Está en la página 1de 3

ASPECTO ECONÓMICO DE JAPÓN

Economía de Japón
La economía de Japón es la tercera mayor a nivel mundial, tras los Estados
Unidos y China. La cooperación entre el gobierno y las industrias, la costumbre
japonesa del trabajo duro y el dominio de la tecnología han llevado a Japón al
éxito económico del que disfruta hoy en menos de medio siglo.
Los sectores estratégicos de la economía japonesa, como es ampliamente
conocido, son los productos manufacturados y tecnología, sobre todo los
vehículos, artículos electrónicos e industria del acero. Sin embargo, la agricultura
en japonés bastante ineficiente, según los estándares actuales, y recibe muchos
subsidios del estado. El sector de las finanzas está desarrollándose mucho en la
actualidad debido en gran parte a su moneda, el yen que es la tercera más
transada tras el dólar estadounidense y el euro.
Tras 40 años de un crecimiento económico constante y a veces espectacular, la
economía japonesa no creció de manera significativa durante el decenio de
1990, situación revertida desde 2003, año desde el cual la economía ha vuelto a
crecer significativamente. Se puede afirmar que la economía japonesa ha sido
sin lugar a dudas el fenómeno económico de la segunda mitad del siglo XX. Este
éxito fue el resultado de un control exhaustivo de las importaciones, una
inversión muy elevada en el interior y una política de exportación muy agresiva
dirigida por el poderoso Ministerio de Comercio Internacional e Industria. El
resultado es un Producto Interior Bruto de más de 5 billones de dólares
estadounidenses y una balanza comercial positiva de más de 100 mil millones
de dólares. Los principales socios comerciales de Japón son: Estados
Unidos, China, Malasia, Tailandia, Corea del Sur, Alemania y el resto de los
estados miembros de la Unión Europea. Japón es el segundo país con mayor
equidad de ingresos per cápita.[cita requerida]
Características notables de la economía japonesa incluyen una fuerte unidad
entre productores, manufactureros y distribuidores, reunidos en grupos
conocidos como keiretsu; los fuertes gremios empresariales y shuntō y la
garantía del empleo vitalicio para la mayoría de los trabajadores. Muchas de
estas características se han visto deterioradas a través de los años.
En julio de 2006 subieron los tipos de interés interbancarios un 0,25% tras 6 años
sin subidas.
La deuda per cápita de Japón es en 2016 la más alta del mundo.5
Agricultura, ganadería, pesca y silvicultura
Agricultura
A pesar de poseer poca superficie dedicada a la agricultura, este país tiene una
de las mayores producciones mundiales por área sembrada. Esto se debe a la
aplicación de avanzada tecnología agrícola. El cultivo principal es el arroz,
siendo éste quien ocupa más de la mitad de la superficie cultivada. El trigo,
la patata y la batata son importantes para la satisfacción de las necesidades
alimentarias locales. Un producto de mucho valor es el té, con producción sobre
las laderas meridionales del país. Los cítricos son los frutos más cultivados.8
Ganadería
La ganadería no es un sector de mayor importancia en la economía del país;
apenas dispone del 1.5% de la superficie del mismo como pastos naturales
(567.000 ha).9 La carne se ha consumido en cantidades relativamente
importantes en Japón sólo a partir de mediados del siglo XIX.10 Sin embargo, la
acrecida prosperidad y mejora del nivel de vida en los años 60 y 70 generó un
fuerte aumento de la demanda de carne, huevos y productos lácteos, lo que se
ha traducido en un rápido crecimiento en los efectivos de las especies más
rentables.9 Éste es el mayor componente del grueso de las importaciones
agrícolas de Japón (casi un 25%) en los últimos años.
Los productos de mayor consumo son el cerdo, la carne vacuna y las carnes
blancas. Basado en el valor de las importaciones, Japón es el receptor de carne
más grande del mundo,11 ya que para este tipo de producto, en general son
necesarias las fuertes importaciones. La cabaña bovina de carne consta de unos
2.800.000 cabezas, mientras que la cabaña lechera asciende a 1.700.000
vacas.12 Destaca entre el ganado vacuno, la famosa raza wagyu, de cuyas
terneras criadas en los alrededores Kobe procede la famosa ternera de Kobe, de
carne entreverada. El ganado vacuno se cría estabulado, y es alimentado,
mayoritariamente, a base de cereales. Una de las pocas zonas donde se cría
ganado vacuno al aire libre es la isla de Hokkaido. También en la región
del monte Aso de Kyushu pueden observarse vacas pastando al aire libre.
Caballos y cabras, por su parte, se hallan en acelerada disminución y el número
de ovejas es muy reducido.9
La escasez de ganado en Japón se explica tanto por las necesidades impuestas
por una alta densidad demográfica y la escasez de tierras susceptibles de ser
cultivadas, como por el modo de producción propio de Extremo Oriente, centrado
en la producción del arroz. Las mejores tierras, y ocasionalmente incluso las
laderas de las montañas se dedicaban al cultivo del arroz. El ganado vacuno se
utilizaba, casi en exclusiva, para labrar los campos, al igual que entre los Han de
China; y existían una seri

e de tabús religiosos en torno a su consumo, ya que dejaba a las familias sin su


principal fuerza de tracción. La frecuencia de los tifones tal vez contribuyó a que
no se talaran las laderas para obtener pastizales y criar ganado, ya fueran vacas,
ovejas o cabras. La destrucción de los bosques hubiera provocado corrimientos
de tierras muy frecuentes.
Por otra parte, la escasa tendencia que existe en Extremo Oriente hacia el
consumo de leche, así como la frecuente utilización de la seda y el algodón como
fibras textiles, frente a la lana en Europa, explican porque no se criaron de forma
masiva ni el ganado ovino ni el vacuno. Precisamente la escasez del ganado
llevó al pueblo japonés a orientarse hacia el consumo de pescado y marisco, que
abundaba en las ricas aguas que rodean el archipiélago japonés.
Pesca
Desde tiempos remotos, el japonés ha sido un pueblo ictiófago: su débil consumo
histórico de proteínas de origen ganadero era compensado con un abundante
consumo de pescado.9 Se encuentra en el primer puesto mundial por su
producción pesquera, en especial de sardinas, caballas y salmones. Sobre la
costa meridional de Shikoku y Kyushu, se desarrolla la cría de ostras perlíferas.8
El grueso del tonelaje procede de la pesca de altura, ya que la costera representa
sólo un 18.3%. Sin embargo, la pesca en alta mar encara desde los años 60 un
problema de que casi todos los países con aguas de gran riqueza ictiológica han
extendido su soberanía pesquera hasta un límite de 200 millas de sus costas.
Por ello, Japón ha desarrollado una especialización en la pesca pelágica,
realizada en alta mar por grandes barcos-factorías.9
Silvicultura
Casi el 67% del área de Japón está cubierta de bosques, lo que supone
25.198.000 ha. Se trata de una porción muy elevada. El consumo de madera es
enorme, pero en la actualidad buena parte de la madera consumida por Japón
procede del sureste asiático. La mayor parte de la producción propia
corresponde a coníferas, especie que ocupa el 98% de la superficie de
repoblación; en cambio, en los bosques naturales las frondosas representan el
82% del área de los mismos. Originariamente las frondosas ocupaban una
superficie mayor en Japón, pero las sucesivas repoblaciones han reducido su
superficie en favor de coniferas como el pino, o el sugi, mal llamado cedro
japonés. De los árboles autóctonos es de destacar la cryptomeria, o sugi, las
cupresaceas y roble japoneses, pinos, hayas y abetos. Hokkaido y la mitad norte
de Honshu son áreas forestales densas.