Está en la página 1de 2

APUNTE

“RELACIONES DE CONVIVENCIA, INFLUENCIA Y CONFLICTO


ENTRE ESPAÑOLES E INDÍGENAS, DESDE LA MIRADA
HISTORIOGRÁFICA”

Texto 1

“La resistencia indígena fue aquí [en La Araucanía] muy persistente y


desgastadora para el proyecto colonial y la paz que se pactó con los mapuche
se inspiró en la necesidad de buscar una alternativa de crecimiento
económico, fundamental para el sostenimiento de la Capitanía General del
Reino de Chile. Sin embargo, más allá del conflicto mismo, la economía y la
sociedad indígenas experimentaron cambios muy profundos.
Desde luego, parece haber surgido tempranamente, tal vez a comienzos del
siglo XVII, un segmento al interior de la sociedad mapuche que apreció las
ventajas de un entendimiento con los españoles. La riqueza que se acumuló
en la zona, la enorme masa ganadera que existía en las pampas y la
posibilidad de trasladarla a La Araucanía para trocarla por productos europeos
que el indígena incorporó a su consumo, empezaron a representar un papel
muy importante en los cambios que se producen en la relación huinca-
mapuche. […]
Ya para el siglo XVIII podemos afirmar que la economía indígena y la
economía capitalista se habían convertido en dos economías complementarias
y dependientes.
Esto mismo explica el trasfondo de la paz pactada entre mapuches y
españoles y reafirmada periódicamente en los parlamentos”.

Pinto, J. (2003). La formación del Estado y la nación, y el pueblo mapuche.


De la inclusión a la exclusión. Santiago de Chile: Dibam.

Texto 2

“Cada conquistador dejó numerosos hijos mestizos cuyo número no es posible


determinar, algunos de los cuales vivieron con el padre y otros permanecieron
en las reducciones indígenas. […]
Podría pensarse que el mestizaje fue más intenso en la región central del país
que al sur del Biobío a causa de la guerra, pero el hecho no es tan claro. En La
Araucanía hubo mezcla racial porque la lucha no la impedía y porque la
existencia allí de siete ciudades y varios fuertes en el siglo XVI facilitó el
contacto. Posteriormente, al retroceder la dominación a la línea del Biobío
tampoco dejó de haber roce y hubo un amplio espacio, a ambos lados del rio,
en que el mestizaje fue muy intenso”.

Villalobos, S. (1996). Vida fronteriza en La Araucanía: el mito de la Guerra de


Arauco.
Santiago: Andrés Bello.
Texto 3

“La línea de frontera, que separaba a hispanocriollos e indios, surgió a


comienzos del siglo XVII. Apareció como una solución temporal al problema de
la rebelión indígena, que en 1598 había destruido las siete ciudades del sur y
había significado la muerte del gobernador Martin García Oñez de Loyola.
Fue una “estrategia del fracaso”: los hispanocriollos aceptaban retroceder ante
la pujanza de los indios. Optaban por consolidar la conquista en la zona
central; después, poco a poco, se podrían recuperar las tierras del sur.
Pero no sucedió de esa manera. La belicosidad de los indios no decayó, las
fuerzas del ejército no fueron suficientes... La frontera perduraba. Se intentó la
“guerra defensiva”, el acercamiento a través de la evangelización y los medios
pacíficos. Se decretó la esclavitud de los indios rebeldes; pero nada parecía
surtir efecto: lo que había surgido como una situación temporal se prolongaba
indefinidamente.
Las recientes investigaciones demuestran que la frontera se mantuvo porque
había diferentes intereses ligados a su existencia. Las motivaciones
económicas ocupaban un lugar preeminente: los beneficios que reportaba la
esclavitud de los indios hacían que se desease la continuación de la guerra.
Desde los gobernadores hasta los simples cabos del ejército, todos parecían
implicados en ese “negocio de la guerra”. Los estancieros del área tenían,
además, en el ejército un buen mercado para sus productos. La administración
de los fondos reales destinados a la mantención y abastecimiento de la tropa,
por último, también producía buenas ganancias a más de algún funcionario. La
sociedad hispanocriolla de la zona, entonces, supo adaptarse a la situación de
impasse permanente en la guerra con los indios, que al principio había
parecido catastrófica”.

Ruíz- Esquide, A. (1993). Los indios amigos en la frontera araucana. Santiago de


Chile: Dibam.