Está en la página 1de 4

Ricardo del Jesús Ventura García

Alumno

ID 00257678

FUNDAMENTOS DEL PROCESO


PENAL ACUSATORIO
Materia

Licenciatura en Derecho
Índice

Introducción………………………………………………………………………………3
Planteamiento del problema…………………………………………………..………3
Desarrollo del estudio de caso……………………………………………...……….3
Conclusión……………………………..…………………………………………………4
Fuentes de consulta…………………………………………………….……………..5
Introducción

¿Qué es el Sistema Penal Acusatorio y Oral?

 Es el Procedimiento legal mediante el cual se imparte la justicia penal.


 Tiene como finalidad esclarecer los hechos, proteger al inocente, sancionar
al culpable y reparar los daños causados por el delito.
 El proceso se desarrolla a través de Audiencias públicas y orales, que se
videograban, facilitando la transparencia en la actuación de jueces y partes.
 En los casos permitidos por la ley ofrece la posibilidad de llegar a acuerdos
entre las partes para solucionar el asunto antes de la sentencia.

Planteamiento del caso

El agente del Ministerio Público solicitó orden de aprehensión en contra de José


Luis Reséndiz Hernández, por la probable comisión del delito de homicidio
calificado, previsto y sancionado en el artículo 312 del Código Penal del Estado de
Puebla. Señaló que estaban satisfechos los requisitos exigidos en el artículo 141
del Código Nacional de Procedimientos Penales, en virtud de que en la carpeta de
investigación estaban los datos que establecían que se había cometido ese hecho
(la privación de la vida de una persona) y existía además la probabilidad de que el
imputado lo hubiese cometido. El Juez de Control, en la resolución respectiva,
actualizó únicamente la tipicidad del hecho (por estimar que sólo a ese elemento
del delito se constreñía el término “hecho que la ley señala como delito”) y determinó
que el imputado, a título de probable, actuó como autor material. Por lo que libró la
orden de aprehensión solicitada. José Luis Reséndiz Hernández promovió juicio de
amparo en contra de dicha determinación.

Desarrollo del estudio de caso

En la demanda de amparo, el quejoso alegó que la autoridad responsable no analizó


los restantes elementos del delito, es decir, la antijuridicidad y la culpabilidad,
limitándose al análisis de la tipicidad, lo que provocó una violación al principio de
legalidad en materia penal. En el caso concreto, señaló que él actuó en legítima
defensa (que es una causa de justificación), pero al omitirse su análisis por parte
del Juez de Control en el acto reclamado, se le pretende privar de su libertad
injustamente. Es decir, si la responsable no se hubiese limitado al análisis de la
mera tipicidad y hubiera continuado con el análisis de los restantes elementos del
delito, seguramente hubiese actualizado la causa de justificación señalada y, en
consecuencia, negado la orden de aprehensión. El Juez de Distrito de Amparo
admitió la demanda por estimar que no se actualizaba una causa manifiesta e
indudable de improcedencia. La autoridad responsable, al rendir su informe
justificado, señaló que si bien anteriormente se exigía la acreditación del cuerpo del
delito y la probable responsabilidad, lo que implicaba el análisis de todos los
elementos del delito (conducta, tipicidad, antijuridicidad y culpabilidad), con el nuevo
sistema de justicia penal, el “estándar probatorio” debe ser menor, por lo que basta
con acreditar que se cometió un hecho que la ley señala como delito (tipicidad) y
que el imputado lo cometió o participó en su comisión (formas de autoría y
participación), para librar una orden de aprehensión o dictar un auto de vinculación
a proceso. Lo anterior no implica violación a derechos humanos, pues los restantes
elementos del delito serán materia de análisis al momento del dictado de la
sentencia definitiva.

Conclusión

El 18 de junio de 2008, se publicó en el Diario Oficial de la Federación una de las


más importantes y significativas reformas constitucionales en materia de justicia
penal y seguridad pública, que precisa las bases y principios fundamentales en que
debe sustentarse el novedoso sistema acusatorio.

Esta reforma implica, no sólo la transformación del orden jurídico sobre procuración
y administración de justicia, sino un cambio en la percepción de los paradigmas
respecto de la Justicia Penal en México.

En efecto, el cambio radica en el hecho de que no se puede seguir pensando que


nuestras leyes e instituciones son inalterables e insuperables, cuando apreciamos
que los índices delictivos son cada día más altos y la población desconfía cada vez
más de las instituciones de procuración e impartición de justicia al no advertir
soluciones rápidas y expeditas a los conflictos penales, considerando por ello, la
existencia de corrupción e impunidad.

La metamorfosis en comento, no es sólo en cuanto al marco jurídico, sino de estilos


de pensamiento, de maneras de percibir nuestra realidad, de la cultura de un país,
de las instituciones afines, de las formas de realizar los procedimientos, en suma,
de nuestro sistema de justicia penal; el cual no debemos olvidar, es la manifestación
más delicada y elocuente del encuentro entre el poder público y los ciudadanos, sea
para preservar, sea para afectar los bienes fundamentales de aquéllos. De ahí, la
relevancia de dicho sistema desde la perspectiva de la tutela de los derechos
humanos y no menos, de la preservación, defensa y desarrollo de la democracia.

Fuentes de consulta

 Dulce Alejandra Camacho Ortiz, Julio César Antonio Rosales. (Enero


2015). Casos prácticos del Sistema Penal Acusatorio. Cuadernos de
Trabajo, Instituto de la Judicatura Federal, 1, 4-9.

También podría gustarte