Está en la página 1de 8

DETERMINATES ECONOMICOS Y SOCIALES DE LA CALIDAD DE VIDA

DE LOS HOGARES DE LA CIUDAD DE HUARAZ, 2019


I. MARCO TEÓRICO.

1.1.ANTECEDENTES

NIEVA ROJAS, R. (2009). En el Documento. “Determinantes socioeconómicos de

la tenencia de vivienda en Cali” de la Universidad de San Buenaventura, Cali,

Colombia.

El presente documento tiene como objetivo identificar los determinantes

socioeconómicos de la propiedad de la vivienda en Cali. Para ello, se postulan variables

microeconómicas como educación, edad, experiencia laboral, sexo, estado conyugal del

jefe de hogar; el mercado laboral y características explicativas del hogar. Los resultados

sugieren que la educación, la edad, la experiencia laboral, el número de hijos menores

de doce años y el tipo de trabajo del jefe del hogar determinan la probabilidad de

tenencia de vivienda en Cali. De esta manera se demostró la existencia de restricciones

de liquidez en el mercado hipotecario local que explican fenómenos como el persistente

déficit de vivienda de la ciudad.

Los problemas de tenencia de vivienda se concentran en hogares pobres. Por

consiguiente, las naciones en desarrollo viven un fenómeno social que constituye un

reto para la economía (y para los hacedores de política económica), pues pone en

evidencia su incapacidad para satisfacer la creciente demanda de unidades

habitacionales de los hogares.

La situación de tenencia de vivienda está íntimamente relacionada con las mismas

características socioeconómicas que determinan la pobreza. Es evidente que lo

acontecido en el mercado laboral afecta los procesos de acumulación, lo cual queda a la

vista cuando se estudian problemas de naturaleza estructural como el de la vivienda. Los


trabajadores tienen empleos cada vez de menor calidad; en consecuencia, los niveles de

exclusión social aumentan. Hay dos caminos a seguir: se puede cambiar la tendencia

hacia la informalidad en el mercado laboral doméstico generando empleos formales, o

tal vez la política de vivienda no se deba orientar únicamente al subsidio a la demanda

sino además al arrendamiento dadas las cada vez más limitadas posibilidades de las

familias. (Nieva Rojas, R., 2009, Pág. 36).

AMATE, I. [Y] GUARNIDO, A. (2010), en la investigación “Factores

determinantes del desarrollo económico y social”, Universidad de Almería,

Málaga.

La necesidad de señalar con claridad la contribución que cada determinante tiene en el

desarrollo económico y social en los distintos países, de manera que se pueda prestar

mayor importancia y atención a aquéllas que tienen un peso más significativo. De este

modo, el presente trabajo pretende contribuir al estudio del comportamiento y los

factores determinantes que influyen en el desarrollo humano, a partir del conocimiento

ya establecido por la teoría y su contrastación empírica introduciendo, junto a los

factores puramente económicos, aquellos parámetros que pueden ser determinantes para

la explicación en el desarrollo (o subdesarrollo) económico y social. Para ello se ha

aplicado un modelo de datos de panel para 171 países pertenecientes a la Organización

de las Naciones Unidas (ONU) durante un período de tiempo de 16 años (desde 1995

hasta 2010, ambos inclusive), y se han estimado conjuntamente variables económicas,

geográficas, históricas, religiosas, medioambientales, demográficas y sociales, e

institucionales, de forma que se pueda discernir la influencia de cada una de ellas.

Entre los resultados obtenidos cabe destacar, en primer lugar, que no se debe confundir

desarrollo económico con desarrollo humano, ya que una mayor renta per cápita no

garantiza un mayor bienestar social. A este respecto, la desigualdad en la distribución de


la renta también supone un obstáculo para el desarrollo, aunque el mayor problema al

que se enfrentan todos los países, no solamente los menos avanzados, es la pobreza. Por

ello, una de las prioridades en las políticas económicas de los países y en los objetivos

de las ayudas al desarrollo debe ser la reducción de la pobreza. (Amate Fortes &

Guarnido Rueda, 2010).

SALAS, C. [Y] GARZÓN, M. (2013), en la investigación “La noción de calidad

de vida y su medición”, Universidad CES, Medellín, Antioquia, Colombia.

El estudio de la calidad de vida “ideal” o deseos para cada individuo, cada vez se

adentra más en diferentes áreas y multidisciplinarias formas de ver y medir lo que en

esencia es subjetivo para cada persona, de acuerdo al área del conocimiento que haga el

abordaje y sin perder de vista que el concepto surgió en el marco del “desarrollismo”

donde lo que se buscaba era “bienestar”, es decir, que la fuerza de trabajo estuviera bien

física, mental y económicamente para satisfacer las necesidades de producción. Esta

mirada de la calidad de vida fue la que imperó inicialmente, pero en los últimos años

han surgido diferentes categorías de análisis, y es así como la medicina, la filosofía, la

economía, la sociología y la ecología, cada día avanzan más en lo que respecta a este

campo específico. La calidad de vida ha sido abordada para grupos vulnerares como

niños, adolescentes y ancianos, y el sector salud centra su atención en la rehabilitación

(prevención terciaria) de pacientes, o en estados terminales de la enfermedad, tal como

se plantea en el modelo dinámico de Leavel y Clark en su explicación del proceso salud

enfermedad. Su medición se ha realizado de manera subjetiva y objetiva, tratando de

ubicar en categorías de valores las percepciones y manifestaciones de las condiciones

que las personas tienen con respecto a la satisfacción de los aspectos que se le valoran

en un momento determinado.
la promoción de la salud como el proceso que consiste en proporcionar a los pueblos los

medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma.

Establece un conjunto de condiciones y requisitos para la salud, que se asemejan a lo

que podríamos concebir como CV: paz, educación, vivienda, alimentación, renta,

ecosistema estable, recursos sostenibles, justicia social y equidad. A esto se agrega

información, educación para la salud y mejora de las capacidades aplicables a la vida

cotidiana. (Salas Z. & Garzón D., 2013)

1.2.BASE TEÓRICA

TEORÍA DEL BIENESTAR Y EL ÓPTIMO DE PARETO COMO PROBLEMAS

MICROECONÓMICOS.

(Ronald Inglehat, 2000). A pesar de las dificultades que encierra su definición y

medición, es indispensable disponer de instrumentos capaces de medir los impactos que

las medidas de política social puedan tener sobre el bienestar social de las familias y

servir de guía para el seguimiento de tales políticas a través del tiempo y el espacio.

Para ello es importante conocer algunos conceptos de bienestar que son enunciados

desde la teoría económica, así como los diferentes enfoques que existen para su

medición. Las ciencias sociales tienen entre ellas un común denominador que es el

estudio del comportamiento humano. Para este objeto de estudio cada una de ellas ha

aportado lo que en su visión define como fundamental para los individuos y la sociedad

y ha construido un conjunto de herramientas teóricas y empíricas que pueden contribuir

al logro de este objetivo.

A. Pigou,(1920), es distinguido por sus aportaciones a la teoría del bienestar

económico, es considerado su fundador y para apoyar este sentido, publicó “Riqueza y

bienestar” en 1912, donde profundizó considerablemente en el tema, para así fortalecer


su teoría y después lo volvió a publicar bajo el título “La economía del bienestar” en

1920 y por el desarrollo del llamado efecto Pigou, donde estudia las consecuencias que

una variación del nivel de precios tiene sobre la demanda del consumo por medio del

cambio que se produce en la riqueza de la renta de los consumidores. Esto se debe a que

cuando las riquezas del consumidor aumentan, éstos tienden a consumir más, por lo

tanto la demanda aumenta y de la misma manera los precios se disparan. Su idea

principal era que desde el Estado se pudieran corregir las condiciones de vida de la

gente.

El bienestar social parte del bienestar económico, el cual tiene que ver con la forma en

que se reparten los recursos en una comunidad y la retribución o remuneración tanto al

trabajo realizado, como los riesgos que toda empresa económica involucra. Así, el

bienestar económico suple las necesidades patrimoniales de los individuos y debe

garantizar la perpetuidad del confort en el ámbito de la herencia del mismo y las

mejorías que implican los anhelos de estos. Se puede afirmar en principio que la teoría

del bienestar es el ámbito de estudio que señala las proposiciones orientadas a ordenar

en una escala de preferencias colectivas, situaciones económicas alternativas pertinentes

a la sociedad. Considerando el mapa de indiferencia de un individuo como la imagen de

preferencias de todas las combinaciones posibles de bienes y servicios y si se considera

el traslado a la curva de indiferencia más alta se puede establecer en consecuencia que

ha incrementado su bienestar. (Reyes Blanco , 2014 )

El ÓPTIMO DE PARETO SOBRE BIENESTAR

Wilfredo Pareto (1938), formuló una serie de principios, que han imperado en la

sociedad, llamado Óptimo de Pareto, quien según Millar y Meiners (1989), Pareto

señala “que cualquier cambio de situación afectaría a una economía sin perjudicar a

otra. Es decir, las situaciones son eficientes, si al haber un cambio de esa situación, se
beneficia a alguno, sin perjudicar a otro”. Esto es, una asignación de recursos tal, que

cuando se compara con cualquiera otra, las partes involucradas están por lo menos en

iguales condiciones de lo que estaban antes y por lo menos una de ellas está mejor de lo

que inicialmente estaba. El mismo autor manifiesta, que si aumenta la utilidad de un

individuo, sin que disminuya la utilidad de otro, aumenta el bienestar social de los

individuos (ceteris paribus).


Bibliografía
Amate Fortes, I., & Guarnido Rueda, A. (31 de Mayo de 2010). Factores determinantes del
desarrollo económico y social. Obtenido de
https://www.unicaja.es/resources/1319798719449.pdf

Nieva Rojas, J. (2009). Determinantes socioeconómicos de la tenencia de vivienda en Cali.


Recuperado el 8 de mayo de 2019, de
https://www.usbcali.edu.co/sites/default/files/viviendacali_jeffersonnieva.pdf

Reyes Blanco , O. (26 de abril de 2014 ). TEORÍA DEL BIENESTAR Y EL ÓPTIMO DE PARETO
COMO PROBLEMAS MICROECONÓMICOS . Recuperado el 8 de 5 de 2019, de
file:///C:/Users/User/Downloads/Dialnet-
TeoriaDelBienestarYElOptimoDeParetoComoProblemasMi-5109420.pdf

Salas Z. , C., & Garzón D., M. (Abril de 2013). La noción de calidad de vida y su medición.
Obtenido de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4549356.pdf