Está en la página 1de 46

A

Cadenas
musculares
funcionales

Philipp Richter
1
Introducción
5

Importancia de las cadenas sobre las estructuras implicadas. Muchas lesiones

Introducción
musculares funcionales deportivas o la presencia de dolor en el aparato loco-
motor son consecuencia de un mal funcionamiento
en el organismo de alguna parte de las cadenas miofasciales. La iden-
El aparato locomotor, y especialmente las cade- tificación y el conocimiento de las relaciones mio-
nas musculares funcionales (abreviado: cadenas fasciales nos permiten efectuar un diagnóstico y
musculares), son el principal foco de atención de este llevar a cabo el tratamiento correspondiente. El mo-
libro. Las estructuras miofasciales participan en to- delo de pensamiento osteopático nos proporciona
das las funciones del cuerpo: los estados emocionales una interesante explicación sobre los mecanismos
se expresan a través de las tensiones musculares. La que intervienen en el origen de la enfermedad y su
actividad muscular es necesaria para realizar cual- tratamiento.
quier trabajo físico, pero el sistema circulatorio, la
respiración y la digestión también necesitan un apa-
rato locomotor intacto. La osteopatía del Dr. Still
El terapeuta manual, ya sea fisioterapeuta, quiro-
práctico, osteópata o terapeuta de Rolfing, explora y Cuando Still, en una fase de rechazo de la medici-
trata el aparato locomotor de formas diferentes y por na practicada en su época, presentó su filosofía de un
diferentes motivos. Mientras que los fisioterapeutas y método de curación, la denominó osteopatía, a sa-
los terapeutas de la técnica de Rolfing tratan el siste- biendas de que este término tenía otro significado en
ma musculoesquelético con el principal objetivo de el ámbito especializado. En su anhelo por regresar a
eliminar las dolencias (dolor, deformaciones, etc.) en los orígenes de la medicina, es decir, de colocar de
una determinada parte del cuerpo, los quiroprácti- nuevo al hombre en el centro y de recuperar la consi-
cos, y especialmente los osteópatas, consideran el sis- deración de las leyes de la naturaleza, el término os-
tema miofascial como una parte del organismo que teopatía era el más adecuado para dejar claro que
puede ser tanto la causa como la consecuencia de la enfermedad (el pathos) era la consecuencia de la
disfunciones o patologías de otros sistemas corpora- existencia de disfunciones orgánicas. Para él, el apa-
les. rato locomotor, y especialmente la columna verte-
Otros grupos profesionales como los podólogos o bral, desempeñaba un papel central. Still se dio cuen-
los posturólogos, tal como se los denomina en los paí- ta de que todas las enfermedades y los trastornos
ses francófonos, son conscientes de las negativas con- funcionales iban asociados a limitaciones del movi-
secuencias e influencias que pueden tener mínimos miento de la columna vertebral. Osteopatía significa
desequilibrios en las transferencias de peso o la in- “patos” del “osteo” [140].
correcta posición de los pies. Por su experiencia, Still sabía que el tratamiento
Todas las funciones corporales dependen del de los síntomas no conseguía la curación real. Esto
buen funcionamiento de las estructuras miofasciales. solamente se conseguía tratando la causa de forma
El sistema nervioso desempeña un papel de coordi- específica. Para Still no cabía duda de que la enfer-
nación y de control. Con tal de que no se produzca medad se iniciaba con los trastornos circulatorios, y
una sobrecarga cortical, muchas actividades serán que la causa de ello debía buscarse en el tejido conec-
reguladas mediante los reflejos subcorticales y los tivo [82, 140].
patrones posturales. Actualmente también están es- El sistema nervioso y el líquido que lo rodea, el lí-
tudiados científicamente los denominados reflejos quido cefalorraquídeo, todavía superan en impor-
viscerosomáticos y somatoviscerales, que destacan la tancia al tejido conectivo. El sistema nervioso, como
importancia de los desequilibrios musculares, espe- centro de conmutación o de sinapsis y como órgano
cialmente de los músculos paravertebrales [79, 112]. regulador, es responsable de todos los mecanismos de
El organismo humano funciona en base a patro- adaptación entre cada uno de los sistemas corporales.
nes de movimiento y posturales en los que participa Éste inicia y coordina todas las funciones del conjunto
la totalidad del organismo, del mismo modo que to- del organismo y es responsable de todos los mecanis-
das las actividades físicas son siempre el resultado de mos de adaptación y de compensación.
interacciones de todos los sistemas corporales. Este El líquido cefalorraquídeo (LCR) es considera-
hecho es utilizado especialmente por todos los osteó- do por Still como el elemento conocido posiblemente
patas y quiroprácticos a nivel tanto diagnóstico como más importante (the highest known element) de todo
terapéutico. el organismo. Por su composición se parece al suero
La inervación segmentaria de todas las estructu- de la sangre y de la linfa. Se comunica con ambos lí-
ras del cuerpo, así como los mecanismos de adap- quidos; con la sangre a través de los plexos coroideos
tación según los patrones, nos proporcionan datos y con la linfa a través de los nervios periféricos en el
2
Modelos de
las cadenas
miofasciales
20
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

Figura 2.1 Cadena anteromediana según Struyf-Denys Figura 2.2 Cadena posteromediana según Struyf-Denys

Cadena posteroanterior-anteroposterior ● Porción medial del m. tríceps braquial


(PA-AP) ● Extensores de los dedos

Porción primaria:
● Músculos paravertebrales autóctonos o profundos Cadenas musculares horizontales
● Músculos de la respiración o complementarias
● Mm. esplenios de la cabeza y del cuello
● Mm. escalenos Cadena posterolateral (PL)
● M. psoasilíacos
Extremidad inferior
Porción secundaria: ● M. glúteo medio
Extremidad inferior ● M. bíceps femoral
● M. vasto externo
● M. vasto medial ● Mm. peroneos
● M. recto femoral ● M. gastrocnemio lateral
● Extensores de los dedos del pie ● M. plantar
● Porción lateral del m. abductor
Extremidad superior
Extremidad superior
● M. pectoral menor
● M. coracobraquial ● Porción horizontal y descendente del m. trapecio
● Porción corta del m. bíceps braquial ● M. supraespinoso
26
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

a b a b

Figura 2.9 a, b “Tendencia a la apertura” en procesos Figura 2.10 a, b “Tendencia al cierre” (enrollamiento) en
invasivos en el abdomen procesos que requieren sujeción y cuando hay espasmos
en el abdomen

Cadenas miofasciales según Busquet


a b
Busquet describe cinco cadenas en el tronco, que
se continúan en las extremidades:
1. Cadena posterior estática
2. Cadena de flexión o cadena recta anterior
3. Cadena de extensión o cadena recta posterior
4. Cadena diagonal posterior o “cadena de apertu-
ra”
5. Cadena diagonal anterior o “cadena de cierre”

■ Cadena posterior estática


En posición de bipedestación la fuerza de la grave-
dad tiene tendencia a inclinar el cuerpo hacia delante.
Hay dos mecanismos pasivos (es decir, que consumen
poca energía) que actúan contra esta fuerza. Éstos son,
por un lado, los espacios pleural y peritoneal, que ejer-
cen una fuerza expansiva, y por el otro, la presencia de
una cadena ligamentaria y fascial que se extiende desde
el hueso frontal hasta el sacro.
En las extremidades se continúa en la cara exter-
na de las piernas y hasta los pies. Esto tiene una razón
de ser: durante la marcha la fuerza de la gravedad tie-

Figura 2.11 a, b Cadena posterior estática según Busquet


3
Fisiología
37

Para la práctica es importante que el terapeuta pue- ■ Sustancia básica

Fisiología
da efectuar un diagnóstico lo más exacto posible sobre
el estado del tejido que hay que tratar. Debe conocer las Mucopolisacáridos: la sustancia básica está for-
características de los componentes del tejido para po- mada por proteoglucanos y glucosaminoglucanos
der actuar terapéuticamente con un objetivo claro. que unen el colágeno con las fibras elásticas y se unen
así al agua. Estabilizan el tejido conectivo y propor-
cionan elasticidad al tejido. Absorben parte de las
fuerzas actuantes sobre el tejido y procuran que el te-
Componentes del jido recupere su forma original después de ser some-
tido a una carga. Mediante la unión de los proteoglu-
tejido conectivo canos con los glucosaminoglucanos se forma un
campo de tensión en el tejido.
El tejido conectivo se desarrolla embriológica-
Las modificaciones de las relaciones de presión
mente del mesodermo y forma grandes mallas de en el tejido provocan que las células absorban o des-
complejos celulares con sustancia intercelular. prendan agua. De esta forma, en el tejido se forman
oscilaciones de tensión que son denominadas activi-
dad piezoeléctrica. La actividad piezoeléctrica esti-
Las células mula las células para que sinteticen y organicen las
moléculas de colágeno. Ésta es una característica que
Constituyen células fijas, células de tejido conec- será utilizada en las técnicas de tratamiento fascial
tivo y células móviles. [111].

■ Células fijas ■ Las fibras


● Fibroblastos y fibrocitos Dividimos las fibras en:
● Células reticulares
● Células grasas ● Fibras de colágeno
● Condroblastos y condrocitos ● Fibras elásticas o reticulares
● Osteoblastos y osteocitos ● Proteínas no colágenas

■ Células móviles Fibras de colágeno o fibrillas

En contraposición a las células fijas, provenientes Colágeno significa aglutinador. Las fibras de co-
del mesénquima, las células móviles provienen de cé- lágeno proporcionan el color blanco al tejido. Ade-
lulas de la médula ósea (células embrionarias hema- más del agua, son el segundo componente más im-
topoyéticas). portante del tejido conectivo. Están compuestas por
Entre ellas están: fibras entrelazadas y de disposición espiral que pue-
den adoptar diferentes formas según el tipo de carga
● Macrófagos a la que se vean sometidas (compresión o tracción).
● Monocitos Encontramos fibras de colágeno en los ligamentos,
● Histiocitos las cápsulas, los tendones, las aponeurosis, los tabi-
● Mastocitos ques musculares, el cartílago y los discos interverte-
● Granulocitos brales.
● Linfocitos
Funciones:
Las células móviles desempeñan un importante
● El colágeno proporciona elasticidad al tejido.
papel en los mecanismos de defensa celular.
● Absorbe fuerzas de tracción.
● Actúa contra las fuerzas de compresión.

Sustancia intercelular Características:


La sustancia intercelular, también denominada ● El colágeno tiene una gran capacidad de resisten-
matriz, está compuesta por todos los componentes cia a la tracción.
extracelulares del tejido conectivo. Además de agua, ● Las moléculas se ordenan siguiendo la dirección
contiene componentes que son producidos por las de las fuerzas de tracción o de compresión para
células de tejido conectivo. poder actuar contra ellas. Cuando se mantiene la
50

Figura 3.4 a-f Biomecánica y


Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

movimientos de la pelvis durante


cada una de las fases de la marcha

a b

Eje diagonal
izquierdo

c d

Eje diagonal
derecho

e f
51

que el talón izquierdo entra en contacto con el suelo y el neutra con inclinación lateral izquierda y rotación

Fisiología
dedo gordo derecho abandona este mismo contacto. En derecha (NIR según Fryette). El sacro, situado por de-
este momento el ilion izquierdo está rotado hacia dorsal bajo, efectúa una rotación izquierda alrededor de un
y el ilion derecho está rotado hacia ventral. El sacro está eje diagonal izquierdo (según Mitchell [107]). Los
situado en posición neutra entre ambos huesos ilíacos. huesos ilíacos rotan conjuntamente con la columna
A partir del momento en que el pie derecho abandona vertebral, de modo que se garantiza la existencia de
el suelo, el peso del cuerpo descansa sobre la pierna iz- una tensión ligamentaria constante.
quierda, lo que produce un bloqueo ligamentario (y Durante la fase de impulso de la pierna derecha y
muscular) de la articulación sacroilíaca izquierda (ASI) la fase de propulsión de la pierna izquierda, los ilía-
que contribuye a la estabilización. cos rotan en direcciones opuestas. El ilion derecho
Para transmitir el peso a la pierna izquierda, la CL gira hacia atrás, mientras que el izquierdo lo hace ha-
efectúa una inclinación lateral izquierda, lo que pro- cia delante. Este movimiento es iniciado por múscu-
voca el desplazamiento de la presión sobre la rama los y finalizado por el impulso del movimiento (se
corta de la ASI izquierda. Se produce al mismo tiem- pone de manifiesto la ley de la economía).
po una caída de la pelvis (de 5º según Schiowitz [49]) Observación: El sacro se mueve con los ilíacos,
hacia la derecha. El polo inferior de la ASI derecha es efectúa la misma rotación e inclinación lateral, pero
comprimido por el peso de la pierna derecha y por la más lentamente. De esta forma asume la función de
tensión muscular resultante. De ello resulta un eje un cojinete de bolas que debe mantener las líneas de
diagonal izquierdo. La CL queda situada en posición fuerza entre la columna vertebral y los dos ilíacos.

a b c

Figura 3.5 a-c Distribución del peso durante las fases de la marcha
4
Modelo
craneosacro
57

William G. Sutherland Esto era un aspecto muy importante en la forma de

Modelo craneosacro
tratamiento de Sutherland.
[54, 89, 101, 102, 136, 142, En el transcurso de su actividad osteopática, Su-
143, 144] therland llevó a cabo un desarrollo sorprendente.
Originariamente, en sus tratamientos dominaba cla-
Entre los osteópatas no es necesario presentar a ramente el aspecto biomecánico. Esto se pone de
William G. Sutherland. Los demás terapeutas que utili- manifiesto en que consideraba las lesiones cranea-
zan la osteopatía craneal en sus tratamientos también les como deformaciones mecánicas y las trataba en
han tenido que oír hablar de él. No queremos presen- correspondencia. En este sentido desarrolló una es-
tar aquí la vida ni la obra de Sutherland, sino sólo lo pecie de turbante o casco para influir en determina-
que de ello atañe al tema de este libro. das regiones del cráneo con un objetivo claro. Tam-
William G. Sutherland fue probablemente el dis- bién comparó los huesos de la base del cráneo con
cípulo de Still que más se asemejaba a él por su forma vértebras. Comparó la bóveda craneal con las apófisis
de actuar. Por un lado conocía la importancia de la transversas y espinosas de las vértebras.
biomecánica y la anatomía respecto a la formación y Del mismo modo que según la posición de las
el tratamiento de las disfunciones, y por otro lado apófisis espinosas y las apófisis transversas se puede
también era consciente de que había algo más que efectuar una afirmación sobre la posición del cuerpo
trascendía estos aspectos y ejercía cierta influencia vertebral, la bóveda craneal puede proporcionarnos
sobre la salud. Exactamente igual que Still, Suther- indicaciones sobre la posición del esfenoides y del
land era creyente y este aspecto también quedaba re- occipital.
flejado en sus tratamientos. El breath of life, tal como Embriológicamente podemos considerar el crá-
él lo llamaba, se extiende por todo el cuerpo median- neo como una composición de tres vértebras modifi-
te el líquido cefalorraquídeo y el líquido intersticial. cadas, en la que el occipital, el esfenoides y el prees-

a b c

Figura 4.1 (a) Vértebra “craneal”. (b) Inclinación derecha del hueso esfenoides. (c) Rotación derecha del hueso esfenoides
61

sacro. De forma general se supone que las fluctua- porque, para él, el centro del movimiento era la sin-

Modelo craneosacro
ciones del líquido cefalorraquídeo provocan tensio- condrosis esfenobasilar. De acuerdo con la nomen-
nes del líquido del sistema dural que acaban afectan- clatura, la flexión de la SEB corresponde a una dis-
do al hueso. La anatomía especial de las suturas minución del ángulo existente entre la porción
craneales y las inserciones de la duramadre son res- basilar del occipital y el cuerpo del esfenoides. La
ponsables de que se presenten patrones motores es- extensión corresponderá a un aumento de este án-
peciales. gulo.

Flexión
Movimientos y disfunciones El hueso occipital efectúa una rotación hacia pos-
del mecanismo craneosacro terior y el hueso esfenoides una rotación anterior, de
modo que la SEB asciende. Globalmente, ambos hue-
Para la descripción detallada remitimos una vez sos efectúan un movimiento hacia anterior. Esto es
más a la bibliografía especializada. Aquí sólo presen- importante para la relación entre el occipital y el
taremos lo que es importante para la comprensión. atlas. En la flexión craneal el hueso occipital se
desplaza hacia delante por encima del atlas. Esto
corresponde a una extensión mecánica del occipital.
Flexión-extensión El hueso etmoides, situado delante del hueso esfenoi-
des, efectúa la misma rotación que el hueso occipital.
Cuando Sutherland definió las dos fases del rit- Los huesos pares o periféricos efectúan una rotación
mo craneosacro las denominó flexión y extensión, externa en la flexión.

a b
Vértex Movimiento Movimiento
de la SEB de la SEB

Flexión craneal Plano de la SEB


= Extensión craneal
Extensión del Plano de la SEB =
occipital (vértex-gnatión) Flexión del
occipital

Extensión
columna
vertebral

Extensión
Flexión del sacro
del sacro

Figura 4.6 (a) Biomecánica de la flexión craneal: movimiento del occipital por encima del atlas. (b) Biomecánica de la
extensión craneal: movimiento del occipital por encima del atlas
5
Modelo
biomecánico de John
Martin Littlejohn.
La mecánica de la
columna vertebral
[36, 51, 52, 53, 88, 94, 97, 126]
74

Línea de fuerza central Son líneas móviles que pueden modificar su re-
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

(central gravity line) corrido para adaptarse a la postura.

En realidad se trata de dos líneas: una línea iz-


quierda y una línea derecha. Su recorrido es el si- Línea anterior del
guiente: cuerpo (anterior body line)
● ±1 cm por detrás de la silla turca
Es paralela a las líneas de fuerza centrales y se ex-
● ±1 cm por delante de las carillas del atlas
tiende desde la sínfisis mentoniana hasta la sínfisis
● por el centro de las apófisis transversas de C3-C6
púbica. Su recorrido dependerá de las relaciones de
● por delante del cuerpo vertebral T4
presión existentes en el tórax y en el abdomen. Es
● a través de las articulaciones costovertebrales
una muestra de la interrelación existente entre la es-
Co2-Co10
tática y las relaciones de presión en las cavidades.
● a través de los cuerpos vertebrales de L3
Cuando se modifica la estática, las relaciones de
● a nivel de L3 las dos líneas se separan para exten-
presión de la caja torácica y de la cavidad abdominal
derse atravesando las piernas hasta llegar al me-
se adaptan.
sopié

a b
2/3 1/3

C3
C3 C4
C4 C5
C5 C6
C6
1
2
3
4
5
6
7
8 L3
9
10
11
12
1
2
3 L3
4
5

Figura 5.1 a, b Recorrido de la línea de fuerza central


6
Músculos posturales,
músculos fásicos y
patrones posturales
cruzados
La contribución de Vladimir Janda a los
métodos de tratamiento miofascial
[40, 41, 86, 87, 107]
85

Músculos posturales, músculos fásicos y patrones posturales cruzados


a b

Esternocleido-
mastoideo
Elevador de la Porción
escápula descendente
del trapecio
Pectoral Deltoides
mayor

Oblicuo del Dorsal ancho


abdomen Sacroespinoso
Cuadrado
lumbar
Cuadrado
Flexores Psoasilíaco lumbar
Piriforme

Recto Aductor largo Aductor


femoral mayor
Bíceps femoral
Tensor Semimem-
de la fascia branoso
lata Semitendinoso

Sóleo

Gastrocnemio

Tibial
posterior

Figura 6.1 a, b Músculos posturales y fásicos según Janda

La función de la fibra muscular, sea postural o fá- trabajo) encontramos características musculares
sica, no parece estar determinada genéticamente, si- distintas.
no que se relaciona con la actividad que debe realizar Para algunos músculos, la clasificación en múscu-
el músculo. los posturales y fásicos es cuestionable. Esto es válido
Chris Norris [en 41], un fisioterapeuta inglés, es- para los mm. escalenos, los mm. abdominales obli-
cribe que un entrenamiento dirigido a uno de los dos cuos, los mm. glúteos y los músculos profundos de la
objetivos determina el número de fibras musculares nuca, así como para los mm. peroneos.
fásicas o posturales. También es de destacar que los músculos postu-
Lin y col. [en 41] demostraron que la característi- rales se encuentran en las concavidades de la colum-
ca postural fásica de un músculo depende de su iner- na vertebral y de las extremidades.
vación (o de los impulsos que recibe el músculo). Es- De craneal a caudal:
to se pudo demostrar trasplantando el nervio de un
● Músculos extensores de la nuca
músculo fásico a un músculo postural.
● Mm. pectoral mayor y menor
Ésta es probablemente también la explicación de
● Porción lumbar del m. erector de la columna
por qué en caso de posición incorrecta (p. ej., por
● M. psoasilíaco para la cadera
una diferencia de longitud de la pierna) o por la so-
● Mm. isquiotibiales para la rodilla
brecarga de determinados grupos musculares (por
● Mm. peroneos para el pie
ej., al ejecutar patrones motores monótonos en el
● Músculos flexores de la extremidad superior
7
Patrones de
Zink [40, 41, 81, 82]
91

J. Gordon Zink, osteópata americano y docente Entendemos por patrón fascial la facilidad con

Patrones de Zink
durante muchos años en el Departamento de Osteo- que una región permite avanzar hacia la rotación (ea-
patía de la Universidad de Moines, Iowa, ha dedicado se-bind). Esto es al mismo tiempo un indicio para los
una gran parte de su vida al estudio de las fascias y a tractos fasciales en dirección al movimiento libre.
los efectos de los desequilibrios fasciales sobre la pos- En el 80% de la población que no padecía moles-
tura y la circulación. tias encontró el patrón siguiente:
Según Michael Kuchera (formación continua,
● OAA: torsión izquierda
mayo 2004 en Berlín), que tuvo el placer de trabajar
● Abertura torácica superior: torsión derecha
con Zink al final de su carrera, Zink era conocido co-
● Abertura torácica inferior: torsión izquierda
mo un osteópata que efectuaba tratamientos cortos y
● Pelvis: torsión derecha
que obtenía éxitos muy rápidos.
Había desarrollado un procedimiento diagnósti-
Puesto que éste era el patrón fascial más frecuente
co que le permitía diagnosticar la región disfuncio-
en las personas sanas, Zink lo denominó common
nal con pocas maniobras y constatar también rápida-
compensatory pattern (CCP).
mente el fruto de sus tratamientos.
En el 20% restante de personas asintomáticas
Los puntos esenciales de los trabajos de investiga-
encontró el patrón inverso:
ción de Zink eran la postura, las tensiones fasciales y
especialmente el efecto sobre la circulación linfática. ● OAA: torsión derecha
De esta forma comprobó que determinados patrones ● Abertura torácica superior: torsión izquierda
posturales están determinados por patrones de ten- ● Abertura torácica inferior: torsión derecha
sión fascial especiales. Utilizaba este fenómeno tanto ● Pelvis: torsión izquierda
para el diagnóstico como para la terapia.
Para sus investigaciones exploraba a personas sin Este patrón se denomina uncommon compensa-
molestias y a personas con alguna dolencia y pudo tory pattern (UCCP). Cuando los tractos fasciales
llegar a conclusiones interesantes: incluso en perso- cambian respectivamente en las zonas de transición,
nas que se consideraban totalmente sanas y no indi- significa que estas personas han encontrado una
caban padecer ningún tipo de molestia, Zink en- adaptación postural homeostásica. El organismo po-
contraba un patrón de torsión fascial. Las personas dría compensar con éxito aunque no sería capaz de
sin patrón de torsión fascial son extremadamente adoptar el patrón de adaptación “ideal” sin torsiones.
raras. En los pacientes, es decir, en personas con moles-
En todas las demás personas “asimétricas” Zink tias, no encontramos ninguno de estos tres patrones.
encontró un patrón de torsión especial. Se dio cuenta Las personas que no presentan el patrón fascial ideal
de que en las zonas de transición funcionales de la ni ninguno de los dos patrones de torsión compensa-
columna vertebral OAA, cervicotorácica, toracolum- torios (CCP o UCCP) tienen frecuentemente prefe-
bar y lumbosacra se invertía el patrón fascial. rencias fasciales en la misma dirección en dos o más

Patrón compensado Patrón no compensado

a b c d

Figura 7.1 a-d Patrones de Zink


8
Cadenas
miofasciales:
un modelo
104

Cadena flexora Cadena extensora


Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

Recto
oblicuo Recto anterior de la cabeza
Recto anterior de la cabeza Largo de la cabeza
Largo de la cabeza de la
cabeza

Paravertebrales
Largo del Paravertebrales
cervicales
cuello cervicales

Intercostales

Paravertebrales
torácicos
Músculo Músculo
abdominal abdominal

Cuadrado
lumbar, Cuadrado
paravertebrales lumbar,
lumbares paravertebrales
lumbares

Glúteos
Glúteos
Isquiotibiales

Cuádriceps Cuádriceps

Tríceps sural Peroneos Tríceps sural

Flexores de los Tibial Flexores de los


dedos del pie posterior dedos del pie

Músculos ventrales

Músculos dorsales

Figura 8.4 Visión ventral: Visión dorsal:


– Cadena flexora: hemicuerpo derecho – Cadena flexora: hemicuerpo derecho
– Cadena extensora: hemicuerpo izquierdo – Cadena extensora: hemicuerpo izquierdo

Músculos responsables: m. pectoral mayor, m. Aquí encontramos la inversión de flexión y ex-


dorsal ancho, m. redondo mayor, m. subescapular. tensión, así como la dominancia de los componentes
● Brazo: el codo está flexionado y el antebrazo está de extensión-aducción-rotación interna. Pero con-
colocado en pronación. trariamente a lo que ocurre en la extremidad infe-
Músculos responsables: m. bíceps braquial, m. rior, donde vemos una extensión global, encontra-
braquial, mm. pronadores. mos aquí un comportamiento en flexión. Esto se
● Mano: la muñeca está situada en extensión. entiende como un vestigio de los reflejos arcaicos,
Músculos responsables: extensores de la muñeca. tal como los conocemos también en las hemiplejías
● Dedos: los dedos están flexionados. espásticas.
Músculos responsables: flexores de los dedos.
9
Estática
119

Zonas charnela tomía y en la biomecánica de estas regiones corpora-

Estática
les.
Los osteópatas, los quiroprácticos y los posturó- Tanto el complejo OAA como la zona de transi-
logos están de acuerdo en la importancia de la estáti- ción iliolumbosacra o la parte posterior del pie tie-
ca para la salud del organismo. Estos tres grupos pro- nen dos aspectos comunes muy importantes:
fesionales tienen varias explicaciones sobre las causas 1. En las tres regiones encontramos un hueso cu-
que provocan las deformidades y el mismo número yos movimientos están condicionados por la presión
de enfoques para el tratamiento. Conocen la impor- a la que están sometidos. Su movilización directa a
tancia de la columna vertebral, pero encuentran la través de los músculos es de naturaleza secundaria.
causa principal de los desequilibrios en las diferentes
regiones corporales. El éxito que obtienen en los tra- ● El atlas se comporta como un menisco entre el
tamientos da la razón a su método. occipital y el axis.
Nos hemos preguntado por qué la pelvis (y el ● Globalmente se comporta contrariamente al oc-
complejo OAA) es tan importante para el osteópata, cipital y a C2.
por qué lo es el atlas para el quiropráctico y por qué ● El sacro efectúa movimientos relativamente con-
lo son los pies para el posturólogo. ¿Qué tienen en trarios a los de la columna vertebral y a los de los
común estas tres regiones para influir tanto sobre la huesos ilíacos. La compresión procedente de la
estática? columna vertebral condiciona el comportamien-
No ha sido una gran sorpresa encontrar una posi- to del sacro.
ble respuesta interesante a estas cuestiones en la ana- ● El astrágalo no tiene inserciones musculares. Su
comportamiento depende exclusivamente de la
compresión a la que se vea sometido. La orienta-
ción de la horquilla maleolar y la posición del cal-
a cáneo fuerzan las direcciones de movimiento del
astrágalo.
● Se puede comparar el comportamiento de estos
tres huesos con el de una bola en un cojinete.
● La bola permite efectuar movimientos armónicos
y distribuir la presión en otra dirección.

2. En las tres regiones se produce una redistribu-


b ción de las relaciones de compresión.
● El peso de la cabeza es distribuido entre los cuerpos
vertebrales y las articulaciones de los arcos verte-
brales de C2 a través del atlas (Mitchell: las carillas
de la CC cumplen una función de soporte de peso).
● En la zona de transición lumbosacra la fuerza de
la gravedad es desplazada a otro plano.
● Se efectúa una transferencia de peso desde el pro-
montorio sacro en dirección a las dos articulacio-
nes de la cadera.
● En bipedestación y durante la marcha, el astrága-
lo distribuye el peso del cuerpo sobre la tuberosi-
dad del calcáneo y en dirección al cuboides y al
escafoides, es decir, hacia el borde externo o bor-
de interno del pie.

Observación: En las tres regiones tiene lugar la


transferencia del peso en diferentes planos.
● OAA: en el plano sagital: carillas y cuerpos verte-
brales de C2.
● Zona de transición lumbosacra: en el plano fron-
Figura 9.1 a, b Transmisión de peso desde la cabeza tal: en dirección a las dos articulaciones de la ca-
hacia los cuerpos vertebrales y hacia las carillas articulares dera.
del axis (en el plano sagital)
10
Diagnóstico
130
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

a b
Figura 10.1 a, b Test de inclinación lateral para la columna lumbar

Figura 10.2 Test de flexión

El test de flexión puede proporcionar indicacio-


nes sobre una cadena dominante en la pierna y en la
columna vertebral. El test de hip-drop y el test de
traslación nos proporcionan información sobre la
posición del sacro y de la parte inferior de la CL.
En posición de decúbito supino observamos la
rotación de las piernas, de la pelvis y de las aberturas
torácicas inferior y superior, antes de testar los patro-
nes de Zink. A continuación se hace un test de trac-
ción en la cabeza y en la pelvis (o en las piernas) que
nos permitirá encontrar el lado dominante. Además, b
este test nos ayudará a localizar la restricción princi-
Figura 10.3 a, b Test de rotación de la cadera en
comparación bilateral
11
Terapia
B
Puntos
gatillo y su
tratamiento

Eric Hebgen
12
Definición
13
Clasificación
de los puntos
gatillo
151

Puntos gatillo activos y latentes o en general después de un período de inactividad.

Clasificación de los puntos gatillo


Son ejemplos típicos de ellos la rigidez matutina o el
Diferenciamos entre puntos gatillo activos y laten- dolor muscular que se siente tras un largo período de
tes. Un punto gatillo activo provoca dolor, tanto en re- sedestación.
poso como durante la actividad muscular. En cambio, La expresión de los síntomas y la sensibilidad a la
un punto gatillo latente puede manifestar todos los palpación de los puntos gatillo activos puede variar
signos diagnósticos de un punto gatillo activo (ver en unas horas y de un día al otro.
abajo) y generar dolor, pero solamente a la palpación. Los síntomas de la actividad de los puntos gatillo
Los puntos gatillo activos pueden transformarse perduran en parte durante mucho tiempo después de
en puntos gatillo latentes, especialmente si faltan los haber eliminado el punto desencadenante.
factores que mantienen los puntos gatillo o si el mús- Otros síntomas que pueden ser desencadenados
culo es suficientemente estirado durante la actividad por los puntos gatillo son:
cotidiana normal. ● Modificaciones vegetativas en la zona del dolor
Y al revés, los puntos gatillo latentes pueden per- irradiado, como por ejemplo vasoconstricción lo-
manecer durante años mudos en un músculo y ser cal, sudoración, lagrimeo, aumento de las secre-
transformados en puntos gatillo activos. Los factores ciones nasales, aumento de la actividad pilomoto-
que favorecerán una transformación de este tipo son ra (piel de gallina).
por ejemplo un sobreestiramiento o una actividad ● Trastornos de la sensibilidad profunda.
inusual del músculo, es decir, en el sentido más am- ● Trastornos del equilibrio y mareos.
plio, las disfunciones musculares por sobrecarga. ● Modificación de la actividad de las motoneuronas
con un aumento de la irritabilidad.
● Empeoramiento de la coordinación muscular.
Síntomas
Los síntomas siguientes nos indican la existencia Factores favorecedores
de puntos gatillo activos o latentes:
● Restricción de la movilidad activa y/o pasiva en Los factores que favorecen la aparición de puntos
estiramiento y acortamiento del músculo afecta- gatillo son:
do. Se impone una rigidez de la sensación de mo- ● Sobrecargas musculares agudas.
vimiento. ● Sobrecargas crónicas con sobreagotamiento del
● Debilidad del músculo afectado. músculo.
● Dolor irradiado siguiendo un patrón característi- ● Traumatismo directo.
co definido para cada músculo. En los puntos ga- ● Enfriamiento (actividad muscular sin calenta-
tillo activos, el dolor irradiado aparece cuando miento previo).
hay actividad, en reposo o a la palpación del pun- ● Otros puntos gatillo.
to gatillo. Los puntos gatillo latentes producen el ● Enfermedad de los órganos internos.
patrón característico solamente cuando se lleva a ● Articulaciones artríticas.
cabo la palpación diagnóstica. ● Disfunción segmentaria refleja (ver segmento fa-
cilitado, pág. 173).
La rigidez muscular y la debilidad se ponen de ● Estrés negativo (distrés).
manifiesto especialmente tras largas fases de reposo
14
Fisiopatología
de los puntos
gatillo
157

Fisiopatología de los puntos gatillo


Músculo

Haz de fibras Fibras musculares Miofibrilla

Retículo
sarcoplasmático

Músculo acortado

Ca++ + ATP

Actina Miosina Puentes de miosina (puentes


cruzados)

Músculo estirado

Sarcómera
Ca++ Discos Z

Banda A
Banda I Banda I

Figura 14.2 Estructura y mecanismo de contracción de un músculo esquelético normal. El músculo está compuesto por
haces de fibras musculares formados por células o fibras musculares de disposición transversa. Una sola fibra contiene
normalmente unas 1.000 miofibrillas. Cada miofibrilla está rodeada por un plexo con estructura en forma de saco, el
retículo sarcoplasmático.
Ampliación del corte: el adenosintrifosfato (ATP) y el calcio libre (Ca++) activan los puentes cruzados de miosina de forma
que éstos tiran de los filamentos de actina. Esta tracción aproxima entre sí las líneas Z y acorta la sarcómera, la unidad
contráctil, de forma que el músculo se acorta. Los segmentos de los filamentos de actina, que no contienen filamentos de
miosina en ninguno de los dos lados de un disco Z, forman la banda I. La banda A corresponde a la longitud de los
filamentos de miosina. Si solamente existe una banda A y ninguna banda I, el músculo está acortado al máximo.

Esta particularidad explica por qué un músculo to (sarcómeras contraídas) como una disminución del
con un cordón muscular palpable hipertónico presenta desarrollo de su fuerza (sarcómeras acortadas y pro-
tanto una disminución de su capacidad de estiramien- longadas-sarcómeras fuera de la longitud óptima).
15
Diagnóstico
162

Figura 15.1 a-f (a-c) Corte transversal que


a d
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

muestra la palpación plana de un haz de


fibras musculares tensas (anillo negro) y su
punto gatillo. Se efectuará la palpación
plana en músculos que solamente son
accesibles por un lado, como por ejemplo
el m. infraespinoso. (a) Al inicio de la
palpación desplazamos la piel. (b) La
punta de los dedos se desliza por encima
de las fibras musculares. Se puede
identificar un haz de fibras tenso en su
textura de cordón. (c) Finalmente se
b e desliza la piel hacia el otro lado. El mismo
movimiento es denominado palpación
rápida cuando se realiza más rápidamente.
(d-f) Corte transversal que representa la
palpación con la pinza de un haz de fibras
musculares contracturadas (anillo negro)
en el punto gatillo. La palpación con la
presa de la pinza es adecuada para
músculos que pueden ser abarcados con
los dedos. Esto será válido por ej. para los
mm. esternocleidomastoideo, pectoral
mayor y dorsal ancho. (d) Fibras
c f
musculares entre la pinza formada por el
pulgar y los dedos. (e) Se puede sentir
claramente la rigidez del haz de fibras
tenso cuando rodamos con los dedos.
Modificando el ángulo de posición de las
falanges distales de los dedos se puede
efectuar un movimiento de balanceo que
nos permitirá identificar mejor los detalles.
(f) El borde palpable del haz de fibras
tenso desciende claramente cuando se
escapa de las puntas de los dedos.
Frecuentemente se produce
simultáneamente una reacción de
contracción local

podemos generar la aparición de dolor irradiado. El Durante la palpación del cordón muscular en la
dolor local puede aparecer de forma tan intensa, aguda proximidad del punto gatillo o al efectuar la palpa-
y espontánea que el paciente reaccione con un sobre- ción directa del punto gatillo se puede observar fre-
salto (signo de Jump): el paciente se estremece, expre- cuentemente una contracción breve de las fibras
sa ruidosamente su dolor o se aparta del terapeuta. musculares del cordón. El terapeuta percibe esta re-
En los músculos profundos, la búsqueda del cor- acción muscular de forma visible o palpable como un
dón muscular hipertónico puede verse dificultada espasmo. Esta contracción del músculo, de localiza-
por las estructuras situadas por encima de él o llegar ción limitada, será especialmente perceptible al efec-
a ser incluso totalmente imposible. En este caso utili- tuar la palpación transversal del cordón muscular; al
zaremos la palpación con presión directa en la pro- efectuar este movimiento dejamos suelto el cordón
fundidad del tejido para localizar los puntos gatillo. muscular del mismo modo que soltamos la cuerda de
En los músculos que pueden ser abarcados entre una guitarra. La reacción de contracción local es tí-
dos dedos (p. ej., el trapecio) será de gran ayuda utilizar pica de los puntos gatillo.
la pinza: enrollamos una zona del vientre muscular en- Para asegurarse completamente de la localización
tre los dedos pulgar e índice y los movemos buscando del punto gatillo repetiremos la palpación: si existe
el cordón muscular hipertónico. Dentro del cordón un punto gatillo activo, los resultados serán reprodu-
buscaremos el punto gatillo utilizando la misma presa. cibles.
16
Tratamiento
de los puntos
gatillo
17
Factores que
mantienen los
puntos gatillo
18
El segmento
facilitado
19
Puntos gatillo
179

Músculos del dolor de ● Con la escápula fijada: extensión y flexión lateral

Puntos gatillo
de la CC
la cabeza y de la nuca
Cuando existen puntos gatillo activos, los múscu- Inervación
los de este capítulo provocan dolor en la región de la
● N. accesorio
cabeza y de la nuca que pueden ser erróneamente in-
● Fibras propioceptivas de C3/4
terpretados como:
● Migraña
● Artrosis de la articulación temporomandibular Localización de los puntos gatillo
● Sinusitis Los puntos gatillo (PG) del m. trapecio están lo-
● Faringitis calizados por todo el músculo:
● Laringitis
PG 1 Palpable en el borde libre de la porción
● Patologías dentales
descendente como cordón hipertónico
● Neuralgia del trigémino, etc.
PG 2 Posterior a PG 1 y por encima de la espina
de la escápula, aproximadamente en el me-
dio de la espina
M. trapecio (Figs. 19.1-19.4) PG 3 En la región del borde lateral de la porción
ascendente, cerca del borde medial de la
Origen escápula
PG 4 En la porción ascendente, directamente
● Tercio medial de la línea nucal superior por debajo de la espina de la escápula, cer-
● Lig. nucal ca del borde medial de la escápula
● Apófisis espinosa y lig. supraespinoso hasta el PG 5 En la porción horizontal, aprox. 1 cm me-
cuerpo de T12 dialmente a la inserción del m. elevador de
la escápula en la escápula
Inserción PG 6 En la fosa supraespinosa de la escápula,
cerca del acromion
● Tercio externo del borde posterior de la clavícula
● Porción medial del acromion
● Borde superior de la espina de la escápula Dolor irradiado
PG 1 En la parte posterolateral de la región del cue-
Función llo y de la nuca, hasta la apófisis mastoides
En la parte lateral de la cabeza, especialmente
● Rotación externa del hombro en la región de los temporales y de la cavidad
● Elevación de la escápula ocular, y ángulo mandibular
● Retracción de la escápula hacia la columna verte-
bral

M. trapecio, porción descendente

Zona tendinosa del m. trapecio


PG 1

PG 2 M. trapecio, porción transversa

Espina de la escápula
PG 5
M. deltoides
PG 6
PG del m. dorsal ancho
PG 4
M. romboides mayor
M. dorsal ancho
M. trapecio, porción ascendente
PG 3
Fascia toracolumbar

Figura 19.1
180
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

PG 2

PG 6

PG 4

PG 3

Figura 19.2 Figura 19.3

PG 2 Apófisis mastoides y parte superior de la CC


(posterolateral)
PG 3 Apófisis mastoides y parte superior de la CC
(posterolateral) y en la región del acromion
PG 4 A lo largo del borde medial de la escápula
PG 5 Paravertebral entre el cuerpo de C7 y PG 5
PG 6 Techo de la escápula, acromion

Órganos internos asociados


● Hígado
● Vesícula biliar
● Estómago

PG 1
M. esternocleidomastoideo
(Figs. 19.5-19.7)

Origen
● Ventrocraneal en el manubrio del esternón
● Borde superior del tercio clavicular medial
Figura 19.4
187

Figura 19.14

Puntos gatillo
Línea milohioidea Rafe milohioideo

Vientre
M. genihioideo anterior Del m.
(translúcido)
Vientre digástrico
posterior
Apófisis mastoides
PG
M. milohioideo
M. estilohioideo
Cartílago tiroides
Hueso hioides

Tráquea M. tirohioideo
M. omohioideo con
M. esternotiroideo tendón intermedio
M. esternohioideo
Clavícula
Acromion
Manubrio
esternal
Incisura
Escápula escapular
1ª costilla

Cabeza ventral: incisivos inferiores y la parte de la


mandíbula en la que se insertan

Órganos internos asociados


Ninguno

M. orbicular del ojo, m. cigomático


mayor, platisma (Figura 19.16)

■ M. orbicular del ojo

Origen
Borde orbitario medial, tabique del saco lagrimal

Inserción
Lig. palpebral

Función
Figura 19.15
Cierre de los párpados, colabora en el lagrimeo

■ M. cigomático mayor
Dolor irradiado
Cabeza dorsal: Origen

● En la región superior del m. esternocleidomastoi- Superficie anterior del hueso cigomático


deo
● Occipital Inserción
● Región del cuello, en la proximidad de la mandí-
bula Lateralmente al ángulo de la boca
195

Puntos gatillo
M. elevador de la escápula

M. romboides menor

M. romboides mayor

PG 1
Clavícula
PG 2 Espina de la escápula
M. supraespinoso M. deltoides,
segmento
posterior
M. infraespinoso
M. supraespinoso
M. redondo PG M. redondo
menor redondo menor
menor
M. redondo M. infraespinoso
mayor
PG 2
Redondo M. redondo
mayor mayor
PG 1
M. dorsal ancho

a b

M. elevador de la escápula M. elevador de la escápula

M. romboides menor M. romboides menor

M. romboides mayor M. romboides mayor

PG del m.
supraespinoso
M.
M. supraespinoso
supraespinoso
M.
M. infraespinoso infraespinoso

M. redondo menor M. redondo


menor

M. redondo
M. redondo mayor
mayor
PG del m.
infraespinoso
PG

c d

Figura 19.25 a-d


196
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

M. recto lateral M. recto anterior


de la cabeza de la cabeza
1ª vértebra cervical
M. largo de M. largo
la cabeza del cuello

M. escaleno Columna
vertebral
medio
Costillas
Ejemplos posterior
anterior
de PG
PG 1

PG 2

Figura 19.27

Figura 19.26 Órganos internos asociados


Ver m. redondo mayor (pág. 199)
● M. escaleno anterior: colabora además con la in-
clinación lateral de la CVC con la costilla fija
● M. escaleno menor: tensa la cúpula pleural
M. supraespinoso (Figs. 19.30, 19.31)

Origen
Inervación
● Fosa supraespinosa de la escápula
Ramos ventrales de los nervios espinales:
● Espina de la escápula
● M. escaleno anterior: C5-6
● M. escaleno medio: C3-8
● M. escaleno posterior: C6-8 Inserción
● M. escaleno menor: C7 ● Tubérculo mayor del húmero (cara proximal)
● Cápsula de la articulación del hombro
Localización de los puntos gatillo
Se buscan los mm. escalenos en la fosa supracla- Función
vicular y son parcialmente comprimidos contra las ● Abducción del brazo
apófisis transversas de las vértebras cervicales. Los ● Estabilizador de la articulación del hombro
puntos gatillo están localizados distribuidos en los
músculos a distintas alturas.
Inervación
N. supraescapular (C5-6)
Dolor irradiado
● Región del tórax
● Parte radial ventral y dorsal del brazo y del ante-
Localización de los puntos gatillo
brazo Ambos puntos gatillo pueden palparse bien en la
● Pulgar e índice desde dorsal (m. escaleno menor: fosa supraespinosa de la escápula.
todo el dorso de la mano)
● Borde medial de la escápula
Dolor irradiado
Este dolor irradiado puede ser confundido con el ● Región deltoidea lateral
patrón doloroso de un infarto de miocardio ● Epicóndilo lateral
202

Órganos internos asociados


Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

Corazón

M. deltoides (Figs. 19.40-19.42)


Origen
● Clavícula (tercio lateral)
● Acromion
● Espina de la escápula

Inserción
Tuberosidad deltoidea

Función
● Abducción del brazo
● Porción ventral: flexión, rotación interna
● Porción dorsal: extensión, rotación externa

Inervación
N. axilar (C5-6)
Figura 19.39

M. deltoides M. coracobraquial Espina de la escápula M. deltoides

PG del m.
deltoides

PG del m. M. tríceps
coracobraquial braquial,
M. bíceps braquial, PG 1 Cabeza lateral
Cabeza corta M. tríceps
braquial,
Cabeza larga
M. bíceps braquial, PG 3
Cabeza larga

PG 5
PG del m. bíceps
braquial PG 4
M. braquial
M. tríceps braquial, PG 2
M. pronador Cabeza medial
redondo PG del m. pronador
redondo
PG del m.
ancóneo
M. braquiorradial
M. ancóneo

Figura 19.40
240
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

Fascia toracolumbar
Cresta ilíaca
M. glúteo mayor
M. tensor de la fascia lata
Tracto tibial

M. glúteo medio

PG 1

M. glúteo mayor PG 2
PG 3
PG 3
PG 2 M. glúteo medio
PG 1

Figura 19.98

Localización de los puntos gatillo PG 2 Inmediatamente por debajo de la cresta ilíaca,


aprox. a mitad de su recorrido
Se pueden palpar los puntos gatillo en posición
PG 3 También se encuentra inmediatamente por
de decúbito lateral sobre el lado contrario y con las
debajo de la cresta ilíaca, aunque algo más le-
piernas flexionadas.
jos ventralmente, en la proximidad de la EIAS
PG 1 En la parte posterior del vientre muscular, cer-
ca y por debajo de la cresta ilíaca y en la proxi-
midad de la articulación sacroilíaca

PG 2

PG 3
PG 1

Figura 19.99 Figura 19.100


256

Cabeza
Puntos gatillo y cadenas musculares funcionales

medial del m. M. plantar


gastrocnemio Cabeza medial
del m.
gastrocnemio
Cabeza lateral M. poplíteo
del m.
M.
gastrocnemio
semimem-
branoso
M. poplíteo M. poplíteo
M. peroneo
M. bíceps largo
femoral
M. sóleo
PG del m. tibial M. tibial
posterior posterior

PG del m. flexor
largo

M. flexor largo
de los dedos PG del m. flexor
largo del dedo
M. flexor largo gordo
del dedo gordo
M. peroneo
corto
Membrana
interósea de
la pierna
M. plantar
M. tibial M. tríceps
posterior sural
M. peroneo
Figura 19.119 M. tibial corto
anterior

M. peroneo
largo

Figura 19.120

Inserción
● Base del primer metatarsiano
● Cuña medial

Función
● Flexión plantar
● Eversión del pie
● Estabilización de la bóveda transversal del pie

Inervación
N. peroneo superficial (L5-S1)
Figura 19.121