Está en la página 1de 59

i

UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

DEPARTAMENTO DE FORMACIÓN PEDAGÓGICA

MAGÍSTER EN EDUCACIÓN MENCIÓN EVALUACIÓN EDUCACIONAL

REPRESENTACIONES SOCIALES DE EDUCADORAS DE PÁRVULOS SOBRE SU DESEMPEÑO


PROFESIONAL DOCENTE EN AULA

TESIS PARA OPTAR AL GRADO DE MAGÍSTER EN EDUCACIÓN CON MENCIÓN EN EVALUACIÓN


EDUCATIVA

AUTORA: CATHERINE ANDREA LARENAS MIRANDA

PROFESOR GUÍA: EDUARDO FERNÁNDEZ

SANTIAGO DE CHILE, DICIEMBRE 2017

Autorizado para

ii
Tabla de contenido
Resumen .................................................................................................................... iv

1. Introducción ....................................................................................................... 1

1.1 Antecedentes: Uso de Plaguicidas ................................................................. 1

Uso de plaguicidas en Chile ................................................................................. 2

1.2 Impactos generales causados por el uso de plaguicidas ................................ 2

1.2.1 Residuos generados por el uso de plaguicidas ......................................... 3

1.2.2 Propuesta de manejo de envases ............................................................. 4

1.3 Problemática: Gestión de envases de plaguicidas comercializados por

Degesch de Chile Ltda ........................................................................................................ 5

1.4 Antecedentes Específicos .............................................................................. 8

1.4.1 Información general sobre el uso de fosfina en la actualidad .................... 8

1.4.2 Características de la fosfina ...................................................................... 9

1.4.3 Estequiometria y unidad de medición de la fosfina .................................. 16

1.4.4 Etapas relevantes en el proceso de fumigación ...................................... 18

1.4.5 Marco legal sobre residuos de envases .................................................. 22

iii
Resumen

iv
v
1. Introducción

1.1 Antecedentes: Uso de Plaguicidas

El uso de agroquímicos ha sido importante a través de los años debido a las

necesidades de la industria agrícola para controlar los problemas de tipo fitosanitarios

(El vergel, 2013). La mayoría de los compuestos utilizados actualmente se desarrollaron

hace más de 70 años, debido a que durante la Segunda Guerra Mundial se generó un

desabasto de productos de origen natural como el extracto de piretro y la nicotina, lo que

impulsó la manufactura de productos industriales con estas propiedades (Plimmer 2001)

Con esto surgieron una gran cantidad de sustancias químicas de alta agresividad contra

organismos dañinos para la agricultura (ANASAC, 2017). Entre estos se encuentran los

productos para el control de plagas denominados plaguicidas.

Un plaguicida o pesticida se define como cualquier sustancia o mezcla de ellas

destinadas a repeler, prevenir, controlar o combatir cualquier plaga, que pueda afectar

al medioambiente, personas, animales, plantas u objetos inanimados (WHO, 2010).

Según estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la

Alimentación y la Agricultura (FAO) la cantidad de plaguicidas usados en 2015 a nivel

mundial alcanzó 2,75 millones de toneladas, cifra que va en aumento (FAO, 2015). Estas

cifras se relacionan con el beneficio que produce el uso de plaguicidas siendo uno de los

más significativos, el aumento del rendimiento de los cultivos. Se ha estimado que el uso

de éstos previene la pérdida de 35% a 42% de los cultivos.

Dado que la población mundial continúa en crecimiento y no existen recursos

agrícolas ilimitados, al menos en la actualidad, no sería posible prescindir del uso de

plaguicidas (Alavanja, 2009).

1
Uso de plaguicidas en Chile

En Chile existe una utilización masiva de plaguicidas. Según estadísticas de la

FAO, la cantidad de plaguicidas utilizados durante el año 2015 en nuestro país alcanzó

las 44 mil toneladas (FAO, 2015). Lo anterior se debe a que existen industrias que se

dedican a la producción orientada a la exportación, donde las exigencias de control de

plagas son una barrera comercial importante, por lo que se requieren mercancías libres

de plagas y enfermedades. Por otro lado, la industria nacional está orientada a la

producción de alimentos, en la cual existe un gran uso de plaguicidas debido a las

exigencias que establece el D.S 977 que aprueba el reglamento sanitario de alimentos

(MINSAL, 1997)

Cabe destacar que el año 2001 la información publicada por el SAG señala que

fueron 24,1 mil toneladas de productos (SAG, 2011). Por lo tanto, se puede observar

que al año 2011 se transa un 190% de lo que se transaba 10 años antes (Galleguillos,

2016)

1.2 Impactos generales causados por el uso de plaguicidas

Sin perjuicio de los beneficios del uso de plaguicidas en el área agrícola, se ha

demostrado, a partir de estudios de laboratorio y de campo, que estas sustancias

peligrosas provocan daños en la salud y el medioambiente. Esto se relaciona

principalmente por la persistencia de algunos plaguicidas y su toxicidad (Gonzales y col,

2001). Los plaguicidas se dispersan en el ambiente y se convierten en contaminantes

para los sistemas bióticos y abióticos, amenazando su estabilidad. Además, representan

un peligro para la salud pública (Asela y col, 2014).

2
Los plaguicidas se dispersan en el ambiente y se convierten en contaminantes

para los sistemas bióticos y abióticos, amenazando su estabilidad. Además, representan

un peligro para la salud pública (Asela y Col, 2014). Independiente de las diferentes rutas

que puedan seguir los plaguicidas en el medio ambiente, pueden generarse los

siguientes impactos ambientales:

 Contaminación del Agua

 Contaminación del Suelo

 Contaminación de la Atmósfera

 Impacto sobre especies de distintos Ecosistemas

 Impacto sobre la salud humana

La población económicamente activa del sector agrario tiene una mayor

exposición a los plaguicidas, dado que utilizan 85% de tales productos al ser uno de los

principales insumos de trabajo (Herrera et al, 2005). La Organización mundial de la salud

(OMS) estima que 2.000 millones de personas trabajan y manipulan plaguicidas tanto en

agricultura como en preservación de alimentos, y de éstos, 25 millones sufren una

intoxicación ocupacional cada año.

1.2.1 Residuos generados por el uso de plaguicidas

Debido al crecimiento en la producción, venta y por lo tanto en el uso de

plaguicidas, es pertinente mencionar que se generan grandes cantidades de

subproductos o residuos de difícil degradación en el medio ambiente, derivados del uso

y mantenimiento de las explotaciones agrícolas. Uno de los subproductos o residuos

más importantes que puede generar una potencial contaminación o efectos sobre la

salud de las personas son los residuos de los envases de plaguicidas. Estos, después
3
de ser utilizados, quedan con un remanente de producto, el cual se puede volatilizar

hacia la atmosfera o, si es desechado en un canal, puede contaminar el agua y generar

un efecto nocivo sobre ese ecosistema. (Fernández et al, s.f.)

El origen del problema radica en el vertido incontrolado de los desechos de

plaguicida, como la eliminación mediante la quema, disposición como residuo asimilable

a domiciliario o dispuestos en lugares no aptos para estos residuos, generándose

problemas de contaminación (Fernández et al, s.f.).

1.2.2 Propuesta de manejo de envases

Considerando el párrafo anterior, los envases de plaguicidas, a menos que sean

manejados correctamente, son peligrosos para los seres humanos y para el

medioambiente. El manejo inadecuado de estos envases durante años produjo focos de

contaminación al ambiente y ocasionalmente intoxicaciones tanto al hombre como a

animales silvestres y domésticos. Ante esto, la FAO planteó planes de manejo para

envases vacíos de agroquímicos a nivel mundial (FAO & WHO, 2008).

Estos planes consideran métodos de limpieza para los envases (Tabla 1) que

contuvieron plaguicidas.

Tabla 1: Metodologías de limpieza de envases. Adaptada de la información

disponible en (FAO & WHO, 2008)

Formulación Método de Limpieza

Concentrados emulsionantes, productos Lavado con agua utilizando la técnica de

solubles en agua, sólidos solubles en triple lavado manual, enjuague a presión

agua o enjuague integrado.

4
Productos hechos con aceite y solventes Lavado con solvente

Posteriormente mediante un sistema de recolección, se les da un mejor uso

considerando diferentes técnicas, entre estas, se considera la reutilización, reciclaje y/o

valorización.

En Chile, la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Productos

Fitosanitarios Agrícolas (AFIPA) introdujo el triple lavado y estableció un programa en

cooperación con las autoridades nacionales, como un instrumento voluntario el cual

comenzó a funcionar en 2001. En junio de 2003, el Ministerio de Salud publicó el

Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos, el que precisa en su

artículo 24° que los envases que fueron tratados mediante el procedimiento de triple

lavado o una de igual efectividad, son clasificados como residuos no peligrosos y deben

ser manejados según el programa de eliminación aprobado por la autoridad (MINSAL,

2004). Tal como el programa de manejo de envases de AFIPA

1.3 Problemática: Gestión de envases de plaguicidas comercializados

por Degesch de Chile Ltda

Degesch de Chile Ltda. es una empresa dedicada a la fabricación y distribución

de productos agroquímicos entregando soluciones tecnológicas efectivas para el control

de plagas agroindustriales. Dentro de sus líneas productivas se fabrican plaguicidas

fumigantes sólidos a base fosfuros de aluminio y de magnesio, en distintos formatos.

Estos plaguicidas por sus propias características deben ser almacenados en envases de

alta resistencia, por lo cual se ocupan botellas de aluminio, bolsas de aluminio y envases

de hojalata.
5
Actualmente estos plaguicidas son distribuidos a empresas fumigadoras

miembros del programa empresa certificada Degesch (PEC) y a distribuidores para la

venta a empresas que fumigan sus propios productos. En este contexto se tiene la

generación de residuos de envases de plaguicidas en dos sectores, siendo el más

significativo las empresas fumigadoras PEC, debido al servicio continuo que ofrecen y a

las grandes cantidades de producto que utilizan. DEGESCH estima que un 60% de la

venta nacional se realiza a estas empresas.

Con respecto al manejo de envases de plaguicidas, estos podrían entrar a un

programa de manejo de envases vacíos, sin embargo, los plaguicidas a base de fosfuros

metálicos son consideradas sustancias peligrosas de la clase de riesgo 4.3: “Solidos que

en contacto con agua desprenden gases inflamables” (INN, 2013). El fosfuro de aluminio

reacciona en contacto con la humedad ambiente generando fosfuro de hidrogeno,

también conocido como fosfina, sustancia altamente tóxica para insectos, seres

humanos y otras formas de vida animal. La fosfina puede causar toxicidad aguda

dependiendo del tiempo y de la concentración a la que se esté expuesto. Además de

sus propiedades tóxicas, el gas corroe ciertos metales y puede incendiarse

espontáneamente en el aire a temperatura ambiente y a concentraciones superiores a

su límite de inflamabilidad (UPI, 2012).

Junto con lo anterior y a lo observado en la práctica, siempre cuando se realiza

una fumigación queda un remanente de plaguicida en el fondo de los envases, difícil de

retirar por el diseño del envase y por la voluntad del fumigador. Considerando esto,

integrar los envases a un programa de manejo que ocupe metodologías de lavado con

agua, podría generar fosfina lo que significa un riesgo de intoxicación o una posible

inflamación

Sobre la disposición de los envases, éstos eventualmente al no ocupar una


6
metodología de lavado no dejan de ser residuos peligrosos, por lo tanto, tienen que ser

dispuestos como tal

Por otra parte, la única instalación autorizada de residuos peligrosos que recibía

estos envases y los residuos de estos plaguicidas, dejo de hacerlo por sus

características de inflamabilidad, por lo cual actualmente no se está realizando una

disposición adecuada de los envases, volviendo a la problemática sobre el uso o destino

indebido de estos.

Esto termina siendo un problema para los consumidores industriales (Empresas

PEC) debido a las grandes cantidades que ellos utilizan.

De acuerdo con lo anterior y a lo dispuesto en la ley 20.920 (MMA, 2016) que

establece la responsabilidad extendida al productor (REP) – la cual plantea que todo

productor es responsable de la organización y financiamiento de la gestión de los

residuos de productos prioritarios que se comercialicen en el país – este Seminario

propondrá un método de limpieza para los envases de plaguicidas a base de fosfuros

metálicos puestos en el mercado para que éstos puedan ser integrados en un programa

de manejo de envases que los recolecta y valoriza, cumpliendo con las obligaciones

establecidas en el marco de la REP.

Este método estará orientado a las empresas fumigadoras para adecuarse al

programa de manejo de envases vacíos que decida la empresa Degesch. Sin perjuicio

de lo anterior, este estudio estará disponible para aquellas empresas tengan la misma

problemática con respecto a los envases que contengan fosfuros metálicos.

7
1.4 Antecedentes Específicos

Los plaguicidas son considerados sustancias peligrosas, por lo cual, al final de

su uso el remanente del plaguicida será considerado un residuo peligroso. Junto con

esto, si el envase está en contacto directo con residuo, éste también será considerado

como un residuo peligroso (MINSAL, 2004). Sin embargo, en la normativa vigente

nacional existen métodos de limpieza o descontaminación que se pueden utilizar para

que los envases de plaguicidas sean considerados como residuos no peligrosos

(MINSAL, 2004). Sin perjuicio de lo anterior no se especifica la situación de los

plaguicidas a base de fosfuros metálicos que generan gas fosfina cuando entran en

contacto con agua. Ambos compuestos considerados peligrosos debido a su toxicidad e

inflamabilidad

1.4.1 Información general sobre el uso de fosfina en la actualidad

El Fosfuro de Hidrogeno (Nombre IUPAC). En adelante denominado “fosfina” ha

sido usado como fumigante de granos desde 1930 (Fluck 1973). Este fumigante es

generado a partir de la hidrolisis de fosfuros metálicos que entran en contacto con la

humedad ambiente presente en el lugar a fumigar.

La Fosfina durante los últimos años ha tenido un crecimiento en su uso, debido

a la creciente necesidad del sector exportador de contar con tratamientos de

postcosecha eficaces para la eliminación de insectos y ácaros de importancia

cuarentenaria, gatillado fundamentalmente por la búsqueda de alternativas al bromuro

de metilo, considerado como una sustancia agotadora de la capa de ozono por el

protocolo de Montreal. (FDF, 2008). Se debe destacar que en Según la FAO la fosfina

8
es uno de los principales fumigantes para la reducción o remplazo en los tratamientos

fitosanitarios en los que se utiliza el bromuro de metilo (FAO, 2017).

En Chile se ha seguido en la misma línea, reemplazando el bromuro de metilo

por fosfina en tratamientos fitosanitarios debido a su cancelación en fabricación,

importación, exportación y prohibición en venta, tenencia y aplicación desde el 2015

(Ministerio de agricultura, 2017) Debido a lo anterior y las disposiciones establecidas

para fumigación tanto en exportación como en importación de distintos mercados, la

fosfina es de gran importancia actualmente.

Los plaguicidas fumigantes a base de fosfuros metálicos autorizados por el SAG

son principalmente fosfuro de aluminio y fosfuro de magnesio en distintas presentaciones

(SAG, 2018). La última declaración de venta de plaguicidas del SAG informó que la venta

en el mercado nacional de productos a base de fosfuros de aluminio y fosfuro de

magnesio fue de 41.419 Kg (SAG, 2012).

1.4.2 Características de la fosfina

La fosfina es generada a partir de la hidrolisis de solidos cristalinos de fosfuros

metálicos, tales como el fosfuro de aluminio y el fosfuro de magnesio según las

siguientes ecuaciones. (Degesch de Chile, 2018a)

𝐴𝑙𝑃(𝑠) + 3𝐻2 𝑂 → 𝑃𝐻3 + 𝐴𝑙(𝑂𝐻)3 (1)

𝑀𝑔3 𝑃2 (𝑠) + 6𝐻2 𝑂 → 2𝑃𝐻3 + 3𝑀𝑔(𝑂𝐻)2 (2)

9
La molécula de fosfina consiste en un único átomo de fosforo y tres átomos de

hidrogeno. Como tal, la química de la molécula es dominada por la química del fosforo,

la que es clave para la toxicidad de la molécula. (Nath et al, 2011a). Es una molécula

trigonal piramidal con simetría molecular C3V, longitud del enlace P-H de 1,42 Å, y ángulo

del enlace H-P-H de 93,5°. (Fluck, 1973)

Fig. 1. Molécula PH3 (Fluck, 1973)

La fosfina forma mezclas explosivas con aire en concentraciones mayores a 1.8%

v/v (18.000 ppm). Sin embargo, influyen otros factores como presión, oxígeno, gases

inertes y vapor de agua presentes. Asimismo, la fosfina pura tiene una temperatura de

autoignición de 38° C, sin embargo, la presencia de impurezas, en particular de difosfina

(P2H4), provoca con frecuencia que el producto se inflame espontáneamente a

temperatura ambiente. (INCHEM, 1991).

Cuando la fosfina comienza con su ignición produce una densa nube de gas

blanco, correspondiente a pentóxido de fosforo, un severo irritante respiratorio

(Campbell, 2014).

1.4.2.1 Solubilidad y efecto corrosivo

La fosfina es escasamente soluble en agua. La solubilidad de la fosfina en el agua


10
es un 2,5 % (v/v), sin embargo, en la mayoría de los disolventes orgánicos es soluble

entre un 2,5-15 % (v/v) a temperatura ambiente (Fluck, 1973).

Otra característica importante de la fosfina es que tiene un alto poder corrosivo

en ciertos metales, principalmente el cobre, hoja lata y acero. El efecto de la corrosión

es menor en el aluminio, y no muestra efectos de corrosión el acero galvanizado, oro

fino y hierro.

La corrosión se explica en dos fases, primero la fosfina al ser un poderoso agente

reductor se oxida en presencia de agua para formar uno o más ácidos de fosforo, luego

el metal se corroe debido a la acción del ácido sobre él. Según Bond, Dumas y Hobbs

los ácidos de fosforo resultantes de la oxidación de la fosfina, corroían de igual manera

que los ácidos metafosfóricos y ortofosforicos (Bond et al 1984).

Es por esto por lo que los equipos eléctricos podrían ser severamente dañados

si no se toman las precauciones adecuadas

1.4.2.2 Efecto de la fosfina en el medio ambiente

Después de una fumigación, las estructuras fumigadas son ventiladas, y la fosfina

se diluye en la atmosfera. (Schmitt, 2006)

Se conoce que la fosfina es reactiva, esta reacciona con los radicales OH∙ en la

troposfera. Estos provocan la escisión de la molécula de fosfina (Glindemann, 1996).

𝑃𝐻3 → 𝐻 ∙ + ∙ 𝑃𝐻2 (3)

Según un reporte de la WHO, afirma que la reacción de fosfina con el radical OH∙

es independiente de la concentración de fosfina y muy rápida, con una constante de


11
𝑐𝑚3
velocidad de 1.5 ∙ 10 −11 𝑐𝑚3 𝑚𝑜𝑙 𝑠𝑒𝑐. Las reacciones directas con ozono no tienen mayor

relevancia ya que la fosfina no alcanza la atmosfera superior rica en ozono, ya que ya

ha reaccionado con el radical OH∙. (importancia como alternativa para el bromuro de

metilo) Con las concentraciones usuales de radical OH∙, la vida media de la fosfina en el

aire es de aproximadamente 28 horas, sin embargo, con el aumento de la radiación solar,

aumenta la concentración de radical OH∙ lo cual gatilla que la vida media de la fosfina

pueda descender a menos de 5 horas. (DPR, 2008)

El eventual producto de oxidación de la fosfina serán los ácidos de fosforo y el

fosfato inorgánico, que serán depositados para continuar el ciclo biogeoquímico del

fósforo (Glindemann, 2003).

Sin perjuicio de lo anterior, se deben tener otros cuidados, especialmente con los

fosfuros metálicos que mediante la hidrolisis producen fosfina. No se debe contaminar

fuentes, ríos, lagos u otros cuerpos de agua ya que es extremadamente toxico para

peces, invertebrados acuáticos, plantas acuáticas. También es altamente toxico para las

abejas, por lo cual se recomienda no lo aplicar cuando el cultivo o las malezas están en

flor, y las abejas se encuentren libando. (Terralia, 2018).

En consecuencia, es muy importante disponer de manera adecuada tanto los

residuos de fosfuros metálicos, como también los envases que pueden contener

residuos activos.

1.4.2.3 Toxicidad causada por fosfina

La fosfina es altamente toxica para organismos aeróbicos, no así en los

organismos anaeróbicos, en los cuales la fosfina no es apreciablemente oxidada. (Nath

et al, 2011b).

12
Las personas que trabajan con fosfuros metálicos y fosfina pueden estar

propensos a padecer toxicidad ocupacional, principalmente si no se cumplen con las

condiciones ambientales ni las normas básicas de seguridad.

Es por esto por lo que El Decreto Supremo N° 594/2000 contempla un límite

permisible ponderado (LPP) de 0,24 ppm, valor inferior a su límite de olor, y un límite

permisible temporal (LPT) de 1 ppm (DS 594)

Estos límites están basados en recomendaciones de la American Conference of

Governmental Industrial Hygienist, (ACGIH) quienes los establecieron considerando que

individuos expuestos a 10 ppm de fosfina presentaron irritación severa en el sistema

gastrointestinal, respiratorio y nervioso central. Debido a lo anterior, para

concentraciones menores a 15 ppm se debe ocupar una máscara de rostro completo

específico para fosfina y para concentraciones mayores a 50 ppm se debe utilizar un

aparato de protección respiratoria autónomo con mascara. (ACHS, 2016)

El olor a fosfina se nota por primera vez cuando la concentración alcanza o

supera aproximadamente 2 ppm. Una concentración de 50-100 ppm solo puede ser

resistida durante un tiempo muy corto sin daños y una concentración de 400 ppm

conduce rápidamente hasta la muerte. (Fluck, 1973). En la siguiente tabla se especifican

los efectos para la salud de las personas en cierta cantidad de tiempo a distinto rango

de concentración

13
Tabla x. Concentración ambiental de fosfina y sus efectos (Arredonde et al, 2011)

En casos de intoxicación grave, los pacientes pueden experimentar irritación

pulmonar, tos persistente, temblores y convulsiones, que conducen a edema pulmonar,

lesión miocárdica, colapso cardiovascular, coma y muerte. (Reyna et al, 2012).

Sin embargo, las muertes causadas por fosfina no están relacionadas sólo con

su uso ocupacional, sino que también a su mal uso, e incluso ingesta intencional con

fines suicidas. Esto debido al bajo costo y al fácil acceso de fosfuro de aluminio

(Docampo et al, 2014)

14
1.4.2.4 Peligros asociados a la fosfina y los fosfuros metálicos

Fosfuros metálicos

Los plaguicidas a base de fosfuros metálicos son considerados sustancias

peligrosas de la clase de riesgo 4.3 “Solidos que en contacto con agua desprenden gases

inflamables. (INN, 2013). Además, presentan toxicidad oral aguda: DL50Oral: 7.271

mg/kg, toxicidad por inhalación aguda: CL50: 10 mg/m3 y toxicidad dermal aguda:

DL50Dermal: 50 mg/kg. (Agrosiembra , 2011)

También la National Fire Protection Associatión (NFPA) clasifica realiza una

clasificación de peligro según la siguiente tabla.

Tabla x Clasificación de peligro según la NFPA

Riesgo a la Salud (4): Muy peligroso

Inflamabilidad (4): Por debajo de los 25°C

Reactividad (2): Inestable en caso de cambio


químico violento
Fosfuro metálico

Riesgo Especifico: Reacciona violentamente y


explosivamente con agua

15
Fosfina

La fosfina es considerada como sustancia peligrosa de la clase de riesgo 2.3

“Gases tóxicos” y 2.1 “gases inflamables”. (INN, 2013). También la NFPA clasifica el

riesgo según la siguiente tabla.

Tabla x. Clasificación de peligro según la NFPA

Riesgo a la Salud (4): Muy peligroso

Inflamabilidad (4): Por debajo de los 25°C

Reactividad (2): Inestable en caso de cambio

químico violento
Fosfina (PH3)

Riesgo Especifico: No

1.4.3 Estequiometria y unidad de medición de la fosfina

Dado que los instrumentos de monitoreo de fosfina generalmente ofrecen las

concentraciones en ppm se debe conocer de manera confiable como calcularla.

La fosfina al tratarse de un gas su concentración se mide en partes por millón

(ppm), esta unidad se trabaja en volumen o en moles, por lo cual, un ppm de fosfina en

moles, es igual a los moles de fosfina mezclado en un millón de moles de aire. (Ojeda,

No publicado)

16
1 𝑚𝑜𝑙 𝑑𝑒 𝑃𝐻3
1 𝑝𝑝𝑚 𝑃𝐻3 = (4)
1 ∙ 106 𝑚𝑜𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑎𝑖𝑟𝑒

En base a la ecuación anterior se definirán los distintos parámetros que la

componen. En primer lugar, los moles de fosfina provienen de la hidrolisis de fosfuros

metálicos, en caso del fosfuro de aluminio la reacción ocurre mediante la ecuación (1)

En este caso el reactivo limitante es el AlP por lo cual, la estequiometria de

reacción está en una razón de 1:1, de esta manera cada mol de AlP que se hidroliza

generará un mol de fosfina.

Siguiendo el mismo esquema, en el caso del fosfuro de magnesio la reacción

está en una razón es de 1:2 según la ecuación (2)

Cabe destacar que los moles de aires de la ecuación (4) se determinan ocupando

la ecuación de gases ideales

𝑃𝑉 = 𝑛𝑎𝑖𝑟𝑒 𝑅𝑇 (5)

Reordenando

𝑃𝑉
𝑛𝑎𝑖𝑟𝑒 = (6)
𝑅𝑇

𝑛𝑎𝑖𝑟𝑒 : moles de aire

P: Presión ambiente (atm)

V: Volumen del lugar donde esté contenido el gas (L)

𝑎𝑡𝑚∙𝐿
R: Constante de los gases ideales: [ ]
𝑚𝑜𝑙∙𝐾

T: Temperatura ambiente (K)

De esta manera la ecuación (x) queda de la siguiente manera

17
Reemplazando y verificando unidades:

1 𝑚𝑜𝑙 𝑑𝑒 𝑃𝐻3 1 𝑚𝑜𝑙 𝑑𝑒 𝑃𝐻3


1 𝑝𝑝𝑚 𝑃𝐻3 = =
𝑃[𝑎𝑡𝑚 ] ∙ 𝑉[𝐿] 1 ∙ 106 𝑚𝑜𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑎𝑖𝑟𝑒
1 ∙ 106 𝑎𝑡𝑚 ∙ 𝐿
𝑅[ ] ∙ 𝑇[𝐾]
𝑚𝑜𝑙 ∙ 𝐾

Esta Información es muy relevante debido a que los límites de explosividad, los

límites de exposición y la concentración utilizada en las fumigaciones para el control de

plagas se miden en las unidades comentadas.

1.4.4 Etapas relevantes en el proceso de fumigación

Para este estudio se considerarán los antecedentes más importantes durante del

proceso de fumigación, que sean de relevancia para el mismo. De ahora en más se hará

referencia a los fumigantes con su nombre comercial. En caso del fumigante a base de

fosfuro de aluminio será llamado “Phostoxin®” y el fumigante a base de fosfuro de

magnesio “Magtoxin®”

1.4.4.1 Formula del fumigante

Phostoxin® contiene aproximadamente un 57% de fosfuro de aluminio, 20% de

carbonato de amonio y el restante 33% ingredientes inertes, los dos últimos sirven para

la reacción controlada de fosfina. Mientras Magtoxin® contiene un 66% de fosfuro de

magnesio, 20% de carbamato de amonio y 14% de ingredientes inertes. (Degesch

Mexico, 2017)

Para determinar el porcentaje de fosfuro de metálico en el fumigante se utiliza un

18
análisis de control de calidad basado en el método de White & Bushey (Journal of

America Chemical Society, 1944). Este método se detallará en la sección de métodos.

1.4.4.2 Envases utilizados para contener el producto

Los fumigantes a base de fosfuros metálicos sean pastillas o pellets, son

envasados en distintos tipos de envases, entre estos se encuentran; baldes de hojalata,

botellas de aluminio o bolsas de plastialuminio de distintas capacidades y

presentaciones, impermeables a la humedad y al intercambio gaseoso. (Degesch, 2012)

1.4.4.3 Descomposición del fumigante

Una vez removidas las pastillas de fumigante de su envase, comienzan

lentamente a producir fosfina. Sin embargo, esto dependerá fundamentalmente del tipo

de producto que se esté utilizando para fumigar.

Los fumigantes a base de fosfuros metálicos son diseñados para poder actuar en

distintos campos de aplicación, Por ejemplo, Phostoxin® es diseñado especialmente

para obtener resultados óptimos en condiciones normales de temperatura y humedad,

en cambio Magtoxin®, es utilizado para fumigar en condiciones ambientales adversas

(baja humedad relativa y baja temperatura) y en un menor periodo de tiempo.

Como se comentó anteriormente en el apartado 1.4.3, debido a la estequiometria

del fosfuro de magnesio, este es más reactivo y genera una mayor cantidad de fosfina

en comparación al fosfuro de aluminio, por lo tanto, se puede decir que el fosfuro de

magnesio libera la fosfina más rápido en igualdad de condiciones respecto al fosfuro de

aluminio. Por ejemplo, a una temperatura de 20°C, luego de 24 horas, cerca del 75% de

la fosfina contenida en Magtoxin® ha sido liberada, en comparación, en ese mismo

19
periodo de tiempo y bajo las mismas condiciones, Phostoxin® libera cerca del 45% de

fosfina solamente. La máxima concentración de fosfina liberada por fosfuro de

Magtoxin® es alcanzada luego de 24-36 horas, mientras que en Phostoxin® se alcanza

luego de las 48 horas, aproximadamente (Degesch, 2018)

1.4.4.4 Fumigación y ventilación de la estructura fumigada

Una vez expuestas las pastillas de fumigante comenzara la liberación de fosfina.

La reacción depende de las condiciones medioambientales a la que se exponga el

fumigante (mayor humedad y temperatura, mayor producción de fosfina). Debido a lo

anterior las pastillas deben ser aplicadas de manera inmediata sobre productos, silos,

molinos, bodegas o lotes de mercaderías previamente hermetizadas con algún material

que permita contener el gas. (Degesch, 2012).

Una vez terminado el periodo de exposición, se procede a iniciar el proceso de

ventilación, transcurrido el cual, puede liberarse la mercancía.

La etapa de ventilación finaliza una vez que los niveles de concentración

ambiental de fosfina detectados al interior de la estructura fumigada sean ≤ 0,24 ppm.

Según una investigación realizada en Chile para la validación del uso de gas

fosfina para distintas especies frutales, se demostró que la disipación de residuos de

fosfina es relativamente rápida, ya que, en todas las especies evaluadas, a las 72 horas

de ventilación, la concentración de fosfina fue inferior a 10 ppb fumigadas por 48 horas

a 1000 y 1500 ppm (FDF, 2008).

1.4.4.5 Desactivación de residuos

Terminada la fumigación, se generan principalmente dos residuos, los envases

20
utilizados y el residuo de hidróxido metálico. Los fosfuros metálicos al hidrolizarse dejan

principalmente un residuo inerte que contiene una pequeña cantidad de material sin

reaccionar. (Terralia, 2018). Se estima que la cantidad de producto activo oscila entre un

3% y un 4% en el caso de los residuos de las pastillas de Phostoxin® (Degesch, 2018),

en cambio, las pastillas de fosfuro de magnesio al ser más reactivas, sus residuos

contienen aproximadamente un 0,1% de producto activo. (Degesch, sf).

Debido a lo anterior, se deben desactivar todos los residuos generados del

proceso de fumigación. Existen dos maneras de realizar la desactivación de residuos

(Degesch, 2011)

Desactivación en seco

- Dejar los residuos en un lugar seco, bien ventilado y protegido del agua, por 5 días.

b) Desactivación en Húmedo

- Utilizar en lo posible tambores de 200 litros.

- Llenarlo hasta 3/4, es decir unos 150 litros.

- Agregar 1 kilo de detergente y agitar hasta generar suficiente espuma.

- Seguir agitando sin detenerse y, agregar el residuo lentamente (siempre el residuo

sobre el agua y no de forma inversa)

Finalmente, se realiza la disposición final de los residuos cumpliendo el

reglamento sobre manejo de residuos peligrosos (DS 148, 2004)

21
1.4.5 Marco legal sobre residuos de envases

Los envases son recipientes que se usan para contener una sustancia, el cual

está en contacto directo con ésta. (MINSAL, 2015)

Según el reglamento de pesticidas de uso sanitario y doméstico, plantea lo

siguiente (MINSAL, 2005)

Los envases de plaguicidas se considerarán residuos peligrosos

a menos que sean sometidos al procedimiento de triple lavado y

manejados conforme a un programa de eliminación, de acuerdo

con lo establecido en el artículo 25 del decreto N° 148 de 2003,

Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos.

1.4.5.1 Envases como residuos peligrosos

El reglamento sobre manejo de residuos peligrosos establece en su artículo 11°

que bastara con la presencia de una de estas características en un residuo para que sea

calificado como residuo peligroso

a) toxicidad aguda

b) toxicidad crónica

c) toxicidad extrínseca

d) inflamabilidad

e) reactividad

f) corrosividad.

22
Según las características presentadas en los apartados anteriores, los fosfuros

metálicos presentan características de toxicidad aguda e inflamabilidad.

Según la lista del artículo 18° de este reglamento, los residuos generados a partir

del uso de fumigantes a base de fosfuros metálicos son considerados como residuo

peligroso debido a las siguientes características:

 Son residuos resultantes de la producción, preparación y/o utilización de

productos plaguicidas

 Residuo que tenga como constituyente soluciones básicas o bases en forma

sólidas

 Envases y recipientes contaminados que hayan contenido soluciones básicas o

bases en forma sólida

Sin perjuicio de lo anterior, en el artículo 24° se establece lo siguiente lo siguiente:

Los envases de plaguicidas se considerarán residuos peligrosos

a menos que sean sometidos al procedimiento de triple lavado y

manejados conforme a un programa de eliminación.

Se entenderá que un envase de plaguicida ha sido sometido al

procedimiento de triple lavado, cuando dicho envase haya sido

lavado con agua al menos tres veces en forma sucesiva

utilizando no menos de un 10% del volumen del contenedor por

cada lavado,

23
o bien haya sido lavado mediante un método de efectividad

equivalente, como por ejemplo el lavado a presión durante un

minuto, y luego de todo lo cual, dicho envase haya sido

inutilizado mediante punzonamiento, aplastamiento o cualquier

otro método que lo destruya o inutilice. Además, el agua

resultante del lavado deberá ser incorporada al estanque de

aplicación del plaguicida como parte del agua de preparación o,

en caso contrario, deberá ser manejada como un residuo

peligroso. El Programa de Eliminación deberá ser aprobado por

la Autoridad Sanitaria y sus contenidos mínimos serán los

siguientes:

a) Capacitación de los generadores de envases de plaguicidas y

definición de los procedimientos de triple lavado

b) Diseño de los lugares de recepción y almacenamiento de

envases una vez sometidos a triple lavado y definición del

sistema de aceptación y registro

c) Sistema de recolección y transporte de los envases hasta los

lugares de recepción y almacenamiento y desde éstos hasta el

sitio de eliminación

d) Identificación de la instalación de eliminación y procedimiento

a utilizar para disponer, tratar o reciclar los envases sometidos al

24
triple lavado

e) Identificación del uso que se dará al material recuperado, en

caso que el procedimiento contemple el reciclaje.

Otro punto importante de la normativa es el artículo 18°, el cual permite al

generador demostrar ante la Autoridad Sanitaria que sus residuos no presentan ninguna

característica de peligrosidad. El generador podrá proponer a la Autoridad Sanitaria los

análisis de caracterización de peligrosidad a realizar sobre la base del conocimiento de

sus residuos y de los procesos que los generan

En líneas generales, es importante realizar una segregación entre residuos

peligrosos y no peligrosos, debido a que cualquier producto u envase que se contamine

con un residuo peligroso, pasa a ser un residuo peligroso. Disponer residuos peligrosos

es mucho más caro, por lo tanto, se debe tratar de disminuir al máximo su generación

(Brokering Abogados, 2014)

1.4.5.2 Responsabilidad extendida del productor

En nuestro país, el 17 de mayo de 2016 se promulgo de la Ley N°20.920 del

Ministerio del Medio Ambiente, en la cual se establece el marco para la gestión de

residuos, la responsabilidad extendida del productor y fomento al reciclaje. El principal

objetivo de esta normativa es disminuir la generación de residuos y promover la jerarquía

en el manejo de los mismos, es decir, considerar como primera alternativa la prevención

de residuos, luego la reutilización, reciclaje y valorización energética, dejando como

última alternativa su eliminación (Ley N°20.920, 2016).

25
Para efectos de la ley, reciben el nombre de productos prioritarios aquellas

sustancias u objetos que una vez transformado en residuo, quedan sujeto a las

obligaciones de la responsabilidad extendida del productor

En el artículo 10°, se establece sobre qué productos prioritarios aplicará la

responsabilidad extendida del productor

 Aceites lubricantes.

 Aparatos eléctricos y electrónicos.

 Baterías.

 Envases y embalajes.

 Neumáticos.

 Pilas.

Además, la ley en el artículo 3° define productor de producto prioritario como:

Persona que, independientemente de la técnica de comercialización:

 enajena un producto prioritario por primera vez en el mercado nacional

 enajena bajo marca propia un producto prioritario adquirido de un tercero

 importa un producto prioritario para su propio uso profesional.

En el caso de envases y embalajes, el productor es aquél que introduce en el

mercado el bien de consumo envasado y, o embalado.

26
1.4.5.2.1 Obligaciones de Degesch de Chile

Según lo establecido en los párrafos anteriores relativos a la responsabilidad

extendida al productor (REP), Degesch de Chile es considerado como un productor de

productos prioritarios, en el sector de envases y embalajes, debido a que “enajena un

producto envasado por primera vez en el mercado nacional”, esta frase hace referencia

a una actividad comercial de entrega o venta de un producto envasado o embalado a un

tercero por primera vez en el mercado chileno (Ecoing, 2017). Tal es el caso de los

envases de plaguicidas a base de fosfuros metálicos comercializados por la empresa.

Por lo cual Degesch debe cumplir las obligaciones pertinentes descritas en la ley, estas

se detallan a continuación:

a) Inscribirse en el Registro de Emisiones y Transferencia de

Contaminantes

b) Organizar y financiar la recolección de los residuos de sus envases en

todo el territorio nacional, así como su almacenamiento, transporte y

tratamiento a través de algún sistema de gestión.

c) Cumplir con las metas y otras obligaciones asociadas en los plazos,

proporción y condiciones estipuladas.

d) Asegurar que la gestión de los residuos de los productos prioritarios se

realice por gestores autorizados y registrados.

Las obligaciones establecidas en el marco de la responsabilidad extendida del

productor deberán ser cumplidas a través de un sistema de gestión, el cual puede ser

individual o colectivo. En base a lo anterior, Degesch de Chile deberá formar parte de un

sistema de gestión colectivo (SGC) o un sistema de gestión individual (SGI).

27
Los Sistemas Colectivos de Gestión (SCG) son sistemas en los cuales los

productores asumen el cumplimiento de sus obligaciones de manera colectiva, deberán

hacerlo mediante la constitución o incorporación de una persona jurídica que no

distribuya utilidades entre sus asociados, esta será responsable ante la autoridad.

Los productores además deberán financiar los costos en que incurra la referida persona

jurídica en el cumplimiento de su función, en base a criterios objetivos, tañes como,

cantidad, composición o diseño de productos comercializados en el país. Por otra parte,

la selección de gestores autorizados para servicios de recolección y tratamiento de

residuos, deberán realizarse mediante licitación abierta y separada, convocando a los

interesados para que formulen propuestas para un servicio de manejo de residuos. Por

el contrario, los productores que se adhieran a un Sistema Individual de Gestión (SIG)

podrán contratar directamente a gestores autorizados, sin necesidad de contar con

persona jurídica.

1.4.5.3 Experiencia internacional sobre el manejo de envases con fosfuros

metálicos

Degesch® es una empresa internacional perteneciente a Detia Degesch Group,

la cual cuenta con cinco fábricas ubicadas en Chile, México, Sudáfrica, EE. UU. y

Alemania, exportando actualmente sus productos a más de 120 países. Debido a esto

se revisarán los antecedentes existentes sobre la experiencia en el manejo de envases

en distintos países.

1.4.5.3.1 Degesch America Inc

La agencia de protección ambiental (EPA) a través de su oficina de químicos,

seguridad y prevención de polución, establece las instrucciones para la disposición de

28
pesticidas y envases. Sin perjuicio de lo anterior, la disposición estará sujeta a las

regulaciones de cada estado (EPA, 2011). En términos generales, indica lo siguiente:

Los envases de aluminio no son reutilizables, no reusar ni

rellenar. Realice triple lavado a los envases y a las tapas, luego

de esto pueden ser reciclados, perforado y desechados en un

relleno sanitario, o pueden estar sujetos a otros procedimientos

aprobados por las autoridades estatales. También se permite

quitar las tapas y exponer frascos vacíos a las condiciones

atmosféricas hasta que reaccione el residuo de los envases, en

este caso perfore y disponga en un relleno sanitario o utilice otro

procedimiento aprobado por la autoridad estatal.

En base a lo establecido anteriormente, Degesch america Inc implementó en el

año 2016 un programa llamado, “DAI, programa de reciclaje” el cual, en el año 2017,

recicló aproximadamente 41.473 Kg entre aluminio y hojalata (Degesch America Inc,

2018)

1.4.5.3.2 Degesch de México

En el caso de México, el manejo de envases de plaguicidas está regida por el

artículo 28° de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos

(LGPGIR) y su reglamento. En esta ley se incluye la REP bajo el concepto de

responsabilidad compartida. (Rondón Toro & Turcott Cervantes, 2017) En su conjunto,

se establece la obligación que tienen productores, importadores, exportadores, y

29
distribuidores de diseñar e implementar un plan de manejo para proporcionar un destino

final adecuado los envases vacíos de plaguicidas, los cuales son considerados residuos

peligrosos. (CESAVEQ, 2012)

De acuerdo con lo anterior, Degesch de Mexico esta adherido al programa

Campo Limpio, manejado en Mexico por AMOCALI. Este plan de manejo acopia envases

de agroquímicos a través de centros de acopio primarios(CAP), luego son transportados

a centros de acopio temporal (CAT), en donde los envases son clasificados por tipo de

material y acondicionados (Compactado o triturado) para su envío a destino final, en

donde dependiendo del tipo de material, son reciclados, sometidos a co-procesamiento

o incineración controlada cumpliendo la ley y reglamentos inherente a residuos

peligrosos. (Campo Limpio, 2017a). Cabe destacar que en México La posibilidad de

disponer los envases en rellenos sanitarios no está permitida. (CESAVEQ, 2012)

Degesch de Mexico establece que para los envases “Degesch” (refiriéndose a

los envases con fumigantes a base de fosfuros metálicos) no aplica el triple lavado y se

deben aplicar los procedimientos de desactivación por el método seco o húmedo. El

procedimiento se detalla a continuación. (Degesch de México, 2015)

 Asegurar que todo el contenido del fumigante se aplique en el producto que

se está tratando, agitando con energía y con la boca del envase hacia abajo

para eliminar los restos de producto dentro de este.

 Los envases vacíos y sin tapar deben colocarse durante un mínimo de tres

días en un lugar techado, bien ventilado y alejado de la presencia de personas

 No utilizar agua ni liquido alguno para limpiar los envases, debido a que el

agua hace reaccionar al fosfuro de aluminio o magnesio. El proceso de

30
ventilación en los pasos anteriores es suficiente para limpiarlos.

 Pasado el tiempo recomendado, se tapan los envases y se empacan en sus

cajas originales y se etiquetan como “envases vacíos”

 Contratar una empresa autorizada para regresar los envases a un centro de

acopio más cercano

 El centro de acopio recibe envases “Degesch”, tapas y cajas previamente

ventiladas.

Cabe destacar que los centros de acopio son instalaciones como jaulas, casetas

o bodegas, donde la persona puede depositar los envases vacíos de agroquímicos,

triplemente lavados, secos y perforados. Los envases son almacenados en bolsas de

plástico transparente. Los centros de acopio primario se han establecido en terrenos

facilitados por agricultores, en predios en comodato de municipios o en lotes de

empresas agropecuarios e ingenios. (SENASICA , 2014).

Según Campo limpio, el año 2017 se destinaron 4 toneladas de metal a reciclaje,

para convertirse en materia prima para fabricación de estructuras. Sin embargo, no

especifica cuanto de esas toneladas pertenece a Degesch de Mexico. (Campo Limpio,

2017b)

1.4.5.3.3 Envases con fosfuros metálicos en Reino Unido

En el Reino unido, las regulaciones, clasificación y legislación de residuos pueden

ser complejas y difíciles de seguir. La gestión de residuos se realiza según el código de

buenas prácticas para los residuos de pesticidas (BPCA Pesticide Waste Code of

Practice) recomendado por el reglamento 2113 acerca de regulación de productos


31
fitosanitarios (Department for Environment, Food & Rural Affairs, 2011) . Más información

puede obtenerse mediante la agencia local de medio ambiente correspondiente.

(Barrettine, 2014)

Según catalogo europeo de residuos, los envases de productos plaguicidas a

base de fosfuros metálicos son considerados residuos peligrosos de categoría 15 01 10*,

por lo cual, se disponen como tal. Las instrucciones establecidas por el registro de

normas para la disposición de envases de fosfuros metálicos en el reino unido son las

siguientes: (RAMPSUK, 2013)

 Manipule y almacene los envases vacíos como si todavía contengan producto

 Los envases nunca deberán enjuagarse o limpiarse

 Vuelva a enroscar la tapa en el envase vacío (asegúrese que no queden pastillas

dentro del envase), esto ayudará a asegurar que cualquier gas generado quede

dentro del envase durante el transporte

 Coloque el envase en una bolsa hermética sellable

 Etiquete la bolsa y coloque la confirmación escrita de que los métodos de

tratamiento han sido completados

 Una vez transportados al área de almacenamiento designada, mientras utiliza los

elementos de protección adecuados, (Mascara antigases, guantes y overol) retire

el envase de la bolsa sellada

 Retire las tapas, teniendo cuidado y manteniendo el envase lejos de la cara ya

que el gas presente podría incendiarse espontáneamente

 Invierta los envases en un estante de malla en un área ventilada hasta que todo

el gas se haya ventilado del envase

 Se recomienda ventilar los envases durante 48 horas

32
 Una vez que se completa la ventilación, vuelva a tapar el envase y vuelva a

colocarlo en una bolsa de plástico sellada

 Registre en la confirmación escrita que los matraces han sido ventilados y

almacénelos en un área de almacenamiento segura designada para su

recolección por un contratista autorizado de eliminación de residuos

Según el BPCA, la eliminación debería ser la opción final para cualquier residuo

de plaguicida, evitando disponerlos en un vertedero o incinerarlos sin recuperación

de energía, ya que siempre se prioriza la prevención, la reutilización, el reciclaje y la

recuperación de energía (incineración controlada). Sin embargo, en algunos casos

es la única opción una vez que el residuo se ha sido producido. (BPCA, 2014)

33
1.4.5.3.4 Envases con fosfuros metálicos en España

En España la gestión de envases se rige por la Ley 22/2011 de residuos y suelos

contaminados. Esta dedica un título a la “Responsabilidad ampliada del productor del

producto”.

La Ley delimita el ámbito de esta responsabilidad, estableciendo las

obligaciones a los productores, para la gestión de los residuos que deriven de su uso, e

incluye la forma de hacer frente a estas obligaciones, bien de manera individual o

mediante sistemas colectivos. Los sistemas actualmente vigentes creados en virtud de

la ley se conocen como Sistemas Integrados de Gestión (SIG). En el caso de los envases

de productos fitosanitarios actúa el sistema Sigfito Agroenvases. (MAPAMA, 2018)

Sin embargo, la directora general de Sigfito Agroenvases, Rocio Pastor, hace

incapie en que la mayoría de los envases son recogidos por Sigfito Agroenvases a

excepción de los envases que contuvieron fosfuros metálicos, los cuales siguen un

sistema de depósito de devolución y retorno, vale decir, se retiran se depositan en el

lugar donde fueron adquiridos y se entregan a un gestor de residuos peligrosos que los

trata en seco. Esto está estrechamente relacionado con un episodio de una gestión

incorrecta de envases, mediante un reciclador no autorizado, lo cual generó el

fallecimiento de una familia en Alcala de Guadaira (Sevilla) en 2014 según el instituto

nacional de Toxicología (EFEVerde, 2014)

1.4.5.3.5 Envases con fosfuros metálicos en Portugal

Los residuos de envases de productos fitosanitarios están regulados por el

34
Decreto de ley 366A / 97, de 20 de diciembre. Desde el 2006 existe el sistema integrado

de gestión de envases “Valorfito”, el cual funciona bajo el marco de la responsabilidad

ampliada del productor.

Los embalajes primarios (que están en contacto directo con el producto), forman

parte de la responsabilidad de valorfito, de todas las dimensiones y capacidades,

independientemente del tipo de material del que están constituidas. Los productores

agrícolas son los principales generadores de residuos de envases de productos

fitosanitarios y de semillas de uso profesional. (Valorfito, 2018) Estos deben entre otras

cosas:

 Seguir los procedimientos inscritos en la etiqueta relativa a la limpieza de los

envases

 Colocar los envases en las bolsas suministradas al efecto y almacenarlos

temporalmente en condiciones ambientalmente adecuadas

 Entregar en los puntos de recuperación autorizados, las bolsas con los envases

vacíos

 Posteriormente deben proceder a su entrega en un punto de retorno autorizado.

Detia Degesch es una empresa adherente al sistema integrado de gestión

valorfito y según la etiqueta de uno de sus productos “Phostoxin® comprimidos” en

Portugal, los envases deben ser sometidos al triple lavado con agua y luego inutilizarlos,

evitando tener muchos envases vacíos acumulados con producto remanente. (Detia

Degesch, 2012)

35
1.4.5.4 Experiencia Nacional en el manejo de envases de Plaguicidas

Como se comentó en el apartado 1.2.2 en Chile existe un programa de manejo

de envases vacíos ejecutado por AFIPA, este programa de manejo se conoce como

CampoLimpioSM el cual tiene por objetivo brindar una solución ambiental mediante

una disposición final adecuada a los envases vacíos de plaguicidas que se apegue al

reglamento de residuos peligrosos. Aunque su funcionamiento partió en la Región

Metropolitana, actualmente se encuentra funcionando de manera activa de Arica a

Coyhaique a través de centros de recepción fijos y puntos móviles (Suarez, 2017)

El Programa de Manejo de Envases Vacíos contempla la recepción gratuita y a

todo usuario de envases con triple lavado en lugares aprobados por la autoridad

sanitaria. Los requisitos necesarios para la recepción de envases vacíos en el programa

son los siguientes: (AFIPA, 2014)

 Triple lavado: solo se reciben envases rígidos plásticos (PEAD, PET,

COEX) y metálicos (fierro y aluminio) limpios con triple lavado. Realizar el

triple lavado de los envases tan pronto como se desocupen de manera

que todo el producto sea utilizado para el propósito previsto y evitar que

se quede producto adherido a las paredes internas del envase. Verter

inmediatamente el agua del enjuague de los envases a la mezcla dentro

del equipo pulverizador. Lavar la tapa y el gollete.

 Inspección: inspeccionar el interior del envase, asegurándose de que

esté limpio y que el producto haya sido removido. En el exterior del envase

verifique que el gollete y la rosca estén libres de residuos.}

 Limpios y secos: todo envase debe estar limpio y seco. Los envases no

36
pueden contener ningún tipo de residuos.

 Tapas: siempre entregar los envases sin tapa. Las tapas deben

entregarse separadas de los envases

 Inutilizados: los envases deben estar inutilizados mediante perforación.

 Almacenamiento: los envases con triple lavado y limpios deben ser

almacenados por el agricultor en un lugar cerrado, seco y bajo techo.

Sin embargo, no existe información al respecto de los envases que contuvieron

plaguicidas a base de fosfuros metálicos, si es que están incluidos en el manejo o si se

les puede realizar triple lavado

1.4.5.4.1 Función en la Responsabilidad extendida del productor

Según la asesoría para la implementación de la REP en Chile en el sector de

envases y embalajes, para el caso de los envases de plaguicidas, no aplican las metas.

En lo posible deben valorizarse, pero como son peligrosos es más importante la

adecuada disposición. Sin embargo, sí aplica (adicionalmente a la legislación residuos

peligrosos) la REP a este tipo de envases. los productores correspondientes deben

asumir la responsabilidad, formar un SG y organizar y financiar la recolección selectiva

y en lo posible la valorización, antes de la disposición final. Este es el caso de AFIPA,

que ya cuenta con un sistema de recolección de envases de plaguicidas desde empresas

agrícolas mediante centros de acopio de acuerdo con la legislación de residuos

peligrosos y que debe ahora cumplir las demás obligaciones de la Ley 20.920 como un

SG aparte. (Ecoing, 2017)

37
38
Ley 20920. ESTABLECE MARCO PARA LA GESTIÓN DE RESIDUOS, LA

RESPONSABILIDAD EXTENDIDA DEL PRODUCTOR Y FOMENTO AL

RECICLAJE: Santiago: Ministerio de medio ambiente, 2016 [Publicada en el

Diario Oficial: fecha]

2. Referencias

Agencia de Calidad de la Educación. (2014). Informe Nacional Resultados Chile PISA

2012. Santiago: MINEDUC. Recuperado el 23 de junio de 2018, de

http://archivos.agenciaeducacion.cl/Informe_Nacional_Resultados_Chile_PISA_

2012.pdf

Agencia de Calidad de la Educación. (21 de enero de 2017). Estudios internacionales.

PISA. Recuperado el 23 de junio de 2018, de Agencia de Calidad de la

Educación: http://www.agenciaeducacion.cl/estudios/estudios-

internacionales/pisa/

Agencia de Calidad de la Educación. (2017). Informe de resultados PISA 2015

Competencia científica, lectora y matemática en estudiantes de quince años en

Chile. Santiago: Agencia de Calidad de la Educación. Recuperado el 23 de junio

de 2018, de

http://archivos.agenciaeducacion.cl/INFORME_DE_RESULTADOS_PISA_2015

.pdf

Agrosiembra . (14 de Junio de 2011). Nombres comerciales. Recuperado el 2 de Junio

de 2018, de Fosfuro de alumino:

39
http://www.agrosiembra.com/nc=FOSFURO_DE_ALUMINIO-168

Alcaraz Salarirche, N. (2015). Aproximación Histórica a la Evaluación Educativa: De la

Generación de la Medición a la Generación Ecléctica. Revista Iberoamericana de

Evaluación Educativa, Vol. 8 (1), 11-25. Recuperado el 02 de octubre de 2017,

de https://revistas.uam.es/index.php/riee/article/view/2973

Altet, M. (2005). La competencia del maestro profesional o la importancia de saber

analizar las prácticas. En L. Paquay, M. Altet, É. Charlier, & P. Perrenoud, La

formación profesional del Maestro (págs. 33-48). México D.F.: Fondo de Cultura

Económica.

Anders, V. (12 de junio de 2017). Etimologías de Chile. Obtenido de Calidad- Etimología:

http://etimologias.dechile.net/?calidad

Ayzum Echeverría, J. M. (2012). La Autoevaluación Docente de Aula: un camino para

mejorar la práctica educativa. Diálogos Educativos. Vol 11, 183-196. Recuperado

el 20 de diciembre de 2017, de

http://revistas.umce.cl/index.php/dialogoseducativos/article/viewFile/1074/1086

Barrettine. (2014). Waste Sheme . Tecnico , J.V Barret & Co Limited , Bristol. Recuperado

el 04 de Julio de 2018, de

https://www.barrettineenv.co.uk/uploads/assets/Documents/Waste/Waste%20S

cheme%20Doc%202016%20PR%20V1.4.pdf

BID. (2015). Los primeros años: El bienestar infantil y el papel de las políticas públicas.

(S. Berlinski, & N. Schady, Edits.) Washington: BID.

Bonifaz, R. (2011). Origen de la Evaluación Docente y su conexión con las políticas

40
públicas en educación. En J. Manzi, R. González, & Y. Sun, La Evaluación

Docente en Chile (págs. 13-34). Santiago: MIDE UC.

Borda Pérez, M. (2013). El Proceso de Investigación. Barranquilla: Universidad del Norte.

Boudon, R. (1989). Os Métodos em Sociología. Sao Paulo: Ática.

BPCA. (2014). Code of Best Practice Pesticide Waste . Tecnico , British Pest Control

Association, Environment Agency. Recuperado el 04 de Julio de 2018, de

https://bpca.org.uk/write/MediaUploads/Documents/Codes%20of%20Best%20P

ractice/COBP-Pesticide-Waste-Version-1-2014.pdf

Branda, S., & Pereyra, S. (2016). La investigación cualitativa: métodos flexibles, apertura

a la triangulación y el rol del investigador. III Jornadas de investigadorxs, grupos

y proyectos de investigación en educación. Mar del Plata: Universidad Mar del

Plata. Recuperado el 24 de junio de 2018, de

fh.mdp.edu.ar/encuentros/index.php/jie/3jie/paper/download/1288/724

Briceño Martínez, J. J. (2013). La argumentación y la reflexión en los procesos de mejora

de los profesores universitarios colombianos de ciencia en activo. Granada:

Editorial de la Universidad de Granada.

Brokering Abogados. (24 de Agosto de 2014). Gestión de residuos. Recuperado el 03 de

Julio de 2018, de Brokering Abogados: https://www.brokering.cl/gestion-de-

residuos/

Brunner Ried, J. J., Boeninger Kausel, E., Correa Ríos, E., De Castro Reyes, M. J., De

Pujadas Hermosill, G., Edwards Risopatrón, V., . . . Ríos González, F. (1995).

Los desafíos de la educación chilena frente al siglo 21. Comité Técnico Asesor

41
del Diálogo Nacional sobre la Modernización de la Educación Chilena. Santiago:

Universitaria. Recuperado el 20 de abril de 2017, de

http://ww2.educarchile.cl/UserFiles/P0001/File/Informe%20Comisi%C3%B3n%2

0Brunner.pdf

Campo Limpio. (9 de Julio de 2017a). Plan de manejo. Recuperado el 04 de Julio de

2018, de Logistica: 6/29/2010

Campo Limpio. (10 de Julio de 2017b). Estadisticas. Recuperado el 04 de Julio de 2018,

de Campo Limpio: http://campolimpio.org.mx/estadisticas-amocali

Canales Cerón, M. (2006). Metodologías de investigación social. Santiago: LOM.

CESAVEQ. (2012). Plan de manejo y recolección de envases vacíos de agroquímicos.

Tecnico , Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria ,

Comite estatal de sanidad vegetal de Querétaro, A.C. , Querétaro. Recuperado

el 04 de Julio de 2018, de

http://www.cesaveq.org.mx/cesa3/page/dctos/inocuidad/plamrevp.pdf

Chile. Ministerio de Educación. (6 de octubre de 2016). Chile en el panorama

educacional internacional OCDE: avances y desafíos. Obtenido de Centro de

Estudios Mineduc:

http://centroestudios.mineduc.cl/tp_enlaces/portales/tp5996f8b7cm96/uploadIm

g/File/Evidencias/A2N18_Chile_en_OECD.pdf

CNA-Chile. (1 de febrero de 2015). Misión y visión. Obtenido de CNAChile.cl:

https://www.cnachile.cl/Paginas/misionvision.aspx

Colegio de Profesores de Chile A.G. y MINEDUC. (2000). Criterios fundantes de un

42
sistema de evaluación de profesionales de la educación. Docencia. Vol 10, 59-

66. Recuperado el 1 de enero de 2018, de http://www.revistadocencia.cl/new/wp-

content/pdf/20100729224815.pdf

Comité Técnico Asesor del Dialogo Nacional sobre la Modernizacion de la Educacion

Chilena. (1995). Los Desafíos de la Educación Chilena Frente al Siglo XXI.

Santiago: Editorial Universitaria.

Consejo Asesor Presidencia para la Calidad de la Educación. (2006). Informe final de

Consejo Asesor Presidencial para la Calidad de la Educación. Santiago.

Recuperado el 20 de marzo de 2018, de

https://web.archive.org/web/20090407113718/http://www.consejoeducacion.cl/a

rticulos/Informefinal.pdf

Consejo Asesor Presidencial de la Educación. (s.f.). Recuperado el 20 de marzo de

2018, de Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Consejo_Asesor_Presidencial_de_la_Educaci%C3

%B3n

CPEIP. (2008). Marco para la Buena Enseñanza. Santiago: MINEDUC. Recuperado el

4 de agosto de 2017, de

http://portales.mineduc.cl/usuarios/cpeip/File/Documentos%202011/MBE2008.p

df

Cronbach, L. (1983). Course Improvemente through Evaluation. Dordrecht: Springer.

Cruz-Aguayo, Y., & Schady, N. (2015). Escolarización temprana: los maestros marcan

la diferencia. En BID, S. Berlinski, & N. Schady (Edits.), Los Primeros Años. El

43
bienestar infantil y el papel de las políticas públicas (págs. 123-152). Washington:

BID.

De Regil Sánchez, I. L. (2015). DOS VISIONES DISTINTAS, UNA MISMA REALIDAD:

El entorno de los pobres a partir de la percepción de investigadores y sacerdotes

en diferentes colonias y comunidades rurales en situación de pobreza del estado

de Jalisco. Tercer Anuario de Investigación 2015 (págs. 359-389). Jalisco:

Universidad del Valle de Atemajac.

Degesch. (2012). Manual de uso Phostoxin Tableta. Tecnico, Degesch de Chile Ltda,

Santiago . Recuperado el Junio de 2018, de

http://www.degesch.cl/php/medios/pdf/Manual%20de%20Aplicacion%20Phosto

xin%20Tableta.pdf

Degesch America Inc. (30 de Abril de 2018). Recycling Summary . Recuperado el 04 de

Julio de 03, de Degesch America Inc:

https://www.degeschamerica.com/community/recycling-summary/

Degesch de México. (21 de Noviembre de 2015). Medidas de Seguridad . Recuperado

el 04 de Julio de 2018, de AMOCALI : http://degeschmexico.com/medidas-de-

seguridad/amocali/

Degesch Mexico. (22 de Agosto de 2017). Soluciones integrales: Productos. Recuperado

el 25 de Junio de 2018, de Phostoxin : http://degeschmexico.com/soluciones-

integrales/productos/phostoxin/

Denzin, N. K. (2009). The Research Act: A theoretical Introduction to Sociological

Methods. Nueva York: Routledge.

44
Department for Environment, Food & Rural Affairs. (2011). Plant Protection Product

Regulations. United Kingdom : The Stationery Office Limited. Recuperado el 04

de Julio de 2018, de

http://www.legislation.gov.uk/uksi/2011/2131/pdfs/uksi_20112131_en.pdf

Detia Degesch. (2012). ficha de segurança de produto. Tecnico, Lisboa. Recuperado el

04 de Julio de 2018, de

http://www.liscampo.com/uploads/documentos/produtos/3bf_FDS_Phostoxin.pdf

Díaz Alcaraz, F. (2006). Modelo para autoevaluar la práctica docente. Madrid: Praxis.

Díaz Alcaraz, F., & Díaz Canals, J. (2007). Modelo para autoevaluar la práctica docente

de los maestros de infantil y primaria. Ensayos. Vol 22., 155-201. Recuperado el

5 de diciembre de 2017, de

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2591557.pdf

Docencia. (2003). Fin de las calificaciones: Nuevo Sistema Nacional sobre Evaluación

del Desempeño Docente. Docencia. Vol 20, 80-87. Recuperado el 21 de enero

de 2018, de http://www.revistadocencia.cl/new/wp-

content/pdf/20100730003450.pdf

Educarchile. (15 de septiembre de 2006). Evaluación docente: orientaciones para revisar

el propio trabajo. Recuperado el 20 de octubre de 2016, de educarchile:

http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=107015

EFEVerde. (11 de Julio de 2014). Envases Fitosanitarios . Los tapones de Envases de

Fitosanitarios son muy Peligrosos por Contener Restos. (R. EFEverde, Ed.)

Madrid , España . Obtenido de http://sigfito.es/wp-content/uploads/2014/07/Los-

45
tapones-de-envases-d...pdf

EPA. (2011). Aplication for pesticide . United States Enviromental Protection, Quimica,

seguridad y prevención de polución, Washington, D.C. Recuperado el 03 de Julio

de 2018, de https://www3.epa.gov/pesticides/chem_search/ppls/001015-00074-

20110502.pdf

Facultad de Economía y Negocios - Universidad del Desarrollo. (2016). Brechas

educacionales y comparación de resultados en el tiempo. Santiago: UDD.

Recuperado el 20 de junio de 2018, de

http://negocios.udd.cl/files/2016/05/informe-brechas-en-el-tiempo-4to-1.pdf

Flórez, M. (14 de noviembre de 2008). educarchile. Recuperado el 20 de octubre de

2016, de Evaluación de Aprendizajes, un cambio de enfoque:

http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=190202

Fraile Aranda, A. (2010). La autoevalaución: una estrategia docente para el cambio de

valores educativos en el aula. Ser Corporal, 6-18. Recuperado el 5 de diciembre

de 2017, de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3441758

Gainza Veloso, Á. (2006). La entrevista en profundidad individual. En M. Canales Cerón,

Metodologías de la Investigación Social (págs. 219-264). Santiago: LOM

Ediciones.

Grau, V., Calcagni, E., & Preiss, D. (2016). Alianza Universidad-Escuela: hacia nuevos

modelos de desarrollo profesional docente. En J. Manzi, & M. R. García, Abriendo

las puertas del aula: transformación de las prácticas docentes (págs. 647-675).

Santiago: Ediciones UC.

46
JUNJI. (22 de octubre de 2013). Modelo de Gestión de Calidad de la Educación

Parvularia. Obtenido de Guía de Autoevaluación:

http://www.modelodecalidad.junji.gob.cl/documentos/Gu%C3%ADa%20de%20

Autoevaluaci%C3%B3n%20J.I%20Cl%C3%A1sicos,%20VTF%20y%20Particul

ares.pdf

Kuhn, T. S. (1962). The Structure of Scientific Revolutions. Chicago: The University of

Chicago Press.

La Tercera. (1 de junio de 2006b). Bachelet anuncia profundo plan de educación en

medio de movilizaciones. La Tercera. Recuperado el 3 de marzo de 2018, de

http://www.tercera.cl/medio/articulo/0,0,3255_5664_214732300,00.html

La Tercera. (2006b). Consejo Asesor Presidencial de Educación. Recuperado el 3 de

marzo de 2018, de

https://sites.google.com/site/emergenciaeducacion/curriculumconcejoasesor.pdf

?attredirects=0

Lemus, M. (2012). La evaluación educativa tiene historia. CIudad de Guatemala:

Departamento de Pedagogía. Facultad de Humanidades, USAC. Recuperado el

24 de octubre de 2017, de Scribd: https://es.scribd.com/doc/80501271/La-

evaluacion-educativa-tiene-historia

MAPAMA. (12 de Enero de 2018). Prevención y Gestion de residuos. Recuperado el 04

de Julio de 2018, de Responsabilidad Ampliada del productor:

http://www.mapama.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-

ambiental/temas/prevencion-y-gestion-residuos/flujos/responsabilidad-ampliada/

47
Martínez, M. (1998). Recolección y descripción de la información (trabajo de campo). En

M. Martínez, La investigación cualitativa etnográfica en educación (págs. 49-67).

México D.F.: Editorial Trillas.

Maylut, P., & Morehouse, R. (1994). Beginning qulitative research, a philosophic and

practical guide. Londres: The Falmer Press.

Mide UC. (2011). Resultados: qué dice la Evaluación Docente acerca de la enseñanza

en Chile. En J. Manzi, R. González, & Y. Sun (Edits.), La Evaluación Docente en

Chile (págs. 91-136). Santiago: MIDE UC.

Ministerio de Educación Chile. Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e

Investigaciones Pedagógicas. (12 de Septiembre de 2016). Resultados

Evaluación Docente 2015 [presentación]. Recuperado el 10 de noviembre de

2016, de www.docentemas.cl:

https://www.docentemas.cl/docs/Resultados_Evaluacion_Docente_2015.pdf

Ministerio de Educación, Chile. Mi Futuro. (29 de diciembre de 2011). El valor de la

acreditación. Recuperado el 20 de marzo de 2018, de mifuturo.cl:

http://www.mifuturo.cl/index.php/calidad/acreditacion

Ministerio de Educación, Chile. Unidad de Curriculum y Evaluación. Educación

Parvularia. (2002). Bases curriculares de la educación parvularia. Santiago:

MINEDUC.

Ministerio de Educación, Chile. Unidad de Currículum y Evaluación. SIMCE. (2009).

¿Qué nos dice PISA sobre la educación de los jóvenes en Chile?. Nuevos análisis

y perspectivas sobre los resultados en PISA 2006. Santiago: MINEDUC.

48
Recuperado el 23 de junio de 2018, de

http://archivos.agenciaeducacion.cl/Informe_nacional_Chile_version_espanol20

06.pdf

Ministerio de Educación, Chile. Unidad de Currículum y Evaluación. SIMCE. (2010).

Resultados PISA 2009 Chile. Santiago: MINEDUC. Recuperado el 23 de junio de

2018, de http://archivos.agenciaeducacion.cl/Informe_Nacional_Chile.pdf

MINSAL. (27 de Julio de 2015). Ley Chile. Recuperado el Junio de 2018, de Biblioteca

del congreso Nacional de Chile :

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1088802

Mora Vargas, A. I. (2004). La evaluación educativa: concepto, periodos y modelos.

Actualidades Investigativas en Educación. Vol. 4 (2), 1-28. Recuperado el 5 de

noviembre de 2017, de

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/aie/article/viewFile/9084/17481

Morse, J. M. (1991). Approaches to Qualitative-Quantitative Metodological Triangulation.

Nursing Research. Vol 40 (2), 120-123.

Movilización estudiantil en Chile de 2006. (s.f.). Recuperado el 3 de marzo de 2018, de

Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Movilizaci%C3%B3n_estudiantil_en_Chile_de_2006

OCDE. (2002). Conocimientos y aptitudes para la vida. Primeros resultados del

Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA) 2000 de la OCDE.

México: Editorial Santillana. Recuperado el 23 de junio de 2018, de

http://archivos.agenciaeducacion.cl/Reporte_internacional_version_espanol200

49
0.pdf

OCDE. (2004). Informe PISA 2003. Aprender para el mundo del mañana. España:

Santillana Educación. Recuperado el 23 de junio de 2018, de

http://archivos.agenciaeducacion.cl/Reporte_internacional_version-espanol.pdf

OCDE. (2005). La cuestión del profesorado: atraer, capacitar y conservar a profesores

eficientes (Resumen en español). Paris: OECD Publishing.

OCDE. (6 de diciembre de 2016). PISA Country Overview. Recuperado el 23 de junio de

2018, de Compareyourcountry.org:

http://www.compareyourcountry.org/pisa/country/chl?lg=en

OECD. (6 de diciembre de 2016). Recuperado el octubre de 2016, de OECD - PISA:

https://www.oecd.org/pisa/pisa-2015-results-in-focus-ESP.pdf

OECD. (22 de septiembre de 2016). Mathematics performance (PISA)|. Obtenido de

OECD Data: https://data.oecd.org/pisa/mathematics-performance-pisa.htm

Oficina regional de Educación para América Látina y el Caribe (OREALC/UNESCO

Santiago). (2013). Situación Educativa de América Látina y el Caribe: Hacia la

educación de calidad para todos al 2015. Paris: UNESCO.

ONU. (1989). Convención sobre los Derechos del Niño. Asamblea General de las

Naciones Unidas. ONU.

Organización de las Naciones Unidas. (1948). Declaración Universal de Derechos

Humados. Asamblea General. 217 A(III). Paris: ONU.

Organización de las Naciones Unidas. (1966). Pacto Internacional de Derechos

50
Económicos, Sociales y Culturales. Asamblea General de las Naciones Unidas.

2200 A (XXI). ONU.

Paquay, L., Altet, M., Charlier, É., & Perrenoud, P. (2005). La Formación Profesional del

Maestro. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Parlett, M., & Hamilton, D. (1977). Evaluation as illumination: A new approach to the study

of innovative programmes. En H. e. al., Beyond the numbers game (págs. 85-99).

Londres: MacMillan.

Presentación Resultados Educativos 2015. (2015). Obtenido de ACE:

http://archivos.agenciaeducacion.cl/Presentacion_Resultados_Educativos_2015

.pdf

Ramírez, F. (19 de mayo de 2016). 2006-2016: Las transformaciones en la escena

educacionale chilena. Recuperado el 20 de marzo de 2018, de www.uchile.cl:

http://www.uchile.cl/noticias/121706/2006-2016-las-transformaciones-en-la-

escena-educacional-chilena

RAMPSUK. (2013). The Register of Accredited Metallic Phosphide Standars in the United

Kingdom: Code of good practice . Tecnico, BASIS RAMPS Limited, Derbyshire.

Recuperado el 04 de Julio de 2018, de http://www.ramps-uk.org/wp-

content/uploads/2014/02/RAMPS-Code-of-Practice.pdf

Real Academia Española. (16 de junio de 2017). WordReference.com. Obtenido de

calidad: http://www.wordreference.com/es/en/frames.aspx?es=calidad

Riesco, M. (Diciembre de 2002). Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo

Alternativo. Obtenido de CENDA Chile:

51
http://www.cendachile.cl/Home/publicaciones/autores/manuel-riesco/manuel-

riesco-estudios/remuneraciones-del-magisterio-dic-2002

Rondón Toro, E., & Turcott Cervantes, E. (2017). Analisis Comparativo de la

Responsabilidad Extendida del Productor en Mexico y Chile como Estrategia para

Alcanzar la Economía Circular. VII Simposio Iberoamericano en Ingeniería en

Residuos, (págs. 373-375). Santander. Recuperado el 04 de Julio de 2018, de

https://www.researchgate.net/publication/317663876_Analisis_comparativo_de_

la_responsabilidad_del_productor_en_Mexico_y_Chile_como_estrategia_para_

alcanzar_la_economia_circular

Salazar, J., Salazar, P., Hidalgo, C., Villalobos, A., Marín, P., Coloma, C., . . . Páez, R.

O. (2014). Reflexión pedagógica y auto evaluación docente: ¿Simbiosis o

depredación? Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa, 7(2),147-155.

Schön, D. A. (1987). La formación de profesionales reflexivos. Hacia un nuevo diseño de

la enseñanza y el aprendizaje de las profesiones. Barcelona: Paidós.

SENASICA . (2014). Programa de manejo de envases vacios y afines . Tecnico , Servicio

Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria , Santa Fe.

Recuperado el 04 de Julio de 2018, de

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/114313/4-

2_Triple_lavado_Campo_Limpio.pdf

Smith, M. L. (1987). Publishing Qualitative Research. American Educational Research

Journal, Vol. 24, No.2, 173-183.

Strauss, A., & Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Medellín: Editorial

52
Universidad de Antioquia.

Subsecretaría de Educación Parvularia. (2018). Bases Curriculares Educación

Parvularia. Santiago: MINEDUC. Recuperado el 15 de marzo de 2018, de

https://parvularia.mineduc.cl/wp-

content/uploads/sites/34/2018/03/Bases_Curriculares_Ed_Parvularia_2018.pdf

Sun, Y., Correa, M., Zapata, Á., & Carrasco, D. (2011). Resultados: qué dice la

Evaluación Docente acerca de la enseñanza en Chile. En J. Manzi, R. González,

& Y. Sun (Edits.), La Evaluación Docente en Chile (págs. 91-136). Santiago:

MIDE UC. Recuperado el 5 de noviembre de 2016, de

http://www.mideuc.cl/libroed/pdf/La_Evaluacion_Docente_en_Chile.pdf

Taylor, S. J., & Bogdan, R. (1986). Introducción a los métodos cualitativos de

investigación. La búsqueda de significados. Buenos Aires: Paidós.

Triguero, J. (04 de julio de 2006). educarchile. Obtenido de Calidad: un debate técnico,

político e ideológico:

http://ww2.educarchile.cl/PORTAL.HERRAMIENTAS/autoaprendizaje/printer-

106478.html

Tyler, R., Gagné, R., & Scriven, M. (1967). Perspectives of curriculum evaluation.

Chicago: Rand McNally.

UNESCO. (1990). Declaración Mundial sobre Educación para Todos. Jomtien:

UNESCO. Recuperado el 4 de octubre de 2017, de

http://www.unesco.org/education/pdf/JOMTIE_S.PDF

UNICEF - UNESCO. (2008). Un enfoque de la educación para todos basado en los

53
derechos humanos. Nueva York: UNICEF / UNESCO.

Valorfito. (4 de Febrero de 2018). Funcionamiento do sistema . Recuperado el 04 de

Julio de 2018, de Valorfito : http://www.valorfito.com/funcionamentosistema.php

54