Está en la página 1de 98

FLORA MONTIBERICA

Publicación periódica especializada en trabajos sobre la flora del


Sistema Ibérico

Vol. 32 Valencia, V-2006


FLORA MONTIBERICA
Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la
Cordillera Ibérica (plantas vasculares).
Edición en Internet: http://www.floramontiberica.org

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín Botánico.


Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia.
Redactores adjuntos: Cristina Torres Gómez y Javier Fabado Alós

Comisión Asesora :
Antoni Aguilella Palasí (Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz (Vitoria)
Vicente J. Arán Redó (Madrid)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Valencia)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)

Depósito Legal: V-5097-1995


ISSN: 1138-5952
Imprime: MOLINER-40 (GÓMEZ COLL, S.L.) Tel./Fax 390 3735 -
Burjasot (Valencia).

Portada : Hieracium pseudocerinthe procedente del Puerto de Bernedo-


Aldea (Navarra). Ver pag. 79 de este nú mero.
Flora Montiberica 32: 3-7 (V-2006)

APUNTES COROLÓGICOS SOBRE LA FLORA VASCULAR


DE LOS MONTES DE TOROZOS (VALLADOLID, ESPAÑA)

Jesús Antonio LÁZARO BELLO


C/ Madre de Dios nº 15, 1º D. 47011-Valladolid
Correo-e.: chuchijalb@hotmail.com

RESUMEN: Se aportan datos corológicos de 22 plantas vasculares


presentes en los Montes de Torozos, en la provincia de Valladolid (España).
La mayor parte de los taxones se citan por primera vez para la comarca.

SUMMARY: Chorological data of 22 vascular plants from Montes de


Torozos in Valladolid province, Spain, are shown. The most part of the taxa
are new records in this area.

INTRODUCCIÓN VARRO ANDRÉS & al. (1989), COSTA


TENORIO & al. (1998: 292), RIVAS
Aunque también alcance la provincia MARTÍNEZ & al. (2002: 152), LÁZARO
de Palencia, la comarca de Montes de To- BELLO (2003a; 2003b), y BARIEGO
rozos o Páramos de Torozos básicamente HERNÁNDEZ & SANTOS VICENTE
se localiza en la de Valladolid, en el (2005).
margen noroccidental de los páramos cal- Además, conviene recordar los estu-
cáreos de la cuenca sedimentaria del Due- dios de tipo geográfico de RUIZ DE LA
ro, entre Tierra de Campos y la campiña TORRE (1990), GUERRA (1992; 1996) y
vallisoletana (REPRESA, 1991: 31). CORRAL CASTANEDO (1999), que se
Según las consideraciones de los di- han ocupado, más o menos recientemente,
versos autores, la superficie de la zona os- del entorno.
cila desde cerca de 1000 km2 (el 13 % del En este trabajo se aportan datos coro-
total de la provincia, cf. GARCÍA MERI- lógicos de veintidós taxones, poco cono-
NO, 1988: 90), hasta los casi 2000 km2 cidos en la provincia vallisoletana, locali-
(CORRAL, 1999: 23). zados en los municipios de Castromonte,
Zona poco estudiada desde el punto de Mucientes, Villabrágima y Villalba de los
vista botánico, las primeras citas que se Alcores. Aunque ninguna de las citas su-
recogen en la bibliografía son la de pone novedad provincial, la mayoría de
WILLKOMM & LANGE (1861-1880). ellas sí son novedades en Torozos. Para la
Después, hay que esperar un siglo para nomenclatura y autoría de los taxones se
que diversos científicos aporten citas de la sigue Flora iberica o, cuando faltan en
comarca o de sus zonas limítrofes. De esta obra, Flora europaea. Los pliegos
entre éstas destacan, por orden cronoló- testigo están recolectados en todos los
gico, las de CASASECA & al. (1980; casos por el autor y depositados en herba-
1981; 1983), BURGAZ (1981; 1983), rio particular del mismo.
FERNÁNDEZ DÍEZ (1984; 1985), NA-

3
Flora Montiberica 32 (2006)

LISTADO DE PLANTAS te, herbazal en bosque mixto de encina y queji-


go, 810 m, 25-V-02.
Achillea ageratum L. Segunda cita provincial después de la
VALLADOLID: 30TUM2825, Castromon- de LÁZARO (2002a: 131), de Renedo de
te, alrededores del embalse de La Espina, 810 Esgueva. Repartida por la mayor parte de
m, 15-VI-02. la Península, se conoce en toda la cuenca
Planta dispersa por la Península Ibé- del Duero (G. LÓPEZ, 1990: 48).
rica, es muy escasa en la provincia de
Valladolid, de donde se conoce una cita Bromus commutatus Schrader subsp.
antigua de TEXIDOR (1869: 620), y otra commutatus
más reciente de BURGAZ (1983: 103), VALLADOLID: 30TUM2825, Castromon-
te, herbazal en los alrededos del embalse de La
del municipio de Bercero y de un pliego,
Espina, 810 m, 22-VI-03.
recogido por CASASECA, de Medina de
Rioseco. Más frecuente en la mitad norte de la
Península Ibérica, de Valladolid sólo se
Acinos rotundifolius Pers. conoce de Olmedo (GUTIÉRREZ, 1908:
VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon- 48), en el sur de la provincia. Muy escasa,
te, suelos arenosos en claros de bosque mixto se ha localizado en el pastizal húmedo del
de encina y quejigo, 810 m, 25-V-02. entorno del embalse de La Espina.
Aunque sólo hay una mención antigua
sobre su presencia en los municipios de Bromus squarrosus L.
Aguasal, Llano de Olmedo y Olmedo VALLADOLID: 30TUM2624, Castromon-
(GUTIÉRREZ, 1908: 104), en el sur de la te, herbazal en bosque mixto de encina y
quejigo, 820 m, 5-VI-04. 30TUM2625, id.,
provincia, se ha encontrado una buena po-
suelo arenoso en bosque mixto de encina y
blación, sobre sustrato arenoso, en el en- quejigo, 810 m, 22-VI-02. 30TUM2725, id.,
torno de un encinar. borde de un camino, 810 m, 15-VI-02.
Planta hasta ahora sólo conocida en
Agrimonia eupatoria subsp. grandis los municipios del sur de la provincia
(Andrz. ex Asch. & Graebn.) Bornm. (GUTIÉRREZ, 1908: 48). La hemos en-
VALLADOLID: 30TUM2825, Castromon-
contrado de forma abundante, siempre en
te, pastos secos en los alrededores del embalse
de La Espina, 810 m, 22-VI-03. el entorno de un bosque mixto de encina y
Taxón con distribución mal conocida quejigo, en medios tan variados como
en la Península, difícil de distinguir de la caminos, orillas del embalse de La Espina
subespecie tipo, a consecuencia del gran o en el interior del encinar de la zona.
polimorfismo de la especie (ROMERO,
1998: 372). Su gran tamaño, la vellosidad, Campanula rapunculus L.
VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon-
y una úrnula grande, con corona de acú- te, suelos arenosos, claros de bosque mixto de
leos tan grande como ella misma, siendo encina y quejigo, 810 m, 22-VI-02.
los acúleos externos patentes o deflexos, Especie dispersa por toda la península
son caracteres que nos indican que esta- Ibérica (SÁEZ & ALDASORO, 2001:
mos ante la subsp. grandis. Sólo se cono- 133), común en nuestra zona de estudio.
ce una cita reciente para el conjunto de la Conocemos, a nivel provincial, la cita de
provincia, dada por LÁZARO (2002b: (GUTIÉRREZ, 1908: 111), de Olmedo.
250), de Renedo de Esgueva.
Daphne gnidium L.
Arenaria leptoclados (Rchb.) Guss. VALLADOLID: 30TUM2724, Castromon-
VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon te, interior de un carrascal, 840 m, 24-VII-04.

4
J.A. LÁZARO: Apuntes sobre la flora de los Montes Torozos (Valladolid)

Especie escasa en los Montes de To- orla del bosque mixto de encina y quejigo
rozos y, en general, en la provincia valli- que lo rodea.
soletana, de donde la única referencia que
conocemos es la recogida en Flora ibe- Lithospermum officinale L.
rica (NIETO, 1997a: 39). VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon-
te, borde de camino, 810 m, 25-V-02. 30TUM
4430, Villalba de los Alcores, borde de camino
Epilobium tetragonum L. subsp.
en bosque mixto de encina y quejigo, 850 m,
tetragonum
30-V-04.
VALLADOLID: 30TUM2433, Villabrági-
ma, orillas del río Sequillo, 720 m, 24-VII-04. Más frecuente en la mitad norte de la
Taxón repartido por casi toda la pe- Península (cf. BOLÒS & VIGO, 1995:
nínsula Ibérica (cf. NIETO, 1997b: 118), 167), se la conoce en toda la cuenca del
que, en Valladolid, sólo se había citado Duero. Escasísima en la provincia, sólo se
para el municipio de Cabezón de Pisuerga han localizado unos pocos ejemplares
(LÁZARO, 2003b: 185), en la zona cen- aislados. Se conoce una cita previa (GU-
tro. Común en la zona prospectada, se ha TIÉRREZ, 1908: 100), de Olmedo.
encontrado en la orillas algo ruderalizadas
del río Sequillo. Myosotis arvensis (L.) Hill subsp. arven-
sis
VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon-
Fallopia baldschuanica (Regel) J. Holub
te, herbazal en los alrededores del embalse de
VALLADOLID: 30TUM4828, Villalba de
La Espina, 810 m, 15-VI-02.
los Alcores, orla de encinar, sobre los restos de
un antiguo edificio, 850 m, 21-V-05. Planta conocida en la zona oriental de
Planta alóctona, que aparece naturali- la provincia (ROMERO & RICO, 1989:
zada en gran parte de la España peninsu- 232; LÁZARO, 2000b: 251), que hemos
lar (SANZ ELORZA & al., 2004: 178). encontrado de forma habitual formando
Se ha encontrado invadiendo unas ruinas parte de los herbazales situados en los
al borde de un camino, en el entorno de alrededores del embalse de La Espina.
un encinar.
Omphalodes linifolia (L.) Moench
VALLADOLID: 30TUM4828, Mucientes,
Legousia hybrida (L.) Delarbre
claros de encinar en paramera calcárea, 850 m,
VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon-
21-V-05.
te, herbazal en bosque mixto de encina y que-
jigo, 810 m, 25-V-02. Si bien se conocen varias citas provin-
Conocida en la zona oriental de la ciales de este taxón (CASASECA &
(FERNÁNDEZ ALONSO, 1986: 522; al.,1980: 13; LÁZARO, 2003a: 128; BA-
ROMERO & RICO, 1989: 279) de la RIEGO & SANTOS, 2005: 78), dada la
provincia, resulta común en la comarca de siempre escasísima representación que
Torozos. manifiesta, como lo demuestra el hecho
de que BURGAZ (1983: 96) no consi-
Ligustrum vulgare L. guiese encontrarla, aportamos aquí un
VALLADOLID: 30TUM2725, Castromon- nuevo emplazamiento.
te, alrededores del embalse de La Espina, 810
m, 22-VI-03. Phleum phleoides (L.) Karsten
Segunda cita provincial de la especie VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon-
después de la de GUTIÉRREZ (1908: te, herbazal en bosque mixto de encina y queji-
97), dada para el partido judicial de go, 810 m, 25-V-02. 30TUM2625, id., erial,
claros de bosque mixto de encina y quejigo,
Olmedo. Muy escasa, se ha localizado en 810 m, 22-VI-02.
el entorno del embalse de La Espina, en la

5
Flora Montiberica 32 (2006)

Planta que no es raro encontrar en zo- Planta frecuente en la mitad norte de


nas aclaradas, eriales y herbazales ligados la Península, que se conoce en toda la
al bosque mixto de encina y quejigo de la cuenca del Duero (TALAVERA, 1990:
comarca. Para la provincia ya la habían 364). En esta provincia sólo la había se-
citado previamente WILLKOMM & ñalado FERNÁNDEZ DÍEZ (1985: 85),
LANGE (1861: 39), de Montes de Toro- en bosquetes de Quercus faginea. Es co-
zos, pero sin concretar localidad, y GU- mún en el bosque mixto de encina y queji-
TIÉRREZ (1908: 44), de Olmedo. go de Torozos.

Pistorinia hispanica (L.) DC. Thesium humifusum DC.


VALLADOLID: 30TUM2625, Castromon- VALLADOLID: 30TUM2825, Castromon-
te, claros en bosque mixto de encina y quejigo, te, herbazal en los alrededores del embalse de
810 m, 22-VI-02. La Espina, 810 m, 15-VI-02.
Endemismo hispánico más habitual en Siempre escasa en el ámbito provin-
el centro y sur de la Península, con pre- cial, GUTIÉRREZ (1908: 61) ya la señaló
sencia que se enrarece hacia el norte en Olmedo y, recientemente, LÁZARO
(CASTROVIEJO, 1997: 108). De la pro- (2002a: 135), en Renedo de Esgueva.
vincia vallisoletana sólo se conocen citas
del área más meridional (WILLKOMM & Viola suavis M. Bieb.
LANGE, 1880: 137; GUTIÉRREZ, 1908: VALLADOLID: 30TUM2725, Castromon-
74). Se ha hallado -escaso- sobre suelos te, alrededores umbrosos del embalse de La
raquíticos, arenosos. Espina, 810 m, 24-III-02.
Especie dispersa por toda la Península
Ranunculus paludosus Poiret Ibérica y señalada por MUÑOZ GAR-
VALLADOLID: 30TUM4430, Villalba de MENDIA & al. (1995: 283), para la pro-
los Alcores, bosque mixto de encina y quejigo, vincia de Valladolid. Escasa, se ha locali-
850 m, 30-V-04. zado en los enclaves umbrosos y frescos
Común en los pastos secos de algunos que rodean al embalse de La Espina.
de los carrascales visitados, su presencia
se conoce en el sur de la provincia (GU-
TIÉRREZ, 1908: 87), y, recientemente, BIBLIOGRAFÍA
de la zona centro-sur (LÁZARO, 2006).
BARIEGO, P. & M. SANTOS (2005) Algunas
plantas de interés corológico en el extremo
Scabiosa sicula L. occidental de la cuenca sedimentaria del
VALLADOLID: 30TUM4430, Villalba de
Duero (Valladolid y Zamora). Fl. Montib.
los Alcores, bosque mixto de encina y quejigo, 29: 72-83.
850 m, 27-VI-04. BOLÒS, O. de & J. VIGO (1995) Flora dels
Atendiendo al mapa de DEVESA Països Catalans. Vol. 3. Ed. Barcino. Barce-
(1984: 192), ésta es una de las citas más lona.
noroccidentales de toda la Península Ibé- BURGAZ, A.R. (1983) Flora y vegetación
rica. Escasa, en la provincia se la conoce, gipsófila de la Provincia de Valladolid y su-
además, en la mitad oriental (FERNÁN- reste de la de Palencia. Diputación Provin-
DEZ ALONSO, 1986: 522; LÁZARO, cial de Valladolid. Valladolid.
2002b: 252). CASASECA, B., F.J. FERNÁNDEZ DÍEZ, F.
AMICH, E. RICO & J. SÁNCHEZ (1980-
81-83) Flora española. Primera, Segunda y
Silene nutans L. subsp. nutans Tercera Centuria. Dpto. Botánica, Fac. de
VALLADOLID: 30TUM4430, Villalba de Biología, Universidad de Salamanca.
los Alcores, bosque mixto de encina y quejigo, CASTROVIEJO, S. (1997) Pistorinia DC. In:
850 m, 30-V-04.

6
J.A. LÁZARO: Apuntes sobre la flora de los Montes Torozos (Valladolid)

S. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica 5: MUÑOZ GARMENDIA, F., P. MONTSE-
107-110. Real Jardín Botánico. Madrid. RRAT, M. LAÍNZ & J.J. ALDASORO
CORRAL, A. (1999) Los Montes de Torozos (1995) Viola L. In: S. Castroviejo & al.
(aproximaciones a una comarca). Caja Es- (eds.) Flora iberica 3: 276-317. Real Jardín
paña. Valladolid. Botánico. Madrid
COSTA TENORIO, M., C. MORLA & H. NAVARRO ANDRÉS, F., C.J. VALLE & R.
SÁINZ (eds.) (1998) Los bosques ibéricos. GARCÍA RÍO (1989) Matorrales calcícolas
Una interpretación geobotánica. Editorial del cuadrante sudoccidental del sector Caste-
Planeta. Barcelona. llano-Duriense y su posición en la serie
DEVESA, J.A. (1984) Revisión del género Junipero thuriferae-Querceto rotundifoliae S.
Scabiosa en la Península Ibérica e Islas Ba- Stud. Bot. Univ. Salamanca 8: 15-23.
leares. Lagascalia 12(2): 143-212. NIETO FELINER, G. (1997a) Daphne L. In:
FERNÁNDEZ ALONSO, J.L. (1986) Frag- S. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica 8:
menta chorologica occidentalia, 306-392. 33-42. Real Jardín Botánico. Madrid.
Anales Jard. Bot. Madrid 42 (2): 517-525. NIETO FELINER, G. (1997b) Epilobium L.
FERNÁNDEZ DÍEZ, F.J. (1984-85) Aporta- In: S. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica
ciones a la flora vallisoletana. Stud. Bot. 8: 101-131. Real Jardín Botánico. Madrid.
Univ. Salamanca 3: 255-162, 4: 79-87. REPRESA, A. (1991) Valladolid y sus comar-
GARCÍA MERINO, L.V. (1988) Análisis del cas. Ámbito Ediciones. Valladolid.
medio físico de Valladolid. Delimitación de RIVAS-MARTÍNEZ, S., T.E. DÍAZ, F. FER-
unidades y estructura territorial. EPYPSA. NÁNDEZ, J. IZCO, M. LOUSA & A. PE-
Valladolid. NAS (2002) Vascular Plant Communities of
GUERRA, J.C. (1992) Los espacios rurales y Spain and Portugal. Addenda to the syntaxo-
la conservación de la naturaleza: los Montes nomical Cheklist of 2001. Itinera Geobot. 15
de Torozos. Rev. Estud. Europeos 2: 97-113. (1): 5-432.
GUERRA, J.C. (1996) El paisaje vegetal de ROMERO, T. (1998) Agrimonia L. In: S. Cas-
los páramos calcáreos del centro de la Cuen- troviejo (coord.) Flora iberica 6: 369-374.
ca sedimentaria del Duero: los Montes de Real Jardín Botánico. Madrid.
Torozos. Polígonos 6: 93-117. ROMERO, T. & E. RICO (1989) Flora de la
GUTIÉRREZ, D. (1908) Apuntes para la flora cuenca del río Duratón. Ruizia 8: 1-438.
del Partido Judicial de Olmedo e indicacio- RUIZ DE LA TORRE, J. (dir.) (1990) Mapa
nes de los usos medicinales que algunas forestal de España, escala 1: 200.000, Hoja
plantas reciben. Tip. Benito Manuel. Ávila. 4-4 , Valladolid. ICONA. Madrid.
LÁZARO BELLO, J.A. (2002a) Avance en el SÁEZ, L. & J.J. ALDASORO (2001) Campa-
conocimiento de la flora de Valladolid (Es- nula L. In: S. Castroviejo (coord.) Flora ibe-
paña). Stud. Bot. Univ. Salamanca 21: 131- rica 14: 105-136. Real Jardín Botánico.
135. Madrid
LÁZARO BELLO, J.A. (2002b) Nuevas citas SANZ ELORZA, M., E.D. DANA & E. SO-
para la flora vallisoletana. Acta Bot. Malac. BRINO (eds.) (2004) Atlas de las plantas
27: 249-253. alóctonas invasoras en España . Dirección
LÁZARO BELLO, J.A. (2003a) Algunas plan- General para la Biodiversidad. Madrid.
tas interesantes en los Montes de Torozos TALAVERA, S. (1990) Silene L. In: S. Cas-
(Valladolid, España). Lazaroa 24: 127-128. troviejo & al. (eds.) Flora iberica 2: 313-
LÁZARO BELLO, J.A. (2003b) Nuevas citas 406. Real Jardín Botánico. Madrid.
para la flora vallisoletana II. Acta Bot. Ma- TEXIDOR Y COS, J. (1869) Apuntes para la
lac. 28: 184-188. flora de España, o lista de plantas no citadas
LÁZARO BELLO, J.A. (2006) Contribución y raras en Galicia, Partido Judicial de Valla-
al conocimiento de la flora vascular de los dolid, Provincia de Madrid y Cataluña, Re-
pinares de la provincia de Valladolid (Espa- vista Progr. Ci. Exact. 18: 597-659.
ña). Bot. Complut. 30 (inéd.). WILLKOMM, M. & J. LANGE (1861-1880)
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1990) Arenaria L. Prodromus Florae Hispanicae. Stuttgart.
In: S. Castroviejo & al. (eds.) Flora iberica
2: 172-224. Real Jardín Botánico. Madrid. (Recibido el 28-XI-2005)

7
Flora Montiberica 32: 8-14 (V-2006)

DE FLORA FONTINA: APORTACIÓN AL ESTUDIO DE LA


FLORA VASCULAR DEL SUROESTE DE LA PROVINCIA DE
VALENCIA

Joaquín CUCHILLO SASTRIQUES* & Jesús GIMENO LÓPEZ**


*C/ Carteros nº 78. 46017-Valencia. E-mail: cuchillo_joa@gva.es
** C/ Ontinyent nº 15. 46630-La Font de la Figuera (Valencia)
E-mail: jesusgimenolopez@yahoo.es

RESUMEN: Se comentan los hallazgos de varias especies de plantas vascu-


lares detectadas en el término municipal de La Font de la Figuera (provincia de Va-
lencia) e inmediaciones.

SUMMARY: Several taxa of vascular plants found in La Font de la Figuera


(Valencia region, E Spain) are here commented.

INTRODUCCIÓN la provincia Castellano-Maestrazgo-Man-


chega, de clima continental, y al sur con
Después de numerosas salidas al cam- el territorio Alicantino-Lucéntico de la
po hemos ido tomando conciencia de la subdesértica provincia Murciano-Alme-
importancia florística de este rincón de la riense. El clima es típicamente mediterrá-
provincia de Valencia, encrucijada entre neo, estando la zona dentro del piso bio-
lo ibérico y lo subbético. A pesar de ello, climático mesomediterráneo superior.
los estudios sobre esta flora han sido, en Desde el punto de vista orográfico,
líneas generales, escasos y parciales. existe un gran contraste entre la sierra y
Razones de índole biogeográfica, bio- los bancales. La sierra corresponde a la
climática, orográfica y edafológica hacen parte norte y oeste del término, situada
que este término sea especialmente intere- por encima de los 600 m de altitud, con
sante en lo que a su flora se refiere una cota máxima de 1005 m. El relieve es
Desde el punto de vista biogeográfi- abrupto y es frecuente el afloramiento de
co, en este término confluyen tres provin- substratos rocosos. Destaca la presencia
cias florísticas de la región Mediterránea. de barrancos y ramblas que efectúan el
El grueso pertenece al territorio Diánico- drenaje superficial. En este territorio hay
Setabense, de la provincia Valenciano- poco espacio cultivado y en muchos casos
Catalano-Provenzal, con gran influencia está abandonándose. Las tierras cultivadas
litoral. Pero limita por el norte con el te- están situadas más al sur y al este, entre
rritorio Serránico de esta misma provin- los 440 y los 600 m de altitud. Se sitúa
cia, al oeste con el territorio Manchego de aquí el núcleo urbano y las tierras de cul-

8
J. CUCHILLO & J. GIMENO: De flora fontina (SW provincia de Valencia)

tivo, escalonadas por ribazos. En las zo- LISTADO DE PLANTAS


nas incultas encontramos algunas man-
chas de pinar y arbustos. También hay Achnatherum calamagrostis (L.) P.
ramblas y barrancos que portan agua de Beauv.
forma más o menos intermitente. El límite *ALICANTE: 30SXH7793, La Encina, 660
sur del término constituye la divisoria de m, campo abandonado junto al casco urbano,
aguas entre las cuencas hidrográficas de 20-VI-04.
los ríos Júcar y Vinalopó. También es de Planta de distribución más interior en
destacar que en el término se produce el la Península, propia de ambientes monta-
contacto entre los Sistemas Bético e Ibéri- nos. Presenta esta única población aislada,
co. de pocos individuos. Primera cita para la
Por último, está el aspecto edafoló- provincia de Alicante.
gico, con buena variedad de suelos, como
resultado de su historia geológica: predo- Aethionema marginatum (Lapeyr.)
minan los suelos básicos, de origen calizo Thell.
y dolomítico, aflorando sobre tierras con ALBACETE: 30SXH7998, Almansa, cerro
margas y arcillas. Las plantas calcífugas de La Silla, 980 m, fisuras de roquedos, 24-IV-
03.
se sitúan en arenales y terrenos descarbo-
natados. Enclave único y aislado, cerca de la
A pesar de lo reducido del ámbito de cima del cerro, a escasa distancia del lí-
estudio, limitado al término municipal de mite con la provincia de Valencia. Podría
La Font de la Figuera (84,3 km2 ) y sus haber más individuos en los cortados pró-
terrenos colindantes, arroja un balance de ximos, de difícil acceso.
971 plantas diferentes, más 11 híbridos,
convenientemente localizadas e identifi- Anchusa undulata L.
VALENCIA: 30SXJ8207, La Font de la
cadas, entre las cuales destacan muchas
Figuera, pr. Casa Chifarrera, 740 m, margen
raras y endémicas. de un campo de cereal, 2-V-04.
Las especies encontradas han sido ge- Taxón muy raro, del cual hay escasas
neralmente las esperadas para los interva- citas.
los de temperaturas y lluvias del lugar,
que se encuentra íntegramente dentro del Aster novi-belgii L.
piso mesomediterráneo de ombroclima se- *VALENCIA: 30SXH8497, La Font de la
co, con Quercus coccifera, Pinus hale- Figuera, Les Costeres, 500 m, naturalizada en
pensis, Rosmarinus officinalis y Stipa te- un ribazo cerca de la población, 2-X-05.
nacissima como plantas más característi- Población que permanece estable des-
cas, con enclaves semiáridos. Aun así, he- de hace bastantes años en el mismo lugar.
mos hallado taxones inusualmente aparta- Este taxón no figura en el manual de
dos de su distribución típica. M ATEO & CRESPO (2003).
La totalidad de las plantas citadas ha
sido recolectada por ambos autores y Astragalus alopecuroides L. ssp. alope-
publicada en obra extensa (CUCHILLO curoides
& GIMENO, 2005). Esta selección se ha VALENCIA: 30SXH8695, La Font de la
efectuado incluyendo las más raras, las Figuera, barranco de la Regalissia, 600 m, so-
nuevas citas provinciales y las que supo- bre suelos arcillosos en campos abandonados y
laderas contiguas, 2-V-05.
nen localizaciones muy alejadas de su dis-
tribución típica. Planta rara que presenta aquí una de
sus poblaciones situada más al sur, muy
próxima a la provincia de Alicante, donde
aparece la subespecie grosii.

9
Flora Montiberica 32 (2006)

Brassica repanda subsp. nudicaulis Pequeña planta anual que a menudo


(Lag.) Heywood pasa desapercibida. Localizada también
ALICANTE: 30SXH8392, Villena, pr. lo- en Fontanars, casa del Llop (30SXH8896)
ma Albarizas, 630 m, terrenos terrosos, secos y
soleados, 5-VI-05. Campanuda rapunculus L.
Penetra desde tierras manchegas por la VALENCIA: 30SXJ8109, Enguera, Arenas
provincia de Albacete. La habíamos loca- de Navalón, 810 m, pastizales frescos junto al
lizado en terrenos yesosos próximos a lecho del arroyo, 2-VI-03.
Almansa y reaparece en tierras alicantinas Muy rara en la Comunidad Valenciana
en poblaciones aisladas cercanas a la loma y en el Levante, en general.
de las Albarizas, llegando a alcanzar la
provincia de Valencia (30SXH8393). Centaurea dracunculifolia Dufour
VALENCIA: 30SXJ8005, La Font de la Fi-
Bunium balearicum (Sennen) Mateo & guera, barranc del Regaixo, 730 m, en pastizal
húmedo, 29-V-05.
López Udias
VALENCIA: 30SXJ8006, La Font de la Endemismo iberolevantino propio de
Figuera, Los Bolos, 780 m, ribazos y campos ambientes húmedos, con frecuencia sali-
abandonados, 6-VI-04. nos y propios del litoral, presenta en esca-
Su fenología y discreto porte dificulta sas ocasiones localizaciones dispersas co-
su localización, pero sólo en el término de mo ésta hacia el interior.
La Font de la Figuera ya presenta diez
localizaciones y debe haber otras, abun- Centaurea scabiosa subsp. cephalariifo-
dando más conforme penetramos hacia el lia (Willk.) Rivas Godoy & Borja
norte, en los montes más elevados. Llega VALENCIA: 30SXJ8109, Enguera, las Are-
a ser relativamente importante ya en el nas de Navalón, 810 m, pastizales próximos al
lecho el barranco, 2-VI-03.
Llano del Rey (Enguera, 30SXJ8208 y
30SXJ8308). Taxón eurosiberiano abundante en el
cuadrante nororiental de la península, que
Buxus sempervirens L. hacia el sur escasea y queda relegado a
VALENCIA: 30SXH8297, La Font de la escasos enclaves frescos y húmedos.
Figuera, 880 m, cerro Capurutxo, junto a colla-
da próxima a la cruz, en roquedos cimeros de Chamaerops humilis L.
la umbría, 28-V-00. VALENCIA: 30SXJ8602, Moixent, barran-
Su presencia en el cerro Capurutxo fue co de Vallmelós, 540 m, a pie de peña, entre
citada por CAVANILLES (1795), pero su matorral xerófito, 9-X-05.
localización se desconocía cuando se revi- Última localización de penetración ha-
só su obra doscientos años después (LA- cia el interior de este taxón termófilo lito-
CARRA & al., 1995). Propia de áreas de ral. Convive en el barranco con una exten-
montaña, es abundante en el Prepirineo y sa población de Bupleurum gibraltarium.
va escaseando hacia el sur peninsular.
Hacia el sur la hemos localizado en la Dianthus hispanicus subsp. contestanus
provincia de Alicante, en Sierra de Sali- M.B. Crespo & Mateo
*VALENCIA: 30SXJ8306, La Font de la
nas, también de forma aislada en roque-
Figuera, pr. casa Carrascosa, 700 m, en claros
dos cimeros del Caire, 30SXH7966.
de matorral, , 8-V-05.
Aún no se conoce del todo la distribu-
Calamintha commutata Willk.
VALENCIA: 30SXJ8306, La Font de la Fi- ción de esta planta, que se extiende por
guera, 710 m, Rambla del Valmelós, pastizales las comarcas interiores de Alicante y
anuales subnitrófilos, 29-V-05. Murcia. Se adentra así en la provincia de

10
J. CUCHILLO & J. GIMENO: De flora fontina (SW provincia de Valencia)

Valencia por los montes situados al sur Galactites duriaei Spach ex Durieu
del macizo del Caroig. VALENCIA: 30SXH8196, La Font de la
Figuera, Penya Foradà, 920 m, suelos pedre-
gosos a pie de cortado, 8-VI-03.
Ephedra fragilis Desf.
VALENCIA: 30SXJ8601, La Font de la Fi- Especie nitrófila y termófila del sures-
guera, Rambla de Valmelós, 430 m, en laderas te peninsular y norte de África. Abundan-
y terreno pedregoso, 9-X-05. te en Alicante. pero escasa en Valencia
Especie termófila de distribución lito- donde no hay citas tan al interior.
ral que escasea hacia el interior y que aquí
presenta una población numerosa y esta- Galium palustre subsp. elongatum (C.
ble. Presl.) Lange
VALENCIA: 30SXH8797, La Font de la
Epipactis kleinii M.B. Crespo & al. Figuera, rambla del Fossino, 480 m, juncales
VALENCIA: 30SXH8096, La Font de la con agua la mayor parte del año, 27-VII-04.
Figuera, Los Juncarejos, campo de almendros Taxón propio de marjales y terrenos
de suelos margosos, 740 m, 5-VI-05. encharcados, muy apartado de localidades
Es la especie más común de este mças típicas como la Albufera o Delta del
género en la provincia de Alicante. En Ebro.
este término hemos localizado siete po-
blaciones, siempre sobre terrenos margo- Glaucium flavum Crantz
sos y arcillosos aunque no necesariamente VALENCIA: 30SXH8599, La Font de la
“sombreados o de escasa insolación” Figuera, rambla del Cànyoles, 450 m, tierras
arenosas y pedregosas del lecho de la rambla,
(PIERA, CRESPO & LOWE, 2003: 90), co-
1-V-05.
mo es el caso de esta población, de unos
veinte individuos, en un campo de almen- Propia de dunas y playas costeras, pe-
dros. Sin duda, se trata de la especie en- ro mantiene una extensa población en el
contrada por CAVANILLES (1795: 234) en lecho de la rambla, prolongándose hasta
el cerro Capurutxo: “En la cumbre descu- el término de Moixent y reapareciendo a
brí una heleborina que parece especie varios km aguas abajo en los alrededores
nueva” de Xàtiva.

Erica erigena R. Ross Guiraoa arvensis Coss.


VALENCIA: 30SXH8695, La Font de la
VALENCIA: 30SXJ8005, La Font de la Fi-
Figuera, barranco de la Regalissia, 600 m,
guera, barranco del Regaixo, 730 m, rambla
terreno seco algo arcilloso, 2-V-05.
sobre suelo húmedo, 19-III-03.
Planta que aparece de forma aislada, Taxón murciano-almeriense que resul-
en el límite meridional de su zona típica ta muy raro fuera del territorio lucéntico.
de distribución (Muela de Cortes y Ma-
cizo del Caroig). Iberis carnosa subsp. lagascana (DC.)
Mateo & Figuerola
VALENCIA: 30SXH8199, La Font de la
Erodium pulverulentum (Cav.) Willd. Figuera, rambla del Cànyoles, 500 m, sobre el
*VALENCIA: 30SXJ8300, La Font de la lecho pedregoso, 8-V-05.
Figuera, casa Hostaler, 480 m, pastizal seco y
soleado, 1-V-04. Se localiza sobre pedregales a menor
Se extiende por el litoral peninsular y altitud que la subsp. hegelmaieri, taxón
penetra hacia el interior por la cuenca del muy próximo, más abundante en la zona,
Vinalopó. Se localiza aquí -en la provin- con preferencias por los ambientes roco-
cia de Valencia- con varias poblaciones sos de los montes cercanos.
en la rambla del Cànyoles.

11
Flora Montiberica 32 (2006)

Iberis saxatilis subsp. valentina Mateo & Varias poblaciones dispersas en terre-
Figuerola nos margosos de las montañas de la zona.
VALENCIA: 30SXJ7900, La Font de la Fi-
guera, los Escribanos, 740 m, pedregales se- Lythrum tribracteatum Salzm.
cos, 12-VI-05. VALENCIA: 30SXJ8001, La Font de la Fi-
Endemismo del interior de la provin- guera, rambla de Cànyoles, 570 m, terreno pe-
cia de Valencia, que aquí se presenta de dregoso calizo alterado, 20-VI-04.
manera puntual y escasa. Cita muy alejada de la distribución co-
nocida en el este de la Península (valle del
Iris spuria ssp. maritima P. Fourn. Ebro). Sólo una localización en terrenos
VALENCIA: 30SXH8797, La Font de la temporalmente encharcados.
Figuera, collados de Biosca, 500 m, pastizal
húmedo, 16-V-05. Maresia nana (DC.) Batt.
Planta litoral, que aparece aquí muy VALENCIA: 30SXH8097, La Font de la
lejos de la costa. Escasa, localizada sólo Figuera, barranco del Puig, 650 m, arenal, 1-
en dos puntos de la citada cuadrícula. V-05.
Frecuente en todos los arenales de la
Jurinea pinnata (Lag.) DC. zona.
VALENCIA: 30SXH8293, La Font de la Fi-
guera, Las Albarizas, 680 m, terrenos secos Onobrychis stenorhiza DC.
pedregosos y degradados (vereda), 6-VI-05. VALENCIA: 30SXH8293, La Font de la
Planta muy rara en la Comunidad Va- Figuera, Las Albarizas, 680 m, terrenos secos
lenciana. Abundante en la localidad seña- pedregosos y degradados, 12-VI-05.
lada, con una población muy viable que se Endemismo del SE peninsular, que en
extiende al término de Villena, lo que su- la Comunidad Valenciana raramente esca-
pone la primera cita para la flora alican- pa de la provincia de Alicante. Frecuente
tina. en el límite sur del término municipal.

Lilium candidum L. Ophrys dyris Maire


VALENCIA: 30SXH8198, La Font de la VALENCIA: 30SXJ8403, La Font de la Fi-
Figuera, el Madroñal, 650 m, ribazos entre guera, La Felipa, 670 m, matorral seco, 10-IV-
campos, 29-V-05. 05.
Bien naturalizada y frecuente por todo Dispersa por todo el término, llegando
el término municipal, muchas veces en a ser localmente abundante.
compañía de Iris germanica.
Ophrys incubacea Bianca
Linaria depauperata subsp. hegelmaieri VALENCIA: 30SXH7998, La Font de la Fi-
(Lange) De la Torre & al. guera, cerro de la Silla, 1000 m, matorral seco,
*VALENCIA: 30SXH8097, La Font de la 24-IV-05.
Fi-guera, bco. del Puig, 650 m, arenal, 1-V-05. Escasa. Sólo dos poblaciones localiza-
Muy escasa. Presente en arenales, que das muy cerca la una de la otra.
casi siempre son ocupados por campos de
cultivo. Primera cita para la provincia Opuntia ammophila Small.
deValencia. VALENCIA: 30SXJ8601, La Font de la Fi-
guera, barranco de Vallmelós, 460 m, matorral
seco, 13-XI-04.
Linaria repens subsp. blanca (Pau) Ri-
vas Goday & Borja Naturalizada en los taludes del barran-
VALENCIA: 30SXH8197, La Font de la Fi- co. En esta fecha presentaba los frutos ca-
guera, cerro Capurutxo, 900 m, matorral seco, racterísticos.
3-VIII-05.

12
J. CUCHILLO & J. GIMENO: De flora fontina (SW provincia de Valencia)

Opuntia microdasys (Lehmann) Pfeiffer Solamente localizada en un enclave


VALENCIA: 30SXH8397, La Font de la umbroso, bastante inaccesible, con enci-
Figuera, la Servera, 540 m, matorral seco, 12- nar primigenio.
VI-05.
Un par de poblaciones naturalizadas Rhodalsine geniculata (Poir.) F.N. Wil-
de considerable antigüedad. Esta especie liams
que todavía no se ha incluido en la flora VALENCIA: 30SXH8397, La Font de la Fi-
valenciana (MATEO & CRESPO, 2003) guera, La Servera, 540 m, herbazal seco, 30-
ni en la ibérica (CASTROVIEJO & al., IV-05.
1990), aunque sí aparece indicada de las Frecuente en taludes y terrenos piso-
proximidades de Valencia por GUILLOT & teados.
M EER (2001).
Silene otites (L.) Wibel ssp. otites
Orchis olbiensis Reuter. ex Gren. VALENCIA: 30SXH8097, La Font de la Fi-
VALENCIA: 30SXH7998, La Font de la guera, barranco del Puig, 650 m, arenal, 19-
Figuera, cerro de la Silla, 1000 m, matorral VI-05.
seco, 24-IV-2005. Muy escasa. Sólo se ha detectado una
Dispersa por todo el cerro, por encima población, provista de ejemplares mascu-
de los 900 m. linos y femeninos.

Orobanche icterica Pau Sylibum eburneum Coss. & Durieu


VALENCIA: 30SXH8397, La Font de la VALENCIA: 30SXH8095, La Font de la Fi-
Figuera, La Servera, 540 m, matorral seco, 1- guera, los Juncarejos, 680 m, campo de culti-
V-05. vo, 8-V-05.
Relativamente abundante por todo el Aparece como invasora en sembrados
término, parasitando sobre todo Centau- y herbazales nitrófilos.
rea aspera, aunque también ha sido vista
sobre C. pullata. Teucrium murcicum Sennen
*VALENCIA: 30SXH8293, La Font de la
Orobanche tunetana G. Beck Figuera, Las Albarizas, 680 m, terrenos secos
VALENCIA: 30SXH8198, La Font de la Fi- pedregosos y degradados (vereda), 12-VI-05.
guera, el Madroñal, 650 m, arenal, 1-V-05. Endemismo del SE peninsular, no ci-
Frecuente en arenales y también en tado hasta ahora en la provincia de Va-
terreno calcáreo, sobre Plantago albicans. lencia. Abundante en el sur del término
municipal, en matorrales degradados.
Phleum arenarium L.
VALENCIA: 30SXJ8006, La Font de la Fi-
guera, cerro los Bolos, 830 m, arenal, 29-V-05. BIBLIOGRAFÍA
Muy escasa. Localizada solamente en
BOLÒS, O. de & J. VIGO (1984-2001) Flora
el emplazamiento silíceo mencionado.
dels Països Catalans. Ed. Barcino. Barce-
lona.
Plumbago europaea L. CASTROVIEJO, S. & al. (Eds.) (1990) Flora
ALBACETE: 30SXH7794, Almansa, pr. La iberica, vol. 2. Real Jardín Botánico. CSIC.
Encina, 660 m, pedregal de vías del tren, 23- Madrid.
VIII-05. CAVANILLES, A. J. (1795-1797) Observa-
Prospera en el balasto de la vía férrea. ciones Sobre la Historia Natural, Geografía,
Agricultura, población y frutos del Reyno de
Polygonatum odoratum (Mill.) Druce Valencia. Imprenta Real. Madrid.
ALBACETE: 30SXH7998, Almansa, cerro
de la Silla, 900 m, matorral seco, 29-VI-03.

13
Flora Montiberica 32 (2006)

CRESPO, M.B. & G. MATEO (2002) Los MATEO, G. & M.B. CRESPO (2003) Manual
claveles del grupo Dianthus hispanicus Asso para la determinación de la flora valen-
en la flora valenciana. Fl. Montib. 20: 6-10. ciana. 3ª edición. Valencia.
CUCHILLO, J. & J. GIMENO (2005) Flora PIERA, J., M.B.CRESPO & M. R. LOWE,
fontina. Estudio de la flora vascular de La (2003) Las Orquídeas de la Provincia de
Font de la Figuera. Moliner-40. Valencia. Alicante. Diputación Provincial de Alicante.
GUILLOT, D. & P. Van Der MEER (2001) Alicante.
Siete táxones nuevos del género Opuntia
Mill. en la provincia de Valencia: aspectos (Recibido el 18-XII-2005)
históricos, ecológicos y reproductivos. Fl.
Montib. 19: 37-44.

14
Flora Montiberica 32: 15-20 (V-2006)

NOMENCLATURAL CHANGES IN APTERANTHES MIKAN


(ASCLEPIADOIDEAE, APOCYNACEAE)

Manuel B. CRESPO VILLALBA

CIBIO, Instituto de la Biodiversidad, Universidad de Alicante.


Apartado 99. E-03080 Alicante. E-mail: crespo@ua.es

RESUMEN: El género Apteranthes Mikan se considera constituido por


unos ocho táxones, en su mayoría distribuidos por el norte de África. Sin em-
bargo, algunos de sus componentes han sido infravalorados en las revisiones
más recientes del género, pese a estar bien caracterizados morfológica y bio-
geográficamente. En la presente contribución, se aportan datos que sirven para
justificar la propuesta de dos nuevas combinaciones nomenclaturales: Apte-
ranthes europaea subsp. negevensis (Zohari ex Feinbrun) M.B. Crespo –que
incluye las poblaciones orientales de la especie–, y A. munbyana subsp. hispa-
nica (Coincy) M.B. Crespo & Mateo –que se aplica las poblaciones del sudeste
ibérico–. Para ambas se adjuntan icones de los autores originales de cada
taxon.

SUMMARY: Apteranthes Mikan is currently accepted to include about


eight taxa, mostly distributed throughout North Africa. However, some of the
described taxa have been devaluated in recent reviews of that genus, although
they are morphologically and biogeographycally well characterized. In this
contribution, data are reported to justify two new nomenclatural combinations:
Apteranthes europaea subsp. negevensis (Zohari ex Feinbrun) M.B. Crespo –to
group the eastern populations of the species–, and A. munbyana subsp. his-
panica (Coincy) M.B. Crespo & Mateo –to include the Iberian populations–.
For each one, drawings from the original publications are shown.

INTRODUCTION clepioideae, Apocynaceae), which has its


centre of origin in East Africa.
Caralluma R. Br (sensu lato) has been In the last comprehensive review of
usually accepted to include about 120 Caralluma (sensu lato), GILBERT (1990)
taxa, with a wide African, Asian, South accepted 57 species arranged in several
African and southwestern European dis- subgenera. Recent studies based on mor-
tribution (MABBERLEY, 1993). It be- phology (PLOWES, 1995) and cladistic
longs to –and in a wide sense it conforms, analyses of different molecular data (ME-
following MEVE & LIEDE (2004)– sub- VE & LEIDE, 2002, 2004) have demon-
tribe Stapeliinae (tribe Ceropegieae, As- strated however the convenience of split-

15
Flora Montiberica 32 (2006)

ting Caralluma (s. l.) in smaller units, thern Africa, Arabia); Monolluma Plowes
which accord better with the morphologi- (c. 5 taxa; northeastern Africa, Arabia,
cal divergence and geographical distribu- Socotra); and Anomalluma Plowes (2 ta-
tion of the complex. xa; Somalia, Omna, southern Yemen).
Concerning the Mediterranean spe- Among them, Apteranthes is charac-
cies, and particularly those growing in the terized by its lateral pseudo-umbellate in-
Iberian Peninsula, they are currently pla- florescences, and its mostly ovate-lan-
ced in Apteranthes Mikan (PLOWES, ceolate, conspicuous leaf rudiments. Taxa
1995; MEVE & LEIDE, 2002), a small included here are distributed mainly in
genus highly diversified in North Africa North Africa, though some reach the Ibe-
(cf. JAHANDIEZ & MAIRE, 1934: 581- rian Peninsula –A. europaea and A. mun-
583, as Caralluma). byana–, and others spread to Asia –A.
Nevertheless, the taxonomic arrange- staintonii (Hara) Meve & Leide– and nor-
ments of Apteranthes by PLOWES (1995) theastern India –A. tuberculata (N.E. Br.)
and MEVE & LEIDE (2002) are still Meve & Leide.
unsatisfactory, since they neglect of de-
valuate some Mediterranean taxa. There- The complex of A. europaea
fore, in the present contribution some no- Apteranthes europaea (s.l.) is widely
menclatural changes are proposed to ac- distributed from southeastern Iberian Pe-
commodate them to Apteranthes. ninsula to the Middle East, throughout
North Africa. Every single population
shows peculiarities mainly in the habit
RESULTS AND DISCUSSION and the colour patterns of the flowers,
which led to the description of many taxa
Perhaps the most analytic rearrange- which are still in need of further taxo-
ment of the Caralluma complex was pu- nomic evaluation.
blished by PLOWES (1995), who accep- Despite the diversity of flower size
ted 17 genera, of which 12 were described and colouring, there exist indeed some
as new, on the basis of morphological constant differences separating popula-
differences associated to biogeographical tions from the Middle East (Sinai, Israel
distribution. and Jordan; Fig. 1), as suggested by ME-
Molecular studies by MEVE & LEI- VE & HENEIDAK (2005). Among them,
DE (2002, 2004) have demonstrated the the shape of leaf rudiments, the stem
convenience of accepting many of Plo- colour and surface, the corolla trichomes,
wes’s segregates. The arrangement of the epidermal cells and colouring patterns,
former authors leaves subtribe Stapeliinae and the gynostegial features, are probably
with 36 genera (MEVE & LEIDE, 2004), the most reliable characters to separate
8 of which are segregates of the Cara- both geographical groups.
lluma complex: Caralluma R. Br. (c. 27 Those eastern populations have been
taxa; Africa, Arabia, India); Apteranthes named in different taxonomic ranks (e.g.
Mikan (c. 8 taxa; south and southwestern, Caralluma europaea var. judaica, C. ne-
Mediterranean, Canary Islands, northern gevensis, or C. aaronis), and even accep-
Africa, Arabia, western and central Asia); ted as independent proper taxa (cf. FEIN-
Australluma Plowes (1 taxon; Namibia); BRUN, 1978). However, all of them seem
Boucerosia Wight & Arn. (c. 7 taxa; sou- to belong to a unique entity which MEVE
thern Asia); Caudanthera Plowes (c. 3 ta- & HENEIDAK (2005) accepted as C. eu-
xa; Africa, Arabia, southwestern Asia); ropaea var. judaica. Nonetheless, diffe-
Desmidorchis Ehrenb. (c. 11 taxa; nor- rences between the eastern and western

16
M.B. CRESPO: Nomenclatural changes in Apteranthes (Asclepiadoideae-Apocynaceae)

taxa are sufficient to regard them at the NOMENCLATURAL CHANGES


subspecies rank, as proposed here.
According to the discussion above, the
The complex of A. munbyana following combinations are proposed for
Apteranthes munbyana is endemic to some Mediterranean taxa of Apteranthes
the southwestern Mediterranean areas, na- (a more detailed synonymy is reported in
mely to Morocco, Algeria, and Spain. It MEVE & LEIDE, 2004):
was described in the genus Boucerosia
from plants growing in Oran (Algeria). 1. Apteranthes europaea (Guss.) Plowes,
The Iberian populations were segre- Haseltonia 3:59 (1995)
≡ Stapelia europaea Guss., Fl. Sic. Prod.
gated as B. munbyana var. hispanica by Suppl. 1: 65 (1832) [basion.] ≡ Boucerosia
DE COINCY (1898), on the basis of europaea (Guss.) Caruel in Parl., Fl. Ital.
plants previously identified as Apteran- 6: 725 (1886) ≡ Caralluma europaea
thes gussoneana (DE COINCY, 1893: 24, (Guss.) N.E. Br., Gard. Chron. 12: 369
tab. X, fig. A). They differed from the (1892)
typical Algerian plants by its leaf rudi-
subsp. europaea
ments smaller, sessile and obtuse to sub-
acute; its stems thinner and obtusely an- = A. gussoneana Mikan, Nov. Act. Nat.
Cur. 17: 594 (1835) ≡ Boucerosia
gled; its corona pieces shorter and shortly
gussoneana (Mikan) Hook. f., Bot.
connate; and its fruits straight, only Mag.: 100, t. 6137 (1874)
hooked at the apex. Finally, this author
= Boucerosia maroccana Hook. f.,
(DE COINCY, 1899) studied with more
Bot. Mag.: 100, t. 6137 (1874) ≡ Ca-
detail the Spanish plants and suggested ralluma maroccana (Hook. f.) N.E.
they should constitute a proper species he Br., Gard. Chron. 12: 370 (1892)
drew with detail later (DE COINCY, = Caralluma simonis Hort. ex Berger,
1901: Tab. 7; Fig. 2). Monatsschr. Kakt. 14: 6 (1904) ≡
Although several authors (BRUYNS, Boucerosia simonis (Hort. ex Ber-
1987; GILBERT, 1990; MEVE & LEI- ger) A.C. White & C. Sloane, Stap.:
DE, 2004) have neglected or devaluated 191 (1933)
the Iberian taxon, M.B. Crespo and G. = Caralluma europaea var. confusa
Mateo (in JUAN & al., 1995), accepted it Font Quer, Mem. Mus. Ci. Nat. Bar-
at the subspecies rank on the basis of celona, Ser. Bot. 1(2): 12 (1924)
morphological and biogeographical dif-
subsp. negevensis (Zohary ex Fein-
ferences. This treatment has been fol-
brun) M.B. Crespo comb. & stat. nov.
lowed by other authors (cf. SÁNCHEZ
GÓMEZ & al., 1997; LAGUNA & al., ≡ Caralluma negevensis Zohary ex
Feinbrun, Fl. Palaestina 3: 449, Ap-
1998; BOLÒS & al., 2005), and the taxon
pendix (1978) [basion.] ≡ A. nege-
has been included in the Spanish “red vensis (Zohary ex Feinbrun) Plowes,
book” as Vulnerable, as well as C. euro- Haseltonia 3: 61 (1995)
paea (BAÑARES & al., 2003). = Caralluma europaea var. judaica
Differences between the North Afri- Zohary, Pal. J. Bot. ser. 2: 173
can and the Spanish plants are significant (1941) ≡ A. europaea var. judaica
enough to consider recognition of De Co- (Zohary) Plowes, Haseltonia 3: 61
incy’s taxon as a proper subspecies, tho- (1995)
ugh in the genus Apteranthes as shown = Boucerosia aaronis Hart, Trans. Roy.
below. Irish Acad. 28: 436 (1885)

17
Flora Montiberica 32 (2006)

2. Apteranthes munbyana (Decne. ex GILBERT, M. G. (1990). A review of Cara-


Munby) Meve & Leide, Pl. Syst. Evol. lluma R. Br. and its segregates. Bradleya
234: 199 (2005) 8: 1-32.
JAHANDIEZ, E. & R. MAIRE (1934). Cata-
subsp. munbyana logue des plantes du Maroc (Spermatop-
hytes et Ptéridophytes), vol. 3. Minerva.
subsp. hispanica (Coincy) M.B. Cres- Alger.
po & Mateo comb. nov. JUAN, A., L. SERRA & M. B. CRESPO
≡ Boucerosia munbyana var. hispani- (1995). Adiciones a la flora alicantina. Ac-
ca Coincy, J. Bot. (Morot) 12: 250 ta Bot. Malacitana 20: 284-290.
(1898) [basion.] ≡ B. hispanica LAGUNA, E., M. B. CRESPO, G. MATEO,
(Coincy) Coincy, J. Bot. (Morot) 13: S. LÓPEZ, C. FABREGAT, L. SERRA, J.
336 (1899) ≡ Caralluma munbyana J. HERRERO-BORGOÑÓN, J. L. CA-
var. hispanica (Coincy) Maire in Ja- RRETERO, A. AGUILELLA & R. FI-
hand. & Maire, Cat. Pl. Maroc 3: GUEROLA (1998). Flora endémica, rara
582 (1934) ≡ C. munbyana subsp. o amenazada de la Comunidad Valencia-
hispanica (Coincy) M. B. Crespo & na. Colecc. Biodivers. 1. Generalitat Va-
Mateo, Acta Bot. Malacitana 20: lenciana. Valencia.
285. 1995. MABBERLEY, D. J. (1993). The plant.book.
4th reprint. Cambridge University Press.
Cambridge.
REFERENCES MEVE, U. & S. HENEIDAK (2005). A mor-
phological, karyological and chemical
BAÑARES, Á., G. BLANCA, J. GÜEMES, J. study of the Apteranthes (Caralluma) eu-
C. MORENO & S. ORTIZ (eds.), Atlas y ropaea complex. Bot. J. Linn. Soc. 149:
libro rojo de la flora vascular amenazada 419-432.
de España. Táxones prioritarios. Dir. MEVE, U. & S. LEIDE. (2002). A molecular
Gral. de Conservación de la Naturaleza. phylogeny and generic rearrangement of
Madrid. the stapelioid Ceropegieae (Apocynaceae-
BOLÒS, O. DE, J. VIGO, R. M. MASALLES Asclepiadoideae). Pl. Syst. Evol. 234: 171-
& J. M. NINOT (2005). Flora manual dels 209.
Països Catalans. 3th ed. Pòrtic. Barcelona. MEVE, U. & S. LEIDE. (2004). Subtribal
BRUYNS, P. V. (1987). Miscellaneous notes division of Ceropegieae (Apocynaceae-
on Stapelieae (Asclepiadaceae). Bradleya Asclepiadoideae). Taxon 53(1): 61-72.
5: 77-90. PLOWES, D.C.H. (1995). A reclassification
DE COINCY, A. (1893). Ecloga plantarum of Caralluma R. Brown (Stapelieae: As-
hispanicarum seu icones specierum nova- clepiadaceae). Haseltonia 3: 49-70.
rum vel minus cognitarum per Hispanias SÁNCHEZ GÓMEZ, P., J. GUERRA, A.
nuperrime detectarum. Masson. Paris. HERNÁNDEZ, S. FERNÁNDEZ, E.
DE COINCY, A. (1898). Plantes nouvelles de COY, A. F. CARRILLO, M. J. TAMA-
la flore d'Espagne (8ª note). J. Bot. (Mo- YO, J. GÜEMES & J. RIERA (1997).
rot) 12: 250-252. Flora selecta de Murcia. Plantas endémi-
DE COINCY, A. (1899). Plantes nouvelles de cas, raras o amenazadas. Consejería de
la flore d'Espagne. J. Bot. (Morot) 13: 332- Medio Ambiente, Agricultura y Agua. Re-
338. gión de Murcia.
DE COINCY, A. (1901). Ecloga quinta plan-
tarum hispanicarum seu icones stirpium
elapsis anniis per Hispanias lectarum.
Masson et cie. Paris.
FEINBRUN-DOTHAN, N. (1978). Flora
Palaestina, vol. 3. The Israel Academy of
Sciencies and Humanities. Jerusalem. (Received 17-I-2006)

18
M.B. CRESPO: Nomenclatural changes in Apteranthes (Asclepiadoideae-Apocynaceae)

Fig.1.- Apteranthes europaea subsp. negevensis (Zohary ex Feinbrun) M.B. Crespo.


Drawings from FEINBRUN (1978, Plate 43 as Caralluma europaea var. judaica
on the upper part, and Plate 44 as C. negevensis on the lower one).

19
Flora Montiberica 32 (2006)

Fig.2.- Apteranthes munbyana subsp. hispanica (Coincy) M.B. Crespo & Mateo.
Drawings from DE COINCY (1901, tab. 7, as Boucerosia hispanica,
but number 13 corresponding to B. munbyana s.s.).

20
Flora Montiberica 32: 21-27 (V-2006)

ONOPORDO ACAULI-VERBASCETUM MONTANI:


NUEVO NOMBRE PARA LOS CARDIZALES OROIBÉRICOS

Manuel B. CRESPO* & Salvador RIVAS-MARTÍNEZ**

* CIBIO, Instituto de la Biodiversidad, Universidad de Alicante. Apartado 99.


E-03080 Alicante. Correo-e: crespo@ua.es
** Centro de Investigaciones Fitosociológicas (CIF), C/. José Mª Usandizaga, 46.
E-28409 Los Negrales, Madrid. Correo-e: rivas-martinez.cif@tsai.es

RESUMEN: Se propone un nuevo nombre, Onopordo acauli-Verbasce-


tum montani, que sustituye a “Onopordeto-Verbascetum gudaricum” Rivas
Goday & Borja 1961, nombre ilegítimo a tenor del Código Internacional de
Nomenclatura Fitosociológica (CINF). Se trata de un cardizal pionero, de desa-
rrollo estival, propio de terrenos baldíos, bordes de caminos y antiguos campos
de cultivo, de las áreas calcáreas más continentales y elevadas del Sistema Ibé-
rico y territorios colindantes. Conocida hasta ahora del Macizo de Gúdar, se
aportan inventarios de la comarca de Albarracín y Montes Universales. La
nueva comunidad es caracterizada florística, ecológica, bioclimática y biogeo-
gráficamente, y además se discuten sus afinidades con otros sintáxones de la
alianza Carduo carpetani-Cirsion odontolepidis.

SUMMARY: The new name Onopordo acauli-Verbascetum montani is


proposed to replace “Onopordeto-Verbascetum gudaricum” Rivas Goday &
Borja 1961, an illegitimate name according to the International Code of Phyto-
sociological Nomenclature (ICPN). It is a pioneer ruderal plant community,
mostly dominated by aestival thistles, which grows in the calcareous continen-
tal summits of the Sistema Ibérico mountain range and the surrounding territo-
ries. This new plant association was known from Macizo de Gúdar, and new
releves taken in Albarracín and Montes Universales (Teruel province) are re-
ported. It is characterized from a floristic, ecological, bioclimatic and bio-
geographic point of view, and also its affinities to other syntaxa of the alliance
Carduo carpetani-Cirsion odontolepidis are discussed.

INTRODUCCIÓN botánicos –que ha implicado a la mayor


parte de las universidades y centros de
Durante los últimos años, se ha reali- investigación botánica de ambos países–
zado un notable esfuerzo para poner al día se ha materializado en dos publicaciones
la sintaxonomía de la vegetación de Espa- de referencia obligatoria (cf. RIVAS-
ña y Portugal. El enorme trabajo desarro- MARTÍNEZ & al., 2001, 2002), y a la
llado por un equipo de varias decenas de vez ha supuesto la actualización nomen-

21
Flora Montiberica 32 (2006)

clatural de los sintáxones descritos hasta táxones coinciden con las incluidas en
esas fechas. Ambas obras constituyen, en RIVAS-MARTÍNEZ & al. (2001, 2002).
conjunto, un compendio actualizado de la Los pliegos testigo de las plantas más
vegetación ibero-macaronésica y de gran notables se encuentran depositados en el
parte del Mediterráneo occidental. herbario ABH (Universidad de Alicante).
Sin embargo, ello no ha supuesto el fi-
nal de un camino, sino que es ahora cuan-
do se dispone de las herramientas más RESULTADOS Y DISCUSIÓN
útiles para completar los estudios de vege-
tación de nuestros territorios, ya que aún Onopordo acauli-Verbascetum montani
quedan áreas insuficientemente explora- (Rivas Goday & Borja 1961) M.B. Crespo
das y, en consecuencia, poco conocidas & Rivas-Martínez, nom. nov. hoc loco
desde una óptica fitosociológica.
En el caso particular del Sistema Ibé- [Onopordeto-Verbascetum gudaricum Rivas
rico se da una curiosa paradoja, ya que Goday & Borja in Anales Inst. Bot. Cavanilles
pese a albergar zonas minuciosamente 19: 290, cuadro 73. 1961, nom. illeg. (art. 34)]
estudiadas –como Gúdar y Javalambre
(RIVAS GODAY & BORJA, 1961), Pe- Typus: Rivas Goday & Borja in Anales
nyagolosa (VIGO, 1968), la Sierra de Inst. Bot. Cavanilles 19: 290-292, cuadro
Albarracín (BARRERA, 1985), la Serra- 73, inv. 3. 1961 (lectotypus).
nía de Cuenca (LÓPEZ GONZÁLEZ,
1976, 1978) o la comarca del Alto Mijares DIAGNOSIS. Cardizal a menudo do-
(ROSELLÓ, 1994)–, no existe aún un minado por Cirsium odontolepis, al que
conocimiento completo de la vegetación acompañan numerosos elementos de las
de este interesantísimo territorio. unidades superiores. Entre ellos, Carduus
Como muestra de ello, en la presente assoi subsp. assoi (– C. nigricans auct.),
nota se aportan nuevos datos y se propone C. nutans, Centaurea scabiosa subsp. ce-
un nombre nuevo para los cardizales de phalariifolia, C. ornata, Verbascum thap-
las áreas calcáreas más continentales y sus subsp. montanum (= V. crassifolium
elevadas del Sistema Ibérico, siguiendo la Lam.), V. lychnitis, Onopordon acaulon y
línea de estudios fitosociológicos iniciada Echium vulgare subsp. argentae la carac-
hace algunos años en este territorio (cf. terizan territorialmente (Tablas 1 y 2).
CRESPO & al., 1999). Crece en suelos profundos, calcáreos,
sobre todo en bordes de caminos, terrenos
baldíos o cultivos abandonados, donde
MATERIAL Y MÉTODOS alcanza su desarrollo pleno en verano
(agosto). Su óptimo bioclimático es supra-
Las indicaciones bioclimáticas y bio- templado submediterráneo (con penetra-
geográficas se ajustan a la tipología de ciones hacia áreas supra-oromediterrá-
RIVAS MARTÍNEZ & al. (2002). Las re- neas), bajo ombrotipo seco-subhúmedo,
ferencias a las series de vegetación si- en territorios con notable continentalidad
guen, en términos generales, a RIVAS de las parameras oroibéricas.
MARTÍNEZ (1987).
Las autorías de los táxones menciona- SINCOROLOGÍA: Asociación am-
dos en el texto y tablas corresponden, si pliamente distribuida por la subprovincia
no se indica explícitamente, a las que se Oroibérica (Provincia Mediterránea Ibéri-
recogen en MATEO (1990) y MATEO & ca Central), particularmente en los secto-
CRESPO (2003). Las autorías de los sin- res Oroibérico Soriano y Maestracense,

22
M.B. CRESPO & S. RIVAS-MARTÍNEZ: Un nuevo cardizal oroibérico

aunque puede alcanzar otros sectores de Roselló 1994 (All. Onopordion castellani
las provincias corológicas colindantes. Br.-Bl. & O. Bolòs 1958 corr. Rivas-Mar-
En la tabla 1 se presentan inventarios tínez & al. 2002).
tomados en la comarca de Albarracín y El cardizal oroibérico queda bien ca-
los Montes Universales (Teruel), aunque racterizado florísticamente por elementos
la asociación se extiende asimismo por las de distribución iberolevantina, ausentes
zonas de parameras oroibéricas con simi- en otras asociaciones de la Carduo carpe-
lares características ecológicas y biocli- tani-Cirsion odontolepidis (Tabla 2).
máticas, al menos en las provincias de Por una parte, se separa de los cardiza-
Cuenca, Zaragoza, Soria, Guadalajara, les silicícolas supramediterráneos carpe-
Castellón y Valencia. tano-leoneses (Carduo carpetani-Onopor-
detum acanthii) por la ausencia de ele-
SINFITOSOCIOLOGÍA: La nueva mentos característicos, como Carduus
asociación forma parte de la vegetación carpetanus, C. platypus subsp. platypus,
sinantrópica de las series iberolevantinas Verbascum puverulentum, Echium vulga-
calcícolas supra y oromediterráneo-tem- re subsp. vulgare o Rumex papillaris; así
pladas continentales de los sabinares ras- como por la falta de otros táxones silicí-
treros (Junipero sabinae-Pineto ibericae colas de carácter territorial, como Santoli-
Sigmetum), sabinares albares (Junipereto na rosmarinifolia, Digitalis thapsi, Eryn-
hemisphaerico-thuriferae Sigmetum) y ca- gium bourgatii subsp. hispanicum o Lina-
rrascales (Junipero thuriferae-Querceto ria saxatilis.
rotundifoliae Sigmetum). Por otro lado, queda asimismo bien
independizado de las comunidades silicí-
DISCUSIÓN SINTAXONÓMICA: La colas oro-crioromediterráneas nevadenses
asociación propuesta por RIVAS GO- (Festuco-Verbascetum nevadensis) por la
DAY & BORJA (1961) con el nombre ausencia de táxones meridionales de gran
Onopordeto-Verbascetum gudaricum re- valor indicador, como Verbascum neva-
sulta ilegítima según el art. 34 del Código dense, Senecio nebrodensis (= S. duriaei),
Internacional de Nomenclatura Fitosocio- Festuca caerulescens o Digitalis purpu-
lógica (CINF), por lo que aquí se propone rea var. nevadensis, entre otras. Y tam-
el nombre nuevo Onopordo acauli-Ver- bién se separa cómodamente de su vica-
bascetum montani para reemplazarlo (art. riante calcícola supramediterránea bética
39). Pertenecen también a esta asociación (Verbasco-Onopordetum acauli) por la
la mayoría de los inventarios maestracen- ausencia de Verbascum thapsus subsp.
ses meridionales atribuidos (cf. VIGO, giganteum, Carduus platypus subsp. gra-
1968; ROSELLÓ, 1994) a la Salvio aet- natensis o Cirsium acaule subsp. grega-
hiopidis-Marrubietum supini O. Bolòs rium.
1956 (lectótipo O. Bolòs in Acta Bot. Por último, el cardizal calcícola ibéri-
Barcinonensia 44: 220. 1997), asociación co-leonés Carthamo lanati-Onopordetum
ésta de óptimo valenciano-castellonense acanthii Ladero, Navarro & C. Valle
septentrional (puertobeceitano-morellano) 1983, que se ha incluido en esta alianza,
de dudosa filiación –que podría conside- parece que encuentra un lugar más apro-
rarse nomen dubium, según el art. 37)– y piado en la alianza Onopordion castellani,
dominada por Onopordon acanthium, dado su óptimo mesomediterráneo y su
hecho que la separa de la Onopordo-Ver- diferente composición florística (que lo
bascetum y la acerca más a lo que se ha aproxima más a la Carlino hispanicae-
descrito posteriormente con el nombre Carthametum lanati Ladero, Navarro &
Verbasco montani-Onopordetum acanthii C. Valle 1983 corr. Rivas-Martínez, T. E.

23
Flora Montiberica 32 (2006)

Tabla 1: Onopordo acauli-Verbascetum montani (Rivas Goday & Borja 1961)


M.B. Crespo & Rivas-Martínez, nom. nov.
(Carduo carpetani-Cirsion odontolepidis, Onopordetalia acanthii,
Onopordenea acanthii, Artemisietea vulgaris)

Nº de orden 1 2 3 4 5 6 7 8 Índice
Altitud (1 = 10 m.s.n.m.) 160 148 145 140 160 158 146 130
Superficie (m2) 75 40 40 60 80 45 80 75
Nº de táxones 20 17 13 12 12 14 14 18

Características:

Cirsium odontolepis 5 4 5 4 4 5 4 3 V
Carduus assoi subsp. assoi 2 + 1 + 1 1 + 1 V
Verbascum thapsus subsp. montanum 1 1 + + + + 2 2 V
Scolymus hispanicus 1 2 1 2 2 1 . 2 V
Cirsium vulgare 1 + + 1 1 + 1 . V
Eryngium campestre + + + + . 1 + + V
Echium vulgare subsp. argentae + + . 1 . + 1 + IV
Centaurea calcitrapa . . + 2 1 . 1 + IV
Centaurea scabiosa subsp. cephalariifolia 1 . + . . + . + III
Verbascum lychnitis + + . . + . + . III
Hyoscyamus niger + + . 1 . . + . III
Cirsium arvense 1 1 . . . 1 . . II
Lactuca virosa + . . . + . . + II
Chondrilla juncea + . . . + . . + II
Onopordon acaulon . + . . . + . + II
Artemisia absinthium . . . + . . + + II

Compañeras:

Marrubium supinum + 1 + + + . . . IV
Genista scorpius . + + + + + IV
Marrubium vulgare + + . . . + . + III
Dipsacus fullonum . + . . + + . II
Plantago laceolata . + + + . . . II
Además: Características: Picnomon acarna + en 1 y 8; Carthamus lanatus + en 3 y 6; Daucus
carota subsp. carota + en 7 y 8; Centaurea ornata + en 1; Onopordon acanthium + en 8. Compa-
ñeras: Sonchus oleraceus + en 1 y 7; Cirsium pyrenaicum + en 1 y 5; Lolium repens + en 2 y 6;
Marrubium × bastetanum + en 1; Medicago sativa + en 3; Santolina chamaecyparissus subsp.
squarrosa + en 8.

Procedencia de los inventarios:


1. Te: Griegos, 30TXK0976. Holotypus ass.
2. Te: Guadalaviar, hacia Fte. de la Cerraja, 30TXK1072.
3. Te: Calomarde, hacia Clavarios, 30TXK2068.
4. Te: Frías de Albarracín, Molino de las Pisadas, 30TXK1869.
5. Te: Albarracín, Nacimiento del Tajo, 30TXK1064.
6. Te: Albarracín, Valdelabrao, 30TXK0861.
7. Te: Frías de Albarracín, 30TXK1766.
8. Te: Royuela, Puntal de Mateo, 30TXK2470.

24
M.B. CRESPO & S. RIVAS-MARTÍNEZ: Un nuevo cardizal oroibérico

Tabla 2: Cuadro sinóptico de las asociaciones de Carduo-Cirsion odontolepidis.

Nº de Orden 1 2 3 4 5
Nº de inventarios 17 7 18 8 5

Características y diferenciales de las asociaciones:


Carduus carpetanus V . . . .
Verbascum pulverulentum (terr.) IV . . . .
Rumex papillaris III . . . .
Echium vulgare subsp. vulgare III . . . .
Verbascum virgatum II . . . .
Carduus platypus subsp. platypus I . . . .
Onopordum illyricum I . . . .
Verbascum nevadense . V . . .
Festuca coerulescens . V . . .
Digitalis purpurea var. nevadensis . V . . .
Senecio nebrodensis (= S. duriaei) . III . . .
Carduus platypus subsp. granatensis . I II . .
Verbascum thapsus subsp. giganteum . . III . .
Cirsium acaule subsp. gregarium . . I . .
Santolina canescens (terr.) . . I . .
Carduus assoi subsp. assoi . . . V II
Verbascum lychnitis . . . III V
Echium vulgare subsp. argentae . . . IV .
Centaurea scabiosa subsp. cephalariifolia . . . III .
Carduus nutans . . . . III
Centaurea ornata (terr.) . . . I .

Características de las unidades superiores:


Cirsium odontolepis II . IV V III
Onopordon acaulon . . V III V
Verbascum thapsus subsp. montanum II . . V III
Eryngium campestre I . III V .
Cirsium arvense I . . II III
Hyoscyamus niger I . I III .
Lactuca virosa V . I II .
Chondrilla juncea IV I . II .
Scolymus hispanicus III . . V .
Cirsium vulgare III . . V .
Artemisia absinthium . V . II .
Onopordon acanthium V . . I .
Centaurea calcitrapa I . . V .
Picnomon acarna . . III II .
Carthamus lanatus I . . II .
Reseda luteola I . I . .
Carduus tenuiflorus III . . . .
Lactuca scariola . III . . .
Picris hieracioides . . . . III
Cichorium intybus II . . . .
Daucus carota subsp. carota . . . II .
Melilotus altissimus I . . . .
Cirsium echinatum . . I . .
Carduus bourgeanus . . I . .

25
Flora Montiberica 32 (2006)

Sintáxones considerados en la tabla 2:

1.- Carduo carpetani-Onopordetum acanthii (RIVAS MARTÍNEZ & al., 1986: 276-277. Tab. 8).
2.- Festuco caerulescentis-Verbascetum nevadensis (ESTEVE & LÓPEZ GUADALUPE, 1973: 59, Tab. 2).
3.- Verbasco gigantei-Onopordetum acauli (MOTA & al., 1997: 232-233. Tab. 5).
4.- Onopordo acauli-Verbascetum montani. Tabla 1.
5.- “Onopordeto-Verbascetum gudaricum” (RIVAS GODAY & BORJA, 1961: 290-291. Tab. 73).

Díaz, Fernández-González, Izco, Loidi, BIBLIOGRAFÍA


Lousã & Penas 2002).
BARRERA, I. (1985). Contribución al estudio
de la flora y la vegetación de la Sierra de
TIPOLOGÍA SINTAXONÓMICA Albarracín. Publ. Univ. Complut. Madrid.
CRESPO, M. B., J. L. SOLANAS & E. CA-
MUÑAS (1999). Dos nuevos sintáxones
Cl. Artemisietea vulgaris Lohmeyer, Prei-
rupícolas bilbilitanos, refugio de endemis-
sing & Tüxen ex von Rochow 1951 mos de área restringida. Fl. Montiber. 13:
Subcl. Onopordenea acanthii Rivas-Mar- 38-46.
tínez, Báscones, T.E. Díaz, Fernán- ESTEVE, F. & M. LÓPEZ GUADALUPE
dez-González & Loidi 2002 (1973). Contribución al estudio fitosocio-
lógico de la Penibética. Trab. Dep. Bot.
Ord. Onopordetalia acanthii Br.-Bl. & Univ. Granada 2(1): 55-59.
Tüxen ex Klika & Hadač 1944 LADERO, M., F. NAVARRO & C. VALLE
All. Carduo carpetani-Cirsion odontole- (1983). Comunidades nitrófilas salmanti-
pidis Rivas-Martínez, Penas & T.E. nas. Studia Bot. 2: 7-67.
Díaz 1986 [= Verbascion nevadensis LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976). Contribución
al conocimiento fitosociológico de la Se-
Esteve & M. López 1973]
rranía de Cuenca. I. Comunidades frutico-
Ass. Carduo carpetani-Onopordetum sas: bosques, matorrales, tomillares y to-
acanthii Rivas-Martínez, Penas millar-praderas. Anales Inst. Bot. Cavani-
& T.E. Díaz 1986 lles 33: 5-87.
Ass. Festuco caerulescentis-Verbas- LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1978). Contribución
cetum nevadensis Esteve & M. al conocimiento fitosociológico de la Se-
rranía de Cuenca. II. Comunidades herbá-
López 1973
ceas. Anales Inst. Bot. Cavanilles 34(2):
Ass. Verbasco gigantei-Onopordetum 597-702.
acauli Mota, Peñas & Cabello MATEO, G. (1990). Catálogo florístico de la
1997 provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolen-
Ass. Onopordo acauli-Verbascetum ses. Teruel.
montani (Rivas Goday & Borja MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003). Ma-
1961) M.B. Crespo & Rivas- nual para la determinación de la flora va-
Martínez, nom. nov. hoc loco lenciana. 3ª ed. Monogr. Fl. Montiber. 4.
Alicante-Valencia.
MOTA, J. F., J. PEÑAS & J. CABELLO
Agradecimientos: Joan Piera y Ele- (1997). Scree and ruderal weed vegetation
na Camuñas nos asistieron amablemente of Andalusian highlands (south Spain). Fi-
en el trabajo de campo. tosociol. 32: 229-237.

26
M.B. CRESPO & S. RIVAS-MARTÍNEZ: Un nuevo cardizal oroibérico

RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961). RIVAS-MARTÍNEZ, S., T. E. DÍAZ, F.


Estudio de la vegetación y flórula del Ma- FERNÁNDEZ-GONZÁLEZ , J. IZCO, J.
cizo de Gúdar y Jabalambre. Anales Inst. LOIDI, M. LOUSÃ & Á. PENAS (2002).
Bot. Cavanilles 19: 1-550. Vascular plant communities of Spain and
RIVAS MARTÍNEZ, S. (1987). Memoria del Portugal. Addenda to the syntaxonomical
mapa de series de vegetación de España, checklist of 2001. Itinera Geobot. 15: 5-
1:400.000. ICONA - Mº de Agricultura, 922.
Pesca y Alimentación. Madrid. ROSELLÓ, R. (1994). Catálogo florístico y
RIVAS-MARTÍNEZ, S., Á. PENAS & T. E. vegetación de la comarca natural del Alto
DÍAZ (1986). Datos sobre la vegetación Mijares (Castellón). Publ. Diputación de
nitrófila y terofítica leonesa. Nota II. Acta Castellón. Castellón.
Bot. Malacitana 11: 273-288. VIGO, J. (1968). La vegetació del massís de
RIVAS-MARTÍNEZ, S., F. FERNÁNDEZ- Penyagolosa. Arxius Secc. Ci. Inst. Estud.
GONZÁLEZ, J. LOIDI, M. LOUSÃ & A. Catalans 37: 1-247.
PENAS (2001). Syntaxonomical checklist
of vascular plant communities of Spain
and Portugal to association level. Itinera
Geobot. 14: 5-341. (Recibido el 26-I-2006)

27
Flora Montiberica 32: 28-31 (V-2006)

NUEVOS DATOS SOBRE LA FLORA DE LA PROVINCIA DE


CUENCA, XXII

Gonzalo MATEO SANZ* & Agustín CORONADO**


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia
**C/ Gabriel García Márquez, 19. E-16193-Sotos (Cuenca)

RESUMEN: Se comunica el hallazgo de quince especies de plantas vascula-


res en la provincia de Cuenca, que resultan de interés en dicho territorio, destacan-
do las novedades provinciales de Allium stearnii Pastor & Valdés, Anchusa un-
dulata L., Carthamus lanatus subsp. baeticus (Boiss. & Reut.) Nyman, Dictamnus
albus L., Orchis papilionacea L. y Vicia disperma DC.

SUMMARY: 15 taxa of vascular plantas collected in the province of Cuenca


(CE Spain) are commented. Several of them are provincial novelties as Allium
stearnii Pastor & Valdés, Anchusa undulata L., Carthamus lanatus subsp. baeti-
cus (Boiss. & Reut.) Nyman, Dictamnus albus L., Orchis papilionacea L. and
Vicia disperma DC.

INTRODUCCIÓN LISTADO DE PLANTAS

Este artículo es continuación de la se- Allium stearnii Pastor & Valdés


rie que hemos venido publicando en los *CUENCA: 30TWK7254, Zarzuela, hacia
últimos diez años (MATEO, HERNÁN- arroyo del Villarejo, 1000 m, quejigar adehe-
DEZ & al., 1995; MATEO, FABREGAT sado, 27-VII-2005, A. Coronado (VAL s/n).
& LÓPEZ UDIAS, 1996; MATEO & Planta descrita de modo relativamente
ARÁN, 1996a, 1996b, 1998, 2000, 2001, reciente (PASTOR & VALDÉS, 1983:
2002; MATEO & HERNÁNDEZ, 1998a, 86), endémica de la península Ibérica en-
1998b, 1999; MATEO, FABREGAT & tre los valles del Guadalquivir y el Ebro,
al., 1999; MATEO, PISCO & al., 1999; que no parece haber sido indicada en la
ARÁN & MATEO, 1999, 2001, 2003; provincia de Cuenca, donde parece razo-
MATEO, ARÁN & al., 2001; MATEO, nable suponer que resultará bastante más
MAYORAL & GÓMEZ, 2001, 2004; extendida si extrapolamos lo que se cono-
MATEO & MORENO, 2003, 2004) y en ce del resto de España.
la que se comentan, por su novedad o
rareza, o por otros motivos, algunas plan- Anchusa undulata L. subsp. undulata
*CUENCA: 30TWK7345, Mariana, Prado
tas vasculares recogidas en la provincia de
de la Dehesilla, 950 m, cuneta en área silícea
Cuenca. de rodenal, 30-V-2004, A. Coronado (VAL

28
G. MATEO & A. CORONADO: Nuevos datos sobre la flora de la provincia de Cuenca, XXII

158864). 30TWK7150, Sotos, arroyo de la *CUENCA: 30TWK7149, Sotos, pr. arroyo


Vega, 980 m, cuneta arenosa, 31-VII-2005, A. de la Carrabalilla, 990 m, cunetas secas, 27-
Coronado (VAL s/n). VII-2005, A. Coronado (VAL s/n).
Planta de vocación arvense y ruderal, Se trata de unos ejemplares de porte
aunque con preferencia por ambientes bajo, con tallos casi glabros, con hojas
arenosos o suelos sueltos, que resulta rara lanceoladas provistas de largas pero esca-
en las áreas iberolevantinas, haciéndose sas lobulaciones espinosas marginales, los
mucho más frecuente en territorios ibero- capítulos tienen brácteas de patentes a
atlánticos. No hemos localizado mencio- erecto-patentes, casi glabras, no aracnoi-
nes anteriores para esta provincia deas, las superiores sobrepasando ligera-
mente a las flores. Todo ello nos separa
Atropa baetica Willk. estas poblaciones de las formas típicas de
CUENCA: 30TWK6754, Collados, Hoz del la especie, dominantes también en la zona
Tejo, 1200 m, cantil calizo, 8-VII-2003, A. estudiada, y se acerca más a la variante
Coronado (VAL 158627). meridional, que Boissier y Reuter deno-
Endemismo ibero-magrebí, con esca- minaron Kentrophyllum baeticum, y que
sas poblaciones en España, centradas en actualmente tiende a incluirse como su-
Andalucía y Castilla-La Mancha, conside- bespecie de Carthamus lanatus L.
rándose en ambos casos en peligro de
extinción (cf. DEVESA & ORTEGA, Dictamnus albus L.
2004: 497). Planta muy rara en el Sistema *CUENCA: 30TWK7670, Castillejo de la
Ibérico, apenas conocida más que de una Sierra, monte de la Dehesa, 1000 m, jaral, 12-
localidad de la Serranía de Cuenca (OR- VI-2003, A. Coronado (VAL 158687).
TIZ, 1984: 164) y un par más de Guada- Es planta de cuya presencia en la pro-
lajara (MAZIMPAKA, 1984: 223; OR- vincia no tenemos indicaciones recientes
TIZ, 1984: 164). fidedignas, aunque sí alguna cita muy
antigua, que pudiera corresponder a su
Bupleurum gerardi All. congénere D. hispanicus Webb, más xeró-
CUENCA: 30SWJ8792, Gabaldón, Cerro filo y de distribución iberolevantina, bas -
Tejar, 970 m, herbazal húmedo, 1-VII-2005, tante más extendido por la zona que esta
A. Coronado (VAL s/n). otra especie mesófila y eurosiberiana. De
Especie escasa en la provincia de todos modos, es muy probable que apa-
Cuenca, que sólo había sido indicada por rezcan más poblaciones, ya que sí se ha
LADERO & VELASCO (1978: 507) y recolectado recientemente en diversas
MATEO, FABREGAT & al. (1999: 39). localidades vecinas de Guadalajara (cf.
ARÁN & al., 2003: 92).
Carduus x aragonensis Devesa & Tala-
vera (assoi x paui) Juncus capitatus Weigel
CUENCA: 30TWK7871, Castillejo de la CUENCA: 30TXK7053, Sotos, Los Horca-
Sierra, pr. Los Arroyos, 1250 m, toba disgre- juelos, 1010 m, pinar de rodeno aclarado sobre
gada, 9-VI-2003, A. Coronado (VAL 158649). suelo arenoso, 5-VI-2004, A. Coronado (VAL
Planta descrita hace pocos años, de la 158917)
que sólo se conocían un par de citas pro- No parece muy frecuente en la provin-
vinciales, presentadas en la propuesta ori- cia, limitándose a medios silíceos con
ginal del taxón por DEVESA & TALA - bastante humedad estacional. Se había in-
VERA (1981: 108). dicado de las sierras de Valdemeca (G.
LÓPEZ, 1976) y Talayuelas (MATEO,
Carthamus lanatus subsp. baeticus 1983).
(Boiss. & Reut.) Nyman

29
Flora Montiberica 32 (2006)

Lepidium villarsii Gren. & Godr. Es planta rara en el Sistema Ibérico,


CUENCA: 30TWK7669, Castillejo de la que no habíamos detectado en la zona
Sierra, Pradillo Rodeno, 1050 m, quejigar indicada, una de las que creemos tener
sobre rodeno, 14-VI-2003, A. Coronado (VAL mejor prospectadas, ni tampoco encon-
158736). tramos indicaciones ajenas para la provin-
Bastante rara en esta provincia, donde cia.
había pasado desapercibida hasta hace
poco (cf. MATEO & ARÁN, 1996: 95 y Trifolium sylvaticum Gérard
MATEO & HERNÁNDEZ, 1999: 30), CUENCA: 30SXK5009, Talayuelas, paraje
alcanzando a presentarse en diversos de Las Lagunas, herbazal anual sobre arena
parajes húmedos de su mitad septentrio- silícea inundado en primavera, 900 m, 22-V-
nal. 2004, G. Mateo (v.v.).
Otro trébol raro para Cuenca, que
Orchis papilionacea L. menciona G. LÓPEZ (1976: 567) de los
*CUENCA: 30TWK7560, Zarzuela, subida arenales silíceos de Cañete-Boniches y
al Cerro Calera, 1190 m, vaguada en rodenal, también HERRANZ (1999: 100) de la zo-
24-V-2004, A. Coronado (v.v.). na de Valsalobre (ambos ut T. smyrnaeum
Se presenta bastante extendida por la Boiss.).
mitad meridional peninsular, sin que se
haya citado hasta ahora para Cuenca (cf. Vicia disperma DC.
CASTROVIEJO & al., 2005: 119), donde *CUENCA: 30TWK7345, Mariana, Prado
-en todo caso- debe resultar muy escasa. de la Dehesilla, 950m, claro arenoso de rode-
nal, 30-V-2004, A. Coronado (VAL 158860).
Rumex roseus Pese a ser planta extendida por buena
CUENCA: 30TWK7345, Mariana, Prado de parte de la Península, no se había
la Dehesilla, 950 m, cunetas arenosas, 30-V- mencionado en esta provincia (cf.
2004, A. Coronado (VAL 158861). CASTROVIEJO & al., 1999: 408), pese a
Escasa en la provincia, aunque más que en ella se encuentran abundantes
extendida de lo que hasta ahora se supo- nichos adecuados a sus exigencias.
nía, pues recientemente la indicábamos de
otras dos localidades alejadas (cf. ARÁN
& MATEO, 1999: 37; MATEO & BIBLIOGRAFÍA
ARÁN, 2000: 15).
ARÁN, V.J., A. ABIZANDA & G. MATEO
Senecio laderoi Pérez Morales & al. (2003) Acerca de tres plantas interesantes de
*CUENCA: 30TWK7756, Villalba de la Guadalajara: Biscutella alcarriae, Dictam-
Sierra, valle del río Villalba, 1000 m, juncales nus albus y D. hispanicus. Fl. Montib. 23:
ribereños, 16-VII-2003, A. Coronado (VAL 92-94.
158813). ARÁN, V. J. & G. MATEO (1999, 2001,
2003) Nuevos datos sobre la flora de la
No encontramos citas concretas de la
provincia de Cuenca, X, XIV y XVIII. Fl.
especie para Cuenca, aunque parece razo- Montib. 12: 33-39, 17: 24-30 y 23: 3-8.
nanble suponer que a ella corresponde al CASTROVIEJO, S. & al. (coord.) (1999-
menos parte de las citas clásicas bajo el 2005) Flora iberica, vols. 7(1) y 21. Real
nombre de S. doria. Jardín Botánico. CSIC. Madrid.
DEVESA, J.A. & A. ORTEGA (2004) Espe-
Trifolium retusum L. cies vegetales protegidas en España: plantas
*CUENCA: 30SXK5009, Talayuelas, paraje vasculares. Ministerio de Medio Ambiente.
de Las Lagunas, herbazal anual inundado en Organismo Autónomo Parques Nacionales.
primavera, 900 m, 22-V-2004, G. Mateo Madrid.
(v.v.).

30
G. MATEO & A. CORONADO: Nuevos datos sobre la flora de la provincia de Cuenca, XXII

DEVESA, J.A. & S. TALAVERA (1981) Re- MATEO, G. & M. L. HERNÁNDEZ (1998a,
visión del género Carduus (Compositae) en 1998b, 1999) Nuevos datos sobre la flora
la Península Ibérica e Islas Baleares. Public. de la provincia de Cuenca, V, VII y XI. Fl.
Univ. Sevilla. Montib. 8: 33-41, 10: 49-53, 13: 26-33.
HERRANZ, J.M. (1999) Notas corológicas so- MATEO, G., M. L. HERNÁNDEZ, S. TO-
bre el Sistema Ibérico meridional (España), RRES & A. VILA (1995) Nuevos datos
III. Anales Biol. 22 (Biol. Veg., 11): 85-96. sobre la flora de la provincia de Cuenca, I.
LADERO, M. & A. VELASCO (1978) Adi- Fl. Montib. 1: 33-37.
ciones a la flora de los Montes de Toledo. MATEO, G., O. MAYORAL & M. A. GÓ-
Anales Inst. Bot. Cavanilles 34(2): 497-519. MEZ SERRANO (2001, 2004) Nuevos
LÓPEZ, G. (1976) Contribución al estudio datos sobre la flora de la provincia de
florístico y fitosociológico de la Serranía de Cuenca, XVI y XXI. Fl. Montib. 19: 45-
Cuenca. Tesis doctoral. Universidad Com- 52; 27: 42-46.
plutense. Madrid. MATEO, G. & J.M. MORENO (2003, 2004)
MATEO, G. (1983) Estudio sobre la flora y Nuevos datos sobre la flora de la provincia
vegetación de las sierras de Mira y Tala- de Cuenca, XIX y XX. Flora Montib. 23:
yuelas. ICONA. Madrid. 25-28, 26: 3-6.
MATEO, G. & V. J. ARÁN (1996a, 1996b, MATEO, G., J. M. PISCO, A. MARTÍNEZ &
1998, 2000, 2001, 2002) Nuevos datos so- F. MARÍN (1999) Nuevos datos sobre la
bre la flora de la provincia de Cuenca, III, flora de la provincia de Cuenca, VIII. Fl.
IV, VI, XII, XV y XVII. Fl. Montib. 3: 92- Montib. 11: 9-11.
96, 4: 32-37, 9: 28-36, 16: 10-18, 18: 45- MAZIMPAKA, V. (1984) Contribución al es-
50 y 20: 1-5. tudio de la flora y vegetación de la cuenca
MATEO, G., V. J. ARÁN, M. A. GÓMEZ - del Alto Tajo: tránsito Alcarria-Sistema Ibé-
SERRANO & O. MAYORAL (2001) rico (provincia de Guadalajara). Tesis doc-
Nuevos datos sobre la flora de la provincia toral. Universidad Complutense. Madrid.
de Cuenca, XIII. Fl. Montib. 17: 3-10. ORTIZ VALBUENA, A. (1984) A propósito
MATEO, G., C. FABREGAT & S. LÓPEZ de la presencia de Atropa baetica Willk. en
(1996) Nuevos datos sobre la flora de la la provincia de Cuenca. Anales Jard. Bot.
provincia de Cuenca, II. Fl. Montib. 2: 72- Madrid 41(1):161-165.
74. PASTOR, J. & B. VALDÉS (1983) Revisión
MATEO, G., C. FABREGAT, S. LÓPEZ & F. del género Allium (Liliaceae) en la penínsu-
MARÍN (1999) Nuevos datos sobre la flora la Ibérica e Islas Baleares. Public. Univ.
de la provincia de Cuenca, IX. Fl. Montib. Sevilla.
11: 38-43.
(Recibido el 15-I-2006)

31
Flora Montiberica 32: 32-38 (V-2006)

RECATALOGACIÓN DE VELLA LUCENTINA M.B. CRESPO


(CRUCIFERAE) SEGÚN LAS CATEGORÍAS UICN (2001)

Manuel B. CRESPO, María Ángeles ALONSO, Ana JUAN,


Mario MARTÍNEZ AZORÍN & Fernando MARTÍNEZ FLORES

CIBIO, Instituto de la Biodiversidad, Universidad de Alicante.


Apartado 99. E-03080 Alicante. Correo-e: crespo@ua.es

RESUMEN: Vella lucentina es un endemismo del centro de la provin-


cia de Alicante que habita en matorrales esteparios calcícolas, bajo bioclima
termomediterráneo semiárido. Su fragmentada área de ocupación apenas alcan-
za tres kilómetros cuadrados y se encuentra sometida a una fuerte presión an-
trópica, por lo que hasta el momento se tiene como especie “vulnerable” (VU),
según las categorías de amenaza de la UICN. Sin embargo, últimamente se ha
constatado una merma en la calidad de su hábitat y la desaparición de algunos
núcleos poblacionales secundarios, a causa a actividades urbanísticas que ame-
nazan a las restantes poblaciones. Los trabajos que se vienen realizando en los
últimos meses sobre la biología de la conservación de este endemismo han
ofrecido nuevos y alarmantes datos que aconsejan proponer su urgente recata-
logación como especie “amenazada” (EN).

SUMMARY: Vella lucentina is endemic to the Thermomediterranean


semiarid territories of the central areas of Alicante province (SE of Spain),
where it grows in calcicolous steppic bushes. Its fragmented occupation area
extends about three square kilometres in which V. lucentina endures a strong
human pressure, which led to consider it as “vulnerable” (VU) according to the
IUCN categories. Recently, however, both a dramatic decrease in the habitat
quality and the destruction of several secondary subpopulations occurred,
mainly due to building activities which are also threatening the remaining sub-
populations. Studies we are carrying out on the conservation biology of this
endemic have reported new and alarming data which suggest labelling it as
“endangered” (EN).

INTRODUCCIÓN litorales con bioclima termomediterráneo


semiárido (CRESPO, 1992).
Vella lucentina M.B. Crespo (“boja Sus poblaciones se localizan en tres
groga”) es un pequeño arbusto endémico áreas principales –Bec de l’Àguila (Mu-
del centro de la provincia de Alicante, que chamiel-San Vicente del Raspeig), Los
crece en matorrales calcícolas esteparios, Garroferos-l’Alcoraia (Monforte del Cid-
sobre sustratos margosos secos de áreas Alicante) y Sª de los Tajos (Alicante)–,

32
M.B. CRESPO & al.: Recatalogación UICN de Vella lucentina

Fig. 1.- Localización de las poblaciones de Vella lucentina en la provincia de Alicante.

con algunos núcleos menores residuales de la UICN (2001), ya que de lo contrario


(Fig. 1). El exiguo territorio que ocupan su continuidad puede verse seriamente
se sitúa en un área muy poblada, próxima comprometida.
a la capital alicantina, y con una fuerte
presión urbanística, que pone en serio
peligro la supervivencia a medio plazo de MATERIAL Y MÉTODOS
esta planta.
Desde su hallazgo en 1991, se viene Los censos se han realizado mediante
realizando un seguimiento anual de la estudio directo en el campo y estimación,
evolución de las poblaciones, que permi- por cuartiles, del total poblacional.
tió catalogarla como “vulnerable” –VU– Los riesgos y amenazas, e inferencias
(LAGUNA & CRESPO, 1996), categoría derivadas de ellos, se han valorado tras el
que se ha mantenido hasta la actualidad seguimiento continuado de la evolución
(cf. LAGUNA & al., 1998; VV. AA., de las poblaciones desde 1991.
2000; BAÑARES & al., 2003). Sin em- Las autorías de los táxones menciona-
bargo, en los últimos años se ha constata- dos en el texto corresponden, si no se
do una alarmante merma en la calidad de indica explícitamente, a las que se reco-
su hábitat y la desaparición de algunos gen en MATEO & CRESPO (2003). Las
núcleos poblacionales, debido a activida- autorías de los sintáxones coinciden con
des que amenazan también a las restantes las indicadas por RIVAS-MARTÍNEZ &
poblaciones. al. (2001, 2002).
Por todo ello, se presentan aquí nue- Los diecisiete pliegos testigo de las
vos datos que aconsejan recatalogar ur- localidades conocidas se encuentran de-
gentemente este interesante endemismo positados en el herbario ABH (Universi-
alicantino de acuerdo con las categorías dad de Alicante).

33
Flora Montiberica 32 (2006)

RESULTADOS Y DISCUSIÓN lada; el superior (rostro) 5-7 × 2-4 mm (en


su base, de anchura similar a la del artejo
1. Morfología y relaciones valvar), estéril, comprimido, lingüiforme,
Arbusto inerme, de hasta 50 cm (rara agudo y glabro. Semillas 0-1 en cada
vez mayor), setoso-híspido y muy ramifi- lóculo (a menudo con sólo una semilla
cado desde la base. Hojas 10-25 × 1-3 por fruto), 1,5-2,5 × 1 mm, cilíndricas,
mm, alternas, enteras, lineares, muy agu- pardo-rojizas, con un ala vestigial casi
das, laxamente híspidas, con setas erecto- inapreciable; cotiledones conduplicados;
patentes de 0,4-0,8 mm. Racimos largos, 2n = 34 (CRESPO, 1992).
con hasta 20 flores. Pedicelos 1-2 mm, a Especie bien diferenciada morfológi-
veces algo mayores en la fructificación. camente y muy homogénea en sus carac-
Sépalos 5-7 mm, erectos, algo concres- teres (Fig. 2). El color de los pétalos pre-
centes en su parte media; los laterales un senta una cierta variabilidad, de manera
poco gibosos en la base, y todos tardía- que en una misma población puede obser-
mente caducos (llegan a permanecer du- varse una gradación casi continua que va
rante las fases iniciales de la maduración de un amarillo intenso a un amarillo páli-
del fruto). Pétalos 14-17 mm –con limbo do, sin que puedan establecerse correla-
de 5-6 mm y uña filiforme de 10-11 mm–, ciones entre dicha variación y otros facto-
de color amarillo o amarillo pálido, con res. Igualmente, la anchura de la base del
venas parduscas o violáceas. Estambres rostro puede variar, de modo que su con-
internos soldados dos a dos por sus fila- torno puede presentarse de estrechamente
mentos. Fruto en silícula, con dos artejos lingüiforme a anchamente oval-agudo.
bien diferenciados; el inferior 4-5 mm, Sus relaciones filogenéticas han sido es-
elipsoidal, bilocular, dehiscente por dos tudiadas recientemente en el ámbito de la
valvas cortas, convexas y endurecidas, subtribu Vellinae (CRESPO & al., 2000;
laxamente setoso-híspidas, con tres ner- CRESPO & al., 2005), habiéndose de-
vios longitudinales bien marcados y con mostrado que evolutivamente su taxon
nervadura secundaria muy notoria, reticu- hermano es V. castrilensis Vivero & al.,

Fig. 2.- Aspectos morfológicos de Vella lucentina. A la izquierda, hábito general de la planta en
floración (abril de 1999). En el centro, detalle de una rama florífera con frutos incipientes. A la
derecha, fruto inmaduro con su típico rostro lingüiforme. Fotos M.B. Crespo y F. Martínez Flores.

34
M.B. CRESPO & al.: Recatalogación UICN de Vella lucentina

endemismo recientemente descrito de la altos contenidos en óxidos de hierro


Sierra de Castril (Jaén-Granada). (ocres). Se presentan entre 200 y 600 m
de altitud, en calcisoles de potencia varia-
2. Biología, ecología y fitosociología ble, en general moderada; pero en ocasio-
Se trata de una especie hermafrodita, nes, y de modo muy puntual, puede en-
básicamente alógama, aunque facultati- contrarse en litosoles cálcicos.
vamente puede comportarse como autó- Vella lucentina participa de modo óp-
gama. No se conocen mecanismos de timo en los matorrales seriales termome-
reproducción vegetativa. diterráneo-semiáridos alicantinos de la
Su floración abarca desde marzo hasta asociación fitosociológica Stipo tenacis-
principios de mayo, y depende muy direc- simae-Sideritidetum leucanthae O. Bolòs
tamente de las condiciones climáticas de 1957 (Thymo moroderi-Sideritidion leu-
cada temporada. Cuando el invierno no es canthae O. Bolòs 1957 corr. Alcaraz, T.E.
excesivamente seco ni muy frío, las plan- Díaz, Rivas-Martínez & P. Sánchez 1989,
tas florecen de un modo espectacular. Anthyllidetalia terniflorae Rivas Goday,
Aunque el máximo se produce en la se- Rigual, Esteve, Borja & Rivas-Martínez
gunda quincena de marzo, la floración in Rivas Goday & Borja 1961 em. Alca-
comienza temprano, a finales del invierno raz & Delgado 1998, Rosmarinetea Ri-
(principios de marzo) y se prolonga hasta vas-Martínez, T.E. Díaz, F. Prieto, Loidi
mediados de la primavera (comienzos de & Penas 2002), y en la serie murciano-
mayo). Sus principales polinizadores son Almeriense semiárida termomediterránea
himenópteros (abejas y abejorros), dípte- del lentisco (Chamaeropo humilis-Rham-
ros (sírfidos) y lepidópteros (ápidos); aun- neto lycioidis-Sigmetum). No obstante,
que con seguridad los más fieles y efi- presenta un claro carácter pionero, pu-
cientes son las abejas. diendo colonizar fácilmente terrenos re-
Fructifica en tasas muy elevadas movidos, bordes de camino e incluso an-
(<90%), produciendo numerosos frutos tiguos campos de cultivo, donde participa
desde abril –en su mayoría con una sola en comunidades subnitrófilas.
semilla–, que se encuentran completa-
mente maduros a finales de junio. Un 3. Distribución
buen número de ellos permanece, sin Su área de ocupación está altamente
abrirse, sobre la planta madre hasta fina- fragmentada, y en conjunto no supera 3
les de octubre. Las semillas son dispersa- km2, desigualmente distribuidos en tres
das principalmente por hormigas. Pese a áreas principales –Bec de l’Àguila (San
que la germinación de las semillas es Vicente del Raspeig-Muchamiel), Los
abundante y se establecen multitud de Garroferos-l’Alcoraia (Alicante) y Sª de
plántulas tras los períodos de lluvias, el los Tajos (Alicante)–. Éstas se incluyen
reemplazo es muy bajo (<5%), debido a la en 15 cuadrículas UTM de 1 km2, dentro
elevada mortalidad que se produce por la de 30SYH04, YH05, YH15, e YH16. Su
prolongada sequía estival (a menudo área afecta en parte a los municipios de
superior a 6 meses). Estas observaciones Alicante, Jijona, Monforte del Cid, Mu-
coinciden con los datos aportados por chamiel y San Vicente del Raspeig.
GRAS & al. (2002), básicamente para el
núcleo de l’Alcoraia. 4. Poblaciones y censos
Las poblaciones conocidas habitan El total poblacional estimado, a partir
substratos calcáreos básicos, sobre todo de las observaciones de campo, se sitúa
calizas y margas del Cenomaniense (Cre- alrededor de 6500 ejemplares, con una
tácico inferior), muy tectonizadas y con densidad estimada en 30-40 individuos

35
Flora Montiberica 32 (2006)

Fig. 3.- Principales riesgos que sufren las poblaciones de Vella lucentina. A la izquierda, imagen
del campo de golf próximo a Orito, cuyo entorno está siendo transformado para la construcción
de zonas residenciales. A la derecha, reciente construcción de viales (septiembre de 2005) en las
inmediaciones de l’Alcoraia, a consecuencia de la cual se ha eliminado más de la mitad del prin-
cipal núcleo poblacional conocido de la especie. Fotos: “Alenda Golf” (web) y M.B. Crespo.

por 100 m2. La población de Los Garrofe- cia; se cultivan ejemplares vivos en el
ros-l'Alcoraia era, hasta septiembre de citado Jardí Botànic; y se ha establecido
2005, quizá la más numerosa, con cerca el protocolo para su propagación in vitro
de 6000 individuos; pero recientes obras (LLEDÓ & al., 1995). Asimismo, entre
de ampliación de viales y construcción de las actuaciones in situ destaca el estable-
urbanizaciones junto al campo de golf cimiento de “microrreservas de flora” en
“Alenda” han mermado su efectivo total, el entorno del Bec de l’Àguila.
hasta situarlo en unos 2500 individuos. La Actualmente, en el CIBIO (Instituto
población Penyes Roges-Bec de l'Àguila de la Biodiversidad) de la Universidad de
es ahora la más numerosa, con unos 3800 Alicante se trabaja en el análisis de su
individuos, y se mantiene bastante estable variabilidad genética poblacional, para
desde su descubrimiento en 1991. Final- modular, si es preciso, futuras actuaciones
mente, la población de Sª de los Tajos es de conservación de este endemismo, que
la más reducida, con un efectivo cercano a deberían centrarse en la creación de nue-
200 individuos, y en una situación geo- vas áreas de protección y estudio, y en la
gráfica intermedia entre los núcleos prin- recolección selectiva de semillas de todas
cipales anteriores. las subpoblaciones conocidas.

5. Estado de conservación 6. Amenazas


Afortunadamente, Vella lucentina es El uso agropecuario a que tradicio-
uno de los muchos endemismos valencia- nalmente se ha sometido el Campo de
nos sobre los que se han establecido me- Alicante, territorio donde se sitúan las
didas de conservación variadas. Entre las poblaciones conocidas de Vella lucentina,
actuaciones ex situ, se han depositado era el principal factor de riesgo que venía
semillas en los bancos de germoplasma de actuando sobre sus poblaciones. Básica-
la ETS de Ingenieros Agrónomos de la mente la transformación de zonas rústicas
Universidad Politécnica de Madrid y en el en cultivos de secano y el sobrepastoreo
Jardí Botànic de la Universitat de Valèn- de los matorrales –que puede ser desastro-

36
M.B. CRESPO & al.: Recatalogación UICN de Vella lucentina

TABLA 1: CRITERIOS UICN UTILIZADOS PARA LA CATALOGACIÓN


DE VELLA LUCENTINA.

Catalogación anterior (1996) Situación actual (2005)


Criterio
−criterios UICN 1994− −criterios UICN 2001−
• Reducción inferida del área de ocupa- • Reducción proyectada del área
A ción ≥20% en 10 años. de ocupación ≥50% en 10 años.
• Área fragmentada, y presente en diez • Área fragmentada, y presente en
o menos localidades. cinco o menos localidades.
B • Declinación continua, proyectada en • Disminución continua, proyecta-
su área de ocupación. da para todas las poblaciones.
• Menos de 10000 individuos y en
C ⎯
declinación continua estimada ≥10%.
• Área de ocupación menor de 100 km2
D ⎯
y en menos de 5 localidades.
E ⎯ ⎯
Resumen VU (A1c, A2c, B1+ B2c, C1, D2) EN A3c+4ac; B1+2ac(i, ii, iii, iv, v)

so para el paisaje en territorios semiáridos CONCLUSIONES


como el centro y sur de Alicante– eran las
actividades que más la amenazaban. Existen evidencias para creer que las
Sin embargo, en los últimos cinco poblaciones de Vella lucentina sufrirán
años, el territorio donde habita este ende- una drástica reducción en breve plazo
mismo está sufriendo una fuerte y cre- (Tabla 1), lo que obliga a recatalogarla
ciente presión antrópica, principalmente como EN A3c+4ac; B1+2ac(i, ii, iii, iv, v)
derivada de actividades urbanísticas (e.g., según las categorías de amenaza de la
campos de golf y urbanizaciones asocia- UICN (2001). Por suerte, desde hace años
das, ampliación de vías de comunicación, vienen realizándose acciones de diversa
actividad agropecuaria, etc.) que están índole que garantizan la continuidad de
cambiando acelerada e irreversiblemente este endemismo (LAGUNA & al., 1998).
el paisaje del entorno de la capital alican- No obstante, para asegurar definitivamen-
tina (Fig. 3). Dichas actividades han pro- te la conservación de la mayor diversidad
vocado recientemente la desaparición de genética de la especie son todavía necesa-
algunas poblacionales, como la de Loma rias actuaciones adicionales, como la
Pedrera (Monforte del Cid). En esta línea, declaración de nuevas microrreservas de
el nuevo campo de golf proyectado en el flora en la zona de les Penyes Roges y la
Pla del Savinar (San Vicente del Ras- recolección de semillas de todas las sub-
peig), junto con las transformaciones poblaciones y su inclusión en bancos de
urbanísticas ligadas a éste, pueden poner germoplasma, por separado y debidamen-
en serio peligro al núcleo de Penyes Ro- te etiquetadas según su procedencia.
ges-Bec de l’Àguila, actualmente el re- Finalmente, conviene destacar que el
ducto más importante de esta especie. caso de Vella lucentina es un claro ejem-
Por ello, de continuar la tendencia ob- plo de lo que puede ocurrir a muy corto
servada se prevé una severa y rápida dis- plazo a muchos endemismos de áreas
minución (>50%) del área de ocupación litorales, donde los constantes e irreversi-
de la especie en los próximos diez años, bles cambios en los usos del suelo están
que de no ser corregida con urgencia eliminando paulatinamente –y de modo
podría llevarla al borde de la extinción. casi imperceptible– sus antaño abundantes

37
Flora Montiberica 32 (2006)

poblaciones. Por ello, deben revisarse con LAGUNA, E. & M. B. CRESPO (1996).
periodicidad los planes de gestión de Asignación de las nuevas categorías UICN
nuestros endemismos para garantizar su a la flora endémica de la Comunidad Va-
persistencia a medio y largo plazo. lenciana. Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. Tomo
Extraord. 125 Aniversario: 385-387.
LAGUNA, E., M. B. CRESPO, G. MATEO,
Agradecimientos: Este trabajo se ha S. LÓPEZ UDIAS, C. FABREGAT, L.
realizado parcialmente en el marco del SERRA, J. J. HERRERO-BORGOÑÓN, J.
proyecto “Atlas y libro de la flora vascu- L. CARRETERO, A. AGUILELLA & R.
lar amenazada de España”, 2ª fase (ref. FIGUEROLA (1998). Flora endémica rara
UA, TRAGSA2-05PA). o amenazada de la Comunidad Valenciana.
Colecc. Biodivers. 1. 443 pp. Valencia.
LLEDÓ, M. D., M. B. CRESPO & J. B. DEL
AMO (1995). In vitro multiplication of Ve-
BIBLIOGRAFÍA lla lucentina M.B. Crespo (Brassicaceae),
a Spanish threatened endemic species. In
BAÑARES, A., G. BLANCA, J. GÜEMES, J. Vitro Cell. Dev. Biol. Plant 31: 199-201.
C. MORENO & S. ORTIZ (eds.) (2003). MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003). Ma-
Atlas y libro rojo de la flora vascular nual para la determinación de la flora va-
amenazada de España. 1072 pp. Dirección lenciana. 3ª ed. Monogr. Fl. Montiber. 4.
Gral. Conservación de la Naturaleza. Ma- Alicante-Valencia.
drid. RIVAS-MARTÍNEZ, S., F. FERNÁNDEZ-
CRESPO, M. B. (1992). A new species of GONZÁLEZ, J. LOIDI, M. LOUSÃ & A.
Vella L. (Brassicaceae) from the south- PENAS (2001). Syntaxonomical checklist
eastern part of the Iberian Peninsula. Bot. of vascular plant communities of Spain
J. Linn. Soc. 109: 369-376. and Portugal to association level. Itinera
CRESPO, M. B., M. D. LLEDÓ, M. F. FAY Geobot. 14: 5-341.
& M. W. CHASE (2000). Subtribe Velli- RIVAS-MARTÍNEZ, S., T. E. DÍAZ, F.
nae (Brassiceae, Brassicaceae): a com- FERNÁNDEZ-GONZÁLEZ, J. IZCO, J.
bined analysis of ITS nrDNA sequences LOIDI, M. LOUSÃ & Á. PENAS (2002).
and morphological data. Annals of Botany Vascular plant communities of Spain and
(London) 86: 53-62. Portugal. Addenda to the syntaxonomical
CRESPO, M. B., S. RÍOS, J. L. VIVERO, J. checklist of 2001. Itinera Geobot. 15: 5-
PRADOS, E. HERNÁNDEZ-BERMEJO. 922.
& M. D. LLEDÓ (2005). A new spineless UICN (2001). Categorías y criterios de la lista
species of Vella (Brassicaceae) from the roja de la UICN: Versión 3.1. Comisión de
high mountains of south-eastern Spain. Supervivencia de Especies de la UICN.
Bot. J. Linn. Soc. 149: 121-128. Gland (Suiza) y Cambridge (Reino Uni-
GRAS, M. J., J. RAVENTÓS, A. BONET & do).
D. A. RAMÍREZ (2002). Análisis pluries- VV. AA. (2000). Lista roja de la Flora Vascu-
calar de los patrones de distribución espa- lar Española (valoración según categorías
cial del endemismo alicantino Vella lucen- UICN). Conserv. Veg. 6 (extra): 11-38.
tina M.B. Crespo (Brassicaceae) e impli-
caciones sobre su conservación. Geogra-
phicalia 42: 93-112. (Recibido el 30-I-2006)

38
Flora Montiberica 32: 39-50 (V-2006)

ALGUNOS TAXONES NUEVOS DEL GÉNERO OPUNTIA MILL.


EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

Daniel GUILLOT ORTIZ* & Piet Van DER MEER **


*C/. La Pobleta 7. 46118, Serra (Valencia). España. dguillot@eresmas.com
**Camino Nuevo de Picaña sn, 46014, Picaña (Valencia). España.

RESUMEN: Citamos seis taxones nuevos para la flora valenciana pertenecientes al


género Opuntia Mill.: O. cholla Web, O. lasiacantha Pfeiff., O. microdasys cv. “Ala
de Angel”, O. microdasys var. minor f. undulata Hort., O. monacantha var. variegata
Coll. y O. schumannii Web, y ampliamos el área de distribución de los taxones: O.
leucotricha DC., O. imbricata var. cardenche (Griff.) Bravo y O. stricta var. stricta.

ABSTRACT: We cite six new taxa to the valencian flora, that belongs to the
Opuntia Mill. genus: Opuntia cholla Web, O. lasiacantha Pfeiff., O. microdasys cv.
“Ala de Angel”, O. microdasys var. minor f. undulata Hort., O. monacantha var.
variegata Coll. and O. schumannii Web, and three known taxa: O. leucotricha DC., O.
imbricata var. cardenche (Griff.) Bravo and O. stricta var. stricta.

INTRODUCCIÓN nas especies introducidas y naturalizadas


en otras regiones del planeta (PINKAVA,
La flora autóctona valenciana, debido in MORIN, 1999; 2004). Algunas inte-
principalmente al fuerte impacto urbanís- gran subgéneros endémicos de América
tico, y el gran desarrollo de la jardinería, del Norte o Sur; otros subgéneros, como
está sometida a la influencia de un gran Opuntia, crecen en toda América (BRA-
número de taxones citados como invaso- VO-HOLLIS, 1978). En la cuenca del
res en otras zonas del planeta. Entre estos Mediterráneo y en Australia, los represen-
encontramos el género Opuntia Mill, del tantes de este género llevados desde Amé -
que citamos, en este artículo, varios taxo- rica, se han adaptado y propagado amplia-
nes nuevos, naturalizados o escapados de mente.
cultivo en la provincia de Valencia, junto Algunos autores presentan el género
con otros ya conocidos, de los que am- Cylindropuntia (Engelm.) Knuth como in-
pliamos su área de distribución, presen- dependiente de Opuntia. El género Cylin-
tando algunos carácter invasor. dropuntia (ANDERSSON, 2001), subgé -
nero para otros autores, cuenta con cerca
Corología del género: El género de 35 especies, distribuidas por el SW y C
Opuntia cuenta con cerca de 150 especies -S de Estados Unidos, México, Indias Oc-
cidentales, introducido en Sudamérica
salvajes en Norteamérica, México, Indias
Occidentales, Sudamérica; estando algu-

39
Flora Montiberica 32 (2006)

(Chile, Ecuador y Perú) y Sudáfrica, y yendo O. rosea DC., O. cilindrica DC., y


ampliamente cultivado. O. imbricata DC.; sect. Divaricatae con 4
taxones, de artículos linear-lanceolados;
Morfología: Desde el punto de vista sect. Grandispinosae, de artículos compri-
morfológico, el género está compuesto midos subovados, con 12 taxones; sect.
por plantas arborescentes, arbustivas o Parvispinosae, acaule, con 13 taxones, y
rastreras, simples o cespitosas, con tronco la sect. Tenuilobae, con artículos plano-
bien definido o con ramas desde la base, membranáceos, que cuenta con un taxón,
erectas, extendidas o postradas. Artículos O. brasiliensis (Willd.) Haw.
globosos, claviformes, cilíndricos o apla- CURTIS (in MOTTRAM, 1991), re-
nados, muy carnosos o leñosos. Limbo de pasa en parte la historia del género, indi-
las hojas pequeño, cilíndrico, carnoso, cando que “Mr Haworth, en su sinopsis de
muy pronto caduco; aréolas axilares, con plantas suculentas, ha retomado el viejo
espinas, pelos, glóquidas y en ocasiones género de Cereus, y Opuntia, que Linneo
glándulas; espinas solitarias o en grupos, unió con Cactus. Este autor se adhiere a la
de sección redondeada o aplanada, desnu- división linneana del género en secciones,
das o con vainas papiráceas, de colores fácilmente diferenciadas por su hábito. In-
variados; glóquidas en general numerosas, dica, además, que “Lamarck y Candolle
naciendo en la parte superior de la aréola. consideran todas las opuntias como una
Flores generalmente hermafroditas, usual- sola especie que consta de muchas varie-
mente una en cada aréola; ovario ínfero, dades…”.
con una cavidad y muchos óvulos, rodea- En el siglo XX, BRAVO-HOLLIS
do de un pericarpelo de origen axial, más (l.c.) distingue 5 subgéneros: Cylindro-
o menos tuberculado cuyas aréolas llevan puntia, Grusonia, Corynopuntia, Opuntia
pequeñas brácteas caducas, glóquidas y y Stenopuntia. BRITTON & ROSE (l.c.),
espinas más o menos numerosas o ausen- distinguen: Cylindropuntia, Tephrocactus
tes; perianto regular, segmentos exteriores y Platyopuntia. ANDERSSON (l.c.) in-
del perianto verdes o más o menos colo- dica Cylindropuntia, como un género, que
ridos, gradualmente en transición con los fue descrito como un subgénero de Opun-
segmentos interiores del perianto, éstos tia en 1856 por Engelmann (cf. AN-
extendidos y de color amarillo, anaranja- DERSSON, l.c.), habiendo sido elevado
do, rojo hasta purpúreo; estambres nume- al nivel de género en 1935 por KNUTH
rosos, mucho más cortos que los pétalos, (cf. ANDERSSON, l.c.), siendo su princi-
frecuentemente sensitivos, estilo único, pal característica la presencia de vainas
grueso, lóbulos del estigma cortos. Fruto papiráceas en las espinas, eventualmente
en baya, seco o jugoso, espinoso o desnu- caedizas. Este autor (cf. WIJNSTEKERS,
do, globoso, ovoide hasta elíptico, a me- 2004) dentro de la subfamilia Opuntiaoi-
nudo comestible. Semillas rodeadas de un dea de la familia Cactaceae, acepta nu-
arilo grueso, duro y blanco; embrión cur- merosos géneros en los que se incluyen
vo, cotiledones grandes. El hábito y la antiguos taxones pertenecientes al género
forma del tallo es muy variable, aunque la Opuntia, como el citado Cylindropuntia
estructura floral, con algunas variaciones, (Engelm.) Knuth, Grusonia Reichenb. ex
es la misma. Britton & Rose, Opuntia, Pereskiopsis
Britton & Rose, Quiabentia Britton &
Taxonomía: Desde el punto de vista Rose, Tacinga Britton & Rose, Tephro-
taxonómico, De CANDOLLE (1828) di- cactus Lemaire etc.
vidió el género en 5 secciones: sect. Cy-
lindraceae, con tallos cilíndricos, inclu-

40
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Novedades del género Opuntia en la Comunidad Valenciana

Aspectos históricos: Desde el punto de curassavica, O. spinosisima, O. horrida,


vista histórico en Europa, en el siglo XVI O. dillenii, O. tuna, O. polyantha y O.
llegan las primeros ejemplares de Opuntia. vulgaris, al menos tres de ellas actual-
Laguna (cf. FONT QUER, 1993), ya mente naturalizadas en la Península y en
citaba a la especie O. ficus-indica como la provincia de Valencia.
habitando en Italia: “De pocos años acá se En el siglo XIX, WILLKOMM (1880)
halla en Italia una planta llamada higuera cita cinco especies naturalizadas: O. vul-
de la India, la cual, en lugar de ramos garis, O. cochinillifera, O. tomentosa, O.
produce a manera de palas, unas hojas tuna, y O. dillenii. Posteriormente, WILL-
muy anchas y gruesas, encaramadas y KOMM (1893) cita O. maxima (ut O.
enjeridas unas sobre otras… El fruto de amyclaea Ten.) en Cádiz, Sanlúcar y en
aquesta planta es a manera de breva, muy Jerez, indicando además, como naturali-
dulce y muy desábrido… Hallase por la zado otra cactácea, Cereus triangularis
experiencia que admirablemente sueldan Mill. en muros de la Sierra Alhamilla y en
las recientes heridas”. Sin embargo, el Cabo de Gata (Almería). COLMEIRO
MATTIOLI (cf. FONT QUER, l.c.) no (1846) indica tres taxones naturalizados:
nos da indicios de la presencia de esta O. dillenii, O. ficus-indica y O. vulgaris,
especie en Italia. La importancia de estos destacando que el primero de éstos “se
taxones era debida a que el tinte tradicio- encuentra de cuando en cuando entre las
nalmente utilizado en los talleres textiles opuntias comunes que crecen como es-
europeos para obtener el rojo, procedía de pontáneas en toda la costa”. Posterior-
la cochinilla, un colorante de gran valor mente, COLMEIRO (1885-89), indicó 7
durante la época colonial dado que este especies naturalizadas: O. dillenii, O. tu-
color, presente en los mantos de los reyes na, O. cochenillifera, O. ficus-indica, O.
y en las vestiduras de los dignatarios tomentosa, O. amyclaea y O. vulgaris.
eclesiásticos, era uno de los símbolos del COSTA (1877) indicó O. ficus-indica co-
poder. mo espontánea y cultivada en muchos
En el siglo XIX son numerosos los ta- puntos del litoral catalán, estando casi
xones cultivados como ornamentales en naturalizadas O. tomentosa y O. dillenii:
Europa. JAUME (1825) cita en Provenza “otras muchas se cultivan en jardines, lo
Cactus opuntia “Este arbusto varia en mismo que especie de Cereus, de Mam-
cuanto a su porte; así los cultivadores millaria, Echinocactus, Echinopsis etc.”.
distinguen numerosas variedades”. VIL- PUERTA (1876) indica que Cactus
MORIN & al. (1871-73) indican 16 como opuntia “se halla muy extendida en Es -
cultivadas en Francia, correspondiendo 6 paña en el este y el mediodía. También se
de estas a las especies naturalizadas en la halla en España espontánea en algunas
Península Ibérica. partes el C. ficus-indica L. (Oputia ficus-
A mediados del siglo XVIII, el botá- indica Haw.) dándola los mismos nom-
nico español J. QUER (cf. FONT QUER, bres vulgares; y se cultivan para la cría de
l.c.), afirmaba que las chumberas eran la cochinilla el C. coccine-llifer L. (Opun-
muy comunes en las costas del Mediterrá- tia coccinellifera Mill.), y el C. tuna L.
neo, como en Cataluña, Valencia, Murcia (O. tuna Mill.). En los jardines se cultivan
y Andalucía, donde vegetaba según este varias cactáceas exóticas, tales son Cereus
autor “Como en su propia patria, de tal serpentinus Lag., llamada flor del cuerno;
manera que se formaban árboles”. CU- Echinocactus multiplex ó reina del bos-
TANDA & AMO (1848) indicaron que en que; Epiphyllum speciosum Haw. ó pluma
las cercanías de Madrid o en los jardines de Santa Teresa etc.”. CORTÉS (1885)
de la corte eran cultivadas las especies: O.

41
Flora Montiberica 32 (2006)

indica como cultivados 37 taxones del gé - Trabajos recientes amplían el número


nero. de taxones citados por estos autores: GUI-
En los siglos XVIII y XIX, el género LLOT & MEER (2001, 2003, 2004a) in-
es ampliamente representado en diversas dican en la Comunidad Valenciana, junto
obras pictóricas, lo que podemos observar con otros citados anteriormente, diez ta-
en diversas litografías recogidas por xones nuevos: O. brasiliensis (Willd.)
FREIXA (1993) y SOLER (1994). Por Haw., O. diademata Lemaire cv. “Iner -
ejemplo, F. Carter, entre los años 1772 y mis”, O. leucotricha DC., O. microdasys
1777, en su obra “Plantación de naranjos (Lehm.) Pfeiff., O. pycnacantha Engelm.,
cerca de Gibraltar”, representa, como un O. linguiformis Griff., O. rufida var. tor-
elemento del paisaje, un ejemplar de tiflora Anthony, O. imbricata var. carden-
Opuntia y un ejemplar de Agave ameri- che (Griff.) Bravo, O. spinosior (Engelm.)
cana var. marginata. En su obra “Vista Toumey y O. x occidentalis Engelm. &
sudeste de los baños de los Hardales”, Bigelow, mientras LAGUNA & MATEO
aparece representado un ejemplar. Bera- (2001), indican tres taxones nuevos: O.
mendi, en los años 1793-94, en la “Vista microdasys var. albispina Fobe, O. cilin-
de Elche”, representa las afueras de esta drica Lam., y O. tunicata (Lehm.) Link &
ciudad y el cauce del río Vinalopó, con Otto. Junto a estas especies citadas, ha
numerosos ejemplares. G. Vivian y L. sido descrito un nuevo taxón: O. x elisae
Hage, en 1838, en su obra “Alcazaba de D. Guillot (GUILLOT & MEER, 2004 b)
Málaga”, muestran un jardín de plantas y se ha establecido en la Comunidad Va-
crasas con ejemplares de este taxón junto lenciana el área de distribución de otros
a otras especies. Los hermanos Rovargue, dos: O. ficus-indica. f. amyclaea (Ten.)
en 1852, en la obra “Vista del Vinalopó a Schele y O. ficus-indica f. ficus-indica.
su paso por Elche”, donde se muestra el Recientemente SANZ-ELORZA & al.
cauce del Vinalopó, representan en sus (2004), junto a otros taxones ya citados,
márgenes ejemplares de este taxón junto a indican dos nuevos para la Península: O.
A. americana var. americana. Por último, huajuapensis Bravo y O. engelmannii
C. Goebel, en su obra “Vista de Alicante Salm-Dyck en la provincia de Tarragona.
en el último tercio del siglo XIX”, repre-
senta un camino en las afueras de la ciu- Aspectos biológicos: Desde el punto
dad con numerosos ejemplares. de vista de su carácter invasor, se trata de
En las obras de síntesis recientes ha un grupo de plantas que por sus patrones
sido citado por numerosos autores: VAL- de crecimiento, sus adaptaciones a la
DÉS & al. (1987), indican en Andalucía reproducción asexual y su tendencia a
Occidental tres especies: O. tuna, O. fi- formar híbridos en la naturaleza, tiene a
cus-indica y O. megacantha. CASTRO- triunfar en nuevos ambientes (SOCHA,
VIEJO & BERTHET (in CASTROVIEJO 2004). DANA & al. (2003) indican cinco
& al., 1990), indican en la Península taxones del género en la Península Ibérica
Ibérica siete especies del género: O. im- como invasores: O. dillenii, O. imbricata,
bricata, O. subulata, O. maxima, O. di- O. maxima, O. stricta y O. subulata. En
llenii, O. stricta, O. ammophila y O. vul- Estados Unidos son numerosos los taxo-
garis. BOLÒS & al. (2000) indican tres nes introducidos de este género: O. brasi-
especies : O. subulata, O ficus-indica y O. liensis, O. cochinellifera, O. ficus-indica,
vulgaris. LÓPEZ (2001) indica nueve O. leucotricha, O. monacantha (Willd.)
especies, añadiendo O. humifusa (Raf.) Haw. y O. tomentosa (USDA, 1999),
Raf., indicando que se naturaliza en cinco de éstos citados en la Comunidad
Galicia y en la provincia de Barcelona. Valenciana. Por ejemplo, han sido citadas

42
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Novedades del género Opuntia en la Comunidad Valenciana

como invasoras en las Islas Marianas p. 61 fig. 73; KARSTEN & SCHENK
(SPACE & al., 2000). (1903–1922, 13: pl. 17).
Desde el punto de vista etnológico, ha
sido exportada desde México madera de
MATERIAL Y MÉTODOS O. cholla junto con O. fulgida Engelm.
(WIJNSTEKERS, 2004). STANDLEY (l.
En todos los casos las citas correspon- c.), indica que sus frutos son prolíferos, y
den a observaciones realizadas por los que cuando caen sus cladodios al suelo,
autores del artículo. De cada taxón natu- enraízan y forman nuevas colonias fácil-
ralizado, en el caso del género Opuntia, mente, siendo probablemente el mecanis -
citamos su corología, indicación locotí- mo de dispersión utilizado en la zona in-
pica, taxonomía, sinonimia, carácter inva- dicada. Es conocida en su área natural con
sor y citas anteriores, así como añadimos el nombre de cholla (STANDLEY, l.c.).
una descripción, y en su caso, datos histó-
ricos sobre su presencia en España o Eu- Opuntia imbricata var. cardenche (Griff.)
ropa y número cromosómico. Bravo
= O. cardenche Griff.
VALENCIA: 30SYJ2091, Náquera, te-
LISTADO DE TAXONES rreno inculto, cercano al desvío a Moncada,
junto a campo de almendros, 200 m, 6-V-04.
Opuntia cholla Web. Descripción: Planta de 1´5– 2 m de al-
= Cylindropuntia cholla (Web.) Knuth. tura, con tronco gris leñoso, de 3´5–5 cm
VALENCIA: 30SYK9586, Pedralba, mar-
gen del río Turia, herbazal nitrófilo, 192 m, de diámetro, cilíndrico. Artículos de 15–
18-VII-2004. 20 cm de longitud x 4– 5 cm de diámetro,
Descripción: Planta arbustiva, vigo- de color verde-glauco o verde-azulado,
rosa, con tronco definido, segmentos de fuertemente tuberculados; tubérculos de
0´5-3 de color azul-verde, de 6-12 cm de 4–5 cm de longitud x 6– 8 mm de anchura,
longitud x 3-6 cm de diámetro, con tubér- más anchos en la base, y 1´5–2 cm de
culos anchos, ovados, aréolas de color profundidad; aréolas dispuestas en el ex-
crema, gris con la edad; glóquidas in- tremo superior del tubérculo, piriformes a
conspicuas, oscuras, de 1´5-4 mm de oblongas en los artículos jóvenes, en el
longitud; espinas 5-16, en general en la tronco redondeadas, de 6– 8 mm de diá-
mayoría de las areolas, de color anaran- metro, en las jóvenes de 5–8 mm de lon-
jado-marrón con ápice amarillo, de 2-4´´5 gitud x 4-6 mm de anchura, con fieltro
cm de longitud; vainas de color gris; espi- gris-amarillo claro, sobresaliendo 1 a 2
nas principales 3-7, las secundarias 3-11. mm. Espinas de color amarillo claro o
Flores violeta oscuro. amarillo dorado, 4-14 en los troncos vie-
Núm.Cromos.: n = 11 (PINKAVA & jos, en los artículos jóvenes 4–7, con una
al., 1992), 22 (PINKAVA & al., 1998). central mayor, al igual que la inferior, las
2n= 33 (PINKAVA & al., 1998). superiores y laterales menores, de 4–18
Ind. Loc.: Baja California (BRITON mm de longitud, rectas o levemente cur-
& ROSE, 1919). vadas en el ápice.
Corología: Ampliamente distribuida Corología: Estado de San Luis Potosí
en Baja California, desde el norte de la (México).
península hasta la región de El Cabo Taxonomía: Incluido en la serie Imbri-
(BRAVO-HOLLIS, 1978). catae por STANDLEY (l.c.), BRAVO-
Iconografía: BRAVO–HOLLIS (l.c., HOLLIS (l.c.) y en el género Cylindro-
fig. 99, p. 203); BRITTON & ROSE (l.c., puntia por ANDERSSON (l.c.).

43
Flora Montiberica 32 (2006)

En la descripción original de O. car- BRAVO-HOLLIS (l.c.). Para autores co-


denche, GRIFFITHS (1908) indica que mo PFEIFFER (cf. BRITTON & ROSE,
esta especie debe ser interpretada como l.c.) este taxón está cercano a O. spinu-
intermedia entre O. kleiniae y O. imbri- lifera Salm-Dyck, mientras SCHUMANN
cata, lo que posteriormente ha sido corro- (cf. BRITTON & ROSE, l.c.) la relaciona
borado por STANDLEY (l.c.): “Opuntia con O. robusta Wendl. Se trata de una
cardenche Griffiths es posiblemente un especie muy variable que parece distinta
sinónimo de esta especie, o posiblemente de O. megacantha Salm-Dyck, aunque
debe referirse a O. kleiniae DC.”, al igual BERGER (cf. BRITTON & ROSE, l.c.) la
que BRITTON & ROSE (l.c.) y BRAVO- indica como una variedad de ésta. BRA-
HOLLIS (l .c.). Indica este autor que el VO– HOLLIS (l.c.) indica que se trata de
nombre específico cardenche, es univer- una especie muy variable, de la que exis -
salmente aplicado a esta especie pero tam- ten formas cultivadas y muchos híbridos.
bién es el nombre más común de O. im- Los taxones incluidos en la serie Strepta-
bricata. Ha sido citada anteriormente en canthae pertenecen en su mayoría a es -
la Comunidad Valenciana (GUILLOT & pecies que producen frutos comestibles
MEER, 2003). O. imbricata ha sido co- que han sido cultivadas desde épocas leja-
mentada como peligrosa invasora por nu- nas (BRAVO-HOLLIS, l.c.). Estas plan-
merosos autores. ZIMMERMANN (in tas han dado origen a híbridos naturales y
STAPHORST, 2004), indica que esta por el cultivo, a variedades muy nume-
planta es controlada con efectividad por la rosas y formas hortícolas que han sido
cochinilla, Dactylopius tomentosus, de distinguidas principalmente por la forma,
México y Texas, sucumbiendo las plantas color, tamaño y sabor de los frutos (BRA-
pequeñas por el ataque de este insecto. O. VO-HOLLIS, l.c.). Se trata de una especie
imbricata var. imbricata es citada como invasora, contando en la zona observada
planta protegida en Estados Unidos (US con numerosos ejemplares.
DA, 1999).
Opuntia leucotricha DC.
Opuntia lasiacantha Pfeiff. = O. fulvispina Salm.-Dyck
VALENCIA: 30SYJ3096, Petrés, alrede- = O. leucotricha fulvispina Weber
dores del núcleo urbano, 64 m, 4-VI-04. VALENCIA: 30SYJ2096, Serra, terreno
Descripción: Planta de porte arbustivo, inculto, cercano al Calvari, 342 m, 6-VII-04.
con el tiempo arborescente, con tronco Descripción: Planta 1´5–2 m de altura,
más o menos definido; artículos obovados con artículos de color verde medio, oblon-
a oblongos, de 2-3 dm de longitud, con gos o redondeados los más viejos, de 10-
aréolas pequeñas, espaciadas 2-3 cm, y 16 cm de longitud x 8-12 cm de anchura.
numerosas glóquidas de color amarillento Aréolas numerosas, espaciadas 0´6–1 cm,
a café. Espinas 1-3, aciculares, de color de 1´5-2 mm de diámetro, blanquecinas o
blanco, de 2-4 cm de longitud, la inferior de color marrón claro. Glóquidas de color
mayor. Flores de color anaranjado, de 6-7 pardo-amarillento, dispuestas en la mitad
cm de anchura, ovario con cerdas color superior de ésta, de 1-2 mm de longitud,
café, caedizas. Fruto de color rojo- en ocasiones ausentes. Espinas 1-5 por
púrpura. aréola, de tamaño desigual, de 0´4-3 cm
Corología: México (D.F.) y San Luis de longitud de color blanco. Flores de co-
Potosí (también existen pliegos de Alema- lor amarillo, de 4-5 cm de longitud. Fruto
nia Occidental recolectados por Engel- globoso, de 4-6 cm de longitud.
mann en 1869, cf. SOLOMON, 2004). Corología: Arizona, Costa Rica (SO-
Taxonomía: Incluida en la serie Strep- LOMON, l.c.), en México, se encuentra
tacanthae por BRITTON & ROSE (l.c.) y ampliamente distribuida en las zonas de la

44
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Novedades del género Opuntia en la Comunidad Valenciana

altiplanicie en los estados de San Luis Corología: O. microdasys ha sido ci-


Potosí, Zacatecas y Durango, donde al- tada en México, Coahuila, Tamaulipas
canza su máxima densidad y se extiende a (SOLOMON, l.c.). Según BRAVO-HOL-
los estados de Guanajuato, Querétaro e LIS (l.c.) se distribuye por el desierto chi-
Hidalgo (BRAVO-HOLLIS, l.c.); existen huahuense llegando hasta el estado de Hi-
pliegos de herbario recolectados por En- dalgo, existiendo zonas muy pobladas en
gelmann en Italia, en 1869 (SOLOMON, Ixmiquilpan e Hidalgo.
l.c.). Es cultivada en las Islas Bermudas Taxonomía: Incluida dentro de O. mi-
(BRAVO-HOLLIS, l.c.). BRITTON & crodasys en la serie Basilares Britton &
ROSE (l.c.) la indican como naturalizada Rose por BRAVO–HOLLIS (l.c.). O. mi-
en Florida, Fort Pierce, donde fue llevada crodasys es incluida por BENSON (1982)
durante la guerra Seminola. en el subgénero Opuntia, sección Opuntia
Taxonomía: Incluida por BRITTON & serie Basilares. Según BRAVO-HOLLIS
ROSE (l.c.) y BRAVO-HOLLIS (l.c.) en (l.c.) cuenta con cinco variedades natura-
la serie Leucotrichae. En Méjico esta les: microdasys, pallida, albispina, lae-
especie constituye, en las zonas áridas, vior, minor y formas hortícolas denomina-
juntamente con O. streptacantha Lemaire, das monstruosa y undulata. En las locali-
O. robusta y O. cantabrigiensis Lynch. un dades observadas se encuentra naturaliza-
recurso de gran valor económico, espe- da con pocos individuos, no supone un
cialmente para los campesinos dedicados riesgo para los ecosistemas naturales. En
a la ganadería, pues sus artículos y frutos Estados Unidos ha sido indicado como
se aprovechan como forraje (BRAVO- naturalizado en Arizona (MORIN, 2004).
HOLLIS, l.c.) siendo una de las plantas O. microdasys ha sido cultivada en
más importantes en este sentido en Mé- Europa al menos desde el siglo XIX,
xico (BRAVO & SCHEINVAR, 1995; habiendo sido citada por VILMORÍN &
ELIZONDO & al., 1987). Se trata de un al. (l.c.), que indican que posee “Areolas
taxón invasor. Ha sido citada como intro- con multitud de pequeños pelos amari-
ducida en Florida (WUNDERLIN & llos”, en referencia probablemente a la var.
HANSEN, 2004). microdasys o la var. pallida Hort. En
Es conocida como nopal duraznillo, México es conocida O. microdasys con
tuna duraznillo, duraznillo blanco o du- los nombres: cegador, nopal cegador o
raznillo colorado STANDLEY (l.c.). Ha nopalillo cegador, en referencia q que las
sido cultivada en Europa al menos desde numerosas glóquidas en los ojos de los
el siglo XIX, habiendo sido citada por animales que pastan pueden producir
VILMORIN & al. (1871-73). ceguera STANDLEY (l.c.).

Opuntia microdasys cv. “Ala de Angel” Opuntia microdasys var. minor Salm. -
VALENCIA: 30SYJ1870, Alacuás, tejado Dyck f. undulata Hort. Backeberg
de un edificio frente al ayuntamiento, 44 m, VALENCIA: 30SXJ9984, Villamarxant,
17-VI-03. terreno inculto, 240 m, 16-VIII-04.
Descripción: Difiere de la var. micro- Descripción: Difiere de la forma tipo
dasys por sus artículos, menores de 10 cm, por sus cladodios terminales ondulados.
con glóquidas de color blanco. Se trata de una forma hortícola, con
O. microdasys ha sido citada ante- artículos fuertemente ondulados (BRA-
riormente a travñes de dos variedades: mi- VO-HOLLIS, l.c.).
crodasys y albispina (GUILLOT & Corología: Hortícola. O. microdasys
MEER, 2001; 2003; LAGUNA & MA- ha sido citada en México, Coahuila,
TEO, 2001). Tamaulipas (SOLOMON, l.c.).

45
Flora Montiberica 32 (2006)

Taxonomía: Incluida dentro de O. mi- Flores de color rojo, de hasta 6 cm de


crodasys en la serie Basilares Britton & diámetro.
Rose por BRAVO–HOLLIS (l.c.). O. mi- Corología: Norte de Sudamérica, en
crodasys incluida por BENSON (l.c.) en ocasiones asignada a Argentina (BRIT-
el subgénero Opuntia, sección Opuntia TON & ROSE, l.c.), Colombia (SOLO -
serie Basilares. MON, l.c.) y Venezuela (ANDERSSON,
l.c.).
Opuntia monacantha Haw. var. variegata Iconografía: ANDERSSON, (l.c.:
VALENCIA: 30SYK2402, Algimia de 519); BRITTON & ROSE, (l.c.: lám. 27,
Alfara, carretera a Serra, escapada de cultivo, 1; fig. 2).
224 m, 5-VI-04. Taxonomía: Se trata de un taxón que
Descripción: Planta con tronco defini- fue descrito por Berger como intermedio
do en general, cilíndrico, liso; cladodios entre Opuntia y Nopalea Salm.- Dyck (cf.
ovados a oblongos, estrechados en la ba- BRITTON & ROSE, l.c.). BENSON (l.c.)
se, con 0´5-1 dm de longitud, glauco- lo incluye en el subgénero Opuntia, sec-
verdosos, con variegación plateada a blan- ción Opuntia y ROWLEY (in RIBBENS,
co-amarillenta. 2n= 34 (O. monacantha) l.c.) también en el subgénero Opuntia.
(BANDYOPADHYAY, & SHARMA, En el Mediterráneo ha sido citada en
2000; BANDYOPADHYAY, 1997) Marruecos (ARBA & al., 2004). Desde el
Corología: Cultivada. O. monacantha punto de vista etnológico O. schumannii
citada en Missouri, San Luis, por Engel- se utiliza para colorear helados y zumos
mann en 1861 y en Uruguay, Montevideo, en la región del norte de América del Sur
por Herter, en 1930 (SOLOMON, 2004) (WIJNSTEKERS, l.c.). En la zona obser-
Iconografía: BENSON (in WHITE & vada se comporta como invasora.
SMITH, 2001).
Taxonomía: BENSON (l.c.) la incluye Opuntia stricta Haw.
en el subgénero Opuntia, sección Opuntia, VALENCIA: 30SYJ1885, Bétera, terreno
serie Opuntiae. ROWLEY (l.c.) en el inculto, cercano a la carretera a San Antonio
subgénero Opuntia. BRITTON & ROSE de Benagéber, 100 m, 7-VII-01.
(l.c.) indican que O. monacantha varie- Descripción: Planta de 6-8 dm de al-
gata (listada en Cat. Darrah Succ. Man- tura, con tallos poco ramificados, tendidos
chester 57. 1908) era común en cultivo, o ascendentes, formando matas densas.
indicando que algunos de sus cladodios Artículos de color verde brillante, de 16-
eran de color verde, otros más o menos 19 cm de longitud x 10-12 cm de anchura
manchados de blanco o amarillo, mientras y 8-10 mm de grosor. Aréolas espaciadas
otros eran enteramente blancos o amari- 3-4 cm. Espinas ausentes. Glóquidas de 2-
llos, las hojas eran de color rojo brillante 4 mm, de color marrón-pajizo o anaran-
y pequeñas conspicuas. jado, en forma de fascículo denso. Aréo-
las de color marrón-grisáceo, de 3-4 mm
Opuntia schumannii Web. de longitud x 2-3 mm de anchura, con
VALENCIA: 30SYJ1476, Ribarroja, mar- tomento grisáceo. Hojas cónicas de color
gen de carretera, 118 m, 12-VII-04. marrón-grisáceo y 3-4 mm de longitud.
Descripción: Planta arbustiva, de 1-2 Fruto de 4 cm de longitud x 3´5 cm de
m de altura, con cladodios obovados a ob- anchura, piriforme, de color violeta-pur-
longos, de color verde oscuro, de 10-25 púreo (cf. GUILLOT & MEER, 2003).
cm de longitud; areolas en corto número, Corología: Este taxón habita en las
espaciadas; glóquidas pocas, espinas 2-10, Antillas, Cuba, Haití, etc., en Estados
muy desiguales, aplanadas, de color ma- Unidos en Florida, Luisiana, Texas, en
rrón oscuro, de hasta 4´5 cm de longitud. México en Tamaulipas, quizá también en

46
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Novedades del género Opuntia en la Comunidad Valenciana

Veracruz y Yucatán; costa occidental de THET & CASTROVIEJO, in CASTRO-


Sudamérica. (BRAVO–HOLLIS, l.c.). Se- VIEJO & al., l.c.).
gún WENIGER (cf. BRAVO– HOLLIS, Su carácter invasor ha sido indicado
l.c.) este nopal, originario de las Antillas, por numerosos autores, como DANA & al.
aparentemente fue introducido en el con- (l.c.), citándola como peligrosa, por su
tinente por los comerciantes que venían capacidad para alterar los ecosistemas
de las islas del Caribe, pues se le encuen- naturales. Autores como ANDERSSON
tra esporádicamente formando pequeñas (l.c.) indican que fue introducida en Aus-
colonias en el litoral del Golfo, en sitios tralia en 1832, en un área de 125 km al
aislados cercanos a los grandes puertos; noroeste de Sidney. Setenta años después
fue introducido en Australia, también en un ejemplar fue plantado en Sidney como
Nueva Zelanda, en la costa oriental de ornamental, escapó y se naturalizó en una
América del Sur y en la cuenca del Me- amplia área. En 1883 era un problema tal
diterráneo. Indicado también como intro- que el gobierno Australiano legisló para
ducido en Nueva Caledonia e Islas Solo- controlarla, siendo complicadas las medi-
mon (SWARBRICK, 1997), Sudáfrica, das por su capacidad de propagarse vege-
Yemen, Eritrea, Etiopía y Somalia (ISSG, tativamente (NOBEL, 1994). BRITTON
2004). & ROSE (l.c.), indican esta especie en
Taxonomía: Incluida en el subgénero Nueva Gales del Sur y Queensland a
Opuntia por diversos autores (BERTHET principios del siglo XX, encontrándose en
& CASTROVIEJO, l.c.; BENSON (l.c.) cientos de acres salvaje en las mejores
la sitúa en la sección Opuntia serie Opun- tierras de cultivo del interior de Australia.
tiae de este subgénero. BRITTON & RO- Junto a este taxón, formas inermes de O.
SE (l.c.) la incluyen en la serie Dillenia- ficus– indica, fueron introducidas en 1914,
nae, del subgénero Platyopuntia, mientras destinadas a comida para el ganado, pero
que BRAVO– HOLLIS (l.c.), la incluye en también escaparon y se añadieron al pro-
el subgénero Opuntia, serie Dillenianae. blema causado por O. stricta var. stricta.
En su medio natural hibrida con O engel- Se estimó que en 1925, el género Opuntia
mannii formando O. x alta Griff. (MO- infestaba 25. 000.000 hectáreas, la mayo-
RIN, l.c.). ría en Queesland (Dodd, 1936). Según
Se trata de una nueva localidad de esta NOBEL (l.c.), en 1925 en el este de Aus-
especie invasora (fig. 1), habiendo sido tralia, este género, incluyendo O. stricta,
citada anteriormente en la Comunidad O. ficus indica y O. vulgaris, infestaba
Valenciana (GUILLOT & MEER, l.c.), en 100 hectáreas por hora, aproximadamente
la localidad de Olocau. Ocupa un área 10 millones de Ha la mayoría en Queens-
extensa, en una amplia zona cercana al land fueron invadidas. Otros autores in-
núcleo urbano, donde compite con la dican que fueron las especies O. stricta, O.
vegetación natural, de la que forma parte aurantiaca Lindley, O. ficus– indica, O.
una especie endémica de la provincia de lindheimeri Engelm, O. streptacantha
Valencia, concretamente de la comarca Lemaire, y O. tomentosa, introducidas en
del Camp de Turia y zonas limítrofes, Australia como parte de un proyecto de
Sideritis juryi Peris, Stübing & Figuerola producción de grana cochinilla, Dactylo-
(LAGUNA & al., 1998). El carácter en- pius opuntiae (JULIEN, 1992), las cau-
démico acentúa su peligrosidad para esta santes del impacto negativo del género
especie. En la Península Ibérica, O. stricta Opuntia en el medio natural de Australia.
ha sido citada en la provincia de Gerona, Los mecanismos utilizados por esta espe-
como profusamente naturalizada en la cie se basan en formar masas densas, que
costa, cerca de la frontera francesa (BER- pueden impedir el movimiento, y dominar

47
Flora Montiberica 32 (2006)

la vegetación desplazando a las especie BRITTON, N. L. & J. N. ROSE (1919) The


nativas, algunas de las cuales pueden que- Cactaceae. Descriptions and illustrations of
dar restringidas a zonas marginales, y plants of the cactus family. Vols. 1-2. Dover
Publ. Inc. New York.
consecuentemente pasar a ser relativa-
CANDOLLE, A.P. De (1828) Prodromus sys-
mente raras (ISSG, l.c.). O. stricta ha in- tematis naturales regni vegetabilis. 3. París.
vadido y formado infestaciones en am- CASTROVIEJO, S. & al. (eds.) (1990) Flora
plias áreas de Kruger Nacional Park en iberica. Vol. 2. Real Jardín Botánico. C.S.I.
Sudáfrica (ISSG, 2004), cubriendo 66.000 C. Madrid.
ha. (LOTTER & HOFFMANN, 1998), COLMEIRO, M. (1846) Catálogo Metódico
siendo uno de las especies más invasoras de plantas observadas en Cataluña, particu-
(FOXCROFT & RICHARDSON, 2003) larmente en las inmediaciones de Barcelona.
en esta zona. Los mecanismos indicados Madrid.
COLMEIRO, M. (1885-89) Enumeración y re-
por estos autores, están siendo desarrolla-
visión de las plantas de la Península hispa-
dos por esta especie en la zona citada en no-lusitana e islas Baleares. Madrid.
la Comunidad Valenciana. Se trata de una CORTÉS, B. (1885) Novísima guía del horte-
especie en peligro de extinción en Florida, lano, jardinero y arbolista. Madrid.
por el declive continuo de sus poblaciones COSTA, A. C. (1877) Introducción a la Flora
(WUNDERLIN & HANSEN, l.c.). de Cataluña. Barcelona.
CUTANDA, V. & M. del AMO (1848) Ma-
nual de Botánica Descriptiva ó resumen de
BIBLIOGRAFÍA las plantas que se encuentran en las cer-
canías de Madrid, y de las que se cultivan
ANDERSSON, E. F. (2001) The Cactus Fam- en los jardines de la Corte. Madrid.
ily. Timber Press. Oregon DANA, E.D. & al. (2003) Plants invaders in
ARBA, M., M. CHERIF & M. MOKHTARI Spain.( Check-list) The Unwanted Citizens.
(2004) The Cactus Pear (Opuntia spp.) in http://www.med-alienplants.org/.
Morocco: main species and cultivar charac- DODD, A. P. 1936. The control and eradica-
terization. ISHS Acta Horticulturae 581: IV tion of prickly pear in Australia. Bull.
International Congress on Cactus pear and Entomol. Res. 27: 503–517.
Cochineal. EGGLI & al. (2004) Illustrated Handbook of
BANDYOPADHYAY, B. & A. SHARMA Succulent Plants. Dicotyledons. Springer.
(2000) The use of multivariate analisis of Berlín.
karyotypes to determine relationships be- ELIZONDO, E.J., J.J. LÓPEZ & G.J. DUÉ-
tween species of Opuntia (Cactaceae). Ca- ÑEZ (1987) El género Opuntia (Tournefort)
ryologia 53: 121–126. Miller y su distribución en el estado de Coa-
BANDYOPADHYAY, B. (1997) Cytological huila. 2ª Reunión Nacional sobre el Cono-
studies on genus Opuntia (Cactaeae). Pro- cimiento y Aprovechamiento del Nopal. Ins-
ceed. Indian Sc. Congr. Assoc. 84 (4A): 34. tituto de Biología. UNAM. Méjico.
BENSON, L. (1982) The Cactaceae of the FERNÁNDEZ, J. & F.J. SÁNCHEZ (1990)
United Status and Canada. Stanford Uni- Cubensis Prima Flora. Fonqueria 29.
versity Press. Stanford. FONT QUER, P. (1993) Plantas medicinales.
BOLÒS, O. & al. 2000. Atlas Corològic de la El Dioscórides renovado. Labor. Barcelona.
Flora Vascular dels Països Catalans. Vol. FOXCROFT, L.C. & D.M. RICHARDSON
10. Barcelona. (2003) Managing alien plant invasions in
BRAVO-HOLLIS, H. (1978) Las Cactáceas the Kruger National Park, South Africa.
de México. Vol. I. Universidad Nacional http://web.uct.ac.za/depts/ipc/pdf/richard/
Autónoma de México. FREIXA, C. (1993) Los ingleses y el arte de
BRAVO-HOLLIS, H. & L. SCHEINVAR viajar. Una visión de las ciudades españo-
(1995) El interesante mundo de las cactá- las en el siglo XVIII. El Serbal. Barcelona.
ceas. CONACYT–Fondo de Cultura Econó- GRIFFITHS, D. (1908) Illustrated studies in
mica. México D.F. the genus Opuntia. Missouri Bot. Gard. 19:
259-273.

48
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Novedades del género Opuntia en la Comunidad Valenciana

GUILLOT, D. & P. Van Der MEER (2001) PINKAVA, D.J., M.A. BAKER, B.D. PAR-
Siete taxones nuevos del género Opuntia FITT, M.W. MOHLENBROCK, & R.D.
Mill. en la provincia de Valencia: aspectos WORTHINGTON (1985) Chromosome
históricos, ecológicos y reproductivos. Fl. numbers in some cacti of western North
Montib. 19: 37–44. America, V. System. Botany 10: 471–483.
GUILLOT, D. & P. Van Der MEER (2003) PINKAVA, D.J., B.D. PARFITT, M.A. BA-
Sobre la presencia de 17 taxones de la fami- KER & R.D. WORTHINGTON (1992)
lia Cactaceae en la Comunidad Valenciana. Chromosome numbers in some cacti of
Fl. Montib. 24: 6–13. western North America, VI. Madroño. 39
GUILLOT, D. & Van Der MEER, P. (2004a) (2): 98–113.
Algunas citas de neófitos en la Comunidad PINKAVA, D.J., J.P. REBMAN & M.A. BA-
Valenciana. Fl. Montib. 27: 5-7. KER (1998) Chromosome numbers in some
GUILLOT, D. & P. Van Der MEER (2004b) cacti of Western North America, VII. Hasel-
Opuntia x elisae Guillot, un híbrido natural tonia 6: 32–41.
de Opuntia ficus–indica y Opuntia tomento- PINKAVA, D.J. (1999) Cactaceae (cactus fa-
sa Salm.-Dyck. var. hernandezii (DC.) Bra- mily). Part 3. Cylindropuntia. J. Arizona.
vo. Toll Negre 3: 7–10. Nevada. Acad. Sci. 32: 32-47.
ISSG. 2004. Global invasive species database. PUERTA, G. (1876) Tratado práctico de De-
http://www.issg.org/database/welcome terminación de las Plantas. Madrid.
JAUME, J.H. 1825. Traité des arbrisseaux et REYNOLDS, F. (2004) Torner Collection.
des arbustes cultivés en France. 1. París. Hunt Institute for Botanical Documentation.
JULIEN, M.H. (1992) Biological control of http://huntbot.andrew.cmu.edu/HIBD/De-
weeds. A world catalogue of agents and partments/Collections/Torner.shtml
their target weeds. CAB International UK. RIBBENS, E. (2004) Opuntia taxonomy Page.
KARSTEN, G. & H. SCHENK (1903-1922) http://www.wiu.edu/users/mfer1/research/op
Vegetationsbilder. Gustav Fischer. Jena. untia/taxonomy/taxonomy.htm
LAGUNA, E. & G. MATEO (2001) Observa- ROSSINI, S., B. VALDÉS & F.M. RAIMON-
ciones sobre la flora alóctona valenciana. Fl. DO (2002a). Las plantas americanas en los
Montib. 18: 40–44. jardines de Sicilia Occidental (Italia). La-
LAGUNA, E. & al. (1998) Flora endémica ra- gascalia. 22: 131-144
ra o amenazada de la Comunidad Valencia- ROSSINI, S., B. VALDÉS & F.M. RAIMON-
na. Generalitat Valenciana. Conselleria de DO (2002b) Plantas raras de la flora orna-
Medio Ambiente. Valencia. mental de Sicilia Occidental (Italia). Lagas-
LÓPEZ, G. (2001) Los árboles y arbustos de calia. 22: 35-79.
la Península Ibérica e Islas Baleares. Tomo SANZ-ELORZA, M., E.D. DANA & E. SO-
I. Mundi-Prensa. Madrid. BRINO (2004) Sobre la presencia de cactá-
LOTTER, W.D. & HOFFMANN, J.H. (1998) ceas naturalizadas en la costa meridional de
An integrated management plan for the Cataluña. Anales Jard. Bot. Madrid. 61(1):
control of Opuntia stricta (Cactaceae) in the 27-33.
Kruger National Park, South Africa. Koedoe SOLER, E. (1994) El viaje de Beramendi por
41: 63–68. el País Valenciano (1793-94). Ediciones del
McDONAL, I.A.W. & al. (eds.) (2003) Invasi- Serbal. Barcelona.
ve alien species in southern Africa. Global SOLOMON, J. (2003) W3TROPICOS. http://
Invasive Species Programme. Cape Town. mobot.mobot.org/W3T/Search/ vast.html.
MOCIÑO, J.M. (1993) Guatemalensis Prima SOCHA, A.M. (2004) From areoles to Zygo-
Flora. Fontqueria 37. Madrid. cactus: an evolutionary masterpiece. A sy-
MORIN, N. & al. (2004) Flora of North Ame- nopsis of the family Cactaceae. http://www.
rica.. New York & Oxford. nybg.org/bsci/herb/cactaceae1.html.
MOTTRAM, R. (1991) Succulents in Curtis´s SOSA, R. & A. ACOSTA (1966) Poliploidía
Botanical Magazine. 1st. Series (1787-1815) en Opuntia spp. Agrociencia 1: 100-106.
Part. I-II. Cactologica Bibliotheca Clasica. SPACE, J.C., B. WATERHOUSE, J.S. DENS-
Reprint Haan. Londres. LOW & D. NELSON (2000) Invasive plant
NOBEL, P.S. (1994) Remarkable Agaves and species on Rota, Commonwealth of the Nor-
Cacti. Oxford University Press. thern Mariana Islands. http://www.hear.org/

49
Flora Montiberica 32 (2006)

aliesspeciesinhawaii/articles/pier/pier_rota_r
eport.pdf
STAPHORST, S. (2004) ARC-The plant Pro-
tection Research Institute. Weeds Research
Division. (ARC-PPRI). Http://www.arc.
agric.za/institutes/pprc/main/divisions/weed
sdiv/current_research_state.htm.
SWARBRICK, J.T. (1997) Weeds of the Pa-
cific Islands. South Pacific Commission.
Noumea. New Caledonia.
USDA, NRCS (1999) The Plants Database.
State Protected Plants of Arizona. Depart-
ment of Agricultura. Appendix A: Protected
Native plants by categories. http://agricul
ture.state.az.us/PSD/protplantlst.htm
VALDÉS, B., S. TALAVERA & E. FER-
NÁNDEZ –GALIANO (eds.) (1987) Flora
Vascular de Andalucía Occidental. vol. 1.
Ketrés. Barcelona.
WHITE, J.J. & R. SMITH (2001) Catalogue
of the Botanical Art Collection at the Hunt
Institute. Hunt Institute for Botanical Docu-
mentation. http://huntbot.andrew.cmu.edu/H Opuntia cholla
IBD/Departments/DBINTRO/IntroArt.shtml
VILMORIN & al. (1871-73) Le bon jardinier.
Almanach horticole. Librairie Agricole de la
Maison Rustique. París.
WIJNSTEKERS, W. (2004) Convention on In-
ternacional Trade in Endangered Species of
Wild Fauna and Flora. Enmiendas a los
apéndices I y II de la Convención. http://
www.cites.org/esp/notifs/2002/009A.pdf
WILLKOMM, M. & LANGE, J. (1880) Pro-
dromus Florae Hispaniae. Stuttgartiae.
WILLKOMM, M. (1893) Supplementum Pro-
dromi Florae Hispaniae. Stuttgartiae.
WUNDERLIN, R.P. & B.F. HANSEN (2004)
Atlas of Florida Vascular Plants. Institute
for Systematic Botany. Univ. of South Flo-
rida. Tampa. Http://www.plantatlas.usf.edu

(Recibido el 12-XII-2005)

Opuntia imbricata var. cardenche

50
Flora Montiberica 32: 51-71 (V-2006)

APORTACIONES AL CONOCIMIENTO DEL GÉNERO


PILOSELLA HILL EN ESPAÑA, VII. REVISIÓN SINTÉTICA

Gonzalo MATEO SANZ


Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia

RESUMEN: Se presenta una revisión sintética de las especies del género Pilosella
Hill (Compositae) en España, ofreciéndose algunas propuestas de especies así como de
combinaciones nomenclaturales nuevas. Palabras clave: Pilosella. Compositae. Taxono-
mía. Corología. España.

SUMMARY: A synthesis of the genus Pilosella Hill (Compositae) in Spain is here


presented. Some new species and nomenclatural combinations are added. Kew words: Pi-
losella. Compositae. Taxonomy. Chorology. Spain.

INTRODUCCIÓN orden alfabético, incluyendo el primero


las consideradas especies principales, en
Hace unos años iniciamos una serie de el segundo las intermedias de primer gra-
trabajos sobre taxonomía, nomenclatura, do (en las que se implican las de la lista
ecología, etc. de las especies españolas anterior) y en el tercero las intermedias de
del género Pilosella, en paralelo con las segundo grado, donde se implican una de
notas sobre el cercano género Hieracium, la primera y otra de la segunda lista. Teó-
incluso con algunas de carácter mixto. En ricamente se podría seguir ad infinitum en
concreto salieron hasta seis notas (MA- la fragmentación taxonómica, siguiendo
TEO, 1988; 1990a; 1990d; 1996a; 1996d; unos hechos innegables en la observación
1997b) de la ílnea específica y seis más atenta de la morfología de las poblaciones
(MATEO, 1996b; 1996c; 1996e; 1997a; naturales; lo que pasa es que a partir de
1998; 2001) de la línea mixta. Ahora, ante este tercer nivel la posibilidad de diferen-
la urgencia de la presentación de los ma- ciar con claridad los numerosos parenta-
nuscritos sintéticos de ambos géneros pa- les implicados se reduce a mínimos, por
ra Flora iberica, decidimos dar un fuerte lo que -en la práctica- tenemos que incluir
impulso a su estudio y presentar una pri- tales poblaciones en la especie más pró-
mera síntesis global del estado de nues - xima de los niveles anteriores.
tros conocimientos, que sirva como boce- Los rótulos de cada especie se presen-
to de partida para la preparación de los tan con el género abrevado (P.), al ser és-
trabajos monográficos indicados. te un trabajo monográfico sobre el géne-
El presente artículo se ofrece en forma ro Pilosella, excepto en los casos de espe-
de tres listados de especies, cada uno en cies o combinaciones nuevas, en que im-

51
Flora Montiberica 32 (2006)

porta ser particularmente explícitos. Para León y H. echioides Lam. (hojas canes -
cada especie se indican los principales si- centes, las caulinares numerosas, involu-
nónimos conocidos o bajo los que se han cro setoso y no glanduloso), al que atribu-
presentado en el ámbito de la flora ibéri- ye recolecciones de Loscos en el Bajo
ca. Cuando tales sinónimos corresponden Aragón.
también al género Pilosella se abrevia és- WILLKOMM (1865: 255) alude a tres
te con una “P”, pero en muchos casos son especies de este grupo en la flora peninsu-
propuestas bajo el género Hieracium y en- lar: H. praealtum Vill., H. sabinum Seb.
tonces se abrevia éste con una “H”. Solo & Mauri y H. echioides Lam. Esta última
si se trata del basiónimo de una nueva con los caracteres indicados por Scheele
combinación, se evita tal abreviatura. frente a las dos anteriores, con hojas ver-
des siendo las caulinares escasas; mien-
tras que a las dos primeras las separa al
PILOSELLA Hill., Brit. Herb.: 441 tener la primera el involucro glanduloso y
(1756) la segunda no. Para la planta del bajo
Holotype : P. officinarum F.W. Sch. & Aragón, bien diferente de la alpina H.
Sch. Bip. echioides, propone -además- la var. his-
panicum, mientras que para H. praealtum
A) Especies principales añade localidades catalanas, que se pro-
ponen como var. furcatum.
1. P. anchusoides Arv.-Touv., Monogr. Años después, Arvet-Touvet y Gau-
Pilos. & Hier. Dauph.: 17 (1873) tier, distribuyen material de esta planta,
H. anchusoides (Arv.-Touv.) Arv.-Touv. in recolectado en Montserrat, atribuyéndole
St.-Lager, Catal. Fl. Bassin Rhône: 466 (1878) el nuevo nombre de H. leptobrachium.
= H. echioides var. hispanicum Willk. in
Más tarde, ARVET-TOUVET (1913)
Willk. & Lange, Prodr. Fl. Hisp. 2: 255 (1865)
= H. praealtum var. furcatum Scheele ex presenta también tres especies de este gru-
Willk. in Willk. & Lange, Prodr. Fl. Hisp. 2: po en España. Por un lado su H. leptobra-
255 (1865) chium, que sigue ubicando sólo en Mont-
H. setigerum var. hispanicum (Willk.) Pau in serrat; por otro un H. sertiflorum, que ha-
Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. 21: 145 (1921) bía distribuido en 1898 de los Alpes fran-
= H. anchusoides subsp. tolochense Zahn in ceses -del que aporta una cita catalana so-
Neue Denkschr. Schweiz Ges. Naturw. 40: bre recolecciones de Cadevall- y en tercer
286 (1906) lugar su H. anchusoides, que había descri-
= H. leptobrachium Arv.-Touv. & Gaut., Hie-
to como Pilosella años antes (ARVET -
racioth. 19: [in sched.] Hisp. nº 258 (1908)
= H. sertiflorum Arv.-Touv., Hier. Gall. Hisp. TOUVET, 1873: 17), de los Alpes france-
Cat.: 27 (1913), [non Lam., 1779] ses, que ahora amplía a áreas pirenaicas
H. anchusoides subsp. sertiflorum (Arv.- francesas y al Bajo Aragón (Loscos, Par-
Touv.) Zahn in Engler, Pflanzenr. 78: 1495 do), Cataluña (Vayreda, Cadevall) y Cas -
(1923) tellón (Reverchon). Por desgracia, la au-
Se trata de una de las especies más sencia de clave alguna, o -al menos- de
complicadas de analizar. Los primeros es - diagnosis entre estas especies nos impide
tudiosos del género en España la presen- tener claro sobre qué base realizaba estas
tan fragmentada en varias especies. propuestas.
SCHEELE (1863: 646) incluye dos es- Poco después, ZAHN (1923: 1493) re-
pecies afines: H. praealtum Vill. (con ho- coge este H. anchusoides , bastante am-
jas verdosas glabras, las caulinares esca- pliado, y le atribuye un origen zizianum >
sas, involucro glanduloso), al que atribuye peleteranum, incluyendo en su seno trece
recolecciones de Lange en los montes de subespecies, de las que dos se sitúan en

52
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

España: una minoritaria (subsp. sertiflo- un grupo que alcanza de forma tangencial
rum, con lo que Arvet-Touvet presentaba y accidental el territorio en que trabaja-
como H. sertiflorum) y otra que el mismo mos. También, al modo prudente de los
Zahn había propuesto años antes, con el mencionados autores de la flora catalana,
nombre de subsp. tolochense, donde van prescindimos de ofrecer unos posibles pa-
todas las poblaciones ibéricas que Arvet- rentales, sobre los que no disponemos de
Touvet incluía en H. anchusoides . Estas datos propios concluyentes ni los ajenos
dos subespecies las separa del tipo por te- muestran suficiente concordancia; aunque
ner estolones breves (en el tipo nulos) y ello no suponga que afirmemos taxativa-
las descripciones de ambas se solapan, sin mente que se trate de especie principal de
que sepamos realmente en qué se podrían carácter autónomo.
diferenciar. Con los datos de que disponemos ob-
En Flora Europaea (SELL & WEST, servamos que está bastante extendida por
1976: 372) se presenta H. anchusoides co- las provincias de B, Cs, T y Te, siendo
mo una especie extendida por el S y C de algo menos frecuente por Cu, Ge, Gu, L,
Europa, con la ambigua y compleja fór- V y Z.
mula: cymosum/peleteranum (vel pilosel-
la/pilosellodes). Por último, BOLÒS & 2. P. argyrocoma (Fr.) F. W. Sch. &
VIGO (1995: 1154) nos la ofrecen como Sch. Bip. in Flora 45: 422 (1862)
especie principal, sin señalar fórmula pa- H. pilosella var. argyrocomum Fr. in Upp-
rental, admitiendo en Cataluña las dos su- sala Univ. Arsskr. 1862: 12 (1862) [basion.]
bespecies de Zahn; pero además indican H. argyrocomum (Fr.) Zahn in Arch. Bot.
Bull. Mens. 2: 201 (1928)
un H. bauhinii subsp. aeristolonum -en la
= H. subuliferum Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-
Cataluña francesa- que se separaría por te- Eur. 1: 176 (1885)
ner estolones siempre presentes y hojas H. argyrocomum subsp. subuliferum (Nägeli
glabrescentes, con pelos no setiformes, & Peter) Zahn in Arch. Bot. Bull. Mens. 2:
poco flocosas en el envés. 201 (1928)
Por nuestra parte poco podemos añadir = H. argentinum Arv.-Touv., Hier. Gall. Hisp.
para aclarar el origen de una planta de Cat.: 9 (1913)
cepa claramente europea pero más centro- Hs, ÁVILA Sierra de Gredos, 8-VII-1933,
Ceballos (MA 142721). GRANADA: Sopor-
oriental que occidental, ya que el grueso
tujar, barranco del río Chico, VF69, 1800 m,
de las especies que pudieran estar impli-
11-VII-1978, Molero Mesa (MA 214601). Sie-
cadas en su origen -y que han sido citadas rra Nevada, Trevenque, VG50, 27-VI-1980,
en algunos casos refiriéndose a ella-, no Ladero & al. (MA 241166). Id., camino del
sobrepasan los Alpes o los Pirineos (P. c- Veleta, VG60, 2600 m, 18-V-1987, Mateo-
ymosa, P. bauhinii, P. ziziana, P. floren- 5179 (VAB 902217). Id., Pto. de la Ragua, VG
tina, P. echioides, etc.), por lo que no las 90, 2000 m, 5-VI-1970, s/r (MA 648329).
conocemos suficientemente. De lo estu- Puebla de Don Fadrique, Sª del Pinar, WH40,
diado en la bibliografía nos parece que la 1800 m, VI-1900, Reverchon (MA 142740).
JAÉN: Mágina occidental, VG57, 1900 m, 4-
estirpe ibérica debe tener un fuerte y prin-
VII-1926, Cuatrecasas (BC 37104). Sierra del
cipal parentesco con P. cymosa. Podría-
Castril, 1800 m, VI-1900, Reverchon (MA
mos asegurar que -sin los complejos pre- 142740). Sierra de Segura, 1800 m, VII-1906,
cedentes bibliográficos citados- optaría- Reverchon (MA 142723). MADRID: Argan-
mos por atribuir este nombre a nuestras da, VK66, 10-V-1911, Beltrán & Vicioso (MA
poblaciones; pero preferimos optar por 142574). Cercedilla, zona superior de Siete Pi-
dejar las cosas como se han considerado cos, VL11, 2060 m, 3-VIII-1996, Arán (VAB
hasta ahora por la mayoría de los autores, 964314). Navacerrada, Sierra de Guadarrama
ante nuestro limitado conocimiento sobre pr. Siete Picos, VL11, 19-VII-1912, Vicioso
(MA 142582). Sierra de Guadarrama pr. Peña-

53
Flora Montiberica 32 (2006)

lara, VL12, 2180 m, 29-VI-1976, Crespo & al. dés & G. López (MA 288539). Espot, pr. Por-
(MA 445194). P.N. de Peñalara, VL22, 2100 tarró, CH41, 2400 m, 5-VIII-1958, P. Mont-
m, 22-VII-1992, Vargas (MA 515382). serrat (JACA 569158). La Vallferrera, CH50,
Curioso endemismo ibérico, que salta 2550 m, 12-VII-1973, Farreny (BC 620290).
-como en algunos otros casos llamativos- Noarre, Serra Plana, CH53, 2000 m, 4-VIII-
de las altas sierras béticas a la Cordillera 1953, Llensá de Gelcén (BC 123461). Sant
Joan del Erm, pr. Ras de la Font Negra, CH60,
Central, sin que se conozca fuera de este
2200 m, 27-VII-1982, Carreras (BCC s/n).
ámbito hasta la actualidad. Su aspecto -a
Único representante ibérico de su sec-
primera vista- es el de una de las especies
ción (Alpicolina), por lo que puede consi-
más típicas del género, sin embargo la
derarse la vicariante pirenaica de la cen-
observación de las hojas con aumento nos
troeuropea P. alpicola. Ya nos hemos re-
muestra un tapiz de pelos estrellados en el
ferido a esta singular especie en artículo
haz que la delata entre sus vecinas.
anterior (M ATEO, 1990a), pero podemos
subrayar que es planta exigente en condi-
3. P. breviscapa (DC.) Soják in Folia
ciones climáticas particularmente duras,
Geobot. Phytotax. 6: 218 (1971)
≡ H. breviscapum DC. in Lam. & DC., Fl. que aparece casi siempre sobre los 2000
Franç. ed. 3, 5: 439 (1815) [basion.] m de altitud, en los pastizales alpinos de
= H. pumilum Lapeyr., Hist. Abr. Pl. Pyrén.: la mitad oriental de la cadena pirenaica,
469 (1813) [non Jacq., 1776] comportándose casi como endemismo ca-
P. pumila (Lapeyr.) F.W. Sch. & Sch. Bip. talán.
in Flora 45: 426 (1862)
= H. candollei Monnier, Essai: 28 (1829) 4. P. castellana (Boiss. & Reut.) F.W.
= H. lezatianum Timb.-Lagr. in Bull. Soc. Bot. Sch. & Sch. Bip. in Flora 45: 425 (1862)
France 18: 52 (1871) = H. castellanum Boiss. & Reut., Diagn . Pl.
ANDORRA: La Massana, valle de Arinsal Nov. Hisp.: 20 (1842) [basion.]
pr. Coma Pedrosa, CH71, 2300 m, 17-VIII- Especie singular en su género, única
2004, Mateo-13408 (VAL 151469). Andorra
representante de su sección (Castellanina)
la Vella, Coll Blanc d'en Valira, CH81, 2800
m, VII-1949, Losa & P. Montserrat (MA y única del género de la que no se cono-
157383). Canillo, Macizo del Siscarró, CH91, cen especies intermedias con ninguno de
2000 m, 20-VIII-2004, Mateo-13425 (VAL sus congéneres. También aludimos a ella
151480). Hs, GERONA: Puigmal, DG29, y su distribución en el artículo monográ -
2500 m, 5-VII-1986, P. Montserrat (JACA s/ fico antes indicado (MATEO, 1990a), pu-
n). Nuria, DG39, 2200 m, 18-VII-1983, Mateo diendo señalar que en estos momentos co-
& Aguilella, (VAB 830297). Meranges, Llac nocemos recolecciones de las provincias
del Malniu, DH00, 2100 m, 22-VII-1993, de Ab, Al, Av, Bu, Cc, Cu, Gr, Gu, J, Le,
Soler (VAB 943881). LÉRIDA: Rubió, altos
Lo, M, Or, P, S, Sa, Sg, So, Te, To, Va, Z
del pico Lorri, CG59, 2270 m, 20-VI-2005,
Mateo-13501 & al. (VAL 164520). Sant Joan y Za.
del Erm, Comes de Rubió, CG69, 2200 m, 26-
VII-1981, Carreras (BCC s/n). Sierra de Cadí, 5. P. galliciana (Pau) Laínz ex Laínz &
CG88, 8-VIII-1963, Segura (MA 356759). Loriente in Anales Jard. Bot. Madrid 39
Bohí, pico de La Gelada, CH11, 2250 m, 25- (2): 413 (1983)
VII-1979, Carrillo & Ninot (BCC s/n). Id. Vall H. auricula var. gallicianum Pau in Bol.
de Bohí, CH20, 2670 m, 13-VIII-1978, Carri- Soc. Arag. Ci. Nat. 11: 40 (1912) [basion.]
llo & Ninot (BCC s/n). Id., Muntanyeta dels H. gallicianum (Pau) Pau in Bol. Soc. Arag.
Llacs, CH21, 8-VIII-1958, P. Montserrat (JA- Ci. Nat. 17: 151 (1918)
CA 235058). Espot, P.N. Lago San Mauricio, = H. lactucella subsp. bergidense Laínz in
CH31, 1900 m, 21-VII-1983, Mateo & Aguile- Anales Inst. Bot. Cavanilles 14: 548 (1956)
lla (VAB 830298). Valle de Arán, Puerto de la P. bergidensis (Laínz) Laínz in Candollea
Bonaigua, CH32, 2000 m, 22-VII-1975, Val- 32: 243 (1977)

54
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

P. lactucella subsp. bergidensis (Laínz) tes de Galicia, Asturias y la región Caste-


Laínz, Contr. Conoc. Fl. Asturiana: 73 (1982) llano-Leonesa, alcanzando por el este has -
Hs, ASTURIAS : Picos de Europa pr. Hoyo ta Soria y La Rioja.
de los Cabrones, UN58, 2050 m, 11-VIII-
Tras su publicación por Pau, pocos au-
1974, Laínz (MA 232134). LA RIOJA: Man-
silla, Sierra de San Lorenzo, WM07, 2000 m, tores se han hecho eco de esta valiosa pro-
22-VIII-1988, pastizales silicícolas, Mateo- puesta, siendo LAÍNZ (1956, 1977, 1982,
1768 (VAB 883698). LEÓN: La Baña, Sierra 1983) quien lo rescató del olvido y pro-
de La Cabrera, PG87, 1800 m, 1-VII-1982, puso su reconsideración, como especie y
Castroviejo & al. (MA 317343). Peña Trevin- como subespecie; primero a través de un
ca: Gestoso, PG88, 2000 m, 16-VII-1982, An- nuevo epíteto (bergidensis) y finalmente
drés & Llamas (LEB 019011). Benuza, PG89, recombinando bajo Pilosella el epíteto
7-VII-1984, Andrés (LEB 28074). Montes original de Pau.
Aquilianos, pico Portillana, PG99, 1900 m, 12-
Por su aspecto superficial, ecología y
VII-1981, Lansac & Nieto (MA 323344). La
Guiana, PH90, 1550 m, 9-VII-1988, s/r (VAB distribución se podría pensar que se tra-
950205). Sierra de Cabrera sobre Truchillas, tara de una variante de P. vahlii, pero ca-
QG07, 1200 m, 5-VIII-1978, Temprano (MA rece de las características glándulas de es -
317346). Ponferrada, Montes Aquilianos: Ca- ta especie. Por su glabrescencia y ausen-
beza de la Yegua, QG09, 2000 m, 9-VII-1983, cia de glándulas se la puede intentar rela-
Nieto (MA 317340). Truchas, Sierra del Tele- cionar con la pirenaica P. lactucella, pero
no, valle de Mascariel, QG19, 1650 m, 17-VII- ésta otra es planta grácil y delicada, que
1982, Nieto (MA 317342). Ponferrada, Villar se caracteriza por la presencia de estolo-
de Barrios al Morredero, QH00, 1500 m, 19-
nes muy finos y alargados, lo que la sepa-
VI-1981, Castroviejo & al. (MA 258253). Pie-
drafita, Braña Caballo, TN86, 27-VII-1981, ra de esta otra planta recia de cortos y
Pérez Morales (LEB 012089). Canseco, pico gruesos estolones.
Huevo, TN96, 2100 m, 18-VII-2003, pastizal
silicícola, Andrés (LEB 084371). Peña Prieta, 6. P. hoppeana (Schult.) F.W. Sch. &
UN56, 2300 m, 1-VIII-1952, Losa & Montse- Sch. Bip. in Flora 45: 421 (1862)
rrat (BCF s/n). ORENSE: Casayo, hacia Peña H. hoppeanum Schult., Österr. Fl., ed. 2: 428
Trevinca, PG79, 1500 m, 28-VII-1983, (1814) [basion.]
Castroviejo & al. (MA 317345). Cordillera = H. pilosella var. grandiflorum Fr. in Nova
Cabrérica, PG88, 7-VII-1872, Holótipo, Mar- Acta Reg. Soc. Sci. Upsal. 14: 3 (1848)
tín del Amo (MA 143117). SORIA: Sierra de = H. peleteranum subsp. pinaricum Zahn in
Urbión, WM14, 10-VII-1935, Ceballos & Vi- Engler 82: 1158 (1923)
cioso (MA198611). Borobia, base Sierra de Llevamos ya casi dos décadas argu-
Toranzo, WM81, 1200 m, 9-V-1993, claros mentando y justificando la presencia -y no
del melojar, Mateo-7420 (VAB 930498). Ól- local- de esta especie en España (cf. MA-
vega, Sierra del Madero, WM82, 5-VI-1934, TEO, 1988: 371; 1990c: 141; 2001: 30;
C. Vicioso (MA 143195). ZAMORA: Rivade-
lago, faldas del Moncalvo, PG86, VII-1947, etc.). No hemos escuchado ningún argu-
Losa (BCF s/n). PORTUGAL: Torre, Serra da mento en contra, pero notamos un recelo
Estrelha, PE26, 1650 m, 17-VII-1983, suelo muy general en admitir una realidad tan
granítico, Castroviejo & al. (MA 444032). manifiesta como esta, apoyada en argu-
Planta propuesta por Pau, primero co- mentos sobre todo morfológicos, aunque
mo variedad (cf. PAU, 1912: 40) y luego también corológicos y genéticos.
como buena especie principal (cf. PAU, - Morfológicos: las obras que afectan
1918: 151). El material tipo procedía de al género en el ámbito mediterráneo cen-
los límites de las provincias de Orense y tral y oriental, en el que se “le da permi-
León, habiéndose visto más tarde que su so” a la especie para existir, insisten en
centro principal está en esta segunda pro- separar esta especie de sus vecinas por sus
vincia, desde la que irradia a las colindan- estolones cortos o nulos, sus escapos muy

55
Flora Montiberica 32 (2006)

glandulosos y sus brácteas anchas, aova- - P. auricula auct., non (L.) F.W. Sch. & Sch.
das, obtusas en el ápice, lo que es sufi- Bip. in Flora 45: 425 (1862)
ciente; aunque suelen omitir -al mezclar = H. micranthum Huet, Pl. Neap. Exsicc.: 368
(1856)
en su seno especies intermedias- el que,
H. auricula subsp. micranthum (Huet) Zahn
además, se presentan cubiertas de glándu- in Engler, Pflanzenr. 78: 1199 (1923)
las, pero sin pelos simples o éstos muy es - = H. nanum Scheele in Linnaea 31: 343 (1862)
casos (en caso contrario pasamos a su cer- H. myriadenum subsp. nanum (Scheele)
cano pariente P. peleterana). Pueden ver- Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 192 (1885)
se -a tal efecto- las esclarecedoras ilustra- H. lactucella subsp. nanum (Scheele) Sell in
ciones ofrecidas por FIORI & PAOLET - Bot. J. Linn. Soc. 71: 259 (1976)
TI (1933: 486), HEGI (1987: 1197), PIG- P. lactucella subsp. nana (Scheele) Laínz in
NATTI (1982: 288), etc.; o descrip ciones Bol. R.I.D.E.A. (Supl. Ci.) 22: 37 (1976)
= H. serpyllifolium Fr. in Uppsala Univ. Arss-
claras, como la de ROUY (1905: 239),
kr. 1862: 19 (1862)
HESS & al. (1972: 667), etc. P. serpyllifolia (Fr.) F.W. Sch. & Sch. Bip.
- Genéticos: en los mencionados terri- in Flora 45: 425 (1862)
torios en que se ha admitido tradicional- Especie de gran área por la Europa fría
mente la presencia de esta especie se han y áreas elevadas de montaña, que en Es -
descrito diversas especies intermedias (P. paña sólo llega a colonizar los Pirineos y
hypeurya, P. macrantha, etc.), alguna de montes vascos, donde desciende al piso
las cuales sí se citan en España sin proble- montano, siendo muy abundante por toda
mas ; incluso se ha descrito en la misma la cadena en los pisos subalpino y alpino.
frontera franco-española la especie P. bil- Hemos anotado recolecciones en Andorra
lyana, admitida por los especialistas -con y las provincias españolas de B, Ge, Hu,
toda razón- como intermedia de fórmula L, Na, SS y Vi.
hoppeana/peleterana. Se ha creído ver valor taxonómico en
- Corológicos: la mayor parte de las formas enanas, normales en los ambientes
especies europeas de gran área, que se ex- extremos de la montaña (propuestas como
tienden por el Asia occidental, Balcanes, H. nanun, H. micranthum o H. serpyllifo-
ámbito perialpino e Italia, como es el caso lium), pero actualmente se tiende a consi-
de la que nos ocupa y también de P. pseu- derar que esta relativa polimorfía no res -
dopilosella o P. saussureoides , son comu- ponde a una separación genética de peso
nes también en España, pues se trata de que justifique dichas propuestas nomen-
plantas de gran capacidad de colonización claturales.
de territorios y de asentamiento y persis -
tencia en los mismos, con gran resisten- 8. P. officinarum F.W. Sch. & Sch.
cia al frío, sequía, pastoreo, etc. Bip. in Flora 45: 421 (1862)
De las numerosas recolecciones que le H. pilosella L., Sp. Pl.: 800 (1753) [syn.
podemos atribuir en la Península parece subst.]
que se concentra en el cuadrante noreste, Una de las especies de mayor área en
diponiendo de testimonios procedentes de la flora europea, aunque en España -pese
las provincias de Bu, Cs, Cu, Gu, Hu, L, a ser planta expandida- está bastante más
Na, So, Te, V, Vi y Z. limitada de lo que sus numerosísimas ci-
tas clásicas da a entender, dado que leer
7. P. lactucella (Wallr.) Sell & West in Hieracium pilosella en obras escritas has-
Watsonia 6(5): 314 (1967) ta finales del siglo XX, era poco menos
H. lactucella Wallr., Sched. Crit. 1: 408 que leer Pilosella sp., ya que ahí se reu-
(1822) [basion.] nían colectivamente todas las formas típi-
- H. auricula auct., non L., Sp. Pl.: 800 (1753)
cas del género (excluidas sólo P. lactuce

56
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

lla, P. vahlii, P. anchusoides y poco más). Las recolecciones estudiadas proce-


El material ibérico estudiado procede dían de las provincias de A, Ab, Av, B,
de Andorra, Portugal y las provincias es - Bu, Cs, Cu, Ge, Gr, Gu, Hu, J, L, Le, Lo,
pañolas de B, Bu, Cs, Cu, Ge, Gu, Hu, L, Lu, M, Na, O, Or, P, S, Sa, Sg, So, T, Te,
Le, Lo, Na, O, Or, P, Po, S, Sg, So, SS, T, V, Va, Vi, Z y Za.
Te, V, Vi, Z y Za.
11. P. saussureoides Arv.-Touv., Mo-
9. P. peleterana (Mérat) F.W. Sch. & nogr. Pilos. & Hier. Dauph.: 13 (1873)
Sch. Bip. in Flora 45: 421 (1862) H. niveum subsp . saussureoides (Arv.-Touv.)
H. peleteranum Mérat, Nouv. Fl. Env. Paris: Zahn in Engler, Pflanzenr. 82: 1182 (1923)
305 (1812) [basion.] - H. tardans auct., non Peter (1884)
= H. pilosella var. pilosissimum Wallr., Sched. Se diferencia de P. tardans, con la que
Crit. 1: 406 (1822) se ha confundido o sinonimizado, por su
Su aspecto típico resulta inconfundi- abundancia de pelos estrellados en ésca-
ble, ya que su especie más cercana, que es pos y brárteas involucrales, donde no pre-
P. hoppeana, difiere por sus brácteas in- senta ni glándulas ni pelos simples; sien-
volucrales obtusas, más elípticas o aova- do habitualmente una planta de reducidas
do-elípticas, predominantemente glandu- dimensiones y pequeños capítulos. ZAHN
losas; mientras que las del grupo officina- (1923: 1184) la separa de P. tardans, aun-
rum-pseudopilosella difiere por sus estre- que sea como subespecie) con la breve -
chas brácteas involucrales y alargados es - pero significativa- frase: “debile, epilo-
tolones. sum, eglandulosum, albidum”.
Es planta de óptimo atlántico, que se Esta especie, bastante extendida por la
extiende por amplias áreas ibéricas, sobre Europa central y meridional, ha sido tra-
todo de su mitad septentrional, pero nunca tada e interpretada de modo muy diverso
resulta abundante, habiendo localizado re- por los autores, desde que se propuso;
colecciones correspondientes a las provin- aunque actualmente es frecuente (PIG-
cias de Bu, Cs, Cu, Ge, Gu, Hu, L, Le, So, NATTI, 1982: 288; AESCHIMANN &
Te, Vi y Z. BURDET, 1994: 454, etc.) verla aceptada
en la propuesta original de ARVET-TOU-
10. P. pseudopilosella (Ten.) Soják in VET (1873: 13).
Folia Geobot. Phytotax. 6: 217 (1971) Hemos estudiado material procedente
H. pseudopilosella Ten., Fl. Nap. 1, Prodr.: de Andorra y las provincias españolas de
71 (1811) [basion.] A, Ab, Al, Av, B, Bu, Cc, Cs, Cu, Ge, Gr,
Planta con óptimo mediterráneo, pero Gu, Hu, J, L, Le, Lo, M, Mu, Na, Or, P, S,
que no desdeña las zonas eurosiberianas Sg, So, T, Te, To, V, Va, Z y Za.
colindantes; lo que observamos en la pe-
nínsula Ibérica, donde accede a la media y 12. P. vahlii (Froel.) F.W. Sch. & Sch.
media-alta montaña pirenaica y cantábri- Bip. in Flora 45: 426 (1862)
ca del mismo modo que lo hace en las = H. vahlii Froel. in DC., Prodr. 7: 204 (1837)
cordilleras béticas, Central e Ibérica e in- [basion.]
cluso las grandes llanuras intermedias. = H. myriadenum Boiss. & Reut. ex Scheele in
En su aspecto típico observamos esca- Linnaea 15: 640 (1862)
pos y estolones más alargados que la ma- P. myriadena (Boiss. & Reut.) F.W. Sch. &
yor parte de sus congéneres y -sobre todo- Sch. Bip. in Flora 45: 425 (1862)
H. vahlii subsp. myriadenum (Boiss. & Reu-
unos involucros densamente cubiertos de
ter) Rivas Mart. in Soc. Éch. Pl. Vasc. Eur.
pelos simples de tendencia negruzca, al- Occid. Bass. Médit. 17: 45 (1979)
canzando al menos los 2 mm de longitud. = H. auricula subsp. lucronensis Sennen in
Butll. Inst. Catal. Hist. Nat. 32: 115 (1932)

57
Flora Montiberica 32 (2006)

Endemismo ibérico, que no se conoce 1. P. alturgelliana Mateo in Fl. Montib.


fuera de la alta montaña silícea de los Sis - 30: 72 (2005) (breviscapa/lactucella)
temas Central e Ibérico. Las muestras ori- Poco que añadir a lo que recientemen-
ginales, recolectadas en el Moncayo, pre- te decíamos de esta especie (cf. MATEO,
sentan una glandulosidad clara, pero me- 2005b: 72), descrita de los prados alpinos
nos exagerada que las de la Sierra de Gua- de la comarca catalana del Alto Urgel,
darrama, que servirían para una propuesta conviviendo con los parentales indicados,
sinónima posterior, que ha sido bastante que además son prácticamente las únicas
aceptada como buena especie por muchos especies del género que se atrevían a co-
autores (H. myriadenum Boiss. & Reut.). lonizar los fríos rasos del alto de L’Orry,
Las muestras de herbario estudiadas se a más de 2.200 m de altitud.
sitúan en las provincias de Av, Bu, Lo, M,
Sg, So y Z. 2. P. aranii Mateo in Fl. Montib. 7: 69
(1997) (argyrocoma/vahlii)
13. P. velutina (Hegetschwl. ex Froel.) La única muestra que conocemos de
F.W. Sch. & Sch. Bip. in Flora 45: 422 ésta sigue siendo la que empleamos hace
(1962) unos años para proponer la planta como
H. velutinum Hegetschwl. ex Froel. in DC., especie nueva (cf. MATEO, 1997: 69),
Prodr. 7: 199 (1838) [basion.] procedente de la zona de Siete Picos en lo
H. pilosella var. velutinum (Hegetschw. ex más alto de la Sierra de Guadarrama, don-
Froel.) Fr. in Uppsala Univ. Årsskr. 1862: 3 de conviven dos de los mejores endemis -
(1862)
= H. incanum (Lam. & DC.) Zahn in Engler, mos ibéricos del género, que seguimos
Pflanzenr. 82: 1182 (1923) defendiendo como sus más lógicos paren-
H. pilosella var. incanum Lam. & DC., Fl. tales.
Franç. 4: 23 (1805)
Hs, LEÓN: Riello, pr. alto de La Cañada, 3. P. auriculiformis (Fr.) F.W. Sch. & Sch.
QH35, 2020 m, 8-VII-1989, Aedo & al. (MA Bip. in Flora 45: 424 (1862) (lactucella/pelete-
622210). PALENCIA: pico Valdecebollas, rana)
UN89, 2000 m, 19-IX-1990, Aedo & al. (MA ≡ H. auriculiforme Fr., Novit. Fl. Suec., ed. 2,: 248
620288). (1828) [basion.]
Queda excluida de las listas modernas Planta escasa, que se conoce por el centro
y norte de Europa, no detectada en España, pe-
de plantas del género presentes en la Pe- ro que podría presentarse por los Pirineos y su
nínsula (ZAHN, 1923; SELL & WEST, zona de influencia, donde llegan a convivir o
1976; De RETZ, 1984); BOLÓS & VI- habitar en cercanías sus parentales.
GO, 1996; etc.), aunque se menciona de
numerosos países de la Europa central y 4. P billyana (de Retz) Mateo, Cat.
centro-meridional. Sus hojas se parecen a Flor. Prov. Teruel: 140 (1990) (hoppeana/
las de P. argyrocoma en disponer de una peleterana)
densa tomentosidad estrellada en el haz, H. billyanum de Retz in Bull. Soc. Bot. Fran-
pero difiere en tener los capítulos glandu- ce 121: 44 (1974) [basion.]
losos y poco hirsutos. = H. peleteranum subsp. subpeleteranum Nä-
No debe ser planta muy extendida en geli & Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 129 (1885)
la Península, pues sólo hemos podido dar Ya hemos aludido a esta interesante
con dos recolecciones, correspondientes especie, al hablar de P. hoppeana. Se des -
en ambos casos a áreas elevadas de la cribió de los Pirineos Orientales franceses
Cordillera Cantábrica. (De RETZ, 1974: 44) y más tarde ha ido
apareciendo por amplias zonas de los Piri-
neos españoles y la Cordillera Ibérica, en
B) Especies secundarias
paralelo con su cercano congénere y pa-

58
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

rental aludido (cf. MATEO, 1990c: 140; Seguramente se presentará a lo largo


2001: 28; etc.). Concretamente dispone- de casi todo el área en que se presenta P.
mos de recolecciones procedentes de las hoppeana, habiendo estudiado muestras
provincias de Bu, Cs, Cu, Ge, Gu, Hu, L, procedentes de las provincias de Cs, Cu,
Na, So, Te y V. Ge, Gu, So, Te y V.

5. Pilosella caballeroi (Mateo) Mateo, 7. P. hypeurya (Peter) Soják in Folia


comb. nova (saussureoides/vahlii) Geobot. Phytotax. 6: 217 (1971) (hoppe-
P. tremedalis subsp. caballeroi Mateo in Fl. ana/officinarum)
Montib. 3: 31 (1996) [basion.] H. hypeuryum Peter in Bot. Jahrb. 5: 255
Se trata de una especie descrita en ori- (1884) [basion.]
gen, de las montañas limítrofes entre So - = H. hoppeanum var. pyrenaicum Arv.-Touv.
ria y La Rioja, como subespecie de P. tre- ex Arv.-Touv. & Gaut., Hieracioth. 1: [in
medalis (cf. MATEO, 1996d: 31); ya que sched.] Gall. nº 1 (1897)
en ese momento tratábamos -como ya he- Una de las especies intermedias de P.
mos comentado- a P. vahlii y P. pseu- hoppeana más extendidas por el norte de
dovahlii como coespecíficas, y siendo así España y conocida en la zona ya desde
que ya existía una P. pseudovahlii/saussu- hace más de un siglo, que se presenta bus-
reoides , que habíamos denominado P. cando siempre áreas frescas de cierta hu-
tremedalis . Al pasar a considerar dichas medad, sobre todo en medios de montaña.
especies como independientes, nos vemos En su seno se han reunido muchas su-
obligados a elevar también al rango de es - bespecies (ZAHN, 1923: 1187-1189, re-
pecie intermedia en primer grado a la que conoce 14), siendo así que las formas típi-
aquí aludimos, de donde la necesidad de cas presentan involucro densamente glan-
la recombinación que ofrecemos. No debe duloso pero no o apenas hirsuto. Sin em-
ser una estirpe frecuente, ya que ni en el bargo el contacto con P. pseudopilosella,
campo ni en los herbarios hemos podido P. tardans, P. saussureoides, etc.; ha trai-
localizar nuevos ejemplares. do consigo la formación de plantas con
caracteres intermedios, que se han presen-
6. Pilosella eglandulosa (Sudre) Mateo, tado mayoritariamente como subespecies
comb. nova (hoppeana/saussureoides ) de ésta otra, por ser más parecidos a ella
= Hieracium eglandulosum Sudre in Bull. externamente dichos intermedios, a los
Géogr. Bot. 24: 51 (1915) [basion.] que aludimos posteriormente en el tercer
El nombre de SUDRE (1915: 51), que listado.
traemos aquí a colación, fue propuesto pa- Hemos podido estudiar material de es-
ra muestras de los Pirineos franceses por ta especie procedente de Andorra y las
Cauterets. Asegura dicho autor que no tie- provincias españolas de B, Bi, Bu, Cs, Ge,
ne pelos simples ni glándulas en el invo- Hu, L, Le, Na, O, S, SS y Vi.
lucro, pero sí muchos pelos estrellados,
siendo los estolones breves y las brácteas 8. P. macrantha (Ten.) F. W. Sch. &
de 2-3 mm anchura. Ello parece que deba Sch. Bip. in Flora 45: 422 (1862) (hop-
corresponder a una fórmula hoppeana/ peana/pseudopilosella)
saussureoides que hasta hace poco aplicá- H. pilosella var. macranthum Ten., Fl. Na-
bamos a P. macrantha, de aspecto muy si- pol. 4: 114 (1830) [basion.]
H. macranthum (Ten.) Ten., Fl. Napol. 5:
milar, pero cuya abundancia de pelos sim-
190 (1836)
ples en el involucro nos lleva mejor a su H. hoppeanum subsp. macranthum (Ten.)
consideración como hoppeana/pseudopi- Zahn in Engler, Pflanzenr. 82: 1153 (1923)
losella. = H. tenoreanum Froel. in DC., Prodr. 7: 200
(1838)

59
Flora Montiberica 32 (2006)

P. tenoreana (Froel.) F.W. Sch. & Sch. Bip. 9. Pilosella neohybrida (Arv.-Touv.)
in Flora 45: 422 (1862) Mateo, comb. nova (anchusoides/pelete-
H. peleteranum var. tenoreanum (Froel.) rana.)
Arv-Touv. ex Arv.-Touv. & Gaut., Hiera- Hieracium neohybridum Arv.-Touv., Hier.
cioth. 6: [in sched.] Hisp. nº 62 (1899) Gall. Hisp. Cat.: 10 (1913) [basion.]
= H. pilosella var. byzantinum Boiss., Fl. = H. fontqueri Pau in Bol. R. Soc. Esp. Hist.
Orient. 3: 860 (1875) Nat. 21: 144 (1921)
H. byzantinum (Boiss.) Zahn in Engler, Hs, *CUENCA: Fuentelespino de Moya,
Pfanzenr. 82: 1194 (1923) bajo puntal de San Francisco, XK31, 1120 m,
P. byzantina (Boiss.) P.D. Sell & C. West, 23-V-1993, rodenos, Mateo, 7487 (VAB 93/
Not. R. Bot. Gard. Edinb. 33: 432 (1975) 0565). TARRAGONA: Montroig, pr. Munta-
= H. pseudopilosella subsp. albarracinum nya Blanca, CF25, 500 m, 13-V-1926, Font
Zahn in Engler, Pflanzenr. 75: 1186 (1923) Quer (BC 84241). Prades, CF37, 950 m, VI-
P. albarracina (Zahn) Mateo, Cat. Flor. 1917, isotypus de H. fontqueri Pau, Font Quer
Prov. Teruel: 140 (1990) (MA 143063).
Hasta hace poco denominábamos P. Esta especie aparece propuesta por
albarracina (ver sinonimia), para referir- ARVET -TOUVET (1913: 10) a partir de
nos a este taxón (cf. MATEO, 1990c; material recolectado por Trémols cerca de
2001: 27; etc.), dado que la descripción de Barcelona, y la separa de su cercano pa-
ZAHN (1923: 1186) nos conduce a esta riente P. pseudohybrida por ser más larga
fórmula parental, que él mis mo sugiere al y abundantemente hirsuta no glandulosa,
subrayar que presenta características inter lo que lleva más tarde a ZAHN (1923:
tenuicaule y pinaricum; pero unas páginas 1496) a suponer un origen en la fórmula
antes (ZAHN, l.c.: 1153-1154), al tratar anchusoides < peleterana.
H. hoppeanum, nos describe la subsp. ma- Poco después, PAU (1921: 144) pro-
crantha, aunque él la atribuye a BOIS- pone un H. fontqueri, recolectado por P.
SIER (1875: 860), que en su Flora Orien- Font Quer en la Sierra de Prades (Tarra-
talis la atribuía adecuadamente a Tenore. gona), cuyas características apenas pare-
Esta subsp. macrantha la describe presen- cen separarse de las de esta propuesta.
tando brácteas involucrales estrechas (de Suele convivir con P. anchusoides y
1’5-2 mm en la base), poco glandulosas y presentar un aspecto que la recuerda mu -
abundantemente pelosas; que es exacta- cho, pero se diferencia claramente por su
mente lo mismo que pasaba en la subsp. estatura menor y sus capítulos más esca-
albarracina. sos y de mayor tamaño, lo que habla de la
Por otro lado, coincidimos con la opi- introgresión de una especie monocéfala
nión de SELL & WEST (1975: 762) de (Sect. Pilosellina), que -en concordancia
que la P. byzantina descrita por BOIS- con los autores precedentes - pensamos
SIER (l.c.: 860), como variedad de H. pi- pueda ser P. peleterana.
losella y procedente de Turquía, es tam- Aparte de las escasas recolecciones
bién hoppeana/pseudopilosella, con esos clásicas catalanas (B, T), atribuimos a esta
caracteres intermedios que veíamos en la especie una muestra reciente nuestra del
planta tenoreana, por lo que también la noreste de Cuenca.
incluimos en esta sinonimia.
Su distribución ibérica parece muy pa- 10. P. pachylodes (Nägeli & Peter) So-
ralela a la de P. hoppeana, habiendo sido ják in Folia Geobot. Phytotax. 6: 217
recolectada en áreas correspondientes a (1971) (officinarum/peleterana)
las provincias de Cs, Cu, Ge, Hu, L, So, H. pachylodes Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-
Te, V y Vi. Eur. 1: 180 (1885) [basion.]
= H. longisquamum Peter in Bit. Jahrb. Sust.
5: 256 (1884)

60
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

P. longisquama (Peter) Holub in Folia Geo- modice floccosis dense pilosis (1-3 mm).
bot. Phytotax. 12: 306 (1977) Ligulae luteae in dorso rubostriatae.
*Hs, CASTELLÓN: Cinctorres, barranco DESCRIPCIÓN: Planta de estatura
del Molar, YK39, 920 m., 6-VII-1996, C.
media-alta (1-3 dm); estolones alargados
Fabregat & S. López Udias (VAB 96/3166).
HUESCA: Chisagués, BH62, 1460 m, 20-VI- y finos. Hojas de las rosetas espatulado
1996, Mateo-11673, Fabregat & López Udias elípticas, verdes por el haz y laxamente
(VAB 96/2446). Torla, Sierra de las Cutas, canescente-flocosas por el envés, no glan-
YN42, 2000 m, 4-VII-1989, pastizales calcí- dulosas. Pedúnculo moderadamente glan-
colas, Mateo-3282 (VAB 89/2203). LÉRIDA: duloso y flocoso escasamente hirsuto. Ca-
Espot, Solá d'Espot, CH41, 1500 m, 8-VII- pítulos solitarios en los individuos detec-
1934 ut H. pachylodes subsp. eucomoides, tados (posiblemente puedan aparecer indi-
Rothmaler (BC 83098). ZARAGOZA: Lue- viduos en que se ramifiquen); involucros
sia, barranco del Val, XM69, 1040 m, 22-V-
con brácteas estrechas (1 mm de anchura
1999, Mateo-13187 & al. (VAB 99/0560)
en la base), escasa- a abundantemente
Es planta escasa en la península Ibé-
glandulosos, moderadamente flocosos y
rica, donde no parece que haya sido citada
abundantemente hirsutos, con pelos alar-
anteriormente, aunque es probable -por
gados (1-3 mm) que tienden a ser oscuros.
los datos ofrecidos- que esté relativamen-
Lígulas amarillas, rojizas en el exterior.
te extendida por su mitad norte. Se separa
DISCUSIÓN: No cabe duda alguna
bien de P. officinarum por sus estolones
de que se trata de planta intermedia entre
gruesos y los abundantes pelos simples
P. lactucella y otra del grupo principal del
que presenta en el involucro y en casi toda
género (las de escapo monocéfalo y envés
la planta; mientras que de P. peleterana se
foliar tomentoso), que no es P. officina-
distingue por tener estolones más o menos
rum o P. hoppeana (caso de P. schultesii
alargados, brácteas involucrales estrechas
o P. viridiflora) dado el mayor desarrollo
y glandulosas, etc.
de pelos simples frente a las glándulas en
el involucro, cosa que aporta P. pseudopi-
11. Pilosella panticosae Mateo, sp. no-
losella mejor que P. peleterana, la que in-
va (lactucella/pseudopilosella)
TYPUS : Hs, HUESCA: Panticosa, Baños duciría a unos estolones más gruesos y
de Panticosa, 30TYN23, 1800 m, pastizales si- cortos. Tenemos que proponer esta planta
licícolas subalpinos, 23-VIII-1989, Mateo- como especie nueva, ya que no hemos po-
2995 (VAB-89/1735). dido detectar en la bibliografía ninguna
OTRAS RECOLECCIONES: Hs, NA- referencia a especie del género en la que
VARRA: XN74, Isaba, Peña Ezcáurri, zona estén involucradas las dos especies indi-
limítrofe con Aragón, 1800 m, pastizales cadas.
húmedos sobre calizas, 7-VIII-1987, Mateo- Por los parentales implicados podría
5164 (VAB 87/0476). HUESCA: Ansó, entre
presentarse por amplias áreas del ámbito
Zuriza y el Mallo Paco, XN74, 1700 m, pasti-
zales subalpinos, 5-VIII-1987, Mateo (VAB- alpino-pirenaico, pero sólo hemos podido
90/2212c). detectar unas pocas poblaciones en el
DESCRIPTIO: Stolones graciles plus Pirineo central y occidental español.
minusve elongati. Scapi 1-3 dm alti, mo -
nocephali (fortasse interdum furcati) mo- 12. P. periphanoides (Zahn) Soják in
dice gladulosi et floccosi, subpilosi. Folia Folia Geobot. Phytotax. 6: 217 (1971)
spathulato-elliptica, supra viridia laxe pi- (peleterana/saussureoides)
H. periphanoides Zahn in Schinz & Keller,
losa, subtus laxe floccosa eglandulosa. In-
Fl. Schw., ed. 2, 2: 550 (1905) [basion.]
volucra parva, squamis atroviridibus ad 1 = H. portae Willk., Suppl. Prodr. Fl. Hisp.:
mm latis modice vel dense glandulosis 118 (1893)

61
Flora Montiberica 32 (2006)

= H. pseudopilosella subsp. plantaginoides cimiento del Vinalopó, YH08, 740 m, VI-


Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 176 (1885) 1987, J.R. Nebot (VAB 91/0541)
Hs, ALICANTE: Alcoy, Sierra del Carras- Incluimos en la sinonimia lo que Will-
cal, YH18, 17-V-1964, Rigual (MA 556544). komm llamó H. portae (tipo en la Sierra
Cocentaina, alto de Montcabrer, YH19, 1300 de Alcaraz) y la subsp. plantaginoides de
m, 25-V-1987, Mateo-5216 & Nebot (VAB H. pseudopilosella (tipo en Basses-Alpes,
91/0556). BARCELONA: Pobla de Clara-
munt, pr. Els Mollons, CG90, 540-IX-VI- Francia), ya que la diferencia de dichas
1977, Nuet (BC 627855). CASTELLÓN: Sa- propuestas con ésta última especie aluden
cañet, pr. Canales, XK91, 1250 m, 15-VI- a la presencia de estolones más gruesos,
1984, pastizales calcícolas, Mateo-5213 & capítulos mayores y brácteas involucrales
Figuerola (VAB 84/0707). CUENCA: Cuen- moderadamente hirsutas con abundancia
ca, Las Torcas, WK93 8-VI-1974, G. López & de pelos estrellados. Todo ello nos habla
al. (MA 207931). Sierra de Talayuelas, XK40, de una influencia de P. peleterana, pero
1000 m, 27-V-1980, pastizal seco silicícola, diluida por el cruzamiento con P. saussu-
Mateo-5217 (VAB 80/0192). GRANADA: reoides , lo que da -sin duda- una forma de
Sierra Nevada, VIII-1908, Pau (MA 142603).
LÉRIDA: Adraén, Sierra del Cadí occidental, aspecto cercano a P. pseudopilosella. Tal
CG78, 1390 m, 19-VI-2005, Mateo, Fabado & entidad parece extendida en España sobre
Torres (VAL 164546). MURCIA, Moratalla, todo en el ámbito iberolevantino y en
Salinas de Zacatín, WH72, 1030 m, 25-IV- ambiente supramediterráneo calizo (1000-
1997, Aedo & al. (MA 591029). SORIA: Me- 1500 m) no muy seco.
dinaceli, WL45, 31-V-1974, Bellot & al. (MA
328626). TERUEL: Jabaloyas, pr. Fuente del 13. P. pintodasilvae (de Retz) Mateo,
Pajarejo, XK35, 1200 m, 22-VI-1994, Mateo- Cat. Flor. Prov. Teruel: 143 (1990) (offi-
9076 & al. (VAB 94/2223). Tortajada, pr. cinarum/pseudopilosella)
Masada del Valle, XK67, 960 m, 12-VI-1988,
H. pintodasilvae de Retz in Agron. Lusit. 35:
pastizal seco calcícola, Mateo-0341 (VAB 88/ 307 (1974) [basion.]
2082). Las Navas de Torrijas, XK72, 1500 m,
22-VI-1984, pastizal calcícola, Mateo-5204 & Hace ya años que dedujimos que este
Aguilella (VAB 84/0706). Puebla de Valverde, taxón, originariamente propuesto por De
XK75, 1300 m, 9-VI-1922, Pau (MA 142586). RETZ (1974b: 307), era una buena espe-
Odón, hacia El Pobo de Dueñas, XL12, 1200 cie intermedia de primer grado (cf. MA-
m, 30-VII-1988, pastizal silicícola, Mateo- TEO, 1990c: 143), de la que posterior-
1873 (VAB 883805). VALENCIA: Ayora, XJ mente hemos comprobado que está bas -
52, 20-VI-1906, Pau (MA 328637). Sinarcas, tante extendida por buena parte de la mi -
XJ59, 900 m, VI-1979, encinar aclarado sobre tad norte de la península Ibérica y es im-
calizas, Mateo (VAB 79/0130). Requena, pico
pensable que no se presente por amplias
Tejo, XJ77, 1200 m, 25-VI-1984, pastizal so-
bre calizas, Mateo-5207 (VAB 84/0723). Sie- zonas del sur de Europa, aunque sea ar-
rra de Enguera, hacia Ayora, XJ81, 900 m, 12- dua labor de rastrear entre los cientos de
VI-1984, matorral seco sobre calizas, Mateo- subespecies publicadas de P. officinarum
5212 & Figuerola (VAB 84/ 0721). Vallanca, para encontrar las más que probables pro-
hacia Negrón pr. Valdelagua, XK33, 1250 m, puestas que resultarían coespecíficas con
8-VI-1995, Mateo-10562 & López Udias ésta.
(VAB 95/3412). Tuéjar, umbría del Picarcho, Su distribución peninsular es bastante
XK51, 1150 m, 15-VI-1982, Mateo-5200 amplia implicando al menos las provin-
(VAB 902227). La Yesa, barranco de Sancho,
cias de B, Bu, Cs, Cu, Gu, Hu, L, Le, Lo,
XK72, 1450 m, 12-VI-2003, Mateo & Torres
(VAL 145742). Higueruelas, umbría de las Lu, Na, Or, P, S, So, T, Te, V, Vi, Z y Za.
Peñas de Dios, XK80, 1000 m, 26-V-1991,
Mateo-4249 (VAB 911428). Andilla, hacia 14. Pilosella pseudogalliciana Mateo,
Canales, XK81, 21-VI-1984, Aguilella (VAL sp. nova (galliciana/pseudopilosella)
13582). Bocairente, fuente de la Coveta pr. na-

62
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

TYPUS: Hs, LEÓN: Gete, Collado de Gete, muestran color castaño oscuro, emitiendo
30TTN8756, 1570 m, comunidades higrófilas, un vilano de ± 4-5 mm.
22-VI-2004, s/r (LEB 84372) DISCUSIÓN: Con las características
DESCRIPTIO: Stolones graciles (ad comentadas resulta clara la influencia en
1 mm latis) et elongati foliis sat parvis re- estas poblaciones de una planta de la sect.
motis obsiti. Scapi 10-20 cm alti, mono- Auriculina (cuyo único representante co-
cephali (fortasse interdum furcati) modice nocido en la zona es P. galliciana), que
pilosi et floccosi, ad apicem tantum glan- aporta la glabrescencia de las hojas y el
dulosi. Folia oblanceolato-spathulata, 20- que apenas se observen pelos estrellados
60 x 5-10 mm, glabrescentia viridia laxe en el envés; mientras el que el hecho de
et longe pilosa (3-4 mm) subtus interdum tener escapos monocéfalos y la abundan-
laxe floccosa eglandulosa. Involucra par- cia de pelos simples en el involucro nos
va (ad 7-8 mm), squamis denigricantis dan un aspecto muy cercano a P. pseudo-
dense pilosis modice floccosis et pilosis. pilosella, a la que atribuiríamos las mues -
Ligulae luteae in dorso valde rubostriatae. tras si no fuera por el peso del carácter
Achaenia ad 2 mm atrofusca, pappo ± 4-5 antes indicado. Junto con lo que más ade-
mm. lante presentamos como P. unamunoi, se-
DESCRIPCIÓN: Estolones cortos (2- rían las dos primeras especies intermedias
6 cm) y muy finos (hasta 1 mm de gro- del género para cuya génesis se postula la
sor), sin hojas o éstas muy reducidas y es - olvidada P. galliciana.
paciadas. Escapos de 10-20 cm, sin hojas
y siempre monocéfalos en los ejemplares 15. P. pseudohybrida (Arv.-Touv. ex
estudiados (aunque no es descartable que Debeaux) Soják in Folia Geobot. Phyto-
puedan aparecer ejemplares de 2-3 capítu- tax. 6(2): 219 (1971) (anchusoides/hop-
los), sobre pedúnculos tapizados de laxos peana)
pelos simples y estrellados en la parte me- H. pseudohybridum Arv.-Touv. ex Debeaux
dia y baja, mientras que en el ápice se es - in Rev. Soc. Fr. Bot. 13: 356 (1895) [basion.]
pesan los segundos y aparece un cierto Hs, GUADALAJARA: Corduente, hacia
número de tricomas glandulosos negruz- Teroleja, WL81, 1180 m, 25-VI-1997, Mateo
cos. Hojas de la roseta de 2-6 cm x 5-10 (VAB 97/3740). TERUEL: Albarracín, Sierra
mm, oblanceolado-espatuladas, atenuadas del Pinar, 1500 m, VI-1894, Reverchon (BC
37613, isotypus). Id., hacia Bezas, XK36,
en la base en un pecíolo poco marcado y
1370 m, 24-VII-1988, pinares de rode-no,
obtuso-mucronadas en el ápice, glabres - Mateo-1223 (VAB 88/2947). Alpeñés, hacia
centes y de color verde en ambas caras, Torre los Negros, XL62, 1200 m, 22-VI-1988,
provistas de laxos, finos y largos (3-4 melojares, Mateo & Ferrer Plou, 1446 (VAB
mm) pelos simples, más abundantes hacia 88/3173). VALENCIA: Castielfabib, barranco
el margen, nunca con glándulas, pero oca- del Val del Agua, XK45, 1120 m, 1-VI-2003,
sionalmente con un tapiz no muy denso Mateo, Torres & Fabado (VAL 145730).
de pelos estrellados en el envés. Capítulos DEBEAUX (1895: 356) atribuye esta
con involucro que alcanza ± 7-8 mm de especie a Arvet-Touvet, subrayando su
longitud y anchura, presentando un color parecido con H. hybridum Chaix, al que
gris oscuro o negruzco debido al denso suele atribuirse el origen cymosum/pelete-
indumento de pelos simples oscuros, de ± ranum, que da un resultado muy similar a
2 mm, que pueden ocultar algunos de tipo este otro, pero subrayando que se diferen-
estrellado o glanduloso más escaso. Las cia -sobre todo- por sus brácteas involu-
lígulas alcanzan 12-14 mm y muestran un crales obtusas, poco pelosas y más bien
vivo color rojizo en su cara inferior. Las glandulosas. Había sido recolectado por
cipselas maduras alcanzan unos 2 mm y Reverchon en los rodenos de la Sierra de

63
Flora Montiberica 32 (2006)

Albarracín, donde la hemos vuelto a de- (MATEO, 1996a). Hoy día creemos -con
tectar en varias ocasiones. datos más abundantes y precisos- que la
Más tarde ZAHN (1923: 1496) la atri- planta que propuso De RETZ (1978: 215)
buye un origen zizianum (vel anchusoi- es una buena esp ecie, intermedia de pri-
des) < peleteranum. Ello la sitúa a caballo mer grado, entre P. lactucella y P. vahlii,
de ser un sinónimo de P. anchusoides (zi- como ya dedujo acertadamente el especia-
ziana > peleterana, para este autor) y de lista francés y defendíamos en nuestra pri-
P. neohybrida (anchusoides < peleterana mera propuesta bajo el género Pilosella
para Zahn). Por lo observado por nosotros (MATEO, 1990c: 143).
en nuestras muestras, y atendiendo a las Se distribución se concreta a las áreas
descripciones existentes de esta especie y silíceas más húmedas del Sistema Ibérico
P. neohybrida, nos parece que la separa- en altitudes moderadas (óptimo a unos
ción entre ambas queda mejor explicada 1400-1800 m), desde el Alto Tajo, Serra-
sobre la base de atribuir a la aquí conside- nía de Cuenca y Macizo de Peñagolosa
rada el origen anchusoides/hoppeana, lo hasta las sierras de la Demanda y Urbión,
que la acercaría mucho al denominado H. afectando al menos a las provincias de
subspurium Bornm. & Zahn ex Zahn in Bu, Cs, Cu, Gu, Lo, So, Te y Z.
Engler, Pflanzenr. 82: 1325 (1923). Al
igual que P. neohybrida resulta muy pró- 17. P. schultesii (F.W. Sch.) F.W. Sch.
xima a la planta alpina antiguamente des - & Sch. Bip. in Flora 45: 425 (1862) (lac-
crita como H. hybridum Chaix ex Vill, tucella/officinarum)
Hist. Pl. Dauph. 3: 100 (1789), de la que H. schultesii F.W. Sch., Arch. Fl. Fr. Allem.
surge el nombre de las dos intermedias 1: 35 (1842) [basion.]
hispanas. Hs, GUIPÚZCOA: Usurbil, WN78, 22-V-
1982, Aizpuru & Catalán (ARAN 0316b).
Con los datos disponibles al respecto
HUESCA: Ansó, entre Zuriza y Mallo Paco,
parece que se trataría de una planta confi- XN74, 1700 m, 5-VIII-1987, pastizales subal-
nada a las áreas silíceas de los montes del pinos, Mateo-5162 (VAB 90/2212). Hecho,
Sistema Ibérico suroriental, básicamente Guarrinza, XN84, 1260 m, 23-VII-1973, Fillat
la Sierra de Albarracín y Alto Tajo. (JACA 3759/73). Ansó, Linza pr. Tres Reyes,
XN85, 2000 m, 4-VIII-1967, P. Montserrat
16. P. pseudovahlii (de Retz) Mateo, (JACA 3257/67). Panticosa, pr. Baños de Pan-
Cat. Flor. Prov. Teruel: 143 (1990) (lactu- ticosa, YN23, 1800 m, 23-VIII-1989, Mateo-
cella/vahlii) 2995 (VAB 89/1753). NAVARRA: Artikutza,
H. pseudovahlii de Retz in Bull. Soc. Bot. WN78, 27-IV-1978, Aizpuru & Catalán
France 125: 215 (1978) [basion.] (ARAN 20548). VIZCAYA: Baquio, WP11,
P. vahlii subsp. pseudovahlii (de Retz) Ma- 100 m, 2-V-1982, G. Montserrat & D. Gómez
teo in Fl. Montib. 2: 36 (1996) (VAB 88/4069).
= H. oligadenum Arv.-Touv., Hier. Gall. Hisp. Especie de distribución bastante limi-
Cat.: 17 (1913) [non (Bald.) Halácsy, 1902] tada en la Península, por áreas elevadas de
= H. auricula var. oligadenum Pau in Bol. los Pirineos y su entorno, que hasta hace
Soc. Arag. Ci. Nat. 17: 152 (1918) muy poco era la única que se conocía en
La aparición -en amplias zonas del la flora ibérica como intermedia formada
Sistema Ibérico- de lo que más adelante a partir de P. lactucella.
presentamos como P. unamunoi, nos ha-
bía llevado a interpretar como un cont inuo 18. P. subtardans (Nägeli & Peter) So-
la relación entre P. vahlii y P. pseudo- ják in Folia Geobot. Phytotax. 6: 217
vahlii, lo que nos indujo a su refundición (1971) (officinarum/saussureoides )
en una especie, con la combinación del H. tardans subsp. subtardans Nägeli & Pe-
segundo como subespecies del primero ter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 174 (1885) [basion.]

64
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

Vulgar y ubicua por casi toda España, = H. niveum (Müll.-Arg.) Zahn in Engler,
con preferencia por las áreas de media Pflanzenr. 82: 1183 (1923)
montaña (1000-1800 m) -no demasiado H. pilosella var. niveum Müll.-Arg. in
Christ, Hier. Schw.: 1 (1863)
húmedas ni secas- en que conviven sus
parentales. Las recolecciones estudiadas El nombre que aquí presentamos ha
procedían de Andorra y las provincias es - sido empleado ampliamente por numero-
sos botánicos durante las últimas décadas
pañolas de Bi, Bu, Cs, Cu, Ge, Gu, Hu, L,
Le, Lo, Lu, Na, O, Or, P, S, Sg, So, SS, T, para referirse a lo que ya había llamado
Te, To, V, Va, Vi, Z y Za. anteriormente Arvet-Touvet P. saussure-
oides, especie que ya hemos reivindicado
19. P. subulatissima (Zahn) Mateo in entre las principales del género.
Fl. Montib. 7: 68 (1997) (argyrocoma/ Sin embargo, ZAHN (1923: 1183), al
proponer su H. niveum, subraya que esta
pseudopilosella)
H. argyrocomum subsp. subulatissimum Zahn nueva esp ecie se diferencia de la de Ar-
in Arch. Bot. Bull. Mens. 2: 202 (1928) [ba- vet-Touvet -y coincide con la de Peter- en
sion.] presentar el involucro con pelos estrella-
Hs, GRANADA: Soportújar, VF69, 1700 dos acompañados de pelos simples, que
m, 12-VI-1996 (GDA 42558). MADRID: Cer- son blancos y cortos, como los de la P.
cedilla, 4-VII-1932, C. Vicioso (MA 142725). capillata, que Arvet-Touvet describe más
Id., zona superior de Siete Picos, VL11, 2060 adelante.
m, 3-VIII-1996 V.J. Arán (VAB 96/4313). Durante bastante tiempo pensábamos
En la publicación aludida en el protó- que Hieracium tardans-niveum-saussure-
logo (MATEO, 1997: 68) proponíamos oides era una unidad, bloque que recogía
esta combinación a partir de la planta des - la especie principal, de capítulos peque-
crita por ZAHN (1928: 202) como subes - ños, blancos, tapizados sólo por pelos es -
pecie de P. argyrocoma, sobre muestras trellados. Así la planta de aspecto seme-
recolectadas por Reverchon en la Sierra jante, pero con pelos simples abundantes
del Cuarto (Granada). En la descripción en las brácteas involucrales, que parece
de Zahn todo parece hablar en la direc- mostrar introgresión con P. pseudopilo-
ción de considerar esta planta como in- sella, la denonimábamos sobre el Hiera-
termedia de P. argyrocoma -cuyo carácter cium capillatum de Arvet-Touvet, que pa-
de poseer pelos estrellados en el haz foliar recía corresponder a algo que encontrába-
puede seducirnos en exceso- y P. pseudo- mos en gran abundancia en nuestras reco-
pilosella. Además de las poblaciones gra- lecciones, recombinado al género Pilosel-
natenses originales, ha sido detectada en la. Ahora, al revisar con más detenimien-
la Sierra de Guadarrama, donde también to las muestras de los herbarios y los tex-
conviven ambos parentales. tos de la bibliografía, nos vemos obliga-
dos a recomponer el edificio, con una in-
20. P. tardans (Peter) Soják in Folia terpretación similar de las poblaciones na-
Geobot. Phytotax. 6: 217 (1971) (pseudo- turales, pero con una diferente nomencla-
pilosella/saussureoides) tura a aplicar, más acorde con las priori-
H. tardans Peter in Bot. Jahrb. 5: 256 (1884)
[basion.] dades aceptables por el código y el senti-
= H. pseudopilosella subsp. tenuicaule Nägeli do real que entendemos que quiso dar ca-
& Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 176 (1885) da autor a su propuesta.
= H. capillatum Arv.-Touv., Hier. Gall. Hisp. Se trata de una planta amplísimamente
Cat.: 7 (1913) distribuida por la Península, donde pre-
P. capillata (Arv.-Touv.) Mateo, Cat. Flor. fiere ambientes secos y continentales, re-
Prov. Teruel: 141 (1990) huyendo sobre todo las zonas costeras ba-
jas, pero también los ambientes más fríos

65
Flora Montiberica 32 (2006)

o húmedos. Convive o alterna con otras Hs, BURGOS: Valmala, Sierra de la De-
tan frecuentes como P. saussureoides o P. manda hacia el monte Trigaza, 30TVM77,
pseudopilosella, presentando característi- 1800 m, 24-VI-1989, cunetas silíceas, Marín
Padellano (VAB 96/1146). Quintanar de la
cas intermedias entre ambas, pero resul-
Sierra, hacia Neila, 30TVM95, 1400 m, 8-VI-
tando claramente más abundante. Las 35 1996, pinar-hayedo aclarado, Mateo-11616,
provincias en que hemos detectado mues - Fabregat, López Udias (VAB 96/2274). *LA
tras son: A, Ab, Al, Av, B, Bu, Cc, CR, RIOJA: Ezcaray, monte San Lorenzo, 1920
Cs, Cu, Ge, Gr, Gu, Hu, J, Le, Lo, Lu, M, m, 16-VII-1991, Nydegger (VAL 33827). S O-
Mu, Na, Or, P, S, Sa, Sg, So, SS, T, Te, RIA: Covaleda, pr. Laguna Helada de Urbión,
To, V, Va, Z y Za. 30TWM14, 2020 m, 19-VIII-1988, pastizales
silicícolas, Mateo-1785 (VAB 88/3715). Vi-
21. P. tardiuscula (Nägeli & Peter) So- nuesa, Puerto de Santa Inés, 30TWM15, 1700
m, 22-VIII-1988, pinares albares, Mateo-1708
ják in Folia Geobot. Phytotax. 6: 217
(VAB 88/3638). Molinos de Razón, Sierra
(1971) (lactucella/saussureoides ) Cebollera pr. río Razoncillo, 30TWM34, 1500
H. tardiusculum Negeli & Peter, Hier. Mitt.- m, 2-VIII-1990 m, Mateo-3827 (VAB 90/
Eur. 1: 235 (1885) [basion.] 1485). Vizmanos, 30TWM45, 1200 m, 14-VI-
*Hs, HUESCA: Ansó, La Paquiza, XN74, 1992, Segura (VAB 92/2851). Sierra del Ma-
1500 m, 5-VIII-87, Mateo-5163 (VAB 87/ dero, 30TWM82, 5-VI-1934, C. Vicioso (MA
0529). Id., sobre el Mallo Paco, 1800 m, 5-
287473). 30TWM9024, Borobia, Mata la Mo-
VIII-87, Mateo (VAB 90/2212, VAL 10897). cha, 1100 m. claros de melojar, 5-VI-1994,
Panticosa, Baños de Panticosa, 30TYN23, Mateo, J.L. Benito & al. (VAB 94/1965).
1800 m, 23-VIII-1989, pastizal silicícola sub-
alpino, Mateo (VAB 89/1735b). NAVARRA: Se trata de una planta relativamente
Isaba, Peña Ezcáurri, 30TXN74, 1500 m, 7- extendida por las áreas de cierta elevación
VIII-1987, Mateo-5160 (VAB 92/ 0742) del Sistema Ibérico occidental, en el en-
Se caracteriza por presentar escapos torno de las sierras de la Demanda, Ur-
cortos (5-15 cm), hojas con envés tapiza- bión y Cebollera, más zonas aledañas; con
do de pelos estrellados moderadamente características intermedias entre P. vahlii
densos; estolones cortos o algo alargados, y P. galliciana. La primera es planta de
pedúnculos con abundantes pelos estrella- apariencia bastante glandulosa y la segun-
dos y escasos pelos simples; brácteas in- da glabrescente, ambas con poca tenden-
volucrales estrechas, canescentes densa- cia a formar estolones o con éstos cortos y
mente flocosas, moderadamente glandu- gruesos. Las formas con apariencia de P.
losas con pelos simples de nulos a esca- galliciana, pero con algunas pequeñas
sos, cortos (0’5-1 mm) y blanquecinos. glándulas en sus hojas, o con apariencia
Esta ligera variabilidad podría deberse a de P. vahlii, pero muy escasamente glan-
la influencia alternativa de P. sausureoi- dulosas, les vamos a suponer este origen y
des o P. tardans sobre P. lactucella, que ubicar en el seno de este taxón.
daría un resultado apenas perceptible. Nuestra idea era proponer un nombre
Ha sido detectada en áreas del Pirineo nuevo, pero al encontrar el de VICIOSO
occidental, pero -sin duda- aparecerá de (1942: 235) que aquí presentamos -sobre
modo accidental en el resto de la cadena, muestras del monte Toranzo- y deducir
comportándose al modo de un híbrido or- que estaba refiriéndose a lo mismo, opta-
dinario. mos por la recombinación, como home-
naje al trabajo de Carlos Vicioso en la flo-
22. Pilosella unamunoi (C. Vic.) Ma- ra soriana y -de paso- a su contemporáneo
teo, comb. nova (galliciana/vahlii) especialista en los hongos parásitos, el
Hieracium myriadenum var. unamunoi C. vasco Luis M. Unamuno Yrigoyen.
Vic. in Anales Jard. Bot. Madrid 2: 235 (1942)
[basion.]

66
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

23. Pilosella vansoestii (de Retz) Mateo, 24. P. viridifolia (Peter) Holub in Folia
comb. nova (peleterana/pseudopilosella) Geobot. Phytotax. 12: 306 (1977) (hoppeana/
Hieracium peleteranum subsp. vansoestii de lactucella)
Retz in Agron. Lusit. 35: 309 (1974) [basion.] ≡ H. viridifolium Peter in Bit. Jahrb. Syst. 5: 258
Hs, ASTURIAS : Sotres, 18-VIII-1983, A. (1884) [basion.]
Especie completamente previsible en el
Aguilella (VAL 5874). CASTELLÓN: Begís,
Sierra de El Toro, 30SXK92, 1400 m, 15-VI- ámbito pirenaico o prepirenaico, desde el País
1984, pinares de rodeno, Mateo-5218 & al. Vasco a Cataluña, pero de la que no existen
(VAB 84/0708). GUADALAJARA: Poveda referencias bibliográficas ni hemos podido ver
de la Sierra, hoces del Tajo, 30TWL80, 1080 recolección peninsular alguna.
m, 20-VI-1995, Mateo-10131 (VAB 95/2832).
Corduente, hoz del río Gallo pr. Virgen de la 25. P. winkleri (Nägeli & Peter) Mateo
Hoz, 30TWL82, 1050 m, 19-VI-1995, Mateo- in Fl. Montib. 7: 69 (1997) (argyrocoma/
10345 & al. (VAB 95/3115). LEÓN: Candín, saussureoides)
Suárbol, 29TPH74, 1100 m, 27-VI-1994, Ma- H. subuliferum subsp. winkleri Nägeli &
teo-9299 & al. (VAB 94/3092). SEGOVIA: Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 177 (1885) [basion.]
Torrecilla del Pinar, 860 m, 15-VI-1983, Ro- H. winkleri (Nägeli & Peter) Mateo in La-
mero (MA 566530). Riofrío de Riaza, Puerto gascalia 15 (Extra): 376 (1988)
de Quesera, 30TVL66, 1700 m, 21-VII-1982, = H. pilosella var. nevadense Arv.-Touv.,
pastizales secos silicícolas, Segura & Mateo- Hier. Gall. Hisp. Cat.: 7 (1913)
5219 (VAB 82/0349). TERUEL: Corbalán, Hs, ALMERÍA, Sierra de Gádor, WF18,
pr. Puerto de Cabigordo, 30TXK77, 1500 m, 2190 m, 27-VI-2003, Aedo & al. (MA 704462).
pastizal sobre calizas, 23-VI-1984, Mateo- Sierra de Abrucena, WG21, 2-VII-1929, Gros
5297 (VAB 84/0722). ZARAGOZA: Herrera (MA 142722). GRANADA, Sierra Nevada, 7-
de los Navarros, monte de Herrera, 30TXL55, VIII-1930, Ceballos & Vicioso (MA 142751).
1250 m, 23-VI-1985, pinares sobre rodenos, MADRID: Parque Natural de Peñalara, VL12,
Mateo-5214 & Ferrer Plou (VAB 85/1069). 1900 m, 22-VII-1992, Vargas (MA 515404).
Este taxón aparece propuesto por De Hace años (cf. MATEO, 1988: 376;
RETZ (1974b: 309) de la zona de Vinhais 1997b: 69) ya destacábamos que la pre-
(Portugal) y atribuido a P. peleterana co- sencia de capítulos menores, cuyo involu-
mo subespecie. Él mismo ya subraya que cro muestra abundancia de pelos estrella-
coincide con esta otra especie en disponer dos y escasez de pelos simples, unido a la
de gruesos estolones, pero aquí son más menor flocosidad de las hojas, nos habla
alargados. También en que los capítulos de una planta con influencia de P. saussu-
son gruesos, pero sus brácteas son más fi- reoides sobre la más llamativa y caracte-
nas (1-1’5 mm), disponiendo de un indu- rizada P. argyrocoma, a la que se subor-
mento de largos y densos pelos simples, dinó en origen como subespecie.
pero apenas glandulosas o flocosas. Todo El tipo y las escasas recolecciones co-
ello nos lleva a corroborar el valor de esta nocidas correspondían a Sierra Nevada y
propuesta, pero no como mera subespecie su entorno, habiendo aparecido -como era
de P. peleterana sino como el intermedio de esperar- también en el Sistema Central.
con P. pseudopilosella hasta ahora inédito
como tal, pero de aparición inevitable en
el contexto en que se mueve este género. C) Especies terciarias
De las referencias de los pliegos de
herbario que hemos detectado atribuibles 1. P. gudarica Mateo in Collect. Bot.
a esta especie, deducimos que debe estar 18: 155 (1990) (pseudopilosella/pseudo-
extendida por la mitad norte de la Penín- vahlii)
sula, aunque siempre a través de discretas Propusimos esta especie (cf. MATEO,
y escasas poblaciones. 1990d: 155) para situar unas poblaciones
detectadas en la Sierra de Gúdar (Teruel),

67
Flora Montiberica 32 (2006)

con caracteres intermedios entre P. pseu- Presenta estolones cortos o poco alar-
dovahlii y P. psedopilosella, con las que gados (1-3 cm), de 1-1’5 mm de anchura.
convivía. Más tarde la detectamos tam- Hojas de las rosetas relativamente largas,
bién en la Sierra de Albarracín, donde pa- de (3)4-6(8) cm x 7-13 mm, con limbo de
rece más abundante, pero sigue siendo linear-elíptico a elíptico-espatulado, sua-
planta rara, que sólo se detecta con alguna vemente estrechado en pecíolo más o me-
frecuencia en la zona de Bronchales -Ori- nos marcado. Su haz es verde, con laxos
huela del Tremedal (Teruel). pelos simples de 3-6 mm, mientras el en-
vés es blanquecino con denso fieltro de
2. Pilosella heteromelana (Zahn) Ma- pelos estrellados. Los escapos son simples
teo, comb. nova (hypeurya/pseudopilosel- y áfilos, de 5-20 cm, dominando los pelos
la) estrellados en su mitad inferior, mientras
≡ Hieracium hypeuryum subsp. heteromela- que en su ápice se enriquece además en
num Zahn in Engler, Pflanzenr. 82: 1188 pelos glandulosos. Los capítulos son de
(1923) [basion.] tamaño mediano (± 8-12 mm en el ápice
Taxón propuesto por ZAHN (1923: del involucro), con brácteas lanceoladas a
1188), de los Pirineos y montes cantábri- lanceolado-elípticas de hasta 10-12 x 1’5-
cos, en el rango de subespecie; diferen- 2 mm, de color grisáceo oscuro al dispo-
ciado principalmente del tipo de P. hype- ner de una cubierta de abundantes glándu-
urya por disponer brácteas involucrales las negras y denso fieltro de pelos estre-
poco glandulosas pero bastante hirsutas, llados blancos.
con pelos y glándulas negruzcos en el in- DISCUSIÓN: Planta de aspecto simi-
volucro; lo que nos induce a suponer la lar a P. heteromelana, a la que aludimos
influencia de P. pseudopilosella, especie anteriormente, de la que difiere por sus
que convive con la anterior en la zona in- brácteas involucrales sin pelos simples o
dicada y otras de tránsito mediterráneo- éstos muy escasos, densamente glandulo-
eurosiberiano del área centro-meridional sas y flocosas. ZAHN (1923: 1189) la in-
europea. Hemos podido estudiar numero- dica de un amplio ámbito centro-meridio-
sas recolecciones, que procedían de An- nal europeo, entre el Cáucaso y los Alpes,
dorra y las provincias españolas de B, Bi, habiendo sido mencionada por De RETZ
Bu, Ge, Hu, L, Le, Na, O, S, SS y Vi. (1986) y diversos autores españoles del
norte peninsular (siempre ut H. hypeu-
3. Pilosella lamprocoma ( Nägeli & Pe- ryum subsp. lamprocomum). Convive con
ter) Mateo, comb. nova (hypeurya/saus- sus hipotéticos parentales P. hypeurya y
sureoides ) P. saussoreoides, extendidos ambos por
Hieracium hypeuryum subsp. lamproco- todo el ámbito pirineo-cantábrico, por lo
mum Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 179
(1885) [basion.] que es casi segura su presencia -aunque
ANDORRA: Canillo, sobre Ransol, CH81, discreta- desde Galicia hasta Cataluña.
pastizales subalpinos, 16-VIII-2004, Mateo
(VAL 151465). Hs, HUESCA: Bielsa, hacia 4. P. tremedalis Mateo in Collect. Bot.
Urdiceto, BH72, 1780 m, 20-VI-1996, Mateo- 18: 155 (1990) (pseudovahlii/saussureoi-
11773, Fabregat & López Udias (VAB 96/ des)
2546). San Juan de Plan, Collado de Sahún, Se propuso en paralelo con su cercano
BH81, 2120 m, 16-VII-1994, Castroviejo & congénere P. gudarica (MATEO, 1990d:
al. (MA 544636). LEÓN: Puerto de Piedrafita, 155), también intermedio con P. pseudo-
TN86, 1680 m, 28-VII-2001, Andrés (LEB
84357). LÉRIDA: Sota de Cavallers, CH21, vahlii como base, que le aporta la glabres -
1640 m, 28-VIII-1979, Carrillo & Ninot (BCC cencia del envés foliar (con laxos pelos
s/n). estrellados) pero en este caso los capítu-

68
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

los muestran un color blanco y predomi- Hieracium florentinum subsp. hispanorum


nio de pelos estrellados, lo que sugiere la Zahn in Engler, Pflanzenr. 82: 1406 (1923)
relación con P. saussureoides, que desde En su descripción dice Zahn “subsp. flo-
rentino simile, sed squamae obscurae densius-
el principio propusimos.
cule floccose vix vel disperse pilosae ... an-
Convive con las dos especies citadas thela squarrosa polycephala. Iberische Pro-
en las partes silíceas elevadas de la Sierra vinz: Teruel”.
de Albarracín, donde no ha vuelto a ser Como especies más cercanas al grupo flo-
vista -ni en ninguna otra localidad- desde rentinum-piloselloides, en la provincia de Te-
su descubrimiento. ruel hemos detectado abundantes ejemplares
de P. anchusoides y -más escasas- poblaciones
5. Pilosella tricholepia (Nägeli & Pe- de sus formas de tránsito hacia las especies
ter) Mateo, comb. nova (officinarum/tar- monocéfalas (sobre todo P. pseudohybrida y
P. neohybrida). Sin poder consultar el tipo de
dans)
esta propuesta, y con una localización tan am-
≡ Hieracium pilosella subsp. tricholepium
plia y vaga, no podemos dar una opinión defi-
Nägeli & Peter, Hier. Mitt.-Eur. 1: 138 (1885) nitiva al respecto, pero lo más probable es que
[basion.]
viniera a corresponder a P. anchusoides o una
Planta descrita como mera subespecie de las con ella relacionada.
de P. officinarum, pero de la que difiere
por tener glandulosidad escasa en escapos
y brácteas involucrales, unido a una pre- BIBLIOGRAFÍA
sencia discreta de pelos simples cortos y
blancos más abundantes pelos estrellados AESCHMANN, D. & H.M. BURDET (1994)
en ambas zonas; todo lo cual parece ha- Flore de la Suisse et des territoires limitro-
blarnos de una introgresión de P. tardans phes. Editions du Griffon. Neuchâtel.
ARVET-TOUVET, C. (1873) Monographie
sobre la mencionada P. officinarum. Su
des Pilosella et des Hieracium du Dauphiné.
aspecto se aleja muy poco del de P. tar-
Grenoble.
dans (carent e de glándulas en involucro) y ARVET-TOUVET, C. (1913) Hieraciorum
de P. subtardans (que carece de pelos praesertim Galliae et Hispaniae Catalogus
simples) y -sin duda- parte de los ejem- systematicus. Paris.
plares que hemos identificado con este BOISSIER, E. (1875) Flora Orientalis. Vol. 3.
nombre tendrán un origen cuaternario, en- Basileae, Genevae & Lugduni.
tre ambas formas intermedias, práctica- BOLÒS, O. de & J. VIGO (1995) Flora dels
mente imposible de diferenciar de la es - Països Catalans. Vol. 3. Ed. Barcino. Barce-
lona.
pecie terciaria que indicamos.
DEBEAUX, M.O. (1895) Plantes rares ou
Se genera con facilidad en las amplias nouvelles de la province d’Aragon (Espag-
áreas peninsulares en que abundan P. tar- ne) provenant des récoltes de M. Reverchon
dans y P. officinarum, habiendo localiza- en 1894. Rev. Soc. Fr. Bot. 13: 337-367.
do muestras procedentes de Bu, Cu, Gu, FIORI, A. & G. PAOLETTI (1933) Iconogra-
Hu, Le, Lo, Na, So, Te y Z. phia Florae Italicae. Firenze.
HEGI, G. (1987) Illustrierte Flora von Mittel-
Incerta sede Europa. Spermatophyta. Band VI. Angios-
permae-Dicotyledoneae 4, Teil 4. München.
Hieracium praealtum sensu Willk. in Willk. HESS, H.E. & al. (1972) Flora der Schweiz.
& Lange, Prodr. Fl. Hisp. 2: 255 (1865) Vol. 3. Basel.
Se incluye en esta especie -que no recogen LAÍNZ, M. (1956) Aportaciones al conoci-
como ibérica los autores modernos- una reco- miento de la flora gallega, 2. Anales Inst.
lección de Lange en los montes de León, que Bot. Cavanilles 14: 529-554.
no hemos podido estudiar ni podemos dar LAÍNZ, M. (1977) In floram europaeam ani-
opinión al respecto. madversiones , III. Candollea 32(2): 233-247.

69
Flora Montiberica 32 (2006)

LAÍNZ, M. (1982) Mis contribuciones al co- MATEO, G. (2001) Los géneros Hieracium y
nocimiento de la flora de Asturias. Oviedo. Pilosella en la Comunidad Valenciana. Flo-
LAÍNZ, M. & E. LORIENTE (1983) Contri- ra Montib. 19: 8-36.
bución al conocimiento de la flora monta- MATEO, G. (2004a) Aportaciones al conoci-
ñesa, II. Anales Jard. Bot. Madrid 39(2): miento del género Hieracium, IV. Especies
405-416. nuevas para Aragón. Flora Montib. 26: 62-
MATEO, G. (1988) Sobre las especies espa- 67.
ñolas del género Hieracium sect. Pilosellina MATEO, G. (2004b) Aportaciones al conoci-
Fr. Lagascalia 15 (Extra): 369-376. miento del género Hieracium, V. Novedades
MATEO, G. (1990a) Contribución al conoci- para la Cordillera Ibérica. Flora Montib. 27:
miento de las especies españolas del género 23-31.
Hieracium L., II. Las secciones Castellanina MATEO, G. (2004c) Aportaciones al conoci-
y Alpicolina. Fontqueria 28: 57-62, miento del género Hieracium, VIII. Noveda-
MATEO, G. (1990b) Sobre las especies pire- des para Andorra. Flora Montib. 28: 68-72.
naicas de Hieracium sect. Cerinthoidea pre- MATEO, G. (2005a) Aportaciones al conoci-
sentes en el Sistema Ibérico. Monogr. Inst. miento del género Hieracium, VI. Especies
Piren. Ecología 5: 163-168. nuevas para la Cordillera Cantábrica. Bol.
MATEO, G. (1990c) Catálogo florístico de la Cien. Natur. R.I.D.E.A. 49: 125-130.
provincia de Teruel. Instituto de Estudios MATEO, G. (2005b) Pilosella alturgelliana,
Turolenses. Teruel. nueva especie del Pirineo catalán. Flora
MATEO, G. (1990d) Dos nototáxones nuevos Montib. 30: 72-73.
del género Pilosella Hill (Compositae) en la PAU, C. (1912) Plantas nuevas de la provincia
provincia de Teruel. Collect. Bot. (Barce- de Madrid. Bol. Soc. Arag. Ci. Nat. 11: 39-
lona) 18: 155-156. 42.
MATEO, G. (1996a) Contribuciones al cono- PAU, C. (1918) Notas sueltas sobre la flora
cimiento del género Pilosella en España, III. matritense, V. Bol. Soc. Arag. Ci. Nat. 17:
Sección Auriculina. Flora Montib. 2: 32-42 150-156.
MATEO, G. (1996b) Sobre los táxones del gé- PAU, C. (1921) Plantas críticas o nuevas. Bol.
nero Hieracium L. (Compositae) descritos Soc. Esp. Hist. Nat. 21: 141-153.
como nuevos en España, I. Letras A-B. Flo- PIGNATTI, S. (1982) Flora d’Italia. Edagri-
ra Montib. 2: 46-60. cole. Bologna.
MATEO, G. (1996c) Sobre los táxones del gé- RETZ, B. de (1974a) Contribution à la con-
nero Hieracium L. (Compositae) descritos naissance de la flore hiéraciologique de Fran-
como nuevos en España, II. Letras C-D. Flo- ce, 3. Deuxième liste d’espèces nouvelles
ra Montib. 3: 18-30. pour la flore de France. Bull. Soc. Bot. Fr.
MATEO, G. (1996d) Nuevo taxon del género 121: 35-48.
Pilosella Hill (Compositae), procedente de la RETZ, B. de (1974b) Contribution à la con-
provincia de Soria. Flora Montib. 3: 31-33. naissance du genre Hieracium sous-genre
MATEO, G. (1996e) Sobre los táxones del gé- Pilosella (Hill) S.F. Gray, Sect. Pilosellina
nero Hieracium L. (Compositae) descritos Fries au Portugal. Agron. Lusit. 35(4): 303-
como nuevos en España, III. Letras E-G. 311.
Flora Montib. 4: 44-53. RETZ, B. de (1984) Le genre Hieracium en
MATEO, G. (1997a) Sobre los táxones del gé- Espagne (aux Baléares et en Andorre). M a-
nero Hieracium L. (Compositae) descritos nuscrito inédito.
como nuevos en España, IV. Letras H-M. ROUY, G.C.C. (1905) Flore de France. Vol.
Flora Montib. 6: 5-21. 9. Asnières, Paris & Rochefort.
MATEO, G. (1997b) Sobre Pilosella argyro- SCHEELE, A. (1862-63) Revisio Hieraciorum
coma (Fr.) F.W. Schultz & Schultz Bip. y hispanicorum et pyrenaicorum. Linnaea 31:
especies relacionadas. Flora Montib. 7: 67- 637-658; 32_ 643-688.
71. SELL, P.D. & C. WEST (1975) Pilosella Hill.
MATEO, G. (1998a) Sobre los táxones del gé- In P.H. Davis (ed.) Flora of Turkey and the
nero Hieracium L. (Compositae) descritos East Aegean Islands, 5: 747-763. Edinburgh
como nuevos en España, V. Letras N-Z. Univ. Press.
Flora Montib., 9:53-75.

70
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Pilosella en España, VII

SELL, P.D. & C. WEST (1976) Hieracium L. WILLKOMM, M. (1865) Hieracium L. in M.


In T.G. Tutin & al. (eds.) Flora Europaea, 4: Willkomm & J. Lange. Prodromus florae
358-410. Cambridge Univ. Press. hispanicae. 2: 251-270. Stuttgart.
SERRES (1855) Note sur quelques espèces ZAHN, K.H. (1921-1923) Compositae-Hiera-
nouvelles ou controversées de la flore de cium. In A. Engler (ed.) Das Pflanzenreich.
France. Bull. Soc. Bot. Fr. 2: 223-226. Regni vegetabilis conspectus 75-82 (IV.280)
SUDRE, H. (1915) Matériaux pour l’étude du Leipzig.
genre Hieracium. Fragment IV. Bull. Géogr. ZAHN, K.H. (1928) Notes sur quelques Hie-
Bot. 24: 51-68. racium nouveux ou critiques de l’Herbier R.
VICIOSO, C. (1942) Materiales para el estu- de Litardière. Arch. Bot. Bull. Mens. 2(11):
dio de la flora soriana. Anales Jard. Bot. 193-202.
Madrid 2: 188-235.
(Recibido el 7-III-2006)

Typus de Pilosella pseudogalliciana

71
Flora Montiberica 32: 72-73 (V-2006)

COMENTARIOS SOBRE ALGUNAS ESPECIES DE LINARIA EN


LA PROVINCIA DE ALICANTE 1

Luis SERRA LALIGA*


*Generalitat Valenciana. Conselleria de Territori i Habitatge. C/Churruca nº 29, 03071 Alicante.
c.e.: flora_alicante1@ gva.es

RESUMEN: Se incluyen algunos datos al respecto de algunos táxones poco conocidos


del género Linaria (Scrophulariaceae) en la provincia de Alicante o erróneamente men-
cionados en ella.

SUMMARY: Some data about some species of Linaria (Scrophulariaceae) poorly


known in Alicante province (SE Spain) are here presented.

INTRODUCCIÓN LISTADO DE TÁXONES

Desde la visita de Joseph Pytton de Tour- Linaria depauperata Leresche ex Lange in


nefort a la Serra del Montgó (SALVADOR, Willk. & Lange, Prodr. Fl. Hisp. 2: 569
1705; HENRIQUES, 1898), durante la que (1870) subsp. depauperata
describió Linaria cavanillesii (ut Linaria va- – Linaria tristis auct., non (L.) Mill. (1768)
lentina trifolia hirsuta perennis) muchos han – Antirrhinum triste auct., non L. (1753)
sido los táxones pertenecientes aeste género ALICANTE: prope Xixona et Viar, flor Mar-
mencionados en la provincia. tio et Aprili, [ut Antirrhinum triste, s/r, Lagas-
En el presente trabajo aportamos luz a al- ca?] (MA 109766).
gunas menciones erróneas o mal interpretadas Taxon mencionado antiguamente de Xixona
de táxones que existen en el territorio, de forma (COLMEIRO, 1888: 193, ut L. tristis), asigna-
muy local y que -en algún caso- puede que do de forma errónea a L. hirta (SERRA, 2005:
hayan desaparecido por la pérdida del hábitat. 572). Sin embargo, recientemente hemos tenido
ocasión de estudiar el pliego origen de la cita y
creemos debe atribuirse a esta otra especie.
MATERIAL Y MÉTODOS
Linaria oligantha Lange in Vid. Meddel.
El material citado en el presente trabajo se
Dansk Naturh. Foren. Kjobenh. 1881: 100
encuentra depositado en los herbarios ABH y
(1882) subsp. oligantha
MA (HOLMGREM & HOLMGREM, 1993)
L. flava subsp. oligantha (Lange) O. Bolòs
además del herbario personal del autor (LSH).
& Vigo in Collect. Bot. 14: 97 (1983)

1
Trabajo financiado con cargo al proyecto LIFE “Conservación de Hábitats prioritarios en la
Comunidad Valenciana”.

72
Flora Montiberica 32 (2006)

– L. decipiens auct., non Batt. AGRADECIMIENTOS: A los conserva-


ALICANTE: 30SXH8119, Sierra de Orihue- dores de los herbarios las facilidades prestadas
la, 40 m, Serra & al., 26-2-2002 (LSH 6558). para la consulta de los materiales. Al doctor M.
Planta mencionada inicialmente para la pro- B. Crespo la revisión del manuscrito.
vincia del cerro San Miguel, Orihuela (WILL-
KOMM, 1893: 174), a partir de material de
BIBLIOGRAFÍA
Lacaita recolectado en 1884. Asignamos tam-
bién la referencia genérica para la provincia de
COLMEIRO, M. (1888) Enumeración y revi-
L. decipiens (GANDOGER, 1916: 26), a partir
sión de las plantas de la península Hispano-
de material recolectado por Bourgeau, y que
Lusitana e Islas Baleares. Vol. IV, Madrid.
poco después se concretó citándola de Orihue-
De la TORRE, A., ALCARAZ, F. & SERRA,
la (GANDOGER, 1917: 263).
L. (1996) Aportaciones a la flora alicantina
Nosotros la hemos recolectado reciente-
(SE de España), II. Anales de Biol. 21: 73-80.
mente en la Sierra de Orihuela, donde aparece
GANDOGER, M. (1916) L'herbier hispano-
formando parte de pastizales anuales en claros
portugais de Bourgeau. Masson. Paris.
de matorral o en fragmentos de herbazales sub-
GANDOGER, M. (1917) Catalogue des plan-
nitrófilos, sobre suelos ligeramente removidos.
tes récoltées en Espagne et en Portugal pen-
Las referencias de este taxon en la parte seta-
dant mes voyages de 1894 á 1912. París.
bense de la provincia corresponden a L. oligan-
HENRIQUES, J. (1898) Exploraçoes botanicas
tha subsp. valentina Sutton, que se diferencia
em Hespanha por Tournefort. Bol. Soc. Brot.
de la típica por su tallo más robusto, inflores-
15: 108-174.
cencia con 5-16 flores, corola de 24-30 mm, es-
HOLMGREM, P.K. & HOLMGREM, N.H.
polón de 10-15 mm, y cápsula de 4-5 mm,
(1993) Additions to Index Herbariorum (Her-
mientras el taxon murciano-almeriense es una
baria), Ed. 8, 2d. Series. Taxon 42: 489-505.
planta menor, con inflorescencia de 1-4 flores,
MATEU, I., SEGARRA, J. G. & PAULA, S.
corola de 13-25 mm, espolón de 6-12 mm y
(2000) Linaria y Chaenorhinum en la Comu-
cápsula de 3-4 mm (SUTTON, 1988: 410).
nidad Valenciana. Generalitat Valenciana.
Conselleria de Medi Ambient. Valencia.
Linaria viscosa (L.) Chaz., Dict. Jard.,
SALVADOR, J. (1705) Manuscrit de J. Salva-
Suppl. 2: 39 (1790) subsp. viscosa
dor Riera copiat del original de Mr. Pitton de
– L. spartea auct., non (L.) Chaz. (1790) Tournefort contenint el "Catalogue des Plan-
ALICANTE: 30SXH9379, Biar, pr. Esta- tes" de ses voyages d'Espagne et Portugal.
ción, arenas, A. de la Torre, 10-5-1990 (ABH Barcelona.
227, MUB 31989 y 31990). SERRA, L. (2005) Estudio crítico de la flora
Taxon presente sólo -para Alicante- en las vascular de la provincia de Alicante: aspec-
inmediaciones de Biar (De la TORRE, ALCA- tos nomenclaturales, biogeográficos y de
RAZ & SERRA, 1996: 76, ut L. spartea; conservación. Tesis Doctoral. Universitat
MATEU, SEGARRA & PAULA, 2000: 119). d’Alacant-CIBIO.
Los pliegos que originaron la cita no dejan lugar SUTTON, D. A. (1988) A revision of the tribe
a dudas, ya que presentan inflorescencia clara- Antirrhineae. Oxford University Press. Lon-
mente viscosa. En la actualidad se encuentra un don & Oxford.
vertedero y una cantera en las inmediaciones de WILLKOMM, M. (1893) Supplementum pro-
la antigua estación (hoy casa particular) y no dromi florae hispanicae. Stuttgart.
hemos podido encontrar esta población, la úni-
ca hallada en Alicante, con lo que es posible (Recibido el 9-III-2006)
que haya desaparecido.

73
Flora Montiberica 32: 74-82 (2006)

APORTACIÓN AL CONOCIMIENTO DEL GÉNERO


HIERACIUM L. EN EL ÁMBITO GEOGRÁFICO DE LA OBRA
“CLAVES ILUSTRADAS DE LA FLORA DEL PAÍS VASCO Y
TERRITORIOS LIMÍTROFES”

Xabier LIZAUR SUKIA


S.C. ARANZADI, Alto de Zorroaga, 11. E-20014 Donostia-San Sebastián

RESUMEN: Se aportan localidades de más de una veintena de especies del gé-


nero Hieracium en el ámbito geográfico de la reciente obra “Claves ilustradas de la
Flora del País Vasco..." y sus proximidades. La mayoría son raras y muy poco cita-
das; algunas son novedosas para todo el ámbito de estudio (H. diaphanoides, H. pul-
monarioides); otras lo son para alguno de los territorios o un área mayor (H. aurense,
H. bicolor, H. loretii, H. latifolium), o amplian sus áreas conocidas: H. maculatum, H.
umbrosum, H. ucenicum, etc. Los comentarios críticos, que el autor cree muy conve-
nientes en todos los trabajos sobre el género, pueden ayudar a perfilar las soluciones a
algunos problemas taxonómicos.

SUMMARY: Localities of more than twenty Hieracium species are given from
(or near) the area of the: "...Flora of the Basque Country...". Most of them are rare and
few times mentioned. Some of them are novelties in the whole of the area (H. diapha-
noides, H. pulmonaroides); others are news for one of the provinces or a larger territo-
ry (H. aurense, H. bicolor, H. loretii, H. latifolium), or their dispersal-areas are enlar-
ged: H. maculatum, H. umbrosum, H. ucenicum, etc. Critical remarks, that are very
convenient on the genus in author's opinion, may to aid to outline solutions for some
taxonomic problems.

INTRODUCCIÓN Las especies del grupo Pilosella se han


dejado también para un próximo trabajo.
El presente artículo continúa la línea Se han acompañado con ilustraciones
de publicaciones anteriores sobre el gé - parte de las especies citadas. La iconogra-
nero. Tratando de conocer la distribución fía en Hieracium conviene que sea plural,
y la variabilidad, así como la problemáti- de modo que recoja una parte considera-
ca taxonómica de los Hieracia en la zona ble de la variabilidad de cada especie (s.l.)
de estudio, se cita y comenta esta vez un en el área de trabajo. La que se ofrece
numeroso grupo de táxones. Otros, mejor aquí no cumple siempre esta condición,
conocidos en la zona y de los que se dis - pero sí muestra al menos un ejemplar de
pone de abundantes pliegos (H. cerinthoi- alguna de las formas bien representadas.
des, H. ramondii, H. mixtum, H. laeviga- Se han utilizado, salvo excepciones,
tum, etc.), se han obviado de momento, los trabajos de De RETZ (1975 y 1984),
junto con plantas a las que se quiere dedi- seguidor -en lineas generales- del monó-
car más tiempo de estudio y consultas. grafo K.H. Zahn, como instrumentos prin-

74
X. LIZAUR: Novedades en Hieracium L. para la flora vasca

cipales de determinación e interpretación especie sólo de Bi y Vi (con algunas lo-


de las plantas. En las especies "interme- calidades limítrofes con SS), también se
dias" entre dos, no debe darse por sentado halla, como era de esperar, en este último
en todos los casos una antigua hibridación territorio. Hay que recalcar, sin embargo,
o introgresión entre los táxones indicados. que es H. glaucinum Jordan [murorum/
Muchas veces tiene el significado de que schmidtii], en algunas de sus múltiples
pueden percibirse como intermedios mor- formas, el taxon que abunda dentro de es -
fológicos -sin mayores presunciones -, al te grupo en la vertiente cantábrica, si bien
menos en parte de los caract eres. la mayoría de las veces con morfología
Antiguas hibridaciones, y posiblemen- netamente más afín a H. murorum que a
te algunas actuales, la apomixis generali- H. schmidtii [murorum > schmidtii]. Esto
zada y -sin duda- toda suerte de variacio- es así al punto que resulta difícil en algu-
nes genéticas, tanto a nivel cromosomáti- nos pliegos asignar las plantas a uno u
co (de guarniciones enteras o de unidades otro taxon, caso de la última de las locali-
o partes de las mismas) como génico, dades ahora citadas. Se han recolectado,
componen en el género un cuadro muy además, numerosos pliegos en Na (espe-
complejo y laborioso para ser analiz ado. cialmente), Vi y Hu. H. murorum puede
Algunas de las citas se recogieron an- hallarse tanto en repisas y pies de roquedo
tes en trabajo inédito (LIZAUR, 2003). como en bordes, taludes y claros foresta-
les, desde carrascales hasta hayedos.

LISTADO DE ESPECIES Hieracium argillaceum Jordan (H. la-


chenalii auct., non Gmel.?. Nota: Para al-
Hieracium piliferum Hoppe gunos autores, el taxon de Jordan sería asi-
Orófito calcífugo centroeuropeo, tiene milable al de Gmelin, y en tal caso el según-
su límite por el W en el Pirineo occiden- do binomen sería el prioritario.
tal: Sesques (Ossau, FR-64) y montes de Na: Valle del Urrobi, 30TXN3255 y 3256,
Aspe (Hu, vetas de cuarcita) (cf. VI - 780 m, bordes y taludes de robledal de Q.
LLAR, 1980: 324). De los montes de Os- petraea, sobre areniscas rojas y conglomera-
sau consta también en las fichas del Herb. dos silíceos, 19-VII-98; Abaurrea Alta-Jau-
rrieta: Valle del Zatoia, 30TXN4953, 900-950
VIVANT. En el Herb. ARAN existe un
m, bordes de hayedo con pino albar y boj, 19-
pliego procedente de Gabas (FR-64), asig- VII-98; Pto. de Ibañeta, 30TXN36, 900 m,
nado a otro taxon en la etiqueta original. talud-borde de hayedo acidófilo, 19-VII-98.
Llega, por tanto, a las cercanías del área Pto. de Bernedo-Aldea, pie de talud rocoso en
comprendida en las "Claves... Flora del zona de hayedo, calizas, 30TWN3417, 940 m,
País Vasco...", y debe añadirse en LI - 16-VI-04. SS : Legazpi: Urtatza, borde de ro-
ZAUR (1999: 580) a las especies que se bledal de Q. petraea sobre areniscas, 30TWN
acercan al territorio de referencia (y pue- 5268, 600 m, 21-VIII-98. Vi: Pipaón-Uriza-
den alcanzarlo) desde el Pirineo Central. harra (Peñacerrada), 30TWN21 y 22, 880 m,
bordes de hayedo, 23-VII-98; Valderejo, 30T
VN8046, 940 m, claro de pinar de pino albar,
Hieracium murorum L. 28-VI-03; Desfiladero de Tetxa, carrascal en
SS : Oñati, barranco de Arantzazu, calizas, pie de cantil, 30TWN0942, 630 m, 19-VI-04;
30TWN5058, 700 m y 30TWN4958, 600-650 Desfiladero del Purón, transición entre pinar
m, 5-VII-83. Altzania, vertiente N de la Sierra de pino albar y bosque mixto de frondosas,
de Aizkorri, repisas en roquedo calcáreo,
30TVN8043, 720 m, 19-VI-04.
30TWN5654, 1100 m, 2-VIII-83.
En no pocas poblaciones, resulta difi-
Si bien en ASEGINOLAZA & al.
cultoso deslindar esta especie de H. macu-
(1984) -obra en la que no se recogieron
latum; podría decirse que apenas existe
citas bibliográficas del género-, dimos la
solución de continuidad entre ambos. El

75
Flora Montiberica 32 (2006)

hecho se repite en otros grupos emparen- phanoides que aquí se citan ocurre lo mis -
tados, entre la "especie pura" y la(s) "in- mo y en otra cercana de H. murorum al-
termedia(s)" en que participaría. Las plan- gún pie es asignable a H. diaphanoides).
tas que están fuera de toda duda son las Por otro lado, SELL & WEST (1976:
del tipo que determinamos como subsp. 379) encabezan una serie de táxones con
paucifoliatum (Jord.) Zahn, recolectadas "H. diaphanum group", en el que además
en diversos lugares de los citados (valle de éste y H. diaphanoides, se incluyen va-
del Urrobi, Valderejo, desfiladero de Tet- rios más que, para de RETZ, en la linea
xa, valle del Purón). De la primera de las del monógrafo ZAHN, se supeditan como
localidades citadas consta en las fichas del subespecies a H. lachenalii. Son los si-
Herb. VIVANT (det. de Retz). guientes: H. anfractum (Fr.) Fr., H. festi-
num Jord. y H. irrigum (Fr.) Dahlst.
Hieracium maculatum Sm. [argillaceum Estas dos interpretaciones contrapues-
/glaucinum] tas nos hablan a las claras de la dificultad,
Na: Valle del Urrobi, bordes de robledal de si no de la imposibilidad, de acotar H. ar-
Q. petraea, Si, 30TXN3255, 780 m, 19-VII- gillaceum (lachenalii) y H. diaphanum;
98. Pto. de Bernedo-Aldea, N, pie de roca
muestra evidente de la labilidad de la ta-
caliza, 30TWN4317, 950 m, 16-VI-04. Vi:
Desfiladero del Purón, calizas, zona defores- xonomía en el género, especialmente para
tada y seca., 30TVN8043, 700 m, 19-VI-04. las especies "intermedias". Es uno de tan-
En el Herb. JACA se conserva mate- tos casos en los que es preciso analizar la
rial [ut H. maculatum subsp. cretaceum (Arv.- población en su conjunto además de los
Touv.& Gaut.) Zahn, Na: Lapoblación, 30T individuos aislados. Por otra parte, dicha
WN4417, pie de cantil calizo, 13-VIII-75, P. población nos puede sugerir la hibrida-
Montserrat & L. Villar], así como de la peri- ción efectiva en la actualidad (H. argilla-
feria del territorio de la "Flora" [ut subsp. ceum x H. murorum).
divisum (Jord.) Zahn [FR-64: Valle de Aspe, Planta rarísimamente citada en la Pe-
solana de Portalet, Pont d'Urdos, 30TXN9950, nínsula; como H. diaphanum Fr. la dan de
700 m, pie de peñascos, 7-VI-75, P. Montse- Soria SEGURA & al. (2000: 93) y de
rrat & B. de Retz]. Aragón, MATEO (2005).
Hieracium diaphanoides Lindeb. (H. dia- Hieracium umbrosum Jord. [H. murorum
phanum Fr. p.p.) [argillaceum/murorum] > prenanthoides]
Vi: Valderejo, claro de pinar de pino albar, Na: Peña Izaga, a la sombra de arbustos al-
30TVN8046, 940 m, 28-VI-03, formando tos de boj, zona de potencialidad hayedo,
parte de una población de H. argillaceum del 30TXN2830, 1280 m, 27-VI-04. En el Herb.
tipo "paucifoliatum". Presentan 2-3 hojas JACA consta de Isaba, Belagua (Na). Otras
caulinares bruscamente decrecientes; Desfila- localidades limítrofes con el Pirineo navarro (o
dero del Purón, matorral de Genista occiden- dentro del mismo: Burgui) pueden verse en
talis, Erica vagans, boj, gayuba, etc., substrato VILLAR (1980: 326).
básico, 30TVN8142, 680 m, 19-VI-04.
Taxon Eurosiberiano y Bóreo-alpino
Vemos en de RETZ (1975: 258) que que, por los datos conocidos, penetra muy
H. diaphanum Fr. queda "repartido" entre poco en el área de referencia (se halla
H. lachenalii (H. argillaceum) y H. dia- principalmente en el entorno pirenaico de
phanoides. Es decir, que entre los mate- ésta, con raras localidades, como la de Pe-
riales dados como tipo de H. diaphanum ña Izaga, más al W). Su área peninsular es
(que podemos suponer formaban parte de fundamentalmente pirineo-cantábrica, pe-
la misma población) había plantas que se ro alcanzando al menos puntos del Siste-
pueden asignar a dos táxones distintos. En ma Ibérico. Es todavía frecuente en el
la primera de las poblaciones de H. dia- Prepirineo occidental oscense, abundando

76
X. LIZAUR: Novedades en Hieracium L. para la flora vasca

por ej. en la parte media-alta de la umbría pecies rupícolas más frecuentes (H. cerin-
del monte Oroel, en pinar de albar y abe- thoides en todo el área, H. lawsonii en el
tal. También está presente, aunque más Pirineo, rebasándolo hacia el W).
raro, en San Juan de La Peña (LIZAUR & Las plantas son eriópodas (carácter de
GÓMEZ, 2002: 163). H. lawsonii); presentan un porte ± inter-
Respecto de su "parental" H. prenan- medio entre los presuntos ancestros; la
thoides Vill., conviene señalar que es aún hoja caulinar inferior puede recordar viva-
más raro, pues una de las pocas, si no la mente a la de H. cerinthoides; las brácteas
única cita conocida para el área, es la de de los involucros están provistas de nume-
VANDEN BERGHEN (1968: 121), en rosas y grandes glándulas así como de lar-
tabla de inventarios florísticos tomados en gos pelos simples, semejando más a una
Sainte-Engrâce y Larrau (FR-64, Pays mezcla de caracteres de los ancestros que
Basque). Poco más al este, sin embargo, de H. cerinthoides. Los pedúnculos están
parece aumentar su presencia. En el fiche- provistos de largos pelos glandulares.
ro del Herbario VIVANT constan (det. de
Retz) varios pliegos del área de Ossau- Hieracium loretii Fr. [cerinthoides/mix-
Gabas y Aspe (FR-64). tum]
Na: Karst de Larra, grieta-repisa en calizas,
Hieracium lawsonii Vill. 30TXN8057, ±1700 m, 26-VII-98 y 8159,
Na: Elomendi-Higa de Monreal, taludes ro- ±1670 m. 15-VII-04; Sierra de Urbasa, hacia
cosos calcáreos, N, 30TXN2029, 890 m y 960 Zudaire, calizas kársticas en borde de hayedo,
m; entre las subsp. lawsonii y flocciramum 30TWN7037, 890 m, 16-VI-02. SS : Sierra de
Zahn, 3-VI-02. Localidad ya alejada del Piri- Aralar: Pardarri, 30TWN7661, 1300 m, 12-
neo, donde es relativamente frecuente, espe- VII-87; Sierra de Aizkorri, karst de Ostazurita-
cialmente la subsp. flocciramum. Ésta se ha Katabera, grieta-repisa en área ± soleada,
herborizado en: Foz de Mintxate, 30TXN6949, 30TWN5159, 1300 m, 15-VII-04.
840 m, 19-VII-03; del Rincón de Belagua al El taxon, francamente raro, es inter-
collado del Txamantxoia, talud calcáreo, 30T medio entre dos de las especies más di-
XN8754, 1100 m, 22-VI-03; Macizo kárstico fundidas y representativas en las sierras
de Larra, 30TXN8057, 8159 y 8259, entre calizas del área de referencia. H. cerin-
1650 m y 1750 m, 26-VII-98 y 20-VII-04. De thoides L. es característico de las repisas y
esta última zona, y la misma subespecie, se
grietas en exp osiciones umbrías. H. mix-
cita ya en VILLAR (1980: 320).
tum Froel. es poco (o nada) esciófilo, pues
La subsp. aemuliflorum (Sudre) Zahn
se halla con frecuencia en ambientes más
se citó del SW navarro en LIZAUR
o menos soleados. Entre los materiales
(2003: 16), y del S alavés (monte Toloño)
herborizados, son más frecuentes los que
en ASEGINOLAZA & al. (1984: 873).
por el parecido morfológico responderían
En el fichero del Herb. VIVANT (det. de
a la fórmula [cerinthoides < mixtum]; pero
RETZ), consta de la Sierra de Labia.
en algún caso es al contrario, [cerinthoi-
LORDA (2001: 348) cita H. lawsonii para
des > mixtum].
la localidad navarra de Izal.
H. loretii s.l. (si se incluyen los inter-
medios con H. bombycinum), es de distri-
Hieracium aurense Zahn [cerinthoides /
bución pirineo-cantábrica; en sentido es -
lawsonii]
Na: Valle del Roncal: Isaba, grietas de roca tricto es taxon late-pirenaico, con muy es -
caliza, 30TXN7048, 850 m, 28-VI-98. casas localidades conocidas (véase distr.-
El taxon se consideraba endémico de bución en BOLÒS & VIGO, 1995: 1074).
la vertiente septentrional del Pirineo Oc- En ASEGINOLAZA & al. (1984: 882) la
cidental (De RETZ, 1975). Sin embargo, dimos con dudas de una localidad (Sierra
sus presuntos ancestros son dos de las es - de Aizkorri) que se ratifica ahora. Por su

77
Flora Montiberica 32 (2006)

parte, VILLAR (1980: 325) la da de una laxamente [véase ASEGINOLAZA & al


sóla localidad del Pirineo occidental os- (1984: 880), más estas nuevas localida-
cense. des]- en las montañas septentrionales del
área de referencia.
Hieracium intonsum Zahn [lawsonii/mix-
tum] Hieracium solidagineum Fr. [murorum/
Límites Fr.64-Na: Pièrre S. Martin-Anie, sonchoides ]
grietas en roca caliza, 30TXN85, 2150 m, 20- Na: Pièrre de S. Martin-Pto. de Eraize,
VIII-00. Además, de las cercanías del área de 30TXN8159, 1650 m, 12-VII-98 y karst de
referencia: Hu: Montes de Aísa-Aspe, ladera Larra, 30TXN8057, 1700 m. 26-VII-98, repi-
pedregosa calcárea, 1830 m, 6-VIII-98. sas herbosas entre calizas y taludes calcáreos;
Consta en el fichero del Herb. VI- Pto. Arteta-Goñi, talud linde de hayedo, cali-
VANT del monte Oroel (Jaca), de donde zas, 30TWN9145, 780 m, 2-VI-02; Foz de
fue descrito el taxon (det. B. de Retz). Mintxate, base y pie de cantil calizo, 30T
XN6950, 850 m, 6-VI-04. Na (lím. con Vi):
Hieracium candidum Scheele Umbría del Puerto de Bernedo-Aldea, talud
Na: Foz de Mintxate, fisuras de roca caliza bajo hayas, calizas, 30TWN4317, 980 m, 16-
en el desfiladero, 30TXN6949 y 6950, 840 m, VI-04. Hu: bco. de Fago y río Veral, 30TXN
19-VII-03. Se trata de la subsp. candidum, con 72 y 73, entre 800 y 1000 m; con G. Mateo, P.
densa pelosidad foliar. Montserrat y L. Villar, 24-VI-93.
En LIZAUR & GÓMEZ (2002: 164) Taxon del cuadrante NE ibérico (late-
se citó de San Juan de La Peña (Hu), en pirenaico), que alcanza al menos algunos
dos de sus formas: la típica y la subsp. montes de los límites navarro-alaveses.
erosulum (Arv.-Touvet) Zahn, de hojas
glabras, que se hallaron en una ocasión en Hieracium olivaceum Gren. & Godr. [ce-
el mismo cantil y muy cercanas una de rinthoides <murorum]
otra. Del Valle del Roncal: Burgui, se dio Na: Belagua, claro de hayedo, 30TXN7954,
1200 m, 26-VII-98. De la zona, con dudas, se
a conocer en SANDWITH & MONTSE-
cita ya en VILLAR (1980: 323), y en el fi-
RRAT (1966:39). El taxon, en sentido chero del Herb. VIVANT (Leg. J. Jallu, det. B.
amplio, es un endemismo ibérico-oriental. de Retz, consta, entre otras localidades del
Pirineo occidental, del bosque de Irati (FR-64,
Hieracium bicolor Scheele [schmidtii/so- lím. con Na). Es taxon latepirenaico-cantá-
lidagineum] brico.
Na: Isaba: Belagua, pinar de P. sylvestris,
30TXN7755, 1000 m, 26-VII-98. Hieracium humile Jacq. subsp. humile
Na: Foz de Mintxate, fisuras en calizas,
Hieracium souliei Arv.-Touv. & Gaut. 30TXN6949 o 6950, 840 m, 19-VII-03; Ma-
[parent. ?] cizo kárstico de Larra, grietas en peñasco
SS : Límites Beasain-Itsasondo: Muru- calcáreo ± soleado y seco (en sus cercanías,
mendi, repisa umbría en calizas, 30TWN6571, una población de H. mixtum subsp. mixtum),
800-860 m, 28-VII-83; Ídem, repisa umbría, 30TXN8259, 1730 m, 20-VII-04. De la Foz de
770 m, 1-VI-03; Sierra de Aizkorri: karst de Mintxate ("Michale" por error), consta en el
Ostazurita (Katabera), grietas de roca caliza, Herb. VIVANT (det. B. de Retz).
30TWN5159, 1320 m, 15-VII-04. Na: umbría Es uno de los táxones del género de
del Puerto de Lizarraga, substrato calcáreo, morfología más constante y más fácil de
30TWN7946, 840 m, 16-VI-02; Sierra de Ara- identificar en el área de referencia, pero
lar: Hartxueta, repisas calizas en la umbría, francamente raro en la mayor parte de la
30TWN8456, 1290 m, 4-VII-04. misma. La habíamos citado de SS [Urbia,
Taxon pirineo-cantábrico que se en- Sierra de Aizkorri, cf. ASEGINOLAZA
cuentra bien distribuido -aunque muy & al. (1984: 882)], localidad ésta que pue-

78
X. LIZAUR: Novedades en Hieracium L. para la flora vasca

de ser el límite occidental conocido para localidades, se ha hallado la planta no só-


este orófito centroeuropeo. lo en roquedos, sino también en taludes y
Se ha herborizado también en el Piri- bordes forestales llanos.
neo y Prepirineo occidental oscense: Hu:
Montes de Aísa-Aspe, calizas, 2200 m, 6-VIII- Hieracium pulmonaroides Vill. (H. am-
98 y San Juan de La Peña (LIZAUR & GÓ- plexicaule subsp. pulmonaroides (Vill.)
MEZ, 2002: 165), conglomerados de matriz Zahn) [amplexicaule/murorum]
calcárea, 30TXN8909, 1170 m, 8-VIII-02. En Na lím. con Vi: Pto. de Bernedo-Aldea, pie
VILLAR (1980: 325) ya se recogen varias de roca caliza al norte, 30TWN4317, 940 m,
localidades de la zona. 16-VI-04.
Coincidiendo con MATEO (2005),
Hieracium amplexicaule L. considero totalmente justificado el rango
Na: Valle del Roncal, grieta-repisa en cali- específico ("especie intermedia") para es -
zas del cortado de la carretera, 30TXN74, 850 te taxon. La morfología y consistencia fo-
m, 28-VI-98; monte Yoar (Sierra de Codés), liar, el porte de la planta y la presencia de
solana caliza localmente umbrosa, 30TWN
numerosos y finos pelos simples interca-
5420, 1130 m, 2-VIII-98 y 5320, 1080 m, 16-
VI-02; Montejurra, grietas-repisas en calizas lados entre las glándulas de los bordes de
de la cumbre, 30TWN7820, 1040 m, 20-VI- las hojas (los H. amplexicaule típicos ca-
99; Foz de Mintxate, derrubio calcáreo ± recen por completo de dichos pelos sim-
fijado, 30TXN6949 y 6950, 840 m, 19-VII-03; ples en el margen foliar), hacen plausible
Pto. de Bernedo-Aldea (limite con Vi), grieta- interpretar el taxon como intermedio am-
pie de roquedo, umbría caliza, 30TWN4317, plexicaule-murorum.
950 m, 16-VI-04.
Las plantas son en general asignables Hieracium pseudocerinthe (Gaud.) Koch
a la subespecie típica. En el área aquí con- [amplexicaule/lawsonii]
templada, H. amplexicaule muestra una Na: Umbría del Puerto de Bernedo-Aldea,
marcada preferencia por las montañas (ca- límite con Vi, grieta en calizas, 30TWN4317,
lizas) de la vertiente mediterránea, donde 945 m, 16-VI-04.
no es rara y llega hasta el Pirineo [ver VI - Muy poco citada en la zona: BASCO-
LLAR (1980) y LORDA (2001)]. Se co- NES (1978: 502), ASEGINOLAZA & al.
noce alguna localidad en las montañas de (1084: 883), VILLAR (1980: 326) para el
la divisoria de aguas cántabro-mediterrá- Pirineo occidental oscense.
nea [subsp. petraeum (Hoppe) Zahn, cf.
ASEGINOLAZA & al. (1984: 883)], pero Hieracium ucenicum Arv.-Touv. [am-
se puede considerar excepcional, y ningu- plexicaule < lawsonii]
na localidad en el "interior" de la vertiente Na: Abarzuza, estribaciones meridionales de
cantábrica. Las especies intermedias (H. Sierra de Urbasa, barranco de Iranzu, 30TWN
7635, 800 m, 14-VII-96; Sª de Aralar: Hart -
pseudocerinthe, H. ucenicum, etc.) en las
xueta, repisa seca y desnuda de vegetación en
que interviene están algo mejor represen- calizas, 30TWN8456, 1320 m, 4-VII-04.
tadas en las montañas de la divisoria de De las tres especies intermedias entre
aguas, pero también son raras. H. amplexicaule y H. lawsonii, es ésta la
H. amplexicaule se ha herborizado más próxima a H. lawsonii. Como cabía
también en localidades oscenses. Hu: Foz esperar, la delimitación entre H. ucenicum
de Biniés, 30TXN82, 700 m, 24-VI-93; Valle
de Ansó, 30TXN7747, 1200 m y 30TXN74, y H. pseudocerinthe es -con frecuencia-
950-1050 m, 26-VII-98; San Juan de La Peña, más que delicada. Éste ha sido el caso de
30TXN9409, 1100 m, 16-IX-01; umbría del las plantas de la segunda localidad nava-
monte Oroel, 30TYN0310, 1350 m, 0311, rra citada aquí.
1290 m, 31-VII-04. En estas dos últimas

79
Flora Montiberica 32 (2006)

La conveniencia de mantener tres es- WN8385, 385 m, 5-IX-04; Getaria: San Antón
pecies ± intermedias (H. rupicola Jord., (Ratón), 30TWN6495, 70 m, 14-IX-96; Ídem,
H. pseudocerinthe y H. ucenicum) entre en suelo poco profundo sobre roca (flysch con
predominio de gruesos estratos de arenisca),
H. amplexicaule y H. lawsonii, cada una
con Erica vagans, Pt. aquilinum, Asplenium
de ellas con varias "subespecies", parece billotii, etc., 30TWN6495, 55 m, 26-IX-04.
muy discutible. En estos casos, y como SS-Na: Berastegi-Leitza (entre H. umbellatum
norma general, podría pensarse en mante- y H. latifolium), 2-IX-84. Vi: San Román de
ner el taxon más equidistante de los ex- Campezo: Montes de Izkiz, 30TWN42, ± 800
tremos (que aquí sería H. pseudocerin- m, 27-IX-98.
the), y tratar los otros como subespecies.
Pero esto requeriría previamente un estu- Hieracium latifolium Fröelich ex Link
dio pormenorizado de todos los táxones [H. umbellatum racemosum ?]
implicados (las subespecies ya aceptadas). Bi: Etxebarria-Markina, pasto-helechal en
H. ucenicum subsp. scapiflorum (Arv.- terreno silíceo, 30TWN4190, 150 m, 13-VIII-
Touv.) Zahn, la citamos (det. B. de Retz) 98; Berriatua, cerca de Mendexa, terreno si-
líceo, 30TWN49, 150 m, 11-X-98. SS : Jaizki-
en ASEGINOLAZA & al.(1984: 884) de
bel, argomales sobre areniscas y senderos, con
Bi: Sierra Gorbea. La subsp. arvasicum frecuencia pedregosos, 30TWP9202, 60 m, 2-
(Arv.-Touv.) Zahn, consta en el Herb. VI - IX-83, 9302, 80 m y 9303, 40 m, 4-X-03;
VANT de: FR-64: Ossau, Parque Nacional Getaria, San Antón, repisas herbosas en are-
de los Pirineos, roquedos de esquistos meta- niscas al este, 30TWN6495, 55 m, 26-IX-04.
morfizados, silíceo, 1900 m, 8-IX-74, con de- Se había citado de Jaizkibel (la subsp.
terminación de B. de Retz, que precisa: "Tout halimifolium), con determinación de plie-
à fait conforme au type de Convento de Arvas,
prov. Leon, Espagne". Fig. Na: Sª de Urbasa. gos por parte de B. de Retz, en CATA-
LÁN & AIZPURU (1985: 68); y varias de
Nota preliminar a las especies afilópodas las localidades que se citan aquí se reco-
gen en trabajo inédito (LIZAUR, 2003).
y pseudofilópodas .
Las especies sin verdadera roseta basal Entre los materiales pueden reconocerse
en el momento de la floración, suman un formas asignables tanto a la subsp. hali-
mifolium (Froel. ex Fr.) O. Bolòs & Vigo,
pequeño número en el área de referencia.
Sin embargo, son morfológicamente muy como a la subsp. brevifolium (Tausch) O.
variables. Además, tienen un largo pe- Bolòs & Vigo. Esta última se considera
sinónimo de la especie en SELL & WEST
ríodo de floración: parte del verano y el
otoño, y con frecuencia las plantas oto- (1976: 406).
ñales presentan un porte atípico, por pér-
Hieracium nobile Gren. & Godr. (H.
dida de la parte apical del tallo, de algu-
nas hojas inferiores, y por el alargamiento pyrenaicum Jord., non L.) [H. racemo-
de las partes laterales de la inflorescencia. sum compositum]
Bi: Berriatua, cerca de Mendexa, pinar de
Todo ello complica la identificación de P. radiata en zona correspondiene a robledal
las plantas. acidófilo de Q. robur, 30TWN49, 150 m, 11-
X-98. Na: Valle del Urrobi, talud sobre arenis-
Hieracium umbellatum L. cas en borde de robledal de Q. petraea, 30T
Bi: Berriatua, cerca de Mendexa, terreno XN3256, 785 m, 27-X-02; Ibañeta hacia Lu-
marginal, silíceo, en área de plantaciones zaide-Valcarlos, claro de robledal acidófilo de
forestales, 30TWN49, 150 m, 11-X-98. Na: Q. petraea, 30TXN36, 640 m, 27-X-02. SS :
hacia Luzaide-Valcarlos, borde forestal de Q. Legazpi: Urtatza, área correspondiente a roble-
petraea y castaño, 30TXN36, 640 m, 27-X-02. dal acidófilo de Q. petraea, 30TWN5266, 67,
SS : ladera del monte Adarra, orla de pinar de 68 y 5367, entre 550 y 750 m, 26-IX-95 y 20-
P. radiata en terreno silíceo, 30TWN8385, X-02; Albiztur, hacia Sta. Marina, 30TWN
430 m y grietas en vieja tapia silícea, 30T 6873, 580 m, pinar de P. radiata en área co-

80
X. LIZAUR: Novedades en Hieracium L. para la flora vasca

rrespondiente a robledal acidófilo-castañar, 4- AGRADECIMIENTOS:


X-98, 7-IX-03, 21-VIII-05; Bidegoyan, talud-
seto en zona de contacto roble-haya, 30TWN Al Dr. Daniel Gómez, Conservador
6978, 750 m, 4-X-98 y 6977, 660 m, 21-VIII- del Herb. JACA, por las facilidades que
05; Ídem, cerca de Beizama, claro de hayedo- me ha dado para consultar la importante
robledal acidófilo, 30TWN6775, 570 m, 24- "Hieraciotheca" del herbario. Al que fue
IX-00 y 21-VIII-05; Urnieta: subida al Mte.
Adarra, talud silíceo bajo roble y haya, 30T gran especialista del género y hombre ge-
WN8385, 370 m, 5-IX-04; Mte. Jaizkibel, bor- neroso, no ha mucho fallecido, Dr. Ber-
des y taludes pedregosos (areniscas) de argo- nard de Retz, cuyas claves (inéditas unas)
mal, en área correspondiente al contacto Q. py- son mi más importante instrumento de de-
renaica-Q.robur, 30TWP9302, 70 m, 4-X-03; terminación. Al profesor Jean Vivant, cu-
Tolosa: Urkizu, taludes-setos de restos de bos- yas fichas de herbario manejo a modo de
que en zona de contacto roble-haya (acidófilo), bibliografía (sus Hieracium fueron revisa-
30TWN7277, 670 m, 30-XI-03. En el fichero dos por de Retz). Al Dr. P. Montserrat,
del Herb. VIVANT (det. B. de Retz) consta -ut cuyas aportaciones al género (publicadas
H. pyrenaicum Jord. subsp. burserianum- de
Na: valle del río Irati: Olaldea, "au bord de la o inéditas) me son muy útiles desde hace
route, rive droite sur schistes ardoisiers...". tiempo.
Se han hallado poblaciones dispersas
del taxon por áreas correspondientes a ro-
BIBLIOGRAFÍA
bledales y hayedos acidó filos, áreas donde
parece estar más o menos laxa- pero regu- AIZPURU, I., C. ASEGINOLAZA, P.M. URI-
larmente repartido. Las poblaciones que BE-ECHEBARRIA, P. URRUTIA & I. ZO-
aquí se recogen viven la mayoría a caba- RRAKIN (Eds.) (1999) Claves ilustradas de
llo entre los pisos bioclimáticos colino y la Flora del País Vasco y territorios limí-
montano, en áreas con bosques (o sus tes - trofes. 831 p. Gobierno Vasco. Vitoria.
tigos) de Quercus petraea (donde con más ASEGINOLAZA, C., D. GÓMEZ, X. LI-
ZAUR, G. MONTSERRAT, G. MORANTE,
frecuencia se encuentra), Q. robur, Q. py-
M. SALAVERRIA, P.M. URIBE-ECHEBA-
renaica, Castanea sativa y la transición a RRIA & J.A. ALEJANDRE (1984) Catálogo
Fagus sylvatica. Con mucha frecuencia florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.
vive en comunidades que han substituido 1149 p. Gobierno Vasco. Vitoria.
a los bosques, incluso en pinares de plan- BASCONES, J.C. (1978) Relaciones suelo-
tación forestal de Pinus radiata. Algunas vegetación en la Navarra húmeda del No-
poblaciones llegan casi al nivel del mar. roeste. Estudio florístico-ecológico. Tesis
Las aquí citadas son plantas de claros, Doctoral. Univers. de Navarra. Pamplona.
bordes, setos y taludes forestales, con fre- BOLÒS, O. de & J. VIGO (1995) Flora dels
Països Catalans, Vol. 3. Ed. Barcino. Bar-
cuencia más o menos pedregosos. Em-
celona.
piezan a florecer en agosto, especialmente CATALÁN, P. & I. AIZPURU (1985) Aporta-
hacia su segunda mitad, pero es frecuente ción al catálogo florístico de la cuenca del
hallar plantas floridas en sus ramas bien Bidasoa (Guipúzcoa y Navarra). Munibe (C.
entrado el otoño, con el eje del tallo roto y Naturales), 37:17-86.
perdido tras secarse, después de completar LIZAUR, X. (1999) Hieracium L. In: AIZPU-
su floración. Estas plantas incompletas RU, I., C. ASEGINOLAZA, P.M. URIBE-
pueden parecer afilópodas más que pseu- ECHEBARRIA, P. URRUTIA & I. ZO-
dofilópodas, y ofrecer mayores problemas RRAKIN (Eds.) Claves ilustradas de la
Flora del País Vasco y territorios limítrofes.
para su determinación.
Gobierno Vasco. Vitoria.
LIZAUR, X. (2003) Táxones infraespecíficos
en el género Hieracium L. Dos ejemplos co-

81
Flora Montiberica 32 (2006)

rológicamente significativos. Flora Montib. RETZ, B. de (1984) Le genre Hieracium en


24:15-18. Espagne (aux Baléares et en Andorre). Iné-
LIZAUR, X. (2003) Actualización (Suple- dito.
mento) del: "Araba, Bizkaia eta Gipuzkoako SANDWITH, N.Y. & P. MONTSERRAT
landare katalogoa – Catálogo florístico de (1966) Aportación a la flora pirenaica. Piri-
Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" (1984). Docu- neos, 79-80:21-74.
mento inédito. Gobierno Vasco. Vitoria-Gas- SEGURA, A., G. MATEO, J.L. BENITO
teiz. (200) Catálogo florístico de la provincia de
LIZAUR, X. & D. GÓMEZ (2002) Catálogo Soria (2ª ed.). Diputación Provincial de So -
florístico de San Juan de La Peña. 238 pgs. ria. Soria.
Informe inédito realizado mediante convenio SELL P.D. & C. WEST (1976) Hieracium L.
de colaboración entre la Diputación General In: T.G. Tutin & al. (Eds.) Flora Europaea,
de Aragón y el C.S.I.C. 4:358-410. Cambridge.
LORDA, M. (2001) Flora del Pirineo navarro. VANDEN BERGHEN, C. (1968). Les forêts
Guineana, 7:557 pgs. de la Haute Soule (Basses-Pyrénées). Bull.
MATEO, G. (2005) Hieracium L. In: "IPE Soc. Roy. Bot. Belgique 102:107-132.
(CSIC)-DGA, JACA (2005). Atlas digital de VILLAR (1980). Catálogo florístico del Piri-
la Flora de Aragón. http://www.IPE.CSIC. neo Occidental español. Publ. Cent. Pir.
es/floragon". Biol. Exp., 11:1-422.
RETZ, B. de (1975) Hieracium In: P. Jovet & VIVANT, J. (inédito). El género Hieracium en
R. de Vilmorin, Flore descriptive et illustrée las fichas de herbario (det. De Retz).
de la France (H. Coste), 3ºsup pl. Librairie
scientifique et technique Albert Blanchard. (Recibido el 17-II-2006)
Paris.

82
Fig. 1. Hieracium argillaceum. Desfiladero de Tetxa (Vi)

83
.

Fig. 2. Hieracium lawsonii. Karst de Larra (Na)

84
Fig. 3. Hieracium aurense. Isaba (Na)

85
Fig. 4. Hieracium loretii. Sierra de Urbasa (Na)

86
Fig 5. Hieracium candidum . Foz de Mintxate (Na)

87
Fig. 6. Hieracium souliei Arv.-Touv. & Gaut. Monte Murumendi (SS)

88
Fig 7. Hieracium olivaceum. Belagua (Na)

89
Fig 8. Hieracium humile . Karst de Larra (Na)

90
Fig. 9. Hieracium amplexicaule: Sierra de Codés (Na)

91
Fig. 10. Hieracium pulmonaroides. Puerto de Aldea-Bernedo (Na-Vi)

92
Fig. 11. Hieracium pseudocerinthe Puerto de Bernedo-Aldea (Na)

93
Fig. 12. Hieracium umbellatum . Monte Adarra (SS).

94
Fig. 13: Hieracium latifolium. Markina (Bi)

95
Fig. 14. Hieracium nobile. Monte Adarra (SS)

96
NORMAS DE PUBLICACIÓN

Los originales se deberán hacer llegar a la redacción en soporte


informático, redactados mediante el procesador de textos WORD 6.0 para
WINDOWS o compatible con él, siguiendo el esquema que puede
observarse en los artículos editados, que se concreta en:
- Fuente: Times New Roman
- Tamaño de letra: 10
- Configuración de página. Tamaño papel: 16 x 24. Márgenes: Sup 2,
Inf. 2,2. Int. 1,7, Ext. 1,7, Encuad. 0, Encab. 1, Pie 1.
Además deberán constar de los apartados siguientes:
1: Título. Suficientemente claro, expresivo del contenido y lo más breve
posible.
2. Autoría. Especificando nombre y dos apellidos de cada autor.
3. Direcciones de los autores. Si trabajan en alguna institución científica
mejor la dirección de trabajo. En caso contrario la privada.
4. Resumen. En lenguas española e inglesa o francesa.
5. Texto. En lengua comprensible por la mayor parte de los suscriptores.
Dividido en los apartados que sugiera el contenido y acompañado de los
gráficos o mapas que se crean convenientes.
6. Imágenes: Pueden mandarse fotografías en color o escala de grises, en
archivos individuales (extensión JPG o compatible) separados del texto,
aunque con numeración y pie que las relacione con el mismo.
6. Bibliografía. Las referencias en el texto deberán explicitar la autoría en
mayúsculas, el año y -si se alude a una frase o párrafo concreto- la página.
Al final del artículo se enumerarán las referencias que se han ofrecido, en
orden de autores y años, al modo como puede verse en los artículos
editados.

Los manuscritos pueden enviarse: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín


Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia. O
por correo electrónico a la dirección: gonzalo.mateo@uv.es.
FLORA MONTIBERICA

Vol. 32. Valencia, V-2006

ÍNDICE

LÁZARO BELLO, J.A. – Apuntes corológicos sobre la flora vascular de los Mon-
tes Toronzos (Valladolid, España) ......................................................................... 3
CUCHILLO SASTRIQUES, J. & J. GIMENO LÓPEZ – De flora fontina: apor-
tación al estudio de la flora vascular del suroeste de la provincia de Valencia ..... 8
CRESPO VILLALBA, M.B. – Nomenclatural changes in Apteranthes Mikan (As-
clepiadoideae, Apocynaceae) ..... …………………………..…………………… 15
CRESPO VILLALBA, M.B. & S. RIVAS -MARTÍNEZ – Onopordo acauli-Ver-
bascetum montani: nuevo nombre para los cardizales oroibéricos ……………… 21
MATEO SANZ,G. & A. CORONADO – Nuevos datos sobre la flora de la pro-
vincia de Cuenca, XXII ……...........................................................................…... 28
CRESPO VILLALBA,M.B., M.A. ALONSO, A. JUAN, M. MARTÍNEZ AZO -
RÍN & F. MARTÍNEZ FLORES – Recatalogación de Vella lucentina M.B.
Crespo (Cruciferae) según las categorías UICN (2001) ..…………….…………. 32
GUILLOT ORTIZ, D. & P. VAN DER MEER – Algunos taxones nuevos del gé-
nero Opuntia Mill. en la Comunidad Valenciana …………………….………… 39
MATEO SANZ, G. – Aportaciones al conocimiento del género Pilosella Hill en
España, VII. Revisión sintética ..…..………………………….…………………. 51
SERRA LALIGA, L. – Comentarios sobre algunas especies de Linaria en la pro-
vincia de Alicante …………………………….....…………...………………….. 72
LIZAUR SULIA, X. – Aportación al conocimiento del género Hieracium L. en el
ámbito geográfico de la obra “Claves ilustradas de la flora del País Vasco y te-
rritorios limítrofes …..…..................................................................................….. 74