Está en la página 1de 58

FLORA MONTIBERICA

Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la


Cordillera Ibérica (plantas vasculares).

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de


Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Doctor Moliner, 50.
46100-Burjasot (Valencia)

Comisión Asesora :
Antoni Aguilella Palasí (Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz (Vitoria)
Vicente J. Arán Redó (Madrid)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Calamocha)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)

Depósito Legal: V-5097-1995


ISSN: 1138-5952
Imprime: MOLINER-40 (GÓMEZ COLL, S.L.) Tel./Fax 390 3735 -
Burjasot (Valencia).

Portada : Biscutella segurae G. Mateo & M.B. Crespo., procedente de


Santo Domingo de Silos (Burgos).
NORMAS DE PUBLICACIÓN

Los originales se deberán hacer llegar a la redacción en soporte


informático, redactados mediante el procesador de textos WORD 6.0 para
WINDOWS o compatible con él, siguiendo un esquema similar al que
puede observarse en los artículos editados.
1: Título. Suficientemente claro, expresivo del contenido y lo más breve
posible.
2. Autoría. Especificando nombre y dos apellidos de cada autor.
3. Direcciones de los autores. Si trabajan en alguna institución científica
mejor la dirección de trabajo. En caso contrario la privada.
4. Resumen. En lenguas española e inglesa o francesa.
5. Texto. En lengua comprensible por la mayor parte de los suscriptores.
Dividido en en los apartados que sugiera el contenido. Acompañado de
los gráficos o mapas que se crean convenientes.
6. Bibliografía. Las referencias en el texto deberán explicitar la autoría en
mayúsculas, el año y -si se alude a una frase o párrafo concreto- la página.
Al final del artículo se enumerarán las referencias que se han ofrecido, en
orden de autores y años, al modo como puede verse en los artículos
editados.

Los manuscritos pueden enviarse a la Redacción:


Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de Biología Vegetal. Facultad de
Ciencias Biológicas. Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (Valencia).

Esta Redacción no dispone de medios económicos para mandar copias


o separata de los artículos a los autores. Lo que sí recomienda a quienes
lo deseen es, o bien solicitar se le reserven tantos ejemplares como desee
de ese número concreto -a modo de ampliación de suscripción-, o bien
puede obtener personalmente fotocopias de su artículo, para lo cual
cuenta con nuestra explícita aquiescencia, mientras no se haga uso
comercial de las mismas.
FLORA MONTIBERICA

Vol. 15. Valencia, V-2000

ÍNDICE
MATEO, G. - Sobre la correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Bel-
trán. Encuentros y desencuentros de dos botánicos valencianos, V ...................... 1
SERRA, L., C. FABREGAT & al. - Adiciones y correcciones a la orquidoflora
valenciana, I ........................................................................................................... 10
LAGUNA, E. - Del nombre botánico de algunos grupos de especies cultivadas,
plantadas o asilvestradas en el oriente ibérico, II. Hedera, Pinus, Plectranthus ... 21
MATEO, G. & F. LÓPEZ AZORÍN - Sobre la correspondencia de Carlos Pau
con José Azorín ...................................................................................................... 31
MARTÍN POLO, F. - Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente, III . 33
BENITO AYUSO, J. - Platanthera algeriensis Battandier & Trabut en el Sistema
Ibérico .................................................................................................................... 38
MATEO, G. & N.E. MERCADAL - Aportaciones a la flora aragonesa, VI ........... 42
MATEO, G. & J. PISCO - Aportaciones a la flora cesaraugustana, VIII ................ 45
CRESPO, M.B. - Ziziphora (Lamiaceae) en la flora valenciana ............................... 47
HERRERO-BORGOÑÓN, J.J., A. IBARS & C. FABREGAT - Acerca de As-
plenium seelosii subsp. glabrum y otros pteridófitos escasos en la Comunidad
Valenciana .............................................................................................................. 50
Flora Montiberica 15: 1-9 (V-2000)

LA CORRESPONDENCIA CRUZADA DE CARLOS PAU Y


FRANCISCO BELTRÁN. ENCUENTROS Y DESENCUENTROS
DE DOS BOTÁNICOS VALENCIANOS, VII

Gonzalo MATEO SANZ


Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. 46008-Valencia

RESUMEN: Se presenta la séptima y última entrega con los contenidos comentados


de las cartas que Carlos Pau remitió a Francisco Beltrán, concretada en este caso a las
nueve enviadas entre junio de 1917 y octubre de 1919.

SUMMARY: The correspondence between the Spanish botanists Carlos Pau and
Francisco Beltrán are studied. In this last number we offer the 9 letters writed between the
second half of the year 1917 and the end of 1919.

INTRODUCCIÓN LISTADO DE CARTAS

Continuamos, con esta séptima y úl- 65. Segorbe. (s/f: atrib. VI-1917). 1f.
tima entrega, la serie que iniciábamos Comienza con matices respecto a la
recientemente (MATEO, 1997a; 1997b; solicitud de influencias para con su so-
1998; 1999a; 1999b, 2000), para dar a brino: "Amigo Beltrán: El caso de mi
conocer el contenido de las cartas envia- sobrino es el siguiente. Si se tratara de un
das por Carlos Pau a Francisco Beltrán, aficionado al estudio, se podría intentar la
depositadas en el Archivo Municipal de aprobación de todas las asignaturas; pero,
Nules (Castellón), de donde era nativo como esto no es así, no hay más remedio
Beltrán; las cuales se cruzan con las que que dejar para septiembre al menos una.
éste último mandaba a Pau, y que co- Para que tenga este verano en qué ocu-
mentábamos también en obra reciente parse y no piense en hacer el malfatán. Si
(MATEO, 1996). Se concretan a nueve fuese otro, las aprobaría todas y así podría
cartas remitidas por Pau, que afectan al examinarse a septiembre del primer año
período que va desde la segunda mitad del de la facultad; pero como su intención no
año 1917 hasta la de 1919. es esa, así él no me lo diga, con el fin de
Queremos aprovechar la conclusión de que no pierda la costumbre de estudiar,
este trabajo para agradecer al Ayunta- vería con gusto el que tuviese algo en qué
miento de Nules, particularmente al ar- entretenerse. Como el muchacho ya es
chivero municipal, nuestro interlocutor granado, desearía de V. que procurase por
concreto para este trabajo, las facilidades ahora no salir descalabrado, porque ésto
habidas para la consulta y copiado de los lo asustaría y no sé lo que sería de él.
documentos que hemos estado transcri- Mejor sería que aprobase tres en vez de
biendo hasta aquí. dos; con el fin de que este verano se viese
más desahogado. Eso lo dejo en su mano,

1
Flora Montiberica 15 (2000)

y según la confianza que tenga V. con sus propio de todo un catedrático de facultad.
compañeros deberá proceder. No le diga Y que no se le olvide a V. la dichosa
nada a mi sobrino de todo esto, porque si Campanula. Yo, por mi parte, le prometo
se entera confiará únicamente en las in- hacer un esfuerzo para acompañarle a V."
fluencias y lo echaríamos a perder".
Una maquinación para intentar modi- 66. Segorbe. 4-VI-1917. 1f.
ficar las calificaciones por parte de unos Ha estado consultando la bibliografía
profesores, en toda regla; manipulación de que dispone y visto que tiene argu-
que nos parece muy fuera de lugar en mentos para defender la presencia del
quien manifiesta reiteradamente en sus haya en el norte de Castellón: "Amigo
escritos una ideología tan lejana a estas Beltrán: Hemos estado hablando del haya
actitudes. Todavía resuena en nuestros en tonto. Estos días me entretuve en ver lo
oídos su estricta proclama en favor de la que se había escrito de ella y vea lo que
justicia, a raíz de la lectura de una obra de resulta. Esto demuestra lo mucho que hay
Cajal, que le ha perecido muy tibia; pero que estudiar y revolver para hablar de
parece que al lector de ambas cartas hay estos asuntos; y, como la cosa interesa, le
algo que no le encaja. No es nuestra in- agradeceré me guarde esta carta, con el
tención denostar a Pau, admirable desde fin de aprovechar estos datos y mandár-
muchos puntos de vista, por hechos como selos al amigo Font, con el fin de que se
los que aquí se comentan; pero, como entere y que vean los catalanes que yo no
investigadores nos debemos antes a la soy Pacheco y el otro".
verdad que a las simpatías personales. Pasa a referir los datos concretos: "En
Pasa a hablar de Vicioso: "Acabo de las Observaciones de Cavanilles [CA-
tener carta de Carlos. No me dice casi VANILLES, 1795], sobre el Reino de
nada. Mañana le escribiré. Fragoso algo Valencia, tomo I, página 2 (1795) dijo
delicado; un día, me dice Carlos, que este paisano nuestro: 'Por todas partes la
estuvo en peligro. Por fortuna desapareció rodea y cierran altos montes calizos ... En
la gravedad; pero todavía esta sin ir por el los elevados del norte crecen hayas y
Museo ocho días. Me parece que Carlos pinos.' Y vea en Colmeiro (Enumeración,
ha fracasado en sus deseos de licenciarse IV, pág. 688) [COLMEIRO, 1886-89]
en la facultad de Ciencias y que ya no cómo se hizo eco de esta localidad:
estudia. No sé si será verdad lo que me 'Montes altos de Benifazá'. Laguna, flora
contaron, pero yo lo creo, dada su idiosin- forestal, primera parte y página 197 [LA-
crasia". Lo cierto es que Vicioso le ha GUNA, 1875], dice también: 'Por el sur,
escrito el 4-V y no lo volverá a hacer según los datos del Sr. Castel (Monogra-
hasta diciembre, por lo que esta carta, que fía del haya, página 13), hasta la Sierra
Pau no ha fechado, debe corresponder Miranda (40º 41' L.B.) en la provincia de
mejor a mayo que a junio, como aparece Tarragona, donde ésta confina con las de
datada manualmente por los responsables Teruel y Castellón'".
del archivo. Se queja de que Font Quer no parece
Concluye recordándole lo de la excur- creer en la existencia del haya en la zona,
sión conjunta a los Puertos de Beceite: sin haber estudiado adecuadamente la
"Sus hieracios, cuando estén estudiados y bibliografía y subraya que, pese a la im-
descritos, le remitiré la nota para su publi- portancia de la especie, tiene muy pocas
cación. Y a ver si este verano, bien pertre- muestras de ellas en el herbario: "Laguna
chado de papel y tablas, se va V. a Fredes no citó a Cavanilles, según vemos. Y Font
y trae una buena colección de plantas para no miró lo que se había escrito del haya
dar un trabajo que valga la pena y sea por los autores. No por ésto desisto de

2
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VII

visitar Fredes, sino que cada día mis de- servado Pau en su archivo, pues a veces
seos aumentan. No sé por qué causa el aluden a cartas que allí no encontramos.
haya no está representada en mi herbario Desde entonces éste le ha mandado a
más que por tres muestras: españolas no aquél las diez que llevamos comentadas
son más que dos, una de Corvera y otra de en este artículo y el anterior de esta serie.
Logroño. Esa pobreza me parece que va a En todo caso, por los contenidos de éstas
desaparecer. Mis amigos no me han co- parece deducirse que la comunicación
municado ni la más insignificante mues- entre ellos ha sido frecuente, fluida y
tra". amistosa. Ahora le escribe Beltrán, desde
Ha encargado a Caballero que prepare Valencia (12-VI), comentando que su
un estudio monográfico sobre tan singular sobrino ha suspendido finalmente.
árbol, que éste no llegará a publicar La contestación de Pau se centra en la
nunca: "A Caballero le dije que se ocu- preparación del inminente viaje a los
para de ella. Espera reunir datos y creo Puertos de Beceite: "Amigo Beltrán: Con-
que sí se ocupará de su dispersión en la forme con salir el viernes a las seis de la
Península". mañana desde aquí, para pernoctar en La
Ha mandado un libro a Barcelona, que Cenia. Y, además, quedarnos aquel día en
no deben tener en la biblioteca del Museo, La Cenia, con el fin de herborizar en sus
sobre biogeografía española: "La obra de cercanías, ya que ningún catalán, que
Willkomm se la remití a Font y no sé qué tenga presente, recolectó plantas en ese
área le marcaría este autor. Font dice que pueblo. Yo no pienso llevar mucho papel,
son muy defectuosas". porque no deseo recoger nada para Sen-
Por último comenta los preparativos nen, y sí únicamente tres pliegos de todo
para el viaje a Fredes, que parece va a ser lo que vea para los dos amigos de Barce-
a finales de este mes de junio: "Deseaba lona y el otro ejemplar para mí. Nada
saber con certeza la bajada de mi sobrino, más". Es de destacar la deferencia para
para ver si podía ocuparme unos días. con sus colegas de Barcelona, ponerse
Ahora ya lo sé y veremos lo que hacemos; como meta recoger duplicados para la
pero, antes, tendremos que saber lo que le Universidad (Caballero) y el Museo (Font
cuentan sus amigos de La Cenia o Fredes Quer), al ir a herborizar a territorio de
para arreglar los asuntillos de casa y po- Cataluña.
der dejar la farmacia con verdadera tran- Pasa a detallar los aspectos organizati-
quilidad. Ya me avisará el día cierto de vos: "Quedamos entonces para el día 22
salida, que deberá ser, por precisión, jue- (viernes). Yo saldré de aquí a las seis de
ves por la tarde, porque este día es aquí de la mañana, para coger el tren que pasa por
mucho que hacer y no se puede dejar el Sagunto a no sé qué hora; la que sea. Si
despacho sin personal. Yo creo que ha de hay novedad avisa V. antes de ese día. Si
ser el día 21 o el día 28. El día 21 sería por mi parte la hubiese, escribiría yo. Así
mejor por las plantas, pero como el quedamos. Dos caballerías creo que ten-
tiempo va por fríos, no creo que la vege- dremos bastante. Y si no, allí lo arregla-
tación la hayamos de encontrar pasada. remos. Un guía o peón necesitamos sola-
Esta semana cayó en la Sierra de El Toro mente".
una regular nevada. Hasta la vista pró- Finalmente comenta algo sobre Fra-
xima, que no creo vaya a tardar". goso y su frágil salud: "Acabo de tener
carta de Fragoso. Me dice que está mejor
67. Segorbe. 13-VI-1917. 1f. y que teme solamente al invierno. Ya le
Han pasado 16 meses desde la última diré que lo pase en Almería, que es el
carta de Beltrán, al menos que haya con-

3
Flora Montiberica 15 (2000)

mejor país que conozco para las enferme- crean que les huyo". Es decir, que ahora
dades del pecho". opina que sí deben hacer por verse con
Font, que no es la primera vez que va a
68. Segorbe. 19-VI-1917. 1f. visitar la zona, donde ya estuvo hace un
A vuelta de correo ha contestado Bel- par de años (FONT QUER, 1915).
trán (18-VI) comentando el estado del
campo de cara a la excursión botánica que 69. Segorbe. 3-III-1918. 1f.
preparan, con dudas al respecto, subra- Ha pasado el verano, y también el in-
yando que las plantas están bastante atra- vierno, sin que tengamos constancia de
sadas en las partes altas. comunicación escrita entre ambos. En el
Pau tiene claro que la excursión es caso de Beltrán resulta más sorprendente,
inamovible: "Amigo Beltrán: Opino como pues habrá que esperar a finales de 1919
V. en que debemos salir cuando dijimos; para volver a constatar que escribe a Pau.
así es que para el viernes disponemos la Tenemos que recurrir a la bibliografía
salida. Precisamente acabo de recibir carta para corroborar que la excursión que
de Font y me dice que a últimos de se- preparaban se hizo. Así leemos en una
mana marchará a Los Puertos, por la parte breve nota, publicada en Barcelona tradu-
de Cataluña; y que espera que nos veamos cida al catalán (PAU, 1918a: 76) que
en las masías del monte Caro, en donde estuvo en los Puertos de Beceite del 22 al
piensa establecerse, acompañado de Gros. 28 de junio de 1917, acompañado por
Quería que fuera por Cataluña y bajar Beltrán y Pertegás (farmacéutico de La
luego por Fredes y La Cenia. Yo le digo Cenia), encontrándose con Font y Gros el
que no puede ser, y que salimos el viernes 27 en Carrelares. A ello se añade una
día 22 para Fredes". alusión posterior a este viaje con motivo
No le desanima el posible estado atra- de su repetición en 1918, aunque esta vez
sado de las plantas: "Si fuera pronto, sin Beltrán (PAU, 1919a).
siempre se hará algo y veremos las pri- Ninguna alusión a ello en la presente y
maverales; y además, que cada día en un densa carta, que comienza así: "Amigo
caballo y la vegetación va a escape y es Beltrán; Estoy estudiando las plantas que
cosa de media docena de días, como sigan Gros me mandó el año 1916 de Málaga;
estos calores de ahora. Y me parece que porque las del año 1915 están ya impresas
en La Cenia ha de estar la vegetación un y las repartirán seguramente muy pronto".
poquito pasada. Y como no se trata de Se refiere al extenso trabajo recién publi-
grandes alturas, ya verá V. cómo llegamos cado en Barcelona (PAU, 1916).
a tiempo de encontrar las plantas en re- Ello le da pie a tener que hacer una
gular estado. Opino como V y debemos ir, crítica muy directa en uno de los puntos
como quedamos. Hasta el viernes, pues, más frágiles de su interlocutor: "Con este
en la estación de Nules". motivo he tenido que dar un vistazo a las
Añade una posdata final: "Dígale a su plantas de mi herbario y veo que de V.
amigo que, como saben los catalanes existe una muestra, que recogió en Alge-
nuestra salida, han dispuesto otra por la ciras y es nueva para la flora de Europa;
parte de Cataluña y, como somos amigos, aunque pudiera estar en Sicilia, por más
hay que buscarnos en los Puertos y evitar que no se indica. Yo debería ocultar este
que nos tachen de poca formalidad. Ahora descubrimiento y no indicarlo; pero no
sería poco serio decirles que desistimos tengo ese carácter ni me gusta ocultar ni
del viaje. Hay que ir por esta causa y usurpar descubrimientos de mis enemigos
resulte lo que resulte. Ya les falté a la y mucho menos de mis amigos; pero V.
inauguración del Museo y no quiero que merecía este castigo, por haberme ocul-

4
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VII

tado sus trabajos por la provincia de Cá- miento, la causa es otra: es no hacer nada
diz; pues si de ellos tengo conocimiento y para que nadie tampoco lo haga".
guardo alguna muestra, se la debo a Car- Como ejemplo alude a un caso re-
los, que me remite las del Museo para ciente: "Este mes pasado, el amigo Caba-
estudiarlas. Se trata de la especie africana llero me remitió de Barcelona una pe-
Cerinthe oranensis Batt., que se aparta de queña colección de plantas, que el hijo de
la gymnadra Gas. por la altura en que se Aterido, soldado en aquella región, reco-
insertan los estambres". lectó. Como cayeron en mis manos, he
La mayoría de los autores posteriores podido hacer una revisión regular y me ha
no admiten la separación entre ambos dado, esta pequeña colección, alguna
táxones (QUÉZEL & SANTA, 1962: novedad. Así es, que el hijo de Aterido se
762), lo que devalúa el interés de la apor- va a crecer y su padre va a estar satisfecho
tación; pero tampoco Pau parece haberse por los descubrimientos de su hijo. Pero,
decidido a publicar nada al respecto. si no hubiesen caído en mis manos, les
Insiste en las críticas a Beltrán, aunque hubiese pasado lo mismo que les pasó a
ahora de un modo más indirecto: "Ya ve las plantas que el sacamuelas de D. Odón
V. a dónde y para qué sirven todas esas de Buen recogió en África, cuando el
herborizaciones que V. hizo si no hay un viaje de la fragata Blanca. Caballero las
naturalista que ponga las cosas en su lugar publicará este mes, quizás, en la Espa-
y conozca la materia; pero bien conocida, ñola". Más bien fue el mismo PAU
como si no hubiese V. descubierto nada. (1918b) quien las publicó, y en la Arago-
Como este caso conozco muchos en Es- nesa.
paña. Por no consultar con especialistas, Todavía coleaba el estudio de las re-
todas las molestias y todos los descubri- colecciones de Escalera en Oriente Medio
mientos que se hacen, como si no se hi- (PAU & VICIOSO, 1918): "Terminé y
ciesen Algunos, llevados por los celos, remití a Madrid el trabajo de Persia. Ve-
consienten más que se pierdan en su casa remos cómo sale la cosa. Por cierto, que
que otros las vean y se aprovechen de la única planta que consulté, o quise con-
ellas; pero en el pecado llevan la peniten- sultar, en el extranjero fue la Dionysia
cia, porque no llaman la atención y pasan bolivari, por unas observaciones que me
siempre entre los anónimos". hizo Carlos. Pero la cochina estafeta de
Pau, uno de los científicos españoles policía militar me estropeó la muestra y
que más ha tratado con aficionados y me dicen que apenas se puede estudiar,
principiantes, conoce bien la variada pero que las hojas les son desconocidas.
mentalidad de estas personas, en su mayo- Como tuve que adquirir unas monografías
ría entusiastas y desinteresadas, pero entre del género, que se habían publicado, por
las que no faltan quienes se quieren atri- fortuna, en Suiza; y pudieron llegar a mis
buir a sí mismos los méritos de quien les manos a pesar de la guerra cochina. Com-
apadrina: "Otros, que bien las comunican, prenda V. que debía tener mucho interés
se creen que son ellos y no el especialista, en que no resultara un camelo la especie
el que los encumbra y llama la atención ésta que dedicaba a D. Ignacio". Efecti-
del mundo científico sobre los descubri- vamente, a primeros de año ha mantenido
mientos que se publican, y ya se creen correspondencia con G. Beauverd, del
aptos para marchar sin andadores. Estos, Jardín Botánico de Ginebra, solicitando
si pasan el tiempo en el estudio y desean una serie de publicaciones (MATEO,
trabajar de firme y llegar, hacen bien; 1996: 119).
pero no son esos los motivos de aisla- Concluye: "Y como el papel sin pen-
sar se agota, aquí da fin mi carta y no va

5
Flora Montiberica 15 (2000)

más. Que siga bien de salud y hasta que las cercanías de San Juan de las Abadesas
nos veamos este verano, que no sé a (Gerona).
dónde encaminaré los pasos, ni tengo Sigue con las notas sobre la flora ma-
proyecto más que el indicado a Emilio de tritense: "Estos días publico una revisión
la Sierra Maltés, que espero ver otros de las cistáceas de Madrid, y allí verá V.
Puertos". los disparates que escribió Cutanda; hasta
el punto de describir el Cistus salvifolius
70. Segorbe. 6-VIII-1918. 1f. de Linné con flores blancas. Lástima de
Ha pasado la primavera. Ha estado de escoba". Comete Pau un lapsus calami,
nuevo en los Puertos de Beceite, como pues C. salviifolius tiene flores blancas, y
vemos en la bibliografía (PAU, 1919a), lo que denuncia en esa publicación (PAU,
pero empieza aludiendo a la Silene cam- 1918d) es que Cutanda asegure que tiene
bessedesii recogida en Nules por Beltrán: flores amarillas, transformación que suele
"Amigo Beltrán: En mi poder su última. ocurrir en las muestras de herbario tras el
Recibí la planta pero no con semillas. No prensado y desecación.
parece que las necesitemos, porque creo Una importante obra está a punto de
que ha de pertenecer a la Silene littorea de salir a la luz: "Lo de Persia, me dicen que
Brotero, especie que está citada, lo más ya está terminado y que resultan muy
próximo a este sitio de V., allá en Anda- bonitas las estampas y muy curioso el
lucía". trabajo. Allí va una bibliografía que habrá
Pasa a comentar los resultados de su dejado turulatos a más de cuatro tipos
última expedición: "Fuimos a los Puertos madrileños". Efectivamente, una de las
de Valderrobles y Peñarrocha, y estoy originalidades de este trabajo (PAU &
muy contento por la multitud de hieracios VICIOSO, 1918), en el contexto de su
que pude traer. El viaje fue muy feliz y obra escrita, es que concluye con un lis-
muy distraído. Recogí el hongo que des- tado de la bibliografía empleada para su
cubrimos en Ulldecona sobre las hojas del preparación; donde destacan los trabajos
Tyrimnus y que se lo remití al Sr. Fra- monográficos de J. Bornmüller y A.
goso. Como se trata de una especie nueva, Bunge, en alemán, sobre plantas de
como V. sabe, le rogué a Fragoso se lo Oriente Medio.
dedicara al amigo Pertegás, que bien se lo Habla de sus últimas recolecciones en
merece; porque sin él ni V. ni yo hubié- Valencia: "Se me olvidaba decirle a V.
semos explorado tan cómodamente y tan que he descubierto en Tous una especie
bien este país. Espero que me atenderá y leñosa nueva para España y un híbrido
también espero que V. añada sus ruegos a que dedico a Trullenque". Alude al que,
los míos, por si Fragoso no se aviniera a sorprendentemente, llama Tamarix sego-
nuestras pretensiones". bricensis, que actualmente se tiene por
Respecto a los manuscritos que pre- sinónimo de T. africana Poiret; así como
para para publicación afirma: "Remití lo a Phlomis x trullenquei híbrido entre P.
de Melilla y se olvida V. de lo más im- crinita y P. lychnitis; que aparecen publi-
portante, que es lo de Madrid; pues tam- cados ese mismo año en Barcelona (PAU,
bién le mandé un trabajo sobre los hiera- 1918e).
cios de la provincia, que creo no habrá También en Castellon: "He recogido,
hecho mucho agrado". Se refiere a las en el mismo pico de Espadán, el hieracio
herborizaciones de Ángel Aterido en el que V. me enseñó de Nules. Lo tengo
norte de África (PAU, 1918b) y a una plantado y va muy bien. Espero estudiarlo
nota sobre táxones del género Hieracium vivo. Su Leucojum está ahora dándome
(PAU, 1918c), recogidos por Caballero en flores. A Jabalambre no he podido subir,

6
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VII

será otro año. Subiría al Pirineo, pero poco: "Font por Alicante y Baleares. Gros
tengo pereza. No sé a dónde ir ya". por la provincia de Málaga. Carlos Vi-
cioso se fue a pasar unos días por Aran-
71. Segorbe. 20-II-1919. 1f. juez. Yo no he vuelto a salir de casa,
Han vuelto a pasar muchos meses y después del viaje a Orihuela".
cada vez vemos distanciarse más la rela- Ha sido invitado a una tercera cam-
ción entre ambos. Cartas de Beltrán no paña por los Puertos de Beceite, pero
aparecen. No sabemos si las hubo. Las de rehusa la invitación: "Pertegás me dijo
Pau se hacen más escuetas y formales: que volviera otra vez por La Cenia; pero,
"Amigo Beltrán: Como la cosa es de mu- me parece que este año no podrá ser. Ya
cha importancia me apresuro a rogarle a le mandé mi relación sobre el viaje del
V. me comunique los híbridos de Miraflo- año pasado a los Puertos aragoneses, que
res; y, si V. no quiere desprenderse del no ha salido antes por las huelgas de tipó-
ejemplar, mándemelo al menos para verlo grafos de Zaragoza. Espero el sábado a
y se lo devolveré. Así lo compararé con Moroder y Trullenque".
los mi colección".
Una única y breve consideración botá- 73. Segorbe. 23-X-1919. 1f.
nica, muy atinada, referida a Cistus cris- Tras más de dos años sin que aparezca
pus: "El crispus será el de V.; pero al que carta de Beltrán en el archivo de Pau,
yo aludía era un disparate, porque en encontramos una, fechada el 29-IX-1919,
Guadalajara no puede estar. Boissier dijo: que es la última. A ella contesta Pau con
'in collibus regionis calidae', y en Málaga esta otra, que también es la última de éste,
sube hasta los 700 m escasos. Lo que es conservada en el archivo de Beltrán.
bien cierto es que yo no lo he visto apar- En ella el profesor de Valencia justi-
tarse de la costa, así suba en las montañas fica el haber vuelto a suspender en sep-
vecinas al mar hasta las mayores alturas, tiembre al recomendado por Pau, que no
como en el convento de Las Palmas (cerro sabe nada de la asignatura, menos que en
del hermano Bartolo)". junio. Éste en la contestación no hace
Como posdata aprovecha para una ninguna referencia al incidente, hablando
nueva recomendación, en este caso se de sus recientes publicaciones: "Mi dis-
trata de un hijo del veterinario de Se- tinguido amigo: Ante todo que esté V.
gorbe, que se llama Emiliano Narbón. perfectamente bueno de salud ... La mía
buena, por ahora. Me admira que V. pi-
72. Segorbe. 2-VI-1919. 1f. diera el folleto de los Puertos [PAU,
Insiste en la recomendación del hijo 1919] a Emilio, según me dice, cuando yo
del veterinario: "Amigo Beltrán: El vete- se lo remití a V. El anterior de la Institu-
rinario de ésta, que como V. sabe, tiene ció [PAU, 1918a] no fue más que un
un hijo estudiando el preparatorio, me ligerísimo extracto. No vale la pena
ruega le comunique a V. que le tenga en leerlo, porque nada digo. La nota V de
cuenta el día de exámenes y que haga lo Madrid [PAU, 1918d] también se la
que pueda por salvarlo, si V. cree que se mandé. Si se le extravió, le mandaré otra,
ahoga. Yo veré con gusto, y además con que tengo en abundancia ejemplares. Se la
agradecimiento, que V. haga los posibles remitiré con la nota VII [PAU, 1919b],
para complacerme y complacer además a que saldrá pronto.
este amigo. Se llama Emiliano Narbón y No escarmentado con los anteriores
Alcodori". resultados, sigue con las recomendacio-
Una breve referencia sobre los explo- nes: "Mi sobrino político me entrega una
radores botánicos que le han escrito hace nota de un muchacho que va a su clase y

7
Flora Montiberica 15 (2000)

me parece que es primo de aquel "podón" aspecto cuantitativo (314 cartas, en el


de marras. Es para que le pregunte y me período 1913-1936).
diga cómo se porta, y además que le El tercero es Beltrán, y es el que pa-
apriete. Se llama Federico Juan Bueno". rece preferido por Pau como amigo, co-
Termina avanzándole un aconteci- lega y continuador de su tarea, al que
miento de cierto peso: "He recibido de vemos tratar en su correspondencia, sobre
Gros sobre mil muestras de Granada. Fue todo al principio, como maestro y padre a
pensionado por el Museo de Barcelona. la vez. Tiene a su favor el ser paisano, no
Su centro fue Málaga, y de aquí se corrió sólo como valenciano, sino como nativo
hasta los límites de la provincia de Cádiz. de un pueblo de similar tamaño, situado
Publicaré otro trabajo, como el anterior de también en el sur de la provincia de Cas-
Gros, y espero que será más interesante y tellón. Vive unos años en Madrid pero
más nutrido". Así será y tal publicación pronto accede a la cátedra de Valencia, lo
(PAU, 1922) quedará como una de las que le sitúa a una corta distancia, pese a
obras cumbre su dilatada bibliografía. los medios de transporte de la época; con
lo que van a poder tener un trato directo y
personal con cierta frecuencia.
EPÍLOGO Es cierto que esta comunicación di-
recta, unida a la indirecta debida al mo-
Además de este material hay, en el ar- vimiento de terceras personas con men-
chivo de Nules, dos tarjetas postales, de sajes verbales para uno y otro, resta el
difícil datación y poco inteligibles al número de comunicaciones epistolares
haber escrito las últimas líneas del texto convencionales frente a los afincados en
perpendicularmente sobre las primeras Madrid o Barcelona, como los dos antes
Sin embargo, no existe ninguna otra mencionados. Pero no explica el parón
carta del período posterior: los años veinte definitivo del año 1919.
y treinta. Nos preguntamos ¿Qué ha pa- En total disponemos de las 75 cartas
sado? Es cierto que desde que ganara las de Pau a Beltrán, que hemos comentado
oposiciones en 1914 ha ido disminuyendo en este trabajo; a las que se oponen las 58
la frecuencia de sus contactos y la cordia- de Beltrán a Pau, que éste conservó.
lidad, haciéndose más espaciados y fríos, Afectan al breve período de 1910-1919,
pero nada que aparezca en las cartas de aunque de modo particular al 1910-14. Si
uno u otro vaticina una posible ruptura en el ritmo de contactos y relación fluida se
sus relaciones. hubiera mantenido hasta la Guerra Civil,
El caso de Carlos Vicioso es parecido. como parecía previsible en las condicio-
pasa de escribirle con gran asiduidad entre nes indicadas, éste habría sido el discípulo
1912 y 1915, baja entre 1916 y 1920, casi y amigo predilecto de Pau, el primer co-
desaparece en los años veinte, pero re- rresponsal (por delante del propio Font).
surge con cierto peso en los años treinta. A él, en vez de a Font Quer, habría man-
Entre la generación de los que podrían dado su correspondencia, a la Universidad
haber sido sus hijos hay tres hombres de Valencia habría legado su herbario,
destacados en la vida de Pau. Uno es el etc. Pero algo ocurrió y la Historia tomó
mencionado Carlos Vicioso, del que Pau su curso libre, diferente del que cual-
conservó 104 cartas (1906-1936), hijo de quiera hubiera podido prever al comienzo
su buen amigo Benito (del que conserva de la Primera Gran Guerra Europea.
152, período 1893-1917); otro es Pío Font
Quer, que destaca con diferencia por
encima de todos sus corresponsales en el

8
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VII

BIBLIOGRAFÍA PAU, C. (1918b) Plantas de Melilla. Bol. Soc.


Arag. Cien. Nat. 17: 123-133.
PAU, C. (1918c) Hieracios catalanes. Bol. Soc.
CAVANILLES, A. J. (1795) Observaciones
Esp. Hist. Nat. 18: 505-507.
sobre la historia natural, geografía, agri-
PAU, C. (1918d) Notas sueltas sobre la flora
cultura, pobalción y frutos del Reino de
matritense, V y VI. Bol. Soc. Arag. Cien.
Valencia. Imprenta Real. Madrid.
Nat. 17: 150-156, 190-211.
COLMEIRO, M. (1886-89) Enumeración y
PAU, C. (1918e) Una ligera visita botánica a
revisión de las plantas de la península
Tous. Butll. Inst. Catal. Hist. Nat. 18: 158-
Hispano-Lusitana e Islas Baleares. 5 vols.
161.
Madrid.
PAU, C. (1919a) Una correría botánica (27 de
FONT QUER, P. (1915) Una excursió bo-
junio a 6 de julio 1918). Bol. Soc. Ibér.
tànica a la Catalunya transibèrica. Treb.
Cien. Nat. 18: 46-64.
Inst. Catal. Hist. Nat. 1: 1-27.
PAU, C. (1919b) Notas sueltas sobre la flora
LAGUNA, M. (1875) Flora forestal española.
matritense, VII. Bol. Soc. Arag. Cien. Nat.
Madrid.
18: 80-92.
MATEO, G. (1996) La correspondencia de
PAU, C. (1922) Nueva contribución al estudio
Carlos Pau: medio siglo de historia de la
de la flora de Granada. Mem. Mus. Cien.
Botánica española. Valencia.
Nat. Barcelona, ser. Bot. 1(1). Barcelona.
MATEO, G. (1997a) La correspondencia
PAU, C. & C. VICIOSO (1918) Plantas de
cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán.
Persia y Mesopotamia recogidas por D.
Encuentros y desencuentros de dos botáni-
Fernando Martínez de la Escalera. Trab.
cos valencianos, I-VI. Flora Montiberica
Mus. Nac. Cien. Nat., ser. Bot. 14. 48 pp.
5: 64-77, 6: 72-75, 8: 26-32; 12: 22-28; 13:
QUÉZEL, P. & S. SANTA (1962) Nouvelle
6-11; 14: 1-7.
flore de l'Algérie et des régions déserti-
PAU, C. (1916) Contribución al estudio de la
ques meridionales. Paris.
flora de Granada. Treb. Inst. Catal. Hist.
Nat. 1916: 195-227.
PAU, C. (1918a) Una exploració botànica als (Recibido el 16-II-1999).
Ports de Beceit. Butll. Inst. Catal. Hist.
Nat. 1(4): 74-77.

9
Flora Montiberica 15: 10-20 (V-2000)

ADICIONES Y CORRECCIONES A LA ORQUIDOFLORA


VALENCIANA, I 1

Luis SERRA*, Carlos FABREGAT**, José JUÁREZ***, Patricia PÉREZ ROVI-


RA**, Vicente DELTORO****, Joan PÉREZ BOTELLA*, Amparo OLIVA-
RES****, Benjamín PÉREZ ROCHER*****, Mª Carmen ESCRIBÁ****** &
Javier BENITO AYUSO*******

* Generalitat Valenciana. Servicios Territoriales de Medio Ambiente. Alicante.


C. e.: flora.alicante@cma.m400.gva.es
** Generalitat Valenciana. Servicios Territoriales de Medio Ambiente. Castellón.
C. e.: flora.castellon@cma.m400.gva.es
*** Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias. C. e.: jjuarez@ivia.es
**** Generalitat Valenciana. Servicios Territoriales de Medio Ambiente. Valencia.
C. e.: flora.valencia@cma.m400.gva.es
***** Gual Villalbí, 3-19. 46009 Valencia. C. e.: bperez@ctv.es
****** Generalitat Valenciana. Centro de Protección y Estudio del Medio Natural.
******* Dr. Múgica, 26-2º B. 26002-Logroño (La Rioja)

RESUMEN: Se comenta el hallazgo de algunas especies que eran poco conocidas en


el ámbito de la Comunidad Valenciana, se confirman citas antiguas que habían sido deses-
timadas recientemente para la flora valenciana y se aporta la primera referencia concreta
en ámbito valenciano de otras cinco: Dactylorhiza fuchsii (Druce) Soó, Epipactis cardina
Benito Ayuso & Hermosilla, Orchis cazorlensis Lacaita, Orchis tenera (Landwehr) C. A.
J. Kreutz y Platanthera chlorantha (Custer) Reichenb.

SUMMARY: In the present paper, the finding of scarcely known orchid species in the
Comunidad Valenciana region (E Spain) is discussed. Additionally, some old distribution
data not taken into account in recent floristic compilations are confirmed. Finally, the first
available reference in the Comunidad Valenciana for Dactylorhiza fuchsii (Druce) Soó,
Epipactis cardina Benito Ayuso & Hermosilla, Orchis cazorlensis Lacaita, Orchis tenera
(Landwehr) C. A. J. Kreutz and Platanthera chlorantha (Custer) Reichenb. is provided.

INTRODUCCIÓN

1
Trabajo financiado en parte a cargo del proyecto LIFE B4/3200/93/766 ("Creación de la red de microrreser-
vas de flora de la Comunidad Valenciana"), cofinanciado por la Generalitat Valenciana y la Comisión Europea.

10
L. SERRA & al.: Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana, I

En los últimos años han sido diversas (IPVA), así como el particular de unos de
las adiciones a la orquidoflora valenciana los autores (LS). Mayoritariamente las
(NEBOT & AL., 1990; NEBOT & SE- citas vienen refrendadas por diapositivas
RRA, 1990; SENDRA, 1992; MATEO, (D) realizadas por los autores y no por
GARCÍA & SERRA, 1992; AGUILE- pliego debido a la extrema rareza de las
LLA, 1993; FABREGAT & LÓPEZ especies, y porque en la mayoría de los
UDIAS, 1993; SOLANAS, DE LA TO- casos, los ejemplares prensados pierden
RRE & CRESPO, 1993; SERRA & MA- muchos de los caracteres diagnósticos,
TEO, 1994; LOWE, 1995; PIERA & siendo más reconocible la especie a partir
CRESPO, 1997; HERRERO-BORGO- de la imagen en fresco.
ÑÓN & CRESPO, 1998; SOLANAS, Los datos bioclimáticos siguen las di-
1998; ARNOLD, 1999; BENITO AYU- rectrices de lo reseñado en RIVAS MAR-
SO, ALEJANDRE & ARIZALETA, TÍNEZ (1987).
1999; DELFORGE, 1999a, DELFORGE,
1999b; PIERA, 1999; SEGARRA, en
prensa). Sin embargo aún quedaban por LISTADO DE TÁXONES
reconocer diversas especies, a tenor de los
resultados de nuestras últimas campañas Cephalanthera damasonium (Miller)
de herborización y fotografía de estos dos Druce
últimos años. [ALICANTE: Alcoi, Font Roja, 1100 m,
Presentamos a continuación las modi- J. Mansanet & G. Mateo, VI-1980, (VAB s/n)]
ficaciones al último listado de especies Este pliego realmente corresponde a
presentes en la Comunidad Valenciana C. rubra (L.) L.C.M. Richard, ya que el
(MATEO & CRESPO, 1998), conside- ovario y la parte superior del tallo son
rando que algunas de las especies sin pubescentes y no glabros o glabrescentes
duda deben presentarse en otras localida- como en C. damasonium. Con esta rectifi-
des además de las citadas, aunque por el cación quedan tan solo dos poblaciones
momento (hasta la fecha de publicación conocidas de C. damasonium en Alicante
de este trabajo) sólo conocemos las que a (SERRA & MATEO, 1994; SOLANAS,
continuación se reseñan. 1998), aunque en la Font Roja o en la
Algunas de las citas corresponden a la Serra de Mariola podrían existir poblacio-
primera para la Comunidad Valenciana, nes no detectadas hasta la fecha.
otras son novedades provinciales, y en
algún caso, se trata de eliminación de Dactylorhiza fuchsii (Druce) Soó
especies del catálogo debido a su confu- - D. elata sensu auct., non (Poiret) Soó
sión con otras relacionadas. *CASTELLÓN: Puebla de Benifasar,
De todas ellas se aporta información Fredes, hacia Pinar Plá, 31TBF6011, 1100 m,
respecto a su comportamiento ecológico P. Pérez, M. J. López & E. Sánchez, 19-VI-
en la Comunidad Valenciana. 1999, (D, VAB 991295). Puebla de Benifasar,
Fredes, Portell de l’Infern, 31TBF6209, 1000
m, C. Fabregat, P. Pérez, J. M. Aparicio & V.
Adal, 22-VI-1999, (D). Puebla de Benifasar,
MATERIAL Y MÉTODOS Fredes, pr. Font del Teix, 31TBF6110, 1000
m, C. Fabregat, P. Pérez, J. M. Aparicio & V.
El material citado en el presente tra- Adal, 22-VI-1999, (D).
bajo se encuentra depositado en los herba- *VALENCIA: Sinarcas, márgenes del
rios ABH, MUB y VAB, (HOLMGREM Arroyo Regajo, [30SXK50], 800 m, G. Mateo,
& HOLMGREM, 1993), el herbario del VI-1979, (VAB 790615, ut. D. elata).
Instituto Padre Eduardo Vitoria de Alcoi

11
Flora Montiberica 15 (V-2000)

No había sido detectada hasta la fecha Epipactis distans Arvet-Touvet


esta orquídea en la Comunidad Valencia- CASTELLÓN: Puebla de Benifasar, Fre-
na. Sin embargo, es probable que sea des, hacia la Roca Blanca, 31TBF6110, 1100
frecuente en las comarcas interiores de m, C. Fabregat, S. López Udias, P. Pérez & J.
Castellón y Valencia, y a ella deberán Güemes, 8-VI-1999, (D). Villafranca, Rambla
de las Truchas, 30TYK2682, 1120 m, J. Juá-
referirse al menos parte de las citas de D. rez, VI-1999, (D, VAB 991292).
maculata (L.) Soó en este territorio.
Citada recientemente de Castellón
Especie que crece en pastizales frescos
(BENITO AYUSO & al., 1998; BENITO
y márgenes de caminos en los pisos meso-
AYUSO, ALEJANDRE & ARIZALETA,
y supramediterráneo bajo ombroclima
1999), ampliamos su presencia en el inte-
subhúmedo. Una de las poblaciones de-
rior de la provincia con las localidades
tectadas se encuentra incluida dentro de
mencionadas.
una microrreserva de flora. [ver Mapa 1].
En la localidad de Fredes crecía en el
sotobosque de un pinar de Pinus sylvestris
Epipactis cardina Benito Ayuso & Her-
L., en un grupo de no más de 10 indivi-
mosilla
duos, en el piso supramediterráneo bajo
- E. helleborine auct., non (L.) Crantz ombroclima subhúmedo. Se encontraba
*ALICANTE: Alcoi, Serra del Carrascar,
30SYH1482, 1280 m, L. Serra & J. Catalá, en el margen de una senda, donde poste-
28-VI-1998, (D, VAB 991291). riormente a su hallazgo fue devastada tal
Taxon recientemente descrito (BE- vez por recolección con fines medicinales
NITO AYUSO & HERMOSILLA, 1998) o por acción del ganado. En la localidad
del que no se tenían datos de su presencia de Villafranca aparecía en el sotobosque
en la Comunidad Valenciana. Sin duda las de un pinar de Pinus nigra Arnold subsp.
referencias anteriores de E. helleborine en salzmannii (Dunal) Franco, en el mismo
la Font Roja (RIGUAL, 1984; BALLES- piso y ombroclima que la anterior.
TER & STÜBING, 1990) deban asignarse Dado lo escaso de la presencia de esta
a esta especie. También relacionada con especie en la Comunidad Valenciana y las
E. tremolsii Pau, se diferencia de ésta por amenazas observadas será conveniente
presentar las hojas repartidas por todo el incluir alguna de sus poblaciones en la red
tallo mientras que la planta de Pau las de microrreservas de flora.
tiene agrupadas en su base; el tallo fre-
cuentemente aparece en zig-zag, así como Epipactis helleborine (L.) Crantz
las hojas y tallo suelen ser rojizos, cosa Según todas las evidencias, las refe-
que no sucede en E. tremolsii. Finalmen- rencias anteriores asignadas a este taxon
te, la floración es más temprana en la E. en la Comunidad Valenciana deben atri-
tremolsii (mayo-junio), mientras que la de buirse a E. tremolsii Pau, E. distans Ar-
E. cardina es posterior (junio-julio). vet-Touvet o E. cardina Benito Ayuso &
Se encuentra dispersa en la zona más Hermosilla, con lo que esta especie deja-
fresca del Parque Natural de la Font Roja, ría de formar parte de la flora valenciana.
en el sotobosque del robledal de Quercus No debe descartarse en cualquier caso su
faginea Lam., en el piso mesomediterrá- posible presencia en las comarcas interio-
neo superior bajo ombroclima subhúme- res de Castellón o de Valencia, en barran-
do. Algunos ejemplares además están cos muy húmedos, en sotobosque de ár-
incluidos en una microrreserva allí exis- boles o arbustos caducifolios.
tente, con lo que el grado de protección es
bastante elevado. [ver Mapa 1]. Limodorum trabutianum Batt.
ALICANTE: Alcoy, en “El Carrascal”,
[30SYH18], F. Cámara Niño , 1-VI-1936, (IP

12
L. SERRA & al.: Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana, I

VA 233). Alcoi, Serra del Carrascar, 30SYH En cuanto a las poblaciones encontra-
1482, 1210 m, L. Serra, A. Bort & L. Serra das en la provincia de Castellón, éstas se
Cremades, 6-VI-1999, (D, VAB 991293). Ibi- localizan en el Parque Natural de la Sierra
dem, 1270 m, L. Serra, C. Fabregat, E. Lagu-
de Espadán, sobre sustrato silíceo bajo
na, P. Pérez, J. Pérez, 18-VI-1999, (D).
*CASTELLÓN: Ain, Barranc del Junca- ombroclima mesomediterráneo subhúme-
ret, 30SYK2618, 650 m, C. Fabregat, P. do. La primera cuenta con 3 individuos
Pérez, J. Juárez, J. M. Arregui & Mª C. Escri- creciendo en el margen de una de las
bá, 25-V-1999, (D, VAB 991294). Villamalur, sendas que atraviesa el parque, relativa-
La Parra, 30SYK2225, 750 m, C. Fabregat, P. mente transitada. En la segunda solo se
Pérez, C. Igual, J. M. Aguilar, V. Arnau & A. halló un individuo, mientras que en la
Benacher, 15-VI-1999, (D). Villamalur, hacia tercera existían dos.
Sueras, 30SYK2327, 540 m, C. Fabregat & P. Para evitar que actuaciones de mejora
Pérez, 15-VI-1999, (D).
de nuestros Espacios Naturales Protegidos
Taxon que fue citado ya en la Font afecten a estas especies es fundamental
Roja por CÁMARA NIÑO (1942) pero
que sus gestores dispongan de la máxima
que posteriormente fue atribuido a L. información posible de su ubicación evi-
abortivum (L.) Swartz. Visto el pliego tando así su posible afección. [ver Mapa
recolectado por Cámara confirmamos su
2].
determinación ya que la única flor exis-
tente presenta un espolón de apenas 2 Ophrys arnoldii Delforge
mm, mientras que en L. abortivum el CASTELLÓN: Fredes, hacia la Roca
espolón siempre es mayor de 14 mm. Tras Blanca, 31TBF6110, 1100 m, C. Fabregat, S.
intensas búsquedas en el Parque Natural López Udias, P. Pérez & J. Güemes, 8-VI-
de la Font Roja se han detectado dos 1999, (D).
poblaciones de esta especie, ambas con VALENCIA: Sinarcas, Las Hoyuelas,
flores sin espolón. Las dos poblaciones 30SXK50, B. Pérez Rocher, C. Fabregat, P.
cuentan con no más de 10 individuos y, Pérez Rovira, E. Laguna, A. Olivares & V.
Deltoro , 29-IV-99, (D).
en principio, está asegurada su perviven-
cia ya que se encuentran dentro de un Taxon descrito recientemente, cuyo ti-
parque natural, y relativamente alejadas po procede de Tarragona, aunque existe
de pistas forestales o caminos transitados, igualmente en la Comunidad Valenciana,
con lo que cualquier actividad de mant e- tanto en Castellón como en Valencia
nimiento de caminos no les afectará. No (ARNOLD, 1999, ut O. fusca 2º gr. de
ocurre lo mismo con individuos de la otra floración) y que alcanza Alicante de for-
especie, que también han sido detectados ma escasa (ARNOLD, com. pers.).
en el parque, en localidades relativamente Se trata de las O. fusca de floración
próximas a las anteriores pero justo al tardía y de flores grandes. Al parecer pre-
lado de una pista (1 individuo) y al lado senta una distribución centrada en Catalu-
de un camino (1 individuo) donde recien- ña, extendiéndose hacia el oeste hasta Na-
temente se ha colocado una valla afectan- varra, el sur hasta Albacete, por el este a
do a la floración de 1999, aunque espera- Mallorca y por el norte existe la posibili-
mos que la parte subterránea de esta dad de que poblaciones de Francia e Italia
planta no se haya malogrado. también puedan asignarse, aunque aun es-
tá por comprobar (DELFORGE, 1999a).

13
Flora Montiberica 15 (V-2000)

En la localidad castellonense crecía en localidad valenciana, en el piso mesome-


el piso supramediterráneo subhúmedo, en diterráneo superior, con ombroclima seco
pastizales frescos de Brachypodion phoe- y en el mismo hàbitat.
nicoidis Br.-Bl. ex Molinier 1934. En la

14
L. SERRA & al.: Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana, I

Orchis cazorlensis Lacaita Torregrosa & al., 9-VI-1989, (VAB 892429,


ut O. laxiflora ). Sierra Espadán, J. Mansanet,
- O. patens sensu auct., non Desf.
R. Currás & G. Mateo , V-1980, (VAB 80/
- O. spitzelii sensu auct., non Sauter
0842, ut O. laxiflora ).
*VALENCIA: Castielfabib, hacia Tor-
VALENCIA: Estivella, Serra Calderona,
món, rodenos, 30TXK4452, 1150 m, G. Mateo
pr. El Garbí, [30SYJ29], 500 m, J. Mansanet,
687, 23-V-1988, (VAB 882379, ut O. spitze-
V-1973, (VAB 740396, ut O. laxiflora ). Cas-
lii).
tielfabib, hacia Tormón, rodenos, 30TXK4452,
Aunque se trata de la primera referen- 1150 m, G. Mateo 687, 23-V-1988, (VAB
cia concreta para esta especie en la Co- 882400, ut O. laxiflora ). Castielfabib, Muela
munidad Valenciana, deben corresponder del Arroyo, 30TXK3244, 1500 m, J.J. Herre-
igualmente a este taxon las referencias de ro-Borgoñón , 26-V-1997, (ABH 34588, ut O.
O. patens (VIGO, 1968; WILLKOMM, laxiflora ).
1893) para el interior de Castellón. O. Taxon considerado recientemente in-
patens es un taxon, al parecer, endémico tegrante de la flora valenciana (MATEO
del Mediterráneo Central (Liguria italia- & CRESPO, 1998), y citado igualmente
na, Túnez y Argelia), mientras que O. en fechas recientes por primera vez con
cazorlensis sería exclusivo de la Pení n- localidad concreta de nuestro territorio
sula Ibérica y, posiblemente, Marruecos (HERRERO-BORGOÑÓN & CRESPO,
(DELFORGE, 1995). Se encuentra exten- 1999). Ha sido mayoritariamente confun-
dida en las sierras de Cazorla y Segura dido con O. laxiflora, del que se diferen-
(RIVERA & LÓPEZ, 1987) llegando al cia bien por su labelo claramente genicu-
Sistema Ibérico en su parte meridional. O. lado y sus hojas siempre en roseta basal,
cazorlensis se diferencia básicamente de quedando las caulinares como envainan-
O. patens en la coloración verde oliva a tes.
pardo-rojiza de sus sépalos, frente al ro- Al parecer es más frecuente de lo que
sado o púrpura de la especie extrapenin- podría dar a entender su falta de referen-
sular. De O. spitzelii, especie que tamp o- cias en la bibliografía, al menos en las
co crece en la Península, se separa por el comarcas interiores de Castellón y Valen-
tamaño del espolón (mitad que el labelo cia. A pesar de que el material revisado
en la especie ibérica mientras que es tan como O. laxiflora pertenece a este taxon,
largo como éste en la especie extrapenin- no puede descartarse la posible presencia
sular); también se diferencian por tener el de la planta de Lamarck en zonas higró-
labelo muy plegado hacia atrás en O. filas del interior de las tierras valencianas,
spitzelii mientras que es plano o ligera- ya que en las provincias limítrofes sí
mente convexo en O. cazorlensis. [ver aparece. [ver Mapa 2].
Mapa 1].
Orchis longicornu Poir.
Orchis langei K. Richter Planta citada de la Comunidad Valen-
- O. laxiflora sensu auct., non Lam. ciana (MATEO & CRESPO, 1998) pro-
*CASTELLÓN: Vistabella del Maestrat, bablemente por confusión con alguna
El Rodesnar, 30TYK25, 1350 m, E. Burgaz, J. especie del grupo O. morio L. O. longi-
Güemes, F. Salvador & C. Fabregat, 6-VI- cornu se diferencia por tener flores con un
1987, (VAB 871129, ut O. laxiflora ). Vallibo-
na, pr. Santa Agueda, 31TBE4796, 1230 m, C. tono más violáceo y un espolón más largo
Fabregat & S. López Udias, 1-VI-1991, (VAB y erecto. Esta especie además sería endé-
947715, ut O. mascula). Sierra de Espadán, mica del Mediterráneo Central (DEL-
por Ayódar, rodenos, 600 m, J. Mansanet & FORGE, 1995), teniendo sus poblaciones
G. Mateo, V-1976, (VAB 760783, ut O. laxi- más cercanas en Baleares (ALOMAR,
flora ). Segorbe, 30SYK1403, 700 m, M.D. 1994).

15
Flora Montiberica 15 (V-2000)

16
L. SERRA & al.: Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana, I

Orchis mascula (L.) L. decidió extraer este ejemplar, junto a uno


ALICANTE: Alcoi, Serra del Carrascar de Spiranthes spiralis, otro de Orchis
de la Font Roja, 30SYH1382, 1200 m, L. fragrans y un centenar de Ophrys specu-
Serra & A. Bort, 1-VI-1996, (D). Confrides, lum, y translocarlo directamente un cent e-
Serra d'Aitana, 30SYH3782, 1240 m, J. Juá- nar de metros a un lugar declarado no
rez, V-1990, (D). Agres, Serra de Mariola, Alt
del Contador, 30SYH19, 1200 m, J.R. Nebot, urbanizable incluido en el perímetro de
15-V-1988, (VAB 886741). protección de las salinas, evitando así su
CASTELLÓN: Vallibona, pr. Santa desaparición al completar las obras de
Águeda, 31TBE4796, 1230 m, C. Fabregat & urbanización en curso.
S. López Udias, 10-V-1996, (VAB 961996, ut El ejemplar hallado es inconfundible
O. olbiensis). por su labelo entero, flabelado y colorea-
VALENCIA: Buñol, Sierra de Malacara, do con líneas paralelas hacia la garganta.
Cantacucos, 30SXJ7865, 850 m, B. Pérez Se encontraba en pastizales pertenecientes
Rocher, III-1998, (D). Puebla de San Miguel, a la asociación Teucrio-Brachypodietum
30TXK63, 1500 m, B. Pérez Rocher & al., 1-
V-1998, (D). retusi O. Bolòs 1957. Debe existir en más
localidades de la Comunidad Valenciana,
Taxon citado reiteradas veces en la
ya que no parece escaso tanto en Albacete
Comunidad Valenciana, pero frecuent e-
(RIVERA & LÓPEZ, 1987) como en
mente confundida con O. olbiensis Reut.
Murcia (SÁNCHEZ GÓMEZ & AL.,
ex Gren. Al menos en las localidades
1998).
anteriormente reseñadas se trata de O.
mascula. Se diferencia de la O. olbiensis
Orchis tenera (Landwehr) C.A.J. Kreutz
por su inflorescencia cilíndrica, compacta, *ALICANTE: Salinas, Sierra de Salinas,
grande, con gran cantidad de flores, y 30SXH76, 1100 m, L. Serra , 10-V-1986,
éstas con labelo con lóbulos laterales poco (LSH 1864).
deflexos y con puntos escasos en el cen- *VALENCIA: Bocairent, Serra de M a-
tral, sin manchas densas como en la O. riola, Mas dels Arbres, 30SYH1493, 960 m, L.
olbiensis. Muy probablemente aparecerán Serra , 3-VI-1990, (LSH 313).
otras poblaciones en las comarcas interio- Localizada en pastizales frescos, en el
res de la Comunidad Valenciana. piso mesomediterráneo bajo ombroclima
subhúmedo. Al parecer se trata de una
Orchis papilionacea L. subsp. grandi- especie endémica del centro de la Pení n-
flora (Boiss.) Malag. sula Ibérica, encontrándose desde el N de
ALICANTE: Banyeres de la Mariola, Se- Jaén hasta Soria (DELFORGE, 1995). En
rra de la Fontanella, La Blasca, terras rossas en la Comunidad Valenciana no había sido
pequeña dolina, arcillas de descalcificación, detectada hasta la fecha, aunque podría
[30SYH08], A. De la Torre, 7-IV-1988, (MUB hallarse en otros puntos de las comarcas
26342). Calp, Salines de Calp, 31SBC4481, 10 interiores valencianas. [ver Mapa 1].
m, L. Serra , 4-IV-2000, (D).
Taxon citado por NEBOT & AL. Platanthera chlorantha (Custer) Rei-
(1990) de la primera localidad mencio-
chenb.
nada, única conocida en la Comunidad *CASTELLÓN: Villanueva de Viver,
Valenciana hasta la fecha, pero que no Fuente del Pierre, 30TYK0138, 840 m, J.
había sido considerado en trabajos más Juárez, VI-1993, (D). Fredes, Portell de l'In-
recientes. La población recientemente fern, 31TBF6409, 950 m, C. Fabregat, P.
descubierta consta de un único individuo Pérez, I. Mateu, S. Paula & J. Mingorance, 5-
hallado en un solar de una urbanización VI-1998, (D). Castell de Cabres, Bovalar,
adyacente a las salinas. Tras consultar con 31TBF5004, 1060 m, C. Fabregat, P. Pérez,
J.V. Escobar & J. Vila, 1-VI-1999, (D). Villa-
los técnicos municipales de urbanismo se
franca, Rambla de las Truchas, 30TYK2682,

17
Flora Montiberica 15 (V-2000)

1120 m, C. Fabregat, P. Pérez Rovira, L. texto valenciano (PIERA & CRESPO,


Serra 5332, J. Pérez Botella, V. Deltoro, A. 1999), con lo que hay que avanzar en la
Olivares, B. Pérez Rocher, J. Juárez & Mª C. declaración de pequeñas zonas de reserva
Escribá , 9-VI-1999 (LSH 5856, D).
(Microrreservas) para todas estas especies
Citada de forma vaga hace años en el si queremos que se mantengan a largo
Maestrazgo, aunque sin concretar en qué
plazo. Igualmente, la obtención de indivi-
provincia (AGUILELLA, 1985). En las duos en vivero a partir de semillas o de
localidades encontradas habita en pasti- bulbos extraídos de las poblaciones natu-
zales húmedos del piso supramediterráneo
rales con el fin de reforzar las poblaciones
con ombroclima subhúmedo, en márgenes iniciales, así como crear nuevas poblacio-
de caminos y también formando parte del nes en zonas no sometidas a riesgo (par-
sotobosque del quejigar (Violo willkom-
celas de titularidad pública ya declaradas
mii-Quercetum fagineae Br.-Bl. & O. Bo- como microrreserva) son estrategias pa-
lòs 1950). Se diferencia de P. bifolia (L.) ralelas a la protección in situ de las pobla-
L.C.M. Richard por la posición de los
ciones iniciales (LAGUNA & AL., 1998).
polinios, que son paralelos y contiguos en Esperamos no tener que documentar la
ésta y distantes en la base y convergentes extinción local de alguna especie como
hacia el ápice en P. chlorantha. Las po-
recientemente ha sucedido en Bélgica con
blaciones que se conocen cuentan con una especie, Anacamptis pyramidalis, aún
pocos individuos (unos 10 ejemplares en relativamente abundante en la Comunidad
Villanueva de Viver, 2 en Fredes, 3-4 en
Valenciana (SAINTENOY-SIMON, DU-
Castell de Cabres, y menos de 50 en Vi- VIGNEAUD & OULTREMONT, 1997).
llafranca), estando una de ellas incluída
en una microrreserva de flora, con lo que
su conservación está algo más asegurada.
[ver M apa 2].
AGRADECIMIENTOS

J. Enric Arnold intercambió con no-


sotros sus datos sobre las Ophrys valen-
CONSERVACIÓN cianas, ofreciéndonos su visión del com-
plejo grupo de O. fusca; también nos
La gran mayoría de estas especies son facilitó bibliografía de gran interés, al
muy escasas en la Comunidad Valenciana igual que Pierre Delforge. Juanjo Herrero-
y sus hábitats son frágiles, están extrema-
Borgoñón y Joan Piera aportaron datos
damente fragmentados y presentan ciertas sobre algunas orquídeas valencianas poco
amenazas, como presión ganadera, trans- conocidas. Carlos Hermosilla ayudó con
formación de los usos del suelo, recolec-
alguna determinación conflictiva. Diego
ciones excesivas por parte de aficionados, Rivera y Conchita Obón nos facilitaron la
tratamientos silvícolas que modifican las información existente en MUB. Igual-
condiciones de humedad y umbría, des-
mente Gonzalo Mateo y Silvia López
trucción o canalización de manantiales, Udias colaboraron en la obtención de
herbazales higrófilos, fuentes naturales, datos del herbario VAB. Finalmente,
etc.
muchos han sido los guardas forestales
Todo ello incide de forma negativa en que nos han acompañado últimamente en
la permanencia de estas y otras especies el campo, facilitando la labor de localiz a-
que conviven con ellas, con lo que la
ción de zonas de gran interés conserva-
urgencia en la toma de medidas es eleva- cionista y ricos en orquídeas. A todos
da. En algunos casos ya se ha puesto de ellos gracias.
manifiesto la problemática concreta de
otras especies igualmente raras en el con-

18
L. SERRA & al.: Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana, I

BIBLIOGRAFÍA llón-Teruel). Collect. Bot. (Barcelona) 22:


154.
HERRERO-BORGOÑÓN, J. J. & M. B.
AGUILELLA, A. (1985) Flora y vegetación
CRESPO (1998) Fragmenta Chorologica
de la Sierra de El Toro y Las Navas de To-
Occidentalia, 6679-6688. Anales Jard.
rrijas. Tesis Doctoral. Universidad de Va-
Bot. Madrid 56(1): 147-148.
lencia.
HERRERO-BORGOÑÓN, J.J. & M.B.
AGUILELLA, A. (1993) Datos para la flora
CRESPO (1999). Adiciones a la flora del
castellonense. Anales Biol. 19: 83-89.
Rincón de Ademuz y Los Serranos (Va-
ALOMAR, G. (1994) Petita guía de les orquí-
lencia). Flora Montiberica 11: 44-47.
dies de les Balears. Govern Balear. Con-
HOLMGREM, P. K. & N. H. HOLMGREM
selleria d’Agricultura i Pesca.
(1993) Additions to Index Herbariorum
ARNOLD, E. (1999) La problématique des
(Herbaria), edition 8, Seres 2. Taxon 42:
groupes d’Ophrys fusca et d’O. omegaife-
489-505.
ra en Catalogne et dans le Pays Valencien
LAGUNA, E. & AL. (1998) Flora endémica,
(Espagne). Natural. belges 80 (Orchid.
rara o amenazada de la Comunidad Va-
12): 120-140.
lenciana. Generalitat Valenciana. Conse-
BALLESTER, G. & G. STÜBING (1990)
lleria de Medi Ambient. València.
Cuadernos de la Naturaleza nº 1. La Sie-
LOWE, M.R. (1995) Les orchidées de la
rra del Carrascal de Alcoy. Flora y vege-
province d’Alicante, Espagne. Natural.
tación . Alicante.
belges 76 (Orchid. 8): 78-83.
BENITO AYUSO, J. & C. HERMOSI-LLA
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998) Manual
(1998) Dos nuevas especies ibéricas, Epi-
para la determinación de la flora valen-
pactis cardina y E. hispanica, más alguno
ciana, Monografías Flora Montibérica, nº
de sus híbridos: E. x conquensis (E. cardi-
3. Valencia.
na x E. parviflora ), y E. x populetorum (E.
MATEO, G., E. GARCÍA & L. SERRA
helleborine x E. hispanica). Est. Mus.
(1992) Fragmenta Chorologica Occiden-
Cienc. Nat. Álava 13: 103-115
talia, 4262-4279. Anales Jard. Bot. Ma-
BENITO AYUSO, J., J. A. ALEJANDRE & J.
drid 50(1): 106-107.
A. ARIZALETA (1999) Epipactis purpu-
NEBOT, J.R., A. De la TORRE, G. MATEO
rata G. E. Smith et E. distans Arvet-
& F. ALCARAZ (1990) Materiales para la
Touvet dans la péninsule ibérique. Natu-
actualización del catálogo florístico de la
ral. belges 80 (Orchid. 12): 261-273.
provincia de Alicante. Anales Biol. 16: 99-
BENITO AYUSO, J., J.A. ALEJANDRE, J.A.
129.
ARIZALETA & L.M. MEDRANO (1998)
NEBOT, J. & L. SERRA (1990) Fragmenta
Epipactis distans Arvet-Touvet en el Sis-
chorologica occidentalia, 2667-2676. Ana-
tema Ibérico. Flora Montiberica 8: 55-60.
les Jard. Bot. Madrid 47(2): 482-483.
CÁMARA NIÑO, F. (1942) Observaciones
PIERA, J. (1999) Distribució i fenologia de les
botánicas en Alcoy, Sierra Mariola y Sie-
orquidàcies de la Marina Baixa (Alacant).
rra Aitana (prov. de Alicante). Bol. Soc.
Flora Montiberica 11: 19-26.
Esp. Hist. Nat. 40: 329-337.
PIERA, J. & M.B. CRESPO (1997) Dos or-
DELFORGE, P. (1995) Orchids of Britain &
quídeas nuevas para la flora de la Comuni-
Europe. Collins Photo Guide. London.
dad Valenciana. Acta Bot. Malacitana 22:
DELFORGE, P. (1999a) Ophrys arnoldii et O.
219-220.
lucentina, deux espèces nouvelles du
PIERA, J. & M.B. CRESPO (1999) Cuatro
groupe d’O. fusca. Natural. belges 80 (Or-
plantas raras de la flora valenciana, muy
chid. 12): 244-260,277-278.
seriamente amenazadas. Flora Montiberi-
DELFORGE, P. (1999b) Contribution à la
ca 13: 50-52.
connaissance des Orchidées précoces de la
RIGUAL, A. (1984) Flora y vegetación de la
province d’Alicante (Espagne). Natural.
provincia de Alicante. El paisaje vegetal
belges 80 (Orchid. 12): 233-243.
alicantino. Instituto de estudios Juan Gil-
FABREGAT, C. & S. LÓPEZ UDÍAS (1993)
Albert. Alicante.
Sobre la presencia de Goodyera repens
(L.) R. Br. en el Alto Maestrazgo (Caste-

19
Flora Montiberica 15 (V-2000)

RIVAS MARTÍNEZ, S. (1987) Memoria del SENDRA, A. (1992) Les orquidàcies a la


mapa de series de vegetación de España 1: Marina Alta. Aguaits 8: 35-41.
400.000. Publ. ICONA. Madrid. SERRA, L. & G. MATEO (1994) Sobre la
RIVERA, D. & G. LÓPEZ (1987) Orquídeas presència de Cephalanthera damasonium
de la provincia de Albacete. Instituto de (Miller) Druce al País Valencià. Butll. Inst.
Estudios Albacetenses. Diputación de Al- Cat. Hist. Nat. 61: 81-82.
bacete. Albacete. SOLANAS, J.L., A. DE LA TORRE & M.B.
SAINTENOY-SIMON, J., J. DUVIGNEAUD CRESPO (1993) Fragmenta Chorologica
& D’OULTREMONT (1997) Destruction Occidentalia, 4632-4658. Anales Jard.
d'une station d'Anacamptis pyramidalis, Bot. Madrid 51(1): 133-134.
orchidée protégée par la loi. Natural. Bel- SOLANAS, J.L. (1998) Flora, vegetación y
ges 78 (Orchid. 10): 75-80. fitogeografía de la Marina Baixa. Publica-
SÁNCHEZ GÓMEZ, P. & AL. (1998) Orquí- ciones Universidad de Alicante. Alicante.
deas de Murcia. Consejería de Medio Am- VIGO, J. (1968) La vegetació del massis de
biente, Agricultura y Agua. Región de Penyagolosa. Inst. Est. Cat., secc. Ciènc.
Murcia. Murcia. 37. Barcelona.
SEGARRA, G. (en prensa) Nuevas apor- WILLKOMM, M. (1893) Supplementum
taciones a la flora de Alicante. Acta Bot. Prodromi Florae Hispanicae. Stuttgart.
Malacitana
(Recibido el 7-II-2000)

20
Flora Montiberica 15: 21-30 (V-2000)

DEL NOMBRE BOTÁNICO DE ALGUNOS GRUPOS DE


ESPECIES CULTIVADAS, PLANTADAS O ASILVESTRADAS EN
EL ORIENTE IBÉRICO. II: HEDERA, PINUS, PLECTRANTHUS.
Emilio LAGUNA LUMBRERAS
Generalitat Valenciana. Servicio de Protección de Especies. c/ Arquitecto Alfaro, 39.
46011 Valencia.

RESUMEN: Se aportan claves y algunas notas identificativas para clarificar


la taxonomía de varias especies locales cultivadas y frecuentemente asilvestradas
en la Comunidad Valenciana. Los casos analizados pertenecen a los Hedera,
Plectranthus y Pinus. Se analiza además el caso de los táxones autóctonos del
grupo de Pinus nigra, en el que se reconsideran algunas antiguas combinaciones
nomenclaturales propuestas por Willkomm.

SUMMARY: On the botanic name of some groups of cultivated, planted or


naturalized plants in the Eastern Iberian peninsula, II.- Explanatory notes and
some identificative keys are shown, in order to clarify the taxonomy of some lo-
cal, usually naturalized species of cultivated plants and crops in the Valencian
Community (Eastern Spain). In addition, the native species of the grex Pinus ni-
gra is analyzed, and some Willkomm's ancient nomenclature combinations are re-
considered.

INTRODUCCIÓN En el caso del género Pinus se aportan


datos tanto de las especies introducidas
En esta segunda entrega (ver primera (P. eldarica, P. nigra subsp. nigra) como
en LAGUNA, 2000) se aportan datos de otras de probable introducción no co-
sobre las especies cultivadas, plantadas en rroborada (P. brutia, P. nigra subsp. lari-
el medio natural o bien naturalizadas, de cio), pero susceptibles de confusión con
los géneros Hedera, Pinus y Plectranthus, las anteriores, o taxones a los que proba-
dentro del territorio valenciano y su en- blemente corresponde asignar diversas re-
torno biogeográfico cercano. La biblio- ferencias verbales recibidas (P. halepensis
grafía utilizada para la determinación es la var. ceciliae). Dado que la clave pasa ne-
que específicamente se cita, así como la cesariamente por la aportación de datos de
referente a plantas ornamentales o culti- las especies autóctonas taxonómicamente
vadas que ya se detalló en la primera relacionadas (P. nigra subsp. salzmanni y
entrega, y cuyas referencias no se vuelven P. halepensisi), se profundiza en la defini-
a repetir aquí. ción y neocombinación varietal de las
formas locales.

21
Flora Montiberica 15 (2000)

GÉNERO HEDERA radios escuarrosos (divergentes en 90º


pero dispuestos en más de un plano) uni-
Aunque tendemos a asimilar que toda dos sólo en el extremo basal ... H. helix L.
hiedra cultivada corresponde a Hedera 2'. Hojas de los tallos vegetativos más
helix L., lo cierto es que gran parte de las grandes que las de los floríferos. Pedice-
plantas de nuestros jardines -y en conse- los foliares verde-rojizos o de color rojo
cuencia de las que en ocasiones se asil- vinoso (al menos en las hojas de los tallos
vestran en entornos periurbanos- corres- floríferos). Umbelas simples. Pelos ama-
ponden a H. canariensis Willd. y H. col- rillento-parduzcos, estrellado-peltados, de
chica (Koch) Hibberd. Las diferencias son 12-16 radios horizontales (en un sólo pla-
escasas, y las plantas resultan difíciles de no) unidos a la base hacia 1/4 de su longi-
identificar -sobre todo en el caso de los tud .................. H. canariensis Willd. (=H.
tallos florígenos, que son los más utiliza- helix L. subsp. canariensis (Willd.) Cout.)
dos en jardinería-. Combinando los ca- H. canariensis es aparentemente la
racteres expuestos por WEBB (1968) con menos cultivada de las 3 especies en la
los directamente observados por nosotros zona valenciana, siendo más frecuente ob-
en nuestras recolecciones, y los aportados servar cultivares variegados, con el centro
en trabajos especializados sobre especies del limbo foliar verdoso y la periferia
cultivadas (v.g., CONSOLINO & BANFI, amarillenta o blanca; los cultivares más
1993), podemos aportar la siguiente clave: utilizados en esta especie son los de hoja
1. Cáliz claramente perceptible. Flora- péndula. H. colchica es mucho más fre-
ción invernal o periinvernal (otoñal tardía cuente de lo que cabría esperar, siendo
o primaveral temprana), habitualmente en abundante en parques y jardines públicos,
régimen SD (día corto). Hojas de los ta- y naturalizándose bien a partir de esque-
llos vegetativos de 15-25 cm, con lóbulos jes, restos de podas, etc., sobre todo por
escasamente diferenciados. Pelos de los solares y escombreras; la mayoría de las
tallos jóvenes e inflorescencias de 0.5- formas cultivadas tienen hojas de un color
0.75 mm de diámetro, amarillento-parduz- verde poco intenso (al menos mucho
cos, peltados, con 15-25 radios, unidos en menos que el de las formas silvestres de
1/3 a 1/2 de su longitud ............................. H. helix).
................. H. colchica (C. Koch) Hibberd
1'. Cáliz inconspicuo a simple vista.
Floración estival o periestival (primaveral GÉNERO PLECTRANTHUS
tardía u otoñal temprana), habitualmente
en régimen LD (día largo). Hojas de los Los Plectranthus recuerdan en su as-
tallos vegetativos de menos de 15 cm, con pecto a nuestros Teucrium, pero provie-
3-5 lóbulos claramente diferenciados. Pe- nen del hemisferio Sur, siendo especial-
los de los tallos jóvenes e inflorescencias mente abundantes en el Africa austral, en
de 0.15-0.4 mm de diámetro, estrellados o la flora capense y malgache (v. CODD,
estrellado-peltados, con 6-16 radios, uni- 1985); el labio inferior de la flor esta
dos a lo sumo en 1/4 de su longitud .......... ostensiblemente desarrollado, caracterís-
...................................... H. gr. helix L.... 2 tica compartida con parte o la totalidad de
2. Hojas de los tallos vegetativos más algunos géneros del Africa meridional
pequeñas que las de los floríferos. Pedi- como Aeollanthus, Hemizygia, Solenos-
celos foliares verdes. Umbelas habitual- temon, etc. (v. GERMISHUIZEN, 1997).
mente reunidas en grupos de 2-3. Pelos En nuestras latitudes se cultivan 3 espe-
blanco-grisáceos (raramente amarillen- cies, todas ellas más o menos crasas.
tos), estrellados (no peltados), con 6-10

22
E. LAGUNA: Del nombre botánico de especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, II

1. Hojas de base cuneada. Planta car- trarse, como ocurre en los acantilados de
nosa fétida, con fuerte olor bituminoso. Cala Fustera (Benissa, Alicante).
Flores azuladas o violáceas, en espigas
más o menos densas; flores imbricadas
entre grandes brácteas carnosas, blancas PINOS DE LOS GRUPOS
en la base y violáceas hacia el ápice, ca- HALEPENSIS Y NIGRA
ducas tras la antesis. Floración primaveral
.............................. P. neochilus Schltr. Entre los años 60 y 80 se desarrollaron
1' Hojas de orbiculares o suborbicula- a nivel nacional diversos proyectos fo-
res, a anchamente ovadas, de base redon- restales orientados a estudiar la capacidad
deada. Plantas no fétidas, de olor neutro o de aclimatación de varias especies alócto-
aromáticas. Flores blancas, blanco-rosa- nas de Pinus productoras de madera o
das o de color azul muy claro, en espigas útiles para la reducción de la erosión de
alargadas, habitualmente sin brácteas Flo- los suelos en clima mediterráneo, afec-
ración entre finales del verano y mediados tando fundamentalmente a la sect. hale-
del invierno ...................................... 2 pensoides y al grex P. nigra. De la infor-
2. Hojas y tallos sin pelos, lúcidas y mación recogida de diversos informadores
netamente crasas, no aromáticas, verde a (com. pers. Dres. R. Currás y R. Ruano, y
verde-oscuro por el haz y claro por el de diferentes agentes forestales) concluí-
envés; nervios y pedicelo habitualmente mos que existen poblaciones introducidas
rojizos (al menos en las épocas de mayor de P. eldarica Medw. (p.ej. Muela de
estrés). Floración preferentemente estivo- Cortes, Valencia), y de P. nigra subsp.
otoñal ..................................... P. australis nigra (v.g. altos de Aitana, Alicante).
R.Br. [= P. oerthendalii auct., non Benth.; De la primera especie existen, además,
P. madagascarensis auct., non (Pers.) referencias de su uso para el sellado y
Benth.] 'Planta del dinero' revegetación de antiguos vertederos ile-
2'. Hojas y tallos pelosos, con pelosi- gales en zonas forestales del término de
dad corta, adpresa en el haz foliar y pa- Pedralba (com. pers. A. Marzo).
tente en el envés (situada con mayor den- Pinus eldarica Medw. es una micro-
sidad sobre los nervios); hojas de color especie del grupo de P. brutia Ten., sien-
verde claro (son también corrientes las do endémica del Transcáucaso central
formas variegadas); envés foliar rojizo en (sur de Georgia), con área muy localizada
época invernal, excepto en los nervios y y escasos efectivos silvestres; su cultivo
pedicelo. Plantas algo carnosas, aromáti- se extendió notablemente en países cerca-
cas al tacto, con fuerte olor a incienso. nos a su zona de origen, y en especial en
Floración autumno-invernal ...................... las zonas frías y áridas de Irán y Afganis-
...... P. forsteri Benth. (=P. grandidentatus tán, de donde proviene su nombre popular
auct., non Guerke) 'Hierba del incienso' (pino de Afganistán), tal y como comen-
Las dos últimas especies citadas son tan CATALÁN & VALVERDE (1992).
frecuentes como ornamentales en cultivo El resto de microespecies mediterráneo-
doméstico, pero se asilvestran con dificul- orientales del complejo P. halepensis-P.
tad; P. australis es especialmente exigente brutia no parecen haber sido implantadas
en humedad y más esciófila que P. fors- en áreas naturales en todo el Oriente ibé-
teri. Por el contrario P. neochilus, muy ra- rico, por lo que no se aportan sus caracte-
ra en cultivo -normalmente en exterior-, res identificativos, pudiendo consultarse
enraíza con extrema facilidad a partir de éstos en GAUSSEN & al. (1968). Se trata
fragmentos de tallo e incluso de hojas de P. heldreichii Christ, P. leucodermis
(obs. pers.), por lo que tiende a asilves-

23
Flora Montiberica 15 (2000)

Antoine, P. pityusa Stev., y P. stankewi- ejemplares que demuestran que los ca-
ckzii (Suk.) Fomin. racteres habituales (dimensiones menores
No existe constancia de la introduc- y porte casi pulvinular) se transmiten ge-
ción de P. brutia Ten. s.s. en el área va- neración a generación.
lenciana, aunque su utilización experi- En cuanto al grupo de P. nigra, el ta-
mental en provincias cercanas de otras xon introducido es la subsp. nigra, origi-
C.C.A.A. (R. Currás, com. pers.), así nario del centro de Europa y conocida
como la proximidad de sus caracteres con como Pino de Austria. Se adjuntan los
los de P. halepensis Mill. y P. eldarica, caracteres diferenciales de la subsp. lari-
aconsejan su inclusión en las claves más cio (Poiret) Maire, de la que no tenemos
abajo aportadas, para una más segura de- constancia de su introducción efectiva en
terminación taxonómica; tales claves se la zona valenciana, pero de la que no
han elaborado considerando los caracteres puede desdeñarse su presencia en planta-
expuestos por FRANCO (1986), BOLÒS ciones experimentales de pequeña entidad
& VIGO (1984), GAUSSEN & al. (1964), no localizadas, y que sí se ha plantado de
GIL & LLORENS (1999) y CATALÁN modo efectivo hacia el extremo NW del
& VALVERDE (1992). Sistema Ibérico. Se han incluído además
Por otro lado, y haciéndonos eco de en la clave los caracteres de las formas
diversas referencias verbales sobre pinos autóctonas de P. nigra, dada su amplia
carrascos de porte acipresado y acículas variedad y el riesgo de confusión con
erectas, observados por varios agentes algunas de las plantas introducidas.
forestales en inmediaciones de masías Con los caracteres de los citados táxo-
entre Ibi y Tibi (Alicante) en los últimos nes, extraídos de la bibliografía indicada,
años, se aportan en la clave los datos re- se construye la siguiente clave:
feridos a P. ceciliae A. & Ll. Llorens,
aunque debe clararse que no hemos podi- 1. Ramillas de color ceniciento o gri-
do verificar la presencia efectiva de estos sáceo. Estróbilos aislados o en grupos de
especímenes. Conviene recordar aquí que 2, largos (6-16 cm), con pedúnculos re-
el principal carácter del taxon balear es su curvados de 1-2 cm. Apófisis del cono
porte fastigiado y no la presencia de 3 ací- convexa. Conos serotinos, que suelen per-
culas, como erróneamente se ha transmi- manecer sobre el árbol varios años una
tido por tradición oral en medios foresta- vez abiertos. Acículas rectas, muy finas
les. La presencia de 3 acículas parece ser (menos de 1 mm. de grosor -usualmente
casual tanto en P. halepensis como en P. 0.5-0.8 mm-), de 6-12 cm de longitud.
ceciliae, aunque en ocasiones pueden apa- Canales resiníferos submarginales. Semi-
recer poblaciones relativamente extensas, llas de 5-7 mm de longitud. Tronco liso
de 1 ó más hectáreas, donde este carácter en los ejemplares juveniles. Yemas no re-
es predominante (v.g., de P. halepensis en sinosas .................................................... 2
algunos enclaves de los montes de Bicorp 1'. Ramillas verdosas, acastañadas o
en Valencia, o entre Les Rotes y Torre del amarillentas. Estróbilos cortos (4-8 cm,
Gerro, al sur de Denia, Alicante). Tam- raramente más), aislados o en grupos de
poco parece tener particular relevancia hasta 4 piñas, no o muy brevemente pe-
taxonómica la var. minor Lange, localiza- dunculados (menos de 1 cm, erectos).
da ocasionalmente mediante individuos Apófisis convexa o algo aquillada. Conos
aislados en las regiones orientales ibéri- caducos, que caen o permanecen poco
cas; no obstante Gradaille (com. pers.), tiempo (1 año o menos) tras la apertura.
para el caso balear -donde la planta parece Acículas rectas o recurvadas, algo gruesas
ser más abundante- mantiene cultivados (de 0.8 a 2 mm, aunque más a menudo de

24
E. LAGUNA: Del nombre botánico de especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, II

1.0 a 1.5 mm) y habitualmente más largas nada por corta, ramoneo, etc. Porte juve-
(8-16 cm). Canales resiníferos centrales o nil habitualmente globoso .. P. brutia Ten.
submarginales. Semillas de 3-10 mm. 4'. Acículas de 8-10 cm, netamente re-
Tronco liso o rugoso en los pies juveniles. curvadas hacia arriba. Semillas de 7-8
Yemas resinosas o no ............................. 3 mm. Marcada tendencia a regeneración de
2. Árbol de porte abierto, no fastigia- la yema terminal o guía tras corta o ramo-
do. Acículas, fascículos de braquiblastos neo. Porte juvenil habitualmente cónico-
y ramillas divergentes, dispuestas forman- piramidal, abietoide .... P. eldarica Medw.
do ángulos poco agudos y separándose del 5. Acículas no punzantes, habitual-
tronco. Inflorescencias y estróbilos dis- mente estrechas (1-1.2 mm de anchura,
puestos por toda la copa. Escudetes de las aunque pudiendo alcanzar 2.0 mm), de
escamas de las piñas poco prominentes .... color verde claro, con 1 capa de células
P. halepensis Miller s.s. (var. halepensis) hipodérmicas. Piñas pequeñas (4-6 cm).
2'. Árbol de porte fastigiado (acipresa- Apófisis no o poco aquillada, algo con-
do), con copa estrecha y estilizada. Acícu- vexa ................................ P. nigra Arnold,
las, fascículos de braquiblastos y ramillas grupo táxones autóctonos: P. nigra subsp.
subparalelas, con ramificaciones en ángu- salzmannii (Dunal) Franco sensu amplo
los muy agudos, aplicadas al tronco. In- 5'. Acículas punzantes, más gruesas
florescencias y estróbilos dispuestos sólo (1.2-2.0), de color verde oscuro, con 2-3
en el extremo de las ramas más altas. capas de células hipodérmicas. Piñas ma-
Escudetes algo prominentes ............ P. yores, de (5-) 6-8 cm. Apófisis de tenden-
ceciliae A. & Ll. Llorens = P. halepensis cia aquillada (P. nigra Arnold, grupo
var. ceciliae (A. & Ll. Lorens) Ll. Llorens táxones alóctonos) .................................. 6
3. Estróbilos en grupos de 3-4. Yemas 6. Acículas rígidas, muy punzantes y
no resinosas. Semillas grandes (normal- gruesas (1.5-2.0 mm), con 2-3 (5) capas
mente superiores a 7 mm). Ritidoma no de células hipodérmicas. Apófisis algo
ceniciento-plateado en árboles jóvenes, aquillada. Copa piramidal .........................
rugoso a partir de 6-8 años de edad. Apó- ................................. P. nigra subsp. nigra
fisis netamente convexa. Acículas rectas o 6'. Acículas flexibles, no demasiado
recurvadas, de 1-1.5 mm. de grosor. Ca- punzantes, menos gruesas (1.2-1.9 mm,
nales resiniferos submarginales. (Grupo aunque generalmente menos de 1.5 mm)
P. brutia Ten.) .........................................4 con 2 capas de células hipodérmicas.
3'. Estróbilos aislados o en grupos de Apófisis obtusamente aquillada. Copa
2. Yemas débilmente resinosas. Semillas ovoide-alargada .........................................
pequeñas (inferiores a 8 mm). Ritidoma ....... P. nigra subsp. laricio (Poiret) Maire
ceniciento-plateado en árboles jóvenes,
liso o no marcadamente rugoso hasta al- Sobre las formas autóctonas de P. ni-
canzar los 10 o más años. Apófisis no gra, conforme a nuestras observaciones,
convexa, o bien débil u obtusamente aqui- existen claras diferencias morfológicas
llada. Acículas rectas, de 1-2 mm. de gro- externas, así como a nivel de determina-
sor (raramente menos, de 0.8 a 1 mm). dos caracteres de hojas y frutos, entre
Canales resiníferos centrales. (Grupo P. distintos táxones infraespecíficos, bien
nigra Arnold) ......................................... 5 descritos por Willkomm en WILLKOMM
4. Acículas de 10-16 cm, rectas. Se- & LANGE (1870: 18-19, táxones numera-
millas de 8-10 mm de longitud. Planta con dos con los ítems 73 y 74), y agrupables
rápida pérdida de la dominancia apical de en dos conjuntos:
la guía o yema terminal si ésta es elimi- - Tronco de corteza oscura (sólo blan-
co-plateada en los ejemplares muy jóve-

25
Flora Montiberica 15 (2000)

nes), con escamas pequeñas; frecuente autoría 'sensu Willk.' en las diferentes
agrietamiento vertical profundo del ritido- obras consultadas. (v.g. GAUSSEN & al.,
ma hacia la base del tronco en los ejem- 1964)
plares adultos. Leño blancuzco. Hojas de Según RIVAS-MARTÍNEZ (1988) el
anchura muy variable, de 1 a 2 mm, habi- taxon dedicado a Clusio por Simón de
tualmente largas (9-15 cm). Ala cuatro Rojas Clemente (in ARIAS, 1818-19, vol
veces más grande que la semilla. Piñas 2: 404), puede identificarse con el des-
pequeñas, de 3.5-7 cm. Apófisis convexa crito por Willkomm como P. laricio var.
cuadrangular, transversalmente agudo-ca- latisquama; aunque esto es aparente-
rinada; ombligo del estróbilo deprimido, mente cierto, el autor valenciano, habi-
obtuso o mucronulado .... grupo P. laricio tualmente parco en sus descripciones, no
sensu Willk. (ítem 73 del Prodromus precisó dimensiones u otros caracteres de
Florae Hispanicae); asimilable en parte a diagnóstico que permitan dilucidar con
P. clusiana Clemente) claridad si su P. clusiana debe sinonimi-
- Tronco de corteza cenicienta (a me- zarse en grado de identidad a la var. latis-
nudo blanco-plateada, conservándose nor- quama Willk., al P. laricio sensu Willk., o
malmente este carácter en los adultos), a todo el complejo ibérico de P. nigra. La
dispuesta en placas o grandes escamas; aparente dicotomía que la bibliografía ha
agrietamiento poco marcado, sólo bien generado entre P. salzmannii y P. clu-
conspicuo en ejemplares ancianos. Leño siana, asimilando un taxon al otro según
rojizo. Ala tres veces más grande que la cada revisor (p.e, P. clusiana en P. nigra
semilla. Piñas algo mayores, de 5-7 cm. subsp. salzmannii en FRANCO, 1964:
Hojas estrechas, de (0.8) 1-1.2 (1.5) mm, 171, ítem nº 2, o al revés en RIVAS-
a menudo de pequeño tamaño (6 a 9 cm). MARTÍNEZ, 1988: 146), deriva básica-
Apófisis no tan marcadamente cuadran- mente de la prioridad dada a la formula-
gular; ombligo obtuso ............................... ción de los binómenes en cada caso, y no
..... grupo P. pyrenaica sensu Willk. (ítem del reconocimiento de serias diferencias
74 del Prodromus), correspondiente a P. morfológicas entre éstos; no obstante,
nigra subsp. salzmannii (Dunal) Franco algunos autores, como CEBALLOS &
RUIZ DE LA TORRE (1979) sí que ha-
P. salzmannii es descrito por Will- blan de dos posibles táxones bien diferen-
komm como P. pyrenaica Lapeyr.; P. la- ciados, denominándolos fma. pyrenaica y
ricio sensu Willk (indicado por el autor fma. hispanica -sin valor taxonómico por
como P. laricio Poir.) incluye dos varie- cuestiones procedimentales, pero que
dades bien diferenciadas entre sí: var. an- podemos denominar 'sensu Ceballos &
gustisquama y var. latisquama, descritas Ruíz de la Torre'-, aparentemente equiva-
respectivamente como 73a y 73b en lentes a las respectivas representaciones
WILLKOMM & LANGE (1870: 18). Las ibéricas de los citados P. pyrenaica y P.
descripciones que Willkomm hace de lo laricio sensu Willk.; cabe indicar el apa-
que atribuye a P. laricio y P. pyrenaica rente desacierto del nombre dado por
son muy completas y explican con preci- CEBALLOS & RUIZ DE LA TORRE
sión las características de las plantas ibé- (1979) a la segunda forma citada, ya que
ricas, aunque, como ocurre en otras mu- el epíteto hispanica ya había sido em-
chas descripciones willkommianas, es pleado con antelación para describir un
probable que se alejen de las respectivas taxon (P. hispanica Cook.) que Will-
descripciones originarias -en este caso de komm (in WILLKOMM & LANGE,
Lapeyrouse y Poiret-, razón que justifica- 1870: 19, item 74) sinonimiza a P. pyre-
ría que habitualmente se acompañen de la naica, y no a su P. laricio. En todo caso,

26
E. LAGUNA: Del nombre botánico de especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, II

cuando se observan sobre el terreno po- dades fueron muy bien detalladas por
blaciones con caracteres extremos de las Willkomm (in WILLKOMM & LANGE,
formas antedichas, así como de la 'eter- 1870: 18, taxon nº 73), y pueden expre-
namente olvidada' var. angustisquama - sarse del siguiente modo:
ver más abajo-, las diferencias macro y - Hojas poco gruesas (en torno a 1-1.5
micromorfológicas entre los 3 microtáxo- mm de anchura), de unos 9-12 cm de
nes son muy evidentes. longitud. Ala de la semilla dimediado-
Aparentemente, P. nigra subsp. salz- lanceolada, de 12-17 x 4-6 mm. Escamas
mannii s.s. es un taxon calcícola con óp- medias del estróbilo de 10-12 mm ............
timo en el cuadrante NE de la Península y ................................................... P. laricio
zonas cercanas del SE francés, distribu- sensu Willk. var. angustisquama Willk.
ción coincidente con la que CEBALLOS - Hojas gruesas, casi crasas, de 1.5-2.0
& RUIZ DE LA TORRE (1979) dan para mm de anchura y 10-15 cm de longitud.
la que denominan fma. pyrenaica; no Ala de la semilla ovada, de 17-20 x 8-10
obstante, algunos caracteres macromor- mm. Escamas medias del estróbilo de 16-
fológicos propios de las formas sensu 18 mm ....................................... P. laricio
stricto de esta subespecie se mantienen sensu Willk. var. latisquama Willk. = P.
más al S, en las umbrías de los picos más nigra var. latisquama (Willk.) Heywood
elevados de las cordilleras mediterráneas Las formas altimontanas de la mitad
españolas sobre sustrato calizo (obs. pers. central y meridional de la península, pre-
en Sierras de Cazorla, Segura, Mágina, sentan a menudo caracteres intermedios
etc.). En el Sistema Ibérico, la subespecie entre las var. angustisquama y latis-
salzmannii coloniza especialmente encla- quama, no siendo rara la presencia de
ves elevados de la vertiente septentrional, especímenes de hoja corta y gruesa (p.ej.,
supra y oromediterráneos, enrareciéndose obs. pers. en los altiplanos cercanos al
mucho en la cara meridional. De hecho, Cerro Calderón en el Rincón de Ademuz,
resulta mucho más abundante en las áreas cacuminales de las sierras de Ca-
montañas maestracenses y catalanídicas, zorla y Mágina, etc.); como ya se ha indi-
donde los ejemplares exhiben caracteres cado, estas poblaciones suelen presentar
más cercanos al tipo de la subespecie. además introgresión de caracteres de P.
El grupo que abarca al P. laricio sensu salzmannii s.s., como la mayor presencia
Willk., de los pinos negrales de ritidoma de ritidoma blanco o ceniciento-plateado.
oscuro y leño blanco, parece corresponder Existen además influencias difícilmente
a uno o más táxones con óptimo en el área determinables, derivadas del trasiego
centro-meridional de la península, ha- genético producido por las repoblaciones
ciéndose más frecuentes al sur de las forestales con esta especie (v. REGATO,
carenas principales del Sistema Ibérico, 1992; ALEJANO & MARTÍNEZ-MON-
pero presentando en éste importantes TES, 1996).
núcleos hacia los Montes Universales y Las diferencias entre muchas de las
Serranía de Cuenca; tiende a colonizar subespecies clásicamente reconocidas
tanto suelos derivados de rocas silíceas para P. nigra en el C y E de Europa -p.ej.,
(especialmente la var. latisquama) como nigra, pallasiana (Lamb.) Holmboe, dal-
de calcáreas (v. ALEJANO & MARTÍ- matica (Vis.) Franco, etc. (vide GAUS-
NEZ-MONTES, 1996), aunque en el SEN & al., 1964; LANDRY, 1978)- no
último caso tiende a ser exigente en la son en apariencia superiores a las que
presencia de altos contenidos de arena mantienen entre sí las formas extremas de
(texturas entre francas y arenosas, obs. las plantas ibéricas, lo que apoyaría el
pers.). Las diferencias entre las dos varie- tratamiento con rango subespecífico para

27
Flora Montiberica 15 (2000)

los diferentes microtaxones descritos por º P. laricio Poir. var. latisquama


Willkomm; sin embargo, ante la comple- Willk. in Willk. & Lange, Podr. Fl. His-
jidad taxonómica de P. nigra, la mayoría pan. 1: 18, item 73 (1870)
de autores han optado por trabajar sobre º P. nigra var. latisquama (Willk.)
un grupo muy reducido de subespecies y Heywood in Feddes Repert. Spec. Novi
por unificar el acerbo genético ibérico en Regni Veg. 64: 40 (1961)
una sóla (v.g. DEBAZAC, 1971; REGA- = P. clusiana Clemente in Arias & al.,
TO, 1992; REGATO & al., 1991). Ade- Agric. Gen. Herrera: 404 (1818)
más, el caso ibérico exhibe importantes = P. nigra subsp. clusiana (Clemente)
transiciones entre los tres extremos mor- Rivas-Martínez in Mem. Mapa Ser. Ve-
fológicos reconocidos (salzmannii s.s., get. Potencial España: 146 (1988)
angustisquama y latisquama), por lo que
resulta más prudente el tratamiento varie- Existe igualmente la probabilidad de
tal bajo el entorno de una sóla subespecie, un tratamiento más cercano al propuesto
a falta de estudios taxonómicos más deta- por RIVAS-MARTÍNEZ (1988), en el
llados. Es probable, siempre a nivel de que se daría prioridad a la subsp. clu-
hipótesis, que las formas originarias ibéri- siana. En este caso han de recombinarse
cas de P. nigra hubieran evoluciona-do al menos las var. salzmannii y angustis-
hacia la generación de 3 o más táxones quama; es posible que también deba com-
diferentes, separados durante grandes pe- binarse la var. latisquama, ya que no está
ríodos de tiempo en los que parte de la probada la completa identidad entre el P.
actual península perteneció al domino de clusiana Clemente y el P. laricio sensu
océanos y grandes lagos -coincidiendo en Willk. var. latisquama Willk. Las combi-
consecuencia con la hipótesis de esquizo- naciones que aparecerían en este caso son
endemismos manejada para esta misma las siguientes:
especie por FAVARGER & CONTAN-
DRIOPOULOS (1961)-, y que la confor- P. nigra subsp. clusiana var. salzman-
mación de la actual orografía a partir de nii (Dunal) E. Laguna, comb. nova
finales del Mioceno o durante el plega- º P. salzmannii Dunal in Mém. Sec.
miento alpino hubiera favorecido la cone- Sci. Acad. Sci. Montpellier 2: 82, tab. 12
xion entre tales microespecies, con la co- (1851)
rrespondiente introgresión y dilución de º P. nigra subsp. salzmannii (Dunal)
los caracteres originarios. Franco, Dendrol. Forest.: 56 (1943)
Si admitimos el tratamiento más ha-
bitual, en el que las poblaciones ibéricas P. nigra subsp. clusiana var. angustis-
se atribuyen a la subsp. salzmannii, cabría quama (Willk.) E. Laguna, comb. nova
recombinar las dos variedades del P. º P. laricio Poir. var.
laricio sensu Willk., subordinándolas a angustisquama Willk. in Willk. & Lange,
aquel taxon: Podr. Fl. Hispan. 1: 18, item 73 (1870)
P. nigra subsp. salzmannii var. an-
gustisquama (Willk.) E. Laguna, comb. P. nigra subsp. clusiana var. latis-
nova quama (Willk.), E. Laguna, comb. nova
º P. laricio Poir. var. angustisquama º P. laricio Poir. var. latisquama
Willk. in Willk. & Lange, Podr. Fl. His- Willk. in Willk. & Lange, Podr. Fl. His-
pan. 1: 18, item 73 (1870) pan. 1: 18, item 73 (1870)
º P. nigra var. latisquama (Willk.)
P. nigra subsp. salzmannii var. latis- Heywood in Feddes Repert. Spec. Novi
quama (Willk.) E. Laguna, comb. nova Regni Veg. 64: 40 (1961)

28
E. LAGUNA: Del nombre botánico de especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, II

La var. salzmannii tendría diferentes Para finalizar, conviene repetir que los
sinónimos, cuyo grado de relación no 3 microtáxones no parecen ser sino ex-
puede precisarse aquí, por necesitar un tremos de una distribución de caracteres
estudio más detallado. Entre otros estarían no estrictamente clinales y en los que no
los ya citados por Willkomm (WILL- se observan reglas claras en su distribu-
KOMM & LANGE, 1870: 19, ítem 74) P. ción geográfica. Tan fácil es observar
pyrenaica Lapeyr., P. laricio Lapeyr. aparentes bruscas transiciones entre varie-
(non Poir.) var. pyrenaica Gren., P. peni- dades en escasas distancias -p.ej.; formas
cillus Lapeyr. y P. hispanica Cook. extremas de la var. latisquama en los en-
En la Comunidad Valenciana, la var. claves silíceos de la Serranía de Cuenca,
salzmannii aparece fundamentalmente por frente a las de la var. latisquama en las
la provincia de Castellón y el extremo NE laderas y piedemontes occidentales calcá-
del Rincón de Ademuz; la var. angustis- reos de la Sierra de Valdemeca-, como
quama se encuentra en franca regresión, posibles grandes disyunciones del área de
apareciendo sobre conglomerados de ma- distribución de una de ellas, o mezclas de
triz calcárea y areniscas del Neógeno en éstas en aparente desorden dentro de una
los picos elevados de las comarcas cen- misma zona -p.ej., en laderas umbrosas de
trales de Valencia, en especial en la Plana Javalambre-. Conviene, pues, interpretar-
de Utiel-Requena y en la Hoya de Buñol, las en tal sentido, considerando los carac-
donde las plantas tienden a presentar teres dados por Willkomm como óptimos
muestras puntuales de introgresión (p.ej., o ideales, y en consecuencia difícilmente
tonos rosados en el leño para la var. an- localizables en estado puro en el medio
gustisquama en el Pico Nevera XJ7966 y natural.
Umbría del Fresnal de Buñol XJ7865,
obs. pers.). Los ejemplares de esta varie-
dad en zonas de baja elevación, por de- ADDENDA SOBRE CITRUS
bajo de 1000-1100 m., recuerdan morfo-
lógicamente a P. halepensis (obs. pers.), En referencia a los híbridos Citrus si-
por lo que muchas de sus poblaciones han nensis x Poncirus trifoliata, detallados en
podido pasar inadvertidas. la primera parte de este trabajo (LA-
Los pinares negrales instalados sobre GUNA, 2000: 44), debe clararase que la
suelos de reacción básica en Los Serra- morfología foliar varía entre la de ambos
nos-Alto Turia, sección meridional del parentales, por lo que además del carácter
Rincón de Ademuz, y extremo NW de la ya indicado del pecíolo alado, es patente
Plana de Utiel-Requena, presentan pobla- la forma trifoliada de la hoja; en este caso
ciones con caracteres transitorios notorios bien los lóbulos laterales suelen ser visi-
entre las dos variedades. La var. latis- blemente inferiores al central.
quama no parece formar poblaciones pu-
ras en territorio valenciano, pero pueden
atribuírse a ella algunos grupos de ejem- AGRADECIMIENTOS
plares de pino negral sobre suelos sueltos
de reacción neutra o ácida en las áreas A los Dres. Rafael Currás y Rafael
más interiores de Valencia que contactan Ruano (Unidad Forestal de Valencia, Ge-
con la provincia de Cuenca (p.ej., entre neralitat Valenciana), y al biólogo Antoni
Sinarcas y Aliaguilla, XK5204 obs. pers.); Marzo (Servicio de Gestión Forestal, Ge-
en estos casos, las dimensiones foliares no neralitat Valenciana), por sus referencias
suelen ser tan notables como las habi- sobre la presencia de Pinus eldarica. A
tualmente indicadas para esta variedad. Josep Lluis Gradaille (Jardí Botànic de

29
Flora Montiberica 15 (2000)

Sòller) por sus comentarios sobre las FRANCO, J. do AMARAL (1986) Pinus. In S.
variedades baleáricas de Pinus halepensis, CASTROVIEJO & al. (eds.) Flora ibe-
rica. 1: 168-174. Real Jardín Botánico-
realizadas durante una reciente visita al
CSIC. Madrid.
citado Jardín Botánico. A los Dres. Gon-
GAUSSEN, H., V.H. HEYWOOD & A.O.
zalo Mateo (Depto. Biología Vegetal, CHATER (1964) Pinus. pp. 32-35 in T.G.
Universidad de Valencia), Manuel B. TUTIN & al. (eds.): Flora Europaea, 1:
Crespo (Depto. Ciencias Ambientales y 32-35. Cambridge University Press. Cam-
Recursos Naturales, Universidad de Ali- bridge.
cante) y Carlos Fabregat (Servicio de Pro- GERMISHUIZEN, G. (1997) Wild flowers of
tección de Especies, Generalitat Valen- Northern South Africa. Fernwood Press.
ciana), por la revisión general del manus- Vlaeberg.
GIL, L. & L. LLORENS (1999) Claus de
crito.
determinació de la flora balear. El Gall
Editor. Mallorca.
LAGUNA, E. (2000) Del nombre botánico de
BIBLIOGRAFÍA algunos grupos de especies cultivadas o
asilvestradas en el oriente ibérico, I. Flora
ALEJANO, R. & E. MARTÍNEZ-MONTES Montiberica 14: 40-47.
(1996) Distribución de Pinus nigra Arn. LANDRY, P. (1978) Réflexions sur la division
subsp. salzmannii en las sierras béticas. et la subdivision taxinomiques d'un genre:
Ecología 10: 231-241. l'exemple du genre Pinus. Bull. Soc. Bot.
ARIAS, A.S. (1818-19) Agricultura General France 125: 507-520.
de Gabriel Alonso de Herrera. 4 vols. Real REGATO, P. (1992) Caracterización florística
Soc. Económ. Matritense. Madrid. y ecológica de los bosques de Pinus nigra
BOLÒS, O. de & J. VIGO (1984) Flora dels subsp. salzmannii en el Sistema Ibérico.
Països Catalans, vol. 1. Barcino. Barce- Tesis Doctoral. Depto. Biología, Univ.
lona. Autónoma. Madrid.
CATALÁN, G. & R. VALVERDE (1992) REGATO, P., R. ELENA & O. SÁNCHEZ-
Pino eldárica. Posible utilización en Es- PALOMARES (1991) Estudio autoecoló-
paña . Col. Técnica. ICONA. Madrid. gico comparativo de Pinus nigra Arn.
CEBALLOS, L. & J. RUIZ DE LA TORRE subsp. salzmannii de la Península Ibérica y
(1979) Árboles y arbustos de España pe- otras subespecies de la región circunme-
ninsular. Escuela Técnica Superior de In- diterránea. Invest. Agrar. (Sistemas y Re-
genieros de Montes. Madrid. cursos Forestales): 49-59
CODD, L.E. (1985) Flora of Southern Africa, RIVAS-MARTÍNEZ, S. (1988) Memoria del
vol. 28(4): Lamiaceae. National Botanical Mapa de Series de Vegetación Potencial
Institute. Pretoria. de España . ICONA. Madrid.
CONSOLINO, F. & E. BANFI (1993) Piante WEEB, D.A. (1968) Hedera . In T.G. TUTIN
rampicanti. Arnoldo Mondadore Editori. & al. (eds.) Flora Europaea, vol. 2: 314.
Milán. Cambridge University Press. Cambridge.
DEBAZAC, E.F. (1971) Contribution a la WILLKOMM. M. & J. LANGE (1870) Pro-
connaissance de la repartition et de l'éco- dromus Florae Hispanicae. Vol. 1.
logie de Pinus nigra Arn. dans le Sud-Est Schweizerbart Verlag. Stuttgart.
de l'Europe. Ann. Sci. Forest. 28(2): 91-
139. (Recibido el 10-II-2000)
FAVARGER, C. & J. CONTANDRIOPOU-
LOS (1961) Essai sur l'endemisme. Ber.
Schweiz. Bot. Ges. 71: 383-408.

30
Flora Montiberica 15: 31-32 (V-2000)

SOBRE LA CORRESPONDENCIA DE CARLOS PAU CON JOSÉ


AZORÍN

Gonzalo MATEO SANZ* & Fernando LÓPEZ AZORÍN**


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. 46008-Valencia.
** fplopez@cajamurcia.es

RESUMEN: Se transcribe y comenta el texto de una carta inédita dirigida en 1912 por
Carlos Pau al farmacéutico murciano José Azorín Fornet.

SUMMARY: In this work we present a letter writed for Carlos Pau in 1912 and
adressed to José Azorín Fornet.

INTRODUCCIÓN cretamente contestaría a la penúltima de


las misivas de Azorín.
Entre las 3.670 cartas recibidas por En ella no aparecen datos de gran
Carlos Pau, depositadas en el Instituto peso, o que aporten información que
Botánico de Barcelona y que hemos estu- aclare aspectos importantes para la bio-
diado recientemente (MATEO, 1996), se grafía de Pau. Pero hemos pensado que
encuentran siete escritas por José Azorín era interesante publicarla, ya que son muy
Fornet (1875-1944). Fue éste un farma- raros los hallazgos en este sentido; de-
céutico murciano aficionado a la Botá- biendo darse por desaparecidas la gran
nica, que mantuvo correspondencia con mayoría de los miles de cartas con que
Pau, entre 1903 y 1912, desde Yecla y Pau contestaría a sus innumerables co-
Villena. rresponsales.
De él sabemos que fue miembro de la Así, el caso de Francisco Beltrán, so-
Sociedad Aragonesa de Ciencias Natura- bre el que venimos publicando en los
les desde 1903, lo que nos induce a pensar últimos números de esta revista (MATEO,
que el inicio de su relación debió tener 1997a, 1997b, 1998, 1999a, 1999b, 2000),
como desencadenante su caracter de con- es mas bien una excepción; y, de este
socios de la misma, añadido al de colegas. modo, queremos llamar la atención de
También sabemos que se incorporó poste- todos aquellos que conozcan casos seme-
riormente a la Real Sociedad Española de jantes, para que den a conocer la existen-
Historia Natural, en 1913. cia de cartas sueltas o colecciones de las
Entre el legado que dejó a sus descen- mismas, escritas por Pau o relacionadas
dientes se encuentra una de las cartas con con él, que puedan estar en manos priva-
las que Pau contestaba a las suyas, fe- das y sean desconocidas para la comuni-
chada en octubre de 1912; por lo que con- dad científica.

31
Flora Montiberica 15 (2000)

TEXTO Y COMENTARIOS fico. Es zona que Pau no ha visitado


nunca y se interesa por que su amigo
Acompañamos la transcipción literal recolecte bien estas plantas. Parece que el
de la carta (entrecomillada), acompañada mal estado del tiempo está dificultando
por unos breves comentarios aclaratorios esta posibilidad].
propios, que situamos entre corchetes. "Fué una lástima que las lluvias le im-
pidiesen recojer la planta que tanto deseo
Segorbe, 16-X-1912 poseer.
Sr. D. José Azorín / Yecla A mí me ha sucedido algunas veces, y
"Mi apreciado amigo y compañero: recientemente el viernes; pero, el peor
Esperaba contestarle cuando recibiera tiempo se siente cuando se va muy lejos,
carta del P. Navás: vea v. lo que me dice". como me sucedió a mí hace cuatro o cinco
[Por lo que vimos al repasar el conjunto años en el Pirineo aragonés. Aquello sí
de la correspondencia de Pau, parece que que es triste, ir tan lejos para no poder
era frecuente que mandara los originales salir de casa".
de algunas cartas recibidas de unos co- "Consérvese bueno y mande a su
rresponsales a otros, para hacerles saber amigo y corresp.
las opiniones allí vertidas sin tener que Carlos Pau"
transcribir su texto y en ausencia de las
cómodas técnicas de reprografía actuales].
"Creo estará en su poder la carta que BIBLIOGRAFÍA
escribí a v. cuando se encontraba v. en
Villena: allí verá v. el nombre específico MATEO, G. (1996) La correspondencia de
Carlos Pau: medio siglo de historia de la
de la Statice que v. colectó ahí.
Botánica española. Monogr. de Flora
Le será a v. fácil dar con la pruinosa,
Montiberica, 1. Valencia.
con sólo atender a la vellosidad de las MATEO, G. (1997a, 97b, 98, 99a, 99b, 2000)
flores (pubescentes, afelpadas)". La correspondencia cruzada de Carlos Pau
[Azorín está afincado en Yecla, pero y Francisco Beltrán. Encuentros y desen-
ha pasado algún tiempo en Villena, desde cuentros de dos botánicos valencianos, I-
donde también le escribió. Esta localidad VI. Flora Montiberica 5: 64-77, 6: 72-75,
alicantina es particularmente rica en aflo- 8: 26-32, 12: 22-28, 13: 6-11; 14: 1-7.
ramientos salinos donde se presentan
plantas del género Limonium (= Statice) (Recibido el 21-II-2000)
de área reducida y gran interés biogeográ-

32
Flora Montiberica 15: 33-37 (V-2000)

SOBRE LA CORRESPONDENCIA DE SIMÓN DE ROJAS


CLEMENTE, III

Fernando MARTÍN POLO


C/ José Maestre nº 3-9ª. 46018-Valencia

RESUMEN: Se muestran y se comentan algunas cartas escritas por Simón de Rojas


Clemente, que están en el Ayuntamiento de Titaguas.

SUMMARY: We show and comment on some letters written by Simon de Rojas


Clemente that are in the Council from Titaguas.

INTRODUCCIÓN unos amigos en Norwich y Yarmouth [,]


amigos que me han regalado muy bien [,]
Se continúa con esta nota la serie que sabios de mucho credito y ricos. Aqui
hemos iniciado recientemente con la hace ahora el mas hermoso tiempo de
trasncripción y comentario de una serie de primavera y es delicioso recorrer las cer-
cartas escritas por Simón de Rojas canias como yo lo he hecho hasta unas 7
Clemente, halladas en Londres (MARTÍN leguas. Tan bello tiempo no es regular
POLO, 1999a y b). aqui en el mes de Marzo y asi se espera
que volveran aun otra vez los frios. Ya
CARTA 6ª: ven Vds. que no es posible pasarlo mejor
“29 de Marzo. que yo lo paso y mas hallandome en todo
My muy querido Padre: mañana ô el vigor de la robustez y en los mejores
despues de mañana saldré de Londres años de la vida. Tampoco dudo que Vds.
embarcado para Cadiz â donde espero saben ser felices. A mi nada puede inco-
llegar dentro de un mes si el viento no es modarme la guerra, ni faltarme dinero y
contrario: luego salte a tierra escribiré â socorros abundantes mientras dure esta
Vdes. y entre tanto puede Vd. escribirme expedicion. Escribame Vd. mas largo que
por el mismo medio que hasta aqui para acostumbra y de mis expresiones â la
que tenga yo el gusto de hallar en Cadiz Madre, Aguelo, hermanos y demas de
carta de Vstedes despues de tanto tiempo casa y amigos de su hijo qe. s. m. Ba. [que
que carezco de ella. El motivo de mi tar- sus manos besa] Simon de Roxas Cle-
danza en salir de aquí ha sido que el Rey mente.”
ha cogido toda la gente de mar para servir
en los Navios de guerra temiendo se de- COMENTARIO: La carta está fe-
clarase la guerra con Francia, lo que al fin chada el 29 de marzo, no se indica el
tal vez se verifique: aqui se preparan muy lugar ni el año desde donde se escribe
bien por mar y tierra. He estado esta se- pero por el contexto se ve que está escrita
mana â mas de 40 leguas de Londres â ver en Londres, y el año no puede ser otro que
el de 1803. En efecto, unos días más tarde

33
Flora Montiberica 15 (2000)

saldrá de la capital del Reino Unido hacia Castilla por tierra (de 5.572 m), como si
Cádiz (concretamente el 3 de abril de ese se refiere a la inglesa (de 5.558 m).
año como se indica en la carta posterior). Al hilo de lo que se viene diciendo,
En esta carta ya está seguro de que su vemos a un viajero a quien le gusta reco-
destino será Cádiz por lo que insta a que rrer en su tiempo libre los alrededores de
su padre le escriba a esta ciudad “por el la capital cuando hace buen tiempo (habla
mismo medio”, o sea, vía Madrid, vía su de hasta unas 7 leguas aunque segura-
primo Miguel Collado como vimos, o vía mente, y por lo menos en parte, lo haría
Valencia como se indica asimismo en la en coches de caballos), y en aquel mo-
carta posterior. mento lo hacía; ese tiempo tan delicioso y
La razón de haberse retrasado la primaveral no era normal -y no lo sigue
vuelta tiene cierta curiosidad histrica: el siendo en el mes de marzo- por lo que el
rey de Inglaterra había convocado a “la frío aún debía volver otra vez; esta situa-
gente de mar [...] temiendo se declarase la ción, ese cambio de clima también sucede
guerra con Francia”. Evidentemente eran ahora, lo malo es que nunca sabemos si va
años turbulentos para las relaciones entre a volver el frío o el calor o qué sorpresa
los dos países que habían, sin embargo, nos deparará el cielo; antes había muchas
firmado la Paz de Amiens el 25 de marzo menos dudas.
de 1802. Aunque el mes de mayo del año Lo cierto es que el botánico titagüeño
siguiente se rompieron las relaciones es muy feliz en Londres: “no es posible
diplomáticas entre ellos, y la guerra se pasarlo mejor que yo lo paso y más ha-
veía venir. llándome en todo el vigor de la robustez y
Clemente, además, como buen obser- en los mejores años de la vida”, como
vador, se ve venir la situación; aunque espera que lo pase su familia en Titaguas.
piensa que a él, en todo caso, no le va a Tenía 25 años.
suceder nada. Ciertamente así fue, y tam-
bién, de una manera muy sutil, resalta la CARTA 7ª:
buena preparación por tierra y por mar de “Canal de la Mancha 4 de Abril de
los ingleses, pero más por mar. El tiempo 1803.
le dará la razón: Napoleón nunca pudo Mi amado Padre: estoy ahora en frente
por mar con Inglaterra. de las Dunas donde desembarcaré tal vez
También sabemos por esta carta que por tres ô quatro horas según el tiempo:
se movió por Inglaterra, no se limitó a este ha sido muy bueno hasta ahora y no
vivir en Londres y visitar sus alrededores dudamos seguirá de la misma manera
sino que estuvo a más de 40 leguas de hasta Cadiz â donde esperamos llegar
Londres, en Norwich y Yarmouth. Nor- dentro de 15 dias. Ayer mañana salimos
wich se encuentra al este de Inglaterra -en de Londres y la calma ô viento contra
aquel momento era la segunda ciudad en popa de la noche pasada ha hecho que el
importancia de este país, después de Lon- Navio no haya adelantado un paso hasta
dres-, cerca del Mar del Norte, y Yar- la madrugada. La Camara en que somos
mouth al sur, en el Canal de la Mancha, los dos solos es tan comoda como el
en concreto en la Isla de Whight. quarto qe. teniamos en Londres y se come
Las 40 leguas de las que habla com- grandemente. Es muy divertido ver el
prenden, sin duda, la suma de la distancia gran numero de baxeles que cruzan el
de Londres a cada una de las ciudades Tamesis y el Canal en todas direcciones:
pues de esta manera se aproxima más a su ahora acaba de pasar por nuestro lado un
distancia real, tanto si habla de la legua de navio frances, y hace un sol hermoso: yo
lexos de marearme tengo las mejores

34
F. MARTÍN POLO: Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente, III

ganas de comer y bever lo que hago â casi dos años antes (el 20 de agosto de de
todas horas. Si Vdes. no me han escrito 1801) había sido dispuesta por Real Or-
aun â Cadiz haganlo sin parar por medio den; el momento de la verdad llegaba y la
de el Sr. Dr. Miguel ô por Valencia po- seriedad requería que Clemente, incluso
niendo el sobre â Muhamed ben Alí. para su familia, cambiara su nombre por
Ahora no ocurre mas: mil expresiones â el de Muhamed ben Alí. En Londres ya
Madre, hermanos, Aguelo, amigos. había embarcado con ese nombre, de la
B. S. M. Su hijo. Simon de Roxas misma manera que Domingo Badía -de
Clemente. quien provienen los recuerdos a la familia
Expresiones de mi Compañero.” de Clemente que constan en esta misiva-
mudó el suyo por el de Alí Bey el Ab-
COMENTARIO: Esta carta no da mu- bassi. A Cádiz llegaron el 23 de abril,
cho de sí en cuanto a su contenido. Algún unos días más tarde de lo previsto por
detalle de ella se acaba de nombrar en el Clemente en esta carta; además, con el
comentario a la carta anterior. En ella tiempo, en esta ciudad se le nombraría
vemos de nuevo a un gran observador a también con el mote de “El Moro Sabio”.
quien le apasiona todo y que sabe sacar
fruto y placer de cualquier situación y CARTA 8ª:
circunstancia por medio de la observa- “Cádiz y Julio 5/1803.
ción: es la condición sine qua non del Mi muy amado Padre: por la de Vd. y
viajero, para quien, además, el tiempo última de Juan sé gozan Vdes. salud: la
debe detenerse en los momentos tensos de mía no puede ser mas perfecta ni mas
la observación, y eso es lo que le sucede a acompañada de dulces inerentes placeres:
Clemente, al ver el gran numero de em- solo me falta el de estar mas cerca de
barcaciones que cruzan el Tamesis y el Vdes., ¿pero quando estuvo el hombre tan
Canal de la Mancha. Vemos también a satisfecho que nada le faltase? Tal vez
una persona a quien le interesa contar lo quando vaya â Vdes. será acompañado de
bueno que le sucede, porque lo vive y la pobreza; mas nunca estaré desnudo del
para transmitir esa vivencia a su familia contento y de la tranquilidad del animo,
que se quedará así más conforme y tran- estas reflexiones solo recaen sobre la
quila: es también otra característica del inestabilidad de las cosas que estan baxo
viajero. la luna principalmente las conexas con los
Lo más reseñable de esta misiva para Politicos.
nuestro comentario es el encargo que hace De mi compañero se por carta suya
a su familia de que en adelante las cartas que pasó el dia de Sn. Pedro de Tarifa â
sean expedidas a nombre de Muhamed Tanger. Del recibo que tuvo en la ultima
ben Alí, el nombre con el cual debía pasar espero saber mañana, y en consequencia
(junto con Badía) a Marruecos disfrazado de la noticia disponerme yo a salir de esta
de árabe, nombre que además subraya. En para el Puerto mas seguro del Africa, que
una carta anterior comentábamos (MAR- nunca haría tal faltando la seguridad y aun
TÍN POLO, 1999: 17) la poca cautela que la comodidad.
había en hablar de un viaje que, aunque De resultas de haber tomado los Fran-
oficialmente era secreto, ni siquiera de ceses â Hannover con mucho prisionero
forma oficial se guardaba la prudencia Ingles, parece que tratan otra vez de com-
necesaria. ponerse; si esto no se verifica seguirá la
Ahora ya están metidos de lleno en el toma de Portugal por los Franceses aun-
proyecto, ya están abocados -en principio que al gobierno de España parece le in-
de forma irrevocable- en la empresa que comoda. El comercio de Cadiz esta en

35
Flora Montiberica 15 (2000)

agitacion y todos enemigos del Ingles: respecto? Manuel Godoy sí que las tenía y
han perdido estos mucha opinion en Es- decidió que partiera sólo Domingo Badía.
paña desde la ultima guerra, asi les de- Sin duda en el momento de escribir esta
testo yo despues que les conozco excepto carta, escrita unos días después de la
un buen numero de hombres estimabilisi- partida de éste, se discutirían todas estas
mos que tienen. cuestiones; Clemente ya sospechaba el
Yo he estado hasta antes de ayer 12 final y Godoy y Badía lo sabían seguro, si
días fuera en el Puerto, Rota, Xerez y Sn. no habrían pasado juntos, el haberse que-
Lucar: en la ultima pasé 8 dias casa de un dado en tierra no era más que una forma
Labrador riquisímo que habita un Palacio de “retrasar la desilusión de años de pre-
y tiene las mejores bodegas del Mundo: parativos” (BARBERÁ 1997: 28).
todos los de la casa son muy instruidos y Ahora bien en el siguiente párrafo
virtuosos, por consiguiente tan felices Clemente asegura que partirá “para el
como merecen. No es para escrito ni ha- Puerto más seguro del Africa” a condición
blado quanto me han favorecido: el de que no le falte “la seguridad y aun la
Dueño se despidió de mi llorando. comodidad”, ¿significa esto que Clemente
No ocurre mas: memorias â Madre, era menos atrevido que Badía, como
Aguelo [,] hermanos y demas de sus casas opina Godoy en sus memorias?, ¿o era
y la nuestra de su hijo qe. S. M. B. una forma de tranquilizar a la familia?
Simon de Roxas Clemente.” (Los sub- Del resto de la carta cabe destacar la
rayados pertenecen al texto.) información de que los franceses habían
tomado Hannover.
COMENTARIO: El primer párrafo Efectivamente, el electorado de Han-
de la carta nos muestra a un Clemente nover (antigua provincia prusiana pertene-
nostálgico de la familia y con la íntima ciente a Gran Bretaña en el momento de
sospecha de que todo el proyecto de la invasión) fue tomado por Napoleón tras
África puede quedarse sólo en eso, en un la ruptura de las relaciones diplomáticas
proyecto fallido a nivel personal, claro, y citada en la primera carta de este artículo,
aunque llegue a no tener nada, añade: de lo que informa a su familia. Interesante
“nunca estaré desnudo del contento y de es lo que sigue al hablar de que si los in-
la tranquilidad del animo”. Y culpa de gleses no se recomponen, los franceses in-
todo ello a los políticos, razón de más de vadirán Portugal, algo que no desea el go-
que no puede referirse sino al frustrado bierno de España, y es que estamos en un
viaje a Marruecos, y cuando habla de “la momento de pactos efímeros, y aunque se
inestabilidad de las cosas” no puede ha- puede desear la victoria de los franceses
blar sino de la inestabilidad de su viaje, lo (aliados entonces de España), no hasta el
que conllevaría la pérdida del sueldo que punto de que el poder de Francia sea tan
recibía, por ello antes ha dicho que excesivo que llegue a ser una amenaza pa-
cuando vaya a ver a los suyos tal vez ra nuestro país: la época es decididamente
“será acompañado de la pobreza”; sin laberíntica. Queda patente que el pueblo
embargo, no especifica con exactitud por está contra los ingleses; en ese momento
qué piensa que no va a pasar el estrecho, Napoleón presionaba para que España de-
sería interesante su punto de vista. El clarara la guerra, al lado de Francia, con-
proyecto tomaba cada vez más un cariz tra Inglaterra, y señala la razón: “han per-
político muy distinto al primigenio que dido estos mucha opinion en España des-
era netamente científico, ahora sin aban- de la ultima guerra”. Se refiere a la decla-
donar éste, tomaba plaza también el pri- rada en 1796, tras el pacto de San Ildefon-
mero, ¿mostraría Clemente reticencias al so, en la que, además, Inglaterra diezmaba

36
F. MARTÍN POLO: Sobre la correspondencia de Simón de Rojas Clemente, III

la flota española en San Vicente y Cádiz, BIBLIOGRAFÍA


ciudad ésta desde donde escribe y donde
la gente debía estar especialmente sensi- BARBERÁ FRAGUAS, S. (Ed.) (1997) Pró-
ble contra los ingleses. Clemente participa logo a Viajes por Marruecos de Alí Bey.
también de este estado de ánimo: “asi les Grandes Viajeros, Barcelona.
detesto yo despues que les conozco”, a CARPENTIER J. & al. (1994) Breve Historia
excepción, naturalmente de las personas de Europa. Alianza Ed., Madrid.
cultivadas que conoció en Inglaterra. Es GARCÍA DE CORTÁZAR, F. & J.M. GON-
ZÁLEZ VESGA (1994) Breve Historia de
esta una opinión, imposible de adivinar
España . Alianza Ed., Madrid.
leyendo las cartas que enviaba desde
MARTÍN POLO, F. (1999a y b) Sobre la
Londres. correspondencia de Simón de Rojas
Clemente, I y II. Flora Montiberica 11:
27-29, 13: 12-17.
NUEVA ENCICLOPEDIA LAROUSSE
(1980) Vol. 5. Ed. Planeta, Barcelona.

(Recibido el 29-III-2000)

37
Flora Montiberica 15: 38-41 (V-2000)

PLATANTHERA ALGERIENSIS BATTANDIER & TRABUT EN


EL SISTEMA IBÉRICO

Javier BENITO AYUSO


*Piqueras, 104-3ºD. 260065-Logroño

RESUMEN: Se comenta la presencia de Platanthera algeriensis Battandier & Trabut


en el Sistema Ibérico, después de haber sido encontrada en dos localidades de las
provincias de Castellón y Teruel. También ha sido identificada en algún herbario visitado.
Se incluye icón de la planta y mapa con su distribución conocida en el Sistema Ibérico.

SUMMARY: Data on the presence of Platanthera algeriensis Battandier & Trabut in


the Iberian Chain are included. This species has been found in Teruel and Castellon
provinces (E Spain). A distribution map and drawing of this plant are added.

INTRODUCCIÓN riensis dentro de la Península Ibérica que


se recogen y comentan en BENITO
Platanthera algeriensis se distribuye AYUSO (2000), todas pertenecientes a la
por el norte de África (Argelia y Marrue- zona oriental de la Península Ibérica.
cos), Córcega, Cerdeña y España (BOUR- Dentro de la Cordillera Ibérica, territo-
NÉRIAS, 1998; DELFORGE, 1994). La rio preferente de nuestros estudios, ade-
única cita, muy poco concreta, de la Pe- más de las poblaciones ya mencionadas,
nínsula Ibérica es la ofrecida por BAU- hemos podido identificar tres pliegos en
MANN & KÜNKELE (1982) para Sierra MA y VAB determinados como Platan-
Nevada (no da más datos geográficos). thera bifolia, P. chlorantha y P. sp. que
Por nuestra parte hemos localizado un corresponden en realidad a P. algeriensis.
par de poblaciones de esta orquídea en el Los caracteres, ecológicos y morfoló-
ámbito del Sistema Ibérico, concretamen- gicos, diferenciales respecto a las otras
te en las provincias de Castellón y Teruel, dos especies peninsulares del género se
lo que nos ha incentivado para llevar a concretan en:
cabo una revisión de los pliegos del 1. Coloración general de la planta
género en varios herbarios (MA y VAB), verde amarillenta a verdosa.
así como a un estudio detenido de la 2. Flores de menor tamaño que las de
bibliografía donde se mencionaba cual- P. chlorantha.
quier especie del género Platanthera en la 3. Labelo claramente involuto.
zona. 4. Habita en terrenos muy húmedos,
Fruto de este estudio surgen un pu- como herbazales en orillas de río en com-
ñado de localidades de Platanthera alge- pañía de otras orquídeas como Dac-
tylorhiza elata o Epipactis palustris.

38
J. BENITO AYUSO: Platanthera algeriensis Battandier & Trabut en el Sistema Ibérico

rambla de las Truchas, borde encharcado de


El hecho de que las bolsas polínicas río junto a D. elata y E. palustris, 1170 m, 14-
7-1999, Benito Ayuso , herb. J. Benito 464/99
sean divergentes hace que pueda confun-
(cientos de ejemplares). La última localidad
dirse con P. chlorantha. Habitualmente se
corresponde a la misma población de Caste-
ha venido utilizando este carácter como llón. Se da la circunstancia que el río es el lí-
único y absoluto para separar P. chloran- mite administrativo que separa ambas provin-
tha de P. bifolia y como sólo se contem- cias.
plaba la presencia de estas dos especies
del género dentro de la Península Ibérica,
se ha pasado por alto el resto de los as- AGRADECIMIENTOS
pectos morfológicos. De este modo, cual-
quier Platanthera con polinios divergen- Agradecemos a los conservadores de
tes se ha determinado como P. chloran- los herbarios estudiados, MA (Mauricio
tha. Velayos) y VAB (Gonzalo Mateo), las fa-
cilidades ofrecidas para el estudio de las
muestras.
NUEVAS LOCALIDADES
CASTELLÓN: 30TYK2983, Villafranca
del Cid, Rambla de las Truchas, borde enchar-
BIBLIOGRAFÍA
cado de río junto con Dactylorhiza elata y Epi-
BAUMANN, H. & S. KÜNKELE (1982): Die
pactis palustris, 1170 m, 14-VII-1999, Benito
Wildwashsenden Orchideen Europas.
Ayuso (cientos de ejemplares, pasados pero
Stuttgart.
identificables).
BENITO AYUSO, J. (2000). The genus Pla-
TERUEL: 30TXL90, Aliaga, herbazal en
tanthera in the Iberian peninsula. Jour.
la orilla del Guadalope en compañía de D. ela-
Eur. Orch. (en prensa).
ta, 980 m, 13-VII-1999, Benito Ayuso , herb. J.
BOURNÉRIAS, M. (1998). Les orchidées de
Benito 442/99 (3 ejemplares). 30TXK9261,
France, Belgique et Luxembourg. Societé
Mora de Rubielos, Barranco de Las Tosquillas,
Française d’Orchidophilie, Biotope-Col-
herbazal higrófilo, 1090 m, Herrero-Borgo-
lection Parthénope.
ñón, VAB-962892 (ut P. chlorantha). [30TXK
DELFORGE, P. (1994). Guide des Orchidées
97], Alcalá de La Selva, borde de arroyo,
d´Europe d´Afrique du Nord et du Proche-
calizas, 24-VI-98, 1440 m, Aedo & col , MA-
Orient. Delachaux et Niestlé. 481 pp.
611929 (ut Platanthera sp.). 30TYK2582, La
Iglesuela del Cid, barranco de La Tosquilla,
(Recibido el 7-IV-2000)
1140 m, 27-VI-1994, Pitarch, MA-555956 (ut
P. bifolia). 30TYK2983, La Iglesuela del Cid,

41
Flora Montiberica 15: 42-44 (V-2000)

APORTACIONES A LA FLORA ARAGONESA, VI

Gonzalo MATEO SANZ* & Nuria E. MERCADAL FERRERUELA*


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. 46008-Valencia
** C/ Silvestre Pérez, 4-4ºB, 50002-Zaragoza

RESUMEN: Se presentan las citas de nueve taxones de plantas vasculares raras o


poco conocidas en Aragón, sobre todo en la provincia de Teruel

SUMMARY: Nine taxa of vascular plants which are rare in Aragón (NE Spain) are
commented.

INTRODUCCIÓN mada su distribución ibérica en el mapa


de HULTÉN & FRIES (1986: 705)
Aportamos una sexta entrega de esta
serie sobre la flora de la parte meridional Artemisia armeniaca Lam.
de Aragón, que ha venido apareciendo en TERUEL: 30TYK0078, Allepuz, zona de
las páginas de números anteriores de esta Sollavientos por El Castillejo, 1850 m, terreno
degradado, N.E. Mercadal, 25-VIII-1999
revista (MATEO & MERCADAL, 1996a, (VAB 99/1417).
1996b, 1999; MATEO, MERCADAL &
Hace pocos años era detectada por
PISCO, 1998; MATEO, MARTÍNEZ &
primera vez para la flora española (MA-
al., 1999).
TEO, FABREGAT & LÓPEZ UDIAS,
1994: 118) y poco después ampliábamos
su área con una segunda localidad cercana
LISTADO DE PLANTAS (MATEO, MERCADAL & PISCO, 1998:
24). Así pues, con ésta ya son tres las
Apium repens (Jacq.) Lag. localidades y las cuadrículas UTM de 10
TERUEL: 30TYL7802, Galve, Los Ríos km de lado, conodipas para la especie en
Bajos, 1160 m, orillas del Alfambra, N.E.
Mercadal, 7-VIII-1999 (VAB 99/1362). la Cordillera y Península Ibérica, todas
incluidas en el macizo de Gúdar.
Planta escasa o poco citada en la pro-
vincia, conocida sobre todo de la cuenca
del Jiloca (cf. MATEO, 1990: 370). Tiene
Campanula fastigiata Dufour
TERUEL: 30TYL0958, Albalate del Ar-
una distribución sobre todo europea y zobispo, pr. Las Planetas, 380 m, matorral so-
subatlántica, apareciendo algo subesti-

42
G. MATEO & N.E. MERCADAL: Aportaciones a la flora aragonesa, VI

bre yesos, N.E. Mercadal, 7-VI-1999 (VAB Panicum capillare L.


99/1337). *TERUEL: 30TYL0107, Aliaga, pr.
Hierba anual, poco vistosa, específica Estrecho Bajo, 1100 m, cunetas de hoz
de ambientes yesosos degradados. Se caliza húmeda, N.E. Mercadal, 26-VIII-
presenta esporádicamente por los aflora- 1999 (VAB 99/1297).
mientos yesíferos de las áreas más secas No conocemos cita previa de esta es-
de la provincia, donde ha sido poco citada pecie, ni otra de su género, en la provincia
(cf. MATEO, 1990: 53). (cf. MATEO, 1990: 437); aunque no es de
extrañar su presencia accidental en am-
Carex pendula Hudson bientes ruderales o viarios.
TERUEL: 30TYL1046, Albalate del Ar-
zobispo, pr. Valdoria, 590 m, terrenos húme-
dos umbrosos, N.E. Mercadal, 30-V-1999 Sonchus crassifolius Pourr.
(VAB 99/1334). TERUEL: 30TYL0958, Albalate del
Característica de bosques ribereños Arzobispo, pr. Las Planetas, 420 m, mato-
con abundante humedad y sombra, pero rral sobre yesos, N.E. Mercadal, 7-VI-
también con clima suave, de óptimo lito- 1999 (VAB 99/1325).
ral. Sólo se conocía en la provincia de sus ZARAGOZA: 30TXL9579, Codo, pr.
límites con las tierras valencianas, apro- balsa del Margen, 290 m, llanura salada,
vechando los valles de los ríos Mijares y N.E. Mercadal, 2-IX-1998 (VAB 99/
Turia (cf. MATEO, 1990: 406). 1351).
Citada de la cuenca de la laguna de
Centaurea x polymorpha Lag. (C. Gallocanta, tanto para la provincia de
ornata x C. scabiosa ) Teruel (RIVAS GODAY & FERNÁN-
TERUEL: 30TXL9001, Camarillas, hacia DEZ GALIANO, 1959: 510), como para
Aliaga, 1300 m, cunetas, inter parentes, N.E. la de Zaragoza (MEJÍAS, 1987: 564). No
Mercadal, 27-VII-1998 (VAB 99/1318). tenemos constancia de que se haya indi-
Híbrido relativamente extendido por cado de otras localidades para estas dos
las áreas supramediterráneas de la Cordi- provincias.
llera Ibérica, donde conviven con fre-
cuencia ambos parentales; pero que ha Thymus x rubioi Font Quer (T. loscosii
sido poco citado en esta provincia (cf. x T. vulgaris)
MATEO, 1990: 113). TERUEL: 30TXL1154, Albalate del
Arzobispo, pr Las Planetas, 400 m, mato-
Chrozophora tinctoria (L.) A. Juss. rral sobre yesos, N.E. Mercadal, 7-VI-
TERUEL: 30TYL1250, Albalate del Ar- 1999 (VAB 99/1414).
zobispo, pr. El Saso, 580 m, márgenes de los Se trata de un híbrido que aparece ac-
campos, N.E. Mercadal, 28-IX-1999 (VAB cidentalmente a lo largo del área de T.
99/1303). loscosii, por la cuenca media del Ebro. En
ZARAGOZA: 30TYL0575, Almochuel,
conjunto se han citado pocas localidades,
Vall del Ventiscar, 300 m, sembrados, N.E.
Mercadal, 7-VI-1999 (VAB 99/1305). de las que una sólo correspondía a la
Existen indicaciones antiguas de la provincia de Teruel (MATEO, PISCO &
especie para la Tierra Baja turolense, pero MERCADAL, 1996: 165) y al menos una
más a la de Zaragoza (MATEO & MER-
no parece haber sido recolectada en la
zona durante el último siglo (cf. MATEO, CADAL, 1999: 32).
1990: 192).

43
Flora Montiberica 15 (2000)

BIBLIOGRAFÍA gonesa, I, II, IV. Flora Montiberica 3: 47-


52; 4: 77-80; 11:30-33.
MATEO, G., N.E. MERCADAL & J.M.
HULTÉN, E. & M. FRIES (1986) Atlas of
PISCO (1998) Aportaciones a la flora ara-
North European vascular plants. Koeltz
gonesa, III. Flora Montiberica 9: 24-27.
Scientific Books. Königstein.
MATEO, G., J.M. PISCO & N.E. MERCA-
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la
DAL (1996) Contribuciones a la flora del
provincia de Teruel. Instituto de Estudios
Sistema Ibérico, 9. Lazaroa 17: 161-165.
Turolenses. Teruel.
MEJÍAS, J.A. (1987) Sobre la distribución de
MATEO, G., C. FABREGAT & S. LÓPEZ
Sonchus x novocastellanus Cirujano. Ana-
UDIAS (1994) Artemisia armeniaca Lam.
les Jard. Bot. Madrid 44(2): 546.
(Asteraceae), novedad para la Península
RIVAS GODAY, S. & E. FERNÁNDEZ GA-
Ibérica. Anales Jard. Bot. Madrid 52(1):
LIANO (1959) Glaux maritima L., en las
118-119.
praderas salinas de la alta Meseta Ibérica.
MATEO, G., A. MARTÍNEZ CABEZA, J.M.
Anales Inst. Bot. Cavanilles 16: 504-508.
PISCO & L.M. BUENO (1999) Aporta-
ciones a la flora aragonesa, V. Flora Mon-
tiberica 13: 34-37. (Recibido el 10-IV-2000)
MATEO, G. & N.E. MERCADAL (1996a,
1996b, 1999) Aportaciones a la flora ara-

44
Flora Montiberica 15: 45-46 (V-2000)

APORTACIONES A LA FLORA CESARAUGUSTANA, VIII

Gonzalo MATEO SANZ* & Juan M. PISCO GARCÍA*


*Jardín Botánico. Universidad de Valencia. C/ Quart, 82. 46008-Valencia
** C/ Bañuelo, 12-1º. 50300-Calatayud (Zaragoza)

RESUMEN: Se presentan las citas de siete plantas vasculares recolectadas en la pro-


vincia de Zaragoza, destacando las novedades provinciales de Cyperus difformis L., Inula
britannica L., Panicum miliaceum L. y Quercus x auzandrii Gren. & Godr.

SUMMARY: Seven vascular plants collected in the province of Zaragoza (NE Spain)
are commented. Cyperus difformis L., Inula britannica L., Panicum miliaceum L. and
Quercus x auzandrii Gren. & Godr. Seems to be provincial novelties.

INTRODUCCIÓN Cyperus difformis L.


*ZARAGOZA: 30TXM4440, Tauste,
Aportamos una octava entrega de esta 300 m, arrozales, J.M. Pisco, 28-IX-1999
serie sobre la flora de la provincia de (VAB 99/1454).
Zaragoza, que ha venido apareciendo en Hierba extendida por medios húmedos
las páginas de números anteriores de esta con clima cálido, de óptimo subtropical.
revista (MATEO & PYKE, 1995, 1997, Tiene un comportamiento muy litoral en
1998 MATEO & MARTÍNEZ, 1996; España, penetrando hacia el interior con
MATEO, MARTÍNEZ & al., 1996, 1998, cierta profundidad, de modo más bien ex-
1999). cepcional, por el valle del Ebro.

Echinochloa colonum (L.) Link


LISTADO DE PLANTAS ZARAGOZA: 30TXM6319, Zaragoza,
pr. balsa Ojo del Fraile, 230 m, terreno baldío
entre regadíos, J.M. Pisco & J.A. Domínguez,
Aster sedifolius L. 5-IX-1999 (VAB 99/1449).
ZARAGOZA: 30TXM6646, Castejón de
Valdejasa, J.M. Pisco & L.M. Bueno, 28-IX- Mala hierba de herbazales nitrófilos
1999 (VAB s/n). 30TYM3407, Leciñena, Puig húmedos, propia de ambientes cálidos,
Ladrón, 700 m, bosque mixto sobre calizas, muy escasa en Aragón. Ya habíamos
J.M. Pisco, 22-VIII-1999 (VAB 99/1446). indicado una primera localidad en el mu-
LOSCOS & PARDO (1866-67: 194) nicipio zaragozano en reciente nota (MA-
indican esta especie de Chiprana, pero no TEO & PYKE, 1997: 51).
hemos detectado en la bibliografía citas
más recientes para la provincia.

45
Flora Montiberica 15 (V-2000)

Inula britannica L. No hemos localizado en la bibliografía


*ZARAGOZA: 30TXL1043, Torralba de cita de este híbrido para la provincia. Sin
los Frailes, Cañón del río Piedra, 980 m, her- embargo resulta relativamente extendido,
bazales húmedos ribereños, J.M. Pisco, 9-IX- aunque siempre raro, por las zonas me-
1999 (VAB 99/1448). somediterráneas del entorno de la Cordi-
Aparece extendida por ambientes ribe- llera Ibérica.
reños de las zonas medias de la Cordillera
Ibérica, pero no hemos encontrado refe-
rencias anteriores para esta provincia. En
BIBLIOGRAFÍA
el mapa de HULTÉN & FRIES (1986:
896) vemos una amplia distribución eu- FERNÁNDEZ CARVAJAL, M.C. (1982)
roasiática, pero sólo tres puntos para la Revisión del género Juncus en la península
Península Ibérica. Ibérica, II. Anales Jard. Bot. Madrid
39(1): 79-152.
Juncus subulatus Forssk. HULTÉN, E. & M. FRIES (1986) Atlas of
ZARAGOZA: 30TXM4440, Tauste, 300 North European vascular plants. Koeltz
m, arrozales, J.M. Pisco & L.M. Bueno, 28-IX- Scientific Books. Königstein.
1999 (VAB 99/1455). LOSCOS, F. & J. PARDO (1866-67) Serie
Hierba halófila, con óptimo en am- imperfecta de las plantas aragonesas es-
pontáneas. Alcañiz.
bientes salinos costeros, que aparece dis-
MATEO, G. & A. MARTÍNEZ CABEZA
persa por la provincia, aunque se ha men-
(1996) Aportaciones a la flora cesaragu-
cionado en escasas localidades (cf. FER- gustana,II. Flora Montiberica 3: 44-46.
NÁNDEZ CARVAJAL, 1982: 84). MATEO, G., A. MARTÍNEZ CABEZA &
L.M. BUENO (1998) Aportaciones a la
Panicum miliaceum L. flora cesaragugustana, VI. Flora Montibe-
ZARAGOZA: 30TXL1379, Calatayud, rica 10: 13-14.
pr. puerta de Terrer, 530 m, solar, J.M. Pisco, MATEO, G., A. MARTÍNEZ CABEZA, L.M.
16-IX-1999 (VAB 99/1451). BUENO & J.M. CARRERAS (1996)
Ejemplares sueltos, germinados pro- Aportaciones a la flora cesaragugustana,
bablemente de modo accidental, a partir III. Flora Montiberica 4: 38-43.
de semillas comercializadas. Reciente- MATEO, G., A. MARTÍNEZ CABEZA & S.
PYKE (1999) Aportaciones a la flora cesa-
mente la indicábamos para la provincia
ragugustana, VII. Flora Montiberica 13:
del interior de su capital (MATEO & 47-49.
MERCADAL, 1999: 31). MATEO, G. & N. MERCADAL (1999)
Aportaciones a la flora aragonesa, IV.
Quercus x auzandrii Gren. & Godron Flora Montiberica 11: 30-33.
(Q. coccifera x Q. ilex) MATEO, G. & S. PYKE (1995, 1997, 1998)
ZARAGOZA: 30TXL1980, Calatayud, Aportaciones a la flora cesaragustana, I,
640 m, matorral alto, J.M. Pisco, 11-X-1999 IV, V. Flora Montiberica 1: 47-48; 5: 50-
(VAB 99/1457). 52; 9: 37-40.

(Recibido el 26-IV-2000)

46
Flora Montiberica 15: 47-49 (V-2000)

ZIZIPHORA L. (LAMIACEAE) EN LA FLORA VALENCIANA

Manuel B. CRESPO VILLALBA


Centro Iberoamericano de la Biodiversidad (CIBIO), Universidad de Alicante.
Apartado 99. E-03080 Alicante. correo electrónico: crespo@carn.ua.es

RESUMEN: Ziziphora aragonensis Pau es el único representante conocido del género


en la flora de la Comunidad Valenciana, de donde sólo se ha indicado del noroeste de la
provincia de Alicante. En la presente nota se da a conocer una nueva localidad del sur de
dicha provincia, que amplía notablemente el área de distribución valenciana de esta planta,
y se aportan datos sobre su morfología y comportamiento ecológico, bioclimático y fitoso-
ciológico.

SUMMARY: Ziziphora aragonensis Pau is the unique representative of the genus in


the flora of the Valencian Community, from where it was known only from northwestern
Alicante province. A new locality is here reported which enlarges considerably its Ali-
cantine distribution towards the south. Data on morphology, ecology, bioclimatology and
phytosociology are also presented.

INTRODUCCIÓN cálices con 13 nervios, gibosos en la base


y con la garganta pelosa, por lo que se ha
El género Ziziphora L. incluye hierbas cuestionado la conveniencia de su separa-
o subarbustos de escasa talla, anuales o ción (cf. LÓPEZ GONZÁLEZ & BA-
perennes, y muy aromáticos, con hojas YER, 1988). Sin embargo, la presencia de
enteras o poco dentadas y con nervios sólo dos estambres fértiles y otros caracte-
muy marcados por el envés; la corola es res florales se han utilizado con valor
poco mayor que el cáliz, con sólo los dos diagnóstico para Ziziphora (s.s.).
estambres inferiores desarrollados (los Se distribuye por las áreas esteparias
superiores ausentes o vestigiales, aunque del Mediterráneo, Oriente Próximo y Asia
funcionales en Z. taurica M. Bieb.), cada continental (cf. BOLÒS & VIGO, 1996),
uno con sólo una teca fértil, poco o nada y alcanza la Península Ibérica y Marrue-
sobresalientes del tubo corolino; el cáliz cos en el extremo occidental de su área de
es largamente tubular, poco o nada curva- distribución.
do, giboso en la base y cerrado en la gar- Recientemente, hemos identificado
ganta, con dientes cortos y convergentes. como Z. aragonensis algunos materiales
Morfológicamente, resulta muy afín a depositados en el herbario ABH (Univer-
Acinos Mill., atendiendo sobre todo a sus sidad de Alicante), que recolectamos hace

47
Flora Montiberica 15 (2000)

algunos años en el sur de la provincia de BOLÒS & VIGO (1996) y MATEO &
Alicante, y que permiten ampliar nota- CRESPO (1998).
blemente la distribución provincial de esta La localidad aquí aportada es la se-
curiosa planta. gunda citación alicantina de Z. aragonen-
sis y supone, además, una ampliación
notable de su área de distribución, tanto
MATERIAL Y MÉTODOS provincial como peninsular, ya que es la
más meridional de su área de distribución
Las autorías de los táxones menciona- general. Allí se presenta formando parte
dos en el texto se corresponden, si no se de pastizales de Trachynion distachyae
indican explícitamente, con las que apare- Rivas Mart. 1978, en territorios termome-
cen en MATEO & CRESPO (1998). diterráneos semiáridos; lo que supone un
Los aspectos bioclimáticos y biogeo- comportamiento bioclimático hasta ahora
gráficos se ajustan a las propuestas de inédito para la especie, junto con Asteris-
RIVAS MARTÍNEZ (1987, 1997). cus aquaticus, Campanula erinus, Galium
setaceum, G. murale, Gastridium ventri-
cosum, Reseda undata subsp. leucantha,
RESULTADOS Romulea columnae, etc.
La morfología de las plantas de la
Ziziphora aragonensis Pau, Actas nueva localidad alicantina se ajusta per-
Soc. Españ. Hist. Nat. 27: 103 (1898) fectamente a la descripción aportada por
= Z. hispanica subsp. aragonensis (Pau) O. LÓPEZ GONZÁLEZ & BAYER (1988).
Bolòs, Mem. R. Acad. Ci. Art. Barcelona, Sin embargo, su tamaño llega a ser algo
ser. 3, 42(6): 311 (1973)
- Z. acinoides auct., non L. mayor (hasta 20 cm), lo cual se corres-
ponde más con lo que indica HEYWOOD
Hs, ALICANTE: Orihuela, Monte (1972) para Z. acinoides L. (incl. Z. ara-
Hurchillo, 30SXH8214, 20 m, 6-V-1996, gonensis), quien atribuye a esta especie
M.B. Crespo & al. (ABH 18331). 2ª cita una talla de hasta 25 cm.
provincial y ampliación de área. A la vista de la actual distribución de
esta planta en Alicante, parece razonable
Endemismo ibérico, ampliamente dis- que pueda encontrarse también en las
tribuido por el valle del Ebro y el centro sierras del interior de la provincia con
de la Península (LÓPEZ GONZÁLEZ & similar bioclima, donde deberá buscarse.
BAYER, 1988), que suele crecer en pasti-
zales anuales, en zonas con bioclima
mesomediterráneo seco-semiárido. OTRAS CONSIDERACIONES
En la flora valenciana, Z. aragonensis
El nombre Z. aragonensis fue pro-
sólo se conocía del noroeste de la provin-
puesto por PAU (1898) sobre la base de
cia de Alicante, de donde fue mencionada
los materiales recolectados cerca de Alca-
por LÓPEZ GONZÁLEZ & BAYER
ñiz y Castelserás (Teruel) por F. Loscos,
(1988), a partir de recolecciones de A.
que éste (LOSCOS, 1867) había identifi-
Rigual en el barranco de los Hierros (Sie-
cado como Calamintha graveolens Benth.
rra de Salinas), cerca de Villena (MA
(cf. MATEO, 1990) y que WILLKOMM
374078), que habían sido identificadas
(1868: 428) había atribuido poco después
como “Satureja alpina var. purpurascens
a Ziziphora acinoides L. El propio
(Pers.) Pau” (RIGUAL, 1972: 331). Des-
LOSCOS (1876-77) recogió dicha op i-
de entonces no había vuelto a ser vista,
siendo esta indicación la que recogen

48
M.B. CRESPO: Ziziphora en la flora valenciana

nión poco más tarde, en sus Comentarios BIBLIOGRAFÍA


sobre la flora de Zaragoza (núm. 604).
Este último criterio se ha mantenido BOLÒS, O. (1973). La vegetación de la Se-
durante más de un siglo (cf. HEYWOOD, rreta Negra de Fraga. Mem. Real Acad. Ci.
1972). Sin embargo, la tipificación de Z. Artes Barcelona, ser. 3, 42: 269-313., Bar-
celona.
acinoides realizada por LÓPEZ
BOLÒS, O. & J. VIGO (1996). Flora dels
GONZÁLEZ & BAYER (1988) ha evi-
Països Catalans, vol. 3. Barcino, Barcelo-
denciado que este taxon es una planta na.
oriental próxima a Z. persica Bunge y GREUTER, W., H. M. BURDET & G. LONG
bien diferente a la ibérica, lo cual corro- (1986). Med-Checklist, 3. Ginebra.
bora lo ya expuesto por PAU (1898). HEYWOOD, V. H. (1972). Ziziphora L. In:
En la completa revisión de los táxones Tutin, T. G. & al. (eds.), Flora europaea,
ibéricos de Ziziphora, realizada por 3: 163. Cambridge University Press, Cam-
LÓPEZ GONZÁLEZ & BAYER (1988), bridge.
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. & E. BAYER
se acepta la presencia de sólo dos especies
(1988). El género Ziziphora L. (Labiatae)
nativas: Z. hispanica L. y Z. aragonensis.
en el Mediterráneo occidental. Acta Bot.
Ambas plantas llegan a convivir en el Malacitana 13: 151-162.
centro de la Península y, aunque morfoló - LOSCOS, F. (1867). Serie imperfecta de las
gicamente son muy similares, pueden plantas aragonesas espontáneas. Alcañiz.
diferenciarse con facilidad atendiendo al LOSCOS, F. (1876-77). Tratado de plantas de
aspecto de las inflorescencias (muy con- Aragón. Parte primera . Madrid.
densadas, espiciformes, en la primera, y MATEO, G. (1990). Catálogo florístico de la
laxas, con verticilastros muy distanciados, provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolen-
ses, Teruel.
al menos en su mitad inferior, en la se-
MATEO, G. & M. B. CRESPO (1998). Ma-
gunda), brácteas florales (subsentadas en
nual para la determinación de la flora va-
la primera y pecioladas en la segunda) e lenciana. Monogr. Fl. Montiber. 3, Valen-
indumento de los cálices (con pelos ar- cia.
queados y antrorsos en la primera, y unci- PAU, C. (1898). Notas sobre unas formas
nados y patentes en la segunda). críticas de plantas españolas. Actas Real
El parecido entre ambos táxones ibéri- Soc. Españ. Hist. Nat. 27: 103-107.
cos ya fue destacado por el propio PAU RIGUAL, A. (1972). Flora y vegetación de la
(1898) al describir su nueva especie, de la provincia de Alicante. Inst. Estud. Alican-
tinos, Alicante.
que dijo: “Esta afinidad es tan íntima, que
RIVAS MARTÍNEZ, S. (1987). Memoria del
nos parece, en vista de los numerosos
Mapa de series de vegetación de España,
ejemplares que poseemos, que nuestra Z. a escala 1:400.000. ICONA, Ministerio de
aragonensis no puede considerarse más Agricultura, Pesca y Alimentación, M a-
que como subespecie de la Z. hispanica drid.
L.”. Tal criterio fue seguido por BOLÒS RIVAS MARTÍNEZ, S. (1997). Syntaxono-
(1973), quien validó la combinación Z. mical synopsis of the potential natural
hispanica subsp. aragonensis (Pau) O. plant communities of North America., I.
Bolòs, y posteriormente por GREUTER Itinera Geobot. 10: 1-148.
WILLKOMM, M. (1868). Zizyphora L. In:
& al. (1986), aunque con dudas, y por
Willkomm, M. & J. Lange (eds.), Pro-
BOLÒS & VIGO (1996). No obstante,
dromus Florae Hispanicae, 2: 428-429.
por todo lo indicado anteriormente parece
Stuttgartiae.
más acertado mantener ambos táxones
como especies independientes. (Recibido el 28-IV-2000)

49
Flora Montiberica 15: 50-54 (V-2000)

ACERCA DE ASPLENIUM SEELOSII SUBSP. GLABRUM Y


OTROS PTERIDÓFITOS ESCASOS EN LA COMUNIDAD
VALENCIANA1

Juan José HERRERO-BORGOÑÓN*, Ana M. IBARS ALMONACIL** & Carlos


FABREGAT LLUECA***

* F.M. Escuela de Jardinería y Paisaje, Ayuntamiento de Valencia. Paseo de la Pechina 15. 46008
Valencia.
** Dpto. Biología Vegetal (Botánica), Fac. Farmacia, Universitat de València. Avda. Vicent An-
drés Estellés s/n. 46100 Burjasot (Valencia).
*** Generalitat Valenciana. Servicios Territoriales de Medio Ambiente. Castellón.
C. e.: flora.castellon@cma.m400.gva.es

RESUMEN: Se aportan datos corológicos y ecológicos de algunos pteridófitos poco


frecuentes en la Comunidad Valenciana, entre los que destaca Asplenium seelosii subsp.
glabrum, que supone novedad para la misma.

SUMMARY: Some chorological and ecological data of several rare ferns of the Va-
lencian Community (Eastern Spain) are commented. Also Asplenium seelosii subsp. glab-
rum is reported for the first time in this territory.

INTRODUCCIÓN LISTADO DE PLANTAS

Como continuación de los trabajos que Equisetum palustre L.


se vienen realizando en los últimos años ALICANTE: 30SYH3099, Beniarrés,
sobre la ecología y la corología de los Barranc de l’Encantada, 300 m, A.M.
pteridófitos valencianos, damos a conocer Ibars, J. Balaguer, E. Estrellés & J. Iran-
en la presente nota algunas localidades zo, 20-IV-1991 (VF18535).
inéditas de varios de ellos, cuya existencia Especie poco abundante en la Comu-
ya aparece reflejada en los mapas de dis- nidad Valenciana que hasta ahora sólo se
tribución incluidos en el libro “Helechos conocía en Alicante del valle del Serpis
de la Comunidad Valenciana”, de IBARS por Lorcha (MATEO & FIGUEROLA,
& al. (1999). 1986), suponiendo esta su 2ª cita provin-

1
Trabajo realizado al amparo del proyecto LIFE B4/3200/93/766 ("Creación de la red de microrreservas de
flora de la Comunidad Valenciana"), cofinanciado por la Generalitat Valenciana y la Comisión Europea.

50
J.J. HERRERO-BORGOÑÓN & al.: Pteridófitos escasos de la Comunidad Valenciana

cial. La nueva población se halla com- haber desaparecido (MATEO, 1984), ya


puesta por escasos individuos, localizados que no ha vuelto a ser encontrada en las
en terrenos que se inundan temporalmente dos últimas décadas.
en las proximidades del lecho del barran- En cambio han podido ser localizadas
co. dos nuevas poblaciones en la provincia de
Valencia. La población de Barx aparece
Anogramma leptophylla (L.) Link sobre suelos afectados por escorrentías
CASTELLÓN: 30SYK2819, Eslida, superficiales, habiéndose visto afectada
Barranc del Fonillet, 500 m, sobre rode- recientemente por las obras de canaliz a-
nos, I. Martínez & J.J. Herrero-Borgo- ción de la cercana fuente, hasta el punto
ñón, 6-IV-1996 (VF 20114). de que en una reciente visita a la zona
Aunque el mapa de distribución de (marzo de 2000) no se ha podido encon-
esta especie parece sugerir lo contrario, en trar ningún ejemplar. La otra población
la Comunidad Valenciana presenta esca- encontrada, en Benimodo, se localiza en
sas poblaciones, y estas se hallan com- un pequeño arroyo alimentado por varios
puestas en general por un número reduci- manantiales (“ullals”) donde prolifera
do de individuos, lo que ha motivado su Potamogeton pectinatus L., aunque los
calificación como especie vulnerable continuos aterramientos que se están
(IBARS & al., op. cit.). Pese a que cerca llevando a cabo en la zona no permiten
de la localidad que aportamos ya se cono- ser optimistas respecto a su conservación
cen otras, el hecho de que esta nueva futura.
población sea una de las más numerosas
en tierras valencianas justifica su interés. Asplenium foreziense Le Grand ex
Se localiza tanto sobre taludes terrosos Héribaud
húmedos y sombríos del fondo de un CASTELLÓN: 30SYK2520, Ahín,
barranco con densa cubierta vegetal (do- 750-860 m, pie de cantil y pedriza solea-
minada por Cytisus villosus Pourr.), como da, P. Montserrat, 15-V-1990 (JACA
en canchales soleados situados en claros 89090).
de alcornocal. Tras revisar el pliego referenciado
confirmamos la presencia de esta especie
Thelypteris palustris Schott en la provincia de Castellón, tal como
VALENCIA: 30SYJ3221, Barig, Font indican BOLÒS & al. (1993), si bien de
de la Puigmola, 350 m, M. Vañó, 9-V- los numerosos especímenes contenidos en
1996 (VF 20091). 30SYJ1336, Benimo- dicho pliego sólo dos corresponden a A.
do, nacimiento del río Verde, 30 m, den- foreziense, perteneciendo los otros a As-
tro del agua, A. Olivares, VII-1999 (VF plenium fontanum y a Cheilanthes made-
20387); ibídem, "ullals" del río Verde, A. rensis.
Olivares & A.M. Ibars, 24-III-2000 (VAL
41928). Asplenium seelosii Leybold subsp.
Helecho ligado a cursos permanentes glabrum (Litard. & Maire) Rothm.
de agua y ambientes húmedos en general, CASTELLÓN: 31TBF6309, Puebla
que posiblemente estuvo presente en el de Benifasar, Fredes, pr. Tossal del Junca-
pasado en muchos marjales y zonas hú - ret, 1000 m, C. Fabregat, P. Pérez, J.M.
medas valencianas. En la actualidad sólo Aparicio & V. Adal, 22-VI-1999 (VAL
era conocido de la Sierra de Espadán en s/n).
Castellón y del río Turia al sur de la ciu- En la actualidad no parece existir una-
dad de Valencia, puesto que la población nimidad respecto a su tratamiento taxo-
existente en el marjal de Gandia parece nómico, puesto que se le han asignado

51
Flora Montiberica 15 (V-2000)

diversos rangos. Basándose en ciertos sentando una ecología similar, puesto que
caracteres de la fronde y de las esporas los escasos ejemplares encontrados tam-
algunos autores, como MONTSERRAT bién se encuentran en extraplomos y ro-
(1975: 399), han reconocido diferencias quedos calcáreos, formando parte de co-
entre las poblaciones norteafricanas, las munidades de Antirrhinetum pertegasii O.
pirenaicas y las peninsulares, habiendo Bolòs 1967.
considerado que pertenecen en realidad a
táxones diferenciados que han sido desig- Phyllitis scolopendrium (L.) Newman
nados como subsp. glabrum, subsp. cata- CASTELLÓN: 31TBE5341, Oropesa
launicum y subsp. celtibericum respect i- del Mar, Forat d’En Ferrás, 360 m, repisa
vamente, aunque también hay quien ha terrosa en interior de sima, J.J. Herrero-
estimado como variedades los dos prime- Borgoñón, 1-III-1987 (VF 20072).
ros. En el caso del taxon ibérico, RIVAS Esta es la segunda población que se
MARTÍNEZ (1967) propuso el rango conoce actualmente en la provincia de
específico (como A. celtibericum), criterio Castellón, tras la de Caudiel (HERRERO-
que ha sido seguido por numerosos auto- BORGOÑÓN & MATEO, 1984), puesto
res. que las referencias dadas para la Tinença
En nuestra opinión, las diferencias en- de Benifassar y el Maestrazgo no han
contradas entre las distintas poblaciones podido ser confirmadas posteriormente.
no parecen ser suficientemente significa- No obstante, consideramos muy probable
tivas, pudiendo considerarse que son la existencia actual de esta especie en el
consecuencia de la variabilidad natural de norte de la provincia, como consecuencia
este taxon, tal como defienden otros auto- de las favorables condiciones de que allí
res. En este sentido, PANGUA (1989) tras dispone, así como de la proximidad de las
comparar ejemplares procedentes de dife- poblaciones catalanas y aragonesas.
rentes poblaciones, incluidos los materia-
les tipo de A. seelosii subsp. glabrum y de Cystopteris fragilis (L.) Bernh. subsp.
A. celtibericum, llegó a la conclusión de fragilis
que pertenecen a un mismo taxon. No CASTELLÓN: 30SYK3512, Vall de
obstante, hasta que se realicen nuevos Uxó, Cueva de San José, 140 m, repisa
estudios que permitan comprobar si exis- arcillosa junto a foco de luz, J.J. Herrero-
ten diferencias genéticas entre las distin- Borgoñón, 19-X-1985 (VF 19765).
tas poblaciones no se podrá establecer con Se encontró un único ejemplar cre-
certeza su identidad taxonómica. ciendo cerca de uno de los focos que
Hasta el momento no se conocía la iluminan el interior de la citada cueva
presencia de este taxon en la Comunidad turística, junto al río subterráneo que la
Valenciana, aunque era previsible su atraviesa, aunque su presencia en la cueva
existencia en el norte e interior de Caste- puede considerarse accidental. Sin em-
llón al conocerse otras poblaciones en bargo es probable que dicho ejemplar
territorios próximos (SÁEZ & ÁLVA- procediera de alguna población localizada
REZ, 1993: 292), como la vertiente cat a- en los alrededores o no muy lejos de la
lana de los Puertos de Beceite (Tarragona) cueva, quizás en algún lugar de la Sierra
y la Sierra de Gúdar (Teruel). La nueva de Espadán. Esta referencia ya fue reco-
población encontrada se localiza precis a- gida por SAMO (1995).
mente en la vertiente valenciana de los
Puertos de Beceite (Tinença de Beni- Dryopteris filix-mas (L.) Schott
fassar) y a una distancia no muy lejana de CASTELLÓN: 30TYL5101, Morella,
la población catalana (31TBF61), pre- alrededores del Mas de la Roca, 980 m, en

52
J.J. HERRERO-BORGOÑÓN & al.: Pteridófitos escasos de la Comunidad Valenciana

sotobosque de pinar, J.J. Herrero-Borgo- encontrado parece corresponder a la va-


ñón, C. Fabregat & A. Olivares, 5-VII- riedad ‘Bostoniensis’, una de las más
1997 (VF 20399). utilizadas con fines ornamentales. Proba-
Helecho esciófilo ligado frecuente- blemente su presencia en el interior de la
mente a las formaciones boscosas, del que cueva tenga su origen en alguna de las
pudimos localizar algunos ejemplares urbanizaciones que se encuentran en la
bajando del Mas de la Roca hacia el río zona. Esta localidad también fue dada a
Cérvol, en pinares mesomediterráneos conocer por SAMO (1995).
subhúmedos. En el norte de Castellón
sólo se conocía hasta ahora de Zorita del
Maestrazgo (LÓPEZ UDIAS & al., 1992). AGRADECIMIENTOS
Polystichum setiferum (Forsskal) Agradecemos a Amparo Olivares la
Woynar información inédita que nos ha propor-
CASTELLÓN: 31TBF6210, Puebla cionado para la confección de esta nota.
de Benifasar, Fredes pr. Barranc dels
Avellaners, 1000 m, sotobosque de ave-
llanar, C. Fabregat, P. Pérez, J.M. Apari- BIBLIOGRAFÍA
cio & V. Adal, 22-VI-1999 (VAL s/n). Id.,
Fredes pr. Salt de Robert, 800 m, en fon- AGUILELLA, A. (1990) Notes florístiques y
do de barranco, J.J. Herrero-Borgoñón, corològiques, 443-464. Collectanea Bota-
nica (Barcelona) 18: 146-148.
26-VI-1999 (VAL 41955).
BOLÒS, O. de, X. FONT, X. PONS, A.M.
Hasta ahora no se conocía en las co- ROMO & J. VIGO (1993) Atlas corològic
marcas septentrionales de Castellón, don- de la flora vascular dels Països Catalans.
de en cambio si han sido citados Polysti- Tercer volum. Institut d’Estudis Catalans.
chum aculetum (MORALES & FER- Barcelona.
NÁNDEZ CASAS, 1989; AGUILELLA, HERRERO-BORGOÑÓN, J.J. & G. MA-TEO
1990 y VILLAESCUSA, 1998) y P. lon- (1984) Sobre la presencia de Asplenium
chitis (MORALES & FERNÁNDEZ scolopendrium y A. sagittatum en las si-
mas valencianas. Fol. Bot. Misc. 4: 7-14.
CASAS, 1989) de las zonas más húmedas
IBARS, A.M., J.J. HERRERO-BORGOÑÓN,
de la Tinença de Benifassar. No obstante,
E. ESTRELLÉS & I. MARTÍNEZ (1999)
P. setiferum ya era conocido en las zonas Helechos de la Comunidad Valenciana.
aragonesas y catalanas próximas a esta Colección Biodiversidad nº 6. Generalitat
comarca, así como en la Sierra de Esp a- Valenciana. Valencia.
dán, en el sur de la provincia, puesto que LÓPEZ UDIAS, S., C. FABREGAT & G.
las citas correspondientes a Peñagolosa MATEO (1992) Mapa 315 (adiciones).
(MATEO & FIGUEROLA, 1986) hay Dryopteris filix-mas (L.) Schott. In J. Fer-
que asignarlas en realidad a P. aculeatum. nández Casas & al., Asientos para un atlas
corológico de la flora occidental, 19.
Fontqueria 33: 156.
Nephrolepis exaltata (L.) Schott MATEO, G. (1984) Contribución al conoci-
CASTELLÓN: 30SYK3512, Vall de miento de la flora pteridofítica valenciana.
Uxó, Cueva de San José, 140 m, repisa Acta Bot. Malacitana 9: 97-104.
arcillosa junto a foco de luz, J.J. Herrero- MATEO, G. & R. FIGUEROLA (1986)
Borgoñón, 19-X-1985 (VF 19764). Aportaciones al A.P.I.B. Acta Bot. Mala-
Helecho de origen tropical del que se citana 11: 292-294.
halló un ejemplar junto a un foco en con- MONTSERRAT, P. (1975) Comunidades
diciones similares a Cystopteris fragilis relícticas geomorfológicas. Anales Inst.
Bot. Cavanilles 32(2): 397-404.
mencionado anteriormente. El ejemplar

53
Flora Montiberica 15 (V-2000)

MORALES, M.J. & J. FERNÁNDEZ CASAS SÁEZ, L. & J.M. ÁLVAREZ (1993) Nuevos
(1989) Mapas 317-319. Asientos para un datos para la pteridoflora de los Ports de
atlas corológico de la flora occidental, 14. Beseit (S de Cataluña y N del País Valen-
Fontqueria 25: 180-191. ciano). Acta Bot. Malacitana 18: 292-293.
PANGUA, E. (1989) Estudios palinológicos SAMO, A.J. (1995) Catálogo florístico de la
en pteridófitos ibéricos: familia Asplenia- provincia de Castellón . Diputació de Cas-
ceae. Tesis Doctoral. Univ. Complutense, telló.
Madrid. VILLAESCUSA, C. (1998) Flora vascular de
RIVAS MARTÍNEZ, S. (1967) Une espèce la comarca de El Baix Maestrat (Caste-
nouvelle d’Asplenium (Aspleniaceae) llón). Tesis Doctoral. Universitat de Va-
d’Espagne. Bull. Jard. Bot. Nat. Belg. 37: lència.
329-334.
(Recibido el 8-V-2000)

54