Está en la página 1de 232

AGENDA TÉCNICA AGRÍCOLA

MO R ELO S
AGENDA TÉCNICA AGRÍCOLA

MORELOS
Director io

Lic. José Eduardo Calzada Rovirosa


Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural,
Pesca y Alimentación, sagarpa

Mtro. Jorge Armando Narváez Narváez


Subsecretario de Agricultura, sagarpa

Lic. Ricardo Aguilar Castillo


Subsecretario de Alimentación y Competitividad, sagarpa

Mtro. Héctor Eduardo Velasco Monroy


Subsecretario de Desarrollo Rural, sagarpa

Mtro. Marcelo López Sánchez


Oficial Mayor de la sagarpa

Dr. Luis Fernando Flores Lui


Director General del Instituto Nacional de Investigaciones
Forestales, Agrícolas y Pecuarias, inifap

Lic. Patricia Ornelas Ruiz


Directora en Jefe del Servicio de Información
Agroalimentaria y Pesquera, siap

MVZ Enrique Sánchez Cruz


Director en Jefe del Servicio Nacional de Sanidad,
Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, senasica

Dr. Jorge Galo Medina Torres


Director General de Desarrollo de Capacidades
y Extensionismo, sagarpa
Agrad ecimien tos

La sagarpa extiende un reconocimiento especial a quienes con su vi-


sión, conocimiento, experiencia y trabajo hicieron posible la tarea de
generar una Agenda Técnica para cada entidad federativa de México:

Coordinación General de la Obra


Ing. Óscar Pimentel Alvarado
Ing. Salvador Delgadillo Aldrete

Producción Ejecutiva
MVZ Enrique Sánchez Cruz
Dr. Luis Fernando Flores Lui

Colaboradores
Dr. Pedro Brajcich Gallegos
Dr. Eladio Heriberto Cornejo Oviedo
Dr. Bram Govaerts
Dr. Jesús Moncada de la Fuente
Dr. Sergio Barrales Domínguez
Lic. Patricia Ornelas Ruiz
Dr. Raúl Obando Rodríguez
Dr. Jorge Galo Medina
Map. Roxana Aguirre Elizondo
Dr. Luis Reyes Muro
Ing. Ceferino Ortiz Trejo
Ing. Saúl Vargas Mir
Montserrat González Salamanca
Maribel Morales Villafuerte
Lic. Víctor Hugo Rodríguez Díaz
César Abel Mendoza Ruíz
Blanca Estela Sánchez Galván
Soc. Pedro Díaz de la Vega García
Lic. Francisco Guillermo Medina Montaño
Agenda Técnica Agrícola de Morelos

Segunda edición, 2015.


©Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación

Av. Municipio Libre 377. Col. Santa Cruz Atoyac,


Del. Benito Juárez, C.P. 03310, México, D.F.

ISBN obra completa: 978-607-7668-26-8


ISBN volumen: 978-607-7668-16-9

Impreso en México

Fotografías: SAGARPA, INIFAP, CIMMYT y UACH.


Cartografía: INEGI, SIAP.
Ín d ice

Directorio .................................................................................... 4
Agradecimientos........................................................................... 5

Presentación................................................................................. 9
Agendas Técnicas Agrícolas:
conocimiento para mover a México

Generalidades de Morelos........................................................... 11

Paquetes tecnológicos.................................................................. 15
Aguacate 17
Amaranto 43
Arroz 55
Caña de azúcar 75
Cebolla 93
Jitomate con hidroponia 107
Maíz de riego 141
Maíz de temporal (parte alta) 147
Maíz de temporal (parte baja) 153
Nopal verdura 159
Papaya maradol 169
Sorgo 189

Agricultura de conservación.......................................................195
Agricultura de conservación. Un sistema sustentable 197

7
Índice Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Ubicación..................................................................................217

Comentarios y aportaciones del lector....................................... 227

8
P resen tación

Age n d a s Técn ica s Agr ícolas:


co n o c imien to p a ra mover a M é xico

El extensionismo es uno de los pilares del campo justo, productivo y


sustentable que día a día nos esforzamos en construir desde el Go-
bierno de la República con la fuerza de millones de productores que
tienen la noble tarea de producir los alimentos que consumen sus
compatriotas.
Como lo instruye el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña
Nieto, no se trata de administrar sino de transformar. El conoci-
miento y las mejores prácticas deben estar al alcance de todos los
productores, atendiendo el contexto en que cada uno vive, las cir-
cunstancias a las cuales hace frente para obtener frutos de su labor y
para mejorar su calidad de vida.
Durante generaciones enteras, nuestros hombres y mujeres del
campo han resistido el clima, han mirado el cielo en espera de la
líquida respuesta a sus plegarias, han explorado desafiantes caminos
para hacer de su modo de vida un mejor modo de vivir. Todo ese
conocimiento está hoy al alcance de la mano en esta Agenda Técnica
Agrícola.
Al conocimiento empírico acumulado se suma la investigación, la
metodología y la tecnología que la sagarpa ha promovido por medio
de instituciones como el inifap, la Universidad Autónoma Agraria
Antonio Narro, la Universidad Autónoma de Chapingo, el Centro

9
Internacional de Mejoramiento del Maíz y Trigo (cimmyt) y el Co-
legio de Posgraduados. Esto es a lo que llamamos Sinergia para la
transformación del campo.
Nuestro campo también se nutre del conocimiento colectivo.
Se nutre de la importancia de conocer el significado del viento y el
olor de la tierra; de la importancia de conocer más para mejorar las
prácticas y hacer rendir el trabajo, de la importancia de comprender,
compartir y transformar…
El conocimiento sólo es útil si se usa en las tareas cotidianas. Esta
Agenda Técnica Agrícola busca primordialmente ser útil para los hé-
roes anónimos cuya responsabilidad toma dimensión tras un largo
camino recorrido, cuando cada persona transforma su esfuerzo en el
alimento y este en la energía con que México se mueve…
…estamos aquí para Mover a México.

Lic. José Eduardo Calzada Rovirosa


Secretario de Agricultura, Ganadería,
Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación
Ge n era lid ad es d e More los

Ubicación geográfica
Morelos se localiza entre 18°19’54’’ y 19°07’30’’ de latitud nor-
te; y 98°37’42’’ y 99°33’30’’ de longitud oeste del meridiano de
Greenwich.

Superficie
495,822 hectáreas.

Límites
Limita al norte con el Distrito Federal y el Estado de México. Al este
y sureste, con de Puebla y al sureste con Guerrero.

Orografía
El sistema orográfico está compuesto por varias cadenas montañosas,
entre las que se encuentran estrechos valles y amplias llanuras.
Las sierras más importantes son la del Ajusco, que coincide con
la zona de Tepoztlán, cuya altura varía entre 2,000 y 3,000 metros
sobre el nivel del mar; la sierra de Jumiltepec, situada al noreste; la
sierra de Yautepec que, desprendiéndose de la de Tepoztlán, se ex-
tiende hacia Tlaltizapán; y la sierra de Huautla, que forma una zona
medianamente accidentada en el sureste.
Entre las regiones constituidas por llanuras, pueden destacarse
las de Yautepec y Cuautla, localizadas respectivamente al sureste de
la sierra de Tepoztlán y suroeste de la sierra de Jumiltepec. El valle

11
Generalidades del estado Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de Cuernavaca se divide en dos regiones: la de Tequesquitengo, que


comprende las localidades de Puente de Ixtla, Tehuixtla y Xoxocotla;
y la de Zacatepec y Jojutla. Destacan en este valle las llanuras de
Michapa, en Puente de Ixtla y el Higuerón, en Jojutla.

Hidrografía
El sistema hidrológico pertenece en su totalidad a la cuenca del río
Balsas que desemboca en el océano Pacífico. Existen dos subcuencas,
la de los ríos Amacuzac y Nexpa. El territorio es drenado por los ríos
Cuautla, Yautepec, Tepalcingo y Amatzinac.

Clima y temperatura
El clima predominante es el cálido subhúmedo, debido a la confor-
mación topográfica del estado que desciende de los 3 mil hasta los
800 metros sobre el nivel del mar. Este clima rige sobretodo en las
zonas bajas de los ríos Amacuzac y Nexpa. En menor grado, se pre-
senta el clima de tipo semicálido subhúmedo, en una franja que va de
este a oeste, situada en la región norte, en la zona de transición entre
la sierra y los valles.
El clima templado subhúmedo se distribuye en la zona norte y
se localiza en las partes altas de los valles de Cuernavaca y Cuautla.
Los climas semifríos se reducen a pequeñas áreas en el extremo
norte (concentrándose en las partes más altas de la sierra), la cordi-
llera neovolcánica y la sierra Nevada o Transversal.

Indicadores socioeconómicos
Población:  1,777,227 habitantes, 1.6% del total del país.
Distribución de población:  84% urbana y 16% rural; a nivel nacio-
nal el dato es de 78 y 22%, respectivamente.
Escolaridad:  8.9 (casi el tercer año de secundaria); 8.6 es el pro-
medio nacional.
Hablantes de lengua indígena de 5 años y más:  2 de cada 100 perso-
nas. A nivel nacional son 6 de cada 100 personas.
Sector de actividad que más aporta al pib estatal:  Industrias manu-
factureras. Destaca la producción de los derivados del petróleo
y de carbón, industrias química, de plástico y de hule.

12
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Generalidades del estado

Aportación al pib Nacional:  1.1%.

División política
La entidad está formada por 33 municipios.

Centros de población más importantes


Cuernavaca, Cuautla, Jiutepec, Temixco y Yautepec de Zaragoza.

Datos históricos
El estado debe su nombre al héroe José María Morelos y Pavón, quien
luchó por la Independencia del país. Mientras Maximiliano perma-
neció como emperador en la capital del país, el presidente Benito
Juárez tuvo que trasladar los poderes de la República a diferentes
lugares. Juárez dividió el Estado de México en tres distritos milita-
res, el primero correspondía al actual Estado de México, el segundo
a Hidalgo y el tercero a Morelos. Cuando Maximiliano fue fusilado,
Benito Juárez regresó a la Ciudad de México, donde se instaló nueva-
mente el Gobierno. Terminada la intervención francesa, los pueblos
de la región solicitaron la formación de un nuevo estado. Después de
un año de largas discusiones, Juárez decidió crear Morelos.

Escudo
Su escudo representa los ideales y aspiraciones revolucionarias. En el
centro del escudo se encuentra un campo verde, sobre el cual crece
una planta de maíz dorado, que simboliza la fertilidad de la tierra.
Sobre ella aparece una estrella y un listón plateado con la leyenda
“Tierra y Libertad”.
Alrededor se puede leer el lema revolucionario: “la tierra volverá
a quienes la trabajan con sus manos”, frase del morelense Emiliano
Zapata.

Personajes ilustres
Genovevo De la O Jiménez (1876-1952): Nació en Santa María
Ahuacatitlán, Morelos. En 1910, se incorporó a la revolución ma-
derista, formó parte del ejército libertador del sur, firmante del
Plan de Ayala (plan revolucionario que planteaba la restitución

13
Generalidades del estado Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de tierras a los campesinos y la expropiación de tierra a los ha-


cendados). En 1914 fue gobernador de Morelos pero abandonó
el cargo al poco tiempo para continuar con su actividad militar.
Después del asesinato de Zapata, firmó un manifiesto en donde
reafirmaba su lealtad a éste. Se adhirió al Plan de Agua Prieta
el 23 de abril de 1920, documento de los obregonistas sono-
renses en donde se desconocía a Carranza como presidente de
la República. En 1924, obtuvo su baja del ejército y fundó el
frente zapatista, fue cofundador de la Federación de Partidos
del Pueblo Mexicano.
Emiliano Zapata (1879-1919): Nació en Anenecuilco, Morelos.
Lanzó el Plan de Ayala en donde pedía el reparto de latifun-
dios, liberación de los trabajadores de la esclavitud y protección
a los obreros. Se unió con Villa, ocupando la Ciudad de México.
Murió en una emboscada en la hacienda de Chinameca el 10
de abril de 1919.
Rubén Jaramillo (1900-1962):  A los 14 años se alistó con Zapata.
A la muerte de éste continuó luchando contra los caciques por
el reparto agrario. Fundó el primer ingenio de Zacatepec con la
ayuda de Cárdenas. Fue presidente del consejo de adminis-
tración. En 1945 fundó el Partido Agrario Obrero Morelense
y fue candidato a gobernador de la entidad. López Mateos lo
nombró defensor de los campesinos. Tras su insistencia por el
reparto de tierras, el 23 de mayo de 1962 junto con su esposa
y tres hijos, fue asesinado por militares encabezados por el ca-
pitán José Martínez y Heriberto Espinoza.

Fuente: inegi, siap.

14
PAQ U E TE S T ECNOLÓGICOS
Agu acate

Introducción
En Morelos el cultivo del aguacate se encuentra establecido aproxi-
madamente en 2,374 hectáreas, con un número de 1,580 produc-
tores. Los principales municipios productores de aguacate por su-
perficie y producción son Ocuituco, Tetela del Volcán, Yecapixtla,
Zacualpan, Totolapan, Tepoztlan y Cuernavaca.
Morelos cuenta con las condiciones climáticas aptas para el desa-
rrollo del cultivo del aguacate Persea americana Miller.
Las características fisiográficas de los terrenos donde se encuen-
tran establecidas las plantaciones, son laderas, llanos y montañas;
cuenta con varios subtipos climáticos que van desde el cálido húme-
do hasta el semifrío.
La región productora de aguacate dispone de dos tipos de suelos
que favorecen su desarrollo, Andosoles y Regosoles.

Preparación del terreno


Pendiente del terreno. En aquellas zonas donde la pendiente del te-
rreno no exceda de 5%, se sugiere el trazo regular y geométrico
de las huertas; en pendientes de 5 a 12%, el trazo de las líneas
de plantación se hará sobre surco en contorno; y en pendientes
superiores a 12% es indispensable la construcción de terrazas
generales que corran perpendiculares a la pendiente del terreno
o bien construir terrazas individuales.

17
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Preparación del terreno. Antes de establecer la plantación, es de-


seable preparar el terreno con una labor de subsoleo, un paso
de arado y los rastreos necesarios para dejar bien mullido el
terreno.

Establecimiento
Variedad. En Morelos el productor se ha inclinado por utilizar la
variedad Hass, esto con base en su productividad sostenida,
alternancia poco marcada, tolerancia al transporte y la con-
servación, así como la excelente calidad de su pulpa. El hábito
de crecimiento del árbol, considerado compacto, permite in-
crementar las densidades de población y facilita las labores de
cultivo. También existe en menor proporción la variedad Fuerte
y árboles nativos conocidos como Criollo.
En las condiciones climáticas de la región, difícilmente se
puede encontrar en la actualidad una variedad que supere al
cultivar “Hass”, por lo que se considera la elección adecuada.
Propagación. Se utiliza semilla madura de planta criolla porque es
más tolerante a las condiciones ambientales adversas que pu-
dieran presentarse en la región. La propagación se realiza de
tres maneras.
• Siembra directa al suelo: Práctica muy poco utilizada en la
actualidad debido a su poca eficiencia en arraigo de la planta,
así como su susceptibilidad a plagas y enfermedades.
• Siembra en bolsa para posteriormente realizar la plantación en
el terreno definitivo:  Una vez que se ha aclimatado la planta,
se realiza el injerto con vareta de la variedad Hass cuando
el tronco de la planta tiene un diámetro capaz de soportar el
injerto de enchapado lateral; otra opción es que presente un
diámetro mayor para soportar el enjerto de corona.
• Siembra en bolsa y colocación del injerto con vareta de la varie-
dad hass a los seis meses de edad del portainjerto:  Se permite
el desarrollo de los brotes vegetativos nuevos de Hass y entre
4 y 6 meses después se transfiere al terreno para la planta-
ción definitiva, cuando alcanza una altura promedio de 80
centímetros.

18
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

Plantación. Para suelos de las características que presenta la zona


productora del estado de Morelos se recomienda realizar cepas
que van de 60 × 60 × 60 centímetros a 80 × 80 × 80 centí-
metros. Se debe tomar en cuenta que en la zona baja o llane-
ra lo más recomendable es realizarla a 1 × 1 × 1 metros. No
se debe descuidar que al momento de realizar las cepas, el suelo
debe ser desinfectado y solarizado por al menos un mes, lo que
adicionalmente favorecerá la aireación del suelo. Es convenien-
te que antes de colocar la planta en su lugar para desarrollo
definitivo, se adicione materia orgánica o de preferencia com-
postas para tener un mejor desarrollo radicular de la planta y
en consecuencia un mejor potencial de desarrollo. Al momento
de colocar la planta dentro de la cepa, es de vital importancia
colocar un sostén “tutor” para evitar pérdidas por acción de
vientos fuertes.

Distancia entre plantas Número de árboles por hectárea


(m) Marco real Tresbolillo
10 × 10 100 115
7×7 204 237
8×8 156 179

La distancia recomendable para cualquier tipo de variedad, in-


cluyendo al criollo, es de 10 × 10 metros, previendo que aproxima-
damente a los 18 años habrá entrecruzamientos de las ramas, pero
ahora la nueva tecnología sugiere plantar a 7 × 7 u 8 × 8 metros, con
manejo continuo de podas para que no se crucen las ramas.

Fertilización
Fertilización inicial. Después del establecimiento de la planta se
debe tener cuidado en proporcionar una adecuada nutrición
para inducir un desarrollo adecuado de la misma. Para un se-
guimiento a bajo costo y con la finalidad de mantener a la planta
lo menos posible expuesta a productos químicos se recomienda

19
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

suministrar tratamientos a base de abonos orgánicos, sin de-


jar a un lado las aplicaciones foliares para evitar deficiencias
de elementos menores. En caso de no contar con fertilizantes
orgánicos, se sugieren las siguientes fuentes y cantidades de
productos formulados para su aplicación durante los primeros
cinco años.

Edad de la planta Fosfonitrato Fertilizantes Cloruro de Potasio


(años) Superfosfato
Triple
1 0.4 0.1 0.0
2 1 0.2 0.0
3 2 0.6 0.0
4 3 1.2 0.5
5 4.0 1.5 1.0

Fertilización de mantenimiento. A partir del comienzo de la pro-


ducción normal de aguacate, a una edad de seis a ocho años en
adelante, es conveniente seguir un programa de fertilización
para mantener los árboles en buenas condiciones y obtener pro-
ducciones costeables. Para una adecuada fertilización es nece-
sario realizar cada año un análisis de suelo, el cual indicará los
niveles de nutrientes y lo que deberá de aplicarse para una bue-
na nutrición de la planta de aguacate, con esto se asegura una
buena floración y si el clima lo permite, una buena producción.
También se sugiere que antes de aplicar cualquier nutrimento,
en forma complementaria se realice un análisis foliar cada año,
con la finalidad de ajustar el nivel recomendado.
En general, se sugiere aplicar indistintamente estiércol
composteado de aves, bovinos, porcinos o caprinos, dado que
su efecto sobre la producción es similar con cualquiera de ellos,
a razón de 35 kilogramos por árbol al año o 100 kilogramos por
árbol cada tres años.
En caso de que no se realice análisis de suelo, se puede fer-
tilizar de manera teórica de la siguiente manera: aplicar cada

20
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

año por árbol, 2 a 3 kilogramos de Nitrógeno (N), 2 kilogramos


de Fósforo (P2O5), y un kilogramo de Potasio (K2O). Además,
según el resultado del análisis y el pH reportado, se pueden
aplicar antes de las lluvias y antes de fertilizar 7 kilogramos
de carbonato de Calcio (CaCO3) y otros 7 kilogramos antes de
que finalicen las lluvias, agregando 0.5 kilogramos de sulfato
de Zinc (ZnSO4) y 350 gramos de bórax.
Época de aplicación de fertilizantes. Las épocas de mayor demanda
de nutrimentos por la planta son: floración, inicio de desarro-
llo vegetativo y desarrollo del fruto; En el estado de Morelos la
aplicación de mejoradores de suelo se realiza durante el mes
de mayo; la primera fertilización debe realizarse al inicio de
la temporada de lluvias; la segunda fertilización a finales de la
temporada de lluvias, aprovechando las últimas lluvias para su
incorporación en huertos de temporal; y la tercera de diciembre
a enero, en huertos que disponen de riego. Cuando se aplique
cualquier tipo de cal, debe de realizarse por lo menos 30 días
antes o después del suministro de Fósforo.
La aspersión foliar se realiza antes y durante la floración, así
como en el desarrollo vegetativo y crecimiento del fruto para
complementar la nutrición de la planta y así tener un buen ren-
dimiento:

Floración Fósforo
Desarrollo vegetativo Boro
Desarrollo del fruto Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Boro

Lugar de aplicación de fertilizantes. Los nutrimentos deben sumi-


nistrarse donde se localiza la mayor cantidad de raíces delga-
das, con un diámetro menor de 8 milímetros, las cuales se lo-
calizan dentro de la zona de goteo.
Forma de aplicación de fertilizantes. La mejor forma de aplicar el
fertilizante es al voleo en franja, es decir aplicar en toda la zona
de goteo del árbol para cubrir toda el área de las raíces, con
el propósito de reducir la fijación del Fósforo. En la primera

21
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

aplicación (mayo-junio), se sugiere suministrar primeramente


el estiércol, enseguida el fertilizante químico y luego cubrir-
los con tierra. Para la segunda y posible tercera aplicación de
Nitrógeno y, en algunos casos, de Potasio, se deben aplicar en
banda, en la misma área de la primera aplicación.

Control de plagas
El cultivo del aguacate es atacado por gran cantidad de ácaros e in-
sectos que causan daños de consideración si no se les controla opor-
tunamente. Los daños se manifiestan en la planta, en pérdidas de la
producción y baja calidad de los frutos.
Con el propósito de identificación y control, en seguida se men-
cionan las plagas de mayor importancia económica:
Trips (Frankliniella spp., Scirtothrips aceri, Liothrips perseae)
• Descripción y daños:  Son insectos pequeños de 1.5 a 2 milí-
metros de longitud, de color verde pálido o amarillento hasta
negruzco; el insecto succiona la savia de brotes tiernos e in-
florescencias, ocasionando malformaciones; inhibe la fecun-
dación de flores al dañar los órganos sexuales, originando su
caída, los frutos recién formados se ven seriamente afectados
por la aparición de alteraciones irregulares en la cáscara. Se
localiza todo el año, pero los picos máximos de la población
coinciden con la brotación vegetativa, floración y amarre del
fruto, lo que ocurre desde principios de enero hasta el inicio
de las lluvias, siendo en este tiempo cuando se producen los
daños importantes a la planta y al fruto. Cuando no hay con-
diciones para el desarrollo del insecto en el árbol, se hospeda
en maleza de floración abundante, como el árnica, cinco lla-
gas, andán, bidens, gigantón, etcétera.
• Control químico:  Se sugiere efectuar de 3 a 4 aplicaciones de
insecticidas; la primera cuando se tenga un 10% de floración,
otra en floración plena, una más casi al concluir ésta y la últi-
ma, cuando los frutos tengan un tamaño de cabeza de cerillo
a canica con cualquiera de los productos en las dosis que se
indican en seguida.

22
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

Paratión metílico 1 a 1.5 l/1,000 litros de agua


Malatión 1 a 1.5 l/1,000 litros de agua
Permetrina 0.350 l/1,000 litros de agua
Aceite parafínico de petróleo 1 a 2 l/1,000 litros de agua
Es importante realizar las aspersiones con brisa suave y cubrimiento total del árbol.

• Control cultural:  Es necesario mantener las huertas libres de


maleza, evitando la presencia de hospederos de la plaga, por
lo que es recomendable efectuar los chaponeos o desvares que
se requieran, esto hacerlo antes de realizar la aspersión.
Araña roja (Oligonychus punicae)
• Descripción y daños:  Es un ácaro de color café rojizo, apenas
perceptible a simple vista. Se localiza en colonias que suc-
cionan la savia, principalmente a lo largo de las nervaduras
por el haz de las hojas ya sazonas, donde tejen una sutil tela
para evitar su caída. El daño comienza con puntos rojizos que
se distribuyen e incrementan por toda la hoja, hasta llegar a
ocasionar un bronceado total. Cuando se descuidan las huer-
tas, la plaga puede atacar retoños, flores, el envés de las hojas
y frutos en formación. Se desarrolla durante todo el año, pero
con mayor incidencia en la temporada de secas.
• Control químico:  La plaga se controla con 3 ó 4 aplicaciones.

Azufre líquido 3 l/1,000 litros de agua


Citrolina emulsificada 5 l/1,000 litros de agua

Araña blanca, cristalina o telarañera (Oligonychus homonychus


perseae)
• Descripción y daños:  El ácaro adulto es de color blanco o cris-
talino verdoso. Se hospeda en el haz de las hojas de cualquier
edad, principalmente a lo largo de las nervaduras laterales, de
donde se alimenta succionando la savia. Se protege con una
seda y forma numerosas colonias que dan origen a puntos de
tejido muerto obstruyendo así la fotosíntesis. Los daños se

23
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

caracterizan porque las hojas presentan puntos de color verde


claro, que se tornan amarillo rojizo y por último café oscuro.
Los árboles de un huerto altamente infestado pueden presen-
tar defoliación, debilitamiento general y, en consecuencia,
tienden a ser raquíticos, con frutos poco desarrollados y es-
casos; se presenta todo el año pero con mayor severidad en
primavera y otoño.
• Control químico:  Se controla con 2 ó 3 aplicaciones.

Azufre líquido 3 l/1,000 litros de agua


Citrolina emulsificada 5 l/1,000 litros de agua

Barrenador de ramas (Copturus aguacatae)


• Descripción y daños:  El adulto es un picudo negro-rojizo en-
tre 4 y 5 milímetros de longitud; la hembra hace orificios en
ramas terminales y expuestas a los rayos del sol, colocando
un huevecillo por orificio. Al nacer, la larva se alimenta de la
madera hasta llegar a la médula, de ahí parten las galerías en
un desplazamiento paralelo a los tejidos y continúan barre-
nando hasta el momento en que inicia la pupación. General-
mente, en el punto de inicio de la galería se observan puntos
blancos de consistencia polvosa, facilitando con esto la loca-
lización del daño. En ramas gruesas y troncos, las larvas no
penetran más de dos centímetros de profundidad en un área
de daño que no es mayor de 4 centímetros cuadrados. Gran
cantidad de ramas que sostienen frutos en maduración, se
rompen por el peso, impidiendo su completo desarrollo. Para
las zonas más cálidas pueden llegar a presentarse dos gene-
raciones de adultos al año, la primera aparece a principios de
junio y perdura hasta los primeros quince días de septiem-
bre, la segunda inicia a fines de diciembre y se prolonga hasta
principios de marzo.
• Control químico: Realizar aspersiones al follaje en cuanto
se detecte la presencia de adultos, repitiéndolas cada tres se-
manas.

24
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

Malatión 1 a 1.5 l/1,000 litros de agua


Paratión metílico 1 a 1.5 l/1,000 litros de agua
Permetrina 0.2 a 0.3 l/1,000 litros de agua

• Control cultural. Destruir y quemar las ramas con indicios de


daño para romper el ciclo biológico del insecto.
Barrenador pequeño del hueso del aguacate (Conotrachelus aguaca-
tae, C. perseae)
• Descripción y daños:  El adulto es un picudo de color café obs-
curo de 5 milímetros que deposita sus huevecillos preferen-
temente en la mitad inferior del árbol y en la parte basal de
frutos pequeños y medianos. Al nacer la larva se introduce
en el fruto hasta llegar al hueso, del que se alimenta destru-
yéndolo por completo y provocando la caída de los frutos, que
posteriormente abandona para pupar en el suelo, de donde
emerge el adulto en forma de picudo, que se alimenta del fo-
llaje del árbol. En general se ha definido la presencia de dos
generaciones completas al año, pudiendo llegar a tres cuando
las condiciones le son muy desfavorables.
• Control químico:  Efectuar aspersiones foliares desde el inicio
de la floración para eliminar adultos, hasta completar 5 ó 6,
entre 15 y 22 días de intervalo entre cada una de ellas.

Malatión 1 a 1.5 l/1000 litros de agua


Paratión metílico 1 a 1.5 l/1000 litros de agua
Permetrina 0.2 a 0.3 l/1000 litros de agua

También deben hacerse 1 ó 2 aplicaciones al suelo duran-


te el año, para destruir larvas durante las épocas de caída de
frutos, así como pupas y adultos recién emergidos, utilizando
el producto siguiente:

Paratión metílico P2 20 a 30 kg/ha

25
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

• Control cultural:  Consiste en la recolección y destrucción de


los frutos caídos, antes de que las larvas abandonen el fruto
para romper el ciclo biológico. Esto debe hacerse periódica-
mente y con la mayor frecuencia posible, quemando los fru-
tos o enterrándolos en una fosa de un metro de profundidad,
cubriéndola con una capa de cal y apisonando fuertemente la
superficie.
Minador de la hoja gracillaria (Gracillaria perseae)
• Descripción y daños:  Las hembras ponen sus huevecillos en
el envés de las hojas nuevas, las larvas se localizan haciendo
galerías en las epidermis; al terminar su estado larvario dobla
la hoja y pupa ahí mismo; el adulto es una palomilla de color
gris plateado de entre 3 y 4 milímetros de longitud. La plaga
ataca el follaje a cualquier altura del árbol, pero inicialmente
el daño es más intenso en las ramas pegadas al suelo. Las
galerías que forma en las hojas, principalmente en los meses
de junio y julio, persisten hasta los primeros meses del año
siguiente, rara vez causa defoliación prematura. En frutos
puede hacer galerías superficiales que afectan su aspecto.
• Control químico: Se sugiere hacer aplicaciones al follaje
cuando las poblaciones son altas, repetir el tratamiento cada
12 ó 15 días hasta un máximo de tres aplicaciones que deben
suspenderse al menos 21 días antes de la cosecha.

Permetrina 0.3 a 0.35 l/1,000 litros de agua

Mosca blanca (Tetraleurodes spp.)


• Descripción y daños:  Los huevecillos del insecto son depo-
sitados por las hembras en forma aislada en el envés de las
hojas, las ninfas son de color amarillo claro y posteriormente
se tornan de color oscuro; el adulto es una mosquita de color
blanco cremoso de un milímetro de tamaño.
Se localiza durante todo el año, pero es más abundante en
los meses de junio a noviembre. Las ninfas y adultos se posan
en el envés de hojas tiernas y se alimentan succionando la sa-

26
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

via; producen un halo clorótico en el lugar donde se estable-


cen debido a la falta de clorofila. En ataques fuertes, las hojas
se debilitan y el árbol se desarrolla raquíticamente; los daños se
presentan preferentemente en las partes bajas, por ser donde
encuentran mejores condiciones de temperatura, humedad y
ventilación. Indirectamente, con la secreción de su mieleci-
lla, contribuyen a la aparición de fumagina en tallos, hojas y
frutos.
• Control químico:  Debe aplicarse al follaje a las primeras indi-
caciones de daño, la aspersión debe cubrir perfectamente el
envés de las hojas sobre todo en las ramas bajas. Repitiendo
las aplicaciones de insecticida cada 15 ó 20 días hasta com-
pletar cuatro tratamientos, el último por lo menos 21 días
antes de la cosecha.

Malatión 1 a 1.5 l/1,000 litros de agua


Permetrina 0.3 a 0.35 l/1,000 litros de agua
Aceite parafínico de petróleo 1 a 2 l/1,000 litros de agua

Control de enfermedades
Las enfermedades son un factor que incrementa los costos de pro-
ducción y limitan la exportación al demeritar la calidad de la fruta.
Antracnósis del aguacate (Colletotrichum gloeosporioides)
• Distribución e importancia:  Se presenta en forma habitual en
casi todas las huertas de la zona aguacatera de Morelos en
menor o mayor grado, aun en postcosecha. Es uno de los fac-
tores que limitan la disponibilidad de fruta para exportación.
• Síntomas:  La enfermedad se presenta atacando diferentes
partes de la planta; en las hojas se manifiesta como pequeñas
manchas de color café claro, pudiendo observarse más gran-
des cuando llegan a juntarse; en ramas tiernas se observan
abultamientos alrededor de la misma con la presencia de sa-
via de color blanco, a este síntoma se le conoce comúnmente
como sarampión, pudiendo llegar a secar las partes atacadas,
que generalmente son las puntas. Cuando ataca a las flores

27
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

aparece como un tizón, originando la caída de éstas o el abor-


to de los frutos. En estos últimos, inicialmente ocurre como
pequeñas protuberancias de color verde brillante que se pre-
sentan en cualquier etapa de desarrollo del fruto, aunque el
ataque es más severo cuando el fruto es muy pequeño, las
lesiones son circulares, tornándose posteriormente de color
café a negro claro y consistencia corchosa; se conoce como
viruela o clavo.
• Descripción del patógeno:  Puede distinguirse como un pol-
villo anaranjado-rojizo sobre los frutos de aguacate que se
encuentran tirados en proceso de descomposición; también
se distingue en las ramillas y hojarasca en el suelo e inclu-
so ramas secas adheridas al árbol. Para su aparición necesita
una humedad relativa de entre 85 y 90%, lluvia promedio de
1,500 milímetros anuales y temperaturas entre 18 y 25ºC;
el hongo puede ser dispersado por insectos, salpicaduras de
agua, vientos e incluso el hombre mismo. Las infecciones
más severas se presentan durante los meses de junio a agosto
y en menor grado en los meses de febrero y marzo y en las
lluvias llamadas cabañuelas.
• Control químico:  Se sugiere hacer tres aplicaciones: la prime-
ra durante la floración; la segunda, al término de ésta; y la
tercera, 40 días después de la segunda, utilizando cualquiera
de los fungicidas siguientes en las proporciones indicadas.

Caldo bordelés 1 kg de sulfato de Cobre más 1 kg de cal (hidróxido de


Calcio micronizado) más 100 litros de agua
Ferbam 250 g/100 litros de agua
Zineb 80 300 g/100 litros de agua
Hidríxido de Calcio 1 kg más 100 g de detergente biológico más
micronizado 100 litros de agua
Cuprasol PH 50% 205 g/100 litros de agua
Manzate 200 200 g/100 litros de agua
Tecto 60 60 g/100 litros de agua

28
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

• Control cultural:  Realizar podas de ramas secas e improduc-


tivas, así como aclareo de árboles en las huertas en las que las
ramas de los árboles se han entrecruzado, para no propiciar
las condiciones adecuadas de humedad que permitan el de-
sarrollo de la enfermedad; es recomendable que en aquellas
huertas donde en la periferia o dentro de ella existan hospe-
deros de la enfermedad, como chirimoyos o guayabos, éstos
se deben tratar igual que los árboles de aguacate.
Roña (Sphaceloma perseae)
• Síntomas:  El hongo ataca el fruto, las hojas y las ramas jó-
venes. Los frutos presentan lesiones desde que se encuen-
tran recién cuajados hasta completamente formados, además
presentan lesiones de color café, de aspecto corchoso, que al
unirse pueden cubrir parte o todo el fruto, dando un aspecto
de mamey. Los daños son exclusivos del pericarpio, y puede
causar agrietamientos en hojas y ramas.
• Condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad:  El
hongo requiere para su desarrollo una humedad relativa de
entre 90 y 100% y temperatura de entre 22 y 26ºC. Le favo-
recen las huertas con árboles juntos y sombreados. El periodo
cuando es más susceptible el fruto es desde el cuajado a un
tercio o a un medio de su tamaño normal. La fuente de dis-
persión de la enfermedad es la hojarasca que se encuentra en
los cajetes y las ramas secas. Los daños a los frutos por golpes,
viento y ataque de trips favorecen la entrada del hongo.
• Control químico:  Iniciar las aplicaciones desde antes de la flo-
ración y durante la maduración del fruto.

Manzate 200 PH 2 a 3 kg/1,000 litros de agua


Difolatan PH 2 kg/1,000 litros de agua
Hidróxido de Calcio micronizado 10 kg más 1 kg detergente biológico/1,000
litros de agua

• Control cultural:  Tener la huerta con suficiente aeración, man-


teniendo los árboles a buena distancia de plantación; incorpo-

29
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

rar al suelo las hojas y frutos enfermos caídos, juntar las ramas
secas y quemarlas y mantener las huertas libres de maleza.
Después de la cosecha, podar las ramas internas, sombreadas
e improductivas para facilitar la ventilación y la penetración de
los rayos solares; lo anterior permitirá que las aspersiones de
los fungicidas cubran debidamente todas las partes de la planta.
Anillamiento del pedúnculo (Alternaria sp., Colletotrichum sp., Fu-
sarium sp., Corynebacterium sp., Pseudomonas sp. y deficien-
cias de Zinc)
• Distribución e importancia:  Esta enfermedad ataca preferen-
temente los cultivares Fuerte y Hass, por lo que la enferme-
dad se encuentra distribuida en toda la zona aguacatera en
mayor o menor grado. Los árboles experimentan una caída
considerable de fruta antes de que ésta llegue a su madurez
comercial, con lo que se reduce mucho su producción.
• Síntomas:  La enfermedad se manifiesta a través de una in-
cisión o anillo en el pedúnculo de los frutos, los que al ser
atacados toman una forma redonda y un color púrpura;
posteriormente se desprenden, o pueden quedar adheridos.
Cuando esto último ocurre, el fruto experimenta un proceso
de deshidratación muy rápido adquiriendo un aspecto mo-
mificado. Al hacer un corte longitudinal, se observa que el
pedúnculo no presenta lesión alguna, encontrándose el daño
sólo en el hueso, donde se produce una infección que se ex-
tiende 2 ó 3 milímetros sobre la pulpa.
La enfermedad se manifiesta desde la floración y hasta
poco antes de la madurez del fruto; sin embargo, se acentúa
más en floración y cuando el fruto mide entre 1 y 6 milíme-
tros de diámetro, siendo menos severa en la medida que se
desarrollan más los frutos. Las condiciones que favorecen el
ataque de la enfermedad son: humedad relativa del 80% y
temperaturas cercanas a 22 ºC. También le beneficia la falta
de microelementos como el Zinc.
• Control químico:  Se sugiere aplicar la mezcla de Agrimycin
100 más sulfato tribásico de Cobre a dosis de 60 más 600
gramos en 100 litros de agua o bien, la mezcla de Tecto 60

30
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

más Estreptomicina en dosis de 60 más 60 gramos en 100


litros de agua. Algunas ocasiones la aplicación de elementos
menores como el Zinc y el Manganeso ayudan a evitar dicha
caída, en dosis de 1 kilogramo de sulfato de Zinc o de Man-
ganeso por árbol, aplicados en el cajete.
Pudrición del fruto de aguacate en postcosecha (Diplodia sp., Alter-
naria sp., Verticillium sp., Fusarium sp, Colletotrichum gloeos-
porioides, Sphaceloma perseae)
• Síntomas:  Algunos hongos penetran vía elementos vascula-
res en el pedúnculo y posteriormente afectan la pulpa y pro-
vocan una pudrición seca café oscura. La infección se inicia
en la cicatriz peduncular y la fruta es destruida cuando em-
pieza a ablandarse. La corteza del fruto presenta manchas de
color café obscuro.
• Condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad: 
Presencia de humedad relativa entre 80 y 100% y tempera-
turas entre 4 y 5 ºC.
• Control químico:  Lavar y desinfectar las paredes y pisos de
las bodegas y cámaras de refrigeración con una solución
de sulfato de Cobre (un kilo en 40 litros de agua) o asper-
jando Formaldehído diluido a razón de una parte por 240
partes de agua. Lavar bien la fruta y efectuar aplicaciones de
Tecto 60 PH a dosis de un gramo por litro de agua procuran-
do cubrir los extremos del fruto.
• Control cultural:  Cosechar la fruta con pedúnculo grande (10
milímetros) para evitar que los hongos logren llegar hasta la
pulpa; no ocasionar daños mecánicos al fruto durante la co-
secha, transporte, empaque y almacenamiento.
Tristeza del aguacate (Phytopthora cinnamomi)
• Distribución e importancia: Esta enfermedad es importante
en todas las plantaciones aguacateras del mundo. En Morelos
se encuentra en áreas muy localizadas de los municipios de
Tetela del Volcán, Ocuituco, Yecapixtla, Totolapan, Cuerna-
vaca y Tepoztlán.
• Síntomas:  La enfermedad puede atacar árboles en cualquier
edad; se distingue por un decaimiento general de la parte

31
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

aérea, por una clorosis progresiva en todo el follaje, por que


las hojas presentan un color amarillo y por que el árbol pro-
duce gran cantidad de frutos pequeños. Posteriormente, ocu-
rre una defoliación y el árbol termina por morir; en las raíces
aparecen una pudrición con el centro obscuro y consistencia
quebradiza.
• Condiciones de desarrollo:  Las condiciones del suelo que pre-
disponen a la planta al ataque del hongo son la compactación
y la poca aeración en suelos pesados y arcillosos. El riego por
aspersión aumenta aun más la incidencia que cuando es apli-
cado por goteo, debido al exceso de humedad.
• pH:  El hongo requiere un pH de 6.5 para desarrollarse rápi-
damente y con las labores normales de cultivo puede despla-
zarse en el suelo.
• Control cultural: Utilizar planta proveniente de semilla y
suelo desinfectados. Al establecer la plantación nivelar el te-
rreno a fin de evitar encharcamientos y aplicar riegos ligeros.
Donde se encuentran un árbol muerto, éste se saca incluyen-
do la raíz y se quema. Para desinfectar la cepa se utiliza una
parte de formol a 37% en 100 partes de agua, aplicando con
regadera 17 litros por metro cuadrado. Se cubre con plástico
la cepa por 48 horas, sellando los bordes del plástico con tie-
rra. Se puede plantar otro arbolito 10 días después de quitar
el plástico.
En árboles con un nivel de daño leve se sugiere:
• Descopar los árboles a una altura de 1.5 metros.
• Pintar el tronco y ramas con una mezcla de agua, cal y sal.
• Limpiar el cajete y emparejar el suelo alrededor del árbol
en un radio de 4 metros.
• Aplicar un riego pesado.
• Colocar plástico cristalino calibre 125 ó 150 en una super-
ficie de 6 por 6 metros, tomando como centro al árbol. El
plástico debe ser colocado pegado a la superficie del sue-
lo durante un periodo de 30 días, de mediados de marzo
a mediados de junio. Posteriormente se retira el plástico
(técnica de solarización).

32
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

En el área solarizada se aplican 150 kilogramos de es-


tiércol de bovino composteado, que contiene hongos Ac-
tinomycetos y bacterias benéficas, más 100 kilogramos de
alfalfa molida; incorporar a una profundidad de 5 a 10 cen-
tímetros.
En árboles enfermos con un nivel de infección severo a
muy severo se sugiere además de aplicar la tecnología descri-
ta, efectuar inyecciones de Phosetyl-A 80% PH, de la forma
siguiente:
• Alrededor del tronco y 50 centímetros sobre del nivel del
suelo, se hacen tres perforaciones de cinco milímetros de
diámetro y cuatro centímetros de profundidad en un án-
gulo de 15 grados sobre un plano horizontal.
• Se prepara una solución de 1 kilogramo de Phosetyl-A
80% pH sobre 10 litros de agua, agitándose por 15 mi-
nutos y dejándola reposar por 6 días. Para efectuar la in-
yección se utilizan jeringas para ganado bovino de orificio
de salida excéntrico. Se toman 15 mililitros de solución
y se mueve el émbolo hasta la marca de 50 mililitros. Se
coloca el ducto de salida en el orificio del tronco incrusta-
do completamente, se empuja el émbolo a la marca de 15
mililitros y se fija con un clavo que atraviese la jeringa de
lado a lado por la parte superior.
• Una vez consumida la solución, se retiran las jeringas y se
sellan los orificios con arbolsan.
La tecnología descrita es eficiente en 80% de los árboles
con un nivel de daño leve y además controla otras enferme-
dades del sistema radicular de los árboles; no contamina el
medio ambiente y se enriquece la microflora del suelo, lo an-
terior se traduce en un mejor tamaño de fruto.
Cáncer de tronco y ramas
• Distribución e importancia:  La enfermedad se distribuye en
toda la zona aguacatera, preferentemente en las áreas templa-
do-cálidas, siendo menos intensa en las frías. Es importante
por la rapidez con que se desarrolla y por el daño que causa
alrededor del tronco, ya que en menos de un año puede llegar

33
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

a matar al árbol sin importar la edad del mismo. Reduce su


vigor y el árbol produce frutos pequeños y de mala calidad.
• Síntomas:  El cáncer se manifiesta principalmente en troncos
y en ramas; el hongo penetra por heridas y aberturas natu-
rales, manifestándose como manchas acuosas de 1 centíme-
tro cuadrado de coloración oscura y crecimiento progresivo,
llegando a invadir y dañar al tronco en forma parcial o total.
En la parte central de las lesiones se observa el escurrimiento
de un líquido viscoso de color café claro acompañado de una
supuración blanquecina. Los síntomas foliares se detectan
cuando el daño en troncos tiene un avance mayor de 50% de
la circunferencia total del árbol, lo cual implica un debilita-
miento del árbol con la producción de hojas y frutos pequeños
que se marchitan y se mueren.
• Condiciones favorables para el desarrollo de la enfermedad:  La
alta humedad ambiental entre 80 y 100%, temperaturas su-
periores a 18 ºC, suelos mal drenados, huertas con poca ven-
tilación, sombreadas y maleza alta; además de un pH ácido
en el suelo, inferior a 5. La enfermedad se disemina a través
del aire, escorrentía del agua de lluvia, riegos y por medio de
los implementos de labranza.
• Control químico: Para combatir esta enfermedad se reco-
mienda hacer aspersiones de fungicidas cubriendo troncos
y ramas. También se sugiere desinfectar las cepas antes de
plantar, con productos químicos como el bromuro de metilo
en dosis de media libra (226 gramos) por cepa o formol co-
mercial a 38% en dosis de 2 litros por cada 100 litros de agua,
aplicando entre 20 y 30 litros de esta mezcla por cepa. Se
deben hacer tratamientos preventivos durante la temporada
de lluvias, aplicando con bomba de mochila desde la base del
tronco y hasta 2 metros de altura una solución de: 500 cen-
tímetros cúbicos de Saprol, 2 kilogramos de sulfato de Cobre
tribásico y 200 centímetros cúbicos de Inex-A, todo diluido
en 200 litros de agua.
• Control quirúrgico:  Consiste en raspar el área del tronco don-
de se presenta la lesión hasta eliminar el tejido afectado, he-

34
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

cho esto, se aplica pasta bordelesa o Benlate, este último en


dosis de 1 gramo por litro de agua.
• Control cultural:  Evitar que los troncos sufran daños mecá-
nicos a causa de la maquinaria o equipo de labranza. El agua
de riego por micro o macroaspersión crea condiciones para el
desarrollo de la enfermedad, por lo que debe hacerse un buen
manejo del riego, así como evitar encharcamientos, hacien-
do un drenaje superficial e interno del suelo. Hacer podas de
reducción y aclareo para permitir la entrada de luz y venti-
lación, mantener la maleza bajo control e incorporar al suelo
los residuos orgánicos.

Control de malezas
Control mecánico:  Puede ser de tipo manual, por desvare y me-
diante rotavator. El primero puede ser realizado con guadaña
(chapón), o la limpia con azadón, que también se utiliza para
incorporar el fertilizante y abonos orgánicos en la época de su
aplicación; el segundo es una práctica recomendable en tempo-
rada de lluvias y se puede realizar las veces que sea necesario
a intervalos entre 20 y 30 días dependiendo del tamaño de la
maleza; y el último logra incorporar al suelo la maleza verde
que sirve como mejorador de suelo y en algunos casos se utiliza
también para incorporar el fertilizante en el cajete.
Control químico:  Para el control químico de zacates (gramíneas),
se sugiere aplicar Gramoxil entre 1.5 y 3 litros por hectárea,
o fusilade a la misma dosis. Cuando la incidencia de maleza
predominante sea de hoja ancha, aplicar el herbicida doblete
entre 1.5 y 3 litros por hectárea. Para maleza persistente de
difícil control se aplica Glifosato entre 2 y 3 litros por 200 litros
de agua.

Podas de ramas
Se debe considerar que el exuberante desarrollo de los árboles, pau-
latinamente irá reduciendo los espacios o claros entre una planta y
otra, al cerrarse por completo los espacios libres serán notables los
descensos en la producción por falta de penetración de la luz solar.

35
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Esta situación hace indispensable conocer los diferentes tipos de


poda que se pueden realizar en el aguacate.
Podas de árboles recién plantados. Se realiza para estimular la bro-
tación vegetativa y compensar la posible pérdida de raíces, cor-
tando la mitad de la superficie de las hojas. También se pueden
quitar hileras de 4 hojas partiendo de abajo hacia arriba.
Poda de árboles jóvenes. A los tres años de edad se debe realizar
la poda de formación, la cual consiste en evitar el desarrollo
de troncos múltiples quitando chupones y ramas que emerjan
pegadas al injerto, deben dejarse de tres a cuatro ramas princi-
pales a fin de facilitar las operaciones y el máximo aprovecha-
miento de la radiación solar, así como la aeración adecuada.
Poda de árboles adultos. A partir de la producción no deben ha-
cerse podas fuertes, ya que se ocasiona gran desequilibrio de
nutrimentos que repercute en baja y raquítica floración y, por
consecuencia, en una disminución de la producción.
Se deben podar las ramas basales más cercanas al suelo
(hasta un metro de altura). Asimismo, debe eliminarse el brote
central apical y las terminales de las ramas laterales para facili-
tar el manejo fitosanitario; además de lo anterior, también debe
efectuarse poda de las ramas internas que no reciben suficiente
luz solar y se vuelven improductivas. Esta poda conviene reali-
zarla durante el mes de junio o después de la cosecha.
Poda de rejuvenecimiento de árboles. Se sugiere que los cortes de
rejuvenecimiento se hagan en huertas de 20 años en adelante,
cuando las copas de los árboles ya se han juntado, y la fructifi-
cación haya disminuido considerablemente, consiste, en elimi-
nar todas las ramas, de manera que sólo queden troncos de 1.0
a 1.5 metros de altura, sin cortar por debajo del injerto a fin de
evitar brotes de los patrones. Esta práctica se puede hacer en lí-
neas alternas o en la totalidad de la huerta; se sugiere la primera
opción, cortando primero una línea y cuando ésta empiece a
producir, se cortará la otra, a fin de no bajar la producción de la
huerta en su totalidad.
Manejo de los brotes de rejuvenecimiento. Los brotes nuevos en sus
primeros estados de crecimiento son muy susceptibles a plagas,

36
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

por lo que es necesario su revisión continua y control. La fertili-


zación al suelo será necesaria a partir de que haya hojas adultas.

Aclareos de forndas
El aclareo se realiza cuando el follaje de los árboles se junta, dificul-
tando el tránsito de la maquinaria y provocando falta de luz y airea-
ción, lo que trae consigo incrementos en las poblaciones de plagas y
enfermedades, reduciéndose la producción.
Si se cuenta con cultivos intercalados con aguacate, se debe consi-
derar la eliminación de plantas para evitar la competencia entre ellas
por espacio, nutrientes y agua.
Para las plantaciones en marco real, se sugiere la eliminación en
líneas diagonales, manteniendo el marco inicial con orientación nor-
te a sur en pendientes no mayores de 5%.
A la segunda eliminación, se puede ampliar el marco o bien se
puede hacer corte de rejuvenecimiento en líneas diagonales o alter-
nas para bajar el porte de los árboles y mejorar su estructura.
En el sistema tres bolillo lo más práctico es eliminar líneas al-
ternas al primer aclareo con orientación norte a sur y declive menor
de 5%; si se hace por segunda vez, será un árbol sí y otro no, sobre
las líneas que quedaron y si el suelo es poco profundo se procederá a
realizar un corte de rejuvenecimiento en hileras alternas, aunque en
ocasiones se puede eliminar totalmente el follaje de todos los árboles.
Cuando los aclareos se hacen en laderas, con pendientes fuertes
y no mecanizables, las líneas por aclareo serán transversales a las
pendientes sin considerar la orientación norte a sur.

Riego
El incremento de la productividad del cultivo del aguacate, mediante
el suministro del riego es definitivamente superior, en comparación
a la que se obtiene sin irrigación, tanto en producción de fruta como
en vigor y aspecto del árbol; sin embargo, un mal manejo del riego
perjudica al cultivo, al suelo y disminuye el beneficio económico del
productor.
De acuerdo con el tamaño del árbol, densidad del follaje y condi-
ciones del medio ambiente, los árboles absorben diferentes cantidades

37
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de agua. Un mismo árbol necesita más agua en los periodos secos y


calurosos que en los húmedos frescos, por lo que se debe regar de
acuerdo con las necesidades del árbol.
Calendario de riego. Para árboles en plena producción, se generó
un calendario de riego aplicable al cultivo del aguacate para su-
plementar la necesidad de agua por 560 milímetros al año que
requiere la planta, especialmente durante la época de estiaje. El
siguiente es un calendario de riego sugerido para las huertas de
aguacate en la región de los Altos de Morelos

Mes Repeticiones Lámina de riego


(mm)
Diciembre 1 70-100
Enero 1 70-100
Febrero 1 70-100
Marzo 1 70-100
Abril 2 70-100
Mayo 2 70-100
Junio 1 70-100

En caso de presentarse durante el invierno las precipitaciones lla-


madas cabañuelas, se pueden ahorrar de uno a dos riegos dependien-
do de la intensidad de las mismas.
Sistemas de riego. El auge en la instalación de sistemas de riego a
presión depende fundamentalmente de su facilidad de opera-
ción en los suelos de la región cuyas principales características
son topografía accidentada y fácil drenaje, además de la escasa
disponibilidad de agua. Con el uso de estos sistemas se logra el
máximo aprovechamiento del agua.
La implementación de sistemas de riego presurizados,
también conlleva diferencias en la eficiencia de absorción de
agua a nivel radicular; con goteo provee eficiencias de aplica-
ción de hasta 90%, con ahorros de agua de 50% con respecto
a la aspersión, además se evita el efecto perjudicial del mojado

38
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

de tronco y la intercepción por las ramas que sucede durante


el riego.
Si se cuenta con sistemas de riego por aspersión, con as-
persores de 0.30 a 0.40 litros por segundo, que es el tipo más
común en las huertas de la región, se sugiere utilizar patrones
de traslape de 18 × 18 metros, con tiempos de riego no mayo-
res de 2 horas, con intervalos de 20 a 25 días. Si se siguen estas
sugerencias, se obtendrán los volúmenes más bajos percolados
fuera del alcance de las raíces del árbol.
El agua disponible en la región no tiene problemas de sali-
nidad, por lo que se puede utilizar cualquiera de las fuentes de
agua existentes en la localidad: pozos profundos, norias, ríos y
manantiales.
Existen otras formas de definir el criterio de riego, algu-
nos productores han instalado tensiómetros en el suelo para
normar el patrón de riego, se sugiere instalar los tensiómetros
entre 30 y 60 centímetros de profundidad y efectuar el riego
cuando las lecturas se encuentren entre 20 y 5 centíbares res-
pectivamente.

Cosecha
Se debe cortar los frutos que hayan alcanzado su madurez fisiológica
y que estén en un estado conocido regionalmente como sazón o tres
cuartos. Los frutos no deben golpearse, sufrir rozaduras o cualquier
otro daño en la piel.
• Cortar con ganchos que tengan un objeto cortante, como tije-
ras o cuchillas afiladas integradas en el aro donde se inserta la
bolsa o red, que impide la caída del fruto al suelo.
• De la bolsa del gancho, la fruta pasa a una bolsa de lona que
cuelga del hombro del cortador. Al llenarse esa bolsa, el cor-
tador transfiere la fruta a cajas de plástico ubicadas en lugares
sombreados; nuevamente, debe vaciarse el contenido de las
bolsas con cuidado para no maltratar la fruta.
• Las cajas de plástico no deben llenarse más allá de un 80% de
su capacidad, para evitar que el al estibarlas se apachurre la
fruta que contienen.

39
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

• Los remolques o vehículos que transportan la fruta dentro de


la huerta hasta su lugar de acopio no deben sobrecargarse y la
carga no debe ir suelta.
• La fruta debe llevarse a la empacadora el mismo día que se
corta. El transporte debe ir cubierto para evitar los rayos di-
rectos del sol o que se moje la carga si llueve; pero, se debe
dejar la suficiente ventilación para evitar un calentamiento
de la fruta. Durante el transporte, la carga debe tener un mo-
vimiento mínimo, por lo que hay que asegurarla.
• Las maniobras de carga y descarga deben efectuarse con cui-
dado, evitando golpear las cajas y su movimiento excesivo.

Manejo postcosecha
El fruto de aguacate, que al llegar a su madurez fisiológica contiene
poco menos de 80% de agua en su composición, es un fruto clima-
térico con altas tasas de respiración y liberación de bióxido de car-
bono y etileno. Esto significa que después de cosechado tendrá una
degradación de los tejidos vivos a una tasa elevada, acompañada de
cambios internos acelerados e irreversibles. Estará sujeto a la des-
hidratación por las relativamente elevadas temperaturas del ambien-
te y los daños físicos que reciba en su manejo estimularán una mayor
y más rápida degradación del fruto. Conforme avanza el proceso de
degradación, el fruto es más susceptible a la infección y desarrollo
de las enfermedades. En ocasiones, los desórdenes fisiológicos del
fruto tienen su origen en los desbalances nutricionales de los árboles
de donde se cosecharon.
Por todo lo anterior, es recomendable que la fruta de aguacate sea
tratada lo más cuidadosamente posible, para ampliar su vida en post-
cosecha y preservar su calidad. Asimismo, debe proporcionarse a los
huertos una nutrición balanceada, a fin de que la fruta se coseche en
buenas condiciones.

Costos de producción
Los costos de producción para el mantenimiento anual de una hectá-
rea de aguacate bajo temporal en el estado de Morelos son de 30 mil
seiscientos pesos.

40
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Aguacate

Potencial productivo
De acuerdo a un estudio realizado por el inifap en Morelos, los mu-
nicipios con más alto potencial para su conversión a la producción
de aguacate son Ocuituco, Yecapixtla, Tetela del Volcán, Atlatlahu-
can, Totolapan, Tlayacapan, Tepoztlán, Tlalnepantla, Zacualpan de
Amilpas, Temoac, Jantetelco, Jonacatepec, Cuautla, Yautepec, Cuer-
navaca, Jiutepec, Ayala y Miacatlán. En estos municipios se ubican
un total de 76,878 hectáreas de alto potencial y en otros existen un
total de 124,353 hectáreas de potencial medio, lo que señala el am-
plio potencial de conversión del estado que actualmente cuenta con
apenas 2,580 hectáreas plantadas con aguacate.

Costos de producción
Concepto Unidad Cantidad Precio unitario Costo total
($/unidad) ($/ha)
Deshierbe jornal 2 150 300
Cajeteo jornal 2 150 300
Podas de aclareo jornal 2 150 300
Podas de formación jornal 1 150 150
Aplicación de
jornal 12 200 2,400
agroquímicos
Aplicación de fertilizantes jornal 6 200 1,200
Corte jornal 5 150 750
18 - 46 - 00 kg 750 10 7,500
Complejo 16 kg 750 8 6,000
Micro Mix kg 50 15 750
Agrimicin 100 kg 6 260 1,560
Zineb micro kg 6 45 270
Benomyl kg 6 120 720
Folpan kg 6 100 600
Permetrina l 4 150 600
Malathion l 8 100 800

41
Aguacate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Concepto Unidad Cantidad Precio unitario Costo total


($/unidad) ($/ha)
Captán kg 2 90 180
Ridomil Gold l 4 465 1,860
Omite l 4 1,200 4,800
Transporte 1 2,500 2,500
Comercialización 1 2,500 2,500
Imprevistos 1 1,000 1,000
Los costos se concentran en el uso de fertilizantes con un 38%, de agroquímicos con un 30%,
mano de obra con un 15% y otros con un 16%.

Alejandro Ayala Sánchez

42
Ama ra n to

Elección del terreno


Se requiere de un terreno de preferencia plano cuyo suelo sea de tex-
tura franca o franco arenosa, en el cual el ciclo anterior no se hayan
aplicado herbicidas con efecto residual como el Gesagard o equiva-
lentes que se usan para el control de malezas en el cultivo de sorgo,
ya que la semilla de amaranto por su tamaño pequeño es muy sensi-
ble a los herbicidas que controlan malezas de hoja ancha.

Preparación y adecuación del terreno


Para efectuar la siembra con máquina debe hacerse una adecuada
preparación del terreno dejando el suelo poroso y suelo para que la
máquina al sembrar deposite la semilla a la misma profundidad y
de esta forma se propicie su germinación. Si por lo contrario existen
terrones en el suelo éstos dificultarán que la siembra se realice a la
misma profundidad por lo se retrasará o afectará la germinación de
la semilla.
Barbecho:  Esta actividad debe realizarse a 25 centímetros de pro-
fundidad del suelo, utilizando arados de discos o rejas cuando
el suelo esté ligeramente húmedo, que permita el desmenuza-
miento de los terrones y al mismo tiempo disminuya el esfuer-
zo del tractor y del arado.
Rastreo:  Esta práctica se realiza después del barbecho y tiene la
finalidad de preparar una buena cama de siembra; para ello
se utiliza una rastra de discos procurando que estos penetren

43
Amaranto Agenda Técnica Agrícola MORELOS

como mínimo 12 centímetros de profundidad en el suelo. Si


después del rastreo quedan algunos terrones grandes, es nece-
sario dar otro rastreo hasta obtener una capa de tierra suelta.

Variedades
Las variedades recomendadas por su mejor respuesta bajo las condi-
ciones de clima y suelo del oriente, noreste y sur del estado de Mo-
relos, que ecológicamente se ubican en el trópico seco de la zona de-
nominada Depresión del Balsas, son Criollo de Amilcingo, Revancha
y Payasa.
Las principales características de los tres cultivares de referencia,
éstas se presentan a continuación

Características morfológicas y agronómicas de tres variedades de amaranto


Características Criollo de Revancha Payasa
amilcingo
Días a floración 52 58 63
Días a madurez 105 97 105
Altura de planta (cm) 216 120 211
Longitud de panoja (cm) 65 63 65
Ancho de panoja (cm) 35 35 28
Grosor del tallo (cm) 22 21 24
Rendimiento kg/ha-1 2,542 2,260 2,350
Forma de reventado 75% en forma 66% en forma 80% en forma
de trébol y 25% de 8 y 34% en de esfera y 20%
en forma de forma de esfera en forma de
ocho ocho
Porcentaje de aceite 10.6 8.5 8.2

Métodos de siembra
Se recomiendan tres métodos de siembra en forma directa. El más
común y tradicional es el que se efectúa a “chorrillo”; otro en forma
mateada, y, últimamente, estos dos métodos se están cambiando por
la siembra mecanizada con una sembradora tirada por un tractor.

44
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Amaranto

Manual a “chorrillo”:  La semilla se distribuye en sólo uno de los


dos los taludes de los surcos, en el cual previamente con una
vara, se hace una zanja de aproximadamente un centímetro de
profundidad y enseguida se deposita la semilla, e inmediata-
mente se cubre con una capa ligera de tierra de aproximada-
mente un centímetro de espesor.
Manual en forma mateada:  En este caso, en uno de los dos taludes
de los surcos, se depositan pequeños grupos de aproximada-
mente 10 semillas a la distancia de 10 centímetros entre uno y
otro. Enseguida en forma similar a la siembra a “chorrillo”, la
semilla se tapa con una capa de tierra de aproximadamente un
centímetro de espesor.
En forma mecanizada:  Una vez que se haya realizado la prepara-
ción del terreno como se indicó anteriormente, se puede efec-
tuar la siembra con la máquina sembradora la cual se engancha
a un tractor con sistema de tres puntos y potencia de 60 HP para
movilizarse con la segunda velocidad, que al ser operada, con
las rejas delanteras abre los surcos dejándolos a 80 centímetros
entre uno y otro, y al mismo tiempo mediante el movimiento
de la placa reciprocante que posee dos orificios, va depositando
y tapando la semilla a la profundidad de un centímetro aproxi-
madamente a las distancias de entre 5 y 10 centímetros; para
una mejor distribución de la semilla se tapa un orificio de la
placa por lo que se deja abierto sólo el otro, por lo que en este
caso la densidad de siembra baja a solamente 500 gramos de
semilla por hectárea. A esta máquina se le adaptan las tolvas
para el depósito para los fertilizantes, por lo que de esta forma,
la máquina surca, siembra en el lomo del surco, tapa y fertiliza
simultáneamente.

Época de siembra
Para que las tres variedades que se recomiendan reporten sus máxi-
mos niveles de rendimiento, es necesario realizar la siembra en las
fechas siguientes:
Criollo de Amilcingo y Payasa: Del 1º al 30 de junio.
Revancha: Del 15 de junio al 15 de julio.

45
Amaranto Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Por lo general en ambos casos, la siembra debe realizarse cuando la


temporada de lluvias ya se haya establecido, para que las plántulas
inicien y continúen su desarrollo fenológico sin problemas.

Densidad de siembra
La densidad de siembra y de la población de plantas de amaranto
juegan papeles muy importantes en el cultivo, ya que de la primera
depende la buena germinación de la semilla y crecimiento inicial de
las plántulas; mientras que de la segunda, depende el desarrollo de
las plantas y la uniformidad del cultivo. La densidad óptima de siem-
bra tanto a “chorrillo” como mateada es de 3 kilogramos de semilla
limpia y nueva por hectárea. En forma mecanizada la densidad de
siembra se minimiza a solamente de 700 a 500 gramos de semilla
por hectárea. Dejando una población de plantas por hectárea de 135
a 150 mil.

Épocas y dosis de la combinación de la fertilización


Para que el cultivo de amaranto en su etapa fenológica de plántula se
desarrolle sin problemas de deficiencias nutricionales, se recomienda
incorporar al suelo en pre-siembra la dosis 40-40-20, lo cual se logra
mediante la aplicación de mezcla integrada con los fertilizantes en
las siguientes dosis: 200 kilogramos de sulfato de amonio más 87
kilogramos de superfosfato triple de Calcio más 33 kilogramos de
cloruro de Potasio. Esta mezcla se coloca en los depósitos de la má-
quina sembradora y se incorpora al suelo.
Para que el cultivo de amaranto produzca el volumen deseado de
grano, que es el objetivo de todo sistema de producción agrícola, se
recomienda realizar una aplicación complementaria de los siguientes
fertilizantes: a los 40 días después de la siembra, aplicar otros 200 ki-
logramos de sulfato de amonio (40-00-00) para completar 80-40-20.
En alguna zonas donde los suelos se caracterizan por ser ligera-
mente ácidos, como es el caso de Zacualpan de Amilpas, la fertiliza-
ción en presiembra deberá realizarse aplicando 87 kilogramos de urea
más 90 kilogramos de superfosfato triple de Calcio más 33 kilogramos
de cloruro de Potasio, equivalentes a la misma dosis 40-40-20. La urea
en este caso coadyuva a neutralizar en parte a reducir el grado de aci-

46
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Amaranto

dez de los suelos. A los 40 días después de ésta, aplicar 87 kilogramos


de urea por hectárea (40-00-00) para completar la dosis 80-40-20.
En ambos casos, la fertilización deberá realizarse cuando el suelo
esté húmedo, y para lograr el mejor aprovechamiento de los nutri-
mentos por las plantas de amaranto, el fertilizante debe cubrirse con
una capa superficial de tierra.

Dosis de fertilizantes y épocas de aplicación en el cultivo de amaranto


Tratamientos Fuentes de fertilizantes para las dosis requeridas
80-40-20 (total)
200 kg de sulfato de smonio, 90 kg de superfosfato triple
40-40-20
de Calcio y 33 kg de Cloruro de Potasio al momento de la
(primera aplicación)
siembra. Si se aplica urea serán 87 kg por hectárea.
200 kg de sulfato de amonio durante la primera labor
40-00-00
entre los 30 y 40 días después de la siembra. Si se usa urea
(segunda aplicación)
se aplicarán 87 kg por hectárea.

Manejo agronómico o labores de cultivo


Control de malezas. Es importante mencionar que debe ponerse
mucha atención al desarrollo fenológico del cultivo durante los
primeros 30 días después de la siembra, ya que durante este
periodo suelen ocurrir altas infestaciones de malezas de dife-
rentes especies, las cuales por su rusticidad, aprovechan mejor
los espacios, la luz, la humedad y los nutrimentos; y por ello
éstas deberán eliminarse oportuna y adecuadamente del culti-
vo, y con ello las plantas de amaranto estarán en condiciones
de continuar su desarrollo vegetativo normal para de ahí pasar
a su etapa reproductiva.
Si las malezas que infestan al cultivo de amaranto son za-
cates, éstos se pueden controlar en postemergencia cuando su
follaje tenga apenas de dos a tres hojitas; para ello deberá apli-
carse un litro por hectárea del herbicida Fusilade disuelto en
200 litros de agua. Sin embargo suele suceder que junto con los
zacates también infesten al cultivo otras especies de hierbas de
hoja ancha, como la “golondrina”, acahual, verdolaga, etcétera,

47
Amaranto Agenda Técnica Agrícola MORELOS

las cuales deberán eliminarse del cultivo a través de la escarda y


“tlamatecas”, ya que a la fecha desafortunadamente todavía no
se dispone de herbicidas selectivos que eliminen a esas malezas
sin que afecte al amaranto.
Para el control de los zacates con el herbicida Fusilade, la as-
persión debe realizarse cuando el suelo contenga buena hume-
dad pero que no haya charcos; y si posteriormente aparece otra
población de zacates, así como hierbas de hoja ancha o coqui-
llos como suele suceder, unas y otros deberán extraerse a mano.
“Raleo”:  Esta labor no se realiza si la siembra se efectúa con má-
quina a la densidad de 500 gramos de semilla por hectárea, ya
que la sembradora se puede calibrar para que deposite una se-
milla aproximadamente entre 5 y 10 centímetros de distancia.
Primera labor o “aporque”:  Se recomienda que se efectúe cuando
las plantas tengan una altura media de 30 centímetros. Esta
labor se puede realizar con un tractor o con tracción animal.
Previamente a esta labor, se hace la segunda fertilización
debiéndose aprovechar la tierra suelta para cubrir el fertilizan-
te. El primer “aporque” adecúa a las plantas para inicien su
desarrollo y las estimula a que continúen su desarrollo fenoló-
gico; de alguna forma se coadyuva a que expresen su máxima
capacidad fisiológica y logren llegar a la etapa reproductiva en
buen estado y así continúen su desarrollo fenológico de manera
óptima.
Segunda labor denominada “cajón”:  Esta labor se realiza con arados
de doble vertedera, cuya finalidad es la de reforzar a las plantas
para que los surcos “cierren”, y durante su etapa reproductiva
sus raíces absorban con eficiencia los nutrimentos aplicados al
suelo en la segunda fertilización. En esta fase del cultivo debe
ponerse especial atención en su fenología, ya que en esta etapa
aparece el primordio floral que después se convertirá en la pano-
ja de la planta que definirá la capacidad productiva del cultivo.

Control de enfermedades
Secadera o “Damping off”. Cuando en la etapa de plántula del culti-
vo ocurren lluvias fuertes y no se drena de inmediato el exceso

48
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Amaranto

de agua, estas condiciones acuosas propician el desarrollo de la


enfermedad conocida como “Damping off” o “secadera de
las plántulas”, la cual es causada por un complejo de hongos
de los géneros Phytium sp., Fusarium sp. y Rhyzoctonia sp. Si los
excesos de humedad persisten en el suelo, el hongo Rhyzocto-
nia sp., por sí solo o asociado con otros patógenos puede causar
pudrición de la base de los tallos de las plantas de amaranto,
tanto en la etapa vegetativa como en la reproductiva por lo que
los rendimientos de grano pueden reducirse considerablemente
Roya blanca (Albugo bliti): Se presenta cuando existen altos conte-
nidos de humedad en el suelo y en el ambiente. Esta enferme-
dad se ha detectado en Zacualpan de Amilpas y Cuernavaca.

Control de enfermedades del amaranto con fungicidas inorgánicos y orgánicos


Enfermedades Fungicidas inorgánicos Dosis Época de
y orgánicos aplicación
Damping-off o Ridomil Bravo 1 g/litro de 5 a 10 días de
secadera de las agua edad
plántulas Spectrum Trico-Bio + 1 + 0.5 l/100 de 10 a 15
Probac BS litros de agua días de edad
Pudrición de la base Ultra lite (Trichoderma) 5 ml/litro de Cuando se
del tallo agua observen los
(Rhyzoctonia sp.) daños
Roya blanca Stroby 0.5g/litro de Cuando se
agua observen los
daños

Control de plagas
Gallina ciega (Phyllophaga destructor): Si en el ciclo anterior se
cultivó alguna gramínea, es posible que en el cultivo de amaran-
to se presenten plagas del suelo, como la larva conocida como
gallina ciega, gusano blanco o nixticuil. Esta larva se alimenta
de la raíz de las plantas causando su destrucción e impedimento
para absorber los nutrimentos para su desarrollo, ocasionando
marchitez del follaje y en casos severos las plantas mueren.

49
Amaranto Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Gusano de alambre (Agriotes sp.):  Otra plaga que también causa


daños a las raíces de las plantas de amaranto es el gusano de
alambre, cuyas larvas son gusanos duros, lisos, delgados, ci-
líndricos, segmentados y de color dorado, los cuales además de
dañar las raíces, destruyen las plantas del cultivo, ya que pri-
mero se alimentan de las raíces y posteriormente se introducen
al centro de los tallos.
Para prevenir el daño de la gallina ciega y del gusano de
alambre, se recomienda incorporar al suelo durante el rastreo
del terreno el insecticida sistémico Brigadier a 3% mediante la
dosis de 20 kilogramos por hectárea.
• Hormiga arriera (Atta mexicana):  Después de la siembra o
durante la germinación de la semilla y desarrollo de las plán-
tulas ocurren daños por hormigas, las cuales acarrean las se-
millas o cortan el follaje de las plántulas. Para su control, se
recomienda aplicar el hormiguicida líquido Carex plus a ra-
zón de un mililitro disuelto en un litro de agua, dirigiendo la
aspersión tanto al follaje de las plántulas de amaranto como
a los hormigueros.
• Gusano soldado o defoliador (Spodoptera sp.):  Además de las
plagas anteriormente citadas, el cultivo de amaranto en la
etapa vegetativa, también puede ser afectado por larvas de in-
sectos que dañan al follaje, como gusanos verdes cortadores.
Para evitar infestaciones mayores, éstos deberán controlarse
oportunamente mediante la aplicación de 2 ó 3 mililitros del
insecticida Lorsban 480 e por litro de agua.
• Gusano telarañero (Herpetograma bipunctualis): La larva
de este insecto es conocida como gusano telarañero, la cual
ataca solamente a las plantas adultas cuando inician su etapa
reproductiva. Su daño consiste en que produce una telaraña
que enrolla las hojas que envuelven la inflorescencia y atrofia
e impide el crecimiento del primordio floral; se alimenta de
éste y por lo tanto el desarrollo de la panoja es reducido o
nulo, y como la planta de amaranto no amacolla, cada panoja
dañada se traduce en una significativa reducción del rendi-
miento del cultivo. El daño de esta plaga es mayor en la época

50
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Amaranto

de la “canícula” debido a que la falta de lluvias favorece la in-


festación del gusano en las plantas de amaranto. Es necesario
prestar atención a las fases fenológicas en las que las plantas
entran a su etapa reproductiva, si en ésta se detectan algu-
nas plantas con hojas dobladas o atrofiamiento del primordio
floral, es necesario hacer 1 ó 2 aplicaciones del insecticida
Lannate en dosis de 1 mililitro por litro de agua.

Plagas que atacan al cultivo de amaranto y su control


Plagas Insecticidas Dosis
Gallina ciega Brigadier al 3% 20 kg/ha
Gusano de alambre Brigadier al 3% 20 kg/ha
Hormiga arriera Carex Plus (Cipermetrina) 3 ml/litro de agua
Mosquita blanca Lannate + Plenum 1 g/litro de agua (al envés de
hojas desde las 7:00 a.m.)
Gusano soldado o Lorsban 480 E 2-3 ml/litro de agua
defoliador
Gusano telarañero Lannate 1 ml/litro de agua

Cosecha
Tradicionalmente la cosecha se efectúa en forma manual cuando
la planta presenta signos de madurez, observándose hojas secas en la
base de las plantas, de color amarillento hacia el ápice y secamiento
de los granos; entonces se toman algunos granos y se presionan con
los dedos y si éstos se quiebran es indicio de que ya puede cosecharse;
otra forma de verificar la maduración del grano consiste en golpear
ligeramente alguna de las panojas y si se desprenden algunos de éstos
con facilidad, es indicio de que la cosecha ya se puede efectuar.
Siega de las panojas:  El corte se efectúa de preferencia en horas
tempranas de la mañana, para evitar que el grano se desprenda
de las panojas y ocasione pérdidas de la cosecha. Las panojas
cortadas se acomodan en un costal o manta que previamente se
tiende en el suelo, de donde se transportan hacia el sitio donde
se tiene una trilladora estacionaria.

51
Amaranto Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Trilla:  Para efectuar esta actividad, las panojas se van introduciendo


a la trilladora a través de un sistema de abastecimiento por medio
de una charola, cuya trilla consiste en la separación del grano de
las panojas el cual se transporta a una criba y un ventilador
de flujo axial que va medio-limpiando el grano; y éste por gra-
vedad va cayendo en una tina para de ahí pasarse a un harnero
para separar el grano de residuos de partes de panojas y de hojas.
Secamiento del grano:  Después de la trilla y de la limpieza del gra-
no se le da un asoleo para reducir su contenido de humedad
hasta el 11%, aproximadamente; en caso de que el grano conti-
núe húmedo se le da otro asoleo.
Una vez que el grano queda seco es necesario eliminar el
tamo mediante el uso de una espolvoreadora de mochila a la cual
se le desconecta la boquilla y mediante la operación manual de
la “bomba” se genera una corriente de aire, con cuya manguera
se elimina el tamo de los granos para su limpieza total.
Para un buen manejo poscosecha se debe tener especial cui-
dado de no almacenar el grano con más del 14% de humedad, ya
que si ésta es mayor se corre el riesgo de que haya proliferación de
microorganismos patógenos que pueden echar a perder el grano.

Costos de producción
Conceptos Unidad Cantidad Costo Costo total
unitario ($)
($)
Semilla kg 1 65 65
Preparación del terreno 2,800
Barbecho labor 1 1,000 1,000
Rastreo labor 1 800 800
Surcado y siembra labor 1 1,000 1,000
Siembra mecanizada 150
Siembra jornal 1 150 150
Fertilización 2,763.56
Sulfato de Amonio 400 kg 8 196 1,568

52
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Amaranto

Conceptos Unidad Cantidad Costo Costo total


unitario ($)
($)
Superfosfato de Calcio triple 87 kg 1.74 366 636.84
Cloruro de Potasio 33 kg 0.66 392 258.72
Aplicación de fertilizante químico jornal 2 150 300
Control de malezas 600
Fusilade 1l 1 450 450
Aplicación de herbicida jornal 1 150 150
Control de plagas y enfermedades 3,840
Carex Plus l 1 180 180
Furadan 20 kg 1 208 208
Ridomil Bravo l 1 576 576
Lorsban E480 l 2 198 396
Lannate l 1 550 550
Stroby kg 0.250 730 730
Aplicación de insecticidas jornal 9 150 1,200
Labores de cultivo 2,100
Deshierbe jornal 8 150 1,200
Primer aporque jornal 3 150 450
Segundo aporque jornal 3 150 450
Cosecha mecanizada 3,574
Corte jornal 18 150 2,700
Secado jornal 2 150 300
Trilla estacionaria
Gasolina l 20 13.7 274
Flete acarre 2 150 300
Seguro $/ha 1 397.81 397.81
Total 16,290.37

Leticia Tavitas Fuentes

53
Ar roz

Introducción
En el estado de Morelos se cultiva el arroz con el sistema de tras-
plante. Es una actividad de importancia socioeconómica, debido a la
ocupación de mano de obra, equivalente a 150 jornales por hectá-
rea, en labores como el establecimiento del almácigo, riegos, abor-
de, trasplante, cosecha, acarreo, control de pájaros y la aplicación
de insumos, que representa más del 60% del costo total del cultivo,
disminuyendo en consecuencia las utilidades de los productores que
en los últimos ciclos de cultivo ha provocado una reducción de la
superficie productora de arroz.
La siembra directa en surcos, se plantea como una alternativa viable
para tener un ahorro del 25 a 30% en el costo de producción del cultivo
en comparación con el sistema de trasplante, este sistema requiere de
variedades de paja corta que resistan el acame en la etapa de madura-
ción del grano, para que la adopción de este sistema se amplié a otras
áreas productoras de arroz del estado ya que actualmente solo el 20%
de la superficie total. El presente trabajo integra las recomendaciones
y prácticas de manejo que se deben realizar en el cultivo del arroz
para obtener el máximo rendimiento en ambos sistemas de cultivo.

Cultivo del arroz en trasplante


En Morelos el arroz se cultiva desde 1836 empleando el sistema tra-
dicional de aborde y trasplante manual. En la actualidad este sistema
tiene como principal problema el elevado costo de producción, debido

55
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

por un lado al gran esfuerzo físico que implica en determinadas labo-


res del cultivo y los altos volúmenes de agua que demanda, lo cual se
encarece debido al alto costo de la mano de obra y la poca disposición
que existe. Un factor adicional que ha complicado la situación de los
productores de arroz en Morelos es el precio bajo que se paga por el
arroz palay y en blanco o pulido, el cual es muy inestable de un ciclo
a otro principalmente por las grandes importaciones de arroz, al tipo
de grano que por ser diferenciado no tiene un valor fijo en el mercado
nacional e internacional, lo que ha provocado una dramática caída de
la rentabilidad del cultivo en este sistema.
El manejo del cultivo de arroz con el sistema de trasplante se rea-
liza en dos fases: 1) la fase de almácigo o “pachol”, y 2) la fase de
desarrollo en el terreno definitivo. Enseguida se anotan las recomen-
daciones del inifap para cada una de las fases indicadas:

Manejo del almácigo


Preparación del terreno:  Dos barbechos con arado de discos a una
profundidad entre 25 y 30 centímetros.
Preparación de la cama de siembra:  Después de preparar el terreno
se procede a trazar “tajos” de dos metros de ancho y de lon-
gitud variable; entre “tajo” y “tajo”, se deja una distancia de
60 centímetros, con la finalidad de abrir regaderas apropiadas
que conduzcan el agua de riego.
Aborde:  Primero se inunda la parte baja de cada “tajo”, después se
nivela la superficie de cada melga y se drena el agua.
Época de siembra
• En la zona “alta”: Comprende los municipios de Cuautla,
ciudad Ayala, Yautepec, Emiliano Zapata, Jiutepec, Cuerna-
vaca, Temixco y Xochitepec. Se recomienda sembrar entre el
1° de enero y el 25 de marzo; según se retrase la siembra, las
plantas pueden ser afectadas por bajas temperaturas, que se
presentan en el cultivo desde el mes de septiembre.
• En la zona “baja”:  Comprende los municipios de Zacatepec,
Jojutla, Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Puente de Ixtla, Maza-
tepec, Tetecala, Coatlán del Río y Amacuzac; se recomienda
sembrar del 1º de febrero al 10 de mayo.

56
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Variedades
Morelos A-92, Morelos A-98 y Morelos A-2010.

Características agronómicas y de calidad industrial y culinaria


Caracteres Morelos Morelos Morelos Morelos Morelos
A-92 (1) A-98 (2) A-06 (3) A-08 (4) A-2010 (5)
Hábito de Intermedio Intermedio Erecto Erecto Erecto
crecimiento
Altura de 140 140 120 110 120
planta (cm)
Días a floración 105 104 102 97 103
Días a 144 138 138 130 138
maduración
Tipo de planta Intermedia Intermedia Paja corta Paja corta Paja corta
Respuesta al Moderada- Moderada- Resistente Resistente Resistente
acame mente mente
resistente resistente
Habilidad de Intermedia Intermedia Intermedia Intermedia Intermedia
amacolla-
miento
Respuesta a Moderada- Moderada- Moderada- Moderada- Moderada-
la enfermedad mente mente mente mente mente
“avanamiento resistente resistente resistente resistente resistente
del grano”
(Magnaporthe
grisea)
Estabilidad Buena en Buena en Buena en Buena en Buena en
todos los todos los todos los todos los todos los
ambientes ambientes ambientes ambientes ambientes
Tipo de grano Alargado Alargado Oblongo Oblongo Alargado
grande grande grande grande grande
Rendimiento 10.3 10.4 12.8 10.0 11.0
medio (t/ha)
Arroz moreno 78 78 78 78 78
Arroz pulido 68 70 68 72 70

57
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Caracteres Morelos Morelos Morelos Morelos Morelos


A-92 (1) A-98 (2) A-06 (3) A-08 (4) A-2010 (5)
Super extra 50 57 56 60 57
Medio grano 10 5 7 6 6
Panza blanca >20 >20 >20 >15 >20
(%)
Longitud del 11.4 10.8 9.2 11.2 11.0
grano palay
(mm)
Longitud del 7.6 7.2 7.0 7.3 7.2
grano pulido
(mm)
Peso de mil 40.2 40.0 39.5 40.3 40.1
granos palay (g)
Peso de mil 30.0 30.0 29.5 28.0 30
granos pulidos
(g)
Forma del grano Ancha Ancha Semire- Ancha Ancha
donda
Amilosa (%) 25 25 25 25 25
Prueba de álcali Intermedia Intermedia Intermedia Intermedia Intermedia
Consistencia Media Media Media Media Media
de gel
(1) Salcedo Aceves, 1992; (2) Salcedo Aceves, 1998; (3) Salcedo Aceves, 2006; (4) Salcedo
Aceves, 2008; (5) Salcedo Aceves, 2010.

Desinfección de la semilla:  Antes de sembrar se desinfecta la se-


milla para prevenir enfermedades que atacan a las plántulas en
el almácigo o incluso después del trasplante. La desinfección
consiste en remojar la semilla durante 24 horas en una sus-
pensión de un gramo por litro de Promyl (Benomyl), utilizando
aproximadamente un litro de agua por kilogramo de semilla.
Antes de sembrar se desinfecta la semilla para prevenir en-
fermedades que atacan a las plántulas en el almácigo o incluso
después del trasplante. La desinfección consiste en cubrir ho-
mogéneamente la semilla, ya sea después de que ésta haya pa-

58
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

sado por el proceso de acondicionamiento para evitar el ataque


de plagas o enfermedades, o bien el mismo día de la siembra si
no proviene de un proceso de certificación de semilla. Para la
semilla tratada posterior al acondicionamiento es recomenda-
ble la utilización de algún colorante para evitar la confusión de
algún tipo. La desinfección puede realizarse utilizando:

Agroquímicos que se recomiendan para desinfección de semilla de arroz


Producto Ingrediente activo Protección Dosis
Poncho Clothianidin Insecticida 40 kg/ha o 3.5 ml/kg
Blindaje Benomilo Fungicida sistémico 2 g/kg semilla
Interthiram Thiram Fungicida de 2.3 ml/kg semilla
contacto
Captán Captán Fungicida de 2 g/kg semilla
contacto
Fitham Trichoderma spp. Fungicida biológico 5 ml/l agua
Como medida de precaución, usar guantes de hule al manejar el fungicida y la semilla tratada.

Forma de sembrar
Se distribuye uniformemente la semilla al voleo sobre la cama del
almacigo. Si el suelo es pesado se puede cubrir la semilla con tierra
lama, o bien se puede enterrar golpeando suavemente con escobas de
rama, al igual que en los suelos ligeros.

Cantidad de semilla para la siembra


Se estima que con 200 metros cuadrados de almacigo y una densidad
de 150 gramos de semilla por metro cuadrado se obtiene planta su-
ficiente para trasplantar una hectárea, lo que representa 30 kilogra-
mos de semilla por hectárea.

Riegos
Al día siguiente de la siembra se aplica un riego ligero y suave para
humedecer la superficie del suelo; los riegos siguientes deben hacerse
cada 3 ó 4 días o cuando se requiera, dependiendo del tipo de suelo.

59
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Fertilización
Se aplica fertilizante en dos etapas, la primera de 25 a 30 días des-
pués del trasplante, una vez que se hayan eliminado las hierbas y la
segunda al inicio del primordio panicular, lo cual ocurre en la “zona
alta” aproximadamente de 70 a 85 días después del trasplante, de-
pendiendo de la fecha en que éste se realice; en la “zona baja” el
primordio panicular inicia de 60 a 75 días después del trasplante. En
las dos zonas, entre más temprano se trasplanta, mayor tiempo tarda
la planta en iniciar la panícula y en alcanzar la madurez.
Las cantidades de fertilizante a aplicar dependerán del grado de
contaminación del agua de riego, como se indica a continuación:
Si el agua de riego es relativamente limpia, en las dos zonas se sugie-
re aplicar en la primera época el tratamiento 120-40-40, para
lo cual pueden mezclarse 585 kilogramos de sulfato de amonio
o 260 kilogramos de urea, con 90 kilogramos de superfosfato
de Calcio triple y 70 kilogramos de cloruro de Potasio por hec-
tárea. En la segunda etapa, también en las dos zonas, se sugiere
el tratamiento 60-00-00, que se aplica con 300 kilogramos de
sulfato de amonio o 130 kilogramos de urea por hectárea.
Si el agua de riego está muy contaminada, como en el caso de las
aguas residuales se debe reducir la dosis de Nitrógeno, de tal
manera que en la primera etapa se aplique el tratamiento 100-
40-40; esto se logra con la mezcla de 490 kilogramos de sulfato
de amonio o 220 kilogramos de urea, con las mismas cantida-
des de supertriple y cloruro de Potasio indicadas anteriormen-
te, por hectárea. Para la segunda etapa se aplican solamente
244 kilogramos de sulfato de amonio o 110 kilogramos de urea
por hectárea, que corresponde al tratamiento 50-00-00.

Combate de malezas
Tres días después de la simbra del pachol se puede aplicar el herbi-
cida preemergente Ronstar a una dosis de 3 litros por hectárea de
Ronstar (Oxadiazon) para evitar la germinación de semillas. A los
25 días después de la siembra se hace un deshierbe manual (“tlama-
teca”) procurando, al mismo tiempo, remover la tierra sin dañar las
plántulas. Otra alternativa es aplicar los herbicidas Propavel o alguno

60
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

otro a base de Propanil, como el Propasint, Surcopur, u otro a los 15


días de la siembra o cuando la mayoría de las hierbas hayan nacido,
aplicar en dosis de 5 litros por hectárea, cualquiera de los productos.

Terreno definitivo
Preparación y adecuación del terreno: Se realizan dos barbechos
entre 25 ó 30 centímetros de profundidad. Se marcan “tajos”
de 13 metros de ancho o, dependiendo de la nivelación del te-
rreno, puede permitir una menor o mayor distancia entre éstos,
empezando por la parte más baja.
Época de trasplante En la zona “alta” se recomienda trasplantar
del 20 de febrero al 15 de mayo, de 40 a 45 días después de
la siembra. En la zona “baja”, del primero de febrero al 30 de
mayo debido a temperatura más elevada, se trasplanta de 35 a
40 días después de la siembra.
Forma de trasplante:  En el almácigo debe mantenerse una lámina
de agua permanente para facilitar el arranque de las plántulas.
El trasplante se realiza con una planta gruesa o dos delgadas
por mata o golpe.

Densidad de la población
Se trasplantan 25 matas por metro cuadrado espaciadas a 25 cen-
tímetros una de la otra, lo que equivale a una densidad de 250,000
matas por hectárea.

Manejo del agua


Aplicar riegos periódicos durante todo el desarrollo del cultivo, cui-
dando que el suelo no se seque demasiado entre uno y otro riego.

Enfermedades
La principal enfermedad del arroz en Morelos es la “quema” o “ava-
namiento del grano”, siguiéndole en importancia la “secadera”, la
“mancha café” y “grano sucio”. Las tres primeras enfermedades son
causadas por hongos y la última por una bacteria. Un adecuado tra-
tamiento de la semilla es de gran importancia.

61
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cosecha
Se realiza una vez que el grano tiene un contenido de humedad entre 22
y 25%, lo cual, combinado con una buena práctica de secado, permite
obtener los mayores porcentajes de grano pulido entero en el molino.
Cosecha manual:  Este método consiste en segar las plantas casi al ras
del suelo y enseguida azotar las panículas sobre los lados interio-
res de botes arroceros. Esta labor generalmente se inicia a partir
de las 6:00 a.m. en la que el contenido de humedad externa del
grano suele ser alto. A medida que transcurre la mañana, varios
de los costales que han sido llenados con arroz palay permanecen
por mucho tiempo bajo los rayos del sol, lo cual altera la cons-
titución física y bioquímica del grano. Por lo tanto, es necesario
colocar bajo la sombra todos los costales que se vayan llenando
con arroz palay a través de la cosecha manual.
Cosecha mecanizada:  Se realiza una vez que el grano tiene un con-
tenido de humedad entre 22 y 25%, utilizando máquinas com-
binadas, de tamaño medio de las marcas Class o Janmar.

Sistema de siembra directa en surcos


En el caso particular del arroz se pretende impulsar la adopción del
sistema de siembra directa en surcos, con el que pueden obtenerse
reducciones sustanciales en el costo de producción de 20 a 30% y en
la demanda de agua hasta 60% en relación con el sistema tradicional
de aborde y trasplante.

Aplicación de la tecnología por estrato de potencial


Muy bueno:  En la zona “alta”, en los municipios de Cuautla, Ciu-
dad Ayala, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Temixco, Jiutepec y
Yautepec; y en la zona “baja” en los municipios de Puente de
Ixtla, Jojutla, Zacatepec, Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Amacu-
zac y Mazatepec.
Bueno:  Pequeñas áreas de Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Ciudad
Ayala, Puente de Ixtla, Miacatlán, Coatlán del Río.
Mediano:  Grandes áreas de Amacuzac, Mazatepec, Tetecala,
Coatlán del Río, Jojutla, Zacatepec, Tlalquitenango, Tlaltiza-
pán, Xochitepec, Temixco, E. Zapata, Cd. Ayala y Cuautla.

62
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Las condiciones limitantes para la aplicación de la tecnología son las


siguientes: terrenos con problemas de alta concentración de bicarbo-
natos con pH alrededor de 8.0, con alta presencia de piedras de gran
tamaño o con manto freático muy profundo o terrenos demaciados
humedos o “aguajanosos”.

Preparación del terreno


Generalmente se requieren dos barbechos y uno o dos rastreos. No
es necesario dejar el suelo finamente preparado, ya que la sembra-
dora que se sugiere utilizar tiene una combinación de ganchos con
diferente curvatura, lo que permite sembrar adecuadamente aun con
terromotes de tamaño considerable.
En el caso de que se vaya a sembrar en “troncos de caña”, es de-
cir, en terrenos que tuvieron caña de azúcar en el año inmediato
anterior, es necesario tener mayor cuidado en la preparación debido
a que se forman terrones muy grandes durante el barbecho, consis-
tentes en agregados de partes de tallos, raíces y suelo. En este caso lo
que se sugiere es dar los dos barbechos y el rastreo indicados atrás y
adicionalmente dar un paso final con un arado rotatorio (rototiller).
En este sistema es muy importante que el terreno esté lo más
parejo posible para asegurar una buena distribución del agua y poder
eventualmente inundar de manera uniforme. Por ello es conveniente
emparejar el terreno mediante movimientos de suelo con cuchilla
para eliminar las áreas altas o bajas dentro del lote. A futuro debe
considerarse la posibilidad de nivelar los terrenos a pendiente cerca-
na a cero, o bien emparejar en melgas con pendiente uniforme, con
el objeto de tener un mejor control del agua de riego y con ello de
las malezas, que son el principal problema de la siembra directa, así
como aumentar la eficiencia de los fertilizantes.

Variedades
Se recomiendan las mismas variedades que para el sistema de tras-
plante: Morelos A-92, Morelos A-98 y Morelos A-2010; sin embargo,
la más apta para este sistema es Morelos A-2010, que es de paja corta
y tolerante al acame. Usar semilla certificada para asegurar su pu-
reza genética. Cabe destacar que las primeras dos variedades fueron

63
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

formadas y liberadas para ser cultivadas por trasplante, por lo que su


utilización en siembra directa obliga a un manejo cuidadoso, sobre
todo para prevenir problemas de acame temprano, es decir, antes del
llenado del grano, especialmente en la zona baja el cual provoca por-
centajes muy altos de avanamiento. Además, el acame en cualquier
etapa dificulta la cosecha mecanizada.
Debe tenerse especial cuidado en toda la zona baja, ya que por las
mayores temperaturas que se presentan durante el desarrollo del cul-
tivo, la planta tiende a crecer más que en la zona alta, por lo que la
posibilidad de acame es mayor. También se debe tener mayor atención
en las áreas regadas con agua muy contaminada, como es el caso de
Jiutepec y Emiliano zapata en la zona alta en donde se utiliza para el
riego agua de desecho de civac, y en la zona baja, los municipios de
Jojutla y Zacatepec, en donde se destina para riego el agua de desecho
del ingenio Emiliano Zapata; en estos casos, aplicar los riegos más es-
paciados y no excederse en la aplicación de fertilizante nitrogenado.

Fechas de siembra
Al igual que en el caso del sistema de trasplante, la fecha de siembra
en la zona alta debe ser más temprana que en la zona baja; de la mis-
ma manera, en las dos zonas generalmente se tienen rendimientos
más elevados en las fechas tempranas. En la zona alta se sugiere sem-
brar entre el 1º de febrero y el 30 de marzo, y en la zona baja entre el
1º de febrero y el 10 de mayo. El mismo día de la siembra adicional-
mente la semilla puede ser tratada con 40 gramos de algún producto
comercial que contenga ácido giberélico, preferentemente ProGibb,
para 25 kilogramos de semilla de arroz para acelerar la germinación
y el desarrollo inicial de las plántulas

Fertilización en presiembra
Antes de dar el último paso de rastra o del arado rotatorio, se sugiere
aplicar fertilizante al voleo, de manera uniforme en todo el lote, para
su posterior incorporación. Se debe aplicar la fórmula 20-45-45,
para lo cual se mezclan 100 kilogramos de sulfato de amonio o 50
kilogramos de urea, con 100 kilogramos de súper triple y 75 kilogra-
mos de cloruro de Potasio para cubrir una hectárea.

64
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Tratamiento a la semilla y siembra


Se utilizan entre 110 y 120 kilogramos de semilla certificada por
hectárea. La desinfección consiste en cubrir homogéneamente la se-
milla, ya sea después de que ésta haya pasado por el proceso de acon-
dicionamiento de semilla, para evitar el ataque de plagas o enferme-
dades o bien el mismo día de la siembra si no proviene de un proceso
de certificación de semilla, para lo cual es recomendable realizar un
tratamiento de semilla. En la semilla tratada posterior al acondicio-
namiento es recomendable la utilización de algún colorante para evi-
tar la confusión de algún tipo.

Producto Ingrediente activo Protección Dosis


Poncho Clothianidin Insecticida 40 kg/ha ó 3.5
ml/kg
Blindaje Benomilo Fungicida sistémico 2 g/kg semilla
Interthiram Thiram Fungicida de contacto 2.3 ml/kg semilla
Captán Captán Fungicida de contacto 2 g/kg semilla
Fitham Trichoderma spp. Fungicida biológico 5 ml/l agua

El mismo día de la siembra, adicionalmente la semilla, puede ser


tratada con 40 gramos de algún producto comercial que contenga
ácido giberélico, preferentemente Progibb, para acelerar la germina-
ción y el desarrollo inicial de las plántulas.
Este tratamiento puede realizarse en bidones mezcladores dilu-
yendo los 40 gramos de producto en 2 litros de agua y aplicándolo
a la semilla de manera uniforme dentro del bidón. Es conveniente
tratar la semilla en porciones de 25 kilogramos cada una, ya que con
mayor peso se dificulta girar de manera uniforme el bidón. Para una
porción de 25 kilogramos de semilla se requieren 375 milímetros de
la mezcla.
Se encuentra disponible en el mercado el producto Semevín
(Thiodicarb), insecticida recomendado originalmente para el control
de plagas del suelo en gramíneas, del cual se ha observado que cuan-
do utiliza para tratar la semilla de arroz, funciona como ahuyentador

65
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de pájaros. Por esta razón, una alternativa para evitar el “pajareo”


en arroz de siembra directa, consiste en tratar la semilla con este
producto, el cual puede hacerse junto con la aplicación del ácido gi-
berélico; en este caso, los 40 gramos de ProGibb se mezclan con 1.5
litros de Semevín (Thiodicarb) y 500 milímetros de agua, para en-
seguida proceder a tratar la semilla en porciones de 25 kilogramos,
de la forma indicada en el párrafo anterior. Es muy importante el uso
de guantes de hule para evitar el contacto directo con el insecticida y
con la semilla tratada.
Para la siembra se puede utilizar una sembradora acondicionada
o sembradora para arroz; al realizar la siembra debe cuidarse que
la semilla no quede enterrada más allá de 2 a 3 centímetros para
que pueda emerger rápidamente. El operador del tractor debe tener
cuidado de no sembrar a mucha velocidad para que la formación de
los surcos y la profundidad de siembra no se vean afectados. Una va-
riante a la forma anterior de siembra consiste en reducir la densidad
de siembra de la sembradora a 80 kilogramos de semilla por hectárea
y después de sembrar en surcos, distribuir manualmente al “voleo”,
de la forma más uniforme posible, alrededor de 20 kilogramos más
de semilla por hectárea.
Después de sembrar, se recomienda hacer las rayas para la con-
ducción del agua de riego y drenaje, así como fraccionar el terreno en
tajos que no rebasen los 10 metros de ancho, con una longitud acorde
a la pendiente del terreno, se recomienda de forma general entre 15
y 20 metros de largo.

Riego de germinación
Es el riego que debe aplicarse con mayor cuidado para no destruir
los surcos ni descubrir la semilla. Se puede realizar inmediatamente
después de sembrar, aunque no se han encontrado problemas si el
riego se aplica hasta cuatro semanas después de la siembra, el úni-
co inconveniente es que se debe “pajarear” durante mayor tiempo;
incluso se ha observado que entre mayor tiempo pasa de la siembra
al riego de germinación, se da una especie de “vigorización” de la
semilla, ya que visualmente se ha detectado en la práctica una ger-
minación y desarrollo inicial más acelerados.

66
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Aplicación preemergente de herbicida


Es muy importante hacer una aplicación de herbicida antes de la ger-
minación del arroz y de las hierbas, ya que el principal problema de
la siembra directa es la alta competencia de las malezas desde las pri-
meras etapas del desarrollo de la planta. Se deben aplicar 3 litros por
hectárea de Ronstar (Oxadiazon) o 1.33 a 1.5 litros por hectárea de
Comand (Clomazone) o de 3 a 4 litros por hectárea de Prowl (Pen-
dimetalina) por hectárea, diluidos en el volumen de agua necesario
para hacer una aplicación total.
La única situación en la que no se sugiere la aplicación de Ronstar
(Oxadiazón) en preemergencia es cuando sabemos de antemano que
el terreno sembrado tiene como principal problema el “coquillo”, ya
que este producto no lo controla; en este caso lo que se sugiere es
realizar una aplicación postemergente temprana como se indica en
el siguiente apartado.

Aplicación postemergente de herbicida


Con altas poblaciones de “coquillo” sin aplicación preemergente, se su-
giere una secuencia de aplicaciones en postemergencia temprana, cuan-
do las hierbas tienen entre 3 y 5 centímetros, de la siguiente manera:
Aplicar Sempra (halosulfurón metilo), en dosis de 125 gramos por
hectárea, dirigido a los manchones de “coquillo” o en aplicación to-
tal, dependiendo de la distribución de esta maleza, ya que el produc-
to es específico para “coquillo”.
Una vez que empiece a manifestarse el efecto de la aplicación an-
terior sobre “coquillo” (detención del crecimiento y amarillamien-
to), aplicar una mezcla de Propanil (como Propavel, Propasint, Ricer,
Surcopur o cualquier otro herbicida que lo contenga) con 2,4-D éster
(como Hierbester, Fito éster, Esterón 47, o cualquier otro con este
ingrediente activo) y Command (Clomazone), en dosis de 6 más 1.5
más 1.25 litros por hectárea, respectivamente.
En algunos casos se ha observado que la aplicación de Command
puede causar síntomas de “blanqueamiento” de las hojas del arroz;
sin embargo, si se utilizan las dosis indicadas los daños no son seve-
ros y en poco tiempo la planta se recupera completamente sin que se
afecte finalmente el rendimiento.

67
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Debe recordarse que el Command (Clomazone) es un herbicida


preemergente que debe llegar a la superficie del suelo para que pueda
funcionar adecuadamente; por ello es importante hacer las aplicacio-
nes de manera oportuna para que el follaje del arroz o de las hierbas
no impida la llegada del producto al suelo; este producto también
funciona como postemergente temprano controlando malezas de
hoja ancha y angosta de poco tamaño.
Después de la aplicación preemergente, se debe realizar antes
de la primera aplicación postemergente de fertilizante, con malezas
en la etapa entre 3 a 4 hojas. Se sugiere aplicar Propanil mezclado
con algún producto a base de 2,4-D éster y con Comand. Las dosis
dependerán de la población y desarrollo de las malezas, pero gene-
ralmente se requiere aplicar de 6 a 7 litros del producto a base de
Propanil más 1 a 1.5 litros del producto comercial a base de 2,4-D
éster más 1.33 a 1.5 litros por hectárea de Command. Una opción
a la mezcla anterior consiste en la utilización del herbicida Stampir
(Propanil + Triclopir) en dosis de 6 a 7 litros por hectárea, en mezcla
con 1.33 y 1.5 litros por hectárea de Command.
Otra mezcla que ha dado muy buenos resultados es la de Re-
giment (Bispiribac-Sodio) más Command más 2,4-D éster en una
dosis de 28 gramos, 1.5 y 1 litro por hectárea, respectivamente. El
Regiment controla hierbas de hoja angosta en etapas de 3 a 4 hojas,
el Command controla las hierbas que están emergiendo y semillas
en el suelo y, el 2, 4-D éster a las hierbas de hoja ancha. El regi-
men puede aplicarse sin mezclarlo, si no fuera necesario el control
de otras malezas; este producto tiene presentación de 14 gramos
más un adherente, lo cual debe aplicarse para media hectárea, por lo
que debe diluirse en la cantidad de agua necesaria para cubrir esta
superficie.
Se ha observado que el sistema de siembra directa tiene el in-
conveniente que después de un tercer ciclo de cultivo las malezas se
hacen más agresivas, por lo que se recomienda que a partir del ciclo
tres o cuatro, éste se rote con el sistema trasplante o a otro cultivo
para romper el ciclo de las malezas y si es con arroz por trasplante la
inundación es mucho mejor para eliminar o reducir la población de
semillas de malezas que haya en el suelo.

68
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Fertilización en postemergencia
Se sugiere hacer tres aplicaciones adicionales de Nitrógeno para sa-
tisfacer las necesidades de la planta durante sus diferentes etapas de
desarrollo, tal como se detalla enseguida.
Suelos con un nivel medio de fertilidad o regados con agua relati-
vamente limpia:  Se debe aplicar la dosis 50-00-00 a los 35 a
40 días después de la siembra, una vez que se haya hecho la
aplicación postemergente de herbicida; pueden utilizarse para
ello 250 kilogramos de sulfato de amonio o 110 kilogramos de
urea por hectárea.
La segunda aplicación postemergente de fertilizante debe
hacerse durante la etapa de amacollamiento activo, con la dosis
80-00-00, es decir, con 390 kilogramos de sulfato de amonio,
en su caso se recomienda usar urea a razón de 175 kilogramos
por hectárea en la zona oriente del estado, esto principalmente
por los pH más cercanos a neutros.
La última aplicación debe hacerse al inicio de la panícula, lo
cual varía de 90 a 110 días después de la siembra, dependien-
do de la fecha en que ésta se realice y de la zona que se trate.
En siembras tempranas el inicio de formación de la panícula
es más tardado comparado con las siembras tardías y también
en la “zona alta” arrocera, debido al desarrollo más lento de la
planta, el inicio de formación de la panícula se retarda más en
comparación con la “zona baja”. Se aplica la dosis 50-00-00,
con 250 kilogramos de sulfato de amonio ó 110 kilogramos de
urea por hectárea.
Suelos con un nivel alto de fertilidad o regados con agua contamina-
da:  Se sugiere aplicar en la mismas etapas indicadas en la con-
dición anterior, pero reduciendo en 20% la cantidad de fertili-
zante en cada aplicación, o incluso reducir en mayor proporción
en caso de que se observe un crecimiento excesivo de la planta.
En ambos casos las aplicaciones deben hacerse en “banda”
para aseguran una distribución adecuada del fertilizante en las
tres hileras de cada surco.
Manejo del agua:  Una de las ventajas de la siembra directa en sur-
cos es que permite ahorrar cantidades importantes de agua en

69
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

comparación con el sistema tradicional de trasplante y manejo


del agua en melgas. El número de riegos a aplicar dependerá del
tipo de suelo, así como de su ubicación y de la cantidad de llu-
via que se presente. En experiencias anteriores se han aplicado
desde 4 hasta 15 riegos, durante todo el desarrollo del cultivo.
El agua a aplicar puede aumentar si las tierras de siembran son
demasiado calichosas, esto con el fin de lavar la sales, por tal
motivo no es muy recomendable la siembra directa en esta cla-
se de suelos, ya que provoca un amarillamiento muy fuerte en
las plántulas.

Cosecha
El momento de cosecha es similar al del sistema de trasplante, es
decir, debe realizarse cuando la humedad del grano esté entre 23
y 25%. Debe considerarse que con este sistema se pueden estable-
cer superficies grandes en poco tiempo, por lo que al final se tienen
también amplias superficies maduras de manera uniforme, a dife-
rencia del sistema de trasplante en donde regularmente se tiene un
gradiente de madurez derivado de los tiempos del trasplante; esto
puede representar un problema cuando no se cuenta con cosechado-
ras, debido a que puede reducirse mucho la humedad del grano por la
lentitud de la cosecha manual.
Por otro lado, generalmente la cosecha de los lotes de arroz sem-
brados directamente se cobra más cara, debido a que los cortadores
avanzan más lentamente, en comparación a los lotes trasplantados.
Esto tiene dos explicaciones, en primer lugar, en siembra directa no
se tienen concentrados los tallos en grupos (macollos) como en el
caso del trasplante; sino que se encuentran dispersos, lo que dificul-
ta más formar los manojos con la mano para después azotarlos en
el bote arrocero. En segundo lugar, en la siembra directa se tienen
más panículas por unidad de área, pero con menos granos, de tal
manera que el número de operaciones de corte de tallos y azote en el
interior de los botes arroceros es mayor comparado con el trasplante,
aun cuando se tengan rendimientos similares. Por todo lo anterior,
debe preferirse la cosecha mecanizada en todos los casos en que sea
posible.

70
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Manejo postcosecha
Una vez que se cosecha el arroz en el campo y antes de almacenar-
lo, es necesario reducir la humedad del grano en 14%, antes de su
procesamiento en el molino. La práctica más común consiste en el
secamiento en asoleaderos de cemento por etapas hasta conseguir
los niveles de humedad indicados. Los molinos operan diversos tipos
de secadoras mecánicas, con las cuales se efectúa el secado del arroz
palay en forma rápida y segura. En las bodegas de almacenamiento
no hay control de temperatura o humedad y existe fácil acceso a in-
sectos, aves y roedores. Se recomienda instalar ventiladores en las
bodegas y establecer un programa de control de insectos y roedores.
Las especies de insectos que causan daños durante el almacenamien-
to son: Sitophilus zeamais, Sitotroga cerealella, Tribolium castaneum y
Rhyzopertha dominica.

Costos de producción
Los costos de produccion del cultivo del arroz en ambos sistemas
de cultivo, se presentan a continuacion. Sin embargo pueden haber
pequeñas variaciones en los mismos, de acuerdo con las zonas de
produccion y de los municipios de que se trate. Los costos de cultivo
del arroz en trasplante 201 son para las variedades Morelos A-98,
Morelos A-92 y Morelos A-2010.

Trasplante
Concepto Cant. Unid. Costo Costo por Total
unitario hectárea ($)
($) ($)
Preparación del terrero
Barbecho 2 ha 1,100 2,200
Rastreo 1 ha 800 800
3,850
Corte de tajos 1 ha 450 450
Aniego 1 ha 400 400

71
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Concepto Cant. Unid. Costo Costo por Total


unitario hectárea ($)
($) ($)
Plantación
Desinfección de semilla 1 l 350 350
Obtención de planta 1 ha 2,000 2,000
10,250
Aborde 1 ha 4,000 4,000
Trasplante 1 ha 3,900 3,900
Control de malezas
Control químico
Ronstar 2 l 550 1,100
Propanil 8 l 130 1,040
2,930
2-4 D 2 l 95 190
Aplicación 4 jornal 150 600
Control manual
Roce de bordos 1 ha 1,200 1,200 1,200
Fertilización (180-40-40)
Urea 400 kg 5.6 2,240
S. F. C. T. 89 kg 6 534
3,829.60
KCL 67 kg 6.8 455.6
Aplicación 4 jornal 150 600
Aplicación en embuche
Omite 1 l 300 300
450
Aplicación 1 jornal 150 150
Riego
Riegos 13 ha 150 1,950
Cuota de riego 1 ha 450 450
9,400
Pajareo 40 jornal 150 6,000
Seguro agrícola 1 ha 1,000 1,000
Cosecha
Manual 10 t 6,100 6,100 6,100
Intereses 1,920 1,920 1,920
Total 39,929.60

72
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Arroz

Siembra directa
Concepto Cant. Unid. Costo Costo por Total
unitario hectárea ($)
($) ($)
Preparación del terrero
Barbecho 2 ha 1,100 2,200
3,000
Rastreo 1 ha 800 800
Establecimiento del cultivo
Desinfección de semilla 2 l 700 1,400
Siembra y corte de rayas 1 ha 1,250 1,250 4,250
Semilla 80 kg 20 1,600
Control de malezas
Preemergencia
Ronstar 3 l 550 1,650
1,950
Aplicación 2 jornal 150 300
Postemergencia
Propabel 8 l 130 1,040
Garlon 2 l 270 540 2,030
Aplicación 3 jornal 150 450
Fertilización (200-46-46)
Urea 434 kg 5.6 2,430.40
S. F. C. T. 97 kg 6 582
4,122.40
KCl 75 kg 6.8 510
Aplicación 4 jornal 150 600
Aplicación en embuche
Omite 1 l 300 300
450
Aplicación 1 jornal 150 150

73
Arroz Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Concepto Cant. Unid. Costo Costo por Total


unitario hectárea ($)
($) ($)
Labores culturales
Riego de germinación 2 jornal 150 300
Riegos 20 ha 150 3,000
Redondeo y clamateca 12 jornal 150 1,800
Roce de canal 1 jornal 150 150 12,630
Cuota de riego 1 ha 450 450
Pajareo 40 jornal 150 6,000
Seguro agrícola 1 ha 930 930
Cosecha
Mecanizada 10 t 450 4,500 4,500
Intereses 1,250 1,250 1,250
Total 34,182.40

Edwin Javier Barrios Gómez

74
Ca ñ a d e a z ú ca r

Preparación del terreno


La preparación del terreno para siembra requiere un barbecho (al
menos de 40 centímetros de profundidad), cruza con arado de discos
y un paso de rastra, especialmente en terrenos de textura franca o
arcillosa.
En suelos compactados o en el caso de las socas, después de la
segunda cosecha, se debe realizar un subsoleo de al menos 70 centí-
metros de profundidad para facilitar el drenaje de agua y crecimiento
de raíces. Si el suelo es delgado y calichoso, evite que el arado mezcle
el caliche con el suelo superficial.
La preparación del terreno debe realizarse cuando el suelo éste
ligeramente húmedo o seco, ya que por el exceso de humedad se for-
man terrones muy grandes, los cuales dificultan la siembra.
Surcado: El tipo de surcado tradicional es a 1.20 y 1.30, sin embar-
go, el surcado doble a 1.40 metros permite incrementar el nú-
mero de tallos (20 a 40 mil tallos por hectárea) y el rendimien-
to esperado. Se realiza con un arado de media reja formando un
surco profundo y un entre surco de 30 centímetros de ancho, el
cual se forma colocando dos medias vertederas encontradas a
30 centímetros y las otras dos a 1.40 metros de ancho. El fondo
del surco debe quedar parejo sin terrones, con el fin de que la
“semilla” quede bien asentada. Es muy importante trazar los
surcos con una pendiente muy ligera (5%), para que el agua, ya
sea de lluvia o de riego, penetre en el suelo hasta las raíces más

75
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

profundas y el agua sobrante drene con facilidad pero de forma


lenta para evitar arrastre de suelo.

Siembra
Posterior al surcado, la siembra se realiza a cordón sencillo o cor-
dón doble. La diferencia entre éstos es que el primero se sugiere al
emplear surcado doble o a 1.20 mientras que el cordón doble puede
emplearse cuando el surcado es 1.30 metros de distancia.
Asentamiento o tapado de la semilla: Esta actividad se realiza in-
mediatamente al finalizar la distribución de la semilla en el
surco, con el objetivo de que la semilla o yemas, queden cu-
biertas con el suelo y no pierdan humedad, ya que esto puede
ocasionar la muerte de yemas. El tapado de semilla puede rea-
lizarse manualmente por los productores, apisonando los tallos
de caña en el suelo húmedo y en algunos casos con tracción
animal pero cuidando de que no se maltrate en exceso los tallos
o se entierren demasiado pues puede provocar un atraso en la
emergencia de los brotes. Con el primer riego se realiza el re-
tapado en caso de ser necesario. La profundidad a la que deben
cubrirse los tallos es de apenas de 3 a 5 centímetros, para evitar
pudrición de yemas por humedad y problemas de emergencia.
Al momento de la siembra puede aplicarse insecticida (Fu-
radán o Fipronil) químico para la prevención de plagas del sue-
lo, así como la primera dosis de fertilizante, especialmente a
base de Fósforo (dap), el cual es de baja solubilidad y requiere
de un mayor tiempo para que sea fácilmente aprovechable por
la planta.
Riegos: El primer riego, llamado “riego de asiento”, permite que los
trozos de “semilla” se reacomoden en el suelo y que las yemas
dispongan de suficiente humedad para hincharse y se inicie la
nacencia. A los 8 ó 10 días después del primer riego se pro-
porciona el segundo, conocido como “riego de germinación,”
ya que con éste las plántulas empiezan a brotar y ayuda a uni-
formizar la nacencia. Es importante mantener una humedad
regular y constante hasta que las yemas terminen de germinar
y se vea uniforme la emergencia. Los espacios de tiempo entre

76
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

riegos dependen de la época de siembra, del tipo de suelo y la


cantidad de humedad que contenga. Regularmente, la deman-
da de agua es mayor en plantas de uno a seis meses de edad, por
lo que los riegos pueden ser cada 15 a 20 días, sin embargo, la
frecuencia y espaciamiento entre riegos está en función de
la textura del suelo de modo que en suelos arcillosos puede ser
cada 30 días y en suelos arenosos el distanciamiento entre rie-
gos puede ser cada 15 días.
Una práctica común que aún realizan los productores es el
uso de “achololeras” mediante las cuales aplican riego a la par-
cela de modo ininterrumpido hasta por 48 horas, esto provoca
inundación del cultivo, condición favorece el desarrollo de pro-
blemas fitopatológicos como el desarrollo de hongos y bacterias.
Durante la temporada de lluvias, por lo general no es necesario
regar, a menos que ocurra un periodo de sequía intraestival o
“canícula” prolongado, cuyos efectos se manifiestan por el en-
rollamiento de las hojas de las plantas durante el día debido a
que la caña es muy sensible a la falta de humedad, en este caso,
será necesario al menos un riego de auxilio para evitar que las
plantas lleguen a un estrés por sequía, el cual puede demeritar
y retardar el desarrollo del cultivo, así como la calidad de los
jugos para la molienda.

Variedades
A través de la selección de variedades aptas para cultivar en condicio-
nes del trópico seco, por su alto potencial de rendimiento de caña y
de azúcar, se recomiendan las siguientes: ITV 92 - 1424 (ciclo precoz
intermedio); CP 72-2086 (ciclo precoz); Mex 79-431 (ciclo tardío);
Mayari 55-14 (ciclo intermedio); Mex 69-290 (ciclo intermedio); L-
7750 (ciclo intermedio); ATEMEX 98-1 (ciclo intermedio); LAICA
82-2220 (ciclo tardío) y RB 72-1012 (ciclo tardío).

Calidad de la “semilla”
La siembra de caña de azúcar se realiza por medio de propagación
vegetativa, a través de trozos de tallos con yemas bien desarrolladas a
partir de las cuales se originará una nueva planta. Los tallos de mejor

77
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

calidad y vigor para siembra se obtienen de una plantilla cuya edad


fluctúe entre nueve y 11 meses; debe procurarse que la caña esté
completamente recta, con yemas frescas, enteras, bien formadas y
libres de plagas y enfermedades. Se corta la semilla a ras del suelo
y arriba de medio penacho. Las hojas secas o paja, deben perma-
necen adheridas a la semilla para proteger la yema durante las
maniobras de carga, transporte y descarga.
Actualmente no existen semilleros certificados que aseguren la
calidad genética, fisiológica y fitosanitaria de las variedades, sin em-
bargo, el productor que va a sembrar, debe asegurarse que la semi-
lla empleada provenga de parcelas libres de plagas y enfermedades,
escasa o nula mezcla de variedades, sin signos de acame y tampoco
yemas brotadas, las cuales se dañan al momento del transporte.

Fertilización
Es necesario conocer el contenido nutricional del suelo para aportar
únicamente los elementos que se requieran de acuerdo a la demanda
del cultivo; para ello, se recomienda realizar un análisis físico-quí-
mico del suelo de la parcela. Posteriormente, con los datos del conte-
nido de Nitrógeno, Fósforo y Potasio se utiliza el programa de ferti-
lización regional generado por el inifap, denominado sifert, el cual
indicará la dosis de cada elemento que se debe aportar al cultivo. En
caso de no tener acceso a las recomendaciones anteriores, se puede
fertilizar de la siguiente manera:
Fertilización tradicional:  Es mediante la aplicación de 1.5 toneladas
por hectárea de la fórmula “cañera” 180-45-30, que equivale a
180 unidades de Nitrógeno, 45 de Fósforo y 30 de Potasio. La
caña de azúcar tiene dos épocas críticas de requerimientos de
nutrimentos, por ello esta dosificación deberá proporcionarse
al cultivo en dos fechas diferentes. La primera aplicando una
tonelada del fertilizante al efectuar la siembra o durante el be-
neficio del cultivo y el resto a los 6 meses de edad del cultivo.
En el caso de cultivos de 3 ó 4 años de “soca” deberán rea-
lizarse análisis de suelo y determinar el contenido de N-P-K,
para aplicar los elementos y dosis faltantes cada año. Además
de que inmediatamente después de la cosecha es recomendable

78
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

la aplicación de un enraizador para favorecer el desarrollo y


crecimiento de raíces en la cepa.
La fertilización puede realizarse de modo manual o meca-
nizado, sin embargo, mediante el uso de implementos como la
sembradora montada al tractor, puede realizarse tres labores en
un solo paso: “afloje”, fertilización con o sin aplicación de in-
secticida granulado y “tapado”, con lo cual, los costos de estas
labores se minimizan.
Fertilización zeolítica:  La zeolita es un mineral que tiene la capa-
cidad de retener la humedad en el suelo y de liberar los nutri-
mentos de manera lenta de acuerdo con la demanda del cultivo,
ya que el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio son encapsulados en
los microtúneles de la zeolita y con ello se evita que se lixivien o
se evaporen. Este tipo de fertilización consiste en mezclar 200
kilogramos del mineral zeolita más 800 kilogramos del fertili-
zante químico de la fórmula de 180-45-30 que se recomienda
en la fertilización tradicional. Todo en una sola aplicación de
la mezcla al momento de la siembra o al realizar el aporque,
aplicándose el 100% de la formulación.
Fertilización químico-orgánica:  Para este tipo de fertilización se re-
comienda aplicar 1.0 tonelada de abono orgánico que contenga
microorganismos benéficos (Micorrizas, Azospirillum brasillen-
sis, Trichoderma sp. y otros), como Natur-Abono, Biozeorganic,
humus de lombriz más el 50%, de la fórmula cañera 18.0-4.5-
3.0. La aplicación de esta mezcla se debe realizar al momento
de la siembra o al realizar el “aporque” aplicando el 100% del
fertilizante químico-orgánico.
Fertilización a base de micro-organismos:  Este tipo de fertilización
requiere de la aplicación de biofertilizantes, así como tener
cuidado en la aplicación de fungicidas o bactericidas al suelo,
ya que pueden tener efectos negativos en los microorganismos
benéficos. Para fertilizar caña de azúcar utilizando biofertili-
zantes, se aplican cuatro dosis (de un kilogramo por dosis) de
Micorriza del género Glomus, más cuatro dosis de Azospiri-
llum brasillensis (dosis de 380 gramos), más el 50% de las dosis
fertilización química 180-45-30 que se recomienda para la

79
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

fertilización tradicional. La aplicación se realiza en una sola


ocasión, ya sea al momento de la siembra o al “aporque”, “cul-
tivo” o “cajón”, sin embargo, es necesario mantener una hu-
medad constante en la zona de raíces de la planta para que los
microorganismos se desarrollen adecuadamente.
En general, los suelos cañeros son ricos en Nitrógeno, de-
bido principalmente a las altas concentraciones de sulfato de
amonio y urea que se han aplicado durante ciclos consecutivos.
En este tipo de suelos, se recomienda disminuir la aplicación de
fuentes nitrogenadas y aplicar en sustitución sulfato ferroso di-
rectamente al suelo, con esto se ayuda a incrementar la dispo-
nibilidad de Nitrógeno y micro elementos del suelo. También,
es recomendable aplicar vía foliar una solución de micro ele-
mentos y hormonas de crecimiento para favorecer el amacolla
miento de la planta.
En cualquiera de los casos anteriores de fertilización reco-
mendada, es necesario que se inmediatamente después de la
aplicación del fertilizante, se realice un riego ligero para que los
nutrientes queden disponibles para la planta y se deben evitar
riegos pesados o “achololeras”, ya que estas favorecen que los
nutrientes se laven en el suelo.

Clorosis férrica en caña


En ocasiones, a pesar de realizar el manejo adecuado de la nutrición
del cultivo, puede presentarse la clorosis férrica en la planta, la cual
se presenta como clorosis del follaje, que consiste en que las hojas
presentan color amarillo, en casos ligeros, hasta color blanco, cuan-
do el daño es severo. Por lo general, esto ocurre cuando el cultivo se
establece en suelos delgados o “calichosos”.
La clorosis es común en suelos de origen calcimórfico, como los
de la región sur del estado de Morelos. Esta deficiencia nutricional se
debe al bloqueo del hierro en el suelo por la concentración de altos
contenidos de carbonatos y bicarbonatos de Calcio; en los cuales se
aceleran los procesos de precipitación y fijación de fierro y en donde
se fija e insolubiliza este elemento, de modo que aunque esté presen-
te en el suelo, la planta es incapaz de absorberlo.

80
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

Por lo anterior, para corregir esta deficiencia, no se recomienda


la aplicación de sulfato ferroso al suelo, sino asperjado al follaje; se
recomienda aplicar sulfato ferroso a 3%; disolviendo 25 kilogramos
en 200 litros de agua para una hectárea, agregando 200 mililitros
de adherente; la aspersión se realiza en los manchones afectados,
procurando bañar todo el follaje afectado. Esta aplicación se repetirá
de una a dos veces hasta que las plantas recuperen su color normal.
Esta operación debe realizarse cada 10 ó 15 días, con la intención de
notar una respuesta del cultivo y decidir si realiza otra aplicación del
producto.

Labores de cultivo
Las principales labores que se realizan en el cultivo son la elimina-
ción (química o mecánica) de malezas y el aporque o cajón. Para
mantener limpio el cultivo de malezas, de preferencia se recomien-
da el uso de métodos mecánicos y manuales (“tlamateca”) que son
económicos y anticontaminantes. El aporque o cajón, permite dar
forma y profundidad al surco para facilitar los riegos. Para esta labor,
se deberá colocar un arado pequeño de doble vertedera detrás de los
timones y centrarlo en el entresurco.
El control químico de malezas puede realizarse de modo pree-
mergente o postemergente, para ello deben consultarse las indica-
ciones de cada producto, así como los momentos de aplicación reco-
mendados.
Cuando las siembras se efectúan en los meses de agosto o sep-
tiembre, sobre todo si las lluvias son abundantes, la plantación de
caña tiende a enmalezarse antes de que germine la “caña-semilla”.
El exceso de humedad del suelo impide el paso del tractor para reali-
zar el deshierbe con la cultivadora, por tanto, se recurre al control de
las malezas a través de la aplicación de herbicidas selectivos.

81
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Control de malezas a través de la aspersión de herbicidas selectivos


Nombre Ingrediente Dosis (por Épocas y formas de Tipos de
comercial activo hectárea) aplicación maleza
Advance Diuron 3 a 4 kg En preemergencia Hoja ancha
Velpar K-3 y hasta siete días y hoja
después de efectuada angosta
la siembra (sellador) (zacates)
Gesapax 2,4-D + 5l En postemergencia Hoja ancha
H-375, metrina y algunos
Navarone, zacates
León
Gramopol + SMMA + ácido 1.5 + 3 l En postemergencia Zacate
Gesapax 2,4-D Metrina Jonhson,
H-375 hoja ancha
y zacates
Sinerge + Clomazone + 3+2l En preemergencia y Hoja ancha
Hierbamina 2,4-D Amina en postemergencia y zacates

El contivo de “socas” y “resocas”


Inmediatamente después de la cosecha de la plantilla o soca, es reco-
mendable realizar el “destronque” y eliminar los residuos de cosecha
para disminuir el número de individuos plaga (principalmente barre-
nadores, mosca pinta y picudo) que suelen ocultarse en los restos de
la cosecha. Es recomendable realizar la aplicación de un insecticida
líquido a base de Furadán o Fipronil sobre los troncos, esto ayuda
a eliminar de insectos y proteger las partes expuestas durante los
primeros meses. Después de esas labores se da un riego pesado, y
cuando el suelo esté “aireado”, se hace el “descarne o desorille” y se
coloca en el fondo de los surcos la mitad de la dosis de fertilizante de
la fórmula cañera (un bulto de 50 kilogramos por tarea). Enseguida
se tapa el fertilizante con una cultivadora que abarque todo el entre-
surco, la cual facilita el aflojamiento del terreno; a continuación se da
un segundo riego para que los retoños se desarrollen con más vigor,
los cuales bajo estas condiciones ya habrán alcanzado la altura de
unos 15 ó 20 centímetros.

82
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

En lo sucesivo los retoños se regarán y se mantendrán limpios


hasta que la planta amacolle normalmente, y antes que empiece a
“canutear” se le aplicarán los fertilizantes que se mencionaron en
el apartado de Nutrición vegetal. Por lo general las “socas” que ini-
cian su desarrollo de noviembre a marzo, para cuando se inicien las
lluvias ya habrán cerrado y ya no tendrán problemas mayores. Sin
embargo las “socas” y “resocas” que se desarrollen de abril a fines
de la zafra, es probable que éstas aún no estén bien cerradas al em-
pezar la temporada de lluvias, y entonces será necesario mantener
limpios los cultivos mediante deshierbes manuales, y si la hierba está
tierna y chica, controlarla a través de la aspersión de herbicidas, con
la finalidad de que el cultivo cierre y produzca sombra para evitar la
proliferación de nuevas poblaciones de malezas.

Cosecha
La cosecha de la caña de azúcar se realiza durante la “zafra” que con-
siste en cortar la caña y extraerle el azúcar que la planta elaboró en
el campo. En detalle, la “zafra” involucra una serie de actividades in-
cluyendo la estimación de caña en campo, reparación de caminos, el
equipo de arrastre y maquinaria del ingenio, programación prelimi-
nar de cortes, contratación de cortadores, etcétera, todo esto con el
fin de asegurar que el equipo material y humano de que se disponga
sea el adecuado y eficiente para cosechar, transportar y procesar toda
la caña moledera en un periodo de tiempo limitado, que en el caso
de Zacatepec es de noviembre a principios de junio del año siguiente.
La cosecha puede efectuarse en forma manual o mecánica. Para
ello, el corte de la caña debe hacerse al ras del suelo, tanto para re-
cuperar la parte más dulce de los tallos como para ahorrarse la labor
del destronque que es cara. El tallo debe limpiarse de la hojarasca a
lo largo y cortarle todo el cogollo; las cañas limpias se acomodan en
el suelo, atravesándose a los surcos amontonando cerca de 100 ta-
llos para que con maquinaria sean acomodados en el camión que las
transportará al ingenio.
Cuando se emplea cosecha mecánica, se reducen costos, ya que se
principalmente se realiza en “verde”, es decir no se quema y al mo-
mento de cortar, la maquinaria arroja las cañas ya trozeadas al camión.

83
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Principales plagas
Complejo de barrenadores (Diatraea sp. y Eoreuma loftini):  Los ba-
rrenadores son la principal plaga de la caña de azúcar alrededor
del mundo y también en Morelos ya que se presenta con una
incidencia hasta del 20%. Existen al menos tres especies repor-
tadas como plaga en el estado: D. saccharalis, D. magnifactella y
D. grandiosella; las cuales son difíciles de identificar a nivel de
larvas (miden de 2.0 a 3.0 centímetros de longitud, son de color
blanco con puntos negros o cafés en cada segmento del abdo-
men). Los adultos son palomillas de hábitos nocturnos por lo que
pueden ser atrapados con trampas luminosas colocadas en las
noches y en el caso de D. saccharalis con trampas con feromonas
sintéticas ya comercializadas en el mercado de agroquímicos.
Las larvas de Eoreuma loftini miden de 1.0 a 2.0 centímetros
de longitud, son de color crema con dos líneas longitudinales
color violeta a los costados del abdomen. Los barrenadores agu-
jeran los “canutos” a lo largo de la caña, se alimentan de la
pulpa y fermentan el jugo, disminuyendo la concentración de
azúcares.
Las palomillas ovipositan en el envés de las hojas en un arre-
glo parecido a “escamas de pescado” y cubren sus huevecillos
con setas de sus propias alas, formando una barrera protectora
contra insecticidas y algunos organismos benéficos
• Daños:  La larva, en sus primeros instares, se alimenta del fo-
llaje sin causar daño importante; en el tercer instar, penetra
al cogollo y se alimenta de él, causando su muerte en etapa de
pelillo. En etapas avanzadas del cultivo, penetra al tallo y se
alimenta de él, provocando una reducción en el crecimiento
de la planta y facilitando la introducción de enfermedades
como el muermo rojo y Fusarium sp.
• Control:  Para el control se recomiendan las siguientes prác-
ticas: a) mantener libre de malezas las áreas vecinas al cul-
tivo pues pueden servir de hospederos a la plaga; b) realizar
la labor de “afloje” y “cajón” para remover el suelo y dejar
expuestas a los depredadores las larvas y pupas que se en-
contraran en el suelo; c) aplicar el insecticida Carbofurán

84
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

(Furadán 5 G) a razón de 20 kilogramos por hectárea en pe-


lillos de 20 a 30 centímetros de altura para disminuir la po-
blación de larvas; y d) liberación de parasitoides y aplicación
de entomopatógenos para el control de huevecillos y larvas,
así como conservación de enemigos naturales nativos.
Los insecticidas al follaje funcionan únicamente en las
fases de larva 1 y larva 2, posteriormente no hay efecto pues
los barrenadores se encuentran en el interior de los tallos y el
producto no penetra en ellos para hacer su acción de control.
Picudo del tronco (Sphenophorus incurrens Gyllenhall):  En los úl-
timos cuatro años, la presencia de este insecto ha causado seve-
ros daños y pérdidas económicas a los productores de caña de
azúcar. El daño del picudo puede causar pérdidas hasta del 10%
de la población en plantillas y en socas se han tenido daños en
los retoños en el 40% de las cepas. Los adultos son escarabajos
de color negro brillante con un pico largo. Los machos llegan
a medir hasta 14.0 milímetros de longitud y 6.0 milímetros de
ancho y las hembras son un poco más grandes; las larvas son
semejantes a gallinas ciegas de color ligeramente crema cuya
cabeza es de color café oscuro y la forma de sus cuerpos es de
media luna, sub-cilíndrica y con pliegues. Las larvas y los adul-
tos se alimentan de las cepas y perforan el interior del tallo,
formando galerías en diferentes direcciones, además, dañan las
raíces causando así el secamiento de las cepas completas.
• Control:  Para un efecto más rápido se ha empleado el con-
trol químico mediante los insecticidas granulados siguientes:
Counter FC 5% G, Carbofurán (Furadán 5 G) o Brigadier
0.3 G mediante la dosis de 20 kilogramos por hectárea; así
como Regent (Fipronil 39.3%) a una dósis de 300 mililitros
por hectárea, aplicándose al momento de la siembra para
plantillas o antes de realizar cajón para el caso socas. Sin em-
bargo, el uso inmoderado de estos productos puede ocasionar
el efecto contrario provocando la resistencia de la plaga a es-
tos productos.
Mosca pinta o “salivazo” (Aeneolamia spp.):  Es una plaga de re-
ciente detección en la zona cañera del estado, principalmente

85
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

en la localidad de Xochitepec, Zacatepec. Su principal hábitat


son las gramíneas silvestres y la vegetación existentes en las
orillas de los ríos, así como sembradíos masivos de caña de azú-
car, sobre todo en el trópico húmedo; sin embargo, también
causa daños considerables en los cañaverales del trópico seco.
Los insectos adultos se alimentan succionando la savia de
las hojas y a su vez inyectan toxinas en el tejido de la planta,
causando lesiones entre 2 y 3 milímetros de largo, color ama-
rillo-rojizo en el punto de succión, las cuales se extienden y
adquieren una coloración más obscura, hasta que se tornan
en manchas mayores de 10 centímetros. Entonces, las puntas
de las hojas de la caña se tuercen y se marchitan como si se
tratara de una deficiencia de humedad. Se estima que una po-
blación de 10 adultos por cepa pueden causar mermas en ren-
dimiento hasta de 6.0 toneladas por hectárea.
• Control:  Se sugiere para su control químico aplicar Lorsban
(Clorpirifos etil) en dosis de 1.0 litros por hectárea; Jade
(imidacloprid 0.8%) a una dosis de 20 kilogramos por hec-
tárea. También el control biológico, el cual se realiza con
el producto Spectrum Protat MB (Beauveria basssiana y Me-
tarhizium anisoplaiae) en suspensión concentrada en dosis de
2.0 litros por hectárea.
Escama acanalada (Praelongorthezia acapulcoa Morr):  Este insec-
to se localizó como plaga en Morelos desde 1953, sin embargo,
fue hasta el año 2010 cuando cobró importancia económica en
el estado dañando principalmente a la variedad ITV 92-1424
en los municipios de Ayala, Puente de Ixtla, Cuautla, Zacate-
pec, Zapata y Jojutla. Por lo que se considera que ya se encuen-
tra ampliamente distribuida en Morelos.
La escama acanalada mide 3 milímetros de longitud por 2
milímetros de ancho, pero como está cubierto de placas de cera,
aparenta mayor tamaño. La forma de este insecto es cuadran-
gular y su cerosidad es de color blancuzco. La etapa del culti-
vo en que se presenta es en plantas adultas entre 6 y 8 meses
de edad y durante la temporada de lluvias. El insecto succiona
la savia del floema de las hojas, causando su amarillamiento

86
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

desde el borde hasta llegar a la nervadura central de las hojas,


y provocando rápido envejecimiento. Al eliminar el exceso de
agua y azúcar el insecto excreta una mielecilla favoreciendo la
reproducción el hongo fumagina. Al extenderse el hongo en
la superficie de las hojas, éste afecta la capacidad fotosintética
de la planta, retrasa su desarrollo y disminuye la producción de
azúcares en la planta.
• Control:  Si se encuentra el 10% de incidencia de la plaga (10
colonias en 100 tallos muestreados) se recomienda una apli-
cación total de la parcela. Si el porcentaje es menor del 10%
se sugiere hacer una aplicación dirigida, con el producto quí-
mico Lambda-cialotrina (Engeo) o Imidacloprid (Jade). Así
como el control biológico con el producto Spectrum Protat
MB (Beauveria Basssiana y Metarhizium anisopliae), en dosis
de 2.0 litros por hectárea.
Chinche de encaje (Leptodictya tabida H.S.):  Este insecto es nativo
de México, y se le conoce con este nombre debido a que las ner-
vaduras de sus alas semejan un tejido de encaje. Sus medidas son
de 3.0 a 4.0 milímetros de longitud por 2.0 milímetros de an-
cho; es de color rojizo. Las colonias de chinches, compuestas por
adultos y ninfas, habitan en el envés de las partes inferiores de
las hojas de donde se alimentan succionando la savia y se repro-
ducen; no obstante sus daños no son de mucha consideración ya
que causan manchitas blanquecinas en el sitio de alimentación.
• Control. En vista de que los daños son de poca importancia,
no se justifica el combate químico dirigido específicamente
a este insecto ya que puede controlarse con las aplicaciones
dirigidas hacia otras plagas de importancia.
Pulgón amarillo (Sipha flava):  Esta plaga se encuentra presente en
varias localidades productoras de caña en el estado de Morelos.
Este insecto es de color amarillo y cuerpo blando; algunos adul-
tos son alados; generalmente viven en manchones debajo de las
hojas y su daño en las plantas consiste en que chupan la savia
de las hojas y en ocasiones causan su secamiento.
• Control:  El manejo de esta plaga generalmente puede rea-
lizarse con las aplicaciones de insecticida para otras plagas

87
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

como mosca pinta y escama acanalada, sin embargo, en pre-


sencia de altas infestaciones puede combatirse mediante la
aplicación del insecticida Thiodan 35 CE en la dosis de 1.5 a
2.0 litros por hectárea.
Rata de campo (Sigmodon sp., Oryzomis sp): Existen cerca de
nueve especies de ratas de campo que afectan al cultivo de la
caña de azúcar, incluyendo las ratas domésticas. En Morelos,
las principales especies identificadas como plagas son Sigmodon
sp. y Oryzomis sp., esta última se conoce como rata del arroz.
Estos roedores son muy parecidos entre ellos, pues su color va-
ría de gris a café; su hocico es chato y su cola es más corta o más
larga que su cuerpo.
Las ratas de campo roen el tronco de la caña, por lo que
éste se debilita y luego se seca. Si la caña se encuentra acamada
por otras causas, la rata la roe a todo lo largo. Estos roedores
anidan tanto en los troncos como en la parte alta de las plantas.
Su tasa reproductiva es rápida, ya que una rata hembra puede
tener entre 4 y 5 crías por mes, por lo que constituye un peligro
permanente en los cañaverales y en los cultivos agrícolas, fru-
tícolas y hortícolas.
• Control:  Para determinar el nivel poblacional, se realizan
muestreos (trampeos) en el cañaveral, si éste es mayor de
15% se recomienda aplicar cebos envenenados de acción rá-
pida a base de fosfuro de Zinc 3%. A los 30 días después el
cañaveral, se vuelve a trampear y si el índice de población
sigue siendo alto, entonces se aplicará otro cebo de acción
acumulativa; el cual se prepara con Klerat o Lanirat entre 1.5
y 2 kilogramos por hectárea.
Para evitar cualquier intoxicación durante la preparación
del cebo y su distribución en el campo, las personas que lo
manejen deben usar guantes de hule y evitar que el producto
químico (fosfuro de Zinc) tenga contacto con la piel, ya que es
muy tóxico. Además debe cubrirse la nariz con una mascarilla,
no fumar, no comer ni beber algún líquido durante el trabajo.
Por otro lado, el manejo de roedores incluye actividades
agroecológicas, las cuales forman parte del control de roedo-

88
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

res llevado a cabo por el Comité Estatal de Sanidad Vegetal en


Morelos. Entre estas actividades, se incluyen: el trampeo por
transecto, para determinar las zonas de riesgo basados en el
nivel poblacional de roedores; la colocación de perchas para
descanso y soporte de aves de rapiña nativas del área, las cua-
les depredan principalmente a las crías; así como la colocación
de cebo por el método de pulseo, que consiste en mante-
ner de modo constante sólo la cantidad de cebo que se consu-
me, evitando así el desperdicio y la contaminación. También,
se recomienda mantener los alrededores del cultivo limpios de
maleza, ya que éstos sirven de guarida para esta plaga.

Principales enfermedades
“Pokka boeng” o cogollo retorcido (Fusarium spp):  Esta enferme-
dad es causada por el hongo del género fusarium spp. Su princi-
pal daño consiste en la pudrición de las raíces y en la disminu-
ción de la absorción de agua y nutrimentos del suelo, por lo que
provoca marchitez y secamiento de las cañas. Puede reducir
los rendimientos hasta en 50%. El primer síntoma de esta en-
fermedad se observa por la presencia de clorosis en las bases
de las hojas jóvenes, seguida por retorcimiento, malformación
y reducción del área foliar. En casos de daños severos, como
ocurre en algunas áreas cañeras, estos síntomas se acentúan al
grado de causar la pudrición del cogollo y, a este severo daño,
le sigue la muerte de la planta. Por lo general, la mayor inciden-
cia de esta enfermedad se presenta en plantas entre 4 y 6 meses
de edad. Para el manejo de esta enfermedad, se recomienda la
suma de varios métodos de control:
• Cultural:  El establecimiento del cultivo deberá ser en te-
rrenos bien nivelados para evitar encharcamientos. La fre-
cuencia de riegos debe permitir mantener la humedad si en-
charcamientos. Al momento de la siembra de las plantillas,
seleccionar semilleros de alta calidad donde no se observen
síntomas de la enfermedad en las plantas para evitar disemi-
narla a otros campos. En la medida de lo posible, eliminar los
rastrojos y residuos de cosecha.

89
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

• Químico:  Cuando la enfermedad ya se haya detectado, es ne-


cesario hacer una aplicación de un producto químico a base
de tiofanato metílico (prontius) en dosis entre 1 y 2 kilogra-
mos por hectárea. Si se tiene conocimiento de que esta enfer-
medad ha atacado al cañaveral en plantilla y si se va cultivar
la “soca”, es necesario hacer una aplicación preventiva del
mismo producto en la misma dosis.
• Biológico:  Esta forma de control consiste en la aplicación del
hongo Trichoderma spp. (fithan) 2 litros por hectárea dirigida
a la raíz o mezclado con algún abono orgánico. Si ya se aplicó
anteriormente un fungicida, se deberá esperar al menos 30
días para aplicar el control biológico. Se requieren al menos
dos aplicaciones de Trichoderma sp.
Carbón (Sporisorium scitaminea):  Los síntomas de esta enferme-
dad se presentan en el cogollo de la caña, cuyo daño da la apa-
riencia de un “látigo” de color blanquizco al principio, el cual
después se torna de color negro; a veces, esta protuberancia
forma un arco. Por lo general, en un cañaveral cuya variedad
es susceptible, el cultivo se desarrolla en forma anormal y el
rendimiento se ve afectado hasta en 40%. En variedades sus-
ceptibles puede ocasionar apariencia arbustiva de la cepa.
• Control:  Para un efectivo combate de esta enfermedad es ne-
cesario seguir las siguientes indicaciones:
• Emplear únicamente variedades recomendadas como re-
sistentes.
• Selección de semilleros sanos.
• Si se presenta la enfermedad, realizar la “entresaca” de
plantas enfermas y “látigos” para su posterior quema en
las afueras de la parcela.
• Control de malezas y limpieza de carriles, especialmente
zacates y otras gramíneas, pues sirven de hospederas del
hongo causante de la enfermedad.
• No hay control químico.
Roya café (Puccinia melanocephala): Esta enfermedad aún no han
sido detectada en el estado de Morelos. Se puede presentar de
forma esporádica, principalmente favorecida por temperaturas

90
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Caña de azúcar

frías y en plantas de tres a seis meses de edad. Los síntomas


característicos de esta enfermedad, son la presencia de man-
chas cloróticas pequeñas de forma redonda en las hojas de las
plantas; si el daño es severo éstas se pueden juntar y formar
manchas más grandes, alargadas, abultadas y de color café
(pústulas). Las pústulas al reventar liberan una gran cantidad
de esporas, las cuales son fácilmente dispersadas por la lluvia y
el viento, propagándose así la enfermedad dentro del cultivo
y a las parcelas vecinas.
Escaldadura de la hoja (Xanthomonas albilineans):  Esta enferme-
dad bacteriana puede presentar los siguientes síntomas: fase
crónica, presencia de una línea “blanca como lápiz” de 1.0 a
2.0 milímetros de ancho en la lámina de las hojas, la cual sigue
la dirección de las venas principales; algunas veces estas líneas
adquieren una necrosis rojiza en algunas partes; fase aguda, se
caracteriza porque ocurre un marchitamiento repentino de las
plantas, seguido por la muerte de los cogollos. En variedades
susceptibles, esta enfermedad puede causar daños drásticos en
el rendimiento de caña en campo y de la calidad de los jugos.
El mejor método de control es mediante el uso de variedades
resistentes, pues el uso de bactericidas o productos a base de
cobre no han mostrado un buen control.

Costos de producción por hectárea (fertilización tradicional), ciclo plantilla


Cantidad Costo Costo total
unitario ($) ($)
Barbecho 2 1,800 3,600
Rastra 1 1,000 1,000
Surcado 1 1,500 1,500
*Semilla 850 8,500
*Siembra 850/tarea 8,500
* Fertilizante (180-45-30) bultos 1.5 t 7,400 7,400
*Herbicida preemergente 4l 245 980
Herbicida postemergente 10 l 185 1,850

91
Caña de azúcar Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cantidad Costo Costo total


unitario ($) ($)
*Insecticida granulado (bulto de 20 kg) 2 820 1,640
Cultivo y despacho 1 1,500 1,500
Riegos 9 200 1,800
Limpieza de carriles y canales (jornales) 5 200 1,000
Retapado de semilla (jornales) 10 150 1,500
Aplicación de herbicidas 10 150 1,500
(jornales)
Aplicación de fertilizante 6 150 900
(jornales)
*Movilización 1 2,000 2,000
Corte, alza, acarreo y otros (tonelada) 120 250 19,000
Total 64,170
*Para el caso de socas y resocas, se elimina el costo por concepto de semilla.

Marianguadalupe Hernández Arenas

92
Ceb olla

Introducción
El objetivo del paquete tecnológico es proporcionar al productor de
cebolla las recomendaciones de manejo del cultivo que le permitan
alcanzar los máximos rendimientos al menor costo posible. Dichas
recomendaciones se basan en resultados de proyectos de investiga-
ción y validación de tecnologías en parcelas de productores. Los res-
ponsables de la información son integrantes del grupo de hortalizas
del Campo Experimental Zacatepec, perteneciente al inifap.

Almácigos
Los almácigos deben establecerse preferentemente en terrenos que
no hayan sido cultivados con cebolla por lo menos los 3 años previos.
Fechas de siembra. Los almácigos para producción de cebollín se
deben establecer durante los meses de enero y febrero, para que
haya tiempo suficiente para el proceso de incubación antes del
trasplante. En el caso de utilizar plántula para el trasplante, la
fecha de siembra de almácigos dependerá de la fecha programa-
da de trasplante, considerando que en promedio se requieren
unos 45 días para que la plántula alcance el desarrollo adecua-
do para el trasplante.
Establecimiento de almácigos. Se hacen surcos con una separación
de 1.0 a 1.3 metros de ancho con los que posteriormente se
forma una cama aproximadamente de 70 a 100 centímetros de
ancho y raya de 30 centímetros para conducir el agua.

93
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Sobre esta cama o banco se hace la siembra, que puede ser


al voleo o en hileras. Por lo regular, la siembra al voleo la hacen
quienes tienen práctica suficiente para distribuir de manera
uniforme la semilla. Para la siembra en hileras, éstas se trazan
a lo ancho de las camas con una separación de 7 centímetros
entre ellas.
La semilla se debe enterrar aproximadamente a una pro-
fundidad de 1.0 a 1.5 centímetros, una vez hecha la siembra,
se cubre la superficie sembrada con cascarilla de arroz con una
capa de un centímetro de espesor. La cobertura con cascarilla,
tiene por objeto reducir la evaporación del agua y evitar que se
forme la “costra” que dificulta la emergencia de las plántulas.
Inmediatamente después se da un riego por gravedad, tenien-
do cuidado de que el suelo quede bien húmedo. Las plántulas
emergen sin dificultad a través de la capa de cascarilla de arroz,
por lo que no es necesario retirarla; adicionalmente, la cascari-
lla ayuda al control de maleza, ya que reduce su germinación a
niveles mínimos.
Una vez que hectáreas germinado la semilla, los siguientes
diez días son los de mayor peligro, ya que las plántulas son muy
débiles. La pérdida más común de plántula se da por un daño
físico causado por altas temperaturas del suelo en las horas más
cálidas, lo que provoca una lesión a ras del suelo, de forma muy
similar al daño causado por ahogamiento. Para evitar este pro-
blema, se debe regar entre las 10 y 12 horas del día, con regade-
ra de jardinería, para impedir el incremento en la temperatura
del suelo. Esta operación debe repetirse todos los días hasta que
la planta está desarrollada para el trasplante, lo que ocurre por
lo general a los 45 días después de la siembra.
La planta en el almácigo debe presentar cuatro hojas, una
altura de 30 a 40 centímetros y el diámetro al ras del suelo
debe ser de 3.2 a 4.1 milímetros; plantas con diámetros meno-
res deben desecharse porque un alto porcentaje de ellas no se
establecen o producen bulbos pequeños.
Una vez alcanzado el desarrollo requerido, las plántulas se
arrancan y se les corta la parte superior de las hojas, quedando

94
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

una altura alrededor de 12 centímetros; esto se hace para evi-


tar una excesiva deshidratación de las plántulas durante el tras-
plante y prendimiento.
Densidad de siembra. Se requieren 2 kilogramos de semilla, distri-
buidos en 200 metros cuadrados de almácigo (10 gramos por
metro cuadrado), para tener suficiente plántula o cebollín para
trasplantar una hectárea.
Fertilización del almácigo. Se sugiere fertilizar en dos partes, con
intervalos de una semana. En la primera aplicación se utilizan
15 gramos de 18-46-0 (fosfato diamónico) por metro cuadra-
do, mientras que en la segunda se aplican 15 gramos de urea o
35 gramos de sulfato de amonio por metro cuadrado. La prime-
ra fertilización se puede hacer antes de la siembra o en los pri-
meros días después de la emergencia de las plántulas; en tanto
que la segunda se realiza una semana después de la primera
aplicación.
Deshierbes. Se hacen de forma manual y se darán tantos como sean
necesarios, para mantener el almácigo libre de malezas.
Tiempo en almácigo. Bajo condiciones de buen manejo, el tiempo
requerido para que las plántulas alcancen un desarrollo ade-
cuado para el trasplante es alrededor de 45 a 50 días en prome-
dio. Para el caso de cebollín, el tamaño adecuado de bulbillo se
alcanza en aproximadamente 90 a 95 días después de la siem-
bra; en ese tiempo las plantas deben tener de tres a 4 hojas,
altura de 30 a 35 centímetros, diámetro del bulbillo de 13 a
18 milímetros, y diámetro del cuello de 3.2 a 4.1 milímetros.
Con estos atributos, se requieren de 700 a 1,00 kilogramos de
cebollín para trasplantar una hectárea.
“Curtido” e incubación del cebollín. El “curtido” de cebollín con-
siste en deshidratar parcialmente las hojas de las plantas me-
diante su exposición a los rayos del sol, lo que reduce el riesgo
de pudriciones durante el periodo de incubación del bulbillo;
regularmente, la exposición de las hojas al sol entre 4 a 7 días
es suficiente. La incubación del cebollín se debe llevar a cabo a
la sombra, en un lugar seco y con buena ventilación, para evitar
pudriciones o emisión de raíces. Bajo condiciones adecuadas de

95
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

almacenamiento, el cebollín puede permanecer hasta 5 meses


antes de ser trasplantado.

Producción de bulbo en el terreno definitivo


Híbridos y variedades. La selección del cultivar depende en primer
lugar de la fecha en que se desee salir al mercado con la produc-
ción; tradicionalmente, el trasplante a nivel comercial inicia a
mediados de agosto y termina a finales del mes de diciembre.
La producción inicia en el mes de noviembre y alcanza sus
máximos en los meses de enero y febrero.
Los cultivares disponibles en el mercado, pueden agruparse
en variedades e híbridos. Las variedades son cultivares nacio-
nales, entre las que destacan Blanca Morelos y Copándaro
Actualmente en el mercado existe una gran cantidad de va-
riedad de cebollas, al elegir alguna de ellas hay que tener los
siguientes cuidados: deben ser cultivares de fotoperiodo corto
(días cortos) ya que las de fotoperiodo largo no forman bulbo
por falta de horas luz.
Para efectos prácticos, de acuerdo a la fecha de trasplante
se ubican tres periodos: muy temprano (del 15 de julio al 20
de agosto); temprano (del 21 de agosto al 30 de septiembre);
intermedio (del 1º de octubre al 15 de noviembre); tardío (del
16 de noviembre al 31 de diciembre).
Las variedades que se trasplantan en el periodo temprano
todas son variedades nacionales, ya que toleran alta humedad
en el aire y en el suelo, así como altas temperaturas. Los híbri-
dos no se comportan adecuadamente en estas condiciones.
Las variedades nacionales trasplantadas en el periodo inter-
medio (del 1º de octubre al 15 de noviembre) tienen la des-
ventaja de producir un porcentaje alto de floración (20-60% de
“quioteo”), lo que no sucede con los híbridos extranjeros.
Los híbridos se comportan muy bien en los periodos inter-
medio y tardío. Detalles específicos adicionales se muestran en
el siguiente cuadro.

96
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

Periodos de trasplante de cebolla y cultivares recomendados


Periodo de trasplante
Muy temprano Temprano
15 de julio al 20 de agosto 21 de agosto al 30 de septiembre
Blanca Morelos* NUN 2001
Caliza Blanca Morelos*
Blanca del Oriente Florentina
Cirrus Caliza
Carta Blanca
Intermedio Tardío
1º de octubre al 15 de noviembre 16 de noviembre al 31 de diciembre
NUN 201 NUN 201
Florentina Joya
Joya Cirrus
Cal 214 Crown Blanca
Carta Blanca Supreme F1
Crown Blanca *Cirrus
Cirrus *Blanca Morelos
Supreme F1
*Trasplante del 12 a 31 de diciembre

Fechas de trasplante. En Morelos, el trasplante de cebolla se hace


desde el mes de julio hasta el mes de diciembre. Los resultados
experimentales indican que los mejores rendimientos se obtie-
nen en los trasplantes del 1° de julio al 31 de octubre; en los
trasplantes de noviembre y diciembre se reduce el rendimiento.
Métodos de establecimiento. Se utilizan diversas formas de esta-
blecimiento del cultivo. En el pasado reciente predominaba el
establecimiento mediante un surco angosto de 45 a 50 centí-
metros, con una hilera de plantas; este sistema de siembra im-
pide hacer labores de cultivo mecanizadas, ya sea con tracción
animal o mecánica, por lo que todas las labores de cultivo son
manuales, con el consecuente incremento en el costo de pro-
ducción, además de dificultades con el riego por rodado, ya que
por ser lo angosto de los surcos, al regar se borran y las plán-
tulas se exponen a niveles altos de humedad en el suelo, lo que

97
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

provoca estrés en las plantas y se favorece el ataque de enfer-


medades de la raíz. Por otro lado, el bulbo queda descubierto, lo
que provoca “verdeo”, reduciendo calidad.
Se obtienen mejores resultados con surcos de 60 centíme-
tros, plantados con una hilera de plantas espaciadas 10 centí-
metros entre sí. La población de plantas por hectárea disminu-
ye pero el tamaño de bulbos aumenta, dando como resultado
final rendimientos más altos, con bulbos de 250 a 300 gramos
en promedio.
Con esta separación entre surcos es posible dar labores de
cultivo con tracción animal o tractores ligeros, el bulbo queda
cubierto con el suelo y se evita el “verdeo”.

Control químico de malezas


Se pueden utilizar dos herbicidas que han mostrado buen control de la
mayoría de malezas comunes en la cebolla y sin toxicidad al cultivo:
Pendimetalin. Se ofrece en el mercado con los nombres comerciales
de: Kimur, Patrol y Prowl 400, entre otros. La aplicación se
debe hacer 1 ó 2 días después del trasplante, antes de que naz-
can las malezas; se le conoce como “sellador” ya que su acción
es pre emergente a la maleza. La dosis recomendada es de 3
litros por hectárea; previo a la aplicación hay que calibrar la
bomba aspersora, de tal manera que deben aplicarse de 300 a
400 litros de agua por hectárea.
Oxifluorfen. Se consigue en el mercado con nombres comerciales
como Galigan o Goal. La acción de este herbicida es postemer-
gente por lo que su aplicación debe ser 10 a 15 días después del
trasplante, cuando la maleza ya germinó. La dosis a emplear es
de 1.0 a 1.5 litros por hectárea en un volumen de agua de 300
a 400 litros. La dosis de 1.5 litros por hectárea llega a causar
algunas manchas blancas en las hojas de la cebolla, sin afectar-
le, ya que el desarrollo de la planta continúa normalmente. Es
conveniente aplicar el herbicida después de la primera fertiliza-
ción; su periodo de control es de 30 a 35 días.
Calibración de la bomba de aspersión. La aspersora que se vaya
a emplear se llena con agua únicamente, y se aplica como si

98
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

ya tuviera el producto, con el cuidado de que el aplicador cami-


ne a la velocidad a la que va a trabajar, cuidando que el ancho
de cobertura sea constante. Se recomienda utilizar boquillas de
abanico del tipo Tee Jet 8004 o similar.
Al terminar de aplicar toda el agua de la aspersora, se mide
la superficie que se cubrió y se realizan los cálculos de acuerdo
al siguiente ejemplo: Se utilizó una aspersora de 15 litros, con
la que se aplicaron cinco surcos de un metro de ancho y 100
metros de largo, lo que da 500 metros cuadrados de aplicación;
esto significa que en mil metros cuadrados se usarán 30 litros,
por lo que en una hectárea se aplicarán 300 litros.
Con esta información, si la dosis es 3 litros de herbicida por
hectárea y se desea preparar en tambo o tonel de 200 litros, hay
que agregar 2 litros de herbicida; 200 litros de agua, si la super-
ficie es pequeña y se va a preparar por aspersora de 15 litros,
se requiere de 150 centímetros cúbicos por bomba o aspersora.

Fertilización
La dosis de fertilización recomendada en cebolla es de 140-60-00 de
Nitrógeno, P2O5 y K2O, respectivamente. La aplicación del fertili-
zante se debe hacer en dos partes:
La primera fertilización debe hacerse de los 4 a 10 dias después
del trasplante, utilizando la dosis 70-60-00. La segunda debe efec-
tuarse a los 50 días después de la primera aplicación, en la que se
aplica el resto de Nitrógeno, es decir, la dosis 70-00-00.
La dosis 70-60-00 de la primera aplicación, se puede preparar de
cualquiera de las siguientes formas:
• 150 kilogramos de urea mezclados con 130 kilogramos de
supertriple.
• 210 kilogramos de nitrato de amonio mezclados con 130 ki-
logramos de supertriple.
• 350 kilogramos de sulfato de amonio mezclados con 300 ki-
logramos de supertriple.

Para preparar la dosis 70-00-00 de la segunda fertilización, usar


cualquiera de los siguientes fertilizantes: urea 150 kilogramos por

99
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

hectárea, nitrato de amonio 210 kilogramos por hectárea, o bien sul-


fato de amonio 350 kilogramos por hectárea.

Labores de cultivo
Las labores de cultivo son de tipo manual, con pala, y consisten las
operaciones llamadas “raspadillas”, “recargue” de tierra y “tlamate-
cas” (deshierbes manuales). Desde que se empieza a formar el bulbo
hasta su cosecha hay que tener cuidado de que éste bien tapado con
el suelo, ya que los bulbos expuestos al sol toman coloración verde y
esa cebolla es rechazada por el mercado.
Con el surco de 60 centímetros de ancho, plantando a hileras
sencillas, hay espacio suficiente para hacer labores de cultivo con
tracción animal o mecánica, eliminando de esta manera gran can-
tidad de maleza, reduciendo mano de obra y costos de producción;
además, se tienen menos bulbos descubiertos que se verdean con
el sol.

Riegos
El primer riego, generalmente se da un día antes del trasplante, con
el fin de proporcionar suficiente humedad al suelo. En los casos don-
de el suelo no queda bien mullido debido al alto contenido de arcilla
(suelos arcillosos o migajón arcillosos), este riego hace que los terro-
nes se fracturen, reduciendo su tamaño. Además, en los trasplantes
tempranos ayuda a reducir la temperatura del suelo, que general-
mente es alta en dicha época, lo que puede provocar quemadura de
plántulas. Por ello, además del riego inicial, se recomienda dar un
riego ligero el día del trasplante.
El siguiente riego se dará entre los 5 a 10 días después del tras-
plante para ayudar al establecimiento de la planta, ya que el nuevo
sistema de raíces es reducido, y cualquier deficiencia de humedad,
retrasa el desarrollo inicial de la planta.
Los riegos subsiguientes se darán a intervalos de 8 a 10 días en los
meses de septiembre, octubre y noviembre; en los meses de diciem-
bre y enero los intervalos de riego deben ser de 12 a 15 días.
En los meses de septiembre y octubre, ocasionalmente incluso
hasta en noviembre, se presentan lluvias; en este caso, se deben mo-

100
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

dificar los intervalos de riego procurando no generar excesos de hu-


medad en el suelo.
El abasto adecuado de agua es especialmente crítico entre los 60
a 100 días después del trasplante, ya que es el periodo con mayo-
res tasas de desarrollo del bulbo, por lo que cualquier deficiencia de
humedad en este periodo puede reducir de manera significativa el
rendimiento.
El último riego debe darse entre 20 y 25 días antes de la cosecha,
para evitar pudriciones del bulbo.

Plagas
En el ciclo 2012–2013, se presentó una grave afectación al cultivo
de cebolla en prácticamente todas las áreas productoras de la en-
tidad, misma que provocó pérdidas desde 50% hasta 100% de la
producción, en casos extremos. Los síntomas coincidían con la en-
fermedad conocida como “mancha blanca”, la cual es causada por el
Iris Yellow Spot Virus (iysv), cuyo insecto vector es el trips, que se
conoce por muchos productores como “bicho”. Por esta razón, debe
ponerse especial cuidado en el control adecuado de trips. Además de
este insecto, otras plagas comunes de la cebolla en el estado de Mo-
relos son el gusano soldado, conocido en la región como gusano del
rabo, y minadores de la hoja.
Trips. Es un insecto muy pequeño que se le puede localizar en medio
de las hojas más jóvenes, por lo que es necesario revisar las plan-
tas periódicamente para observar su presencia y cantidad. Cuan-
do las poblaciones de estos insectos son elevadas, el daño directo
a la cebolla puede ser severo, ya que impide el desarrollo del bul-
bo y de la planta, lo que provoca reducciones del rendimiento.
A partir del ciclo 2012-2013, con la irrupción de la enfer-
medad causada por el virus de la “mancha blanca”, el daño más
importante del ataque de trips es el relacionado con la transmi-
sión de iysv.
El combate debe efectuarse cuando se observen los primeros
insectos en las plantas. Se recomienda programar rotaciones de
aplicación de insecticidas durante el ciclo; algunos productos y
sus dosis, a ser considerados en la rotación de aplicaciones son

101
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

los siguientes: Malatión 1000 (un litro por hectárea) o Mala-


tión 500 (2 litros por hectárea); Lannate 90 PH (300 gramos
por hectárea); Gusatión M20 (un litro por hectárea); Rescate
PS20 (500 gramos por hectárea); Curacrón (un litro por hectá-
rea); Movento (200 mililitros por hectárea); Tracer (100 mili-
litros por hectárea).
Gusano soldado. Los gusanos al nacer comen superficialmente en
la hoja; al continuar su crecimiento, hacen un orificio en la hoja
por el que se introducen y permanecen aislados, alimentándose
y creciendo. Esto es posible gracias a la morfología tubular de la
hoja; por esta razón su control se dificulta.
El daño a la hoja provoca que se seque de la punta hacia la
base hasta que se desprende de la planta, lo que puede reducir
el rendimiento en caso de altas infestaciones.
Se recomienda hacer aplicaciones alternadas de Lannate 90
PH (300 gramos por hectárea) y Gusatión (1.5 litros por hec-
tárea).
Minadores. Esta plaga es muy común en el cultivo de cebolla. Los
minadores hacen galerías típicas en las hojas, las cuales pueden
dan varias vueltas alrededor de la misma, provocando el seca-
miento de las puntas.
Para su control se recomienda utilizar Agrimec o Agriver
(500 mililitros por hectárea), Diazinón (un litro por hectárea),
Gusatión M-20 (un litro por hectárea), Trigard (100 gramos
por hectárea) o Metasystox (un litro por hectárea); éste último
no debe aplicarse en el mes previo a la cosecha.

Enfermedades
En el almácigo. Como se indicó anteriormente, los 10 días siguien-
tes a la germinación son los más críticos en esta etapa, ya que
pueden tenerse pérdidas significativas de plántulas a causa del
estrangulamiento por daño físico derivado de las altas tempe-
raturas que alcanza el suelo.
El control de este daño se logra con riegos ligeros diarios
con regadera de jardinería, para evitar las altas temperaturas
en el suelo.

102
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

En el terreno definitivo
• Mancha púrpura (Alternaria porri). Esta enfermedad es con-
siderada la más común en el cultivo de cebolla. En su ini-
cio, los síntomas se manifiestan en las hojas como pequeños
puntos hundidos de color blanco, después el centro de estos
puntos se tornan de color púrpura, las hojas se doblan y fi-
nalmente mueren. Cuando las condiciones climáticas son
favorables para la enfermedad, como días lluviosos, nubla-
dos frecuentes y rocío prolongado sobre las hojas, se deben
realizar aplicaciones preventivas de fungicidas. Los produc-
tos recomendados son los siguientes: Clorotalonil (1 a 2 ki-
logramos por hectárea), Rovral 50 PH (0.3 a un kilogramo
por hectárea), Mancozeb 80 WP (de 1 a 2.5 kilogramos por
hectárea). Es recomendable adicionar adherente para lograr
mejores resultados de las aplicaciones.
• Mancha blanca de la cebolla. La mancha blanca es una en-
fermedad causada por el virus Iris yellow spot virus (iysv),
el cual es transmitido por trips. Los síntomas consisten en
manchas cloróticas, amarillentas o blancas de apariencia seca
y alargada; los daños inician por la base o el centro de las
hojas jóvenes y se extienden hacia los extremos. En las hojas
maduras se observan manchas blancas alargadas de diferen-
tes tamaños que llegan a ocupar gran parte de la superficie.
Una vez infectada la planta, no se cuenta con medidas curati-
vas. Por ello, es muy importante aplicar medidas preventivas
de la enfermedad como las siguientes: producción de bulbos
libres de virus, eliminar malezas que sirvan de hospedantes
de trips, desechar plantas infectadas por iysv de las parce-
las del cultivo, así como el control oportuno y eficiente de los
trips. No se conocen cultivares resistentes, pero en ensayos
de híbridos y variedades realizados en diversas localidades de
Morelos, por el grupo de hortalizas del Campo Experimental
Zacatepec, se hectáreas encontrado que la variedad Blanca
Morelos, liberada por inifap, hectáreas mostrado altos nive-
les de tolerancia a la enfermedad.

103
Cebolla Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cosecha
La cosecha de cebolla en Morelos, normalmente se puede iniciar a los
120 días después del trasplante, habiendo tendencia a la reducción
del ciclo cuando las siembras son tardías y cuando se utiliza cebollín.
El índice visible de madurez en la cebolla, es el doblamiento de la
planta, ya que cuando esta alcanza su máximo desarrollo entra en
reposo, detiene el crecimiento y en forma natural la planta se dobla
al ras del suelo.
Cuando empiecen a doblarse las primeras plantas, el cultivo está
próximo a la cosecha, por lo que se debe tener cuidado de no dar más
riegos, ya que puede provocarse la pudrición de bulbos.
El procedimiento usual de cosecha consiste en arrancar las plan-
tas con todo y bulbo, acordonando (“engavillado”) las plantas de 4 a
6 surcos; un día después se elimina el rabo con tijeras cebolleras; por
la tarde se barre o se dirige aire a presión con una sopladera como las
usadas para remover hojas secas y se levanta todo lo que se hectáreas
cosechado durante el día.
Si la producción se destina al mercado nacional, la selección del
producto se hace directamente en el campo, en tres tamaños: chica
(menos de 100 gramos por fruto), mediana (101 a 250 gramos por
fruto) y grande (más de 251 gramos por fruto). Las arpillas son de co-
lor rosa y normalmente contienen 30 kilogramos de fruto cada una.
Si la producción se destina a la exportación, la cebolla se envasa
en el campo en costal de yute y se transporta a la corredora para su
selección y envase en arpilla blanca membretada con la marca, con
peso de 22.5 kilogramos (50 libras), clasificadas en diferentes tama-
ños de acuerdo al diámetro ecuatorial de la cebolla.

Rendimiento de bulbo
El rendimiento medio estatal de cebolla es de 30 toneladas por hec-
tárea. Con la aplicación del presente paquete tecnológico pueden ob-
tener rendimientos de 40 a 60 toneladas por hectárea.

104
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Cebolla

Costo promedio de producción de cebolla aplicando el paquete tecnológico


Concepto Costo/hectárea Observaciones
($)
Almácigo
Costo de semilla (4 libras) 4,800
Renta de terreno 300
Cuota de agua 100
Preparación de terreno y 1,000
de camas
Siembra y manejo del 9,000 Deshierbes, aplicación de
almácigo agroquímicos, riegos.
Insumos 1,500 Fertilizantes, insecticidas,
fungicidas, bactericidas, foliares.
Terreno definitivo
Renta de terreno 10,000
Barbecho (dos) 2,000
Rastreo (uno) 1,000
Surcado 1,000
Trasplante 5,500
Cuota de agua y riegos 3,450
Labores manuales de 14,900 Dos deshierbes (tlamatecas),
manejo del cultivo aplicación de agroquímicos
(herbicidas, fertilizantes y
pesticidas), roce de canal, recargue.
Insumos 20,500 Herbicidas, fertilizantes, pesticidas.
Cosecha 21,500 Vigilante, arpillas, rafia, arranque,
engavillado, corte de rabo,
selección y arpilleo.
Costo total $96,550

Felipe de Jesús Osuna Canizalez


Sergio Ramírez Rojas
Jesús Gama González

105
J itomate con h id rop o nia

Introducción
En el estado de Morelos, se estima que la superficie actual de horta-
lizas cultivadas en invernadero, principalmente jitomate, es alrede-
dor de 120 hectáreas, en las que se producen unas 36 mil toneladas
anuales de fruto fresco, cuyo valor en el mercado es de 234 millones
de pesos. La producción comercial de jitomate en invernadero se re-
monta a 2004, cuando los gobiernos federal y estatal subsidiaron la
construcción de los primeros invernaderos. Desde sus inicios, la pro-
ducción de jitomate se lleva a cabo con sistemas de cultivo sin suelo
(o hidropónicos) abiertos, también llamados a solución perdida, en
los que el exceso de agua y soluciones nutritivas aplicadas en el riego
drenan libremente por la base de las macetas. El sustrato más común
es el tezontle, el cual es un material volcánico que se obtiene local-
mente en varias minas que se hallan en explotación en la entidad.
La producción de jitomate y otras hortalizas en invernadero es
una alternativa para producir durante todo el año, con altos niveles de
rendimiento y calidad de fruto; sin embargo, los elevados niveles
de inversión requeridos en la instalación y mantenimiento de estruc-
turas, materiales de cubierta y equipos, así como la incertidumbre en
el precio, hacen indispensable manejar de la manera más eficiente el
sistema de producción, para asegurar su viabilidad técnica y financiera.
Por otro lado, el sistema de cultivo sin suelo, o hidropónico como
se le llama localmente, requiere contar con herramientas técnicas
que permitan tomar decisiones adecuadas de manera oportuna.

107
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

El presente paquete tecnológico concentra información generada


y validada por el Campo Experimental del inifap, en las condiciones
específicas de Morelos.

Producción de plántulas
Es muy recomendable producir las plántulas en módulos construidos
especialmente para tal fin, dentro de las mismas áreas donde se ubi-
can los invernaderos. Las razones para esto son varias, entre ellas:
• Se tiene control sobre todo el proceso de producción de la
plántula, iniciando desde la selección del sustrato y manejo
de la semilla.
• Se asegura la sanidad de la plántula mediante el manejo pre-
ventivo de patógenos que atacan a la raíz, así como a través
del control de plagas que transmiten virus.
• Las plántulas están aclimatadas a las mismas condiciones
en las que se van a desarrollar después del trasplante.
• Se evitan riesgos de posibles daños mecánicos o del ataque de
plagas, que podrían incluso transmitir virus a las plántulas,
durante el traslado del sitio de producción al invernadero.
Infraestructura requerida: Se sugiere construir o acondicionar un
módulo para usarlo exclusivamente en la producción de plán-
tulas; sus dimensiones estarán en función del número de plán-
tulas requeridas por ciclo. Los materiales de cubierta son los
mismos que se utilizan en los invernaderos, es decir, malla
antiáfido en las paredes y plástico blanco lechoso con 30% de
sombreo en el techo. La altura de las paredes puede ser entre
2.2 y 2.5 metros; en el interior, debe considerarse un ancho
suficiente para tener dos hileras de charolas de unicel, de 200
cavidades, las cuales tienen dimensiones de 33 centímetros de
ancho por 66 centímetros de largo, así como dejar espacios
de un metro entre las paredes y las charolas y de 1 a 1.5 me-
tros de pasillo central para el riego y otras aplicaciones. Entre
charolas se deben dejar espacios entre 15 y 20 centímetros para
evitar el sombreado entre plantas de charolas vecinas.
Semilla. La semilla, por lo regular, se distribuye en sobres de 1,000,
5,000 ó 10,000 unidades. Es importante hacer una prueba para

108
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

determinar la posible presencia de cáncer bacteriano, ya que


esta enfermedad se puede transmitir por semilla. En el labo-
ratorio de fitosanidad del campo experimental Zacatepec, se
cuenta con un protocolo para llevar a cabo dicha prueba y para
realizar un sencillo tratamiento de termoterapia para eliminar
a la bacteria presente en la semilla, si este fuera el caso.
Limpieza y desinfección de charolas. Para la producción de plán-
tulas de jitomate, regularmente se utilizan charolas de unicel
(poliestireno) de 200 cavidades, con dimensiones de 33 x 66
centímetros. Si se les usa adecuadamente, las charolas pueden
emplearse durante seis o más ciclos de producción de plántulas,
pero debe tomarse en cuenta que en cada uso se genera un des-
gaste del material y se forman microporos por la acción de las
raíces y la manipulación misma de las charolas durante el pro-
ceso de limpieza y desinfección, por lo que el proceso de acon-
dicionamiento debe hacerse de manera más cuidadosa después
de su primera utilización, tal como se detalla enseguida.
Después de cada uso, las charolas deben lavarse y limpiarse
cuidadosamente, usando por ejemplo un cepillo de dientes pe-
queño, para remover impurezas del interior de las cavidades.
Invariablemente, las charolas deben desinfectarse antes de la
siembra; si éstas han sido utilizadas más de 2 ciclos, deben des-
infectarse 2 veces. Para ello se recomienda lo siguiente:
• Primera desinfección. Preparar una solución con cloro co-
mercial a dosis de 3% (30 mililitros de producto por litro de
agua), ajustando el pH de la solución a 6.5, con ácido nítrico,
ayudado con un potenciómetro para medir el cambio de pH.
Las charolas a desinfectar se sumergen completamente en la
solución durante 2 a 3 minutos, después de lo cual se sacan
del recipiente y se enjuagan varias veces con agua, para re-
mover excesos de cloro. Durante todo el proceso se deben
utilizar guantes de goma, de preferencia resistentes a ácidos,
así como gafas para proteger los ojos; el ácido nítrico es muy
peligroso y debe manejarse con cuidados extremos.
• Segunda desinfección. Se prepara una solución con cuaterna-
rio de amonio, en dosis de 300 partes por millón de ingre-

109
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

diente activo. Se sumergen completamente las charolas por 2


a 3 minutos, después de lo cual quedan listas para la siembra,
ya que no es necesario enjuagarlas. En el mercado hay dis-
ponibles diversos productos con distintas concentraciones de
cuaternario de amonio; una manera sencilla de calcular el
volumen de producto comercial por litro de agua, para abas-
tecer las 300 partes por millón, es la siguiente: se divide la
concentración requerida de cuaternario de amonio (en partes
por millón), entre la concentración del ingrediente activo en
el producto comercial (en %), y el cociente resultante se mul-
tiplica por 0.1. El resultado es igual a los mililitros de produc-
to comercial requeridos por litro de agua.
Desinfección de superficies. El área en la que se va a sembrar, así
como los recipientes a utilizar, deben desinfectarse completa-
mente con una bomba aspersora de mochila, con cuaternario
de amonio en la concentración indicada atrás (300 ppm), o con
Busán 30, en dosis de 3 mililitros de producto comercial por
litro de agua.
Sustrato. Existe una amplia lista de sustratos disponibles en el
mercado; sin embargo, los que han dado mejores resultados son
Berger BM2 y Sunshine No. 3. El sustrato viene empacado en
forma compacta, en bolsas de plástico de alrededor de 107 li-
tros; previo al llenado de las charolas, el material debe descom-
pactarse, debe desintegrarse manualmente todos los agregados
y humedecer hasta un punto en el que al oprimir con la mano
una porción del mismo, se observe agua libre en la superficie,
sin que llegue a escurrir.
Llenado de charolas y siembra. Una vez acondicionado el sustrato,
se procede a llenar totalmente todas las cavidades de las cha-
rolas; una vez llenas, se toman con las dos manos las charolas
y se golpean suavemente sobre la superficie de trabajo en tres
ocasiones, para prevenir asentamientos posteriores y llenado
incompleto de las cavidades. Posteriormente, se distribuye sus-
trato sobre la superficie, para llenar de nuevo completamente
cada cavidad y proceder a la siembra. Previo a la siembra, se for-
man los orificios de siembra en el sustrato, a una profundidad

110
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

alrededor de 1 centímetro, en los que finalmente se deposita


una semilla; los orificios pueden hacerse en pares, empleando
los dedos índice y medio de la mano, procurando hacerlo lo más
uniforme posible para asegurar una emergencia pareja. Des-
pués de colocar todas las semillas de una charola, se procede a
cubrirlas, esparciendo sustrato cuidadosamente y de manera uni-
forme, sobre los orificios de siembra. Finalmente se aplica un riego
a saturación, con una bomba aspersora de mochila, asperjando
el agua limpia a baja presión, para evitar la remoción de sustra-
to de la superficie.
Incubación. Es un proceso que debe llevarse a cabo preferente-
mente en la oscuridad, en un sitio desinfectado previamente
y con buena ventilación; se pueden formar estibas de hasta 8
charolas, colocando en la parte superior una charola invertida,
vacía, limpia y desinfectada. Si el lugar está muy iluminado,
se pueden cubrir las charolas con algún material como lona,
pero cuidando de no sujetar, para permitir buena aireación. El
proceso de incubación finaliza con el inicio de la emergencia de
las primeras plántulas, lo cual ocurre en promedio a las 72
horas después de sembrar. Es conveniente que a partir de las
48 horas después de la siembra, se revise periódicamente para
detectar oportunamente los primeros indicios de la emergen-
cia de plántulas. Es importante transferir oportunamente las
charolas al módulo de producción de plántulas, ya que en la
oscuridad éstas se alargan rápidamente y el tallo crece curvo,
de tal manera que al transferirlas al módulo, se presentan zo-
nas de quiebre en la parte curva de los tallos, lo que provoca
que se decapiten.
Acondicionamiento del módulo de plántulas. Antes de trasladar al
módulo las charolas sembradas, debe realizarse un proceso
completo de acondicionamiento del mismo. En primer lugar,
debe realizarse un proceso total de limpieza, que incluya la eli-
minación de malezas del interior y exterior del módulo; tam-
bién debe revisarse tanto la malla antiáfido como el plástico
del techo, para asegurar que no existan orificios de entrada de
insectos que transmiten virus, como mosquita blanca o trips.

111
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Después de la limpieza, debe desinfectarse el interior, inclu-


yendo mallas, plástico, canaletas si las hay, así como las bases
o mesas sobre las que se colocan las charolas. La desinfección
puede hacerse con los productos y dosis indicadas en el apar-
tado de desinfección de superficies, con bomba aspersora de
mochila o de motor.
Manejo de riegos y nutrición. En el estado de Morelos se tienen tem-
peraturas elevadas prácticamente durante todo el año, lo cual
dificulta obtener plántulas con desarrollo adecuado de raíces.
Esto se debe a que el tiempo requerido para que las plántulas
alcancen la altura y el número óptimo de hojas (5 verdaderas)
para el trasplante, es de sólo 21 días a partir de la siembra, en
promedio. Por esta razón, el manejo del riego y la nutrición en
esta etapa, se enfoca en buena medida a lograr un crecimien-
to adecuado de raíces para asegurar un rápido establecimiento
inicial después del trasplante.
Dos factores adicionales considerados prioritarios:
• La prevención de problemas de “secadera” de plántulas,
causada generalmente por un complejo de hongos que
atacan la raíz y el cuello de las plantitas, tanto en la etapa
de charola como en las primeras semanas posteriores al
trasplante.
• Prevención de la transmisión de virus por insectos como
mosquita blanca y trips.
Se recomienda regar diariamente con solución nutritiva, hasta
en dos ocasiones si es necesario, como es el caso durante los
meses de marzo a junio y cuando las plántulas tienen más de
dos semanas de edad.
Debe regarse con un litro por charola de 200 cavidades,
para asegurar drenaje suficiente y prevenir la acumulación de
sales en el sistema de raíces. En los días previos al trasplante,
se puede incrementar el volumen de solución por charola hasta
1.25 litros. La forma más fácil y eficiente de regar es con bomba
aspersora manual de mochila; la presión de la aspersión debe
mantenerse baja para evitar remover el sustrato en las etapas
tempranas, o bien, daños físicos al follaje en etapas posteriores.

112
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

En etapas avanzadas del desarrollo de las plántulas, el follaje


puede dificultar que la solución nutritiva alcance el sustrato,
por lo que el riego debe aplicarse con mayor cuidado. Además,
en esta etapa del desarrollo, es importante dar una separación
de 5 a 10 centímetros entre charolas, para evitar sombreado
mutuo entre plántulas de charolas contiguas, y facilitar la cir-
culación de aire entre las mismas.
Es necesario contar con un análisis químico confiable del
agua que se va a utilizar en la preparación de la solución nutriti-
va; la solución debe manejarse con una conductividad eléctrica
entre 1.3 y 1.6 deciSiemens por metro.
El manejo de la nutrición de las plántulas debe enfocarse en
la estimulación de formación de raíces, por lo que es necesario
aplicar productos que ayuden a lograr tal fin, así como utili-
zar una alta concentración de Fósforo en la solución nutritiva.
La concentración sugerida de los diferentes nutrimentos en la
solución nutritiva, se muestra en el cuadro; una posible combi-
nación de fertilizantes que proporcionaría las concentraciones
de los diferentes nutrimentos, se indica en el cuadro correspon-
diente. El riego con solución nutritiva debe iniciar una vez que
aparece la primera hoja verdadera, lo cual ocurre generalmente
alrededor de 9 a 10 días después de la siembra.

Composición de la solución nutritiva a emplear en la producción de plántulas


Nutrimento Concentración (miliequivalentes por litro)
Nitrógeno (N) 7
Fósforo (H2PO4-) 2
Potasio (K+) 5
Calcio (Ca2+) 5
Magnesio (Mg2 +) 2
Hierro (Fe2+) 3 ppm (a)
a) Se sugiere utilizar como referencia la concentración de hierro, empleando alguna fuente de
micronutrimentos con una composición completa; ppm=partes por millón.

113
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Las aguas disponibles en las zonas donde se ubican los inver-


naderos de jitomate, por lo general, tienen calidad química de
regular a mala; los aportes de algunos iones como Calcio (Ca2+),
Magnesio (Mg2+) y sulfatos (SO42–), pueden ser muy elevados, in-
cluso por encima de las concentraciones, lo que complica diseñar
soluciones nutritivas balanceadas; dada la importancia de esta
etapa, debe considerarse la posibilidad de obtener de otras fuen-
tes agua de mejor calidad que la disponible en el invernadero.
El pH de la solución nutritiva debe mantenerse alrededor de
6.0, utilizando ácido nítrico para tal fin; en cuyo caso, deberá
contabilizarse el aporte de nitratos (N-NO3–) a la solución nutri-
tiva por parte del ácido. Para no excederse en la concentración
de Nitrógeno en la solución, debe eliminarse primeramente el
nosfonitrato de Amonio de la solución nutritiva y después ajus-
tar a la baja el nitrato de Potasio hasta donde se requiera, para
finalmente aportar el Potasio adicional requerido para tener 5
miliequivalentes por litro en la solución, mediante incrementos
en la concentración de sulfato de Potasio.

Fertilizantes requeridos para abastecer las concentraciones de los nutrimentos


Fertilizante Gramos de fertilizante por litro
Nitrato de Calcio 0.475
Nitrato de Potasio 0.110
Fosfonitrato de Amonio 0.084
Sulfato de Magnesio 0.244
Sulfato de Potasio 0.188
Fosfato Monopotásico 0.274
Micronutrimentosa) 0.048
a) Usando kelatex multi

Existen en el mercado productos de varias empresas con una


composición completa de micronutrimentos; lo que varía entre
ellos básicamente es la concentración de los diferentes micros,

114
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

el agente quelatante, en su caso, y el precio. Se sugiere tomar


como referencia la concentración requerida de hierro (3 partes
por millón) en la solución, para calcular la cantidad necesaria
del producto comercial. Una forma rápida de calcular el peso
de producto para abastecer las 3 partes por millón de hierro es
aplicando la ecuación siguiente:

Gramos de Partes por millón de Fe requeridas


fertilizante por litro= x 0.1 ......... ....(1)
% de Fe en el fertilizante

Si se toma como ejemplo el Kelatex multi (cosmocel), que tiene


una concentración de 6.25% de hierro, sustituyendo valores
de (1):

Gramos de 3
fertilizante por litro= 6.25 0.1 = 0.048 gramos de producto por litro

Con respecto al manejo de productos para estimular la forma-


ción y desarrollo de raíces, es recomendable realizar un míni-
mo de dos aplicaciones durante la etapa de producción de plán-
tulas: la primera, al iniciar riegos con solución nutritiva, entre
9 y 10 días después de la siembra, y la segunda una semana
después. Los productos que se sugiere utilizar son Raizal 400,
Rooting y Radifarm, el primero en dosis de 1 gramo por litro y
los dos últimos con un mililitro por litro de solución, incorpo-
rados en el riego.
Manejo preventivo de plagas y enfermedades. La prevención de
plagas y enfermedades inicia desde el tratamiento de la semi-
lla contra cáncer bacteriano y el acondicionamiento del mó-
dulo. Medidas adicionales incluyen la reducción a un míni-
mo de los ingresos al módulo, restringiéndolas a los casos en
que hay que regar y que una sola persona se encargue de esta
actividad, quien deberá ingresar con ropa limpia y sin haber
tenido contacto con otras plantas de jitomate previo al ingreso
al módulo.

115
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Las principales plagas del jitomate en la etapa de plántula


son la mosquita blanca y los trips. La importancia de estas radi-
ca en el hecho de que transmiten virus a las plántulas, que pos-
teriormente, después al trasplante, tienen efectos devastadores
en las mismas. Los virus transmitidos tienen un periodo de in-
cubación aproximado de 25 a 30 días, por lo que los síntomas
de daño se manifestarán después del trasplante. La producción
de fruto de las plantas infectadas en esta etapa, es prácticamen-
te nula, además de que se convierten en fuentes de dispersión
de dichos virus en el invernadero, después del trasplante, a tra-
vés de las plagas indicadas.

Fertilizantes con una composición completa de micronutrimentos y que pue-


den ser utilizados en la preparación de soluciones nutritivas para producción
de plántulas de jitomate
Producto Kelatex multi Brexil combi Ultrasol micro S.T.E.M.
mix
Micronutrimento %
Fe 6.25 6.80 7.50 7.50
Zn 2.00 1.10 0.60 4.50
Mn 2.00 2.60 3.70 8.00
Cu 0.15 0.60 0.30 2.30
B 0.40 0.90 0.70 1.35
Mo 0.05 0.20 0.20 0.04

Por lo anterior, es muy importante colocar trampas ama-


rillas con pegamento para monitorear la presencia de mos-
quita blanca y trips. Es conveniente programar una serie
de aplicaciones preventivas con insecticidas específicos, al
menos cada semana, una vez ingresadas las charolas al mó-
dulo; para tal efecto, puede utilizarse la siguiente rotación
de insecticidas: Talstar (1 mililitro por litro), Karate zeon
(1 mililitro por litro), Knack (1 mililitro por litro), en inter-
valo semanal.

116
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Además de cáncer bacteriano, deben prevenirse los proble-


mas de la enfermedad conocida como “secadera” o damping-off
de las plántulas, la cual es causada por un complejo de hongos
que atacan a la raíz o base del tallo, tanto en la etapa de plántula
como en las primeras semanas posteriores al trasplante.
Investigación realizada por el Campo Experimental Zacate-
pec permitió definir un método bioracional para la prevención
de problemas de “secadera”; éste consiste en la inoculación de
cepas del hongo Trichoderma spp., en dos etapas del desarro-
llo de la plántula, la inicial al formarse la primera hoja ver-
dadera y la segunda una semana después. Las cepas que han
mostrado mayor efectividad son las que contiene un producto
comercial de nombre Fithan. En el mercado hay disponibilidad
de otras cepas comerciales de Trichoderma, como es el caso de
Trico-Bio. La inoculación se lleva a cabo disolviendo 1 mililitro
de producto comercial por litro de solución nutritiva, e incorpo-
rando las cepas del hongo benéfico en el riego.
En lo que respecta a cáncer bacteriano, además de la me-
dida preventiva de desinfección de la semilla, es conveniente
realizar un par de aplicaciones de bactericida durante el desa-
rrollo de la plántula; se recomienda aplicar en el riego, Kasu-
mín (1 mililitro por litro) a los 14 días después de la siembra
y 5 días después, 1 ó 2 días antes del trasplante, realizar una
aplicación de Agry-gent plus 800 (1 gramo por litro), también
en el riego.

Acondicionamiento de los módulos de invernadero antes del


trasplante
Revisión del sistema de cubierta:  Deben revisarse todas las superfi-
cies de cubierta para tapar orificios por donde pudieran ingre-
sar insectos plaga como mosquita blanca y trips. Los orificios
pequeños en la malla antiáfido se pueden tapar con silicón,
mientras que en los orificios más grandes pueden coserse par-
ches de la misma malla antiáfido con aguja curva; las rasgadu-
ras en el plástico del techo o laterales deben cubrirse con cinta
resistente al calor y la radiación ultravioleta, como es el caso

117
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de la llamada polipatch, ya que las cintas comunes como la tipo


canela se degradan en muy corto tiempo.
Limpieza y desinfección del invernadero:  Deben sacarse todos los
residuos de plantas, maleza y basura del interior. Es común que
durante el ciclo de cultivo se adhieran residuos de las plantas y
extractos que generalmente se observan, como manchones de
colores verdosos sobre las mallas y las estructuras metálicas.
Por ello es conveniente lavar y desinfectar todas las superficies
al interior de los módulos mediante el procedimiento siguiente:
• Lavado:  Disolver 1 gramo de detergente en polvo por litro
de agua y lavar hasta escurrimiento, con bomba aspersora de
motor, todas las superficies del interior, incluyendo la malla
antiáfido.
• Desinfección:  Preparar el volumen requerido para desinfec-
ción del interior, disolviendo 2 mililitros por litro de agua de
Busán 30 (tcmtb) o de Anibac 580 (cuaternario de Amonio)
por litro de agua; posteriormente se asperjan todas las super-
ficies, incluyendo malla antiáfido, bolsas con sustrato, rafia,
alambre de tutoreo, etcétera. Es conveniente realizar esta ac-
tividad pocos días antes del trasplante para evitar recontami-
nación del interior de los módulos por partículas arrastradas
por el viento o por otros medios.
Lavado químico del sistema de riego:  Consiste en la inyección de
agua acidulada a pH 2.0 a través del sistema de riego, para eli-
minar residuos orgánicos e inorgánicos que pudieran provocar
taponamiento de goteros. Para la acidificación del agua se reco-
mienda utilizar ácido nítrico, debido a que es más barato y no
reacciona con algunos iones presentes en altas concentraciones
en algunas aguas. La cantidad de ácido a adicionar para reducir
el pH a 2.0 depende de las características del agua.
Un procedimiento sencillo para determinar el requerimien-
to de ácido es el siguiente: se colocan 20 litros de agua en una
cubeta, se adiciona el ácido en volúmenes de 0.5 mililitros cada
vez, agitando vigorosamente después de cada adición y midien-
do el pH, se anota el volumen requerido de ácido para bajar el
pH a 2.0 y mediante una regla de tres se calcula la cantidad

118
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

requerida de ácido para acidificar el volumen necesario de agua


para el lavado del sistema. Se debe preparar suficiente agua aci-
dulada para desplazar toda el agua o solución nutritiva de la
tubería y mangueras del sistema de riego. Una vez que el agua
acidulada ocupa todo el sistema, debe dejarse trabajar la bomba
por unos 5 minutos para iniciar el proceso de limpieza, después
de lo cual se dejar reposar el agua acidulada en el sistema por
un mínimo de 12 horas; transcurrido este tiempo, se abren los
extremos de las mangueras y se deja fluir agua hasta que no se
observen residuos en el agua que sale de las mangueras. Esta
operación debe hacerse en grupos entre 6 y 7 mangueras cada
vez para que el agua fluya con alta presión. Una vez lavadas
todas las mangueras, se dejan funcionar los goteros por 10 ó
15 minutos para terminar el proceso de lavado. Es importante
lavar primero las mangueras porque de otra manera los resi-
duos que se desprendan después del reposo del agua acidulada,
podrían taponar los goteros.
Desinfección del sustrato y del sistema de riego:  Es muy importante
desinfectar cuidadosamente el sustrato, y con ello el sistema de
riego, antes del inicio de un nuevo ciclo de producción. En este
apartado se darán dos alternativas de desinfección, una para el
caso de sustratos nuevos, de primer uso, o bien para cuando no
se tuvieron problemas de enfermedades de la raíz y del cuello
de las plantas en el ciclo anterior; la segunda alternativa debe
aplicarse cuando el sustrato tiene dos o más ciclos de uso, o
cuando en el ciclo inmediato anterior se tuvieron problemas de
enfermedades que provocan secadera de plantas.
• Caso 1: Se recomienda inyectar un litro de Busán 30 por cada
1,000 metros cuadrados de invernadero; el producto debe in-
yectarse en el sistema de riego en un volumen tal que tenga
contacto con todo el sustrato, ya que tiene baja actividad fu-
migante, es decir, forma poco gas y su desplazamiento se da
principalmente a través del agua. Debe inyectarse por pausas,
por ejemplo con tiempos de riego de 5 minutos y reposos in-
termedios, para asegurar un buen movimiento vertical y ho-
rizontal de la solución con el producto en el sustrato. Con un

119
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

volumen de inyección alrededor de 5,000 litros se logra tener


una buena distribución del desinfectante en el sustrato. Antes
del trasplante se deben dar los riegos requeridos para propiciar
un drenaje suficiente para lavar residuos; el tiempo de espera
entre la desinfección del sustrato y el trasplante no es tan críti-
co como en el caso que se verá a continuación, pero siempre es
conveniente llevarla a cabo una semana antes de trasplantar.
• Caso 2. Se recomienda utilizar un desinfectante con alta ca-
pacidad fumigante, como es el caso del Bunema 55 GE. Este
producto pasa a la forma de gas fácilmente, por lo que deben
tenerse cuidados especiales durante su aplicación, como el
uso de mascarillas contra vapores. La dosis sugerida es de 10
a 20 litros por cada 1,000 metros cuadrados de invernadero;
la dosis más alta se debe usar cuando se hayan tenido pro-
blemas de enfermedades en raíz y cuello de la planta el ciclo
anterior. Para asegurar su efectividad, las macetas se deben
cubrir con plástico, por ejemplo el que se usa para acolchar
en suelo, previo a la fumigación. Al igual que en el caso 1, la
inyección debe hacerse de tal forma que haya un buen hume-
decimiento del sustrato con la solución desinfectante, por lo
que igualmente debe inyectarse en tiempos de 5 minutos con
reposos intermedios, y alrededor de 5,000 litros de solución
desinfectante. De tres a cuatro días después de la inyección
se remueve el plástico y se deja reposar por un mínimo de
3 semanas antes de trasplantar. Previo al trasplante se debe
lavar con suficiente agua el sustrato para eliminar residuos
que pudieran provocar intoxicación a las plántulas.

Selección del sustrato y trasplante


El sustrato más común en los invernaderos del estado de Morelos es
el tezontle, debido a su amplia disponibilidad. Análisis de propieda-
des físicas de los sustratos de las diferentes minas que se explotan
en Morelos, indican que el mejor material para su uso en hidroponía
o cultivo sin suelo es el tezontle de la mina de “tetillas”, la cual es
propiedad del ejido de Xochitepec y se ubica sobre la carretera Cuer-
navaca-Cuautla, al inicio del Cañón de Lobos.

120
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Estudios recientes en el estado de Morelos indican que la fibra de


coco es un sustrato con propiedades superiores al tezontle, ya que
puede ahorrarse de 20 a 25% de agua y fertilizantes sin afectar el
rendimiento de fruto. La marca comercial de fibra de coco que ha
dado los mejores resultados es Galuku, la cual se vende en bolis o
tablas de 1.0 por 0.15 por 0.10 metros (largo, ancho y espesor), res-
pectivamente; en cada boli se pueden establecer 5 plantas.
Regularmente plántulas con tres semanas de edad tienen el de-
sarrollo adecuado para el trasplante; la densidad de plantas con la
que se han obtenido los mejores resultados es de 3 plantas por me-
tro cuadrado. Las plántulas deben introducirse cuidadosamente en
el sustrato hasta las hojas de cotiledones, haciendo previamente un
hoyo con auxilio de una estaca de madera de diámetro similar al del
cepellón de la planta.

Manejo de soluciones nutritivas


Entre los primeros 2 y 3 días después del trasplante, se puede
regar con agua acidulada, después de lo cual se inician los riegos
con solución nutritiva. La composición de la solución nutritiva va-
ría dependiendo de la etapa de desarrollo de la planta, de la época
del año y del híbrido de jitomate utilizado. Estudios realizados en
el campo experimental Zacatepec muestran que existe una gran
variación en las calidades de agua disponible en las distintas zonas
en las que se produce jitomate en invernadero, por lo que es im-
portante contar con un análisis químico confiable del agua, para
poder diseñar adecuadamente la solución nutritiva, considerando
sus aportes.
En términos generales, el agua aporta Calcio, Magnesio y sulfatos
en proporciones que varían directamente con la conductividad eléc-
trica (ce), a mayor ce mayor concentración de los tres iones. Por otro
lado, la presencia de bicarbonatos sigue la misma relación señalada,
lo cual hace que las necesidades de ácido para reducir el pH sean
mayores a medida que el agua tiene mayor CE.
Como guía general, para auxiliar el manejo nutrimental, se pue-
den manejar cuatro etapas en el desarrollo de las plantas de jitomate
en invernadero.

121
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Etapa 1:  Va desde el trasplante hasta los primeros 35 ó 40 días


después del trasplante.
Etapa 2:  Se extiende del fin de la primera etapa hasta que se cose-
chan los primeros dos racimos.
Etapa 3:  Del fin de la segunda etapa hasta la poda de la yema ter-
minal (“capado” de la planta).
Etapa 4: Del “capado” de la planta hasta una semana antes del
último corte. La composición general de las soluciones nutriti-
vas para cada etapa del desarrollo de la planta se muestra en la
siguiente tabla.

Las concentraciones indicadas en seguida son sólo una guía general,


ya que la presencia en el agua de concentraciones variables de Calcio,
Magnesio, sulfatos y bicarbonatos, dependiendo de la ubicación del
invernadero, obliga a hacer ajustes específicos para cada condición.
Por otro lado, hay una serie de factores importantes que obligan a
realizar ajustes diferenciales en las soluciones nutritivas, como son
los siguientes:
Durante la etapa más caliente del año, de la segunda quincena de
marzo a la primera quincena de junio, se debe incrementar la con-
centración de Calcio hasta 12 miliequivalentes por litro, para preve-
nir problemas de pudrición apical del fruto, lo que obliga a realizar
ajustes en toda la solución nutritiva, por el incremento adicional en
el ión acompañante del Calcio en el fertilizante, que regularmente es
nitrato (nitrato de Calcio). Algunas aguas de la zona baja del estado
tienen 9 o más miliequivalentes de Calcio por litro, por lo que a es-
tas aguas sólo se adiciona Calcio en la etapa más caliente del año, el
resto del tiempo, con el aporte del agua es suficiente para abastecer
el Calcio requerido.
Por lo anterior, para no incrementar de manera desproporcionada
la concentración de nitratos, en aguas con alto contenido de bicar-
bonatos (más de 4 miliequivalentes por litro) se debe bajar el pH
utilizando ácido nítrico y ácido sulfúrico.
En los meses de noviembre a febrero, se debe incrementar entre
1.5 y 2 miliequivalentes por litro la concentración de Magnesio para
evitar problemas de deficiencia de este elemento.

122
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

En general, durante de noviembre a febrero, se debe incremen-


tar entre 15 y 20% la concentración iónica total de la solución
nutritiva, ya que la demanda de agua por la planta se reduce sen-
siblemente.

Composición estándar de la solución nutritiva en distintas etapas del desarrollo del


cultivo de jitomate en invernadero
Nutrimento Etapa 1 Etapa 2 Etapa 3 Etapa 4
Miliequivalentes por litroa)
Nitrógeno 7 10 12 9
Fósforo 2 1.3 1.3 1.3
Potasio 4 5 7 6
Magnesio 2 3 4 3
Sulfatos 3 4-6 5-7 3-5
Hierro 3ppm 3ppm 3ppm 3ppm
Bicarbonatos 1 1 1 1
CE b)
~ 1.35 ~ 1.70 ~ 2.10 ~ 1.60
a) Consultar en la siguiente tabla los gramos requeridos de fertilizante para tener un
miliequivalente por litro de cada uno de los nutrimentos. b) CE = Conductividad eléctrica
(deciSiemens por metro).

Fertilizante para abastecer un miliequivalente por litro de nutrimentos


Fertilizante G por litro Nutrimentos aportados
Nitrato de Calcio 0.095 Nitrógeno (NO3-) Calcio
Nitrato de Potasio 0.110 Nitrógeno (NO3-) Potasio
Nitrato de Magnesio 0.123 Nitrógeno (NO3-) Magnesio
Sulfato de Potasio 0.094 Sulfato Potasio
Sulfato de Magnesio 0.122 Sulfato Magnesio
Fosfonitrato de Amonioa) 0.042 Nitrógeno (NO3-) Nitrógeno (NH4 +)
Fosfato Monopotásicoa) 0.137 Fósforo Potasio
Ácido Nítrico (63%) 0.069 Nitrato —

123
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Fertilizante G por litro Nutrimentos aportados


Ácido Sulfúrico (99%) 0.030 Sulfato —
a) Para abastecer el Fósforo se debe usar el fosfato monopotásico; el aporte de Fósforo por el
fosfonitrato de amonio es muy bajo, por lo que en términos prácticos se le usa sólo como una
fuente de Nitrógeno.

Manejo del cultivo


Densidad de plantas:  En ambos sistemas, deben trasplantarse de
2.5 a 3 plantas por metro cuadrado. Densidades más altas di-
ficultan el control de plagas que transmiten virus, como es el
caso de la mosquita blanca y los trips, debido al amontonamien-
to de tallos y hojas que permite que dichas plagas se protejan de
la aplicación de insecticidas; además, se generan condiciones
localizadas de alta humedad en el ambiente, lo que favorece
el ataque de hongos del follaje, particularmente el causante de
cenicilla, como se verá en los dos apartados siguientes.
Podas:  Es muy importante mantener una proporción adecuada de
tallos y hojas en las plantas, a través de la poda. En invernadero
regularmente se maneja la poda a un tallo, por lo que todos los
tallos que se forman a partir del principal se eliminan. La re-
comendación general es eliminar los tallos laterales, llamados
comúnmente “chupones”, antes de que alcancen una longitud
de 10 centímetros, para evitar la formación de heridas grandes
por las que pueden penetrar patógenos, así como causarle es-
trés a la planta por la eliminación de mucho follaje de golpe.
La eliminación de “chupones”, especialmente durante la ma-
ñana, se puede realizar con la mano, doblándolos rápidamente
de un lado a otro; si esto no es posible y se desprende parte de
la cutícula del tallo junto con el chupón, deben usarse tijeras
de podar. En el caso de hojas, lo más conveniente es mantener
entre 15 y 18 hojas por planta durante el ciclo, removiendo el
resto con tijeras de podar; es conveniente tomar en cuenta que
la planta de jitomate normalmente tiene 7 hojas verdaderas en-
tre las dos pequeñas hojas de cotiledones y el primer racimo,
mientras que entre un racimo y otro desarrollan 3 hojas. En
algunos casos, los primeros 3 ó 4 racimos tienen 8 o más frutos

124
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

de gran tamaño, lo que provoca que al eliminar todas las hojas


por debajo de ellos se provoquen desgajamientos; para prevenir
este problema es conveniente dejar la primera hoja por debajo
de estos racimos, eliminando solamente las restantes dos hojas
y si es necesario, pasarse a las siguientes dos hojas por encima
del racimo.
Tutoreo:  El tutoreo tiene como función principal mantener ergui-
da a la planta para facilitar la ventilación y las labores de poda
y cosecha, así como optimizar el espacio del invernadero. Hace
algunos años se recomendaba el uso de anillos de plástico para
sujetar la planta a medida de esta crecía en altura, pero en la
actualidad lo más común es utilizar sólo un anillo en el punto
de inicio del tutoreo, a partir del cual se sostiene a la planta
dándole vueltas a la rafia alrededor del tallo. Una actividad muy
importante relacionada con el tutoreo es la bajada de la planta
cuando se alcanzó ya el alambre de tutoreo en la parte supe-
rior; esta labor debe realizarse con el mayor cuidado posible
evitando romper tallos y dañar lo menos posible el follaje. Para
prevenir el amontonamiento de follaje en la parte inferior de la
planta, debe realizarse una poda previa de las hojas inferiores,
procurando dejar solamente 15 hojas expandidas por planta an-
tes de proceder a bajar.

Principales plagas y su manejo


Mosquita blanca: En los últimos años, la mosquita blanca se ha
convertido en una de las principales plagas agrícolas a escala
mundial, principalmente en áreas tropicales y subtropicales,
además de ser uno de los grupos de plagas de mayor impacto
económico, dada la complejidad en su comportamiento que di-
ficulta su control.
Se caracteriza por tener alas en forma de “techo” sobre el
cuerpo cuando el insecto está en reposo; su cabeza es relativa-
mente larga y comprimida al cuerpo y posee un desarrollado
aparato bucal que pica para extraer los líquidos de las hojas,
flores y frutos, cuando esto ocurre la planta adquiere un color
grisáceo; sin embargo, este no es el mayor daño que le causa al

125
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

jitomate, el mayor daño es causado por los virus que trasmite,


ya que estos se replican al interior de su cuerpo y al alimentarse
de una planta sana inocula partículas de virus.
Tanto en el vivero como en el invernadero de producción,
debe tenerse un estricto programa de muestreo en el transcur-
so del tiempo de producción, pues con base en los resultados
que se obtengan, se decide la estrategia de control. En el caso
de la mosca blanca, el muestreo se hace con trampas amarillas
y pegamento. Además, se revisan las plantas en búsqueda de
estados inmaduros de la plaga.
Se recomienda iniciar el control de este insecto cuando se
observen en promedio 8 o más adultos en trampas amarillas
rectangulares con pegamento de 10 por 20 centímetros, co-
locadas en la parte media de la planta. Hay productos quími-
cos autorizados por la Dirección General de Sanidad Vegetal
(dgsv).
Otra alternativa que ha tenido éxito para manejar las pobla-
ciones de mosquita blanca es el uso de jabones y aceites. Para
que estos productos sean efectivos su aplicación debe cubrir
completamente el follaje, principalmente en el envés de las ho-
jas. En caso de usar jabón de barra o de pan debe diluirse en
agua tibia y evitar que la solución final quede a más de 2% (20
gramos por litro de agua). De preferencia utilizar equipo de alta
presión para lograr mayor penetración y aplicar en las primeras
horas del día para evitar fitotoxicidad.
Trips:  En Morelos la especie que más ataca al jitomate de inver-
nadero es el trips de las flores. Se encuentran especialmente
en las flores y frutos de jitomate. Son insectos alargados de 0.8
milímetros de longitud. Los adultos son de color amarillo y po-
seen alas finas, similares a plumas bordeadas por pelos largos.
Los huevos son insertados en tejidos vegetales suculentos como
hojas, tallos, pistilos o frutos pequeños. Los inmaduros y adul-
tos poseen aparato bucal picador-chupador que utilizan para
romper las células vegetales y succionar el contenido celular.

126
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Productos autorizados por la DGSV para el control de la mosquita blanca


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a
cosecha
Naturalis o Mycontrol 0.75 aplicarse por la tarde, dirigido al 0
envés de las hojas
Confidor 350 SC 0.14 aplicarse al suelo y alrededor 1
del tallo, cinco días después del
trasplante
Diazinón 25 E. o Sagaz 800 1-2 1
Kendo o Pareador 5 EC. 0.35-0.5 5
Plenum 0.4 14
Knack o Esteem 35 WP 0.15-0.25 -
Impide 2.0 -
Calypso 0.2 0
Actara 25 WG 600 gramos, aplicarse 30 días 0
después del trasplante

Por la velocidad de reproducción, se sugiere iniciar el control


cuando en las trampas azules con pegamento hay un promedio
de 2 trips por planta.
El mejor control se consigue realizando una combinación
de métodos, consistentes en adecuadas medidas culturales así
como preventivas, utilizando productos químicos autorizados
por la dgsv.

Productos autorizados por la DGSV para el control de trips


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Anasef-T 1.5-2.0 0
Azinfos 35 PH 1.0-1.5 0
Diazinón 25 E 1.0-1.25
Lucamet 600 1.0-1.5 7
Lucadrin 60 L.S. 0.5-1.5 21
Lucanal 900-E 0.75-1.5 1

127
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Triozas:  En Morelos este insecto se observa con mayor frecuencia


en las partes altas de la entidad, especialmente en los meses
de enero y febrero; en los invernaderos de la zona baja su apari-
ción es ocasional. Causa daños directos a la planta al succionar
savia en altas cantidades; las plantas se ven amarillentas y ra-
quíticas, el rendimiento de frutos es bajo.
Los principales métodos de control cultural y preventivo,
consisten en la colocación de trampas azules en los invernaderos
y en la eliminación de plantas silvestres que rodean a los mis-
mos. Este insecto transmite fitoplasmas los cuales producen la
enfermedad “punta permanente” del jitomate. Los síntomas se
deben a la interferencia que tienen los fitoplasmas con el trans-
porte de nutrientes, a daños mecánicos ocasionados por la ali-
mentación y a toxinas que inyectan los adultos al alimentarse.
El adulto es parecido a un pulgón de color café grisáceo, tie-
ne aparato bucal picador-chupador, se alimenta de las sustan-
cias nutritivas del floema. El huevo tiene forma ovoide y color
amarillo naranja, unido a la hoja por un filamento. La ninfa
pasa por cinco estadios y tiene forma de escama, su coloración
varía de naranja, recién emergida, a blanco verdoso a punto de
transformarse en adulto.
Las ninfas y adultos succionan las sustancias nutritivas de
las plantas y aparecen clorosis de los brotes apicales, deforma-
ción de hojas inferiores, necrosis y aborto de flores.
Las aplicaciones contra mosquita blanca, mantienen pobla-
ciones bajas de triozas. En jitomate, las aspersiones de agroquí-
micos reducen tanto las poblaciones de plagas como las de in-
sectos benéficos, por lo que el control biológico que se presenta
en las ninfas es nulo. Los productos químicos autorizados por la
DGSV para el control de triozas se muestran enseguida.

Plaguicidas autorizados por la DGSV para el control de triozas


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Lucasulfan 35 CE 0.40 14
Brigadier 0.3G o Talstar 100 CE 0.75 - 1.0 7

128
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha


Lucatina 1.8 C.E o Agromectin 1.8 CE 0.3 - 0.5 7
Oberon 0.3-0.5 7
Lucaphos 50 CE 0.60-0.75 1
Giro o Herald 375 0.2-0.3 3

Ácaros:  En los invernaderos de Morelos su incidencia es durante


todo el año, especialmente de noviembre a febrero. Su presen-
cia se nota hasta que la planta está dañada, por el color cobrizo
en tallos y hojas. Con altas infestaciones, el follaje se seca, los
frutos se decoloran por el sol y pueden adquirir color cobrizo,
finalmente la planta puede morir. La incidencia se incrementa
con temperaturas altas y baja humedad relativa.
Ya que es difícil verse a simple vista, es conveniente hacer
observaciones al microscopio en periódicamente. Para dismi-
nuir el daño por eriófidos, hay que tratar las plantas con Azu-
fre, Zineb o clorobenzilato y algunos otros productos químicos.

Agroquímicos autorizados por la DGSV para el control de ácaros


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Lucadrin 60 L.S. 0.5-1.0 21
Lucamet 600 0.5-1.0 7
Ak 20 HC FREE 0.25-0.5 21
Lucanal 900-E 0.40-1.0 1

Principales enfermedades y su manejo


Enfermedades causadas por hongos
• Cenicilla del jitomate:  Los síntomas observados son manchas
amarillas que con el tiempo se vuelven de color gris obscuro.
Cuando las lesiones son numerosas, provocan un amarilla-
miento general. En la parte superior de las hojas, las lesiones
se desarrollan en forma de manchas con un crecimiento pol-
voriento de color blanco a gris. La enfermedad progresa de las

129
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

hojas viejas a las jóvenes y la caída del follaje es un síntoma


evidente. Los síntomas más comunes son lesiones verde claro
a amarillo intenso. En el centro de dichas lesiones pueden
desarrollarse puntos necróticos, a veces como anillos concén-
tricos.
Existen varios fungicidas efectivos, como el Azufre hu-
mectable, Myclobutanil, Tebuconazole, Propiconazole,
Azoxystrobin, Trifumizole, Bayleton y otros productos quí-
micos. En las aplicaciones es necesario utilizar entre 800 y
1,000 litros de agua y algún adherente para bañar toda la
planta. Se recomienda la eliminación de maleza y restos de
cultivo, uso de variedades resistentes y plántulas sanas.

Productos químicos autorizados en México y por la EPA para el control de cenicilla


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Cheyene 720F 2-3 kg SL
Captán 50 PH 2-3 kg 5
Folpan 80 PH 2-3 kg 2
Coboxy 2-4 kg SL
Azufram 2-3 kg SL
Rally 40W 114-228 g 1
Cantus + Headline 700-800 g 0
Flint o Tega 500 SC 25-50 g/100 litros 3

• Pudrición vascular del jitomate:  Esta enfermedad es la de ma-


yor importancia en la producción de jitomate, especialmente
en los invernaderos con sistema de fertirriego en suelo. Se
manifiesta un marchitamiento más o menos rápido y muerte
de hojas. Los marchitamientos se deben a la presencia y acti-
vidades del patógeno en los tejidos de las plantas.
Las plántulas infectadas alcanzan escaso desarrollo, las
hojas se vuelven flácidas y algunas se ponen amarillas. El
tejido vascular toma coloración castaño oscuro, se ensancha
la base de los tallos afectados, y normalmente las plantas se

130
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

marchitan y mueren. Los síntomas en plantas maduras se


manifiestan durante el intervalo de tiempo que va entre la
floración y la maduración del fruto. El síntoma inicial es el
amarillamiento de las hojas más viejas. Esta coloración afecta
de forma gradual al follaje y va acompañada por la marchi-
tez de la planta durante la parte más cálida del día hasta que
la planta colapsa y muere.
Para prevenir infecciones se recomienda desinfectar las
charolas dos veces, en la forma indicada en el apartado de
producción de plántulas. Los trabajadores deben limpiarse las
manos antes de manipular plantas sanas. Sistemáticamente
remover las plantas muertas, en particular las que están da-
ñadas de la raíz y la parte basal. Es necesario el saneamiento
de la estructura del invernadero para garantizar la efectivi-
dad del control de la enfermedad. Se recomienda mantener
el pH del suelo a valores entre 6.5 y 7, así como la utilización
de Nitrato como fuente de Nitrógeno en lugar de Nitrógeno
amoniacal. Esto retarda significativamente el desarrollo de
la enfermedad y da como resultado un incremento de ren-
dimiento que iguala al que se consigue al utilizar fumigante.
El tratamiento de los órganos de propagación con benomyl
o la aplicación de este fungicida sobre las plantas, ya sea en el
campo o en el invernadero, ha disminuido en forma aprecia-
ble la incidencia de pudrición vascular del jitomate.
Una posibilidad de control biológico es mediante el uso
de hongos antagónicos del género trichoderma; igualmente se
utilizan microorganismos benéficos y fungicidas.

Fumigantes y microorganismos benéficos como medidas preventivas en el control de


pudrición vascular
Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Lucafum 516 1,500 a 2,000 ppm Sembrar de 14 a 26 días
300 a 500 litros después de la aplicación.
Busan 69 GE 1,500 a 2,000 ppm Sembrar 14 a 21 días
300 a 500 litros después de la aplicación

131
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha


1,3 Telone + In Line 500 a 600 kg Ninguno
In Line 4 litros al establecer
PHC T-22 la planta en campo
Bacillus o invernadero y
stearothermophylus posteriormente de 2 a 3
(1 x 1011 ufc/ml) litros, cada 21 días
Probacil (1 x 1011 0.5-0.7
ufc/mililitro) 0.25-0.5

• Tizón tardío: Esta enfermedad es muy importante por los


daños que causa, especialmente cuando el clima es fresco y
lluvioso, razón por la cual en el estado de Morelos se presenta
especialmente entre julio y octubre. Cuando no se controla
oportunamente llega a ocasionar la pérdida total del cultivo.
Los síntomas iniciales son pequeñas manchas foliares que
crecen rápidamente hasta convertirse en lesiones de colora-
ción blanca verdosa y cubrir grandes áreas de las hojas. El
tejido foliar infectado se torna marrón, se arruga y muere
en poco tiempo. El fruto muestra lesiones moteadas oscuras,
oliváceas y con apariencia aceitosa, que pueden ir extendién-
dose hasta invadir el fruto completo. Durante el cultivo evite
mojar el follaje y en cuanto sea posible ventile el invernadero.
Elimine plantas muertas durante y después del cultivo.
En caso de sembrar variedades susceptibles, es necesario
seguir un calendario de aspersiones preventivas con fungici-
das de contacto: derivados de Cobre, Mancozeb, Clorotalonil,
Folpet, Difolatán, Captán o Zineb. De los fungicidas sistémi-
cos se puede utilizar Previcur, Alliete, Ridomil Gold, Sportak
45 CE, Curzate y Melody, entre otros productos químicos.

Productos químicos autorizados para el control de tizón tardío


Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Cheyene 720F 2-4 kilos SL
Lucazeb 400 5
Captán 50 PH 1-4.5 kilos SL

132
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha


Forum 500 1-4.5 kilos 14
Cymox 10 + Lucazeb 400 2-2.5 kilos
Cymox 10 + Cheyene 720F 2-3.0 kilos 3
Aliette WDG 2-2.5 kilos 14
Equation Contact 2-3 kilos 14
Conzento Fenora + Proplant 720 0.4-0.6 kilos 3
2-3 14
1.5-1.75
Ranman 0.20-0.25 0

• Tizón temprano:  La enfermedad afecta al follaje, tallo y fru-


to de la planta de jitomate y puede causar daños severos du-
rante todos los estados de desarrollo. Los síntomas iniciales
en campo son pequeñas lesiones de color negro parduzco
que aparecen en las hojas más viejas. El tejido que rodea a
la lesión puede amarillarse. Los puntos necróticos aumentan
de tamaño rápidamente y cuando su diámetro es de 6 milí-
metros o más pueden distinguirse anillos concéntricos en la
zona de color castaño oscuro de la lesión.
En los tallos de las plántulas las lesiones son pequeñas, os-
curas y ligeramente hundidas, pero pueden aumentar de ta-
maño para formar lesiones circulares o alargadas con anillos
concéntricos pronunciados, quedando el centro de coloración
más clara. Si las plantas con el tallo infectado se establecen,
las lesiones continúan extendiéndose hacia la línea del suelo
y llegan a rodear el tallo. A menudo, estas plantas mueren y
si sobreviven, su crecimiento y rendimiento son reducidos.
La infección del fruto ocurre a través de la inserción al cá-
liz o al tallo, tanto en estado verde como maduro. Las lesiones
alcanzan tamaños considerables, que en ocasiones cubren su
totalidad, y normalmente muestran anillos concéntricos. Las
zonas atacadas tienen apariencia correosa y pueden apare-
cer cubiertas por una masa aterciopelada de esporas de color
negro.

133
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Para el mejor control de la enfermedad, teniendo en cuen-


ta las características de conservación del patógeno, será nece-
sario emplear un desinfectante de suelo antes de plantar, para
eliminar el riesgo de infección primaria en los semilleros y
trasplantes, para lo cual suelen ser efectivos los metil-iso-tio-
cianatos en todas sus formas (Metam-Na, Trapex, Basamid y
otros). Así mismo, es necesario utilizar semilla libre del pató-
geno de procedencia u obtenida por fermentación.
Entre los tratamientos más aceptables están Maneb, Man-
cozeb, Propineb y los siguientes productos químicos.

Productos químicos autorizados por la EPA para el control del tizón temprano
Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Lucazeb 400 2-3 kilos 5
Mastercop 0.75-1 SL
Cantus 1-1.2 kilos 0
Siganex 60 SC 1.2-1.5 1
Regnum 0.7-0.8 kilos 0

• Moho de la hoja:  La presencia de este hongo es muy frecuen-


te en los invernaderos de Morelos, especialmente después de
manipular las plantas por podas, bajada de los tallos o daños
físicos producidos durante las aplicaciones de plaguicidas,
afortunadamente no son tan explosivos y son de fácil control.
Es una enfermedad propia de jitomate cultivado en inver-
nadero, especialmente en condiciones de alta humedad en el
aire. Generalmente afecta a las hojas, las cuales presentan
síntomas que inician como manchas de coloración verde páli-
do a amarillento, apreciables en principio en la parte de abajo
de las mismas; si no se controla a tiempo, las manchas se
unen y el tejido de la hoja se muere.
El moho se ve más denso y de color más intenso a medi-
da que se acerca al centro de la mancha. Ocasionalmente el

134
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

hongo daña los peciolos, pedúnculos, tallos, botones florales


y frutos.
En los invernaderos, los restos de cultivo deben ser elimi-
nados al terminar la cosecha, la poda mejora la aireación y
ayuda a controlar la enfermedad. El control se realiza median-
te pulverizaciones y espolvoreos con tratamientos que combi-
nan productos clásicos (Maneb, Zineb, Clorotalonil) y los más
recientes (Benzimidadoles, Thiram granufo, Fenarimol).
Antes de plantar jitomate, se deben desinfectar las es-
tructuras y paredes del invernadero para destruir las esporas.
Utilizar 2% de formaldehido, rociando a alta presión contra
las paredes. Durante la aplicación, la temperatura mínima
debe de ser de 10 °C y la humedad relativa entre 50 y 80%.
Una vez terminado de desinfectar, cerrar el invernadero por
lo menos 24 horas y ventilar un día antes de plantar.
• Moho gris: El moho gris en el estado de Morelos aparece
principalmente en los invernaderos de la parte alta, parti-
cularmente durante los meses más fríos del año; aparece en
forma de tizones de inflorescencias, pudriciones del fruto o
del tallo, ahogamiento de plántulas y manchas foliares, par-
ticularmente en las heridas provocadas por la poda de hojas
y “chupones”.
El moho gris aparece en cualquier parte de la planta que
se encuentre por encima del suelo. Se caracteriza por la can-
tidad de conidióforos que crecen sobre el tejido necrosado,
los cuales le dan una apariencia aterciopelada de color gris
pardo.
Después de los periodos de alta humedad, al agitar el te-
jido infectado salen nubes de conidios que se desprenden de
los conidióforos. Las lesiones en el tallo pueden anillarlo y
causar marchitamiento de la planta por encima de la lesión, y
en el fruto causa las típicas lesiones blandas.
El fruto puede ser dañado cuando entra en contacto con
el follaje afectado de las partes florales, las cuales inician con
manchas de color verde olivo, extendiéndose hasta cubrir
todo el fruto.

135
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Por lo común, las lesiones del tallo aparecen en porcio-


nes suculentos y pueden ser lesiones hundidas, alargadas y
de color oscuro con un contorno bien definido, o bien puede
extenderse sobre el tallo y hacer que éste se debilite y quiebre
a nivel de la zona de infección.
Para prevenir esta enfermedad se deben hacer aspersiones
a base de cobre, antes de que la planta forme una cubierta
densa de follaje, razón por la cual es muy importante la reali-
zación de las podas oportunas.
El control se logra mediante la eliminación de restos de
plantas infestadas y proporcionando las condiciones para que
haya ventilación adecuada y rápida desecación, tanto de las
plantas como de sus productos.
Los tallos dañados deben ser tratados con una mezcla de
fungicidas (Thiram y Rovral 50 PH), y la adición de aceite de
parafina a la mezcla de fungicidas resulta muy eficaz.
Se recomienda llevar a cabo aspersiones con diclorán o
zineb; otros fungicidas como el Difolotán, Interene 50 PH,
Maneb-Zinc, Maneb o Clorotalonilo, proporcionan un con-
trol eficaz en las plantas dañadas. Para el control de las pu-
driciones del fruto, se recomienda las aspersiones o espolvo-
reaciones con Captán, Thiram o Benomyl. Y el uso de otros
productos químicos autorizados por la epa.

Algunos productos químicos autorizados en México para el control del moho gris
Nombre comercial Dosis (l/ha) Días a cosecha
Cheyene 720F 2-3 kilos 0
Lucazeb 400 2-3 kilos 5
Mastercop 0.75-1 SL
Cantus 1-1.2 kilos 0
Siganex 60 SC 1.2-1.5 1
Cantus + Headline 0.7-0.8 kilos 0
Elevat 1.5-2 kilos 0

136
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

Enfermedades causadas por bacterias


• Cáncer bacteriano o clavibacter:  Se presenta en todas las zo-
nas productoras de jitomate en México; Morelos, no es la ex-
cepción, se ha detectado tanto a cielo abierto como en áreas
protegidas con plástico o con mallas. Hasta ahora no existen
cultivares comerciales resistentes a esta enfermedad, que se
caracteriza por una serie de síntomas que pueden ser influi-
dos por las condiciones ambientales, edad de la planta, sus-
ceptibilidad del cultivar y la forma de entrada del patógeno.
El síntoma principal del cáncer bacteriano es una marchi-
tez sistémica de la planta, además incluyen el curvamiento de
las hojas, la marchitez de los foliolos, que a menudo ocurre
de forma unilateral en la hoja, y el abarquillamiento de los
márgenes de los foliolos.
Normalmente las hojas inferiores se marchitan primero;
las superiores permanecen turgentes hasta la fase final de la
enfermedad. Si la infección comienza en una herida produ-
cida por la poda de hojas, entonces la enfermedad se puede
desarrollar en la parte superior de la planta, extenderse hacia
abajo rápidamente y matar a la misma.
El suelo, la mezcla de sustratos para siembra y las mace-
tas deben ser esterilizadas para su uso. El material de pin-
zamiento y poda debe ser desinfectado entre plantaciones e
hileras, respectivamente. Si se reutilizan las estacas de entu-
torado, deben ser tratadas con vapor de agua, o lavadas con
una solución de lejía (Hipoclorito de Sodio) a 2%. Si el cáncer
bacteriano ha estado presente en un campo de cultivo, las
plantas deben ser enterradas en el suelo para asegurar la des-
composición de los restos vegetales.
Aunque cada caso deberá ser evaluado por un especia-
lista, existen algunos productos que han probado su eficacia
contra esta bacteria.
En tratamientos preventivos, se recomiendan aplicaciones
foliares de Agrygent a los 14 y 28 días después del trasplan-
te. También se puede aplicar un bactericida con Kasugami-
cina (Kasumín) en rotación, aplicándola a los 21 y 35 días

137
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

después del trasplante o aplicar una capa protectora de Cobre


o estreptomicina en los plantíos y esterilizando el suelo.

Productos químicos autorizados por la EPA para cáncer bacteriano


Nombre comercial Dosis (kg/ha) Días a cosecha
Coboxy 2-4 SL
Lucazeb 400 2-4 5
Bactrimicin 100 o Bactrimicin 500 0.30-0.40 5

• Marchitez bacteriana:  Causa una muerte rápida de las plan-


tas, a diferencia de la marchitez causada por clavibacter. Los
primeros síntomas consisten en la flacidez de algunas de las
hojas más jóvenes. A esto le sigue una marchitez completa de
la planta, que ocurre de forma rápida bajo condiciones am-
bientales favorables. En los tallos infectados pueden apare-
cer raíces adventicias, este tipo de formaciones se originan a
temperaturas bajas, aislados bacterianos de escasa virulencia,
y resistencia de la planta huésped. En etapas iniciales de la
enfermedad, el sistema vascular toma una coloración ama-
rilla o parda clara, que puede ser observada en las secciones
transversales o longitudinales del tallo. A medida que progre-
sa la enfermedad, el sistema vascular se oscurece. Cuando la
planta se marchita completamente, la médula y la corteza se
vuelven oscuras. Si se corta transversalmente un tallo afecta-
do, del vaso del tejido vascular dañado salen gotas diminutas
de exudado con una apariencia viscosa, blanca y sucia a ama-
rillenta que contiene un gran número de bacterias.
Inicialmente, sólo un número limitado de raíces mues-
tran una podredumbre parda; sin embargo, a medida que
progresa la enfermedad, la planta se marchita de forma per-
manente, y la podredumbre parda afecta el sistema radical
por completo.
Hay dos caminos por los cuales la enfermedad se puede
propagar y tener acceso a los cultivos: uno es por medio del

138
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Jitomate

agua, y el otro es a través de los materiales infectados. En el


cultivo, la propagación por agua de la enfermedad es muy
rápida. El uso de agua de río para el riego ha sido vinculado
en la propagación del patógeno de la marchitez bacteriana.
Además, las malezas hospederas pueden producir un inóculo
secundario, facilitando aun más la difusión y complicando el
manejo de la enfermedad. Los materiales infectados han sido
establecidos como fuente y medio de propagación del inócu-
lo. Para luchar contra la marchitez bacteriana, se han reco-
mendado utilizar cultivares resistentes. En un invernadero,
las medidas estrictas de saneamiento han tenido éxito en la
disminución de la enfermedad. Las medidas sanitarias gene-
ralmente incluyen pisos de cemento, agua purificada, este-
rilización de las herramientas, y el uso de sustratos inertes.
Incluso con estas precauciones, los brotes de la enferme-
dad pueden ocurrir, principalmente por los trabajadores que
no toman en cuenta las directrices de saneamiento necesarios.
La marchitez bacteriana presente en plantas cultivadas es
difícil de combatir en suelos infestados. La rotación de un
cultivo no susceptible proporciona cierto control, pero esta
medida es difícil de poner en práctica debido a la amplia
gama de plantas huésped del patógeno.
Enfermedades causadas por virus. Se han detectado cuatro especies
de virus que son trasmitidos por insectos pequeños, como las
mosquitas blancas y trips, o bien por las manos o las herra-
mientas de los trabajadores.
Las plantas afectadas presentan síntomas de enanismo seve-
ro, acortamiento de entrenudos, reducción drástica del área foliar,
deformación de la planta y clorosis intensa, las flores se secan;
cuando llega a producir frutos, éstos son de tamaño pequeño.
Para evitar la presencia de enfermedades causadas por virus
es muy importante prevenir la presencia de los insectos que los
transmiten, especialmente de mosquita blanca, trips y áfidos.
Para lo cual se propone que los productores realicen su pro-
ducción de plántulas al lado de los invernaderos, en pequeños
módulos donde el ingreso sea exclusivamente para regar y por

139
Jitomate Agenda Técnica Agrícola MORELOS

la misma persona, quien deberá ingresar con ropa limpia y sin


haber estado en contacto con otras plantas de jitomate previo al
ingreso al módulo.
Otro complemento es mantener los invernaderos libres de
maleza, debido a que hay varias especies que además de ser ex-
celentes hospederas de la mosquita blanca, también son fuente
de inóculo de virus.
En la actualidad no existe cura para las plantas enfermas,
por lo que todas las medidas para el control de virus son pre-
ventivas.

Costo de producción en una hectárea de invernadero con tecnología baja a media,


considerando dos ciclos en promedio por año y sistema hidropónico abierto
Costo fijo $
Depreciación 350,000
Costos de mantenimiento general 10,000
Salario de un trabajador de base 55,000
Subtotal 415,000
Costo variable
Labores manuales 280,000
Plántulas 150,000
Agroquímicos 200,000
Fertilizantes 700,000
Materiales diversos 150,000
Energía eléctrica y otros 60,000
Subtotal 1,540,000
Costo total de producción 1,955,000

Felipe de Jesús Osuna Canizalez


Sergio Ramírez Rojas

140
Ma íz d e r iego

Introducción
El rendimiento comercial de maíz que se obtiene bajo condiciones
de riego es generalmente superior al que se alcanza en temporal; sin
embargo, es relativamente bajo debido al deficiente manejo del cul-
tivo, por lo que, con la finalidad de mejorar la rentabilidad, este pa-
quete tecnológico contiene las prácticas más adecuadas para obtener
rendimientos que pueden ser mayores a 8 toneladas por hectárea.
La superficie bajo riego se ubica entre los 700 y 1,500 metros sobre
el nivel del mar, región ecológica de trópico seco, localizada en la zona
centro-sur del estado e integrada por los municipios Amacuzac, Axo-
chiapan, Ayala, Coatlán del río, Cuautla, Emiliano Zapata, Jantetelco,
Jiutepec, Jojutla, Jonacatepec, Mazatepec, Miacatlán, Puente de Ixtla,
Temixco, Tepalcingo, Tetecala, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Xochite-
pec, Yautepec y Zacatepec; así como la región sur de Atlatlahucan,
Cuernavaca, Temoac, Tepoztlán, Tlayacapan Yecapixtla y Zacualpan.

Sistemas de labranza
Dependiendo de las condiciones del terreno, de la disponibilidad de
maquinaria y de las posibilidades del productor, dentro del sistema
de riego por gravedad se practican dos sistemas de labranza que con-
sisten en las siguientes actividades de preparación del suelo y labores
culturales.
Tradicional:  Barbecho, cruza, rastreo, surcado y dos escardas.
Mínima:  Barbecho o rastreo y surcado.

141
Maíz de riego Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cultivares recomendados
A través de experimentos realizados durante varios años bajo condicio-
nes de riego en diferentes localidades del estado de Morelos, los culti-
vares que se recomiendan por su alto rendimiento de grano y favorables
características de planta, mazorca y grano son los siguientes:
Ciclo tardío:  San Andrés.*
Ciclo intermedio:  H-431, H-515, H-516, H-562, H-563, Cronos*,
Eros*, Caimán, DK-370, DK-2060, 30F32, P-4082W, CRM-
50, Murano, 3041**, Impacto** y Tundra**.
Ciclo precoz:  Costeño mejorado*, VS-535*, A-7573* y DK-2020.

Siembra
Otoño-invierno:  Entre el 15 de octubre y el 31 de diciembre.
Primavera-verano:  Entre el 1º de mayo y el 15 de junio, conocidas
como de “punta de riego” o de “medio riego”.

En surcos separados a 80 centímetros se deben distribuir entre 6 y 7


plantas por metro, para obtener una población aproximada entre 70
y 85 mil plantas por hectárea. Para esto se requieren de 25 kilogra-
mos de semilla certificada.

Fertilización
Al momento de la siembra, el fertilizante debe aplicarse en el fondo
del surco, en banda o a “chorrillo”; y como segunda fertilización,
efectuarse en forma paralela a la hilera de plantas sin hacer contacto
con ellas.
Se sugiere aplicar el tratamiento de fertilización de 160-70-60.
Para fertilizar al momento de la siembra, se deben mezclar 5 bultos
de sulfato de amonio con 3 bultos de superfosfato de Calcio triple y
2 bultos de cloruro de Potasio. Para la segunda fertilización, al cierre
del cultivo, aplicar 11 bultos de sulfato de amonio. El fertilizante
se debe aplicar en banda o chorrillo de manera que no quede en con-
tacto directo con la semilla o la planta.

*. Elotero.
**. Amarillo.

142
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de riego

Riegos
Se debe mantener el suelo con buena humedad sobre todo durante
los periodos más críticos para la planta, como son la nacencia, flora-
ción y llenado de grano. En general, a lo largo de todo el desarrollo
del cultivo, se aplican de ocho a nueve riegos en el ciclo otoño-invier-
no y de tres a cuatro en el ciclo primavera-verano.

Control de malas hierbas


Para obtener buenos rendimientos de maíz, el cultivo debe mantenerse
limpio, principalmente en los siguientes 45 días después de la siembra.
Para un eficiente y económico control de maleza de hoja ancha
aplicar 3 litros por hectárea de Gesaprim combi 500 fw (Atrazina
más Terbutrina); si predominan zacates o si el cultivo anterior fue
sorgo, aplicar 5 litros de Primagram gold (Atrazina más Metolaclor).
La aplicación de estos herbicidas debe hacerse en forma preemergen-
te al cultivo y la maleza.
Si al momento de la siembra ya se tiene maleza pequeña en el
terreno, será conveniente aplicar 2 litros de Gramoxone (Paraquat) o
Faena (Glifosato) mezclados con el herbicida preemergente.
De ser necesario, posteriormente se realizará un deshierbe ma-
nual para facilitar la cosecha; o bien, una práctica eficiente y econó-
mica es la aplicación de los herbicidas postemergentes: Basagrán 480
(Bentazón) en dosis de 2 litros por hectárea; o Sansón 4 sc (Nicosul-
furón) en dosis de 1.5 litros por hectárea.

Control de plagas
Para evitar el daño por plagas del suelo como gallina ciega o gusano
de alambre, la semilla debe tratarse con Brigadier 30 ts (Bifentrina)
o Semevín 350 sa (Thiodicarb), en dosis de 1 litro por 25 kilogra-
mos de semilla (por hectárea) y sembrar con equipo de protección;
o bien, aplicar 50 mililitros de Cruiser 5 fs. Otra opción de control
es aplicar 1 bulto por hectárea de Furadán 5g (Carbofurán) o de
Brigadier 0.3g (Bifentrina), mezclado con el fertilizante que se apli-
cará al momento de la siembra.
En el caso de plagas del follaje como gusano cogollero o gusano
barrenador del tallo, se debe aplicar cualquiera de los siguientes

143
Maíz de riego Agenda Técnica Agrícola MORELOS

insecticidas: Permetrina 500 CE (Permetrina), Karate zeón 5 cs


(Lambda cyhalotrina) o Lorsban 480 EM (Clorpirifos) en dosis de 1,
2 ó 3 mililitros por litro de agua, respectivamente. Con el tratamien-
to de la semilla también se evita el daño de pájaros y de hormigas.
Si se trata de plagas chupadoras como chicharrita o trips, es con-
veniente aplicar un litro por hectárea de Diazinón (Diazinón) o Va-
nucrón 600 lm (Monocrotofos). En el caso de ácaros (araña roja),
pueden presentarse en crecimiento vegetativo y para su control es
conveniente aplicar 1 litro por hectárea de Omite 6e (Propargite) o
bien 500 mililitros de Folimat (Ometoato).

Enfermedades
Los cultivares recomendados se consideran tolerantes a las princi-
pales enfermedades; por lo que, como medida preventiva, se sugiere
ajustarse a las fechas de siembra señaladas.

Cosecha
Se debe realizar cuando las mazorcas presenten un bajo contenido de
humedad, lo cual normalmente ocurre 160 días después de la siem-
bra, en el ciclo otoño- invierno; y en el ciclo primavera-verano a los
145 días.
Si la cosecha es manual, la mazorca debe asolearse para que se
desgrane fácilmente. Si la cosecha es mecánica, la mazorca debe es-
tar seca para facilitar el desgrane y limpieza (ventilación) durante la
trilla.
El maíz que se va a utilizar para el consumo familiar o para ven-
derlo después, debe limpiarse bien antes de guardarse en un lugar
limpio, seco y bien ventilado, para reducir en cierto grado el daño por
gorgojos y palomillas.
El grano ya seco (14% de humedad) debe de limpiarse de impu-
rezas y envasarse en sacos de 50 kilogramos, consiguiendo de esta
manera un mejor precio de venta.

144
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de riego

Costos de producción
Concepto Unidad Cant. $/unit. Importe
insumo/labor ($)
Preparación del terreno 2,700
Barbecho máquina 1 1,100 1,100
Rastreo máquina 1 800 800
Surcado máquina 1 800 800
Siembra mecanizada 1,450
Semilla (H-515) kg 25 40 1,000
Siembra jornal 3 150 450
Fertilización (160-70-60) 6,102
Sulfato de Amonio bulto 16 205 3,280
Super Fosfato de Ca triple bulto 3 366 1,098
Cloruro de Potasio bulto 2 392 784
Fertilizante foliar l 4 85 340
Mezcla y aplicación jornal 4 150 600
Control de malezas 2,630
Primagram Gold l 5 210 1,050
Basagrán 480 l 2 340 680
Aplicación máquina 2 450 900
Control de insectos 2,695
Brigadier 30 Ts l 1 240 240
Diazinón l 1 160 160
Lorsban 480 EM l 2 190 380
Folimat l 0.5 750 375
Adherente l 2 95 190
Aplicación máquina 3 450 1,350
Labores de cultivo 800
Escarda máquina 1 800 800
Riegos 3,600
Agua riego 9 100 900
Riegos (9) jornal 18 150 2,700
Cosecha mecanizada 2,800
Trilla máquina 1 1,200 1,200
Acarreo flete 2 800 1,600
Total $22,777

145
Ma íz d e temp ora l (p a r te alt a)

Introducción
El maíz se cultiva en todos los municipios del estado, el cual se divide
en dos zonas ecológicas bien definidas: la parte baja o cálida, com-
prendida entre 700 y 1,400 metros sobre el nivel del mar; y la parte
alta o fría, ubicada entre 1,400 y 2,000 metros sobre el nivel del mar.
Los municipios que integran la zona alta (subtrópico subhúmedo)
son Atlatlahucan, Huitzilac, Tetela del volcán, Tlalnepantla, Tlaya-
capan, Totolapan y Zacualpan; así como la región norte de Cuerna-
vaca, Ocuituco, Tepoztlán y Yecapixtla.
Con la finalidad de mejorar la rentabilidad del cultivo este paque-
te tecnológico contiene las prácticas para obtener rendimientos que
pueden ser mayores a 6 toneladas por hectárea. Dichas recomenda-
ciones son resultado de investigaciones efectuadas por el Programa
de Maíz del inifap-Campo Experimental “Zacatepec”, en Morelos.

Sistemas de labranza
Dependiendo de las condiciones del terreno, de la disponibilidad de
maquinaria y de las posibilidades del productor, se practican 3 siste-
mas de labranza que consisten en las siguientes actividades de pre-
paración del suelo y labores culturales:
Tradicional:  Barbecho, cruza, rastreo, surcado y dos escardas.
Mínima:  Barbecho o rastreo y surcado.
De conservación: Siembra y fertilización directa, utilizando el
equipo específico para este sistema de labranza.

147
Maíz de temporal (parte alta) Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cultivares recomendados
A través de experimentos realizados durante varios años en
diferentes localidades de la parte alta (semicálida) del estado de
Morelos, correspondiente a la zona ecológica de subtrópico subhú-
medo, los cultivares que se recomiendan por su alto rendimiento de
grano y favorables características de planta, mazorca y grano son
los siguientes:
Ciclo intermedio-tardío:  Costeño mejorado, San Andrés y Tundra
(amarillo).
Ciclo intermedio:  H-318, H-377, H-382 A (amarillo), Lucino, So-
rento, Impacto (amarillo), Eros, P-30S49 (amarillo), CRM-30,
CRM-52, NB-1, NA.35 (amarillo) y Amarillo CCC (amarillo).
Ciclo intermedio-precoz:  P-3055 W, P-30A60, P-2844 (amarillo)
y Criollo local.

Por su ciclo vegetativo, las variedades se deben sembrar conforme


avanza el temporal; es decir, al principio las de ciclo tardío y al final
las de ciclo precoz, como cierre de siembra.

Siembra
Se recomienda sembrar desde una vez que se haya regularizado el
temporal hasta el 30 de junio.
En surcos separados a 80 centímetros se deben distribuir 6 plan-
tas por metro, para obtener una población aproximada de 75,000
plantas por hectárea. Para esto se requieren de 20 a 25 kilogramos
de semilla certificada.

Fertilización
Al momento de la siembra, el fertilizante debe aplicarse en el fondo
del surco, en banda o a “chorrillo”; y como segunda fertilización, se
efectúa en forma paralela a la hilera de plantas, sin hacer contacto
con ellas.
Se sugiere utilizar el tratamiento 165-70-60 para fertilizar al mo-
mento de la siembra; se debe mezclar un bulto de urea con 3 bultos
de fosfato fiamónico y 2 bultos de cloruro de Potasio; en la segunda
fertilización aplicar sólo 5 bultos de urea.

148
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de temporal (parte alta)

Si se cultiva en suelos andosoles, que son aquellos de origen vol-


cánico, (color café-amarillento), se recomienda aplicar 3 toneladas
por hectárea de cal agrícola, incorporada al suelo por lo menos con
un mes de anticipación a la siembra.
Biofertilizante:  Es conveniente utilizar biofertilizantes, con lo cual es
posible reducir una cuarta parte del fertilizante químico recomen-
dado; para esto, se debe aplicar 1 dosis como tratamiento a la se-
milla (inoculación) al momento de la siembra y reforzar a los 20-
30 días después, con humedad en el suelo, aplicando 2 dosis en
aspersión dirigida al pie de la planta, utilizando entre 300 y 400
litros de agua. Una dosis de biofertilizante equivale a una bolsa de
380 gramos de AzoFer (Azospirillum brasilensis) junto con una
bolsa de un kilogramo de MicorrizaFer (Glomus intraradices).

Control de malas hierbas


Para obtener buenos rendimientos de maíz, el cultivo debe mante-
nerse limpio, principalmente en los siguientes 45 días después de la
siembra.
Para un eficiente y económico control de maleza de hoja ancha,
aplicar 3 litros por hectárea de Gesaprim combi 500 fw (Atrazina
más terbutrina); si predominan zacates o si el cultivo anterior fue
sorgo, aplicar 5 litros de Primagram gold (Atrazina más Metolaclor).
La aplicación de estos herbicidas debe hacerse en forma preemergen-
te al cultivo y la maleza.
Si al momento de la siembra ya se tiene maleza pequeña en el te-
rreno, entonces será conveniente aplicar 2 litros de Gramoxone (Pa-
raquat) o Faena (Glifosato) mezclados con el herbicida preemergente.
De ser necesario, posteriormente se realizará un deshierbe ma-
nual para facilitar la cosecha; o bien, una práctica eficiente y econó-
mica es la aplicación de los herbicidas postemergentes: Sansón 4 SC
(Nicosulfurón) en dosis de 1.5 litros por hectárea, o de Basagrán 480
(Bentazón) en dosis de 2 litros por hectárea.

Control de plagas
Para evitar el daño por plagas del suelo como gallina ciega o gusano
de alambre, la semilla debe tratarse con Brigadier 30 ts (Bifentrina) o

149
Maíz de temporal (parte alta) Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Semevín 350 sa (Thiodicarb), en dosis de un litro entre 20 y 25 kilo-


gramos de semilla (por hectárea) y sembrar con equipo de protección;
o bien, aplicar 50 mililitros de Cruiser 5 fs. Otra opción de control
es aplicar un bulto por hectárea de Furadán 5G (Carbofurán) o de
Brigadier 0.3g (Bifentrina), mezclado con el fertilizante que se apli-
cará al momento de la siembra.
En el caso de plagas del follaje como gusano cogollero o gusa-
no barrenador del tallo, se debe aplicar cualquiera de los siguien-
tes insecticidas: Permetrina 500 ce (Permetrina), Karate zeón 5 CS
(Lambda cyhalotrina) o Lorsban 480 em (Clorpirifos) en dosis de 1,
2 ó 3 mililitros por litro de agua, respectivamente.

Enfermedades
Los cultivares recomendados se consideran tolerantes a las princi-
pales enfermedades; por lo que, como medida preventiva, se sugiere
ajustarse a las fechas de siembra señaladas.

Cosecha
Se debe realizar cuando las mazorcas presenten un bajo contenido
de humedad, lo cual normalmente ocurre a 170 días después de la
siembra.
Si la cosecha es manual, la mazorca debe asolearse para que se
desgrane fácilmente. Si la cosecha es mecánica, la mazorca debe es-
tar bien seca para facilitar el desgrane y limpieza (ventilación) du-
rante la trilla. El maíz que se va a utilizar para el consumo familiar
o para venderlo después, debe limpiarse bien antes de guardarse en
un lugar limpio, seco y bien ventilado, para reducir en cierto grado el
daño por gorgojos y palomillas.
El grano ya seco (14% de humedad) debe ser limpiado de impure-
zas y envasarse en sacos limpios de 50 kilogramos, consiguiendo de
esta manera un mejor precio de venta con la industria.

150
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de temporal (parte alta)

Costos de producción para cultivar maíz de temporal en la zona alta; sistema de


labranza de conservación
Concepto Unidad Cant. $/unit. Importe
insumo/labor
Preparación del terreno 780
Faena l 3 110 330
Aplicación máquina 1 450 450
Siembra mecanizada 2,475
Semilla (H-377) kg 25 55 1,375
Siembra máquina 1 1,100 1,100
Fertilización (165-70-60) 4,065
Urea bulto 6 270 1,620
Fosfato Diamónico bulto 3 315 945
Cloruro de Potasio bulto 2 315 630
Fertilizante foliar l 3 90 270
Mezcla y aplicación jornal 4 150 600
Control de malezas 3,000
Primagram Gold l 5 240 1,200
Faena l 2 110 220
Basagrán l 2 340 680
Aplicación máquina 2 450 900
Control de insectos 1,730
Brigadier 30 TS l 1 240 240
Lorsban 480 EM l 2 205 410
Adherente l 2 90 180
Aplicación máquina 2 450 900
Cosecha mecanizada 2,000
Trilladora máquina 1 1,200 1,200
Acarreo flete 1 800 800
Total $14,050

Alberto Trujillo Campos

151
Ma íz d e temp ora l ( p a r te baja)

Introducción
El maíz se cultiva en todos los municipios del estado, el cual se divide
en 2 zonas ecológicas bien definidas: la zona alta o fría, ubicada entre
los 1,400 y 2,000 metros sobre el nivel del mar; y, la zona baja o cáli-
da, comprendida entre los 700 y 1,400 metros sobre el nivel del mar.
Los municipios que integran la zona baja (trópico seco) son Amacu-
zac, Axochiapan, Ayala, Coatlán del Río, Cuautla, Emiliano Zapata,
Jantetelco, Jiutepec, Jojutla, Jonacatepec, Mazatepec, Miacatlán,
Puente de Ixtla, Temixco, Temoac, Tepalcingo, Tetecala, Tlaltiza-
pán, Tlaquiltenango, Xochitepec, Yautepec y Zacatepec; así como la
región sur de Cuernavaca, Ocuituco, Tepoztlán y Yecapixtla.
Con la finalidad de mejorar la rentabilidad del cultivo este paque-
te tecnológico contiene las prácticas adecuadas para obtener rendi-
mientos que pueden ser mayores a 6 toneladas por hectárea. Dichas
recomendaciones son resultado de investigaciones efectuadas por el
Programa de Maíz del inifap-Campo Experimental “Zacatepec”, en
el estado de Morelos.

Sistemas de labranza
Dependiendo de las condiciones del terreno, de la disponibilidad de
maquinaria y de las posibilidades del productor, se practican 3 siste-
mas de labranza que consisten en las siguientes actividades de pre-
paración del suelo y labores culturales:
Tradicional.- Barbecho, cruza, rastreo, surcado y dos escardas.

153
Maíz de temporal (parte baja) Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Mínima.-Barbecho o rastreo y surcado.


De conservación.-Siembra y fertilización directa, utilizando el
equipo específico para este sistema de labranza.

Cultivares recomendados
A través de experimentos realizados durante varios años en diferen-
tes localidades de la parte baja (cálida) del estado de Morelos, corres-
pondiente a la zona ecológica de trópico seco, los cultivares que se
recomiendan por su alto rendimiento de grano y favorables caracte-
rísticas de planta, mazorca y grano son los siguientes:
Ciclo intermedio-tardío: H-443 A (amarillo), P-30S49 (amarillo)
y San Andrés.
Ciclo intermedio: H-431, H-515, H-516, H-562, H-563, H-377,
H-382 A (amarillo), Sorento, Tundra (amarillo), Impacto
(amarillo), Eros, P-4063 W, P-4082 W, Amarillo CCC, NA-35
(amarillo), CRM-52 y CRM-57.
Ciclo intermedio-precoz: Costeño mejorado, VS-535, Lucino y NB-
1.

Por su ciclo vegetativo, las variedades se deben sembrar conforme


avanza el temporal; es decir, al principio las de ciclo tardío y al final
las de ciclo precoz, como cierre de siembra.

Siembra
Se recomienda sembrar desde una vez que se haya regularizado el
temporal hasta el 5 de julio.
En surcos separados a 80 centímetros se deben distribuir 6 plan-
tas por metro, para obtener una población aproximada de 75 mil
plantas por hectárea. Para esto se requieren de 20 a 25 kilogramos
de semilla certificada.

Fertilización
Al momento de la siembra el fertilizante debe aplicarse en el fondo
del surco, en banda o a “chorrillo”; y como segunda fertilización,
efectuarse en forma paralela a la hilera de plantas, sin hacer contacto
con ellas.

154
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de temporal (parte baja)

Se sugiere aplicar el tratamiento de fertilización de 120-70-60.


Para fertilizar al momento de la siembra se deben mezclar 4 bultos
de sulfato de amonio con 3 bultos de superfosfato de calcio triple y 2
bultos de cloruro de Potasio; en la segunda fertilización aplicar sola-
mente 8 bultos de sulfato de amonio.
Biofertilizantes. Es conveniente utilizar Biofertilizantes, con lo cual
es posible reducir una cuarta parte del fertilizante químico re-
comendado; para esto, se debe aplicar 1 dosis como tratamiento
a la semilla (inoculación) al momento de la siembra y reforzar a
los 20-30 días después, con humedad en el suelo, aplicando
2 dosis en aspersión dirigida al pie de la planta, utilizando
300-400 litros de agua. Una dosis de biofertilizante equivale a
una bolsa de 380 gramos de AzoFer (Azospirillum brasilensis)
junto con una bolsa de un kilogramo de MicorrizaFer (Glomus
intraradices).

Control de malas hierbas


Para obtener buenos rendimientos, el cultivo debe mantenerse
limpio, principalmente en los siguientes 45 días después de la
siembra.
Para un eficiente y económico control de maleza de hoja ancha
aplicar 3 litros por hectárea de Gesaprim Combi 500 FW (Atrazina
más Terbutrina); si predominan zacates o si el cultivo anterior fue
sorgo, aplicar 5 litros de Primagram Gold (Atrazina más Metolaclor).
La aplicación de estos herbicidas debe hacerse en forma preemergen-
te al cultivo y la maleza.
Si al momento de la siembra ya se tiene maleza pequeña en el
terreno, entonces será conveniente aplicar 2 litros de Gramoxone
(Paraquat) o Faena (Glifosato) mezclados con el herbicida preemer-
gente.
De ser necesario, posteriormente se realizará un deshierbe ma-
nual para facilitar la cosecha; o bien, una práctica eficiente y econó-
mica es la aplicación de los herbicidas postemergentes: Sansón 4 SC
(Nicosulfurón) en dosis de 1.5 litros por hectárea, o de Basagrán 480
(Bentazón) en dosis de 2 litros por hectárea.

155
Maíz de temporal (parte baja) Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Control de plagas
Para evitar el daño por plagas del suelo como gallina ciega o gusano
de alambre, la semilla debe tratarse con Brigadier 30 TS (Bifentri-
na) o Semevín 350 SA (Thiodicarb), en dosis de un litro para 20-25
kilogramos de semilla (por hectárea) y sembrar con equipo de pro-
tección; o bien, aplicar 50 mililitros de Cruiser 5 FS. Otra opción de
control es aplicar un bulto por hectárea de Furadán 5G (Carbofurán)
o de Brigadier 0.3G (Bifentrina), mezclado con el fertilizante que se
aplicará al momento de la siembra.
En el caso de plagas del follaje como gusano cogollero o gusa-
no barrenador del tallo, se debe aplicar cualquiera de los siguientes
insecticidas: Permetrina 500 CE (Permetrina), Karate zeón 5 CS
(Lambda cyhalotrina) o Lorsban 480 EM (Clorpirifos) en dosis de
uno, 2 ó 3 mililitros por litro de agua, respectivamente.

Enfermedades
Los cultivares recomendados se consideran tolerantes a las princi-
pales enfermedades, por lo que, como medida preventiva, se sugiere
ajustarse a las fechas de siembra señaladas.

Cosecha
Se debe realizar cuando las mazorcas presenten un bajo contenido
de humedad, lo cual normalmente ocurre a los 140 días después de
la siembra.
Si la cosecha es manual, la mazorca debe asolearse para que se
desgrane fácilmente. Si la cosecha es mecánica, la mazorca debe es-
tar bien seca para facilitar el desgrane y limpieza (ventilación) du-
rante la trilla.
El maíz que se va a utilizar para el consumo familiar o para ven-
derlo después, debe limpiarse bien antes de guardarse en un lugar
limpio, seco y bien ventilado, para reducir en cierto grado el daño por
gorgojos y palomillas.
El grano ya seco (14% de humedad) se debe limpiar de impurezas
y envasarse en sacos limpios de 50 kilogramos, consiguiendo de esta
manera un mejor precio de venta con la industria.

156
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Maíz de temporal (parte baja)

Costos de producción para cultivar maíz de temporal en la zona baja;


sistema de labranza de conservación
Concepto Unidad Cant. $/unit. Importe
insumo/labor
Preparación del terreno 780
Faena l 3 110 330
Aplicación máquina 1 450 450
Siembra mecanizada 2,475
Semilla (H-515) kg 25 55 1,375
Siembra máquina 1 1,100 1,100
Fertilización (120-70-60) 4,413
Sulfato de Amonio bulto 12 164 1,968
Super fosfato de Calcio triple bulto 3 315 945
Cloruro de Potasio bulto 2 315 630
Fertilizante foliar l 3 90 270
Mezcla y aplicación jornal 4 150 600
Control de malezas 3,000
Primagram gold l 5 240 1,200
Faena l 2 110 220
Basagrán l 2 340 680
Aplicación máquina 2 450 900
Control de insectos 1,730
Brigadier 30 TS l 1 240 240
Lorsban 480 EM l 2 205 410
Adherente l 2 90 180
Aplicación máquina 2 450 900
Cosecha mecanizada 2,000
Trilladora máquina 1 1,200 1,200
Acarreo flete 1 800 800
Total $14,398

Alberto Trujillo Campos

157
N op a l verd u ra

Introducción
México es considerado el país con mayor diversidad del género
Opuntia; se reporta la existencia de 76 especies. La mayor diversidad
de Opuntia se encuentra ampliamente distribuida en la Altiplani-
cie Meridional con 16 especies, 6 en Baja California, 5 en la Alti-
planicie Septentrional y 5 más en la Planicie Costera Noroccidental.
En la producción de nopal para verdura el cultivar que ocupa la
mayor superficie plantada es Amarilla de Milpa Alta, de la especie
O. ficus-indica.
En nuestro país los cladodios se utilizan para consumo en fresco
(nopal verdura) y los frutos (tunas) tienen una gran variedad de for-
mas de consumo. México es el principal país dedicado al cultivo del
nopal como verdura, ya que se ha convertido en un alimento de gran
consumo del pueblo mexicano.
El nopal para verdura se cultiva en 26 estados de la República,
destacando el Distrito Federal y el estado de Morelos como los prin-
cipales productores, ya que en conjunto acumulan más del 60% de la
superficie plantada. La demás producción se distribuye en otros enti-
dades como Estado de México, Tamaulipas, Baja California, Jalisco,
San Luis Potosí, entre otros.
El estado de Morelos el año pasado se situó como el segundo ma-
yor productor de nopal para verdura sólo debajo del Distrito Fede-
ral. De las cerca de 12,500 hectáreas plantadas en el país, Morelos
reportó 3,256 hectáreas, mil hectáreas menos que el DF. Esta

159
Nopal verdura Agenda Técnica Agrícola MORELOS

superficie tuvo una producción de 341,642 toneladas con un ren-


dimiento promedio de 105 toneladas por hectárea. El valor de la
producción representó más de 400 millones de pesos y se distribu-
ye en los municipios de Tlalnepantla con 2,358 hectáreas (72%);
Totolapan con 470 hectáreas (14%); Tlayacapan con 400 hectáreas
(12%); Tepoztlán con 20 hectáreas, y Amacuzac con 8 hectáreas.

Cultivo
Selección del material vegetativo: El establecimiento de las nuevas
plantaciones de nopal se hace mediante la propagación ve-
getativa a partir de pencas o cladodios. Debe considerarse la
uniformidad en tamaño, grosor y color del cladodio. En el es-
tablecimiento del cultivo, los cladodios a utilizarse deben ser
directamente cosechados de plantas vigorosas, en etapas pro-
ductivas, sanas, libres de plagas y enfermedades.
Una vez seleccionados los cladodios madre, se procede a
lavarlos con agua y se colocan bajo sombra para su secado y
cicatrización para evitar pudriciones posteriores al plantado. El
tratamiento previo de cladodios antes consiste en sumergirlos
en una solución de caldo bordelés (2 kilogramos de cal más 2
kilogramos de sulfato de Cobre tribásico disueltos en 100 litros
de agua) y dejarlos secar a la sombra por 15 días para favorecer
la cicatrización de las heridas causadas en la colecta.
Preparación y trazado del terreno: La preparación del suelo consiste
en nivelar al máximo el terreno a cultivar. Se recomienda efec-
tuar de 3 a 4 pasos de barbecho cruzados y rastreos hasta dejar
el terreno listo para la siembra. Antes de la siembra es conve-
niente realizar 2 a 3 rastreos y dejar descansar 2 días entre
rastreo, para ayudar a que la población de plagas presentes en el
suelo disminuya al exponerse a solarización continua.
En terrenos planos o de poca pendiente no hay mayor pro-
blema que colocar listones y marcar las distancias entre surcos
y entre plantas. En casos donde existan pendientes con mayor
grado de inclinación, se tendrá que hacer un trazado en contra
de la pendiente. Esta forma de plantar se conoce como siembra
en contorno o curvas de nivel.

160
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Nopal verdura

Época y densidad de plantación: La mejor época para el estableci-


miento de las nuevas plantaciones es antes de que se presente
la temporada lluvias. En Morelos normalmente esta práctica se
hace en los meses de febrero a abril.
La siembra del nopal se hace colocando las dos terceras par-
tes del cladodio dentro del suelo. La densidad de siembra co-
mercial de nopal verdura se define en función del sistema de
producción (tradicional o en microtúnel). El sistema tradicional
es el que más predomina en la región nopalera de Morelos, la
densidad de siembra recomendada es de 10 mil a 30 mil clado-
dios por hectárea con una distancia entre 30 y 40 centímetros
entre plantas. El sistema de microtúnel generalmente se utiliza
cuando la región productora tiene riesgos de heladas o cuando
la escasez de agua predomina en gran parte del año y sólo bajo
este sistema se puede obtener producción de nopal. En este sis-
tema se recomienda la siembra de 20 mil a 60 mil cladodios
por hectárea.
Nutrición del cultivo: El nopal responde positivamente a la ferti-
lización con N-P, N-K, N-Mg, Ca-Mg y Ca-K. Las recomen-
daciones de fertilización en nopal verdura se muestran en el
siguiente cuadro:

Abono orgánico + fertilizante Cantidades


inorgánico
Estiércol (caprino, bovinos o equinos) 50 a 100 t/ha
Nitrógeno + sulfato de amonio +Fósforo 120-100-00
N + (NH4)2SO4 + P2O5 120 + 585 + 100 kg /ha
Súper fosfato de Calcio triple
217 kg /ha
3(Ca(H2PO4)2)
Composta 3.5 a 5 t/ha

Podas
Se debe realizar una poda generalizada en el mes de diciembre;
básicamente consiste en eliminar el cladodio completo cuando éste
ha alcanzado su máximo desarrollo. La poda tiene el objetivo de

161
Nopal verdura Agenda Técnica Agrícola MORELOS

brindar forma, ayudando a reducir el sombreado y mejorar la cap-


tación de luz para un mejor desarrollo de los brotes, la poda evita
el daño mecánico entre plantas, facilita las labores del cultivo y el
control de plagas y enfermedades.
Existen diferentes métodos de poda en nopal, las cuales se aplican
en función de la edad de la planta, del estado de desarrollo de la plan-
ta o si se realiza como medida preventiva de plagas y enfermedades.
Poda de formación. Se realiza en los tres primeros años de esta-
blecida la plantación. El objetivo de esta poda es darle forma
a la planta y orientarla en las filas de cultivo. Se deben eli-
minar las pencas que se encuentran muy juntas, así como
aquellas que tengan daño físico, por plagas o enfermedades.
Se deben dejar las pencas que tengan mejor orientación, vigor
y sanidad. La poda de formación se hace en invierno, poco
antes de la brotación de nuevas yemas. Existen tres tipos de
podas de formación:
• Poda de abanico: Consiste en elegir en la primera brotación
tres pencas vigorosas en posición vertical, las que forman un
ángulo de 40° a 60°, cuyos bordes se orientan en una línea o
están ligeramente inclinados.
• Poda circular: Se debe realizar desde su base en tres o más
pencas vigorosas, ubicadas en los bordes o en las caras for-
mando ángulos de 45° a 60° y en cuyos bordes se orientan
radialmente.
• Poda de arbolito: Se debe seleccionar una penca vigorosa en
posición vertical en el primer nivel o piso (primer año), luego
en el segundo año se dejan dos a tres pencas que estén a la
misma distancia y en un mismo plano. En el tercer año, las
pencas se encuentran en diferentes planos.
Poda de mantenimiento: La poda de mantenimiento ayuda a con-
trolar el crecimiento de la planta y permite un mejor equilibrio
de las pencas de acuerdo con la forma adoptada. Consiste en
eliminar las pencas que se entrecruzan, las que se apartan de
la forma deseada y las que sobrepasan 1.80 metros de altura
de planta; la poda se debe efectuar durante los dos primeros
meses de su crecimiento.

162
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Nopal verdura

Poda sanitaria. Ayuda a mantener una planta sana y sin focos de in-
fección. Consiste en eliminar pencas secas o viejas, con daños
severos de cochinilla, así como plantas dañadas por el picudo
del nopal, o con síntomas de enfermedades. Esta poda puede
realizarse en cualquier época del año, y se aplica principalmen-
te en cultivos viejos y dañados por plagas y enfermedades. Se
recomienda realizar recorridos periódicos para detectar plantas
dañadas oportunamente y decidir acerca de las necesidades de
poda sanitaria. Esta poda también se aplica cuando los nopa-
les jóvenes han sido dañados por una granizada y es necesario
retirarlos porque no servirán para la venta.; con esta poda se
induce la formación de nuevos brotes.
Poda de rejuvenecimiento: Esta poda se realiza en plantaciones vie-
jas de más de 10 años o en plantaciones jóvenes con mal ma-
nejo y bajo rendimiento. La poda de rejuvenecimiento consiste
en eliminar la parte aérea de la planta y dejar únicamente la
base de donde saldrán nuevos brotes; dependiendo del manejo
que tenga la plantación, la poda se hará con diferentes niveles
de intensidad, observando el vigor de las plantas para producir
brotes vegetativos.

Riego
De manera natural el nopal es una planta que sobrevive con poca
agua, la emisión de brotes es poca y se reduce aún más en la época
de secas. Cuando se establece como cultivo se necesita que la planta
esté en constante producción de nopalitos durante todo el año por
lo que aumenta la demanda de agua. Para mantener una producción
alta de nopalitos se recomienda contar con sistemas de riego que su-
ministren agua constantemente. Sin embargo, en algunas zonas pro-
ductoras, como en Morelos, la producción se realiza bajo condiciones
de temporal ya que las condiciones topográficas impiden el estable-
cimiento de sistemas de riego. Cuando se presenta la sequía, se reco-
mienda un riego “de auxilio” con pipa, por lo menos una vez al mes.
Problemas fitosanitarios
• Picudo de nopal (Metamasius spinolae Gyllenhal). Las larvas
se desplazan en el interior de los cladodios maduros creando

163
Nopal verdura Agenda Técnica Agrícola MORELOS

galerías y avanzan en dirección del más viejo. Perforan la


superficie de los cladodios para realizar intercambio gaseo-
so y en su defensa la planta emite secreciones gomosas de
color amarillento para cicatrizar las heridas e impedir la en-
trada de patógenos. Los adultos se alimentan de los bordes
de los nopalitos (cladodios jóvenes de menos de un mes de
formados), causando daño directo. Sus daños provocan de-
formaciones en los cladodios y ya no son aptos para su venta
en fresco.
Un aspecto importante para el control del picudo del no-
pal es mantener el cultivo libre de maleza, así como hacer
recorridos frecuentes para identificar los primeros síntomas
del picudo. Cortar las pencas dañadas de nopal ayuda a evitar
que las larvas avancen hacia el eje central de la planta. El
control cultural consiste en eliminar el insecto en su etapa
adulta de forma manual. En el control químico se recomienda
el uso de los insecticidas Permetrina (0.5 litros por hectárea)
y Tiametoxam (90 gramos por hectárea), los cuales fueron
evaluados en nopal variedad Milpa Alta en Morelos.
• Cochinilla silvestre (Dactylopius opuntiae Cockerell). En Mo-
relos, la cochinilla silvestre constituye una verdadera plaga
en regiones nopaleras. La succión de la savia de forma cons-
tante en los cladodios ocasiona clorosis y debilitamiento de la
planta, además de ocasionar daños estéticos al producto final
que afectan la comercialización.
Desde el establecimiento de nuevos cultivos se recomien-
da hacer una revisión profunda de las pencas para evitar
aquellas que estén contaminadas con los insectos. Para el
control de la cochinilla en la zona norte de Morelos, se reco-
miendan los insecticidas Metidation (un litro por hectárea),
Clorpirifos etil (1.5 litros por hectárea) y Poliéter (2.5 milili-
tros por litro de agua).
• Mancha Negra. Los síntomas de la mancha negra inician con
la decoloración de la cutícula del cladodio, cambiando a un
color claro con puntos pequeños de color olivo. Posteriormen-
te, las manchas adquieren un color café-oscuro, su diámetro

164
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Nopal verdura

incrementa de 3 a 4 centímetros y en la parte central presen-


ta un hundimiento, quedando expuesto el tejido leñoso.
Por ello es recomendable mantener las huertas limpias
de malezas que pudieran brindar el microclima ideal para el
hongo. También es de vital importancia hacer recorridos en
las parcelas para detectar las primeras apariciones y desechar
los cladodios contaminados. A su vez se deben recolectar di-
chos cladodios enfermos y quemarlos o compostearlos. Para
el control químico de la mancha negra el Servicio de Sani-
dad Vegetal contempla una lista de productos químicos que
pueden emplearse. Destacan productos cuyos ingredientes
activos sean Benomilo, Captán, oxicloruro de Cobre, cloro-
talonil, sulfato de Cobre e hidróxido cúprico. Los fungicidas
más efectivos son el Trifloxystrobin/Tebuconazole, Bosca-
lid/Pyraclostrobin, el Propiconazol y el Folpet.

Cosecha
La emisión de brotes en el cultivo del nopal es durante el año por
lo que la cosecha también. La cosecha se puede efectuar una o dos
veces por semana de acuerdo con las condiciones climática, precio y
tamaño del nopalito demandado por el mercado. La cosecha se debe
hacer cuando el brote alcanza su madurez, que se reconoce cuando
se caen, de la parte basal del brote, las tres primeras hileras de hojas
o pequeñas reminiscencias carnosas (cerca del punto de unión del
cladodio y el brote). La forma adecuada de cosechar los nopalitos es
con un cuchillo afilado. Se toma el brote con la mano izquierda y con
la derecha se realiza el corte unos milímetros por arriba de la unión
de la base entre la penca y el brote, dejando un poco de nopalito en la
penca, el cual se seca y desprende después de varios días.

Costos de producción
Los precios de nopal verdura están en relación al ciclo agrícola y a su
presentación (con espinas o sin espinas). Existen marcadamente dos
épocas en la producción de nopal, la mayor está comprendida entre
los meses de febrero a agosto, donde se presenta un menor precio de
nopal debido al aumento en la oferta en la región. La otra temporada

165
Nopal verdura Agenda Técnica Agrícola MORELOS

es de septiembre a enero, cuando la producción de nopal disminuye


hasta 50% por las bajas temperaturas; en este periodo es cuando el
estado de Morelos obtiene mejores precios, debido a que en el estado
se cuenta con condiciones menos extremas de clima en comparación
con el Estado de México y Distrito Federal.
La plantación de nopal verdura cuesta $256,000.00 aproximada-
mente, que incluye la compra de las pencas para sembrar y la prepa-
ración del terreno; mientras que en el resto de la vida productiva del
cultivo sólo se requiere de mantenimiento anual.

Costos de producción de una hectárea de nopal verdura en Morelos


Concepto/insumo/labor Unidad Cantidad Costo Importe
Semilla
1. Pencas/cladodio pieza 22,000 6 132,000
2. Tratamiento canitario kg 20 7 140
3. Mano de obra jornal 5 170 850
Preparacion del terreno
1. Barbecho jornal 10 150 1,500
2. Rastreo jornal 2 500 1,000
Siembra
1. Trazado jornal 2 170 340
2. Siembra jornal 19 170 3,230
Fertilizacion (fórmula)
1. Abono orgánico t 25 400 10,000
2. Fertilizantes lote 1 7,000 7,000
3. Mano de obra jornal 20 170 3,400
Control de malezas
1. Deshierbe Manual jornal 15 170 2,550
2. Herbicidas l 8 200 1,600
3. Mano de obra jornal 4 170 680

166
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Nopal verdura

Concepto/insumo/labor Unidad Cantidad Costo Importe


Podas
1. Mano de obra jornal 20 170 3,400
Riegos
1. Mano de obra jornal 2 170 340
2.Pipa 1 6,000
Control de plagas y enfermedades
1. Insecticidas l 4 500.00 2,000
2. Fungicidas kg 3 350.00 1,050
3. Orgánicos l 10 120.00 1,200
4. Mano de obra jornal 30 170 5,100
Despenques
1. Mano de obra jornal 12 170 20,400
Cosecha
1. Corte jornal 200 170 34,000
2. Empaque materias 1.00 4500 4,500
primas
3. Transporte flete 70.00 200 14,000

Total $256,000
Los costos son en el primer año, incluyendo la siembra de la “semilla” y de un riego auxiliar en
temporada de sequía para una hectárea.

Sandra E. Rangel Estrada

167
P a p aya ma rad ol

Condiciones edafoclimáticas
La alta humedad y el calor son las condiciones esenciales para el buen
desarrollo del papayo, requiere zonas de una pluviometría media de
1,800 milímetros anuales y una temperatura media anual entre 20
y 22ºC, si no se tiene la cantidad de calor suficiente, los frutos se
desarrollan mal y a veces no llegan a madurar.
El cultivo de papaya se limita a regiones con clima tropical y sub-
tropical, con temperaturas medias óptimas entre 24 y 27ºC, altitud
sobre el nivel del mar entre 0.0 y 1,000 metros.
Si se cultiva a mayor altitud las plantas producen frutos de menor
calidad, con bajo contenido de azúcares. También pueden presentar-
se frutos deformes, principalmente en la época fría del año, debido a
que temperaturas menores de 21ºC propician la transformación de
los estambres de las flores hermafroditas en carpelos. A este fenóme-
no se le denomina carpeloidia.
Por otra parte, las temperaturas superiores a 33ºC en el verano,
provocan esterilidad femenina en algunas plantas con flores herma-
froditas, debido a que se atrofia el ovario, y el fruto no se desarrolla
uniforme. Estas plantas sólo producen polen, por ello funcionalmen-
te se comportan como plantas masculinas improductivas que reciben
el nombre de “hermafroditas estériles de verano”.
La zona donde se va a sembrar papaya debe ser libre de vientos
fuertes, no mayores de 50 kilómetros por hora, ya que causan severos
daños al cultivo.

169
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

La papaya requiere de suelos francos, con pH entre 6 y 7.5, fér-


tiles y profundos, temperatura promedio anual entre 25 y 30 ºC
con poca variación durante el año, necesita humedad constante en
el suelo durante todo su ciclo de cultivo, ya que difícilmente tolera
periodos secos; un estrés entre 20 y 30 días si bien no mata la planta,
origina que las flores no amarren y que el vigor disminuya, por lo
tanto, la papaya es un cultivo forzosamente de riego; por otro lado
es altamente sensible a inundaciones en el suelo, no tolera periodos
mayores de 48 horas con el suelo saturado de humedad.

Producción de plántula
Sustrato para producción de la plántula:  El suelo donde crecerán las
plantas durante la etapa de vivero debe ser el medio ideal para
impulsar el crecimiento; se sugiere mezclar 80% de composta de
cachaza y 20% de arena fina. También se obtienen excelentes re-
sultados con el sustrato pit-moss 50% más 50% de humus de lom-
briz. En general se requieren suelos o sustratos provenientes de la
descomposición de materia orgánica como hojas y otros.
Pre-germinación de la semilla:  La semilla se coloca en una cubeta
con agua de preferencia pH neutro, ya que aguas muy alcali-
nas o muy ácidas inhiben la germinación. Se deja en inmersión
durante 72 horas, procurando cambiar el agua tres veces al día
para eliminar restos de enzimáticos inhibidores de la germina-
ción que provienen del arillo de la semilla. Al agua de la cubeta
se le aplica un estimulador de la germinación, el cual puede ser
agromil pp en dosis de 5 gramos por cubeta de 18 litros para
500 gramos de semilla. A las 48 horas, se deben eliminar las
semillas que flotan y en el último lavado se agrega un fungicida,
que puede ser Captán, Mancozeb o Benomilo en dosis entre 1.5
y 2 gramos por litro de agua, dejando la semilla por un periodo
de cuatro horas; después de este tiempo se saca y se coloca en
una franela húmeda, cubriéndola con la misma tela procurando
mantenerla siempre húmeda. A partir del quinto día debe de
empezar el proceso de observación; cuando aparezca un punto
blanco en la semilla estará lista para pasarla al almacigo, bolsa
de plástico, charola de poliestireno o vaso de unicel.

170
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

Siembra de la semilla
Después de la germinación, se procede a colocar la semilla en las
bolsas de poliestireno, de las cuales, las más apropiadas son las de
8 centímetros de ancho por 10 centímetros de altura, calibre 200.
Para cuando las semillas empiecen a germinar en las bolsas de
poliestireno, éstas ya deben estar llenas con el sustrato previamen-
te desinfectado. Así se garantiza la emergencia entre 3 y 5 días
después de la siembra, además de plantas sanas y fuertes.
La colocación de la semilla en el sustrato debe hacerse con mucho
cuidado para no quebrar la radícula. Con esta práctica se acelera la
germinación por lo menos 10 días, ya que es más homogénea y se
hace un uso más eficiente de la semilla, bolsa y sustrato, lo cual dis-
minuye los costos.

Riegos en almacigo
Después de la siembra en las bolsas de plástico, los riegos deben ser
diarios y ligeros para evitar la compactación del suelo y para que las
semillas nazcan bien. Lo ideal es el uso de microaspersores o nebuli-
zadores, pero a falta de éstos debe usarse regadera para que las gotas
sean finas y el golpe de agua no desentierre a las semillas.

Uso de media sombra


Para que la germinación sea homogénea y rápida, se recomienda la
construcción de un vivero o un espacio con media sombra que tenga
una altura de 1.5 metros de altura, con malla negra plástica con 60%
de trasmisión solar, con esto se evita la evaporación rápida del agua
del suelo; además con el golpe de agua de los riegos o lluvias no se
desentierran las semillas ni se compacta el suelo. Una vez que las
plantas germinan, la media sombra se debe se debe de disminuir, de
manera que una semana antes de que las plántulas salgan al terreno
definitivo, éstas queden a pleno sol para que se adapten a esa nueva
condición y no resientan cuando se haga el trasplante. En caso de
pudrición de raíces, se debe hacer una aplicación de Benlate o Tia-
bendazole a razón de un gramo por litro de agua.

171
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Preparación de terreno
En el terreno que se va a utilizar para cultivar papaya, se debe de dar
dos barbechos entre 30 y 40 centímetros de profundidad, después
dar dos pasos de rastra; el segundo debe hacerse en forma cruzada
con respecto al primero para desmoronar bien los terrones y después
nivelar el suelo, facilitando el riego y evitando encharcamientos en
algunas áreas del terreno. Después de la nivelación, se surca o se
bordea de manera que las hileras queden en el borde para evitar la
muerte de plantas en el periodo de lluvias y facilitar los riegos, prin-
cipalmente cuando éstos son por gravedad.

Época de plantación
En Morelos predominan los suelos franco-arcillosos los denomina-
dos barros con mucha capacidad de retención de humedad; además,
las lluvias se concentran entre junio y octubre con 6 ó 7 meses de
sequía; por otro lado, la papaya exige humedad constante en el suelo,
de manera que para obtener altos rendimientos es necesario regar.
Al disponer de agua para riego, puede sembrarse en cualquier época,
pero debe considerarse que el precio de la fruta no es estable duran-
te el año y que generalmente se tiene el mayor precio entre junio y
septiembre, además de que la incidencia de plagas y enfermedades
es menor en esta época; con esta base, la siembra de la plántula debe
realizarse entre mayo y junio y el trasplante entre agosto y septiem-
bre, de esta forma los meses de mayor producción coinciden con los
de mayor valor de la fruta al año.

Trazo de la plantación
En forma general, a mayor densidad de plantación, menor dimen-
sión del fruto; por lo tanto, una de las formas de programar el tama-
ño del fruto que se desea es programar las densidades de plantación.
A mayor densidad de plantación son mayores los requerimientos de
agua y nutrimentos, estas son dos prácticas que se deben cuidar y que
compensan en gran parte el efecto de la alta densidad sobre la reduc-
ción del tamaño del fruto. Para tomar la decisión sobre qué densidad
sembrar hay varios factores a considerar:

172
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

• La superficie a sembrar, si es poca la superficie no se debe


perder tanto terreno en calles y la siembra debe ser intensiva.
Si la superficie es grande y se requiere tractor para rastrear
y bordear, se deben dejar calles suficientes para que no se
dañen las plantas.
• El abastecimiento de agua es un factor de gran importancia a
considerar para planear la superficie de siembra; altas densi-
dades demandan más agua.
• Se debe tener disponibilidad de recursos económicos, para la
adquisición de insumos y pagos de mano de obra.
• La densidad de población puede arreglarse en el terreno de
dos maneras: a hilera simple y a hilera doble.

Hilera simple
En este arreglo se sugiere una distancia entre hileras de 3 metros y
entre plantas de 1.20 metros; lo que permite usar maquinaria para
rastrear o para bordear y rehacer los canales de riego rodado. Con
ello se logra una densidad de 2,774 plantas por hectárea. Para ello se
tiene que hacer uso de mano de obra y herbicidas para el control de
la maleza.

Doble hilera
Éste es el arreglo que permite tener una mayor densidad de plantas
por hectárea, pues se facilita el paso del tractor y el agua de riego se
aprovecha en forma más eficiente. La distancia más recomendable
es 3.5 por 1.50 entre las calles y 1.20 metros entre plantas, con un
arreglo de tresbolillo para contrarrestar la competencia; con estos
distanciamientos se obtiene una densidad de 3,333 plantas por hec-
tárea, lo que permite eliminar plantas atípicas, viróticas y machos,
sin que se afecte mucho el rendimiento.
Para ambos diseños de plantación es necesario sembrar dos plan-
tas por mata, así cuando se realice el sexado, se puede seleccionar la
planta hermafrodita que nos producirá frutos alargados o la planta
más sana y vigorosa.

173
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Sexado en el cultivo de papaya


Esta práctica se usa para la selección de plantas hermafroditas, las
cuales permanecen en la huerta, y para la eliminación de plantas
hembra y machos. Las plantas hermafroditas generan fruto alargado
que tienen una mayor aceptación en el mercado, el sexado se realiza
siempre y cuando se tengan de dos o tres plantas por mata. Se debe
de realizar al inicio de la floración, momento en el que se pueden
definir los tipos de flor.

Barreras vivas
El cultivo de papaya es seriamente afectada por enfermedades vira-
les, las cuales pueden reducir los rendimientos en rangos que van
desde 5% hasta la pérdida total de la huerta.
Una medida práctica es sembrar barreras de zacate Taiwán, caña
de azúcar, sorgo forrajero o maíz, con la finalidad de que los insectos
succionen la sabia de las plantas barrera y limpien su estiletes antes
de succionar la sabia de la planta de papayo.
Las barreras vivas se deben de colocar antes del trasplante del
papayo y deben de ser renovadas antes de que se sequen, tratando de
mantenerlas todo el ciclo de desarrollo y productivo.

Eliminación de plantas fuera de tipo


Esta práctica consiste en seleccionar las plantas femeninas y herma-
froditas y eliminar los machos. Se realiza aproximadamente entre
85 y 95 días después del trasplante, al inicio de la floración, cuando
se aprecia la diferencia entre plantas con base en el tipo de flor. Se
deben eliminar todas las plantas fuera de tipo o que presentan ca-
racterísticas anormales, como hojas más grandes, tallos curveados
y enchinamientos (como si estuvieran afectadas por virosis), entre
otras; éstas se deben sacar fuera de la plantación y se entierran para
evitar que al descomponerse sean fuente de inóculo de hongos, que
después puede afectar plantas sanas.

Deschupone
El deschupone consiste en eliminar los brotes laterales que se desa-
rrollan sobre el tallo principal y que compiten por agua y nutrimen-

174
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

tos con el brote apical, retrasando su crecimiento. Los brotes laterales


pueden amarrar frutos pero se desgajan retrasando el crecimiento
y la floración normal. El deschupone se debe realizar cada 10 ó 15
días a partir del segundo mes después del establecimiento; para ello
se quiebran los brotes con la yema de los dedos, evitando desgarra-
mientos que dañen el tallo principal. Si se hallan plantas sospechosas
por infección de virosis, no se deben deschuponar para evitar que se
propague rápidamente la infección.

Riegos
Sin duda alguna el riego es la práctica más importante para ga-
rantizar el éxito de una plantación de papaya. Existe a la fecha
sólo una modalidad en el estado de Morelos que es el riego rodado
tradicional.
Riego rodado tradicional:  Para este tipo de riego es necesario nive-
lar el suelo y trazar los surcos en el sentido de la pendiente del
suelo para que el agua pueda conducirse fácilmente; para ello se
requiere bordear hacia los lados de los surcos, los riegos deben
ser ligeros y el agua no debe permanecer estancada más de dos
horas en contacto con el tallo para evitar problemas con hongos
que causan pudriciones de tallo y raíces. La desventaja de este
riego es que continuamente se tienen que rehacer los bordos
laterales y de contención, compactando el suelo y trozando mu-
chas raíces, además proliferan las malas hierbas debido a que es
un mojado total de los surcos.
Riegos presurizados:  Los riegos presurizados pueden ser de dos ti-
pos, micro aspersión y goteo, siendo éstos los más eficientes
debido a que se puede dirigir el riego directo a la zona radicular
de planta y tener un ahorro importante de agua.
Riego por micro aspersión: Para este riego es necesario utilizar
micro aspersores individuales por planta, aunque implica un
mayor costo. De esta manera el riego va dirigido a la zona de
raíces. Aunque se pueden manejar aspersores de un diámetro
de mojado de 5 metros. Debido a que el riego no es dirigido
directamente a la zona de raíces, las malezas se desarrollan ge-
nerando un costo extra en mano de obra. Además de la ventaja

175
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

de la eficiencia del riego, se tiene la ventaja de que las plantas se


mojan constantemente, disminuyendo con esto la incidencia de
ácaros (araña roja) en la plantación.
Riego por goteo:  Es el riego más eficiente en el cultivo de papaya.
Para este método de riego se requiere en la etapa inicial por
menos un gotero por planta con un suministro de agua de 4
litros por hora; a medida que la planta va desarrollándose, la
demanda de agua es mayor, por lo que es necesario la coloca-
ción de más goteros para que la humedad abarque toda el área
de raíces de la planta. Una de las ventajas, además del ahorro de
agua, es que la humedad va dirigida directamente a la zona
de raíces y no hay desarrollo de malezas o malas hierbas, evi-
tando la competencia con ellas.

Fertilización
Los suelos de Morelos son deficientes de materia orgánica y el cultivo
de papaya requiere de suelos ricos en materia orgánica. Es necesario
agregar por lo menos 5 toneladas de fertilizante por hectárea, lo cual
podemos lograr aplicando 2 kilogramos por planta al momento de
realizar la composta de cachaza, se combina con 20% de zeolita o
humus de lombriz más biofertilizantes (Micorriza y Azospirillum).
De acuerdo con las características del suelo de la región y estudios
realizados de fertilización, se sugiere aplicar un balance aproximado
de 1-2-1 de Nitrógeno, Fósforo y Potasio, respectivamente; para ello
se sugiere usar la fertilización con tratamiento 160-310-190. Como
fuente de Nitrógeno se utilizan 800 kilogramos de sulfato de amonio
a 20.5%; como fuente de Fósforo se utiliza superfosfato de Calcio tri-
ple al 46.0%; y cómo fuente de Potasio se utiliza el cloruro de Potasio
al 60%. Se aplica cierta cantidad por planta tomando en cuenta la
textura franca-arcillosa de la mayoría de los suelos, donde se siembra
papaya. Debe dosificarse en siete aplicaciones durante el ciclo del
cultivo de la manera siguiente:
1º aplicación:  50 gramos del tratamiento 160-360-190 por planta
entre 20 y 30 días después del establecimiento.
2º aplicación:  50 gramos de 160-360-190 por planta a los dos me-
ses de la siembra.

176
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

3º aplicación:  200 gramos del tratamiento 160-360-190 por plan-


ta a los cuatro meses después del establecimiento.
4º aplicación:  200 gramos del tratamiento 160-360-190 por plan-
ta un mes después de la tercera aplicación.
5º aplicación:  200 gramos del tratamiento 160-360-190 por plan-
ta a los s6 meses de edad.
6º aplicación:  200 gramos del tratamiento 160-360-190 más 100
gramos de urea) entre 7 a 8 meses de edad.
7º aplicación:  300 gramos del tratamiento 160-360-190 por plan-
ta más 100 gramos de urea entre 9 y 10 meses de edad.

Control de las malas hierbas.


El control de maleza es una de las prácticas más costosas del cultivo,
ya que debe estar libre de ella en toda la fase del cultivo.
Tipos de control
• Control mecánico: Se debe de realizar en los dos primeros
meses de desarrollo de la planta, pasando la rastra en medio
de las calles a una distancia de 20 centímetros de la planta;
posteriormente, se pasa el implemento con vertederas ajusta-
das para levantar la cama y arropar parte de maleza, elimi-
nando después la que haya quedado en la cama. Se debe dar
aproximadamente cinco pasos de rastra en época de lluvia y
tres en invierno, ya que controlando los zacates controlan la
humedad.
• Control químico: Este control se realiza a partir del tercer
mes, cuando se dificulta el paso de maquinaria; consiste en
aplicar herbicidas desecantes o sistémicos evitando el contac-
to del producto con la planta. Tiene mejor efectividad cuando
la maleza tiene entre 3 y 5 centímetros de altura. Los herbi-
cidas que se sugieren son Paraquat y Finale, en dosis de 1.5
litros por hectárea; y Faena, Glif y coloso (Glifosato), en dosis
de 2 litros por hectárea. Es necesario considerar que si los
herbicidas caen sobre el cultivo, causarán quemaduras sobre
la hoja y el tallo y deformaciones que se pueden confundir
con daños tempranos de virosis. Para mayor seguridad al mo-
mento de aplicarse los herbicidas, no debe de haber vientos.

177
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Se pueden cubrir las plantas con cubetas o botes de tamaño


mayor que la planta.
• Control combinado:  Con este método puede eliminarse 80%
de la mano de obra, ya que en las primeras etapas del creci-
miento de la planta se puede usar maquinaria combinada con
la aplicación del herbicida en el lomo del surco y del azadón.
Las malas hierbas son uno de los problemas que más afectan
al cultivo de papayo, sobre todo entre los primeros 30 y 45
días de desarrollo del cultivo; ya que compiten por luz, agua
y nutrimentos.

Producción de papaya bajo cubierta


El cultivo de papaya tipo maradol está súmamente expuesto al ata-
que de plagas y enfermedades, debido a condiciones de estrés oca-
sionadas por mal manejo de agua, humedad relativa y mal control de
malezas, que repercuten en un cultivo no rentable para el productor
morelense. Sin embargo, se han realizado trabajos de investigación
de producción de papaya bajo cubierta (bioespacio e invernadero mo-
dificado con altura entre 6 y 7 metros) disminuyendo los problemas
mencionados hasta en 90% e incrementando su productividad hasta
en 150%.
Preparación del terreno: La preparación del terreno consiste en
barbechar adecuadamente y dar un paso de rotocultor, con la
finalidad de dejar el suelo bien desmoronado.
Preparación de camas de siembra:  A 3 metros de ancho.
Trasplante de planta: Se debe de realizar el trasplante en hilera
sencilla entre 1.5 y 2 metros de longitud entre planta y planta,
teniendo una densidad entre 2,218 y 1,667 plantas por hec-
tárea. La densidad es menor que la del cultivo a la intemperie
debido a que el desarrollo de la planta es mayor y se necesita
más espacio para realizar la aplicaciones de pesticidas y reali-
zar la cosecha.
Fecha de siembra:  Aun cuando se puede cultivar papaya bajo cu-
bierta todo el año, se deben de cuidar algunos factores; prin-
cipalmente la temperatura, pues el cultivo de papaya es muy
susceptible a los cambios bruscos de temperatura, que generan

178
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

problemas de carpeloidia o de aborsión de flor. Para los trabajos


realizados bajo cubierta, la mejor fecha de siembra es entre de
mayo y enero; si realiza siembra directa, que es lo más indicado
para producción bajo cubierta, la mejor fecha es entre abril y
diciembre.
• Siembra directa: Para producción bajo cubierta, se sugiere
cultivar papaya con siembra directa. Estudios de contenidos
nutrimentales han encontrado que a mayor densidad de sus-
trato, mayor desarrollo de planta. Para realizar la siembra
directa es necesario colocar entre 3 y 4 semillas por golpe o
por mata, con la finalidad de tener entre 3 y 4 plantas para
poder realizar el sexado en la etapa de floración. También es
necesario tener la humedad correcta para la germinación
de semilla y de preferencia tener una base de sustrato en
donde se desarrolle vigorosamente la planta.
Fertilización
• Química-orgánica:  Se recomienda aplicar cinco toneladas de
materia orgánica (humus de lombriz, natur-abono o compos-
ta de cachaza, más zeolita más biofertilizantes Micorriza y
Azospirillum) más el tratamiento de fertilización química
160-310-190; se distribuyen en siete aplicaciones.
La fertilización se puede realizar por fertiriego o de ma-
nera tradicional, ya que los invernaderos cuentan con sistema
riegos presurizados.

Principales plagas y su control


El control de plagas y enfermedades es similar en ambos casos, in-
temperie y bajo cubierta, disminuyendo la incidencia en 90% en el
sistema de producción bajo cubierta.
Gusano de alambre:  Es la principal plaga de las raíces. Su daño de-
tiene el crecimiento y las plantas se ladean y mueren. En el daño
ocasionado por las larvas, entran hongos que pudren las raíces,
lo que puede confundir el diagnóstico. Para su identificación se
recomienda hacer un muestreo de raíces y buscar las galerías que
causan las larvas. Para prevenir el daño se sugieren 5 gramos por
cepa de Carborufán, de cual 5% es granulado antes de la siembra;

179
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

después de establecido el cultivo, se usa Carborufán 350 l (sus-


pensión acuosa), aplicado a la base del tallo de las plantas con una
bomba aspersora de mochila sin boquilla y con baja presión; des-
pués se mezcla con 3 gramos de Captán PH 50% por litro de agua
para prevenir el ataque de hongos. Para que haya efectividad de
estos productos, el suelo debe estar húmedo.
Araña roja:  Es una de las principales plagas del follaje y se localiza
generalmente en el envés de las hojas. Éstas últimas se ponen
cenizas, se avejentan y caen, demeritando la calidad del fruto
por quedar expuestos a la luz directa del sol. El daño principia
con plantas aisladas y se extiende por manchones, de mane-
ra que si no se controla a tiempo, se puede extender a toda la
huerta. Las mayores infestaciones de este ácaro ocurren entre
febrero y mayo (época seca). El daño es más frecuente y más
severo en las orillas de los caminos, debido a la presencia de
una capa de polvo en las hojas.

Producto Nombre Ingrediente activo cc/100l


comercial técnico agua
Agrimec 1.8% CE Abamectina Abamectina 100
Folimat 1000 E Ometoato Ometoato 125
Malatión 50% CE Malatión Malathion 250
Metaxistox r-25 Oxidemetonmetil Oxidemetonmetil 150

Mosquita blanca:  Aunque se presenta durante todo el ciclo de de-


sarrollo del cultivo, alcanza las más altas poblaciones entre no-
viembre y mayo. Se alimenta de la savia de las hojas nuevas de
las plantas, produciendo malformaciones y moteado. Las po-
blaciones se reconocen porque al sacudir la parte terminal de la
planta, las mosquitas salen en vuelo rápido y errático. El daño
lo causan principalmente los estados jóvenes; a veces el envés
se encuentra totalmente cubierto por ninfas adultos. Cuando el
ataque es fuerte, la planta pierde vigor, aborta la flor, las hojas
se tornan amarillas y se caen (Solano 1975). Su control se rea-

180
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

liza con Endosulfán 50% CE a razón de 200 mililitros por 100


litros de agua, Bifentrina ce 15% (Talstar) e Imidacloprid ce
35% (Confidor) a razón de 50 mililitros por 100 litros de agua;
las aspersiones de este último deben dirigirse al tallo, desde su
base hasta el follaje.
Piojo harinoso: Se identifica principalmente por los filamentos
blanquecinos, cerosos, cortos y gruesos que cubren su cuer-
po. Se alimenta de la savia del tallo y del pedicelo de las hojas.
Puede invadir los frutos causando amarillamiento en las hojas
y cuando se presenta en etapa de fructificación, escurre una
goma que da un aspecto manchado que desmerita la calidad
del fruto. Su daño se presenta en plantas aisladas que poste-
riormente se extienden en forma de manchones. Las mayores
infestaciones de esta plaga se presentan entre junio y septiem-
bre (época de lluvias). Puede controlarse con Malatión 50% ce,
en dosis de 300 mililitros, disueltos en 100 litros de agua. Para
mantener bajas las poblaciones, conviene aplicar cada 10 ó 15
días, dependiendo de la infestación. Si el daño no es generali-
zado, se sugiere asperjar los árboles afectados.
Chicharrita verde:  Este insecto se alimenta de la savia de las hojas,
dejando pequeñas manchas amarillentas en donde se alimenta.
Su mayor incidencia se presenta entre noviembre y enero; su
control químico se realiza sólo cuando se presenten altas infes-
taciones. Para su combate, se utiliza Folimat 1000e, a razón de
200 mililitros, disueltos en 100 litros de agua.
Doradilla:  Por su tipo de aparato bucal, causa perforaciones en las
hojas. Se presenta principalmente durante la temporada de llu-
vias, en los meses entre junio y octubre. Para el control químico
se sugiere aplicar 150 gramos de Sevín a 80% PH, o 150 milili-
tros de Folimat 1000e, disueltos en 100 litros de agua.
Pulgón verde: Esta plaga es difícil de detectar en el cultivo; se
presenta principalmente entre octubre y enero, pero su daño
directo generalmente es insignificante. Su importancia radica
en que es uno de los principales vectores del “chino” virus de
la mancha anular del papayo, enfermedad que causa serios da-
ños a la planta y reduce la calidad del fruto y el rendimiento.

181
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Su población se reduce mediante aplicaciones de Endosulfán


50% ce a razón de 200 mililitros por 100 litros de agua. Las
aplicaciones de Imidacloprid ce 35% (Confidor) a razón de 50
mililitros por 100 litros de agua, con aspersiones dirigidas des-
de la base del tallo hasta el follaje, protegen al cultivo durante
dos meses.
Gusano cachón o del cuerno:  Esta plaga se presenta durante todo
el año, principalmente en la época de lluvias (entre junio y oc-
tubre). La hembra es de hábito nocturno y deposita sus hue-
vecillos en el envés de las hojas de forma aislada. Las larvas
generalmente son de color verde y llegan a medir entre 10 y
12 centímetros de largo. Es un defoliador voraz del papayo con
predilección por plantas pequeñas, cuyas hojas devora rápida-
mente. Las larvas bien desarrolladas pueden eliminarse ma-
nualmente desprendiéndolas de la planta y matándolas. Las lar-
vas jóvenes se controlan con aplicaciones de 3 gramos de Sevín
80% PH por litro de agua.

Prevención y control de enfermedades


El papayo, al igual que otras plantas cultivadas, es infectado por en-
fermedades ocasionadas por hongos y virus, los cuales deterioran el
desarrollo de la planta y reducen la calidad de la fruta.
Antracnosis:  Es causada por el hongo colletotrichumgloeosporioi-
des, ataca flores y frutos pequeños o próximos a madurar. El
daño se reconoce por el secamiento y caída de flores. En el fru-
to, la antracnosis se presenta por pequeñas manchas redondas,
hundidas y necrosadas en la zona cercana al pedúnculo; en los
frutos chicos se presenta una coloración obscura o rosada; y en
frutos grandes, manchas amarillas en la base del pedúnculo,
que posteriormente se necrosan y se desecan. Este hongo tam-
bién ocasiona el “pelado de la fruta” o desprendimiento de la
cáscara de la fruta madura. Es más frecuente en la época de llu-
vias. Puede evitarse con la aspersión preventiva de Mancozeb
a razón de 300 gramos en 100 litros de agua, o bien Azosistro-
bin, en dosis de 75 gramos en 100 litros de agua, o Picloraz a
razón de 1 gramo por litro de agua. En la temporada de lluvias,

182
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

se recomienda que por cada dos aplicaciones de Mancozeb se


haga una de Azosistrobin o Picloraz, a intervalos de 15 días.
Pudrición de la raíz:  En las áreas bajas de los terrenos, donde se
conserva por mayor tiempo la humedad de los riegos, son más
frecuentes las pudriciones de raíz. El síntoma que causa es
la marchitez del follaje, como si faltara agua. En la raíz se obser-
va una pudrición que puede subir hacia el tallo, lo cual ocasiona
la caída de las plantas. Como medida preventiva, se recomienda
plantar en lugares que no se encharquen. Estos mismos hongos
se encuentran asociados a los ahogamientos de plantas que se
presentan en los almácigos, por lo que se sugiere que el suelo
que se vaya a emplear sea fumigado. Otra medida preventiva
después de la plantación es la aplicación de Captán en dosis de
3 gramos por litro de agua o Previcur a 2 mililitros por litro de
agua al pie de las plantas, cada 8 días durante los dos primeros
meses de la siembra.
Asperisporium caricae: Causa manchas pequeñas polvorosas de
color negro sobre el envés de las hojas y en el haz se obser-
van manchas de color café. Se presenta generalmente sobre las
hojas inferiores del papayo; esporádicamente, afecta frutos, a
través de manchas de color oscuro.
Didymella caricae:  Forma manchas grandes de color café con ani-
llos concéntricos y puntitos obscuros. Las manchas pueden
unirse y secar sectores amplios de las hojas y ocasionar defo-
liación.
Mancha foliar corynespora cassiicola: Provoca manchas pequeñas
de color blanco sobre el haz de las hojas; el tejido se desprende
cuando se seca la lesión y provoca un aspecto llamado “tiro de
munición”. Este mismo hongo se ha encontrado en frutos que
presentan el problema denominado “pico de loro”; en el cual los
frutos se maduran antes de tiempo, empezando por la punta y
manifestándose por una coloración más intensa (casi anaranja-
da en la superficie externa del fruto). Al partir los frutos se en-
cuentra una pudrición interna. Este hongo puede causar la caída
de frutos pequeños. Para el control de estos cuatro hongos se
sugieren los mismos productos mencionados para antracnosis.

183
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Alternaría sp:  Es un hongo que puede causar pudriciones en el fru-


to, caracterizados por la presencia de un micelio de color blan-
quecino, que ya en lesiones avanzadas se vuelve de color negro.
Este hongo se ve favorecido por la presencia de frutos quemados
por el sol y si no se toman medidas de control, los daños pueden
ser cuantiosos. Para su combate se sugieren los mismos produc-
tos y dosis que los utilizados para la antracnosis.
Enfermedades causadas por virus
• Virus de la mancha anular del papayo:  El principal problema
que enfrenta el cultivo es la enfermedad denominada “chi-
no”, causada por el virus de la mancha anular del papayo
(vmap). Este virus es diseminado por varias especies de áfi-
dos o pulgones. En las plantas afectadas provoca diferentes
síntomas, por lo que es probable que existan varias razas del
mismo. Los síntomas iniciales se caracterizan por el amari-
llamiento de las hojas del cogollo, las cuáles se deforman y
toman un aspecto arrepollado, se adelgazan (ahílan) y toman
una consistencia coriácea, por eso algunos productores la de-
nominan “mano de chango”. Posteriormente, se presenta un
moteado, seguido por un mosaico (áreas amarillas rodeadas
de zonas verdes) y manchas de apariencia aceitosas alargadas
en el peciolo de las hojas y en el tallo. En los frutos se ma-
nifiesta como anillos o manchas con apariencia aceitosas en
media luna, que también pueden observarse en los pétalos de
las flores. Cuando las lesiones se hacen viejas se vuelven
de color gris o plateado, reduciendo la calidad de la fruta, de-
bido a que en el área de las lesiones el tejido se vuelve más
blando y sensible a daños físicos o al ataque de hongos.
Esta enfermedad no se transmite por la semilla, debido a
ello, las medidas de control tienen que ser preventivas, ya que
a la fecha no se cuenta con productos viricidas, se recomienda
llevar a cabo las prácticas siguientes:
• Siembra de plantaciones nuevas alejadas 600 metros o
más de las plantaciones enfermas.
• Incremento de la densidad de población de plantas por
hectárea.

184
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

• Eliminación periódica de maleza, tanto dentro de la plan-


tación como en una franja de seis alrededor de la misma,
principalmente del meloncillo Cucumis sp. y la lechosa
Euphorbia sp., por ser hospederas alternantes de los insec-
tos vectores y del virus.
• Siembra de cuatro a cinco surcos de una barrera de
maíz, jamaica, sorgo forrajero u otro cultivo que sirva
de protección a las plantas de papayo, alrededor de la
plantación.
• Eliminación y destrucción rápida de plantas que presen-
tan síntomas iníciales de la enfermedad.
• Aplicación del aceite mineral (Citrolina) al 2% más un
emulsificante, durante octubre a febrero, periodo durante
el cual se presentan las más altas poblaciones de pulgones
y mosquita blanca, que son los transmisores.
• Eliminación de la plantación cuando ya no sea rentable,
principalmente si está muy infectada, con el objeto de dis-
minuir el inóculo en el campo.
Estas medidas sólo retrasan la aparición de la enfermedad
el tiempo suficiente para poder obtener una buena cosecha
con frutos de calidad.
• Cogollo arrepollado:  Las plantas afectadas tienen un aspecto
umbiliforme y falta de látex a lo largo del tallo, en parte de
éste o de los frutos. Las hojas muestran un moteado de tenue
seguido de una reducción del crecimiento y amarillamien-
to, deformándose quedando como sombrillas invertidas con
manchas de apariencia grasosa; cesa el crecimiento, hay au-
sencia de látex y finalmente caen.
En tallos y pecíolos los entrenudos se acortan progresiva-
mente, presentan manchas aceitosas verde oscuro en donde
el látex no fluye por punción, los pecíolos se endurecen, se
acortan y se tornan casi horizontales; el crecimiento del me-
ristemo terminal se detiene, el tallo deja de ser vertical, se
encorva y como consecuencia la planta se achaparra.
En los frutos se desarrollan manchas verde pálido y la
totalidad del fruto aparece sin látex, siendo éste uno de los

185
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

síntomas más confiables para el diagnóstico. Cuando afecta


frutos en desarrollo, éstos se deformarán.

Cosecha
Desde que aparecen las primeras vetas amarillentas en el fruto hasta
su completa maduración generalmente tarda cinco días a tempera-
tura de 28 oC (82.4 oF). El contenido de carotenoides en la piel de
la fruta alcanza su máxima concentración a los tres a cuatro días
después de iniciado el proceso.
El indicador que se toma como referencia para iniciar la cosecha,
es cuando la fruta muestra las primeras bandas o vetas amarillen-
tas en los costados, a fin de que pueda soportar el transporte a los
centros de consumo. Esta madurez ocurre entre los 180 a 190 días
después de haberse polinizado la flor (amarre de fruto).
Para la recolección se sugiere el uso de carretillas cubiertas con
papel periódico, para formar una superficie suave que amortigüe el
golpeteo durante el transporte y se eviten lesiones al fruto y posibles
daños por patógenos. El corte debe realizarse con el mayor cuidado
posible evitando el daño físico se requiere de sombra para evitar que-
maduras de sol al fruto, se puede utilizar la sombra de algún árbol o
cubrir las frutas con ramas donde debe darse un lavado para eliminar
tierra e inóculo de hongos provenientes del suelo y de la descompo-
sición de hojas.
El primer lavado se hace en una solución de agua más cloro a
razón de 0.5 a1.0 litros por cada 100 litros de agua, posteriormente
se debe pasar en una solución fungicida a base de Mancozeb a razón
de 3 gramos por litro de agua o Azosistrobin a razón de 2.0 gramos
por litro de agua.
Enseguida se envuelven en papel periódico nuevo y se depositan
en las cajas de plástico o cartón para su transporte. Durante el em-
paque y transporte la fruta debe conservarse a una temperatura de
10ºC.

186
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Papaya

Costos de cultivo de papaya en Morelos


Concepto Cantidad Unidad Costo
Preparación de terreno
Barbechos 2 ha 2,000
Rotocultor 1 ha 1,000
Surcado 1 ha 1,000
Planta 5000 plantas 35,000
Fertilizante químico
Sulfato de amonio 16 bultos 3,520
Superfosfato de Calcio triple 15.6 bultos 6,400
Cloruro de Potasio 6.2 bultos 2,800
Materia orgánica
Humus de lombriz, natura- abono, 5 t 12,500
Bio - Zeorganic.
Biofertilizante
Micorriza 6 dosis 900
Azospirillum 6 dosis 900
Insecticidas, fungicidas y bactericidas
Malatión 2 l 500
Agrimec 2 l 5,000
Folimat 2 l 800
Protac (Beauveriabassaiana) 3 l 2,500
Bio.Die. 6 l 1,800
Captán 2 kg. 300
Mancozeb 8 kg. 1,200
Previcur 2 l 800
Plicloraz 2 kg. 600
Herbicidas
Glifosato 10 l 1,200

187
Papaya Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Concepto Cantidad Unidad Costo


Mano de obra
Siembra, escardas, aplicación de 250 jornales 37,500
insecticidas, deschupone, raleo,
deshoje, riego, corte y empaque.
Total costos $118,200

Sandra E. Rangel Estrada

188
S orgo

Introducción
El sorgo es una especie de origen tropical relevante en el sector agro-
pecuario de México debido a su tolerancia a la sequía, su grado de
tecnificación y el uso casi exclusivo de semilla híbrida.
Los resultados de investigación en diferentes áreas temáticas per-
miten proporcionar sugerencias para mejorar la producción de este
cereal en las zonas comprendidas entre los 800 y 1,600 metros sobre
el nivel del mar, dentro de las cuales se encuentran los municipios
de Axochiapan, Tepalcingo, Tlaltizapan, Zacatepec, Jonacatepec,
Jantetelco, Ocuituco, Temoac, Zacualpan de Amilpas, Yecapixtla,
Cuautla, Villa de Ayala, Tlaltizapán, Puente de Ixtla, Jojutla, Maza-
tepec, Miacatlán, Tetecala, Coatlán del Río y Yautepec.
De acuerdo al potencial de rendimiento del sorgo en Morelos
existen tres regiones; la primera llamada muy apta, en donde no se
presentan restricciones de tipo edáfico o agro climatológico se pue-
den producir de 6.9 a 8.6 toneladas por hectárea; la segunda deno-
minada apta, tiene restricciones de suelo o climática en donde se
pueden obtener rendimientos de 3.4 a 6.9 toneladas por hectárea y;
la última llamada marginalmente apta, en donde se logran rendi-
mientos de 1.7 a 3.4 toneladas por hectárea debido a que presentan
pendientes de 8 a 30% y restricciones edáficas o climáticas.

189
Sorgo Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Preparación del terreno:


La siembra, en la actualidad, se realiza mediante labranza mínima o
labranza cero, en estos casos no se remueve la tierra y sólo se aplica
herbicida (Glifosato, a razón de 3 litros por hectárea) para eliminar
malezas.

Fecha de siembra
Desde el inicio hasta el establecimiento del temporal, lo que ocurre
del 10 de junio hasta el 5 de julio; con esto se trata de evitar que la
floración y el llenado de grano coincidan con la sequía que se presen-
ta en agosto.

Método y densidad de siembra


La siembra debe realizarse en surcos con una separación de 60 cen-
tímetros de preferencia, utilizando un implemento que surque, ferti-
lice y siembre a la vez o una sembradora de precisión.
En caso de que el terreno sea irregular y de lomerío, el surcado
debe efectuarse en contorno y siguiendo las curvas de nivel. Se debe
sembrar 14 kilogramos por hectárea de semilla, conviene señalar que
en terrenos mal preparados la germinación será irregular, por lo cual
se requerirá mayor cantidad de semilla (hasta 20 kilogramos).

Fertilización
La fertilización es una práctica necesaria para mejorar la produc-
ción; ya que así los rendimientos pueden aumentar poco más de dos
toneladas por hectárea. Para fertilizar siga las indicaciones que se
describen a continuación:
Forma y época de aplicación.  Todo el fertilizante se debe de aplicar
al momento de la siembra, a “chorrillo” en el fondo del surco.
Se recomienda el uso de los biofertilizantes en los tratamien-
tos de fertilización recomendada: Micorriza y Azospirillum.
Inoculando la semilla para una hectárea de sorgo con 1.0 pa-
quete de Micorriza (1.0 kilogramo) mas y un paquete de Azos-
pirillum (350 gramos). Y un refuerzo de la misma cantidad de
Micorriza y Azospirillum a los 30 días después de la siembra.
Aplicándose a drench o a chorro a la base del tallo de la planta.

190
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Sorgo

• Opción 1:  Se sugiere aplicar 90 kilogramos de Nitrógeno, 35


kilogramos de Fósforo y nada de Potasio por hectárea. Esto
se obtiene mezclando los siguientes fertilizantes: 439 kilo-
gramos de sulfato de amonio mezclados con 175 kilogramos
de superfosfato de Calcio simple. Como fuente de Fósforo se
puede emplear también el superfosfato de Calcio triple para
lo cual se requieren 76 kilogramos.
Se sugiere utilizar sulfato de amonio como fuente de Ni-
trógeno, debido a que parte de los suelos de la zona sorguera
son calichosos. Si éste no es el caso se pueden usar otras fuen-
tes de Nitrógeno.
• Opción 2: Fertilización orgánica-química
• Tratamiento de fertilización química: 45-17.5-00 (90-
35-00; al 50%).
• Fuentes de fertilización: 219.5 kilogramos de sulfato de
amonio (20.5% Nitrógeno) y 38 kilogramos de superfos-
fato de Calcio triple (46% P2O5).
• Nutrición orgánica: Aplicar una tonelada de fertilizan-
te orgánico humus de lombriz mezclado con el químico,
todo al momento de la siembra.
• Opción 3: Fertilización mineral zeolítica
• Se sugiere el tratamiento 72-28-00 más 100 kilogramos
de zeolita.
• Fuente de fertilización: 351.21 kilogramos de sulfato de
amonio (20.5% N) más 60.86 kilogramos de superfos-
fato de Calcio triple (46% P2O5) más 100 kilogramos de
zeolita.

Finalmente, cabe señalar que los tratamientos de fertilización se


ajustan a la mayoría de terrenos donde se cultiva el sorgo.

Corrección de clorosis
En suelos calichosos se observan manchones de plantas cloróticas,
por ello se sugiere ejecutar aspersiones con sulfato ferroso al 20% a
razón de 2.5 kilogramos por 100 litros de agua, es necesario mezclar
adherente a la solución para lograr mayor contacto con el follaje. Si

191
Sorgo Agenda Técnica Agrícola MORELOS

la deficiencia es ligera, basta una aplicación; si es intensa se debe


hacer una segunda aplicación a los 10 días después de la primera: el
momento de la aplicación es desde que las plantas manifiestan los
síntomas de amarillamiento hasta antes de la floración. La solución
de Sulfato Ferroso debe aplicarse dentro de los 60 minutos siguientes
a su preparación, ya que de otra manera el componente se oxida y
pierde eficiencia; además puede quemar la planta. El equipo a uti-
lizarse debe lavarse con detergente; preferentemente la aplicación
debe hacerse con aspersoras de latón o plástico, pues las de lámina
galvanizada pueden sufrir daño por corrosión.

Control de malezas
Los primeros 40 días son muy importantes en el desarrollo y pro-
ducción de las plantas por ello es indispensable el control oportuno y
adecuado de las malas hierbas, con ello se evita la competencia con el
cultivo por nutrientes, agua, luz, desarrollo de plagas, enfermedades
y le permite obtener grano limpio; para lograrlo se deben aplicar tres
litros por hectárea de Gesaprim combi, después de la siembra y antes
de que nazca el sorgo.
Para controlar maleza anual de hoja ancha se sugiere utilizar de
1 a 1.5 litros de 2,4-D Amina o Hierbamina, aplicándose cuando el
sorgo tenga una altura de 15-25 centímetros y la maleza sea menor
de cinco centímetros de altura.
Los herbicidas deben mezclarse en un mínimo de 200 litros por
hectárea, para cubrir adecuadamente esta superficie o el follaje de
la maleza. Es muy importante mencionar que el 2,4-D Amina es un
herbicida fácilmente arrastrado por el aire y aún en pequeñas canti-
dades puede afectar a cultivos susceptibles que se encuentren cerca,
como calabaza, chile, frijol, tomate, flores y otros.

Control de plagas
Para el control de hormigas aplicar en la entrada de los hormigueros;
30 gramos de Diazinon 2%, o tratar la semilla con 3 litros de Fura-
dán 300 TS por cada 100 kilogramos de semilla; además controla
pájaros y otras plagas de suelo.

192
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Sorgo

Este insecticida es altamente tóxico, por lo que deberá manejarse


con mucha precaución de preferencia utilizar el equipo adecuado de
protección (guantes y mascarilla antigases).
De acuerdo al pronostico climático es probable que se tenga ata-
que de gusano cogollero y gusano soldado por lo que se recomienda
aplicar Lannate 90 PH 0.3 kilogramos o Lorsban 480 E 0.75 litros
por hectárea.
Estos insecticidas se deben aplicar en agua suficiente par cubrir
una hectárea (200 a 300 litros).

Cosecha
Se debe cosechar cuando el grano contenga alrededor de un 14% de
humedad, lo cual puede detectarse cuando al morder el grano con los
dientes truenen.

Variedades e híbridos
Debido a la poca precipitación de presencia que se presenta en nues-
tro estado se sugiere sembrar híbridos de ciclo intermedio de los
cuales recomendamos: 8418, 8282, 84G88 (Pioneer); Ámbar, D-73,
D-65, Mercurio, Nikel, MSD-422, Galio, Plata y Kilate (Monsanto);
H-725 (He-Breed); 860 y 890 (Kingold); NK-9916, NK-8830, NK-
8831 y KS-989 (Soghum Partners); MAS-421, MAS-330, MAS-510
y MAS-715 (Midstates AG Services de México).

Costo de cultivo de sorgo grano por hectárea


Concepto Unidad Cant. Precio Importe
Insumo/labor unitario ($)
Preparación del terreno 819
Faena l 3 123 369
Aplicación máquina 1 450 450
Siembra mecanizada 1,550
Semilla bulto 1 1390 1,390
Siembra máquina 1 800 800

193
Sorgo Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Concepto Unidad Cant. Precio Importe


Insumo/labor unitario ($)
Fertilización (90-35-00) 2,701.50
Sulfato de Amonio bulto 9 164 1,476
Superfosfato de Calcio triple bulto 1.5 337 505.50
Biofertilizantes dosis 1 300 320
Mezcla y aplicación jornal 2 200 400
Control de malezas 3,101
Gesaprim-combi l 4 274 1,096
Faena l 3 123 369
Aplicación jornal 2 200 400
2,4-D l 2 98 196
Paracuat l 2 120 240
Aplicación (postemergente) jornal 4 200 800
Control de insectos 1,071
Lorsban 480 EM l 2 213 426
Adherente l 1 45 45
Aplicación jornal 3 200 600
Cosecha mecanizada 1,650
Trilladora máquina 1 1,000 1,000
Acarreo flete 1 650 650
Total $ 11,532.50

Jaime Canul Ku

194
AG R I CU LT U RA DE CO NSERVAC IÓN
Ag r icu ltu ra d e con ser vación.
Un sistema su sten table

¿Qué es la agricultura de conservación?


La agricultura de conservación (ac) es un sistema de producción
agrícola que se basa en tres principios: a) remoción mínima del suelo
(sin labranza); b) cobertura del suelo (mantillo) con los residuos del
cultivo anterior, con plantas vivas, o ambos; y c) rotación de cultivos,
para evitar plagas y enfermedades, y diseminación de malezas.

¿En qué tipo de suelo se puede practicar?


Los principios de la ac son muy adaptables. Los agricultores utilizan
la ac en una amplia gama de suelos, bajo diferentes condiciones am-
bientales y en distintas realidades del agricultor (recursos económi-
cos, tamaño de parcela, maquinaria, mano de obra, etcétera).

El maíz sembrado sin labranza,


directamente en una buena capa
de residuos, es un excelente
punto de partida para la
agricultura de conservación.
197
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

¿Qué cultivos se pueden sembrar?


La gran mayoría de los cultivos se produce bien con ac. A nivel
mundial es utilizada en amplias superficies con maíz, trigo, soya,
algodón, girasol, arroz, tabaco y muchos otros cultivos. Incluso en la
producción de tubérculos, como la papa, aunque durante la cosecha
se remueve mucho el suelo.

¿Qué beneficios se obtienen?

Beneficios inmediatos
• Aumenta la infiltración de agua debido a que la estructura del sue-
lo queda protegida por los residuos y al no haber labranza los poros
se conservan intactos. Además los residuos bajan la velocidad del
escurrimiento, dando más tiempo al agua para infiltrarse.
• Se reduce el escurrimiento de agua y la erosión del suelo al aumen-
tar la infiltración de agua.
• Se evapora menos humedad de la superficie del suelo al quedar
protegida de los rayos solares por los residuos.
• El estrés hídrico de las plantas es menos frecuente e intenso, gra-
cias a que, al aumentar la infiltración de agua y disminuir la eva-
poración del suelo, aumenta la humedad.
• Se necesitan menos pasadas de tractor y mano de obra para prepa-
rar el terreno y, por consiguiente, disminuyen los costos de com-
bustible y mano de obra.

Beneficios a mediano y largo plazo


• Una mayor cantidad de materia orgánica (mos) que mejora la es-
tructura del suelo, aumenta la capacidad de intercambio de catio-
nes y la disponibilidad de nutrientes, y mejora la retención de agua.
• Los rendimientos aumentan y son más estables.
• Se reducen los costos de producción.
• Aumenta la actividad biológica tanto en el suelo como el ambiente
aéreo; esto contribuye a mejorar la fertilidad biológica y permite
establecer un mejor control de plagas.

198
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

¿Qué tipo de problemas encontraré?

Forma de pensar
A muchos agricultores, técnicos e investigadores les resulta difícil
entender que es posible sembrar sin arar, y que es igual o más pro-
ductivo que la siembra convencional. Cambiar de forma de pensar
respecto al manejo agrícola es uno de los desafíos más grandes que
hay que enfrentar. La ac no es una receta. Por eso, es necesario que
quienes deseen adoptarla averigüen, entiendan y apliquen los princi-
pios de esta tecnología en sus condiciones particulares.

Retención de residuos
La ac no da buenos resultados sin la retención de residuos en la su-
perficie del suelo. Sin embargo, la mayoría de los pequeños produc-
tores manejan sistemas agropecuarios mixtos y utilizan los residuos
para alimentar a sus animales durante la temporada de sequía, para
la venta u otros usos. Para aminorar este conflicto, se puede iniciar la
ac en una pequeña parte de la parcela. Una vez que el agricultor
haya adquirido experiencia con el sistema y sus rendimientos hayan
aumentado, entonces, podrá destinar parte de los residuos de la co-
secha para alimentar a sus animales, dejar suficiente para proteger la
superficie del suelo y, en el siguiente ciclo, comenzar a practicar la ac
en una superficie más extensa de la parcela.

Control de malezas
En los primeros ciclos de la ac es muy importante el control de ma-
lezas. Éste se puede efectuar de manera eficaz aplicando herbicidas,
en forma manual, sembrando cultivos de cobertura, o combinando
estos procedimientos, con lo cual se evitará que las malezas produz-
can semilla. Si se logra un buen control, las poblaciones de malezas
se reducen después de los primeros dos o tres ciclos de cultivo.

Aplicación de nitrógeno
Los residuos de la cosecha y la materia orgánica del suelo (mos) son
descompuestos por organismos del suelo de manera que, con el tiem-
po, las plantas pueden aprovechar el nitrógeno contenido en estos

199
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

materiales orgánicos. Con la labranza, la descomposición es muy


rápida, tanto que los niveles de mos bajan y el suelo se degrada. Sin
labranza la mineralización y la descomposición de la mos se reducen
y proporcionan nitrógeno y otros nutrientes a las plantas, en forma
más lenta y uniforme. Sin embargo, en suelos muy degradados y
con poca mos la disponibilidad de nutrientes puede ser pobre para
las plantas, por lo cual es necesario aplicar más nitrógeno (estiér-
col, composta o fertilizante) durante los primeros años en los que se
practica la ac.

¿Qué se necesita para iniciar?

Información
Es muy importante obtener información de agricultores y técnicos
con experiencia en el sistema. Los agricultores deben iniciar la ac
en una superficie pequeña (aproximadamente 10% de la propiedad),
para aprender primero cómo manejar la técnica.

Preparación
• Se dispone el terreno con anticipación: romper la compactación,
nivelar la superficie, eliminar las malezas y los problemas de aci-
dez.
• Conseguir el equipo adecuado para la siembra y el control de ma-
lezas.
• Producir suficiente residuo o rastrojo.

Implementación
• Es importante lograr un buen control de malezas evitando que
ellas produzcan semilla.
• Comenzar con una buena rotación de cultivos para proporcionar
nutrientes, producir una mayor cantidad de residuos y controlar
las malezas.
• Si los suelos son muy arenosos o se han degradado, aplicar más
fertilizante nitrogenado, estiércol o composta.

200
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

1. El problema de la degradación del suelo

¿Qué es la degradación del suelo?


La erosión ocasiona una disminución de la materia orgánica y la frac-
ción fina de partículas en el suelo, y la pérdida de la fertilidad es el
resultado de la degradación del suelo. Un suelo degradado provoca
la disminución progresiva de los rendimientos de los cultivos, el au-
mento de los costos de producción, el abandono de las tierras o al
incremento de la desertificación. La labranza es la causa principal de
la degradación de las tierras de cultivo, porque ocasiona una rápida
desintegración de la materia orgánica y reduce la fertilidad del suelo.

¿Qué es un suelo fértil?


Un suelo fértil permite alcanzar un buen nivel de producción, que
sólo es limitado por las condiciones ambientales (humedad y radia-
ción) o un manejo agronómico inadecuado. La fertilidad es un con-
junto de tres componentes: la fertilidad química, la fertilidad física

Degradación del suelo, después de una fuerte tormenta, causada por un manejo
agronómico inapropiado (Foto: Moriya, 2005)

201
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

y la fertilidad biológica. Si alguno de estos componentes disminuye,


esto normalmente conduce a la reducción de los rendimientos, como
resultado de la reducción de la materia orgánica.

¿Qué es la fertilidad química del suelo y cómo se puede conservar y


mejorar?
La fertilidad química es la capacidad del suelo de proporcionar todos
los nutrientes que el cultivo necesita: si dichos nutrientes no están
presentes en una forma accesible a las plantas o se encuentran a pro-
fundidades donde las raíces no llegan, no contribuirán al crecimien-
to del cultivo.
La disponibilidad de nutrientes es normalmente mayor cuando
éstos se asocian con la materia orgánica y con la aplicación de estiér-
col, fertilizante, composta o cal.

¿Qué es la fertilidad física del suelo y cómo se puede conservar y


mejorar?
La fertilidad física es la capacidad del suelo de facilitar el flujo y al-
macenamiento de agua y aire en su estructura, para que las plantas
puedan crecer y se arraiguen firmemente a éste. Para que el suelo sea
físicamente fértil, debe tener espacio poroso abundante e interco-
nectado. Generalmente, existe ese tipo de espacio cuando se forman
agregados, que son partículas de suelo unidas por materia orgánica.
La labranza deshace los terrones, descompone la materia orgánica,
pulveriza el suelo, rompe la continuidad de los poros y forma grandes
capas compactas que restringen el movimiento del agua, el aire, y el
crecimiento de las raíces. Un suelo pulverizado es más propenso a la
compactación, al encostramiento y la erosión. Para disminuir este
problema, es necesario reducir la labranza al mínimo y aumentar la
cantidad de materia orgánica.

¿Cómo se puede conservar y mejorar la fertilidad biológica del suelo?


La fertilidad biológica del suelo se refiere a la cantidad y diversidad
de fauna en el suelo (lombrices, escarabajos, termitas, hongos, bac-
terias, nemátodos, etcétera). La actividad biológica consiste en rom-
per las capas compactas, descomponer los residuos de los cultivos

202
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

Degradación física del suelo provocada por la labranza intensiva. La superficie está
comprimida y encostrada (Foto: Govaerts, 2004).

(incluidas las raíces), integrarlos al suelo, convertirlos en humus, y


aumentar la cantidad y continuidad de los poros. La labranza destru-
ye los túneles y el hábitat de estos organismos. La mejor manera de
incrementar la actividad biológica en los suelos de cultivo es crear
un sistema lo más parecido a uno natural, suprimiendo la labranza y
dejando los residuos en la superficie del suelo.

¿Cómo detectar la degradación?


Una forma sencilla de detectar la degradación física del suelo es to-
mar unos terrones pequeños de aproximadamente un centímetro de
diámetro de un terreno arado y otro de una tierra virgen cercana.
Observe ambas muestras de suelo. La primera diferencia se nota en
el color más oscuro del suelo sin arar, debido a su mayor conteni-
do de materia orgánica; la segunda, cuando al colocar los terrones
en un recipiente con agua, el terrón de suelo arado se desintegra, en
tanto que el otro permanece intacto. Para hacer una tercera prueba,
se afloja la tierra de un campo que haya sido arado y de una superficie
sin arar, y luego se observa la diferencia en el número y la diversidad

203
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

En la foto superior un terreno en que se aplicó AC y se dejó parte del rastrojo del
cultivo anterior; abajo, un terreno sin rastrojo y con labranza convencional. Terrenos
en Toluca, Estado de México, después de una lluvia intensa de 30 milímetros. (Foto:
Delgado, 2005).

204
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

de especies animales. Por lo general, se observan más organismos en


el terreno que no ha sido arado.

¿Cómo se puede evitar la degradación del suelo?


Los tres factores más importantes que causan degradación de los sue-
los agrícolas son: a) la labranza (eliminación de la fertilidad física);
b) la remoción de residuos (principalmente para pastoreo o quema);
y c) la extracción de nutrientes (no se aplican cantidades adecuadas
de estiércol, composta o fertilizante). Por tanto, la clave para evitar la
degradación es reducir al mínimo la labranza, dejar en la superficie
tantos residuos como sea posible y reponer los nutrientes que son
absorbidos por los cultivos.

2. Agricultura de conservación
Los agricultores mexicanos, como casi todos los agricultores en el
mundo, se enfrentan hoy día principalmente a tres retos:
• Los acontecimientos recientes a nivel mundial, que han ocasiona-
do incrementos en los costos, sobre todo de combustible, fertili-
zantes y otros insumos para la producción de cultivos agrícolas.
• La rápida degradación de la estructura del suelo, que afecta desfa-
vorablemente su composición química, ya que produce considera-
bles reducciones del carbono orgánico del suelo y reduce la abun-
dancia biológica.
• La escasez de agua, para producción tanto de riego como de tempo-
ral, es un factor limitante, ya que no permite generar ni mantener
grandes volúmenes de productos que satisfagan las demandas de
alimentos para consumo de los habitantes de numerosos países en
desarrollo, entre ellos, México.

El maíz es el principal cultivo básico y estratégico para la ali-


mentación en México; sin embargo, en años recientes, su costo de
producción se ha elevado. Esta situación ha creado un entorno de
baja competitividad para los productores de las diferentes zonas pro-
ductoras de riego o de temporal en términos de costo-beneficio y, por
ende, la rentabilidad del cultivo ha decrecido.

205
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Siembra directa sin mover el suelo. Un disco cortador abre el suelo, se deposita la
semilla y la llanta compactadora cierra la abertura.

Ante el panorama de inseguridad, la ac constituye una solución


potencial. La ac se basa en tres principios: reducir al mínimo el mo-
vimiento del suelo; dejar el rastrojo del cultivo en la superficie del te-
rreno para que forme una capa protectora; practicar la siembra de di-
ferentes cultivos, uno después de otro, o sea, la rotación de cultivos.

Rastrojo
El rastrojo es una base importante de la ac, ya que si no hay residuos
no puede existir este sistema. Por tanto, si usted piensa eliminar o
quemar todos los residuos de su cosecha, no aplique ac, porque po-
dría obtener resultados más negativos que si sembrara con labranza
convencional. La importancia de dejar los residuos es lograr una bue-
na cobertura y proteger al suelo del viento, así como retener la hume-
dad, lo cual contribuirá a una buena germinación. Aunque esto no
significa dejar todo el rastrojo, si los residuos son importantes para

206
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

usted porque debe alimentar a sus animales, se recomienda consul-


tar con un técnico cuál es la cantidad adecuada para la zona.

La quema del rastrojo no es una práctica aconsejable en el uso de labranza de


conservación.

El rastrojo de trigo forma una pantalla que ayuda contra las heladas.

Después o durante la cosecha, el rastrojo se distribuye de manera


uniforme, para que forme un colchón que proteja el suelo.
La ac reduce los costos de producción y la mano de obra; aumenta
la competitividad de los agricultores y los ingresos de éstos en los
sistemas de producción de maíz; y representa una excelente opción
para conservar los recursos naturales, dado que:

207
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

• Mejora la textura y la estructura del terreno.


• Favorece la infiltración del agua y la retención de la humedad.
• Retiene por más tiempo la humedad del suelo en zonas de tempo-
ral o de riego, promueve el uso eficiente del agua y genera ahorros
en su consumo durante el riego.
• Mejora las propiedades químicas y biológicas del suelo.
• Aumenta el nivel de materia orgánica.
• Reduce la erosión.
• Disminuye la quema del rastrojo.
• Al reducirse el uso de maquinaria agrícola, se ahorra combustible;
hay menos emisiones de contaminantes y menor compactación del
suelo, que se asocia al exceso de pases de maquinaria. Los benefi-
cios finales para los agricultores serán una agricultura sostenible y
más rentable y la reducción de costos, que se traducen en mayores
ingresos.

La agricultura de conservación tiene gran potencial en México. A


continuación se ilustra la gran diferencia en el comportamiento de
una variedad de maíz o de trigo, con la misma cantidad de fertili-
zante y el mismo control de herbicidas, pero bajo distintos sistemas
de manejo.

3. Importancia de los residuos


Los residuos o rastrojos son las partes secas que quedan del culti-
vo anterior, incluidos los cultivos de cobertura, los abonos verdes u
otros materiales vegetales traídos de otros sitios. Los rastrojos son un
factor fundamental para la correcta aplicación de la agricultura de
conservación (ac). En los sistemas agrícolas convencionales, los resi-
duos normalmente se utilizan para alimentar a los animales, o bien
se retiran del campo para otros usos, se incorporan o se queman. En
muchos lugares, existen derechos de pastoreo comunales, situación
que podría crear conflictos al querer proteger los residuos que que-
dan en la superficie del suelo de los animales que andan sueltos en
busca de alimento. Sin embargo, como los agricultores que aplican la
ac obtienen mayores beneficios con la retención de residuos, algunas
comunidades han encontrado formas de resolver este problema.

208
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

¿Cuáles son los beneficios del rastrojo en la AC?


• Mayor infiltración de agua.
• Menor evaporación de agua.
• Mayor volumen de agua disponible para los cultivos.
• Menor erosión por agua y viento.
• Más actividad biológica.
• Mayor producción de materia orgánica y disponibilidad de nu-
trientes para las plantas.
• Temperaturas moderadas del suelo.
• Menos malezas.

La retención de residuos, ¿cómo aumenta la infiltración de agua?


La estructura de los suelos donde se elimina el rastrojo, o que se la-
borean, es generalmente débil como consecuencia de la labranza. A
esto se suma la acción destructiva de las gotas de lluvia, que hace que
las partículas del suelo se dispersen, se tapen los poros y se compacte
la superficie, impidiendo la infiltración del agua. Por el contrario, en
los sistemas de ac, con nulo movimiento de suelo, los residuos per-
manecen en la superficie y la protegen, con lo cual aumenta también
la actividad biológica, hay una mayor cantidad de poros y, en conse-
cuencia, mayor infiltración de agua.

¿Cómo reducen los residuos la evaporación?


Los residuos protegen el suelo no sólo del impacto de las gotas de
lluvia, sino también de los rayos solares que evaporan el agua
de la superficie del suelo y de la deshidratación a causa del vien-
to. Por eso, normalmente se encuentra tierra húmeda debajo de los
residuos.

¿Cómo aumentan los residuos la cantidad de agua?


Con los residuos hay menos pérdida de evaporación y aumenta la
penetración del agua de lluvia en el suelo, es decir, se incrementa la
infiltración; por eso hay más agua en el suelo para las plantas. Puede
que una parte del agua adicional se pierda y no sea aprovechada por
el cultivo, pero en la mayoría de los casos, sobre todo en zonas secas
o de temporal, habrá más agua disponible para las plantas.

209
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Los residuos, ¿cómo protegen el suelo de la erosión?


Los residuos, al aumentar la infiltración, estimulan una mayor pene-
tración de agua en el subsuelo. Asimismo, hacen que sea más lento
el escurrimiento de agua por el terreno. La combinación de estos dos
factores reduce significativamente el efecto de la erosión hídrica. Los
residuos también protegen el suelo del viento y cuando éste deja de
ser removido por la labranza durante la aplicación de las prácticas
de ac, hay una marcada disminución de la erosión eólica.

¿Cómo aumentan los residuos la actividad biológica?


En la ac, si se dejan los residuos en la superficie del suelo se genera
una fuente constante de alimento y un hábitat para los organis-
mos del suelo, que propicia además un aumento en su población.
Muchos de estos organismos crean poros en el suelo o destruyen
plagas que atacan los cultivos. Cuando se practica la agricultura
convencional únicamente el cultivo está presente: no hay fuentes
de alimento para los organismos del suelo, ni hábitat para los in-
sectos benéficos.

¿Cómo afecta la retención de residuos a la materia orgánica del suelo y


los nutrientes de las plantas?
La actividad biológica fomentada por la retención de residuos y la
ausencia de labranza (prácticas de ac), permite que la materia or-
gánica permanezca más tiempo en el suelo en forma de humus. Los
nutrientes contenidos en el humus son más accesibles a las plantas
que las formas inorgánicas (fertilizantes). Sin embargo, también es
posible que los residuos inmovilicen el nitrógeno y, por ello, quizá
sea necesario aplicar un poco más de estiércol o fertilizante nitroge-
nado en los primeros años que se aplique la ac.

Los residuos, ¿tienen algún efecto sobre las malezas?


En la ac, cuando se combinan la retención de residuos y la aplicación
de herbicidas, disminuyen las poblaciones de malezas, porque los re-
siduos funcionan como una barrera que restringe la germinación y el
crecimiento de las malezas.

210
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

Los residuos, ¿tienen algún efecto en la temperatura del suelo?


Los residuos en la superficie protegen el suelo de la radiación solar
y, por tanto, éste no se calienta mucho durante el día. En la noche,
los residuos actúan como una cobija que conserva el calor del suelo.
En algunos climas fríos, el hecho de que el suelo esté helado puede
obstaculizar la germinación de la semilla, pero esto es poco probable
en zonas tropicales.

Relación entre la cubierta de residuos en la superficie y el porcentaje de agua infiltrado del


total de agua de riego aplicado. (Verhulst, 2008).

4. La importancia de la rotación de cultivos

¿Qué es la rotación de cultivos?


La rotación de cultivos es la siembra sucesiva de diferentes cultivos
en un mismo campo, siguiendo un orden definido (por ejemplo,
maíz-frijol-girasol o maíz-avena).
En contraste, el monocultivo es la siembra repetida de una misma
especie en el mismo campo, año tras año.

211
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

¿Qué problemas se presentan con el monocultivo?


En los sistemas de monocultivo, al paso del tiempo se observa un
incremento de plagas y enfermedades específicas del cultivo. Asi-
mismo, la cantidad de nutrientes disminuye, porque las plantas ocu-
pan siempre la misma zona de raíces y en la temporada siguiente las
raíces no se desarrollan bien.

¿Cuáles son las ventajas de la rotación de cultivos?


• Se reduce la incidencia de plagas y enfermedades, al interrumpir
sus ciclos de vida.
• Se puede mantener un control de malezas, mediante el uso de es-
pecies de cultivo asfixiantes, cultivos de cobertura, que se utilizan
como abono verde o cultivos de invierno cuando las condiciones de
temperatura, humedad de suelo o riego lo permiten.
• Proporciona una distribución más adecuada de nutrientes en el
perfil del suelo (los cultivos de raíces más profundas extraen nu-
trientes a mayor profundidad).
• Ayuda a disminuir los riesgos económicos, en caso de que llegue a
presentarse alguna eventualidad que afecte alguno de los cultivos.
• Permite balancear la producción de residuos: se pueden alternar
cultivos que producen escasos residuos con otros que generan gran
cantidad de ellos.

Datos importantes acerca de las rotaciones de cultivos


• Los efectos del monocultivo son más notorios en la agricultura de
conservación (ac) que en los sistemas convencionales. Cuando se
utiliza ac, las rotaciones suelen dar mejores resultados que el mo-
nocultivo, incluso si no incluyen leguminosas.
• Muchos de los beneficios de las rotaciones no se entienden. Por
tanto, es necesario ensayarlos y compararlos en el campo y en los
terrenos del agricultor.
• Las rotaciones no son suficientes para mantener la productividad,
por lo cual es necesario reponer los nutrientes extraídos con ferti-
lizantes o abonos.
• Las rotaciones más seguras combinan cultivos con diferentes
modos de crecimiento (enraizamiento profundo versus enraiza-

212
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

miento superficial; acumulación de nutrientes versus extracción


de nutrientes; acumulación de agua versus consumo de agua,
etcétera).

5. Control de malezas en la agricultura de conservación


Una de las razones principales por la que los agricultores laborean el
suelo es porque pueden incorporar los residuos de la cosecha anterior
y eliminar las malezas.
Para el control de malezas en la agricultura de conservación
(ac) deben poseerse conocimientos especializados, a fin de resol-
ver las dificultades relacionadas con algunas malezas que son más
persistentes que otras en los primeros ciclos después de hacer el
cambio, de agricultura convencional a la de conservación. De otra
manera, esto puede ser un motivo para que los productores recha-
cen la tecnología.

¿Qué opciones existen para controlar las malezas en la AC?


Cuando se realizan prácticas de labranza convencional en un ciclo
normal de cultivo, uno de sus principales objetivos es que las semi-
llas de las malezas queden enterradas y no puedan desarrollarse.
Sin embargo, al siguiente año las mismas semillas son devueltas a
la superficie y, si el suelo sigue laboreándose continuamente, será
difícil romper el ciclo (banco de semilla). Por el contrario, en la ac
se logra un buen control de malezas en unos cuantos ciclos, evitan-
do que vuelvan a producir semilla y reduciendo drásticamente la
población. Hay varias medidas que se pueden tomar para controlar
las malezas:
a) Control manual.
b) Evitar que las malezas produzcan semilla.
c) Practicar rotaciones de cultivos que reprimen las malezas.
d) Dejar los residuos en la superficie para ayudar a eliminar las
malezas.
e) Aplicar herbicidas.

Si se combinan estas estrategias de control, en tres años se reducirán


de manera notable las poblaciones de malezas.

213
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Controlar las malezas todo el año


La mayoría de los agricultores no controlan las malezas al final del
ciclo ni durante el invierno, porque creen que no afectan los ren-
dimientos del año. Sin embargo, pueden producir semilla y severas
infestaciones en el siguiente ciclo. Así, desyerbar a final del ciclo
de cultivo y en invierno resulta vital para lograr un eficaz control de
malezas en la ac.

¿Son los residuos útiles para controlar las malezas?


Los residuos ahogan las malezas y reducen el número y viabilidad de
éstas en el campo. A mayor cantidad de residuos, menor la cantidad
de malezas que crecerán a través del mantillo.

¿Cómo ayudan la rotación de cultivos y los abonos verdes a controlar


las malezas?
Algunos cultivos tienen un crecimiento más vigoroso, y por lo tanto
cubren el suelo rápidamente y tienden a ahogar las malezas; esto re-
duce eficazmente las poblaciones, ya sea que los cultivos se siembren
intercalados, solos o como parte de una rotación. Algunos cultivos que
proporcionan un buen control son el frijol terciopelo (Mucuna pru-
riens), la judía o frijol de Egipto (Lablab purpureus) y el cáñamo de
Bengala (Crotalaria juncea). Los dos primeros, si se intercalan, deben
sembrarse de tres (cáñamo de Bengala) a seis semanas (frijol terciope-
lo) después del maíz, de manera que no compitan demasiado con éste
y no reduzcan los rendimientos. Existe otro tipo de rotaciones (alfalfa,
maíz, trigo, avena, triticale, girasol) con el cual es posible controlar de
manera eficaz las malezas conforme avancen los ciclos de cultivo, has-
ta casi eliminarlas. La combinación con otros métodos de control re-
ducirá las poblaciones de malezas y su control anual será más sencillo.

¿Cuáles son los beneficios y los problemas del control manual?


Los agricultores con pequeñas superficies pueden hacer el control
manual de malezas (cortándolas con un azadón), porque es un pro-
cedimiento de poco riesgo que suele ser eficaz cuando las malezas
son pequeñas (menos de 10 centímetros). La desventaja del control
manual es que es muy laborioso y se invierte mucho tiempo.

214
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Agricultura de conservación

¿Cuáles son los beneficios y los problemas del control químico?


El control de malezas con herbicidas es un procedimiento rápido y
eficaz, pero es necesario y muy importante aplicarlo de manera co-
rrecta. La persona que aplique los químicos debe: a) saber qué tipo de
malezas controla y los cultivos a los que se puede aplicar; b) conocer
su grado de toxicidad y cómo manejarlos; c) saber las condiciones
en las que causa mejor efecto y en cuáles no; d) tener conocimiento
de los métodos y las dosis de aplicación; e) conocer los distintos ti-
pos de equipo y cómo calibrarlos; f) conocer los diferentes tipos de
boquillas; g) saber qué tipo de ropa protectora hay que usar y qué
medidas o acciones deben tomarse después de que termine de aplicar
el producto.
Además, para emplear los herbicidas, es necesario contar con el
capital requerido al comienzo del ciclo de cultivo.

Algunos datos acerca de los herbicidas:


• Los herbicidas matan las plantas, y no hay que olvidar que los cul-
tivos también son plantas. Por eso, es importante saber cómo con-
trolar las malezas sin perjudicar el cultivo, a las personas y el me-
dio ambiente; también es necesario utilizar herbicidas específicos
y selectivos para el cultivo que quiere protegerse de las malezas y
evitar dañar las plantas.
• Hay una gran variedad de herbicidas que tienen diferentes carac-
terísticas, y por eso, el usuario tiene que aplicar el herbicida en la
dosis y el momento correctos, siguiendo el método apropiado. Al-
gunos herbicidas actúan en contra de todas las plantas (herbicidas
no selectivos) y, por tanto, deben aplicarse antes de la emergencia.
Otros actúan únicamente en algunas plantas (herbicidas selecti-
vos) y se pueden aplicar durante el desarrollo del cultivo.
• Hay herbicidas que pueden usarse para controlar las malezas en un
cultivo determinado, pero no en otros, porque los matan. Por ejem-
plo, es posible que uno que controla las malezas del maíz, mate la
cebada.
• Algunos deben aplicarse antes de que germinen las malezas. A és-
tos se les denomina herbicidas preemergentes, porque inhiben el
crecimiento de las malezas cuando éstas intentan salir a la super-

215
Agricultura de conservación Agenda Técnica Agrícola MORELOS

ficie del suelo; otros únicamente controlan las malezas que ya han
germinado; a éstos se les llama herbicidas postemergentes porque
actúan sobre las malezas que ya cubren la superficie del suelo y son
selectivos.

Antes de usar un herbicida, asegúrese de leer y entender todas las


instrucciones que vienen en la etiqueta.
El agricultor debe proponerse como meta, nunca permitir que las
malezas produzcan semilla en su predio.

“La semilla de un año produce siete años de malezas.”


Viejo dicho de los agricultores.

Fuente: cimmyt.

216
Ubicación

217
Mapas / DDR-CADER Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Simbología
Distritos de Desarrollo Rural
Centros de Apoyo para el Desarrollo Rural
Alpuyeca
Cuautla
Cuenavaca
Galeana
Tetela del Volcán-Yecapixtla
Yautepec

218
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Mapas / Municipios

001 Amacuzac 012 Jojutla 023 Tlalnepantla


002 Atlatlahucan 013 Jonacatepec 024 Tlaltizapán
003 Axochiapan 014 Mazatepec 025 Tlaquiltenango
004 Ayala 015 Miacatlán 026 Tlayacapan
005 Coatlán del Río 016 Ocuituco 027 Totolapan
006 Cuautla 017 Puente de Ixtla 028 Xochitepec
007 Cuernavaca 018 Temixco 029 Yautepec
008 Emiliano Zapata 019 Tepalcingo 030 Yecapixtla
009 Huitzilac 020 Tepoztlán 031 Zacatepec
010 Jantetelco 021 Tetecala 032 Zacualpan
011 Jiutepec 022 Tetela del Volcán 033 Temoac

219
Mapas / Población Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Población total
3,218 - 20,000
20,001 - 45,000 006 Cuautla
45,001 - 125,000 007 Cuernavaca
125,001 - 315,000 011 Jiutepec
315,001 - 729,279

220
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Mapas / Zonas de producción

Simbología
Capacidad
Presas
Cuerpos de agua
Pastizal
Agricultura de riego
Agricultura de temporal

221
Mapas / Vocación agrícola Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Cultivos
Caña de azúcar
Noche buena (planta)
Aguacate
Sorgo de grano
Crisantemo (gruesa)
Gladiola (gruesa)
Avena forrajera
Nopalitos
Pasto (tapete) m2
Rosa (gruesa)
Tomate rojo (jitomate)

222
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Mapas / Vías de comunicación

Simbología
Carretera cuota
Carretera libre
Vías férreas

223
Mapas / Isoyetas Agenda Técnica Agrícola MORELOS

Rango precipitación media anual


800 a 1000 mm
1000 a 1200 mm
1200 a 1500 mm
1500 a 1800 mm

224
MORELOS Agenda Técnica Agrícola Mapas / Isotermas

Distribución de climas
Muy cálido
Cálido
Semicálido
Templado
Semifrío

225
C o m e n ta rios y a p or tacion es de l le ctor

Sus comentarios son valiosos para enriquecer los contenidos de esta


Agenda Técnica Agrícola que la sagarpa ha pensado para poner en
común el conocimiento relacionado con las actividades del sector.
Todas las aportaciones son recibidas en el siguiente correo electróni-
co: agendastecnicas@senasica.gob.mx

227
ISBN 978-607-7668-26-8

9 786077 668268