Está en la página 1de 56

FLORA MONTIBERICA

Publicación periódica especializada en trabajos sobre la flora del


Sistema Ibérico

Vol. 10 Valencia, IX-1998


FLORA MONTIBERICA
Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la
Cordillera Ibérica.

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de


Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Doctor Moliner, 50.
46100-Burjasot (Valencia)

Redactores Adjuntos: Carlos Fabregat Llueca y Silvia López Udias

Comisión Asesora:
Antoni Aguilella Palasí (Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz ( Vitoria)
Manuel Benito Crespo Villalba (Alicante)
José María de Jaime Lorén (Calamocha)
Emilio Laguna Lumbreras (Valencia)
Isabel Mateu Andrés (Valencia)
Luis Miguel Medrano Moreno (Logroño)
Pedro Montserrat Recoder (Jaca)
Antonio Segura Zubizarreta (Soria)

Depósito Legal: V-5097-1995


ISSN: 1138-5952
Imprime: MOLINER-40 (GÓMEZ COLL, S.L.) Tel./Fax 390 3735 -
Burjasot (Valencia).

Portada: Phagnalon saxatile (L.) Cass., procedente de la Sierra Calde-


rona (Valencia).
EDITORIAL

EDITORIAL

SUSCRIPTORES DE FLORA genieros Agrónomos. Univ. Politécnica.


MONTIBERICA Camino de Vera, 14. 46020-Valencia.
16. Casado Álvaro, Raquel. Depto.
Biología Vegetal II. Fac. de Farmacia.
1. SUSCRIPTORES ORDINARIOS
Univ. Complutense. 28040-Madrid.
17. Catalá Gorgues, Jesús Ignasi.
1. Aguilella Palasí, Antoni. Depto. de
Depto. Historia de la Ciencia y Docu-
Biología Vegetal. Fac. de CC. Biológicas.
mentación. Fac. de Medicina. Univ. de
Universidad de Valencia. Avda. Doctor
Valencia. Avda. Blasco Ibáñez. Valencia.
Moliner, 50. 46100-Burjasot (V).
18. Crespo Villalba, Manuel Benito.
2. Aizpuru, Iñaki. Sociedad de Cien-
Departamento de Ciencias Ambientales y
cias Aranzadi. Depto. de Botánica Alto de
Recursos Naturales. Universidad de Ali-
Zorroaga. 20014-San Sebastián.
cante. Apartado 99. 03080-Alicante.
3. Alejandre Sáenz, Juan A. C/
19. Domínguez Llovería, José Anto-
Txalaparta, 3-1º Izda. 01003-Vitoria.
nio. C/ Capricornio, 11. 50012-Zaragoza.
4. ANSAR (Asociación Naturalista de
20. Fabregat Llueca, Carlos. Gene-
Aragón). C/ Colón 6-8, bajos. 50007-
ralitat Valenciana. Consellería de Medio
Zaragoza.
Ambiente. Servicios Territoriales de
5. Arán Redó, Vicente J. Instituto de
Castellón. C/ Germans Bou, 47. 12003-
Química Médica. C.S.I.C. C/ Juan de La
Castellón.
Cierva, 3. 28006-Madrid.
21. Fanjul Campos, María Begoña.
6. Arizaleta Urarte, José Antonio. C/
C/ Vinatea 1-15ª. 46930 -Quart de Poblet
Castilla, 35. 26140-Lardero (Lo).
(V).
7. Arnold León, José Enrique.
22. Fernández Casas, Javier. Real
Apartado 358. 08240-Manresa (B).
Jardín Botánic. Pza. de Murillo, 2. 28014-
8. Arrúe Muñoz, Francisco Javier.
Madrid.
C/ Albocácer, 17-11ª. 460 20-Valencia.
23. Ferrer Plou, Javier. Depto. de
9. Ascaso Martorell, Joaquín. Es-
Paleontología. Fac. de Ciencias Geológi-
cuela Universitaria Politécnica. Universi-
cas. Universidad de Zaragoza. 50009-
dad de Zaragoza. Carretera de Cuarte s/n.
Zaragoza.
22071-Huesca.
24. Fos Martín, Simón. Depto. de
10. Benito Alonso, José Luis. Insti-
Biología Vegetal. Fac. de Ciencias Bioló-
tuto Pirenaico de Ecología. Ap. 64.
gicas. Univ. de Valencia. Avda. Doctor
22700-Jaca (Hu).
Moliner, 50. 46100-Burjasot (V).
11. Benito Ayuso, Javier. C/ Doctor
25. García Navarro, Emilio. Depto.
Múgica, 26, 2º B. 26002-Logroño.
de Biología Vegetal. Fac. de Ciencias
12. Bernal Barranco, Francisco. C/
Biológicas. Univ. de Valencia. Avda.
Eras, 7. 50269-Morata de Jalón (Z).
Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (V).
13. Botella Gómez, Juan Vicente.
26. González Cano, José Manuel.
Arbatel Viveros. Avda de Valencia, 10.
Servicio Provincial de Agricultura, Ga-
46179-Aras de Alpuente (V).
nadería y Montes. C/ San Francisco, 27,
14. Bueno Sancho, Luis Miguel. C/
1º. 44071-Teruel.
Duquesa Villahermosa, 119, esc. 3ª, 11º
27. Guara Requena, Miguel. Depto.
D. 50010-Zaragoza.
de Biología Vegetal. Fac. de Ciencias
15. Carretero Cervero, José Luis.
Depto. de Biología Vegetal. E. T. S. In-

1
Flora Montiberica 13 (1999)

Biológicas. Univ. de Valencia. Avda. lógicas. Univ. de Valencia. Avda. Doctor


Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (V). Moliner, 50. 46100-Burjasot (V).
28. Hernández Viadel, Mª Luz. C/ 43. Medrano Moreno, Luis Miguel.
Matías Valero, 6. Landete (Cu). C/ Vara de Rey, 60, 4º Izda. 26002-Lo-
29. Herranz Sanz, José María. groño.
E.T.S. Ingenieros Agrónomos. Campus 44. Mercadal Ferreruela, Nuria
Universitario s/n. 02071-Albacete. Eva. C/ Silvestre Pérez, 4, 4º B. 50002-
30. Herrero-Borgoñón, Juan José. Zaragoza.
Escuela de Jardinería y Paisaje. Ayunta- 45. Montamarta Prieto, Gonzalo. C/
miento de Valencia. Paseo de la pechina, Real s/n. 42171-La Rubia (So).
15. 46008-Valencia. 46. Montserrat Recoder, Pedro.
31. Ibars Almonacil, Ana Mª. Depto Instituto Pirenaico de Ecología. Ap. 64.
de Biología Vegetal. Fac. de Farmacia. 22700-Jaca (Hu).
Avda. Vicente Andrés Estellés s/n. 47. Moreno Valdeolivas, José María.
46100-Burjasot (V). C/ Tenor Marín, 3, 2º-5ª. 44002 -Teruel.
32. Jaime Lorén, José María de. C/ 48. Muñoz Martínez, Mª Isabel. C/
Méndez Núñez, 22. 46011-Valencia. Santo Domingo de Silos, 6-3ºA. 42003-
33. Laguna Lumbreras, Emilio. Soria.
Servicio de Protección de los Recursos 49. Muñoz Rodríguez, Mª Dolores.
Naturales. Generalitat Valenciana. C/ Ar- Depto. de Biología Vegetal. Fac. de Cien-
quitecto Alfaro, 39. 46011-Valencia. cias Biológicas Univ. de Valencia. Avda.
34. Lizaur, Xabier. Sociedad de Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (V).
Ciencias Aranzadi. Alto de Zorroaga. 50. Olivares Tormo, Mª Amparo. C/
20014-San Sebastián. Río Duero, 23-bajo. 46520-Puerto de
35. López Udias, Silvia. Depto. de Sagunto (V).
Biología Vegetal. Fac. de Ciencias Bioló- 51. OTUS-ATENEO. C/ Yagüe de
gicas. Univ. de Valencia. Avda. Doctor Salas, 16-3º. 44001-Teruel.
Moliner, 50. 46100-Burjasot (V). 52. Patino, Santiago. Sociedad de
36. Lozano Lucea, Miguel Ángel. Ciencias Naturales. C/ Los Baños, 55.
Instituto de E.S. Ángel Sanz Briz. Avda. 48910-Sestao (Bi).
Constitución s/n. 50620-Casetas (Z). 53. Pérez Badía, Rosa Mª. Depto.
37. Marco Barea, Ángel. C/ Segorbe, Biología Vegetal. Escuela Universitaria
5, 2º. 44002-Teruel. de Ganía. Cª Nazaret -Oliva s/n. 46730-
38. Marín Campos, Francisco. Dep. Gandía (V).
de Biología Vegetal. Fac. de Ciencias 54. Pérez Dacosta, José María. C/
Biológicas. Univ. de Valencia. Avda. Maestro Falla, 16-7ª. 12005 -Castellón.
Doctor Moliner, 50. 46100-Burjasot (V). 55. Peris Gisbert, Juan Bautista.
39. Martínez Cabeza, Alfredo. C/ Depto. de Biología Vegetal. Fac. de Far-
Extramuros, 18. 50269-Chodes (Z). macia. Univ. de Valencia. Avda. Vicent
40. Martínez Tejero, Vicente. Avda. Andrés Estellés s/n. 46100-Burjasot (V).
de Valencia, 9. 50005-Zaragoza. 56. Piera Olives, Joan. C/ La Mar,
41. Mateo Sanz, Gonzalo. Depto. de 137-5º-1ª. 03590 -Altea (A).
Biología Vegetal. Fac. de Ciencias Bio- 57. Pino, Joseba Imanol. C/ Doctor
lógicas. Univ. de Valencia. Avda. Doctor Moragas, 193-3º-1ª. 08210 -Barberá del
Moliner, 50. 46100-Burjasot (V). Vallés (B).
42. Mateu Andrés, Isabel. Depto. de 58. Pisco García, Juan M. Agencia
Biología Vegetal. Fac. de Ciencias Bio- Comarcal del INSS. Plaza de España, 10.
19300-Molina de Aragón (Gu).

2
EDITORIAL

59. Pyke, Samuel. C/ Isla de Ibiza, 3, 6.. Departamento de Biología Vege-


1ºD. 50014-Zaragoza. tal. Facultad de Ciencias. Universidad
60. Renobales, Gustavo. Depto. de Granada. 18001-Granada. Revista
Biología Vegetal. Fac. Farmacia. Univ. MONOGRAFÍAS DE FLORA Y VEGE-
País Vasco. Paseo de la Universidad, 7. TACIÓN BÉTICAS
01006-Vitoria. 7. Departamento de Biología Vege-
61. Sánchez Pedraja, Oscar. Barrio tal. Facultad de Ciencias. Universidad
del Mercadillo, 12. 39722-Liérganes (S). de Málaga. 29080-Málaga. Revista AC-
62. Segura Zubizarreta, Antonio. C/ TA BOTANICA MALACITANA.
Sagunto, 14, 4ºA. 42001-Soria. 8. Departamento de Biología Vege-
63. Serra Laliga, Lluís. Depto. de tal. Facultad de Farmacia. Universidad
Ciencias Ambientales y Recursos Natura- de Salamanca. Avda. Campo Charro s/n.
les. Univ. Alicante. Apartado 99. 03080- 37007-Salamanca. Revista STVDIA BO-
Alicante. TANICA.
64. Solanas Ferrándiz, Josep Lluís. 9. Departamento de Botánica. Fa-
Partida del Raspeig, 22-N. 03690-San cultad de Ciencias. Universidad de Na-
Vicente del Raspeig (A). varra. 31080-Pamplona. Revista: PU-
65. Soriano Guarinos, Mª Pilar. BLICACIONES DE BIOLOGÍA DE LA
Depto. de Biología Vegetal. Fac. de Far- UNIVERSIDAD DE NAVARRA, SERIE
macia. Univ. de Valencia. Avda. Vicent BOTÁNICA.
Andrés Estellés s/n. 46100-Burjasot (V). 10. Facultad de Ciencias Experi-
66. Villar Pérez, Luis. Instituto Pire- mentales. Universidad de Jaén. 23071-
naico de Ecología. Apartado 64. 22700- Jaén. Revista BLANCOANA.
Jaca (Hu). 11. Gottschlich, Günter. Hermann-
Kurz-Str.35. 7400-Tübingen (D). Publica-
ciones.
2. SUSCRIPCIONES POR 12. IBER-HOME. Ibérica de Ho-
INTERCAMBIO meopatía, S.L. C/ Juan José Lorente, 15.
50005-Zaragoza. Revista LUMEN APO-
1. Botanical Research Institute of TECARIORUM.
Texas. 509 Pecan Str. Fort Worth. Texas 13. Institut d'Estudis Ilerdencs. Bi-
762102-4060 (USA). Revista SIDA. blioteca-Hemeroteca. Plaça Catedral s/n.
2. Botanischer Garten und Botanis- 25002-Lleida. Revista ILERDA.
ches Museum. Berlin-Dahlem. Königin 14. Instituto Alavés de la Naturale-
Luise-Str. 6-8 14191-Berlin (D). Revista za. C/ Pedro de Asúa, 2, 3º. 01080-Vito-
WILLDENOWIA. ria. Revista OTAKA.
3. Centro de Estudios del Jiloca. Ap. 15. Instituto de Estudios Altoarago-
38. Calamocha (Te). Revista XILOCA. neses. C/ Parque, 10. 22002-Huesca. Re-
4. Conservatoire et Jardin Botani- vista LUCAS MALLADA.
que de la ville de Genève. Case Postale 16. Instituto de Estudios Riojanos.
60. CH-1292 Chambésy (CH). Revista C/ Calvo Sotelo, 15. 26071-Logroño.
CANDOLLEA. Revista ZUBÍA.
5. Departamento de Biología Vege- 17. Instituto de Estudios Turolenses.
tal. Facultad de Biología. Universidad Apartado 77. 44080-Teruel. Revista
de Barcelona. Avda. Diagonal, 645. TERUEL.
08028-Barcelona. Revista ACTA BOTA- 18.. Jardín Botánico de Córdoba.
NICA BARCINONENSIA. Avda. de Linneo, s/n. 14004-Córdoba.

3
Flora Montiberica 13 (1999)

Revista MONOGRAFÍAS DEL JARDÍN Este primer volumen se concreta al


BOTÁNICO DE CÓRDOBA. análisis del contenido de las 3.670 cartas
19. Jardín Botánico de Valencia. C/ recibidas por Carlos Pau, a lo largo de su
Beato Garpar Bono s/n. Valencia. MO- dilatada vida como prestigioso botánico
NOGRAFÍAS DEL JARDÍN BOTÁ- no profesional, centrada en su farmacia de
NICO DE VALENCIA. Segorbe. En ellas puede verse una plé-
20. Laínz Gallo, Manuel. Apartado yade de firmas de botánicos gran prestigio
425. 33280-Gijón (Asturias). Publicacio- nacional (Font Quer, Cuatrecasas, Caba-
nes. llero, Losa, Pardo, Vicioso, Del Villar,
21. Loriente Escallada, Enrique. C/ etc.) o internacional (Hayek, Jahandiez,
Castilla, 53. 39009 Santander. Revista Lacaita, Richter, Ronninger, Sampaio,
BOTÁNICA CANTÁBRICA. Sennen, Willkomm, etc.), junto con otros
22. Museo de Ciencias Naturales de científicos de las más variadas especiali-
Álava. C/ Siervas de Jesús, 24. 01001- dades.
Vitoria. Revista ESTUDIOS DEL MU- Abarca el dilatado período, de más de
SEO DE CIENCIAS NATURALES DE medio siglo, que va desde 1885 hasta
ÁLAVA. 1937, y en ellas se puede seguir la gesta-
23. Natural History Museum. Bo- ción de la Botánica moderna española, a
tany Department. Cromwell Road SW7. través de los comentarios e inquietudes de
5BD-London (GB). Publicaciones. tres generaciones de científicos e intelec-
24.. Real Jardín Botánico de Ma- tuales que con él tuvieron relación.
drid. Pza. de Murillo, 2. 28014-Madrid.
Revista ANALES DEL JARDÍN BOTÁ- 2. M.A. CARRASCO, M.J. MACÍA
NICO DE MADRID. &M. VELAYOS (1997) Listado de plan-
25. Rijksherbarium/Hortus Botani- tas vasculares de Guadalajara. 212 pp.
cus. Leiden University. P.O. Box 9514. Los autores presentan la lista de espe-
2300-RA Leiden (NL). Revista GORTE- cies de plantas vasculares citadas en la
RIA. bibliografía en la provincia de Guadala-
26. Rivera Núñez, Diego. Depto. de jara, incluyendo las dos mitades que ésta
Biología Vegetal. Fac. de Biología. Univ. comprende: una en la Cordillera Ibérica y
de Murcia. Campus de Espinardo. 30071- su zona de influencia y la otra en el Sis-
Murcia. Publicaciones. tema Central.
27. Royal Botanical Gardens. Kew, Para cada especie se cita la fuente bi-
Richmond, Surrey TW9 3AE. (GB). Pu- bliográfica en la que se menciona, aña-
blicaciones. diéndose nombres de localidades para las
28. Smithsonian Institution. 20560- citas inéditas obtenidas revisando los
Washington, D.C. (USA). Rev.: SMITH- herbarios madrileños. En conjunto resulta
SONIAN CONTRIBUTIONS TO BOTA- un instrumento de obligada consulta para
NY. cualquier estudio sobre flora en esta pro-
vincia o en el ámbito general del Sistema
Ibérico, evitando una farragosa búsqueda
de información en una tan atomizada
MONOGRAFÍAS DE bibliografía.
FLORA MONTIBERICA El trabajo incorpora unas 12.000 citas
bibliográficas, recogidas en más de 500
1. G. MATEO SANZ (1996) La corres- publicaciones, junto con los datos de unos
pondencia de Carlos Pau: medio siglo de 2.400 pliegos de herbario, refiriéndose a
historia de la Botánica española. 293 pp. más de 2.000 táxones diferentes. Se ha

4
EDITORIAL

evitado un estudio crítico exhaustivo de 4. A. SEGURA, G. MATEO & J. L.


las citas y pliegos, que modificaría bas- BENITO (1998) Catálogo florístico de la
tante el número de especies consideradas, provincia de Soria. 531 pp.
aunque sí se presentan bastantes sinóni- Esta cuarta obra, la más voluminosa
mos refundidos, no tal como aparecen en de las editadas hasta ahora, comprende un
los escritos consultados, cuando ésto era listado crítico, comentado e ilustrado con
posible y claro. mapas de distribución, de las plantas hasta
ahora conocidas como silvestres o natura-
3. G. MATEO & M. B. CRESPO lizadas en la provincia de Soria, una de
(1998) Manual para la determinación de las más emblemáticas de las atravesadas
la flora valenciana. 495 pp. por la Cordillera Ibérica, que la abarca en
Esta obra representa la tercera modifi- la gran mayoría de su territorio.
cación de la obra que los autores editaron No existía ningún precedente, aunque
en 1990, con el nombre de Claves para la sí algunos listados parciales antiguos y
flora valenciana, que fue ampliada y estudios comarcales más recientes, con-
retocada en 1995, con el nombre de Flora cretados a alguna tesis doctoral.
abreviada de la Comunidad Valenciana, y El prólogo corre a cargo del veterano
que se ve de nuevo modificada en su Pedro Montserrat, que ya desde los años
contenido y presentación, así como am- cuarenta recorrió la provincia y contactó
pliada en el número de táxones considera- allí con el técnico forestal Antonio Se-
dos como silvestres o asilvestrados en el gura, afincado en la capital, quien aprove-
territorio de la Comunidad Autónoma. chará las enseñanzas y recomendaciones
La obra se concibe de modo prioritario de Montserrat y desarrollará una dilatada
para su uso docente en las prácticas de labor de recolección por toda la provincia,
Botánica de nuestras universidades, aun- y publicación de datos interesantes, a lo
que resulta igualmente útil a aficionados y largo de los últimos cuarenta años.
naturalistas que deseen conocer la flora de Los datos de A. Segura sirven de prin-
su tierra con un instrumento moderno, cipal cimiento a esta obra, pues se con-
actualizado, sencillo y accesible económi- cretan a las etiquetas de la mayor parte de
camente. No pretende competir en el los 13.000 pliegos de herbario analizados.
terreno de las abundantes guías de campo A ellos se han añadido las 12.000 citas
ya existentes, en todo caso servir de com- bilbliográficas que se han podido detectar
plemento de ellas, por lo que evita la en la literatura de la especialidad, trans-
impresión de fotografías en color, que critas por G. Mateo y J.L. Benito; así
encarece, engruesa y, como contrapartida, como los datos modernos de los cuader-
obliga a reducir los contenidos. nos de campo de estos otros coautores,
Como curiosidad, del capítulo final de que suman un total de 22.000 referencias.
la obra deducimos que la provincia de Se incluyen en total más de 2.000 tá-
Valencia es la más rica en plantas (2.560), xones, de los que más de la mitad viene
seguida por la de Castellón (2.314) y la de representada su área de distribución sobre
Alicante (2.196), sumando entre las tres cuadrículas de 10 km de lado del retículo
un total de 3.048 táxones; los cuales se UTM. Para cada taxon se menciona el
incluyen en 2.864 especies, 888 géneros y nombre aceptado y sinónimos más
151 familias. La mayoría de ellos son usuales, un comentario crítico sobre la
comunes a las tres provincias, pudiéndose situación ecológica, geográfica, taxonó-
señalar 243 como exclusivos de Alicante, mica, etc.; finalizando con una lista de
237 de Valencia y 226 de Castellón. localidades concretas y las fuentes de
procedencia de esos datos.

5
Flora Montiberica 10: 6-9 (IX-1998)

BOTÁNICOS TUROLENSES DE LA COMARCA DEL JILOCA, II.


CLEMENTE LUCIA MARTÍNEZ

JOSÉ María de JAIME LORÉN


Centro de Estudios del Jiloca. Calamocha (Teruel)

RESUMEN: Se comentan algunos aspectos biográficos del farmacéutico aragonés del


siglo XIX Clemente Lucia Martínez, autor de un catálogo inédito de plantas de la zona del
Maestrazgo turolense.

SUMMARY: Some biographic aspects about Clemente Lucia Martínez, Spanish


botanophilous from the past century, are commented.

INTRODUCCIÓN nuevos datos, nos encontramos con que


únicamente Reinaldo Catalán conservaba
"Es esta especie en efecto bastante un libro sobre repostería que había sido de
frecuente en Aragón y Navarra; el Sr. del su propiedad, ya que conservaba en re-
Amo, que no señala al parecer ninguna lieve su cuño personal donde se lee: "Cle-
localidad especial, ni acaso se apoya en mente Lucia. Farmacéutico. Calamocha".
observaciones propias, probablemente Y eso que, como veremos, su propia espo-
funda su indicación en vista del CATA- sa pertenecía a su vez a nuestra familia.
LOGO DE PALOMITA, cuya obra se
debe por ahora mirar con mucha preven-
ción aunque ella tenga méritos bastantes EL CATÁLOGO DE LOS
para imprimirla en este libro con prefe- MONTES DE LA PALOMITA
rencia a otras que no son de mi aproba-
ción". Repasando en el Archivo Parroquial
Esta crítica opinión de Loscos, co- de Calamocha encontramos en el Libro VI
mentando la cita que del Astragalus alo- de Matrimonios, folio 103 vº, la siguiente
pecuroides L. hace el botánico M. del partida que reproducimos completa pues
Amo, advierte ya el interés del indicado será la principal fuente de datos persona-
Catálogo y nos sirve para presentar a su les:
autor que, si bien no estuvo en la van- 28 de noviembre de 1831.
guardia de las importantísimas investiga- Clemente Lucia Soltº. con M. Antonia
ciones que contemporáneos suyos lleva- Jaime, viuda (al margen).
ban a cabo no lejos de donde él vivía, si Clemente Lucia Soltº. hijo legº. de
que en la medida de sus posibilidades Mariano y de Josefa Martínez, natl. de
colaboró con ellos. Zaragoza residente en este pueblo; y a
La primera información sobre el María Antonia Jaime Vda. de Ramón
mismo nos llegó de la mano de ese gran Idiarte, natl. y parroqº. igualmte. de Ca-
historiador de la Ciencia Aragonesa que lamocha (al centro).
es Vicente Martínez Tejero. Sin embargo Bueno pues, por la misma vemos co-
cuando intentamos en Calamocha buscar mo Clemente Lucia Martínez había naci-

6
J.M. de JAIME: Botánicos turolenses de la comarca del Jiloca, II. Clemente Lucia Martínez

do en Zaragoza sobre los primeros años una comunicación en la que se recomien-


del siglo. Hijo de Mariano y de Josefa, dan la 'Synopsis' y demás obras de Asso,
tras cursar la carrera de Farmacia llegó a añadiendo que según Latasa (Biblioteca
Calamocha en uno de sus primeros desti- antigua y moderna aragonesa), D. Agus-
nos profesionales. Allí casó como se ha tín Xarnés, natural de Quinto y farma-
visto con la que sería tía nuestra en tercera céutico de Tronchón en 1783, y D. Fabián
o cuarta generación, María Antonia Jaime Gascón, natural de Villarroya de los
Ibáñez, viuda a su vez del bilbilitano Pinares, escribieron acerca de la Flora
Ramón Mariano Idiarte con el que había de ese país, pero no llegaron a imprimirse
matrimoniado el 20 de abril de 1826. sus obras"
Durante bastantes años vivirán en la No estamos desde luego en condicio-
casa que tenían en el Cantón, donde es- nes de demostrar fehacientemente que el
taba también la farmacia pues por enton- autor de este Catálogo sea nuestro botica-
ces el boticario estaba obligado a vivir rio de Calamocha, lo que sí parece es que
junto a su establecimiento, y allí mismo tanto Manuel Lucia como su suegro José
residía igualmente el dependiente. Tal se Clemente son meros intermediarios. En
desprende de la relación de los feligreses cualquier caso y con algunas reservas,
que cumplieron con Parroquia el año vamos en principio a adjudicarle a Cle-
1857, que incluye así mismo el hijo del mente Lucia Martínez la paternidad del
matrimonio Lucia-Jaime que se llamaba mismo, toda vez que estos botánicos y
Clemente como el padre. Aunque en el farmacéuticos tierrabajinos públicamente
censo parroquial de 1861 se dice que se- lo reconocen como uno de sus colabora-
guía residiendo en el mismo domicilio, dores en los comienzos de sus investiga-
para entonces al parecer ejercía su profe- ciones. Así puede leerse en las Adverten-
sión en el pueblo de Lanzuela desde cias que van en el inicio de la Serie Im-
donde periódicamente iría a Calamocha. perfecta de las plantas aragonesas, parti-
El motivo de su inclusión entre nues- cularmente de las que habitan en la parte
tros científicos viene dado porque Fran- meridional, en su segunda edición, pp. 7:
cisco Loscos Bernal y José Pardo Sastrón Acabamos de recibir un precioso fo-
lo mencionan entre sus colaboradores de lleto, principio de la obra titulada "Enu-
la primera hora, toda vez que remitió bas- meración de las Criptógamas de España y
tante información de sus primeras herbo- Portugal" por D. Miguel Colmeiro, el
rizaciones que vertió en lo que aquellos cual contiene las "Acrogenas", y en nú-
llamaban coloquialmente el Catálogo de mero de 140 especies las aragonesas,
la Palomita, que en realidad se llamaba algunas de ellas procedentes del "Catá-
"Plantas que se crían en los términos de logo de Villarluengo", por Xarnés, si bien
Villarluengo, Tronchón, Mirambel, Can- el Sr. Colmeiro no le cita en los "Hypnum
tavieja y La Cañada, confrontantes con viticulosum, H. Parietinum": en otro libro
los montes de La Palomita". Dado su publicaremos íntegro el "Catálogo de
interés y como ambos botánicos residían Palomita" y sus alrededores, omitido de
en pueblos distintos, tanto Loscos como intento en la "Serie".
Pardo se hicieron su correspondiente co- Cuando dos páginas mas adelante ini-
pia manuscrita en la que consignaron de cien el turno de los agradecimientos, de
su puño y letra: las veinte menciones que hacen ocho son
"Me regaló este Catálogo el 12 de Di- para naturalistas extranjeros y doce para
ciembre de 1851 D. Manuel Lucia por españoles, de ellos ocho aragoneses, uno
conducto de su suegro D. José Clemente, de los cuales es precisamente Clemente
Escribano de Mirambel, acompañado de Lucia.

7
Flora Montiberica 10 (1998)

Pero aún debieron de ser más amplias estudios universitarios, mientras ejercía su
las áreas sobre las que herborizó este profesión en aquella parte del Bajo Ara-
farmacéutico, si hacemos caso a lo que gón desde donde debió pasar a Calamo-
Pardo y Loscos decían en la página 196 cha.
de la Serie Imperfecta, donde al tratar de Una copia del Catálogo la remitieron,
una de las especies dicen: como se ha dicho, Loscos y Pardo a su
Según nuestro amigo el botánico D. amigo y protector, el entonces catedrático
CLEMENTE LUCIA MARTÍNEZ, farma- en Sevilla D. Miguel Colmeiro, que lo
céutico de Calamocha, crece la Arnica citará en su obra de La botánica y los
montana, L. en las faldas o vertientes al botánicos de la Península Hispano-Lusi-
S.O. del Moncayo en los sitios más fron- tana, en la página 81, nº 610. Más tarde
dosos y abrigados; pasando de Aranda a dada su curiosidad, fue publicada por
Calcena y después a Talamantes y Añón Loscos cumpliendo así la promesa que
la vio él mismo en 1834 en algunos pun- formulara con Pardo en la Serie Imper-
tos a la orilla del camino áspero y esca- fecta. Así en la parte segunda, pp. III-X
broso poblado en su mayor parte, en del Tratado de Plantas de Aragón, "sin
aquella época, de encinas seculares. correcciones, sin añadir ni quitar" y
En los Pirineos de Aragón hacia Sal- acompañado de estas notas críticas:
daña y de aquí en dirección a Cataluña La principal utilidad que nos ofrece es
en el término de San Miguel de Setcasas, señalar el número total de especies, y
CL. LUCIA. sobre todo de las de cada género; sin
Por donde vemos cómo se trataba y embargo, de ella se podrían escribir co-
colaboraba con estos grandes naturalistas, mentarios como los que he publicado
que hacia 1834 anduvo herborizando en sobre "La Flora de Zaragoza", y esta
las proximidades del Moncayo, y cómo observación podría servir a los botánicos
también lo hizo en el Pirineo aragonés, que por un capricho injustificable preten-
además de en el Bajo Aragón. Todo ello dan "de su cuenta y riesgo", colocar en
posiblemente antes de ejercer la profesión Aragón ciertas especies nombradas en el
e instalarse definitivamente en tierras del CATÁLOGO DE PALOMITA, las cuales
Jiloca comarca. en sentir de personas muy autorizadas, ni
Tal como hemos visto en el largo siquiera crecen en España.
preámbulo que reproducimos del Catá- Son en total 776 plantas diferentes las
logo, el autor además de demostrar unos anotadas, de las que 194 son más o menos
amplios conocimientos florísticos, estaba cultivadas. En el Catálogo que hemos
muy al tanto de la literatura botánica ara- manejado y que era el que escribió Pardo
gonesa más importante, pues no solo ha de su puño y letra, con su apretada cali-
estudiado la Synopsis y otras obras de grafía abarca diez páginas en 4º.
Ignacio Jordán de Asso, sino que se ha Y aquí damos por concluida la biogra-
preocupado de repasar repertorios biblio- fía de este boticario que durante tantos
gráficos como el de Latassa en busca de años ejerció en Calamocha y su comarca,
nuevos textos de consulta sobre las plan- donde seguramente fallecería, y que com-
tas aragonesas. Por otra parte, el co- puso este interesante Catálogo de Palo-
mienzo de las investigaciones de los boti- mita que tantos elogios mereció a estos
carios de Castelserás y de Torrecilla de grandes e incomprendidos naturalistas tu-
Alcañiz tuvo lugar sólo unos pocos años rolenses. Tal como abundaba Loscos, con
antes de que recibieran la obra de Cle- evidente tristeza, en la Advertencia preli-
mente Lucia. Obra que con toda probabi- minar a la reproducción de esta lista de
lidad escribió éste al poco de terminar sus plantas que le regalara Clemente Lucia:

8
J.M. de JAIME: Botánicos turolenses de la comarca del Jiloca, II. Clemente Lucia Martínez

Más abatido estoy cuanto más me veo BIBLIOGRAFÍA


obligado a dar advertencias inútiles sobre
el "Catálogo de plantas de Aragón". Para LUCIA MARTÍNEZ, C. (INÉD.) Plantas que
completar esta obra se necesita trabajar se crían en los términos de Villarluengo,
mucho, y en Aragón todos están parados: Tronchón, Mirambel, Cantavieja y la
vaya la responsabilidad sobre quien la Cañada, confrontantes con los montes de
merezca, que yo no la quiero: sólo si la Palomita. Manuscrito, 12 pp.
LOSCOS, F. (1866): Tratado de plantas de
pretendo que en todo tiempo se agradezca
Aragón. Parte Segunda. Alcañiz.
mi buena intención; yo no puedo ir más
allá.
(Recibido el 21-I-1998)

9
Flora Montiberica 10: 10-12 (IX-1998)

BOTÁNICOS TUROLENSES DE LA COMARCA DEL JILOCA,


III. BLANCA CATALÁN DE OCÓN

José María de JAIME LORÉN


Departamento de Historia de la Ciencia. Facultad de Medicina. Universidad de Valencia.

RESUMEN: Se extracta la escasa información disponible sobre la vida y obra botá-


nica de Blanca Catalán de Ocón, naturalista aragonesa de finales del siglo XIX.

SUMMARY: A brief biography of Blanca Catalán de Ocón, naturalist from Aragón


(Spain) that worked at later XIX Century., is included.

INTRODUCCIÓN y, aunque carece de firma, con bastante


fun-damento se ha atribuido siempre a
En distintas épocas, los botánicos ara- aquel buen sacerdote.
goneses se preocuparon de herborizar y Efectivamente, bajo el epígrafe de Bo-
estudiar la Sierra de Albarracín, pero sin tánica Turolense, y con el título de CA-
duda uno de los naturalistas que mejor TÁLOGO DE LAS PLANTAS CO-
llegó a conocerla fue el presbítero alba- LECTADAS POR LA SRTA. BLANCA
rracinense Bernardo Zapater quien, a fina- DE CATALÁN DE OCÓN EN EL VA-
es del siglo XIX, había formado una nota- LLE DE VALDECABRIEL, se citan los
ble colección de vegetales de la zona. Una nombres científicos de 83 especies, con
de sus colaboradoras fue una jovencísima una nota a pie de página que dice tex-
aristócrata de Monreal del Campo, que tualmente: "Valdecabriel, hermoso valle
pasaba largas temporadas en la partida de de la sierra de Albarracín donde tienen
Valdecabriel, en lo más intrincado y bello extensas propiedades los Sres. de Catalán
de los Montes Universales; y que, pese a de Ocón de la villa de Monreal del
carecer de estudios académicos, al parecer Campo, de donde es natural Dª. Blanca".
se mostraba como una consumada botá- Lo que no es tan conocido es que el
nica. mismo artículo, sin la nota al pie, había
aparecido ya, esta vez sí con la firma de
OBRA BOTÁNICA DE BLANCA las iniciales del autor: "B.Z.", en un cu-
CATALÁN rioso suplemento científico del periódico
turolense La Provincia (ZAPATER,1881)
Generalmente se ha creído que el nada menos que catorce años antes.
único trabajo naturalístico que se conoce Dadas las dificultades objetivas en ac-
de Blanca vio la luz en las páginas de la ceder a esta relación, la reproduciremos
Miscelánea Turolense (ANÓNIMO,1894) nosotros respetando la ortografía de los
autores:

10
J.M. de JAIME: Botánicos turolenses de la comarca del Jiloca, III. Blanca Catalán de Ocón

"Anemone hepatica L.; Hypecoum lleta odorata L.; Galium verum L.; Trifo-
grandiflorum Benth.; Adonis flammea lium bracteatum Sehonsb.; Brunella alba
Jacqn.; Bellis perennis L.; Viola hirta L.; Pall.; Orchis sesquipedalis Willd.; Aceras
Globularia vulgaris L. varietas minor piramidalis Reichb.; Orchis laxiflora
Willk.; Vicia pirenaica Pourr.; Ranuncu- Lam.; Linum narbonense L.; Linum tenui-
lus chaerophyllus L.; Geum sylvaticum folium L.".
Pourr.; Ranunculus bulbosus L.; Potenti- Parece, pues, evidente que, aunque en
lla verna L.; Helianthemum pulverulen- la recolección de estas plantas interviniera
tum D.C.; Helianthemum marifolium D. la joven Catalán de Ocón, el trabajo fun-
C.; Polygala calcarea F. Schultz; Sy- damental de las determinaciones debió
simbrium Alliaria L.; Geranium lucidum correr a cargo de Bernardo Zapater cuyo
L.; Saponaria ocymoides L.; Primula offi- nombre, curiosamente, para nada aparece
cinalis Jergn.; Narcissus bulbocodium L.; en el artículo de Miscelánea.
Saxifraga blanca Willk. (especie nueva);
Draba verna L.; Viola tricolor L. var.
arvensis D.C.; Lithospermum fruticosum PRIMERA NATURALISTA ES-
L.; Veronica polita Fries; Myosotis stricta PAÑOLA QUE REFLEJA LA NO-
Link; Primula farinosa L.; Pinguicula MENCLATURA BOTÁNICA
vulgaris L.; Orchis mascula L.; Muscari
racemosum D.C.; Valeriana tuberosa L.; Ya hemos visto en el listado la presen-
Centaurea seusana Chaix; Ornithogalum cia de una especie nueva para la ciencia,
umbelatum L.; Astragalus incanus L.; An- Saxifraga Blanca Willk., publicada por
thyllis montana L.; Erodium cicutarium Mauricio Willkomm y dedicada a esta
L'Herit.; Ficaria ranunculoides Moench; Blanca Catalán de Ocón, lo que convirtió
Fumaria vaillantii Lois.; Helianthemum a la joven monrealense en la primera
vulgare Gaertn.; Ranunculus gramineus mujer española publicista de asuntos
L.; Tetragonolobus siliquosus Moench; botánicos, en inscribir su nombre en la
Hippocrepis comosa L.; Aquilegia vulga- terminología científica del ramo, pues si,
ris L.; Trollius europaeus L.; Orobus ca- en efecto, la duquesa de Chinchón dio el
nescens L. fil.; Fragaria vesca L.; Adonis de su ducado al célebre género de las
aestivalis L.; Marrubium supinum L.; quinas americanas, el único mérito natu-
Thymus serpyllum L.; Onobrychis sativa ralístico que aportó fue, precisamente, el
L.; Armeria allioides Boiss.; Antriscus del título nobiliario. Fruto asimismo de
neglectus Boiss.; Veronica Assoana Wk.; los estudios de Zapater, Pau y la Catalán,
Valeraniella olitoria Pall.; Arenaria ob- es la Draba zapateri, igualmente determi-
tusiflora Wk.; Leucanthemum coronopi- nada como nueva por el botánico sajón y
folium Greut. et Godr.; Scorzonera humi- dedicada en esta ocasión al buen sacer-
lis L.; Serratula nudicaulis; Calamintha dote.
rotundifolia Willk.; Aphilantes monspe- Muchos años más tarde, nos comen-
liensium L.; Phyteuma orbicularis L.; Ga- taba Manuel Escriche, que la relación
lium verum L.; Calamintha alpina Reut.; entre los Catalán de Ocón y Mauricio
Rumex acetosella L.; Iris xiphium L.; Willkomm provenía de cuando éste visitó
Anthericum liliago L.; Gladiolus illyricus herborizando la provincia de Teruel, en
Koch; Latyrus sylvestris L.; Vicia cracca que la familia de Monreal del Campo
L.; Achillea tomentosa L.; Trichera subs- puso su casa a disposición de aquél como
caposa Boiss.; Spiraea filipendula L.; alojamiento por el tiempo que precisara.
Fritillaria hispanica Boiss.; Papaver En agradecimiento pues, el sajón tuvo la
rhoeas L.; Agrostema githago L.; Achi- delicadeza de dedicarle esta especie nueva

11
Flora Montiberica 10 (1998)

que luego reprodujo en una de sus bellas Hasta aquí la carta de mi amigo, a la
ilustraciones (WILLKOMM, 1881-92). que no añado comentario de ninguna
Como no podía ser menos, por la especie porque ignoro si aún estoy autori-
época y por el área geográfica objeto de zado para publicarlo".
estudio, el otro botánico con el que cola- Queda aquí claro el origen de las afi-
boró Blanca Catalán, y a través de Zapa- ciones naturalísticas de esta Blanca Cata-
ter, fue el boticario segorbino Carlos Pau, lán, las lecciones de su madre y las de D.
a cuya extraordinaria capacidad publicista Bernardo Zapater. Dado que por entonces,
tenemos que agradecer de nuevo el aporte 1888, todavía no había cumplido los
de nuevos datos biográficos de nuestra veinte años, fácil es situar la fecha proba-
botánica. Dice así en una de sus Notas ble de su nacimiento. Y apenas nada más
Botánicas: (PAU, 1888) sabemos de la vida de la misma, tan sólo
"64. Linaria Blanca, Pau ... Dedico que poco tiempo después se arruinó com-
esta planta a la señorita Blanca Catalán pletamente la familia, liquidando todas
de Ocón, acerca de cuya persona me voy sus posesiones en Valdecabriel y Monreal
a permitir extractar las noticias que mi del Campo, marchando seguramente a
distinguido amigo D. Bernardo Zapater vivir a Barcelona donde se le pierde todo
se sirvió comunicarme en 24 de Mayo de rastro. En el homenaje a los naturalistas
1887. turolenses que tuvo lugar en la citada II
La causa o el motivo por el que la Reunión Botánica Peninsular, al hacerlo
Srta. Blanca es aficionada a las plantas con Zapater, se hizo un emotivo recuerdo
no consiste solo en que el Sr. Zapater la también a su discípula Blanca Catalán de
dio algunas lecciones de Botánica, sino Ocón.
en que su señora madre se educó en un
convento de monjas de Suiza y allí adqui-
rió conocimientos botánicos y aprendió a BIBLIOGRAFÍA
herborizar en aquellas montañas, en
donde salían con frecuencia. Así es que la ANÓNIMO (1894) Catálogo de las plantas co-
madre y la hija colectan plantas y cono- lectadas por la Srta. Blanca de Catalán de
cen su importancia. Ocón en el Valle de Valdecabriel. Misce-
Pertenecen a una familia ilustre, y pa- lánea Turolense, 4 (14): 269-270.
san el verano y algunos años el invierno PAU, C. (1888) Notas botánicas a la flora es-
pañola, 2. Madrid.
en un palacio que han construido en la WILLKOMM, M. (1881-92): Illustrationes
Sierra. Lo restante del año lo pasan en florae Hispaniae insularumque Baleari-
Barcelona. cae. Stutgart.
No son personas vulgares, y la Srta. ZAPATER, B. (1881) Miscelánea. Catálogo
Blanca es muy renombrada por su belleza de las plantas colectadas por la señorita
y por su talento. Siendo de notar que, Blanca Catalán de Ocón en el Valle de
aunque no tiene veinte años es muy mo- Valdecabriel. Los domingos de la Provin-
desta y juiciosa. cia. La Provincia, 21 enero: 3. Teruel.

(Recibido el 21-I-1998)

12
Flora Montiberica 10: 13-14 (IX-1998)

APORTACIONES A LA FLORA CESARAUGUSTANA, VI

Gonzalo MATEO SANZ*, Alfredo MARTÍNEZ CABEZA** & Luis Miguel


BUENO SANCHO***
*Departamento de Biología Vegetal. Fac. Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia
**C/ Extramuros, 18. 50259-Chodes (Zaragoza)
*** C/ Duquesa de Villahermosa, 119, esc 3ª , 11ºD. 50010-Zaragoza

RESUMEN: Se comentan 10 especies de plantas vasculares de interés para la flora de


la provincia de Zaragoza, de las que parecen resultar novedad Leucanthemum favargeri
Vogt y Oxalis latifolia Kunth.

SUMMARY: 10 taxa of vascular plantas rare or interesting for the province of Zara-
goza (Aragón, Spain) are commented. We think that two of it (Leucanthemum favargeri
Vogt and Oxalis latifolia Kunth) are new records there.

INTRODUCCIÓN Cirsium tuberosum (L.) All.


ZARAGOZA: 30TXN4602, Sos del Rey
Se continúa con esta sexta entrega la Católico, Puerto de Sos, 870 m, L.M. Bueno,
serie de notas florísticas dedicadas a las 7-VI-1997 (VAB 98/0060).
aportaciones a la flora de la provincia de Planta eurosiberiana, que alcanza en
Zaragoza, en la línea de las cinco anterio- esta zona una de sus localidades extremas
res (MATEO & PYKE, 1995, 1997, 1998; meridionales. Había sido indicada en unas
MATEO & MARTÍNEZ, 1996 y MA- pocas localidades cercanas del norte de la
TEO & al., 1996). En este caso las reco- provincia (TALAVERA & VALDÉS,
lecciones se han efectuado sobre todo en 1976: 148; VILLAR, 1980: 298).
la parte septentrional de la provincia, que
corresponde al área prepirenaica. Cistus populifolius L.
ZARAGOZA: 30TXL1198, Gotor, Sierra
de la Virgen, 800 m, matorrales silicícolas, A.
Martínez, 2-VIII-1997, (VAB 98/0046).
LISTADO DE PLANTAS Arbusto termófilo, de óptimo más bien
litoral, que resulta bastante raro en las
Carex echinata Murray zonas interiores del Sistema Ibérico. Apa-
ZARAGOZA: 30TXL1791, Morés, 850 rece en comunidades silicícolas mesome-
m, fuente bajo castaños, A. Martínez, 6-VII- diterráneas de umbría, que orlan los cu-
1997 (VAB 98/0037). riosos alcornocales del este zaragozano.
Una de las localidades más bajas que
alcanza la especie en el Sistema Ibérico, y Leucanthemum favargeri Vogt
una de las pocas que se conoce en esta *ZARAGOZA: 30TXN5413, Urriés, ha-
provincia. cia Ruste pr. barranco de la Loma, 760 m,

1
Flora Montiberica 10 (1998)

L.M. Bueno, 7-VI-1997 (VAB 98/0054). Tordylium maximum L.


Especie de capítulos desprovistos de ZARAGOZA: 30TXL1791, Morés, 700
lígulas, recientemente propuesta por m, terrenos baldíos, A. Martínez, 6-VII-1997
VOGT (1991: 186) a partir de recoleccio- (VAB 98/0042).
nes en los alrededores de Jaca; que se Planta propia de herbazales subnitró-
introduce también, como era previsible, filos sombreados y no muy secos, que
en el área prepirenaica zaragozana. resulta escasa en la provincia. (VILLAR,
1980: 203).
Lilium martagon L.
ZARAGOZA: 30TXM0127, Litago, 960 Veronica tenuifolia Asso
m, robledal aclarado, A. Martínez, 29-VI-1997 ZARAGOZA: 30TXM4160, Ejea de los
(VAB 98/0047). Caballeros pr. Colonia de China, 420 m, pinar,
La azucena común se conoce del ma- L.M. Bueno, 27-IV-1997 (VAB 98/0073).
cizo del Moncayo desde los tiempos de Se completa así el mapa ofrecido por
ASSO (1779) y LOSCOS & PARDO IZCO & al. (1983: 174), con la cuadrícula
(1866-67: 392), aunque en la actualidad XM1 (de 50 km de lado), que corresponde
resulta muy escasa. a su extremo noroccidental.

Monotropa hypopitys L.
ZARAGOZA: 30TXN5413, Urriés, hacia BIBLIOGRAFÍA
Ruste pr. barranco de la Loma, 760 m, L.M.
Bueno, 7-VI-1997 (VAB 98/0056). IZCO, J., A. MOLINA & F. FERNÁN-
Es otra planta rara en la provincia, de DEZ (1983) Veronica jabalambrensis Pau y V.
la que solamente se pueden encontrar tenuifolia Asso, dos táxones independientes.
referencias muy esporádicas y alejadas. Lazaroa 5: 173-179.
MATEO, G. & A. MARTÍNEZ (1996)
Aportaciones a la flora cesaraugustana, II.
Odontites kaliformis (Pourret) Pau Flora Montiberica 3: 44-46.
ZARAGOZA: 31TYM0125, Perdiguera,
MATEO, G., A. MARTÍNEZ, L.M.
pr. ermita de Santa Cruz, 660 m, pinar sobre
BUENO & J.M. CARRERAS (1996) Aporta-
yesos, L.M. Bueno, 10-IX-1997 (VAB 98/
ciones a la flora cesaraugustana, III. Flora
0067). 30TXL7897, Torrecilla de Valmadrid,
Montiberica 4: 38-43.
390 m, suelo yesoso, S. Pyke, 23-X-1996
MATEO, G. & S. PYKE (1995) Aporta-
(VAB 98/0011).
ciones a la flora cesaraugustana, I. Flora
Especie bastante termófila, pero que Montiberica 1: 47-48.
penetra bastante por el valle del Ebro, MATEO, G. & S. PYKE (1997) Aporta-
aunque las referencias en esta provincia ciones a la flora cesaraugustana, IV. Flora
resultan bastante escasas. Montiberica 5: 50-52.
MATEO, G. & S. PYKE (1998) Aporta-
Oxalis latifolia Kunth ciones a la flora cesaraugustana, V. Flora
*ZARAGOZA: 30TXL2463, Montón de Montiberica 9: 37-40.
Jiloca, afueras del pueblo, 690 m, campos de TALAVERA, S. & B. VALDÉS (1976)
regadío, L.M. Bueno, 6-VI-1997 (VAB 98/ Revisión del género Cirsium (Compositae) en
0063). la Península Ibérica. Lagascalia 5(2): 127-223.
Es una planta exótica y termófila, que VILLAR, L. (1980) Catálogo florístico del
Pirineo occidental español. Publ. Centro
parece haberse introducido de modo rela- Piren. Biol. Exper. 11. 422 pp.
tivamente reciente en herbazales nitrófilos VOGT, R. (1991) Die Gattung Leucan-
sombreados y algo húmedos por áreas themum Mill. (Compositae-Anthemideae) auf
periféricas de la Península, siendo esta der Iberischen Halbinsel. Ruizia 10: 1-261.
zona una de las más continentales de que
tenemos noticia de su presencia. (Recibido el 4-V-1998)

14
Flora Montiberica 10: 15-19 (IX-1998)

TRES MANUSCRITOS INÉDITOS DE FRANCISCO LOSCOS EN


EL INSTITUTO BOTÁNICO DE BARCELONA

Carles BENEDÍ GONZÁLEZ * & Josep Mª MONTSERRAT MARTÍ**


* Laboratori de Botànica. Facultat de Farmàcia. Univ. de Barcelona. 08028-Barcelona
** Institut Botànic de Barcelona. Av. Muntanyans s/n. 08038-Barcelona.

RESUMEN: Damos noticia de la existencia de cinco libros que fueron propiedad de


Francisco Loscos y que actualmente se encuentran depositados en la biblioteca del Institut
Botànic de Barcelona. Entre ellos destaca el manuscrito original de la Flora de Aragón,
que sirvió posteriormente para la redacción de la obra Series inconfecta.

SUMMARY: We make public the existence of five books which were owner ship of
Francisco Loscos and, at present, are placed in the Library of "Insitut Botànic" from Bar-
celona. One of them, the original manuscripts of Flora de Aragón, was used later to pre-
pare the Series inconfecta.

INTRODUCCIÓN manuscritas de Francisco Loscos, cuyo


contenido detallamos y analizamos a con-
En la biblioteca del Institut Botànic de tinuación.
Barcelona se encuentran cinco volúmenes
que pertenecieron a Francisco Loscos
Bernal, ya que todos ellos llevan anota- 1. "LIBRO DE NOTAS"
ciones suyas manuscritas o bien su ex-
libris. Los cinco volúmenes fueron salva- Es el más antiguo y heterogéneo de los
dos en 1936 del fuego por Ignacio Raga, tres manuscritos de Loscos y, aunque no
en Horta de Sant Joan. En febrero de lleva ningún título genérico, lo hemos
1949, el mismo Ignacio Raga los depo- denominado descriptivamente "Libro de
sitó, a instancias del Dr. Pedro Montse- notas". En la primera página constan las
rrat, en la biblioteca del Instituto barcelo- direcciones de algunos botánicos y co-
nés. De dicho depósito dan fe las notas rresponsales como M. Calavia, A.C. Cos-
manuscritas por Antoni de Bolòs, a la ta, M. Bosque, etc. Siguen las cuentas por
sazón director del mentado Instituto, ad- la titularidad de la farmacia con D. Teo-
heridas a la portadilla de cada volumen. doro Obered. Las 139 páginas siguientes
Uno, corresponde a un ejemplar del "Tra- corresponden a un primer borrador del
tado de la Flora de Aragón" utilizado para catálogo de la Flora de Aragón, redactado
la reimpresión de dicha obra. Otro, con- por Loscos y que incluye datos suminis-
tiene un ejemplar de la "Series inconfec- trados por José Pardo Sastrón. En este
ta", religado junto otro de la "Serie imper- catálogo se citan 452 especies aragonesas,
fecta", ambos timbrados con el ex-libris con su correspondiente descripción, así
de la "Botica Loscos" y firmados en su como anotaciones sobre su fenología y
primera página por Francisco Loscos Ná- observaciones acerca de su abundancia en
guila. Los tres restantes contienen obras el Bajo Aragón. En cambio, hay pocas

15
Flora Montiberica 10 (1998)

referencias a localidades concretas, lo que 3 pies, hojas algo carnosas. Planta de


nos lleva a sospechar que se trata de una sabor muy fuerte amargo y picante, hojas
primera redacción, todavía muy prematu- algo runcinadas, todas de lóbulos enterí-
ra, de un borrador de la flora del Aragón simos (?) acaso es el [Sisymbrium] crassi-
meridional. En general se recogen las folium Cav.". En las páginas 51 y 52 de la
citas de la ASSO (1779) y, cuando no se "Colección de noticias", escriben: "S.
conocen las equivalencias de las plantas crassifolium Cav. Pedúnculos numerosos,
descritas por el autor zaragozano, se desnudos en su base, abiertos así como las
transcriben íntegras las descripciones silícuas. Semillas amarillas. Hojas radi-
latinas correspondientes. cales numerosas, derechas, con pecíolo
Las 452 especies están ordenadas se- largo y delgado, acanalado por encima y
gún la obra de CUTANDA & AMO con algunas pelos en su dorso, oblongo-
(1848), de donde en general se copian las lanceoladas en su contorno; lóbulo termi-
descripciones que a su vez estos autores, nal oblongo, obtuso muy lampiño, pro-
habían adaptado de la obra de CANDO- visto extraordinariamente en ambas lados
LLE & LAMARCK (1806). Por las indi- de su base de 1-3 lóbulos agudos y para-
caciones ocasionales en el texto ("Bot" o lelos separados entre si por senos anchos
"Botanicon"), es evidente que Loscos y redondos. Planta casi enteramente lam-
utilizó la segunda edición de la "Synopsis piña, de sabor fuerte muy picante; flores
plantarum in Flora Gallica descriptarum" amarillas. No conocemos la descripción
(DUBY, 1828-1830) para completar las original de esta planta. El S. altissimum ex
descripciones de aquellas plantas que Asso non L. corresponde exactamente al
faltaban en el manual de CUTANDA & S. crassifolium según puede verse por los
AMO (l.c.), como en el caso de Ononis caracteres que apuntamos a continuación:
arragonensis (sic) Asso, que nuestros Pl. tripedalis, glabra. Folia hastato-lan-
boticarios transcribieron con el error tipo- ceolada, basi utrinque duabus saepius
gráfico incluido. laciniis acutis & parallelis instructa. Flo-
WILLKOMM (1863), en la introduc- res lutei. Sapor accerrimus, urens.". Fi-
ción a la "Series inconfecta", relaciona nalmente WILLKOMM (l.c.: 6) en la
una lista de "las pocas obras de las cuales "Series inconfecta" (no en "Serie imper-
los Sñrs. Loscos y Pardo pudieron servir- fecta" como se pretende en Flora iberica
se en la elaboración de su Series", entre IV: 14) denominó a esta especie Sisym-
las que menciona la flora madrileña de brium assoanum Loscos & Pardo.
CUTANDA (1861), pero omite el ma- El manuscrito citado reúne, además,
nualito antes señalado. En definitiva, cuentas varias, listas de dudas, una fábula
según parece, en la redacción es este em- (¿original?) y algunas copias de cartas.
brión de flora bajoaragonesa -lo que bási- Entre ellas, destacamos una de Will-
camente sería luego la "Series inconfec- komm, fechada el 16 de julio de 1863 en
ta"- Loscos tan solo disponía, al principio, Tharand, dirigida al Ayuntamiento de
de tres obras: el "Manual" de Cutanda y Caspe, donde el botánico sajón hace una
Amo, la "Synopsis" de Asso y el "Botani- ardiente defensa de Loscos frente a los
con gallicum" de Duby. ataques que éste recibió en la revista "El
La historia del Sisymbrium assoanum Restaurador Farmacéutico" donde se
Loscos & J. Pardo ex Willk. ilustra la pretendía restar todo mérito a Loscos y
evolución de los conocimientos de ambos Pardo en la gestación de la "Series incon-
botánicos aragoneses. En el primer ma- fecta" y atribuírsela exclusivamente a
nuscrito puede leerse lo que sigue: "Sis- Willkomm (cf. FERNÁNDEZ-GALIA-
ymbrio lampiño de Chiprana. Es muy alta NO 1953: 31).

16
C. BENEDÍ & J.M. MONTSERRAT: Tres manuscritos inéditos de Loscos en el I.B. de Barcelona

2. "COLECCIÓN DE NOTICIAS QUE 1861 todos los datos entonces conocidos


PUEDEN SERVIR PARA UNA sobre la Flora de Aragón.
FLORA ARAGONESA" Según parece, Loscos y Pardo siempre
opinaron que la publicación de su obra
Este manuscrito corresponde al origi- tenía que ser auspiciada por algún recono-
nal que Loscos y Pardo pretendían publi- cido botánico (¿quizás Colmeiro?). Así,
car por cuenta de diversas instituciones en la portada del manuscrito original y
públicas y que finalmente fue resumido y antes de recurrir en Willkomm como
traducido al latín por Willlkomm en la editor, se lee que la obra se publicaría
"Series inconfecta". Consta de tres partes: "bajo la inmediata dirección de D....(sic)
un preámbulo de 34 páginas en numera- Doctor en .. (sic)".
ción romana, un texto descriptivo de 1120 La redacción de la parte descriptiva
páginas y una addenda de 7 páginas sin está claramente influenciada por la apari-
numerar. La parte descriptiva está desglo- ción de la obra de GRENIER & GO-
sada en los siguientes epígrafes: DRON (1847-1856), que supuso un im-
1. Parte descriptiva (pags. 1- 978) portante estímulo para el trabajo de Los-
2. Continuación del catálogo de las cos y Pardo, que en muchos casos se
especies (págs. 979- 999) limitaron a traducir las descripciones de la
3. Parte bibliográfica (págs. 1000- obra de los botánicos franceses, como
1004) ellos mismos anuncian en el prólogo del
4. Observaciones a los tratados prece- manuscrito.
dentes (págs. 1005-1059). Desde el punto de vista científico, este
5. Indice de los nombres vernáculos y manuscrito tiene interés por contener la
españoles intercalados en el texto (págs. descripción original de la mayoría de las
1061-1080) especies descubiertas por Loscos y Pardo,
6. Tabla general de las familias, géne- así como las localidades de las especies
ros y especies mencionadas en la obra más notables. Comparando el manuscrito
(págs. 1082-1138) con la obra editada por WILLKOMM
7. Adiciones y enmiendas (págs. 1139- (l.c.), se descubre en cada caso la partici-
1120) pación y responsabilidad real de Will-
En el prólogo, firmado en Enero de komm en las diferentes novedades taxo-
1861, Loscos se lamenta de las dificulta- nómicas que finalmente se publicaron en
des sufridas para localizar las obras de la "Series". Hemos separado en cuatro
Asso: seis años tardó en lograr un ejem- bloques las novedades que propusieron
plar de la "Synopsis", la "Mantissa" la Loscos y Pardo en el manuscrito original,
consiguió a través de Colmeiro y la terce- según la consideración que tuvieron fi-
ra obra de Asso que utilizó la obtuvo a nalmente en la edición de Willkomm:
partir de unas reimpresiones publicadas
por Roemer. De las dos últimas obras,
Loscos hizo dos copias manuscritas, una
la reservó para su uso y la otra la cedió a
la biblioteca de la Universidad de Zarago-
za. En el mismo prólogo, Loscos detalla
las inútiles gestiones que hizo en 1858,
con el apoyo de la Universidad de Zara-
goza, para la publicación de su obra. De la
lectura de este prólogo deducimos que
Loscos y Pardo habían logrado reunir en

17
Flora Montiberica 10 (1998)

1. Especies propuestas como nuevas en el manuscrito original y que Willkomm pasó


directamente a la sinonimia:

Manuscrito Series inconfecta


Alyssum hispidum Nob. A. granatense Boiss. & Reut.
Genista arbuscula Nob. Cytisus fontanesii Guss.
Lythrum salzmanii Nob. L. salzmanii Jord.
Melilotus aragonensis Nob. M. infestans Guss.
Nonnea coerulea Nob. N. micrantha Boiss. & Reut.
Reseda palomitana Nob. R.bipinnata Willd.
Silene macrocarpa Nob. Melandrium macrocarpum Willk.

2. Especies propuestas como nuevas y admitidas sin más cambios por Willkomm:

Manuscrito Series inconfecta


Euphorbia helioscopioides Nob. E. helioscopioides Loscos & Pardo
Euphorbia minuta Nob. E. minuta Loscos & Pardo
Euphorbia vitellina Nob. E. vitellina Loscos & Pardo
Myositis gracillima Nob. M. gracillima Loscos & Pardo

3. Táxones nuevos admitidos por Willkomm, pero con modificación del rango inicial-
mente propuesto:

Manuscrito Series inconfecta


Mercurialis ramosa Nob. M. tomentosa var. pubescens Loscos & Pardo
Trifolium duodecimnerve Nob. T. glomeratum v. duodecimnerve Losc. & Pardo
Carex coriacea Nob. C. hordeistichos var. elongata Loscos & Pardo

4. Especies propuestas como nuevas y admitidas por Willkomm, pero cambiando el


epíteto o el género:

Manuscrito Series inconfecta


Amberboa podospermifolia Nob. Centaurea podospermifolia Loscos & Pardo
Euphorbia variabilis Nob. E. aragonensis Loscos & Pardo
Reseda odorata Nob. Reseda aragonensis Loscos & Pardo
Salicornia fastigiata Nob. Arthonemum (sic) coralloides Loscos & Pardo
Teucrium ergavicense Nob. T. aragonense Loscos & Pardo
Valeriana pui-morenica Nob. V. multidentata Loscos & Pardo

OPUSCULOS VARIOS sinónimos y comentarios sobre la validez


de las especies de Asso. A la "Synopsis",
Loscos religó bajo este título algunos siguen las copias manuscritas de Loscos
libros, artículos y notas sobre descripcio- de otras obras botánicas de Asso y un
nes de plantas comunicadas por Colmeiro índice general de todas ellas elaborado
extractadas de diversas obras botánicas por el propio Loscos. Estos "Opúsculos"
que su pecunio no le permitía adquirir. La incluyen una parte de las "'Plantae novae"
más importante es la "Synopsis" de Asso, de Parlatore e íntegro el "Elenchus" de
donde Loscos anota en el margen diversos Boissier. A este último siguen notas y

18
C. BENEDÍ & J.M. MONTSERRAT: Tres manuscritos inéditos de Loscos en el I.B. de Barcelona

descripciones sacadas por Loscos de las CUTANDA, V. (1861) Flora compendia-


"Diagnoses" de Boissier y de la "Otia da de Madrid y su provincia. Madrid.
hispanica" de Webb, así como des- CUTANDA, V. & M. del AMO (1848)
cripciones comunicadas por Colmeiro de Manual de Botánica descriptiva. Ma-
plantas españolas del "Prodromus" de drid.
Candolle, de "Genera et species" de La- DUBY, J. É. (1828-1830) Aug. Pyrami de
gasca, etc. A continuación vienen unas Candolle Botanicon gallicum.París.
notas de las "Lecciones" de Cavanilles y, FERNÁNDEZ-GALIANO, D. (1953)
por último, un catálogo de libros. Vida y Obra del botánico tierrabajino
Francisco Loscos, Teruel 9: 25-58.
GRENIER, J. CH. M. & D. A. GODRON
BIBLIOGRAFÍA (1847-1856) Flore de France.3 vols.
París, Londres, Besançon, Nueva
ASSO, I. J. de (1779) Synopsis stirpium York, Madrid.
indigenarum Aragoniae. Marsella. WILLKOMM, H.M. (1863) Series incon-
CANDOLLE, A.P. de & J. B. A. M. fecta plantarum indigenarum Arago-
LAMARCK (1806) Synopsis planta- niae.Dresde.
rum in florâ gallicâ descriptarum. Pa-
rís. (Recibido el 6-V-1998)

19
Flora Montiberica 10: 20-30 (IX-1998)

LA FLORA DEL SISTEMA IBÉRICO: ESTADO ACTUAL DE


NUESTROS CONOCIMIENTOS Y PERSPECTIVAS DE FUTURO

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia.

RESUMEN: Se presenta una panorámica resumida sobre la flora de la Cordillera Ibé-


rica, atendiendo especialmente a los grupos corológicos de las especies de plantas vascula-
res, los endemismos, los aspectos históricos, la bibliografía fundamental y las perspectivas
de futuro.

SUMMARY: A brief review about vascular flora of the Cordillera Ibérica (NE Spain)
is presented, with special emphasis on the chorologic, historic and bibliographic aspects.

INTRODUCCIÓN EL MEDIO FÍSICO


Acabando ya el siglo XX podemos El Sistema Ibérico es un largo macizo
constatar que son muchos los trabajos que montañoso, de unos 500 km, que enlaza
se han efectuado y publicado sobre la con la Cordillera Cantábrica en el área del
flora de la Cordillera Ibérica, debidos a Alto Ebro y desciende hacia el sureste
especialistas de diferentes épocas, centra- hasta encontrarse con las estribaciones
dos en grupos taxonómicos muy variados subbéticas que penetran por el sur de la
o en diferentes partes del territorio. Con provincia de Valencia y norte de Alicante
ello el nivel de nuestros conocimientos (montañas diánicas).
puede resultar aceptable en su conjunto, Por el norte tiene al Ebro como princi-
aunque todavía quedan muchas localida- pal frontera, por el este el mar Mediterrá-
des, e incluso amplias comarcas, muy neo, por el sur las indicadas montañas
insuficiente conocidas en lo que atañe a la subbéticas y por el interior una imprecisa
mera exploración botánica; a lo que aña- y suave transición hacia los grandes llanos
dir la inconclusa tarea del análisis porme- de la Meseta castellana, así como a las
norizado de las recolecciones depositadas primeras estribaciones orientales del Sis-
en los herbarios y la consiguiente pro- tema Central, que la divide en sus dos
puesta de las numerosas subespecies o mitades: castellano-leonesa y castellano-
microespecies que han pasado desaperci- manchega.
bidas en los mismos durante años. Desde el punto de vista administrativo
afecta, por tanto, a las comunidades de
Valencia, Cataluña, Aragón, Castilla-La
Mancha, Castilla-León y La Rioja. Más

20
G. MATEO: La flora del Sistema Ibérico: estado de nuestros conocimientos y perspectivas ...

concretamente a las provincias de Valen- SUSTRATOS


cia, Castellón, Tarragona, Cuenca, Teruel,
Zaragoza, Guadalajara, Soria, La Rioja y En cuanto a los sustratos, en los tra-
Burgos; a lo que podrían añadirse peque- mos noroccidentales predominan los
ños fragmentos de otras limítrofes. terrenos silíceos por sus partes altas, sobre
todo cuarcíticos, que son sustituidos por
RELIEVE calizas y arcillas o margas básicas en las
partes bajas. En las zonas centrales y
Como condicionantes del medio físico orientales el predominio corresponde a los
para su flora se puede destacar la existen- sustratos básicos, sobre todo calcáreos,
cia de un relieve que, sin dejar de ser con abundantes afloramientos de margas,
importante, se queda a las puertas de lo yesos, arcillas, etc.; aunque no faltan
que podría haber sido un gran macizo importantes afloramientos silíceos, tanto
montañoso, ya que son muy reducidas las cuarcíticos (Montes Universales, Sierra de
áreas que superan los 2.000 m de altitud y Vicort, etc.), como de areniscas rojas
no se alcanzan los 2.500. Ello frena a triásicas (sierras de Talayuelas y Boni-
cientos de táxones propios de alta mon- ches, sierras Calderona y de Espadán,
taña, sobre todo eurosiberianos, que se etc.).
detienen en los cercanos y paralelos Piri-
neos. BIOCLIMAS
El punto más elevado es el Moncayo
(2.316 m), en el límite entre Zaragoza y Las consecuencias a nivel de pisos
Soria; después va el monte riojano de San bioclimáticos (RIVAS-MARTÍNEZ,
Lorenzo (2.271 m), los sorianos Picos de 1987) se concretan a la existencia de un
Urbión (2.223 m) y la Sierra Cebollera muy limitado horizonte crioromediterrá-
(2.168 m), en el límite entre Soria y La neo, en las escasas cumbres que superan
Rioja. En la parte burgalesa (Sierra de la los 2000-2100 m en el área noroccidental,
Demanda) destacan los altos de San Mi- al que sigue un extendido piso oromedite-
llán (2.132 m) y Neila (2.049). Todos rráno por las altas sierras que sobrepasan
ellos se sitúan en la zona noroccidental de los 1550-1600 m. La mayor parte del
la Cordillera, que se convierte así en la territorio se ubica en el piso supramedite-
más fresca y húmeda. El área oriental rráneo, que desciende en la zona hasta los
dispone de dos únicas elevaciones por 850-1000 m, mientras que el piso meso-
encima de los 2.000 m, que son los altos mediterráneo se sitúa en los llanos a pie
turolenses de Javalambre (2.020 m) y de monte del área manchega y valle del
Gúdar (2.019 m), pudiendo destacarse Ebro así como en las sierras medias cata-
además los Montes Universales de Alba- lano-valencianas, cuyas partes inferiores
rracín (Caimodorro, 1.920 m), la Serra- (por debajo de 450-600 m) se adscriben
nía de Cuenca (San Felipe, 1839 m) y el ya al piso termomediterráneo.
macizo de Peñagolosa (1.813 m). Los ombroclimas varían desde el hi-
El área oriental y la occidental, que perhúmedo de algunas de las partes altas
suelen calificarse como iberolevantina e del área noroccidental, con precipitacio-
iberoatlántica, pueden separarse aproxi- nes de 1000 a 1300 m, hasta el semiárido
madamente por la carretera N-II, entre de las partes bajas del valle del Ebro y
Guadalajara y Zaragoza, la cual busca los Turia, con precipitaciones de 250-350
relieves menos acusados que se sitúan mm; aunque los predominantes son el
entre ambas mitades. subhúmedo de las zonas serranas medias y

21
Flora Montiberica 10 (1998)

el seco en las áreas periféricas o poco acceden sobre todo vía Sistema Central.
elevadas. Entre ellos cabe destacar Digitalis thapsi,
Pinguicula lusitanica, Linaria saxatilis,
ELEMENTOS etc. Otros muchos táxones presentan una
BIOGEOGRÁFICOS distribución bastante más limitada, te-
niendo su área principal o total en partes
Consecuencia de estos condicionantes de esta Cordillera.
geográficos es la aparición de una flora En tal situación encontramos, en lo
con predominio del elemento mediterrá- que se refiere a este área iberoatlántica,
neo, seguido a cierta distancia de una algunos endemismos que afectan a am-
nada despreciable presencia de especies plias zonas de la misma, como pueden ser
eurosiberianas o bien euroasiáticas o Saxifraga platyloba, Biscutella segurae,
circumboreales con óptimo eurosiberiano Narcissus eugeniae, etc. En el caso más
en el Viejo Mundo. extremo se tratará de táxones de distribu-
Entre estas últimas destacan plantas ción muy local, como Androsace rioxana
propias de los bosques caducifolios cen- del macizo de San Lorenzo, Rubus urbio-
troeuropeos, como Fagus sylvatica, Acer nicus del macizo de Urbión, Armeria
campestre, Veronica officinalis, etc.; otras bigerrensis subsp. microcephala del
de medios húmedos o turbosos, como Moncayo o Sideritis camarae de la Tierra
Drosera rotundifolia, Carex pilulifera, de Cameros.
Carum verticillatum, etc.; las que proce-
den de las altas cumbres alpino-pirenai- * IBEROLEVANTINOS: Resulta
cas, como Aster alpinus, Gentiana acau- particularmente copioso el número de
lis, Scutellaria alpina, etc. Mención endemismos distribuidos a lo largo de la
aparte se puede hacer al colectivo de zona oriental mediterránea de la península
óptimo atlántico o lateatlántico, especial- Ibérica. Muchos ocupan un territorio
mente asociado a las formaciones de bastante amplio dentro de dicho área, es el
brezal, con especies singulares como caso de Euphorbia minuta, Dictamnus
Erica vagans, E. cinerea, E. australis, hispanicus, Teucrium gnaphalodes, Silene
Daboecia cantabrica, etc. mellifera, etc.
Entre las mediterráneas vemos un im- En bastantes ocasiones se muestran
portante contingente de circunmediterrá- exclusivos o predominantes en la zona de
neas, sobre todo en las partes de clima la Cordillera Ibérica, aunque igualmente
más suave: Rhamnus alaternus, Quercus ocupando amplias extensiones de la
coccifera, Rubia peregrina, Rosmarinus misma: Teucrium expassum, Astemisia
officinalis, etc. A ellas hay que añadir el assoana, Aster aragonensis, Thlaspi ste-
amplio colectivo de las mediterráneo- nopterum, etc.
occidentales: Juniperus thurifera, Erina- En situaciones ya más particulares en-
cea anthyllis, Salvia lavandulifolia, etc. contramos los endemismos locales, que se
Pero el grupo que entendemos de mayor presentan en áreas bastante limitadas.
interés es el de los elementos endémicos. Podemos destacar como grupos más cla-
ros en tal situación:
* IBEROATLÁNTICOS: Es grande Manchego-alcarreños. Exclusivos
el número de endemismos del amplio área del área suroccidental de la Cordillera, en
iberoatlántica, con óptimo en el área los tramos continentales de las cuencas
mediterránea del cuadrante noroccidental altas del alto Tajo y Júcar, más los llanos
de la Península. En este territorio se sitúan de la Mancha o La Alcarria que enlazan
en las partes más occidentales, a donde suavemente con ellos. Encontramos aquí:

22
G. MATEO: La flora del Sistema Ibérico: estado de nuestros conocimientos y perspectivas ...

Antirhinum microphyllum, Biscutella Espadánicos. De las sierras litorales


alcarriae, B. hozensis, Linum salsoloides, de la zona meridional de Castellón y norte
Thymus lacaitae, etc. de Valencia. Son especies a destacar: Bi-
Conquense-Albarracinenses. Que scutella calduchii, Centaurea paui, C. sa-
afectan sobre todo a la Serranía de guntina, Dianthus multiaffinis, Erodium
Cuenca, Montes Universales y territorios aguilellae, Galium idubedae, Helianthe-
adyacentes. Podemos indicar aquí: Arme- mum asperum subsp. willkommii, H. ma-
ria trachyphylla, Biscutella atropurpurea, rifolium subsp. glabratum, Jasione man-
Santolina ageratifolia, Saxifraga latepe- sanetiana, Leucojum valentinum, Minu-
tiolata, Thymelaea subrepens, Thymus artia valentina, Teucrium angustissimum,
leptophyllus, etc. etc.
Centroaragoneses. Que se presentan Setabenses. De las sierras litorales de
en la zona media del valle del Ebro y sus la mitad meridional de la provincia de Va-
afluentes. Es el caso de Biscutella bilbili- lencia y norte de Alicante. Es un territorio
tana, Boleum asperum, Centaurea linifo- muy rico, en el que aparecen numerosos
lia, C. pectinata, Limonium viciosoi, Mo- táxones de interés, como: Antirrhinum
ricandia moricandioides subsp. cavanille- valentinum, Arenaria pseudarmeriastrum,
siana, Sideritis spinulosa, Thymus losco- A. valentina, Armeria alliacea subsp.
sii, etc. alliacea, Biscutella dufourii, B. montana,
Maestracenses. De las sierras orien- Centaurea rouyi, C. spachii, Chaenorhi-
tales situadas entre Teruel y Castellón. num tenellum, Cirsium valentinum, Ero-
Pueden mencionarse: Astragalus semper- dium saxatile, Genista valentina subsp.
virens subsp. muticus, Centaurea pinae, valentina, Iberis carnosa subsp. hegel-
Dianthus turolensis, Erodium celtiberi- maieri, saxatilis subsp. valentina, Leu-
cum, Helianthemum origanifolium subsp. canthemum gracilicaule, Limonium co-
molle, Leucanthemum maestracense, frentanum, Sarcocapnos saetabensis, Sca-
Petrocoptis pardoi, Thymus godayanus, biosa saxatilis, Sideritis sericea, Silene
etc. diclinis, Teucrium homotrichum, T. thym-
Valenciano-tarraconenses. Propios ifolium, Thymus piperella, Verbascum
de las sierras litorales valencianas y áreas fontqueri, etc.
limítrofes. A destacar: Biscutella steno-
phylla, Erodium sanguischristi, Cytisus
heterochrous, Galium valentinum, La- SITUACIÓN ACTUAL
thyrus tremolsianus, Salvia valentina,
Satureja innota, Sideritis tragoriganum, Nuestros conocimientos sobre la flora
etc. de la Cordillera se encuentran a un nivel
Javalambrenses. Afectando al ma- medio o medio-alto, con algunas zonas
cizo turolense de Javalambre. Con Erysi- estudiadas de modo muy exhaustivo
mum javalambrensis, Oxytropis javalam- mientras otras apenas han sido recorridas
brensis, Sideritis javalambrensis, etc. más que de modo superficial. En todo
Tortosinos. Del macizo de los Puertos caso los estudios detallados se han venido
de Tortosa-Beceite. Se puede incluir aquí: efectuando en los últimos años y muchas
Antirrhinum pertegasii, Arenaria viridis, veces apareciendo en trabajos inéditos o
Armeria fontqueri, Biscutella fontqueri, de escasa difusión por lo que sus resulta-
Centaurea caballeroi, C. podospermifo- dos no son siempre recogidos en obras de
lia, Salix tarraconensis, Thymus willkom- síntesis.
mii, etc. El retraso histórico en el conocimiento
de esta flora resulta notable. Si partimos

23
Flora Montiberica 10 (1998)

de 1753, fecha de la publicación del Spe- 1920-29 .......... 57


cies Plantarum de Linneo, vemos que en 1930-39 .......... 39
el resto del siglo XVIII no llegamos a 1940-49 .......... 40
localizar ni diez publicaciones que afecten 1950-59 .......... 64
a la flora de esta zona, concretadas a al- 1960-69 .......... 66
gunas aportaciones de Asso para Aragón 1970-79 .......... 127
y Cavanilles para Valencia. 1980-89 .......... 664
En el siglo XIX, época en que por toda 1990-98 .......... 517
Europa, e incluso en el mundo menos
desarrollado, se van completando las Como puede comprobarse, el nivel re-
floras nacionales y regionales; casi toda sulta muy bajo en el primer tercio del
España, pero más concretamente esta siglo y se mantiene así en el período de
zona permanecen en un nivel muy super- posguerra hasta la llegada de los años
ficial de exploración y escasean las refe- setenta, en que se nota un primer impulso,
rencias bibliográficas, de las que cuesta debido a la creación de nuevos departa-
encontrar más allá de 100-120, la mayoría mentos de Botánica en el país y de nuevas
bastante breves o anecdóticas; a excep- revistas botánicas. Sin embargo el salto
ción de algunos trabajos de más peso, espectacular se da en los años 80, en que
debidos a M. Willkomm, F. Loscos y J. se multiplica por quince el rendimiento de
Pardo o a C. Pau. las décadas de la primera mitad del siglo,
El siglo XX comienza con un estilo al amparo de la consolidación de las ins-
continuista respecto al anterior, es decir tituciones universitarias y editoriales que
con trabajos escasos, debidos más bien a promueven los trabajos mencionados.
individualidades aisladas, como C. Pau, o Desde finales de esta década se nota
algunos de sus discípulos y colaboradores, una clara crisis en la promoción de los
como P. Font Quer, T.M. Losa, Sennen o estudios botánicos, especialmente en lo
los Vicioso. Los resultados cuantitativos que afecta a líneas de investigación como
que detectamos en nuestra base de datos la que aquí mencionamos, lo que ha signi-
bibliográfica, presentados por décadas, ficado, si no un bajón de productividad, al
son los siguientes: menos un freno en lo que atañe al número
1900-09 .......... 43 de trabajos publicados..
1910-19 .......... 34

Revista Nº Trabajos Nº Último Media


Anales Jard. Bot. Madrid (+ Inst. Cav.) 418 55 7'6
Collect. Bot. (Barcelona) 107 22 4'7
Fontqueria (Madrid) 76 49 1'5
Lagascalia (Sevilla) 67 17 3'9
Lazaroa (Madrid) 65 17 3'8
Flora Montiberica (Valencia) 59 09 6'5
Bol. Soc. Aragonesa Cien. Nat. (Zaragoza) 53 36 1'5
Acta Bot. Malacitana (Málaga) 35 22 1'6
Bot. Complutensis (+ Trab. Dep. Bot.) 34 21 1'6
Bol. Soc. Esp. Hist. Nat. (Madrid) 33 95 0'3
Butll. Inst. Catal. Hist. Nat. (Barcelona) 28 64 0'4
Actas Soc. Esp. Hist. Nat. (Madrid) 27 29 0'9
Estud. Mus. Cien. Nat. Álava (Vitoria) 25 09 2'7
Folia Bot. Miscel. (Barcelona) 24 10 2'4

24
G. MATEO: La flora del Sistema Ibérico: estado de nuestros conocimientos y perspectivas ...

Stvudia Botanica (Salamanca) 21 15 1'4


Candollea (Ginebra) 20 52 0'4

De todos modos, la presente década unos buenos totales y rendimiento; aun-


mostraría un mayor descenso si no hu- que los artículos que nos afectan se con-
biera sido por el impulso debido a la pri- centren en áreas limitadas, sobre todo en
mera revista específicamente dedicada a la provincia de Burgos.
los estudios florísticos en el Sistema Ibé- En cuanto al factor geográfico pode-
rico, Flora Montiberica, en cuyos 9 pri- mos deducir el nivel de conocimientos
meros volúmenes se pueden contabilizar sobre la flora de cada provincia afectada a
59 artículos sobre este tema. partir de la misma base de datos que he-
Para hacernos una idea de las aporta- mos mencionado antes, donde indicamos
ciones aparecidas en las diferentes revis- la o las provincias sobre las que se dan
tas periódicas que incluyen trabajos de datos en cada artículo aparecido en la
investigación sobre temas de esta espe- bibliografía. Naturalmente los porcentajes
cialidad, presentamos un cuadro (ver pag. no suman cien, ya que muchos artículos
anterior), con revistas que ofrecen 20 o afectan a varias provincias. Podemos ver
más artículos donde se añaden datos sobre que no hay diferencias demasiado impor-
la flora de alguna parte del Sistema Ibé- tantes entre provincias, así la de más
rico. Se especifica el nombre de la revista, artículos (V) no llega a doblar a la de
el número de artículos seleccionados (N), menos (Lo). También hay que destacar
el total de números aparecidos (T) y la que este cuadro no revela de modo claro
media de artículos por volumen (N/T). el conocimiento de la flora de un territo-
De esta tabla se pueden deducir mu- rio, ya que algunas abundan referencias
chas cosas. En primer lugar que la revista de cierta extensión y detalle (Cu), mien-
de Botánica con mayor peso específico tras que para otras hay muchas notas
resulta ser Anales del Jardín Botánico de breves o referencias bastante marginales
Madrid, ya que el número de artículos (V). Los resultados son los siguientes:
extraídos supera diez veces la media las
restantes, consiguiendo además ser la Provincia Nº % del
primera en rendimiento medio por volu- Trabajos Total
men. Valencia 604 33'4
En un buen nivel de productividad to- Teruel 544 30'1
tal se sitúa un segundo grupo en que se Castellón 516 28'6
sitúan Collectanea Botanica, Fontqueria, Zaragoza 440 24'4
Lagascalia, Lazaroa, Flora Montiberica y Burgos 415 23'0
el extinto Boletín de la Sociedad Arago- Guadalajara 413 22'9
nesa (Ibérica) de Ciencias Naturales, Soria 405 22'4
todos ellos aportando unos 50-100 artí- Cuenca 358 19'8
culos al total; aunque a nivel de producti- La Rioja 341 18'9
vidad sobresale Flora Montiberica, al
acercarse a la de los indicados Anales. En cuanto a estudios de síntesis, que
Un tercer grupo se mueve entre 20 y afecten de modo exhaustivo a una provin-
35 artículos, con niveles moderados o cia o comarca son de destacar:
bajos de rendimiento. Podría destacarse BURGOS: Sierra de la Demanda
aquí otra joven revista, como los Estudios (FUENTES, 1979; TARAZONA, 1983),
del Museo de Ciencias Naturales de Sierra de Neila (NAVARRO, 1986), La
Álava, que con sólo 9 volúmenes aporta Lora y Páramo de Masa (GALÁN, 1990).

25
Flora Montiberica 10 (1998)

LA RIOJA: Primer catálogo florístico Tejera Negra (CARDIEL, 1987), catálogo


provincial (ZUBÍA, 1921), Flora de La provincial actualizado (CARRASCO &
Rioja Baja (CÁMARA, 1940), Pteridófi- al., 1987).
tos (MEDRANO & al., 1982), Sierra CUENCA: Notas sobre la flora de la
Cebollera (MENDIOLA, 1983), Sierra de Serranía de Cuenca (A. CABALLERO,
la Demanda (TARAZONA, 1983; NA- 1941-46), estudio detallado de la serranía
VARRO, 1986; MEDRANO, 1987), (G. LÓPEZ, 1976), Alcarria conquense
Sierra de La Hez (MEDRANO & BÁS- (COSTA TENORIO, 1978), sierras de
CONES, 1985), zona árida de la región Mira y Talayuelas (MATEO, 1983), flora
(ESPUELAS, 1986), sierras de Castejón, de las lagunas (CIRUJANO, 1995).
Camero Nuevo y Moncalvillo (ME- TERUEL: Primer catálogo flora ara-
DRANO, 1988), interfluvio Iregua-Leza gonesa (ASSO, 1779), segundo y tercer
(MEDRANO, 1989), sierras de Demanda catálogo de Aragón (LOSCOS & PAR-
y Cameros (MEDRANO, 1994). DO, 1863, 1866-67), Tratado de las plan-
SORIA: aproximación a un catálogo tas de Aragón (LOSCOS, 1876-86), ca-
provincial (VICIOSO, 1942), plantas de tálogo de Torrecilla de Alcañiz (PARDO,
los alrededores de la capital (MONTSE- 1902), sierras de Gúdar y Javalambre
RRAT, 1948), ampliación del catálogo (RIVAS GODAY & BORJA, 1961),
soriano (SEGURA, 1969) y notas detalla- noroeste de la provincia (MOLERO &
das posteriores (SEGURA, 1973-1988), J.M. MONTSERRAT, 1983), cuenca de
Sierra del Almuerzo (GRANZOW, 1982), Gallocanta (J.M. MONTSERRAT & GÓ-
Sierra Cebollera (MENDIOLA, 1983), MEZ, 1983), Sierra de Albarracín (BA-
Sierra de Alba (ZABALLOS, 1984), RRERA, 1985), Sierra de Cucalón (FE-
Sierra del Almuerzo (BACHILLER, RRER, 1986), Puertos de Beceite (RO-
1985), Sierra de Urbión (NAVARRO, VIRA, 1986), comarca del Jiloca (MA-
1986), NW de la provincia (BUADES, TEO, 1988-1997), catálogo florístico pro-
1987), Macizo del Moncayo (ESCU- vincial (MATEO, 1990), claves y am-
DERO, 1992), catálogo provincial (SE- pliación al catálogo (MATEO, 1992).
GURA & al., 1998). TARRAGONA: Puertos de Tortosa
ZARAGOZA: Primer catálogo de (FONT QUER, 1915, 1917; ROVIRA,
flora aragonesa (ASSO, 1779), segundo y 1986; TORRES, 1989).
tercer catálogo de Aragón (LOSCOS & CASTELLÓN: Macizo de Peñago-
PARDO, 1863, 1866-67), Tratado de las losa (VIGO, 1968), Flora dels Paï sos
plantas de Aragón (LOSCOS, 1876-86), Catalans (BOLÒS & VIGO, 1984-95),
suroeste de la provincia (MOLERO & Sierra de El Toro (AGUILELLA, 1985),
MONTSERRAT, 1983), cuenca de Gallo- Sierra Calderona (CRESPO, 1989), valle
canta (MONTSERRAT & GÓMEZ, del río Monleón (FABREGAT, 1989),
1983), Sierra de Herrera (FERRER, manuales de flora valenciana (MATEO &
1986), Macizo del Moncayo (ESCU- CRESPO, 1990, 1995, 1998), Villafranca
DERO, 1992). del Cid (PITARCH, 1992), Sierra de Pina
GUADALAJARA: Primera aproxi- (RIERA, 1992), Alto Mijares (ROSE-
mación al catálogo provincial (S. CABA- LLÓ, 1994), Alto Maestrazgo (FABRE-
LLERO, 1926), Sierra de Pela (MAYOR, GAT, 1995), La Plana Alta (TIRADO,
1965, 1975), La Alcarria (RON, 1970), 1995), Bajo Maestrazgo (VILLAES-
comarcas de Tamajón y Valdepeñas de la CUSA, 1998),
Sierra (De la FUENTE, 1982), Alto Tajo VALENCIA: Sierra de Corbera
(MAZIMPAKA, 1982), comarca de Si- (BORJA, 1950), Sierras de Martés y Ave
güenza, (LLANSANA, 1984), hayedos de (FIGUEROLA, 1983), Sierras del Boque-

26
G. MATEO: La flora del Sistema Ibérico: estado de nuestros conocimientos y perspectivas ...

rón y Palomera (PERIS, 1983), Flora dels totalizado hasta ahora 90 táxones por un
Paï sos Catalans (BOLÒS & VIGO, 1984- procedimiento muy similar al anterior.
95), primer catálogo florístico provincial Por su parte el Institut d'Estudis Ca-
(MATEO & FIGUEROLA, 1987), ma- talans viene editando un volumen anual
nuales de flora valenciana (MATEO & del Atlas corològic de la flora vascular
CRESPO, 1990, 1995, 1998), Sierra de dels Països Catalans, que incluye una
Malacara (LAGUNA, 1995), La Safor parte significativa del territorio de la
(SORIANO, 1995), La Plana de Utiel- Cordillera Ibérica en su tramo oriental
Requena (GARCÍA NAVARRO, 1996), entre el Ebro y la provincia de Alicante.
el Rincón de Ademuz (MATEO, 1997). Los volúmenes salidos, que son siete,
incluyen algo menos de un tercio del total
de las especies a cartografiar.
PERSPECTIVAS DE Por nuestra parte hemos iniciado re-
FUTURO cientemente una serie sobre cartografía de
la flora del Sistema Ibérico, también sobre
Sin duda, el proyecto que más ha cuadrícula de 10 x 10, de la que tenemos
aportado al conocimiento de la flora del en prensa dos primeros artículos con los
Sistema Ibérico en los últimos años ha géneros Saxifraga y Santolina. El núme-
sido Flora Iberica (CASTROVIEJO & ros de puntos aportados resulta bastante
al., 1986-97), que sigue en marcha y aún mayor que las cartografías habituales al
quedan por aparecer más de los dos ter- enriquecerse con las anotaciones de nues-
cios de los 21 volúmenes previstos. La tros cuadernos de campo, donde las refe-
parte más oriental del territorio se ve rencias son 5-10 veces más amplias que
también afectada por la importante Flora las habidas en la bibliografía y herbarios.
dels Països Catalans, (BOLÒS & VIGO,
1984-95) de la que solamente falta por
aparecer el volumen de Monocotiledó- BIBLIOGRAFÍA
neas.
Nada desdeñables han sido las aporta- AGUILELLA, A. (1985) Flora y vegetación
de la Sierra de El Toro y Las Navas de To-
ciones de los proyectos de cartografía de rrijas. Tesis doctoral. Universidad de Va-
la flora que afectan a la zona, que también lencia.
se encuentran en sus comienzos y siguen ASSO, I.J. (1779) Synopsis stirpium indigena-
en marcha. Por un lado el de mayor ám- rum Aragoniae. Massiliae.
bito, el Atlas Florae Europaeae (JALAS BACHILLER, D. (1985) Contribución al
& SUOMINEN, 1972-86), que cartografía estudio de la flora y vegetación de la Sie-
toda Europa sobre retículo UTM de 50 rra del Almuerzo (Soria). E.T.I. Forestales.
km de lado. A nivel de la Península Ibé- Madrid.
rica completa y con cuadrículas de 10 km BARRERA, I. (1985) Contribución al estudio
de la flora y vegetación de la Sierra de Al-
de lado tenemos la veterana serie de barracín. Tesis doctoral. Universidad
Asientos para un atlas corológico de la Complutense. Madrid.
flora occidental, que ha venido publi- BOLÒS, O. de & J. VIGO (1984-95) Flora
cando Fernández Casas en la revista dels Països Catalans. Ed. Barcino. Barce-
Fontqueria, con 24 fascículos que com- lona.
prenden 757 táxones. Más reciente es la BORJA, J. (1950) Estudio fitográfico de la
paralela serie de Cartografía corológica Sierra de Corbera. Anales Jard. Bot. Ma-
ibérica, editada por diversos autores en la drid 9: 361-477.
revista Botanica Complutensis, que emite BUADES, A. (1987) Contribución al estudio
de la flora vascular del noroeste de la
series más cortas de mapas, habiendo

27
Flora Montiberica 10 (1998)

provincia de Soria. Tesis doctoral. Univer- FUENTE, V. de la (1982) Estudio de flora y


sidad Complutense. Madrid. vegetación del territorio occidental se-
CABALLERO, A. (1941-46) Apuntes para rrano de la provincia de Guadalajara
una flórula de la Serranía de Cuenca. (comarcas de Tamajón y Valdepeñas de la
Anales Jard. Bot. Madrid 2: 236-266, 4: Sierra). Tesis doctoral. Universidad Autó-
403-457, 6: 503-547. noma. Madrid.
CABALLERO, S. (1926) Flórula arriacense. FUENTES, A. (1979) Contribución al estudio
Guadalajara. de la flora y vegetación del extremo no-
CÁMARA, F. (1940) Estudios sobre la flora roeste de la Sierra de la Demanda. Cuen-
de La Rioja Baja. Tesis doctoral. Univer- cas altas de los ríos Arlanzón y Tirón
sidad Central. Madrid. (Burgos). Tesis doctoral. Universidad
CARDIEL, J.M. (1987) Estudio sobre la flora Complutense. Madrid.
y vegetación de los hayedos de Tejera Ne- FONT QUER, P. (1915) Una excursió bo-
gra, Cantalojas (Guadalajara). Tesina de tànica a la Catalunya transibèrica. Treb.
licenciatura. Universidad Complutense. Inst. Catal. Hist. Nat. Vol. 1915. Barce-
Madrid. lona.
CARRASCO, M.A., M.J. MACÍA & M. VE- FONT QUER, P. (1917) Vuit dies d'excursió
LAYOS (1997) Listado de plantas vascu- botànica als Ports de Tortosa. Anuari Junta
lares de Guadalajara. Monografías Flora Cien. Nat. Barcelona 2: 619-632.
Montiberica, 2. Valencia. GALÁN, P. (1990) Contribución al estudio
CASTROVIEJO, S. & al. (1986-97) Flora florístico de las comarcas de La Lora y Pá-
iberica. Vols. 1-8. Madrid. ramo de Masa (Burgos). Fontqueria 30: 1-
CIRUJANO, S. (1995) Flora y vegetación de 167.
las lagunas y humedales de la provincia de GARCÍA NAVARRO, E. (1996) Estudio
Cuenca. Madrid. florístico y fitogeográfico de la comarca
COSTA TENORIO, M. (1978) Flora y vege- de La Plana de Utiel-Requena (Valencia).
tación de La Alcarria de Cuenca. Tesis Tesis doctoral. Universidad de Valencia.
doctoral. Universidad Complutense. Ma- GRANZOW, I. (1982) Estudio fitográfico de
drid. la Sierra del Almuerzo y Puerto del Ma-
CRESPO, M.B. (1989) Contribución al estu- dero (Soria). Tesina de licenciatura. Uni-
dio florístico, fitogeográfico y fitosocioló- versidad Complutense. Madrid.
gico de la Serra Calderona (Valencia- JALAS, J. & J. SUOMINEN (1972-86) Atlas
Castellón). Tesis doctoral. Universidad de Florae europaeae. Vols. 1-7. Helsinki.
Valencia. LAGUNA, E. (1995) Fenología de la flora y
ESCUDERO, A. (1992) Estudio fitoecológico comunidades vegetales de la serie del ca-
de las comunidades rupícolas y glerícolas rrascal basófilo mesomediterráneo en la
del Macizo del Moncayo. Tesis doctoral. Umbría del Fresnal de Buñol (Sierra de
Universidad Complutense. Madrid. Malacara, Valencia). Tesis doctoral. Uni-
ESPUELAS, I. (1986) Estudio de la flora y versidad de Valencia.
vegetación semiárida de La Rioja. Tesina LÓPEZ, G. (1976) Contribución al estudio
de licenciatura. Universidad Complutense. florístico y fitosociológico de la Serranía
Madrid. de Cuenca. Tesis doctoral. Universidad
FABREGAT, C. (1995) Estudio florístico y Complutense. Madrid.
fitogeográfico de la comarca del Alto LOSCOS, F. (1876-86) Tratado de las plantas
Maestrazgo (Castellón). Tesis doctoral. de Aragón. Madrid.
Universidad de Valencia. LOSCOS, F. & J. PARDO (1863) Series
FERRER, J.J. (1986) Estudio florístico y inconfecta plantarum indigenarum Arago-
aspectos geobotánicos de las sierras de niae praecipue meridionalis. Dresde.
Herrera, Cucalón y Fonfría. Tesis docto- LOSCOS, F. & J. PARDO (1866-67) Serie
ral. Universidad de Valencia. imperfecta de las plantas aragonesas es-
FIGUEROLA, R. (1983) Estudio de la vegeta- pontáneas. Alcañiz.
ción y flora de las sierras de Martés y Ave LLANSANA, R. (1984) Catálogo florístico de
(Valencia). Tesis doctoral. Universidad de la comarca seguntina. Tesis doctoral. Uni-
Valencia. versidad Complutense. Madrid.

28
G. MATEO: La flora del Sistema Ibérico: estado de nuestros conocimientos y perspectivas ...

MATEO, G. (1983) Estudio sobre la flora y MEDRANO, L.M. & J.C. BÁSCONES (1985)
vegetación de las sierras de Mira y Tala- Flora de la Rioja, I. Sierra de La Hez. Zu-
yuelas. ICONA. Madrid. bía 3: 9-79.
MATEO, G. (1988-97) Sobre la flora de la MEDRANO, L.M., J.C. BÁSCONES & al.
comarca del Jiloca, I a IX. Xiloca 2: 215- (1982) Pteridófitos de la provincia de La
221, 3: 163-173, 5: 179-195, 6: 165-179, Rioja. Collect. Bot. (Barcelona) 13(1): 43-
7: 279-289, 9: 201-215, 14: 157-171, 18: 53.
197-213, 19: 241-251. MENDIOLA, M.A. (1983) Estudios de flora y
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la vegetación en La Rioja (Sierra Cebollera).
provincia de Teruel. Instituto de Estudios Instituto de Estudios Riojanos. Logroño.
Turolenses. Teruel. MOLERO, J. & J.M. MONTSERRAT (1983)
MATEO, G. (1992) Claves para la flora de la Contribución al conocimiento de la flora
provincia de Teruel. Instituto de Estudios del Sistema Ibérico septentrional. Collect.
Turolenses. Teruel. Bot. (Barcelona) 14: 347-374.
MATEO, G. (1997) Catálogo de plantas MONTSERRAT, G. & D. GÓMEZ (1983)
vasculares del Rincón de Ademuz (Valen- Aportación a la flora de la cuenca endo-
cia). Monografías del Jardín Botánico de rreica de la laguna de Gallocanta. Collect.
Valencia, 2. Bot. (Barcelona) 14: 383-437.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1990) Claves MONTSERRAT, P. (1948) Plantas de los
para la flora valenciana. Valencia. alrededores de Soria. Collect. Bot. (Bar-
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1995) Flora celona) 2(2): 261-271.
abreviada de la Comunidad Valenciana. NAVARRO, G. (1986) Vegetación y flora de
Alicante. las sierras de Urbión, Neila y Cabrejas.
MATEO, G. & M.B. CRESPO (1998) Manual Tesis doctoral. Universidad Complutense.
para la determinación de la flora valen- Madrid.
ciana. Monografías de Flora Montiberica, PARDO, J. (1902) Catálogo o enumeración de
3. Valencia. plantas de Torrecilla de Alcañiz. Zara-
MATEO, G. & R. FIGUEROLA (1987) Flora goza.
analítica de la provincia de Valencia. PERIS, J.B. (1983) Contribución al estudio
IAM. Valencia. florístico y fitosociológico de las sierras
MAYOR, M. (1965) Estudio de la flora y del Boquerón y Palomera. Tesis doctoral.
vegetación de las sierras de Pela, Ayllón y Universidad de Valencia.
Somosierra. Tesis doctoral. Universidad PITARCH, R. (1992) Estudio de la flora de
Complutense. Madrid. los montes de Palomita y El Bovalar, del
MAYOR, M. (1975) Datos florísticos sobre la término municipal de Villafranca (Caste-
Cordillera Central (Somosierra, Ayllón y llón). Tesina de licenciatura. Universidad
Pela) Anales Inst. Bot. Cavanilles 32(2): de Valencia.
323-347. RIERA, J. (1992) Aproximació al coneixemnet
MAZIMPAKA, V. (1984) Contribución al florístic de la Serra de Pina. Tesina de li-
estudio de la flora y vegetación de la cenciatura. Universidad de Valencia.
cuenca del alto Tajo: tránsito Alcarria- RIVAS GODAY, S. & J. BORJA (1961)
Sistema Ibérico (Guadalajara). Tesis Estudio de vegetación y flórula del macizo
doctoral. Universidad Complutense. Ma- de Gúdar y Javalambre. Anales Inst. Bot.
drid. Cavanilles 19: 3-543.
MEDRANO, L.M. (1994) Flora y vegetación RIVAS-MARTÍNEZ, S. (1987) Memoria del
de las sierras de La Demanda y Cameros mapa de seies de vegetación de España.
(La Rioja). Tesis doctoral. Universidad de ICONA. Madrid.
Navarra. RON, M.E. (1970) Estudio sobre la vegeta-
MEDRANO, L.M. (1987) Flora de La Rioja, ción y la flora de La Alcarria. Tesis docto-
II. Sierra de la Demanda. Zubía 5: 7-61. ral. Universidad Complutense. Madrid.
MEDRANO, L.M. (1988) Flora de La Rioja, ROSELLÓ, R. (1994) Catálogo florístico y
III. Sierras de Castejón, Cameros Nuevo y vegetación de la comarca natural del Alto
Moncalvillo. Zubía 6: 31-72. Mijares (Castellón). Excma. Diput. Prov.
de Castellón.

29
Flora Montiberica 10 (1998)

ROVIRA, A.M. (1986) Estudi fitogeogràfic de TIRADO, J. (1995) Flora vascular de la co-
les comarques catalanes compreses entre marca de La Plana Alta (Castellón). Tesis
els Ports de Beseit, el riu Ebre i els límits doctoral. Universidad de Valencia.
aragonesos. Tesis doctoral. Universidad TORRES, L. de (1989) Flora del massís del
de Barcelona. Port. Excma. Diput. Prov. de Tarragona.
SEGURA, A. (1969) Notas de flora soriana. VICIOSO, C. (1942) Materiales para ele stu-
Bol. Inst. For. Inv. Exper. 52. Madrid. dio de la flora soriana. Anales Jard. Bot.
SEGURA, A. (1973) De flora soriana y cir- Madrid 2: 188-235.
cumsoriana. Pirineos 109: 35-49. VIGO, J. (1968) La vegetació del massís de
SEGURA, A. (1988) De flora soriana y otras Penyagolosa. Inst. Estud. Catal., Arx.
notas botánicas, III. Monogr. Inst. Piren. Secc. Cièn., 37. Barcelona.
Ecología 4: 351-358. VILLAESCUSA, C. (1998) Flora vascular de
SEGURA, A., G. MATEO & J.L. BENITO la comarca de El Baix Maestrat (Caste-
(1998) Catálogo florístico de la provincia llón). Tesis doctoral. Universidad de Va-
de Soria. Monografías de Flora Montibe- lencia.
rica, 4. Valencia. ZABALLOS, J.P. (1984) Estudio fitográfico
SORIANO, P. (1995) Estudio de la vegetación de la Sierra de Alba (Soria). Tesina de li-
y la flora de la comarca de La Safor (Va- cenciatura. Universidad Complutense.
lencia). Tesis doctoral. Universidad de Madrid.
Valencia. ZUBÍA, I. (1921) Flora de La Rioja. Logroño.
TARAZONA, M.T. (1983) Estudio florístico,
ecológico y fitosociológico de los mato- (Recibido el 3-VI-1998)
rrales del sector Ibérico-Soriano. Tesis
doctoral. Universidad de Barcelona.

30
Flora Montiberica 10: 31-48 (IX-1998)

ANÁLISIS BIOGEOGRÁFICO CUANTITATIVO DE LA


PTERIDOFLORA DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN

Antoni AGUILELLA PALASÍ & Gonzalo MATEO SANZ


Departamento de Biología Vegetal. Fac. de Ciencias Biológicas. Univ. de Valencia.
Antoni.Aguilella@uv.es & Gonzalo.Mateo@uv.es.

RESUMEN: Se estudia la distribución geográfica de los pteridófitos de la flora de la


provincia de Castellón de la Plana. El estudio se basa en la matriz de presencia-ausencia de
cada una de las especies en el conjunto de los cuadrados UTM de 10 km de lado conside-
rados. Se analizan los patrones observados en la relación entre pteridófitos mono y trilae-
surados, nivel de ploidía, tipos ecológicos, relación entre elementos terciarios y cuaterna-
rios y distribución de los tipos corológicos. Finalmente sobre la base del análisis cluster y
el escalamiento multidimensional, se ponen de manifiesto las relaciones florísticas entre
las distintas cuadrículas consideradas. Además, se incluyen mapas de distribución de las
especies de pteridófitos de la flora castellonense.

SUMMARY: Geographical distribution of pteridological flora from Castellón provin-


ce (E Spain) are studied. A presence-absence matrix with UTM squares as columns and
species in rows was the foundation of the present analysis. Patterns on distribution of
monolete and trilete spores, polyploidy, ecological types, distribution of tertiary and qua-
ternary elements, and distribution of chorological types are analyzed. Multivariate analysis
has showed floristic relations between the UTM squares. Distribution maps showing the
distribution of pteridophytes in the Castellón area, also are included.

INTRODUCCIÓN basados en el retículo UTM de 50 Km de


lado.
La actividad pteridológica en nuestro Con posterioridad se han venido pu-
país, durante las últimas décadas, ha re- blicando numerosas ampliaciones a la
sultado bastante fructífera. Un hito im- distribución de los pteridófitos, especial-
portante en el conocimiento de la pterido- mente en las denominadas Notas Pteri-
flora ibérica lo marcó la publicación del dológicas de la Península Ibérica y Ba-
atlas pteridológico (SALVO, CABEZU- leares publicadas periódicamente en la
DO & ESPAÑA, 1984) que vino a com- revista Acta Botánica Malacitana. Asi-
pletar el trabajo iniciado una década antes mismo aparecen trabajos también impor-
por el correspondiente atlas de la flora tantes para el conjunto de la Península
europea (JALAS & SUOMINEN, 1972), Ibérica como el de MORALES ABAD &
recopilando todo lo que hasta entonces se FERNÁNDEZ CASAS (1989), basado ya
había publicado, plasmándolo en mapas en cuadrículas de 10 km de lado.

31
Flora Montiberica 10 (1998)

Algunas de las aportaciones resultaron En la presente comunicación se pre-


de especial interés para zonas más o me- tende poner al día toda la información
nos concretas del ámbito ibero-balear disponible sobre los pteridófitos de la flo-
como las de MATEO (1984) para el te- ra castellonense, basándonos para ello en
rritorio valenciano, ROSSELLÓ (1986) la bibliografía florística y taxonómica
para las Baleares, CATALÁN & AIZ- existente, la revisión de aquellos herbarios
PURU (1988) para Navarra o la recopila- nacionales con mayor representación de
ción de ORCA (1991) para Cataluña, flora valenciana y los de ámbito local
Valencia y Baleares. (VAL, VAB), así como numerosas obser-
El conocimiento de la flora vascular vaciones de campo propias de los autores.
castellonense ha progresado de manera La localización geográfica de los datos se
importante a lo largo de la presente dé- basa en el retículo MGRS de 10x10 km,
cada, de tal manera que el volumen de que constituyen nuestros OGUs en el
datos corológicos disponibles en el mo- sentido de CROVELLO (1975). Para cada
mento actual permite calificar el estado de especie se presenta un mapa de distribu-
los conocimientos como bueno (AGUI- ción donde, mediante puntos, se indica la
LELLA, 1998). presencia en cada cuadrado. Para discernir
en el propio mapa sobre las fuentes de
información, se ha utilizado distinta sim-
MATERIAL Y MÉTODOS bología y distintos niveles de grises, indi-
cado todo ello en la leyenda junto a los
El poder disponer de suficiente infor- mapas o bien comentado en el texto.
mación geográfica sobre los distintos ta- El análisis biogeográfico que se rea-
xones, concretada mayoritariamente en la liza a continuación se basa en dos matri-
retícula UTM, ha permitido el desarrollo ces. En una de ellas, con las 88 OGUs en
de trabajos enfocados desde el punto de las columnas y las 42 especies en filas, se
vista cuantitativo. La publicación del atlas consigna la presencia ausencia de cada
de la Flora Europea dio pie a la publica- especie en cada cuadrícula. La otra matriz
ción de una primera aproximación cuanti- esta formada por OGUs en columnas y
tativa (BIRKS, 1976). Asimismo la publi- distintos parámetros (biotipos, tipos eco-
cación de SALVO, CABEZUDO & ES- lógicos, nivel de ploidía, relación trile-
PAÑA (1984), dio pie a trabajos de tipo tas/monoletas, geoelemento y tipo edá-
cuantitativo (SALVO & CABEZUDO, fico), en las filas. Los datos de esta matriz
1984; PICHI SERMOLLI, ESPAÑA & son los porcentajes de cada parámetro en
SALVO, 1987; SALVO & GARCÍA- cada cuadrícula.
VERDUGO, 1990). Durante la última Con estas matrices se han ensayado
época han cobrado mayor importancia los diversos tipos de análisis multivariantes
estudios regionales que han proporcio- utilizando el paquete estadístico SPSS
nado un conocimiento de áreas menores (1993), de los que aquí solo se presentan
(MARTÍN & al., 1995) empleando el retí- los análisis clúster y el escalamiento mul-
culo de 10 Km, o bien concretado en uni- tidimensional.
dades corológicas de gran área (HERRE-
RO-BORGOÑÓN & al., 1989).
RESULTADOS

32
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

Mapa nº 1

El número total de taxones contabili- 10x10. Las cuadrículas más ricas en espe-
zados en las 88 cuadrículas muestreadas cies (ver Mapa de Coincidencias) son
asciende a 42, excluidos los híbridos, que YK21 (24 sp.), YK22 (22 sp.), YK03 (21
no son tratados aquí. Este número con- sp.), YK26 (20 sp.), YK31 (20 sp.). Todas
viene contrastarlo con los 39 taxones que éstas, con números iguales o superiores a
admiten para el total de la Comunidad 20 coinciden con las áreas donde se
Valenciana HERRERO-BORGOÑÓN & combinan los substratos calcáreos con
al (1989), suponiendo el 34 % del total de silíceos, ombroclimas subhúmedos y una
la flora pteridofítica mediterránea (PICHI- variación altitudinal considerables. Tales
SERMOLLI, 1991), un número bastante zonas son los núcleos de la Sierra Espa-
elevado para una superficie aproximada dán, Sierra de Pina y Macizo de Penya-
de 8.000 Km2 cubierta por este trabajo. golosa, en las cuales hay que destacar
también una serie de cuadrículas con va-
lores importantes (YK32, YK12, YJ19,
ÍNDICES FLORÍSTICOS YK23, YK25).
CUADRICULARES A continuación destacan otra serie de
cuadrículas en las que, a pesar de estar
Utilizamos el concepto de Índice Flo- completamente dominadas por los subs-
rístico Cuadricular en el sentido de BOL- tratos calcáreos, presentan valores consi-
DÚ (1975) que hace referencia al número derables. Es el caso de BF61 (18 sp.),
de taxones presentes en cada cuadrícula BF60 (14 sp.) y BF50 (13 sp.), correspon-

YK1 YK2 BE1 YL2 XK4 BF2


Jalas & Suominen, 1972 19-25 26-33 0 1-3 8-12 19-25
Salvo & al. (1984) 19-25 19-25 8-12 4-7 8-12 19-25
En este trabajo 29-32 33-34 17-20 9-12 21-24 29-32

Tabla nº33
1
Flora Montiberica 10 (1998)

dientes al macizo de los Puertos de Tor- (m/t), siguiendo el criterio de ITO ( 1972,
tosa-Beceite, donde unos niveles de plu- 1978) y SALVO & GARCÍA-VERDUGO
viosidad relativamente elevados, por (1990). Aún tratándose de un área relati-
encima de los 700 mm, y un relieve muy vamente reducida y dando unos valores
accidentado permiten el desarrollo de excepcionalmente altos, se puede recono-
especies como Polypodium vulgare, As- cer todavía una cierta relación entre los
plenium celtibericum, Polystichum acu- valores más altos y las zonas más monta-
leatum, P. lonchitis, Phyllitis scolopen- nas y septentrionales así como unos valo-
drium, etc. En su conjunto estas cuadrí- res más bajos en las zonas más termo-
culas, todas con valores superiores o xerófilas y meridionales.
iguales a 10, suponen el 22 % del total. En el mapa nº 2 se han cartografiado
El 68% restante de las cuadrículas pre- distintos rangos para los valores m/t. Los
sentan valores inferiores a 10. Los valores círculos oscuros corresponden a valores
más bajos se localizan principalmente en superiores a 6, los grises a valores entre 3

DIPLOIDES POLIPLOIDES % POL. % DIPL. P/D

Nº taxones 24 18 42,85 57,15 0,75

Tabla nº 2

la zona costera (YK52, BE53, BE87), y 6 y los blancos a los inferiores a 3. Los
debido básicamente a que incluyen super- círculos con la mitad en blanco corres-
ficies muy pequeñas y con escaso relieve. ponden a valores nulos de pteridófitos
BE55 e YK00 presentan niveles muy trilaesurados.
bajos, pero en este caso puede deberse a
un nivel de exploración insuficiente, aún
habiendo sido cubiertas en sendos traba- NIVEL DE PLOIDIA
jos doctorales (CRESPO, 1989; TIRADO,
1995). En su conjunto nuestros resultados Se han calculado los valores corres-
son comparables a los de otras zonas del pondientes al número de taxones poliploi-
CW de la Península (MARTÍN & al., des y diploides en cada una de las
1995), tanto en lo referente al número de cuadrículas, calculando la relación Poli-
especies por cuadrícula como a los ploides/Diploides (P/D), tabla nº 2, lo cual
valores más frecuentes. arroja unos valores que van desde 0,25 a
En cuanto a los valores referidos a las 3. En 25 cuadrículas la relación es mayor
cuadrículas de 50 x 50 Km, en la tabla nº que 1, en trece es igual a 1 y en el resto
1 se pueden comparar los datos actuales (50) presenta valores inferiores a 1, es
con los valores que se desprenden del decir el número de diploides es superior a
atlas de la flora europea (Jalas & Suomi- al de poliploides. Hay que hacer notar que
nen, 1972) y de la Ibero-Balear (Salvo &
al, 1984).
BIOTIPO %
ÍNDICE M/T Geófitos 30,95
Hemicriptófitos 64,28
Se ha calculado la relación entre hele-
Terófitos 2,38
chos con esporas monoletas y triletas
Caméfitos 2,38

Tabla nº 3
34
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

no se ha observado ningún patrón distri- se observa un claro predominio de los


butivo especial, por lo cual hemos diploides, concordando con lo observado
omitido la presentación de mapa con su por PICHI-SERMOLLI (1991) para el
distribución. En resumen, en la mayor conjunto de la flora pteridológica medite-
parte del territorio el número de diploides rránea, y que vendría a avalar el origen
es superior al de poliploides, si observa- antiguo de su flora.
mos los datos para el conjunto estudiado
yen helechos como Thelypteris palustris y
ESPECTRO BIOLÓGICO diversas especies del género Equisetum,
de ahí que suponga el 9 %. Un 17 % co-
El cálculo de los porcentajes de cada rresponde a especies propias de los bos-
biotipo para el conjunto de la flora pone ques (categoría 4) como Asplenium
de manifiesto una clara dominancia de los onopteris, Polystichum sp. pl, Athyrium
hemicriptófitos, seguidos a distancia por filix-femina y Dryopteris filix-mas. Un
los geófitos. Los terófitos con una sola porcentaje inferior al 2%
especie suponen porcentajes insignifican-
tes.
Se han realizado diversos análisis
multivariantes sobre los porcentajes de
biotipos para cada cuadrícula pero no han
resultado significativos, no observándose
ningún patrón ni correlación relevante. El
único aspecto importante, puesto en evi-
dencia tanto en el clúster como a través
del análisis de componentes principales es
la existencia de una zona meridional, que
abarcaría desde la sierra Calderona hasta
el Espadán, donde se dan los más altos
porcentajes de terófitos y caméfitos.

osG
tieóf

TIPOS ECOLÓGICOS
A cada uno de los taxones se le ha
asignado una categoría según la clasifica-
ción del manual de biotopos CORINE
(MOSS, 1991), siguiendo el criterio de
FITTER & PEAT (1994); pero teniendo
en cuenta su comportamiento ecológico
en el área estudiada, y no el que resulta
más general en su área principal, que en
algunos casos puede ser distinto por tra-
tarse de poblaciones relictas.
En la gráfica nº 1 se observa clara-
mente el predominio de los taxones rupí-
colas (6). En la categoría 5, denominada
genéricamente como humedales, se inclu-

35
Flora Montiberica 10 (1998)

Relación m/t Representación de tipos edáficos

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Mapa nº 1 Mapa nº 2
Relación elementos Cuaternarios/Terciarios Representación del cluster de tipos corológicos

40.0N
40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E


1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Mapa nº 3 Mapa nº 4
Cluster de la matriz de Presencia-Ausencia

40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Mapa nº 5

36
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

corresponde a la única especie propia de mente rodenos, se hallan más extendidos.


acantilados litorales, donde se incluye No obstante existe asimismo coincidencia
Asplenium marinum, cuya presencia en la con precipitaciones elevadas, ya que
zona resulta dudosa en la actualidad, existen cuadrículas, las de tonalidades
conociéndose solamente por un pliego de intermedias, que pese a presentar cierta
Reverchon depositado en el herbario del extensión de materiales silíceos, presentan
Jardín Botánico de Ginebra (MOLINA, precipitaciones escasas, con lo cual tiende
FERNÁNDEZ & LOIDI, 1990. El resto, a diluirse el factor edáfico. No obstante
6 %, corresponde a especies incluidas en alcanzan valores entre el 15 y el 25 %. El
la categoría de matorrales y pastizales, resto del territorio presenta porcentajes de
donde se incluyen Botrychium lunaria, silicícolas del 0 % (52 cuadrículas), solo
Ophioglossum vulgatum y Equisetum algunos territorios presentan un cierto
telmateia. porcentaje de silicícolas cuando existen
En la gráfica nº 2 se desglosa el tipo precipitaciones elevadas que pueden dar
rupícola en diversos subtipos: 62.1 que lugar a descarbonatación del substrato
corresponde a los roquedos calizos su- (BF60, BF61 por ejemplo).
pone un 52 %, como resulta lógico para
un territorio eminentemente calizo; 62.2
corresponde a roquedos silíceos, repre- ELEMENTOS TERCIARIOS Y
sentados por especies como Cheilanthes CUATERNARIOS.
hispanica, Ch. tinaei, Ch. maderensis,
Asplenium septentrionale y A. foresiense. A cada uno de los taxones considera-
El código 65 corresponde a las especies dos se les ha asignado una categoría rela-
de cuevas y simas que en nuestro territo- tiva a su antigüedad en la región medite-
rio son los hábitats exclusivos de las es- rránea, que es de T (terciario), para aque-
pecies del género Phyllitis. 62,51 es el llos presentes en la región mediterránea
código para designar los hábitats rupíco- antes o durante el terciario, o C (cuaterna-
las basófilos rezumantes propios de la rio), para los que se hallan presentes
clase Adiantetea, con una única especie desde el cuaternario; siguiendo el criterio
(Adiantum capillus-veneris) que supone de PICHI-SERMOLLI (1979 , 1991).
un porcentaje inferior al 3 %. SALVO & GARCÍA-VERDUGO (1990)
muestran como en los pisos u horizontes
bioclimáticos superiores suelen predomi-
TIPOS EDÁFICOS nar los elementos cuaternarios, debido al
efecto de las glaciaciones. En la zona
Siguiendo el criterio de SALVO & estudiada el máximo porcentaje que lle-
GARCÍA-VERDUGO (1990), hemos gan a alcanzar los elementos cuaternarios
calculado los porcentajes de los diversos es de un 62, 5 % en la cuadrícula YK28, y
tipos de comportamiento edáfico de las superior al 58 % en las YK25, YL20,
especies consideradas, cuyos resultados se YK38 y YK26; todas ellas correspon-
muestran gráficamente en el mapa nº 3. El dientes a las zonas elevadas del macizo de
gris oscuro corresponde a las zonas con Penyagolosa y alrededores de Vilafranca,
porcentajes de taxones de apetencias precisamente las zonas más frías y con
silicícolas superiores al 25 %, coinci- precipitaciones estivales más importantes
diendo con los núcleos centrales de las de la provincia.
sierras de Pina y Espadán y el macizo de
Penyagolosa. Estas áreas son aquellas
donde los terrenos silíceos, mayoritaria-

37
Flora Montiberica 10 (1998)

Representación de tipos
ecológicos
2% 6%
1 Roquedos costeros

17% 3 Matorrales y Pastizales

4 Bosques

9% 5 Humedales

66%
6 Rupícolas

Gráfica nº 1

Subtipos rupícolas

62.1 Roquedos Calizos

14% 1%
62.2 Roq. Silíceos
16%
62.51 Roq. Rezumantes
69%

65 Cuevas y Simas

Gráfica nº 2

38
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

En nuestro caso se observa también una sentido amplio, incluyendo el elemento


cierta correspondencia entre la altitud y la endémico, los circunmediterráneos, los
relación de elementos cuaternarios con los latemediterráneos y aquellos que se ex-
terciarios. En el mapa nº 4, en distintas tienden por las regiones orientales hacia
tonalidades, se muestra la distribución Asia. En esta agrupación ha existido sin
geográfica de los rangos. Los porcentajes duda una influencia notoria la escasez de
de elementos cuaternarios superiores al 50 especies y por tanto una falta de capaci-
corresponde al más oscuro, la siguiente dad discriminatoria.
tonalidad corresponde porcentajes de
cuaternarios entre el 30 y el 50 %. Los
círculos con la mitad en blanco corres- ANALISIS DE LA MATRIZ DE
ponde a zonas con un 100 % de elementos PRESENCIAS AUSENCIAS
terciarios. Seguramente estos últimos
valores resulten desviantes debido al bajo Sobre la matriz de 88 filas (cuadrícu-
número de taxones, aunque en cualquier las MGRS de 10x10) y 42 columnas (ta-
caso queda muy bien correlacionado con xones) se ha realizado un análisis clúster,
las zonas más cálidas y secas. Nótese que por el método aglomerativo de los prome-
las sierras de Espadán e Hirta, a pesar de dios entre grupos (BISQUERRA, 1989), y
ser litorales no se hallan en esta categoría. un escalamiento multidimensional basado
en la matriz de distancias obtenida me-
diante el cálculo de la distancia euclídea
TIPOS COROLÓGICOS (BISQUERRA, l.c.) con el objeto de
establecer un gráfico representativo de las
Se ha calculado la representación de distancias entre las distintas cuadrículas.
cada tipo corológico en el conjunto de las A partir del dendrograma obtenido del
cuadrículas y, mediante un análisis clúster análisis clúster se pueden individualizar
(SPSS, 1996), se han obtenido tres grupos tres zonas principales (mapa nº 5). Una de
(mapa nº 5) que se han cartografiado ellas corresponde a las zonas silíceas de
aparte. Se observa un grupo de cuadrícu- las sierras de Pina y Espadán junto con
las oscuras, que se corresponden a aque- dos cuadrículas de Penyagolosa (YK25,
llas que presentan los porcentajes más YK26) más una (XK81) de la Sierra de El
altos de taxones circumboreales. Coinci- Toro. Todas estas zonas coinciden no
den estos porcentajes con las áreas más solamente en la presencia de substratos
interiores y lluviosas de las sierras de El silíceos sino además en la presencia ma-
Toro, Pina, Espadán, Penyagolosa, Els yoritaria de los ombroclimas subhúmedos
Ports y Tinença de Benifassà. Este agru- (RIVAS-MARTÍNEZ, 1987), siendo asi-
pamiento se basa en la importancia que mismo las cuadrículas con un mayor nú-
tienen en este territorio los taxones consi- mero de taxones. Dentro de este grupo se
derados tradicionalmente como eurosibe- pueden desglosar dos subgrupos que co-
rianos, cuyo área de distribución es en rresponden a dos zonas diferenciadas tér-
realidad circumboreal. micamente y sobre todo por la abundancia
En el extremo opuesto, áreas blancas, o carencia de Sinopteridáceas (más con-
se hallan las zonas con un predominio cretamente Cheilanthes).
absoluto de los taxones mediterráneos en

39
Flora Montiberica 10 (1998)

C o n fig u ra c ió n d e e s tí m u lo s d e riv a d a
M o d e lo d e d is ta n c ia e u c lí d e a
3
YK31
YK21
YK32
2
A YJ19 D BE53
E
YK40
1
YK03
YK22 YK12 YK52
BE87
0
BF50
XK81 YK51

-1 BF60 C XK92

BF61
XK82
D im e n s ió n 2

-2

B YK25
-3
YK26

-4

-4 -3 -2 -1 0 1 2
D im e n s ió n 1

Gráfica nº 3

Las cuadrículas desprovistas de espe- con mayores altitudes medias que la zona
cies de este género vienen a correspon- anterior y con falta de las sinopteridáceas
derse con lo que RIVAS-MARTÍNEZ (l. comentadas anteriormente. La C corres-
c.) y COSTA (1986) califican como sec- ponde a un conjunto de cuadrículas donde
tor Maestracense (prov. Castellano-Maes- predominan los substratos calizos, altitu-
trazgo-Manchega), mientras que las que sí des medias superiores a los 1000 m y
los poseen se enmarcan en el sector Va- pluviosidades elevadas. Estas son la Sie-
lenciano-tarraconense (Prov. Catalano- rra del Toro y La Tinença de Benifassà.
Valenciano-Provenzal). Un grupo aparte Una posición intermedia entre los grupos
es el constituido por la cuadrícula BF61 B y C corresponde a la BF61 (Fredes) que
que también presenta un elevado número presenta algunos elementos comunes con
de especies, pero aquí dominan los mate- Penyagolosa como son Polypodium vul-
riales calizos. gare y Asplenium adiantum-nigrum, Po-
En el gráfico bidimensional obtenido lystichum aculeatum y P. setiferum. El
por escalamiento (gráfica nº 3), de difícil grupo E corresponde a cinco cuadrículas
interpretación en cuanto a los factores que litorales con una notoria pobreza de espe-
rigen la distribución de las cuadrículas, se cies, escaso relieve y precipitaciones muy
pueden reconocer nuevamente estos gru- bajas. En el grupo D se incluyen las res-
pos. El grupo A corresponde a los territo- tantes cuadrículas del territorio que se
rios de la sierra del Espadán, Pina y Cal- encuentran muy centradas entre las dos
derona, las zonas con IFCs mayores y dimensiones.
predominancia de substratos silíceos. La
zona B perfectamente aislada corresponde
al macizo de Penyagolosa, donde alternan BIBLIOGRAFÍA
los terrenos calizos y los silíceos, pero

40
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

AGUILELLA, A. (1998) Estat actual dels MATEO, G. (1984) Contribución al conoci-


coneixements florístico-corològics a les miento de la flora pteridofítica valenciana.
terres castellonenques. Acta Botanica Bar- Acta Bot. Malacitana, 9: 97-104.
cinonensia, en prensa. MOLINA, A., FERNÁNDEZ-GONZALEZ, F.
BISQUERRA, R. (1989) Introducción con- & J. LOIDI (Eds.) (1990) Cartografía co-
ceptual al análisis multivariable. PPU, rológica ibérica. Aport. 10 a 24. Bot. Com-
Barcelona. 2 vols. plut. 16: 132-172.
BOLDÚ, A. (1975) Nueva técnica aplicable a MOSS, C. E. (1991) The CORINE biotopes
los estudios florístico-corológicos basada manual, Habitats of the European Com-
en el empleo del UTM. Anales Inst. Bot. munity. Data specifications-Part 2. Com-
Cavanilles. 32(2): 405-417. mission of the European Communities,
CATALÁN, P. & I. AIZPURU (1988) Atlas EUR 12587/3. Luxemburg.
de los pteridófitos de Navarra. Munibe. ORCA (1991) Atlas corològic de la flora dels
Ciencias Naturales 40: 99-116. Països Catalans, II. Institut d'Estudis
COSTA, M. (1986) La vegetació al País Catalans. Barcelona.
Valencià. Universitat de València. PICHI SERMOLLI, R. E. G. (1979) A survey
CRESPO, M. B. (1989) Contribución al es- of the pteridological flora of the medi-
tudio florístico, fitosociológico y fitogeo- terranean region. Webbia 34(1): 175-242.
gráfico de la Serra Calderona (Valéncia- PICHI SERMOLLI, R. E. G. (1991) Con-
Castellón). Tesis doctoral. Univ. València. sederazioni sull'affinitá ed origine della
CROVELLO, T. J. (1981) Quantitative Bio- flora pteridologica della Regione Medite-
geography: An overview. Taxon 30(3): rranea. Acta Bot. Malacitana 16: 235-280.
563-575 PICHI SERMOLLI, R. E. G., ESPAÑA, L. &
FITTER, A. H. & H. J. PEAT (1994) The eco- A. SALVO (1987) El valor biogeográfico
logical flora database. Journal of Ecology de la pteridoflora ibérica. Lazaroa 10: 187-
82: 415-425. 205.
GUARDIA, R., C. ALCÁNTARA & J.M. RIVAS-MARTÍNEZ, S. (1987) Memoria del
NINOT (1996) Dinàmica anual de l'emer- mapa de las series de vegetación de
gència de plàntules a les àrees aixara- España. 1:400.000. ICONA. Madrid. [
gallades de la conca de Vallcebre (Alt ROSSELLÓ, J. A. & al. (1986) Atlas pteri-
Llobregat) Fol. Bot. Misc. 10: 211-229 dológico de las islas Baleares. Acta Bot.
HERRERO-BORGOÑÓN, J.J., I. MAR- Malacitana 11: 294-302.
TÍNEZ-SOLÍS, E. ESTRELLES & A.M. SALVO, A. E. & B. CABEZUDO (1984)
IBARS (1997) Avance al Atlas Pteridoló- Bases para la utilización de los pteridófitos
gico de la Comunidad Valenciana. Flora en el establecimiento de unidades coroló-
Montiberica 7: 72-86. gicas, I. Andalucía. Anales de Biología 1:
ITO, H. (1972) Distribution of monolete and 309-316.
trilete ferns in eastern Asia and northern SALVO, A.E., B. CABEZUDO & ESPAÑA
Oceania. J. Jap. Bot. 47(11): 1-7. [ (1984) Atlas de la Pteridoflora Ibérica y
ITO, H. (1978) Distribution of two spore Balear. Acta Bot. Malacitana 9: 105-128.
patterns in the fern floras of the world (a SALVO, A. E. & J. C. GARCÍA-VERDUGO
preliminary survey). J. Jap. Bot. 53(6): (1990) Biogeografía numérica en Pterido-
164-171 logía. En: J. Rita (Ed.) Taxonomía, Bio-
JALAS, J. & J. SUOMINEN (Eds.) (1972- geografía y Conservación de los Pteridó-
1994) Atlas Florae Europaeae, 1-10. Hel- fitos: 115-149. Palma de Mallorca.
sinki. SPSS (1993) Statistical package for the social
MANLY, B. F. J. (1994) Multivariate statis- science for Windows release 6.0. SPSS
tical methods. 2ª ed. Chapman & Hall. Inc. Chicago.
Londres. TIRADO, J. (1995) Flora vascular de la
MARTÍN, M. A., MARTÍNEZ, M., M. J. comarca de La Plana Alta (Castellón).
PÉREZ & E. RICO (1995) Ensayo Tesis Doctoral. Universitat de València.
fitogeográfico de la pteridoflora del CW
hispano. Acta Bot. Malacitana 20: 27-36. (Recibido el 11-VI-1998)

41
Flora Montiberica 10 (1998)

Adiantum capillus-veneris L., Anogramma leptophylla (L.) Link,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Asplenium adiantum-nigrum L., Asplenium celtibericum Rivas-Martínez

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Asplenium fontanum (L.) Bernh. subsp. fontanum Asplenium foreziense Le Grand ex Héribaud in Magnier

40.5N
40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

42
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

Asplenium majoricum Asplenium onopteris L.,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Asplenium petrarchae (Guérin) DC. in Lam. & DC. Asplenium ruta-muraria L., subsp. ruta-muraria

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Asplenium septentrionale (L.) Hoffmanns. Asplenium trichomanes L., subsp. quadrivalens D. E. Meyer

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

43
Flora Montiberica 10 (1998)

Athyrium filix-femina (L.) Roth, Botrychium lunaria (L.) Swartz

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Ceterach officinarum Willd. Cheilanthes maderensis Lowe

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Cheilanthes hispanica Mett. Cheilanthes acrostica (Balbis) Tod.

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

44
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

Cosentinia vellea (Aiton) Tod. Cystopteris fragilis subsp. fragilis

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Dryopteris filix-mas (L.) Schott, Equisetum arvense L.,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Equisetum moorei Newman Equisetum palustre L.,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

45
Flora Montiberica 10 (1998)

Equisetum ramosissimum Desf., Equisetum telmateia Ehrh.

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Notholaena marantae (L.) Desv. Ophioglossum vulgatum L.,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Phyllitis sagittata (DC.) Guinea & Heywood Phyllitis scolopendrium (L.) Newman

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

46
A. AGUILELLA & G. MATEO: Análisis biogeográfico de la pteridoflora de Castellón

Polypodium cambricum L. Polypodium interjectum Shivas

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Polypodium vulgare L., Polystichum aculeatum (L.) Roth,

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

Polystichum lonchitis (L.) Roth, Pteridium aquilinum (L.) Kuhn in Kersten

40.5N 40.5N

40.0N 40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E 1.0W 0.5W 0.0 0.5E

47
Flora Montiberica 10 (1998)

Polystichum setiferum (Forsskal) Woynar

40.5N

40.0N

1.0W 0.5W 0.0 0.5E

48
Flora Montiberica 10: 49-53 (IX-1998)

NUEVOS DATOS SOBRE LA FLORA DE LA PROVINCIA DE


CUENCA, VII

Gonzalo MATEO SANZ & Mª Luz HERNÁNDEZ VIADEL


Departamento de Biología Vegetal. Fac. de CC. Biológicas. Univ. de Valencia

RESUMEN: Se indican 25 táxones de plantas vasculares recolectadas recientemente


en la provincia de Cuenca, de las que algunas resultan novedades territoriales, como Carex
digitata L., Myosotis persoonii Roy, , Ranunculus. parviflorus L., etc.

SUMMARY: 25 taxa of vascular plants recently collected in the province of Cuenca


(CE Spain) are detailed. Thera are several new records for this province as Carex digitata
L., Myosotis persoonii Roy, Ranunculus parviflorus L. etc..

INTRODUCCIÓN Arnoseris minima (L.) Schweigger &


Koerter
Esta séptima entrega continúa la serie CUENCA: 30TWK8280, Santa María del
monográfica sobre la flora vascular de la Val, pr. Povedilla, 1360 m, claro de melojar
provincia de Cuenca, que hemos ido desa- sobre suelo arenoso, 7-VI-1998, G. Mateo-
12703 & M.L. Hernández (VAB 98/ 0803).
rrollando en las páginas de esta revista
Planta de óptimo iberoatlántico en la
(MATEO & al., 1995; 1996; MATEO &
Península, que sólo hemos visto citada
ARÁN, 1996a, 1996b, 1998; MATEO &
para esta provincia de los rodenos de la
HERNÁNDEZ, 1998).
Sierra de Valdemeca (G. LÓPEZ, 1977:
186; 1978: 666).
LISTADO DE PLANTAS
Avenula sulcata (Gay ex Boiss.) Du-
Arabis nova subsp. iberica Rivas- mort.
Mart. ex Talavera CUENCA: 30TWK7497, Valsalobre, pr.
*CUENCA: 30TWK8280, Santa María monte Cajigales, 1360 m, claro de quejigar
del Val, pr. monte La Rocha, 1280 m, claros sobre terreno arenoso, 7-VI-1998, G. Mateo-
de pinar negral, 7-VI-1998, G. Mateo-12752 & 12732 & M.L. Hernández (VAB 98/ 0832).
M.L. Hernández (VAB 98/0852). Se trata de una especie propia de am-
Recientemente indicábamos la presen- bientes de robledal silíceo atlántico o
cia del tipo de la especie (MATEO & al., subatlántico, que alcanza algunas áreas
1995: 33) en la provincia, donde no era silíceas del norte de la provincia. Sola-
conocido (CASTROVIEJO & al., 1993: mente se había indicado de la Sierra de
147; TALAVERA & VELAYOS, 1994: Valdemeca (G. LÓPEZ, 1978: 697; RO-
159). También alcanza la provincia este MERO ZARCO, 1984: 121).
otro taxon, de requerimientos ecológicos
y área de distribución similares, pero que Carex digitata L.
tampoco vemos mencionado para Cuenca *CUENCA: 30TWK6989, Carrascosa, pr.
en las revisiones antes citadas. embalse del Molino de Chincha, 960 m, pasti-
zal húmedo sobre calizas, 7-VI-1998, G. Ma-
teo-12719 & M.L. Hernández (VAB 98/0819).

49
Flora Montiberica 10 (1998)

Planta de distribución eurosiberiana, fuente del Cascajar, 1320 m, margen de arroyo


que resulta rara en España, pero que re- en claros de melojar, 7-VI-1998, G. Mateo-
sulta difícil de confundir, dado su peculiar 12781 & M.L. Hernández (VAB 98/0881).
aspecto dentro de su género. En la revi- Se trata de un vistoso híbrido, que se
sión monográfica de LUCEÑO (1994: 93) da en muy contadas ocasiones, en zonas
se menciona únicamente del área pire- húmedas habitadas por G. rivale pero que
naica y prepirenaica, entre Navarra y lindan con bosques más secos en que
Cataluña, por lo que podría tratarse de la habita G. sylvaticum. Aparte de la cita
primera cita para la Cordillera Ibérica. original de PAU (1887: 22) en Teruel lo
habíamos detectado hace poco en un área
Genista anglica L. cercana a ésta correspondiente al extremo
CUENCA: 30TWK8280, Santa María del suroriental de la provincia de Guadalajara
Val, pr. Povedilla, 1360 m, cervunales en (MATEO, 1996a: 35).
vaguada húmeda que orla bosque de Q. pyre-
naica, 7-VI-1998, G. Mateo-12704 & M. L. Globularia x montiberica G. López
Hernández (VAB 98/0804). (G. repens x vulgaris)
Arbusto muy exigente en frescor y CUENCA: 30TWK6989, Carrascosa, pr.
humedad, que aparece en medios turbosos embalse del Molino de Chincha, 960 m, roca
o peri-turbosos, siendo muy escaso en la caliza (inter parentes), 7-VI-1998, G. Mateo-
mitad oriental de la Cordillera Ibérica. En 12720 & M.L. Hernández (VAB 98/0820).
Cuenca se había detectado sólo de la 30TWK8088, Beteta, pr. Laguna Grande de El
Sierra de Valdemeca (G. LÓPEZ, 1975: Tobar, 1160 m, roquedos calizos (inter paren-
tes), 7-VI-1998, G. Mateo-12708 & M.L. Her-
285; 1977: 298; 1978: 652). nández (VAB 98/0808).
No parece resultar demasiado rara esta
Genista florida L. curiosa planta por la zona serrana del
CUENCA: 30TWK8280, Santa María del norte de la provincia, detectándose algún
Val, pr. Povedilla, 1360 m, orlas de melojar
sobre arenas silíceas, 7-VI-1998, G. Mateo-
ejemplar cuando se busca con deteni-
12705 & M.L. Hernández (VAB 98/0805). miento en las numerosas localidades en
Una última irradiación suroriental de que ambos parentales coinciden. G. LÓ-
esta especie alcanza algunas escasas loca- PEZ (1980: 97) la descubrió, hace pocos
lidades del norte de la provincia de años, en la zona de Puente Vadillos y
Cuenca, donde ya se había citado de las nosotros habíamos añadido una nueva
zonas de Cañete y Valdemeca (G. LÓ- localidad en las hoces del río Escabas
PEZ, 1976: 24; 1977: 298; 1978: 697). (MATEO & HERNÁNDEZ, 1998: 36)

Geum hispidum Fries Lathyrus nissolia L.


CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia *CUENCA: 30TWK8280, Santa María
fuente del Cascajar, 1320 m, orla demelojar, 7- del Val, pr. monte La Rocha, 1280 m, claros
VI-1998, G. Mateo-12782 & M.L. Hernández de pinar negral, 7-VI-1998, G. Mateo-12750 &
(VAB 98/0882). M.L. Hernández (VAB 98/0850).
Como tantas otras especies de medios No hemos detectado en la bibliografía
silíceos húmedos de montaña, se había ninguna referencia provincial de la espe-
indicado en Cuenca nada más que de la Sª cie, que se conoce de escasas localidades
de Valdemeca (G. LÓPEZ, 1976: 61). en los territorios limítrofes.

Geum x pratense Pau (G. rivale x syl- Lens nigricans (Bieb.) Godron
vaticum) CUENCA: 30TWK6989, Carrascosa, pr..
embalse del Molino de Chincha, 960 m, pas-
*CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia
tizal seco sobre calizas, 7-VI-1998, G. Mateo-

50
G. MATEO & M.L. HERNÁNDEZ: Nuevos datos sobre la flora de la provincia de Cuenca, VII

12722 & M.L. Hernández (VAB 98/ 0822). go extendido, por ambientes forestales y
Seguramente se presenta discretamen- periforestales umbrosos y húmedos del
te extendida por la serranía conquense, cuadrante nororiental de la provincia.
aunque existen muy escasas citas al res-
pecto (G. LÓPEZ, 1977: 345; 1978: 676). Myosotis persoonii Rouy
*CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia
Linaria elegans Cav. fuente del Cascajar, 1320 m, orla de melojar,
CUENCA: 30TWK7987, Beteta, pr. cerro 7-VI-1998, G. Mateo-12784 & M. L. Hernán-
de San Cristóbal, 1300 m, arenales silíceos, 7- dez (VAB 98/0884).
VI-1998, G. Mateo-12775 & M.L. Hernández Especie iberoatlántica, que resulta
(VAB 98/0875). 30TWK8280, Santa María bien diferenciable del resto de las presen-
del Val, pr. Povedilla, 1360 m, orla de melojar tes en el Sistema Ibérico al tener todas las
sobre arenas silíceas, 7-VI-1998, G. Mateo- flores amarillas, parece alcanzar la cordi-
12707 & M.L. Hernández (VAB 98/0807). llera solamente en las partes más meridio-
Hemos vuelto a recolectar esta planta nales; a donde llega procedente de los
en la zona en que citara CABALLERO montes castellano-manchegos occidenta-
(1943: 338, pr. cerro de San Cristóbal) su les y del Sistema Central, donde resulta
L. rodriguezii, que posteriormente sinoni- mucho más frecuente.
miza G. LÓPEZ (1977: 352) -de modo
muy acertado- a esta L. elegans. También
Pilosella albarracina (Zahn) G. Mateo
hemos detectado una nueva localidad para *CUENCA: 30TWK8194, Cueva del Hie-
esta planta de óptimo iberoatlántico, que rro, pr. monte Carrasca, 1420 m, claros de
penetra de modo muy escaso en territorios pinar negral, 7-VI-1998, G. Mateo-12765 &
iberolevantinos. M.L. Hernández (VAB 98/0865).
Taxon que muestra introgresión entre
Montia fontana subsp. amporitana P. pseudopilosella y P. hoppeana, que
Sennen parece extendido por las áreas más frescas
*CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia y continentales del Sistema Ibérico. Re-
fuente del Cascajar, 1320 m, vaguada húmeda cientemente (MATEO, 1990: 140) reivin-
en claros de melojar, 7-VI-1998, G. Mateo- dicábamos su status específico indicando
12788 & M.L. Hernández (VAB 98/0888). diversas localidades en la vecina provin-
No aparece indicada para la provincia cia de Teruel
en la revisión de Flora iberica (CAS-
TROVIEJO & al., 1990: 472), aunque
Pilosella hoppeana (Schultes) F. W.
resulta muy razonable dada su gran ex-
Schultz & Schultz Bip.
pansión penisnular y mundial. *CUENCA: 30TWK8280, Santa María
del Val, pr. monte La Rocha, 1280 m, claros
Myosotis decumbens subsp. teresia- de pinar negral, 7-VI-1998, G. Mateo-12754 &
na (Sennen) Grau M. L. Hernández (VAB 98/0854).
CUENCA: 30TWK8389, Lagunaseca, va- Discretamente abundante, pero bas-
lle del río Chico, 1260 m, orlas de bosque ri- tante extendido por áreas de clima con-
bereño, 7-VI-1998, G. Mateo-12774 & M.L. trastado de la mitad norte de la Península,
Hernández (VAB 98/0874). 30TWK8989, Ma- sobre todo en su cuadrante nororiental.
segosa, hacia monte Gamonal, 1600 m, es- No parece haber sido indicada hasta ahora
pinares junto arroyo, 11-VII-1998, G. Mateo-
12950 & J. Pisco (VAB 98/1193).
en Cuenca.
Seguramente se refieren a este taxon
las menciones antiguas de M. sylvatica Pilosella pseudovahlii (de Retz) Mateo
Hoffm. en la Serranía de Cuenca (G. LÓ- CUENCA: 30TWK8280, Santa María del
Val, pr. Povedilla, 1360 m, orla de melojar
PEZ, 1977: 379). Aparece escaso, pero al-

51
Flora Montiberica 10 (1998)

sobre arenas silíceas, 7-VI-1998, G. Mateo- indicada monografía (CASTROVIEJO &


12706 & M.L. Hernández (VAB 98/0806). al., 1986: 351).
Endemismo de las áreas de cierta ele-
vación de la Cordillera Ibérica, que va Rorippa pyrenaica (Lam.) Reichenb.
pasando de modo progresivo a convertirse CUENCA: 30TWK7497, Valsalobre, pr.
en P. vahlii en las partes más altas de ésta monte Cajigales, 1360 m, terreno silíceo hú-
y al acceder al Sistema Central. En re- medo, 7-VI-1998, G. Mateo-12735 & M. L.
ciente revisión del grupo (MATEO, Hernández (VAB 98/0835).
1996b: 36) lo indicábamos de modo gené- Indicada previamente para la provin-
rico para Cuenca, donde resulta frenca- cia por G. LÓPEZ (1977: 441) de los
mente escaso. afloramientos silíceos de Cañete.

Potentilla argentea L. Sedum maireanum Sennen


CUENCA: 30TWK7497, Valsalobre, pr. *CUENCA: 30TWK7497, Valsalobre, pr.
monte Cajigales, 1360 m, orla de quejigar monte Cajigales, 1360 m, terreno arenoso hú-
sobre sustrato silíceo, 7-VI-1998, G. Mateo- medo, 7-VI-1998, G. Mateo-12728 & M. L.
12733 & M.L. Hernández (VAB 98/0833). Hernández (VAB 98/0828).
Planta silicícola de montaña que re- Pese a presentarse de modo bastante
sulta bastante escasa en la provincia. Ha disperso por la mitad norte de la Penín-
sido mencionada de los afloramientos sula, y concretamente por las áreas silí-
silíceos de Uña y Valdemeca por G. LÓ- ceas elevadas de la Cordillera Ibérica, no
PEZ (1975: 285; 1977: 422; 1978: 662). parece haber sido mencinado en la pro-
vincia de Cuenca (CASTROVIEJO & al.,
Ranunculus lateriflorus DC. 1997: 152).
*CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia
fuente del Cascajar, 1320 m, vaguada húmeda Silene vulgaris subsp. glareosa (Jor-
en claros de melojar, 7-VI-1998, G. Mateo- dan) Masden-Jones & Turrill
12790 & M.L. Hernández (VAB 98/0890). *CUENCA: 30TWK8088, Beteta, hacia
Extendida por lagunazos silíceos del Laguna Grande de El Tobar, 1160 m, pedregal
área noroccidental de la Península Ibérica, calizo, 7-VI-1998, G. Mateo-12709 & M. L.
pero escasa en la Cordillera, alcanzando Hernández (VAB 98/0809).
en la zona citada una de sus localidades No encontramos cita de este taxon en
más extremas hacia el este. No aparece la bibliografía -incluyendo la revisión de
indicada para Cuenca en la monografía Flora Iberica (CASTROVIEJO & al.,
aparecida en Flora iberica (CASTRO- 1990: 402)- para la provincia. Sí vemos
VIEJO & al., 1986: 315). mención, a cargo de G. LÓPEZ (1977:
479), de S. vulgaris subsp. prostrata
Ranunculus parviflorus L. (Gaudin) Schinz & Thell., para las zonas
*CUENCA: 30TWK6989, Carrascosa, pr. más elevadas de la Serranía; lo que no
embalse del Molino de Chincha, 960 m, pasti- aparece confirmado en la indicada re-
zal alterado sobre calizas, 7-VI-1998, G. Ma- ciente revisión, donde sí se cita la subsp.
teo-12721 & M.L. Hernández (VAB 98/ commutata (Guss.) Hayek, que nosotros
0821). 30TWK7490, Beteta, pr. fuente de los encontramos también recientemente (MA-
Tilos, 1120 m, orla forestal sobre calizas, 7- TEO & al., 1996: 73). Ambos son táxones
VI-1998, G. Mateo-12743 & M. L. Hernández
(VAB 98/0843).
de óptimo alpino con representación
Se presenta por casi toda España, aun- escasa en la Cordillera Ibérica. El último
que casi nunca abundante, pese a lo cual se conoce del área oriental (Cs, Te), sien-
tampoco se menciona para Cuenca en la do fácilmente reconocible por su pubes-
cencia en tallos y hojas, mientras el otro

52
G. MATEO & M.L. HERNÁNDEZ: Nuevos datos sobre la flora de la provincia de Cuenca, VII

sólo se había citado de la parte occidental LÓPEZ, G. (1980) Aportaciones a la flora de


(Bu, So, Lo). la provincia de Cuenca. Nota III: algunas
plantas nuevas o poco conocidas. Anales
Jard. Bot. Madrid 37(1): 95-99.
Thymus izcoi Rivas-Mart. & al. LUCEÑO, M. (1994) Monografía del género
*CUENCA: 30TWK7497, Valsalobre, pr.
Carex en la Península Ibérica e Islas Ba-
monte Cajigales, 1360 m, orla arenosa de
leares. Ruizia 14: 1-139.
quejigar, 7-VI-1998, G. Mateo-12731 & M. L.
MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de la
Hernández (VAB 98/0831).
provincia de Teruel. Inst. Estud. Turolen-
Endemismo de las partes centro-occi- ses. Teruel.
dentales de la Cordillera Ibérica, que llega MATEO, G. (1996a) Comentarios sobre las
a arozar el extremo norte conquense. plantas recolectadas en la 2ª Campaña de
herborización de la AHIM. Bol. Asoc.
Trifolium phleoides subsp. willkom- Herb. Ibero-Macaronésicos 1: 34-36.
mii (Chab.) Muñoz Rodr., Acta Bot. MATEO, G. (1996b) Contribución al conoci-
miento del género Pilosella en España, III.
Malac. 17: 105 (1992) Sección Auriculina. Flora Montiberica 2:
CUENCA: 30TWK7988, Poyatos, hacia
32.41.
fuente del Cascajar, 1320 m, claro de melojar,
MATEO, G. & V.J. ARÁN (1996a) Nuevos
7-VI-1998, G. Mateo-12786 & M.L. Hernán-
datos sobre la flora de la provincia de
dez (VAB 98/0886). 30TWK7497, Valsalobre,
Cuenca, III. Flora Montiberica 3: 92-96.
pr. monte Cajigales, 1360 m, terreno arenoso
MATEO, G. & V.J. ARÁN (1996b) Nuevos
silíceo, 7-VI-1998, G. Mateo-12729 & M.L.
datos sobre la flora de la provincia de
Hernández (VAB 98/0829).
Cuenca, IV. Flora Montiberica 4: 32-37.
En la obra en que se propone este ta- MATEO, G. & V.J. ARÁN (1998) Nuevos
xon (MUÑOZ, 1992: 106) se indica su datos sobre la flora de la provincia de
presencia genérica en la provincia, aunque Cuenca, VI. Flora Montiberica 9: 28-36.
no parecen haberse indicado localidades MATEO, G., C. FABREGAT & S. LÓPEZ
concretas. UDIAS (1996) Nuevos datos sobre la flora
de la provincia de Cuenca, II. Flora Mon-
tiberica 2: 72-74.
BIBLIOGRAFÍA MATEO, G. & M.L. HERNÁNDEZ (1998)
Nuevos datos sobre la flora de la provincia
CABALLERO, A. (1943) Ilustraciones a la de Cuenca, V. Flora Montiberica 8: 33-41.
flora endémica española, 3. Anales Jard. MATEO, G., M.L. HERNÁNDEZ, S. TO-
Bot. Madrid 3: 328-381. RRES & A. VILA (1995) Nuevos datos
CASTROVIEJO, S. & al. (1986-90-93-97) sobre la flora de la provincia de Cuenca, I.
Flora iberica, vols. 1, 2, 4 y 5. Madrid. Flora Montiberica 1: 33-37.
LÓPEZ, G. (1975) Aportaciones a la flora de MUÑOZ RODRÍGUEZ, A.F. (1992) Revisión
la provincia de Cuenca. Nota I. Anales del género Trifolium sect. Trifolium en la
Inst. Bot. Cavanilles 32(2): 281-292. Península Ibérica e Islas Baleares. Acta
LÓPEZ, G. (1976) Contribución al conoci- Bot. Malac. 17: 79-118.
miento fitosociológico de la Serranía de PAU, C. (1887) Notas botánicas a la flora
Cuenca, I. Anales Inst. Bot. Cavanilles 33: española, 1. Segorbe.
5-87. ROMERO ZARCO, C. (1984) Revisión taxo-
LÓPEZ, G. (1977) Contribución al estudio nómica del género Avenula (Dumort.)
florístico y fitosociológico de la Serranía Dumort. (Gramineae) en la Península Ibé-
de Cuenca. Tesis doctoral. Universidad rica e Islas Baleares. Lagascalia 13(1): 39-
Complutense. Madrid. 146.
LÓPEZ, G. (1978) Contribución al conoci- TALAVERA, S. & M. VELAYOS (1994)
miento fitosociológico de la Serranía de Cartografía corológica ibérica. Aportacio-
Cuenca, II. Anales Inst. Bot. Cavanilles nes 62-69. Bot. Complutensis 19: 159-183.
34(2): 597-702.
(Recibido el 3-XI-1998)

53
FLORA MONTIBERICA
Vol. 10. Valencia, IX-1998

ÍNDICE
EDITORIAL .............................................................................................................. 1
JAIME, J.M. de – Botánicos turolenses de la comarca del Jiloca, II. Clemente Lu-
cia Martínez ........................................................................................................... 6
JAIME, J.M. de – Botánicos turolenses de la comarca del Jiloca, III. Blanca Cata-
lán de Ocón ............................................................................................................ 10
MATEO, G., A. MARTÍNEZ & L.M. BUENO – Aportaciones a la flora cesarau-
gustana, VI ............................................................................................................. 13
BENEDÍ, C. & J.M. MONTSERRAT –Tres manuscritos inéditos de Francisco
Loscos en el Institut Botànic de Barcelona ............................................................ 15
MATEO, G. – La flora del Sistema Ibérico: estado actual de conocimientos y pers-
pectivas de futuro ................................................................................................... 20
AGUILELLA, A. & G. MATEO – Análisis biogeográfico cuantitativo de la pteri-
doflora de la provincia de Castellón ..................................................................... 31
MATEO, G. & M.L. HERNÁNDEZ –Nuevos datos sobre la flora de la provincia
de Cuenca, VII ....................................................................................................... 49