Está en la página 1de 99

1

ESCENARIOS DE VIOLENCIA EN EL BARRIO MOJICA

1997-2007

CAMILO ORLANDO BARRERA MARÍN

UNIVERSIDAD DEL VALLE FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y ECONÓMICAS DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES PREGRADO EN SOCIOLOGÍA SANTIAGO DE CALI

2009

2

ESCENARIOS DE VIOLENCIA EN EL BARRIO MOJICA

1997-2007

CAMILO ORLANDO BARRERA MARÍN

Trabajo de grado presentado como requisito parcial para optar al título de Sociólogo

Asesor: Álvaro Guzmán

UNIVERSIDAD DEL VALLE FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y ECONÓMICAS DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES PREGRADO EN SOCIOLOGÍA SANTIAGO DE CALI

2009

3

TABLA DE CONTENIDO

 

Pág.

1.

Introducción ……………………………………………………….

7

1.1.

Algunos estudios sobre violencia urbana en Colombia………….

11

1.2.

Orientaciones conceptuales……………………………………….

15

1.3.

Metodología………………………………………………………

22

Fuentes de información

Descripción de las variables o indicadores

Descripción de datos cualitativos

Consideraciones sobre las fuentes

2. La violencia en Santiago de Cali y en la comuna 15:

contexto general del barrio Mojica ………………………………….

26

2.1

Violencia homicida 1997-2007……………………………………

Cronología

26

Geografía

Características de las víctimas

2.2.

Caracterización de los hurtos. 2002-2007……………………… Cronología Geografía

Tipos de hurtos

33

2.3. Caracterización de violencia familiar. 2004-2007………………. 38

Cronología y geografía Características de las víctimas de violencia familiar

3. Diagnostico de violencia en el barrio Mojica………………………. 43

3.1

Mojica: aspectos generales de las condiciones del barrio………

Caracterización de las condiciones socioeconómicas del barrio

43

Reseña histórica

Mojica.

3.2.

Violencia homicida en Mojica. 1997-2007………………………… 47

Cronología de la violencia en Mojica

Análisis de los datos de las victimas en Mojica

Homicidios en Mojica según medio utilizado 1997-2007.

Posibles móviles de violencia en Mojica

3.3.

Caracterización de los hurtos en Mojica. 2002- 2007……………. 53

Cronología Tipos y modalidades de hurtos

4

3.4. Violencia familiar en Mojica. 2004-2007………………………… 56 Cronología Características de las víctimas por violencia familiar en Mojica

3.5. Conclusiones preliminares………………………………………

58

4.

Aproximación a tres escenarios de violencia en Mojica………

62

4.1. Violencia familiar en Mojica

62

Perfil de agresores y modalidades

Violencia conyugal

Violencia contra los niños

4.2. Violencia asociada a agrupaciones juveniles en Mojica…………

72

Pandillas organizadas

Delincuencia juvenil no organizada

4.3. Violencia asociada a hurtos………………………………………

El raponazo

83

Atraco

5. Conclusión …………………………………………………………… 91

6. Bibliografía…………………………………………………………

96

5

LISTA DE TABLAS E ILUSTRACIONES

Tabla No.

Pág.

1. Tasa de homicidios Cali - comuna 15. 1997-2007 (X 100 mil hab.)

27

2. Homicidios por mes de ocurrencia. Cali - comuna 15. 1997-2007

28

3. Homicidios por día de ocurrencia. Cali - comuna 15. 1997-2007

29

4. Tasa de homicidios por comuna. 2005-2007 (x 100 mil hab.)

30

5. Cinco barrios con más homicidios en Cali. 1997-2007 (Frecuencia)

30

6. Tasa barrios con mayor frecuencia de homicidios en Cali entre 1997-2007.

31

calculada para el año 2005 (X 100 mil hab.)

7. Tasa de homicidios por barrios comuna 15. 2005

(X 100 mil hab.)

31

8. Barrio con más homicidios comuna 15. 1997-2007 (Frecuencia acumulada)

32

9. Homicidios según sexo. Cali- comuna 15. 1997-2007

32

10. Homicidios por edad de la victima: Cali - comuna 15 1997-2007 33

11. Tasa de hurtos. Cali- comuna 15. (X 100 mil hab.). 2002- 2007 34

12. Hurtos denunciados por mes. Cali- comuna 15. 2002-2007 35

13. Hurtos denunciados por comunas 2002-2007 (frecuencia acumulada) 36

14. Cinco barrios con más hurtos denunciados en Cali. 2002-2007 37

15. Tasa de los cinco barrios con más hurtos denunciados en Cali. 2005 37

37

17. Tasa de hurtos por barrios de la comuna 15. 2005 (x 100 mil hab.) 37

18. Frecuencia de tipos de hurtos. Cali 2002-2007 (frecuencia acumulada) 38

19. Tasa de violencia familiar. Cali - comuna 15. 2004-2007 (X 100 mil hab.) 39

16. Hurtos de barrios comuna 15. 2002-2007

(frecuencia acumulada)

20. Tasa por comunas de violencia familiar. (X 100 mil hab.)

40

21. Barrios con mayor número de denuncias por violencia familiar. 2004- 2007

41

22. Tasa de barrios con más denuncias por violencia familiar. 2005

41

23. Denuncias por violencia familiar según sexo. Cali- comuna 15. 2004-2007

42

24. Denuncias por violencia familiar según edad. Cali. 2004-2007

42

25. Evolución de los homicidios en Mojica. 1997-2007

48

26. Tasa de homicidios comparada Cali, comuna 15, Mojica. 2005-2007

48

27. Homicidios según mes del hecho Mojica 1997-2007 (frecuencia acumulada)

49

6

 

Pág.

29. Homicidios según edad en Mojica 1997-2007 (frecuencia acumulada)

51

30. Mecanismo utilizado en el homicidio 1997-2007 (frecuencia acumulada)

52

31. Homicidios según móvil del hecho 1997-2007 (frecuencia acumulada)

53

32. Hurtos denunciados en Mojica. 2002-2007

54

33. Tasa de hurtos Cali, comuna 15, Mojica. 2005-2007 (X 100 mil hab.)

54

34. Hurtos denunciados en Mojica por meses. 2002-2007 (frecuencia acumulada)

55

35. Tipos de hurtos denunciados en Mojica 2004-2007 (frecuencia acumulada)

55

36. Modalidades de hurtos denunciados en Mojica 2004-2007

56

(frecuencia acumulada)

37. Denuncias por violencia familiar en Mojica. 2004-2007

56

38. Tasa de denuncias por violencia familiar. Cali, comuna 15, Mojica. 2005-2007 57

39. Denuncias por violencia familiar según sexo en Mojica. 2004-2007

57

40. Denuncias por violencia familiar según edad en Mojica. 2004-2007

58

Gráfico No.

1. Tasa de homicidios En Cali y comuna 15 (X cada 100 mil). 1997 – 2007

27

2. Tasa de hurtos en Cali y comuna 15 (por cada 100 mil). 2002- 2007

34

3. Tasa de denuncias de casos de violencia familiar en Cali x comuna. 2004-2007

39

4. Tasa de homicidios Cali, comuna 15, Mojica. 2005-2007

48

5. Tasa de hurtos Cali, Comuna 15, Mojica. 2005-2007

54

6. Tasa de denuncias por violencia familiar. Cali, comuna 15, Mojica. 2005-2007

57

Mapa No.

1. Barrió Mojica

45

2. Ubicación de las pandillas en el barrio Mojica

73

3. Ubicación de los hurtos en Mojica. 2007

84

7

1. Introducción

La violencia se ha transformado en un aspecto de la cotidianidad en Colombia, que se caracteriza por ser una problemática compleja, dada la frecuencia y los procesos sociales que se encuentran inmersos. En Santiago de Cali, esta realidad se refleja a través de la intensidad de hechos como los hurtos, la violencia familiar y los homicidios, que por su alta frecuencia inciden de una u otra forma en la seguridad de los aproximadamente 2’169.801 habitantes que residen en la ciudad.

Con una tasa de 66 homicidios por cada cien mil habitantes en el año 2008, Cali supera las tasas de otras ciudades capitales importantes en el mismo año como Bogotá y Medellín que registran 19 y 43 homicidios por cada cien mil habitantes- en adelante hpcch- respectivamente; traspasando aun la tasa de homicidios del país que presenta 33 hpcch 1 . Solo en el año 2008 se registraron 12.015 denuncias por hurtos de diferente tipo en Cali, con un promedio de 1001 denuncias por hurtos al mes 2 . En este mismo año se reportaron 8017 casos de violencia familiar 3 ; situación que evidencia la necesidad de profundizar sobre el conocimiento de la problemática en este contexto.

En este estudio, aportar al conocimiento de la violencia en la ciudad implico profundizar en la investigación de los hechos de mayor impacto, pero en este caso no a nivel de ciudad o comuna como los referentes espaciales en los que se han dirigido la mayoría de trabajos sobre violencia; sino en el espacio geográfico denominado “barrio” 4 ; respondiendo a la necesidad de medir y observar en unidades mas especificas los hechos violentos. En el barrio las acciones que implican violencia también están diferenciadas, entendiendo por esto las mismas prácticas y los factores que propician su uso; vivenciándose muchos tipos de violencias que no se alcanzan a percibir, por solo tener una mirada macro y no micro de estas practicas. De esta manera, a partir del análisis de

1 Policía Nacional (2008). Boletín sistema de información para la seguridad y la convivencia ciudadana (SISC). Pp. 2 2 Policía Metropolitana de Santiago de Cali (2008). BID Boletín institucional. 3 Observatorio de Violencia Familiar de Santiago de Cali (2008). Boletín VIF. Secretaria de Salud Municipal. Según el Departamento Administrativo de Planeación Municipal de Cali, se entiende por barrio “la unidad o célula básica de la ciudad con asentamientos humanos que debe contener además del área de vivienda, las complementarias para salud, educación, seguridad y recreación y que además se ha creado por acuerdo del Concejo Municipal (con base en los acuerdos 24 de 1983 y 86 de 1987)”.

4

8

la violencia en un barrio, se intento aportar al conocimiento de la violencia en la ciudad

de Cali.

Por su particularidad, el barrio Mojica perteneciente a la comuna 15 del Distrito de Aguablanca se convirtió en nuestro laboratorio de estudio, ubicándonos en un espacio que nos permitió ahondar en la comprensión de los hechos de violencia hay presentados. Mojica en los últimos años (1997-2007) ha ocupado uno de los cinco primeros lugares de barrios con más homicidios en Cali, con una tasa que no ha sido menor a los 100 hpcch en estos años. También se denuncia un gran número de hurtos es sus limites, presentándose mas de 100 denuncias por estos hechos en el año 2008. En Mojica se ubican más de nueve pandillas organizadas que se dedican principalmente a actos delictivos, es lugar de organizaciones sicariales, expendios de drogas y armas; además de variadas problemáticas que justifican la necesidad de estudiar detenidamente las características de los hechos violentos en este contexto.

En primera instancia, a través de indicadores que consideramos los mas apropiados, se estimó la situación de violencia en el barrio. Los homicidios, las denuncias por hurtos y las denuncias por violencia familiar, fueron las cifras que más nos acercaba a la

caracterización de las condiciones de violencia en Mojica. La descripción se hizo a partir de variables relacionadas con los actores, la intensidad, los espacios, los recursos

y las modalidades de los tres indicadores antes mencionados. Esto con la intención de

realizar una lectura distinta con los datos que se utilizan para caracterizar espacios de

mayor extensión como lo son las comunas o la ciudad, entendiendo que se requería avanzar en la delimitación del análisis cuantitativo, tratando de observar las características que difieren o son semejantes a los contextos geográficos mas amplios que el barrio.

Aunque analizar a través de indicadores algunas de las características de violencia en Mojica nos dio argumentos para establecer en un primer momento cuales eran las circunstancias más importantes que se presentaban en los hechos, quedaba un vacío en

la interpretación de este problema en nuestro ámbito de estudio. Esto implico investigar

las acciones y los actores que se presentaban, de manera que trascendiéramos los datos

y comprendiéramos las motivaciones de los hechos caracterizados con los indicadores.

La intención no era exclusivamente recoger información cualitativa, como entrevistas y

9

observaciones localizadas para ampliar la descripción; pues era evidente la necesidad de apoyarnos conceptualmente buscando un mayor conocimiento de las acciones que sólo se habían delineado.

En este caso el “escenario de violencia” fue la construcción teórica que nos ayudó conceptualmente en la interpretación de los hechos presentados en Mojica. Definidos como los espacios de relación entre la acción violenta y los espacios estructurales de la sociedad, los escenarios nos permitieron considerar los hechos violentos en sus contextos con categorías que en cierta medida tipifican un “conjunto de acciones, actores y condiciones de desarrollo de la violencia, dándoles cierta lógica y autonomía de explicación propia” 5 . Esto posibilito la construcción de los escenarios de violencia familiar, de violencia asociada ha agrupaciones juveniles y de violencia asociada a los hurtos, considerados los de mayor importancia en el análisis de la violencia en el barrio.

La frecuencia de hechos violentos entre familiares, tal y como se evidencia en los altos niveles de denuncia por estos casos en Mojica; determinó que en el escenario de violencia familiar se profundizara en las motivaciones que desencadenan el desarrollo de acciones violentas principalmente contra la mujer y contra los niños, como las principales victimas de violencia al interior del hogar.

Al constatar con los indicadores que los jóvenes son los actores que mas repercuten en la intensidad de hechos como los homicidios y hurtos, actuando principalmente a disposición de pandillas del barrio; en el escenario de violencia asociada a agrupaciones juveniles, la intención radicó en estudiar tales pandillas que detentan distintos niveles de organización, observando las acciones violentas que desencadenan, las modalidades de sus actos, las normas que los caracteriza y la organización a la que apelan. Esto nos llevo a establecer que las pandillas dirigen sus acciones especialmente a los atracos, sumándose la violencia producida por el control del territorio y el monopolio de negocios como el de las drogas y armas, situación que genera la mayor cantidad de hechos violentos en el barrio.

5 Camacho, Álvaro y Guzmán Álvaro (1991). Colombia ciudad y violencia. Ediciones Foro Nacional. Bogotá. pp. 27

10

En la construcción del escenario de violencia asociada a hurtos, se indagaron las modalidades que con mayor continuidad utilizan los victimarios para obtener bienes ajenos: el atraco y el raponazo. En este caso la investigación radicó en el análisis de los espacios donde se perpetra el hurto, la peligrosidad del hecho, el actor que lo ejecuta, los mecanismos que se utilizan, las características de los bienes hurtados y las estrategias desarrolladas para llevar a cabo el hecho.

Con lo anterior, se logra avanzar en la comprensión de los hechos de violencia en el barrio, contribuyendo a la facilitación de herramientas que permitan tomar decisiones para la generación de impactos positivos en los niveles de violencia en el barrio. El evidenciar los actores, las circunstancias, las modalidades y las posibles motivaciones que pueden ser detonantes de hechos violentos, encamina la construcción de acciones que paulatinamente logren disminuir la frecuencia de estos hechos.

El documento presentado ha continuación, expone los resultados de la investigación; comprendiendo en el primer capítulo referencias sobre algunos estudios de violencia urbana recientes en nuestro país y en la ciudad, así como la precisión de elementos teóricos que ubican conceptualmente el análisis. En este mismo capítulo se detalla la metodología cuantitativa y cualitativa del estudio, las fuentes de información y sus limitaciones, el tratamiento dado a los datos, la descripción de las variables utilizadas, las categorías de análisis, el contenido de las entrevistas y algunas consideraciones metodológicas elementales.

En el segundo capítulo se transita hacia la descripción de los hechos a través de los indicadores de homicidios, hurtos y denuncias por violencia familiar en Santiago de Cali y la comuna 15, teniendo en cuenta el significado espacial de la información que en este caso contextualiza y dimensiona las similitudes o diferencias del ámbito central nuestro estudio. Aquí se exploran las características geográficas, cronológicas, las modalidades, los recursos y algunas características de las víctimas.

El tercer capítulo se presenta una reseña histórica del barrio Mojica, construida a través de entrevistas y de otros estudios históricos en este contexto. Además se caracterizan las condiciones sociales básicas del barrio, a partir de indicadores demográficos, económicos, educativos, sociales y de infraestructura general. De la misma manera, se

11

analizan los casos de violencia homicida, hurtos y violencia familiar en Mojica, que corresponde a la descripción de las categorías cuantitativas antes mencionadas. En la ultima parte de este capítulo se presentan algunas conclusiones donde de resaltan los aspectos mas importantes en el análisis de los datos y se contrasta la situación de violencia en la ciudad, la comuna 15 y el barrio Mojica.

En el capítulo cuarto se realiza la aproximación a los tres escenarios de violencia más importantes construidos en el barrio Mojica. En el escenario de violencia familiar se presentan las principales características de las víctimas y los victimarios, ahondando a continuación en el análisis de situaciones que preceden los hechos violentos conyugales y en contra de los niños. En el escenario de violencia asociada a agrupaciones juveniles se analizan las pandillas organizadas y los grupos de delincuencia juvenil no organizada, profundizando fundamentalmente en las modalidades de los hechos, las circunstancias en que se realizan, las características de los actores, la estructura de las agrupaciones, las normas que detentan y las motivaciones que impulsan al grupo a generar prácticas que suscitan violencia. En el escenario de violencia asociada a hurtos se examinan los hechos a partir de dos modalidades: el atraco y el raponazo. Tal y como se especifico anteriormente, el análisis en este escenario se dirigió a la ampliación de las condiciones en las que se presentaban los hurtos.

En el quinto capítulo, se presentan las conclusiones más importantes del trabajo de investigación, resaltando las características que suscitan mayor atención en la culminación del estudio, tal y como lo es el alto impacto de la violencia juvenil en el barrio. Así mismo, se presentan algunas recomendaciones que consideramos aportan a la discusión de las condiciones que se deben tener en cuenta para intervenir una problemática como lo es la violencia.

12

1.1. Algunos estudios sobre violencia urbana en Colombia.

Gran parte de los estudios sobre violencia urbana realizados en Colombia recientemente, priorizan el enfoque epidemiológico caracterizando situaciones de violencia a partir de los principales indicadores de criminalidad. Así mismo, son frecuentes los estudios con una perspectiva política, asociando los esfuerzos de la administración pública con respecto a la seguridad y los índices de violencia en las ciudades, al igual que los estudios económicos de la violencia que evalúan principalmente los costos de está y el impacto que tienen a nivel económico en las ciudades. En este caso se mencionan algunos estudios que suscitan conclusiones importantes en la interpretación sociológica de la violencia en la ciudad, encontrando que los trabajos recientes más importantes se han realizado sobre las principales ciudades de Colombia, propiciando la comparación teórica y metodológica en el tratamiento de esta problemática en la ciudad de Cali.

El estudio titulado “Violencia Homicida En Bogotá: Mas Que Intolerancia 6 ” de María Victoria Llorente, Rodolfo Escobedo, Camilo Echandía y Mauricio Rubio, estudia la violencia en esta ciudad desde mediados de la década de los noventa evidenciando que la tasa de homicidios en Bogotá ha descendido continuamente y ha llegado a niveles relativamente bajos dentro del contexto urbano nacional. En este estudio se hace una aproximación al patrón espacial y de difusión de los homicidios en Bogotá, con la intención de evidenciar aquellos factores que explican la alta concentración de homicidios en unos pocos focos intensamente violentos. Tres conclusiones se desprenden para el período 1997-1999: 1) las muertes violentas están altamente concentradas en unos pocos focos y este patrón geográfico es persistente en el tiempo, 2) la violencia de tipo instrumental (los homicidios producto de ajustes de cuentas y de atracos) aporta un mayor número de muertes que la impulsiva (los homicidios resultado de agresiones en el hogar y de riñas callejeras que al calor de los tragos culminan fatalmente), y 3) existe una importante convergencia geográfica entre focos de intensa violencia y presencia de estructuras criminales asociadas a mercados ilegales y a actividades ilícitas y del “bajo mundo”.

6 Llorente María Victoria, Rubio Mauricio y otros (2000). Violencia homicida en Bogotá: más que intolerancia. Paz Publica- Cede, Uniandes.

13

Con una intención similar al anterior estudio, María Victoria Llorente y Ángela Rivas en la investigación “La Caída Del Crimen En Bogotá: Una década de políticas de seguridad ciudadana” 7 , se centran en el decrecimiento de los índices de criminalidad en Bogotá, producto fundamentalmente de las estrategias de la política de seguridad ciudadana, adelantando acciones de control al consumo de alcohol y al porte de armas. El trabajo contiene la descripción de los principales indicadores de seguridad durante el periodo de 1994 a 2002. Además, el estudio aborda el impacto de las políticas públicas para la prevención del crimen y la violencia en cada administración, concluyendo que la institucionalización en el manejo de la seguridad ciudadana, las transformaciones institucionales, los mecanismos alternativos adoptados para la resolución de conflictos,

la

prevención de la violencia intrafamiliar y el maltrato infantil, los mayores recursos a

la

policía y el seguimiento a la actividad policial, fueron los elementos que propiciaron

el

cambio de la actividad criminal en la capital Colombiana.

Katherine Aguirre y Jorge Restrepo en su investigación titulada “aproximación a la situación de violencia e inseguridad en Bogota” 8 , adoptan un enfoque que privilegia la protección de las personas frente a riesgos que afectan su integridad física. El estudio establece la frecuencia de victimización letal y no letal, teniendo en cuenta su evolución en el tiempo con el objeto de cuantificar los niveles de inseguridad para las personas. De manera complementaria se estudia el impacto que el conflicto armado interno tiene sobre la seguridad de las personas. Asi mismo, se hace referencia a la victimización e inseguridad revelada por medio de encuestas y sondeos. La principal limitación, como es ya común en esta área de estudio, la impone la accesibilidad a fuentes de datos y registros de datos, así como la diversidad en los datos que las fuentes generan.

Mauricio Rubio en el estudio “Caracterización de la Violencia Homicida en Bogotá” 9 se propone estudiar las distintas manifestaciones de la violencia homicida, clasificando

las circunstancias que llevaron al hecho en dos categorías: violencia impulsiva (las riñas

y la violencia familiar) y violencia instrumental (el crimen organizado, la violencia

7 Llorente, María Victoria y Rivas Ángela (2004). La caída del crimen en Bogotá: una década de políticas de seguridad ciudadana. Documento CEDE, Universidad de los Andes. 8 Aguirre, Katherine y Restrepo Jorge (2005). Aproximación a la situación de violencia e inseguridad en Bogotá. CERAC, Bogotá. 9 Rubio, Mauricio (2000). “Estudio interpretativo de la violencia homicida en Bogotá”. En Caracterización de la violencia homicida en Bogotá. Documento de Trabajo Nº 4. Bogotá. Paz Pública- CEDE- UNIANDES y alcaldía de Bogotá.

14

estatal o paramilitar). A partir de su análisis concluye tres elementos determinantes para Bogotá: El primero es la importancia en términos de su contribución al número de muertes violentas de la violencia impulsiva. El segundo es el supuesto de una causalidad de la violencia que se inicia en las manifestaciones menos graves, como la agresión en el hogar, y conduce progresivamente hacia situaciones más serias, incluso las mafias o el paramilitarismo. El tercer elemento que parece común a las explicaciones predominantes sobre la violencia urbana en Colombia, hace referencia a los determinantes sociales y económicos de la violencia instrumental; la ejercida tanto por los criminales comunes como por los rebeldes. Rubio expone que la violencia colombiana es ejercida por grupos organizados, armados y poderosos, y de ninguna forma es característica propia del modo de ser de los colombianos 10 . Es asi como la violencia en Colombia ha sido propiciada no por causas objetivas, sino por la ineficiencia de la justicia penal y la proliferación de los grupos armados, que a su vez han contribuido a la parálisis del sistema judicial y a las altas tasas de criminalidad presentes en las ciudades más desarrolladas.

Luís Fernando Duque 11 en el estudio para diez municipios del Valle de Aburra, se centra en la distribución de los diferentes tipos de violencia a través del trabajo con variables de persona, edad, sexo, estrato socioeconómico y educación. Poniendo especial atención en el análisis de los lugares y grupos humanos donde se concentran los problemas de victimización y agresión; el objetivo es definir políticas en materia de prevención de la violencia. Entre las conclusiones más importantes del estudio, encontramos que en los diez municipios del valle de aburra hay un mismo patrón en cuanto a la distribución de la victimización, la agresión y el haber sido testigo de la violencia. Medellín es el municipio con las mayores proporciones de prevalencia de violencia en el área metropolitana. Los hombres más que las mujeres son quienes tienen las mayores probabilidades de ser testigos, victimas y agresores de todos los tipos de violencia estudiados. En el Valle de Aburra los menores son el grupo con más altas proporciones de victimización. Es también importante el altísimo nivel de no reporte de las formas de violencia estudiadas.

10 Sánchez Torres Fabio y Núñez Méndez Jairo (2003). Determinante del crimen violento en un país altamente violento: El caso de Colombia. Ministerio de defensa. pp. 18 11 Duque, Luís Fernando (2003-2004). La violencia en el valle de Aburra: su magnitud y programa para reducirla”. Universidad de Antioquia. Medellín

15

En la investigación titulada “Escenarios de homicidios en Medellín entre 1990- 2002” 12 , los autores clasifican los homicidios en esta ciudad a partir de ocho escenarios de violencia: la territorial, por intolerancia social, política e ideológica, asociada al narcotráfico y a otras actividades ilícitas organizadas, por apropiación de bienes, relacionada con conflictos personales, por reivindicación económica o del honor e indiscriminada. Entre los hallazgos mas importantes de esta investigación se concluye que hay mayor riesgo en que los hechos homicidas ocurran en estratos socioeconómicos bajos y que los muertos pertenezcan a estos estratos; existiendo además mayor posibilidad de que ocurran en las noches, en fines de semana y en la calle. El estudio de los escenarios en esta ciudad permitió resaltar algunos periodos con predominios de escenarios, encontrando que en Medellín entre 1990 a 1993 hay un predominio de la violencia asociada al narcotráfico y a otras actividades ilícitas organizadas, y entre 1994 a 1998 se acentuó el escenario de violencia por reivindicación económica o del honor. En general el análisis de los escenarios de homicidio y la movilidad de los actores individuales y colectivos, “acentúo la necesidad de propender por una comprensión dinámica de los mismos”.

En Cali, son varias las investigaciones que se han realizado sobre violencia, destacándose los trabajos realizados por Álvaro Guzmán y Gildardo Vanegas. Entre los estudios más importantes, encontramos los diagnósticos de violencia homicida en 1993 13 y 1996 14 , donde Guzmán, Bayona, Vanegas y Domínguez estudian la violencia a partir de variables geográficas y cronológicas; agregando al análisis cuantitativo los medios involucrados y las características de las víctimas como edad sexo y estado civil. El fundamento de las investigaciones son los escenarios de violencia tipificados en escenarios privados y públicos. Los hallazgos reflejan la importancia de trabajar en ciertos sectores donde la violencia homicida es más intensa, implementando políticas de desarme y acciones de prevención en ciertas horas y días. Además se puede especificar que la criminalidad en Cali es altamente organizada y socialmente aceptada, quedando una alta proporción de homicidios impunes.

12 Cardona Marleny, García Héctor Iván y Otros (2005). Escenarios de homicidios en Medellín (Colombia) entre 1990-2002. Estudios políticos # 26. Medellín.

13 Guzmán, Álvaro, J.J Bayona, G, Vanegas (1994). Diagnóstico de la violencia homicida en Cali - 1993, Universidad Del Valle, Facultad de ciencias económicas. Centro de investigaciones y documentación socioeconómica.

14 Guzmán, Álvaro y Domínguez Martha (1997). Diagnóstico de los homicidios en la ciudad de Cali durante 1996. CIDSE. Cali.

16

En el estudio titulado “Cali Tras el Rostro Oculto de las Violencias” de Gildardo Vanegas 15 , se prioriza el trabajo etnográfico por encima de la cuantificación del problema de violencia en dos vastos y complejos conjuntos de barrios de la ciudad de Cali: la Comuna 13 y la Comuna 20. La importancia de la investigación radica en la utilización de historias de vida y entrevistas para dar cuenta de las continuidades y discontinuidades históricas de la violencia, de los contextos, las circunstancias, los azares, y de manera más exacta de todas las relaciones de la diversidad de actores que están inscritos en las acciones violentas. En este caso, la realización del trabajo cualitativo pretendió interrogar situaciones y circunstancias desde las cuales se genera las violencias y los más diversos conflictos sociales, interactuando con mujeres y hombre que ejercen, padecen o contemplan las violencias. La investigación señala inexorablemente la necesidad de las biografías individuales y familiares para el análisis de la violencia en Cali.

Investigaciones más recientes como la titulada “Delincuencia y violencia: nación, región y ciudad” de Álvaro Guzmán 16 , presenta en primer lugar un estudio cuantitativo a partir de la observación de series de tiempo de los delitos y los homicidios en tres contextos diferentes: El nacional, el departamental (Valle y Cauca) y por ultimo en la ciudad de Cali. En la ciudad, se analizan los hechos desde 1980 a 2001 observando las tendencias de los hechos en el tiempo y las condiciones disimiles de la violencia en las comunas de la ciudad. Se evidencia a partir del análisis temporal dos situaciones coyunturales de la violencia entre 1985 a 1986 y de 1993 a 1996. En el estudio se profundiza en tres contextos de la ciudad con características que difieren en todo sentido: Siloe (Zona ladera), la Olla (Centro) y el barrio Manuela Beltrán (Distrito de Aguablanca). Los hallazgos concluyen la importancia de la violencia organizada en la situación agobiante de la ciudad, que acompañado con una precaria presencia estatal, se convierten en factores determinantes de la violencia en Cali.

15 Vanegas Gildardo (1998). Cali tras el rostro oculto de las violencias. Instituto Cisalva, Universidad del Valle. Cali. 16 Guzmán Álvaro (2003). “Delincuencia y violencia: Nación, región y ciudad” en Álvaro Guzmán y Otros. Cuatro ensayos de coyuntura: Valle y Cauca a fines del siglo XX. Bogotá, CIDSE, CEREC.

Pp.173-237

17

Entre las mas recientes, también encontramos la investigación titulada “Cali: Entre violencia organizada y desregulación” de Álvaro Guzmán 17 . En el estudio se pretende en primer lugar, caracterizar la situación de violencia entre los años 2000 a 2004, a partir de los principales indicadores asociados a violencia, como lo son los homicidios,

las lesiones personales, los hurtos, los delitos relacionados con estupefacientes y el porte de armas; que hicieron parte de la construcción del indicador mas global de delitos asociados a la violencia, con el que se evaluaron las comunas donde más se concentra la actividad delincuencial. Además del estudio con los datos de delitos denunciados, se analizaron los resultados de una encuesta de victimización, complementando el análisis de acuerdo a las limitaciones encontradas en las fuentes que recolectan la información delincuencial. Con esto, se quiso abordar el problema del “delito oculto” o no denunciado y de fondo conocer los niveles de impunidad en la ciudad. Entre las conclusiones más importantes del estudio, se evidencia que el uso de la violencia en la ciudad se debe en gran parte a la acumulación económica de tipo ilegal, a la precariedad de las elites que impiden acuerdos básicos de dominación local, terminando por afectar

a la ciudadanía que no encuentra como canalizar sus diferencias cotidianas; a la

fragmentación del territorio urbano y a la crisis para controlar la criminalidad del estado local.

1.2. Orientaciones conceptuales

La exploración de los trabajos de investigación antes referenciados nos permitió deducir que la expresión de violencia carece de univocidad y por el contrario en variadas ocasiones se determina el concepto a partir de las manifestaciones que se estudian. Justamente la necesidad de alejarnos de expresiones asumidas del concepto en relación a la violación de los derechos humanos, o como un proceso de desvalorización de la vida, perdida de sentido de dignidad humana, entre otros enfoques; desde la perspectiva

sociológica adoptada en este trabajo, la violencia es producto de una “relación social de conflicto” en la que esta presente el uso de fuerza para la generación de daño, en donde

la eliminación física es la máxima expresión de violencia, característica que aclara el

concepto de violencia como una practica social, es decir como “acción”. Es claro que

17 Guzmán Álvaro (2007). “Cali: entre violencia organizada y desregulación” en Álvaro Guzmán y Otros. Sociedad y economía: el Valle del Cauca y Colombia: Cidse 1976-2006 30 años. Universidad del Valle, centro editorial. Colombia. Pp. 371-396

18

la violencia aquí referida aparece ligada al daño físico, separándonos de conceptos como violencia psicológica o simbólica.

En este caso el concepto de violencia aunque relacionado, se diferencia de nociones como “conflicto” o “criminalidad”, donde en el primero se excluye la opción del aniquilamiento del oponente, aunque subyace el enfrentamiento intencionado o “la acción orientada con el propósito de imponer la propia voluntad contra la resistencia de la otra” 18 ; y en el segundo se relaciona con “el volumen de acciones cometidas por individuos o una colectividad sobre la ley penal” 19 , entendiendo también que la ley penal castiga algunos hechos violentos, pero no todo acto criminal es violento.

Aunque este estudio aparece ligado al término de “violencia urbana”, que hace referencia a la violencia que se desarrolla en la ciudad, la exploración de los trabajos académicos en Colombia nos permite concluir que hay una ausencia en reducir el contexto de estudio de la violencia, frente a la necesidad de generar políticas de seguridad “ciudadana”. La mayoría de los estudios se remiten a estudiar contextos como la ciudad, que si bien resulta de vital importancia, son deficientes para la comprensión de actos que en este gran campo resultan todavía confusos en sus formas y motivaciones. Gran parte de los estudios actuales de violencia en el país hacen énfasis en la evaluación cuantitativa de los hechos, reduciendo la importancia de conocer cualitativamente los hechos violentos. Ante esta cuestión, este trabajo reduce el análisis de la violencia a un contexto mucho menor como lo es “el barrio”.

La investigación tampoco se vale del monitoreo epidemiológico para determinar las posibles causas de la violencia en un contexto, aunque indicadores como los homicidios, hurtos y violencia familiar son utilizados para realizar un acercamiento a la situación de violencia. Muchos son los estudios que presentan al homicidio como el indicador que determina los niveles de violencia, dejando de lado otros indicadores que posiblemente amplíen la comprensión de este hecho en las ciudades, como los hurtos, las lesiones personales, la violencia familiar y especialmente la investigación cualitativa

18 Weber, Max (1979) Economía y sociedad, México, FCE, 4ª ed. pp. 31 19 Lamnek Siegfried (1986). Teorías de la Criminalidad. Siglo XXI editores. México.

19

que nos permite tener un acercamiento mas certero a las motivaciones que subyacen en los actos violentos.

El hacer referencia a la violencia como “relación social” y al contexto en la cual esta debe leerse, se presenta una evidente dificultad para vincular estos dos aspectos en el análisis de los hechos violentos. Por ello es fundamental en nuestro estudio el concepto de “escenarios de violencia”, pues liga la práctica violenta de los actores “sociales” con los espacios donde se activan tales practicas. La construcción de escenarios “significa dilucidar las diferentes formas en que se cristalizan las relaciones de los actores involucrados, sus identidades sociales, intereses, recursos y relaciones entre ellos y el campo normativo dentro del cual se desarrollan”. 20

En este caso los actores pueden ser “individuales o colectivos, pasivos o activos en la relación” 21 , además que deben de ser especificados de acuerdo con su distribución por edad y sexo. En cuanto a la intensidad, nos referiremos al número de estos casos en el lugar y a la sostenibilidad de ellos en el tiempo. Los recursos son los instrumentos utilizados por los actores que ejecutan el hecho violento. En cuanto a los intereses van a hacer referencia “a los sentidos con que los actores dotan a su acción”; observando a nombre de quien hacen la acción o si el hecho es para defender sus propios intereses, evidenciando las actuaciones en la dimensión agresiva o defensiva. Por ultimo, los campos normativos son concebidos como “los conjuntos de relaciones e instituciones económicas, políticas, sociales, de principios éticos y simbólicos, a partir de los cuales adquieren identidad las acciones violentas, y los escenarios. En cada uno de los campos se concretan situaciones de conflicto permanente en torno de los principios rectores del funcionamiento de una sociedad” 22 . Este último aspecto permite clasificar los hechos violentos a través de los campos económicos, políticos y sociales como posibles formas de organizar la interpretación de las motivaciones de hechos violentos que se presentan en determinado contexto. De esta manera, pertenecen al campo económico aquellos

hechos como los atracos, robos, defensa de la propiedad, entre otros. Al campo político la violencia relacionada con los enfrentamientos militares contra grupos insurgentes, las acciones paramilitares y los actos violentos entre opositores políticos “que tienen como

20 Camacho, Álvaro y Guzmán Álvaro (1991). “Colombia Ciudad y Violencia”. Ediciones Foro Nacional. Bogotá. pp. 27

21 Ibíd. Pp. 170

22 Ibíd. Pp. 27

20

objetivo mantener, modificar, sustituir o destruir un modelo establecido de estado o reprimir a un grupo con identidad dentro de una sociedad por razones de afinidad política, gremial, étnica, racial, religiosa, cultural o ideológica”. En el campo del orden social encontramos preferentemente los hechos violentos que se desarrolla en escenarios como la familia o el barrio con motivaciones o intereses particulares en los campos económico, étnico, cultural o de territorio. En este campo los escenarios se relacionan con las riñas, las limpiezas sociales, y los conflictos pasionales.

En conclusión, al estudiar la relación entre hechos, escenarios y campos sociales, se posibilita examinar el sentido más profundo que adquieren las prácticas violentas en el barrio Mojica. Pero especialmente retomar el método analítico de escenario agota las dimensiones de la acción violenta y las dimensiones estructurales de la sociedad, relacionándolas y superando cualquier tipo de análisis con un único enfoque. El acercamiento al estudio de la violencia en Mojica a través del constructo de escenarios “busca la superación de la descripción empírica de una variable o de un factor hacia un análisis relacional, que trascienda desde la inmediatez de los hechos hacia las condiciones que subyacen al acto violento” 23 .

Violencia familiar

Uno de los escenarios construidos en la interpretación de los hechos de violencia en Mojica es el escenario de “violencia familiar” haciendo referencia a la que se presenta entre individuos con algún grado de consanguinidad. Es común identificar este tipo de violencia con acciones impulsivas, aunque algunos elementos como las relaciones de poder, la desigualdad de recursos o el control que se quiere ejercer sobre la victima de violencia; referencia un tipo de violencia intencional y conciente. Es también característico de las conceptualizaciones de violencia familiar describir un buen número de daños que se enmarcan dentro de este comportamiento, entendiendo por ello perjuicios a nivel psíquico, jurídico, económico, social, moral, sexual, etc. En este caso hacemos referencia a los hechos de violencia familiar que implican daño físico, teniendo claro su estudio mediante el “escenario”.

23 Suárez, Clara; Giraldo Carlos y otros (2005) . Medellín entre la muerte y la vida. Escenarios de homicidios 1990-2002. Estudios Políticos # 26. Medellín

21

En este caso, es de vital importancia exponer algunos de los estudios sobre violencia familiar que nos permitieron tener elementos de análisis en nuestra investigación. La mayoría de trabajos en Colombia, se han enfocado especialmente desde las ciencias sociales como un tema de observación y acción, en coherencia con las políticas y las decisiones del Estado en materia de violencia intrafamiliar, formalizadas en la Constitución de 1991. Frente a la interpretación de la violencia familiar se considera que en los últimos años se ha incrementado producto de los cambios en el papel de la mujer dentro del hogar. Como lo indica Sonia Pachon “La violencia que ha acompañado a la familia asume diferentes expresiones según los estratos sociales y según las regiones del país. Se caracteriza por la variedad de modalidades de agresión física, sexual, psicológica, que llegan a producir lesiones permanentes y en casos agravados la muerte. La violencia de este tipo puede ser esporádica, pero en muchos hogares se constituye en algo normal, un régimen de terror cotidiano ante el cual mujeres, niños, enfermos, ancianos y discapacitados; es decir, los sectores más débiles y vulnerables de la sociedad, no logran romper la dependencia con su agresor, ni el proceso de dominación ejercido mediante la violencia. Este tipo de violencia tiende a darse a puerta cerrada, dentro de la intimidad del hogar, bajo la mirada tolerante de la sociedad” 24 .

Por su parte Maldonado 25 , atribuye los cambios que esta sufriendo actualmente el núcleo familiar a otras causas adicionales, como el machismo, la discriminación, el alcoholismo, el maltrato infantil, la desintegración del núcleo familiar por violencia (viudas y huérfanos), la falta de educación sexual, la infidelidad y la llamada crisis de valores que hacen que no se logre una estabilidad en la familia y que estos problemas se repitan con especial persistencia.

Pese a estas importantes consideraciones, el ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar) asume que las acciones violentas son el resultado de aprendizajes culturales y por tanto existe la posibilidad de modificarlas “ a través de estrategias pedagógicas culturales y de la aprobación de contenidos y habilidades como se buscara fortalecer factores protectores de la pareja, la familia y la comunidad como medio de prevención de la violencia intrafamiliar y lograr un cambio cultural necesario para formación de

24 Pachon, Sonia (2002). Documento de intervención “ruta pacifica de las mujeres colombianas”. Editorial Universidad del Valle. Cali 25 Maldonado, Maria Cristina (2003). Conflicto poder y violencia en la familia, editorial Universidad del Valle. Cali-Colombia.

22

familias democráticas, tolerantes de las diferencias, respetuosas de la dignidad y de los derechos de sus miembros sin distingo de edad, genero, cultura o capacidad física o intelectual” 26

Los estudios de Funes y los de Martí Tusquets en Barcelona nos muestran que las concentraciones más importantes de problemas familiares y sociales se encuentran en determinadas zonas de la ciudad, fundamentalmente en barrios asóciales, en zonas de degradación ciudadana y urbanística. El entorno social, las condiciones del barrio, la vecindad, influyen de una manera directa e indirecta en funcionamiento familiar 27 .

Es necesario entonces resaltar de acuerdo a los autores, que las principales víctimas de violencia familiar son las mujeres y los niños, las situaciones se presentan en sectores vulnerables en la ciudad y están intensificados por otros factores como el machismo, alcoholismo, la falta de afecto, etc., siendo estos elementos importantes en la interpretación del escenario de violencia familiar en Mojica.

Violencia asociada a hurtos

Aunque el delito del hurto aparece ligado a actos de violencia, no siempre implica hechos violentos. Es fundamental separar aquella definición jurídica del hurto “como el apoderamiento ilegítimo de una cosa mueble ajena, con el propósito de obtener provecho para si o para otro 28 , para obtener un acercamiento al hecho de violencia relacionado con el hurto y no a todos los elementos que hacen referencia a un acto criminal. En este caso, estudios como el de Escobar y Guzmán 29 explican la necesidad de separar los actos de delincuencia a los hechos de violencia tal y como lo plantean en este fragmento: “En algunos trabajos, nos ha parecido importante indicar la diferencia entre violencia y delincuencia, fenómenos que tienden a ser confundidos por los analistas. Ciertamente éstos pueden tener vinculaciones estrechas, pero su naturaleza y sus dinámicas explicativas son diferentes. El delito hace referencia a una conducta

26 Presidencia de la Republica (2003) Haz Paz 1999. (Documento informativo sin especificar editorial)

27 Tusquest Martín (1988). Enfermedad mental y entorno urbano, Editorial Anthropos, Barcelona. 28 Código Penal y de Procedimiento penal. Ley 599 de Julio 24 de 2000.

29 Escobar, Jaime y Guzmán, Álvaro (1997). ““El Delito Contra El Patrimonio Económico En Colombia:

Hacia Su Análisis Social Y Económico”. Centro de investigaciones y documentación socioeconómica Cidse, Cali. pp. 19

23

reprimida por el Estado, la violencia a una modalidad del conflicto social que incluye la acción del Estado30

En este caso, al describir los hurtos en la ciudad, tenemos dificultades al identificar los que implican violencia, pues las estadísticas son de carácter criminal, tal como lo plantea Guzmán y Escobar: “parte del problema de la diferenciación entre delincuencia y violencia tiene que ver con la indispensable desagregación de la estadística criminal y su adecuación a los estudios sobre violencia. Así, los delitos contra la vida y la integridad personal, los delitos propiamente violentos, son sólo una parte de la estadística criminológica” 31 . En este caso, aunque utilizamos las estadísticas criminales, la conceptualizaciòn de “escenario de hurtos” implica acercarnos al hecho violento y no a un acto criminal.

Es también necesario distinguir entre el robo con fuerza, que es aquel que se emplea para acceder al lugar donde se encuentra el bien a hurtar, aunque sin ningún perjuicio físico contra la victima; del hurto con violencia o intimidación a las personas donde se ejerce una fuerza física o una intimidación para vencer la resistencia del dueño o poseedor de los bienes a su entrega. Con estos argumentos, aclaramos que el hurto con violencia es el que nos interesa analizar.

1.3. Metodología

El trabajo, mediante la construcción y análisis de información cuantitativa, sirvió para analizar cómo es y cómo se manifiesta la violencia a partir de tres indicadores:

homicidios, hurtos y denuncias por violencia familiar. Esto permitió detallar el hecho estudiado básicamente a través de la medición de varias variables que suscitan la

caracterización sobre las víctimas, los contextos y las temporalidades en que ocurren los hechos violentos.

Dada la necesidad de realizar descripciones cualitativas para contextualizar particularidades que no son perceptibles mediante el análisis de datos agregados, se hizo un acercamiento a habitantes del barrio que mediante relatos y entrevistas no

30 Ibíd. pp. 20

31 Ibíd. pp. 20

24

estructuradas, nos ayudaron a ampliar el conocimiento de las circunstancias que motivan hechos de violencia familiar, de las agrupaciones juveniles dedicadas a actos delictivos y de las circunstancias que exponen algunas víctimas de hurtos en Mojica.

Fuentes de información

La información que caracteriza los homicidios desde 1997 a 2007, fue adquirida de la base de datos del Observatorio Social, construida por del Comité interinstitucional de Muertes Violentas compuesto además por la Policía Metropolitana de Cali, Fiscalía, Medicina Legal, Sijin y CTI.

Los datos de hurtos contienen las denuncias y las capturas en fragancia por este hecho. Estas cifras fueron obtenidas en el Observatorio Social, aunque la fuente primaria es la Policía Metropolitana. En cuanto a los datos de denuncias por violencia familiar, se acudió al observatorio de violencia familiar (VIF), de la Secretaria de Salud de Cali, que obtiene los datos de las denuncias presentadas por la comunidad en las comisarías de familia, ICBF y la fiscalía.

Los datos sobre el número de pandillas en el año 2008 en la ciudad fueron proporcionados por la policía Metropolitana, producto de sus investigaciones de campo. En cuanto a los datos que corresponden a la descripción de la infraestructura general del barrio Mojica y los aspectos relacionados con las características básicas de sus pobladores (situación laboral, estructura familiar, aspecto educativo, entre otras.), se acudió a los datos proporcionados por el SISBEN.

Una vez revisadas las cifras, se procesó y analizó la información utilizando los programas de SPSS y Microsoft Excel. El análisis de los datos de los años 1997 a 2007 comprendió análisis univariado y bivariado, sobre las variables de persona, tiempo, lugar y circunstancia del hecho, utilizando frecuencias absolutas y relativas.

Los relatos presentados en el análisis de los escenarios de violencia en Mojica, se obtuvieron a partir del acercamiento a algunos habitantes del barrio. Mediante entrevistas no estructuradas a algunas mujeres del sector y niños en las escuelas, se obtuvieron los relatos presentados en el escenario de violencia familiar. En el escenario

25

de violencia asociada a agrupaciones juveniles, se obtuvieron los relatos de jóvenes pertenecientes a algún tipo de pandilla y de personas que han sido afectadas por los hechos de estas agrupaciones. Los relatos presentados en el escenario de violencia por hurtos, fueron obtenidos al azar, teniendo como único criterio el retomar la información de personas que nos narraban como habían sido despojados de sus bienes.

Descripción de las variables cuantitativas

El agrupamiento de algunas de las características que se repiten en determinados tipos de homicidios, hurtos y casos de violencia familiar permitió circunscribir distintos escenarios de violencia en el barrio Mojica. Las variables epidemiológicas que fueron de mayor utilidad y que se pudieron establecer según las fuentes son:

Persona: edad, género, ocupación.

Tiempo: mes del homicidio, día y hora.

Lugar: Ciudad, Comuna, barrio y sitio específico (cañadulzal, vía Pública, etc.) donde ocurrió el hecho.

Mecanismo: comprendido como el instrumento utilizado para causar la lesión o la muerte (por ej.: proyectil de arma e fuego, arma cortopunzante, veneno).

Presunto Móvil: definido como la situación inicial que motivó o impulsó presuntamente al agresor a cometer el delito, en este caso se construye a partir de hallazgos o información del acta de levantamiento. Acorde al Sistema de Información del Instituto Nacional de Medicina Legal, se ha categorizado los presuntos móviles en riñas, ajuste de cuentas y/o venganzas, atracos (por hurtar y por hurtarle), violencia intrafamiliar y otros. Además ha definido internamente los de: ajustes entre pandillas, pasionales y bala perdida.

Los datos sobre los hurtos, contienen también las variables referentes a persona, tiempo, lugar y mecanismo antes señaladas. Además, contienen otro tipo de variables como:

Tipo de Hurto: Personas, residencias, comercio, entidades financieras, automotores y motocicletas.

Modalidades: atraco, descuido, raponazo, engaño, abuso de confianza, vandalismo, halado.

26

Los datos sobre denuncias de por violencia familiar, contienen las mismas variables antes expuestas referentes a persona, tiempo y lugar.

Descripción de datos cualitativos

Los relatos presentados en los tres escenarios de violencia en Mojica contienen

información con distintas características, que a continuación especificaremos:

Escenario de Violencia Familiar: Aquí se presentan los relatos de tres mujeres que han sido víctimas de hechos violentos, con información acerca de las motivaciones de los victimarios para maltratar, las modalidades de violencia y los objetos utilizados para ejercerla. Dos niños entrevistados, nos describen elementos que ellos consideran pueden motivar el desarrollo de hechos violentos.

Escenario de Violencia asociada a agrupaciones juveniles: En este escenario, los relatos de tres jóvenes que hacían parte de pandillas, nos revela información acerca de como se conforman las pandillas, las normas y organización de las agrupaciones delincuenciales, las trayectorias de algunos actores, las acciones que ejecutan, las modalidades y los hechos de violencia.

Escenario Violencia asociada a hurtos: En este caso, la información de cinco personas afectadas por este delito, nos permite conocer los sitios donde se realizan la mayor cantidad de hurtos, los bienes que con mas frecuencia son hurtados, las circunstancias en que se presenta el hecho, las modalidades y los objetos utilizados para perpetrar el hecho.

Consideraciones sobre las fuentes

Refiriéndonos a la información sobre homicidios hay que señalar que los datos en todos los contextos estudiados evidencian que más de la mitad de los móviles de los homicidios quedan por establecer, indicando que esta fuente tiene amplias limitaciones para dar cuenta sobre las posibles motivaciones de estos hechos. De los 20.280 homicidios ocurridos en Cali entre 1997-2007, 11.367 quedaron por establecer, ósea un poco mas de la mitad. En el caso de los datos en Mojica pasa algo similar, de los 416 homicidios para estos años, 208 homicidios no se pudieron establecer. Esto corrobora

27

la idea de que falla el aparato judicial en la investigación de los delitos y nos limita nuestra investigación, pero también evidencia la audacia en muchos casos de los victimarios al no dejar evidencias de los hechos.

De la misma manera, los datos sobre hurtos desde el año 2003 presentan limitaciones considerables dado que no hay una conexión entre las entidades que recepcionan las denuncias sobre los hurtos. Por lo tanto, en este caso se decidió acudir a la fuente más amplia que es la policía metropolitana, aunque es posible que no contengan algunos datos sobre denuncias registradas en la fiscalía. Por ultimo, parece ser que con la creación del Observatorio de violencia familiar, las denuncias sobre este tipo de casos parecen ser las mas consistentes, aunque también contiene errores explícitos dada la activación y reactivación de esta entidad que no hace constante el ejercicio de recolección de datos constantes, presentándose aun problemáticas para acceder a todos los datos que se quisieran registrar en este Observatorio.

Por otro lado, si bien las entrevistas no estructuradas resultan elementos importantes en la comprensión de los hechos presentados en los tres escenarios de violencia, esto es solo un aspecto que las personas entrevistadas perciben de su realidad. El generalizar las circunstancias en que se presenta determinado hecho, o en las características de los distintos actores que realizan hechos violentos, no es la intención. Reconocemos que los relatos no nos da los suficientes elementos para hacer conjeturas globales, pero si para conocer algunas situaciones que pueden estar pesando en la configuración de los hechos violentos.

28

2. La violencia en Cali y en la comuna 15:

Contexto general del barrio Mojica

2.1. Violencia homicida 1997-2007

Cronología

Entre los años de 1997 a 2007 en Cali ocurrieron 20.280 muertes violentas, con un

promedio anual de 1843 casos, y una tasa promedio de 83 hpcch al año. Cali desde

1993 tenía una tasa que sobrepasaba los 100 hpcch, encontrando su punto más alto en el

año 1994 donde se registraron 120 hpcch. A partir del año 1997, punto del que parte

este estudio, el decrecimiento de los homicidios en la ciudad es evidente registrándose

81 hpcch; pero la tendencia a la baja registrada en este año no fue consistente,

aumentando progresivamente la frecuencia de los homicidios desde el año 1998 hasta

el 2004. Justamente en este último año se registro el número de homicidios más alto

con un total de 2165 casos; sin embargo la tasa más alta se presento en 1999 con 94

hpcch. Desde el 2005 el homicidio en la ciudad muestra una tendencia descendente,

pues no solo se registran los números de casos más bajos en los últimos años, si no que

las tasas disminuyen 13 puntos pasando a 78 hpcch 32 . Después de este año la tasa de

homicidios decrece hasta llegar a 70 hpcch en el 2007, consolidando la tendencia a la

baja durante los últimos tres años.

La comuna 15 ubicada en la zona oriental de la ciudad y parte de lo denominado

“Distrito de Aguablanca”, es la segunda comuna donde se registraron mas hechos

mortales en Cali entre 1997 a 2007, concentrando el 7.44% de los homicidios del total

de la ciudad. Comparada con Cali, las tasas de homicidio en la comuna 15 son

superiores, asemejándose solo en el año 1997. El mayor número de hechos y las tasas

más altas se presentaron entre los años 2001 a 2004, siendo el 2001 como el año donde

se registró la tasa más alta con 137 hpcch; seguida de la tasa de 122 hpcch presentada en

el 2004. A partir del año 2005, al igual que en la ciudad hay una disminución sustancial

en la tasa de homicidios, registrándose 88 hpcch; no obstante los hechos no continuaron

decreciendo como sucedió en la ciudad, si no que nuevamente aumento la tasa en el

2006 a 97 hpcch, hasta quedarse en 93 hpcch en el año 2007.

32 A partir del año 2005 el indicador de población de Santiago de Cali y de la Comuna 15 es corregido por el censo del Dane 2005. Para los años anteriores la población corresponde a las proyecciones del Dane realizadas a partir del Censo de 1993.

29

La información nos permite concluir que en la ciudad se han observado avances importantes en la prevención de este tipo de violencia; pero los indicadores de homicidios de la comuna 15 evidencian que en contextos mas específicos de la ciudad, en se viven otro tipo de dinámicas que ha significado una mayor dificultad en la disminución de los hechos en el tiempo.

Tabla 1: Tasa de homicidios Cali y Comuna 15. 1997-2007. (X 100 mil Hab.)

   

Cali

 

Comuna 15

Año

Frecuencia

Población

Tasa

Frecuencia

Población

Tasa

 

1997 2'010.537

1633

 

81

93

113.991

81

 

1998 2'060.363

1701

 

83

121

116.957

103

 

1999 2'110.571

1990

 

94

144

121.023

119

 

2000 2'161.130

1964

 

91

134

125.183

107

 

2001 2'212.430

2055

 

93

178

129.457

137

 

2002 2'264.256

2014

 

89

152

133.836

114

 

2003 2'316.655

2111

 

91

161

138.323

116

 

2004 2'369.696

2165

 

91

174

142.926

122

 

2005 2'039.626

1590

 

78

110

125.078

88

 

2006 2'119.908

1541

 

73

122

126 496

97

 

2007 2'169.801

1516

 

70

120

128.837

93

Fuente: Población: Proyecciones censo Dane 1993 y 2005. Homicidios: Base de datos del observatorio social. Datos proporcionados por el comité Interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal

Grafico 1: Tasa de homicidios en Cali y Comuna 15 (X cada 100 mil). 1997
Grafico 1: Tasa de homicidios en Cali y Comuna 15 (X cada 100 mil). 1997 – 2007
160
140
120
100
Cali
80
Comuna 15
60
40
20
Población. Proyeccióncenso DANE1993
Censo DANE2005
0
1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Fuente: Población: Proyecciones Censo Dane 1993 y 2005. Homicidios: Base de datos del observatorio social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal

Tanto en Cali cómo en la Comuna 15, el mes en el que ocurrieron más hechos mortales fue Diciembre. Entre Noviembre y Enero ocurrieron el mayor número de homicidios en estos contextos, acumulando el 27.4% y el 28.6% del total de hechos en el año respectivamente. Febrero es el mes con el menor número de homicidios en Cali con un

30

7,5% del total de hechos, y Julio es el mes con el menor numero de homicidios en la comuna 15 con 6.9%. El promedio mensual de homicidios en la ciudad es de 153 hechos, y 11 es el promedio mensual de la comuna 15.

Tabla 2: Homicidios por mes de ocurrencia. Cali- Comuna 15 1997-2007

 

Cali

Comuna 15

Mes

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Enero

1821

9,0

137

9,1

Febrero

1517

7,5

114

7,6

Marzo

1673

8,2

124

8,2

Abril

1535

7,6

117

7,8

Mayo

1792

8,8

129

8,5

Junio

1633

8,1

116

7,7

Julio

1687

8,3

104

6,9

Agosto

1685

8,3

152

10,1

Septiembre

1553

7,7

107

7,1

Octubre

1647

8,1

112

7,4

Noviembre

1713

8,4

133

8,8

Diciembre

2024

10,0

164

10,9

Total

20280

100

1509

100

Fuente: Base de datos del observatorio social. Datos proporcionados por el comité Interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

El análisis de los homicidios por días nos muestra que en el domingo se perpetran la mayor cantidad de hechos violentos que terminan en muerte tanto en la ciudad como en la comuna 15, con el 22% y 29% del total de hechos cometidos en otros días de la semana. Como es evidente, en los fines de semana (Viernes, Sábado y Domingo) ocurrieron el mayor numero de hechos en los dos contextos, en Cali con 51.1% de los homicidios del total de hechos en la semana y en la comuna 15 con el 56%. Resulta interesante que en la comuna 15, los lunes y los miércoles son días con más violencia homicida que los viernes, dejando claro que de lunes a viernes se encuentran relativamente dispersos los hechos, concentrándose mayormente los fines de semana (sábado y domingo).

Aunque en los días ordinarios también se cometen homicidios, al parecer una mayor interacción y la realización de actividades sociales de diversa índole en los fines de semana y casi siempre en horario nocturno y con un carácter festivo, representan factores considerados de riesgo para el desarrollo de violencia homicida. La evidencia de los mayores casos de homicidios en días festivos deja claro que es posible que la intensificación de la vida social en este tiempo sea crucial tanto para la integración como para el aumento de los conflictos.

31

Tabla 3: Homicidios por día de ocurrencia. Cali- Comuna 15. 1997-2007

 

Cali

Comuna 15

DIA

Frecuencia

%

Frecuencia

%

LUN

2522

12,4

187

12,4

MAR

2383

11,8

139

9,2

MIE

2490

12,3

179

11,9

JUE

2475

12,2

161

10,7

VIE

2631

13,0

163

10,8

SAB

3324

16,4

241

16,0

DOM

4455

22,0

439

29,1

Total

20280

100

1509

100

Fuente: Base de datos del observatorio social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

Geografía

Entre los años 1997 a 2007 el promedio de homicidios por comuna fue de 883. El número de casos de violencia homicida en Cali tiene una clara concentración geográfica en las comunas 13, 14 y 15; denominadas en su conjunto “Distrito de Aguablanca” que aportan el 23.5% del total de hechos, ósea 433 homicidios promedio anual en sus límites. Igualmente, en la comuna 20 ubicada en la zona de ladera suceden el 6% de los homicidios de la ciudad, evidenciándose un porcentaje alto de homicidios; ya que comparado con la comuna 13, donde sucedieron el 8.6% de los casos totales de la ciudad, con un promedio de 160 homicidios por año, la diferencia no es radical. Si cambiamos el indicador de los homicidios por “tasa”, las cifras evidencian que en los últimos años las tasas mas altas de homicidio se presentaron en las comunas 3 y 9; que en el 2007 registraron 131 y 127 hpcch respectivamente. Si bien, en estas comunas ubicadas en el centro de la ciudad hay poca población habitacional, por ellas circulan muchos habitantes de otros lugares, entendiendo que estas es una zona de gran afluencia comercial diurna y nocturna; además de asentarse el mayor número de habitantes de la calle de la ciudad y concentrarse un alto número de actividades delictivas. Es de notar el decrecimiento en la tasa, de comunas que antes alcanzaban altos indicadores como lo es la 20, que paso de 136 en el año 2005, a 93 hpcch en el 2007. Por el contrario, la comuna 13 no solo sobresale por registrar el mayor número de homicidios en la ciudad, también es la comuna con el mayor aumento en la tasa pasando en el año 2005 de 74 a 106 hpcch en el año 2007.

32

Tabla 4: Tasa de homicidios por comuna Cali 2005-2007 (x 100 mil Hab.)

   

2005

 

2006

 

2007

Comuna

Frecuencia

Población

Tasa

Frecuencia

Población

Tasa

Frecuencia

Población

Tasa

1 25

 

61828

40

27

65,333

41

26

66,616

39

2 50

 

97722

51

51

103,022

49

39

105,879

37

3 75

 

44186

170

54

44,088

122

58

45,012

131

4 61

 

55956

107

74

56,933

128

46

57,812

79

5 25

 

99844

25

27

100,358

26

25

102,943

24

6 76

 

167678

45

63

166,906

37

74

169,331

43

 

7 111

74169

149

86

78,097

108

55

79,862

69

8 92

 

97967

93

83

96,991

84

70

98,164

71

9 86

 

48382

177

67

47,831

138

62

48,457

127

10 82

 

103671

79

59

103,087

56

58

105,154

55

11 74

 

98492

75

57

98,172

57

87

99,437

87

12 59

 

66676

88

59

67,638

86

67

68,414

98

13 127

 

169510

75

173

169,659

101

183

171,646

106

14 102

 

153420

67

138

151,544

89

137

154,076

89

15 110

 

125078

87

122

126,496

96

121

128,837

93

16 58

 

94485

61

61

94,383

64

89

95,655

93

17 37

 

104504

35

30

103,975

28

36

109,865

33

18 50

 

95766

52

72

100,276

71

51

102,886

49

19 60

 

100063

60

42

98,257

42

46

102,631

46

20 89

 

64491

138

64

65,441

97

63

66,441

93

21 63

 

86483

72

71

92,171

77

64

95001

68

22 8

 

8103

98

14

8971

156

11

9053

121

Fuente: Población: Dane 2005. Homicidios: Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de Muertes Violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

En los últimos 11 años de los 337 barrios que están reconocidos por el Departamento de Planeación Municipal de Cali, en el 97% de ellos ha ocurrido por lo menos 1 homicidio. Los cinco barrios con mas homicidios en la ciudad registran el 10.7% del total de hechos en la ciudad. El barrio donde mas hechos se reportaron fue Siloe ubicado en la zona de ladera, que concentró el 2.6% de los homicidios de Cali, con un promedio de 47 homicidios por año, seguido del barrio Mojica con un promedio de 37 homicidios por año, aportando el 2% de los homicidios en la ciudad.

Tabla 5: Cinco barrios con más homicidios en Cali. 1997-2007 (Frecuencia)

Comuna

Barrio

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

Total

20

Siloe

37

47

48

73

56

53

58

49

54

24

17

516

15

Mojica

25

31

43

45

42

35

48

50

28

31

38

416

9

Sucre

36

32

48

38

42

48

45

26

36

30

23

404

10

Santa Elena

25

34

50

44

34

48

48

39

26

18

19

385

14

Manuela Beltran

20

19

30

22

38

33

51

50

29

45

36

373

Fuente: Base de Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el Comité Interinstitucional de Muertes Violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

Sin embargo, la tasa más alta de homicidios en el año 2005 la encontramos en el barrio Sucre con 712 hpcch, zona donde habitan pocos residentes pero es centro de varios negocios ilícitos. Igualmente, el barrio Santa Elena, con la segunda tasa más alta de barrios en la ciudad; es identificado como foco de criminalidad, pues además de estar la

33

galería más grande de la ciudad, se destaca por el desorden físico que facilita el desenvolvimiento de hechos violentos.

Tabla 6: Tasa barrios con mayor frecuencia de homicidios en Cali entre 1997-2007. Calculada para el año 2005 (X 100 mil Hab.)

Barrio

Frecuencia

Población

Tasa

Siloe

54

21137

255

Mojica

28

24372

114

Sucre

36

5058

712

Santa Elena

26

8521

305

Manuela Beltrán

29

28362

102

Fuente: Población: Dane 2005. Homicidios: Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

Por otra parte, en la comuna 15 existen nueve barrios y seis invasiones, tres de ellas colindantes al barrio Mojica, pero su carácter de ilegalidad impide que se las haga parte de este barrio. Mucha de la violencia sucedida en estas invasiones tiene fuertes relaciones con los límites del barrio legalmente constituido, pues las fronteras legales y construidas por distintos actores del sector son bastante confusas. Evidentemente, Mojica es el barrio con más homicidios en la comuna con el 27,6% del total de hechos seguido de El Retiro con el 22%. Entre estos dos barrios se concentra el 50% de los homicidios en toda la comuna. El barrio con menos hechos es el Morichal de Comfandi que posee características distintas a los demás barrios de la comuna, con condiciones socio-económicas mucho más favorables. La tasa de homicidios en el año 2005 en estos barrios muestra que si bien Mojica posee el mayor número de casos, el barrio El Retiro registra la tasa más alta, con 251 hpcch. Mojica es el segundo barrio con la tasa mas alta de homicidios en la comuna, registrando 115 hpcch.

Tabla 7: Tasa de homicidios por barrios comuna 15. 2005

(X 100mil hab.)

Barrio

Frecuencia

Población

Tasa

Mojica

28

24.372

115

El Retiro

27

10.750

251

Comuneros 1

13

20.139

64

El Vallado

12

18.592

64

Ciudad Cordoba

13

29.488

44

Laureano Gomez

7

8.571

81

El Morichal de Comfandi

1

13166

7

Fuente: Población: Dane 2005. Homicidios: Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

34

Tabla 8: Barrio con más homicidios comuna 15. 1997-2007 (Frecuencia acumulada)

Barrio

Frecuencia

%

Mojica

416

27,6

El Retiro

345

22,9

Comuneros 1

248

16,4

El Vallado

175

11,6

Ciudad Cordoba

169

11,1

Laureano Gomez

104

6,9

El Morichal de Comfandi

6

0,4

Inv. Brisas de las Palmas

1

0,1

Inv. Brisas Nuevo Amanecer

2

0,1

Inv. El Encanto

1

0,1

Inv. Brisas de Comuneros

11

0,7

Inv. Colonia Nariñense

14

0,9

Inv. Valladito

17

1,1

Total

1509

100

Fuente: Base de Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes Violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

Características de las víctimas

Las muertes por homicidio son marcadamente mayores en la población masculina tanto en Cali como en la comuna 15. En la ciudad, de los 20280 homicidios el 93.5% eran hombres y el 6.4% eran mujeres. En la comuna 15 los homicidios de sexo masculino registran el 95% y solo el 5% de los casos son mujeres.

Tabla 9: Homicidios Según sexo. Cali- Comuna 15. 1997-2007

 

Cali

Comuna 15

Sexo

Frecuencia

%

Frecuencia

%

F

1301

6,4

75

5,0

M

18978

93,6

1434

95,0

Total

20280

100

1509

100

Fuente: Base de Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el Comité Interinstitucional de Muertes Violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

Con respecto a la edad, el homicidio en la población joven es más frecuente, tanto en la ciudad como en la comuna 15, encontrándose en menor proporción las muertes de personas con más de 45 años y los menores de 14 años. El 21% de los homicidios en Cali están entre los 20 y 24 años, siendo este el grupo de edad donde se concentra el mayor numero de hechos mortales. En la comuna 15, el mayor número de casos suceden en jóvenes entre los 15 y 19 años, concentrando el 27% de los homicidios, evidenciando que en esta comuna, las victimas jóvenes mueren a edades más tempranas que en Cali; aunque haya un mayor porcentaje de victimas menores de edad que en la ciudad.

35

Tabla 10: Homicidios por edad de la victima: Cali - Comuna 15 1997-2007

 

Cali

Comuna 15

Edad

Frecuencia

%

Frecuencia

%

0

- 4

57

0,3

8

0,5

5

- 9

49

0,2

5

0,3

10

- 14

246

1,2

44

2,9

15

- 19

3373

16,6

404

26,8

20

- 24

4245

20,9

358

23,7

25

- 29

3553

17,5

211

14,0

30

- 34

2693

13,3

158

10,5

35

- 39

2149

10,6

111

7,4

40

- 44

1431

7,1

79

5,2

45

- 49

990

4,9

42

2,8

50

- 54

623

3,1

34

2,3

55

- 59

337

1,7

25

1,7

> 60

461

2,3

24

1,6

Sin Dato

73

0,4

6

0,4

Total

20280

100,0

159

100,0

Fuente: Base de Datos del Observatorio Social. Datos proporcionados por el comité interinstitucional de muertes violentas: Fiscalía, Policía Metropolitana, CTI y Medicina Legal.

2.2. Caracterización de los Hurtos 2002-2007 Cronología

Entre el año 2002 a 2007 se denunciaron 41.466 casos de hurtos de diversas características en Cali, donde se muestra un aumento progresivo en los años pues las denuncias pasaron de 2366 casos en el 2002 a 12379 en el 2007. Es evidente la ineficiencia del registro de este tipo de delitos en Cali, pues los datos no solamente simbolizan un porcentaje muy bajo de los hurtos cometidos realmente si no que también el registro de los pocos carece de una organización y un consenso de las variables estimadas. El aumento de las denuncias entre el 2006 y 2007 se debe principalmente al cambio en el sistema penal que comenzó en el 2006, sin desestimar la posibilidad de que haya un crecimiento en los niveles de denuncia y un mejoramiento progresivo en el registro de estos delitos. Por lo tanto, el mayor número de hurtos denunciados se registran en los años 2006 y 2007, acumulando entre estos el 59% de los casos denunciados en Cali

En un contexto menor como lo es la comuna 15, los registros son mínimos, pues como sabemos los datos obedecen a denuncias por este delito, desestimando los posibles hechos que no pasan por el ente judicial. No obstante, con los pocos registros se pueden establecer conclusiones importantes sobre las características del hurto en la comuna y sobre los posibles comportamientos cronológicos y geográficos del delito en esta zona,

36

considerando que posiblemente los datos son una muestra de lo que sucede en la realidad. El aumento progresivo en el número de denuncias desde el 2002 también es evidente en la comuna 15, pues solo entre el 2002 y 2004 se registraron el 8% de los casos. El 91% de los casos están registrados entre el 2005 y 2007; la mitad de los casos se registraron en el año 2006, lo que demuestra la incongruencia de los registros.

En el 2006 se presentaron las mayores tasas de hurto tanto en la ciudad como en la comuna 15, con 604 y 395 hpcch respectivamente. Aunque también son altas las tasas en el año 2007, en los dos contextos tuvieron bajas considerables, especialmente en la comuna 15 que bajo hasta 210 hpcch. Al contrario de los homicidios, las tasas de hurtos en la comuna 15 son menores que en la ciudad, pero como especificamos anteriormente esto se puede deber en gran parte a la ineficiencia en las denuncias que pueden tener un mayor impacto en la comuna 15, pues los sitios de denuncia son lejanos y los niveles de impunidad por este delito pueden sobrepasar lo que sucede en otras comunas como la 19.

Tabla 11: Tasa de hurtos. Cali- Comuna 15. (X 100 mil hab.). 2002- 2007

   

Cali

Comuna 15

 

Año

Frecuencia

Poblacion

Tasa

Frecuencia

Poblacion

Tasa

 

2002 2366

2'264.256

104

19

133.836

14

 

2003 5191

2'316.655

224

37

138.323

27

 

2004 4305

2'369.696

181

27

142.926

18

 

2005 4404

2'039.626

215

177

125.078

141

 

2006 12825

2'119.908

604

500

126 496

395

 

2007 12379

2'169.801

570

271

128.837

210

Fuente: Población Dane 1993 y 2005. Hurtos: Policía Metropolitana de Santiago de Cali

Grafico 2: Tasa de hurtos en Cali y Comuna 15 (por cada 100 mil). 2002-
Grafico 2: Tasa de hurtos en Cali y Comuna 15 (por cada 100 mil). 2002- 2007
700
600
500
400
Cali
300
Comuna 15
200
100
0
2002
2003
2004
2005
2006
2007

Fuente: Poblacion Dane 1993 y 2005. Hurtos: Policía Metropolitana de Santiago de Cali

37

Los meses donde ocurren el mayor número de hurtos en Cali son febrero y marzo que registraron el 9,5 y 9,3% del total de casos de hurtos respectivamente. Algo similar ocurre en la comuna 15, pero en este caso el mes donde se denunciaron mayor cantidad de hurtos fue Febrero con 13,8% de las denuncias en la comuna, seguido de Marzo con el 12,9%. Es importante mencionar que el mes donde menos se registraron hurtos tanto en Cali como en la comuna 15 fue Diciembre, con 7,5% y 5.3% de los casos respectivamente. Esto es notable dado que en otro tipo de indicadores de violencia, diciembre es el mes donde ocurren el mayor numero de casos, dejando un gran interrogante a investigar.

Tabla 12: Hurtos denunciados por mes. Cali- Comuna 15

2002-2007

 

Cali

Comuna 15

Mes

Frecuencia

%

Frecuencia

%

ENERO

3541

8,5

81

7,8

FEBRERO

3857

9,3

143

13,8

MARZO

3951

9,5

133

12,9

ABRIL

3588

8,6

109

10,5

MAYO

3655

8,8

126

12,2

JUNIO

3642

8,7

53

5,1

JULIO

3331

8

74

7,1

AGOSTO

3177

7,6

76

7,3

SEPTIEMBRE

3179

7,6

68

6,5

OCTUBRE

3220

7,7

55

5,3

NOVIEMBRE

3210

7,7

58

5,6

DICIEMBRE

3119

7,5

55

5,3

Total

41470

100

1031

100

Fuente: Policía Metropolitana de Santiago de Cali

Geografía

Entre el 2002 y 2007 las comunas 19, 2, 3 y 17 acumulan el mayor número de casos de hurtos que equivale al 29% del total de denuncias por este hecho en la ciudad. Estas comunas se ubican en el corredor norte-sur de la ciudad siguiendo el eje de la avenida primera y la calle quinta; siendo un área de predominio residencial con barrios de estratos altos donde también se ubican las zonas bancarias, hospitalarias y escenarios deportivos.

El sector más vulnerable con respecto a este delito es la comuna 19, zona donde más se denuncian estos casos, registrando el 9% del total de hurtos en la ciudad. Le siguen en su orden la comuna 2 con 8,3% del total de hurtos, la 3 con 6% y la comuna 17 con

38

5%. Son notables los casos denunciados en la comuna 1, 20 y 21 que resultan los más bajos de toda la ciudad acumulando solo entre estas tres zonas el 3% del total de casos. De la misma manera las comunas 13, 14 y 15 (distrito de Aguablanca) registran niveles bajos de hurtos pues en sus límites se han denunciado el 7% de los casos.

Tabla 13: Hurtos denunciados por comunas 2002-2007 (Frecuencia Acumulada)

Comuna

Frecuencia

%

1

379

0,9

2

3462

8,3

3

2626

6,3

4

1565

3,7

5

1376

3,3

6

1042

2,5

7

1037

2,5

8

1658

4

9

1387

3,3

10

1638

3,9

11

1023

2,4

12

645

1,5

13

1034

2,4

14

881

2,1

15

1031

2,4

16

706

1,7

17

2400

5,7

18

517

1,2

19

3536

8,5

20

465

1,1

21

420

1

22

514

1,2

Rural

1487

3,5

Sin Dato

10601

25,5

Total

41430

100

Fuente: Policía Metropolitana de Santiago de Cali

Entre el 2002 a 2007, el barrio donde se presentaron mas denuncias por hurtos fue Mojica que acumula el 1% de los hurtos ocurridos en la ciudad, y el 32% de los hurtos denunciados en la comuna 15. El 86% de los hurtos en Mojica es cometido contra bienes de personas, lo que demuestra la prevalencia de modalidades como el raponazo y el atraco. Le sigue en su orden el barrio Alfonso López 1 de la comuna 7 que acumula 295 casos denunciados. Los Barrios Sucre y el Calvario de la zona centro y que comparten limites registraron 481 casos, constituyendo un espacio de alta actividad criminal de diversas características. Si cambiamos el indicador para análisis de hurtos por la tasa del año 2005, el barrio “Calvario” donde se encuentra la mas grande zona comercial de la ciudad, registra la mayor tasa con 2610 hurtos por cada cien mil habitantes –en adelante hupcch-, siendo evidente el alto riesgo, aunque esto puede

39

corresponder a la cantidad de poblacion flotante en el barrio. Algo similar sucede con el barrio Sucre, que una tasa de 889 hupcch, constatando que en la zona centro existe el mayor riesgo para ser hurtado según estos indicadores.

Tabla 14. Cinco barrios con más Hurtos denunciados en Cali 2002-2007 (Frecuencia Acumulada)

Barrio

Frecuencia

Mojica

303

Alfonso Lopez 1

295

Sucre

241

El Calvario

240

Manuela Beltran

177

Total

1256

Fuente: Dane 2005. Policía Metropolitana

Tabla 15: Tasa de los cinco barrios con mas hurtos denunciados en Cali. 2005 (X 100 mil hab.)

Barrio

Frecuencia

Población

Tasa

Mojica

57

24.372

233

Alfonso Lopez 1

32

11.666

274

Sucre

45

5.058

889

El Calvario

58

2.222

2610

Manuela Beltran

34

28.362

119

Fuente: Policía Metropolitana

Los hurtos denunciados evidencian que Mojica es el barrio donde se presentan la mayor cantidad de hurtos en la comuna 15, seguidos de los casos ocurridos en el barrio Ciudad Córdoba donde se registraron el 23% de los casos ocurridos en esta comuna. Al observar la tasa de hurtos en el año 2005, al igual que en los homicidios, el barrio el Retiro tiene la mayor tasa con 344 hupcch seguido justamente de Mojica.

Tabla 16: Hurtos por barrios comuna 15. 2002-2007 (Frecuencia acumulada)

Tabla 17: Tasa de hurtos por barrios la comuna 15. 2005 (x 100 mil hab.)

Barrio

Frecuencia

%

Mojica

303

29,3

El Retiro

145

14

Comuneros 1

65

6,3

El Vallado

124

12

Ciudad Cordoba

242

23,4

Laureano Gomez

36

3,4

El Morichal de Comfandi

41

3,9

Sin dato

75

7,2

Total

1031

100

Barrio

Frecuencia

Población

Tasa

Mojica

57

24.372

233

El Retiro

37

10.750

344

Comuneros 1

15

20.139

74

El Vallado

17

18.592

91

Ciudad Cordoba

21

29.488

71

Laureano Gomez

7

8.571

81

El Morichal de Comfandi

3

13166

22

Fuente: Dane 2005. Policía Metropolitana

Fuente: Policía Metropolitana

Tipos de hurto

Los tipos de hurto se definen de acuerdo al bien económico hurtado, aportándose la información sobre hurtos a personas, a residencias, entidades comerciales, automóviles y motocicletas. De los 41470 hurtos cometidos en Cali entre 2002 a 2007, el 34% se cometieron contra pertenencias de personas, seguido de los hurtos realizados a automotores que registran el 24,3% del total y los realizados a motocicletas con 21,3%.

40

Se puede decir que los hurtos a vehículos de transporte son mayores que los de pertenencias a personas pues el 45% son cometidos contra estos bienes. Es también importante el número de hurtos a residencias que registran el 11%, por encima de los hurtos a comercio que llega al 8%.

En la comuna 15, el 64% de los hurtos cometidos fueron contra propiedades de personas, seguido de los hurtos a automotores que con 136 casos registran el 13% de los hurtos sucedidos en la comuna. Los hurtos a comercio son los mas bajos con 54 casos entre el 2002 y 2007, esto entendiendo también que la comuna no tiene muchos establecimientos comerciales.

Tabla 18: Frecuencia de tipos de hurtos. Cali 2002-2007 (Frecuencia Acumulada)

 

Cali

Comuna 15

Tipo Hurto

Frecuencia

%

Frecuencia

%

Personas

14257

34,4

664

64,4

Residencias

4665

11,2

88

8,5

Comercio

3499

8,4

54

5,2

Bancos

95

0,2

0

0

Automotores

10117

24,3

136

13,1

Motocicletas

8837

21,3

89

8,6

Total

41470

100

1031

100

Fuente: Policía Metropolitana de Santiago de Cali

2.3. Caracterización de la Violencia Familiar 2004- 2007

Cronología y Geografía

Si bien los datos de denuncias por violencia familiar se recogen de manera organizada desde el año 2004, la falta de consenso de entidades como el ICBF, las comisarías de familia y el VIF (Observatorio de violencia familiar) para la unificación de variables que permitan tener un registro de denuncias mejor consolidado impide tener acercamientos mas certeros con respecto al conocimiento de este tipo de violencia en la ciudad. No obstante, se puede establecer que entre el 2004 y 2007 las instituciones reportaron un total de 29.735 casos de denuncia por violencia familiar en Santiago de Cali. Al igual que los hurtos, las autoridades registraron un aumento paulatino en las denuncias por violencia familiar pues de 6971 denuncias en el año 2004, pasaron a 8017 denuncias en el 2007.

41

En la comuna 15 se registraron 1581 denuncias por violencia familiar, de las cuales el 27% ocurrieron en el año 2005, como el año con más casos. El menor número de casos se registro en el 2004 con 23,5% del total de denuncias de la comuna 15.

El año donde se registro la tasa más alta de violencia familiar, fue el 2007 presentando 369 casos de violencia familiar por cada cien mil habitantes -en adelante cvpcch-, distinto a lo que pasa en la comuna 15 donde la tasa más alta se presento en el año 2005 con 347 cvpcch. En este caso, Cali tiene tasas más altas de violencia familiar que la comuna 15 en todos los años, de modo que en la comuna se nota una disminución progresiva de la tasa desde el 2005, al contrario de Cali que presento en el último año la tasa más alta.

Tabla 19: Tasa de violencia familiar, Cali Comuna 15. 2004-2007 (X 100 mil hab.)

   

Cali

 

Comuna 15

Año

Frecuencia

Poblacion

Tasa

Frecuencia

Poblacion

Tasa

 

2004 2'369.696

6971

 

294

373

142.926

260

 

2005 2'039.626

7347

 

360

435

125.078

347

 

2006 2'119.908

7400

 

349

391

126 496

309

 

2007 2'169.801

8017

 

369

382

128.837

296

Fuente: Dane 2005. Observatorio de Violencia Familiar VIF

Grafico 3. Tasa de Denuncias de casos de violencia familiar en Cali x Comuna. 2004-2007

400 350 300 250 200 Cali 150 Comuna 15 100 50 0 2004 2005 2006
400
350
300
250
200
Cali
150
Comuna 15
100
50
0
2004
2005
2006
2007
Fuente: Dane 2005. Observatorio de violencia familiar VIF

La comuna de la ciudad donde más casos de violencia familiar se registraron fue la 13, con 3026 casos denunciados entre el 2004 y 2007. Le siguen en su orden la comuna 6 con un total de 2667 casos y la comuna 20 donde se denunciaron 2167 casos. Es bajo el número de hechos registrados en las comunas 2, 3 19 y 17 donde predomina otro tipo de delito como el hurto. Es relevante el número de casos presentados en comunas como la

42

18, 4, 10, 14 y 15 que traspasan los 1500 casos. Esta particularidad evidencia que la violencia familiar se presenta mas dispersa en toda la ciudad, pero en zonas que son socialmente de condiciones desfavorables para el funcionamiento familiar pues estas son comunas donde confluyen de manera mas intensa diversos conflictos.

Al revisar las tasas de violencia familiar por comuna encontramos que en el año 2005 y 2007, la comuna 20 registra la tasa más alta, evidenciando también la tendencia al aumento, pues pasa de 779 cvpcch en el año 2006 a 1116 cvpcch en el 2007. Son también significativas las tasas registradas en la comuna 4, que en el 2006 registró 830 cvpcch, aunque tuvo decrecimiento significativo en el siguiente año pasando a 472 cvpcch. Si observamos las comunas que hacen parte del distrito de aguablanca, la 13 es la que presenta las tasas más elevadas, encontrando que en el último año es la segunda comuna con la mayor tasa registrando 605 cvpcch. A comparación de los registros presentados en otras comunas, la 15 tiene tasas no muy elevadas y han disminuido, pasando de 347 cvpcch en el 2005 a 296 cvpcch en el año 2007.

Tabla 20: Tasa por comunas de violencia familiar. (X 100 mil Hab.)

   

2005

 

2006

 

2007

Comuna

Frecuencia

Población

Tasa

Frecuencia

Población

Tasa

Frecuencia

Población

Tasa

1

190

61828

307

195

65,333

298

206

66,616

309

2