Está en la página 1de 55

FLORA MONTIBERICA

Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la


Cordillera Ibérica (plantas vasculares).

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de


Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Doctor Moliner, 50.
46100-Burjasot (Valencia)
Redactores Adjuntos: Carlos Fabregat Llueca y Silvia López Udias

Comisión Asesora:

Antoni Aguilella Palasí (Valencia)


Juan A. Alejandre Sáenz (Vitoria)
Vicente J. Arán Redó (Madrid)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Valencia)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Isabel Mateu Andrés (Valencia)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)

Depósito Legal: V-5097-1995


ISSN: 1138-5952
Imprime: MOLINER-40 (GÓMEZ COLL, S.L.) Tel./Fax 963903735 -
Burjasot (Valencia).

PORTADA: Genista rigidissima Vierh., procedente de Mazarete


(Guadalajara).
NORMAS DE PUBLICACIÓN
Los originales se deberán hacer llegar a la redacción en soporte infor-
mático, redactados mediante el procesador de textos WORD 6.0 para
WINDOWS o compatible con él, siguiendo un esquema similar al que
puede observarse en los artículos editados, pero evitando el incorporar
formatos al texto.
1: Título. Suficientemente claro, expresivo del contenido y lo más breve
posible.
2. Autoría. Especificando nombre y dos apellidos de cada autor.
3. Direcciones de los autores. Si trabajan en alguna institución científica
mejor la dirección de trabajo. En caso contrario la privada.
4. Resumen. En lenguas española e inglesa o francesa.
5. Texto. En lengua comprensible por la mayor parte de los suscriptores.
Dividido en en los apartados que sugiera el contenido. Acompañado de
los gráficos o mapas que se crean convenientes.
6. Bibliografía. Las referencias en el texto deberán explicitar la autoría en
mayúsculas, el año y -si se alude a una frase o párrafo concreto- la página.
Al final del artículo se enumerarán las referencias que se han ofrecido, en
orden de autores y años, al modo como puede verse en los artículos edita-
dos.

Los manuscritos pueden enviarse a la Redacción:


Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de Biología Vegetal. Facultad de
Ciencias Biológicas. Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (Valencia).

Esta Redacción no dispone de medios económicos para mandar copias


o separata de los artículos a los autores. Lo que sí recomienda a quienes
lo deseen es, o bien solicitar se le reserven tantos ejemplares como desee
de ese número concreto -a modo de ampliación de suscripción-, o bien
puede obtener personalmente fotocopias de su artículo, para lo cual
cuenta con nuestra explícita aquiescencia, mientras no se haga uso comer-
cial de las mismas.
FLORA MONTIBERICA

Vol. 14. Valencia, II-2000

ÍNDICE
MATEO, G. - Sobre la correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Bel-
trán. Encuentros y desencuentros de dos botánicos valencianos, VI ..................... 1
BENITO AYUSO, J.; J.A. ALEJANDRE & J. ARIZALETA - Epipactis phyl-
lanthes G.E. Smith en el Sistema Ibérico .............................................................. 8
LAGUNA, E. - Reseña bibliográfica: "Claves Ilustradas de la flora del País Vasco
y territorios limítrofes" ........................................................................................... 12
MATEO, G. - Contribuciones a la flora del Sistema Ibérico, XIII ............................ 14
MATEO, G. - El herbario VAB y su situación ante la desaparición de sus siglas ..... 17
CRESPO, M.B. & V.J. ARÁN - Una nueva Linaria Mill. (Scrophulariaceae) del
Maestrazgo de Castellón ........................................................................................ 23
MATEO, G. & S. LÓPEZ UDIAS - Comentarios sobre los géneros Conopodium
Koch y Bunium L. en las últimas floras españolas ................................................ 27
MATEO, G. - Comentarios sobre las especies de Hieracium y Pilosella recolecta-
dos en la campaña AHIM-1998 ............................................................................. 31
LAGUNA, E. - Solanum rostratum y Asclepias physocarpa, dos nuevos neófitos
para la flora valenciana .......................................................................................... 35
PIERA, J. & M. B. CRESPO - Una nueva localidad de Hippuris vulgaris L. en el
Sistema Ibérico ....................................................................................................... 38
LAGUNA, E. - Del nombre botánico de algunos grupos de especies cultivadas o
asilvestradas en el oriente ibérico, I ....................................................................... 40
CRESPO, M.B. - Comentarios sobre los táxones del grupo Hippocrepis balearica
Jacq. (Leguminosae) .............................................................................................. 48
SERRA, L. & al. - Adiciones y correcciones a la orquidoflora valenciana ............... 52
Flora Montiberica 14: 1-7 (II-2000)

LA CORRESPONDENCIA CRUZADA DE CARLOS PAU Y


FRANCISCO BELTRÁN. ENCUENTROS Y DESENCUENTROS
DE DOS BOTÁNICOS VALENCIANOS, VI

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. Biología Vegetal. Fac. CC: Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se presenta una sexta entrega con los contenidos comentados de las car-
tas que Carlos Pau remitió a Francisco Beltrán, concretada en este caso a las ocho enviadas
entre enero de 1916 y mayo de 1917.

SUMMARY: The correspondence between the Spanish botanists Carlos Pau and
Francisco Beltrán are studied. In this number we offer the 8 letters writed along the year
1916 and the first half of the year 1917.

INTRODUCCIÓN Comienza con asuntos relacionados


con las recomendaciones para los alum-
Continuamos, con esta sexta entrega, nos de Beltrán: "Mi estimado amigo: Por
la serie que iniciábamos recientemente la adjunta verá v. lo que me dice el padre
(MATEO, 1997a; 1997b; 1998; 1999a; del chico que recomendé a v. Le visitaron
1999b), para dar a conocer el contenido a v. estos días, según me acaba de decir el
de las cartas enviadas por Carlos Pau a Sr. Matoses (padre)".
Francisco Beltrán, depositadas en el Ar- Luego le comenta un asunto de bas-
chivo Municipal de Nules (Castellón), de tante alcance que le ha llegado: "D. Igna-
donde era nativo Beltrán; las cuales se cio [Bolívar] me mandó de Madrid, por
cruzan con las que éste último mandaba a conducto de Vicioso, unas cuatrocientas
Pau, y que comentábamos también en especies que recogió en Persia el difunto
obra reciente (MATEO, 1996). Se con- Escalera y que el hermano regaló al Mu-
cretan a ocho cartas remitidas por Pau en seo. El trabajo lo publicará Carlos, creo
el año 1916 y primera mitad de 1917. que este año".
Con algo más de retraso, pero salió
poco después, firmado por ambos (PAU
LISTADO DE CARTAS & VICIOSO, 1918), algo bastante insólito
en una pluma solitaria como la del segor-
bino, aunque las numerosas especies nue-
57. Segorbe. 10-IV-1916. 2c.
vas que en él se proponen vienen todas
Desde noviembre del pasado año no
bajo la autoría de Pau sólo.
aparece carta de Beltrán en el archivo de
La parte que atañe a los micromicetos
Pau, pero el 7-IV de este año le manda
se le ha dado a González Fragoso para su
una nueva misiva, en la que alude, sobre
estudio, pero éste le ha mandado las
todo, a la reciente publicación de Reyes
muestras para que le indique la especie de
Prósper sobre las estepas españolas.
fanerógama en que habita el parásito:
"Fragoso me remitió otros ejemplares con

1
Flora Montiberica 14 (2000)

'cacadicas de pulga' para su determina- 1915), sobre plantas de los montes de


ción, y creo que saldrán este mes en la Bicorp; a ella se añadirá en éste otra com-
'Española'". Efectivamente salieron, en un plementaria (VICIOSO, 1916)
trabajo complementario del indicado (G. Ha acabado las determinaciones de las
FRAGOSO, 1916), referido a los hongos muestras recogidas por Gros en el antiguo
parásitos, en el que agradece a Pau las Reino de Granada, y que publicará este
mencionadas determinaciones. mismo año (PAU, 1916a): "Las plantas de
Parece que el acontecimiento botánico Enrique Gros ya salieron para Barcelona,
más comentado del momento es la publi- en donde serán publicadas. Ya no he
cación, por el polifacético Reyes Prósper, sabido nada más de él".
de una obra sobre las estepas españolas: Añade un breve comentario ya más
"Reyes, efectivamente, me regaló su obra personal: "Celebro saber de v., y más
y me gustaron más las caráceas [libro celebro se ocupe v. de las plantas. Y cele-
anterior, sobre este grupo de algas verdes braría más y mejor que su empeño tuviera
(REYES, 1910)]; pero esta obra le ha feliz resultado".
dado más nombre 'social' y ha disgustado Y finaliza con una reflexión sobre el
infinitamente a Blas, que se comió 8000 tan denostado patriarca de las Ciencias
kiló metros cuadrados de estepa catalana Naturales, que nunca llegara a aludir con
en su Mapa geográfico-botánico de Es - la dura consideración de enemigo, que
paña, poniendo en ridículo al Instituto utiliza frecuentemente para referirse a su
Geográfico y Estadístico. 'Está que arde', contrincante de oposición: "Ya ve v. el
y así se me dice". caso que hace Bolívar de Blas, cuando me
Estos comentarios los extrae de una manda las plantas de Persia. Le dedico la
carta del propio Reyes a Pau, fechada Dionysia Bolivari".
curiosamente el mismo día 7-IV, en la que El comentario tiene su miga, ya que
le hace saber que Lázaro Ibiza olvida la no parece muy normal, existiendo presti-
estepa catalana, en su obra fitogeográfica, giosos catedráticos de Botánica en las
y el que está 'que arde' porque se le haya universidades, que una colección del valor
echado ésto en cara "en letras de molde". de la de Escalera acabe en la rebotica de
Aprovecha para arremeter, una vez un "aficionado" rural. A ello podemos
más, contra los catedráticos de la Univer- añadir que en trabajo aludido (PAU &
sidad: "Lo malo que aquí hay es que el VICIOSO, 1918) no sólo dedica la pri-
que realmente vale en España, o se muere, mulácea indicada (pag. 27) si no también
o lo matan socialmente. Se necesitan una Viola Bolivari (pag. 17); dedicando,
ciertas condiciones para no verse uno además, varias especies al propio Vicioso
recogido en un capazo. A mi no me inuti- e incluso una a Fragoso.
lizan porque no pudieron ... Escalera
murió, a Cabrera lo pulverizaron cuatro 58. Segorbe. 2-V-1916. 1c.
mamarrachos de la Universidad de Bar- Empieza por el asunto de las recolec-
celona. Créame: los enemigos mayores de ciones de Gros en Málaga, que no han
la ciencia patria son sus compañeros". sido todo lo interesantes que esperaba:
En esta densa carta también se ocupa "Amigo Beltrán: Enrique Gros me acaba
de los trabajos de Vicioso: "Carlos, me de enviar un paquetito de plantas y me
escribe, publicará este mes lo de Bicorp. encarga saludar a v. Las especies son
Yo seguiré lo de Madrid, hasta ver si vulgares (para mí) y todas las poseo: sin
alcanzo unas cien páginas de lectura. Va embargo, me comunica la Fumaria afri-
con muchas erratas." Ya había sacado una cana, que es muy rara en España. Las
primera nota, el pasado año (VICIOSO, demás no valen lo que costaron los portes.

2
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VI

Veremos si sale más afortunado cuando pliego. Aquí solamente encuentro, en dos
vaya a Junquera, como me ofreció. Lás- especies, ocho etiquetas".
tima es no poder ir yo a ver aquellas sie- Continúa con el tema del grupo Cam-
rras". panula affinis en Fredes: "Ahora bien, si
Parece que mandan a Vicioso hacia hay una o dos especies en los Puertos de
Soria: "¿Qué se hace v. este año? Carlos Beceite, es cosa que únicamente los ex-
creo que va este verano al mundo celtibé- ploradores que se atrevan a recorrer el
rico, enviado por el cuerpo de montes". país de nuevo lo dirán. Yo me inclino a
Tras estudiar las plantas recogidas por creerlo, pero mi sentimiento no se apoya
Escalera comprende el filón de novedades en hechos claros. Lo cierto es que Costa
botánicas que aguarda en aquellas lejanas vio dos especies, y no estamos autoriza-
tierras: "Las plantas de Persia están ter- dos a negar ni dudar de su palabra. Que se
minadas: faltan notas y descripciones. equivocara en la determinación especí-
Allí, allí sí que se descubrirían especies fica, nada se opone a la existencia de las
notabilísimas". dos especies. Y hasta el día no hay datos
Termina comentando que Font vuelve en contra".
a las fronteras catalanas de Aragón, donde Concluye: "Cuando esté la figura me
está encontrando novedades para la flora la manda y le daré los datos para el tra-
catalana, y también que ya leído el trabajo bajo de Vd. en la Española. Mañana sal-
de Vicioso sobre plantas de Bicorp. drá la Campanula para Barcelona. Escrí-
bale a Caballero dándole las gracias por
59. Segorbe. 20-X-1916. 1f. su prontitud en servirnos. Y le dice lo que
A partir de aquí las cartas de Pau van hay. Y dése prisa; así Cadevall la publi-
mecanografiadas, lo que resulta de agra- cará en su 2º tomo que va a imprimir". Se
decer por parte del sufrido lector. refiere a la detallada flora de Cataluña en
La primera de ella comienza queján- curso, cuyo 2º volumen se publicaba en
dose del mal estado de conservación del fascículos en esos años (CADEVALL &
herbario de Costa: "Mi estimado amigo: SALLENT, 1915-19).
Acabo de recibir de Barcelona las campá-
nulas de Costa. En dos ejemplares vienen 60. Segorbe. 27-XI-1916. 1f.
dos etiquetas, y eso clama al cielo. El Comienza aludiendo a unas recolec-
hombre que tal desaguisado hizo de- ciones que ha mandado Beltrán, corres -
biósele quitar el título, y mandarlo al pondientes al género Hieracium y proce-
campo con una azada. La una es affinis ; dentes de la Sierra de Espadán: "Amigo
pero la otra es su misma planta de Fredes. Beltrán: Acabo de mirar su Hieracium, ya
Resulta demostrado que Costa recogió su que el dependiente ha venido hoy, des -
especie. Han llevado el atrevimiento hasta pués de mil días que el pobre se ha visto
el punto de escribir, sobre el nombre perdido en cama. Pues, como le decía a
mismo que Costa escribió en la única Vd., la forma es nueva, y se acerca más al
etiqueta impresa del herbario de Costa, H. provinciale que al H. Lamyi; y se ex-
otra determinación específica, que borra plica muy bien por la localidad, que tiene
la primera, y no lee ninguna de las dos. Y más parecido con la parte oriental, que
me viene v. ahora con que mis plantas no con la región pirenaica. Yo la creo forma
salgan de aquí?. Y esto es tan general en oscilante entre las dos especies indicadas,
España, que hasta en el Jardín Botánico pero el antodio es más del provinciale.
de la Corte, he visto en Geranium praecox Será, entonces, H. Beltranii sp. nova". No
de Cavanilles, tres especies en un mismo llegó a decidirse a publicar este taxon,
aunque puede verse determinado con este

3
Flora Montiberica 14 (2000)

nombre entre los pliegos de lo que fue su 61. Segorbe. 15-I-1917. 1f.
herbario, actualmente depositado en el Contesta una carta de Beltrán que no
Jardín Botánico de Madrid. aparece en el archivo de Pau: "Mi esti-
No tardará en tener revisado el mate- mado amigo: Recibí su tarjeta postal con
rial que le ha enviado, recogido en sus salutaciones por el año nuevo, y deseo a
excursiones: "Cuando tenga las plantas Vd. lo mismo ... Por aquí no hay novedad
del todo revisadas, le haré unas notas, y por ahora, que dure es menester".
Vd. las publicará en la Española; como el Insiste sobre una de las plantas que
amigo Barras, creo que hará, con las que más le obsesiona en esta temporada: "La
le acabo de remitir estos días". No parece Campanula de los Puertos hay que reco-
que Beltrán cumpliera el encargo, cosa gerla de nuevo. Cuando Vd. la recoja de
que sí hizo BARRAS (1916). nuevo, y muy bien preparada, ya le man-
Insiste, de nuevo, en su interpretación daré yo representar por el dibujante amigo
sobre el Hieracium compositum Lapeyr. de Font. Eso mismo me decía el amigo
de la Sierra de Espadán: "Su Hieracium Fragoso de la Española, que tampoco
tiene la facies de H. Lamyi; pero por las poseen allí dibujantes medianos; teniendo
escamas de las cabezuelas, me parece que él que mandar no sé adónde sus dibujos,
se acerca más al provinciale". porque en Madrid no hay quién los haga".
Pasa a comentar un asunto, de modo Siguen mandándole las plantas que
bastante sucinto, que parece aludir al trajo Escalera de Oriente Medio, para que
hallazgo de un esqueleto humano que las estudie: "Me remitieron de Madrid
interesa al Museo de Valencia: "Me dijo nuevos ejemplares de plantas de Persia.
mi amigo, el ministrante de Navajas, que He visto entre ellas la rareza más curiosa
le escribirá a Vd., y el esqueleto humano que tiene Persia. Y cuando nos veamos ya
me parece que se encontrará. Ya se lo dirá le daré detalles de esta especie parásita,
él lo que hay en el asunto". que solamente tiene sus congéneres en
Termina aludiendo a algunas de las ta- América Central y Meridional. Es una
reas más urgentes que se tiene marcadas citinácea que solamente trae flores en los
para los próximos meses: "Fragoso no sobacos de las hojas de una astrágalo
anda bien de salud, pero no abandona el espinoso, parecido al Tragacantha. No
trabajo. Yo voy a ver si puedo terminar conozco en las flores mediterráneas espe-
las cuartillas que me quedan por escribir cie más admirable". Se trata de Pilostyles
de mi trabajo sobre la Flora matritense; he haussknechii Boiss, que parasita sobre un
comenzado a preparar las plantas para Astragalus erinifolius nuevo, que él
Sennen; tengo que revisar y estudiar unas mismo describe en el importante trabajo
pocas de Carlos; y, por último, el amigo con la relación definitiva de las especies
Fragoso me dice que le han ofrecido más estudiadas (PAU & VICIOSO, 1918).
plantas de Persia. Ya tengo el plan y el Le comunica un hallazgo interesante
trabajo dispuesto para este invierno. de Vicioso en Pontón de la Oliva: "A ver
Ahora, solo falta que mi dependiente me si nos vemos un día por ahí. Antes procu-
lo permita". En cuanto a sus notas sobre la raré escribirle a Vd. Se me olvidaba:
flora matritense, se encuentra en pleno Carlos ha descubierto en las cercanías de
apogeo de su producción. La primera sa- Madrid, un Adenocarpus sp. nov. muy
lió el año anterior (PAU, 1915), en el ac- hermoso; además, me remite sobre 200
tual saldrán otras dos (PAU, 1916b, 1916 muestras que algunas son muy curiosas".
c) y la que ahora escribe saldrá el año si- Poco después aparece publicado en las
guiente (PAU, 1917). notas de flora matritense (PAU, 1919)
como A. commutatus var. viciosorum Pau.

4
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VI

Esto lo aprovecha para recriminar a loable iniciativa no llegó nunca a llevarse


Beltrán, con cierta rudeza, el escaso pro- a cabo. No sabemos si por no hacerse
vecho de su campaña por Andalucía: "Y siquiera las gestiones o por un hipotético
sus recolecciones de la Bética como si las fracaso de éstas.
hubiese Vd. tirado al río. Cuán mal lo Concluye recomendado al profesor
hizo Vd. en esa expedición ... y cono- valenciano que se centre en su tierra de
ciendo a los de Madrid. Vea en la Espa- cara a sus estudios botánicos: "Y a V. le
ñola lo que me remitió Barras [BARRAS, recomiendo que vuelva a Fredes, y trabaje
1916], que no vale nada, y, sin embargo, fuertemente ... que me parece ha de ver V.
el provecho que sacó. Aquello quedará, y muchas cosas buenas para Valencia; que,
lo suyo se lo llevó el viento. El trabajo de a mi entender, deberá ser el único objetivo
la ardilla: lea la fábula". que V. deberá tener ahora; solamente el
Reino de Valencia, y de aquí no deberá
62. Segorbe. 26-IV-1917. 1f. salir V. Y a ver si da alguna obra de valor
"Mi estimado amigo: Estando estu- de la patria chica".
diando los hieracios, que V. recogió en el
reino, con el fin de mandarle las descrip- 63. Segorbe. 4-V-1917. 1f.
ciones, para que V. las publicara en la Larga carta, con denso contenido, en
Española, llega su carta, y muy a tiempo, que cumplimenta hasta el final las dos
porque el distraído de mi sobrino no sé en caras del folio. Comienza proponiéndole
qué pensaba" una campaña conjunta a los Puertos de
Habla de su sobrino, que es alumno de Beceite, donde se acumulan temas de
Beltrán, para que le ayude a resolver interés para él: Campanula, Hieracium y
algunos problemas burocráticos y le ahora el haya: "Amigo Beltrán: Los cata-
oriente en cuanto a las asignaturas de las lanes niegan que el haya exista en la pro-
que debe examinarse. vincia de Tarragona. Hay que recogerla
Luego pasa a hablar de plantas: "El en Fredes y mostrársela, con el fin de que
Carduus no trae nada de particular. Yo lo no nos argumenten únicamente con sus
creo perteneciente a la forma dada por colectores. Parece que cuanto digo del
Willkomm como Assoi (vea el Supple- haya, en un trabajo que les mostré, se les
mentum), algo más verdoso y espinas ha subido a las narices y hay que demos-
igualmente más débiles; que lo atribuyo al trarles, que tanto V. como yo, no estamos
sitio quizás más fresco o sombrío". para sufrir observaciones sin un estudio
Parece que Beltrán le ha subrayado al- serio y profundo del país que se trata. Por
gunas erratas o deficiencias en las notas esta causa y la otra y otras, será preciso
de flora matritense recientemente publi- que este año, tanto V. como yo, vayamos
cadas: "Tiene V. mucha razón con censu- allá, y hagamos exploraciones comme il
rar los disparates que me hacen en la faut.
Aragonesa; pero, yo le diré que tengo la La ida y venida del sobrino, alumno
intención, cuando me canse de escribir de Beltrán, parece que sirve de conducto
sobre la flora de Madrid, que todavía de comunicación entre ambos: "Sus dos
queda mucha tela que cortar, de escribir- plantitas, que V. entregó a mi sobrino, la
les a Fragoso y Vicioso, o al que sea, y una pudiera ser realmente el Galium mi-
dar a las Memorias de cualquier revista de nutulum; pero ya fue citado en España por
Madrid una nueva edición pulida y revi- varios viajeros; pero, su muestra es, ade-
sada, añadiendo láminas de las especies más, algo incierta, a causa de consistir en
que lo necesiten. Por eso no les digo nada muestras jóvenes. Y los pelos del fruto,
de tanto disparate como encuentro". Esta como yo dije hace muchos años, no los

5
Flora Montiberica 14 (2000)

creo fijos y constantes, como quieren los analiza el estado de la ciencia española.
autores". Aprovecha para dar su visión al respecto,
Beltrán le ha mandado una especie bastante más vehemente y apasionada que
interesante, cosa que parece que no pasa la ofrecida por un Cajal al que pinta como
con demasiada frecuencia: "La Silene de demasiado aherrojado por sus compromi-
Lunes [se refiere a Nules] es muy intere- sos académicos: "Le agradezco el envío
sante; pero habrá que recogerla de nuevo, de la obra de Cajal; la encuentro bien,
con semillas maduras y en varios pies. Yo para los que tienen que guardar mira-
no la poseo de Valencia y es la S. littorea mientos a su posición; pero, a pesar de
de los autores, y realmente es muy pare- creerse aragonés, la veo tímida. Levanta
cida a ésta; pero resulta, que comparada la punta del telón, pero no se atreve ni se
con las muestras de Portugal y con la decide a tirar del todo de la cortina. No es
estampa de los Icones de Willkomm, se eso todo: hay más. Divaga en las causas
aparta mucho por la enorme longitud del de nuestra decadencia y, si lo sabe, como
podocarpo. Los pétalos de su ejemplar, yo lo sé; es que no se atreve a decirlo, por
tampoco son como los dibujados por su cortesanía. Cuando alude a eso que yo
Willkomm, y no los puedo comparar con supongo, pasa como por ascuas; lo señala
los de mi colección, porque apenas traen levemente, y salta a otro asunto como si
pétalos bien preparados los de mi herba- se asustara o temiera. Cuando un hombre
rio. Es planta muy interesante bajo el se mete en un asunto, llega hasta el fin o
punto geográfico, porque las especies se calla; porque nadie le obligaba a ocu-
parece que todavía van subiendo y ésta parse en una cuestión que es tan vidriosa;
suya es un ejemplo. Con que a recogerla eso se queda para los espíritus indepen-
otra vez con semillas y en abundantes dientes y que no tienen relaciones de
muestras". Los comentarios no pueden ser ninguna clase con los desgobernadores.
más certeros, esa planta del grupo de S. Pretende resolver los problemas escon-
littorea es la S. cabessedessii Boiss. & diendo las pruebas en el bolsillo".
Reuter, tenida en esa época por ende- Continúa el siguiente párrafo: "Pinta
mismo balear, que posee unas pocas po- muy bien algunos casos; pero, de esos
blaciones en la costa sur de Castellón (ver tenemos a puñados y los conocen hasta en
LAGUNA & al., 1998: 190). Belchite; pero lo que hay bajo la tierra, el
Habla de los problemas de salud de caciquismo repugnante de un Calleja, las
González Fragoso: "Fragoso tiene con- comedias de las oposiciones y la persecu-
gestión pulmonar, según me escribe hoy, ción del mérito; eso? eso se queda para
pidiéndome unos datos; y se conoce que otro hombre. Además, toda nuestra deca-
tendrá que cuidarse mucho, si no, no sé dencia científica reside en una sola causa,
qué será de su persona. Eso faltaba, para y que se dice en una palabra: JUSTICIA.
alegría de algunos". Donde no hay ni se conoce la justicia, ni
Irá a Valencia, donde espera encon- se quiere, no puede haber más que lo que
trarse con Beltrán: "Este mismo mes, me vemos. No parece sino que todos los
parece que bajaré a ésa; pues ya me reco- escritores están convenidos en embrollar
nozco mejor y habrá que salir unos días a el asunto, con el piadoso fin de que no se
correrla o a pasear el dengue. Ya le avi- descubran las causas ciertas de nuestro
saré antes, con el fin de no perder el atraso".
tiempo y encontrarnos pronto". Concluye enlazando las palabras de
El mayor espacio de la carta lo dedica Cajal con un consejo para Beltrán, al que
a comentar una obra de Santiago Ramón y Pau observa en una actitud contraria a la
Cajal, que le ha mandado Beltrán, donde especialización, tocando un poco de cada

6
G. MATEO: La correspondencia cruzada de Carlos Pau y Francisco Beltrán, VI

tema: "Ya ve V. por lo que dice Cajal, que una fotografía, ya que no tienen quién la
los espíritus rotatorios no valen nada, son dibuje.
infecundos. Conque estudie bien V. el
ramo de la ciencia que más le agrade, y a BIBLIOGRAFÍA
no salirse de él. Y verá V., igualmente,
cómo coincidimos los dos; y eso no tiene BARRAS, F. de las (1916) Nota sobre algunas
nada de particular. Todo el que al estudio plantas de Sierra Morena, estudiadas por
se dedique, pasará por lo mismo que a D. Carlos Pau. Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat.
Cajal le sucedió. Y eso de que el sabio no 16: 507-509.
trabaja más que por la gloria, es un pue- CADEVALL, J. & A. SALLENT (1915-19)
Flora de Catalunya. Vol. 2. Barcelona.
blo; la Psicología humana es algo más
GONZÁLEZ FRAGOSO, R. (1916) Pugillus
tenebrosa y complicada de lo que Cajal se mycetorum Persiae (lecti Ferd. Martínez
imagina. Yo puedo decir por mí, y sin ser de la Escalera). Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat.
Cajal, que si no hubiese tenido por delante 16: 167-174.
otra mira, sería hoy un boticario de pueblo LAGUNA, E. & al. (1998) Flora endémica,
y nada más". rara o amenazada de la Comunidad Va-
lenciana. Generalidad Valenciana. Conse-
64. Segorbe. 17-V-1917. 1f. jería de Medio Ambiente. Valencia.
MATEO, G. (1996) La correspondencia de
Carta mucho más breve que la ante-
Carlos Pau: medio siglo de historia de la
rior, en la que vuelve a su tema preferido Botánica española. Valencia.
de la Campanula de Fredes, de la que MATEO, G. (1997a, b, 98, 99a, 99b) La co-
tanto habla como interesante, pero que no rrespondencia cruzada de Carlos Pau y
llegó a proponer como taxon nuevo: Francisco Beltrán. Encuentros y desen-
"Acabo de mirar su Campanula de los cuentros de dos botánicos valencianos, I-
Puertos, y me parece hoy mejor especie V. Flora Montiberica 5: 64-77, 6: 72-75,
nueva que antes, y que su parecido con la 8: 26-32; 12: 22-28; 13: 6-11.
affinis es más aparente que verdadero. Por PAU, C. (1915, 16b, 16c, 19) Notas sueltas de
flora matritense, I, II, III y VII. Bol. Soc.
las corolas se acerca a otras especies
Arag. Cien. Nat. 14: 204-211, 235-237;
orientales. Repito que la tengo por muy 15: 73-74, 158-172; 18: 80-92.
buena especie, y que nada hay para que la PAU, C. (1916a) Contribución al estudio de la
consideremos parecida o cercana a las flora de Granada. Treb. Inst. Catal. Hist.
medium y affinis . las corolas son más Nat. 1916: 195-227.
pequeñas y de otra forma". PAU, C. & C. VICIOSO (1918) Plantas de
Como no está del todo seguro cree Persia y Mesopotamia recogidas por D.
mejor que se vuelva a recolectar, lo que Fernando Martínez de la Escalera. Trab.
daría pie a otras recolecciones y a posi- Mus. Nac. Cien. Nat., ser. Bot. 14. 48 pp.
REYES PRÓSPER, E. (1910) Las Carófitas
bles trabajos sobre taxonomía y corología
de España. Madrid.
de plantas vasculares, la línea de investi- VICIOSO, C. (1915) Una visita a los montes
gación de Pau, que desea que su interlo- de Bicorp (Valencia). Bol. R. Soc. Esp.
cutor siga, y se lo pone en bandeja: "Me Hist. Nat. 15: 90-94.
parece, salvo su parecer, que sería mejor VICIOSO, C. (1916) Plantas de Bicorp (Va-
que V. volviese otra vez por allá, y con lencia). Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. 16:
esas plantas y otras que podría V. recoger, 135-145.
se podría publicar en la Española un tra-
bajito curioso". (Recibido el 16-II-1999).
Termina con una posdata sobre la tan
mentada Campanula, sugiriéndole que
seleccione un buen ejemplar y que haga

7
Flora Montiberica 14: 8-11 (II-2000)

EPIPACTIS PHYLLANTHES G. E. SMITH EN EL SISTEMA


IBÉRICO

Javier BENITO AYUSO*, Juan Antonio ALEJANDRE SÁENZ** & José Antonio
ARIZALETA URARTE***

*Piqueras, 104 3º D. 26006-Logroño (La Rioja)


**Txalaparta, 3 1º izda. 01006-Vitoria-Gasteiz (Álava)
***Castilla, 35. 26140-Lardero (La Rioja)

RESUMEN: Se aportan localidades propias y procedentes de herbarios ajenos perte-


necientes al Sistema Ibérico de Epipactis phyllanthes, incluida la var. fageticola Hermosi-
lla y recopilamos todas las citas de la especie en la Cordillera que quedan refelajadas en el
mapa de distribución adjunto.

SUMMARY: It is provided several own and belonging to some herbariums locations


of Epipactis phyllanthes and var. fageticola Hermosilla from the Iberian Chain and all the
bibliographical quotations are compiled. Besides a distribution map of the species is added

INTRODUCCIÓN 1998), mientras que el otro aparece en


choperas, ya sean cultivadas o naturales.
Epipactis phyllanthes cuenta, en el Este artículo se centra exclusivamente
Sistema Ibérico, con las citas de BENITO en las poblaciones del Sistema Ibérico,
AYUSO & HERMOSILLA (1988), HER- incluyendo la cartografía correspondiente
MOSILLA & SABANDO (1998) (segun- sin entrar en consideraciones taxonómicas
das citas peninsulares y primeras de la ni corológicas a nivel peninsular, asuntos
Cordillera Ibérica) y BENITO AYUSO & que tratamos con detalle en BENITO
al. (en prensa). La mayoría se concentran AYUSO & al. (en prensa).
en La Rioja y provincias limítrofes. Se
halla presente, dentro del Sistema Ibérico
en las provincias de Burgos, Guadalajara, LISTA DE LOCALIDADES
La Rioja, Soria, Teruel y Zaragoza.
Las poblaciones estudiadas se pueden Las localidades se ordenan por pro-
separar en dos grandes grupos por su vincias y dentro de cada una de norte a
morfología y ecología particulares. Un sur y de oeste a este. Se cita para cada
primer grupo que habita en hayedos muy localidad: la provincia, cuadrícula UTM
sombríos y frescos, la var. fageticola Her- (todas correspondientes al huso 30T por
mosilla (HERMOSILLA & SABANDO, lo que se omite y siempre que ha sido

8
J. BENITO AYUSO & al.: Epipactis phyllanthes G-E- Smithen el Sistema Ibérico

posible con una precisión de 1 km), muni- hayedo umbrío, 1020 m, 4-8-95, Benito
cipio, localidad, ecología, altitud, reco- Ayuso (var. fageticola). WM0975, Ven-
lector(es), herbario y número de pliego trosa, bco. de Valvanera, taludes de haye-
correspondiente (si es que existe). do muy húmedos, 1080-1200 m, 10-8-96,
Alejandre & Benito Ayuso (herb. J. Benito
1. LOCALIDADES PROPIAS 77696) (var. fageticola). WM1074, Id.,
Monasterio de Valvanera, hayedo, 1300
BURGOS: VM8885, Fresneda de la m, 19-7-97, Benito Ayuso (herb. J. Benito
Sierra Tirón, salida del pueblo, chopera, 479/97) (var. fageticola). WM2474, Nie-
960 m, 25-8-97, Benito Ayuso (herb. J. va de Cameros, arroyo de Castejón, haye-
Benito 641/97). VM8786, Id., hayedo, do, en pequeñas vagua-das, 1100 m, 23-7-
1050 m, 3-7-98, Benito Ayuso & Hermo- 96, Benito Ayuso (herb. J. Benito 737/96)
silla (variedades fageticola y degenera). (var. fageticola). WM2475, Id., trampal
GUADALAJARA: WL8703, Taravi- de Nieva, hayedo húmedo, 1040 m, 10-9-
lla, ha-cia la laguna, chopera herbosa 96, Benito Ayuso (herb. J. Benito 823/96)
sombría, 1100 m, 5-7-98, Benito Ayuso (var. fageticola). WM2374, Id., arroyo de
(herb. J. Benito 614/98). Castejón, hayedo, en pequeñas vaguadas,
LA RIOJA: WN11, Haro, chopera, 1100 m, 23-7-96, Benito Ayuso (herb. J.
460 m, 3-7-98, Benito Ayuso & Hermosi- Benito 736/96, 738/96) (var. fageticola).
lla. VM9185, Valgañón, San Quílez, va- WM3675, Muro en Cameros, El Lomillo,
guadas en hayedo sombrío y muy hu- borde de melojar, 1360 m, 17-7-99,
medo, 1100 m, 29-7-97, Benito Ayuso Benito Ayuso (herb. J. Benito 497/99)
(var. fageticola). WM2888, Castroviejo, (var. fageticola). WM3279, Torrecilla en
bco. de las Cabarizas, chopera-aliseda en Cameros, salida del pueblo, chopera, 750
sustrato ácido, 850 m, 29-8-96, Benito m, 20-7-97, Benito Ayuso. WM3279, Id.,
Ayuso (herb. J. Benito 798/96) (var. fage- cruce hacia Nestares, chopera, 740 m, 20-
ticola). WM3282, Nestares, Sierra de 7-97, Benito Ayuso. WM3178, Id., id.,
Moncalvillo, bco. Solbes, hayedo con chopera, 750 m, 30-6-98, Be-nito Ayuso
agua bajo la hojarasca, 1100 m, 17-8-96, (herb. J. Benito 581/98). WM5671, Mu-
Benito Ayuso (herb. J. Benito 786/96) nilla, chopera, 860 m, 23-6-96. WM5771,
(var. fageticola). WM6382, Las Ruedas Id., chopera muy húmeda, 810 m, 2-7-98,
de Ocón, bco. de Las Ruedas, chopera, Benito Ayuso (herb. J. Benito 611/98).
920 m, 19-7-96, Benito Ayuso (herb. J. WM6172, Arnedillo, Peroblasco, chopera,
Benito 739/96, 740/96). WM6382, Id., id., 4-7-97, Benito Ayuso (herb. J. Benito 390/
hayedo, 1040 m, 23-7-97, Benito Ayuso 97. WM2268, Ortigosa de Cameros, puer-
(herb. J. Benito 505/97) (var. fageticola). to de Brieva, hayedo, 1260 m, 9-7-96,
WM6381, Id., id., vaguada en hayedo hú- Benito Ayuso (herb. J. Benito 735/96 (var.
medo 1020 m, 29-7-96, Benito Ayuso fageticola). WM3566, Laguna de Came-
(herb. J. Benito 759/96) (var. fageticola). ros, arroyo del Santo, 1140 m, 1-8-96, Be-
WM0579, San Millán de la Cogolla, bco. nito Ayuso (herb. J. Benito 762/96) (var.
Tresfuentes, hayedo umbrío, 1140 m, 10- fageticola). WM4064, Id., arroyo de
10-95, Arizaleta & Benito Ayuso (herb. J. Montemayor, hayedo sombrío, 1300-1350
Benito 1268/95) (var. fageticola). WM09 m, 4-7-96, Alejandre & Benito Ayuso
79, Tobía, hayedo de Tobía, 1020 m, 9-8- (herb. J. Benito 660/96) (var. fageticola).
95, Benito Ayuso (var. fageticola). WM WM4064, Id., id., vaguada en hayedo um-
0877, Id., id., hayedo umbrío, 1140 m, 29- brío, 1300 m, 1-8-96, Benito Ayuso (herb.
8-95, Benito Ayuso (herb. J. Benito 1166/ J. Benito 764/96) (var. fageticola). WM61
95) (var. fageticola). WM0977, Id., id., 69, Enciso, chopera, 740 m, 29-7-96, Be-

9
Flora Montiberica 14 (2000)

nito Ayuso (herb. J. Benito 756/96) (var. palustris. WM56, Larriba, hayedo de
fageticola). WM2653, Villoslada de Ca- Monte Real, 1450 m, 13-8-93, Mateo &
meros, arroyo de Puente Rá, hayedo um- Segura (VAB 933083, ut E. helleborine).
brío, 1340 m, 16-9-95, Alejandre, Arizale- Si a este listado le sumamos las locali-
ta & Benito Ayuso (herb. J. Benito 1220/ dades de BENITO AYUSO & HERMO-
95) (var. fageticola). SILLA (1998), las aportadas por HER-
SORIA: WM2359, Montenegro de MOSILLA & SABANDO (1995-1996a,
Cameros, Sierra Cebollera, hayedo de las 1995-1996b) como E. leptochila, ya recti-
Tozas, vaguadas en ambiente de hayedo, ficadas en HERMOSILLA & SABANDO
ácido, 1350-1380 m, 9-8-92, Alejandre, (1998), y las de este último artículo,
(herb. Alejandre 719/92) (var. fageticola). obtenemos el total de citas reflejado en el
TERUEL: YL0403, Pitarque, Sierra mapa adjunto.
de la Cañada, chopera al borde del río
Pitarque, 960 m, 13-7-99, Benito Ayuso
(herb. J. Benito 481/99). XK3776, Alba- BIBLIOGRAFÍA
rracín, Sierra de Albarracín, chopera hú-
meda en la ribera del Guadalaviar, 1040 BENITO AYUSO, J.& C. E. HERMOSI-
m, 5-7-98, Benito Ayuso (herb. J. Benito LLA (1998). Dos nuevas especies ibé-
620/98). XK3676, Id., id., chopera hú- ricas: Epipactis cardina y E. hispanica
meda en la ribera del Guadalaviar, 1040 y alguno de sus híbridos: E. x con-
m, 5-7-98, Benito Ayuso (herb. J. Benito quensis (E. cardina x E. parviflora) y
623/98). XK3577, Id., id., chopera húme- .E. x populetorum (E. hispanica x E
da en la ribera del Guadalaviar, 1040 m, helleborine). Est. Mus. Cienc. Nat. de
5-7-98, Benito Ayuso. XK3377, Id., id., Álava 12: 103-116.
chopera húmeda en la ribera del Guadala- BENITO AYUSO, J, J.A. ALEJANDRE
viar, 1040 m, 5-7 98, Benito Ayuso. XK34 & J.A. ARIZALETA. Epipactis phyl-
77, Id., id., chopera húmeda en la ribera lanthes en la Península Ibérica, Zubía
del Guadalaviar, 1040 m, 30-7-98, Benito (en prensa).
Ayuso & Hermosilla. HERMOSILLA, C.E. & J. SABANDO
ZARAGOZA: XL35, Daroca, cho- (1995-1996a). Notas sobre orquídeas,
pera umbrosa, 800 m, 4-7-98, Benito II. Est. Mus. Cienc. Nat. de Álava . 9-
Ayuso (herb. J. Benito 617/98). 10: 119-140.
HERMOSILLA, C. & J. SABANDO
2. LOCALIDADES PROCEDENTES (1995-1996b). Notas sobre orquídeas,
DE PLIEGOS DE HERBARIO III. Est. Mus. Cienc. Nat. de Álava 9-
AJENOS 10: 141-195.
HERMOSILLA, C. & J. SABANDO
BURGOS: VM7252, La Revilla, cer- (1998). Notas sobre orquídeas, V. Est.
ca del río Arlanza, en lugar húmedo, 1000 Mus. Cienc.Nat. de Álava 12: 123-
m, Pons-Sorolla & Sussana, 12-7-79 (MA 156.
413.112, ut Epipactis helleborine).
LA RIOJA: WM0577, San Millán de (Recibido el 1-X-1999)
la Cogolla, taludes en hayedos, 1300 m,
29-7-83, Luceño & Vargas (MA 351.357,
ut E. palustris). Rev. L. Velasco, ut E.

10
J. BENITO AYUSO & al.: Epipactis phyllnthes G-E- Smithen el Sistema Ibérico

11
Flora Montiberica 14: 12-13 (II-2000)

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA: CLAVES ILUSTRADAS DE LA


FLORA DEL PAÍS VASCO Y TERRITORIOS LIMÍTROFES

Emilo LAGUNA LUMBRERAS


Generalitat Valenciana, Consellería de Medio Ambiente. Servicio de Protección de Es -
pecies. c/ Arquitecto Alfaro, 39. E-46011 VALENCIA.

La reciente aparición de las Claves miento y presentación, las mejores claves


Ilustradas de la Flora del País Vasco y de determinación para flora vascular rea-
Territorios Limítrofes , editada por el lizadas en España. Con independencia de
Servicio de Publicaciones del Gobierno las diferencias de criterio que unos u otros
Vasco, viene a rellenar una de las grandes lectores puedan tener sobre el tratamiento
lagunas que se poseían sobre la flora del taxonómico, se trata de las primeras cla-
Sistema Ibérico, al tiempo que debe ser ves en su género donde aparecen ilustra-
ensalzada por no pocas razones que más ciones de alta calidad para la inmensa
abajo enumeramos. mayoría de los táxones tratados, refirién-
Este texto es el resultado de un pro- dose los icones habitualmente a los prin-
yecto comenzado hace ya más de un lus- cipales detalles distintivos que se desean
tro, y en el que con diferentes grados de destacar en el texto. El formato y encua-
participación han colaborado los princi- dernación elegidos son extremadamente
pales organismos públicos macroterrito- prácticos, y el hecho de que las ilustracio-
riales (Gobierno Vasco y las tres Diputa- nes acoten al texto en la parte externa de
ciones Forales) junto con diversas entida- cada página, insertándose a la altura del
des científicas del País Vasco, encabeza- taxon o apartado de la clave al que hacen
das por el Instituto Alavés de la Natura- referencia, permite una rápida visualiza-
leza y la Sociedad de Ciencias Aranzadi; ción de los detalles que se persiguen
pero, ante todo, es el fruto del loable mostrar.
trabajo de un amplio equipo de autores de En cuanto al ámbito territorial, las cla-
texto e ilustraciones (hasta 14 personas), ves abarcan sustancialmente los territorios
bajo la dirección editorial de Iñaki Aiz- históricos vascos o vascoparlantes (País
puru, Carlos Aseginolaza, Pedro María Vasco y Navarra del lado español, e Ipa-
Uribe-Echebarría, Pello Urrutia e Iñaki rralde del Francés), así como los valles y
Zorrakín. Debe destacarse la activa parti- sistemas montañosos que permiten esta-
cipación como colaboradores o mediante blecer sus fronteras (áreas cercanas de
el apoyo a través de sus herbarios parti- Cantabria, Burgos, Soria, La Rioja, Zara-
culares, de numerosos ´históricos´ y sus- goza, Huesca, y comunidades francesas
criptores regulares de Flora Montiberica de Las Landas y Béarn), lo que favorece
como Juan Antonio Alejandre, José Luis una amplia visión de conjunto y enriquece
Benito, Luis Miguel Medrano, Gustavo sobremanera el contenido a nivel taxonó-
Renobales, etc., y por supuesto el propio mico. El tercio meridional del territorio
Iñaki Aizpuru, fiel a la revista desde sus tratado abarca el extremo NW del Sistema
inicios. Ibérico, incluido en el texto bajo el epí-
Las Claves Ilustradas de la Flora del grafe de 'Montañas meridionales' y su
País Vasco y Territorios Limítrofes son transición al 'Valle del Ebro'.
sin duda hasta el momento, por su trata-

12
E. LAGUNA LUMBRERAS: Reseña bibliográfica: Claves ilustradas de la flora del País Vasco

El siempre difícil tratamiento del en- nución y grado de rareza. No en vano, el


demismo se aborda en las claves de ma- equipo de autores incluye a los más desta-
nera loable, máxime si tenemos en cuenta cados botánicos conservacionistas del
que nos encontramos en un auténtico territorio estudiado. Otro tanto cabe decir
'cruce de caminos' entre las influencias de su excelente carácter didáctico-forma-
atlántica y mediterránea, surcada de W a tivo, y de la generosa abundancia de ca-
E por el eje cantábrico-pirenaico, donde racteres identificativos que acompaña a
los elementos endémicos alcanzan a me- las 'llaves' de la clave dicotómica en la
nudo áreas de difícil definición macro- mayoría de los géneros tratados, y en
geográfica. Lejos de caer en la tentación especial en los que pudieran considerarse
de reducir el endemismo a unos límites como más conflictivos.
administrativos, los autores prefieren Sin duda, esta 'Flora' marcará un 'an-
detallar al máximo posible el área de tes' y un 'después' en el estilo de publica-
distribución, extendiéndose en estos casos ciones similares, y constituirá durante
en mucho mayor profusión que en el resto muchos años un obligado punto de refe-
de táxones tratados; y mostrando al lector, rencia, no ya para los amantes de la flora
por tanto, una clara intención conserva- del territorio estudiado, sino de toda la
cionista hacia dichas especies; un trata- península Ibérica. Desde aquí no cabe
miento parecido recibe la singular flora sino felicitar efusivamente a cuantos han
alpina, tan rica en disyunciones de alto hecho posible esta obra, y animarles a
interés científico, donde los autores aña- seguir capitaneando en el futuro empresas
den sendos tipos de orófitos, europeo y similares. Quizá, salvadas las diferencias
mediterráneo. políticas y administrativas, llegará el día
Junto a todo lo anterior, debe resal- en que pueda publicarse un tratado similar
tarse que el texto es un importante ele- para toda la flora del Sistema Ibérico.
mento para la conservación de la flora
silvestre, no escatimando en referencias (Recibido el 18-XI-1999)
detalladas a los tipos de hábitats, dismi-

13
Flora Montiberica 14: 14-16 (II-2000)

CONTRIBUCIONES A LA FLORA DEL SISTEMA IBÉRICO, XIII

Gonzalo MATEO SANZ


Departamento de Biologí a Vegetal. Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología
Evolutiva. Universidad de Valencia. C/ Beato Gaspar Bono s/n. 46008-Valencia.

RESUMEN: Se citan once especies de plantas vasculares nuevas o poco conocidas en


diferentes provincias del área del Sistema Ibérico, destacando las novedades para Valencia
de Boehmeria nivea (L.) Gaudich., Crepis bursifolia L. y Silene otites (L.) Wibel.

SUMMARY: 11 species of vascular plants are indicated as rare or new records for se-
veral E-Spain provinces. Boehmeria nivea (L.) Gaudich., Crepis bursifolia L. and Silene
otites (L.) Wibel are novelties for the province of Valencia.

INTRODUCCIÓN ter) Rivas Goday & Borja, de mayor


tamaño, con flores amarillentas y frutos
Retomamos la serie miscelánea sobre más finos, propia de zonas poco elevadas;
flora del Sistema Ibérico en general, que mientras que esta es una planta de mon-
durante los últimos años hemos venido taña, semialmohadillada, con flores roji-
abandonando en beneficio de las series zas y frutos más gruesos. En España tiene
locales, y que habíamos dejado hace tres una distribución sobre todo pirineo-cantá-
años en su número duodécimo (MATEO brica, pero no conocemos citas fiables
& PISCO, 1997). recientes para la Cordillera Ibérica ni se
indica en la zona en la reciente revisión de
Flora iberica (CASTROVIEJO & al.,
LISTADO DE PLANTAS 1999: 333).

Astragalus monspessulanus L. subsp. Biscutella calduchii (O. Bolòs & Vigo)


G. Mateo & M.B. Crespo
monspessulanus TERUEL: 30TXK9744, San Agustín, pr.
SORIA: 30TWM26, Montenegro de Ca- Molino de la Hoz, 750 m, F. Gasulla, 21-V-
meros, 1600 m, A. Segura-5387, 11-VI-1973 1999 (VAB 99/0896).
(VAB 97/3127).
Taxon escaso en la provincia, que
No aparece reflejado en nuestro re-
combinábamos con el rango específico en
ciente catálogo provincial (SEGURA &
el catálogo de flora de Teruel (MATEO,
al., 1998: 243), pero al repasar nuestras
1990: 167), indicando una sola localidad,
muestras y comparar con el resto, vemos
no lejana a la aquí indicada.
que la gran mayoría de la representación
de la especie en la provincia corresponde
a la subsp. chlorocyaneus (Boiss. & Reu-

14
G. M ATEO: Contribuciones a la flora del Sistema Ibérico, XIII

Boehmeria nivea (L.) Gaudich. Lavatera triloba L.


*VALENCIA: 30SYJ1975, Paterna, afue- CUENCA: 30SWK9705, Monteagudo de
ras de la población, 60 m, A. Paz, 15-X-1999 las Salinas, alrededores, 950 m, cunetas, Mo-
(VAB 99/1289). reno Valdeolivas, 2-VII-1999 (VAB 99/
Unas cuantas matas escapadas de cul- Una de las localidades más altas y
tivo en terrenos baldíos cerca de la capital septentrionales de esta especie en España,
valenciana. El ramio es una planta utiliza- que tiene un comportamiento más bien
da como fuente de fibras textiles, de la termófilo y meridional. En Flora iberica
que no conocemos plantaciones en nues - (CASTROVIEJO & al., 1993: 240) se
tro país, ni parece que se haya dado por menciona genéricamente para la provincia
naturalizada en ninguna ocasión, no sien- pero no hemos detectado citas anteriores
do mencionada a tal efecto entre las Urti- concretas.
cáceas de Flora iberica (CASTROVIEJO
& al., 1993: 263) ni del manual de flora Nicotiana glauca R.C. Graham
valenciana (MATEO & CRESPO, 1998: *TERUEL: 30TXK6168, Teruel, pr. Los
348). Paúles, 920 m, terrenos baldíos, D. Muñoz, 20-
V-1999 (VAB 99/0741).
Cistus monspeliensis L. Planta termófila de comportamiento
TERUEL: 30TXK3571, Albarracín, pr. muy agresivo y colonizador en terrenos
Las Caídas, 1350 m, rodenos, D. Muñoz, 27- baldíos de la zona litoral valenciana, pero
IV-1999 (VAB 99/0742). que no había sido detectada hasta ahora
Se trata de un arbusto silicícola pero en la provincia de Teruel.
termófilo, que se presenta por los rodenos
de as zonas más orientales del Sistema Paronychia rouyana Coincy
Ibérico (sierras de Espadán, Calderona y VALENCIA: 30SYJ07, Ribarroja del Tu-
alrededores), pero que ya viene a desapa- ria, camino de Cheste, 200 m, jaral sobre
recer en las sierras interiores valencianas rodenos, G. Mateo-13205, 5-V-1999 (VAB
(El Toro, Pina, Ademuz, etc.), con lo que 99/0571).
resulta más sorprendente su presencia en Pequeña hierba anual que resulta muy
la Sierra de Albarracín, y a tales altitudes. rara en la flora valenciana, aunque ya se
La cita viene a confirmar lo que ya ZA- había detectado en arenales de similares
PATER (1904) y PAU (1887) habían características por los rodenos de Los
mencionado hace más de un siglo, sin que Serranos (Chelva-Calles) y de la Sierra
nadie hubiera podido confirmarlo des - Calderona.
pués.
Retama monosperma (L.) Boiss.
*TERUEL: 30TXL34, Alcañiz, pr. Virgen
Crepis bursifolia L.
de Pueyos, naturalizada, D. Muñoz, 4-V-1999
*VALENCIA: 30SYJ27, Paterna, pr. ur-
(VAB 99/0736).
banización Terramelar, 70 m, céspedes de
ajardinamiento, A. Paz, 24-IV-1999 (VAB La retama blanca se cultiva como or-
99/0573). namental en zonas bajas del área medite-
Ejemplares sueltos, pero no muy esca- rránea ibérica, naturalizándose con cierta
sos, pueden encontrarse en ajardinamien- frecuencia, por lo que era previsible que
tos de Paterna y Burjasot. Resulta sor- acabara por encontrarse en la Tierra Baja
prendente que hasta ahora no hubiera turolense, donde no había sido detectada
habido ninguna mención de esta especie hasta ahora (MATEO, 19990: 279).
en la provincia (MATEO & CRESPO,
1998: 119).

15
Flora Montiberica 14 (2000)

Silene otites (L.) Wibel esta nueva localidad aparece más alejada
*VALENCIA: 30SYJ07, Ribarroja del de la provincia de Castellón.
Turia, camino de Cheste, 200 m, jaral sobre
rodenos, G. Mateo-13204, 5-V-1999 (VAB
99/0570).
BIBLIOGRAFÍA
Abundante en una ladera cubierta de
jaras y brezos, sobre rodenos y en am- CASTROVIEJO, S. & al. (Eds.) (1993-
biente termomediterráneo seco. Nos ha 1999) Flora iberica, vol. 3 y 7(1). Real Jardín
resultado sorprende no encontrar ninguna Botánico, CSIC. Madrid.
cita previa para esta provincia, pese a MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de
existir en las de Alicante y Castellón la provincia de Teruel. Instituto de Estudios
(MATEO & CRESPO, 1998: 75) y el Turolenses. Teruel.
resto de las afectadas por el Sistema Ibé- MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998)
rico. Manual para la determinación de la flora
valenciana. Valencia.
MATEO, G. & J.M. PISCO (1997) Con-
Spartium junceum L. tribuciones a la flora del Sistema Ibérico, XII.
TERUEL: 30TXK9744, San Agustín, pr. Flora Montiberica 5: 47-49.
Molino de la Hoz, 750 m, caminos, F. Gasu- PAU, C. (1887) Notas botánicas a la flora
lla, 21-V-1999 (VAB 99/0897). española, 1. Madrid.
Ya había sido recolectada previamente ZAPATER, B. (1904) Flora albarraci-
en la zona baja del Mijares turolense nense. Mem. Soc. Esp. Hist. Nat. 2 289-338.
(MATEO, 1990: 280), igualmente natura-
lizada cerca de viás de comunicación. En (Recibido el 4-XII-1999)

16
Flora Montiberica 14: 17-22 (II-2000)

EL HERBARIO VAB Y SU SITUACIÓN ANTE LA


DESAPARICIÓN DE SUS SIGLAS

Gonzalo MATEO SANZ


Departamento de Biología Vegetal. Universidad de Valencia. Instituto Cavanilles de
Biodiversidad y Biología Evolutiva. C/ Beato Gaspar Bono s/n. 46008-Valencia.

RESUMEN: Ante la inminencia de la fusión del herbario VAB, de la Facultad de


Ciencias Biológicas de Valencia con el herbario VAL, del Jardín Botánico de esta misma
Universidad, se presenta una síntesis del material acumulado en el mismo durante el curto
de siglo de su existencia, en el que se han depositado unos 80.000 pliegos de plantas vas-
culares. Se analiza concretamente la entrada de pliegos por años, así como los géneros, re-
colectores, países y provincias españolas mejor representados.

SUMMARY: The Herbarium VAB (Fac. Biology, Univ. Valencia, Spain) is near to
dissapear and join to Herbarium VAL (Botanical Garden, Univ. Valencia). Here we pre-
sent a synthetic revision of its genus, collectors, countries, etc.

INTRODUCCIÓN tas las de VAB (Valencia-Biológicas),


que deja de existir como tal.
La creación por la Universidad de El herbario VAB ha tenido una exis-
Valencia del nuevo Instituto Cavanilles tencia de un cuarto de siglo, comenzando
de Biodiversidad y Biología Evolutiva ha su andadura con las campañas de recolec-
traído consigo la construcción de un ción de mediados de los años setenta
nuevo edificio de investigación dedicado llevadas a cabo por el reducido equipo del
a la Botánica, anexo al Jardín Botánico de Departamento de Botánica de la entonces
esta Universidad, donde se encuentran sección de Biológicas de la antigua Fa-
unas instalaciones mucho más adecuadas cultad de Ciencias, dirigido por el profe-
que las que anteriormente disponía el sor Mansanet y en el que interveníamos
herbario VAL, allí depositado. Aprove- también sus colaboradores Herminio
chando estas condiciones, e impelidos por Boira, Juan B. Peris, Rafael Currás, Juan
las propias autoridades de esta Universi- Alcober, Isabel Mateu, M. Felisa Puche y
dad, los responsables del herbario VAB, el autor de este artículo.
hasta ahora depositado en la Facultad de Estas recolecciones se iban a unir a un
Ciencias Biológicas, hemos decidido patrimonio anterior, depositado en la
trasladar nuestras colecciones a las nuevas antigua Facultad de Ciencias sobre todo
instalaciones, refundiendo los herbarios en el primer tercio del siglo XX (MATEO
en uno, bajo las siglas generales de VAL & MUÑOZ, 1998), que dejó de tener
(herbario de Valencia) y dando por extin- actividad tras la jubilación del profesor
Beltrán Bigorra.

17
Flora Montiberica 14 (2000)

Pero, de hecho, el herbario VAB como datos sintéticos referidos a los 65.794
tal no empieza a tener entidad hasta la pliegos de este herbario que tenemos
creación de la Facultad de Ciencias Bio- fichados en la correspondiente base de
lógicas en la Universidad de Valencia y el datos informática. Hay que tener en
traslado del departamento de Botánica, en cuenta que el fichado de los pliegos ante-
1978, a las instalaciones del Campus de riores a 1988 es incompleto, con lo que
Ademuz en Burjasot, donde pasamos a los aspectos comparativos con el resto no
disponer de por primera vez de unas ins- son fiables del todo, ya que faltan gran
talaciones espaciosas y unos armarios parte de las Monocotiledóneas y familias
metálicos móviles apropiados para el de Dicotiledóneas de la "R" en adelante.
depósito de las colecciones.
De este modo, puede observarse que
en los años posteriores, hasta mediados de 1. AÑOS
los ochenta se va experimentando un
crecimiento sostenido, aunque mediati- El primer dato a destacar es la evolu-
zado por el esfuerzo de la mayor parte de ción cronológica en la entrada de pliegos
los miembros del equipo para preparar sus al herbario. Los datos ofrecidos se con-
trabajos de doctorado y oposiciones; así cretan a los años que aparecen en la fecha
como por las orientaciones generalistas y de la etiqueta (primera columna) y los de
centradas en la actividad docente, que su inclusión en VAB (segunda columna),
imprimía la dirección del departamento. años entre los que hay una cierta correla-
Con la consolidación profesional y la ción, pero no muy obligada, dado el des -
madurez alcanzada ya por los miembros fase que puede haber entre recolección e
del equipo, se experimenta un segundo inclusión, amén de la importante entrada
tirón a partir de mediados de los ochenta, de duplicados ajenos recogidos años atrás.
al que no es ajeno el propio crecimiento Se presentan de modo cronológico, a
de la facultad en número de alumnos y los partir del primero en el que comienza la
que de éstos se interesan por las investi- numeración, que parte siempre de los dos
gaciones botánicas, incorporándose nue- últimos dígitos del año, por lo que es
vas generaciones de botánicos al equipo sencillo de averiguar cuántos y cuáles de
original. También resultan muy positivas los pliegos se incluyeron cada año.
las consecuencias de los profundos cam- Como puede verse, durante la primera
bios que tienen lugar en estos años en la década el crecimiento es bastante discreto,
Universidad española, producto de la disparándose en la segunda mitad de los
reforma universitaria y la democratización años ochenta -por los motivos antes alu-
de los departamentos, permitiendo una didos- y manteniéndose durante los últi-
independencia y libertad investigadora mos quince años una media de más de
hasta entonces impensable. 4.000 pliegos de entrada anual (41.981
Producto de esta actividad es el depó- entre 1990 y 1999).
sito de unos 15.000 pliegos del herbario
Histórico, al que hemos añadido unos Año Recogidos Incluidos
80.000 pliegos más, en cerca de un 90 % 1974 252 156
por recolecciones propias y un 10 % por 1975 352 153
intercambio con instituciones similares. 1976 673 421
Para hacerse una idea aproximada del
1977 552 332
patrimonio que hemos aportado a la Uni-
1978 514 216
versidad de Valencia y a la ciencia espa-
1979 662 381
ñola en general, presentamos una serie de
1980 1128 580

18
G. MATEO: El herbario VAB y su situación ante la desaparición de sus siglas

1981 1344 528 Género Nº Muestras


1982 1486 1022 Hieracium 2811
1983 1670 1019 Pilosella 1701
1984 2964 2309 Helianthemum 1053
1985 3199 1944 Teucrium 966
1986 4052 1608 Silene 890
1987 4219 1766 Centaurea 883
1988 6364 6577 Thymus 864
1989 3629 3305 Biscutella 862
1990 2464 5758 Sideritis 693
1991 3397 3611 Euphorbia 637
1992 4278 3473 Asplenium 609
1993 4354 2721 Ranunculus 593
1994 4136 7660 Viola 580
1995 3973 5851 Saxifraga 568
1996 3757 4650 Vicia 549
1997 3093 3958 Carex 528
1998 1184 3080 Linaria 524
1999 621 1299 Campanula 513
Lathyrus 483
Astragalus 471
2. GÉNEROS MEJOR Arenaria 468
REPRESENTADOS Trifolium 444
Galium 442
Es de destacar la abundancia de reco- Dianthus 437
lecciones en los géneros Hieracium y Genista 434
Pilosella, por encima de lo que se podría Fumaria 434
esperar en un herbario limitado como Cerastium 412
éste, pero que se debe a nuestra especiali- Veronica 411
zación en el estudio de estos géneros a lo Ononis 409
largo de los últimos años. A ellos se aña- Anthyllis 403
den algunos géneros que hemos dedicado Quercus 393
atención prioritaria por su interés y abun- Equisetum 374
dancia en el Sistema Ibérico y sureste Geranium 371
peninsular, como es el caso -dentro de las Senecio 370
Labiadas - de Teucrium, Thymus y Sideri- Cistus 369
tis; dentro de las Compuestas, del género Linum 362
Centaurea; dentro de las Cistáceas del
Erica 358
género Helianthemum o dentro de las
Potentilla 338
Crucíferas del género Biscutella. También
Erodium 337
se puede destacar la abundancia de mate-
Plantago 332
rial pteridofítico, incrementado gracias a
los abundantes envíos de J.A. Alejandre y Arabis 317
a los exsiccata intercambiados por el Fumana 296
G.P.I. Hypericum 290
Dryopteris 290
Juncus 285

19
Flora Montiberica 14 (2000)

Salvia 281 Stachys 176


Lavandula 280 Leucanthemum 176
Sedum 267 Leontodon 174
Crepis 265 Spergularia 173
Myosotis 261 Lepidium 171
Limonium 257 Globularia 170
Lotus 249 Chenopodium 168
Chaenorhinum 248 Cheilanthes 166
Sisymbrium 246 Cirsium 166
Minuartia 244 Aster 165
Medicago 239 Erysimum 164
Artemisia 232 Stellaria 163
Centaurium 225 Anthemis 163
Hippocrepis 222 Phlomis 161
Bupleurum 222 Scrophularia 160
Convolvulus 220 Mentha 159
Redesa 215 Echium 156
Cytisus 211 Luzula 152
Rosa 210 Acer 150
Filago 210 Valerianella 149
Epilobium 210 Prunella 149
Polygala 209 Calamintha 145
Juniperus 208 Armeria 143
Inula 208 Thlaspi 142
Rumex 207 Nepeta 142
Bromus 207 Leucanthemopsis 142
Alyssum 207 Odontites 141
Lonicera 205 Scorzonera 136
Scabiosa 204 Satureja 135
Polypodium 204 Brassica 135
Salix 200 Herniaria 134
Achillea 200 Phagnalon 133
Malva 198 Thymelaea 123
Amaranthus 193 Polystichum 123
Paronychia 190 Orchis 123
Carduus 187 Jasione 123
Narcissus 185 Orobanche 121
Coronilla 185 Halimium 121
Taraxacum 184 Dorycnium 121
Festuca 182 Polygonum 119
Allium 181 Stipa 118
Diplotaxis 180 Viburnum 117
Iberis 179 Lactuca 117
Poa 178 Lythrum 116
Antirrhinum 178 Bellis 116
Papaver 177 Conopodium 115

20
G. MATEO: El herbario VAB y su situación ante la desaparición de sus siglas

Mercurialis 114 Garcí a Navarro, Emilio 1.482


Aristolochia 114 Mateu Andrés, Isabel 1.453
Rhamnus 112 Mansanet Mansanet, José 1.368
Lamium 112 Arán Redó, Vicente J. 1.309
Ceterach 111 Crespo Villalba, M. Benito 1.120
Thalictrum 109 Alejandre Sáez, Juan A. 1.019
Primula 108 Marín Campos, Francisco 1.010
Knautia 108 Mercadal Ferreruela, Nuria E. 888
Agrostis 108 Moreno Valdeolivas, J.M. 862
Seseli 107 Pisco García, Juan M. 802
Sarcocapnos 107 Soler Marí, Jaime 750
Sanguisorba 107 Segarra Moragues, J.Gabriel 667
Helichrysum 106 Montamarta, Gonzalo 654
Ephedra 106 Sánchis Duato, Enrique 651
Atriplex 106 Montserrat Recoder, Pedro 568
Oxalis 105 Urzay Ayala, J. Ángel 501
Tuberaria 104 Serra Laliga, Luis 479
Geum 104 Aguilella Palasí, Antonio 474
Galeopsis 103 Alcober Bosch, Juan 383
Cynoglossum 103 Solanas Ferrándiz, José L. 382
Pistacia 102 Donat Torres, Pilar 331
Saponaria 101 Jaime Lorén, Javier de 327
Digitalis 100 Nebot, Alicia 327
Piera Gabardó, Salvador 321
Fernández López, Carlos 257
3. RECOLECTORES Gil Zúñiga 253
Bolòs Capdevila, Oriol 242
Se presenta la lista de recolectores Castroviejo Bolívar, Santiago 185
(primer firmante en caso de ser varios) Pascual Pastor, Inmaculada 185
que aparecen en las etiquetas de los plie- Hernández Viadel, M. Luz 183
gos fichados del herbario, al menos en Cuchillo Sestriques, Joaquín 175
150 ocasiones. La mayorí a corresponden Vila León, Ana 169
a personas vinculadas al mismo, aunque Torres Sanchís, Sonia 159
es destacada también la participación de Penas, Ángel 159
recolectores del grupo de trabajo para la Pyke, Samuel 158
flora del Sistema Ibérico (N. Mercadal, J. Fernández Casas, F. Javier 155
Pisco, J.M. Moreno, G. Montamarta, etc.)
y de botánicos con cuyos herbarios se ha
mantenido un amplio intercambio (A.
4. PAÍSES Y PROVINCIAS
Segura, J.A. Alejandre, P. Montserrat,
V.J. Arán, etc.).
Los países mejor representados, con
más de 100 registros se concretan a muy
Autor Pliegos
pocos, ya que la gran mayoría de las re-
Mateo Sanz, Gonzalo 22.343
colecciones corresponden a España. Ésta
Fabregat Llueca, Carlos 6.880 aparece fragmentada en las tres unidades
Segura Zubizarreta, Antonio 1.739 naturales: área peninsular (Hs), Islas Ba-
Nebot Cerdá, José R. 1.641 leares (Bl) e Islas Canarias (IC).

21
Flora Montiberica 14 (2000)

País Nº Pliegos Lérida 451


Hs 64.066 Navarra 424
IC 393 Tarragona 414
It 348 Ávila 379
Bl 208 Gerona 357
Lu 175 Toledo 320
Ga 153 Cáceres 318
Ma 116 Álava 300
Segovia 285
Más matizaciones observamos si nos Albacete 283
vamos a las provincias de la zona penin- Murcia 277
sular española, donde encontramos que la Cádiz 273
mayoría están representadas con más de Palencia 267
un centenar de recolecciones, destacando Cantabria 266
la Comunidad Valenciana y la zona de Lugo 245
influencia del Sistema Ibérico; son las Barcelona 239
siguientes en orden de abundancia: Asturias 232
Huelva 208
Provincia Nº Pliegos
Vizcaya 200
Valencia 13.157 Málaga 195
Castellon 8.862 Salamanca 168
Teruel 8.544 Ciudad Real 159
Alicante 5.419 Guipúzcoa 100
Cuenca 4.444
Soria 4.403
Guadalajara 2.444 BIBLIOGRAFÍA
Zaragoza 2.325
Huesca 1.738 MATEO, G. & M.D. MUÑOZ (1998) El
La Rioja 1.002 Herbario Histórico de la Universidad de
Burgos 982 Valencia. Bol. Asoc. Herb. Ibero-Maca-
Almería 785 ron. 3: 9-10.
Madrid 727
Jaén 636 (Recibido el 19-I-2000)
Granada 467

22
Flora Montiberica 14: 23-26 (II-2000)

UNA NUEVA LINARIA MILL. (SCROPHULARIACEAE)


DEL MAESTRAZGO DE CASTELLÓN

Manuel B. CRESPO* & Vicente J. ARÁN**


* Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales (Botánica),
Universidad de Alicante. Apartado 99. E-03080 Alicante.
** Instituto de Química Médica, CSIC. C/ Juan de La Cierva, 3. E-28006-Madrid.

RESUMEN: Se describe Linaria ilergabona M.B. Crespo & V.J. Arán, una nueva es-
pecie del Maestrazgo castellonense. Se discuten sus afinidades con L. depauperata, taxon
con el que ha sido identificada, y especies relacionados. Además, se aportan datos morfo-
lógicos, ecológicos y biogeográficos que apoyan la independencia del nuevo taxon.

SUMMARY: Linaria ilergabona M.B. Crespo & V.J. Arán, a new species from the
Maestrazgo territories (Castellón province, E of Spain), is described. Affinities and differ-
ences with regard to L. depauperata, with which it has been misidentified and other related
taxa are discussed. Moreover, data on morphology, ecology and biogeography are reported
to support the segregation of the new taxon.

INTRODUCCIÓN mayor confusión sobre la distribución de


los táxones de esta sección.
Los táxones de Linaria Mill. sect. Como resultado de nuestras herboriza-
Supinae (Benth.) Wettst. constituyen un ciones por las comarcas del norte de Cas -
agregado de gran dificultad taxonómica. tellón, localizamos hace algunos años
La convergencia y, con frecuencia, la gran unas poblaciones de Linaria, que se apro-
variabilidad de los caracteres florales y ximaban a L. depauperata subsp. hegel-
vegetativos, hacen que las ordenaciones maieri (Lange) De la Torre et al. (ARÁN,
taxonómicas se hayan basado principal- 1994), planta que hasta entonces se tenía
mente en la morfología y microescultura por endemismo alicantino-murciano. Sin
de las semillas (VALDÉS, 1970; CHA- embargo, la comparación de estos mate-
TER & al., 1972; SUTTON, 1988). Es riales con las formas típicas de dicho
por ello, que el material de herbario ca- taxon, propias del norte de Alicante, ha
rente de dichas estructuras resulta, a me- permitido apreciar diferencias notables
nudo, de muy difícil determinación si no entre ambas plantas.
se tienen en cuenta aspectos biogeográfi- En la presente contribución se des-
cos o ecológicos adicionales, lo que en cribe una nueva especie sobre la base del
ocasiones ha contribuido a generar una material castellonense, aportándose datos

23
Flora Montiberica 14 (2000)

que permiten su diferenciación respecto a pedicelos florales y cálices son muy den-
los táxones afines. samente pelosos, con tricomas glandulífe-
ros largos (de hasta 0,7 mm), que pueden
presentar ocasionalmente tonalidades
RESULTADOS violáceas; la cápsula fructífera es algo
Linaria ilergabona M.B. Crespo & menor y piriforme; las semillas tienden a
V.J. Arán, sp. nov. ser ligeramente mayores y presentan el
disco densamente tuberculado, con tubér-
Differt L. depauperata subsp. hegelmaieri culos más largos (de hasta 0,5 mm), que
floribus uniformiter flavescentibus, inflores- recubren y ocultan totalmente su superfi-
centiae axe dense glanduloso-piloso (pilis cie. Por algunos de estos caracteres se
usque ad 0,7 mm longis), semine disco tuber- aproxima a L. depauperata subsp. depau-
culis longioribus dense obtecto. perata −endemismo alcoyano-diánico−,
Differt L. tuberculata floribus majoribus, de la que difiere por la coloración de las
inflorescentiis dense glanduloso-pilosis (pilis
flores (nunca blanquecino-violáceas), por
longioribus), seminibus majoribus ala cinerea
non albida. la densidad y longitud de los tricomas del
eje de la inflorescencia (que en aquélla es
Holotypus: Hs, CASTELLÓN: Cervera glabrescente y presenta pelos menores); y
del Maestre, gravas del lecho de la Rambla de
Cervera, 31TBE6782, 240 m, 1-IX-1995, V.J. por su cápsula fructífera de menor ta-
Arán & Mª J. Tohá, ut L. depauperata var. maño.
hegelmaieri (ABH 15616). Resulta también afín, aunque en me-
El epíteto específico hace referencia a los nor medida, a L. tuberculata Sutton −en-
“ilergabones” o “ilergaones”, nombre gené- demismo almeriense de la comarca del
rico que recibían los pueblos que habitaban el Cabo de Gata, relacionado con el grupo
bajo Maestrazgo castellonense, al sur del Ebro. de L. oblongifolia (Boiss.) Boiss. &
Reut.− por su hábito general y la colora-
Planta que, por las características de ción amarillenta de sus flores; pero se
sus semillas, se relaciona estrechamente
diferencia fácilmente porque ésta presenta
con el grupo de L. depauperata Leresche
las flores menores y con el tubo más es -
ex Lange (s.l.). En este agregado, el disco trecho; las lacinias del cáliz son todas de
seminal aparece recubierto por largos
longitud similar; el eje de la inflorescen-
tubérculos de hasta 0,5 mm, que ocultan
cia es glabro o glabrescente; los tricomas
totalmente la superficie del disco (sola- del cáliz son más cortos y laxos; y las
mente en la subsp. hegelmaieri los tubér-
semillas son menores y con el ala de color
culos son menos densos y dejan ver par-
blanco pálido.
cialmente el disco). Las principales ca- La nueva especie presenta una cierta
racterísticas de la nueva especie y sus
variabilidad, que afecta al número y ta-
afinidades con otras especies próximas
maño de los brotes estériles, a la longitud
quedan reflejadas en la Tabla 1. de las hojas, tamaño de las corolas y nú-
Morfológicamente, L. ilergabona se
mero de flores por inflores cencia. Dicha
acerca a L. depauperata subsp. hegel-
variabilidad es muy similar a la observada
maieri −endemismo de óptimo ayorano- para L. depauperata (s.l.).
villenense−, pero se diferencia fácilmente Aunque la época de floración óptima
de ella por sus flores siempre de color de L. ilergabona es primaveral (abril-
uniformemente amarillento, a excepción mayo), se han observado floraciones se-
de la garganta anaranjada y del espolón y cundarias, coincidiendo con las primeras
base del tubo de la corola que presentan lluvias otoñales.
venas oscuras; el eje de la inflorescencia,

24
M.B. CRESPO & V.J. ARÁN: Una nueva Linaria del Maestrazgo de Castellón

L. ilergabona L. depauperata L. depauperata L. tuberculata


subsp. hegelmaieri subsp. depauperata
Hojas (mm) 3-12 × 0,5-1 5-15 × 0,5-1,3 5-15 × 0,3-1,3 5-15 × 0,7-2,5
densamente glabro o glabrescente glabrescente
Eje inflorescencia
glandular-peloso glabrescente
Pedúnculo floral (mm) 0,5-2 1-2 1-2 0,5-1
Pedúnculo fruto(mm) 1-2 1-2 1-2 1,5-2,5
Bráctea floral (mm) 3-4 3-5 3-7 2-5
Tamaño corola (mm) 15-23 21-23(27) 16-22(25) 14-16
Espolón (mm) 7-10 8-12 7-11 7-8,5
Color de la corola amarillento amarillo-rojizo blanco-violáceo amarillo
Cáliz (mm) 3-5 4-7 3-7 2,7-4
Cápsula (mm) 4-5 5-7 4,5-7,5 3,5-5
Color ala semilla grisáceo grisáceo grisáceo blanquecino
Tamaño semilla (mm) 2,3-3,2 2-3 2-3 1-1,2

Tabla 1.- Principales caracteres diferenciales de L. ilergabona frente a táxones afines.

Ecológicamente, esta especie crece MATEO & CRESPO (1998: 318), sobre
sobre substratos comúnmente pedregosos la base de las recolecciones de Francisco
y de naturaleza calcárea, por lo general en Beltrán en Benasal (julio-1914), que se
fondos de ramblas y barrancos o pedre- conservan en el herbario del Real Jardín
gales de montaña; aunque puede encon- Botánico de Madrid (MA 109955,
trarse también sobre substratos descarbo- 109969).
natados e incluso algo arenosos. Al respecto, LAGUNA & al. (1998:
Hasta ahora, L. ilergabona se conoce 106) han puesto en duda la presencia de
de los territorios termo- y mesomediterrá- L. depauperata subsp. depauperata en
neos bajo ombrotipos seco a subhúmedo, Castellón, sugiriendo que pudiera existir
de las comarcas de la Plana Alta y el Baix un error en la etiqueta de las plantas de
Maestrat, dentro del sector Valenciano- Beltrán, en las que deberí a figurar Be-
Tarraconense (cf. RIVAS-MARTÍNEZ, nasau (Alicante) en lugar de Benasal
1987). No obstante, y atendiendo a los (Castellón). Sin embargo, la reciente
comentarios de PÉREZ DACOSTA publicación de MATEO (1999: 7) no deja
(1998), su área debe extenderse más hacia dudas sobre el hecho de que en julio de
el sur e incluso penetrar, hacia el norte y 1914, Beltrán herborizó en dicha loca-
noroeste, en las áreas maestracenses de lidad castellonense, por lo que el supuesto
las vecinas provincias de Teruel y Tarra- error de etiqueta es muy improbable.
gona (FABREGAT & LÓPEZ -UDIAS, ARÁN (1994: 90) denunció la presen-
com. pers.), donde deberá buscarse. cia de L. depauperata subsp. hegelmaieri
−como var. hegelmaieri− en los alrededo-
res de Cervera del Maestre, la Plana Baixa
OTRAS CONSIDERACIONES (31TBE6682, BE6683, BE6782; MAF
138225, MA 523357), algo más al noreste
La existencia de L. depauperata fue de la localidad de Beltrán. Con ello se
dada a conocer para el norte de Castellón ampliaba considerablemente la distribu-
por VALDÉS (1970), y posteriormente ción de este taxon, hasta entonces consi-
recogida por PIZARRO & SARDINERO derado un endemismo restringido al no-
(1990), BOLÒS & VIGO (1996: 426) y roeste de Alicante y Murcia. De igual

25
Flora Montiberica 14 (2000)

modo, PÉREZ DACOSTA (1998) estudió LAGUNA, E., M.B. CRESPO, G. MATEO, S.
material castellonense depositado en MA LÓPEZ UDIAS, C. FABREGAT, L. SE-
y en VAB, en su mayoría determinado RRA, J. J. HERRERO-BORGOÑÓN, J. L.
CARRETERO, A. AGUILELLA & R.
como L. supina (L.) Chaz., y lo atribuyó a
FIGUEROLA (1998) Flora endémica, ra-
dicho taxon, principalmente sobre la base ra o amenazada de la Comunidad Valen-
de las características de las semillas. ciana. Colecc. Biodiversidad 1. Generalitat
Sin embargo, el estudio del material Valenciana. Valencia
que aquí se aporta, nos permitió avanzar MATEO, G. (1999) La correspondencia cru-
(LAGUNA & al., 1998: 173) que las zada de Carlos Pau y Francisco Beltrán.
indicaciones de L. depauperata subsp. Encuentros y desencuentros de dos botáni-
hegelmaieri de Castellón correspondían cos valencianos, V. Flora Montiberica 13:
realmente a un taxon diferente todavía 6-11.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998) Manual
inédito, que es el que ahora se describe.
para la determinación de la flora va-
Por todo lo dicho, resulta sumamente lenciana. Monogr. Flora Montiberica 3,
probable que la mayoría de referencias Valencia.
maestracenses de L. depauperata subsp. PÉREZ DACOSTA, J.M. (1998) Avance del
hegelmaieri (PÉREZ DACOSTA, 1998; género Linaria Miller en la Comunidad
VILLAESCUSA, 1998: 437) e incluso Valenciana. Flora Montiberica 8: 50-54.
algunas de L. supina (VALDÉS, 1970; PIZARRO, J. & S. SARDINERO (1990) Ma-
TIRADO, 1998: 287) correspondan cier- pa 472. Linaria depauperata Leresche ex
tamente a L. ilergabona. Futuros estudios Lange. in: J. Fernández Casas & R. Gama-
rra (eds.), Asientos para un atlas corológi-
permitirán conocer con más detalle la
co de la flora occidental, 17. Fontqueria
distribución de esta nueva especie. 30: 214-215.
RIVAS-MARTÍNEZ, S. (1987) Memoria del
Mapa de series de vegetación de España,
AGRADECIMIENTOS a escala 1:400.000. Madrid: ICONA. Mi-
nisterio de Agricultura, Pesca y Alimenta-
Agradecemos a Carlos Fabregat y Sil- ción.
via López Udias la información sobre la SUTTON, DA. (1988) A revision of the tribe
distribución y ecología de la nueva espe- Antirrhineae. Oxford University Press.
cie en el centro de Castellón. London & Oxford.
TIRADO, J. (1998) Flora vascular de la co-
marca de la Plana Alta. Serv. Publ. Ex-
cma. Diputación de Castellón.
BIBLIOGRAFÍA VALDÉS, B. (1970) Revisión de las especies
ARÁN, V.J. (1994) Fragmenta chorologica europeas de Linaria con semillas aladas.
occidentalia, 5094-5101. Anales Jard. Bot. Ser. Ci. nº 7. Publ. Univ. Sevilla.
Madrid 52(1): 90-91. VILLAESCUSA, C. (1998) Flora vascular de
BOLÒS, O. de & J. VIGO (1996) Flora dels la comarca de El Baix Maestrat (Caste-
Països Catalans, 3. Barcino. Barcelona. llón). Tesis Doctoral. Fac. Ciències Biolò-
CHATER, A.O., B. VALDÉS & D.A. WEBB giques. Universitat de València.
(1972) Linaria Miller. In: Tutin, T.G. & al.
(eds.), Flora europaea 3: 226-236. Cam-
bridge University Press. Cambridge. (Recibido el 21-I-2000)

26
Flora Montiberica 14: 27-30 (II-2000)

COMENTARIOS SOBRE LOS GÉNEROS CONOPODIUM


KOCH Y BUNIUM L. EN LAS ÚLTIMAS FLORAS ESPAÑOLAS

Gonzalo MATEO SANZ & Silvia LÓPEZ UDIAS


Departamento de Biología Vegetal. Universidad de Valencia. Instituto Cavanilles de
Biodiversidad y Biología Evolutiva. C/ Beato Gaspar Bono s/n. 46008-Valencia

RESUMEN: Se presentan una serie de reflexiones sobre el tratamiento taxonómico de


los géneros Conopodium Koch y Bunium L. (Umbelliferae) que va a aparecer próxima-
mente en Flora iberica, contrastándolo con el que se observa en algunas de las últimas
obras florísticas aparecidas en nuestro país.

SUMMARY: This is a study on the genus Conopodium Koch and Bunium L. (Umbel-
liferae) in Spain and a critical revision of the last general floristic works about theese
plants in this country.

INTRODUCCIÓN contribuir a aclarar algunos aspectos que


vemos problemáticos o mejorables en las
Durante los últimos dos años hemos obras generales aparecidas últimamente
dedicado nuestro principal esfuerzo in- en nuestro país e incluso en trabajos mo -
vestigador a aclarar los aspectos taxonó- nográficos valiosos en su conjunto, pero
micos de los géneros Conopodium Koch y donde han podido quedar algunos apar-
Bunium L. en la Península Ibérica e Islas tados menos claros (SILVESTRE, 1973;
Baleares, por encargo del correspondiente ARENAS & GARCÍA MARTÍN, 1993).
comité de Flora iberica. Una vez con-
cluido el estudio, hemos preparado sendos 1. ANDALUCÍA OCCIDENTAL
artículos con las principales conclusiones La flora de Andalucía Occidental
(MATEO & LÓPEZ UDIAS, 1999; (VALDÉS & al., 1987: 299-301) presen-
LÓPEZ UDIAS & MATEO, inéd.) para ta, magníficamente ilustrada y descrita la
los Anales del Jardín Botánico de variabilidad de estos géneros en la zona,
Madrid, además del texto específico para siendo la diferencia de criterio por nuestra
su aparición en el volumen de dicha obra parte la atribución nomenclatural a los tá-
que presenta la familia Umbelíferas, el xones.
cual esperamos tarde poco en ser editado. Lo que se presenta como C. majus
Ello nos permite tener una visión más subsp. ramosum (Costa) Silvestre pensa-
detallada sobre estos géneros que la ma- mos que debe atribuirse a la nueva subsp.
yor parte de los botánicos españoles, por marizianum (Samp.) López Udias & G.
lo que creemos nuestra obligación intentar Mateo (= C. marizianum Samp.), taxon de

27
Flora Montiberica 14 (2000)

distribución iberoatlántica, vicariante del LÒS & VIGO (1990: 407-412) y BOLÒS,
iberolevantino C. arvense Cosson (= C. FONT & VIGO (1999: 1844-1852).
ramosum Costa), pero que conserva una Tanto en la flora de 1990, como en el
mayor afinidad por C. majus (Gouan) atlas de 1999, vemos representado el
Loret; sobre todo en sus frutos, con estilos género Bunium por B. pachypodum P. W.
más bien erectos -como puede verse en la Ball en Mallorca y Cataluña oriental, un
lámina-, mientras que los anchos seg- escasísimo B. bulbocastanum L. tipo en el
mentos de las hojas basales parecen apro- litoral norte de Gerona (única localidad
ximarlo más a C. thalictrifolium (Boiss.) ibérica hasta ahora conocida) y un pro-
Calestani. blemático taxon presentado como B. bul-
Lo que aparece bajo el epígrafe de C. bocastanum subsp. macuca (Boiss.) O.
capillifolium (Guss.) Boiss., en cuya sino- Bolòs & Vigo, presente en Mallorca, Ca-
nimia se citan C. marianum Lange y C. brera, Mequinenza y norte de Alicante.
subcarneum (Boiss. & Reuter) Boiss. & Éste es el que, tras un estudio de cierto
Reuter, se puede atribuir a la primera de detalle, hemos decidido pasar a rango de
estas especies ibéricas, de área iberoat- especie; separado de B. bulbocastanum y
lántica más bien litoral y meridional, B. macuca, que también admitimos con el
separándolo de la segunda, de área más rango específico, y recombinado como B.
bien septentrional y oriental (Meseta Nor- balearicum (Sennen) G. Mateo & López
te y Cordillera Ibérica); con lo que Udias; pues ya había sido propuesto en el
quedaría la planta gussoniana como una rango específico por SENNEN (1928:
vicariante italiana del grupo. 138), aunque en el seno del género Bulbo-
castanum. También PAU (1898: 432) se
2. EXTREMADURA fijó en este taxon y sus recolecciones
mariolenses las propuso como Bulbocas-
En la obra tan práctica y bien presen- tanum linnaei var. valentinum.
tada de DEVESA (1995: 428) las modifi-
caciones que propondríamos serían bas - 4. COMUNIDAD VALENCIANA
tante similares. Por un lado llevar lo que
se presenta como Conopodium majus La concisa obra de síntesis sobre la
subsp. ramosum a C. majus subsp. mari- flora valenciana (MATEO & CRESPO,
zianum y, por otro, discriminar dos espe- 1998), concebida con finalidad principal-
cies en el grupo de C. capillifolium; una mente docente y divulgadora, presenta el
propia de los ambientes de encinar y al- género Bunium acertadamente represen-
cornocal propios de la planicie dominante tado por dos especies, pero creemos que
y áreas meridionales -C. marianum- frente hay que corregir ambas.
a otra más montana y septentrional, pro- La primera es B. macuca Boiss., pre-
pia de ambientes de melojar y pinares sentada como subespecie de B. alpinum
frescos -C. subcarneum-, ausente en An- Waldst. & Kit., e indicada en A y V, so-
dalucía, pero que llega a alcanzar las bre la base de un material de herbario que
zonas serranas del norte de Cáceres. actualmente atribuimos al anteriormente
indicado B. balearicum. Sin embargo, re-
3.CATALUÑA Y ALREDEDORES cientes recolecciones vienen a confirmar
la presencia del auténtico B. macuca en
La variabilidad y distribución de estos las altas sierras del norte de Alicante, aun-
géneros, en la zona conjunta de Cataluña, que no en la de Valencia.
Valencia y Baleares, puede verse bastante En cuanto a B. pachypodum, debemos
detallada en las recientes obras de BO- refutar la presencia de esta especie en la

28
G. MATEO & S. LÓPEZ: Sobre Conopodium y Bunium en las últimas floras españolas

región, ya que las citas bibliográficas y el tres especies dentro del género Conopo-
material de herbario que se le han atribui- dium y una para el género Bunium. Cre-
do corresponde, sin duda, a B. baleari- emos que esa debe ser la representación
cum. Lo que no quita para asegurar que la real de estos géneros, pero debemos hacer
presencia de B. pachypodum en la unas matizaciones.
Comunidad Valenciana sería más que ra- Se menciona Bunium bulbocastanum
zonable, dadas las recolecciones habidas como único representante de este género,
en Cataluña, Mallorca y amplias zonas de incluyendo en su sinonimia las escasas
Andalucía. citas antiguas de B. macuca y Bulbocas-
tanum linnaei, tal y como habían hecho
5. PIRINEO ARAGONÉS RIVAS GODAY & BORJA (1961: 427).
Sin embargo, con los datos que tenemos
La principal modificación que pro- en la actualidad, tras estudiar el material
pondríamos para la excelente obra de de herbario que justificaba tales citas del
VILLAR & al. (1997: 554) sería la fundi- género Bunium, hemos comprobado que
ción de Conopodium pyrenaeum y C. correspondían a Conopodium arvense,
bourgaei en una sola especie, con el nom- taxon frecuente en esta provincia; aunque
bre del primero como prioritario. también estamos convencidos de que el
Se suele atribuir al tipo de C. pyre- género Bunium resulta muy probable que
naeum (Loisel.) Miégev. (Pirineo francés, esté representado en Teruel por B.
bosque húmedo eurosiberiano) unas hojas balearicum, detectado en V y Z, aunque
con segmentos relativamente anchos (lan- hasta ahora no parezca haber ninguna
ceolados u ovado-lanceolados), llegando a recolección para Te.
alcanzar varios milímetros de anchura, Las tres especies del género Conopo-
frente al tipo de C. bourgaei Cosson (Se- dium mencionadas son C. bourgaei, C.
rranías béticas, bosque mediterráneo sub- capillifolium y C. ramosum; que actual-
húmedo) con segmentos foliares lineares mente presentaríamos, según las salveda-
que apenas alcanzan 1 mm de anchura. des hechas hasta aquí, con los nombres de
La verdad es que las formas extremas C. pyrenaeum, C. subcarneum y C. ar-
de variación pueden llegar a ser llamati- vense.
vamente diferentes, pero hemos podido
observar que conviven juntas con casi to- 7. PAÍS VASCO
das las posibles formas de transición,
predominando las latifolias cuanto más al La muy bien ilustrada y afinada taxo-
norte y en ambientes más húmedos (Piri- nómicamente flora del País Vasco y te-
neo occidental, País Vasco) y las angusti- rritorios limítrofes (AIZPURU & al.,
folias en la parte media y meridional del 1999) no incluye al género Bunium, au-
área, en territorio claramente mediterrá- sente en la zona, pero presenta el género
neo; mostrando más bien una respuesta a Conopodium casi al milímetro tal como
un ambiente que un condicionante gené- nosotros lo hemos enviado a la redacción
tico irreversible, por lo que no creemos de Flora iberica. Quedan separados C.
que se les pueda atribuir un rango supe- majus y C. ramosum, como buenas espe-
rior al de meras formas. cies; aparece C. bourgaei como sinónimo
de C. pyrenaeum, mientras que el grupo
6. PROVINCIA DE TERUEL tradicional de C. capillifolium se ofrece a
través de la subsp. subcarneum (Boiss. &
En el catálogo provincial de la flora Reuter) Laínz.
turolense (MATEO, 1990) se incluyen

29
Flora Montiberica 14 (2000)

BIBLIOGRAFÍA MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998) Manual


para la determinación de la flora valen-
ciana. Monografías de Flora Montiberica,
AIZPURU, I., C. ASEGINOLAZA, P.M. URI-
3. Valencia.
BE-ECHEBARRÍA, P. URRUTIA & I.
MATEO, G. & S. LÓPEZ UDIAS (1999) No-
ZORRAKÍN (1999) Claves ilustradas de
tas acerca del género Bunium L. (Umbel-
la flora del País Vasco y territorios limí-
liferae) en la Península Ibérica e Islas Ba-
trofes. Gobierno Vasco. Departamento de
leares. Anales Jard. Bot. Madrid 57 (1):
Agricultura y Pesca. Vitoria.
228-232.
ARENAS, J. A. & F. GARCÍA MARTÍN
PAU, C. (1888) Herborizaciones por Vall-
(1993) Atlas carpológico y corológico de
digna, Játiva y Sierra Mariola en los meses
la subfamilia Apioideae Drude (Umbellife-
de abril, mayo y junio de 1896. Anales
rae) en la España peninsular y Baleares.
Soc. Esp. Hist. Nat. 27: 411-452.
Ruizia 12: 1-244.
RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961) Es-
BOLÒS, O. de, X. FONT & J. VIGO (1999)
tudio de vegetación y flórula del macizo de
Atlas corològic de la flora vascular dels
Gúdar y Javalambre. Anales Inst. Bot. Ca-
Països Catalans, 9. Inst. Estud. Catalans.
vanilles 19: 3-543.
ORCA: Atlas Corol., 9. Barcelona.
SENNEN, Fr. (1928) Plantes d'Espagne. Diag-
BOLÒS, O. de & J. VIGO (1990) Flora dels
noses et commentaires. Bol. Soc. Ibér. Ci.
Països Catalans, 2. Ed. Barcino. Barcelo-
Nat. 27: 133-148.
na.
SILVESTRE, S. (1973) Estudio taxonómico
DEVESA, J.A. (1995) Vegetación y flora de
de los géneros Conopodium Koch y Bu-
Extremadura. Universitas. Badajoz.
nium L. en la Península Ibérica, II. Parte
LÓPEZ UDIAS, S. & G. MATEO (Inéd.)
sistemática. Lagascalia 3(1): 3-48.
Notas sobre Conopodium W. D. J. Koch
VILLAR, L., J.A. SESÉ & J.V. FERRÁNDEZ
(Umbelliferae) en la Península Ibérica e
(1997) Flora del Pirineo Aragonés, 1. Ins-
Islas Baleares. Anales Jard. Bot. Madrid.
tituto Pirenaico de Ecología. Huesca.
En Prensa.
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la
(Recibido el 26-I-2000)
provincia de Teruel. Instituto de Estudios
Turolenses. Teruel.

30
Flora Montiberica 14: 31-34 (II-2000)

COMENTARIOS SOBRE LAS ESPECIES DE


HIERACIUM Y PILOSELLA RECOLECTADOS EN LA
CAMPAÑA AHIM-1998

Gonzalo MATEO SANZ


Departamento de Biología Vegetal. Universidad de Valencia. Instituto Cavanilles de
Biodiversidad y Biología Evolutiva. C/ Beato Gaspar Bono s/n. 46008-Valencia.

RESUMEN: Se comentan las especies de los géneros Hieracium L. y Pilosella Hill,


colectadas por el autor en Álava y Navarra con ocasión de la 5ª campaña de recolección
conjunta de la Asociación de Herbarios Ibero-Macaronésicos (VI-1998).

SUMMARY: Several species of Hieracium L. and Pilosella Hill, collected in Álava


and Navarra (N Spain) by the Ibero-Macaronesic Herbaria Association, are commented.

INTRODUCCIÓN insuficientemente conocidos todavía en


nuestro país.
La campaña de herborización conjunta Pasado ahora año y medio desde en-
de la Asociación de Herbarios Ibero-Ma- tonces acaba de aparecer el boletín de la
caronésicos se desarrolló durante junio AHIM de 1999, donde se recogen los
del año 1998, con centro de operaciones datos de las recolecciones de todos los
en la población alavesa de Alegría, reco- herbarios en esa campaña (AUCT. PL.,
rriendo amplias zonas de esta provincia y 1999), pero entre ellos no aparecen los
algunas limítrofes de Navarra y Guipúz- nuestros; pues, por algún motivo
coa. relacionado con el correo parace que se
Siguiendo las instrucciones de los or- debieron traspapelar.
ganizadores, nada más acabar la campaña Siendo así que sería mucha espera
preparamos con rapidez el material, de- dejarlo para que salga en el número del
terminamos las muestras, y antes de que año próximo; hemos decidido sacarlo,
llegaran las vacaciones de verano envia- excepcionalmente, en este número de
mos una nota con la lista de los pliegos Flora Montiberica; para que, al menos,
recogidos por los representantes del her- salga a la luz de modo simultáneo con el
bario VAB, junto con los comentarios resto de los datos de aquella campaña.
sobre las plantas de mayor interés, que se Al releer los textos hemos visto que
concretaban a los géneros Hieracium y algunos comentarios han perdido su sen-
Pilosella, muy polimorfos y bastante tido o actualidad tras la reciente publica-
ción de la flora vasco-navarra (AIZPURU

31
Flora Montiberica 14 (2000)

& al., 1999), sin duda alguna la mejor fronteriza entre Álava y Navarra, nos
flora que se haya publicado jamás en sirvió de base para poder darla como
España en lo que atañe al tratamiento de novedad para la flora vasca y navarra, así
los difí ciles géneros Hieracium y Pilose- como para poder asegurar su presencia al
lla; por lo que queremos aprovechar la norte del Ebro, en la localidad más sep-
ocasión para felicitar al equipo de redac- tentrional hasta ahora conocida. Así apa-
ción en su conjunto y muy especialmente rece recogido el comentario pertinente en
al encargado de la preparación del texto la reciente flora de la zona (AIZPURU &
de estos géneros Xabier Lizaur. Por ello al., 1999: 585).
hemos retocado su contenido y matizado Se trata de una planta extendida por la
algunos aspectos que dejan de tener los Cordillera Ibérica y macizos béticos, que
matices de novedad que entonces podían resulta fácil de diferenciar de sus congé -
tener. neres próximos, cuando se está familiari-
zado con ella, por el indumento poco den-
so de sus capítulos, concretado sobre todo
LISTADO DE PLANTAS a pelos estrellados, y el relativamente
denso de pelos simples de sus hojas.
Si no obligada, su presencia parecía
Hieracium amplexicaule L. subsp. muy previsible, ante la de H. loscosianum
amplexicaule Scheele, del que se supone un origen en el
NAVARRA: 30TWN5822, Nazar, Peña cruzamiento de H. elisaeanum con formas
Gallet, 1150 m, rocas calizas, G. Mateo-
12.891, C. Fabregat & López Udias, 25-VI- de H. glaucinum Jordan.
1998 (VAB 98/1049).
Se trata de uno de los táxones del gé- Hieracium laniferum Cav. subsp.
nero más extendidos por la Península spathulatum (Scheele) Zahn
Ibérica, sin duda el más común de entre NAVARRA: 30TWN5822, Nazar, Peña
los que tienen hábitat preferentemente Gallet, 1150 m, rocas calizas, G. Mateo-
rupícola. Sin embargo, no parece tan 12.889, C. Fabregat & López Udias, 25-VI-
1998 (VAB 98/1047).
extendido en el área vasco-navarra, donde
se presenta como muy raro en la reciente Otro de los táxones de distribución
flora regional (AIZPURU & al., 1999: óptima bético-ibérica, que penetra hacia el
588) y sólo se indica de un punto noroeste peninsular alcanzando al menos
(WN31), correspondiente a la parte ala- las sierras del norte de Burgos y las estri-
vesa de la Sierra de Cantabria, en el catá- baciones meridionales vasco-navarras
logo de ASEGINOLAZA & al. (1984: (AIZPURU & al., 1999: 582), y que ya
883), desde donde enlazará de modo con- había sido detectado en la parte alavesa de
tinuo con la parte navarra de dicha Sierra la Sierra de Cantabria (ASEGINOLAZA
(WN52), en que lo hemos recolectado en & al., 1984: 873). A diferencia del tipo
esta ocasión. cavanillesiano, más robusto y glabérrimo,
propio de los Puertos de Beceite; se trata
de una planta de dimensiones muy redu-
Hieracium elisaeanum Arv.-Touv. cidas, hojas enteras glabrescentes y capí-
NAVARRA: 30TWN5822, Nazar, Peña
Gallet, 1150 m, rocas calizas, G. Mateo- tulos cubiertos de pelos glandulíferos ne-
12.893, C. Fabregat & López Udias, 25-VI- gruzcos, que la acercan, a veces de modo
1998 (VAB 98/1051). muy suave, a H. aragonense Scheele, en
La detección de ejemplares, por otro cuyo aspecto se empieza a reconocer in-
lado abundantes, de esta especie en los fluencia genética del grupo loscosianum-
roquedos calizos de la Peña Gallet, zona glaucinum. Su consideración como espe-

32
G. MATEO: Sobre las especies de Hieracium y Pilosella colectadas en la campaña de la AHIM

cie independiente (con el nombre de H. tantes localidades (ASEGINOLAZA &


spathulatum Scheele -cf. MATEO, 1988: al., 1984: 867). Nuestra recolección, uni-
254; 1998: 67) resulta muy tentadora, so- da a la que amablemente nos comunica
bre todo si se presupone un origen con Pedro Uribe-Echebarría -la primera en la
introgresión de dicho H. aragonense, pero zona nororiental y la segunda en la zona
esto no está demostrado y sus receptácu- meridional de Álava-, suponen no sólo las
los suelen mostrar alvéolos glabros, como primeras recolecciones provinciales sino
en las buenas especies puras de la sección también unas localidades finícolas a bas -
Cerinthoides. tante distancia de la vertiente norte de la
Sierra de Aizkorri (SS), la localidad te-
Hieracium loscosianum Scheele (= H. nida hasta ahora por extrema para la
baeticum Arv.-Touv. & Reverchon) especie en la Península (cf. MATEO,
NAVARRA: 30TWN5822, Nazar, Peña 1996: 34).
Gallet, 1150 m, rocas calizas, G. Mateo-
12.890, C. Fabregat & López Udias, 25-VI- Pilosella pintodasilvae (De Retz) G.
1998 (VAB 98/1048).
Mateo
Planta extendida por gran parte de los ÁLAVA: 30TWN5939, Parzonería de Ent-
macizos iberolevantinos de la parte me- zia, Sierra de Entzia, alto del Mojón, 1025 m,
diterránea de la península Ibérica, que pastizales vivaces algo húmedos, G. Mateo-
parece alcanzar su límite de expansión por 12.846, C. Fabregat & López Udias, 25-VI-
el norte en la Sierra de Cantabria. En el 1998 (VAB 98/1004).
catálogo de ASEGINOLAZA & al. (1984: Los ejemplares con aspecto básico de
873) se indica con punto blanco de la P. pseudopilosella (Ten.) Sojá k, pero
parte alavesa de la misma, sobre la base glandulosidad abundante en escapos e
de un manuscrito inédito escrito por DE involucros (probable parentesco con P.
RETZ (1984), que todavía sigue siéndolo. officinarum) los atribuimos a este taxon,
Podemos confirmar la presencia de esta que resulta frecuente en medios pratenses
planta polimorfa, en una de las pocas y periforestales de las sierras húmedas de
localidades en que se presenta al norte del casi toda la mitad norte de la península
Ebro y también en tierras navarras; área Ibérica. Como tal no se había indicado en
que vemos también recogida en la re- el País Vasco, aunque las recolecciones
ciente flora regional (AIZPURU & al., que hubiera se han debido atribuir a al-
1999: 586). guno de los muchos centenares de preten-
didas subespecies de P. officinarum F.W.
Pilosella lactucella (Wallr.) P.D. Sell & Schultz & Schultz Bip. (Hieracium pilo-
C. West (= Hieracium auricula Lam. sella L.) con las que nos abruma el monó-
& DC., H. lacucella Wallr.) grafo ZAHN (1923) y quienes intentan
ÁLAVA: 30TWN5838, Parzonería de seguirle literalmente.
Entzia, Arridautza, 1000 m, orla de hayedo, G.
Mateo-12.804, C. Fabregat & López Udias, Pilosella subtardans (Naegeli & Peter)
24-VI-1998 (VAB 98/0962). 30TWN3926, Soják
Bernedo, Markinez, Arilzulu, 760 m, pastos NAVARRA: 30TWN5822, Nazar, Peña
húmedos en fondo de vaguada silícea, Uribe- Gallet, 1150 m, orla de encinar sobre calizas,
Echebarría, 17-VI-1999 (VIT 60751). G. Mateo-12.902, C. Fabregat & López Udias,
Planta de amplia distribución eurosi- 25-VI-1998 (VAB 98/1060).
beriana, que se concreta en la península En este caso se trata de plantas con
Ibérica a los Pirineos y montes cercanos. aspecto de P. tardans (Peter) Soják [= H.
En el País Vasco se había indicado sólo niveum (Müll.-Arg.) Zahn], con capítulos
de Guipúzcoa, donde se conoce de bas - de involucro blanquecino, donde predo-

33
Flora Montiberica 14 (2000)

minan los pelos estrellados, pero entre- de la flora del País Vasco y territorios li-
mezclados con una cierta abundancia de mítrofes. Gobierno Vasco. Departamento
glándulas relativamente cortas, que se in- de Agricultura y Pesca. Vitoria.
ASEGINOLAZA, C. & al. (1984) Catálogo
terpretan con introgresión de P. officina-
florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa.
rum. Es un taxon extendido por casi toda Gobierno Vasco. Viceconsejería de Medio
la Península, sobre todo en su mitad norte, Ambiente. Vitoria.
del que resulta muy raro encontrar citas, AUCT. PL. (1999) Noticias de la AHIM. Bol.
ya que no es difícil encontrar alguna de Asoc. Herb. Ibero-Macar. 4: 16-21.
las infinitas subespecies propuestas para MATEO, G. (1988) Hieracium laniferum Cav.
esta última especie cuyos caracteres pue- y especies afines en el Sistema Ibérico.
dan cuadrarle. De todos modos en la re- Monogr. Inst. Piren. Ecología 4: 253-263.
ciente flora del territorio, se alude expre- MATEO, G. (1996) Contribución al conoci-
miento del género Pilosella en España, III.
samente (AIZPURU & al., 1999: 579) a
Sección Auriculina. Flora Montiberica 2:
su presencia en esta zona y la dificultad 32-44.
de su separación clara frente a formas ex- MATEO, G. (1998) Sobre los táxones del gé-
tremas de sus probables ancestros. nero Hieracium L. (Compositae) descritos
como nuevos en España, V. Letras N-Z.
Flora Montiberica 9: 53-75.
BIBLIOGRAFÍA RETZ, B. de (1984) Le genre Hieracium en
Espagne (aux Baléares et en Andorre).
Manuscrito inédito.
AIZPURU, I.; C. ASEGINOLAZA, P. M.
URIBE-ECHEBARRÍA, P. URRUTIA &
I. ZORRAKIN (1999) Claves ilustradas (Recibido el 28-I-2000)

34
Flora Montiberica 14: 35-37 (II-2000)

SOLANUM ROSTRATUM Y ASCLEPIAS PHYSOCARPA, DOS


NUEVOS NEÓFITOS PARA LA FLORA VALENCIANA

Emilio LAGUNA LUMBRERAS


Generalitat Valenciana. Servicio de Protección de Especies. c/ Arquitecto Alfaro, 39.
46011 Valencia.

RESUMEN: Se aportan datos sobre localización, morfología y ecología de


Solanum rostratum Dunal y Asclepias physocarpa (E. Mey) Schltr., dos neófitos
naturalizados, recientemente localizados en la provincia de Valencia; igualmente,
se aportan datos sobre diferencias con especies cercanas, como Solanum linnea-
num Jepper & Jaeger y Gomphocarpus fruticosus (L.) Aiton respectivamente.

SUMMARY: Solanum rostratum Dunal and Asclepias physocarpa (E. Mey.)


Schltr., two new neophytes for Valencian flora.- S. rostratum and A. physocarpa
are two non-native, naturalized species recently picked up in Valencia (E of
Spain); data on their morphology, ecology and differences among relative, local
species as Solanum linneanum Jepper & Jaeger and Gomphocarpus fruticosus
(L.) Aiton, are shown.

INTRODUCCIÓN RESULTADOS Y DISCUSIÓN

En la línea de otras notas florísticas Solanum rostratum Dunal (= S. cor-


publicadas en los últimos números de nutum Lam.)
Flora Montiberica, referidos a la localiza- VALENCIA: Massanassa, cunetas de la
ción de nuevas especies alóctonas en la pista de Silla. 30SYJ2464, 30 m, 29-VIII-
flora valenciana, bien sean adventicias o 1999, E. Laguna (VAB s/n).
claramente naturalizadas, se aportan datos Solanum rostratum Dunal es un teró-
sobre la presencia de Solanum rostratum fito espinoso de baja talla (raramente
y Asclepias physocarpa. El primer taxon superior a 50 cm), que ha sido citado en
no parece haber sido registrado hasta el diversas regiones españolas (AIZPURU &
momento en la Comunidad Valenciana; el al., 1999; BOLÒ S & al., 1990; GIL &
segundo, por su aparente fácil confusión LLORENS, 1999; etc.), y que hasta ahora
con Gomphocarpus fruticosus podría no había sido localizado en la zona valen-
haber sido recolectado con antelación, ciana.
pasando su identidad inadvertida por el En agosto de 1999 reconocimos varios
parecido con aquella especie. ejemplares situados entre la autovía de

35
Flora Montiberica 14 (2000)

Alicante ('pista de Silla') y la vía de servi- (L.) Ait. (=Asclepias fruticosa L.) todas
cio, en el t.m. de Massanassa, en una zona las asclepiadáceas de porte arbustivo con
muy transitada y de fácil acceso, sobre frutos globosos que aparecen asilvestradas
herbazales nitrófilos de Hordeion lepo- en el área valenciana.
rini; aunque parte de las plantas fueron Sin embargo, este tipo de fruto no es
eliminados en noviembre de dicho año en exclusivo de Gomphocarpus, resultando
los tratamientos regulares de limpieza de frecuente en algunas otras asclepiadáceas.
cunetas con desbrozadoras, la gran abun- De hecho, diverso material gráfico publi-
dancia de semillas observada permite cado recientemente por nosotros y atri-
prever el mantenimiento de la población. buido a G. fruticosus (LAGUNA, 1998:
Los ejemplares son muy llamativos en 76; LAGUNA & al., 1998: 360) no co-
la época de floración, al exhibir las coro- rresponde a tal especie, sino a Asclepias
las un intenso color amarillo; se encuen- physocarpa (E. Mey.) Schltr., no citada
tran, además, a escasos metros de un rodal hasta ahora en el territorio valenciano, y
de Solanum eleagnifolium Cav., por lo que hemos localizado en ambientes nitró-
que resultan fácilmente localizables. filos: herbazales viarios hemicripto-came-
El hábito foliar de S. rostratum re- fíticos (Inulo-Oryzopsietum miliaceae) y
cuerda al de S. linneanum Hepper & Jae- suelos cascajosos de fondos de ramblas.
ger (= S. sodomaeum auct.), portadoras de Además de la localidad a la que se re-
fuertes espinas; por lo demás, las diferen- fiere el pliego de herbario referenciado,
cias entre ambos táxones son amplia- conocemos su presencia en diversas zonas
mente evidentes, como indica la siguiente de El Vedat (Torrent), donde coloniza
clave: solares y cunetas.
- Nanofanerófito erecto. Hojas de lo- La iconógrafa sudafricana A. Fabian
bulado-liradas a pinnatífidas, pero no pin- ha ilustrado excelentemente y en detalle
natipartidas. Pétalos blancos, azulados o ambas especies (G. fruticosus y A. physo-
purpúreos. Estambres sensiblemente simi- carpa) en GERMISHUIZEN (1997), exis -
lares. Cimas fructíferas péndulas. Fruto tiendo igualmente material fotográfico de
carnoso, amarillento, de gran tamaño (2-3 ambas en WIK & MALAN (1997). Las
cm), no rodeados por el cáliz acrescen-te; especies de Gomphocarpus y Asclepias
cáliz con aguijones cortos .................... presentes tanto en cultivo como en forma
.............................................. S. linneanum asilvestrada en la zona valenciana pueden
- Terófito postrado o de aspecto pulvi- diferenciarse del siguiente modo:
nular. Hojas pinnatipartidas. Pétalos ama- 1. Frutos en forma de cuerno, habi-
rillos. Estambre inferior mucho más largo tualmente dispuestos en pares. Umbelas
que los otros 4. Cimas erectas. Fruto pe- erectas. Flores purpúreas o rojas con la
queño (aprox. 1 cm) rodeado totalmente corona anaranjado-amarillenta. Subarbus-
por el cáliz acrescente, densamente cu- to (a menudo terófito) que raramente so-
bierto por largos aguijones ... S. rostratum brepasa 0,5-0,6 m de talla .........................
.............................. Asclepias curassavica
Asclepias physocarpa (E. Mey.) 1'. Frutos globosos rodeados de gran-
Schltr. des cilios, que le dan un falso aspecto
VALENCIA: Llombay, cunetas del Camí espinoso y solitarios (raramente dispues -
del Pla de Passelvir pr. Caseta de Lloret, tos en grupos de 2 ó 3). Umbelas habitual-
30SYJ0450, 210 m, E. Laguna, 19-XII-1999 mente colgantes. Flores blancas o blanco-
(VAB 99/1295). cremosas, con corona blanca o rosada.
La escasez de caracteres descriptivos Plantas anuales o perennes, de talla habi-
en las claves ha llevado a asignar habi- tualmente superior a 1 m ........................ 2
tualmente a Gomphocarpus fruticosus

36
E. LAGUNA: Solanum rostratum y Asclepias physocarpa, novedades para la flora valenciana

2. Fruto globoso acuminado o casi que se prolonga a menudo dentro del


acuminado, de tamaño mediano (4-6 cm). invierno.
Corola blanco-crema, con pétalos cilia-
dos. Vilano de 3-4 cm. Hojas muy estre-
chas (menores de 1 cm), casi lineares, con BIBLIOGRAFÍA
margen revoluto. Nanofanerófito ..............
........................ Gomphocarpus fruticosus AIZPURU, I., C. ASEGINOLAZA, P.M.
2'. Fruto globoso no acuminado, con el URIBE-ECHEBARRÍA, P. URRUTIA &
extremo plano o umbilicado, de gran ta- I. ZORRAKIN (1999) Claves ilustradas
maño (hasta 8-10 cm). Corola blanca, de la Flora del País Vasco y territorios li-
blanco-crema o blanco-rosada, con corona mítrofes. Gobierno Vasco. Vitoria.
BOLÒS, O. de; J. VIGO, R.M. MASALLES
a menudo rosada y pétalos no ciliados.
& J.M. NINOT (1990) Flora manual dels
Vilano generalmente superior a 5 cm. Ho- Països Catalans. Ed. Pòrtic. Barcelona.
jas largamente lanceoladas, más anchas GERMISHUIZEN, G. (1997) Wild flowers of
(la mayoría de 1 cm. o más, al menos en Northern South Africa. Fernwood Press.
la zona central de los tallos) y sin már- Vlaeberg.
genes revolutos. Terófito de gran talla GIL, L. & L. LLORENS (1999) Claus de
(hasta 2-2,5 m), ocasionalmente bianual ... determinació de la Flora Balear. El Gall
........................................... A. physocarpa Editor. Mallorca.
Tanto en G. fruticosus como en A. LAGUNA, E. (1998) Catálogo de recursos
fitogenéticos agrarios olvidados o en
physocarpa, las inflorescencias tienen
abandono en la Comunidad Valenciana.
numerosas flores (5-10 ó más), pero sólo Fundació Bancaixa. Valencia.
una de ellas suele medrar por umbela; al LAGUNA, E., M.B. CRESPO, G. MATEO, S.
madurar, el pedicelo de la umbela, de LÓPEZ UDIAS, C. FABREGAT, L. SE-
mayor grosor que el de la flor, pasa a ser RRA, J.J. HERRERO-BORGOÑÓN, J.L.
patente o suberecto, acercándose al tallo; CARRETERO, A. AGUILELLA & R.
el de la flor, por el contrario, suele adqui- FIGUEROLA (1998) Flora endémica,
rir forma de 'S', curvándose en sentido rara o amenazada de la Comunidad Va-
inverso y formando un codo en ángulo lenciana. Generalitat Valenciana, Conse-
llería de Medio Ambiente. Valencia.
brusco y agudo con el de la umbela. A.
WYK, B. van & S. MALAN (1997) Field
curassavica L. es de origen neotropical, guide to the Wild Flowers of the Highveld.
mientras que las otras dos especies son 2nd ed. Struik. Cape Town.
paleotropicales. En todos los casos la
fenología es similar, con floración estival (Recibido el 31-I-2000)
y fructificación preferentemente otoñal,

37
Flora Montiberica 14: 38-39 (II-2000)

UNA NUEVA LOCALIDAD DE HIPPURIS VULGARIS L.


EN EL SISTEMA IBÉRICO

Joan PIERA OLIVES* & Manuel Benito CRESPO VILLALBA**


* Institut d’Ensenyament Secundari nº 1 “Bellaguarda”. Ptda Garganes s/n.
03590 Altea (Alicante). E-mail: atjopiol@altea.infoville.net
** Depto. de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales (Botánica),
Universidad de Alicante. Apdo. 99. E-03080 Alicante. E-mail: crespo@carn.ua.es

RESUMEN: Se aporta una nueva localidad de Hippuris vulgaris L en la provincia de Te-


ruel, que parecer ser la única referencia moderna concreta de su existencia en dicho territorio.
Además, se indican los posibles factores de riesgo que pueden afectar a la estabilidad y per-
sistencia de dicha población en el futuro.

SUMMARY: A new locality of Hippuris vulgaris L. in Teruel province (eastern


Spain) is reported. This appears to be its single confirmed location in that territory. Com-
ments on risks affecting the stability and future persistence of the cited population are also
included.

INTRODUCCIÓN En la presente contribución aportamos


datos que matizan la completa información
Hippuris vulgaris L. es un hidrófito de presentada recientemente sobre esta inte-
distribución circumboreal, que en la Penín- resante planta por FERRERO & al. (1999),
sula Ibérica se encuentra mejor representa- para el Sistema Ibérico.
do en el cuadrante noreste (BENEDÍ,
1997). Su presencia en el Sistema Ibérico es
conocida desde antiguo (cf. MATEO, RESULTADOS
1990), aunque actualmente sus poblaciones
se encuentran en franco retroceso debido a Hippuris vulgaris L.
factores principalmente antrópicos. TERUEL: Terriente, balsas del Algarve, pr.
km 1 ctra. acceso a Moscardón, 30TXK2563,
Como resultado de herborizaciones re-
1580 m, 24-X-1999, J. Piera (ABH 42539).
cientes por los Montes Universales de Al-
barracín (Teruel) –parte occidental del Sis- Para la flora de Teruel, hasta la fecha
tema Ibérico– hemos detectado una locali- sólo se conocía una referencia antigua de
dad de esta planta hasta ahora inédita. SENNEN (1910), quien la recolectó en el
cauce del río Jiloca a su paso por Monreal

38
J. PIERA & M.B. CRESPO: Una nueva localidad de Hippuris vulgaris en el Sistema Ibérico

del Campo. Dicha mención es la que patibles con el aprovechamiento antrópico


recogen MATEO (1990), BENEDÍ & actual, ya que se trata de un lugar muy
VICENS (1996) y FERRERO & al. (1999), apreciado y visitado por los habitantes del
y es la que justifica la inclusión de Teruel entorno y los veraneantes. En esta línea, y
en Flora iberica (BENEDÍ, 1997). aunque la planta no se encuentra explícita-
Sin embargo, es interesante indicar que mente incluida en el Anexo II de la “Direc-
MATEO (1990) no confirmó su existencia tiva de hábitats” (Directiva 43/92/ CEE),
en el Jiloca, por lo que podría haber desapa- los ambientes donde crece (clase Potametea
recido de esos territorios, como sugieren Tüxen & Preising 1942, alianza Nym-
FERRERO & al. (1999). Por ello, la nues- phaeion albae Oberdorfer 1957) sí quedan
tra parece ser la única localidad turolense incluidos entre los que deben ser conserva-
confirmada, hasta hoy, de esta planta. Se dos prioritariamente en el ámbito de la
dispone de material gráfico de ejemplares Unión Europea.
de esta población.
En la nueva localidad, se han contabili-
zado alrededor de 200 individuos que for- BIBLIOGRAFÍA
man una población estable y en buen estado
de conservación. Se trata de un sistema BENEDÍ, C. (1997). Hippuris L. In: S. Castro-
escalonado de pequeños embalses de nivel viejo & al. (eds.), Flora iberica, 8: 8-10.
casi constante durante todo el año. En el CSIC. Madrid
superior, que forma un rectángulo irregular BENEDÍ, C. & J. VICENS (1996). Mapa 723.
de unos 100 × 20 m y con una profundidad Hippuris vulgaris L. In: J. Fernández Casas
(ed.), Asientos corológicos para un atlas de
que oscila entre 1-1,5 m, desemboca un re-
la flora occidental, 24. Fontqueria 44: 166-
guero permanente de aguas de alta monta- 167.
ña, limpias y calcáreas, donde se concentra CIRUJANO, S. (1995). Flora y vegetación de
la población. Estas características ecológi- las lagunas y humedales de la provincia de
cas son similares a las que presentan otras Cuenca. Junta de Castilla-La Mancha y Real
poblaciones del Sistema Ibérico (cf. CIRU- Jardín Botánico, CSIC. Madrid.
JANO, 1995; FERRERO & al., 1999). FERRERO, L.M., O. MONTOUTO, C. DEL
A los usos que tradicionalmente se PALACIO & L. MEDINA (1999) Nuevas
localidades de Hippuris vulgaris L. en el
someten las balsas – ganadería y pesca–,
Sistema Ibérico. Flora Montiberica 13: 18-
hay que añadir ahora otros nuevos, dado
22.
que el curso de agua que alimenta este eco- MATEO, G. (1990). Catálogo florístico de la
sistema discurre por las instalaciones de provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolenses,
una zona de acampada (que incluye un la- CSIC. Teruel.
vadero), lo cual supone un factor de riesgo SENNEN, Fr. (1910). Plantes observées autours
importante, por ser un posible foco de con- de Teruel. Bol. Soc. Aragonesa Ci. Nat. 9:
taminación. 257-270.
Por todo lo dicho, deberían tomarse me-
didas preventivas para garantizar la super- (Recibido el 31-I-2000)
vivencia de la población, haciéndolas com-

39
Flora Montiberica 14: 40-47 (II-2000)

DEL NOMBRE BOTÁNICO DE ALGUNOS GRUPOS DE


ESPECIES CULTIVADAS O ASILVESTRADAS EN EL ORIENTE
IBÉRICO, I.

Emilio LAGUNA LUMBRERAS


Generalitat Valenciana. Servicio de Protección de Especies. c/ Arquitecto Alfaro, 39.
46011 Valencia.

RESUMEN: Se aportan claves y algunas notas identificativas para clarificar


la taxonomía de varias especies locales cultivadas y frecuentemente asilvestradas
en la Comunidad Valenciana. Los casos analizados pertenecen a los géneros
Capsicum, Campsis, y Jasminum, así como a Citrus y géneros relacionados.

SUMMARY: On the botanic name of some groups of cultivated, planted or


naturalized plants in the Eastern Iberian peninsula, I.- Explanatory notes and
some identificative keys are shown, in order to clarify the taxonomy of some lo-
cal, usually naturalized species of cultivated plants and crops in the Valencian
Community (Eastern Spain). The cases analyzed belong to the genus Capsicum,
Campsis, Jasminum, and to Citrus and related genera.

INTRODUCCIÓN Varios trabajos recientes están permi-


tiendo determinar con mayor precisión la
La identidad taxonómica de muchas identidad y adecuada denominación cien-
especies cultivadas resulta difícil de de- tífica de numerosas especies cultivadas,
terminar, ya que la intensa intervención como ocurre con los tratados o revisiones
milenaria del hombre, seleccionando nue- de HEYWOOD & ZOHARY (1995),
vos cultivares o produciendo hibridacio- PHILLIPS & RIX (1993) o VAUGHAN
nes artificiales, ha dado lugar a un com- & GEISSLER (1997).
pleto alejamiento de la morfología de sus Igualmente, son numerosos los docu-
parentales originarios, e incluso, a menu- mentos científicos, difundidos a través de
do, a la creación de nuevas especies ine- Internet, que permiten ahondar en el co-
xistentes en el medio natural (v. LAGU- nocimiento de la identidad taxonómica de
NA, 1997 y 1998); sin embargo, existe muchas de las plantas cultivadas que nos
una creciente necesidad de su adecuada rodean, y sobre las que habitualmente se
identificación para los botánicos de cam- cometen significativos errores de asigna-
po, ya que, cada vez con más frecuencia, ción. Revisando la bibliografía sobre el
estas especies tienden a asilvestrarse o tema en la zona valenciana, se ha obser-
naturalizarse -en particular en los entor- vado la conveniencia de analizar el caso
nos urbanos y áreas muy antropizadas-. de algunos géneros o grupos conflictivos,

40
E. LAGUNA: Algunas especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, I

aquejados por estos problemas, que se tiendo en consecuencia escasa concordan-


exponen a continuación. cia entre los tipos silvestres y sus homó -
logos cultivados. En consecuencia, el
valor de las claves o elementos identifica-
ÁREA DE ESTUDIO. tivos aquí propuestos debe considerarse
MATERIAL Y MÉTODOS siempre como orientativo.
También se han consultado páginas
Los datos aquí expuestos están referi- web, destacando especialmente las de la
dos a la Comunidad Valenciana, aunque Asociación Española de Parques y Jardi-
son extrapolables a su entorno geográfico nes Públicos, cuidadosamente mantenidos
inmediato. en sus aspectos botánicos por el especia-
Para los géneros o grupos taxonómi- lista José M. Sánchez de Lorenzo, que
cos en los que ha sido factible, se han dirige desde hace años la enciclopédica
construido claves de determinación, a tarea de glosar toda la flora ornamental
partir de los caracteres localizados en la española; entre las citadas páginas se ha
bibliografía específicamente citada en consultado con mayor asiduidad el
cada caso, y de las observaciones realiza- website www.buscaplantas.com, donde
das sobre poblaciones naturales y/o mate- pueden encontrarse avances de las fichas
rial de herbario. Ha sido necesario extraer de la obra preparada por el citado espe-
la información a partir de diversos trata- cialista. Las referencias a este tipo de
dos (BRICKELL, 1999; HUXLEY & al., páginas se hacen intercaladas en el texto y
1992; PHILLIPS & RIX, 1997; PRADO, no en el capítulo bibliográfico final del
1993; ROUGEMONT, 1989; SKALIC- artículo.
KÁ, 1993; etc.) que utilizan el código de Siguiendo lo indicado por FONT
nomenclatura internacionalmente acor- QUER (1985), los términos 'naturaliza-
dado para las especies ornamentales, ción' y 'asilvestramiento' se han conside-
cultivos, etc. -ICNCP, International Code rado sinónimos, indicando el caso de
of Nomenclature for Cultivated Plants éxito en la colonización del territorio
(vide TREHANE & al., 1995)-, diferente utilizando cualquier tipo de diásporas; se
del de nomenclatura botánica -ICBN, ha utilizado también el término 'naturali-
International Code for Botanical Nomen- zado' para el taxon cuyos ejemplares
clature (GREUTER & McNEILL, 1994)-. cultivados han sido abandonados junto a
Dichos tratados utilizan a menudo en su propio entorno de cultivo, hasta el
sus descripciones caracteres externos punto de formar parte habitual de am-
macrodimensionales -forma de hojas, bientes seminaturales derivados de la
flores, etc. -, siendo parcos en el uso de los regeneración de tales entornos, aun cuan-
caracteres microdimensionales de mayor do posea escaso éxito en la neocoloniza-
valor taxonómico-botánico (p.ej., forma y ción. El término 'adventicio' se ha reserva-
tamaño de tricomas, estructuras florales do para aquellos taxones cuyo éxito reco-
internas, etc.); tampoco es raro que las loniz ador es nulo.
descripciones originales de las especies
posean un valor muy relativo para estas
situaciones, ya que el alejamiento progre- RESULTADOS Y DISCUSIÓN
sivo de los caracteres de las plantas sil-
vestres, acumulado a lo largo del proceso A) CITRUS Y OTROS GÉNE-
de domesticación, acaba por generar ras - ROS RELACIONADOS
gos morfológicos muy alejados de los La identificación de las especies culti-
típicos de los parentales originarios, exis - vadas de Citrus para la zona valenciana

41
Flora Montiberica 14 (2000)

ha sido estudiada por ORTIZ (1985), y su Citrus y sus homólogos silvestres


equivalencia con los principales cultivares (SWINGLE, 1967), y a las variedades
o razas agronómicas se encuentra deta- hortícolas (HODGSON, 1967).
llada por el Dr. L. Navarro (Depto de A la vista de lo anterior, podemos in-
Biotecnología del Instituto Valenciano de dicar que las principales especies cultiva-
Investigaciones Agrarias = IVIA) en la re- das de cítricos en la zona de estudio son
ferencia al banco de germoplasma de cí- las siguientes, considerando como base
tricos de la página web del IVIA (www. nomenclatural la lista de 141 especies de
ivia.es). cítricos aportada por ORTIZ (1985):
Existen, además, obras generales de 1. Naranjos
consulta como las de BONO & al. (1985) Naranjo amargo: Citrus aurantium L.
o MIGUEL & al. (1998), donde se apor- Naranjo (dulce): C. sinensis (L.) Os-
tan puntualmente detalles de interés. No beck (=C. aurantium Lour., non L.)
obstante, la identificación del grupo más 2. Limoneros
complejo (madarina/clementina/satsuma), Limonero: Citrus limon (L.) Burm. fil
basada habitualmente en caracteres ma- (incl. C. limonum auct.).
croscópicos y organolépticos del fruto de Limeros: Diferentes especies (v.g., C.
las diferentes microespecies, merece un aurantifolia (Christm.) Swing., C. latifo-
análisis de mayor detalle que no se ha lia Tan., C. limetta Risso, C. limettioides
podido abordar en el presente artículo, al Tan., etc.), aunque su cultivo en la zona
no encontrarse buenos elementos de con- valenciana es meramente testimonial (or-
traste con valor taxonómico habitual; ade- namental, coleccionismo, etc.).
más, los caracteres diferenciadores pro- 3. Bergamotos, cidros y pomelos
pios de las formas silvestres originarias Cidro: Citrus medica L.; la forma de
parecen haberse diluido notablemente a fruto redondo o alargado es la var. ethrog
través del progresivo cruzamiento para la Engl.; la de fruto digitado o 'dedos de Bu-
obtención de nuevas variedades agronó- da' es la var. sarcodactylis (Noot) Swing.
micas (obs. pers.). Bergamoto: C. bergamia Risso & Poit.
En la actualidad es literalmente impo- Pummelo, pomelo mayor, pampelmu-
sible diferenciar entre estas microespecies sa o cimboa: C. grandis (L.) Osbeck. [=C.
próximas a través de caracteres foliares o maxima (Burn.) Merr.].
florales de los cultivares (obs. pers.; L. Pomelo o toronja: C. paradisi Macf.
Navarro, com. pers.), y el reconocimiento La única especie cultivada de modo
de éstas tiende a hacerse de modo inverso, regular es el pomelo (C. paradisi), mien-
es decir, identificando primero el cultivar tras que C. medica y C. bergamia se man-
agronómico por los caracteres del fruto, y tienen residualmente como cultivos en ex-
buscando luego la correspondencia de tinción. De C. grandis existen pies planta-
éste con una especie concreta en cual- dos con fines ornamentales, de coleccio-
quiera de los principales tratados de citri- nismo o de experimentación agrícola. Los
cultura. frutos de C. grandis son ostensiblemente
Se conoce con precisión la pertenencia mayores que los del pomelo, y poseen un
de las variedades a unas u otras especies, albedo extremadamente grueso. En cuanto
ya que ésta ha sido tradicionalmente pre- al pomelo propiamente dicho (C. paradi-
determinada por métodos moleculares si), no existe acuerdo sobre su origen,
(isoenzimáticos, RAPDs, etc.). La obra siendo frecuente la referencia a que la
más habitualmente consultada es 'The Ci- especie sería fruto de la hibridación entre
trus Industry', y en particular los capítulos C. grandis y C. sinensis .
allí dedicados a la botánica del género

42
E. LAGUNA: Algunas especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, I

4. Mandarinos temple (C. temple Hort. ex Tan.); de estos


A este grupo se atribuyen diversas mi- últimos táxones, al menos C. nobilis y C.
croespecies, que en las claves botánicas reticulata s.s. se cultivan en superficies
españolas suelen incluirse bajo el bino- reducidas en la zona valenciana, a me-
men Citrus deliciosa Ten., sensu la- nudo en retroceso ante el avance de nue-
tissimo. En el ámbito de los tratados de vas variedades híbridas -ver más adelante-
jardinería y flora ornamental parece prefe- .
rirse la asimilación a C. reticulata Blanco, 4.4. Mandarinos Cleopatra: C. reshni
s.l. Las principales especies cultivadas Hort. ex Tan.; su cultivo se extendió hace
serían cuatro: años por su empleo como patrón para
4.1. Mandarino satsuma: Citrus unshiu otros mandarinos, por lo que no es raro
(Mak.) Marc.; algunas de las variedades que aparezca por rebrote basal tras el
cultivadas más populares o conocidas son abandono de la actividad agronómica
'clausellina', 'owari', 'okitsu' o 'satsuma La complejidad taxonómica de este
precoz' grupo obliga a que las sinonimias deban
4.2. Clementino: Citrus clementina tratarse con especial precaución; este
Hort. ex Y. Tan.; entre los cultivares problema aumenta si se considera que se
comerciales más habituales de esta espe- cultivan, además, numerosos híbridos y
cie se encuentran las denominadas 'fina', en creciente auge, debiendo distinguirse
'marisol', 'oroval', 'orogrande', 'clemenula', dos tipos:
'clementard', 'hernandina', 'arrufatina', a. Híbridos intra-grupo (entre manda-
'esbal' y 'guillermina'. La mayoría de rinas, satsumas y clementinas): p.ej.,
plantas producidas y comercializadas en 'fortune' (C. clementina x tangerina), 'ka-
España bajo el epíteto de 'mandarinos' ra' (C. nobilis x unshiu), 'fremont' (C. cle-
pertenecen realmente a este taxon, y no a mentina x reticulata), 'honey' (C. delicio-
las verdaderas mandarinas mediterráneas sa x nobilis), etc.
(C. deliciosa Ten.). No debe confundirse b. Híbridos inter-grupos (entre las an-
el clementino (C. clementina) con el cv. teriores y otras especies de cítricos): p.ej.,
'clementina' del naranjo amargo (C. au- 'ortanique' (C. reticulata x sinensis), Tan-
rantium). gelo 'orlando' (C. paradisi x tangerina),
4.3. Mandarinos y/o tangerinos: Citrus etc.
deliciosa Ten.; corresponde al mandarino 5. Poncileros y patrones resistentes a
común o mediterráneo, incluyendo entre virosis
otras las variedades 'avana', 'mandarina Poncilero o naranjo trifoliado: Ponci-
común', 'salteñita', etc. Es la especie más rus trifoliata (L.) Raf.
compleja del grupo, que tiende a ser in- Citrange (naranjo x poncilero): Citrus
terpretada sensu amplo, no siendo raro sinensis x Poncirus trifoliata; entre las
que se incluyan entre sus sinónimos variedades más conocidas figuran 'troyer'
plantas que, a entender de los especialis - y 'carrizo'
tas en citricultura (v.g., SWINGLE, 1967; Existen otros patrones híbridos menos
ORTIZ, 1985), conviene considerar como empleados en nuestra zona, como los
microespecies diferentes. citrumelos (C. paradisi x P. trifoliata) o
Es el caso, entre otros, de los manda- el citremon (C. limon x P. trifoliata).
rinos y/o tangerinos denominados King 6. Cítricos enanos más frecuentes
(C. nobilis Lour., p.ej., cv. 'campeona'), Son utilizados preferentemente como
ponkan (C. reticulata Blanco s.s., p.ej., ornamentales. Destacan:
'anana' y 'emperor'), dancy (C. tangerina Naranjo chino o chinotto: Citrus myr-
Hort. ex. Tan., p.ej., 'parson's special') y tifolia Raf.

43
Flora Montiberica 14 (2000)

Calamondín: Citrus madurensis Lour. GR (1983) y ANDREWS (1984), pu-


Kunquat o kumquat: género Fortune- diendo encontrarse igualmente en varias
lla, siendo más frecuentes F. margarita direcciones de internet como http:// neptu-
(Lour.) Swing. (nagami o kunquat ova- ne. netimages.com/~chile/capsicum_key.ht
lado) y F. japonica (Thunb.) Swing. m y http://www.hort.purdue.edu/newcrop/
(kunquat redondo) proceedings1993/v2-132.htm.
Limequat: Citrus aurantifolia x For- En la zona valenciana se cultivan bá-
tunella japonica. sicamente 3 especies del género, cuya
Resulta más rara la presencia de otros clave aproximativa, extraída de los docu-
microcítricos, aunque su cultivo se ha ex- mentos citados, sería la siguiente:
tendido entre los aficionados al bonsai, 1. Terófito. Planta no o escasamente
con especies como Severinia buxifolia lignificada en la base del tallo, habitual-
(Poir.) Ten. (severinia, naranjo de hoja de mente con frutos grandes (10 cm. o más
boj), Microcitrus australasica (F. J. en su dimensión más larga) .......................
Muell.) Swingle (limero de Australia), ........................... C. annuum L. (pimiento)
Murraya paniculata (L.) Jack (naranjo 1'. Caméfito o fanerófito. Planta con
jazmín) o el híbrido entre Citrus y tallos claramente lignificados en los pies
Fortunella, x Citrofortunella mitis (Blan- adultos. Frutos usualmente pequeños (5
co) J. Ingram & H.E. Moore (calamondín cm. o menos) .......................................... 2
híbrido) 2. Pedicelos florales revolutos en la
Las formas adventicias, naturalizadas antesis (perdiendo este carácter al formar-
o asilvestradas de cítricos en la zona va- se el fruto). Constricción anular brusca
lenciana, corresponden más habitualmente del cáliz en la inserción del fruto. Corola
a naranjos dulce y amargo, limonero, pon- habitualmente blanca o blanco-cremosa,
cilero, satsuma, clementina, mandarina y con lóbulos rectos ......... C. chinense Jacq.
cleopatra; el cese del cultivo de ejempla- 2'. Pedicelos florales erectos en la an-
res de poca edad (injertados sobre ponci- tesis. Sin constricción anular brusca del
leros o citranges resistentes a tristeza de cáliz en la fructificación. Corola usual-
los cítricos), como consecuencia de reali- mente grisácea. Lóbulos de la corola lige-
zación de recientes carreteras y autovías, ramente revolutos ........... C. frutescens L.
o simplemente del abandono del terreno Las tres especies presentan episódi-
por su recalificación para su futura urba- camente poblaciones adventicias o en fa-
nización, ha favorecido la presencia de ses iniciales de asilvestramiento. Las dos
ejemplares arbustivos o arbóreos de tales últimas citadas, habitualmente denomina-
portainjertos. Poncirus trifoliata es habi- das cayenas o guindillas de árbol, han si-
tualmente fácil de reconocer, por la pre- do, en ocasiones, sinonimizadas; siendo
sencia de 3 folíolos, fuertes espinas y su más frecuente considerar a C. frutescens
carácter caducifolio invernal. En lo refe- como variedad de C. chinense.
rente a los citrange, C. sinensis x P. trifo- La cayena de árbol más habitualmente
liata, las formas más habituales poseen cultivada en la zona valenciana es C.
hojas grandes con pecíolo netamente ala- chinense, con especial implantación en las
do y muy manifiesto, conservando espinas comarcas litorales y sublitorales bajo
patentes o recurvadas de gran tamaño. ombroclima seco o subhúmedo. El epíteto
chinense es claramente erróneo si se rela-
B) EL GÉNERO CAPSICUM ciona con su origen geográfico, ya que la
La taxonomía y claves de determina- especie es originaria de la América tropi-
ción de las especies mundialmente reco- cal y subtropical.
nocidas para este género figuran en IBP

44
E. LAGUNA: Algunas especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, I

El género Capsicum posee, según los plantas cultivadas en el área valenciana, a


diferentes autores que han trabajado en menudo asilvestradas, son fundamental-
este grupo, entre 26 y 31 especies, de las mente C. grandiflora y C. x tagliabuana,
que sólo 5 se encuentran domesticadas y siendo difícil de localizar C. radicans; és-
reconocidas por el IBPGR. Además de las ta última, sin embargo, resulta más fre-
tres aquí citadas, se cultivan C. pubescens cuentemente citada en la literatura sobre
Ruiz & Pavón y C. baccatum L. plantas cultivadas, probablemente debido
La primera se diferencia del resto por a su mayor presencia en países más norte-
sus semillas oscuras y por poseer corola ños, por su mayor tolerancia al frío y a los
de color púrpura; la segunda posee man- suelos neutros o ácidos.
chas amarillas en la base de los lóbulos de Las plantas parecidas pero de grandes
la corola. En la zona valenciana existe una flores amarillas pertenecen habitualmente
variedad de reciente introducción, de fru- a Macfadeyna unguis -cati (L.) A. Gentry
tos anchos (4-6 cm.) en forma de mitra in- (= Bignonia unguis-cati L., Doxantha un-
vertida, que pertenecería aparentemente a guis -cati (L.) Reth.), ocasionalmente asil-
C. baccatum, pero de la que conviene vestrada (p.ej., Buñ ol, parajes urbanos y
recolectar material de herbario y estu- periurbanos por la Cuesta Roya y la
diarlo en profundidad. Fuente de San Luis, UTM: 30SXJ9065).
Esta especie posee cultivares de flores
C) EL GÉNERO CAMPSIS anaranjadas que pueden confundirse con
Del análisis de tratados específicos -i. las citadas especies del género Campsis,
e., BURRAS & GRIFFITH (1994), CON- pero sus foliolos son marcadamente más
SOLINO & BANFI (1993)-, así como la estrechos, alejándose del aspecto romboi-
literatura general ya citada para flora dal o subromboidal de aquéllas.
ornamental, se extrae la conclusión de que Debe recordarse aquí la existencia de
las principales especies cultivadas en Es- otras especies cultivadas y crecientemente
paña son C. grandiflora y C. radicans, fá- asilvestradas de bignoniáceas trepadoras,
cilmente diferenciables por las siguientes de más difícil confusión con las anterio-
características: res, como Pandorea jasminoides (Cunn.)
- Folíolos romboideos, en número de K. Schum. (=B. jasminoides Cunn.), P. ri-
7-9, glabros por el envés, de borde ase- casoliana Sprague, o Tecomaria capensis
rrado. Fruto liso, o al menos sin espinas. Spach.
Cuello floral (parte basal del tubo) amari-
llento o anaranjado poco marcado ............ D) ESPECIES ORNAMENTALES
....................... C. grandiflora (Thunb.) K. DEL GÉNERO JASMINUM
Schum. (=Bignonia grandiflora Thunb.) Cabe diferenciar entre las especies de
- Foliolos de pubérulos a villosos (al flor amarilla y las de flor blanca. Para el
menos en los nervios) por el envés, ao- primero, la principal especie ornamental
vado-acuminados a sub-romboideos (no asilvestrada citada en el territorio valen-
marcadamente romboideos), en número ciano es J. nudiflorum Lindl. (ver MA-
de 7-11, de borde liso o muy débilmente TEO & CRESPO, 1998), que no obstante
aserrado. Fruto con espinas hacia la base, resulta ser bastante rara, incluso como
flanqueando el nervio o sobre éste. Cuello planta cultivada. Por el contrario, la espe-
floral habitualmente rojizo ........................ cie más frecuente en cultivo es J. mesnyi
. C. radicans (L.) Seem. (=B. radicans L.) Hance; planta de origen presumiblemente
Además de las anteriores se cultiva el artificial que no produce semillas o lo
híbrido C. grandiflora x radicans (=C. x hace con extrema ocasionalidad, y cuya
tagliabuana). A la vista de lo anterior, las expansión al medio natural sólo parece

45
Flora Montiberica 14 (2000)

factible a través de esquejes, restos de 3. Tubo de la corola rosado (al menos


poda, etc., de modo extremadamente oca- en la base, y prolongándose a menudo
sional. Las diferencias entre las dos espe- también al envés del limbo corolino), 3-4
cies ornamentales son sencillas y fáciles veces más largo que el cáliz. Corola con
de observar: lóbulos estrechos, no marcadamente acu-
- Planta caducifolia, con tallos angulo- minados. Hojas blandas, mates .................
sos pero habitualmente no (o muy débil- ..................................... J. grandiflorum L.
mente) alados. Corola sencilla, de color 3'. Tubo de la corola blanco, unas dos
amarillo más o menos intenso, a menudo veces más largo que el cáliz. Corola de
con envés rojizo (al menos hacia la base). lóbulos anchos, a menudo revolutos (so-
Flores a menudo fragantes (no en todas bre todo hacia el ápice), marcadamente
las variedades) ......... J. nudiflorum Lindl. acuminados. Hojas lustrosas, algo coriá-
- Planta perennifolia, con tallos muy ceas ................................... J. officinale L.
angulosos o claramente alados. Corola Aunque J. officinale se cita a menudo
doble o semidoble, de color amarillento o como planta frecuente, parece ser bastante
blanco-amarillento, con envés de similar rara en la zona valenciana y su entorno
coloración. Flores no fragantes ................. biogeográfico, habié ndose sustituido su
J. mesnyi Hance (=J. primulinum Hemsl.) uso de modo progresivo por el de J. gran-
Dentro del mismo género, aunque en diflorum, habitualmente comercializado
el grupo de especies de flor blanca, debe como J. officinale; lo que quizá deriva de
destacarse el creciente asilvestramiento de que muchos autores lo consideran como
J. polyanthum Franch. y de J. grandiflo- mera variedad o subespecie de aquél. De
rum L., que son a su vez las especies más hecho el 'jazmín oficinal' o 'jazmí n co-
habitualmente cultivadas. Para este grupo mún' que se comercializa en la actualidad
puede usarse la siguiente clave: por los viveros y empresas de jardinería
1. Hojas con 3 folíolos, habitualmente suele ser en realidad J. grandiflorum.
muy anchos; inflorescencias parvifloras y Otras especies de flor blanca se cultivan
con floración seriada (1 o pocas flores de modo muy ocasional, sin registros de
simultáneas en antesis) .............................. asilvestramiento -como ya hemos referen-
... J. azoricum L. (=J. trifoliatum Moench) ciado en LAGUNA (1998)- se trata al
1'. Sin estos caracteres reunidos; hojas menos de J. sambac (L.) Ait. y J. odora-
con 5 ó más folíolos ............................... 2 tissimum L.
2. Inflorescencias multifloras densas,
donde la mayoría de las flores poseen flo-
ración simultánea, primaveral temprana. AGRADECIMIENTOS
Folíolos ovado-lanceolados o estrecha-
mente romboideos, más anchos hacia el Al Dr. Luís Navarro, José Juárez y
tercio basal del limbo ................................ Juana M. Arregui (Depto de Biotecnolo-
............................... J. polyanthum Franch. gía, IVIA) y al Dr. Joan Pérez Botella
2. Inflorescencias paucifloras (o si (Servicio de Protección de Especies), por
multifloras, poco densas, al situarse las su colaboración y comentarios para elabo-
flores sobre pedicelos relativamente lar- rar el apartado referido al género Citrus.
gos), con floración seriada o poco masiva A los Dres. Gonzalo Mateo (Depto. Bio-
(ocasionalmente intensa en J. officinale logía Vegetal, Universidad de Valencia),
enclaves insolados), de óptimo estival u Manuel B. Crespo (Depto. Ciencias Am-
otoñal. Folíolos más lanceolados, más bientales y Recursos Naturales, Universi-
anchos hacia la mitad del limbo ............. 3 dad de Alicante) y Carlos Fabregat (Ser-
vicio de Protección de Especies, Genera-

46
E. LAGUNA: Algunas especies cultivadas o asilvestradas en el oriente ibérico, I

litat Valenciana), por la revisión general LAGUNA, E. (1998) Catálogo de recur-


del manuscrito. sos fitogenéticos agrarios olvidados o en
abandono en la Comunidad Valenciana. Fun-
dació Bancaixa. Valencia.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998)
BIBLIOGRAFÍA Manual para la determinación de la flora
valenciana. Valencia.
ANDREWS, J. (1984) Peppers, the do- MIGUEL, A., M. LORENTE, R. LLÁ-
mesticated Capsicums. University of Texas CER, A. ÍÑIGUEZ & F. RODRÍGUEZ (1998)
Press. Austin, Texas. Frutas y hortalizas de la Comunidad Valen-
BONO, R., J. SOLER & L. FERNÁNDEZ ciana. Consellería de Agricultura, Pesca y
(1985) Variedades de agrios cultivados en Alimentación. Generalitat Valenciana. Valen-
España. Instituto Valenciano de Investigacio- cia.
nes Agrarias. Consellería de Agricultura y ORTIZ, J.M. (1985) Nomenclatura botá-
Pesca. Valencia. nica de los cítricos. Levante Agrícola 259-260:
BRICKELL, Ch. (ed.) (1999) The RHS 71-81.
new Encyclopedia of plants and flowers. Royal PHILLIPS, R. & M. RIX (1993) Vegeta-
Horticultural Society (RHS) - Dorling Kin- bles. Macmillan. Londres.
dersley. Londres. PHILLIPS, R. & M. RIX (1997) Conser-
BURRAS, J. & M. GRIFFITHS (1994) vatory and indoor plants. 2 vols. Macmillan.
RHS Manual of climbers and wall plants. Londres.
Royal Horticultural Society (RHS) - Macmi- PRADO, J.M. (1993) Enciclopedia de las
llan. Londres. flores y plantas. 2 vols. Ed. Prensa Ibérica.
CONSOLINO, F. & E. BANFI (1993) Madrid.
Piante rampicanti. Arnoldo Mondadore Edi- ROUGEMONT, G.M. De (1989) A field
tori. Milán. guide to the crops of Britain and Europe.
FONT QUER, P. (1985) Diccionario de Collins. Londres.
Botánica. 9ª reimpr. Ed. Labor. Barcelona. SKALICKÁ, A. (1993) Enciclopedia de
GREUTER, W. & J. McNEILL (1994) las plantas de interior. Susaeta. Madrid.
International Code of Botanical Nomenclature SWINGLE, W.T. 1961. The botany of Ci-
1994 (Tokyo Code), adopted by the 15th Inter- trus and its wild relatives. In W. Reuther & al.
national Botanical Congress, Yokohama, (eds.): The Citrus Industry, vol. 1: 190-430.
1993. Regnum Vegetabile 141: 1-405. University of California. Los Angeles.
HEYWOOD, V.H. & D. ZOHARY (1995) TREHANE, P., C.D. BRICKELL, B.R.
A catalogue of the wild relatives of cultivated BAUM, W.L.A. HETTERSCHEID, A.C.
plants native to Europe. Flora Mediterranea 5: LESLIE, S.A. SPONGBERG & F.
375-415. VRUGTMAN (1980) International Code of
HODGSON, R.W. (1967) Horticultural Nomenclature for Cultivated Plants 1995
varieties of Citrus. In W. Reuther & al. (eds.): (ICNCP or Cultivated Plant Code, adopted by
The Citrus Industry, vol. 1: 431-591. Univer- the International Commission for the Nomen-
sity of California. Los Angeles. clature of Cultivated Plants. Regnum Vegeta-
HUXLEY, A., M. GRIFFITHS & M. bile 133: 1-175.
LEVY (1992) The New RHS Dictionary of VAUGHAN, J.G. & C.A. GEISSLER
Gardening. 4 vols. Royal Horticultural So- (1997) The New Oxford Book of Food Plants.
ciety. Macmillan. Londres. Oxford Univerity Press. Oxford, New York &
IBPGR (1983) Genetic resources of Tokio.
Capsicum. International Board for Plant Ge-
netic Resources (IBPGR). Crop Genetic Re- (Recibido el 2-II-2000)
sources Centre, FAO. Roma.
LAGUNA, E. (1997) Sobre el origen de
algunas especies cultivadas del Sistema Ibé-
rico. Flora Montiberica 7: 7-31.

47
Flora Montiberica 14: 48-51 (II-2000)

COMENTARIOS SOBRE LOS TÁXONES DEL GRUPO


DE HIPPOCREPIS BALEARICA JACQ. (LEGUMINOSAE)

Manuel Benito CRESPO VILLALBA


Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales (Botánica),
Universidad de Alicante. Apartado 99. E-03080 Alicante.

RESUMEN: Se discuten algunos aspectos sobre la taxonomía del grupo de Hippo-


crepis balearica. Se trata de un agregado diánico-balear que incluye cuatro táxones, de los
cuales tres se aceptan aquí en el rango específico: H. valentina Boiss. (endemismo diá-
nico), H. grosii (Pau) Boira, Gil & L. Llorens (endemismo pitiúsico) e H. balearica Jacq.
(endemismo gimnésico). Dentro de este último taxon se menciona la existencia de dos va-
riedades escasamente diferenciadas: var. balearica, la típica, propia de Mallorca, y la var.
minoricensis P. Monts. ex Laínz, de Menorca. Para todos los táxones incluidos se aportan,
además, datos morfológicos, ecológicos, biogeográficos y nomenclaturales.

SUMMARY: Data on taxonomy of the Hippocrepis balearica aggregate are reported.


This is a Dianic-Balearic group, in which four taxa have been described. Three of them are
here accepted at the species rank: H. valentina Boiss. (endemic to Valencia and Alicante, E
of Spain), H. grosii (Pau) Boira, Gil & L. Llorens (endemic to the Pythiusic isles, western
Balearics) e H. balearica Jacq. (endemic to Gymnesic isles, eastern Balearics). Within the
latter taxon, however, two varieties scarcely characterised are commented: var. balearica
from Mallorca, and var. minoricensis P. Monts. ex Laínz, from Menorca. Data on mor-
phology, ecology, biogeography and nomenclature are presented for each of them.

INTRODUCCIÓN pedúnculo común de 1-3 veces la longi tud


de la hoja adyacente; los frutos, final-
Los táxones del grupo de Hippocrepis mente, son glabros o glabrescentes (sin
balearica constituyen un agregado de papilas o con éstas poco aparentes) y sue-
plantas bien diferenciadas morfológica- len presentar 2-4 artejos (cf. BELLOT,
mente del resto de representantes del gé - 1947; BOLÒS & VIGO, 1984).
nero. Los tallos están notablemente ligni- Su ecología es también peculiar, dado
ficados en toda su longitud y son densa- que son siempre plantas rupícolas o sub-
mente foliosos, formando a menudo den- rupícolas (BELLOT, 1947; BOLÒS &
sos cojinetes; sus flores son olorosas, rela- VIGO, 1984; GIL & al., 1995), habitando
tivamente grandes (corola con unos 10-15 en grietas y rellanos de roquedos calcá-
mm de longitud), y se disponen sobre un reos. Este hecho, junto al aislamiento geo-

48
M.B. CRESPO: Los táxones del grupo de Hippocrepis balearica (Leguminosae)

gráfico, parecen haber favorecido los pro- balearica var. valentina (Boiss.) Pau, Actas
cesos de especiación y, en la actualidad, R. Soc. Esp. Hist. Nat. 21: 27 (1892). H.
dado su carácter de endemismos de área balearica subsp. valentina (Boiss.) Urhová,
Acta Acad. Sci. Nat. Morav.-Siles. 22: 99
restringida, presentan un alto interés con-
(1950).
servacionista.
Tradicionalmente, se han aceptado dos Es el taxon morfológicamente mejor
especies estrechamente relacionadas: H. caracterizado del grupo. Las hojas cauli-
balearica Jacq., de las Islas Baleares, e H. nares medias y superiores presentan, de
valentina Boiss., de Alicante (cf. BE- ordinario, 7-9 folíolos (rara vez menos o
LLOT, 1947; BALL, 1968). Otros auto- más), que son anchamente elípticos u
res, sin embargo, las han considerado co- obovados (con una anchura que supera
mo subespecies (cf. HRABÊTOVÁ-UH- siempre 4 mm y que con frecuencia al-
ROVÁ, 1950; BOLÒS & VIGO, 1984) o canza 1 cm), ligeramente apiculados y de
variedades (ROUY, 1888; PAU, 1992). color verde intenso (nunca glauco). El
Recientemente, estudios más detalla- pedúnculo común de la inflorescencia es
dos de las poblaciones baleares han per- bastante corto, igualando o superando
mitido, por un lado, recuperar un taxon ligeramente a la hoja axilante, por lo que
propuesto hace varias décadas por PAU las inflorescencias sobresalen muy poco
(1934) de Ibiza −H. balearica var. grosii− del cojinete que forma la planta. Los
y, por otro, diferenciar otro nuevo −H. pétalos presentan una uña corta, que
balearica var. minoricensis− de Menorca nunca supera la longitud del tubo del
(cf. LAÍNZ, 1989). Sin embargo, no exis - cáliz. Finalmente, las semillas están muy
te unanimidad en los rangos a atribuir a levemente arqueadas, menos que en los
todos estos táxones. Así, MUS & al. restantes táxones del grupo.
(1990) mantienen el rango específico para Por todo lo indicado, no parece apro-
las plantas diánica y balear, y reconocen piado subordinarlo a H. balearica, dado
en esta última dos subespecies: subsp. que ambas plantas se diferencian de modo
grosii, de Ibiza, y subsp. balearica, de constante por los caracteres mencionados,
Mallorca y Menorca; algo semejante sin que se conozcan poblaciones interme-
acepta ROMO (1994). Por el contrario, dias.
GIL & al. (1995) separan el taxon ibicen- Endemismo diánico [A, V] cuyas me-
co como especie y, curiosamente, subor- jores poblaciones se encuentran en las
dinan el diánico al balear como subespe- montañas litorales del norte de Alicante
cie, en el que mantienen la variedad me- (cf. MATEO & CRESPO, 1998; LAGU-
norquina. NA & al., 1998). Hasta hace poco sólo se
En la presente nota, atendiendo a la tenía noticia cierta de su presencia en la
divergencia morfológica existente entre provincia de Alicante (GÜEMES, 1992),
las plantas citadas (Tabla 1) −que parece ya que las indicaciones andaluzas de esta
relacionarse con su aislamiento geográfi- planta corresponden a H. rupestris Laza
co−, se aportan datos que permiten una ex Bellot, taxon muy relacionado H. scor-
ordenación diferente de este agregado. pioides Benth., con el que seguramente
pueda sinonimizarse. Sin embargo, re-
cientemente se han descubierto locali-
RESULTADOS dades en Valencia (CRESPO & HERRE-
RO-BORGOÑÓN, 1999), que amplían su
H. valentina Boiss., Elenchus: 38 (1838) distribución en los territorios diánicos del
Sin.: H. rupestris var. valentina (Boiss.) Rouy, centro de dicha provincia.
Bull. Soc. Bot. France 35: 116 (1888). H.

49
Flora Montiberica 14 (2000)

H. valentina H. grosii H. balearica


Forma de los folíolos anchamente elípticos a linear-oblongos a linear-oblongos a
obovados linear-espatulados linear-espatulados
Número de folíolos 7-9 (11) 11-13 11-15(18)
Color folíolos verde oscuro galucescente glauco
Longitud del pedúnculo 1-1,5 veces hoja 2-3 veces 2-3 veces
de la inflorescencia
Longitud /anchura de la < 5 veces > 5 veces < 5 veces
flor
Ápice del estandarte obtuso agudo obtuso
Uña de los pétalos Menor que el tubo Igual o mayor que el Igual o mayor que el
tubo tubo
Anchura fruto 2-4 mm 5-7 mm 2-4 mm
Forma de la semilla levemente arqueada en herradura semicircular
Tabla 1.- Principales caracteres diferenciales de los táxones del grupo de Hippocrepis balearica.

Desde un punto de vista conservacio- sus frutos más anchos y con escotaduras
nista, su há bitat rupestre hace que no se casi cerradas, y por sus semillas en forma
encuentre seriamente amenazada, ha- de herradura, muy arqueadas, siempre de
biéndose propuesto (LAGUNA & al., menor tamaño. Todo ello, conduce a
1998) su catalogación como LR lc, según aceptar el criterio de GIL & al. (1995),
la U.I.C.N. (noviembre de 1994). quienes propusieron el rango específico
para esta planta.
H. grosii (Pau) Boira, Gil & L. Llo-rens, Endemismo pitiúsico [PM(Ib)], de
Fl. Medit. 5: 170 (1995) distribución muy localizada en las mon-
Basion.: H. balearica var. grosii Pau, Broteria, tañas del sur de Ibiza, por lo que deberían
ser. Ci. Nat. 3(2): 58 (1934). establecerse medidas para su conserva-
Sin.: H. balearica f. grosii (Pau) Bellot, Ana- ción.
les Jard. Bot. Madrid 7. 253, 316 (1947). H.
balearica subsp. grosii (Pau) Mus, Rosselló
& N. Torres, Candollea 45: 79 (1990)
H. balearica Jacq., Misc. Austr. Bot. 2:
Taxon morfoló gicamente cercano a H. 305 (1781)
balearica, por sus hojas glaucescentes, Taxon que presenta caracteres que lo
relacionan con los táxones anteriores. Con
con folíolos muy numerosos (las medias y
superiores con 11 o más), linear-oblongos H. valentina comparte las características
o linear-espatulados, y pedúnculo común generales de sus flores (amarillas, de gran
tamaño, con estandarte de ápice obtuso),
de la inflorescencia 2-3 veces más largo
que la hoja axilante (por lo que las sus frutos (de 2-4 mm de anchura, con
inflorescencias sobresalen claramente del escotaduras semicirculares abiertas) y
semillas (arqueadas, nunca en herradura);
conjunto de la planta). Sin embargo, se
diferencia fácilmente de H. balearica (cf. pero se diferencia, como ya se ha dicho,
MUS & al., 1990) por su hábito más por las características de sus hojas (color,
número y morfología de los folíolos), e
robusto y menos almohadillado; por sus
flores de color anaranjado, más numero- inflorescencias (longitud del pedúnculo
sas en cada inflorescencia, con el estan- común). Con H. grosii comparte el hábito
darte de ápice agudo y más estrechas; por general de la planta; aunque, como se ha

50
M.B. CRESPO: Los táxones del grupo de Hippocrepis balearica (Leguminosae)

dicho difiere por los caracteres de sus mentarios sobre aspectos relacionados con
flores, frutos y semillas. la variabilidad de H. balearica.
Endemismo gimnésico [PM(Mll,
Mn)], ampliamente distribuido por los
roquedos calcáreos de Mallorca, Cabrera BIBLIOGRAFÍA
y Menorca (cf. GIL & al., 1995). Aunque
por su hábitat no parece amenazada, su BALL, P.W. (1968). Hippocrepis L. In: Tutin,
carácter de endemismo balear de área T.G. & al. (eds.), Flora europaea 2: 184-
reducida aconseja conservar alguna de sus 185. Cambridge University Press.
poblaciones más significativas. BELLOT, F. (1947). Revisión crítica de las
Variabilidad: La existencia de ciertas especies del género «Hippocrepis» de la
Península e Islas Baleares. Anales Jard.
divergencias morfológicas entre las po-
Bot. Madrid 7: 197-334.
blaciones mallorquinas y menorquinas de BOLÒS, O. de & J. VIGO (1984). Flora dels
H. balearica fue evidenciada por P. Països Catalans, 1. Barcino. Barcelona.
Montserrat (cf. LAÍNZ, 1989), quien CRESPO, M.B. & J.J. HERRERO-BORGO-
separó las plantas de Menorca en un nue- ÑÓN (1999). Sobre algunos endemismos
vo taxon: var. minoricensis P. Monts ex ibéricos presentes en las áreas setabenses.
Laínz (Fontqueria 24: 2. 1989). Su pro- Fl. Montiber. 12: 65-69.
puesta se basaba principalmente en las LAÍNZ, M. (1989). ¡Rectificando, que es
diferencias de las hojas (folíolos estre- gerundio! Fontqueria 24: 1-2.
LAGUNA, E., M.B. CRESPO, G. MATEO, S.
chos, más numerosos y notablemente api-
LÓPEZ UDIAS, C. FABREGAT, L. SE-
culados) y las estípulas (muy poco curva- RRA, J.J. HERRERO-BORGOÑÓN, J.L.
das y casi glabras). No obstante, dichos CARRETERO, A. AGUILELLA & R.
caracteres resultan poco constantes en las FIGUEROLA (1998). Flora endémica,
poblaciones menorquinas e incluso pue- rara o amenazada de la Comunidad Va-
den presentarse en las plantas de Mallorca lenciana. Colecc. Biodiversidad 1. Gene-
(SÁEZ, com. pers.), por lo que su valor ralitat Valenciana. Valencia
taxonómico es muy relativo. Sin embargo, LLORENS, L, L. GIL & H. BOIRA (1995).
atendiendo al estudio morfológico de GIL Hippocrepis balearica aggregate. A sta-
tistical analysis. Fl. Medit. 5: 163-175.
& al. (1995), el tamaño de las semillas
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998). Ma-
parece ser constantemente menor en las nual para la determinación de la flora va-
plantas de Menorca (2,8-3,6 × 1,8-2,8 lenciana. Monogr. Fl. Montiber. 3, Valen-
mm, frente a 3,8-4,6 × 2,5-3,3 mm en la cia.
variedad típica), lo que podría justificar la MUS, M., J.A. ROSSELLÓ & N. TORRES
independencia entre ambos táxones. (1990). De flora balearica adnotationes (6-
Por todo ello, de acuerdo con dichos 8). Candollea 45: 75-80.
PAU, C. (1892). Sinónimos de plantas espa-
autores y con los datos disponibles, pare-
ñolas. Actas Real Soc. Esp. Hist. Nat. 21:
ce poco apropiado proponer un rango
26-29.
taxonómico superior al varietal –que PAU, C. (1934). Una visita a Mallorca. Bro-
podría ser incluso excesivo– para el taxon teria, Ser. Ci. Nat. 3: 56-65.
menorquín, dado que las diferencias ROMO, A. (1994). Flores silvestres de Balea-
frente al tipo son poco acusadas. res. Rueda. Madrid.
ROUY, G. (1888). Excursions botaniques en
Espagne (Mai-Juin 1883). Denia-Madrid.
III.- Observations, remarques et diagnoses.
AGRADECIMIENTOS Bull. Soc. Bot. France 35: 115-124.

Agradecezco a Llorenç Sáez (Univer-


sitat de Barcelona) sus interesantes co-
(Recibido el 4-II-2000)

51