Está en la página 1de 3

VIRREINATO DEL PERU

El virreinato del Perú fue una entidad político-administrativa fundada en 1542


tras el sometimiento del Imperio Inca. Abarco, en su máxima extensión
territorios que actualmente corresponden con Perú, Ecuador, Bolivia,
Colombia, parte de Argentina y Chile.

Los primeros asentamientos comienzan a desarrollarse tras la captura de


Cuzco, principal ciudad inca, por parte de Francisco Pizarro, en 1534. Tras
este hecho, se provoca una fuerte disputa por el control de una serie de
expediciones destinadas a Biru, territorio peruano del cual se presumia que
poseía grandes riquezas, entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro.

2. Conquista y creación del


virreinato
Con la entrada de los españoles en la ciudad de Cuzco en 1534, concluyó la conquista militar
del Perú, llevada a cabo por Francisco Pizarro, y dio comienzo el desarrollo del asentamiento
colonial en el área dominada hasta ese momento por el Imperio inca o Tahuantinsuyo que, a
partir de 1542, entró a formar parte del virreinato de la Nueva Castilla, conocido más tarde
como virreinato del Perú.

Su demarcación incluyó con el tiempo y el espacio comprendido entre Panamá y Chile, de


norte a sur. El periodo transcurrido desde 1534 hasta 1544 estuvo presidido por los
enfrentamientos entre los partidarios de Francisco Pizarro y Diego de Almagro, los dos socios
que se habían unido en 1524, junto a Hernando de Luque, para llevar a cabo una expedición en
busca de las tierras del Virú o Birú (Perú).

El nombramiento de Pizarro como primer gobernador y el desigual reparto de los beneficios


en la concesión de tierras y títulos entre ambos socios fue una fuente permanente de luchas,
conocidas como ‘guerras civiles’.
3.Organización del virreinato:
En 1550, fue nombrado virrey Antonio de Mendoza, que ya había ejercido el cargo en el
virreinato de Nueva España. El virrey Francisco de Toledo, que gobernó entre 1569 y 1581,
llevó a cabo la más importante labor de organización de la administración colonial en el
virreinato peruano durante el siglo XVI, estableciendo las normas para la agrupación de los
indios en reducciones y la distribución del trabajo indígena por medio de la mita. Mediante
el empleo de ésta, el virrey Toledo proveyó de mano de obra a las minas de Potosí y
Huancavelica.
La reorganización territorial llevada a cabo a lo largo del siglo XVIII disminuyó la
importancia del virreinato peruano, que perdió una gran parte de su espacio y de su
capacidad comercial. En 1717, se creó el virreinato de Nueva Granada, restaurado en 1739
tras un periodo de supresión. En 1776, la creación del virreinato del Río de la Plata supuso
la pérdida de la explotación de las importantes minas de Potosí, que pasaron a integrarse
dentro de la nueva demarcación, y del protagonismo comercial de Lima y su puerto del
Callao, frente al adquirido por Buenos Aires.

4. Economía
La economía colonial se organizó fundamentalmente en torno a la minería y sus centros de
producción atrajeron la mayor parte de la actividad comercial. La producción de plata tuvo
una especial importancia tras el descubrimiento del cerro Rico de las minas de Potosí en
1545, aunque en esas fechas ya funcionaban otros de importancia en Parco, Puno, Caylloma
y Cerro de Pasco. La mayor parte de la mano de obra empleada en estos trabajos procedía
de los turnos forzosos establecidos por el sistema de la mita, en los que participaban
indígenas procedentes de diferentes regiones. En tiempos del virrey Francisco de Toledo, la
mita de Potosí tenía asignadas las provincias de Parco, Chayanta, Paria, Carangas, Sicasica,
Pacajes, Omasuyos, Paucarcolla, Chucuito, Cavana, Cavanilla, Quispicanchis, Azángaro,
Asillo, Canas y Canchis. Algunos indígenas consiguieron librarse de participar en la mita
mediante un pago realizado a sus responsables directos; por esta razón recibieron el
nombre de ‘indios de faltriquera’. Los mitayos realizaron también trabajos en la agricultura,
la ganadería, los obrajes y la construcción.

El curaca de Tacna Diego Caqui ha sido puesto como ejemplo de la incorporación al sistema
de producción y comercio de tipo occidental introducido por los españoles. Fallecido en
1588, en esas fechas poseía 110 cepas de vid, una fábrica de vino y otra de odres, con mano
de obra especializada y pagada con salario, ganado para el transporte terrestre y dos
fragatas y un balandro para el comercio que llevaba hasta Chile y a Panamá.

5. Arte y arquitectura:
La arquitectura adquirió un importante desarrollo en todo el virreinato, marcada
fundamentalmente por la actividad religiosa que dio origen a catedrales, parroquias y
conventos urbanos y rurales, dispersos por toda su geografía. Durante el siglo XVI, en estas
obras se suman elementos procedentes de la arquitectura mudéjar, gótica y renacentista, a
los que posteriormente se añaden otros, tomados del vocabulario manierista y barroco.
El carácter telúrico del área andina, con la repetida actividad de los terremotos, fue un
elemento condicionante de su arquitectura, que se mantuvo dentro de unos límites de
altura y prefirió la repetición de techumbres planas y bóvedas, frente al uso de cúpulas.
Los materiales constructivos más habituales fueron la madera, el ladrillo y la piedra,
aunque en algunas ocasiones se utilizaron elementos propios de la arquitectura local,
obligados por una necesaria adaptación al medio.

También podría gustarte