Está en la página 1de 4

DISCURSOS DE FUNDAMENTACIÓN EN

ECOÉTICA
ANÁLISIS DE CONJUNTO

Francesc Torralba

1. Introducción

Empezamos con unas precisiones de tipo terminológico.


La palabra ecoética deriva del griego y significa etimológi-
camente ética de la casa (oikos es casa), de la vivienda de
todos, vivientes y no vivientes. El término ecología signi-
fica, consiguientemente, ciencia de la casa, del medio am-
biente, o ciencia global de las relaciones del organismo
con el mundo que le rodea. Fue definida por primera vez
por Ernst Haeckel.1 La ecoética trata de aplicar principios
morales a la acción del hombre respecto a la naturaleza.
En esta disciplina, que forma parte de la denominada
filosofía práctica o ética, se estudian los principios y las
normas, los valores y los fines, las intenciones y las deci-
siones que permiten vertebrar una relación adecuada,
armónica y ordenada entre persona y naturaleza.2
En este sentido, la ecoética o ética medioambiental es
una ética de la naturaleza (que incluye paisajes, ríos, anima-
les, plantas, océanos, mares, desiertos...) y el hombre es
contemplado como sujeto natural que es corresponsable
del estado del todo medioambiental.3 La ética medioam-

1 Ernst Haeckel, Generelle Morphologie der Organismen, 1866.


2 Sobre ecoética, Víd. N. M. Sosa, Ética ecológica: necesidad, posibilidad,
justificación y debate, Ediciones Libertarias, Madrid, 1994.
3 Sobre esta temática, Vid. J. M. Gómez-Heras, Dignidad de la naturale-
za y ética medioambiental, en E. López Franco, Desafíos a la ética, tecno-
logía y sociedad, Narcea, Madrid, 1997; J. M. Gómez-Heras (Ed.), Éti-
20 FRANCESC TORRALBA

biental, en contraposición a las éticas modernas, que se


construyen sobre el supuesto de la autonomía del ser hu-
mano respecto a la naturaleza, el Estado y la religión
(Kant), se fundamenta en la idea de que el ser humano es
interdependiente, que está plenamente integrado en la
naturaleza y que no se le puede comprender, ni siquiera
pensar, al margen del todo natural.
Desde esta perspectiva, el ser humano no tan sólo es
un producto de la naturaleza, sino un factor que la deter-
mina y la transforma a partir de sus acciones. La presencia
humana en el mundo no es únicamente una consecuencia
de la naturaleza, sino una praxis que la determina y la
cambia. El ser humano, al actuar, altera la naturaleza, crea
un mundo diferente y también se construye a si mismo.
Desde esta perspectiva, el ser humano no es algo fijo y
estático en el conjunto de la naturaleza y de la historia,
sino una realidad dinámica y poliédrica que está en conti-
nua interacción con aquello que no es él.
La ecoética nace como una reflexión alrededor de la
relación entre el ser humano y el medio ambiente. Su gé-
nesis no es una casualidad histórica, sino que es conse-
cuencia de la toma de conciencia de la situación crítica del
planeta en la hora presente. Esta toma de conciencia co-
lectiva ha sido la causa eficiente de un discurso que, de
manera progresiva, está siendo, cada vez más, objeto de
atención y de interés por parte de la ciudadanía.
En los últimos treinta años, la crisis ecológica ha em-
peorado progresivamente. No hemos tenido éxito en las
estrategias para frenar la explosión demográfica (“el pla-
neta explota”, dice Giovanni Sartori), la deforestación y
desertización; la pérdida de la biodiversidad (pérdida irre-

ca del medio ambiente: problema, perspectivas, historia, Tecnos, Madrid,


1997; Chi è responsabile dell’attuale degrado ecologico?, en La Civilità Cat-
tolica 3350 (1990) 105-118; Medi ambient: reflexions a l’entorn de l’eco-
logia, en Perspectiva social 32 (1993); F. Fernández Buey, En paz
con la naturaleza: ética y ecología, en A. Durán, J. Riechmann (Coord.),
Genes en el laboratorio y en la fábrica, Trotta, Madrid, 1998, pp. 177-
196.
ECOÉTICA. ANÁLISIS DE CONJUNTO 21

versible de un número creciente de especies vegetales y


animales); el cambio climático que es consecuencia de las
emisiones de gases contaminantes, especialmente de di-
óxido de carbono, procedente de la combustión de hidro-
carburos (carbón, gas y petróleo), la lluvia ácida, que nos
devuelve las emanaciones de gases de azufre y nitrógeno,
procedentes de plantas industriales; el agujero en la capa
de ozono en los dos hemisferios, norte y sur, producido
principalmente por los clorofluorocarbonos (producto em-
pleado para la fabricación de neveras, climatizadores, es-
pumas industriales...) y la contaminación de las aguas.
Este conjunto de factores tan preocupantes nos exige
repensar la relación entre persona y naturaleza y funda-
mentar un discurso ecoético que sea consistente desde el
punto de vista racional y que sea plausible en la hora pre-
sente. En efecto, no es suficiente con que sea consistente
desde un punto de vista lógico, sino que, además, tiene
que ser plausible, es decir, tiene que poder llevarse a cabo.
Esto implica necesariamente un autoexamen de nuestro
estilo de vida con objeto de ver si este estilo de vida, de
producción y de consumo es compatible con una trans-
formación en la manera de entender relación entre hom-
bre y naturaleza.
El filósofo judío Hans Jonas expone la situación pre-
sente de esta manera:
Ninguna ética anterior tuvo que tener en cuenta las
condiciones globales de la vida humana ni el futu-
ro remoto, más aún, la existencia misma de la es-
pecie. El hecho que precisamente hoy estén en
juego estas cosas exige, en una palabra, una con-
cepción nueva de los derechos y de los deberes,
cuestión que en ninguna ética ni metafísica anterior
se encuentran sus principios, y menos aún una
doctrina acabada.4

4 H. Jonas, El principio de responsabilidad, Herder, Barcelona, 1995, p.


34.
NOTA DE L’EDITOR: Volem agrair la confiança que
dipositeu en la nostra empresa. El nostre propòsit
fonamental consisteix a treballar pel desenvolupament de
la filosofia i de la cultura. El nom de l'empresa, Pro hom,
respon a aquest principi i, així, des de l'àmbit editorial,
promourem la traducció, el comentari i l'edició d'aquelles
obres que considerem importants per al progrés del diàleg
social i de la comprensió en tant que fites superiors de la
nostra existència.

NOTE BY THE PUBLISHER: We want to thank your


trust in our enterprise. Our aim is to work for the
advancement of Philosophy and Culture. The company’s
name, Pro hom (“Pro-mankind”), fits with this goal. As
publishers we’ll promote the translation, the commentary
and the publication of works which are considered
important to improve social dialogue and understanding,
mankind’s main aims.

NOTA DEL EDITOR: Queremos agradecer la confianza


que depositáis en nuestra empresa. Nuestro propósito
fundamental consiste en trabajar por el desarrollo de la
filosofía y de la cultura. El nombre de la empresa, Pro
hom (“En favor del ser humano”), responde a este
principio y, así, desde el ámbito editorial, promoveremos
la traducción, el comentario y la edición de aquellas
obras que consideramos importantes para el progreso del
diálogo social y de la comprensión en tanto que objetos
superiores de nuestra existencia.