Está en la página 1de 91

FLORA MONTIBERICA

Publicación periódica especializada en trabajos sobre la flora del


Sistema Ibérico

Vol. 28 Valencia, XII-2004


FLORA MONTIBERICA
Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la
Cordillera Ibérica (plantas vasculares).
Edición en Internet: http://www.floramontiberica.org

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín Botánico.


Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia.
Redactores adjuntos: Cristina Torres Gómez y Javier Fabado Alós

Comisión Asesora :
Antoni Aguilella Palasí (Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz (Vitoria)
Vicente J. Arán Redó (Madrid)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Valencia)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)

Depósito Legal: V-5097-1995


ISSN: 1138-5952
Imprime: MOLINER-40 (GÓMEZ COLL, S.L.) Tel./Fax 390 3735 -
Burjasot (Valencia).

Portada : Phlomis crinita Cav., procedente dela cuesta de Barig (Valen-


cia), localidad clásica cavanillesiana.
Flora Montiberica 28: 3-22 (XII-2004)

SOBRE LOS GÉNEROS DESCRITOS POR CAVANILLES.

Emilio LAGUNA LUMBRERAS


(1) Generalitat Valenciana. Conselleria de Territorio y Vivienda. Servicio de Conservación
y Gestión de la Biodiversidad. Arquitecto Alfaro, 39. E-46011. Valencia. floraval@gva.es

ABSTRACT: A provisory list of vascular plant genera established by A. J. Cava-


nilles is given. Cavanilles created at least 100 new genera, 54 of them being in current
use. These genera have been used to generate the name of 2 orders, 10 families, 7 sub-
families, 16 tribes and 9 subtribes; at least 1 order (Calycerales) and 5 families (Calyce-
raceae, Cobaeaceae, Epacridaceae, Eucryphyaceae and Oleandraceae) are generally
accepted and under current use. Most of these taxa belong to the tropical and subtropical
flora. Some rare facts linked to the Cavanillesian names are shown and analyzed, such
as the trascendence of the type ‘ö’ –as a form to express the types ‘ø’ or ‘œ’-, i.e. for
Röttbollia L. or Königia Cav.-, largely and erroneously considered as Rottbollia Cav. –
never formulated by Cavanilles- or Konigia Cav.

RESUMEN:. Se aporta una lista provisional de géneros de plantas vasculares des-


critos por A.J. Cavanilles. Creó al menos 100 nuevos géneros, 54 de los cuales están
aún en uso. Estos géneros han sido utilizados para generar el nombre de 2 órdenes, 10
familias, 7 subfamilias, 16 tribus y 9 subtribus; al menos 1 orden (Calycerales) y 5 fa-
milias (Calyceraceae, Cobaeaceae, Epacridaceae, Eucryphyaceae and Oleandraceae)
son generalmente aceptados y en uso actual. La mayoría de los táxones pertenecen a la
flora tropical y subtropical. Se muestran y analizan algunos aspectos curiosos relaciona-
dos con los nombres cavanillesianos, como la trascendencia de la letra ‘ö’ –como forma
de expresión de las letras ‘ø’ o ‘œ’-, p.ej. en Röttbollia L. o Königia Cav., considerados
larga y erróneamente como Rottbollia Cav. –nunca formulado por Cavanilles- ó Koni-
gia Cav.

1. INTRODUCCIÓN LÓPEZ PIÑERO & LÓPEZ TERRADA,


2004), incluyendo la descripción de un
Durante 2004 y parte de 2005, el mun- amplio número de especies –ver refe-
do de la botánica valenciana celebra el rencias más detalladas en los trabajos de
bicentenario de la muerte del más ilustre GARILLETI (1993) y FERNÁNDEZ
botánico español, Antonio José Cavanilles CASAS & GARILLETI (1989)-; sin em-
y Palop, fallecido en Madrid el 10 de bargo, dicha producción se ha tratado a
mayo de 1804. Cavanilles, nacido en Va- menudo de modo simplista, reduciéndola
lencia en 1745, constituye el principal re- a sus obras enciclopédicas más conocidas,
ferente de la ciencia vegetal en España, y como son las Disertaciones o Monadelfia
su obra forma parte de las bases del cono- (1785-1790), los Icones (1791-1801) y las
cimiento de la flora en numerosas regio- Observaciones (1795-1797). De ellas, las
nes del globo, a la que contribuyó con la dos primeras son eminentemente taxonó-
descripción de numerosos géneros y va- micas, donde se aborda la descripción de
rios centenares de especies. numerosos géneros y especies, si bien
La obra botánica de Cavanilles es par- Cavanilles, en el más puro estilo ilustrado,
ticularmente extensa (GONZÁLEZ BUE- invierte a menudo parte de sus exposicio-
NO, 2002; LÓPEZ PIÑERO, 2004a y b; nes en la discusión y el debate de sus

3
Flora Montiberica 28 (2004)

propuestas. En ambos casos, la flora ana- obras precitadas, las Observaciones res-
lizada proviene de diversas partes del ponden a un encargo de orden adminis-
planeta, aprovechando sobre todo la am- trativo y se centran exclusivamente en el
plia experiencia adquirida por Cavanilles territorio valenciano, aun cuando la intro-
durante sus estancias en París (1777- ducción de la obra expuesta por el propio
1789) y posteriormente en Madrid (1789- Cavanilles deja claro que se trata de una
1804), donde el botánico valenciano pudo primera experiencia, que deberá extender-
examinar con detalle las colecciones de se más tarde al resto del territorio nacio-
plantas vivas venidas de todos los conti- nal -aspecto éste que no llegó a realizarse.
nentes (v. LÓPEZ PIÑERO, 2004b), y en Frente a todo lo anterior, la obra de
especial de las aún numerosas colonias Cavanilles se plasma también en un sinfín
españolas, o de las expediciones científi- de textos menos conocidos y de artículos
cas de la época alrededor del mundo. En publicados en numerosas revistas científi-
todo caso, la lectura de estas obras des- cas europeas, la mayoría de los cuales
cubre al investigador que Cavanilles, en contienen referencias a nuevos géneros y
tanto no fué director del Real Jardín Bo- especies; algunas de tales revistas, como
tánico de Madrid -hasta 1801-, elaboró la los Anales de Ciencias Naturales, fueron
mayoría de sus descripciones sobre plan- promovidas por el propio Cavanilles. El
tas recogidas por él mismo en el campo u abate valenciano llega incluso a publicar
observadas en los jardines botánicos, de en 1788 los apartados de los géneros
las que pudo anotar su comportamiento y Bombax y Geranium en el tomo 2 de la
hábito antes de proceder a su prensado y ‘Encyclopédie Méthodique Botanique’ de
desecación. Puntualmente, gozando de los Lamarck, una de las obras intelectuales
favores del primer ministro Floridablan- cumbre de la Ilustración, lo que da idea
ca, Cavanilles tuvo acceso a las coleccio- del relieve que llegó a alcanzar Cavanilles
nes de pliegos de plantas recogidas por en su época (GARILLETI, com. pers.).
Hipólito Ruíz, José Pavón y el francés J. En el presente artículo se recoge la in-
Dombey en la conocida expedición al Pe- formación sobre los géneros descritos por
rú, lo que a su vez daría lugar al enfrenta- Cavanilles, así como de táxones de orden
miento de Cavanilles con Ruíz (COL- supragenérico creados a partir de los nom-
MEIRO, 1858; GONZÁLEZ BUENO, bres cavanillesianos. El lector debe tener
2002), reflejado por el autor valenciano en cuenta que los rangos taxonómicos
en las ‘Controversias’ (CAVANILLES, utilizados en la época del abad valenciano
1796). Sólo en los últimos años de su vi- eran ligeramente diferentes de los ac-
da, y en particular en su etapa de director tuales -p.ej., no existía la ‘subespecie’-, y
del Jardín, debió tener pleno acceso a las que, ante las dificultades que planteaban
colecciones de pliegos venidos de ultra- los largos viajes para visitar herbarios y
mar, concentrándose especialmente en los colecciones, la mayoría de la información
recolectados por Luis Neé (v. LÓPEZ PI- con la que contaba cada botánico era la
ÑERO, 2004b). extraíble de las escuetas descripciones de
Las Observaciones sobre la Historia las obras publicadas, que además solían
Natural … del Reyno de Valencia (1795- recibirse con mucho más retraso que en la
1797) constituyen un trabajo diametral- actualidad por la lentitud de los sistemas
mente diferente, más claramente orienta- de correo, presencia de conflictos bélicos
do a la descripción geobotánica, de los en zonas del trayecto, etc. No era raro,
paisajes y recursos naturales y agrarios, pues, que muchos nuevos géneros y espe-
así como de sus sistemas de explotación. cies descritas por cualquiera de los mu-
A diferencia de las otras dos grandes chos botánicos ilustrados del momento,

4
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

hubieran sido establecidos poco tiempo sultadas las bases de datos contenidas en
antes con el mismo o parecido nombre los siguientes sitios web:
por otros colegas. Este aspecto es relevan- - ING (Index Nominum Genericorum; Smiths.
te, porque la aplicación del vigente código Inst.): rathbun.si.edu/botany/ing/ingform.cfm.
de nomenclatura (ICBN) ha obligado a - IPNI (International Plant Name Index):
www.ipni.org
desechar, derogar o considerar ilegitimos - VPGF (Vascular Plant Genera and Families
los géneros homónimos posteriores a los Database, Royal Botanical Gardens, Kew):
primeros válidamente publicados, e inclu- www.rbgkew.org.uk/data/ vascplnt.html
so a aquellos que tienen suficiente pareci- - W3TROPICOS, base de datos del proyecto
do morfoló-gico con otros más consolida- VAST (VAScular Tropicos), Missouri Botani-
dos (v. GREUTER & al, 2000). cal Garden: mobot.mobot.org/W3T/Search/
Otro aspecto a destacar es la tendencia vast.html
marcada, en aquellos momentos del inicio Para la búsqueda de los géneros, se
de la Botánica, hacia el empleo de carac- inició la consulta a través del ING, pa-
teres morfológicos, y de nombres o apelli- sando posteriormente al análisis detallado,
dos de personas, para la creación de los género a género, en IPNI, e incorporán-
binómenes de las plantas. Ambos factores dose cualquier nueva aportación. La base
favorecieron que se repitieran con relativa de datos IPNI, está coeditado en Internet
facilidad nombres de géneros, con la con- por Royal Botanic Gardens Kew, The
siguiente posterior anulación al aplicarse, Harvard University Herbaria y The Aus-
de modo más reciente, el ya citado ICBN. tralian National Herbarium, que ceden a
Para los interesados en la materia, basta dicha base de datos los contenidos actua-
recomendar la lectura de la lista de géne- lizados, del Index Kewensis, el Gray Card
ros dedicados a los botánicos españoles y Index (Harvard) y el Australian Plant
portugueses, elaborada por COLMEIRO Name Index, respectivamente.
(1858: 207-216). Así, el propio Cavani- La tercera base de datos citada corres-
lles, verá reflejado su apellido en Cavani- ponde a la versión electrónica, con texto
lla, Cavanillea o Cavanillesia. Al hilo de simplificado, del Vascular Plant Families
lo anterior, debe recordarse que en aquel- and Genera (BRUMMITT, op. cit.). Se
los momentos, se consideraba lícita, en utilizó especialmente para enclavar los
términos nomenclaturales, la presencia de géneros en familias de uso actual.
dos o más géneros con el mismo nombre, Finalmente, la base de datos del Jardín
siempre que designaran a táxones diferen- Botánico de Missouri se utilizó especial-
tes -véase más adelante, p. ej., el caso de mente para la actualización de datos de
Clementea Cav.-. los protólogos, validez de homónimos y
legitimidad de los binómenes, ya que con-
2. METODOLOGÍA tiene una información mucho más afinada
que las otras fuentes consultadas.
Se ha trabajado partiendo de la lectura Para los rangos supragenéricos, ade-
de la obra cavanillesiana más accesible, más de las bases de datos ya citadas, se
en especial de los Icones (CAVANILLES, consultó el contenido de la página web
1791-1801) y la consulta de otras fuentes del Dr. J. L. Reveal (Norton-Brown Her-
documentales, tanto en papel como en barium, University of Maryland) Supra-
formato electrónico. De las primeras se generic Names of Extant Vascular Plants ,
consultaron fundamentalmente los traba- parte del Index Nominum supragenicorum
jos de BRUMMITT (1992), CRON- Plantarum Vascularium, que recoge y ac-
QUIST (1981, 1988), TAKHTAJAN tualiza los nombres de táxones de plantas
(1997) y GREUTER & al. (1993). En el vasculares a nivel superior al género. Di-
segundo caso fueron especialmente con-

5
Flora Montiberica 28 (2004)

cha página está esponsorizada por la In- ción de al menos una especie incluída en
ternational Association of Plant Taxo- el nuevo género establecido; no obstante,
nomy, accesible en la dirección www.life. como se discute en algún caso en este
umd.edu/emeritus/reveal/ artículo, también existen ejemplos en los
Igualmente, y en especial para recabar que se ha atribuido a Cavanilles la autoría
el enclave taxonómico de familias coinci- de un género sin que éste lo propusiera
dentes o parcialmente solapadas, se con- estrictamente. En el caso de los Icones,
sultó la base de datos DELTA (DEscrip- dentro de la tabla sistemática -vol. 6: 91-
tion Language for TAxonomy), adoptada 97-, Cavanilles detalla además, prece-
como estándar por el International Taxo- diéndolos de un asterisco, los nombres de
nomic Databases Working Group (TDW los géneros que él mismo se atribuye co-
G) mantenida en Internet en la dirección mo autor.
http://biodiversity.uno.edu/delta/. La sec- Los géneros se exponen a continuación
ción consultada fue The Families of Flo- agrupados por familias, para lo que el lec-
wering Plants , coordinada por los austra- tor debe tener en cuenta que las clasifica-
lianos L. Watson y M.J. Dallwitz. ciones difieren ligeramente entre las fuen-
Todas las páginas web precitadas se tes consultadas, habiéndose reflejado to-
consultaron en sus versiones actualizadas das las que se localizan en las bases de
hasta finales de mayo de 2004. En todos datos precitadas. Se han indicado sólo las
los casos de fuentes utilizadas, se hizo familias en uso actual habitual, reconoci-
indispensable la consulta regular paralela das al menos por una parte de la comuni-
a los apéndices del Código de Saint Louis, dad botánica internacional; como se in-
última versión del ICBN (GREUTER & dica más adelante, en el apartado sobre las
al., 2000). Sobre la validez de los apéndi- familias construidas a partir de los nom-
ces, se consideraron en su caso los co- bres genéricos cavanillesianos, hay otras
mentarios de Reveal -ver página web ci- que han dejado totalmente de utilizarse, y
tada de su autoría-. que se ha preferido no reflejar en esta lista
de epítetos genéricos. En todo caso, y
3. RESULTADOS Y DISCUSIÓN dada la especial divergencia entre los
3.1. GÉNEROS especialistas que han tratado la familia
Bombacaeae, ésta se ha considerado co-
Cavanilles fue autor, al menos, de los mo parte de Malvaceae en sentido amplio.
100 géneros de plantas vasculares que se Las consideraciones complementarias que
indican más adelante en lista resumida, y se aportan en el anexo I de nombres ilegí-
cuyos protólogos y sinonimias se aportan timos u otras formas de rechazo conforme
en el anexo I a este artículo. La impu- al ICBN, se han hecho atendiendo a las
tación de prioridades de uso de unos u bases de datos consultadas, que en general
otros nombres se ha hecho atendiendo a resultan coincidentes en tales aprecia-
las bases de datos consultadas, sin merma ciones. Los 100 géneros cavanillesianos
de que muchos casos merezcan revisarse localizados son los siguientes:
en el futuro, porque podrían contradecir al 3.1.1. Pteridófitos
ICBN o plantear al menos dudas dignas Dryopteridaceae (Tectariaceae): Tectaria
de análisis detallado (GARILLETI, com. Davalliaceae: Humata
pers.); deben interpretarse por tanto con la Marattiaceae (Angiopteridaceae): Clementea
debida prudencia. Oleandraceae: Oleandra
Schizaeaceae (Lygodiaceae): Ugena
Salvo rara excepción, el autor valen-
ciano crea los géneros, es decir, los des- 3.1.2. Fanerógamas
Amaranthaceae: Glomeraria
cribe con suficiente precisión, pasando
Amaryllidaceae: Eustephia
más tarde a proponer y detallar la descrip-

6
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

Apiaceae: Huanaca Zygophyllaceae: Larrea


Asteraceae: Alcina, Argyrochaeta, Carelia, Además de los anteriores figura en las
Cephalophora, Cosmos, Cymbaecarpa, Dah- bases de datos el nombre genérico Rott-
lia, Dyssodia, Franseria, Heterosperma, La- bollia Cav., que por razones más adelante
gascea, Nocca, Piqueria, Stevia, Willdeno-
wa, Ximenesia indicadas no parece que deba figurar en
Boraginaceae: Carmona, Cortesia esta lista, al no tratarse de un nuevos
Caesalpiniaceae: Hoffmannseggia, Pauletia, géneros sino de interpretación errónea de
Pomaria, Zuccagnia la grafía cavanillesiana.
Calyceraceae: Calycera Algunos nombres de géneros atribuí-
Convolvulaceae: Calboa dos a Cavanilles corresponden a errores
Cucurbitaceae: Luffa de transcripción acumulados en obras de
Epacridaceae: Epacris, Perojoa, Poiretia, quienes citaron a Cavanilles, o bien co-
Vintenatia rregidos por él mismo, por lo que no se
Eucryphiaceae: Eucryphia
Euphorbiaceae: Bradleia, Loureira han incluido en la lista precedente. Se
Fabaceae: Clementea, Parosela trataría al menos de: Calicera (frente a
Geraniaceae: Balbisia Calycera); Hugoma (Ugena); Serra (Sen-
Geraniaceae (Tropaeolaceae): Magallana, Vi- ra); Tetrapterys (Tetrapteris); y Vintena-
viania tia (Ventenatia).
Gesneriaceae: Mitraria Existen 5 casos en los que Cavanilles
Goodeniaceae: Selliera reconoce que determinados nuevos géne-
Lamiaceae: Rizoa, Scordium ros fueron ya suficientemente intuídos por
Liliaceae: Milla,: Salmia autores que le precedieron; se trata de:
Malesherbiaceae: Gynopleura -Arjona Comm. ex Cav.
Malpighiaceae: Flabellaria, Galphimia, Moli- -Carelia Juss. ex Cav
na, Tetrapterys -Chirantodendron Cerv. ex Cav.
Malvaceae (inc. Bombacaceae): Anoda, Cien- -Konigia Comm. ex Cav.
fuegosia, Cristaria, Guararibaea, Laguna, -Vitmania Turra ex Cav.
Malvaviscus, Palaua, Pavonia, Senra, Tri-
guera En los cuatro primeros, Cavanilles
Meliaceae: Portesia, Quivisia, Sandoricum describe géneros que atribuye otros auto-
Myrtaceae: Angophora res, como Philibert Commerson (1727-
Nyctaginaceae: Boldoa, Tricycla, Vitmania 1773), Antonie Laurent de Jussieu (1748-
Onagraceae (Lopeziaceae): Lopezia 1836), y Vicente de Cervantes (1755-
Poaceae: Colladoa, Mustelia 1829). Según las fuentes consultadas, el
Phytolaccaceae Suriana género Carelia aparece indistintamente
Pittosporaceae: Bursaria atribuido a Cav. -caso de la base de datos
Polemoniaceae (incl. Cobaeaceae): Bonplan- IPNI- o a Juss. ex Cav. -caso de ING y
dia, Cobaea.
Proteaceae: Linkia VAST-. En cuanto al cuarto género de la
Rhamnaceae: Condalia lista, Vitmania no es estrictamente des-
Rubiaceae: Aeginetia, Buena, Stylocoryna crito por Cavanilles, sino que éste trans-
Santalaceae (Arjonaceae): Arjona cribe, en el apartado de ‘addenda et corri-
Sapindaceae: Guioa genda’ del vol. 3º de los Icones (p. 53),
Saxifragaceae (Francoaceae): Francoa una referencia de Turra (1730-1796); la
Scrophulariaceae: Dichroma, Usteria frase de Cavanilles es la siguiente: “Mira-
Solanaceae: Triguera bilis viscosa. D. Antonius Turra ex hac
Sterculiaceae (incl. Dombeyaceae): Assonia, mea planta novum genus condidit Vitam-
Brotera, Chiranthodendron, Dombeya, Kö-
nigia, Ruizia niae nomine. Num id recte?. Botanici iu-
Styracaeae: Strigilia dicabunt”. Los caracteres del género se
Tiliaceae: Colona encuentran por tanto en la descripción de
Verbenaceae: Castelia M. viscosa Cav., Icon. 1: 13, t. 19 (1791).

7
Flora Montiberica 28 (2004)

De modo inverso a los anteriores, dos tranjeros contemporáneos, en especial a


géneros de la lista aportada son realmente sus conocidos o a quienes profesó mayor
propuestos por otros autores reconociendo admiración (p.ej. Dombeya o Königia).
que la propuesta inicial debía haberse atri- También aprovecha para reivindicar
buído al autor valenciano, pero que éste con sus géneros el esplendor del estudio
no llegó a publicar en sentido estricto; se de las ciencias naturales en los siglos pre-
trata de Boldoa Cav. ex Lag, y Suriana cedentes, dedicando géneros a los grandes
Domb. & Cav. ex D. Don. En Boldoa, es botánicos españoles como Andrés Laguna
su principal discípulo, M. Lagasca (1772- (Laguna), y sobre todo a un amplio elenco
1839), quien reconocerá al valenciano la de naturalistas valencianos (v. LÓPEZ
autoría de un género concreto. En el otro, PIÑERO, 2004b), como ocurre con Alci-
es David Don (1799-1841) quien hará lo na (corespondiente al jesuíta de Gandía
mismo con el género Suriana, pero atri- Francisco I. Alcina, s. XVII), Calboa (al
buyéndolo ex aequo a Cavanilles y a su médico botánico Joan Calvo, s. XVI),
buen amigo Joseph Dombey (1742-1796). Colladoa (al médico Luis Collado, s.
Por otro lado, suele atribuirse a Cava- XVI), Francoa (al médico setabense
nilles la autoría del género Aphyllocalpa Francesc Franco, s. XVI), Franseria (al
(Osmundaceae) cuya primera descripción médico Antoni Franseri, del S. XVIII),
válida correspondería sin embargo a sus Pomaria (al médico y naturalista Jaume
principales discípulos: Honorat Pomar, s. XVI), Piqueria (al mé-
- Aphyllocalpa Lag., D. García & Clemente dico valenciano Andrés Piquer, s. XVIII)
in Anal. Cienc. Nat. 5: 164 (1802). o Stevia (al médico castellonense Pere
Este mismo error se repite en algunas Jaume Esteve, s. XVI).
bases de datos (p.ej., IPNI) con otros tá- Los géneros construidos por Cavani-
xones propuestos por Lagasca, D. García lles utilizan sistemas de declinación muy
y Clemente en la misma publicación -p.ej. simples, llegando incluso a coincidir con
diversas especies del género Tectaria-. En los apellidos de los personajes a los que se
la actualidad, Aphyllocalpa se considera dedican, como ocurre con Milla -en vez
un mero sinónimo por inclusión en el gé- de Milleaea o Millaria-, Laguna -en vez
nero Osmunda L. de Lagunea o Lagunaria-, Lagasca -más
tarde formulada Lagascea por el propio
BASE PARA LA CONSTRUCCIÓN Cavanilles-, etc. Este hecho pudo favore-
DE LOS NOMBRES GENÉRICOS cer que autores posteriores corrigieran los
nombres genéricos -a veces reclamando
De entre los géneros cavanillesianos, para sí la autoría de los nuevos géneros-;
abundan especialmente los dedicados a
en ocasiones incluso se reivindicó renom-
personas, a los que el botánico valenciano brarlos a partir del nombre latino del per-
desea expresar su gratitud por la colabo- sonaje, como ocurre con Columbia Pers.,
ración o amistad que le profesan, o por su
derivado y sinónimo de Colona Cav.
contribución a la botánica española. Son
así evidentes casos como los de Hipólito
Ruíz (Ruizia), José Pavón (Pavonia), Ma- VALIDEZ ACTUAL DE LOS GÉNE-
riano Lagasca (Lagascea), Simón de ROS CAVANILLESIANOS
Rojas Clemente (Clementea), etc.; en al- El cálculo del número de géneros en
gún caso dedica géneros a grandes perso- uso actual es complejo, porque existe
najes históricos, como ocurre con Cristó- divergencia de criterios entre las fuentes
bal Colón (Colona), Hernán Cortés (Cor- consultadas, en buena parte ligadas a la
tesia) o Magallanes (Magallana). Por su- territorialidad de las bases de datos. Así
puesto, también los dedicó a botánicos ex- las del hemisferio austral, como la del

8
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

Australian National Herbarium, integrada zo del ICBN. En este sentido, GREUTER


en IPNI, tiende a reconocer aún vigentes & al. (2000) reconocen la prioridad de
géneros que las del boreal consideran Lagascea. Sobre Dombeya, se ha conser-
abiertamente como nombres ya abando- vado la propuesta de Cavanilles, porque
nados. o bien sinonimizados a otros, en resultó ser casualmente publicado en fe-
grado de identidad o de inclusión. A cha similar pero orden anterior a Assonia.
efectos de este artículo dichos casos se También se dan casos de duplicaciones
han considerado como géneros aún vi- de nombres, esto es, descritos dos veces
gentes, ya que aún se utilizan en una parte por el botánico valenciano en familias o
del planeta; se trata de Fransiera (= Am- grandes grupos taxonómicos diferentes;
brosia p.p.), Magallana (= Tropaeolum esto ocurre con Triguera y Clementea. En
p.p.), Gynoplerura (= Malesherbia) y el primer caso, describe Triguera, tanto en
Cienfuegosia (= Fugosia). Admitiendo la las Bombacáceas (Malváceas p.p., 1785)
vigencia de estos táxones, puede asegu- como en Solanáceas (1786). A la postre,
rarse que 54 de los 100 géneros cavani- el primero (Malváceas) fue rechazado a
llesianos siguen en uso –ver anexo nº 1-; pesar de ser publicado antes, ya que se
de los 46 no utilizados, 22 corresponden a trataría de un mero sinónimo de Hibiscus
nombres que incurren en alguna de las L. La especie utilizada en la descripción
formas de rechazo del ICBN. del género, Triguera acerifolia Cav., se
considera sinónimo de Hibiscus solandra
COMENTARIOS A ALGUNOS GÉ- L’Hér.
NEROS: FORMULACIÓN O EQUI- En lo referente a Clementea, dos géne-
VALENCIAS ros dedicados por Cavanilles a su discí-
pulo valenciano S. de R. Clemente, el pri-
Obviamente, la relación ya expuesta de mero -Clementea Cav., Descr. Pl. 2: 553
géneros no está exenta de necesidades de (1803), typus: C. palmiformis Cav.- per-
aclaración y comentarios, ya sea por có- tenece a los pteridófitos (familia Angiop-
mo se formularon (p.ej., duplicaciones de teridaceae), en tanto el segundo es una
géneros), por los cambios de criterio del angiosperma de la familia Fabaceae (Cle-
propio Cavanilles (p.ej., anulando géneros mentea Cav., Anales Ci. Nat. 7: 63, 1804,
establecidos poco tiempo antes al incluir- typus: C. nitida Cav.); este último está ac-
los en otros nuevos), o por el tratamiento tualmente asimilado a Canavalia Adanson
que han recibido posteriormente a lo largo 1763, corr. DC. 1825.
de la historia de la Botánica moderna. Durante la búsqueda bibliográfica se
Cavanilles renombró en dos ocasiones han localizado casos con divergencia de
géneros, con la consiguiente pretendida criterios entre las bases de datos consulta-
anulación de los precedentes creados por das, o indefinición sobre la autoria en la
él mismo. Es el caso de Dombeya (anu- bibliografia general; los más significati-
lando Assonia) y Lagascea (anulando vos son los de Luffa y Rotbollia -género
Nocca) -ver protólogos en el anexo I-. que se atribuye a Cavanilles pero no fue
Obsérvese que la anulación que proponía descrito por éste, por lo que no figura en
Cavanilles no es tal a efectos nomencla- la lista aquí aportada-.
turales (GARILLETI, com. pers.), ya que Luffa: En este caso, el botánico valen-
el ICBN da por válido el primero de los ciano realiza la descripción del género en
nombres propuestos cuando ambos descri- el primer volumen de los Icones -ver pro-
ben el mismo taxon; así, lo válido sería tólogo en el anexo I a este artículo- y rei-
Lagascea en vez de Nocca, o Assonia en tera para sí la primera autoría en la tabla
vez de Dombeya, salvo que recaigan si- sistemática que cierra el 6º volumen de la
multáneamente en otras razones de recha-

9
Flora Montiberica 28 (2004)

misma obra. Luffa había sido ya indicado nero de grafía diferente al del hijo de Lin-
por Linneo en el Systema Naturae (1753), neo, o simplemente se le atribuyó sin ana-
pero sin aportar una verdadera descrip- lizar los pormenores de la descripción del
ción del género o de una especie concreta botánico valenciano. En todo este embro-
-esto es, sin que quepa reconocer el gé- llo, no debió tenerse en cuenta que Cava-
nero Luffa L. Frente a todo lo anterior, la nilles no escribió Rottbollia, sino Rottbö-
autoría del género se concede habitual- llia, con diéresis sobre la ‘o’, forma tipo-
mente a Miller (1691-1771) en la 4ª edi- gráfica que solía utilizarse para suplir al
ción de su Abridgement of the Gardeners díptico latino ‘oe’ o al equivalente nórdi-
Dictionnary (1754). La primera especie co ‘ø’; téngase en cuenta que, aunque se
correctamente descrita atribuida al género ha traducido por Rottboel o Rottboell, el
parece ser L. aegyptiaca Mill., Gard. Dict. botánico al que se había dedicado el géne-
ed. 8 (1768); de hecho, conforme a IPNI, ro era C.F. Rottbøll (1727-1797), que en
no parece que Linneo describiera ninguna función de las preferencias de grafía de
especie del género, y cuantas plantas cada autor posterior, acababa escribiéndo-
linneanas se han recombinado posterior- se Rottboell, Rottböll, o incluso Rottboll.
mente como especies de Luffa, fueron ini- Para colmo de complicación, si se con-
cialmente emplazadas por el botánico sue- sultan los Icones, el lector detectará que,
co en Momordica L. y Cucumis L., en su mientras el acento diacrítico figura sin
Species Plantarum de 1753. Flora iberica problemas en las minúsculas -como ocu-
(CASTROVIEJO, 1993), referencia igual- rre en la descripción de las citadas espe-
mente el género como Luffa Mill. Así cies, en los tomos 1 y 3-, no ocurre así en
pues, a efectos del presente trabajo, se ha las mayusculas, probablemente por un
preferido considerar prioritaria la autoría mero problema tipográfico -falta de tipos
de Miller, considerando no apta Luffa adecuados para las mayúsculas en la Im-
Cav. por tratarse de un homónimo tardío. prenta Real-; así, en el índice o tabla sis-
Rottboellia: Otro caso especial se da temática que culmina el sexto volumen de
en el género Rottboellia L. f., para el que los Icones, donde los géneros aparecen es-
se ha transmitido la denominación Rottbo- critos en mayúscula francesilla, falta el
llia Cav., atribuyéndose a Cavanilles la acento diacrítico en cuestión, leyéndose
creación del género con la descripción de ROTTBOLLIA. En consecuencia, cabe
R. monandra (Icones , 1: 27), actualmente excluir este taxon de la lista de géneros
sinonimizado a Psilurus incurvus (Gouan) cavanillesianos, aceptando la siguiente
Schinz & Thell. Sin embargo, Cavanilles, equivalencia:
al definir aquella especie, no propuso nin- Rottböllia Cav., Icon. 1: 27, t. 39, f. 1 (1791)
gún género nuevo, ni se lo atribuyó explí- [Rottbollia, orthogr. var.]
= Rottboellia L. f., Nov. Gram. Gen. in
citamente en el índice de los Icones. De
Amoen. Acad. 10: 22, partim (1779); et
hecho, en el tercer volumen de la misma
Suppl.: 114 (1782).
obra describe la R. incurvata L., que atri-
Konigia: En el caso de Konigia Cav.,
buye al Supplementum linneano. Se trata
existe una múltiple confusión, al mezclar-
de R. incurvata L. f., Suppl.: 114 (1782),
se problemas de posible invalidación -por
obra de Linneo hijo (1741-1783) y no del
ortografía del nombre- y de asignación ta-
padre (1707-1778), como podría despren-
xonómica -dudas sobre la familia de en-
derse de la referencia cavanillesiana.
caje del género-. Nuevamente aparece el
En algún momento, durante los dos si-
problema de la grafía ‘ö’, ya que el gé-
glos posteriores a la descripción de R. mo-
nero era propuesto por Commerson para
nandra Cav., debió interpretarse que Ca-
honrar a Johan G. König (1728-1785),
vanilles había querido crear un nuevo gé-
uno de los más activos alumnos y discípu-

10
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

los de Linneo. El género fue definitiva- ocurre en Senna (Cav.) H.S. Irwin & Bar-
mente publicado en nombre de Commer- neby. El ejemplo ha sido escogido por su
son por Cavanilles en su 3ª Disertación, relativa complejidad, ya que los autores
como Königia Comm. ex Cav., Diss. 3: de aquel taxon proponen un nombre ya
120 (1787) [Sterculiaceae].. Poco des- existente [Senna Mill., Gard. Dict. Abr.,
pués, Jussieu hizo lo mismo a través de ed. 4 (1754)], pero para el que propon-
Koenigia Comm. ex A. Juss., Gen.: 275 drían un contenido y características lige-
(1789). Como quiera que los revisores y ramente diferentes de aquél; la pro-puesta
compiladores parecen haber errado siste- se basaría en considerar como tipo Senna
máticamente en la estimación de la grafía x floribunda (Cav.) H.S. Irwin & Barneby
‘ö’, hay bases de datos -ej. IPNI- que in Mem. New York Bot. Gard. 35: 360
atribuyen el género Koenigia a Jussieu, y (1982) [= Cassia floribunda Cav., Descr.
computan el género cavanillesiano como Pl.: 132 (1801)], renombrando el género
Konigia -no Königia, como debiera apa- como Senna (Cav.) H.S. Irwin & Barneby
recer-, indicándolo como mero sinónimo - in op. cit. (1982). Conviene recordar que
a pesar de ser anterior a la formulación de Senna Mill. es nombre válido que conti-
Jussieu y de querer reconocer el mismo núa en pleno vigor, siendo Miller el autor
mérito de Commerson-. En el mejor de reconocido por W3 TROPICOS. Este tipo
los casos, parecen computarlo como error de casos excepcionales también se ha ex-
ortográfico. Obviamente, si se recurre a la cluído de la lista de géneros cavanille-
grafía anglosajona típica, tocaría consi- sianos tratada en este artículo.
derar el género Koenigia Comm. ex Cav. Quivisia: Merece especial comentario
con prioridad sobre la grafía de Jussieu. el caso del género Quivisia (Meliaceae).
El problema de Koenigia Cav., escrito Las fuentes consultadas suelen ignorar es-
en origen Königia Cav., ha pasado al ol- te género de Cavanilles o lo dan por ho-
vido, sin llegar ni a ser analizado, porque mónimo tardío -y por tanto ilegítimo- del
en cualquier caso se trataría de un nombre que describiera su gran amigo A. Jussieu.
ilegitimado por la aplicación del ICBN, No obstante, la base de datos VPGF con-
ya que dos décadas antes de su formula- sidera la existencia, como nombre válido,
ción por Cavanilles, Linneo había descrito del Quivisia Cav. Atendiendo a IPNI, el
Koenigia L., Mant. 1: 3 (1767) [Polygo- protólogo del género es Quivisia Comm.
naceae]. A la postre, la Königia cavani- ex Juss., Gen. Pl.: 264 (1789). El protó-
llesiana se consideró un mero sinónimo de logo de la primera especie descrita por
Dombeya Cav. Cavanilles para el género es Quivisia de-
En las consultas sobre este género, el candra Cav., Diss. 7: 367, t. 211 (1789).
lector encontrará además, como dificultad Se discute por tanto entre dos obras apare-
adicional, que la Koenigia de Commerson cidas en paralelo, el Genera Plantarum de
aparece indistintamente en las Malváceas Jussieu y la 7ª Disertación de la Monadel-
y en las Sterculiáceas. Realmente corres- phia cavanillesiana. Sin embargo, al con-
ponde a la segunda familia, que por su sultar las fechas de edición, observamos
proximidad a la primera –ambas pertene- que la obra de Cavanilles se publicó en
cen al orden Malvales -, es indicada en abril de 1789, mientras que la de Jussieu
ocasiones como subfamilia de Malvaceae. no aparece hasta agosto del mismo año.
Senna: Por otro lado, quienes consul- En consecuencia, debe aceptarse lo com-
ten la bibliografía y bases de datos sobre pilado por Brummit en el texto en el que
géneros botánicos, pueden encontrar pun- se basa VPGF, atribuyendo a Cavanilles
tualmente casos en que la abreviatura la legítima autoría del género.
‘Cav.’ se expresa ente paréntesis, como

11
Flora Montiberica 28 (2004)

DIMENSIÓN TERRITORIAL DE cialmente por Cavanilles en otros géneros,


LOS GÉNEROS p.ej. Asarina scandens (Cav.) Pennell (=
CAVANILLESIANOS Usteria scandens Cav.) o Platycerium bi-
furcatum (Cav.) C. Chr. (= Acrostichum
Si nos referimos a la dimensión territo- bifurcatum Cav.)
rial de los géneros descritos por Cavani-
lles, casi todos ellos están claramente li-
gados a las latitudes tropicales. Parece EL ENIGMA DE LOS NUEVOS GÉ-
evidente que, en el tiempo transcurrido NEROS A PARTIR DE LAS LETRAS
entre la edición del Species Plantarum de DE OTROS PRECEDENTES
Linneo (1753) y las primeras obras de Ca- Una llamativa curiosidad de la obra
vanilles, se describieron la inmensa ma- cavanillesiana, no indicada hasta ahora, es
yoría de géneros de las tierras medias y el hecho de que el autor valenciano dió
bajas de Europa, como las recorridas por nombre a nuevos géneros combinando
Cavanilles, dejando escaso margen de ma- con orden diferente las mismas letras de
niobra para los jóvenes botánicos nacidos aquél del que provenían. Es el caso de Pa-
a mediados del XVIII. rosela Cav. respecto de Psoralea L. (Le-
Ninguno de los géneros cavanillesia- guminosae), y del Galphimia respecto de
nos tiene incidencia territorial en el área Malpighia Plum. ex L. (Malpighiaceae);.
iberolevantina como planta autóctona. Un Las citadas recombinaciones se producen
sólo género, Triguera Cav. (Solanaceae) además utilizando especies que el mismo
está presente con especies nativas en la Cavanilles había descrito previamente en
península Ibérica, básicamente en el sec- los géneros linneanos. En ambos casos,
tor SW -T. osbeckii (L.) Willk.-, apare- los táxones propuestos tenían suficiente
ciendo por las comarcas cercanas a la de- entidad como para mantenerse hasta la ac-
sembocadura del Guadalquivir. Por lo de- tualidad como géneros independientes de
más, las plantas ibéricas de géneros des- aquellos en los que Cavanilles los enca-
critos por Cavanilles corresponden a espe- jara originalmente -Psoralea y Malpighia-
cies alóctonas naturalizadas, como ocurre En el binomio Parosela Cav./Psoralea
con Hoffmanseggia glauca (Gómez Orte- L. encontramos:
ga) Eifert (= Larrea glauca Gómez Orte- Parosela lagopus Cav., Descr. Pl. 1: 187
ga), citada en la provincia de Alicante –v. (1802) = Psoralea lagopus Cav., Ic. 1: 59
Flora iberica 7(1): 26; MATEO & CRES- (1791)
PO, 2003: 233-. Parosela lutea Cav., Descr. Pl. 1: 186 (1802) =
Psoralea lutea Cav., Ic. 4: 12 (1797)
En todo caso, existe una relación indi-
Parosela mutabilis Cav., Descr. Pl. 1: 186
recta entre la lista de géneros ya expuesta
(1802) = Psoralea mutabilis Cav., Ic. 4: 65
y nuestra flora ibérica actual, a través de (1797)
la presencia de plantas ornamentales de En el caso de Galphimia Cav. / Malpi-
amplia distribución mundial, puntualmen-
ghia Plum. ex L., el ejemplo es el si-
te asilvestradas. No debe olvidarse, por guiente:
ejemplo, que Cavanilles describió géneros G. glandulosa Cav. in Anal. Hist. Nat. 1: 37
tan trascendentes en el mundo de la jardi- (1799) = M. glandulosa Cav., Diss. 8: 411
nería como Dahlia, Cosmos o Cobaea, (1789)
cuyos tipos corresponden a especies am- Es de destacar que Ventenat (1757-
pliamente cultivadas como D. pinnata 1808), en sus ricas anotaciones y adendas
Cav., Cosmos bipinnatus Cav. o Cobaea. a los ‘Icones’ -editadas en lengua francesa
scandens Cav. Tampoco escasean los en las páginas 82 a 89 del volumen 6º de
ejemplos de especies de gran trascenden- dicha obra- ya recoge esta observación:
cia en la flora ornamental, formulados ini-

12
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

‘Galphimia est l’anagramme de Malpi- primero, aunque responsable de un sub-


ghia’ (sic). género. Revisada la relación de géneros
Como puede verse, este tipo de re- atribuidos a Rose, no se observan más ca-
combinaciones aparece a partir de 1799, sos similares en los que dicho autor rea-
en la época de producción más madura de lizara traslocaciones de letras o sílabas
Cavanilles. Parece obvio que no debía tra- para componer nuevos táxones.
tarse de una casualidad, aunque tampoco Si los ejemplos precitados no dejan de
resulta sencillo imaginar que se tratara de referirse a un conjunto puntual de géneros
algún tipo de broma o diversión jocosa botánicos, el arte de producir nuevos
del botánico valenciano. Quizá, como me- nombres por esta vía fue llevado al ex-
ra hipótesis inicial, cabe plantear que Ca- tremo por el físico y botánico alemán E.
vanilles deseara proponer una nueva for- G. von Steudel (1783-1856). La consulta
ma de nombrar géneros provenientes de a IPNI sobre los táxones con rango de gé-
otros preexistentes, como alternativa a los nero atribuídos a Steudel arroja un núme-
usos más frecuentes de la época -esto es, ro cercano superior a los 700, en su mayo-
la dedicatoria a otros personajes, o la de ría descritos en su Nomenclator Botanicus
los caracteres morfológicos llamativos de editado en 1840-41, pero la inmensa ma-
las plantas-. En todo caso, habría que tes- yoría de tan extensa lista va acompañada
tar previamente si se trata ciertamente de de las anotaciones ‘sphal.’, ‘err. typ.’ u
una innovación cavanillesiana o si el bo- ‘ort. var.’. Algunos ejemplos de combina-
tánico valenciano siguió ejemplos ya mar- ciones con cambio de orden de letras son
cados por otros autores de su época. los siguientes:
Este esquema de recombinación de le- Adadotha Steud. = Adathoda Nees
tras aparecería con autores posteriores en Alloborgia Steud. = Allobrogia Tratt.
Amblyopelis Steud. = Amblyolepis DC
escasas ocasiones, aunque con casos bas-
Bazasia Steud. = Sabazia Cass.
tante más llamativos que el de Cavanilles.
Beriesa Steud. = Siebera Pressl.
Cabría recordar así el caso de A.H.G. de Guirea Steud. = Guiera Adans.
Cassini (1781-1832), con ejemplos que Maghonia Steud. = Moghania St.-Hil.
van desde las combinaciones puntuales Mophiganes Steud = Mogiphanes Mart.
como Obaejaca Cass. = Jacobaea L. – Mylachne Steud. = Mylanche Wallr.
ambos a la postre sinonimos de Senecio Oboejaca Steud. = Jacobaea L.
Tourn.-, a las de tipo múltiple para un Podisonia Willd. ex Steud. = Posidonia Konig
mismo género, como ocurre en sus pro- Racoma Willd. ex Steud. = Rocama Forssk.
Sohrea Steud. = Shorea Roxb.
puestas de diferentes nuevos táxones de
Trepnanthus Steud. = Terpnanthus Nees &
Gnaphalioideas a partir de Filago L. Así,
Mart.
debemos a Cassini los casos de Ifloga, Gi- Tronicena Steud. = Centronia Blume
fola, Oglifa y Logfia, formulados en 1819 La mayoría de nuevos géneros pro-
en el Bulletin de la Société Philomatique puestos para la ciencia por Steudel cons-
de Paris. tituyen nombres inválidos o invalidables,
En la relación de nombres de géneros obtenidos a base de introducir ligeros
y sinónimos del anexo I en este artículo, cambios sobre los propuestos por otros
también aparece algún caso de trasloca- botánicos, cambiando en ellos la ‘i’ por la
ción de letras o sílabas, esta vez sobre ‘y’, ‘v’ por la ‘w’, ‘ps’ por ‘x’, ‘l’ por ‘ll’,
epítetos genéricos propuestos por Cavani- ‘r’ por ‘rr’ ó ‘rh’, ‘o’ por ‘oo’, ‘ch’ por
lles. Es el caso de la onagrácea Lopezia ‘ph’, etc. o validando los errores ortográ-
Cav, a partir de la cual J.N. Rose (1862- ficos involuntariamente hechos por ellos o
1928) propone el género Pelozia, actual- introducidos por los tipógrafos en las
mente considerado un mero sinónimo del obras leías por Steudel. Ejemplos básicos

13
Flora Montiberica 28 (2004)

de este comportamiento irregular, de entre tre las familias en uso, y para el caso de
los centenares similares que tapizan la las fanerógamas, HEYWOOD (1993) no
relación de géneros de Steudel, son: reconoce con ese rango a Cobaeaceae,
Meliotus (por Melilotus Mill.), Conisa (por que incluye dentro de Polemoniaceae.
Conyza Less.), Lamarckea (por Lamarckia Además de lo indicado, los géneros ca-
Moench.), Caeloglossum (por Coeloglossum vanillesianos han dado nombre al menos a
Hartm.), Melaxis (por Malaxis Soland.), Cym-
7 subfamilias, 16 tribus y 9 subtribus de
ballaria (por Cymbalaria Hill.), Kamelia (por
Camellia L.), Centhriscus (por Anthriscus plantas superiores. Los protólogos com-
Pers.) o Machura (por Maclura Nutt.). pletos de las correspondientes propuestas
Obviamente Cavanilles no se salvó de figuran en el anexo II.
tan curioso mecanismo del botánico ale- Conviene destacar que, de las 5 fami-
mán para proponer nuevos géneros para la lias de uso más ampliamente reconocido,
ciencia. Ejemplos de las modificaciones 2 son monogenéricas: Eucryphiaceae y
producidas por Steudel para atribuirse Cobaeaceae. La primera, con el género
nuevos géneros, a costa del botánico va- Eucryphia Cav., se distribuye por el ex-
lenciano son: tremo meridional de Chile y el SE de
Carmorea Steud. = Carmona Cav. Australia -incluida Tasmania-. La según-
Arivona Steud. = Arjona Cav. da, formulada sobre Cobaea Cav., aparece
Giroa Steud. = Guioa Cav. a lo largo del continente sudamericano.
Willdenowia Steud. = Willdenowa Cav. Otra familia, Epacridaceae, es rica en gé-
En todos estos casos hablamos de neros -en torno a 30- pero se distribuye
equivalencias completas, sin que quepan exclusivamente en Australia e islas cer-
por tanto interpretaciones alternativas. La canas y en el S de Chile y Argentina.
presencia de un número reducido de posi- Si en vez de restringirnos a los géneros
bles errores tipográficos podría exculpar que han permitido la formulación de tá-
de Steudel de una conducta poco ética, xones de rango superior, abarcamos toda
pero podemos hablar de más de 500 géne- la lista de familias para las que Cavanilles
ros atribuidos al autor y construidos con describió uno o más géneros -esto es, la
estos sistemas fraudulentos. relación ya aportada al principio de todo
este capítulo de resultados, en la que se
LOS GÉNEROS DE CAVANILLES ordenaban todos los géneros cavanillesia-
EN LA FORMULACIÓN DE TÁXO- nos encajados en sus correspondientes fa-
NES DE RANGO SUPERIOR milias- nos situamos en el entorno de 50
táxones, pudiendo diverger el número en
Los géneros cavanillesianos han sido función de la clasificación taxonómica
elegidos como base de numerosos táxones que deseemos utilizar. En general, tales
de rango superior. Cabe destacar 2 órde- familias son de amplia distribución tropi-
nes (Calycerales y Francoales*) y 10 fa- cal, en muchos casos extendida a los
milias (Arjonaceae*, Calyceraceae, Co- climas templados (Asteráceas, Boraginá-
baeaceae, Dombeyaceae*, Epacridaceae, ceas, Geraniáceas, Rubiáceas, etc.). No
Eucryphiaceae, Francoaceae*, Lopezia- obstante, otras familias poseen una distri-
ceae*, Oleandraceae, Tectariaceae* y Vi- bución territorial restringida a nivel mun-
vianiaceae*). Se han indicado con asteris- dial, como las ya citadas Eucryphiaceae o
co los táxones que tienden a tener menor Cobaeaceae, o como ocurre con las Caly-
aceptación, y cuyo uso en la sistemática ceraceae, con sólo 6 géneros que viven en
actual es por tanto reducido, ya sea por su la mitad meridional de Sudamérica; las
uso infrecuente, o por haber sido propues- Malesherbiaceae, del Cono Sur como las
tos muy recientemente (p.ej., orden Fran- anteriores pero restringidas a las regiones
coales, familia Tectariaceae, etc.). De en-

14
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

más cercanas al Pacífico; con 1 ó 2 géne- AGRADECIMIENTOS


ros -en función de que las Gynopleura de A los Dres. Gonzalo Mateo y Ricardo Ga-
Cavanilles se adscriban o no al género rilleti (Universidad de Valencia), por la revi-
sión del manuscrito original. Al Dr. Vicente
Malesherbia, descrito por Ruíz y Pavón-;
Deltoro, por la corrección del resumen en
o las Goodeniaceae, con hasta 14 géneros
lengua inglesa.
puntualmente distribuídos por las zonas
cálidas de todo el planeta.
BIBLIOGRAFÍA
COMENTARIOS BRUMMITT, R.K. (1992). Vascular plant
families and genera. Royal Botanic Gar-
Atendiendo a estos datos, podemos de- den, Kew.
cir que la figura botánica de Cavanilles ha CASTROVIEJO, S. (ed.). (1986-2004). Flora
sido menos reconocida en España de lo Iberica. CSIC. Madrid.
que debiera, si se atiende a su extraordina- CAVANILLES, A.J. (1791-1801) Icones et
ria producción, y su aportación a la taxo- Descriptiones Plantarum. 6 vols. Madrid.
CAVANILLES, A.J. (1794). Colección de pa-
nomía de las plantas vasculares; la justa
peles sobre controversias botánicas. Ma-
valoración de su figura es fácil de adquirir
drid.
si se analiza el número de géneros des- CAVANILLES, A.J. (1795-1797) Observa-
critos por el abad valenciano, y el de fa- ciones sobre la Historia Natural, Geogra-
milias de plantas vasculares actualmente fía, Agricultura, Población y Frutos del
reconocidas a partir de dichos géneros, Reyno de Valencia. Madrid.
datos todos ellos ya aportados. No existen COLMEIRO, M. (1858) La Botánica y los
referencias de que ningún botánico espa- botánicos de la península Hispano-Lusi-
ñol haya alcanzado un nivel tan notable tana. Madrid.
CRONQUIST, A. (1981) An Integrated Sys-
en lo relativo a la descripción de géneros,
tem of Classification of Flowering Plants.
con la excepción del binomio formado por
Columbia University Press. New York.
Hipólito Ruíz y José Pavón –p.ej., sólo en CRONQUIST, A. (1988) The Evolution and
la relación de géneros dedicados a perso- Classification of Flowering Plants, ed. 2.
najes españoles o lusitanos de la Botánica New York Botanical Gardens.
recolectados por COLMEIRO (1858: 207- FERNÁNDEZ CASAS, J. & R. GARILLETI.
216), Ruíz y Pavón figuran con 87 géne- (1989). Nomina plantarum in bibliographia
ros, en tanto Cavanilles lo hace con 36-; cavanillesiana provinentia. Fontqueria 26:
también es cierto, en defensa de otros 1-176.
GARILLETI, R. (1993). Herbarium Cavanille-
botánicos españoles posteriores, que el
sianum. Fontqueria 38: 5-248.
privilegio de nombrar por primera vez
GONZÁLEZ BUENO, A. (2002). Antonio Jo-
nuevos géneros se restringió mayoritaria- sé de Cavanilles (1745-1804): La pasión
mente al período comprendido entre la por la ciencia. 2ª ed. Madrid.
segunda mitad del siglo XVIII y la pri- GREUTER, W. & al. (1993) Names in current
mera del XIX. Por contra, muchos de los use for extant plant genera. Regn. Veget.,
géneros y especies descritas por Cavani- 129. Koeltz Scientific Books, Königstein.
lles, especialmente en los Icones, prove- GREUTER, W. & al. (eds.) (2000) Internatio-
nían del examen de plantas vivas ya exis- nal Code of Botanical Nomenclature (St.
Louis Code). Regn. Veget. 138. Koeltz
tentes en el Real Jardín Botánico de Ma-
Scientific Books, Königstein.
drid, cuando dicho centro funcionaba bajo
HEYWOOD, V.H. (Ed.) (1993) Flowering
la dirección de Casimiro Gómez Ortega, plants of the World. Batsford. Londres.
sin que los botánicos de aquella entidad se LÓPEZ PIÑERO, J.M. (2004a). La obra botá-
hubieran dedicado a darles nombre. nica de Antonio José de Cavanilles. in
J.M. LÓPEZ PIÑERO (ed.): La medicina y

15
Flora Montiberica 28 (2004)

las ciencias biológicas en la historia Angophora Cav., Icon. 4: 21, t. 338 (1797)
valenciana: 181-189. Valencia. [Myrtaceae] Eucalyptus subgen. Angophora
LÓPEZ PIÑERO, J.M. (2004b). La obra botá- (Cav.) M.I.H. Brooker in Austral. Syst. Bot.,
nica de Cavanilles. In RSEAP: Antonio Jo- 13(1): 84 (2000).
sé Cavanilles (1745-1804). Segundo cente- Anoda Cav., Diss. 1: 38,. t. 10, f. 8 (1785)
nario de la muerte de un gran botánico: [Malvaceae] = Cavanillea Medikus, Malv.: 19
11-146. Real Sociedad Econó-mica de (1787).
Amigos del País (RSEAP). Valencia. *Alcina Cav., Icon. 1: 10, t. 15 (1791)
LÓPEZ PIÑERO, J.M. & M.L. LÓPEZ TE- [Asteraceae] = Melampodium L., Sp. Pl. 2:
RRADAS (2004). Bibliografía de Antonio 921 (1743) = Hysterophorus Adans., Fam. 2:
José de Cavanilles (1745-1804) y de los 128 (1763).
estudios sobre su vida y obra. Ed. Facsí- *Argyrochaeta Cav., Icon. 4: 54, t. 378
mil. Valencia. (1791) [Asteraceae] = Parthenium L., Sp. Pl.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (2003) Manual 2: 988 (1753).
para la determinación de la flora valen- Arjona Comm. ex Cav., Icon. 4: 57, t. 383
ciana. Moliner-40. Valencia. (1797) [Santalaceae] = Arivona Steud. Nom.
TAKHTAJAN, A.L. (1997) Diversity and ed. II. i. 130 (1840).
classification of flowering plants. Colum- **Assonia Cav., Diss. 2, App. 2 [5]
bia University Press. New York. (1786); et 3: 120 (1787) [Sterculiaceae] nom.
rej. vs. Dombeya Cav., Diss. 2: App. 2 [4]
(1786) et 3: 121. tt. 38, 41 (1787).
ANEXO 1 : GÉNEROS DESCRITOS Balbisia Cav. in Anales Ci. Nat. 7: 62, t.
POR CAVANILLES 46 (1804) [Geraniaceae], nom. cons. = Cruks-
Se citan a continuación los géneros hanksia Hook. & Arn. in Hook. Bot. Misc. 2:
211, t. 90 (1831); = Ledocarpon Desv. in
descritos por Cavanilles o atribuidos a és- Mem. Mus. Par. 6: 250 (1818); non Balbisia
te, con sus correspondientes protólogos, y Willd., Sp. Pl. 3: 2214 (1803). [Compositae],
en su caso referencias de invalidación por nom. illeg. = Tridax L.; nec Balbisia DC. in
aplicación del ICBN. Guill. Archiv. Bot. 2: 333 (1833) [Composi-
Los géneros habitualmente considera- tae] = Rhetinodendron Meissn.
dos sinónimos de otros, van precedidos de Boldoa Cav., Cat. Hort. Madr.: t. 7 (1803)
asterisco(*); aquellos de los que se consi- nom. cons. [= Boldoa Cav. ex Lag., Gen. Sp.
deran sinónimos y a los que se adscriben Nov.: 10 (1816)] [Nyctaginaceae] = Salpian-
normalmente las especies cavanillesianas, thus Humb. & Bonpl., Pl. Aequin. 1: 154, t. 44
(1808); non Boldoa Endl., Gen. Suppl. 1: 1378
figuran a continuación subrayados. El do- (1841) [Monimiaceae] = Boldea Juss., Peumus
ble asterisco (**) indica que el nombre Molina.
cavanillesiano se considera rechazado, in- Bonplandia Cav. in Anales Hist. Nat. 2:
validado o ilegitimado. 131, t. 20 (1800) [Polemoniaceae s.s.] = Cal-
Cada género lleva referencia a la fami- dasia Willd., Hort. Berol.: t. 71 (1807); non
lia en la que más habitualmente se encaja, Bonplandia Willd. in Mém. Acad. Roy. Sci.
figurando éstas entre corchetes. Hist. (Berlin) 1802: 24, 26 (1802) [Rutaceae]
Las equivalencias, tanto en grado de = Galipea Aubl., Angostura Roem. & Schult.
sinonimia como de inclusión, aparecen **Bradleia Cav., Icon. 4: 48, t. 371 (1797)
[Euphorbiaceae], orth. var. = Bradleja Banks
con el signo ‘=’. El signo ‘ ’ se ha re- ex Gaertn., Fruct. 2: 127, t. 1, 09 (1791) =
servado exclusivamente para los casos de Glochidion J.R. Forster & G. Forster, Char.
igualdad o identidad completa. Gen. Pl., ed. 1: 57 (1775).
**Aeginetia Cav. in Anal. Cienc. Nat. 3 : *Brotera Cav., Icon. 5: 19, t. 433. (1799)
129 (1801) [Rubiaceae], nom. illeg. = Bou- et in Anal. Cienc. Nat. 1: 33 (1800) [Stercu-
vardia Salisb., Parad. Lond.: t. 88 (1805) [= liaceae] = Melhania Forssk., Fl. Aegypt.-
Bowvardia Polak. in Linnaea, 41: 565 (1877), Arab.: 64 (1775); non Brotera Spreng. in
orthogr. var.]; non Aegineta L., Sp. Pl. 2 : 632 Schrad. J. Bot. 4: t.5 (1800) [Compositae], =
(1753) [Orobanchaceae] nom. cons. Flaveria A. Juss.; nec Brotera Spreng., Nachr.

16
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

Bot. Gart. Halle: 15 (1801) 15 [Labiatae] = ed. 2: 886 (1753) = Actinea A. Juss. in Ann.
Hyptis Jacq.; nec Brotera Willd., Sp. Pl. 3: Mus. Par. 2: 425, t. 61 (1803); = Actinella
2399 (1803) [Compositae] = Cardopatium A. Pers., Syn. 2: 469 (1807); = Graemia Hook.,
Juss.; nec Brotera Vell., Fl. Flum.: 322 (1825) Exot. Fl.: t. 189(1827); = Grahamia Spreng.,
[Tiliaceae] = Luhea Willd. Syst. 4, Cur. Post.: 297, 299 (1827); = Pti-
*Buena Cav. in Anales Hist. Nat. 2: 278, t. lepida Rafin. in Am. Monthly Mag. 1818: 268
23 (1800) [Rubiaceae] = Gonzalagunia Ruíz (1818).
& Pav., Prodr. 12 (1794) = Gonzalea Pers., **Chiranthodendron Cerv. ex Cav. in
Syn. 1: 32 (1805); non Buena Pohl, Pl. Bras.: Anales Ci. Nat. 6: 303, adnot. (1803) [Stercu-
Ic. 1: 8 (1827) [Rubiaceae] [= Buena Wedd. in liaceae], nom. illeg. = Cheirostemon Humb. &
Journ. Linn. Soc. 11: 185 (1869), nom. illeg.] Bonpl., Pl. Aequin. 1: 81, t. 24 (1808); non
= Cosmibuena Ruíz & Pav. Larréat., Descr. Pl.: 37 (1795) [Sterculiaceae].
Bursaria Cav., Icon. 4: 30, t. 350 (1797) Cienfuegosia Cav., Diss. 2: App. 2 (1786);
[Pittosporaceae]. et 3: 173-174. t. 72. f. 2 (1787) [Malvaceae]
*Calboa Cav., Icon. 5: 51, t. 476 (1799) Hibiscus L., Sp. Pl. 2: 693 (1753) sect.
[Convolvulaceae] = Ipomoea L., Sp. Pl. 1: 159 Cienfuegosia (Cav.) Kuntze. , Lex. Gen. Phan.
(1753). (1903); Cienfugosia Giseke, Praelect.: 452
Calycera Cav., Icon. 4: 34, t. 358 (1797) (1792) (orthogr. var.) = Fugosia Juss., Gen.:
(Calicera) [Calyceraceae] = Anomocarpus 274 (1789)
Miers in Ann. & Mag. Nat. Hist., Ser. 3, 6: Cobaea Cav., Icon. 1: 11, t. 16 (1791) [Po-
351 (1860); et in Contrib. Bot. 2: 28 (1860); = lemoniaceae] Cobaeaceae D. Don in Edin-
Discophytum Miers ex Lindl., Veg. Kingd.: burgh Philos. J. 10: 109 (1824); Polemonia-
701 (1847); = Gymnocaulus Phil. in Linnaea, ceae subfam. Cobaeoideae Arn., Encycl. Brit.
28: 705 (1856); = Leucocera Turcz. in Bull. ed. 7, 5: 121 (1832); Polemoniaceae trib.
Soc. Nat. Mosc. 21, I: 582 (1848). Cobaeeae Meisn., Pl. Vasc. Gen. (Meisner)
**Carelia Juss. ex Cav. in Anales Ci. Nat. 180: 273 (1839); = Rosenbergia Oest. in Vi-
6: 317 (1802) [Asteraceae], nom. illeg. = Mi- densk. Meddel. Kjobenh.: 30 (1856); non Co-
kania Willd., Sp. Pl. 3: 1742 (1803); non Ca- baea Neck., Elem. 1: 129 (1790) [Caprifolia-
relia Fabr., Enum. Meth. Pl.: 85 (1759); nec ceae] = Lonicera L.
Carelia Adanson, Fam. 2: 123 (1763); nec *Colladoa Cav., Icon. 4: 37, t. 460 (1799)
Carelia Less., Syn. Comp.: 156 (1832). [Gramineae] = Ischaemum L., Sp. Pl. 2: 1049
Carmona Cav., Icon. 5: 22, t. 438 (1799) (1753); Gen. Pl. ed. 5 (1754).
[Boraginaceae] = Ehretia P. Browne, Civ. Colona Cav., Icon. 4: 47, t. 870 (1797)
Nat. Hist. Jamaica: 168 (1756). [Tiliaceae] = Columbia Pers., Syn. 2: 66
**Castelia Cav. in Anales Ci. Nat. 3: 134 (1807) = Diplophractum Desf. in Mem. Mus.
(1801) [Verbenaceae], nom. rejic. vs. Castela Par. 5: 34, t. 1 (1819).
Turpin in Ann. Mus. Natl. Hist. Nat. 7: 78 Condalia Cav. in Anales Ci. Nat. 1: 39, l.
(1806) [Simaroubaceae] nom. cons.; = Priva 4 (1799) [Rhamnaceae], nom. cons. = Conda-
Andanson Fam. 2: 505 (1763); non Castelia liopsis (Weberb.) Suess. in Engl. & Prantl, Na-
Liebm., Kjoeb. Vidensk. Meddel.: 108 (1853) turl. Pflanzenfam., Aufl. 2, 20 ,d. 134: 392
[Simaroubaceae]. (1953); = Microrhamnus A. Gray, Pl. Wright.
*Clementea Cav., Descripc. Plant.: 553 1: 33 (1852); non Condalia Ruíz & Pav.,
(1802) [Marattiaceae] = Angiopteris Hoffmm. Prod.: 11, t. 2 (1794) [Rhamnaceae], nom. rej.
in Comm. Soc. Reg. Sci. Gotting., 12: 29 = Coccocypselum P. Br .
(1796), nom. cons.; non Clementea Cav. [Le- Cortesia Cav., Icon. 4: 53, t. 377 (1797)
guminosae] = Canavalia Andanson. [Boraginaceae].
**Clementea Cav. in Anales Ci. Nat. 7: 63 Cosmos Cav., Icon. 1: 9, tt. 14, 79 (1791)
(1804) [Leguminosae], nom. illeg. Canavalia [Asteraceae] = Adenolepis Less. in Linnaea 6:
Andanson, Fam. 2 : 325 (1763) sect. 510 (1831) = Cosmea Willd., Sp. Pl. 3: 2250
Clementea (Cav.) Piper in Contr. U.S. Natl. (1803) orthogr. var. = Cosmus Pers., Syn. 2:
Herb. 20 (14): 558 (1925); non Clementea 477 (1807), orthogr. var.
Cav. [Marattiaceae]. Cristaria Cav., Icon. 5: 10, t. 418 (1799)
*Cephalophora Cav., Icon. 6: 79, t. 599 [Malvaceae], nom. cons. vs. Cristaria Sonner.,
(1801) [Asteraceae] = Helenium L., Sp. Pl., Voy. Indes Orient. 2: 247; 3: 284 (1783)

17
Flora Montiberica 28 (2004)

[Combretaceae], nom. rej.;= Plarodrigoa Flabellaria Cav., Diss. 9: 436, t. 264


Looser in Rev. Sudamer. Bot. 2: 160 (1935). (1790) [Malpighiaceae].
Cymbaecarpa Cav., Elench. Pl. Hort. Ma- Francoa Cav. in Anales Ci. Nat. 4: 236
trit.: 13 (1803) [Asteraceae]. (1801) 236 [Saxifragaceae].
Dahlia Cav., Icon. 1: 56, t. 80 (1791) [As- Franseria Cav., Icon. 2: 78, t. 200 (1793)
teraceae] = Georgia Spreng., Anleit. 2, II: 567 [Asteraceae], nom. cons. Ambrosia subgen.
(1818); = Georgina Willd., Sp. Pl. 3: 2124 Franseria (Cav.) Miao & al. in Pl. Syst. Evol.,
(1803); non Dahlia Thunb. in Skrivt. Naturh. 194: 252 (1995); = Gaertneria Medikus, Phil.
Selsk. Kiobenh. 2: 133, t. 4 (1792) [Hama- Bot. 1: 45 (1789); = Hemiambrosia Delpino,
melidaceae] = Trichocladus Pers. Studi Ar-tem.: 57 (1871); = Hemixanthidium
*Dichroma Cav. in Anales Ci. Nat. 3: 232 Delpino, Studi Artem.: 60 (1871); = Xanthi-
(1801) et Icon. 6: 59, t. 582 (1801) [Scrophu- dium Delpino, Studi Artem.: 62 (1871).
lariaceae] = Ourisia Comm. ex Juss., Gen.: Galphimia Cav., Icon. 5: 61, t. 489 (1799)
100 (1789); non Dichroma Pers., Syn. 1: 57 [Malpighiaceae] =Thryallis L. Sp. Pl. ed. 2:
(1805) [Cyperaceae] = Dichromena Michx. 554 (1762).
Dombeya Cav., Diss. 2: App. 2 [4] (1786) *Glomeraria Cav., Desc. Pl.: 319 (1802)
et 3: 121. tt. 38, 41 (1787) [Sterculiaceae], [Amaranthaceae] = Amaranthus L., Sp. Pl. 2:
nom. cons. = Assonia Cav., Diss. 2, App. 2 [5] 989 (1753).
(1786) et Diss. 3: 120 (1787); = Astrapaea **Guararibea Cav., Diss. 2: App. (1785),
Lindl., Collect. Bot.: t. 14 (1822); = Hilsen- err. typ. [Malvaceae (Bombacaeae)] = Qua-
bergia Boj. in Ann. Sc. Nat. Ser. II, 28: 189 raribea Aubl, Pl. Gui. 2: 691, t. 278 (1775) =
(1842); = Königia Comm. ex Cav., Diss. 3: Gerberia Scop., Introd.: 286 (1777).
120, 121 (1787) [= Koenigia Comm. ex A. Guioa Cav., Icon. 4: 59, t. 373 (1797) [Sa-
Juss., Gen.: 275 (1789)]; = Leeuwenhoeckia E. pindaceae] = Cupania Plum ex. L., Sp. Pl. 1:
Mey. ex Endl. Nov. Stirp. Dec.: 37 (1839); = 200 (1753).
Vahlia Dahl, Obs.Bot.: 21 (1787); = Walcuffa Gynopleura Cav., Icon. 4: 51 (1798) [Pas-
J. F. Gmel., Syst.: 102X (1791); = Xerope- sifloraceae (Malesherbiaceae)] = Malesher-
talum Delile, Cent. Pl. Meroe: 84 (1826); non bia Ruíz & Pav., Fl. Peruv. Prodr.: 45 (1794).
Dombeya L’Hér., Stirp. Nov.: 33. t. 17 (1784) Heterosperma Cav., Icon. 3: 34, t. 267
[Bignoniaceae] = Tourretia Juss.; nec Dom- (1794) (=Heterospermum Cav.) [Asteraceae] =
beya Lamb. Encyc. 2: 301. t. 828 (1786) Microdonta Nutt. in Trans. Am. Phil. Soc., n.
[Araucariaceae] = Araucaria Juss. s. 7: 369 (1841); non Heterosperma Tausch,
Dyssodia Cav. in Anales Ci. Nat. 6: 334 Flora 17: l. 357 (1834) = Heteromorpha
(1802) [Asteraceae (=Compositae)] = Boebera Cham. & Schlecht.
Willd., Sp. Pl. 3: 2125 (1803); = Clomeno- Hoffmanseggia Cav., Icon- 4: 63, t. 392
coma Cass. in Bull. Soc. Philom.: 199 (1816) (1797) [Leguminosae] = Melanosticta DC.,
199; et in Dict. Sc. Nat. 9: 416 (1817); = Co- Mem. Leg.: 474. t. 69 (1825); et Prod. 2: 485
maclinium Scheidw. & Planch., Fl. Serres 8: (1825); = Schrammia Britton & Rose in N.
19, t. 756 (1852); = Hymenatherum Cass., Amer. Fl., 23: 317 (1930)
Bull. Soc. Philom.: 12 (1817); = Rosilla Less., Huanaca Cav., Icon. 6: 18, t. 528 (1801)
Syn. Comp.: 245 (1832); non Dyssodia Willd., [Apiaceae] = Diplaspis Hook. f. in Hook.
Enum. Hort. Berol. 900 (1809) = Adenophy- Lond. Journ. Bot. 6: 469 (1847); = Lechleria
llum Pers. Phil. in Linnaea, 33: 93 (1864-65); = Pozopsis
Epacris Cav., Icon. 4: 25, t. 344 (1797) Hook., Ic. Pl.: t. 859 (1852); = Trisciadium
[Epacridaceae] nom. cons. vs. Epacris J.R. Phil. in Anal. Univ. Chil. 1: 61 (1861).
Forster & G. Forster, Char. Gen. Pl., ed. 1: 10 Humata Cav., Descr. Pl. 1: 272 (1802)
(1775), nom. rej. [Davalliaceae] Davallia Smith in Mém.
Eucryphia Cav., Icon. 4: 48, t. 372 (1797) Acad. Roy. Sci. Turin 5: 414, t. 9(6) (1793)
[Eucryphiaceae] Eucriphia Pers., Syn. Pl. 2: subgen. Humata (Cav.) Baker in Ann. Bot.
92 (1807), orthogr. var.; = Carpadontos, La- (London) 5 (1891); Davallia sect. Humata
bill. Voy. 2: 16, t. 18 (1798); = Pellinia, Moli- (Cav.) C. Presl., Tent. Pteridogr. Gen. Filicac.
na, Sagg. Chile, ed. 2: 160 (1810). (1836); = Pachypleuria (C. Presl) C. Presl,
Eustephia Cav., Icon. 3: 20, t. 238 (1794) Epim. Bot.: 98 (1849).
[Amaryllidaceae].

18
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

**Königia Comm. ex Cav., Diss. 3: 120, Magallana Cav., Icon. 4: 50, t. 374 (1797)
121 (1787) [Sterculiaceae] nom illeg., non [Geraniaceae (Tropaeolaceae)] = Tropaeolum
Koenigia L., Mant. 1: 3 (1767) [Polygona- L., Sp. Pl. 1: 345 (1753); non Magallana
ceae] Koenigia Comm. ex A. Juss., Gen.: Comm. ex DC., Syst. 1: 443 (1818) [Magno-
275 (1789) = Dombeya Cav., Diss. 2: App. 2 liaceae] = Magellania Comm.
(1786) et 3: 121. tt. 38, 41 (1787). **Malvaviscus Cav., Diss. 3: t. 48, (1787),
Lagascea Cav. in Anales Ci. Nat. 6: 331 nom. illeg. [Malvaceae s.a.] non Malvaviscus
(1803) (Lagasca), =Lagascea Cav. ex Willd. Fabr., Enum. Meth. Pl. 155 (1759); nec Mal-
Enum. Hort. Berol. 941(1809) [Asteraceae] = vaviscus Dill. ex Adans. , Fam. 2: 399 (1763).
Nocca Cav., Icon. 3: 12, t. 224 (1794); = Milla Cav., Icon. 2: 76, t. 196 (1793)
Noccaea Willd., Sp. Pl. 3: 2393 (1803); = [Liliaceae] = Askolame Rafin., Fl. Tellur. 2: II
Noccaea Jacq., Fragm.: 58, t. 85 (1805). (1836); = Gyrenia Knowles & Westc. ex
*Laguna Cav., Diss. 2: App. 2 (1786); et Loud. in Hort. Brit. Suppl. 2: 639 (1839); =
3: 175, t. 71, f. 1 (1787) [Malvaceae s.a.] = Ipheion Rafin., Fl. Tellur. 2: 12 (1836); =
Hibiscus L., Sp. Pl. 2: 693 (1753). Millea Willd. Sp. Pl. ed. 4, 2 : 62 (1799); =
Larrea Cav. in Anales Hist. Nat. 2: 119, tt. Tulophos Rafin, Fl. Tellur. 3: 71 (1836); non
18, 19 (1800) [Zygophyllaceae] nom. cons. = Milla Vand., Fl. Lusit. Bras. Spec.: 43, t. 3
Covillea Vail., Bull. Torrey Bot. Club 22: 229 (1788) [Scrophulariaceae] = Herpestis Gaertn.
(1895); = Neoschroetera Briq. in Candollea, 2: Mitraria Cav. in Anales Ci. Nat. 3: 230, t.
514 (1926); = Schroeterella Briq. in Veroff. 31 (1801) [Gesneriaceae] nom. cons. = Diplo-
Geobot. Inst. Rubel 3: 662 (1925); non Larrea calyx Presl, Bot. Bemerk.: 146 (1844); non Mi-
Ortega, Nov. Pl. Descr. Dec.: 15 (1797) [Legu- traria J.F. Gmel., Syst.: 799 (1791) [Myrtac.].
minosae], nom. rej. vs. Hoffmannseggia Cav., Molina Cav., Diss. 9: 435, t. 263 (1790)
nom. cons. [Malpighiaceae] = Hiptage Gaertn., Fruct. 2:
**Linkia Cav., Icon. 4: 61, t. 389 (1797) 69, t. 116 (1791); non Molina Giseke, Prael.
[Proteaceae], nom. rej. vs. Persoonia Sm. in Linn.: 368 (1792) [Sapindaceae] = Molinaea
Trans. Linn. Soc. London 4: 215 (1798) nom. Comm., Cupania Plum; nec Molina Ruíz &
cons.; non Linkia Pers., Syn. 1: 219 (1805) Pav., Prod.: 111, t. 24 (1794) [Compositae] =
[Loganiaceae] = Desfontainia Ruiz & Pav. Baccharis L.; nec Molina Gay, Fl. Chil., 5:
Lopezia Cav., Icon. 1: 12, t. 18 (1791) 345. t. 61 (1833) [Euphorbiaceae] = Dysopsis
[Onagraceae] = Diplandra Hook. & Arn., Bot. Baill.
Beech. Voy.: 291, t. 59 (1839), nom. rej.; = *Mustelia Cav. ex Steud., Nom. ed. 2ª, 1:
Jehlia Hort. Germ. ex Planch., Fl. Serres, 7: 361, in syn. (1840); et 2: 168 (1840) [Gra-
177 (1851-52); = Pelozia Rose in Contrib. U. mineae (=Poaceae)] = Chusquea Kunth, Syn.
S. Nat. Herb. 12: 295 (1909); = Pisaura Pl. Aequin. 1: 254 (1822), et in J. Phys. Chim.
Bonato, Monog. (1793); ex Endl., Gen.: 1194 Hist. Nat. Arts 95: 151 (1822); non Mustelia
(1841); = Pseudolopezia Rose in Contr. U. S. Spreng., Nachr. I. Bot. Gart. Halle: 28 (1801)
Natl. Herb. 12: 297 (1909); = Riesenbachia C. et in Trans. Linn. Soc. 6: 152, t. 13 (1802)
Presl, Rel. Haenk., 2: 36, t. 54 (1831); = [Compositae].
Semeiandra Hook. & Arn., Bot. Beech. Voy.: **Nocca Cav., Icon. 3: 12, t. 224 (1795)
291, t. 59 (1839). [Compositae)] nom. rej. vs. Lagascea Cav. in
**Loureira Cav., Icon. 5: 17, t. 429 (1799) Anales Ci. Nat. 6: 331 (1803), nom. cons.
[Euphorbiaceae], nom. illeg. = Jatropha L., Oleandra Cav. in Anales Hist. Nat. 1: 115
Sp. Pl. 2: 1008 (1753); non Loureira Raeus- (1799) [Oleandraceae] Aspidium Swartz in
chel, Nom. ed. 3: 67 (1797) [Celastraceae]; Schrad. J. Bot. 1800(2): 29 (1801) subgen.
nec Loureira Meissn., Gen. Comm.: 53 (1837) Oleandra (Cav.) Splitg. in Tijdschr. Wis-
[Inc. sede]. Natuurk. Wetensch. Eerste Kl. Kon. Ned. Inst.
**Luffa Cav., Icon. 1: 7, tt. 9, 10 (1791), Wetensch. 7: 411 (1848) = Neuronia D. Don,
[Cucurbitaceae] nom. illeg. = Luffa Mill., Prod. Fl. Nepal., 6 (1825); = Ophiopteris
Gard. Dict. Abridg. ed. 4 (1754) = Poppya Reinw., Syll. Plant. 2: 3 (1824).
Neck, Elem. 1: 241 (1790); = Trevouxia Scop., Palaua Cav. Diss. 1: 40, t. 11., f. 4,5
Introd.: 152 (1777); = Turia Forssk., Fl. Ae- (1785) [Malvaceae] Palava Juss., Gen. 271
gypt. Arab.: 165 (1775) (1789), orthogr. var.; non Palaua Ruíz & Pav.,
Prod.: 100, t. 22 (1794). [Ternstroemiaceae].

19
Flora Montiberica 28 (2004)

*Parosela Cav., Descr. Pl. 1: 185 (1802) *Portesia Cav., Diss. 7: 369, t. 215-216
[Leguminosae] Parosella Cav. ex DC., (1789) [Meliaceae] = Trichilia P. Browne,
Prodr. 2: 244 (1825), othogr. var. = Dalea L., Civ. Nat. Hist. Jamaica: 278 (1756)
Op. Var.: 244 (1758) Quivisia Cav., Diss. 7: 367, t. 211 (1789)
*Pauletia Cav., Icon. 5: 5, t. 409 (1799) [Meliaceae] Quivisia Comm. ex Juss., Gen.
[Leguminosae] = Bauhinia L., Sp. Pl. 1: 374 Pl.: 264 (1789), nom. illeg. = Turraea L.,
(1753). Mant. 2: 150 (1771).
Pavonia Cav. , Diss. 2: App. 2 (1786), et *Rizoa Cav. in Anales Ci. Nat. 3: 132
3: 132, t. 45 (1787) [Malvaceae] = Astero- (1801) [Labiatae] = Gardoquia Ruiz & Pav.,
chlaena Garcke in Bot. Zeit. 8: 666 (1850); = Prod.: 86. t. 17 (1794).
Brehmia Schrank,in Syll. Ratisb. 1: 85 (1824); Ruizia Cav., Diss. 2: App. 2 (1786) et 3:
= Cancellaria (DC.) Mattei in Rev. Umbria 117, tt. 36, 37 (1787) [Sterculiaceae]; non
Medica, 2, 14: 214-16 (1921); = Diplopenta Ruizia Ruíz & Pav., Prod.: 135. t. 29 (1794)
Alef. in Oestr. Bot. Zeit. 13: 10 (1863); = [Lauraceae] = Peumus Molina.
Gree-vesia F. Muell. in Hook. Kew Journ. 7: 8 **Salmia Cav., Icon. 3: 24, t. 246 (1794)
(1856); = Lass Adans., Fam. Pl. 2: 400, 568. [Liliaceae] nom. rej. vs. Salmea D.C., Cat.
(1763); = Lebretonia Schrank, Pl. Rar. Hort. Hort. Monsp .: 140 (1813) [Compositae], nom.
Monac.: t. 90 (1819); = Lopimia Nees & Mart. cons. = Sanseviera Thunb., Sp. Pl. 2: 159
in Nov. Act. Nat. Cur. 9: 96 (1823); = Ma- (1799); non Salmia Willd. in Ges. Naturf. Fr.
lache B. Vog. in Trew, Pl. Select.: 50. t. 90 Berl. Mag. 5: 399 (1811) [Cyclanthaceae].
(1772); = Pentameris E. Mey. in Drege, Zwei. Sandoricum Cav., Diss. 7: 359, tt. 202 et
Pfl. Docum.: 210 (1843); = Pseudopavonia 203 (1789) [Meliaceae].
Hassl. in Repert. Spec. Nov. Regni Veg. 7: 74 Selliera Cav. in Anales Hist. Nat. 1(1): 41,
(1909); = Pteropavonia Mattei in Rev. Umbria t. 5, f. 2 (1799); et Icon. 5: 49, t. 474 (1799)
Medica, 2, 14: 214-16 (1921); = Thorntonia [Goodeniaceae].
Reichb., Consp.: 202 (1828); = Typhalea **Scordium Cav. Icon. 1: 19, t. 31 (1791)
Neck., Elem.2: 412 (1790); non Pavonia Ruíz [Labiatae] nom. illeg. = Scordium Gilib., Fl.
& Pav., Prod. 127. t. 28 (1794) [Monimiaceae] Lituan. 1: 95 (1781); = Teucrium L., Sp. Pl. 1:
= Laurelia Juss.; nec Pavonia Domb. ex Lam., 562 (1753) sect. Scordium Bentham, Lab. Gen.
Tabl. Encyc. (Ill.), 1: 421 (1800) [Boragina- Sp.: 678 (1835); non Mill., Gard. Dict. Abridg.
ceae] = Cordia L. Ed. 4 (1754) [=Teucrium L. p.p.].
**Perojoa Cav., Icon. 4: 29, t. 349 (1797) Senra Cav., Diss. 2: 83 et 104, t. 35, f. 3
[Epacridaceae] nom. rej. vs Leucopogon R. (1786) (= Serra Cav., orthog. var.) [Malva-
Br., Prodr.: 541 (1810), nom. cons. Peroa ceae] Serraea, Spreng. Syst. 3: 78 (1826),
Pers., Syn. Pl. 1: 174 (1805) (var. ortogr.); orthog. var. = Dumreichera Hochst. in Flora,
Leucopogon R.Br. sect. Perojoa (Cav.) Benth., 31, I: Intell.26 (1838) .
Fl. Austral. 4 (1868). Stevia Cav., Icon. 4: 32, tt. 354 (1797) [As-
Piqueria Cav., Icon. 3: 18, t. 235 (1794) teraceae] = Mustelia Spreng. Nachr. I. Bot.
[Asteraceae] = Phalacraea DC., Prod. 5: 105 Gart. Halle: 28 (1801); et in Trans. Linn. Soc.
(1836). 6: 152, t. 13 (1802); = Nothites Cass. in Dict.
**Poiretia Cav., Icon. 4: 24 (1797) [Epa- Sc. Nat. 35: 163 (1825); = Xetoligus Rafin.,
cridaceae] nom. rej. vs. Poiretia Vent., Mém. New Fl. Am. 4: 74 (1836).
Cl. Sci. Math. Inst. Natl. France 1807(1): 4 *Strigilia Cav. Diss. 7: 358, t. 201 (1789)
(1807) [Leguminosae] nom. cons.; = Spren- [Styracaceae] = Styrax L., Sp. Pl. 1: 444
gelia Smith, in Vet. Acad. Handl. Stockh.: 260 (1753); Gen. ed. 1: 143 (1737).
(1794) et Tracts.: 269, t. 2 (1798); non Poire- *Stylocoryna Cav., Icon. 4: 45, t. 368
tia Gmel., Syst. Nat., ed. 13(2): 263 (1791) (1797) [Rubiaceae] = Aidia Lour., Fl. Cochin-
[Rubiac.]; nec Poiretia Smith in Trans. Linn. ch.: 143 (1790) = Randia Houst ex. L., Sp. Pl.
Soc. London, Bot. 9: 304 (1808) [Legumin.]. 2: 1192 (1753).
*Pomaria Cav., Icon. 5: 1, t. 402 (1799) **Suriana Domb. & Cav. ex. D. Don in
[Leguminosae] = Caesalpinia L., Sp. Pl. 1: Edinb. N. Phil. Journ. 13: 238 (1832), nom.
380 (1753). illeg. [=Suriana Domb. ex Meissn., Gen.
Comm. 235 (1841)] [Phytolaccaceae] = Erci-
lla A. Juss. in Ann. Sc. Nat. Ser. I., 25: 11

20
E. LAGUNA: Sobre los géneros descritos por Cavanilles

(1832); non Suriana L., Sp. Pl. 2: 284 (1753) non Usteria Willd. in Roem. & Usteri, Mag.:
[Surianaceae/Simaroubaceae]. 151 (1790) et Willd. ex Ges., Naturf. Fr. Berl.
Tectaria Cav. in Anales Hist. Nat. 1(2): Schr. 10: 51, t. 2 (1792) [Loganiaceae]; nec
115 (1799); Descr. Pl. 1: 249 (1802) [Dryopte- Usteria Medik. in Act. Acad. Theod. Palat. 6,
ridaceae] = Aspidium Swartz in Schrad. J. Bot. Phys.: 480 (1790) [Liliaceae] = Scilla L.; nec
1800(2): 29 (1801) subgen. Aspidium; = Bath- Usteria Dennst., Schluess. Hort. Malab.: 31
mium C. Presl ex Link, Fil. Spec.: 99, 114 (1818) [Euphorbiaceae] = Acalypha L.
(1841); = Cardiochlaena Fée, Gen. Fil.: 314 **Vintenatia Cav., Icon. 4: 28, t. 349 f. 1
(1850); = Cionidium T.Moore, Gard. Comp.: (1797) [postea Ventenatia Cav., Icon. 4: 79
143 (1852); et in Proc. Linn. Soc. 2: 212 (1797)] [Epacridaceae] nom. rej. vs Ventenata
(1854); = Dictyoxiphium Hook., Gen. Fil.: t 62 Koeler, Desc. Gram. 272 (1802) [Gramineae],
(1840); = Dryomenis Feé, . Fil.: 225 (1850); = nom. cons. = Astroloma R. Br., Prod.: 538
Grammatosorus Regel, Ind. Sem. ht. Petr.: 75 (1810) Styphelia Smith, Spec. Bot. New
(1866); et Gartenflora 15: 335 (1866); = He- Holl.: 45, t. 14 (1793) sect. Ventenatia (Cav.)
migramma H. Christ in Bull. Boiss. 2: 1006, Kuntze, Lex. Gen. Phanerog. (1903); = Meli-
(1906); et in Phil. Journ. Sci. Bot. 2: 170 chrus, R. Br., Prod.: 539 (1810); non Vente-
(1907); = Lenda Koidz. in Acta Phytotax. natia Beauv., Fl. Owar. 1: 29, t. 17 (1805)
Geobot. 5: 142 (1936); = Luerssenia Kuhn ex [Bixaceae] = Oncoba Forsk.; nec Ventenatia
Luerss., Bot. Centralbl., 11: 77 (1882); = Mi- Smith, Exot. Bot. 2: 13, tt. 66, 67 (1805)
crobrochis C. Presl, Epim. Bot.: 51 (1849); = [Campanulaceae] = Stylidium Sw.; nec Vente-
Phlebiogonium Fée, Gen. Fil.: 314 (1850); = natia Tratt., Gen. Pl. Disp.: 86 (1802) [Eu-
Podopeltis Fée, Gen. Fil.: 286 (1850); = Po- phorbiaceae] = Pedilanthus Neck.
lydictyum C. Presl, Epim. Bot.: 52 (1849); = *Vitmania Turra ex Cav., Icon. 3: 53
Quercifilix Copel. in Phil. Journ. Sci. 37: 408 (1794) [Nyctaginaceae] = Oxybaphus L'Her.
(1928); = Sagenia C. Presl, Tent. Pter.: 86 ex Willd., Sp. Pl., ed. 5 1(1): 170 (185) (1797);
(1836); = Stenosemia C.Presl, Tent. Pter.: 237 et Vahl, Enum. 2: 39 (1806).
(1836); = Trichiocarpa (Hook.) J. Sm., Cat. Viviania Cav. in Anales Ci. Nat. 7: 211, t.
Kew Ferns: 7 (1856). 49 (1804) [Geraniaceae (Tropaeolaceae)] =
Tetrapteris Cav., Diss. 9: 433, tt. 260-262 Araeoandra Lefor. in Univ. Connect. Occas.
(1790) [Malpighiaceae] Tetrapterys A. Juss. Pap., Biol. Sci. ser. 2(15): 238 (1975); = Cae-
in Ann. Sc. Nat. Ser. 2, 13: 261 (1840), or- sarea Cambess. in Mem. Mus. Par. 17: 373, t.
thogr. var.; non Tetrapteris Graden in Linn. 18 (1829); = Cissarobryon Kunze ex Poepp.,
Corresp. 1: 406 (1821) [Styracaceae] = Hale- Fragm. Syn. Pl. Chile: 29 (1833); = Linos-
sia L. tigma Klotzsch in Linnaea, 10: 438 (1836); =
*Tricycla Cav., Icon. 6: 78, t. 598 (1801) Macraea Lindl. in Brand. Journ. 25: 104
[Nyctaginaceae] = Bougainvillea Comm. ex (1828); = Xeropetalon Hook., Bot. Misc. 1:
Juss., Gen. Pl.: 91 (1789). 174 (1830); non Viviania Raf. in Speech. 1:
Triguera Cav., Diss. 2, App. 1: t. A (1786) 117 (1814) [Rubiaceae] = Guettarda L.; nec
[Solanaceae], nom. cons. vs. Triguera Cav., Viviania Willd. ex Less. in Linnaea 4: 318
Diss. 1: 41 (1785) [Malvaceae] nom. rej. (1829) [Compositae] = Liabus Adanson; nec
**Triguera Cav., Diss. 1: 41 (1785) [Mal- Viviania Colla in Mem. Soc. Linn. Paris 4: 25
vaceae s.a.] nom. rej. vs. Triguera Cav., Diss. (1826) [Rubiaceae] = Billiottia L.
2, App. 1: t. A (1786) [Solanaceae] nom. cons. *Willdenowa Cav., Icon. 1: 61, t. 89
= Hibiscus L., Sp. Pl. 2: 693 (1753). (1791) [Asteraceae] = Adenophyllum Pers.,
**Ugena Cav., Icon. 6: 73 (1801); et Ana- Syn. Pl. 2: 458 (1807).
les Ci. Nat. 4: 249 (1801) [Schizaeaceae] = *Ximenesia Cav., Icon. 2: 60, t. 178
Ramondia Mirbel in Bull. Soc. Philom. 2: 179 (1793) [Asteraceae] = Verbesina L., Sp. Pl. 2:
(1801) nom. rej. vs. Lygodium O. Swartz, J. 901 (1753).
Bot. Schrad. 1800 (2): 7, 106 (1801) nom. Zuccagnia Cav., Icon. 5: 2, t. 403 (1799)
cons. Hugona Cav. ex J.J. Roemer in Arch. [Leguminosae]; non Zuccagnia Thunb., Nov.
Bot. (Leipzig) 2: 486 (1801), orthog. var. Gen., 9: 127 (1798) (Zuccangnia) [Liliaceae].
*Usteria Cav., Icon. 2: 15, t. 116 (1793)
[Scrophulariaceae (Loganiaceae)] = Mauran-
dya Ortega, Nov. Pl. Descr. Dec.: 21 (1797);

21
Flora Montiberica 28 (2004)

ANEXO II. TÁXONES DE RANGO Balbisieae Baill. in Adansonia 9: 361, 371


SUPRAGENÉRICO COMBINADOS A (1873).
Boldoeae Heimerl in Engl. & Prantl, Nat.
PARTIR DE LOS NOMBRES DE
Pflanzenfam. III, 1b: 21, 31 (1889).
GÉNEROS DE CAVANILLES
Bonplandieae Baill., Hist. Pl. 10: 338, 342
1. Órdenes (1890).
Calycerales Takht. ex Reveal in Phytolo- Cobaeeae Meisn., Pl. Vasc. Gen.: Tab.
gia 79: 72 (1996). Diag. 273, Comm. 180 (1840) (Cobaeaceae).
Francoales Takht., Divers. Classif. Fl. Pl.: Dombeyeae Kunth ex DC., Prodr. 1: 497
266 (1997). (1824) (Dombeyaceae).
Epacrideae Dumort., Anal. Fam. Pl.: 28
2. Familias
Arjonaceae Tiegh. in Bot. Jahresber. (Just) (1829) (Epacreae).
24: 279 (1898). Eucryphieae Cambess. ex G. Don, Gen.
Calyceraceae R. Br. ex Rich. in Mém. Hist. 1: 599, 613 (1831).
Mus. Hist. Nat. 6: 74 (1820). Francoeae Spach, Hist. Nat. Vég. 5: 39,
Cobaeaceae D. Don in Edinburgh Philos. 68 (1836) (Francoaceae).
J. 10: 111 (1824) (Cobeaceae). Galphimieae Nied. in Engl. & Prantl, Nat.
Dombeyaceae Kunth ex Desf., Tabl. Ecole Pflanzenfam. III, 4: 53, 67 (1890).
Bot., ed. 3: 252 (1829) (Dombeyeae). Milleae Baker in J. Linn. Soc., Bot. 11:
Epacridaceae R. Br., Prodr.: 535 (1810), 355 (1870).
nom. cons. Lopezieae Spach, Ann. Sci. Nat. Bot., sér.
Eucryphiaceae Endl., Ench. Bot.: 528. 15- 2, 4: 162 (1835).
21 (1841) (Eucryphieae), nom. cons. Oleandreae J. Sm., Ferns Brit. For.: 71, 73
Francoaceae A. Juss. in Ann. Sci. Nat. (1866).
(Paris) 25: 9 (1832), nom. cons. Stevieae Horan., Char. Ess. Fam.: 93
Lopeziaceae (Spach) Lilja, Skånes Fl., ed. (1847) (Steviariae s Eupatoriaceae).
2: 980 (1870). Triguereae Hogg, Veg. Kingd.: 544
Oleandraceae Ching ex Pic. Serm. in (1858).
Webbia 20: 745 (1965). Vivianieae (Klotzsch) Kitt. in A. Rich.,
Tectariaceae Panigrahi in J. Orissa Bot. Nouv. Elém. Bot., ed. 3, Germ. transl.: 867
Soc. 8: 41 (1986). (1840) (Vivianaceae).
Vivianiaceae Klotzsch in Linnaea 10: 433 5. Subtribus
(1836). Boldoinae Benth. & Hook.f., Gen. Pl. 3: 3
(1880) (Boldoeae).
3. Subfamilias
Cobaeoideae Arn., Encycl. Brit., ed. 7, 5: Dombeyinae A. Dumont, Bot in Jahrb.
121 (1832) (Cobaeeae). Syst. 10(Litt.): 2 (1888) (Dombeyeae).
Dombeyoideae Beilschm. in Flora (Bieb.) Epacridinae Kitt. in A. Rich., Nouv.
16(2): 86, 106 (1833) (Dombeyaceae s. Walli- Elém. Bot., ed. 3, Germ. transl.: 824 (1840)
chieae). (Epacreae).
Epacridoideae Link, Handbuch 1: 601 Eustephiinae Pax in Engl. & Prantl, Nat.
(1829) (Epacrideae). Pflanzenfam. II, 5: 102, 113 (1887) (Eustephi-
Eucryphioideae Burnett, Outl. Bot.: 797 nae).
(1835) (Eucryphidae). Galphimiinae Nied. in Engl. & Prantl,
Francooideae J. Williams in Balf., Man. Nat. Pflanzenfam. III, 4: 53, 69 (1890).
Bot., ed. 3: 437 (1855) (Galacieae o Fran- Lagasceinae Benth. & Hook.f., Gen. Pl. 2:
coeae). 166, 190 (1873) (Lagasceae).
Lopezioideae Burnett, Outl. Bot.: 729 Mitrariinae J. Hanst. in Linnaea 26: 198,
(1835) (Lopezidae). 199 (1854) (Mitrarieae).
Vivianioideae Arn., Encycl. Brit., ed. 7, 5: Piqueriinae Benth. & Hook.f., Gen. Pl. 2:
99 (1832) (Vivianieae). 165, 172 (1873) (Piquerieae).
Triguerinae Dunal in DC., Prodr. 13(1): 4,
4. Tribus
21 (1852) (Triguereae).
Arjoneae Miers in J. Linn Soc., Bot. 17:
127 (1878).
(Recibido el 2-IX-2004)

22
Flora Montiberica 28: 23-28 (XII-2004)

ESPECIES DE LA FLORA VALENCIANA DESCRITAS POR


CAVANILLES

Gonzalo MATEO SANZ* & Emilio LAGUNA LUMBRERAS**


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia.
gonzalo.mateo@uv.es
** Generalitat Valenciana. Consellería de Territorio y Vivienda. Servicio de
Conservación y Gestión de la Biodiversidad. C/ Arquitecto Alfaro, 39. E-46011.
Valencia. floraval@gva.es

RESUMEN: Se presenta un listado comentado de las plantas de la flora valenciana


descritas por A.J. Cavanilles en su obra principal Icones et descriptiones plantarum.

SUMMARY: A list of vascular plants described by A.J. Cavanilles in his work


Icones et descirptiones plantarum, and collected in Valencia region (E Spain), is
commented.

INTRODUCCIÓN Comunidad Valenciana. Lo que sí es justo


constatar es que por esta labor no hubiera
Es prácticamente unánime la conside- pasado a la historia con el mismo nombre
ración de A.J. Cavanilles como el botá- que ha pasado merced a sus estudios de
nico valenciano, e incluso español, más flora exótica, tanto en los aspectos cuan-
importante de todos los tiempos, lo que es titativos como cualitativos.
difícilmente discutible si se analiza su Excepto algunas referencias menores,
producción científica en el contexto inter- aparecidas en obras secundarias, el grueso
nacional, especialmente sobre plantas de las especies valencianas descritas por
exóticas estudiadas a partir de recoleccio- Cavanilles se concentran en las seis entre-
nes de herbario o ejemplares vivos culti- gas de sus Icones (CAVANILLES, 1791-
vados, aportados por otros colegas expe- 1801), magníficamente ilustradas, con
dicionarios. detalladas descripciones e incluso intere-
Esta dedicación de gabinete no impi- santes disertaciones de índole geográfica
dió que desarrollara una importante labor alternadas en el texto.
propia de prospección y recolección, en la Pese a que en sus Observaciones
que basó la descripción de numerosas (CAVANILLES, 1795-97) nos muestra
especies españolas, sobre todo proceden- que ha recorrido comarca a comarca todo
tes de los alrededores de Madrid y la el antiguo Reino de Valencia, se nota que
algunas partes merecieron mayor atención

23
Flora Montiberica 28 (2004)

o se detuvo más, ya que las especies que - 3 se consideran sinónimos de otras


describe proceden en su mayor parte de lo ya existentes.
que hoy llamaríamos sector Setabense,
concretadas al sur de Valencia (Sierra de Vol. 2 (1793)
Enguera, Valldigna, Albaida, etc.) y norte - Propone 42 especies propias de la
de Alicante (Bañeres, Denia, Benitachell), flora valenciana, todas -menos una- con
más algunas referencias a zonas meridio- tipo valenciano.
nales de Alicante (Elche, Crevillente, - 9 se mantienen en su rango original.
Orihuela), alrededores de Valencia (Mon- - 16 siguen válidas pero cambian de
cada, Dehesa de la Albufera) o provincia género o de rango en general.
de Castellón (Peñagolosa, Desierto de Las - 17 se consideran sinónimos de otras
Palmas). ya existentes.

Vol. 3 (1795)
LA FLORA VALENCIANA EN - Propone 25 especies propias de la
LOS ICONES flora valenciana, 22 de ellas con tipo
valenciano.
En cinco de los seis volúmenes de la - 6 se mantienen en su rango original.
citada obra de los “Icones et descriptiones - 5 siguen válidas pero cambian de gé-
plantarum…” se aportan datos sobre la nero o de rango en general.
flora valenciana, a través de citas de espe- - 14 se consideran sinónimos de otras
cies ya conocidas de otros países y regio- ya existentes.
nes europeas o africanas, pero muchas
otras son plantas nuevas de las que se da Vol. 4 (1797)
su descripción original. A continuación se - Propone sólo 3 especies propias de la
enumeran las especies propias de la flora flora valenciana, dos de ellas con tipo
valenciana que describe Cavanilles como valenciano.
nuevas en estos volúmenes, primero tomo - 2 de ellas se mantienen en su rango
a tomo y luego en conjunto. Se incluyen original.
especies autóctonas, pero también un - Una se considera sinónimo de otra ya
corto número de exóticas, que aparecen existente.
en la actualidad más o menos
asilvestradas. Tras ello se especifican Vol. 6 (1801)
cuáles de tales especies se mantienen con - Propone sólo una especie autóctona
el nombre original, cuáles se mantienen de la flora valenciana, con tipo valen-
como especies válidas pero con otro ciano.
nombre y cuáles han sido relegadas a - Sigue válida pero cambia de género.
sinónimos de especies descritas
anteriormente. Total de la obra
- Propone 84 especies propias de la
Vol. 1 (1791) flora valenciana, de ellas 68 con tipo
- Propone como nuevas 13 especies de valenciano.
la flora valenciana, 9 con tipo en Madrid, - 18 se mantienen en su rango original,
2 en Valencia y 2 en otros lugares. resultando 11 de ellas endémicas de la
- Una se mantiene en su rango original flora valenciana o iberolevantina en gene-
en la actualidad. ral:
- 9 siguen válidas pero cambian de gé- Anthyllis onobrychioides
nero o de rango en general. Biscutella montana

24
G. MATEO: Especies de la flora valenciana descritas por Cavanilles

Convolvulus valentinus foráneos, resulta sorprendente en un Ca-


Galium fruticescens vanilles, que se encuentra con un terreno
Hieracium laniferum virgen por delante, o más aún explorado
Jasione foliosa por pre-linneanos como Tournefort y Ba-
Phlomis crinita rrelier, que dejaron importantes escritos y
Scabiosa saxatilis láminas en las que se basaron muchos au-
Sideritis chamaedryfolia tores post-linneanos para la propuesta de
Sideritis glauca especies con la nueva nomenclatura. Y to-
Sideritis leucantha davía más sorprendente si analizamos su
- 32 siguen válidas pero cambian de ingente obra en lo que se refiere a plantas
género o de rango en general, siendo 10 exóticas, recolectadas en los países más
de ellos endemismos valencianos o lejanos, especialmente colonias españolas
iberolevantinos, que actualmente suelen americanas o filipinas.
ser presentadas como:
Armeria alliacea (Cav.) Hoffmanns.
& Link
Apéndice 1:
Chaenorhinum origanifolium subsp. Plantas valencianas descritas por
crassifolium (Cav.) Rivas Goday & Borja Cavanilles en los Iconos
Chaenorhinum tenellum (Cav.) Lange
Helianthemum cinereum (Cav.) Pers. Vol. 1 (1791)
Helianthemum origanifolium subsp. Antirrhinum bipunctatum Cav., Icon.
molle (Cav.) Font Quer & Rothm. Descr. Pl. 1: 20 (1791), non L. (1753).
Hippocrepis squamata (Cav.) Cosson [Linaria amethystea (Lam.) Hoffmanns.
Linaria cavanillesii Chav. & Link] L.c. en Madrid.
Serratula flavescens subsp. leucantha Antirrhinum micranthum Cav., Icon.
(Cav.) P.Cantó & M.Costa Descr. Pl. 1: 51 (1791). [= Linaria mi-
Sideritis spinulosa subsp. subspinosa crantha (Cav.) Hoffmanns. & Link]. L.c.
(Cav.) Molero en Madrid.
Teline patens (DC.) Talavera & P.E. Carduus pinnatifidus Cav., Icon.
Gibbs Descr. Pl. 1: 58 (1791). [= Serratula pin-
- 34 más se consideran inválidas: o ya natifida (Cav.) Poir.]. L.c. en la Sierra de
estaban descritas con otro nombre o el Enguera (V) y Rivas Vaciamadid (M).
nombre empleado se repite aunque la Cineraria minuta Cav., Icon. Descr.
planta sea distinta. Pl. 1: 21 (1791). [= Senecio minutus
(Cav.) DC.]. L.c. en Aranjuez (M).
Puede destacarse así que Cavanilles Cosmos bipinnatus Cav., Icon. Descr.
describió válidamente poco más de 20 tá- Pl. 1: 27 (1791). L.c. en México.
xones importantes de la flora valenciana, Crassula caespitosa Cav., Icon. Descr.
que aparezcan recogidos como endémicos Pl. 1: 50 (1791). [= Sedum caespitosum
en el catálogo de LAGUNA & al. (1998), (Cav.) DC.]. L.c. en Madrid.
de entre los 130 endemismos valencianos Euphorbia retusa Cav., Icon. Descr.
y 435 endemismos iberolevantinos, lo que Pl. 1: 21 (1791). [E. sulcata De Lens].
representa algo menos del 5% del total L.c. en Aranjuez (M).
conocido en la actualidad. Esto, que sería Euphorbia rubra Cav., Icon. Descr.
bastante esperable en un especialista ac- Pl. 1: 21 (1791). [E. falcata L.]. L.c. en
tual, condicionado por siglos de exhausti- Aranjuez (M).
vas exploraciones e investigaciones a car-
go de numerosos especialistas nativos y

25
Flora Montiberica 28 (2004)

Euphrasia longiflora Palau ex Cav., Cistus cinereus Cav., Icon. Descr. Pl.
Icon. Descr. Pl. 1: 45 (1791). [= Odontites 2: 33 (1793). [= Helianthemum cinereum
longiflora]. L.c. en Aranjuez (M). (Cav.) Pers.]. L.c. en Villena, Elda y No-
Onopordum uniflorum Cav., Icon. velda (A).
Descr. Pl. 1: 60 (1791). [= O. acaulon Cistus ericoides Cav., Icon. Descr. Pl.
subsp. uniflorum (Cav.) Franco]. L.c. en 2: 56 (1793). [= Fumana ericoides (Cav.)
Cataluña. Gand.]. L.c. en Moncada y entre Sagunto
Poa verticillata Cav., Icon. Descr. Pl. y Almenara (V).
1: 63 (1791). [Eragrostis pilosa (L.) P. Cistus laevis Cav., Icon. Descr. Pl. 2:
Beauv.]. L.c. en Madrid. 35 (1793). [= Fumana laevis (Cav.) Pau].
Rottbollia monandra Cav., Icon. L.c. en Enguera y Bocairente (V).
Descr. Pl. 1: 27 (1791). [Psilurus incurvus Cistus serratus Cav., Icon. Descr. Pl.
(Gouan) Schinz & Thell]. L.c. en Madrid. 2: 57 (1793). [Tuberaria guttata (L.)
Serratula mollis Cav., Icon. Descr. Pl. Fourr.]. L.c. en Segart y Náquera (V).
1: 62 (1791). [Jurinea humilis (Desf.) Cistus violaceus Cav., Icon. Descr. Pl.
DC.]. L.c. en los montes de Enguera (V). 2: 38 (1793). [= Helianthemum violaceum
(Cav.) Pers.]. L.c. en Sagunto y Valldigna
Vol. 2 (1793) (V).
Anthyllis onobrychioides Cav., Icon. Convolvulus capitatus Cav., Icon.
Descr. Pl. 2: 40 (1793). L.c. en los montes Descr. Pl. 2: 72 (1793). [C. lanuginosus
de Valldigna (V). Desr.]. L.c. en Mogente, Bocairente y
Antirrhinum crassifolium Cav., Icon. Valldigna (V).
Descr. Pl. 2: 11 (1793). [= Chaenorhinum Convolvulus valentinus Cav., Icon.
origanifolium subsp. crassifolium (Cav.) Descr. Pl. 2: 65 (1793). L.c. en Benita-
Rivas Goday & Borja]. L.c. en Sagunto, chell (A).
Játiva, Enguera, etc. (V). Coronilla squamata Cav., Icon. Descr.
Antirrhinum tenellum Cav., Icon. Pl. 2: 43 (1793). [= Hippocrepis squamata
Descr. Pl. 2: 61 (1793). [= Chaenorhinum (Cav.) Cosson]. L.c. en Mota del Cuervo
tenellum (Cav.) Lange]. L.c. en la Cueva (Cu).
Horadada de Ayora (V). Galium capillare Cav., Icon. Descr.
Antirrhinum triphyllum Cav., Icon. Pl. 2: 73 (1793). [G. setaceum Lam.]. L.c.
Descr. Pl. 2: 61 (1793), non L. (1753) [= en Orihuela y Pego (A).
Linaria cavanillesii Chav.]. L.c. en Herniaria polygonoides Cav., Icon.
Albaida y Ayora (V). Descr. Pl. 2: 27 (1793). [Paronychia
Astragalus macrorhizus Cav., Icon suffruticosa (L.) DC.]. L.c. en Valldigna,
Descr. Pl. 2: 28 (1793). [A. incanus L.]. Bocairente y Játiva (V) y en Alicante.
L.c. en Mogente (V). Jasione foliosa Cav., Icon. Descr. Pl.
Biscutella montana Cav., Icon. Descr. 2: 38 (1793). L.c. en la Sierra de Mariola
Pl. 2: 59 (1793). L.c. en el Cabesó d’Or (A).
(A)y la Cova Alta (V). Laserpitium scabrum Cav., Icon.
Boerhavia plumbaginea Cav., Icon. Descr. Pl. 2: 72 (1793). [= Guillonea
Descr. Pl. 2: 7 (1793). [Commicarpus scabra (Cav.) Coss.]. L.c. en Catí y Villa-
africanus (Lour.) Dandy]. L.c. en famés (Cs).
Orihuela (A). Loeflingia pentandra Cav., Icon.
Carduus leucanthus Cav., Icon. Descr. Descr. Pl. 2: 39 (1793). [L. hispanica L.].
Pl. 2: 52 (1793). [= Serratula flavescens L.c. en la Dehesa de la Albufera (V).
subsp. leucantha (Cav.) P. Cantó & M. Malva althaeoides Cav., Icon. Descr.
Costa]. L.c. en Bicorp (V). Pl. 2: 30 (1793). [= M. cretica subsp.

26
G. MATEO: Especies de la flora valenciana descritas por Cavanilles

althaeoides (Cav.) Dalby]. L.c. en En- patens (DC.) Talavera & P.E. Gibbs]. L.c.
guera (V). en Vall de Gallinera (A), Mogente y
Ononis barbata Cav., Icon. Descr. Pl. Albaida (V).
2: 42 (1793). [O. minutissima L.]. L.c. en Statice alliacea Cav., Icon. Descr. Pl.
Sagunto, Játiva, Cullera y montes de 2: 6 (1793). [= Armeria alliacea (Cav.)
Valldigna (V). Hoffmanns. & Link]. L.c. en Enguera y
Ononis capitata Cav., Icon. Descr. Pl. Valldigna (V).
2: 43 (1793). [O. pusilla L.]. L.c. en Sa- Teucrium aureum Cav., Icon. Descr.
gunto y Játiva (V). Pl. 2: 16 (1793), non Schreb. (1773). [T.
Ophrys lutea Cav., Icon. Descr. Pl. 2: ronningeri Sennen]. L.c. en Alcoy (A),
46 (1793). L.c. en Albaida (V). Mogente y Enguera (V).
Ophrys scolopax Cav., Icon. Descr. Pl. Teucrium saxatile Cav., Icon. Descr.
2: 46 (1793). L.c. en Albaida (V). Pl. 2: 19 (1793), non Lam. (1788). [T.
Phoenix excelsior Cav., Icon. Descr. buxifolium Schreb., s.l.]. L.c. en Orihuela
Pl. 2: 13 (1793). [P. dactylifera L.]. L.c. (A), Cullera, Sagunto y Játiva (V).
en Elche (A). Teucrium verticillatum Cav., Icon.
Physalis suberosa Cav., Icon. Descr. Descr. Pl. 2: 77 (1793). [T. libanitis
Pl. 2: 1 (1793). [Withania frutescens (L.) Schreb.]. L.c. en Elche y Crevillente (A).
Pauquy]. L.c. en Orihuela (A). Ximenesia enceliodes Cav., Icon.
Plantago amplexicaulis Cav., Icon. Descr. Pl. 2: 60 (1793). L.c. en México.
Descr. Pl. 2: 22 (1793). L.c. en Sagunto
(V). Vol. 3 (1795)
Poa maritima Cav., Icon. Descr. Pl. 2: Allium capillare Cav., Icon. Descr. Pl.
23 (1793). [Aeluropus littoralis (Gouan) 3: 5 (1795). [A. moschatum L.]. L.c. en
Parl.]. L.c. entre Alicante y Santa Pola. Torrente (V).
Polycarpon diphyllum Cav., Icon. Arenaria triflora Cav., Icon. Descr. Pl.
Descr. Pl. 2: 40 (1793).[= P. tetraphyllum 3: 26 (1795). [A. valentina Boiss.]. L.c. en
Subs.. diphyllum (Cav.) O. Bolòs & Font Alcira (V).
Quer]. L.c. en El Puig y la Dehesa de la Carduus glaucus Cav., Icon. Descr.
Albufera (V). Pl. 3: 13 (1795). [Serratula nudicaulis
Quercus valentina Cav., Icon. Descr. (L.) DC.]. L.c. en Peñagolosa y el De-
Pl. 2: 25 (1793). [Q. faginea Lam.]. L.c. sierto de Las Palmas (Cs).
en Sierra Engarcerán (Cs). Centaurea virgata Cav., Icon. Descr.
Scabiosa saxatilis Cav., Icon. Descr. Pl. 3: 16 (1795). [Cheirolophus
Pl. 2: 68 (1793). L.c. enValldigna, Al- intybaceus (Lam.) Dostál]. L.c. entre
baida (V), Aitana y Cabesó d’Or (A). Villajoyosa y Alicante.
Scabiosa tomentosa Cav., Icon. Descr. Cistus dichotomus Cav., Icon. Descr.
Pl. 2: 66 (1793). [S. turolensis Pau]. L.c. Pl. 3: 32 (1795). [Helianthemum origani-
en Cortes de Pallás (V) y Sierra de Ma- folium subsp. glabratum (Willk.) Guinea
riola (A). & Heywood]. L.c. en Ayódar (Cs).
Scorzonera pumila Cav., Icon. Descr. Cistus glaucus Cav., Icon. Descr. Pl.
Pl. 2: 19 (1793). [= Launaea pumila 3: 31 (1795). [Helianthemum croceum
(Cav.) O. Kuntze]. L.c. en Cullera (V) y subsp. cavanillesianum Laínz ]. L.c. en la
Novelda (A). Sierra Palomera de Ayora (V).
Sideritis glauca Cav., Icon. Descr. Pl. Cistus linearis Cav., Icon. Descr. Pl.
2: 68 (1793). L.c. en Orihuela (A). 3: 8 (1795). [Helianthemum violaceum
Spartium patens Cav., Icon. Descr. Pl. (Cav.) Pers.]. L.c. en Lucena del Cid
2: 58 (1793), non L. (1753). [Teline hacia Castillo de Villamalefa (Cs).

27
Flora Montiberica 28 (2004)

Cistus mollis Cav., Icon. Descr. Pl. Salsola microphylla Cav., Icon. Descr.
3:32 (1795). [= Helianthemum origanifo- Pl. 3: 45 (1795). [S. vermiculata L.]. L.c.
lium subsp. molle (Cav.) Font Quer & en Sagunto (V).
Rothm.]. L.c. en Peñagolosa (Cs). Saxifraga cuneifolia Cav., Icon.
Cistus strictus Cav., Icon. Descr. Pl. 3: Descr. Pl. 3: 25 (1795). [S. cuneata
32 (1795). [Helianthemum violaceum Willd.]. L.c. en Castellfort (Cs).
(Cav.) Pers.]. L.c. en la Sierra Palomera Sideritis subspinosa Cav., Icon. Descr.
de Ayora (V). Pl. 3: 5 (1795). [= S. spinulosa Subs..
Cyperus junciformis Cav., Icon. subspinosa (Cav.) Molero]. L.c. en Ares
Descr. Pl. 3: 2 (1795). [C. laevigatus del Maestre, Forcall y Zorita (Cs).
subsp. distachyos (All.) Maire & Weiller]. Solanum eleagnifolium Cav., Icon.
L.c. en La Llosa y Novelda (A). Descr. Pl. 3: 22 (1795). L.c. en América
Galinsoga parviflora Cav., Icon. tropical.
Descr. Pl. 3: 41 (1795). L.c. en Perú.
Galium fruticescens Cav., Icon. Descr. Vol. 4 (1797)
Pl. 3: 3 (1795). L.c. en Valldigna, En- Hoffmannseggia falcaria Cav., Icon.
guera y Alcira (V). Descr. Pl. 4: 63 (1797). L.c. en Chile.
Hieracium laniferum Cav., Icon. Sideritis chamaedryfolia Cav., Icon.
Descr. Pl. 3: 18 (1795). L.c. en Benifasá Descr. Pl. 4: 1 (1797). L.c. entre Bocai-
(Cs). rente y Bañeres (A).
Ipomoea tricolor Cav., Icon. Descr. Sideritis leucantha Cav., Icon. Descr.
Pl. 3: 5 (1795). L.c. desconocida. Pl. 4: 2 (1797). L.c. entre Bocairente y
Milium tenellum Cav., Icon. Descr. Pl. Bañeres (A).
3: 37 (1795). [= Airopsis tenella (Cav.)
Aschers. & Graebn.]. L.c. en Pobla Tor- Vol. 6 (1801)
nesa (Cs). Bromus ovatus Cav., Icon. Descr. Pl.
Periploca punicaefolia Cav., Icon. 6: 67 (1801). [= Trisetum ovatum (Cav.)
Descr. Pl. 3: 9 (1795). [P. laevigata Pers.]. L.c. en Valldigna (V).
Aiton]. L.c. en las Islas Canarias.
Phlomis crinita Cav., Icon. Descr. Pl.
3: 25 (1795). L.c. entre Simat de BIBLIOGRAFÍA
Valldigna y Barig (V).
Plantago pilosa Cav., Icon. Descr. Pl. CAVANILLES, A.J. (1791-1801) Icones et
descriptiones plantarum, quae aut sponte
3: 25 (1795). [P. bellardi All.]. L.c. en la
in Hispania crescunt aut in hortis hospi-
Torre Espioca (Cs).
tantur. 6 vols. Imprenta Real. Madrid.
Saccharum sisca Cav., Icon. Descr. Pl. CAVANILLES, A.J. (1795-97) Observaciones
3: 47 (1795). [Imperata cilindrica (L.) sobre la historia natural, geografía, agri-
Reauschel]. L.c. en Alberique y el monte cultura, población y frutos del Reino de
Buixcarró (V). Valencia. Imprenta Real. Madrid.
Salsola articulata Cav., Icon. Descr. LAGUNA, E., M.B. CRESPO, G. MATEO, S.
Pl. 3: 45 (1795), non Forssk. (1775). LÓPEZ, C. FABREGAT, L. SERRA, J.J.
[Hammada articulata (Moq.) O. Bolòs & HERRERO, J.L. CARRETERO, A.
AGUILELLA & R. FIGUEROLA (1998)
Vigo]. L.c. en Elda. Agost y Novelda (A).
Flora endémica, rara o amenazada de la
Salsola flavescens Cav., Icon. Descr.
Comunidad Valenciana. Generalitat Va-
Pl. 3: 45 (1795). [S. vermiculata L.]. L.c. lenciana. Consellería de Medio Ambiente.
en Orihuela (A). Valencia.
(Recibido el 18-X-2004)

28
Flora Montiberica 28: 29-48 (XII-2004)

AVANCE SOBRE LA FLORA MEDICINAL EN LA SIERRA


DE MARIOLA (VALENCIA-ALICANTE)

Antonio BELDA ANTOLÍ, Francisco J. BELLOD CALABUIG


& Segundo RÍOS RUIZ
CIBIO. Universidad de Alicante. Apartado 99. E-03080-Alicante

RESUMEN: Se han estudiado las diferentes especies medicinales que


presentan mayor popularidad en la Sierra de Mariola (Alicante-Valencia, Es-
paña). Se han identificado un total de 67 especies botánicas en 9 entrevistas
realizadas, encontrándose una clara dominancia de las especies pertenecientes
a las familias Labiatae y Compositae.

SUMMARY: The most well-known medicinal species from Sierra


Mariola (Alicante-Valencia, Spain) were studied. After nine interviews, 67
botanical species were identified, most of them belonging to Labiatae and
Compositae.

INTRODUCCIÓN botánico de primer orden. Gracias a ello,


a lo largo de todo el siglo XIX (época de
El uso tradicional de las plantas con el apogeo de los estudios botánicos en Eu-
fin de curar o mitigar las dolencias del ser ropa) son muchos los botánicos extranje-
humano, dicha utilización persiste hasta ros que, atraídos por la variedad y riqueza
nuestros días, aunque tanto las formas de vegetal de la península Ibérica, incluyen
preparación o de consumo como las per- la sierra en sus rutas de estudio. WEBB
sonas conocedoras del tema, se encuen- (1826), BOURGEAU (1852), ROSS-
tran en un continuo proceso de transfor- MAESSLER (1854), LERESCHE (1862),
mación. BOISSIER & REUTER (1858), HEGEL-
La Sierra de Mariola, situada entre las MAIER (1873 y 1878), ROUY (1880),
comarcas de L'Alcoià, El Comtat, l’Alt PORTA & RIGO (1885, 1890 y 1891),
Vinalopó y La Vall d'Albaida; ubicadas al DIECK (1892) o PAU (1896) son algunos
sur de la provincia de Valencia y N-NW de los científicos de renombre internacio-
de la provincia de Alicante, constituye nal que recolectaron, estudiaron y descri-
uno de los territorios valencianos en los bieron la flora de Mariola. Gracias a ellos
que se concentran en mayor medida valo- la sierra se encuentra representada en los
res medioambientales, paisajísticos y so- herbarios de las instituciones botánicas
cioculturales de especial relevancia (P.O. más importantes de toda Europa.
R.N., 2001) La Sierra de Mariola ha sido y es im-
Los trabajos de Cavanilles, a finales portante desde el punto de vista botánico,
del siglo XVIII, son decisivos para conso- debido a la gran diversidad de flora exis-
lidar la idea de Mariola como un núcleo

29
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

tente que supera las 1.200 especies (TO- otras observaciones de interés. La infor-
RRES, 2000). mación aportada por este colectivo es
Pero, más que por la originalidad o muy valiosa, ya que los informantes ele-
exclusividad de sus especies, la populari- gidos poseen un elevado conocimiento
dad florística de Mariola tiene su raíz en sobre la utilidad que ofrecen las plantas
la abundancia y diversidad de las plantas de la zona, gracias a los conocimientos
que desde antaño han sido utilizadas co- adquiridos de generación en generación.
mo remedio para enfermedades, aromati- Todas las personas encuestadas cum-
zantes de comidas y bebidas y como espe- plen con un perfil rural (agricultura, pas-
cias o condimentos. toreo, tradición culinaria, medicina tradi-
Resulta interesante enriquecer la cul- cional, cazadores, etc.), residen en las
tura etnobotánica de este territorio con- afueras del núcleo urbano y han convivido
trastando la información aportada por los largo tiempo con las plantas de su en-
diferentes informantes, teniendo en cuenta torno. Son todos ellos gente de avanzada
el lugar de residencia, clase social, activi- edad que reside o ha residido en algún
dades que desarrollan, edad, etc. momento de su vida en el entorno de
Teniendo en cuenta la importancia que Mariola. En este avance se ha recopilado
suponen este grupo de plantas para los la información procedente de 9 informan-
habitantes del entorno de la Sierra de Ma- tes, de Alcoi, Cocentaina, Bocairent, Al-
riola, se puede comprender la urgencia de fafara y Banyeres. Su identidad no figura
su conservación y la ordenación de su uso por deseo expreso de los mismos.
para que siga siendo sostenible, y así pre-
servar los conocimientos adquiridos a lo b) Identificación del material en campo
largo de la historia. La información del presente apartado
El objetivo del presente trabajo ha si- permite asociar los nombres locales apor-
do elaborar un catálogo etnobotánico de tados por los informantes con las especies
las plantas medicinales en el territorio que correspondientes. En primer lugar se ha
abarca la Sierra de Mariola, detallando recolectado la planta en campo y poste-
sus propiedades medicinales reconocidas riormente se ha determinado la especie en
en la zona, así como los diferentes nom- el laboratorio con ayudas de las claves di-
bres vulgares que reciben. cotómicas.
El material identificado se ha deposi-
tado en el Herbario ABH, de la Universi-
MATERIAL Y MÉTODOS dad de Alicante.
En cuanto a la nomenclatura de las es-
La información que contiene el pre- pecies que aparecen en el trabajo se ha
sente trabajo procede de diversas fuentes: seguido a MATEO & CRESPO (1998).

a) Entrevistas etnobotánicas: c) Referencias bibliográficas:


La finalidad de las entrevistas es obte- Han permitido ampliar la información
ner información detallada a cerca de la sobre los nombres y usos asociados a las
flora medicinal de la zona, empleada por plantas a las que hacen referencia los in-
los informantes en la actualidad o en el formantes, así como también otros datos
pasado con fines medicinales u otros usos. de interés para elaborar el trabajo. Las re-
Además se ha estudiado el modo de em- ferencias utilizadas son: FERRER (2000),
pleo, la época y modo de recolección, la PELLICER (2000 y 2001), FONT QUER
diferente terminología, la localización de (1995) y STÜBING & PERIS (1998a).
las especies, su cultivo, sus propiedades y

30
Flora Montiberica 28 (2004)

d) Tratamiento estadístico de los datos: Existen otras propiedades medicinales


En cuanto a los datos obtenidos de las no comentadas por los informantes de la
encuestas, se han agrupado en tablas de zona. La estepa blanca se emplea por vía
frecuencia con el fin de reflejar la mayor externa para el lavado de llagas, úlceras y
o menor popularidad de las plantas men- heridas, con una acción antiséptica y vul-
cionadas en la zona de estudio. neraria (STÜBING, 1998).
Por vía interna se prepara una tisana,
hirviendo las hojas de la estepera, junto
RESULTADOS con higos secos, trozos de lima, la cabe-
llera del maíz, y miel para tratar los res-
Se han identificado 67 especies botá- friados (PELLICER, 2001). Además se
nicas, silvestres y cultivadas utilizadas puede elaborar un infuso de hojas de este-
tradicionalmente con fines medicinales pera para permitir una mejor digestión.
por los habitantes de la Sierra de Mariola.
Figuran detalladas en la tabla 1, por fami- CIST.: Helianthenum hirtum (L.) Mill.
lias y se hace referencia a la frecuencia [Setge]
observada sobre el conjunto de plantas Sólo un informante comentó las pro-
que utiliza cada uno de los 9 informantes piedades de esta especie. Se toma en for-
entrevistados. Además de los datos refle- ma de infusiones para combatir los consti-
jados en la propia tabla, se han obtenido pados y otras enfermedades infecciosas
otros datos de gran importancia etnobotá- del aparato respiratorio. Para elaborar las
nica, como nombres vernáculos, propie- infusiones se emplea la parte aérea de la
dades, usos y observaciones. Los nombres planta.
de las familias botánicas se presentan
abreviados. COMP.: Centaurea aspera L. [Centaurea,
travalera, bracera, gracera]
BORAG.: Cynoglosum creticum Mill. La centaurea se caracteriza por incre-
[Llengua de gos, besneula] mentar el apetito, se prepara dejando en
Un informante comentó sus propieda- un vaso a la serena (toda la noche) un par
des medicinales para curar y reblandecer de ramas de la misma y se bebe nada más
granos y forúnculos. levantarse. Se localiza en bordes de cami-
Las hojas secas de la besneula se usan nos.
directamente por vía externa para curar Planta con sabor amargo, tónica, di-
cortes y heridas, aplicadas sobre la parte gestiva, más conocida por su acción hipo-
afectada (PELLICER, 2001). También se glucemiante suave, por lo cual ha sido
puede realizar una cataplasma, o bien muy empleada en tratamientos frente a
añadir unas gotas de aceite a la hoja. diabetes de tipo II y en estado anoréxicos,
puede llegar a sustituir a los fármacos
CIST.: Cistus albidus L. [Estepa blanca, antidiabéticos orales, y permite reducir las
estepera] dosis de insulina. (FONT QUER, 1995).
La flor de estepera se utiliza para com- Por vía externa tiene propiedades he-
batir los procesos gripales y los constipa- mostáticas, antisépticas, antifúngicas, an-
dos. Se trata de una especie muy común tiinflamatorias y vulnerarias. Se elabora
que forma parte del matorral de la zona. “alcohol de árnica” con 25-40 grs de plan-
Las hojas se usan popularmente como ta y se ponen a remojo en 1 litro de alco-
abrasivo en la limpieza de la cocina. Anti- hol de 90º. Para curar las heridas se reali-
guamente se empleaba para limpieza y zan “micapanes” o cataplasmas de esta
conservación de las paellas. planta, aplicados directamente sobre la

31
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

zona infectada (PELLICER, 2000). Ade- en forma de infusión con 6-7 cabezuelas
más su uso popular por vía interna está florales por taza de agua y se toma una de
muy extendido como aperitivo, digestivo, éstas después de cada comida.
anticatarral y antidiarreico.
COMP.: Silybum marianum (L.) Gaertn
COMP.: Cynara cardunculus L. [Pencas, [Card marià, card gallofer]
penques, card comú] El cardo mariano es utilizado para los
Se trata de una planta que goza de ele- dolores menstruales, hemorragias y tras-
vada popularidad y que está presente en la tornos hepáticos. Hay personas que lo em-
mayoría de los huertos de la zona de estu- plean como aperitivo realizando previa-
dio. Sus hojas se han usado tradicional- mente un pequeño baño hirviendo para
mente por sus propiedades aperitivas, de- reducir el sabor amargo. También se em-
purativas, colagogas, hepatoprotectoras y plea popularmente como verdura silves-
diuréticas. En los pueblos de la zona exis- tre, dado que presenta multitud de propie-
ten multitud de recetas de cocina que uti- dades dietéticas y depurativas.
lizan las pencas y las alcachofas como in- Se toma en infusión o decocción, con
gredientes básicos. 30-50 g de frutos triturados en 1 litro de
Un informante indicó que se emplean agua, a la que se le pueden añadir hojas o
las pencas en la alimentación para regular raíces. Se toman de 3 a 5 tazas diarias.
el nivel de glucosa en sangre. Esta dosis puede sobrepasarse sin peligro
alguno, ya que esta planta no presenta
COMP.: Leuzea conifera (L.) DC. [Car- ninguna toxicidad (AGUILELLA et al.,
xofetes o pinyes de Sant Joan] 1994)
Sobre todo es empleada en la Sierra de
Mariola como antihemorroidal y vulnera- CRAS.: Sedum sediforme (Jacq.) Pau
rio. Es muy empleada como elemento de- [Raïm o raïmet de pastor]
corativo en el interior de las masías. Las La uva de pastor cuando está tierna se
piñas de San Juan se utilizan por vía inter- emplea en la zona como aperitivo, se pre-
na mediante una decocción de los capítu- paran encurtidos en agua con sal o bien se
los florales como digestivas, antiinflama- hierve y sirve para elaborar las ensaladas
toria e hipoglucimiante, corroborado por tradicionales. Además se pueden masticar
PELLICER (2001). ligeramente un par de hojas e ingerir el
jugo, con el fin de reducir la acidez pro-
COMP.: Santolina chamaecyparissus L. vocada por las secreciones digestivas del
[Mançanilla, camamirla ] estómago.
La manzanilla es una planta muy co- La planta fresca se emplea popular-
mún en la Sierra de Mariola y goza de mente para realizar emplastos demulcen-
gran popularidad entre sus habitantes. Es tes, vulnerarios y refrescantes sobre úlce-
utilizada como tónico estomacal, diges- ras, heridas, fuego en los labios o hemo-
tivo y tranquilizante; es ideal para facilitar rroides sangrantes (PELLICER, 2000). Se
la digestión en aquellas personas que toma en forma de infusión porque sus
padecen del estómago. También se em- hojas y flores tienen un cierto efecto re-
plea para realizar lavados oculares y acla- lajante.
rar el cabello.
También se le atribuyen propiedades CRAS.: Umbilicus rupestris (Salisb.)
vermífugas, resultando muy útil contra Dandy [Trencapedres, orella de frare]
parásitos intestinales frecuentes en niños Aparece frecuentemente en los roque-
(STÜBING & PERIS, 1998). Se prepara dos de Mariola. Se emplea como diurética

32
Flora Montiberica 28 (2004)

y para deshacer las piedras del riñón. Por diferentes afecciones de la piel (FONT
vía externa se utiliza como vulneraria, pa- QUER, 1995).
ra curar las llagas, las úlceras, heridas in-
fectadas y sabañones. Para ello se prepa- CUPR.: Juniperus phoenicea L. [Savina]
ran cataplasmas, triturando las hojas fres- En algunos lugares, como en Banyeres
cas en un mortero, se aplican sobre la he- se utiliza para mantener la higiene bucal.
rida y se coloca una gasa por encima y Se utilizan sus gálbulos en forma de mas-
después una venda. Si la herida es peque- ticatorio, se introducen en la boca y se
ña se le quita la piel a la hoja y rápida- mastican durante unos minutos, sin llegar
mente se coloca la pulpa de la hoja sobre a tragarlos, de esta forma se favorece la
la herida. (FONT QUER, 1995). limpieza bucal.
Se utiliza popularmente como emena-
CUPR.: Cupressus sempervirens L. [Xi- gogo y antidiarréico, aunque no se reco-
prer] mienda su utilización. Las pocas veces
El ciprés aparece cultivado o naturali- que es consumido, se realizan infusos de
zado con elevada frecuencia en numero- sus hojas, a concentraciones muy bajas
sos puntos de la Sierra de Mariola. El uso (STÜBING & PERIS, 1998a).
del ciprés esta indicado para combatir las
varices, las úlceras y las hemorroides, tan- EQUIS.: Equisetum telmateia Ehrh. [Cua
to en uso interno como en aplicación local de cavall]
externa. En la zona se utiliza la madera y La cola de caballo se utiliza popular-
los gálbulos del ciprés para aromatizar los mente para las inflamaciones urinarias
armarios donde se guarda la ropa. junto con la camamirla y el rabet de gat.
Como vasoconstrictor, resulta muy re- PELLICER (2001) también comenta que
comendable durante la menopausia, para se pueden tomar dos o tres tazas diarias de
detener las frecuentes hemorragias uteri- material seco. Por otro lado se puede ela-
nas (FONT QUER, 1995). Presenta pro- borar una tisana junto con la grama para
piedades astringentes, debido a los taninos tratar afecciones urinarias.
que posee. Se usa popularmente en casos La sumidad se emplea como diurético
de colitis o diarreas. y hemostático. Se emplea para afecciones
urinarias en general, sobre todo cuando el
CUPR.: Juniperus oxycedrus L. [Gine- organismo requiere de una remineraliza-
bre] ción. (STÜBING & PERIS, 1998a). Por
El enebro es poco utilizado en la zona vía externa se emplea por sus propiedades
de estudio porque puede resultar tóxico. para consolidar las fracturas óseas y como
Se emplea para eliminar parásitos intesti- agente antiséptico.
nales (antihelmíntico). También actúa fa-
voreciendo la curación y desinfección de EUPH.: Mercurialis tomentosa L. [Ore-
las heridas (vulnerario) y los frutos re- lleta de rata, melcoratge]
sultan altamente diuréticos y apropiados El mercurial es poco utilizada por los
para el constipado (STÜBING & PERIS, habitantes de la zona porque resulta una
1998a). En veterinaria se emplea popu- planta tóxica, aunque popularmente la
larmente como antiséptico y parasiticida, sumidad aérea se emplea como laxante o
siendo empleado en las heridas provoca- purgante. Para conseguir dichos efectos
das en el esquilamiento. Por vía externa se purgantes debe tomarse fresca y mejor
emplea como reductor epidérmico y anal- cruda, ya que desecada los principios pur-
gésico local. Sirve en el tratamiento de gantes se eliminan.

33
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

Actúa como agente colagogo, favore- HIPOC.: Aesculus hippocastanum L.


ciendo la secreción biliar y actuando co- [Castanyer bord]
mo hepatoprotector. Además favorece la El castaño de indias se cultiva en nu-
menstruación en las mujeres. merosos jardines. Se emplea en forma de
tintura alcohólica para cicatrizar heridas y
FAGAC.: Quercus rotundifolia Lam. aliviar el dolor provocado por las contu-
[Carrasca, alzina] siones. Por otro lado resulta muy útil en
La carrasca es muy apreciada por los todo tipo de trastornos venosos, aunque
pueblos de la Sierra de Mariola por el ele- especialmente en varices de las piernas y
vado poder calorífico y largo tiempo de piernas pesadas. Para ello se puede utili-
combustión que ofrece la leña de esta es- zar como esencia o decocciones en vía
pecie. Sus frutos, las bellotas son ricas en interna, o bien por aplicación de compre-
glúcidos y lípidos. Tienen uso alimentario sas en vía externa.
porque tienen 50% de fécula y anti- Es un excelente vasoconstrictor y se
guamente se empleaba la harina obtenida emplea como antihemorroidal, (calma los
de las bellotas para elaborar pan y otros dolores y reduce el volumen). La aplica-
productos alimentarios. ción puede ser interna o externa en forma
Sirve para el tratamiento de hemorra- de baños de asiento. Se utiliza como amu-
gias (fibromas uterinos, blenorragia, he- leto para combatir las migrañas, reuma-
morroides, metritis, leucorrea y fisuras de tismos y las propias hemorroides (PELLI-
ano) y de los conocidos sabañones. Pre- CER, 2001)
senta interés apícola porque aporta me-
lazas de buena calidad. Además sus hojas IRID.: Crocus salzmannii Gay [= C.
se emplean para hacer enjuagues para ali- serotinus subsp. salzmannii (Gay)
viar la colitis, llagas y como astringente Mathwe] [Safrà]
(PELLICER, 2000) El azafrán silvestre se emplea popu-
larmente como colorante culinario aunque
GUTT.: Hypericum perforatum L. [Her- presenta otras propiedades. Por vía interna
ba de Sant Joan, perico, pericó groc] tiene propiedades digestivas, aperitivas y
El hipérico resulta una de las plantas carminativas, además es emenagogo y
más empleadas por los habitantes de la puede aliviar el dolor menstrual. También
Mariola, siendo muy conocido el aceite se utiliza como estimulante nervioso y an-
que se elabora con esta planta. Para su tiespasmódico. Por vía externa elimina las
preparación se toman 100 gramos de su- molestias propias de la dentición de los
midades florales, cortadas el día de San niños mediante enjuagues bucales con la
Juan, por cada litro de aceite de oliva, infusión de unas briznas por taza de agua.
póngase boca abajo y manténgase así 40
días, removiendo suavemente todos los JUNC.: Juncus acutus L. [Juncs, joncs]
días y transcurrido este tiempo mante- Antiguamente se empleaba para dár-
nerlo en botellas pequeñas y en lugar fres- selo al ganado como forraje. Para eliminar
co y oscuro. Se utiliza como vulnerario en las verrugas de la piel se arranca un junco
caso de quemaduras, picaduras de insec- y se frotan con el mismo. Tradicional-
tos, heridas y hemorroides. Disminuye los mente, el mismo junco que ha sido arran-
síntomas dolorosos por ejercer cierta cado, se vuelve a introducir en el mismo
anestesia local, moderando las reacciones lugar donde fue extraído, y cuando el jun-
inflamatorias. Posee además propiedades co se seca la verruga habrá desaparecido.
antisépticas y bactericidas. La parte de color blanco situada en la
base del junco es apreciada como aperi-

34
Flora Montiberica 28 (2004)

tivo por niños y excursionistas. Para curar se recomienda para casos de digestión
la diarrea se realiza una infusión con un lenta, flatulencias y dolores abdominales.
puñado de capítulos florales en un vaso de
agua, y se toman a razón de dos o tres LAB.: Lavandula latifolia Medik. [Espí-
veces al día. gol]
Las flores se utilizan como alimento y
JUGL.: Juglans regia L. [Noguera, no- para cubrir las jaulas de jilguero, verdeci-
guer, anouer] llos, pinzones, verderones, etc., porque se
Sus frutos verdes se preparan en vina- cree que les ayuda a pasar la época de
gre como aperitivo y secos son consumi- muda. Con sus hojas y flores se realizan
dos con elevada frecuencia por los habi- vapores en las habitaciones en las que
tantes de la zona. Su madera además es hubo enfermos y purificarlas.
una de las más apreciadas por sus diferen- La infusión se prepara con 30 gramos
tes propiedades. de sumidades floridas por litro de agua, se
Las principales aplicaciones del nogal hace hervir en un cacharro nuevo o muy
son para trastornos digestivos y ginecoló- limpio, se echan las flores; se toma des-
gicos, aunque también remarcaremos su pués de las comidas como digestivo y
importancia en afecciones de la piel y estimulante. Esta misma infusión también
mucosas, uretritis, parásitos intestinales y se utiliza para desinfectar heridas. El es-
diabetes. En el caso de los trastornos pliego, se usa como digestivo, para com-
digestivos, su intensa acción astringente batir los cólicos y flatos, las indigestiones
hace que las hojas de nogal y la nogalina y fermentaciones pútridas, también como
(cáscara verde) resulten útiles en todos los estimulante, antiespasmódico y contra el
casos de diarrea, gastroenteritis, colitis, reumatismo (PELLICER, 2000).
descomposición intestinal y flatulencias.
Para los trastornos ginecológicos como la LAB.: Marrubium vulgare L. [Manrubi,
leucorrea, cervicitis o colitis y úlceras del marreu]
cuello de la matriz, su acción antiinfla- En las afecciones del aparato respira-
matoria y antiséptica es muy eficaz pero torio, siendo esta su acción más notable,
debe desistirse en el caso de embarazo. ya que fluidifica y desinfecta las secrecio-
nes mucosas bronquiales: catarros, larin-
LAB.: Calamintha nepeta subsp. glan- gitis, traqueítis, bronquitis, asma, etc. Pre-
dulosa (Req.) P.W. Ball. [C. ascen- senta además propiedades febrífugas y an-
dens auct., C. officinalis auct.] [Po- titusígenas. Como tónico digestivo, debi-
liol, calament] do a que aumenta el apetito y facilita la
Los informantes de la zona indicaron digestión, resulta de gran utilidad en los
que el tallo florido del poleo se emplea enfermos bronquíticos.
por vía interna como digestivo. Como uso
externo decir que sirve como un buen LAB.: Melissa officinalis L. [Tarrogina,
expectorante y aromatizante. Se pueden melisa]
practicar baños empleando unos 40-60 gr. La melisa se emplea como infusión
de la planta, que se ponen a hervir. Se por sus efectos tranquilizantes y por sus
realizan también inhalaciones de sus va- beneficios en casos de indigestiones, do-
pores. lor de garganta, depresiones y aires. Se
BERDONCES (1998) indica otros trata de una especie cultivada en la zona.
usos medicinales de esta especie: tonifi- Las principales funciones de la melisa
cante, sudorífico, carminativo, astringente son estimulantes y antiespasmódicas, que
y emenagogo. Además el infuso de poleo se atribuyen a la esencia. Se emplea para

35
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

reanimar tras un desmayo, apaciguar el Se trata de una planta condimentaria,


corazón desbocado, calmar los nervios, con virtudes digestivas y relajantes esto-
facilitar las digestiones difíciles en ciertos macales. En el arte culinario se emplea
estados nerviosos, vómitos de embaraza- para preparar y aromatizar ensaladas, sal-
das, las menstruaciones difíciles, etc. sas, sopas, guisados de carne, aves, pes-
(PELLICER 2001). cado y tortillas. Es muy utilizada en com-
En el caso de insomnio, ingerida por pañía de la hierbabuena para cocinar cara-
la noche ayuda a vencerlo. También está coles y habas hervidas.
muy indicada para aliviar los dolores Aparece cultivada entre las hortalizas
menstruales. Externamente, se usa como para protegerlas de los posibles parásitos.
antiséptica, antifúngica y antivírica. Contiene principios activos eficaces co-
ntra dolores de la región gástrica y estre-
LAB.: Mentha spicata L. [Menta] ñimiento.
Se trata de una planta con aceite esen-
cial cuyas propiedades medicinales son: LAB.: Rosmarinus officinalis L. [Romer,
sedantes, antiespasmódicas, tónicas y romaní]
digestivas. También posee cualidades El romero es otra planta empleada co-
expectorantes, ya que se absorbe y eli- mo digestiva. Algunos informantes reali-
mina por las vías respiratorias y las des- zan un preparado con tres plantas (salvia,
congestiona. Por estas propiedades, repre- tomillo y romero) en forma de infusión
senta una gran utilidad en el tratamiento con la finalidad de tener una buena
de la patología congestiva: rinitis y bron- digestión y aliviar síntomas del cons-
quitis. tipado. Se puede usar el “romer” hervido
o en forma de tintura alcohólica para cu-
LAB.: Mentha suaveolens Ehrh. [Mata- rar y aliviar dolores óseos y musculares.
puçes, menta o herbassana borda] Su acción más importante es como to-
Popularmente se usa para curar el res- nificante; los convalecientes, agotados,
friado común, como hipertensora y vermí- depresivos e incluso ancianos encontrarán
fuga. Se realiza una infusión de la menta en sus infusiones un estupendo tónico que
para el dolor de estómago. Posee un les devolverá la vitalidad perdida. Los
efecto repelente de insectos, por lo que se baños con infusión y las fricciones con
coloca en muchas viviendas y establos. alcohol o con esencia de romero tienen un
La sumidad florida se emplea para interesante efecto estimulante en caso de
usos antiespasmódicos, carminativa y ga- hipotensión o de agotamiento físico. Co-
lactófuga (STÜBING & PERIS, 1998a). mo diurético y antiespasmódico está muy
La hoja de menta posee una acción espas- indicado para los cólicos renales, como
molítica directa sobre la musculatura lisa digestivo por sus propiedades colagogas,
del tracto digestivo, colerética y carmina- protectoras y regeneradoras hepáticas y
tiva. Estas acciones son debidas princi- carminativas, ingerido después de las co-
palmente al aceite esencial, el cual tam- midas facilita la digestión. Sin embargo,
bién ejerce un efecto descongestionante sus aplicaciones externas pueden ser las
nasal y expectorante, antirreumático y más conocidas por su gran eficacia: vul-
antibacteriano. La esencia, aplicada por nerario y antirreumático; presenta impor-
vía tópica, produce una ligera analgesia. tante acción antiinflamatoria que sobre es-
guinces, edemas, dolores musculares y
LAB.: Ocymum basilicum L. [Alfàbega, reumáticos es ideal su fricción. Cicatri-
alfabeguera] zante y antiséptico; estimula la cicatri-
ación de heridas, eccemas y úlceras. Apli-

36
Flora Montiberica 28 (2004)

cado en forma de gargarismos cura las heridas (PELLICER, 2000; STÜBING &
llagas bucales (PELLICER, 2000). PERIS, 1998a y b).

LAB.: Salvia blancoana subsp. mario- LAB.: Sideritis tragoriganum Lag. [Ra-
lensis Figuerola [Sàlvia de Mariola] bet de gat ver]
Se trata una de las plantas empleadas En la zona se emplea por vía interna
con mayor frecuencia en la Sierra de por medio de infusión para ayudar a reali-
Mariola. Se emplea sobre todo para usos zar la digestión pesada. En todas las en-
digestivos. Esta planta se emplea por trevistas se comentaron usos medicinales
medio de infuso en casos de digestiones de esta especie. Casi todos los informan-
pesadas, flatulencias y dolores intestina- tes nos contaron su aplicación para curar
les. También se puede tomar en forma de y cicatrizar heridas por vía externa. Esta
infuso después de que se produzca un se administra directamente por vía externa
vómito, con el fin de relajar el estómago sobre la zona afectada en forma de infuso
después del reflejo emético. empleando las sumidades florales. Tam-
Dos informantes indicaron que esta bién se puede elaborar una tintura alcohó-
especie se emplea para la regulación lica (empleando Rosmarinus officinalis y
menstrual. Esta planta se emplea por Sideritis tragoriganum) sobre la zona afe-
medio de infusión y ayuda a regular el ctada debido a su capacidad antiinflama-
ciclo menstrual. También sirve como toria y cicatrizante. Se trata de un potente
relajante, ayuda a reponerse de los mareos antiinflamatorio, antiséptico y antiespas-
debido a su efecto hipotensor. Se utiliza módico (STÜBING & PERIS, 1998a),
para combatir afecciones respiratorias con una marcada acción antiulcerosa que
simples, como los constipados y enfria- la hace muy indicada en el tratamiento de
mientos. También se puede emplear por gastritis, úlceras y enterocolitis. También
medio de infuso como diurética (PELLI- eficaz en infecciones de las vías urinarias.
CER, 2000). También se puede emplear para realizar
gargarismos, lavados dérmicos o bien rea-
LAB.: Salvia microphylla Humb. & al. lizando tisanas para lavados oculares
[Sogra i nora] (STÜBING & PERIS, 1998a y b).
Se emplea para ayudar a dormir niños,
bañarlos con el cocimiento de la planta y LAB.: Stachys heraclea All. [Bretònica,
colocar ramas frescas bajo la almohada. brotònica, santònica, herba de Sant
Un informante comentó que se puede Blai]
preparar en infusión para curar dolores de Se utiliza como tónica, febrífuga y
cabeza, y para ello se ha de tomar una vez vulneraria. Un informante comentó que
al día. esta especie se emplea por vía interna en
forma de infusión como planta digestiva.
LAB.: Salvia verbenaca L. [Tàrrec] Por su alto contenido en taninos, se reco-
Sus hojas han sido utilizadas como su- mienda su uso externo en heridas infecta-
cedáneo de tabaco en etapas de escasez das o bien en úlceras varicosas que cica-
del mismo. Además de ello su infusión se trizan mal. Por vía interna, se ha utilizado
utiliza como digestivo. Dos informantes en el tratamiento de la diarrea. También
comentaron que los frutículos del “tàrrec” se emplea en forma de polvo preparando
se empleaban en infusión para realizar cigarrillos para curar dolores de cabeza.
lavados oculares. Externamente sirve para Además ejerce un efecto tónico nervioso
preparar emplastos vulnerarios, así como en caso de histeria, palpitaciones y mi-
oleatos para cicatrizar pequeños cortes y graña. Se pueden practicar baños calientes

37
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

acompañados de suaves masajes con el fin tensión arterial. También se emplea para
de regular la circulación sanguínea (PE- combatir las hemorroides realizando ba-
LLICER, 2000) ños de asiento.
Además de ello PELLICER (2000)
LAB.: Thymus vulgaris L. [Timó, timo- comenta que se pueden preparar tisanas, o
net] bien realizar gargarismos para curar afec-
Se emplea en la zona para usos diges- ciones del sistema buco-respiratorio (do-
tivos, y afecciones intestinales. Todos los lor de garganta, afonías, anginas). Se
informantes nos han explicado usos medi- puede emplear para disminuir la tensión
cinales de esta especie, que se administra arterial realizando un preparado con las
por vía interna y por medio de infusos o siguientes especies: Olea europaea,
tisanas. También presenta propiedades Rhamnus alaternus, Viscum album, Lit-
vermífugas, expulsando parásitos intesti- hodora fruticosa y Dorycnium hirsutum.
nales. También se puede emplear para (FERRER, 2000). También se puede
curar el resfriado común con acción ex- emplear la sumidad aérea en forma de
pectorante, antitusígena y balsámica. Esta tisana para curar trastornos diuréticos
planta se usa frecuentemente en la zona (PELLICER, 2000)
con esta finalidad según los informantes.
Además de ello se pueden practicar vahos LEGUM.: Ononis pusila L. [Gorromino]
e inhalaciones. Se emplea para curar afecciones del
Por otro lado se puede emplear para sistema urinario. El principal efecto es el
curar afecciones bucales y faríngeas, rea- diurético y se emplea por vía externa por
lizado enjuagues y gargarismos (PELLI- medio de infusión. También se emplea
CER, 2000). para curar trastornos del sistema endo-
Se emplea también en la zona para la- crino, ya que ejerce efecto sobre la cor-
var y curar las heridas como antiséptica, teza suprarrenal, que podría estar en rela-
para ello se hierve la planta y se aplica ción con la presencia de sustancias triter-
directamente sobre la zona afectada en pénicas. Recomendada como depurativo
forma de cataplasma. SERRA (1998) co- general especialmente activo en el trata-
menta sus propiedades bactericidas y an- miento de artrosis y artritis crónicas, así
tisépticas. Por otro lado se puede emplear como en determinados problemas de piel
para curar trastornos del aparato genito- como eccemas (FERRER, 2000).
urinario, por sus propiedades diuréticas y
antisépticas, si se aplica como lavados LEGUM.: Retama sphaerocarpa (L.)
externamente es bueno contra infecciones Boiss. [Ginestera, retama]
de los órganos genitales externos. Tam- Casi todos los informantes indicaron
bién alivia los dolores de cólicos renales y que las cimas y partes aéreas de la planta
de cistitis si se aplica como cataplasma. se emplean para curar eccemas y verru-
Se emplea como antirreumático, aplicado gas, corroborado por PELLICER (2000).
externamente en fricciones, baños y cata- Además de ello las flores poseen propie-
plasmas, calma los dolores reumáticos dades diuréticas. También se emplea en
provocados por el artritismo y la gota afecciones agudas del aparato respiratorio
(PELLICER, 2000). (FONT QUER, 1995)

LEGUM.: Dorycnium hirsutum (L.) Ser. LIL.: Allium cepa L. [Ceba]


[Coronela, botja peluda] Un informante comentó que se emplea
Un informante comentó que se emplea la cebolla cocinada a la plancha para curar
en casos de hipertensión para reducir la granos y forúnculos para reblandecerlos.

38
Flora Montiberica 28 (2004)

Por otro lado se emplea como diges- LIL.: Asparagus acutifolius L. [Esparre-
tiva. Para ello se prepara hervida o asada gueres]
como tonificante digestivo y general del Un informante comentó que se puede
organismo, ya que aumenta todas las emplear como diurético preparando una
secreciones digestivas, con lo que mejora infusión de la raíz seca produciendo un
la digestión y la asimilación de los ali- aumento de la cantidad de orina. Es inte-
mentos. Estimula la función metabólica y resante en casos de edemas y obesidad.
desintoxicadora del hígado, por lo que re- Como depurativo ha dado buenos resulta-
sulta altamente recomendable para quien dos en el caso de eccemas crónicos, de-
padece alguna enfermedad hepática. Ade- bido a su acción estimulante sobre las
más por su acción antibiótica regula la funciones eliminadoras de la piel. Como
flora intestinal (PELLICER (2000). laxante, su fibra es interesante en el caso
Además de esto se puede realizar jugo de estreñimiento crónico.
fresco de la cebolla cruda o cataplasmas
por vía externa para curar infecciones en LINAC.: Linum bienne Mill. [Llinós]
la piel. Por otro lado se pueden practicar Se pueden preparar cataplasmas de ha-
vahos o bien realizar un jarabe de cebolla, rina de linaza para curar resfriados comu-
ya que posee la acción antibiótica, muco- nes como antiinflamatorio. Por otro lado
lítica y antiinflamatoria. Resulta un reme- posee virtudes como la emoliente y la-
dio ideal en caso de afecciones respirato- xante para ello se toma una cucharada de
rias (PELLICER, 2000). También se semillas de lino antes de acostarse y otra
emplea aplicado por vía interna y por cucharada en ayunas, acompañada de
medio de infusión como hipotensora, diu- medio vaso de agua; corroborado por
rética y depurativa y como fluidificante de PELLICER (2000). También se puede
la sangre, recomendable a los que pade- aplicar por vía externa como emoliente.
cen trombosis, ya que contiene sustancias Esta harina, sobre la cual se aplicaba agua
fibriolíticas, que deshacen los coágulos hirviendo en cantidad adecuada para for-
sanguíneos, además actúa como un antia- mar una papilla espesa, se aplicaba sobre
gregante plaquetario. los granos y furúnculos que aparecen en
la piel.
LIL.: Allium roseum L. [All bord, all de Además de esos usos medicinales
bruixa] existen otras propiedades no mencionadas
Al igual que el ajo común tradicio- por los informantes descritas a continua-
nalmente se ha utilizado para combatir ción. Se emplea contra las inflamaciones
dolores reumáticos. Por vía externa se de las vías respiratorias, digestivas y uri-
puede preparar un enema con “allioli” narias se pueden preparar las semillas
como callicida, reblandece los callos, se escaldadas con agua hirviendo. Asimismo
desinflaman, para así poder ser extirpado es capaz de aliviar los dolores hemorroi-
con mayor facilidad, es un buen hipoten- dales (FONT QUER, 1995); constituye un
sor y fluidificante de la sangre, actúa complemento dietético importante (STÜ-
como. Por otro lado posee propiedades BING & PERIS, 1998a).
hipolipemiante, ya que disminuye el nivel
de colesterol LDL. Posee propiedades MALV.: Lavatera arborea L. [Malva
hipoglucemiantes, ya que normaliza los vera, malva d’arbre]
niveles de glucosa en la sangre. Para ello Gran parte de los informantes nos han
se puede comer el ajo crudo, realizar explicado que de esta especie se suele
decocciones de bulbillos de ajo o bien realizar una infusión con flor de malva,
preparando el “allioli”.

39
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

higos secos y miel para curar el resfriado va sobre un recipiente metálico añadiendo
común. cera de cirio, para formar la crema. Por
Para curar el dolor de estómago se otro lado, se puede emplear como laxante
pueden hervir flores de malva e ingerirla suave, ya sea tomado en ayunas o apli-
por medio de una infusión (PELLICER, cado en enema. Además facilita la expul-
2000). Además se pueden hacer vahos sión de los parásitos intestinales.
empleando la flor de malva, romero y Existen otras propiedades medicinales
salvia para curarse de los resfriados. no mencionadas por los informantes de la
También se puede realizar un infuso con zona. Se puede elaborar una infusión de
las sumidades florales como calmante de hojas de olivera para regular la tensión
la tos. Por su contenido en mucílagos, arterial. También podemos realizar una
tanto las hojas como las flores se emplean decocción de las hojas con acción hipo-
como antiinflamatorio de las mucosas tensora. Además resulta muy útil también
respiratorias y digestivas. Popularmente en caso de arteriosclerosis (PELLICER,
también se emplean como antiinflamato- 2000), posee una acción antiinflamatoria
rio local (LAGUNA, 1998). También se y protectora sobre la mucosa del estó-
puede realizar un infuso de las sumidades mago, por lo que es un excelente remedio
florales de la malva para realizar lavados en caso de gastritis; es colagogo, y fa-
dérmicos y como laxante (S TÜBING & vorece el alivio de las molestias abdo-
PERIS, 1998a). minales debidas al mal funcionamiento de
la vesícula.
MORAC.: Ficus carica L. [Figuera]
Un informante comentó que se puede PAPAV.: Papaver rhoeas L. [Rosella,
emplear el látex de la higuera para curar cascall bord, rosella vera, mongeta]
verrugas (aplicándola directamente sobre Según dos informantes presenta pro-
la zona afectada). piedades antitusígenas y expectorantes,
También se emplea para el estreñi- permite aliviar resfriados, faringitis y
miento, por su acción laxante, en emba- bronquitis, además provoca una abundan-
razadas y agotamiento físico por su acción te sudoración, por lo que conviene a los
tonificante. Para ello se puede realizar una griposos y acatarrados. Para ello se puede
decocción de higos secos ya que posee preparar un jarabe de pétalos de amapola.
propiedades calmantes sobre mucosas También se emplea para aliviar el do-
inflamadas, por lo que se recomienda en lor de muelas realizando enjuagues buca-
el caso de faringitis, gastritis, bronquitis y les con la infusión de sus pétalos produ-
tos irritante. Aplicado externamente a cen un notable efecto analgésico en mu-
modo de cataplasma favorecen la cura- chos casos.
ción de abscesos e inflamaciones (PE-
LLICER, 2000). También puede aplicarse POAC.: Cynodon dactylon (L.) Pers.
directamente el látex sobre la verruga. [Se [Grama, gram]
ha indicado anteriormente] Dos informantes explicaron caracte-
rísticas medicinales de esta especie como
OLEAC.: Olea europaea L. [Olivera, diurética y antiinflamatoria. Está indicada
ullastre] en trastornos del aparato urinario que cur-
Un informante indicó que se puede san con inflamación. Se puede preparar
emplear el aceite de oliva para suavizar la un infuso del rizoma, corroborado por PE-
piel de las manos, y para las callosidades. LLICER (2000).
Para ello se elaboraba una crema llamada
“cerato”, dónde se calentaba aceite de oli-

40
Flora Montiberica 28 (2004)

POAC.: Triticum aestivum L. [Forment, Según FERRER (2000), se puede ela-


blat] borar un preparado compuesto en casos de
Dos informantes comentaron que el hipertensión, para ello se prepara una
“segó del blat” o salvado del trigo se pue- infusión combinada de flor de romero, "ti-
de emplear caliente en forma de cataplas- mó reial", coronela, espino blanco, brotes
ma directamente sobre el pecho en caso de olivo verde, hojas de "mesto" y Li-
de resfriado. Estas propiedades también thospermum fruticosum.
las comenta PELLICER (2000).
También se emplea para curar el dolor ROSAC.: Crataegus monogyna Jacq.
óseo, curar hematomas, inflamaciones, [Espinal blanc, garguller, bolquerets
articulares, etc., el salvado se utiliza con- de la Mare de Déu, cireretes de pas-
tra el estreñimiento, se usa como coadyu- tor, espí blanc, espinalb, arç blanc]
vante en tratamientos de sobrepeso, en hi- Se emplea el espino blanco caracteri-
perlipidemias y en diverticulosis (PELLI- zado por su efecto relajante y como agen-
CER, 2000). Popularmente se han em- te regulador de la tensión arterial, se pre-
pleado las espiguillas no granadas para para en forma de infusión acompañado de
combatir el alcoholismo (STÜBING & otras plantas.
PERIS, 1998a) Las propiedades cardiotónicas y anti-
rrítmicas del espino blanco son compara-
POAC.: Zea mays L. [Panís, dacsa, blat bles a las que se obtienen con la digital,
de moro] planta a la que puede sustituir con venta-
Se puede elaborar con “cabellera del jas (no en casos agudos), ya que carece de
panís” un decocto con la finalidad de ayu- la toxicidad que posee la digital (PELLI-
dar a orinar y aliviar las afecciones del CER, 2000).
sistema urinario; tal y como recogía
FONT QUER (1995). Externamente, la ROSAC.: Prunus dulcis (Mill.) D. A.
harina de maíz se aplica en cataplasmas Webb. [Ametler, ametller]
calientes sobre los riñones en caso de Dos informantes comentaron que la
cólico renal, así como sobre la vejiga ingesta directa de almendras se empleaba
urinaria en caso de cistitis. Su efecto se para combatir el estreñimiento y para be-
potencia si se usan conjuntamente con la neficiar el mantenimiento de los huesos.
infusión de estilos. Además el aceite de la almendra dulce
Una de las aplicaciones del grano de se puede emplear frente a dermatitis,
maíz es como emoliente y protector de la ictiosis, psoriasis, pieles secas, heridas,
mucosa intestinal. El maíz y su harina, quemaduras superficiales, estreñimiento,
resultan de gran utilidad para quienes para reblandecer los tapones de cerumen
padecen diarreas crónicas (PELLICER, del oído (STÜBING & PERIS, 1998a),
2000) los frutos y la leche de almendras son die-
téticas.
RHAM.: Rhamnus alaternus L. [Palo- También se emplean las distintas par-
mesto, mesto, aladern, nyéstol] tes de la almendra dulce (semilla, epicar-
El mesto se puede emplear como di- pio, mesocarpio y endocarpio), como anti-
gestivo, ya que actúa sobre el dolor de es- catarrales, antitusígenas, demulcentes,
tómago. También se preparaba por medio pectorales, revulsivas, hipotensoras, hepa-
de infusión. Se pueden realizar una coc- toprotectoras, sudoríficas, etc.
ción y practicar gargarismos como astrin-
gentes y para curar irritaciones de gar- ROSAC.: Rubus ulmifolius Schott.
ganta. [Esbarzer, albarzer]

41
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

Las hojas de esta planta se usaban para Un informante comentó que se utili-
curar y limpiar las heridas, empleándola zaba antiguamente para abortar. También
en forma de cataplasma y como astrin- se ha empleado para la regulación del flu-
gente, bien tolerado por vía externa e in- jo menstrual de las mujeres.
terna. También hipoglucemiante, homeos-
tático y antiséptico en vaginitis y leuco- SCROF.: Digitalis obscura L. [clavelli-
rreas (STÜBING & PERIS, 1998a). nera borda, sabatetes de la Mare de
El agua de esbarzer (infusión de hoja Déu, herba de escorrocia]
de la planta) tomada en ayunas es buena Un informante de la zona de Alfafara
para curar inflamaciones bucales, y de la comentó que se emplea como tranquili-
garganta (PELLICER, 2000). zante de los nervios dentales. Para ello se
practica un enjuagando bucal, cuyo uso
RUTAC.: Dictamnus hispanicus Webb. también recoge PELLICER (2000).
[Timó reial, alfàbega de pastor] Por vía interna es un potente y peli-
Tres informantes indicaron que se usa groso cardiotóxico, cuya acción cardio-
como planta digestiva y se aplica por tónica, es debida a los heterósidos que au-
medio de infusión. mentan la contractibilidad cardíaca y dis-
También se empleaba con la finalidad minuye la excitabilidad, conductividad y
abortiva por medio de infusión. Se em- su ritmo (STÜBING & PERIS, 1998a).
pleaba para el ganado cuando se deseaba
que este abortara. SCROF.: Verbascum thapsus L. [Gordo-
Se emplea para regularizar la mens- lobo, guardallop, herba bleura, ble-
truación (FONT QUER, 1995), indicada nera, tarponera]
en digestiones pesadas que cursan con Cinco informantes comentaron que el
aerofagia y mal aliento. Por vía externa es gordolobo se emplea por medio de infu-
fotosensibilizante, pudiendo causar que- sión y por vía interna para curar resfria-
maduras e hiperpigmentación residual. Es friados. Otro informante comentó que se
uno de los componentes principales de los utiliza para curar las contusiones, para lo
“herberos”; bebidas alcohólicas tradicio- cual se realiza una infusión y se aplica por
nales obtenidas por maceración de plantas vía externa directamente sobre la zona
en cazalla, licor también llamado gitam en afectada.
otras zonas valencianas (STÜBING & Para curar forúnculos, quemaduras,
PERIS, 1998). sabañones y hemorroides se pueden rea-
lizar compresas, cataplasmas o bien por
RUTAC.: Ruta chalepensis L. [Ruda] medio de infusión aplicada directamente
Se emplea la ruda para provocar vómi- sobre la zona afectada (SERRA, 1998).
tos debido a su gusto altamente amargo y
su olor desagradable, utilizado sobretodo TILIA.: Tilia platyphyllos Scop. [Til·ler]
para los animales empleados en la agri- Se puede elaborar una infusión de tila
cultura. Otro uso frecuente es para pro- con fines tranquilizantes. Calma la exci-
vocar la menstruación o para aumentarla tación nerviosa, es sedante y apaciguado-
en los casos de insuficiencia, la duración ra. También se asegura que reduce la aci-
ha de ser corta porque esta planta es tó- dez de estómago considerablemente
xica (PELLICER, 2000). (FONT QUER, 1995).

SAXIF.: Saxifraga longifolia Lapeyr. THYM .: Daphne gnidium L. [Matapoll]


[Corona de rei, herba de cingle] Un informante indicó que se empleaba
para matar las pulgas de los animales, y

42
Flora Montiberica 28 (2004)

para ello se dejaba secar la planta y se También se emplea para curar edemas
colgaba de las paredes o techo de las (retención de líquidos) y celulitis, insufi-
cuadras de ganado. ciencia cardiaca, orina escasa, grados le-
Se puede emplear la corteza vesicante ves de insuficiencia renal, inapetencia,
y rubefaciente en uso externo (SÁN- anemia, convalecencia, agotamiento físi-
CHEZ, 1998). co, dismenorreas y picaduras de insectos.
Para curar el resfriado de las ovejas se
elaboraba un collar con el tallo seco. (PE- URTI.: Urtica dioica L. [Ortigues, guar-
LLICER, 2000). dians]
Las hojas de las ortigas se utilizan
UMBE.: Eryngium campestre L. [Panical para regular la tensión sanguínea y se to-
comú, panicard, panyical] man en infusión. Se emplea cuando hay
Con la raíz de Eryngium campestre se exceso de ácido úrico en la orina y en
puede elaborar una cataplasma para curar casos de diarrea.
heridas. Para ello se cogen fragmentos de Por otro lado se emplea para la desin-
raíces y se trituran, formando una masa flamación de posibles contusiones se em-
denominada cataplasma, que se va a apli- plea un “micapà” o cataplasma.
car directamente sobre la herida, con la Se emplea en anemias, astenia y con-
finalidad de desinfectarla. valecencia (STÜBING & PERIS, 1998),
También se emplea la raíz para curar así como para curar el resfriado, en forma
posibles irritaciones en la piel, como po- de tisana junto con higos secos y miel
sibles escozores (en forma de escaldado) (PELLICER, 2000).
y síntomas de acné, se puede elaborar un
colgante para dicha finalidad. VERB.: Lippia triphylla (l'Her) O. Kunt-
La raíz de panical se emplea como ze [Marialluïsa, herba lluïsa]
diurético por medio de infusión para de- Las hojas de marialuisa se emplean
purar la sangre y reducir la tensión ar- frecuentemente con efecto diurético y pa-
terial. ra aliviar dolores de cabeza. Según FE-
RRER (1998) se suele administrar en
UMBE.: Foeniculum vulgare Mill. compañía de otras plantas (Tilia platyp-
[Fenoll, fanoll, fonoll] hyllos, Melissa officinalis y Origanum
El hinojo se emplea por medio de ti- vulgare), y es tomada en forma de infu-
sana para evitar flatulencias y gases intes- sión. Además se emplea en infusión para
tinales, y para dolores intestinales. Tam- aliviar el dolor de garganta y posee un
bién se emplea como diurético, y posee agradable aroma.
propiedades medicinales como laxante. Se emplea para curar el dolor de mue-
Se puede emplear como expectorante, las. Se prepara una compresa que se
indicado en catarros bronquiales y resfria- aplica sobre la zona dolorida, sobre la
dos, externamente se aplica para lavados mejilla, con las hojas frescas machacadas
o baños oculares en las conjuntivitis cró- y remojadas en agua hirviendo, o bien se
nicas (PELLICER, 2000). puede emplear una hoja machacada di-
rectamente sobre la zona afectada (PE-
UMBE.: Petroselinum crispum (Mill.) LLICER, 2000).
Nym. [Julivert] Por otro lado esta especie se aplica
Antiguamente se usaban las semillas como digestiva y para aliviar el vértigo,
de perejil como laxante para niños/as de en forma de infusión previamente mace-
corta edad, corroborado por PELLICER rada (PELLICER, 2001).
(2000).

43
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

DISCUSIÓN Y Según los datos obtenidos de nuestros


CONCLUSIONES informantes podemos diferenciar una se-
rie de usos dónde se emplean un mayor
número de especies vegetales diferentes.
Usos medicinales de las especies
Los usos con mayor número de plantas
empleadas son: digestivo (18 especies),
Las especies más abundantes en cuan-
contra los resfriados (13 especies), para
to a su uso medicinal son: el tomillo (Thy-
curar dolores (13 especies), diuréticos
mus vulgaris), la salvia (Salvia blan-
(12 especies), afecciones de la piel (10
coana), el rabo de gato (Sideritis tragori-
especies), y otros usos no medicinales (16
ganum) y la manzanilla (Santolina cha-
especies). Estos 5 usos medicinales son
maecyparissus) que constituyen el princi-
los más generalizados en la zona, y hay
pal grupo de plantas utilizadas con fines
un elevado número de fórmulas diferentes
medicinales en este lugar, ya que han sido
empleadas para un mismo uso.
citadas por la totalidad de los informantes.
El uso digestivo es el que presenta un
A continuación les siguen en importancia
mayor número de especies vegetales (has-
el romero (Rosmarinus officinalis), el
ta 18 especies diferentes). Estas plantas se
panical (Eryngium campestre), la malva
suelen emplear en forma de infusión des-
(Lavatera arborea) y el hinojo (Foenicu-
pués de las comidas, y están muy difun-
lum vulgare) constituyendo un grupo
didas en la Sierra de Mariola. El uso diu-
intermedio entre las plantas más utiliza-
rético presenta un gran número de espe-
das. Y finalmente encontramos el grupo
cies vegetales diferentes (hasta 12 espe-
formado por el guardalobo (Verbascum
cies según nuestras entrevistas). La zona
thapsus), la santónica (Stachys heraclea),
de estudio se caracteriza por poseer aguas
el setge (Helianthemum hirtum), el árnica
duras, con un elevado contenido en car-
(Chiliadenus glutinosus) y el ajo puerro
bonato cálcico disuelto en la solución
(Allium roseum), que aparecen en al me-
acuosa. Por ello es muy frecuente que se
nos la mitad de las encuestas realizadas.
lleguen a forman piedras en los riñones, y
Las especies que presentan una mayor
por eso se emplea un elevado número de
frecuencia de uso son aquellas que poseen
especies vegetales con dicha finalidad.
multitud de propiedades y podrían ser
Para resfriados se emplea un elevado
consideradas como plantas “panacea” en
número de especies vegetales en la Sierra
esta zona.
de Mariola. Se pueden emplear como in-
Estas especies se encuentran con rela-
fuso, jarabes y cataplasmas para curar
tiva facilidad en la Sierra de Mariola, a
dolores de garganta y faringitis debido a
excepción de la malva que es una especie
sus propiedades medicinales y tranquili-
cultivadas pero que se puede encontrar en
zantes (como la amapola) de las plantas.
numerosas parcelas o bien ha llegado a
Para dolores y heridas se emplea un
naturalizarse en algunos puntos. Todas las
elevado número de plantas. Estas suelen
especies que figuran en el listado gozan
emplear en forma de cataplasma, y alco-
de una enorme tradición en todos los
holes (como el de romero), aplicados
términos municipales que constituyen la
directamente sobre la zona afectada. Estas
Sierra de Mariola, aunque algunas de ellas
plantas que presentan diversas propieda-
reciban más importancia en unos lugares
des antiinflamatorias, desinfectantes,
que en otros. Hay que destacar que la
anestésicas, cicatrizantes, etc., son muy
gente que conoce realmente las propieda-
conocidas en toda la zona de estudio.
des de las plantas y aprecia el entorno
natural hace un uso racional de las mis-
mas, aunque siempre hay excepciones.

44
Flora Montiberica 28 (2004)

Clasificación de usos Núm. de esp. Abundancia de familias botánicas


Uso digestivo 18
La familia más empleada es Labiatae,
Aperitivas 3
con 15 especies (las especies más em-
Antidepresivos 1
pleadas son el tomillo, la salvia, romero,
Diurético 12 etc.) y se corresponde con los géneros
Laxantes 3 más comunes de la zona. Cabe destacar la
Contra las hemorroides 1 importancia de las compuestas con espe-
Contra los resfriados 13 cies como el cardo mariano, el té de mon-
Curar dolores 13 te, hierba de San Juan, manzanilla, etc.,
Afecciones de la piel 10 que también son muy comunes en la zona.
Desinfectante bucal 2 Podemos diferenciar otro grupo de fami-
lias cuya utilización es un tanto menor; es
Dolores de cabeza 1
el caso de la familia Cupressaceae, Le-
Hipertensión 1
guminosae, Scrophulariaceae, Rosaceae y
Regulación de la tensión 2 Umbelliferae. Todas ellas presentan fre-
Regulación de la glucosa 1 cuencias de utilización similares. Final-
Regulación de la menstrua-
ción 3 mente, las familias menos empleadas con
un total de 1 ó 2 géneros utilizados son
Efecto abortivo 2
Malvaceae, Boraginaceae, Oleaceae, etc.
Tranquilizantes 2
Provocar reflejo emético 1
Otros usos no medicinales 16 AGRADECIMIENTOS

A todos los informantes que desinte-


Para afecciones de la piel e irritacio- resadamente han contribuido a la realiza-
nes se emplean bastantes plantas (hasta 10 ción de este estudio.
especies diferentes según los informan-
tes). Se utilizan para curar verrugas, ec-
zemas, pequeños gránulos, picaduras de
insectos, lavados oculares, etc., en forma BIBLIOGRAFÍA
de aceites (como el cerato), utilizando su-
AGUILELLA, A. & al. (1994) Flora vascular,
midades aéreas de la planta directamente rara, endémica o amenazada de la Co-
sobre la zona afectada, y en forma de munidad Valenciana. Generalitat Valen-
infusión. ciana.
En cuanto a otros usos no medicinales BAYER, E., BUTTLER & FINKENZELLER,
hay que destacar que se emplean bastantes G. (1986) Plantas del Mediterráneo. Edi-
especies vegetales como insectífugas en torial Blume, Barcelona.
casas y masías rurales (hasta 5 es-pecies BERDONCES, J. (1998) Gran enciclopedia
vegetales diferentes según nues tros de las plantas medicinales, Dioscórides
del tercer milenio. Editorial Tikal.
informantes).
BURNIE, D. & HALL, D. Plantas silvestres
El resto de usos presentan una menor del Mediterráneo. Ediciones Omega.
frecuencia, de 1 a 3 especies diferentes, CITAPE (1992) Fitoterapia, Vademécum de
empleadas para dichos usos. Estos usos prescripción . CITA, Publicaciones y do-
suelen ser bastante desconocidos en la cumentación (CITAPE, S.L.).
zona, ya que son pocos los informantes FERRER, R. (2000) Mariola, jardí botánic,
que los citan. Ajuntament de Cocentaina.

45
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

FONT QUER, P. (1995) Plantas medicinales. Memoria de Licenciatura inédita. Valen-


El Dioscórides renovado. Ed. Labor. Bar- cia.
celona. STARÝ, F. (1994) Plantas medicinales. Edito-
LAGUNA, E., M.B. CRESPO & al. (1998) rial Susaeta.
Flora endémica, rara o amenazada de la STÜBING, G. & PERIS, J. B. (1998a) Plantas
Comunidad Valenciana. Generalitat Va- medicinales de la Comunidad Valen-
lenciana. Valencia ciana. Generalitat Valenciana, Conselle-
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998) Manual ria de Medi Ambient. Valencia.
para la determinación de la flora valen- STÜBING, G. & PERIS, J. B. (1998b) Plantas
ciana. Monografías de Flora Montiberica silvestres de la Comunidad Valenciana.
1. Valencia. Editorial Jaguar.
PELLICER, J. (2000) Costumari botànic vol. VILLAR, L.; PALACÍN, J.M.; CALVO, C.;
1. Edicions del Bullent, Valencia. GÓMEZ, D. & MONTSERRAT, G.
PELLICER, J. (2001) Costumari botànic vol. (1992) Plantas medicinales del Pirineo
2. Edicions del Bullent, Valencia. Aragonés y demás tierras Oscenses.
SÁNCHEZ, J. M. (1998) Guía de plantas or- CSIC. 2ª Edición.
namentales. Edic. Mundi-Prensa. Madrid.
SERRA, L. (1998) Flora de las sierras de Els (Recibido 21-IX-2004)
Plans y el Rentonar (L´Alcoià-Comtat).

46
Flora Montiberica 28 (2004)

TABLA 1.- FLORA MÁS UTILIZADA POR LOS HABITANTES DE LA


SIERRA DE MARIOLA FRECUENCIAS OBSERVADAS A PARTIR
DE NUEVE INFORMANTES ENTREVISTADOS

Familia Especie Frecuencia observada


Boraginaceae Cynoglossum creticum 1
Cistaceae Cistus albidus 1
Cistaceae Helianthemum hirtum 5
Compositae Centaurea aspera 1
Compositae Chiliadenus glutinosus 4
Compositae Cynara cardunculus 2
Compositae Leuzea conifera 3
Compositae Santolina chamaecyparissus 9
Compositae Silybum marianum 1
Crassulaceae Sedum sediforme 2
Crassulaceae Umbiliculus rupestris 3
Cupressaceae Cupressus sempervirens 1
Cupressaceae Juniperus oxycedrus 2
Cupressaceae Juniperus phoenicea 1
Equisetaceae Equisetum telmateia 2
Euphorbiaceae Mercurialis tomentosa 2
Fagaceae Quercus rotundifolia 1
Guttiferae Hypericum perforatum 5
Hippocastanaceae Aesculus hippocastanum 3
Iridaceae Crocus salzmannii 1
Juncaceae Juncus acutus 2
Junglandaceae Juglans regia 3
Labiatae Calamintha nepeta 2
Labiatae Lavandula latifolia 3
Labiatae Marrubium vulgare 1
Labiatae Melissa officinalis 1
Labiatae Mentha spicata 2
Labiatae Mentha suaveolens 1
Labiatae Ocymum basilicum 3
Labiatae Rosmarinus officinalis 9
Labiatae Salvia blancoana subsp. mariolensis 9
Labiatae Salvia microphylla 1
Labiatae Salvia verbenaca 2
Labiatae Sideritis tragoriganum 8
Labiatae Stachys heraclea 5
Labiatae Thymus vulgaris 9
Leguminosae Dorycnium hirsutum 1
Leguminosae Ononis pusilla 1
Leguminosae Retama sphaerocarpa 2
Liliaceae Allium cepa 1
Liliaceae Allium roseum 4
Liliaceae Asparagus acutifolius 1
Linaceae Linum bienne 1
Malvaceae Lavatera arborea 6
Moraceae Ficus carica 1
Oleaceae Olea europaea 3
Papaveraceae Papaver rhoeas 2
Pinaceae Pinus halepensis 2
Poaceae Cynodon dactylon 2
Poaceae Zea mays 2

47
BELDA, A., F.J. BELLOD & S. RÍOS: Sobre la flora medicinal en Sierra de Mariola

Rhamnaceae Rhamnus alaternus 2


Rosaceae Crataegus monogyna 2
Rosaceae Prunus dulcis 2
Rosaceae Rubus ulmifolius 1
Rutaceae Dictamnus hispanicus 3
Rutaceae Ruta chalepensis 2
Saxifragaceae Saxifraga longifolia 1
Scrophulariaceae Digitalis obscura 2
Scrophulariaceae Verbascum thapsus 5
Tiliaceae Tilia platyphyllos 2
Thymeleaceae Daphne gnidium 2
Umbelliferae Eryngium campestre 6
Umbelliferae Foeniculum vulgare 6
Umbelliferae Petroselium crispum 1
Urticaceae Urtica dioica 3
Verbenaceae Lippia triphylla 2

48
Flora Montiberica 28: 49-53 (XII-2004)

LA PRODUCCIÓN APÍCOLA VALENCIANA EN LAS


“OBSERVACIONES” DE CAVANILLES

José María de JAIME LORÉN


Universidad Cardenal Herrera-CEU (Moncada, Valencia)

RESUMEN: Se comenta la información ofrecida por Cavanilles en sus Observa-


ciones sobre la Historia Natural del Reino de Valencia, acerca de la producción apícola
en el siglo XVIII en la Comunidad Valenciana.

SUMMARY: It is described the information obtained in his Observaciones sobre


la Historia Natural del Reino de Valencia by Cavanilles about the apiculture production
during XVIII Century in Valencia region (E Spain).

INTRODUCCIÓN bamos en los libros de grados de la Uni-


versidad de Gandía, hallamos su acta de
Ante el segundo centenario de la graduación; si bien ya antes la investiga-
muerte del botánico Antonio José Cava- dora de esta Universidad, Pilar GARCÍA
nilles y Polop que se celebra este 2004, TROBAT (1987, 1989) había recogido es-
nos solicita el editor de Flora Montiberica ta circunstancia.
preparar alguna colaboración sobre esta Aunque había estudiado en la Univer-
insigne personalidad. Mas, como bien sidad de Valencia, en cuyas inmediacio-
conoce, lamentablemente no se encuentra nes residía Cavanilles, curiosamente se
este autor entre nuestras líneas de trabajo. graduó en la de Gandía. No era del todo
De todas formas allá va esta pequeña rara esta circunstancia, pues repasando los
aportación, aunque sólo sea por compla- libros de grados de esta pequeña Univer-
cer nuestra antigua amistad. sidad aparecen abundantes estudiantes de
la capital.
¿Los motivos de esta huida académi-
Graduado por la Universidad de ca? Dos muy importantes: de una parte la
baratura de los costes de graduación, y de
Gandía otra las mayores facilidades que daban los
examinadores. En efecto, en general gra-
El hecho de que no haya estado Cava- duarse en las universidades importantes
nilles entre nuestras preferencias, no quie-
exigía un notable desembolso dinerario,
re decir que no nos lo hayamos tropezado además la dureza de los exámenes era tal
alguna vez en nuestras investigaciones. que prácticamente nadie osaba superar en
Efectivamente, cuando hace años trabajá-
un mismo año el bachillerato y el docto-

49
Flora Montiberica 28 (2004)

rado en cualesquiera de las facultades. En acceso y estar redactada en lengua vulgar.


Gandía, sin embargo, era usual graduarse Debemos destacar su rigor metodológico,
en el mismo día de bachiller en Filosofía, en línea con las investigaciones naturalís-
y bachiller y doctor en Teología, como es ticas de los ambientes ilustrados que había
el caso de Cavanilles y de otros muchos conocido en París, y así reconoce abier-
estudiantes de la época. tamente que “Hablaré de lo que he visto”.
Repasando la documentación que ma- De hecho estas “Observaciones” son con-
nejábamos entonces, hemos tenido la for- sideradas como la primera geografía mo-
tuna de recuperar una vieja fotografía que, derna de la región valenciana.
convenientemente autorizados, hicimos de Cierto también que a lo largo de su re-
dicho acta de Antonio José Cavanilles y corrido buscó -siempre que pudo- la cola-
que reproducimos aparte (fig. 1). Con boración de cuantos eruditos locales ha-
cierta dificultad puede leerse en la página llaba a su paso, muchos de cuyos nombres
78 del libro g-7 del A.M.V: recogió con agradecimiento, entre los que
merecen destacarse en el campo botánico
“Ego, Antonius Cavanilles et Polop, a los boticarios Josep Ximénez, de Caste-
naturalis Civitatis et Diocesis Valentinae, llón de la Plana, Juan Antonio Barrera, de
suscepi in hac alma Universitate Gan- Vistabella o el catedrático de Botánica y
diensi Philosophiae bachalaureatum nec Química de la Universidad de Valencia
non Sacra Theologiae bachalaureatum et Tomás de Villanueva.
Doctoratum, die 10 Junii 1765. Los apuntes sobre la actividad apícola
Antonius Cavanilles, et Polop”. valenciana se sitúan siempre en el capí-
tulo de las producciones y, como es de
El texto está escrito de puño y letra esperar, se despacha generalmente con
por el propio graduado, según era cos- brevedad al ser una producción de relativa
tumbre, quien estampa su firma bien legi- importancia en comparación con otras.
ble al final del acta. Entonces la apicultura era una industria
minoritaria que, sin faltar en casi ninguna
La apicultura en Valencia al fi- localidad valenciana, sólo en determina-
nal del antiguo régimen das comarcas alcanzaba producciones que
superaban el autoabastecimiento local y
Otro encuentro interesante que hemos permitía vender fuera cantidades aprecia-
tenido con Cavanilles, cierto que un poco bles de cera y de miel.
de refilón, ha venido de la mano de ante- Recordar -de paso- que a lo largo del
riores trabajos nuestros sobre Historia de siglo XVIII Valencia registró un desarro-
la Apicultura (JAIME GÓMEZ & JAIME llo agrícola muy importante, que se tra-
LORÉN, 2001; JAIME LORÉN & JAI- dujo en un generalizado incremento de la
ME GÓMEZ, 2002). Así es, al consultar superficie cultivada, y en una discreta
los dos volúmenes de sus Observaciones diversificación de producciones.
sobre la historia natural, geografía, agri- Vamos pues a recoger las localidades
cultura, población y frutos del Reyno de citadas por Cavanilles en sus Observacio-
Valencia (CAVANILLES, 1795-97), pu- nes, que destacaban entonces por su acti-
dimos ver la importancia que la produc- vidad colmenera. Las referencias, en ge-
ción apícola tenía entonces en todo el Rei- neral son muy breves, pero vale la pena
no, sobre la cual queremos hacer unos co- retenerlas, dejaremos las citas textuales
mentarios. indicando entre paréntesis tomo y página
Sin duda resulta la obra más popular en que aparecen en la primera edición:
de Cavanilles, al ser su contenido de fácil

50
J.M. De JAIME: La producción apícola valenciana en las Observaciones de Cavanilles

Tenencia de Benifazá: “.. aún los re- Moixent: “Se cogen en el término...
cursos de algún ganado y pocas colmenas 100 [arrobas] de miel” (1: 232).
suelen faltar por los crueles fríos y la Cortes de Pallás: “Los frutos se regu-
escasez de pastos” (1: 2). lan en... 600 arrobas de miel” (2: 21).
Chiva [de Morella]: “Sin la industria Chiva: “Los frutos de Chiva son...
de las colmenas... [la población], lejos de algo de miel, cera ...” (2: 43).
aumentarse como se ha visto en este siglo, Chelva: “... cogen ... miel” (2: 60).
tal vez se hubiera destruido. Poseen más Titaguas: “... crece con abundancia el
de 500 colmenas, que en años regulares romero, que sirve para sustentar las abe-
dexan aquí unos veinte reales de provecho jas. Viven en los montes muchos ganados,
cada una” (1: 12). cuya industria y las colmenas rinde bas-
Forcall: “Además de seda cogen... 80 tante” (2: 68).
[arrobas] de miel” (1, 15). Aras de Alpuente: “... cosechas, que
Maestrazgo de Montesa: “... [cogen] consisten en... con alguna porción de miel
miel” (1: 29) y de ganados” (2: 69).
Canet: “...tienen ... hasta mil colmenas Vallanca: “... las plantas nativas sumi-
... y el beneficio líquido de cada colmena nistran alimento a millares de colmenas,
se puede llevar a veinte reales de vellón” que rinden quantiosas sumas... vive un
(1: 31). pueblo feliz sin luxo ni necesidades, pero
La Jana: “ La suma de frutos... y el laborioso y activo. Échanse de ver estas
producto de 500 colmenas…” (1: 33). cualidades... en la industria de colmenas...
Rosell: “Se cogen ... bastante miel” (1: [que] rinde al año... más de 4.000 colme-
34). nas, que en años regulares dexan cada una
Villafamés: “Tienen los vecinos bas- 40 reales de ganancia” (2: 73-74).
tante ganado, y una porción considerable Ademuz: “... cogen... como 4.000 col-
de colmenas; aquel pasta en lo inculto, y a menas, que en años regulares dan hasta
estas les proporcionan alimento transpor- 8.000 pesos fuertes” (2: 77).
tándolas de noche a muchas leguas Puebla de San Miguel: “... indús-
quando escasean las flores en sus montes. trianse con ganados y colmenas, que les
La miel es inferior a la de los valles de producen más de mil pesos duros” (2: 78).
Biar y Albayda, por abundar en estos Alpuente: “... ni es considerable la in-
términos romero, espliego, tomillo y otras dustria de las colmenas en aquel término”
plantas aromáticas, que con dificultad se (2: 79).
hallan en el de Villafamés, donde es co- Bejís: “Los frutos del término en ge-
mún el brezo, torbisco y varias xaras” (1: neral... 300 arrobas de higos, algo más de
59). miel... y 60 [arrobas] de cera” (2: 94).
Adzaneta: “La suma de frutos es... 100 Villanueva de la Reyna: “... tienen lo
(arrobas) de miel” (1: 82). necesario para vivir con los frutos de la
Vistabella del Maestrazgo: “... cuyos tierra, y con el producto de 1.000 colme-
frutos se reducen a... 100 arrobas de miel” nas” (2: 97).
(1: 84). Montanejos: “A estas utilidades de la
Murviedro: “Además de la miel, artí- agricultura se deben añadir las de las
culo de consideración por el gran número colmenas y ganados” (2: 98).
de colmenas que guardan en los cerros ...” Alcudia de Veo, Veo y Benitanduz:
(1: 119). “Los frutos se calculan en... porción de
Xeraco: “... cógense... 12 [arrobas] de judías, miel, y otros artículos de menor
miel” (1: 212). valor” (2: 107).

51
Flora Montiberica 28 (2004)

Matet: “Los frutos… se reducen a... 40 como las de Ayora o Montroy, segura-
arrobas de aceyte, otras tantas de miel...” mente debido a las limitaciones de las
(2: 116). fuentes de información que en cada sitio
Marquesado de Albaida: “No conten- buscaba Cavanilles, en general sacerdotes
tos aquellos hombres con los frutos que y personas ilustradas de cada localidad.
rinde la agricultura, han establecido fábri- Con todo, sobresale la actividad col-
cas de... cera... ” (2: 131). menera en comarcas como el Maestrazgo,
Valle de Gallinera: “Además se cogen Alto Palancia, Alto Mijares, Rincón de
como 60 arrobas de miel, y buena porción Ademuz, Los Serranos, así como los
de cera y lana” (2: 152). valles del interior de Alicante, zonas que
Agres: “... se cogen... la miel a 70 cuentan con una gran tradición al res-
arrobas” (2: 166). pecto. De hecho las explotaciones más
Biar: “Cógense en el término... 70 importantes son las de Ademuz y Va-
arrobas de miel, la más deliciosa y esti- llanca con 4.000 colmenas cada localidad,
mada del reyno... 20 de cera...” (2: 170). Canet lo Roig y Villanueva de Viver con
Castalla: “Cogen al año... 60 [arrobas] 1.000, mientras que Chiva de Morella y
de miel” (2: 174). La Jana contaban con 500.
Jijona: “... los frutos [son]... unas 50 Curiosamente nada dice de la produc-
arrobas de miel. Esta y mucha mayor ción de estos grandes colmenares, pues
cantidad que se introduce de otros pueblos cuando expresa la importancia de la ex-
se emplea en el turrón llamado de Xixona, plotación en número de colmenas no dice
bien conocido en todas partes” (2: 190). nada de las cantidades de miel y cera que
Valle de Evo: “Los frutos son... 50 rinden, y cuando indica estas produccio-
[arrobas] de miel...” (2: 206). nes omite la cantidad de colmenas. Tan
Castell de Castells: “Cogen hoy día... sólo en el caso de Villanueva de Viver da
100 [arrobas] de miel, 30 de cera...” (2: un rendimiento para sus mil colmenas de
214). 40 arrobas de miel.
Teulada: “... se cogen... 100 [arrobas] Aplicando esta productividad, en ge-
de miel” (2: 223). neral bastante adecuada, vemos que tam-
Busot: “... cógense... 20 [arrobas] de bién eran de gran importancia los colme-
miel” (2: 246). nares de Cortes de Pallás que rinden nada
En total encontramos 37 citas relativas menos que 600 arrobas de miel, lo que
a producciones apícolas. Nos parecen nos da una cifra aproximada de 15.000
bastantes, aunque se debe tener presente colmenas; los de Bejís que dan más de
que, por entonces, prácticamente ningún 300 arrobas de miel y 60 de cera, a lo que
pueblo debía carecer de explotaciones correspondería sobre 7.500 colmenas; los
colmeneras de mayor o menor importan- de Adzaneta, Vistabella, Moixent, Castell
cia. Ocurre que en muchos casos la pro- de Castells y Teulada que producen cada
ducción no debía ser muy significativa en colmenar 100 arrobas de miel, que supo-
comparación con otras explotaciones nen unas 2.500 colmenas por localidad;
agropecuarias. 80 arrobas de miel daban las 2.000 col-
Llama la atención que, en general, las menas de Forcall; 70 arrobas las 1.750
referencias corresponden a pequeñas colmenas que debía haber en Agres y
localidades de montaña en las cuales la Biar; con 60 arrobas figuran las 1.500
actividad apícola destacaba en el contexto colmenas más o menos del Valle de Ga-
socioeconómico. También la circunstan- llinera y de Castalla; 50 arrobas de miel
cia de que no se mencione esta actividad producían sobre 1.250 colmenas en Vall
en zonas de antigua tradición colmenera

52
J.M. De JAIME: La producción apícola valenciana en las Observaciones de Cavanilles

d’Ebo y Jijona; y 20 arrobas de miel las BIBLIOGRAFÍA


500 que estimamos de Busot.
En cuanto a rendimientos económicos CAVANILLES, A.J. (1795-1797) Observa-
menciona 40 reales limpios por colmena ciones sobre la historia natural, geografía,
en el caso de Vallanca, excesivo aún en agricultura, población y frutos del Reyno
los años de buena cosecha, y 20 reales por de Valencia. Imprenta Real. Madrid.
GARCÍA TROBAT, P. (1987) Los grados de
vaso en Chiva y Canet del Maestrazgo, ya
la Universidad de Gandía (1630-1772). En
más ajustado, aunque esta zona es menos
Auct. Pl. “Universidades españolas y ame-
productiva por el rigor de su invierno. ricanas”: 175-186. Generalitat Valencia-
A nivel industrial destaca la elabora- na, Valencia.
ción del afamado turrón de Jijona en esta GARCÍA TROBAT, P. (1989) El naiximent
localidad, y la fábrica de cera de Albaida d’una Universitat: Gandía s. XVI. Gandía.
cuya actividad se prolongó hasta fechas JAIME GÓMEZ, J. De; JAIME LORÉN, J.M.
muy recientes. De (2001) Historia de la Apicultura Es-
Concluimos resaltando la bondad de pañola, 1. Desde los orígenes hasta 1492.
Calamocha (Teruel).
las mieles de las zonas de Albaida y Biar,
JAIME LORÉN, J.M. De; JAIME GÓMEZ, J.
producidas sobre todo a base de flores de
De (2002) Historia de la Apicultura Es-
romero, espliego y tomillo, mejores que pañola, 2. Desde 1492 hasta 1808. Cala-
las del interior de la provincia de Caste- mocha (Teruel).
llón donde abundan brezos, torviscos y
jaras, si bien en estas comarcas, advierte (Recibido el 19-X-2004)
Cavanilles, no desdeñaban practicar la
trashumancia en busca de nuevas floradas.

Fig. 1: Manuscrito de graduación

53
Flora Montiberica 28: 54-56 (XII-2004)

SOBRE LA CORRESPONDENCIA DE SIMÓN DE ROJAS


CLEMENTE,VII

Fernando MARTÍN POLO


C/ José Maestre nº 3-9ª. 46018-Valencia

RESUMEN: Se muestra y comenta una carta escrita por Simón de


Rojas Clemente a Antonio José Cavanilles que se encuentra en el Jardín
Botánico de Madrid.

SUMMARY: We show and comment one letter written by the spanish


botanist Simón de Rojas Clemente to Antonio José Cavanilles that is in
the Botanical Garden from Madrid.

INTRODUCCIÓN por Samuel Rubio, biógrafo del botá-


nico de Titaguas, y dice así:
Se continúa en esta séptima entrega “Mayo, 27 de 1803,- Mi maestro el
la serie que venimos publicando en esta más amado: Había determinado no en-
revista para dar a conocer algunas cartas viar a Vd. las semillas de Lambert sin
escritas por Simón de Rojas Clemente una carta mía adjunta, y no podía escri-
que están depositadas en la British Li- bir esta, cual me había propuesto, antes
brary (MARTÍN POLO, 1999a), en el de ordenar las plantas que cogí en estos
Ayuntamiento de Titaguas (MARTÍN alrededores y en una excursión de ocho
POLO, 1999b, 2000a y 2000b), en el días a Sidón, porque quería enviar a Vd.
Ayuntamiento y perteneciente a algún una lista de las plantas y muy particula-
vecino (MARTÍN POLO, 2001), perte- res, especialmente criptógramas, dulce
neciente al Ayuntamiento y al Museo premio del tiempo y trabajo empleados,
Nacional de Historia Natural de París para que sirviese a la Lichenografía
(MARTÍN POLO, 2002). española que creí estaba por publicarse
muy pronto, ahora que Lagasca me dice
va a retardarlo algo más para que salga
CARTA nº 17 más acabada.
Digo que apruebo tal dilación y que
La siguiente carta inédita de Cle- no sabían Vds. el pormenor de mis
mente a Cavanilles se encuentra deposi- esfuerzos en aumento de ella, hasta que
tada en el Jardín Botánico de Madrid, en llegue a sus manos la colección de
el Archivo del Ilmo. Sr. D. Antonio Jo- muestras que enviaré cuando esté para
seph Cavanilles (1803), sección de Co- salir de Cádiz. Me tiene también ocupa-
rrespondencia científica. Está transcrita dísimo la coleccionista que dispongo

54
F. MARTÍN POLO: Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente, VII

para el Príncipe, y como debo marchar correspondencia de Clemente, el apre-


pronto al África y quiero hacer alguna cio entre los dos botánicos era total, y
otra excursión antes, no puedo expresar así le dispensa desde el principio “Mi
a Vd. cuan atropellado ando. maestro más amado”. Aquí sale a cola-
He recibido tres ejemplares de Ico- ción otra vez esta amistad entre los
nes y Monalphiae de Vd., que sabe botánicos de la época, y especialmente
pidió mi compañero, los que me han la amistad entre Cavanilles y el botánico
servido ya para varias plantas andalu- de Titaguas para salir al paso de alguna
zas. Celebro mucho haya Vd. vengado suspicacia respecto a si –como se ha
en parte a los alumnos de la Instrucción llegado a insinuar- Cavanilles había re-
de Zea. legado a D. Simón a trabajar en Anda-
Si hay caudales, ahora se halla Vd. lucía para no hacerle sombra en Madrid.
en las mejores circunstancias para dar Nada más falso, aunque la propuesta de
una Flora Hispánica que forme época: trabajar en Andalucía se producirá por
quisiera se hiciera Vd. traer el English Real Orden de 27 de Septiembre de
Botany de Smith, que aunque no sea un 1803 (antes de la muerte de Cavanilles),
modelo y tenga la imperdonable falta de el contexto en que se produjo tal orden
estar todo en inglés, excepto las defini- está muy alejado de cualquier suposi-
ciones, tiene excelentes láminas de ción tendenciosa.
todas las especies descritas en él y a Al hilo de la amistad entre estos bo-
veces observaciones preciosísimas. tánicos están las semillas de Lambert,
Pido a Vd. dé mis expresiones al que Clemente envía a Cavanilles. Re-
respetable Hexgen [?], cuya última obri- cordemos que Lambert es un botánico
ta me hace desear mucho las que deban inglés, a la sazón vicepresidente de la
sucederlas a Zea y Boutelou. Siento mu- Sociedad Linneana -como el mismo
cho no haber recibido el segundo Cuer- Clemente afirma en una de sus cartas-,
po que dice me enviaron Vds. que se ocupó de Badía y de Clemente en
Si mi ardor, no menos que mi grati- su estancia en Londres. Interesa resaltar
tud, es émulo cuando menos del Loe- el hecho de que hiciera estas excursio-
fflingiano porque no he de suberibirme nes fuera de Londres (se habla de Sidón,
(sic). topónimo que no hemos podido locali-
Su afto. zar en Inglaterra) a herborizar, y es que
Simón de Roxas Clemente -como cuenta en su Autobiografía (cf.
Partiendo de que estoy en camino de RUBIO HERRERO, 1991: 48)-: “Al
tener un fin semejante al suyo.- Las mismo tiempo salía a herborizar a gran
semillas son todas de la Nueva Ho- distancia de dichas capitales [París y
landa.” Londres] y tuve el gusto de presentar a
aquellos sabios, algunas plantas, o no
descubiertas o no bastantes conocidas.”
COMENTARIO Y no sólo se ocupa de herborizar,
sino de colaborar en la Liquenografía
Esta carta está escrita desde Lon- que prepara Lagasca y también de pre-
dres. Unos días más tarde, concreta- parar “la coleccioncita que dispongo
mente el 3 de abril, se embarcará para para el Príncipe” (léase Manuel Godoy,
Cádiz con el fin de reembarcar después Príncipe de la Paz). La aludida colec-
para África, algo que no realizará jamás, ción es, sin duda, las 5 urnas y 2 estan-
como ya sabemos. También, como ya se tes enviados al Primer Ministro y a la
comentaba en la primera reseña sobre la que hace referencia en carta al Rey, de

55
Flora Montiberica 28 (2004)

20-VII-1804, y también los 4 cajones de acerca de las clases de Zea, quien fue
muestras de historia natural que tiene en director del Jardín Botánico de Madrid
Sanlúcar de Barrameda. Es pertinente y vicepresidente de Colombia, en favor
añadir que, aunque el envío fue hecho de Antonio José Cavanilles; pero fun-
en nombre de Domingo Badía y de Si- damentalmente hay que quedarse con la
món de Rojas, el trabajo es más que cantidad de nombres de personas, de
probable que lo llevaría a cabo sobre lugares y de botánicos en esta carta
todo el botánico titagüeño, ya que no donde se rezuma intercambio y amistad.
consta alusión del primero a esta colec-
ción excepto en el encabezamiento de
remitentes de la misma. De la misma BIBLIOGRAFÍA
opinión es el escrito que precede a la
publicación del Ensayo sobre las varie- CLEMENTE y RUBIO, S. de R. (1807)
dades de la vid (CLEMENTE, 1807: Ensayo sobre las variedades de la vid
xxii), donde se afirma -con respecto a la común que vegetan en Andalucía. Ma-
drid.
carta anterior- que es difícil que Badía
MARTÍN POLO, F. (1999a, 1999b, 2000a,
fuera el remitente de lo antedicho,
2000b, 2001, 2002) Sobre la correspon-
puesto que “no se comunicó ni aún con dencia de Simón de Rojas Clemente I a
su familia” ya que estaba en Marruecos VI. Flora Montib. 11: 27-29; 13: 12-17;
en una misión muy comprometida, y 15: 33-37; 16: 27-32, 19: 1-4; 20: 11-15.
que Clemente “sin duda fue único y RUBIO HERRERO, S. (1991) Biografía del
verdadero remitente de aquellos obje- sabio naturalista y orientalista valen-
tos”. Lo cierto es que nuestro botánico ciano D. Simón de Rojas Clemente y
andaba muy atareado como él mismo Rubio. Valencia.
dice.
No le falta el humor, sin embargo, a (Recibido el 8-X-2004)
pesar de tanta tarea y se permite ironizar

56
Flora Montiberica 28: 57-61 (XII-2004)

ADICIONES AL CATÁLOGO DE LA FLORA DE LAS CO-


MARCAS VALENCIANAS DE LOS SERRANOS Y ADEMUZ, V

Gonzalo MATEO SANZ, Cristina TORRES GÓMEZ & Javier FABADO ALÓS
Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia

RESUMEN: Se comentan los hallazgos de diversas especies de plantas vasculares


detectadas en las comarcas de Los Serranos y Rincón de Ademuz (Valencia), siendo de
especial mención la aportación de plantas como Ophioglossum vulgatum L., Hieracium
pulmonaroides Vill., Silene vulgaris subsp. glareosa (Jordan) Marsden-Jones & Turrill
o Rosa rubiginosa L. para el catálogo provincial de Valencia.

SUMMARY: It is described the discoveries of several vascular plants detected in


Los Serranos and Rincón de Ademuz (NW Valencia region, E Spain), taking specially
into consideration plants as Ophioglossum vulgatum L., Hieracium pulmonaroides Vill.,
Silene vulgaris subsp. glareosa (Jordan) Marsden-Jones & Turrill o Rosa rubiginosa L.
for the provincial catalogue of Valencia

INTRODUCCIÓN se había localizado en el Rincón de


Ademuz (cf. MATEO, 1997: 133).
Se continúa con esta quinta entrega la
serie que iniciamos recientemente para Allium scorodoprasum subsp. rotun-
dar a conocer los hallazgos interesantes de dum (L.) Stearn
flora vascular en la cuenca alta y media VALENCIA: *ADEMUZ, 30TXK6036,
del Turia a su paso por Valencia, concre- Puebla de San Miguel, barranco de la Hoz,
1400 m, pastizales anuales subnitrófilos, 26-
tada en las comarcas de Los Serranos y
VI-2004, G. Mateo, J. Fabado & C. Torres
Rincón de Ademuz (cf. MATEO & TO-
(VAL).
RRES, 2003 y MATEO, TORRES &
Especie no muy común, pero bastante
FABADO, 2003; 2004a; 2004b).
extendida por el este ibérico, que no se
menciona para la zona ni en el catálogo de
LISTADO DE PLANTAS flora comarcal (cf. MATEO, 1997: 147),
ni en la monografía de PASTOR &
Airopsis tenella (Cav.) Ascherson & VALDÉS (1983: 53) ni el la flora de
Graebn. BOLÒS & VIGO (2001: 104).
VALENCIA: *ADEMUZ, 30TXK4351,
Castielfabib, monte de El Rodeno, 1120 m, Armeria filicaulis Boiss.
arenales húmedos, 27-VI-2004, G. Mateo, J. VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK
Fabado, C. Torres (VAL). 8817, Andilla, pr. altos del Rebalsador, 1490
Planta rara en el territorio valenciano, m, matorral despejado en cresta venteada
conocida sobre todo de las zonas costeras sobre calizas, 22-VII-2004, G. Mateo & C.
Torres (VAL).
(cf. BOLÒS & VIGO, 2001: 491), que no

57
Flora Montiberica 28 (2004)

Planta de distribución principalmente hacia el interior. La mayor parte de las


bética, que se conocía en las zonas centro- menciones en Valencia corresponden a las
occidentales de la provincia, siempre al comarcas litorales, no habiendo obser-
sur del Turia (cf. BOLÓS, FONT & vado ninguna cita para esta comarca.
VIGO, 2001: nº 2644), entre la Plana de
Utiel y el Valle de Ayora, que alcanza los Hieracium pulmonaroides Vill.
límites con las de Cs y Te, donde no se *VALENCIA: LOS SERRANOS, 30SXK
conoce. 8612, Andilla, pr. La Pobleta, 860 m, medios
ribereños, 22-VII-2004, G. Mateo & C. Torres
(VAL ).
Asphodelus aestivus Brot.
VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK Hemos detectado un ejemplar aislado,
5311, Tuéjar, altos del Picarcho, 1.200 m, con características intermedias entre H.
claros de pinar-melojar sobre rodeno, 12-IX- amplexicaule L. y H. murorum L. (o H.
2004, G. Mateo, C. Torres & J. Fabado glaucinum Jordan), que debe atribuirse a
(VAL). este taxon, muy mal estudiado y poco
Planta característica de medios silí- conocido en España, que sólo se había
ceos de montaña, con óptimo en comuni- mencionado para Castellón dentro de la
dades de melojar y sus orlas, que resulta Comunidad Valenciana (cf. MATEO &
muy rara en Valencia. Sólo se había indi- CRESPO, 2003).
cado para la provincia en zonas cercanas
de la Plana de Utiel (GARCÍA NAVA- Iberis saxatilis L. subsp. saxatilis
RRO, 2003. 461) y norte del Rincón de VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK
Ademuz (MATEO, 1997: 148). 8817, Andilla, pr. altos del Rebalsador, 1490
m, matorral despejado en cresta venteada
Epipactis palustris (L.) Crantz sobre calizas, 22-VII-2004, G. Mateo & C.
VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK Torres (VAL ).
8513, Andilla, pr. fuente de la Tejería, 950 m, Es una planta enana de zonas eleva-
márgenes de arroyo sobre sustrato calizo, 22- das, con óptimo oromediterráneo, que
VII-2004, G. Mateo & C. Torres (VAL ). presenta una curiosa distribución ibérica
Importante población de la especie, en forma de Z, con el brazo superior
con gran número de ejemplares en plena pirenaico, el inferior bético y el diagonal
floración a mediados de julio, que nos en el Sistema Ibérico (cf. LUCEÑO &
sirve de base para confirmar la presencia MORENO, 1985: 454). Llega a alcanzar
de esta especie sólo conocida para Caste- las cumbres calcáreas del interior de las
llón dentro de la Comunidad Valenciana. tres provincias valencianas, por lo que era
No figuraba como existente en la provin- muy previsible su llegada a las partes más
cia en las obras de síntesis recientes (BO- altas de Los Serranos.
LÒS & VIGO, 2001: 609; SERRA & al.,
2001: 69; MATEO & CRESPO, 2003: Lythrum thymifolia L.
437). VALENCIA: *ADEMUZ, 30TXK4351,
Castielfabib, monte de El Rodeno, 1120 m,
Hibiscus trionum L. arenales húmedos, 27-VI-2004, G. Mateo, J.
VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK Fabado, C. Torres (VAL).
5616, Aras de Alpuente, valle del Turia pr. La Pequeña hierba propia de arenales hú-
Rebollosa, 580 m, campos de regadío, 12-IX- medos, que sólo se conocía para Valencia
2004, G. Mateo, C. Torres & J. Fabado de las lagunas de Sinarcas y la Albufera
(VAL). (cf. MATEO, 1983: 63, BOLÒS, FONT,
Mala hierba de origen exótico, en pro- PONS & VIGO, 1997: nº 1156; MATEO
ceso de naturalización desde la costa & CRESPO, 2003: 255).

58
G. MATEO & al.: Adiciones a la flora de Los Serranos y Ademuz (Valencia)

Odontites viscosus (L.) Clairv. subsp. Potentilla x zapateri Pau (P. cinerea x
viscosus P. neumanniana)
*VALENCIA: LA PLANA DE UTIEL, *VALENCIA: LOS SERRANOS, 30SXK
30SXK50, Sinarcas, hacia monte Picarcho, 8817, Andilla, pr. altos del Rebalsador, 1490
1180 m, rodenos, 2-XI-1992, E. García (VAB m, matorral despejado en cresta venteada
900136). LOS SERRANOS, 30SXK5311, sobre calizas, 22-VII-2004, G. Mateo & C.
Tuéjar, collado de las Cruces, 1100 m, pinar- Torres (VAL ).
melojar sobre rodenos, 12-IX-2004, G. Mateo, Previsible híbrido, no indicado hasta
C. Torres & J. Fabado (VAL). 30SXK81, An- ahora en Valencia, descrito en la vecina
dilla, La Pobleta, 4-IX-1983, A. Aguilella provincia de Teruel, donde resulta mucho
(VAL 09038). ADEMUZ, 30TXK5833, Pue- más frecuente en medios calizos elevados
bla de San Miguel, alrededores, 1160 m, 25-
y despejados, donde conviven sus exten-
IX-1988, G. Mateo (VAB 883483). 30TXK
6033, Id., barranco de la Cañada de Jorge, didos parentales.
1240 m, orla de pinar negral, 10-IX-2004, J.
Fabado (VAL). Rosa pimpinellifolia L. subsp. pimpi-
En la mayor parte de las revisiones de nellifolia
síntesis recientes, se había considerado VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK
que la representación de la especie en esta 5311, Tuéjar, Collado de las Cruces, 1.140 m,
claros de pinar-melojar sobre rodeno, 12-IX-
provincia y las cercanas se concretaba a la
2004, G. Mateo, C. Torres & J. Fabado
subsp. australis (Boiss.) Jahand. & Maire
(VAL). ADEMUZ, 30TXK3640, Castielfabib,
(= O. hispanicus Boiss. & Reuter), de Arroyo Cerezo, umbría de El Cabezo, 1420 m,
óptimo meridional; pero, tras analizar el 16-VII-2004, J. Fabado (VAL).
estudio de RICO & ROMERO (in LÓPEZ El tipo de la especie no se menciona de
SÁEZ & al., 2002) hemos revisado el Valencia ni en Flora iberica (CASTROVIEJO
material depositado en VAL y deducido & al., 1998) ni en la última edición del manual
que ambos taxones conviven en esta zona, de flora valenciana (MATEO & CRESPO,
siendo más frecuente el tipo para las pro- 2003), aunque sí existen diversas menciones a
la especie s.l. (cf. AGUILELLA, 1985; 386;
vincias de Cs, V y Te; mientras que se
MATEO, 1997: 109), que parece que corres-
invierte el resultado en las vecinas pro-
pondían a la subsp. myriacantha (cf. BOLÒS
vincias de A y Cu, donde parece más & VIGO, 1984: 357; BOLÒS, FONT & al.,
extendida la subespecie meridional. 1995: nº 682). Añadimos este par de nuevas
localidades a la que aportábamos en reciente
Ophioglossum vulgatum L. comunicación (MATEO, TORRES & FA-
*VALENCIA: LOS SERRANOS, 30SXK BADO, 2004b: 13).
8916, Andilla, pr. fuente de Matamachos, 1160
m, reguero húmedo calizo, 22-VII-2004, G. Rosa pimpinellifolia L. subsp. myria-
Mateo & C. Torres (VAL ). cantha
Importante hallazgo de un helecho tan VALENCIA: ADEMUZ, 30TXK3444,
raro y singular, que amplía de forma sig- Castielfabib, muela de Arroyo Cerezo, 1450
nificativa su área valenciana. Sólo se m, umbría caliza, 15-VI-1988, G. Mateo,. J.R.
conocía para la flora valenciana en las Nebot & C. Fabregat (VAB 882163). 30TXK
sierras interiores de Castellón, a través de 4351, Castielfabib, monte de El Rodeno, 1120
unos cuantos puntos del área maestra- m, pinar sobre rodenos, 27-VI-2004, G. Ma-
teo, J. Fabado, C. Torres (VAL). 30TXK53,
cense (cf. IBARS & al., 1999: 104). Re-
Puebla de San Miguel, 1150, orla caducifolia,
cientemente se había detectado en zonas
30-V-1986, G. Mateo (VAL s/n). LOS SE-
cercanas a la aquí mencionada, de la Sie- RRANOS, 30SXK81, Andilla, hacia Canales,
rra de El Toro (ANDRÉS, CASTELLÓ & 8-VI-1983, A. Aguilella (VAL 42103).
SARASA, 2001: 249). Se indica su presencia en Valencia, de
modo más o menos indirecto, en las cua-

59
Flora Montiberica 28 (2004)

tro obras de síntesis citadas en el apartado TROVIEJO & al., 1998) no se alude a
anterior, pero no conocemos ninguna este taxon. Sin embargo la descrición de
mención expresa de localidad concreta, R. valentinus Pau (válidamente publicado,
por lo que ofrecemos las que hemos loca- cf. PAU, 1889: 29) y el material recolec-
lizado entre las colecciones del herbario tado de R. segobricensis Pau (nomen un-
VAL, referidas a las comarcas en estudio. dum), parecen atribuibles al híbrido aquí
indicado, tal como se recoge en la tesis
Rosa rubiginosa L. doctoral de M.B. CRESPO (1989: 123).
*VALENCIA: LOS SERRANOS, 30SXK
5311, Tuéjar, altos del Picarcho, 1.200 m, cla- Rubus vigoi R. Roselló, Peris & Stübing
ros de pinar-melojar sobre rodeno, 12-IX- VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK
2004, G. Mateo, C. Torres & J. Fabado 5311, Tuéjar, Collado de las Cruces, 1.150 m,
(VAL). claros de pinar-melojar sobre rodenos, 12-IX-
Aparece acantonada en medios umbo- 2004, G. Mateo, C. Torres & J. Fabado
sos silíceos frescos, en condiciones poco (VAL).
frecuentes para esta provincia, donde no No debe faltar en los afloramientos si-
se menciona como existente en las obras líceos algo húmedos de las sierras inte-
de síntesis consultadas (BOLÓS & VIGO, riores de la provincia, aunque hasta ahora
1984; 368; CASTROVIEJO & al., 1998: sólo se había indicado del extremo norte
182; MATEO & CRESPO, 2003: 306). del Rincón de Ademuz (MATEO & TO-
RRES, 2003: 24).
Rosa tomentosa Sm.
VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK Scandix australis subsp. microcarpa
5311, Tuéjar, altos del Picarcho, 1.180 m, (Lange) Thell.
claros de pinar sobre rodeno, 12-IX-2004, G. VALENCIA: *ADEMUZ, 30TXK6036,
Mateo, C. Torres & J. Fabado (VAL). Puebla de San Miguel, barranco de la Hoz,
Sólo la hemos visto mencionada para 1400 m, pastizales anuales subnitrófilos, 26-
Valencia en la localidad de Olocau, en la VI-2004, G. Mateo, J. Fabado & C. Torres
Sierra Calderona (MATEO, CRESPO & (VAL).
NEBOT, 1987: 156), pero seguramente No se indica para la comarca en el
estará bastante más extendida. catálogo de su flora (MATEO, 1997:126).
Es planta rara en Valencia, pero esparcida
Rubus caesius x ulmifolius por diferentes zonas de la provincia.
*VALENCIA: ADEMUZ, 30TXK4345,
Castielfabib, valle del río Ebrón pr. Cuesta del Silene vulgaris subsp. glareosa (Jor-
Rato, 980, bosque ribereño, 26-VI-2004, G. dan) Marsden-Jones & Turrill
Mateo, J. Fabado & C. Torres (VAL). *VALENCIA: ADEMUZ, 30TXK6036,
Tenemos que constatar la presencia de Puebla de San Miguel, barranco de la Hoz,
ejemplares con características claramente 1400 m, glera caliza, 26-VI-2004, G. Mateo, J.
intermedias entre estas dos frecuentes Fabado & C. Torres (v.v.). 30TXK6033, Id.,
especies, a lo largo de las riberas de los barranco de la Cañada de Jorge, 1240 m, glera
caliza, 10-IX-2004, J. Fabado (VAL).
ríos principales de la cuenca del Turia;
aunque concretado a través de una men- Las poblaciones detectadas en las gle-
ción precisa donde resultaba especial- ras calizas de umbría, en las zonas eleva-
mente clara esta particularidad. Pese a su das del extremo oriental del Rincón pue-
extensión, por esta zona, el resto de la den atribuirse sin gran dificultad a este
Comunidad Valenciana y -seguramente- taxon, que no se había indicado en la
de gran parte de la Península, en la re- comarca ni en el conjunto de la provincia
ciente monografía del género (cf. CAS- de Valencia (cf. CASTROVIEJO & al.,
1990: 402; MATEO & CRESPO, 2003:

60
G. MATEO & al.: Adiciones a la flora de Los Serranos y Ademuz (Valencia)

78). Sus hojas son bastante reducidas, de LÓPEZ SÁEZ, J.A., P. CATALÁN & Ll
menos de 2 cm de largo y cerca de 5 mm SÁEZ (2002) Plantas parásitas de la pe-
nínsula Ibérica e Islas Baleares. Ed.
de ancho, siendo finos los tallos y termi-
Mundi-Prensa. Madrid.
nados en un dicasio simple.
LUCEÑO, M. & M. MORENO (1985) Nueva
cita de Iberis saxatilis L. subsp. saxatilis.
Viola canina L. Anales Jard. Bot. Madrid 41(2): 453-454.
VALENCIA: *LOS SERRANOS, 30SXK MATEO, G. (1983) Estudio sobre la flora y
5311, Tuéjar, altos del Picarcho, 1.200 m, vegetación de las sierras de Mira y Tala-
oquedades umbrosas en rodenos, 12-IX-2004, yuelas. ICONA. Monografías, 31. Madrid.
G. Mateo, C. Torres & J. Fabado (VAL). MATEO, G. (1989) De flora valentina, III.
Planta propia de bosques silíceos um- Anales de Biol. 15 (Biol. Veg. 4): 153-158.
brosos y húmedos, que sólo se había indi- MATEO, G. (1997) Catálogo de plantas vas-
cado para esta provincia en el extremo culares del Rincón de Ademuz (Valencia).
norte del Rincón de Ademuz (MATEO & Mongr. Jard. Bot. Valencia, 2.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (2003) Manual
TORRES, 2003: 25).
para la determinación de la flora valen-
ciana. 3ª ed. Valencia.
MATEO, G., M.B. CRESPO & J.R. NEBOT
BIBLIOGRAFÍA (1987) Fragmente chorologica occidenta-
lia, 928-950. Anales Jard. Bot. Madrid
AGUILELLA, A. (1985) Flora y vegetación 44(1): 155-157.
de la Sierra del Toro y Navas de Torrijas MATEO, G. & C. TORRES (2003) Adiciones
(Estribaciones sudorientales del Macizo al catálogo de la flora de las comarcas va-
del Javalambre). Tesis doctoral. Univer- lencianas de Ademuz y Los Serranos, I.
sidad de Valencia. Flora Montib. 24: 19-26.
ANDRÉS, J.V., A.J. CASTELLÓ & N. SA- MATEO, G., C. TORRES & J. FABADO
RASA (2001) Nuevas localidades de (2003) Adiciones al catálogo de la flora de
Ophioglossum vulgatum L. en la Comuni- las comarcas valencianas de Ademuz y
dad Valenciana. Acta Bot. Malac. 26: 249- Los Serranos, II. Flora Montib. 25: 10-23.
251. MATEO, G., C. TORRES & J. FABADO
BOLÒS, O. de, X. FONT, X. PONS & J. (2004a) Adiciones al catálogo de la flora
VIGO (1995, 1997, 2001) Atlas corològic de las comarcas valencianas de Ademuz y
de la flora vascular dels Països Catalans, Los Serranos, III. Flora Montib. 26: 55-61.
5, 7 y 11. Inst. Estud. Catalans, secc. Cièn. MATEO, G., C. TORRES & J. FABADO
Biol. (2004b) Adiciones al catálogo de la flora
BOLÒS, O. & J. VIGO (1984-2001) Flora de las comarcas valencianas de Ademuz y
dels Països Catalans. Vol. 1-4. Ed. Bar- Los Serranos, IV. Flora Montib. 27: 8-14.
cino. Barceloma PASTOR, J. & B. VALDÉS (1983) Revisión
CASTROVIEJO, S. & al. (eds.) (1990-98) del género Allium (Liliaceae) en la penín-
Flora iberica. Vol. 2 y 6. Real Jardín Bo- sula Ibérica e Islas Baleares. Public. Univ.
tánico. CS IC. Madrid. Sevilla.
CRESPO, M.B. (1989) Contribución al estu- PAU, C. (1889) Notas botánicas a la flora
dio florístico, fitogeográfico y fitosocioló- española. Vol. 3. Segorbe.
gico de la Serra Calderona (Valencia-Cas- SERRA, L., C. FABREGAT, J.J. HERRERO-
tellón). Tesis doctoral. Univ. de Valencia. BORGOÑÓN & S. LÓPEZ UDIAS
GARCÍA NAVARRO, E. (2003) Plantas de la (2000) Distribución de la flora vascular
Plana de Utiel. Valencia. endémica, rara o amenazada en la Comu-
IBARS, A., J.J. HERRERO-BORGOÑÓN, E. nidad Valenciana. Generalitat Valenciana.
ESTRELLES & I. MARTÍNEZ (1999) Valencia.
Helechos de la Comunidad Valenciana.
Consellería de Medio Ambiente. Genera- (Recibido el 5-X-2004)
litat Valenciana. Valencia.

61
Flora Montiberica 28: 62-65 (XII-2004)

UNA NUEVA LOCALIDAD VALENCIANA DE SILENE PSEU-


DOATOCION DESF. (CARYOPHYLLACEAE)

Miguel GUARA REQUENA*, Pedro Pablo FERRER GALLEGO* , & Carlos


AUÑÓN GIRÓN**

*Universitat de València. Departament de Botànica. Facultat de Ciències Biològiques.


Avda. Dr. Moliner 50, E-46100-Burjassot (Valencia). Miguel.Guara@uv.es;
**Calle 8, 75, E-46182-La Canyada-Paterna (Valencia).

RESUMEN : Se cita por primera vez para la provincia de Valencia la presencia de


Silene pseudoatocion Desf. Se comentan algunas de sus características morfológicas.

SUMMARY: Silene pseudoatocion Desf. is reported for the first time from the Valen-
cia province. Some morphological characteristics are commented.

INTRODUCCIÓN ARÁN, 1996, 1998; DE LA CRUZ & al.,


El género Silene L. está representado 1998) también escasa y localmente citada.
en la flora valenciana por 34 taxa con- La primera noticia de la presencia de
siderando hasta el rango subespecífico S. pseudoatocion Desf. en tierras valen-
(MATEO & CRESPO, 2003), de los que cianas se debe a MATEO, NEBOT &
ocho están catalogados como endémicos, GÜEMES (1988), que la citaron de pasti-
raros o amenazados y recogidos en alguno zales subnitrófilos litorales en la Dehesa
de los grupos (Tabla 1) que SERRA et al. de Campoamor (Torrevieja, Alicante). Y
(2000) consideran a partir de trabajos la segunda noticia de su presencia, a
precedentes (LAGUNA, 1994; 1998). No CRESPO, MANSO & GÜEMES (1989),
obstante, en la flora valenciana se pre- nueve meses después, que dieron dos
sentan muchas especies de este género, nuevas localidades, una para la provincia
que si bien son raras o muy raras, no se de Castellón (Vinaroz) y la otra para la
encuentran bajo amenaza. Sin embargo, provincia de Murcia (Monteagudo), tam-
Silene pseudoatocion Desf., de la que sólo bién en ambientes subnitrófilos.
se conocen dos poblaciones en territorio La presencia de esta especie había
valenciano y escasas citas en el resto de la sido presumida para Valencia o Murcia
Península Ibérica, no consta en propuesta por WILLKOMM & LANGE (1880: 670)
ni catálogo, ni se ha pensado una figura que no la habían visto, si bien posterior-
que recoja su estado o interés de conser- mente WILLKOMM (1893: 331) recoge
vación, a pesar de que se trate de especies la cita de PÉREZ LARA (1891) de Jerez
naturalizadas, como sucede con Gypso- (Cádiz), y que años después volviera a
phila pilosa Hudson (ESTEVE, 1972; reseñar este último autor (PÉREZ LARA,
ALCOBER & GUARA, 1985; ASCASO 1896). Sin embargo, CHARTER &
& PEDROL, 1987; DE LA TORRE, AL- WALTERS (1964) dudaron de su presen-
CARAZ & SERRA, 1996; MATEO & cia en el sur de la Península, aunque sí la

62
Flora Montiberica 28 (2004)

aceptaron para la isla de Mallorca, sólo MATERIAL Y MÉTODOS


referida de las montañas de Artá, donde
aparece en márgenes de caminos y lechos El material herborizado fue debida-
de barrancos (SAEZ & ROSSELLÓ, mente prensado y etiquetado, quedando
2001). BOLÒS & VIGO (1990) recogen depositado en el Laboratorio de Ecología
su presencia en Mallorca y en Alicante, Vegetal del Departamento de Botánica de
mientras que la confirmación de su pre- la Universidad de Valencia.
sencia en tierras andaluzas (Aracena y Posteriormente han sido recolectadas
Campiña Baja) se debe a VALDÉS, TA- semillas maduras de cápsulas abiertas,
LAVERA & FERNÁNDEZ-GALIANO conservándose en condiciones asépticas
(1987) donde la refieren de pastizales y tipificadas en frigorífico (ISTA, 2004) pa-
campos de cultivo sobre sustrato calcáreo. ra posteriores ensayos de germinabilidad
TALAVE-RA (1990) recoge todas estas y estudios cariológicos.
citas ibéricas indicando su presencia de Tras una primera derterminación con
modo natural en las provincias de Ali- Flora iberica (TALAVERA, 1990) se
cante, Cádiz, Huelva, Mallorca y Sevilla, realizó una contrastación con otras obras
y de modo naturalizado o adventicio en (véase las referencias incluidas en el apar-
las de Castellón y Murcia. En esta última tado bibliográfico) comparándose con el
provincia ha sido referida de otras loca- material depositado en el Herbario VAB
lidades, que cultivada como ornamental se de la Universitat de València que se re-
naturaliza ampliamente en prados terofí- seña a continuación:
ticos sobre suelos arenosos (SÁNCHEZ Argelia: Wilaya de Chlef, ex El-Asnam;
& al., 1998), y recientemente, también ha Teniet-el-Had, à l'entrée nord, 1100m, 19-V-
sido citada en Villanueva de la Jara 1989, Pentes d'éboulis schisteux. A. Dubuis
(VAL 21131).
(Cuenca) en pinares sobre arenas por MA-
España: ALICANTE: 30SXG99, Ori-
TEO & ARÁN (2000).
huela; Dehesa de Campoamor, 8-III-1987, G.
QUÉZEL & SANTA (1962) señalaron Mateo (VAL 56722 ex VAB-871713).
que se trataba de un taxon propio de bos- CASTELLÓN: 30SBE88, Vinaroz, 2-V-
ques aclarados y rocallas de distribución 1988, M.B. Crespo & M.L. Manso (VAL
íbero-mauritana, que MAIRE (1963) am- 58088 ex VAB-881207).
plió a los derrubios de las montañas y CUENCA: 30SWJ8864, Villanueva de la
acantilados marítimos, tanto húmedos co- Jara, hacia Casasimarro, 780 m, 30-IV-2000,
mo semiáridos, sobre sustrato calcáreo y pinar sobre arenas, G. Mateo GM 13222 (VAL
42245).
silíceo, explicitando su distribución a te-
MURCIA: 30SXH6610, Monteagudo,
rritorios argelinos de las montañas del
base del Castillo de Larache, 70 m, 22-III-
Tell, las Planicies Altas y del litoral ora- 1988, herbazal subnitrófilo, M.L. Manso, M.B.
nés hasta Marruecos, como han reseñado Crespo & J. Güemes (VAL 34524). 30SXH
VALDÉS & al. (2002) para el Rif (M a- 6610, Monteagudo, 70 m, 20-III-1988, herba-
rruecos). zal subnitrófilo, M.L. Manso, M.B. Crespo &
En el presente artículo se comunica el J. Güemes (VAL 11253).
hallazgo de Silene pseudoatocion en una
localidad de la provincia de Valencia,
comentando algunas de sus características RESULTADOS Y DISCUSIÓN
morfológicas discriminatorias más desta-
cables, así como su comportamiento eco- Silene pseudoatocion Desf., Fl.
lógico. Atlant. 1 : 353 (1798)
*VALENCIA: 30SYJ7178, Paterna, La
Cañada, alcorque en la vía pública, con Ligus-

63
M. GUARA & al.: Una nueva localidad valenciana de Silene pseudoatocion Desf.

trum lucidum, creciendo entre césped de gra- Su presencia en la localidad aportada


ma, 28-V-2004, C. Auñón, P.P. Ferrer & M. había sido observada desde hace dos años,
Guara . si bien hasta la fecha no se había herbori-
Se trata de una especie anual de porte zado en condiciones. Se debe con toda
pequeño a mediano (11,5-12 cm) de tallos probabilidad a ejemplares escapa-dos de
erectos que se ramifican desde la base, algún ajardinamiento próximo, aunque no
glabros en la parte inferior, con pelos se ha confirmado hasta el momento. Dada
retrorsos en la media y densamente glan- su utilización en jardinería, no sería de
dulosos-pubescentes en la superior. Hojas extrañar que aparecieran pequeñas pobla-
obtusas algo mucronadas, de haz pubes- ciones naturalizadas en ambientes antropi-
cente y envés glabro; las inferiores espa- zados periurbanos o, en campos de culti-
tuladas y las superiores de ovadas a elípti- vos y/o jardines próximos a urbanizacio-
cas. Flores dispuestas en dicasios poco nes.
aparentes. Brácteas (11-12 mm) de ovadas
a lanceoladas, agudas, a veces con el
BIBLIOGRAFÍA
margen glanduloso-ciliado. Pedicelo de
las flores centrales dicasiales (porción in- ALCOBER, J. & M. GUARA (1985) Gypso-
ferior de la inflorescencia) densamente phila pilosa Hudson en la provincia de Va-
glanduloso-pubescente. Cáliz (15-16 mm) lencia. Anales Jard. Bot. Madrid 41(2): 452-
densamente glanduloso-pubescente con 453.
10 nervios rojizos anastomosados en su ASCASO, J. & J. PEDROL (1987) Fragmenta
porción superior entre los dientes, de elíp- chorologica occidentalia, 1017-1022. Anales
Jard. Bot. Madrid 44(1): 164.
ticos a triangular-lanceolados, poco o na-
BOLÒS, O. DE & J. VIGO (1990) Flora dels
da agudos, y ciliados. Limbo de los péta-
Països Catalans. Vol. 2. Ed. Barcino, Bar-
los (8-9 mm) ovado, entero o algo ligera- celona.
mente emarginado, de rosa oscuro a púr- CHARTER A. O. & S. M. WALTERS (1964)
pura (en seco); lígula corolina bipartida Silene L. In T. G. TUTIN & al. (Eds)
sol-dada con sus vecinas. Carpóforo (8-9 Flora Europaea. Vol. 1: 158-181. Cam-
mm) pubescente. Cápsula (7 mm) ovoi- bridge.
dea. Semillas subovoideas, tuberculadas, CRESPO, M.B., M.L. MANSO & J. GÜE-
de caras convexas, con cavidad subasal, MES (1989) Nuevas localidades ibéricas
de Silene pseudoatocion Desf. (Caryo-
dorso ancho y plano.
phyllaceae). Anales Jard. Bot. Madrid
Esta es la primera vez que se cita para
45(2): 574.
la provincia de Valencia, atendiendo a la DE LA CRUZ, M., J. REJOS, C BARTO-
información recopilada y pliegos obser- LOMÉ & J. ÁLVAREZ (1998) Fragmenta
vados en el herbario VAB. Las dimensio- chorologica occidentalia, 1017-1022. Anales
nes indicadas se corresponden con el ma- Jard. Bot. Madrid 56(1): 144.
terial herborizado en la nueva localidad, DE LA TORRE, A., F. ALCARAZ & L. SE-
quedando dentro de los márgenes (Proxy- RRA (1996). Aportaciones a la flora alican-
mos a los límites inferiores) de variabili- tina (SE de España), II. Anales Biol. 21: 73-
80.
dad reconocida para la especie. Los plie-
ESTEVE CHUECA, F. (1972). Vegetación y
gos correspondientes a las otras localida-
flora de las regiones central y meridional de
des valencianas presentan un porte algo la provincia de Murcia. Murcia.
mayor y más ramificado, aunque con di- ISTA (2004) International Rules for Seed
mensiones semejantes. Este porte más pe- Testing. International Seed Association.
queño concuerda con el apuntado para los LAGUNA, E. (Coord.) (1994) Flora endé-
ejemplares naturalizados en la provincia mica, rara o amenazada de la Comunidad
de Murcia (SÁNCHEZ & al., op. cit.) y Valenciana. Generalitat Valenciana, Con-
con el pliego de la localidad conquense. selleria de Medi Ambient. Valencia.

64
Flora Montiberica 28 (2004)

LAGUNA, E. (Coord.) (1998) Flora endé- SAEZ, L. & J. A. ROSSELLO (2001) Llibre
mica, rara o amenazada de la Comunidad Vermell de la Flora Vascular de les Illes
Valenciana. Generalitat Valenciana, Con- Balears. Conselleria de Medi Ambient,
selleria de Medio Ambiente. Valencia. Palma de Mallorca.
MAIRE, R. (1963) Flore de l’Afrique du Nord. SÁNCHEZ, P. & al. (1998) Flora de Murcia.
Volume X . Paul Lechevalier, Paris. Claves de identificación e iconografía de
MATEO, G. & V. J. ARÁN (1996) Nuevos plantas vasculares. 2ª edición. Murcia.
datos sobre la flora de la provincia de SERRA, L. & al. (2000) Distribución de la
Cuenca, III. Flora Montib. 3: 92-96. flora vascular endémica, rara o amena-
MATEO, G. & V. J. ARÁN (1998) Nuevos zada en la Comunidad Valenciana. Gene-
datos sobre la flora de la provincia de ralitat Valenciana, Conselleria de Medio
Cuenca, VI. Flora Montib. 9: 28-36. Ambiente. Valencia.
MATEO, G. & V. J. ARÁN (2000) Nuevos TALAVERA, S. (1990) Silene. In S. CAS-
datos sobre la flora de la provincia de TROVIEJO & al. (Eds) Flora iberica. Vol.
Cuenca, XII. Flora Montib. 16: 10-18. 2: 313-406. Real Jardín Botánico. Madrid.
MATEO, G. & M. B. CRESPO (2003) Ma- VALDÉS, B, M. REJDALI, A. ACHHAL EL
nual para la determinación de la flora KADMIRI, S. L. JURY & J. M. MONT-
valenciana. 3ª Edición. Valencia. SERRAT (Eds.) (2002) Catalogue des
MATEO, G., J. R. NEBOT & J. GÜEMES plantes vasculaires du nord de Maroc. Vol.
(1988) Algunas Caryophyllaceae nuevas 1. Madrid.
para la provincia de Alicante. Anales Jard. VALDÉS, B., S. TALAVERA & E. FER-
Bot. Madrid 45(1): 360. Madrid. NÁNDEZ-GALIANO (1987) Flora Vas-
PÉREZ LARA, J. M. (1891) Adiciones a la cular de Andalucía Occidental. Vol. 1.
flórula gaditana. Actas Soc. Esp. Hist. Nat. Ketrés Ed. Barcelona.
20(1): 2-3. WILLKOMM, M. (1893) Supplementum
PÉREZ LARA, J. M. (1896) Flórula gaditana. Prodromi Florae Hispanicae. Stuttgart.
Pars quinta. (Continuación). Anales Soc. WILLKOMM, M. & J. LANGE (1880) Pro-
Esp. Hist. Nat. 25(2): 173-222. dromus Florae Hispanicae. Vol. 3. Stutt-
QUEZEL, P. & S. SANTA (1962) Nouvelle gart.
flore de l’Algérie, et des régions déserti-
ques méridionales. Tome I. Centre Natio-
nal de la Recherche Scientifique, Paris. (Recibido el 13-IX-2004)

Tabla 1
Grado de amenaza y abundancia de las especies del género Silene L: consideradas entre los
grupos de la flora rara, endémica o amenazada de la Comunidad Valenciana (C.V.)
Grupo 1 Especie Amenaza 2 Abundancia 3
A: Endemismos exclusivos de la C.V. S. diclinis EN Muy rara
B: Endemismos de la C.V. y de terri- S. cambessedesii CR Muy rara
torios limítrofes S. hifacensis CR Muy rara
C: Endemismos íberolevantinos o S. legionensis LRlc Rara
ibéricos S. mellifera LRlc Media
S. nicaensis NE Muy rara
D: Plantas raras en la C.V. S. otites NE Muy rara
S. viridiflora NE Muy rara
1
SERRA et al. (2000); 2LAGUNA (1994; 1998); 3MATEO & CRESPO (2003)

65
Flora Montiberica 28: 66-67 (XII-2004)

NUEVA POBLACIÓN DE BONETERO DE HOJA ANCHA


EUONYMUS LATIFOLIUS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

Sergio Ovidio PINEDO VALERO, Estrella ALFARO SÁIZ** & Pablo


MARTÍN ATANCE*
*Centro de Investigación Agraria Albaladejito. Ctra. Toledo-Cuenca, km 174. 16001-Cuenca.
**Paseo San Antonio, 10 1º derecha. 16004-Cuenca.

RESUMEN: Se comunica la presencia de una nueva localidad de bonetero de


hoja ancha (Euonymus latifolius L.) en la península Ibérica. Se trata de la quinta
población de este escaso arbusto conocida en todo el territorio nacional y de la
primera presente en Castilla-La Mancha y en la provincia de Cuenca.

SUMMARY: A new population of the endangered plant broad-leaved spindle


tree (Euonymus latifolius L.) is cited. This is the first population found in the
Cuenca province and in Castilla-La Mancha region, while is the fifth record in
Spain.

Euonymus latifolius (L.) Miller tes de la provincia, siendo esta última la


CUENCA, 30TWK889318, Cuenca, Sie- población de bonetero de hoja ancha
rra de Los Palancares, 1215 m, paredones ca- mejor conservada que se conoce hasta el
lizos umbrosos, 16-X-2003, S.O. Pinedo (MA momento (GONZÁLEZ CANO & al.,
706711). 2001). A su vez, estas poblaciones están
El bonetero de hoja ancha (Euonymus compuestas por varios núcleos poblacio-
latifolius) es un arbusto de unos 2-3 me- nales o localidades, las de Cazorla-Se-
tros de altura. Junto con la sabina de Car- gura en Jaén están compuestas por siete
tagena (Tetraclinis artículata) y el carpe núcleos, mientras que en Javalambre se
(Carpinus betulus), es el arbusto elevado han encontrado dos núcleos poblaciona-
más raro que crece de forma espontánea les (BAÑARES & al., 2003)
en la península Ibérica, estando catalo- Las poblaciones de Cazorla están
gado como “en peligro de extinción” en formadas por núcleos con escasos ejem-
el Catálogo Andaluz de Especies de la plares o pies aislados y están amenazados
Flora Silvestre Amenazada (HERRERA, por la presión de los herbívoros, que im-
1999). piden la regeneración natural a partir
En la península Ibérica sólo se cono- tanto de rebrotes como de plántulas pro-
cen tres poblaciones en la Sierra de Ca- cedentes de semillas, por lo que estas
zorla (BENEDÍ, 1997) y una en la Sierra poblaciones presentes dentro del Parque
de Javalambre (Teruel), descubierta re- Natural de Cazorla, Segura y Las Villas
cientemente durante unos trabajos de han de ser controladas permanentemente,
catalogación de los bosques sobresalien- evitando el acceso de herbívoros y las

66
S.O. PINEDO & al.: Nueva población de Euonymus latifolius en la península Ibérica

colectas incontroladas (HERRERA & al., BIBLIOGRAFÍA


1999). También se ha identificado la
misma amenaza por herbívoros en las BAÑARES & al. (2003) Atlas y Libro Rojo
poblaciones de la Sierra de Javalambre, de la Flora Vascular Amenazada de Es-
no encontrándose incluidas estas pobla- paña. Dirección General de Conservación
ciones dentro de ningún espacio natural de la Naturaleza. Madrid.
protegido (BAÑARES & al., 2003). BENEDÍ, C. (1997) Euonymus L. in S. CAS-
La población de bonetero de hoja an- TROVIEJO & al. (Eds.) Flora iberica, 8:
175-179. Real Jardín Botánico. CSIC.
cha descubierta en Cuenca se encuentra
Madrid.
dentro del espacio natural protegido Mo-
GONZÁLEZ CANO J.M. & al. (2001) In-
numento Natural de Palancares y Tierra ventario abierto de los bosques singulares
Muerta, en las paredes calizas de una de del sector sureste de la Provincia de Te-
las torcas, en una zona de difícil acceso, ruel. Publicaciones Consejo de Protección
por lo que todavía no ha sido censada la de la Naturaleza de Aragón, Serie Investi-
población, aunque ésta se estima alrede- gación.
dor de unos veinte ejemplares, habién- HERRERA, C.M. & al. (1999) Libro Rojo de
dose encontrado tanto ejemplares de gran la Flora Silvestre Amenazada de Andalu-
cía. 1: 135-137. Consejería de Medio
porte, 2-3 metros, como ejemplares jóve-
Ambiente de la Junta de Andalucía.
nes y brotes nuevos de escasos centíme-
LÓPEZ GONZÁLEZ, G.( 2001 ) Los árboles
tros. y arbustos de la Península Ibérica e Islas
Baleares. Ed. Mundi-Prensa. Madrid.
Agradecimientos:
Al profesor Ginés López González, (Recibido el 21-X-2004)
del Real Jardín Botánico de Madrid, por
la revisión de los pliegos de herbario.

67
Flora Montiberica 28: 68-72 (XII-2004)

APORTACIONES AL CONOCIMIENTO DEL GÉNERO


HIERACIUM, VIII. NOVEDADES PARA ANDORRA

Gonzalo MATEO SANZ


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia

RESUMEN: Se comunica la presencia de varias especies del género Hieracium L.


en el Principado de Andorra, de las que no conocíamos referencias previas, como H. ju-
ranum Fries, H. umbrosum Jordan, H. laevigatum Willd., H. pseudoloscosianum G.
Mateo, H. saliencianum G. Mateo, H. toutonianum Zahn y H. vellereum Scheele; ade-
más de la propuesta de una nueva especie, denominada H. murcandidum G. Mateo.

SUMMARY: Several species of the genus Hieracium L. collected in Andorra


(central Pyrenees) and unknown there are commented. Also a new species, called H.
murcandidum G. Mateo, is here proposed.

INTRODUCCIÓN Parece estar bastante extendido por el


Principado, conviviendo con sus presun-
La presente nota es continuación de tos parentales H. murorum L. y H. pre-
una serie sobre el complejo género Hiera- nanthoides L., en medios forestales y pra-
cium L. (Compositae), que iniciamos hace tenses húmedos. Muestra características a
unos años (MATEO, 1988; 1990; 1994), y mitad de camino entre estas especies y la
que hemos revitalizado en los últimos subrayamos aquí, ya que no la vemos
tiempos con una serie de nuevas entregas mencionada para Andorra en la flora de
(MATEO, 2004a; 2004b, inéd.1; inéd.2) BOLÒS & VIGO (1995: 1059).
además de la presente.
Hieracium laevigatum Willd.
ANDORRA: 31TCH8513, Canillo, valle
del río Valira hacia Soldeu, 1700 m, pinar de
LISTADO DE ESPECIES P. uncinata en pendiente a norte, 18-VIII-
2004, G. Mateo (VAL 151442).
Hieracium juranum Fries Especie de amplia distribución eurosi-
ANDORRA: 31TCH7316, alto valle del beriana, que está poco citado en la Penín-
río Arinsal, pr. refugio de Coma Pedrosa, 2300
sula, posiblemente por ser atribuida al
m, pastos húmedos sobre substrato silíceo, 17-
VIII-2004, G. Mateo (VAL 151461). 31TCH cercano y mucho más extendido H. sa-
8513, Canillo, valle del río Valira hacia Sol- baudum L., del que difiere sobre todo por
deu, 1700 m, pinar de P. uncinata en pen- sus hojas claramente estrechadas en la ba-
diente a norte, 18-VIII-2004, G. Mateo (VAL se. Tampoco aparece indicado para An-
151440).

68
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Hieracium en España, VIII

dorra en la flora de BOLÒS & VIGO color pardo oscuro, con cuerpo de 3 mm y
(1995: 1123). vilano de unos 5 mm.
Discusión: Esta planta se muestra cer-
Hieracium murcandidum G. Mateo, cana a H. murorum L., por su aspecto y
sp. nova tamaño, pero presenta capítulos menores,
Holotypus: ANDORRA: 31TCH8513, con pelos estrellados abundante y con el
Canillo, valle del río Valira hacia Soldeu, 1700 receptáculo cubierto de cilios cortos y
m, pinar de P. uncinata en pendiente a norte, moderadamente abundantes, lo que evoca
18-VIII-2004, G. Mateo (VAL 151435). una necesaria hibridación con una especie
Descriptio: Planta 35-45 cm alta, erio- que le aporte este bagaje, cosa que -en el
poda vel suberiopoda. Folia basilaria (4)5- entorno estudiado- parece muy razonable
10(12) cm longa, cum petiolis dense hir- suponer sea H. candidum.Scheele. Sin
sutis (pilis subplumosis longis), elliptica, embargo no encontramos en los estudios
subintegra vel ad basim modice denticu- sobre el género ninguna alusión a especie
lata, supra intense viridia laxe hirsuta, in- con tal origen (cf. ZAHN, 1921-23; SELL
fra glaucescentia cum pilis bi-multifurca- & WEST, 1976; etc.)
tis vel stellatis. Folia caulina 1-2, simile
sed minora et angustiora. Capitulis 4-8, Hieracium pseudoloscosianum G.
longe pedunculatis, 9-12 x 7.8 mm, squa- Mateo
mis cinereis dense floccosis laxe glandu- ANDORRA: 31TCH8513, Canillo, valle
losis, alveoli minute sed dense ciliate ad del río Valira hacia Soldeu, 1700 m, pinar de
margines. Fructis cum achaenia atrofusca P. uncinata en pendiente a norte, 18-VIII-
3 mm long. et 2004, G. Mateo (VAL 151431).
Descripción: Planta medianamente La muestra presenta aspecto interme-
elevada, de 35-45 cm de altura. Cepa erió- dio entre H. candidum Scheele y H. glau-
poda o suberiópoda. Hojas en su mayoría cinum Jordan, con los que convive en el
basales, con pecíolo alargado, alcanzando mismo entorno; diferenciándose del nue-
(4)5-10(12) cm, cubierto de largos y rela- vo H. murcandidum -anteriormente men-
tivamente densos pelos simples a subplu- cionado- sobre todo por tener las hojas
mosos; limbo algo mayor, de (5)8-12(13) más recias, con pelos más rígidos y los
cm, de tendencia elíptica y poco dentadas, capítulos con pelos simples. Del tipo, que
con algunos dientes bien marcados en la describimos para el Pirineo aragonés (cf.
parte basal. Haz verde intenso con espa- MATEO, 2004a), se diferencia por ser
ciados pelos simples a subplumosos y algo más elevado y grácil, con hojas más
envés verde claro a glaucescente, con in- alargadas.
dumento similar más espaciados pelos ra-
mificados o estrellados muy finos. Hojas Hieracium muroramondii G. Mateo
caulinares 1-2, de aspecto similar a las ba- ANDORRA: 31TCH8513, Canillo, valle
sales, pero de tamaño menor y tendencia del río Valira hacia Soldeu, 1700 m, pinar de
P. uncinata en pendiente a norte, 18-VIII-
más lanceolada o linear-elíptica. Inflores-
2004, G. Mateo (VAL 151430).
cencia oligo- a pleiocéfala, con 4-8 capí-
tulos largamente pedunculados, de tama- Ejemplares con hojas más dentadas
ño reducido (7-8 mm de anchura x 9-12 que el tipo cantábrico, recientemente de-
mm de largo). Alvéolos receptaculares cu- tectado en Asturias (MATEO, ined 1), pe-
biertos de cilios cortos y relativamente ro igualmente con características de trán-
abundantes. Brácteas involucrales de co- sito entre H. murorum L. y H. ramondii
lor verde grisáceo, cubiertas de pelos es- Griseb., que deberían recibir el mismo
trellados abundantes y pelos glandulíferos nombre y que representaría la primera
más laxos, sin pelos simples. Cipselas de mención en la Cordillera Pirenaica.

69
Flora Montiberica 28 (2004)

Hieracium toutonianum Zahn ni aparece indicado para Andorra en la


ANDORRA: 31TCH7316, alto valle del flora de BOLÒS & VIGO (1995: 1087).
río Arinsal pr. refugio de Coma Pedrosa, 2300 BIBLIOGRAFÍA
m, pastos húmedos sobre substrato silíceo, 17-
VIII-2004, G. Mateo (VAL 151466). BOLÒS, O. de & J. VIGO (1995) Flora dels
Presenta características intermedias Països Catalans. Vol. 3. Ed. Barcino.
entre H. humile Jacq. y H. schmidtii Barcelona.
Tausch, resultando razonable suponerle MATEO, G. (1988) Hieracium laniferum Cav.
un origen por cruce entre ambos. Es un y especies afines en el Sistema Ibérico.
taxon descrito por ZAHN (1901: 1834) de Monogr. Inst. Piren. Ecología 4: 253-263.
MATEO, G. (1990) Contribución al cono-
los Alpes suizos, de presencia muy previ-
cimiento de las especies españolas del gé-
sible en esta zona, pero que parece no
nero Hieracium L., II. Las secciones Cas-
haber sido mencionado nunca de los Piri- tellanina y Alpicolina. Fontqueria 28: 57-
neos, la Península Ibérica o el Principado 62.
de Andorra. MATEO, G. (1994) Aportaciones al conoci-
miento del género Hieracium, III. Hiera-
Hieracium umbrosum Jordan cium alejandrei, sp. nova. Est. Mus. Cien.
ANDORRA: 31TCH8513, Canillo, valle Nat. Álava 9: 35-37.
del río Valira hacia Soldeu, 1700 m, pinar de MATEO, G. (2004a) Aportaciones al conoci-
P. uncinata en pendiente a norte, 18-VIII- miento del género Hieracium, IV. Nove-
2004, G. Mateo (VAL 151434). dades para Aragón. Flora Montib. 26: 62-
Especie muy emparentada con H 67.
MATEO, G. (2004b) Aportaciones al co-
juranum Fries, aunque más cercana a H.
nocimiento del género Hieracium, V. No-
murorum que a H. prenanthoides ,
vedades para la Cordillera Ibérica. Flora
presentada habitualmente bajo las Montib. 27: 23-31.
fórmulas de similar in-formación: MATEO, G. (Inéd.1) Aportaciones al conoci-
murorum>prenanthoides o ju- miento del género Hieracium, VI. Nove-
ranum/murorum. Como en los casos dades para la Cordillera Cantábrica. En-
anteriores, BOLÒS & VIGO (1995: 1058) viado a Bol. Cien. Natur. Inst. Estud. As-
tampoco la mencionan para el Principado turianos.
de Andorra. MATEO, G. (Inéd.2) Aportaciones al conoci-
miento del género Hieracium, VII. Hiera-
cium rioxanum, especie nueva. Enviado a
Hieracium vellereum Scheele Zubía.
ANDORRA: 31TCH8513, Canillo, valle SELL, P.D. & C. WEST (1976) Hieracium L.
del río Valira hacia Soldeu, 1700 m, pinar de
In T.G. Tutin & al. (eds.) Flora Euro-
P. uncinata en pendiente a norte, 18-VIII- paea, 4: 358-410. Cambridge Univ. Press.
2004, G. Mateo (VAL 151436). ZAHN, K.H. (1901) Hieracium L. in W.D.J.
Endemismo pirenaico, atribuido a la Koch (Ed.) Synopsis der Deutschen und
fórmula parental candidum/eriopogon, Schweizer Flora. Ed. 2. Leipzig.
siendo H. eriopogon -a su vez- de fórmula ZAHN, K.H. (1921-1923) Compositae-Hiera-
murorum/phlomoides. Al ser resultado de cium. In A. Engler (ed.) Das Pflanzen-
cruce entre especies frecuentes en la zona, reich. Regni vegetabilis conspectus. 75-82
su presencia era muy previsible, pero no (IV.280). Leipzig.
hemos detectado citas concretas anteriores
(Recibido el 29-IX-2004)

70
G. MATEO: Aportaciones al conocimiento del género Hieracium en España, VIII

Fig. 1.- Hieracium murcandidum G. Mateo, ejemplar tipo recolectado en


Canillo (Andorra)

71
Flora Montiberica 28 (2004)

Fig. 2.- Hieracium pseudoloscosianum G. Mateo, recolectado en Canillo


(Andorra)

72
Flora Montiberica 28: 73- 76 (XII-2004)

AGAVE X CAVANILLESII, NUEVO HÍBRIDO DESCUBIERTO


EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

Daniel GUILLOT ORTIZ* & Piet Van DER MEER**


*C/ La Pobleta 7, 46118-Serra (Valencia). dguillot@eresmas.com
**Camino Nuevo de Picaña s/n, 46014-Picaña (Valencia).

RESUMEN: En este artículo describimos un híbrido nuevo de origen natural


perteneciente al género Agave (fam. Agavaceae), descubierto en El Saler (Valen-
cia), Agave x cavanillesii D. Guillot & Meer (A. fourcroydes Lem. x A. decipiens
Baker).

ABSTRACT: In this article we will describe one natural taxa of Agave (fam.
Agavaceae) discovered in El Saler, Valencia (E Spain), Agave x cavanillesii D.
Guillot & Meer (A. fourcroydes Lem. x A. decipiens Baker).

INTRODUCCIÓN o levemente curvado. Dientes de color ne-


gro o rojizo o negros con banda basal ro-
Agave x cavanillesii D. Guillot & Meer jiza de 1 mm y banda amarilla de 1 mm o
ésta ausente, 3-4 mm base ensanchada y
(A. decipiens Baker x A. fourcroydes
3-4 mm de altura, 3 mm correspondiendo
Lem.)
al ápice, recurvado. Espina apical gris, 2-
Holotypus : Hs, VALENCIA, El Sa- 2´5 cm, sigmoidal, decurrente 1-2 cm,
ler, isletas, D. Guillot, 5-V–2002. (VAL.). banda basal negra, 3-4 mm seguida de 1-3
Descripción: Roseta de 1-2 m de al- mm de grosor banda rojizo-violácea. In-
tura, robusta, fuerte, con hojas levemente florescencia con brácteas similares a A.
ensiformes, banda rojiza 1 mm marginal fourcroydes, número de umbelas superior
en ocasiones presente, verde claro a gris, a 20, alternas, hemisféricas, eje curvado
ligeramente sigmoidales, 8-11 cm anchura de las inflorescencias parciales de aproxi-
x 160-200 cm de longitud, engrosada en madamente 30 cm de longitud, parte flo-
la base, 1/5 base, 4/5 cóncavas más fuer- rífera. 25-35 cm de diámetro.
temente que A. fourcroydes. Espinas mar-
ginales espaciadas 2´5-4 cm, margen recto

73
Flora Montiberica 28 (2004)

Descriptio : Planta perennis robusta, Describimos un híbrido nuevo para la


prolibus plurimis, aggregatis; rosula 1-2 flora valenciana, perteneciente al género
m, folia canaliculata, amargo fascia 1 Agave L., de origen natural, observado en
mm, margine dentado-spinosa, viridi El Saler (Valencia), que denominamos
glauco vel cinereus, mucronata, rigida, Agave x cavanillesii. En la zona se en-
crassa, basis succosa, exteriora reflexa, 8- cuentran cultivados y naturalizados desde
11 cm lat. x 160-200 long.. Spina folio- hace unos 30 años los dos posibles pa-
rum terminalis cinereus, 2-2´5 cm, recur- rentales: A. decipiens y A. fourcroydes.
vato-inflexi, fascia niger, 3-4 mm, fascia El henequén, A. fourcroydes, es una
rubescentis. Spina foliorum margo niger planta cultivada por sus fibras, domesti-
vel rubescens, basis fascia niger, 3-4 mm, cada por los mayas en época prehispánica
fascia rubescentis. Spina foliorum margo en la Península de Yucatán (COLUNGA
niger vel rubescens, basis fascia rubescens & al., 1999). Su origen se ha atribuido a
1 mm vel basis fascia 1 mm luteus et ba- A. angustifolia Haw., la única especie del
sis fascia rubescens 1 mm. Scapus curvus, género Agave L. que crece en este área
crassus, vestitas squamis alternis triangu- (COLUNGA & MAY-PAT, 1993). Su
lum, semiamplexicaulibus, 30-40 cm lon- área de cultivo se ha restringido a la pe-
gitudo x 10-12 cm latitudo, scapo adpres- nínsula de Yucatán, algunas regiones de
sis. Panicula composita, pluris 20, pedun- los estados mexicanos de Tamaulipas y
culi recurvato-inflexi, decompositi, multi- Veracruz y a Cuba; es estas tres ultimas
flori. áreas las semillas fueron introducidas de
Yucatán, siendo su propagación estricta-
mente vegetativa, por medios de rosetas
(COLUNGA & al., 1999). Cuando las flo-
res se desarrollan, el porcentaje de germi-
nación es de aproximadamente el 9 % en
el henequén (COLUNGA & al., l.c.).
Estudios previos nos desvelan que en el
pasado la diversidad del germoplasma de
este cultivar y la variación morfológica en
condiciones naturales y uniformes del
henequén y su antecesor A. angustifolia
(COLUNGA & al., 1996; COLUNGA &
MAY-PAT, 1997) eran mayores. Estos
estudios indican la perdida de evidencia
sobre la diversidad del henequén durante
la época Maya prehispánica, pero autores
como COLUNGA & al. (1999) asumen
que esta diversidad era al menos igual o
mayor que la publicada en manuales agro-
nómicos al principio del siglo XIX (RE-
GIL & PEÓN, 1853; ESPINOSA, 1860;
BOLIO, 1914). Estos manuales nos mues-
tran siete variedades de henequén y el cul-
tivo experimental de estas plantas. En el
DISCUSIÓN presente, solo tres de estas variedades son
frecuentemente cultivadas: Sac Ki, Yaax
Ki y Kitam Ki. Estudios etnobotánicos

74
D- GUILLOT & P. Van Der MEER: Agave x cavanillesii, nuevo híbrido valenciano

(COLUNGA & MAY-PAT, 1993) sugie- cm x 9-11 cm de anchura máxima, elípti-


ren que la pérdida acelerada de diversidad cas; base ligeramente engrosada en 1/5
genética ocurrió al principio de este siglo. inferior, cóncava más que en A. fourcroy-
Esta pérdida de diversidad se debió al es- des, como el híbrido en los 4/5 superiores;
tablecimiento de plantaciones extensivas margen foliar entre las espinas marginales
de Sac Ki, exclusivamente dedicado a la cóncavo, de 1´5-2 cm,. Dientes de 1´5-2
industria de la cuerda, acentuado por la mm en la base, 1-2 mm altura, sobre pro-
práctica exclusiva de propagación vegeta- minencias cortas y verdes de 1´5-2 mm de
tiva. El tipo corresponde a un ejemplar altura, con ápice negro curvado y banda
cultivado en Europa, sin especificar la lo- basal amarilla o violeta seguido de banda
calidad (BREITUNG, 1968). Para algunos amarilla como el híbrido, ápice del diente
autores (THIEDE, IN EGGLI, 2001), A. en ocasiones sigmoidal. Espina de color
fourcroydes representa un grupo polifilé- negro o negro rojizo, de 2 cm x 4-5 mm
tico de cultivares derivados independien- base ligeramente anchamente acanalada ¼
temente de A. angustifolia, y consecuente- inferior, sigmoidal, con banda violácea 1
mente el nombre A. fourcroydes, debería mm en la base, no decurrente. Brácteas de
ser abandonado y los diferentes cultivares, la inflorescencia alternas, triangular-linea-
ser nombrados bajo el nombre del proge- res como el híbrido, de aproximadamente
nitor. Los ejemplares encontrados natura- 30-40 cm x 6-7 cm de anchura en la base.
lizados en El Saler (Valencia), siguiendo Descripción de Agave fourcroydes:
a GENTRY (1982), corresponden a Sac Hojas en forma de espada, elípticas, rec-
Ki. tas, de color grisáceo, de 160-200 cm de
La especie A. decipiens Baker (= A. longitud, levemente cóncavas en la mitad
laxifolia Baker) crece espontáneamente superior, engrosadas y triangulares en la
sólo en Florida (GENTRY, l.c.), siendo el base, 1/8 inferior, el resto cóncavas, de
lectotipo tomado por Gentry una ilustra- sección en la base rómbica. Espinas mar-
ción de BAKER, bajo el nombre de A. la- ginales regulares espaciadas 3-3´5 cm, en-
xifolia. SMALL (1933) indicó que crecía tre las espinas margen ligeramente curva-
en dunas costeras y en pueblos indios do, espinas anchas (6-8 mm) en la base,
viejos. Según GENTRY (l.c.) algunas de con 4-5 mm de altura, 3 mm correspon-
las colecciones foliares de la Península de diendo al ápice, curvado, de color negro,
Yucatán se parecen a A. decipiens, pero banda marginal rojiza ligera o ausente.
las flores nos remiten estas hojas a A. Espina apical de 3-3´5 cm de longitud x
angustifolia. 6-8 mm de base, sigmoidal, gris o negruz-
Ambos taxones se encuentran encua- ca, decurrente 1 cm, ligeramente cóncava
drados en el subgénero Agave grupo Rigi- en el tercio inferior, con banda violácea
dae por GENTRY (l.c.); en la serie Rigi- de 3-5 mm en la cara inferior de la hoja.
dae, subserie Sisalanae por BREITUNG Inflorescencia 5 veces el tamaño de la ro-
(l.c.); en la sección Sisalanae por BER- seta, verde claro, con brácteas alternas,
GER (1915). Este autor, en su obra Die numerosas, parte florífera ½ del total.
Agaven (l.c.), nos muestra una fotografía Brácteas triangulares, 30-40 cm x 10-12
de A. fourcroydes correspondiente a Sac cm en la base, adpresas. Inflorescencias
Ki. en panículas superiores en número a 25,
Descripción de Agave decipiens: Ro- con numerosos hijuelos, escapo leve-
seta robusta, hojas de color verde oscuro mente curvado.
ligeramente curvadas o sigmoidales, erec- Coincide con A. fourcroydes en el ta-
tas, con la base que tiende a ser más ten- maño de la roseta, el de las hojas, la dis-
dida, como A. x cavanillesii, de 90-120 tancia entre espinas marginales, el margen

75
Flora Montiberica 28 (2004)

ligeramente curvado, el color de la espina COLUNGA, P., COELLO, J., EGUIARTE L.


apical, la espina decurrente, la morfología E., & D. PINERO (1999) Isozymatic va-
riation and phylogenetic relationships bet-
y tamaño de las brácteas. Coincide con A.
ween henequen (Agave fourcroydes) and
decipiens en la anchura foliar, color de los
its wild ancester A. angustifolia (Agava-
dientes, banda basal amarilla o violeta ceae). Amer. J. Bot. 86(1): 115-123.
seguido de banda amarilla, en el tamaño COLUNGA, P. ESTRADA-LOERA & F.
de la espina apical. Por el contrario exis- MAY-PAT (1996) Patterns of molecular
ten otros caracteres intermedios o com- variation, diversity, and domestication of
partidos con ambos, como el color de las wild and cultivated populations of Agave
hojas, anchura de la base de los dientes, o in Yucatán . México. Amer. J. Bot. 83: 126-
las bandas basales en la espina apical. 140.
COLUNGA, P. & F. MAY-PAT (1993) Agave
Difiere de A. fourcroydes: Hojas en-
studies in Yucatán. México. Past and pre-
grosadas en 1/5 basal de su longitud, el
sent germplasm diversity and uses. Econ.
resto cóncavas y más fuertemente que A. Botany. 47: 312-327.
fourcroydes; espinas marginales de 3–4 COLUNGA, P. & F. MAY-PAT (1997) Mor-
mm; espina apical más cortas. Difiere de phological variation of henequen (Agave
A. decipiens: Hojas casi el doble (160– fourcroydes, Agavaceae) germplasm and
200 cm de longitud, frente a 90–120 cm its wild ancester (A. angustifolia) under
en A. decipiens), espinas marginales más uniform growth conditions: diversity and
espaciadas (2´5–4 cm, frente a 1´5–2 cm domestication. Amer. J. Bot. 84: 1449-
1465.
en A. decipiens), espina apical de color
EGGLI, U. (2000) Illustrated Handbook of
gris con banda basal negra (negro o
Succulent plants. Monocotyledons. Sprin-
negro–rojizo con banda basal violácea en ger. Berlin.
A. decipiens). ESPINOSA, J.D. (1860) Manual de mayordo-
mos de las fincas rústicas de Yucatán .
Impr. del autor. Mérida (México).
BIBLIOGRAFÍA GENTRY; H. S. (1982) Agaves of Continental
North America.The University of Arizona
BERGER, A. (1915) Die Agaven. Verlag Von Press. Tucson.
Gustav Fischer. Jena. REGIL, J.M. & A.M. PEÓN (1853) Estadís-
BOLIO, A.J.A. (1914) Manual práctico del h- tica de Yucatán, Bol. Soc. Mex. Geogr.
enequén, su cultivo y explotación . Editorial Estadíst. 3: 237-338.
Católica. Mérida (México). SMALL, J.K. (1933) Manual of the South-
BREITUNG, A.J. (1968) The Agaves. The Eastern Flora . New York.
Cactus and Succulent Journal. Yearbook.
Abbey Garden Press. Reseda. California. (Recibido el 16-XI-2004)

76
Flora Montiberica 28: 77-79 (XII-2004)

LAVANDULA X CAVANILLESII, UN HÍBRIDO NUEVO EN LA FLORA


ALÓCTONA VALENCIANA

Daniel GUILLOT ORTIZ* & Josep Antoni ROSSELLÓ PICORNELL **


* C/. La Pobleta 7. E-46118-Serra (Valencia). 46118
**Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart 82. E-46008-Valencia.

RESUMEN: Describimos un nuevo taxón de origen híbrido, perteneciente al


género Lavandula (Labiatae), descubierto en la provincia de Castellón, L. x cavani-
llesii D. Guillot & Rosselló (L. angustifolia Mill. x L. dentata).

ABSTRACT: We describe one new taxa that belongs to the Lavandula L. genus
(Labiatae), L. x cavanillesii D. Guillot & Rosselló (L. angustifolia Mill. x L. dentata).

NUEVA PROPUESTA mm lato, tomentosis. Folia floralia trigona, acu-


minata, 1/3 basi viridia, 2/3 apex purpureis, 8–9
Lavandula x cavanillesii D. Guillot & mm longa x 8–9 mm lata, pubescentibus. Caly-
ces breviter pedicellati, fructiferi basi subinflati,
Rosselló, hybr. nov.
dentibus 4 inferioribus, acutis, basi viridis, apex
Holotypus : Hs, CASTELLÓN, Torres-To- purpureis, supremo in appendicem latissimam
rres, pr. área de servicio, 26–V–2004, D. Guillot membranaceam obcordatam dilatato. Bracteis
(VAL 151559).
trigonis, pur-pureis. Tubum corollae ½ basi
Descripción: Planta de porte redondeado, albus, ½ purpureis, 8–9 mm longo, verticillastri
hojas de 30–35 x 5–6´5(7) mm de anchura, gla- basi distans 1 cm.
brescentes en el haz, más claras, de color verde
claro en el envés; margen con divisiones desde
la mitad del limbo hasta cercano al raquis, revo-
lutas. Pedúnculo de la inflorescencia de 10–15
cm x 2 mm de anchura, con cuatro ángulos,
fuertemente acanalado en cada cara, verde claro,
con las esquinas de color violáceo pubescente.
Inflorescencia de 6´5–8 x 0´9–1´1 cm de diá-
metro, cilíndrica, con un verticilo basal distan-
ciado 1-2 cm. Brácteas estériles de color violeta
azulado, de 6–8 mm de longitud, ápice acumi-
nado, margen levemente dentado, las terminales
elípticas. Brácteas fértiles del verticilo basal y el
tercio inferior del resto de la inflorescencia de
color verde matizado de violeta marrón, el resto
violáceas, acuminadas, de 8–9 x 8–9 mm de an-
chura, pubescentes. Cáliz de color verde claro,
ovado–tubuloso, con tres ángulos fuertemente
marcados, de 5–6 x 2 mm de anchura, con
cuatro dientes en el ápice, violáceos y expansión
obcordada violácea. Corola lila violáceo, con
base blanca, de 8–9 mm de longitud.
Descriptio: Foliis oblongo–linearibus, ob-
tuse, pinnato–dentatis, margine revolutis, regu-
lariter crenata vel pinnatifida, glabris, basi pilo-
sa, glandulosa. Folia viridia 3–3´5 cm longa x
5–7 mm lata. Spica 6´5–8 cm x 0´9–1´1 cm lata,
densiuscula. Scapo 4-angulus, 10–15 cm x 2

77
Flora Montiberica 28 (2004)

DISCUSIÓN de color verde grisáceo, pedúnculos verde–


grisáceos, tomentosos, espigas de 3–5 cm, an-
La descripción original de LINNEO (1753) chamente cónicas, brácteas fértiles manchadas
para L. dentata, solamente nos indica que pre- de violeta, dando a la espiga una apariencia os-
senta hojas pinnado dentadas, carácter que cura; cv. “Pure Harmony”, hojas verde–grisá-
comparte con el híbrido, pero el lectotipo en ceas, espigas de 2–5 cm, anchamente cónicas,
Clifford Herbarium (BM0006289559) difiere en brácteas estériles y corola blanca.
la morfología de la espiga, y en su longitud Respecto de las cultivariedades de origen
respecto de su anchura, siendo más pequeñas híbrido con la sección Pterostoechas, difiere de
que en el híbrido, y por la presencia de un la cv. “Blue Canaries” por las hojas bipinnadas,
verticilo basal en el híbrido, ausente en el pedúnculos de 3–6 dm de longitud, de color
lectotipo. verde, espigas de 8–12 cm de longitud, solitarias
Respecto de 4 pliegos de L. angustifolia en o en grupos de seis; cv. “Sidonie”, hojas de
Clifford Herb. (BM000628950, 8947, 8948 y color verde–grisáceo, bipinnadas, pedúnculos de
8949) difiere sobre todo en tener la hoja, entera. 3-6 dm de longitud, corolas de color azul–púr-
Respecto de la descripción de McNAUGHTON pura brillante; cv. “Silver Feather” difiere en los
(2002) para L. angustifolia, por las hojas jóve- mismos caracteres y en la corola púrpura.
nes de color más grisáceo que las viejas, brác- Respecto del híbrido interseccional cv.
teas fértiles teñidas de marrón y el cáliz de 4–5 “Goodwin Creek Grey” (L. dentata x L. lanata),
mm de longitud, y respecto de la descripción de difiere por las hojas de color verde-dorado,
esta autora de la subsp. angustifolia difiere por pedúnculos de 19–35 cm, tomentosos, espigas
el apéndice calicino difícil de observar, pedún- de 6–14 cm, estrechamente cónicas, brácteas es-
culos de 16–20 cm con espigas de 4–6 cm. tériles de color azul–violeta fluorescente.
Difiere respecto de la descripción de L. an- En cuanto a otros probables híbridos de L.
gustifolia tipo (cf. UPSON & ANDREWS, dentata, como L. x allardii (L. la-tifolia x. L.
2004) por las hojas con indumento denso de dentata), difiere por las hojas verde-grisáceas,
pelos cortos ramificados, en este taxón, glabres- algunas enteras, aunque muchas muestran már-
centes en el híbrido; cáliz con indumento denso genes dentados cerca del ápice, brácteas fértiles
en este taxón, de color gris claro o parcialmente verde-grisáceas, anchamente lanceoladas, brác-
coloreado de azul–violeta o coloreado de azul– teas estériles ausentes, espigas estrechamente
violeta oscuro; corola de 1–1´2 cm de longitud, cónicas, de 12–20 cm de longitud e interrum-
de 8–9 mm en el híbrido. pidas, existiendo dos formas, llamadas “African
Difiere de L. dentata, siguiendo a autores Pride” y “Devantville”, que difieren además de
como TUTIN & al. (1972), por las hojas verde– los caracteres citados, por poseer espi-gas de
grisáceas en el haz, verde en el híbrido, espiga mayor tamaño.
de 2´5–5 cm de 6´5–8 cm en el híbrido, brácteas Siguiendo a UPSON & ANDREWS (l.c.),
superiores aovadas, de 8–15 mm, en el híbrido difiere respecto de las cultivariedades de L.
elípticas, estrechas, cáliz con 13 nervios, tres dentata var. dentata: de la cv. “Allwood” en los
ángulos en el híbrido. cálices teñidos de púrpura medio en la zona
Respecto de la descripción de este taxón de superior, verde en la inferior, pedúnculos de la
VALDÉS, & al. (1987) difiere por los tallos inflorescencia menores, espigas de 3–6 cm de
densamente grisáceo–tomentosos, haz más o longitud en este autor, en el híbrido de 6´5–8
menos laxamente pubescente (glabro en el cm; respecto de la cv. “Dusky Maiden”, difiere
híbrido), envés cano-tomentoso (pubescente en por el color de las hojas, verde–grisáceo, pedún-
el híbrido), inflorescencia de 15–50 mm (en el culos de color verde purpúreo claro a medio, es-
híbrido 6´5–8 cm), brácteas apicales obovadas, pigas de 3–4 cm de longitud, brácteas de color
o rómbicas (en el híbrido elípticas), cáliz con 13 púrpura; la cv. “Linda Ligon” difiere por sus
nervios, violáceo (en el híbrido con 3ángulos, hojas manchadas de crema, pedúnculos de la
verde y con los dientes violáceos). inflorescencia de color verde medio con már-
Difiere de las cultivariedades de L. dentata genes verde más claro, espigas de 3´5 cm de
citadas por McNAUGHTON (l.c.) en los si- longitud; la cv. “Ploughman´s Blue” difiere por
guientes caracteres: cv. “Allwood”, por las es- sus hojas verde oscuro de apariencia verde–
pigas de 3–6 cm de longitud, anchamente cóni- grisácea, tamaño de los pedúnculos superior,
cas, brácteas estériles de color lavanda oscuro; espigas de 3–5 cm de longitud, brácteas florales
cv. “Lambikins”, por las hojas de 10–25 cm, rojizo–púrpura, cáliz de color verde brillante; la
espigas de 3–5 cm, anchamente cónicas, pedún- cv. “Royal Crown”, por las hojas verde-gri-
culos y espigas de similar longitud; cv. “Linda sáceas, pedúnculos verde-rojizo o verde medio
Ligon”, variegado, hojas de color verde y ama- con margen rojo, espigas de 2–3 cm de longitud,
rillo–crema, espiga anchamente cónica, de 3–5 gruesas, brácteas florales de color verde con
cm de longitud; cv. “Ploughman´s Blue”, hojas margen y nerviación rojiza, cáliz de color verde

78
D. GUILLOT & J.A. ROSSELLÓ: Lavandula x cavanillesii, híbrido nuevo valenciano

con márgenes y venas rojizas; la c v . “Royal ceo, con espigas de 6 cm; cv. “Pure Harmony”,
Standard” difiere por sus espigas de 2–2´5 cm hojas grisáceas, pedúnculos verde amarillento,
de longitud, con brácteas de color púrpura, espigas de hasta 5 cm de longitud, brácteas
corolas con centro blanco; la cv. “Serenity” por verde–blanquecinas, con nerviación verde; cv.
sus pedúnculos florales de color verde brillante “Silver Wings” hojas de color gris, pedúnculos
tomentosos, gruesos, cáliz verde brillante. Res- de hasta 40 cm de longitud, espigas de hasta 5
pecto de L. dentata var. dentata f. rosea Maire cm, cáliz verde-purpúreo. Respecto de L. denta-
taxón que aparece ocasionalmente a lo largo del ta var. candicans f. persicina Maire ex Upson &
área de distribución de la especie, siendo cono- S. Andrews, difiere por la corola rosa–violeta, al
cido en Mallorca, Marruecos y Arabia Saudí, igual que las brácteas apicales.
difiere en el color de la corola y las brácteas
apicales, rosado a rojo–púrpura. En cuanto a L.
dentata var. dentata f. albiflora Maire, taxón BIBLIOGRAFÍA
que aparece ocasionalmente a lo largo del área
de distribución de la especie, siendo conocido
JAHANDIEZ, E. & R. MAIRE (1934) Catalogue des
en Argelia, Mallorca, Arabia Saudí y Marruecos plantes du Maroc. Vol. 3. Impr. Minerva. Argel.
(JAHANDIEZ & MAIRE, 1934), difiere en el LINNEO, C. (1753) Species plantarum. Holmiae.
color blanco de la corola y las brácteas apicales. McNAUGHTON, V. (2002) Lavender, the grower´s
Respecto de L. dentata var. candicans Batt., guide. Garden Art Press. Australia.
distribuida por Marruecos, Argelia, Etiopía, TUTIN, T.G. & al. (1972) Flora Europaea. Vol. 3.
Arabia Saudí y Yemen, difiere por las hojas ver- Cambridge.
de–plateado con indumento tomentoso de color UPSON, T. & S. ANDREWS (2004) The genus
blanco, y en cuanto a sus cultivariedades: cv. Lavandula. A Botanical Magazine Monograph.
Timber Press. Oregon.
“Agadir” por las hojas blancas a gris plateado,
VALDES, B., TALAVERA, S. & E. FERNÁNDEZ–
pedúnculos de 5–10 cm de longitud, con GALIANO (eds.) (1987) Flora Vascular de An-
tomento gris plateado, espigas de 3–4 cm de dalucía Occidental. vol. 2. Ketrés Ed. Barcelona.
longitud, cv. “Lamikens” hojas verde–grisáceo,
pedún-culos cubiertos por tomento, espigas de (Recibido 16-XI-2004)
3–4 cm de longitud; cv. “Paleface” follaje grisá-

79
Flora Montiberica 28: 80-82 (XII-2004)

LA ESPECIE ALOE HUMILIS (L.) MILL. EN LA OBRA DE


CAVANILLES

Daniel GUILLOT ORTIZ* & Piet VAN DER MEER **


*C/. La Pobleta 7. 46118, Serra (Valencia). dguillot@eresmas.com
**Camino Nuevo de Picaña sn, 46014, Picaña (Valencia)

RESUMEN: En este artículo analizamos una descripción de la especie Aloe


humilis (L.) Mill. perteneciente a la obra de CAVANILLES (1803) Descripción
de las plantas que D. Antonio Josef demostró en las lecciones públicas del año
1802.
ABSTRACT: In this article we analyse one taxa from the book Descripción
de las plantas que D. Antonio Josef demostró en las lecciones públicas del año
1802, that CAVANILLES (1803) named Aloe humilis (L.) Mill.

INTRODUCCIÓN suberecta (Haw.) Baker o var. acumi-


nata (Haw.) Baker. Aloe humilis era una
En este artículo vamos a intentar de las especies que crecían en el jardín
averiguar a qué variedad pertenecía la de la Compañía en El Cabo, donde Ol-
descripción de Aloe humilis (L.) Mill. de deland era superintendente en 1695.
CAVANILLES (1803). Aloe humilis es Oldenland fue el primero en nombrar la
una especie originaria de Sudáfrica, especie como Aloe africana humilis
distribuyéndose en el oeste y este de El spinis inermibus & verrucis obsita, y
Cabo (NEWTON, in EGGLI, 2001), este nombre fue tomado por COMME-
variable en estado salvaje, formando LIN (1703). El historiador VALENTYN
grupos densos de varias docenas de (cf. REYNOLDS, l.c.), en el año 1726,
plantas con pocos pies de diámetro, lista 28 especies de material de Aloe
apareciendo en su hábitat frecuente- preservado por Oldenland en su herba-
mente, dependiendo en parte de la plu- rio, siendo Aloe africana el nº 22.
viometría (REYNOLDS, 1982). Todas BURMANN (cf. REYNOLDS, l.c.), en
las variedades aceptadas por BAKER y 1737 lista las mismas 28 especies de
BERGER (cf. REYNOLDS, l.c.), se VALENTYN (l.c.) y KOLBE (cf.
basan en plantas cultivadas bajo condi- REYNOLDS, l.c.), en 1731 se refiere a
ciones muy diferentes de las de sus la misma lista. La única variedad total-
hábitats naturales en Sudáfrica (REY- mente de origen ornamental es var. ma-
NOLDS, l.c.). Según REYNOLDS (l.c.) cilenta (Haw.) Baker. Para su descrip-
a modificaciones del crecimiento se les ción el autor se basó en una planta culti-
han asignado nombres varietales. En vada en Inglaterra por Peacock sobre
Sudáfrica existen dos formas distintas, la 1880, desconocida en Sudáfrica, apare-
pequeña, de la cual la var. echinata ciendo las otras variedades en el medio
(Willd.) Baker parece ser la más fre- natural. La var. incurva Haw. (= A.loe
cuente, y la forma larga con hojas de 6-7 incurva Haw.) según REYNOLDS (l.c.)
pulgadas de longitud, parece ser la var. habita en el este de Somerset, Bruintjes
Hoogte. La var. echinata parece ser la

80
D. GUILLOT & P. Van Der MEER: Aloe humilis (L.) Mill., en la obra de Cavanilles

forma más frecuente de la especie, sien- largo; las lacinias cortas, y algo amari-
do abundante en Port Elizabeth, Uiten- llentas. Es natural de África: se cultiva
hage, Swartkops, Sheldon, SE de Somer- en el Jardín Botánico, y florece por abril.
set y Bruintjes Hoogte (REYNOLDS,
l.c.). DISCUSIÓN
MATERIAL Y MÉTODOS En cuanto a las descripciones de
REYNOLDS (l.c.), respecto de la var.
Vamos a comparar la descripción de echinata difiere en la ausencia de tubér-
CAVANILLES (l.c.) de Aloe humilis, culos de esta, con pequeños tubérculos
con las características extraídas de la en el dorso en CAVANILLES (l.c.),
obra de REYNOLDS (l.c.) correspon- respecto de la var. suberecta difiere en
dientes a las distintas variedades de este cuanto al tamaño foliar, 4 pulgadas (9´2
taxón: var. incurva Haw., var. echinata, cm) en CAVANILLES (l.c.), 15-17 cm
var. acuminata, var. suberecta, var. en esta variedad, al igual que respecto de
macilenta (Haw.) Baker, y var. subtu- la var. acuminata 10-12 cm. Coincide
berculata (Haw.) Baker, con las caracte- con la var. subtuberculata en el tamaño
rísticas de estas variedades de la obra de foliar, tubérculos poco espinosos y
KUNTH (1843) Enumeratio plantarum dientes marginales pequeños; difiere
(tabla 1), bajo los nombres de A. incurva respecto de la var. incurva en el tamaño
Haw., A. echinata Willd., Aloe sub. var. de las hojas, más largas que en la forma
semiguttata Haw., A. acuminata Haw., típica, siendo la var. macilenta una
A. subtuberculata Haw., de este autor y forma de color púrpura. Respecto de la
de autores como Salm.-Dyck, Schultes litografía de SALM.-DYCK (in REY-
fil., o Haworth incluidas en su obra, con NOLDS, l.c.) referido a A. echinata, este
las litografías de Salm.-Dyck (in REY- presenta las hojas incurvadas y recurva-
NOLDS, l.c.), del año 1837, correspon- das y las espinas están limitadas a los
dientes a A. incurva y A. echinata. márgenes y en ocasiones al dorso. Res-
Descripción de CAVANILLES (l.c.): pecto del icono del mismo autor referido
Aloe humilis spinis inermibus, et verru- a A. incurva, presenta tubérculos espino-
cis obsita. Lam., loc. cit., pág. 88. Lin- sos en el dorso, rara vez espinosos en
neo creyó que se debían reunir en una CAVANILLES (l.c.).
especie las diversas que convienen en el Aloe humilis difiere de la descripción
color y forma de la flor, y por lo mismo de SALM-DYCK (in KUNTH, l.c.) de
reunió varias con el nombre de A. pu- A. incurva en el ápice densamente tuber-
mila, que Lamarck y otros autores han culado de este taxón, tubérculos peque-
separado. Esta arroja muchas hojas de ños en la descripción de CAVANILLES
unas cuatro pulgadas de largo, estrechas, (l.c.); respecto de A. echinata este taxón
gruesas, terminadas en punta algo corva según SALM-DYCK, (in KUNTH, l.c.)
hacia lo interior; tienen espinitas muy presenta hojas semicilíndricas, no así A.
pequeñas en las dos márgenes, y tubér- humilis, y perigonio incurvado en A.
culos pequeños en el dorso, á veces echinata, siendo el ápice foliar subes-
espinosos. Del centro de las hojas sale triado, en cuanto a Aloe sub. var. semi-
un tallo grueso como una pluma de guttata, este taxón presenta hojas tuber-
cisne, alto de pie y medio, vestido de culadas, mientras A. humilis tubérculos
escamas lanceoladas y de flores colgan- pequeños en el dorso, respecto de A.
tes pedunculadas de color de grana; son acuminata, en las hojas de este taxón
tubulosas, y tienen pulgada y media de subcuadrangulares, según HAWORTH

81
Flora Montiberica 28 (XII-2004)

(in KUNTH, l.c.), y el ápice espinoso- Josef Cavanilles demostró en las leccio-
tuberculado, espinoso según SCHUL- nes públicas del año 1802. Madrid.
COMMELIN (1703) Praeludia Bo-
TES fil (in KUNTH, l.c.) ápice perigo-
tanica. Ámsterdam.
nio tépalos anaranjado estriado de verde
KUNTH. (1843) Enumeratio planta-
según GAWLER (in KUNTH, l.c.), rum. Vol. 4. Stutgartiae et Tubingae.
color grana en CAVANILLES (l.c.) con EGGLI, U. (2001) Illustrated Hand-
lacinias algo amarillentas.; respecto de book of Succulent Plants. Monocotyle-
A. subtuberculata coincide en todos los dons. Ed. Springer. Berlín .
caracteres. REYNOLDS, G.W. (1982) The
Aloes of South Africa. Ed. A.A. Balke-
ma. Rotterdam.
BIBLIOGRAFÍA
(Recibido el 28-XI-2004)
CAVANILLES, A. J. (1803) Des-
cripción de las plantas que D. Antonio

82
Flora Montiberica 28: 83-89 (XII-2004)

SOBRE LA DISTRIBUCIÓN DE NARCISSUS EUGENIAE FERN.


CASAS (AMARYLLIDACEAE) EN CASTILLA-LA MANCHA

Olga MAYORAL GARCÍA-BERLANGA & Miguel Ángel GÓMEZ-SERRANO


Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. E-46008. Valencia. E-mail:
olga.mayoral@uv.es y miguel.gomez@uv.es

RESUMEN: Hasta ahora se conocía la presencia de Narcissus eugeniae


Fern. Casas (Amaryllidaceae) en 11 localidades en Castilla -La Mancha. Gra-
cias a las prospecciones realizadas entre los años 2000 y 2004 en Cuenca y
Guadalajara, se han podido localizar 11 nuevas poblaciones en la provincia de
Cuenca, confirmando la presencia reciente de la especie en otras 5 de esta pro-
vincia y de Guadalajara. La especie es indiferente al sustrato aunque en zonas
ácidas sólo aparece en roquedos, mientras que sobre suelos básicos suele pre-
sentarse en prados y turberas.

SUMMARY: Narcissus eugeniae Fern. Casas (Amaryllidaceae) is an


endemic taxon found in 11 localities of Castilla-La Mancha (Peninsular Spain).
From 2000 to 2004 we prospected a wide territory of Cuenca and Guadalajara
and found 11 unknown populations of the species in the province of Cuenca.
The species grows both on acid and basic soils but seems to prefer when
growing on acid soils rocky habitat.

INTRODUCCIÓN radinganorum, especie bastante próxima


endémica del SO de la provincia de Va -
Narcissus eugeniae Fern. Casas es un lencia (Sierra Palomera y macizo del
endemismo ibérico de óptimo iberolevan- Caroche) alcanzando Albacete, donde al
tino, que crece en zonas frescas y eleva- parecer penetraría por el término de Al-
das. Es un geófito que puede aparecer en pera (FERNÁNDEZ CASAS, 1984; BA-
medios forestales, terrenos pedregosos o RRA & LÓPEZ GONZÁLEZ, 1987;
rocosos escarpados y prados, en ambien- LAGUNA & al. 1998). Se ha podido
tes siempre frescos y con suficiente confirmar la presencia de esta última es-
humedad. Ha sido frecuentemente citado pecie en 5 localidades valencianas (FA-
como N. pseudonarcissus subsp. major BREGAT & LÓPEZ UDIAS, 2003). Ac-
(MATEO, 1983: 88), N. calcicarpetanus tualmente se está cuestionando el valor ta-
(BARRA & LÓPEZ GONZÁLEZ , 1984: xonómico de N. radinganorum, como es-
375), N. radinganorum (FERNÁNDEZ pecie independiente de la anterior (FER-
CASAS, 1984) o N. genesi-lopezii (FER- NÁNDEZ CASAS, 1996).
NÁNDEZ CASAS, 1987d; DORDA & Se han efectuado diversos estudios
FERNÁNDEZ CASAS, 1994). morfológicos y cromosómicos del género
Narcissus eugeniae pertenece a la sec- Narcissus (SAÑUDO, 1984; MOLERO &
ción Pseudonarcissi DC. junto con N. MONTSERRAT, 1986; FERNÁNDEZ

83
Flora Montiberica 28 (2004)

CASAS, 1977, 1987a, 1987d; DORDA & NÁNDEZ CASAS, 1994), Orihuela del
FERNÁNDEZ CASAS, 1989, 1994). Ca- Tremedal (MORENO & SAINZ, 1992) y
ben destacar así mismo los estudios reali- en Valdelinares (FERNÁNDEZ CASAS,
zados con N. eugeniae para la extracción 1982, 1983, 1986). Recientemente se
de un alcaloide al que se ha denominado aportaban las primeras citas para la pro-
eugenina (VIA & al., 1989). vincia de Burgos en la Sierra de Neila por
Las especies del Narcissus gr. pseu- Tolbaños de Abajo y en Mamolar (ALE-
JANDRE & al., 2003).
donarcissus, al que pertenece N. euge-
En Castilla- La Mancha está citada
niae, están consideradas De Interés Espe-
cial en el Catálogo Regional de Especies para la provincia de Cuenca en Barchín
del Hoyo (BARRA & LÓPEZ GONZÁ-
Amenazadas de Castilla-La Mancha. (De-
LEZ, 1987; FERNÁNDEZ CASAS,
creto 33/1.998, de 5 de Mayo y modifica-
ción en el Decreto 200/2001, de 6 de no- 1987d, 1996; DORDA & FERNÁNDEZ
CASAS, 1994), en Garaballa junto al
viembre). Narcissus radinganorum Fern.
Rento de Los Chicoteros (Sierra de Mira,
Casas está incluido como Vulnerable en el
Decreto 200/2001. MATEO , 1983; FERNÁNDEZ CASAS,
1986, 1987a; DORDA & FERNÁNDEZ
CASAS, 1994), en la umbría del Pico
DISTRIBUCIÓN Ranera (término de Talayuelas, MATEO,
1983; FERNÁNDEZ CASAS, 1987a;
Narcissus eugeniae parece encontrar BARRA & LÓPEZ GONZÁLEZ, 1987;
su límite de distribución septentrional en MORENO & SAINZ, 1992), en el pico
el norte de la provincia de Soria (SE- Mogorrita (alta Serranía de Cuenca,
GURA, 1969; BUADES, 1987; FER- ARÁN & MATEO, 1999) y en el naci-
NÁNDEZ CASAS, 1983, 1986, 1987a, miento del río Cuervo (MORENO &
1987b, 1987c; FERNÁNDEZ CASAS & SÁINZ, 1992). En Guadalajara se conocía
al., 1994a. 1994b; MORENO & SAINZ, en las hoces del río Gallo pr. Corduente
1992; BENITO, 1995; SEGURA & al., (FERNÁNDEZ CASAS, 1986, 1987a,
2000) y Burgos (ALEJANDRE & al., 1996; DORDA & FERNÁNDEZ CASAS,
2003), estando presente también en las 1994), en el alto de Cabrera, (El Pobo de
provincias de Zaragoza, Teruel, Cuenca y Dueñas, MORENO & SAINZ, 1992), en
Guadalajara (MORENO & SAINZ, 1992). la fuente del Hierro (Checa, FERRERO &
En Soria está en los Picos de Urbión, Va - MONTOUTO, 2002) y en el Cerro San
lonsadero y Toranzo (FERNÁNDEZ CA- Cristóbal, Peña de la Gallina y Cerro del
SAS, 1983, 1986, 1987a; MORENO & Entredicho (Orea, FERRERO & MON-
SÁINZ, 1992). En Zaragoza se ha citado TOUTO, 2002).
en la Sierra del Moncayo (FERNÁNDEZ
CASAS, 1977, 1982, 1986; SAÑUDO,
MATERIAL Y MÉTODOS
1984; DORDA & FERNÁNDEZ CASAS,
1994), Torrelapaja (FERNÁNDEZ CA-
SAS, 1983, 1986, 1987a), sierras de Val- Con motivo de una prospección ex-
haustiva de distintos territorios de las
delacasa, de Acered y Atea (MORENO &
provincias de Cuenca y Guadalajara entre
SAINZ, 1992). En Aragón ha sido tam-
bién citada en Teruel en la Sierra del los años 2000 y 2004 para llevar a cabo
trabajos de cartografía y planificación de
Cucalón (MOLERO & MONTSERRAT,
actuaciones para la conservación o restau-
1986; FERNÁNDEZ CASAS, 1986, 1987
a, DORDA & FERNÁNDEZ CASAS, ración de las especies de flora y comuni-
dades vegetales protegidas o raras, para la
1994), puerto de Fonfría (MOLERO &
Consejería de Medio Ambiente de la Junta
MONTSERRAT, 1986; DORDA & FER-

88
O. MAYORAL & M.Á. GÓMEZ SERRANO: Sobre Narcissus eugeniae en Castilla-La Mancha

de Comunidades de Castilla-La Mancha, especies de gran interés para la región de


se han localizado nuevas poblaciones de Castilla-La Mancha.
Narcissus eugeniae que amplían el cono- En la red hidrográfica del río Chico se
cimiento sobre su distribución. Así mismo han localizado dos nuevas poblaciones de
se han revisado algunas de las poblaciones narcisos, una en el término de Masegosa,
anteriormente conocidas de las provincias sobre repisas silíceas acompañando a
de Cuenca y Guadalajara. especies de gran interés como Populus
tremula, Aconitum vulparia subsp. nea-
RESULTADOS politanum, Athyrium filix-femina o Tro-
llius europaeus, y otra, aguas abajo del
Narcissus eugeniae Fern. Casas citado río en el término de Lagunaseca, en
CUENCA: 30TWK8787, Masegosa, río una turbera calcárea.
Chico, 1460 m, repisas silíceas, 1-VIII-2003, En la Sierra de Valdeminguete (térmi-
Gómez-Serrano & Mayoral (VAL 150941). no municipal de Cuenca, en los límites de
30TWK8485, Lagunaseca, Majadilla pr. río la provincia con Teruel) se ha localizado
Chico, 1340 m, turbera calcárea, 25-V-2003, una pequeña población en herbazales hú-
Gómez-Serrano & Mayoral (v.v.). 30TWK medos por los alrededores de la fuente de
9960, Huélamo, El Masegar, 1300 m, prados la Cierva y otra en la Erilla, entre bloques
higro turbosos, 18-VI-2001, Mayoral & Gó-
erráticos calizos bajo pinar albar.
mez-Serrano (v.v.). 30TWK9774, Zafrilla, pr.
fuente de La Cierva, 1600 m, herbazales fres - Las zonas elevadas de Zafrilla, por sus
cos junto a fuente, 30-IV-2003, Mayoral & condiciones de humedad y altitud han
Gómez-Serrano (VAL 147123). 30TWK9381, contribuido con 4 poblaciones nuevas. En
Cuenca, La Erilla, 1650 m, roquedos umbríos, la vertiente del Rincón de Palacios, pró-
30-IV-2003, Mayoral & Gómez-Serrano ximo a la fuente de la Nava se asienta una
(VAL 147124). 30TXK0759, Zafrilla, Majadal población de narcisos en suelos calizos hi-
de la Cabra pr. El Acebal, 1550 m, borde de groturbosos compartiendo hábitat con es -
turbera calcárea, 8-VI-2001, Mayoral & Gó- pecies como Gentiana cruciata, Aconitum
mez-Serrano (v.v.). 30TXK0363, Huélamo,
vulparia subsp. neapolitanum, Primula
arroyo Almagrero, 1320 m, bosque caducifo -
lio, 5-IV-2000, Gómez-Serrano & Mayoral farinosa y Pulsatilla alpina subsp. fon-
(VAL 137551). 30TXK0360, Id., Fuenca- tqueri. En el Majadal de la Cabra la po-
liente, 1420 m, repisas calcáreas en umbría, blación aparece en los alrededores de tur-
30-IV-2004, Mayoral & Gómez-Serrano beras calcáreas acompañada por Daphne
(VAL 150941). 30TXK1058, Zafrilla, fuente mezereum y Gentiana cruciata, entre
de La Nava pr. Vertiente del rincón de Pala- otras especies de interés. En los Calares
cios, 1610 m, prados higroturbosos bajo Pinus (Zafrilla) las dos poblaciones existentes se
sylvestris, 18-VIII-2001, Gómez-Serrano & asientan sobre un hábitat similar, aunque
Mayoral (v.v.). 30TXK1458, Id., arroyo de los
en un espacio más abierto, acompañados
Calares pr. Los Calares, 1530 m, prados
higroturbosos, 15-VI-2001, Mayoral & Gó- por Aconitum vulparia subsp. neapolita-
mez-Serrano (v.v.). 30TXK1260, Id., arroyo num, A. napellus subsp. castellanum y
de los Calares pr. Mesoneras, 1580 m, borde Thalictrum flavum subsp. costae.
de turbera calcárea, 15-VI-2001, Mayoral & El municipio de Huélamo también
Gómez-Serrano (v.v.). reúne condiciones excelentes para la es-
Las nuevas poblaciones encontradas pecie, aportando tres nuevas poblaciones;
de Narcissus eugeniae aparecen a más de una en el Masegar, en prados higroturbo-
1.300 m de altitud en hábitats muy con- sos, otra en el arroyo Almagrero bajo un
cretos y exigentes en cuanto a humedad dosel de especies eurosiberianas (Tilia
edáfica, casi siempre acompañados por platyphyllos, Populus tremula, Sorbus
aria, etc.) y otra en Fuencaliente, sobre

85
Flora Montiberica 28 (2004)

roquedos de umbría compartiendo hábitat ferencia a cuadrículas ocupadas. Burgos


con Erodium glandulosum. es la provincia que menos representación
Se ha visitado la población ya cono- posee de la especie, con tan sólo dos po-
cida del pico Ranera (Talayuelas), asen- blaciones y dos cuadrículas UTM de 10 x
tada sobre bloques de rodeno de umbría y 10 Km de lado.
se ha podido constatar su excelente estado
de conservación. Parámetros del hábitat
Se ha confirmado la presencia de N.
eugeniae en diversas localidades de Gua- Se han estudiado algunos parámetros
dalajara. En Checa, por la Fuente del Hie- básicos en las poblaciones de Castilla - La
rro a unos 1390 m (VAL 150942), sobre Mancha.
roquedos cuarcíticos en umbría y acompa- 1. Altitud
ñado de gran número de especies eurosi- En referencia a la altitud, N. eugeniae
berianas de interés como Paris quadrifo- en Castilla -La Mancha aparece en un ran-
lia, Trollius europaeus y Corylus avella- go de altitudes entre los 1000 de Barchín
na. También se han visitado las diferentes del Hoyo (Cuenca) y los 1850 metros de
poblaciones del municipio de Orea (Peña la población del pico Mogorrita (Cuenca),
de la Gallina (VAL 150996), San Cristó- con una media de 1459 m. La figura 3
bal y Cerro del Entredicho, todas ubicadas muestra las altitudes para cada población
en roquedos cuarcíticos de umbría con ordenadas de manera ascendente.
otras especies raras en la zona como Sor- 2. Hábitat y sustrato
bus aucuparia, Pulsatilla rubra, Cytisus En referencia al suelo en que se asien-
oromediterraneus o Digitalis purpurea. tan, N. eugeniae es una especie indiferen-
En total se han localizado 11 nuevas te al sustrato, apareciendo tanto en sustra-
poblaciones Narcissus eugeniae en la pro- to ácido como básico. Sin embargo, se
vincia de Cuenca y se ha confirmado la han encontrado más poblaciones sobre
existencia de otras ya citadas con anterio- suelos calcáreos; posiblemente debido a
ridad, 4 en Guadalajara y una en Cuenca. que es un tipo de suelo más frecuente en
En la figura 1 se muestra la distribución la región estudiada.
actualizada de la especie a nivel peninsu- Atendiendo así mismo al tipo de hábi-
lar, en cuadrículas UTM de 10 km de la- tat, se ha constatado cierta preferencia por
do, diferenciando las nuevas citas aporta- los prados, herbazales, turberas o zonas
das en el presente artículo de las anterior- higroturbosas desarrollados sobre suelos
mente conocidas. En la tabla 1 aparecen calcáreos, mientras que sobre sustratos
de forma resumida las poblaciones hasta ácidos la especie tiende a comportarse
ahora conocidas de N. eugeniae con info.- como rupícola.
mación sobre la altitud y las coordenadas
donde está presente. La distribución en DISCUSIÓN
cuadrículas de 1 km de lado en Castilla-
La Mancha queda reflejada en la figura 2. La posición taxonómica de Narcissus
Castilla-La Mancha es la Comunidad eugeniae respecto a N. radinganorum de-
Autónoma con mayor presencia de N. eu- be ser resuelta, ya que existen poblaciones
geniae, seguida de Castilla-León. Cuenca de una y otra especie muy próximas y con
es la provincia que posee mayor número características ecológicas y morfológicas
de poblaciones y de cuadrículas de 10 Km similares. Se han visitado las poblaciones
de lado, gracias a las nuevas citas apor- cercanas de N. radinganorum en la Co-
tadas. Le sigue Guadalajara en cuanto a munidad Valenciana y se ha encontrado
número de poblaciones y Zaragoza en re- que existen ciertas diferencias en el hábi-

88
O. MAYORAL & M.Á. GÓMEZ SERRANO: Sobre Narcissus eugeniae en Castilla-La Mancha

tat ocupado por ambos taxones. Narcissus dóneas endémicas peninsulares. Celtiberia
radinganorum crece exclusivamente en 89: 201-231.
pastizales húmedos calcáreos que se en- BUADES, A. (1987) Contribución al estudio
de la flora vascular del noroeste de la
charcan estacionalmente, mientras que N.
provincia de Soria. Departamento Biología
eugeniae no desdeña escarpes o repisas Vegetal I. Universidad Complutense. Tesis
rocosas, tanto silíceas como calcáreas, de Licenciatura. Madrid.
sienpre en mayores altitudes. Desde el DORDA, E. & J. FERNÁNDEZ CASAS
Jardín Botánico, de la Universidad de Va - (1989, 1994) Estudios morfológicos en el
lencia se están llevando a cabo estudios género Narcissus L. Anatomía de hoja y
genéticos que tratarán de aclarar la situa- escapo, III y IV. Fontqueria 27: 103-162,
ción taxonómica de estas dos especies (E. 39: 69-150.
ESTRELLES com. pers.). FABREGAT C. & S. LÓPEZ UDIAS (2003)
Narcissus radinganorum. In Á. BAÑA -
RES & al. (Eds.) Atlas y Libro Rojo de la
Nota: El trabajo de campo al que co- Flora Vascular Amenazada de España:
rresponden las citas que se aportan en el 798-799. Dirección General de Conserva-
presente artículo ha sido financiado entre ción de la Naturaleza. Madrid.
los años 2000 y 2004 por la Consejería de FERNÁNDEZ CASAS, J. (1977) Números
Medio Ambiente de la Junta de Comuni- cromosómicos de plantas españolas, IV.
dades de Castilla -La Mancha, a través de Anales Jard. Bot. Madrid 34(1): 335-349.
diferentes estudios sectoriales de Carto- FERNÁNDEZ CASAS, J. (1982) De Flora
Occidentale. Fontqueria 1: 9-12.
grafía y planificació n de actuaciones
FERNÁNDEZ CASAS, J. (1983) Materiales
para la conservación o restauración de para una monografía de Narcissus. Font-
las especies de flora y comunidades ve- queria 3: 23-34.
getales protegidas o raras. FERNÁNDEZ CASAS, J. (1984) Remiendos
y enmiendas en el género Narcissus L.
AGRADECIMIENTOS Fontqueria 6: 35-50.
A Javier Martín, de los servicios cen- FERNÁNDEZ CASAS, J. (1986) Acerca de
trales de la Consejería de Medio Am- unos cuantos narcisos norteños. Fontque-
biente del Gobierno Autónomo de Casti- ria 14: 17-22.
FERNÁNDEZ CASAS, J., Ed. (1987a, 1987b,
lla -La Mancha, por creer en la importan-
1987c) Asientos para un atlas corológico
cia de llevar a cabo estudios de cartogra- de la flora occidental, 5, 6 y 7. Fontqueria
fía y planificación para la conservación. 12: 1-28, 14: 23-32, 15: 17-38.
FERNÁNDEZ CASAS, J., (1987d) A vueltas
BIBLIOGRAFÍA con los narcisos. Fontqueria 14: 17-22.
FERNÁNDEZ CASAS, J., R. GAMARRA &
ALEJA NDRE, J. A. & al. (2003) Adiciones a M. J. MORALES ABA D (Eds.) (1994a,
la flora de la provincia de Burgos, I. Flora 1994b) Asientos para un atlas corológico
Montib. 24: 43-84. de la flora occidental, 21 y 22. Fontqueria
ARÁN, J & G. MATEO, (1999) Nuevos datos 39: 281-394, 40: 100-232
sobre la flora de la provincia de Cuenca, FERNÁNDEZ CASAS, J. (1996) Narcissorum
X. Flora Montib. 12: 33-39. notulae, II. Fontqueria 44: 253-262.
BARRA, A. & G. LÓPEZ (1984) Datos cario - FERRERO, L. M. & O. MONTOUTO (2002)
lógicos sobre el género Narcissus L. Ana- Plan Sectorial de Conservación de la Flo-
les Jard. Bot. Madrid 40(2): 369-377. ra Amenazada y de los Hábitats de Pro-
BARRA, A. & G. LÓPEZ (1987) Notas sobre tección Especial en el ámbito territorial
el género Narcissus L. (II) Anales Jard. del Parque Natural del Alto Tajo. Junta de
Bot. Madrid 43(2): 463-464. Comunidades de Castilla-La Mancha. In -
BENITO ALONSO, J.L. (1995) Atlas florís - forme inédito.
tico de la provincia de Soria: monocotile- LAGUNA, E. & al. (1998) Flora endémica,
rara o amenazada de la Comunidad Va-

87
Flora Montiberica 28 (2004)

lenciana. Generalitat Valenciana. Valen- SEGURA ZUBIZARRETA , A. (1969) Notas


cia. de flora soriana. Bol. Inst. For. Inv. Exp.
MATEO, G. (1983) Estudio sobre la flora y 52: 1-72.
vegetación de las sierras de Mira y Tala- SEGURA ZUBIZARRETA, A., G. MATEO
yuelas. ICONA. Monografías, nº 31. & J.L. BENITO (2000) Catálogo florístico
MOLERO, J. & J. M. MONTSERRAT (1986) de la provincia de Soria. Diputación Pro -
Números cromosomáticos de plantas occi- vincial de Soria. Soria.
dentales, 363-375. Anales Jard. Bot. Ma- VIA, J., M.I. ARRIORTUA, L.E. OCHAN-
drid 43(1): 137-142. DO, M.M. REVENTOS, J.M. AMIGO &
MORENO SÁIZ, J.C. & H. SÁINZ OLLERO J. BASTIDA (1989) Structure of eugenine,
(1992) Atlas corológico de las monocoti- an alkaloid from Narcissus eugeniae. Acta
ledóneas endémicas de la Península Ibé- Cryst. C45, 2020-2022.
rica e Islas Baleares. ICONA. Madrid.
SAÑUDO, A. (1984) Estudios cinegéticos y (Recibido el 29-XI-2004)
evolutivos en poblaciones españolas del
género Narcissus L. sect. Pseudonarcissi
DC. Nota previa: Números de cromoso-
mas. Anales Jard. Bot. Madrid 40(2): 361-
367.

Fig. 1. Distribución de Narcissus eugeniae en cuadrículas UTM de 10 Km. de lado en la


Península Ibérica. Se ha diferenciado con cuadrículas azules las citas anteriormente
conocidas y con cuadrículas rojas las nuevas aportaciones.

88
Flora Montiberica 28 (2004)

Fig. 2. Distribución de Narcissus eugeniae en cuadrículas UTM de 1 Km. de lado (ex-


cepto una, de la que sólo se tiene precisión de 10 Km) en Castilla -La Mancha. Se ha
diferenciado con cuadrículas azules las citas anteriormente conocidas y con cuadrículas
rojas las nuevas aportaciones. A la derecha, ampliación del área con nuevas poblaciones.

2000
1750
1500
1250
altitud m

1000
750
500
250
0
Zafrilla, fte Nava
Tragacete, N. Cuervo

Cuenca, Mogorrita
Masegosa, río Chico

Zafrilla, M. Cabra
Corduente, Gallo

Pobo de Dueñas

Zafrilla, Calares

Zafrilla, Calares
Huélamo, Masegar
Huélamo, Almagrero

Talayuelas, Ranera
Garaballa, S. Mira

L.Seca, Majadilla
B. del Hoyo

Orea, Entredicho
Orea, S. Cristóbal
Cuenca, fte Cierva

Orea, P. Gallina
Huélamo, F.caliente
Checa, Fte Hierro

Cuenca, la Erilla

poblaciones
Fig. 3. Rango de altitudes de las distintas poblaciones de N. eugeniae en Castilla-La
Mancha.

88
NORMAS DE PUBLICACIÓN

Los originales se deberán hacer llegar a la redacción en soporte


informático, redactados mediante el procesador de textos WORD 6.0 para
WINDOWS o compatible con él, siguiendo el esquema que puede
observarse en los artículos editados, que se concreta en:
- Fuente: Times New Roman
- Tamaño de letra: 10
- Configuración de página. Tamaño papel: 16 x 24. Márgenes: Sup 2,
Inf. 2,2. Int. 1,7, Ext. 1,7, Encuad. 0, Encab. 1, Pie 1.
Además deberán constar de los apartados siguientes:
1: Título. Suficientemente claro, expresivo del contenido y lo más breve
posible.
2. Autoría. Especificando nombre y dos apellidos de cada autor.
3. Direcciones de los autores. Si trabajan en alguna institución científica
mejor la dirección de trabajo. En caso contrario la privada.
4. Resumen. En lenguas española e inglesa o francesa.
5. Texto. En lengua comprensible por la mayor parte de los suscriptores.
Dividido en los apartados que sugiera el contenido y acompañado de los
gráficos o mapas que se crean convenientes.
6. Imágenes: Pueden mandarse fotografías en color o escala de grises, en
archivos individuales (extensión JPG o compatible) separados del texto,
aunque con numeración y pie que las relacione con el mismo.
6. Bibliografía. Las referencias en el texto deberán explicitar la autoría en
mayúsculas, el año y -si se alude a una frase o párrafo concreto- la página.
Al final del artículo se enumerarán las referencias que se han ofrecido, en
orden de autores y años, al modo como puede verse en los artículos
editados.

Los manuscritos pueden enviarse: Gonzalo Mateo Sanz. Jardín


Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 80. E-46008-Valencia. O
por correo electrónico a la dirección: gonzalo.mateo@uv.es.
FLORA MONTIBERICA

Vol. 28. Valencia, XII-2004

ÍNDICE
LAGUNA, E. – Sobre los géneros de plantas descritos por Cavanilles ..…………... 3
MATEO, G. & LAGUNA, E. – Especies de la flora valenciana descritas por Ca-
vanilles ………………………………………………………………..…………. 23
BELDA, A., J.F. BELLOD & S. RÍOS – Avance sobre la flora medicinal en la
Sierra de Mariola (Valencia-Alicante) ……….………………….......................... 29
JAIME LORÉN, J.M. De – La producción apícola valenciana en las “Observacio-
nes” de Cavanilles …………………………...……………………………...…… 49
MARTÍN POLO, F. – Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente, VII 54
MATEO, G., C. TORRES & J. FABADO – Adiciones al catálogo de la flora de
las comarcas valencianas de Los Serranos y Ademuz, V ……………………… 57
GUARA, M., P.P. FERRER & C. AUÑÓN – Una nueva localidad valenciana de
Silene pseudoatocion Desf. (Caryophyllaceae) ………………...……………….. 62
PINEDO, S.O., E. ALFARO & P. MARTÍN – Nueva población de bonetero de
hoja ancha (Euonymus latifolius L.) en la península Ibérica ………………….… 66
MATEO, G. – Aportaciones al conocimiento del género Hieracium en España,
VIII. Novedades para Andorra …………….…………………………..………… 68
GUILLOT, D. & P. Van Der MEER – Agave cavanillesii: nuevo híbrido descu-
bierto en la Comunidad Valenciana …………..…………………………………. 73
GUILLOT, D. & J.A. ROSSELLÓ – Lavandula x cavanillesii, un híbrido nuevo
en la flora alóctona valenciana …………………………………………………... 77
GUILLOT, D. & P. Van Der MEER – La especie Aloe humilis (L.) Mill. en la
obra de Cavanilles ……………………………………………………………….. 80
MAYORAL, O. & A. GÓMEZ SERRANO - Sobre la distribución de Narcissus
eugeniae Fern. Casas (Amaryllidaceae) en Castilla-La Mancha ………………... 83

Intereses relacionados