Está en la página 1de 3

El Estado de Bienestar

Nombre:
Curso:
Fecha:

Concepto

El Estado de Bienestar es un concepto político que tiene que ver con una forma de gobierno en la cual
el Estado, tal como lo dice su nombre, se hace cargo de los servicios y derechos de una gran parte de la
población considerada humilde o empobrecida. El Estado de Bienestar es un fenómeno muy reciente que
tuvo mucho impulso en diferentes partes del mundo en el siglo XX debido a las distintas crisis económicas,
guerras y conflictos de diverso tipo que significaron consecuencias muy duras y difíciles de sortear para gran
parte de las poblaciones occidentales.

La idea de un Estado de Bienestar existe desde mitad del siglo XIX cuando distintos grupos sociales
(especialmente los trabajadores) empezaron a luchar por el reconocimiento de sus derechos a nivel
internacional. Desde entonces, y especialmente en el siglo XX a partir de eventos tales como la Gran
Depresión de 1929 o las épocas de posguerra luego de la 1era y de la 2da Guerra Mundial, surge la noción de
un Estado que se encarga de proveer a esos sectores humildes o desfavorecidos con ciertos servicios y
asistencia para complementar aquello que no pueden obtener en un sistema desigual o injusto como el
sistema capitalista.

La crisis de 1929 fue un importante golpe para el capitalismo ya que hizo que una parte muy
importante de la sociedad occidental cayera en la miseria. Ante estas circunstancias, el desarrollo de un
Estado capaz de contener la miseria, la pobreza y el hambre fue un fenómeno de importancia y gran
necesidad. Para el Estado de Bienestar hay tres elementos que son relevantes: la democracia, es decir, el
mantenimiento de formas políticas no autoritarias ni autocráticas; el bienestar social, es decir, la provisión a
la sociedad de la ayuda económica y social necesaria para progresar; el capitalismo, ya que para el Estado de
Bienestar el capitalismo no es necesariamente un problema si no que muchas veces supone la convivencia
con el mismo.
De acuerdo a los defensores del Estado de Bienestar, una mayor intervención estatal en la economía es una
de las directrices más importantes ya que si el mercado es quien regula las relaciones socio-económicas
siempre habrá sectores perjudicados y la creciente riqueza de unos pocos puede llevar a un gran desequilibrio
resultante en profundas crisis. Así, el Estado de Bienestar regula cuestiones como el empleo, la producción,
el acceso a la vivienda, la educación y salud pública, etc. Debido a los importantes gastos presupuestarios
que un Estado de este tipo puede significar para una nación, hoy en día esta forma política ha quedado un
poco desacreditada y se suelen preferir sistemas que combinen acceso a lo público con una importante
intervención privada.

Argumentos a favor:

a) Humanitario: la idea de que ninguna persona debe sufrir innecesariamente.

b) Democrático: los votantes en la mayoría de los países favorecen la extensión gradual de la protección
social.

Derechos Humanos: los Estados están obligados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos
(1948) y por los Pactos de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de
1966.

c) Ético: la reciprocidad es casi universal como principio moral, y la mayoría de los sistemas del bienestar se
basan en patrones del intercambio generalizado. El altruismo, o ayudar a otros, es una obligación moral en la
mayoría de las culturas. Por ejemplo, la caridad y la ayuda para los pobres (ya sea con subsidios o puestos de
trabajo) son bien vistos por muchas personas.

1
d) Religioso: la mayoría de las religiones importantes del mundo creen que el altruismo es moral y el
egoísmo es inmoral. Las obligaciones religiosas incluyen el deber de la caridad y la obligación para la
solidaridad.

e) Económico: los programas sociales realizan una gama de actuaciones económicas frente a posibles fallos
de mercado (monopolios naturales, desvirtuaciones que pudieran producirse a través del comercio
internacional, estructurando el mercado de trabajo, etc.), redistribuir la renta y salvaguardando la economía
de componentes cíclicos. Además, la cohesión social permite un mayor desarrollo que finalmente redunda en
beneficio de todos los agentes económicos (desbordamiento del conocimiento, entorno saludable, etc.). Es lo
que se denomina equidad categórica, generalmente sobre bienes preferentes.

f) Social: los programas sociales se utilizan para promover objetivos comunes con respecto a la educación, la
familia y el trabajo.

g) Político: es una necesidad. Es el único modelo que ha demostrado en la práctica la capacidad de producir
tanto el crecimiento económico como la cohesión social necesarios para garantizar el orden democrático y el
buen funcionamiento de la sociedad.

Argumentos en contra:

a) La ley de la jungla: El estado del bienestar es la ley de la jungla donde abiertamente una parte de la
sociedad, bajo lemas sociales y políticamente correctos, vive a expensas de la clase productiva. Un pequeño
grupo de parásitos vive del resto de la sociedad.

b) Lobbies: En un sistema de libertad total (laissez faire) los lobbies también existirían, no son más que parte
de la diversidad social y económica. Pero sólo bajo el estado del bienestar estos lobbies se convierten en
gobernantes de facto. Todos los políticos occidentales son instrumentos de estos lobbies ya sean financieros,
de la farándula o ecologista. El estado del bienestar, lejos de ser una democracia, es un estado oligopólico.

c) Igualitarismo: Este punto es uno de las grandes contradicciones del sistema. Por una parte los políticos
nos hablan de la grandeza de la diversidad y, por otro, la atacan contundentemente. La justicia se dedica a
cerrar medios de comunicación, que fiscalizan los medios no afines al Gobierno, prohíbe estilos de vida y
veta conductas individuales por razones de salud o criminalidad inventadas. Hace un siglo fueron las drogas,
ahora el tabaco, le seguirá el alcohol, comida rápida y en no mucho tiempo se necestara permisos
administrativos hasta para saber con quién casarse.
El estado del bienestar impulsa con dinero público estilos de vida afines, como el colegio público y su
educación para la ciudadanía, subvenciona los medios de comunicación masivos para que sean complacientes
con los desvaríos gubernamentales y así alcanzar el llamado "pensamiento único"

d) Escasez: El estado del bienestar provoca escasez. En el momento en que el Estado marca precios
máximos u ofrece bienes gratis, automáticamente ese bien o servicio, en algún momento, escaseará. En un
sistema de libre competencia, el regulador de la oferta es el precio. El mercado decide a qué precio se ha de
vender un bien y en qué cantidad. Los bienes y servicios más regulados, son los que más escasean o
dificultades tienen: en épocas secas, el agua; la electricidad, con apagones; servicios sobre- regulados, como
el trabajo o la sanidad, son los que peor comportamiento tienen en la actualidad.

e) El estado del bienestar crea dependencia: En el momento en que el Gobierno se convierte en el gran
mecenas de la gente y empresas, quedan expuestos a sus arbitrariedades. Piense en la jubilación. Se ha
convertido en un monopolio del Gobierno. Usa las pensiones para ganar elecciones y, a diferencia de cómo
se establecen los contratos en empresas privadas, cambia las cláusulas cuando le da la gana. Los que por
creencia o por necesidad (necesidad que el mismo estado del bienestar ha creado) se acogen a la mendicidad
del Estado se convierten inexorablemente en marionetas del sistema. Sólo la economía privada crea la
independencia del ciudadano.

2
Actividad

1. Realicen un mapa conceptual con las principales ideas del “Estado de Bienestar.”
2. Realicen un cuadro comparativo con las visiones a favor y en contra del Estado de Bienestar.
3. Señalen con cuál visión está más de acuerdo. Justifiquen por qué.