Está en la página 1de 162

ASIES

Asociación de Investigación y Estudios Sociales


SEMINARIO PERMANENTE SOBRE
EL ROL DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

PARTIDOS POLÍTICOS, CONGRESO Y


GOBERNABILIDAD DEMOCRÁTICA:
Lecciones aprendidas y desafíos

MEMORIA GENERAL
XXIII Sesión Anual
Guatemala, noviembre 2007
Con el patrocinio de la Fundación Konrad Adenauer e
Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria

1
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Asociación de Investigación y Estudios Sociales.


Departamento de Investigaciones Sociopolíticas

Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos, XXIII Sesión


anual (2007, Guatemala). Memoria general. Partidos políticos, Congreso
y gobernabilidad democrática: lecciones aprendidas y desafíos. - -
Guatemala, 2007.

160 p.

ISBN 99939-61-27-2

1. PARTIDOS POLÍTICOS.- 2. PODER EJECUTIVO.- 3. GOBIERNO.- 4.


POLÍTICA GUBERNAMENTAL.- 5. PODER LEGISLATIVO.- 6. CONGRESO
DE LA REPÚBLICA.- 7. MULTIPARTIDISMO.- 8. GOBERNABILIDAD.- 9.
GUATEMALA.

Asociación de Investigación y Estudios Sociales


Departamento de Investigaciones Sociopolíticas
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos
XXIII Sesión Anual
Guatemala, Centroamérica, noviembre 2007

La realización de la XXIII Sesión Anual y la publicación de la presente


memoria general han sido posibles gracias a la cooperación de la
Fundación Konrad Adenauer de la República Federal de Alemania y
del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria.

2
ASIES

CONTENIDO
Presentación 5
PRIMERA PARTE:
Partidos Políticos, Congreso y gobernabilidad democrática
DOCUMENTO BASE
I. Marco conceptual
Introducción 11
1. La división de poderes y el Organismo Legislativo 12
2. Presidencialismo y multipartidismo 14
3. Coaliciones políticas 19
4. La gobernabilidad democrática 25
ADENDA: La función de control y fiscalización del
Poder Legislativo en Guatemala 29
Referencias bibliográficas 35
II. El presidencialismo multipartidista en Guatemala
Introducción 37
1. Los casos de presidencialismo multipartidista
mayoritario en Guatemala 40
2. Los casos de presidencialismo multipartidista
en un contexto pluralista 45
3. Realidades y desafíos de cara al período 2008- 2012 54
Anexos
1. Nombres e identificación partidaria de los miembros
de las juntas directivas del Congreso de la República,
período 1986 – 2008 59
2. Guatemala: composición, por partido político
y coaliciones, de las legislaturas 1986–2012 98
3. Convenio político de gobernabilidad
Suscrito el 11 de enero de 2004 por los representantes
de los partidos políticos y bloques parlamentarios
del PAN, UNE, Patriota, Movimiento Reformador, PSN
y Movimiento 17 115
3
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

4. Cuatro opiniones sobre la contribución de los partidos


políticos y del Congreso de la República a la
gobernabilidad democrática
Lizardo Sosa López

1. ¡Manos a la Obra!
El trabajo espera a la nueva y a la actual legislaturas
Publicado en El Periódico el 25.09.07 127

2. El diputado, su dignidad y funciones:


Su importancia se determina por la representación
que ejerce Publicado en El Periódico el 16.10.07 129

3. Interesante diálogo televisivo


Las inconveniencias de abordar una reforma
constitucional Publicado en El Periódico el 30.10.07 131

4. Responsabilidad y madurez política


Ahora corresponde pasar esta hoja del libro
de la historia Publicado en El Periódico el 06.11.07 133

SEGUNDA PARTE:
FORO PÚBLICO
Martes 27 de noviembre, 2007

Palabras de inauguración
Karin Erbsen de Maldonado
Vicepresidenta de ASIES 135

Cooperación entre los organismos Ejecutivo y Legislativo:


lecciones y desafíos
Eduardo Stein Barillas
Vicepresidente de la República de Guatemala 139

Personas participantes y entidades representadas


en el Foro Público 159

4
ASIES

PRESENTACIÓN

El régimen político que se ha venido configurando en Guatemala,


en el contexto del proceso de transición a la democracia que se
inició en Guatemala a mediados de la década de los años 80, ha
atravesado por diversas modalidades. Esto ha sido particularmente
evidente en lo que respecta a la naturaleza y resultados de las
relaciones que se han establecido entre los organismos Ejecutivo y
Legislativo en función del fortalecimiento del régimen democrático y
del desarrollo nacional, y por consiguiente del aseguramiento de la
gobernabilidad democrática de la sociedad guatemalteca.

Básicamente, tales modalidades han estado vinculadas a la extensión


del poder que el partido de gobierno ha alcanzado en cada caso.
La experiencia de estos casi 22 años evidencia que durante los 5
gobiernos democráticamente electos que se han sucedido al frente
del país se han experimentado dos modalidades en cuanto a las
relaciones establecidas entre ambos organismos.

Por un lado, en tres casos (1986-91, 1996-2000 y 2000-04) el partido


que conquistó la Presidencia del Organismo Ejecutivo también logró
la mayoría absoluta de diputados en el Congreso de la República.
Esto le permitió al partido gobernante establecer una correlación de
fuerzas favorable a su visión y programa de gobierno, lo que le
facilitó la aprobación de sus iniciativas de ley aún sin el concurso de
los demás partidos, garantizando una cierta estabilidad.

Sin embargo, dicha modalidad no siempre contribuyó a una mayor


gobernabilidad democrática. En la medida que no se consideró
necesario gestionar amplios acuerdos por disponer de un mayor
poder impositivo, tal proceder excluyente más bien produjo tensiones

5
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

y polarizaciones al interior del Congreso y entre éste y el Organismo


Ejecutivo, lo que fue percibido negativamente por la ciudadanía.

Por el contrario, en los otros dos casos (1991-93 y 2004-2008) el


partido que alcanzó la presidencia no obtuvo la mayoría absoluta en
el seno del Congreso. La mayor debilidad del Ejecutivo resultante
de dicha constelación, implicó la necesidad de gestionar diversas
modalidades de concertaciones, acuerdos y coaliciones políticas
en el seno del Congreso, muchas de ellas más bien coyunturales,
para garantizar no solo el funcionamiento de dicho organismo, sino
un esquema de cooperación con el Ejecutivo, y de esa forma
establecer condiciones mínimas de estabilidad política para la
gobernabilidad. En similares condiciones se desarrolló también la
gestión del Presidente Ramiro de León (1993-1996) quien gobernó
con base en acuerdos de cooperación con el Congreso, sin disponer
ni siquiera de un partido propio como tal.

A partir del año 2004 el electorado eligió nuevamente un Congreso


en el que ninguno de los partidos políticos contó con la mayoría
absoluta. En este caso el partido de gobierno tuvo una particularidad
adicional, pues se trataba en realidad de una coalición de 3 partidos,
que desde un inicio evidenciaron dificultad para cooperar entre ellos.
Esto no solo complicó el desempeño de la coalición en el Congreso,
sino que generó situaciones de tensión entre los organismos
referidos.

De acuerdo con los resultados de las elecciones legislativas


efectuadas el 9 de septiembre 2007, nuevamente se conformará, a
partir de enero 2008, un Congreso en el que el partido del Presidente
de la República no contará con la mayoría absoluta. Sin embargo, a
diferencia de la realidad enfrentada en el 2004, los partidos
representados en el Congreso ya tienen mayor experiencia en cuanto
a las oportunidades y obstáculos que ocurren en la gestión de un

6
ASIES

Legislativo de conformación multipartidaria, así como en lo que


respecta a la cooperación y desencuentros con el Ejecutivo.

En el contexto de lo brevemente expuesto, se consideró


conveniente propiciar, durante el período de transición entre el
gobierno saliente y el entrante, una reflexión sobre las lecciones
aprendidas y los desafíos que en materia de fortalecimiento
institucional y de contribución a la gobernabilidad democrática le
corresponde enfrentar y aprovechar a los partidos políticos, como
los responsables principales del funcionamiento adecuado de los
organismos Legislativo y Ejecutivo, de cara a los retos que la
consolidación de la democracia, las prioridades del desarrollo y las
exigencias de la paz le plantean a la sociedad guatemalteca.

De conformidad con tales consideraciones, la XXIII Sesión Anual


2007 del Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos,
que la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES)
realiza desde 1985 tuvo los siguientes objetivos.

Objetivo general

ƒ Contribuir a que durante el período de gobierno 2008-2012 se


fortalezca la gobernabilidad democrática en Guatemala mediante
un adecuado relacionamiento de cooperación y oposición
constructiva entre los partidos políticos, el Congreso de la
República y el Organismo Ejecutivo.
Objetivos específicos
ƒ Efectuar un balance preliminar de las principales lecciones
aprendidas y prácticas establecidas en el desarrollo de
capacidades y disposiciones para la cooperación y oposición
constructiva entre los partidos políticos, el Congreso de la
República y el Ejecutivo, especialmente durante el período de
gobierno 2004-08.
7
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

ƒ Considerar, a partir de las experiencias vividas durante el actual


período de gobierno, las condiciones que es indispensable
generar entre los principales partidos políticos y sus bloques
parlamentarios para enfrentar los desafíos que plantea el proceso
de desarrollo nacional durante los próximos 4 años,
particularmente en lo que respecta a las responsabilidades que
competen al Legislativo y Ejecutivo.

Como es usual, el desarrollo de la XXIII Sesión Anual 2007 abarcó


diversas actividades. También se elaboró un documento base,
que contiene el marco conceptual y la fundamentación política de la
temática de esta sesión. El mismo se publica en la primera parte de
esta memoria general. Tal documento se enriqueció con 4 anexos,
tal como se puede apreciar en el índice.

La segunda parte de la memoria contiene la relatoría del foro público


anual. El desarrollo del mismo se concibió en dos momentos. En el
primero se presentó una síntesis del documento base preparado
por ASIES, después de lo cual estaba previsto realizar un panel de
comentaristas. Para el efecto, oportunamente se invitó a participar
en el mismo a cuatro diputados representativos de los partidos UNE,
Patriota, GANA y FRG. Este panel sería moderado por Lizardo Sosa,
presidente de ASIES y expresidente en funciones del Congreso de
la República. Sin embargo, a pesar de haber confirmado
oportunamente su participación, al inicio de la tarde del día del evento
los cuatro panelistas comunicaron que no podrían participar, pues el
Congreso acababa de declararse en sesión permanente, con el fin
de terminar de discutir y aprobar el proyecto de presupuesto del
Estado para el año 2008 (que en efecto se aprobó esa tarde) lo que
les impedía abandonar el plenario. Al comunicar el presidente de
ASIES este hecho a la concurrencia, el público comprendió que
razones de fuerza mayor impedían efectuar el panel como estaba
previsto, lo que en todo caso se lamentó.

8
ASIES

Afortunadamente, si fue posible efectuar el segundo momento del


foro público. El mismo comprendió la conferencia dictada por el Dr.
Eduardo Stein Barillas, Vicepresidente de la República, quien ha
desempeñado un papel trascendental en el relacionamiento entre el
Ejecutivo y el Congreso, así como con los partidos políticos
representados en este organismo. El disertante aprovechó la
oportunidad para compartir con los asistentes algunas reflexiones y
experiencias en esta materia, a manera de lecciones aprendidas y
sugerencias para fortalecer las condiciones para la concertación,
los acuerdos y la gobernabilidad democrática en el país. La
trascripción de esta conferencia, revisada por el DISOP, se publica
en la segunda parte de esta memoria.

La Asociación de Investigación y Estudios Sociales, a través de su


Departamento de Investigaciones Sociopolíticas, agradece a la
Fundación Konrad Adenauer, de la República Federal de Alemania,
su apoyo constante para la realización de las sesiones anuales de
este seminario. En esta ocasión también expresa su reconocimiento
al Programa Guatemala del Instituto Holandés para la Democracia
Multipartidaria (nIMD), por haber contribuido a la realización de esta
XXIII Sesión Anual 2007.

Ciudad de Guatemala, Diciembre de 2007

Departamento de Investigaciones Sociopolíticas de ASIES

9
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Programa original del Foro público


Martes 27 de noviembre, 2007
Hotel Princess Reforma, Salón Bristol

16:30 Inscripción

17:00 Inauguración
Licda. Karin Erbsen de Maldonado
Vicepresidenta de ASIES

17:15 Presentación
Partidos, Congreso y Gobernabilidad democrática
Síntesis del documento base
Licda. Ligia Blanco, Consultora del Departamento
Sociopolítico de ASIES

17:30 Panel de comentaristas


Diputada Roxanna Baldetti, Partido Patriota (PP)
Diputado Arístides Crespo,
Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Diputado Jorge Méndez Herbruger,
Gran Alianza Nacional (GANA)
Diputado Eduardo Meyer,
Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)
Moderador: Lic. Lizardo Sosa López, Presidente de ASIES

18:30 Conferencia:
Cooperación entre los organismos Ejecutivo y
Legislativo: lecciones y desafíos
Dr. Eduardo Stein Barillas
Vicepresidente de la República de Guatemala

19:15 Clausura

Refrigerio
10
ASIES

Partidos Políticos, Congreso y gobernabilidad democrática

I. Marco conceptual

Introducción

En la actualidad, los regimenes políticos de América Latina satisfacen


de forma casi general los mínimos requeridos para ser considerados
democráticos. Sin embargo, muchas de estas democracias carecen
de estabilidad ya que están minadas por una serie de conflictos
entre los poderes públicos, calificados como crisis de
gobernabilidad. Estos conflictos se han asociado a manifestaciones
tales como golpes o autogolpes de Estado, juicios políticos, carencia
de mecanismos de rendición de cuentas, crisis constitucionales, o
simplemente parálisis de acción política.

Aunque el choque entre el poder ejecutivo y el poder legislativo


parece ser el tipo de crisis más frecuentes en la región, dadas las
características presidencialistas de los regimenes políticos, las crisis
de gobernabilidad también se pueden dar en el seno de los poderes
constituidos.

Fundamentalmente las crisis de gobernabilidad pueden darse al


interior del poder legislativo, en el cual convergen diversas fuerzas
políticas, que a través del diálogo y la negociación deben efectuar
la labor legislativa y de control político. Usualmente estas crisis se
dan en países con sistemas de partidos poco institucionalizados,
donde la fragmentación partidaria es alta, la disciplina baja y la
confianza en la institución legislativa y en los partidos está muy
erosionada.

11
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

En este contexto se hace cada vez más evidente el papel clave


que tienen los partidos políticos para el mantenimiento de la estabilidad
democrática y se insiste por tanto en la importancia que éstos sean
instituciones estables, fuertes, con arraigo en la población y con una
definición ideológica y de largo plazo.

El presente marco conceptual tiene por objeto desarrollar e


interrelacionar elementos conceptuales sobre el poder legislativo,
la gobernabilidad y el rol fundamental de los partidos políticos, que
permitan una mejor comprensión de la situación actual de
gobernabilidad en Guatemala y la importante relación que existe
entre parlamento y partidos políticos para el logro de la misma, así
como los retos que se presentan en este sentido.

El mismo está dividido en cuatro partes. En la primera se presenta


el poder legislativo en el marco de la división de poderes del Estado.
Luego, en la segunda parte se tipifica el régimen político en el que
se encuentran enmarcadas la mayoría de asambleas legislativas en
América Latina; es decir, presidencialismos multipartidistas de
diferente tipo. En la tercera se desarrolla el tema de las coaliciones
políticas. Por último, en la cuarta parte se aborda la gobernabilidad
democrática en el marco de las ideas presentadas con anterioridad.

1. La división de poderes y el Organismo Legislativo

La democracia occidental está fundamentada en la división de


poderes, que surgió como una reacción a la concentración del poder
en manos de uno o varios individuos. Los tres poderes
tradicionalmente establecidos (Ejecutivo, Legislativo y Judicial)
desarrollan tareas específicas dentro del régimen político. El modelo
de separación de poderes no busca solamente la relativa autonomía
de las instituciones que ejercen funciones dentro del sistema político
y que comparten poderes, busca también que éstos colaboren a la

12
ASIES

vez que se controlan y equilibran mutuamente, puesto que no son


recíprocamente independientes en todos los aspectos.1

La opinión generalmente aceptada es que las asambleas legislativas


o parlamentos periódicamente electos, son la expresión concreta
de la representación. En términos generales, un parlamento puede
definirse como una asamblea en cuya base hay un principio
representativo que determina los criterios de su composición. Es
importante resaltar que se trata de una estructura organizada no sobre
la base de un principio jerárquico sino sobre la base de un principio
igualitario.

La división formal de poderes le otorga al parlamento la función de


legislar, razón por la cual tradicionalmente se ha denominado a esta
institución como “poder legislativo” u “organismo legislativo”, y la
esencia de su actividad es la emisión, modificación o derogación
de leyes. Con la evolución de la institución parlamentaria se le atribuye
también la función de “control político”, que responde a la idea de
que el Parlamento representa la expresión más rica y compleja de
la voluntad popular, siendo por lo tanto el órgano más representativo
que puede ejercer un control o fiscalización de los otros entes que
detentan el poder del Estado, especialmente del poder ejecutivo.

A través del parlamento se cumplen funciones políticas de la mayor


importancia: se delibera y discute sobre los grandes temas que
afectan a la sociedad, se vigila el proceso de toma de decisiones y
su ejecución; mediante el debate libre de las ideas y la discusión
de los problemas y tesis se determina la mejor manera de afrontar
los problemas de una comunidad política.

1
Alcántara, Manuel, Funciones, procedimientos y escenarios: Un Análisis del Poder
Legislativo en América Latina, Universidad de Salamanca, 2005. p. 27.

13
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

En este contexto, el papel de los partidos políticos en la democracia


moderna se revela fundamental para concretar la relación
representante-elector, ya que se convierten los intermediarios de tal
relación. En general, es a través del canal de los partidos políticos
que se ejerce la representación. Por tanto, en la medida que los
mismos cumplan efectivamente su función de intermediación política,
el parlamento será más representativo.

En América Latina los parlamentos actúan dentro de un marco


presidencialista que determina en gran medida sus funciones y su
capacidad real de acción. Pese a que las constituciones
latinoamericanas establecen la separación y el equilibrio entre los
poderes ejecutivo y legislativo, en la práctica se ha resaltado el
fuerte dominio de los presidentes en el proceso político en general
y en el legislativo en particular.

2. Presidencialismo y multipartidismo

La forma de gobierno presidencial descansa en el principio de la


separación de poderes. No obstante, este modelo implica, además
de la relativa autonomía de las instituciones que ejercen determinadas
funciones dentro del régimen político, una situación en la que se
comparten poderes y se busca la colaboración de los mismos.

El órgano ejecutivo tiene cierta preponderancia, pero el legislativo


también tiene su importancia y no le está subordinado. El poder
presidencial está limitado por la colaboración estrecha entre los
órganos legislativo y ejecutivo. En este sentido, a pesar de ser
órganos que tienen sus respectivas cuotas de poder y autonomía
en su funcionamiento y legitimidad, el uno necesita del otro para
funcionar. Precisamente cuando falta la adecuada colaboración entre
ambos se presenta el llamado conflicto de poderes o
ingobernabilidad. En este sentido, la gran diferencia entre el

14
ASIES

parlamentarismo y el presidencialismo es que el primero lleva


implícita la cooperación inmediata entre los poderes, mientras que
en el segundo el jefe de gobierno debe generar incentivos para
que esta cooperación ocurra.2

Este sistema conduce a un gobierno estable, pero no necesariamente


a un gobierno fuerte, pues el Presidente es libre de actuar dentro
del marco de sus poderes, pero encuentra dificultades cuando
necesita de la participación del parlamento en la aprobación de leyes,
programas o presupuestos, a los cuales este organismo puede
oponerse y frenar definitivamente.

El presidencialismo en América Latina constituye una aplicación


deformada del régimen presidencial clásico, produciendo esquemas
“superpresidencialistas” o “semipresidencialistas”. En los
superpresidencialismos los poderes se encuentran desequilibrados
en detrimento del legislativo y en beneficio del presidente. Esto se
debe a la existencia de otros factores, tales como el modelo de
Estado, el caudillismo, la debilidad de los partidos políticos y la
estructura de los mecanismos de control.

Por su parte, el semipresidencialismo – tal como se manifiesta por


ejemplo en el régimen político de Guatemala - es un presidencialismo
mediatizado por mecanismos parlamentarios que confieren al
Congreso mayores facultades de control sobre el Poder Ejecutivo y
hasta el Judicial. Además, a diferencia del presidencialismo clásico,
el Ejecutivo en el régimen semipresidencial latinoamericano no es
unipersonal. Aquí lo configura el Presidente – y a veces un
Vicepresidente o más - de la República y un Consejo de Ministros
con responsabilidad política ante las cámaras. El

2
Alcántara, Manuel y Francisco Sánchez López, “Veto, insistencia y control político
en América Latina” en Perfiles Latinoamericanos, Nª 19, diciembre, 2001. p. 159.

15
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

semipresidencialismo se caracteriza por la existencia de


mecanismos de aprobación y fiscalización presupuestaria,
nombramiento de funcionarios, interpelación de censura y voto de
falta de confianza a los ministros, el debate del Congreso con ministros
y otros funcionarios de Estado y en situaciones excepcionales la
posibilidad de destitución del Presidente.

En ambos casos, las principales críticas que se hacen al


presidencialismo en América Latina se refieren a su rigidez y sus
posibilidades de bloqueo, a la división político institucional que
conlleva la baja propensión cooperativa, al catálogo de facultades
del poder ejecutivo. Estas complicaciones crecen si los partidos y
los sistemas partidarios son débiles y si su número es nutrido.3

Aunado a lo anterior, los países de América Latina conviven con la


difícil combinación de presidencialismos multipartidistas. La gran
mayoría de los presidencialismos latinoamericanos tienen sistemas
multipartidistas, ya que están sujetos a algún grado de representación
proporcional para la distribución de escaños en el parlamento. Si
bien la representación proporcional promueve la entrada de un
partido al legislativo, dándole la posibilidad a pequeños grupos de
tener influencia en el proceso legislativo, simultáneamente promueve
el multipartidismo dentro del régimen político y a nivel del legislativo.

Dentro de este esquema multipartidista, los presidencialismos


pueden catalogarse en dos tipos: por un lado, los sistemas
mayoritarios, por el otro los sistemas pluralistas. El primer caso se
caracteriza por una mayoría del partido dominante tanto en el
legislativo como en el ejecutivo y se tienen cuadros de “supremacía
presidencial”. El segundo se caracteriza por partidos distintos en el

3
Lanzaro, Jorge, Tipos de Presidencialismo y modos de gobierno en América Latina,
CLACSO, 2001, p.17

16
ASIES

ejecutivo y en el legislativo con cuotas de poder importantes, lo que


requiere que se produzcan relaciones de mayor coordinación,
compromisos y coaliciones que liguen al ejecutivo con el legislativo,
vinculando a la vez a los partidos.4

En este sentido, algunos teóricos han resaltado las consecuencias


negativas que para la estabilidad democrática tiene la combinación
de regímenes presidencialistas con sistemas multipartidistas
pluralistas. Por un lado la difícil combinación fomenta la elección de
presidentes minoritarios, y por otro favorece la emergencia de un
estilo político contrario a la cooperación con el gobierno. A su vez,
dentro de este esquema los presidentes electos tienen grandes
dificultades para formar y mantener coaliciones de gobierno, pues
en el legislativo los partidos no siempre tienen los incentivos
necesarios para cooperar con el presidente, se comportan de forma
indisciplinada, y en los casos en que forman coaliciones, están
sujetos a poderosos estímulos para abandonar el gobierno antes
de finalizar el mandato. 5

En términos generales, bajo estas condiciones político institucionales


existe gran posibilidad de que los presidentes electos carezcan de
mayorías legislativas, y por tanto que los poderes de gobierno entren
en conflicto y generen un bloqueo decisional.

Por ende, la arquitectura presidencialista, al igual que el


parlamentarismo, es capaz de albergar distintas lógicas políticas.
Puede hacer valer un dominio de mayoría, con un juego más o menos
excluyente, de ganadores y perdedores. Puede afrontar una dinámica
adversativa, de bloqueos y confrontaciones, sin salida o con

4
Lanzaro, Jorge, op. cit. , p. 22
5
Mainwaring, Scott, citado en Chasquetti, Daniel, “Democracia, multipartidismo y
coaliciones en América Latina: evaluando la difícil combinación”, p.320.

17
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

desembocaduras críticas. Puede así mismo dibujar un cuadro de


presidencialismo “duro” o “reforzado”, que para imponer la prioridad
presidencial y evitar la inmovilidad concentra potestades en la jefatura
de gobierno.6

Un presidencialismo multipartidista que no logre gobiernos estables


con capacidad de cooperación entre sus agentes políticos es
raramente capaz de proveer políticas acordes a las necesidades
de la población, de atraer apoyo popular e inclusive de sobrevivir
en el futuro. Algunos presidencialismos multipartidistas en América
Latina han logrado crear y mantener coaliciones de gobierno pese a
que otros se han visto inmersos en ciclos de parálisis y crisis de
gobernabilidad. En este sentido, los presidencialismos
multipartidistas gobernados por coaliciones mayoritarias tienen mayor
facilidad de transformarse en estructuras político-institucionales
eficaces para el mantenimiento de la estabilidad democrática.

Por tanto, las relaciones existentes entre los presidentes y las


respectivas asambleas o congresos forman parte de la esencia
política de la gobernabilidad democrática en el continente
latinoamericano. En este contexto, a pesar que los partidos políticos
no dirigen las lealtades políticas como un día lo hicieron, siguen
siendo fundamentales para el gobierno democrático. Pero tan
relevantes como estas relaciones son la cantidad y calidad de
partidos políticos, lo que depende fundamentalmente del sistema
electoral.7

6
Lanzaro, Jorge, op. cit., p. 20
7
Altman, David. “Crisis de gobernabilidad democrática: orígenes y mapa de lectura”,
en Desarrollo Institucional para una gobernabilidad democrática, PNUD/Instituto
Internacional de Gobernabilidad Democrática, Barcelona, 2001, p. 392.

18
ASIES

3. Coaliciones políticas

Por gobierno minoritario o gobierno dividido se entiende aquella


situación en la que el presidente no cuenta con el apoyo mayoritario
de su partido en el legislativo. En este sentido, hay gobierno
minoritario o dividido cuando varios partidos políticos tienen poder
en instituciones políticas relevantes.

Ante la imposibilidad del partido del presidente de tener mayorías


propias para garantizar la aprobación de sus proyectos legislativos,
bien porque no cuenta con el número de parlamentarios necesario,
bien por la indisciplina interna, éste se ve obligado a negociar la
formación de coaliciones con terceras fuerzas políticas.

Se conoce como coalición política la dinámica de colaboración que


se establece entre dos o más partidos políticos, bien sea ésta
temporal o permanente, a fin de obtener algunos resultados. En la
mayoría de los regímenes democráticos las coaliciones están
permitidas y se producen cuando un solo partido o grupo político no
tiene los suficientes apoyos en la cámara legislativa correspondiente
(congreso, senado, o ambos), como consecuencia de los resultados
electorales. De este modo, los diputados de los grupos que van a
formar la coalición suelen votar al candidato del partido más votado,
a condición de que los grupos minoritarios reciban contrapartidas
no establecidas, como carteras ministeriales (que se suele repartir
de acuerdo al peso parlamentario) o una orientación determinada
de las políticas del nuevo gobierno.
Las coaliciones pueden formarse antes o después de la celebración
de las elecciones. Pueden ir a la convocatoria electoral con sus
listas fusionadas, o bien pueden ir por separado para luego unirse a
la hora de formar gobierno. Cuando miembros de varios partidos
pertenecen a dicho gobierno, se habla de gobierno de coalición.

19
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Por otro lado, la mayoría de las teorías multidimensionales engloban


también dentro del concepto “coalición política” a aquellas coaliciones
que se pueden producir fuera del ejecutivo. Por lo tanto, no sólo
estudian las coaliciones gubernamentales sino que también toman
en consideración otro tipo de coaliciones políticas como, por
ejemplo, las alianzas parlamentarias. Estas coaliciones o alianzas
consisten en un acuerdo de partidos en el legislativo que, sin entrar
a formar parte del ejecutivo, lo apoyan de variadas formas.

En todo caso, debe considerarse que la existencia de una coalición


parlamentaria no tiene por qué implicar, obligatoriamente, las
características de permanencia o de identidad con el ejecutivo o la
coalición gubernamental, lo cual permite diferenciar entre coaliciones
parlamentarias puntuales –alianzas-, sin vocación de permanencia,
y aquellas estables, creadas a partir de un acuerdo interpartidario
entre el(los) partido(s) en el gobierno y algunos de los partidos
presentes en el parlamento.8 Las alianzas parlamentarias puntuales
han recibido diversas denominaciones, poniendo siempre de relieve
su carácter ad hoc o su condición efímera, así como vinculándose
su existencia a la ausencia de un acuerdo previo o formalizado. En
este sentido, este tipo de mayorías puede denominarse “mayorías
cambiantes”, por cuanto la inexistencia de un acuerdo formal entre
el ejecutivo y los partidos que en un momento dado votan con él y
su propio carácter puntual, no permite realizar extrapolaciones de
futuros comportamientos políticos.
Por su parte, las coaliciones parlamentarias estables se caracterizan
por la existencia de un acuerdo, entre el(los) partido(s) en el gobierno
y algunos de los presente en el parlamento, que ha sido negociado
con anterioridad a su formación, así como que dicho acuerdo sea

8
Renui Vilamala, Joseph Maria, “Coaliciones Parlamentarias”.
www.ucm.es/info/eurotheo/diccionario/C/coaliciones_parlamentarias.htm

20
ASIES

explícito respecto a las políticas a desarrollar y a la participación de


miembros de los partidos coaligados en el gobierno que se forma.
Es a partir de la existencia de un gobierno minoritario que debe
reflexionarse si la relación que mantiene con los partidos que le
apoyan parlamentariamente puede situarse dentro de la dinámica
de las coaliciones parlamentarias ad hoc o alianzas, estableciendo
mayorías cambiantes según las necesidades derivadas de la
aprobación de determinadas medidas políticas concretas. O si, por
el contrario, dicha relación se encuentra fundamentada en un acuerdo
negociado entre los partidos a fin de garantizar el apoyo parlamentario
al gobierno en el transcurso de la legislatura. Ello genera obviamente
diferentes efectos no sólo en los resultados de dicho apoyo, sino
también en los procesos intra e interpartidarios previos a la toma de
decisiones.9

En este contexto, la importancia que adquieren las terceras fuerzas


políticas es fundamental. La misma dependerá de las condiciones
impuestas institucionalmente por las reglas que definen el
procedimiento legislativo y por la relación de fuerzas que se establece
entre los dos principales partidos. De este modo, siempre que el
partido del Presidente no tenga mayoría propia en el legislativo,
debe buscar el apoyo de otros bloques para conformarla. A este
respecto hay que tener en cuenta que entre los dos partidos
principales suele existir una relación adversarial que dificulta acuerdos
entre el partido oficialista y el partido opositor, siendo las terceras
fuerzas políticas necesarias y determinantes para la formación de
mayorías legislativas que eviten situaciones de crisis institucional.

En términos generales, la conformación de coaliciones estaría dada


por las siguientes variables: 10

9
Idem.
10
Altman, David, op. cit. “Crisis de gobernabilidad democrática: origenes y mapa de
lectura”, p.392

21
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

1. Tamaño del contingente legislativo del Presidente


El tamaño del partido del Presidente es una variable fundamental
y hasta casi obvia para prever el grado de exposición del
presidente en caso de enfrentarse con una legislatura opositora
y que tan necesaria será una coalición.

2. Fragmentación del sistema de partidos políticos


Cuantos más partidos existan, más difícil será encontrar mayorías
calificadas para gobernar. De igual manera un elemento
fundamental es el grado de fragmentación de la oposición que
incide directamente en la posibilidad de formar coaliciones.

3. Institucionalización del sistema de partidos


La existencia de partidos institucionalizados, fuertes y estables
en el tiempo y en el espacio, es fundamental para crear
coaliciones fuertes y estables. A mayor institucionalización, mejor
es el funcionamiento de los partidos, y por consiguiente mejor
es el funcionamiento de la democracia, en términos de estabilidad
y gobernabilidad.

4. Disciplina partidaria
La disciplina partidaria hace referencia a la habilidad de los
partidos y su dirigencia para lograr que sus miembros voten del
mismo modo en el parlamento. Esto es fundamental para las
coaliciones, ya que éstas pueden funcionar siempre y cuando
los legisladores voten en la línea de la misma. En este sentido,
el fenómeno del “transfuguismo” que consiste en la transición
de diputados de un bloque parlamentario a otro durante la misma
legislatura, pone en entredicho la posibilidad de establecer
coaliciones estables.

5. Poderes presidenciales
Los poderes presidenciales siempre son relevantes. Sin
embargo, comúnmente los regímenes presidenciales tienden a
funcionar mejor con limitados poderes ejecutivos sobre la

22
ASIES

legislación, principalmente porque en tales condiciones el


congreso tiene más oportunidad para debatir y votar asuntos
controvertidos.

6. Tipo de elección presidencial


Con la elección presidencial en una segunda vuelta se le otorga
al Presidente un apoyo popular importante y se le fuerza a la
construcción de coaliciones electorales amplias, ya que es la
única forma de gozar de la mayoría necesaria. Sin embargo, se
da también el caso de la inversión de resultados; es decir,
cuando el perdedor de la primera vuelta de la elección
presidencial gana la presidencia en la segunda vuelta, pero sin
que su partido tenga mayoría en el legislativo. Este fenómeno
es más relevante, cuando esta inversión de resultados se da en
un sistema multipartidista poco institucionalizado.

7. Polarización ideológica
Cuando la polarización ideológica es más fuerte, los partidos
políticos tienen un menor denominador común ideológico para
encontrar áreas en las cuales actuar juntos. Cuanto más diverso
es el abanico ideológico, menores son las probabilidades de
formación de coaliciones.

8. Proximidad de elección
La fecha de las elecciones es un elemento importante para la
formación de coaliciones. Las mismas tienden a ser más factibles
en el inicio de la legislatura, mientras que al final los partidos
están esencialmente preocupados por sus ganancias electorales
y una coalición con el partido saliente no resulta ser una buena
opción.

9. Popularidad presidencial
En los regímenes presidenciales la popularidad del presidente
puede tener un efecto crucial en la formación de coaliciones,

23
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

especialmente en países con sistemas de partidos débiles o


poco institucionalizados. Si bien muchos partidos querrán
aprovechar la popularidad de un presidente, ninguno se jugará
por uno impopular.

10. Agendas legislativas compartidas


En sistemas de partidos que se caracterizan por una escasa
diferenciación ideológica y programática, se facilita el
establecimiento de agendas compartidas que atiendan las
demandas de la sociedad, aseguren la ejecución de políticas
públicas de mediano y largo plazo, y contribuyan a la
gobernabilidad democrática.

En cuanto a los niveles de negociación y coaliciones políticas dentro


del poder legislativo, se encuentran cuatro niveles de acción:

1. Intrapartido: al interior de cada bloque legislativo representado


en el parlamento.

2. Inter-bloques: entre los bloques políticos representados en el


parlamento. En este sentido es importante tener en cuenta el
equilibrio que debe darse entre los bloques mayoritarios y los
de representación minoritaria, en beneficio de la estabilidad y
gobernabilidad democrática.

3. Parlamento-ejecutivo: la gobernabilidad de un país requiere de


acuerdos y negociaciones entre estos dos organismos del
Estado con el objeto de ejercer un buen gobierno y poder llevar
a cabo las políticas públicas.

4. Parlamento-sociedad civil: es quizás el nivel más complejo en


que se da la negociación y acuerdos políticos para un parlamento
que debe representar al conjunto de la sociedad, pero que se

24
ASIES

enfrenta a grupos de presión que buscan intereses sectoriales


encontrados y muchas veces opuestos. La apertura, el equilibrio
y la transparencia de los bloques parlamentarios pasan en ese
contexto a jugar un papel fundamental.

Las coaliciones parlamentarias en los diferentes niveles demuestran


un ejercicio interesante de cooperación política y búsqueda de
gobernabilidad. Éstas tienen ventajas y desventajas para los partidos
que entran en ella. Queda claro que entrar en una coalición con el
partido de gobierno ofrece amplias ventajas en términos de influencia
en la toma de decisiones, participación en el gabinete y capacidad
de distribución de recursos. Sin embargo, también se incurre en
riesgos, en caso la administración se revele un fracaso a los ojos
de la opinión pública, o debido al desgaste político que implica
hacer gobierno.

4. La gobernabilidad democrática

La gobernabilidad se refiere a un proceso por el que los diversos


grupos integrantes de una sociedad ejercen el poder y la autoridad,
de tal modo que al hacerlo, influencian y llevan a cabo políticas y
toman y ejecutan decisiones relativas a la vida pública. La
gobernabilidad supone una integración entre las instituciones
formalmente concebidas y la sociedad. Los valores culturales y las
normas sociales existentes, así como las tradiciones o las estructuras
sociales, son variables esenciales que influyen en este proceso de
interacción.
En términos generales, puede entenderse por gobernabilidad la
situación en que concurre un conjunto de condiciones favorables
para la acción de gobierno. Por el contrario, ingobernabilidad se
refiere a una situación disfuncional que dificulta la capacidad
gubernamental.

25
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

4.1 Tipos de gobernabilidad

1. La gobernabilidad como eficacia es la concepción de ésta como


la efectividad de la acción gubernamental. Para este tipo de
concepto lo que cuenta es que se implementan las acciones que
planea el gobierno, sin importar si cuentan con el consenso de la
población. Si una acción es planeada y ejecutada es que existe
gobernabilidad.

2. La gobernabilidad cómo la acción de buen gobierno se refiere,


como su nombre lo indica, a la acción estatal llevada a cabo en
base al buen gobierno o “gobierno de los justos”, como se plasma
en el pensamiento platónico.

3. La gobernabilidad como estabilidad (o ausencia de ésta), consiste


en un aspecto sintético con respecto a los dos conceptos anteriores,
como la adaptabilidad (o, de nuevo, su ausencia) de las instituciones
a las demandas sociales.

Tomando como referencia las diferentes concepciones, la


gobernabilidad democrática no sólo se refiere al ejercicio del
gobierno, sino además a todas las condiciones necesarias para que
esta función pueda desempeñarse con eficacia, legitimidad y
respaldo social, en el marco de la democracia y el Estado de
derecho.
El interés sobre la gobernabilidad se encuentra relacionado con la
aparición o agudización de situaciones de crisis en los sistemas y
regimenes políticos. En el caso de las democracias del Tercer Mundo
se dan condiciones políticas especiales que realzan el significado
de las variables políticas para entender las recurrentes crisis de
gobernabilidad. De esta suerte, pueden asumirse como tales la
calidad del liderazgo y las preferencias de éste, la ideología
prevaleciente, el grado de armonía interélites, el diseño de las

26
ASIES

instituciones políticas dominantes como el sistema de partidos


políticos y las relaciones entre el ejecutivo y el legislativo, y el peculiar
papel del Estado como el responsable primordial del desarrollo
socioeconómico. 11

Según Manuel Alcántara, en América Latina las relaciones entre


ejecutivo y legislativo se sitúan en el centro neurálgico de la crisis
de gobernabilidad de la región.12 En este contexto, las instituciones
cruciales, aunque no únicas para comprender una crisis de
gobernabilidad, son el régimen de gobierno y el sistema electoral.
Usualmente las crisis de gobernabilidad se dan en países con
sistemas de partidos poco institucionalizados, donde la fragmentación
partidaria es alta, la disciplina es baja, el Presidente goza de fuertes
poderes ejecutivos, la confianza en las instituciones es muy limitada
y donde el Estado deja muchas zonas “marrones”.13

Sin embargo, a pesar de la precariedad del sistema de partidos en


la región, la democracia ha logrado mantenerse y superar las crisis
de gobernabilidad que se han dado. En este contexto, la experiencia
latinoamericana reciente ha demostrado que la gobernabilidad puede
lograrse parcialmente con acuerdos y coaliciones que mantengan
el consenso alrededor de ciertos temas fundamentales.

Los acuerdos o coaliciones políticas han sido altamente beneficiosos


para mantener la estabilidad de algunos gobiernos en Latinoamérica.
A la gobernabilidad se han podido acercar gracias a que las fuerzas

11
Kohli,citado en Alcántara, Manuel, Gobernabilidad, Crisis y Cambio, Fondo de
Cultura Económica, México, 1995, p.36
12
Alcántara, Manuel, op. cit, Conferencia magistral “Los poderes legislativos en América
Latina: situación actual y retos” .
13
Altman, David, op. cit. “Crisis de gobernabilidad democrática: orígenes y mapa de
lectura”, p.390.

27
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

políticas han logrado concertar frentes. Por el contrario, aquellos


países que se caracterizan por una fuerte atomización del sistema
de partidos, han generado gran inestabilidad.

Lo anterior no significa que a la gobernabilidad se llega


exclusivamente con acuerdos entre partidos. De hecho, existen
innumerables variables y contingencias que amenazan la estabilidad
de un régimen. No obstante, el sostén de los partidos políticos se
constituye en un punto de apoyo fundamental para un gobierno que
busca desenvolverse adecuadamente en escenarios como los
órganos legislativos.14

14
Murillo, Gabriel y Ruiz, Juan. “Gobernabilidad en América Latina: la desatanización
de los partidos políticos”. en Partidos y Clase Política en América Latina en los 90,
IIDH/ CAPEL, p. 288.

28
ASIES

ADENDA

La función de control y fiscalización del


Poder Legislativo en Guatemala

La Constitución Política de la República de Guatemala establece


que el régimen político es presidencial. Sin embargo, la misma
Constitución confiere al legislativo ciertas facultades y funciones
importantes, especialmente en lo que concierne a la función de
control del Ejecutivo por el Legislativo, que le dan un carácter
semipresidencialista al régimen.

En este contexto, las variadas actividades y facultades del Congreso


de la República pueden ser englobadas en tres funciones
parlamentarias fundamentales: la función de representación, debate
y dirección política, la función legislativa y la función de control y
fiscalización. Como se mencionó en el marco conceptual, las
características del semipresidencialismo se sitúan especialmente
en la función de control y fiscalización por parte del Congreso sobre
el Poder Ejecutivo. En el caso de Guatemala, la Constitución Política
de la República de 1985 refuerza esta función en lo esencial de la
siguiente manera:

1. Función de control y fiscalización

Tradicionalmente, el principal controlador y evaluador de la actividad


del Ejecutivo ha sido el Parlamento. Por lo tanto, la función de control
y fiscalización implica velar por que el ejercicio del poder por parte
del Organismo Ejecutivo se mantenga apegado a la CPRG y las
leyes. Así mismo también pretende dar seguimiento al cumplimiento

29
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

de todos aquellos compromisos que se asumen. 15 Entre las


principales herramientas con las que cuenta el Legislativo para el
control del Ejecutivo en Guatemala se encuentran las siguientes:

• Examen del Mensaje Presidencial y de las memorias


ministeriales

Según el artículo 183 de la CPRG, una de las primeras tareas que el


Congreso debe realizar, cuando inicia su período de sesiones, es
el estudio y análisis del informe anual que el Presidente de la
República debe presentar sobre la situación general del país, que
incluye todo aquello que se haya hecho durante el año de gestión
sobre el cual se está reportando. Así mismo, el artículo 198 de la
CPRG sostiene que los diputados deben conocer la memoria de
actividades que presenta cada Ministro de Estado, lo que incluye un
informe acerca de la ejecución presupuestaria de cada ministerio.
El artículo 274 de la Carta Magna considera que también deben
examinar el informe anual del Procurador de los Derechos Humanos.
Todo esto para fiscalizar la rendición de cuentas del Ejecutivo.16

Estos estudios y análisis pueden realizarse a título individual de cada


diputado, por comisiones afines, por especialidad, o bien por
bancada o grupos. De igual manera, la sociedad civil y los medios
de comunicación también pueden examinar dichos informes. Dicha
labor de estudio y análisis se debe hacer a través de dictámenes
estructurados, los cuales deben contener propuestas de reforma y
observaciones para los ministros, si fuera necesario.17

15
Ibíd.
16
Calderón, Jorge y Hugo A. Muñoz. Guía para el Control Político y la Fiscalización
Presupuestaria. Una aproximación al Congreso de la República de Guatemala.
OEA. Guatemala. 2004
17
Ibíd.

30
ASIES

• Las interpelaciones

Según el artículo 166 de la CPRG, el Congreso tiene la potestad de


interpelar a los ministros de Estado, quienes tienen la obligación de
presentarse al Congreso para responder a las interpelaciones que
realicen uno o más diputados, a quienes no se les puede vedar el
derecho de interpelar, calificar o restringir las preguntas. Para los
ministros que no asisten a las interpelaciones solamente son excusas
válidas la enfermedad o estar fuera del país. Ahora bien, para los
ministros que no asisten por otras razones, existen sanciones fuertes
e incluso los diputados podrían darles el voto de falta de confianza,
o bien proceder a promover el antejuicio por el delito de
desobediencia, lo cual se contempla en el artículo 140 de la LOOL.
Los diputados que harán la interpelación tienen la obligación de
comunicar las preguntas básicas al ministro o ministros a interpelar,
con una antelación de 48 horas. Si en el momento de la interpelación
el diputado tiene más preguntas de las establecidas, puede hacerlas
si lo considera pertinente, siempre y cuando sigan teniendo relación
con el tema que se esté tratando.

• El voto de falta de confianza

El artículo 167 explica los efectos de la interpelación. En caso los


diputados no estén de acuerdo con las respuestas del ministro
interpelado, pueden presentar un voto de falta de confianza ya sea
durante el debate que surja en la interpelación, o bien en cualquiera
de las dos sesiones subsiguientes. Dicho voto deberá ser avalado
con la firma de un mínimo de cuatro diputados y luego debe ser
aprobado con el voto de la mayoría absoluta del total de diputados.
Seguidamente, el ministro debe presentar al Presidente de la
República su renuncia al cargo, haciéndolo del conocimiento del
Congreso. El mandatario puede aceptar la renuncia. Sin embargo,
si en Consejo de Ministros se considera que el acto o actos

31
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

censurables del ministro se ajustan a la conveniencia nacional y a la


política del gobierno, el interpelado podrá recurrir ante el Congreso
dentro de los ocho días a partir de la fecha del voto de falta de
confianza. De no ser así, se le tendrá por separado de su cargo e
inhábil para ejercer el cargo de ministro de Estado por un período
no menor de seis meses.

Si el ministro afectado recurre ante el Congreso, después de


escuchar las explicaciones, discutido el asunto y ampliada la
interpelación, se votará sobre la ratificación de la falta de confianza,
cuya aprobación requerirá el voto afirmativo de las dos terceras partes
que integran el total de diputados al Congreso. Si se ratificara el
voto de falta de confianza, se tendrá al ministro por separado de su
cargo de inmediato.

• Las comisiones de investigación

El artículo 171 literal m) de la CPRG, establece que el Congreso


nombra comisiones de investigación en asuntos específicos de la
administración pública que planteen problemas de interés nacional.
Para esto, se debe emitir un dictamen o informe que debe contener
una estructura, con los resultados de la investigación, la parte fáctica,
conclusiones y recomendaciones.

• El antejuicio

El artículo 165 literal i) de la CPRG, dice que el “Organismo Legislativo


declara, si ha lugar o no a formación de causa, contra el Presidente y
Vicepresidente de la República, Presidente y Magistrados de la Corte
Suprema de Justicia, del Tribunal Supremo Electoral y de la Corte de
Constitucionalidad, Ministros y Viceministros de Estado, cuando estén
encargados del despacho, Secretarios de la Presidencia de la
República, Subsecretarios que los substituyan, Procurador de los

32
ASIES

Derechos Humanos, Fiscal General y Procurador General de la Nación”.


El antejuicio constituye un trámite previo al juicio de estos altos
funcionarios del Estado. Así mismo, la LOOL regula en su artículo
134 la integración de la comisión pesquisidora, ciertas reglas de
funcionamiento, el método de trabajo y el resultado de la comisión,
así como el trámite en el Pleno.18

• Aprobación y fiscalización presupuestaria


Esta es una función de control que está orientada a velar por “el buen
manejo de la cosa pública por parte de los funcionarios del Estado”.19
Las principales atribuciones del Congreso en este sentido son20:

- Aprobar, modificar o improbar 30 días antes de que entre en


vigencia el Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado.

- Decretar impuestos ordinarios y extraordinarios conforme a las


necesidades estatales y determinar las bases de recaudación.

- Contraer, convertir, consolidar o efectuar otras operaciones


relativas a la deuda pública interna o externa. Para tal efecto,
deberá escucharse siempre la opinión del Ejecutivo y de la Junta
Monetaria.

- Dictar acto aprobatorio para que cualquier entidad estatal pueda


concluir negociaciones de empréstitos u otras formas de deudas,
en el interior o exterior.

- Aprobar o improbar proyectos de ley que sobre reclamos al


Estado, por créditos no reconocidos, sean sometidos a su
conocimiento por el Ejecutivo y señala enajenaciones especiales
para su pago o amortización.
18
Ibíd. P.153
19
Mijangos, J. Luis, Guía sobre prácticas parlamentarias, LEGIS. Guatemala. 2006.
P. 15
20
Ibíd. P. 71-72

33
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

- Velar porque los créditos contra el Estado y sus instituciones,


derivados de condenas de los tribunales, sean debidamente
pagados.

- Cuando el Ejecutivo lo solicita, se debe decretar reparaciones


o indemnizaciones en caso de reclamo internacional, cuando
no se haya acudido a arbitraje o juicio internacional.

- Según artículo 171 de la CPRG, aprobar los tratados previo a su


ratificación, convenios o cualquier otro arreglo internacional
cuando obliguen financieramente al Estado en proporción que
exceda el 1% del Presupuesto de Ingresos Ordinarios o cuando
el monto de la obligación sea indeterminado.

Esta función esencial del Congreso significa la aprobación y el control


por parte del legislativo de presupuestos e inversiones, así como
programas y proyectos realizados por el Ejecutivo. La función de
fiscalización del Congreso debe partir de lo que establece el
Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado, para
determinar si las entidades gubernamentales cumplen o no con
dichos lineamientos.

34
ASIES

Referencias bibliográficas
• Acción Ciudadana, Función de Dirección Política y
Representación del Congreso de la República, Guatemala. 2003
• Acción Ciudadana, Función Legislativa del Congreso de la
República, Guatemala. 2003
• Alcántara, Manuel, Conferencia magistral “Los poderes
legislativos en América Latina: situación actual y retos” en la IV
Asamblea Anual Los Congresos Estatales y la Gobernabilidad
en México www.comce.org/eventos/2007/
IV_asamblea_general_anual/documentos/
dr_manuel_alcantara.pd
• Alcántara, Manuel, Gobernabilidad, Crisis y Cambio, Fondo de
Cultura Económica, México, 1995
• Alcántara, Manuel y Francisco Sánchez López, “Veto, insistencia
y control político en América Latina,” en Perfiles Latinoamericanos,
Nª 19, diciembre, 2001
• Alcántara, Manuel, Funciones, procedimientos y escenarios: Un
análisis del Poder Legislativo en América Latina, Universidad de
Salamanca, 2005
• Alonso, María Elisa, “Partidos provinciales y formación de
mayorías legislativas en América Latina”, www.usal.es/
~dpublico/areacp/Doctorado0608/seminarios_invest/
alonso_semin.pdf
•· Altman, David, “Crisis de gobernabilidad democrática: orígenes
y mapa de lectura”, en Desarrollo Institucional para una
gobernabilidad democrática, PNUD/Instituto Internacional de
Gobernabilidad Democrática, Barcelona
• Calderón, Jorge y Hugo A. Muñoz, Guía para el control político y
la fiscalización presupuestaria. Una aproximación al Congreso de
la República de Guatemala. OEA. Guatemala. 2004

35
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

• Chasquetti, Daniel, “Democracia, Multipartidismo y coaliciones


en América Latina: evaluando la difícil combinación”, en Tipos de
presidencialismo y coaliciones políticas en América Latina,
CLACSO, 2001
• Espinal, Rosario, “Democracia, gobernabilidad y partidos
políticos en América Latina” en Partidos y clase política en América
Latina en los 90, IIDH/ CAPEL
• Lanzaro, Jorge, Tipos de presidencialismo y modos de gobierno
en América Latina, CLACSO, 2001
• Mijangos, J. Luis, Guía sobre prácticas parlamentarias, LEGIS.
Guatemala. 2006
• Murillo, Gabriel y Ruiz, Juan, “Gobernabilidad en América Latina:
la desatanización de los partidos políticos”. en Partidos y clase
política en América Latina en los 90, IIDH/ CAPEL
• Renui Vilamala, Joseph Maria, “Coaliciones Parlamentarias”.
w w w. u c m . e s / i n f o / e u r o t h e o / d i c c i o n a r i o / C /
coaliciones_parlamentarias.htm

36
ASIES

II. El presidencialismo multipartidista en Guatemala

Introducción

La configuración del régimen político en Guatemala, particularmente


en lo que se relaciona con el ejercicio del presidencialismo
multipartidista en nuestro país, en el contexto del proceso de
transición a la democracia que se inició a mediados de la década
de los años 80, ha atravesado por dos modalidades.

Las mismas han estado vinculadas a la extensión del poder que el


partido de gobierno ha alcanzado en cada caso; es decir, si se ha
tratado de un partido mayoritario dominante en el Ejecutivo y el
Legislativo, o si ha sido minoritario en el Legislativo, y por lo tanto
obligado a constituir coaliciones o alianzas para buscar la
gobernabilidad democrática.

La experiencia de estos casi 22 años evidencia que durante los 5


gobiernos democráticamente electos que se han sucedido al frente
del país se han experimentado las dos modalidades de
presidencialismo multipartidista mayoritario y presidencialismo
multipartidista pluralista a que se ha hecho referencia en el marco
conceptual.

La primera modalidad se caracteriza por el hecho que los partidos


que ganaron la presidencia de la República en la segunda vuelta ya
habían obtenido la mayoría absoluta de diputados en el Congreso
en la primera ronda de las elecciones generales. Por consiguiente,
dado que el partido de gobierno era dominante en ambos
organismos, se configuró un sistema mayoritario.

37
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

La segunda, por el contrario, se refiere al caso de los partidos que


si bien ganaron la presidencia en la segunda oportunidad sólo habían
obtenido una representación minoritaria en el Congreso en la primera
vuelta, configurándose un presidencialismo multipartidista pluralista.

En el contexto del régimen político guatemalteco, el control de la


presidencia de la República es determinante para la conducción del
proceso político nacional. Tal como lo indica la Constitución Política,
el Presidente, a quien le compete ejercer las funciones del
Organismo Ejecutivo por mandato del pueblo, es además el Jefe
del Estado, representa la unidad nacional y debe velar por los
intereses de toda la población de la República.

Paralelamente, la misma Constitución le asigna al Congreso de la


República una serie de funciones preponderantes en el proceso
político, más allá de la tradicional función legislativa. En efecto, a la
vez que es el espacio en que se ejerce la representación de los
diversos intereses sociales, propicia el bienestar general, siendo
por lo mismo la sede natural del debate nacional; adicionalmente,
ejerce funciones clave de control y fiscalización del ejercicio del
poder, principalmente por parte del Ejecutivo. En particular, los
diputados –que son postulados por partidos políticos y forman parte
de los respectivos bloques legislativos partidarios- son
representantes del pueblo y dignatarios de la nación.

A pesar del peso que tradicionalmente ha tenido el presidencialismo


en el régimen político guatemalteco, la naturaleza de las atribuciones
y funciones asignadas a ambos organismos, en el conjunto del diseño
constitucional guatemalteco, presupone el imperativo de una visión
y disposición de interdependencia y cooperación interinstitucional
en el interés de los objetivos nacionales y de la necesaria
gobernabilidad democrática. Esto sin menoscabo del papel que
juega la oposición política del o los partidos que estén en
competencia con el partido de gobierno.

38
ASIES

En los casos en que el partido de gobierno ha controlado la mayoría


absoluta en el Congreso –sistema mayoritario- se han facilitado las
oportunidades de cooperación interinstitucional. Sin embargo, también
se han generado situaciones de dependencia del Congreso
respecto al Ejecutivo, lo que ha desvirtuado la coordinación e
interdependencia que naturalmente debe existir entre los dos
organismos políticos del Estado, afectando el desenvolvimiento
pleno de las funciones que corresponden al Legislativo,
particularmente las de control y fiscalización del ejercicio del poder
por parte del Ejecutivo y otras entidades del Estado.

Una situación contraria se comenzó a vivir en Guatemala a partir del


año 2004, cuando se transitó a un presidencialismo multipartidista en
un contexto pluralista, en el que el presidente no contaba con el
apoyo mayoritario de su partido en el Congreso. En efecto, la forma
como el electorado votó determinó que ninguno de los partidos
políticos contase con la mayoría absoluta de diputados, como había
sido usual desde 1986 (con excepción del período 1991-96). Este
mismo escenario se repetirá a partir de enero de 2008, con la ventaja
que ahora se cuenta con mayor experiencia y madurez, por parte
de los partidos políticos, para tratar con un partido de gobierno
minoritario.

Como se describe más adelante, esta realidad ha planteado la


necesidad de establecer coaliciones y alianzas, lo que constituyó
una novedad en el contexto del fuerte presidencialismo guatemalteco
y un desafío para los partidos políticos representados en el
Congreso. Sin embargo, se considera que ahora los partidos
representados en el Organismo Legislativo cuentan con mayor
experiencia en cuanto a las oportunidades y obstáculos que surgen
en la gestión de un Legislativo de conformación multipartidaria, así
como en lo que respecta a la cooperación o desencuentros con el
Ejecutivo.

39
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

GUATEMALA: Integración del Congreso de la República


2004 – 2008
Partido político
Diputados electos Situación al Variación
noviembre 2003 15.11.07
GANA (PP, PSN Y MR) 47 * 24 ** - 23
FRG 43 29 - 14
UNE 32 31 -1
PAN 17 13 -4
PU 7 5 -2
ANN 6 4 -2
URNG 2 2 0
UD 2 2 0
DC 1 1 0
DIA 1 1 0
Otros Bloques*** 0 46 46
Totales 158 158 0
Fuente: Elaboración del DISOP/ASIES, según Memoria de Elecciones
Generales 2003, TSE y sitio web del Congreso de la República

* Estos 47 diputados se distribuían así: Partido Patriota: 10, Partido Solidaridad Nacional:
7, Partido Movimiento Reformador: 5, y Movimiento 17: 25.
** Partido Gran Alianza Nacional, constituido en junio 2005
*** Durante el período 2004 – 2007 se independizaron y conformaron nuevos bloques
en el Congreso: Partido Patriota (PP): 19 diputados; Unión de Cambio Nacionalista
(UCN): 11; Independientes: 11; Encuentro por Guatemala (EG): 2; Movimiento
Reformador (MR): 2; Bienestar Nacional (BIEN): 1

1. Los casos de presidencialismo multipartidista mayoritario en


Guatemala

En la breve historia del actual proceso democrático guatemalteco,


iniciado a mediados de los años 80’s, son tres los casos en que el
partido que conquistó la Presidencia del Organismo Ejecutivo también
logró la mayoría absoluta de diputados en el Congreso de la
República. Esto ocurrió en los gobiernos del Presidente Vinicio

40
ASIES

Cerezo y el Partido Democracia Cristiana Guatemalteca (1986-91),


del Presidente Álvaro Arzú y el Partido de Avanzada Nacional (1996-
2000) y del Presidente Alfonso Portillo y el Partido Frente Republicano
Guatemalteco (2000-2004).

En estos casos el dominio adquirido le permitió al partido gobernante


establecer una correlación de fuerzas favorable a su visión y
programa de gobierno, lo que por lo general le facilitó la aprobación
de sus iniciativas de ley aún sin el concurso de otros partidos,
logrando así cierta estabilidad. Sin embargo, esta modalidad no
siempre contribuyó a una mayor gobernabilidad democrática. En la
medida que no se consideró necesario gestionar amplios acuerdos,
tal proceder excluyente más bien produjo, en ocasiones, tensiones
y polarizaciones – tanto en el seno del propio partido gobernante
como del propio Congreso, así como entre los partidos de oposición
y el Ejecutivo, lo que fue percibido negativamente por la ciudadanía.

A pesar de la similitud del patrón de estos tres casos, cada uno tuvo
características diferenciadoras. Nos referimos en particular a la
cohesión del grupo parlamentario del partido de gobierno y la lealtad
de sus diputados; a la disposición a la apertura y colaboración con
otras fuerzas políticas; y a la naturaleza del liderazgo ejercido por el
respectivo presidente.

Aunque en las elecciones generales de 1985 el partido Democracia


Cristiana (DCG) logró el 51% de las curules disponibles en el
Congreso de la República, lo que le habría permitido controlar dicho
organismo unilateralmente, desde el inicio manifestó disposición a
la apertura hacia otras fuerzas, minoritarias, a las que involucró en la
conformación de las cinco juntas directivas del período 86-91.21 (Ver
21
Mientras que la primera junta directiva estuvo integrada por 9 miembros, las otras 4
lo fueron por 12. Un tercio de los cargos en las mismas fueron cedidos a partidos
aliados ocasionales (UNO, PR, PSD, PDCN y grupo independiente)

41
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

detalles en anexo “Nombres e identificación partidaria de los


miembros de las juntas directivas del Congreso de la República,
período 1986 – 2007”)

Si bien inicialmente tal acción pudo ser un simple gesto de apertura,


sin mayores implicaciones, a partir del segundo año se tornó
indispensable para seguir controlando la mayoría, pues aunque en
mínima escala este partido comenzó a perder algunos diputados
por diversas razones. La situación se agudizó a partir del año 89,
cuando varios diputados de la DCG se alejaron de la bancada oficial
por discrepancias en torno a la elección del candidato presidencial
de dicho partido para las elecciones generales de 1990. En todo
caso, nunca se trató de verdaderas coaliciones, tal como se
describen en el marco conceptual.

En cuanto al liderazgo ejercido por el presidente Cerezo en el seno


de su partido y el bloque legislativo, éste fue firme y eficaz. Esto fue
el resultado de varias circunstancias. Por un lado, entre los años de
1978 y 1984 él había sido secretario general de la organización, lo
que le dio ascendencia sobre la dirigencia partidaria y la mayoría de
sus diputados. Por el otro, tuvo una estrecha relación de amistad y
cooperación con quien ejerció la secretaría general de la organización
durante todo el período de gobierno, lo que le garantizó la lealtad y
disciplina partidaria. Sin embargo, como ya se mencionó, a raíz de
la lucha que se desató en 1989 por la candidatura presidencial, la
unidad partidaria se resquebrajó en el Congreso, dificultando los
acuerdos entre éste y el Ejecutivo. Debe agregarse que
adicionalmente el presidente Cerezo gozó en general de popularidad

Todas estas circunstancias favorecieron el funcionamiento de la


cooperación interinstitucional entre el Ejecutivo y el Legislativo durante
el gobierno del partido DCG. Y fueron determinantes para enfrentar
amenazas de diversa naturaleza, como varios intentos de golpe de

42
ASIES

Estado; la confrontación con el sector empresarial organizado, que


se opuso férreamente a la reforma fiscal intentada por el gobierno
DC en la segunda mitad del año 1987; y la amplia movilización
impulsada por organizaciones sociales en 1988.

Durante el gobierno del partido PAN, que inició su gestión con una
mayoría del 53% de los diputados, también se practicó formalmente
una política de apertura hacia otras fuerzas, aunque mucho más
restringida, en lo que respecta a la participación en las cuatro juntas
directivas correspondientes del Congreso de la República.22

El presidente Arzú, fundador y jefe indiscutido del PAN, también


ejerció un fuerte liderazgo en su partido y su bloque de diputados,
lo que facilitó la cooperación interinstitucional entre el Ejecutivo y el
Legislativo. Durante su gestión concluyó la negociación para poner
fin al conflicto interno de Guatemala y se suscribió el Acuerdo de
Paz firme y duradera. También se discutió y aprobó, por el Congreso
de la República, una iniciativa del Ejecutivo para reformar la
Constitución, con el propósito de adecuarla a lo dispuesto en esta
materia por los Acuerdos de Paz, reformas que no fueron aprobadas
en la consulta popular efectuada a inicios del año 1999.

Hacia finales de su mandato la influencia ejercida por el presidente


sobre el Congreso y su partido fue contraproducente en lo que se
relacionó con la dirección de la campaña partidaria de cara a las
elecciones de 1999, habiéndose producido tensiones y conflictos
con la dirigencia partidaria y el propio candidato presidencial que

22
En efecto, en las juntas directivas, de nueve miembros, en el primer año cedió 2
puestos a los partidos DC y MLN, así como a dos diputados independientes; en el
segundo año cedió 2 puestos al FDNG y la DC; mientras que en el tercero y cuarto
solo cedió uno (en el primer caso al MLN y en el segundo a un diputado
independiente).

43
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

aspiraba a sucederlo en la dirección del Ejecutivo. Adicionalmente,


aunque los integrantes de la última junta directiva del Congreso
aparentemente estaban supeditados a él, fue en su seno donde se
gestó el movimiento que en diciembre de 1999 le arrebató a Arzú y
su corriente el control del partido.

GUATEMALA: Partidos de gobierno que han controlado la


mayoría absoluta en el Congreso de la República,
período 1986- 2004

Período Presidente y Diputados Diputados


de gobierno partido Con que inició Con que
gobernante su gestión concluyó

1986 - 1991 Marco Vinicio


Cerezo Arévalo
DEMOCRACIA 51/100 (51%) n.d.
CRISTIANA
GUATEMALTECA
(DCG)
1996 - 2000 Álvaro Arzú
Irigoyen
PARTIDO DE 43/80 (53%) 42/80 (52%)
AVANZADA
NACIONAL (PAN)
2000 - 2004 Alfonso Portillo
FRENTE
REPUBLICANO 63/113 (55%) 59/113 (52%)
GUATEMALTECO
(FRG)

Fuente: Elaboración del DISOP/ASIES según varias fuentes

44
ASIES

En cuanto al gobierno del FRG, éste tuvo algunas características


que lo distinguen de las otras dos experiencias de partido dominante.
Por un lado, el poder del partido se ejerció sobre todo en el ámbito
legislativo y en los gobiernos municipales controlados por el partido.
Mientras que su secretario general y líder indiscutido desempeñó la
presidencia del Congreso durante los cuatro años del período
gubernamental,23 el presidente Portillo nunca formó parte del círculo
de poder real de la organización. Adicionalmente, diversos indicios
a lo largo de toda la gestión evidenciaron diferencias, discrepancias
y fisuras entre ambos polos de poder, a pesar que externamente se
proyectaba una imagen monolítica.

En este contexto, el FRG ejerció un control férreo del legislativo.


Inició su gestión con la mayoría absoluta (55%) más alta de estas
tres experiencias. Y ocupó todos los cargos de dirección de las
cuatro juntas directivas, sin ceder ni una sola posición. Siendo bloque
oficialista y mayoritario, desempeño un papel de cierta autonomía
con respecto a las políticas del Ejecutivo. A la larga, esta situación
mostró ser contraproducente para la gobernabilidad, pues no solo
generó tensiones en el seno del Congreso sino que polarizó al
país.

2. Los casos de presidencialismo multipartidista en un contexto


pluralista

Por el contrario, en los otros dos casos (1991-93 y 2004-2008), y en


el que recién se acaba de conformar (2008-2012) el partido del
candidato que alcanzó la presidencia no alcanzó la mayoría absoluta

23
Por iniciativa del bloque legislativo mayoritario del FRG, a inicios de su gestión se
reformó el artículo 10 de la Ley Orgánica del Organismo Legislativo con el fin de
permitir la reelección en los mismos cargos de los integrantes de la Junta Directiva.
De esa cuenta, Ríos Montt ejerció la presidencia del Congreso durante el período
2000-04. Entre 1986 y el 2000 tal reelección no era posible.

45
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

en el seno del Legislativo. Esta situación de un presidente con un


partido minoritario en el contexto de un Congreso multipartidista
implicó la necesidad de gestionar diversas modalidades de
concertaciones, acuerdos, coaliciones y alianzas políticas, muchas
de ellas más bien coyunturales, para garantizar no solo el
funcionamiento de dicho organismo, sino un esquema de
cooperación con el Ejecutivo, y de esa forma establecer condiciones
mínimas de estabilidad política para la gobernabilidad democrática.24

La presidencia de Jorge Serrano (1991-93) fue un caso extremo de


presidencialismo multipartidista en un contexto pluralista. Al contar
su partido MAS únicamente con el 15% de los diputados al inicio de
su gestión, las circunstancias lo orillaron a plantear dos coaliciones,
una a nivel del Ejecutivo y otra en el Congreso. En el primero involucró
a los partidos PAN (que dirigió los ministerios de Relaciones
Exteriores y Comunicaciones), FRG (que tuvo a su cargo el Ministerio
de Gobernación) y PSD (que dirigió el Ministerio de Trabajo).

Tanto el PAN como el PSD designaron a sus entonces secretarios


generales, Álvaro Arzú y Mario Solórzano Martínez, para ejercer las
carteras de Relaciones Exteriores y de Trabajo, respectivamente, lo
que da un indicio del nivel político de la coalición. Sin embargo, el
FRG se retiró a mediados del primer año, el PAN lo hizo en el primer
semestre de 1992, mientras que el PSD se retiró en mayo de 1993
cuando Serrano intentó subvertir el orden constitucional.

Las coaliciones que se promovieron en el Congreso fueron distintas


a la que se constituyó en el Ejecutivo. En el primer año se estableció

24
En similares condiciones se desarrolló también la gestión del Presidente Ramiro de
León (1993-1996) quien gobernó mediante la gestión de acuerdos de cooperación
con el Congreso, sin disponer ni siquiera de un partido propio como tal.

46
ASIES

una integrada por el MAS, el PDCG (que ejerció la presidencia del


Congreso a través de Catalina Soberanis) y el PAN, con el apoyo
del FRG y el MLN. El partido que contaba con la primera minoría de
diputados, la UCN, que en un principio contempló participar en la
coalición, a cambio de ejercer la presidencia del Legislativo, se
ubicó finalmente en la oposición. En el segundo y tercer año el PAN
y el FRG, reflejando lo ocurrido a nivel del Ejecutivo, pasaron a la
oposición, mientras que la UCN se incorporó a la coalición integrada
por los partidos MAS y DCG (ejerciendo incluso la presidencia con
Edmond Mulet en 1992).

Esta primera experiencia de un gobierno minoritario,


lamentablemente, fue minada por el tráfico de influencias y la
corrupción, habiendo desembocado, después de la caída de
Serrano, en lo que se denominó el proceso de “depuración” del
Congreso. Como se sabe, el mismo se resolvió mediante la
aprobación de una reforma constitucional que permitió convocar a
elecciones extraordinarias de diputados, en agosto de 1994, los
cuales tomaron posesión en septiembre, con lo que se disolvió la
legislatura que debió haber regido en todo el período 1991-96.

Durante el gobierno de Serrano se iniciaron formalmente las


negociaciones de paz con la URNG, lo que atrajo la atención y apoyo
de la comunidad internacional, se creó el Fondo Nacional para la
Paz (FONAPAZ) y se impulsaron otras iniciativas de importancia. Sin
embargo, tropezó con dificultades para sustentar la coalición
parlamentaria sobre un liderazgo democrático y maduro, con bases
objetivas y transparentes, por lo que su credibilidad (aunque también
la de los partidos coligados) se erosionó aceleradamente, lo que lo
condujo a intentar un cambio en la correlación de fuerzas mediante
un fallido golpe de Estado institucional.

47
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

La experiencia de un presidencialismo multipartidista con partido


gubernamental minoritario, vivida durante el gobierno saliente del
Presidente Oscar Berger (2004-098) ha sido diferente y desafiante.

GUATEMALA: Partidos de gobierno que no han controlado la


mayoría absoluta en el Congreso de la República,
período 1991- 2007
Período Presidente y Diputados Diputados
de gobierno partido Con que inició Con que
gobernante su gestión concluyó
1991 - 1994 Jorge
Serrano Elías
MOVIMIENTO
DE ACCIÓN 18/116 (15%) 11/116 ( 9%)
SOLIDARIA
(MAS)
2004 - 2008 Oscar
Berger
Perdomo
Coalición
GRAN (Coalición PP, (Partido GANA)
ALIANZA PSN y MR) 24/158 (15%)
NACIONAL 47/158 (29%)
(GANA)
-2004- y partido
GANA
–2005-07-
2008 - 2012 Álvaro Colom
Caballeros
UNIDAD 51/158 (32%)
NACIONAL
DE LA
ESPERANZA
(UNE)
Fuente: Elaboración del DISOP/ASIES, según varias fuentes

48
ASIES

Después de dos gobiernos mayoritarios continuos, se conformó un


Congreso con diputados representantes de 10 fuerzas políticas en
el que ninguna alcanzó la mayoría absoluta.25 Contando, al momento
de iniciar su gestión, solo con el 29% del total de diputados
integrantes del Congreso era evidente que su gobierno minoritario
requería de un acuerdo político partidario en el Congreso.

Este gobierno tuvo una particularidad adicional, pues su base de


apoyo estaba conformada por una coalición de 3 partidos (PSN, PP
y MR, más un grupo no partidario, el M-17), los que desde un inicio
evidenciaron dificultad para cooperar entre ellos. Esto no solo afectó
el propio desempeño de la coalición gubernamental en el Congreso,
sino que generó situaciones de tensión con otros partidos y entre
los organismos Legislativo y Ejecutivo.26

Fue en ese contexto que se propició una coalición legislativa, que


en un principio aspiró a durar por lo menos dos años. La iniciativa
de lo que se conoció como “Convenio político de gobernabilidad”,

25
Entre otros factores, esto fue resultado del llamamiento al voto cruzado en las elecciones
de noviembre 2003 hecho por diversos sectores, que planteaban la inconveniencia
de continuar con “las aplanadoras” de los partidos mayoritarios.
26
La coalición Gran Alianza Nacional (GANA), integrada por los partidos Patriota
(PP), Solidaridad Nacional (PSN) y Movimiento Reformador (MR), así como por el
movimiento 17 (M-17) se caracterizó por la inestabilidad, desde que se constituyó
en el segundo trimestre de 2003. Un año después, a tan solo 5 meses de haber
tomado el poder, el PP abandonó la coalición y pasó a la oposición. En junio de
2005 el PSN se convirtió en el Partido GANA. Sin embargo, la mayor parte de los
integrantes y diputados del PSN se sintieron marginados en el seno del nuevo
partido, por lo que en abril 2006 abandonaron el partido, constituyendo la “Bancada
Solidaridad”. A fines de ese año ésta participó en la conformación de la Junta
Directiva 2007-08 del Congreso, contribuyendo a dejar afuera de la misma a la
GANA. En la campaña de 2007 la mayoría de “Solidaridad” confluyó en el PP, que
llevó como su candidato a la vicepresidencia al fundador del PSN. Por su parte, el
MR, que en este proceso tuvo un papel marginal, abandonó la coalición con el
Partido GANA en agosto 2006.

49
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

fue un acuerdo formal suscrito entre la coalición gubernamental GANA


y los partidos opositores UNE y PAN.27 El mismo fue un acuerdo
político y programático novedoso, que lamentablemente solo tuvo
plena aplicación durante los primeros 5 meses del año 2004.

Entre sus novedades resalta que estaba concebido como un


convenio para el gobierno y funcionamiento del Congreso de la
República; tenía como marco de referencia la Agenda Nacional
Compartida, suscrita por 20 partidos políticos en octubre de 2003;
contemplaba una agenda parlamentaria específica; y establecía un
proceso para integrar juntas directivas pluralistas durante los primeros
dos años.

Durante el segundo y tercer año de este gobierno la coalición


gubernamental impulsó dos experimentos diferentes a nivel legislativo
(habiendo logrado ejercer la presidencia del Congreso en ambos
casos, a través de Jorge Méndez Herbruger). En el año 2005 involucró
a cuatro partidos (FRG, PP, UNE y Unionista) en la composición de
la Junta Directiva del Congreso, mientras que en el 2006 ensayó con
el PAN, el Bloque “Integracionista” 28 y el Unionista.

Durante el actual período 2007-08 por primera vez el partido de


gobierno no forma parte de la Junta Directiva del Congreso, como
resultado de un acuerdo de la mayoría de partidos de oposición,
que deliberadamente lo excluyeron. Tal junta está integrada por
diputados de tres partidos (PAN, FRG y Unionista), más el Bloque

27
De hecho este convenio se concibió originalmente en un escenario de conquista de
la presidencia de la República por parte de la UNE.
28
Diputados independientes escindidos del FRG, que a fines de ese año se convirtieron
en el Bloque del nuevo partido UCN.

50
ASIES

“Solidaridad”.29 Este acuerdo contó con el apoyo externo de los


partidos UNE y Patriota, que a cambio solicitaron la presidencia de
varias comisiones.

Dos factores han afectado adicionalmente, durante este gobierno, el


proceso de generación de condiciones para propiciar la cooperación
y coordinación interinstitucional. El primero ha sido el fenómeno del
transfuguismo de un buen número de diputados (alrededor de 70 se
han cambiado de bloque parlamentario en esta legislatura), lo que
ha provocado una inestabilidad en cuanto a la correlación de fuerzas
y la garantía de mantenimiento de los acuerdos. Y el segundo ha
sido el insuficiente número de operadores políticos que faciliten
canales de comunicación y propicien acuerdos con visión estratégica
de Estado, tanto en el Ejecutivo como en el Congreso.

Sin embargo, resulta sorprendente que a pesar de tal inestabilidad


de coaliciones y alianzas, el gobierno del presidente Berger no
sufriera mayores embates o crisis de gobernabilidad; en ello
seguramente influyó la simpatía generada por el presidente y su
estilo afable y sencillo. Incluso se logró que el Congreso de la
República aprobara leyes tan importantes como el Tratado de Libre
Comercio de Centroamérica con Estados Unidos (DR-CAFTA), las
reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, el Registro
Nacional de las Personas, el INACIF, la DIGICI, contra el Crimen
Organizado, de Adopciones y la CICIG.

De conformidad con los resultados de las elecciones legislativas


efectuadas el 9 de septiembre de 2007, nuevamente se conformará,
a partir de enero de 2008, un presidencialismo multipartidista pluralista,

29
Compuesto por diputados originalmente postulados por el PSN, convertido
posteriormente en el partido GANA, que como ya se indicó se sintieron marginados,
hasta que decidieron abandonar su partido en abril 2006.

51
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

en el que el partido del Presidente de la República, aunque tiene la


primera mayoría relativa, es minoritario en el Congreso. En efecto,
mientras que el candidato presidencial de la UNE, que logró el primer
lugar, obtuvo en esa oportunidad el 28.25% de los votos válidos, su
partido logró 51 diputados, lo que equivale al 32% de integrantes de
dicho organismo.

GUATEMALA: Diputados electos al Congreso de la República


por partido político, período 2008 - 2012

Partido político Diputados


% electos
1 Unidad Nacional de la Esperanza
(UNE) 51 32 %
2 Gran Alianza Nacional (GANA) 37 23 %
3 Partido Patriota (PP) 29 18 %
4 Frente Republicano Guatemalteco
(FRG) 14 9%
5 Partido Unionista (PU) 7 4%
6 Centro de Acción Social (CASA) 5 3%
7 Unión de Cambio Nacionalista (UCN) 5 3%
8 Encuentro por Guatemala (EG) 4 3%
9 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 3 2%
10 Unidad Revolucionaria Nacional
Guatemalteca (URNG) 2 1%
11 Unión Democrática (UD) 1 1%
Total 158 100 %
Fuente: Elaboración del DISOP/ASIES de acuerdo con datos del
sitio web del TSE

52
ASIES

GUATEMALA: Comparación de resultados entre los dos


candidatos con mayor votación en la primera vuelta de las
elecciones presidenciales de 1990, 2003 y 2007

Elección Candidato con Candidato con


presidencial, primera segunda
primera mayoría mayoria
vuelta
1990 Jorge Carpio Nicolle Jorge Serrano Elías
399,679 votos 375,119 votos
25. 72 % 24.14 %
2003 Oscar Berger Perdomo Álvaro Colom Caballeros
921,316 votos 707,635 votos
34.32 % 26.36 %
2007 Álvaro Colom Caballeros Otto Pérez Molina
926,236 votos 771,813 votos
28. 25 % 23. 54 %
FUENTE: Elaboración del DISOP/ASIES, con información del TSE

Nota: En cada año se ha resaltado el nombre del candidato que en la


segunda vuelta resultó electo Presidente de la República

53
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

3. Realidades y desafíos de cara al período 2008- 2012

“(...) El Presidente y Vicepresidente electos y sus colaboradores


deberán afinar sus políticas y acciones orientadas a cumplir sus
promesas electorales; sin embargo, ahora ya no son candidatos y
sus políticas y posibles acciones deberán pasar por el tamiz de
las posibilidades reales relativas a la capacidad financiera y
administrativa, pero sobre todo, a la viabilidad política de sus
propósitos, en donde será no solo deseable, sino imperativo,
buscar en consenso, la comprensión y el apoyo, en todo el
espectro político.

Vale la pena recordar el discurso del expresidente español, Felipe


González, en el ENADE 2007, cuando relató que, en el inicio de
su gobierno, contaba con una sólida mayoría con la que podría
haber aprobado políticas a su antojo, las que, no obstante, sometió
a consideración de las fuerzas políticas en el Parlamento, para
asegurar consensos que merecieran convertirlas en políticas y
decisiones de Estado, para hacer de España una nación previsible.

Es claro que buenas partes del esfuerzo debe desplegarse en


la búsqueda de consensos políticos en el Congreso de la
República, en donde los diferentes bloques deberán responder
con lealtad, responsabilidad y madurez, a la muestras de civismo
que millones de ciudadanos han dado con su ejemplar participación
en el proceso electoral (...)”
Lizardo Sosa López
Columna de Opinión, El Periódico, 06.11.07, pág. 13
(Subrayado del DISOP).

En el contexto de lo brevemente expuesto, se considera


conveniente, en el actual período de transición, propiciar una reflexión
sobre las lecciones aprendidas y los desafíos que en materia de

54
ASIES

fortalecimiento institucional y de contribución a la gobernabilidad


democrática le corresponde enfrentar y aprovechar a los partidos
políticos, como los responsables principales del funcionamiento
adecuado de los organismos Legislativo y Ejecutivo, de cara a los
retos que la consolidación de la democracia, las prioridades del
desarrollo y las exigencias de la paz le plantean a la sociedad
guatemalteca.

Ya es un lugar común afirmar que los partidos políticos, el Congreso


y el Ejecutivo son actores centrales en la elaboración de políticas.
Por consiguiente, una disposición entre ellos para la cooperación
en función de los intereses y objetivos nacionales es indispensable.
Esta cooperación será más efectiva en la medida que el presidente,
en tanto postulado y respaldado por un partido con visiones y
propuestas específicas, como los partidos de oposición, dispongan
de proyectos político y plataformas programáticas. Esto es clave
para la determinación de pactos, acuerdos y agendas compartidas,
en el natural reconocimiento y respeto de la diversidad de enfoques
e intereses que cada quien representa.

Las funciones clave que estos actores centrales ejercen, de


representación democrática, de definición de agendas políticas, y
de formulación, adopción y ejecución de políticas, constituyen un
imperativo para la búsqueda de entendimientos y acuerdos. Esto
implica la determinación o reconocimiento de ciertas reglas y
condiciones de juego.

La capacidad del Congreso en cuanto a desarrollar de manera


efectiva sus funciones intrínsecas, depende tanto del compromiso
de sus integrantes de fortalecerlo institucionalmente como del
reconocimiento de los diversos sectores de poder de su carácter
de órgano más representativo de la voluntad popular. Esta definición

55
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

es importante para enfrentar el descontento ciudadano en cuanto al


funcionamiento del Congreso y del propio proceso legislativo.

El compromiso implícito se relaciona directamente con los diputados


que lo integran como con los partidos que aquellos representan. En
este sentido, partidos más institucionalizados, que cuenten con un
proyecto político y una propuesta programática correspondiente, con
cohesión interna y efectiva articulación con la sociedad, estarán más
dispuestos a dialogar y concertar propuestas y agendas legislativas,
en función de impulsar políticas públicas que contribuyan al desarrollo
nacional. Esa voluntad política de renovar al congreso, sobre todo
en el desarrollo de sus funciones políticas, más allá de lo técnico y
tecnológico, es esencial para la gobernabilidad del país.

Es obvio, por supuesto, que el grupo parlamentario afín al gobierno,


por ser del mismo partido o de una alianza que lo apoya, buscará
facilitar el cumplimiento del programa de gobierno, sin que eso deba
significar renunciar o descuidar la función de control y fiscalización
que por naturaleza le corresponde al órgano legislativo del Estado.

Por su parte, el o los bloques legislativos de los partidos que se


hayan colocado en la oposición buscarán señalar que el gobierno
no solo no está cumpliendo con lo que se comprometió a ejecutar,
o lo está haciendo de manera deficiente, sino que además buscará
demostrar que no se están atendiendo los objetivos nacionales ni
las necesidades prioritarias de la población.

En ambos casos se requiere, se insiste, que los partidos cuenten


con propuestas concretas, porque en esa medida se favorecerá y
tendrá sentido el debate programático, incluso en términos del
discernimiento de la opinión pública, por su impacto en los juicios
de valor político que la misma se va formando. En la medida que
todo esto se haga mediante el empleo de métodos democráticos,

56
ASIES

se contribuirá al fortalecimiento de la gobernabilidad y del


fortalecimiento del proceso democrático.

En la situación que existirá a partir de 2008 esto es clave. Al respecto,


la cuestión central implica definir el rol político que se desea dar al
Congreso, así como todo lo relativo al funcionamiento de los procesos
internos, para que sea más representativo y eficiente.

El primer ámbito implica a los partidos y al mismo Ejecutivo, mientras


que el segundo a los órganos directivos, comisiones y diputados
en general. El primero implica diálogo, búsqueda de acuerdos y
ejecución de compromisos. Su consecuencia sería un Congreso
más sólido y con mayor credibilidad y aprecio ciudadanos.

57
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

58
ANEXO 1
NOMBRES E IDENTIFICACIÓN PARTIDARIA DE LOS MIEMBROS DE LAS
JUNTAS DIRECTIVAS DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, PERÍODO 1986 – 1991
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1986 – 1987

Cargo Nombre Partido político


Presidente Luis Alfonso Cabrera Hidalgo Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Alfonso Alonzo Barillas Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo vicepresidente Elián Darío Acuña Alvarado Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Héctor Aragón Quiñonez Coalición del Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
– Partido Institucional Democrático (PID)
Primer secretario Roberto Adolfo Valle Valdizán Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario Leonel Brolo Campos Coalición del Partido Democrático de Cooperación
Nacional (PDCN) y Partido Revolucionario (PR)
Tercer secretario José Rolando Colop García Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Cuarto secretario Nery Morales Gavarrete Partido Democrático de Cooperación Nacional (PDCN)
Quinto secretario Fernando Enrique de León Partido Socialista Democrático (PSD)
Sexto secretario Marina de Martinez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 14 de enero de 1986

59
ASIES
60
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1987 – 1988

Cargo Nombre Partido político


Presidente Ricardo Gómez Gálvez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Roberto Valle Valdizán Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo vicepresidente F. Antonio Hernández Valencia Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Pedro Adolfo Murillo Delgado Independiente*
Primer secretario José Francisco López Vidaurre Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario Miguel Angel Ponciano Castillo Independiente**
Tercer secretario Héctor Salvador Vásquez Gómez Partido Socialista Democrático (PSD)
Cuarto secretario Ramiro Leal Espinoza Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Juan Lisandro Morales Gavarrete Partido Democrático de Cooperación Nacional
(PDCN)
Sexto secretario José Guillermo Morales Silva Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Séptimo secretario Miguel Angel Montepeque Contreras Movimiento de Acción Solidaria (MAS) ***
Octavo secretario Francisco Colop García Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de labores. Período Legislativo 1987 – 1988
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

* Diputado originalmente electo por la Unión del Centro Nacional (UCN)


** Diputado originalmente electo por la coalición Movimiento de Liberación Nacional (MLN) - Partido Institucional Democrático (PID)
*** Diputado originalmente postulado por la coalición PDCN - PR
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1988 – 1989

Cargo Nombre Partido político


Presidente Alfonso Alonzo Barrillas Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Ana Catalina Soberanis Reyes Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo vicepresidente Eduardo Tager Matus Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Enrique Arturo Claverie Delgado Partido Revolucionario (PR)
Primer secretario Pedro Leonel Brolo Campos Partido Democrático de Cooperación Nacional
(PDCN)
Segundo secretario Otto Guillermo Baechli Rodríguez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer secretario Carlos Benjamín Escobedo Rodríguez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Cuarto secretario Miguel Angel Ponciano Castillo Unidad Nacionalista Organizada (UNO)
Quinto secretario Carlos Enrique Chavarría Pérez Partido Revolucionario (PR)
Sexto secretario Guillermo Ruiz Suárez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Séptimo secretario Guillermo Villar Anleu Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Octavo secretario Silverio de León López Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1988 - 1989

61
ASIES
62
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1989 – 1990

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Fernando Lobo Dubón Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Marco Antonio Dardón Castillo Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo vicepresidente Elián Darío Acuña Alvarado Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente German Scheel Montes Independiente*
Primer secretario Ramiro García de Paz Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario Nery Noel Morales Gavarrete Partido Socialista Democrático (PSD) **
Tercer secretario Jorge Luis Archila Amézquita Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Cuarto secretario Francisco Waldemar Hidalgo Ponce Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Claudio Coxaj Tzum Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Sexto secretario Héctor Salvador Vásquez Partido Socialista Democrático (PSD)
Séptimo secretario Jorge René González Argueta Partido Revolucionario (PR)
Octavo secretario Diego Velasco Brito Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1989 – 1990
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

* Diputado originalmente electo por el partido Unión de Centro Nacional (UCN)


** Diputado originalmente electo por la coalición PDCN - PR
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1990 – 1991

Cargo Nombre Partido político


Presidente Marco Antonio Dardón Castillo Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Carlos Enrique Chavarria Pérez Partido Revolucionario (PR)
Segundo vicepresidente Otto Francisco Cerezo Calderón Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Jorge Ovidio Cordón Franco Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer secretario Hermes Marroquín Campos Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario Sara Marina Gramajo Partido Revolucionario (PR)
Tercer secretario Miguel Angel Ponciano Castillo Unión Nacionalista Organizada (UNO)
Cuarto secretario Ana María Xuya Cuxil Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Nicolás Salguero Cámbara Independiente*
Sexto secretario Gilberto Morales Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Séptimo secretario Felix Gándara Girón Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Octavo secretario Fermín Gómez Partido Nacional Renovador (PNR)
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 14 de enero de 1990
* Diputado originalmente electo por la coalición Movimiento de Liberación Nacional (MLN) - Partido Institucional Democrático (PID)

63
ASIES
64
GUATEMALA: Distribución de cargos, por partido político, en las
juntas directivas del Congreso de la República, Legislatura 1986 -1990

Cargo en la Junta Directiva 1986 1987 1988 1989 1990


Presidente DCG DCG DCG DCG DCG
Primer Vicepresidente DCG DCG DCG DCG PR
Segundo Vicepresidente DCG DCG DCG DCG DCG
Tercer Vicepresidente MLN-PID IND PR IND DCG
Primer Secretario DCG DCG PDCN DCG DCG
Segundo Secretario PDCN- PR IND DCG PSD PR
Tercer Secretario DCG PSD DCG DCG UNO
Cuarto Secretario PDCN DCG UNO DCG DCG
Quinto Secretario PSD PDCN PR DCG IND
Sexto Secretario DCG DCG DCG PSD DCG
Séptimo Secretario MAS DCG PR DCG
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Octavo Secretario DCG DCG DCG PNR


Fuente: Elaboración DISOP/ASIES
Nota: se resalta el partido de gobierno durante el período
ASIES

65
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

66
NOMBRES E IDENTIFICACIÓN PARTIDARIA DE LOS MIEMBROS DE LAS JUNTAS DIRECTIVAS DEL
CONGRESO DE LA REPÚBLICA, PERÍODO 1991 – 1996

GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la


Junta Directiva del Congreso de la República 1991 – 1992

Cargo Nombre Partido político


Presidente Ana Catalina Soberanis Reyes Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Romeo Antonio Escalante Leiva Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Segundo vicepresidente Manuel Arturo Soto Aguirre Frente Republicano Guatemalteco (FRG) *
Tercer vicepresidente Carlos Alberto García Regás Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer secretario Carlos B. Escobedo Rodríguez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario Joaquín Lorenzo Bámaca González Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Tercer secretario Rafael Eduardo Barrios Flores Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto secretario Jorge Eduardo García Salas Calderón Independiente* *
Quinto secretario Cesar Augusto Porres Lessing Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Sexto secretario Oscar Vinicio Villar Anleu Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Séptimo secretario Juan José Alfaro Lemus Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Octavo secretario César Augusto Paiz Gómez Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1991 – 1992
* Diputado originalmente electo por la coalición Frente Republicano Guatemalteco (FRG) - Partido Institucional Democrático (PID) –
Frente de Unidad Nacional (FUN)
**
Diputado originalmente electo por la coalición Frente Republicano Guatemalteco (FRG) - Partido Institucional Democrático (PID) –

67
ASIES

Frente de Unidad Nacional (FUN)


68
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1992 – 1993

Cargo Nombre Partido político


Presidente Edmond Mulet Unión del Centro Nacional (UCN)
Primer vicepresidente Luís López Maldonado Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo vicepresidente Carlos Alarcón Monsanto Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Tercer vicepresidente Leonel Brolo Campos Unión del Centro Nacional (UCN)
Primer secretario Luís Ernesto Contreras Unión del Centro Nacional (UCN)
Segundo secretario Eduardo Rottman Ruíz Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Tercer secretario José Manuel Alvarez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Cuarto secretario Evelio Fuentes Orozco Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Mario Gonzáles Jurado Unión del Centro Nacional (UCN)
Sexto secretario Jaime Recinos Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Séptimo secretario Everado Ramírez Yat Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Octavo secretario Helio Canales Oliva Movimiento de Liberación Nacional (MLN)


Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 14 de enero de 1992
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1993 – 1994

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Fernando Lobo Dubón Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Luís Ernesto Contreras Ramos Unión del Centro Nacional (UCN)
Segundo vicepresidente Herlindo Alvarez del Cid Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Tercer vicepresidente Diego López de León Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Primer secretario Julio Roberto Paiz Bolaños Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Segundo secretario Mario Hugo Miranda Fuentes Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer secretario Dimas de León Paredes Unión del Centro Nacional (UCN)
Cuarto secretario Carlos Arroyave Cerna Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Quinto secretario José Eduardo Matute Estrada Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Sexto secretario Fernando Pereira Gudiel Unión del Centro Nacional (UCN)
Séptimo secretario Eduardo Tager Matus Coalición PSD – AP 5
Octavo secretario Julio David Díaz Chay Unión del Centro Nacional (UCN)
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 14 de enero de 1993

69
ASIES
70
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República, Enero – Septiembre 1994

Cargo Nombre Partido político


Presidente Oscar Vinicio Villar Anelu Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer vicepresidente Jorge Alberto Monroy Unión del Centro Nacional (UCN)
Segundo vicepresidente Marco Tulio Mérida y Mérida Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Tercer vicepresidente Juan Francisco Alfaro Mijangos Unión del Centro Nacional (UCN)
Primer secretario Clodoveo Domínguez de León Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Segundo secretario José Eduardo Méndez Pinelo Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer secretario Francisco Reyes Ixcamey Frente Democrático Popular (FDP) *
Cuarto secretario Rafael Oliveros Ramírez Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Quinto secretario Edna Alicia Orellana Villareal de Ruano Unión del Centro Nacional (UCN)
Sexto secretario Felipe Franco Trujillo Movimiento de Acción Solidaria (MAS)
Séptimo secretario José Carlos Acevedo Chavarría Unión del Centro Nacional (UCN)
Octavo secretario José Luis Aguirre Quinteros Partido Institucional Democrático (PID) **
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 13 de septiembre de 1994
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

* Diputado originalmente electo por la coalición Frente Republicano Guatemalteco (FRG) - Partido Institucional Democrático (PID) –
Frente de Unidad Nacional (FUN)
** Diputado originalmente electo por la coalición Frente Republicano Guatemalteco (FRG) - Partido Institucional Democrático (PID) –
Frente de Unidad Nacional (FUN)
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República, Septiembre 1994 – Enero 1995

Cargo Nombre Partido político


Presidente Arabella Castro Quiñonez de Comparini Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer vicepresidente Carlos Alberto García Regás Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo vicepresidente Cesar Leonel Soto Arango Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Juan Alberto Salguero Cambara Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
Primer secretario Emilio Saca Dabdoud Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo secretario Rudio Lecsan Mérida Herrera Unión Democrática (UD)
Tercer secretario Rafael Eduardo Barrios Flores Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto secretario Zury Manfredo Maldonado Hip Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Cesar Augusto Fortuny Ardón Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Sexto secretario Ricardo Napoleón Morales Millares Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
Séptimo secretario Macario Efraín Oliva Muralles Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Octavo secretario Mynor Estuardo López Rodríguez Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 13 de septiembre de 1994
Nota: Esta Junta Directiva tomó posesión al instalarse un nuevo Congreso el 13 de septiembre de 1994, luego de las elecciones
parlamentarias extraordinarias efectuadas el 14 de agosto de ese mismo año

71
ASIES
72
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1995 – 1996

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Efraín Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer vicepresidente Juan Francisco Reyes López Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo vicepresidente Lizardo Arturo Sosa López Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Tercer vicepresidente Enriqueta Diaz Lanuza de Rodas Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer secretario José Fernando García Bravatti Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo secretario Mario Israel Rivera Cabrera Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)*
Tercer secretario Carlos Leonel Moscoso Machorro Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Cuarto secretario Juan Filiberto Molina Palacios Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Humberto García Serrano Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Sexto secretario Francisco Ricardo Mérida Orozco Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Séptimo secretario Aura Marina Otzoy Colaj Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Octavo secretario Jorge Mario Bonilla Martínez Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1995 – 1996


*Durante el ejercicio de su función renunció al bloque legislativo de la DCG, incorporandose al del FRG
GUATEMALA: Distribución de cargos, por partido político, en las
juntas directivas del Congreso de la República, Legislatura 1991 -1996

Cargo en la Junta Directiva 1991 1992 1993 1994 1994 1995


Presidente DCG UCN DCG DCG PAN FRG
Primer Vicepresidente MAS DCG UCN UCN PAN FRG
Segundo Vicepresidente FRG MAS MAS MAS DCG DCG
Tercer Vicepresidente PAN UCN MAS UCN MLN FRG
Primer Secretario DCG UCN MAS DCG PAN FRG
Segundo Secretario MAS MAS DCG DCG UD DCG
Tercer Secretario PAN DCG UCN FDP PAN DCG
Cuarto Secretario IND DCG MAS MAS DCG DCG
Quinto Secretario MAS UCN DCG UCN PAN FRG
Sexto Secretario DCG MAS UCN MAS MLN DCG
Séptimo Secretario MAS DCG PSD – AP5 UCN PAN FRG
Octavo Secretario MLN MLN UCN PID PAN DCG
Fuente: Elaboración DISOP/ASIES
Nota: se resalta el partido de gobierno durante el período

73
ASIES
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

74
ASIES

75
76
NOMBRES E IDENTIFICACIÓN PARTIDARIA DE LOS MIEMBROS DE LAS
JUNTAS DIRECTIVAS DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, PERIODO 1996 – 2000

GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la


Junta Directiva del Congreso de la República 1996 – 1997

Cargo Nombre Partido político


Presidente Carlos Alberto García Regás Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer vicepresidente Jorge Rolando Barrientos Pellecer Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo vicepresidente Rafael Rolando Barrios Flores Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer vicepresidente Rudio Lecsan Mérida Herrera Independiente*
Primer secretario Enrique Alejos Close Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo secretario Froylán Miguel Villatoro San José Independiente**
Tercer secretario Macario Efraín Oliva Muralles Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto secretario Ana María Villegas de Fortín Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Quinto secretario Mario Isidoro Sarceño Jiménez Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1996 – 1997


* Diputado electo por el partido Unión Democrática (UD)
** Diputado electo por el partido Unión del Centro Nacional (UCN)
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1997 – 1998

Cargo Nombre Partido político


Presidente Arabella Castro Quiñones Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer vicepresidente Rafael Eduardo Barrios Flores Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo vicepresidente Arturo Guillermo De La Cruz Gelpcke Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer vicepresidente Rosalina Tuyuc Velázquez Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG)
Primer secretario Francisco Javier Castellanos De León Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo secretario Angel Mario Salazar Mirón Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer secretario Mauricio Nohé León Corado Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto secretario César Augusto Fortuny Ardón Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Quinto secretario Everardo Ramírez Yat Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Fuente: Congreso de la República de Guatemala. Memoria de Labores 1997 – 1998

77
ASIES
78
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1998 – 1999

Cargo Nombre Partido político


Presidente Rafael Eduardo Barrios Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer vicepresidente Gladys Anabella de León Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo vicepresidente Jorge Rolando Barrientos Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer vicepresidente Mario Hugo Miranda Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG)
Primer secretario Mario Fernando Flores Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo secretario Rubén Darío Morales Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer secretario Mario Isidoro Sarceño Movimiento de Liberación Nacional (MLN)
Cuarto secretario Mario Arturo Portillo Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Quinto secretario Víctor Leonel Ramírez Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Fuente: Diario de sesiones del Congreso de la República de Guatemala, 14 de enero de 1998
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 1999 – 2000

Cargo Nombre Partido político


Presidente Leonel Eliseo López Rodas Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer vicepresidente Domingo Salvador Rodas Soto Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo vicepresidente Rubén Darío Morales Véliz Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer vicepresidente Ana María Villegas de Fortín Independiente *
Primer secretario Arturo Guillermo De La Cruz Gelpcke Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo secretario Jorge Enrique Passarelli Urrutia Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer secretario Antonio Ochoa Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto secretario Francisco Luís Enrique González Villatoro Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Quinto secretario Leonardo Macario González Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva1999.asp
* Diputada originalmente electa por el partido Democracia Cristiana Guatemalteca

79
ASIES
80
GUATEMALA: Distribución de cargos, por partido político,
de las juntas directivas del Congreso de la República,
Legislatura 1996 -1999

Cargo en la Junta Directiva 1996 1997 1998 1999


Presidente PAN PAN PAN PAN
Primer Vicepresidente PAN PAN PAN PAN
Segundo Vicepresidente PAN PAN PAN PAN
Tercer Vicepresidente IND FDNG DCG IND
Primer Secretario PAN PAN PAN PAN
Segundo Secretario IND PAN PAN PAN
Tercer Secretario PAN PAN MLN PAN
Cuarto Secretario DCG PAN PAN PAN
Quinto Secretario MLN DCG PAN PAN
Fuente: Elaboración DISOP/ASIES
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Nota: se resalta el partido de gobierno durante el período


ASIES

81
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

82
NOMBRES E IDENTIFICACIÓN PARTIDARIA DE LOS MIEMBROS DE LAS
JUNTAS DIRECTIVAS DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, PERIODO 2000 - 2004

GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la


Junta Directiva del Congreso de la República 2000 – 2001

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Efraín Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer vicepresidente César Leonel Soto Arango Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo vicepresidente Zury Ríos Montt Sosa Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer vicepresidente Luis Alfonso Rosales Marroquín Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer secretario Carlos Rodolfo Wholers Monroy Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo secretario Carlos Humberto Hernández Rubio Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer secretario Gumercindo Donis Revolorio Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Cuarto secretario José Leopoldo Cruz Clavería Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Quinto secretario Sulema Frine Paz de Rodríguez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2000.asp

83
ASIES
84
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2001 – 2002

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Efraín Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Vicepresidente Luis Alfonso Rosales Marroquín Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segunda Vicepresidenta Zury Ríos Montt Sosa Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Vicepresidente Ramiro de León Carpio Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Secretario Carlos Rodolfo Wohlers Monroy Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo Secretario Rudio Lecsan Mérida Herrera Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Secretario Edgar Alberto Herman Morales Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Cuarto Secretario Jorge Alfonso Ríos Castillo Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Quinto Secretario Carlos Enrique Bautista Godínez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2001.asp
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2002 – 2003

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Efraín Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Vicepresidente Carlos Humberto Hernández Rubio Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segunda Vicepresidenta Zury Ríos Montt Sosa Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Vicepresidente Jorge Arévalo Valdez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Secretario Haroldo Eric Quej Chen Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo Secretario Aura Marina Otzoy Colaj Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Secretario Juan Luis González García Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Cuarto Secretario Edgar Leonel Rodríguez Lara Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Quinto Secretario Marvin Haroldo García Buenafé Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2002.asp

85
ASIES
86
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2003 – 2004

Cargo Nombre Partido político


Presidente José Efraín Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Vicepresidente Carlos Humberto Hernández Rubio Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segunda Vicepresidenta Zury Mayté Ríos Montt Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Vicepresidente Jorge Arévalo Valdez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Primer Secretario Haroldo Eric Quej Chen Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Segundo Secretario Enrique Pinto Martínez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Secretario Gloria Marina Barillas Carías Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Cuarto Secretario Carlos Enrique Tevalán de León Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Quinto Secretario Luis Fernando Pérez Martínez Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2003.asp
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007
GUATEMALA: Distribución de cargos por partido político en las
juntas directivas del Congreso de la República, Legislatura 2000 -2004

Cargo en la Junta Directiva 2000 2001 2002 2003


Presidente FRG FRG FRG FRG
Primer Vicepresidente FRG FRG FRG FRG
Segundo Vicepresidente FRG FRG FRG FRG
Tercer Vicepresidente FRG FRG FRG FRG
Primer Secretario FRG FRG FRG FRG
Segundo Secretario FRG FRG FRG FRG
Tercer Secretario FRG FRG FRG FRG
Cuarto Secretario FRG FRG FRG FRG
Quinto Secretario FRG FRG FRG FRG
Fuente: Elaboración DISOP/ASIES
Nota: se resalta el partido de gobierno durante el período

87
ASIES
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

88
ASIES

89
90
NOMBRES E IDENTIFICACIÓN PARTIDARIA DE LOS MIEMBROS DE LAS
JUNTAS DIRECTIVAS DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA, PERÍODO 2004 - 2007

GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la


Junta Directiva del Congreso de la República 2004 – 2005

Cargo Nombre Partido político


Presidente Francisco Rolando Morales Chávez Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)
Primer Vicepresidente Rubén Dario Morales Veliz Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo Vicepresidente Jorge Méndez Herbruger Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Tercer Vicepresidente Gudy Rivera Estrada Gran Alianza Nacional (GANA)
Primer Secretario Sergio Leonel Celis Navas Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)
Segundo Secretario Carlos Baldemar Barrillas Herrera Gran Alianza Nacional (GANA)
Tercer Secretario José Conrado García Hidalgo Gran Alianza Nacional (GANA)
Cuarto Secretario Adolfo Otoniel Fernández Escobar Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Quinto Secretario Manuel Antonio Baldizón Méndez Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2004.asp
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2005 – 2006

Cargo Nombre Partido político


Presidente Jorge Méndez Herbruger Gran Alianza Nacional (GANA)
Primer Vicepresidente Alejandro Maldonado Aguirre Partido Unionista (PU)
Segundo Vicepresidente Edgar Leonel Rodríguez Lara Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Vicepresidente Ingrid Roxana Baldetti Elías Partido Patriota (PP)
Primer Secretario Mauricio Nohé León Corado Gran Alianza Nacional (GANA)
Segundo Secretario Luis Fernando Pérez Rojas Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Secretario Héctor Julio Pérez Rojas Unidad Nacional de la Esperanza (UNE)
Cuarto Secretario Carlos Alberto Solórzano Rivera Partido Patriota (PP)
Quinto Secretario Francisco Javier Del Valle Movimiento Reformador (MR)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2005.asp

91
ASIES
92
GUATEMALA: Cargo, nombre y partido de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2006 – 2007

Cargo Nombre Partido político


Presidente Jorge Méndez Herbruger Gran Alianza Nacional (GANA)
Primer Vicepresidente Oliverio García Rodas Gran Alianza Nacional (GANA)
Segundo Vicepresidente Baudilio Elinohet Hichos López Bloque Integracionista *
Tercer Vicepresidente Rubén Dario Morales Veliz Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer Secretario Mauricio Nohe León Corado Gran Alianza Nacional (GANA)
Segundo Secretario Pedro Pablo Palma Lau Bloque Integracionista *
Tercer Secretario Otto Ely Zea Sierra Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Cuarto Secretario Job Ramiro García y García Partido Unionista (PU)
Quinto Secretario Francisco Javier Del Valle Movimiento Reformador (MR)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2006.asp
* Diputado electo por el Frente Republicano Guatemalteco (FRG). El “Bloque Integracionista” se convirtió a fines de 2006 en Bloque
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

del nuevo Partido Unión del Cambio Nacionalista (UCN)


GUATEMALA:
Cargo, nombre y partido político de los miembros de la
Junta Directiva del Congreso de la República 2007 – 2008

Cargo Nombre Partido político


Presidente Rubén Dario Morales Veliz Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Primer Vicepresidente Oliverio García Rodas Bloque Solidaridad *
Segundo Vicepresidente Oswaldo Iván Arévalo Barrios Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Vicepresidente Héctor Julio Pérez Rojas Bloque Solidaridad *
Primer Secretario Jorge Mario Vásquez Velásquez Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Segundo Secretario Haroldo Eric Quej Chen Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Tercer Secretario Mario Israel Rivera Cabrera Frente Republicano Guatemalteco (FRG)
Cuarto Secretario Job Ramiro García y García Partido Unionista (PU)
Quinto Secretario Elmer Medardo González Navarro Partido de Avanzada Nacional (PAN)
Fuente: http://www.congreso.gob.gt/gt/junta_directiva2007.asp
* Diputado electo por el PSN, integrante de la coalición Gran Alianza Nacional (GANA). El PSN se convirtió después en el partido
GANA.

93
ASIES
94
GUATEMALA: Distribución de cargos en las juntas directivas
del Congreso de la República por partido político, Legislatura 2004 - 2007

Cargo en la Junta Directiva 2004 2005 2006 2007


Presidente UNE GANA GANA PAN
Primer Vicepresidente PAN PU GANA BS
Segundo Vicepresidente PAN FRG BI FRG
Tercer Vicepresidente GANA PP PAN BS
Primer Secretario UNE GANA GANA PAN
Segundo Secretario GANA FRG BI FRG
Tercer Secretario GANA UNE PAN FRG
Cuarto Secretario UNE PP PU PU
Quinto Secretario PAN MR MR PAN
Fuente: Elaboración DISOP/ASIES
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Nota: se resalta el partido que presidía el Organismo Ejecutivo durante el período


ASIES

95
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

96
GUATEMALA: Distribución de cargos de la Junta Directiva del Congreso de la República por partido político, período 1986 - 2007

Cargo 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007
Presidente DCG DCG DCG DCG DCG DCG U C N DCG DCG PAN FRG PAN PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG UNE GANA GANA PAN
Primer
Vicepresidente DCG DCG DCG DCG PR MAS DCG U C N U C N PAN FRG PAN PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG PAN PU GANA BS
Segundo
Vicepresidente DCG DCG DCG DCG DCG FRG MAS MAS MAS DCG DCG PAN PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG PAN FRG BI FRG
Tercer
Vicepresidente MLN
– PID IND PR IND DCG PAN U C N MAS U C N MLN FRG IND FDNGDCG IND FRG FRG FRG FRG GANA PP PAN BS
Primer
Secretario DCG DCG PDCN DCG DCG DCG U C N MAS DCG PAN FRG PAN PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG UNE GANA GANA PAN
Segundo
Secretario PDCN IND DCG PSD PR MAS MAS DCG DCG UD DCG IND PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG GANA FRG BI FRG
Tercer
Secretario DCG PSD DCG DCG UNO PAN DCG U C N FDP PAN DCG PAN PAN MLN PAN FRG FRG FRG FRG GANA UNE PAN FRG
Cuarto
Secretario PDCN DCG UNO DCG DCG IND DCG MAS MAS DCG DCG DCG PAN PAN PAN FRG FRG FRG FRG UNE PP PU PU
Quinto
Secretario PSD PDCN PR DCG IND MAS U C N DCG U C N PAN FRG MLN DCG PAN PAN FRG FRG FRG FRG PAN M R M R PAN
Sexto
Secretario DCG DCG DCG PSD DCG DCG MAS U C N MAS MLN DCG
Séptimo
Secretario MAS DCG PR DCG MAS DCG PSD U C N PAN FRG
Octavo
Secretario DCG DCG DCG PNR MLN MLN U C N PID PAN DCG
Fuente: elaboración DISOP/ ASIES con datos de las memorias, diario de sesiones y el sitio web del Congreso de la República y memorias de elecciones del Tribunal
Supremo Electoral (TSE)

97
ASIES
98
ANEXO 2

GUATEMALA: COMPOSICIÓN, POR PARTIDO POLÍTICO Y COALICIONES,


DE LAS LEGISLATURAS 1986 – 2007

GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político, período
1986 - 1991

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 51 51 %
2 Unión del Centro Nacional (UCN) 22 22 %
3 Coalición Movimiento de Liberación Nacional,
Partido Institucional Democrático (MLN - PID) 12 12 %
4 Coalición Partido Democrático de Cooperación Nacional
– Partido Revolucionario (PDCN-PR) 11 11 %
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

5 Partido Socialista Democrático (PSD) 2 2%


6 Partido Nacional Renovador (PNR) 1 1%
7 Partido Central Autentica Nacionalista (CAN) 1 1%
Total 100 100 %
Fuente: Memoria de elecciones 1985. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
ASIES

99
100
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 1991 - 1994

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Unión del Centro Nacional (UCN) 41 35 %
2 Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 27 23 %
3 Movimiento de Acción Solidaria (MAS) 18 16 %
4 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 12 10 %
5 Coalición Partido Institucional Democrático,
Partido Frente de Unidad Nacionalista,
Frente Republicano Guatemalteco (PID - FUN -FRG) 12 10 %
6 Movimiento de Liberación Nacional (MLN) 3 3%
7 Coalición Movimiento de Liberación Nacional,
Frente Nacional de Avance Nacional (MLN - FAN) 1 1%
8 Coalición: Partido Socialista Democrático,
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Alianza Popular cinco (PSD - AP5) 1 1%


9 Partido Revolucionario (PR) 1 1%
Total 116 100 %
Fuente: Memoria de elecciones 1990. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
ASIES

101
102
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 1994 - 1996

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 32 40 %
2 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 24 30 %
3 Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 13 16 %
4 Unión del Centro Nacional (UCN) 8 10 %
5 Movimiento de Liberación Nacional (MLN) 2 3%
6 Unión Democrática (UD) 1 1%
Total 80
Fuente: Memoria de elecciones 1994. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007
ASIES

103
104
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 1996 - 2000

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 43 54 %
2 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 21 26 %
3 Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG) 6 8%
4 Coalición Unión del Centro Nacional –
Democracia Cristiana Guatemalteca -
Partido Socialista Democrático (UCN-DCG-PSD) 7* 10 %
5 Unión Democrática (UD) 2 3%
6 Movimiento de Liberación Nacional (MLN) 1 1%
Total 80 100 %
Fuente: Memoria de elecciones 1995. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
* Estos se distribuían así: Partido Unión del Centro Nacional: 2, Partido Democracia Cristiana Guatemalteca: 3,
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

y Partido Socialista Democrático: 2.


ASIES

105
106
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 2000 - 2004

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 63 56 %
2 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 37 33 %
3 Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) 10 9%
4 Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 2 2%
5 Unión Democrática (UD) 1 1%
Total 113 100 %
Fuente: Memoria de elecciones 1999. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007
ASIES

107
108
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 2004 - 2008

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Gran Alianza Nacional (GANA) 47 30 %
2 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 43 27 %
3 Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) 32 20 %
4 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 17 11 %
5 Partido Unionista (PU) 7 4%
6 Alianza Nueva Nación (ANN) 6 4%
7 Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) 2 1%
8 Unión Democrática (UD) 2 1%
9 Partido DIA 1 1%
10Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 1 1%
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Total 158 100 %


Fuente: Memoria de elecciones 2003. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
ASIES

109
110
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político,
período 2008 - 2012

Partido político Diputados Relación


electos porcentual
1 Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) 51 32 %
2 Gran Alianza Nacional (GANA) 37 23 %
3 Partido Patriota (PP) 29 18 %
4 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 14 9%
5 Partido Unionista (PU) 7 4%
6 Centro de Acción Social (CASA) 5 3%
7 Unión de Cambio Nacionalista (UCN) 5 3%
8 Encuentro por Guatemala (EG) 4 3%
9 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 3 2%
10Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) 2 1%
11 Unión Democrática (UD) 1 1%
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Total 158 100 %


Fuente: Resultados electorales publicados en el sitio web del Tribunal Supremo Electoral (TSE)
ASIES

111
GUATEMALA: Número de diputados electos al Congreso de la República por partido político y
coaliciones electorales, período 1986 - 2012

112
Partido político 1986 1991 1994 1996 2000 2004 2008
1991 1994 1996 2000 2004 2008 2012
1 Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) 51 27 13 3 2 1
2 Unión del Centro Nacional (UCN) 22 41 8 2
3 Coalición: Movimiento de Liberación Nacional
y Partido Institucional Democrático (MLN - PID) 12
4 Coalición Partido Democrático de Cooperación
Nacional y Partido Revolucionario (PDCN-PR) 11
5 Partido Socialista Democrático (PSD) 2
6 Partido Nacional Renovador (PNR) 1
7 Partido Central Autentica Nacionalista (CAN) 1
8 Movimiento de Acción Solidaria (MAS) 18
9 Partido de Avanzada Nacional (PAN) 12 24 43 37 17 3
10 Coalición Partido Institucional Democrático,
Partido Frente de Unidad Nacional,
Frente Republicano Guatemalteco
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

(PID - FUN -FRG) 12


11 Movimiento de Liberación Nacional (MLN) 3 2 1
12 Coalición: Movimiento de Liberación Nacional,
y Frente Nacional de Avance Nacional (MLN - FAN) 1
13 Coalición: Partido Socialista Democrático,
Alianza Popular cinco (PSD – AP5) 1
14 Partido Revolucionario (PR) 1
15 Frente Republicano Guatemalteco (FRG) 32 21 63 43 14
16 Unión Democrática (UD) 1 2 1 2 1
17 Frente Democrático Nueva Guatemala (FDNG) 6
18 Coalición Unión del Centro Nacional - Democracia
Cristiana Guatemalteca
- Partido Socialista Democrático (UCN-DCG-PSD) 2
19 Unidad Revolucionaria Nacional
Guatemalteca (URNG) 10 2 2
20 Gran Alianza Nacional (GANA) 47 37
21 Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) 32 51
22 Partido Unionista (PU) 7 7
23 Alianza Nueva Nación (ANN) 6
24 Partido DIA 1
25 Partido Patriota (PP) 29
26 Centro de Acción Social (CASA) 5
27 Unión de Cambio Nacionalista (UCN) 5
28 Encuentro por Guatemala (EG) 4
Fuente: Elaboración del DISOP/ASIES con datos de las memoria de elecciones. Tribunal Supremo Electoral (TSE)
Nota: Los nombres de los partidos vigentes están en bold.
ASIES

113
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

114
ASIES

ANEXO 3

115
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

116
ASIES

117
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

118
ASIES

119
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

120
ASIES

121
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

122
ASIES

123
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

124
ASIES

125
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

126
ASIES

ANEXO 4

CUATRO OPINIONES SOBRE LA CONTRIBUCIÓN DE LOS


PARTIDOS POLÍTICOS Y
DEL CONGRESO DE LA REPÚBLICA A LA GOBERNABILIDAD
DEMOCRÁTICA
Lizardo Sosa López *

1. ¡Manos a la Obra!
El trabajo espera a la nueva y a la actual legislaturas
Publicado en El Periódico el 25.09.07

La conformación de la legislatura para el período 2008–2012 está


definida. Buen número de los señores diputados lograron el objetivo
de su reelección, en tanto que otro grupo importante ya no estará en
funciones para el próximo período constitucional, sea porque no
participaron en la elección o porque no lograron el favor del voto de
la mayoría de los electores. Conocidos los resultados, es pues un
hecho que los trabajos y las angustias de la campaña electoral han
quedado atrás, y que ahora corresponde tanto a los diputados de la
actual legislatura como a los que la conformarán próximamente poner
manos a la obra.

La actual legislatura indudablemente deberá ocupar su tiempo en la


discusión y eventual aprobación del Presupuesto General de
Ingresos y Gastos para 2008, tarea a la que, según despachos de
prensa, dedicará su esfuerzo una vez concluida la segunda vuelta
electoral de las elecciones presidenciales y que deberá estar
concluida el 1 de diciembre. Entre tanto, se tiene conocimiento del
interés de algunos diputados y bloques legislativos, relativo a utilizar
el tiempo restante de su mandato, a terminar el proceso legislativo
*
Actual Presidente de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES).
Las columnas son escritas a título personal, en su calidad de analista y orientador
de opinión pública.

127
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

de iniciativas de ley de significativa importancia para el desarrollo


de la actividad económica, social y política del país y que, habiendo
ocupado el interés del actual Congreso, no llegaron aún a terminar
su proceso de aprobación final previa al envío al Ejecutivo para la
sanción y publicación correspondiente. Al respecto, algunos
diputados se proponen lograr consensos sobre una agenda
legislativa mínima que permita a esta legislatura llegar al final de su
mandato con resultados adicionales, a los que ya han sido
alcanzados terminando el proceso de formación de ley de iniciativas
de importancia nacional, algunas de las cuales se encuentran en su
fase final, pendientes de aprobación en tercera lectura, por artículos
y redacción final. Otras iniciativas de ley con menor avance, pero de
relevancia significativa, podrían iniciar o continuar su proceso
legislativo y eventualmente tomar forma de ley e incluso vigencia
con anterioridad a la entrega del mandato de la presente legislatura
el próximo 14 de enero de 2008.

Tales propósitos deberían recibir o ya han recibido el respaldo de


los bloques legislativos, ya que sería lamentable que las iniciativas
a punto de culminar su proceso para convertirse en ley, gracias al
esfuerzo del presente Congreso, terminaran en nada y que, en
consecuencia, se traslade a la nueva legislatura una carga de trabajo
innecesaria y un alto costo de oportunidad para el uso del tiempo en
los primeros meses de su gestión. Una actuación responsable y
oportuna de la actual legislatura evitaría tales males y, mejor aún,
proveería la normativa legal pendiente en diferentes áreas de la vida
económica y social del país, que carecen del marco jurídico que les
dé sustento legal, o dé necesarias reformas al existente.

Por ello, es muy deseable que los esfuerzos del Congreso que
terminará sus funciones en enero de 2008 se coronen con el objetivo
esperado de convertir en leyes aquellos proyectos larga y
esforzadamente trabajados durante los cuatro años de su gestión.

128
ASIES

Respecto a la nueva legislatura que asumirá funciones el 14 de enero


de 2008, el tiempo se hace cada vez más corto para que los futuros
jefes de bloque inicien acercamientos y conversaciones que hagan
posible lograr avances concretos en la tarea legislativa que les
espera y que está llamada a ser forjadora de acuerdos políticos
nacionales, indispensables para asegurar el desarrollo y el progreso
de la nación.

2. El diputado, su dignidad y funciones:


Su importancia se determina por la representación que ejerce
Publicado en El Periódico el 16.10.07

El diputado es representante del pueblo y dignatario de la nación


(Artículo 161 constitucional). Tal es el honor, la autoridad y el decoro
con que la Constitución política inviste al diputado que, en el mismo
artículo citado, como garantía para el ejercicio de sus funciones, le
otorga desde el preciso momento en que es declarado electo,
prerrogativas tales como la de inmunidad personal, el derecho de
antejuicio y la irresponsabilidad por sus opiniones, por su iniciativa
y por la manera de tratar los negocios públicos, se entiende, por
supuesto, en el desempeño de su cargo.

La importancia del diputado se determina principalmente por la


representación que ejerce de sus electores, quienes al depositar el
voto a su favor le otorgan confianza y le delegan esa representación
para hacerla efectiva en el tratamiento de los asuntos de Estado,
que está llamado y obligado a atender desde su curul en el Organismo
Legislativo, y en cada paso y gestión que realiza en su calidad de
diputado.

En enero de 1986, en la primera reunión del Gabinete del primer


Gobierno electo en vigencia de la actual Constitución Política, en el
que desempeñé el cargo de Ministro de Economía, el entonces

129
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

presidente de la República, Vinicio Cerezo, se refirió a la importancia,


dignidad y funciones de los señores diputados en cualquier sistema
democrático, y al hecho de que su condición de electos implica la
representación y el respaldo de miles de ciudadanos que les
depositaron su confianza. En esa oportunidad el Presidente instruyó
a sus ministros acerca de las deferencias y particular consideración
que debían mantener respecto de los señores diputados al decir,
palabras más o menos, que: “Cuando sean requeridos o llamados
por un diputado, independientemente del partido político a que
pertenezca, atiendan de inmediato; dejen de hacer lo que estén
haciendo y atiéndanlo”, y recordó que “ustedes ministros son
nombrados, ellos son electos directamente por el pueblo”.

Vienen a colación estos comentarios porque el Congreso de la


República es una institución mucho más que simplemente necesaria
para la construcción del sistema político democrático; y su
desempeño y la posibilidad de que este organismo sea fuerte,
respetado, confiable y capaz de cumplir debidamente con sus tareas
constitucionales y legales depende de la prestancia, dignidad y
decoro con las que cada uno de los señores representantes ejerza
sus funciones, ennoblecidos y a su vez comprometidos por y con la
confianza depositada en ellos por los ciudadanos. Depende también
de la medida en que los partidos políticos con representación en el
Congreso privilegien el interés nacional por encima de los intereses
del Partido, en el marco de actuaciones fundadas en la práctica de
un debate interno respetuoso, que convence y no simplemente
ordena lo que un diputado deba o no hacer y de una permanente
actitud propicia al diálogo con las diferentes fuerzas políticas. Hay
que destacar que el soberano es el diputado y no el partido, y que
el Diputado, en el desempeño de sus altas funciones, debe hacer
prevalecer la satisfacción de su propia conciencia y el respeto al
marco constitucional y a los principios que alentaron su incorporación
a la actividad política.

130
ASIES

El diputado es, pues, parte vital en el desempeño de una de las


instituciones más importantes de nuestro sistema político. En la
medida en que cada uno asuma sus funciones con el compromiso,
dignidad y decoro que corresponde, el honorable Congreso ofrecerá
su mejor aporte al desarrollo de la nación.

3. Interesante diálogo televisivo


Las inconveniencias de abordar una reforma constitucional
Publicado en El Periódico el 30.10.07

El programa televisivo Este o Este presentó el domingo 28 un


interesante foro con la comparecencia de cuatro honorables
miembros del Congreso, siendo ellos los diputados Arístides Crespo
del FRG, Jorge Méndez de la Gana, Eduardo Meyer de la UNE y
Oliverio García del PP, quienes en compañía del director del
Programa, Alfred Kaltschmitt y de Pedro Trujillo, desarrollaron un
interesante diálogo sobre diversos tópicos relacionados con el
trabajo del Congreso que se instalará el 14 de enero de 2008.

Los temas abordados fueron desde la importancia del Congreso


como la más alta representación nacional, el necesario ambiente de
respeto hacia el Organismo por parte de los otros poderes del Estado
y de la sociedad en general, el transfuguismo y las formas de frenarlo,
la obligada transparencia del Congreso como organismo del Estado
con mayor exposición al público, el imprescindible ambiente de
diálogo abierto y respetuoso que debe prevalecer en la relación
entre los representantes y bloques legislativos, hasta la referencia a
posibles cambios constitucionales.

Quiero referirme en este espacio al último de los temas, porque


existe el riesgo de que se promueva una reforma constitucional que
paralice al país y ponga en riesgo los progresos que con esfuerzo
se han alcanzado en vigencia de la actual Constitución y porque he

131
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

sido del criterio de que el procedimiento de reforma constitucional


(artículos 278 y 280) debe ser revisado para favorecer un proceso
de ajuste y cambio gradual, progresivo y tranquilo, frente a lo que
ocurre con el procedimiento vigente que obliga, primero (Artículo
278) a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente para
la reforma de los artículos 3 al 46; y, segundo (Artículo 280), para el
resto de los artículos reformables, requiere de la aprobación de por
lo menos dos tercios del número de los diputados y la convocatoria
a Consulta Popular para su ratificación o rechazo.

En los pocos minutos dedicados a este tema en el programa


televisivo, se evidenciaron algunas de las inconveniencias: hay
muchos temas que podrían ser objeto de reforma según diferentes
actores sociales; pero no es práctica ni conveniente una consulta
popular que aborde muchos y diferentes temas (fue ilustrativa la
referencia al fracaso de la consulta popular de mayo 1999 que, de
pocos artículos referidos al proceso de paz, se convirtió en una
consulta amplia y compleja) lo haría necesarias varias consultas
populares para procurar reformas más comprensivas del texto
constitucional, lo que las hace inoportunas en el tiempo e inviables
desde el punto de vista político y administrativo–financiero.

Me atrevo pues, luego de que prácticamente todos los partidos que


alcanzaron representación en el Congreso se han referido a las
reformas constitucionales, a reiterar la sugerencia de que se trabaje
en el consenso mínimo requerido para conocer, aprobar y someter
a consulta popular la reforma del Artículo 280, para eliminar el
requerimiento de Consulta Popular y substituirlo por un procedimiento
que establezca que cualquier reforma constitucional (excepto los
artículos del 3 al 46, el 278 y los no reformables –Artículo 281: 140,
141, 165(g), 186 y 187–) puedan reformarse con la aprobación de al
menos dos tercios de los diputados de dos congresos consecutivos,
reforma que de ser aprobada en los primeros años de la próxima
legislatura, le permitirían conocer y aprobar reformas hasta enero de

132
ASIES

2012, las que entrarían en vigencia si son aprobadas definitivamente


por el Congreso que asuma funciones el 14 de enero de 2012.

4. Responsabilidad y madurez política


Ahora corresponde pasar esta hoja del libro de la historia
Publicado en El Periódico el 06.11.07

Se ha cumplido con éxito el proceso para elegir a las autoridades


del Organismo Ejecutivo, del Congreso y de las Corporaciones
Municipales, el que vuelve a ser motivo de orgullo de todos los
guatemaltecos, como proceso democrático ejemplar, digno de
elogios y, mucho más importante, como muestra de la
responsabilidad ciudadana y de la madurez y profundidad que el
comportamiento democrático ha ganado progresivamente dentro de
la población del país que, con ello, camina con firmeza hacia la
construcción de una más fuerte y desarrollada ciudadanía.

Ahora corresponde a los políticos y a los ciudadanos todos pasar


esta hoja del libro de la historia, e iniciar una etapa en la que los
ganadores asumen sus tareas y responsabilidades como servidores
del pueblo entero y no de determinada agrupación política o sector,
y en el que los perdedores aceptan con hidalguía la voluntad popular
expresada en las urnas y se disponen a prestar su concurso en la
difícil tarea de construir una patria mejor, como ya lo ha expresado el
general Pérez Molina al conocer los resultados de la elección. Ahora
pues, corresponde el turno al interés de la nación y es justo y
conveniente que, al menos por tres años hasta la nueva campaña
electoral de 2011, los guatemaltecos actuemos responsablemente
de cara al futuro, como un solo hombre.

El Presidente y Vicepresidente electos y sus colaboradores deberán


afinar sus políticas y acciones orientadas a cumplir sus promesas
electorales; sin embargo, ahora ya no son candidatos y sus políticas

133
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

y posibles acciones deberán pasar por el tamiz de las posibilidades


reales relativas a la capacidad financiera y administrativa, pero sobre
todo, a la viabilidad política de sus propósitos, en donde será no
solo deseable, sino imperativo buscar el consenso, la comprensión
y el apoyo, en todo el espectro político. Vale la pena recordar el
discurso del ex presidente español, Felipe González, en el Enade
– 77 cuando relató que, en el inicio de su Gobierno, contaba con
una sólida mayoría con la que podría haber aprobado políticas a su
antojo, las que, no obstante, sometió a consideración de las fuerzas
políticas en el Parlamento, para asegurar consensos que permitieran
convertirlas en políticas y decisiones de Estado, para hacer de
España una nación previsible.

Es claro que buena parte del esfuerzo debe desplegarse en la


búsqueda de consensos políticos en el Congreso de la República,
en donde los diferentes bloques deberán responder con lealtad,
responsabilidad y madurez, a la muestra de civismo que millones
de ciudadanos han dado con su ejemplar participación en el proceso
electoral; y en consecuencia, dar paso a iniciativas de ley de
significativa importancia para la nación que podrían aprobarse por la
actual legislatura, dentro de las cuales ahora se agrega, nada más y
nada menos que el Presupuesto de Ingresos y Gastos para 2008.

Debe recordarse que de no aprobarse el presupuesto para 2008,


entraría en vigencia el correspondiente al presente 2007, que a su
vez inició con el aprobado para 2006, con lo que la actual legislatura,
lejos de actuar con responsabilidad y madurez política, actuaría de
manera similar a la de 2003, cuando al no aprobar presupuesto para
2004, obligó al nuevo Gobierno de entonces, a dedicar seis meses
al ajuste presupuestario y a retrasar, sobre todo, la ejecución del
presupuesto de inversión, con lo que ahora como entonces, se
causaría grave perjuicio no solo al nuevo Gobierno, sino a la
población que sería afectada por imposibilidad de ejecutar obras,
programas y servicios que no podrían realizarse oportunamente en
2008.
134
ASIES

SEGUNDA PARTE

FORO PÚBLICO
Martes 27 de noviembre, 2007

PALABRAS DE INAUGURACIÓN
Licda. Karin Erbsen de Maldonado
Vicepresidenta de ASIES

Excelentísimo Sr. Vicepresidente de la República, Dr. Eduardo Stein,


Honorables diputados al Congreso de la República y funcionarios de
los diferentes organismos del Estado,
Excelentísimos señores embajadores de países amigos y
representantes de la comunidad internacional,
Autoridades y miembros de entidades académicas, organizaciones
políticas y sociales,
Señoras y señores.

En nombre de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales


les doy la más cordial bienvenida a este Foro Público, agradeciendo
su valiosa presencia, la cual nos confirma el interés que una
significativa porción de la ciudadanía guatemalteca sigue prestando
a los partidos políticos y el importante rol que juegan en la
consolidación de nuestro sistema democrático.

Ésta es la XXIII sesión anual del Seminario Permanente sobre el Rol


de los Partidos Políticos que ASIES realiza desde 1985 con el
invaluable apoyo de la Fundación Konrad Adenauer. Aprovecho para
saludar y agradecer en forma muy especial por ello, al representante
de dicha Fundación, el Sr. Tjark Egenhoff, que hoy se encuentra
entre nosotros. Asimismo, esta XXIII sesión del seminario también

135
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

cuenta con el valioso co-patrocinio del Instituto Holandés para la


Democracia Multipartidaria, apoyo que igualmente agradezco a las
autoridades de dicho Instituto, que nos honran con su presencia,
Señores Roel von Meienfeld, Director General, Doris Cruz, Directora
para Guatemala, y Alvaro Pinto, Coordinador Regional para América
Latina. Sean bienvenidos todos.

El seminario, en este año electoral, se ha enfocado en el importante


rol que juegan los partidos políticos y el Congreso de la República,
como actores principales en interacción con la Presidencia, para
contribuir al Bien Común y la gobernabilidad democrática en nuestro
régimen presidencialista multipartidista, según el mandato de nuestra
Constitución Política. ASIES escogió desarrollar este seminario y
presentar sus resultados en este Foro Público, en un momento
postelectoral, caracterizado por un inédito proceso de transición entre
una legislatura y administración pública que están por terminar su
labor, y nuevos equipos legislativo y ejecutivo democráticamente
electos, que se harán cargo del gobierno de este país a partir del 14
de enero del 2008.

Los límites de la cancha de juego para los nuevos gobernantes


fueron marcados por los electores del presente año de 2007 en
términos bastante parecidos a las líneas trazadas en las anteriores
elecciones generales del año 2003. Nuevamente tendremos un
régimen presidencialista pluralista, en que ningún partido por sí solo
dispone de la mayoría de diputados en el Congreso de la República.
Esto necesariamente requiere establecer acuerdos, coaliciones y
alianzas entre los partidos políticos y sus bloques parlamentarios,
así como relaciones respetuosas de diálogo y cooperación entre
los organismos Ejecutivo y Legislativo, con el objeto de lograr la
gobernabilidad democrática y el buen gobierno, en virtud de la
responsabilidad compartida que nuestra Constitución asigna a estos
dos poderes del Estado.

136
ASIES

Con el afán de provocar una reflexión pública sobre lecciones y


desafíos resultantes de esta peculiar conformación de nuestro régimen
presidencialista multipartidista, el Departamento de Investigaciones
Sociopolíticas de ASIES ha elaborado un documento base, cuya
síntesis será presentada a continuación y sucesivamente comentada
por cuatro honorables diputados re-electos al Congreso de la
República, todos ellos altos dirigentes de sus respectivos partidos.

Finalmente, el excelentísimo Vicepresidente de la República, Dr.


Eduardo Stein, nos honrará al compartir sus consideraciones sobre
lo que podrían ser lecciones aprendidas y recomendaciones
derivadas de su experiencia como el principal operador político del
gobierno saliente, con sus aciertos y naturales fallas, en las relaciones
con los partidos políticos y el Congreso de la República.

Al Dr. Stein, a la diputada Baldetti y los diputados Crespo, Méndez-


Herbruger y Meyer, en nombre de ASIES les expreso nuestro
profundo agradecimiento por haber aceptado nuestra invitación.

Muchas gracias.

137
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

138
ASIES

COOPERACIÓN ENTRE LOS ORGANISMOS EJECUTIVO Y


LEGISLATIVO:
lecciones y desafíos

Dr. Eduardo Stein Barillas


Vicepresidente de la República de Guatemala 2004 - 2008

Muy buenas tardes. Afortunadamente no tengo responsabilidades


en la aprobación del presupuesto, así que puedo compartir con
ustedes, durante los próximos minutos, algunas de las experiencias
vividas en la vicepresidencia de la República. En el papel que nos
tocó jugar como funcionarios electos por voto popular, participamos
juntamente con el legislativo, en una relación que se asemeja a
confeccionar un traje de sastre en cada periodo gubernamental, pero
en donde nos hemos venido acercando poco a poco y con mayor
fuerza a una agenda nacional, que tiene varios antecedentes que
rápidamente voy a numerar.

Insisto en el surgimiento, cada vez más visible y amplio, en diferentes


sectores ciudadanos, de una agenda nacional de desarrollo. Mucha
de la polémica política que surgió en el periodo electoral y la crítica
que se hizo a nuestra administración, como se ha hecho con
administraciones anteriores, aludía a la ausencia de un proyecto de
nación. Se ha afirmado que no tenemos un proyecto nacional, que
no existe un dibujo de patria al cual queramos gradualmente
acercarnos o parecernos. Yo digo que sí existe, el problema es
que son varios, que muchas veces chocan entre sí, al igual que
proyectos de patria en el pasado, al extremo que dieron lugar a un
enfrentamiento armado interno, del cual no queremos ni pensar en
que se pueda replicar.

139
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Desde esta perspectiva, existen lineamientos e ingredientes de un


dibujo de país al que aspiramos; muchos de estos ingredientes no
han surgido arbitrariamente de las mismas administraciones, han sido
producidos por procesos de concertación, discusión y acuerdo con
sectores más o menos representativos de la población. La relación
que se establece, en un marco constitucional con esquemas
regulatorios, más o menos conocidos, entre el Ejecutivo y el
Congreso de la República, pasa visiblemente por dos ámbitos de
acción que son obvios, pero que nos sirven para comenzar con
mayor facilidad este intercambio de experiencias y vivencias.

Uno es buscar la renovación legislativa, basada en ell programa de


trabajo trazado por el gobierno. Es decir, lograr que el Congreso
legisle en función de los objetivos del plan de Gobierno, que fue
electo por voto popular. También que apoye, en esos marcos
regulatorios, los objetivos o lineamientos de desarrollo en las
diferentes áreas sectoriales específicas, o en temas transversales
que van siendo cada vez más importantes en el quehacer de
cualquier sociedad, donde la tarea de legislar se combina, como
expuso sucintamente la Licda. Blanco, con la de fiscalizar.

Ahora, en un escenario ideal los poderes se deberían vigilar entre


sí, para mantener un equilibrio de respuestas a los intereses
ciudadanos. En el caso de Guatemala, no hemos llegado a niveles
de perfeccionamiento de esos equilibrios democráticos. Nos han
sobrediagnosticado en ese aspecto, el país no alcanza a cumplir
esos objetivos de equilibrios entre poderes. Este modelo fue
heredado del diseño democrático representativo de la Revolución
Francesa, y resulta que el mismo se está agotando o se agotó,
según algunos politólogos.

La creciente interdependencia e interrelación a nivel mundial, que


favorecen los medios digitales de comunicación y de información,

140
ASIES

muestra que ya no es posible pensar en esquemas puros de


delegación política a un órgano de representación, que además de
legislar debe vigilar a los otros poderes. De esta manera, surge una
serie de inquietudes respecto a que la democracia ya no debe ser
únicamente un esquema representativo, sino que debe ser uno
participativo. ¿Por qué?, Porque los medios contemporáneos lo
facilitan y lo permiten.

En este marco tendencial global, surgen, más o menos hace un par


de décadas, las inquietudes de descentralización real, con el objeto
de que las decisiones comunitarias lleguen inalteradas, ojalá, hasta
los niveles centrales de Gobierno. De manera que las estrategias
de desarrollo del nivel central, responsable de coordinar la agenda
nacional con la internacional, recoja en efecto esos intereses
específicos de lo local y los devuelva en servicios de calidad.

Hoy por hoy, nuestro país tiene de tal manera organizada la


distribución de los recursos públicos, que casi cuatro mil millones
de quetzales del presupuesto de inversión pública, se destinan cada
año a las municipalidades y a los consejos departamentales de
desarrollo (CODEDES), de una agenda de inversión que es menos
de dos veces y media esa cantidad. Es decir, Guatemala dedica, a
las decisiones descentralizadas, casi el 40% del presupuesto de
inversión.

Me he querido detener en estos retazos medio descriptivos, para


explicar de mejor manera las experiencias que quiero compartir en
esa relación entre el Ejecutivo y la legislatura, que no siempre es
fluida ni fácil. Muchas veces necesita de instrumentos de gestión
política y negociación, a veces muy complejos y a veces tan
sencillos, como una taza de café. Ésta que resultó tan costosa al
inicio de nuestra administración en 2004, cuando el Presidente Berger
y un servidor nos sentamos a hablar con el General Ríos Montt y
dos de los jerarcas del FRG.

141
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

En efecto, esa conversación era parte de la responsabilidad de un


gobierno electo por voto popular, que necesita relacionarse con
todas las fuerzas políticas del país, no solo con las que le guste y
despreciar a las que no. Al ser electos como autoridades,
representan constitucionalmente objetivos de unidad nacional, y no
se pueden dar el lujo de despreciar a ninguna fuerza política, no
importando las diferencias ideológicas que los separe. Más aún,
como lo fue en el caso de nuestra administración, donde la GANA
estaba formada por cuatro fuerzas políticas, tres legalmente inscritas
y otra que era la mayoritaria, integrada con personas que provenían
del PAN original, que apoyaron la opción que representaba el
entonces candidato, Oscar Berger Perdomo, quien había ganado
un ejercicio de primarias en el PAN, abrumadoramente. No obstante,
el Comité Ejecutivo Nacional del PAN no brindó a Berger la flexibilidad
y la prestancia para escoger a su compañero de fórmula, más otros
temas de agenda política partidaria.

El tema de la taza de café significó la apertura que desde el Ejecutivo,


las autoridades electas, al asumir el ejercicio, deben jugar, en el
sentido político más amplio de la palabra, con todas las fuerzas
políticas representativas del país, pero en particular con los partidos
políticos representados en el Congreso de la República, pequeños,
grandes o medianos. Son personas electas por voto popular para
esa representación en la legislatura.

¿Por qué ASIES lo invita a uno a hablar de estas cosas en este


momento?. No es una pregunta retórica, me la hizo una persona
muy amiga recordando unas publicaciones de prensa de hace algún
tiempo, en donde de forma un poco arbitraria se reflejaron fricciones
entre el Organismo Ejecutivo y el Congreso de la República, en
torno a la tarea segunda de la que quería hablar, que es la de la
fiscalización.

142
ASIES

El Ministerio de Educación, por darles un ejemplo, estuvo citado al


Congreso de la República 114 veces en el año 2006; el Ministerio
de Gobernación 87 veces, entre otras. Es obligación de ley para
cualquier ministro, asistir o delegar en su viceministro; cuando
cualquier partido del Congreso invita a un funcionario miembro del
gabinete, ir es obligación de ley. No estoy hablando de
interpelaciones, estoy hablando de invitaciones que hacen los
partidos para obtener directamente del titular de una cartera o del
responsable de un despacho ministerial o una secretaria presidencial,
aclaraciones, explicaciones o información. Es parte de nuestro marco
regulatorio.

¿Dónde se juegan esos equilibrios que permitan la agenda dual


entre la fiscalización y gestación de leyes? ¿puede existir un
equilibrio constructivo?, sí puede, pero exclusivamente a partir de
instrumentos de negociación política, es la única manera. Y aquí
quisiera describir, porque no tengo otro verbo que usar, lo que vi
pasar en el Gobierno del PAN, durante la presidencia del Presidente
Arzú, y lo que nos pasó ahora en la administración del Presidente
Berger y su servidor. Se confundió la responsabilidad político
partidaria de representación en el Congreso, con la responsabilidad
de gestión política del Organismo Ejecutivo con todos los partidos.

Este es uno de los elementos, quizás menos obvios, pero más


fundamentales del que quería conversar esta tarde con ustedes. Si
uno mantiene fundidos en una sola vía de gestión política las
responsabilidades partidarias de representación en el Congreso,
con otras como la formación de cuadros, la gestión local, los
alcaldes, los diputados, la investigación, la formación, los seminarios
internacionales, etc., se crean dificultades automáticas muy difíciles
luego de resolver o de desgrosar. Todo lo señalado es propio de
un partido político, como intermediador de voluntades de la sociedad,
de diferentes orígenes, junto con la responsabilidad específica de

143
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

la gestión política del Organismo Ejecutivo con el Congreso de la


República.

Por una parte, los liderazgos políticos de los partidos de oposición


e incluso de partidos afines, identifican en el gestor político que
tiene ambos roles, un potencial competidor, lo que genera un primer
grado de dificultad. En este caso tenía nombre y apellido muy
concreto, Eduardo González. Inmediatamente las bancadas en el
Congreso vieron a Guayo González como un potencial candidato a
la Presidencia de la República y por lo tanto mantuvieron una primera
distancia prudente, respecto de lo que Guayo como gestor político
podía lograr de parte del Ejecutivo, con los partidos en el Congreso.

Por otro lado, se tenía en el jefe de bancada de la GANA a una


representación directa en el propio Congreso, pero con
responsabilidades muy concretas de representación del partido
oficial. Y una tercera persona, que además, en el segundo y en el
tercer año fue presidente del Congreso, Jorge Méndez Herbruger.
Una cuarta persona, que nadie lo consideraba como potencial
candidato o competidor, fue Alfredo Vila, Secretario Privado del
Presidente de la República. Él fue el operador político por excelencia
a nivel oficial de parte del Presidente y de la gestión del Ejecutivo
ante los partidos políticos representados en el Congreso.

Su persona, más allá de sus evidentes cualidades personales, no


despertaba en nadie del Congreso ningún tipo de inquietud o
sospecha de que podría convertirse en candidato. Además porque
se hizo pública una especie de decisión colectiva que se había
tomado entre los jerarcas políticos de los cuatro grupos que
componían la GANA, de que quien fuera secretario general del futuro
partido, no podía ser candidato. Decisión que luego se modificó.
Les hablo de la realidad concreta, en donde esto funcionó, donde la
fusión o confusión de roles entre lo que es la organización partidaria

144
ASIES

y lo que es la gestión política de la Presidencia de la República,


estuvieron siempre fundidas en una sola dimensión.

Esto provocó que en ocasiones se pidiera a la vicepresidencia


intervenir en algunos temas un poco espinosos, otros no tanto, pero
precisamente para permitir que los partidos representados en el
Congreso, sus liderazgos, tuvieran la tranquilidad de acercase a
una instancia del Ejecutivo: la vicepresidencia, que no representara
un interés político partidario directo, en la promoción del tema del
que se tratara.

Un segundo elemento que quería destacar en esta relación, a veces


compleja, a veces difícil, tiene que ver más con cómo es Guatemala
políticamente hoy, a unos pocos años de la firma de la paz, y cómo
han ido evolucionando las representaciones políticas fuera de las
organizaciones partidarias, pero con poder de movilización de gente
y con poder de incidencia en los medios de comunicación. Tema
que trataré en unos minutos, el de los medios de comunicación.

Insisto en esto, ya que al menos en tres campañas electorales que


conozco, incluyendo ésta que paso, varias organizaciones, no
necesariamente vinculadas a ningún partido político, quisieron en
efecto comprometer a candidatos a la presidencia a temas de agenda
que luego tendrían una expresión concreta en nuestra legislación.
Guatemala tiene problemas de legitimidad en la representación
popular; como este tema ha sido objeto ya de anteriores foros, aquí
mismo en ASIES, no me voy a detener en ello.

Esto ha sido estudiado extraordinariamente a fondo en el trabajo


publicado hace dos años por Naciones Unidas, sobre el estado de
la democracia en América Latina, que muestra la insatisfacción
general de la ciudadanía, respecto a los partidos tradicionales, a los
políticos tradicionales y a la forma de hacer política tradicional. De

145
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

hecho Guatemala vivió un momento en su historia reciente, en donde


la intermediación política no la hicieron solo los partidos, sino que
estaba también en manos de otro tipo de organizaciones con poder
de movilización, incidencia, por supuesto de expresión pública, y
de proposición, pero sin sujetarse a las reglas a las que todo partido
político tiene obligación de hacerlo.

Estas fuerzas que operaban, algunas de ellas todavía lo hacen como


que fueran partidos políticos, pero sin estar sujetas a las reglas de
los mismos, no pueden postular candidaturas a la presidencia, a la
vicepresidencia, a diputaciones, pero sí pueden influir e incidir, no
solo en las agendas de esa relación entre el Congreso y el Ejecutivo,
sino en las decisiones del Organismo Legislativo. Ustedes podrán
recordar docenas de ocasiones, donde grupos de interés han
movilizado gente al Congreso de la República para hacer plantones
y para exigir un determinado resultado legislativo, a contrapelo de
lo que de pronto pudiera haberse negociado políticamente para la
gobernabilidad del país en otro nivel.

Tenemos de hecho, una situación en donde bien se pudo haber


llegado a un resultado de negociación entre el Ejecutivo y el
Legislativo con varios partidos políticos, pero alguien pita o da el
soplo, se entera el grupo de interés, del tema que no le parece
convenir, moviliza gente, presiona y obliga a que se postergue la
decisión que el Congreso deberá tomar, o a que se oriente de una
determinada manera. Por supuesto, este papel también lo están
ejerciendo actualmente los medios de comunicación.

Varios políticos, no solo en Guatemala sino que en muchos lugares


del mundo, han señalado reiteradamente esta situación, el enorme
poder de los medios de comunicación en la política contemporánea
para producir o gestar un issue como se llama ahora a una situación
problemática, un tema de interés para colocarlo en el primer lugar

146
ASIES

de la Agenda Nacional. A veces construido sobre bases reales,


sobre resultados de investigación periodística, otras pescados a
partir de una incipiente fricción entre figuras políticas de prestancia
nacional, y que llegan incluso a proyectar un verdadero juzgamiento
sobre el tema político de cómo la prensa los va a evaluar.

Por último, quería mencionar desde esta primera perspectiva de


abordaje, qué significa en este devenir de la política contemporánea,
la relación entre el Ejecutivo y el Congreso. Algunos lo han visto
como un asunto absolutamente marginal, periférico, pero para las
sociedades contemporáneas como la guatemalteca, que está en la
ruta de consolidar un esquema de participación democrática, abierto,
equitativo, flexible y sobre todo en sintonía con las transformaciones
aceleradas de nuestra propia sociedad y de su entorno regional e
internacional, se vuelve un asunto crucial, porque la percepción que
existe en una gran cantidad de organizaciones, con forma partidaria
o no, pero organizaciones políticas, que inciden en la vida pública,
es que nuestro marco regulatorio general, comenzando por la propia
Constitución, ya no dan el ancho.

Vimos cómo en la campaña política hubo personas y organizaciones


que como parte de su campaña y de su promoción ofrecían iniciar
de inmediato reformas constitucionales. Otras organizaciones, otras
personas, otros líderes del país, consideran que no, que si bien
nuestra Constitución tendrá limitaciones, problemas, insuficiencias y
envejecimientos en algunas áreas, es todavía un marco adecuado
que nos permite emprender una reforma profunda de la
administración pública, facilitar una participación más abierta y
equitativa de la población y lograr que los tres poderes se equilibren
y se vigilen unos a otros, de manera más pareja.

No voy a expresar un juicio de valor sobre quién tiene la razón


acerca de si se debe o no reformar la Constitución. Sencillamente

147
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

recojo lo que ha sido la discusión pública de años para acá y la más


reciente en la campaña electoral. No obstante, el tema de
deslegislación ha estado presente por lo menos que sepamos en
las últimas cuatro administraciones. Hay juristas que estudian el tema
y aseguran que Guatemala tiene todavía cerca de cuarenta mil leyes
vigentes. Cuando serví como canciller de la República en la
administración de Arzú, se decía que había sesenta mil leyes
vigentes. Incluso una que normaba cómo se debía aprovisionar el
forraje del caballo del presidente, cómo se debía amarrar los caballos
o las mulas en el parque central. Resulta que para modernizar en
efecto nuestra institucionalidad, Ejecutivo y Legislativo se tienen que
poner de acuerdo en algunas pistas fundamentales de cuánto
gobierno queremos, del tipo de gobierno, cuáles son los servicios
que realmente la ciudadanía necesita de manera ágil, eficaz, pronta
y cumplida.

Aquí nos acercamos al tercer poder que no aparece en la relación


que me encargaron, que es la justicia. Es indispensable pensar en
un esfuerzo de relación entre el Ejecutivo y la legislatura, que sea
eficaz, que tenga una referencia fundamental a una justicia pronta y
cumplida para toda la ciudadanía. Esta justicia pronta y cumplida
tiene que hacer valer también los marcos legales a nivel de estos
dos poderes, cuya relación estamos comentando. Vimos en esta
campaña reciente, emerger cuestiones en torno a esta relación entre
el Ejecutivo y la legislatura que nos permitieron -me refiero al inicio
de la campaña temprana, antes de la convocatoria del Tribunal
Supremo Electoral-, observar que hubo partidos, que empezaron
desde hace un año con su campaña.

Como dije al principio de esta exposición, hay en efecto elementos


estratégicos de una Agenda Nacional surgidos de procesos de
concertación, de negociación o de búsqueda de consenso, con
sectores específicos, convertidos muchos de ellos ya en políticas

148
ASIES

públicas. Podemos por lo tanto, trabajar a partir de este conjunto de


pistas estratégicas y plantearle a todos los partidos representados
en el Congreso la conveniencia de un programa de transición, como
no habíamos tenido el lujo de tener en la historia reciente de
Guatemala porque el calendario no daba. Cuando Alvaro Arzú fue
declarado por el Tribunal Supremo Electoral como ganador de los
comicios en segunda vuelta, éste lo hizo el lunes 8 de enero a la
1:30p.m. y el domingo de esa semana le estaban imponiendo la
banda presidencial.

En el mejor de los otros casos recientes, se dieron dos semanas


de transición entre el día en que se declaraba al ganador y el día en
que asumía el mandato el 14 de enero. Con los cambios a la Ley
Electoral y de Partidos Políticos, se nos dio un calendario diferente,
uno que nos permitiera pensar, no solo en esperar al 5 de noviembre
a ver quién ganaba, sino que podíamos trabajar según esos
elementos de agenda. Segundo aspecto: fuera de cualquier
condicionamiento estrictamente partidario, trabajar una agenda que
no dependiera de programas específicos o de tareas de elección a
puestos públicos de una agenda partidaria. Y tercero, que de alguna
manera se fundamentara en estos antecedentes de agenda que ya
han sido objeto de aprobaciones previas o de pactos políticos
nacionales de importancia.

Tenemos como un antecedente muy fundamental, aunque hay gente


que todavía cuestiona su legitimidad, a los Acuerdos de Paz, que
van muchos más lejos que otros acuerdos similares en América
Latina. En efecto, no se circunscribieron a los acuerdos de tipo militar
para la desmovilización de las tropas irregulares de la guerrilla y la
entrega de sus armas, para la desmovilización de todos los grupos
insurrectos, para la reinserción laboral de ambos grupos en
contienda, para el retorno de los refugiados al país. Los Acuerdos
de Paz guatemaltecos sí dibujaron un tipo de país más equitativo, al

149
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

que queríamos llegar. Incluso se dieron el lujo los negociadores de


pactar entre sí, porcentajes del producto interno bruto de lo que
debía dedicarse a la actividad educativa, a la salud, etc. La reducción
del ejército fue planteada de esa manera en números redondos en
las tropas, pero en porcentajes del producto interno bruto en la
asignación presupuestaria, etc. Es decir, ahí sí había un dibujo de
país, un diseño de patria, en búsqueda de mejores equilibrios, más
equidad en esta sociedad y de condiciones también de desarrollo
político más equitativo.

Luego tenemos que en el año 2003 los partidos políticos de entonces


acuerdan una agenda nacional compartida. Es decir, trabajan a lo
largo de varios meses para conjuntar en un solo documento aquellos
elementos que podrían entrar a formar una agenda de desarrollo
para el país, y que se conoce como Agenda Nacional Compartida
(ANC). Este esfuerzo no indicaba en ningún momento cómo y qué
era lo que se debería hacer en cada caso para lograr esos objetivos,
pero sí trazaba el mapa de una patria equitativa, de una patria
verdaderamente democrática, con todos los equilibrios políticos de
participación y de equidad.

Guatemala además fue signataria, con la mayoría de países del


sistema de las Naciones Unidas, del conjunto de compromisos
contenidos en las Metas del Milenio, que más allá de ser
compromisos internacionales representan objetivos de desarrollo
necesarios para tener una población más sana, mejor educada y
con mayores oportunidades de ingreso. Por último, durante estos
cuatro años, así como los hubo antes, existieron intentos por fijar en
algunas áreas, esfuerzos de trazar cómo debería poder desarrollarse
un determinado sector, como es el caso de la seguridad y justicia,
salud, educación, desarrollo rural. En este plan de país participó un
grupo de 15 ciudadanas y ciudadanos que también trabaja con los
partidos políticos representados en el Congreso.

150
ASIES

Es decir, había ingredientes sobre los cuales, con los cuales y a


partir de los cuales trabajar. Lo hicimos en estos cuatro años con el
Congreso de la República en varios temas, pero tuvimos algún grado
de dificultad en algunos de ellos, pasaré sencillamente a describirlos
y con esto terminaría esta presentación. De alguna manera esa
búsqueda tenía que partir de un enraizamiento muy concreto y muy
práctico que era nuestro propio plan de Gobierno, lo que nos
propusimos hacer. Por supuesto, nada de eso está escrito en piedra,
toda agenda nacional es perfectible, es revisable, como lo son las
propias políticas públicas, que en un momento dado se pudieran
pactar con sectores de población, fuera en lo sectorial o en temas
transversales.

Encontramos que a esta propuesta original los partidos respondieron


con mucho entusiasmo. Planteamos un programa de transición en
tres fases: una primera desde el momento de la convocatoria en
mayo hasta la primera vuelta, con todos los partidos representados
en el Congreso de la República. Una segunda fase entre la primera
y segunda vuelta, con los dos partidos contendientes a la presidencia
de la República, en este caso la UNE y el Patriota. Y la tercera fase,
que es la que está en marcha, con quienes resultaron autoridades
electas.

La primera fase captó un interés enorme de los partidos, porque


quizás algunos creyeron que se iban a revelar los secretos más
arcanos de la gestión presidencial, y todas estas cuestione super
secretas iban a ser accesibles a los líderes políticos. Unos pocos
se desanimaron cuando vieron que eran en realidad elementos de
información pública por ley, porque así es nuestra ley, pero
organizados de tal manera que permitieran todavía a la gestión de la
actual administración, entenderse con el Congreso en una serie de
temas de legislación pendientes.

151
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

La segunda fase de este programa despertó tal interés en los equipos


contendientes, tanto de la UNE, como del Partido Patriota, que a las
seis sesiones pactadas, pactaron seis sesiones para seis grupos
temáticos, cada sesión de tres a cuatro horas. Los propios partidos
pidieron que fueran sesiones separadas, para tener más
espontaneidad de comentar, de preguntar, de criticar igual, sin tener
al adversario electoral enfrente. Nosotros sugerimos y fue aceptado,
que también estas sesiones fueran sin medios de comunicación
presentes, precisamente para que pudiera mantenerse ese nivel de
espontaneidad, porque ante los medios de comunicación, los
equipos participantes seguramente se cuidarían muchísimo de opinar.

La tercera fase, que está en marcha, no hace más que profundizar


en esa segunda. Quiero rescatar elementos de la segunda, porque
pueden en efecto vincular o separar la relación entre el Ejecutivo y
la legislatura. Aquí quiero ser bastante cándido, no estoy nada
tranquilo porque si empiezo a dar ejemplos, seguramente van a
haber cosas insuficientemente explicadas, pero de alguna manera
los dos partidos contendientes pidieron más sesiones porque querían
más especificidad en algunos temas de la Agenda Social, en algunos
temas de la Agenda Económica. También se dio una novena reunión,
con líderes de organizaciones campesinas e indígenas, sobre temas
de conflictividad agraria y para nuestra sorpresa, varias de estas
personas, varios de estos líderes, al reunirse con los dos partidos
contendientes, lo que querían era escuchar algún grado de garantía
de que los acuerdos y arreglos hechos con esta administración no
se iban a fracturar o a suspender.

Tal elemento nos confirmó que una de las claves para haber
desarrollado este programa eran ciertamente correctas. Existe en
efecto una gran Agenda Nacional, por supuesto con algunos de sus
contornos todavía imprecisos, algunas áreas todavía objeto de mucha
polémica, pero que no cabe duda, hay en efecto voluntades

152
ASIES

ciudadanas. Insisto en esto porque éste sí ha sido uno de los temas


de fricción con el Congreso de la República. Hay voluntades
ciudadanas que han producido expresión de rumbo, que han
producido deseos específicos de desarrollo, objetivos nacionales
a conseguir en salud, educación, reforma del Estado, relaciones
internacionales, seguridad, justicia, infraestructura productiva rural.
En fin, una serie de temas y en algunos temas específicos en donde
estarían esperando que se legisle mejor, o que se legisle porque
hay ausencia de leyes adecuadas y que se descarte la legislación
que ya no funciona.

Digo esto porque, quizás parte de lo que pudo haber dificultado en


un momento dado también las relaciones entre el Ejecutivo y la
legislatura, fue que en la legislatura aún no se piensa en políticas
públicas, como se piensa en muchos sectores ciudadanos. Es decir,
en la legislatura, los partidos todavía están, en general, bastante
dependientes de sus propios programas políticos y de sus agendas
políticas, y en algunos casos, incluso con dificultad de mantener
estas agendas en el tiempo porque sus procesos de revisión son
tan intensos.

Con esto, me refiero a un último tema de dificultad al que quería


aludir, y es que en efecto hay elementos de legislación, que por
razones que para la mayoría de ustedes eran bastante evidentes,
fueron bastante difíciles de plantear en su origen, más difíciles aún
de discutir e imposibles de aprobar. Porque los intereses son de tal
tamaño y tan abarcadores que no había forma, ni poder humano, de
lograr que en esa relación del Ejecutivo con la legislatura, se pudiera
haber promovido el nivel de acuerdo que se necesitaba. Voy a
mencionar un solo ejemplo, quizá después me animo a otros. El
tema del agua, donde hemos tenido 22 proyectos de Ley Nacional
de Aguas y todos se mueren, en la salida algunos, otros ni siquiera
alcanzan la salida.

153
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

¿Por qué? ¿por qué un tema tan fundamental, tan central para el
desarrollo del país, que afecta a la gran mayoría de centros urbanos,
que afecta muchas municipalidades en las áreas rurales, no es posible
tratarlo de manera integral en la legislatura y obtener una ley nacional
de aguas? Bueno, ustedes pueden formarse sus propias respuestas,
pero ahí tienen, temas de dificultad objetiva, que todavía pareciera
que los intereses nacionales a los que la Constitución alude, desde
sus primero artículos, se chocan con una jungla de intereses
sectoriales imposibles de conciliar. Otro ejemplo, el bendito tema
de las adopciones, ¿por qué a estas alturas del partido, Guatemala
no tiene una ley de adopciones? ¿por qué se ha dificultado tanto su
discusión en tercera lectura, su proceso aprobatorio final? ¿por qué
costó tantísimo que una dificultad de procedimiento que nos metió
en un limbo internacional fuera aclarada por el Congreso? En efecto,
se adhirió a la Convención Internacional sobre Adopciones, pero
resulta que ésta entra en vigencia hasta el 31de diciembre del año
en curso. Bueno, ¿estamos adheridos o no estamos adheridos, y si
lo estamos, por qué se pospone su vigencia?

Las razones que nos tocó escuchar eran dignas de un programa de


los huitecos. Hubo de todo, pero de todo ¿qué había en el trasfondo?
Hay un complejo entramado internacional de intereses, detrás de la
manera como ahora se dan en adopción las criaturas guatemaltecas,
que no querían mover hasta que Estados Unidos no ponga en
vigencia su propia adhesión al Convenio de la Haya, y empiece a
requerir mayores controles sobre los procesos de adopción en
nuestro país. Miren, no importó el tipo o el nivel de gestión. Nos
llenamos de tazas de café, con todas las dirigencias partidarias del
Congreso. No fue posible más que obtener un constante y reiterado
sí, pero vamos a ver si los muchachos lo ponen en la agenda. Y
cuando íbamos a la Directiva: está para pasado mañana, y justo
cuatro minutos antes de comenzar salía de la agenda, por arte de
magia.

154
ASIES

Este tipo de situaciones si están totalmente fuera del control de


cualquier organismo Ejecutivo y dependen fundamentalmente del
manejo que la bancadas de los partidos representados en el
Congreso hagan de la agenda y de sus temas. Concluyo con tres
muy sencillas reflexiones que aluden a lo que hablamos desde los
primeros minutos sobre una percepción de insuficiencia en la
ciudadanía respecto de los partidos políticos y una frustración de
que incluso el mismo sistema democrático pareciera no dar el ancho,
porque no cumple con las expectativas que grandes sectores de la
población latinoamericana tenían en la democracia. Dejamos atrás
las dictaduras, los regímenes autoritarios, nos apretamos el cincho,
emprendimos programas de ajuste estructural, algunos durísimos,
las recetas del Banco Mundial, nos atuvimos al consenso de
Washington, todo lo que ustedes conocen muy bien y resulta que el
fruto de los ejercicios democráticos, que era la solución de los
grandes problemas de nuestras sociedades y los grandes chorros
de inversión externa prometida, no llegaron.

¿En donde estaba el problema o en donde estaban los problemas?


Bueno, para la ciudadanía común, la culpa de algo tan grandote e
incomprensible la tiene el Gobierno. Esa falta de comprensión de
los mecanismos políticos de cómo se conduce una nación a través
de pactos fundamentales, esos marcos regulatorios y con
autoridades delegadas tanto en la legislatura como en el Ejecutivo,
no es inmediatamente comprensible para el ciudadano común, si
no lo es incluso para ciudadanas y ciudadanos formados. Cuesta a
veces entender realmente qué está haciendo un Gobierno, porque
el presidente hace esto o deja de hacer aquello. Por qué el Congreso
hace tal cosa. Imagínense ya a un nivel de comprensión habitual de
calle, en donde no hay conciencia del impacto que tiene que en un
solo año se duplique el costo del barril de petróleo, como nos ocurrió.
En un solo año pasó de 30 a 60 dólares.

155
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

Si se encarece el pan, los granos, el transporte, la carne, la culpa la


tuvo el Gobierno. En ese maremagno, la emergencia en esta
administración, o en este periodo, el surgimiento de esa conciencia
de agenda, para algunos de nosotros es uno de los hechos políticos
de mayor importancia para el país. Ustedes pueden ver que en
esta campaña electoral, el peso que tuvo la agenda nacional fue
innegable; mucho mayor que en las campañas anteriores,
ciertamente, màs que en aquella en la que competimos Oscar y yo.
Esa agenda que empieza a surgir cada vez con más fuerza,
acompañada de la esperanza de que no importaba quien ganara las
elecciones, que habría elementos de agenda que serían
continuados. Esto por supuesto funcionaba bien, porque la economía
va bien. Si esto último no hubiera sucedido, el surgimiento de los
elementos de agenda pública no habrían tenido tanta fuerza.

Tercer elemento. Nunca como ahora la ciudadanía pidió a los


candidatos, como lo hizo al Ejecutivo y al Congreso, lo que no
debería hacer; da la impresión que la ciudadanía guatemalteca sabe
qué es lo que hace falta y lo que nos estaba pidiendo a todos es
cómo le van a entrar a la soluciones de cada uno de estos problemas.
En la relación con el Congreso esto cobró mucha fuerza en algunos
momentos críticos, en donde, y es preciso reconocerlo, ante la
ausencia de comprensión de la complejidad de algunos problemas,
la prensa jugó un papel importantísimo en traerlos al primer plano,
en discutirlos abiertamente, en recoger opiniones contrastadas y
contradictorias, de diferentes sectores.

Un cuarto elemento en esta reflexión, que vale la pena recuperar, es


que nosotros no podremos aspirar a una legislatura que tenga un
desempeño mejor que lo que hasta ahora conocemos si se sigue
permitiendo este saltamontismo a ultranza. El hecho de que un
diputado o diputada sea electo o electa por un partido, pero luego
tenga la facilidad de cambiarse a donde quiera, cuantas veces quiera,

156
ASIES

es algo que le hace mucho daño al Congreso mismo, porque


erosiona la consistencia de su credibilidad y porque le resulta difícil
a la ciudadanía a quién pedirle cuentas. Salvo al distrital cuando
existen todavía números tan grandes de candidatos que van por
listado nacional y que se mudan a conveniencia.

En otros países, por ejemplo España, los diputados tienen la


prerrogativa de retirarse del partido por el que fueron electos, pero
pasan a una bancada única de independientes, que tiene recursos
más limitados para hacer su tarea legislativa, que lo que tiene el
resto de diputados y diputadas adscritos a partidos por los que fueron
electos. Ese saltamontismo hace también que las discusiones de
fondo sobre los temas legislativos sean muy difíciles, porque al final
uno no sabe con qué tipo de lealtades ideológicas, programáticas o
temáticas, está hablando. No quiero usar comparaciones biológicas,
porque ya me fue mal dos veces, pero uno está hablando con una
cosa movediza que no sabe dónde comienza ni dónde termina,
cuando se discute con partidos que no tienen ese tipo de disciplina
interna. Una oposición disciplinada es preferible para cualquier
Gobierno en ejercicio, porque uno sabe a qué atenerse, sabe cuál
es la autoridad, quién realmente manda en ese partido y sabe que
el liderazgo de ese partido va a responder por lo menos
temáticamente, si no programática o quizá ideológicamente, a un
marco conocido con el cual se puede dialogar.

Nosotros estamos todavía en un sistema de incipientes pactos


políticos, que necesitan mantenerse en el tiempo. Si algo caracterizó
a esta administración fue la necesidad de negociar y para ello uno
tiene que poner algo sobre la mesa, a partir de lo cual va a entregar
algo también y espera que del otro lado igualmente se ponga algo
sobre la mesa, una posición, y que con esa posición se pueda
trabajar, transigiendo en un objetivo común. Quizás esto ha sido
maltratado, el recurso del diálogo, la concertación, la negociación

157
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

política, porque suena a transa, cuando se juntan políticos a negociar,


a veces sale esa cáscara de sospecha, de que se trata de algún
arreglo debajo de la mesa. Pero si algo caracterizó a estos cuatro
años de administración, es que no teniendo la mayoría legislativa
tuvimos que negociar línea a línea cualquier proyecto de ley que se
quisiera promover.

A la legislatura que viene le va a tocar una situación muy parecida.


Es decir, no tener la mayoría, no tener aplanadora para aprobar leyes
a gusto, es a veces incómodo, pero nosotros tenemos la debilidad
de creer que es más saludable para el juego democrático, al que
se aludía en la presentación del estudio, porque nos obliga a un
examen reiterado de la Agenda Nacional y a un encuentro de
posiciones, para ver hasta dónde estamos dispuestos a llegar, pero
hay que estar atento a todos los rincones. No sólo leer periódicos,
ver televisión, escuchar la radio, hay que ver todos los rincones,
porque hay muchos gestores políticos, o gestoras políticas
autonombradas o autonombrados, que están también promoviendo
agendas a veces no transparentes. Lo mejor es que esto ocurra
donde debe ocurrir, entre los dos poderes formados por autoridades
electas a las que el pueblo les delegó una función democrática, que
en el caso nuestro está a 57 días de terminar. En esa perspectiva
es que hemos estado conversando con las autoridades electas de
la necesidad de trabajar pactos políticos con todas las fuerzas
representadas en el Congreso, desde un inicio. Seguramente por
esa razón es que los diputados y diputadas invitadas a participar en
el panel no pudieron venir hoy, porque están discutiendo la
aprobación del presupuesto para el año 2008. Les agradezco su
paciencia y su atención. Muchísimas gracias.

158
ASIES

PERSONAS PARTICIPANTES Y ENTIDADES REPRESENTADAS


EN EL FORO PÚBLICO

PERSONAS PARTICIPANTES: 234 inscritas


(Se estima que en total asistieron unas 260 personas)
INSTITUCIONES REPRESENTADAS: 75

Partidos políticos

1. CASA 7. PAN
2. EG 8. PP
3. DCG 9. PU
4. FPPP 10. UCN
5. GANA 11. UNE
6. LV 12. URNG

Centros académicos, de investigación y universidades

1. ARAGÓN Y ASOCIADOS 7. UNIS


2. ASIES 8. UPANA
3. FLACSO 9. FCCPPySS/URL
4. INCEP 10. ECP/USAC
5. EPRI/UFM 11. UVG
6. UMG 12. ASOCIACION DE
PROFESIONALES

Medios de comunicación

1. CERIGUA 4. PRENSA LIBRE


2. EL PERIÓDICO 5. RADIO NUEVO MUNDO
3. EMISORAS UNIDAS 6. TELECENTRO TRECE

159
Seminario Permanente sobre el Rol de los Partidos Políticos. XXIII Sesión Anual 2007

ONG, sindicatos y sociedad civil

1. ASOCIACION IXMUKANE 11. FORO VERDE


2. ASOCIACION MONS.GERARDI 12. FOS
3. ASOREMA 13. FUNDAECO
4. CALMECAC 14. ICAD
5. CELCA 15. IDDECO
6. CEMAT 16. LOU
7. DEFENSORÍA MAYA 17. SINTAP
8. EAF 18. STINDE
9. FODIGUA 19. UASP
10. FORO MAYA

Instituciones públicas

1. Congreso de la República 7. Procuraduría de Derechos Humanos


2. Ministerio de Economía 8. Secretaría de Análisis Estratégico
3. Ministerio de Finanzas Públicas 9. Secretaría General de Planificación
4. Ministerio de Salud Pública y A.S. 10. Tribunal Supremo Electoral
5. Municipalidad de Guatemala 11. Vicepresidencia de la República
6. Organismo Judicial 12. FODIGUA

Embajadas y entidades internacionales

1. Embajada de México 8. ATE/OEA


2. ACNUDH 9. PVDyGP/OEA
3. FUNDACIÓN SOROS 10. ONU
4. GTZ 11. Programa Municipios Democráticos
/UE
5. Fundación Adenauer (KAS) 12. PNUD
6. NIMD 13. UE
7. OACNUDH 14. USAID

160