Está en la página 1de 81

FLORA MONTIBERICA

Publicación periódica especializada en trabajos sobre la flora del


Sistema Ibérico

Vol. 33 Valencia, IX-2006


FLORA MONTIBERICA
Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la
Cordillera Ibérica (plantas vasculares).
Edición en Internet: http://www.floramontiberica.org

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín Botánico.


Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia.
Redactores adjuntos: Cristina Torres Gómez y Javier Fabado Alós
Redactor página web: José Luis Benito Alonso

Comisión Asesora:
Antoni Aguilella Palasí (Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz (Vitoria)
Vicente J. Arán Redó (Madrid)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Valencia)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)

Edita: Flora Montiberica. Valencia (España)


Depósito Legal: V-5097-1995
ISSN: 1138-5952

Portada: Lupinus mariae-josephii procedente de su localidad clásica, en


Llombay (Valencia). Ver pag. 60ss de este número.
Flora Montiberica 33: 3-17 (IX-2006)

APORTACIONES A LA FLORA DEL SISTEMA IBÉRICO


MERIDIONAL

Óscar GARCÍA CARDO


Plaza de la Constitución, 11. 16152-Uña (Cuenca). E-mail: ogc111@terra.es

RESUMEN: Se comentan 45 táxones de plantas vasculares nuevas o poco co-


nocidas para las provincias de Cuenca, Guadalajara y Teruel. Merecen destacarse las
primeras citas de Alopecurus aequalis, Armeria arenaria subsp. bilbilitana, Avenula
pubescens, Elatine alsinastrum, Gnaphalium uliginosum, Juncus bulbosus, Myosotis
laxa subsp. caespitosa, Sedum nevadense, Tribulus terrestris y Viola parvula en la
provincia de Cuenca y Potentilla anserina en las de Cuenca y Teruel.

SUMMARY: 45 taxa of new or scarcely known vascular plants in the


provinces of Cuenca, Guadalajara and Teruel are commented. We provide the first
records for Alopecurus aequalis, Armeria arenaria subsp. bilbilitana, Avenula
pubescens, Elatine alsinastrum, Gnaphalium uliginosum, Juncus bulbosus, Myosotis
laxa subsp. caespitosa, Potentilla anserina subsp. anserina, Sedum nevadense,
Tribulus terrestris and Viola parvula in Cuenca province and Potentilla anserina in
Cuenca and Teruel.

INTRODUCCIÓN Entre los resultados obtenidos destaca


la localización de una nueva población de
En el presente artículo ofrecemos algu- Aconitum napellus subsp. castellanum, así
nos de los resultados de las campañas bo- como algunas nuevas citas para Cuenca
tánicas realizadas en el Sistema Ibérico Alopecurus aequalis, Armeria arenaria
meridional (provincias de Cuenca, Guada- subsp. bilbilitana, Avenula pubescens,
lajara y Teruel) en los años 2003 a 2005. Elatine alsinastrum, Gnaphalium uligino-
La metodología empleada consistió en sum, Juncus bulbosus, Myosotis laxa
hacer un repaso inicial sobre ortofoto de subsp. caespitosa, Potentilla anserina,
la zona a visitar, localizando los puntos Tribulus terrestris y Viola parvula). Tam-
con mayores posibilidades botánicas en bién se dan nuevas localidades para algu-
función de la geología, geomorfología y nas plantas de gran interés y muy raras
posibles afloramientos freáticos. Teniendo dentro para Guadalajara (Achillea pyre-
en cuenta estos factores se eligieron los naica, Drosera rotundifolia, Hippuris vul-
puntos a visitar, sobre los que se hicieron garis, Juncus bulbosus, Montia fontana
intensas prospecciones a lo largo de dife- subsp. amporitana, Sanguisorba officina-
rentes épocas del año, dando como resul- lis y Veronica chamaedrys) y Teruel (Cy-
tado, en parte, a las referencias que aquí tisus oromediterraneus, Eryngium tour-
aportamos. gatii, Pulsatilla rubra), así como una nue-
Una vez recolectadas e identificadas las va especie para la misma (Potentilla anse-
especies se procedió a realizar una intensa rina).
labor de recopilación bibliográfica, así co- Este trabajo no podría haber sido posi-
mo un repaso a los posibles pliegos de ble sin la inestimable ayuda y colabora-
herbario existentes de dichas especies en ción de todas aquellas personas que nos
la zona. han acompañado a realizar las visitas de
campo, en especial la del doctor Ginés
Flora Montiberica 33 (2006)

López González, que -además- ha contri- europaeus y Rubus saxatilis. 7-5-2005, O.


buido a la identificación de algunas de las García (v.v.).
especies aquí enumeradas. En de la Serranía de Cuenca esta espe-
cie forma parte de comunidades megafór-
bicas y orlas de bosques con carácter
LISTADO DE PLANTAS eurosiberiano, tanto sobre sustratos cali-
zos como silíceos. Existen referencias de
Aconitum napellus subsp. castellanum esta especie del Nacimiento del Júcar en
Molero & C. Blanché la base de la Sierra de San Felipe (G. LÓ-
CUENCA: 30TWK8777, Vega del Co- PEZ, 1976b ut A. lamarckii), Tragacete
dorno, la Zapatera, 1370 m, comunidades me- (MOLERO & PUIG, 1990), Zafrilla, La-
gafórbicas junto a bujedales con pino albar,
25-6-2005, O. García & I. Sánchez (MA-
guna del Marquesado, Cuenca (GÓMEZ-
736415). 30TWK8678, Id., las Chorretas, SERRANO & MAYORAL, 2003: 34) y
1390 m, comunidades riparias sombreadas Masegosa (MAYORAL & GÓMEZ-SE-
bajo Corylus avellana y Sorbus aria, 9-7- RRANO, 2004: 19). Las poblaciones lo-
2005, O. García (MA-736413) calizadas en la Vega del Codorno se en-
Endemismo del centro de la Península cuentran bajo un avellanar con pino albar
Ibérica, el cual presenta poblaciones dis- muy denso, mientras que las del Rincón
persas en las provincias de Salamanca, de Palacios se instalan entre sabinares ras-
Madrid y Cuenca, en esta última existen treros bajo pino albar. En el Nacimiento
referencias de la Laguna del Marquesado del río Cuervo y en el Molino de Tragace-
(G. LÓPEZ, 1975a: 284; 1978: 635, ut A. te la hemos encontrado en prados húme-
paniculatum; MOLERO & BLANCHÉ, dos y riberas sombreadas.
1984: 213), Huélamo (G. LÓPEZ, 1978:
635, ut A. paniculatum) y los Calares de Achillea pyrenaica Sibth. ex Godron
Zafrilla (MATEO, FABREGAT & LÓ- GUADALAJARA: 30TXK0278, Checa,
PEZ UDÍAS, 1996: 72; GÓMEZ-SE- Sierra Molina, arroyo de los Huecos, 1550 m,
RRANO & MAYORAL, 2003: 34). Las cervunales húmedos bajo pinar de pino albar
sobre arenas cretácicas. 9-9-2004. O. García
poblaciones encontradas en la Vega del
(MA-736416). 30TXK0280, id., el Entredicho,
Codorno suponen un importante salto en 1560 m, bordes de turberas y cervunales sobre
la distribución provincial de la especie, arenas cretácicas. 8-9-2005. O. García (MA-
siendo muy destacable la extensa pobla- 736417).
ción de La Zapatera cuyo número de Planta que se distribuye por la mitad
ejemplares supera el centenar. Este de los Pirineos y el Sistema Ibérico
Meridional, donde ya se hace muy rara.
Aconitum vulparia subsp. neapolitanum Es característica de ambientes frescos de
(Ten.) Muñoz Garmendia alta montaña, especialmente cervunales y
CUENCA: 30TWK9476, Cuenca, naci- pinares albares orófilos sobre sustratos
miento del río Cuervo, 1480 m., prados húme-
arenosos y frescos. Existen referencias pa-
dos y comunidades riparias. 9-7-2005, O.
García (v.v.). 30TWK9968, Tragacete, el Mo-
ra Guadalajara en Orea (HERRANZ,
lino, 1360 m, prados húmedos y juncales. 5- 1992) y para Teruel en la Sierra de Alba-
2004, O. García (v.v.). 30TWK8778 y 8678, rracín, Guadalaviar, Orihuela del Treme-
Vega del Codorno, Las Chorretas, 1350 m, co- dal, Tramacastilla, Valdelinares y Griegos
munidades megafórbicas umbrosas bajo ave- (MATEO, 1990).
llanar. 9-7-2005, O. García (MA-736414).
30TXK1160 y 1060, Zafrilla, Rincón de Pala- Alopecurus aequalis Sobol.
cios, 1640 m, pinares de pino albar con sabina *CUENCA: 30TWK9181, Cuenca, El
rastrera en ladera umbrosa junto con Trollius
Conillo, 1600 m, cubetas temporales so-

4
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

bre arenas del Cretácico inferior, junto a rebasando las internas y hojas alargadas
Mentha pulegium, 26-6-2005, O. García (relación longitud/anchura superior a 10).
& I. Sánchez (MA-736412). Se ha localizado en pastizales mesófilos
Distribuida por los sistemas montaño- con encharcamiento temporal, ricos en ar-
sos de la mitad septentrional ibérica, don- cillas y arenas. La única referencia que te-
de presenta preferencia por los sustratos nemos del taxón para el Sistema Ibérico
de naturaleza silícea temporalmente inun- meridional es de la Sierra de Albarracín
dados. Estos ambientes son bastante raros (cf. NIETO, 1987: 592; 1990: 702; donde
dentro de la provincia de Cuenca, lo cual también se cita de la provincia de Guada-
ha permitido que esta especie no haya si- lajara.
do localizada en la misma hasta la fecha.
En estos ambientes se asocia a especies Avenula lodunensis (Delastre) Kerguélen
con exigencias similares como Myosotis CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí-
laxa subsp. caespitosa, Gnaphalium uligi- llo, 1440 m, prados húmedos sobre areniscas
nosum y Montia fontana subsp. amporita- albenses, 11-6-2005, G. López & O. García
(v.v.)
na.
Encuentra su óptimo en la mitad Norte
Arabis alpina L. y Oeste peninsular, sobre sustratos areno-
CUENCA: 30TXK1160, Zafrilla, la Morra sos y ambientes húmedos con influencia
pr. Rincón de Palacios, 1710 m, paredones atlántica. En el Sistema Ibérico habita en
calizos umbrosos junto a pinar albarsylvestris, medios forestales frescos y umbrosos so-
7-5-2005. O. García (MA-736411). 30TXK bre sustratos de naturaleza silícea (arenas
1157, Id., umbría de la Peña de la Morena, albenses, materiales silíceos triásicos). Pa-
1680 m, paredones calizos, 7-8-2005. O. Gar- ra la provincia de Cuenca ha sido citada -
cía (MA-736410). como A. sulfata- en la Sierra de Valde-
Planta bastante rara en la provincia de meca (G. LÓPEZ, 1978: 697; ROMERO,
Cuenca que habita en roquedos y repisas 1984), Valsalobre (MATEO, & HER-
calizas umbrosas de las zonas más eleva- NÁNDEZ, 1998) Beteta (MATEO, FA-
das de los sistemas montañosos de la mi- BREGAT & al., 1999) y Poyatos (MA-
tad Este peninsular. Existen referencias de TEO & HERNÁNDEZ, 1999).
esta especie para la provincia de Cuenca
de San Felipe (HERRANZ, 1999), Beteta, Avenula pubescens (Huds.) Dumort.
Cuenca y Zafrilla (MAYORAL & GÓ- *CUENCA: 30TWK9458, Cuenca, Fuente
MEZ-SERRANO, 2004: 20). del Agüerillo, 1370 m, turbera bastante alte-
rada sobre arenas y arcillas albenses, 1-6-2003,
Armeria arenaria subsp. bilbilitana O. García, D. García & I. Sánchez (MA-
(Bernis) Nieto Feliner 736407).
*CUENCA: 30TWK7155, 7254 y 7255, Planta que gusta de ambientes frescos
Zarzuela, Dehesa de Zarzuela, 1000 m, prados y suelos húmedos sobre sustratos silíceos,
y pastizales vivaces sobre suelos arenosos, 22- la cual se distribuye ampliamente por la
7-2003. O. García & R. Abarca (MA-736409). cornisa cantábrica y los Pirineos, alcan-
30TWK9382, Cuenca, El Conillo, 1500 m, zando algunas de sus poblaciones el Sis-
prados arenosos y arcillosos con encharca-
tema Central, el Sistema Ibérico meridio-
mientos temporales, 18-7-2003. O. García
(MA-736408).
nal y algunas sierras de Alicante. La po-
Planta que se distribuye irregularmen- blación localizada se encontró en una tur-
te por la mitad norte peninsular. Las dos bera sometida a una intensa presión gana-
poblaciones identificadas tienen en común dera, sobre arenas y arcillas albenses, jun-
la floración tardía (julio-septiembre), co- to con Parnasia palustris, Succisa para-
rola rosada, brácteas involucrales externas tensis y Eriophorum latifolium.

5
Flora Montiberica 33 (2006)

Betula pendula Roth afloramientros albenses y triásicos de las


CUENCA: 30TWK8391, Cueva del Hierro, zonas montañosas más húmedas y frescas
Estrecho del Majadal, 1430 m, canchales silí- del Sistema Ibérico meridional. Existen
ceos umbrosos con P. sylvestris y Q. pyre- referencias de esta especie para la provin-
naica, 3-8-2005, O. García (MA-736406).
cia de Teruel, de Bronchales, Orihuela del
Árbol exigente en ambientes húmedos Tremedal (PAU, 1896; TALAVERA &
de montaña sobre sustratos silíceos, que GIBBS, 1997), Tramacastilla (ZAPA-
en esta provincia cuenta con escasas loca- TER, 1904) y Guadalaviar (TALAVERA
lidades, todas ellas ubicadas en riberas o & GIBBS, 1997). La población localizada
ambientes higroturbosos, como ocurre en se ubica en una zona llana bajo un pinar
las riberas del río Cuervo (CABALLERO, de pino albar y presenta un estado bastan-
1948: 521, ut B. verrucosa Ehrh.), la Hoz te precario por la presión ganadera a que
de los álamos en Valdemoro-Sierra (MA- se encuentra sometida.
TEO, ARÁN & al., 2001: 4) y el barranco
de los Mosquitos (GÓMEZ-SERRANO & Doronicum plantagineum L.
MAYORAL, 2003). En esta localidad só- CUENCA: 30TXK0051, Beamud, umbría
lo se ha encontrado un ejemplar, sin fruto de la fuente de la Canaleja, 1500 m, roquedos
alguno, por lo que no se ha identificado la umbrosos junto a avellanar y gleras calizas, 7-
subespecie, aunque muy probablemente 6-2003, O. García (MA-736403). 30TWK87
se trate de fontqueri como ocurre en las 87, Masegosa, El Brezal de Masegosa pr. río
otras poblaciones de la provincia. Chico, 1460 m, bosque mixto de Populus
tremula, Fraxinus excelsior, Pinus sylvestris,
Sorbus aucuparia, etc., 29-5-2005, O. García
Bupleurum praealtum L.
& I. Sánchez (MA-736402).
CUENCA: 30TWK8854, Uña, Rincón de
Uña, La Poza, 1150 m, bosque mixto de ave- Planta de floración efímera que habita
llanos, arces y serbales bajo pinar de P. nigra en ambientes nemorales y frescos bajo
subsp. salzmannii, 6-8-2004, O. García (MA- densa cobertura arbórea, la cual se com-
736405). porta en la zona como indiferente edáfica.
Planta con pocas referencias provin- Para la provincia de Cuenca únicamente
ciales que hemos encontrado en el Rincón hemos encontrado las citas de Garaballa
de Uña bajo un bosque mixto umbroso de (Diek, in G. LÓPEZ, 1976b), Talayuelas
avellanos, arces, mostajos y pinos negra- (MATEO, 1983) y Rincón de Uña (GAR-
les. Las referencias que existen de esta CÍA CARDO, 2002).
especie para la provincia de Cuenca son
del arroyo de la fuente de la Zorra y Ca- Drosera rotundifolia L.
ñete (MATEO, FABREGAT & S. LÓ- GUADALAJARA: 30TXK0179 y 0279,
PEZ, 1996: 73) y de las hoces del Gua- Checa, Sierra Molina, 1550 m, turberas sobre
diela por Beteta y del Júcar por Cuenca arenas cretácicas. 09-09-2004. O. García
(G. LÓPEZ, 1976a: 211; ARENAS & (MA-736401).
GARCÍA, 1993 anexo: 47). Planta característica de turberas áci-
das, muy raras en el ámbito del Sistema
Cytisus oromediterraneus Rivas Mart. Ibérico meridional, donde predominan los
& al. materiales básicos. Para la provincia de
TERUEL: 30TXK0771, Guadalaviar, Los Guadalajara existen referencias de la Sie-
Tenazares, 1570 m, pinares abiertos de pino rra de Ayllón (MAYOR, 1965 y 1975),
albar sobre sustrato arenoso, 15-5-2003, O. Aldeanueva de Atienza (SILVESTRE &
García (MA-736404). GALIANO, 1974), el Rincón de Mana-
Este piorno se distribuye ampliamente dero en Checa (MATEO & PISCO, 1998:
por las sierras silíceas de la mitad NW pe- 81), Orea y Chequilla (HERRANZ, FE-
ninsular, penetrando tímidamente en los RRANDIS & al., 2001), aunque también

6
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

se encuentra en otras localidades de las WK8964, Cuenca, Sierra del Agua, pr. Rincón
provincias limítrofes de Cuenca (Valde- del Alero, 1400 m, turberas y prados húmedos
meca) y Teruel (Orihuela del Tremedal). sobre arenas y arcillas, 28-6-2003, O. García
(MA-736396). 30TWK9458, id., Fuente del
Elatine alsinastrum L.
Agüerillo, 1500 m, turbera sobre areniscas
*CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí-
albenses, 1-6-2003, O. García, I. Sánchez &
llo, 1440 m, cubetas temporales sobre arenis-
D. García (MA-736395). 30TWK9050, id., La
cas albenses, 11-6-2005, G. López & O. Gar-
Modorra pr. fuente del Arenazo, 1320 m,
cía (MA-736400).
turberas sobre areniscas albenses. 28-8-2004,
Planta asociada a charcas temporales O. García (v.v.). 30TXK1161, 1160, 1059,
sobre sustratos silíceos muy rara a nivel 1060, 1058, 1158 y 1157, Zafrilla, Rincón de
provincial y autonómico, de donde existen Palacios-Peña de la Morena, 1620 m, turberas
referencias de la laguna del Acebuche en sobre arcillas y arenas cretácicas. 7-5-2005, O.
Almagro, las lagunas del Rubio y del García & I. Sánchez (MA-736397).
Cuartizo en Campillo de Dueñas, laguna Planta característica de turberas bási-
de Cabezo del Moro en Puebla de Beleña, cas de media y alta montaña en la mitad
laguna rasa en Molina de Aragón, laguna Norte peninsular, que alcanza en la con-
del Monte en El Cubillo de Uceda, charca fluencia de las provincias de Cuenca,
de Chiclana en Calera y Chozas, etc. (CI- Guadalajara y Teruel su límite meridional
RUJANO & MEDINA, 2002). La pobla- ibérico. La presencia de esta ciperácea in-
ción que exponemos se ha localizado en dica un buen estado de conservación de
una cubeta temporal de no más de 25 m2 a las turberas, tanto en lo referente a presión
cielo abierto sobre materiales arcillosos y ganadera como en la permanencia hídrica.
arenosos del cretácico inferior (albense), y Las poblaciones situadas en las zonas más
le acompañan Eleocharis acicularis, Men- bajas de la Serranía se encuentran nota-
tha pulegium y Veronica anagalloides. blemente más debilitadas, quizás debido a
la mayor temporalidad de la humedad
Eleocharis acicularis (L.) Roem. & edáfica. En la Serranía de Cuenca existen
Schult. referencias de la Cañada de los Periquetes
CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí- (FERRERO & al., 1998), Rincón de la
llo, 1440 m, cubetas temporales sobre arcillas Bodega en Huélamo, Veguillas de Tajo y
y arenas albenses junto a Elatine alsinastrum, el arroyo del Chispo (HERRANZ, FE-
11-6-2005, G. López & O. García (MA-
RRANDIS & al, 2001).
736399).
Planta que habita en bordes de lagunas
Eryngium bourgatii Gouan
y charcas temporales con carácter silíceo, CUENCA: 30TWK7396, Cuenca, umbría
ambientes muy raros en el Sistema Ibérico de San Felipe, 1590 m, gleras y formaciones
meridional debido a la dominancia de los de Festuca gautieri bajo pinar albar, 6-8-2004.
materiales calcáreos. La única cita que O. García, B. Abad & J.M. Martínez (MA-
hemos encontrado de esta especie para la 736394). 30TXK1157, Zafrilla, umbría de la
provincia de Cuenca se encuentra en la Peña de la Morena, 1680 m, gleras calizas algo
Sierra de Mira (MATEO, 1981; CIRU- ruderalizadas, 7-8-2005. O. García (MA-
JANO & MEDINA, 2002). 736393). TERUEL: 30TXK0670, Guadala-
viar, el Portillo, 1750 m, glera caliza en pinar
albar, 27-6-2003, O. García (MA-736392).
Eriophorum latifolium Hoppe
CUENCA: 30TWK8850, Uña, Rincón del
Planta escasa en el Sistema Ibérico.
Juez pr. Puntal del Cuerno, 1250 m, turberas Para la provincia de Cuenca existen refe-
umbrosas sobre arcillas y arenas albenses, 28- rencias de la Sierra de San Felipe (G. LÓ-
8-2004, O. García (MA-736398). 30TWK85 PEZ, 1976b) y de Huélamo (GARCÍA
53, id., Fuente de Royocerezo, 1190 m, prados CARDO & SÁNCHEZ MELGAR, 2005),
húmedos, 28-8-2004, O. García (v.v.). 30T más raro aún resulta para la provincia de

7
Flora Montiberica 33 (2006)

Teruel, donde sólo se conoce la población lensis Rouy, MATEO, 2001: 33), Huerta
de la Muela de San Juan (BARRERA del Marquesado (MA-410089, 23-5-1974,
1985: 194, 1986: 67) la cual nosotros Leg. G. López) y Barchín del Hoyo (MA-
confirmamos en las vertientes más altas 410073, Leg. G. López).
hacia Griegos y Guadalaviar. En el Sis-
tema Ibérico meridional este cardo es Filipendula ulmaria (L.) Maxim.
bastante raro y vive en pedreras calizas CUENCA: 30TWK9752, Cuenca, río Júcar
umbrosas y frescas, asociado con frecuen- al pie del Picuerzo, 1220 m, comunidades
cia a Festuca gautieri. G. LÓPEZ localiza riparias umbrosas, 10-7-2005, O. García (MA-
736389). 30TWK8777, Vega del Codorno, la
la población de la Sierra de San Felipe en
Zapatera, 1370 m, comunidades megafórbicas
las proximidades de la fuente de San Blas junto a bujedales con pino albar, 25-6-2005, O.
(WK9970), mientras la población aquí García & I. Sánchez (MA-736388). 30TWK
aportada se encuentra a unos 4 km. 9855, Huélamo, río Júcar pr. Pajar de la Loba,
1180 m, comunidades riparias sombreadas jun-
Euphorbia exigua subsp. merinoi Laínz to con Geranium collinum, 6-2004, O. García
CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí- & R. García (v.v.).
llo, 1440 m, prados húmedos arenosos, 11-6- Especie escasa a nivel autonómico y
2005, G. López & O. García (MA-736391). provincial, que alcanza en la provincia de
Terófito que coloniza pastizales areno- Cuenca su límite meridional Ibérico, es
sos temporalmente encharcados. Se distri- característica de comunidades megafórbi-
buye ampliamente por el área peninsular cas, juncales, prados húmedos y riberas.
de influencia atlántica, y presenta cierta Existen referencias para la provincia de
introgresión hacia el Sistema Ibérico me- Cuenca de la Laguna del Marquesado y
ridional (Gu, Cu). La única referencia que Huélamo (G. LÓPEZ, 1975b: 284; 1976b:
hemos encontrado de esta especie en la 284; 1978: 635), de Uña pr. La Toba (G.
provincia de Cuenca es de la Muela de la LÓPEZ, 1978: 635) y del río Chico en
Madera (MATEO & ARÁN, 2002). La Masegosa (MAYORAL & GÓMEZ-SE-
población citada se asienta sobre sustratos RRANO, 2004).
arenosos y arcillosos con encharcamientos Gentiana cruciata L. subsp. cruciata
temporales y en compañía de otras espe- CUENCA: 30TXK1064 y 1063, Cuenca,
cies bastante raras a nivel provincial como Casa de Fuente García, 1590 m, pastizales me-
Sedum nevadense, Allium schoenopra- sófilos sobre calizas jurásicas, 5-6-2005, O.
sum, Trifolium dubium o T. micranthum. García (MA-736385). 30TWK8678 y 8778,
Vega del Codorno, las Chorretas, 1400 m, pas-
tizales mesófilos al borde de bosques mixtos
Euphorbia flavicoma DC. subsp. flavi-
de pinar-avellanar, 29-5-2005, O. García & I.
coma Sánchez (MA-736387). 30TWK9275, Id., pr.
CUENCA: 30TWK9050, Cuenca, fuente
río Cuervo, 1400 m, pastizal mesófilo umbroso
del Arenazo, 1240 m, taludes de la carretera
junto a bosque de avellanos y pino albar, 26-6-
junto a bosque mixto de pino negral y sabina
2005, O. García & I. Sánchez (v.v.). 30TWK
albar, 10-5-2003, O. García (MA-736390).
8777 y 8776, Id., La Zapatera-El Simoncillo,
Especie termófila que se desarrolla en 1400 m, pastizales mesófilos calizos con boj,
bordes de caminos y cunetas pedregosas 9-7-2005, O. García (MA-736386). 30TXK
sobre sustratos calcáreos de las principa- 1157, Zafrilla, Umbría de la Peña de la More-
les sierras de la mitad Este peninsular. Re- na, 1600 m, pastizales mesófilos junto a sabi-
sulta bastante rara para la Serranía de nares rastreros, 14-5-2005, O. García & I.
Cuenca, de donde hemos encontrado refe- Sánchez (v.v.). TERUEL: 30TXK0860, Alba-
rencias de Abia de la Obispalía (ARÁN & rracín, Hoya Redonda pr. Salinas de Valtabla-
MATEO, 1999: 34), Sierras de Mira y Ta- do, 1600 m, laderas pedregosas calizas, 30-7-
2005, O. García (v.v.)
layuelas (MATEO, 1983:56 ut. E. mario-

8
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

Planta de ambientes frescos y húme- externas, especialmente a la presión gana-


dos con tendencias eurosiberianas, que se dera y cinegética.
distribuye dentro de la península Ibérica
por los Pirineos y el Sistema Ibérico me- Gnaphalium uliginosum L.
ridional (Cs, Te, Gu y Cu). Para la pro- *CUENCA: 30TWK9181, Cuenca, El Co-
vincia de Cuenca existen referencias de la nillo, 1580 m, cubetas temporales sobre arenas
Sierra de San Felipe (G. LÓPEZ, 1975a), y arcillas del Cretácico inferior, 26-6-2005, O.
García & I. Sánchez (MA-736382).
Cañada de los Asperones (FERRERO &
al., 1998), Huélamo (ALEJANDRE & al., Característica de ambientes húmedos
1999: 51), Zafrilla (MATEO, ARÁN & silíceos de la mitad Norte peninsular. Para
al., 2001; GÓMEZ-SERRANO & MA- el Sistema Ibérico meridional las únicas
YORAL, 2003) y Masegosa (GÓMEZ- referencias existentes corresponden a Te-
SERRANO & MAYORAL, 2003; MA- ruel [Bronchales (LOSCOS, 1876-1886),
TEO & al., 2004). Para la provincia de Albarracín (ZAPATER, 1904) y Orihuela
Teruel las referencias que existen son bas- del Tremedal (ROMO, 1989)] y Guadala-
tante más antiguas y corresponden a Can- jara [Aldeanueva de Atienza (SILVES-
tavieja, Linares y Orihuela del Tremedal TRE & GALIANO, 1974), Tamajón y
(ASSO, 1784), Valdelinares (LOSCOS, Valdepeñas (FUENTE, 1982)]. La pobla-
1876-1886), Guadalaviar (PAU, 1903), ción identificada se encontraba en peque-
Teruel y Villel (ZAPATER, 1904), sierras ñas cubetas temporales, sobre arcillas y
de Gúdar y Javalambre (RIVAS GODAY arenas albenses, rodeada de cervunales.
& BORJA, 1961) y Griegos (BARRERA,
1985). Las citas aquí aportadas contribu- Hippuris vulgaris L.
GUADALAJARA: 30TXK0278, Checa,
yen a conocer más en detalle la distrib.- arroyo de los Huecos, 1550 m, arroyo perma-
ción de esta rara especie que encuentra en nente sobre lecho con cantos rodados del
estas tierras su límite meridional ibérico. Cretácico inferior, 9-9-04, O. García (MA-
736381).
Gentianella hispanica López Udias, Planta acuática, muy rara a nivel pe-
Fabregat & Renob. ninsular, regional y provincial; de la que
CUENCA: 30TXK1060 y 1059, Zafrilla, existen referencias para Guadalajara (de
vertiente del Rincón de Palacios, 1620 m, tur- Checa y Taravilla, cf. FERRERO & al.,
beras y manantiales en el contacto entre el 1999). La población aquí incluida presen-
Cretácico inferior y el Jurásico superior, junto
con Primula farinosa, Geum rivale, Eriopho-
ta un buen estado de conservación y ha-
rum latifolium, etc. 5-6-2005, O. García (MA- bita en pozas permanentes de 1-2 m de
736383 y MA-736384). profundidad, junto con Potamogeton po-
Planta característica de bordes de tur- lygonifolius y Alisma lanceolatum.
beras de las zonas más elevadas en la con- Hypericum humifusum L.
fluencia de las provincias de Cu, Gu y Te. CUENCA: 30TWK9282, Cuenca, El Coni-
Para la provincia de Cuenca existen refe- llo, 1570 m, pinar albar sobre arenas albenses,
6-8-2004, O. García, B. Abad & J.M. Martínez
rencias de Zafrilla (cf. MATEO, HER- (MA-736378).30TWK9181, id., Cañada de las
NÁNDEZ & al., 1995) El Conillo y Co- Tablas, 1600 m, pastizales silicícolas en claro
llado Manchego (GARCÍA CARDO & de pinar albar, 11-8-2005, O. García & I.
SÁNCHEZ MELGAR, 2005). Con estas Sánchez (MA-736379). 30TWK9262, Id., El
dos nuevas poblaciones ampliamos el nú- Maillo, 1460 m, prados temporalmente en-
mero de localidades de una planta recien- charcados sobre arenas albenses, 7-9-2004, O.
temente descrita (RENOBALES & al., García (MA-736380). 30TXK0349, Valdemo-
2002), muy rara y sensible a alteraciones ro-Sierra, Hoz de los Álamos, 1580 m, pas-
tizales silicícolas bajo pinar de rodeno, 30-10-
2005, O. García & I. Sánchez (v.v.).

9
Flora Montiberica 33 (2006)

Planta característica de bosque caduci- maderos sobre arenas cretácicas junto a cer-
folio con influencia atlántica, que, dentro vunales, 8-2004, O. García (v.v.).
de la provincia de Cuenca, ocupa pastiza- Planta característica de ambientes hi-
les silicícolas sobre sustratos arenosos broturbosos sobre suelos areno-fangosos
algo alterados de las zonas más elevadas, con influencia atlántica. No existen refe-
donde existen referencias previas de la rencias previas para la provincia de Cuen-
Sierra de Valdemeca (G. LÓPEZ, 1978), ca, y para la de Guadalajara sólo las de
Masegosa (MATEO & al., 1999) y San Tejera Negra (CARDIEL, 1987) y Sierra
Felipe (MATEO & al., 2001). de Ayllón (HERNÁNDEZ & SAÍNZ,
1978; MAYOR, 1965; MOLINA, 1992 y
Iris serotina Willk. SILVESTRE & GALIANO, 1974).
CUENCA: 30TWK9051, Uña pr. fuente del
Arenazo, 1250 m, pinares de negral con sabina Lythrum acutangulum Lag.
albar y formaciones pulvinulares de Genista CUENCA: 30TWK6575, Cañamares, las
pumila subsp. rigidissima y Erinacea anthy- Lagunillas, 900 m, área endorreica con enchar-
llis, 27-8-2004, O. García (MA-736376). camientos temporales y alto nivel de rudera-
30TWK8850, Id., Rincón del Juez, Puntal del lización, 10-7-2004, O. García (MA-736374).
Cuerno, 1380 m, pinares umbrosos de negral, Planta que ocupa terrenos encharcados
28-8-2004, O. García (MA-736377). 30TWK temporalmente del C y S peninsular. Esta
7844, Cuenca, El Madroñal, 1150 m, pinar de cita refleja su entrada en la Serranía de
negral, 28-8-2004, O. García (v.v.). 30TWK Cuenca, aunque a nivel provincial existen
8155, Id., Garcielligeros, 1240 m, sabinar
albar con pino negral disperso, 10-8-2005, O.
algunas referencias previas como las de
García, I. Sánchez & D. García (v.v.) Villalba de la Sierra y Tarancón (G. LÓ-
Planta de óptimo bético-magrebí, que PEZ, 1978: 622), Palomares y Carboneras
alcanza la provincia de Cuenca, llegando (RIVAS GODAY, 1971).
a penetrar muy ligeramente en la serranía,
donde prefiere las zonas medias y bajas Montia fontana subsp. amporitana
dominadas por el quejigo y el pino negral Sennen
CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí-
siempre sobre sustratos calizos. Existen
llo, 1440 m, cubetas temporales sobre arenas
referencias de esta especie en la provincia albenses junto a Veronica anagalloides, Men-
de Cuenca en Las Torcas (G. LÓPEZ, tha pulegium y Elatine alsinastrum, 11-6-
1975b: 212; FERNÁNDEZ CASAS & al, 2005, G. López & O. García (MA-736370).
1985), Almodóvar del Pinar (FERNÁN- 30TWK9181, Id., El Conillo, 1600 m, cubetas
DEZ CASAS & al., l.c.), Villarejo-Peries- temporales sobre arenas del Cretácico inferior
téban, Valeria y Arcas del Villar (MA- junto a Mentha pulegium, 29-6-2003, O. Gar-
TEO & ARÁN, 1998: 31). cía (MA-736369). GUADALAJARA: 30TXK
0179, 0280 y 0180, Checa, arroyo de los Hue-
cos, 1550 m, turbera sobre arenas cretácicas,
Juncus bulbosus L.
18-6-2005, O. García (MA-736373).
*CUENCA: 30TWK9082, Cuenca, La Col-
menilla, 1600 m, tuberas sobre areniscas y ar- Especie característica de fuentes, ma-
cillas albenses bastante sombreadas bajo pinar nantiales y turberas ácidas de aguas frías.
albar, 31-8-2004, O. García (MA-736375). Resulta una especie muy rara en el Siste-
30TWK9181, Id., Cañada de las Tablas, 1600 ma Ibérico meridional, donde estos me-
m, rezumadero sobre arenas y arcillas alben- dios son muy escasos y localizados, pues
ses, 11-8-2005, O. García & I. Sánchez (v.v.). los materiales dominantes son calcáreos.
GUADALAJARA: 30TXK0378, Checa, Rin- Para la provincia de Cuenca únicamente
cón de Manadero, 1570 m, turbera sobre are-
hemos encontrado una referencia, de Po-
nas y arcillas cretácicas bajo pinar albar, 8-
2005, O. García (v.v.). 30TXK0278 y 0277,
yatos (MATEO & HERNÁNDEZ, 1998:
Id., Sierra Molina, 1600 m, turberas y rezu- 51), mientras que para la de Guadalajara

10
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

se ha citado del Alto Tajo (AHIM, 1996) Planta característica de bosques fres-
y Checa (HERRANZ, 1995), así como de cos y grietas umbrosas de la mitad norte
otros puntos de la Sierra de Ayllón donde peninsular, que encuentra en la provincia
es bastante más frecuente. de Cuenca unas de las poblaciones ibé-
ricas más meridionales. Para esta provin-
Myosotis laxa subsp. caespitosa (C.F. cia existen referencias de las Torcas (GÓ-
Sch.) Hyl MEZ-SERRANO & MAYORAL, 2003),
*CUENCA: 30TWK9181, Cuenca, El Co- la Ciudad Encantada (GÓMEZ-SERRA-
nillo, 1580 m, cubetas temporales sobre arci- NO & MAYORAL, l.c.), la Muela de la
llas y arenas del Cretácico inferior, 29-6-2003, Madera (MATEO, MAYORAL & GÓ-
O. García (MA-736368).
MEZ-SERRANO, 2001; GÓMEZ-SE-
Especie característica de cauces guija- RRANO & MAYORAL, 2003), la Ne-
rrosos y cubetas temporales sobre sustra- vera y los Callejores de la Chillarona
tos silíceos, ambiente donde la hemos lo- (GARCÍA CARDO & SÁNCHEZ MEL-
calizado bajo pinar albar y junto a cervu- GAR, 2005). La nueva población se en-
nales. No se han detectado referencias de cuentra en profundas grietas sobre un la-
esta especie para la provincia de Cuenca piaz calizo con escasa accesibilidad.
donde debe resultar muy rara, aunque sí
existen referencias para las provincias li- Potentilla anserina L. subsp. anserina
mítrofes de Teruel (BARRERA, 1986) y *CUENCA: 30TXK0959 y 0859, Zafrilla,
Guadalajara (HERRANZ, 1992). arroyo de las Salinas confluencia con arroyo
de la Nava, 1540 m, prados húmedos sobre
Oreochloa confusa (Coincy) Rouy arcillas del Keuper, 5-6-2005, O. García (MA-
CUENCA: 30TXK0363, Huélamo, Rin- 736364). *TERUEL: 30TXK0960, Albarra-
cón de la Bodega, 1220 m, roquedos calizos cín, arroyo de las Salinas en Valtablado, 1540
umbrosos del Cretácico superior, 17-5-2003, m, prados húmedos sobre arcillas del Keuper,
O. García & I. Sánchez (MA-736367). 30T 5-6-2005, O. García (MA-736365).
WK8867 y 8967, Cuenca, Estrecho Volcán Planta característica de medios húme-
aguas abajo de Valsalobre, 1280 m, roquedos dos y ruderalizados de zonas arenosas,
y gleras umbrosas calizas del Cretácico supe- húmedas y umbrosas de la mitad Norte
rior, 18-6-2005, O. García (MA-736366). peninsular. Según Flora iberica (RICO,
Especie que en el Sistema Ibérico me- 1998: 105), vive en zonas medias y bajas
ridional habita en roquedos calizos um- entre los 0 y los 1000 m del N y NW pe-
brosos incluso rezumantes de las zonas al- ninsular. Las poblaciones aquí incluidas
tas, donde se acompaña normalmente de constituyen el límite meridional ibérico
Pinguicula mundi, Saxifraga latepe- conocido de la especie hasta la fecha. Se
tiolata, Potentilla caulescens y Linum encuentran a más de 1500 m de altitud y
salsoloides. Para la provincia de Cuenca son las primeras citas de la especie tanto
existen referencias de Beteta (CABA- para Castilla-La Mancha como para Ara-
LLERO, 1946:509, MATEO & FERRER, gón. La población situada en la provincia
1987; MORENO & SÁINZ, 1992), San de Teruel presenta un excelente estado de
Felipe (HERRANZ, 1999) y Rincón de conservación, con gran cantidad de ejem-
Uña (GARCÍA CARDO, 2002). plares dispersos, formando parte de pasti-
zales higrófilos ligeramente salinos, mien-
Polystichum aculeatum (L.) Roth tras que la situada en provincia de Cuenca
CUENCA: 30TWK9455 y 9456, Cuenca,
Muela de la Madera pr. Casa de Caponeras,
presenta un número de ejemplares mucho
1500 m, grietas de lapiaz sobre calizas turo- más reducido.
nenses, 4-6-2005, O. García (v.v.) Primula farinosa L.

11
Flora Montiberica 33 (2006)

CUENCA: 30TXK1161, 1059 y 1058, Za- y 1058, Zafrilla, vertiente del Rincón de Pala-
frilla, Rincón de Palacios, 1620 m, turberas cios, 1620 m, sabinar rastrero denso bajo pinar
sobre arcillas y arenas cretácicas bajo pinar albar umroso, 7-5-2005, O. García (MA-
albar con sabina rastrera, 7-5-2005, O. García 736361). 30TXK1158 y 1157, id., umbría de
(MA-736363). 30TXK1157, Id., umbría de la la Peña de la Morena, 1500-1540 m, pie de
Peña de la Morena, 1600 m, turberas sobre cantil calizo y sabinares rastreros próximos a
arcillas y arenas cretácicas bajo pinar albar con humedales y turberas, 14-5-2005, O. García &
sabina rastrera, 14-5-2005, O. García & I. I. Sánchez (MA-736359). 30TXK0958, 0959,
Sánchez (v.v.) Id., arroyo de la Nava, 1570 m, sabinar rastre-
Planta que habita en medios higrotur- ro bajo pinar albar umbroso sobre calizas, 5-6-
bosos básicos de media y alta montaña de 2005, O. García (MA-736360).
los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, y Especie centroeuropea que encuentra
alcanza el Sistema Ibérico de forma dis- su óptimo de distribución peninsular en la
yunta. Las únicas referencias confirmadas Cordillera Cantábrica y Pirineos, que al-
de esta especie para la provincia de Cuen- canza tímidamente el Sistema Ibérico me-
ca y todo Castilla-La Mancha (KRESS, ridional, donde las únicas referencias co-
1997: 19) se encuentran en las zonas altas rresponden al Rincón de Uña (GARCÍA
de Zafrilla (MATEO, MAYORAL & GÓ- CARDO, 2002), Las Catedrales (GÓ-
MEZ-SERRANO, 2001: 49; GÓMEZ- MEZ-SERRANO & MAYORAL, 2003),
SERRANO & MAYORAL, 2003: 39). Valdemoro-Sierra, Huélamo y Santa Ma-
Las cuadrículas aportadas son anejas a ría del Val (GARCÍA CARDO & SÁN-
muchas de estas localidades pero contri- CHEZ MELGAR, 2005), todas ellas en la
buyen a la obtención de una distribución Serranía de Cuenca. Las nuevas poblacio-
mucho más detallada de esta rara especie. nes encontradas en las zonas altas de Za-
frilla, presentan un excelente estado de
Pulsatilla rubra Delarbre conservación durante el periodo primave-
TERUEL: 30TXK0771, Guadalaviar, Los ral, aunque la intensa presión ganadera a
Tenazares, 1650 m, prados y pastizales silicí- que se encuentran sometidas, hace que
colas bajo pinar albar, 27-6-2004, O. García, desaparezcan casi totalmente en el verano.
D. García & R. García (MA-736362).
Especie que se distribuye por el Cua- Sanguisorba officinalis L.
drante NE de la península, que encuentra CUENCA: 30TWK7554, Villalba de la Sie-
en las provincias de Guadalajara, Cuenca rra, Dehesa de la Nava, 1010 m, prados y pas-
y Teruel su límite medirional ibérico, por tizales mesófilos silicícolas junto con Pinus
lo que cualquier nueva localidad o cuadrí- pinaster, Quercus pyrenaica, Q. faginea y
cula es de gran interés. La población en- Erica scoparia, 27-8-2005, O. García & I.
contrada se asociaba a un pinar de pino Sánchez (MA-736358). GUADALAJARA:
30TXK0278, Checa, Sierra Molina, arroyo de
albar abierto sobre sustrato arenoso cretá- los Huecos, 1550 m, prados húmedos y meso-
cico, junto con Cytisus oromediterraneus. higrófilos sobre arenas cretácicas, 9-9-2004,
Para la provincia de Teruel existen refe- O. García (MA-736357).
rencias de Bronchales y Villar del Cobo Planta muy escasa y local en las pro-
(PAU, 1896), Albaracín y Tramacastilla vincias de Cuenca y Guadalajara, donde
(ZAPATER, 1904), Utrillas, Bronchales, habita en prados y pastizales mesohigrófi-
Noguera, Griegos y Sierra Alta (VIGO & los sobre sustratos arenosos y arcillosos.
VELASCO, 1980) y el alto Valle del Tajo Hasta la fecha únicamente se conoce de
(BARRERA, 1985). dos zonas de la Serranía de Cuenca, en
Zafrilla (MATEO, MAYORAL & GÓ-
Rubus saxatilis L. MEZ-SERRANO, 2001: 50) y Uña
CUENCA: 30TXK1161, 1160, 1060, 1059 (GARCÍA CARDO & SÁNCHEZ MEL-

12
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

GAR, 2005), y de otras dos de Guadalaja- tribución en la alta montaña caliza de la


ra, en Orea (HERRANZ, 1992) y Sierra mitad este peninsular, donde vive en pas-
de Ayllón (MAYOR, 1965b). La presen- tos anuales sobre calizas (CASTROVIE-
cia de esta especie en una zona tan baja de JO & VELAYOS, 1997: 153). Muy rara
la serranía conquense puede tener diver- en el Sistema Ibérico meridional de donde
sas explicaciones, pero una de las hipó- existen localidades confirmadas de la Sie-
tesis más sostenible es la posible contribu- rra de Javalambre (PAU, 1891b: 38, 1895
ción del ganado a su transporte desde los b: 52), alto valle del Tajo por Guadalaviar
prados de verano situados en las zonas (BARRERA, 1985: 131, 1986: 65) y el
altas donde se ha confirmado la presencia Cerro de San Felipe (Cu) (MA-320928,
de esta rosácea, pues el trazado de la Ca- 10-7-1979, Leg. G. López). En la provin-
ñada de Rodrigo Ardaz pasa a tan solo cia de Guadalajara existe una cita no con-
900 m de la población. firmada por Flora iberica en Campisába-
los (FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, 1987).
Saxifraga cuneata Willd. Las poblaciones que hemos encontra-
CUENCA: 30TXK1157, Zafrilla, umbría de do viven sobre sustratos arenosos tempo-
la Peña de la Morena, 1680 m, paredones ralmente encharcados, uno por descalcifi-
calizos del Cretácico superior, 7-8-2005. O. cación (Poyal de la Nevera) y otro por la
García (MA-736356).
naturaleza litológica del terreno (Maíllo,
Planta que en la península Ibérica se donde dominan las arenas del Cretácico
distribuye por la Cordillera Costero Cata- inferior).
lana y Sistema Ibérico Oriental en medios
escarpados tanto calizos como silíceos, Tribulus terrestris L.
desde el piso mesomediterráneo subhú- *CUENCA: 30TWK7064, Ribatajada, Las
medo al oromediterráneo. En la provincia Viñas, 980 m, comunidades arvenses sobre
de Cuenca se localiza en el Sector NE suelos arenosos sueltos, 30-8-2005, O. García
(MATEO & TORRES, 1999: 7) de donde & I. Sánchez (MA-736353).
hay citas concretas de Talayuelas en la Terófito termófilo que ocupa medios
umbría del Picarcho (MATEO, 1983) y de alterados y evita las áreas más continenta-
Cañete y Valdemeca (G. LÓPEZ, 1976b les con climas contrastados de la penínsu-
ut. S. corbariensis subsp. valentina). La la Ibérica. No hemos encontrado referen-
localidad que aquí aportamos -junto con cias de esta especie para la provincia de
las de G. López- constituyen el límite de Cuenca, la cual hemos localizado en el
penetración de esta especie hacia el inte- borde de un quejigar junto a un cultivo de
rior de la provincia de Cuenca. girasol sobre sustrato arenoso-arcilloso.

Sedum nevadense Coss. Trifolium dubium Sibth.


CUENCA: 30TWK9666, Cuenca, Poyal de CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí-
la Nevera, 1520 m, arenas procedentes de llo, 1440 m, prados húmedos con encharca-
descalcificación de calizas turonenses tempo- mientos temporales sobre arenas del Cretácico
ralmente encharcadas junto con Allium schoe- inferior (albense), 11-6-2005, G. López & O.
noprasum y Arenaria vitoriana, 26-6-2004, G. García (MA-736352).
López, O. García, I. Sánchez, B. Abad & J.M. Planta que forma parte de pastizales
Martínez (MA-736354). 30TWK9262, Id., El terofíticos silicícolas, sometidos a enchar-
Maíllo, 1440 m, prados húmedos con enchar- camientos temporales y a cierta ruderali-
camientos temporales sobre arenas del Cretá-
zación. Muy rara en Cuenca de donde se
cico inferior (Albense), 11-6-2005, G. López
& O. García (MA-736355).
conoce una única referencia, de Masegosa
Planta endémica de las montañas me- (MATEO, PISCO & al., 1999). La pobla-
diterráneo-occidentales, con irregular dis- ción localizada es bastante amplia y se

13
Flora Montiberica 33 (2006)

asienta sobre las arenas albenses que 911860, 9-6-1991, Leg. G. Mateo). En
rodean la Muela de la Madera, donde apa- Guadalajara se ha citado del Alto Tajo
recen numerosos puntos encharcadizos, (AHIM, 1996), Sierra de Ayllón (HER-
favorecidos especialmente en las zonas de NÁNDEZ & SAINZ OLLERO, 1978),
contacto entre las calizas jurásicas y las Checa (HERRANZ, 1992 y 1999) y Alus-
arcillas y arenas cretácicas (Albense). tante (VAB 941843, 28-5-1994, Leg. G.
Mateo). El hecho de que en el Sistema
Trifolium micranthum Viv. Ibérico meridional se encuentre uno de los
*CUENCA: 30TWK9262, Cuenca, El Maí- límites de distribución de esta especie ha-
llo, 1440 m, prados húmedos con encharca- ce que cualquier nueva localidad sea de
mientos temporales sobre arenas cretácicas, gran interés.
11-6-2005, G. López & O. García (v.v.)
Compañero del T. dubium en El Maí- Viola parvula Tineo
llo, donde ocupa pastizales silíceos anua- *CUENCA: 30TXK0548, Valdemeca, Co-
les temporalmente encharcados. Se distr.- llado Bajo, 1800 m, repisas umbrosas y ven-
buye principalmente por la mitad Oeste teadas sobre areniscas rojas triásicas (Bunt-
peninsular, penetrando muy tímidamente sandstein), 19-4-2003, O. García & J.M.
en enclaves favorables del resto. No he- García (MA-736347).
mos encontrado referencias para la pro- Planta circunmediterránea, que vive
vincia de Cuenca (cf. MUÑOZ & al., dispersa por las montañas continentales
2000) donde debe ser muy rara y local. ibéricas sobre sustratos arenosos y pedre-
gosos abiertos. No hemos encontrado re-
Veronica chamaedrys L. subsp. cha- ferencias de esta especie para la provincia
maedrys de Cuenca, aunque en el Sistema Ibérico
CUENCA: 30TWK8787, Masegosa, El meridional se ha citado de las provincias
Brezal pr. río Chico, 1460 m, bosque mixto y de Guadalajara (LAÍNZ, 1991; MUÑOZ
riberas sombreadas, 29-5-2005, O. García & I. & al., 1993) y Teruel (BARRERA, 1985:
Sánchez (MA-736348). 30TWK8678 y 8778, 183, 1986: 67).
Vega del Codorno, las Chorretas, 1400 m,
riberas sombreadas y frescas, 29-5-2005, O.
García & I. Sánchez (MA-736351). 30TXK BIBLIOGRAFÍA:
1060, 1160 y 1059, Zafrilla, Vertiente del
Rincón de Palacios, 1630 m, bordes de turbe-
AHIM (1996) Noticia y comentarios de la
ras y prados húmedos sombreados, 5-6-2005,
Segunda Campaña de la AHIM (Molina de
O. García (MA-736350). 30TXK0360, Huéla-
Aragón-Alto Tajo. Junio 1995). Bol. Asoc.
mo, Fuencaliente, 1260 m, borde de arroyo y
Herb. Ibero-Macar. 1: 16-36.
prados húmedos, 7-5-2005, O. García & I.
ALEJANDRE, J.A., J.A. ARIZALETA & J.
Sánchez (MA-736349). GUADALAJARA:
BENITO AYUSO (1999) Notas florísticas
30TXK0179, Checa, pr. fuente de los Huecos,
referentes al Macizo Ibérico Septentrional,
1500 m, prados húmedos y riberas sombreadas
III. Fl. Montib. 12: 40-64.
sobre arcillas y arenas cretácicas, 22-10-2005,
ARÁN, V.J. & G. MATEO (1999) Nuevos
O. García (v.v.)
datos sobre la flora de la provincia de
Especie característica de bosques ca- Cuenca, X. Fl. Montib. 12: 33-39.
ducifolios húmedos eurosiberianos y sus ARENAS, J.A. & F. GARCÍA MARTÍN.
respectivas orlas. Dentro de la península (1993) Atlas carpológico y corológico de la
Ibérica encuentra su límite de distribución subfamilia Apioideae Druce (Umbelliferae)
meridional en los sistemas Central e Ibéri- en España penisular y Baleares. Ruizia 12.
co. En éste último existen referencias den- 244 p.
tro de la provincia de Cuenca, para Beteta ASSO, C. (1784) Enumeratio stirpium in
(CABALLERO, 1944:453), Tragacete (G. Aragonia noviter detectarum. Massilae.
BARRERA, I. (1985).Contribución al estudio
LÓPEZ, 1976b) y Valdemeca (VAB

14
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

de la flora y de la vegetación de la Sierra FERRERO, L.M., O. MONTOUTO, C, del


de Albarracín, Tesis doctoral. Universidad PALACIO & L. MEDINA (1999) Nuevas
Complutense. Madrid. localidades de Hippuris vulgaris L. en el
BARRERA, I. (1986) Aportaciones a la flora Sistema Ibérico. Fl. Montib. 13: 18-22.
albarraciense. Trab. Dep. Botánica 13: 63- FUENTE, V. de la (1982) Estudio de la flora y
72. vegetación del territorio occidental serrano
BENEDÍ, C. (1997) Hippuris L. in S. Castro- de la provincia de Guadalajara (comarcas
viejo & al. (eds.) Flora iberica. 8: 8-10. de Tamajón y Valdepeñas de la Sierra). Te-
Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. sis Doctoral. Univ. Autónoma. Madrid.
BENEDÍ, C., MOLERO, J., SIMÓN J. & J. GARCÍA CARDO, O. (2002) Catálogo florís-
VICENS (1997) Euphorbia L. in S. Castro- tico del Rincón de Uña (Cuenca) orientado
viejo & al. (eds.) Flora iberica. 8: 210-285. a la creación de una Microrreserva. E.T.S.
Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. I. Montes. Universidad Politécnica. Madrid.
CABALLERO, A. (1944, 1946) Apuntes para Proyecto Fin de Carrera inédito.
una flórula de la Serranía de Cuenca, 1 y 2. GARCÍA CARDO, O. & I. SÁNCHEZ MEL-
Anales Jard. Bot. Madrid 4: 403-457, 6 GAR (2005) Aportaciones a la flora de la
(2):503-548. provincia de Cuenca. Fl. Montib. 29: 105-
CARDIEL, J.M. (1987) Estudio de la flora y 119.
vegetación de los hayedos de Tejera Negra, GÓMEZ-SERRANO. M.A. & O. MAYORAL
Cantalojas (Guadalajara). Memoria de Li- (2003) Aportaciones a la flora de Cuenca I.
cenciatura. Univ. Complutense. Madrid. Fl. Montib. 24: 33-42.
CARRASCO, M.A., MACIA, M.J. & M. VE- HERNÁNDEZ, J.E. & H. SAÍNZ (1978)
LAYOS (1997) Listado de plantas vascula- Ecología de los hayedos meridionales ibéri-
res de Guadalajara. Valencia cos: el macizo de Ayllón. Ministerio de
CASTROVIEJO, S. & M. VELAYOS (1997) Agricultura, Pesca y Alimentación. Madrid.
Sedum L. in S. Castroviejo & al. (eds.) HERNÁNDEZ BERMEJO, J.E. & M. CLE-
Flora iberica. 5: 121-153. Real Jardín Botá- MENTE. (1996) Lepidium (L.) R. Br. in S.
nico-CSIC. Madrid. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica. 4: 311-
CIRUJANO, S & M. VELAYOS (1993) Ela- 327. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
tine L. in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora HERRANZ, J.M. (1992) Notas corológicas
iberica. 3: 153-156. Real Jardín Botánico- sobre el Sistema Ibérico Meridional (Es-
CSIC. Madrid. paña), I, Anales de Biología 18: 81-93.
CIRUJANO, S. (1995) Flora y vegetación de HERRANZ, J.M. (1995) Notas corológicas
las lagunas y humedales de la provincia de sobre el Sistema Ibérico meridional (Es-
Cuenca. Junta de Comunidades de Castilla- paña), II. Anales de Biología 20: 75-86.
La Mancha-CSIC. Madrid. HERRANZ, J.M. (1999) Notas corológicas
CIRUJANO, S & L. MEDINA (2002) Plantas sobre el Sistema Ibérico meridional (Es-
acuáticas de las lagunas y humedales de paña), III. Anales Biología 22:91-102.
Castilla-La Mancha. Real Jardín Botánico- HERRANZ, J.M, P. FERRANDIS, M.A. CO-
CSIC. Madrid. PETE & M. BUENO (2001) Contribución
FERNÁNDEZ CASAS, J., J.M. MONTSE- al conocimiento de la flora del Sistema Ibé-
RRAT & A. SUSANNA (1985) Asientos rico meridional. Ecología 15: 169-178.
para un Atlas Corológico de la Flora Occi- KRESS, A. (1997) Primula L. in S. Castro-
dental. Mapa 4, Fontqueria 8: 24-25. viejo & al. (eds.) Flora iberica. 5: 10-22.
FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, F. (1987) Datos Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
florísticos sobre el Valle del Paular (Sierra LAÍNZ, M. (1986) Pulsatilla Miller in S.
de Guadarrama). In: S. Rivas-Martínez Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica. 1:
(ed.). De plantis carpetanis notulae syste- 263-267. Real Jardín Botánico-CSIC. Ma-
maticae II. Lazaroa 8: 119-122. drid.
FERRERO, L.M., O, MONTOUTO, C. del LAÍNZ, M. (1991) De re chorologica, nova et
PALACIO & L. MEDINA (1998) Frag- vetera. V. Anales Jard. Bot. Madrid 49(1):
menta chorologica occidentalia, 6666-6678. 148-150.
Anales Jard. Bot. Madrid 56(1): 146-147 LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1975a) Taxones
orófilos bético y bético-rifeños en la provin-

15
Flora Montiberica 33 (2006)

cia de Cuenca. Anales Inst. Bot. Cavanilles Saxifraga L. en el Sistema Ibérico. Fl.
32(1):207-214. Montib. 12: 5-21
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1975b) Aportacio- MATEO, G., C. FABREGAT, S. LÓPEZ & F.
nes a la flora de la provincia de Cuenca. MARÍN (1999) Nuevos datos sobre la flora
Nota I. Anales Inst. Bot. Cavanilles 32 de la provincia de Cuenca, IX. Fl. Montib.
(2):281-292. 11: 38-43.
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976a, 1978) Con- MATEO, G. (2001) Adiciones y enmiendas a
tribución al conocimiento fitosociológico de la flora de las Sierras de Mira y Talayuelas.
la Serranía de Cuenca I y II. Anales Inst. Fl. Montib. 18: 28-39.
Bot. Cavanilles 33: 5-87, 34(2): 597-702. MATEO, G. & V.J. ARÁN (2002) Nuevos
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976b) Contribu- datos sobre la flora de la provincia de
ción al estudio florístico y fitosociológico de Cuenca, XII. Fl. Montib. 20: 1-5.
la Serranía de Cuenca. Tesis doctoral. Uni- MATEO, G., V.J. ARÁN, M.A. GÓMEZ-
versidad Complutense. Madrid. SERRANO & O. MAYORAL (2001) Nue-
LOSCOS, F. (1876-1886) Tratado de plantas vos datos sobre la flora de la provincia de
de Aragón. Madrid. Cuenca, XIII. Fl. Montib. 17: 3-10.
MATEO, G. (1981) Sobre la influencia atlán- MATEO, G. & O. MAYORAL & M.A. GÓ-
tica en la flora de la Sierra de Mira (Cuenca, MEZ SERRANO (2001) Nuevos datos so-
España); Mediterránea, Ser. Biol. 5: 35-41. bre la flora de la provincia de Cuenca, XVI.
MATEO, G. (1983) Estudio sobre la Flora y Fl. Montib. 19:45-52.
Vegetación de las Sierras de Mira y Tala- MAYOR, M. (1965) Estudio y Vegetación de
yuelas. Monografías nº 31 ICONA. las Sierras de Pela, Ayllón y Somosierra.
MATEO, G. & J.J. FERRER (1987) Notes Tesis Doctoral. Universidad Complutense.
florístiques i corològiques, 103-122; Co- Madrid.
llect. Bot. 17: 144-146. MAYOR, M. (1975) Datos florísticos de la
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la Cordillera Central (Somosierra, Ayllón y
provincia de Teruel. Instituto de Estudios Pela). Anales Inst. Bot. Cavanilles 32(2):
Turolenses. Teruel. 323-347.
MATEO, G., M.L. HERNÁNDEZ, S. TO- MAYORAL, O. & M.A. GÓMEZ-SERRANO
RRES & A. VILA (1995). Nuevos datos so- (2004) Aportaciones a la flora de la pro-
bre la flora de la provincia de Cuenca, I. Fl. vincia de Cuenca, II. Fl. Montib. 26: 19-25.
Montib. 1: 33-37. MOLERO, J. & C. BLANCHÉ. (1984) A pro-
MATEO, G., C. FABREGAT & S. LÓPEZ pósito de los géneros Aconitum L. y Con-
UDIAS (1996) Nuevos datos sobre la flora solida (DC.) Gray en la Península Ibérica.
de la provincia de Cuenca, II. Fl. Montib. 2: Anales Jard. Bot. Madrid 41(1): 211-218.
72-74. MOLERO, J. & C. BLANCHÉ (1986) Aconi-
MATEO, G. & J.M. PISCO (1998) Adiciones tum L. in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora
a la flora de la provincia de Guadalajara II. iberica. 1: 233-242. Real Jardín Botánico-
Fl. Montib. 9: 81-83. CSIC. Madrid.
MATEO, G. & M.L. HERNÁNDEZ (1998) MOLERO, J. & M.A. PUIG (1990) Seed
Nuevos datos sobre la flora de la provincia morphology of Iberian species of the genus
de Cuenca, VII. Fl. Montib. 10: 49-53. Aconitum L. Collect. Bot. 19: 111-127.
MATEO, G. & V.J. ARÁN (1998) Nuevos MOLINA ABRIL, J.A. (1992) Estudio de la
datos sobre la flora de la provincia de flora y vegetación helofítica del Sistema
Cuenca, VII. Fl. Montib. 9: 28-36. Central (del río Tajo al río Duero). Tesis
MATEO, G. & M.L. HERNÁNDEZ (1999) Doctoral. Univ. Complutense. Madrid.
Nuevos datos sobre la flora de la provincia MONASTERIO-HUELIN, E. (1998) Rubus L.
de Cuenca, XI. Fl. Montib. 13: 26-33. in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica.
MATEO, G., J. PISCO, A. MARTÍNEZ & F. 6: 16-71. Real Jardín Botánico-CSIC. Ma-
MARÍN (1999) Nuevos datos sobre la flora drid.
de la provincia de Cuenca, VIII. Fl. Montib. MORALES, R. (1998) Filipendula Mill. in S.
11: 9-11. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica. 6: 71-
MATEO, G. & S. TORRES (1999) El género 75. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.

16
O. GARCÍA CARDO: Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional

MORENO, J.C. & H. SÁINZ (1992) Atlas co- RICO, E. (1998) Potentilla L. subgen. Poten-
rológico de las monocotiledóneas endémi- tilla in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora ibe-
cas de la Península Ibérica e Islas Baleares. rica. 6: 96-140. Real Jardín Botánico-CSIC.
ICONA. Madrid. Madrid.
MUÑOZ GARMENDIA, F. & C. AEDO RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961) Es-
(1993) Hypericum L. in S. Castroviejo & al. tudio de la vegetación y flórula del macizo
(eds.) Flora iberica. 3: 157-185. Real Jardín de Gúdar y Javalambre. Anales Inst. Bot.
Botánico-CSIC. Madrid. Cavanilles, 19: 1-550.
MUÑOZ GARMENDIA, F., P. MONTSE- RIVAS GODAY, S. (1971) Revisión de las
RRAT, M. LAÍNZ & J.J. ALDASORO comunidades hispanas de la clase Isoeto-
(1993) Viola L. in S. Castroviejo & al. (eds.) Nanojuncetea Br.-Bl. & Tx. 1943. Anales
Flora Iberica. 3: 276-317. Real Jardín Bo- Inst. Bot. Cavanilles 27: 225-276.
tánico-CSIC. Madrid. ROMERO ZARCO, C. (1984) Revisión taxo-
MUÑOZ RODRIGUEZ, A., J.A. DEVESA & nómica del género Avenula (Dumort.) Du-
S. TALAVERA (2000) Trifolium L. in S. mort. (Gramineae) en la Península Ibérica e
Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica. 7(2): Islas Baleares. Lagascalia 13(1): 39-146
647-719. Real Jardín Botánico-CSIC. Ma- ROMO, A.M. (1989).Aportaciones de Pius
drid. Font Quer a la flora del Sistema Ibérico tu-
NAVARRO, C. & F. MUÑOZ (1998) Sangui- rolense: datos para la flora de Albarracín.
sorba L. in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora Actas Congr. Hom. Loscos. Alcañiz.
iberica. Vol. 6: 375-388. Real Jardín Botá- SALVO, Á.E. & M.I. HIDALGO. (1986) Po-
nico de Madrid-CSIC. Madrid. lystichum Roth in S. Castroviejo & al. (eds.)
NIETO, G. (1987) El género Armeria (Plum- Flora iberica. 1: 145-147. Real Jardín Bo-
baginaceae) en la Península Ibérica: aclara- tánico-CSIC. Madrid.
ciones y novedades para una síntesis. Anales SILVESTRE, S. & E.F. GALIANO (1974)
Jard. Bot. Madrid 44: 319-342. Nota sobre algunas plantas interesantes de
NIETO, G. (1990) Armeria Willd. in S. Cas- Aldeanueva de Atienza (Guadalajara). La-
troviejo & al. (eds.) Flora iberica. 2: 642- gascalia 4(1): 49-60.
721. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. TALAVERA, S. (1996) Arabis L. in S. Cas-
NIETO, G. (2003) Eryngium L. in S. Castro- troviejo & al. (eds.) Flora iberica. 4: 135-
viejo & al. (eds.) Flora iberica. 10: 36-60. 163. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. TALAVERA, S. & P. GIBBS (1997) Cytisus
PAU, C. (1891) Notas botánicas a la flora purgans auct. (Leguminosae-Papilionoi-
española. Fascículo 4. Madrid. deae) comprises four distinct species. Bot. J.
PAU, C. (1895) Notas botánicas a la flora Linn. Soc. 125: 331-342.
española. Fascículo 6. Madrid. TALAVERA, S. (1999) Cytisus Desf. in S.
PAU, C. (1896) Lista de las especies a que Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica. 7(1):
pertenecen las plantas recolectadas en la 147-182. R. Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
Sierra de Albarracín por D. Doroteo Alma- VARGAS, P. (1997) Saxifraga L. in S. Castro-
gro. Actas Soc. Esp. Hist. Nat. 25: 34-51. viejo & al. (eds.) Flora iberica. 5: 162-242.
PAU, C (1903) Mis campañas botánicas. Bol. Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
Soc. Arag. Ci. Nat. 2: 11-16. VELAYOS, M. (1997) Lythrum L. in S. Ccas-
PAVIA, J. & E. VILLANUEVA (1990) Mon- troviejo & al. (eds.) Flora iberica. 8: 15-25.
tia L. in S. Castroviejo & al. (eds.) Flora Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid.
iberica. 2: 469-473. Real Jardín Botánico- VIGO, J. & E. VELASCO (1980) Sobre Pul-
CSIC. Madrid. satilla rubra subsp. hispanica. Rev. Cat.
PAVIA, J. (1997). Drosera. L. in S. Castro- Geogr. 1(3): 421-430.
viejo & al. (eds.) Flora iberica. 5: 74-80. ZAPATER, B. (1904). Flora albarraciense.
Real Jardín Botánico-CSIC. Madrid. Mem. Soc. Esp. Hist. Nat., 2: 289-338.
RENOBALES, G., C. FABREGAT & S.
LÓPEZ UDIAS (2002) Una nueva especie (Recibido el 30-III-2006)
del género Gentianella (Gentianaceae) del
Sistema Ibérico. Anales Jard. Bot. Madrid
59(2): 217-226.

17
Flora Montiberica 33: 18-19 (IX-2006)

A NEW COMBINATION IN CLINOPODIUM (LAMIACEAE)

Josep Antoni ROSSELLÓ PICORNELL


Jardí Botànic, Universitat de València. C/Quart 80, E-46008 València. rossello@uv.es

SUMMARY: Satureja rouyana Briq. (Lamiaceae), a very restricted species


from the Balearic Islands, is transferred to the genus Clinopodium as C.
rouyanum (Briq.) Rosselló, comb. nov.

RESUMEN: Satureja rouyana Briq. (Lamiaceae), endemismo balear de


distribución restringida a las áreas montañosas de Mallorca, es transferido al
género Clinopodium como C. rouyanum (Briq.) Rosselló, comb. nov.

Satureja rouyana Briq. was described clusion of S. rouyana under the later ge-
from a single population (cf. BRIQUET nus is here validated:
1895) collected from the mountains of
Mallorca, and later on included within Clinopodium rouyanum (Briq.) Ros-
Calamintha (ROUY 1909). This species selló, comb. nov.
has been erroneously interpreted by seve- ≡ Satureja rouyana Briq., Lab. Alp. Mar.:
ral authors (REYN 1920, MORALES & 442 (1895)
LUQUE 1997) who included it within the ≡ Calamintha rouyana (Briq.) Rouy, Fl.
variation of Calamintha nepeta (L.) Savi France 11: 336 (1909)
subsp. nepeta on the basis of misidentified ≡ C. officinalis [subsp. nepeta var. con-
plant material and without studying any fusa] subvar. rouyana (Briq.) Reyn in
type material. Its distinctiveness from the Monde Pl. 21, 3 ser. 6: 6-7 (1920)
related C. nepeta was pointed out by PE-
≡ C. rouyana (Briq.) Pericás & Rosselló
RICÁS & al. (1987), and the species is cu-
in Candollea 42: 397 (1987), comb. su-
rrently considered as a Balearic endemism
perfl.
restricted to scattered populations from
Ind. loc.: “Baléares... d'après l'exsic-
Mallorca (see distribution in ALOMAR &
cata de Porta et Rigo”
al. (1997). Recent work devoted to the
Type material: Balearium insula Ma-
complex group of genera included within
jore, in rupium fissuris aglareis subjectis
tribe Mentheae subtribe Menthinae (cf.
in Mte. Puig Major de Torrella, la casa de
HARLEY & GRANDA 2000, HARLEY
la Neu, sol. calcar. 1200-1300 m.s.m. 6-
& al. 2004, BRÄUCHLER & al. 2005)
VIII-1885, Porta & Rigo (G). Lectotype
has resulted in a revised circumscription
designated by ROSSELLÓ & SÁEZ
of Calamintha, that is now included wi-
(2001).
thin a monophyletic Clinopodium. The in-
Flora Montiberica 33 (2006)

CARDONA (1991) reported a chro- des Alpes maritimes. Georg. & C. Genève et
mosome number of 2n = 30 for plants of Basel.
Clinopodium rouyanum collected at Puig CARDONA, M.A. (1991) IOPB Chromosome
data 3. IOPB Newsletter 17: 7-8.
Major de Torrella, the type locality. The
CASTRO, M. & J.A. ROSSELLÓ (2006)
2n = 30 chromosome number had not Karyological observations on plant taxa en-
been reported earlier within Clinopodium, demic to the Balearic Islands. Bot. J. Linn.
but it is frequently found in the related Soc.: submitted.
Satureja and Micromeria genera (MAR- HARLEY, R.M.; S. ATKINS; A. BUDANT-
KOVA & GORANOVA 1995). However, SEV & al. (2004) Labiatae. In J.W. Kadereit
CASTRO & ROSSELLÓ (2006) reported (ed.), The Families and Genera of Vascular
2n = 46 for the Balearic plant, a chromo- Plants 7: 167-275. Springer-Verlag. Berlin.
some number also found in Clinopodium HARLEY, R.M. & A. GRANDA (2000) List
of species of tropical American Clinopo-
nepeta (L.) Kuntze [≡ Calamintha nepeta
dium (Labiatae), with new combinations.
(L.) Savi] by MARKOVA & GORANO- Kew Bull. 55: 917-927.
VA (1994). Available evidence suggests MARKOVA, M. & V. GORANOVA (1994)
that the cytological report of CARDONA Mediterranean chromosome reports. Reports
(1991) is a technical error or a misidenti- (240-266). Flora Mediterranea 4: 233-254.
fication of the studied plant. In fact, Mi- MARKOVA, M. & V. GORANOVA (1995)
cromeria filiformis (Benth.) Aiton, with a Mediterranean chromosome reports. Reports
chromosome number of 2n = 30, grows (435-473). Flora Mediterranea 5: 289-317.
with Clinopodium rouyanum at Puig Ma- LUQUE, M.N. & R. MORALES (1997) El
género Calamintha Mill (Labiatae) en la
jor de Torrella.
Península e Islas Baleares. Anales Jard. Bot.
Madrid 55: 261-276.
PERICÁS, J.; J.A. ROSSELLÓ & M. MUS
REFERENCES (1987) De flora balearica adnotationes (1-5).
Candollea: 42: 393-398.
ALOMAR, G; M. MUS & J.A. ROSSELLÓ REYNIER, A. (1920) Existence à Toulon d'un
(1997) Flora Endèmica de les Balears. Calamintha jusqu'ici connu seulement à l'
Consell Insular de Mallorca. Palma de Ma- île Majorque (Baléares). Monde Pl. 21 (3
llorca. sér.) 6: 6-8; 8: 5-6.
BRÄUCHLER, C.; H. MEIMBERG; T. ABE- ROSSELLÓ, J.A. & L. SAEZ. (2001) Index
LES & G. HEUBL (2005) Polyphyly of the balearicum: an annotated check-list of the
genus Micromeria (Lamiaceae) –evidence vascular plants described from the Balearic
from cpDNA sequence data. Taxon 54: 639- islands. Collect. Bot (Barcelona) 25: 1-192.
650. ROUY, G. (1909) Flore de France. Vol. 11.
BRIQUET, J. (1895) Les Labiées des Alpes Asnières & Rochefort.
Maritimes. Part 3. In E. Burnat (ed.), Ma-
tériaux pour servir à l'histoire de la flore (Recibido el 4-IV-2006)

19
Flora Montiberica 33: 20-21 (IX-2006)

SOBRE LA CORRESPONDENCIA DE SIMÓN DE ROJAS


CLEMENTE, VIII

Fernando MARTÍN POLO


C./ José Maestre nº 3-9ª. 46018-Valencia
e-mail: fmartinpolo@eresmas.com

RESUMEN: Se muestra y comenta una carta escrita por Simón de Rojas Cle-
mente a sus padres, que se encuentra en poder de la Colonia Titagüense (asociación
cultural de Titaguas, Valencia).

SUMMARY: We show and comment one letter written by the spanish botanist
Simón de Rojas Clemente to their parents that is in the Titagüense Colonia (cultural
association from Titaguas, Valencia).

INTRODUCCIÓN por haber tenido calmas y alguna vez


vientos contrarios, muy feliz con todo y
Se continúa en esta octava entrega la muy divertido por las muchas cosas pecu-
serie que venimos publicando en esta re- liares al mar que entretienen e instruyen.
vista para dar a conocer algunas cartas es- Estamos grandemente y más barato que
critas por Simón de Rojas Clemente depo- en Londres y como venimos por el Rey no
sitadas en la British Library (MARTÍN se nos ha registrado en Aduana sino que
POLO, 1999a), en el Ayuntamiento de al contrario nos han hecho mil obsequios
Titaguas (MARTÍN POLO, 1999b, 2000a viendo cómo nos distinguía el General y
y 2000b), en el Ayuntamiento y pertene- Gobernador. El tiempo que estaré aquí se-
ciente a algún vecino (MARTÍN POLO, rá tal vez un mes o algo más según las
2001a), perteneciente al Ayuntamiento y proposiciones que haya para embarcarme
al Museo Nacional de Historia Natural de para Mogador en África; como quiera y
París (MARTÍN POLO, 2002a), en el Jar- donde quiera lo pasaré muy bien según las
dín Botánico de Madrid (MARTÍN PO- órdenes que van y las buenas recomenda-
LO, 2004). ciones que llevamos. Esta ciudad merece
Esta nueva carta pertenece a una aso- bien la fama que tiene de bella y abunda
ciación cultural llamada “Colonia Tita- en ricos comestibles; la gente muy buena
güense Rojas Clemente”. Su presidente D. excepto los ladrones que son muchos. El
Fulgencio Rubio, gentilmente, nos la ha puerto todo el mundo sabe lo que es aun-
facilitado para su publicación. que ya no tan concurrido como cuando
era el primero del mundo. Hace más calor
CARTA nº 18: que en Valencia pero hay muchos medios
“Cádiz 26 de Abril 1803 para echarlo de sí. Ya ven Vds. que en
Mi muy amado padre: Esta mañana he poco tiempo se puede andar mucho; me
desembarcado en ésta después de un viaje atrevería a estar en Titaguas dentro de 15
aunque algo más largo de lo que yo pensé días y tal vez en 8 ó 10.

20
Flora Montiberica 33 (2006)

Espero con ansia carta de Vds. Que he tiempo se puede andar mucho; me atre-
tenido el chasco de no encontrar aquí. vería a estar en Titaguas dentro de 15 días
Muchas memorias a madre, abuelo y her- y tal vez en 8 ó 10”.
manos, Domingo, su casa y la de su pa- Es evidente que en poco tiempo ha re-
dre, el Sr. Cura, tío Mr. Joaquín y Mr. corrido mucho e informado de todo y ade-
Salvador y el buen amigo Solaz, tía Euse- más que tiene ganas de ver a la familia, y
bia e Ignacia si están ahí, médico, etc. y como todo lo ha vivido tan rápido y bien
ponga Vd. en el sobre: a Muhamed ben- ese día pues piensa que el viaje a Titaguas
Alí. Por Valencia en Cádiz. también lo va a hacer de esa manera. Si-
B. S. M. Su hijo. Simón de Rojas Cle- món de Rojas vive el frenesí del momen-
mente to. El final de la carta es su clásica despe-
Mi compañero da a Vds. muchos salu- dida a los suyos. El compañero del que
dos. habla es, sin duda, Alí Bey.
Pero hay algo que nos hemos dejado y
COMENTARIO: es lo que más nos interesa y es su apor-
A Cádiz llegaron el 26 de abril (efec- tación respecto a la información de dónde
tivamente llegaron ese día y no el 23, co- van a ir: a Mogador (Marruecos), es la
mo indica BARBERÁ FRAGUAS, 1997: primera vez que da un dato preciso sobre
28), unos días más tarde de lo previsto por el viaje, no tan preciso es al decir el tiem-
Clemente; la carta de Clemente a su padre po que espera estar en Cádiz esperando la
apenas haber pisado tierra no deja lugar a partida definitiva: “tal vez un mes o algo
dudas, y ello explica que una anterior a más”. Es muy probable que no tuviera de-
Lambert la haya datado el día 19 que era recho a informar a su familia de estos de-
cuando esperaba llegar. En una misiva talles pero no resiste a la tentación y lo
datada pues el mismo día de la llegada, el hace, tranquilizándolos como es habitual
joven Simón escribe a su padre. en él: “como quiera y donde quiera lo
La carta es entrañable, Simón de Rojas pasaré muy bien según las órdenes que
pisa tierra y casi lo primero que hace es van y las recomendaciones que llevamos”.
escribir a la familia, a su padre, para de- Y, por supuesto, aunque dice a la familia
cirle que acaba de llegar, la razón de ha- que pongan en el sobre Muhamed ben-
ber sido el viaje más largo de lo normal Alí, para ellos firma Simón de Rojas Cle-
está muy claro: “por haber tenido calmas mente. Es, como decía al principio, una
y alguna vez vientos contrarios” y la ocu- carta familiar y entrañable donde transpira
pación en el mismo también: “las muchas y contagia el clímax del momento.
cosas peculiares al mar que entretienen e
instruyen”; el recibimiento en la aduana
es bueno porque “como venimos por el BIBLIOGRAFÍA
Rey no se nos ha registrado” y “nos dis-
MARTÍN POLO, F. (1999a, 1999b, 2000a,
tinguía el General y Gobernador” (el ge- 2000b, 2001, 2002, 2004) Sobre la corres-
neral y gobernador es Tomás Morla), la pondencia de Simón de Rojas Clemente I a
vida en Cádiz “más barato que en Lon- VII. Flora Montib. 11: 27-29; 13: 12-17; 15:
dres”, y la “ciudad […] bella y abunda en 33-37; 16: 27-32, 19: 1-4; 20: 11-15; 28: 54-
ricos comestibles, la gente muy buena ex- 56.
cepto los ladrones que son muchos”, “el BARBERÁ FRAGUAS, S. (Ed.) (1997) Pró-
puerto […] ya no tan concurrido como logo a Viajes por Marruecos de Alí Bey.
cuando era el primero del mundo”, “hace Grandes Viajeros, Barcelona.
más calor que en Valencia”, y como re-
(Recibido el 21-IV-2006)
sumen de todo: “ya ven Vds. que en poco

21
Flora Montiberica 33: 22-26 (IX-2006)

UNA LOCALIDAD NUEVA PARA ORCHIS CHAMPAGNEUXII


Y ORCHIS CONICA EN EL NORTE DE ALICANTE

Antonio PONT FONT*, Joan PIERA**, Manuel B. CRESPO***


& Michael R. LOWE****

* C/ Salamanca, 47. E-03727 Xaló (Alicante).


Correo electrónico: tonipontfont@hotmail.com
** IES nº 1 “Bellaguarda”. Partida Garganes s/n. E-03590 Altea (Alicante).
Correo electrónico: jpiera372p@cv.gva.es
*** CIBIO, Instituto de la Biodiversidad, Universidad de Alicante,
Apdo. 99. E-03080 Alicante. Correo electrónico: crespo@ua.es
**** School House, 17. The Village, Brancepeth, Durham DH7 8DG, United King-
dom. Correo electrónico: MichaelRLowe@orchid.freeserve.co.uk

RESUMEN: Se da a conocer una nueva localidad en la que conviven


dos orquídeas muy raras en el ámbito de la provincia de Alicante, y que resul-
tan también escasas en la Comunidad Valenciana: Orchis champagneuxii Bar-
néoud [≡ O. morio subsp. champagneuxii (Barnéoud) E.G. Camus] y O. conica
Willd. [− O. lactea auct.]. En ambos casos sólo se tiene referencias previas de
su presencia en escasas localidades de las comarcas del norte de Alicante, a
menudo en áreas próximas a la provincia de Valencia. Para ambas se aportan
datos sobre su ecología y estado de conservación, y asimismo se propone la
creación de una microrreserva de flora que asegure su continuidad en las co-
marcas alicantinas.

SUMMARY: A new site is reported where two rare orchids from


Valencian Community (E of Spain), Orchis champagneuxii Barnéoud [≡ O.
morio subsp. champagneuxii (Barnéoud) E.G. Camus] and O. conica Willd.
[− O. lactea auct.], live together. Both plants were previously known from a
few localities of northern Alicante province, usually close to the boundaries
with Valencia province. Data on ecology and conservation are included, and
creation of a plant microreserve is suggested to ensure their preservation in
Alicante.

INTRODUCCIÓN cante (cf. LOWE & al., 2001; SERRA &


al., 2001; PIERA & al., 2003) han am-
Los estudios que se vienen realizando pliado considerablemente los datos que de
sobre las orquídeas de la provincia de Ali- este interesante grupo se tenían hasta hace

22
A. PONT & al.: Nueva localidad para O. champagneuxii y O. conica en Alicante

bien poco, lo cual ha redundado favora- ≡ O. morio subsp. champagneuxii (Ba-


blemente en su conservación. rnéoud) E.G. Camus
En particular, la comarca alicantina de
ALICANTE: Xaló, Les Cases de Pla-
la Marina Baixa se ha revelado como un
nisses, 30SYH5988, 575 m, altiplanicie
enclave de gran interés orquidológico, ya
kárstica, 30-3-2006, A. Pont & J. Piera
que algunas de las especies más raras de
(ABH 50509, 50510). Fig. 1.
la provincia presentan buenas poblaciones
en estas tierras. Éste es el caso de Orchis
Taxon distribuido por el norte de la
champagneuxii Barnéoud y O. conica
provincia de Alicante y por el oeste y sur
Willd., dos plantas escasas que hemos te-
de la de Valencia (cf. SERRA & al.,
nido oportunidad de encontrar durante la
2001), de donde se ha citado del Montgó
presente primavera cerca de Xalò, en lo
(BARBER, 1999), Puerto de Albaida
que hasta el momento parece la localidad
(LOWE & al., 2001; PIERA & al., 2003),
alicantina más meridional de ambas.
y de las sierras de Bérnia, la Xortà, la Sa-
Dado que se trata de dos especies muy
for y Benicadell (cf. SERRA, 2005).
raras y escasas en el ámbito de la flora ali-
La nueva población está constituida
cantina –e incluso en el ámbito de la Co-
por algo más de un centenar de individuos
munidad Valenciana–, se aportan en esta
(categoría III), distribuidos regularmente
nota algunos datos de interés que pueden
en varios núcleos, que florecen y fructifi-
contribuir a su conservación.
can con normalidad. En el momento de su
detección, casi todos los ejemplares esta-
MATERIAL Y MÉTODOS ban en plena floración (FF).
Las autorías de los táxones menciona- Orchis conica Willd.
dos en el texto corresponden, si no se in- ≡ O. tridentata subsp. conica (Willd.)
dican explícitamente, a las que recogen O. Bolòs & Vigo
MATEO & CRESPO (2003), y se presen- − O. lactea auct., non Poir.
tan según las indicaciones de BRUM-
ALICANTE: Xaló, Les Cases de Pla-
MITT & POWELL (1992).
nisses, 30SYH5988, 575 m, altiplanicie
Las abundancias relativas de las or-
kárstica, 30-3-2006, A. Pont & J. Piera
quídeas citadas en el texto se indican me-
(ABH 50507, 50508). Fig. 2.
diante las siguientes categorías arbitrarias:
I, menos de 10 individuos; II, entre 10 y
Taxon presente en las sierras setaben-
100 individuos; y III, más de 100 indivi-
ses de elevación media (cf. SERRA & al.,
duos.
2001), que en Alicante sólo se conocía de
Los aspectos bioclimáticos y biogeo-
las zonas altas de la Sierra del Montgó
gráficos se ajustan a las propuestas de RI-
(BARBER, 1999; LOWE & al., 2001;
VAS MARTÍNEZ & al. (2002).
PIERA & al., 2003), pero que reciente-
Los pliegos testigo de las plantas cita-
mente se ha localizado en Pego y en
das están depositados en el herbario ABH
l’Orxa (SERRA, 2005). Pese a ello, AE-
(Universidad de Alicante), disponiéndose
DO (2005) no menciona su presencia en
igualmente de abundante material foto-
esta provincia, en su reciente revisión de
gráfico de archivo.
los táxones ibéricos de este género.
La nueva población –que amplía con-
RESULTADOS Y DISCUSIÓN siderablemente su distribución alicantina–
se halla muy bien constituida y repartida
Orchis champagneuxii Barnéoud en varios núcleos, con un total de algo
más de 100 ejemplares (categoría III). En

23
Flora Montiberica 33 (2006)

el momento de su detección, la mayoría Aceras anthropophorum (L.) Aiton: esta-


de los individuos estaban en plena flora- do fenológico: inicio floración (EF) a ple-
ción (FF), comenzando a aparecer los pri- na floración (FF); abundancia, I.
meros frutos. Es de destacar el hecho de Barlia robertiana (Loisel.) Greuter: esta-
que algunos ejemplares son albinos. do fenológico: plena floración (FF);
abundancia, II.
Características del enclave Ophrys dianica M.R. Lowe, Piera, M.B.
Ambas plantas crecen en una altipla- Crespo & J.E. Arnold: estado fenológico,
nicie kárstica (“poljé”), sobre arcillas de plena floración (FF); abundancia, II.
descalcificación (“terra rossa”) con nota-
ble humedad edáfica. El territorio se vio O. lupercalis J. Devillers-Terschuren & P.
sometido a un severo incendio en 2003, Devillers [- O. fusca auct.]: estado feno-
que arrasó la vegetación. lógico, fruto (Fr); abundancia, II.
Antiguamente se cultivaban olivos
(Olea europaea L.) en parcelas rectangu- Ophrys tenthredinifera Willd.: estado fe-
lares delimitadas por abundantes lejas, nológico: inicio fructificación (Fr); abun-
que se amontonaban para dejar superficie dancia, II.
libre. Hoy, en su mayoría se encuentran
abandonadas y están siendo recolonizadas Orchis olbiensis Peut ex Gren.: estado fe-
por la vegetación natural. nológico: plena floración (FF), a inicio de
El territorio presenta un bioclima ter- fructificación (FF +); abundancia, III.
momediterráneo subhúmedo y corológi-
camente pertenece al subsector Alcoyano-
Diánico (Sector Setabense, subprovincia Junto con ellas se observaron Anthyllis
Catalana-Valenciana, provincia Catalana- cytisoides L., Arenaria montana L. subsp.
Provenzal-Balear). intricata (Ser.) Pau, Brachypodium retu-
sum (Pers.) P. Beauv., Calicotome spino-
Fitosociología y sinfitosociología sa (L.) Link, Centaurea segariensis Fi-
La vegetación está compuesta básica- guerola, Peris & Stübing, Centranthus
mente por un mosaico con fragmentos del ruber (L.) DC., Chamaerops humilis L.,
lastonar litoral (Teucrio pseudochamae- Cistus albidus L., Cistus monspeliensis
pityos-Brachypodietum ramosi O. Bolòs L., Coronilla juncea L., Daphne gnidium
1957) y de matorral diánico (Centaureo L., Dianthus hispanicus Asso subsp. font-
segariensis-Cistetum albidi Costa & Pé- queri (O. Bolòs & Vigo) A. Barber, M.B.
rez Badia 1999 corr. M.B. Crespo 2001). Crespo & Mateo, Dictamnus hispanicus
Ambas comunidades se integran en la se- Webb ex Willk., Erica multiflora L.,
rie de los carrascales termomediterráneos Euphorbia isatidifolia Lam., Helianthe-
basófilos iberolevantinos (Rubio longifo- mum cinereum (Cav.) Pers. subsp. rotun-
liae-Querceto rotundifoliae-Sigmetum). difolium (Dunal) Greuter & Burdet, Iris
sisyrinchium L., Juniperus oxycedrus L.,
Flora acompañante Narcissus assoanus Dufour, Olea euro-
En dichas comunidades, O. champag- paea L., Phlomis lychnitis L., Pinus hale-
neuxii y O. conica crecen con otras orquí- pensis Mill., Pistacia lentiscus L., Quer-
deas que se listan a continuación, con cus coccifera L., Quercus ilex L. subsp.
referencia a su estado fenológico y abun- rotundifolia (Lam) Schwartz ex T. Mo-
dancia (siguiendo a LOWE & al., 2001): rais, Rosmarinus officinalis L., Serratula
flavescens (L.) Poir. subsp. leucantha
(Cav.) Cantó & M.J. Costa, Stipa tenacis-

24
A. PONT & al.: Nueva localidad para O. champagneuxii y O. conica en Alicante

sima L., Teucrium ronnigeri Sennen, LOWE, M. R., J. PIERA & M. B. CRESPO
Thapsia villosa L., Tulipa australis Link, (2001). The orchids of the Province of Ali-
Ulex parviflorus Pourr., Urginea mariti- cante (Comunidad Valenciana), Spain: a
contribution to the OPTIMA project 'Map-
ma (L.) Baker y Verbascum thapsus L.
ping of Mediterranean orchids'. J. Eur. Or-
subsp. giganteum (Schrad) Bonnier & La- chideen 33(2): 525-635.
yens. MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003). Ma-
Además, ha de destacarse que junto a nual para la determinación de la flora va-
las numerosas casas de campo derruidas lenciana. 3ª edición. Moliner-40. Valencia.
que se encuentran en la zona, es corriente PIERA, J. & M.B. CRESPO (1999). Cuatro
observar naturalizado a Delphinium stap- plantas raras de la flora valenciana, muy
hisagria L., al igual que ocurre en otras seriamente amenazadas. Fl. Montiber. 13:
partidas del mismo municipio, como en 50-52.
PIERA, J., M. B. CRESPO & M. R. LOWE,
“Els Correus”.
(2003). Las orquídeas de la provincia de
Alicante. Instituto Alicantino de Cultura
CONCLUSIONES “Juan Gil-Albert”. Diputación Provincial
de Alicante.
Debido a las escasas citas de Orchis RIVAS-MARTÍNEZ, S., T. E. DÍAZ, F. FER-
champagneuxii y O. conica en la provin- NÁNDEZ-GONZÁLEZ, J. IZCO, J. LOI-
cia de Alicante, y el indudable interés DI, M. LOUSÃ & A. PENAS (2002). Vas-
científico de la mueva localidad –hasta cular plant communities of Spain and Por-
hoy, la más meridional para ambas plan- tugal. Addenda to the Syntaxonomical
Checklist of 2001. Itinera Geobot. 15(1-
tas en la provincia de Alicante–, creemos 2): 5-922.
conveniente la urgente creación de una SERRA, L. (2005). Estudio crítico de la flora
microrreserva de flora (cf. LAGUNA, vascular de la provincia de Alicante: as-
1996) en “Les Cases de les Planisses”, pectos nomenclaturales, biogeográficos y
que asegure la salvaguarda y protección de conservación. Tesis doctoral inédita.
de especies valiosas como las indicadas, Universidad de Alicante.
ya que este tipo de hábitats están desapa- SERRA, L., B. PÉREZ ROCHER, C. FABRE-
reciendo en los últimos años a consecuen- GAT, J. JUÁREZ, J. PÉREZ BOTELLA,
cia de un acelerado cambio de uso del V. DELTORO, P. PÉREZ ROVIRA, A.
OLIVARES, M.C. ESCRIBÁ & E. LA-
suelo. GUNA (2001) Orquídeas silvestres de la
Comunidad Valenciana. Col. Biodivers. 9.
BIBLIOGRAFÍA Generalitat Valenciana. Valencia.

AEDO, C. (2005). Orchis L. In: AEDO, C. & (Recibido 17-IV-2006)


A. HERRERO (Eds.), Flora iberica 21:
114-146. Real Jardín Botánico, CSIC. Ma-
drid.
BARBER, A. (1999). Contribubió al coneixe-
ment florístic i fitogeogràfic del litoral de
la comarca de la Marina Alta (País Va-
lencià). Ajuntament de Benissa.
BRUMMITT, R.K. & C.E. POWELL (1992).
Authors of plants names. Royal Botanic
Gardens, Kew.
LAGUNA, E. (1996). Conservación in situ
mediante microrreservas de flora en la Co-
munidad Valenciana. Bol. R. Soc. Españ.
Hist. Nat. Tomo Extraord. 125 Anivers.:
379-381. Madrid.

25
Flora Montiberica 33: 22-26 (IX-2006)

Fig. 1.- Orchis champagneuxii Barnéroud: les Cases de Planisses, Xaló


(Fotos: A. Pont y J. Piera).

Fig. 2.- Orchis conica Willd.: les Cases de Planisses, Xaló


(Fotos: A. Pont y J. Piera).

26
Flora Montiberica 33: 27-31 (IX-2006)

NOTAS SOBRE PHELIPAEA REUTERIANA RCHB. F.


(OROBANCHACEAE)

Manuel B. CRESPO* & Antonio PUJADAS**

* CIBIO, Instituto de la Biodiversidad, Universidad de Alicante.


Apartado 99. E-03080 Alicante. Correo-electrónico: crespo@ua.es
** Depto. de Ciencias y Recursos Agrícolas y Forestales, Universidad de Córdoba.
Apdo. 3048. E-14080 Córdoba. Correo-electrónico: cr1pusaa@uco.es

RESUMEN: Recientemente se ha demostrado que Phelipaea reuteriana Rchb.


f. es el nombre prioritario para Orobanche tunetana Beck, habiéndose rescatado aquél
en el género Phelipanche Pomel (= Orobanche sect. Trionychon Wallr.). En la presente
nota, sobre la base de los datos moleculares accesibles, se discute la conveniencia de
separar las distintas secciones de Orobanche en géneros independientes y, por el contra-
rio, se propone la nueva combinación Orobanche reuteriana (Rchb. f.) M.B. Crespo &
A. Pujadas para reubicar dicho taxon en el género Orobanche. Además, se amplía su
área de distribución a la provincia de Valencia.

SUMMARY: Recently, Phelipaea reuteriana Rchb. f. has been demonstrated


to have priority against Orobanche tunetana Beck, and consequently it has been revived
in the genus Phelipanche Pomel (= Orobanche sect. Trionychon Wallr.). In the present
contribution, the convenience to segregate sections of Orobanche in different genera is
discussed on the basis of molecular data. Therefore, the new combination Orobanche
reuteriana (Rchb. f.) M.B. Crespo & A. Pujadas is proposed to accommodate that taxon
in Orobanche. Moreover, it is reported for the first time in Valencia province.

INTRODUCCIÓN no se ha podido encontrar ningún respal-


do de herbario para dicha referencia; ni
Hace algún tiempo, dimos a conocer tampoco existe registro para la provincia
la presencia de Orobanche tunetana Beck de Almería en los asientos corológicos
(sect. Trionychon Wallr.) en Alicante, co- que el mismo Foley aportó en la redac-
mo novedad para la flora de Europa (PU- ción del género Orobanche L. para “Flora
JADAS & al., 1997). Por entonces, pre- iberica”.
sentamos los datos conocidos sobre la A todas ellas hay que añadir aquí una
morfología, ecología, hospedantes y dis- nueva referencia para la provincia de Va-
tribución ibérica de este endemismo ibe- lencia (“Corbera de Alcira, sobre malvas,
ro-magrebí. V-1945, Borja, SANT 3028”), que amplía
Posteriormente, SÁNCHEZ GÓMEZ ligeramente el área de distribución cono-
& al. 2001) ampliaron su distribución a cida de este taxon.
las provincias de Murcia y Albacete. FO- Muy recientemente, CARLÓN & al.
LEY (2001) la citó para la provincia de (2005) han dado a conocer que Phelipaea
Almería, probablemente por error, ya que reuteriana Rchb. f. (REICHENBACH,

27
Flora Montiberica 33 (2006)

1862) es el nombre más antiguo –y, por tas. Asimismo, Cistanche queda situado
tanto, prioritario– para la planta en cues- entre los clados antes mencionados, como
tión, por lo que lo han recuperado en el grupo hermano del segundo, lo que viene
género Phelipanche Pomel (= Orobanche a complicar más la situación. Ante esta
L. sect. Trionychon). situación dos serían las posibles solucio-
En la presente nota se discute la con- nes: ampliar Orobanche hasta incluir Cis-
veniencia de segregar las distintas seccio- tanche o, por el contrario, disgregarlo en
nes de Orobanche en géneros indepen- varios géneros menores (Aphyllon Mitch.,
dientes, como sugieren últimamente algu- Myzorrhiza Phil., Phelipanche Pomel, e
nos autores (cf. TERYOKHIN & al., incluso Boulardia F.W. Schultz (= Cera-
1993; SCHNEEWEISS, 2001), y, en con- tocalyx Coss.). Esta última opción, encon-
traposición, se propone reubicar a Pheli- traría asimismo cierta base en los núme-
paea reuteriana en el género Orobanche. ros cromosomáticos de los grupos segre-
gados (cf. SCHNEEWEISS & al., 2004b;
DISCUSIÓN TAXONÓMICA SCHNEEWEISS & al., 2005b).
No obstante, estudios similares basa-
En la última década, las relaciones fi- dos en análisis de secuencias –por separa-
logenéticas de las Orobanchaceae (sensu do o combinadas– de los genes cloroplás-
stricto) con otros grupos de plantas –pará- ticos rps2 (DEPAMPHILIS & al., 1997),
sitas o no– han sido objeto de numerosos matK (YOUNG & al., 1999) y rbcL
trabajos (cf. NICKRENT, 2002) y aún (NICKRENT & al., 1998; MANEN & al.,
hoy son motivo de cierta controversia. Lo 2004), ofrecieron resultados bien distin-
que sí parece claro es que sus parientes tos, en los que las relaciones entre las
más cercanos son las hemiparásitas Scro- secciones de Orobanche no se correspon-
phulariaceae-Rhinanthoideae (cf. OLMS- den con lo referido anteriormente para la
TEAD & al., 2001), con independencia de región nuclear ITS.
que se les considere o no como familias. Las filogenias cloroplásticas muestran
En lo que respecta a la filogenia del en todos los casos que Orobanche se es-
género Orobanche la cuestión tampoco tructura en dos clados diferentes. Los aná-
está resuelta. En recientes estudios mole- lisis con rbcL, rps2 y matK coinciden en
culares sobre éste y géneros afines, basa- que las secciones americanas –sect. Gym-
dos en secuencias de ADN nuclear ri- nocaulis y sect. Myzorrhiza– forman un
bosómico (región ITS), SCHNEEWEISS clado consistente, más emparentado con
& al. (2004a, 2005a) han encontrado que géneros como Boschniakia (rps2 y matK)
Orobanche no es monofilético, existiendo o Cistanche (rbcL) que con los grupos eu-
dos linajes bien diferenciados. El primero rasiáticos de Orobanche –sect. Oroban-
de ellos, reúne a las secciones Triony- che y sect. Trionychon–. Estas últimas se
chon, Gymnocaulis Nutt. y Myzorrhiza entremezclan desordenadamente en un
(Phil.) Beck, mientras que el segundo clado muy consistente –siempre con un
agrupa a la sect. Orobanche y a los repre- significativo apoyo estadístico– y herma-
sentantes de Phelypaea L. (= Diphelypaea no de Epifagus o Conopholis (rps2 y
Nicolson). Sin embargo, las relaciones de matK). En ningún caso, a diferencia de las
ambos linajes frente a otros géneros pró- filogenias ribosómicas, la sect. Triony-
ximos como Cistanche Hoffmanns. & chon aparece como un clado independien-
Link. o el clado de Conopholis Wallr., te ni relacionada con las secciones ameri-
Epifagus Nutt. y Boschniakia C.A. Mey. canas del género.
ex Bong. –que se utilizan como “grupos De similar modo, estudios con marca-
externos” del análisis–, no quedan resuel- dores moleculares de tipo RAPD (RO-

28
M.B. CRESPO & A. PUJADAS: Notas sobre Phelipaea reuteriana (Orobanchaceae)

MÁN & al., 2003), relacionan estrecha- mos ahora más prudente no desmembrar
mente especies de Orobanche sect. Oro- Orobanche, y tomarlo en un sentido am-
banche con otras de la sect. Trionychon, plio, abarcando las cuatro secciones tradi-
sin conformar dos grupos –las secciones cionalmente en él incluidas –aunque es
como tales–, lo cual apoya decididamente bien cierto, que las americanas sect. Gym-
las filogenias cloroplásticas (rbcL). nocaulis y sect. Myzorrhiza pueden se-
Así pues, parece claro que la situación gregarse en el rango genérico sin dema-
dista bastante de estar resuelta y, en últi- siados problemas y con una buena base
mo caso, las evidencias moleculares abo- morfológico-molecular–. A dicha solu-
gan más firmemente por integrar a los ción más conservadora apuntan también
táxones de las secciones Orobanche y los trabajos genéticos más recientes (cf.
Trionychon en un género único –Oroban- WEISS-SCHNEEWEISS & al., 2006), en
che–, lo cual es más congruente con sus los que curiosamente sigue manteniéndo-
similitudes morfológicas y su biogeogra- se Orobanche como género único.
fía. Por ello, los tratamientos taxonómicos
analíticos –en los que se da prioridad a las CONCLUSIONES
diferencias morfológicas y cariológicas
(cf. TERYOKHIN & al., 1993; CARLÓN Según los datos presentados anterior-
& al., 2005: 57)– parecen, en estos mo- mente, y hasta disponer una mayor y más
mentos, un tanto arriesgados. Máxime si exacta información molecular, creemos
tenemos en cuenta que el modo de vida más acertado reubicar Phelipaea reute-
“parásito” –y, en particular, el “holopará- riana en el género Orobanche, para lo
sito”– sería responsable del origen inde- cual es necesario establecer una nueva
pendiente de numerosos caracteres con- combinación nomenclatural:
vergentes –incluyendo la reducción ex-
trema de algunos órganos– a lo largo de la
Orobanche reuteriana (Rchb. f.) M.B.
historia evolutiva de los grupos implica-
Crespo & A. Pujadas, comb. nov.
dos (cf. NICKRENT & al., 1998). Ello ≡ Phelipaea reuteriana Rchb. f., Icon. Fl.
podría generar convergencias morfológi- Germ. Helv. 20: 117 (1862) [basion.] ≡
cas en grupos muy alejados evolutiva- Phelipanche reuteriana (Rchb. f.) Car-
mente o, por el contrario, divergencias lón, G. Gómez, M. Laínz, Moreno Mor.,
notables en un mismo linaje, por lo que Ó. Sánchez & Schneeweiss in Doc.
las evidencias moleculares son, en este Jard. Bot. Atlántico 3: 27 (2005)
grupo, de suma importancia. = O. tunetana Beck in Biblioth. Bot. 19:
En el futuro, la secuenciación y análi- 118 (1890) ≡ Phelipanche tunetana
sis combinado de nuevas regiones de (Beck) Soják in Cas. Nar. Muz. (Pra-
gue) 140(3-4): 130 (1972) ≡ O. aegyp-
ADN podría hacer variar sustancialmente tiaca subsp. tunetana (Beck) Maire in
las propuestas taxonómicas más recientes. Bull. Soc. Hist. Nat. Afrique N. 26: 220
No debe olvidarse que los análisis combi- (1935)
nados de secuencias de varias regiones de
ADN (ribosómicas y organulares) propor- Ind. loc.: “Elche Hispaniae. 1851. G. Pap-
cionan árboles filogenéticos más consis- peritz!”.
tentes y con mayor apoyo estadístico que
los provenientes de cada región por sepa- Lectotypus: “Phel. Reuteriana / Oroban-
rado, los cuales pueden llegar a ofrecer che / Elche Hisp. 51 / G. Papperitz” (W,
resultados, en apariencia, incongruentes. Typus) (cf. CARLÓN & al., 2005). Fig. 1.
Por todo lo anterior, a la vista de los Diagnosis original: “Recedit corolla me-
datos moleculares disponibles, considera- dio constricta, basi valde ampliata, gale-

29
Flora Montiberica 33 (2006)

Fig. 1.- Orobanche reuteriana (Rchb. f.) M.B. Crespo & A. Pujadas. A la izquierda: Lámina origi-
nal de Phelipaea reuteriana –fig. II y detalles 3 y 4–, cedida por la biblioteca del Real Jardín Botá-
nico de Madrid. A la derecha: Lectótipo, en el herbario W (Museo de Historia Natural,Viena).

ae lobis acutis, labelli lobis acutis, fila- A Carlos Aedo, por los asientos corológicos de
mentis multo altius insertis, basi villosis, las Orobanchaceae de “Flora iberica”. A Ra-
antheris apice villosis” –diferencias frente món Morales, por la información bibliográfica.
a Ph. caesia Reut.– (más datos en PUJA- A Félix Muñoz Garmendia, por la lámina ori-
ginal de Phelipaea reuteriana.
DAS & al., 1997; FOLEY, 2001; PUJA-
DAS, 2002).
BIBLIOGRAFÍA
Plantas-huésped: Las poblaciones ibéri-
cas crecen sobre Plantago albicans L. Sin CARLÓN, L., G. GÓMEZ CASARES, M.
embargo, se ha sugerido –sin verifica- LAÍNZ, G. MORENO MORAL, Ó. SÁN-
ción– que podría parasitar también a di- CHEZ PEDRAJA & G. M. SCHNEEWE-
versas crucíferas, caparáceas y quenopo- ISS (2005). Más, a propósito de algunas
diáceas (FOLEY, 2001). Orobanche L. y Phelipanche Pomel (Oro-
banchaceae) del oeste del Paleártico. Doc.
Distribución: Endemismo ibero-magrebí. Jard. Bot. Atlántico 3: 1-71.
En la Península Ibérica se ha constatado DEPAMPHILIS, C. W., N. D. YOUNG & A.
su presencia en las provincias de Albace- D. WOLFE (1997). Evolution of plastid
te, Alicante, Murcia y Valencia. gene rps2 in a lineage of hemiparasitic and
holoparasitic plants: many losses of photo-
synthesis and complex patterns of rate va-
AGRADECIMIENTOS riation. Proc. Natl. Acad. Sci. U.S.A. 94:
7367-7372.
A Javier Amigo, por el préstamo del mate- FOLEY, M. J. Y. (2001). Orobanche L. In:
rial del herbario SANT. A Ernst Viteck, por PAIVA, J., F. SALES, I. C. HEDGE, C.
las facilidades para la consulta del herbario W. AEDO, J. J. ALDASORO, S. CASTRO-

30
M.B. CRESPO & A. PUJADAS: Notas sobre Phelipaea reuteriana (Orobanchaceae)

VIEJO, A. HERRERO & M. VELAYOS SCHNEEWEISS, G. M. (2001). Relationships


(eds.), Flora iberica 14: 32-72. Real Jardín within Orobanche sect. Trionychon: in-
Botánico, CSIC. Madrid. sights from ITS-sequences. In: FER, A., P.
MANEN, J. F., C. HABASHI, D. JEANMO- THALOUARN, D. M. JOEL, L. J. MUS-
NOD, J. M. PARK & G. M. SCHNEE- SELMAN, C. PARKER & J. A. C. VER-
WEISS (2004). Phylogeny and intraspeci- KLEIJ (eds.), Proceedings of the 7th In-
fic variability of holoparasitic Orobanche ternational Parasitic Weed Symposium:
(Orobanchaceae) inferred from plastid 49-52. Nantes (Francia).
rbcL sequences. Mol. Phylogenet. Evol. SCHNEEWEISS, G. M., A. E. COLWELL, J.
33: 482-500. M. PARK, C. JANG & T. STUESSY
NICKRENT, D. L. (2002). Orígenes filogené- (2004a). Phylogeny of holoparasitic Oro-
ticos de las plantas parásitas. In: LÓPEZ- banche (Orobanchaceae) inferred from nu-
SÁEZ, CATALÁN & SÁEZ (eds.), Plan- clear ITS-sequences. Mol. Phylogenet.
tas parasites de la Península Ibérica e Is- Evol. 30: 465-478.
las Baleares: 29-56. Mundi-Prensa. Ma- SCHNEEWEISS, G. M., T. PALOMEQUE,
drid. A. E. COLWELL & H. WEISS-SCHNEE-
NICKRENT, D. L., R. L. DUFF, A. E. COL- WEISS (2004b). Chromosome numbers
WELL, A. D. WOLFE, N. D. YOUNG, K. and karyotype evolution in holoparasitic
E. STEINER & C. W. DEPAMPHILIS Orobanche (Orobanchaceae) and related
(1998). Molecular phylogenetic and evolu- genera. Am. J. Bot. 91: 439-448.
tionary studies of parasitic plants. In: SCHNEEWEISS, G. M., J. M. PARK, J. F.
SOLTIS, D. E., P. S. SOLTIS, & J. J. MANEN & A. E. COLWELL (2005a).
DOYLE (eds.), Molecular Systematics of Molecular phylogenetics and taxonomy of
plants. II. DNA sequencing: 211-241. Klu- Orobanche s. l. (Orobanchaceae). XVII In-
wer Academic Publishers. Boston. ternational Botanical Congress. Abstracts:
OLMSTEAD, R. G., C. W. DEPAMPHILIS, 13. Viena.
A. D. WOLFE, N. D. YOUNG, W. J. SCHNEEWEISS, G. M., J. M. PARK, J. F.
ELISENS & P. J. REEVES (2001). Disin- MANEN, A. E. COLWELL & H. WEISS-
tegration of the Scrophulariaceae. Am. J. SCHNEEWEISS (2005b). Phylogenetic
Bot. 88: 348-361. relationships of Orobanche and related ge-
PUJADAS, A. (2002). Orobanche L. In: LÓ- nera: evidence from molecular and karyo-
PEZ-SÁEZ, CATALÁN & SÁEZ (eds.), logical data. In: BURCKHARDT, D. & R.
Plantas parasites de la Península Ibérica e MÜHLETHALER (eds.), 8th GfBS An-
Islas Baleares: 348-440. Mundi-Prensa. nual Conference Abstracts. Org. Divers.
Madrid. Evol. 5, Electr. Suppl. 13: 88.
PUJADAS, A., A. LORA & M. B. CRESPO TERYOKHIN, E. S., G. V. SHIBAKINA, N.
(1997). Orobanche tunetana G. Beck B. SERAFIMOVICH, & T. I. KRAVTSO-
(Orobanchaceae), especie nueva para el VA (1993). Opredelitelj Sarasichovich
continente europeo. Anales Jard. Bot. Ma- Florii SSSR (Determinator of Broomrapes
drid 55(2): 277-283. of the USSR Flora). Nauka, Leningrad.
REICHENBACH, H. G. (1862). Icones Florae WEISS-SCHNEEWEISS, H., J. GREILHU-
germanicae et helveticae, 20: 49-125. Lip- BER & G. M. SCHNEEWEISS (2006).
siae. Genome size evolution in holoparasitic
ROMÁN B, C. ALFARO, A. TORRES, Z. Orobanche (Orobanchaceae) and related
SATOVIC, A. PUJADAS & D. RUBIA- genera. Am. J. Bot. 93: 148-156.
LES (2003). Genetic relationship among YOUNG, N. D., K. E. STEINER & C. W.
Orobanche species as revealed by RAPD DEPAMPHILIS (1999). The evolution of
analysis. Ann. Bot. 91: 637-642. parasitism in Scrophulariaceae/Oroban-
SÁNCHEZ GÓMEZ, P., M. A. CARRIÓN chaceae: plastid gene sequences refute an
VILCHES, A. HERNÁNDEZ GONZÁ- evolutionary transition series. Ann. Mis-
LEZ & J. B. VERA PÉREZ (2001). Adi- souri Bot. Gard. 86(4): 876–893.
ciones a la flora del sudeste ibérico. Anales
Jard. Bot. Madrid 59(1): 158. (Recibido el 5-VII-2006)

31
Flora Montiberica 33: 32-36 (IX-2006)

DISTRIBUCIÓN Y ECOLOGÍA DE RUBUS SAXATILIS L.


(ROSACEAE) EN EL SISTEMA IBÉRICO

Miguel Ángel GÓMEZ-SERRANO* & Olga MAYORAL GARCÍA-


BERLANGA**
*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. E-46008. Valencia. E-mail:
miguel.gomez@uv.es y olga.mayoral@uv.es
**Departamento de Ecosistemas Agroforestales. Escuela Politécnica Superior de
Gandia (Universidad Politécnica de Valencia). Carretera Nazaret-Oliva, s/n, 46730
Grao de Gandia Valencia. E-mail: olmagar@upvnet.upv.es

RESUMEN: Rubus saxatilis es un taxón ampliamente distribuido en Europa


pero muy raro en España. Hasta ahora se conocía la presencia de la especie en 6
localidades de la provincia de Cuenca. Gracias a las prospecciones realizadas entre los
años 2000-2005 en Cuenca y Guadalajara, se han podido localizar 4 nuevas poblaciones
en estas provincias. La especie crece tanto en suelos básicos como ácidos, aunque
prefiere los roquedos calizos umbríos. R. saxatilis es una especie autoincompatible, por
lo que la producción de frutos está limitada por la disponibilidad de polen adecuado. La
ausencia de reclutamiento puede producir la extinción local de sus reducidas
poblaciones.

SUMMARY: Rubus saxatilis (Rosaceae) is a widespread taxon in Europe, but


very rare in Spain. Since now it was only found in 6 localities of Cuenca (CE Spain).
From 2000 to 2005 we prospected a wide territory of Cuenca and Guadalajara and
found 4 unknown populations of the species in these provinces. The species grows both
on acid and basic soils but seems to prefer basic and shady rocky habitat. R. saxatilis is
self-incompatible and fruit-set may be pollen limited. Decreasing recruitment may cause
local extinction of the small populations.

INTRODUCCIÓN 1993), León (CARBÓ & al., 1977;


NAVA, 1988), Lérida (BOLÒS, 1957;
Rubus saxatilis L. es una planta am- CARRERAS & VIGO, 1984; CARRE-
pliamente distribuida por las zonas boreal RAS & NINOT, 1986), Navarra (MO-
y templada de Europa, Siberia, Asia tem- NASTERIO-HUELIN, 1998), Oviedo
plada y Groenlandia (MONASTERIO- (NAVA, 1988) y Santander (AEDO & al.,
HUELIN, 1998). En la península Ibérica 1993; AIZPURU & al., 1996).
se presenta sólo en las cordilleras Cantá- Recientemente ha sido indicada como
brica y Pirenaica, donde aparece dispersa nueva para el Sistema Ibérico, a partir de
por las provincias de Gerona (MONAS- una población localizada en la provincia
TERIO-HUELIN, 1998), Huesca (PAU, de Cuenca (GÓMEZ-SERRANO & MA-
1905; LOSA & MONTSERRAT, 1947; YORAL, 2003). Posteriormente ha sido
VILLAR & al., 1990; CARRERAS & al., localizada en otros cinco puntos de la
M.Á. GÓMEZ SERRANO & O. MAYORAL: Rubus saxatilis L. en el Sistema Ibérico

provincia de Cuenca (GARCÍA-CARDO Las nuevas poblaciones encontradas


& SÁNCHEZ-MELGAR, 2005). de Rubus saxatilis siguen el mismo patrón
Rubus saxatilis está considerada como ecológico que las conocidas para la Serra-
especie Vulnerable en el Catálogo Regio- nía de Cuenca. Las plantas suelen situarse
nal de Especies Amenazadas de Castilla- en roquedos umbríos con elevada hume-
La Mancha (Decreto 200/2001, de 6 de dad edáfica, sobre paredes o bloques ca-
noviembre de 2001). Aportamos en esta lizos, siempre por encima de los 1.300 m
nota nuevas localidades de la especie en de altitud.
las provincias de Cuenca y Guadalajara, La cita de Peñalén supone la primera
que ayudan a perfilar su distribución en el referencia para la provincia de Guadala-
Sistema Ibérico. jara. En esta localidad hemos hallado dos
pequeñas poblaciones en dos simas kárs-
ticas, separadas únicamente por 186 me-
MATERIAL Y MÉTODOS tros. Esta asociación con los complejos
kársticos queda también patente en la
Con motivo de una prospección ex- primera de las poblaciones halladas en el
haustiva de distintos territorios de las Sistema Ibérico, localizada en unos calle-
provincias de Cuenca y Guadalajara entre jones dolomíticos de Uña, Cuenca (GÓ-
los años 2000 y 2005 para llevar a cabo MEZ SERRANO & MAYORAL, 2003).
trabajos de cartografía y planificación de Las poblaciones del río Tajo se sitúan al
actuaciones para la conservación o restau- abrigo de pequeños roquedos, con escasas
ración de las especies de flora y comuni- plantas en los derrubios más protegidos.
dades vegetales protegidas o raras, (finan- Se trata de los únicos núcleos que hemos
ciadas por la Consejería de Medio Am- visto fructificar hasta ahora.
biente de la Junta de Comunidades de Además de la cita de las Catedrales en
Castilla-La Mancha), se han localizado Uña (GÓMEZ SERRANO & MAYO-
nuevas poblaciones de Rubus saxatilis que RAL, 2003), la especie ha sido indicada
amplían el conocimiento sobre su recientemente en otras localidades de la
distribución en el Sistema Ibérico. provincia de Cuenca: Rincón de Uña, río
Cuervo por Santa María de Val, río Ama-
grero por Huélamo y las hoces Malilla y
RESULTADOS los Álamos en Valdemoro-Sierra (GAR-
CÍA CARDO & SÁNCHEZ MELGAR,
2005). Estas dos últimas poblaciones son
Rubus saxatilis L. las únicas que se asientan sobre sustratos
CUENCA: 30TXK1157, Zafrilla, La Ca-
naleja, 1680 m, roquedos calcáreos de umbría,
ácidos.
2-VII-2003, Gómez-Serrano & Mayoral (VAL Con las nuevas localidades aportadas,
147074). 30TWK9975, Cuenca, Peña Hora- el total de poblaciones conocidas para la
dada, río Tajo, 1480 m, roquedos calcáreos de especie en el Sistema Ibérico asciende a
umbría, 4-VIII-2003, Mayoral & Gómez-Se- diez, nueve de las cuales se encuentran en
rrano (VAL 147080). 30TWK9974, Cuenca, la Serranía de Cuenca (Fig. 1). Todas las
río Tajo, pr. El Manzano, 1550 m, roquedos localidades se sitúan en orientaciones de
umbríos, 4-VIII-2003, Mayoral & Gómez- umbría con elevada humedad edáfica. El
Serrano (VAL 147084).
rango altitudinal para la especie se sitúa
GUADALAJARA: 30TWL7403, Peña-
lén, Las Quirisuelas, 1370 m, paredes de sima
entre los 1250 y 1680 m., aunque más de
kárstica, 1-IX-2004, Gómez-Serrano & Mayo- la mitad de las poblaciones se encuentran
ral (v.v.). por debajo de los 1500 m.

33
Flora Montiberica 33 (2006)

DISCUSIÓN interanuales (desde el año 2000) a la po-


blación de las Catedrales en Uña, nunca
Las nuevas poblaciones localizadas no hemos observado restos de flores. GAR-
incrementan de forma considerable los CÍA CARDO & SÁNCHEZ MELGAR
efectivos de la especie, dado que ninguna (2005) confirman esta escasez de flora-
de ellas presenta más de 5-10 individuos. ción y producción de frutos en las nuevas
Por esta razón, la especie debe seguir bajo poblaciones que aportan para la especie
la categoría de Vulnerable en el Catálogo en Cuenca, a excepción de la situada en el
Regional de Especies Amenazadas de río Amagrero, que al parecer lo hace tími-
Castilla-La Mancha. damente todos los años.
Rubus xasatilis es una especie que se Las limitaciones ecológicas y genéti-
reproduce fácilmente de forma vegetativa, cas de la especie, y en particular su ca-
generando estolones que colonizan los rácter clonal, no favorecen la existencia
alrededores de la planta (ERIKSSON & de poblaciones densas. La mayor parte de
BREMER, 1993; SALONEN, 1994). los núcleos parece estar representado por
Experimentos de polinización han mos- ejemplares que crecen o se mantienen ve-
trado que es una especie autoincompatible getativamente, a partir de las largas ramas
(ERIKSSON & BREMER, 1993). Las o turiones que generan, que en ocasiones
formaciones dispersas de la especie están cuelgan varios metros. Este hecho confie-
compuestas así por poblaciones aisladas re a estas poblaciones una elevada vulne-
genéticamente, cuya producción de frutos rabilidad a la extinción local. En estudios
está limitada por la deficiencia de polen realizados con esta especie a partir de da-
compatible. Se sabe que la disponibilidad tos reales de reproducción y crecimiento,
de luz afecta a la producción de estolones al realizar simulaciones con modelos esto-
vegetativos, pero la densidad de competi- cásticos se ha determinado que poblacio-
dores no afecta al tipo de reproducción nes iniciales de 125-250 plantas presentan
que utiliza la planta para propagarse (SA- altas probabilidades de extinguirse en
LONEN, 1994). menos de 50 años (ERIKSSON, 1994).
Estas limitaciones genéticas podrían No obstante, pensamos que se trata de
explicar la baja tasa de fructificación en una especie que, pese a haber pasado
las poblaciones que hemos estudiado en el desapercibida hasta hace poco en el Sis-
Sistema Ibérico. De hecho, sólo en dos de tema Ibérico, debe estar mejor distribuida
ellas hemos podido constatar la produc- de lo que parece, aunque amenazada por
ción de algún fruto, ambas en el río Tajo y la práctica ausencia de reproducción
separadas sólo por unos 650 m., una dis- sexual y la estocasticidad demográfica.
tancia no muy elevada para que exista
cierto intercambio de polinizadores. No
obstante, la abruptosidad de la zona no Nota: El trabajo de campo al que co-
favorece la prospección de la especie, por rresponden las citas que se aportan en el
lo que la distancia interpoblacional podría presente artículo ha sido financiado entre
ser inferior en el caso de que hubiera más los años 2000 y 2005 por la Consejería de
ejemplares entre los dos núcleos conoci- Medio Ambiente de la Junta de Comuni-
dos. De igual forma, es posible que exis- dades de Castilla-La Mancha, a través de
tan clones diferentes en cada una de estas diferentes estudios sectoriales de Carto-
poblaciones, lo que eliminaría la barrera grafía y planificación de actuaciones pa-
de la autoincompatibilidad. ra la conservación o restauración de las
De todas formas, la tasa de floración especies de flora y comunidades vegetales
es igualmente escasa. En repetidas visitas protegidas o raras.

34
M.Á. GÓMEZ SERRANO & O. MAYORAL: Rubus saxatilis L. en el Sistema Ibérico

AGRADECIMIENTOS ción altitudinal en el valle de Aràn. Col-


lect. Bot. 5: 465-514.
A Javier Martín, de los servicios cen- ERIKSSON, O. (1994) Stochastic population
trales de la Consejería de Medio Am- dynamics of clonal plants: Numerical ex-
periments with ramet and genet models.
biente del Gobierno Autónomo de Casti- Ecological Research 9: 257-268.
lla-La Mancha, por encargarnos la reali- ERIKSSON, O. & B. BREMER (1993) Genet
zación de los estudios de cartografía y dynamics of the clonal plant Rubus saxa-
planificación para la conservación. tilis. Journal of Ecology 81:533-542.
GARCÍA CARDO, O. & I. SÁNCHEZ MEL-
GAR (2005) Aportaciones a la flora de la
BIBLIOGRAFÍA provincia de Cuenca. Flora Montib. 29:
105-119.
GÓMEZ SERRANO, M.A. & MAYORAL, O.
AEDO, C., J.J. ALDASORO, J.M. ARGÜE-
(2003) Aportaciones a la flora de Cuenca,
LLES, J.L. DÍAZ ALONSO (1993) Con-
I. Flora Montib. 24: 33-42.
tribuciones al conocimiento de la flora
LOSA, M. & MONTSERRAT, P. (1947)
cantábrica. Fontqueria 36: 349-374
Aportaciones para el conocimiento de la
AIZPURU, I., J.M. APARICIO, J.A. APE-
Flora del Valle de Ordesa. Collect. Bot.
RRIBAY, C. ASEGINOLAZA, J.
(Barcelona) 1: 127-187.
ELORZA, F. GARÍN, S. PATINO, P.M.
MONASTERIO-HUELIN, E. (1998) Rubus L.
URIBE ECHEBARRÍA, P. URRUTIA, J.
En S. Castroviejo & al. (eds.) Flora ibe-
VALENCIA & J. VIVANT
rica. 6: 16-71. Real Jardín Botánico-CSIC.
(1996)Contribución al conocimiento de la
Madrid.
flora del País Vasco. Anales Jard. Bot.
NAVA, H. (1988) Flora y vegetación orófila
Madrid 54: 419-435.
de los Picos de Europa. Ruizia 6: 19-172.
CARBÓ, R., M. MAYOR, J. ANDRÉS & J.
PAU, C. (1905) Plantas de la provincia de
M. LOSA (1977) Aportaciones al catálogo
Huesca, continuación. Bol. Soc. Aragonesa
florístico de la provincia de León. II. Acta
Ci. Nat. 4: 288-300.
Bot. Malacitana 3: 63-120.
SALONEN, V. (1994) Growth and reproduc-
CARRERAS, J. & J. VIGO (1984) Sobre la
tion of Rubus saxatilis L. in relation to
vegetació de l'aliança Calthion als Pirineus
availability of light. Acta Oecologica 15:
Catalans. Collect. Bot. 15: 119-131.
485-493.
CARRERAS, J. & J. M. NINOT (1986) Sobre
VILLAR, L., C. ASEGINOLAZA, D. GÓ-
les avellanoses als Pirineus Catalans. Co-
MEZ, G. MONTSERRAT, A. ROMO & P.
llect. Bot. 16: 407-413.
URIBE-ECHEBARRÍA (1990) Los haye-
CARRERAS, J., E. CARRILLO, R.M. MA-
dos prepirenaicos aragoneses: Fitosociolo-
SALLES, J.M. NINOT & J. VIGO (1993)
gía, fitotopografía y conservación. Acta
El poblament vegetal de les Valls de Ba-
Bot. Malacitana 15: 283-295.
rravés i de Castanesa. I-Flora i vegetació.
Acta Bot. Barcinon. 42: 1-392.
(Recibido el 25-IV-2006)
BOLÒS, O. de (1957) Datos sobre la vegeta-
ción de la vertiente septentrional de los Pi-
rineos: observaciones acerca de la zona-

35
Flora Montiberica 33 (2006)

Fig. 1. Distribución de Rubus saxatilis en cuadrículas UTM de 10 Km. de lado en las


provincias de Guadalajara y Cuenca (izquierda). A la derecha detalle de la distribución
en cuadrículas UTM de 1 Km. Se ha diferenciado con cuadrículas azules las citas ante-
riormente conocidas y con cuadrículas rojas las nuevas aportaciones.

36
Flora Montiberica 33: 37-40 (IX-2006)

APORTACIONES AL CONOCIMIENTO DE LA FLORA DE


LAS COMARCAS: LA MARINA ALTA (ALICANTE) Y LA
SAFOR (VALENCIA)

Javier MARTÍNEZ FORT* & Mª Pilar DONAT TORRES**


*C/Constitución ,5-6ª. 46727 Real de Gandia (Valencia) Correo-e:
thy2mus@yahoo.es
** Ctra. Nazaret – Oliva s/n. 46730 Grao de Gandia (Valencia). UPV. Correo-e:
mpdonat@eaf.upv.es

RESUMEN: Se dan a conocer y comentan las localizaciones de 8 especies de


plantas vasculares, dentro de las comarcas de: La Marina Alta y La Safor, algunas de
las cuales son primeras citas provinciales o son raras en estas comarcas y provincias.

SUMMARY: They are made known and they comment the localizations of 8
species of vascular plants, inside the districts of: La Marina Alta and La Safor, some
of which they are first provincial appointments or they are rare in these districts and
counties.

INTRODUCCIÓN han consultado diversos artículos y las


bases de datos en Internet: www.progra-
Este artículo es el fruto de las herbori- manthos.org y www.gbif.net, y los plie-
zaciones que hemos realizado en los úl- gos registrados en el herbario del Jardín
timos años dentro de las comarcas de la Botánico de Valencia (VAL). En los ca-
Marina Alta y La Safor (Valencia) sos de referencias repetidas para una mis-
Para la recopilación de la distribución ma especie y lugar hemos referido la de
de cada una de las especies, del presente fecha más reciente.
trabajo, nos hemos basado en los datos
aportados en las distintas floras y guías
que incluyen el territorio: Flora iberica LISTADO DE PLANTAS
(CASTROVIEJO & al., vol. 5, 1997; TA-
LAVERA & al., vol 7(1 y 2), 1999 y 2000), Ornithopus compresus L.
Flora manual dels Països Catalans (BO- ALICANTE*: 30SYJ3903, La Marina
LÒS & al., 2005) y Manual para la deter- Alta, Vall de Gallinera, solana de la Sierra del
minación de la Flora Valenciana (MA- Altmirall, borde de la pista forestal del Pla de
TEO & CRESPO, 2003), así como las mo- la Llacuna a Patró, comunidad arvense sobre
nografías: Flora vascular y vegetación de suelo arenoso descarbonatado; 20/IV/2006,
la comarca de la Marina Alta (PÉREZ Martínez Fort & P. Donat (VAL 174298). Id,
28/04/2000, Martínez Fort (VAL 174299).
BADÍA, 1997) y Estudio de la Vegetación 30SYJ4104, Pla de la Llacuna, campo de
y la Flora de la Comarca de La Safor cultivo, comunidad arvense sobre suelo are-
(Valencia) (SORIANO, 1995). Además se
J. MARTÍNEZ FORT & P. DONAT: Aportaciones a la flora valenciana

noso descarbonatado; 17/IV/2000, Martínez 174294.). Id, 09/II/2006, Martínez Fort (VAL
Fort (VAL 174300). 174295).
Especie nueva para la provincia de Ali- En el Manual para la determinación de
cante, propia de los pastizales y comuni- la Flora Valenciana (MATEO & CRESPO,
dades arvenses silicícolas, la hemos loca- 2003) se da la especie como presente y
lizado en límite de la provincia, dentro muy rara en Alicante y Valencia; por el
del Pla de la Llacuna, base de la solana contrario en Flora Manual dels Països
de la Sierra Safor y Sierra Altmirall. Catalans (BOLÒS & al., 2005) tan sólo
Hasta el momento había sido citada en refiere este taxón en Mallorca y Menoría,
las otras dos restantes provincias de la excluyéndola de la Comunidad Valen-
Comunidad Valenciana y sus poblaciones ciana. Dentro de la provincia de Alicante
más cercanas están localizadas entre Pi- ha sido citada en la desembocadura del
net y Barig al sur de Valencia. Algar, Llanos de Lara y Sax (RIGUAL,
1972) y en Benafer para Castellón (SAMO,
Trifolium cherleri L. 1994).
ALICANTE: 30SYJ3903, La Marina Alta, Pese a ello no hemos podido localizar
Vall de Gallinera, solana de la Sierra del Alt- ningún registro o pliego de esta especie-
mirall, borde de la pista forestal del Pla de la en las bases de datos y herbarios que
Llacuna a Patró, comunidad arvense sobre hemos consultado- para la Comunidad.
suelo arenoso descarbonatado; 20/IV/2006,
Martínez Fort & P. Donat (VAL 174291).
Lo hemos herborizado junto a la espe- Doronicum plantagineum L.
VALENCIA: 30SYJ3805, 800 m., La Sa-
cie anterior pero limitado a la solana de la for, Villalonga, interior del Circ de la Safor,
Sierra Altmirall, esta localización es la pastizal en el sotobosque de fresneda. 05/2000,
segunda cita dentro de la provincia y ac- Martínez Fort, VAL (174296)
tuaría como nexo entre las poblaciones de Planta que hemos localizado en el lí-
Barig (Valencia) (MATEO & FIGUEROLA, mite de la provincia con Alicante, cons-
1986) y la única localidad alicantina tatado su presencia en los últimos años en
conocida hasta ahora (Castells de Serre- una reducida población. Referida hasta el
lla, cf. PÉREZ BADÍA ,1996). momento en el Macizo del Caroche (STÜ-
BING & al., 1988) y herborizada en diver-
Trifolium suffocatum L. sas ocasiones dentro de la comarca de la
VALENCIA*: 30SYJ3813, La Safor, Alfa- Vall de Cofrentes: (30SXJ82, Teresa de
huir, pr. Convent de Sant Jeroni, majadal Cofrentes, el Caroch, 1050 m, 22-05-
pastoreado, 20/IV/2006, Martínez Fort & P.
Donat (VAL 174292)
1997, J. Riera, VAL-37707; 30SXJ7930,
Cita nueva para Valencia y segunda cita Teresa de Cofrentes, Cintos del Alto del
para la Comunidad Valenciana. La pri- Pino, 1000 m., 22-05-1997, J. Riera,
mera referencia de esta especie se localiza VAL-37731; 30SXJ8121, Ayora, Cueva
en Castells de Serrella (Alicante) (PÉREZ Horadada, 1000 m., 31-05-1996, J. Riera,
BADÍA & SORIANO; 1994), en el mismo VAL -38431) y dentro de la provincia de
tipo de comunidades. Planta de afinidad Castellón en Torralba del Pinar, El Tajar,
silicícola que podría ser dispersada por el 30SYK12, 1000 m., 23-04-1992, A. Agui-
ganado. lella & J. Riera.

Veronica cymbalaria Bodard Cyperus eragrostis Lam.


VALENCIA: 30SYJ3222, La Safor, Barig,
VALENCIA: 30SYJ4316, La Safor, Beni-
Avenc de la Donçella. Herbazal nitrófilo en el
rredrá, pr. ermita de Sant Antoni, bordes de
interior del Barranc de la Puigmola, 22/09/
camino y muros de campo de cultivo,
2005, Martínez Fort, VAL (174297)
27/III/2006, Martínez Fort & P. Donat (VAL

38
Flora Montiberica 33 (2006)

Especie nitrófila, naturalizada, que has- BADÍA & al., 1994), El Montgó (BOLÒS,
ta el momento dentro de la Comunidad 1957) y Pedreguer (MATEO & al., 1994);
Valenciana había sido dada en cuatro en Castellón: en los términos de Burriana
localidades, dos en Castellón: Burriana (ROSELLÓ & PERIS, 1991) y Fondeguilla,
(ROSELLÓ & PERIS, 1983) y Almazora 30SYK31, La Plana Baixa, Barranc d'Es-
(MATEO, 2002) y dos en Valencia: Sueca lida pr. Mas del Casalot, 440 m, 13-VI-
(ALCOBER & al., 1980) y Real de Mon- 1990, Aguilella, Güemes & Riera, VAL
troy (YJ0855, Cova Fumà, río Magro, 160 (17007) y en Valencia, con una antigüe-
m., 26-07-1998, Marín Campos, VAL- dad superior a cien años, tres citas: en
105779). Esta nueva referencia, consti- Bellús y Valldigna (COLMEIRO, 1874) y
tuye su cita más meridional dentro de la en Játiva ( VAYREDA, 1901).
provincia.

Sedum caespitosum (Cav.) DC. BIBLIOGRAFÍA


VALENCIA: 30SYJ3813, La Safor, Alfa-
huir, cercanías del Convent de Sant Jeroni,
ALCOBER, J.A., A. IBARS, J. MANSANET, I.
cubeta terrosa en afloramientos rocosos,
23/III/2006, Martínez Fort & P. Donat, VAL MATEU, & M. PUCHE (1980) Marsilea ae-
(174449). gyptiaca Willd. nueva cita para España.
Especie rara y escasamente citada en la Anales Jard. Bot. Madrid 36: 55-59.
Comunidad Valenciana, de la que tan sólo BOLÒS, O., J. VIGO, R. MASALLES & J.M.
existen citas o referencias recientes entre NINOT (2005) Flora manual del Països Ca-
los límites de las provincias de Valencia y talans. Pòrtic, 1310 pp. Barcelona.
Castellón, de Andilla a Canales (XK91, BOLÒS, O (1957) De vegetatione valentina, I.
Cs, Sierra de Toro, estribaciones suro- Collect. Bot. 5: 527-596.
rientales al norte de Canales; 15-6-1984, CASTROVIEJO, S., C. AEDO, M. LAÍNZ, F.
Figuerola, Aguilella & Mateo VAL- MUÑOZ GARMENDIA, G. NIETO FELINER & J.
130387 y XK81, V: Andilla a Canales, PAVIA (eds.) (1997) Flora Iberica. Vol. 5.
rodenos, 1150 m, 15-6-1984, Mateo, Fi- Real Jardín Botánico. C.S.I.C., Madrid
guerola & Aguilella, VAL-50354) y den- COLMEIRO, M (1874) Plantas crasas de España
tro de la provincia de Valencia en los tér- y Portugal. Anales Soc. Esp. Hist. Nat. 3(2):
minos de Bocairente y Montesa (YH19, 267-303.
Bocairente, Pla Aparisi, 900 m, 18- 4-
MATEO, G. (2002) De flora valentina, VII.
1988, Nebot, VAL-66908 y YJ01, Mon-
Flora Montib. 22: 45-47.
tesa; castillo de Montesa, 400 m, 2- 4-
MATEO, G. & M.B. CRESPO (2003) Manual
1993, Mateo & Soler, VAL-81277). Nue-
para la determinación de la flora valenciana.
va para la comarca de La Safor.
495 pp. Valencia
Sedum rubens L. MATEO, G., C. FABREGAT & S. LÓPEZ UDIAS
VALENCIA: 30SYJ3813, La Safor, Alfa- (1994) Fragmenta chorologica occidentalia,
huir, cercanías del Convent de Sant Jeroni, 5102-5115. Anales Jard. Bot. Madrid 52
cubeta terrosa en afloramientos rocosos, (1): 91-92.
((8/V/2006, Martínez Fort & P. Donat VAL MATEO, G. & A. AGUILELLA (1983) Notas de
(174301). flora maestracense, II. Anales Jard. Bot.
Al igual que la anterior especie del gé- Madrid 40(1): 163-166.
nero, este taxón es raro dentro de la Co-
MATEO, G. & R. FIGUEROLA (1986) De flora
munidad Valenciana, del que existen de
valentina, I. Collect. Bot. 16: 377-382.
dos a tres referencias por provincia. En
PÉREZ BADÍA, R (1996) Aportaciones al cono-
Alicante: Castells de Serrella (PÉREZ
cimiento de la flora diánica. Lazaroa 16:

39
J. MARTÍNEZ FORT & P. DONAT: Aportaciones a la flora valenciana

201-204. provincia de Castellón. Excma. Diputación


PÉREZ BADÍA, R. (1997) Flora vascular y provincial. Servicio de Publicaciones. Cas-
vegetación de la comarca de La Marina tellón.
Alta (Alicante). Diputación Provincial de SORIANO, P. (1995) Estudio de la vegetación y
Alicante. Alicante. flora de la comarca de la Safor (Valencia).
PÉREZ BADÍA, R & P. SORIANO (1994) Frag- Tesis doctoral. Universitat de València.
menta chorologica occidentalia, 4962-4974. STÜBING, G., J.B. PERIS, & R. FIGUEROLA
Anales Jard. Bot. Madrid 51(2): 295-296. (1988) Cuatro novedades sobresalientes para
PÉREZ BADÍA, R., A. TORRE, L. SERRA, & M.B. el catálogo de la provincia de Valencia.
CRESPO, (1994) Notas corológicas sobre Anales Jard. Bot. Madrid 45(1): 355.
plantas alicantinas. Fontqueria 40: 25-29. TALAVERA, S., C. ACEDO, S. CASTROVIEJO &
RIGUAL MAGALLÓN, A. (1972) Flora y Vege- AL. (eds.), (1999-2000) Flora iberica. Vol.
tación de la provincia de Alicante. Excma. 7(1 y 2). Real Jardín Botánico. C.S.I.C. Ma-
Diputación provincial. Alicante, 403 pp. drid.
ROSELLÓ, R. & J. B. PERIS (1983) Algunos VAYREDA VILA, E. (1901) Notas geográfico-
neófitos de la provincia de Castellón. botánicas. Anales Soc. Esp. Hist. Nat. 29(3):
Fontqueria 28: 53-56. 363-384.
ROSELLÓ, R. & J. B. PERIS (1991) De Plantis
castellonensibus. Fontqueria 31: 149-152. (Recibido el 29-VII-2006)
SAMO, A. J. (1994) Catálogo florístico de la

40
Flora Montiberica 33: 41-44 (IX-2006)

CRASSULA ALATA (VIV.) BERGER SUBSP. ALATA; PRIMERA CITA


PARA LA PENÍNSULA IBÉRICA.

Javier MARTÍNEZ FORT* & Mª Pilar DONAT TORRES**


*C/Constitución ,5-6ª. 46727 Real de Gandia (Valencia) Correo-e:
thy2mus@yahoo.es
** Ctra. Nazaret – Oliva s/n. 46730 Grao de Gandia (Valencia). UPV.
mpdonat@eaf.upv.es

RESUMEN: Se da a conocer el hallazgo de Crassula alata (Viv.) A.


Berger subsp. alata, en la provincia de Valencia, novedad para la flora Pe-
ninsular y Europa Occidental, comentando los principales caracteres que la
distinguen entre las especies ibéricas del género.

SUMMARY: The discovery of Crassula alata (Viv.) A. Berger subsp.


alata is made known, in the county of Valencia, novelty for the flora Penin-
sular and Western Europe, commenting the main characters that distinguish
it between the Iberian species of the genus.

INTRODUCCIÓN De éstas, la tres últimas son especies


bastante raras y naturalizadas, y tan sólo
Crassula alata (Viv.) A. Berger in Engler la primera se halla en gran parte de la
& Prantl, Natürl. Pflanzenfam. ed. 2, Península. Por el contrario en la Comuni-
18a: 389 (1930) subsp. alata dad Valenciana sólo se conocían dos
Hs*, VALENCIA: Gandia, afueras de especies: C. tillaea en las tres provincias y
la ciudad, cercanías de L’Alqueria de C. campestris subsp. campestris en el sur
Martorell, entre el río Serpis y la circun- de Castellón y norte de Valencia.
valación. Margen pedregoso entre el En el transcurso de la primavera de
borde del camino asfaltado y campo de 2006, a las afueras de la ciudad de Gandía
cultivo, sobre suelos con cierta retención (Valencia), en las cercanías del puente
de humedad; 30SYJ4415, 20/IV/2006. sobre el río Serpis de la antigua vía férrea
Martínez Fort & Donat Torres (VAL a Alcoy, herborizamos entre el borde de
174293) un camino asfaltado y campos de cultivo
El género de Crassula L. está repre- (en actual transformación), sobre suelos
sentado en la Península por cinco espe- pedregosos y con cierta retención de
cies: C. tillaea Lest.-Garl., C. vaillantii humedad, diversos ejemplares de una
(Willd.) Roth, C. aquatica (L.) Schönl, C. especie perteneciente al género Crassula.
campestris (Eckl. & Zeyh.) Endl. ex En su determinación, a partir de las cla-
Walp. y C. peduncularis (Sm.) Meigen; ves de las diversas floras y obras que
todas ellas agrupables, por sus caracterís- incluyen este territorio Flora iberica vol.
ticas, en el denominado género Tillaea L. 5 (CASTROVIEJO & al., 1997); Manual
MARTÍNEZ FORT & P. DONAT: Crassula alata (Viv.) Berger en la Península Ibérica

para la determinación de la flora valen- C. campestris subsp. campestris, su iden-


ciana (MATEO & CRESPO, 2003) y tificación resulta más problemática, ya
Flora Manual dels Països Catalans que las tres especies comparten semejan-
(BOLÒS & al., 2005), sus caracteres nos zas morfológicas y se hallan más estre-
impedían asignarla a alguna de las espe- chamente relacionadas, hecho que ha
cies del género citadas para la Península. propiciado en la evolución de sus nom-
Recurriendo para su determinación a la bres las subordinaciones a nivel de subes-
consulta de Flora Europaea vol. 1 (TU- pecie o variedad entre ellas:
TIN & al., 1993); a partir de las claves y
descripciones aportadas asignamos nues- Crassula alata (Viv.) A. Berger subsp.
tros ejemplares a la especie C. alata alata (1930)
(Viv.) A. Berger. = Tillaea alata Viv (1830)
Para tratar de corroborar la determina- = T. trichopoda Fenzl ex Boissier
ción y discriminar otras posibles especies (1872) (nom. illeg., Art. 52.1)
del género, recurrimos a diversas floras en = T. mucosa var. trichopoda (Fensl)
las que estuviera presente esta especie, Post (1896) (nom. illeg., Art. 52.1)
como: Flora Hellenica vol.2 (STRID & = C. alata subvar. pentamera (Jahan-
TAN, 2002), Flora Palaestina vol. 2.1 diez & Maire) Maire (1977)
(ZOHARY, 1972) y a través de Internet = C. tripartita N. A. Wakefield (1957)
en www.eFloras.org, la Flora of China y
Flora of Pakistan. En todas ellas pudimos Crassula alata subsp. pharnaceoides
confirmar la determinación de nuestros (Fischer & C.A. Meyer) Wickens & By-
ejemplares, a través de las descripciones water
aportadas ya que en las claves esta espe- = C. pharnaceoides Hochstetter ex
cie no está confrontada a las demás espe- Fischer & C.A. Meyer (1841)
cies del género presentes en la Península. = C. campestris subsp. pharnaceoides
Dentro de esta especie, existen dos sub- (Fischer & C.A. Meyer) Tölken (1975)
especies descritas, que se distinguen por = Tillaea pharnaceoides Steudel (1841)
el número de sus piezas florales, con (nom. inval., Art. 32.1c)
flores trímeras y tetrámeras a la vez: C.
alata subsp. alata, dispersa dentro del Crassula campestris (Ecklon & Zey-
territorio de la Flora Europaea, en Chipre her) Endl. ex Walpers
y Grecia, y cuya distribución global = Crassula pentandra susp. catalaunica
abarca desde el Mediterráneo este hasta el Vigo & Terradas (1969)
noreste de la India, NE de África hasta
Sudan e introducida en el sur de Austra- Crassula tillaea Lester-Garland (1903)
lia; con flores pentámeras C. alata subsp. = Tillaea mucosa L. (1753)
pharnaceoides (Fischer & C. A. Meyer) = C. mucosa (L.) Roth (1827) (nom. il-
Wickens & Bywater presente en el NE y leg., Art. 53.1)
E de África. = Crassula alata subsp. mucosa (L.)
En la determinación de los ejemplares Breistroffer (1974)
recolectados, su distinción frente a: C.
vaillantii, C. aquatica, y C. peduncularis Los principales caracteres que distin-
fue sencilla, ya que éstas poseen folículos guen estas tres especies, partiendo de los
con numerosas semillas y los ejemplares datos ofrecidos en TUTIN & al. (1993) y
recolectados tan sólo dos semillas por CASTROVIEJO & al., (1997), son:
folículo. En cambio frente a: C. tillaea y

42
Flora Montiberica 33 (2006)

C. alata subsp. alata C. campestris C. tillaea


Tallos 3-10 cm.; alados 2-8 (10) cm, subalados 1-8 cm
1,2–2,2 ovado-oblongas,
3-7 mm, lanceoladas y 2-6 mm. lanceolado-subula-
Hojas mucronadas das y acuminadas
imbricadas en el extremo
de los tallos
trímeras y tetrámeras, trímeras (raramente tetrá-
pentámeras subsésiles
pedicelos desiguales de meras) sésiles,
Flores hasta 2,5 mm
en cimas axilares, pauci o
solitarias o en pequeños
multifloras
en densas cimas axilares grupos,axilares
0,8-1,5 mm, blancos o 0,7-1 mm, blancos o rasa-
Pétalos rosados
0,5-0,8 mm, rojos
dos

Los ejemplares herborizados, poseen separa de las dos anteriores especies ya


tallos de hasta 9 cm de altura y pétalos que éstas poseen afinidad edáfica silicí-
blancos en la base y rosados en el ápice. cola y se desarrollan sobre suelos areno-
Su ecología coincide con el asignado a sos.
esta especie en las diversas floras consul- Esta cita constituye su localidad más
tadas, rellano pedregoso, con escaso suelo occidental dentro de la flora europea y la
y retención de humedad y con cierto ca- primera dentro de la Comunidad Valen-
rácter subnitrófilo ya que contacta con ciana y la Península Ibérica; y por el mo-
comunidades viarias de Polycarpon te- mento desconocemos cuál puede ser el
traphyllum (L.) L., hecho que también la origen de esta población

many.
BIBLIOGRAFÍA TUTIN, T.G., N.A. BURGUES, A.O. CHARTER, J.
R. EDMONDSON, V.H. HEYWOOD, D.M.
MOORE, D.H. VALENTINE, S.M. WALTERS &
BOLÒS, O., J. VIGO, R. MASALLES & J.M.
D.A. WEBB (eds.) (1993) Flora europaea,
NINOT (2005) Flora manual del Països Ca-
vol. 1. Second Edition. Cambridge.
talans. Pòrtic, 1310 pp.. Barcelona
VELAYOS, M., M.A. CARRASCO & C. MONGE
CASTROVIEJO, S., C. AEDO, M. LAÍNZ, F.
(1990) Dos Crassulaceae de Ciudad Real
MUÑOZ GARMENDIA, G. NIETO FELINER & J.
(España). Anales Jard. Bot. Madrid 47(1):
PAVIA (eds.) (1997) Flora iberica. Vol. 5.
53-58.
Real Jardín Botánico. C.S.I.C. Madrid.
ZOHARY M. (1972) Flora Palaestina. Part
MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003) Manual
Two. The Israel Academy of Sciences and
para la determinación de la flora valen-
Humanities. Jerusalem.
ciana. 495 pp. Valencia.
STRID, A. & K. TAN (eds.) (2002) Flora hel-
lenica Vol. 2. A.R.G. Gantner Verlag. Ger- (Recibido el 29-VII-2006

43
MARTÍNEZ FORT & P. DONAT: Crassula alata (Viv.) Berger en la Península Ibérica

Crassula alata subsp. alata

44
Flora Montiberica 33: 45-50 (IX-2005)

NARCISOS SILVESTRES EN EL NORTE DE LA PROVINCIA


DE JAÉN

Juan Luis HERVÁS SERRANO


San Gregorio, 57. E-23220 Vilches (Jaén) (España)

RESUMEN: Realizamos una revisión de los narcisos silvestres en el norte


de Jaén, contabilizando nueve especies, una subespecie, una variedad y cuatro
híbridos. Se propone una notomorfa nueva.

ABSTRACT: We carry out a checking of the genre Narcissus, in the north


Jaen province (South of the Iberian peninsula), counting nine species, one subspe-
cie, one variety and four hybrids. It is proposed a new notomorpha.

KEY WORDS: Narcissus (Amaryllidaceae), chorology, taxonomy, Jaen


province. South Iberian peninsula.

INTRODUCCIÓN Todas las plantas encontradas se han


fotografiado (diapoteca personal), se les
El estudio del género Narcissus (Ama- ha realizado un icono y se han incorpo-
ryllidaceae) durante las últimas décadas rado al Herbario JAEN. No damos las
ha reforzado su consideración como uno coordenadas completas de las localidades,
de los que presentan mayor variabilidad en prevención de posibles recolecciones
en la península Ibérica. La facilidad de masivas.
hibridación entre taxones de diferentes Por último, se propone una notomorfa
secciones ha disparado la descripción de nueva de Narcissus x tuckeri.
numerosos híbridos, junto a subespecies,
variedades y formas. Narcissus jonquilla L.
Con esta aportación ofrecemos una re- Es una planta que muestra preferencia
visión crítica del género en el norte pro- por suelos ácidos. Conocemos una pobla-
vincial, para lo que hemos utilizado la ción numerosa instalada en un roquedo
bibliografía disponible, así como se ha granítico junto al río Guarrizas (HER-
efectuado la revisión del material del VÁS, 2001), donde las plantas crecen en
Herbario JAEN. Han sido fundamentales las fisuras y rellanos terrosos de la piedra;
también las herborizaciones realizadas población que mantiene intactas las ca-
durante varias temporadas en el centro racterísticas morfológicas y florales de la
norte de la provincia, que han permitido la especie.
observación de ejemplares frescos, y la Los demás testimonios proceden de la
comparación de poblaciones cercanas o parte de Andújar, así como de Ciudad
conflictivas. Real. En el Herbario JAEN no hay mues-
tras de las partes calizas de la provincia,

45
Flora Montiberica 33 (2006)

ya que tras su revisión las plantas de di- ocasión todas las plantas diferían de la
chos territorios las adscribimos a N. fer- forma tipo, excepto uno o dos ejemplares.
nandesii, con el que pensamos que se ha Las flores, de pequeña talla, tienen corona
confundido durante un tiempo. muy corta (4-5 mm) y recta, frente a las
coronas troncocónicas de 7 x 11-12 mm
Narcissus fernandesii G. Pedro de muchos ejemplares de la forma típica.
FERNÁNDEZ CASAS (1996) sino- La persistencia de la anomalía floral en
nimiza e iguala varios táxones muy casi toda la población (unos 60-70 bulbos)
próximos, subordinándolos todos al bi- nos ha animado a adscribir esta población
nomen N. fernandesii, entre ellos N. as- a la variedad citada, aunque dentro de la
soanus subsp. praelongus, N. corduben- variabilidad de N. fernandesii. Este taxón
sis, N. marianicus, N. baeticus. Estamos fue sinonimizado por BARRA (2001)
ante un taxon muy polimorfo que además como N. assoanus var. parviflorus, aun-
presenta gran amplitud ecológica y que nosotros seguimos el criterio nomen-
enorme facilidad de hibridación. clatural de su descriptor.
En el territorio que mejor conocemos
diferenciamos varios tipos de poblaciones Narcissus rupicola L. Dufour
separadas en diferentes estaciones. Sobre Parece ser un taxón muy raro o escaso
suelos llanos arcillosos que se encharcan a en Jaén. Nosotros no lo hemos visto en el
menudo y frecuentemente en las cunetas campo. Se conoce de las zonas elevadas
de las carreteras, se dan ejemplares de de Sierra Morena (Despeñaperros), en
dimensiones medias o reducidas, cuyas pedregales cuarcíticos. También está en la
flores tienen tubo del perianto de unos 18- parte de Ciudad Real. De ambos lugares
19 mm y tépalos a menudo algo dirigidos hay pliegos en el Herbario JAEN, colec-
hacia atrás. tados por C. Fernández García-Rojo.
También hemos encontrado poblacio-
nes a mayor altitud, sobre rocas dolomíti- Narcissus triandrus L. subsp. pallidulus
cas o suelos calcáreos, que están com- (Graells) Rivas Goday ex Fern. Casas
puestas por plantas más robustas, con Una de las especies más comunes en
tépalos algo más anchos y tubo periántico la provincia. A finales de febrero o co-
entre 22 y 25 mm. mienzos de marzo empieza a florecer,
Asimismo sabemos de la presencia de pudiendo dar poblaciones muy numero-
la especie en plena Sierra Morena (BA- sas. Es una planta asociada a comunida-
RRA & LÓPEZ, 1982), sobre suelos des leñosas esclerófilas (encinares, dehe-
ácidos, además de algún testimonio en el sas, matorrales, etc.).
Herbario JAEN de la Sierra de Andújar. En copiosas poblaciones de Sierra
También parece ser común en terrenos Morena hemos detectado a menudo la
calizos de la provincia. aparición de individuos cuyas flores son
de un amarillo intenso, entre la gran ma-
Narcissus fernandesii G. Pedro var. yoría de flores pálidas, que recuerdan el
rivas-martinezii (Fern. Casas) Fern. principal caracter floral del N. triandrus
Casas subsp. lusitanicus (BARRA, 2000). Pen-
JAÉN: Linares, carretera a Vilches. 30S samos que, vista la existencia de ambas
VH47. 350 m. Suelo arcilloso. 15–III-2006. formas en las mismas poblaciones, el
J.L. Hervás (JAEN 063009) último taxón mencionado no debería
Ya en 2003 observamos algunos superar el nivel de variedad.
ejemplares anómalos en una población de
N. fernandesii. En febrero de 2006 hemos
vuelto a visitar la localidad, y en esta

46
J.L. HERVÁS: Narcisos silvestres en el norte de la provincia de Jaén

Narcissus papyraceus Ker-Gawl. individuos en suelos calcáreos del cerro


subsp. panizzianus (Parl.) Arcangeli Jarabancil, apetencia edáfica que final-
JAÉN: Linares, carretera a Vilches. 30S mente reconocen también sus autores
VH47. 350 m. Suelo arcilloso. 15-III-2006. (BARRA & LÓPEZ, 1992). Dentro de
J.L. Hervás. (JAEN 063010) estas últimas poblaciones sobre dolomías
Con esta indicación aumentamos su calizas puede encontrarse una enorme
distribución en la provincia, pues se co- variabilidad, desde flores enormes con
nocía del suroeste. Nuestra planta crecía coronas muy abiertas y crenadas, a ejem-
en una ladera herbosa de suelo arcilloso plares con flores menores y corona más
con pedregosidad granítica. cerrada que marcan el tránsito hacia la
hibridación con N. pallidulus, común en
Narcissus papyraceus Ker-Gaw. subsp. esa estación.
papyraceus Hemos visto individuos aberrantes,
Hay testimonios del norte de la pro- con cuatro, siete y ocho tépalos. Otra va-
vincia en el Herbario JAEN, del término riante es la presencia frecuente de plantas
municipal de Linares, aunque no lo hemos con flores blancas que provocan la con-
visto. Se diferencia de la subespecie pa- fusión con N. cantabricus subsp. canta-
nizzianus por su mayor diámetro floral. bricus; no obstante estos ejemplares tie-
También está en La Loma y en el suroeste nen hojas rígidas y no flexibles, y tubo del
provincial. periantio un poco teñido de verde.
Finalmente encontramos en 2003 al-
Narcissus bulbocodium L. gunos ejemplares con tubo periántico
Nosotros no hemos encontrado este sobredimensionado y coronas enormes;
narciso. Aunque está citado de la comarca todas estas variaciones indican el estado
de Despeñaperros, los únicos testimonios efervescente de variabilidad y diferencia-
(Herbario JAEN) que conocemos son de ción existente dentro de esta población
la Sierra de Andújar, así como de Ciudad concreta.
Real.
Narcissus cantabricus DC. fma subpe-
Narcissus blancoi Barra & López tunioides R. Ponce, Soriano & Fern.
Planta que fue descrita bajo el bino- Casas
men N. cantabricus subsp. luteolentus JAÉN: Vilches, El Piélago. 30SVH52.
(BARRA & LÓPEZ, 1982). Posterior- 300 m. Roca granítica. 17-III-2006. J.L. Her-
mente FERNÁNDEZ CASAS (1984) vás. (JAEN 063011).
expone el criterio de su posible identidad Nos encontramos ante un taxón con-
con N. cantabricus subsp. hedraeanthus, flictivo, que constituye un complejo de
una planta del macizo de Cazorla-Segura. difícil estudio junto a N. bulbocodium, N.
Después de nuestras observaciones y del blancoi y N. hedraeanthus. FERNÁN-
estudio del material del Herbario JAEN, DEZ CASAS (1993) menciona de pasada
pensamos que N. blancoi es una buena la existencia de este narciso en la provin-
especie diferenciada de N. hedraeanthus, cia de Jaén, como parental de un híbrido
que constaría de plantas de pequeña talla, por él mismo descrito (N. x romoi). No-
con flores menores y estambres muy sotros hemos descartado los individuos de
exertos. flores blancas encontrados en suelos cali-
Además N. blancoi se distribuye por zos encuadrándolos en N. blancoi.
terrenos silíceos de Sierra Morena y Una indicación reciente (CARACUEL
Campo de Montiel, fuera del ámbito ca- & RUIZ MUÑOZ, 1999) nos puso sobre
lizo antes mencionado, aunque es cierto la pista de una localidad granítica, donde
que hemos visto poblaciones de miles de pudimos encontrar un grupo de al menos

47
Flora Montiberica 33 (2006)

diez o doce bulbos en floración que ads- JAÉN: Vilches, alrededores. 30SVH
cribimos a N. cantabricus. Todas las flo- 55. 500 m. Suelo arcilloso. 10-III-2006.
res eran blancas y las hojas muy flexibles; J.L. Hervás. (JAEN 063001).
un ejemplar tenía una hoja solitaria, pero Su descripción data de 1984 (BARRA
los demás entre dos y tres hojas por & LÓPEZ). En la localidad original no lo
bulbo, lo que no es raro en la especie hemos visto, pero conocemos desde 1992
(BARRA & LÓPEZ, 1982). La morfolo- una población numerosísima con decenas
gía de la corona, muy abierta y de borde de miles de ejemplares, originados incues-
crenado, permite su adscripción a la tionablemente por multiplicación asexual,
forma subpetunioides (RIVAS PONCE ocupando una superficie de entre una y
& al., 1985), un tipo de corona muy si- dos hectáreas.
milar por otra parte, a muchos ejemplares Su ubicación junto a la misma pobla-
de flor amarilla de N. blancoi. ción supone un alto riesgo de desaparición
por un futuro cambio de uso del suelo. En
Narcissus serotinus L. marzo de 2006 hemos encontrado un
Es la única especie del género con flo- solitario ejemplar del mismo híbrido aun-
ración otoñal que se da en el territorio que con corona anómala (muy lobulada)
tratado. Se da en terrenos arcillosos donde entre una población de N. blancoi, ro-
afloran granitos, así como sobre pizarras deada por otras de N. fernandesii. La
(HERVÁS, 1992). Frecuente y abundante morfología floral y el tamaño de N. x
durante septiembre-octubre; no se ha tuckeri están más próximos a N. blancoi,
hallado en ningún otro lugar de la provin- que debe haber aportado el gameto feme-
cia. nino.

Narcissus x incurvicervicus Barra & G.


López (N. triandrus subsp. pallidulus x
N. fernandesii)
JAÉN: Vilches, cerro Jarabancil. 30S
VH57. 720 m. Suelo calizo. 22-III-2006. J.L.
Hervás. (JAEN 063016).
Este híbrido fue descrito por BARRA
& LÓPEZ (1982) en la zona de Aldea-
quemada, y posteriormente hallado en el
valle del Guadalén (HERVÁS, 1992) y
en elevaciones calizas. Aunque el color de
la flor está más cercano a N. fernandesii,
la morfología se asemeja más a la de N.
triandrus subsp. pallidulus, lo que hace
suponer que este último taxon aporta el
gameto femenino.
Fuera de Jaén, hemos visto un testi-
monio de Ciudad Real (C. Fernández
García-Rojo), además de una cita en la
provincia de Cáceres (SANTOS BOBI-
LLO & RUIZ TÉLLEZ, 1986).

Narcissus x tuckeri Barra & López (N.


blancoi x N. fernandesii)

48
J.L. HERVÁS: Narcisos silvestres en el norte de la provincia de Jaén

Narcissus x tuckeri Barra & López nm. Narcissus x romoi Fern. Casas (N. can-
fernandezii-lopezii Hervás, nm. nov. tabricus x N. fernandesii)
Differt a typo caulis excelsi, tubo Estirpe híbrida que presenta conflicto
perianthi non infundibuliformis at corona con N. x tuckeri, con la que muestra gran
brevis. similitud a causa de la proximidad de los
Holotypus: Hs, JAÉN: Vilches, in progenitores. En 1992 encontramos un
montis Jarabancil. 30SVH57. 720 m. Solo híbrido en la estación clásica que podría
petroso calcareo. 12-III-2006. J.L. Her- corresponder con el que tratamos. Desde
vás. (JAEN 063006). ese año no hemos vuelto a hallar esta
En la cumbre del cerro Jarabancil, de- planta, debido a las obras de remodela-
ntro de un numeroso grupo de pies de N. ción de la carretera, que pueden haber
fernandesii observamos dos individuos hecho desaparecer la pequeña población
con flores atípicas, que hemos interpre- que había. FERNÁNDEZ CASAS (1993)
tado como un cruzamiento entre esta indica las diferencias de N. x romoi con N.
especie y la muy abundante N. blancoi. x tuckeri, y nosotros siguiendo su criterio
Nuestro hallazgo se diferencia de la no- aceptamos la validez de su híbrido, aun-
tomorfa típica en que se parece mucho que con reservas en el sentido de que
más, tanto en morfología floral como en pueda tratarse de la misma planta. Plantas
longitud del escapo a N. fernandesii, que de la localidad original se encuentran
debe haber aportado en este caso el ga- fotografiadas en nuestra diapoteca.
meto femenino.
Narcissus x montielanus Barra & G.
López (N. triandrus subsp. pallidulus x
N. blancoi)
JAÉN: Vilches, cerro Jarabancil. 30S
VH57. 720 m. Suelo calizo. 12-III-2006.
J.L. Hervás. (JAEN 063002).
Ya indicado por HERVÁS (1992). La
presencia de los parentales sobre terrenos
silíceos y calcáreos permite la aparición
de este híbrido en ambos tipos de suelo,
no siendo una planta rara sino frecuente,
sobre todo en las pizarras marianenses.
Asimismo encontrada en Ciudad Real por
C. Fernández García-Rojo.
FERNÁNDEZ CASAS (1984) lo hace
sinónimo de N. x cazorlanus (N. hedrae-
anthus x N. pallidulus), opinión que no
compartimos, pues consideramos distintos
N. blancoi y N. hedraeanthus.

BIBLIOGRAFÍA
BARRA, A. (2000). Dos nuevas variedades de
Narcissus triandrus L. (Amaryllidaceae).
Anales Jard. Bot. Madrid 58(1): 184-186.

49
Flora Montiberica 33 (2006)

BARRA, A. (2001). Notas sobre Narcissus L. FERNÁNDEZ CASAS, J. (1996). Narcisso-


(Amaryllidaceae) II. Anales Jard. Bot. Ma- rum notulae II. Fontqueria 44: 253-262.
drid 59(2): 350-351. HERVÁS SERRANO, J.L. (1992). Algunas
BARRA, A. & G. LÓPEZ (1982). Notas monocotiledóneas de Vilches (Jaén). Blan-
sueltas sobre el género Narcissus en España. coana 9: 28-31.
Anales Jard. Bot. Madrid 39(1): 67-78. HERVÁS SERRANO, J.L. (2001). Segundo
BARRA, A. & G. LÓPEZ (1984). Notas sobre anexo a la flora de la cuenca del río Guada-
el género Narcissus L. Anales Jard. Bot. lén (Jaén). Blancoana 18: 22-24.
Madrid 41(1): 202-203. RIVAS PONCE, M.A., C. SORIANO & J.
BARRA, A. & G. LÓPEZ (1992). Notas sobre FERNÁNDEZ CASAS (1985). Ocho narci-
el género Narcissus L. (III). Anales Jard. sos en una localidad de Colmenar Viejo.
Bot. Madrid 50(1): 123. Anales Jard. Bot. Madrid 42(1): 125-132.
CARACUEL, M.D. & A. RUIZ MUÑOZ SANTOS BOBILLO, M.T. & T. RUIZ TÉ-
(1999). Flora y vegetación de El Piélago. LLEZ (1986). Algunas plantas interesantes
Boletín de Ecología, Linares 39: 7-9. de la flora cacereña. Stvdia Bot., Salamanca
FERNÁNDEZ CASAS, J. (1984). Remiendos 5: 129-134.
y enmiendas en el género Narcissus L. Font-
queria 6: 35-50. (Recibido el 14-VIII-2006)
FERNÁNDEZ CASAS, J. (1993). Narcisso-
rum notulae. Fontqueria 36: 271-272.

50
Flora Montiberica 33: 51-58 (IX-2006)

ADICIONES A LA FLORA DE LA SIERRA DE ALBARRACÍN


(TERUEL), II

Gonzalo MATEO SANZ, Javier FABADO ALÓS & Cristina TORRES GÓMEZ
Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia

RESUMEN: Se comunican los hallazgos de una serie de especies de plantas vas-


culares detectadas en la Sierra de Albarracín y su entorno (Teruel) y que resultan nove-
dosas o poco conocidas en esta zona.

SUMMARY: Several new or rare taxa of vascular plants found in Sierra de


Albarracín and alentours (CE Spain).are here commented.

INTRODUCCIÓN Parece estar naturalizándose por buena


parte de España, aunque en zonas más
Esta publicación es continuación de la bajas. En Flora iberica (cf. CASTRO-
que salía el año pasado, concretada nada VIEJO & al., 1993: 202) se menciona de
más que al término de Noguera de Alba- bastantes provincias, entre 0 y 1000 de
rracín (MATEO, FABADO & TORRES, altitud, pero no de Teruel, donde tampoco
2005); que ahora ampliamos también a conocíamos citas anteriores.
otros de su entorno, e incluso -por evitar
notas demasiado breves- con alguna refe- Allium scorodoprasum subsp. rotun-
rencia a otras áreas turolenses. dum (L.) Stearn
Al haber abierto una línea de trabajo TERUEL: 30TXK2046, Tramacastilla, vega
florístico sobre la Sierra de Albarracín, del río Garganta, 1220 m, ribazos de los huer-
que suponemos tendrá continuidad du- tos, 18-VI-2006, G. Mateo & F. Blat (VAL
rante años, pensamos que lo mejor es s/n)
abrir una serie específica para presentar Se trata de una planta poco citada en
las novedades que vayan surgiendo. Teruel, que se conocían unas pocas refe-
rencias de la zona centro-oriental y meri-
dional (cf. LÓPEZ UDIAS, 2000: 924).
LISTADO DE PLANTAS
Androsace elongata Subs.. breistrof-
Abutilon teophrasti Medik. feri (Charpin & Greuter) Molero & J.
*TERUEL: 30TXK1978, Noguera de Alba- M. Monts.
rracín, pr. ermita de la Virgen de las Nuevas TERUEL: 30TXK2377, Torres de Albarra-
Buenas, 1350 m, 18-IX-2005, G. Mateo, J. cín, barranco de Peña Lázaro, 1300 m, pastos
Fabado & C. Torres (VAL s/n).

51
Flora Montiberica 33 (2006)

secos sobre rodenos, 23-IV-2006, G. Mateo, J. tamaño, su escasa vistosidad y su efímera


Fabado & C. Torres (VAL s/n). y temprana floración. Para Teruel sólo se
Diminuta hierba, que no debe ser dema- había detectado en las sierras de Cucalón
siado rara en las montañas turolenses, pe- (FERRER, 1993) y Javalambre (LÓPEZ
ro que pasa desapercibida por su pequeño UDIAS, 2000: 621).

Bufonia paniculada F. Dubois Carduus x leridanus nothosubsp.


TERUEL: 30TXK1776, Noguera de Alba- mercadalii G. Mateo, Fabregat & Ló-
rracín, barranco de los Polos, 1470 m, laderas pez Udias (C. carlinifolius subsp. paui x
calcáreas secas, G. Mateo & J. Fabado, 16- C. nutans)
VII-2006 (VAL s/n).
TERUEL: 30TXK9973, Valdelinares, Co-
No se había mencionado de la Sierra llado de la Gitana, 1920 m, cunetas y barbe-
de Albarracín, aunque sí de algunas zonas chos, 24-VII-2005, G. Mateo (v.v.).
del centro y este de la provincia (cf. MA- Solamente se conocía la localidad clá-
TEO, 1990: 61; LÓPEZ UDIAS, 2000: sica, que presentábamos en la publicación
119). original del taxón, concretada al cercano
término de Fortanete (cf. MATEO, FA-
Callistephus chinensis (L.) Nees BREGAT & LÓPEZ UDIAS, 1995: 103).
*TERUEL: 30TXK1979, Noguera de Alba-
rracín, asilvestrada en terrenos baldíos de la Centaurea solstitialis L.
población, 1380 m, 3-IX-2006, G. Mateo, J.
TERUEL: 30TXK1779, Noguera de Al-
Fabado & C. Torres (VAL s/n).
barracín, barranco de la Garganta, 1450 m,
Planta originaria de Extremo Oriente, campos de secano y barbechos, 3-IX-2006, G.
que no hemos visto nunca mencionar Mateo, J. Fabado & C. Torres (VAL s/n).
como asilvestrada en la provincia de Te- Especie desconocida hasta ahora en la
ruel, pero que seguramente lo hará Sierra de Albarracín, que para Teruel sólo
también en poblaciones con clima más se había detectado en la Tierra Baja (cf.
benigno. LÓPEZ UDIAS, 2000: 218).

52
G. MATEO, J. FABADO & C. TORRES: Adiciones a la flora de la Sierra de Albarracín, II

Cirsium x eliasii Sennen & Pau ex Sen- No consta la presencia de esta especie
nen (C. arvense x C. pyrenaicum) en Teruel en ninguna obra sobre la flora
TERUEL: 30TXK1880, Noguera de Alba- provincial. En Flora iberica (cf. CAS-
rracín, arroyo de la Garganta, 1450 m, con- TROVIEJO & al., 1986: 272) se la men-
tacto arroyo-cultivos, inter parentes, 4-IX- ciona como especie a buscar en España,
2006, G. Mateo, J. Fabado & C. Torres (v.v.). subrayándose que pese a ser originaria de
30TXK9677, Gúdar, pr. Motorritas, 1650 m,
Europa meridional no es autóctona en
pastizal húmedo, inter parentes, 24-VII-2005,
G. Mateo (v.v.).
nuestro país, aunque se citaba antigua-
Se trata de un taxón con características mente en las provincias de Madrid y Va-
intermedias entre estas dos especies, que lencia escapada de su cultivo como vis-
contactan a menudo en áreas en las que tosa planta ornamental.
los campos de cultivo, colonizados por C.
arvense, se acercan a los cauces de los Coronilla varia L. [= Securinega varia
arroyos, cubiertos por densos cardares de (L.) Lassen]
*TERUEL: 30TXK1880, Noguera de Alba-
C. pyrenaicum. El nombre con el que lo
rracín, arroyo de la Garganta, 1450 m, chope-
presentamos es el que se le atribuye en ras, 29-VI-2006, G. Mateo, J. Fabado & C.
publicación de SENNEN (1908: 476), Torres (VAL s/n).
para unas poblaciones burgalesas, subra- Planta extendida por el continente eu-
yando que tanto hojas, capítulos como el ropeo pero rara en España. Se ha detec-
porte son intermedios entre los de estos tado una población muy densa pero ais-
parentales. En la revisión de TALAVERA lada, extendida por varios metros cuadra-
& VALDÉS (1976: 196) se niega el valor dos por una chopera en explotación, que
de híbrido a esta planta, pero nosotros parece haber sido introducida de modo
creemos en el acierto de Sennen y Pau a relativamente reciente. No conocemos
la hora de enfocar un problema como éste citas anteriores de la especie en la provin-
y -en todo caso- los monógrafos aludidos cia de Teruel, ni en Flora iberica (CAS-
no ofrecen nombre alternativo para una TROVIEJO & al., 2000: 894) se men-
planta tan extendida por la mitad norte de ciona la abreviatura de esta provincia.
España
Cystopteris dickieana R. Sim
Clematis viticella L. TERUEL: 30TXK1781, Noguera de Alba-
*TERUEL: 30TXK5968, Teruel, pr. desem- rracín, barranco de la Olmeda, 1560 m, roque-
bocadura del río Alfambra en el Guadalaviar, dos silíceos, 28-VI-2006, G. Mateo, J. Fabado
naturalizada en ribazos de huertos, 940 m, 5- & C. Torres (VAL s/n).
VII-2005, G. Mateo (v.v.) Solamente existía una cita previa pro-
vincial, correspondiente a Orihuela del
Tremedal (cf. MATEO & FERRER,
1987: 144; MATEO, 1990: 27).

Elatine hexandra (Lapierre) DC.


TERUEL: 30TXK1582, Noguera de Alba-
rracín, laguna de Noguera, 1750 m, hondonada
húmeda silícea, 3-IX-2006, G. Mateo, J. Fa-
bado & C. Torres (VAL s/n).
Solamente se había indicado para la
provincia de Teruel de las lagunas de Be-
zas (BENITO & al., 1998: 77) y de Sal-
cedillo (FERRER, 1993: 100).

53
Flora Montiberica 33 (2006)

Ipomoea purpurea (L.) Roth


*TERUEL: 30TXK1979, Noguera de Alba-
rracín, asilvestrada en terrenos baldíos de la
población, 1380 m, 3-IX-2006, G. Mateo, J.
Fabado & C. Torres (VAL s/n).
Se cultiva como ornamental y se ha
detectado asilvestrada en solares y des-
campados de la población. Para la provin-
cia de Teruel solamente se había mencio-
nado de las zonas bajas del noreste (cf.
LÓPEZ UDIAS, 2000: 311).

Odontites cebennensis Coste & Soulié


TERUEL: 30TYK0665, Linares de Mora,
base del cerro Brun, 1260 m, claro pedregoso
de pinar negral sobre calizas, 5-IX-2004, G.
Mateo (VAL 151500).
Es esta una especie importante para la
flora de Teruel y de la Península en gene-
ral, que había pasado desapercibida hasta
Epipactis microphylla (Ehrh.) Swartz hace poco en esta zona del Maestrazgo
TERUEL: 30TXK1880, Noguera de Alba- turolense. No se recoge en las revisiones
rracín, arroyo de la Garganta, 1450 m, bosque
sobre la flora de Teruel (cf. MATEO,
ribereño sobre calizas, 29-VI-2006, G. Mateo,
J. Fabado & C. Torres (VAL s/m). 1990, 1992; LÓPEZ UDIAS, 2000), aun-
Planta que debe resultar bastante rara que sí fue recolectada por RIVAS GO-
en Teruel. Existen diversas citas al res- DAY & BORJA (1961: 454), que la pre-
pecto, concretadas sobre todo a la Sierra sentan en el catálogo de la flora de la
de Gúdar (cf. LÓPEZ UDIAS, 2000: Sierra de Gúdar con el nombre de O.
943), pero las recolecciones a ella atribui- rubra subsp. lanceolata var. catalaunica
das en la provincia resultaban erróneas Sennen.
por lo que en la revisión de Flora iberica El estudioso del género en España,
se indica esta provincia entre paréntesis nuestro colega Enrique Rico, nos comentó
(cf. CASTROVIEJO & al., 2005: 51). que había localizado en Madrid un pliego
de O. cebennensis Coste & Soulié, reco-
lectado en Linares de Mora, que habría
Galium divaricatum Pourr.
TERUEL: 30TXK1977, Tramacastilla, servido de base para la mencionada cita
Puerto de Noguera, 1390 m, arenales silíceos, de Rivas Goday y Borja, pero que no
16-VII-2006, G. Mateo & J. Fabado (VAL había podido ser corroborado por recolec-
s/n). ciones recientes; lo que queda reflejado en
Bien diferenciada del vulgar G. pari- el estudio del género aparecido en la revi-
siense, por sus tallos y pedúnculos más sión de las plantas parásitas de la Penín-
finos y alargados, casi capilares, además sula (RICO & ROMERO in LÓPEZ-
de por su especificidad hacia sustratos SÁEZ & al., 2002). Desde entonces
arensosos silíceos. Es planta muy escasa hemos tratado de localizar la planta en la
en la provincia de Teruel, que no se cono- zona para poder confirmar una cita tan
cía de la Sierra de Albarracín, sino sólo de alejada del área conocida para la especie
las de Gúdar y Cucalón (cf. LÓPEZ (sur de Francia y Pirineo catalán). Final-
UDIAS, 2000: 701). mente, en el otoño de este año, pudimos
detectar una población de cierta exten-

54
G. MATEO, J. FABADO & C. TORRES: Adiciones a la flora de la Sierra de Albarracín, II

sión, al pie del cerro Brun de Linares, la Especie poco mencionada en Teruel,
misma localidad donde había sido herbo- en parte por haber sido confundida con
rizado en los años cincuenta por Rivas otras similares. Solamente teníamos
Goday y Borja. constancia de su existencia de los lejanos
Vista la descripción original de la es- municipios de Torrecilla de Alcañiz y
pecie (COSTE & SOULIÉ, 1905) y la Valdealgorfa (PARDO, 1901; 1903) y de
reciente revisión del género debida a Albarracín y las cercanías de la capital
BOLLIGER (1996), corroborada por los (ZAPATER, 1904: 324).
monógrafos españoles (RICO & RO-
MERO, l.c.), podemos atribuir a esta Oxalis debilis Kunth
especie nuestra recolección, separándola TERUEL: 30TXK1979, Noguera de Alba-
de especies cercanas, como el endemismo rracín, asilvestrada en campos de regadío junto
pirenaico O. pyrenaeus (Bubani) Rothm. a la población, 1360 m, 3-IX-2006, G. Mateo,
o el alpino O. lanceolatus (Gaudin) Rei- J. Fabado & C. Torres (VAL s/n).
chenb., pero relacionándola con el taxon Se trata de una especie neotropical, te-
del prepirineo catalán O. lanceolatus nida por bastante termófila, pero que no
subsp. olotensis (Pau ex Cadevall) O. tiene inconveniente en colonizar tierras
Bolòs & Vigo (= O. lanceolatus var. olo- frías como éstas. En Teruel se había de-
tensis Pau ex Cadevall), que los mencio- tectado en las partes bajas de la cuenca
nados BOLLIGER (1996: 121) y RICO & del Turia, Mijares y zona de Alcañiz (cf.
ROMERO (2002: 235) consideran sinó- LÓPEZ UDIAS, 2000: 588).
nimos de O. cebennensis.
Petunia x hybrida (Hook.) Vilmorin
Orobanche arenaria Borkh. TERUEL: 30TXK2476, Torres de Albarra-
cín, vega del Guadalaviar, 1230 m, márgenes
TERUEL: 30TXK1777, Noguera de Alba-
de los huertos, 3-IX-2006, G. Mateo, J. Fa-
rracín, monte del Rebollar, 1570 m, claros de
bado & C. Torres (VAL s/n).
melojar, sobre Artemisia campestris, 16-VII-
2006, G. Mateo & J. Fabado (VAL s/n). Híbrido de jardinería, muy extendido
como planta ornamental de verano, que
hemos visto asilvestrado con facilidad por
los alrededores de esta población, como
probablemente lo hará en otras muchas.
No aparece mencionado en las obras de
síntesis sobre la flora turolense.

Ranunculus hederaceus L.
TERUEL: 30TXK1881, Noguera de Alba-
rracín, barranco de la Tejera, regueros húme-
dos turbosos silíceos, 1500 m, 16-VII-2006, G.
Mateo, J. Fabado & C. Torres (VAL s/n).
Segunda localidad provincial, tras la
de la fuente del Canto (Bronchales, MA-
TEO, 1992: 398), en similar ambiente tur-
boso; aunque en aquella localidad puede
que se haya extinguido ya que no la he-
mos vuelto a localizar en los últimos años,
mientras que en ésta parece expandirse y
colonizar los regueros que se forman en
los caminos, aún siendo éstos transitados.

55
Flora Montiberica 33 (2006)

TERUEL: 30TXK2479, Torres de Alba-


rracín, pr. Alto de las Hoyuelas, 1600 m, mato-
rral secos sobre suelo silíceo, 18-VI-2006, G.
Mateo & F. Blat (VAL s/n).
Este híbrido debe encontrarse relati-
vamente extendido por las partes centro-
septentrionales del Sistema Ibérico, en
que ambos parentales conviven, pero no
había sido mencionado en Teruel más que
de su extremo centro-occidental, en los
límites con Guadalajara (cf. MATEO &
Sorbus torminalis (L.) Crantz CRESPO, 1992: 289; LÓPEZ UDIAS,
TERUEL: 30TXK1580, Noguera de Alba- 2000: 489).
rracín, barranco bajo la peña del Castillo, 1520
m, ladera pedregosa, junto a Pinus sylvestris, Trifolium cernuum Brot.
Quercus pyrenaica y Acer mosnpessulanus, 3- TERUEL: 30TXK2478, Torres de Albarra-
IX-2006, G. Mateo, J. Fabado & C. Torres cín, barranco de la Camelia, 1380 m, pastizales
(v.v.). silicícolas abiertos algo húmedos, 18-VI-2006,
Un único ejemplar, aunque añoso y de G. Mateo & F. Blat (VAL s/n).
porte arbóreo, probable relicto de mejores Se trata de una hierba anual extendida
situaciones en que abundara más. La por gran parte del Mediterráneo occiden-
única localidad concreta que se conocía - tal, aunque en la Península se conocía
de esta escurridiza especie en la provin- sólo de áreas centro occidentales, en ám-
cia- correspondía a la Sierra de Javalam- bito iberoatlántico (cf. CASTROVIEJO &
bre (cf. LÓPEZ UDIAS, 2000: 696). al., 2000: 717), pese a lo cual su presencia
en la Sierra de Albarracín resulta muy
Tagetes patula L. razonable, al igual que un amplio número
*TERUEL: 30TXK1979, Noguera de Alba- de especies de distribución similar.
rracín, asilvestrada en terrenos baldíos de la Se reconoce bien por sus hojas gla-
población, 1380 m, 3-IX-2006, G. Mateo, J. bras, fuetemente nerviadas, con dientes
Fabado & C. Torres (VAL s/n). marginales muy marcados, especialmente
Se cultiva como ornamental y se ha el central, así como por los cálices con
observado asilvestrada en los empedrados dientes muy alargados, glabrescentes y
de la población. No parece haber sido escuarrosos. No se había mencionado en
mencionada como tal en el conjunto de la la provincia de Teruel, aunque sí existen
provincia de Teruel. recolecciones para otras zonas del Sis-
tema Ibérico más occidentales (provincia
Thymus x sennenii Pau (T. mastichina de Soria, cf. SEGURA & al., 2000: 188).
x T. pulegioides)
*TERUEL: 30TXK2181, Noguera de Al- Ulmus glabra Huds.
barracín, barranco de Nabellida, 1580 m,
TERUEL: 30TXK1381, Noguera de Alba-
matorral secos silicícola, 29-VI-2006, G.
rracín, barranco de la Garganta, 1600 m, glera
Mateo, J. Fabado & C. Torres (VAL s/n).
cuarcítica, 3-IX-2006, G. Mateo, J. Fabado &
Descrito por PAU (1907: 29) de los C. Torres (VAL s/n).
montes del noreste burgalés. No figura en Especie muy rara en la provincia de
los catálogos sobre la flora de Teruel. Teruel, que sólo se había detectado en las
montañas del Maestrazgo (cf. MATEO,
Thymus x xilocae G. Mateo & M.B. 1990: 368; LÓPEZ UDIAS, 2000: 765).
Crespo (T. izcoi x T. zygis)

56
G. MATEO, J. FABADO & C. TORRES: Adiciones a la flora de la Sierra de Albarracín, II

Utricularia australis R. Br. Se trata de la única especie que parece


*TERUEL: 30TXK1582, Noguera de Alba- encontrarse relativamente extendida por
rracín, laguna de Noguera, 1750 m, hondonada España, pero que no había sido detectada
húmeda silícea, 3-IX-2006, G. Mateo, J. Fa- en la provincia de Teruel (cf. CASTRO-
bado & C. Torres (VAL s/n). VIEJO & al., 2001: 103).

Ventenata dubia (Leers) Cosson BIBLIOGRAFÍA


TERUEL: 30TXK1681, Noguera de Alba-
rracín, barranco de Peña Aguda, claros de BARRERA, I. (1985) Contribución al estudio
melojares sobre arenas silíceas, 1600 m, 28- de la flora y de la vegetación de la Sierra de
VI-2006, G. Mateo, J. Fabado & C. Torres Albarracín. Tesis doctoral. Universidad
(VAL s/n) Complutense. Madrid.
Había sido citada hace más de un siglo BARRERA, I. (1986) Aportaciones a la flora
por DEBEAUX (1895: 365) de Broncha- albarracinense. Trab. Dep. Bot. Fisiol. Veg.
les, lo que permanecía como única men- 13: 63-62.
ción provincial de la especie. BENITO, J.L., J.M. MARTÍNEZ & C. PE-
DROCCHI (1998) Aportaciones al conoci-
miento de la flora de los humedales aragone-
Zinnia elegans Jacq. ses. Flora Montib. 9: 76-80.
*TERUEL: 30TXK1979, Noguera de Alba- BOLLIGER, M. (1996) Monographie der
rracín, asilvestrada en terrenos baldíos de la Gattung Odontites (Scrophulariaceae) sowie
población, 1380 m, 3-IX-2006, G. Mateo, J. der verwandten Gattugen Macrosyringion,
Fabado & C. Torres (VAL s/n). Odontitella, Bornmuellerantha und Bart-
Se cultiva como ornamental y se ha siella Willdenowia 26: 37-168.
observado moderadamente asilvestrada en CASTROVIEJO, S. & al. (eds.) Flora iberica.
terrenos baldíos del pueblo. No parece (1986, 1993, 2000, 2001, 2005) Vols. 1, 3,
haber sido mencionada como tal en la 7(1), 14 y 21. Real Jardín Botánico. CSIC.
provincia de Teruel, aunque es seguro que Madrid.
se podrá observar en situaciones similares COSTE, H. & J. SOULIÉ (1905) Odontites
cebennensis, espèce nouvelle découverte
en muchos otros pueblos.

57
Flora Montiberica 33 (2006)

dans l’Aveyron. Bull. Soc. Bot. France 52; término de Noguera de Albarracín (Teruel).
659-665. Flora Montib. 30: 63-68.
DEBEAUX, M.O. (1895) Plantes rares ou MATEO, G. & J.J. FERRER (1987) Notes
nouvelles de la province d’Aragon (Es- florístiques i corològiques, 103-122. Collect.
pagne) provenant des récoltes de M. Rever- Bot. 17(1): 144-146.
chon en 1894. Rev. Bot. 13: 337-367. PARDO, J. (1901) Apéndice al catálogo de
FERRER, J.J. (1993) Flora y vegetación de las plantas de Torrecilla de Alcañiz. Anales Soc.
sierras de Herrera, Cucalón y Fonfría. Na- Esp. Hist. Nat. 30(2): 211-236.
turaleza en Aragón, 4. Zaragoza. PARDO, J. (1903) Catálogo de las plantas de
LÓPEZ-SÁEZ, J.A., P. CATALÁN & L. Torrecilla de Alcañiz. Bol. Soc. Arag. Ci.
SÁEZ (2002) Plantas parásitas de la Penín- Nat. 2: 139-146.
sula Ibérica e Islas Baleares. Ed. Mundi- PAU, C. (1896) Lista de las plantas a que
Prensa. Madrid. pertenecen las plantas recogidas en la sierra
LÓPEZ UDIAS, S. (2000) Estudio corológico de Albarracín por D. Doroteo Almagro. Ac-
de la flora de la provincia de Teruel. Tesis tas Soc. Esp. Hist. Nat. 25: 34-51.
doctoral. Universidad de Valencia. PAU, C. (1907) Formas nuevas de plantas.
LOSCOS, F. (1876-1886) Tratado de las Bol. Soc. Aragonesa Ci. Nat. 6: 23-30.
plantas de Aragón. Madrid. RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961)
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la Estudio de vegetación y flórula del macizo
provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolenses. de Gúdar y Javalambre. Anales Inst. Bot.
Teruel. Cavanilles 19: 3-543.
MATEO, G. (1992) Claves para la flora de la SEGURA, A., G. MATEO & J.L. BENITO
provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolenses. (2000) Catálogo florístico de la provincia de
Teruel. Soria. Excma. Diputación Provincial. Soria.
MATEO, G. (2004) Aportaciones al conoci- SENNEN, Fr. (1908) Plantes d’Espagne.
miento del género Hieracium, V. Novedades Années 1906 & 1907. Bull. Acad. Géogr.
para la Cordillera Ibérica. Flora Montib. 27: Bot. 18: 449-480.
23-31. TALAVERA, S. & B. VALDÉS (1976) Revi-
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1992) Sobre sión del género Cirsium (Compositae) en la
los híbridos de Thymus leptophyllus Lange península Ibérica. Lagascalia 5(2): 127-223.
(Lamiaceae). Anales Jard. Bot. Madrid 49
(2): 288-289. (Recibido el 7-XI-2006)
MATEO, G., J. FABADO & C. TORRES
(2005) Novedades florísticas procedentes del

58
Flora Montiberica 33: 59-63 (IX-2006)

LOCALIZACIÓN DEL ENDEMISMO APARENTEMENTE


EXTINTO LUPINUS MARIAE-JOSEPHI.

Albert J. NAVARRO PERIS (*), Simón FOS MARTÍN (**), Inmaculada


FERRANDO PARDO (*) y Emilio LAGUNA LUMBRERAS (***)
Generalitat de la Comunitat Valenciana. Conselleria de Territorio y Vivienda.
(1) Centro de Investigación y Experimentación Forestal (CIEF). Avda. Comarques del País
Valencià, 114. E-46930 Quart de Poblet.
(2) Servicios Territoriales de Valencia. Edificio PROP. C/ Gregorio Gea, 27. E-46009
Valencia.
(3) Servicio de Conservación y Gestión de la Biodiversidad. c/ Frrancesc Cubells, 7. E-
46011. Valencia.

ABSTRACT: Finding the apparently extinct endemic plant Lupinus mariae-josephi.


The apparently extinct species Lupinus mariae-josephi, described in 2004 from culti-
vated plants -using seed picked up in Montserrat (Valencia, Spain) by the end of 1970s-
has been found in wild. The populations have been discovered using the local toponimic
names reporting the genus Lupinus and its plant communities.

RESUMEN: La especie aparentemente extinta Lupinus mariae-josephi, descrita en


2004 a partir de plantas cultivadas -usando semillas recolectadas en Montserrat (Valen-
cia) a finales de la década de 1970- ha sido localizada en estado silvestre. Las poblacio-
nes han sido descubiertas haciendo uso de los topónimos locales relativos al género Lu-
pinus y sus comunidades vegetales.

1. INTRODUCCIÓN Una particularidad del hallazgo era


que la zona donde se habían recogido las
En 2004, el Dr. Higinio Pascual, revi- semillas a mediados de la década de 1970,
sor del género Lupinus para el proyecto fue destruida al inicio de los años 80 por
Flora iberica, daba cuenta del hallazgo de el establecimiento y ampliación de una
una nueva especie de dicho género en la cantera. Las semillas de la planta fueron
provincia de Valencia. Se trataba de Lu- transferidas hace pocos años por su reco-
pinus mariae-josephi, que se consideraba lector al investigador del Centro de Expe-
extinto en el medio natural (PASCUAL, rimentación Agraria de Carcaixent Dr.
2004). Este taxon había sido descrito a Josep Roselló, con el fin de incorporarlas
partir de material cultivado, obtenido a al banco de semillas de especies y varie-
partir de semillas recogidas casi 30 años dades agrícolas que mantiene en dicha
antes por el agricultor D. Ramón Jorge unidad. En una visita al centro, el Dr.
Perpiñá en terrenos calcáreos rocosos de Higinio Pascual se interesó por tales se-
la partida Els Castellars, en el extremo SE millas al observar caracteres externos
del término municipal de Monserrat, cerca llamativos, como la aparente rugosidad y
del límite con el de Real de Montroi y dibujo de la cubierta seminal.
Llombai. La zona de recolección original Los trabajos de estudio y conservación
correspondería a la cuadrícula UTM ex situ que facilitaron la descripción de la
30SYJ0856, a una altitud en torno a 190 especie se hicieron con la colaboración
m.s.n.m. del Instituto Madrileño de Investigaciones

59
Flora Montiberica 33 (2006)

Agrarias (IMIA) y el Depto. de Biología cia, se planteaba detener definitivamente


Vegetal de la Universidad Politécnica de cualquier nuevo intento de cultivo, con-
Madrid, donde el Dr. José M. Iriondo servando el escaso material disponible,
dirige desde hace varios años una línea de por si fuera factible emprender en el fu-
investigación relativa al género Lupinus, turo la recuperación de la especie a la luz
en la que destacan especialmente por su de nuevas tecnologías. Sin embargo,
participación los investigadores Mauricio cuando se barajaba la ejecución la citada
Parra y Dra. Elena Torres. La puesta en decisión, consiguió localizarse la planta
cultivo fue muy problemática (J.M. en las zonas más abajo detalladas.
Iriondo y M. Parra, com. pers.), rindiendo
tasas de germinación muy bajas y resulta-
dos finales de supervivencia en torno al 2. METODOLOGÍA
1% de lo sembrado. No obstante se obtu-
vieron muy pocos ejemplares, que permi- Para el rastreo se procedió a entrevis-
tieron obtener material suficiente para la tarse con el primer recolector para orien-
descripción de la especie y su depósito en tarse sobre la posible ecología de la
herbario; estas plantas llegaron a florecer planta. Se planteó como objetivo prefe-
y fructificar pero las semillas mostraron rente el rastreo de la ‘Lloma del Tramus-
nuevamente dificultades similares. sar’ y su entorno (unos 2 km al E de la
Alertados por el Dr. Iriondo, el Servi- localidad original de Montserrat, ya en
cio de Conservación de la Biodiversidad término municipal de Llombai), ante la
de la Generalitat Valenciana inició accio- posibilidad de que el topónimo hiciera
nes para la recuperación de la especie en referencia a poblaciones estables de la
dos sentidos: 1) Intentar la micropropaga- especie. El éxito obtenido (ver datos en el
ción, y si fuera necesaria la clonación, en apartado de resultados) hizo plantearse la
la Unidad de Cultivo de Tejidos Vegetales búsqueda de nuevas poblaciones en zonas
In Vitro del Instituto Valenciano de In- más alejadas, allá donde se observara la
vestigaciones Agrarias (IVIA), con quien existencia de topónimos similares. Para
ya se había obtenido con éxito la propa- dicha localización que se ha contado con
gación de otras especies en extinción (v. el apoyo de la Academia Valenciana de la
ARREGUI & al., 1993); y 2) intensificar Lengua (AVL).
el rastreo de la especie en las inmediacio- Se ha depositado material de las dife-
nes de la zona del primer descubrimiento. rentes poblaciones en el herbario VAL,
Dicha zona se sitúa en el extremo occi- recogiendo para ello especímenes de
dental de la Sierra del Besorí, por lo que escasa viabilidad -p.ej., con cuello de la
se se planteó avanzar progresivamente en raíz roto por la actividad de jabalíes- en
la misma sierra en dirección Este, pa- las poblaciones de menor número de
sando al vecino término de Llombai. La efectivos. En las distintas poblaciones se
línea de micropropagación ya aludida han realizado marcajes permanentes para
permitió obtener, tras varias tandas de el futuro seguimiento poblacional, plan-
intentos de germinación y cultivo in vitro, teándose además el establecimiento de
un número muy reducido de ejemplares, diversas microrreservas de flora que ase-
que mostraban fuertes problemas poste- guren su protección legal.
riores, muriendo progresivamente (Arre-
gui, com. pers.). Los sucesivos intentos
3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN
fueron agotando las semillas útiles dispo-
nibles, provinientes de la recolección de
Lupinus mariae-josephi H. Pascual
los años 70 en Montserrat. En consecuen- VALENCIA: 30SYJ1055, Llombai, pr.

60
A. NAVARRO & al.: Localización del endemismo aparentemente extinto Lupinus mariae-josephi

Lloma del Tramussar, 240 m, 16-V-2006, ción basal, lo que sugiere que la morfolo-
formaciones terofíticas en tomillares de Thy- gía y tamaño puedan variar sustancial-
mus vulgaris subsp. aestivus sobre luvisoles mente entre años sucesivos, en función de
crómicos, en claros de espartizal de Stipa
parámetros climáticos.
tenacísima. E. Laguna, S. Fos & A. Navarro
(v.v.). 30SYJ1055: Gandía, pr. Pla dels Tra-
La segunda población, localizada algo
mussos, 350 m, 6-VI-2006, pastizales en cla- más tarde, aparece en la vertiente sud-
ros de maquia de Quercus coccifera. S. Fos & oriental del macizo del Buixcarró, en el
A. Navarro (v.v.). ascenso al Pla dels Tramussos o Pic del
Se han localizado 2 poblaciones que Tramús. Posee varios núcleos que suman
presentan caracteres muy similares, con algo más de 200 ejemplares; las plantas
plantas de hoja fina y bordeada de largos de altramuz silvestre ocupan claros de
cilios, idénticas a las obtenidas en cultivo garriga dominada por Quercus coccifera,
en el IMIA en 2004 (obs. pers.) a partir Pistacia lentiscus y Chamaerops humilis,
del material original de Montserrat, pero y del matorral espinescente de Ulex par-
de baja talla (10-15 cm), con tallos únicos viflorus. La zona también se encuadra en
o muy escasos y con reducida producción el termoclima termomediterráneo, pero ya
de frutos (1-2 como caso más habitual) y en ombroclima subhúmedo, con una pre-
semilla (igualmente 1-2 en la mayoría de cipitación media en torno a 700 mm.
frutos). Las plantas producidas en su día (PÉREZ CUEVA, 1994)
en el IMIA tenían tallas y producciones Las dos poblaciones ocupan aflora-
de flores y semillas muy superiores, apa- mientos de lapiaz calcodolomítico con
rentemente como resultado de las condi- suelos del tipo FAO Luvisol Crómico o
ciones del propio cultivo. Un ejemplar 'terra rossa', con aparente descarbonata-
obtenido en el IVIA en julio de 2006, ción superficial. En ambos casos Lupinus
también con semilla de Montserrat, mues- mariae-josephi forma parte de comuni-
tra caracteres foliares similares. dades de terófitos y geófitos, entre cuyas
La población de Llombai se sitúa en la especies más relevantes pueden citarse
parte centro-septentrional de la sierra del Iris lutescens, Gladiolus illyricus, Scorzo-
Besorí, ocupando claros de espartizales nera hispanica, etc. Ambas poblaciones
densos de Stipa tenacissima y sus transi- sufren bajas por la actividad de jabalíes;
ciones a maquias dominadas por Quercus se ha detectado además la presencia pun-
coccifera, dentro del piso termomedi- tual de ataques de Cuscuta epithymum
terráneo seco, en un área precipitaciones sobre las plantas de Lupinus.
medias en torno a 500 mm/año. La distan- Por otro lado, el material de una ter-
cia a la cantera de Monserrat en cuyo cera población -en Xàtiva y Bellús,
hábitat original se encontró la planta es de 30SXJ1414- está siendo analizado nivel
apenas 2 km. Datos florísticos orientati- morfológico por el Dr. Higinio Pascual, y
vos pueden obtenerse del trabajo de LA- molecular por el equipo del Dr. J. M.
GUNA (2005), referido a la zona basal de Iriondo. Esta población muestra plantas
la cercana sierra del Cavalló o Caballón, más robustas, de mayor talla (30-40 cm),
para el mismo término de Llombai y los con 5-10 tallos cada uno de los cuales
cercanos de Montroi, Real de Montroi y produce 6-10 legumbres, que a su vez
Dos Aguas. Los censos preliminares para contienen mayoritariamente 3-4 semillas.
esta población del Besorí permiten esti- No obstante, el principal carácter diferen-
mar los efectivos en unos 700 individuos. cial de esta nueva población respecto de
Cabe destacar la presencia puntual de las plantas de Llombai y Gandía es el
restos de plantas secas de años preceden- mayor grosor foliar y la pilosidad, al pre-
tes, con mayor talla y abundante ramifica- sentar tricomas similares a los de la planta

61
Flora Montiberica 33 (2006)

de Montserrat pero aplicados y de menor Climático de la Comunidad Valenciana. Col.


talla. A pesar de lo anterior los caracteres Territorio, nº 4. Conselleria de Obras Públi-
de flores, frutos y semillas son básica- cas, Urbanismo y Transportes. Generalitat
Valenciana. Valencia.
mente idénticos. Esta población se sitúa
en una zona quemada por un fuego fores- (Recibido el 7-IX-2006)
tal en el verano de 2005, con suelos apa-
rentemente algo más arenosos, donde la
mayoría de terófitos han mostrado en
2006 un crecimiento muy superior al
habitual en zonas cercanas no quemadas,
o con mayor plazo de evolución post-
incendio. En consecuencia, se plantea la
hipótesis de que el tamaño y mayor pro-
ductividad sean resultado de la alta dispo-
nibilidad temporal de nutrientes tras el
paso del fuego.

AGRADECIMIENTOS
A los agentes forestales Óscar Tomás
y Joan Maronda, con quienes se realiza-
ron las localizaciones en campo de las
plantas. Al Dr. Vicente Deltoro, que par-
ticipó en los primeros pasos de la planifi-
cación de la búsqueda de la especie. A los
Dres. Higinio Pascual, José M. Iriondo y
Elena Torres, por la diversa información
facilitada. A D. Ramón Jorge Perpiñá,
primer recolector de la semilla de la espe-
cie, por facilitar a los autores los datos de
ubicación y hábitat de la población ya
desaparecida de la especie en Els Caste-
llars de Montserrat.

BIBLIOGRAFÍA
ARREGUI, J.M., J. JUÁREZ, E. LAGUNA,
S. REYNA & L. NAVARRO (1993) Micro-
propagación de Cistus heterophyllus. Un
ejemplo de la aplicación del cultivo de teji-
dos a la conservación de especies amenaza-
das. Vida Silvestre 74: 23-29.
LAGUNA, E. (2005) Catálogo florístico del
Barranco Real (Sierra del Caballón, Valen-
cia). Toll Negre 6: 5-19
PASCUAL, H. (2004) Lupinus mariae-josephi
(Fabaceae), nueva y sorprendente especie
descubierta en España. Anales Jard. Bot.
Madrid 61(1): 69-72. Planta y frutos de la población de Llombai
PÉREZ CUEVA, A. J. (Coord.) (1994) Atlas

62
A. NAVARRO & al.: Localización del endemismo aparentemente extinto Lupinus mariae-josephi

Frutos y semillas de la población de Xátiva

63
Flora Montiberica 33: 64-77 (IX-2006)

NUEVOS DATOS SOBRE LA ASILVESTRADA CLEMATIS


ORIENTALIS L. (RANUNCULACEAE) EN LA PENÍNSULA
IBÉRICA

Pedro Pablo FERRER GALLEGO* & Miguel GUARA REQUENA**


*Banc de Llavors Forestals. Conselleria de Territori i Habitatge. Avda.
Comarques del País Valenciá, 114. Quart de Poblet, València. E-46930. València.
Flora.cief@gva.es
**Universitat de València. Departament de Botànica. Facultat de CC.
Biològiques.
Avda. Dr. Moliner, 50, E-46100, Burjassot, València. Miguel.Guara@uv.es

RESUMEN: Se cita una nueva población del xenófito Clematis orientalis L. en las
inmediaciones del área metropolitana de Teruel próxima a la ribera del río Turia. Este
taxon junto con otras clemátides asiáticas como C. glauca Willdenow y C. tangutica
(Maximowicz) Korshinsky, integran un complejo conjunto de táxonesmorfológicamen-
te muy semejantes que quedan discriminados por sus tipos de inflorescencias, indumen-
to del perianto y, la morfología e indumento de los foliolos. El proceso de expansión de
esta clemátide en los últimos años se explica por: 1) la adaptación fenológica en su flo-
ración que se manifiesta desde mitad del verano hasta el otoño, pudiéndose encontrar
flores y frutos al mismo tiempo en la planta, terminando su período de fructificación
bien entrado el invierno; 2) la ausencia de un período de dormancia tras la diseminación
de las semillas reflejados por la velocidad de germinación (T50) con valores de 8,52 y
9,62 e índice de vigor (Iv) mediano con valores 7,03 y 8,57, control y tratamiento, res-
pectivamente; y 3) su elevado porcentaje de germinabilidad favorecido significativa-
mente por el tratamiento con NaClO –control: 66,15%; tratamiento: 86,53%–. El núme-
ro de cromosomático obtenido a partir de placas metafásicas de ápices radiculares es 2n
= 24, triploide, inédito hasta la fecha en este grupo de taxones, siendo el primer re-
cuento sobre material ibérico.

SUMARY: A new population of the xenophyte Clematis orientalis L. in the


neighbourhood of metropolitan area of Teruel close to the Turia riverside is reported.
This taxon with other Asian clematis as C. glauca Willdenow and C. tangutica (Maxi-
mowicz) Korshinsky, form a complex set of taxa morphologically very similar dis-
criminated by thier inflorescences types, perianth indument and, leaflets morphology
and indument. Spread process of this clematis in the last years is explained by: 1)
phenological adaptation of its flowering from the middle of summer to autumn, being
able to find flowers and fruits in the same time in the plant, ending its fruition period
until late the winter; 2) absence of dormancy after seeds dissemination reflected by a
germination velocity (T50) of 8.52 and 9.62, and a medium vigour index (Iv) of 7.03 and
8.57, control and treatment respectively; and 3) its high germination percentage signifi-
catilly favoured by NaClO treatment –control: 66.15%; treatment: 86.53%–. Chromo-
somatic number obtained from metaphasic plates of radicles tops is 2n = 24, triploid,
not known hitherto in this taxa group, being the first count on Iberian material.

64
Flora Montiberica 33: 64-77 (IX-2006)

INTRODUCCIÓN GALEF, 1977), bien por ocupación de ni-


cho vacío. Sin embargo, es frecuente que
El género Clematis L. es un diverso el fenómeno de naturalización continúe
grupo de ranunculáceas que cuenta apro- hasta la etapa de incorporación de la espe-
ximadamente con unas 300 especies (TA- cie dentro de los ecosistemas naturales,
MURA, 1967; WENCAI & BARTHO- última fase de la sucesión del proceso de
LOMEW, 2001) distribuidas alrededor de introducción de alóctonas en nuevas áreas
todo el mundo, fundamentalmente por las (RICHARDSON & al., 2000; del MON-
regiones templadas, y también, en menor TE & AGUADO, 2003), llegando a poner
medida, por territorios subárticos, subalpi- en ese momento en riesgo los ecosistemas
nos y tropicales (PRINGLE, 1997). En el (CLIMENT & al., 2006), a alterar las re-
continente europeo está representado por laciones entre las especies (TRAVESET
11 táxones que crecen de manera espontá- & SANTAMARÍA, 2004) e incluso a
nea (TUTIN, 1964), 7 de los cuales están remplazar a especies nativas (SIMBER-
presentes en la Península Ibérica (FER- LOFF, 2001) debido a la competencia que
NÁNDEZ CARVAJAL, 1986). se establece con una o más especies eco-
Este género incluye plantas general- lógicamente afines de la flora local. Así
mente trepadoras, herbáceas o perennes. pues, es necesario distinguir entre el con-
Las hojas se disponen de modo opuesto y cepto de planta colonizadora y planta
raramente fasciculado o alterno, pudiendo invasora (REJMANEK, 1995; RI-
ser simples o compuestas. Las inflores- CHARDSON & al., 2000) a fin de poder
cencias son cimosas y las flores están diferenciar cuando una especie muestra
conformadas por un perianto de 4-5(8) simplemente un comportamiento y pre-
piezas petaloideas no soldadas. Los es- sencia efímera o anecdótica, y cuando
tambres son numerosos, con la presencia muestra un aptitud agresiva que posibilita
de estaminodios petaloideos en algunas la invasión de uno o varios hábitats deter-
especies, los carpelos, también numero- minados.
sos, son libres, pubescentes o vellosos. El La creciente utilización en los últimos
fruto es un aquenio que se prolonga en un años de plantas alóctonas en jardinería
estilo plumoso o pubescente, frecuente- con fines ornamentales, ha favorecido la
mente acrescente después de la antesis. migración e introducción de muchos neó-
Las clemátides han sido extensamente fitos en la flora española (HERRERO-
utilizadas en jardinería por sus caracterís- BORGOÑÓN & al., 2005), principal-
ticas florales y también por su hábito mente en los ecosistemas sometidos a una
trepador para cubrir vallas, muros, tron- perturbación constante por parte del hom-
cos, formar pérgolas, etc. La gran varie- bre (ambientes ruderales, agrícolas, etc.)
dad de táxonesexóticos empleados orna- pues éstos hábitats figuran entre los más
mentalmente de naturaleza varietal o hi- favorables en la recepción de estas nuevas
bridógena, cuando en ciertas ocasiones se especies (RECASENS & CONESA,
asilvestran y/o naturalizan, manifiestan un 2003). No obstante, dependiendo de las
proceso de colonización, común con otros condiciones ambientales y capacidad de
grupos de plantas cultivadas con idénticos recursos de la zona donde se instalen,
fines. En determinados casos se produce éstas plantas bien pueden ser excluidas
la instalación del neófito en los ecosis- tras una presencia muy fugaz o bien pue-
temas sin que por ello exista exclusión de den verse favorecidas y mostrar una de-
especies por competencia, bien por segre- terminada aptitud colonizadora.
gación ecológica (HARDIN, 1960; MAR-

65
Flora Montiberica 33 (2006)

El estudio de las dinámicas de expan- oscuridad y a temperatura ambiente de


sión, potencial de agresión y diversos laboratorio (24-26ºC). Posteriormente se
aspectos de la biología de estas plantas, es cogieron aleatoriamente aquenios -sin ser
fundamental para un perfecto control y previamente inspeccionados- para realizar
gestión de las poblaciones, pero además un test de germinación. Preveyéndose que
de esto, naturalmente, es necesaria una los aquenios estarían infectados por hon-
activa conservación del medio natural, ya gos que pudieran interferir en la viabili-
que, como es bien sabido, las especies dad y germinabilidad de las semillas, se
vegetales exóticas encuentran normal- pretrató por inmersión un lote de 130
mente facilitada su introducción y acogida frutos con hipoclorito de sodio -NaClO-
en aquellas comunidades donde la vegeta- (dilución al 1%) durante 10 minutos. Un
ción original se encuentra perturbada y segundo lote con igual número de frutos
degradada por la acción del hombre actuó como control en el experimento. La
(BURKE & GRIME, 1996; SANZ siembra se realizó en condiciones estériles
ELORZA & al., 2001; SANZ ELORZA en una cámara de flujo laminar (REAL
& al., 2004). SBio-II-A/B3), empleando placas de Petri
En el presente artículo se tratan algu- de 9 cm de diámetro con dos láminas
nos aspectos relacionados con los pro- circulares de papel de filtro, humedecidas
blemas nomenclaturales y de discrimina- inicialmente con 2,5 ml de agua destilada.
ción taxonómica observados, capacidad Por cada lote se prepararon 4 placas con
germinativa y recuento cromosomático 25 aquenios y una placa con 30 aquenios.
del xenófito Clematis orientalis L. en el Las placas se introdujeron en cámara
territorio español. incubadora (Selecta INCUBAT) a una
temperatura de 25º C y en constante oscu-
MATERIAL Y MÉTODOS ridad, realizándose un seguimiento diario
de la germinación durante 30 días. Como
En noviembre de 2004, se herboriza- criterio de germinación se consideró que
ron fragmentos y recolectaron frutos ma- una semilla había germinado cuando su
duros de individuos de una población de radícula era superior a los 2 mm de lon-
clemátide cercana al área metropolitana gitud (cf. I.S.T.A., 1985; PÉREZ & DU-
de Teruel. Para su determinación se con- RAN, 1989; SUSZKA & al., 1994) . Con
sultaron las claves de TUTIN (1964), el fin de paliar el posible estrés hídrico
FERNÁNDEZ CARVAJAL (1986), por desecación, las placas se humedecían
GREY-WILSON (1989), PRINGLE hasta el punto de saturación cuando se
(1997) y WENCAI & BARTHOLOMEW apreciaba que el papel de filtro se secaba.
(2001) además de los caracteres aportados La evaluación en el comportamiento
en la lectotipificación y descripción del germinativo tras el período de incubación
taxon por BRANDENBURG & al., indicado se realizó mediante una prueba
(1987). Pliegos testigo del material anali- de significación de análisis de la varianza
zado se encuentran depositados en el (SOKAL & ROHLF, 1995), consultando
herbario del Laboratorio de Ecología los valores críticos de F en las tablas de
Vegetal de la Facultad de Ciencias Bioló- ROHLF & SOKAL (1994).
gicas de la Universidad de Valencia y Para evaluar la velocidad de germina-
herbario VAL del Jardín Botánico de la ción de la especie, se calculó el número
Universidad de Valencia. de días en el que se alcanza el 50% de la
Los frutos fueron conservados en bol- germinación total -T50- (BEWLEY &
sas de papel transpirable durante aproxi- BLACK, 1994; COPELAND & McDO-
madamente 2 semanas en condiciones de NAL, 1995) mediante interpolación lineal

66
P.P. FERRER & M. GUARA: Nuevos datos sobre Clematis orientalis L.

de los valores de germinación más cerca- RESULTADOS: 1.


nos a la germinación media según la fór- Identificación y nomenclatura
mula T50 = ti + [((N+1)/2 – ni) x (tj-ti) /
(nj-ni)], donde N es el número final de las
Clematis orientalis L., Sp. Pl. 1: 543-
semillas germinadas, ni y nj los números
544 (1753).
de semillas germinadas para los tiempos ti ≡Meclatis orientalis (L.) Spach, Hist. Nat.
y tj, siendo ni < (N+1)/2 < nj (COOL- Veg. Phan. 7: 274 (1839)
BEAR & al., 1980; THANOS & = Clematis longecaudata Ledeb., Fl. Ross. 1: 3
DOUSSI, 1995). La representación de los (1842)
valores acumulados de germinación pre- = C. albida Klotzsch in Klotzsch & Garke,
sentan una forma sigmoide en la que el Bot. Ergeb. Reise. Pr. Waldemar 131, t. 40
valor de este parámetro se sitúa próximo (1862)
al punto de inflexión de la curva, que = C. aurea A. Nels. & J. F. Macbr., Bot. Gaz.
reflejaría un momento crucial en el desa- 55: 373 (1913)
≡ Viticella orientalis (L.) W. A. Weber,
rrollo del experimento (GEORGHIOU & Phytologia 55(1): 9 (1984);].
al., 1987). Hs, TERUEL: 30TXK602672, Fuente del
También se ha calculado el índice de Chorrillo, carretera de Cuenca, ribera del río
vigor Iv que se expresa bajo la fórmula Turia, 830 m, sobre la vegetación arbórea de
general Iv = (a/1+b/2+c/3...+z/n) x 100/s, ribera, 6-XI-2004, P.P. Ferrer & E. Miedes
donde a, b, c,... z, es el número de se- (VAL 155558).
millas germinadas en el día 1, 2, 3,…, n; Planta sufruticosa trepadora, con múl-
n es el número total de días que dura el tiples tallos leñosos, sarmentosos, de
experimento y, s el número total de semi- glabros a ligeramente pubérulos. Hojas
llas sembradas (JAIN & SAHA, 1971). opuestas, imparipinnadas, con (3)5-7(9)
Los valores de este parámetro que tam- folíolos, de ovado, ovado-lanceolados a
bién cuantifica la velocidad de germina- linear-lanceolados, lobulados o dentados,
ción, pueden oscilar entre 0 - 100, glaucos y glabros, o muy raramente pubé-
habiéndose acotado los siguientes valores: rulos. Flores 1,8-3 cm de diámetro y dis-
Iv < 5, las velocidad de germinación es puestas en cimas axilares, con pedicelos
lenta; 5 ≤ Iv ≤ 11.11 mediana; 11.11 ≤ Iv de 1,4-5,5 (7,6) cm, de glabros a raramen-
≤ 33.33 ligera y Iv ≥ 33.33 rápida te algo vellosos, brácteas pecioladas y
(BRADBEER, 1988). lanceoladas. Perianto de 4 piezas obtusas
La visualización y estudio de los cro- y mucronadas subapicalmente, amarillas,
mosomas se realizó en el estado de meta- glabras por el envés, pubérulas por el haz
fase de las células meristemáticas de ápi- y con el margen abaxial velutino. Estam-
ces radiculares obtenidos por germinación bres con filamentos ciliados. Pedúnculos
de las semillas, incluidas durante 4 horas fructíferos largos 8-11 cm. Receptáculo,
en colchicina a 4ºC y fijadas en una solu- ovarios y estilos pelosos. Aquenios ova-
ción extemporánea de alcohol etílico- dos a oblanceolados, pubérulos, con estilo
ácido acético (3:1). Posteriormente se plumoso y, persistente-acrescente de 2,5 a
realizó la tinción con orceína acética des- 4(5) cm de longitud.
pués de una hidrólisis clorhídrica en ca- Corológicamente (BRANDENBURG
liente (60ºC, durante 1 minuto), proce- & al., 1987: DAVIS, 1965; GREY-
diendo a la observación al microscopio WILSON, 1989), C. orientalis (s. l.) es un
óptico (Leica DMLB) mediante la técnica agregado de táxones que se distribuyen de
de aplastamiento (DARLINGTON & LA manera natural por el SE de Europa y W
COUR, 1970). de Asia (Grecia, S. Rusia, Turkestan, Tur-
quía, N de Siria, W de Pakistán, C y N de

67
Flora Montiberica 33 (2006)

Afganistán, N y W de Irán, NE de Irak, cente en la cara interna y, sedosa y fina-


NW de India y China), habiéndose encon- mente pubescente en la externa, con au-
trado asilvestrada en Norteamérica (Ida- sencia o presencia de acumen en el ápice
ho, Nevada, Utah, Colorado y Nuevo ….............................. C. tangutica (s. l.)
México) (KEENER & DENNIS, 1982; - Flores en cimas axilares, no termi-
PRINGLE, 1997) y Europa (antigua Che- nales. Hojas 1-2 pinnadas, con foliolos de
coslovaquia, Italia y España) (PESANTE indivisos a trilobados o desigualmente bi-
& ARIELLO, 1961; TUTIN, 1964; VAL- lobados (generalmente con un pequeño
DÉS & G. LÓPEZ, 1977; PIGNATTI, número de lóbulos en la parte media-ba-
1982; BARRERA, 1983, FERNÁNDEZ sal), con margen de entero a raramente
CARVAJAL, 1986; JALAS & SUOMI- dentado y con ambas caras glaucas, gla-
NEN, 1989; MATEO, 1990; G. LÓPEZ, bras o raramente con el envés muy espar-
2001). cidamente pubérulo en la base de los ner-
Dento del subgénero Clematis, C. vios. Perianto amarillo, con la cara interna
orientalis está integrada por un complejo de glabra -o apicalmente puberulosa- a
conjunto de táxones morfológicamente sedoso-pubescente y la externa de glabra
muy próximos a un grupo amplio de cle- a subglabra o moderadamente pubescente
mátides asiáticas, entre ellas; C. glauca excepto el margen que es velutino ……. 2
Willdenow, Berlinische Baumzucht 65, t. 2- Cara interna del perianto sedoso-
4, fig. 1 (1796) [≡ C. orientalis var. pubescente y cara externa moderadamente
glauca Maximowicz, Flora Tangutica 3 pubescente, o más raramente subglabro o
(1889)] y C. tangutica (Maximowicz) glabro, foliolos gris-verdosos …………....
Korshinsky, Izv. Imp. Akad. Nauk. 9: 399 ……………………… C. orientalis (s.l.)
(1898) (s. l.) [≡ C. orientalis var. tangu- - Cara interna del perianto glabra o
tica Maximowicz, Flora Tangutica 3 pubescente en la zona apical, cara externa
(1889)] de las cuales pueden ser discrimi- glabra, folíolos de las hojas glaucos …….
nadas por sutiles caracteres diagnósticos …………………………………C. glauca
de no siempre fácil observación. Una
sencilla clave a nivel específico basada Clematis orientalis es la especie del
principalmente en los caracteres utilizados complejo más ampliamente repartida, so-
por BRANDENBURG & al. (1987), lapándose parte de su área de distribución
GREY-WILSON (1989), PRINGLE con sus congéneres C. graveolens Lindl.,
(1997) y WENCAI & BARTHOLOMEW J. Hort. Soc. London 1: 307 (1846) y C.
(2001), facilita la identificación de estas tibetana O. Kuntze, Verh. Bot. Vereins
especies. No se han incluido en la clave Prov. Brandenburg. 26: 172 (1885), lo
los táxones de rango infraespecífico (va- que posibilita fenómenos de hibridación
riedades) para una mayor sencillez. (GREY-WILSON, 1989: 38), la aparición
de morfologías intermedias y la amplia-
1- Flores solitarias terminales, a veces ción de los rangos de variabilidad morfo-
en cimas axilares con 1-3 flores. Hojas 1- lógica en las estirpes del grupo, algo que
2 pinnadas, con folíolos de indivisos a genera un alto grado de semejanza entre
trilobados cerca de la base, con margen los taxones.
entero o más frecuentemente dentado en El agregado de C. orientalis es un gru-
los 2/3 inferiores, verdes, de glabros a po de plantas extraordinariamente poli-
finamente pubescentes cuando jóvenes o morfo, en el que se pueden reconocer
esparcidamente pubescente sobre los hasta ocho variedades. La var. orientalis
nervios en ambas caras. Perianto amarillo se reparte por toda el área de distribución
limón, glabro o muy raramente pubes- de la especie, excepto en el extremo este y

68
P.P. FERRER & M. GUARA: Nuevos datos sobre Clematis orientalis L.

sureste; presenta folíolos lobados, pedún- las hojas y de los tallos con la lobulación
culos florales cortos, hasta 6 (7) cm de obtusa y la relación 1:1 entre la anchura y
longitud, pedicelos florales de 1,4-5,5 cm la longitud de los foliolos -var. latifolia
de longitud y cerca de 1 mm de diámetro, Hook. f. & Thomson, Fl. Ind. 1: 9 (1855)
perianto de 8-15 mm, de pubescente a & in Fl. Brit. Ind.1: 5 (1875)-, o por una
glabrescente en su cara externa y, tallos y aguda lobulación de los folíolos y una
hojas frecuentemente vellosos. Muy pró- relación 1:2 entre la anchura y la longitud
xima morfológicamente a la variedad tipo -var. tenuifolia (Royle) Grey-Wilson, Kew
se encuentran la var. sinorobusta W.T. Bull. 44(1): 42 (1989) [≡ C. tenuifolia
Wang, Acta Phytotax. Sin. 36: 167 (1998) Royle, Ill. Bot. Himal. Mts. 51 (1834)].
[≡ C. orientalis var. robusta W.T. Wang, Clematis tangutica (Maximowicz)
Acta Phytotax. Sin. 29: 466 (1991), non Korshinsky, Izv. Imp. Akad. Nauk 9(5):
Grey-Wilson (1989)] endémica de China 399 (1898) [≡ C. orientalis var. tangutica
y con mayor tamaño de los pedicelos Maximowicz, Flora Tangutica 3 (1889)]
florales, llegando alcanzar hasta 7,6 cm de es la clemátide más profusamente culti-
longitud y 2 mm de diámetro. En Af- vada como ornamental en Europa, reco-
ganistán, se han distinguido dos grupos de nocible por su margen finamente serrado
plantas que presentan los pedúnculos más en los folíolos y particulares caracteres
grandes, de aproximadamente 6-12 cm de florales. En la actualidad, se reconocen
longitud, unos con inflorescencia en tirso, tres subespecies, la subsp. tangutica que
var. robusta Grey-Wilson, Kew Bull. resulta ser la de mayor vigor, la subsp.
44(1): 40 (1989) y otros en dicasio, var. mongolica Grey-Wilson, Kew Bull. 44(1):
hindukushensis Grey-Wilson, Kew Bull. 54 (1989) endémica del norte de Mongo-
44(1): 40 (1989). lia y la subsp. obtusiuscula (Rehder &
Dentro del grupo con pedúnculos Wilson) Grey-Wilson, Kew Bulletin
cortos (6-7 cm de longitud), requiere 44(1): 54 (1989) [≡ C. tangutica var.
especial mención la var. daurica (Pers.) obtusiuscula Rehder & E. H. Wilson in
O. Kuntze, Verh. Bot. Ver. Brandenb. 26: Sargent, Pl. Wilson. 1(3): 343 (1913)]
123 (1885) [≡ C. daurica Pers., Synops. 2: próxima en su morfología a C. tibetana.
99 (1806)] que se reconoce por sus folío- La primera recolección de C. orienta-
los anchos y obtusos, enteros o raramente lis en territorio español se debe a Borja y
lobados y perianto esparcidamente pu- Rivas Goday, en 1967, en la hoz del río
bescente en su cara interna. Según Guadalaviar, en la comarca de Albarracín,
GREY-WILSON (1989) esta variedad cuyo pliego de herbario se encuentra
puede identificarse con C. glauca Willd., depositado en el herbario del Real Jardín
sin embargo otros autores como WEN- Botánico de Madrid (MA 201395). Este
CAI & BARTHOLOMEW (2001) tratan pliego fue estudiado y publicado años más
con independencia el taxon de Willde- tarde por VALDÉS & G. LÓPEZ (1977) -
now, aportando una descripción con ca- ut C. glauca Willd.-. Posteriormente BA-
racteres diagnósticos suficientemente cla- RRERA (1983) y MATEO (1990) am-
ros y distintos que permiten justificar la plían su área de distribución al sector
separación de estos dos taxones. oriental de la misma comarca turolense.
El resto de variedades de este grupo Los individuos de la nueva población
pueden reconocerse por la menor longitud de la clemátide oriental, que adscribimos
del perianto y una anchura de los folíolos en la var. orientalis (Fig. 3), se presenta
entre 1 a 4(5) mm -var. baluchistanica formando parte de la vegetación de ribera,
Grey-Wilson, Kew Bull. 44(1): 40 (1989)- trepando sobre Ailanthus altissima (Mill.)
por la correlación de la glabrescencia de Swingle, Ulmus minor Mill., Robinia

69
Flora Montiberica 33 (2006)

pseudacacia L., Populus nigra L. y junto desde que se dio noticia de su asilvestra-
a Rubus ulmifolius Schott y Clematis miento hace 38 años. Pero también parece
vitalba L., en territorio supramediterráneo viable su desarrollo en otros enclaves
inferior y bajo ombrotipo seco, en la alejados de estas condiciones, aclimatán-
frontera entre los sectores Maestracense y dose en hábitats más antropizados, como
Celtibérico-Alcarreño [provincia coroló- lo atestiguan la población hallada en los
gica Castellano-Maestrazgo-Manchega, márgenes de los caminos forestales de
región Mediterránea, atendiendo a RI- Bezas durante la elaboración del catálogo
VAS-MARTÍNEZ & al. (1987)]. Esta lo- florístico de MATEO (1990) o los nume-
calidad supone una notable ampliación de rosos ejemplares que aparecen en los
su área de distribución en la provincia de campos baldíos y márgenes de los maiza-
Teruel, ya que desde que fuera indicada les de la vega del río Turia a su paso por
por primera vez ha avanzado cerca de 30 Teruel.
km en dirección ESE, posiblemente a tra-
vés del corredor que parece ofrecerle el 2. Test de germinación
cauce del río Turia (Guadalaviar en su tra-
mo superior). Las curvas de germinación, tanto en
En general, esta clemátide ha adaptado control como en NaClO, son sigmoideas,
su floración desde mitad del verano hasta con la existencia de una fase de imbibi-
el otoño, pudiéndose encontrar flores y ción de 6 y 7 días respectivamente, y con
frutos al mismo tiempo en la planta, y un intervalo de tiempo entre la germina-
terminando su período de fructificación ción de la primera y la última semilla de
bien entrado el invierno (obs. per. durante 20 días para el control y 10 para el trata-
los años 2004, 2005 y 2006). Da lugar a miento con NaClO. En ambos casos se
grandes cosechas de semillas (aprox. 490 alcanzó un máximo de germinación entre
frutos/g), estando encerradas en el fruto el octavo y noveno día de ensayo (fig 1).
durante toda su existencia, y constitu- El porcentaje de germinación de las
yendo las unidades de dispersión vía se- semillas control fue de 66,15%, con el
xual. Estas diásporas son de pequeño ta- 0,77% de dormición y el 33,08% de in-
maño y poco peso, con el estilo acrescente viabilidad total por ataque de hongos. La
y plumoso, lo que facilita su diseminación aplicación de NaClO como agente escari-
por el viento o por los cursos de agua. ficante y desinfectante elevó de manera
Además, se ha observado que la planta destacada el porcentaje de germinación a
utiliza también la vía asexual, multipli- un 86,53%, pero no el de dormición, que
cándose de manera vegetativa por acodos, aumentó solamente al 2,68%, mientras
y como ya fuera expuesto por JOHN que la inviabilidad causada por los hongos
2005) con capacidad de hacerlo también quedó rebajada al 10,76% (Fig. 1). El
por esquejes, lo que sin duda asegura el número de semillas germinadas tras el
éxito colonizador del taxon. tratamiento con NaClO es significativa-
Al igual que los congéneres que cre- mente mayor que el del control (FS >>
cen de manera espontánea en el territorio, F0,05(1, 20) = 8,08).
C. orientalis requiere ambientes sombrea- Las velocidades de germinación,
dos, suelos frescos, profundos, ricos en medidas en días como T50, fueron 8,52
materia orgánica y bien drenados. Estos para el tratamiento control y 9,62 para el
requerimientos ecológicos los ha encon- de NaClO. Los valores de Iv fueron 7,03
trado en los hábitats que le prestan las para el tratamiento control y 8,57 para el
riberas de los ríos del entorno, lo que ha de NaClO, lo que implica una velocidad
favorecido la expansión de esta planta germinativa mediana en ambos casos.

70
Flora Montiberica 33: 64-77 (IX-2006)

100 40

% acumulado de germinación

nº de semillas germinadas
90 35
80
30
70
60 25

50 20
40 15
30
10
20
10 5
0 0
1 3 5 7 9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29
días

Co n t rol NaClO Co n t ro l NaClO

Figura 1. Porcentaje acumulado de germinación (línea continua) y número de semi-


llas germinadas (línea discontinua) en Clematis orientalis L. en condiciones control
(triángulos) y sometidas a tratamiento con hipoclorito sódico (NaClO) (cuadrados).

3. Recuento cromosomático DC. (KURITA, 1960), siendo C. panicu-


El resultado del recuento cromoso- lata Thunb. la que ha mostrado una mayor
mático realizado es 2n = 24 (Fig. 2), ploidía con 2n = 64 –octoploide– (GRE-
número inédito al no coincidir con los GORY, 1941).
hasta ahora publicados para la especie Parece que los niveles impares de
(SOBTI & SINGH, 1961; SHAMBU- ploidía son raros en el grupo, resultando
LINGAPPA, 1966; PODLECH & DIE- así el triploide un recuento nuevo para el
TERLE, 1969). género. No obstante, en este nuevo cito-
Según SHAMBULINGAPPA (1966) tipo no parece que exista una correlación
se considera como número básico origina- entre la variación cariológica y los carac-
rio para el género Clematis x = 8, resul- teres morfológicos como para identificar-
tando ser los recuentos con 2n = 16 los lo como nueva forma dentro del grupo.
más frecuentes (ORNDUFF, 1968; MO-
ORE 1971, 1973, 1974, 1977). En estos DISCUSIÓN
trabajos, aparecen abundantes recuentos
tetraploides 2n = 32 para otras especies de El gran polimorfismo que existe en el
áreas orientales del género como C. fuji- grupo de clemátides orientales ha gene-
sanensis Hisauti & Hara, C. mandschuri- rado la descripción de un elevado número
ca Maxim., C. montana Buch.-Ham., C. de táxones, posible consecuencia de las
songorica Bunge y C. brachyura Maxim. adaptaciones fenotípicas a los numerosos
(en ésta última correlacionado con la pre- ambientes ecológicos que se dan en las
sencia de cinco piezas periánticas). Se han amplias áreas de distribución de las dife-
dado recuentos hexaploides (BIR & rentes estirpes. Esta gran variabilidad
THAKUR, 1981; MEURMAN & THER- morfológica, se ve incrementada en luga-
MAN, 1939) por ejemplo en C. terniflora res donde se produce una distribución

71
Flora Montiberica 33 (2006)

simpátrica de los taxones, pues no son permitir una dispersión en el tiempo


raros los fenómenos de hibridación e (HARPER, 1977) y asegurar la supervi-
introgresión entre ellos (SHAMBULIN- vencia frente a cambios ambientales im-
GAPPA, 1966). Todas estas circuístan- previstos, la falta de ésta, puede disminuir
cias han favorecido la propuesta de nom- la probabilidad de éxito de incorporación
bres para los diferentes rangos taxonó- de nuevos individuos a la población. Un
micos reconocidos. estudio detallado de la dinámica pobla-
Así pues, si se acepta el tratamiento cional de ésta especie podría revelarnos si
taxonómico de dar rango varietal al com- existe un control en el reclutamiento por
plejo de formas de C. orientalis propuesto factores ecológicos ambientales.
por GREY-WILSON (1989) y al mismo En el aspecto cariológico, el recuento
tiempo la sinonimización de C. glauca cromosomático triploide encontrado se
Willd. a C. orientalis var. daurica (Pers.) corresponde con una anomalía en el pro-
O. Kuntze, considerando por este mismo ceso meiótico, todavía no identificada,
autor, este último taxon resultaría sinó- que no impide el desarrollo de los em-
nimo posterior heterotípico de C. glauca, briones de las semillas en nuevas plántu-
puesto que la especie C. daurica fue des- las. Sin embargo, la elevada viabilidad de
crita por Person como un taxon distinto. las semillas se pierde con el tiempo, ya
Por lo tanto, aplicando el Artículo 11.4 que después de un año de conservación
del International Code of Botanical No- los ensayos realizados no han dado bue-
menclature (GREUTER & al., 2000), el nos resultados. Esta anomalía en la meio-
restrictivo glauca pasaría a subordinado sis podría estar relacionada con el proceso
varietal de C. orientalis, al ser la descrip- de aclimatación de la floración y fructifi-
ción de Willdenow anterior y prioritaria a cación de estas poblaciones turolenses.
la de C. daurica. Por otra parte, como ya fuera expuesto
Atendiendo al test de germinación los por STEBBINS (1971) la ploidía en una
datos obtenidos de capacidad germinativa especie puede conferir a la población una
con tratamiento de NaClO están próximos mayor capacidad competitiva que las
a los alcanzados en ensayos realizados formas diploides de las que proviene, lo
con especies mediterráneas del género que ha podido favorecer en este caso el
Clematis (C. vitalva L. y C. flammula L.) proceso de colonización e implantación
donde un pretratamiento con NaClO al de C. orientalis en esta área. Sin embargo,
1% + twin 20 durante 15 minutos au- como indica FERNÁNDEZ (1979) esta
menta a un intervalo ente el 80 y el 90% característica no constituye una condición
la capacidad germinativa de las accesio- indispensable para que una población
nes (Banc de Llavors Forestals de la Ge- desarrolle mayor agresividad.
neralitat Valenciana, com. pers.). En cuanto al estado de naturalización
También es interesante destacar el de C. orientalis, éste parece estar muy
elevado porcentaje de semillas germina- avanzado, pues además de superar barre-
das y el poco tiempo que necesitaron para ras como la reproducción, la dispersión, y
germinar tras su recolección y siembra, el desarrollo tanto en hábitats perturbados
hecho que indica la no necesidad de un como naturales, se extiende a gran veloci-
período de descanso o dormancia tras su dad y parece amenazar principalmente las
diseminación. La dormancia, genera un comunidades riparias, comportándose así
banco persistente de semillas en el suelo como una especie que, probablemente, y
que, entre otras cosas, aseguran la conti- según la tipología de (RICHARDSON &
nuidad (sin inmigración) de la población al., 2000) se encuentre cerca de la deno-
(BASKIN & BASKIN, 1978) además de minación de invasora de nuestros ecosis-

72
P.P. FERRER & M. GUARA: Nuevos datos sobre Clematis orientalis L.

temas. Sin embargo, atendiendo a la clasi- táneos escapados de cultivo, pasando a


ficación propuesta por KORNAS (1990 in convertirse hoy en día en auténticas pla-
SANZ & al., 2004) se ha de considerar gas de nuestros ecosistemas (CAMPOS &
por el momento como una planta sinan- HERRERA, 2000). Así pues, sería acon-
trópica (neophyta sensu THELLUNG, sejable un seguimiento de la evolución
1912), más concretamente un antropófito demográfica de las poblaciones de C.
(véase KING, 1966) metáfito agriófito, orientalis en la provincia de Teruel, ya
puesto que resulta ser una especie de que las características de los hábitats don-
origen exótico que ha modificado su área de ha sido hallada, son en principio, favo-
de distribución natural por una posible rables para asegurar tanto su permanencia
acción de hombre, estableciéndose así de como su expansión, lo que la convierte en
manera permanente en ambientes natura- una amenaza potencial para nuestros eco-
les y seminaturales. sistemas, sobre todo los de ribera.
Las características intrínsecas obser-
vadas en C. orientalis, como la gran velo- Agradecimientos: Agradecemos al
cidad de crecimiento, la abundante cose- Dr. Joan Vallés (Facultat de Farmacia,
cha de semillas producidas cada año, la Universitat de Barcelona) por la remisión
elevada facultad de multiplicación vege- de algunas referencias bibliográficas. Al
tativa y la flexibilidad y plasticidad feno- Dr. Gianni Bachetta (Centro Conservazio-
típica junto con determinadas característi- ne Biodiversità, Dipartimento di Scienza
cas potenciales del ecosistema que al- Botaniche, Università di Cagliari, Cer-
berga estas poblaciones, como la posible deña, Italia) su amabilidad y facilidades
falta de depredadores naturales, competi- para la consulta de los fondos documen-
dores, parásitos o enfermedades, entre las tales de la institución en la que trabaja y
bióticas, o condiciones ambientales tole- préstamo de libros y separatas de su bi-
rables para su desarrollo entre las abióti- blioteca personal. Al personal de labora-
cas, pueden propiciar un ritmo acelerado torio del Banc de Llavors Forestals (Con-
en la invasión hasta un nivel casi irrever- selleria de Territori i Habitatge, Genera-
sible de control en un tiempo relativa- litat Valenciana) por la información sobre
mente corto, causando así en última ins- los ensayos de germinación de Clematis
tancia cuantiosos daños tanto económicos vitalva y C. flammula. Al Dr. Donald
como ecológicos y paisajísticos. Precisa- Grierson (Departament of Physiology and
mente su comportamiento trepador, que al Environmental Studies, University of
desarrollarse sobre jóvenes árboles y Nottingham School of Agriculture, Sutton
arbustos llega a estrangular, y sus niveles Bonington, Loughborough, U.K.) por ce-
de toxicidad, no claramente determinados, dernos y enviarnos algunas referencias
han llevado a considerarla una especie bibliográficas.
nociva e invasora (U.S.D.A. 1999a, 1999
b; P.P.D. 1998). BIBLIOGRAFÍA
No hay que olvidar que muchas de las
plantas más agresivas incorporadas a las BARRERA, I. (1983) Contribuciones al estu-
comunidades vegetales (Ipomoea spp., dio de la flora y de la vegetación de la Sie-
Acacia spp., Robinia pseudoacacia L., rra de Albarracín. Tesis doctoral. Universi-
Carpobrotus edulis (L.) N. E. Br., Eich- dad Complutense de Madrid.
hornia crassipes (C. Mart.) Solms, Opun- BASKIN, J.M. & C.C. BASKIN (1978) The
seed bank in a population of an endemic
tia spp., Agave spp., Ailanthus altissima
plant species and its ecological significance.
(Mill.) Swingle, etc.) comenzaron su ex- Biol. Conserv. 14: 125-130.
pansión a partir de ejemplares subespon-

73
Flora Montiberica 33 (2006)

BEWLEY, J.D. & M. BLACK (1994) Seeds: 520. In A.A. Fedorov: Chromosome num-
physiology of development and germination. bers of flowering plants. Koenigstein.
2ª Ed. New York. GEORGHIOU, K., S.K. TSELAS & C.A.
BIR, S.S. & H.K. THAKUR (1981) Chromo- THANOS (1987) Phytochrome activaton
some number reports LXXIII. Taxon 30(4): and osmoconditioning of tomato seeds. Plant
843. Physiology (Life Science Advances) 6: 93-
BRADBEER, J.W. (1988) Seed dormancy and 97.
germination. Blackie. New York. GREUTER, W. & al. (eds.) (2000) Interna-
BRANDENBURG, W.A., A. van der NEUT tional Code of Botanical Nomenclature (St.
& C.E. JARVIS (1987) Lectotypification Louis Code). Regnum Vegetabile, nº 138.
and description of Clematis orientalis L. Koeltz, Königstein.
(Ranunculaceae). Taxon 36: 117-126. GREY-WILSON, C. (1989) Clematis orien-
BURKE, M.J.W. & J.P. GRIME (1996) An talis (Ranunculaceae) and its allies. Kew
experimental study of plant community in- Bull. 44(1): 33-60.
vasibility. Ecology 77(3): 776-790. HARDIN, G. (1960) The competitive exclu-
CAMPOS PRIETO J.A. & M. HERRERA sion principle. Science 131:1292-1297.
(2000) Datos sobre flora vascular introdu- HARPER, J.L. (1977) Population Biology of
cida en el País Vasco. Anales Jard. Bot. Ma- Plants. Academic Press, New York.
drid 57(2): 437-441. HERRERO-BORGOÑÓN, J.J., P.P. FERRER
CLIMENT, A., S. CONSTÁN, B. TERRO- & M. GUARA (2005) Notas sobre la flora
NES, E. PASTOR & A. BONET (2006) alóctona valenciana de origen ornamental.
Distribució de les poblacions de l’espècie Acta Bot. Malacitana 30: 182-187.
invasora Ailanthus altissima (Mill.) Swingle I.S.T.A. (1985) Handbook on tetrazolium
al Parc Natural del carrascal de la Font Roja. testing. Zurich: ISTA. 72 pp.
Iberis 4: 89-102. JAIN, N.K. & J.R. SAHA (1971) Effect of
COOLBEAR, P., D. GRIERSON & W. storage length on seed germination in jute
HEYDECKER (1980) Osmotic presowing (Corchorus spp.). Agron. J. 63: 636-638.
treatments and nucleic acid accumulation in JALAS, J. & J. SUOMINEN (1989) Atlas
tomato seeds (Lycopersicon lycopersicum). Florae Europaeae. Vol 8. Helsinhi.
Seed Sci. Technol. 8: 289-303. JOHN, K.F. (2005) Clematis orientalis L. In:
COPELAND, L.O. & M.B. McDONALD U. S. Departament of Agriculture, Forest
(1995) Principles of seed science and tech- Service, Rocky Mountain Research Station.
nology. 3ª Ed. Chapman & Hall. New York. Online (http://www.fs.fed.us/rm/). Specific
DARLINGTON, C.D. & L.F. LA COUR webpage (http://www.fs.fed.us/global/iitf/
(1970). The Handling of Chromosomes. pdf/shrubs/Clematis%20orientalis.pdf.)
George Allen & Unwin Ltd., London. KEENER, C.S. & W.M. DENNIS (1982) The
DAVIS, P.H. (1965) Flora of Turkey and the subgeneric classification of Clematis (Ra-
East Aegean Islands. Vol 1. Edinburg Uni- nunculaceae) in temperate North America
versity Press. North of Mexico. Taxon 31(1): 37-44.
DEL MONTE, J.P. & P. L. AGUADO (2003) KING, L.J. (1966) Weeds of the World. Biol-
Survey of the non-native plant species in the ogy and Control. Interscience publishers,
Spanish Iberia in the period 1975-2002. Fl. Inc. New York.
Mediterranea 13: 241-259. KORNAS, J. (1990) Plants invasions in Cen-
FERNÁNDEZ CARVAJAL, M.C. (1986) tral Europe: historical and ecological as-
Clematis L. In S. Castroviejo & al. (eds.), pects. In F. di CASTRI, A.J., HANSEN &
Flora Iberica, 1: 268-272. Real Jardín Botá- M. DEBUSSCHE (eds.). Biological Inva-
nico, C.S.I.C., Madrid. sions in Europe and the Mediterranean Ba-
FERNÁNDEZ, O. (1979) Las malezas y su sin: 105-133. Kluwer Academic Publ., Am-
evolución. Ciencia e Investigación 35: 49- sterdam.
60. KURITA, M. (1960) Chromosome studies in
GREGORY, W.C. (1941) Phylogenetic and Ranunculaceae. XVII. Karyotypes of some
cytological studies in the Ranunculaceae species. Mem. Ehime Univ., Sect. 2, Ser. B,
Juss. Trans. Amer. Phil. Soc., 31, pt. 5: 443- 4: 59-66.

74
P.P. FERRER & M. GUARA: Nuevos datos sobre Clematis orientalis L.

LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (2001) Los árboles y RIVAS-MARTÍNEZ, S. & al., (1987) Memo-
arbustos de la Península Ibérica e Islas Ba- ria del mapa de series de vegetación de Es-
leares. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid. paña, a escala 1: 400.000. ICONA, Madrid.
MARGALEF, R. (1977) Ecología. Omega, 2ª ROHLF, F.J. & R.R. SOKAL (1994). Statis-
Ed. Barcelona. tical Tables. 3rd Edition. W.H. Freeman and
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la Company. New York.
provincia de Teruel. Instituto de Estudios SANZ ELORZA, M.; E.D. DANA & E. SO-
Turolenses. Teruel. BRINO (2001) Aproximación al listado de
MEURMAN, O. & E. THERMAN (1939) plantas alóctonas invasoras reales y poten-
Studies on the chromosome morphology and ciales en España. Lazaroa 22: 121-131.
structural hybridity in the genus Clematis. SANZ ELORZA, M., E.D. DANA & E. SO-
Cytologia 10 (1-2): 1-14. BRINO (2004) Atlas de las plantas alóc-
MOORE, R.J. (1971, 1973, 1974, 1977) Index tonas invasoras en España. Ministerio de
to plant chromosome numbers 1966, 1967- Medio Ambiente. Madrid.
1971, 1972, 1973-1974. Regnum Veg. 77: 5- SHAMBULINGAPPA, K.G. (1966) Cytomor-
185, 90: 187-188, 91: 34, 96: 182. phological studies of Clematis hatherliensis
ORNDUFF, R. (1968) Index to plant chromo- (C. orientalis x C. tangutica). Caryologia 19
some numbers 1966. Regnum Veg. 55: 52. (4): 395-401.
PÉREZ, F. & J.M. DURAN (1989) Germina- SIMBERLOFF, D. (2001) Biological inva-
ción de especies endémicas de las Regiones sions. How are they affecting us, and what
Mediterránea occidental y Macaronésica. can we do about them? West N. Amer. Natur.
Invest. Agr.: Prod. Prot. veg. 4(1): 25-33. 61: 308-315.
PESANTE, A. & G. ARIELLO (1961) Cle- SOBTI, S.N. & S.D. SINGH (1961) A chro-
matis orientalis Lam. (C. graveolens Lindl.) mosome survey of Indian medicinal plants.
specie avventizia nuova per l’Italia. Nuovo Part. I. Proc. Indian Acad. Sci., Sect. B, 54
Giornale Botanico Italia 68: 389-390. (3): 138-144.
PIGNATTI, S. (1982) Flora d’Italia. Vol 1. SOKAL, R.R. & F.J. ROHLF (1995) Biome-
Edagricole, Bologna. try. The Principles and Practice of Statistics
PODLECH, D. & A. DIETERLE (1969) Chro- in Biological Research. 3rd Ed. Freeman &
mosomenstudien an afghanischen Pflanzen. Co. New York.
Candollea 24: 185-243. STEBBINS, G.L. (1971) Chromosomal Evolu-
P.P.D. (1998) Poisonous Plant Database. Cen- tion in Higher Plants. Arnols Publ. London.
ter for Safety and Applied Nutrition. Office SUSZKA, B., C. MULLER & M. BONNET-
of Plant and Dairy Foods and Beverages. MASIMBERT (1994) Graines des feuillus
U.S.A. forestiers. De la récolte au semis. INRA.
PRINGLE, J.S. (1997) Clematis L. In Flora of Paris.
North America Editorial Committee. Flora TAMURA, M. (1967) Morphology, ecology
of North America, vol. 3. Oxford University and phylogeny of the Ranunculaceae. VII.
Press. Sci. Rep. Osaka Univ. 16: 21-43.
RECASENS, J. & J.A. CONESA (2003) Atri- THANOS C.A. & M.A. DOUSSI (1995) Eco-
buts biològics de la flora arvense al·lòctona physiology of seed germination in endemic
de Catalunya. Acta Bot. Barc. 48: 45-56. labiates of Crete. Isr. J. Pl. Sci. 43: 227-237.
REJMÁNEK, M. (1995) What makes a species THELLUNG, A. (1912) La flore adventicie de
invasive? In P. Pysek & al. (eds.). Plant In- Montpellier. Mém. Soc. Sc. Nat. Cherbourg
vasions. General Aspect and Special Pro- 38 : 57-728.
blems. 3-13. SPB Academic Publishing. TRAVESET, A. & L. SANTAMARÍA (2004)
Amsterdam. Consecuencias de la introducción de ESPE-
RICHARDSON, D.M., P. PYSEK, M. REJ- cies exóticas en la disrupción de los mutua-
MÁNEK, M.G. BARBOUR, F.D. PANET- lismos en islas. En J. M. Fernández-Palacio
TA & C.J. WEST (2000) Naturalization and & C. Morici (eds.) Ecología insular. Aso-
invasion of alien plants: concepts and defini- ciación Española de Ecología Terrestre y
tions. Diversity and Distribution, 6: 93-107. Cabildo Insular de La Palma, La Palma.

75
Flora Montiberica 33 (2006)

TUTIN, T.G. (1964) Clematis L. In T.G. Tutin VALDÉS, E. & G. LÓPEZ GONZÁLEZ
& al. (eds.) Flora Europaea 1: 221-222. (1977) Aportaciones a la flora española.
Cambridge University Press. Anales Jard. Bot. Madrid 34(1): 157-173.
U.S.D.A. (1999a) Introduced (Naturalised) WENCAI, W. & B. BARTHOLOMEW (2001)
Species to the United States. United States Clematis L.. In Z. Wu & al. (eds.) Flora of
Department of Agriculture. Natural Resour- China. Vol. 6. Science Press. Beijing and
ce Conservation Service. Plants Database. Missouri Botanical Garden Press, St. Louis.
National Plant data Center, Baton Rouge. Flora Online (http://flora.huh.harvard.edu/
U.S.D.A. (1999b) State Noxious Weeds of the china/index.html).
USA. United States Department of Agricul-
ture. Natural Resource Conservation Service. (Recibido el 12-IX-2006)
Plants Database. National Plant data Center,
Baton Rouge.

Figura 2. Cariografía de la metafase somática de C. orientalis L. (Teruel, Fuente del


Chorrillo; VAL 155558) (2n = 24). Barra: 12,5 micras

76
Flora Montiberica 33: 64-77 (IX-2006)

77
Flora Montiberica 33: 78-79 (IX-2006)

SOBRE UN NUEVO HÍBRIDO DEL GÉNERO CENTAUREA L.


(COMPOSITAE)

Gonzalo MATEO SANZ

Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia.

RESUMEN: Se propone el nombre de Centaurea x noguerensis G. Mateo, nothosp.


nova, para una población de Centaurea, con características intermedias entre C. sca-
biosa L. y C. calcitrapa L., detectada en Noguera de Albarracín (Teruel).

ABSTRACT: The name Centaurea x noguerensis G. Mateo, nothosp. nova is pro-


posed for plants collected in Noguera de Albarracín (Teruel, CE Spain) with interme-
diate characteristics between C. scabiosa L. and C. calcitrapa L..

1. INTRODUCCIÓN espinosas en su ápice y fimbriado en el


margen.
Centaurea x noguerensis G. Mateo, Su aspecto difiere mucho de C. x po-
nothosp. nova (C. scabiosa x C. calci- lymorpha, presente a poca distancia, ya
trapa) que en ésta los capítulos son más gruesos
TYPUS: Hs, TERUEL: Noguera de y las flores viran a tonos anaranjados,
Albarracín, afueras de la población, 1330 mientras que en la planta aquí denunciada
m, terrenos baldíos, 3-IX-2006, G. Mateo son del color purpúreo o rosado intenso
(VAL s/n). característico de las dos especies que pre-
DIAGNOSIS: A C. scabiosa valde sumimos parentales. La posibilidad de
similis sed differt calathia minora, brevi- que el parental menor fuera C. aspera es
ter pedunculata, squamis involucri brevi- muy baja, ya que esta otra es planta más
ter spinosis (spinis 2-4 mm). A C. calci- termófila que no se presenta en este pue-
trapa differt statura majore, ramis florife- blo ni su entorno inmediato, amén de que
ris minoris, squamis involucri minus spi- esta especie no dispone de verdadera es-
nosis margine pectinato-fimbriatis. pina apical en sus brácteas involucrales
DISCUSIÓN: Se asemeja bastante a como la aquí comentada.
C. scabiosa, de la que difiere por tener los De entre los numerosos híbridos men-
capítulos menores, brevemente peduncu- cionados en las obras consultadas para la
lados, con las brácteas involucrales termi- flora peninsular y europea -como los del
nadas en una espina apical rígida de unos hermano SENNEN (1900, 1927, etc.) o
2-4 mm; también por sus hojas más fina- los monográficos de BLANCA (1981) y
mente recortadas y con mayor número de FERNÁNDEZ CASAS & SUSANNA
lóbulos. De C. calcitrapa difiere por su (1985)- no hemos podido localizar ningún
estatura mayor, porte más erguido y me- epíteto válido para este combinado, aun-
nos ramoso, capítulos más escasos y –so- que no podemos descartar que pudiera
bre todo- brácteas involucrales cortamente estar ya publicado, pues ambos parentales
tienen una amplio área de distribución por
áreas paleotempladas.

78
G. MATEO: Sobre un nuevo híbrido del género Centaurea L. (Compositae)

BIBLIOGRAFÍA SENNEN, Fr, (1900) Compte rendue des


recherches botaniques faites par les fréres
des écoles chrétiennes de la Nouvelle (Au-
BLANCA, G. (1981) Revisión del género
de). Bull. Soc. Bot. France 47: 424-446.
Centaurea L. sect. Willkommia G. Blanca,
SENNEN, Fr. (1927) Las centaureas de la
nom. nov. Lagascalia 10: 131-205.
flora de Barcelona y de sus cercanías. Broté-
FERNÁNDEZ CASAS, J. & A. SUSANNA
ria, sér. Bot. 23: 81-100.
(1985) Monografía de la sección Chamae-
cyanus Willk. del género Centaurea L. Treb.
Inst. Bot. Barcelona 10: 1-173. (Recibido el 7-IX-2006)

79
NORMAS DE PUBLICACIÓN
Los originales se deberán hacer llegar a la redacción en soporte
informático, redactados mediante el procesador de textos WORD 6.0 para
WINDOWS o compatible con él, siguiendo el esquema que puede
observarse en los artículos editados, que se concreta en:
- Fuente: Times New Roman
- Tamaño de letra: 10
- Configuración de página. Tamaño papel: 16 x 24. Márgenes: Sup 2,
Inf. 2,2. Int. 1,7, Ext. 1,7, Encuad. 0, Encab. 1, Pie 1.
Además deberán constar de los apartados siguientes:
1: Título. Suficientemente claro, expresivo del contenido y lo más breve
posible.
2. Autoría. Especificando nombre y dos apellidos de cada autor.
3. Direcciones de los autores. Si trabajan en alguna institución científica
mejor la dirección de trabajo. En caso contrario la privada.
4. Resumen. En lenguas española e inglesa o francesa.
5. Texto. En lengua comprensible por la mayor parte de los suscriptores.
Dividido en los apartados que sugiera el contenido y acompañado de los
gráficos o mapas que se crean convenientes.
6. Imágenes: Pueden mandarse fotografías en color o escala de grises, en
archivos individuales (extensión JPG o compatible) separados del texto,
aunque con numeración y pie que las relacione con el mismo.
6. Bibliografía. Las referencias en el texto deberán explicitar la autoría en
mayúsculas, el año y -si se alude a una frase o párrafo concreto- la página.
Al final del artículo se enumerarán las referencias que se han ofrecido, en
orden de autores y años, al modo como puede verse en los artículos
editados.

Los manuscritos pueden enviarse: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín


Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia. O
por correo electrónico a la dirección: gonzalo.mateo@uv.es.
FLORA MONTIBERICA

Vol. 33. Valencia, IX-2006 (Distribución electrónica 1-X-2006)

ÍNDICE
GARCÍA CARDO, O. – Aportaciones a la flora del Sistema Ibérico meridional … 3
ROSSELLÓ PICORNELL, J.A. – A new combination in Clinopodium (Lamia-
ceae) ...………………………………………………………………….…...…… 18
MARTÍN POLO, F. – Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente,
VIII .............................................................................…………………………… 20
PONT FONT, A., J. PIERA OLIVES, M.B. CRESPO VILLALBA & M.R.
LOWE – Una localidad nueva para Orchis champagneuxii y Orchis conica en
el norte de Alicante ……………………………………………………………… 22
CRESPO VILLALBA, M.B. & A.J. PUJADAS SALVÀ – Nota sobre Phelipaea
reuteriana Rchb. F. (Orobanchaceae) ……....................................................…... 27
GÓMEZ SERRANO, M.Á. & O. MAYORAL GARCÍA-BERLANGA – Dis-
tribución y ecología de Rubus saxatilis L. (Rosaceae) en el Sistema Ibérico …. 32
MARTÍNEZ FORT, J. & P. DONAT TORRES – Aportaciones al conocimiento
de la flora de las comarcas: La Marina Alta (Alicante) y La Safor (Valencia) …. 37
MARTÍNEZ FORT, J. & P. DONAT TORRES – Crassula alata (Viv.) Berger
subsp. alata: primera cita para la península Ibérica ..…..…………...…………… 41
HERVÁS SERRANO, J.L. – Narcisos silvestres en el norte de la provincia de
Jaén ......…………...……………………………………………………………... 45
MATEO SANZ, G., J. FABADO ALÓS & C. TORRES GÓMEZ – Adiciones a
la flora de la Sierra de Albarracín, (Teruel), II ……..…..................................….. 51
NAVARRO PERIS, A.J., S. FOS MARTÍN, I. FERRANDO PARDO & E.
LAGUNA LUMBRERAS – Localización del endemismo aparentemente extin-
to Lupinus mariae-josephi ..................................................................................... 59
FERRER GALLEGO, P.P. & M. GUARA REQUENA – Nuevos datos sobre la
asilvestrada Clematis orientalis L. (Ranunculaceae) en la península Ibérica …... 64
MATEO SANZ, G. – Sobre un nuevo híbrido del género Centaurea L. (Composi-
tae) ………………………………………………………………………………. 78