Está en la página 1de 5

Estratificación Dental

La técnica de estratificación es un procedimiento de estética dental que consiste en la


aplicación e inserción en forma incremental y progresiva, de pequeños volúmenes o
capas de resina compuesta (menos de 2mm), con el fin de poder devolver la
naturalidad y reconstruir la anatomía de las piezas dentarias anteriores como
posteriores de la cavidad bucal.

La ejecución de esta técnica implica el conocimiento de la estructura dental, el


entendimiento de su morfología, en la cual podemos incluir la textura que los dientes
presentan, el color y su variación, el brillo que puede presentar y los cambios que con
el tiempo puedan ocurrir.

El objetivo final es manipular los materiales dentales (propiamente las resinas


compuestas, instrumentos de modelado, tinte y opacificadores, sistema de acabado y
pulido), para lograr la anatomía más precisa, la textura más similar, los colores y sus
combinaciones más certeros para tal situación clínica o diente que nos toque
restaurar.

La corona dental esta constituida por esmalte y dentina, estas presentan diversas
características colorimétricas: la dentina, menos luminosa, más cromáticas tiende a
colores dentro del rango amarillo-rojo; el esmalte por el contrario, es menos cromático
y más traslucido, con diversas posibilidades de luminosidad.

El esmalte y la dentina son capaces de colectar y distribuir la luz dentro del diente,
donde ambos, los prismas del esmalte y los túbulos destinarios se comportan como
fibras ópticas

En los dientes naturales el elemento determinante del color es la dentina1. El esmalte


actúa como un filtro que modula el color de la dentina y suele aumentar la calidad
estética del diente.

En el caso de los dientes naturales, el color procede, por tanto, de la parte interior2. Sin
embargo, en las restauraciones con resinas compuestas, los clínicos están
acostumbrados a utilizar resinas de esmalte con color. Este esmalte de color es el que
determina la coloración del diente de fuera hacia dentro, es decir, al contrario que en
los dientes naturales3.

La técnica tradicional de estratificación en las restauraciones con resinas compuestas


sigue esta filosofía. Podemos clasificar las resinas de esmalte de la siguiente forma:
esmaltes coloreados, es decir, que confieren color, y moduladores de tono y
translúcidos para los bordes incisivos.

Los esmaltes coloreados se utilizan en la última capa para determinar el color final de
la restauración. Los esmaltes moduladores, que no modifican el color, se utilizan sobre
los esmaltes coloreados para aumentar la profundidad y la translucidez final de la
restauración. Mediante otra técnica de estratificación es posible lograr una coloración
de adentro hacia fuera, al igual que en los dientes naturales. En este caso, se pueden
utilizar composites de dentina con color más saturado, que se cubren y modifican con
una capa superficial de masas de esmalte modulador, lo que aumenta la calidad
estética de la restauración al igual que ocurre con los dientes naturales.

En ambas técnicas se debe tener en cuenta que las masas de esmalte moduladoras
se aplican en capas finas. Por último, las masas translúcidas para los bordes incisivos
se emplean para reproducir el borde incisivo opalescente, especialmente en dientes
jóvenes

Opacidades de las resinas


El aspecto natural de un material restaurador deriva de la capacidad del elemento
restaurador de mimetizarse con la estructura dental. Uno de los componentes de
dichas resinas es el zirconio y sílice, éstos tienen un índice de refracción semejante al
esmalte y dentina, gracias a ello las resinas generan un efecto similar al diente.

Respecto al color, los avíos de resina compuesta se clasifican sus tonos o matices
generalmente por su relación creciente de saturación, es decir: A1, A2, A3... etc.; a la
vez se ordenan según el tono predominante, es decir: A, B, C. etc., que hacen
referencia a su tendencia de color, pudiendo ser A: rosados, B: amarillos, C:
naranjas, D: grises, E: marrones.

Es así, que las guías de color sólo sirven de referencia para señalar un tono y las
desviaciones en saturación (por ejemplo: A1, A2, A3, A3.5 hacen referencia al tono A y
según va aumentando el código numérico, aumenta su saturación o intensidad de
color), sin embargo, una misma cuenta (por ejemplo A2) puede presentar variaciones
intrínsecas al disponer diferentes grosores del material restaurador, es decir, 1mm de
A2 presenta diferente grado de luminosidad con diferente saturación, que 3mm de A2,
y esto claramente representa demasiada incertidumbre a la hora de restaurar.

Podríamos decir que es la luminosidad lo primero que debería preocuparnos en


acertar en una restauración. A esto hay que sumar el grado de opacidad o
translucidez, ya que, junto con esta característica, nos permiten apreciar una
restauración objetivamente como más natural.

Clasificación
Las restauraciones de resina compuesta en dientes posteriores pueden clasificarse en:

Técnica restauradora

Directa: consiste en realizar la restauración directamente en el diente preparado.

Semidirecta: incluye la confección de la restauración sobre una matriz de silicona o


también puede realizarse sobre el diente preparado.

Indirecta: La restauración se realiza sobre un modelo de yeso con polimerización


adicional por luz, calor o presión, y se agrega una fase de laboratorio.

Técnica de estratificación del composite moderna en el sector


posterior
La instauración de una técnica de estratificación es necesaria cuando la profundidad
de la cavidad es superior a la profundad de polimerización máxima de un composite
fotopolimerizable (por lo general, unos 2 mm). Otra función de las técnicas de
estratificación es reducir los efectos de la contracción de polimerización sobre la
calidad marginal. Las capas deberán colocarse de modo que dispongan de una
superficie libre lo más amplia posible que le permita seguir fluyendo durante la
polimerización. Por esa razón en el tercio oclusal se recomienda la aplicación de las
capas en planos inclinados que, además, facilitan la modelación de la fisura.

En cavidades de clase II la cara proximal se puede reconstruir con una lámina fina en
una sola capa para que pueda disponer de una superficie libre muy amplia.
Recientemente se ha lanzado al mercado un composite fluido que presenta una baja
tensión de contracción y que ofrece nuevas posibilidades de configuración. Debe
evitarse la generación de intersticios entre las distintas capas prestando atención a
una aplicación correcta del composite.
VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA APLICACIÓN DE ESTA
TÉCNICA
La aplicación de la estratificación dental de composites tiene múltiples ventajas, entre
las que destaco las siguientes:

 Es una técnica en la que no añadimos ni eliminamos


prácticamente tejido dental, ya que este es el objetivo actual de cualquier
profesional.

 Cuando se domina la técnica, los resultados son altamente estéticos.

 Es reversible. Si la técnica no funciona o el resultado conseguido no es el


esperado, siempre se podrá repetir de nuevo el procedimiento o proponer otro
tratamiento.

 Se reduce considerablemente el estrés en el paciente durante el tratamiento.

 De manera general, el precio es menor que el de una prótesis dental tipo


corona.

Sin embargo, la estratificación dental de composites también tiene una serie de


desventajas que deberemos tener en cuenta a la hora de decidirnos a someternos al
tratamiento. Las más importantes que debes conocer son.

 El composite se puede teñir con el paso del tiempo, aunque podemos


solucionarlo fácilmente con un pulido de restauración.

 Su duración es menor que la de otras alternativas como el uso de facetas. El


composite hay que sustituirlo cada cierto tiempo.

 Su precio, aunque he dicho que es menor al de una prótesis dental, sí que


supera al de un empaste clásico.

Las restauraciones en el sector posterior requieren por parte del profesional


conocimientos tanto teóricos, científicos y artísticos, así como habilidad manual
con el fin de reproducir los detalles anatómicos.

Las resinas compuestas como material restaurador directa cumple con los
requisitos de simplificación de los diseños cavitarios, preservación de las
estructuras dentarias, simplicidad de la técnica a aplicar, multiplicidad de
matices y sobre todo proveer una estética adecuada para restauraciones tanto
anteriores como posteriores.
Actualmente existe una demanda de estética dental por parte de los pacientes
que obliga a los profesionales a mejorar su preparación, los niveles de análisis,
comunicación y presentación y procedimientos restauradores.

La técnica de Mock Up consiste en aplicar resina compuesta directamente


sobre la estructura dentaria a restaurar con el fin de simular de una manera
más precisa las características de las piezas dentarias han perdido y de esta
manera obtener un patrón que sirva para la posterior restauración definitiva.

La estratificación por capas anatómicas consiste en la aplicación sucesiva de


incrementos de resina compuesta de tal manera que logre mimetizar lo mejor
posible a la pieza dentaria; así se utilizan diferentes opacidades de resina
compuesta para simular los diferentes tejidos dentarios para obtener resultados
más naturales.