Está en la página 1de 10

Los Ecosistemas

Hay que insistir en que la vida humana se desarrolla en estrecha relación con la naturaleza y que su
funcionamiento nos afecta totalmente. Es un error considerar que nuestros avances tecnológicos: coches,
grandes casas, industria, etc. nos permiten vivir al margen del resto de la biosfera y el estudio de los
ecosistemas, de su estructura y de su funcionamiento, nos demuestra la profundidad de estas relaciones.

En la naturaleza los átomos están organizados en moléculas y estas en células. Las células forman tejidos y
estos órganos que se reúnen en sistemas, como el digestivo o el circulatorio. Un organismo vivo está formado
por varios sistemas anatómico-fisiológicos íntimamente unidos entre sí.

Niveles de Organización de los Seres Vivos

La organización de la naturaleza en niveles superiores al de los organismos es la que interesa a la ecología.


Los organismos viven en poblaciones que se estructuran en comunidades.

El concepto de ecosistema aún es más amplio que el de comunidad porque un ecosistema incluye, además de
la comunidad, el ambiente no vivo, con todas las características de clima, temperatura, sustancias químicas
presentes, condiciones geológicas, etc.

El ecosistema es la unidad biológica funcional que abarca los organismos de un área dada (biocenosis) y el
medio ambiente físico (biotopo) correspondiente. Luego el ecosistema es la conjunción de la biocenosis
(elemento biótico del ecosistema) y del biotopo (elemento abiótico). Se trata, por este motivo, del nivel más
elevado de organización de los seres vivos.

El término fue propuesto en 1935 por el ecólogo inglés A. G. Tansley y es la unidad funcional básica en
ecología, y comprende las comunidades bióticas y el medio ambiente abiótico de una región dada, cada uno
de los cuales influye en las propiedades del otro.

Concepto de Ecosistema: La biocenosis y el biotopo


Un ecosistema, es la unidad biológica funcional de la vida, y se entiende como un sistema ecológico complejo
que abarca la biocenosis, es decir el conjunto de organismos vivos o elementos bióticos de un área
determinada (plantas, animales, hongos, bacterias, insectos, etc,) que interactúan entre sí mediante procesos
como la depredación, el parasitismo, la competencia y la simbiosis; al mismo tiempo, se encuentran
estrechamente enlazados con el biotopo, osea el medio ambiente físico o elemento abiótico (las rocas, la tierra,
los ríos, el clima) esto al desintegrarse y volver a ser parte del ciclo de energía y de nutrientes, consistiendo
entonces en entidades materiales bióticas y abióticas integradas de forma armónica en un espacio
determinado.

Dicho de otra manera, el ecosistema se considera una comunidad ubicada en un lugar físico, el hábitat, en
el que todos están relacionados, los seres vivos (biota o elementos bióticos) y los inertes (abiota o elementos
abióticos). Las relaciones entre las especies y su medio, resultan en el flujo de materia y energía del
ecosistema.
El Ecosistema se compone de la Biocenosis y el Biotopo

La complicada dinámica de un ecosistema implica una cadena de interacciones entre todos los seres vivos e
inertes que lo integran, a través de las cuales crea sus mecanismos de adaptación, transformación y
autorregulación. Esto determina la importancia de su preservación conjunta, a fin de que no se rompa la
cadena vital, al final de la cual se encuentra el ser humano que lo habita.

El hábitat y el nicho ecológico


El nicho ecológico se refiera a condiciones ambientales en las cuales los miembros de una especie pueden
sobrevivir o reproducirse.

Dos conceptos en estrecha relación con el de ecosistema son el de hábitat y el de nicho ecológico. El hábitat
es el lugar físico de un ecosistema que reúne las condiciones naturales donde vive una especie y al cual se
halla adaptada.

El nicho ecológico es el modo en que un organismo se relaciona con los factores bióticos y abióticos de su
ambiente. Incluye las condiciones físicas, químicas y biológicas que una especie necesita para vivir y
reproducirse en un ecosistema. La temperatura, la humedad y la luz son algunos de los factores físicos y
químicos que determinan el nicho de una especie. Entre los condicionantes biológicos están el tipo de
alimentación, los depredadores, los competidores y las enfermedades, es decir, especies que rivalizan por las
mismas condiciones.

¿Cuáles son los elementos de los Ecosistemas?


Hay una estrecha vinculación entre los seres vivos, tanto que cuando falta uno se daña a todo el ecosistema,
en un efecto conocido como efecto cascada. Sin embargo, no son sólo los organismos vivos los que
conforman el ecosistema; la ecología, considera dentro de este importante sistema vivo, a dos elementos
primordiales: los bióticos y los abióticos…

Factores abióticos y bióticos


En el ecosistema hay un flujo de materia y de energía que se debe a las interacciones organismos-medio
ambiente. Sus componentes son:

Componentes abióticos

Los factores abióticos son aquellos elementos del ecosistema que no poseen vida, pero que
intervienen en un ecosistema; el agua, la luz, la temperatura son algunos.

Las sustancias inorgánicas: CO2, H2O, nitrógeno, fosfatos, etc.

• Los componentes orgánicos sintetizados en la fase biótica: proteínas, glúcidos, lípidos.


• El clima, la temperatura y otros factores físicos.

Los factores abióticos son un conjunto complejo de interacciones que limitan el control de las actividades de
los organismos, poblaciones y comunidades.

La abiota se compone por la energía, la materia (nutrientes y elementos químicos) y los factores físicos
como la temperatura, la humedad, el rocío, la luz, el viento y el espacio disponible. El carbono, el oxigeno, el
hidrogeno, el nitrógeno, el fósforo y el azufre constituyen a los macro-nutrientes, los cuales son los
elementos esenciales con los que los organismos vivos construyen proteínas, grasas y carbohidratos o
azucares.

Estos seis elementos conforman los complejos orgánicos encontrados en todos los seres vivientes. Junto a
estos se encuentran los micronutrientes, los cuales son sustancias traza necesarias, como el cobre, el zinc, el
selenio y el litio, y son regulados por ciclos junto con los macro-nutrientes para que estén disponibles en el
medio físico.

Componentes bióticos o Biota

Los factores bióticos de un ecosistemas están conformados por los seres vivos: plantas, animales,hongos...

Las afectaciones que una población puede provocar sobre un ecosistema es algo que los ecólogos han
comenzado a comprender. En ciertos ecosistemas algunas especies, llamadas especies clave, cumplen un
papel importante en la estructura de la comunidad.

La biota está compuesta por los organismos vivos de un ecosistema, los cuales se dividen en dos categorías
generales: los autótrofos y los heterótrofos. Esta distinción se basa en sus necesidades nutricionales y el tipo
de alimentación.

Los distintos organismos de un ecosistema obtienen la materia y energía del medio de manera muy variada.
Aquellos que lo hacen de una misma forma se agrupan en un conjunto o nivel trófico.

Funcionamiento del ecosistema


El funcionamiento de todos los ecosistemas es parecido. Todos necesitan una fuente de energía que,
fluyendo a través de los distintos componentes del ecosistema, mantiene la vida y moviliza el agua, los
minerales y otros componentes físicos del ecosistema. La fuente primera y principal de energía es el sol.

En todos los ecosistemas existe, además, un movimiento continúo de los materiales. Los diferentes
elementos químicos pasan del suelo, el agua o el aire a los organismos y de unos seres vivos a otros, hasta que
vuelven, cerrándose el ciclo, al suelo o al agua o al aire.

En el ecosistema la materia se recicla -en un ciclo cerrado- y la energía pasa – fluye- generando organización
en el sistema

La sucesión ecológica
La sucesión ecológica es el reemplazo de algunos elementos del ecosistema por otros en el transcurso del
tiempo. Así, una determinada área es colonizada por especies vegetales cada vez más complejas. Si el medio
lo permite, la aparición de musgos y líquenes es sucedida por pastos, luego por arbustos y finalmente por
árboles. El estado de equilibrio alcanzado una vez que se ha completado la evolución, se denomina clímax. En
él, las modificaciones se dan entre los integrantes de una misma especie: por ejemplo, los árboles nuevos
reemplazan a los viejos.

La sucesión ecológica se pone en marcha cuando una causa natural o antropogénica (ligada a la intervención
humana) despeja un espacio de las comunidades biológicas presentes en él o las altera gravemente.
La sucesión ecológica es la integración natural de nuevas especies dominantes, de tipo vegetal al medio; la
regresión ecológica, es lo contrario, la eliminación de especies vegetales por diferentes fenómenos, como la
acción humana.

La sucesión y la evolución tienen tiempos distintos. La sustitución evolutiva de las especies requiere cientos
de miles de años, mientras que la sucesión se completa en cientos de años. Pero ambos procesos tienden a
favorecer la sucesión de especies generalistas por otras especializadas; en general, tienden a producir un
aumento de complejidad. El proceso evolutivo se desarrolla dentro de la corriente de auto organización de los
sistemas ecológicos, que llamamos sucesión, y eso ayuda a explicar su tendencia a producir formas cada vez
más complejas y especializadas.

Hay dos tipos de sucesiones: primaria y secundaria.

Sucesión Ecológica Primaria

• Sucesión Primaria: es aquella que se desarrolla en una zona carente de comunidad preexistente, es
decir, que se inicia en un biotopo virgen, que no ha sido ocupado previamente por otras
comunidades, como ocurre en las dunas, nuevas islas, etc. Este tipo de proceso puede durar miles de
años.

• Sucesión Secundaria: es aquella que se establece sobre una ya existente que ha sido eliminada por
algún disturbio como incendio, inundación, enfermedad, talas de bosques, cultivo, etc. En este caso
el ambiente contiene nutrientes y residuos orgánicos que facilitan el crecimiento de los vegetales.

Sucesión Ecológica Secundaria

La sucesión es un proceso dominado por plantas, en el que las comunidades de animales cambian en función
de los cambios que experimentan las comunidades vegetales. Es un cambio unidireccional, secuencial en la
dominancia relativa de especies de una comunidad.

Puede considerarse que la estrategia del desarrollo del ecosistema sea el incremento en la eficiencia en la
utilización de la energía, de tal manera que cada unidad estructural se mantenga con el trabajo mínimo
posible.

En la terminología ecológica, las etapas del desarrollo son conocidas como etapas serales y el estado estable
final como clímax. El gradiente integro de las comunidades, que es característico de un lugar dado, se llama
sere.

Como podría esperarse, la tasa de cambios es mucho más rápida y el tiempo requerido para la terminación de
los seres es mucho más corto en la sucesión secundaria.

• La sucesión autotrófica: Es un tipo muy diseminado en la naturaleza, que principia en un medio


ambiente predominante inorgánico y se caracteriza por una temprana y continúa dominancia inicial
de autótrofos.
• La sucesión heterotrófica: se caracteriza por la dominación de autótrofos, que se presentan en el
caso especial de ambientes predominantes orgánicos.

Clase de organismos que cambian con la sucesión e incremento de biomasa

Aquellas especies que son importantes en las etapas pioneras, es probable que no sean importantes en la etapa
del clímax. Cuando se gráfica la densidad de especies contra el tiempo en una sere, se obtiene un gráfica en
escalera. Típicamente, en el gradiente algunas especies tienen tolerancias más amplias o preferencias de
nichos que otras y, por lo tanto, persisten por periodos más largos.

Tanto en ambientes acuáticos como terrestres la cantidad total de materia orgánica y de materiales orgánicos
en descomposición tiende a incrementarse con el tiempo. También muchas sustancias solubles se acumulan,
estas incluyen azucarares, amoniacos y muchos productos orgánicos de la descomposición microbiana. Estos
productos líquidos que se escurren del cuerpo de organismos, con frecuencia, se conocen colectivamente
como extrametabólicos.

La regulación química es una manera de lograr la estabilidad de la comunidad a medida que se acerca el
clímax, porque las perturbaciones tanto físicas como químicas son amortiguadas por una extensa estructura
orgánica son de dos principales factores que dan lugar a cambios en las especies.

La diversidad de especies tiende a incrementarse con la sucesión. Una disminución en la producción neta de
la comunidad y un aumento correspondiente en la respiración de esta son 2 de las tendencias más notables la
sucesión.

CICLOS DE LA MATERIA
Los elementos químicos que forman los seres vivos (oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, azufre y fósforo,
etc.) van pasando de unos niveles tróficos a otros. Las plantas los recogen del suelo o de la atmósfera y los
convierten en moléculas orgánicas (glúcidos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos). Los animales los toman
de las plantas o de otros animales.

Después los van devolviendo a la tierra, la atmósfera o las aguas por la respiración, las heces o la
descomposición de los cadáveres, cuando mueren. De esta forma encontramos en todo ecosistema
unos ciclos del oxígeno, el carbono, hidrógeno, nitrógeno, etc. cuyo estudio es esencial para conocer su
funcionamiento.

FLUJO DE ENERGÍA
El ecosistema se mantiene en funcionamiento gracias al flujo de energía que va pasando de un nivel al
siguiente. La energía fluye a través de la cadena alimentaria sólo en una dirección: va siempre desde el sol, a
través de los productores a los descomponedores. La energía entra en el ecosistema en forma de energía
luminosa y sale en forma de energía calorífica que ya no puede reutilizarse para mantener otro ecosistema en
funcionamiento. Por esto no es posible un ciclo de la energía similar al de los elementos químico.

El flujo de energía es aprovechado por los productores primarios u organismos fotosintéticos (plantas y
otros) para la síntesis de compuestos orgánicos que, a su vez, utilizaran los consumidores primarios o
herbívoros, de los cuales se alimentaran los consumidores secundarios o carnívoros. De los cadáveres de
todos los grupos, los descomponedores podrán obtener la energía para lograr subsistir. De toda esta forma se
obtendrá un flujo de energía unidireccional en el cual la energía pasa de un nivel a otro en un solo sentido y
siempre con una perdida en forma de calor.
Pirámides Ecológicas y Niveles tróficos
Las pirámides ecológicas representan gráficamente la estructura trófica de un ecosistema, mediante
rectángulos horizontales superpuestos que nos informan de las transferencias de la energía de una comunidad
hasta llegar al último nivel trófico.

En el funcionamiento de los ecosistemas no ocurre desperdicio alguno: todos los organismos, muertos o
vivos, son fuente potencial de alimento para otros seres. Un insecto se alimenta de una hoja; un ave come el
insecto y es a la vez devorada por un ave rapaz. Al morir estos organismos son consumidos por los
descomponedores que los transformarán en sustancias inorgánicas.

Estas relaciones entre los distintos individuos de un ecosistema constituyen la cadena alimentarla.

• Los productores u organismos autótrofos: capaces de sintetizar materiales orgánicos


complejos a partir de sustancias inorgánicas simples es decir, organismos capaces
de producir su propio alimento. Auto, “a sí mismo”; trophos, “nutrición”.
o Los fotótrofos los constituyen la mayoría de las plantas verdes y algas que emplean la
energía solar para convertir elementos químicos relativamente simples, como el dióxido de
carbono, el agua y nutrientes, en compuestos complejos (carbohidratos, lípidos y proteínas).
o Los quimiótrofos convierten los compuestos inorgánicos en energía, por ejemplo, las
bacterias que viven en el fondo del mar alrededor de ventilas termales, las cuales utilizan la
energía del hidróxido de sulfato para su nutrición.

Por medio de este proceso, las sustancias minerales se destransforman en compuestos orgánicos,
aprovechables por todas las formas vivas.

• Los heterótrofos o consumidores son aquellos que comen partes de células, tejidos o
materiales de desecho orgánico de otros organismos para su subsistencia. Obtienen
la energía química necesaria en forma directa o indirecta de los autótrofos, y por
tanto, de manera indirecta del sol.
o Los macro-consumidores o fagótrofos: heterótrofos, sobre todo animales, que ingieren otros
organismos o fragmentos de materia orgánica. Ingieren partes y cuerpos enteros, vivos o
muertos, de otros, de otros organismos; aquí se incluyen los herbívoros o consumidores
primarios, los carnívoros o consumidores secundarios, y los omnívoros o consumidores
terciarios.
o Los micro-consumidores o sapótrofos: también heterótrofos, llamados descomponedores
sobre todo hongos y bacterias, que absorben productos en descomposición de organismos
muertos y liberan nutrientes inorgánicos que pueden utilizar nuevamente los productores.
Incluye a los detritívoros o consumidores de detritus (materia orgánica en proceso de
descomposición, partes de tejidos y desechos).

Niveles Tróficos

Esta organización de los ecosistemas es válida tanto para los ambientes terrestres como para los acuáticos. En
ambos se encuentran productores y consumidores. Sin embargo, los ecosistemas terrestres poseen mayor
diversidad biológica que los acuáticos. Precisamente por esa riqueza biológica, y por su mayor variabilidad,
los ecosistemas terrestres ofrecen más cantidad de hábitats distintos y más nichos ecológicos.

Como sistema complejo que es, cualquier variación en un componente del sistema repercutirá en todos los
demás componentes. Por eso son tan importantes las relaciones que se establecen.
Los ecosistemas se estudian analizando las relaciones alimentarias, los ciclos de la materia y los flujos de
energía.

Relaciones alimentarias
La vida necesita un aporte continuo de energía que llega a la Tierra desde el Sol y pasa de unos organismos a
otros a través de la cadena trófica.

Las redes de alimentación (reunión de todas las cadenas tróficas) comienzan en las plantas (productores) que
captan la energía luminosa con su actividad fotosintética y la convierten en energía química almacenada en
moléculas orgánicas. Las plantas son devoradas por otros seres vivos que forman el nivel trófico de
los consumidores primarios (herbívoros).

Red Trófica

La cadena alimentaria más corta estaría formada por los dos eslabones citados (ej.: elefantes alimentándose de
la vegetación). Pero los herbívoros suelen ser presa, generalmente, de los carnívoros (depredadores) que
son consumidores secundarios en el ecosistema. Ejemplos de cadenas alimentarias de tres eslabones serían:

hierba –> vaca –> hombre

algas –> krill –> ballena.

Las cadenas alimentarias suelen tener, como mucho, cuatro o cinco eslabones – seis constituyen ya un caso
excepcional-. Ej. de cadena larga sería:

Algas –> rotíferos –> tardigrados –> nematodos –> musaraña –> autillo

Eslabones de una Cadena Alimenticia (a esta se le debe agregar el eslabón correspondiente a los
DESCOMPONEDORES)

Pero las cadenas alimentarias no acaban en el depredador cumbre (ej.: autillo), sino que como todo ser vivo
muere, existen necrófagos, como algunos hongos o bacterias que se alimentan de los residuos muertos y
detritos en general (organismos descomponedores o detritívoros). De esta forma se soluciona en la
naturaleza el problema de los residuos.

Los detritos (restos orgánicos de seres vivos) constituyen en muchas ocasiones el inicio de nuevas cadenas
tróficas. Por ej., los animales de los fondos abisales se nutren de los detritos que van descendiendo de la
superficie.

Las diferentes cadenas alimentarias no están aisladas en el ecosistema sino que forman un entramado entre sí
y se suele hablar de red trófica.

Una representación muy útil para estudiar todo este entramado trófico son las pirámides de biomasa, energía
o nº de individuos. En ellas se ponen varios pisos con su anchura o su superficie proporcional a la magnitud
representada. En el piso bajo se sitúan los productores; por encima los consumidores de primer orden
(herbívoros), después los de segundo orden (carnívoros) y así sucesivamente.
Los Biomas
Conocer el suelo, las praderas, los bosques, los océanos o los humedales, entre otros varios ecosistemas, es
fundamental para entender el funcionamiento de nuestro planeta. Hay varios tipos de ecosistemas, muy
extendidos por todo el mundo, cuyo estudio permite tener una visión global de la marcha que ha tenido la vida
en la Tierra.

Sin embargo, existe una clasificación aún más amplia y eficaz, debido a que su estudio abarca las principales
generalidades de todos los ecosistemas del mundo; es así que los ecosistemas que tienes características
similares, se agrupan en los llamados biomas.

Los biomas (zonas bioclimáticas) son unas divisiones apropiadas para organizar el mundo natural debido a
que los organismos que viven en ellos poseen constelaciones comunes de adaptaciones, particularmente al
clima de cada una de las zonas y a los tipos característicos de vegetación que se desarrollan en ellos.

Mapa de Biomas del Mundo

Un bioma es un importante ecosistema terrestre, una gran extensión de tierra que tiene un tipo distintivo de
vida vegetal. Puede incluir ecosistemas de muchas clases, pero todo el área se distingue por un tipo particular
de vida vegetal, como la pradera, la selva lluviosa o cualquier otro que caracteriza el bioma.

La ubicación de los biomas sobre la superficie de la Tierra está determinada principalmente por el clima, en
especial por la precipitación pluvial y la temperatura. Y el clima depende de muchos factores que incluyen la
latitud (la distancia del ecuador), las corrientes oceánicas, la topografía, y los vientos prevalecientes.

Los elementos primarios que determinan los diferentes biomas son los siguientes:

Debe entenderse que el clima es quizás el elemento más importante en determinar las clases de individuos que
pueden vivir en un área y las maneras en que ellos deben modificarse para vivir bajo condiciones diferentes
de temperatura y precipitación y la distribución estacional de estos factores. Cada lugar en la Tierra tiene su
propio clima, influenciado tanto por el macroclima de la región como por el microclima del lugar en
particular. Pero, a gran escala, existen algunos factores comunes que determinan que, por ejemplo, animales
no relacionados en los Desiertos del Sahara y de Sonora tengan, sorprendentemente, muchas cosas en común.

Los suelos son muy importantes ya que ellos son básicos para determinar los tipos de plantas (y por lo tanto,
las comunidades vegetales) que crecerán en un zona bioclimática en particular; además, sirven igualmente
como substratos para los animales. Y, a su vez, los suelos están muy influenciados por los climas regionales,
lo mismo que por la geología de la roca madre.

El suelo, substrato imprescindible de la vida en el medio terrestre. En él se sujetan y de él se nutren las


plantas, de cuya producción dependen los demás niveles del ecosistema; parte fundamental del suelo son las
grandes cantidades de hongos, algas, bacterias y minúsculos animales que realizan tareas básicas en el
ecosistema como son cerrar los ciclos de los elementos o descomponer los restos orgánicos. El suelo es, en sí
mismo, un complejo ecosistema.

La vegetación de un área depende tanto del clima como de los suelos y, a su vez, influye grandemente en la
determinación de qué especies vegetales y animales pueden existir en la localidad. La vegetación varía en
tamaño y estructura (fisionomía), en su manifestación estacional, y en cómo cambia en el tiempo. Su
importancia es mayor que la suma de sus partes vegetales individuales ya que muchas especies de animales,
por ejemplo, están influenciados en gran medida por la estructura física de la comunidad vegetal mientras que
otros lo están por las especies vegetales en sí.
Biomas terrestres y marinos
Los diferentes biomas terrestres: tundra, taiga, bosques, selvas, estepas, praderas, etc. Su distribución en la
superficie de la Tierra está condicionada por el clima y forman un gran mosaico de estilos de vida que recubre
los continentes.

Los océanos y sus diversas zonas, en las que la profundidad, cercanía a la costa, movimientos de las corrientes
marinas, etc. determinan diferentes ecosistemas con funcionamientos muy distintos entre sí.

Es preciso decir, que es difícil señalas cuantos Biomas existen en el mundo, o cuales son los principales de
ellos, debido a que existen varias formas de clasificarlos: Algunos mencionan sólo 5 de ellos, y otros los
extienden hasta 15 o 20 biomas distintos.

Sin embargo, en este artículo, yo tomaré como los principales biomas (debido a que en varias fuentes de
información éstos se repetían constantemente), los siguientes:

Imágenes de diferentes ecosistemas

• Desierto
• Estepa
• Pradera
• Sabana
• Bosque
• Selva
• Taiga
• Tundra
• Oceáno

En próximas entregas, abordaremos de manera más profunda cada uno de ellos, desde su ubicación geográfica
y clima, hasta su flora y fauna predominante.

Tipos de cubierta terrestre según la FAO


Desde 1946, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ejerce una
función de vigilancia sobre los recursos forestales mundiales. En la actualidad, los bosques se encuentran
sometidos a una fuerte presión humana debido a la creciente demanda de productos y servicios agrícolas, y
esto a menudo produce la degradación y conversión de los bosques a formas insostenibles de uso de la tierra.
Cuando un bosque se pierde o se degrada de una forma grave, su capacidad de funcionar como regulador del
medio ambiente también desaparece, aumentando así las inundaciones y la erosión, reduciéndose la fertilidad
del suelo y contribuyendo con ello a la pérdida de la vida vegetal y animal. Las consecuencias de esta pérdida
ponen en peligro la producción sostenible de bienes (madera, forraje, medicinas…) y servicios de los bosques
(recreación, bienestar espiritual…). La vigilancia que efectúa la FAO se realiza con programas de alcance
mundial, como el de Evaluación de Recursos Forestales (FRA). Este programa se basa en unas definiciones
de distintas cubiertas terrestres y abarca información de diversa índole: datos de inventario existentes en cada
país, investigaciones y estadísticas sobre los procesos de cambio en las cubiertas y estudios sobre la
interacción que existe entre la población y los bosques.
Clase de FRA* 2000 Definición de la FAO Cubierta representativa de la tierra
Tierra cubierta de árboles, con una Bosque húmedo
cobertura de copa de más del 40 % con tropical/subtropical.
una altura superior a los 5 metros. Incluye Bosque mixto de latifoliadas
los bosques naturales y las plantaciones templado.
Bosque cerrado forestales. Plantación de coníferas
subtropical/templada.
Bosque de coníferas boreal.

Tierra cubierta de árboles, con una Bosque nórdico boreal/taiga de


cobertura de copa comprendida entre el coníferas abierto o bosque mixto.
10 y el 40 % y una altura superior a los 5 Tierra boscosa de África del sur.
m (bosque abierto) o mosaicos de tierra Bosque degradado/tropical
Bosque abierto o
boscosa y no boscosa (bosque fragmentado.
fragmentado
fragmentado). Incluye los bosques
naturales y las plantaciones forestales.

Tierra con una cubierta de copa, ya sea Sabana leñosa tropical.


del 5 o del 10 % de árboles con una altura Tierra arbustiva cerrada
superior a los 5 m, o con una cubierta de mediterránea.
Otras tierras
arbustos o de matorrales de más del 10 %
boscosas
y una altura inferior a los 5 metros.

Toda la demás tierras, incluyendo Pastizales, tierras cultivadas,


pastizales, tierras agrícolas, tierras humedales no leñosos, desierto,
Otra cubierta de la
baldías, áreas urbanas. urbano.
tierra

Aguas interiores. Aguas interiores.


Agua