Está en la página 1de 4

José Ortega y Gasset – Historia como sistema – 4 ediciones – Revista Occidente – Madrid

1.

El hombre no tiene otro remedio que estar haciendo algo para sostenerse en la existencia. La
vida es quehacer.

Los cambios más poderosos de la humanidad son los cambios de las creencias. Todo diagnóstico
de un grupo humano empezará analizando las convicciones. De entre ella empezará a centrarse
en la creencia principal.

2.

La generación de su época es una que se cierne bajo el imperio del desencanto de la razón.

De la idea cartesiana el hombre empieza a creer que en el mundo se esconde un sustrato


racional que hay que revelar.

Fe viva y fe muerta

3.

La ciencia ha pasado de despertar fe viva a despertar fe muerta.

La ciencia usada está llena de problemas que se dejan intactos por ser incompatibles con los
métodos.

El progresismo que colocaba la verdad en un vago mañana ha sido el opio entontecedor de la


humanidad.

Debemos desistir de tratar al modo físico o naturalista lo humano. En otras palabras: el fracaso
de la razón física deja libre el acceso para la razón vital.

4.

El hombre no es una cosa, por lo tal no posee naturaleza.

Durante el naturalismo, salió el espiritualismo como atmósfera reaccionaria, y pretendieron


sustituir ciertos atributos como la especialidad, la fuerza, las manifestaciones sensoriales por
otros antagónicos, la cogitatio, la conciencia, el pensarse a sí mismo.

Robert Boyle: la naturaleza es la regla o sistema de reglas según la cual se comportan los
fenómenos, en suma, la ley.

Seguimos prisioneros dentro del círculo mágico que dibujó la ontología eleática.

Dejemos de pensar que lo real es lógico como supone Hegel, y entendamos que lo único lógico
es el pensamiento.

La idea no es auténtica realidad para el hombre, por lo contrario, es relativa a este.

7.

El hombre no es un cuerpo, que es una cosa, no es un alma que es una cosa; porque a fin de
cuentas el hombre no es una cosa, es un drama, su vida es puro acontecimiento

Frente al ser suficiente de la sustancia o cosa, la vida es el ser indigente, el ente que lo único que
tiene son menesteres.
El hombre es novelista de sí mismo, y escoge ser original o plagiario.

La libertad no es una actividad que ejercita el ente, el cual antes era un ente fijo; ser libre quiere
decir carecer de identidad constitutiva, no estar adscrito a un ser determinad; poder ser otro
del que se “era”.

Para hablar del ser-hombre, debemos hablar de un concepto no-eleático del ser. Lo único
“sustancial” es la variación.

8.

¿Lo que hemos sido actúa negativamente sobre lo que podemos ser?

La vida es historia personal e historia colectiva.

El pasado es el momento de identidad con el hombre, de lo que tiene de cosa, de inexorable, de


fatal.

El hombre no es, el hombre va siendo.

Ante la razón físico-matemática existe una razón narrativa o también llamada razón histórica.

Todo programa vital debe suponer los anteriores programas. Sólo así se explica que el pasado
influye negativamente sobre lo actual. Como capacidad negadora del pasado.

El hombre no tiene naturaleza, tiene historia; lo que la naturaleza es a las cosas, lo es la historia
al hombre.

El error del viejo progresismo estribaba en afirmar a priori que progresa hacia lo mejor. Esto
sólo podría decirlo a posteriori la razón histórica y concreta.

El pasado no está allí, en su fecha, sino aquí, en mi vida.

9. para descartes, verdad es aquel carácter específico del pensamiento en virtud del cual este
trasciende de sí mismo, y nos descubre el ser; nos pone en contacto con lo que no es él.

Razón de ser. Un hombre vale en la medida que sus actos son necesarios y no caprichosos. La
vida verdadera es inexorable invención. Por ello es necesario inventarse a sí mismo.

IDEAS PARA UNA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA

La historicidad del pensamiento se hace meritoria cuando trata con la misma agudeza aquello
que suele considerarse culminante y triunfal con aquello que es pobre y deslucido.

¿Es la historia del pensamiento una de las disciplinas más recientes?

La visión que se tiene de la historia del pensamiento es como la de un paisaje alpino en jornada
de neblina, sólo se ven las cumbres. Hace falta la geotécnica de la gran cordillera.

El estoicismo, el epicureísmo y el escepticismo.

La filosofía se ha desentendido de la historia de las ciencias. Se atribuye esto de alguna manera


a la influencia Cartesiana, que ambos discursos puedan ir por caminos paralelos y por momentos
separados.

¿El yo, nace después del tú?

No hay propiamente historia de las ideas.


Se deberá resolver la cuestión sobre el papel de la filosofía en la cultura. Cuan relevante se ha
podido ser.

Una historia del pensamiento universal no se puede entender fuera de una circunstancia
histórica que la hace patente y necesaria. Ya que la idea, es después de todo determinada acción
que el hombre realiza ante ciertas condiciones. No hay ideas eternas.

¿La realidad de una idea solamente es válida mientras funciona?

De los abstractos no hay historias, la consideración de las doctrinas como meramente doctrinas
se des temporaliza.

Lo más exacto de una doctrina es su fecha. Es inexacto querer hablar de historia si se elude
querer hablar de hombres y colectividades.

Evolución de la historia de la filosofía.

El autor ve la historia de la filosofía como la historia de los errores, de la discrepancia intelectual.

Filosofía y sociedad

La filosofía es también función de la vida colectiva, es un hecho social, o una institución. Es por
ello que no puede reducir la noción de historia de la filosofía a historia de las ideas, ni a la historia
de los sistemas de pensamiento.

¿Puede ser la filosofía una necesidad?, es por ello que debe ser llevado al estado que como tal
es relativo al poder público.

Autenticidad e inentautencidad de la filosofía.

El individuo encuentra a la filosofía en la sociedad (filosofía política), como forma que irriga las
relaciones entre sujetos; y el individuo encuentra la filosofía en la sociedad cuando esta la
encontró previamente en determinados individuos.

¿La historia de la filosofía como regreso?

El filósofo auténtico que filosofa, lo hace por íntima necesidad, no parte hacia una filosofía ya
hecha, sino que se encuentra, haciendo la suya.

Deletéreo

Tesaurizado

¿La filosofía es una tradición o un discontinuo?

La filosofía es el esencial intento de existir fuera de la tradición, esto se puede entender de una
manera de vivir no tradicionalmente. ¿Entonces entenderla como un progreso?

¿Se puede hablar de progreso en filosofía?

¿La historia que termina y no acaba?

Son Hegel y Comte quienes de alguna manera retoman el sentido absoluto de la historia. La
perspectiva histórica se invierte y ahora se trasforma en la historia de los aciertos.

Considerar definitiva la filosofía es separarla del tiempo.


¿Toda evolución se da en términos naturalistas y como tal la filosofía no puede estar exenta de
ella? ¿Se puede hablar de historia de la filosofía? Por ello se sumerge en el curso del tiempo.

Todo error es necesario.

Bebe del pozo y deja tu puesto a otro.