Está en la página 1de 29

ESTRUCTURAS DE HORMIGÓN

CAPÍTULO 2 – CARACTERÍSTICAS MECÁNICAS Y REOLÓGICAS DE


LOS MATERIALES

2.2. INTRODUCCIÓN

Para lograr el máximo aprovechamiento del material compuesto Hormigón Armado se deben
conocer a fondo las características de cada uno de los materiales que lo componen: Hormigón y
Acero.

2.3. HORMIGÓN

2.3.1. CONTROL DE CALIDAD DEL HORMIGÓN ARMADO

La calidad de materiales producida en planta, como los aceros estructurales o de refuerzo,


es garantizada por el productor y especificados por las normas IRAM.

Los factores más importantes para la dosificación del hormigón son:

1 – La relación agua – cemento.


2 – La calidad del cemento para determinar la resistencia.
3 – La composición granulométrica.
4 – Cantidad de pasta de cemento para obtener la trabajabilidad deseada.
5 – Aditivos para alcanzar las propiedades especiales.

a) Las Propiedades del hormigón fresco:

1 – Consistencia: que es la menor o mayor facilidad que tiene el hormigón fresco para
deformarse. Depende de

1 - La cantidad de agua de amasado.


2 - Tamaño máximo de la granulometría.
3 - Forma de los áridos.
4 - Los aditivos.

Los rangos de consistencia se definen como:


1 – Muy seca
2 – Seca
3 – Plástica
4 – Muy Plástica
5 – Fluida
6 – Muy fluida

2 – Trabajabilidad: es la aptitud del hormigón para ser puesto en obra con los medios de
compactación de que se dispone.
Depende de:
1 – Cantidad de agua de amasado.
2 – Cantidad de arena.

1
3 – Áridos redondeados.
4 – Contenido y finura del cemento.
5 – Plastificantes e incorporadotes de aire.

3 – Homogeneidad: es la distribución uniforme de todos los componentes, sino aparece


los fenómenos de segregación o decantación.

b) Propiedades del hormigón endurecido:


1 – Peso específico: que depende de:
1 – Naturaleza de los áridos.
2 – Granulometría.
3 – La compactación empleada.
2 – Compacidad: una mayor compacidad nos proporciona una mayor resistencia mecánica, física
y química.
3 – Permeabilidad: que depende directamente de su compacidad
4 – Resistencia al desgaste: es importante en pavimentos de carreteras o en piso de edificios
industriales.

c) Retracción: se produce por la evaporación de parte del agua capilar. Para disminuir sus efectos
se debe:
1 – Colocar Juntas.
2 – Proteger y curar las superficies.
3 – Colocar armaduras repartidas de pequeño diámetro.

d) Efectos Térmicos
- Bajas Temperaturas: el agua cuando se congela se expande ejerciendo un efecto de cuña,
fisurando el hormigón. Sé disminuye con el empleo de aireantes.
- Altas Temperaturas: Entre 300 ºC a 500 ºC, por perdida de humedad, la resistencia a
compresión disminuye un 20 % y entre 900 ºC a 1.000 ºC la deshidratación es total
destruyendo el hormigón.

La principal medida de la calidad estructural del hormigón es su resistencia a la


compresión. Los ensayos para medir esta propiedad se realizan sobre probetas cilíndricas de 15
cm de diámetro por 30 cm de altura ejecutadas de acuerdo a lo establecido en el CIRSOC 201.

Se debe tomar como resultado de un ensayo ( f ´ci : Resistencia especificada a


compresión de un ensayo del Hº), el valor que se obtiene como promedio de las resistencias de,
como mínimo, dos probetas cilíndricas normales, moldeadas con la misma muestra de hormigón
y ensayadas en la misma edad, se debe cumplir que la diferencia entre las resistencias extremas
del grupo que constituye cada ensayo, sea menor del 15% de la resistencia media de las probetas
que constituyen el grupo.

Los ensayos de resistencia realizados de diferentes pastones, con dosificaciones


idénticas, muestran una dispersión inevitable.

Para asegurar una resistencia adecuada del hormigón, a pesar de esta dispersión, el
CIRSOC ha establecido dos modos de control de conformidad del hormigón de acuerdo al modo
de producción.

Modo 1: Cuando es producido en planta hormigonera que opera con un sistema de calidad.

Modo 2: En el resto de los casos.

2
La calidad del hormigón es satisfactoria si cumple:
Modo 1:

a) La resistencia media móvil de todas las series posibles de tres ensayos


consecutivos cualesquiera, es igual o mayor que la resistencia especificada.
f ´cm  f ´c
3
(1)

b) Ningún resultado de un ensayo de resistencia individual, el promedio de dos probetas


como mínimo, debe estar por debajo del valor requerido del f´c, en más de 3,5 MPa (Cap. 4 - 66).

f ´ci  f ´c  3,5Mpa. (2)


Modo 2

c) La resistencia media móvil de todas las series posibles de tres ensayos consecutivos
cualesquiera,
f ´cm  f ´c  5Mpa.
3

d) Ningún resultado de un ensayo de resistencia individual, el promedio de dos probetas


como mínimo, debe estar por debajo del valor requerido f´c.
f ´ci  f ´c
Además el CIRSOC., establece que se deben agrupar los elementos estructurales de igual
f´c en conjuntos sucesivos denominados lotes. La conformidad de la resistencia se debe
determinar para cada lote. La conformación de los lotes será igualo menor a la siguiente para el
Modo 2

Para el Modo 1 se debe tomar el doble de la tabla.

Puede observarse que este método de control reconoce el hecho de que ocasionalmente
son inevitables algunas mezclas deficientes. Los requisitos garantizan una pequeña probabilidad
de que las deficiencias en resistencia, cuya presencia ha sido limitada, sean tan grandes como
para representar un serio peligro y una probabilidad igualmente pequeña de que una porción
considerable de la estructura, representada por tres ensayos de resistencia consecutivos, se
construya con hormigón de resistencia deficiente.

3
Es evidente que si se dosificara el hormigón de manera que su resistencia media fuera
igual a la resistencia requerida f´c éste no cumpliría con estos requisitos de calidad, pues
aproximadamente la mitad de los resultados de ensayos de resistencia estarían por debajo del
valor requerido de f´c. Por consiguiente, es necesario dosificar el hormigón de manera que su
resistencia media f´cr utilizada como base para la selección de proporciones satisfactorias,
sobrepase la resistencia que se requiere f´ c en una cantidad suficiente para garantizar el
cumplimiento de los dos requisitos mencionados.

La resistencia media que se requiere debe exceder el valor de f´ c en una cantidad mínima
que puede determinarse sólo mediante métodos estadísticos, debido a la naturaleza aleatoria de la
dispersión de los resultados de los ensayos. Con base en análisis estadísticos se han desarrollado
requisitos que sirven de guía para una dosificación adecuada del hormigón en planta, de manera
que la probabilidad de obtener una resistencia deficiente en el sitio de construcción sea
significativa mente baja.

XK :Valor característico: Se define como el valor X k que tiene una probabilidad del 90 % de ser
superado por los resultados de ensayos, o dicho de otra manera, se espera que el 10 % de los
resultados de ensayos estén por debajo de Xk. Este valor característico es el VALOR NOMINAL
O ESPECIFICADO, por el reglamento para realizar los cálculos de resistencia.

90 % Valores de ensayos  XK
10 % Valores de ensayos  XK

xi : Valor medido. n
 Xi xi  f ´ci
xm : Valor medio o promedio  1 p/n 
n
xk : Valor característico.
n : Numero de ensayos.
S : Desviación Standard: es una medida de la dispersión e indica el cuidado con que se ha
elaborado y colocado el hormigón.

n ( Xm  Xi ) 2
S 
1 ( n  1)

4
 : Dispersión o Coeficiente de Variación: los valores usuales es de   0,15.

S
 
Xm
Valor característico:
xk  xm  k .s En función de la Desviación Standard p/K 
y 1,65 n  31.
xk  xm.(1  k . ) En función de la Dispersión.

f ´cr : Resistencia media.


f ´c : Resistencia especificada o resistencia característica a compresión del hormigón.
Figura 2-1
Curvas de frecuencia y resistencia promedio para varios grados de control hormigón con
resistencia especificada de diseño f´c
La base para estos requisitos se ilustra en la Figura 2-1, ésta presenta tres curvas normales
de frecuencia con la distribución de resultados de ensayos de resistencia. La resistencia
especificada de diseño es f´c . Las curvas corresponden a tres grados diferentes de control de
calidad; la curva A representa el mejor control, es decir, la menor dispersión, y la. curva C el
peor control, o sea, la mayor dispersión. El grado de control se mide con datos estadísticos de la
desviación estándar S, Sa para la curva A, Sb para la curva B y, Sc para la curva C, que es
relativamente pequeña para el productor A y grande para el productor C. El reglamento CIRSOC
utiliza el símbolo S para especificar la desviación estándar.
Las tres distribuciones tienen la misma probabilidad de que la resistencia, sea menor que
el valor especificado f´c o sea que todas tienen la misma fracción del área total bajo la curva a la
izquierda de f´c .
Para cualquier curva de distribución normal, esta fracción se define con el índice β, un
multiplicador que se aplica a la desviación estándar: S,  s es el mismo para las tres
distribuciones de la Figura 2.1.

5
Se aprecia que, con el fin de satisfacer el requisito de que, por ejemplo, un ensayo en 100
ensayos, sea inferior a f´c, con el valor de  s determinado de esta manera, la resistencia media f
´cr del productor A, que tiene el mejor control de calidad, puede estar mucho más cercana al
valor especificado f´c , que la del productor C con un control de menor calidad en la operación.

Con base en estos estudios, el Código CIRSOC exige que las instalaciones para
producción de hormigón mantengan registros que sirvan de fundamento para determinar las
desviaciones estándares que se logran en cada instalación específica.
Establece luego la cantidad mínima en que la resistencia promedio f ´cr a la que se desea
llegar cuando se dosifica el hormigón, debe exceder la resistencia especificada f´ c, que depende
de la desviación estándar S como sigue: .
f ´cr  f ´c  1,34.S [Mpa.]
(2.2)
f ´cr  f ´c  2,33.S  3,5 [Mpa.]

La primera ecuación da como resultado una probabilidad de 1 en 100 de que el promedio


de tres ensayos consecutivos esté por debajo de la resistencia especificada f´ c y la segunda
ecuación genera una probabilidad de 1 en 100 de que un ensayo individual esté por debajo de la
resistencia especificada f´c en más de 3.5 [Mpa] de acuerdo con el Código CIRSOC (5-83)

Cuando no se cuenten con registros adecuados para determinar "S" que es la Desviación
Standard, la norma CIRSOC nos especifica la siguiente relación entre f´c y f´cr.

La construcción en general y la fabricación del hormigón dependen de muchos


imponderables. El objetivo de la inspecci6n sistemática es asegurar una correspondencia entre
los planos, las especificaciones y la estructura terminada. Un ingeniero competente,
preferiblemente quien produzca el diseño, o su representante directo, debe llevar a cabo la
inspección durante la construcción. Las principales funciones del inspector con relación al
control de calidad de los materiales son el muestreo, el examen y el ensayo de materiales en
campo, el control de la dosificación del hormigón, la inspección de las proporciones, el
mezclado, el transporte, el vaciado, la compactación y el curado, y la supervisión en la
preparación de los cilindros o probetas para los ensayo de laboratorio.
Además, el inspector debe inspeccionar la cimentación, los encofrados, la colocación del
acero de refuerzo y otros aspectos pertinentes al progreso general del trabajo; debe mantener
registros de todos los aspectos inspeccionados y preparar informes periódicos. Debe subrayarse
la importancia de una inspección hecha a conciencia para lograr una calidad óptima y adecuada
de la estructura terminada. .

El reglamento CIRSOC establece que para el proyecto y construcción de estructuras se deben


utilizar una de las siguientes clases de Hormigón.
6
Nota: Es de destacar que el anterior reglamento CIRSOC 201, basado en la norma DIN
alemana, utilizaba para la determinación de la resistencia característica del hormigón un cuantil
del 5% , en cambio el presente reglamento utiliza para dicha determinación, que es la resistencia
especificada, un cuantil del 10%. Esto trae aparejado que un hormigón especificado según este
reglamento tiene entre 3 y 5 MPa mayor resistencia que el valor de resistencia característica
definida según la versión CIRSOC 201 - 1982.

Como ejemplo un H-17 del CIRSOC 201-1982 equivale a un H-20 o mayor del nuevo
Reglamento CIRSOC.

2.3.2. PROPIEDADES EN COMPRESIÓN DEL HORMIGÓN

Los métodos existentes para la determinación de las características propias del hormigón los
podemos dividir en 2 ensayos:

1 - Destructivos: Son aquellos realizados sobre probetas confeccionadas a tal fin o extraídas de la
estructura a analizar, con ellos podemos determinar la resistencia a compresión simple: f´ c y la
resistencia a tracción: fc.

2 - No Destructivos: realizados directamente sobre la estructura a analizar:


a - Esclerometría que determinamos la resistencia a compresión.
b - El ultrasonido que establecemos el Módulo de elasticidad del hormigón: Ec.
2.3.2.1 ENSAYO DE COMPRESIÓN

Puesto que el hormigón se utiliza principalmente en compresión, es fundamental su curva


esfuerzo - deformación unitaria a la compresión. Esta curva se obtiene mediante mediciones
apropiadas de la deformación unitaria en ensayos de cilindros.
La figura presenta un conjunto representativo de estas curvas para hormigón de densidad
normal y de 28 días de edad, obtenidas a partir de ensayos, en compresión uniaxial que se
realizaron a velocidades normales, relativamente moderadas de carga.

7
Figura 2-2: Curvas esfuerzo: f´c [MPa] - deformación unitaria: ξc [‰]

Todas las curvas tienen características similares. Constan de una porción inicial
relativamente elástica y lineal en la cual el esfuerzo y la deformación unitaria son
proporcionales, luego comienzan a inclinarse hacia la horizontal hasta alcanzar el esfuerzo
máximo, o sea la resistencia a la compresión, al llegar a una deformación unitaria que varía
aproximadamente de 0,002 (2‰) a 0,003 (3‰) donde los mayores valores en cada caso
corresponden a las mayores resistencias. Todas las curvas muestran un tramo descendente
después de que se alcanza el esfuerzo pico, sin embargo, las características de las curvas después
del esfuerzo pico dependen en alto grado del método de ensayo. La descarga puede llegar a ser
muy rápida una vez pasado el punto de esfuerzo pico en particular para los hormigones de mayor
resistencia, que son generalmente más frágiles que los de baja resistencia,

En la práctica actual, la resistencia a la compresión especificada: f´ c para hormigones


colados en el sitio, está en el intervalo de 20 a 35 [MPa], y puede llegar hasta 40 MPa para
elementos de hormigón prefabricado y preesforzado.

La información relativa a las propiedades de resistencia del hormigón, como la presentada


anteriormente, se obtiene con frecuencia mediante ensayos realizados sobre muestras de 28 días
de edad. Sin embargo, el cemento continúa su hidratación y, en consecuencia, el hormigón sigue
con su endurecimiento durante mucho tiempo a una tasa decreciente.

8
Figura 2-3: Efecto de la edad en la resistencia a la compresión: f´c

La Figura 2-3 presenta una curva representativa del aumento en la resistencia del
hormigón de acuerdo con la edad para hormigones hechos con cemento tipo I (normal) y
cemento tipo III (alta resistencia inicial), cada curva está normalizada con respecto a la
resistencia a la compresión a los 28 días. Como se puede observar en la figura 2-3, los cementos
de alta resistencia inicial producen un aumento más rápido en la resistencia a edades tempranas,
aunque la tasa de aumento de resistencia disminuye en general para edades mayores.
Los hormigones con cementos tipo III se utilizan usualmente en plantas de prefabricación
y su resistencia se especifica a menudo a los 7 días, en lugar de hacerse á los 28 días.

Se observa que el módulo de elasticidad Ec, en unidades [Mpa], es decir, la pendiente del
tramo recto inicial de la curva esfuerzo f´c - deformación unitaria ξc aumenta con la resistencia
del hormigón. Para hormigones con resistencias aproximadamente de 40 MPa, puede calcularse
con suficiente precisión a partir de la siguiente ecuación empírica estipulada por el Código
CIRSOC.

Ec  4.700. f ´c [Mpa.]

Debe observarse que la forma de la curva esfuerzo - deformación unitaria presenta


importantes variaciones al considerar varios hormigones con la misma resistencia del cilindro y
aún para el mismo hormigón sometido a diferentes condiciones de carga. Un ejemplo de esto
aparece en la Figura 2-4, donde se presentan las curvas para diversos especimenes del mismo
hormigón cargados a diferentes tasas de deformación unitaria, desde una que corresponde a una
aplicación de carga relativamente rápida (0,001 cm/cm por minuto) hasta otra que corresponde a
una aplicación de carga extremadamente lenta (0,001 cm/cm por 100 días). Se observa que el
tramo descendente de la curva que indica la desintegración interna del material, es mucho más
pronunciada para las velocidades rápidas de carga que para las lentas. También se puede observar
que los picos de las curvas, es decir las resistencias máximas alcanzadas, son un poco menores
para tasas más lentas de deformación.

9
Deformación unitaria en el concreto

Figura 2-4: Curvas esfuerzo - deformación unitaria para varias tasas de deformación.

2.3.3. RESISTENCIA A TRACCIÓN

En general no se considera la colaboración del hormigón a tracción para resistir flexión.


La formación y propagación de las grietas en el lado de tracción de elementos de hormigón
armado sometidos a flexión dependen notablemente de la resistencia a la tracción. También
ocurren esfuerzos de tracción en el hormigón como resultado de esfuerzo cortante, torsión y otras
acciones, y en la mayor parte de los casos el comportamiento del elemento cambia después de
ocurrido el agrietamiento, por eso es de fundamental importancia poder predecir con suficiente
precisión la resistencia a la tracción del hormigón.

Existen tres formas de obtener la resistencia a tracción:

1 – Por flexo tracción

2 – Por ensayo directo o tracción pura

3 – Por tracción indirecta o hendimiento

10
Durante muchos años, la resistencia a la tracción se ha medido en términos del módulo de
rotura: fr, que es el esfuerzo de tracción por f1exión calculado a partir de la carga de fractura de
una viga de prueba hecha de hormigón simple. Puesto que este esfuerzo nominal se calcula con
el supuesto de que el hormigón es un material elástico y que el esfuerzo de flexión máximo está
localizado en la superficie exterior más alejada, éste tiende a ser mayor que la resistencia del
hormigón en tracción axial uniforme. Este esfuerzo, entonces, es una medida de la resistencia a
la tracción axial real sin ser idéntica.

Muy recientemente, se estableció el resultado del llamado ensayo de tracción indirecta o


por hendimiento (spfit cilinfer test) como una medida en sí misma de la resistencia a la tracción
del hormigón. Un cilindro de hormigón de 15 x 30 cm, similar al utilizado para los ensayos de
compresión, se introduce en la máquina para ensayos de compresión en posición horizontal, de
manera que la compresión se aplique uniformemente a lo largo de las dos líneas generatrices
opuestas. Entre las platinas de compresión de la máquina y el cilindro se insertan almohadillas
con el fin de uniformizar y distribuir la presión (Figura 2-5)

Puede demostrarse que en un cilindro elástico sometido a carga de esta manera, se genera
un esfuerzo de tracción en dirección perpendicular al plano de aplicación de la carga,
aproximadamente uniforme y de magnitud:

2. P
fct  [Mpa.]
 .d .L

P : Carga de compresión aplicada cuando ocurre la falla.


d : Diámetro del cilindro.
L : Longitud del cilindro.
En consecuencia, los cilindros sometidos a este ensayo se dividen en dos mitades a lo
largo de este plano con un esfuerzo: fct, que puede calcularse a partir de la expresión anterior.

11
Figura 2-5
Ensayo de resistencia a la tracción por compresión diagonal de cilindros o por hendimiento.

Debido a las condiciones locales de esfuerzo en las líneas de carga y a la presencia de


esfuerzos en dirección perpendicular a la de los esfuerzos de tracción mencionados
anteriormente, los resultados de los ensayos de tracción indirecta no son idénticos a la resistencia
a la tracción axial real, pero se cree que son una buena medida de ésta. Los resultados de todos
los tipos de ensayos para determinar la resistencia a la tracción demuestran una dispersión
considerablemente mayor que la de los ensayos a compresión.

Existe una correlación entre las diferentes medidas de la resistencia a la tracción y la raíz
cuadrada de la resistencia a la compresión : f ´c .

Resistencia directa a tracción:

ft  0,25  a  0,42. f ´c
[Mpa.]

Resistencia indirecta a tracción:

fct  0,50  a  0,66. f ´c


[Mpa.]

Resistencia a flexotracción o modulo de rotura:

fr  0,66  a  1,00. f ´c
[Mpa.]
El CIRSOC 201 establece las siguientes relaciones:
Resistencia indirecta a tracción:

fct  0,56. f ´c [Mpa.]

12
Resistencia a flexotracción:

fr  0,70. f ´c [Mpa.]

En la tabla siguiente se resumen los intervalos de valores representativos de resistencia,


determinados a partir de los ensayos de tracción directa e indirecta, y del módulo de rotura.

Estas expresiones aproximadas demuestran que las resistencias a la tracción y a la


compresión no son directamente proporcionales y que cualquier incremento en la resistencia a la
compresión, como el que se logra con la disminución de la relación agua-cemento, está
acompañado por un incremento porcentual mucho menor en la resistencia a la tracción.

Se recomienda un módulo de rotura fr para hormigones de peso normal:

fr  7,5. f ´c
[Mpa.]

2.3.4. RESISTENCIA BAJO ESFUERZOS COMBINADOS: EN MÁS DE UNA


DIRECCIÓN

En muchas situaciones estructurales, el hormigón está sometido simultáneamente al


efecto de varios esfuerzos que actúan en diferentes direcciones, por ejemplo:

1 – En el caso de vigas, la mayor parte del hormigón está sometido en forma simultánea a
esfuerzos de compresión y corte.

2 - En losas y zapatas éste se encuentra sometido a esfuerzos de compresión en dos direcciones


perpendiculares y esfuerzo cortante.
Mediante los métodos bien conocidos del estudio de la mecánica estructural, cualquier
estado de esfuerzos combinados sin importar que tan complejo sea, puede reducirse a tres
esfuerzos principales perpendiculares entre sí en un cubo elemental orientado adecuadamente en
el material. Alguno, o todos los esfuerzos, principales pueden ser de tracción o de compresión. Si
alguno de ellos es cero, se dice que existe un estado de esfuerzos biaxial, si dos de ellos son cero,
el estado de esfuerzos es uniaxial, bien sea a compresión simple o a tracción simple, En la mayor
parte de los casos las propiedades de resistencia uniaxial del material obtenidas en ensayos
simples se conocen sólo como la resistencia del cilindro a compresión: f´c y la resistencia a la
tracción: fr Para predecir la resistencia de estructuras en las cuales el hormigón se somete a un

13
estado de esfuerzos biaxial o triaxial, sería aconsejable poder calcular la resistencia del hormigón
en dicho estado de esfuerzos, únicamente a partir de los valores de f´c y de fr, obtenidos en los
ensayos simples,

A pesar de la extensa y continua investigación, todavía no ha surgido una teoría general


de la resistencia del hormigón bajo esfuerzos combinados. Se han adaptado varias teorías de
resistencia al hormigón como la del esfuerzo máximo, la de la deformación máxima, la de Mohr
- Coulomb y la del esfuerzo cortante en un octaedro, que se analizan en los textos de mecánica
estructural, aunque con ninguna de ellos se ha tenido éxito completo. Hasta el momento, ninguna
de estas teorías ha sido aceptada en forma general y muchas tienen obvias contradicciones
internas. La principal dificultad para el desarrollo de una teoría de resistencia general y
adecuada, radica en la naturaleza altamente heterogénea del hormigón y en el grado en que su
comportamiento, cuando está sometido a altos esfuerzos, está influido por la microfisuración y
otros fenómenos de discontinuidad.

Sin embargo, diferentes ensayos permiten establecer adecuadamente la resistencia del


hormigón al menos para el estado biaxial de esfuerzos. Los resultados pueden presentarse en la
forma de un diagrama de interacción como el de la Figura 2 - 6, que muestra la resistencia en la
dirección 1 en función del esfuerzo aplicado en la dirección 2. Todos los esfuerzos se han
normalizado en términos de la resistencia a la compresión f´c.

En la Figura 2 - 6, el eje fI / f´c representa el estado uniaxial de tensiones, de compresión o


tracción, según la dirección I ; el eje fII / f´c representa el estado uniaxial según la dirección II.

Puede observarse que en estado de compresión biaxial, se alcanza hasta un incremento en la


resistencia de aproximadamente un 27% (1,27), con respecto al esfuerzo de compresión simple:
punto B.

Cuando se combina tracción en la dirección II con compresión en la dirección I, la resistencia a


la compresión se reduce en forma casi lineal.

Una compresión lateral de aproximadamente la mitad de la resistencia a la compresión uniaxial


reducirá la resistencia a la tracción a casi la mitad con relación a su valor uniaxial: Punto A; este
hecho, por ejemplo, es de gran importancia para predecir el agrietamiento a tracción diagonal de
vigas de gran altura o muros de corte.

14
Figura 2-6
Gráfico de la resistencia Biaxial de hormigón

2.3.5. FATIGA

Cuando se somete el hormigón a cargas fluctuantes en vez de que sean sostenidas o


estáticas, su resistencia a la fatiga, es considerablemente menor que su resistencia estática.
Cuando el hormigón simple: Hº Sº, se somete a esfuerzos de compresión que varían cíclicamente
desde cero hasta un máximo esfuerzo, su límite de fatiga está entre el 50 y el 60% de la
resistencia a la compresión estática para 2.000.000 de ciclos. Para otros tipos de aplicación de
esfuerzo como el esfuerzo de compresión por flexión en vigas de hormigón reforzado o de
tracción por flexión en vigas no reforzadas o en el lado de tracción de vigas reforzadas, el límite
de fatiga parece ser aproximadamente el 55% de la resistencia estática correspondiente. Sin
embargo, estas cifras deben usarse sólo como guías generales.

Se sabe que la resistencia a la fatiga del hormigón:

1 - Depende de su resistencia estática.

2 - Condiciones de humedad.

3 – Edad.

4 - Velocidad de aplicación de la carga.

Ciclo: Período de tiempo que acabado, se vuelve a contar de nuevo.

Si definimos amplitud de la oscilación como 2fa, la resistencia a la fatiga: fo podemos


determinar ingresando en el diagrama siguiente con la relación fu/fc hasta cortar la recta y de allí
con una horizontal determinar la amplitud relativa de oscilación.

Amplitud: Valor máximo que adquiere una variable de un fenómeno oscilatorio. En el


movimiento oscilatorio es el espacio recorrido por el cuerpo entre sus dos posiciones extremas.

15
Figura 2-7

Resistencia a la fatiga del hormigón en la zona de compresión para 2.10 6 = 2.000.000


oscilaciones.

2.3.6. DEFORMACIONES DEL HORMIGÓN

Las deformaciones del Hormigón son importantes para calcular las tensiones en el
interior del mismo de acuerdo a la ecuación constitutiva del material, donde la tracción es
función de la deformación a través de un coeficiente que para el caso específico del hormigón es
no lineal.

Ecuación Constituva: Ley de Hocke:

fc  Ec.c

El módulo de elasticidad E varía en función del nivel de tensiones y depende de varios factores:
1 – Edad del Hº.
2 - Tipo de agregados.
3 - Resistencia a compresión del hormigón, etc.
Las deformaciones que se generan en el hormigón las podemos clasificar en:

16
1 - DEPENDIENTE DE LAS CARGAS: Estas deformaciones se producen cuando se aplica una
carga exterior. Estas son:
1 - Deformación elástica instantánea : ci
2 - Deformación transversal :  .
3 - Deformación elástica diferida : cd
4 - Fluencia lenta : cu

2 - INDEPENDIENTE DE LAS CARGAS: Estas deformaciones se producen por características


propias del hormigón, no tienen una dirección definida y en general no dependen del estado
tensional. Estas deformaciones pueden ser:

1 - Retracción por fragüe.

2 - Variación de temperatura : t .

2.3.6.1 Deformación Elástica Instantánea

Es la deformación que se produce al momento de aplicación de la carga: En general se admite la


utilización de la ley de Hocke

f ´c  Ec.c

f ´c : Es la tensión de compresión en el hormigón.


c : Es la deformación unitaria o específica.

Ec : Es el módulo de elasticidad del hormigón, y se determina de acuerdo a lo establecido en el


punto 2.3.2.1 Ensayo de Compresión:

Ec  4.700. f ´c [Mpa.]

2.3.6.2 DEFORMACIÓN TRANSVERSAL

Cuando se comprime en una dirección, el hormigón al igual que otros materiales, se


expande en dirección transversal a la de aplicación del esfuerzo. La relación entre la deformación
unitaria transversal y la longitudinal se conoce como relación de Poisson:

ct

cl
 : Entre 0,15 y 0,25 se toma 0.20.
Y depende:
 De la resistencia del hormigón.
 De la composición del hormigón.
 Y de otros factores.

Para esfuerzos menores aproximadamente a 0,7 f´c, o sea el 70 % de f´c, la relación de Poissón
para el hormigón está entre 0,15 Y 0,25.
Ec
G kg .
[
2.(1   ) ]
cm.2
2.3.6.3 DEFORMACIÓN ELÁSTICA DIFERIDA Y FLUENCIA LENTA

Para algunos materiales de ingeniería, la resistencia y las relaciones esfuerzo: f´c -


deformación unitaria: ξc son independientes de la velocidad de aplicación y de la duración de la

17
carga, por lo menos para los intervalos usuales de cambios de esfuerzos, temperaturas y otras
variables. En contraste, la Figura 2 - 4 ilustra la pronunciada influencia del tiempo, en este caso
relacionado con la velocidad de aplicación de la carga, sobre el comportamiento del hormigón
bajo carga. La principal razón para esto es que el hormigón fluye plásticamente al estar sometido
a carga, mientras que el acero no presenta dicho flujo en las condiciones que predominan en
edificios, puentes y construcciones similares.

Figura 2-8: Curva de flujo plástico

Fluencia Lenta: es la deformación, es decir, un acortamiento plástico lento del Hº, a carga
constante que se mantiene en el tiempo.
cu : Flujo plástico: es la propiedad mediante la cual el material se deforma continuamente en el
tiempo cuando está sometido a esfuerzo o carga constante.

La naturaleza del proceso de flujo plástico se presenta en forma esquemática en la Figura


2 - 8, este hormigón, en particular, fue sometido a carga después de 28 días de fragüe,
obteniéndose una deformación unitaria instantánea : inst .
La carga se mantuvo luego por 230 días durante las cuales el flujo plástico: flujo
aumentó la deformación unitaria total hasta casi tres veces la deformación unitaria instantánea:
inst . Si la carga se hubiera mantenido aún más, la deformación hubiera seguido la curva
continua.
Si la carga se retira como aparece en la curva punteada, la mayor parte de la deformación
instantánea : inst . se recupera, y se rescata un poco de la parte correspondiente al flujo plástico,
si el hormigón vuelve a cargarse en una fecha posterior, a los 410 días, las deformaciones
instantánea y de flujo plástico vuelven a desarrollarse tal como se indica.

Para determinado hormigón las deformaciones por flujo plástico son casi proporcionales
a la magnitud del esfuerzo aplicado, Como aparece en la Figura 2 - 8, el flujo plástico continúa a
una tasa decreciente y termina después de dos a cinco años en un valor final que, según la

18
resistencia del hormigón y otros factores, alcanza aproximadamente de 1,2 a 3 veces la magnitud
de la deformación unitaria instantánea : cu  1,2  a  3.inst.

Si en lugar de aplicar la carga de manera rápida y luego mantenerla constante, ésta se


incrementa lenta y gradualmente, como en muchas estructuras durante y después de la
construcción, las deformaciones unitarias instantánea : inst . y de flujo plástico : cu ocurren de
modo simultáneo.
Este efecto es el que se exhibe en la Figura 2 - 4, es decir, que la diferencia previamente
analizada en la forma de la curva esfuerzo (f´ c) - deformación unitaria (ξc) para diferentes
velocidades de aplicación de carga, especialmente es el resultado de la deformación por flujo
plástico del hormigón.

Los factores que influyen en la fluencia lenta del hormigón son:

1 - Tensión inicial.

2 - Aumento de la finura del cemento.

3 - Aumento de la relación Agua – Cemento.

4 – Aumento de la relación Superficie – Volumen.

5 - Edad del hormigón al aplicar la carga.

6 - Humedad ambiente.

7 - Temperatura ambiente.

Para esfuerzos que no exceden la mitad de la resistencia del cilindro, las deformaciones
unitarias por flujo plástico son directamente proporcionales al esfuerzo.
Puesto que las deformaciones unitarias elásticas iniciales también son proporcionales, al
esfuerzo en este intervalo se puede definir el coeficiente de flujo plástico (creep coeefficient).

cu
Ccu 
ci

cu : Es el valor asintótico final de la deformación unitaria adicional por flujo plástico [
cm.
].
cm.

ci : Es la deformación unitaria inicial instantánea cuando la carga se aplica por primera vez. cm.
[ ].
Ccu: El coeficiente de flujo plástico también puede expresarse en términos del flujo plástico cm.
específico: cu definido como la deformación unitaria adicional, dependiente del tiempo, por
unidad de esfuerzo [MPa]. Puede demostrarse fácilmente que:

Ccu  Ec.cu

Los valores de la tabla siguiente son representativos, en condiciones promedio de


humedad, para hormigones sometidos a carga a la edad de siete días.
Deformación específica por fluencia lenta : cu
cu  f ´ci.cu

19
f´ci: Tensión inicial a tiempo cero, desde la retracción a un determinado tiempo fc
traccionado, menos f´c comprimido por la carga: N.

Parámetros representativos de flujo plástico

Las cargas sostenidas afectan no sólo la deformación unitaria : c sino también la


resistencia del hormigón : f ´c. La resistencia f´c se determina mediante ensayos con velocidades
normales de aplicación de la carga.
Ensayos realizados han demostrado que para prismas y cilindros de hormigón no
reforzado, sometidos a cargas concéntricas, la resistencia bajo carga sostenida es
significativamente menor que f´c, en el orden del 75 al 85% de f´ c para cargas que se mantienen
por un año o más. De esta manera, un elemento sometido a una sobrecarga sostenida que causa
esfuerzos de compresión de, por ejemplo, el 85% de f´c, puede fallar después de cierto tiempo
aunque la carga no se haya aumentado.

2.3.6.4 DEFORMACIÓN POR RETRACCIÓN DE FRAGUADO


Si el hormigón está expuesto al aire, la mayor parte de esta agua libre, con el tiempo, se
evapora, en cuyo caso la tasa y grado de secado dependen de las condiciones ambientales:

 De temperatura

 Y humedad.

A medida que el hormigón se seca, se retrae en volumen, probablemente por el desarrollo


de la tensión capilar del agua que permanece en el hormigón. En cambio, si el hormigón seco se
sumerge en agua, se expande y recupera la mayor parte del volumen perdido en la retracción
ocurrida
La tendencia de la retracción o hinchamiento crece con:

1 - Aumento del contenido de cemento.

2 - Aumento de la finura del cemento.

3 - Aumento de la relación Agua Cemento.


4 - Aumento de la relación Superficie/Volumen.

5 - Bajos niveles de humedad de curado.

20
6 - Aumento de la temperatura exterior.
La retracción de fraguado, que continúa durante varios meses a una tasa decreciente,
cuando no se controla de manera adecuada, puede causar grietas en losas, muros, etc. poco
agradables a la vista y, en general perjudiciales En estructuras estáticamente indeterminadas,
como en la mayor parte de las estructuras de hormigón, la retracción de fraguado puede causar
grandes esfuerzos y peligrosos. En hormigón preesforzado, conduce a pérdidas parciales en el
preesfuerzo inicial, por estas razones, es esencial minimizar y controlar la retracción de
fraguado.

El principal factor que determina la cantidad de retracción de fraguado final es el


contenido unitario de agua del hormigón fresco.

Esto se ilustra en la Figura 2-9 que muestra la cantidad de retracción de fraguado en


unidades de 0,001 cm/cm para diferentes cantidades de agua de mezcla. En todos los ensayos se
utilizaron los mismos agregados, pero además del contenido de agua, la cantidad de cemento se
modificó en forma independiente, desde 150 hasta 420 kg de cemento por m3 de hormigón.

Esta amplia variación en el contenido de cemento tubo apenas efectos menores en la


magnitud de la retracción de fraguado, en comparación con el efecto del contenido de agua, esto
se hace evidente al observar la pequeña amplitud de la franja que incluye todos los resultados de
los ensayos para la amplia variación en los contenidos de cemento. A partir de lo anterior, es
evidente que la principal manera para disminuir la retracción de fraguado es reducir el contenido
de agua del hormigón fresco al mínimo compatible con la manejabilidad requerida.

Además, un curado prolongado y cuidadoso resulta benéfico para el control de la retracción de


fraguado.

Figura 2 – 9: Efecto del contenido de agua en la retracción por fragüe.


Para hormigones normales, los valores de la retracción de fraguado final : shu , están
generalmente en el orden de:

21
shu  400 x10 6  a  800 x10 6 cm.
]. [
cm.
Estudios a largo plazo señalan que para hormigones preesforzados curados en ambiente
húmedo, la retracción de fraguado ocurrida un tiempo t después de los 7 días iniciales puede
predecirse en forma satisfactoria mediante la ecuación:

t p / Humedad  40 0 0
sht  .shu cm.
35  t [ ]. eprom.  15cm.
cm.

sht : [días ].
Es la deformación unitaria por retracción de fraguado en el tiempo t en
shu : El último valor después de un largo periodo.

2.3.6.5 DEFORMACIÓN POR CAMBIO DE TEMPERATURA

Como muchos otros materiales el hormigón se expande con un aumento de la temperatura


y se contrae con una disminución en la misma. Los efectos de cambios en el volumen son
similares a los causados por la retracción de fraguado, es decir, la contracción por temperatura
puede ocasionar agrietamientos objetables, en particular cuando se superpone a la retracción de
fraguado. Para estructuras indeterminadas, las deformaciones por cambios de temperatura
pueden causar esfuerzos altos y ocasionalmente dañinos.

El coeficiente de expansión y contracción térmica : depende:


t

1 - Tipos de agregados.

2 – De la riqueza de la mezcla.

Generalmente sé encuentra en el intervalo de 0,77 x 10-5 a 2.1 x 10-5 [cm/cm °C] para
agregados de piedra caliza y de barita respectivamente Para efectos del cálculo de esfuerzos y
deformaciones unitarias causados por cambios de temperatura se acepta generalmente como
satisfactorio un valor de 1 x 10-5 .

cm.
t  1x10 5 [
cm.o C
]
t  t.t
cm.
[ ]
cm.
t  t 2  t1
o
[ C]

2.4. ACERO

La resistencia útil a tracción como a compresión de los aceros comunes, es decir, la


resistencia a la fluencia: fy, es aproximadamente 15 veces la resistencia a la compresión del
hormigón: f´c estructural común ( fy  15. f ´c )y más de 100 veces su resistencia a la tracción fct.
( f 100. f ). Por otro lado, el acero es un material mucho más costoso que el hormigón.
y  En consecuencia
ct los dos materiales se utilizan mejor en combinación si el hormigón se
encarga de resistir los esfuerzos de compresión y el acero los esfuerzos de tracción.

22
De esta manera, en vigas de hormigón armado, el hormigón resiste la fuerza de
compresión, las barras longitudinales de acero de refuerzo colocadas cerca de la cara en tracción
resisten las fuerzas de tracción, y las barras adicionales (estribos) resisten los esfuerzos
inclinados de tracción adicionales causados por la fuerza cortante en las vigas.
A pesar de esto, el refuerzo también se utiliza para resistir fuerzas de compresión, como
en el caso de columnas de los primeros pisos de edificios altos. Incluso si no existiera esta
necesidad, se coloca una mínima cantidad de refuerzo en todos los elementos a compresión para
asegurarlos contra el efecto de pequeños momentos flectores accidentales que pueden agrietar y
también producir la falla de un elemento no reforzado.
Para lograr una efectiva acción del refuerzo, es esencial que el acero y el hormigón se
deformen en forma conjunta, es decir, es necesario que haya una adherencia suficientemente
fuerte entre los dos materiales para asegurar que no ocurrirán movimientos relativos entre las
barras de refuerzo y el hormigón circundante.
Esta unión se produce por la adhesión química relativamente fuerte que se desarrolla en
la interfase acero-hormigón, por:
1 - Rugosidad natural de la superficie de las barras de refuerzo laminadas en caliente.
2 - Por las estrías superficiales poco espaciadas con que se suministran las barras de
refuerzo, son barras corrugadas con el fin de proveer un alto grado de entrelazamiento de los dos
materiales.

El acero se utiliza de dos maneras diferentes en las estructuras de hormigón:


1 - Como acero de refuerzo.
2 - Como acero de preesfuerzo.
El acero de refuerzo se coloca en los encofrados antes de vaciar el hormigón. Los esfuerzos en el
acero, al igual que en el hormigón fraguado, se producen sólo por las cargas que actúan sobre la
estructura, excepto que la retracción de fraguado o causas similares generen posibles esfuerzos
parásitos. A estos aceros se los denomina Aceros para Hormigón Armado.
En contraste, en estructuras de hormigón preesforzado se aplican altas fuerzas de tracción al
refuerzo antes de que éste actúe en forma conjunta con el hormigón para resistir las cargas
externas y se los denomina Acero para estructuras de pretensado.

2.4.1. ACEROS PARA HORMIGÓN ARMADO – CIRSOC 201

Los primeros aceros fueron lisos, provenientes de laminación en caliente pero tenían el
inconveniente de producir fisuras anchas debido a la falta de adherencia que existía entre
hormigón y acero. Con el fin de aumentar el número de fisuras y reducir la abertura o fisuras se
realizaron los aceros conformados superficialmente.

Característica de los Aceros:

1 - Acero liso: Tienen baja resistencia: 220 MPa. Son de sección circular, sin tratamiento
de material y su superficie es lisa. Se presentan en rollos o en barras de 12 m. Se denominan con
la sigla AL.
2 - Aceros Conformados: Se presentan en rollos o más comúnmente en barras de 12 m.
Son aceros que se adhieren al hormigón mejor que los lisos porque cuentan con conformación o
tratamiento superficial (resalto o muecas). Diferentes fabricantes utilizan diversos patrones de las
muecas. Son de elevada resistencia: 420 Mpa.

Estos aceros se dividen en

23
o Acero de Dureza Natural: La resistencia se logra por aleaciones especiales.
Se los denomina DN. Se dividen en no soldables y soldables, estas últimas tienen
la ventaja de poder ser soldados sin perder sus características de resistencia, en la
denominación se le agrega una S.

o Acero de Dureza Mecánica: La resistencia se logra con un torsionado en frío del


acero. Al soldarse pierden el incremento de resistencia obtenido por torsión, por
este motivo el reglamento prohíbe cualquier procedimiento de soldadura
Se los denomina DM.

3 - Mallas de Acero: Barras de acero perpendiculares entre sí, con separaciones regulares
(cuadradas o rectangulares) y con sus uniones soldadas. Si las barras son lisas se denominan (IV-
L), si son perfiladas (IV - P) y si son Nervuradas (IV-N).

Malla Sima:
Acindar – 3 x 2 m. – Ø 4,2 mm. – Abertura: 15 x 20 cm. – Peso 6,50 kg.
Acindar – 6 x 2 m. – Ø 4,2 mm. – Abertura: 25 x 25 cm.
Acindar – 6 x 2 m. – Ø 4,2 mm. – Abertura: 15 x 25 cm.
Acindar – 6 x 2 m. – Ø 6 mm. – Abertura: 15 x 15 cm.

En las tablas siguientes se indican las principales características de las barras y de mallas
electro soldadas de acero para armaduras de estructuras de hormigón.

Figura 2-10

24
Distinta conformación superficial de barras de refuerzo

- Tablas 3 – 8 y 3 – 9 del CIRSOC 201


- Recubrimiento y protección contra el fuego punto 7.7.1/2/3/6

25
2.4.1.1 CURVAS ESFUERZO-DEFORMACIÓN UNITARIA

Las dos características numéricas principales que determinan los rasgos de una barra de
refuerzo son:
1 - Su punto de fluencia: fy, generalmente iguales en tracción y en compresión
2 - Módulo de elasticidad: Es.

Este último es casi el mismo para todos los aceros de refuerzo, pero no para los aceros de
pretensado, y se toma como Es = 210.000 [MPa.] Además, la forma de la curva esfuerzo: fs -
deformación unitaria: ξs y, en particular, la del tramo inicial tiene una influencia significativa en
el comportamiento de elementos de hormigón reforzado. Las curvas representativas esfuerzo: fs -
deformación unitaria: ξs de los aceros de refuerzo aparecen en la Figura 2-11. Las curvas
completas son las de la parte izquierda de la figura; al lado derecho se presentan los tramos
iniciales de las curvas ampliadas 10 veces.

Los aceros con bajo contenido de carbón, comunes para la curva de AL-220, muestran
una porción elástica seguida de una plataforma de fluencia, es decir, una porción horizontal de la
curva donde la deformación unitaria aumenta continuamente bajo esfuerzo constante Para estos
aceros, el punto de fluencia es el esfuerzo para el cual la plataforma de fluencia queda
claramente definida. Para deformaciones unitarias mayores, los esfuerzos comienzan a aumentar
de nuevo pero a una tasa menor, un proceso que se conoce como endurecimiento por
deformación. La curva tiende a hacerse horizontal cuando alcanza la resistencia a la tracción: ft.;
luego comienza a descender hasta que se llega a la rotura. Los aceros dulces de mayor
resistencia, es decir, aquellos con esfuerzos de fluencia de 420 MPa o mayores, tienen bien sea,
una plataforma de fluencia de mucha menor longitud o inician el endurecimiento por
deformación inmediatamente, sin que se presente ninguna fluencia continua a esfuerzo constante.
En este último caso, el Código CIRSOC especifica que el esfuerzo de fluencia fy debe
determinarse como el esfuerzo que corresponde a una deformación unitaria de 0,0035 (3,5 ‰),
como aparece en la Figura 2.11. Los aceros de baja aleación y alta resistencia rara vez presentan
alguna plataforma de fluencia y, por lo general, entran en proceso de endurecimiento por
deformación inmediatamente después de iniciada la fluencia.

Figura 2-11: Curvas representativo esfuerzo-deformación unitario para barras de acero

26
2.4.1.2 RESISTENCIA A LA FATIGA DEL ACERO

En puentes vehiculares, el acero al igual que el hormigón está sujeto a fatiga. En la fatiga
de metales, se forman una o más fisuras microscópicas después de que un ciclo de esfuerzos se
repite una cantidad suficiente de ocasiones. Estas fisuras de fatiga ocurren en puntos donde se
produce concentración de esfuerzos o donde presentan discontinuidades y aumentan de manera
gradual, con el incremento en la cantidad de ciclos de esfuerzos.
Esto reduce el área no fisurada de la sección transversal de la barra hasta que ésta se hace
demasiado pequeña para resistir la fuerza aplicada, entonces la barra falla de manera repentina y
frágil.

Para barras de acero se encuentra que la resistencia a la fatiga, es decir, el esfuerzo para el
cual una fluctuación de determinado esfuerzo entre fmáx. y fmín. puede aplicarse dos millones
de veces o más sin que origine falla, es casi independiente de la resistencia del acero.
También se encuentra que el intervalo de esfuerzos, es decir, la diferencia algebraica entre
el esfuerzo máximo y mínimo, f1 = fmáx + fmín que puede sostenerse sin que se presente falla
por fatiga, depende de fmín.

Asimismo, para barras corrugadas el nivel de concentración de esfuerzos en los puntos


donde las estrías se unen al cuerpo cilíndrico principal de la barra tiende a reducir el intervalo
seguro de esfuerzos. Esta concentración de esfuerzos depende de la relación r/h donde r es el
radio base de la estría y h es su altura. El radio r es el radio de transición desde la superficie de la
barra a la de la estría; se trata de un valor relativamente incierto que cambia con el desgaste de
los rodillos a medida que las barras se fabrican.

Con base en muchos ensayos se desarrolló la siguiente fórmula para diseño:

r
fr  3  0,05. fmín.  1,16. [Mpa.]
h

Donde fr: intervalo seguro de esfuerzos

fmín. : Esfuerzo mínimo; positivo si es tracción, negativo si es compresión[Mpa.]

r
: Relación entre el radio base y la altura de la estría laminada con rodillo, en la situación
h
común donde se desconoce r/h, se puede utilizar un valor de 0,3

Cuando las barras estén expuestas a regímenes de fatiga, deben evitarse las
concentraciones de esfuerzos como las producidas por soldaduras o doblamientos bruscos,
puesto que éstas pueden disminuir la resistencia a la fatiga.

2.5. INFLUENCIA DE DEFORMACIONES DEL HORMIGÓN EN COLUMNA DE


HORMIGÓN ARMADO

Veremos como calcular las deformaciones en los materiales Hormigón y Acero a partir de
deformaciones del hormigón como son la retracción o fluencia lenta.

27
Tenemos una columna de sección rectangular de área total bruta: A g = (b x h), con una
armadura longitudinal total: As distribuida homogénea mente en los vértices.

La sección de hormigón armado por efecto de retracción o fluencia lenta sufre al fraguar
una deformación ξs que se obtiene por diferencia entre la longitud inicial y la longitud final
alcanzada al cabo de un tiempo.

Si el hormigón estuviera sin acero, la deformación por fragüe la podríamos calcular y


sería igual a 

Al producirse esta deformación el acero es arrastrado, por la adherencia hormigón - acero


y comienza a sufrir una compresión generando una fuerza de sentido contraria, la pieza, por esta
razón queda en una posición intermedia, que es la final, con el hormigón traccionado ya que no
alcanzó a desarrollar toda la deformación y el acero quedo comprimido.

Por compatibilidad de deformaciones, adherencia perfecta entre hormigón y acero, tenemos:


  s  c
Ecuación 1

Por equilibrio de fuerzas tenemos que la resultante de compresión del acero: Ns debe ser igual a
la resultante de tracción del hormigón : Nc.

Ns  Nc Ecuación 2

N
f 
A
→ N  f .A → N   .E . A entonces

s.Es. As  c.Ec. Ac →
As Es
c  . .s
Ag Ec

Si definimos cuantía de armadura :  ,como la relación entre el área de acero sobre el área de
hormigón tenemos:
As

Ag

28
Y la relación de módulos de elasticidad como:

Es
n y c   .n.s Entonces como
Ec

  s  c Reemplazamos c nos queda:

  s   .n.s  s.(1   .n) Ecuación 3

Toda la deformación especifica longitudinal total unitaria esta en función de la deformación


específica longitudinal del acero.

De la ecuación 3, se obtiene despejando ξs:


s   COMPRIMIDO Ecuación 4
(1   .n)
La expresión anterior es negativa porque la armadura queda comprimida después del fenómeno
de Retracción o Fluencia lenta.
Como c   .n.s reemplazo s por la Ecuación 4

 .n.
c  TRACCIONADO Ecuación 5
(1   .n)

La expresión anterior es positiva porque el hormigón queda traccionado después del fenómeno
de Retracción o Fluencia lenta.

BIBLIOGRÍA DE CONSULTA

1 - Apunte de la cátedra de Hormigón Armado y Pretensado – Universidad Nacional de Córdoba


2 – Hormigón Armado – Oscar Möller
3 – Reglamento Argentino de Estructuras de Hormigón – CIRSOC 201
4 – Ejemplos de aplicación del reglamento Argentino de Estructuras de Hormigón para edificios
– CIRSOC 201

29