Está en la página 1de 3

Cartas católicas p.

309ss

II dimensión teológica

1. Dios

Se le aplica el título de ho theos, Kyrios, Padre, Legislador y Juez. En un estricto monoteísmo,


es una teología teocéntrica. Dios se ve como Creador y Padre del universo, que ha creado
libremente por su palabra; en quien no hay nada demoniaco ni negativo; su espíritu habita en
el hombre; da sin calculo, no tienta a nadie; de él solo viene lo bueno; es cercano, escucha la
oración confiada; bondadoso y misericordioso, perdona los pecados; ama la justicia social y
venga la injusticia; escoge a los pobres y exige que se les honre; en su mano está la vida
presente y futura; su juicio es duro contra los ricos y los que renuncian a las obras del amor. El
creyente debe someterse a él con alegría y dejar todo en Sus manos, pues da la corona de vida
a los fieles en las pruebas. Existe una correlacion entre el ser y obrar de Dios y el del hombre,
pues es Dios quien lo posibilita. El hombre debe actuar como Dios que es perfecto, indivisible,
inmutable, puro y absolutamente bondadoso.

2. Cristo

El nombre “Jesús” aparece solo dos veces, y no hace referencia de su muerte y resurrección.
Aparece como Kyrios (título que da a Dios) de la gloria (alusión implícita de la resurrección, por
Lc 24, 26). “Gloria” es típico de la cristología de Jn, en unión indisoluble entre la Cruz y la
Elevación, y en los sinópticos refiere al retorno del Hijo del hombre al final de los tiempos; en
Sant 2,1 sitúa al Señor como Juez de la comunidad. Señor se relaciona con la espera de la
Parusía.

3. La justificación: relación entre fe y obras

El hombre necesita ser salvado radicalmente por la palabra del juicio de Dios, de la
enfermedad corporal, de la muerte. Dios es quien salva, perdona los pecados, da la corona de
vida, nos da su Espíritu y gracia sobreabundante, y es causa de la nueva creación escatológica
del hombre, quien no se salva a sí mismo. Los pobres son herederos de su trono y levanta a los
humildes. Sant no se opone a la doctrina paulina de la justificación por la fe, sino a una falsa
comprensión de la misma que realiza una dicotomía entre la fe y la vida. No cuestiona que la fe
tenga fuerza justificante, sino la unilateralidad de esta al no manifestarse en las obras del
amor. Para Sant, la fe auténtica y viva se muestra cuando coopera con las obras del amor y se
manifiesta en las obras de misericordia y en la obediencia a Dios. No valen ni las obras solas ni
la fe sola, pues son las obras las que llevan a la plenitud la fe.

4. Ética

Sant es el documento ético más consistente del NT, pero no indica que los imperativos éticos
broten de un indicativo teológico (a diferencia de Pablo, que saca sus conclusiones éticas de la
proclamación de la muerte y resurrección de Cristo. El mandamiento del amor (Lv 19,18)
tampoco es el principio unificador de los distintos preceptos éticos. Su enseñanza moral se
basa en la certeza de que así uno se acerca a Dios, cumple su voluntad y obtiene beneficios
espirituales.
Domina el tema del sufrimiento o prueba. Hay cierta conexión entre el pecado y el
sufrimiento; por lo que tiene importancia el confesar los pecados en orden a la curación. La
prueba es una ocasión para purificarse y anticipar el gozo y la espera escatológica, que
configurar la existencia cristiana, con ella Dios purifica al creyente.

Se subraya la dignidad de los pobres, destinatarios de la elección divina y objeto de la


bienaventuranza escatológica. De aquí brota que hay que mejorar su condición terrena; y
exhortar a los ricos a convertirse, denunciando el mal que hacen al pobre al despreciarlo,
maltratarlo y explotarlo, recordando la caducidad de los bienes terrenos.

5. La “perfección” y la Ley

Clave en la carta. Sus destinatarios deben ser perfectos y cabales, sin deficiencia alguna, como
lo es el don de Dios, la ley de la libertad y la fe de Abraham. El perfecto es quien no falla en la
palabra. Para alcanzar la perfeccion hay que cumplir toda la Ley (por ejemplo, quien critica al
hermano y lo juzga, no cumple la Ley), pero no aquella identificada sin más en la Torá, ni la
legalista. La ley perfecta de la libertad es la Palabra de la verdad por la cual nos ha
engendrado. Hay una alusión a la instrucción cristiana bautismal, cuya palabra en nosotros es
la Ley, la cual si cumplimos, concretada en el amor al prójimo, puede salvarnos. En la Ley, el
mandamiento del amor al prójimo, es el amor a los pobres, pues Sant, como Jesús, reduce los
mandamientos a este. La Ley es la que se concreta en el amor al prójimo. No contrapone fe y
obras. La fe ha de cooperar con las obras del amor y la obediencia de la fe, puede ser
comparada a la fe paulina “que se hace eficaz por el amor”.

6. Escatología

Ha empezado el tiempo último de la historia y el Juez está a las puertas. Los ricos no lo
reconocen y acumulan tesoros y muestran su insensatez. Para la comunidad es tiempo de
pruebas con las que se acrisola su paciencia, con esperanza del premio prometido a quien la
supere, teniendo en cuenta la temporalidad de la existencia humana. La comunidad debe
renunciar a todo proyecto de vida autónomo y planificación orgullosa, pues el futuro está en
manos de Dios. El juicio es propio de Dios, es el único juez. Si uno ha sido misericordioso con
los demás y ha amado al prójimo eficazmente, puede confiar en que la misericordia de Dios
triunfará sobre el juicio. Hay que esperar el juicio con paciencia. Al justo se le promete la
corona de vida y los pobres son herederos del Reino; la comunidad es la primicia de la nueva
creación escatológica de Dios. A los “maestros” inmerecidos les espera un juicio mayor.

7. Orientaciones para el trabajo personal

a. La Carta de Santiago y el Sermón de la Montaña. b. El tema de la fe. c. Ricos y pobres.

8. Bibliografía
III Dimensión socio-histórica

1 Santiago y el judeo cristianismo

Suele considerarse a Sant como un escrito judeocristiano.

a. trasfondo judío

Subraya que Dios es uno. Es Dios y padre, Padre de las luces e inmutable; Creador del ser
humano, hechos a su imagen. Misericordioso y dador de todos los dones. Único Legislador y
Juez, Señor todopoderoso y absoluto de todo. Quien condena la doblez, vista como causa del
pecado debido a la falta de oración. La Ley es perfecta y es ley de libertad que se debe guardar
plenamente. Habla de Abraham, de imitar a los profetas y Job, de las doce tribus de la
dispersión. Y así, muchas referencias al AT en cuento a la comunidad y la generación y en
como deben actuar. También de atributos dados a Dios en el AT. En cuanto a las concepciones
morales, muestra gran afinidad con Prov y Eclo, para los cuales el ideal es vivir según la
sabiduría, la verdad, la justicia e insisten en la importancia de vigilar la lengua, pero es un
recurso a “relecturas” bíblicas que constituían la base de un fondo común tradicional, tanto
judío como cristiano.

b. trasfondo cristiano

Sant pertenece al cristianismo primitivo. Refleja varios de los dichos de Jesús conocidos por la
tradición sinóptica, sobre todo por el Sermón de la Montaña; la discusión sobre la relación
entre la fe y las obras se comprende con un conocimiento de la doctrina paulina de la
justificación por la fe. Utiliza lenguaje de escatología cristiana y de iniciación cristiana. Tambien
concuerda con una reflexión cristológica de corrientes primitivas al denominar a Jesus como
Jesús de la gloria. Lo mismo con Señor, por el poder y autoridad de Jesus los ancianos ungen a
los enfermos con aceite. La comunidad se califica de Iglesia. Se habla de la palabra que
regenera, de la asamblea, del cuerpo y los miembros, de bendición y maldición, del culto o
religión verdadera, de maestros y de ancianos, de cantos, oraciones y confesiones mutuas. Los
paralelos con pablo hace pensar que se ha inspirado en alguna de sus catequesis. Tambien hay
afinidad con otras obras de autores cristianos, sobre todo del 95 al 150. Sant estaría en la
herencia de un judeocristianismo entusiasta y arcaico que se caracteriza por la elaboración de
los logia como palabras del Señor, la continuación de la predicación profetica de Jesus y de la
actividad profetica de misioneros cristianos marcados por el ideal de la pobreza, y una
organización de la Iglesia en secta escatológica. La contraposición entre el rico-malo y el pobre-
justo ha sido convencional en determinadas áreas del judaísmo.

2 Santiago y el helenismo.