Está en la página 1de 61

Cecilia Rodríguez Lehmann

Con trazos de seda.


Escrituras banales en el siglo XIX
FUNDAVAG
EDICIONES
es un programa de
Fundación Rosa y Giuseppe Vagnoni

Andreína Melarosa Vagnoni Presidenta


Georgette Coronado De Duzoglou Vicepresidenta
Licia Alexandra Coronado Vagnoni Tesorera
Varouj Antuan Kajian Melarosa Secretario

fundavag@gmail.com
Teléfonos:
58 212 993 4329
58 212 886 6483

COLECCIÓN
CALLE REAL
Cecilia Rodríguez Lehmann

Con trazos de seda.


Escrituras banales en el siglo XIX
FUNDAVAG
EDICIONES
Consejo Editorial
Luigina Peddi
Fernando Savater
Joaquín Marta Sosa
Filippo Vagnoni
Federico Prieto

para encantar tus ojos


© Cecilia Rodríguez Lehmann
© 1ª edición 2013 Fundavag Ediciones

Retrato del autor


Federico Prieto

Corrección
Alberto Márquez

Diseño de la colección y diagramación


ABV Taller de Diseño, Waleska Belisario

Depósito Legal
ISBN
Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción total o parcial de esta
obra sin autorización expresa del Copyright
6

7
Quisiera agradecer a las instituciones y a las personas que hicieron posible este libro. A Veróni-
ca Álvarez, por su enorme paciencia en los archivos y por su perseverancia. Al Decanato de In-
vestigación y Desarrollo de la Universidad Simón Bolívar, por apoyar este proyecto. A Beatriz
González-Stephan, por los diálogos decimonónicos y por haberme acogido en Rice University.
A Luis Duno, por su invitación a Duncan College y por todas las facilidades que me brindó
para investigar. A Rice University, por haberme brindado la posibilidad de una estancia de in-
vestigación. A la Fundación Boulton, y muy especialmente a María Teresa Boulton, por su ge-
nerosidad y por abrirme las puertas de sus archivos y estar siempre dispuesta a ayudarme.
De igual forma, este libro no hubiera sido posible sin el apoyo de mi familia. Quiero agradecer
a Luciana González, mi hija, por su paciencia y por entender que «mamá está escribiendo»; a
Bernardo González, mi esposo, por su apoyo irrestricto y por acompañarme siempre en mis
aventuras académicas; a Vilma Lehmann, mi madre, por su apoyo con las imágenes y por
enseñarme la tenacidad y la fuerza del «bello sexo»; a Fernando Rodríguez, mi padre, porque
supo tempranamente mostrarme el mundo alucinante de la cultura y por los diálogos siempre
retadores y siempre enriquecedores.
9
1. Introducción
Para comprender la ley de un mundo, no solo hay
que buscar en las cosas banales, sino que hay que conferirles a
esas cosas banales su aspecto suprasensible, fantasmagórico, para
ver aparecer la escritura cifrada del funcionamiento social
Jacques Rancière

Lo «banal», lo «frívolo», lo «superfluo», son términos que no solemos asociar con el campo
literario latinoamericano del siglo XIX, especialmente con su primera mitad. La pree­
minencia del discurso político parecía poco cónsona con formas más pueriles de la escritura.
De allí que la frivolidad pudiera surgir como un tema de reflexión y de estudio –la mayoría de
las veces ligado a la censura–, pero no como un lugar donde moverse con comodidad.

Este temor de lo banal se inscribía dentro de una larga polémica sobre las funciones y el
lugar de lo literario dentro del proceso de construcción republicana; una polémica que ya ha
sido ampliamente estudiada, pero a la que me gustaría acercarme desde otro ángulo. Más
allá de las discusiones teóricas que intentan dilucidar el rol de lo literario y de la élite letrada
en el campo político, me interesa ver cómo esta élite dialogó con formas que aunque en un
primer momento fueron catalogadas como «superfluas», luego fueron ganando terreno
hasta imponerse como prácticas aceptadas y legítimas. Este largo y complejo proceso nos per-
mite ver, desde otra perspectiva, los importantes cambios por los que fue atravesando el cam-
po cultural venezolano desde muy temprano y las peripecias discursivas que tuvo que llevar a
cabo a lo largo del siglo XIX para acomodarse a las formas modernas de comunicación.

La noción de una escritura «banal», sin duda, estuvo muy cercana al desarrollo de
la prensa y a su diversificación. En la misma medida en que los periódicos y las revistas
se multiplicaron, la escritura tuvo que lidiar con una serie de registros cada vez más
amplios y heterogéneos, registros que no siempre fueron vistos con buenos ojos y que
tuvieron que ir ganando a pulso su legitimidad. La idea de una escritura fragmentada,
incompleta, heterogénea, complaciente, mercantilizada, introdujo dos elementos im-
portantes: por un lado, la noción de una lectura más ligera –extensiva diría Roger
Chartier–, y por otro, la idea de que la lectura dialogaba con un público lector –anóni-
mo– que necesitaba ser entretenido. Este cambio de paradigma de lectura va atado a
nuevos formas de la industria cultural. Investigadores como Juan Poblette, Paulette Sil-
va, Graciela Batticuore, Beatriz González-Stephan, entre otros, han estudiado este cam-
bio de patrones y su asociación con las formas de la prensa y las nuevas formas de
10

11
consumo en América Latina. Sus trabajos han abierto la puerta hacia una mirada sobre como lugar de refugio o como lugar de disciplinamiento, como medio de sustento o como ex-
la prensa de la época que incluye también sus factores materiales, de producción, sus ploración estética, como medio de seducción o como mascarada política, como moralina dis-
formas de intercambio, de recepción, en un intento por incluir los distintos elementos que en- frazada o como un discreto medio de ilustración para los menos aventajados.
traron en juego en estos cambios de paradigma de lectura y de producción de textos.
Este trabajo pretende, precisamente, poner la lupa en el surgimiento de un registro banali-
Ahora bien, dentro de esta novedosa trama escrituraria que vino de la mano de la masifi- zado –o al menos así fue percibido en su momento– y en la manera como la élite letrada ve-
cación y de la industria cultural que implicaba la prensa, me interesa un elemento en parti- nezolana se relacionó con estas formas aparentemente más superficiales de escritura. No se
cular: la noción de la banalidad o, para ser más precisos, la de una escritura que fue trata de un estudio exhaustivo de las distintas formas escriturarias que circularon por la pren-
catalogada como banal y que se constituyó como un elemento problemático dentro de estos sa decimonónica venezolana sino de un aspecto mucho más concreto: los discursos que aten-
nuevos registros de la palabra. La retórica de la banalidad no solo generó importantes tensio- dieron formas consideradas menos legítimas y cuyo valor era difícil de admitir por su carácter
nes dentro del campo cultural venezolano sino que progresivamente fue adquiriendo un lu- banal. Y si bien el registro de lo banal puede ser muy amplio, me gustaría centrarme aquí en
gar protagónico en las revistas y en la prensa del siglo XIX1. Desde sus primeras apariciones, tres discursos que se distinguen por su carácter paradigmático y por su capacidad de potenciar
llena de justificaciones, excusas y explicaciones, hasta su naturalización en el fin del siglo, la noción de una escritura tradicionalmente concebida como frívola; me refiero a las crónicas
hay una trayectoria que parece no haber sido contada y que permitiría complejizar la forma de moda, a la ilustración de moda (los figurines) y a la publicidad. Tres discursos entrelaza-
como hemos concebido el campo literario en el siglo XIX y las problemáticas relaciones que dos tanto por la idea de la frivolidad como por las nociones del exceso y del consumo.
se establecieron entre frivolidad, moda y política.
En estos registros la frivolidad difícilmente puede camuflarse o hacerse pasar por otra
Estas formas ligadas a la superficialidad terminaron trastocando la misma noción de lo cosa. Es precisamente esa transparencia la que permite convertir estos discursos en un lugar
literario y de la escritura, a pesar de las enormes resistencias que generaron y que se extendie- privilegiado donde observar los cambios que se produjeron en el campo literario, y las alian-
ron hasta el mismísimo fin de siglo. El campo literario de la primera mitad del siglo las resis- zas y resistencias que ellos generaron. No me interesa la moda en sí misma –ya estudiada en
tió al intentar mantener premisas importantes como la de la utilidad –social, política, otros contextos y otras disciplinas– sino los discursos que giraron en torno a ella y la manera
moral– de la escritura. El campo finisecular, en cambio, lo hizo intentando mantener las como se insertaron en un campo literario que generó resistencias y que tuvo que negociar
premisas estéticas y el valor cuasi religioso de la escritura como un lugar que debía permane- con su presencia, o bien a través de la refuncionalización de estas crónicas o bien a través del
cer incontaminado por los bajos intereses de la industria cultural y de sus banalidades. cambio de los paradigmas de lectura y escritura que ellas implicaban.

Pero más allá de estas reiteradas críticas, estos textos estuvieron allí, de manera abundan- La moda y la sociabilidad moderna que viene de su mano no son un tema novedoso; ya ha
te y repetitiva entremezclándose con la praxis política o los experimentos estéticos, ya sea sido estudiado en el contexto latinoamericano del siglo XIX, especialmente en el Cono Sur.
Pienso por ejemplo en los trabajos de Susan Hallstead (2004) y de Regina Root (2001, 2010).
1 Víctor Goldgell en su artículo «Caleidoscopios del saber. El deseo de variedad en las letras latinoamericanas del siglo Sin embargo, me interesa más el problema del vínculo que se estableció en el campo cultural
XIX»(2010) ha reflexionado con finura sobre la relación que se estableció entre la heterogeneidad que estaba implícita en venezolano entre la moda y nociones como lo superfluo, la catarsis, el goce y el despilfarro.
la prensa, específicamente en la sección de Variedades, y formas escriturarias no solo híbridas sino también –y este el
punto que me interesa rescatar– ligeras: «Como sugerí antes, la importancia de las Variedades tal vez no solo residiera en El papel que jugaron tanto las crónicas de moda como los figurines y los anuncios publi-
que los textos eran heterogéneos entre sí, sino en que eran heterogéneos con respecto a la vida de los lectores. En ese senti- citarios, no ha sido estudiado, en el contexto específico venezolano, con todas sus variaciones
do, estos textos eran hasta cierto punto ajenos a los “intereses” de aquéllos; si se los leía, era justamente para distender los y particularidades. Se trata de un espacio especialmente rico no solo por inexplorado sino
límites del propio interés –para renovarlo o, simplemente, para distraerse–. La sección Variedades solía por lo tanto verse porque el discurso heroico, épico y guerrerista que acompañó el imaginario venezolano de la
asociada a la diversión, la frivolidad o la ligereza» (2010: 279). Independencia y de sus grandes héroes –y que paradójicamente aún lo acompaña– hace
13
12

más compleja –tal vez más extrema– esta relación. Quiero entonces, en lo que sigue, anali- La idea de una escritura feminizada generó, sin duda, resquemores y aprehensión. El dis-
zar las crónicas, las ilustraciones de moda y los anuncios publicitarios que circularon en la curso letrado, serio y viril, ilustrado y pedagógico, reaccionó de manera enérgica ante este
prensa venezolana desde las primeras décadas de vida independiente hasta el final del perío- cambio de paradigma que implicaba una pérdida de poder y de legitimidad. Se trataba de
do de Guzmán Blanco (1870-1887). una concesión a dos figuras igualmente problemáticas: el mercado y la mujer.

Las crónicas de moda aparecieron en el país en la década de los veinte, en un momento La banalidad y la moda se asociaron al exceso –tanto discursivo como material–, a
aún muy inestable y convulso para hablar de sombreros, tocados y vestidos de verano. Su nú- la falta de contención y a la explosión de una cultura material que implicaba cierta in-
mero fue en aumento y tuvieron su momento de apogeo en el gobierno guzmancista, empe- dulgencia. La moda venía atada a lo prescindible, al lujo, a lo que Veblen llama el «de-
ñado en hacer de Caracas una «pequeña París». Este recorrido podría ser más extenso e rroche ostensible». Y ese derroche ostensible no era solo el de los objetos sino el de la
internarse, por ejemplo, en las revistas ilustradas del fin de siglo, especialmente en una publi- propia palabra que abandonaba el terreno de lo útil y pragmático para sumergirse en el
cación como El Cojo Ilustrado; sin embargo, ese período ya ha sido mucho más trabajado y, entretenimiento. Esta palabra indulgente y excesiva aparentemente no es masculina, de
además, pierde interés para mí en la medida en que en él el discurso de la moda ya ha sido de allí que resulte tan problemático para el escritor internarse en estos espacios que no solo
alguna manera naturalizado. eran leves sino también ajenos. Describir un vestido de verano no podía ser el fin último
de la escritura; ella tenía que estar atada a lo esencial, a un sentido pragmático y utilita-
En este recorrido intento acercarme a lo frívolo no con una definición taxonómica sino rio (en el caso de la primera mitad del siglo XIX) y a un sentido estético (en el caso del
apelando a la manera como circuló este término en el siglo XIX venezolano, esto es, como un fin de siglo). No obstante, las crónicas de moda –con sus excesos mercantiles y discursi-
espacio insustancial, leve, a menudo riesgoso, marcado por el consumo, la vanidad, el lujo, el vos– marcaban el devenir de la prensa del siglo XIX.
capricho y la cultura material, y asociado ineludiblemente al género femenino:
Uno de los defectos que más desconceptúan a la mujer es, sin duda alguna, la frivolidad; vamos a ocu- En los apartados 1 y 2 de este libro analizaré las crónicas de moda que aparecieron tem-
parnos ligeramente de esta mala cualidad, más bien de carácter que de sentimiento, tan extendida en pranamente en el país en revistas como El Canastillo de Costura (1826), La Guirnalda
nuestra sociedad y que ataca por lo general a las mujeres que han recibido una educación ligera y su- (1839) y El Entreacto (1843); tres revistas dedicadas a las mujeres, que introdujeron impor-
perficial. Deploro con verdadera sinceridad, el desarrollo funesto de la vanidad, el de las constantes tantes cambios en el modelo discursivo predominante. Analizaré el papel que jugó la moda
necesidades del lujo, de la coquetería, de lo inútil, de lo vago, de lo frívolo en fin, y quisiera ver estable- en estas revistas y la manera como dialogó con los intereses políticos del momento. Como
cido por la mujer de todas las clases, el reinado de lo serio, el de la instrucción, el del bien general, el de mencioné anteriormente, no me interesa la moda en sí misma sino los discursos que se tejie-
la caridad que tiene por base el alma, el de las riquezas del pensamiento, pan divino que hiciese ánge- ron en torno a ella: la serie de registros escriturarios y visuales que intentaron reflexionar so-
les las mujeres y no cosas de poca monta (La Opinión Nacional, 1872, Año IV, mes IX: 991). bre esta práctica, acotarla, delimitarla y refuncionalizarla.

Tanto la frivolidad como la moda en este momento parecen definirse por oposición, por lo En los capítulos 3 y 4, reflexiono sobre cómo se produce el discurso sobre la moda y cómo
que no son: no son un discurso racional, contenido, útil, es decir, son el afuera del discurso se inserta y dialoga con el proyecto nacional. La moda implica importantes procesos de tra-
masculinizado –e ilustrado– que ordena el mundo y la letra. La frivolidad es el exterior peli- ducción que intentan reintroducir los modelos burgueses europeos en un contexto nacional
groso del discurso ilustrado –y paradójicamente también del discurso religioso que la ve que tiene sus particularidades. El escritor funciona como una suerte de mediador entre los
como pecado–; y ese afuera peligroso tiene signo de mujer, de allí que podamos observar en modelos que vienen de París y las necesidades políticas y culturales que determinan el país.
este fragmento como ni siquiera se asoma la posibilidad de una frivolidad con género mascu- Esta mediación intenta modelar el cuerpo para terminar modificando el carácter y los valo-
lino. La frivolidad como flaqueza del carácter descoloca el discurso de la racionalidad y la res del individuo. La traducción y la recreación del modelo foráneo será una de las claves que
instrucción y conlleva nociones como el capricho, la debilidad, la volatilidad –nociones tan nos permitirán entender el diálogo, no siempre feliz, que se establece entre el mundo de las
caras al discurso de la moda como, por supuesto, a la mujer. apariencias y los valores espirituales que se supone vienen de su mano.
14

15
Junto a las crónicas de moda, estudiaré también otros discursos mediados por el consumo como propaganda política construida desde el Estado. De allí también la importancia de los
y la frivolidad. Me refiero a las imágenes de moda y los anuncios publicitarios. En el capítulo trajes del presidente y de los distintos símbolos implicados en ellos.
5 intento dilucidar el papel que juega la imagen de moda dentro de este campo y cómo dialo-
ga con el discurso escrito. Los figurines y los avisos publicitarios ilustrados complementan Esta investigación es una primera aproximación a una serie de discursos «banales» que
una red de significación que desafía las prácticas tradicionales de la cultura letrada y que im- surcan el siglo XIX, una aproximación que no intenta agotar el campo sino convertirse en
ponen un reacomodo de sus funciones y de sus formas de concebir lo político y lo cultural. una ventana a esta serie de registros menos explorados, esos géneros híbridos que surcan la
Esta trama termina apresando el cuerpo social dentro de una malla que lo constriñe y mode- prensa y que nos permiten mostrar un campo discursivo más complejo, lleno de contradic-
la, pero que también permite ciertas líneas de fuga y de insubordinación. ciones y de una serie de mediaciones que es necesario rescatar. La banalidad puede explorarse
en muchas otras formas, en las crónicas sociales, en las crónicas teatrales, en las mismas cró-
La ilustración de moda –recibida de París o elaborada en el país– abre un espacio donde nicas literarias e, incluso, en esos temas «serios» y «masculinos» que tienen un trato banali-
los novedosos registros visuales requieren de una transformación del campo letrado, en- zado. La banalización no está en el objeto mismo, está en la manera como se lo trata y como
frentado ahora a nuevos códigos en los que el exceso y lo superfluo parecen estar siempre se lo inserta en el tejido cultural. Un fragmento de la historia puede ser tan banal como una
muy cercanos. La imagen de moda ilustra –en los dos sentidos de la palabra– pero también crónica de moda; todo depende del fin último de ese texto y de su relación con nociones como
distrae y pone en escena los placeres ineludibles del mundo material atado al reino de lo el entretenimiento o el disfrute. La prensa puede «banalizar» hasta los temas más serios y
siempre prescindible y efímero. El lujo de estas imágenes, llenas de objetos y de deslum- respetables. Sirva entonces este libro como abreboca al abigarrado mundo de las palabras frí-
brantes colores no puede deslindarse del exceso. De igual manera, la publicidad ilustrada volas y ligeras que permearon el siglo XIX venezolano.
apela a una exaltación del consumo que parece no poder desligarse de la tan temida frivoli-
dad femenina. Los anuncios publicitarios ofrecen una imagen especular de la nación, de
sus deseos y de sus necesidades. Ellos incitan al consumo y al mismo tiempo se convierten
en objetos de consumo.

Finalmente, en el 6º y último capítulo de este libro, recojo un momento clave para el dis-
curso de la moda en Venezuela: el período de Guzmán Blanco. En esta sección deseo poner en
escena el importante repunte que tuvieron las crónicas de moda durante este período y por
qué se constituyeron en un discurso tan reiterado y tan cercano a la retórica del poder. Me de-
tendré específicamente en el baile de fin de año que ofreció Guzmán en 1880 y en el impor-
tante rol político que jugó la vestimenta durante su mandato. Las distintas representaciones
tanto del presidente como de la primera dama nos muestran todo un registro visual y escritu-
rario que intenta hacer del lujo una política de Estado.

En efecto, durante el guzmancismo, la retórica de la opulencia se convirtió en una mane-


ra de presentar un nuevo rostro nacional que intentaba dejar atrás la imagen del caos, la po-
breza y lo rural. Los vestidos costosos, las joyas, el lujo, la moda, funcionaron como reflejos de
un país que entraba finalmente en el engranaje de un mundo moderno. La moda no hacía
más que reafirmar este ingreso y mostrar el poderío y la eficacia del gobernante. De allí en-
tonces toda la puesta en escena que necesita llevar a cabo el guzmancismo y el uso del lujo
17
2. El campo literario y el miedo a lo banal
Hay asuntos que a primera vista parecen de poca consecuencia,
a los que se apellida de naturaleza superficial, y que sin embargo,
examinados detenidamente, ofrecen graves asuntos de meditación.
El Entreacto, Caracas, 1843.

En las primeras crónicas de moda venezolanas del siglo XIX es posible observar una serie de
estrategias discursivas que intentaban legitimar, precisamente, las formas aparentemente
más ligeras de la escritura: había que justificar las crónicas, explicarlas, defenderlas, valo-
rarlas, en fin, convertirlas en prácticas aceptables. Los largos preámbulos que suelen acom-
pañar a las crónicas de moda en estas primeras décadas del siglo XIX nos hablan de esta
continua necesidad de reafirmación. Textos que se dedicaban a hablar de los cambios capri-
chosos en el vestir o de las últimas tendencias de París, generaban sin duda suspicacia y que-
daban bajo sospecha mientras no demostraran fehacientemente su relevancia dentro del
campo cultural.

Establecer los límites entre lo necesario y lo superfluo, lo relevante y lo irrelevante, es sin


duda un problema de vieja data; un problema que estas polémicas reactualizan al punto que
termina jugando un papel determinante dentro del propio registro letrado: qué discursos eran
importantes y cuáles no; qué géneros eran necesarios y cuáles debían ser prescindibles; qué te-
mas debían ser abordados y cuáles pasados por alto. Todas estas discusiones giran en el fondo
en torno a un mismo eje: el de las necesidades legítimas e ilegítimas de una sociedad en cons-
trucción. ¿Es posible anhelar ciertas formas del placer que se alejen de las necesidades más bá-
sicas?, ¿las formas del bienestar deben limitarse solo a lo material y lo imprescindible?, ¿dónde
comienzan y dónde terminan las necesidades de los ciudadanos?, ¿tiene acaso la distensión, lo
superfluo, cabida en una sociedad que apenas establece sus primeros andamiajes?1. Estas pre-
guntas terminan imbricadas dentro de un campo literario que también tiene que definirse y
establecer sus propios parámetros.

1 En el fondo se trata de las mismas preguntas que están circulando en el campo económico y que están dialogando
con las visiones del liberalismo y sus propuestas de libertad de comercio y libertad individual. La delgada línea entre lo
necesario y lo superfluo puede ser mucho más etérea cuando se trata de defender el enriquecimiento como práctica le-
gítima y, con él, todos esos bienes superfluos que vienen también a colmar las necesidades de la sociedad, de la econo-
mía y del hombre.
18

19
Tomo de Don Slater la noción de las «necesidades» de una sociedad como una declaración 2.1 Los inicios
política que refleja claramente una organización social, unos valores, unos deseos, unos pro-
yectos ideológicos, así como su llamado de atención sobre cómo esas necesidades van cam- Lo primero que habría que señalar es que las crónicas de moda aparecieron en Venezue-
biando a medida que cambian esos proyectos. la muy temprano. Ya en El Canastillo de Costura2 (Caracas, 1826) –una de las primeras
publicaciones dedicadas exclusivamente a las mujeres– encontramos una sección de mo-
Needs are not social in the simple sense that they are «social Influences» or «social pressures» or pro- das. Estas crónicas reproducían las últimas tendencias de París y se dedicaban a describir
cesses of «socialization» through which «society» «moulds» the individual. The central point is a di- muy escuetamente los trajes que se estaban usando así como sus complementos: joyas, som-
fferent one. When I say that «I need something»; I’m making at least two profoundly social breros, tocados, etc. Estos textos aparecían al final de cada número, sin firmar, bajo el sim-
statements: firstly, I’m saying that I «need» this thing in order to live a certain kind of live: have cer- ple título de «Modas».
tain kinds of relations with others [...], be a certain kind of person, carry out certain actions or achieve
certain aims. Statements of need are by their very nature profoundly bound up with assumptions En la presentación de El Canastillo, el «redactor» advertía a los lectores que los artícu-
about how people would, could or should live in their society: needs are not only social but also politi- los que iban a leer pertenecían a una serie de cuadernillos encontrados en el canastillo de
cal, in that they involve statements about social interest and projects (1997: 3). costura de una mujer; comenta el redactor: «Empecé a desenrollar, y leí cosas muy buenas
entre algunas frívolas, y al regreso de la señora, le supliqué me permitiese dar a luz aque-
(Las necesidades no son sociales en el sentido trivial de que hay «influencias sociales» o « procesos de llos papeles»(1826: 1). Desde un principio, el redactor se cuida de establecer con claridad la
«socialización» a través de las cuales la sociedad moldea al individuo. El punto central es otro. Cuan- separación entre dos discursos: los «buenos» (aquellos dedicados a temas serios, sustancia-
do digo que «necesito algo» estoy haciendo dos declaraciones profundamente sociales: primero, estoy les) y los «frívolos» (los dedicados a la moda). Dentro del texto, los artículos que versan so-
diciendo que «necesito» esto para poder vivir un cierto tipo de vida: tener cierto tipo de relaciones con bre educación o moral, por ejemplo, llevan el subtítulo aclaratorio «Rasgo serio» para
otros [...], ser un cierto tipo de persona, llevar a cabo ciertas acciones o alcanzar ciertos objetivos. Las evitar así cualquier confusión. Esta continua separación marca con claridad dos tipos de
declaraciones de necesidad están, por su propia naturaleza, asociadas con la suposición de cómo la lectura, aquella que debe asumirse con responsabilidad y profundidad, y aquella que pue-
gente querría, podría o debería vivir en su sociedad; las necesidades no son solo sociales sino también de hacerse con ligereza. En la misma revista conviven dos funciones de lo escriturario: la
políticas en tanto involucran declaraciones sobre intereses sociales y proyectos.) función moralizante, pedagógica, y una función que podríamos llamar de distensión y en-
tretenimiento.
El diálogo entre lo necesario y lo superfluo envuelve proyectos políticos y sociales muy cla-
ros. Son justamente esos proyectos y su relación con lo banal lo que me gustaría explorar en Esta combinación entre lo «frívolo» y lo «serio», y entre una lectura concienzuda y una li-
estas páginas. ¿Cómo dialogó el campo literario venezolano con estas nociones y cómo incor- gera, solo es posible porque se trata, tal como nos ha explicado el redactor, de la reproducción
poró el tema de la frivolidad y lo superfluo a su agenda escrituraria?, ¿con qué fin?, ¿por qué de unos cuadernillos elaborados por una mujer. La autoría femenina, o la fingida autoría fe-
motivos?, ¿cómo fueron variando esas «necesidades» de la nación y esas «necesidades» del menina, de alguna manera justifica la presencia de estas páginas; para el redactor se trata
campo cultural? simplemente del despliegue del registro autoral de una mujer.

Esta estrategia de desplazamiento de la autoría sin duda no es casual; tiene dos intenciones
muy claras. Por un lado, lo frívolo parece que solo puede producirse en un universo femenino,
es parte de su naturaleza, de ese canastillo que pretende abarcar todos sus posibles intereses.

2 Esta revista fue editada por los hermanos Devisme, conocidos impresores venezolanos, editores, entre otras muchas
cosas, de un compendio de los artículos de Simón Bolívar.
20

21
Por el otro, al negar su vínculo con el texto, el autor pretende desmarcarse: no es él, en última tareas; y en verdad que lo sentimos, porque nuestra pluma torpe y desmañada deslustrará a cada
instancia, el que está dialogando con lo banal. El «redactor» autoriza la escritura, la filtra y la instante con sus rasgos la esplendente seda de los vestidos, y ajará sin querer los finísimos encajes y
hace pública, pero no la produce. las primorosas flores de los tocados.
Sin embargo, en la necesidad de ser hombre el que se haga cargo de este ramo, no nos pesa la prefe-
Este enmascaramiento le permite al redactor adentrarse con una cierta comodidad en rencia, puesto que aunque conozcamos nuestra incapacidad, descansamos en la indulgencia de
un terreno que de otra manera pareciera ser riesgoso –precisamente por ligero– y le permite las lectoras, que con su acostumbrada amabilidad, dispensarán los errores que por inexpertos co-
a su vez establecer un punto de conexión con las posibles lectoras, una suerte de diálogo «en- metamos en este asunto (1839: 3).
tre mujeres», las únicas que legítimamente pueden adentrarse en el discurso de la banali-
dad, sin que ello implique, por supuesto, que no haya una censura a esa tendencia hacia lo El autor enfatiza su torpeza para hablar de esas cosas (su captatio benevolentiae), pero
frívolo: Ermelinda Ormaeche dirá unas décadas después en La Opinión Nacional: «La fri- subrepticiamente se deslinda de cualquier rasgo femenino. Es torpe, precisamente, porque no
volidad es el enemigo más terrible de nuestro sexo» (16 de diciembre de 1872). En este espa- puede ser frívolo, ni banal, no forma parte de su naturaleza ni de su manera de ejercer la escri-
cio feminizado el escritor solo puede ingresar como un intruso o un enmascarado. Se trata tura. En contraparte se autoriza a la mujer como consumidora del texto escrito pero no como
de una impostura que se sirve de la supuesta reproducción de la voz femenina para construir productora de sentido –al menos en una Venezuela donde aparentemente es imposible encon-
un ideal de mujer. No se cita su escritura, en realidad se simula su voz para poner en escena trar una mujer que asuma la escritura. Esta búsqueda de la autoría es infructuosa, precisa-
una idea preconcebida de lo femenino. Tal como afirma Silvya Molloy acerca del rapto de la mente, porque la letra no es una virtud femenina, al menos no en el contexto latinoamericano
voz femenina: «un escritor […] “hace de” mujer, explotando de manera artística, como lo en donde ella perturba y deslegitima el verdadero rol de la mujer:
haría una drag queen al doblar otra voz, el deslizamiento entre citar y re-presentar» (2009). Una mujer que no piensa más que en la gloria, muy presto se aburrirá del marido, y el amor a las
La construcción del sujeto femenino pasa por la sustitución de su voz por una representación musas le robará el de sus hijos. Por nada querría yo ver a mi adorada mitad, distraída, medi-
en donde lo banal es una parte constitutiva de su feminidad. tabunda, a caza de consonantes y conceptos; yo quiero que ella sea la poesía misma, no el poeta;
que me inspire y no me diga que está inspirada; que no empañe su linda frente con las arrugas de
De allí que las características con las que suele describirse la moda estén muy cercanas la meditación, para que pueda leer siempre en ella un pensamiento de amor; que me enseñe en
a la manera como se concibe el temple femenino. La moda es caprichosa, voluble, cam- sus preciosos dedos, más generalmente las huellas de la aguja que las manchas de la tinta (La
biante, arbitraria, inconsistente y, por supuesto, banal. De alguna manera ambas represen- Guirnalda, 1839, nº 3: 46).
taciones se superponen, de forma que hablar de la moda es, en cierta medida, hablar de
la mujer. Si la tinta mancha, el escritor debe entonces usurpar la voz femenina aunque sea de esa
manera tosca y atropellada que el prologuista nos relata. El autor pide disculpas por su «plu-
Esta concepción de lo frívolo como una característica femenina hace que la autoridad le- ma torpe» que no sabe moverse con soltura en terrenos tan delicados; pide disculpas por esa
trada –masculina, no hay que olvidarlo– continuamente intente marcar distancia de ese dis- escritura que posee una cierta rudeza que termina por desgarrar los vestidos. Esta suerte de
curso. Cuando no apela al enmascaramiento, insiste en señalar que es un terreno al que no prosa burda es además inexperta, desconoce el mundo de las finas maneras y de las delicade-
pertenece. En La Guirnalda (1839), una revista femenina publicada en Caracas unos años zas del tocador. Acostumbrado a los temas «serios», heroicos y políticos, debe aprender a mo-
después por José Quintín Suzarte, el autor explica que escribe crónicas de moda porque –apa- verse en un registro que requiere de otras facultades y otros talentos. De allí que los escritores
rentemente– no hay en Venezuela ninguna mujer disponible para asumir esta empresa; de no solo apelaran a la impostación de la voz femenina, sino también al anonimato o al pseu-
nuevo encontramos una suerte de suplantación: dónimo. La mayoría de estas crónicas de moda no llevan firma o llevan un pseudónimo feme-
En París, emporio de las ciencias, de las artes y de la elegancia, hay muchas señoras dedicadas a re- nino. El redactor se encargaba de resumir, traducir, recopilar información sobre la moda para
dactar los artículos sobre modas y poner al público al corriente de las novedades del buen tono. La producir un texto nuevo cuya autoría era difícil de precisar. Se trata, por lo demás, de un pro-
Guirnalda no tiene ninguna bella colaboradora que se encargue de esta delicada parte de sus cedimiento bastante extendido en la prensa de la época. Tal como lo ha señalado Paulette Sil-
23
22

va, en la prensa de la primera mitad del siglo XIX la tarea del redactor consistía en «recopilar, La crónica de moda se concibe, así, como una concesión y adaptación a un público con
clasificar, escoger, resumir y poner orden en los materiales que recibe para formar con ellos unas características muy específicas. Lo banal funciona aquí como un eslabón entre el dis-
un nuevo texto» (2007: 38). En el caso de las crónicas de moda el anonimato se extiende hasta curso letrado y los etéreos intereses de las lectoras. Un eslabón que permite a su vez un impor-
finales del siglo XIX –lo que no deja de ser revelador. tante proceso de captación: la crónica de moda –hija del periódico y de la incipiente sociedad
de consumo– intenta un proceso de negociación en donde las expectativas del público juegan
La moda necesita entonces del abandono de la autoría y de los registros viriles de la escri- un papel fundamental. ¿Qué es lo que quiere escuchar una lectora del siglo XIX?, ¿qué estimu-
tura para internarse en formas claramente feminizadas que resultan ajenas y que parecen, laría en ella el deseo de leer esta crónica y no otra?, ¿cómo se escribe para una mujer? Y, en últi-
además, indisociables de lo material y de ciertas formas del placer y del entretenimiento. En El ma instancia, ¿qué haría que una lectora se incline por una publicación y no por otra? La
Nacional, un periódico publicado en Caracas en la década de los treinta, se insiste en que la lectora decimonónica es, por primera vez en la historia, una consumidora y una consumidora
superficialidad de la crónica responde a la superficialidad del receptor: a la que se intenta seducir y satisfacer al mismo tiempo que instruir y modelar.
No está fuera de nuestro plan ocupar algunas veces nuestras columnas con los asuntos que son
propios y privativos del bello sexo. Es necesario en la vida hacer grato el invierno, analizando la be-
lleza de las flores que nos han complacido en la primavera. ¿Por qué los intereses varoniles han de 2. 2. Lectoras-consumidoras
llamar todo el año nuestra atención, y los de la otra mitad de la sociedad los hemos de dejar en el
olvido? Pero no empezaremos a llenar este deber con las observaciones serias que se hacen sobre la Los lectores del siglo XIX rara vez son definidos como consumidores, es decir, como sujetos
educación, capacidad, aptitud, y ocupaciones de nuestras bellezas; por esta vez queremos hablar que demandan y a su vez imponen ciertos parámetros y ciertos gustos. El rol todopoderoso
sobre alguna cosa que siendo propia de ellas les sea también grata y útil, y por lo tanto elegimos la que se le ha atribuido al letrado muchas veces nos impide ver la manera como ellos están in-
pintura de una mujer a la moda (Caracas, 1835: página ilegible). sertos en redes económicas que también perfilan esa escritura3.

Estas crónicas deben no solo ser útiles (entendiendo aquí la utilidad simplemente como La prefiguración del lector –con todos los prejuicios que esta envuelve– tiene como resul-
una herramienta para el embellecimiento de las mujeres) sino también agradables. La no- tado discursos muy disímiles que intentan satisfacer expectativas muy concretas. El género,
ción de la lectura placentera –tan ignorada en ciertas formas más tradicionales y masculi- sin duda, juega un papel fundamental en estos procesos:
nizadas de la escritura– entra en escena y con ella, inevitablemente, una forma distinta de Mientras que el hombre se esperaba que leyese las noticias políticas o de deportes, le correspon-
concebir el carácter de la escritura. La marca de género implícita en la crónica de moda, así dían a la mujer los capítulos que el periódico dedicaba a los faits divers y a la ficción serializada.
como todas las variaciones retóricas que esta marca implica, requieren de una modificación El periódico se dividía, por tanto, en secciones temáticamente diversas de acuerdo con expectati-
del propio registro en aras de complacer a un hipotético destinatario, un destinatario que, vas basadas en el sexo (Lyons, 2001: 553).
aparentemente, está atrapado en su propia condición banal. De allí que la exploración de es-
tos discursos más ligeros requiera no solo de una clara justificación, sino también de una Juan Poblete en su libro Literatura chilena del siglo XIX 4 estudia cómo las expectativas
suerte de disculpa, aquella que se ofrece al lector masculino. Volviendo a La Guirnalda, ve- de los lectores jugaron un rol fundamental en la segmentación del campo discursivo. En el
mos como el redactor advierte a sus pares que no deben sentirse agredidos por la presencia caso del público femenino, este jugó un papel determinante en el surgimiento y la circulación
de estas crónicas:
Tal vez no faltará alguno que a pesar de las prevenciones que hemos hecho en nuestro prospecto, 3 El problema del surgimiento de los nuevos lectores del siglo XIX ha sido ampliamente estudiado en el contexto europeo,
extrañe ver un artículo de moda abriendo la marcha de nuestro periódico, y pregunte con desdén ver, por ejemplo, los artículos que aparecen en el libro compilado por Guglielmo Cavallo y Roger Chartier, Historia de la
sobre lo que expresa. Le decimos que haga la cuenta de que el presente artículo no se dirige a él, lectura en el mundo occidental (2001), especialmente el capítulo «Los nuevos lectores del siglo XIX: mujeres, niños,
pues sería mucha ofensa a su carácter grave (1839: 3). obreros» de Martyn Lyons.
4 Ver también los trabajos de Francine Massiello (1997) y Paulette Silva (2007).
24

25
de formas como la novela o el folletín. La clara diferenciación que se estableció entre la lectura femenino tiene entonces una doble función: por un lado, la de servir de puente entre el discur-
«masculina» y «femenina» obligó al escritor a incursionar en formas discursivas más plura- so letrado y el mundo de las mujeres y, por el otro, la de asegurar un cierto éxito comercial que
les que establecían un vínculo estrecho con el mercado. Dice Poblete: permita algún grado de profesionalización de la escritura6.
Esta división de capacidades correspondía a formas de percepción cultural que efectuaban dos ope-
raciones fundamentales. Por un lado, marcaban genérica y socialmente la lectura según la natu- Es precisamente de la combinación de estos factores de donde surge la noción de la lec-
raleza del material y del sujeto lector: había así lecturas populares y lecturas de élite, lecturas para tura «amena», una lectura que proclama una cierta distancia del terreno árido y mascu-
hombres y lecturas de mujeres, legítimas o ilegítimas, productivas o improductivas. Ligaban por linizado de la política para internarse –al menos aparentemente– en las formas de la
otro, y de manera más general, la producción cultural y más específicamente, la producción tex- distensión. La lectura amena le debe mucho a la sección de «Variedades» de los periódi-
tual nacional a un nuevo espacio de circulación de discursos: el mercado (2003: 97). cos; esa sección que maneja con una cierta trasparencia los códigos comerciales de la in-
dustria cultural. Disfrute, placer, amenidad se instauran como valores –cercanos, por
La multiplicidad de registros responde a un mercado que se diversifica y que diseña estrate- cierto, a la banalidad– dentro de un campo donde lo femenino y lo comercial se entrecru-
gias para satisfacer distintos tipos de demandas. Las crónicas de moda responden también a zan. Un campo, además, donde, como veremos a continuación, lo político funciona como
esta necesidad de adaptarse a un tipo de lectura y a un tipo de lector sobre el cual se tienen una tachadura.
ideas muy rígidas y preestablecidas. Si la novela parte, en líneas generales, de la concepción de
una mujer muy cercana a las emociones y alejada de la racionalidad masculina, la crónica de
moda surge de su concepción como un sujeto inevitablemente frívolo5. 2.3. Invisibilizar la política

En las primeras crónicas de moda venezolanas vemos repetirse con mucha frecuencia la Uno de los rasgos más resaltantes que vemos repetirse, no solo en las crónicas de moda sino
idea de que ellas están diseñadas para «complacer». Este «complacer» implica, por una parte, en las revistas dedicadas a las mujeres en general e incluso en la sección de Variedades de la
la necesidad de agradar, y por el otro, la de ceder ante el deseo del otro. A propósito de una breve prensa, es el deseo de presentarse como espacios apolíticos.
reflexión sobre la moda y su relación con las novedades del mundo moderno, el redactor de La Cuando la juventud huyendo del árido campo de la política, busca con avidez producciones de
Guirnalda se excusa por este desvío retórico y retoma su papel original de cronista de modas: imaginación que le ofrezcan dulce contentamiento: cuando se acaba de crear una cátedra de
¡Qué largo va ya vuestro exordio! Me responderéis (puede que con un poco de mal humor) hablad- literatura que va a regentar un joven conocido por sus talentos y entusiasmo por las letras; y en
nos de las modas que más gustan en Europa y dejaos de decirnos su historia. –Muy bien, dulce sus- fin cuando no poseen nuestras bellas un solo papel en que le sea dedicada una parte siquiera, ca-
criptora, yo soy la criatura más complaciente del Universo, y puesto que habéis tomado a La reciendo por consiguiente de noticias exactas sobre los hechiceros encantos del tocador; nos he-
Guirnalda por órgano de la moda, voy a hablaros solamente de esta (1839: 50). mos arriesgado, confiando en tan propicios antecedentes a publicar nuestra Guirnalda (1839:1)

Este fragmento devela una transacción en donde el autor cede –o al menos eso enuncia-
ante los requerimientos de un público que tiene cierto poder sobre el rumbo de la escritura; no 6 Paulette Silva en su libro Las tramas de los lectores (2007) hace un interesante análisis sobre este deseo de profesio-
en balde utiliza la palabra «suscriptora» para denominar a sus hipotéticas lectoras. No se trata nalización y lo ubica a finales de la época colonial y principios de la vida republicana en Venezuela. La propuesta es
tan solo de un contrato de lectura, sino de un contrato comercial. La captación de un público muy novedosa pues permite repensar el proceso de profesionalización de la escritura y desmontar la noción de que se
trata de un proceso que ocurre solo a finales del siglo XIX con la modernización y la autonomía del campo letrado. Dice
5 Recordemos que las crónicas de moda surgen en Europa a finales del siglo XVIII coincidiendo justamente con el arribo Silva: «Por lo común se cree que el escritor se profesionaliza fundamentalmente porque se reconoce a sí mismo como
de la revolución lectora y, específicamente, con la incorporación de la mujer al ámbito de la lectura. Las primeras crónicas artista (los manifiestos y textos ficcionales del modernismo que reflexionan sobre el escritor y el estilo han sido indicios
de moda aparecieron en Francia dentro de revistas dedicadas específicamente a las mujeres, tales como el Journal des claros de esa transformación), pero olvidamos que a todo lo largo del siglo hubo un esfuerzo sostenido de muchos letra-
dames et des modes (1797). dos por vivir de la pluma, para lo cual apelaron a muy diversas estrategias» (Silva, 2007: XVII).
26

27
Es muy significativo que la crónica de moda –uno de los principales atractivos de la publica- teatro y la literatura –con todas las ambigüedades que tiene este último término– se mueven
ción– aparezca junto con la literatura y las «producciones de imaginación» (es decir, la ficción). en una esfera en donde lo político (al menos lo político concebido como práctica partidista) se
Tanto la literatura como la crónica de moda son concebidas como prácticas discursivas cuyo fin concibe como intromisión.
último se aleja de la praxis política o al menos así se le quiere presentar al lector. Se trata incluso
de una suerte de refugio del campo «árido», inhóspito, serio, masculino, de lo político. Desgraciadamente hace algún tiempo que inunda el teatro, las noches de ópera, un enjambre de
folletos políticos que van a turbarnos en el mundo ideal a donde nos transportan las encantado-
En la revista El Entreacto, publicada en Caracas un par de años después de La Guirnal- ras melodías de Rossini, Bellini y Donizetti, y a pasar su dedo tiznado por el blanco cendal de las
da, encontramos nuevamente esta insistencia en presentarse como un espacio incontamina- ilusiones. ¡Qué contraste nos parece que forman esas hojas de papel, negras por lo regular en to-
do. Esta revista, impresa en Caracas por Goeorge Corses, aparece por primera vez en 1843 y dos sentidos, con las inocentes beldades, brillantes de elegancia, que lucen en los palcos! ¡Cómo
está dedicada especialmente al teatro y a la moda; ella se proclama como un vehículo para la bajan la vista, cómo hierve en rubor su frente, si llegan a divisar, casualmente, la poesía conver-
divulgación de la «literatura, las Bellas Artes y la moda». En su número inicial encontramos tida en Mesalina! (1843: 1).
este texto:
En las visitas, en las tertulias, en las comidas, en los paseos, en el teatro, la política domina des- Para el autor, lo político irrumpe groseramente en el mundo ideal de las bellas artes, su
póticamente, aridece las conversaciones, hace bostezar a las damas y alteras los ánimos de todos. «dedo tiznado» ensucia ese mundo superior de los ideales, pero también ese mundo superior
La política es en moral lo que los cuerpos esencialmente porosos en física, absorbe todos los ju- de la elegancia y de la sociabilidad moderna. La moda y el lujo se introducen claramente en
gos del entendimiento. un terreno que pretende legitimarse en esa suerte de pureza ideal no contaminada por la su-
Nosotros que no somos partidarios de los extremos, que estamos persuadidos de que así como el ciedad de la Realpolitik. La poesía, encarnación última de estos ideales, tampoco puede des-
cuerpo no puede nutrirse con una sola especie de alimento, tampoco es dado al alma ocuparse cender a tan bajos menesteres.
de un solo sentimiento; nosotros que estamos por la división del trabajo material y espiritual-
mente, ha mucho tiempo que nos hemos pronunciado contra la política en el teatro. Envueltos Evidentemente, el campo letrado está tratando de llevar a cabo –¿o tan solo está reflejan-
cual nos vemos en un torbellino perpetuo de intranquilidad, miseria, insultos, discusiones; su- do?– un cambio de paradigma: se trata de engranar estos textos dentro de una concepción del
friendo ante el estado anormal de la prensa; cansados bajo el peso de muchas ideas dolorosas, arte y la cultura como un lugar de catarsis y no como un lugar pedagógico. Tal como acerta-
consideramos el teatro como un consolador refugio, como un punto de descanso en la jornada, y damente señala Alain Badiou en Petit Manuel d’inesthétique –en otro contexto, por supues-
distinguimos el farol de la entrada con el mismo placer que un oasis el viajero perdido en el de- to– la concepción pedagógica del arte consiste en hacer llegar al lector-espectador una verdad
sierto (Diciembre, 1843: 1). externa al arte, mientras que en la noción del arte como catarsis, lo importante es la noción de
que los productos culturales tienen que estar relacionados con la distensión y cierta liberación
Si bien en La Guirnalda la aparente prosperidad es lo que permite el surgimiento de espa- terapéutica.
cios discursivos menos politizados, en El Entreacto es la excesiva presencia de lo político
–concebido aquí como territorio inhóspito– lo que permite la creación de espacios alternos. Aristote ordonne l’art àtout autre chose qu’àla connaissance, et le délivre ainsi du soupçon pla-
En el primer caso, la función política del discurso parece ya menos necesaria en tiempos de tonicien. Cet autre chose, qu’il nomme parfois catharsis, concerne la déposition des passions
paz, mientras que en el segundo, lo político ha inundado de tal manera todos los registros que dans un transfert sur le semblant. L’art a une fonction thérapeutique, et non pas du tout, cogniti-
es necesario crear ámbitos en donde ella esté aparentemente ausente7. En El Entreacto hay un ve ou révélant […] Il en résulte que la norme de l’art est son utilité dans le traitement des affec-
precoz intento por deslindar el terreno de las Bellas Artes del ámbito de la praxis política. El tions de l’âme (1998 : 13).
(Aristóteles coloca el arte en una categoría completamente distinta a la del conocimiento y lo li-
7 Recordemos que el año en que salió a la luz esta revista fue año de elecciones en el país y que por tanto la política se en- bera así de la sospecha platónica. Eso otro, que a veces llama catarsis, concierne el deponer las
contraba sobre el tapate generando una cantidad significativa de artículos y noticias. pasiones en una transferencia a la apariencia. El arte tiene una función terapéutica y en absolu-
28

29
to cognitiva o reveladora… De allí resulta que la norma del arte es su utilidad en el tratamiento de Recordemos que en estas primeras décadas republicanas el país se encuentra bajo la in-
las afecciones del alma.) fluencia de José Antonio Páez y de su propuesta de una sociedad conformada únicamente por
«propietarios». Páez apoya una economía liberal –alejada de la injerencia estatal– que se
Ahora bien, pensar (tal como pretenden plantear los redactores de estas revistas) que la apoya en la noción del progreso como consecuencia del libre comercio y del enriquecimiento
apoliticidad de estos textos está funcionando simplemente como la apropiación del discurso legítimo. En esta lógica del progreso la miseria resulta injustificada y termina saboteando la
cultural como un lugar de catarsis sería muy simplista. Hay en este gesto mucho de mascara- propia imagen de la prosperidad nacional, de allí la necesidad de dejarla fuera del salón de
da, de embellecimiento de lo pedagógico y, en última instancia, de embellecimiento de lo polí- baile y de la civilización de los tules y las sedas.
tico. ¿No es en este caso lo aparentemente catártico una vuelta de tuerca de lo político? La
política funciona aquí como esa suerte de tachadura que al intentar invisibilizarse deja una Señala Elías Pino en País archipiélago que:
importante marca. El énfasis en la apoliticidad de este tipo de discurso no hace más que re- El gobierno dirigido por José Antonio Páez procura el apoyo de todos para fabricar una nación
marcar su presencia, agrandar la mancha de la enmienda. moderna que transite sin desasosiegos el camino del capitalismo, según los modelos europeos y
estadounidenses. Los notables de entonces pretenden una meta: multiplicar las fortunas parti-
culares como fundamento del progreso social, sin la injerencia de los pobres, que no son ciuda-
2.4. La política se viste de seda danos de acuerdo con la Constitución, ni el predominio de un autócrata que impida la
deliberación y el crecimiento de las fortunas de los propietarios (2001: 14).
La política parecía, para ese entonces, haber ocupado demasiado espacio y haber avasalla-
do, con todas sus turbulencias, el campo de la cultura y el de la vida social. La insistencia en Esta nación de «propietarios» requiere de la moda no solo como motor económico sino tam-
que se vivían nuevos tiempos, tiempos de paz que permitían cierta separación de la escritura bién como puesta en escena. La crónica de moda se convierte en la mejor marquesina para el
más pragmática, intentaba remarcar una ruptura histórica: atrás había quedado el tiempo de proyecto liberal; ella nos muestra no solo las bondades de una nación que se adentra en el mun-
la guerra y era necesario entrar ahora en las virtudes –y dulzuras– de la vida republicana. do ordenado del progreso –lleno de refinamientos y placeres– sino también el de las bondades
del comercio y el consumo, dos pilares fundamentales para el proyecto liberal de Páez.
Habría que señalar que en las primeras décadas de vida de la Venezuela independiente si
bien había una cierta «prosperidad», aun se vivían tiempos de muchas penurias. Por tanto, en La exaltación de la moda implica, inevitablemente, una exaltación del consumo puesto
un deseo por olvidar o al menos distraer de dichas penurias, se buscaba exponer los avances y que se anima a los compradores a sustituir piezas en perfecto estado por otras que respondan
refinamientos de los nuevos tiempos. Las crónicas de moda muestran el mundo de los bailes y a las últimas tendencias; el valor simbólico priva sobre el valor material. Los tiempos acelera-
los salones, del teatro y de la ópera, de las sedas y los tules sin asomarse siquiera a la contin- dos de la moda sumergen al comercio en una dinámica que se fagocita a sí misma y que debe
gencia económica que atraviesa la nación. reproducirse continuamente8. Esta legitimación del consumo puede verse muy claramente en
los anuncios publicitarios que acompañan estas crónicas. Pensemos, por ejemplo, en la canti-
Esta imagen de la nación que se despliega ante los lectores intenta suplantar la del caos y dad de anuncios sobre jabones, cremas, perfumes, sombreros, guantes, vestidos, botas, tintes
la devastación de la guerra. Se trata de una imagen en la que no tienen cabida ni los sectores de pelo, maquillaje, cremas de blanqueamiento, sombreros, relojes, que circulan por la prensa
populares, ni la pobreza, ni la miseria. Es una república que se construye desde el salón de
baile y que no incluye dentro de su «comunidad imaginada» a los menos favorecidos. Esta bo- 8 Recordemos las teorías económicas que están circulando en el período y la defensa del consumo que hacen teóricos
rradura de lo popular sin duda es muy elocuente habla del deseo de dejar atrás a los temidos como Adam Smith en The Wealth of Nations (1776). La moda implica un tipo de consumo que se aleja de las necesidades
sectores populares y de eliminar de la escritura lo que no podía ser borrado de la realidad. El primarias para adentrarse en aquello que podemos denominar «lo superfluo». La sustitución de un vestido por otro no
silencio pone en evidencia el temor hacia estos grupos y el deseo de invisibilizarlos tanto de la tiene nada que ver con su valor de uso sino con su valor simbólico. Estas formas de comercio con un tempo acelerado
representación nacional como de la república. parecen transformarse entonces no solo en consecuencia de la prosperidad sino en su motor.
30

31
nacional y que están dialogando con las crónicas de moda y lo que ellas intentan imponer9 Si analizamos este fragmento con detenimiento veremos cómo pareciera que hay un in-
(ver las imágenes de anuncios publicitarios que aparecen en el capítulo 5 de este libro). tento por desbanalizar a la moda. Para empezar, fijémonos como la moda se convierte en una
especie de «deber» ciudadano. El gusto por el traje deja de ser «una manía» para transfor-
Desde la aparición de El Canastillo de Costura vemos cómo la publicidad –más o menos marse, por el contrario, en un elemento de integración y de unificación11. Resulta muy intere-
encubierta– acompaña a las crónicas. Se aconseja a las mujeres las mejores tiendas para sante ver que en el fondo se concibe a la mujer como una pieza del rompecabezas que solo
abastecerse de las últimas novedades, del arribo de nuevas piezas, de la apertura de nuevas puede «encajar» en la medida en que consume. La moda como «deber» implicaría así un
tiendas, de los lugares más económicos, etc.10 En El Canastillo, el autor menciona en el pró- proceso de sujeción al nuevo proyecto republicano y a la economía liberal que venía de su
logo que: mano. Todo parece indicarnos entonces que la banalidad funciona también como un ele-
Se admitirán gratis avisos de los suscriptores comerciantes, relativos a efectos de gusto que ten- mento de integración y de dominación y no solo como un terreno ligero e insustancial.
gan en sus almacenes con expresión de precio y calle, advirtiéndose que no deben ocupar más
que diez líneas impresas. El fin es entretener útilmente a las señoritas, y ofrecerles notas del lu- La noción del deber pareciera apuntar, de igual manera, hacia el tipo de consumidor al
gar donde se vende lo mejor para sus adornos (1826: 1). que van dirigidas estas crónicas. Tanto la mujer como la «masa» se conciben como consumi-
dores pasivos, obedientes, que no tienen el suficiente criterio ni la racionalidad necesaria para
La crónica de moda describe lo que debe usarse, y los anuncios en dónde adquirirlos; de tomar una decisión sensata. Las mujeres y las masas están dominadas por el deseo irracional,
esta manera el círculo del consumo parece quedar completo. La proliferación de estos anun- mientras que el hombre ilustrado somete el deseo a la razón y al deber ciudadano:
cios publicitarios ligados a la moda y a la apariencia nos habla de una cierta aceptación de This consumer –the mass, conformist consumer– is defined precisely by its failure to live up to
formas del comercio ligadas al consumo suntuario. Si bien este es un tema que, como hemos this standard of «madurity», of reason and autonomy. Firstly, the consumer as dupe is a slave to
visto, genera resquemor y levanta no pocas críticas en la época, no es menos cierto que nos desire rather than a rational calculator of them, is defined not by its formal rationality but by its
permite ver cómo la crónica de moda está dialogando muy de cerca con la manera como se substantive desires, whims, impulses. Its desires are not autonomous but determined by others,
concibe la república y el lugar que el comercio debe ocupar en ella. A través de estas crónicas by the needs of family, by social pressure, by fashion and trends, by advertising, marketing and
las mujeres continuamente eran exhortadas a adquirir nuevas piezas y a consumir bienes the media (Slater, 1997: 55).
suntuarios que les permitirían entrar en el mundo moderno: (Este consumidor –el consumidor masivo y conformista– se define precisamente por su fracaso
La mujer más bella, si no se viste a la moda, pierde una parte muy considerable de su hermosu- en cumplir las expectativas de «madurez», de razón y autonomía. Primeramente, el consumi-
ra, parece como desencajada de la sociedad, como un miembro aparte y original. Solo puede dor como sujeto manipulable es un esclavo del deseo en lugar de un calculador racional de es-
dispensarse el que se vistan con atraso a las viejas, porque estas no deben inspirar otra cosa que tos; se define no por su racionalidad formal sino por sus deseos, sus caprichos, sus impulsos
respeto, y nosotros respetamos siempre a lo más antiguo, a lo más vetusto[…]Sentado pues, sustantivos. Sus deseos no son autónomos sino que están determinados por otros, por las necesi-
amabilísimas jovencitas, que es casi una obligación la que tenéis de seguir el progreso has- dades de la familia, por las presiones sociales, por modas y tendencias, por la publicidad, el mer-
ta en el traje, y no como se ha creído hasta ahora equivocadamente, una manía (La Guir- cadeo y los medios.)
nalda, 1839: 97) (Las cursivas son nuestras).
De esta manera el hombre ilustrado debe controlar ese deseo e imponer un orden. El carác-
ter punitivo y la exigencia de obediencia que requieren estas crónicas parten de una mujer que

9 El tema de la publicidad lo desarrollo más detenidamente en el capítulo «Los figurines de moda y las imágenes 11 La moda uniformiza, se vuelve un elemento que de alguna manera elimina las diferencias. La revista intenta a toda
publicitarias». costa alejarse de la «originalidad», aquello que nos hace únicos, para poder construir una suerte de ciudadanía homoge-
10 Evidentemente, los anuncios publicitarios de moda no aparecieron por primera vez con las revistas para el «bello neizada. A través de esta unificación parece posible construir una imagen del país que elimina las diferencias y que da
sexo» pero sí se incrementaron de manera significativa. cuerpo a la «comunidad imaginada» que define Anderson. Esta homogeneización será estudiada en el capítulo siguiente.
33
32

no puede ser dueña de su propio deseo y que, por lo tanto, debe obedecer lo que se selecciona barreras pareciera traer consigo nefastas consecuencias, ya sea en el plano moral, religioso,
para ella. La mujer se somete a las normas del consumo y a su vez al proyecto político que ese o en el político, económico.
consumo pretende apuntalar.
La sociedad de consumo viene atada al proyecto de modernización, es producto de ella.
La importancia del consumo y de la cultura material en estas primeras décadas de vida de la Este lazo, si bien parece presentar una serie de ventajas, como ya hemos visto, también tiene
Venezuela independiente es trabajada por Richard Rosa en su artículo «A seis grados de Andrés sus riesgos. La sociedad de consumo se apoya en valores fundamentales de la cultura moder-
Bello: literatura y finanzas en los 1820». A propósito de las Silvas de Andrés Bello, comenta Rosas: na occidental: el poder de elegir, el individualismo y las relaciones de mercado (Slater, 1997).
El argumento del poema, como parte de la propaganda, asume a la economía política y al co- En la medida en que el proyecto nacional asume los valores de la modernidad y los de la socie-
mercio como aquello sobre lo que se organiza la nueva concepción de la sociedad. Esta integra- dad de consumo –aun en sus formas más incipientes– en esa misma medida debe lidiar
ción del discurso comercial y el discurso cívico era el resultado de los intentos por reconciliar también con estos otros valores, que no siempre fueron bienvenidos. El individualismo, por
los rasgos positivos del autointerés y la duplicidad con una ética y una política republicana. Ya ejemplo, parece un valor moderno que no encaja del todo dentro del proyecto político de estas
para los jóvenes criollos hispanoamericanos, el comercio se ligaba inextricablemente con la primeras décadas, si bien este refuerza la idea del hombre que se forja a sí mismo con su traba-
posibilidad de crear una colectividad; el incremento de las riquezas era un deber patrióti- jo, debilita las conexiones entre una aún muy inestable comunidad imaginaria. El mismo
co que sostenía los demás lazos de solidaridad comunitaria (2006: 139) (Las cursivas son poder de elección resulta también riesgoso, implica unos grados de independencia que no se
nuestras). avienen con el intento más disciplinario y autoritario de Páez en un momento de una gran
anarquía nacional. Ante el deseo de poder unificar un territorio anárquico e inestable, con
Si bien Rosas se centra en los años 20, un poco antes de la aparición de las primeras cróni- muchos caudillos y con instituciones aun muy poco consolidadas, las nociones de escogencia
cas de moda en el país, su visión del nexo entre el comercio y la ciudadanía republicana nos y de individualismo funcionan como amenaza al orden y como peligro. De allí que este dis-
permite entender mejor la importancia que adquiere la moda en esta primera mitad del siglo. curso que apela al consumo y a la modernización deba ser depurado, controlado, mesurado.
El caso de Andrés Bello y de su defensa de algunas formas del lujo –con todos sus riesgos– re- Es allí en donde la crónica de moda se vuelve el elemento pedagógico que regula las prácticas
presenta un antecedente importante en la edificación de esta suerte de política del consumo o del consumo y las reglamenta, las ordena.
del consumo político.
Resulta claro para mí, entonces, que la inserción de las crónicas de moda dentro del proyec-
En el intento de acercarse a la sociedad de propietarios, la moda y la publicidad se con- to político echa por tierra varias premisas importantes: una, su supuesta banalidad, y dos, su
vierten en parte del engranaje comercial y simbólico, de allí que el recelo de una buena parte supuesta apoliticidad. Esta inserción en lo político permite, a su vez, que el temor del hombre
de la élite letrada ante el discurso de la frivolidad pronto comience a ser sustituido por un tí- ilustrado ante el discurso de la frivolidad vaya mermando y que se produzcan espacios discursi-
mido apoyo que no deja de tener sus contradicciones. La comercialización y el consumo vos cada vez más híbridos y más ricos. La supuesta banalidad de la crónica parece así una estra-
como motores del desarrollo social tienen una muy clara contraparte que nos muestra lo tegia que permite vincularse con lo político en otras condiciones y en otros términos. No quiere
complejo del proceso. En las crónicas de moda si bien es notoria la noción del consumo como decir esto que en última instancia el campo literario no se esté abriendo a otras funciones y a
un deber y como la vía más idónea para no convertirse en un ser «desencajado», también es otros ámbitos, sino que está estableciendo al mismo tiempo nuevas formas de diálogo entre lo
cierto que va acompañada de la idea de que la pasión desmedida por los bienes materiales político y espacios como la industria cultural, diálogos que no siempre fluyen sin tropiezos.
igualmente genera seres «desencajados». Junto a la exaltación del intercambio comercial
aparece la mesura como un valor igualmente ligado a la república liberal12. El consumo sin Como he querido demostrar, el discurso de la frivolidad nos muestra así un registro muy
amplio que atraviesa distintas instancias. Lo banal funciona a ratos como un lugar temido,
12 La idea del gasto ostentoso y el dispendio la trabajaré en el capítulo «La moda y el lujo durante el guzmancismo», sin censurable, ligado al exceso, al capricho y a la arbitrariedad femenina. Otras veces funciona
embargo, quisiera introducir aquí la noción de la autocontención y del control del deseo. como un espacio de negociación y mercantilización de la escritura. Otras, como herramienta
34

35
política y económica que permite apuntalar un proyecto político. Lo interesante es ver la con- 3. Traducir un listón de seda
junción de estas distintas esferas y cómo ellas se modulan, se complementan o se contradicen La traducción puede ser concebida también como un proceso creativo de
creando un discurso lleno de tensiones y paradojas que funciona de manera muy distinta al transformación y construcción de sentidos, como una práctica de
europeo. Son precisamente esas paradojas las que intento explorar con más detenimiento en desplazamiento constitutiva a la emergencia de nuevos paradigmas
los capítulos siguientes. culturales más que como simple transferencia o extensión de sentidos fijos,
y es en ese sentido como se la ha practicado mayoritariamente
en el siglo XIX en Venezuela y en toda América Hispana
(A ndrea Pagni, 2006:168)

Parte de la complejidad de la crónica de moda se genera por su propio proceso de producción y


por las mediaciones que están implicadas en ella. La moda en el siglo XIX es una práctica glo-
balizada cuyos centros de autorización están muy bien definidos: París y Londres principal-
mente –aunque es indudable que en América Latina la moda francesa tuvo mucho más peso.
Estos centros generan la mayor parte de la información, de los figurines, de las crónicas: «tex-
tos» que deben reintroducirse en un contexto latinoamericano, que tiene otras coordenadas y
otros proyectos. En esta travesía la moda pasa por importantes procesos de mediación que ter-
minan reelaborando los patrones metropolitanos.

Para incorporar las noticias acerca de la moda francesa dentro del contexto nacional, las
revistas venezolanas del momento utilizaron varias estrategias: tradujeron fragmentos extraí-
dos de alguna revista de renombre; reelaboraron las tendencias de la moda y las incorporaron
en textos de creación propia; comentaron los figurines recibidos de París; utilizaron a un co-
rresponsal. Estas herramientas compartieron un vector común: la necesidad de recrear y de
reinterpretar, de alguna manera, el modelo original –al menos en la primera mitad del siglo
XIX. Se ha insistido mucho en la manera como América Latina copió los modelos extranjeros
en aras de asumir el ropaje ideológico y político del mundo moderno; sin embargo, creo que es
necesario ver los matices que se encuentran detrás de ese deseo de emulación.

Las variaciones del modelo metropolitano están presentes tanto en las crónicas que se es-
cribían en el país, como en las propias traducciones y en los fragmentos que se extraían de las
revistas francesas. El proceso de traducción no solo implicaba importantes alteraciones
–como todo proceso de traducción– sino que también ponía a dialogar distintos discursos
que terminaban modificándose entre sí. No es lo mismo el funcionamiento de una crónica de
moda en una revista francesa, a la manera como funciona esa misma crónica –incluso si la
traducción es lo más fiel posible– dentro del discurso latinoamericano. El tramado discursivo
dentro del cual se insertan estos textos termina alterando el significado y las connotaciones de
36

37
los originales franceses; esa crónica traducida formaba parte de un texto mayor, el de la revis- do la propia crónica de moda incluso cuando se intenta copiar el modelo parisino. Quisiera
ta o el del periódico donde estaban publicadas. tomar aquí un fragmento en donde podemos ver con claridad como el autor traspone sobre la
moda francesa los valores que le resultan caros al proyecto nacional:
Esta visión integral nos permite ver los distintos elementos que se ponen en diálogo y que En Francia la honestidad obtiene despóticamente el cetro de la toilette. Los camisones más de
terminan modulando el discurso de la moda. Si tomamos nuevamente el caso de La Guir- moda, son los de muselina de lana y tafetán labrado y liso, todo de colores oscuros: las mangas
nalda veremos que lo que circula junto a las crónicas de moda funciona como un contrapeso de los camisones son largas y adornadas con un puño de batista bordado, como para evitar que
que limita sus peligros y sus riesgos. En las páginas contiguas a estas crónicas los textos tienen las miradas atrevidas vayan a fijarse en un brazo blanco y torneado, y el pecho se cubre con una
una clara inclinación hacia la pedagogía moral y la regulación de la conducta. Poesía, relatos esclavina del propio género del camisón (por las mismas pudorosas razones) (La Guirnalda,
morales, reseñas de eventos sociales, disertaciones sobre el lugar de la mujer en la sociedad, 1839: 3).
complementan y modifican el contenido de la crónica, la vuelven más «potable» y la insertan
dentro de un discurso nacional que adjudica a la sumisión de la mujer un rol patriótico. El autor de esta crónica intenta hablar de la moda francesa desde el cristal del contexto ve-
nezolano; lee los vaivenes de la moda, por ejemplo, como signos del pudor y la modestia: las
Flores brillantes de la humanidad, criaturas que podemos llamar angélicas en la tierra, sobre mangas son largas porque las mujeres honestas cubren sus brazos; el uso de la esclavina solo
todo, si en el esplendor de la juventud y de la belleza, están dotadas en conjunto de un buen co- se justifica en la medida en que cubre parte del cuerpo. Esta lectura moral –que ignora cual-
razón, de un alma pura y elevada, de un carácter noble, de una sensibilidad exquisita, pero re- quier otra lectura posible sobre los signos de la vestimenta– no está inscrita en el vestido, está
gulada por la razón, de una viveza de imaginación moderada por la rectitud del juicio, de un construida desde la autoridad letrada. El largo de una manga y el uso de una pieza de joyería
genio dulce, igual y benévolo, de una fisonomía expresiva y animada, a donde vengan a refle- son transfigurados en discursos morales. Esta vestimenta «honesta» que el autor proyecta so-
jarse todas las graduaciones de sus cualidades morales …ellas pueden en todas las carreras ilumi- bre el modelo parisino termina convirtiendo al traje en fiel expresión del estamento moral ve-
nar el genio, excitar los talentos, producir las virtudes, inspirar la emulación y el amor a la nezolano y no en una simple copia del modelo metropolitano.
patria (1839: 44).
Si contrastamos esta relectura de la moda francesa con sus fuentes originales resulta evi-
Este fragmento funciona no solo como un claro modelo de las características que deben dente que el acento pudoroso está puesto por la mirada del traductor. Al revisar las revistas a
definir a la mujer (compartidas muchas de ellas con los modelos europeos) sino como el esla- las que estas primeras crónicas de moda hacen referencia La Sylphide (1839-1840), Le Follet
bón que une este modelo con el discurso de la patria, tan necesario en estas primeras décadas (1829-1882), Le moniteur de la mode (1851), Le journal des dames (1838-39), Le Bon
de vida independiente. Los valores de la moral y de la patria conforman una red significante Ton (1834-1884) encontramos significativas diferencias entre los textos originales y sus tra-
en la que la crónica de moda se inserta como una pieza que entrelaza el mundo de las apa- ducciones y reinterpretaciones.
riencias con estos ideales aparentemente más «enaltecedores» y menos banales.
Sin ánimo de entrar en un estudio exhaustivo de las revistas de moda francesa que incur-
De esta forma, el periódico o la revista terminan funcionando como una red que modifica sionaron en Venezuela en estas primeras décadas, me interesa contrastar el modelo original
la función del discurso sobre la apariencia, lo resemantiza y lo ubica en un lugar en donde con la versión que nos devuelve este traductor-intérprete. Tomo como ejemplo La Sylphide
congenie con los intereses nacionales y sus valores. Inserta las prácticas del lujo y de la moda (París, 1839-1873), revista que comenzó a publicarse el mismo año que La Guirnalda y de la
en un discurso que modela la conducta femenina, la contiene y la restringe, al mismo tiempo que El Entreacto dice tomar algunos de los fragmentos que coloca bajo la sección «Modas de
que modula, como ya vimos, las prácticas del exceso y del consumo. París». Lo primero que llama la atención de las crónicas de moda que aparecen en esta revista1

Ahora bien, este acoplamiento y estas variaciones no solo se producen como un efecto de
las redes semánticas en las que estas crónicas están inmersas; la variación termina permean- 1 Tomo de ella los años que están más cercanos a las publicaciones venezolanas estudiadas en este apartado.
38

39
es que el discurso moral prácticamente no aparece, o al menos no de la forma obvia en moda y su forma de relacionarse con la pequeña burguesía no aparece en las crónicas venezo-
la que lo hace en La Guirnalda. No hay disertaciones sobre la moda «decente» ni sobre lanas, mucho más preocupadas por establecer parámetros morales y principios de orden en
la importancia de que el vestido cubra ciertas partes del cuerpo. La crónica de moda tie- una sociedad que se percibe inestable.
ne otras preocupaciones más cercanas a la distinción social, al advenimiento de la pe-
queña burguesía y a un aspecto que no aparecerá en Venezuela hasta finales de siglo; la
moda como práctica estética.

Rien de bien précis à offrir à nos lecteurs dans ce mois de transition. De tous cotés les marchands in-
novent avec plus ou moins de bonheur, mais pour donner force de loi à ces innombrables nouveau-
tés, il faut qu’elles soient adoptées, consacrées par les femmes dont la position sociale, la fortune, le
gout, la réputation d’élégance et de beauté, peuvent les marquer du sceau de la mode.
[...]
Une femme qui a la prétention de donner la mode, ne se décide pas légèrement a lancer un coli-
fichet dont peut s’emparer trop tôt la petite bourgeoise; il faut d’abord qu’elle en ait exprimé
l’essence avant de le lui abandonner (25 de noviembre de 1839: 1).

(En todos los ámbitos los comerciantes innovan de manera más o menos feliz, pero para darle
fuerza de ley a estas innumerables innovaciones es necesario que éstas sean adoptadas por las
mujeres cuya posición social, fortuna, gusto, reputación de elegancia y de belleza, puedan darle
el sello de la moda.
[...]
Una mujer que pretende dictar la moda no se decide ligeramente a lanzar una baratija de la que
muy pronto pueda apoderarse la pequeña burguesía; es necesario, primero, que ella haya expre-
sado su esencia antes de abandonársela.)

La preocupación por las maneras en que funcionan el gusto y la moda en el mundo mo-
derno, los nuevos agentes que legitiman estas prácticas, las luchas por establecer los nuevos
árbitros de la distinción social, marcan el tono de estas crónicas. El texto reproduce de manera
clara la amenaza que representa el surgimiento de la pequeña burguesía para los mecanis-
mos de distinción implícitos en la moda. Para el cronista, la moda debe renovarse continua-
mente para seguir funcionando como una práctica que permite cierta separación de la
masificación y de la medianía burguesa2. Esta discusión sobre la manera como funciona la
 
2 Una visión muy cercana a la que propondría Simmel unos años después en su artículo «La moda» (1895) en donde De igual manera, las mujeres figuran aquí no como sujetos sometidos unívocamente a un
desarrolla cómo, una vez que las clases medias acceden a los patrones de las clases altas, estas los abandonan y adoptan discurso moral y patriótico, sino como agentes activos que determinan el destino de la moda,
unos nuevos para poder mantener activos los principios de distinción. que imponen criterios estéticos y que están conscientes de su poder. Ellas autorizan y desauto-
40

41
rizan piezas, tendencias, formas, colores, porque son ellas –y su conocimiento en última ins- resemantice, en estas revistas francesas su banalidad es parte de su propia constitución. La fri-
tancia– las que convierten la vestimenta en una práctica en la que ellas son los agentes volidad no es el espacio temido que hay que depurar sino precisamente aquel que hay que sal-
legitimadores. vaguardar. Un ejemplo muy claro de esta postura la encontramos en Le Messager des dames
(1832-1833) una revista que asume la ligereza de la moda como su razón de ser:
La moda es, en este contexto, una práctica estética que se produce en el taller de los sastres
y las modistas: Encore un journal consacré à la Mode, va-t’on dire? Et pourquoi pas, puisque la Mode n’a plus
Citons maintenant, parmi les couturières de la haute élégance, Madame Debaizieux, qui se dis- de véritables représentants en France; puisque ses organes habituelles ou se taisent, ou chan-
tingue par des découvertes ingénieuses et de poétiques innovations. Ses robes ont une tournure, gent de langage. Là voués à la politique, ils prennent la voix des partis; ici, ils aspirent aux suc-
une grâce, une nonchalance aisée et de bon ton qui n’appartiennent, en quelque sorte, qu’à elle cès de la littérature; partout, enfin, ils oublient que la Mode est femme, qu’elle est légère,
et qui les font admirer comme l’œuvre d’une femme de gout, qui a trouvé le dernier mot de son capricieuse, curieuse surtout; qu’elle s’occupe des bagatelles, des futilités : qu’il lui faut sans
art (La Sylphide, 1839: 38). cesse du calme, du plaisir, de la folie; qu’elle ne se plait qu’au milieu des bals et des fêtes, qu’elle
(Citemos ahora, entre las costureras de la alta elegancia, a Madame Debaizieux, que se distin- s’enivre des fleurs et des parfums, qu’elle aime à s’endormir au bruit des chants harmonieux,
gue por ingeniosos descubrimientos e innovaciones poéticas. Sus vestidos tienen un giro, una au doux sons des instruments (17 de noviembre de 1832. Año 1: 3).
gracia, una soltura fácil y de buen tono que no le pertenece, en cierta forma, más que a ella (¿Otro periódico consagrado a la moda, se dirá? Y por qué no, ya que la moda no tiene verdade-
y que hace que se los admire como la obra de una mujer de gusto que ha encontrado la última ros representantes en Francia; ya que sus órganos habituales o se callan o cambian de lenguaje.
palabra de su arte.) Allá, dedicados a la política, asumen la voz de los partidos; aquí, aspiran al éxito de la literatura;
en todos lados, en fin, olvidan que la Moda es mujer, que ella es ligera, caprichosa, curiosa sobre
Madame Debaizieux figura aquí como una artista cuyas creaciones son «ingeniosas» y todo; que se ocupa de las bagatelas, de las futilidades: que necesita constantemente de la calma,
«poéticas»; sus atuendos se convierten en «obras» dignas de «admiración». La mujer como del placer, de la locura; que no se solaza sino en medio de los bailes y las fiestas; que se embria-
creadora contrasta de manera visible con la visión de la mujer como una mera receptora del ga con flores y con perfumes; que le gusta dormirse al son de cantos armoniosos, al dulce sonido
texto de moda, que es la visión que circula en América Latina. Si bien en el espacio europeo la de los instrumentos.)
mujer se legitima en una esfera estética que podemos considerar menor, en Venezuela estas
formas de legitimación se encuentran cerradas: la moda se obedece, se acata; ella no es un es- La crónica de moda, según este fragmento, debe permanecer en este registro fútil, asociar-
pacio de expresión ni de exploración artística3. la a otras prácticas –incluso las de la política– es traicionar su propia condición, convertirla
en otra cosa. Se trata de una reivindicación de lo banal dentro del espacio discursivo; una ba-
Estas crónicas asumen, además, su carácter ligero y banal sin mayores miramientos. Si nalidad sin ambages, sin máscaras, que se jacta de sí misma. Una práctica que tiene además
en el contexto latinoamericano ellas necesitan de un discurso que las justifique, que las su propio lenguaje y sus propias condiciones de existencia. Esta apertura hacia la banalidad,
como ya hemos visto, resulta complicada en el contexto venezolano y latinoamericano en
3 La concepción de la moda como expresión artística y no como predicamento moral es la que permite que autores donde el discurso de lo banal ronda muy de cerca el exceso, lo superfluo, la transgresión. En el
como Baudelaire, Gautier, Mallarmé, etc. se apropien de ella. Decía Baudelaire en «Elogio del maquillaje» que: «La moda campo letrado venezolano –y me atrevo a decir que en el latinoamericano en general– las
debe ser, por lo tanto, considerada como un síntoma del gusto por el ideal que sobrenada en el cerebro humano por enci- «bagatelas» solo se justifican en la medida en que son signos de otra cosa, de la civilización y
ma de todo lo grosero, terreno e inmundo que la vida natural acumula en él, como una deformación sublime de la natu- el progreso, por ejemplo:
raleza o, más bien, como un sucesivo y permanente intento de reformarla. Asimismo, se ha señalado con sensatez (sin El solo hecho de haber modas en un país es ya indicio de su civilidad; y podría hacerse un cálcu-
mostrar la razón de ello) que todas las modas son encantadoras, es decir, relativamente encantadoras, por constituir cada lo exactísimo del grado de cultura no solo de cada nación, sino de cada provincia, y hasta de
una de ellas un esfuerzo nuevo, más o menos feliz, hacia lo bello, una aproximación cualquiera hacia un ideal cuyo deseo cada pueblo, por su versatilidad en el vestir y su perfección en el cortar. El progreso del siglo se
titila permanentemente en el espíritu humano insatisfecho» (Le Figaro, 1863) (2000: 1407). comunica a todas las cosas, y el hombre estacionario en el vestir casi se puede asegurar que lo es
43
42

también en el entendimiento: sirvan si no de ejemplo los turcos que no han variado de traje des-
de el tiempo de Mahoma (La Guirnalda, 1839: 2).

La moda cómo un signo de algo más utiliza, acá, lo banal solo como instrumento, como
un portacargas de una serie de valores asociados, de ese desbanalizar lo banal del que había-
mos hablado en el capítulo anterior, mientras que en la crónica francesa la frivolidad funcio-
na –o al menos así se proclama– como un fin en sí mismo, un fin cercano al placer de la
futilidad e incluso de la no significación. De allí entonces la necesidad de la traducción y de la
resignificación de unas crónicas y, a fin de cuentas, de un campo letrado que ha convertido a
la moda y sus «bagatelas» en prácticas autorizadas.

Esa moda parisina «decente» de la que nos hablaba La Guirnalda no se encuentra en los
originales franceses; surge, precisamente, del proceso de traducción. La decencia y la moral, si
bien no están totalmente ausentes en los originales, ocupan un lugar muy margninal. Para
empezar, «decencia» (décence) no es una palabra que veamos circular en los originales; ve-
mos, sí, nociones como el bon ton4 que terminarán imbricándose en ciertas formas de con-
tención refinada y burguesa, pero no la lección abiertamente moral y pudorosa que vimos en
La Guirnalda. El bon ton permite cierta mesura y cierto recato ligado a la distinción social,
pero no hace del traje un instrumento del decoro.

Esta misma necesidad de controlar la significación del original hace que sea muy difícil
rastrear las fuentes de las cuales se extrae la información; los editores no están preocupados
por especificarlas porque el proceso de autoría no está del todo claro. En El Entreacto, por
ejemplo, se hace referencia a que las noticias sobre moda serán extraídas de revistas como La  
Sílfide, La Mode y Le Bon Ton, pero nunca se aclara específicamente de dónde proviene cada Cuando la última moda de París se transforma en la última moda de la «decencia» es por-
texto. Esta falta de precisión si bien obedece, como ya vimos, a un momento específico del que la «decencia» parece un valor básico para construir ciudadanía5. La moda como práctica
campo literario donde la autoría es un término aún vago e impreciso, también responde a estética es transmutada en un discurso pedagógico en donde el pudor funciona como valor le-
una cierta libertad para crear esta suerte de media voz donde se funden las directrices de la gitimador y en donde la capacidad creadora es pasada por alto. De igual modo, su carga banal
moda francesa con vertientes moralizantes que parecen encajar mejor en el proyecto republi- debe ser matizada; la moda de París va más allá de lo deseado: al convertir a las mujeres en
cano venezolano. «artistas» del traje les otorga no solo cierta libertad creadora sino cierta libertad de escogencia
en un terreno tan peligroso como el cuerpo6. El cuerpo y la libertad parecen estar muy cercanos
a las formas de la indecencia y de la inmoralidad, especialmente en el caso de la mujer.
4 Sin duda, cuando se habla del bon ton se está apelando en última instancia a una moral burguesa que requiere de la
moderación, el recato, la compostura. Sin embargo, se trata de formas más sutiles, menos obvias, que apelan más a un 5 Para un estudio concienzudo y sistemático del papel de la moral y la virtud en el inicio de la Venezuela republicana ver
sentido del refinamiento y del conocimiento que está ligado a la distinción social que a la censura de cualquier forma de el artículo de Luis Castro «Sed buenos ciudadanos». Obras completas. Tomo II. Lenguajes republicanos. 2009.
amoralidad en la vestimenta. 6 Este tema lo desarrollaré ampliamente en el capítulo siguiente.
44

45
Al contrario de lo que defiende el redactor de La Guirnalda, la asociación entre traje e in- como Correo de las Damas, El Correo de la Moda, La Moda o La Moda Elegante introdu-
decencia y entre moda francesa y prostitución fluye subrepticiamente a lo largo del siglo XIX, cían la moda francesa dentro de un contexto español cuya impronta católica y nacionalista
no solo en América Latina sino también en ámbitos como el anglosajón en donde ella funcio- obligaba a cierta mesura.
na como amenaza. Aileen Ribero en Dress and Morality estudia esta percepción:
Anything French in the way of dress or pleasure was greeted with a kind of horrified relish. Mas- Si bien el modelo español era problemático para América Latina, ya que se trataba de un
culine visitors to Paris during the short-lived Peace of Amiens (1802) made great play with the patrón que era necesario dejar atrás en el pasado colonial, su versión de la moda francesa pa-
scantiness of female attire there, and the notions of gay Paree with its vices and opportunities for recía más adecuada –al menos en la primera mitad del siglo XIX– a los intereses nacionales.
indulgence of all kinds, became part of the mythology of the city for Englishmen. No matter that Estas revistas españolas se publicitaban con frecuencia en la prensa venezolana prometiendo,
many such accounts and guide-books relied on the well-Known publications of Mercier for their paradójicamente, lo último de la moda francesa y de los figurines de París.
stories of semi-naked women; this was the story that the public expected to hear (2003:121)7.
(Todo lo francés en lo referente al vestir y al placer era recibido con una especie de horrorizado
deleite. Los visitantes masculinos de París durante el breve período de Paz de Amiens (1802) hi-
cieron mucho alboroto con la escasez del atuendo femenino allí, y la noción del París alegre,
con sus vicios y sus oportunidades para la complacencia de todo tipo se convirtió para los ingle-
ses en parte de la mitología de la ciudad. No importa si todas estas descripciones y guías se basa-
ban en las bien conocidas publicaciones de Mercier para sus historias de mujeres semidesnudas;
esta era la historia que el público esperaba escuchar.)

Para sortear este imaginario peligrosamente erotizado de la vestimenta francesa, los escri-
tores no solo recurrieron a los procesos de reelaboración sino también a una fuente que no de-
jaba de ser problemática: la prensa española. Las crónicas francesas no siempre llegaban de
manera directa al país, muchas veces ellas eran extraídas de revistas españolas, es decir, se
transformaban en una mediación en segundo grado. Las revistas venezolanas copiaban ex-
tractos de crónicas francesas traducidas –recreadas– por revistas españolas. Publicaciones

7 En Venezuela, ambos modelos (el anglosajón y el francés) parecen funcionar como patrones contrapuestos. Mirla Alci-
bíades, en La heroica aventura de construir una república, compara el modelo de educación anglosajón y el francés y
muestra cómo este último terminó teniendo más acogida en Venezuela: «En fría demostración de su capacidad de discer- El Correo de las Damas, por ejemplo, intercalaba fragmentos traducidos del Petit Cou-
nimiento, los venezolanos y venezolanas de la élite supieron darle mayor valor a los esquemas conductuales de las france- rrier y del Journal des Dames et des Modes con fragmentos de un origen impreciso en donde
sas, porque puestos (as) a elegir entre la moderación que recomendaba la “autora americana” y el lucimiento que el autor marcaba cierta distancia de los originales. También intercalaba figurines franceses
engalanaba las gracias de las francesas, optaron por lo segundo [...] porque nuestras damas prefirieron adquirir sus vesti- con figurines españoles. Esta combinación generaba un texto híbrido donde predominaba un
mentas en tiendas que las importaban directamente de Francia (2004: 178)». La tensión entre modelos más recatados tono general más contenido. Se trataba de una composición que se repetía en numerosas re-
como el anglosajón y modelos más ostentosos como el francés termina permeando las crónicas de moda: y si bien es muy vistas. En La Moda Elegante vemos como el autor se separa y marca distancia del modelo
obvio que este último se impone, la traducción permite controlar sus decibeles. El modelo anglosajón, en el fondo, era francés:
más peligroso porque pregonaba, desde su puritanismo, una cierta igualdad y libertad de la mujer que parecía más ries- Un traje de boda tiene en Francia cierto carácter especial, no muy generalizado aun en España.
goso que las extravagancias francesas. Es un traje ad hoc, del cual no puede volverse a hacer uso, al menos en su totalidad, porque se
46

47
refiere a un acto que ni allá ni acá es para todos los días. Convengamos en que esto ayuda a la La idea de un traje nacional que uniformara a las mujeres parecía poder eliminar dos im-
solemnidad del matrimonio; solemnidad que nunca es bastante por mucha que sea. Así es que portantes peligros: uno, el lujo y sus excesos –lujo que parecía producir la ruina de innumera-
el traje, el prendido, los adornos, el equipo entero en una palabra, tienen mucho de alegórico. El bles familias–, y dos, la incursión de los modelos extranjeros dentro del proyecto nacional. Al
color blanco, no solo es de rigor, sino de absoluta forma, porque indica la pureza que debe haber suprimir la posibilidad de que la mujer pudiera introducir algún tipo de variante en el traje
en el corazón de la que va a jurar a un hombre el conservarse pura para él (La Moda Elegante, parecía posible crear una suerte de modelo único que encarnara lo español y que, al mismo
Año 1, nº 1: 4) tiempo, pusiera bajo control el apetito aparentemente voraz de las mujeres por el consumo y
por la extravagancia ofensiva que desfilaban por las calles de París.
Lo significativo de este fragmento no es solo el retorno del discurso moral y pudoroso vol-
cado sobre la vestimenta sino la distancia que se establece con el modelo galo. En el proceso Esta propuesta de un vestido nacional diseñado para las mujeres españolas se combinaba con
de reproducción, el redactor marca un lugar de enunciación distinto; lo que se usa en Fran- fenómenos como el majismo que también apostaban por la unicidad de lo español. Frente al pro-
cia no tiene por qué ser exacto a lo que se usa en España. La marca de la diferencia de alguna totipo parisino, el majismo funcionó como una variante que intentaba rescatar las formas loca-
manera desautoriza la autoridad del canon francés y legitima las variantes, le quita peso al les; y si bien se trataba de un fenómeno que ya estaba presente en el siglo XVIII, su persistencia
modelo único. durante el siglo XIX nos habla de la resistencia al modelo foráneo que, por obvias razones, se con-
sideraba invasivo. Como comenta Días Marcos en su interesante libro La edad de seda, el peti-
Esta distinción, sutil en este caso, es mucho más clara en el El Correo de las Damas donde metre parisino y el majo español encarnan dos modelos opuestos no solo de lo nacional sino
se establecen dos columnas de moda, la de las «modas extranjeras» y la de las «modas nacio- incluso de valores asociados a este proyecto como son la propia virilidad o los valores de clase:
nales». La noción de extranjería establece un distanciamiento muy importante. Si bien no se Petimetres y majos encarnan ideales opuestos representados a través de estéticas y actitudes exagera-
renuncia al modelo francés, se le coloca en un lugar extramuros. La moda nacional, por su das, el vestido y los modales son fundamentales en esa «actuación» del papel que quieren representar:
parte, se asocia con una cierta identidad que tiene sus peculiaridades, sus formas únicas de el refinamiento europeo y aristocratizante o la virilidad castiza y plebeya (Días Marcos, 2006: 87).
dialogar con los valores que se proyectan sobre el traje. Ya en 1788 en el Discurso sobre el luxo
de las señoras y proyecto de un trage nacional –texto reproducido en Madrid por la Im- Si bien en Venezuela la idea de un traje nacional como lugar identitario no surge sino hasta
prenta Real y que supuestamente había sido escrito por una mujer anónima– se planteaba la la llegada del siglo XX, la idea del deslinde de la moda nacional y la moda extranjera funciona
idea de crear un traje único para las mujeres a través del cual se pudiera asegurar una identi- también como preocupación durante el siglo XIX. En El Entreacto, por ejemplo, se establecen
dad española alejada del lujo y de los excesos extranjerizantes: dos columnas de moda: una llamada «Modas de París» y otra, «Modas de Caracas». Esta sepa-
La idea de un trage mujeril nacional es tan nueva, tan agraciada y tan seductora, que no pu- ración implica un cierto deslinde: no puede –ni debe– equipararse lo que se lleva en las calles
diéndose dudar de la aceptación con que será recibida de todas nosotras, tampoco dexa el menor de París con lo que se lleva en las calles venezolanas. La primera columna traduce extractos de
recelo de su importancia hácia el Estado; porque no teniendo acción las Señoras para variar los las revistas francesas mientras que la segunda describe lo que efectivamente llevan las caraque-
trages que se prefinan, se conseguirá que no haya competencias sobre traer galas de nueva in- ñas, especialmente cuando asisten al teatro. Estas dos columnas llevan a cabo una operación
vención, que son los principios del desordenado luxo que arruina las familias, haciendo entrar compleja: por un lado nos muestran prácticas y representaciones disímiles y por el otro intentan
en el empeño de no ser ménos que las de su clase [...] Las familias con quienes no ha sido liberal establecer una suerte de paridad entre la metrópoli y la periferia8. Las modas de Caracas son
la fortuna, tendrán la satisfacción de no estar desairadas por el ropaje en las concurrencias pú-
blicas, como ahora suele suceder con inconsolable sentimiento de su emulación o de su envidia; 8 Esta misma separación la establecen otros países latinoamericanos. En Argentina, por ejemplo, uno de los países que más se
y las que han sido favorecidas de la naturaleza con dotes personales, encontrarán en este trage ha vinculado con la mimesis europea, vemos cómo en el periódico La Moda , dirigido por J.B. Alberdi, también se establecen
mil modos de aumentar sus gracias, sin exponerlas a la ridícula extrañeza con que las hace mu- dos columnas «Modas Francesas» y «Modas porteñas». A propósito de esta separación comenta Alberdi: «Nuestras modas
chas veces aparecer feas una moda extravagante que ofenda la vista y expone a mofa el objeto como se sabe no son, por lo común sino una modificación de las europeas, pero una modificación artística ejecutada por
(2005: 33, 34). hombres inteligentes según el testimonio de los cuales vamos a presentar aquí, las más generales y nuevas entre las elegantes».
48

49
tan legítimas, tan cosmopolitas, tan modernas, como las modas de París, sus variaciones no El cronista corrige las imperfecciones (las posturas del cuerpo); reafirma las conductas
se establecen como reflejos de subalternidad, sino como variaciones legítimas. Lo «propio» no «positivas» (sencillez, mesura, gracia); establece la escala de valores y modifica –cuando es
funciona aquí como muestra de atraso sino como señal de identidad. Si bien este tema lo tra- necesario– las extravagancias del modelo metropolitano. La periferia establece sus variantes y
taré más ampliamente en el último capítulo de este trabajo, es importante señalar que en la particularidades. Estas variantes no son una minusvalía ni una defectuosa desviación de la
búsqueda de la cohesión nacional de la primera mitad del siglo la diferenciación en la vesti- norma, sino, como ya he mencionado, una prueba de identidad.
menta jugó un papel importante. El surgimiento de una «Moda de Caracas» es un rasgo mu-
cho más significativo de lo que parece en una primera mirada. El tan prolongado uso de la mantilla en España y América Latina, por ejemplo, sin duda
apunta en este sentido. Esta prenda tan castiza parece funcionar como un punto de resisten-
cia ante la invasión del modelo galo. En este sentido es muy claro el texto de Mesonero Ro-
manos «El sombrerito y la mantilla» en donde insiste en el carácter único que otorga esta
pieza a la mujer ibérica: «Una de las innovaciones más graves de estos últimos tiempos es sin
duda la sustitución del sombrerillo extranjero en vez de la mantilla, que en todos tiempos
ha dado celebridad a nuestras damas. En varias ocasiones se ha procurado introducir esta
costumbre; pero el crédito de nuestras mantillas ha ofrecido siempre una insuperable barre-
ra» (1835). Esta misma resistencia se percibe en algunos letrados latinoamericanos que ha-
cen de la mantilla una suerte de pieza nacional (a pesar de la obvia contradicción que
supone atar la identidad a un símbolo del antiguo imperio). Tomo aquí como ejemplo la de-
fensa de la mantilla que hace el mexicano Marcos Arróniz:
El trage más romántico es sin duda el de la saya y la mantilla; es también el más adecuado a las
damas, porque con su velo transparente y bordado simboliza su modestia y su recato, y cuando
echado con soltura hacia atrás en ondulantes y graciosos pliegues se ve aparecer la blancura de
la frente y el brillo de los ojos, como una ilusión de esperanza y de amor... En nuestro país se iba
perdiendo esta costumbre española, que trae su origen de esas razas que levantaron el aéreo Al-
cázar de la Alambra, ligero y calado como las blondas; pero aquí en nuestro país solo se usaba
Las «Modas de Caracas» intentan resaltar el grado de modernización al que ha llegado para las visitas de cumplimiento; en las grandes festividades religiosas, y el jueves y viernes san-
la nación –por cierto, muy particular– pero también educan y modulan las vertientes de tos para asistir a aquellas augustas ceremonias. Pero ahora comienza a llevarse con más fre-
esta. Ellas abren un espacio pedagógico en donde el escritor interviene más directamente en cuencia, y sirve para realzar sin duda alguna los encantos naturales de nuestras elegantes
el texto y corrige y adapta lo que ya a su vez ha sido sutilmente modulado en la «Moda de paisanas» (Arróniz, Manual del viajero en México en Galí Boadella, 2002: 246).
París»:
Se nota una sencillez, un esmero, en las toilettes de las damas bien dignos de elogio: el domingo En Venezuela el uso de la mantilla se extendió hasta finales del siglo XIX; un amplio regis-
en la noche deslumbraban los palcos, sin exageración alguna. Donde quiera que vagaba la vis- tro fotográfico y pictórico nos dan cuenta de ello. Sin embargo, significativamente, no fue una
ta, encontraba rostros sonrientes, prendidos elegantes, posiciones graciosas. A propósito de posi- pieza que generara mayores discusiones, simplemente pareciera que ella estaba naturalizada
ciones: es necesario que se adopte como regla general e invariable, que de la posición muchas de tal manera que no ameritaba mayores polémicas.
veces depende el éxito de un vestido, porque este puede ser magnífico, sin que nadie lo note, si no
sabe llevarlo su dueño (1843: 14). Estos complejos movimientos de resistencia y de identidad, ya sea a través del uso de ciertas
piezas ancladas en la tradición, ya sea a través de una variante nacional entendida como
50

51
que la contenga y que le reste nociones como el capricho, la arbitrariedad, el deseo, la irracio-
nalidad, la emoción, nociones que como ya vimos están muy cercanas a la moda y a la mujer.
La moda como un discurso racional es una moda masculinizada en tanto se somete a los pa-
radigmas del pensamiento y la razón, paradigmas que deben guiar las acciones de una socie-
dad igualmente mesurada y razonable.

De igual modo, en La opinión Nacional encontramos un duro artículo contra la moda


francesa en donde se la concibe como una suerte de disfrazada invasión política. El modelo
nacional, rural, modesto y simple, ha sido sustituido por uno afrancesado que conduce a la
ruina moral y económica de la sociedad venezolana.

Napoleón I, aquel genio que llevó de triunfo en triunfo las águilas francesas desde las riberas del
Sena, hasta las márgenes del inolvidable Nilo. Napoleón I, repetimos, no tuvo a pesar de su claro
talento, la habilidad de su sobrino.
El hijo de la Córcega quería dominar por la fuerza material a los hombres, pero el esposo de Euge-
nia, más astuto que su tío, comprendió que podía ejercerse sobre aquellos una opresión más cruel
que la material, y por consiguiente, no economizó medio alguno para poner en juego su propósito
(Izquierda) Imagen perteneciente a la Fundación J. Boulton. Nótese junto al uso de la mantilla otros signos religiosos y
  de hacer dominar por la Francia casi todas las naciones de la tierra, y para conseguir su objeto,
conservadores como la cruz y el rosario.   bastole solo una tontería, la creación de un periódico que todos conocemos como Le Courrier de
(Derecha) Imagen perteneciente a la Fundación John Boulton. Es interesante ver como en esta fotografía se combina la la Mode o más claro, y en términos más castizos «El tirano de los bolsillos y el trastornador de las
tradicional mantilla española con un traje a la última moda de París y cómo a diferencia de la imagen anterior la mis- costumbres» (La Opinión Nacional, «La moda francesa», 1877, Año X, mes X).
ma pose y la actitud de la mujer apuntan hacia una visión más moderna y cosmopolita.
El artículo, firmado por A.L. Lizarraga, ve detrás de las revistas de moda francesa una
desviación del patrón metropolitano, tienen en la segunda mitad del siglo gestos más radicales suerte de velada invasión que pretende imponer un modelo cultural sobre otro. A lo largo del
y elocuentes. En 1867, los redactores de La Biblioteca del Hogar se desligaron del modelo fran- artículo el autor intenta mostrar cómo el modelo francés ha terminado trastocando las cos-
cés al que despreciaban por extravagante e irracional y establecieron sus propios parámetros tumbres nacionales, especialmente las de Caracas, y ha permitido que las familias caigan en
aparentemente más acordes con los valores de ciudadanía que se estaban tratando de diseñar: la ruina por el puro deseo de aparentar lo que no se es. A través del ejemplo de una familia ho-
En esta época en que la excentricidad impera como reina absoluta, se ven en París una multitud de nesta y trabajadora que se muda del campo a la ciudad y que descubre allí el mundo de la
trajes extravagantes; no intentaremos describirlos, porque el deber que nos hemos impuesto al escribir moda y de las costumbres afrancesadas, el autor intenta desalentar este tipo de desplazamien-
esta revista, es dar cuenta a nuestras amables lectoras de los cambios que sufre la moda, pero no rese- tos que para él solo conducen a la ruina, la muerte y la prostitución. De nuevo, el deseo desbo-
ñar esos trajes ostentosos y extravagantes de que se valen para llamar la atención algunas mujeres de cado –y erotizado– que parece producir la moda francesa surge como amenaza del orden y de
París […]. Siguiendo, pues, con nuestro propósito de ocuparnos solamente de las modas razonables y de la moral, e igualmente como amenaza de la identidad nacional.
buena sociedad, comenzaremos nuestra revista (La Biblioteca del Hogar. Caracas, 1867: 32).
Desde los sutiles procesos de traducción hasta los deslindes más tajantes, el deseo de mesu-
La revista intenta desligarse de la «extravagancia» a través del uso de la razón, de eso que rar la moda y de contenerla es un intento por despojar el vestido de esas cargas con las que
llama la moda «razonable». Hay un intento por insertar la moda en un paradigma ilustrado aparentemente estas inestables y nacientes repúblicas no pueden lidiar: la erotización de la
53
52

vestimenta, el capricho, la ostentación, la excentricidad, la libertad de escogencia de la mujer, tienen maneras muy distintas de engranarse en los proyectos nacionales. Y si bien la moda en
el individualismo, el materialismo creciente, el consumo desmedido, la banalidad y otros ras- el siglo XIX tiende a un modelo de unificación y homogenización, los discursos que se produ-
gos de la modernización que no resultan tan fáciles de manejar en un país que parece aún cen en torno a ella difieren en su manera de concebirla y valorarla. Como ya he mencionado
muy desestructurado. antes, un mismo traje de verano se refuncionaliza en la medida en que hay un discurso que lo
acota y que le atribuye un sentido. Esta reconstrucción discursiva del traje parte de una premi-
El reinado del modelo francés parece indiscutible, pero esto no implica que no se establez- sa básica: controlando los signos de la vestimenta es posible controlar el cuerpo y sus peligros,
can ciertas distancias cuando se considere necesario y que la periferia no encuentre sus pro- las nuevas sociabilidades y sus riesgos, la modernidad y sus abismos. La traducción es una
pias formas de integrar ese modelo y de hacerlo suyo9. En esta primera mitad del siglo las manera de darle forma a un proyecto nacional que tiene vías oblicuas de dialogar con los pro-
necesidades de la república parecen apuntar hacia el orden, la cohesión, la moral, la conten- cesos revolucionarios y con los procesos de modernización y de globalización.
ción, la decencia, y el proceso de traducción no está más que reafirmando estas premisas y ha-
ciendo que el modelo metropolitano encaje en estas necesidades. Esto no quiere decir que, en En el fondo, la importancia que cobra la moda en el siglo XIX tiene mucho que ver con esas
última instancia, el modelo francés no esté apuntalando valores semejantes (a fin de cuentas posibilidades de moldear el cuerpo y el espíritu de los hipotéticos ciudadanos de la república;
estamos hablando de un modelo burgués más o menos extendido), sino que los acentos están de allí que no se pueda concebir el discurso de la moda como un territorio inocuo o anecdóti-
puestos en ciertos aspectos y no en otros (en la decencia y la cohesión y no en la libertad y el in- co: detrás de él se mueven importantes procesos de control y regulación que apelan a las ambi-
dividualismo, por ejemplo), y que algunos rasgos de ese mundo burgués pueden ser concebi- güedades de la traducción para incorporar variantes nacionales. Veamos con un poco más de
dos como riesgosos en el contexto de las nuevas repúblicas. detenimiento cómo se produce ese proceso de regulación del cuerpo y del espíritu.

Pensemos además que el liberalismo conservador que predomina en estos primeros años
en Venezuela siente cierto resquemor hacia los excesos cometidos por la Revolución francesa y
hacia modelos como el haitiano, en donde las cosas parecían haber ido demasiado lejos. La
insistencia en la vestimenta mesurada y traducida es también un claro signo político que
apuesta por reformas igualmente contenidas y reinterpretadas.

La traducción del modelo francés es en el fondo la traducción de los valores de la moderni-


dad y de sus signos políticos. Desde el discurso de la identidad se construye una visión de la
modernidad «particular»10 (no desigual, ni insuficiente) que entrelaza valores culturales de la
tradición con prácticas modernas. Los signos de la moda, tan semejantes en algunos aspectos,

9 Esta misma necesidad de traducción podemos observarla en algunos manuales de conducta. Si bien los manuales
franceses siguen siendo el patrón de sociabilidad a imitar, algunas modificaciones son necesarias. En el libro De las
obligaciones del hombre (Caracas, 1840), el autor nos dice que: «La suma falta que hace en nuestras escuelas de pri-
meras letras de un buen libro de lectura, me ha movido a traducir esta obrita que para el mismo fin se utiliza con aplau-
so en Francia; pero como las circunstancias de la nación y de los tiempos no son las mismas, he añadido y omitido
muchos capítulos, y variado infinito el original para acomodarme a ellas. No sé si lo habré conseguido; pero no ha sido
otro mi anhelo» (Quintero, 1840: 1).
10 Tomo esta noción de la investigadora Josefina Berrizbeitia (2006).
55
4. El dominio del cuerpo y el proyecto nacional
El cuerpo está también directamente inmerso en un campo político;
las relaciones de poder operan sobre él una presa inmediata; lo cercan,
lo marcan, lo doman, lo someten a suplicio, lo fuerzan a unos trabajos,
lo obligan a unas ceremonias, exigen de él unos signos.
(Foucault, 1989: 153).

La moda pensada como sistema disciplinario tiene en realidad mecanismos un tanto obli-
cuos. Si en una primera mirada pareciera que los discursos sobre la moda están intentando
constreñir el cuerpo y reformarlo, en realidad sus objetivos van más allá de la carne: se trata de
moldear el cuerpo para modelar el carácter. Tal como se ha venido perfilando en este trabajo,
para estos cronistas, el cuerpo no es un fin en sí mismo, es más bien un medio. Y es que en el
siglo XIX el cuerpo humano fue concebido no como pura materia sino como una extensión y
un reflejo del espíritu. A diferencia de la concepción del siglo XVIII del cuerpo como un mani-
quí al que podían colocársele varias máscaras, un cuerpo engañoso, el cuerpo decimonónico
no está separado del ser interior: es, por el contrario, su extensión. Antoine de Baecque en su
libro Corps de l’histoire marca claramente esta legibilidad del cuerpo y la llama «le grand
spectacle de la transparence» (el gran espectáculo de la transparencia). La puesta en escena
del cuerpo moderno parte de la noción de que este puede ser leído y descifrado como si se tra-
tara de un texto, no solo a través de prácticas ligadas a la ciencia, tales como la frenología,
sino también a través de la simple observación; una pose, el color de la piel, una mirada, todo
podía ser descifrado e interpretado. Como señala Silvya Molloy en su conocido estudio sobre la
pose, en el siglo XIX «los cuerpos se leen (y se presentan para ser leídos) como declaraciones
culturales» (1994: 129).

Paradójicamente, esta simbiosis entre cuerpo y espíritu respondía a dos discursos aparen-
temente opuestos, el del Romanticismo y el de la ciencia. Bajo la mirada del primero, el cuer-
po y el espíritu conformaban una unidad, la unidad del interior con el exterior, así como la
unidad del ser. Para el segundo, en variantes tales como la fisiología y la frenología, era posi-
ble leer el carácter del sujeto a través del cuerpo y sus añadidos. Ambos discursos apelaban,
en última instancia, a la capacidad expresiva del cuerpo y a la posibilidad del desciframiento
de sus códigos.

En la Venezuela del siglo XIX circularon ambas visiones e incluso se imbricaron la una en
la otra. Tomo, por ejemplo, el caso de las «fisiologías». Estas aparecieron con relativa regulari-
dad en la prensa de la época e intentaban definir inequívocamente los significantes que resi-
56

57
dían en el mundo de las apariencias. Había «fisiologías» del baile, de los diletantes, del vuelven, en principio, las manifestaciones de la moda un espacio mucho menos revelador que
literato, del corista, de las corbatas, del sombrero, etc. Estas fisiologías se encontraban en nu- el cuerpo que (en)cubren.
merosas ocasiones más cercanas a la literatura romántica que a la ciencia u ocupaban, en
todo caso, una suerte de terreno intermedio entre ambas. Un caso muy similar pasa con las Esta desconfianza en la «verdad» que presenta el traje hace que el vestuario deba estar so-
frenologías y su inserción en un discurso lírico que poco tiene que ver con la objetividad cien- metido a una continua vigilancia y control. Pareciera que solo a través de ellos se puede seguir
tífica. Podemos ver un buen ejemplo de esta imbricación en esta «frenología romantizada» manteniendo el tan necesario «espectáculo de la transparencia».
que aparece en La Guirnalda:
Seguí mi inspección craneológica, porque veía abierto ante mis ojos un libro que contenía revelacio- Esta necesidad de afianzar la legibilidad del traje podemos verla claramente en la insisten-
nes terribles: cada cráneo era una página, y cada página ofrecía una lección: tomé uno pequeño y cia con la que muestran las crónicas de moda la relación que existe entre la vestimenta y la
leve, sobre el cual doblaba su pétalo una rosa marchita, y en cuyo cáliz yacía una mariposa en estado personalidad: la moda no era un asunto de códigos que había que aprender, o no era solo eso,
de desecación: el órgano menos desarrollado era el de la constancia: ¡Oh sexo encantador! dije profun- sino que era el reflejo del carácter del sujeto que la portaba:
damente conmovido: la inconstancia es tu divisa («El frenologista romántico», 1839: 63). Siendo todo homogéneo en el hombre, correspondiendo todo en él a una causa interna, la elegancia,
que es la traducción exterior del individuo, está sometida también a esta ley, y su causa interna es el
La comparación del cráneo con la página de un libro convierte la osamenta en materia le- carácter. El talento no ejerce una acción real sobre la elegancia, porque cada ser se reasume en el ca-
gible. El texto, en este caso, combina el discurso científico con un uso metafórico de la natura- rácter, y el talento no es más que una parte integrante de él (El Entreacto, 1843: 22).
leza y el lenguaje. El cráneo de mujer, «pequeño», «leve», viene acompañado de un pétalo y
una mariposa disecada; elementos que apuntan hacia la levedad, lo volátil, lo pasajero. Pero El talento, concebido como destreza y habilidad en el manejo de los códigos de la elegan-
más allá de la visión de lo femenino que ofrece este fragmento y que hemos visto repetirse a lo cia, formaba parte constitutiva del carácter, esto es, era una parte esencial del individuo. De
largo de este libro, lo importante es la combinación que se está produciendo entre, por un manera que la elegancia no podía fingirse ni tampoco adquirirse a través de la simple copia
lado, la visión científica del cuerpo como texto y, por el otro –el del arte y el romanticismo– la de unos modelos; ella era una exhalación del interior del hombre1. Tal vez no era necesario
visión del cuerpo como el lugar desde el cual puede develarse el carácter, el ser interior. nacer con las dotes de la elegancia y las buenas maneras pero había que asumirlas como una
cualidad interior que iba más allá de las apariencias.
Esta transparencia del cuerpo problematiza la función del traje: ¿puede ser leído el traje de
la manera incisiva como se intenta leer el cuerpo? En principio, si el cuerpo es trasparente y En este sentido, las fisiologías de las prendas de vestir también resultan muy interesantes
legible, el traje no debería velar ni entorpecer esa lectura sino, por el contario, facilitarla. La porque intentaban hacer del traje no solo el reflejo del carácter sino una parte constitutiva del
vestimenta debía ser una extensión del cuerpo, una prolongación igualmente significante que cuerpo humano. En la «Fisiología del sombrero», publicada en El Vigia de Occidente en
revelara el carácter y la personalidad del sujeto que la portaba. Desde esta perspectiva, resulta- 1859, vemos un intento por hacer una frenología del traje:
ba imprescindible entonces que el traje no mintiera, que no enmascarara para no romper este Hay signos exteriores que revelan claramente el carácter y las pasiones del hombre: en esto se funda la
pacto interpretativo. frenología que trata de conocer por la estructura del cráneo y por las actitudes del cuerpo humano, to-
das nuestras pasiones y facultades intelectuales. No es extraño, pues, que entre aquellos signos que
Ahora bien, este pacto entre cuerpo y vestido no siempre es cristalino, la sombra de la duda
y de la impostura parece no poder alejarse mucho de la vestimenta. La idea de que el traje –a 1 Este discurso puede parecer un poco contradictorio en una primera mirada con los intentos de instruir en la urbani-
diferencia del cuerpo– es capaz de mentir se venía arrastrando desde el siglo XVIII. En el mo- dad, sobre todo si pensamos que tanto las crónicas de moda como los manuales de comportamiento estaban tratando de
mento en que los signos de la distinción, del lujo, de la elegancia, de la nobleza, pueden ser difundir los códigos de la sociabilidad moderna para que un público cada vez mayor tuviera acceso a ellas. Sin embargo,
adoptados por las clases medias y la burguesía, el traje parece hacerse menos fiable como tex- hay que reparar en que implícitamente se propugna que la adopción de estos códigos tenía que venir de la mano de una
to. La pérdida del poder de la tradición y la caída de las jerarquías aristocráticas del pasado transformación interna.
58

59
caracterizan al hombre, pongamos en primer lugar el sombrero, tanto porque ocupa la parte más (El reconocimiento de que el traje de la gente era –o debía ser– un indicador de quiénes eran y
elevada de nuestro cuerpo, cuanto porque está destinado a cubrir el cerebro, centro de nuestros qué representaban ofreció un equivalente plausible para el vocabulario en desarrollo de la políti-
pensamientos… ca revolucionaria. Asuntos de vanidad de la vestimenta y de exhibición asumida adquirieron una
El hombre que usa siempre sombrero negro y alto, sin ninguna inclinación, es grave y melancóli- resonancia política cada vez más compleja y urgente).
co; si el ala delantera cubre la frente, es hipócrita y astuto: si echa el sombrero para atrás, dejando
la frente enteramente descubierta, es fatuo y codicioso (1859, 9: 1). Si el vestido y el cuerpo pueden ser descifrados, entonces ellos funcionan como un cristal
a través del cual puede verse lo que en principio parecía más importante, menos banal: el es-
Pareciera que el traje pudiera ser descifrado con la misma exactitud milimétrica con la que píritu, los valores e incluso las posiciones políticas. Esta elocuencia del traje lo convierte en el
podía serlo el cuerpo. Las herramientas de disección de las ciencias naturales podían trasladar- terreno en donde se puede vigilar –pero también modelar– ese interior al que se tiene acceso
se al mundo del vestido en un deseo de organizar, diseccionar y agrupar, los distintos elementos a través del cuerpo. Los cuerpos y sus vestidos se observan, se discuten, se reglamentan. Aho-
que lo conforman. Esta «Fisiología del sombrero» –no sin cierta dosis de humor– utiliza la ra bien, si el vestido y, en alguna medida, el cuerpo son básicamente puesta en escena, tea-
proximidad entre el cráneo y el sombrero para extender la legibilidad de aquel al objeto, a la tralidad, el sistema de vigilancia se tambalea, se enreda en su propia visibilidad. El vestido
prenda que lo cubre. Esta búsqueda de nitidez, este imperativo de legibilidad, nos muestra el solo funciona como sistema en la medida en que se somete a reglas y principios más o menos
deseo por esclarecer una serie de signos que se han vuelto muy confusos. Las fisiologías, con claros que regulan el mundo de las apariencias. Y es, a partir de esa constatación, que se
toda su rigidez y su anhelo por anclar el significado de cada prenda, sirven para intentar escla- hace patente la función (u otra de las funciones) de las crónicas de moda. Las fisiologías in-
recer –ordenar y controlar– un espacio que se ha tornado ambiguo. La desaparición de las leyes tentan hacer del traje un signo inequívoco; las crónicas de moda intentan establecer las nor-
suntuarias y de los códigos de la vestimenta convertía al mundo de los trajes en un lugar menos mas, los sistemas de control y de regulación de esos mismos signos. El carácter autoritario y
reglamentado, menos ordenado y, en consecuencia, menos legible2. punitivo de la crónica es claramente visible: en ella domina el imperativo, el deber ser y el
castigo. La crónica de moda funciona como un mandato al que se le debe sumisión (ya sea
Cabría preguntarse entonces el porqué de esta apremiante exigencia hermenéutica. Para que ese mandato implique mesura en el vestir o, por el contrario, la exaltación de la última
empezar, habría que considerar que la legibilidad del cuerpo y de su vestimenta está imbrica- moda. El imperativo no distingue entre visiones liberales o conservadoras sobre el vestido);
da en un discurso y una práctica política que necesitan de una cierta claridad en el despliegue tiene todas las características de un dispositivo de poder. Tal como señala Philippe Perrot en
de lo público y en la puesta en escena de la identidad individual y colectiva, esto es la visibiliza- Fashioning the Bourgeoisie:
ción de un universo ordenado que pueda ser controlado a través de la vigilancia y del ojo del Accepted and legitimate clothing functions as a powerful element of political domination and so-
otro. Tal como lo ha estudiado Richard Wrigley en el contexto de la Francia revolucionaria, la cial regulation: it induces the individual to merge with the group, participate in its rituals and ce-
ropa debía mostrar no solo quién era verdaderamente la persona sino incluso cuáles eran sus remony, share its norm and values, properly occupy his or her position, and correctly his or her
posturas políticas: role (1994: 13).
The recognition that people’s dress was –or should be- a revealing indication of who they were (La vestimenta aceptada y legítima funciona como un poderoso elemento de dominación políti-
and what they stood for provided a plausible equivalent for the developing vocabulary of revolutio- ca y regulación social: induce al individuo a fusionarse con el grupo, a participar en sus rituales y
nary politics. Matters of vestimentary vanity and self-conscious display took on an increasingly ceremonias, a compartir sus normas y valores, a ocupar sus posiciones apropiadamente y sus ro-
elaborate and urgent political resonance (2002: 231). les correctamente.)

2 Recordemos que las leyes suntuarias establecían muy claramente los signos de distinción y lo que cada clase social La moda permite entonces no solo ordenar el mundo visible, sino también establecer con
podía usar. El rango social era entonces visible y muy claro. El lujo era propiedad exclusiva de la aristocracia y era usada nitidez signos de jerarquía, de pertenencia de clase; establecer unidades y roles sociales bien
como señal inequívoca de poder. Tanto los colores como los tipos de tela, los cortes de los vestidos, las joyas que podían diferenciados. Las normas en el vestir crean una suerte de unidad que homogeniza, que nor-
usarse estaban debidamente reglamentados y no dejaban espacio para la confusión ni la ambigüedad. maliza y establece lo aceptable y lo prohibido, lo que está «dentro» y lo que está «afuera» de
60

61
un orden vestimentario. Se trata de un sistema de control que se aviene muy bien con la ne- Este discurso que penaliza la originalidad –tan diferente del que veremos desarrollarse en
cesidad de crear comunidades y sujetos legítimos e ilegítimos que pueden ser detectados a la segunda mitad del siglo– parece muy preocupado por la construcción de un modelo de las
través del sistema de vigilancia y de normalización de la apariencia y sus significados. apariencias y las costumbres que no puede permitirse la «rareza». Recordemos que una de las
grandes preocupaciones políticas del momento tiene que ver, precisamente, con la construc-
En este sentido, los cuerpos vestidos de manera transparente y normada (reflejo legible de ción de un imaginario nacional que unifique y dé coherencia a la nación. Ante lo extenso,
sujetos transparentes y normados) encajan muy bien dentro del necesario proceso de cons- disperso y heterogéneo de los territorios y los sujetos que constituyen la república, se ve con re-
trucción de una identidad nacional por la que atraviesa la Venezuela decimonónica. Una celo la individualización y la originalidad y se prefiere la homogeneización y el predominio de
identidad que pasa necesariamente por la definición de los grupos y los sujetos que la confor- los modelos colectivos. En este sentido, se obliteran estos rasgos del discurso moderno (tam-
man; grupos y sujetos que deben, a su vez, ser fácilmente identificables y clasificables. La bién asociados a las apariencias) y se insiste en señalar lo original como defecto, sobre todo en
moda define, expone, clasifica, norma, uniforma, moldea, y al mismo tiempo separa, casti- el ámbito femenino.
ga, excluye.
Lo importante es establecer patrones claros dentro de los cuales se pueda clasificar a los
No quiere decir que estos sistemas de control no generen resistencias, líneas de fuga, e in- sujetos nacionales y a través de los cuales pueda crearse una identidad particular. Esto trae
cluso que no tengan variantes y contradicciones en su funcionamiento. Precisamente esas re- como consecuencia que la originalidad deba ser castigada, al igual que las variaciones mayo-
sistencias nos hablan de la propia implantación del sistema de disciplinamiento y de sus res del código vestimentario. De allí también la necesidad de que este código se establezca y se
concomitantes sublevaciones. Lo que quiero hacer notar es como la moda como control se precise a través de esta suerte de cartilla donde se expone con mucho detalle cuáles son los
vinculó íntimamente con la necesidad de establecer una comunidad nacional con un adentro modelos a seguir. La moda es concebida no solo como un espacio que no admite variaciones
y un afuera muy definidos y muy claramente visibles. sino como un conjunto de designios a los que se les debe estricta obediencia:
Los camisones de moda son extremadamente largos y anchos. Sabemos, de cierto, que muchas
de nuestras protectoras, de pequeñitos y torneados pies, fruncirán el gesto al leer este párrafo de
4.1 Pájaros de la misma pluma. Control y exclusión nuestro artículo; pero amables amigas, consolaos, puesto que por ahora así lo exige el inflexible
mandato de la moda (La Guirnalda, 1839, nº 3: 34).
Ya en El Canastillo de Costura podemos observar el carácter punitivo de la moda. En un
artículo titulado «Paralelo entre la modista juiciosa y la que lo es con vanidad» aparece en la Podríamos pensar que este acto de sumisión a la moda y este rechazo de lo individual re-
primera línea una amenaza a la posible transgresión de la regla: «Una joven que se viste a la flejan solo un proyecto político y pedagógico muy concreto en la Venezuela decimonónica,
moda y tiene juicio se acomoda al uso sin llevarlo al extremo, se ríe de él, y conoce que es in- aquel que defiende los modelos afrancesados y las ventajas del lujo y el refinamiento. Pero el
dispensable para no ser ridícula, ni rara» (1826: 55). Si bien la frase reconoce que en el «uso» discurso conservador, pensemos por ejemplo en los parámetros que defienden los integrantes
es necesario que entre en juego el «juicio» individual, la sentencia termina con una amena- de El Liceo Venezolano, también apela al discurso de la moda como deber, solo que se trata de
za, la de convertirse en «ridícula» o «rara». Ya habíamos visto cómo en La Guirnalda se un modelo que apuesta por otros valores, aquellos de la mesura, de lo religioso y de lo moral3.
amenazaba a la mujer con unos adjetivos similares: la transgresión la convertiría en «Un
miembro aparte y original» (1839, nº 7: 97), en una mujer «desencajada de la sociedad» (ibí- 3 Fermín Toro, conocido por su desencanto de una modernización a la europea que parecía traer consigo desigualda-
dem). En ambas revistas la penalidad está asociada a la exclusión, a la segregación de un des y miserias, defiende en 1842 el uso de la moda como un signo claro de desarrollo: «Hombres de otras tierras vinie-
mundo social con reglas muy restrictivas que no tolera la diferencia. La propia originalidad y ron con sus usos y costumbres diferentes de las nuestras, y nos avergonzaron de nuestros antiguos hábitos, de nuestras
la individuación son consideradas dañinas. Se trata, por tanto, de fundirse en el conjunto y casas desordenadas, del poco lujo de nuestras esposas e hijas; pero ya hoy no faltan ebanistas ni joyeros, nuestras habi-
de no sobresalir, de no distinguirse como un sujeto único. taciones ganan en apariencia exterior, por lo menos, y nuestras hermosas no se deslucen por falta de unos pendientes»
(1842: 120).
63
62

Estos valores deben ser igualmente visibles e igualmente unificadores. La disidencia es penali- Por otra parte, no es casual, en la cita, la imagen de una comunidad que se reconoce y se
zada. La moda como sistema disciplinario no distingue entre liberales y conservadores, al cohesiona afectuosamente ante un territorio extranjero. La comunidad de pares se consolida
menos no en los mecanismos de funcionamiento de ese sistema4. en la medida en que hay un amplio territorio que le resulta ajeno y que no comparte ni sus
«gustos», ni su «lenguaje», ni su «delicadeza». El destierro funciona como amenaza y al
Por ello, más allá de la tendencia política, el proceso de «normalización» que lleva acabo mismo tiempo como el reconocimiento de un otro inadmisible en estas esferas. Me parece
la moda implica siempre un adentro y un afuera de la comunidad: este proceso de cohesión importante mostrar que ese afuera de lo nacional, paradójicamente, no tiene tanto que ver
pasa necesariamente por la exclusión y la segregación de los no iniciados. Ya vimos cómo el con el afuera de las fronteras, sino con el afuera del modelo, se trata de una suerte de extran-
castigo de la mujer «única» y «original» pasa por la expulsión. El afuera del modelo es real- jero interno.
mente muy amplio: en el exilio están todos los sujetos que no se amoldan a los idealizados
modelos de ciudadanía, los pájaros de distinto plumaje: La comunidad de «pájaros de la misma pluma» pone en escena dos vertientes del proble-
Los pájaros de la misma pluma se reconocen a primera vista, las gentes elegantes se distinguen ma de lo nacional: por un lado, esta comunidad de pares evade las fronteras, sus semejantes
entre mil: hay entre ellos una afinidad irresistible, en gustos, lenguaje y delicadeza. En el mundo pueden vivir en París, en Londres o en Caracas, es una comunidad desterritorializada;
tienen por sus semejantes aquella preferencia afectuosa que despierta la comunidad de origen por el otro, esta misma comunidad funciona como paradigma del modelo nacional, un mo-
entre los hombres que se encuentran en países extranjeros (El Entreacto, 1843. 4: 27). delo que requiere de una cierta particularidad para que pueda funcionar como elemento
diferenciador.
Como se ve, la elegancia en este texto funciona como un elemento que unifica una comu-
nidad de pares; una comunidad que no tendría mayor transcendencia si esa elegancia no se Estas dos vertientes, la de la moda como un proceso de identidad desterritorializado y la de
estableciera como la imagen idealizada de una comunidad nacional. Esos «pájaros de la mis- la moda como modelo nacional, parecen apuntar en distintas direcciones; sin embargo, esta
ma pluma» se conforman como una comunidad que maneja los mismos códigos y que tiene divergencia es solo aparente. Ambas concepciones de lo nacional responden, en última ins-
una sensibilidad similar que la diferencia de la de los otros5. Lo que los constituye como un tancia, a un proyecto político que pone en diálogo tanto los valores burgueses y liberales de
grupo aparte son sus «gustos», el «lenguaje» y la «delicadeza»: tres parámetros muy impor- una sociedad moderna relativamente globalizada como las especificidades locales necesarias
tantes dentro del proyecto nacional. A través del lenguaje, de las formas legítimas del buen de- para construir un proyecto único. El proceso claramente globalizante de la moda requiere de
cir, de los gustos asociados con las formas altas de la cultura y de la delicadeza, ligada a las la adopción de unos patrones que se mueven más allá de las fronteras pero que necesitan ser
normas de buen comportamiento y a las sociabilidades modernas, se despliega entonces un convertidos en una imagen particular de la identidad nacional.
modelo de ciudadanía que intenta extenderse al plano nacional.
Como se sabe, Venezuela no escapa a la visión, predominante en la primera mitad del siglo
4 Escribe Mirla Alcibíades: «mientras letrados como, por ejemplo, los que se nucleaban alrededor de Correo de Caracas en América Latina, que intenta construir la unidad nacional basada en la exclusión y la adop-
(donde F. Toro era referencia obligada) objetaban el boato de los colegios citadinos, al mismo tiempo, repito, la dinámica ción –sea apropiándoselos sin reserva o sea modificándolos y adaptándolos– de los valores del
social los empujaba a formar parte del grupo de abanderados de la modernización en el vestir y en el ornato físico […] liberalismo y el progreso. Se trata de esa «nación de ciudadanos» que tan bien define Mónica
porque no debemos olvidar que estamos conociendo una modernidad que auspició la sintonía con la moda europea; los Quijada en su trabajo (2003):
finos trajes y las joyas eran signos externos deseados, a los que se vio como indicadores de progreso. Allí surgía la colisión La nación de ciudadanos se veía obstaculizada en sus efectos por «la abyección de muchos si-
argumentativa porque tuvieron que aceptar como norma de vida lo mismo que objetaban con tanto ahínco» (2004: glos», así como por el carácter diferencial y el apego a sus costumbres de los elementos que era
225-226). necesario «ciudadanizar». A partir de esta concepción –que refleja una disminución del optimis-
5 Georg Simmel propone en su estudio sobre la moda que ella funciona como una práctica que unifica y diferencia al mo independentista– la nación cívica, que había sido imaginada como una construcción inclu-
mismo tiempo: unifica y cohesiona a los individuos de un grupo y al mismo tiempo sirve para diferenciar a ese grupo de yente, da paso a la «nación civilizada», cuya imagen se irá asociando paulatinamente a la
otras comunidades y otras clases sociales; son dos procesos que se complementan (1988). exclusión «necesaria» de los elementos que no se adapten a ella (2003: 310).
64

65
La noción de identidad y exclusión, finamente trabajada en la crónica de moda, no hace que estos códigos sean reiterativos y muy cercanos al lenguaje prescriptivo, preciso y detallado
más que reafirmar esta visión de la «nación de ciudadanos». Recordemos una vez más que de la ley. Algunos textos tienen incluso una redacción que podríamos llamar taquigráfica:
estamos en las primeras décadas de vida republicana independiente y que el proyecto nacio- Vestido para bailes. De raso, y sobretodo de Tul, talle bajo con cinturón de color ceñido al lado
nal de estos años quiere obliterar el componente popular y todo aquello que no se adapte a es- izquierdo con una hebilla, o broche de piedras.
tas formas excluyentes de ciudadanía. El afuera del discurso de la moda y del discurso
nacional son los negros, los indios, los mestizos, así como los campesinos y los que habitan los Hora y lugar de paseo. Las cinco de la tarde en el puente de Anauco.
territorios rurales, sujetos invisibilizados del discurso y de las representaciones de la moda.
Tanto en las crónicas de moda como en los figurines y los anuncios publicitarios que aparecen Visitas. Las de confianza una hora (El Canastillo de Costura, 1826: 16)
en la Venezuela del siglo XIX6, los únicos sujetos visibles son esos «pájaros de la misma plu-
ma», blancos de ascendencia europea que responden a las pautas de las sociabilidades moder- Estos textos, que no ofrecen mayores explicaciones, están apelando a un discurso regula-
nas –aun con las variaciones y matices que se introducen en esa sociabilidad. dor que no deja espacio para la reflexión. Esta suerte de cartilla debe acatarse al igual que se
acata un reglamento. Recordemos que el espacio de la vestimenta ha quedado huérfano de
Resulta lógico entonces que los castigos y escarmientos implícitos en la moda estén asocia- regulaciones al ser eliminadas las leyes suntuarias. Esta falta de regulación en los códigos de
dos con el destierro y que la originalidad sea fuertemente penalizada con el ridículo –otra la vestimenta requería entonces de otras formas de control, tal vez un poco más sutiles pero no
forma de exclusión. La comunidad de pares requiere de modelos muy claros y rígidos que no por ello menos impositivas.
permitan pasar gato por liebre y que hagan de la variación y la insubordinación la transgre-
sión que se castiga con la diferencia y el afuera. Estos mecanismos, sin duda, nos recuerdan la pertinente distinción que hace Foucault en-
tre la ley y la norma. La norma entra allí donde la ley no llega para ejercer el control de las co-
Como se ve, entonces, las crónicas de moda permiten poner en escena un modelo nacional sas menudas. Los mecanismos de disciplinamiento intentan regular esas prácticas cotidianas
homogeneizado a la par que establece sus normas y sus valores. Estas normas deben ser acata- que han quedado por fuera del estamento de la ley:
das sin posibilidad de discernimiento, lo que implica que tienen el carácter de la ley. Y esta En el corazón de todos los sistemas disciplinarios funciona un pequeño mecanismo penal. Bene-
constatación nos permite entrar en el terreno de la ley, la norma y la política de la cotidianidad. ficia de cierto privilegio de justicia, con sus propias leyes, sus delitos especificados, sus formas
particulares de sanción, sus instancias de juicio. Las disciplinas establecen una «infra-penali-
dad»; reticulan un espacio que las leyes dejan vacío; califican y reprimen un conjunto de conduc-
4.2. La ley y la norma tas que su relativa indiferencia hacía sustraerse a los grandes sistemas de castigos (2008: 183).

La moda, una vez depurada, debe ser transcrita y convertida en un código simplificado que La moda, como todo sistema disciplinario, tiene sus delitos, sus sanciones y sus «instancias
informe al mismo tiempo que establezca con claridad los espacios de lo prohibido y lo legíti- de juicio». Son elementos que parecen constitutivos de su propia naturaleza y que se repiten en
mo. Esta búsqueda por instituir un código claro y preciso parece muy cercana, como ya hemos distintos contextos históricos y políticos. Lo que diferencia esta visión general de la moda del
mencionado, a la misma necesidad de orden que se establece en el país en esa época. Así como uso que hacen de ella los letrados latinoamericanos del siglo XIX es, precisamente, las instan-
las leyes están tratando de organizar la estructura del Estado y la nación venezolana, las cró- cias de juicio. El hombre ilustrado hace suya esas instancias, se convierte en la autoridad su-
nicas de moda, los manuales de conducta y los catecismos civiles están tratando de normar prema e intenta «normalizar» el campo de la vestimenta, sanciona las desviaciones, excluye
los espacios de la cotidianidad y de las costumbres. De allí entonces que sea tan importante las disonancias y los excesos, penaliza la individualidad, jerarquiza los valores. El modisto,
el conocedor, la dama de sociedad, la noble aristócrata o la pequeñoburguesa, el artista, no
6 En el capítulo siguiente desarrollo con detenimiento el rol de los figurones y de los anuncios publicitarios en este pro- son los agentes que asumen la autoridad en este campo: en Venezuela, como en el resto de
ceso de construcción nacional. Latinoa­mérica, es la élite letrada la que pretende extender su dominio sobre el campo del
66

67
cuerpo y de la moda, la que desea controlar sus signos y regular sus prácticas porque reconoce 5. Los figurines de moda y las imágenes publicitarias
la importancia de la modificación de los patrones culturales y de las actividades cotidianas en Con el mismo derecho que la palabra y la escritura, la imagen
la edificación de sus proyectos políticos. Reconoce los límites de la ley y acude entonces a las puede ser el vehículo de todos los poderes y de todas las vivencias.
bondades de la norma. Serge Gruzinski (1994)

Este sistema vestimentario intenta llevar al espacio doméstico el discurso ideológico que
se mueve en las instancias de la ley y el poder. A todas luces, para gobernar no bastan las leyes:
se requiere también de la reforma de las costumbres, de lo pequeño, de lo inútil, de lo super- La discusión sobre la moda y la frivolidad en el siglo XIX no se limita al texto escrito; también
fluo, de lo frívolo. Para decirlo con Juan Poblete, se trata de ese «sentido de politización radical está presente en las imágenes, especialmente en los figurines y en la publicidad. En la medida
de la vida diaria, de énfasis continuo de los significados y alcances políticos de las prácticas de en que la prensa y las revistas introdujeron nuevas técnicas de reproducción y nuevos formatos
la cotidianidad» (2003: 29). visuales, en esa medida hubo que lidiar con estas novedosas formas, a veces acotándolas, a ve-
ces dialogando con ellas, otras intentando resistir sus embates. Lo cierto es que el tema de la
Esta politización de las formas de la cotidianidad encuentra en la moda y las banalidades banalidad se extendió hacia formas visuales que exigían sus propias retóricas y sus propios
un medio idóneo de cohesión y homogeneización del mundo de las apariencias y del mundo mecanismos de regulación.
de las costumbres que engrana previsiblemente con el discurso de la construcción de la identi-
dad nacional. Los cuerpos transparentes y sus legibles vestimentas dan al ojo y a la vigilancia Aunque suene paradójico, la incursión de la imagen de moda en la prensa venezolana se
el poder de ordenar el mundo de los signos y de poner cada cosa en su lugar, de acuerdo con un produce a partir de su ausencia y de la imposibilidad de reproducir los figurines que llegaban
proyecto político y social muy concreto. de París. A diferencia de ciudades como La Habana o Ciudad de México, en Venezuela el figu-
rín de moda solo aparecerá en escena hacia mediados del siglo XIX. Dificultades técnicas y fi-
nancieras hacían que la inclusión de estas ilustraciones en la prensa fuera muy escasa. Este
vacío obligaba al redactor de moda a escribir en torno a una imagen que se encontraba ausen-
te y que debía ser reconstruida, simulada a través de la escritura. El Canastillo de Costura
(1826), La Guirnalda (1839) o El Entreacto (1844) no cuentan con ilustraciones de moda.

No obstante, este vacío no impedía que la imagen funcionara como el eje generador de
sentido. En estas revistas, si bien la ilustración no estaba presente, se la recreaba y describía
con minuciosidad. En un juego de espejos, la crónica de moda hablaba del figurín de París (al
que el lector no tenía acceso) que a su vez representaba un vestido (al que igualmente no se te-
nía acceso). Estas crónicas intentaban, entonces, llenar un vacío, el del objeto material y a su
vez el de su representación aparentemente más cercana, la imagen.

Esta necesaria reconstrucción implicaba que la imagen (aún en ausencia) no estaba fun-
cionando como el complemento del texto sino como su origen y su razón de ser: la crónica de
moda sustituía, o en su defecto explicaba, el figurín que venía de París. A diferencia de otros for-
matos donde la imagen funcionaba como ilustración del texto, en este caso una lectura cuida-
dosa nos muestra que el proceso se ha invertido y que es el texto el que comenta la imagen.
68

69
Esta centralidad de la imagen resultaba novedosa en el campo discursivo venezolano de la
primera mitad del siglo XIX; implicaba un desplazamiento de la letra hacia la imagen (aun
cuando sea la escritura, en última instancia, la que reconstruya la imagen y los objetos que
representa). Dicha centralidad no dejaba de ser problemática y amenazadora para eso que no
en balde se ha llamado la «cultura letrada». La preeminencia de la imagen de moda, o inclu-
so su simulación, implicaba una apertura al proceso de modernización que irá suplantando
paulatinamente la cultura de la letra por la cultura de la imagen.

Por otra parte, el hecho mismo de que estas crónicas de moda dialogaran con una ilustración
ausente resultaba adecuado con el proyecto (republicano, de nación) que he venido discutiendo.
En efecto, la ausencia de la imagen permitía un mayor grado de control sobre la imagen y, muy
particularmente, sobre su posible interpretación. En la medida en que ese referente no era visi-
ble, el cronista tenía mayor libertad, podía reconstruirlo a su manera, moldearlo y someterlo a
sus intereses y sus proyectos. El escritor selecciona los elementos que desea destacar y omite los
que le resultan perturbadores, se convierte en el mediador entre la imagen que llega de París y
las posibles lectoras. Tal como ya vimos en el caso de las traducciones, la ilustración pasa tam-
bién por un proceso de decodificación, interpretación y recodificación que indudablemente ge-
nera un modelo transmutado, vigilado y controlado con el ojo de los intereses nacionales.

Ahora bien ¿qué sucede cuando la imagen finalmente aparece en la prensa venezolana?
¿Es posible también controlar la lectura de la imagen, mediarla, traducirla? ¿Cómo dialoga el
texto con la imagen? Y más aún ¿cómo dialoga esa imagen con la cultura letrada y con los
proyectos republicanos?

5.1 Las primeras imágenes

Cuando la ilustración de moda hace su incursión en la prensa venezolana la mediación


letrada se hace más compleja pero no por ello menos atenta a las propuestas políticas y cultu-
rales del momento. Veamos: en 1845 se publica en El Repertorio el primer figurín de moda
(ver figura 1). Se trata de una litografía que representa a una pareja elegantemente vestida y
lista para entrar a un baile. La litografía tenía algunas zonas iluminadas en color y mostraba
tanto la moda masculina como la femenina. Llama la atención todo el decorado de lujo que Figura 1. El Repertorio, 1845
acompaña a la pareja (candelabros, cortinas, espejos, alfombras, manteles, medallones la-
brados) así como lo elaborado de la vestimenta y la cantidad de piezas de distinción que se Los elementos presentes en esta imagen parecen apuntar –de manera reiterativa– hacia
portan: sombrero, corbata, joyas, broches, pulseras, guirnalda, reloj, flores, prendedores, etc. un solo lugar: el grado de elegancia de la pareja y de su entorno. Si nos detenemos por un mo-
70

71
mento en la imagen masculina, veremos que si bien el traje negro de dos piezas lo acerca a la
imagen mesurada del caballero burgués –moderno, contenido, sobrio–, los acentos del traje:
la corbata azul, el ajustado chaleco blanco, los broches, el forro rojo del sombrero y la ostensi-
ble cadena de oro del reloj, parecen alejarlo de ese modelo más contenido. Por otro lado, la
mujer también pone en escena un modelo que se mueve con comodidad en medio del lujo y
del refinamiento de salón: las abultadas formas de su vestido, el pronunciado escote, las joyas
que porta, los adornos de su cabeza, son todos elementos que enfatizan una sociabilidad ale-
jada del espacio doméstico y del ámbito religioso.

Esta cercanía con la ostentación y con ciertas formas de la opulencia parece muy alejada
de la necesaria contención moral que vimos desplegarse en una gran parte de las crónicas de
la época. El lujo, tan problemático y contradictorio en ese momento, parece encontrarse aquí
a sus anchas, sin mayores reservas. Del vestido escrito (más contenido y mesurado) al vestido
imagen encontramos un gran salto. ¿Cómo entender entonces este discurso apologético de la
moda y el lujo?, ¿es que acaso los excesos de la opulencia ya no representan una amenaza?, ¿o
es que la mediación letrada ha quedado opacada con la llegada de la imagen?

Habría que comenzar por destacar que en los figurines se imponen unos códigos visuales
de representación. La litografía de la que hablamos no hace más que reproducir las imágenes
masificadas que vemos repetirse en distintos diarios y revistas internacionales. Los figurines
de París no solo circulan en todo el mundo sino que establecen un patrón visual que intenta
imitarse de manera fidedigna. Un figurín de modas en una revista francesa, una española,
una mexicana o una venezolana difieren muy poco entre sí. En este sentido, la variante regio-
nal funciona como defecto, como deformación, y no como lugar legítimo de enunciación y de
construcción de una identidad.

Esto hace que la mediación entre el escritor y la imagen de moda se produzca por otros ca-
nales: ya no mediante la depuración del original sino como una batalla dentro del propio
campo de la imagen. Un ejemplo muy claro podemos observarlo en las caricaturas. Estas fun-
cionan como un discurso «otro» sobre la moda que de alguna manera termina modulándola Figura 2. Mosaico, 1854
y estableciendo esa mediación que el propio figurín no parece permitir.
Lo primero que resalta en esta caricatura es la inclusión de la imagen masculina dentro de
Me gustaría contrastar este primer figurín con una caricatura que aparece por esos mis- un entorno eminentemente femenino: un tocador lleno de toda clase de artilugios de belleza.
mos años y en donde ese mundo de salón se convierte en un espacio ridículo, feminizado, ale- El hombre, colocado frente al espejo, es igualmente una representación feminizada en la me-
jado de cualquier proyecto nacional (ver figura 2). dida en que se pierde en su vanidosa contemplación. En el siglo XIX, la proyección de la ima-
gen en el espejo se encuentra muy cercana a la vanidad y la coquetería, atributos del sexo
72

73
femenino; de manera que este hombre que se contempla a sí mismo y que construye su identi- ningún tipo de artilugio. Podríamos decir entonces que la caricatura rechaza la noción de la
dad a través del artilugio del corsé y de los potingues se convierte en una suerte de mascarada, moda como discurso modernizador para rescatar una visión de lo nacional más cercana a la
de travesti. Junto a él, además, apretando su corsé –otra pieza que acentúa tanto la artificiali- virilidad de la fuerza y del temple más contenido, estoico, fuerte, llano, transparente. Como
dad como el carácter femenino–, encontramos una imagen masculina totalmente distinta, vengo argumentando, estas dos representaciones de lo viril hacen sistema con dos proyectos
una suerte de ayudante que viste ropa muy simple y que significativamente está descalzo. Esta políticos: un modelo liberal, afrancesado, que exhalta el lujo y las ventajas materiales y espiri-
figura musculosa, de talle cuadrado, se aleja de la figura curvilínea del caballero; él represen- tuales de la modernización y el cosmopolitismo; y otro conservador, más mesurado, que en-
ta la fuerza y la masculinidad que el petimetre no posee y sin la cual no puede amarrar su cuentra en lo natural y en lo rural, formas que merecen ser rescatadas. Proyectos que, habría
corsé: es fuerte, varonil, y se encuentra mucho más próximo a la representación de un tipo po- que resaltar, no siempre son excluyentes y monolíticos.
pular que encarna otro tipo de masculinidad.
En el caso de las caricaturas que representan la moda femenina, la crítica se afinca ya no
El contraste entre estas dos representaciones parece mostrar dos masculinidades: la del le- en el afeminamiento, obviamente, sino en la idea del artificio, de la mentira. Uno de los meca-
chuguino moderno y la del tipo rural, llano, que está más allá de la moda y del artilugio. El nismos más empleados es el de la comparación: se contrastan las imágenes opuestas de la
mundo de la moda parece fatuo, artificioso y femenino; en él la virilidad se ve tan menguada mujer con todos sus artilugios y la de esa misma mujer desprovista de esa suerte de falso capa-
que se pierde la fuerza corporal –uno de los atributos que se le adjudica a la hombría. Tal razón. El ilustrador devela lo que no puede verse a simple vista, lo que está por debajo del traje,
como nos muestra el catecismo de urbanidad de Santiago Delgado, un hombre excesivamente como una radiografía del vestido. Al poner en evidencia lo artificial de esa piel, de esas curvas
preocupado por su apariencia es un hombre que pierde su virilidad: construidas a través de una estructura de metal, la mujer aparece fea y ridícula, disminuida
R. El extremo de andarse a cada paso limpiando medias, zapatos y vestidos con pañuelo o cepi- (ver figura 3).
llo, mirándose y estirando el vestido, camisolín & c., es afeminación tanto o más molesta que el
desaliño.
[...]
P. ¿Qué vicios son propios de los hombres afeminados?
R. Llamar desde luego la atención de los espectadores a alguna novedad de su traje para que le
alaben su elección y buen gusto, diciendo v. g. me ha venido de París; no hay otro como este; es
singular; me ha costado tantos doblones, y otras niñerías con que dan que reír y hacer el gasto
de las conversaciones; los olores y perfúmenes en pañuelos, vestidos o franquetas con que, enca-
labrinan las cabezas de muchos, y se ganan el concepto de livianos (Santiago Delgado de Jesús y
María, Catecismo de urbanidad civil y cristiana, 1833: 36)

En la caricatura que nos ocupa se ve muy claramente esta feminización; una feminización
que en el fondo viene atada al proyecto nacional o, para ser más exactos, a la confrontación de
dos visiones del proyecto nacional: por un lado, el proyecto de modernización y afrancesa-
miento que encarna el petimetre y, por el otro, esta suerte de hombre natural que parece re-
presentar una cierta autenticidad de lo nacional, vinculado con una masculinidad que
representa la fuerza, lo viril, lo local. Si nos detenemos con cuidado en la imagen notaremos,
además, como al lechuguino solo podamos observarlo a través del espejo, de ese reflejo distor-
sionado e inasible, mientras que el otro hombre mira de frente al espectador, le da la cara sin Figura 3. Caricatura. Año 1, nº 9, 1884
75
74

Esta caricatura hace de la moda el discurso de la mentira y recordemos que, tal como vi-
mos en el capítulo anterior, en el siglo XIX el cuerpo no debe mentir, debe ser el reflejo más fi-
dedigno del carácter del individuo y de sus valores. En este sentido, la moda no funciona como
segunda piel, sino como disfraz; de nuevo se acentúa la sensación de impostura, de falsedad.
De alguna manera las caricaturas, tanto las de la moda masculina como las de la femenina,
remarcan la idea de lo antinatural1.

De esta forma la moda se presenta como una práctica ficticia ejercida sobre un cuerpo que
se deforma y que se remodela de acuerdo con unos patrones artificiales que alteran su armo-
nía natural y la sustituyen por una especie de cuerpo distorsionado. Por ejemplo, en el periódi-
co El Zancudo, aparece en primera plana una enorme caricatura a toda página titulada
«Moda»(ver figura 4). En ella vemos las figuras alargadas y deformes de los hombres y las mu-
jeres a la moda: figuras transmutadas por los altos peinados y las largas colas que no dejan ver
el verdadero cuerpo humano, el que no ha sido alterado de manera artificial. Estos seres
alargados y desproporcionados no solo resultan repulsivos sino también ridículos. Una nota
hecha a mano al pie del grabado nos alerta que «por falta de espacio no se terminan las co-
las». Cabría preguntarse, ¿cuál falta de espacio, la del papel, la del espacio público? ¿Cuál cola,
la de los vestidos, la de los cuerpos reconstruidos, la de esa suerte de alongadas lagartijas? En
todo caso, es importante notar que lo exagerado de estas «colas» las vuelve irrepresentables,
no hay espacio que las contenga, se trata de un cuerpo deformado.

Como se ve, entonces, el carácter apologético y propagandístico del figurín de modas se en-
frenta entonces con estas imágenes que lo contienen y que nos muestran cómo el discurso de
la moda sigue siendo problemático y sigue generando resistencias en el campo cultural (y po- Figura 4. El Zancudo, Semanario de Literatura-Bellas Artes-Anuncios. Caracas, Año 2, nº 2, mes 6.
lítico). Se trata, no solo de dos proyectos nacionales que se enfrentan, sino también de batallas Febrero 1887
y resistencias dentro del propio campo cultural. Las imágenes se enfrentan, se contraponen, se
modulan. novedoso y la consiguiente malinterpretación de sus signos. Pareciera que el figurín, sin me-
diación, ofreciera unos grados de libertad de interpretación que el escritor debe regular, espe-
Por otra parte, no podemos pasar por alto que el texto que suele acompañar el figurín tam- cialmente porque se trata de una imagen que tiene fundamentalmente un destinatario
bién acota la imagen. Como ya hemos visto, los figurines de moda no entran solos en escena: femenino que es voluble y ligero.
ellos vienen de la mano de un texto que los explica. Pareciera que la sola imagen no bastara
para su comprensión, que resultara necesario que el texto la descompusiera, la descifrara y La imagen y el texto entablan así un tenso diálogo, un diálogo aparentemente innecesario
ofreciera sus claves de lectura. Los peligros son obvios: la incomprensión de un código visual y repetitivo en la medida en que el texto describe las características de un vestido que podemos
ver. Al figurín de El Repertorio lo acompaña un artículo que intenta, por un lado, hacerlo
1 Este mismo proceso de descalificación podemos observarlo en los relatos costumbristas de la época donde se suele ridi- más «legible» y, por el otro, mantener el control de dicha lectura. Lo primero que habría que
culizar la moda como un discurso afectado y ridículo. El estudio de estos relatos ameritaría un trabajo aparte. notar es cómo el texto comienza, precisamente, justificando su propia presencia: «No obstante
77
76

que la creadora fantasía de nuestras elegantes sabe llenar este ramo de primorosas innovacio- se mueve más allá del control y que resulta inquietante y amenazador. En la medida en que se
nes, queremos presentar el figurín que ofrecimos en el número anterior para dar, en lo posible, concibe la mirada como una práctica subjetiva e individual, en esa misma medida la lectura
una idea de las modas de París» (Marzo 1845: 184). de la imagen se vuelve múltiple y abierta. De allí que los figurines necesiten de este registro es-
criturario que los acompañe. Recordemos también que los figurines se mueven en un terreno
El autor intenta recuperar cierta autoridad sobre la imagen, a pesar de que reconoce que las minado: el terreno de la banalidad.
lectoras tienen algún dominio sobre ella; necesita reafirmar la lectura apropiada de cada vestido.
Pensemos, además, que esta supuesta «presentación» del figurín aparece en el número posterior Respondiendo a las preguntas que dieron origen a este capítulo, el arribo de la ilustra-
al que fue publicado. Pareciera más bien entonces que se trata de un control a posteriori de la ma- ción de moda no implica entonces el cese de la mediación sino la aparición de formas más
nera en que debe leerse una imagen que ya está ausente. En el texto, además, podemos detectar complejas de esta, así como el entrecruzamiento de varios discursos. El figurín está dialo-
marcas muy importantes que nos muestran una cierta ansiedad de la escritura: se remite a la au- gando con otras imágenes, con el texto que lo acompaña, con las caricaturas, con los ma-
toridad de la imagen pero se le impone un énfasis y por tanto una lectura: nuales de comportamiento, con los catecismos civiles, con los relatos costumbristas, con
Para bailes gozan de gran boga los vestidos de crespón, con cuerpo formando punta como se ve los discursos morales, en fin, con una serie de registros que establecen complejas redes de
en el figurín, y adornado de una gran vuelta sostenida por encima de la ballena con un ramo significación y de control.
de flores naturales, o con broche camafeo (véase el figurín), mosaicos, etc. Sobre la falda tres
ruedas separadas unas de otras, formando, cada una, nueve pequeños rulos que suben en bieses.
Peinado sencillo. Guantes blancos de cabritilla. Úsanse ramilletes y abanicos (Caracas, 1845: 5.2. La moda se naturaliza. El imperio de la imagen
184). (Las cursivas son nuestras.)
A medida que avanzamos en el siglo XIX, sin embargo, encontramos que la moda va ganando
Ese «se ve en el figurín» marca hacia dónde debe dirigirse la mirada y así evitar la libertad terreno en el campo de la legitimidad y que la mediación va perdiendo peso. Las dudas y res-
del ojo. Se trata de eso que Roland Barthes llama la función de énfasis: quemores hacia todo lo que ella implicaba, así como las necesarias modulaciones de los figu-
También ocurre –y a menudo– que la palabra parece duplicar elementos del vestido perfecta- rines serán cada vez menos frecuentes. ¿Qué pasa entonces en la segunda mitad del siglo XIX
mente visibles en la fotografía: el cuello grande, la ausencia de abotonadura, la línea acampa- con los discursos sobre la moda, por qué las mediaciones van disminuyendo y se asumen con
nada de la falda, etc. Ello sucede porque la palabra también tiene una función de énfasis; la más naturalidad?
fotografía presenta un vestido sin privilegiar ninguna de sus partes, que se consume como un
todo inmediato; el comentario, en cambio, puede destacar determinados elementos de ese todo often in the context of Romanticism, for example in mapping out a shift in «the role played by the mind in perception»,
para afirmar su valor (2003: 32). from conceptions of imitation to ones ofexpression, from metaphor of the mirror to that of the lamp. But central to such
explanations is again the idea of a vision or perception that was some how unique to artists and poets, that was distinct
Es esa función de énfasis la que permite, de nuevo, privilegiar unos sentidos sobre otros from a vision shaped by empiricist or positivist ideas and practices (Crary, 1992: 9).
e intentar regular la lectura de esa imagen de moda. Es una de las formas en que la cultura (Las figuraciones más influyentes de un observador a principios del siglo XIX dependían de la preeminencia de los mo-
letrada intenta compensar el arribo de la cultura visual y apropiarse de sus formas y sus delos de visión subjetiva, en contraste con la extendida supresión de la subjetividad de la visión en el pensamiento de los
registros. Recordemos que la subjetivación de la mirada que se produce en el siglo XIX2, siglos XVII y XVIII. Una cierta noción de «visión subjetiva» ha sido por mucho tiempo parte de las discusiones en la cul-
especialmente en el caso femenino, parece abrir la puerta a un mundo de la significación que tura del siglo XIX, más frecuentemente en el contexto del Romanticismo, por ejemplo levantando el mapa del desplaza-
miento en «el papel desempeñado por la mente en la percepción» desde las concepciones de imitación a las de creación,
2 The most influential figurations of an observer in the early nineteenth century depended on the priority of models of de la metáfora del espejo a la de la lámpara. Pero la idea de una visión o una percepción que era, de alguna manera, ex-
subjective vision, in contrast to the pervasive suppression of subjectivity in vision in seventeenth-and eighteenth-century clusiva de los artistas y poetas, distinta de una visión conformada por ideas y prácticas empiristas, resultaba central para
thought. A certain notion of «subjective vision» has long been a part of discussions of nineteenth-century culture, most tales explicaciones.)
78

79
Para comenzar me gustaría señalar que se trata de una práctica que parece que ya no ne- originales en modelos más «potables», parece atenuarse no solo porque el problema de lo na-
cesita tantas explicaciones, una práctica que se va naturalizando. Esto no quiere decir que la cional resultaba menos apremiante en este momento sino porque la moda adquiría un tinte
moda esté exenta de polémica, pero sí que se ha asumido como un discurso autorizado. Esta cada vez más global que ponía en escena otros intereses y otras formas de lidiar con la identi-
naturalización viene de la mano de un aumento vertiginoso tanto del número de crónicas dad nacional.
como de los figurines que aparecen en los periódicos, sobre todo después de los años turbulen-
tos de la Guerra Federal (1859-1863). A partir de 1870, año en el que Antonio Guzmán Blanco
toma el poder, Venezuela vive un proceso de relativa estabilidad y crecimiento económico que
permite el florecimiento de la prensa y las revistas ilustradas. El abaratamiento de los costos
de impresión, así como el aumento del público lector genera un aluvión de revistas y periódi-
cos. En este proceso de masificación de la imagen, la moda y los figurines ocuparán un lugar
importante. Gracias a ello, encontramos secciones de moda en La Opinión Nacional, El En-
sayo Literario, La Tertulia, El Álbum del Hogar, El Demócrata, El Siglo, La Ilustración Ve-
nezolana, entre otros.

Junto a la proliferación de las revistas nacionales, encontramos la venta y comercialización


de publicaciones extranjeras diseñadas especialmente para un público americano. Revistas
como El Correo de Ultramar (1877) o El Americano (1872) –ambas editadas en París– in-
tentaban cautivar la creciente audiencia de estos países3. El público latinoamericano se había
convertido en un terreno muy apetecible no solo por el éxito económico que le aseguraba a la
revista sino también porque permitía publicitar los artículos de exportación francesa e inglesa,
especialmente los de lujo. Uno de los ganchos comerciales de estas revistas eran las lujosas ilus-
traciones incluidas en ellas y, especialmente, los figurines de moda. En El Correo de Ultramar,
por ejemplo, además de los usuales grabados de moda se encontraban figurines iluminados a
todo color que le daban un atractivo especial (ver figura 5). La mayoría de las imágenes inclui-
das en estas revistas estaban relacionadas con el traje y con los artículos suntuarios.

La coexistencia de revistas ilustradas de producción nacional y de producción foránea


creaba un entramado muy rico. La libre competencia, el mercado de la oferta y la demanda, la
mercantilización de la escritura hacían más complejas las mediaciones letradas y el control
sobre el mundo cada vez más heterogéneo de la imagen y de la prensa. El discurso de la moda
comenzaba a cabalgar sobre dos procesos muy importantes: la globalización y el imperio de la
imagen (esto no quiere decir que el discurso globalizador no estuviese presente antes, sino que
una serie de resistencias que se le enfrentaban anteriormente empezaron a debilitarse). El de-
seo de encontrar las particularidades de lo nacional, con la necesaria transmutación de los Figura 5. El Correo de Ultramar, 1877. El figurín finisecular es recargado e intenta reproducir hasta el más mínimo de-
talle de los vestidos. El color lo convierte no solo en una representación fidedigna del lujo sino en un artículo de lujo en sí
3 No es la primera vez que este tipo de revistas circula en el país pero sí es un momento clave de eclosión editorial. mismo, por el cual se pagaba un dinero adicional
80

81
De alguna manera, la llegada de las revistas de moda extranjeras permitía a las élites la En la prensa venezolana de las últimas décadas del siglo XIX resulta muy difícil discernir
ilusión de sentir que se acortaba la distancia entre el centro y la periferia, que se podía «ser entre los figurines que llegaban de París y las reproducciones que circulaban en los periódicos
como». La copia más fiel parecía ser el objetivo final4 y si bien toda copia implica, de alguna locales. Los códigos visuales son tremendamente parecidos, las pequeñas diferencias podían
manera, una mutación, los figurines de moda finiseculares intentaban diluir cada vez más notarse más bien en el lujo del figurín, en los detalles y en el despliegue del color. Muchas re-
las distancias entre el original y la copia, intentaban, para ser más exactos, validar la copia5. vistas venezolanas anunciaban con bombos y platillos la inclusión de un figurín francés ilu-
minado en alguno de sus números. Las revistas que no podían costear los figurines franceses
Estas copias fieles pretendían solventar uno de los grandes dilemas con los que tiene que li- incluían versiones en blanco y negro menos vistosas o simplemente apelaban al viejo recurso
diar la moda: la noción de que ella se degrada muy rápidamente. Entre el centro y la periferia de la descripción no sin antes asegurarles a sus lectoras que intentarían hacerlo de la manera
parece producirse siempre un delay que hace que sea imposible mantenerse al día. Se podría más fiel posible:
argüir entonces que los figurines que aparecían regularmente en la prensa intentaban supe- No desmayamos en nuestro propósito de hacer amena a la vez que útil la lectura de El Ensayo
rar ese pequeño retraso y simular una especie de globalidad, de universalización del modelo Literario; con este fin nos hemos puesto de acuerdo con nuestro corresponsal de París, para que
que pasaba por alto la noción jerarquizada de metrópoli y aldea. nos envíe con regularidad, la primera publicación de modas de la Europa «Le Follet» y en lo
adelante le daremos a nuestras bellas abonadas en el primer número de cada mes, una fiel des-
Figura 6. La Tertulia. Caracas, 1873. En cripción de las modas de París (El Ensayo Literario, agosto, 1873).
esta imagen publicada en La Tertulia se
intenta poner en escena la opulencia tanto Atrás ha quedado entonces la necesaria distinción entre las modas de Caracas y las modas
de los vestidos como del recargado y lujoso de París (al menos dentro de la retórica); tanto la idea del corresponsal instalado en París,
decorado que los rodea como la «regularidad» con que este enviará la información, intentan eliminar, aunque sea
ficticiamente, la distancia, vista ahora como atraso y error.

Este deseo de acortas distancias –físicas y temporales- puede verse también en los anun-
cios publicitarios, especialmente en los ilustrados. Si se revisa con cuidado tanto las imágenes
como los textos que acompañan estos anuncios, se encontrará ese deseo de alcanzar el mo-
delo francés. Uno de los argumentos más utilizados para convencer a los potenciales compra-
dores de acercarse a un establecimiento es su conexión con los objetos importados de Europa y
la frecuencia con que estos son recibidos. El aviso de la Casa E Roche, por ejemplo, utiliza
como gancho que «este nuevo establecimiento ofrece constantemente al público, renovado
cada mes por los vapores franceses e ingleses, los siguientes artículos…» (La Opinión Nacio-
nal, 30 de junio de 1882) (ver figura 6). La idea de la renovación mensual denota un tempo y
una fugacidad que intenta mantenerse al día con lo vertiginoso del paso de la moda. En una
especie de carrera contra el tiempo, los barcos de vapor intentan subsanar el problema de la
4 Algunas revistas incluían patrones cortados que permitían que las venezolanas pudieran replicar de manera casi exacta fugacidad de la moda y su necesaria perentoriedad. La idea de los vapores llegados de Europa
los originales franceses. inundan los anuncios publicitarios de la época.
5 En una dinámica muy parecida a lo descrito por Benjamin en su ya tan citado trabajo sobre la obra de arte en la era de la
reproductibilidad técnica, la masificación de la copia (en este caso del vestido y de su representación visual) hacía que el
original perdiera su aura. Tanto el vestido como los figurines podían ser reproducidos casi milimétricamente.
82

83
En cuanto a la industria nacional, su valor residía en producir artículos tan prestigiosos
como los de las casas francesas. La Gran fábrica Nacional de Sombreros anunciaba que estaban:
... en capacidad de atender a todos los pedidos que se nos hagan de este artículo. Para el momen-
to tenemos montada, en esta ciudad, una gran fábrica, al estilo de Europa, con un material
completo y con todo lo indispensable para la excelente fabricación de toda clase de sombreros de
lana y fieltro y de las formas que se deseen. Nuestros sombreros pueden rivalizar con los que se
importan del extranjero, en calidad y precios (La Opinión Nacional, 1882).

La «fábrica al estilo de Europa» es lo que da prestigio a esta empresa, es lo que le permite


reproducir un modelo y elaborar copias en serie; copias que son tan buenas como los origina-
les –o al menos eso es lo que se proclama. No importa que el sombrero sea francés sino que
luzca francés.

Figura 6. La Opinión Nacional, 1869 Figura 7. El Americano, 1872. Grabados, trajes de señoras. 11 de abril.

A medida que el país está más preocupado por mostrarse moderno que por mostrarse dis-
tinto y particular, adopta la moda y sus objetos de consumo sin tantas restricciones. La identi-
dad parece menos amenazada por ese peligroso elemento extranjero –que, como ya vimos, a
84

85
veces resultaba demasiado extravagante, materialista, lujoso, individualista, inmoral– y la La mediación se produce entonces no en la modificación del original sino en la selección
batalla se da ahora por una anhelada horizontalidad que lime las jerarquías entre los países de unos materiales que no atenten contra el rol conservador que aún quiere adjudicarse a la
o, para decirlo con dos palabras muy caras al siglo XIX, entre civilización y barbarie. Creo que, mujer durante estas últimas décadas del fin de siglo. No olvidemos que en Europa y en Norte-
en el fondo, la diferencia se asimila como signo de barbarie y de allí que se produzca esa enar- américa es ya inminente su ingreso en el campo de trabajo y que esto traerá grandes varia-
decida carrera por estar al día y esta necesidad de copias fieles y legítimas. No quiere decir esto, ciones en la manera como se la concibe. Está a punto de producirse un cambio de paradigma
en última instancia, que el campo cultural no esté preocupado por la concepción de una iden- en su rol, al que estas publicaciones venezolanas se oponen a través de representaciones de
tidad nacional, sino que esa identidad pasa ahora por la adopción menos problemática de la mujeres circunscritas al espacio doméstico, alejadas, en consecuencia, del modelo de la
modernización y de sus concomitantes procesos de masificación y globalización. En el fondo «mujer moderna».
la naturalización del discurso de la moda implica también la naturalización del propio dis-
curso de la modernidad, de sus tiempos y sus premisas. El temor va cediendo –aunque nunca En la publicidad ilustrada es posible rastrear este temor. Si se analiza con cuidado, vemos
del todo, se trata de grados– ante un proceso de modernización que se acelera y que cuenta como por un lado se exhorta a la mujer al consumo, especialmente de maquillaje y de pro-
con el aval y el empuje irrestricto del Estado6. ductos de belleza, pero al mismo tiempo siempre se presenta frente al tocador. Las mujeres son
representadas en un espacio íntimo, solitario, practicando un ritual casi místico, y por ello
Esto no quiere decir que han desaparecido todas las mediaciones y diferencias con el modelo mismo separadas del ámbito exterior (ver figura 8). Se trata, así, de una suerte de antesala de
europeo. Si se observa con cuidado los figurines que se incorporan a la prensa nacional –más lo público en donde secretamente opera el artificio y de una mirada voyerista que se mete en la
allá de toda la retórica de la copia–, se encontrará ciertas constantes que parecen apuntar, nue- sala de baño y del tocador para hacer público, precisamente, lo más privado de la intimidad y
vamente, a un proceso de reinterpretación. Si bien las imágenes provienen de París o Londres, simultáneamente asignarle un espacio confinado, restringido.
todo el proceso de selección devela, de manera muy sutil, algunas resistencias residuales.

Una de estas variaciones, por ejemplo, tiene que ver con el rol de la mujer. Los figurines de
moda en la prensa nacional tienen una particularidad: todos ellos, al menos todos los que ha
arrojado esta investigación, conservan a la mujer en el espacio doméstico. Las revistas francesas
muestran cada vez más a la mujer en la calle, en los boulevares, en la ciudad, mezclada en las ac-
tividades de la vida urbana. Estos figurines son pasados por alto en sus reproducciones naciona-
les y se prefiere aquellos en donde la mujer sigue estando en el espacio privado. El único espacio
público es el del salón de baile; un ámbito igualmente restringido, privado, puertas adentro.

Pareciera entonces que aun en este contexto más abierto al proceso de modernización si-
guiera habiendo algunas zonas vedadas; la idea de una mujer circulando por el espacio urba-
no resulta todavía muy inquietante. La mujer como un agente reservado para el espacio
doméstico es muy persistente en Venezuela. Incluso en revistas muy cercanas al siglo XX,
como El Cojo Ilustrado, una buena parte de las féminas continúa siendo representada en el
espacio del hogar, si acaso, en el jardín de la casa, una suerte de pequeña concesión al espacio
resguardado de la naturaleza.

6 Este tema lo estudiaré detenidamente en el capítulo siguiente. Figura 8. La Opinión Nacional, 13 de febrero de 1883
86

87
En este anuncio aparecido en La Opinión Nacional (ver figura 8), vemos a una mujer
perfectamente vestida frente al espejo, rodeada de sus cremas. La publicidad hace del embelle-
cimiento un ritual de la vida privada, pero no nos muestra el proceso sino el resultado. A dife-
rencia de la caricatura donde veíamos una radiografía que permitía ver lo que estaba debajo,
aquí solo podemos ver el exterior. La idea del engaño, del truco, se legitima a medida que estos
productos son, precisamente, parte del truco y de la impostura, disfrazan y mienten. De allí
que el rejuvenecimiento no sea criticado, sino, por el contrario, alabado. En este sentido hay
una legitimación del artificio, muy moderna sin duda, una legitimación de la belleza como
construcción, pero es una belleza que debe permanecer en casa.

En cuanto a la publicidad dirigida a los hombres (mucho menos frecuente, por cierto) la
imagen es menos recurrente, se apela más al texto. Las pocas ilustraciones de moda para
hombres en este momento lo colocan igualmente en el tocador pero su hombría queda in-
tacta. Tomo la versión masculina del anuncio anterior en donde vemos a un hombre en el
tocador, listo para salir a la calle (ver figura 9). Al igual que la mujer, está completamente
vestido y acicalado, pero lleva un traje claramente de trabajo, pantalón, chaqueta y corbata. Figura 9. La Opinión Nacional,
Su tocador es mucho más simple, solo tiene lo necesario. Esta imagen si bien nuevamente le- 15 de febrero de 1883
gitima la idea de que el cuerpo puede ser construido y modificado –a fin de cuentas se trata
de un anuncio de tinte de pelo– no hace del truco una herramienta feminizada como había-
mos visto en las caricaturas. Este hombre tiene una contextura fuerte, varonil, de talle cua-
drado, mirada sobria. A diferencia de la crema de la mujer, este tinte viene avalado por el
«Profesor Barry» y se insiste en su seguridad. La figura de autoridad, la del profesor, de algu-
na manera legitima el acicalamiento como parte de un ritual, seguro, del hombre moderno,
trabajador y pulcro, alejado de los excesos. Los objetos que aparecen en esta publicidad son
signos del éxito, frutos del trabajo.

Estas imágenes nos muestran un espacio discursivo que se ha abierto a la retórica de la


modernización (incluso a las del cuerpo construido); que ha asumido lo superfluo como dis-
curso necesario; y al mismo tiempo nos muestra las resistencias a ese mismo discurso o al
menos a algunos de sus rasgos. Como vimos claramente en el caso de la mujer, se seleccionan
aquellas imágenes que representan a la mujer en el espacio privado y se obliteran las imáge-
nes de la mujer en la calle. En el caso masculino, se acentúa su hombría y si bien se le permi-
te entrar al tocador es simplemente porque el hombre trabajador debe estar limpio y acicalado,
es parte de su trabajo y de su rol en la sociedad burguesa.

En consecuencia, el discurso publicitario se transforma, por un lado, en la promesa del Figura 10. La Opinión Nacional
88

89
mundo moderno, en su ritualización, y por el otro, en una imagen especular de ese mismo En efecto, estas ilustraciones permitieron la puesta en escena de una república rica, prós-
mundo moderno en una versión mesurada. La publicidad funciona como una herramienta pera, liberal, moderna, cosmopolita y, sobre todo, democrática. Los figurines, tan globales y
modeladora de conductas y ciudadanías pero también como un espejismo que pone en esce- tan cosmopolitas, terminaron convirtiéndose en una pieza del engranaje de la identidad na-
na cuán moderno se es. Para decirlo en términos de Baudrillard: «By means of advertising, cional. Ellos permitieron una operación simbólica muy particular: condensar en imágenes el
as once upon a time by means of feasts, society putsitself on display and consumes its own bienestar material y espiritual que venía de la mano del proyecto modernizador de Guzmán
image» (Por medio de la publicidad, así como en otro tiempo se hizo mediante los festines, Blanco. De hecho, uno de los objetivos expresos del mandatario era replicar el modelo francés
la sociedad se exhibe y consume su propia imagen [1996: 173]). Los figurines y la publicidad en Venezuela, tanto en sus aspectos políticos y culturales como en sus formas y maneras. Es
son imágenes diseñadas para estimular el consumo pero también para ser consumidas7. muy conocido que Guzmán pretendía convertir a Caracas en un «pequeño París». En este
contexto, la moda y sus representaciones visuales terminan funcionando como un discurso
Un anuncio de jabón o de un perfume de París puede funcionar como imagen especular. político, como una imagen especular de la modernización del país. El modelo francés, a veces
No hay que subestimar el valor simbólico que una serie de anuncios puede ejercer dentro del copiado, a veces silenciado, a veces caricaturizado, se convierte en la puerta de entrada al
entramado de la prensa. Los figurines de moda y los anuncios publicitarios ilustrados confi- mundo moderno; un mundo que las batallas y la inestabilidad política y económica habían
guraban un nuevo tejido discursivo que si bien –aparentemente– estaba muy alejado de la postergado reiteradamente. La opulencia, el boato, la elegancia de los trajes proclaman un
arena pública, se conviertía en una herramienta que acuñaba el proyecto de las élites políti- nuevo estatus cultural, social, económico y político. Y Guzmán Blanco hará del boato y de la
cas y culturales. Esta imagen fantasmática si bien utiliza materiales extraídos de la prensa moda una política de Estado. Veamos cómo se llevó a cabo este proceso.
internacional, al igual que los figurines, tiene una manera muy particular de hacer sistema
con el proyecto guzmancista (1870-1887). Es indudable que la eclosión del mundo de la
moda y de los figurines tiene que ver con procesos económicos muy importantes: el desarro-
llo del capitalismo, la expansión del consumo, la masificación de los bienes suntuarios, la li-
bertad de comercio en América Latina, la exportación de los bienes manufacturados que
provienen de Europa8. Sin embargo, más allá de estos hechos innegables, es interesante ver
cómo estos procesos se insertan en contextos políticos muy particulares y cómo interactúan
con ellos.

7 Al igual que con los figurines, es muy difícil distinguir los anuncios nacionales de los elaborados fuera del país. Era una
práctica muy frecuente para la época el uso de las ilustraciones extranjeras. Estas imágenes partían de la casa matriz y los
países que las recibían solo modificaban los textos –en el caso de que fuese necesario– o los traducían al idioma de la re-
gión. De esta manera podemos ver cómo se replica un mismo anuncio en distintos periódicos de la América hispana.
8 Arnold Bauer encuentra en los años setenta un importante viraje económico en América Latina marcado por una cierta
expansión del mercado: «Latin American exports of food, fiber, and minerals began to flourish from the 1870s on with the
subsequent increase in local investment and generally higher salaries and wages among those sectors connected to the
export economy. Consequently, the list of manufactured imports lengthened along with an increased demand for local
produce» (Las exportaciones latinoamericanas de alimentos, fibra y minerales comenzaron a prosperar a partir de 1870
con el subsiguiente aumento de inversiones locales y, generalmente, con sueldos y salarios más altos entre los sectores vin-
culados con la economía de exportaciones. En consecuencia, la lista de las importaciones manufacturadas se extendió
junto con una mayor demanda de producción local [2001: 137].)
91
6. Guzmán Blanco y un opulento festín
Le superflu, chose très nécessaire.
Voltaire (Le mondain, 1736)

En este capítulo veremos cómo funciona el discurso de la moda dentro del propio registro ofi-
cial, cómo es utilizada por el aparato estatal. Para ello exploraremos como ejemplo la des-
cripción minuciosa que hace la Gaceta Oficial del baile de fin de año que ofrece Guzmán
Blanco en 1880. No me detendré en la descripción que hace la Gaceta de la exuberante deco-
ración de los salones ni en lo complejo y sofisticado del menú, ya bastante significativos en sí
mismos, sino en la descripción de los trajes de sus participantes.

La primera descripción que encontramos es la que se hace del propio Guzmán Blanco. Se
trata de una muy breve referencia donde se menciona que portaba un «traje negro de etiqueta
con la cruz de la legión de honor al cuello»(Gaceta Oficial, 3 de enero de 1880, nº 1971, p. 1).
Lo escueto de estas líneas contrasta con lo profuso de la descripción de los vestidos usados por
los invitados, especialmente por las mujeres. Podemos leer en esta parquedad, por una parte,
la visión de la moda como un espacio que sigue marcado por el género –a pesar de que la
moda se ha extendido ostensiblemente hacia el ámbito masculino–, y por otra, el uso del traje
masculino como un discurso democratizador. El sobrio traje negro de chaqueta y pantalón
que porta Guzmán Blanco es el típico traje burgués que intenta dejar de lado el lujo y la osten-
tación para poder asumir así los valores de la igualdad y la democracia, al menos en teoría.
En principio, el traje masculino debe unificar, eliminar las diferencias entre los distintos es-
tratos sociales que conforman la sociedad.

Por ello, el énfasis que pone la Gaceta en la sobriedad del traje burgués intenta remarcar la
mesura de una clase media alejada del boato aristocrático y de las obvias desigualdades socia-
les. Los valores del trabajo y la igualdad deben estar expresados en un traje que no permita se-
gregar ni ostentar. Tal como explica Roland Barthes, en la cultura moderna:
La idea de democracia produjo una indumentaria teóricamente uniforme, que ya no se sometía a las
exigencias declaradas del parecer sino a las del trabajo y la igualdad: la indumentaria moderna
[…] es en principio una indumentaria práctica y digna: debe estar adaptada a cualquier situación
de trabajo (siempre que no sea manual); y, por su austeridad, o como mínimo su sobriedad, debe
anunciar ese canto moral que marcó a la burguesía del pasado siglo (Barthes, 2003: 404).
92

93
Sin embargo, este deseo democratizador debe lidiar, tal como lo señalan teóricos como el en la representación nos habla de una figura que intenta mantener una imagen parca con po-
propio Barthes (2003), Bourdieu (1988), Perrot (1994) y Lipovestsky (1990), con ineludibles cas variaciones incluso en contextos como el baile y el festín diseñados, precisamente, para la
procesos de distinción que terminan por socavar este discurso aparentemente democratiza- ostentación.
dor. En ese caso, el detalle se transforma en el elemento que permite, una vez más, restablecer
cierta jerarquía.
Now the social game would be played on the terrain of nuance and detail, a terrain where secon-
dary signs –the only ones that mattered now- proliferated.
Bourgeois dress replaced the multiplicity of aristocratic costumes, but beneath its superficial uni-
formity it created levels of meaning that bred subtle differences and revealed novel qualities to be
carefully cultivated (Perrot, 1994: 81).
(El juego social se desarrollaría ahora en el terreno del matiz y el detalle, un terreno en el que los
signos secundarios –los únicos que importaban ahora– proliferaban.
El vestido burgués sustituyó la multiplicidad de atuendos aristocráticos, pero bajo su uniformidad
superficial creó niveles de significación que generaban diferencias sutiles y revelaban nuevas cua-
lidades que debían ser cuidadosamente cultivadas.)

En el caso del traje de Guzmán ese signo secundario es una condecoración: la cruz de la
Legión de Honor. Esta condecoración intenta no solo distinguir al mandatario sino transmitir
claramente los nobles valores del que la porta. Se trata entonces de un traje que no solo habla
de mesura republicana sino también de valor y dignidad.
Figura 1. Antonio Guzmán Blanco en traje de etique-
Para reforzar lo anterior, quisiera analizar dos fotografías del mandatario que permiten ta. Eugene Parov, 1895. Colección Fundación Boulton
ilustrar muy bien esta suerte de paradójica distinción democrática. En la primera (ver figura Figura 2. Guzmán Blanco. A. Liebert.
1) encontramos al mandatario vestido de etiqueta en lo que suponemos es la antesala de un Colección Fundación Boulton
baile (o al menos su simulación). Los signos de la distinción del traje (en este caso claramente
el pumpá y la cadena del reloj) están atenuados por la sobriedad de los colores y la simpleza de Ahora bien, si volvemos a la fiesta de fin de año, veremos cómo el traje de Guzmán, para
las otras piezas. La misma pose del mandatario apunta hacia la mesura –su figura recta, con- poder ser comprendido en su totalidad, tiene que ser leído en combinación con el de la Prime-
tenida, que evade la cámara– aun cuando se encuentra enmarcado por este decorado abiga- ra Dama. Ambos funcionan como parte de un mismo enunciado. La sobriedad del traje del
rrado y rococó que intenta apuntalar la noción de sofisticación y lujo. Ilustre Americano contrasta drásticamente con la descripción del lujo y el refinamiento del
traje de Ana Teresa Ibarra:
En la figura 2 encontramos nuevamente al mandatario pero esta vez en un decorado que Un traje superior a cuanto se ha visto en Caracas hasta ahora, y no inferior bajo ningún concepto al
nos remite a un lugar de trabajo, un despacho posiblemente. Nótense las mínimas diferencias más lujoso y elegante de Westminster o las Tullerías. Era de riquísima seda de la China, con esos co-
que se encuentran entre esta imagen y la anterior. En esta imagen, aunque desaparecen el lores débiles y confusos que los franceses llaman fanées y que son la más alta expresión del buen
pumpá y la cadena de oro, el atuendo mantiene características muy similares: un traje de tres gusto; la cola de la falda casi se desprendía desde arriba, formando un cuerpo aparte, que arrastra-
piezas de color oscuro y corbata. La pose se mantiene muy parecida; el gran cambio se produce ba a gran distancia. Ornaba su cuello una riviere de brillantes, pulseras de lo mismo en los brazos,
en el decorado que nos ubica ahora en un contexto muy disímil. Esta semejanza en el traje y solitarios de un tamaño enorme en las orejas, broches de brillantes en el pecho, y adornos de igual
94

95
piedra en la cabeza y en el traje. Era el más preciso conjunto de brillo, esplendidez y belleza que Si desglosamos con cuidado la descripción del traje de Ana Teresa podemos encontrar im-
pueda imaginarse (Gaceta Oficial, 3 de enero de 1880, nº 1971, p. 2). portantes marcas que indican la manera como se desea que este sea leído. Más que el traje en
sí mismo, interesa la manera como lo inscribió y utilizó el aparato estatal. Para empezar, uno
Si Guzmán representa la mesura democrática y republicana, Ana Teresa, por el contrario, de los primeros elementos que destaca el cronista es que el elegante traje de la primera dama
representa el lujo, la ostentación, el exceso, el despilfarro. ¿Cómo entender entonces la convi- no tiene nada que envidiarle a aquellos que se llevan en las grandes ciudades cosmopolitas.
vencia de estos discursos tan opuestos? Habría que comenzar por señalar que a lo largo del si- Este deseo de equiparar ambos estilos responde de una manera muy clara al proyecto guz-
glo XIX la mujer y sus múltiples trajes simbolizaban la fortuna y el bienestar del hombre a su mancista de intentar reconstruir un imaginario nacional que se despoje de su traje más pobre
lado (esposo o padre). Las nuevas maneras de jerarquización pasan por el detalle del traje y rural, para asumir el atuendo de una nación rica y lujosa que puede, y debe, dialogar con las
masculino pero también por el uso de las mujeres como la vía más expedita para desplegar los naciones modernas en una situación de igualdad y no de subordinación. Tal como vimos con
símbolos de la prosperidad económica. Sin embargo, en el caso de la pareja presidencial, la los figurines, se trata de eliminar la distancia. Ana Teresa figura como la muestra fehaciente
Primera Dama no está representando simplemente los bienes familiares, ella está jugando un del grado de desarrollo al que ha llegado la patria, un grado que le permite reubicarse en el
papel simbólico mucho más importante: representa la prosperidad de la república. En el fon- contexto internacional1 y dialogar desde otro lugar. En el fondo este traje que es «igual» al de
do la pareja funciona como una suerte de puesta en escena de una república donde se combi- Westminster o Las Tullerías intenta dos procesos muy interesantes: anular las jerarquías entre
na la democracia y la igualdad con el discurso del lujo, el confort, la riqueza y la sociabilidad los pueblos desarrollados y los que no lo son, es decir, como ya vimos, entre el original y la co-
moderna. pia2 (el traje de las metrópolis y el traje de Ana Teresa) y, al mismo tiempo, invisibilizar la po-
breza y la miseria.
Figura 3. Ana Teresa Ibarra
de Guzmán Blanco en traje No olvidemos que esta descripción fastuosa de una Primera Dama cargada de brillantes
de gala. G. Reutlin, 1880. Co- está hecha desde la Gaceta Oficial, es decir, desde el órgano de divulgación estatal. La retórica
lección Fundación Boulton estatal hace suyo el discurso del lujo: Ana Teresa lleva un collar, una pulsera, unos solitarios,
broches, adornos para la cabeza y el vestido, todos ellos cargados de diamantes, símbolos in-
equívocos de la opulencia. Sin duda, hay un discurso que quiere hacer del lujo, del «derroche
ostensible», un elemento fundamental de la representación nacional.

1 Ver el artículo de Beatriz González «El ordenamiento de la cultura nacional: una vitrina para la exportación».
En Ficciones y silencios fundacionales. Madrid: Iberoamericana, 2003.
2 Paulette Silva en su estudio sobre Pedro Emilio Coll, hace un valioso análisis sobre el valor de la copia y su legitimidad en
la Venezuela de fin de siglo. Si bien Silva se refiere a la copia legítima en el campo del arte creo que esta categoría funciona
de igual manera para el vestido. Dice Silva: «La traslación de la copia, sin embargo, hace que aparezca un nuevo sentido,
al cual también contribuyen la espectacularización, la enfática puesta en escena, con sus respectivas poses que hoy lucen
exageradas, y la insistencia en la manera en que hay que leer esas réplicas. La exhibición de copias dice con claridad (con
demasiada claridad): esto es arte y es moderno. Parte de la convicción de que el arte y la modernidad, estrechamente liga-
dos en estas representaciones, están en otra parte, pero también supone que es posible importarlos, trasladarlos y “aclima-
tarlos” con facilidad. Pretenden, por eso mismo, no ser variaciones, apropiaciones e, incluso, parodias, sino legítimas y
auténticas copias» (2008: 86).
96

97
Figura 4. Retrato de La acumulación de signos de riqueza pareciera intentar compensar, precisamente, las ca-
Ana Teresa Ibarra de rencias que estos países aún en procesos muy incipientes de modernización y desarrollo pare-
Guzmán Blanco. cen arrastrar. El traje de Ana Teresa es reiterativo, excesivo, porque, precisamente, en su afán
Martín Tovar y Tovar, de legitimarse, apuesta por el exceso para cubrir las penurias. Los brillantes tratan de anular
1876. la pobreza y las desigualdades que pululan a pesar de las lujosas imágenes del poder. Es un
Colección particular mecanismo de sobrecompensación y, al mismo tiempo, de invisibilización de la pobreza.

A medida que la imagen de la nación pasa por una Primera Dama opulenta y vistosa, pare-
ce poder enmascararse la miseria que se extiende más allá del reducido ámbito de la élite ur-
bana. No hay que olvidar que estos procesos de modernización se cumplen en espacios muy
reducidos y en una serie de prácticas que si bien comienza a alcanzar a las clases medias, no
toca a las grandes mayorías:
While the quality of life of the majority deteriorated, the life-style of the elites and to a lesser extent
of the emerging middle class improved, both to extremes previously unequaled. But more than
economic extremes separated the elites from the masses. As the elites became more Europeanized,
the cultural distance between them and the vast majority of their fellow citizens also widened
(Bradford Burns, 1980: 151).
(Mientras la calidad de vida de la mayoría se deterioraba, el estilo de vida de las élites y, en menor
grado, de la clase media emergente mejoraba, ambos hasta extremos sin paralelo. Pero lo que se-
paraba las élites de las masas era más que extremos económicos. Mientras las élites se europeiza-
ban más, la distancia cultural entre ellas y la vasta mayoría de sus conciudadanos se ampliaba.)

Las imágenes del lujo que emplea el guzmancismo eliminan entonces tanto del campo de
la representación como del campo de la modernización esas mayorías de las que habla
Bradford Burns. El aparente bienestar material y espiritual al que se supone que ha arribado el
país permite el surgimiento de grandes defensores del lujo que intentan mostrarlo como un
bien accesible a todos. Esta defensa del lujo resulta novedosa en la Venezuela decimonónica; es
un discurso que, como hemos visto, ha causado a lo largo del siglo escozor y polémica y que
tiene cargas muy peligrosas. Veamos algunos de estos riesgos.

6.1 Las tretas del lujo

Como hemos discutido a lo largo de este trabajo, el lujo había sido durante todo el siglo XIX
una pieza muy importante del rompecabezas político. En las crónicas más tempranas este se
encuentra asociado a la crítica y a la censura de estos excesos en un país que parecía no poder
98

99
permitírselos. Es interesante observar cómo las primeras críticas al lujo estan justificadas por demos la exaltación de los objetos de lujo que circulan por los nuevos manuales de
un discurso moral que intenta castigar una conducta licenciosa y autocomplaciente que viene comportamiento. En el Manual de urbanidad de Manuel Antonio Carreño (1853), tan di-
a sustituir paulatinamente los valores de la austeridad y la contención. El discurso religioso fundido en Venezuela y en América Latina, los objetos de lujo tienen un rol fundamental, los
pena severamente el lujo como una práctica autoindulgente que solo puede conducir a la de- cubiertos, las vajillas, los manteles, los adornos, la decoración, la vestimenta, determinan el
pravación y a la vida licenciosa. comportamiento en sociedad.

Continuamente vemos cómo se repite la idea del «lujo moderno» como un exceso asociado Hemos visto también en los primeros capítulos de este libro cómo las crónicas de moda
a un mundo en transformación que sustituye lo «necesario» por lo «superfluo»: alentaban al consumo de los bienes suntuarios y cómo el consumo funcionaba como eje fun-
¿A dónde va a parar nuestra sociedad con esa moderna plaga del lujo que se ha desarrollado en su damental para el proyecto liberal de Páez. El lujo es así un arma de doble filo: para algunos,
seno como una lepra, y que si no se le pone remedio pronto, pronto, pronto, amenaza nada menos crea prosperidad y moviliza la economía, para otros, solo puede conducir a la depravación
que disolver sus vínculos más sagrados con el virus de una espantosa y necesaria desmoralización? moral y a la debacle económica.
[...] la sociedad se hunde sin remedio en un abismo de inmoralidad, si pronto, muy pronto, no se da
a las ideas públicas un giro tal que ataque de frente y destruya en su ya peligrosísimo progreso esa Quisiera detenerme, por ello, en la propuesta conciliadora que hace Andrés Bello en 1839.
locura del lujo moderno, origen necesario de incalculables estragos para la familia y por consi- Bello parte de la idea de que el lujo es necesario y deseable, moviliza la economía y genera una
guiente para la sociedad (El Americano, «Del lujo moderno», 1857) repartición más democrática del capital:
Déjese al propietario la libre disposición de lo suyo, y ese lujo que a los ojos severos de una moral
En el Catecismo de moral de Lorenzo Villanueva vemos repetirse esta visión tremenda- bien intencionada, pero poco perspicaz, es un mal, vendrá a ser un correctivo saludable de la desi­
mente negativa del lujo: el lujo crea «necesidades imaginarias» que desestabilizan un orden gualdad de los bienes, haciendo a la riqueza tributaria del trabajo, único patrimonio de los que no
social que requiere que cada clase permanezca en su «propia esfera». El lujo moderno aparece han sido favorecidos de la fortuna. Se declama contra las necesidades ficticias que el lujo engendra
asociado a una movilidad social que se teme, que fragmenta un orden establecido. y alimenta; y se olvida que las necesidades caprichosas del rico proporcionan al pobre una gran
P. ¿Qué riesgos trae el lujo para la sociedad? parte de los medios de subvenir a sus necesidades reales. Lo cierto es que ni ha existido jamás, ni
R. Incita a sus individuos a que salgan de la propia esfera, abre la puerta a necesidades imaginarias, puede concebirse estado social en que no haya más o menos lujo; y que cuanto crecen la población
roba el contento a las clases ínfimas, fomenta la envidia del mayor lucimiento, y expone a grandes es- y la riqueza, tanto es más útil y aun preciso que se extienda y se diversifique el goce de lo que incon-
tragos la honestidad, la probidad y la justicia (Lorenzo Villanueva, Catecismo de moral, 1841: 118). sideradamente se condena como superfluo y vicioso (El Araucano, 3 de mayo de 1839)(1982: 119).

Hacia mediados de siglo vemos cómo las críticas irán mutando hacia un discurso que Bello reconoce en el lujo un poderoso motor económico que moviliza la sociedad y que
combina lo moral con lo económico: el lujo es perjudicial no solo porque desarrolla conductas permite una repartición más democrática de los bienes. El lujo, visto así, ya no es el arma de la
inmorales sino porque daña severamente la economía familiar y por ende la economía de la exclusión sino por el contrario un elemento democratizador que genera riquezas y bienestar.
república. En definitiva, la idea del lujo como enfermedad de los nuevos tiempos prevalecerá Bello también le da a lo «superfluo» un nuevo significado; lo superfluo se vuelve necesario en
durante gran parte del siglo. El argumento económico irá adquiriendo cada vez más peso: pa- la sociedad moderna, no solo por la riqueza y democratización que genera, sino también por-
reciera que el problema no es tanto el lujo en sí mismo sino el deseo de fingir un estatus que no que lo superfluo permite el refinamiento de la sociedad y de la cultura:
se tiene y que conduce a la ruina de las familias de las clases media y baja, demasiado preocu- El lujo mismo se refina por grados. Poco a poco, se derrama sobre toda la sociedad un aspecto de
padas por el deseo de aparentar. aseo, decencia y delicadeza. A la glotonería y la crápula suceden placeres de otro orden; aparecen la
elegancia en los muebles, la nitidez en las habitaciones y en el vestido, el gusto de las artes, el de la
Ahora bien, como ya hemos visto, junto a esta visión del lujo como «lepra» se desarrolla pa- música, tan recomendado en todos los tiempos, el de las letras, tan fecundo de utilidades prácticas
ralelamente, por otros canales, una exaltación del consumo y de los bienes suntuarios. Recor- y de goces intelectuales; en suma, todo lo que forma la civilización y cultura de un pueblo (120).
100

101
Las frivolidades encuentran aquí otro sentido: forman parte de una sociedad que necesita que establece unos lujos autorizados y otros que no lo son. El lujo será permitido en la medida
del ocio, del placer, de las amenidades, de la elegancia, de las artes, del goce. Bello ve en el arte en que represente la condición económica «real» de sus propietarios y estos no pretendan
una manifestación del lujo, como si se tratara de un exceso, de ese exceso que resulta necesa- usurpar unos códigos que no les pertenecen. La impostación nuevamente es penalizada. Reto-
rio dentro de toda cultura. Por otra parte, reconoce en las letras dos rasgos opuestos, el lado memos el pasaje citado anteriormente.
pragmático y el lado del goce. No se trata de poca cosa, al asociar al arte y las letras al lujo y al P. ¿Qué riesgos trae el lujo para la sociedad?
goce hace una operación bastante innovadora, los coloca del lado de lo superficial, pero de eso R. Incita a sus individuos a que salgan de la propia esfera, abre la puerta a necesidades imagina-
superficial que le da al hombre «su dignidad en la escala de los vivientes» (123). Si bien Bello rias, roba el contento a las clases ínfimas, fomenta la envidia del mayor lucimiento, y expone a
no descarta el carácter pragmático del arte, lo coloca en un nivel parecido al de los objetos su- grandes estragos la honestidad, la probidad y la justicia.
perfluos, no en balde aparece junto a los muebles y los trajes3. P. ¿Es lujo toda pompa?
R. No, hay pompa que es necesaria a algunas clases altas de la sociedad, y esa no pertenece a los
No se trata, por lo demás, de una concepción única de Bello, pero sorprende por lo tempra- gastos superfluos (Lorenzo Villanueva, Catecismo de moral, 1841: 118).
no del texto. La noción del arte como lujo y como un bien de la sociedad de consumo parece
extenderse en la segunda mitad del siglo. Unos años después en La Opinión Nacional, pode- Desde la acera conservadora, hay lujos legítimos, aquellos que reflejan un estatus real, y
mos ver una argumentación similar. Nos dice el autor: lujos ilegítimos, los que falsean la condición social. La ostentación es bienvenida siempre y
Desde luego confieso que para vivir no se necesita nada de lo que hace amable a la vida. Una serie cuando no distorsione el orden social establecido. Esta idea del lujo intenta restablecer cierta
de toneles y otra serie de Diógenes dentro de los toneles, constituirían las ciudades modernas. A esto jerarquía de los símbolos. En medio de un orden social en continua transformación en donde
nos conduciría la supresión de lo superfluo. los signos de la distinción parecen haber ingresado en una confusa vorágine, hay un deseo por
No hay más inconveniente que las mujeres y los poetas (Eduardo López Bago, 12 de abril de 1882). restituir cierto orden necesario por medio de la separación entre un lujo auténtico y autoriza-
do y un lujo como impostura y falsa pretensión.
Lo superfluo ha pasado a ser no solo un territorio femenino sino también el de los poetas,
más preocupados por lo bello que por lo útil. Comienza a haber una aceptación del arte como Volviendo al caso de la Primera Dama y el de su esplendoroso vestido de seda de la China,
un bien de consumo y de goce, no como estricta necesidad. Esto nos muestra una vuelta de el lujo parece una práctica legítima o al menos así desea presentarse, ya que representa el ele-
tuerca muy importante; hemos pasado del rechazo de lo banal como un espacio ilegítimo de vado estatus al que ha arribado, no sin innumerables dificultades, la república. Mucho más
la cultura letrada a asociar el arte con el goce, el lujo y lo superfluo. Y si bien esta no es la única cercano a la propuesta de Bello, el guzmancismo hace de la reiteración de los signos de la opu-
representación del arte que predomina en el discurso letrado del fin del siglo, ella abre una lencia –los brillantes colocados en las joyas de la primera dama– un símbolo nacional. Uno
veta muy importante y novedosa. de los mayores peligros que corre esta representación es su desenmascaramiento como un dis-
curso ficticio e impostado, es decir, los riesgos del recién llegado, sobre todo porque esta ima-
Ahora bien, más allá de la visión del lujo como el componente espiritual del hombre, hay gen debe dialogar con la de los europeos.
toda una retórica que sigue utilizando el lujo como mecanismo de exclusión y de diferencia-
ción y no como elemento democratizador y dignificante. El lujo es legítimo en ciertas esferas y El guzmancismo convierte al lujo en esa pompa necesaria que acompaña el poder y sus
ciertas clases. En este sentido, me gustaría conectar la propuesta de Bello con la que hace unos símbolos de supremacía y eficiencia. Este uso político del lujo viene de la mano, además, de una
años después Lorenzo Villanueva en el Catecismo de moral. Villanueva, si bien habla desde revalorización de aquello que se ha considerado como «necesidades superfluas». El fin de siglo
un lugar mucho más conservador que el de Bello, no deslegitima el lujo en su totalidad sino rescata el lujo como necesidad de una sociedad medianamente evolucionada que tiene legítimo
derecho a su disfrute, así como una práctica democratizadora acorde con la movilidad social. Al
3 Esto va a la par con tendencias europeas que comienzan a ver el arte como un gusto superfluo; tendencias que desembo- igual que el temprano texto de Bello, las crónicas de fin de siglo apuntan reiteradamente a la no-
carán en la doctrina del «arte por el arte», el simbolismo, el decadentismo, etc. ción del lujo como goce y exceso que dignifica, que hace a la sociedad más noble, más elevada.
102

103
Proscribir el lujo, es proscribir todo lo que se eleva, todo lo que brilla, todo lo que seduce. Es vitorear
a la ignorancia, es llevar en triunfo a la grosería. El lujo equilibra la riqueza; es democrático; por-
que reparte la fortuna de uno entre muchos, y como cada nacido llega a la vida con dones de distin-
ta especie, quien con un caudal de monedas, quien con otro de talento, éste con el de la
laboriosidad, aquel con el de la honradez, el lujo establece después el canje de unas cosas por otras;
da dinero al pobre, trabajo al jornalero, inspiración al genio, y compra constantemente y acumula
el movimiento de la humanidad en el palacio espléndido de la civilización (Eduardo López Bago,
Caracas, 1882, El Siglo, «Defensa del lujo»).

Al identificar la civilización con un «palacio espléndido», imagen por antonomasia del


lujo y del derroche, se produce una operación muy interesante: civilización y lujo son las dos
caras de una moneda y no pueden concebirse la una sin la otra. Lo superfluo aparece ligado a
lo que «brilla», lo que «seduce», es decir, al deseo y a las miras más elevadas del espíritu. De
allí entonces que Ana Teresa Ibarra, llena de brillo y lujo de pies a cabeza, se convierta en una
imagen de la elevación del espíritu de la república y en la puerta de entrada al «palacio esplén-
dido» de la civilización.

Ahora bien, lo superfluo solo puede funcionar como dispositivo político si viene acompaña-
da de la retórica de la democratización; el lujo solo puede estar atado al bienestar si se aleja de
la vieja retórica de la exclusión y el privilegio. Bajo esta mirada, el consumo suntuario repre-
senta una apertura hacia una economía liberal que hace del enriquecimiento una forma legí-
tima que estimula el progreso y la movilidad social. De allí, toda la terminología económica a
la que recurre el autor.

Como señala López Bago, se trata de un lujo que democratiza la sociedad en la medida en
que, al menos en teoría, está al alcance de todos. De allí entonces que los excesos del guz-
mancismo no se conciban como elementos excluyentes sino, por el contrario, como motores Ana Teresa Ibarra de Guzmán Blanco. Colección Fundación Boulton
–simbólicos y reales– de la sociedad. En la Gaceta Oficial que describe el baile de Guzmán
encontramos, perdida entre la descripción de todos los refinamientos, la siguiente reflexión: Recordemos una vez más que se trata de la Gaceta Oficial y cómo a través de ella la moda
Reunirse todos, sin exclusión ninguna; reunirse los miembros componentes del centro en que fi- hace política. Las teorías del liberalismo le sirven al guzmancismo para justificar el lujo: la ri-
guran las aristocracias del talento, de la honradez y de la buena educación, únicas aristocracias le- queza generaba riqueza y hacía que el capital se colara en distintas esferas sociales. La osten-
gítimas en una república, para festejar la primera sonrosada aurora de un año que promete tantas tación no era el arma para marcar la diferencia respecto a los menos afortunados, sino la
esperanzas, y para desearse unos a otros todas las prosperidades públicas y privadas, es una idea fe- legitimación de la valía de una persona como ferviente trabajador y ciudadano ejemplar. El
liz cuya realización ha sido más feliz aún, y que servirá de norma para el porvenir (Gaceta Oficial, guzmancismo intentó así eliminar la mácula del elitismo a través de un discurso que demo-
3 de enero de 1880, nº 1971). cratizaba las riquezas y la exhibición de los signos de la opulencia.
El baile de fin de año se transforma, en consecuencia, en un espacio de exhibición y legi-
104

105
timación de una nueva imagen nacional. Se trata de consolidar este modelo para que pueda Decís que el lujo afemina. Que el hombre en esos esplendorosos, en medio de estas aristocráticas
ser emulado por sus ciudadanos, adoptándolo como suyo. Tal como señala el cronista, el maneras, no es fuerte, no es vigoroso.
baile se establece como «norma para el porvenir». La llegada del año nuevo se convierte así El hombre moderno no necesita vigor en los músculos, sino en la inteligencia. Hemos suprimido la
en esta especie de aurora de la república, de renacimiento; una aurora a la que se convida a armadura; hemos fundido en el hierro de otras edades caracteres de imprenta para el libro, que es
los ciudadanos y que requiere de la fe en un futuro brillante y espléndido en donde todos tie- la fortaleza del siglo XIX, y hemos perdido en fuerza lo que hemos ganado en valor. Mientras la
nen cabida. mano soporte el peso de la pluma, levantaremos con esa palanca lo que Arquímides consideró in-
conmovible, el mundo (López Bago, «Defensa del Lujo» El Siglo, 1882).
La importancia dada ahora a prácticas tradicionalmente «femeninas», como el refina-
miento social y la moda, intenta apuntalar el proyecto político guzmancista y darle a su vez Esta concepción de un hombre feminizado por las costumbres de salón, que ha fundido la ar-
una notoria visibilidad a esa paz conquistada a base de un prolongado esfuerzo. De allí enton- madura para empuñar la palabra, resulta muy significativa. Se asume esta feminización como
ces que la prensa y las revistas del momento se llenen de crónicas de moda y crónicas sociales un lugar válido desde donde hablar en este nuevo estado de cosas que presenta el mundo moderno.
que reseñan los últimos acontecimientos de la alta sociedad como si se tratara de grandes La fortaleza y el vigor parecen característicos de otros tiempos, de esos tiempos guerreristas que se
avances políticos que muestran, una vez más, cuán exitoso ha sido el proyecto guzmancista. intentan dejar atrás. Esta feminización implica sin embargo un cambio muy importante de con-
Como veremos, bailes de diplomáticos, bodas, cumpleaños, no solo representan importantes cepción. Como vimos anteriormente, durante una buena parte del siglo se ha criticado la cercanía
eventos sociales sino también se transforman en subrepticios discursos políticos. del hombre al mundo de las banalidades y se le ha penalizado, precisamente, con el afemina-
miento. Ahora esa calificación de afeminamiento parece haber cambiado de signo por completo.

6.2 Con rostro de mujer El «Ilustre Americano» cuando porta su traje de etiqueta y deambula por los lujosos salo-
nes está reforzando una concepción del dirigente de Estado como un sujeto que porta nuevos
Los momentos en que Venezuela ha disfrutado de una cierta estabilidad económica y política estandartes y nuevos símbolos; un sujeto que de alguna manera se ha «feminizado». No
parecen venir de la mano del optimismo y de una cierta certeza de que el país finalmente se quiere decir esto que Guzmán Blanco abandone el traje guerrerista del hombre de acción,
enrumba por buen camino. Sin duda, no será Guzmán Blanco el primero en hablar de una sino que logra combinar ambas representaciones porque son caras a su proyecto.
sociabilidad moderna, ni tampoco el primero en intentar la modificación de la vida cotidia-
na. Desde los orígenes de la nación nos vamos a tropezar con estos fallidos intentos por legiti- Sin duda, puede resultar un tanto paradójico hablar de feminización precisamente en el
mar el discurso de una sociedad civilizada entregada a los deleites del progreso; ya vimos caso de un caudillo como Guzmán; recordemos que una de las imágenes más difundidas del
cómo el gobierno de Páez, por ejemplo, también apelaba a un discurso civil y modernizador presidente es el retrato hecho por Martín Tovar y Tovar donde se lo representa vestido con un
que deseaba mostrar un país estable encaminado hacia formas del progreso más amables. Sin traje militar lleno de condecoraciones. Sin embargo, si analizamos con detalle la imagen, ve-
embargo, a pesar de estos antecedentes fallidos, realmente es durante el mandato de Guzmán remos a un Guzmán Blanco que ha abandonado el campo de batalla y que se encuentra en el
Blanco que estos deseos parecen poder finalmente aterrizar en unas condiciones políticas, so- interior de una habitación. El telón de fondo oscuro que está detrás de Guzmán elimina todo
ciales y económicas relativamente adecuadas. vestigio del campo de batalla y lo ubica como un personaje solitario para el que el contexto, al
igual que los personajes secundarios, han sido eliminados. Su elegante traje militar parece
Uno de los rasgos que parece repetirse en estos periodos de relativa estabilidad es una feminiza- apuntar más hacia la representación de un dirigente que a la de un hombre de acción. La es-
ción de la sociedad. El discurso heroico de las armas se contrapone a una mirada que pretende in- pada envainada y el guante en la mano también apuntan hacia un traje militar atenuado por
ternarse en otros territorios más ligados a la paz, la armonía, el refinamiento social. Los nuevos los refinamientos de salón (lo que los militares llaman el «traje de gala» por oposición al de
tiempos necesitan desplazar sus guerreros al espacio del imaginario y de la memoria colectiva. En «campaña»). El estilizado uniforme prusiano con el que suele ser retratado lo aleja de los ava-
el artículo ya citado sobre la defensa del lujo, encontramos este retrato del hombre moderno: tares de la guerra y lo presenta como una figura más romántica.
106

107
Podría decirse que, en general, en su iconografía, la figura de Guzmán Blanco parece ape- debajo del traje su postura siempre heroica y su traje militar, y de esa manera introdujera los
lar a dos tipos de representaciones: aquellas en las que porta un traje civil y que lo ubican en principios de la virilidad épica al espacio de salón de baile. Sin embargo, esta representación
un contexto social más amable (bailes, interior burgués, gabinete de trabajo) y aquellas en las militar, fuerte, está estilizada, embellecida de una manera. De allí que pueda pensarse que en
que porta este traje militar que, a pesar de verse estilizado, no deja de serlo. ¿Por qué entonces este caso, más que «contrarrestar» la feminización se está negociando con ella en una suerte
esta insistencia en lo militar y en esta versión más tradicional de la masculinidad en un mo- de compromiso en donde la feminización y el discurso militarista se dan la mano. Se trata se
mento donde hay una clara tendencia hacia la feminización de lo social? crear vasos comunicantes entre ambas posturas.

Las maneras más amables del mundo burgués finisecular generan dudas y ansiedades. La
idea de una sociedad «feminizada» no deja de tener sus riesgos. Para empezar, el desdibuja-
miento de las claras separaciones genéricas despierta aprehensión y recelo. Parece que esta fe-
minización produjera dos peligrosas operaciones que están concatenadas: una, la división cada
vez menos clara de lo masculino y lo femenino, y dos, la pérdida del lugar de autoridad que jus-
tamente viene de la mano de la masculinidad. Ante esta ansiedad, el guzmancismo intenta va-
rias vías, por un lado, asumir esa feminización sin que ello menoscabe la autoridad y, por otro,
trata de mantener un equilibrio entre la nueva feminización de la sociedad y la necesaria vin-
culación a un pasado heroico fuerte. De allí que el traje, aunque militar, sea también de gala.

Guzmán Blanco desea establecer un vínculo con el pasado heroico de la nación, quiere in-
sertarse en el linaje de los héroes, pero por otro lado hay también un deseo por asumir esa fe-
minización del hombre y del orden social. Recordemos además que la figura del dandy y del
decadente, tan presentes en la época, ofrecen una imagen transgresora no solo de los límites
genéricos sino del propio orden social y del estamento burgués. Junto al hombre feminizado
de la esfera social se establece este modelo militar que apunta hacia la mesura, el trabajo, la
contención, el orden.

La apología de la guerra, bien fuese en estos panoramas históricos, en textos de historia patria, en
novelas históricas, en fotografías de soldados y militares, en la reproducción a todo nivel de la figu-
ra de Simón Bolívar, tenía no solo que ver con la fabricación de pasados; tenía no solo que ver con la
difusión de un modelo alternativo de imágenes ordenadas y contenidas para las multitudes cre-
cientes; tenía también que ver con la oferta de un modelo de masculinidad sana y robusta, activa y
enérgica que pudiese contrarrestar la molicie y ablandamiento de las costumbres que traían los
tiempos modernos (González-Stephan, 2010: 184).

Las representaciones de Guzmán Blanco suelen enfatizan su carácter corpulento, su talle


cuadrado y fuerte, su mirada estoica y contenida. Su pose es siempre rígida, recta y masculi-
na. Incluso cuando se viste de etiqueta no pierde esta rigidez y esta rectitud, como si llevara Retrato de Guzmán Blanco pintado por Martín Tovar y Tovar
108

109
Guzmán Blanco hace uso del traje militar y del traje de etiqueta como una manera de
combinar, por un lado, esa masculinidad trabajadora y contenida y, por otra parte, una nece-
saria sociabilidad medianamente feminizada que acompaña el proceso de modernización
que tanto pregona. De alguna manera, Guzmán requiere de estas dos representaciones: por
un lado, el elemento militar le permite mantener el orden y el disciplinamiento del cuerpo
masculino y con ello hablar del hombre trabajador que necesita la república; por el otro, la
imagen de pumpá y levita le permite hablar de las bondades de la modernización y de los refi-
namientos alcanzados.

Lo importante aquí es remarcar cómo la apertura de la representación masculina hacia el


mundo de las frivolidades y de lo banal dialoga con este modelo militarista que intenta conte-
ner estos excesos y desvaríos. Se establece así una compleja dialéctica respecto al doble signo
de esta feminización. Por una parte, se concibe que esos excesos conducen a una cierta ambi-
güedad genérica muy amenazante, porque tras ella se esconde una pérdida de poder en una
sociedad falocrática donde el espacio público ha estado dominado por los hombres. Por la
otra, se entiende que los nuevos tiempos, el impulso civilizador y modernizador, requieren de
nuevas «maneras» de llevar a cabo la política y las decisiones de Estado, y que estas nuevas
maneras son más cónsonas con lo que he llamado la «feminización».

Ahora bien, las representaciones de estas dos masculinidades –habría que ver una serie de Imagen tomada de El Americano. Biblioteca Nacional
matices y variaciones en el medio4– a veces son excluyentes, pero a veces –como ya vimos en
el caso de Guzmán Blanco– se integran en esta suerte de bipolaridad masculina/femenina, Para salvaguardar ese cuerpo masculino contenido y modélico, Guzmán Blanco –y en ge-
civil/militar, público/privado. No en balde el cronista de la Gaceta termina resaltando que el neral la élite ilustrada y urbana que lo acompaña– lleva los valores de esta virilidad épica al
Guzmán del baile es el mismo de las batallas: «El hombre de los campos de batalla y de los mundo del salón. Por eso la descripción que se hace de Guzmán en los bailes es siempre tan
consejos del gobierno, es también el hombre de los salones, que de un modo tan completo, recatada y escueta. Ya vimos que no por casualidad el único detalle que se resalta de su vesti-
abre otra de las muchas vías porque quiere encaminar la regeneración y el engrandecimiento menta del baile es la Legión de Honor que lleva colgada. Ese detalle remarca una vez más su
de la República» (Gaceta Oficial). carácter heroico. Por eso también la detallada descripción de su primera dama, cargada de
brillantes. Ella le permite desplegar el discurso de la modernización, del consumo y del capi-
La sociabilidad moderna, podemos concluir, es en el fondo un discurso político y épico. talismo sin arriesgar el modelo contenido de la hombría fuerte y épica que está en pie de lucha
Cuando el mandatario usa su traje de etiqueta se sumerge en otro tipo de batallas –batallas incluso cuando se mueve al compás del baile de salón.
simbólicas–, tan importantes como las que se dan en otros terrenos.
Ahora bien, el temor a la feminización no se produce solo en el mundo de las apariencias.
La confrontación entre el discurso épico y el de una modernización feminizada se traslada
4 En este sentido es muy útil la lectura del estudio de Carlos Reyero Apariencia e identidad masculina. De la Ilustra- también al orden del discurso. A medida, como ya vimos, que el campo literario se llena de
ción al decadentismo, así como las discusiones más recientes que recopila Ana Peluffo en Entre hombres: masculini- formas banales feminizadas, el letrado debe negociar con esas formas, plegarse a sus maneras
dades del siglo XIX en América Latina. aunque a veces se resista e intente mantener los valores de un discurso «serio» y «masculino».
110

111
La feminización, como hemos visto a lo largo de este libro, también se cuela en el campo lite- 7. Bibliografía
rario y en sus prácticas escriturarias.

6.3 Escrituras blandas

Desde las primeras crónicas de moda hasta las crónicas de finales del siglo XIX hemos hecho
un recorrido que nos ha permitido ver cómo estas formas blandas de escritura fueron toman- Alcibíades, Mirla. 2004. La heroica aventura de —. 1986. Lo obvio y lo obtuso. Imágenes,
do terreno y ganando legitimidad. Las primeras crónicas nos mostraron formas discursivas construir una república. Caracas: Monte Ávila gestos, voces. Barcelona: Paidós.
que intentaban hacer de la moda un claro mecanismo de control y disciplinamiento al mis- Editores/CELARG.
mo tiempo que negociaban con los intereses de la industria cultural y los proyectos políticos. Batticuore, Graciela. 2005. La mujer románti-
Las crónicas del guzmancismo nos fueron llevando hacia un discurso híbrido y paradójico Anderman, Jens y William Rowe. 2004. Images ca: lectoras, autoras y escritores en la Argenti-
que intentó echar abajo las resistencias del campo letrado a las banalidades y asumió el lujo of Power: Iconography, Culture and the State na 1830-1870. Buenos Aires: Edhasa.
como una política de Estado que intentaba combinar las nuevas formas de la sociabilidad con in Latin America. Londres-New York: Berghahn
prácticas autoritarias. Esta travesía nos mostró toda una serie de registros que hablan, preci- Books. Baudelaire, Charles. 1932. Oeuvres Completes.
samente, tanto de las transformaciones por las que atraviesa el campo cultural, como de las Paris: Bibliotheque de la Pleiade.
distintas maneras de lidiar con los procesos de modernización y de feminización de lo social. Anderman, Jens. 2007. The Optic of the State.
Si bien este recorrido es fragmentario e inconcluso nos presenta un campo rico y lleno de con- Visuality and Power in Argentina and Brazil. —. 2000. Poesía completa. Escritos autobio-
tradicciones que es necesario explorar con más asiduidad. Pittsburg: University of Pittsburgh Press. gráficos. Los paraísos artificiales, Crítica artís-
tica, literaria y musical. Madrid: Editorial
La moda, el lujo, la opulencia, la feminización de la escritura y de lo social son ingredien- Anderson, Benedict. 1993. Comunidades ima- Espasa Calpe.
tes fundamentales en ese proceso de reingeniería del imaginario nacional que se llevó a cabo ginadas. Reflexiones sobre el origen y la difu-
no solo durante el guzmancismo sino durante todo el siglo XIX. Ellos terminan funcionando sión del nacionalismo. México: Fondo de Baudrillard, Jean. 2007. La sociedad de consu-
como herramientas de un discurso estatal que intenta legitimar la visión de una Venezuela Cultura Económica. mo. Madrid: Siglo Veintiuno editores. Primera
idealizada, moderna, ordenada, disciplinada, cosmopolita y sin mayores contradicciones. edición 1970.
Una imagen sostenida sobre una frágil estructura que terminará finalmente mostrando sus Annino, Antonio y Francois-Xavier Guerra
fisuras, pero que permitió desplegar por un instante una nación vestida con seda de la china. (Coord). 2003. Inventando la nación. —. 1996. The System of Objects. London: Verso
Iberoamérica. Siglo XIX. México: Fondo Books.
de Cultura Económica.
Bauer, Arnold. 2001. Goods, Power, History.
Badiou, Alain. 1998. Petit Manuel Latin America’s Material Culture. Cambridge:
d’inesthétique. Paris: Seuil. Cambridge University Press.

Barthes, Roland. 2003. El sistema de la moda. Benjamin, Walter. 1988. Poesía y capitalismo.
Barcelona: Gustavo Gili. Primera edición, 1967. Iluminaciones II. Madrid: Taurus.
113
112

Berman, Marshal. 1991. Todo lo sólido se desva- Chartier, Roger. 1993. Libros, lecturas y lectores Entwistle, J. 2000. The Fashioned Body: —. 2010. «Caleidoscopios del saber. El deseo de
nece en el aire. La experiencia de la moderni- en la Edad Moderna. Madrid: Alianza. Fashion, Dress and Modern Social Theory. variedad en las letras latinoamericanas del siglo
dad. Madrid: Siglo XXI. Cambridge: Polity Press. XIX». Estudios 36, vol. 18, pp. 272-295.
— y G. Cavallo (Coord.) 1998. Historia de
Berrizbeitia, Josefina. 2006. «Intercambios con la lectura en el mundo occidental. Madrid: Escalante, Pablo. 2002. Ciudadanos imagina- González-Stephan, Beatriz. 2003. «El ordena-
Sylvia Molloy y Julio Ramos: dos deslindes teóri- Taurus. rios. México: Fondo de Cultura Económica. miento de la cultura nacional: una vitrina para
cos en el campo de la novela decimonónica». Nú- la exportación». En Ficciones y silencios funda-
cleo v.18 n.23 Caracas ene.  Craik, J. 1994. The Face of Fashion. Cultural Esteva Grillet, Roldán. 1986. Guzmán Blanco y cionales. Madrid: Iberoamericana.
Studies in Fashion. New York: Routledge. el arte venezolano. Caracas: Academia Nacional
Bourdieu, Pierre. 1995. Las reglas del arte. de la Historia. —.1995. «Modernización y disciplinamiento.
Barcelona: Editorial Anagrama. Primera edición Crane, Diana. 2000. Fashion and its Social La formación del ciudadano: espacio público y
en francés, 1992. Agendas. Class, Gender, and Identity in Foucault, Michel. 2008. Vigilar y castigar. Naci- privado». En Esplendores y miserias del siglo
Clothing. Chicago: The University of Chicago miento de la prisión. México: Siglo Veintiuno XIX. Cultura y sociedad en América Latina.
—. 1988. La distinción. Criterio y bases Press. editores. Primera edición en español 1976. Caracas: Monte Ávila Editores/Universidad
sociales del gusto. Madrid: Taurus. Primera Simón Bolívar.
edición, 1979. Crary, Jonathan. 1992. Techniques of the Fox, Roberte y Anthony Turner. 1998. Luxury
observer. On Vision and Modernity in the Trades and Consumerism in Ancient Regime —. 1998. «Héroes nacionales, Estado viril y
—. 1983. Campo intelectual y campo de nineteenth Century. Cambridge: MIT Press. Paris. Aldershot: Ashgate. sensibilidades homoeróticas». Estudios. Año 6,
poder. Buenos Aires: Folios ediciones. nº 12, pp. 83-121.
De Baecque, Antoine. 1994. Le Corps de Franco, Jean. 1971. La cultura moderna
Burns, E. Bradford. 1980. The Poverty of l’histoire. Métaphores et politique (1770-1800). en América Latina. México: Joaquín Mortiz. González, Beatriz, Javier Lasarte et al. 1995.
Progress: Latin America in the Nineteenth Paris: Calmann-Lévy. Esplendores y miserias del siglo XIX. Cultura
Century. Berkeley: University of California Press. Galí Boadella, Montserrat. 2002. Historias y sociedad en América Latina. Caracas: Monte
De Torres, María. 1995. ¿La nación tiene cara del bello sexo. México: Universidad Nacional Ávila/USB.
Castro Leiva, Luis. 2009. Obras completas. Volu- de mujer? Mujeres y nación en el imaginario Autónoma de México.
men II. Lenguajes republicanos. Caracas. Uni- letrado del siglo XIX. Montevideo: Arca. Gutiérrez Girardot, Rafael. 1990. La formación
versidad Católica Andrés Bello/Empresas Polar. Gatens, M. 1996. Imaginary Bodies: Ethics, del intelectual hispanoamericano en el siglo
Delgado de Jesús y María, Santiago. 1833. Cate- Power ad Corporality. London and New York: XIX. Maryland: University of Maryland. Latin
Cavallo, Guglielmo y Roger Chartier. 2001. Histo- cismo de urbanidad civil y cristiana. Caracas: Routledge. American Studies Center Series, nº 3.
ria de la lectura en el mundo occidental. Imprenta de Fermín Romero.
Madrid: Taurus. Gay, Peter. 1992. La experiencia burguesa. Gruzinski, Serge. 1994. La guerra de las imáge-
Díaz Marcos, Ana María. 2006. La edad de seda. De Victoria a Freud. México: Fondo de Cultura nes: de Cristóbal Colón a «Blade Runner» (1492-
Cerillo Rubio, Lourdes. 2010. La moda moder- Cádiz: Universidad de Cádiz. Económica. 2019). México: Fonde de Cultura Económica.
na. Génesis de un arte nuevo. Madrid: Siruela.
Dijkstra, Bram. 1986. Idols of perversity. Goldgell, Víctor. 2008. «La moda del progreso.
New York/Oxford University Press. El Río de la Plata hacia 1837. Estudios 32. Vol. 16.
114

115
Hallstead, Susan. 2004. «Políticas vestimentarias Lyons, Martyns. 2001. «Los nuevos lectores del Montenegro Colón, Feliciano. 1841. Lecciones Quijada, Mónica. 2003. «¿Qué nación? Dinámi-
sarmientinas: tempranos ensayos sobre la moda siglo XIX: mujeres, niños, obreros» en Guglielmo de buena crianza, moral y mundo. Caracas: cas y dicotomías de la nación en el imaginario
y el buen vestir nacional». En Revista Iberoame- Cavallo y Roger Chartier. Historia de la lectura Imprenta de Francisco de Paula Núñez. hispanoamericano». En Antonio Annino (coord.)
ricana, vol. LXX, nº 206, enero-marzo. en el mundo Occidental. Madrid: Taurus. Inventando la nación. Iberoamérica. Siglo
Pagni, Andrea. 2006. En Carlos Pacheco, Luis XIX. México: Fondo de Cultura Económica.
Hamond, Philippe. 1992. «Images a lire et Martínez Barreiro, Ana. 1998. Mirar y hacerse Barrera Linares y Beatriz González. Nación
images a voir : images américaines et crise de mirar. La moda en las sociedades modernas. y literatura: itinerarios de la palabra escrita Quintero. 1840. De las obligaciones del hombre.
l’image au XIXe siècle (1850-1880). En Stephane Madrid: Tecnos. en la cultura venezolana. Caracas: Fundación
Michaud, Jean-Yves Mollier, Nicolas Savy (eds.) Bigott/Banesco/Equinoccio. Quintero, Inés (coord.). 1995. Antonio Guzmán
Usages de l’image au XIXe siècle. París: Massé Zendejas, Patricia. 1998. Simulacro y Blanco y su época. Caracas: Monte Ávila Editores.
Ediciones Creaphis. elegancia en tarjetas de visita. México: Parking, Wendy (Comp.). 2002. Fashioning
Instituto Nacional de Antropología e Historia. the body politic. New Cork: Oxford. Quirarte, Vicente. 2001. «Zarco, Poe y Baudelaire:
Hollander, Anne. 1995. Sex and suits. The la invención del dandy». En Miguel Ángel Castro
evolution of modern dress. New York: Kodansha Masiello, Francine. 1997. Entre civilización y Peluffo, Ana e Ignacio M. Sánchez Prado (eds.). (Coord), Tipos y caracteres: la prensa mexica-
International. barbarie. Mujeres, nación y cultura literaria 2010. Entre hombres: masculinidades del na (1822-1855). México: Universidad Nacional
en la Argentina moderna. Buenos Aires: siglo XIX en América Latina. Madrid: Ibe- Autónoma de México.
—. 1993. Seeing Through Clothes. Berkeley: Uni- Beatriz Viterbo. roamericana.
versity of California Press. Primera edición 1975. Rama, Ángel. 1984. La ciudad letrada.
McCracken, G. 1998. Culture and Consump- Pérez Monroy, Julieta. 2005. «Modernidad y Montevideo: Fundación Ángel Rama.
Johnson, Kim, Torntore Susan y Joanne Eicher tion: New Approaches to the Symbolic Charac- modas en la ciudad de México: De la basquiña al
(ed). 2003. Fashion Foundations. Early ter of Consumer Goods and activities. túnico, del calzón al pantalón». En Historia de Ramos, Julio. 1989. Desencuentros de la
Writing on Fashion and Dress. Oxford: Berg. Bloomington: Indiana University Press. la vida cotidiana en México. Tomo IV. México: modernidad en América Latina. Literatura
Fondo de Cultura Económica. y política en el siglo XIX. México: Fondo de
Lasarte, Javier. 2003. «El XIX estrecho: leer los Mitchell, W.J. 1994. Picture Theory. Essays on Cultura Económica.
proyectos fundacionales». En Ficciones y silen- Verbal and Visual representation. Chicago: Perrot, Philippe. 1994. Fashioning the Bour-
cios fundacionales. Madrid: Iberoamericana. University of Chicago Press. geoisie. Princeton: Princeton University Press. Rancière, Jacques. 2007. Politique de la
littérature. París : Editions Galilée.
Lipovetski, Gilles. 1990. El imperio de lo efíme- Molloy, Silvya. 1994. «La política de la pose» en Pino Iturrieta, Elías. 2001. País archipiélago.
ro. La moda y su destino en las sociedades Ludmer, Josefina (comp.). Las culturas de fin Caracas: Fundación Bigott. Reyero, Carlos. 1996. Apariencia e identidad
modernas. Barcelona: Anagrama. Primera de siglo. (Coloquio de Yale, 8 y 9 de abril de masculina. De la Ilustración al decadentis-
edición, 1987. 1994). Rosario: Beatriz Viterbo. Poblete, Juan. 2003. Literatura chilena del siglo mo. Madrid: Cátedra.
XIX: entre públicos lectores y figuras autoria-
Lorenzo Villanueva, Joaquín. 1841. Catecismo —. 2009. «José Asunción Silva y las vicisitudes les. Chile: Editorial Cuarto Propio. Ribero, Aileen. 2003. Dress and Morality.
de moral. Caracas: V. Espinal. del sentimiento. Histeria e impostación de la fe- Oxford/New york: Berg.
minidad en el fin de siglo». Estudios, volumen 17,
julio-septiembre.         
116

117
Roche, Daniel. 1997. Histoire des choses bana- Silva, Paulette. 2007. Las tramas de los lectores. Hemerografía
les. Fayard : Librairie Artheme Payard Estrategias de la modernización cultural en
Venezuela (siglo XIX). Caracas: Fundación para
Rodríguez Lehmann, Cecilia. 2010. «History la Cultura Urbana.
of Dress in Venezuela». Berg Encyclopedia
of World Dress and Fashion. Oxford: Berg. —.2000. De médicos, idilios y otras historias.
Colombia: Universidad de Antioquia.
—. 2009. «La ciudad letrada en el mundo de lo La Sylphide (1839) La Tertulia (1873-1874)
banal.» Estudios 32: 203-26. Simmel, G. 1988. «La moda», en Sobre la aven- Le Follet (1829-1882) El Repertorio (1845)
tura. Ensayos filosóficos. Barcelona: Ediciones Le Moniteur de la Mode (1851) El Nacional (1835)
—. 2008. «La política en el guardarropa. Las Península. Le Journal des Dames (1838-1839) El Liberal (1837-1844)
crónicas de moda de Francisco Zarco y el proyec- Le Bon Ton (1834-1884) El Álbum (1845)
to liberal». Revista Iberoamericana, 222. Pitts- Slater, Don. 1997. Consumer Culture and Mo- La Guirnalda (1839) Mosaico (1854)
burg: 133-44. dernity. Cambridge: Polity Press. El Canastillo de Costura (1826) El Vigía de Occidente (1859)
El Entreacto (1843) La Biblioteca del Hogar (1867)
Root, Regina A. 2010. Couture and Consensus: Sommer, Doris. 2004. Ficciones fundacionales. El Ensayo Literario (1873) La Unión Liberal (1868)
Fashion and Politics in Postcolonial Argenti- México: Fondo de Cultura Económica. La Gaceta Oficial (1880) El Americano (1972)
na. Minneapolis: University of Minnesota Press. La Opinión Nacional (1868-1883) El Álbum del Hogar (1875)
Smith, Adam. 1904. The Wealth of Nation. Lon- El Americano (1855-1857) El Fonógrafo (1879-1881)
—. (Comp.)2005. The Latin American Fashion dres: Methuen and Co. El Correo de Ultramar (1877) El Siglo (1881-1883)
Reader. Oxford: Berg. El Zancudo (1876) El Lápiz (1889)
Huyssen, Andreas (1986) «Mass Culture as Wo- El Álbum de las Familias (1859) La Primera Piedra (1889)
—. 2001. «Vestidas para matar: La mujer, la man: Modernism’s Other». En After the Great El Demócrata (1875)
moda y el espíritu de la independencia en Améri- Divide. Bloomington: Indiana University Press,
ca Latina en el siglo XIX. En deSignis. Barcelona: pp. 44-62
Gedisa.
Lempérière, Annick (1998) «República y publici-
Rosa, Richard. 2006. «A seis grados de Andrés Be- dad a finales del Antiguo Régimen (Nueva Espa-
llo: Literatura y finanzas en los 1820». En Carlos ña)» en Guerra y Lempérière, pp. 54-79.
Pacheco, Luis Barrera Linares y Beatriz Gonzá-
lez. Nación y literatura: itinerarios de la pala- Veblen, Thorstein. 2004. Teoría de la clase ocio-
bra escrita en la cultura venezolana. Caracas: sa. México: Fondo de Cultura Económica.
Fundación Bigott/Banesco/Equinoccio.
Wrigley, Richard. 2002. The Politics of Appea-
rances: Representations of Dress in Revolutio-
nary France. Oxford: Berg.
118

119
ÍNDICE

1. Introducción

2. El campo literario y el miedo a lo banal
2.1. Los inicios
2.2. Lectoras-consumidoras
2.3. Invisibilizar la política
2.4. La política se viste de seda

3. Traducir un listón de seda

4. El dominio del cuerpo y el proyecto nacional
4.1. Pájaros de la misma pluma
4.2. La ley y la norma

5. Los figurines de moda
5.1. Las primeras imágenes
5.2. La moda se naturaliza. El imperio de la imagen

6. Guzmán Blanco y un opulento festín
6.1. Las tretas del lujo
6.2. Con rostro de mujer
6.3 Escrituras blandas

7. Bibliografía
120

Este libro se terminó de imprimir


en los talleres del Grupo Intenso,
el el mes de marzo de 2013.
Se utilizó la familia tipográfica
ITC Garamond Std.