Está en la página 1de 10

1.

Situación Actual del Consejo Superior de la Judicatura

A continuación, se extractan las principales consideraciones y observaciones de estudios y


documentos técnicos elaborados por Entidades que gozan de entera credibilidad y que
muestran un primer diagnóstico sobre la materia 1:

1. Una de las funciones del Consejo Superior de la Judicatura es la de administrar la


carrera judicial de acuerdo con las normas constitucionales y, dentro de dicha función
deberá: realizar la calificación integral de servicios de los magistrados de tribunal,
deberá reglamentar la carrera judicial, elaborar y desarrollar el plan de formación,
capacitación y adiestramiento de los funcionarios y empleados de la Rama Judicial.

Respecto de las anteriores funciones, según estudios realizados, se reconoce que la inclusión
de funcionarios judiciales en la carrera judicial ha sido uno de los mayores logros del Consejo
Superior de la Judicatura. Sin embargo, en un enfoque más global de lo que significa
administrar la carrera judicial, se denota que, hasta la fecha, no se ha logrado dicho objetivo
en su totalidad, ya que permanecen en la Rama Judicial funcionarios con deficiente
desempeño. Así mismo, estos estudios han demostrado contundentemente que las medidas
para calificar a los servidores de la justicia no promueven el mejoramiento de un efectivo
acceso a la justicia, solamente conservan el estado general de las cosas, es decir, hacen
calificaciones de servicios someras que no producen cambios en las falencias de la Justicia.
Adicionalmente, se ha establecido que hoy en día existen en diferentes plazas de la rama
judicial, un número importante de servidores judiciales que no están sometidos a la carrera
judicial.

2. El Consejo Superior de la Judicatura tiene a cargo llevar el control de rendimiento de


las corporaciones y despachos judiciales, función que no se ha cumplido a cabalidad,
pues a la fecha no se han elaborado los estudios sobre el rendimiento de todos los
Despachos Judiciales y tampoco se han elaborado estudios por Corporación, lo cual
implica que en este momento el sistema judicial en Colombia no cuenta con unas
estadísticas confiables, tornándose así sumamente dificultoso obtener información
fehaciente sobre cifras y otros datos relevantes de la Justicia en Colombia y el
funcionamiento de los Despacho judiciales.

Ante la falta de información certera, existen un sin número de estadísticas contrapuestas o


inexactas, lo que puede generar como consecuencia final, que se tomen decisiones
equivocadas en lo que a políticas y planeación de gobierno se refiere.

3. El Consejo Superior de la Judicatura tiene a su cargo la elaboración del proyecto de


presupuesto de la Rama Judicial que debe ser remitido al Gobierno, función frente a la
cual se ha establecido que el presupuesto de la Rama Judicial se elabora sin bases
sólidas y teniendo en cuenta únicamente el fragmento que le corresponde a la Rama
Judicial de la cifra total del Presupuesto Nacional del año anterior, haciendo
actualizaciones a dicho presupuesto de la Rama, sin efectuar estudios serios y

1
Se toma como base los estudios realizados en las siguientes entidades:
- Departamento Nacional de Planeación, análisis realizado en el Estudio para Colombia 2019, dentro del
documento denominado “Garantizar una Justicia Eficiente” elaborado en el año 2008.
- Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia, creada mediante Decreto 4932 de 18 de Diciembre de
2009, documento denominado “Informe Final de la Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia”.
- Corporación de Excelencia a la Justicia, documento denominado “Diagnostico para la reforma del
Consejo Superior de la Judicatura”.
concretos sobre los costos, necesidades y demás rubros que impliquen
implementación de políticas. Así las cosas, la elaboración del presupuesto se convirtió
en una simple fórmula matemática de actualización de un valor, situación que tiene
como consecuencia una inadecuada implementación de reformas y políticas por no
estar respaldada presupuestalmente. En efecto, ello sucede, en parte, debido a los
deficientes datos estadísticos y estudios confiables que permitan analizar de manera
correcta las variables aplicables a los costos que puedan generar nuevas medidas o
políticas en pro de una correcta Administración de Justicia, y que generan una
ineficiencia en la ejecución de los presupuestos conllevando, incluso, al recorte de los
presupuestos anuales como consecuencia de no haber ejecutado en su totalidad el
presupuesto en la vigencia anterior.

Según estudios realizados por la Corporación Excelencia en la Justicia (CEJ) en el 2010, el único
factor que ha producido una disminución del presupuesto para el sector Justicia es la falta de
ejecución total del mismo:

Nombre 2005 2006 2007 2008 2009 2010


Defensoría del Pueblo 0.07 0.08 0.10 0.12 0.12 0.16
FGN 0.77 0.77 0.84 0.90 0.92 0.97
Medicina Legal 0.06 0.06 0.07 0.07 0.08 0.09
Ministerio Público 0.22 0.22 0.23 0.22 0.22 0.23
Rama Judicial 1.02 1.10 1.08 1.12 1.12 1.24
Total 2.14 2.23 2.32 2.43 2.46 2.68

Fuente: Leyes de Presupuesto de la respectiva anualidad. Elaboración: Corporación Excelencia en la Justicia, 2010

En efecto, el presupuesto de la Rama Judicial en el año 2007 fue menor al del año 2006 debido
a que en 2007 éste no fue ejecutado en su totalidad. No obstante ello, el presupuesto en los
años posteriores al 2008 fue incrementado, sin embargo, se detectó en estudios técnicos
realizados por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), que entre los años 2002 y 2008,
no se ejecutaron en su totalidad los presupuestos de funcionamiento e inversión de la Rama
Judicial.
Frente a esta realidad fehaciente, la Comisión de Expertos de la Reforma a la Justicia 2, en su
documento “Informe Final de la Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia”, llamó la
atención sobre este punto y anotó:

“(…)

La Comisión declara, de otra parte, que es una responsabilidad


ineludible de la Rama, transformar la gestión presupuestal de manera
tal que se ejecute todo el presupuesto asignado, tanto en los acápites de
funcionamiento como de inversión. Usualmente, el primero se ejecuta
de manera más eficiente que el segundo y por ello es necesario
fortalecerla gestión presupuestaria de la Rama Judicial”.

Así las cosas, la responsabilidad de una ejecución eficiente y total del presupuesto otorgado a
la Rama Judicial recae exclusivamente sobre el órgano encargado de su administración (Sala
Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura), el cual debe adoptar criterios gerenciales
y administrativos serios, con el fin de planificar y presupuestar el funcionamiento de la Rama
de forma eficiente y en pro de la consecución de los fines deseados.

Estas graves deficiencias en la información, seguimiento, evaluación y ponderación del


funcionamiento de la Rama y las deficiencias en la planificación y ejecución del presupuesto, se
debe en parte, a las ya nombradas desarticulaciones existentes actualmente entre el Consejo
Superior de la Judicatura con los restantes organismos que conforman la Rama, los cuales hoy
en día no tienen injerencia directa en las políticas y medidas que se tomen al interior del
Consejo Superior de la Judicatura, pero que al hacer parte de todo un engranaje se debe
procurar por su funcionamiento coordinado. Con este proyecto se pretende, precisamente,
subsanar dicha desarticulación y dotar a la Rama Judicial de un órgano especializado que
preservando la unidad de gobierno y con un criterio gerencial y administrativo, se ocupe de
formular políticas y ejecutarlas sin las mencionadas deficiencias.

4. Otra de las funciones del Consejo Superior de la Judicatura en las que se ha


identificado falencias, es la de crear, suprimir, fusionar y trasladar cargos en la
Administración de Justicia. Respecto de dicha función se ha determinado que la misma
se ejecuta sin los estudios y planificación adecuada, se ejerce de manera esporádica y
únicamente como respuesta a la solución de problemas coyunturales de congestión de
Despachos Judiciales.

No existe una política definida y sustentada que permita determinar medidas estructurales, no
coyunturales y reactivas, que propendan por la optimización del acceso a la Administración de
Justicia y el funcionamiento general de la Rama Judicial.

5. El Consejo Superior de la Judicatura debe proponer proyectos de Ley relativos a la


Administración de Justicia y a los Códigos sustantivos y procedimentales y para poder
cumplir con esa función de manera eficiente es necesario que se tenga en cuenta a
todos y cada uno de los actores de la Rama Judicial, circunstancia que como es bien
sabido no se da hoy en día debido a la desarticulación existente entre los órganos de la
Rama y su cuerpo encargado de gobierno y administración. Ello ha hecho inane el
desarrollo de esta función por parte del Consejo Superior de la Judicatura quien no
representa la voluntad de la Rama ni logra congregar a los distintos actores, lo cual, por
obvias razones se constituye como un obstáculo no sólo para el cumplimiento de
2
Creada mediante Decreto 4932 del 18 de diciembre de 2009.
esta específica función de iniciativa legislativa, sino que también, para el cabal
funcionamiento de la Rama como todo un sistema coordinado y eficiente.

Las problemáticas anteriormente enunciadas obedecen a distintos aspectos, tales como la


falta de aptitudes y conocimientos gerenciales de los miembros de la Sala Administrativa del
Consejo Superior de la Judicatura, la desarticulación existente con los restantes órganos de la
Rama.

Al problema anterior se le suma que la actual composición de la Sala Administrativa del


Consejo Superior de la Judicatura no permite una participación activa de los distintos actores
de la Rama Judicial, pues no obstante está compuesto por magistrados propuestos por las Altas
Cortes, dichos magistrados no representan los intereses y necesidades de la Rama, por ser, en
parte, ajenos a ella, lo que tiene como consecuencia que la articulación necesaria que debe
existir entre todos los órganos que conformen la Rama Judicial se presenta ineficaz. En efecto,
dicha composición aleja al órgano de administración y gobierno de las necesidades prácticas de
la Administración de Justicia, pues al no existir un espacio adecuado para que los distintos
actores de la Rama se involucren en las actividades de planificación y administración de ésta,
resulta muy difícil generar políticas efectivas, eficientes y reales para satisfacer necesidades de
la Administración de la Justicia sino se conocen y no se escuchan a los órganos que actúan en la
práctica diaria.

Sin embargo, la Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia creada mediante Decreto No.
4932 del 18 de diciembre de 2009, sostuvo en su “Informe Final”, tal como ya se anotó, que el
actual esquema del Consejo Superior de la Judicatura no ha dado los resultados que perseguía
el Constituyente del 91. Sin embargo, existe otras razones, que merecen ser tratadas por
aparte, ya que tienen que ver con problemas eminentemente estructurales del actual diseño,
tales como la ausencia de mecanismos de jerarquía y coordinación entre las Altas Cortes y el
distanciamiento del Consejo Superior de la Judicatura, del resto de los órganos pertenecientes
a la Rama Judicial.

Al respecto la Comisión destacó:

De la administración de la Rama Judicial. Para la Comisión, el actual


esquema de administración no ha dado los resultados previstos por el
Constituyente, derivados de un diseño que no cuida de establecer
mecanismos de jerarquía ni de coordinación entre las Altas Cortes y el
nuevo ente que creaba; se produjo desde el comienzo un
distanciamiento entre el Consejo Superior de la Judicatura y el restante
estamento de la Rama Judicial, hasta el extremo de que se adoptaban
decisiones que no se consultaban con los órganos jurisdiccionales
respectivos, contrariando un principio de unidad de gobierno y con
debilitamiento de la gestión misma por la fragilidad de la estructura y
restringiendo la participación en el diseño de determinadas políticas
administrativas”. 3

Igualmente, la Comisión de Expertos de la Reforma a la Justicia, consideró que:

“(…)

3
Informe Final de la Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia. Junio 10 de 2010
(…) la estructura del Consejo Superior de la Judicatura merece
reflexiones, recomendaciones y propuestas de fondo, por que su
organización y funcionamiento genera cuestionamientos que estima
relevantes precisar y definir. En primer lugar, la Comisión considera que
haberle incluido funciones relativas a asuntos que no guardan relación
alguna, como el régimen disciplinario y el de administración, generó
diversos inconvenientes que llevan a revisar su estructura. En segundo
lugar, la Comisión entiende que el esquema de administración empleado
por el Consejo no ha dado los resultados deseados a pesar de los
esfuerzos de los magistrados que han sido designados, pues
inexplicablemente se produjo desde el comienzo un distanciamiento
entre el Consejo Superior de la Judicatura y el restante estamento de la
Rama Judicial. En tercer lugar, la Comisión considera que han existido
dificultades en la administración de la rama, pues se han adoptado
decisiones que no se consultan los órganos jurisdiccionales respectivos.
En cuarto lugar, la Comisión considera que haber otorgado el carácter
jurisdiccional a la función disciplinaria, que es claramente
administrativa, fue un gran error del constituyente de 1991.”4

Es preciso poner de presente que con una reforma a la estructura de la Rama Judicial en lo que
a su administración se refiere, los objetivos que inspiraron al Constituyente del 91 para la
creación del Consejo Superior de la Judicatura no deberán ser afectados, pues no se deberá
extraer de la Rama Judicial la administración y gobierno de la misma, por ello, no debe
entenderse que las funciones del Consejo Superior de la Judicatura vayan a ser eliminadas, por
el contrario, lo que se pretende es trasladarlas a un ente nuevo, diferenciando funciones
especificas, optimizando facultades y acabando con dualidades funcionales engorrosas e
ineficaces.

Finalmente, vale la pena traer a colación en términos generales, las principales dificultades
relacionadas con el Gobierno del Poder Judicial, las cuales fueron identificadas en el “Estudio
comparado sobre gestión presupuestaria y gestión administrativa de cortes y tribunales y
tratamiento estadístico de la información sobre el funcionamiento del sistema judicial” 5,
elaborado por el Centro de Estudios de Justicia de las Américas - CEJA, varias de las cuales
resultan aplicables al caso colombiano y que hemos señalado de forma particular en el
presente documento.

Dichas conclusiones del mencionado estudio son las siguientes:

“(i) Superposición de competencias en esas mismas funciones por parte


de organismos distintos, lo cual genera disputas de poder entre las altas
cortes y los Consejos de la Judicatura.

(ii) Mecanismos inadecuados para la toma de decisiones


administrativas, debido a la réplica al interior de las instituciones de los
sistemas que se utilizan en el campo jurisdiccional, llevando incluso a la
conformación de expedientes

4
Informe Preliminar de la Comisión de Expertos de Reforma a la Justicia.
5
Disponible en la biblioteca virtual de Centro de Estudios de Justicia de las Américas
http://www.cejamericas.org
(iii) Decisiones ejecutivas adoptadas por organismos colegiados, que por
permitir -como es natural- la negociación entre los miembros, generan
demoras y desvían los argumentos técnicos en las que ellas deben
sustentarse

(iv) Falta de calidad y oportunidad de la información que fundamente la


toma de decisiones.

(v) Falta de cantidad y calidad y apoyo técnico para el análisis de


información relacionada con temas de gestión, así como de formación
académica de los miembros del órgano de gobierno para este tipo de
temáticas.

(vi) Falta de criterios -o de divulgación de los mismos- para la toma de


decisiones, lo cual genera una sensación de poca transparencia en el
órgano de gobierno”.

(vii) Falta de separación entre las funciones de definición de políticas,


ejecutivas y de control. Esto deriva en que el órgano de gobierno asuma
funciones de ejecución, a lo cual se suma la percepción de que ellas
afirman su poder y autonomía”.

Así pues, no obstante se avanzó de forma significativa con la creación de un órgano de


administración y gobierno al interior de la Rama Judicial, hoy en día se requiere de una revisión
y reforma que permita consolidar los logros alcanzados y resolver las problemáticas actuales
que desdibujan los fines para los cuales fue creado el Consejo Superior de la Judicatura.

Sin embargo, a la luz de la actual situación, se observa que la estructura de la Sala


Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura diseñado por la Constitución Nacional
replicó el funcionamiento de una Corporación Judicial, tal como si su función fuese la de dictar
sentencias y no la de ejercer una función meramente administrativa, lo cual ha redundado en
dificultades para su eficacia y en costos innecesarios. Lo anterior se agrava si se tiene en cuenta
que esta estructura se replica en las Salas Administrativas de los Consejos Seccionales de la
Judicatura.

Al respecto, el doctor Fernando Hinestrosa Forero, en un seminario de evaluación de los diez


años de la Constitución Política, llevado a cabo en el año 2001 manifestó:

“Harto se ha comentado acerca de la multiplicación de las funciones


de dicho Consejo, y más sobre la inconveniencia de confiar la
administración de la rama a un cuerpo colegiado de profesionales del
derecho, y acerca de la inflación burocrática que ha traído consigo su
desarrollo legislativo, en especial al haberse creado un Consejo
Seccional en cada departamento. Igualmente, se echan de menos
reglas ciertas y sólidas que, antes que soslayar el clientelismo,
impidan su penetración y a la vez permitan y auspicien una selección
rigurosa de los aspirantes a los cargos judiciales… La integración del
Consejo resultó numerosa en demasía y de una complejidad
injustificable: seis “magistrados” en la Sala Administrativa, elegidos,
dos por la Corte Suprema, uno por la Corte Constitucional y tres por
el Consejo de Estado; siete “magistrados” en la Sala Disciplinaria,
elegidos por el Congreso Nacional de ternas enviadas por el
Gobierno…”

Para explicar el marasmo de la justicia, es suficiente con darle un vistazo a las normas que
regulan la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, cuyo funcionamiento es
igual a la de cualquier Corte o Tribunal, por lo que termina siendo absolutamente absurda su
forma de operar: para tomar decisiones eminentemente administrativas, se acude a un cuerpo
colegiado que, paradójicamente, está conformado por profesionales con experiencia en el
ejercicio de la abogacía, pero que tienen poca o ninguna experiencia en materia
administrativas o gerenciales, y menos, en administración pública.

Esta forma de funcionar choca con la eficacia que debería tener el organismo en aspectos de
tanta trascendencia como la relativa a la organización y funcionamiento de la Rama en
materias tales como, la creación, modificación, reubicación o supresión de juzgados; la división
territorial judicial; la determinación de la planta de personal requerida por tribunales y
juzgados; la administración de la carrera judicial; y, el establecimiento de indicadores de
gestión.

Por su propia naturaleza, las decisiones que así se toman no sólo tienen el peligro inherente de
ser lentas, sino, más grave aún, de no corresponder a criterios gerenciales que son los que
deberían primar en un órgano, valga la insistencia, de administración y gobierno. Discutir
aspectos como el funcionamiento de los juzgados, los recursos para los mismos, la
sistematización de los procesos, entre muchas otras materias, con los mismos procedimientos
que se discute una sentencia en cualquier área del derecho, es un hecho que llama
poderosamente la atención por su peculiaridad y que indudablemente pone de relieve las
inconsistencias del modelo vigente, concebido para todo, menos para administrar
eficientemente.

La idea de que cada una de las tres Cortes nombrara magistrados con asiento en la Sala
Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, tenía como finalidad que ellas fuesen
representadas a su interior; sin embargo, tan pronto han llegado a su seno se han emancipado
para ejercer como magistrados, se han independizado de las Cortes que los postularon, y esa
relación y coordinación que tiene que haber entre las instancias más altas del poder judicial y
su gestión, se ha terminado perdiendo, por lo que se ha creado una disfuncionalidad
innecesaria.

Complementando lo anterior, se advierte que:

- El esquema de gobierno corporativo que actualmente tiene la Sala Administrativa del Consejo
Superior de la Judicatura fomenta la dilación en la toma de decisiones. La Sala Administrativa
es un cuerpo colegiado y esto dificulta el logro de consensos de manera rápida y oportuna. Lo
anterior se ve agravado por el hecho de que la Sala no sólo toma decisiones estratégicas, sino
que se pronuncia sobre infinitas cuestiones de operatividad diaria del sector jurisdiccional
(contratación de insumos, por ejemplo).

- A pesar de tener que resolver temas gerenciales y administrativos, la Sala Administrativa del
Consejo Superior de la Judicatura está conformada por profesionales de la actividad
jurisdiccional (magistrados - abogados), más que por personal con perfil de gerencial, lo que
conlleva a una deficiencia de la experiencia gerencial en la Rama Judicial.
- El sistema ineficiente de toma de decisiones se ve reflejado en los bajos niveles de ejecución
del presupuesto de inversión asignado a la Rama Judicial (este es un problema estructural
como se muestra en los gráficos anexos).

Desde el año 2002 se evidencian perdidas de apropiación presupuestal en la Rama Judicial,


que obedecen a la falta de ejecución del presupuesto que asigna el Congreso de la República
para cada vigencia. También es importante tener en cuenta que el Consejo Superior de la
Judicatura ocupa el puesto 12 entre 116, de las entidades que más reservas presupuestales
generan, lo que significa una falta de capacidad para pagar los recursos asignados en la misma
vigencia fiscal entidades del orden nacional (Gráfico anexo).

Ejecución del Presupuesto de Inversión del Sector Jurisdiccional 2002-2010

Reservas Presupuestales + Cuentas por Pagar 2010

Pérdida de Apropiación del Presupuesto de Inversión del Sector Jurisdiccional 2002-2010


- Algunos ejemplos de cómo la ineficiencia en la ejecución de los recursos de inversión
repercute en el servicio de justicia (y en el usuario) son las demoras en la entrega de
infraestructura de despachos judiciales o los retrasos en la modernización de la rama. En
efecto, algunos despachos judiciales llevan construyéndose más de 10 años y la falta de
implementación de sistemas de información es evidente.

- Los jueces y magistrados del país no se sienten representados en el Consejo Superior de la


Judicatura lo cual dificulta la efectividad de su gestión por falta de legitimidad en la base
judicial. Ejemplo de lo anterior, es la dificultad que se presenta en la entrega oportuna de la
información estadística por parte de los jueces al Consejo Superior de la Judicatura o los
diferentes roces entre estos.

- Por la composición misma del Consejo Superior de la Judicatura es difícil mantener una
relación coordinada con las demás Cortes porque en últimas, falta un representante de las
mismas en la toma de decisiones gerenciales. Las Altas Cortes no se sienten representadas,
incluso, durante mucho tiempo se han sentido inadvertidas e ignoradas, lo que conlleva a la
insatisfacción por el diseño, ejecución y operatividad de las inversiones en el sector.

- Un ejemplo de la deficiencia estratégica de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la


Judicatura, y de problemas de gobernabilidad al interior de la Rama, es la desconexión entre lo
que fijan como prioridad en el Plan Sectorial de la Rama Judicial y los recursos que le asignan a
estas líneas estratégicas con las prioridades y los recursos que solicitan en el anteproyecto de
presupuesto que presentan con unos pocos meses de diferencia. (En el plan Sectorial pidieron
3.000 mil millones para 2011 y en el Anteproyecto el mismo año solicitaron aproximadamente
1.3 billones de pesos).

- Se aboga por una Junta Directiva con representación de todas las cortes, Ministerio de
Justicia, representantes de jueces y magistrados de tribunales y otros actores que actúe como
una junta directiva. Es decir, un órgano de decisión que supervise la gestión de un gerente
técnico, pero que sea la instancia previa que condiciona todas las decisiones administrativas.
En suma, un gobierno corporativo basado en la toma de decisiones administrativas y
gerenciales por consenso, está condenado al fracaso independientemente de la calidad de sus
integrantes o de las fortalezas de la organización en la que opera.