Está en la página 1de 82

FLORA MONTIBERICA

Vehículo de expresión del Grupo de Trabajo sobre la Flora del


Sistema Ibérico

Vol. 2 Valencia, IV-1996


FLORA MONTIBERICA
Publicación independiente sobre temas relacionados con la flora de la
Cordillera Ibérica (plantas vasculares).

Editor y Redactor general: Gonzalo Mateo Sanz. Departamento de


Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Doctor Moliner~ 50.
46100-Burjasot (Valencia)

Redactores Adjuntos: Carlos Fabregqt Llueca y Silvia López Udias

Comisión Asesora:
Antoni Aguilella Palasí
(Jardín Botánico. Universidad de Valencia)
Juan A. Alejandre Sáenz
(Herbario ALEJANDRE. Vitoria)
Manuel Benito Crespo Villalba
(Depto. de Ciencias Ambientales. Universidad de Alicante)
José María de Jaime Lorén
(Depto. de Historia de la Ciencia. Universidad de Valencia)
E1J1ilio Laguna Lumbreras
(Servicio de Protección de los Recursos Naturales. Generalidad Valenciana)
Isabel Mateu Andrés
(Depto. de Biología Vegetal. Universidad de Valencia)
Luis Miguel Medrana Moreno
(Instituto de Estudios Riojanos. Logroño)
Pedro Montserrat Recoder
(Instituto Pirenaico de Ecología. Jaca)
Antonio Segura Zubizarreta
(Herbario SEGURA. Soria)

Depósito Legal: V-5097-1995


Imprime: LLüRENS - Avda. Dr. Peset Aleixandre, 44. Valencia.

Portada: Saxifraga platyloba G. Mateo & M.B. Crespo, Fontqueria


24: 7 (1989)
(- S. cuneata auct., non Willd.), procedente del Cañón del río Lobos
(Ucero, Soria).
Editorial

EDITORIAL

Tras poco más de tres meses después talón al portador, o a nombre del redactor,
de la aparición del primer número de aunque los más cercanos pueden hacerlo,
Flora Montiberica, y cumpliendo con el para su mayor comodidad, directamente
anunciado proyecto de sacar varios fascí- en mano. Quienes deseen un acuse de
culos anuales, nos complace presentar ya recibo oficial, de esa cantidad y para ese
el segundo. fin, por parte de la redacción, se ruega lo
hagan saber a la misma, para que se lo
Durante este tiempo hemos tenido que haga llegar.
trabajar bastante para conseguir apalabrar
el primer consejo editorial, que corres- También se recuerda a las institucio-
ponde al que aparece en la contraportada nes o incluso particulares, que promuevan
de este volumen; preparar el grueso de los publicaciones similares, que estamos
artículos, ya que la rápida salida de este interesados en mantener intercambio con
número no ha dado tiempo a muchos a todas ellas, incluso en el caso de que
enviar sus anunciadas colaboraciones; y solamente se edite un volumen anual.
ultimar su contenido, enviando copias a
los asesores, pasando a limpio las co- Hay quienes se han sorprendido de
rrecciones, enmaquetando los textos, etc. que no se haya acudido al amparo insti-
tucional. Existen muchas y buenas publi-
Tras las convenientes conversaciones caciones promovidas por instituciones
y reflexiones al respecto hemos decidido públicas, pero cuyo apoyo económico
sacar durante este año 3 números (meses llega de modo demasiado irregularmente
IV, IX y XII), procedimiento que, mien- para asegurar su buen funcionamiento.
tras no se informe en contra, se mantendrá Aquí hemos apostado, no irreversible-
en lo sucesivo. mente, pero sí como procedimiento de
partida, por la independencia de las insti-
Los costes de edición no son muy ele- tuciones, lo que nos ha permitido salir con
vados, dada la modalidad sencilla de rapidez, evitando largas gestiones y
presentación, pero deberán ser asumidos burocracia enlentecedora. Así, hemos
por los suscriptores para asegurar la tirado adelante contando con las propias
viabilidad del proyecto, ya que no se fuerzas y basándonos en la sencillez de
cuenta con financiación exterior. La sus- presentación, que permite unos bajos
cripción para el total del año ascenderá a costes de edición, recuperables mediante
1.500 pts (500 por número), tal como ya una módica suscripción asumible por
se adelantaba en el primer número. Se cualquiera.
ruega a los suscriptores hagan llegar a la
redacción dicha cantidad global antes de Animamos a las instituciones, los co-
final de año evitando el giro postal (que legas y los apasionados de la botánica a
obliga a ir a recogerlos uno a uno a co- que se apunten a la lista de suscriptores.
rreos) y las transferencias bancarias (más Es comprensible que ante un único primer
difíciles de controlar sin contar con per- número, que se presenta sin apoyos
sonal dedicado a ello). Se sugiere como institucionales, se desconfíe de la viabili-
procedimiento más cómodo el envío de un dad del proyecto; pero ahora, con el se-

1
Flora Montiberica 2 (1996)

gundo en la calle, creemos que podemos 4. Arán Redó, Vicente J. Instituto de


difundir mejor nuestra total seguridad y Química Médica. C.S.I.C. C/ Juan de La
confianza en su futuro. Cierva, 3. 28006-MADRID.
5. Benedí González, Carles. Deptar-
No se trata de una aventura mal tament de Productes Naturals i Biologia
calculada, ni de un capricho o frivolidad Vegetal. Facultat de Farmàcia. Universitat
momentánea, como algunos pueden haber de Barcelona. Avda. Diagonal s/n. 08028-
pensado. Este es un proyecto a largo BARCELONA.
plazo, que no va a defraudar a quienes han 6. Benito Alonso, José Luis. Instituto
creído en él desde el primer momento; lo Pirenaico de Ecología. Apartado 64.
que sinceramente queremos aprovechar 22700-Jaca (HUESCA).
para agradecerles, y cuya relación es la 7. Benito Ayuso, Javier. C/ Doctor
siguiente: Múgica, 26, 2º B. 26002-LOGROÑO.
8. Bernal Barranco, Francisco. C/
Eras, 7. 50269-Morata de Jalón (ZARA-
SUSCRIPTORES DE FLORA GOZA).
MONTIBERICA 9. Bueno Sancho, Luis Miguel. C/
Duquesa Villahermosa, 119, esc. 3ª , 11º
D. 50010-ZARAGOZA.
La presente lista incluye aquellos par- 10. Caballer Tamarit, María Am-
ticulares o instituciones que, a fecha de paro. Departamento de Biología Vegetal.
15-III-1996, han manifestado su deseo de Facultad de Ciencias Biológicas Uni-
suscribirse a Flora Montiberica; lo que versidad de Valencia. Avda. Doctor Mo-
corresponde a algo más de la mitad de los liner, 50. 46100-Burjasot (VALENCIA).
que recibieron en XII-95 la edición del 11. Carrasco de Salazar, María An-
volumen 1º. Por ello esta vez se manda drea. Departamento de Biología Vegetal,
este segundo volumen solamente a ellos. 1 Facultad de Ciencias Biológicas. Uni-
Quienes deseen recibir los próximos versidad Complutense. 28040-MADRID.
números, o incluso los dos primeros, 12. Carreras Ruiz, José Miguel. C/
pueden hacerlo saber a la redacción por Pedro II el Católico, 31, 3º F. 50010-
escrito para formalizar su suscripción. ZARAGOZA.
13. Carretero Cervero, José Luis.
Departamento de Biología Vegetal. E. T.
1. SUSCRIPCIONES ORDINA- S. Ingenieros Agrónomos Universidad
RIAS (Sin intercambio) Politécnica. Camino de Vera, 14. 46020-
VALENCIA.
1. Aguilella Palasí, Antoni. Departa- 14. Crespo Villalba, Manuel Benito.
mento de Biología Vegetal. Facultad de Departamento de Ciencias Ambientales y
Ciencias Biológicas Universidad de Va- Recursos Naturales. Universidad de Ali-
lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- cante. Apartado 99. 03080-ALICANTE.
Burjasot (VALENCIA). 15. Departamento de Biología Ve-
2. Aizpuru, Iñaki. Sociedad de getal. Universidad de Alcalá de Henares.
Ciencias Aranzadi. Departamento de Campus Universitario. Carretera Madrid-
Botánica Plaza de Ignacio Zuloaga Barcelona, Km. 33,6. 28871-Alcalá de
(Museo). 20003-SAN SEBASTIÁN. Henares (MADRID).
3. Alejandre Sáenz, Juan A. C/ 16. Fabregat Llueca, Carlos. Depar-
Txalaparta, 3-1º Izda. 01003-VITORIA. tamento de Biología Vegetal. Facultad de

2
Editorial

Ciencias Biológicas Universidad de Va- Avda. Doctor Moliner, 50. 46100-Burja-


lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- sot (VALENCIA).
Burjasot (VALENCIA). 29. Martínez Cabeza, Alfredo. C/
17. Ferrer Plou, Javier. Departa- Extramuros, 18. 50269-Chodes (ZARA-
mento de Paleontología. Facultad de GOZA).
Ciencias Geológicas. Universidad de 30. Martínez Ortega, Montserrat.
Zaragoza. 50009-ZARAGOZA. Departamento de Biología Vegetal. Fa-
18. García Navarro, Emilio. Depar- cultad de Biología. Universidad de Sala-
tamento de Biología Vegetal. Facultad de manca. 37007-SALAMANCA.
Ciencias Biológicas Universidad de Va- 31. Mateo Sanz, Gonzalo. Departa-
lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- mento de Biología Vegetal. Facultad de
Burjasot (VALENCIA). Ciencias Biológicas Universidad de Va-
19. González Cano, José Manuel. lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100-
Servicio Provincial de Agricultura, Ga- Burjasot (VALENCIA).
nadería y Montes. C/ San Francisco, 27, 32. Mateu Andrés, Isabel. Departa-
1º. 44071-TERUEL. mento de Biología Vegetal. Facultad de
20. Guara Requena, Miguel. Depar- Ciencias Biológicas. Universidad de Va-
tamento de Biología Vegetal. Facultad de lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100-
Ciencias Biológicas Universidad de Va- Burjasot (VALENCIA).
lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- 33. Medrano Moreno, Luis Miguel.
Burjasot (VALENCIA). C/ Vara de Rey, 60, 4º Izda. 26002-LO-
21. Hernández Viadel, Mª Luz. C/ GROÑO.
Matías Valero, 6. Landete (CUENCA). 34. Mercadal Ferreruela, Nuria
22. Herranz Sanz, José María. De- Eva. C/ Silvestre Pérez, 4, 4º B. 50002-
partamento de Ciencia y Tecnología ZARAGOZA.
Agroforestal. E.U. Politécnica. Ctra. de 35. Montamarta Prieto, Gonzalo.
las Peñas, km. 3'1. 02006-ALBACETE. 42171-La Rubia (SORIA).
23. Jaime Lorén, José María de. C/ 36. Montserrat Recoder, Pedro.
Méndez Núñez, 22. 46011-VALENCIA. Instituto Pirenaico de Ecología. Apartado
24. Jaime Lorén, Chabier de. C/ El 64. 22700-Jaca (HUESCA).
Justicia, 7, 1º B. 44200-Calamocha 37. Moreno Valdeolivas, José Ma-
(TERUEL). ría. C/ Tenor Marín, 3, 2º-5ª . 44002-
25. Laguna Lumbreras, Emilio. TERUEL.
Servicio de Protección de los Recursos 38. Muñoz, María Dolores. Departa-
Naturales. Generalitat Valenciana. C/ Ar- mento de Biología Vegetal. Facultad de
quitecto Alfaro, 39. 46011-VALENCIA. Ciencias Biológicas Universidad de Va-
26. López Udias, Silvia. Departa- lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100-
mento de Biología Vegetal. Facultad de Burjasot (VALENCIA).
Ciencias Biológicas Universidad de Va- 39. Peris Gisbert, Juan Bautista.
lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- Departamento de Biología Vegetal. Fa-
Burjasot (VALENCIA). cultad de Farmacia. Universidad de Va-
27. Marco Barea, Ángel. C/ Segorbe, lencia. Avda. Vicent Andrés Estellés s/n.
5, 2º. 44002-TERUEL. 46100-Burjasot (VALENCIA).
28. Marín, Francisco. Departamento 40. Pisco García, Juan M. Agencia
de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Comarcal del INSS. Plaza de España, 10.
Biológicas Universidad de Valencia. 19300-Molina de Aragón (GUADALA-
JARA).

3
Flora Montiberica 2 (1996)

41. Pyke, Samuel. C/ Isla de Ibiza, 3, su interés en mantener intercambio con


1ºD. 50014-ZARAGOZA. Flora Montiberica:
42. Rosselló Picornell, Josep Antoni.
Departamento de Biología Vegetal. Fa- 1. ANALES DEL JARDÍN BOTÁ-
cultad de Ciencias Biológicas. Universi- NICO DE MADRID. Real Jardín Bo-
dad de Valencia. Avda. Doctor Moliner, tánico. Plaza de Murillo, 2. 28014-MA-
50. 46100-Burjasot (VALENCIA). DRID.
43. Segura Zubizarreta, Antonio. C/ 2. BOTÁNICA CANTÁBRICA.
Sagunto, 14, 4ºA. 42001-SORIA. Enrique Loriente Escallada. C/ Castilla,
44. Serra Laliga, Lluís. Departa- 53. 39009 SANTANDER.
mento de Ciencias Ambientales y Recur- 3. ESTUDIOS DEL MUSEO DE
sos Naturales. Universidad de Alicante. CIENCIAS NATURALES DE ÁLA-
Apartado 99. 03080-ALICANTE. VA. Instituto Alavés de la Naturaleza. C/
45. Solanas Ferrándiz, Josep Lluís. Pedro de Asúa, 2, 3º. 01080-VITORIA.
Partida del Raspeig, 22-N. 03690-San 4. FOLIA BOTANICA MISCEL-
Vicente del Raspeig (ALICANTE). LANEA Departament de Biologia Ve-
46. Soler Marí, Jaume X. Departa- getal. Facultat de Biologia Universitat de
mento de Biología Vegetal. Facultad de Barcelona. Avda. Diagonal, 645 08028
Ciencias Biológicas. Universidad de Va- BARCELONA.
lencia. Avda. Doctor Moliner, 50. 46100- 5. ILERDA. Institut d'Estudis Iler-
Burjasot (VALENCIA). dencs. Biblioteca-Hemeroteca. Plaça
47. Torres Sanchis, Sonia. Avda. Catedral s/n. 25002-LLEIDA.
Primado Reig, 124, 42B. VALENCIA. 6. OTAKA. Instituto Alavés de la
48. Vila León, Ana. C/ Castellón, 20, Naturaleza. C/ Pedro de Asúa, 2, 3º.
3ª . VALENCIA. 01080-VITORIA.
49. Villar Pérez, Luis. Instituto Pire- 7. STVDIA BOTANICA. Departa-
naico de Ecología. Apartado 64. 22700- mento de Biología Vegetal. Facultad de
Jaca (HUESCA). Farmacia. Universidad de Salamanca.
Avda. Campo Charro s/n. 37007-SA-
LAMANCA.
2. PUBLICACIONES QUE 8. XILOCA. Centro de Estudios del
Jiloca. Apart. 38. Calamocha (TERUEL).
SE OFRECEN EN
9. ZUBÍA. Instituto de Estudios Rio-
INTERCAMBIO janos. C/ Calvo Sotelo, 15. 26071-LO-
GOÑO.
Este segundo listado comprende los
suscriptores que editan una publicación
científica, con contenido al menos par- .
cialmente botánico, que han manifestado

4
·
1

Flora Montiberica 2: 5-15 (IV-1996)

LA RED DE RECOLECTORES DE CARLOS PAU


COMO CONTINUACIÓN DE LA "AGENCIA DE
CASTELSERÁS" DE FRANCISCO LOSCas

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se comenta cómo Carlos Pau se cruza en el camino de Francisco Loscos


en los últimos años de vida de éste, llevándole las círcunstancias y su propio empuje a li-
derar al grupo de botánicos y afiéionados que actuaban hasta entonces como corresponsales
de La "Agencia de Castelserás" que ·Loscos coordinaba. Igualmente se alude a los
componentes de dos genereciones posteriores que se incorporan más tarde al grupo de co-
rresponsales que se forman en la botánica a la sombra del farmacéutico de Segorbe.

SUMMARY: The relationships between Francisco Loscos and his group of corres-
pondents with Carlos Pau are commented. Also we report the list of professional and
amateur botanists wich soon and long aftern:ards were incorporated into this team.

1. INTRODUCCIÓN celebrar su verdadero primer aniversario


de nacimiento (que habría sido en 1957),
La figura de Carlos Pau fue glosada a con algún acontecimiento científico de
su muerte en algunas semblanzas breves relevancia, o al menos la edición de algún
(MAS-GUINDAL, 1942; CASADEVAN- número extraordinario de revista. Escu-
TE, 1942) o biografias más o menos driñando el volumen de la revista Anales
sesgadas por la ideología dominante de la del Instituto Botánico Cavanilles (ahora
época (BELLOT, 1942). Desde entonces del Jardín Botánico de Madrid) corres-
permaneció largos años en el olvido, si se pondiente al año 1957, prácticamente la
exceptúa el homenaje que tuvo lugar en única revista botánica española de regular
1955 en Segorbe, acto más social que publicación de la época, tampoco vemos
científico, tal como nos lo describen con ninguna referencia al aniversario de Pau.
cierto detalle FERNÁNDEZ GALIANO Lo que sí aparece es, en' la de 1960, la
(1960) y LLOPIS (1993: 370-383), colo- reseña del efimero paso por Segorbe de
fón de un viaje por Aragón plagado de los expedicionarios de la II Reunión de
homenajes a botánicos aragoneses (Lá- Botánica Peninsular; comentándose algu-
zaro, B. Vicioso y Calavia en Calatayud, nos de los actos protocolarios que se
Lagasca en Encinacorva, Zapater en llevaron a cabo el día 29 de junio de 1955
A1barracín, Loscos y Pardo en Temel). Lo con tal motivo, concretados sobre todo a
cierto es que se perdió la ocasión de los discursos del alcalde de Segorbe y M.

5
Flora Montiberica 2 (1996)

Losa (que se transcriben) y los de Font una mayoría cualificada de botánicos


Quer y Rozeira, que se omiten. Resulta , españoles.
significativo ver cómo, a continuación, y Ese contacto, aparentemente casual,
en dicho número de los Anales, se insertan iniciado entonces con la figura de Pau y
una serie de biografias o semblanzas, más con el pueblo de Segorbe, vendría a fruc-
o menos detalladas e ilustradas, de Asso, tificar años más tarde, en que se nos con-
Echeandía, Lagasca, Ballarín, Par-do, cedía una beca para el estudio de la co-
Loscos, Zapater, Campo y Lázaro; al rrespondencia recibida por Pau y deposi-
término de lo cual aparece una fotografia tada en el Instituto Botánico de Barcelona.
de Pau, que parece debería acompañar a Una vez concluido ese estudio preparamos
un análisis biográfico, que el indicado un detallado informe que actualmente se
contexto parecía pedir, pero que no se encuentra a la espera de ser publicado por
llegó a escribir o no se quiso publicar. el indicado Centro de Estudios del Alto
Ese escaso interés que parece suscitar Palancia (MATEO, inéd.).
una figura del relieve de la que estamos El análisis de tan abundante corres-
comentando no parece quedarse c~mo pondencia da mucha luz sobre numerosos
algo del pasado, ya que hace pocos años aspectos de la Historia de la Botánica
(1987) se celebraba su segundo primer española de finales del siglo XIX y prin-
centenario, el de su muerte, acaecida en cipios del XX. De entre las muchas re-
1937. Ante tal acontecimiento la citada flexiones que sugiere el estudio atento de
revista, ahora dirigida por un equipo bien esa importante documentación, mayori-
diferente, tampoco hace mención alguna a tariamente inédita, queremos destacar aquí
la circunstancia; en lo cual le acompañan una que nos importa de modo muy
al unísono todas las ya numerosas revistas especial por lo que de actualidad tiene y
regulares de botánica de nuestro país. de modelo para nuestra propia actividad
- Solo un tímido eco de este aniversario presente en la investigación botánica. Se
se deja oír, y es en el mismo Segorbe, trata de su labor como coordinador de una
coincidiendo con los días 8 y 9 de mayo, importante red de recolectores y
en que se celebraba el exacto centenario aficionados, gracias a lo cual desarrolló,
del fallecimiento; a través del humilde en la práctica una especie de cátedra
congreso celebrado al amparo· del Centro popular abierta, que contribuiría decisi-
de Estudios del Alto Palancia, y agluti- vamente a la formación botánica e incluso
nado por el biólogo y farmacéutico ara- a laprofesionalización de numerosos e
gonés José María de Jaime, con vínculos importantes especialistas de finales del
en esa ciudad. Con tal motivo se publicó pasado y siglo y primera mitad de éste.
una interesante obra sobre la vida y obra Pero esa labor, no remunerada y, en
de Pau (de JAIME, 1987) Yunas actas con principio, desarrollada con \una generosi-
las ponencias del mencionado congreso dad y diligencia que cuesta 'creer a quien
(AUCT. PL., 1987). no ha leído esa exhaustiva e incontestable
El que escribe tuvo el honor y la for- documentación de primera mano a que nos
tuna de estar presente, y colaborar con sus estamos refiriendo, le revierte a él el
escasas posibilidades, en aquella ocasión; beneficio de los envíos regulares de plan-
pero también tuvo que pasar la vergüenza taS de los más variados orígenes; gracias a
de ver el modo en que una vez más se
olvidaba y menospreciaba, con la ausencia
y el desinterés, la memoria de tan singular
figura de la botánica española por parte de
lo cual pudo llegar a estar en condiciones
de elaborar el que fue probablemente el
herbario privado más completo y valioso
que se ha formado en nuestro país, y con
I
1

6
MATEO: La red de recolectores de Carlos Pau como continuación de la "Agencia de Castelserás" '"

ese valioso material en su poder tener la medios rurales, ~ue .~e él dependían para
visión de conjunto más completa que en su la .bu.ena determ.maclon y difusión de sus
época tuvo nadie sobre la flora española. pnnclpales hallazgos.
Pese a su juventud (29 años) ya des-
taca Pau de entre los componentes de ese
2. PRIMERA GENERACIÓN grupo, como prueba el hecho de que, en
carta del 16-VI-1886, le indique Loscos
2.1. Francisco Loscos que le ofrece algo tan desacostumbrado en
Para llegar a las metas alcanzadas por él como una sección en el mencionado
Pau fue decisivo el cruce en su camino de suplemento 8°, para que ponga en ella lo
Francisco Loscos. En reciente publicación que desee, sin que él vaya a intervenir en
(MATEO, 1995) ya destacábamos que su contenido. Lo cierto es que no nos
uno de los principales méritos científicos consta que esto lo hiciera con nadie pre-
viamente.
de Carlos Pau estribó en haber sabido dar
continuidad a la obra iniciada por Loscos a
mediados del siglo pasado, quien aglutinó 2.2. Zapater y Gandoger
a un grupo de aficionados y naturálistas de Ese año había pasado Pau los meses de
Aragón y regiones periféricas agosto y septiembre en Gea de Albarracín,
ilusionándoles en un proyecto colectivo aprovechando esta estancia para visitar a
concreto abarcable: la Flora de Aragón. uno de los más destacados y mejor
Ello comienza a fraguarse ya en vida relacionado de los corresponsales de
del propio Loscos. Éste, ya enfermo y Loscos, Don Bernardo Zapater, naturalista
cansado, escribe a Pau (6-V-1886), con muy completo cuyo área principal de
quien mantenía una recién comenzada especialidad era la entomología~ lo cual
pero densa correspondencia (27 cartas en rememora con emoción al volverse a ver
menos de dos años) pese a la fuerte dife- 16 años más tarde (PAU, 1903). En sus
rencia de edad (casi 35 años mayor que desplazamientos a Albarracín tuvo ocasión
él), que va a cerrar para siempre la agencia de establecer relaciones científicas directas
de Castelserás y le ruega no le haga más con Zapater y estudiar su herbario, a lo
envíos de plantas, cosa que expone que alude por primera vez en artículo
también públicamente en su 8° suplemento aparecido en la revista turolense La
al Tratado de las plantas de Aragón Asociación eI30-X-1886, unos pocos días
(LOSCOS, 1886: 101). En dicha antes del fallecimiento de Loscos (PAU,
publicación añade que Pau le contestó 1886a).
lamentando mucho tal decisión e indi- Tras este contacto Zapater comienza a
cándole que enviaría el grueso de sus enviar paquetes de plantas a Pau, aún en
recolecciones a Gandoger para que se las vida de Loscos, probablemente inducido
revisase, de lo cual se felicita entre elogios por la inflexible postura de éste en el tema
al francés, y supone que similar camino del cierre de la agencia. Así, en posterior
seguirán otros de sus corresponsales como carta a Pau (l 0-XIl-1886), asegura no
Zapater, Martín o Badal. haber recibido respuesta de sus dos o tres
Sin embargo el futuro resultó muy di- últimos envíos de plantas. Uno de los
ferente al imaginado por Loscos, quien beneficios que obtiene de este contacto el
moría poco después (20-XI-1886) dejando sacerdote de Albarracín es el envío de
tras de sí un grupo de interesados por la insectos de los alrededores de Segorbe,
Botánica, en su maY0lÍa sacerdotes y como se deduce en el texto de sus obras
profesionales sanitarios afincados en (cf. ZAPATER & KORB, 1892).

7
-,,
;o

Flora Montiberica 2 (1996)

Esta relación, de profundo respeto y Poco después (16-VI-1887) recibe Pau


admiración mutua, sorprendente entre una carta del que fuera el más admirado
hombres de generaciones tan diferentes por Loscos, en sus últimos años, de entre
(Zapater era de la misma edad que Los- sus corresponsales, el padre Badal, a quien
cos) se mantendrá hasta la desaparición de se refiere en sus escritos con frecuencia en
Zapater dos décadas más tarde; llegando a tonos muy elogiosos. Contesta a otra
decir de él PAU (1895a) que "sin anterior de Pau en que éste le mandaba un
exageración afirmo que figura a la cabeza paquete de 50 muestras y le solicitaba
de los primeros herborizadores españoles. iniciar intercambios regulares de plantas
Es fácil que Loscos, Costa, Vayreda, etc., desecadas.
no hayan recogido el número de formas Algunos pasajes de esta carta resultan
que el señor Zapater". muy significativos de cara a entender el
Durante esta temporada nos queda la proceso que estamos tratando de rememo-
duda de cuál era la postura de am.bos rar. ASí, asegura que desde la muerte de
frente a Gandoger, a quien, según todos Loscos no había welto a trabajar en Bo-
los datos disponibles, parecen haber ad- tánica (importancia del factor aglutinante y
mirado y respetado hasta hace poco.' Pero la presencia del profesional que analice,
al pocó tiempo parecen decantarse en su valore y de salida a los descubrimientos),
contra. Así Zapater escribe a Pau el 12- pero al recibir su carta y paquete de plan-
IV-1887 sugiriéndole que adquieran ellos o tas se animó tanto que empezó de nuevo a
el herbario de Loscos antes de que pueda herborizar (sin pretenderlo está Pau sem-
pasar a manos de Gandoger, que ha mos- brando con su afición y entusiasmo nuevos
trado interés en dicha operación. bríos en veteranos aficionados que podrían
De todos modos parece que este ser por edad sus padres). Se alegra de que "i

asunto queda pronto descartado del todo, no le hubiera escrito antes, en vida .de ,!
pues en carta de 16-6-1887, escrita por el Loscos, a· quien califica de "muy celoso",
padre Badal, leemos que éste se alegra de suponiendo que tal comportamiento habría
que Pau haya comprado el herbario de sido mal visto por el infatigable pero
Loscos. Además, en otra fechada el 26- susceptible tierrabajino.
IV-1890, escribe el propio M, Willkomm a Durante un año continúa la relación
Pau con severas críticas, en términos muy epistolar con ambos. Las diferencias con el
explícitos, contra Gandoger y su obra caso de Zapater son claras. Éste es antes
Flore de l'Europe, que colaboraría a que nadaentomólogo, \pero su afición
terminar de disuadirle de relacionarse con naturalística le lleva a reCoger igualmente
él. A tal efecto es de destacar que en todo plantas, con afán de dar a conocer a la
el rico fondo epistolar pauano consultado, comunidad científica el patrimonio. de su
no aparece ninguna carta enviada por tierra, sin solicitar a cambio que Pau le
Gandoger, 10 que contrasta con sus mande otras plantas en contestación, por
iniciales intenciones y primeros envíos de lo que será él mismo quien marque su
años atrás, así como con las frecuentes propio ritmo de recoleccione~. Pero Badal
alusiones en sus primeras publicaciones a es sólo botánico, por lo que sí se plantea
determinaciones o confirmaciones de sus entre ellos un intercambio de plantas. Lo
determinaciones a cargo de éste (PAU malo es que no se encuentra con las
1886a, 1886b). energías, el empuje o el tiempo libre de
Pau, por 10 que pronto se ve desbordado
2.3. Antonio Badal en esa tarea.

8
MATEO: La red de recolectores de Carlos Pau como continuación de la "Agenda de Castelserás" ...

El 13-XI-1887 escribe a Pau acusando que manda a publicar a El Semanario


recibo de su segundo paquete de plantas, Farmacéutico (15-VIII), al no conocer su
pero avergonzado de que él aún no le ha dirección, matizando unas observaciones
mandado nada. Por otro lado Pau publica de éste sobre la flora de Calatayud. La
numerosos artículos en esos años, y ya contestación de PAU (1892) no se hace
descollando como botánico de prestigio, esperar, apareciendo al mes siguiente (15-
mientras Badal, como los otros corres- IX) en el mismo periódico. Con una
ponsales, se mantiene en situación de humildad y diplomacia encomiables, que
segundo plano, similar a la de años antes. contrasta con la fama de huraño y
Así, a no tardar, va a ocupar Pau un lugar resentido que algunos sectores le han
de todo punto análogo al que antes ocu- querido endosar, da la vuelta a los
para el propio Loscos. reproches que le hace Vicioso, afirmando:
Concretamente es significativo que "Bendita sea la hora que un descuido mío
Badal sugiera a Pau, pocos años más motivó sus trabajos. Ahora ya le
adelante (19-XII-1891), que incluya el conocemos, y espero que no será la última
catálogo de las plantas que le manda en vez que tengo el gusto de leer cosa suya" .
alguna de sus publicaciones, en lugar de Este ya es un hombre de su genera-
intentar hacerlo él mismo. Como era su ción, sólo le lleva siete años y en adelante
costumbre acabaría haciéndolo tras su mantendrán varias décadas de estrecha
detenido estudio (PAU 1900). amistad y colaboración. Pronto aparecerá
el primer fruto de esta colaboración, tras
2.4. Ruiz Casaviella estudiar los contenidos de los primeros
Tras Badal se incorpora, como corres- paquetes de plantas que le manda el ara-
ponsal (19-III-1988) y recolector, otro de gonés (PAU 1894a).
los veteranos corresponsales de Loscos, el Da la impresión de que todavía no
farmacéutico burgalés Juan Ruiz Casa- dispone de más recolectores regulares que
viella, establecido en la localidad navarra le envíen sus muestras para que se las
de Caparroso. estudie, siendo mayor el número de pro-
Algo más joven que Loscos y Zapater fesionales españoles y extranjeros con los
todavía llevaba unos 23 años a Pau y se que intercambia en plano de igualdad o
conservan 12 cartas por él enviadas entre incluso de discípulo a maestro. Así vemos
1888 y 1895, poco antes de la muerte de que ese mismo año indica Pau (1894b),
Casaviella en 1897. Todas ellas están hablando de los claveles de su herbario,
remitidas desde Caparroso y versan sobre que dispone en él de muestras recogidas
envíos de plantas y comentarios sobre los por Zapater, Vicioso, Badal y Ruiz Ca-
resultados de las determinaciones de Pau, saviella, mas otras de sus colegas catalanes
que, por otro lado, podemos seguir la Vayreda, Cadevall y Trémols o ex-
pista a lo largo de casi toda su bibliografia tranjeros, como Reverchon, Timbal-
posterior. Lagrave, Lomax., Porta y Rigo, etc.

2.S. Benito Vicioso 2.6. Juan Benedicto


En 1892 aparece en escena uno de los El siguiente en aparecer es Juan Be-
personajes más importantes en la biografía nedicto, farmacéutico de la población
de Pau. Se trata de Benito Vicioso Trigo, turolense de Monreal del Campo, también
farmacéutico de Calatayud. Su contacto se de su misma generación, que se incorpora
inicia de modo indirecto, a través de una a la lista de sus corresponsales el 21-XII-
carta abierta a Pau (B. VICIOSO, 1892) 1894, probablemente por intermedio de

9
Flora Montiberica 2 (1996)

Zapatero En los años inmediatos destacará Al margen de la posible pérdida de


--como uno de los más asiduos emisores de alguna misiva entre ellos su incorporación
cartas y paquetes con muestras de plantas, a la relación epistolar con Pau es tardía, 10
recogidas siempre en los alrededores de su años después de la muerte de Loscos
zona de trabajo. (primera carta el 20-IV-1896), pero
Pronto preparará PAU (1895a, 1895b) intensa~ conservándose 35 cartas enviadas
detallados informes sobre ellas, pese a la durante sus 13 últimos años de vida, en las
insistencia de aquél en permanecer él.y sus que resultan constantes su modestia, sus
recolecciones en el anonimato; como se alabanzas a la sabiduría de Loscos y su
deduce de la observación de éste (PAU admiración e incondicional apoyo a la
1895a) en el sentido de que se decidió a labor desarrollada por Pau.
publicar los datos de Benedicto "sin au- Son significativas en tal sentido las
torización de su colector, más aún, ne- cartas en que se le vemos ofrecerse a
gándome el permiso, que es más grave". mediar ante Badal para insistirle en que
envíe más plantas a Pau (18-nI-1900) o
2.7. Doroteo Almagro rogándole conteste a Fibicio Hierro con
Contemporáneamente (6-VII-1985) las determinaciones de las plantas que le
contacta con Pau también Doroteo Alma- manda, pues él, con 83 años (14-VI-
gro, hombre unos años más joven que él, 1905), ya se encuentra sin ánimos para
veterinario establecido en la localidad atender a los recolectores.
turolense de Blancas y, por tanto, vecino
de Benedicto. Es amigo de éste y de Za-
pater, por intermedio de los cuales lo ha SEGUNDA GENERACIÓN
conocido y decide relacionarse con él.
Tal relación cuaja pronto, pues en se- Tras este primer grupo de correspon-
guida le va a enviar un gran paquete con sales, casi todos mayores que Pau; y, en
sus recolecciones de los últimos años y un todo caso, conocidos por él antes de
manuscrito titulado "Catálogo de las cumplir sus 40 años, empezará a aparecer
plantas que remití a D. Carlos Pau, de una nueva generación, formada por con-
Segorbe, en agosto de 1895", el cual temporáneos u hombres más jóvenes que
publicará Pau al año siguiente, tras un Pau, que se presentan enos mismos atraí-
elogioso prólogo, invirtiendo, natural- dos por el reclamo de su prestigio y
mente, el sentido del título (pAU 1896). abundante bibliografla, ofreciéndose para
enviarle periódicamente las plantas que
2.8. Pardo Sastrón recolectan a fin de que se las determine o
No se puede concluir la presente re- revise. Ello sin merma de una actitud
lación sin incluir a un personaje de la talla recíproca por su parte, incluso en lo que
de José Pardo Sastrón. Colega y vecino de atañe a naturalistas de otras especialidades
Loscos, era un año mayor que éste, pero principales (zoólogos, micólogos,
moriría 23 años más tarde. Había sido el geólogos, etc.)
único colaborador de' la agencia de En tal sentido las relaciones posterio-
Castelserás que estuvo siempre a altura res más fructíferas serán con naturalistas
similar a la de su promotor, firmó los que conoce en plena madurez, cuando yá .
trabajos de mayor envergadura con tiene entre 40 y 60 años, de entre los que
Loscos, e incluso le precedió y estimuló en podemos destacar:
sus aficiones a la Botánica. - El naturalista y profesor de E. M. en
Sevilla Francisco de las Barras de Ara-

lO
MATEO: La red de recolectores de Carlos Pau como continuación de la ""Agencia de Castelserás" ...

gón, en cuyas publicaciones se puede ver personal que con otros, como se ve por
cómo en asuntos botánícos tenía que sus cartas en las que casi todo son comen-
recurrir a la autoridad de Pau (BARRAS, tarios sobre las plantas que intercambian,
1899, etc.). pero muy sólida y regular. Pese a las
- El micólogo Romualdo Gonzákz diferencias de temperamento y estilo de
Fragoso, a quien Pau envía con frecuencia trabajo se entienden bien, resultando lo
muestras de micromicetes atacantes de más sorprendente ver cómo consigue el
hojas de las plantas que recoge, lo que religioso francés involucrar a una persona
agradece con frecuencia GONZÁLEZ tan celosa de su independencia en su
FRAGOSO (1914, 1915, etc.). propio proyecto de exsiccata Plantes
- El que será durante medio siglo ca- d'Espagne, para la que Pau actuó de
tedrático de Botánica de la Universidad de recolector y puso al servicio de Sennen a
Valencia, Francisco Reltrán Rigorra. su abultado equipo de colaboradores, lo
quien mantuvo un frecuente contacto con cual llegan a. reprocharle los más cercanos,
Pau durante su juventud (1910-1920), que insinuándole que tome él el liderazgo de
se trunca tempranamente tras su acceso a ese proyecto.
la mencionada cátedra - El prestigioso y enciclopédico botá-
- Los médicos y naturalistas valencia- nico catalán Pío Font Quer. Labor ardua
nos Eduardo Roscá y Vicente Guillén. sería intentar seleccionar, ni tan siquiera
Éstos le acompañaron en numerosas una pequeña parte de la copiosa y fructÍ-
excursiones por zonas de la Comunidad fera relación entre ambos, que puede
Valenciana que les resultaban cercanas. seguirse a través de centenares de citas
Del segundo escribirá PAU (1913) un bibliográficas de uno y otro, e incluso de
bello y emocionado retrato post-mortem. terceros; así como mediante las numerosas
- El catedrático de Botáníca, primero cartas que se conservan del largo período
en la Universidad de Barcelona (años 1916 en que los vemos en permanente contacto
a 1922) y luego en Madrid, Arturo - Los farmacéuticos Aurelio Gámir,
Caballero Segares Una de las figuras valenciano, Daniel Gutiérrez, vallisole-
preeminentes de la botáníca académica tano y Fibicio Hierro, palentino. El pri-
española de mediados de siglo, que vemos mero compañero de viajes y los segundos
acudir humildemente a Pau en solicitud de recolectores que le envían plantas de la
apoyo para cubrir las que reconoce como región de Castilla-León, en el caso de
importantes lagunas en su formación como GUTIÉRREZ (1908) llegará a presentar
botánico. con sus trabajos en la comarca de Olmedo
- Los monjes y naturalistas franceses una tesis doctoral sobre su flora.
hermanos Elías y Sennen. Con el primero - Los aficionados de Cartagena Fran-
su relación será más corta, dada su cisco A. Ibáñez y Francisco P. Jiménez
repatriación relativamente temprana, Munuera. Este último publicará un deta-
aunque tuvo tiempo de enviarle numero- llado catálogo sobre la flora de su comarca
sos paquetes de plantas de los alrededores (JIMÉNEZ, 1903) que, como se deduce
de Miranda de Ebro, que Pau analizó a 10 por el texto· de su muy abundante
largo de toda su bibliografia, especial- correspondencia y del mencionado artÍ-
mente en el artículo monográfico que le culo, pudo ver la luz gracias al apoyo de
dedica (PAU, 1915). Con Sennen su Pau.
relación es muy prolongada, llena todo el - El benedictino catalán Adeodat
primer tercio del siglo, hasta la muerte Marcet mantiene una relación muy intensa
coetánea de ambos. Algo más ma e im- con Pau en su época juveníl, entre 1905 y

11
Flora Montiberica 2 (1996)

1908~ haciéndose después mucho más fria intrigante~ le lleva a mantener una intensa
y espaciada. Fruto del abundante ir y venir y cordial relación con Pau, quien le
de paquetes con plantas en aquella época mandaba insectos de su tierra e incluso de
es el enriquecimiento de los trabajos Marruecos, cuando allí estuvo.
publicados por ambos (MARCET, 1905, - El botánico forestal, e hijo de su buen
1906). amigo bilbilitano, Carlos Vicioso
- Los sanitarios militares Joaquín Martínez. Acompafiando al campo desde
Mas-Guindal y Manuel Vidal. El primero joven a su padre y al propio Pau (BA-
mantendrá una abundante y fluida YÓN, 1986: 9) en sus excursiones por el
correspondencia de décadas, empleando Aragón central, surge su vocación botá-
una complicada caligrafia apenas legible, nica que se proyectará en más de sesenta
desde el principio del siglo hasta la muerte años de fructíferas investigaciones; las
de Pau, en que aprovecha para hacer una cuales en sus primeras décadas de trabajo
de las mejores semblanzas de la faceta las hace al amparo de una estrecha y
humana de su amigo y maestro (MAS- privilegiada relación con Pau (C. VI-
GUINDAL, 1942). El segundo se~irá de cIoso, 1911, 1915, etc.). Es de destacar
guía a Pau en sus trabajos por Marruecos que es el primer botánico que consigue
y le mandará durante los años veinte estampar su firma en un trabajo científico
abundantes paquetes de plantas junto con Pau (pAU & VICIOSO~ 1918),
norteamcanas, que convenientemente tras más de treinta afios de publicación en
determinadas por éste iría luego publi- solitario del segorbino.
cando VIDAL (1926, 1928, etc.).
- El religioso y botánico burgalés,
afincado en Galicia, P. Bultasar Merino, TERCERA GENERACIÓN
S. J. Algo mayor que Pau~ comíeIlZa su
relación al final del pasado siglo, mante- Ya en sus últimos años (décadas de los
niéndose particulannente estrecha en la años 20 Y 30) una última generación, que
primera década del presente, época de correspondería a lo que podrían haber sido
máximo esplendor de la obra botánica del sus hijos~ contactará con él~ y mantendrá
jesuita, en la que publica i su admirable un enriquecedor intercambio de plantas e
flora gallega (MERINO, 1905-09) entre ideas. De ella pueden destacarse:
cuyas abundantes líneas se puede seguir la - El botánico y profesor de E. M. rio-
fuerte influencia de aquél. jano Fernando Cámara Niño. En la in-
- Los naturalistas valencianos Emilio y troducción de su importante tesis sobre
Federico Moroder, que acompañaron en flora de la Rioja Baja (cÁMARA, 1940b)
ocasiones a Pau en sus excursiones, tal expresa el agradecimiento a Pau por la
como vemos en la bibliografia de éste y atención de las numerosaS consultas que le
aquéllos (MORODER, 1920, 1928)~ ha tenido que hacer para la preparación
- El sacerdote y naturalista catalán, del manuscrito definitivo; cosa que se
afincado en Zaragoza, P. Longinos Na- entrevé igualmente leyendo cualquiera de
vás. Su principal especialidad era la en- sus obras menores~ sobre todo de su
tomologia~ aunque dentro de la Botánica primera época (cÁMARA, 1936, 1940a,
llegó a desarrollar una importante línea de "etc.).
investigación en Liquenología. Su puesto - El prestigioso catedrático de Botá-
privilegiado~ como director de la Sociedad nica, tempranamente exilado~ José Cua-
Aragonesa de Ciencias Naturales, unido a trecasas Arumi. Hombre laborioso y
su temperamento batallador y a veces brillante, que~ apoyado de cerca por Font

12
MATEO: La red de recolectores de Carlos Pau como continuación de la "Agenda de Castelserás" ...

Quer y a distancia por Pau, accede antes tumo de su maestro, junto con unos apun-
de cumplir los treinta años a la cátedra de tes biográficos (LAZA, 1941) que apare-
Botánica de la Facultad de Farmacia de cieron tras la Guerra Civil.
Madrid, la Meca de la especialidad en - El farmacéutico burgalés, catedrático
España. Su buen entendimiento y con- de Botánica en Barcelona durante la
fianza mutua se pueden seguir tanto en la posguerra, Mariano Losa España. Ya
correspondencia particular como en la hemos analizado recientemente, con algo
bibliografia pública. Uno de los pocos de detalle (MATEO, 1994) su relación
colegas que se decide a hacerle en vida un epistolar con Pau, y lo mucho que le debió
homenaje (CUATRECASAS, 1935) y a la en su formación como botánico, aunque
muerte de Pau es uno de los que se no era tan aficíonado como otros a hacerlo
apresura a escribir una nota en su recuerdo constar en la bibliografía. De todos
(CUATRECASAS, 1937). modos, años después de la muerte de Pau,
- El naturalista aragonés recientemente acabará reconociéndolo públicamente
fallecido Manuel Escriche, que trató a (LOSA, 1960).
Pau mientras ejercía la docencia de - La lista podría completarse con los
Ciencias Naturales e intentaba durante los nombres del director del Jardín Botánico
años treinta preparar una tesis doctoral de Blanes, de origen alemán, Carlos
sobre la flora de Ternel. No llegó a Faust, el hidrobiólogo valenciano Luis
concluir tal proyecto pero sí preparó Pardo y tantos otros.
algunas publicaciones al respecto
(ESCRICHE,1938).
- El edafólogo y geobotánico catalán
Emilio Huguet del Villar resulta un
personaje bastante singular en el largo
elenco de científicos que estamos comen- BIBLIOGRAFÍA
tando. Hombre europeísta, muy culto y
polifacético, muestra en sus cartas con AUCT. PL. (1987) Carlos Pau Español
Pau un gran interés por la modernización (1857-1937) Congreso conmemorativo
de la ciencia española, así como la cultura, 1987. Ponencias y Comunicaciones.
la política, etc. A ello contribuye Centro de Estudios del Alto Palancia.
eficazmente con numerosos estudios entre Segorbe.
los que destaca su obra sobre Geobotá- BARRAS de ARAGÓN, F. de las (1899)
nica, que tanto impacto ha tenido en Datos para la flórnla sevillana. Anales
nuestro país y fuera de él (VILLAR, Soco Esp. Hist. Nat. 28: 35-36, 154-
1929). Después de Vicioso es el segundo 156, etc.
y último caso en que vemOS a Pau fir- BAYÓN, E. (1986) Contribución al co-
mando un trabajo acompañado.de alguien nocimiento de la obra botánica de
(PAU & VILLAR, 1927) Carlos Vicioso: apuntes biográficos,
- El farmacéutico malagueño Modesto bibliografia, nombres nuevos por él
Laza Palacios conoce tarde a Pau, co- propuestos o a él atribuidos y tipifi-
mienza a escribirle ya en 1935, pero en cación de los mismos. Ruizia 4: 1-183.
dos años le manda más de 30 cartas y cÁMARA NIÑO, F. (1936) Alcoy como
abundantes plantas, con las que PAU localidad botánica. Bol. Soco Esp. Bist.
(1941) enriquece su herbario y le sirven Nat. 36: 307-316.
como base para una publicación que el cÁMARA NIÑo, F. (1940a) Observa-
propio Laza promovió como trabajo pós- ciones botánicas en Alcoy, Sierra

13
Flora Montiberica 2 (1996)
- _. Doctoral. Facultad de Farmacia. Uni-
Mariola y Sierra Aitana (prov. de Ali-
cante). Bol. Soco Esp. Hist. Nat. 40: versidad de Valencia.
329-337. MARCET, A. (1905) Notes per a la flora
cÁMARA NIÑo, F. (1940b) Estudios montserratina, 1. Butll. lnst. Catalana
sobre flora de La Rioja Baja. Uni- Hist. Nat. 5: 61-65.
versidad Central. Facultad de Ciencias. MARCET, A. (1906) Notes per a taflora
Sección de Naturales. Madrid. montserratina, n. Butll. lnst. Catalana
CUATRECASAS, J. (1935) Homenaje a Bist. Nat. 6: 34-36.
Carlos Pau. La Farmacia Moderna 46: MATEO, G. (1994) Sobre la correspon-
308-309. dencia enviada por Mariano Losa a
CUATRECASAS, J. (l937) Don Carlos Carlos Pau (1925-1936). Aetas Jom.
Pau, 1857-1937. Revista Madrid, Conmem. 1 Centenario Nacim. Prof
mayo de 1937. T.M. Losa España. Granada.
ESCRICHE, M. (1938) Plantas de Ara- MATEO, G. (1995) Carlos Pau Español.
gón. Bol. Soco Ibér. Cien. Nat. 36: 25- La botanica extraacadémica. In J.M.
34. Camarasa & A Roca (Eds.) Ciencia y
FERNÁNDEZ GALIANO, E. (1960) La Tecnica als Paisos Catalans: una
Segunda Reunión de Botánica Penin- aproximació biografica. 1: 731-760.
sular. Anales lnst. Bot. Cavanílles 18: Barcelona.
IIl-XXXIV. MATEO, G. (inéd.) La correspondencia
GONZÁLEZ FRAGOSO, R. (1914) Con- de Carlos Pau: medio siglo de Histo-
tribución a la flora micológica espa- ria de la Botánica española. Segorbe.
ñola. Bol. Soco Esp. Hist. Nat. 14: MERINO, B. (1905-09) Flora descriptiva
137-152. e ilustrada de Galicia. 3 vols. San-
GONZÁLEZ FRAGOSO, R. (1925) tiago de Compostela.
Hongos de la región de Larache MORODER, E. (1920) Una excursión por
(Marruecos). Bol. Soco Esp. Hist. Nat. Simat y Gandía. Bol. Soco Esp. Hist.
25: 100-107. Nat. 20: 160-163.
GUTIÉRREZ, D. (1908) Apuntes para la MORODER, E. (1920) Una nueva planta
flora del partido judicial de Olmedo. para la región valenciana (AntbyUis
Madrid. . sericea Lagasca). Bol. Soco Esp. Hist.
JAIME LORÉN, J.M. de (1987) Carlos Nat. 28: 322-323. ,
Pau Español. Ocios y trabajos de un PAU, C. (1886a) Plantl¡lS de Teruel. La
naturalista. Segorbe. Asociación, 86: 3-4.
LAZA, M. (1941) D. Carlos Pau Español. PAU, C. (1886b) Notas de mi herbario. El
Nota necrológica. Bol. Soco Esp. His!. Semanario Farmacéutico, 14: 331-
Nat. 39: 151-158. 334, 380-383.
LOSA ESPAÑA, T.M. (1960) Discurso PAU, C. (1892) Carta a D. Benito Vi-
de D. Mariano Losa España. Anales cioso. El Semanario Farmacéutico,
Insl. Bol. Cavanilles 18: XXVIII- 20: 482-485.
XXXII. PAU, \ C. (1894a) Plantas aragonesas
LOSCOS, F. (1886) Tratado de las Plan- recogidas por D. Benito Vicioso, de
tas de Aragón. 8° Suplemento. Ma- Calatayud Actas Soco Esp. Hist. Nat.,
drid. 23: 124-144.
LLOPIS, M.J. (1993) Aportación a la PAU, C. (1894b) Cuatro palabras sobre
vida y obra del farmacéutico y botá- los claveles españoles. Actas Soco Esp.
nico D. Carlos Pau Español. Tesis Hist. Nat., 23: 236-241.

14
MATEO: La red de recolectores de Carlos Pau como continuación de la "Agencia de Castelserás" ...

PAU, C. (1895a) Plantas recogidas por Cien. Congreso de Cádiz. Vol. 6


Don Juan Benedicto, farmacéutico de (Cien. Nat.): 131-163.
Monreal del Campo, según muestras VILLAR, E.H. del (1929) Geobotánica.
remitidas por el mismo. Actas Soco Ed. Labor. Barcelona.
Esp. Bist. Nat.24: 13-23. ZAPATER., B. & M. KORB (1892) Catá-
PAU, C. (1895b) Plantas de las cercanías logo de los Lepidópteros de la pro-
de Temel, recogidas por D. Juan Be- vincia de Temel y especialmente de
nedicto, farmacéutico de Monreal del Albarracín y su sierra. Anales Soco
Campo (1891-93). Actas Soco Esp. Esp. Bist. Nat. 21: 103-159.
Bist. Nat., 24: 148-156.
PAU, C. (1896) Lista de las especies a que
pertenecen las plantas recogidas en la
Sierra de Albarracín por D. Doroteo
Almagro. Actas Soco Esp. Bist. Nat.,
25: 34-51.
PAU, C. (1903) Mis campañas botánícas.
Bol. Soco Aragonesa Ci. Nat.~ 2: 11-
16.
PAU, C. (1913) Vicente Guillén, botánico.
Revista valenc. Cien. Médicas 15: 64-
66.
PAU, C. (1915) Plantas del Hno. Ellas.
Bol. Soco Aragonesa Ci. Nat. 14: 136-
140.
PAU, C. & E.H. del VILLAR (1927)
Novae species Tamaricis in Hispania
centrali. Brotéria, ser. Bot. 23: 101-
113.
PAU, C. & C. VICIOSO (1918) Plantas
dePersia y Mesopotamia. Trab. Mus.
Nac. Cien. Nat., ser. Bot. 14: 48 pp.
Madrid.
VICIOSO, B. (1892) Carta a D. Carlos
Pau. El Semanario farmacéutico, 20:
400-402.
VICIOSO, C. (1911) Plantas aragonesas.
Bol. Soco Aragonesa Ci. Nat. 10: 75-
83.
VICIOSO, C. (1915) Una visita a los
montes de Bicorp (Valencia) Bol. Soco
Esp. Cien. Nat. 15: 90-94.
VIDAL, M. (1926) Los arenales maríti-
mos de Ceuta-Rincón y su flora. Butll.
Inst. Catalana Bist. Nat. 26: 166-167.
VIDAL, M. (1928) Exploraciones botání-
cas en Marruecos. Asoc. Esp. Progr.

15
Flora Montiberica 2: 16-27 (IV-1996)

CORRESPONDENCIA DE JOSÉ PARDO SASTRÓN EN


EL JARDÍN BOTÁNICO DE VALENCIA, I

José María de JAIME LORÉN


Depto. de Historia de la Ciencia. Facultad de Medicina. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se comenta el contenido de la parte de la correspondencia privada del botá-


nico aragonés José Pardo Sastrón, depositada en el Jardín Botánico de Valencia, fechada en-
tre 1856 y 1901.

SUMMARY: The private correspondence pertaining to the Spanish botanist José Pardo
Sastrón, found in Valencia´s Botanical Garden, is studied and commented.

INTRODUCCIÓN de los pliegos, así como alguno de sus


libros y papeles; pero, mientras éstos
A la muerte del gran botánico de To- pudieron recuperarse en su mayor parte, a
rrecilla de Alcañiz, José Pardo Sastrón, se veces con alguna mancha de barro en los
dispuso por parte de sus herederos, posi- bordes de los textos, el herbario debió
blemente cumpliendo los propios deseos perderse casi completamente pues sus
del finado, depositar en el Jardín Botánico pliegos han desaparecido del todo.
de Valencia la totalidad de su biblioteca y Vamos aquí a hacer un somero inven-
de su archivo personal. El porqué de este tario de los materiales de Pardo que hoy
motivo, no lo conocemos. Es muy proba- se conservan en el Jardín Botánico de
ble que desease que estos importantes ma- Valencia. Significar cuanto antes que,
teriales fuesen a parar a una institución para desarrollar esta tarea, hemos contado
científica que pudiera aprovecharlos y sa- con la autorización y el apoyo del director
carles partido. El hecho de que su her- de Centro D. Manuel Costa Talens, así
mano Mariano tuviera una buena relación como la ayuda generosa y desinteresada
con el director de este centro valenciano, del responsable de su biblioteca, D. Jaime
Francisco Beltrán, parece que sería el ar- Güemes. Nuestra gratitud a ambos desde
gumento decisivo para donar tal documen- estas líneas.
tación a la institución valenciana. Lo que son libros y opúsculos están en
Con los libros vinieron asimismo los una sección de la biblioteca general del
paquetes de plantas que componían por Jardín, perfectamente fichados y ordena-
entonces su herbario, mas, la terrible dos. La correspondencia y los escritos
inundación que sufrió esta capital y que sueltos se guardan en una caja de cartón
afectó especialmente a la zona donde está rotulada: “DOCUMENTOS. JOSÉ PAR-
ubicado el Jardín, arruinó la mayor parte DO SASTRÓN”. A éstos vamos a atender

16
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

en primera instancia. Dentro de la caja c = cuartilla, o = octavilla, p = tarjeta


aparecen una serie de carpetas, cajas más postal, t = tarjeta de visita.
pequeñas y manojos de escritos, que en un Meticuloso y ordenado, Pardo acos-
principio se ordenaron según fueran car- tumbraba a anotar en cada misiva la fecha
tas, escritos botánicos, copias de artículos, de su recepción y de su contestación, así
etc. Dado que esta clasificación es bas- como de otras curiosidades que hacen de
tante aleatoria, pues los temas que se su lectura un delicioso sondeo en las rela-
abordan en cada caso se entremezclan a ciones de aquellas personalidades científi-
menudo, y dado también que los docu- cas decimonónicas. Dejaremos al menos
mentos en definitiva están sueltos sin constancia de estas fechas, así como de las
encuadernar, y por tanto a merced de curiosidades que nos parezcan de interés
barajarse entre ellos, los ordenaremos (rec. = fecha de recepción de la carta,
separando lo que es Correspondencia - cont. = fecha de contestación).
cartas y copias de cartas, aunque en ellas No son raras tampoco las cartas porta-
se hable de asuntos florísticos- de lo que doras de mensajes de otras personas, a
son Escritos o Anotaciones botánicas. través de las cuales se llevan o traen, que
Atenderemos en esta primera entrega igualmente reflejaremos. De tal forma, en
solamente aquéllas. un mismo documento podemos encontrar
Que nosotros sepamos es la primera más de una misiva, las cuales se anotan
vez que se aborda en conjunto esta impor- por separado.
tante masa documental, pues, si bien en Apreciaremos enseguida como, en la
algún caso, como por ejemplo en el Con- sociedad científica Loscos-Pardo, a éste le
greso de Botánica celebrado en Alcañiz cupo precisamente la tarea de contestar la
en 1985 en homenaje a Francisco Loscos, intensa correspondencia que les llegaba,
una de las comunicaciones anunciadas de ahí que conservara misivas que se
prometía precisamente tratar este asunto, dirigían a su compañero, quizás por ser el
el hecho fue que nunca se llegó a concre- de éste el primer nombre que aparecía
tar este trabajo. A título individual en siempre en las obras conjuntas.
varias ocasiones hemos publicado cosas Cada vez que aparezca un correspon-
relativas a los fondos de este archivo (de sal nuevo indicaremos su nombre, lo más
JAIME, 1994, 1995). completo que sea posible, y profesión, en
base a los datos encontrados en diversas
obras, particularmente el diccionario de
CRITERIO DE ROLDÁN GUERRERO (1975). Dada la
ORDENAMIENTO extensión del trabajo completo lo presen-
taremos fragmentado en dos comunica-
La secuencia de las cartas la vamos a ciones, restringiendo esta primera a las
dar cronológicamente, en bloques anuales, cartas fechadas en los años 50 y 60.
indicando por este orden: fecha, remi-
tente, profesión, lugar de origen, dimen-
siones y extensión del documento; así 1856
como un extracto más o menos amplio de
su contenido, que nos permita hacernos 9-III: Miguel Colmeiro y Penido,
una idea del mismo. Cuando alguno de Catedrático de Botánica, Sevilla, 3 o., rec.
estos datos no esté del todo claro, lo se- 13-III, cont. 7-V. Informa a Pardo de una
ñalaremos con un signo de interrogación. serie de obras que pueden tener interés
Las abreviaturas utilizadas son : f = folio, para la flora de Aragón, así cita de Asso la

17
Flora Montiberica 2 (1996)

Mantissa, o la Enumeratio que les ad- V. que no contesto como debiera a sus
junta, con lo que “no podrá quejarse el cartas, como ocuparme de tantas cosas, si
amigo Loscos”, también del mismo autor aún lo preciso no tengo tiempo de decir?
la Historia de la Economía Política de ... Si V. halla inconvenientes en las
Aragón. Cita asimismo a Gaspar Bauhin y últimas cartas baje V. y nos arreglare-
Dufour. Del Catálogo de los Pirineos de mos, pero no demore V. o el bajar o el
Bentham toma 17 especies, que anota. remitir bía Zaragoza”. Sigue con sus
También de esta zona se han ocupado proyectos de trabajo buscando siempre
Lapeyrouse, Herrera y Ruiz, que lo hace aprovechar al máximo su tiempo, para
de los Baños de Panticosa, señalando por dejar un hueco “con objeto de correrla
último que Palau puede suministrarles juntos como de costumbre”, es decir her-
más datos. borizando en el campo. Concluye con
comentarios sobre Arabis purpurascens,
s.f.: Francisco Loscos y Bernal, Far- Carex glauca, Reseda phyteuma y otras.
macéutico, s.l., 1 c. rec. 30-XII. Con su
prosa algo seca, señala a Pardo que no ha 8-IX: Miguel Colmeiro, Madrid, 1 c.,
podido concluir sus “trabajos officinales y rec. 11-IX. Dirigida a Pardo y Loscos, les
lo siento; tengo para 15 días. Por otra comunica que envía sendos ejemplares de
parte nada me importa ... en fin paciencia su obra última. Con toda seguridad se
y tenga V. buen ánimo que yo también refiere a su obra sobre los botánicos pe-
tengo fortaleza como un Aragonés”. Le ninsulares (COLMEIRO, 1858), entre
habla de que tiene la flora Gálica referida, cuyas páginas se encontraba la carta.
los Diagnoses de Boissier, y le pregunta
sobre lo que presenta de bueno la “tan
cacareada” Economía Política de Asso. 1866
Como se ve aquí, no son raras las alusio-
nes al temperamento racial aragonés en 10-VII: Ildefonso Zubía Icazuriaga,
los escritos de Loscos. Farmacéutico, Catedrático de Historia
Natural, Logroño, 1 c. Dirigida a Loscos.
Enterado, por un anuncio en El Restau-
1858 rador Farmacéutico, de la edición que
van a hacer de las plantas aragonesas
s.f.: Francisco Loscos, s.l., 3 c., rec. “halladas o descritas por Willkomm”,
30-III. Nota con las diferencias más ca- solicita lo inscriban como suscriptor. En
racterísticas de los Alyssum campestre, A. el reverso apunta Pardo: “guardar esta ó
intermedium y A. calycinum, y la enig- no devolverla á Loscos”. Resulta curiosa
mática acotación que sigue: “Guarde V. la forma de citar al gran naturalista sajón
esta carta como un secreto importante como verdadero autor de la obra, en lo
por la cuenta que a ambos toca”. Parece que no son ajenos los auténticos autores,
que alude a ciertas observaciones que les seguramente para facilitar una mejor difu-
hizo Colmeiro, algo a la ligera, acerca de sión de la misma y ponerse de paso a
sus publicaciones referidas a los indicados cubierto de las posibles críticas.
Alyssa, con las que al parecer no estaban
los botánicos turolenses en absoluto de 12-VII: Salvador [Pardo Sastrón],
acuerdo. Por otra parte Pardo debía estar Farmacéutico, Beceite (Te), 4 c., rec. 14-
algo descontento de la forma en que lo VII, cont. 19-VIII. Carta importante cen-
trataba Loscos, pues abunda éste: “Dice trada en la opinión que le merecía la Serie

18
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

Imperfecta recién comenzada a editar necesarias, vaticinando que no llegarán a


(LOSCOS & PARDO, 1866-67), que le cien los ejemplares que vendan. Se per-
comunica a su hermano “con toda fran- mite estas opiniones “porque va mezclado
queza por ser una cosa inter nos”. De tu nombre en estas cosas”. Pardo, de
entrada espeta que “el prospecto de Los- todas formas, debía participar bastante de
cos me parece muy propio para hacer que esta opinión, pues al parecer le pasó la
nadie compre la edición. El tuyo está bien carta al propio Loscos y dejó anotado en
siempre que sea preciso no decir mas que el encabezamiento: “Sobre el prospecto
lo que tu dices, es propio para manifestar de la Serie. Consérvese”. Aparte de la
vuestros propósitos, pero de ningún modo aridez que suele caracterizar a las obras
para alagar o interesar al público para botánicas clásicas, y del gusto de Loscos
que la compre, ni menos excitar el entu- por presentar las cosas directamente,
siasmo, ni levantar de la inercia en que desnudas de todo adorno; pensamos que
vivimos de espíritu de los lectores hacia en los comentarios de Salvador Pardo hay
unos estudios tan útiles y tan variados un punto de amor propio herido, pues muy
como olvidados en este país”. Comprende posiblemente aquél no hizo el menor caso
que la aridez natural de la ciencia no es a las sugerencias que en su día debió de
incompatible con cierta amenidad para hacerle éste de cara a presentar más ama-
que “instruya deleitando”, de ahí que ble o amena la lectura del libro. Por eso,
muchos libros de mérito desprovistos de agraviado por haber sentido “esta falta de
todo adorno hayan caído al final en deplo- confianza ... si alguno se propone criti-
rable olvido. Cita a continuación las con- carla como sin duda sucederá, el Sr.
diciones que debe reunir todo prólogo de Loscos se hallará solo para defenderse, a
libro, y bajo esa óptica entiende que el de quien será capaz de interesar habiendo
su hermano, que nunca se llegó a editar, desdeñado una consulta tan útil para él
“exornando un poco más y añadiéndole como saludable”.
intercalado según convenga mejor el de
la primera edición ... íntegro, puede pre- 17-VII: Tomás Mendoza y Marrón,
sentar la obra muy bien y servir de intro- Farmacéutico, Sama de Langreo (Astu-
ducción al resto de la obra”. Sigue opi- rias), 1 c. Dirigida a Loscos. Solicita
nando sobre la excesiva longitud de los suscribirse a sus “Estudios Botánicos”, y
párrafos, así como de lo mucho que deja debía conocer la zona pues le pregunta
que desear la redacción de la obra en sí - por el médico de Mazaleón.
como hecha por la misma mano que el
prospecto-, hasta el punto de que “los 19-VIII: Vicente Martín de Argenta
ignorantes en botánica se rían por estar y Teixidor, Farmacéutico, Madrid, 3 c.,
lamentablemente presentada, y los inteli- rec. 21-VIII, cont. 1-IX. Se explaya con
gentes se duelen que el principal autor de extensión en los problemas que aquejan a
ella se halla dotado de un carácter inac- los farmacéuticos de la corte y de las
cesible a los consejos que aceptados grandes ciudades, le felicita por el libro
prudentemente por él darían al libro un botánico que acaba de publicar con Los-
redoblado interés y mérito”. Culpa cos y lamenta no poder proporcionarle su
abiertamente a Loscos por intentar forzar obra de la que tan sólo ha editado los
a los lectores a ver las cosas como él las ejemplares de la colección de láminas.
ve, pues para ello sobraba con reimprimir Envía 20 r. en sellos para adquirir la Serie
la Series Inconfecta (LOSCOS & y así colaborar en su difusión, censurando
PARDO, 1863) y hacer las adiciones de paso la actitud de “nuestras eminencias

19
Flora Montiberica 2 (1996)

mas ocupadas de cobrar su sueldo y dis- 20-XI, cont. 23-XII. Se trata de una suerte
frutarlo alegremente, que de llenar las de gestoría que tenían los Rallo en Zara-
obligaciones que el mismo le imprime”. goza y Madrid, que no pudo conseguir dar
Cortésmente Pardo le devolverá los 20 r. noticia de la aparición de la Serie en El
para adquirir el Diccionario de Farmacia, Centinela -seguramente se trata del perió-
más otros 16 de la suscripción de El dico turolense de ideología republicana
Restaurador Farmacéutico. que fundara Víctor Pruneda-, sin embargo
se ofrece a sacar “tres o cuatro sueltos en
24-VIII: José Pardo, Torrecilla de forma de Gacetillas” en la prensa zarago-
Alcañiz, copia de carta dirigida a Vicente zana, para lo que le pide varios Prospectos
Martín de Argenta, Madrid, 1 f. Comenta de la obra. Estos Rallo debían ser amigos
la desunión profesional y la triste condi- de Pardo, pues es un apellido que aparece
ción de los farmacéuticos tanto urbanos repetido varias veces en sus Diarios.
como rurales de la época, preguntándose
si “¿no es un contrasentido que el go-
bierno atienda á que los pueblos estén 1867
bien servidos y no atienda a que esos
servicios sean decentemente pagados?. s.f.: Quintín Chiarlone y Gallego del
No es una aberración inconcebible pro- Rey, Farmacéutico, s.l., rec. 15-V. Tiene
digar ciencia y hombres científicos, con- la satisfacción de comunicarle que en el
sintiendo, después de venderla tan cara, próximo número de El Restaurador Far-
en que esa decencia se despilfarre en los macéutico saldrá un anuncio de la Serie
pueblos, en donde se hace casi necesario Imperfecta, le informa de algunos extre-
olvidar la ciencia aprendida y ponerse a mos sobre los eucaliptos, y termina agra-
aprender esa ciencia empírica y práctica deciendo algunas observaciones que hace
de vicio y ganar el pan que en nada se del Diccionario de Farmacia.
parece a aquella otra que en la escuela se
aprende?”. Prosigue informando de la 10-VII: Ildefonso Castán, Farmacéu-
lentitud con se imprimen los pliegos de la tico, Graus (Hu), 5 c., rec. 12-VII. Carta
Serie, pues el impresor Huerta se ha roto emotiva de un antiguo compañero de
un brazo. Sigue en sus trece de que del estudios del que no tenía noticia desde
libro “no da una idea bastante el pros- que se separaron hace una veintena de
pecto circulado”, e insiste en que es un años. Informado de la edición de la Serie
catálogo de todas las plantas que saben por su común amigo Gavín, le solicita un
existen en Aragón con abundantes citas de ejemplar y le promete recomendarla entre
localidades, que excederá de las 400 pá- sus compañeros. Pasa revista a amigos
ginas. Trata al final de poner de su parte a comunes como Vicente Ramón, el co-
los posibles “críticos que acaso la em- mandante Ramón Herrero, Bruno y Sera-
prendan contra nosotros”, para ello su- fín Cases, Joaquín Guiral y Gavín, antes
giere que comparen “su posición con la de explicarle pormenores de su propia
nuestra y lo que nosotros hemos hecho vida, de los que sólo nos interesa lo que
con lo que ellos hacen, y acaso nos traten atañe a su actividad profesional, para
con indulgencia”. hacernos ver las dificultades que había
entonces en el ejercicio de la farmacia:
18-XI: Enrique Rallo, Agencia de “Respecto a mi posición facultativa ha
negocios municipales y particulares de sido muy turbulenta, en pugna continua
Leandro Rallo e Hijos, Zaragoza, 2 c., rec. con un ribal poderoso que había estable-

20
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

cido en esta Villa, después de su muerte nera de periódico, para que cueste menos
con la Viuda y Regente que puso y en la porque estamos en el tiempo de las eco-
actualidad con un joven farmacéutico nomías”. Solicita noticias de Manuel,
hijo de esta población que ha comprado cuñado de Pardo, amigo y condiscípulo
aquella botica, de modo que no he podido del remitente, del Sr. Rebullida y otros
gustar los placeres que causa la comuni- conocidos médicos que tiene por la Tierra
cación fraternal entre compañeros y Baja, así como del estado de la cosecha de
comprofesores”. olivas que parece se presenta muy buena.
Le informa de que en su zona hay escasez
25-VII: José Pardo, Torrecilla de Al- de profesores, lo que posibilita que los
cañiz (Te), 1 c. Dirigida al alcalde de cirujanos ejerzan como médicos en per-
Codoñera solicitando su suscripción para juicio de la gente y de la profesión: “son
la Serie Imperfecta, indicando que “no es tan cándidos estos S.S. que en ofrecerles
esta cuestión de dineros, sino de atención un Municipio con partido Médico, ya lo
a una impresión que se ocupa con tanta han aceptado sin pararse en barras”. Él
extensión de las producciones de estos por su cuenta ejerce de médico y de ciru-
pueblos y escrita por los profesores de los jano simultáneamente, “y quisiera haberlo
mismos pueblos”. desde el primer día que soy facultativo
pues así tendría posición más desembara-
?-V: Antonio Asanza, Alcalde de Co- zada”. En fin, uno de tantos problemas
doñera, Codoñera (Te) 1 c. Va en la con- profesionales de la época.
tinuación de la misma carta que le envía
Pardo el 25-7. Lamenta no poder suscri- 28-VIII: Mariano Calavia y Ortiz,
birse el ayuntamiento a la Serie dado que Farmacéutico, Aranda del Moncayo (Z),
“escasean los fondos y no podemos aten- 10 c., cont. 9-IX. Larga carta entre viejos
der a las primeras necesidades”. amigos en la que le cuenta su reciente
matrimonio y viaje por Valencia, Madrid,
28-V, Juan Gavín, Farmacéutico, Na- Zaragoza, Pamplona, Irún y París, cuyas
val (Hu), 3 c., rec. con diez sellos de 2 bellezas paisajísticas le recuerdan la frase
reales 1-VI, cont. 1-VI. Emotiva carta de de Linneo: “Veo a Dios de paso y por la
un antiguo condiscípulo de los estudios de espalda, por todas partes tiene represen-
farmacia, poniéndole al corriente de su tación”. Con especial detalle le narra la
situación, y felicitándolo por su magnífica estancia parisina, sus riquezas artísticas e
obra a la que tiene el gusto de suscribirse. históricas, el carácter de los franceses, y
Le recuerda como “Te aplicaste con es- abundantes referencias al valor enorme
mero al estudio de la botánica cuando que se encierra en la Ciudad de la Luz. Le
cursabas farmacia y a pesar de vivir en reitera también su firme amistad de siem-
un pueblo falto de medios para un joven pre, ahora dentro del matrimonio.
que quiere dedicarse al estudio de las
ciencias, con tu aplicación has vencido s.f. [28.IX]. Salvador Calavia y Or-
todos los obstáculos y has logrado llegar tiz, Farmacéutico?, s.l. 2 c. Va en la con-
al fin que te propusiste”. tinuación de la carta de su hermano Ma-
riano de la fecha señalada entre corchetes.
27-VIII: Pedro Jariz, Médico, Villa- Le comunica a su amigo que sólo reclama
rreal [de Huerva?] [(Z)], 3 c., rec. 29- para él un ejemplar de la “Serie, dejando
VIII, cont. 2-IX. Solicita le suscriba a la lo demás en vuestro provecho”. Como su
Serie y que se la envíe “enfajada a ma- hermano espera entrar de socio en el Co-

21
Flora Montiberica 2 (1996)

legio de Farmacéuticos de Zaragoza, de la Creación”. Sigue derramando poé-


aguardará a entonces para presentar más ticas frases ante la maravilla de los parajes
allí eficazmente el ejemplar de la Serie. por él visitados, como la tristeza “por no
Sobre un cierto canónigo al que debía tener un compañero fiel intérprete de mis
hablarle del tema, se muestra pesimista inspiraciones. Entonces conocía perfecta-
pues suele ser “gente bastante envanecida mente lo que es la soledad”.
con su aparato escénico ... vanitas, vani-
tatum”. Le pide que recolecte abundantes 6-XI: Mariano Calavia, Madrid, 2 c.,
Anthemis, y deja para otro año el pasar a rec. 9-9. Dirigida a Pardo y Loscos. Avisa
visitarlo a su tierra pues este año le ha de la recepción de un cajón con ejempla-
resultado imposible hacerlo “en razón al res de la Serie y de su distribución a Bai-
nublado político”. lly y a El Restaurador, como antes había
hecho ya con el Colegio de Farmacéuti-
23-IX, Custodio Campo y García, cos. Les agradece la dedicatoria que le ha-
Farmacéutico, Bielsa (Hu), 4 c., rec. 28- cen en su ejemplar personal, al paso que
IX, cont. 4-X. Le remite simiente de Aco- manifiesta su “reconocimiento tanto amis-
nitum napellus y de Digitalis purpurea tal toso como científico” de la obra. Los
como le había pedido, no pudiendo hacer- ejemplares de El Restaurador espera en-
lo de felandrio, trifolio fibrino, genciana y viarlos en cuanto publique el recibimiento
árnica. Sigue un párrafo curioso acerca de y acogida del Colegio a la Serie. Termina
las relaciones de la Agencia Botánica de con noticias de su hermano Salvador.
Castelserás, dice así: “Nada extraño se me Anota Pardo al margen que la carta de Ca-
hace el que V. me escriba, ni debe tam- lavia sobre la Exposición de París se la
poco de extrañarle el que yo lo haya he- dejó a su hermano Salvador, que se la de-
cho hasta la fecha al Sr. Loscos única- volvió.
mente, pues les considero íntimamente
ligados y he creido siempre que hacerlo 1868
al uno era cumplir con los dos”. Por eso
le ruega que informe a Loscos de su 19-I: Ildefonso Castán, Graus (Hu), 4
próximo envío de plantas entre las que va c., rec. 23-I, cont. 22-II. Aunque no ha
la eufrasia; de todas formas la temporada leído entera la Serie infiere el trabajo que
no ha sido buena por las lluvias y la les ha costado componerlo, y no se ex-
“invasión de tropas reveldes por este traña de que tengan pocos suscriptores
pais”. habida cuenta de la aridez de la materia:
Espera permanecer ejerciendo en ese “si a lo menos se acompañara un herba-
pequeño distrito de tan extensas montañas rio de las principales plantas que pueden
y conseguir 1.200 especies. Al contrario tener aplicación a la medicina, artes,
de lo que prefiere “nuestra especuladora agricultura, etc. ... de que me sirve a mí
clase ... ¡La Botánica!. La desgracia, ami- por ejemplo saber que el Clematis vitalba
go mío, me condujo a los brazos de esa se halla en Castellote, Peñarroya, etc. si
hermosa virgen ataviada con todas las no sé los caracteres de la planta y aunque
galas poéticas, vestida con ropages de mil habita en mi pais no se encontrarla?”.
colores distintos, esparciendo balsámicos Objeciones que, viniendo de un farma-
olores que recrean el olfato y propor- céutico rural, nos ponen en la pista del
cionando al que con ella se enlaza el can- estado de la botánica en la época, así
dor de la inocencia, el odio a los placeres como del fracaso editorial de la obra de
sensuales y la admiración hacia el Autor Loscos y de Pardo. Le da noticias de los

22
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

trabajos florísticos desde Cataluña a San- rés tan grande manifiesta por el buen
tander de Pedro Bubani, médico de la éxito del negocio Vd.”. De todas formas
Universidad de Bolonia, de buena familia, el genio adusto de Loscos se acentúa al
que intervino en los sucesos revoluciona- hablar de Calavia que, pese a su larga
rios del 48 en Roma, a quien conoció en carta, no parece estar por la labor de hacer
Barcelona el año 50, que estaba formando “el Catálogo de su tierra. Dígale V. pues
en París un herbario sobre flora española, que el Catálogo está aquí hecho y enton-
tema sobre el que pensaba publicar dos ces se avendrá a todo”. Da la sensación
tomos en folio y en latín. Le promete salir de que la tarea científica que habían
la próxima primavera a “coleccionar las echado sobre sus hombros Loscos y Pardo
plantas que más me llamen la atención y era demasiado grande, y algunos posibles
te las remitiré para que me las clasifi- colaboradores como Calavia y otros, no
ques”, al paso que le invita a venir a visi- estaban en condiciones de sacrificarse
tarlo para que ilustre a sus amigos con sus tanto, y tampoco tenían los conocimientos
conocimientos botánicos. Anota Pardo al botánicos de ellos. Pardo, amigo y com-
margen, que le escribió otra carta pi- pañero de estudios de Calavia, parece más
diendo simiente de árnica el 8-X-70. comprensivo con su actitud, Loscos
menos tolerante.
3-I: Andrés Cabañero Temprado,
Director del Instituto de E.M. de Teruel, 12-V: Antonio Aguilar, Secretario de
Teruel, 3 c. Dirigida a Loscos. Excusa la la Academia de Ciencias de Madrid, Ma-
tardanza en contestar y remitir los 40 drid, 1 c. Dirigida a Loscos y Pardo. Les
reales del importe de los dos ejemplares agradece el envío de un ejemplar de la
suscritos de la Serie Imperfecta, y reitera Serie Imperfecta para la biblioteca del
su gratitud por el herbario que depositó en centro, del que se hará mención en las
el gabinete de Historia Natural del insti- próximas Actas.
tuto cuando era director del mismo su
amigo Raimundo de Canencia. 30-V: Quintín Chiarlone, El Restau-
rador Farmacéutico, Madrid, 2 c.. En un
21-IV: Ramón Codina Länglin, Se- impreso de suscripción del periódico le
cretario del Colegio de Farmacéuticos de escribe que no le aparecen los 20 r. que le
Barcelona, Barcelona, 2 c. Dirigida a envió del Apéndice, seguramente referido
Loscos y Pardo para comunicarles la al Diccionario de Farmacia que por en-
concesión de la Medalla de Plata en tes- tonces se editaba. Por otra parte esta con-
timonio de aprecio por las “dos obritas” sultando el ejemplar de la Serie que le
que enviaron al Colegio. Sin duda se hizo llegar Calavia.
refiere a las Series Inconfecta y a la Serie
Imperfecta. Recibido el informe el 7 de 12-VI: Ramón Codina, Barcelona, 4
julio, lo remitió a Loscos y a Zaragoza. f. Certificación con la concesión a Loscos
y a Pardo de la Medalla de Plata del Co-
5-V: Francisco Loscos?, s.l. 1 c. legio, en atención a los méritos acredita-
Aunque no lleva firma parece de Loscos a dos en sus libros Series Inconfecta y Serie
Pardo. Se extraña de que Chiarlone no Imperfecta. Cita como opinión muy acre-
recibiera su carta certificada desde Alca- ditada la que sus estudios botánicos mere-
ñiz con 20 r. en sellos; también de lo que cieron a Mauricio Willkomm.
dice con respecto a la distribución de la
Serie, y se pregunta con ironía “Que inte-

23
Flora Montiberica 2 (1996)

27-VI: Antonio Lasarte, Farmacéu- también recibo de los famosos 20 r. en


tico, Escatrón (Z), 3 c. Dirigida a Pardo y sellos que por fin parece que encontró en
a Loscos. Les informa de la Exposición una carpeta en la que guardaba toda la
Aragonesa que se está organizando en correspondencia de ellos, y se congratula
Zaragoza y, como corresponsal de la de que casi todos los periódicos a los que
misma y como farmacéutico, quiere esti- se envió la Serie den “un juicio crítico
mular a sus compañeros de clase a llevar a más o menos extenso y mas o menos lau-
la muestra sus trabajos científicos. Cita la datorio de sus esfuerzos”.
colección de Farmacología que mandará
Julio Álvarez desde Fuentes de Ebro, y las 22-IX: José Pardo, Torrecilla de Al-
que él mismo prepara de Materia Farma- cañiz (Te), 2 f., borrador de carta enviada
céutica vegetal a base de productos exóti- a Quintín Chiarlone el 10-I-69 en contes-
cos, y de Mineralogía. Conocedor de sus tación a la de éste del 6-VII. Por lo que
trabajos botánicos, les exhorta para que conocemos a la figura de Pardo Sastrón,
acudan con su herbario y estudios a la sabíamos que bajo su carácter bonancible
Exposición, de la que se ha creado por y amable, cuando se lesionaban sus dere-
primera vez una sección científica, para lo chos sabía también hacer valerlos con
que les adjunta reglamentos y hojas de fuerza. La demostración la tenemos en
inscripción pues estima que pueden con- esta carta que arranca con la advertencia
seguir alguno de los premios. de que es sólo del que la firma, no de
Loscos, y de la que nos limitaremos a
s.f.: Francisco Loscos. s.l. 1 c. En el extraer algunos comentarios sueltos que
reverso de la carta de A. Lasarte del 27- destilan fina ironía, como cuando le feli-
VI. Nota apresurada para Pardo en la que cita por el “hallazgo del legajo entero de
se queja de la reseña poco halagüeña de la cartas donde antes no poseía ni un sóla y
Serie que salió en Los Sucesos, donde sin por el descubrimiento de la verdad en el
el menor miramiento hablan de que “es negocio de los sellos remitidos por mí”.
obra que no se vende ... por no haber Sobre los artículos de los periódicos mas
suscriptores”. Tampoco está satisfecho o menos laudatorios para la Serie le in-
del comportamiento de El Restaurador, quiere sobre la posición de El Restaura-
quizás por no estar “tocados” sus redac- dor que, pese a los muchos años que lle-
tores, por lo que ordenará que lo borren van sus autores de suscripción, no ha
del anuncio de los suscriptores. Por otra dicho ni que agradecía el donativo, ni que
parte tiene datos fidedignos de que allí tenía ejemplares a la venta “porque decir
recibieron su carta con los 20 r. en sellos que nada puede ni debe decirse por no
que mandaba Pardo, y de que lo único que prevenir el juicio del Colegio es no decir
hacen es tomarles el pelo a ambos. cosa, supuesto que acá sabemos que le
sobran jarcias al viejo Restaurador para
6-VII: Quintín Chiarlone, Madrid, 3 hablar sin comprometerse ... con agrade-
c., rec. 9-VII. Con un tono de guante cimiento o sin él, no prejuzga de modo
blanco parece querer zanjar las diferencias alguno su mérito científico ni siquiera el
con los botánicos bajoaragoneses. A pesar literario. Podía V. hablar al menos de
de las cartas que tenía pendientes con nuestra buena voluntad y de nuestros
Pardo ha esperado a contestar cuando ya trabajos materiales, o limitarse a repro-
había terminado de repartir los ejemplares ducir lo que han dicho el resto de publi-
de la Serie que le hizo llegar Calavia en caciones, pues al cabo Se trata de farma-
los lugares que le encomendaron. Adjunta céuticos bondadosamente recibidos por

24
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

sabios extrangeros y premiados en Es- cañiz, pues “V. tiene hace años el encargo
paña por alguna Corporación científica, especial de llevar la cuenta de los toma-
y para quienes el Restaurador no halla dos”, de todas formas espera que ambos
una palabra que les anime”. Alguna se pongan de acuerdo con el impresor en
mano negra debía esconderse detrás de Alcañiz. Informa que tiene dispuestas sus
esta actitud del periódico profesional, por plantas para la Exposición de Zaragoza
eso “le agradecería más una oposición con papeletas recortadas de dos ejempla-
franca y abierta, desembarazada. Si así lo res de la Serie, pidió que le costearan los
juzga justo porque no se pone El Res- 16 duros que costaba el papel de los plie-
taurador enfrente de la Serie?”. Al final gos pero se los negaron. “Es indudable el
aparece la firma y apostilla de Loscos: mérito del herbario, pero puede decirse
“Me parece en todo bien”. que es un tesoro envuelto en suelas de
alpargata; hay allí papeles de todos los
colores y de todos los tamaños hasta lo
1869 infinito”.

14-I: Quintín Chiarlone, Madrid, 4 11-IV: Francisco Loscos, s.l., 2 c. Pa-


c., rec. 16-I, cont. 30-III. Con el artículo rece continuación de la anterior. Conta-
sobre la Serie de la revista de Barcelona, y bilidad de los ejemplares de la Serie que
la libranza de 60 r. por la suscripción de ha tomado de la imprenta para informa-
El Restaurador para 1869, que hizo en ción de Pardo, de ellos “los cinco los tomé
dos veces, pues se extravió la primera. por gastos de redacción serán de los
Acusa las “pullas o rejonazos” de Pardo distribuidos en común para V. y para
en su carta anterior, e insiste que “no he mí”. Corrige al final tras la firma algunos
dicho nada de su obra, porque aguardaba errores en sus cuentas, y añade que ”la
el juicio crítico del Colegio que se me ha Exposición me costó 40 duros y algo más,
prometido varias veces”. Parece que por si V. hubiera tomado parte, hubiera car-
fin se comprometió vagamente Teixidor. gado el papel y entonces me hubiera
Por si tampoco lo hacía, como así sucedió, costado 56 duros, ya ve V. que para 12
le solicitaba los juicios críticos que había duros y medio que pedía ...” Detalle este
merecido a las otras revistas para inser- que nos permite apreciar que Pardo ya
tarlos en la suya. Sobre la distribución de iniciaba una separación de la sociedad
los libros lamenta decirle que están todos científica común tras el fracaso econó-
los depositados excepto los entregados a mico de la edición de la Serie, de las dife-
Colmeiro, al Colegio, al secretario de la rencias con el Prospecto, así como de la
redacción, y tres vendidos a Zubía, Ar- falta de cordialidad que se aprecia en las
genta y Texidor, sin que le hayan pedido misivas que se cruzan en estos meses.
ninguno más, “lo cual desconsuela mucho
más para quien siendo autor no vende 27-IV: Francisco Loscos, s.l., 2 c.
tampoco ninguna de sus obras”, de ahí Con bastante mal genio echa en cara a
también que no tuviera mucho interés en Pardo la mala contabilidad que lleva del
comunicarle estas malas noticias. reparto entre ambos de los ejemplares de
la Serie, a pesar de haber “dejado a V. el
?-IV: Francisco Loscos, Castelserás encargo especial de llevar esa cuenta ...
(Te), 2 c. Con tono algo destemplado la creo desacertada en gran parte, (y) no
explica los ejemplares de la Serie que ha sé corregirla bien, a causa de tener muy
retirado de la imprenta de Huerta en Al- pocos apuntes ... veo por su cuenta, y

25
Flora Montiberica 2 (1996)

creo que no ha llevado V. más cuentas brero Huerta a Loscos y Pardo”, hasta
que yo, ni más ni menos. Para convencer totalizar 993 ejemplares.
a V. de una vez de lo mal que está la
cuenta de V.”. Lo de menos es que a 6-V: T. [Tomás Pardo], s.l., 1 c. In-
Pardo le salgan 567 libros contra los 681 forma que se hará cargo de los ejemplares
de Loscos, que ya es diferencia en la de la Serie que quedan en poder de
contabilidad, por mucho que ésta se lle- Huerta, y que se los hará llegar a Torre-
vase desde Torrecilla o Castelserás y que cilla en cuanto pueda. Más noticias de las
los volúmenes salieran de Alcañiz, lo que enfermedades de sus hijas.
importa es el tono fuerte de las cartas que
se cruzan estos colegas, que acabarán por s.f. [?-V]: Francisco Loscos, 2 c.,
agrietar la amistad entre ambos. Y tam- “Cuenta detallada de las Series que reci-
poco nos inclinamos a pensar que el as- bió Loscos de Huerta”. Parece que se-
pecto ruinoso de la iniciativa editorial, guían sin cuadrar las contabilidades del
fuese únicamente la causa de la ruptura de reparto de la obra entre sus autores, y que
la colaboración científica entre ambos están decididos a aclararlo hasta el final,
botánicos. El trato personal distaba mucho para ello Loscos remite a Pardo nueva
de ser cordial, al menos por lo que vemos relación de sus anotaciones, terminando
en la correspondencia. con un lacónico: “Ya tiene V. todos los
datos para proceder con entero acierto”.
28-IV: Quintín Chiarlone, Madrid, 2
c. Aprovecha un impreso de renovación ?-VI: Francisco Loscos, Castelserás
de la suscripción de la revista hasta fin de (Te), 2 c. Siguen erre que erre discutiendo
año, para añadir con cierta frialdad que no sobre los ejemplares que tiene cada uno.
tiene inconveniente en insertar “cualquier De nuevo Loscos contesta “Me figuraba
artículo, tómese V. la molestia de enviar- yo que V. se satisfaría con haberle yo
los: aquí hay tanto papel que produce dicho que tenía yo en mi poder solas 250
molestias revolverlos y algunas veces ... Series, y no 310 como V. supone”. Pasa a
han ido a la imprenta y los han estro- hacer nueva relación de entregas y a
peado”. mantenerse en sus trece de la exactitud de
sus propias cuentas. Termina asegurando
s.f. [29-IV]: T. [Tomás Pardo Sas- que “ni ahora, ni en mucho tiempo, ni
trón], Alcañiz (Te), 3 c. Siguiendo las acaso nunca cambie libros, pues tengo ...
instrucciones de su hermano, ha recogido pensado que el cambio de libros exige
de la imprenta de Huerta los ejemplares portes y portes y portes, y aunque se con-
que le encargó de la Serie, antes había siguiera un libro de valor 20 duros, siem-
estado ya Loscos y, según le habían dicho, pre en portes y portes y portes se tiene
“ni arregló la cuenta, ni se llevó más que que gastar 4 1/2 y 5 duros, por eso es
los que quiso: bien podìa haberme preferible o darlos o gastarlos en la
mandado recado, puesto que ya sabría botica”.
por tí el encargo que yo tenía y haber
zanjado el asunto de una vez”. Siguen 31-VII: Ramón Marqués Matas, La-
noticias del cobro de alguna suscripción boratorio Químico, Farmacia Central,
aislada, noticias de la familia de Valdeal- Barcelona, 1 f. Acusa recibo del envió de
gorfa, así como de la suya propia. En la la Serie Imperfecta, le felicita por la
última página va la “Nota de los ejempla- misma, pero justifica las dificultades que
res de la Serie que ha entregado el li- tendrá desde allí para vender la obra, dada

26
DE JAIME: Correspondencia de José Pardo Sastrón en el Jardín Botánico de Valencia, I

la poca demanda que hay de este tipo de Centenario del nacimiento del Prof.
textos. Le propone intercambiar el ejem- T.M. Losa España. Burgos. s.p.
plar que le ha enviado por géneros y dro- JAIME LORÉN, J.M. de (1995) Mauricio
gas de su almacén, pero no puede hacerlo Willkomm: en el centenario de su
con otros más que deje en depósito. muerte. Flora Montiberica 1: 11-15.
LOSCOS, F. & J. PARDO (1863) Series
inconfecta plantarum indigenarum
BIBLIOGRAFÍA Aragoniae praecipue meridionalis.
Dresde.
COLMEIRO, M. (1858) La Botánica y LOSCOS, F. & J. PARDO (1866-67)
los botánicos de la península His- Serie imperfecta de las plantas arago-
pano-Lusitana. Madrid. nesas espontáneas. Alcañiz.
JAIME LORÉN, J.M. de (1994) Corres- ROLDÁN GUERRERO, R. (1975) Dic-
pondencia del botánico burgalés Ma- cionario biográfico y bibliográfico de
llaina en el Jardín Botánico de Valen- autores farmacéuticos españoles. Ma-
cia. Jornadas conmemorativas del drid.

27
Flora Montiberica 2: 28-31 (IV-1996)

SOBRE LA VEGETACIÓN DE LOS ROQUEDOS


SILÍCEOS DE LAS PARTES CENTRALES DEL
SISTEMA IBÉRICO

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se describe una nueva asociación vegetal, Hieracio schmidtii-Dianthe-


tum lusitani G. Mateo, perteneciente al orden Androsacetalia vandelii, presente en los
roquedos silíceos de las áreas celtibérico-alcarreñas de la Cordillera Ibérica; ofreciéndose
datos sobre su composición florística, ecología, área de distribución, etc.

SUMMARY: A new plant association, Hieracio schmidtii-Dianthetum lusitani G.


Mateo (ord. Androsacetalia vandelii), found in siliceous rocky places of CW Cordillera
Ibérica (Spain) is described and commented.

INTRODUCCIÓN plícitamente su compañía, amistad e


interesantes observaciones en aquellos
El presente artículo ofrece un extracto años de enriquecedor trabajo conjunto.
del trabajo presentado en Alcañiz, hace Sin embargo sus nuevas ocupaciones y
ahora casi diez años, en el Congreso prioridades le llevan a solicitar la omisión
Conmemorativo de Francisco Loscos allí de su nombre en la tardía edición de este
celebrado en noviembre de 1986. Dada la artículo, voluntad que queremos acatar
gran tardanza en aparición de las actas de respetuosamente contra la que hubiera
dicho congreso, que posiblemente no sido la nuestra.
lleguen a ser editadas, decidimos hacer Desde el comienzo de nuestros traba-
pública al menos la propuesta original de jos sobre la flora vegetación iberolevan-
la asociación que allí presentábamos, y tina nos decantamos de modo prioritario
que desgraciadamente ha permanecido por los estudios sobre las especies y co-
inédita durante tanto tiempo. munidades de ambientes rocosos, donde
En aquella ocasión el trabajo iba fir- vemos presentarse muchas de las plantas
mado también por el doctor Ramón Fi- más valiosas o raras de nuestra flora. Hace
guerola, al que queremos agradecer ex- unos años nos ocupábamos de analizar

28
MATEO: Sobre la vegetación de los roquedos silíceos de las partes centrales del Sistema Ibérico

algunas de las comunidades de los


roquedos calizos de la Codillera Ibérica Posteriormente, al estudiar la vegeta-
(MATEO, 1983b; MATEO & FIGUE- ción de los roquedos de rodeno de las
ROLA, 1987; FIGUEROLA & MATEO, áreas supramediterráneas del Rincón de
1987; etc.). Respecto a las comunidades Ademuz y sur de la provincia de Teruel
silicícolas habíamos hecho ya algunas (macizo de Javalambre, Castielfabib,
nuevas propuestas, con motivo del trabajo Tormón, Bezas, etc.), incluibles en el
doctoral (MATEO, 1983a) y de un estu- sector Maestracense (RIVAS-MARTÍ-
dio sobre los Cheilanthetalia maranto- NEZ, 1987: 19) pudimos comprobar que
maderensis Sáenz & Rivas-Mart. 1979 aquella asociación y su encuadramiento
(MATEO, 1984). Así, el presente trabajo podían seguir resultando válidas. Pero al
trataba de ser el complemento natural de adentrarnos más hacia el norte y oeste de
aquellos. la Cordillera Ibérica, penetrando ya en el
sector Celtibérico-Alcarreño (Sierra de
Albarracín, Señorío de Molina, Ducado
COMUNIDADES RUPÍCOLAS de Medinaceli, etc.), la intervención de
SILICÍCOLAS elementos iberoatlánticos comienza a ser
más destacada, aunque las moderadas
La vegetación casmofítica silicícola de altitudes (1000-1800 m) y alejamiento de
las áreas supra a crioromediterráneas del los núcleos típicos de la alianza Saxifra-
Sistema Ibérico se incluye en el orden gion willkommianae hacen que las mejo-
Androsacetalia vandelii Br.-Bl. in Meier res especies características o diferenciales
& Br.-Bl. 1934 de la clase Asplenietea de la misma estén ausentes (caso de Saxi-
trichomanis (Br.-Bl. in Meier & Br.-Bl. fraga willkommiana Boiss., S. continen-
1934) Oberdörfer 1977. talis (Engler & Irmscher) D. A. Webb,
Murbeckiella boryi (Boiss.) Rothm.,
Al estudiar hace unos años las comu- Jasione crispa subsp. centralis (Rivas-
nidades de los rodenos del noreste de Mart.) Tutin, Cryptogramma crispa (L.)
Cuenca (MATEO, 1983a) nos encontrá- Hooker, etc.).
bamos ya con la indefinición de un tipo de
vegetación mal encuadrable en la alianza Por ello es que en cualquier caso las
catalano-provenzal Antirrhinion asarinae comunidades que nos vamos a encontrar
Br.-Bl. (1931) 1954, así como en la en los territorios indicados resultan ser
alianza Saxifragion willkommianae Rivas- extremas para la alianza y pobres en es-
Mart. 1963, propia de la alta mon-taña del pecies características, pero no por ello
Sistema Central y norte del Sis-tema dejan de poder tener una estructura sufi-
Ibérico. cientemente homogénea, una ecología
concreta, una composición florística bas-
La ausencia de táxones típicamente tante definida; por lo cual merecer la
iberoatlánticos en los roquedos de la consideración de asociación y su des-
Sierra de Mira, junto con la presencia de cripción como tal. Esta asociación, para la
Asplenium foreziense Le Grand, nos lle- que no encontramos ningún nombre
vaba a decantarnos por la ubicación de la disponible, es la que proponemos con el
asociación que allí describíamos como de Hieracio schmidtii-Dianthetum lusi-
nueva (Asplenietum septentrionali-fo- tani.
reziensis G. Mateo 1983) en la alianza
Antirrhinion asarinae.

29
Flora Montiberica 2 (1996)

Tabla 1: Hieracio schmidtii-Dianthetum lusitani G. Mateo, ass. nova


Nº Inventario 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
Altitud s.n.m. 1280 1020 1710 1110 1400 1150 1220 1410 1560 1680 1380
Pendiente y orientación 90SE 80NW 75EN 75EN 75N 80E 80EN 85N 85NE 80N 85E
Características y diferencia-
les de asociación y alianza
Dianthus lusitanus .................. 2.2 2.2 3.2 . . . 1.2 2.2 1.2 2.2 2.3
Hieracium schmidtii ............... 1.1 + + + . . . + + 1.1 .
Linaria saxatilis ...................... . + . . + + . + + . .
Biscutella atropurpurea .......... + . + + . . . + . + .
Jasione crispa sessiliflora ....... + . . . . . + . + + .
Digitalis thapsi ....................... . . . . 1.2 1.2 + . . . .
Característ. de orden y clase
Sedum brevifolium ................. 1.2 1.2 1.2 1.2 1.2 1.2 + + 1.3 1.2 1.3
Asplenium septentrionale ....... 1.2 1.3 + . . + . 1.2 1.2 + 1.2
Asplenium adiantum-nigrum . . + 1.2 + . + + + + + +
Hieracium amplexicaule ......... + . 1.2 + . . . 1.1 1.2 + +
Polypodium vulgare ............... . + + + + . . + 1.3 . .
Asplenium trichomanes .......... . . + + . . + + + . 1.4
Umbilicus rupestris ................ + . . . + + + + . + +
Cystopteris fragilis ................. . + . . + . . + + . .
Sedum hirsutum ..................... . . . 2.3 1.3 1.3 . . . . .
Compañeras
Solidago virgaurea ................. . . . . . + + . + + .
Sedum album ......................... . . . 1.2 . + . + . . .
Dryopteris filix-mas ............... . . + . . . . . + . .
Thymus izcoi .......................... + . . . . . . . . . +
Sedum dasyphyllum ............... + . . . . . . . . . .
Digitalis purpurea ................... . . . . . . . . + . .

Las autorías de los táxones que apare- 9. Te: Peracense, monte San Ginés,
cen en la tabla corresponden a las indica- XK2998.
das en el catálogo de la flora de Teruel 10. Te: Bronchales, hacia Noguera de
(MATEO, 1990), excepto en el caso de T. Albarracín, XK2083.
izcoi Rivas-Mart., Molina & Navarro. 11. Te: Almohaja, cerro del Ardal,
XK3097.
Procedencia de los inventarios
1. Te: Villar del Salz, Sierra Menera,
XL2504. Hieracio schmidtii-Dianthe-
2. Te: Fombuena, hacia Luesma,
XL5456.
tum lusitani G. Mateo, ass. nova
3. Te: Orihuela del Tremedal, hacia
SYNTYPUS: Elegimos como tipo de
Bronchales, XK1386.
la asociación el inventario nº 1, de la
4. Gu: Cobeta, hoz del río Arandilla,
Tabla nº 1, procedente de la Sierra Me-
WL7526.
nera turolense, cerca de las minas de Ojos
5. Gu: monte Aragoncillo, WL8134.
Negros.
6. So: Yelo, WL3961.
7. So: Montejo de Tiermes, hacia So-
tillo de Caracena, VL8675.
8. Gu: Checa, pr. Chequilla, XK0295.

30
MATEO: Sobre la vegetación de los roquedos silíceos de las partes centrales del Sistema Ibérico

SINTAXONOMÍA: En esta comuni- BIBLIOGRAFÍA


dad los más característico es la presencia
casi constante, y con frecuencia domi- FIGUEROLA, R. & G. MATEO (1987)
nante, de Dianthus lusitanus L., especie a Contribución al estudio de las comu-
la que se unen otras iberoatlánticas como nidades vegetales del orden Potenti-
Linaria saxatilis (L.) Chaz, Jasione crispa lletalia caulescentis en la Península
subsp. sessiliflora (Boiss. & Reuter) Ibérica: alianza Jasionion foliosae.
Rivas-Martínez o Digitalis thapsi L., así Lazaroa 7: 327-335.
como especies silicícolas de área más MATEO, G. (1983a) Estudio sobre la
amplia entre las que destacan Hieracium flora y vegetación de las sierras de
schmidtii Tausch, H. amplexicaule L., Mira y Talayuelas (Cuenca). Mono-
Sedum brevifolium DC., S. hirsutum All., grafías ICONA, nº 31. Madrid.
Asplenium septentrionale (L.) Hoffm., A. MATEO, G. (1983b) Sobre la vegetación
adiantum-nigrum L., etc. de la alianza Homalothecio-Polypo-
Ello nos lleva a considerar como más dion serrati en las montañas valen-
razonable su inclusión en la mencionada cianas. Lazaroa 5: 111-118.
alianza Saxifragion willkommianae. MATEO, G. (1984) Contribución al
conocimiento de las comunidades del
SINECOLOGÍA: Coloniza las grietas orden Cheilanthetalia maranto-made-
de los roquedos silíceos (cuarcitas y rensis en las montañas valencianas.
rodenos principalmente) supra y, en me- Anales de Biología (Secc. Especial,
nor medida, oromediterráneos, bajo om- 1): 301-304. Murcia.
broclima subhúmedo (o seco con tenden- MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de
cia a subhúmedo). la provincia de Teruel. Instituto de
Estudios Turolenses. Teruel.
SINCOROLOGÍA: Se presenta en el MATEO, G. & R. FIGUEROLA (1987)
sector Celtibérico-Alcarreño, de la pro- sobre la vegetación del orden Asple-
vincia Castellano-Maestrazgo-Manchega nietalia petrarchae en las montañas
(RIVAS-MARTÍNEZ, 1987: 19), inclu- valencianas. Lazaroa 7: 319-326.
yendo al menos el área occidental de la RIVAS-MARTÍNEZ, S. (1987) Memoria
provincia de Teruel, norte de Guadalajara, del Mapa de Series de Vegetación de
sur de Zaragoza y sur de Soria. España (1:400.000). ICONA. Madrid.

31
Flora Montiberica 2: 32-41 (IV-1996)

CONTRIBUCIÓN AL CONOCIMIENTO DEL GÉNERO


PILOSELLA EN ESPAÑA, III. SECCIÓN AURICULINA

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se han estudiado los táxones ibéricos del género Pilosella sección Au-
riculina, encontrándose tres especies principales (P. lactucella, P. vahlii y P. galliciana)
más tres consideradas intermedias interseccionales (P. schultesii, P. tremedalis y P. gu-
darica). Para una de ellas se propone una nueva combinación: P. vahlii subsp. pseudo-
vahlii (de Retz) G. Mateo.

SUMMARY: The Section Auriculina of the genus Pilosella has a interesting repre-
sentation in the half N of Spain. After its study we think that can be recognised in it three
principal species (P. lactucella, P. vahlii and P. galliciana) and three intersectional in-
termediate species (P. schultesii, P. tremedalis and P. gudarica).

1. INTRODUCCIÓN
Sect. AURICULINA (Fries) F.
El presente artículo, continuación de W. Schultz & Schultz Bip., Flora 27: 425
otros dos anteriores (MATEO 1988, (1862)
1990), trata de revisar las especies del ≡ Hieracium subgen. Pilosella sect.
género Pilosella Hill, pertenecientes a la Auriculina Fries, Upsala Univ. Arsskr.
sección Auriculina, que se conocen en (Math. Nat., Epicr. Gen. Hierac.) 5: 18
España, donde aparecen únicamente en la (1862)
mitad norte peninsular. ≡ Hieracium subgen. Pilosella sect.
Se presentan los datos nomenclatura- Auriculina (Fries) Naegeli & Peter, Hier.
les, descripción, comentarios sobre su va- Mitteleur. 1: 58, 115, 184 (1885); Arv.-
riabilidad interna e historia de su trata- Touv., Hier. Gall. Hisp. Cat.: 17 (1913);
miento taxonómico, finalizando con una Zahn in Engler, Pflanzenreich 75 (IV.
breve reseña sobre su distribución geográ- 280): 1148, 1195 (1923)
fica y requerimientos ecológicos. El aná- Inc.: Sect. Adenophylla Scheele, Lin-
lisis de las citas concretas conocidas y los naea 32: 645 (1863)
pliegos de herbario consultados (BCF,
BC, JACA, LEB, MA, SEV, VA, VAB), Comprende esta sección una serie de
junto con los correspondientes mapas de táxones caracterizados por presentar esca-
distribución, aparecerán posteriormente en pos cortos y áfilos (raras veces monófi-
publicación aparte. los), terminados en uno o varios capítulos.

32
MATEO: Contribución al conocimiento del género Pilosella en España, III.

Estolones casi siempre presentes, a veces = Pilosella serpyllifolia (Fries) F.W.


muy cortos. Hojas verdes o glaucas, de su- Schultz & Schultz Bip., Flora (Regensb.)
perficie glabra o más frecuentemente tapi- 45(27): 425 (1862)
zada de algunos pelos simples, acompaña- = Hieracium nanum Scheele, Linnaea
dos o no de pelos glandulíferos, pero nun- 31: 643 (1862)
ca con pelos estrellados, lo que marca su = H. myriadenum subsp. nanum
mayor originalidad en el contexto del ge- (Scheele) Naegeli & Peter, Hier. Mitte-
nero. La presencia de glandulosidad foliar leur. 1: 185 (1885)
es un carácter importante, que llevó a = H. lactucella subsp. nanum (Scheele)
Scheele a proponer una sección para el P.D. Sell, Bot. J. Linn. Soc. 71: 259
reducido grupo que lo presenta, aunque no (1976)
creemos necesaria tal propuesta, ya que en = H. micranthum Huet, Pl. Neap. Ex-
el resto de los caracteres ese grupo de sicc.: nº 368 (1856)
táxones no se aparta de la linea habitual = H. auricula subsp. micranthum
en esta sección. (Huet) Zahn in Engler, Pflanzenreich 75
En su seno podemos reconocer para la (IV.280): 1199 (1923)
Península Ibérica tres táxones principales, = P. lactucella subsp. nana (Scheele)
que consideramos buenas especies inde- Laínz, Bol. Inst. Estud. Astur. (Supl. Ci.)
pendientes (1 a 3), y otros dos secunda- 22: 37 (1976).
rios, que pueden considerarse especies in- Ind. Loc.: “In humectis pascuorum et
termedias de origen hibridógeno intrasec- pratorum editiorum v.c. ad Lodersleben
cional (4 y 5). Además existirán un nú- haud longe ab ipse pago, cum Hyperico
mero indeterminado, probablemente im- dubio, ad Ziegetrode [Alemania]”.
portante, de formas hibridógenas intersec-
cionales, de las que comentamos las tres DESCRIPCIÓN: Estolones alarga-
únicas que detectamos en nuestro país (6 a dos, con (2)5-15(20) cm de longitud (po-
8). co menos que los escapos) y 1-1,5 mm de
grosor, provistos de hojas poco menores
que las rosulares.
2. TÁXONES CONSIDERADOS Escapos de (2)6-20(25) cm, con 1-4
ca-ítulos, glabrescentes hacia la base y
1. Pilosella lactucella (Wallr.) P. laxa a medianamente hirsutos hacia el ápi-
D. Sell & West, Watsonia 6: 314 (1967) ce, donde presentan un tapiz de pelos es-
trellados más o menos denso y algunos
≡ Hieracium lactucella Wallr., Sched.
pelos glandulíferos.
Crit. 1: 408 (1822). [Basión.]
Hojas membranosas, oblanceoladas a
= H. auricula Lam. & DC. in Lam., Fl.
oblongo-espatuladas, obtusas, a veces mu-
Fr. 4: 24 (1805), non L., Sp. Pl.: 800
cronadas, glaucescentes; provistas de fi-
(1753)
nos, largos y flexibles pelos simples prin-
= Pilosella auricula F.W. Schultz &
cipalmente marginales, sin pelos estre-
Schultz Bip., Flora (Regensb.) 45(27):
llados ni glandulíferos.
425 (1862), nom. inval. (non H. auricula
Capítulos pequeños (3-8 mm de an-
L., loc. cit.)
chura), de color verde oscuro, con brác-
= H. serpyllifolium Fries, Upsala
teas involucrales provistas de pelos glan-
Univ. Arsskr. (Math. Nat., Epicr. Gen.
dulíferos negros acompañados de pelos
Hier.) 5: 19 (1862)
estrellados hacia su base y a veces de
pelos simples más o menos abundantes.

33
Flora Montiberica 2 (1996)

Cipselas de 1,7-1,9 mm, negruzcas en Habita en pastizales alpinos o subal-


la madurez, con vilano de 3-4 mm. pinos sobre sustratos variados, habitual-
SUBDIVISIÓN: Dentro de esta es- mente someros y no muy húmedos, con
pecie se han distinguido para nuestro preferencia por los suelos silíceos.
territorio dos subspecies, la típica y una
subsp nana (Scheele) Laínz.La última se
supone que debe tener menor tamaño, 2. Pilosella vahlii (Froel.) F. W.
estolones más cortos y capítulos más Schultz & Schultz Bip., Flora (Regensb.)
pequeños, a veces solitarios. Es cierto que 45(27): 426 (1862) subsp. vahlii
a veces tales caracteres se presentan con
≡ Hieracium vahlii Froel. in DC.,
cierto grado de correlación en las pobla-
Prodr. 7: 204 (1838). [Basión.]
ciones naturales, pero lo más habitual es
= H. anisotrichum Griseb., Comment.
que dichas poblaciones muestren gran
Hier. 5 (1852)
polimorfía, o dependencia de las condi-
= Hieracium myriadenum Boiss. &
ciones ecológicas y microclimáticas; lo
Reuter in Reichenb., Icon. Fl. Germ. 19:
que nos llevaría a tener que incluir una
53 (1859)
parte de las muestras de las mismas en
= Pilosella myriadena (Boiss.) F.W.
uno y otra parte en el otro taxon.
Schultz & Schultz Bip., Flora (Regensb.)
Otras muchas subspecies se atribuyen
45 (27): 425 (1862
a esta especie en Europa, concretamente
= H. vahlii subsp. myriadenum (Boiss.
ZAHN (1923: 1195-1200) indica 13,
& Reuter) Zahn in Engler, Pflanzenreich
algunas de las cuales presentan caracteres
75 (IV.280): 1238 (1923)
que se corresponden con los de las po-
= H. vahlii var. myriadenum (Boiss &
blaciones ibéricas. Pero estos caracteres,
Reuter) Pau, Bol. Soc. Ibér. Cien. Nat. 25:
concretados sobre todo a la abundancia
82 (1926)
relativa de pelos simples y glandulíferos
Ind. loc. : "In Hispania"
en las brácteas y pedúnculos de los capí-
tulos, resultan aún más variables que los
DESCRIPCIÓN: Los estolones sue-
anteriores en cada población por lo que no
len ser nulos o cortos, pero también pue-
son tomados aquí en consideración.
den resultar relativamente alargados y
gruesos (1-5 cm x 2 mm). Escapos cortos,
COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: P.
de (2)4-15(20) cm, y gruesos (1,5-2 mm),
lactucella es una planta eurosiberiana,
cubiertos de abundantes pelos glandulífe-
extendida por el centro y norte de Europa,
ros, sobre todo en su mitad superior, y
que alcanza en el NE ibérico su límite
acompañados de pelos estrellados en ma-
suroccidental.
yor o menor medida, pero sin pelos sim-
Como tal solo se conoce en España del
ples.
área pirenaica y prepirenaica, aunque su
Hojas oblanceoladas a obovado-espa-
impronta puede reconocerse en otros
tuladas, obtusas, a veces mucronuladas, de
táxones, a cuyo origen debió contribuir,
(2)3-5(6) x (0,5)1-1,5 cm, subcoriáceas,
que se adentran más en la Península.
glaucescentes, sin pelos estrellados, con
También es de destacar que se trata de
pelos glandulíferos manifiestos en la
la única especie de su sección que se
superficie y márgenes; acompañados por
conoce en los Pirineos, por lo que allí no
pelos simples rígidos..
presenta problemas su identificación. [B,
Capítulos medianos o algo gruesos (8-
Ge, Hu, L, Na, SS].
12 mm de anchura), con brácteas involu-
crales lineares, negruzcas, densamente

34
MATEO: Contribución al conocimiento del género Pilosella en España, III.

glandulosas y abundantemente floccono- Poco después FRIES (1862: 19, 26)


sas, por lo menos en su mitad inferior, sin sinonimiza acertadamente la especie de
pelos simples. Grisebach-Willkomm a la de Froelich-
Cipselas negruzcas en la madurez, de Vahl, aunque las incluye desafortunada-
2-2,2 mm, con vilanos de unos 4 mm. mente en la sect. Rosella junto con H.
pumilum Lap., admitiendo como buena
HISTORIA: Esta especie fue recolec- especie independiente y en sección aparte
tada primeramente por Barnades en Es- (sect. Auriculina) el anteriormente indi-
paña, quién envió muestras a Vahl. Pos- cado H. myriadenum; de Boissier-Rei-
teriormente FROELICH (1838: 204), en chenbach, cosa que ya venía preconfigu-
su revisión del género Hieracium para el rada por este autor (FRIES 1848: 36)
Prodromus de De Candolle, estudió el cuando incluía H. vahlii como sinónimo
herbario de Vahl y propuso por primera de H. pumilum.
vez su consideración como especie, dentro En ese mismo año SCHULTZ &
de dicho género, destacando en su SCHULTZ BIPONTINUS (1862: 425-
comentario la originalidad de la planta en 426) recombinan muchas de las especies
el contexto del mismo: "Species singularis de este género, descritas originariamente
ex indumento foliorum glanduloso ad como pertenecientes al vecino género
gregem H. amplexicaulis, ex inflorescen- Hieracium, y entre ellas observamos los
tia vero ad Pilosellas praesertim variet". nuevos nombres de P. vahlii, aquí admi-
Desgraciadamente no ha quedado ningún tido, y el de P. myriadena, que se man-
testimonio documental que concrete la tiene como especie aparte.
localidad en que Barnades recogiera la Al mismo tiempo SCHEELE (1862:
muestra original, lo que ha sido fuente de 640), en la primera revisión del género
confusiones y discusiones posteriores para la Península Ibérica, admite por un
sobre el tratamiento taxonómico de esta lado la especie guadarrámica, con el
planta. nombre de H. myriadenum, y por otro la
Poco después GRISEBACH (1852: 5) montcáunica bajo el nombre de H. aniso-
propone la nueva especie H. anisotrichum trichum Griseb., inducido por la presencia
sobre la base de unas recolecciones ante- en ésta de hojas con pelos rígidos
riores de Willkomm en el Moncayo, y que abundantes y pocos pelos glandulíferos,
éste había determinado como H. auricula. frente a las hojas muy glandulosas y poco
Esta era la primera localidad ibérica setosas de aquella.
extrapirenaica que se indicaba para una Al año siguiente, el mismo SCHEELE
especie de la sección, quedando en la (1863: 647), consciente de haber omitido
ambigüedad la localidad propia del ante- el nombre prioritario de H. vahlii, lo
riormente descrito H. vahlii. recoge pasando a sinonimia suya el H.
Más tarde REICHENBACH (1859: anisotrichum; aunque separando los dos
53) ofrece la primera iconografía de esta del aparentemente intangible H. myria-
especie del Moncayo, y la supone dife- denum.
rente a la descrita por Froelich, publi- A continuación WILLKOMM (1865:
cando además una nueva especie, H. 253) sigue fielmente el último criterio de
myriadenum, recogida en la Sierra de Scheele, y los autores ibéricos de fin de
Guadarrama (Madrid) cuya autoría atri- siglo imitan con similar fidelidad a
buye a Boissier y Reuter, quienes allí la Willkomm (AMO 1872: 540, COLMEI-
habían recolectado unos años antes. RO 1887: 470, LÁZARO 1896: 734);
aunque también vemos mantener esta

35
Flora Montiberica 2 (1996)

postura en especialistas europeos como 3. Pilosella vahlii subsp. pseudo-


ARVET-TOUVET (1913: 17). vahlii (Arv.-Touv.) G. Mateo, comb. &
Tenemos que llegar a ZAHN (1923: stat. nov.
1238) para encontrar una propuesta
≡ H. pseudovahlii de Retz in Bull.
nueva, la cual consistió en reunir todo este
Soc. Bot. Fr. 125: 215 (1978). [Basión.]
grupo en una sola especie, a la que le
- Hieracium oligadenum Arv.-Touv.,
supone un origen en la combinación: "H.
Hier. Gall. Hisp. Cat. 17 (1913); non Belli
candollei-auricula". Aportando el acierto
in Bald., Riv. Coll. Bot. Alb. 55 (1895).
de subordinar por primera vez H. myria-
= H. auricula var. oligadenum Pau,
denum a H. vahlii, lo cual hace conside-
Bol. Soc. Arag. Ci. Nat. 17: 152 (1918)
rándolo subspecie de un H. vahlii cuya
= H. auricula var. lucronensis Sennen,
subspecie tipo coincidiría con el H. aniso-
Butll. Inst. Catal. Hist. Nat. 32(4): 28
trichum y tendría como únicas localidades
(1932)
conocidas la clásica del Moncayo mas una
≡ P. pseudovahlii (Arv.-Touv.) G.
nueva de Orihuela del Tremedal (que
Mateo, Cat. Fl. Prov. Teruel: 143 (1990)
naturalmente debemos atribuir a la pos-
Ind. loc. "Espagne (prov. de Teruel):
teriormente descrita P. pseudovahlii).
Sierra de Albarracín, Bronchales, dans les
PAU (1926: 82) tras sus recolecciones
bois de pins, sur calcaire [sic], alt. 1700
en la Sierra de Guadarrama es el único
m".
español hasta su época que aporta una
opinión propia sobre el particular. Sub-
DESCRIPCIÓN: Estolones alarga-
raya la coespecificidad de H. vahlii y H.
dos, de (2)5-15(20) cm, con longitud
myriadenum, indicando que ésta sería una
similar a los escapos o algo más cortos.
variedad de aquella, tal como aparece en
Escapos provistos de (1)2-4(6) capítu-
la sinonimia que acabamos de plasmar;
los, glabrescentes en casi toda su longitud,
solución que nos parece bastante razona-
excepto en su ápice donde se cubren de
ble y plausible.
abundantes pelos estrellados y algunos
Recientemente SELL & WEST (1976:
glandulíferos.
370) mantienen el criterio de Zahn, en el
Hojas oblanceolado-espatuladas, de
sentido de considerar los tres táxones en
30-80 x 5-12 mm, obtusas o subagudas, a
litigio como una sola especie, aunque
veces mucronuladas, glaucescentes y
independiente de H. pumilum; criterio que
glabrescentes, membranosas o algo sub-
se ha venido siguiendo por todos los
coriáceas, con laxos pelos simples suaves
colegas, incluyendo los más modernos
o subrígidos, y pequeños pelos glandulífe-
especialistas del género como de RETZ
ros poco aparentes, en sus márgenes.
(1981: 91, 1984: 84).
Capítulos medios o pequeños, de 6-9
mm, con brácteas involucrales verde
COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: Ha-
oscuras portadoras de abundantes pelos
bita en los sistemas montañosos Central e
glandulíferos negros y hacia su base un
Ibérico, formando parte de pastizales
denso tapiz de pelos estrellados.
moderadamente húmedos sobre sustratos
Cipselas pequeñas, de 1,7-1,9 mm
silíceos someros, por las áreas oro- y
portadoras de vilanos de 3-4 mm.
crioromediterráneas (± 1.700-2.300 m).
[Av, Bu, Gu, Lo, M, Sg, So, Z].
HISTORIA: Esta especie fue descu-
bierta y descrita como tal por ARVET-
TOUVET (1913: 17), a partir de reco-
lecciones de Reverchon en la alta Sierra

36
MATEO: Contribución al conocimiento del género Pilosella en España, III.

de Albarracín, quien la interpreta acerta- 4. Pilosella galliciana (Pau)


damente como intermedia entre P. vahlii y Laínz, Anales Jard. Bot. Madrid 39(2):
P. lactucella, literalmente: "Quasi exacte 413 (1983)
medium tenens H. auricula inter et H. ≡ H. auricula var. galliciana Pau, Bol.
myriadenum". Sin embargo el nombre que Soc. Aragonesa Ci. Nat. 11: 40 (1912).
eligió no estaba disponible en el género y [Basión.]
resultó inválido. ≡ Hieracium gallicianum (Pau) Pau,
Durante más de 60 años nadie se hizo Bol. Soc. Aragonesa Ci. Nat. 17: 151
eco de aquella propuesta ni se interesó por (1918)
esta especie, hasta que hace dos décadas = H. lactucella subsp. bergidense
de RETZ (1978: 215) reencontró en el Laínz, Bol. Inst. Estud. Astur. (Ser. Cien.)
herbario de Arvet-Touvet los pliegos 5: 40 (1962)
indicados de Reverchon y, tras su estudio, = Pilosella bergidense (Laínz) Laínz,
propone el nuevo nombre, no empleado Candollea 32: 243 (1977)
hasta entonces en el género, de H. pseu- = P. lactucella subsp. bergidense
dovahlii. En su indicación locotípica (Laínz) Laínz, Contr. Conoc. Fl. Asturias
recoge un error de Reverchon, quien en la 73 (1982)
etiqueta del pliego indica haber hecho la Ind. loc. "Sierra Cabrérica (Galicia)".
recolección sobre calizas, probablemente
siguiendo la rutina de muchas de sus otras DESCRIPCIÓN: Difiere de los dos
recolecciones en la amplia zona caliza del tipos anteriores, bastante extremos entre
macizo. sí: de P. vahlii por la ausencia de glándu-
No mucho después de Reverchon en- las en las hojas y de P. lactucella por
contraron también muestras de este taxon, carecer de estolones aparentes, así como
en las altas sierras riojanas y sorianas, por su mayor robustez.
tanto PAU (1918: 152) como M. Losa Estolones nulos o muy cortos y grue-
(SENNEN, 1932: 115); aunque en ambos sos (unos 2 mm de diámetro). Escapos
casos se presentó como una variedad de cortos, de 2-10(15) cm, más o menos
H. auricula L. glandulosos y flocconosos en su mitad su-
perior, terminados en 1-3(5) capítulos.
COROLOGIA Y ECOLOGIA: Se Hojas cortas, de 20-40 x 7-10 mm,
trata de una planta extendida por las algo coriáceas, oblongo u obovado-espa-
partes elevadas del Sistema Ibérico, tuladas, glaucescentes, sin pelos estrella-
principalmente de las provincias de Soria, dos ni glandulíferos pero con pelos sim-
Guadalajara y Teruel, alcanzando las ples bastante rígidos, setiformes, largos
áreas limítrofes de algunas provincias co- (2-5 mm) y gruesos (sobre todo en su base
lindantes. [Cs, Cu, Gu, Lo, M, Sg, So, Te, donde se ensanchan de modo manifiesto),
Z]. que se presentan principalmente hacia los
Habita en pastizales vivaces silicícolas márgenes (a veces el par de filas de pelos
y el sotobosque de los pinares y meloja- rígidos a cada lado de las hojas le dan un
res, sobre sustratos más o menos húme- aspecto a las mismas que recuerda a las
dos, en áreas elevadas (supra- a oromedi- del género Dionaea).
terráneas) y bajo condiciones ombrocli- Capítulos medios (7-11 mm de an-
máticas de bastante humedad. chura), con brácteas involucrales lineares,
hialinas y glabras en los márgenes pero
oscuras y pelosas en el centro, con pelos
glandulíferos amarillentos y pelos simples

37
Flora Montiberica 2 (1996)

blancos con base negruzca medianamente mente flocconosos en su ápice, glabres-


abundantes, a los que se unen hacia la centes hacia su base.
base un número creciente de pelos Hojas obovado-espatuladas, obtusas,
estrellados. laxamente hirsutas en el haz y cubiertas de
pelos estrellados no muy densos en el
HISTORIA: Este taxon ha sido in- envés.
terpretado históricamente de muy diversos Capítulos medianos (6-10 mm de gro-
modos. Descrito por primera vez por PAU sor), con brácteas involucrales provistas
(1912: 40), como mera variedad de P. de pelos glandulíferos más o menos
lactucella, quién poco después lo elevó al abundantes, pelos estrellados algo más
rango específico (PAU 1918: 151), en escasos y con frecuencia pelos simples en
ambos casos dentro del género Hiera- mayor o menor proporción.
cium. Difiere de P. officinarum por su menor
Pocos autores parecen haberlo admi- tamaño, sus hojas más laxamente tapiza-
tido desde entonces, hasta llegar a los das de pelos estrellados en su envés y con
tiempos actuales en que es redescubierto pelos simples más finos en ambas caras.
por el padre Laínz, quien lo propone bajo De P. lactucella se diferencia princi-
el epíteto "bergidense" en diferentes com- palmente por su mayor tamaño, escapos
binaciones (LAINZ 1962: 40, 1977: 243, monocéfalos y hojas con pelos estrellados
1982: 73); a partir de 1977 ya en el seno en el envés.
del género Pilosella, retomando posterior-
mente el epíteto galliciana (LAINZ 1983: COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: Ha-
413). bita en las áreas centroeuropeas y pir-
enaicas en que se puede encontrar su pa-
COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: Pa- rental más singular, P. lactucella; cono-
rece resultar endémico de las sierras del ciéndose para nuestro país solo de los Pi-
NW peninsular, con óptimo en la pro- rineos. [B, Ge, Hu, L, Na].
vincia de León, de donde pasa más dis-
cretamente al tramo noroccidental del
Sistema Ibérico. Como el anterior habita 6. Pilosella tremedalis G. Mateo,
en pastizales silicícolas frescos de alta Collect. Bot. (Barcelona) 18: 155 (1990).
montaña. [Le, Lo, Lu, Or, So, Za]. Ind. Loc.: “Orihuela del Tremedal
(prov. Teruel) pr. Ermita del Tremedal".
DESCRIPCIÓN: Por su aspecto y ca-
5. Pilosella schultesii (F. W. racteres intermedios entre P. tardans y P.
Schultz) F.W. Schultz & Schultz Bip., vahlii subsp. pseudovahlii parece tener
Flora (Regensb.) 45: 425 (1862). origen en la introgresión entre ambos
≡ Hieracium schultesii F.W. Schultz, táxones, con los que cohabita. Difiere de
Arch. Fl. Fr. Allem. 35 (1842). [Basión.] P. tardans por sus estolones más breves, a
Ind. Loc.: s/l veces ausentes. Escapos a veces termina-
dos en más de un capítulo. Hojas verdosas
DESCRIPCIÓN: Estolones alargados por ambas caras, provistas de un indu-
(3-8 mm por término medio) como la mento bastante laxo de pelos estrellados
longitud del escapo. en el envés. Invólucro verdoso, con pelos
Escapos de 4-15 cm, casi siempre mo- estrellados más laxos.
nocéfalos, muy glandulosos y mediana- De P. vahlii subsp. pseudovahlii di-
fiere por sus escapos casi siempre simples,

38
MATEO: Contribución al conocimiento del género Pilosella en España, III.

de color verde grisáceo, más o menos uni- sentan un tapiz (aunque laxo) de pelos es-
formemente cubiertos de pelos estrella- trellados. Los capítulos presentan el invó-
dos, sin pelos simples ni glandulíferos. lucro cubierto de pelos simples negros de
Hojas laxamente tapizadas de pelos estre- 2-3 mm de longitud, siendo muy raros o
llados en el envés, sin pelos glandulíferos. nulos los pelos glandulíferos.
Invólucro provisto de pelos simples blan-
quecinos más o menos laxos, pelos estre- COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: A
llados medianamente abundantes y pelos diferencia del anterior, este taxon parece
glandulíferos muy escasos e inaparentes. relativamente extendido por el área de su
parental P. vahlii subsp. pseudovahlii,
COROLOGÍA Y ECOLOGÍA: So- aunque hasta la fecha solamente se ha
lamente disponemos de la recolección detectado también en la provincia de
original, en su misma localidad clásica, de Teruel. Además de la Sierra de Gúdar,
donde puede deducirse la gran rareza de donde fue recogido en primer lugar, lo
esta planta, cuyos ejemplares aparecen en hemos podido observar, bastante más
las áreas de la Sierra de Albarracín ocu- extendido, por los terrenos cuarcíticos de
padas por P. vahlii subsp. pseudovahlii, la alta Sierra de Albarracín, interviniendo
buscando ambientes algo más secos y alte- en el manto herbáceo del pinar albar
rados. [Te]. oromediterráneo silicícola. [Te].

7. Pilosella gudarica G. Mateo, 3. CLAVE PARA LAS ESPECIES


Collect. Bot. (Barcelona) 18: 155 (1990) IBÉRICAS DE LA SECCIÓN
Ind. Loc.: ”Sierra de Gúdar pr. Val-
delinares, loco dicto "Collado de la Gi- Se incluyen solo las propias de las
tana" (prov. Teruel)”. sección, con referencia a las especies
primarias e intremedias intraseccionales,
DESCRIPCIÓN: Se trata sin duda, excluyéndose las posibles intersecciona-
como en el caso anterior, de un taxon de les:
origen híbrido interseccional, en este caso 1. Hojas sin pelos glandulíferos. Brác-
entre P. vahlii subsp. pseudovahlii y P. teas involucrales con pelos simples, a ve-
pseudopilosella, con los que convive en ces acompañadas de pelos gland. ........... 2
las localidades donde ha sido detectado. - Hojas con pelos gland., al men.os en
Difiere de P. pseudopilosella por sus el margen foliar. Brácteas con indumento
estolones habitualmente más cortos, es- glanduloso, sin pelos simples .…............ 3
capos menores, a veces terminados en dos 2. Estolones habitualmente alargados
capítulos, que son de menor tamaño. Sus (longitud igual o mayor a la del escapo) y
hojas, glaucescentes, presentan en el finos (± 1 mm de grosor). Hojas mem-
envés un indumento bastante laxo de branosas, glabrescentes o con pelos sim-
pelos estrellados. ples finos, no engrosados en la base.
De P. pseudovahlii difiere por sus es- Capítulos pequeños (± 5 mm de anchura)
capos casi siempre simples, con largos ..............….............................P. lactucella
pelos simples negros relativamente abun- - Estolones nulos o cortos(hasta la mi-
dantes, al menos hacia el ápice. Sus hojas tad de la longitud del escapo) y gruesos
carecen de pelos glandulíferos, o a lo su- (unos 2 mm de grosor). Hojas subcoriá-
mo puede observarse alguna microglán- ceas, provistas de pelos simples rígidos
dula marginal en ocasiones, pero pre- setiformes, muy engrosados en su base.

39
Flora Montiberica 2 (1996)

Capítulos mayores (unos 8 mm de an- LAÍNZ, M. (1982) Mis contribuciones al


chura) ........…...................... P. galliciana conocimiento de la flora de Asturias.
3. Escapos densamente glandulosos, al Oviedo.
menos en su mitad superior. Invólucro LAÍNZ M. (1983) Contribuciones a la
cubierto de pelos glandulíferos negros, flora montañesa, II. Anales Jard. Bot.
llegando a ocultar el tapiz inferior de Madrid 39(2): 405-416.
pelos estrellados. Hojas con pelos glan- LÁZARO IBIZA, B. (1896) Botánica
dulíferos muy aparentes en su superficie y descriptiva. Compendio de la flora
márgenes .….......... P. vahlii subsp. vahlii española. Madrid.
- Escapos no densamente glandulosos MATEO, G. (1988) Sobre las especies es-
o a lo sumo algo en el ápice. Invólucro pañolas del género Hieracium sect.
con cobertura medianamente densa de Pilosellina Fries. Lagascalia 15 (Ex-
pelos glandulíferos, dejando ver entre tra): 369-376.
ellos los pelos estrellados. Hojas con MATEO, G. (1990) Contribución al co-
pelos glandulíferos muy reducidos y laxos nocimiento de las especies españolas
................... P. vahlii subsp. pseudovahlii del género Hieracium L., II. Las sec-
ciones Castellanina y Alpicolina.
Fontqueria 28: 57-62.
BIBLIOGRAFÍA PAU, C. (1912) Plantas nuevas de la pro-
vincia de Madrid. Bol. Soc. Aragone-
AMO, M. del (1872) Flora fanerogámica sa Ci. Nat. 11: 39-42.
de la Península Ibérica. Vol. 4. Gra- PAU, C. (1918) Notas sueltas sobre la
nada. flora matritense, V. Bol. Soc. Arago-
ARVET-TOUVET, C. (1913) Hieracio- nesa Ci. Nat. 17: 150-156.
rum praesertim Galliae et Hispaniae PAU, C. (1926) Más plantas de Burgos.
Catalogus Systematicus. Paris. Bol. Soc. Ibérica Ci. Nat. 25: 79-84.
COLMEIRO, M. (1887) Enumeración y REICHENBACH, H. G. L. (1859) Icones
revisión de las plantas de la Península Florae Germanicae et Helveticae.
Hispano-Lusitana e Islas Baleares. Vol. 19(1). Lipsiae.
Vol. 3. Madrid. RETZ, B. de (1978) Contributions à la
FRIES, E. (1848) Symbolae ad Historiam connaissance de la flore hiéraciologi-
Hieraciorum. Upsala. que de la France et de l'Espagne, 5.
FRIES, E. (1862) Epichrisis generis Hie- Taxons nouveux pour le genre Hiera-
raciorum. Upsala Univ. Arsskr. (Mat. cium dans les Pyrénées françaises et en
Nat.) 1862: 1-158. Espagne. Bull. Soc. Bot. Fr. 125: 209-
FROELICH, J. A. (1838) Hieracium L. 218.
In: A.P. de Candolle (Ed.) Prodromus RETZ, B. de (1981) À propos de Hiera-
Systematis Naturalis Regni Vegetabi- cium vahlii Froel in DC. et de H.
lis. 7:198-240. Paris. myriadenum Boiss. & Reuter. Bull.
GRISEBACH, A. R. (1825) Comentatio Soc. Ech. Pl. Vasc. Eur. Occid. Bassin
de distributione Hieracii generis per Med. 18: 89-91.
Europam geographica. Goettingae. RETZ, B. de (1984) Le genre Hieracium
LAÍNZ, M. (1977) In floram europeam en Espagne (aux Baléares et en An-
animadversiones, III. Candollea 32 dorre). Manuscrito inédito.
(2): 233-247. SCHEELE, A. (1862) Revisio Hieracio-
rum hispanicorum et pyrenaicorum, I.
Linnaea 31: 637-658.

40
MATEO: Contribución al conocimiento del género Pilosella en España, III.

SCHEELE, A. (1863) Revisio Hieracio- SENNEN, Fr. (1932) Brèves diagnoses


rum hispanicorum et pyrenaicorum, II. des formes nouvelles parues en nos
Linnaea 32: 643-688. exsiccata “Plantes d’Espagne”. Butll.
SCHULTZ, F.W. & C.H. SCHULTZ BI- Inst. Caalana Hist. Nat. 32: 88-119.
PONTINUS (1862) Pilosella als eini- WILLKOMM, M. (1865) Compositae L.
ge Gattung. Flora (Regensburg) 45: In: M. Willkomm & J. Lange, Pro-
417-441. dromus Florae Hispanicae 2: 25-272.
SELL, P.D. & C. WEST (1976) Hiera- Stuttgartiae.
cium L. En: T.G. Tutin & al. (Eds.), ZAHN. K.H. (1923) Compositae. Hiera-
Flora Europaea 4: 358-410. cium. In: A. Engler (Ed.), Das Pflan-
zenreich, 82(IV.280).

41
Flora Montiberica 2 (1996)

CHAENORHINUM RUBRIFOLIUM AGGR. EN EL


ÁMBITO DE LA PROVINCIA DE TERUEL

Silvia LÓPEZ UDIAS, Carlos FABREGAT LLUECA & Gonzalo


MATEO SANZ
Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: En base a recientes recolecciones propias se reivindica la presencia de


Chaenorhinum rubrifolium (Robill. & Cast. ex DC.) Fourr. en la provincia de Teruel,
donde ya había sido citado por Loscos y Pardo, pero permanecía la duda ante la ausencia
de recolecciones recientes. También se ofrecen nuevos datos sobre C. rupestre (Guss.)
Maire (= C. thymiflorum Loscos).

SUMMARY: In this work we comment the available data about Chaenorhinum ru-
brifolium (Robill. & Cast. ex DC.) Fourr. and C. rupestre (Guss.) Maire (= C. thymiflorum
Loscos) (Scrophulariaceae) in Teruel (Aragón, Spain)

Los conocimientos sobre la taxonomía LOSCOS (1876: 12) hace una descripción
y corología del agregado Chaenorhinum de un taxon que ya dio como nuevo
rubrifolium en la provincia de Teruel, (LOSCOS 1874: 602), el C. thymiflorum,
desde los tiempos de LOSCOS & PARDO indicando como localidad típica «pr.
(1866) hasta nuestros días (MATEO, Castelserás in collibus gypsaceis et pe-
1990, 1992), han pasado por una serie de troso-siliceis juxta eminentiam ubi situm
vicisitudes y contradicciones que est El Pilón del Pilar», binomen que
dificultan al usuario de la bibliografía actualmente es incluido en el agregado C.
sobre el particular el hacerse una idea rubrifolium, como sinónimo de C. rupes-
clara al respecto. tre (BENEDÍ, 1991: 35-77).
Son LOSCOS & PARDO (1863: 76) En la misma publicación LOSCOS
los primeros que mencionan una especie (1876: 14) reafirma la existencia de C.
de este agregado para la flora provincial. rubrifolium en la provincia de Teruel,
Así citan C. rubrifolium, como Linaria remitiéndose al número 1479 de la Serie
rubrifolia, indicando «Abundat in valle de Imperfecta donde, como indicamos más
Luna, rara circa Valdealgorfa, frequentior arriba, cita diversas localidades de esta
in lapidosis loci la Nora pr. Castelserás»; provincia (LOSCOS & PARDO, 1866-
cita que vuelve a ser recogida después por 1867: 299.). Por otra parte, no duda de
los mismos LOSCOS & PARDO (1866- que se trata de especies distintas, pues en
1867: 299) y por LANGE (1877: 578). las descripciones que realiza de ambos
Posteriormente, y en su estudio mo- táxones, aparecen claramente las dife-
nográfico del género Chaenorhinum, rencias existentes entre C. thymiflorum y

42
LÓPEZ UDIAS & al.: Chaenorhinum rubrifolium aggr. en el ámbito de la provincia de Teruel

C. rubrifolium, en lo que se refiere a la de numerosos herbarios españoles, sólo


ramificación del tallo, la forma y densidad menciona para la provincia de Teruel C.
de las inflorescencias, los lóbulos de la rupestre (=C. thymiflorum), precisamente
corola, así como a la ornamentación y en base a los antiguos ejemplares recolec-
coloración de las semillas. tados en Castelserás por Loscos.
Poco después LANGE (1878: 282) es- Posteriormente a la indicada publica-
tablece que el C. thymiflorum de Loscos ción de BENEDÍ (loc. cit.), MATEO
es idéntico a C. exile, planta descrita de (1992: 401), en las adiciones y enmiendas
Túnez; cosa que ya se había insinuado en al catálogo provincial, actualiza para
la introducción que hace la Redacción de Teruel la nomenclatura de este grupo,
la revista El Semanario Farmacéutico a la incluyendo ahora C. thymiflorum en la
monografía de LOSCOS (loc. cit.), al sinonimia de C. rupestre. Con respecto a
relacionar su especie con Linaria exilis. C. rubrifolium, se propone como adición
Las localidades que venimos mencio- al catálogo, por su más que probable
nando vuelven a ser citadas por WILL- presencia en la provincia, dada su exis-
KOMM (1886: 24-27), quien para C. tencia en las serranías valencianas y
rubrifolium indica «Forma genuina in catalanas próximas.
Hispania inde a Catalaunia per Arago- Actualmente, teniendo en cuenta las
niam australem ad Castellam novam...», y citas de LOSCOS & PARDO (loc. cit.) y
para C. rupestre, como C. exile, vuelve a LOSCOS (loc. cit.), y después de las
dar la localidad típica de la especie prospecciones de campo que hemos lle-
descrita por Loscos: «Hab. in Aragonia vado a cabo en los últimos años, podemos
australi et regno Tunetano (...), quoad afirmar, sin lugar a duda, que las dos
Aragoniam in collibus gypsaceis juxta el especies mencionadas del agregado exis-
Pilón del Pilar prope Castelserás». ten en la provincia de Teruel.
Posteriormente, PAU (1895: 83), al Las nuevas localidades que aportamos
tratar este complejo grupo de los Chae- de C. rubrifolium subsp. rubrifolium
norhina anuales, sugiere que C. thymiflo- constituyen la segunda mención de la
rum es únicamente una forma aragonesa especie para la provincia de Teruel y las
de Linaria rubrifolia, de la que sólo se primeras citas en el presente siglo, mien-
distinguiría por la diferente pilosidad de tras que el nuevo punto que aportamos de
ambas, subordinándolo a ésta como va- C. rupestre supone una notable amplia-
riedad, a la que denomina Linaria rubri- ción de área para esta otra especie.
folia var. turolensis Pau.
En el reciente catálogo florístico pro-
vincial (MATEO, 1990: 351) se cita úni- Chaenorhinum rubrifolium (Ro-
camente C. thymiflorum, del grupo aquí bill. & Cast. ex DC.) Fourr., Ann. Soc.
estudiado; incluyendo C. rubrifolium en la Linn. Lyon 17: 127 (1869) subsp. rubri-
sinonimia del mismo, en base a la idea de folium var. rubrifolium
que este binomen habría sido aplicado ≡Linaria rubrifolia Robill. & Cast. ex
erróneamente por diversos autores para DC. in Lam. & DC., Fl. Fr. 3ª ed., 5: 410
nombrar a C. thymiflorum, que sería el (1815)
único existente en la provincia.
Fuentes documentales: Muniesa, pr.
Esta idea parece confirmarse poco
Ventas de Muniesa, 30TXL85, 850 m, C.
después por BENEDÍ (1991: 35-77), en el
Fabregat & S. López Udias, 21-V-1994
estudio que realiza sobre el agregado de
(VAB 942788); Alcañiz, pr. Casa de
C. rubrifolium. Tras estudiar las muestras
Alejos, 30TYL3753, 420 m, C. Fabregat

43
Flora Montiberica 2 (1996)

& S. López Udias, 30-IV-1994 (VAB NEDÍ, 1991: 70); Alcañiz (MATEO,
942619); Valle de Luna [Belmonte de San 1990: 351).
José, barranco de la Luna, 30TYL42]
(LOSCOS & PARDO, 1863: 76, ut Lina- Ambas especies han aparecido en la
ria rubrifolia); ibídem (LOSCOS & provincia de Teruel sólamente en la Tierra
PARDO, 1866-1867: 299, ut Linaria Baja, la comarca más seca y templada de
rubrifolia); ibídem (LANGE, 1877: 578); la provincia, que se sitúa en la zona media
circa Valdealgorfa [30TYL34] (LOSCOS del valle del Ebro. Allí forman parte de
& PARDO, 1863: 76, ut Linaria rubrifo- pastizales terofíticos secos sobre suelos
lia); ibídem (LOSCOS & PARDO, 1866- pedregosos o margoso-calcáreos, en el ca-
1867: 299, ut Linaria rubrifolia); ibídem so de C. rubrifolium subsp. rubrifolium, o
(LANGE, 1877: 578); in lapidosis loci La bien sobre afloramientos yesosos y suelos
Nora pr. Castelserás [30TYL44], LOS- salinizados, en el caso de C. rupestre.
COS & PARDO (1863: 76, ut Linaria Por último, teniendo en cuenta los
rubrifolia); ibídem (LOSCOS & PARDO, comentarios corológicos y ecológicos que
1866-1867: 299, ut Linaria rubrifolia); hace BENEDÍ (loc. cit.) sobre otra espe-
ibídem (LANGE, 1877: 578). cie de este agregado, C. reyesii (C. Vi-
cioso & Pau) Benedí, no sería de extrañar
su presencia en la provincia de Teruel. Su
Chaenorhinum rupestre (Guss.) hábitat resulta similar al de las especies de
Maire, Bull. Soc. Hist. Nat. Afrique Nord las que venimos hablando, y su área
31: 26 (1940) conocida aparece restringida a La Man-
= C. exile (Cosson & Kralik) Lange, Vi- cha, más áreas adyacentes de la submeseta
densk. Meddel. Dansk. Naturh. Foren. sur, y la cuenca media del Ebro.
Kjöbenhavn: 232 (1877-1878)
= C. thymiflorum Loscos, La Farmacia
Española, 6(39): 602 (1874) BIBLIOGRAFÍA
= Linaria rubrifolia var. turolensis Pau,
Not. Bot. Fl. Esp., 6: 83 (1895) BENEDI, C. (1991) Taxonomía de Chae-
norhinum rubrifolium aggr. (Scro-
Fuentes documentales: Azaila, 30T phulariaceae) en el área mediterrá-
YL0979, 300 m, Mateo & López Udias, nea occidental. Collect. Bot. (Barce-
26-IV-1991 (VAB 911249); Castelserás lona) 20: 35-37.
[30TYL34], Loscos, 20-VI-1872 (Herb.
Loscos, ut C. thymiflorum); Alcañiz, pr. LANGE, J. (1877) Chaenorhinum. In M.
La Estanca, 30TYL34, 380 m, Mateo, 29- WILLKOMM & J. LANGE, Prodro-
IV-1989 (VAB 890727); Castelserás in mus Florae Hispanicae 2: 577-581.
collibus gypsaceis pr. El Pilón del Pilar Sttugartiae.
(LOSCOS, 1876: 13, ut C. thymiflorum); LANGE, J. (1878) Diagnoses plantarum
in collibus gypsaceis ad Castelserás peninsulae ibericae novarum, a variis
(LANGE, 1878: 232, ut C. exile); El Pilon collectoribus recentoriore tempore
del Pilar pr. Castelserás (WILLKOMM, lectarum. Vidensk. Meddel. Dansk
1886: 26, ut C. exile); Castelserás, pr. Naturh. Foren. Kjöbenhavn 9: 222-
Pontón del Pilar, 12-VI-1872, F. Loscos 241.
(MA 110895, BC 611607); pr. Castel- LOSCOS, F. (1874). Botánica. Gen.
serás, El Pilón del Pilar, in silicis duris, Chaenorhinum. La Farmacia Espa-
15-V-1875, F. Loscos (BC 97619) (BE- ñola 6 (39): 602.

44
LÓPEZ UDIAS & al.: Chaenorhinum rubrifolium aggr. en el ámbito de la provincia de Teruel

LOSCOS, F. (1876) Monografía del gé- MATEO, G. (1990) Catálogo florístico de


nero Chaenorhinum. In Tratado de la provincia de Teruel. Teruel
Plantas de Aragón 1: 12-17. Madrid MATEO, G. (1992) Claves para la flora
LOSCOS, F. & J. PARDO (1863). Series de la provincia de Teruel. Teruel
inconfecta plantarum indigenarum PAU ,C. (1895) Notas botánicas a la
Aragoniae praecipue meridionalis. flora española. Fascículo 6. Madrid
Dresde. WILLKOMM, M. (1886-1892). Illustra-
LOSCOS, F. & J. PARDO (1866-1867). tiones Florae Hispanicae Insularum-
Serie imperfecta de las plantas ara- que Balearium. Vol. 2. Sttutgart
gonesas espontáneas, particularmen-
te de las que habitan en la parte me-
ridional. Alcañiz.

45
Flora Montiberiea 2: 46-60 (IV-1996)

SOBRE LOS TÁXONES DEL GÉNERO HIERACIUM L.


(COMPOSITAE) DESCRITOS COMO NUEVOS EN
ESPAÑA, l. LETRAS A-B

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se presenta la primera entrega de una lista alfabética comentada de los


táxones del género Hieracium L. (Compositae) descritos como nuevos a partir de
recolecciones efectuadas en España, concretada a los que su epíteto específico comienza por
AoB.

SUMMARY: The alphabetic list of Hieracium L. (Compositae) proposed as new taxa


from spanish material is presented. This first fascicule includes only the narnes beginning
withAorB.

INTRODUCCIÓN nuevos propuestos sobre la base de otros


anteriores, pero para los que se propone
Iniciamos con este primer trabajo una nuevo epíteto. En definitiva, solamente se
serie en la que pretendemos enumerar considerarán los que sean susceptibles de
todos los táxones de rango! especifico, tener una localidad clásica y tipo propios.
subespecífico o varietal, de que tengamos Excluimos también explícitamente los
noticia que se hayan propuesto para el nomina nudo, que aparecen en los
género Hieracium L. a partir de recolec- herbarios o la literatura botánica no
ciones en España. Tales táxones se pre- válidamente descritos.
sentarán en orden alfabético,especificán- Como puede comprenderse, para un
dose en cada caso su nombre científico, género tan complejo, la mayor parte de
con el protólogo completo, y la indicación estos táxones se consideran actualmente
locotípica; a lo que seguirán unos subordinados a otras especies, a veces
comentarios críticos sobre su validez y el como subespecies o variedades, o bien
tratamiento taxonómico de que ha ido como meros sinónimos. Los nombres que
siendo objeto con posterioridad a su pu- se pueden seguir admitiendo como priori-
blicación. tarios para especies o subespecies se indi-
Para no hacer infinita la lista, y cen- can prededidos por un asterisco, colocán-
trarnos en lo que puede tener más interés, dose un interrogante cuando parece razo-
se excluyen las meras recombinaciones nable que sean especies independientes
nomenclaturales, e incluso los táxones pero faltan pruebas más concluyentes.

46
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos como nuevos en España, 1

LISTADO DE TÁXONES 1880, Vayreda)" [Sant Hilari de Sacalm,


Ge).
H. abadesicolum Pau, Bol. Soco Su consideración posterior, que cre-
Esp. Hist. Nat. 18: 506 (1918) [pro hybr.] emos razonable, ha sido la de relegarlo a
lnd loc.: "Collado de Santigosa y ce- mera variedad del amplio grupo de H.
rro de San Antonio" [San Juan de las cordatum Scheele (ZAHN, 1921: 735; de
Abadesas, Ge]. RETZ, 1984: 33; etc.).
Hemos localizado recolecciones de
este taxon en la localidad clásica, debidas H. acrocerintbe Arv.-Touv., Hier.
a Arturo Caballero, quien remitió ésta y GalI. Hisp. Cat.: ]41 (1913)
otras muestras similares a PAU (19l8a: lnd. loc.: "Hab. Espagne: Catalogne:
505). Dos de ellas formaban parte del Val d'Aran: Salardu, massif de Ruda,
herbario del propio Pau, en las que se pelouses calcaires vers 2000 m. Aug.
indica respectivamente: "Hieracium aba- (Soulié)".
desicolum Pau, San Juan de las Abadesas, Tras su propuesta pronto lo vemos pa-
12-VIII-1918, Caballero (MA 143064)" Y sar a ser considerado como subespecie de
"Hieracium abadesicolum Pau, San Juan una especie tan extendida por los Pirineos
de las Abadesas, collado de Santigosa, 19- como H. lawsonii Vill. (ZAHN, 1921:
VI-] 918, Caballero (MA 143065). 151 ), tratamiento que no ha sido
Ambos pliegos contienen buenos sin- enmendado posteriormente.
tipos del taxon, al igual que otra muestra
que hemos observado en Barcelona, en la * H. aguilari Pau, Bol. Soco Esp.
que se indica: "Hieracium abadesicolum Hist. Nat. 21: 148 (1921)
Pau, San Juan de las Abadesas, collado de lnd. loc.: "Boixar, Fredes, Peñarroya
Santigosa, 19-VI-] 918, Aldana, Fdez. (Valencia y Aragón); también en Cataluña
Riofrio. Cid & Caballero (BC 36446)". en la derecha del Ebro (Font Quer,
Los tres pliegos muestran con bastante Gros)".
claridad la razonable atribución de la Desde la propuesta de PAU (1921:
especie a H. solidagineum Fries, como 148), en que describe válida y adecuada-
vemos que ya hacía de RETZ (1984: 71). mente, con una larga descripción latina (a
la que nos suele acostumbrar) nadie parece
H. acalepboides Arv.-Touv. & haberse interesado por su estudio. De
Gaut., Hier. GalI. Hisp. (Exsicc.) 20: n° RETZ (1984: 86) asegura no haber
390-391 [Hisp] (1908). encontrado recolecciones de Pau, pero sí
lnd loc.: "Espagne, Catalogne: pro- de Sennen, que supone podrían atribuirse
vince de Gérone, route de Gérone aRoca- aH. aragonellse Scheele.
Corba; alto 400-500 m (Soulié et Gaut.)". Nuestras observaciones en los herba-
Poco después de su descripción ZAHN rios MA y BC nos llevan a concluir que se
(1921: 173) lo recombina como subespe- trata de un taxon probablemente pro-
cie de H. sonchoides Arv.-Touv., trata- cedente del cruce entre H. laniJenlm Cavo
miento que se mantiene hasta el presente y H. glaucitmm Jordan, presentando
(de RETZ, 1984: 71) inalterado. características intermedias entre ambos,
que lo acercan mucho en sus formas pe-
H. acantopbyUum Arv.-Touv., queñas a H. aragonense Scheele, y que
Bull. Herb. Boiss. 5: 718 (1897) aparece en otros pliegos de la misma zona,
lnd loc.: "Hispania: Gerona: in Hilari, con aspecto más robusto y claro,
sylvaticis umbrosis alt. 700-800 m Gul. denominado como H. fredesianum Pau.

47
Flora Montiberica 2 (1996)
1
f

~
Este otro nombre nunca llegó a publicarlo Madrid parecen sugerir su ubicación en 1
y pennaneció como nomen nudum hasta esas fonnas de tránsito entre el H. lanife-
que en nuestras campañas de recolección rum Cavo típico (de los Puertos de Be-
por los Puertos de Beceite encontramos ceite) y el amplio H. aragonense Scheele,
ejemplares que vimos se correspondían A que SCHEELE (1863: 666) describió con
completamente con ellos, teniendo dudas el nombre de H. spathulatum, y que pos-
respecto a su relación con H. aguilari. teriormente se han venido tratando como
Concretamente las muestras estudiadas H. laniferum subsp. spathulatum
son: "Hieracium ag'lliJari Pau, Boi-xar y (Scheele) Zahn.
Fredes, 1000 m, VIl-1919, Pau (Be El único pliego que hemos podido lo-
37390)", la que parece reflejar mejor la calizar de este taxon, que podemos con-
descripción Y localidad originales, que siderar lectótipo del mismo, dice lo si-
incluye buenos síntipos; además de dos guiente: "Hieracium aitanieum Pau, Sierra
pliegos en MA que pueden considerarse de Aitana, .30-VI-1904, Pau (MA-
igualmente material tipo, en cuyas etique- 143067)".
tas se indica "Hieraeium aguilari Pau,
Boixar, VI-1918, Pau (MA 141715)" Y H. alatum subsp. glauéodoronicoides
"Hieraeium aguiJari Pau, Fredes, 1000 ro, varo subcoderianum Zahn in Engler,
5-VII-1917, Pau (MA 141720)". Pflanzenreich 75 (IV.280): 181 (1921)
En tales circunstancias decidimos va- Ind. loe.: "Mont Quéralt bei Berga und
lidar el nombre de H. fredesianum Roca Corba in der Provinz Gerona in
(MATEO, 1988: 256), aunque aplicándolo Katalonien (= H. coderianum A.T. & G.,
a un tipo reciente y en buen estado, como p.p. )" .
eran nuestras propias recolecciones. Se trata de una recombinación del H.
Ahora, tras haber podido estudiar los eoderianum Arv.-Touv. & Gaut., pro
.pliegos de H. aguilari,' y viendo que el parte, tal como indica explícitamente
propio PAU (1921: 148) considera como ZAHN (1921: 181). Es dificil en estos
fonnas típicas las muestras de mayor momentos saber a qué podían correspon-
desarrollo, con hojas caulinares profun- der las muestras concretas aludidas por
damente dentadas; dejando un poco de Zahn, ya que en grupos tan polimorfos y
lado las enanas, monocéfatas o integri- en áreas en que el género se muestra tan
folias; llegamos a la conclusión de que se variado, como la indicada, seóan posibles
deberá subordinar y sinonimizar a éste el varias soluciones. Probablemente, como el
H. fredesianum que nosotros reciente- mismo H. eoderianum, se trate de formas
mente propusimos. del amplio H. solidagineum Fries, uno de
los táxones más frecuentes en dicha zona.
H. aitanicum Pau, Bol. Soco Arago-
nesa Ci. Nal. 3: 285 (1904) H. albacetum Arv.-Touv., Hier.
Ind. loc.: "Sierra de Aitana". Gall. Hisp. Cal.: 169 (1913)
Otra de las especies de Pau que pasa Ind loc.: "Espagne: Manche: Alba-
bastante desapercibida en estudios pos- ceta: 'sierra de Alcaraz (E. Bourgeau).
teriores, tanto sobre el género (los de Plantes d'Espagne nO 75, 1850); Prov.
Zahn, Arvet-Touvet, de Retz, etc.) como d'Albacete: in pascuis nemorosis Sierrae
sobre la provincia de Alicante, ni siquiera de Alcaraz solo calcar. all. 1500-1800 ro,
para sinonimizarlo a otro taxon anterior. 25 juin 1891, Porta et Rigo, Iter nI His-
Lo cierto es que el estudio de los pliegos pan., nO 396 (p.p.) etc.".
depositados en el Jardín Botánico de Tal como vemos ARVET-TOUVET

48
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium. descritos como nuevos en España, 1

(1913: 170) utiliza, para la descripción de ZOnas colindantes. Se trata de una de las
esta especie, materiales relativamente especies más claras, más unánimemente
antiguos, de los exsieeata de Bourgeau y admitidas y mejor reconocibles de un
de Porta, procedentes de la Sierra de género en el que tales aspectos no es
Alcaraz. Posteriormente al estudiarlo habitual que se reúnan.
ZAHN (1921: 145) la recombina como
subespecie de H. lanijerum Cav., criterio H. amplexicaule L. varo faIcatum
que también recoge de RETZ (1984: 41). Vayreda, Anales Soco Esp. Hist. Nat. 30:
Por la descripción que nos dan, y el terri- 533 (1902)
torio en que habita, no creemoS que pueda Ind loe.: "Puigsacán c. Olot: Tragura.
separarse de la cercana, ya aludida, subsp. Julio".
!:Jpathulatum (Scheele) Zahn. Parece tratarse de una de las muchas
variantes de esta polimorfa especie, aun-
H. almerianum Arv.-Touv., Hier. que no la vemos recogida o estudiada en
Gall. Hisp. Cat.: 180 (1913) ninguna obra posterior.
Ind loe.: "Hispania austrQ-orientali:
environs d' Almería (Reverch.)~ Prov. H. amplexicaule varo gredense Pau,
Almería: in rupibus montanis Sierra de Bol. Soco Aragonesa CL Nat. 13: 44
Maria, alto 1600-1800 m (Porta et Rigo, (1914) Ind. loe.: "Región montana de la
!ter IV, Hispanicum n° 547, 1893, sub Sierra de Gredos: Julio".
nomine falso H. baetici A. - T.)". Hemos visto el pliego recogido por
Otra planta del sureste de España, que Pau en la Sierra de Gredos (MA 142084),
describe Arvet-Touvet a partir de mues- con material que puede considerarse
tras observadas en herbario y recogidas, lectótipo, sobre el que no vemos caracte-
en este caso, por Reverchon además de rísticas suficientes como para proponer un
Porta y Rigo. Éstos la distribuyeron como taxon aparte.
H. baetieum Arv.-Touv. & Reverchon, lo
que rechaza el francés con razón. Sin H. amplexicaule varo helminthoides
embargo su propuesta no ha sido aceptada Vayreda, Anales Soco Esp. Hist. Nat. 30:
por la critica posterior, al considerarse que 533 (1902)
este taxon entra en el ámbito de Ind loe.: "De Monsoliu a Santa Fe.
variabilidad del también suyo, H. eli- Agosto" [Macizo del Montseny].
saeanum Arv.-Touv., descrito años antes. No vemos recogida ni analizada taxo-
En el caso de ZAHN (1928: 193) recom- nómicamente esta variedad en la mono-
binando el nombre como subespecie, grafia de ZAHN (1921: 1579), como suele
mientras que de RETZ (1984: 35) lo ocurrir en los, por otro lado, raros casos
relega a mero sinónimo de la subsp. eli- en que los botánicos españoles hacen
saeanum. propuestas propias. De todos modos esta
es una especie muy variable, sin que esta
* H. amplexicaule L., Sp. PI.: 803 variabilidad pueda ser expresada
(I753) nomenc1aturalmente hasta el infinito. Así
Illd loe.: "Habitat in Pyrenaeis". vemos que ni siquiera en la detallada flora
No especifica LINNEO (1753: 803) de de CADEVALL & SALLENT (1913:
qué parte de los Pirineos recibió las 484) se comentan estas variedades de
muestras que le llevan a describir la planta, Vayreda.
pero la incluimos aquí porque podría
proceder de España, y, en todo caso de H. amplexicaule subsp. belveriense

49

Flora Montiberica 2 (1996)

varo ripacurcicum Font Quer, Collect. una representación francamente limitada.


Bot. (Barcelona) 1: 310 (1947)
lmi. loe.: "Crece a unos 1000 m. de H. androsaceum Arv.-Touv., Hier.
altitud en los muros de Bellver, del vall~ Gall. Hisp. Cat.: 152 (1913)
del Segre" [Sierra de Cadí, L). Ind. loc.: "Hab. Espagne: Aragon:
Planta que comparte la glandulosidad Sierra de Javalambre, a Camarena, vers
de H. amplexieaule L. con la vellosidad de 1400 m, 12 sept. 1909 (Sennen)".
H. murorum L. No vemos ningún in~ Ha sido interpretado posteriormente,
conveniente para su inclusión en el ámbito con acierto, como sinónimo del extendido
de variabilidad de H. pulmonaroides Vill, H. loseosianum Scheele. No hemos
como ya denunciábamos hace unos años localizado en los herbarios españoles un
(MATEO, 1990: 128); aunque tal criterio pliego que reúna en su etiqueta los datos
contrasta con el seguido por ZAHN mencionados, pero sí cuatro pliegos re~
(1921: 727) y su seguidor de RETZ cogidos por Pau en diferentes partes de la
(1984: 26), los cuales presentan tanto a H. Sierra de Javalambre, depositados en MA
pulmonaroides como a H. belveriense y atribuidos a esta especie (números se-
Arv. ~ Touv. & Gaut. como sendas guidos, del 141397 a 141400).
subespecies de H. amplexieaule.
* H. aragonense Scheele, Linnaea
H. amplexicaule varo leonis Sennen, 32: 667 (1863)
Diagn. Nouv. Exsicc. PI. d'Espagne: 287 Ind loe.: "In monte Tolocha Arrago-
(1936) niae (Loscos)" [cerca de Calanda, Te).
Ind loe.: "Hab.~ Temel: Tortajada, Especie de distribución iberolevantina,
rochers croulants, 700 m". unánimemente admitida., en todas las obras
En un autor tan analítico como Sen~ monográficas o generales, desde su
- nen, para quien mucho de lo que se con- propuesta (WILLKO~ 1865: 260;
sideran variedades eran especies inde~ LOSCOS & PARDO, 1866-67: 253;
pendientes, la propuesta de un taxon con ARVET-TOUVET, 1913: 199; SELL &
rango varietal parece adelantar el escaso WEST, 1976: 383; BOLOS & al., 1990:
interés taxonómico de la población. Eso es 974; MATEO & CRESPO, 1995: 120;
lo que parece ocurrir con las poblaciones etc.). Lo que no ha sido tan unánime ha
de esta especie que aparecen por los sido la interpretación\de sus formas típi-
montes que circundan la ciudad de Temel, cas. Por nuestra parte hemos tratado
nada alejadas de lo que pueda ser habitual infructuosamente de localizar recoleccio-
en la misma nes que pudieran considerarse típicas,
tanto en los herbarios e~pañoles, como en
* H. anchusoides subsp. tolochense numerosos del resto d~ Europa en que
Zahn, Neue Denkschr. Schweiz Ges. parecía razonable sospechar su existencia.
NatunN. 40: 286(1906) Mientras estamos a la espera de con-
lmi. loc.: "Prope Tolocham, legit Los- seguirlo algún día, seguimos su trata-
cos" [cerca de Calanda., Te). miento tradicional, que parece el correcto.
A este taxon se han atribuido la ma-
yoría de las citas de Pilosella anehusoides H. aragonense subsp. tesoroense
Arv.-Touv., principal representante en Zahn in Engler, Pt1anzenreich 75 (IV.280):
España de la sección Cymosa, que 198 (1921)
comprende las grandes pelosillas cen~ Ind loc.: "Sierra Nevada: Cerro Te-
troeuropeas, y que en nuestro país tiene soro".

50
--
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos OOltlO nuevos en España, 1

La polimorfia de este taxon en las sie- de subordinar a un taxon tan complejo


rras béticas e ibéricas nos muestra un cualquier forma que se le parezca. De
fuerte solapamiento de caracteres entre hecho parece verse mayor influencia de H.
todos los táxones subespecíficos que se murorum, e incluso de alguna otra especie
han propuesto. Es fácil desde Europa distinta, que le confiera sus diferencias
central fragmentar una especie ibérica en principales (hojas más hirsutas, las
media docena de subespecies, a partir de caulinares en menor número e invólucro
sendos pliegos recogidos por un viajero de muy glanduloso sin apenas pelos simples).
ocasión~ pero cuando no se conoce el
terreno, no se han visto las poblaciones y H. argentinum Arv.- Touv., Hier.
su diversidad en su hábitat natural, no se Gall. Hisp. Cat.: 9 (1913)
ha recolectado personalmente el material y 1ud loe.: "Hab. Hispania: Regnum
no se conoce ni al recolector, nos en- granatense: Sierra Nevada, ad Pénon de
frentamos a una punta de iceberg que no San-Francesco, solo schist. alt. 2.400-
nos ofrece ni la millonésima parte de la 2.500 m (Porta et Rigo, Iter Ill,hispan.,
realidad, con lo que lo único qu,: se puede 1891, n° 565, 706) (cum caeteris Pilosellis
esperar es dar palos de ciego, que, natu- mixtum)~ Sierra del Pinar, pres la Pobla de
ralmente, no suelen dar en la diana. Don Fadrique, prairies cale., alt. 1900 m,
E. Reverchon, PI. d'Espagne, prov. de
H. aranicum Arv.-Touv., Hier. Gall. Grenade, nO 148. Sierra de Grimona,
Hisp. Cat.: 233 (1913) pelouses cale. alt. 1800 m. (Rever-chon,
Ind. loe.: "Espagne: Province de Lé- Plantes d'Esp. nO 1208)".
rida: autour de l'Hermitage de N.-D. de Con esta larga, y tan defectuosa, indi-
Montgarry, vallée de la Noguera-Pallaresa cación locotípica nos presenta Arvet..
(G. Gautier); Val d'Aran, ~a et lei". Touvet una especie nueva, pero que por la
Corresponde a una de las infinitas descripción y localidades indicadas no
formas de H. glaucinum Jordan, apare- difiere de la ya descrita medio siglo antes
ciendo tratado como H. praeeox subsp. por SCHULTZ& SCHULTZ BIPON..
aranieum (Arv.-Touv.) Zahn en las indi- TINUS (1862: 422) con el nombre de
cadas obras de Zahn y de Retz. Pilosella argyrocoma.

? H. aranigenum Sudre, Bull. H. argillaceum varo piletopbyllum


Géog. Bot. 26: 151 (1916) Sudre, Bull. Géog. Bot. 23: 5 (1913)
Ind loe.: "Vallée d'Aran: vallée de 1nd loe.: "Hab. Espagne: Val d'Aran,
Trédos, pres des bains, vers 1750 m". montagne calcaire de Ruda; alt. 2.000 m".
ZAHN (1921: 824) lo subordina aH. No hemos podido localizar ningún
pillieolum Arv.-Touv. & Gaut. con el pliego de este taxon, pero no vemos nin-
rango de subespecie, con el que también lo gún elemento que nos aleje de la idea de
vemos tratado por de RETZ (1984: 56). su pertenencia al amplio ámbito de va-
Es éste un terreno dificil, ya que nos riabilidad del extendido H. argillaceum
encontramos con influencias genéticas Jordan.
muy variadas, en un territorio de máxima
diversidad del género. La triple influencia H. argyreum Arv.-Touv. & Gaut.,
de especies tan distintas corno H. muro- Bull. Soco Bot. Fr. 41: 333 (1894)
rum L., H. cerillthoides L. y H. prenan- 1nd loc.:" Hab. Bielsa, Aragon, Es-
thoides ViII. que se reúne en H. pinicolum pagne (Bordere)".
nos debe llevar a ser muy prudentes antes Planta del complejo grupo del· H.

51
,
i

Flora Montiberica 2 (1996)

phlomoides Froel., que ZAHN (1921: La indicación locotípica nos sirve para
148) y de RETZ (1984: 55) sinonimizan detectar en el herbario un pliego con
con la propia subsp. phlomoides. muestra de un buen síntipo de la especie,
en cuya etiqueta se lee: "Hieracium cerin-
? H. argyrocomum subsp. thoides L., León: pro convento de Arvas,
subulatissimum Zahn, Arch. Bot. Bull. 9-VII-1864, Bourgeau (MA 141413)".
(Caen) 2: 202 (1928) La interpretación de este taxon pasa, a
¡nd. loc.: "Espagne: prov. de Grenade, partir de ZAHN (1921), a la consideración
Sierra del Cuarto, prairies calc., 1800 m". de subespecie del pirenaico H. ucenicum
Se trata de una planta con aspecto de Arv.-Touv.; dificilmente separable de H.
Pi/osella argyrocoma (Fries) F. W. pseudocennthe (Gaudin) Koch, ya que
Schultz & Schultz Bip., pero en la que ambos presentan caracteristicas in-
destaca la escasez de pelos estrellados en termedias entre H. amplexicaule L. y H.
el haz, frente a su abundancia en la su- lawsonii Vill., aunque H. ucenicum con
bespecie típica, además de presentar las más influencia del segundo. La muestra
brácteas involucrales con pelos más cortos observada no resulta suficiente para una
y largamente subuladas. Podría haberse conclusión al respecto, pero parece razo-
originado por introgresión con alguna de nable suponer que en el entorno cantá-
las varias especies próximas con hojas brico, bajo la influencia del grupo mixtum-
desprovistas de pelos estrellados en el haz, bombycinum, se haya originado un taxon
o bien ser una buena forma extrema de P. de aspecto muy parecido al H. ucenicum,
argyrocoma, merecedora de este pero con diferente parentesco.
tratamiento subespecífico, que también le
reconoce de RETZ (1984: 84), quien la H. asturianum Pau, Bull. Acad. In-
recombina en el seno ~e H. subulifentm terno Géog. Bo1. 12: 57 (1903)
Naeg. & Peter. En la descripción del taxon· PAU
(1903: 57) remite a su anterior H. astur;-
H. amicoides varo longepetiolatum CUm (pAU, 1895: 73), nombre que fue
WilIk. in Wi1lk. & Lange, Prodr. FI. Hisp. utilizado poco después por ARVET-
2: 268 (1865) TOUVET (1897: 722) para aludir a una
¡nd. loc.: "In Aragonia superiore (Peña planta en principio diferente. En un ejer-
de Oroel ad al1. 35004000', Wk)". cicio de modestia, pero contrariando las
H. arnicoides Gren. & Godron es un reglas de nomenclatura, alega que para
taxon que· se ha considerado subordinable evitar confusión propone cambiar el epí-
a H. glaucinum lardan· (ZAHN. 1921: teto de su especie a este homónimo, que
242; de RETZ, 1984: 61; ut H. praecox debe Pasar a la sinonimia del anterior.
subsp. amicoides), parentesco que ya
.,
\
subraya el propio WILLKOMM (1865: ? H. asturieum Arv.-Touv.,Bu1l.
268) al proponer la variedad en cuestión. Herb. Boiss. 5: 722 (1897), nomo inval
¡mi. loc.: "Asturiis: Pico d'Arvas circa
? H. arvasieum Arv.-Touv.• Annu. 5080' (Boiss., Leresche, Levier). Gallia:
Cons. lardo Bo1. Geneve 1: 99 (1897) Hautes-Pyrénées: vallée de Gaube pres
¡nd. loc.: "Híspania, prov. Legionensi: Cauterets, al1. 1500 m (Foucaud)".
regione alpina prope le Convento de Arvas Resulta bastante raro que un taxon lo-
(= H. cerinthoides varo Cosson in cal asturiano, donde el conjunto de in-
Bourgeau, PI. d'Espagne, 9 jul. 1864, non fluencias genéticas y ambientes ecológicos
L. nec Gouan)". son muy peculiares, se presente disyunto

52

~'

MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos como nuevos en España, 1

en los Pirineos franceses. Creemos que ejemplar que aparece en el herbario de


Arvet-Touvet coloca en el mismo sitio a Pau, que puede considerarse lectótipo, con
dos plantas diferentes, además de emplear la indicación "R. ateanum Pau, Zaragoza:
un nombre inválido, ya empleado por Pau, Sierra de Atea, 30-V-1909, C. Vicioso
pese a la rectificación posterior de éste. (MA 143070)". Las hojas coriáceas, con
ZAHN (1921: 187) lo recombina como pelos rígidos y microglandulosos, de la
subespecie de R. mougeotii Froel., muestra no dejan lugar a dudas; además de
tratamiento que recoge también de RETZ conocer personalmente la abundancia de
(1984: 46), con lo que en tal rango queda R. schmidtii en los macizos silíceos de
validado el nombre. Sin embargo tenemos ésta y otras áreas cercanas de la Cordillera
que subrayar una vez más lo peligroso de Ibérica.
sinonimizar en este género plantas
cantábricas con las pirenaicas, indicando H. attracticaule Arv.-Touv., Hier.
que parece probable que este tratamiento Gall. Hisp. Cat.: 124 (1913)
sea el adecuado para el material de los lnd loe.: "Espagne: Catalogne: Sierra
Pirineos, pero no para el asturi~o. de Bou-Mort: rochers calco entre 1700 et
1900 m (Soulié); Berga (Cadevall)".
? H. asturicum Pau, Not. Bot. Fl. En la descripción alude a su similitud
Españ. 6: 73 (1895) con H. pulmonaroides Vill, del que se
lnd loe.: "Pasajes, Lomax: Julio diferenciaría por la ausencia de pelos
1892". simples, de donde deducimos que se
En su viaje por España el recolector aproximará más a R. amplexicaule L.,
ingles Lomax pasó por los montes astur- como vemos que también hace ZAHN
leoneses, enviando después duplicados de (1921: 724) al incluirlo en la misma subsp.
sus recolecciones a PAU (1893). Entre amplexicaule.
ellas se encontraba el pliego tipo de esta
especie, actualmente depositado en el H. auricula varo gaUicianum Pau
Jardín Botánico de Madrid: "Rieracium Bol. Soco Aragonesa Ci. Nat. 11: 40
asturicum Pau, Asturias: Pajares, 14-VII- (1912)
1892, Lomax (MA 141260)". La escasez lnd loe.: "Sierra Cabrérica (Galicia)"
de material y su mal estado de conserva- Este nombre constituye el basiónÍmo
ción impide tomar una decisión segura de Pilosella galliciana (pau) Laínz, que el
sobre el particular. Segun de RETZ (1984: mismo PAU (1918b: 151) recombinó
86) podría tratarse de lo que él describió como Hieracium gallicianum (pau) Pau,
como R. gastonianum subsp. planta que queda independizada morfo...
pseudodulaciallum, aunque nosotros nos lógica y geográficamente tanto de P.
inclinamos más a relacionarlo con una lactucella (WaIlr.) P.D. SeIl & West como
especie de la sección Cerinthoidea, cer- de P. vahlii (Froel.) F.W. Schultz &
cana a R. ramondii Griseb. Schultz Bip., con las que guarda bastante
semejanza. Una vez más la despectiva
H. ateanum Pau, Bol. Soco Aragone- omisión de Zahn de los táxones pro-
sa Ci. Nat. 17: 153 (1918) puestos por autores españoles le lleva a
lnd loe.: "Sierra de Atea (Zarago- ignorar una de las más curiosas estirpes
za)". ibéricas.
Hemos podido comprobar la subordi-
nación de este taxon al grupo de R. H. auricula varo lucronensis Sen-
schmidtii Tausch al estudiar el único nen, ButIl. Inst. Catalana Hist. Nat. 32:

53
Flora Montiberica 2 (1996)

Sagra (Granada, 1900) y Cazorla (Jaén,


115 (1932)
lnd loc.: "Logrogne: Piqueras brous- 1901). También aparece con este nombre
saille (virgulta), 1500 m. Leg. Dr. Losa". en los exsiccata de Porta y Rigo, habiendo
Corresponde al número 6964 de los podido observar dos muestras del herbario
exsiccata de Sennen, que intrepretamos WU correspondientes a su lter Hisp. 3
correspondiente al H. pseu~opiloseJla de (números 386 y 399, 1891) recogidas en
Retz el cual recombinamos como subes- las sierras del sureste de Albacete.
peci~ de P. vahlii en otro articulo de este Igualmente hemos visto otras dos en el
volumen. herbario LY, correspondientes a los lter
Hisp. 2 y 3 de Porta y Rigo, recogidos
H. badalii Pau, Not. Bot. Fl. Españ. respectivamente en las sierras de Alcaraz
6: 71 (1895) (2: n° 690) y Mariola (3: n° 394). Lo más
lnd loe.: "Rara en Valdeconejos, 3 de próximo que hemos visto corresponde a
Julio de 1885, Badal". [Te]. un pliego de Rouy, recogido en Grazalema
De entre las varias muestras del her- . (VI-1884, herb. LY), determinado como
bario de Pau, que él mismo atribuye a este H. /awsonii varo phlomoides.
taxon, no hemos encontrado .ninguna Todas estas muestras no parece pue-
recogida por Badal ni en Valdeconejos, dan considerarse separables con rango
pero sí otras (siete en total) de Teruel y específico de H. loscosianum Scheele,
Castellón, que en localidades silíceas como reconocen la mayor parte de autores
corresponden aH schmidtii Tausch y en desde ZAHN (1921: 200), aunque
ambientes calizos a H. glaucinum Jordan. desafortunadamente este prestigioso autor
Siendo así que Valdeconejos se encuentra hizo la recombinación inversa: H. baeti-
en la zona de las _parameras calizas cum subsp. loscosianum (Scheele) Zahn,
turolenses de San Just, parece más pro- rechazable puesto que H. loscosianum fue
bable que la sinonimia auténtica sea la de válidamente publicado por SCHEELE
H. glaucinum. (1863: 668) treinta años antes que H
baeticum. De todos modos este criterio se
H. baeticum Arv.-Touv. & Rever- ha mantenido en muchos casos hasta el
chon ex Hervíer, Rev. Gen. Bot. 4: 154 presente (de RETZ, 1984: 27), siendo
(1892) i variado por los británicos SELL & WEST
lnd loe. : "Andalousie: Sierra de la (1976: 383), siempre muy precisos a la
Nieva, sur les rochers calcaires, 12 juillet hora de aplicar el código de nomenclatura
1889". y seguido de modo mayoritario por los
Tal como indica HERVlER (1892) en posteriores (BOLOS & al., 1990: 974;
la introducción de la publicación original MATEO & CRESPO, 1995: 121; etc.)
de la especie la recolección corresponde al Los autores modernos andaluces
infatigable E. Reverchon, quien lo repartió (VALDÉS & al., 1987: 98; BLANCA &
en su exsiccata del año 1889. Des- al., 1989: 26; etc.) suelen admitir el nom-
graciadamente no hemos podido dar con bre, aunque no nos consta que tal criterio
ningún ejemplar de esa serie que corres- se base en estudios comparados con los
ponda a esta especie, aunque sí dos mues- táxones afines del Sistema Ibérico sino
tras del herbario BC y duplicados de las más bien en algo tan prudente como en la
mismas en LY, correspondientes a la duda quedarse con el criterio analítico,
Hieraciotheca Hispanica de Arvet-Touvet con el que nunca se puede errar.
y Gautier (números 151 y 163), recogidas
por Reverchon respectivamente en La H. baeticum subsp. palomerae Zahn

54
p
r
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos como nuevos en España, l

in Engler, Pflanzenreich 75 (IY.280): 199 Mucho se ha escrito -y daría para un


(1921 ) artículo monográfico su seguimiento por-
Ind. loe.: "Sierra Nevada: S. Geró- menorizado- sobre las escasas poblaciones
nimo~ Sierra de Baza, S. Palomera. Alba- de esta planta en los roquedos de las altas
cete: Berg Bienservida. Teruel: Sierra de sierras calizas de Mallorca. Sintéticamente
Camarena et d'Albarracín". diremos que, por lo que hemos podido ver
El agregado de recolecciones, debidas en los herbarios, incluidas las
sobre todo a E. Reverchon, que maneja recolecciones de los últimos años; se pue-
Zahn para describir este taxon puede de atribuir, sin grandes dificultades, al
adscribirse, tanto en las cordilleras Béticas mismo grupo de H. loscosianum que esta-
como en la Ibérica, al extendido H. mos aludiendo.
loseosiauum Scheele. Lo que parece muy
arriesgado es proponer una subespecie con H. balsameum Asso, Syn. Stirp.
unos caracteres tan ambiguos y que cubre Arag.: 111 (1779)
casi todo el área de la especie. Ind loe.: "In rupiumfissuris Moncayo,
en el monte de Herrera, en la Sierra de
H. baeticum subsp. pseudobaeti- ViIlarroya, en Rodanas, Alcalá de la Selva,
cum Zahn in Engler, Pflanzenreich 75 etc.".
(IV.280): 199 (1921) Asso nos describe como novedosa la
Ind. loe.: "Valencia: Sierra de CastalIa. especie que, como hemos comentado, ya
Murcia: Sierra Palomera". había dado Linneo de los Pirineos con el
Este taxon, recogido en las sierras de nombre de H. amplexicaule, planta igual-
Alicante y Albacete (pese a las confusas mente frecuente por la parte aragonesa de
indicaciones locotípicas a que nos acos- la Cordillera Ibérica.
tumbran los botánicos foráneos), también
parece poder adscribirse sin dificultades al H. barcinonense Sennen, PI. d'Esp.
grupo de H. loscosialwm Scheele. (Exsic.) nO 5768 (1926)
Ind loe.: "Barcelone: Massif du Tibi-
H. baeticum subsp. sastronii Zahn in dabo, vers Casa Cortés et Visea Rica".
Engler, Pflanzenreich 75 (IY.280): 200 Hemos visto un pliego atribuido a este
(1921) taxon, conteniendo material que puede
Ind loe.: "Albacete: Sierra de Alca- considerarse lectótipo del mismo, reco-
raz". gido por Sennen en el Tibidabo
Sorprende que Zahn dedicara a Pardo (Barcelona), el 9-IX-1926 (BC 36199).
Sastrón precisamente un taxon recogido Parece corresponder a una variedad de H.
por Reverchon en la provincia de Alba- sabaudum L., al que recientemente de
cete, donde nunca estuvo el aragonés. RETZ (1984: 108) también subordinaba
Como los anteriores debe tratarse de una como subespecie.
forma más del variable H. loscosianum.
',H. belveriense Arv.-Touv. & Gaut.
H. balearicum Arv.-Touv., Hier. Hier. GalI. Hisp. (Exsicc.) 12: nO 156,
Gall. Hisp. Cat.: 157 (1913) 157,158 (1901)
Ind loe.: "Rab. Espagne: Balearium Ind loe.: "Cerdagne (Espagne): Bell-
insula Majore, in rupestribus montis Puig ver, rochers schisteux du coté de la Se-
Mayor de Torellas, solo calcareo, alto gre, rive gauche, alt. 1000 m (Gautier)".
1000-1300 m (8 jun. 1885, Porta et Tal como queda descrita, hay que
Rigo)". atribuir esta especie al grupo del H. pul-

55
Flora Montiberica 2 (1996)

monaroides Vill., originado por la intro- poco·. sospechoso de seguir criterios ta-
gresión entre H. amplexicaule Y H. gr. xonómicos demasiado sintéticos, pero que
murorum L. Insistimos en comentar que presenta ambos táxones como meros
este criterio contrasta con el habitualmente sinónimos.
presentado por los monógrafos, co~o ya Si este criterio nos parece defendible,
hemos indicado al hablar de los taxones pese a ser quizás demasiado sintético, lo
subordinados aH. amplexicaule. que parece más dificil de asumir es la
subordinación de esta pequeña planta
? H. bellidifoHum Scheele, Linnaea glabrescente y rotundifolia a la mucho 'más
32: 666 (1863) hirsuta y robusta H. elisaeanum Arv.-
lnd loc.: "Prope Castellote in Arra- Touv., como vemos que hace ZAHN
garua austro (Pardo)". (1921: 155), aunque cambiando el nombre
Se trata de un taxon importante en la por el problema de sinonimia (cosa que en
flora ibérica, pero del que no hemos po- rango subespecífico no era im-
dido localizar, como pasa con casi todas prescindible), al proponer la combinación
las interesantes especies de Scheele, en H. elisaeanum subsp. subbellidifolium
ningún herbario. El nombre no era válido, Zahn. Sin embargo este criterio, a falta de
ya que había sido empleado en 1837 por estudios críticos posteriores, y
Froelich para nominar una especie de los probablemente por haberse tergiversado la
Alpes austríacos. Por su descripción y idea original de Scheele, se ha admitido de
localidad clásica parece díficil de separar modo unánime (de RETZ, 1984: 36;
de H. aragonellse Scheele, sin embargo la SELL & WEST, 1976: 381, etc.) a lo
mayoría de los autores parecen haberse largo de este siglo.
puesto de acuerdo para sinonimizarlo a H.
elisaeanum Arv.-Touv., planta que gusta H. berganum Arv...Touv., Hier.
de ambientes algo más. montaraces y Gall. Hisp. Cat.: 167 (1913)
frescos que los de Castellote, frecuente en Illd loc.: "Espagne: Catalogne: Mont.
las áreas elevadas del Maestrazgo, con Quéralt, au dessus de Berga (Soulié)".
hojas y capítulos mayores y más pelosos. Poco después de su propuesta, ZAHN
Desgraciadamente no hemos podido (1921: 157) lo recombina como subes-
dar con muestras que puedan· considerarse pecie del sorprendente H. tephrocerinthe
típicas, por lo que no podemos pro- Zahn, que éste mismo, propone previa-
nunciamos de modo definitivo en un mente (ZAHN, 1921: 156) subordinando
terreno tan escurridizo. Sin embargo en su seno no solamente esta otra especie
SCHEELE (1863: 666) y WILLKOMM de Arvet-Touvet sino el propio H. pur...
(1865) insisten en considerar esta especie purascens Scheele, válidamente publicado
en un grupo aparte, junto con H. spathu- en 1865; al que, en todo caso habría que
latum Scheele, la que ven más próxima; subordinar los demás táxon~s.
pero de la que se diferencia por su roseta
de hojas espatuladas (a modo de Bellis ir Hieracium bicolor Scheele, Lin-
perennis) frente a las oblaneeolado-espa- naea 31: 654 (1862)
tuladas de ésta otra, así como por el invó- Ind loe.: "Castaneza y Odassiré in
lucro canescente (tapizado de pelos estre- Pyrenaeis catalaurucis".
lIados) frente al verde oscuro (indumento Recolectada en el Pirineo aragonés
glanduloso) de H. spathulatum. (pese a la contradictoria indicación 10co-
Esa similitud queda subrayada por típica), que queda más aclarada en el
ARVET-TOUVET (1913: 144), autor trabajo posterior de WILLKOMM (1865:

56
r
í
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos como nuevos en España, 1

264), buen conocedor de la toponimia y de óptimo pirenaico y propia de ambientes


lengua española. Posteriormente la co- más elevados y frescos. Tal criterio,
menta ARVET-TOUVET (1913: 145) seguido principalmente por ZAHN (1921:
muy superficialmente sin apenas pro- 169) y su escuela, contrasta no sólo con el
nunciarse sobre ella, mientras que ZAHN de una figura del peso de Boissier, sino
(1921: 202) le da una gran importancia, al con el detalladamente expuesto e ilustrado
subordinar a ella numerosas otras especies por WILL-KOMM (1889: 84, tab. 136) o
de diversos autores, sobre todo pirenaicas. el poste-rior de (PAU, 1915: 140).
Tal como vemos que acostumbra a hacer,
incluye entre ellas una descrita antes que H. boreale var.parvifolium Pau,
H. bicolor, como es H. bourgaei Boiss., Bol. Soco Aragonesa CL Nat. 14: 139
que comentaremos a continuación. En este (1915)
caso no consideramos que haya que Ind. loe.: "Foncea".
invertir la combinación, pudiendo Entre las plantas que el hermano Elías
mantenerse incluso las otras subespecies manda a PAU (1915: 139) desde el
bajo H. bicolor, dado q~e, como noreste de Burgos aparece esta forma, que
indicamos más adelante la especie parece poder incluirse en la gama de
meridional de Boissier es otra diferente de variabilidad de una especie de área tan
la pirenaica de Scheele. amplia como H. sabaudum L

H. boixarense Pau, Bol. Soco Esp. ? H. bourgaei Boiss., Diagn. PI.


Hist. Nat. 21: 148 (1921) [pro hybr.] Oriento Nov. 2(3): 102 (1856)
Ind. loe.: "Cerca de Fredes, en las ro- Ind. loe.: "Hab. in monte Sierra de
cas, por el camino de Magranef'. Alcaras Castellae novae".
El único pliego del herbario de Pau Es ésta una especie que nos ha resul-
que lleva este nombre puede considerarse tado siempre particularmente confusa.
lectótipo, ya que está recogido por el Primero Boissier la describe fuera de
mismo Pau en "Boixar pro Mas Blanch" contexto en una publicación sobre plantas
(MA 143079). del Mediterráneo oriental. Después indica
El material, sin embargo, resulta muy como localidad clásica la Sierra de
incompleto para entender el alcance de la Alcaraz, pero no a aprtir de recolecciones
propuesta nomenclatural de Pau, pero se propias sino de Bourgeau (de ahí el nom-
nos muestra suficientemente cercano al H. bre de la especie), en junio de 1850, en-
aragOllense Scheele, como para sospechar viadas con el nO 772 de sus exsiccata
que no constituya especie aparte. Plantes d'Espagne.
Endémico de este territorio es todavía
* H. bornbycinum Boiss. & Reuter paraARVET-TOUVET (1913: 307), pero
ex Rchb., Icon. Fl. Germ. 19: 95 (1860) pronto entra en escena ZAHN (1921: 203)
hui. loe.: "Crescit in montibus Caste- para recombinarlo en el seno de H. bicolor
llae veteris: Mesa de Villa Escusa pro Scheele, que como acabamos de mostrar
Reynosa". se publicó en 1862, lo que
Una buena especie, endémica del norte nomenclaturalmente es incorrecto. Más
de España, con su óptimo en las vertientes incorrecto observamos el hecho de que H.
meridionales de la Cordillera Cantábrica, bicolor es planta de la zona central y
que ha sido interpretada en muchas elevada de los Pirineos, en un contexto
ocasiones como sinónimo o subespecie de ecológico y genético absolutamente
H. mixtum Froel., planta de menor porte, diferente al de la Sierra de Alcaraz, donde

57
jJ~.~1l!l14• •21j§1L!1;¿!L~-!!l.~.~.~.~.--~~.~._~.~._......-.~
.. - - - - - - - - - - -..----.- ....

Flora Montiberica 2 (1996)

la probabilidad de que esas formas de


aspecto superficialmente similar sean '* H. brizitlorum Arv.-Touv., Hier.
realmente lo mismo es prácticamente nula. Gall. Hisp. Cat.: 143 (1913)
Así la interpretación genética de este, Ind loe.: "Hab. Espagne: Cataluniae
taxon desde Zahn hasta SELL & WEST pyrenaicae pluribus locis" .
(1976: 380) es la de schmidtiil Planta bastante extendida por los Piri-
solidagineum vel eriopogon, lo que se neos, como indica Arvet-Touvet, sobre
aplica bien a H. bicolor pero es impen- todo en zonas bajas o de altitud media. Su
sable para H. bourgaei. propuesta es mal recibida, corno en tantas
No habiendo visto el material tipo de ocasiones, por ZAHN (1921: 156), quien
Bourgeau no se puede tomar una decisión propone subordinarla a una especie suya
definitiva al respecto, pero por lo que de nueva creación mediante una extraña
conocemos de la limitada representación estratagema que va más allá de la legalidad
del género en la Sierra de Alcaraz, vigente. Consiste en asumir que este H.
pensamos seriamente en la posibilidad de brizif/orum entra en el rango de va-
que se trate del polimorfo H. loscosia- riabilidad de H. floeciferum Arv.-Touv.,
num-baeticum, el único frecuente en dicha Rev. Bot. 9: 31 (1891), descrito anterior-
zona y en cuyo seno se encuentran formas mente. A continuación demostrar que este
robustas dificilmente separables de H. nombre ya había sido empleado en 1885
glaucinum, o si no, que se trate del propio por Naegeli & Peter y proponer su cambio
H. glaucinum. Esto seria menos a H. flocculiferum Zahn. El paso final será
traumático nomenclaturalmente, ya que recombinar en su nueva especie todos los
este nombre es anterior a H. bourgaei, no táxones afines, entre ellos el que estamos
así H. loscosianum Scheele. considerando, con el nombre de H.
flocculiferum subsp. brizif/orum. Este
'* H. bowlesianum Arv.-Touv. & tratamiento también lo vemos seguido
Gaut., Hier. Gall. Hisp. (Exsicc.) 19: n° literalmente por de RETZ (1984: 36), pero
307 [Hisp] (1908) no por SELL & WEST (1976: 382), que
Ind loe.: "Espagne, Catalogne: Sierra otorgan la merecida prioridad no-
de Bou-Mort pres la Pobla de Ségur, menclatural al binomen de Arvet-Touvel.
vallée de la Noguera Pallaresa, rochers
calcaires entre 1700 et 1900 m (Gautier). H. bujedoanum\Arv.-Touv., Hier.
Espagne: Aragon: vallée d'Arazas, pres le Gall. Hisp. Cal.: 310 (19'13)
pic de Diazes, rochers herb. calc., entre lnd loe.: "Espagne: Castille: Bujedo:
1800 et 2000 m (Soulié)". taillis, etc. Junio 1907 (Elías et Sennen)".
Este taxon, interpretado como de ori- No hemos podido localizar pliegos de
gen hibridógeno entre dos plantas tan Elías y Sennen de 1907, p~ro sí los del 10-
importantes en los Pirineos como H. VI-1915, recogidos por Elías en Bugedo y
cordifolium Lapeyr. y H. phlomoides distribuidos en los exsiccata Plantes
Froel., no puede por menos que aparecer d'Espagne de Sennen con el número 2445
extendido por dicha cordillera. Tiene el (MA 141542 Y BC 37741), que
mérito de pasar el potente filtro de ZAHN eventualmente podrían considerarse como
(1921: 157) sin verse relegado, llegando material tipificable.
como especie mayoritariamente aceptada ZAHN (1921: 2009 lo recombinará
hasta nuestros días (SELL & WEST, posteriormente como subespecie de H.
1976: 383; de RETZ, 1984: 6; BOLOS & baeticum Arv.-Touv. & Reverchon, sen-
al., 1990: 972; etc.). tando un tratamiento que no ha recibido

58
MATEO: Sobre los táxones del género Hieracium descritos como nuevos en España, 1

contestación posterior, excepto para lo MATEO, G. & M.B. CRESPO (1995)


que atañe a la prioridad de H. loscosianum Flora abreviada de la Comunidad Va-
Scheele frente aH. baeticum. lenciana. Ed. Gamma. Alicante.

PAU, C. (1893) Plantas españolas re-


BIBLIOGRAFÍA cogidas el año pasado por mi distin-
guido amigo y colega Sr. A. E. Lomax,
de Liverpool, según muestras enviadas
ARVET-TOUVET, C. (1897) Hiera-
por él mismo. Actas Soco Esp. Hist.
ciorum novorum descriptiones. Bull.
Nat. 22: 77-89.
Herb. Boiss. 5: 717-735.
PAU, C. (1895) Notas botánicas a la
ARVET-TOUVET, C. (1913) Hieracio-
rum praesertim Galliae et Hispaniae flora es¡xnlola. Fascículo 6. Segorbe.
catalogus systematicus. Pans.
PAU, C. (1903) A propos du Hieracium
asturiel/m. Bull. Acad Intern. Géogr.
BLANCA, G., M. CUETO & M.C.
Bot. 12: 57.
QUESADA (1989) Contribución a la
flora de Granada. Saussurea 19: 21-
PAU, C. (1915) Plantas del Hno. Elías.
34.
Bol. Soco Aragonesa Cí. Nat. 14: 136-
140.
BOLOS, O. de, J. VIGO, R.M. MA-
SALLES & 1.M. NINOT (1990) Flora
PAU, C. (1918a) Hieracios catalanes. Bol.
manual deis Paisos Catalans. Ed.
Soco Esp. Hist. Nat. 18: 505-507.
Portic. Barcelona.
PAU, C. (l918b) Notas sueltas sobre la
CADEVALL,1. & A. SALLENT (1913)
flora matritense, V. Bol. Soco Arago-
Flora de Catalunya. Vol. 3. Barce-
nesa Cí. Nat. 17: 150-156.
lona.
PAU, C. (1921) Plantas críticas o nuevas.
HERVIER,1. (1892) Sur quelques plantes
Bol. Soco Esp. Hist. Nat. 21: 141-153.
d'Espagne. Rev. Gén. Bot. 4: 15]-158.
RETZ, B. de (1984) Le genre Hieracium
LINNEO, C. (1753) Species Plantarum.
en Espagne (aux Baléares et en An-
Holmiae.
dorre). Manuscrito inédito.
LOSCOS, F. & 1. PARDO (1866-67)
SCHEELE, A. (1863) Revisio Hiera-
Serie impeifecta de las plantas ara-
cíorum hispanicorum et pyrenaicorum,
gonesas espontáneas. Alcañiz.
n. Linnaea 32: 643-688.
MATEO, G. (1988)· Hieracium laniferum
SCHULTZ, F.W. & C.H. SCHULTZ
Cavo y especies afines en el Sistema
BIPONTINUS (1862) Pilosella als ei-
Ibérico. Monogr. 1nst. Piren. Ecologia
gene Gattung. Flora (Regensburg) 45:
4: 253-263.
417-441.
MATEO, G. (1990) Catálogo floristico
SELL, P.D. &C. WEST (1976) Híe-
de la provincia de Tenle/. Instituto de
racium L. In: T.G. Tutin & al. (Eds.)
Estudios Turolenses. Teruel.

59
Flora Montiberica 2 (1996)

Flora Europaea. Vol. 4: 358-410.


Cambridge.

VALDÉS, B., S. TALAVERA & E.


FERNÁNDEZ GALIANO (1987)
Flora Vascular de Andalucía Occiden-
tal. Vol. 3. Ketrés. Barcelona.

WILLKOMM, M. (1865) Hieracium L.


In: M. Willkornrn & 1. Lange, Pro-
dromus florae hispanicae. Vol. 2:
251-270. Stuttgart.

WILLKOM:M, M. (1889) lllustratiolles


Florae Hispanicae insu/arumque Ba-
/earium. Vol. 15-16. Stuttgart.

ZAHN, K.H. (1921-23) Compositae-


Hieracium. In A. Engler (Ed.) Das
P.f/anzenreich. Regni Vegetabili
Conspectus. Vols. 75-82 (IV.280).
Leipzig.

ZAHN, K.H. (1928) Notes sur quelques


Hieracium nouveux ou critiques de
l'Herbier R. de Lítardiere. Arch. Bot.
Bull. (Caen) 2: 193-202.

60
Flora Montiberica 2: 61-71 (IV-1996)

NOTAS FLORÍSTICAS REFERENTES AL MACIZO


IBÉRICO SEPTENTRIONAL

Juan A. ALEJANDRE SÁENZ *, José Antonio ARIZALETA


URARTE **, Javier BENITO AYUSO ***& Luis Miguel
MEDRANO MORENO ****
* Txalaparta, 3, 1º izda. 01006-VITORIA
** Villa Patro, 4ª Fase, nº 43. 26140-Lardero (LA RIOJA)
*** C/ Dr. Múgica, 26, 2º B. 26002-LOGROÑO
**** C/ Vara de Rey, 60, 4º izda. LOGROÑO

RESUMEN: Se comentan 37 táxones localizados en las sierras de Cebollera a La De-


manda, rama noroccidental del Sistema Ibérico, montes de Cameros y piedemonte hacia el
valle del Ebro; en los territorios correspondientes a las provincias de Burgos y La Rioja.
Destacan las novedades de Arceuthobium oxycedri (DC.) Bieb., Allium schoenoprassum L.,
Allium senescens L. subsp. montanum (Fries) J. Holub, Hordelymus europaeus (L.) C. O.
Harz , Salix caprea L. y Scirpus cespitosus L. subsp. germanicus (Palla) Broddeson.

SUMMARY: 37 taxa of rare or interesting vascular plants from NW Cordillera


Ibérica (NC Spain, prov. Burgos and La Rioja) are commented. There is some
remarkables novelties like Arceuthobium oxycedri (DC.) Bieb., Allium schoenoprassum L.,
Allium senescens L. subsp. montanum (Fries) J. Holub, Hordelymus europaeus (L.) C. O.
Harz, Salix caprea L. and Scirpus cespitosus L. subsp. germanicus (Palla) Broddeson.

INTRODUCCIÓN Acer opalus Miller


LA RIOJA: 30TWM3379, Torrecilla
Se indican alfabéticamente los táxones en Cameros, Canalijos, 1100 m, borde de
seleccionados, localizados en los tramos pista en ambiente de hayedo, Arizaleta, 6-
noroccidentales de la Cordillera Ibérica a XI-1994 (Herb. ARIZALETA 41/94). 30T
su paso por las provincias de Burgos y La WM3881, Viguera, El Espinar, 1000 m,
Rioja. Las muestras que testimonian las hayedo con boj, Arizaleta, 30-VI-1991
citas se encuentran depositadas en los (Herb. ARIZALETA 2/91).
herbarios particulares de los autores, que WILLKOMM (1880: 561) recogía una
aparecen citados en el texto en mayúsculas cita de LAGUNA, que la localiza genérica-
tras cada recolección. mente en la Sierra de Cameros. MEDRA-
NO (1989: 48) aporta una cita de Cerro-

61
Flora Montiberica 2 (1996)

yera. MEDRANO (1994: 359) confirma la m, descarnaduras rocosas calizas en el karst


cita anterior de Cerroyera. de lo alto de la sierra, Alejandre, 13-VII-
1994 (Herb. ALEJANDRE 540/94).
Allium schoenoprassum L. Novedad y única localidad conocida en
BURGOS: 30TVM7979, Valmala, el Sistema Ibérico septentrional.
Sierra de la Demanda, umbría del monte
Trigaza, 1720 m, repisas de roquedos Arceuthobium oxycedri (DC.) Bieb.
rezumantes y bordes de aguas nacientes, * LA RIOJA: 30TWM4479, Terroba,
Alejandre, 29-VI-1994 (Herb. ALEJAN- Los Linares, 1000 m, parasitando sobre Ju-
DRE 421/94). 30TVM8079, Valmala, Sie- niperus communis L., Arizaleta, 20-IX-
rra de la Demanda, circo norte del monte 1992 (Herb. ARIZALETA 6/92).
Trigaza, 1800 m, repisas y escalones roco- Según la bibliografía consultada supone
sos silíceos, Gil Zúñiga & Alejandre, 21- una novedad para La Rioja.
VIII-1994 (Herb. ALEJANDRE 755/94).
30TVM8078, Santa Cruz del Valle Urbión, Astragalus alopecuroides L.
Sierra de la Demanda, circo al NE del Tri- LA RIOJA: 30TWM2902, Cenicero,
gaza, 1850 m, bordes de pequeños arroyos 460 m, tomillar en terreno arcilloso, Be-
nacientes sobre substrato ácido, Alejandre, nito Ayuso, 21-VI-1995 (Herb. J. BENI-
2-VIII-1991 (Herb. ALEJANDRE 952/91). TO 581/95). 30TWM4297, Lardero, pico
LA RIOJA: 30TVM9272, Ezcaray, del Águila, 550 m, borde de coscojar, Be-
Sierra de la Demanda, circo de la umbría, nito Ayuso, 21-V-1995 (Herb. J. BENITO
1670 m, rezumaderos temporales en rella- 536/95). 30TWM5090, Ribafrecha, 540
nos de roquedos silíceos, Alejandre, 25- m, substrato yesoso, Benito Ayuso, 7-VI-
VIII-1995 (Herb. ALEJANDRE 2312/95). 1995 (Herb. J. BENITO 456/95).
30TVM0576, San Millán de la Cogolla, Alguna de estas citas puede ser consi-
Sierra de la Demanda, barranco Malo, 1690 derada del piedemonte de las sierras ca-
m, taludes silíceos húmedos en las encaja- meranas. El resto, muy próximas a ella,
duras de las cabeceras del barranco, Gil dibujan el área de la especie en esta zona,
Zúñiga & Alejandre, 8-VII-1990 (Herb. junto con las aportadas en ARIZALETA
ALEJANDRE 551/90). 30TWM0873, & al. (1996).
Viniegra de Abajo, Sierra de la Demanda,
umbría del cerro Gomare, 1650 m, taludes Astragalus sempervirens Lam. subsp.
silíceos cercanos al arroyo, Alejandre, 25- muticus (Pau) Rivas Goday & Borja
VIII-1991 (Herb. ALEJANDRE 1040/91). LA RIOJA: 30TWM6260, Enciso,
Aparece discretamente extendido por la hayedo de Poyales, 1450 m, borde de
Sierra de la Demanda en su tramo más cortafuegos, Arizaleta, 3-IX-1990 (Herb.
occidental. Estas localidades hacen más ARIZALETA 87/90).
comprensible el aspecto que presenta el Ampliación de área. Citado única-
mapa de dispersión peninsular tal como mente por NAVARRO (1986: 413) en el
aparece en FERNÁNDEZ CASAS (1989: Puerto de las Viniegras, Sierra de Hor-
32), conectando las localidades del Sistema mazas y pico Traición.
Central y las de los Pirineos Cantábricos.
Astrantia major L.
Allium senescens L. subsp. montanum LA RIOJA: 30TVM9275, Ezcaray,
(Fries) J. Holub Sierra de la Demanda, circo al E de Otero,
* LA RIOJA: 30TWM2577, Nieva de barranco de Escolracia, megaforbios al
Cameros, Sierra de Camero Nuevo, 1430 pie de escalón rocoso silíceo, Alejandre,

62
ALEJANDRE & al.: Notas florísticas referentes al Macizo Ibérico septentional

27-VI-1994 (Herb. ALEJANDRE 395/ pecificar localidad, y por MEDRANO


94). 30TWM0576, San Millán de la Co- (1994: 72), en Arnedillo.
golla, Sierra de la Demanda, barranco
Malo, 1550 m, megaforbios en márgenes Cytinus hypocistis (L.) L. subsp. ma-
de arroyo sobre substrato ácido, P. Heras cranthus Wettst.
& Alejandre, 12-VII-1985 (Herb. ALE- LA RIOJA: 30TWM3887, Sorzano,
JANDRE 1981/85). 30TWM3363, Lum- pr. Ampudia, 800 m, brezal de piede-
breras, El Horcajo, 1290 m, bosque de monte con Cistus salvifolius, Arizaleta,
Populus tremula L., Arizaleta, 30-XI- 16-V-1995. 30TWM4072, Cabezón de
1991 (v.v.). Cameros, Sierra de Camero Viejo, 980 m,
Recientemente aparecía citada por parásita sobre Cistus laurifolius, Me-
MEDRANO (1994: 408), como novedad drano, 1-VII-1991 (Herb. MEDRANO
provincial, en la zona del río Lumbreras. 62/91). 30TWM5183, Lagunilla de Came-
ros, 1100 m, matorral de C. laurifolius,
Bromus ramosus Hudson Arizaleta, 13-V-1990 (v.v.).
LA RIOJA: 30TWM3071, Pradillo, Ya fue citada como novedad en La
barranco de la Umbría, 860 m, márgenes Rioja por MEDRANO (1994: 60) en
de arroyo bajo quejigar, Arizaleta, 25- Cabezón de Cameros, Jalón de Cameros y
VII-1992 (Herb. ARIZALETA 2/92). Laguna de Cameros. No aparecía indicada
Para la provincia solamente conoce- en Flora iberica para la región (CAS-
mos las citas de MEDRANO (1994: 793) TROVIEJO & al., 1990: 492).
en Ortigosa de Cameros y Ventrosa, en
ambientes ecológicamente similares. Dactylorhiza insularis (Somm.) Land-
wehr
Bupleurum rotundifolium L. LA RIOJA: 30TWM2561, Villoslada
LA RIOJA: 30TWM3069, Gallinero de Cameros, río Mayor, 1100 m, prado
de Cameros, cueva la Zura, 1020 m, junto a la carretera sobre substrato silíceo,
terrazas abandonadas en recuperación de Arizaleta & Benito Ayuso, 15-V-1995
matorral calcícola, Benito Ayuso, 10-VII- (Herb. J. BENITO 1071/95). 30TWM
1995 (Herb. J. BENITO 413/95). 1761, Viniegra de Arriba, Puerto de Mon-
Que sepamos no ha vuelto a citarse de tenegro, 1620 m, pastos, Arizaleta & Be-
la zona desde que lo hiciera CÁMARA nito Ayuso, 31-V-1995 (Herb. J. BENITO
(1940: 139) en los sembrados de Ocón, 1069/95).
Jubera y Préjano; a pesar de que también Indicada por primera vez para La
afirmaba que la había observado abun- Rioja por DELFORGE (1994: 184), quien
dante en los sembrados de Cameros. atribuye la cita a Monterrubio de la De-
manda (Burgos). Sin embargo la cuadrí-
Chenopodium polyspermun L. cula que indica esta incluída por completo
LA RIOJA: 30TWM2569, Ortigosa dentro de Canales de la Sierra y el resto
de Cameros, embalse de González Lacasa, de consideraciones geográficas muestran
1000 m. Abundante en antiguas zonas de que se trata de una cita riojana. HERMO-
cultivo, normalmente cubiertas por las SILLA & al. (1996) la citan posterior-
aguas del embalse, Arizaleta, 25-X-1995 mente, dando localidades de la Sierra de
(Herb. ARIZALETA 1507/95). la Demanda y las Conchas de Haro.
Ha sido citado por ZUBÍA (1921: Extraña la ausencia de citas anteriores a
146) en Logroño, a orillas del Ebro; OCE- éstas, sin duda atribuible a que ha sido
TE (1985: 160), en La Rioja Alta, sin es- confundida con D. sambucina (L.) Soó de

63
Flora Montiberica 2 (1996)

la que sí hay abundantes referencias: con el resto de las conocidas para el Sis-
WILLKOMM (1870: 169, ut Orchis tema Ibérico riojano.
sambucina), COLMEIRO (1889), MEN-
DIOLA (1981: 97, 1983: 204), ME- Epipactis parviflora (A. & C. Nies-
DRANO (1988: 66, 1994: 867), HER- chalk) E. Klein
MOSILLA & al. (1996). En varias oca- LA RIOJA: 30TWM3168, Gallinero
siones hemos observado juntos ambos de Cameros, pr. cueva la Zura, 1060 m,
taxones siendo diferenciables porque D. quejigal aclarado en zona pedregosa,
insularis tiene el espolón cilíndrico y dos Benito Ayuso, 10-VII-1995 (Herb. J. BE-
ó cuatro máculas, en la base del labelo, de NITO 1096/95). 30TWM3074, Nieva de
color naranja o rojo; mientras que el Cameros, 940 m, bujedo junto a la carre-
espolón en D. sambucina es claramente tera, Arizaleta & Benito Ayuso, 14-VI-
sacciforme y su labelo muestra manchas 1995 (Herb. J. BENITO 1094/95). 30T
mucho más numerosas, con frecuencia WM3982, Viguera, cerca de las canteras
distribuídas en forma de "W". de yeso, 900 m, sobre substrato yesoso,
Benito Ayuso, 14-VIII-1995 (Herb. J. BE-
Digitalis obscura L. NITO 1092/95). 30TWM4083, Viguera,
LA RIOJA: 30TWM7445 , Navajún, 980, matorral gipsícola, Benito Ayuso, 14-
970 m, matorral mediterráneo con romero VIII-1995 (Herb. J. BENITO 1274/95).
y Gypsophila. hispanica, Arizaleta, 12- 30TWM7168, Arnedo, peña Isasa, 1050
IV-1990 (Herb. ARIZALETA, 50/93). m, cortafuegos calizo, Arizaleta, 13-VII-
Localidad notable, que puede resultar 1989 (Herb. ARIZALETA 292/89).
novedad para la parte riojana del Sistema Endemismo hispano del que en La
Ibérico. Existen citas antiguas debidas a Rioja sólo conocíamos la cita de AMICH
Arízaga (GREDILLA, 1914: 306) en la & al. (1988: 115) y las recientes de HER-
Sierra de la Demanda y montes de Came- MOSILLA & al. (1996). Según nuestras
ros, que hasta el presente no han sido observaciones, parece ser abundante en la
confirmadas. zona de contacto sierra-valle, así como en
sierras de La Rioja Baja.
Epilobium angustifolium L.
LA RIOJA: 30TWM3287, Daroca de Equisetum hyemale L.
Rioja, umbría de la Sierra de Moncalvillo LA RIOJA: 30TWM3153, Lumbre-
pr. barranco Cabañas, 1150 m, ,vaguada ras, barranco del río Lumbreras, 1450 m,
en ambiente de hayedo, Alejandre, 8-IX- taludes silíceos junto al río bajo pinar con
1995 (Herb. ALEJANDRE 2383/95). 30T hayas, Gil Zúñiga & Alejandre, 13-IV-
WM3388, Daroca de Rioja, Sierra de 1995 (Herb. ALEJANDRE 485/95).
Moncalvillo pr. barranco Colorado, 1100 Notables poblaciones de la especie,
m, repisas arcillosas inestables sobre el presentando excelente y saludable as-
cauce del arroyo, Arizaleta & Benito Ayu- pecto, viven a lo largo del barranco junto
so, 5-X-1995 (Herb. ARIZALETA 1431/ al río Lumbreras. Los hemos anotado, al
95). menos, entre 1360 y 1540 m. Sin duda
Se amplía el área conocida para el forman la población más importante de
norte del Sistema Ibérico. Citada por todo el Sistema Ibérico septentrional.
NAVARRO (1986: 456) en Villavelayo y Sería la segunda-tercera cita en la zona,
por ALEJANDRE (1995: 67). Estas nue- junto a la aún inédita de SEGURA &
vas localidades destacan por la menor MATEO (1996), que lo localiza en un
altitud a la que se encuentran en relación

64
ALEJANDRE & al.: Notas florísticas referentes al Macizo Ibérico septentional

barranco de la provincia de Soria no muy vertical calizo de umbría, Gil Zúñiga &
lejano a éste que ahora señalamos. Alejandre, 23-VII-1992 (Herb. ALEJAN-
DRE 545/92).
Erodium glandulosum (Cav.) Willd De la bibliografía se conocen localiza-
BURGOS: 30TWM0054, Neila, mo- ciones dispersas en la provincia: Cellórigo
rro de San Cristóbal, 1600 m, roquedos (URIBE-ECHEBARRÍA & ALEJAN-
calizos de umbría, Alejandre, 30-V-1992 DRE, 1982: 67; AMICH & al., 1988:
(Herb. ALEJANDRE 130/92). WM0354, 113), Islallana (AMICH, 1983: 146), peña
Neila, macizo de Urbión, entre pico Tos- Isasa (AMICH, 1988: 113; URIBE-
coso y cerro Lagunilla, 1730 m, lomas ECHEBARRÍA & URRUTIA, 1989: 44)
calizas carstificadas, Gil Zúñiga & Ale- y Brieva de Cameros (URIBE-ECHEBA-
jandre, 24-VII- 93 (Herb. ALEJANDRE RRÍA & URRUTIA, 1989: 44). En este
501/93). 30TWM0655, Neila, Cantincao, trabajo aportamos algunas nuevas citas
1750 m, grietas y repisas de pequeños regionales. Especie perteneciente a un
crestones rocosos, Gil Zúñiga & Alejan- grupo complejo. Tal vez las plantas de los
dre 6-VIII-1988 (Herb. ALEJANDRE niveles altos de las sierras de Cameros y
180/88). Urbión se relacionen con el E. celtiberi-
LA RIOJA: 30TVM9987, Ezcaray, cum Pau.
peña de San Torcuato, 900 m, fisuras y
pequeñas repisas de roquedos calizos, Erucastrum nasturtiifolium (Poiret)
Fernández Betoño & Alejandre, 2-VI- O. E. Schulz subsp. sudrei Vivant
1985 (Herb. ALEJANDRE 1540/85). 30T * LA RIOJA: 30TWM4885, Trevi-
WM0754, Viniegra de Arriba, Macizo de jano, Sierra de la Laguna, 780 m, hayedos
Urbión entre Collado de Arobe y Cantin- y roquedos calizos, Medrano, 1-VII-1991
cao, 1705 m, crestas calizas carstificadas (Herb. MEDRANO 33/91).
(v.v.). 30TWM0263, Villavelayo, 1350 Taxon descrito por VIVANT (1977)
m, fisuras de crestas rocosas, Fernández sobre material pirenaico, cuya presencia
Betoño & Alejandre, 30-IV-1989 (Herb. es reconocida por CASTROVIEJO & al.
ALEJANDRE 91/89). 30TWM0463, Vi- (1993: 395). No hemos encontrado loca-
llavelayo, cerro Cobarajas, 1495 m, peñas lidades concretas en la bibliografía, aun-
calizas, Arizaleta & Benito Ayuso, 13-VI- que CÁMARA (1940: 118) indica la
1995 (Herb. J. BENITO 519/95). 30T presencia, en las calizas de peña Isasa, de
WM1657, Viniegra de Arriba, barranco formas de la especie con silicuas patentes
de la Peñilla, 1660 m, pequeños resaltes y lóbulos foliares enteros, características
rocosos , Gil Zúñiga & Alejandre, 6-VII- propias de esta subespecie.
1991 (Herb. ALEJANDRE 604/91). 30T
WM8165, Quel, peñas Pellejeras, 880 m, Eryngium bourgatii Gouan
roquedos calizos, Gil Zúñiga & Alejandre, LA RIOJA: 30TWM1560, Viniegra
11-VII-1992 (Herb. ALEJANDRE de Arriba, hacia Puerto de Las Viniegras,
419/92). 30TWM8365, Autol, Sierra de 1350 m, borde de hayedo sobre calizas,
Yerga, peñas Amarillas, 980 m, rellanos Alejandre, 3-VIII-1995 (Herb. ALEJAN-
de crestas calizas, Medrano (Herb. ME- DRE 2184/95).
DRANO 670/95). 30TWM8365, Autol, Esta localidad, que se suma a las cita-
peña del Ahorcado, 950 m, paredes cali- das en ALEJANDRE (1995:67), nos la
zas, Arizaleta & Benito Ayuso, 15-VI- comunicó el zoólogo Álvaro Camiña, que
1995 (v.v.). 30TWM8466, Autol, Sierra así mismo informa de la existencia de este
de Yerga, monte Portillo, 970 m, roquedo cardo en el mismo municipio, barranco de

65
Flora Montiberica 2 (1996)

la Fuentecilla, cerca de corrales de ovejas como del piedemonte de las estribaciones


(WM1561). de los montes cameranos. El resto corres-
ponde a la depresión del Ebro y se citan
Globularia alypum L. aquí por completar las escasas localidades
LA RIOJA: 30TWM8547, Aguilar riojanas.
del Río Alhama, Clunia, 650 m, matorral
de romero, Arizaleta, 9-II-1986 (Herb. Helianthemum squamatum (L.) Pers.
ARIZALETA 224/86). 30TWM9147, LA RIOJA: 30TWM8861, Cervera
Cervera del Río Alhama, embalse de Aña- del Río Alhama, Peñas del Can, 600 m,
maza, 620 m., laderas rocosas con sabina matorral abierto sobre suelos yesíferos,
negral, Arizaleta, 5-XII-1986 (Herb. Alejandre, 17-VI-1995 (Herb. ALEJAN-
ARIZALETA 351/86). DRE 1902/95). 30TWM8960, Aldea-
Se aportan nuevos datos sobre esta es- nueva de Ebro, 650 m., matorral gipsófilo,
pecie, citada anteriormente por ARIZA- Arizaleta, 20-VI-1990 (Herb. ARI-
LETA & al. (1990: 95). ZALETA 84/90). 30TWM9060, Alfaro,
cerros cerca de la ermita de Nuestra Se-
Helianthemun syriacum (Jacq.) ñora del Monegro, 580 m, matorral sobre
Dum.-Courset yesos, Alejandre, 17-VI-1995 (Herb.
LA RIOJA: 30TWM5288, Ribafre- ALEJANDRE 1864/95). 30TWM9159,
cha, 625 m, cerro yesifero, Alejandre, 10- Aldeanueva de Ebro, 600 m., matorral
VI-1995 (Herb. ALEJANDRE 1814/95). sobre yesos, Arizaleta, 10-VI-1990 (Herb.
30TWM6994, Alcanadre, cerro sobre el ARIZALETA 83/90).
corral de los Altos, 430 m, matorral gip- Confirmamos la novedad provincial
sícola, Alejandre, 3-V-1995 (Herb. ALE- señalada recientemente por ARIZALETA
JANDRE 987/95). 30TWM7093, Alcana- & al. (1990: 101) y ampliamos su área de
dre, umbría del alto Matea, 420 m, cerro distribución conocida. CASTROVIEJO &
de yesos, Alejandre, 8-VI-1995 (Herb. al. (1993: 370) no la citan en La Rioja.
ALEJANDRE 1750/95). 30T WM9060,
Aldeanueva de Ebro, 580 m, matorral Hordelymus europaeus (L.) C. O.
sobre yesos, Arizaleta, 3-III-1988 (Herb. Harz
ARIZALETA 685/88). Id., Alfaro, cerca * LA RIOJA: 30TWM2654, Villos-
de la ermita rupestre de Nuestra Señora lada de Cameros, Sierra de Cebollera,
del Monegro, 600 m, cerros de yesos, arroyo de Puente Rá, 1310-1320 m, en
Alejandre, 17-VI-1995 (Herb. ALEJAN- ambiente de hayedo con tejo sobre subs-
DRE 1863/95). 30T WM5588, Lagunilla trato ácido, Benito Ayuso, Arizaleta &
de Jubera, 750 m., matorral yesífero Alejandre, 16-IX-1995 (Herb. ARIZA-
(v.v.). LETA 1335/95. Herb. ALEJANDRE
Se aportan pliegos de herbario que 2453/95). 30T WM2856, Villoslada de
confirman la cita señalada por ARIZA- Cameros, Sierra de Cebollera, barranco de
LETA & al. (1990: 101) y se amplía su las Rameras, 1450 m, proximidades del
área de distribución. Únicamente existía el regato bajo hayedo, Arizaleta, 20-VIII-
precedente de una cita de ZUBÍA (1921: 1983 (Herb. ARIZALETA 17/83). 30T
28) en Clavijo, cuestionada en la WM3253, Lumbreras, Sierra de Cebolle-
actualidad, ya que CASTROVIEJO & al. ra, barranco del río Lumbreras, 1400 m,
(1993: 371) no la señalan de La Rioja. sobre cantos rodados en ambiente de ha-
Las referencias de Ribafrecha, Alfaro yedo, Benito Ayuso & Arizaleta, 28-VII-
y Aldeanueva, pueden ser consideradas 1995 (Herb. ARIZALETA 1129/95).

66
ALEJANDRE & al.: Notas florísticas referentes al Macizo Ibérico septentional

Las localidades señaladas certifican la norte, teniendo en cuenta el eje axial de la


presencia, al parecer puntual, de esta Sierra. Esta nueva cita en Soria, sería la
planta nemoral en el Sistema Ibérico y cuarta provincial y puede considerarse
representan así mismo una novedad para primera en la vertiente sur de la Cebollera.
La Rioja.
Lysimachia nemorum L.
Lastrea limbosperma (All.) J. Holub * BURGOS: 30TVM8080, Valmala,
& Pouzar Sierra de la Demanda, barranco de la
LA RIOJA: 30TVM9272, Ezcaray, Genciana, 1450 m, hayedos de fondo de
Sierra de la Demanda, 1620 m, vaguada barranco de umbría sobre sustrato silíceo,
junto a un arroyo en ambiente de hayedo, Alejandre, 29-VI-1994 (Herb. ALEJAN-
Alejandre, 25-VIII-1995 (Herb. ALE- DRE 431/94).
JANDRE 2324/95). Id., Ezcaray, Sierra Planta eurosiberiana, muy rara en te-
de la Demanda, 1710 m, taludes junto rritorios mediterráneos, que deseamos
nacederos y arroyos por encima del bos- seguir en el futuro para precisar su signi-
que, Alejandre, 25-VIII-1995 (Herb. ficado en el Sistema Ibérico.
ALEJANDRE 2332/95). 30TWM2854,
Sierra Cebollera, cabecera del barranco de Monotropa hypopitys L.
las Rameras, 1665 m, talud junto un LA RIOJA: 30TWM0576, San Mi-
arroyo naciente en la umbría de Cueva llán de la Cogolla, Sierra de la Demanda,
Grande, Alejandre, 1-X-1995 (Herb. barranco Malo, 1530 m, hayedos de um-
Alejandre 2462/95). 30TWM3152, Lum- bría, Alejandre, 1-VIII-1995 (Herb. ALE-
breras, Sierra de Cebollera, barranco del JANDRE 2148/95). 30TWM0975, An-
río Lumbreras, 1450 m, hayedo con tejo, guiano, merendero de Valvanera, 980 m,
pinos y sauces junto al río, Benito Ayuso, hayedo muy umbroso, Benito Ayuso, 14-
Arizaleta & Alejandre, 14-IX-1995 (Her. VIII-1994 (Herb. J. BENITO 22/94).
ALEJANDRE 2447/95). 30TWM1079, Tobía, barranco de Tobía,
En ALEJANDRE (1995: 52) se anotan 910 m, hayedo, Benito Ayuso, 9-VIII-
unas cuantas citas novedosas para la 1995 (Herb. J. BENITO 1012/95). 30T
Sierra de Cebollera. Ahora la señalamos WM1080, Tobía, Sierra de Pradilla, 1080
por primera vez en la Sierra de la De- m, en la base de las hayas, Benito Ayuso,
manda, siempre en pequeños grupos o 9-VIII-1995 (Herb. J. BENITO 1013/95).
individuos muy dispersos y poblaciones Citada por primera vez en La Rioja
aisladas. por MEDRANO & al. (1985: 44), y pos-
teriormente por MEDRANO (1994: 440).
Lycopodium clavatum L. Posiblemente prospecciones más cuidado-
SORIA: 30TWM273498, Sotillos del sas lleven a la conclusión de que se trata
Rincón, Sierra de Cebollera, circo E-SE de una especie más extendida de lo que
de Cebollera, 2020 m, muy escaso en parece indicar la bibliografía.
taludes junto a nacedero sobre substrato
silíceo, Alejandre, 24-XI-1994 (Herb. Myricaria germanica (L.) Desv.
ALEJANDRE 947/94). LA RIOJA: 30TWM5988, Santa En-
En un reciente trabajo anterior (ALE- gracia de Jubera, río Jubera, 525 m, sobre
JANDRE, 1994: 216) ya se enumeran cascajos, Arizaleta, 30-VI-1987 (Herb.
varias localidades de este licopodio en la ARIZALETA 383/87).
Sierra de Cebollera, mayormente en la Representa una ampliación de área de
provincia de La Rioja y sobre la vertiente la especie, que ya fue citada por GREDI-

67
Flora Montiberica 2 (1996)

LLA (1914: 215), de las orillas del río arroyo, Alejandre, 6-VIII-1995 (Herb.
Najerilla, por ZUBÍA (1921: 35) en el ALEJANDRE 2118/95). 30TWM9381,
lugar de Cárdenas, y por CÁMARA Ezcaray, Sierra de la Demanda, barranco
(1940: 135) en el valle del Cidacos pr. Menares, bajo la terrera de Menares, 1450
Herce. m, hayedos sobre substrato ácido, Ale-
jandre, 17-VIII-1995 (Herb. ALEJAN-
Orchis militaris L. DRE 2277/95). 30TWM0576, San Millán
LA RIOJA: 30TWM3982, Viguera, de la Cogolla, Sierra de la Demanda, ba-
cerca de las canteras de yeso, 880 m. rranco Malo, 1430 m, hayedos explotados
vegetación gipsícola, Benito Ayuso, 28- sobre substrato ácido, Alejandre, 1-VIII-
VI-1995 (Herb. J. BENITO 1142/95). 1995 (Herb. ALEJANDRE 2163/95). 30T
30T WM4888, Clavijo, barranco de la WM0876, Tobía, barranco Tobía, 1200
Barrigilla, 660 m, borde de arroyo, Benito m, hayedo al borde del río, Benito Ayuso,
Ayuso, 7-VI-1995 (Herb. J. BENITO 29-VIII-1995 (Herb. J. BENITO 1157/
1133/95). 95). 30TWM2457, Villoslada de CAME-
Ha sido citada recientemente de Bri- ros, Sierra de Cebollera, barranco del
ñas por HERMOSILLA & al. (1996). A Achichuelo, 1320 m, vaguadas en ambien-
falta de prospecciones más intensas, pa- te de hayedo, Alejandre 9-IX-1995 (Herb.
rece ser una de las orquídeas más escasas ALEJANDRE 2437/95). 30TWM2653,
en el territorio de La Rioja. Villoslada de Cameros, arroyo de la Puen-
te Rá, 1350 m, hayedo en la orilla del río,
Orchis langei Lange ex K. Richter Arizaleta, Alejandre & Benito Ayuso, 16-
LA RIOJA: 30TWM3169, Gallinero IX-1995 (Herb. J. BENITO 1207/95).
en Cameros, cueva la Zura, 1020 m, 30TWM2653, Villoslada de Cameros,
quejigal aclarado, Benito Ayuso, 24-VI- Sierra de Cebollera, vaguada del arroyo
1995 (Herb. J. BENITO 1145/95). 30T Pedroso, 1450 m, ambiente de hayedo
WM6985, Ausejo, monte de Ausejo, 650 sobre substrato ácido, Alejandre, 9-IX-
m, carrascal-coscojar, Arizaleta, 29-V- 1995 (Herb. ALEJANDRE 2404/95). 30T
1988 (Herb. ARIZALETA 452/88). WM3152, Lumbreras, Sierra Cebollera,
Sólo nos constan las citas de HER- pr. río Lumbrras, 1620 m, pinar-hayedo
MOSILLA & al. (1996) para La Rioja. sobre substrato ácido, Gil Zúñiga, 13-IV-
Posiblemente la ausencia de otras sea 1995 (Herb. ALEJANDRE 479/95). 30T
debida a que ha sido confundida con O. WM3253, Lumbreras, pr. arroyo del
mascula (L.) L. PÉREZ CHISCANO & Abasco, 1140 m, hayedo umbroso, Ariza-
al. (1991: 167) señalan las diferencias en- leta & Benito Ayuso, 28-VII-1995 (Herb.
tre ambos táxones, al comentar O. langei, J. BENITO 892/95).
concretadas a las inflorencencias más la- Conocida en el Sistema Ibérico desde
xas y con menos flores, los sépalos pa- Arízaga (ver GREDILLA, 1914-15: 34);
tentes, no reflejos, el lábelo geniculado, también posteriormente, al menos por
con lóbulos más pronunciados y sin man- AMICH (1981: 67; 1983: 148) y por
chas o muy débilmente manchado. MEDRANO (1987: 34; 1994: 439).

Pyrola minor L. Pistorinia hispanica (L.) DC.


LA RIOJA: 30TWM9281, Valgañón, LA RIOJA: 30TVN9566, Canales de
Sierra de la Demanda, cabecera del ba- la Sierra, Sierra de la Demanda, 1160 m,
rranco Ciloria, umbría de Torocuervo, rellanos arenosos secos de asomos calizos,
1340 m, hayedos, taludes silíceos sobre

68
ALEJANDRE & al.: Notas florísticas referentes al Macizo Ibérico septentional

Medrano, 3-VIII-1982 (Herb. ME- LA RIOJA: 30TVM9275, Ezcaray,


DRANO 1127/82). Sierra de la Demanda, circo E de Otero,
CÁMARA (1955: 295) cita el taxon 1720 m, repisas silíceas con rezumos,
indicando haber encontrado unos ejem- Alejandre, 27-VI-1994 (Herb. ALEJAN-
plares entre las gleras del río Oja, que DRE 399/94). 30TVM9274, Ezcaray,
parece procederían de zonas calizos pró- Sierra de la Demanda, umbría de La Cruz
ximas. de la Demanda, 1750 m, vaguadas con
rezumaderos y turberas incipientes, Fer-
Salix caprea L. nández Betoño & Alejandre (v.v.).
LA RIOJA: 30TWM0576, San Mi- Se trata de las primeras citas para el
llán de la Cogolla, Sierra de la Demanda, Sistema Ibérico. Corresponden a pobla-
barranco Malo, 1430 m, hayedo de um- ciones pequeñas y muy aisladas en am-
bría, Alejandre, 1-VIII-1995 (Herb. ALE- bientes caracterizados por suelos perma-
JANDRE 2162/95). 30TWM3388, Daro- nentemente húmedos, que se disponen en
ca de Rioja, Sierra de Moncalvillo, ba- taludes o escalones rocosos tallados por la
rranco Colorado, 1050 m, un solo indi- pretérita erosión glaciar y que no han sido
viduo, junto al río, Benito Ayuso & Ari- regularizados posteriormente, lo que
zaleta, 5-X-1995 (Herb. ARIZALETA motiva precisamente la aparición y loca-
1427/95, Herb. ALEJANDRE 2586/95). lización diferencial en superficie de aguas
La presencia de este sauce en la pro- percoladas. Es planta que puede existir en
vincia de La Rioja, no se llega a confirmar otros puntos de la parte occidental de la
en Flora Ibérica; decisión entonces Sierra de la Demanda, que con su pre-
mantenida con buen criterio, a pesar de sencia contribuye a detectar el vector
que existan y se hayan manejado citas migratorio que desde los montes cánta-
antiguas y algunas modernas. Realmente, bros salta al Sistema Ibérico, el cual no ha
según nuestra opinión, parece ser que se transgredido apenas la parte más noroc-
trata de un sauce sumamente raro. Cuando cidental de esta cordillera. Otros ejemplos
hemos tenido la suerte de verlo, su de plantas que ilustran este fenómeno son
identificación siempre nos suscita dudas, Silene rupestris L., Saxifraga oppositifo-
por su aislameinto o por ofrecer un lia L. y Genista obtusiramea Gay.
aspecto poco típico. En lo referente al tratamiento subes-
pecífico seguimos el criterio de LAÍNZ
Salvia aethiopis L. (1982: 79) y de quienes así han venido
LA RIOJA: 30TWM1868, Brieva de citando esta planta en zonas no muy
Cameros, 1040 m, gravas y suelos altera- lejanas, como el Sistema Central; aunque
dos de fondo de barranco, Gil Zúñiga & ASEGINOLAZA & al. (1984: 1062)
Alejandre, 25-VI-1995 (Herb. ALEJAN- señalan la subespecie tipo para un locali-
DRE 2018/95). dad que resulta ser la más cercana a las
ZUBÍA (1921: 127) la cita de la Rioja que nosotros aportamos. Señalamos el
Baja y de Nieva de Cameros. GREDILLA curioso dato fenológico de que es más
(1914-15: 145) recoge cita de Arízaga en fácil descubrir las pequeñas poblaciones
Cárdenas. CÁMARA NIÑO (1940: 153) entrado ya el otoño, cuando los tallos
la nombra también en la Rioja Baja. cespitosos toman un color rojizo de ladri-
llo que destaca a bastantes metros de
Scirpus cespitosus L. subsp. germani- distancia de entre los colores apagados de
cus (Palla) Broddeson su entorno.

69
Flora Montiberica 2 (1996)

Simethis planifolia (L.) Gren. (Recopilación de las especies citadas


LA RIOJA: 30TWM3887, Sorzano, en la bibliografía). Zubía, Monográ-
Ampudia, 800 m, brezal de piedemonte, fico nº 3: 143-284.
Arizaleta, 16-V-1995 (Herb. ARIZALE- ARIZALETA, J.A., R. FERNÁNDEZ
TA 395/95). 30TWM3090, Santa Co- ALDANA & L. LOPO (1990) Los
loma, El Chorradero, 950 m, brezal de matorrales de La Rioja. Zubía 8: 83-
piedemonte dominado por Erica vagans 127.
L., Genista pilosa L. y Genista anglica L., ARIZALETA, J.A., ALEJANDRE, J.
Arizaleta, 25-V-1986 (Herb. ARIZA- BENITO & MEDRANO (1996)
LETA 326/86). Aportaciones corológicas en el valle
Estas localidades constituyen una pe- medio del Ebro (Comunidad de La
queña ampliación del área de la especie, Rioja). Est. Mus. Cien. Nat. Álava, nº
citada únicamente por MEDRANO en 10 (en prensa).
Villoslada de Cameros (1988: 62) y Sotés ASEGINOLAZA, C. & al. (1984) Catá-
(1994:724). logo florístico de Alava, Vizcaya y
Guipúzcoa. Gobierno Vasco. Vitoria.
Symphytum tuberosum L. CÁMARA NIÑO, F. (1940) Estudios
LA RIOJA: 30TVM9487, Valgañón, sobre flora de La Rioja Baja. Madrid.
1280 m, pastos calizos en fondo de doli- CASTROVIEJO, S. & al. (1990) Flora
nas, Arizaleta, 05-VI-1989 (Herb. ARI- Iberica. Vol. 2. Real Jardín Botánico.
ZALETA 294/89). C.S.I.C. Madrid.
Representa la primera cita tras las CASTROVIEJO, S. (1993) Flora Iberica.
antiguas de GREDILLA (1914-15: 183) Vol. 3. Real Jardín Botánico Madrid.
para Soto en Cameros y de ZUBÍA (1921: C.S.I.C. Madrid.
121) para Logroño. COLMEIRO, M. (1885-1889) Enumera-
ción y revisión de las plantas de la
Península hispano-lusitanica e Islas
BIBLIOGRAFÍA Baleares. 5 Vol. Madrid.
DELFORGE, P. (1994) Remarques sur
quelques espèces d'Ophrys parfois
ALEJANDRE, J.A. (1994) De Lycopo-
arachnitiformes et nouvelles données
diaceis notulae praecipue chorologi-
sur la distributión d'Ophrys castellana
cae. Fontqueria 39: 215-218.
J. & P. Devillers-Terschuren en Es-
ALEJANDRE, J.A. (1995) Plantas raras,
pagne (Orchidaceae). Les Naturalistes
del Macizo Ibérico septentrional más
Belges 75(4) special Orchidées 7: 171-
que nada. Fontqueria 42: 51-1982.
186.
AMICH, F. (1981) Notas de Flora Rio-
FERNÁNDEZ CASAS, J. (ed.) (1989)
jana. Anales Jard. Bot. Madrid 38(1):
Asientos para un atlas corológico de la
139-154.
flora occidental, 12. Fontqueria 23: 1-
AMICH, F. (1983) Notas de Flora Rio-
127.
jana, II. Stvdia Bot. 2: 139-154.
GREDILLA, A.F. (1914-15) Itinerarios
AMICH, J., J.A. SÁNCHEZ RODRÍ-
botánicos de Dn. Javier de Arizaga.
GUEZ & F.L. FERNÁNDEZ DÍEZ
Biografía de Dn. Javier de Arizaga y
(1988) Notas sobre flora riojana y
relación detallada de los nuevos ma-
burgalesa. Monografías Inst. Piren.
nuscritos botánicos. Diputación Foral
Ecología 4: 111-116.
de Álava. Vitoria.
ARIZALETA, J.A. (1991) Actualización
del catálogo Florístico de La Rioja

70
ALEJANDRE & al.: Notas florísticas referentes al Macizo Ibérico septentional

HERMOSILLA, G. & J. SABANDO Cabrejas. Tesis doctoral. Universidad


(1996) Notas sobre orquideas III. Est. Complutense. Madrid.
Mus. Cien. Nat. Álava, nº 10 (en OCETE, R., M.E. OCETE & M.A. PÉ-
prensa). REZ IZQUIERDO (1985) Contribu-
LAÍNZ, M. (1982) Mis contribuciones al ción al conocimiento de la flora estival
conocimiento de la flora de Asturias. espontánea en un área de viñedos de la
Inst. Estud. Asturianos. Oviedo. Rioja Alta. Zubía 3: 151-164.
MEDRANO, L.M. (1987) Flora de La PÉREZ CHISCANO, J.L., J. R. GIL
Rioja, II: Sierra de la Demanda. Zubía LLANO & F. DURÁN (1991) Orquí-
5: 7-61. deas de Extremadura. Fonfo Natural
MEDRANO, L.M. (1988) Flora de La S. L.
Rioja, III: Sierras de Castejón, Came- SEGURA, A. & G. MATEO (1996) De
ros Nuevo y Moncalvillo. Zubía 6: 31- floa soriana y otras notas botánivas, V.
72. Anales Jard. Bot. Madrid, nº 54 (en
MEDRANO, L.M. (1989) Flora de La prensa).
Rioja IV: Serranías del interfluvio URIBE-ECHEBARRÍA, P.M. & J.A.
Iregua-Leza. Zubía 7: 37-64. ALEJANDRE (1982) Aproximación
MEDRANO, L.M. (1994) Flora y Vege- al catálogo florístico de Alava. Ed.
tación de las sierras de la Demanda y Alejandre. Vitoria.
Cameros (La Rioja). Tesis doctoral. URIBE-ECHEBARRÍA, P.M. & P.
Universidad de Navarra. URRUTIA (1989) Notas corológicas
MEDRANO, L.M. & J.C. BÁSCONES sobre la flora vascular del País Vasco
(1985) Flora de La Rioja, I. Zubía 3: y aledaños (III). Est. Mus. Cien. Nat.
9-79. Álava 4: 39-47.
MENDIOLA, M. A. (1981) Notas florís- VIVANT, J. (1977) Erucastrum nasturti-
ticas de La Rioja. Trab. Dep. Bot. Fi- folium (Poiret) Schutz ssp. sudrei Vi-
siol. Veg. 11: 93-1997. vant, ssp. nov., plante méconnue des
MENDIOLA, M. A. (1983) Estudios de Pyrénées occidentales et centrales.
flora y vegetación en La Rioja (Sierra Bul. Soc. Bot. France 124: 231-236.
de Cebollera). Instituto de Estudios WILLKOMM, M. & J. LANGE (1880)
Riojanos. Logroño. Prodromus Florae Hispanicae. Vol 3.
NAVARRO, G. (1986) Vegetación y flora Sttutgart.
de las sierras de Urbión, Neila y ZUBÍA, I. (1921). Flora de La Rioja.
Instit. Estudios Riojanos. Logroño.

71
Flora Montiberica 2: 72-74 (IV-1996)

NUEVOS DATOS SOBRE LA FLORA DE LA


PROVINCIA DE CUENCA, II

Gonzalo MATEO SANZ, Carlos FABREGAT LLUECA & Silvia


LÓPEZ UDIAS
Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se aportan datos sobre 10 táxones de plantas vasculares raras o poco


conocidas en la provincia de Cuenca, recientemente detectados, entre los cuales podemos
destacar Aconitun napellus subsp. castellanum Molero Briones & Blanché, Asplenium
celtibericum Rivas-Mart., Cruciata pedemontana (Bellardi) Ehrend., Silene vulgaris
subsp. commutata (Guss.) Hayek, Marrubium x bastetanum Coincy, etc.

SUMMARY: 10 taxa of few-known vascular plants recently found in Cuenca (CE


Spain) are commented. We can emphasize Aconitun napellus subsp. castellanum Molero
Briones & Blanché, Asplenium celtibericum Rivas-Mart., Cruciata pedemontana
(Bellardi) Ehrend., Silene vulgaris subsp. commutata (Guss.) Hayek, Marrubium x
bastetanum Coincy, etc.

Aconitum napellus subsp. castella- Anemone palmata L.


num Molero Briones & Blanché CUENCA: Cuenca, monte de los Pa-
CUENCA: Zafrilla, Sierra de Zafrilla lancares, 30TWK8828, 1170 m, 14-IV-
pr. arroyo de los Calares, 30TXK1558, 1995, J.M. Moreno Valdeolivas, VAB
1540 m, pastizales húmedos sobre calizas, 95/3046.
9-VII-1995, G. Mateo-10433, C. Fa- Es planta de distribución más meridio-
bregat & S. López Udias, VAB 95/3208. nal en la Península, que solamente llega a
Aportamos una nueva localidad de rozar la Cordillera Ibérica por su extremo
este importante taxon, endemismo ibérico suroriental. Para la provincia de Cuenca
del que, además de la localidad clásica de solamente tenemos referencias previas de
Laguna del Marquesado (MOLERO & Las Torcas (G. LÓPEZ, 1976a: 172) y
BLANCHÉ, 1984: 213), solamente se co- Talayuelas (MATEO, 1983: 42).
nocía en la provincia del valle del Júcar
por Huélamo (G. LÓPEZ, 1977: 635, ut
A. paniculatum).

72
MATEO & al.: Nuevos datos sobre la flora de la provincia de Cuenca, II

Asplenium celtibericum Rivas-Mart. Planta muy rara en la provincia, que


CUENCA: Zafrilla, pr. fuente del Be- solamente la hemos visto citada previa-
rro, 30TXK2152, 1320 m, rocas calizas mente de la Sierra de Valdemeca (G. LÓ-
extraplomadas, 9-VII-1995, G. Mateo- PEZ, 1976a: 296, ut Galium pedemon-
10443, C. Fabregat & S. López Udias, tanum).
VAB 95/3218.
Se trata de una importante población Cynoglossum dioscoridis Vill.
de esta especie, la más boyante que hemos CUENCA: Zafrilla, pr. arroyo de los
visto nunca. Para la provincia se conocían Calares, 30TXK1558, 1540 m, herbazales
además tres puntos relativamente pró- sobre calizas, 9-VII-1995, G. Mateo-
ximos, situados todos en la alta cuenca del 10430, C. Fabregat & S. López Udias,
Júcar (G. LÓPEZ, 1976a: 190; FER- VAB 95/3205. Tragacete, Sierra de San
NÁNDEZ CASAS, 1987: 6). Felipe, 30TWK9774, 1670 m, 16-VII-
1995, G. Mateo-10482, C. Fabregat & S.
Bupleurum praealtum L. López Udias, VAB 95/3260.
CUENCA: Cuenca, arroyo de la fuen- Aparece citado en la bibliografía, para
te de la Zorra, 30TXK0465, 1500 m, 16- la provincia de Cuenca, de las localidades
VII-1995, G. Mateo-19496, C. Fabregat de Uclés (UNAMUNO, 1942: 12) y Be-
& S. López Udias, VAB 95/3274. Cañete, teta (CABALLERO, 1945: 439).
arroyo de la Fuente, 30TXK1433, 1100
m, 10-IX-1995, G. Mateo-11097, VAB Hymenolobus procumbens subsp.
95/4123. pauciflorus (Koch) Schinz & Thell.
La encontramos citada para la pro- CUENCA: Cuenca, monte de Los
vincia solamente de las hoces del Gua- Palancares, Hoz Chiquilla, 30TWK8233,
diela por Beteta y del Júcar por Cuenca 1250 m, 29-IV-1995, J.M. Moreno Val-
(G. LÓPEZ, 1976a: 211; ARENAS & deolivas, VAB 95/3056.
GARCÍA, 1993 anexo: 47). En la provincia aparece relativamente
extendida la subespecie tipo, pero esta
Bupleurum tenuissimum L. otra, que resulta mucho más rara, sola-
CUENCA: Pajarón, pr. Cerrito del mente había sido citada expresamente por
Parado, 30SXK0527, 1080 m, arenales G. LÓPEZ (1976a: 321), de la zona de
silíceos húmedos, 10-IX-1995, G. Mateo- Las Torcas.
11054, VAB 95/3954.
Aparece indicado de Salinas del Man- Marrubium x bastetanum Coincy
zano (CIRUJANO, 1981: 219), aunque no (M. supinum x M. vulgare)
vemos recogida ninguna localidad con- * CUENCA: Zafrilla, arroyo de los
quense en el estudio monográfico poste- Calares, 30TXK1558, 1540 m, 9-VII-
rior de ARENAS & GARCÍA (1993 ane- 1995, G. Mateo-10429, C. Fabregat & S.
xo: 48). López Udias, VAB 95/3204.
Se trata de un híbrido relativamente
Cruciata pedemontana (Bellardi) extendido por toda la cordillera ibérica,
Ehrend. pero del que resultan escasas las citas
CUENCA: Zafrilla, pr. Mesoneras, bibliográficas. Aunque encontramos para
30TXK1261, 1600 m, claros degradados las provincias periféricas no hemos loca-
en prados húmedos, 9-VII-1995, G. Ma- lizado indicaciones para ésta.
teo-10422, C. Fabregat & S. López Udias,
VAB 95/3196.

73
Flora Montiberica 2 (1996)

Silene vulgaris subsp. commutata North of the Tropic of Cancer. Koeltz.


(Guss.) Hayek Königstein.
CUENCA: Zafrilla, arroyo de la LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976a) Contri-
Fuente Fría, 30TXK1854, 1420 m, 9-VII- bución al estudio florístico y fitoso-
1995, G. Mateo-10435, C. Fabregat & S. ciológico de la Serranía de Cuenca.
López Udias, VAB 95/3210. Tesis Doctoral. Facultad de Farmacia.
Citada por G. LÓPEZ (1976a: 479) Universidad Complutense. Madrid.
como subsp. prostrata (Gaudin) Chater & LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976b) Contri-
Walters, aunque es recogida como tal en bución al conocimiento fitosociológico
la revisión de TALAVERA (1990: 402). de la Serranía de Cuenca, I. Anales
Inst. Bot. Cavanilles 33: 5-87.
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1977) Contri-
BIBLIOGRAFÍA bución al conocimiento fitosociológico
de la Serranía de Cuenca, II. Anales
ARENAS, J.A. & F. GARCÍA MARTÍN Inst. Bot. Cavanilles 34(2): 597-702.
(1993) Atlas carpológico y corológico MATEO, G. (1983) Estudio sobre la flo-
de la subfamilia Apioideae Drude ra y vegetación de las sierras de Mira
(Umbelliferae) en España peninsular y y Talayuelas. Monografías ICONA. nº
Baleares. Ruizia 12: 1-244 (anexo 467 31. Madrid.
pp.). MOLERO, J. & C. BLANCHÉ (1984) A
CABALLERO, A. (1945) Apuntes para propósito de los géneros Aconitum L.
una flórula de la Serranía de Cuenca. y Consolida (DC.) S.F. Gray en la
Anales Jard. Bot. Madrid 4: 403-457. península Ibérica. Anales Jard. Bot.
CIRUJANO, S. (1981) Las lagunas man- Madrid 41(1): 211-218.
chegas y su vegetación, II. Anales TALAVERA, S. (1990) Silene L. In S.
Jard. Bot. Madrid 38(1): 187-232. Castroviejo & al. (Ed.) Flora Iberica
FERNÁNDEZ CASAS, J. (1987) Mapa 2: 313-496. Real Jardín Botánico.
21. Asplenium celtibericum. En J. C.S.I.C. Madrid.
Fernández Casas (Ed.) Asientos para UNAMUNO, L.M. (1942) Contribución
un atlas corológico de la flora occi- al estudio de los hongos microscópicos
dental, 5. Fontqueria 12: 6-9. de la provincia de Cuenca. Anales
HULTÉN, E. & M. FRIES (1986) Atlas of Jard. Bot. Madrid 2: 7-86.
North European Vascular Plants.

74
Flora Montiberica 2: 75-80 (IV-1996)

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS PARA EL ESTUDIO DE


LA FLORA VASCULAR DEL SISTEMA IBÉRICO, I.
TESIS Y TESINAS

Gonzalo MATEO SANZ


Depto. de Biología Vegetal. Facultad de Ciencias Biológicas. Universidad de Valencia

RESUMEN: Se presenta una primera lista de las referencias bibliográficas de que se


tiene constancia sobre obras que aportan datos para el conocimiento de la flora de plantas
vasculares de la Cordillera Ibérica. En este caso se concreta a tesis, tesinas o trabajos
académicos similares, en su mayoría inéditos.

SUMMARY: A list of bibliographic references for the study of vascular flora of the
Cordillera Ibérica (C-E Spain) is presented. This first communication concerns only doc-
toral thesis and minor academic universitary works that mainly remains unpublished.

INTRODUCCIÓN cuyos datos aparecerán en el futuro listado


correspondiente a artículos de revista.
Iniciamos con este artículo una serie En una próxima y segunda nota rela-
en la que deseamos presentar todas las cionaremos el resto de libros, folletos y
referencias bibliográficas de que dispo- monografías aparecidos en publicaciones
nemos en nuestros ficheros sobre obras no periódicas; dejando para el final el
que aporten datos útiles para el conoci- listado más largo, que comprenderá los
miento de la flora vascular del Sistema artículos presentados en revistas periódi-
Ibérico. Comenzamos con los datos refe- cas y las comunicaciones breves incluidas
ridos a memorias inéditas presentadas en publicaciones misceláneas no periódi-
para el acceso al Grado de Licenciado cas.
(tesinas o trabajos similares de fin de Para completar la información aña-
carrera) o al de Doctor (tesis doctorales). dimos, tras cada referencia bibliográfica,
Solamente se han referido las trabajos un paréntesis en negrita con la indicación
presentados en universidades españolas. abreviada de la o las provincias afectadas
En muchos casos han aparecido publica- por el texto del trabajo, lo cual sólo se
das posteriormente como libro indepen- omite en el caso de que afecte a todas las
diente, lo que se indica expresamente consideradas.
cuando se conoce. Se omiten, en cambio, Creemos que el listado es bastante
las numerosas tesis cuyo contenido prin- completo en lo que atañe a estudios de
cipal ha salido publicado, en uno o varios campo en territorios limitados a una sierra
fragmentos, en revistas de fácil acceso, o comarca, pero somos conscientes de que

75
Flora Montiberica 2 (1996)

puede haber más lagunas con respecto a BENEDÍ GONZÁLEZ, C. (1987) Revisió
estudios monográficos de determinados biosistemática del gènere Anthemis L.
géneros o secciones, en los que se aportan a la Península Ibèrica i les Illes
datos referidos a su distribución general o Balears. Tesis Doctoral. Universidad
peninsular, que afectan a la zona que de Barcelona.
hemos seleccionado. A tal efecto BLANCO, P. (1988) El género Salix L.
agradeceríamos a los usuarios que (Salicaceae) en España. Tesis Docto-
conozcan referencias que aquí se omiten, ral. Universidad Complutense. Ma-
nos las hagan llegar para completar los drid.
datos del fichero bibliográfico de la flora BUADES RODRÍGUEZ, A. (1987) Con-
del Sistema Ibérico; entendido éste en el tribución al estudio de la flora vascu-
sentido amplio que le damos, es decir lar del noroeste de la provincia de
incluyendo las provincias completas de Soria. Tesis Doctoral. Facultad de
Bu, Lo, So, Gu, Z, Te, Cu, Cs y V (más el Biología. Universidad Complutense.
extremo sur de T). Madrid. (So).
CABALLER TAMARIT, M. A. (1993)
Estudio sobre las plantas de la flora
LISTADO DE TESIS Y valenciana y aragonesa depositadas
TESINAS en el herbario histórico de la Facultad
de Ciencias Biológicas de la Uni-
AGUILELLA PALASÍ, A. (1981) La versidad de Valencia. Tesina de Li-
vegetación potencial y los pisos bio- cenciatura. Facultad de Ciencias Bio-
climáticos en la cuenca del río Gua- lógicas.. Universidad de Valencia.
dalope. Tesina de Licenciatura. Fa- (Cs, Te, V, Z).
cultad de Ciencias Biológicas. Univer- CÁMARA NIÑO, F. (1940) Estudios
sidad de Valencia. (Cs, Te). sobre la flora de la Rioja Baja. Tesis
AGUILELLA PALASÍ, A. (1985) Flora y Doctoral.. Facultad de Ciencias. Uni-
vegetación de la Sierra de El Toro y versidad Central. Madrid. (Lo).
Las Navas de Torrijas. Tesis Doctoral. CARDIEL SANZ, J. M. (1987) Estudio
Facultad de Ciencias Biológicas. de la flora y vegetación de los haye-
Universidad de Valencia. (Cs, Te). dos de Tejera Negra, Cantalojas
BACHILLER CACHO, D. (1985) Con- (Guadalajara). Tesina de Licenciatu-
tribución al estudio de la flora y ve- ra. Facultad de Ciencias Biológicas.
getación de la Sierra del Almuerzo Universidad Complutense. Madrid.
(Soria). Trabajo fin de carrera. E.T.S. (Gu).
Ing. Forestales. Madrid. (So). COSTA TENORIO, M. (1978) Flora y
BARRERA MARTÍNEZ, I. (1985) Con- vegetación de La Alcarria de Cuenca.
tribución al estudio de la flora y de la Tesis Doctoral. Facultad de Biología.
vegetación de la Sierra de Albarracín. Universidad Complutense. Madrid.
Tesis Doctoral. Facultad de Biología. (Cu).
Universidad Complutense. Madrid. CRESPO VILLALBA, M. B. (1985)
(Te). Estudio sobre la flora y vegetación del
BELTRÁN BIGORRA, F. (1911) Estudio término municipal de Burjasot
de la vegetación de la Sierra de Es- (Valencia). Tesina de Licenciatura.
padán. Tesis Doctoral. Universidad Facultad de Ciencias Biológicas. Uni-
Central. Madrid. (Cs). versidad de Valencia. (V).

76
MATEO: Fuentes bibliográficas para el estudio de la flora vascular del Sistema Ibérico, I.

CRESPO VILLALBA, M. B. (1989) rritorio occidental serrano de la pro-


Contribución al estudio florístico, fi- vincia de Guadalajara (comarcas de
togeográfico y fitosociológico de la Tamajón y Valdepeñas de la Sierra).
Serra Calderona (Valencia-Caste- Tesis Doctoral. Facultad de Ciencias.
llón). Tesis Doctoral. Facultad de Universidad Autónoma de Madrid.
Ciencias Biológicas. Universidad de (Gu).
Valencia. (Cs, V). FUENTES CABRERA, A. (1979) Con-
ESCUDERO ALCÁNTARA, A. (1992) tribución al estudio de la flora y ve-
Estudio fitoecológico de las comuni- getación del extremo noroeste de la
dades rupícolas y glerícolas del ma- Sierra de la Demanda. Cuencas altas
cizo del Moncayo. Tesis Doctoral. Fa- de los ríos Arlanzón y Tirón (Burgos).
cultad de Biología. Universidad Com- Tesis Doctoral. Facultad de Ciencias
plutense. Madrid. (So, Z). Biológicas. Universidad Complutense.
ESPUELAS PEÑALVA, I. (1986) Estu- Madrid. (Bu).
dio de la flora y vegetación semiárida GARCÍA-FAYOS POVEDA, P. (1982)
de La Rioja. Tesina de Licenciatura. Estudios sobre la vegetación de los
Universidad Complutense. Madrid. alcornocales de la Sierra Calderona.
(Lo). Tesina de Licenciatura. Facultad de
FABREGAT LLUECA, C. (1995) Estu- Ciencias Biológicas. Universidad de
dio florístico y fitogeográfico de la Valencia. (Cs, V).
comarca del Alto Maestrazgo (Caste- GARCÍA NAVARRO, E. (1989) Estudio
llón). Tesis Doctoral. Facultad de de la flora vascular de la Sierra de
Ciencias Biológicas. Universidad de Juan Navarro (Plana de Utiel). Tesina
Valencia. (Cs). de Licenciatura. Facultad de Ciencias
FABREGAT LLUECA, C. (1989) Con- Biológicas. Universidad de Valencia.
tribución al conocimiento florístico (V).
del curso medio y alto del río Mon- GÓMEZ MANZANEQUE, F. (1991) Los
león y sus vertientes. Tesina de Li- sabinares de Juniperus thurifera en la
cenciatura. Facultad de Ciencias Bio- Península Ibérica: cartografía, flora,
lógicas. Universidad de Valencia. (Cs, tipificación y consideraciones paleo-
Te). biogeográficas. Tesis Doctoral. Uni-
FERRER PLOU, J. J. (1986) Estudio versidad Autónoma de Madrid. (So).
florístico y aspectos geobotánicos de GRANZOW de la CERDA, I. (1982)
las sierras de Herrera, Cucalón y Estudio fitográfico de la Sierra del
Fonfría. Tesis Doctoral. Facultad de Almuerzo y Puerto del Madero, en la
Ciencias Biológicas. Universidad de provincia de Soria. Tesina de Licen-
Valencia. (También publicada por la ciatura. Universidad Complutense.
Diputación General de Aragón. Zara- Madrid. (So).
goza, 1994). (Te, Z). GÜEMES HERAS, J. (1991) Revisión
FIGUEROLA LAMATA, R. (1983) Es- taxonómica del género Fumana
tudio de la vegetación y flora de las (Dunal) Spach (Cistaceae) en la Pe-
sierras de Martés y Ave (Valencia). nínsula Ibérica e Islas Baleares. Tesis
Tesis Doctoral. Facultad de Ciencias Doctoral. Facultad de Ciencias Bio-
Biológicas. Universidad de Valencia. lógicas. Universidad de Valencia.
(V). HERRERO-BORGOÑÓN, J. J. (1984)
FUENTE GARCÍA, V. de la (1982) Es- Contribución al estudio de la flora de
tudio de la flora y vegetación del te- las simas valencianas. Tesina de Li-

77
Flora Montiberica 2 (1996)

cenciatura. Facultad de Ciencias Bio- MAZIMPAKA, V. (1984) Contribución


lógicas. Universidad de Valencia. al estudio de la flora y vegetación de
(También publicada por la Federación la cuenca del alto Tajo: tránsito Al-
Valenciana de Espeleología. Valencia, carria-Sistema Ibérico (provincia de
1987). (Cs, V). Guadalajara). Tesis Doctoral. Facul-
LAGUNA LUMBRERAS, E. (1995) tad de Ciencias Biológicas. Universi-
Fenología de la flora y comunidades dad Complutense. Madrid. (Gu).
vegetales de la serie del carrascal ba- MEDRANO MORENO, L.M. (1980)
sófilo mesomediterráneo en la Umbría Aportación al conocimiento de la
del Fresnal de Buñol (Sierra de flora y vegetación de la provincia de
Malacara, Valencia). Tesis Doctoral. La Rioja. Tesina de Licenciatura. Fa-
Facultad de Ciencias Biológicas. Uni- cultad de Ciencias. Universidad de
versidad de Valencia. (V). Navarra. (Lo).
LÓPEZ GONZÁLEZ, G. (1976) Contri- MEDRANO MORENO, L.M. (1994)
bución al estudio florístico y fitoso- Flora y vegetación de las sierras de la
ciológico de la Serranía de Cuenca. Demanda y Cameros (La Rioja). Tesis
Tesis Doctoral. Facultad de Farmacia. Doctoral. Facultad de Ciencias.
Universidad Complutense. Madrid. Universidad de Navarra. (Lo).
(Cu). MENDIOLA UBILLOS, M.A. (1983)
LÓPEZ UDÍAS, S. (1992) Aportaciones Estudios de flora y vegetación en La
botánicas del Dr. Pío Font Quer a la Rioja (Sierra Cebollera). Tesis Docto-
flora de Alicante, Castellón, Teruel y ral. Facultad de Ciencias Biológicas.
Valencia. Tesina de Licenciatura. Fa- Universidad Complutense. Madrid.
cultad de Ciencias Biológicas. Uni- (También publicada por el Instituto de
versidad de Valencia. (Cs, Te, V). Estudios Riojanos. Logroño, 1983).
LLANSANA, R. (1984) Catálogo florís- (Lo, So).
tico de la comarca seguntina. Tesis MOLINA ABRIL, J.A. (1992) Estudio de
Doctoral. Facultad de Biología. Uni- la flora y vegetación helofítica del
versidad Complutense. Madrid. (Gu). Sistema Central (del río Tajo al río
MATEO SANZ, G. (1976) Estudio de los Duero). Tesis Doctoral. Facultad de
enclaves de vegetación silicícola en el Farmacia. Universidad Complutense.
macizo del Montdúber (montes de Madrid. (Gu, So).
Valldigna). Tesina de Licenciatura. NAVARRO SÁNCHEZ, G. (1986) Vege-
Facultad de Ciencias. Universidad de tación y flora de las sierras de Ur-
Valencia. (V). bión, Neila y Cabrejas. Tesis Docto-
MATEO SANZ, G. (1981) Estudio sobre ral. Facultad de Ciencias Biológicas.
la flora y vegetación de las sierras de Universidad Complutense. Madrid.
Mira y Talayuelas. Tesis Doctoral. (Bu, Lo So).
Facultad de Ciencias Biológicas. Uni- NEBOT CERDÁ, J. R. (1986) Aportació
versidad de Valencia. (También pu- al coneixement de la flora vascular de
blicada por el ICONA. Madrid, 1983). la Serra de Benicadell (La Vall
(Cu, V). d'Albaida-El Comtat). Tesina de Li-
MAYOR, M. (1965) Estudio de la flora y cenciatura. Facultad de Ciencias Bio-
vegetación de las sierras de Pela, lógicas. Universidad de Valencia. (V).
Ayllón y Somosierra. Tesis Doctoral. OBÓN de CASTRO, C. (1992) Estudio
Facultad de Farmacia. Universidad taxonómico, nomenclatural y carioló-
Complutense. Madrid. (Gu). gico de la sección Sideritis (género

78
MATEO: Fuentes bibliográficas para el estudio de la flora vascular del Sistema Ibérico, I.

Sideritis) (Labiatae). Tesis Doctoral. marca natural del Alto Mijares


Facultad de Biología. Universidad de (Castellón). Tesis Doctoral. Facultad
Murcia. (También publicado en cola- de Ciencias Biológicas. Universidad
boración con D. Rivera en Phanero- de Valencia. (También publicada por
gamarum Monographiae 21, 1994). la Diputación de Castellón. Castellón,
ORS MARTÍNEZ, J.B. (1982) Estudio de 1994). (Cs).
las comunidades vegetales naturales ROSELLÓ, E. (1983) Análisis y clasifi-
en una zona de la Sierra Espadán cación de la cuenca del Duero en
(Castellón). Tesina de Licenciatura. función de la variabilidad climática y
Facultad de Ciencias Biológicas. Uni- su relación con la distribución de es-
versidad de Valencia. (Cs). pecies forestales autóctonas. Tesis
PERIS GISBERT, J. B. (1983) Contribu- Doctoral. I.N.I.A. Madrid. (Bu, So).
ción al estudio florístico y fitosocio- ROVIRA LÓPEZ, A. M. (1986) Estudi
lógico de las sierras del Boquerón y fitogeogràfic de les comarques cata -
Palomera. Tesis Doctoral. Facultad de lanes compreses entre els Ports de
Farmacia. Universidad de Valencia. Beseit, el riu Ebre i els límits arago-
(V). nesos. Tesis Doctoral. Facultad de
PIERA GABARDÓ, S. (1987) Estudio de Farmacia. Universidad de Barcelona.
la flora vascular del municipio de (T, Te).
Carcaixent (Valencia). Tesina de Li- SAMO LUMBRERAS, A. (1983) Catá-
cenciatura. Facultad de Ciencias Bio- logo florístico y regeneración de los
lógicas. Universidad de Valencia. (V). montes quemados en la Sierra de Es-
PITARCH GARCÍA, R. (1992) Estudio padán. Tesis Doctoral. Facultad de
de la flora de los montes de Palomita Ciencias Biológicas. Universidad de
y El Bovalar, del término municipal Valencia. (Cs).
de Villafranca (Castellón). Tesina de SIMÓN PALLISÉ, J. (1993) Estudis
Licenciatura. Facultad de Ciencias biosistemàtics en Euphorbia L. sub-
Biológicas. Universidad de Valencia. sect. Galarrhaei (Boiss.) Pax (grup
(Cs). d'E. flavicoma i espècies afins) a la
RAMOS NÚÑEZ, A. F. (1986) Estudio Mediterrània occidental . Tesis Docto-
taxonómico del género Hypericum L. ral. Facultad de Farmacia. Universidad
(Guttiferae) en la Península Ibérica y de Barcelona.
Baleares. Tesis Doctoral. Facultad de SORIANO GUARINOS, P. (1995) Estu-
Ciencias Biológicas. Univ. Complu- dio de la vegetación y la flora de la
tense. Madrid. comarca de La Safor (Valencia). Tesis
RIERA VICENT, J. (1992) Aproximació Doctoral. Facultad de Farmacia.
al coneixement florístic de la Serra de Universidad de Valencia. (V).
Pina. Tesina de Licenciatura. Facultad TARAZONA LAFARGA, M. T. (1983)
de Ciencias Biológicas. Universidad Estudio florístico, ecológico y fitoso-
de Valencia. (Cs, Te). ciológico de los matorrales del sector
RON ÁLVAREZ, M. E. (1970) Estudio Ibérico-Soriano. Tesis Doctoral. Fa-
sobre la vegetación y flora de La Al- cultad de Biología. Universidad de
carria. Tesis Doctoral. Facultad de Barcelona. (También publicada por el
Ciencias. Universidad Complutense. I.N.I.A. Madrid, 1984). (Bu, Lo, So).
Madrid. (Gu). TORREGROSA SORIA, M. D. (1992)
ROSELLÓ GIMENO, R. (1992) Catá- Estudio bibliográfico de las aporta-
logo florístico y vegetación de la co- ciones botánicas a la flora de Teruel

79
Flora Montiberica 2 (1996)

de Carlos Pau Español. Tesina de Li- series Ceratophyllae. Tesis Doctoral.


cenciatura. Departamento de Biología Facultad de Ciencais Biológicas. Uni-
Vegetal. Universidad de Valencia. versidad Complutense. Madrid.
(Te). VICENS FANDOS, J. (1994) Estudis
TORRES ESPUNY, L. (1988) Flora del biosistemàtics en Euphorbia L. sub-
massís del Port. Tesis Doctoral. Fa- sect. Galarrhaei (Boiss.) Pax a la Me-
cultad de Biología. Universidad de diterrània occidental: el complex d 'E.
Barcelona. (También publicada por la squamigera i espècies afins. Tesis
Diputación de Tarragona. Tarragona, Doctoral. Facultad de Farmacia. Uni-
1989). (Cs, T, Te). versidad de Barcelona. (V).
VALLÉS XIRAU, J. (1986) Estudis bio- ZABALLOS, J. P. (1982) Estudio fito-
sistemàtics en les espècies ibèrico -ba- gráfico de la Sierra de Alba (Soria).
leàriques de les seccions Artemisia i Tesina de Licenciatura. Facultad de
Seriphidium del gènere Artemisia L. Biología. Universidad Complutense.
Tesis Doctoral. Facultad de Farmacia. Madrid. (So).
Universidad de Barcelona.
VARGAS, P. (1994) Estudios biosiste-
máticos en el género Saxifraga L.

80

Intereses relacionados