Está en la página 1de 5

ACTIVIDADES UNIDAD III

ACTIVIDAD III
La Familia
La unidad familiar actúa como un refugio seguro del mundo exterior. La familia
está formada para proteger a sus miembros, para amarlos, y proporcionarles a
cada uno de ellos las necesidades básicas esenciales. Una familia
extremadamente unida también se mueve bajo el amor incondicional y la
dedicación entre ellos sin tener en cuenta las circunstancias que puedan pasar.
Según Schiamberg (1983) listó las siguientes funciones de la familia:
 La socialización de los niños
 La cooperación económica y la división de las labores
 El cuidado, la supervisión, la monitorización y la interacción
 Las relaciones sexuales legítimas
 La reproducción
 La proporción de estatus: estatus social; atribuido, como el orden de
nacimiento; y logrado, con base en el esfuerzo del individuo.
 Afecto, apoyo emocional y compañerismo
 También son importantes para proporcionar las reglas y los valores que
una persona debe tener de acuerdo a su contexto etnocultural,
cumpliendo la ley y el orden.
La gente que no ha sido criada en una familia en la que ha tenido que cumplir y
aprender reglas, sus hijos podrán manifestar dificultades para integrarse en la
sociedad, no sabrán cómo actuar. La familia es la unidad de apoyo de todos sus
miembros, siendo necesaria para el correcto desarrollo de los más pequeños. A
lo largo de los años sus funciones se han dividido en socialización, cooperación,
apoyo emocional, cuidado, reproducción y satisfacción sexual. No obstante, las
funciones principales son la económica y la psicológica.
Los padres juegan un papel importante ya que muchos niños quedan al cuidado
de sí mismos, enfrentan situaciones que solo los convierten en niños-adultos a
causa del abandono y la falta de atención. Es un hecho que el mundo de hoy ha
cambiado o como dirían otros, ha evolucionado: las telecomunicaciones y las
oportunidades en el mercado laboral, hacen que las prioridades tengan un orden
diferente en la familia de hoy, el rol tradicional de la madre, se ha transformado
en un rol compartido, más familiar, lo cual es un cambio positivo, pues genera
una responsabilidad conjunta, pero al mismo tiempo las cagas laborales quitan
tiempo, y han hecho que el acompañamiento de los hijos, se vea alterado de
manera alarmante, suena exagerado, pero la exposición a un mundo lleno de
peligros es una realidad a la que se enfrentan los niños de hoy, todo está al
alcance de la mano, y si no hay quien tenga un control sobre esas acciones los
niños que antes jugaban a la “lleva” y a las escondidas hoy juegan “al papá y a
la mamá”, acompañados de situaciones de adultos que no son propias para su
edad ni corresponden a su edad cronológica.
Los padres deben ser los guías de sus hijos, cada etapa de desarrollo es
importante y forja el carácter, psicólogos adscritos a MedPlus son enfáticos en
afirmar que la presencia de los padres es el principal motor de desarrollo de los
niños, “ debe ser muy fuerte durante todas las etapas de la vida, tiene un fuerte
impacto los primeros dos años, y en todo el crecimiento la formación de valores
es un proceso que debe realizarse desde el primer momento, y el producto es el
que vemos en el adolescente”.
El papel de los padres en la formación de sus hijos varía en cada etapa del
desarrollo, en los adolescentes, la figura de los padres es básicamente de
acompañamiento, pues la formación moral ya debe tener unas bases
establecidas.
La familia es el lugar en donde se internalizan los límites, propios y de los demás,
así como también la importancia de respetarlo, enseñamos y aprendemos todo
el tiempo, no hay manera de evitarlo, para bien o para mal.
Generalmente, los hijos internalizan los modelos de sus padres (aunque los
hayan padecido). Muchos especialistas llaman “herencia social negativa” a la
violencia física y psíquica que repiten como abusadores los hijos que fueron
abusados.
Las constelaciones familiares nos enseñan que la educación, dentro y fuera de
la familia, debe estar guiada por el respeto y la valoración de las individualidades.
Es decir, que los valores familiares deben ser inclusivos de las particularidades.
La integración ha de ser la premisa máxima. Los adultos de la familia son los
responsables de dar el ejemplo, y a la vez de revisar cada cierto tiempo sus
valores, para así adaptarlos si así lo exige la situación. Tengamos en cuenta que
los patrones familiares pueden cambiar y cambian, como cambia todo en la vida.
La familia es una escuela para todo tipo de aprendizaje El ejemplo es la mejor
herramienta educativa con que cuenta la familia. La familia es escuela de vida y
los padres, educadores naturales. La familia brinda desde el nacimiento los
estímulos que satisfacen las necesidades emocionales, al tiempo que se
garantiza el desarrollo psíquico y físico de los pequeños. En la familia se
adquieren el lenguaje, la afectividad, la identidad personal, las primeras
destrezas musculares, así como el estilo convivencia básica. Las relaciones
estrictamente personales que se establecen entre padres e hijos constituyen la
fuente principal de la que emanan los aprendizajes emocionales, sociales y
morales.
Frente a las clases teóricas del colegio, el niño en casa observa el
comportamiento de los padres que, por cierto, tiene un mayor impacto formativo
que las recomendaciones verbales que ellos mismos puedan hacer. El ejemplo
benéfico que los padres ofrecen a los hijos se reparte en tres modalidades
interdependientes:
- el trato interpersonal, a menudo concretado en la cortesía y cordialidad que
presiden las relaciones familiares
- el porte, en el que se incluye la higiene, la postura, la corrección al hablar, la
disposición, etc.
- la utilización de materiales, sobre todo en lo concerniente al orden y cuidado de
los enseres del hogar
La actitud de los padres marcará a los niños para siempre, ya que estos
aprenden lo que sus padres les enseñan con el ejemplo, por esto la actitud de
los padres frente a la escuela influirá en el rendimiento académico, la disposición
y el deseo de aprender del educando. Resulta muy importante para los niños no
sólo decirle día a día lo importante que es la educación, sino también sentir la
confianza con los hijos para compartir con ellos experiencias de sus años en la
escuela o en la universidad para que reciban el mensaje de que estudiar es
importante y además imprescindible para ser una persona de éxito en el futuro.
Si el alumno ve al padre integrado en la comunidad educativa estará viendo en
primera persona que le importa todo lo que allí sucede. Incluso deben evitar
hablar mal de un maestro, pues el estudiante puede perderle el respeto al
maestro si observa que su padre no lo respeta.
Es necesario que los padres ayuden a motivar a los hijos, de modo que el clima
del hogar sea tranquilo y cómodo. Los hijos precisan un entorno que apoye sus
estudios en la casa y unos padres que estén dispuestos a acompañarlos en sus
problemas escolares. El éxito escolar empieza en la casa y se consolida en la
escuela, con la supervisión y el apoyo constante de los padres, que deben ser
conscientes de las consecuencias que ocasiona descuidar a los hijos.
Desde la familia se debe apoyar a la escuela es preciso que los padres tenga
una colaboración con la escuela, una colaboración con el hijo en La educación
de los niños se basa en dos vertientes: la escolar y la familiar. Por lo tanto, es
necesario que ambas se coordinen y trabajen en sintonía. Los padres deben
implicarse en la educación de sus hijos tanto de una manera individual como
colectiva.
La participación individual se basa en la relación entre los padres y el profesor o
entre padres e hijos y puede tener las siguientes formas: tutorías, entrevistas
individuales, ayuda de los padres en el trabajo escolar.
Otra manera de participación es la colectiva, en la que se tratan aspectos más
generales, bien sean de la organización y gestión de los colegios o del proceso
educativo. Podemos destacar: los consejos escolares, la Asociación de Madres
y Padres de Alumnos, escuelas abiertas, charlas, actividades extraescolares.
La actitud de los profesores y del centro es básica para que se produzca en los
padres un ambiente proclive a la participación. En la medida en que estos se
encuentren cómodos y se sientan respetados y escuchados y entiendan que su
participación supone un beneficio para el niño, su implicación será cada vez
mayor.
La implicación de los padres en la tarea educativa del colegio facilita los
procesos de adaptación y aprendizaje del niño. Para los profesores es una
ayuda, ya que a través de la información que reciben de la familia pueden
conocer mejor a los alumnos y mejorar su actuación docente. Para los padres
supone una experiencia formativa, desarrollando nuevas habilidades para el
trato con los hijos. De esta manera, los profesores pueden aprender tanto de los
padres como éstos de los maestros.
Es por esos que la relación familia- escuela y la salud en la familia es un proceso
muy largo que comienza siendo impartida por la familia y luego la escuela y se
necesita de ambas partes para conseguir un pleno desarrollo educativo y
personal del niño. Por ello la escuela debe aceptar la importancia de la
participación y la colaboración de los padres en la educación de los niños y la
necesidad de una relación amena entre estos para que los profesores puedan
realizar su función de manera efectiva y completa. El centro debe tener la
habilidad de reunir a los padres mediante proyectos originales, atrayentes donde
los padres se sientan parte de la educación escolar de sus hijos, a pesar de que
no exista ningún tipo de conocimiento profesional.
Así mismo debe colaborar con la enseñanza de los padres, pues la salud física
y mental del niño depende de que esta relación sea funcional. De nada vale que
el niño tenga buena nutrición, buen estado físico, si el ambiente en el que se
desarrolla es tenso y negativo para su salud psíquica.
Escuela y familia han de compartir inquietudes, intercambiar informaciones y
pensamientos sobre la educación, la escuela, los hijos…Y ayuda a establecer
pactos y acuerdos sobre ciertas actuaciones hacia el niño/a.
Los padres tienen el deber de darle a su hijo/a una buena educación,
inculcándole el respeto por los demás, por las normas, facilitando su entrada a
la escuela y que se comporte correctamente. Además, debe dedicarle tiempo a
su tarea, ya sea ayudándole, atendiendo a su vestimenta, a su alimentación,
socialización, sus horarios y su material escolar. El rol de padres de alumnos es
totalmente un rol social, ya que obliga a los padres a afrontar situaciones de
interacción alguno de ellos no muy bueno y otras satisfactorias. Hay muchos
maestros que no valoran la carga emocional que tiene para muchos padres esta
participación en la escuela y a veces no se les facilita demasiado las cosas o no
se les acoge de la manera más adecuada para que se sientan cómodos e incluso
se da, al contrario, a muchos profesores le provoca angustia los encuentros con
los padres.
Como mencionamos al principio, la salud del educando y su desarrollo
académico dependerá del equilibrio que exista en la relación escuela-familia.

Bibliografía:
La educación en la familia - Inspirulina.comInspirulina.com
www.inspirulina.com/la-educacion-en-la-familia.html
Educar a los niños con el ejemplo. Educar en valores - Con mis hijos
https://www.conmishijos.com/educacion/.../educar-a-los-ninos-con-el-ejemplo-
educar

El rol de los padres en la educación escolar - La Estrella de Panamá


laestrella.com.pa/vida-de-hoy/familia/padres-educacion-escolar/23987492

La importancia de la actitud de los padres hacia la escuela


https://educacion2.com/la-importancia-de-la-actitud-de-los-padres-hacia-la-
escuela/