Está en la página 1de 4

VIRTUD

¿Qué es Virtud?

Como virtud se denomina la cualidad humana de quien se caracteriza por obrar bien y
correctamente. Como tal, es una cualidad moral considerada buena. Asimismo, puede
referirse a la eficacia de ciertas cosas para producir determinados efectos.
La palabra virtud, como tal, proviene del latín virtus, virtūtis, y se deriva del vocablo
latín vir, que significa ‘varón’, ‘hombre’, pues se refiere a la cualidad del valor, asociada a
lo masculino en el pensamiento antiguo.

En este sentido, la virtud puede designar la fuerza, el vigor o el valor que una persona
presenta ante determinadas situaciones: “A pesar de lo que le ha pasado, Magdalena ha
demostrado la virtud de seguir siempre adelante”. De allí que también pueda hablarse de
virtud para referirse a la entereza de carácter de alguien.

La virtud, como tal, se puede verificar en las personas con integridad moral, dispuestas a
conducirse de acuerdo a lo que es justo, a lo que, entendido en un sentido moral, es
correcto.
Por ello, la virtud también es reconocible en las acciones virtuosas y en la manera recta
de proceder. De allí que, en el lenguaje cotidiano, el término virtud también se emplee
para designar las cualidades de una persona que obra bien.
Tipos de virtudes

Virtudes intelectuales o virtudes del pensamiento

Estas virtudes son aquellas que se relacionan con el razonamiento o la inteligencia


humana. Con la capacidad de discernir, de evaluar una situación y enfrentarla. Las
virtudes intelectuales dejan de lado las emociones, los sentimientos, los deseos y los
instintos, y se centran en la razón, el pensamiento y la lógica. Se consiguen por medio de
la enseñanza y el aprendizaje.

La finalidad última o principal de las virtudes intelectuales es el acercamiento a la verdad;


una verdad que permita reflexionar para actuar de la forma más razonable posible. Estas
virtudes pueden llevar a la plenitud de la inteligencia y el razonamiento humano en
relación con un actuar moral (llegar a una verdad respecto al bien).

Algunos ejemplos de virtudes intelectuales son:

 La sabiduría. La virtud de conocer la verdad de las cosas, sus causas.


 La prudencia. La virtud de actuar de forma razonable, sin excesos, y evaluando
cada situación para actuar con sensatez y de forma correcta según la moral. Esta
virtud es también considerada moral porque abarca tanto el aspecto intelectual
como el del bien obrar.
 La técnica. La virtud de elaborar o fabricar cosas a partir del razonamiento y el
conocimiento de la verdad.
Virtudes morales

Se refiere a las acciones consecutivas o costumbres que una persona realiza para obrar
bajo un ideal del bien sin que de por medio exista une ley jurídica que lo obligue. Más
bien, una persona se rige bajo virtudes morales cuando sus costumbres y hábitos se
basan en el bien y responden a los ideales y valores propios de la persona; una virtud
moral es una forma de bien obrar por el simple hecho de hacer lo correcto y lograr una
plenitud individual y social. Las virtudes morales se consiguen con la práctica y la
repetición constantes.

Algunos ejemplos de virtudes morales son:

 La bondad. La virtud de obrar para hacer el bien a los demás, de ser apacible,
tranquilo y amable con las personas.
 La honestidad. La virtud de obrar con rectitud y veracidad. Ser justo y razonable
con los demás.
 El respeto. La virtud de ser considerado con los demás. Ser tolerante y buscar no
dañar la integridad de las demás personas.
 La solidaridad. La virtud de tener empatía hacia los demás y apoyarlos en las
diversas situaciones, dificultades y tareas que enfrenten.

Virtudes cardinales

Las virtudes cardinales son las virtudes morales consideradas como principales o
fundamentales. Son costumbres o formas de obrar que buscan hacer el bien; que una
persona actúe de forma correcta según valores bondadosos y justos que se alejen del
vicio o del mal. Una persona que se rige con virtudes cardinales logrará una plenitud
moral. Las virtudes cardinales son las siguientes:

 Templanza. Se relaciona con actuar con moderación cuando se satisfagan los


deseos o necesidades corporales; con controlar las pasiones y las emociones y no
dejarse llevar por ellas sino por la razón y así lograr un equilibrio.
 Prudencia. Se relaciona estrechamente con el respeto; con proceder de forma
cuidadosa y equilibrada. Es saber cuándo algo es bueno y cuando algo es malo y
actuar de forma correcta: seguir lo que es bueno y huir de lo malo.
 Fortaleza. Se relaciona con obrar con fuerza y valor; enfrentar las situaciones
siempre teniendo en cuenta el bien sin dejarse llevar por el temor.
 Justicia. Se refiere a la virtud de que cada uno obtenga lo que se merece o lo que
le corresponde.

Virtudes teologales

Se les llama así a tres virtudes religiosas que tienen como objetivo obrar bien conforme la
voluntad de Dios. El respeto a Dios es central en estas virtudes. Son virtudes que se
oponen al pecado y que buscan la rectitud física y espiritual. Se considera que estas
virtudes son dadas al hombre por voluntad divina. Las virtudes teologales son las
siguientes:

1. Fe. Es la virtud de reconocer y respetar la existencia de Dios.


2. Esperanza. Es la virtud de confiar y esperar la llegada de la vida eterna.
3. Caridad. Es la virtud de amar a Dios y al prójimo.

También podría gustarte