.
― Lo siento.
Cuando Noah vio que Seth estaba escuchando en silencio de nuevo,
dijo:
― La encerró en los calabozos hasta el matrimonio.
― Oh, wow ― Damien dijo mientras sacudía la cabeza.
Noah miró sus papeles otra vez, y dijo:
― Errores cometidos por muchos, pero el más grande fue en
subestimar a la princesa.
Seth suspiró. 100
― Al infierno, si no había enfado y todo eso.
― Sí, parece que es cuando la princesa quedó enfadada. Ella juró
venganza en ambos reinos. En el día de la boda, fue llevada al altar
por los guardias. Cuando su mano fue colocada en Erian, ella
comenzó a susurrar un canto. El príncipe fue transformado, y cuando
trataron de detenerla, ella levantó las manos y transformó a los que
la rodeaban. Su padre intentó intervenir, y ellos pelearon. Fue así,
como los hombres se quedaron atrapados en la mitad del camino y
fueron transportados al Bosque Encantado ― Noah terminó.
― Maldición. Así, nada ― dijo Damien mientras sacudía la cabeza.
― Sí ― Noah suspiró, ― y esto es sólo el principio del diario.
Seth preguntó:
― Crees que el diario explicará de Capulet, como él hizo con el
Bosque Encantado?
Encogiéndose de hombros, Noah dijo,
― No sé.
Damien estaba confundido.
― Qué quieres decir con que no lo sabes? Leíste el diario, y estás
reescribiéndolo. Cómo diablos es que no sabes?
Noah miró a Damien y respondió:
― No puedo explicar lo que está sucediendo con el diario. Es
extraño. Cualquier otra cosa que yo leí, yo les puedo decir palabra por
palabra lo que es. Sin embargo, con el diario, cuando estoy
escribiendo esto, lo sé todo. Y repetirlas antes de escribir... bueno, no
puedo hacer eso, no sé por qué.
― Creo que tenemos que decirle a los hombres lo que sabemos―
dijo Seth.
Damien asintió. 101
― Sí, yo sé que cuanto más rápido podamos descubrir eso, mejor
preparados estaremos.
Riendo, Seth dijo:
― A quién crees que estás engañando? Estás echando de menos a
Asher y Asa y sólo quieres ir para estar con ellos.
Damien sonrió y dijo:
― Y tener sexo... de la mejor clase.
Noah estaba en la mesa, escribiendo. Seth se volvió.
― Tú no vienes, Noah?
Nunca levantando la cabeza, Noah susurró,
― No, quiero terminar eso. Creo que estoy más cerca de encontrar
el segundo diario.
Capítulo Doce

Pete estaba tumbado en el sofá, apoyado en las almohadas,


bebiendo el líquido ámbar que Asher le había dado cuando sus
compañeros habían dejado la habitación. No podía creer cuánto la 102
había jodido.
― Mierda, creo que, realmente, la jodimos― dijo Asa, inclinándose
en Asher en el sofá, bebiendo su bebida también.
Con un suspiro, Asher dijo,
― Quién iba a saber que Damien sería tan sensible al respecto?
Pete tomó un sorbo de la bebida, diciendo:
― Creo que fue más el hecho de que ustedes llamaron a su
apareamiento un acto.
Asa dio a Pete una mirada desagradable, estallando,
― Yo no quise decirlo de esa manera y él sabe eso muy bien.
Aparearme con Damien y Asher fue lo mejor y la más maravillosa cosa
que he hecho nunca.
― Yo también ― dijo Asher mientras besaba la parte superior de la
cabeza de Asa.
Pete resopló.
― No puedo creer que haya dicho esas cosas para mis compañeros.
Resoplando, Asher dijo:
― Todos decimos cosas estúpidas, Pete. Ellos son tus compañeros y
ellos vendrán alrededor. A veces un ser humano necesita más tiempo
para comprender nuestro mundo y cómo nuestros lobos trabajan.
Asa se sentó y miró a Asher con curiosidad.
― Ash, estás con prejuicios contra los seres humanos?
Asher parecía como si Asa lo hubiera abofeteado.
― Qué tipo de pregunta de mierda es esa? Por supuesto que no
tengo prejuicios contra los seres humanos. Nuestro compañero es
humano.
― Entonces, por qué dices esta mierda? ― Asa preguntó
horrorizado. 103
Asher se veía muy confundido cuando dijo,
― De qué estás hablando, Asa? Todo lo que yo estoy diciendo, es
que es difícil de entender el funcionamiento interno de un shifter
cuando eres apenas un humano.
― Tú... tú... Asher, todavía puedes escucharte a ti mismo? No es de
extrañar que nuestro compañero esté tan molesto, ― Asa
tartamudeó.
― Qué? Qué hay de malo en lo que estoy diciendo? Yo no me
refiero a que Damien y sus amigos son nada menos que nosotros...
simplemente son diferentes. Del mismo modo que yo no entiendo el
funcionamiento interno de alguien tan completamente humano ―
dijo Asher.
Pete vio a su Alfa argumentar, deseando poder hacer las cosas bien
con sus compañeros. El era absolutamente miserable, e inútil.
Los guardias estaban en el bosque en busca del Baliz, y él estaba
aquí escuchando como sus Alfas discutían. A la mierda, él quería ser
capaz de tener todo de vuelta.
― Lo que yo estoy diciendo, es que lo que tú dijiste, aunque puede
ser verdad, la forma en que lo dijiste fue grosera, ― dijo Asa.
Asher movió a Asa a un lado mientras se levantaba.
― Yo no fui grosero. Sabes que nuestros lobos pueden dictar
nuestro estado de ánimo y movimientos. Yo sólo estaba tratando de
explicarle.
― Asher, puedo decir algo? ― Pete preguntó en voz baja.
Inhalando, Asher dijo,
― Pete, desde cuando tú preguntas?
Incorporándose, Pete le dijo,
― Es cierto. 104
Tomando una respiración profunda y luego dejándola salir
lentamente, Pete dijo:
― Recuerdo haber leído sobre un científico en el año 1900, que
estudió las hormonas. De todos modos, dijo que se debe introducir el
producto químico en un organismo con el fin de tener otro órgano
realmente funcionando como debería.
Asher miró a Pete, completamente perplejo, diciendo:
― Dé qué diablos estás hablando?
La voz de Pete se convirtió en un poco más fuerte.
― Lo que yo estoy tratando de decir, es que no creo que nuestros
lobos nos hacen hacer o no hacer nada. Creo que es el cambio
químico dentro de nuestros cuerpos que nos hace esto. Entonces,
quieres decir que mi lobo me hizo esto... bueno, puedo ver porqué
Damien estaba tan molesto. Es como tener una excusa para ser malo
o desagradable. No sé mucho acerca de Damien, pero si no recuerdo
mal, su historia con los hombres no fue una verdadera cama de rosas.
La cara de Asher perdió el color cuando susurró.
― Mierda! Yo no quise decir eso.
Mirando ansiosamente hacia Asa, Asher dijo,
― Yo sé honestamente, que no significa que él tiene una excusa.
Nunca lastimaría a Damien, ni mi lobo. Yo lo amo, a ti y a él más que a
mi propia vida.
Asa tomó a su compañero en sus brazos y lo besó en silencio,
diciendo,
― Lo sé, bebé, y también Damien. Sólo tenemos que darle algún
tiempo.
Asher asintió con tristeza, y Pete se levantó, diciendo:
― Mientras que estamos dejando que nuestros compañeros se
calmen, creo que hay otro problema acuciante para el que tenemos 105
que tener respuesta.
― Qué es eso? ― Asa preguntó mientras se acurrucaba de vuelta
con Asher.
― Por qué los Baliz están aquí? ― Preguntó Pete.
― Por los diarios― dijo Asher.
Pete dudó, antes de decir,
― Tal vez, pero ellos tienen que saber que nosotros no tenemos los
otros diarios todavía. Creo que podría ser por otra razón que
aparecieran por aquí.
― Tal vez Onyx y Shet tienen una idea ― dijo Asa.
Con un suspiro, Pete dijo:
― Ellos no volvieron de la otra manada aun.
Asher tomó un sorbo de la bebida y le preguntó:
― Por qué demonios los dos quieren ir a las otras tierras de la
manada tan mal?
― Asher, relájate. Ellos sólo quieren ver todo Capulet, ― Asa le
respondió.
Pete sacudió la cabeza con asombro.
― Puedes culparlos? Infierno, ellos vinieron aquí hace años, pero
nunca se les permitió salir del Bosque Encantado.
― Me pregunto por qué? ― Preguntó Asa.
Hubo un golpe en la puerta. Asher tomó una respiración profunda y
luego gritó:
― Adelante! ― Necoda entró.
― Necoda, has encontrado algo? – Preguntó Asher con firmeza.
Necoda asintió.
― Sean quienes sean, ellos son buenos, señor. Ira, sin embargo, es
mejor. Encontramos tres olores extraños cerca de las cataratas. Los
tres estaban en lo alto de los árboles, Alfa. 106
Asher movió a Asa para que pudiera ponerse de pie y miró a Pete.
― Qué son y qué es lo que quieren? Pete tiene razón, ellos no
pueden estar aquí por el diario. Ellos saben que nosotros no los
tenemos.
Damien y Seth entraron en la habitación y Damien les preguntó:
― Qué está pasando?
Asher y Asa rápidamente se dirigieron a Damien, abrazándolo y
besándolo mientras se disculparon.
Damien se acurrucó en sus dos hombres lo mejor que pudo, cuando
dijo:
― No debería haber reaccionado como reaccioné y lo siento,
también. Creo que mi antigua vida no está detrás de mí tanto como
yo pensaba que lo estaba.
― Y yo no debería haber hecho que parezca como si estuviera
inventando excusas para nosotros ser verbal o físicamente abusivos,
tampoco. Asa y yo nunca te haríamos daño, bebé ― dijo Asher
mientras hizo llover besos por todo Damien.
Sonriente, Damien susurró,
― Lo sé, y puedes hacerlo más tarde. Ahora tenemos noticias, y por
lo que estoy oyendo, también ustedes.
Pete sintió a su lobo ladrar cuando Seth se acercó a él y le dio un
beso directo en la boca delante de todos y luego dijo en voz baja:
― Tenemos algunas cosas para discutir más adelante, compañero.
Pete no pudo detener la sonrisa que se le formó, aunque quisiera.
Seth le había llamado compañero. Eso significaba que él esperaba que
fuera?
Mirando a su alrededor, Pete sintió su corazón cuando le preguntó:
― Dónde está Noah?
Seth acarició la cara de Pete cuando él sonrió y dijo: 107
― Él quería seguir trabajando en el nuevo diario. Me dijo de
asegurarme de llevarte para nuestro cuarto más tarde.
La sonrisa de Pete no sólo regresó, sino que fue más ancha cuando
dijo casi con timidez.
― Muy bien.
Asher comenzó a contar a Damien y Seth lo que habían discutido y
luego Damien dijo a Asher y a los otros lo que habían aprendido.
Pete estaba muy orgulloso de Noah. Que fue su compañero el que
trajo esta nueva información para la manada y su compañero iba a
ayudar a esta manada a moverse.
― Bueno, por lo que sabemos, es cuando se creó el Bosque
Encantado, pero qué pasa con Capulet? ― Preguntó Asher.
Damien negó con la cabeza cuando dijo:
― Noah no lo sabía. Dijo que tenía que transcribir y tal vez la
información está ahí.
― Yo pensaba que tenía una memoria fotográfica? No debería sólo
ser capaz de decirnos lo que había en el diario? ― Asa preguntó,
claramente confundido.
Encogiéndose de hombros, Damien dijo,
― Nos dijo que él también no entendía. Él sólo puede reescribir, no
recitarlo.
Ira entró, diciendo,
― Es un hechizo.
Todos se volvieron cuando Ira y Nathan entraron en la sala. Ira
continuó,
― Piensa en ello como un doble bloqueo. Puedes reescribir y
recordar, pero no puedes simplemente decirlo, ¿verdad?
Asintiendo, Damien preguntó:
― Cómo lo sabes? 108
― Es algo que mi abuela me enseñó hace mucho tiempo. Es un
hechizo sencillo y muy eficaz ― dijo Ira.
Seth preguntó:
― Tal vez puedas romper el hechizo para que Noah sólo pueda
decirnos lo que está en él?
Sacudiendo la cabeza, Ira dijo,
― No funciona de esa manera. Es un hechizo sencillo de hacer,
pero es efectivo porque es casi imposible de romper. Podría llegar a
causar a Noah no poder ni siquiera reescribirlo.
― Bueno, mierda, ― dijo Damien mientras caía sobre una silla.
Asher sonrió ante la impaciencia de su compañero.
― Tú, mi hijo, tendrás que esperar, al igual que el resto de
nosotros.
Seth se rió.
– Yo acabo de decirle a Damien, que la paciencia no es sin duda uno
de sus puntos fuertes.
― Oye, no me monten ― Damien dijo con un puchero.
Pete se rió, pero luego comenzó a sentir algo molestándolo en la
parte de atrás de su mente.
― Voy a preguntar de nuevo, si no son los diarios lo que quieren,
entonces ¿qué es?
Ira y Nathan se miraron el uno al otro, y finalmente Ira dijo:
― Vine de las cataratas y puedo decirte esto. El olor del padre de
Caín está lejos de ser encontrado. Sin embargo, es definitivamente
Baliz.
― Está bien, pero no era el Baliz del anciano? ― Preguntó Asa.
Nathan asintió y luego golpeó en Pete como un ladrillo,
― Ellos están aquí por Noah! 109
Pete corrió fuera de la oficina y subió dos escalones a la vez.
Golpeando la puerta abierta, Pete miró a su alrededor y suspiró. El
inconfundible olor de azufre estaba cubriendo la habitación, había
ropa por el suelo, y las puertas al balcón estaban abiertas. Sin
embargo, Noah no estaba a la vista.
Capítulo Trece

Noah salió del baño, secándose las manos. Al ver a todos en su


habitación fue un poco desconcertante.
― Uh... Hola, chicos. Qué están haciendo todos ustedes aquí? Estoy 110
a punto de terminar con el...
Noah no tuvo la oportunidad de terminar su declaración, cuando
Pete y Seth lo tiraron junto para ellos. Uno de ellos estaba delante, el
otro por detrás, presionando el aire fuera de él.
Faltándole el aire, Noah murmuró,
― Yo... yo... no puedo re-respirar.
Las lágrimas inundaron los ojos de Pete mientras pasaba sus manos
por todo el cuerpo de Noah. Seth estaba detrás de él haciendo lo
mismo.
Noah podía sentir su pene más y más duro con tantas manos
tocándolo en tantos lugares, entonces se dio cuenta de que no
estaban solos. Como cuestión de hecho, estaban en una habitación
llena de shifters, con un muy buen olfato.
Ruborizándose, Noah les golpeó, susurrando:
― Quieren parar con esto. Maldición... paren.
― Nathan, necesito que tú, Ira, y Necoda comprueben la zona. Uno
de estos hijos de puta de mierda, estaba en nuestra casa y necesito
saber cómo diablos logró pasar de nuestros hombres! ― Gruñó
Asher.
― Bebe, cálmate ― Asa dijo en voz baja.
Asher volvió sus ojos irritados hacia Asa, y respondió,
― No voy a calmarme, maldita sea! Una de esas cosas entró en
nuestra casa, en una habitación donde nuestro compañero estaba, no
hace ni una hora. Amenazó a nuestra manada, y quiero respuestas!
Noah sintió a su corazón caer a sus pies cuando vio que las puertas
del balcón estaban abiertas y su ropa por todo el suelo. Las palabras
de Asher pasaron por su cabeza de nuevo, y las cosas finalmente
comenzaron a tener sentido. 111
― Una de esas cosas de hombre murciélago estuvo aquí, ¿verdad?
Seth y Pete miraron a Noah con aquella mirada simpática que Noah
odiaba. Fue del tipo como... nosotros no queremos decirte esto,
Noah, pero tu perro murió, o lo siento, Noah, pero te puedes ir a tu
campamento, y como no habrá aquí nadie para alimentar a los peces,
entonces los vamos a liberar en el inodoro, y de alguna manera
puedan nadar por su libertad.
― Está jadeante ― Seth advirtió.
― Creo que va a entrar en estado de shock ― Damien gritó.
Noah creyó oír decir a Asa.
― Vamos a salir de aquí y dejar a sus compañeros cuidar de el ―
pero tenía dificultades para centrarse en el momento y no podía estar
seguro.
Noah se sintió flotando, a continuación, su cabeza fue empujada
entre las piernas.
La voz de Pete era baja y calma cuando habló.
― Está bien, bebé. Seth y yo estamos aquí y todo va a estar bien.
Sólo necesitas calmar tu respiración.
Noah vio manchas aparecer y sabía que iba a desmayarse. Él debe
haber dicho algo, porque ese mismo tono suave que había utilizado
Pete hace minutos, todavía estaba allí.
― Noah, te necesito para calmar tu respiración. Estás perturbando
a Seth. Tú no quieres perturbar a Seth, ¿verdad?
No, Noah no quería a Seth molesto, pero una de esas cosas estuvo
en su habitación. Mientras que Noah hizo pis, una de esas cosas
estuvo en su habitación. Y por los cajones abiertos, había tocado sus
cosas... sus cosas íntimas.
― Necesito una ducha! Oh, Dios mío, necesito una ducha!― Noah
jadeaba, sintiéndose sucio y violado. 112
De nuevo Noah fue tomado y llevado. Esta vez oyó la ducha abrirse,
y sus ropas fueron quitadas. Todo el rato, oyó a Seth y Pete hablando
con él.
Ellos le decían que todo iba a estar bien y lo maravilloso que lo
estaba haciendo, pero Noah no se sentía como que estaba haciendo
algo maravilloso.
― Tocó mis cosas ― Noah susurró entre lágrimas.
Pete pasó el dedo por la cara de Noah mientras dijo en voz baja,
― Lo sé, querido.
― No tengo un montón de cosas y él tocó mis cosas ― Noah dijo
mientras miraba a Seth y dijo ― Qué voy a llevar? Yo no puedo... yo
no puedo...
Seth se acercó a Noah y le dio un beso suavemente.
― No tienes que usar cualquier cosa que tocó el bastardo. Pete y
yo te conseguiremos cosas nuevas. Lo que significa que tenemos que
ir de compras.
Noah sintió grandes lágrimas formándose en sus ojos cuando dijo
con voz entrecortada.
― P... Pero ellos... ellos no tienen... eBay.
Noah se puso a llorar. Una de estas cosas había estado en su
habitación. Podría haberlo llevado o matado.
― Eh, tú aquí, está bien. Te tenemos, bebé ― susurró Pete
suavemente mientras agua caliente humedecía el cabello y la cara de
Noah.
Parpadeando, Noah alzó la vista y vio a Pete mirándolo con tal
preocupación de que Noah dijo con asombro.
― Tienes los más hermosos ojos.
Pete se rió, diciendo:
― Y yo que estaba pensando lo mismo de ti. 113
Seth besó el hombro de Noah, luego susurró:
― Bienvenido de vuelta, bebé. Nos has asustado.
Noah se volvió hacia Seth y susurró con voz ronca.
― Una de estas cosas estuvo en nuestra habitación, Seth.
Seth asintió, en silencio, diciendo:
― Yo sé. Asher se hizo cargo de eso.
Noah sintió las manos de Pete agarrando sus lados cuando Seth
agarró su polla dura en sus manos y susurró:
― Deja a Asher cuidar de la amenaza por ahí, y Pete y yo podemos
cuidar de ti aquí.
Noah gimió cuando Seth acarició su eje, y Pete mordió sus pezones.
Pete besó los hombros de Noah y mordió su oreja, mientras
susurró:
― Seth y yo te haremos sentir muy bien.
Noah bajó la cabeza hacia atrás, disfrutando de las sensaciones que
sus compañeros le estaban dando, entonces, comenzó a murmurar,
― Quiero ser tu compañero, Pete.
Pete susurró mientras pasaba la lengua por la oreja de Noah,
diciendo en voz baja
― Eres mi compañero, Noah.
Sacudiendo la cabeza mientras jadeaba y movía las caderas con las
caricias de Seth, Noah dijo jadeante
― N... No es cierto. Quiero... quiero... que tú... me... me muerdas.
Oh dios, Seth... no pares.
Seth cayó de rodillas cuando dijo:
― No tengo la intención de parar.
Cuando se oye un clic de una botella, Pete dijo:
― Ni yo ― cuando deslizó un dedo en el canal de Noah y comenzó 114
un movimiento lento dentro y fuera, a continuación, Seth tomó su
polla gruesa hasta el final a la parte inferior de su garganta en
cuestión de segundos.
― Oh, mierda! ― Noah se quejó.
Pete movió su dedo dentro y fuera, y luego añadió un segundo
dedo, diciendo seductoramente,
― Oh, sí, vamos a hacerlo. Quieres que te diga lo que haré contigo,
bebé?
Noah puso las manos en la pared frente a él, lo que lo hizo sacar el
culo hacia atrás, dando a Pete más espacio para trabajar, mientras
que Seth continuó chupando su pene.
Él trató de responder, pero no podía ignorar la sensación que pasó
por todo su cuerpo. Así que en su lugar, él asintió y gimió de nuevo
cuando Pete añadió un tercer dedo.
Pete dejó caer su propio gemido cuando dijo,
― En primer lugar, yo terminaré de estirarle. Así que, mientras Seth
chupa tu polla y juega con tus bolas, yo voy a poner lentamente mi
pene en tu culo.
― Oh, Dios ― Noah siseó de deseo.
La voz de Pete era como un buen whisky cuando dijo:
― No, es el destino. Fue el destino que trajo a mis compañeros
aquí, y es el destino que me dio este momento para tomarte a ti y a
Seth como míos.
Noah sintió a Pete retirar los dedos de su culo, y la punta de su
pene tocó la entrada pulsante.
― Ung... ― fue lo único que salió de Noah, cuando Pete empujó
hacia adelante y pasó el anillo de músculos. Noah sintió la presión de
los músculos de su culo empezar a cerrarse en torno al eje duro de
Pete. 115
― Oh, sí, no me canso de esta sensación y después de que
salgamos de aquí, yo no voy a tener que parar con esto ― Pete dijo
mientras salía lentamente y luego empujó hacia el interior.
Noah se quedó en silencio, cuando Pete se hundió profundamente
en él, al mismo tiempo que Seth comenzó a rodar sus bolas en la
mano. Noah podía oír a Seth dándose placer a sí mismo, mientras
chupaba a Noah.
― Tú puedes oír a Seth, bebé? Lo puedes oír, mientras está
acariciando su propio pene mientras su propia boca folla tu pene? ―
Susurró Pete a Noah.
― Siii... ― Noah dijo entre dientes cuando Pete se movió más
rápido dentro y fuera de su agujero.
― Siénteme, Noah. Siénteme a mí, y a Seth, tus dos compañeros,
como nosotros te traemos tanto placer que tú no sabrás por dónde
empezamos o por dónde terminamos. ― Pete gruñó con cada empuje
de sus caderas.
― Pete... Seth... yo... ― Noah gimió y sacudió la cabeza, respirando
a través de sus dientes, tratando de contener el orgasmo mientras
pudiera.
Los sentimientos que estaba experimentando... el placer que corría
a través de él con los impulsos de Pete aumentando por dentro y
fuera de su agujero, y Seth chupándolo... Oh, mierda, Seth acabó de
trazar sus dientes a lo largo del eje de Noah.
― Escuchas a Seth chupar tu polla dura mientras se folla en su
propia mano.... dile que es mejor que deje su agujero listo antes de
que termine contigo, porque lo estoy tomando inmediatamente
después ― dijo la voz de Pete aún más ronca que antes. 116
Noah miró hacia abajo para ver a Seth. Al ver cómo sus labios se
extendieron por todo el pene de Noah y su mano moviéndose, los
sonidos de Seth fueron increíbles.
― Escúchalo, Noah. Escucha el placer que siente al chuparte, cómo
él mismo se da placer. Es necesario decirle, que es mejor que sea
bueno y estirado cuando haya terminado contigo. No voy a dejar este
baño hasta que todos seamos uno. Dile ― Pete ordenó.
Noah se dio cuenta de que las garras de Pete estaban fuera y
formar las palabras le fue casi imposible.
Pete dejó de moverse por completo y Noah se lamentó.
― No voy a moverme hasta que le digas lo que yo te dije para
decirle a Seth, ― Dijo Pete silbando.
Noah sintió los músculos de su culo latir con la polla de Pete, y no
pudo dejar de mendigar,
― Por favor, Pete. Necesito... necesito...
― Sé lo que necesitas, y tú sabes lo que yo quiero. Tú puedes traer
de vuelta el placer, bebé. Sabes qué hacer, ― Pete susurró con voz
ronca.
Noah tragó saliva mientras murmuraba,
― Seth... P... Pete-Pete dijo... dijo... para estar listo.
Pete sujetó con fuerza las caderas de Noah mientras él tiró y se
metió de vuelta en su agujero.
― Ahh... Sí, Pete! Más! ― Noah rogó.
― Termina, o yo paro ― Pete gruñó.
Noah no creía que pudiera hacerlo, pero finalmente gritó:
― Estírate rápido, Seth, Pete no esperará mucho tiempo antes de
tomarte, también.
Pete se movió rápido y duro cuando él aumento el ritmo. Así hizo
Seth también. Noah sintió sus bolas apretando. El sabía que no sería 117
capaz de detener el orgasmo en este momento, especialmente
cuando Seth mordió ligeramente en la base de su pene y Pete
ligeramente sobre su cuello.
― Mierda! ― Noah gritó cuando su culo se apretó alrededor del eje
rígido de Pete y él sintió semen en su culo cuando disparó su semen
en la garganta de Seth.
Capítulo Catorce

Noah estaba al lado de Pete, recreando el diario, y Seth estaba


haciendo el desayuno para todos. Seth no podía creerlo, todos ellos
estaban apareados, y maldita sea, se sentía bien. Bueno, cada vez que 118
movía su culo, se acordaba de la fantástica jodida que Pete le había
dado, pero maldición, que valía la pena un poco de incomodidad.
Inclinándose, Seth comenzó a retirar los huevos, cuando sintió una
palmada en su culo.
― Ung! ― Seth gruñó.
Pete se rió mientras frotaba donde acababa de golpear y Seth se
levantó, inclinándose para atrás y susurrando:
― Eso no fue bueno.
Riendo, Pete dio la vuelta a Seth y le retiró de la mano la caja,
diciendo,
― Creo que es muy bueno. Es especialmente bueno saber, que no
te olvidarás fácilmente de nuestro apareamiento.
Seth puso sus brazos sobre el hombro de Pete, diciendo en voz
baja.
― Yo no quiero nunca más olvidar nuestro apareamiento, y mi culo
no es el único sensible.
Seth besó a Pete suavemente, sus lenguas se entrelazan cuando
Noah se quejó,
― Basta, los dos, estoy tratando de pensar aquí.
Pete se alejó, riendo, y se inclinó al oído de Seth, diciendo:
― Pero soy un shifter y me curo rápidamente.
Seth se rió y negó con la cabeza mientras empezaba a hacer el
desayuno.
Damien entró en la cocina, susurrando, con Asher y Asa, y si esa
sonrisa fuera cualquier indicación, los tres lo hicieron muy bien.
Asher se detuvo, miró a los tres y sonrió, diciendo,
― Felicitaciones.
Damien estaba confundido cuando preguntó;
― Eh? 119
Asa sonrió también, golpeando en la espalda de Pete.
― Felicidades Pete, soy feliz por ti.
Damien miró a Noah y luego a Seth. Seth supo el momento en que
Damien vio las marcas de la mordedura. Los ojos de su amigo se
abrieron un poco y gritó muy fuerte, y Seth se imaginó que, los lobos
de los hombres se encogieron por dentro.
En primer lugar, Damien agarró a Seth y lo abrazó, y luego corrió
hacia Noah y lo abrazó también, y luego abrazó a Pete, después,
Damien dijo con entusiasmo:
― Estoy muy feliz por ustedes!
Todos se rieron y Seth se sonrojó cuando se volvió rápidamente,
preguntando:
― Alguien más quiere una tortilla?
Damien corrió y dijo,
― Yo te ayudaré.
― Cómo va el diario? ― Preguntó Asher cuando se sentó a la mesa.
― Está casi listo. Tenía la esperanza de tenerlo terminado antes del
desayuno, pero entonces... ― Noah se sonrojó e inmediatamente
bajó la cabeza y comenzó a escribir, murmurando: ― Eh... bueno, yo
estaba un poco atado.
Asa se rió, diciendo,
― Este es literal o figurado?
Noah estaba aún más rojo, así que continuó escribiendo, sin hablar.
― En serio, mierda, Seth y Noah, bienvenidos a la manada. Pete es
un gran hombre, amigo, y beta. Se merece ser feliz ― dijo Asher.
Seth y Damien terminaron de hacer el desayuno y todos cavaron
inmediatamente los montones de tocino, huevos y tostadas.
Ira y Nathan entraron, con cara de preocupación. Nathan le
preguntó: 120
― Alfa, has oído hablar de Caín y de los otros desde ayer?
Asher negó con la cabeza mientras se limpiaba la boca, enseguida
dijo:
― No, pero no espero un informe por unas cuantas horas más.
Ira se mordió el labio inferior, preguntándose.
― Crees que es posible que algo esté mal, a través de la conexión
de acoplamiento?
Asa asintió.
― He oído que no es raro que un compañero sepa cuando el otro
está herido o en problemas. Por qué, existe un problema?
Ira suspiró.
― Yo no sé. Sentí un momento de inquietud... miedo... Yo no sé,
pero ahora...
Nathan tiró a Ira cerca, luchando con su propia agitación en el
interior, diciendo,
– Nosotros no sentimos nada.
Asher estaba perplejo.
― Cuánto hace que ustedes tuvieron contacto con Caín?
― Hablamos con él la noche anterior, pero sentimos su calma hace
aproximadamente una hora atrás. Tratamos de hablar con la manada
oeste, pero no hay respuesta ― dijo Nathan con preocupación.
Asher se volvió hacia Pete.
― Lleva a Necoda y Titas. Yo quiero que los tres salgan
inmediatamente para la manada del oriente. Toma a algunos, pero
sólo hasta la mitad del camino. Muchas personas, pueden alertar a lo
que pueda estar allí. Si hay algún problema, espero que cuides de él y
traigas a nuestros hombres a casa con seguridad.
Volviéndose a Nathan y Ira, Asher ordenó:
― Vayan a casa de la operadora, y miren si pueden sacar alguna 121
información de allí.
Nathan suspiró.
― Pero Alfa, Caín es nuestro compañero, queremos ir...
Asher sacudió la cabeza y sus ojos se pusieron severos.
― Yo di mis órdenes, beta. Sé que quieres darte prisa y salvar a tu
compañero. Sin embargo, este es el problema. Tú irás desprevenido,
pudiendo dejar a las personas allí muertas, y poner en peligro a los
hombres contigo también.
Nathan se volvió para Asa. Pete sabía que Asa había sido su Alfa
mientras gobernaba la manada del oeste, pero Asher era el alfa
ahora. Después de dar las órdenes, se trasladó al otro lado de la
habitación y besó a sus compañeros.
Asintiendo con la cabeza, Asa dijo:
― Ira, si tú no estuvieras tan envuelto en esto, sabrías que Asher
tiene razón.
― Si fuera tu compañero, nadie ni nada te detendría de ir detrás de
él. Y si los Baliz existen? Y si... ― Ira dijo cuando su voz se rompió.
Asher vaciló, diciendo:
― Si se tratara del Baliz, a partir de lo que Onyx y Shet dijeron, ellos
sólo matan, y será lo mismo. Ira, tú no estás diciendo que sientes una
ruptura en la conexión, sólo que no sientes nada de él. Tal vez quedó
incapacitado de alguna manera.
Damien fue hacia su compañero, mordiéndose el labio inferior.
Seth sabía cuando Damien tenía un pensamiento y se mostraba
reacio en expresarlo, y al parecer también lo hizo Asher, porque él le
ordenó:
― Habla pronto, compañero.
Damien miró a Ira y Nathan, diciendo:
― Crees que podría ser el Anciano? 122
Nathan suspiró, diciendo:
― Puede ser, pero no tiene ningún sentido.
― En realidad sí, si él encontró algo en el diario.― dijo Noah en voz
baja.
La tensión de Ira se podía escuchar cuando le preguntó:
– Tú realmente crees que sabríamos si algo realmente malo le
hubiera pasado a nuestro compañero?
Seth observó a Noah ir hasta Ira y suavemente puso la mano en el
brazo de Ira. Le dio una pequeña sonrisa y dijo en voz baja,
― Yo sólo estoy acoplado hace unas diez horas. Yo no sé todo lo
que hay sobre compañeros. Sin embargo, lo que yo sé, sólo en este
corto tiempo, es que desde el momento en que Pete me mordió,
sentí su pasión, emoción e incluso el amor.
Ira se tragó un nudo en la garganta, mientras sus ojos se
empañaron.
Nathan aseguró a Ira aún más fuerte cuando Noah continuó.
― Lo mismo le pasa a Seth. Pete lo mordió y yo lo siento. Sentí todo
lo que Pete estaba sintiendo por mí y sentí todo lo que Seth estaba
sintiendo. Fue increíble. Fue casi abrumador. Yo estoy pensando, que
si estos sentimientos pueden ser tan fuertes, a través de nuestra
conexión, a mí, me gustaría saber si este mismo vínculo se rompiera.
― Dios, espero que tengas razón. ― Ira quedó sin aliento cuando
las lágrimas comenzaron a deslizarse por sus mejillas.
Noah asintió y apretó el antebrazo de Ira, una vez más, diciendo:
― Estoy seguro. Así que deja a los chicos ir a ver las cosas, y ve y
trata de hacer contacto con la manada del oeste.
― Qué querías decir, cuando dijiste que puede ser el Anciano, es
debido a algo en el diario? ― Preguntó Nathan.
Noah volvió al diario que estaba escribiendo y dijo. 123
― De acuerdo con esto, yo creo que el segundo diario, aparecerá
en la manada oeste.
Asher se puso de pie tan rápido que su silla cayó hacia atrás.
― Qué? Pero pensé que todos los diarios estaban en la cabaña?
Noah se encogió de hombros, diciendo:
― También lo pensé, pero parece que hay un lugar en el oeste que
es tan evasivo como esta cabaña en el este.
― Como qué? Asa, tú fuiste el alfa allí, de qué está hablando? ―
Preguntó Asher.
Asa parecía completamente sorprendido. Moviendo la cabeza, Asa
le respondió.
― No tengo ni idea. Y en cuanto a ti, Nathan, Caín, o su padre
alguna vez han hablado de algo inusual?
― El Anciano nunca me diría ninguna mierda. Tú y yo sabemos
eso― dijo Nathan en tono de disgusto.
Noah levantó el diario que él escribía.
― Bueno, de acuerdo con este diario, el otro diario aparecerá en
los cien años del aniversario de Capulet. Ahora, ustedes dijeron que el
aniversario fue el mismo día que Damien llegó. Eso fue hace más de
seis meses, por lo que puede...
― No, no fue ― dijo Damien.
Seth miró a su amigo de mucho tiempo, y dijo:
― Sé cómo tú pierdes la noción del tiempo, Damien, pero
desapareciste hace seis meses.
Negando con la cabeza, Damien dijo,
― No, sólo pasó un mes.
Seth miró a Noah, perplejo, diciendo,
― Damien, nosotros te buscamos por todos lados. Cuando nos
fuimos a la floresta, había sido la cuarta vez que te buscamos. Fueron 124
más de seis meses.
Asher y Asa, aseguraron a su compañero. Asher dijo:
― Damien está en lo correcto. Fue sólo un mes.
Noah se quedó sin aliento.
― Será que cada reino se mueve de forma diferente en el tiempo?
2015 moviéndose más rápido que Capulet. Y en el Bosque
Encantado? Cuando tú y Nathan estaban buscando a Caín, será que
coincidió con el tiempo en Capulet?
El suspiro cansado de Ira llegó cuando dijo,
– Yo no sé, nosotros no miramos un reloj o alguna cosa cuando
volvimos.
Asher miró a Asa y Damien, diciendo:
― Faltaron solo un par de semanas.
Los dos hombres asintieron con la cabeza cuando miraron a Ira y
Nathan.
Nathan suspiró.
― Sé que Ira y yo estábamos buscando a Caín por un par de días
antes de encontrarlo. Entonces, nosotros estábamos con los Fuzzels
por un par de días.
Ira sacudió la cabeza y dijo:
― Sí, y nos encontramos con el Alfa dentro de un día o menos, pero
creo que estábamos quizás alrededor de una semana en total.
― Está bien, por lo que el Bosque Encantado se mueve más
lentamente de lo que lo hace Capulet ― dijo Noah cuando se mordió
el labio.
Damien dejó escapar una respiración profunda, preguntándose:
― Entonces, qué significa eso? 125
Noah sonrió.
― Creo que eso es cómo vamos a encontrar el diario. Todos los
diarios aparecerán en diferentes reinos. Sólo tenemos que averiguar
el orden.
― Y cómo lo hacemos? ― Preguntó Seth.
― Este diario menciona un poema que se llama Oda al viento del
oeste por Shelley ― dijo Noah.
Seth le dio a Noah su mirada impaciente y Noah respondió:
― Déjame explicarlo. Quiero decir, seamos sinceros, ninguno de
ustedes parece que es todo acerca de la poesía.
Asher resopló, pero Asa sonrió.
― Creo que recuerdo el poema. Fue publicado en 1800.
― En 1820, de hecho. Estoy impresionado ― dijo Noah con una
sonrisa.
― Bueno, no hay un montón de material de lectura en Capulet, así
que leemos lo que tenemos ― dijo Asa con un encogimiento de
hombros.
― De acuerdo, entonces entiendes que este poema habla de los
poderes ― dijo Noah.
― Sí, el poder de los vientos. Sin embargo, él también habla de
nuevos espíritus ― respondió Asa.
Noah asintió y se puso ansioso.
― Estoy de acuerdo, pero la parte que yo estoy llegando, es la
parte en que este diario se centra en el tema del poder del viento.
Como el viento dispersa las semillas, y mueve las hojas, y trae la
muerte.
Seth observó como Asa y Noah comenzaron a caminar. Era como si
ellos eran los únicos en la sala, mientras hablaban. 126
― Puede ser, Noah, pero el autor, quería que los poderes del
viento sean proporcionados para ayudarlos también, pero se dio
cuenta de que sólo podía hacer una cosa por él. Puede cantar para él
y haciéndolo, le traería una profecía ― Asa dijo mientras seguía
caminando.
Noah se detuvo y dijo:
― Creo que el próximo diario hablará de los poderes que se abrirán
en las otras esferas.
Asa dio una breve inclinación de cabeza, diciendo:
― Estoy de acuerdo, pero ¿dónde demonios vamos a encontrar el
diario?
Noah se mordió el labio inferior, diciendo:
― No tengo ni idea.
En una exasperación aturdida, Seth susurró,
― Ustedes dos me están dejando mareado.
Las cejas de Noah se levantaron y esa fue la única indicación de que
había oído, por lo que dijo:
― Con qué estás confundido? El diario debe ser encontrado y yo
creo que el tiempo es un factor importante. Esto significa que
tenemos poco tiempo. El problema es que yo no tengo ni idea de
cuánto tiempo es.
Asa se dejó caer en una silla cuando dijo,
― Si no encontramos este segundo diario, él va a desaparecer
como el viento.
Seth sacudió la cabeza.
― Esto es una locura, esta cosa es toda una locura. Eras diferentes,
hombres y mujeres cambiando, las guerras, quiero decir, esta mierda
es una locura. 127
Seth cayó en un asiento y se pasó las manos por la cara, mientras
pensaba sobre las cosas, entonces se le ocurrió algo.
― Y si fuera en la biblioteca en las tierras del oeste de la manada?
Sacudiendo la cabeza, Asa dijo,
― Nosotros lo hubiéramos encontrado hasta ahora si lo fuera.
― No, si se hubiera escondido en sus propias narices ― Seth dijo
mientras se sentaba más erguido.
Noah sonrió.
― Conozco esa mirada, Seth. En qué estas pensando?
Seth miró a Noah con entusiasmo.
― Tú dijiste que el diario mencionó específicamente el poema?
Noah vaciló sólo un momento, antes de decir con cautela.
―Sí.
― Y si ― Seth dijo mientras miraba alrededor, agitando el dedo ―
el tiempo cambió el diario. Me refiero que la magia utilizada para
ocultar el diario lo convirtió en un diario, pero ahora que es el
momento de ser visto, cambió para otra cosa?
― Oh, Dios mío, eres tan listo carajo! ― Noah dijo, mientras besaba
a Seth por todo lo que valía la pena.
Asher miró a Seth, y después para Noah, finalmente diciendo,
― Tú crees que el diario de poemas que Asa estaba leyendo, fue
una cubierta para el diario real.
Seth asintió.
― Sí. Me refiero a que este mundo es todo menos normal, Asher.
Creo que necesitamos llegar a Capulet oeste. El diario está allí.

128
Capítulo Quince

Pete gruñó.
― ¡Tu no vas!
Noah siguió empacando algunas cosas que Damien le había 129
prestado, ya que todavía se negó a usar cualquier cosa que el Baliz
había tocado en su habitación.
Pete se desbordó con la frustración cuando agarró el brazo de
Noah, gritando:
― Maldición, Noah! ¡Tú no vas!
Noah golpeó su bolsa en el suelo y tiró su brazo lejos de Pete,
silbando,
― No tengo una elección, Pete. Tengo que coger el siguiente diario
para que pueda leerlo.
Pete escuchó la puerta de la habitación abrirse y cerrarse
suavemente, y olió inmediatamente a Seth.
Volviéndose hacia su otro compañero, Pete le dijo:
– Puedes poner algún sentido en nuestra pareja, Seth. Él no atiende
razones.
Seth se acercó al armario y sacó un par de pantalones, y Pete sintió
a su corazón hundirse de nuevo, cuando Seth dijo,
― Pete, tenemos que ir. Noah tiene que leer el diario, en el caso de
que el Anciano ponga las manos sobre él.
Los hombros de Pete se hundieron más, cuando preguntó con
cautela,
― Qué quieres decir, con nosotros?
Seth empezó a conseguir algunas cosas fuera de sus cajones
cuando dijo en voz baja.
― Iré con ustedes dos.
Los ojos de Pete se abrieron en estado de shock.
― Qué…. tener a mis dos compañeros, perdieron la maldita
cabeza?
Seth puso un par de camisas en la bolsa antes de decir.
― Pete, no hay ninguna manera de que voy a dejar a mis 130
compañeros ir solos. Somos un equipo, ¿recuerdas?
Pete pudo ver que sus hombres no cambiarían de idea.
Sin embargo, Pete tenía que tratar de conseguir que entren en
razón.
― Seth, Noah, no tenemos idea de lo que nosotros encontraremos
en Capulet Oeste. Lo único que sabemos es que hay toda una manada
de Baliz allí.
― Colonia Baliz ― Noah corrigió cuando él cerró su bloque.
Pete gruñó, luego balbuceó,
― Manada, colonia... Yo no doy la mínima al respecto, no me des
una lección de gramática, puta mierda, Noah!
Noah apretó los labios mientras golpeó el pie.
― Pete, tú estabas listo para correr hasta allí treinta minutos atrás.
― Es mi trabajo ― Pete gruñó.
Noah rompió.
― Y tener en mis manos todos los diarios es el mío. Entonces,
cállate y ayúdame a llevar esta bolsa abajo.
Pete miró desesperado por Seth. Seth se echó la mochila al
hombro, diciendo,
― Nosotros vamos.
Pete gruñó y resopló, y finalmente quebró,
― Todos los seres humanos son tan estúpidos, o sólo mis
compañeros?
La mandíbula de Seth se apretó y silbó entre dientes.
― Vamos a dejar eso pasar, porque sabemos que tienes miedo por
nuestra seguridad, pero no creas que, porque somos tus compañeros
te da el derecho de ser grosero.
Pete se lamentó inmediatamente. 131
― Lo siento mucho. No fue mi intención decir lo que dije. Estoy tan
jodidamente asustado. Está claro que el Baliz quiere a Noah, y si ellos
están en Capulet Oeste, tratarán de atraparlo, o peor.
Tanto Seth como Noah fueron hacia Pete y lo aseguraron. Pete los
besó y finalmente susurró,
― De verdad, ustedes vendrán a Capulet Oeste?
Noah besó a Pete y pasó la mano por el lado de su cabeza. A su
lobo siempre le gustó que Noah le acariciara y si él estuviera en forma
de lobo, estaba seguro de que estaría meneando la cola.
― Pete, estoy aterrado. Sin embargo, tengo que hacer esto. Nunca
me perdonaré si el anciano Roy consigue primero el diario. El
demostró ser muy hábil en conseguir lo que quiere y el diario es su
prioridad ― explicó Noah.
Pete se apartó y miró a sus dos compañeros, diciendo:
― Está bien, pero al salir de aquí yo soy el único responsable. No
habrá discusiones. Soy el beta de esta manada. Cuando el Alfa Asher
no está cerca, yo soy el único responsable. Así que si yo les digo de
saltar, sólo preguntarán qué tan alto. Ustedes entienden lo que estoy
diciendo?
Noah y Seth se miraron, luego se rieron, ambos saludaron a Pete,
diciendo:
― Sí, señor!
Asintiendo con la cabeza, Pete murmuró,
― Burros inteligentes.
Agarrando ambos paquetes de sus compañeros, Pete se volvió,
diciendo.
― Vamos. Sé que los otros están esperando para salir.
Haciendo su camino por las escaleras, Pete fue recibido en la 132
puerta por Asher y sus compañeros.
― Necoda y Titas fueron por delante para explorar las cosas. Ellos
se reunirán contigo en la curva del río ― dijo Asher.
Dando un movimiento de cabeza, Pete dijo:
― Sí, Alfa.
Asher miró a Noah y Seth, una vez más, antes de que finalmente
dijera,
― También traje a veinte de nuestros mejores soldados. No se
queden muy cerca, no queremos nada que pueda amenazar a los
otros por obtener el olor de nuestros lobos. Mantén un soldado con
Noah en todo momento.
Damien golpeó a Asher en la espalda, y Asher gruñó antes de decir,
― Y con Seth, también, por supuesto.
Seth dio a Asher una mirada sarcástica cuando dijo:
― Gracias, yo me siento todo cálido y dudoso ahora.
Cuando entraron en el porche, Noah dio un grito y corrió hacia los
caballos que ya habían sido sellados.
Saltando hacia arriba y abajo, Noah se parecía a un cachorro
excitado cuando dijo.
― Vamos a montar a caballo, Seth. Nosotros vamos a montar a
caballo.
Seth se rió cuando dijo,
― Espero que te sientas de la misma manera, después que estés en
uno un par de horas.
Pete observó a Noah hablar en voz baja al caballo pintado de color
café y blanco. Volviéndose hacia Pete, Noah preguntó,
― Cuál es su nombre?
― A Cappella ― Pete dijo mientras caminaba hacia Noah para 133
ayudarle con su yegua.
Noah se rió cuando le preguntó,
― Por qué? Ella canta?
Pete se rió cuando dijo:
― Cuando era una potra, A Cappella se puso de pie al lado de su
madre y relinchó durante horas. Parecía apropiado.
Noah dio unas palmaditas en la yegua de nuevo cuando dijo;
― Bueno, A Cappella, es tú y yo, y la carretera. Así que, sé buena,
por favor.
A Cappella soltó un relincho en voz alta y Noah se rió cuando pisó la
mano ofrecida de Pete y montó la yegua. Ella se movió un poco de
lado a lado, pero pronto se calmó.
Volviéndose a ayudar a Seth, se dio cuenta de que Seth estaba un
poco pálido, mientras miraba a Mittens. Ella era una yegua de cinco
años, era toda blanca, excepto alrededor de los tobillos para los
cascos, eso era todo negro.
― Seth, estás bien, bebé? ― Preguntó Pete cuando él se dirigió
hacia su compañero.
Noah se rió.
― Seth no es un gran aficionado a los caballos. Él prefiere mirar
mucho más que montar.
Seth respiró hondo y dijo,
― Estoy bien, este sólo parece medio grande.
― Bebé, lo prometo, Mittens, es la yegua más dulce que tenemos
en los graneros. Ella va a tener buen cuidado de ti.
Seth miró a Pete y luego de vuelta a Mittens, antes de preguntar,
― Hay alguna manera de que podamos montar en dupla por un
tiempo Pete?
Escuchando el nerviosismo en Seth, Pete sonrió, y dijo, 134
― Por supuesto. Torch puede llevarnos a los dos.
Seth suspiró audiblemente y luego dijo:
― Sólo hasta que me dé cuenta de cómo va con la brida. En
realidad no he montado a caballo en un tiempo muy largo.
― Fue arrojado a los doce años y no montó más ― Noah explicó.
Pete tomó la mano de Seth y después montó en Torch. Pete tiró a
su compañero delante de él, susurrando,
― Podemos montar en doble, hasta cuanto lo necesites, bebé.
Seth yacía sobre el pecho de Pete, y con una voz temblorosa dijo,
― Gracias.
― Pete, Seth, Noah, esperen! ― Asa gritó mientras corría al salir de
la cabaña hacia los hombres.
― Qué es Asa? ― Pete preguntó cuando su caballo comenzó a
bailar a la izquierda y luego a la derecha.
Asa tomó el cabestro de Torch, diciendo:
― Casi lo olvido. El diario que están buscando, puede que no esté
en la casa del Alfa.
Pete afirmó a Torch, preguntando:
― Si no está ahí, dónde está?
― Henry lo pidió prestado. Sin embargo, el día en que debería
llevarlo a él, Asher me llamó advirtiéndome de la llegada de Damien.
― Dónde está Henry? ― Preguntó Noah.
― Sigue empacando de su casa para venir aquí, ― Asa le
respondió.
Atando a Mittens a la silla de montar de Torch, Pete comenzó a
girar su caballo, diciendo,
― Vamos a echar un vistazo.
― Henry es un lobo sensible. El pobre cachorro tiene miedo de su
propia sombra. No puedes solo entrar en la casa, Pete. El se va a 135
encerrar ― clamó Asa cuando Pete comenzó a trotar lejos.
Noah se detuvo junto a Asa, y le preguntó,
― Por qué es tan tímido?
Asa se encogió de hombros.
― Su padre no era el más bueno de los hombres. Mi padre lo
desterró de la manada poco después de alcanzar Capulet.
― Está bien, así que creo que estamos trabajando con un poco de
trastorno de estrés postraumático ― Noah dijo mientras comenzaba
a moverse para seguir a Pete y a los otros.
― Qué diablos es trastorno de estrés postraumático? ― Clamó Asa.
Noah se detuvo de nuevo diciendo,
― Eso quiere decir que algo traumático le pasó a Henry cuando él
era un niño. Dejándolo distante y solitario. Si hay alguien aquí que
entienda lo que es estar sólo, somos Seth y yo.
Asa parecía escéptico cuando dijo,
― El nunca le dijo a mi padre lo que sucedió en su casa.
Noah dio una mirada triste y dijo:
― Eso es porque su padre representaba la misma amenaza. Esto es
algo que sólo los sobrevivientes pueden entender. Lo prometo, voy a
mantenerlo a salvo.
― Tú solo cuida de ti mismo. Si algo te pasara a ti o Seth, Pete va a
morir en el intento de hacerles pagar, y Asher es extrañamente
amante de su beta ― Asa gritó, mientras Noah se dirigió hacia los
demás.
Volviendo la cabeza hacia un lado, Noah gritó:
― Bien, yo soy más que extrañamente Amante del beta, y si alguien
daña un pelo de su cabeza, voy a hacer todo lo posible para obtener
la retribución o... morir en el intento. 136
Capítulo Dieciséis

Habían cabalgado durante unas tres horas cuando Noah se quejó,


― Cuánto tiempo más? Mi culo me está matando.
Seth y Pete se rieron hasta que Noah dijo, 137
― Continúen riendo, y mi culo sólo va a doler a causa del caballo.
Ambos hombres entendieron el significado de forma rápida y se
detuvieron inmediatamente.
Noah suspiró.
― En serio, Pete... Cuánto tiempo?
― Las tierras de la manada de Capulet oeste están a más o menos
tres horas. Vamos a tomar un descanso en unos cinco minutos en la
orilla del río. Necoda y Titas deberían estar allí esperándonos con un
informe ― dijo Pete.
Noah se quejó, pero no dijo nada mientras continuaban adelante.
Pete estaba orgulloso de sus compañeros. Ellos pueden no estar
cómodos, pero no se quejaban constantemente, a pesar de que Pete
se dio cuenta de que Noah quería.
Escuchando el agua, Pete hizo cuidadosamente su camino al lugar
de la reunión, tratando de ver y escuchar a todos los invitados no
deseados.
Todo el mundo parecía estar en el borde. Incluso los caballos
estaban moviendo las cabezas en una agitación nerviosa y tropezando
hacia los lados, como si algo les esperaba.
Pete inclinó la cabeza hacia un lado y levantó la mano en un puño.
Todo el mundo se detuvo.
No había sonidos.
Noah abrió la boca para decir algo, pero Pete puso inmediatamente
el dedo hacia arriba en un movimiento para quedar quieto.
Noah cerró la boca y miró a su alrededor con nerviosismo.
Dando palmaditas en la pierna de Seth, Pete puso lentamente a su
compañero en el suelo y señaló a cinco hombres y luego 138
descendieron.
Pete podía sentir que algo o alguien estaba ahí fuera. En cuanto a
sus compañeros, sabía que tenían miedo. Infierno, él estaba con
miedo por ellos. Sin embargo, sabía que todo lo que se ocultaba allí,
tendría que pasar por él para llegar a ellos, ya que iba a morir para
mantener a sus hombres del mal y él mataría por esa misma razón.
― Pete! Gracias a Dios que estás aquí ― dijo Titas mientras corría
hacia los caballos, con Necoda atrás.
Pete continuó escaneando la zona, preguntando:
― Han encontrado a Caín y a los otros?
Necoda asintió.
― Sí, beta. Caín, Shet, y Onyx están bloqueados en la cabaña con
Nathan y algo realmente extraño está ahí con ellos.
― Será que huele a azufre? ― Seth le preguntó con voz
temblorosa.
Titas sacudió la cabeza diciendo,
― Eso quemó mi puta nariz cuando nos acercamos a la cabaña.
Seth miró a Pete.
― Baliz.
― Me pregunto, por qué mantuvieron vivos a los demás? Quiero
decir, los Baliz son una colonia del mal que mata todo a su paso. Por
lo menos eso es lo que dijo Onyx ― dijo Noah.
― Nosotros hemos oído hablar a estas cosas, están esperando por
Noah ― Necoda dijo rápidamente.
Noah se quedó sin aliento.
― Por mí? No entiendo.
Pete miró a Noah como si estuviera loco cuando él respondió:
― Noah, por el amor de... Tú eres el escritor. El que escribe el
diario. Tu memoria sólo les ayudará a encontrar el diario y ganar lo 139
que ellos quieren.
Moviendo la cabeza, Noah dijo,
― Pete, eso simplemente no tiene sentido. Yo no soy el único que
piensa en los diarios. El anciano tiene el mismo que yo he estado
reescribiendo. Por qué me quiere? Eso simplemente no tiene sentido.
Titas asintió.
― No sé, Noah, pero yo oí la misma cosa que Necoda. El Baliz
realmente te quiere. A través del azufre, yo realmente podía oler el
miedo de no llevarte a alguien llamado... Maldición. Loren o Laren...
― L... L... Lorkin? ― Noah tartamudeó.
Seth suspiró.
― El líder de los Baliz? Qué demonios quiere con Noah?
Suspirando profundamente, Necoda dijo:
― Nosotros no sabemos! Si supiéramos, te lo diríamos.
Pete gruñó.
― ¡Basta! Nadie va a llevarse a mi compañero. Así que no importa
qué demonios quiere, porque no va a llevarlo.
Seth dio unas palmaditas en la pierna de Pete, mientras que
silenciosamente dijo.
― Pete, bebé, tienes que calmarte. Estás comenzando a ser un
poco peludo, y estás asustando a los caballos.
Pete tomó respiraciones calmantes y después se recompuso.
Desmontando, ordenó:
― Está bien, Necoda, elije tres hombres para llevar contigo. El resto
de ustedes se quedarán aquí. Hagan un campamento, pero sin fuego.
Volviéndose a Titas, agregó,
― Te necesito para mantener a mis compañeros seguros.
Noah se deslizó de A Cappella y cojeó hacia Pete, diciendo: 140
― Tú no me puedes dejar aquí, Pete. Tengo que ir contigo.
Negando con la cabeza, Pete dijo:
― No. Voy a traer el diario de vuelta conmigo.
Noah dio una palmada en el pecho de Pete lo más fuerte que pudo,
y sólo logró condenadamente cerca de romperse su muñeca.
― Qué diablos? Esa mierda dolió!
Pete negó con la cabeza, diciendo:
― Soy parte lobo, Noah.
Noah estaba molesto cuando dijo,
― Me importa un comino. Yo dije que tenía que ir a buscar el
diario.
La sugestión de fastidio colgaba en los ojos de Pete.
― Y te dije, cuando el Alfa no está aquí, yo soy el responsable.
Entonces, yo te estoy diciendo, Titas te mantendrá aquí, donde
estarás a salvo. Yo iré a tomar el diario y liberar a los otros.
Noah dijo en voz baja, atormentado.
― Me mentiste.
Escuchando la desesperación en su voz, Seth fue a Noah, tratando
de tranquilizarlo.
― Noah, no saltes a conclusiones.
Noah volvió los ojos llenos de lágrimas a Seth, y Seth podía ver la
absoluta agitación a través de Noah cuando él dijo:
― Seth, él nos mintió. Pensé... pensé que los compañeros no hacen
eso? No es eso lo que dijeron Shet y Onyx? Incluso Dramir nos dijo
que los compañeros no mienten o se hacen daño entre ellos.
Pete suspiró, diciendo:
― Noah, no puedo dejarte ir a una trampa. Ellos están utilizando a
los hombres por ti. Puedes permanecer molesto conmigo lo que 141
quieras, pero no voy a permitir que tú o Seth entren en una situación
volátil para la que ninguno de ustedes está preparados.
La cara de Noah era una máscara sombría de ira.
― No te atrevas a decirme para lo que estoy o no estoy preparado.
Soy un hombre crecido que es muy capaz de tomar sus propias
decisiones y elecciones.
Pete gruñó:
― No tienes ni idea de en lo que estás caminando.
― Ni tú! ― Noah se rompió.
― Basta, los dos! ― Seth dijo entre dientes.
Los dos hombres volvieron sus ojos furiosos hacia Seth, quien dijo:
― Noah, tienes que parar y ver cómo Pete está tratando de
mantenernos seguros. Él no miente, solo entró en pánico.
― Hey ― Pete gruñó.
Seth puso el dedo en la cara de Pete cuando dijo,
― No digas una palabra. Tú ve, Pete, lo que no entiendes, es que
cuando tomas decisiones por nosotros, es como si no confiaras en
nosotros.
Un suspiro escapó de los labios de Pete cuando dijo,
― Yo confío en ustedes dos más que nadie en la vida.
Noah dejó escapar un sonido de incredulidad que hizo a Seth
volverse para él.
― Y tú para con tu actitud de diva.
Volviéndose a Pete, la voz de Seth fue más suave.
― Entiendo que temes por nosotros, pero hay que entender que
tenemos nuestra propia mente. Tienes que confiar en que podemos
hacer cosas que ayudarán en esta situación.
Pete alzó los brazos preguntando:
― Qué exactamente crees que puedes hacer para ayudar? Ninguno 142
de ustedes tiene experiencia en combate. No estoy tratando de ser
malo, Seth, pero no voy a dejar a los hombres que amo morir porque
los dejé entrar en una situación hostil.
Tanto Noah como Seth respiraron rápido.
Noah trajo sus dedos a los labios cuando él suspiró, dijo en una voz
sin aliento,
― Nos amas?
Pete volvió los ojos perplejos a Noah diciendo:
― Bueno, por supuesto que los amo, son mis compañeros.
Noah sacudió la cabeza con pesar y los ojos de Seth se nublaron
con tristeza.
― Qué? ― Pete miró a Titas y luego a Necoda, preguntando ― Lo
qué dije mal ahora?
Titas sacudió la cabeza y Necoda dejó escapar un profundo suspiro
diciendo:
― No tengo ni idea. Yo pensé que estar apareado, era eso: Ustedes
estar juntos, ayudarse mutuamente y amarse.
Titas asintió, diciendo:
― Sí, ustedes deben ser como una máquina trabajando juntos y
todo en la vida parecería mejor.
Pete miró a Seth.
― Sé que he dicho algo malo, pero no entiendo lo que es. Por
favor, no me gusta verlos tan mal.
― Dijiste que nos amas porque somos tus compañeros. No por
quién somos, sino por lo que somos. Es sólo... ― Seth se detuvo y
sacudió la cabeza.
Noah, sin embargo, continuó donde Seth se detuvo,
― Es decepcionante. Mira, antes de ir todo Neanderthal en mí, yo
habría dicho, yo te amo porque siempre te aseguras de que me siento 143
cómodo y me escuchas cuando yo hablo.
Seth dijo rápidamente,
― Él no hace que uno de nosotros se sienta menos cuidado que el
otro.
Noah sonrió, diciendo:
― Y tú siempre te aseguras de que tengo el tocino en el desayuno,
antes que los demás.
― Tú estás allí para consolarnos cuando estamos tristes o con
miedo ― Seth dijo en voz baja.
Noah asintió y dijo:
― Y tú, te aseguras de que siempre estamos cálidos y confortables
antes de ir a dormir.
― La forma en que cuidas de la manada, tú oyes y respetas su
opinión ― dijo Seth aún más bajo.
Noah se secó los ojos, diciendo:
― Así que, como ves, yo te amo, pero saber que mi opinión
significa tan poco para ti... bueno, eso es doloroso.
Los ojos y la voz de Pete estaban implorando cuando dijo,
― Pero no quiero que te hagan daño.
Seth abrazó con fuerza a Noah, cuando dijo:
― Bien, tu misión fracasó. Divertido, pero no fue el Baliz o los
ancianos quien nos hizo daño.
― Fue nuestro compañero. ― Noah sollozó mientras caminaba de
vuelta hasta A Cappella y comenzó a tomar la silla de montar.

144
Capítulo Diecisiete

Pete sabía que el tiempo no estaba de su lado y no le gustaba que


Noah y Seth salgan dañados. El entendió que querían ayudar, pero
como el alfa en su apareamiento, era su trabajo cuidar de ellos. Era su 145
trabajo mantenerlos a salvo y... Bueno, a la mierda... A salvo y felices.
Pete suspiró.
― Necoda, te harás cargo de Torch, mientras que yo...
― Ve y arregla tu apareamiento, Pete, ― dijo Necoda
comprendiendo.
― Gracias, ― dijo Pete mientras se abría camino para Seth y Noah.
Sus dos compañeros estaban luchando con las sillas de montar,
pero cada vez que uno de sus hombres ofreció su ayuda, les dieron un
vistazo feo y sarcástico.
― No, gracias.
Sabiendo que estos dos hombres lo amaban, le calentó el alma.
Oírlo del modo como él lo dijo... bueno, dejó mucho que desear.
Noah gruñó y resopló y luego Seth se acercó a él y aseguró un lado
de la silla de montar, mientras que Noah llevó el otro.
― Puedo ayudar? ― Pete preguntó en voz baja.
― No, ― Fue todo lo que Noah le dijo, y él y Seth fueron hacia una
piedra grande y pusieron la silla al lado de la otra.
― Puedo hacerles una pregunta? ― Pete preguntó con tristeza.
Seth y Noah se volvieron. Estaban sin aliento y jadeando cuando
Seth dijo:
― Qué?
― Por qué es bueno cuando Seth ayuda a Noah, y cuando Noah
ayuda a Seth, pero yo soy el malo cuando trato de hacer lo mismo? ―
Pete preguntó, honestamente confundido.
Antes de que pudiera responder, Pete llegó a decir:
― No es fácil ser el tipo nuevo en esta relación. A veces me siento
más como una tercera rueda de que el tercer compañero.
Pete podía ver a sus dos hombres pensar en lo que había dicho,
entonces Noah dijo: 146
― Puedo entender tus sentimientos en un punto. Seth y yo hemos
estado juntos desde el nacimiento, nosotros sabemos cosas el uno del
otro que tú apenas estás empezando a conocer. Sin embargo, yo no
dejo que Seth me ayude a causa de eso. Yo dejo a Seth ayudarme,
porque lo hace, no porque él cree que yo no puedo hacer esto, sino
porque puede hacer que sea más fácil de hacer.
Seth asintió y continuó cuando Noah se había detenido.
― Tú nos miras y ves en nosotros la debilidad de unos hombres
patéticos. Dos individuos que son inferiores a todos los demás y "sólo
humanos". Es humillante y doloroso.
Noah interrumpió a Seth esta vez, diciendo:
― Podemos ser pequeños, Pete, pero no somos unos patéticos
humanos indefensos. Nosotros aprendemos a adaptarnos, como
resultado de nuestro tamaño y orientación sexual. Sé que en 1915 las
relaciones del mismo sexo eran segregadas de lejos. Bueno, las cosas
pueden ser cada vez mejores en el año 2015, pero todavía hay
prejuicios. Ellos hicieron legal tener bodas del mismo sexo, sin
embargo, todavía hay personas que están siendo golpeadas y a veces
asesinados porque son homosexuales.
― Esperamos esto de los extraños ― Seth dijo en voz baja.
Noah dijo densamente,
― Pero no esperamos el fanatismo de un hombre que profesa el
amor o el cuidado de nosotros.
El dolor se apoderó del corazón de Pete con lo que acababa de oír
de sus compañeros. Dando un paso adelante, Pete explicó:
― Puedo explicarme para ustedes? Es decir, sin que ustedes
piensen que estoy creando excusas?
Noah y Seth se recostaron en la piedra, al lado del otro, y ellos 147
asintieron.
Un momento largo e incómodo pasó con Pete, sin decir nada.
Respirando relajante, ya que realmente no se sentía, Pete dijo:
― Soy de 1915.
Cuando Noah le dio una mirada sarcástica, Pete levantó la mano
rápidamente, diciendo:
― Permítanme decir, por favor.
Noah suspiró y susurró,
― Lo siento.
Pete tomó aire y comenzó de nuevo.
― Soy de 1915 y, como tal, tengo una cierta manera de pensar.
Damien me dijo que en su tiempo, las mujeres tienen derecho al voto
y que pueden ser profesionales. Bueno, en mi tiempo, esto es algo
que ni siquiera puedo imaginar. Las mujeres tienen su lugar y los
hombres tienen lo suyo.
― Pero no somos mujeres, ― dijo Seth con agitación.
Pete dio un pequeño movimiento de cabeza, diciendo:
― Yo sé Seth. Lo que yo estoy diciendo es que mi lobo les reconoce
como sus compañeros y también que ustedes no son tan fuertes
físicamente como yo. Así que, es nuestro trabajo cuidar de ustedes.
Levantando una mano antes de que cualquier hombre pudiera
saltar, Pete dijo:
― Yo sé que son fuertes de otras formas, amo y respeto a cada uno
de ustedes porque ustedes son tan fuertes. Sin embargo, ustedes y
Damien, piensan que Asher y Asa estaban haciendo excusas sobre
cómo nuestros lobos están controlando algunos aspectos de
nosotros. El hecho es que, no somos totalmente humanos. Eso no es
una excusa, eso es lo que es. Tengo un lobo dentro de mí que saltará 148
para asegurarse de que sus compañeros están absolutamente
seguros. Es la parte animal de mí que nunca desaparecerá.
Pete miró a sus dos compañeros directamente a los ojos y dijo lo
que había que decir.
― Sólo les estoy pidiendo que me puedan dar un poco de pausa.
Tengo que tratar de comprender un período de tiempo del cual no sé
nada, y luchar contra mis instintos de lobo para mantenerlos seguros,
por lo tanto fuera del camino del mal. No estoy tratando de
degradarles, de ninguna manera, o hacerlos sentirse como si
estuvieran en necesidad. Tengo miedo. Estoy con miedo, porque yo
tengo la felicidad en la palma de las manos y algún loco está tratando
de robarme todo.
Descartando los ojos, la voz de Pete se espesó con lágrimas cuando
dijo:
― Así que entiendo su necesidad de ir y hacer lo que tienen que
hacer. Todo lo que pido es que me miren y entiendan con lo que
estoy tratando. Dijeron que me amaban, mi lobo es una parte de lo
que soy. Así que, para mí si ustedes me aman, tienen que aceptar y
cuidar a mi lobo o nunca podemos ser verdaderos compañeros.
Con eso, Pete se volvió hacia Necoda y dijo:
― Voy a comprobar los alrededores. Por favor, ten cuidado de que
los caballos estén descansando, para que podamos salir después de
que comamos.
Necoda asintió y dijo en voz baja,
― Sí, señor.
Pete salió de los árboles y comenzó a desnudarse. Siempre cuando
se sentía inquieto, siempre fue bueno llamar a su lobo. Había algo
acerca de caminar con las patas en la suciedad, hierba, raíces y 149
tocarlas para traer las cosas en perspectiva.
― Hey, espera un minuto, Pete, ― dijo Javan cuando empezó a
desabrocharse la camisa.
Como shifters, no se preocupaban por la desnudez cuando se
preparaban para cambiar. Sin embargo, Pete realmente quería estar
solo.
― Javan, aprecio que quieras venir, pero realmente necesito un
tiempo para mí.
Javan eliminó rápidamente sus pantalones cuando dijo,
― Bueno, todo eso es muy bueno, sin embargo, tus compañeros
me enviaron.
Pete estaba totalmente sorprendido por esa declaración y
preguntó:
― De qué demonios estás hablando?
― Cuando ellos fueron a Necoda y él les dijo que ibas a una carrera,
me pidieron que fuera contigo. Nos dijeron que esto era un momento
cuando ellos no podían cuidar tu espalda, por lo que ellos confiaban
en mí para hacerlo.
Pete no sabía qué pensar sobre eso, pero todavía quería ir solo.
― Sí, pero...
Javan negó con la cabeza, diciendo:
― De ninguna manera, Pete. Aquél pequeño de mal genio,
amenazó con rasgar mis bolas si algo te pasaba.
Pete resopló.
― Sí, Noah puede ser un poco dramático.
Asintiendo, Javan dijo.
― Sí, él puede, pero yo no estaba hablando de Noah.
Con eso, Javan cayó en sus manos y rodillas y dejó que el cambio
tome su cuerpo. Pete observó cómo el cuello de Javan cambió y su 150
nariz se convirtió en un hocico cuando su piel morena comenzó a
oscurecerse con el carbón negro.
No queriendo perder el tiempo, Pete cayó de rodillas y permitió
que su lobo asumiera también. Pronto él y Javan estaban siguiendo el
río, sintiendo todos a los invitados no deseados.
Después de 20 minutos, ambos estaban convencidos de que nada
estaba cerca de su campamento, y decidieron que tenían que llevar la
cena.
Trabajando juntos, pronto se encontraron con un jabalí. Era lo
suficientemente grande como para alimentar a la manada, y con
Javan allí para ayudar, no tomó mucho tiempo para conseguir la
ventaja sobre su presa.
Javan rodeó y envió al jabalí para Pete.
Pete arrinconó rápidamente a la presa contra una roca, con sólo
una salida, a menos que el jabalí pudiera subir.
Ambos lobos dejaron al descubierto sus colmillos cuando el jabalí
buscó desesperadamente un escape que no iba a tener.
Pete pensaba en como sus compañeros comerían muy bien esta
noche, cuando saltó hacia delante y cogió la garganta del jabalí,
presionando hasta que el jabalí ya no se movía.
Se turnaban arrastrando su cena hasta que estuvieron en el lugar
donde se habían desnudado. Rápidamente los dos cambiaron y
cuando Pete fue a limpiarse en el río, silbó entre dientes.
Mirando hacia abajo, notó un gran arañazo con sangre seca, donde
los colmillos del jabalí habían tocado su costilla. Javan sacudió la
cabeza.
― Tiraste la cabeza fuera del juego, Pete.
Jadeando mientras limpiaba la herida, Pete silbó, 151
― Sí, creo que lo hice por un momento.
Asintiendo, Javan preguntó:
― Merece la pena?
Pete salió del río y empezó a vestirse.
― Merece la pena qué?
Javan salió del río y empezó a vestirse, diciendo:
― A nosotros se nos enseñó a una edad temprana sobre tener
compañeros. La cuestión es, que yo observé al Alfa Asa y Asher luchar
con su pareja y a ti luchando con los tuyos, a Caín arriesgando su
estatus en la manada por ayudar a Nathan. Es sólo que, no sé si vale
la pena tener un compañero.
Pete había comenzado a despejar el jabalí y cortar en trozos más
pequeños para cocinarlos más rápidamente, mientras escuchaba a
Javan. Lentamente, bajó el cuchillo, diciendo
― Puedo entender tu vacilación en tener un compañero, Javan. La
cosa es que... Yo no cambiaría nada de mis compañeros.
― En serio? Por qué? ― Preguntó Javan, de verdad perplejo.
Pete se detuvo a pensar antes de responder a Javan. El quería elegir
las palabras adecuadas. Por último, Pete dijo.
― Tener un compañero no es nada como pensé que sería. Es mil
veces mejor, de muchas maneras. Los sentimientos que yo siento
cada vez que estoy con ellos... ― Suspirando con melancolía, Pete
dijo ― Cuando escucho la risa de Noah porque mi barba está
rascándolo antes de que pueda quitarme la barba, pero tengo que
tener ese primer beso en la mañana. Cuando Seth me da una mirada
de soslayo, cuando me invita a la ducha con él, escuchando sus
ronquidos suaves a mi lado y saber que siempre estarán allí para mí, y
sólo ser capaz de hablar con ellos acerca de las cosas que yo no 152
pensaría en decirle a nadie. Javan, es el sentimiento más especial del
mundo.
Javan todavía parecía impasible y Pete sonrió, diciendo:
― Espera, Javan. Tu tiempo vendrá. Caminarás y pensarás en cómo
esa persona es hermosa y que son todos tuyos. Ustedes reirán juntos
y llorarán juntos, jugarán juntos y dormirán juntos.
Javan se inclinó y con una voz cómplice dijo.
― Y no vamos a olvidar el sexo, Pete.
Pete se rió.
― No es eso ― Pete suspiró y dijo cuando se volvió a lo que estaba
haciendo ― La cosa es, Javan, que el sexo es una parte tan pequeña
de lo que yo comparto con mis compañeros.
― Qué más hay? ― Preguntó Javan cuando empezó a tomar su
cena.
― Amor. Mi corazón está tan lleno de amor que yo siento... Yo no
sé… Yo me siento completo, ― dijo Pete en voz baja.
Javan cogió otro pedazo de carne y dijo:
― Bueno, la próxima vez que pienses en tus compañeros, en vez
del lugar donde deberías estar centrado... puedes encontrarte
muerto. Así que, piensa en donde eso los dejaría.

153
Capítulo Dieciocho

Noah se quedó cada vez más nervioso a medida que se acercaban


al área de la manada oeste. Él sabía que había tenido que luchar para
venir aquí, pero ahora, no podía por su vida recordar por qué. 154
Pete se detuvo y todos siguieron su ejemplo cuando él levantó la
mano y cerró el puño una vez más.
No había sonidos.
Noah comenzó a pensar en la película viernes 13, en la Pesadilla en
Elm Street. Siempre el tipo loco con un pasamontañas que los hacía
salir y Bam! Muerto! Todo el mundo estaba muerto.
Noah fue sacado fuera de su caballo, y una mano cubrió su boca.
Noah dejó escapar un grito de sorpresa y luego Pete susurró en su
oído,
― Bebé, tienes que calmarte. Podemos oler tu miedo y si nosotros
podemos, el Baliz puede también.
Noah dejó escapar un suspiro de alivio mientras negaba con la
cabeza, y empapándose en las caricias de amor de Pete, hasta que
sintió que iba a estar bien de nuevo.
Pete se inclinó y le susurró de nuevo,
― Piensas que estarás bien?
Asintiendo con la cabeza, de nuevo, Noah se sintió movido en la
parte posterior de A Cappella. Dando una mirada tímida a Pete, Noah
murmuró,
― Lo siento.
Pete se inclinó y besó suavemente a su compañero.
Había ocho hombres en total, con Noah.
Seth no estaba contento, pero había estado de acuerdo en
comprometerse con Pete, de quedarse con los otros en el campo, a la
espera de "la señal".
Noah no tenía idea de qué demonios quería decir, pero dudaba de
que fuera un gran murciélago que sería visto iluminando el cielo. 155
Necoda estaba en forma de lobo, comprobando por delante con
otro soldado. Titas y Pete habían decidido continuar montando para
llegar al otro extremo de Capulet del oeste, y Javan estaba en el
campo con el resto de los hombres a la espera, una vez más, de "la
señal".
― Psst – Dijo Noah entre dientes, tratando de llamar la atención de
Pete.
Pete siguió mirando hacia la izquierda y luego a la derecha,
mientras Titas alzó la vista y entonces él también hizo un barrido
lateral.
― Psst ― Noah volvió a susurrar.
Noah fue frustrado cuando Pete no le hizo ningún caso, como si
Noah no estuviera haciendo ningún sonido. Qué le sucedió a la
audición de lobo que él había oído hablar tanto?
Noah sabía que no podía trotar hasta él porque podría asustar a los
animales o hacer demasiado ruido y alertar al Baliz que ellos estaban
en el camino. Así que hizo lo único que sabía que iba a llamar la
atención de Pete. Se detuvo.
Ciertamente, Pete continuó durante alrededor de dos pasos y luego
inmediatamente se detuvo y se volvió.
Hizo una señal a Noah para venir adelante. Noah sacudió la cabeza
y le indicó a Pete que venga hacia él.
Pete volvió lentamente a Torch alrededor y se dirigió a Noah,
susurrando.
― Qué es?
― Tenemos que dividirnos ― Noah murmuró.
Choque pasó por Pete y salió por la boca mientras le susurraba,
― De qué demonios estás hablando? Nosotros no nos vamos a
separar. 156
Noah miró a su alrededor y luego se acercó a Pete y le dijo
suavemente.
― Tenemos, Pete. Tienes que ir por Caín y por los otros. Titas y yo
iremos a la casa de Henry. Puedo conseguir el diario y nosotros
estaremos bien para salir de aquí.
― Absolutamente no. Estamos haciendo esto juntos ― Pete
insistió.
― Pete, sin ofender, pero tú no vas a ayudarnos a coger el diario ―
Noah murmuró.
― Qué? Cómo? ― Preguntó Pete.
La voz de Noah bajó a medida que hablaba.
― Asa me habló de Henry y su abuso por parte de su padre.
Entiendo más que la mayoría, cómo se siente. Los grandes hombres
van a hacer que dude. Si él hace eso, podría darle tiempo al Baliz para
darse cuenta de lo que estamos haciendo.
Titas había llegado para ver cuál era el problema y escuchó a Noah.
Asintiendo con la cabeza, Titas dijo.
― Hemos vivido aquí por un siglo, y creo que vi a Henry tal vez un
puñado de veces. Él es un verdadero recluso, Pete. Podríamos
asustarle si todos estamos allí con armas de fuego en la mano.
Pete estaba muy indeciso, y finalmente dejó escapar una
respiración profunda, susurrante.
― Muy bien. Titas, tú y Noah vayan por el diario, y nosotros iremos
por Caín y los otros.
Así que cuando Pete comenzó a girar, miró también a Titas y
susurró.
― Si algo le pasa a mi compañero, Titas, no va a existir lugar donde
serás capaz de ocultarte. 157
Titas tragó y luego dio una inclinación de cabeza.
Pete luego desmontó y entregó las riendas a uno de sus hombres.
Noah se deslizó del caballo y Titas tomó esas riendas y los hombres
lo dejaron solos por un momento.
Agarrando la cintura de Noah, Pete tiró a su compañero cerca y
simplemente lo olió, murmurando:
― Mmm... hueles tan jodidamente bien con mi olor en ti.
Noah sonrió mientras negaba con la cabeza, diciendo:
― Gracias... Yo creo.
Pete buscó los ojos de Noah y cuando por fin encontró lo que
estaba buscando, Pete dijo.
― Tú eres un hombre verdaderamente hermoso, Noah. Cuando
hayamos terminado con esto, quiero que vengas tú y Seth conmigo,
para que yo pueda llevarles a casa de mis padres. Sé que a ellos les
encantaría conocerlos.
La boca de Noah cayó cuando susurró,
― En serio? Tus padres están vivos y no nos dijiste?
Pete se rió suavemente, diciendo:
― Hemos estado un poco ocupados.
Noah dio a Pete una mirada fea por un minuto, luego sonrió y dijo:
― Está bien, pero Seth tiene que cocinar. Es decir, el hombre es un
burro de patear el culo en la estufa.
Pete se rió, diciendo:
― Sólo lo dices porque Seth no está aquí.
Noah bajó la cabeza con timidez.
― Tal vez, pero él realmente cocina un perro caliente medio.
Pete se inclinó riendo mientras besaba a Noah, sin aliento. Cuando
se apartó, susurró:
― Voy a hacer algunos filetes a la parrilla. 158
Con otro rápido beso, Pete dijo:
― Por favor, Noah, mantente atento y escucha a Titas. Él es un
soldado entrenado, sigue su ejemplo.
Noah sacudió la cabeza mientras tartamudeaba,
― Yo... yo...
Pete se volvió y agarró las riendas de su caballo e inmediatamente
montó a Torch. Pronto hubo solamente los sonidos de la respiración
de Titas.
Tomando una respiración inestable, Noah susurró,
― Es mejor ir andando.
― Tenemos que viajar a pie desde aquí. Estamos muy cerca de la
casa de Henry.
Noah gruñó:
― Bien, ― dijo mientras ataba a A Cappella.
No pasó tanto tiempo como Noah había pensado que sería para
llegar a la casa de Henry.
Titas hizo un análisis rápido, y luego dijo:
― No huelo a nadie aquí.
Noah estaba confundido,
― Pensé que Asa dijo que Henry estaba aquí empacando para
moverse a su nuevo hogar en la tierra de los Capulet Este?
― Tal vez terminó antes de tiempo? ― Titas susurró.
Noah se sintió incómodo, pero qué iba a hacer, olfatear el propio
dominio? El sabía que el sentido del olfato del lobo era muy superior
al suyo humano, pero había aprendido temprano a sobrevivir
apoyándose en su intestino. Soplando sus pequeños mechones de sus
ojos, Noah le dijo:
― Bueno, creo que yo soy el único que tiene que entrar, y ver, y
asegurarme de que todo funciona sin problemas. 159
Titas se limitó a mirarlo, absteniéndose de decir alguna palabra,
pero la mirada que le dirigió a Noah, era una que había visto muchas
veces.
Poniendo una mano en su cadera, Noah dijo un poco más fuerte,
― Mira, si se trata de algún tipo de trampa, tardarás más en
ayudarme. Quién está ahí no me verá como una amenaza. Tengo una
posición más baja que todos ustedes y yo soy humano, débil.
Titas inclinó la cabeza en confusión.
― Pero pensé...
Noah detuvo a Titas antes de que el hombre pudiera terminar la
frase.
― Yo dije que quién está allí me mirará como si yo soy un débil. No
dije que yo lo era. Mi punto es, que tú puedes utilizar mucho más fácil
la artillería pesada que yo. Puedo no ser tan débil como ellos piensan,
pero no soy estúpido.
Noah podía sentir a Titas observándolo mientras se abría camino a
la cabaña. No era grande. Si Noah no estaba equivocado, era tal vez
una casa de dos dormitorios. Se sentó junto a la línea de árboles y el
río estaba sólo a unos cinco minutos a pie. Noah apostaría su mejor
gel de pelo que este lugar no tenía agua corriente en él. Era viejo y no
estaba bien mantenido, mirando por encima a los tablones de
madera agrietados y secos.
Yendo hacia la puerta, Noah llamó dos veces antes de girar la perilla
de la puerta. Cuando la puerta dio un crujido fuerte, Noah estaba
seguro de que había advertido a todos en la tierra al este de Capulet.
― Hola ― dijo Noah con timidez.
No hubo respuesta.
Noah podía escuchar los latidos de su corazón, y otra vez esas
películas malditas que él, Seth y Damien miraron, entraron en su 160
mente.
Respirando con dificultad, Noah dijo con un poco más de fuerza,
― Hola, soy Noah, Noah Efron. Soy amigo de Damien, ya sabes, el
compañero de Asher y Asa.
Una vez más no hubo respuesta, pero la cabeza de Noah se giró
hacia la derecha, donde podría haber jurado que escuchó un ruido.
― Por favor, te prometo que no estoy aquí para hacerte daño.
Infierno, no podría aunque quisiera. Como cuestión de hecho, estoy
bastante acostumbrado a tener mi culo entregado. Mi padre solía
tener a mis hermanos golpeando la mierda fuera de mí en una base
regular. Así que ya ves, sólo soy un pequeño desgarbado humano ―
dijo Noah con naturalidad.
― Tú estás acoplado al beta Pete, ― dijo una lírica voz suave justo
a la derecha de Noah.
― Hijo de puta, asustaste el infierno fuera de mí! ― Noah jadeó.
Tratando de ver en la oscuridad, Noah preguntó:
― Henry, ¿verdad?
Un hombre joven que parecía que no podía tener más de
diecinueve años entró en la luz. Él era lindo.
Noah se rió sólo de pensar en el gruñido sexy que hubiera oído si
Pete pudiera oír sus pensamientos ahora.
― Qué es tan gracioso? Cómo sabes mi nombre? ― Henry
preguntó mientras se acercaba a Noah.
Noah se quedó sin aliento cuando se dio cuenta de los ojos verdes
que miraban para él.
― Mierda, hombre, tus ojos casi brillan en la oscuridad.
Henry apartó rápidamente la mirada, diciendo:
― Lo siento, es un defecto de nacimiento. 161
La boca de Noah se torció irónicamente.
― Eso es interesante, porque me dijeron que ustedes ni siquiera se
enferman.
Al darse cuenta de la creciente incomodidad de Henry, Noah dijo:
― Mira, no fue mi intención hacerte sentir incómodo. Yo estoy aquí
porque tienes un diario de Asa.
Henry comenzó a jadear con miedo.
― Se lo pedí, yo no lo robé, ¡lo juro!
Noah corrió al lado de Henry antes de que él hiperventilase y
perdiera el conocimiento, diciendo,
― Está bien. Sé que no lo robaste.
Henry no estaba calmándose, y Noah sabía que era más sobre su
pasado que del diario. El tiempo no estaba de su parte para conseguir
el diario. A menos que el hiciera a Henry calmarse, o el Baliz podía
encontrarlos allí.
Era difícil, pero Noah pensó en esos años de odio. Su padre pensó
que podía golpear la homosexualidad fuera de Noah. Cuando su
padre empezaba, Noah se dejaba llevar a su lugar seguro en su mente
y no había mucho que pudiera traerlo de vuelta.
Noah pensó en lo que Seth y Damien hicieron por él durante
aquellos tiempos.
Noah sentó con cuidado a Henry en el sofá. Poco a poco Noah trajo
la cabeza de Henry en su hombro y comenzó a pasar los dedos por el
pelo del joven.
Cuando Henry continuó temblando y gimiendo, Noah comenzó a
cantar. Él eligió la canción perfecta, de Pink.

162
Capítulo Diecinueve

Pete trató de concentrarse en su tarea, recordando lo que Javan le


había dicho antes. Si dejaba que su mente se preocupara por sus
compañeros y lo que podría estar pasando, entonces no podía liberar 163
a Caín y a los otros del Baliz y el anciano Roy.
Pete no se sorprendió que el Anciano no trajo más hombres con él.
Pete había visto solamente a cuatro Baliz y maldita sea, ellos eran
jodidamente feos.
Parte murciélago, parte lagarto, parte humano... todo
desagradable.
La mayor parte de la manada del oeste había elegido cambiarse. A
los lobos les gustaban sus manadas y la seguridad que los números
representan. Todos en Capulet Este estaban trabajando sin parar para
construir casas para los que se unieron a su manada.
El anciano habría sabido que Capulet Oeste había sido abandonada
en su mayor parte y los que habían quedado atrás eran más los
ancianos de la manada de Asher.
Pete había cambiado en su lobo para acercarse a la vieja cabaña de
Caín. Si se quedaba a favor del viento no deberían sentirlo, y podría
evaluar cuál era la situación en el interior.
Una vez que Pete estaba en el lado de la ventana, se movió con
rapidez y miró por la ventana. Caín estaba de rodillas y la sangre le
corría por la nariz y la boca. Shet tenía las cuatro extremidades
encadenadas juntas y ellas estaban conectadas a las cadenas en las
muñecas de Caín que estaba esposado a la espalda.
Pete buscó y buscó, pero no pudo encontrar a Onyx en ningún
lugar. Una bofetada y un gruñido trajo de nuevo a Pete para Caín.
― Dime dónde está el diario, chico! Dímelo, o tu amigo en el piso
de arriba pagará ― Gruñó el anciano Roy.
Caín volvió la cabeza y escupió sangre en el suelo y luego se volvió
hacia el anciano, gruñendo:
― Vete a la mierda.
El anciano Roy gritó su frustración y luego se escuchó un grito en el 164
segundo piso.
Pete se dijo a sí mismo,
― Bueno, mierda, encontré a Onyx.
Una explosión se escuchó en la habitación y cuando Pete miró, todo
lo que había en la chimenea había sido echado en el suelo por el
anciano Roy mientras gritaba:
― Dime dónde está el diario!
Caín dio una sonrisa sangrienta mientras murmuraba,
― Anciano, yo ya te dije que no tengo idea de dónde carajo está el
diario, y me importa un bledo. Vete a la mierda, no te lo diría aunque
lo supiera. Así que, puedes matar a todos en esta casa y no voy a
decir una mierda.
― Uh, no, no ― Shet dijo rápidamente a Caín.
Shet se volvió hacia el anciano y dijo:
― Mira, realmente no hay ninguna necesidad de matar. Nosotros
no tenemos su diario y realmente no sabemos dónde está. Entonces,
por qué no tomas a tus amigos hediondos de aquí y van a una
biblioteca. Estoy seguro de que pueden encontrar uno allí.
Pete salió rápidamente y se dirigió a sus hombres en espera de su
informe.
Una vez allí, Pete cambió y se puso la sudadera que le ofreció
Necoda cuando dijo:
― Ok, hay cuatro Baliz en la casa con el Anciano Roy. Uno en la
puerta, uno arriba y otro con el Anciano. El otro está en el tejado.
Pete se volvió hacia Necoda.
― Toma dos hombres y creen una distracción tranquila que tendrá
al Baliz fuera del techo. Cuando hayan hecho eso, los otros y yo
tomaremos la cabaña, y sacaremos a Caín y a los otros fuera de ahí.
En cuanto a uno de los soldados, Pete dijo. 165
― Benson primero tenemos que llegar a lo que hay ahí arriba.
Tienen a Onyx allí y no sé lo mal que está herido.
Benson era lo mejor que tenían como un médico. Su padre había
sido uno y el hombre le enseñó lo que pudo hasta su muerte
prematura, hace algunos meses.
― Sí, señor. Vamos a recogerlo e iremos al campamento o
estabilizar la situación y volver a ayudarle? ― Interrogó Benson.
Moviendo la cabeza, Pete ordenó:
― No, llévenlo para el campamento. Nosotros trajimos algún
suplemento para los heridos y quiero que los tengas, por si acaso.
Dando un movimiento de cabeza agudo, Pete dijo.
― Vamos todos juntos una vez que Benson y Frankie estén listos
para entrar, vamos a esperar hasta contar hasta cinco, entonces,
hacemos nuestro movimiento. Kemit, tú y Sasha saquen a Caín y los
otros fuera de la cabaña y para el campo lo más rápido posible.
― Sí, beta! ― Kemit y Sasha dijeron al unísono.
Pete enseguida miró a sus hombres gravemente cuando les recordó
― No se olviden, cortar la cola primero y luego la cabeza. Además,
no dejen que les muerdan, es fatal.
Todos tomaron sus lugares cuando Necoda llevó a Sami y Deker con
él en el bosque. Al oír el susurro de los árboles, Pete vio cuando el
Baliz se movió en la misma dirección que Necoda había ido. Cuando
llegó el susurro de nuevo y un gemido de lobo podría ser oído en voz
baja, el Baliz levantó vuelo.
Contando, Pete golpeó cinco y con la espada en la mano, corrió
hacia la cabaña.
El olor a azufre golpeó a Pete inmediatamente, pero empezó a
balancear su espada cuando una enorme cola de un metro y ochenta 166
se volvió en su dirección. Cavil estaba allí para desviar la afilada cola
impresionante para conectar con Pete y luego los dos hombres se
lanzaron sobre el Baliz.
El anciano Roy debe haber cambiado, porque Pete podía oír lobos
luchando y muebles quebrándose.
Por el rabillo del ojo, Pete vio a Sasha coger a Caín y seguir hacia la
puerta, sin embargo, un Baliz salió de la nada y mordió el cuello de
Sasha. El gritó de dolor, y luego cayó al suelo con Caín, jadeando su
último suspiro.
― ¡No! ― Pete gritó cortando rápidamente la cola del Baliz con que
estaba luchando y Cavil le cortó la cabeza.
Dos Baliz más saltaron desde el techo y comenzaron a luchar con
Cavil, Kemit y Pete.
― ¡Basta! ― El anciano Roy gritó.
Todos se volvieron a la vez y Pete inmediatamente dejó de luchar.
El anciano Roy estaba allí con Caín contra su pecho y una gran
espada contra la garganta de Cain, gruñendo:
― Un movimiento más y creo que me gustaría cortar su garganta.
Ahora tiren sus armas.
Pete esperaba que Benson y Frankie hubieran salido bien. El hecho
de que ningún Baliz haya descendido las escaleras, era una buena
señal, pero eso podría no significar nada también.
― Pete, simplemente mata al hijo de puta ― Caín gruñó.
El anciano Roy apretó su abrazo y Caín dejó escapar un pequeño
chillido cuando la sangre comenzó a fluir de su garganta. El anciano
tronó:
― Cierra la boca, oh, querido hijo mío.
― No soy tu hijo. Ese barco navegó cuando traicionaste a nuestra 167
manada ― Caín gruñó.
El anciano Roy enseguida dijo:
― Bueno, eso es una buena cosa porque debo decir que eres una
gran decepción.
Con desdén, Caín dijo:
― Me alegro de poder hacer que te sientas como una mierda.
El anciano Roy apretó su abrazo y Caín abucheó de nuevo cuando el
corte fue más profundo y el anciano tronó:
― Quiero que todos dejen caer las armas y pongan las manos
detrás de la espalda.
Cuando vio que nadie estaba haciendo como él dijo, tronó:
― Maldición! No estoy para juegos. Voy a matar a este pedazo de
mierda. Ahora, nadie más esté jodiendo por aquí. Suelten sus armas!
Pete miró a sus hombres y sacudió la cabeza cuando dejó caer su
espada.
El anciano tiró a Caín para Pete y se volvió para uno de los Baliz
cuando apuntó a Pete.
― No está aquí. Uno de estos hombres sabe dónde está el diario.
Te sugiero que empecemos con aquel.
El Baliz agarró a Pete por el cuello, diciendo:
― Es verdad, lobo? Sabes dónde se encuentra el diario?
Pete se debatió, pero sintió las manos en forma de garras del Baliz
apretar alrededor de su cuello.
― Vete a la mierda, imbécil.
― Lorkin. Mi nombre es Lorkin, Rey de los Baliz. Vas a hablar
conmigo con respeto, shifter ― Lorkin gruñó cuando trajo a Pete más
cerca de sus dientes afilados.
Así que cuando Pete pensó que su vida terminaría, y no volvería a 168
ver a sus compañeros de nuevo, Lorkin lo olió y luego lo arrojó en el
piso y se dirigió a los otros shifters, oliéndoles a ellos también.
― Qué demonios, cuál es tu problema, Lorkin? Acaba con él y ve
por el siguiente. Necesito el diario! ― El anciano Roy gruñó.
Lorkin se volvió hacia el Anciano, estallando.
― Reconoce tu lugar, shifter! Estos hombres huelen a mi destinado.
El anciano Roy comenzó a ponerse rojo de rabia mientras respiraba
dentro y fuera profundamente por la nariz, hasta que profundizó lo
que dijo Lorkin y preguntó.
― Huelen como Noah?
Pete gruñó bajo y amenazadoramente.
Lorkin se volvió a Pete y gruñó.
― Qué sabes acerca de mi destinado?
― Una vez más, vete a la mierda! ― Pete escupió.
Lorkin corrió y agarró la garganta de Pete de nuevo.
― Yo voy a preguntar de nuevo, cómo es que hueles a mi
destinado?
― Lorkin, espera! ― El anciano Roy gritó.
Lorkin no dejó la garganta de Pete, pero volvió la cabeza hacia el
Anciano.
― Si ellos tienen el olor de Noah, es porque él está en Capulet Este.
― El anciano Roy dijo cuando hizo su camino más cerca de Pete.
Lorkin dejó caer a Pete al suelo, hablando.
― Entonces vamos a encontrarlos inmediatamente.
Cuando el anciano se acercó a Pete olfateó, luego suspiró,
― Hijo de... Este se ha unido a tu predestinado.
Lorkin había comenzado a caminar hacia la puerta y se detuvo en
su camino. Girando lentamente, miró a Pete y gruñó.
― Tú eres uno de los hombres de las cataratas. 169
Pete sonrió mientras le susurraba.
― Lo soy.
― ¡Morirás! ― Lorkin gruñó cuando empezó a volver hacia Pete.
― ¡Espera! ― Gritó el anciano Roy mientras agarraba el brazo de
Lorkin.
Lorkin silbó entre dientes y acercó su cara a la garganta del
Anciano.
― Te atreves a detenerme de matar al hombre que contaminó a mi
destinado?
El anciano Roy se mantuvo cuando dijo con firmeza.
― Nosotros lo necesitamos vivo, Lorkin. Noah nos dirá dónde está
el diario e irá contigo de buen grado, mientras que tengas a su
compañero. Mátalo y Noah conocerá y querrá la muerte en su lugar,
tal vez incluso quitándose su vida propia.
Lorkin se quedó en silencio mientras pensaba en lo que el anciano
había dicho. Después de un minuto, Lorkin gruñó:
― Está bien, pero cuando tenga a mi destinado, tendré un baño de
sangre después de que me observe tomar lo que él cree que era de él.
Capítulo Veinte

Seth fue hasta la piedra y tomó la silla de montar. Luchando con


Mittens, Seth trató de tirarla a su espalda, pero la maldita cosa cayó
al suelo. 170
― Mierda! ― Seth rompió cuando se vio atrapado de nuevo.
Javan tomó la silla de Seth y con voz tranquila dijo,
― Seth, nos haremos cargo de esto. Voy a dejar algunos guardias
aquí contigo...
Seth apretó los dientes mientras hablaba.
― Yo no voy a ser dejado para atrás de nuevo, Javan.
Javan miró a Seth y debió ver la determinación en él porque
empezó a ensillar a Mittens para él.
― Ya sabes, Pete pateará mi culo por esto ― dijo Javan mientras
apretaba la silla por debajo del estómago de Mittens.
Seth miró a las alforjas cuando dijo,
― Esperemos que él esté todavía vivo para hacerlo.
Seth tiró a Mittens más cerca de la piedra y luego se puso de pie
sobre ella.
Colocando el pie en el estribo, Seth se levantó y pasó la pierna al
otro lado, como había visto a Noah y a los otros hacer.
Mittens bailó alrededor, y Seth tuvo que tomar algunas
respiraciones calmantes para no vomitar.
― Vas a estar bien? Puedo ir conmigo, si es necesario ― Javan
sugirió.
La idea de que alguien que no sea sus compañeros tocándole, le
hizo sentirse enfermo. Sabía que Javan sólo estaba tratando de ser
útil, por eso dio su mejor mirada y dijo:
― No, gracias.
Javan se quedó allí, pareciendo incierto, hasta que Seth comenzó a
perder la paciencia.
― Javan, tenemos que empezar a movernos. Pete y los otros nos
necesitan.
― Déjame asegurarme de que Benson no necesita alguna ayuda 171
con Onyx y Frankie ― Javan dijo cuando se dirigió a la tienda médica
que había creado cuando los otros se fueron.
Seth había insistido en tener suministros para el tratamiento
médico en caso de que algo fuera mal, y cuando Necoda y Benson
habían llegado con algunos soldados y dos hombres heridos, la peor
pesadilla de Seth había sido confirmada.
Seth no estaba preparado para descubrir que sus compañeros se
habían separado. Tenía sentido, pero él no tenía información acerca
de Noah, sólo que Pete y sus hombres habían sido capturados, y que
Noah había ido a la otra cabaña y ellos no tenían ningún informe de
su paradero.
Finalmente Javan, Necoda y algunos de los soldados comenzaron su
camino hacia Capulet oeste. Javan advirtió.
― Cuando lleguemos a la línea de árboles, Deker debería estar allí
con Sami. Ellos se quedaron para observar la cabaña en la cual Pete y
los otros están, para ver quién entró y quién salió.
Seth asintió y luego preguntó:
― Existe alguien en la cabaña donde Noah está?
Moviendo la cabeza, Javan explicó.
― Ya estábamos separados. Nos quedamos con el beta y los otros,
nos fuimos de allí y luego buscamos a Caín. Piensa en ello, Seth, ni
siquiera sé si están en problemas. Noah ya puede haber alcanzado el
diario.
Asintiendo con la cabeza, Seth dijo.
― Noah es obstinado como el infierno. No hay manera de que
dejaría Capulet Oeste sin Pete y los demás. Si no está con Pete, es
porque se quedó atascado en otro lugar. Tenemos que enviar a los
hombres...
Suspirando, Necoda dijo. 172
― Seth, no tenemos mano de obra. Y necesito nada menos que dos
hombres para un Baliz. Uno para tomar la cola, el otro la cabeza. Con
los hombres de vuelta al campamento y los pocos que tenemos aquí,
no podemos hacerlo.
― Bueno, entonces necesitamos nivelar el campo de juego.
Tenemos una ventaja ― dijo Seth.
Javan preguntó.
― Qué tienes en mente?
― Tienes algunas pelotas de ping pong y algún papel de aluminio?
― Preguntó Seth.
Javan pensó por un momento y luego dijo:
― Creo que las damas tienen algunos en la escuela. Juegan cuando
está lloviendo y los niños no pueden salir.
― Y debe haber papel de aluminio en el área de la cocina. Por qué
los necesitas? ― Preguntó Necoda.
Seth sonrió.
― Creo que tengo una manera de nivelar el campo de juego.
Haciendo su camino a la tierra de la manada, Seth tuvo otra idea.
― Necoda, sé que Capulet Este tenía algunos coches. Conoces a
alguna persona en el Capulet Oeste que tenga?
― El anciano Roy tenía un coche hace un tiempo. Creo que él lo
guardó en su establo ― dijo Necoda.
― Está cerca de la escuela? ― Preguntó Seth.
Asintiendo, Necoda dijo.
― Está sólo a unas pocas casas hacia abajo desde la escuela, en
realidad.
Seth sonrió y respondió:
― Bueno, tenemos que parar allí en primer lugar.
Javan detuvo el caballo y le dijo: 173
― Qué estás tratando de hacer, Seth? Yo no te quiero en más
peligro de lo que ya estás. Yo estaría deseando la muerte si te
ocurriera algo.
Seth empezó a perder la paciencia cuando explicó.
― Mira, no soy ningún luchador. Tú lo sabes y yo lo sé. Es decir,
Damien nos enseñó algunas cosas, pero yo no soy como él y Noah.
Soy un nerd.
Cuando los chicos solo se limitaron a mirarlo, Seth dijo:
― Soy un nerd, un tipo de ciencia. Yo sé cómo mezclar las cosas o
hacer cosas que pueden hacer otras cosas.
Nadie dijo nada todavía, y Seth dijo:
― Podría crear cosas para hacer estallar toda la superficie de la
tierra de la manada si quisiera. Quiero hacer un par de cosas que
puedan ayudar a tener una ventaja. Con el fin de hacer esto, necesito
algunos ingredientes clave. Por favor, llévame al coche del anciano y
después a la escuela.
Javan asintió y luego desmontó.
Seth observó cómo los otros hombres también dejaron sus caballos
y Seth entró en pánico.
― Mira, te juro que puedo ayudar. Sólo llévame a estos lugares.
Javan se dirigió hacia Mittens y dijo,
― Nosotros fuimos tan lejos cuanto podríamos seguir con los
caballos, tenemos que caminar desde aquí.
Seth sintió el calor en su rostro cuando murmuró,
― Oh.
Seth pensó que sus piernas caerían. Sus pies, las piernas y las nalgas
estaban magullados. Sin embargo, no había manera de que se
quejara. Seth necesitaba llegar a Pete y luego a Noah. 174
Juró que cuando salieran de esto, no estarían dejando su cuarto
durante una semana. Había razones para que ciertas partes de su
cuerpo quedaran doloridas y estaba malditamente seguro de que no
sería debido a montar a caballo y hacer senderismo.
― Aquí está la casa del anciano ― Necoda susurró.
Seth asintió y siguió a los hombres al granero.
Haciendo su camino en el interior, Seth suspiró.
― Hijo de puta! Rolls Royce Silver 1915.
Necoda y Javan se encogieron de hombros y luego uno de los
hombres siseó.
― Date prisa, no tenemos mucho tiempo.
Seth miró rápidamente a su alrededor por una vasija. Viendo un
recipiente grande en la mesa al lado del coche, Seth lo agarró,
susurrando.
― Puedes tirar la bolsa de cuero para mí, por favor.
Necoda hizo lo que Seth dijo y cuando fue desenrollando, había
todo tipo de herramientas con las que Seth nunca salía de casa.
Trabajando rápidamente, Seth comenzó a vaciar el aceite en el
cuenco. Seth miró a su alrededor y gruñó frustrado, luego dijo.
― Necesito algo para poner un poco de gasolina en el interior.
Javan encontró rápidamente un cubo y le preguntó
― Esto sirve?
Suspirando profundamente, Seth dijo.
― Tendrá que servir.
Succionar el tanque no fue fácil, pero Seth finalmente había
encontrado un tubo grande que funcionó.
Había dado a Seth un poco más de trabajo, pero había encontrado
una caja para el transporte de gasolina, aceite y algunos frascos de 175
conservas que Necoda ahora tenía en su posesión.
Javan tenía las puertas del edificio de la escuela abiertas y todos
entraron.
Javan lo llevó apresuradamente a la sala de juegos mientras Necoda
ponía la caja sobre una mesa y fue hasta la cocina. Cada hombre trajo
los artículos que Seth había solicitado y luego Seth se viró para uno de
los soldados.
― Tú puedes, por favor, conseguirme algunos pequeños palillos por
ahí?
Cuando Javan asintió con la cabeza, el soldado corrió para hacer lo
que Seth había pedido.
Agarrando las pelotas de ping pong y el papel de aluminio, Seth
dijo:
― Mírenme y hagan lo mismo.
Seth arrancó un poco de papel de aluminio y agarró una pelota de
ping pong. Poniendo la pelota en el centro del papel, Seth envolvió
más de lo mismo y, luego tomó un trozo de leña que el soldado había
traído de vuelta y terminó envolviendo la varilla dentro con la bola,
haciendo que parezca una piruleta.
Cuando terminó, Seth tomó la gasolina y la mezcló con el aceite.
Mirando a su alrededor, Seth fue a las cortinas y arrancó algunas
piezas, diciendo:
― Tenemos que perforar un agujero en las tapas de los frascos de
conserva y poner estas piezas de paño en el interior. Dejen un pedazo
de tela fuera del frasco.
― Muy bien ― dijeron Javan y Necoda juntos.
Seth entregó a Necoda y Javan un destornillador.
― Esto puede facilitarlo. Necesito un agujero apretado. 176
Javan rió y dijo:
― Digo eso en unas algunas ocasiones.
Necoda se burló y dijo.
― Cállate.
Seth rápidamente llenó los potes con la mezcla, y luego puso las
tapas acabadas con un paño adjunto y los apretó en la botella con
fuerza.
― Ahora nos puedes decir lo que es? ― Preguntó Javan.
― Velas? ¿Tienes algunas en la escuela? ― Preguntó Seth.
― Claro que sí. Espera un poco. ― Necoda suspiró ruidosamente
cuando fue a buscar las velas y se las trajo a Seth.
Seth asintió con satisfacción cuando dijo.
― Ok, aquellos que se parecen como piruletas, podemos encender
el fondo y dejarlo en llamas y nosotros vamos a lanzarlos en la cabaña
donde Pete y los otros están. Creará una enorme cantidad de humo.
Esto va a distraer al Baliz el tiempo suficiente para que nosotros
obtengamos a nuestra gente fuera.
Asegurando un frasco, Seth dijo.
― Estos son cócteles molotov. Nosotros colocamos la tela en llamas
y enseguida tiramos la botella. Se rompe y explota, colocando a quien
golpeó en llamas. Ahora, no sé si el fuego matará al Baliz o no, pero
malditamente seguro que va a aminorar su velocidad.
Los hombres volvieron los objetos en sus manos de un lado para
otro, luego, dando una sonrisa y un guiño, Necoda dijo:
― De repente, yo me siento un poco mejor acerca de nuestras
posibilidades.

177
Capítulo Veintiuno

Pete luchó con las esposas en sus manos, pero no pudo romperlas.
Estaba desesperado por llegar a Noah. El anciano y el jodido Lorkin
habían salido hace unos diez minutos, para seguir el rastro de Noah. 178
Pete no sabía cómo podía escapar, pero no estaba dispuesto a
esperar aquí y dejar a Lorkin tocar a su compañero.
Shet estaba amordazado debido a que no se callaba.
Honestamente, Pete estaba agradecido por ello. Los otros soldados
estaban todos atados y dos estaban sangrando de la lucha anterior.
― Lo siento mucho ― Caín susurró a Pete.
Pete parecía confundido cuando le preguntó:
― Por qué?
Con un suspiro, Caín dijo.
― Mi padre idiota. Esto es...
― El hizo esto, no tú. Ahora deja de sentir lástima por ti mismo y
ayúdame a pensar en una forma de salir de aquí ― Silbó Pete.
Caín observó al Baliz mirar por la ventana y luego girar para
observarlos. Caín dijo.
― Si este idiota dejara de girar de esta manera, podría deshacer las
esposas.
De repente hubo una explosión y unas seis cosas extrañas
aterrizaron alrededor de ellos. El humo comenzó a llenar la habitación
y todo el mundo comenzó a toser.
Pete sintió que alguien lo agarró y empezó a luchar hasta que oyó a
Javan silbando,
― Pete, para con eso y sígueme, antes de que tu compañero decida
que estamos tomándonos demasiado tiempo.
Pete tosió y rápidamente hizo lo que Javan le pidió.
Aire fresco y limpio llenó los pulmones de Pete mientras uno de los
hombres trató de deshacer las restricciones de Shet, Pete casi los
detuvo, pero luego, decidió que podría irritar a Noah. Parecía que sus 179
compañeros tenían una debilitad con el Unicornio parlanchín.
Seth corrió hacia Pete y ambos cayeron con un gruñido mientras
Seth comenzó a llenarle la cara de besos, susurrando,
― Oh, Dios mío, te extrañé.
Pete no podía moverse, mientras que Seth lo besaba y luego
murmuró,
― Tenemos que encontrar a Noah. Están cazándolo ahora.
Seth dejó de besar a Pete inmediatamente y saltó.
Pete intentó incorporarse mientras Seth jadeó,
― Mierda! Vamos allá.
― Necesito las esposas fuera antes de que pueda hacer nada ―
Pete dijo con fastidio.
Seth sacó su bolsa de cuero y seleccionó una herramienta y se
dirigió alrededor de Pete.
En cuestión de segundos Seth había abierto la cerradura y dejó a
Pete libre.
Pete se frotó las muñecas cuando dijo,
― Cuando todo esté terminado, necesito que me enseñes cómo
hacerlo.
Seth hizo lo mismo con la otra, diciendo:
― Te voy a enseñar todo, si quieres. Ahora vamos.
Seth comenzó a deshacer las esposas y la mordaza de Shet. Pete no
pudo dejar la sonrisa mientras su compañero le susurró en el oído a
Shet.
― Di alguna cosa, Shet, y yo mismo te amordazaré y encadenaré.
Pete se volvió hacia Javan y preguntó:
― Benson puedes llevarlos de vuelta al campamento?
Asintiendo, Javan dijo, 180
― Sí, señor. Sin embargo, Frankie fue apuñalado en el lado por una
de esas cosas. Benson dice que ambos saldrán adelante, pero tomará
un tiempo.
― Bueno, ahora alguien ha oído hablar de Titas? ― Preguntó Pete.
Moviendo la cabeza, Necoda dijo:
― No, señor. Nosotros pensamos que deberíamos venir por ti
primero y luego ir a la manada.
Pete apretó las manos de sus dos guardias mientras hablaba.
― Perfecto, porque vamos a necesitar a todos los hombres que
puedan ayudar a derribarlos. No sé lo que han hecho para crear todo
este humo, pero fue un gran trabajo.
Javan miró a Necoda y dijo:
― Nosotros no hicimos nada, señor.
Necoda, enseguida dijo,
― Fue tu compañero.
Pete miró a Seth en estado de shock cuando le preguntó:
― Creaste una distracción?
Encogiéndose de hombros, Seth dijo:
― Puede que no sepa cómo luchar, o disparar un arma, pero puedo
ayudar de otras maneras.
Pete tomó a Seth de nuevo en sus brazos mientras suavemente lo
besó y le susurró.
― Soy el más afortunado del mundo. Mis compañeros son tan
inteligentes y los amo a los dos más que el aire que respiro.
Seth agarró la cara de Pete mientras murmuraba,
― Yo también te amo. Ahora vamos por nuestro otro compañero.
Pete dio un guiño y un beso rápido en los labios de Seth, luego miró
a los hombres y empezó a dar órdenes:
― Deker, Sami lleven a los heridos de vuelta al campamento. Shet, 181
ve con ellos y ayuda a Benson en la tienda médica.
Shet debe haber visto algo en los ojos de Pete, o tenía miedo de la
amenaza de Seth, porque él no dijo una palabra.
No pasó mucho tiempo para regresar al campamento, pero no
había ninguna señal de Titas.
― Voy a ir más cerca para verificar la situación ― dijo Pete.
Seth puso su mano sobre el brazo de Pete, deteniéndolo.
― Quiero ir contigo.
Asintiendo, Pete susurró.
― Quiero comprobar la situación, Seth. Prometo, que una vez que
sepa que es seguro, voy a llamarte.
― Pete, puedes llevarme contigo o te voy a seguir ― dijo Seth
tenazmente.
Suspirando, Pete tomó la mano de Seth y comenzó a hacer su
camino hacia la cabaña. Caminaron lentamente y en silencio hasta la
parte de atrás, y Pete pudo ver a Titas.
El guardia parecía muy interesado en lo que estaba sucediendo en
el interior.
Una sensación de malestar llegó a Pete cuando Titas sintió su olor y
le indicó que se acerquen en silencio.
Cuando Pete se acercó a la ventana, pudo escuchar algo así como
un canto. Era suave y dulce.
Mirando por la ventana, Pete vio a Noah sentado al lado de un
hombre joven. Noah estaba acariciándole el pelo del chico y cantando
en voz baja. Pete estaba listo para arrancar la cabeza del chico fuera
por atreverse a acostarse en el hombro de su compañero.
Seth pasó por Pete y miró en su interior, y luego se alejó, diciendo.
― Pete, cálmate, este debe ser Henry. Algo debe haber perturbado
al chico y Noah está tratando de calmarlo. Es como Damien y yo 182
ayudamos a Noah cuando su padre trató de sacar el lado gay fuera de
él.
Titas tomó una respiración profunda, diciendo.
― Su padre lo golpeó porque que se acopló a un hombre.
Seth suspiró.
― Sí, Titas. Sin embargo, es necesario recordar que los seres
humanos no tienen un sentido de compañeros. Su padre era un
hombre religioso y en sus ojos dos hombres no son lo que Dios
permitió.
Inhalando, Titas dijo.
― Será que el hombre tiene discusiones regulares con él para creer
este hecho?
― No, él no tiene. Ahora cállense y vengan aquí ― Noah dijo entre
dientes.
Los tres hombres se sorprendieron, pero rápidamente caminaron
hacia la puerta.
Pete miró a su alrededor y Seth susurró.
― Está todo bien, querido. Necoda, Javan y yo tenemos un plan si
sucede algo.
Antes de que Pete pudiera responder, Seth entró en la cabaña, y sin
empujar a Henry, Seth le dio un beso profundo a Noah, haciendo a
Pete reajustarse los pantalones.
― Maldita sea, eso es caliente ― Titas silbó y Pete gruñó.
Poniendo sus manos en el aire, Titas retrocedió, diciendo:
― Hombre, yo no puedo evitar decir nada más que la verdad.
― Entonces deja de mirar ― Pete gruñó mientras caminaba hacia
Noah.
Seth se alejó, y Pete intervino en la escena, con cuidado de no 183
asustar a Henry y besó a Noah. El sabor dulce de su compañero era
casi intoxicante. Si no estuviera en la desesperada necesidad de salir
de aquí, y un público amplio, Pete tendría a Noah inclinado sobre el
sofá.
― Te dio el diario? ― Pete preguntó sin aliento.
Noah jadeaba mientras negaba con la cabeza
― Accidentalmente asusté a Henry. He pasado la última media
hora calmándolo.
Henry se sentó rápidamente y Pete pudo oler el miedo desde
donde estaba.
Con toda la calma que pudo, Pete dijo.
― Henry, nosotros no tenemos mucho tiempo. Algunas personas
realmente malas vienen aquí.
Noah saltó cuando los ojos de Henry quedaron vidriosos.
― Henry, necesitamos obtener el diario del Alfa Asa y salir de aquí.
Henry comenzó a respirar rápidamente hasta el punto que Pete
pensó que podía desmayarse.
Noah se acercó al joven y aseguró sus manos suavemente diciendo,
― No estamos aquí para hacerte daño. Estamos aquí para recoger
el diario y llevarte en seguridad. Por favor, ayúdanos.
Henry sacudió la cabeza y trató de hablar asintiendo.
― Yo... yo... Está en mi... en mi habitación.
Noah siguió a Henry en la parte de atrás de la cabaña con Pete y
Seth detrás.
Henry hizo rápidamente su camino hacia la mesita de noche y tomó
el diario. Caminando de un lado a otro, Henry miró a Noah,
totalmente confuso.
― Juro, puse el diario aquí. No entiendo.
Noah dio un paso adelante con su mano 184
― Puedo echar un vistazo, Henry?
Henry le entregó el diario a Noah y Noah suspiró.
― Es eso.
Henry miró a Noah, completamente desconcertado.
Noah comenzó a pasar las páginas rápidamente. Su dedo se deslizó
de la izquierda a la derecha más rápidamente de lo que Pete había
visto a alguien hacer.
Una caída repentina sonó, y Titas voló por la puerta y cayó en el
suelo a los pies de Pete, gimiendo.
Pete tomó la espada y empujó a Seth, Noah, y Henry detrás de él
cuando Lorkin entró en la habitación, con el Anciano Roy detrás de él
cantando.
― Nos encontramos de nuevo.
Capítulo Veintidós

Noah leyó tan rápido como pudo. Era un lector rápido, pero
maldición, esto era ridículo.
― Así que, yo veo que tienes nuestro diario, Noah. Porque sólo no 185
nos traes el diario hasta aquí.
Noah ni siquiera levantó la vista para arriba mientras leía a un ritmo
maníaco. Sin embargo, Seth no lo dudó.
― Vete a la mierda, hombre. Noah no va a ninguna parte cerca de
ustedes dos.
El anciano Roy rió.
― Y qué vas a hacer, humano? Como planeas impedirnos de
llevarnos lo que queremos?
Pete gruñó y luego dijo:
― Te voy a matar. Te atreves a traicionar a nuestra manada, y
luego tratas de llevarte a mi compañero? Joder, yo no lo creo así.
Noah pasó la página y susurró:
― Necesito tiempo.
Pete debió haber oído a Noah porque se equilibró y justo se perdió
al impresionante Lorkin, cuando el gigante movió la cola y golpeó a
Pete directo en el pecho, golpeándolo contra la pared.
Pete se levantó rápidamente y bloqueó la punta de la cola, que
venía para su corazón. Noah se quedó sin aliento, pero Pete le gritó:
― Lee, Noah! No pierdas el tiempo observándome. Quiero tirar a
este pedazo de mierda!
Noah inmediatamente empezó a leer.
El anciano Roy cambió y gruñó cuando comenzó lentamente su
camino hacia Noah.
Titas cambió y saltó delante de Noah, haciendo a Henry lloriquear,
entonces Seth susurró.
― Noah, cuánto tiempo?
Noah pasó la página y levantó la vista, y rápidamente respondió.
― Tú quieres hacer esto? No es nada fácil, maldición.
― Noah, tú practicaste leer rápidamente todo el tiempo ― dijo 186
Seth con firmeza mientras lentamente apoyaba a Henry un poco más.
Noah pasó un dedo de la izquierda a la derecha y se dirigió a la
siguiente página cuando dijo con sarcasmo.
― Sí, pero mierda, yo no puedo practicar mientras que dos shifters
enloquecidos están tratando de comer a los hombres que yo amo, así
como a mis amigos.
― Amigos! Mierda, yo soy tonto! ― Seth silbó cuando miró para
Pete.
Pete atacó, pero Lorkin se movió, haciendo que la espada corte el
aire. Lorkin movió los dedos con garras. Seth vio cuatro líneas
sangrientas aparecer en la camisa desgarrada de Pete, pero Pete no
se detuvo.
Pete arremetió contra Lorkin de nuevo y volviéndose hacia la
derecha, Pete continuó haciendo que la hoja penetre en el hombro
de Lorkin. Lorkin lanzó un grito inquietante que pudo ser escuchado
hasta fuera de la cabaña.
El anciano Roy estaba en una sangrienta batalla con Titas.
Seth se volvió hacia Henry.
― Deja salir un aullido de lobo.
Henry estaba jadeante, mirando con los ojos abiertos, la batalla
sucediendo a su alrededor.
Seth agarró al hombre por los hombros y lo sacudió ligeramente.
― Maldita sea, Henry, necesito tu ayuda o todos vamos a morir.
Suelta un aullido de lobo!
Henry apartó la mirada de Seth y luego levantó la cabeza y aulló.
Nadie tenía que ser un lobo para decir que se trataba de un sonido de
puro pánico.
El sonido de cristales rotos parecía una bola de fuego tocando la
pared en el otro lado de Pete. 187
― Está bien, he terminado! ― Noah gritó cuando miraba el caos a
su alrededor.
Pete empapado de sangre luchando contra un empapado en sangre
Lorkin, mientras que dos lobos cubiertos de sangre luchaban
alrededor y fuego lamía sus talones.
Noah volvió los ojos de miedo a Seth, gritando.
― Qué diablos es eso y qué vamos hacer?
Lorkin golpeó a Pete con su cola, haciendo que Pete vaya para un
lado y la espada para otro.
Al ver a Noah, Lorkin saltó hacia él, listo para recoger a Noah y
correr.
Sorprendentemente, Henry se apartó y Noah se volvió, gritando.
― No!
― Te voy a matar ― gruñó Lorkin.
Noah deslizó la espada y apuñaló a Lorkin en la espalda.
Lorkin gritó y trató de tomar la espada.
Vidrio se rompió detrás de ellos, haciendo a Noah gritar, hasta que
vio a Necoda en la ventana, gritando.
― ¡Vamos! Tenemos que salir.
Noah dudó, hasta que Seth lo empujó hacia la ventana y gritó:
― Pete, vamos!
Otro golpe se escuchó en la sala de estar de la casa. El humo y el
fuego comenzaron a llenar la cabaña.
Lorkin retrocedió cuando escuchó los gritos de dolor de sus
hombres y se dio cuenta de que la cabaña estaba ardiendo.
Seth ayudó a Henry a pasar primero, y luego Seth se arrodilló y
puso la mano como si Noah fuese a montar en su caballo.
Pisando la mano de Seth, Noah se levantó y fue rápidamente
agarrado por Necoda. 188
El diario cayó fuera de la bolsa y cerca de las llamas, por lo que
Noah gritó.
― El diario! ― Mientras Necoda caía en el suelo.
Pete gritó.
― Déjalo! – Cuando él tiró a Seth y lo arrojó hacia Cavil.
Volviéndose para la muerte del diario, se encontró con que Lorkin y el
Anciano se habían ido y llevado el diario con ellos.

Seth, Noah, y Pete se sentaron en la orilla del estanque, respirando


pesadamente.
Seth sonrió.
― Fue muy bueno que el Alfa te dio una semana de descanso, Pete.
Pete volvió la cabeza mientras jadeaba.
― Bueno, ya que Noah escribió el primer y el segundo diario, sintió
que había hecho lo suficiente y necesitaba un descanso. Además, el
diario siguiente no debe aparecer por los próximos diez días.
Seth suspiró.
― Bueno, por cualquier razón, el Alfa nos dio este tiempo, y me
alegro. Yo quería una semana a solas con mis compañeros y ahora
está sucediendo.
― Bueno, después de que hayas salvado a sus guardias de una
muerte segura, puede haberse sentido un poco en deuda contigo―
dijo Pete con una sonrisa.
― Crees que Lorkin vendrá detrás de mí otra vez? ― Noah susurró
con miedo.
Pete gruñó.
― Deja que lo intente! 189
― Lorkin fue gravemente herido, así como sus amigos ― Seth dijo
mientras se sentaba y pasó la mano suavemente en la cara de Noah.
Pete negó con la cabeza.
― Cómo se llama el arma que Necoda y los chicos utilizaron?
― Es un cóctel Molotov. Me siento mal por Henry. Quiero decir,
estas cosas realmente iluminaron el lugar y quemaron todo ― dijo
Seth con tristeza.
― Bien, estoy seguro de que está feliz de que nosotros salimos con
vida. ― Pete dijo cuando empezó a trepar por el cuerpo de Seth
desnudo y mojado.
Seth gruñó cuando Pete empezó a frotar su pene con fuerza contra
el suyo propio y susurró.
― Y Henry está bien?
― Javan se hace cargo de él. Se pondrá bien. ― dijo Noah sin
aliento cuando comenzó a acariciar su dura longitud viendo a Pete y
Seth frotándose entre sí.
Pete comenzó a besar el cuello de Seth y luego mordisquear sus
pezones.
― Basta de hablar acerca de otras personas. Estos son nuestros
días. Cuando regresemos, todo va a estar allí.

Terrin atendía las heridas de Lorkin mientras escuchaba hablar al


hombre acerca de cómo todos ellos deberían ser.
Lorkin quería retribución.
El anciano Roy entró con el diario en la mano, leyendo
tranquilamente.
― Yo creo que sé dónde aparecerá el próximo diario. 190
Lorkin gimió.
― Realmente me importa un comino ahora.
El anciano Roy levantó la vista y gruñó.
― Oh, por favor, no estás lamentándote por Noah, ¿no es así? Yo te
digo que estás mejor sin él.
Terrin pasó un paño por la espalda de Lorkin y corrigió la herida
cuando Lorkin gruñó,
― Oh, yo estaba equivocado acerca de Noah. No, el hombre que yo
quiero es el que está dispuesto a arder en agonía con el fin de
salvarlo.
Terrin detuvo todo movimiento. El había sido torturado más allá
que nadie, cuando supuestamente había deshonrado a Noah. Ahora
Lorkin dijo que fue un error?
― El que va a ser mi destinado se llama Henry ― Lorkin dijo entre
dientes.
Terrin observó como Lorkin volvió sus ojos malos hacia el anciano y
gruñó.
― Nadie se interpondrá en mi camino para llegar a Henry.
Cuando Lorkin miró hacia Terrin, la lujuria y la intención estaban
brillando en sus ojos cuando dijo.
― Recuerda mis palabras. Será mío!
Terrin rápidamente hizo su camino fuera del nido de Lorkin y
levantó vuelo. Lo había visto antes y sabía que no había manera de
sobrevivir a otras lecciones de Lorkin.
Tenía que llegar a Capulet Oeste y tratar de advertir a la manada.
Lorkin iría atrás de Henry. Con la esperanza de que lo aceptaran, si
no, él sabía que sea por la tortura de Lorkin, o los dientes de la
manada, estaría muerto antes de la salida del sol...
191

FIN
192

04 El Momento Trilling

Capulet 04

CREE STORM
Sobre el autor

Cree Storm vive y trabaja en el sur de Nuevo México. La única cosa


que ella ama más que leer acerca de hombres magníficos y amor es
estar escribiendo sobre ellos. Pasar tiempo con sus amigos y familia
es muy importante para ella. Cuando no está escribiendo o pasando
tiempo con el amor de su vida puedes encontrarla viendo las
montañas de Oregon con una taza de café caliente y su ordenador 193
portátil o un libro en la cara con sus muchos amigos.

Q: ¿Siempre ha sido un escritor?


R: No, pero yo siempre quería escribir. Me hizo tomar algunas
clases de escritura creativa en la escuela secundaria y si había una
clase de Inglés estaba en ella. Incluso empecé la universidad para ser
escritor, pero tuve que abandonar mi primera semana para cuidar a
mi madre enferma y su abuela. La lectura era y es mi salida. Me
encanta leer y hacerlo tan a menudo como pueda.
Traducción y Corrección
ANDREEA

Edición y Diseño
IPHI

NO 194
FACEBOOK
ni ninguna
red social

Si lo ponen para descargar en su blog, agradezcan y


conserven el formato. Y Gracias por ponerlo
Es de fans para fans y no recibimos ninguna compensación
económica por las traducciones que realizamos.
Espero que les guste.
Y no olviden comprar a los autores, sin ellos no podríamos
disfrutar de estas maravillosas historias