Está en la página 1de 27

10 Reglas para Elegir el Nombre de Una Empresa

1. Claridad: No mezcles los mensajes.


El sonido y el estilo del nombre de tu marca deben sugerir a que se dedica tu marca.
Por ejemplo, si el nombre de tu marca es ÑumÑum, esto sugiere comida. ÑumÑum no debe ser el nombre de
una empresa de servicios financieros SaaS. Eso sería confuso y no mostraría compromiso.
Para alcanzar la claridad, arma una lista de las palabras clave relevantes para tu industria o nicho. Si estás
creando una empresa de servicios financieros SaaS, quizás tengas una lista que incluya las palabras
“números”, “hojas de cálculo”, “contabilidad” o “libros”. Tener una mezcolanza de palabras relevantes activará
tu cerebro para llegar a un nombre relevante. Quizás Freshbooks llegó a su nombre de esa forma.

2. Descriptivo: El nombre de empresa debe vender la identidad de la marca.


Así como el nombre de la marca debe tener claridad, también debe ser descriptivo. El nombre debe describir
la industria, actitud, enfoque y metas del negocio. Esto no significa que el nombre de tu marca deba contener
el producto o servicio. Más bien, debe capturar la esencia, la experiencia y los beneficios de la marca de una
forma oblicua o sugerente.
Amazon, por ejemplo, eligió un nombre que connota un crecimiento masivo y un servicio que lo abarca todo.

3. Memorable: Necesita ser fácil de recordar.


El cerebro humano es notablemente malo para recordar nombres. ¿Por qué? El cerebro almacena nombres
en su memoria a corto plazo o memoria operativa o de trabajo. En la vida ordinaria, nuestra memoria de
trabajo se puede comparar a nuestro computador. Mantiene activa y presente por un tiempo la información en
la que estamos trabajando, pero tiene muchas ventanas abiertas y el sistema empieza a fallar.
La desventaja de la memoria de trabajo es que no podemos seguir la pista de todo a la vez, entonces
olvidamos algunas cosas. Para ser memorable, el nombre de una empresa o marca debe contrarrestar la
tendencia del cerebro para olvidar. ¿Cómo se logra esto? Anclando el nombre de marca a otro sentimiento,
actitud o sensación. Hay diferentes tipos de memoria. Si el nombre de tu marca puede estimular dos tipos de
memoria – digamos, una memoria de sensación física y emocional – entonces es más probable que el cerebro
lo recuerde. Estas son algunas sugerencias para crear nombres para empresas memorables:
Hacerlo corto (se discute abajo). Hacerlo único (se discute abajo). Utilizar palabras o sonidos familiares.

4. Corto: Necesita ser fácil de recordar.


Uno de los artículos más citados en psicología tiene este título casual: “El Mágico Número Siete, Más O
Menos Dos”. Los investigadores afirman que el cerebro no puede manejar mucha información a la vez.
Aunque la capacidad final del cerebro es virtualmente ilimitada, enfrenta retos para almacenar, procesar y
retener bits selectos de información simultáneamente.
No cargues el cerebro con mucha información. Un nombre de empresa corto aumenta lo memorable, la fluidez
del habla, y atrapa a las personas. Uber, IBM, Buffer, Apple – la brevedad es una belleza.

5. Sencillo: Hazlo fácil de pronunciar.


No trates de mezclar palabras al crear un nombre para tu marca que sea derivado de una palabra común.
Esto sólo confundirá a las personas y puede hasta evocar malos recuerdos.
Aquí hay mucha tela que cortar. Si tu derivación es tan drástica que esencialmente crea una nueva palabra,
podría estar bien. Hipmunk, por ejemplo, es un nombre de marca que sacrifica la ortografía, pero viola la
expectativa o la gramática convencional (¿Ves lo que hice?).

6. Modernidad: No sigas sugerencias desactualizadas.


Una marca debe tener un ambiente moderno para conectarse con las personas modernas. Pero, no debes
llegar muy lejos en esa dirección.
¿Por qué no? Porque una marca que está de moda hoy en día podría estar completamente desfasada
mañana. Debes buscar un nombre que perdure los próximos cinco años.
Los consejos anticuados para crear una marca incluyen identificar los nombres de marca disponibles y elegir
un nombre de marca basándose en eso. Esto ya no es tan importante como lo fue una vez, en particular por
los avances de las señales de SEO y marca. Deberías escoger tu nombre de marca estratégicamente, pero
no debilites tu nombre de marca por la disponibilidad de nombres.

7. Único: Sí, tiene que ser único.


Hay razones neurológicas por las que tu marca debe ser única. Siempre y cuando no sea muy extravagante,
una marca única se queda en la mente de las personas.
Sin embargo, las razones comerciales para que una marca sea única son aún más atractivas. Cuando una
empresa entra en el mercado, compite por un lugar entre la mente del público meta. Si no capta su atención,
está condenada. Más aun, aunque las señales de la marca aumenten en el espacio del marketing digital, la
propia existencia de la marca depende de su identidad única.
No subirás en el ranking ni serás encontrado por los motores de búsqueda si eliges una palabra simple como
“chispa”, o “martillo”. Debes diferenciarte creando una palabra completamente nueva o una combinación de
palabras que no rompa las reglas cardinales de lo Sencillo, Corto y Memorable.

8. Atractivo: El nombre de la marca debe conectarse con tu audiencia meta.


Decir que el nombre de una marca debe ser “atractivo” es un consejo bastante simple. Es obvio, ¿verdad?
Esto es por lo que lo presento: un nombre de marca no debe ser simplemente “atractivo” en general (lo que es
difícil de lograr), sino que deben ser nombres atractivos para negocios, particularmente para la audiencia de la
marca. Entonces, para llegar a la marca perfecta, primero debes considerar a quién estás tratando de llegar.
¿Qué idioma hablan? ¿Cuál es su estilo? ¿Su edad? ¿Sus ingresos? ¿Su educación? ¿Su nivel de
sofisticación? ¿Su interés? ¿Su perspectiva religiosa? ¿Su preferencia de marca? Tomemos como ejemplo la
marca VinoMofo. Esta marca se centra en la población milenaria, progresista, inconformista; no están dirigidos
a los baby boomer amantes del vino, no con una marca así. Recomiendo no elegir una palabra rudimentaria o
estándar. Se perdona Uber porque no es una palabra común. Se perdona Apple, porque es algo enorme.
Haz tu propia palabra híbrida. Tu marca es un producto en sí. Tienes que venderlo. Comunica el valor, el
propósito y la identidad de tu empresa. Cuando puedes conectar con éxito todos los puntos entre tu audiencia
y tu marca, entonces alcanzarás una verdadera atracción.

9. Duradero: Más que tu propio nombre.


Sería bueno si tu marca te sobreviviera. Una marca puede tener un efecto revolucionario en una generación.
Cuando esa marca está ligada a un solo individuo, es menos probable que lo haga. Con todo el debido
respeto a Walt Disney, sugiero elegir un nombre que pueda durar junto a ti, aparte de ti, y mucho después de
que te hayas ido.

10. Que tenga algo de sentido.


Algunas veces, los dueños de empresas elegirán nombres que son palabras sin sentido. Las palabras
peculiares (Yahoo, Google, Fogdog) o los nombres de marcas registradas inventados desde cero (Novartis,
Aventis, Lycos) son un gran riesgo. Verifica las implicaciones internacionales al crear el nombre de empresa.
Más de una empresa ha pasado por una vergüenza al saber que su nombre tiene connotaciones negativas e
incluso obscenas en otro idioma.

Eco Alimentos, Ecomanduca, Ecojama, Ecos del pasado, Como te ves me vi,
Salud perfecta, No es cosa de suerte, Verse bien y sentirse mejor,
Madurar, Cuando quieres llegar, Cuando corriges tus emociones,
Bios=Vida, Limpiar el alma, Cuerpo sano,
Crea hoy tu fortaleza de mañana,
Salud en Alimentos, Que tu meta sea tu medicina,
Pensando en serio,
Para un mejor futuro el mejor presente.
El futuro es mi presente.
1. Establecer las prioridades correctas
Para poder encontrar el nombre correcto de la empresa, se deben tener en cuenta muchos aspectos: el
nombre debe ser fácil de memorizar, pronunciar, escribir y además debe ser corto pero original. El nombre
deberá sugerir o decir de qué se encarga la empresa y sus productos. Por otra parte, antes de decidirse por el
nombre, deberá revisar que éste no se encuentre patentado y que la opción de un dominio en la web, esté
aún libre. ¡No tema a sus ideas, ponga su creatividad en marcha!
De ser necesario, elabore una lista con todos los requisitos que el nombre de su empresa deba cumplir.
Cuando los tenga, compare con sus ideas si el nombre cumple con la mayoría de requisitos.
2. Decida el campo de palabras o temas necesarios: ¿Los nombres que tenía en mente ya existen o están
patentados? No se preocupe. Empiece por buscar palabras dentro de un campo definido, así se le vendrán
nuevas ideas. Asimismo, no olvide consultar un diccionario para averiguar sinónimos llamativos de las
palabras que tiene en mente.
3. Cuatro ojos ven mejor que dos: Cuando se encuentre en la búsqueda de un nombre para su empresa,
reúnase con su equipo para recolectar ideas. No conforme con eso, vuelva a reunirse con ellos cuando tenga
la dificultad de decidirse por un nombre, ya que mientras más personas opinen, tendrá mejores ideas.
4. Utilice técnicas creativas: Sí, como en el colegio. La búsqueda de ideas presenta excelentes resultados
cuando se utilizan modelos creativos, los famosos procesos brainstorming (tormenta de ideas) brindan mucha
ayuda. Es cierto que muchas personas dudan acerca de estos tipos de actividades, pero una vez que lo
ponga en práctica notará como ideas excelentes salen a flote. No dude aplicarlo una vez que empiece con la
búsqueda de nombres.
5. Nombre descriptivo o nombre artístico: Encontrar un nombre corto y conciso que incluya todo lo que
quiera decir de su empresa, es un poco complicado, pero muy posible. Lo que debe decidir es si su nombre
describirá sus actividades o si éste será más artístico, donde el sonido sea llamativo o la ortografía de la
palabra esté un tanto cambiada. Cualesquiera de estas dos opciones son excelentes, lo único que debe tener
en cuenta, es que el nombre sea fácil de recordar.
6. El eslogan también es importante: Al momento de buscar un nombre llamativo, no debe dejar de lado la
importancia del eslogan. Éste tiene tanto peso como el nombre de la empresa. Es más, juntos, muestran una
excelente carta de presentación de la empresa. Recuerde que no se debe apostar por la excelencia de uno de
los dos, sino de ambos. Esto reforzará el reconocimiento de marca.
7. Problemas con el dominio: Es cierto que a nivel mundial ya existen muchas páginas web, lo cual limita la
libertad de creación de nombres de empresas. Es por eso que, para ahorrarse un disgusto, debe verificar
primero los nombres que van en la misma línea de lo que está buscando para descartarlos de antemano. En
internet existen varios programas que buscan la existencia de dominios, conocidos como domain checker.
Asimismo, deberá consultar con la base de datos de marcas patentadas de su país, para verificar que el
nombre de su empresa no entre en conflicto con una ya existente. Esto no sólo le ahorrará problemas legales,
sino que también le asegurará diferenciación en el mercado.
1. El giro del negocio. Cuando se está pensando en un nombre nuevo se busca que éste incluya lo que hace
el negocio o al menos de alusión a eso, ya que será más fácil posicionarlo en la mente de sus clientes y del
mercado en general.
Técnica: La lluvia de ideas es quizá la herramienta adecuada para este punto, trata de hacerla en equipo,
invita a dos o tres personas más, exponles los objetivos del negocio, el tipo de mercado al que va dirigido y los
servicios o productos que venderá. Luego en una hoja en blanco cada uno de los participantes tendrá de 5 a
10 minutos para anotar sus ideas en silencio. Una vez terminada esta dinámica se comparten las ideas y se
justifican, elige dos o tres nombres y haz pruebas de ellos con tu mercado potencial.
2. Extensión. La extensión es un factor determinante para que las personas recuerden con facilidad el
nombre. Entre más palabras tenga un nombre este será más difícil de recordar, generalmente se recomienda
que el nombre de un negocio tenga entre 1 y 3 palabras como máximo, siendo lo más óptimo simplemente
una.
Técnica: Para recordar la efectividad de nuestro nombre se puede aplicar un pequeño ejercicio de memoria.
Selecciona a dos o tres personas que tengan el perfil de tu mercado meta y pídeles que lean el nombre de
tres opciones. Deja pasar por lo menos media hora y pregúntales por los nombres para ver cuál recordaron
más. Repite el ejercicio con las mismas personas, pero un día después.
3. Pronunciación e Idioma. Otras ideas para generar nombre a tu negocio pueden ser usar otros idiomas,
por supuesto, esto depende del tipo de negocio. Hay marcas que suenan mejor en inglés que en español o
que el mismo mercado las interpreta mejor, por ejemplo, se usa más la palabra “marketing” que
“mercadotecnia” en todos los medios 2.0 en México y en el mundo.
Técnica: Busca las palabras clave con las que quieras llamar a tu negocio y luego busca las traducciones en
un diccionario o en internet, juega con dos o tres combinaciones. El segundo paso es probarlas una vez más
con tu mercado meta, dales el nombre y pídeles que te digan qué es lo que interpretan o piensan que es.
4. Piensa en el futuro. Piensa en un nombre que permanezca con el tiempo, todo negocio tiene que tener en
mente su posicionamiento futuro, por lo que no te recomiendo que uses palabras de moda que hoy significan
algo, pero tal vez mañana no. Busca palabras sencillas y genéricas, acompañadas quizá de algo especial.
Técnica: En este punto más que una técnica es un trabajo de investigación y tener un poco de sentido común.
Realiza una búsqueda por Internet de las compañías más grandes de tu país o del mundo, piensa en
empresas como Apple, IBM, Cemex, Microsoft, Telmex, entre otras. Ve que tienen todas esas compañías en
común y busca algo así, que no se desgaste con el tiempo.
5. Abreviaciones de pocas letras. Otra forma de ponerle nombre a tu empresa es usar abreviaciones
jugando con el nombre de los socios, las palabras clave o con el significado de un nombre largo. Esta forma
de crear nombres es buena, aunque un poco peligrosa para las empresas nuevas, ya que al no estar bien
posicionadas en la mente del consumidor el nombre del negocio no les va decir nada de entrada y lo pueden
olvidar con mayor facilidad. Para estos casos se recomienda que lo integren con alguna palabra que haga
referencia al giro del negocio por lo menos, ejemplo: Stega (Sthepen y García), así no dice nada… pero si
decimos: Stega, Diseño. Ahhh!! La gente va entender de qué se trata.
Deben cuidar que las siglas que elijan se puedan leer y que signifiquen algo de preferencia. Esta es una forma
muy usual para las asociaciones: APA, Asociación de Padres de Familia. COPARMEX, Confederación
Patronal de la República Mexicana.
Técnica: Prueba con tu mercado. Haz todas las combinaciones que creas suenan y se vean mejor y lánzate a
preguntarle a las personas, qué les dice, a qué les suena, qué interpretan, la recuerdan. etc.
6. Ve el nombre como un todo. El nombre de tu negocio no es simplemente la palabra que lo representa,
sino también son los colores, la forma, el tipo de letra con el que estará escrito, entre otras cosas. El nombre
en conjunto es la identidad de tu negocio, por lo que no debes centrarte únicamente en la palabra sino en todo
lo que la compone.
Técnica. Una vez tengas dos o tres propuestas de nombre acércate con un experto en imagen corporativa y
pídele que te diseñe tu logotipo. Con las tres propuestas vuelve a hacer pruebas en tu mercado potencial.
En conclusión, tómate el tiempo necesario para estar seguro de elegir el mejor nombre para tu empresa, no
me cansaré de decir que lo PRUEBES CON TU MERCADO. Nadie mejor que ellos mismos te podrán decir si
vas o no por buen camino. Actualmente la mercadotecnia no funciona en una sola vía: ¡los dueños o socios…
Nooo!!!
El cliente ya tiene voz y voto desde el mismo inicio de tu negocio, tómalo en cuenta y orienta todos tus
esfuerzos, desde este punto que es el nombre, en tomarlo en cuenta y hacerlo partícipe de tu negocio como
un asociado, como un amigo al que queremos servirle lo mejor posible.
¡Un nombre generalmente es para siempre… esta vez tú lo escoges… escoge bien!!!.
Cómo elegir un nombre pegadizo para tu marca Septiembre 27, 2017 Tu marca debe crear un deseo por
los productos que ofrezcas. Esto se consigue a través de tejer historias sobre lo que ofreces
Imagina que McDonald's se hubiese llamado "Hamburguesas Ray" o que en vez de Pizza Hut hubiese sido
"Pizzería Juan".
¿Crees que tendrían el mismo éxito? Así como un contador es tal vez el profesional más adecuado para
calcular sus impuestos, un profesional en mercadotecnia es posiblemente la mejor opción para crear el
nombre de tu nuevo producto o empresa.
El nombre combinado con su logotipo y slogan serán tu carta de presentación y juntos serán un elemento
clave en tu empresa al comunicar un mensaje implícito: qué haces, quién eres, que ofreces, etc.
1. Lo esencial es que definas qué quieres comunicar.
Primero necesita saber "qué" y después vendrá el "cómo". ¿Qué quiere decirles a sus clientes con el nombre?
Un nombre adecuado siempre comunicará quién eres y qué es lo que hace tu empresa con un menor
esfuerzo.
Estos son algunos puntos de referencia que puedes utilizar para tomar la decisión de qué elementos quieres
destacar con el nombre.
- Describe tu tipo de negocio. Elaboración y venta de formulados naturales
- Diferencia a tu empresa de la competencia. Mejor precio, innovación
- ¿Qué es lo qué haces mejor? La investigación
- ¿Qué quieres que recuerden tus clientes? Que mis productos son salud
- ¿Qué parte del negocio quieres recalcar? Lo natural de las fórmulas *
2. Las palabras adecuadas.
Algo muy útil puede ser que te detengas un minuto a observar los nombres y marcas de los vehículos,
refrescos, bancos, computadoras, restaurantes, ropa y demás artículos que consumes y utilizas a diario.
Verás que la mayoría de ellos no sobrepasa las siete letras.
Basta con que recuerdes nombres de las computadoras más comunes: Dell, Sony, HP, Mac. todas ellas
tienen mucho en común, además de dedicarse al mismo giro comercial. A continuación, te presento algunas
de las características que debe contener tu nombre, si quieres hacerlo como los profesionales:
- No más de 7 letras: entre más corto será más fácil de que los clientes recuerden su nombre.
- Pocas palabras y fácil de pronunciar y recordar: utilice palabras que puedan ser fácilmente repetidas por
otras personas, olvídese de nombres largos y de términos que sólo usted entiende.
- Descripción implícita de los beneficios: es importante tratar de incluir qué es lo que usted es mejor, un
ejemplo es "Fast Clean" el propio nombre sugiere que su ropa se entregará limpia y rápidamente
- Congruencia con el giro del negocio: El nombre debe de estar relacionado con la actividad fundamental de tu
empresa.
- Connotación positiva: no uses palabras que puedan implicar que tu marca es mala, lenta, ineficiente,
etcétera.
- No olvides tu slogan: un slogan puede reforzar considerablemente el mensaje que quiere comunicar al atraer
la atención del consumidor.
Una vez identificado que es lo que quieres resaltar de tu negocio existen varias formas para crear nombres,
entre ellas la lluvia de ideas.
3. Genera una "lluvia de ideas".
La lluvia de ideas es una técnica de grupo que tiene como objetivo generar la lista de los posibles nombres. A
continuación, te presento algunos factores que debes considerar:
- Reúne a todos los participantes en el proyecto y cualquiera que se ofrezca a ayudar: socios, pareja, familia,
etcétera. Recuerda que dos cabezas piensan mejor que una y tres cabezas piensan mejor que dos.
- Crea un ambiente confortable, donde las personas se sientan relajadas.
- Ten hojas de papel y lápiz o algún pizarrón para anotar, ya que las palabras se las lleva el viento.
- Cuando creas que la imaginación se agotó, abre algún diccionario en una página al azar y selecciona alguna
palabra. Trata de incorporarla a los nombres que hayan generado. Te sorprenderá como las nuevas ideas
comenzarán a fluir.
- Ten a la mano un diccionario de sinónimos o utiliza el que viene incluido en el procesador de palabras de tu
computador.
4. Descarta y encuentra el apropiado.
Una vez que tengas una lista de los posibles nombres, es el momento de que escojas el más adecuado de
acuerdo al tipo de negocio que deseas construir. Para conseguirlo, esta lista de preguntas te será de mucha
ayuda:
- ¿Cuál es el más fácil de pronunciar?
- ¿Cuál es el más corto?
- ¿Cuál no necesita una explicación adicional para entender lo que ofrece?
- ¿Cuál te gusta más?
- ¿Cuál es más fácil de recordar?
- ¿Cuál es diferente al de la competencia?
- ¿Cuál proyecta éxito?
- ¿Cuál da a conocer mi ventaja competitiva?
7 tips para ponerle nombre a tu marca
Sigue estos consejos para elegir un nombre ganador que llame la atención de los consumidores y fortalezca
tu branding.
Yanik Silver
Agosto 10, 2017 4 min de lectura
Los nombres tienen un gran poder. Las palabras son muy importantes hasta en los negocios. Si eliges bien el
nombre de tu marca y tendrás un buen branding.
1. El nombre debe sonar bien en voz alta
Una buena opción es usar nombres compuestos que empiecen con la misma letra (por ejemplo, Coca-Cola).
Asegúrate de decirlo en voz alta muchas veces. Evita cualquier tipo de vicios del lenguaje como las
cacofonías (repetición de sonidos), confusiones o dificultades al pronunciarlo. Piensa que, si llegas a tener
éxito, tu marca será mencionada en la radio, televisión o en conversaciones entre las personas.
2. Usa un nombre que tenga significado y ofrezca un beneficio
Procura que, al decir tu nombre, se sepa inmediatamente de qué trata el negocio y cuál es el beneficio directo
que le ofrece al consumidor. Éste no debe ser muy genérico o incluir demasiados giros o industrias. No
quieras ser un todólogo y abarcar todos los mercados.
3. Evita el síndrome 3.0
En Internet y en las redes sociales es común que los nombres se salten letras o palabras como si fueran
disléxicos (como en Flickr). Esto no funciona en la vida real. A la gente le gusta saber cómo se pronuncian las
palabras sin tener que investigarlo antes. Debes facilitarles a tus consumidores potenciales que te encuentren
en cualquier medio y que te recomienden entre sus conocidos.
4. No uses iniciales
Aunque hay marcas como IBM, HSBC o 3M que han logrado posicionar sus nombres a base de siglas, en
realidad éstas son poco atractivas y difíciles de recordar. Mientras inicies con un pequeño negocio y no tengas
una compañía internacional sólo confía en nombres interesantes para tu público.
5. Especifica
De nuevo: no uses nombres genéricos que no significan nada para quienes lo escuchan por primera vez. En
tu nombre debes hacer alusión a algo relacionado con tu empresa, con su industria o con los productos y
servicios que ofrece.
6. Asegúrate de que lo puedas registrar
Si piensas construir una marca grande en el largo plazo, debes investigar si no existe ya en el mercado o si se
parece mucho a alguno de tu competencia o de las compañías conocidas. Para registrar tu nombre y tu marca
debes hacerlo en el IMPI.
7. Pruébalo en Google AdWords
Esta herramienta de Google te permitirá encontrar frases similares, las palabras clave de tu giro y saber
cuántas búsquedas locales y globales están teniendo ciertos términos. Algunas de estas búsquedas te
ayudarán a saber si no existe un nombre muy parecido al que estás considerando que tiene mejor
posicionamiento en Internet. También hacer esto puede ser el primer paso hacia el SEO de tu futuro sitio
Web.
Otro tip: Piensa en palabras que eventualmente puedan ser usadas como verbos o que dejen margen a la
creación de un nuevo lenguaje. Por ejemplo, Google, “googlear”.
4 Consejos para Elegir el Nombre de tu Empresa
1. Diferenciación: ¿suene distinto a otras marcas en la misma categoría?
2. Brevedad: ¿es suficientemente corto para ser recordado y pronunciado fácilmente? ¿para que no sea
convertido en un acrónimo?
Tip: elige un nombre que no pase de 3 sílabas, 4 como máximo.
3. Apropiado: ¿es adecuado el nombre para el tipo de empresa y el mercado?
5. Pronunciación y escritura: ¿es fácil pronunciarlo y deletrearlo? ¿Cómo suena en español? ¿y en inglés?
¿y en otros idiomas?
Tip: pide a un nativo que lo lea y escucha como se pronunciaría.
6. Agradable: ¿disfruta la gente utilizando y pronunciando el nombre? ¿suena bien? ¿gusta?
7. Protección: ¿puede registrarse la marca? ¿está el dominio y los perfiles en las redes sociales disponibles?
Tip: utiliza GoDaddy.com para comprobar la disponibilidad del dominio y namecheckr.com para las redes
sociales.
Guy Kawasaki (Autor de “El arte de empezar“)
8. El nombre debe de empezar por una letra que esté al inicio del alfabeto.
9. Evita nombres que empiecen por Y,X o Z
0. Elige un nombre que tenga potencial de convertirse en verbo (Google).
11. Haz que suene y sea diferente: Claris. Clarin. Claria. Clarium. Clarins. Clarinex, etc suenan todas igual y
están en la misma categoría.
12. No te dejes llevar por tendencias, piensa a largo plazo. Piensa dos veces antes de llamar a tu empresa
como el dominio.
13. No utilices nombres genéricos que describan tu producto o servicio (por ejemplo: pets.com, jamás
podrás construir una marca ni diferenciarte.
14. No te limites desde el principio con alusiones geográficas ni de producto ¿qué pasaría si la empresa
abre nuevas oficinas en otro país o región? ¿o si decidiera abrir una nueva línea de negocio o pivotar?
15. Memorabilidad: ¿es fácil de recordar? Aunque lo hemos puesto el último, se trata de uno de los más
importantes y a partir del
Tip: Diles el nuevo nombre a tus amigos y conocidos y pregúntales una semana después si lo recuerdan.
Conclusión
Piensa en algunas de las principales marcas que te vengan a la mente y analiza cada una con estos 15
puntos, ¿cuántos se cumple? ¿qué más crees que se debe de tener en cuenta a la hora de elegir tu marca?

Un buen nombre para tu negocio:


Comunica que tu marca es única
Crea interés en tus productos
Suena atractivo y es comercializable
Se caracteriza por una ortografía y pronunciación sencillas
Se traduce en un nombre de dominio memorable
¿Deseas crear una conexión instantánea con tus clientes? Aprende cómo elegir un nombre para tu negocio
que hable por sí mismo.
Crea una lista de palabras clave
Palabras clave fuertes y creativas son la base en la construcción de un buen nombre para tu negocio. Pueden
ayudarte a crear una unión de palabras convincente o a inventar palabras nuevas, totalmente únicas. Hazte
estas preguntas para iniciar una lluvia de ideas:
¿A quién va dirigido tu negocio? Piensa por qué tu audiencia te elige sobre tus competidores. ¿Cuáles son
sus valores y expectativas? Tu nombre debería reflejar el tipo de personas a las que sirves. Un nombre
divertido podría encajar con una tienda de muebles de aspecto moderno o una tienda de jardinería. Pero un
nombre conservador quedaría mejor para un contador o un agente de bienes raíces.
¿Qué soluciones provee tu negocio? Trata de resumir el valor fundamental que ofrece tu negocio en pocas
palabras. Describe los rasgos que hacen única a tu empresa, producto o modelo de negocio. ¿Hay algunas
palabras que sobresalen? Por ejemplo, YouTube es un sitio para compartir videos que funciona a través de
contenido generado por los usuarios.
¿Qué valores deseas proyectar? Ponte siempre en los zapatos de tus clientes. ¿Qué sentimientos o
experiencias deseas que la gente tenga cuando utilice tus productos? Nombres como Comfort Inn y PowerBar
transmiten la experiencia que desean ofrecer.
¿Qué símbolos se relacionan con los valores de tu negocio? Las imágenes ofrecen un significado profundo, y
pueden inspirar nombres únicos que resalten en tu industria. ¿El nombre Twitter te recuerda algo? Los
fundadores visualizaron un interminable flujo de parloteo a través de la Web, como el gorjeo de los pajarillos.
¿Cuáles son los estándares de la industria? Identifica cuáles son las convenciones en relación con los
nombres más comunes en tu industria y sé diferente. Puedes evitar problemas jurídicos eligiendo palabras
que tengan una conexión figurativa con tu producto. En otras palabras, sé menos obvio. La palabra “puma” no
tiene conexión con los zapatos, pero captura la idea de velocidad y agilidad atlética.
Usa tu propio nombre como inspiración
Utilizar tu nombre personal puede ser limitante, pero no pases por alto alguna feliz coincidencia. Si tu nombre
se relaciona con tu solución de negocio, considera maneras inteligentes de construir una marca alrededor de
él. Imagina un propietario de una ferretería de nombre Tom Martillo o una propietaria de una tienda de
sábanas llamada Maggie Blanco.
Los nombres son frecuentemente el mejor camino a elegir, para los que inician un negocio por cuenta propia,
como los freelancers. Tú eres la cara de tu negocio, así que tu nombre crea un reconocimiento de marca
instantáneo.
Ya sea que estés desarrollando una marca local o global, evita usar un nombre que sea muy común o difícil
de pronunciar. Puede que existan cientos de tiendas en el país llamadas Artículos de Pesca de Larry. Por otro
lado, Disney funciona perfecto como una marca. El nombre es raro y juguetón, al mismo tiempo, es fácil de
pronunciar y de escribir.
Piensa por adelantado y evita las limitantes
Los negocios exitosos crecen y cambian. Un nombre fabuloso es adaptable y no requiere de grandes cambios
a la marca, cada vez que el negocio evoluciona. Para crear un impacto duradero, evita encajonarte en estas
limitantes comunes:
Categorías de producto: Los negocios atraviesan diferentes fases de crecimiento. Si todo va bien,
expandirás tu selección de productos sobre la marcha. Aspira a una mayor selección, por encima de
productos específicos. Equipo deportivo abarca productos futuros mientras que equipo de excursionismo
aplica solo a una actividad.
Ubicación: ¿Planeas trabajar en un mismo lugar toda tu vida? No hay problema. Pero podrías mudarte,
obtener una oportunidad para franquiciar o expandirte a ciudades cercanas. Mantén una mente abierta
respecto al futuro. Tener un nombre que haga referencia a una localidad hace pensar a los clientes que
solamente ofreces servicios en el área.
Nombres de dominio: Frecuentemente, los propietarios de negocios eliminan un buen nombre porque el
dominio no está disponible. En muchos casos, los acaparadores de dominios compran grandes cantidades de
llamativos y excelentes URLs y cobran precios premium por ellos. Si el nombre no está siendo utilizado por un
negocio, considera seguir adelante con él. Puedes hacer pequeños ajustes al nombre para tu URL. Y por
supuesto, tienes la opción de comprar el dominio exacto una vez que el precio sea accesible.
Marca Registrada: Realiza una investigación a fondo para asegurarte de que no haya problemas con una
marca registrada. Puedes revisar la página de Marcanet del IMPI en México, la página de Industria y
Comercio en Colombia o el equivalente en tu país para realizar una consulta, o contratar a un abogado
experimentado.
Dales a los mejores combos una prueba de manejo
Prueba palabras clave en arreglos creativos para encontrar combos con el significado y sonido correctos.
Puedes usar una herramienta como Bust a Name para generar una lista rápidamente. Wordoid es una útil
herramienta para fusionar palabras e inventar nombres. Mientras juegas con las palabras, evita copiar frases
de moda asociadas con las grandes marcas. ¿Quién necesita otro nombre con “cima” “berry” o “play”?
Cuando finalmente tengas buenas opciones para el nombre, empieza a mirarlas detalladamente. Asegúrate
de que no tienen significado de doble sentido o modismos que proyecten una mala imagen para tu negocio.
Léelos en voz alta y observa cómo se ven las palabras sin espacios para detectar problemas. Dependiendo de
tu negocio, asegúrate de que el nombre no tiene una mala connotación en otro idioma.
Hazte un favor y deja las opiniones del exterior hasta el final del proceso. La retroalimentación de clientes o
amigos puede ser de utilidad una vez que tengas una lista reducida de opciones. Pero si pides opiniones
demasiado pronto, corres el riesgo de verte sumido entre muchísimas ideas que no hacen sentido para tu
negocio.
Lo más importante es hacerlo bien desde la primera vez. Cambiar el nombre de un negocio establecido puede
ser costoso y confuso para los clientes. Elige un nombre para tu negocio de manera correcta hoy, y habrás
establecido las bases para hacer crecer a tu marca en los años venideros.
> Una vez que te has decidido por un nombre, el próximo paso para fortalecer el branding de tu negocio es
diseñar un logo único. ¡Echa un vistazo a las plantillas disponibles en nuestro creador de logo para obtener
algunas ideas!
¿Cómo Elegir El Nombre de un Negocio?
1 Nombres de Negocios
2 ¿Que nombre elegir para un negocio?
3 Características de un buen Nombre para un negocio:
3.1 Un mensaje adecuado para el negocio:
4 El nombre del negocio debe ser Simple y corto:
5 Nombre Original para el negocio:
6 Nombre acorde a la actividad del negocio:
6.1 Como Elegir El Nombre de un Negocio con Éxito
¿Qué nombre elegir para un negocio?
Un mensaje adecuado para el negocio:
El nombre de un negocio para que sea exitoso debe de comunicar de que se trata y que es a lo que se dedica
la empresa sin en el mayor esfuerzo posible. Puede ser útil plantearse las siguientes interrogantes: ¿qué es lo
que se quiere comunicar? ¿Qué es lo que quiere transmitir a los clientes con el nombre que se elija? ¿De qué
se trata su negocio?
El nombre del negocio debe ser Simple y corto:
El nombre debe de ser corto y fácil de recordar, esto permite un posicionamiento más rápido y que las
personas nos puedan identificar sin mayor esfuerzo. La mayoría de nombres y marcas comerciales en el
mercado tienen palabras que son fáciles de pronunciar y de recordar, no es recomendable elegir nombres
largos o palabras que no se puedan entender o pronunciar.
Nombre Original para el negocio:
Sin duda debe de ser un nombre que debe de destacar donde sea, esto nos ayudará a distinguirlos de la
competencia, pero con el cuidado de no ser muy sofisticados y caer en nombres enredados, difíciles de
asociar a nuestra actividad.
Si andas buscando nombres para cafetería puedes dar un vistazo a nuestro post: Nombre para Cafetería
Pero si tu interés es un nombre para sala de belleza de seguro te encantaran los nombres que hemos elegido
en nuestro post: Nombres para Salas de Belleza.
Nombre acorde a la actividad del negocio:
El nombre debe de estar relacionado con la actividad de la empresa y a lo que se dedica.
Crea una lista: puedes hacer una lista de posibles nombres para tu negocio.
Consulta a otras personas: cuando tengas la lista puedes consultar a tus amigos, familiares o personas
expertas en la materia ya que, si tienes dificultades para decidirte por un nombre, esto puede ser de gran
ayuda porque mientras más personas opinen mejores ideas pueden surgir.
Nombres que lleven tu apellido: una forma simple y bastante practica al elegir el nombre de tu negocio
puede ser utilizar tu nombre y apellido o emplear combinaciones que los incluyan por ejemplo tenemos las
famosas marcas de Mac Donalds, Mercedes Benz, Ford, Wendy´s, Ferrari y otras.
Elige nombres que hagan referencia directa al producto: si tu especialidad es un producto y tu deseo es
que todos tus clientes lo sepan a primera vista, esta puede ser una excelente estrategia. Tal es el caso de
estas marcas bien reconocidas por todos como Burger King (hamburguesas) y Pizza Hut (Pizza).
Elige un concepto: algo que signifique más que un simple producto que sea una cualidad que te diferencie
del resto, por ejemplo, en tu marca puedes hacer referencia a la calidad, precio o beneficios que ofreces. Un
ejemplo de esto es Payless Shoesource que hace referencia a zapatos económicos.
Elige un nombre creativo: aunque lo más recomendable es que el nombre de tu negocio sea acorde a lo que
te vas a dedicar, puedes elegir uno que no haga referencia al negocio con o sin un significado especial, al cual
tú le darás un concepto con el paso del tiempo y así conformarás tu propia marca. Algunos ejemplos son
Google, Starbucks, Toyota, Cetron, etc.
El eslogan y el logo también son importantes: al momento de elegir un nombre llamativo no debe dejar de
lado la importancia del eslogan y del logo. Estos dos elementos tienen tanto peso como el nombre de la
empresa. Es más, juntos, muestran una excelente carta de presentación de la empresa. Se debe de apostar
por el funcionamiento en conjunto de los tres porque esto reforzará el reconocimiento de marca.
COLORES PARA NEGOCIOS EXITOSOS
Es imprescindible que recuerdes que un buen nombre proyecta la personalidad de la empresa y permite que
se destaque del resto a la vez que genera la aceptación y reconocimiento de los clientes potenciales.
Hacer una correcta elección es partir con el pie derecho ya que la forma en que denominemos nuestro
negocio puede determinar el éxito o fracaso de este.
¿Ya decidiste que nombre le darás a tu negocio? Sería un gusto que lo compartieras con nosotros y no te
olvides de compartir esta información.

Cómo Escribir un Plan de Negocio


Posted on el Enero 25, 2018
En su forma más simple, un plan de negocios es una guía: una hoja de ruta para tu empresa que describe los
objetivos y detalla cómo planeas alcanzar esos objetivos.
En esta guía paso a paso, te guiaré en cada etapa de la redacción de un plan de negocios que realmente te
ayudará a lograr tus objetivos.
Ya sea que estés tratando de recaudar dinero para tu negocio o estés desarrollando un plan de crecimiento
estratégico, un plan de negocios sólido es un componente clave para cada empresa exitosa.
3 reglas para escribir un plan de negocio:
1. Mantenlo corto.
Los planes de negocios deben ser cortos y concisos.
El razonamiento para eso es doble:
Primero, quieres que tu plan de negocios sea leído (y nadie va a leer un plan de negocios de 100 o incluso 40
páginas).
En segundo lugar, tu plan de negocios debe ser una herramienta que uses para ejecutar y hacer crecer tu
negocio, algo que continúe usando y refinando con el tiempo. Un plan de negocios excesivamente largo es
una gran molestia y garantiza que tu plan será relegado a un cajón de escritorio, para que nunca vuelva a
verse.
2. Conoce a tu audiencia.
Escribe tu plan usando un lenguaje que tu audiencia pueda entender.
Por ejemplo, si tu empresa está desarrollando un proceso científico complejo, pero tus posibles inversores no
son científicos (y no comprenden toda la terminología científica detallada que deseas usar), debes adaptarte.
En lugar de esto:
“Nuestra tecnología pendiente de patente es un complemento de una conexión a las configuraciones de
bCPAP existentes. Cuando se conecta a una configuración de bCPAP, nuestro producto proporciona
ventilación de presión doble no invasiva “.
Escribe esto:
“Nuestro producto pendiente de patente es un dispositivo sin energía, fácil de usar que reemplaza las
máquinas de ventilación tradicionales utilizadas en los hospitales a 1/100 del costo”.
Acomoda a tus inversores y mantén las explicaciones de tu producto simples y directas, usando términos que
todos puedan entender. Siempre puedes usar el apéndice de tu plan para proporcionar detalles más
específicos.
3. No te intimides.
La gran mayoría de los empresarios y propietarios no son expertos en negocios. Al igual que tú, están
aprendiendo sobre la marcha y no tienen títulos en negocios.
Escribir un plan de negocios puede parecer un obstáculo difícil, pero no tiene por qué serlo. Si conoces tu
negocio y te apasiona, redacta un plan de negocios y luego potenciar tu plan de crecimiento no será tan difícil
como crees.
Y no tienes que comenzar con un plan de negocios completo y detallado que describiré aquí. De hecho,
puede ser mucho más fácil comenzar con un plan de negocios simple de una página, lo que llamamos un Plan
Lean, y luego volver y elaborar un plan de negocios detallado más adelante.
6 cosas a incluir en un plan de negocios
Ahora que tenemos las reglas para redactar un plan de negocios, profundicemos en los detalles de cómo
crear tu plan.
El resto de este artículo proporcionará los detalles de lo que debes incluir en tu plan de negocios, lo que
debes omitir, los componentes críticos de las proyecciones financieras más importantes y los enlaces a
recursos adicionales que pueden ayudarte a poner en marcha tu plan.
Recuerda, tu plan de negocios es una herramienta para ayudarte a construir un mejor negocio, no solo una
tarea asignada. Los buenos planes de negocios son documentos vivos a los que recurres periódicamente y se
actualizan a medida que aprendes más sobre tus clientes, tácticas de ventas y marketing que funcionan (y no
funcionan), y lo que obtuviste bien o mal con tu presupuesto y pronóstico. Tu plan establece los objetivos que
te gustaría lograr y debes usarlo para seguir tu progreso y ajustar el curso sobre la marcha.
1. Sumario Ejecutivo
Esta es una descripción general de tu negocio y tus planes. Es lo primero en tu plan y lo ideal es solo una o
dos páginas. La mayoría de las personas lo escriben al último, sin embargo.
2. Oportunidad
Esta sección responde a estas preguntas: ¿qué estás realmente vendiendo y cómo estás resolviendo un
problema (o “necesidad”) para tu mercado? ¿Quién es tu mercado objetivo y competencia?
3. Ejecución
¿Cómo vas a aprovechar tu oportunidad y convertirla en un negocio? Esta sección cubrirá tu plan de
comercialización y ventas, operaciones y cómo vas a medir el éxito.
4. Equipo y Empresa
Los inversores buscan grandes equipos además de grandes ideas. Usa este capítulo para describir tu equipo
actual y a quién necesitas contratar. También proporcionará una descripción general rápida de tu estructura
legal, ubicación e historial si ya estás listo y en funcionamiento
5. Plan Financiero
Tu plan de negocios no está completo sin un pronóstico financiero. Te diremos qué incluir en tu plan
financiero.
6. Apéndice
Si necesitas más espacio para imágenes de productos o información adicional, usa el apéndice para esos
detalles.
Sumérgete en los detalles de cada sección de tu plan de negocios y concéntrate en crear uno que tus
inversores y prestamistas quieran leer.
Sumario Ejecutivo
El sumario ejecutivo presenta a tu empresa, explica lo que haces y establece lo que estás buscando de tus
lectores. Estructuralmente, es el primer capítulo de tu plan de negocios. Y aunque es lo primero que las
personas leerán, generalmente les aconsejo que lo escriban al final. ¿Por qué? Porque una vez que conozcas
los detalles de su negocio por dentro y por fuera, estarás mejor preparado para escribir tu resumen ejecutivo.
Después de todo, esta sección es un resumen de todo lo demás, así que comienza a escribir primero la
sección de Oportunidades y regresa aquí al último.
Idealmente, el resumen ejecutivo puede actuar como un documento independiente que cubre los aspectos
más destacados de tu plan detallado. De hecho, es muy común que los inversionistas soliciten solo el sumario
ejecutivo cuando evalúan tu negocio. Si les gusta lo que ven en el sumario ejecutivo, a menudo harán un
seguimiento con una solicitud de un plan completo, una presentación de presentación y otros datos sobre tu
negocio.
Debido a que tu sumario ejecutivo es un componente tan crítico de tu plan de negocios, querrás asegurarte de
que sea lo más claro y conciso posible. Cubre los aspectos más destacados de tu negocio, pero no entres en
detalles. Idealmente, tu sumario ejecutivo será de una o dos páginas como máximo, diseñado para ser una
lectura rápida que despierte el interés y haga que tus inversores se sientan ansiosos por escuchar más.
Los componentes críticos de un resumen ejecutivo ganador:
Visión general del negocio en una oración
En la parte superior de la página, justo debajo del nombre de tu empresa, incluye una descripción general de
una oración de tu negocio que resuma la esencia de lo que estás haciendo.
Esto puede ser un eslogan, pero a menudo es más efectivo si la oración describe lo que hace realmente tu
compañía.
Problema
Resume en una o dos oraciones el problema que estás resolviendo en el mercado. Cada empresa está
solucionando un problema para sus clientes y satisfaciendo una necesidad en el mercado.
Solución
Este es tu producto o servicio. ¿Cómo estás abordando el problema que has identificado en el mercado?
Mercado Objetivo
¿Quién es tu cliente ideal? ¿Cuántos de ellos hay? Aquí es importante ser específico.
Si eres una empresa de calzado, no te estás dirigiendo a “todos” solo porque todos tienen pies. Lo más
probable es que tengas como objetivo un segmento específico del mercado, como “hombres con estilo” o
“corredores”. Esto facilitará que puedas orientar tus esfuerzos de marketing y ventas y atraer a los tipos de
clientes que probablemente comprarán más de ti.
Competencia
¿Cómo está tu mercado objetivo resolviendo tu problema hoy? ¿Hay alternativas o sustitutos en el mercado?
Cada empresa tiene algún tipo de competencia y es fundamental proporcionar una visión general en tu
resumen ejecutivo.
Equipo
Proporciona una breve descripción general de tu equipo y una breve explicación de por qué tú y tu equipo son
las personas adecuadas para llevar tu idea al mercado.
Los inversores le dan una gran importancia al equipo, incluso más que a la idea, porque incluso una gran idea
necesita una gran ejecución para convertirse en realidad.
Sumario Financiero
Resalta los aspectos clave de tu plan financiero, idealmente con un cuadro que muestre tus ventas, gastos y
rentabilidad planificados.
Si tu modelo de negocio (es decir, “cómo ganas dinero”) necesita una explicación adicional, aquí es donde lo
harías.
Requisitos de Financiamiento
Si estás recaudando dinero para comenzar o hacer crecer tu negocio, debes incluir los detalles de lo que
necesitas en el sumario ejecutivo.
No te molestes en incluir los términos de una inversión potencial, ya que eso siempre se negociará más
adelante. En cambio, solo incluye una breve declaración que indique cuánto dinero necesitas recaudar para
que tu empresa despegue.
Hitos y Tracción
El último elemento clave de un resumen ejecutivo que los inversores querrán ver es el progreso que has
realizado hasta el momento y los hitos futuros que pretendes alcanzar. Si puedes demostrar que tus clientes
potenciales ya están interesados en, o quizás ya están comprando, tu producto o servicio, esto es excelente
para destacar.
Puedes omitir el resumen ejecutivo (o reducirlo en gran medida en su alcance) si estás escribiendo un plan de
negocios interno que sea puramente una guía estratégica para tu empresa. En ese caso, puedes prescindir de
los detalles sobre el equipo de gestión, los requisitos de financiación y la tracción, y en su lugar tratar el
resumen ejecutivo como una visión general de la dirección estratégica de la empresa, para garantizar que
todos los miembros del equipo estén en sintonía.
Oportunidad
La sección de oportunidad de tu plan de negocios es donde vive la verdadera carne de tu plan.
Aquí es donde describirás en detalle el problema que estás resolviendo, su solución, a quién le vas a vender y
cómo tu producto o servicio se ajusta al entorno competitivo existente. También usarás esta sección de tu plan
de negocios para demostrar qué diferencia a tu solución de otras, y cómo planeas expandir tus ofertas en el
futuro.
Los lectores de tu plan de negocios ya sabrán un poco sobre tu negocio porque leen tu resumen ejecutivo. Sin
embargo, este capítulo sigue siendo muy importante porque es donde expandes tu resumen inicial, brindando
más detalles y respondiendo preguntas adicionales que no cubrirás en el sumario ejecutivo.
El problema y la solución
Comienza este capítulo describiendo el problema que estás resolviendo para tus clientes. ¿Cuál es el punto
principal de dolor para ellos? ¿Cómo están resolviendo sus problemas hoy? Tal vez las soluciones existentes
para el problema de tu cliente sean muy costosas, o tal vez sean engorrosas. Para una empresa con una
ubicación física, quizás no existan soluciones existentes a una distancia de manejo razonable.
Definir el problema que estás resolviendo para tus clientes es, de lejos, el elemento más crítico de tu plan de
negocios y crucial para el éxito de tu negocio. Si no puedes identificar un problema que tienen tus clientes
potenciales, entonces es posible que no tengas un concepto comercial viable.
Para asegurarse de que estés resolviendo un problema real para tus clientes potenciales, un gran paso en el
proceso de planificación comercial es alejarse de tu computadora y salir y hablar con clientes potenciales.
Valida que tienen el problema que supones que tienen, y luego toma el siguiente paso y plantea tu posible
solución a su problema. ¿Tu solución es una buena opción para ellos?
Una vez que hayas descrito el problema de tu mercado objetivo, la próxima sección de tu plan de negocios
debe describir tu solución. Tu solución es el producto o servicio que planeas ofrecer a tus clientes. En esta
sección, debes describir tu solución en detalle. ¿Qué es y cómo se ofrece? ¿Cómo resuelve exactamente el
problema que tienen tus clientes?
Para algunos productos y servicios, es posible que desees describir los casos de uso. Estos casos de uso dan
ejemplos de cómo un cliente interactúa con su solución y cómo mejora la vida del cliente.
Mercado Objetivo
Ahora que has detallado tu problema y solución en tu plan de negocios, es hora de volver tu enfoque hacia tu
mercado objetivo: ¿a quién le estás vendiendo?
Dependiendo del tipo de negocio que estés comenzando y el tipo de plan que estés escribiendo, es posible
que no necesites entrar en demasiados detalles aquí. Pero, sin importar qué, necesitas saber quién es tu
cliente y tener una estimación aproximada de cuántos de ellos hay. Si no hay suficientes clientes para tu
producto o servicio, eso podría ser una señal de advertencia.
Si vas a hacer un análisis formal del mercado, aquí es donde tendrás que investigar un poco, primero para
identificar a tus segmentos de mercado y luego determinar qué tan grande es cada segmento. Un segmento
de mercado es un grupo de personas (u otras empresas) a las que potencialmente podrías venderles.
Sin embargo, no caigas en la trampa de definir el mercado como “todos”. El ejemplo clásico es una empresa
de calzado. Si bien sería tentador para una compañía de calzado decir que su mercado objetivo es el de todos
los que tienen pies, de manera realista necesitan apuntar a un segmento específico del mercado para tener
éxito. Tal vez tengan que apuntar a los atletas, a las personas de negocios que necesitan zapatos formales
para el trabajo, o quizás a los niños y sus familias.
TAM, SAM, y SOM
Un buen plan de negocios identificará los segmentos del mercado objetivo y luego proporcionará algunos
datos para indicar qué tan rápido está creciendo cada segmento. Al identificar los mercados objetivo, un
método clásico es utilizar el desglose de TAM, SAM y SOM para observar los tamaños de mercado desde un
enfoque descendente y un enfoque ascendente.
Aquí hay unas definiciones rápidas:
TAM: Tu Mercado Total Posible (a todos los que quieras llegar con tu producto)
SAM: Mercado Disponible (la porción de TAM que tendrás como objetivo)
SOM: Mercado Objetivo (el subconjunto de tu SAM al que alcanzarás de manera realista, particularmente en
los primeros años de tu negocio)
Una vez que hayas identificado los segmentos clave del mercado, debes analizar las tendencias de estos
mercados. ¿Están creciendo o encogiéndose? Habla sobre las necesidades cambiantes del mercado, los
gustos u otros cambios futuros en el mercado.
Cuando hayas definido los segmentos del mercado objetivo, es hora de definir a tu cliente ideal para cada
segmento.
Tu cliente ideal es una representación ficticia de tu mercado y suele denominarse “comprador-persona” o
“usuario-persona”. La imagen de tu comprador debe definirse con un nombre, sexo, nivel de ingresos, “me
gusta”, “aversiones”, etc.
Si bien esto puede parecer un trabajo adicional además de la segmentación de mercado que ya has realizado,
tener una sólida personalidad de comprador será una herramienta extremadamente útil para ayudarte a definir
los tipos de actividades de marketing y ventas que desarrollarás para atraer a estos clientes ideales.
Clientes Clave
La sección final de tu capítulo de mercado objetivo debe discutir los clientes clave.
Esta sección solo es necesaria para las empresas que tienen muy pocos clientes. La compañía típica que
vende principalmente a los consumidores puede omitir esto y seguir adelante.
Si estás vendiendo a otras empresas, puedes tener algunos clientes clave que sean fundamentales para el
éxito de tu negocio, o un puñado de clientes importantes que son líderes en tendencias en tu espacio. De ser
así, utiliza esta parte final del capítulo de tu mercado objetivo para proporcionar detalles sobre esos clientes y
sobre la importancia del éxito de tu negocio.
Competencia
Inmediatamente después de la descripción del mercado objetivo, debes describir tu competencia. ¿Quién más
está proporcionando soluciones para tratar de resolver los puntos problemáticos de tus clientes? ¿Cuáles son
tus ventajas competitivas sobre la competencia?
La mayoría de los planes comerciales usan una “matriz de competidores” para enumerar a los competidores y
luego muestran cómo se comparan con la solución de tu negocio. Puedes construir una matriz de competidor
simple al enumerar a tus competidores en el lado izquierdo de una cuadrícula y luego agregar columnas para
cada característica. Luego usa marcas de verificación para indicar si los competidores tienen una
característica en particular o no.
Lo más importante para ilustrar en esta sección de tu plan de negocios es cómo tu solución es diferente o
mejor que otras ofertas que un posible cliente podría considerar. Los inversores querrán saber qué ventajas
tienes sobre la competencia y cómo planeas diferenciarte.
Uno de los mayores errores que cometen los empresarios en sus planes de negocios es afirmar que no tienen
competencia.
El simple hecho es que todas las empresas tienen competencia. Los competidores no siempre pueden venir
en la forma de “competencia directa”, que es cuando tiene un competidor que ofrece una solución similar a tu
oferta. Muchas veces, puedes estar lidiando con la “competencia indirecta”, que es cuando los consumidores
resuelven tu problema con un tipo de solución completamente diferente.
Por ejemplo, cuando Henry Ford comercializaba sus automóviles por primera vez, había muy poca
competencia directa de otros fabricantes de automóviles. En cambio, Ford estaba compitiendo con otras
formas de transporte, incluidos caballos, bicicletas, trenes y caminar. En la superficie, ninguna de estas cosas
parece competencia real directa, pero así era como las personas debían resolver sus problemas de transporte
en ese momento.
Productos y servicios futuros
Todos los empresarios tienen una visión de dónde quieren llevar el negocio en el futuro si tienen éxito.
Si bien es tentador dedicar mucho tiempo a explorar oportunidades futuras para nuevos productos y servicios,
no debes explayarte demasiado sobre estas ideas en tu plan de negocios. Ciertamente es útil incluir un
párrafo o dos sobre posibles planes futuros, para mostrar a los inversores hacia dónde te diriges a largo plazo,
pero no deseas que tu plan esté dominado por planes a largo plazo que pueden o no llegar a buen término. .
El enfoque debe estar en llevar tus primeros productos y servicios al mercado.
Ejecución
Ahora que has descrito tu oportunidad, continuarás y describirás cómo realmente harás que tu negocio
funcione. Cubrirás tus planes de marketing y ventas, operaciones, cómo medirás el éxito y los hitos clave que
esperas alcanzar.
Marketing y ventas
La sección del plan de comercialización y ventas de tu plan de negocios detalla cómo planeas llegar a tus
segmentos de mercado objetivo, cómo planeas vender a esos mercados objetivo, cuál es tu plan de precios y
qué tipos de actividades y asociaciones necesitas para hacer de tu negocio un éxito.
Antes de siquiera pensar en escribir tu plan de mercadeo, debes tener a tu mercado objetivo bien definido y
tener a tu(s) persona(s) compradora(s) bien desarrolladas. Sin un verdadero entendimiento de a quién le estás
promocionando, un plan de mercadeo tendrá poco valor.
Posicionamiento
La primera parte de tu plan de mercadotecnia cubrirá cómo estás posicionando a tu empresa y a tu oferta de
productos o servicios. El posicionamiento es la forma en que tratarás de presentar tu empresa a tus clientes.
¿Eres la oferta de bajo precio o eres la marca de lujo premium en tu mercado? ¿Ofreces algo que tus
competidores no ofrecen?
Antes de comenzar a trabajar en tu declaración de posicionamiento, deberías tomarte un poco de tiempo para
evaluar el mercado actual y responder a las siguientes preguntas:
¿Qué características o beneficios ofreces que tus competidores no tienen?
¿Cuáles son las principales necesidades y deseos de tus clientes?
¿Cómo se posicionan tus competidores?
¿Cómo planeas diferenciarte de la competencia? En otras palabras, ¿por qué debería un cliente elegirte en
lugar de a otra persona?
¿Dónde ves a tu compañía en el panorama de otras soluciones?
Una vez que hayas respondido a estas preguntas, puedes trabajar en tu estrategia de posicionamiento y
definirlas en tu plan de negocios.
No te preocupe por hacer tu declaración de posicionamiento muy larga o profunda. Solo necesitas explicar
dónde se encuentra tu empresa dentro del panorama competitivo y cuál es tu propuesta de valor principal que
diferencia a tu empresa de las alternativas que un cliente podría considerar.
Puedes usar esta fórmula simple para desarrollar una declaración de posicionamiento:
Para [descripción del mercado objetivo] quién [mercado meta necesitado], [este producto] [cómo satisface la
necesidad]. A diferencia de [competencia clave], es [la característica distintiva más importante].
Fijación de precios
Una vez que sepas cuál es tu estrategia de posicionamiento general, puedes pasar al precio.
Tu estrategia de posicionamiento a menudo será un importante impulsor de la forma de fijar el precio de tus
ofertas. El precio envía un mensaje muy fuerte a los consumidores y puede ser una herramienta importante
para comunicar tu posicionamiento a los consumidores. Si estás ofreciendo un producto premium, un precio
superior lo comunicará rápidamente a los consumidores.
Decidir tu precio puede parecer más un arte que una ciencia, pero hay algunas reglas básicas que debes
seguir:
Cubriendo tus costos. Sin duda hay excepciones a esto, pero en su mayor parte, deberías estar cobrando a
tus clientes más de lo que te cuesta entregar tu producto o servicio.
Precios del centro de beneficio primario y secundario. Tu precio inicial puede no ser tu centro de ganancias
principal. Por ejemplo, puedes vender tu producto a tu costo, o incluso hacerlo por debajo, pero requieres un
contrato de mantenimiento o soporte mucho más rentable para la compra.
Igualando la tasa del mercado. Tus precios deben coincidir con la demanda y las expectativas de los
consumidores. Pon un precio demasiado alto y es posible que no tengas clientes. Pon un precio demasiado
bajo y la gente podrá infravalorar tu oferta.
3 enfoques a una estrategia de precios
Colocación de precios más altos. Puedes establecer tu precio en función de varios factores. Puedes ver tus
costos y luego marcar tu oferta desde allí. Esto generalmente se llama “fijación de precios con costo adicional”
y puede ser efectivo para los fabricantes cuando cubrir los costos iniciales es fundamental
Fijación de precios basada en el mercado. Otro método es observar el panorama actual de los competidores y
luego el precio en función de lo que el mercado espera. Puedes establecer precios en el mercado de alta o
baja gama para establecer tu posición.
Colocación de precios basada en valor. Otro método más es mirar un modelo de “fijación de precios de valor”
en el que determines el precio en función de la cantidad de valor que le proporcionas a tu cliente. Por ejemplo,
si comercializas césped para profesionales ocupados, puedes estar ahorrando a tus clientes 1 hora / semana.
Si esa hora de tu tiempo está valorada en $50/hora, tu servicio podría cobrar $ 30/hora.
Promoción
Con los precios y el posicionamiento atendidos, es hora de analizar tu estrategia de promoción. Un plan de
promoción detalla cómo planeas comunicarte con tus prospectos y clientes. Recuerda, es importante que
querrás medir cuánto cuestan tus promociones y cuántas ventas realizan. Los programas promocionales que
no son rentables son difíciles de mantener a largo plazo.
Aquí hay algunas áreas que puedes considerar como parte de tu plan promocional:
Empaque
Si estás vendiendo un producto, el empaque de ese producto es crítico. Si tienes imágenes de tu empaque,
incluirlas en tu plan de negocios siempre es una buena idea. Asegúrate de que la sección de embalaje de tu
plan responda las siguientes preguntas:
¿Tu paquete coincide con tu estrategia de posicionamiento?
¿Cómo comunica tu empaque tu propuesta de valor clave?
¿Cómo se compara tu envase con tu competencia?
Publicidad
Tu plan de negocios debe incluir una descripción general de los tipos de publicidad en los que planeas gastar
tu dinero. ¿Estarás anunciando en línea? ¿O tal vez en los medios tradicionales? Un componente clave de tu
plan publicitario es tu plan para medir el éxito de tu publicidad.
Relaciones Públicas
Hacer que los medios te cubran puede ser una excelente forma de llegar a tus clientes. Obtener una reseña
destacada de tu producto o servicio puede darte la exposición que necesitas para hacer crecer tu negocio. Si
las relaciones públicas son parte de tu estrategia de promoción, detalla tus planes aquí.
Marketing de contenido
Una estrategia popular para la promoción es participar en lo que se llama marketing de contenidos.
El marketing de contenido es de lo que se trata Bplans. Es cuando publicas información, consejos y tips útiles,
generalmente disponibles de forma gratuita, para que tu mercado objetivo pueda conocer a tu empresa a
través de la experiencia que brindas. El marketing de contenido se trata de enseñar y educar a tus clientes
potenciales sobre temas que les interesan, no solo sobre las características y los beneficios que ofreces.
Medios Sociales
En estos días, tener una presencia en las redes sociales es esencialmente un requisito para la gran mayoría
de las empresas.
No necesitas estar en todos los canales de redes sociales, pero sí debes estar en los que están tus clientes.
Cada vez más, los prospectos están usando las redes sociales para aprender sobre las empresas y descubrir
qué tan receptivas son.
Alianzas Estratégicas
Como parte de tu plan de mercadotecnia, puedes confiar en trabajar estrechamente con otra compañía en una
forma de asociación.
Esta asociación puede ayudar a proporcionar acceso a un segmento de mercado objetivo para tu empresa al
tiempo que le permite a tu socio ofrecer un nuevo producto o servicio a sus clientes.
Si ya tienes asociaciones establecidas, es importante detallar esas asociaciones en tu plan de negocios.
Operaciones
La sección de operaciones es cómo funciona tu negocio. Es la logística, la tecnología y otras tuercas y
tornillos. Dependiendo del tipo de negocio que estés comenzando, puedes o no necesitar las siguientes
secciones. Solo incluye lo que necesitas y elimina todo lo demás.
Abastecimiento y cumplimiento
Si tu empresa está comprando los productos que vende a otros proveedores, es importante incluir detalles de
dónde provienen tus productos, cómo se entregan a ti y, finalmente, cómo le entregas los productos al cliente.
Si obtienes productos de fabricantes en el extranjero, los inversionistas querrán conocer tu progreso al
trabajar con estos proveedores. Si tu empresa va a entregar productos a tus clientes, debes describir tus
planes para enviar tus productos.
Tecnología
Si eres una compañía de tecnología, es fundamental que tu plan de negocios describa tu tecnología y cuál es
tu “salsa secreta”.
No tienes que revelar secretos comerciales en tu plan de negocios, pero sí necesitas describir cómo tu
tecnología es diferente y mejor que otras soluciones que existen. En un nivel alto, querrás describir cómo
funciona tu tecnología. Sin embargo, aquí no es necesario entrar en detalles insoportables: si un inversor está
interesado en obtener más detalles, lo solicitará y puedes proporcionar esa información en un documento
separado.
Recuerda, tu objetivo es mantener tu plan de negocios lo más corto posible, de modo que demasiados
detalles aquí fácilmente podrían hacer que tu plan sea demasiado largo.
Distribución
Para las compañías de productos, un plan de distribución es una parte importante del plan de negocios
completo. En su mayor parte, las empresas de servicios pueden omitir esta pieza y seguir adelante.
La distribución es la forma en que harás llegar tu producto a las manos de tus clientes. Cada industria tiene
diferentes canales de distribución y la mejor manera de crear tu plan de distribución es entrevistar a otros en
tu industria para descubrir cuál es su modelo de distribución.
Aquí hay algunos modelos de distribución comunes que puedes considerar para tu negocio:
Directo
Vender directamente a los consumidores es, de lejos, la opción más simple y rentable.
Podrías considerar pasar los ahorros de la venta directa a tus clientes o simplemente podrías aumentar tus
márgenes de ganancia. Todavía necesitarás cubrir la logística de cómo llevarás tus productos a tus clientes
desde tu almacén, pero un modelo de distribución directa suele ser bastante simple.
Distribución al por menor
A la mayoría de los grandes minoristas no les gusta la molestia de lidiar con miles de proveedores
individuales.
En cambio, prefieren comprar a través de grandes empresas de distribución que agregan productos de
muchos proveedores y luego poner ese inventario a disposición de los minoristas para que lo compren. Por
supuesto, estos distribuidores toman un porcentaje de las ventas que pasan por sus almacenes.
Representantes de Fabricantes
Por lo general, son vendedores que trabajan para una agencia de “recaptura”. A menudo tienen relaciones
con minoristas y distribuidores y trabajan para vender sus productos en el canal apropiado. Por lo general,
trabajan por comisión y no es raro que un representante sea necesario para que una nueva empresa tenga
acceso a un distribuidor o minorista.
OEM
Esto significa “fabricante de equipo original”. Si su producto vende a otra empresa que luego incorpora tu
producto en su producto terminado, entonces está utilizando un canal OEM.
Un buen ejemplo de esto son los proveedores de autopartes. Si bien los grandes fabricantes de automóviles
construyen grandes componentes de sus automóviles, también compran partes comunes de proveedores
externos e incorporan esas partes en el vehículo terminado.
La mayoría de las empresas utilizan una combinación de canales de distribución como parte de sus planes,
por lo tanto, no sientas que debes limitarte a un único canal. Por ejemplo, es muy común vender tanto
directamente como a través de distribuidores: puedes comprar un iPhone directamente desde Apple o ir a una
tienda Target y obtener uno allí.
Hitos y métricas
Un plan es solo un documento en papel sin un plan de implementación, completo con un cronograma, roles
definidos y responsabilidades clave.
Si bien el capítulo de hitos y métricas de TU plan de negocios puede no ser extenso, es fundamental que te
tomes el tiempo para mirar hacia adelante y programar los próximos pasos críticos para tu negocio. Los
inversores querrán asegurarse de que comprendas lo que debe suceder para que tus planes se hagan
realidad y de que estés trabajando en un calendario realista.
Comienza con una revisión rápida de tus hitos. Los hitos son objetivos principales planificados. Por ejemplo, si
estás produciendo un dispositivo médico, tendrás hitos asociados con las pruebas clínicas y los procesos de
aprobación del gobierno. Si estás produciendo un producto de consumo, puedes tener hitos asociados con
prototipos, encontrar fabricantes y recibir un primer pedido.
Tracción
Si bien que los hitos ven al futuro, también querrás echar un vistazo atrás a los principales logros que ya has
tenido. A los inversionistas les gusta llamar a esto “tracción”. Lo que esto significa es que tu compañía ha
mostrado alguna evidencia de éxito temprano. La tracción podría ser algunas ventas iniciales, un programa
piloto exitoso o una asociación significativa. Compartir esta prueba de que tu empresa es más que una simple
idea, que tiene evidencia real de que va a ser un éxito, puede ser sumamente importante para obtener el
dinero que necesitas para hacer crecer tu negocio.
Métricas
Además de los hitos y la tracción, tu plan de negocios debe detallar las métricas clave que observarás a
medida que tu negocio despegue. Las métricas son los números que observas con regularidad para juzgar la
salud de tu negocio. Son los impulsores del crecimiento para tu modelo de negocio y tu plan financiero.
Por ejemplo, un restaurante puede prestar especial atención al número de turnos de mesa que tienen en una
noche promedio y la relación entre las ventas de bebidas y las ventas de alimentos. Una compañía de
software en línea podría analizar las tasas de abandono (el porcentaje de clientes que cancelan) y nuevos
registros. Todas las empresas tendrán indicadores clave que vigila para controlar el crecimiento y detectar
problemas con anticipación, y tu plan de negocios debe detallar las métricas clave que seguirás en tu negocio.

Suposiciones y riesgos clave


Finalmente, tu plan de negocios debe detallar las suposiciones clave que has realizado que son importantes
para el éxito de tu empresa.
Otra forma de pensar sobre supuestos clave es pensar en el riesgo. ¿Qué riesgos estás tomando con tu
negocio? Por ejemplo, si no tienes una demanda comprobada de un nuevo producto, estás asumiendo que la
gente querrá lo que estás creando. Si confías en la publicidad en línea como un importante canal de
promoción, estás haciendo suposiciones sobre los costos de esa publicidad y el porcentaje de espectadores
que realizarán una compra.
Saber cuáles son tus suposiciones a medida que inicias un negocio puede marcar la diferencia entre el éxito
comercial y el fracaso comercial. Cuando reconoces tus suposiciones, puedes comenzar a demostrar que tus
suposiciones son correctas. Cuanto más puedas minimizar tus suposiciones, es más probable que tu negocio
tenga éxito.
Equipo y Empresa
En este capítulo, revisarás la estructura de tu empresa y quiénes son los miembros clave del equipo. Estos
detalles son especialmente importantes para los inversores, ya que querrán saber quién está detrás de la
empresa y si pueden convertir una buena idea en un gran negocio.
Equipo
Dice el viejo adagio que los inversores no invierten en ideas, sino que invierten en personas. Algunos
inversores incluso llegan a decir que preferirían invertir en una idea mediocre con un gran equipo detrás de
ella que en una idea de gran éxito con un equipo mediocre.
Lo que esto realmente significa es que ejecutar un negocio exitoso todo se reduce a la ejecución. ¿Puedes
realmente lograr lo que has planeado? ¿Tienes el equipo adecuado para convertir una buena idea en un gran
negocio que haga que los clientes golpeen tus puertas?
El capítulo del equipo de gestión de tu plan de negocios es donde haces el mejor caso de que tienes el equipo
adecuado para ejecutar tu idea. El capítulo del equipo de gestión también muestra que has pensado en los
roles y las responsabilidades importantes que tu empresa necesita para crecer y tener éxito.
Un capítulo típico del equipo de gestión incluye breves biografías de cada miembro del equipo con su
experiencia relevante y educación destacada. Aquí es importante defender por qué el equipo es el equipo
adecuado para convertir una idea en realidad. ¿Tienen la experiencia y los antecedentes adecuados de la
industria? ¿Los miembros del equipo
tuvieron éxitos empresariales antes?
Un error común que cometen los empresarios novatos al describir el equipo de gestión es otorgar a todos los
integrantes del equipo un título de nivel C (CEO, CMO, COO, etc.). Si bien esto podría ser bueno para los
egos, a menudo no es realista. A medida que una empresa crece, puede requerir diferentes tipos de
experiencia y conocimiento. A menudo es mejor permitir el crecimiento futuro de los títulos en lugar de
comenzar a todos en la parte superior sin espacio para un crecimiento o cambio en el futuro.
Tu equipo de administración no necesariamente debe estar completo para tener un plan de negocios
completo. Si sabes que tienes lagunas en el equipo de gestión, está bien. De hecho, los inversores ven el
hecho de que sabes que te faltan ciertas personas clave como un signo de madurez y conocimiento sobre lo
que tu empresa necesita para tener éxito. Si tienes lagunas en tu equipo, simplemente identifícalas e indica
que estás buscando a las personas adecuadas para completar ciertos roles.
Finalmente, puedes elegir incluir un organigrama propuesto en tu plan de negocios. Esto no es crítico y
ciertamente puede vivir en el apéndice de tu plan de negocios. En algún momento, mientras exploras las
opciones de financiamiento, se te puede pedir un “organigrama”, por lo que es bueno tener uno. Además de
recaudar dinero, un organigrama también es una herramienta de planificación útil para ayudarte a pensar
sobre tu empresa y cómo crecerá con el tiempo. ¿Qué roles clave buscarás llenar en el futuro y cómo
estructurarás a tus equipos para sacar el máximo provecho de ellos? Un organigrama puede ayudarte a
pensar en estas preguntas.

Descripción general de la empresa


Es probable que la descripción general de la empresa sea la sección más breve de tu plan de negocios. Para
un plan para el que tienes la intención de compartir internamente con tus socios comerciales y miembros del
equipo, omite esta sección y continúa.
Para un plan que compartirás con personas ajenas a tu empresa, esta sección debe incluir:
Declaración de la misión
Propiedad intelectual
Una revisión de la estructura legal y propiedad de tu empresa
La ubicación de la empresa
Una breve historia de la compañía si se trata de una empresa existente
Declaración de misión
No caigas en la trampa de pasar un día o más en tu declaración de misión. Una hora o dos debería ser
suficiente tiempo.
Finalizarás con una declaración larga y genérica sobre cómo tu empresa atiende a sus clientes, empleados,
etc. La misión de tu empresa debe ser breve, una o dos frases como máximo, y debe abarcar, en un nivel muy
elevado, lo que estás tratando de hacer. Francamente, tu declaración de misión y tu propuesta de valor
general podrían ser lo mismo.
Aquí en Palo Alto Software, nuestra declaración de misión es esta: “Ayudamos a las personas a tener éxito en
los negocios”. Es simple y abarca todo lo que hacemos, desde los tipos de productos que creamos hasta el
tipo de marketing que hacemos.
Propiedad Intelectual
Esto se aplica principalmente a la tecnología y las empresas científicas, así que omite esto si no necesitas
discutir tus patentes y otra propiedad intelectual.
Pero, si tienes propiedad intelectual que es propiedad de tu empresa y ayudas a tu empresa a defenderse de
tus competidores, debes detallar esa información aquí. Si tienes patentes o estás en el proceso de solicitud de
patente, este es el lugar para resaltar esas patentes. Igualmente importante para discutir es la licencia de
tecnología: si estás licenciando la tecnología principal de otra persona, debes divulgarla en tu plan de
negocios y asegurarte de incluir detalles de la relación financiera.
Estructura legal y propiedad
La descripción general de tu empresa también debe incluir un resumen de la estructura comercial actual de tu
empresa. ¿Eres una LLC? ¿Una C-corp? ¿Un S-corp? ¿Un propietario único? ¿una asociación?
Asegúrate de definir una revisión de la propiedad del negocio. ¿Cada socio comercial posee una porción igual
del negocio? ¿Cómo se divide la propiedad? Los posibles prestamistas e inversores querrán conocer la
estructura del negocio antes de considerar un préstamo o inversión.
Historial de la Empresa
Si estás escribiendo un plan de negocios para una compañía existente, es apropiado incluir una breve historia
de la compañía y destacar los principales logros históricos. De nuevo, mantén esta sección corta, no más de
unos pocos párrafos como máximo.
Esta sección es especialmente útil para contextualizar el resto de tu plan, y también puede ser muy útil para
planes internos. La sección de historial de la empresa puede proporcionar a los nuevos empleados
antecedentes sobre la empresa para que tengan un mejor contexto para el trabajo que están haciendo y de
dónde viene la compañía a lo largo de los años.
Ubicación
Finalmente, la sección de descripción general de la compañía de tu plan de negocios debe describir tu
ubicación actual y las instalaciones que posee la empresa.
Para las empresas que atienden a los consumidores desde una tienda, esta información es fundamental.
Además, para las empresas que requieren grandes instalaciones para fabricación, almacenamiento, etc., esta
información es una parte importante de tu plan.
Plan Financiero
Por último, pero ciertamente no menos importante, es el capítulo de tu plan financiero. Esto es a menudo lo
que los empresarios consideran más desalentador, pero no tiene por qué ser tan intimidante como parece.
Las finanzas comerciales para la mayoría de las nuevas empresas son menos complicadas de lo que piensas,
y ciertamente no se requiere un título de negocios para construir un pronóstico financiero sólido. Dicho eso, si
necesitas ayuda adicional, existen muchas herramientas y recursos para ayudarte a construir un plan
financiero sólido.
Un plan financiero típico tendrá proyecciones mensuales para los primeros 12 meses y luego proyecciones
anuales para los tres a cinco años restantes. Las proyecciones a tres años suelen ser adecuadas, pero
algunos inversores solicitarán un pronóstico a cinco años.
Los siguientes son detalles de los estados financieros que debes incluir en tu plan de negocios, y una breve
descripción de lo que debe estar en cada sección.
Pronóstico de Ventas
Tu pronóstico de ventas es solo eso: sus proyecciones sobre cuánto venderás en los próximos años.
Un pronóstico de ventas generalmente se divide en varias filas, con una fila para cada producto o servicio
central que estás ofreciendo. No cometas el error de desglosar tu pronóstico de ventas en detalles
insoportables. Solo concéntrate en el alto nivel en este punto.
Por ejemplo, si eres un restaurante, puedes dividir tu pronóstico en estos grupos: almuerzo, cena y bebidas. Si
eres una compañía de productos, puedes desglosar tu pronóstico por segmentos del mercado objetivo o en
categorías principales de productos.
Tu pronóstico de ventas también incluirá una fila correspondiente para cada fila de ventas para cubrir el Costo
de los bienes vendidos, también conocido como COGS. Estas filas muestran los gastos relacionados con la
fabricación de tu producto o la entrega de tu servicio. Los COGS solo deben incluir los costos directamente
relacionados con la fabricación de tus productos, no los gastos comerciales regulares, como alquiler, seguros,
salarios, etc. Para los restaurantes, sería el costo de los ingredientes. Para una compañía de productos, sería
el costo de las materias primas. Para una empresa de consultoría, podría ser el costo de papel y otros
materiales de presentación.
Plan del personal
Tu plan de personal detalla cuánto planeas pagarle a tus empleados. Para una empresa pequeña, puedes
enumerar todas las posiciones en el plan de personal y cuánto se pagará cada mes por cada puesto. Para
una empresa más grande, el plan de personal generalmente se divide en grupos funcionales como
“marketing” y “ventas”.
El plan del personal, también incluirá lo que se suele llamar “carga del empleado”, que es el costo de un
empleado más allá del salario. Esto incluye impuestos sobre nómina, seguro y otros costos necesarios en los
que incurrirás cada mes por tener un empleado en tu nómina.
Declaración de ganancias y pérdidas
También conocido como el Estado de Resultados, el resultado (o ganancias y pérdidas) es donde se juntan
tus números y muestran si estás obteniendo ganancias o sufriendo una pérdida. El ganancias y pérdidas
extrae los datos de tu pronóstico de ventas y tu plan de personal, y también incluye una lista de todos tus
otros gastos continuos asociados con la gestión de tu negocio.
Las ganancias y pérdidas también contienen el importantísimo “resultado final” donde tus gastos se restan de
tus ganancias para mostrar si tu negocio está obteniendo ganancias cada mes o puedes incurrir en algunas
pérdidas mientras creces.
Un ganancias y pérdidas típico será una hoja de cálculo que incluye lo siguiente:
Ventas (o ingresos o ganancias). Este número vendrá de tu hoja de cálculo de previsión de ventas e incluye
todos los ingresos generados por la empresa.
Costo de los bienes vendidos (CDBV). Este número también proviene de tu pronóstico de ventas y es el costo
total de vender tu producto. Para las empresas de servicios, esto también se puede llamar Costo de ventas o
Costos directos.
Margen bruto. Resta tus CDBV de tus Ventas para obtener este número. La mayoría de los estados de
pérdidas y ganancias también muestran este número como un porcentaje de las ventas totales (Margen Bruto
/ Ventas = Porcentaje del Margen Bruto)
Gastos de Explotación. Haz una lista de todos tus gastos asociados con la administración de tu negocio,
excluyendo los costos que ya has detallado. También debes excluir impuestos, depreciación y amortización.
Sin embargo, incluye los sueldos, los gastos de investigación y desarrollo (I + D), los gastos de
comercialización y otros gastos aquí.
Gastos Totales De Operación. Esta es la suma de tus Gastos de funcionamiento.
Ingresos de Explotación. Esto también se conoce como EBITDA o Ganancias antes de Intereses, Impuestos,
Depreciación y Amortización. Este es un cálculo simple en el que solo restas tus Gastos Operativos Totales y
CDBV de tus Ventas.
Intereses, impuestos, depreciación y amortización. Si tieneS alguno de estos flujos de gastos, los enumerarás
debajo de tu ingreso operativo.
Gastos totales. Agrega tus Gastos de operación a intereses, impuestos, depreciación y amortización para
obtener tus gastos totales.
Beneficio neto. Esta es la línea de fondo más importante que muestra si obtuviste un beneficio, o una pérdida,
durante un mes o año determinado.
Estado de flujo de efectivo
El estado de flujo de efectivo a menudo se confunde con la declaración de pérdidas y ganancias, pero son
muy diferentes y tienen propósitos muy diferentes. Si bien el Ganancias y Pérdidas calcula tus ganancias y
pérdidas, el estado de flujos de efectivo realiza un seguimiento de la cantidad de dinero en efectivo (dinero en
el banco) que tienes en un momento determinado.
La clave para entender la diferencia entre las dos afirmaciones es comprender la diferencia entre el efectivo y
las ganancias. La forma más simple de pensar es cuando haces una venta. Si necesitas enviar una factura a
tu cliente y luego tu cliente tarda 30 o 60 días en pagar la factura, no tienes el efectivo de la venta de
inmediato. Sin embargo, habrás reservado la venta en tus ganancias y pérdidas y mostrado un beneficio de
esa venta en el día en que hiciste la venta.
Un estado de flujo de efectivo típico comienza con la cantidad de efectivo que tienes a mano, agrega nuevo
efectivo recibido a través de ventas en efectivo y facturas pagadas, y luego resta el efectivo que has pagado al
pagar facturas, pagar préstamos, pagar impuestos, etc. Esto te dejará con tu flujo de efectivo total (efectivo
menos retiro de efectivo) y tu efectivo final comenzando con efectivo + efectivo ingresado – retiro de efectivo =
efectivo final).
Tu extracto de flujo de caja te mostrará cuándo puedes tener poco efectivo y cuándo podría ser el mejor
momento para comprar un equipo nuevo. Sobre todo, tu extracto de flujo de efectivo te ayudará a calcular
cuánto dinero puedes necesitar para obtener o pedir prestado para hacer crecer a tu empresa. Como un
negocio en funcionamiento no puedes quedarte sin efectivo sin tener que cerrar tus puertas, usa tu estado de
flujo de efectivo para descubrir tus puntos de efectivo bajos y considerar opciones para ingresar dinero
adicional.
Balance General
El último estado financiero que la mayoría de las empresas necesitarán crear como parte de su plan de
negocios es el balance general. El balance general proporciona una visión general de la salud financiera de tu
negocio. Enumera los activos en tu empresa, los pasivos y tu patrimonio (del propietario). Si restas las
obligaciones de la empresa de los activos, puedes determinar el valor neto de la empresa.
Uso de los fondos
Si estás recaudando dinero de los inversores, debes incluir una breve sección de tu plan de negocios que
detalle exactamente cómo planeas usar el efectivo de tus inversores.
Esta sección no necesita entrar en detalles insoportables sobre cómo te gastarás cada último dólar, sino que
muestra las principales áreas donde se gastarán los fondos de los inversores. Estos pueden incluir marketing,
I + D, ventas o tal vez comprar inventario.

Estrategia de Salida
Lo último que podría necesitar incluir en el capítulo de tu plan financiero es una sección sobre tu estrategia de
salida.

Una estrategia de salida es tu plan para eventualmente vender tu negocio, ya sea a otra compañía o al público
en una OPI. Si tienes inversores, querrán saber tu opinión al respecto. Después de todo, tus inversores
querrán obtener un rendimiento de su inversión, y la única forma en que lo obtendrán es si la empresa se
vende a otra persona.

Nuevamente, no necesitas entrar en detalles insoportables aquí, pero debes identificar algunas compañías
que podrían estar interesadas en comprarte si tienes éxito.
приложение
Apéndice
Un apéndice de tu plan de negocios no es un capítulo obligatorio de ninguna manera, pero es un lugar útil
para incluir gráficos, tablas, definiciones, notas legales u otra información crítica que sea demasiado larga o
demasiado fuera de lugar. para incluir en otro lugar en tu plan de negocios. Si tienes una patente o una
patente pendiente, o ilustraciones de tu producto, aquí es donde te gustaría incluir los detalles.

Esperamos que nuestra instrucción lo haya ayudado a escribir un plan de negocios. Si su empresa aún no
tiene un logotipo, intente crearlo de forma gratuita ahora con Logaster.

También podría gustarte