Está en la página 1de 13

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA JUNIN - Sistema

de Notificaciones Electronicas SINOE


SEDE NCPP CHUPACA (2DA. CUADRA DEL JR. ANDREA ARAUCO
N°230),
Juez:ZEBALLOS HURTADO Gilmar Leonidas FAU 20159981216 soft
Fecha: 19/07/2019 17:39:53,Razón: RESOLUCIÓN JUDICIAL,D.Judicial:
JUNIN / CHUPACA,FIRMA DIGITAL

JUZGADO DE LA INVESTIGACION PREP. - SEDE NCPP CHUPACA


EXPEDIENTE : 00472-2019-0-1512-JR-PE-01
CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA
JUNIN - Sistema de Notificaciones JUEZ : ZEBALLOS HURTADO GILMAR LEONIDAS
Electronicas SINOE
ESPECIALISTA : KAREN JACQUELINE PANDURO GUILLEN
SEDE NCPP CHUPACA (2DA.
CUADRA DEL JR. ANDREA BENEFICIARIO : GONZALES ALCANTARA, JUAN CARLOS
ARAUCO N°230),
Secretario:PANDURO GUILLEN
Karen Jacqueline FAU
SOLICITANTE : BALDEON GARCIA, ROSA EDITH
20159981216 soft
Fecha: 19/07/2019 17:56:48,Razón:
RESOLUCIÓN
JUDICIAL,D.Judicial: JUNIN /

Resolución Nro. TRES

Chupaca, Dieciocho de Julio


del año Dos mil Diecinueve.-

VISTOS:

PRIMERO.- DE LA DEMANDA CONSTITUCIONAL:

La demanda constitucional acción constitucional ha sido interpuesta por: Rosa Edith


Baldeón García, identificada con DNI Nro. 43236881, señalando domicilio real en el
inmueble ubicado en Avenida Los Próceres N° 1010 del distrito de Chilca, provincia de
Huancayo, Departamento de Junín, y para efectos de emplazamiento válido la Casilla
Electrónica número 89021, en beneficio de Juan Carlos Gonzales Alcántara
identificado con D.N.I Nro. 41282669, y que fue objeto de mandato de Prisión
Preventiva en el proceso seguido ante el Juzgado de Investigación Preparatoria de
Puerto Inca, en el Expediente Judicial N° 002I6-2018-55-55-2401-PE-01.

SEGUNDO.- PRETENSION CONSTITUCIONAL Y FUNDAMENTOS DE HECHO.

2.1 Pretensión y Petitorio de la Demanda:

Señala la accionante, que interpone Acción Constitucional de Habeas Corpus por


vulneración de derecho fundamental al Debido Proceso y Tutela Jurisdiccional Efectiva,
en su vertiente de Indebida Motivación de Resoluciones Judiciales, en conexidad con la
libertad individual; la misma que la dirige en contra de los Jueces Superiores de la
Primera Sala Mixta y Sala Penal de Apelaciones – Sede de La Merced, integrada por los
Señores Magistrados: Walter Chipana Guillen, de Juan Montes Abregú y de Nilza
Guadalupe Villón Ángeles: “Quienes han expedido el Auto de Vista de fecha 09 de
marzo de 2018 con el cual declaran fundado el requerimiento de prisión preventiva
solicitada por el señor Fiscal adjunto al provincial y en consecuencia le impuso la
medida coercitiva de prisión preventiva por el plazo de siete meses.”, precisando
respecto a los Derechos Conculcados: “Que en el presente caso el Auto de Vista de
fecha 09 de Marzo de 2018 con el cual declaran fundado el requerimiento de prisión
preventiva. Han vulnerado los siguientes derechos y principios como son: el derecho al
debido proceso, el derecho a la debida motivación de resoluciones judiciales, el derecho
a la prueba en el contexto de que se valoren en forma adecuada y motivada los medios
de prueba que han sido actuados e ingresado al procedimiento, el principio de
legalidad, el principio de congruencia procesal, el principio de proporcionalidad y, por
ende, el derecho fundamental a la libertad individual.”; precisando que recurre en vía
de acción solicitando: “se Ordene: 1. Se declare la Nulidad del Auto de Vista de fecha
09 de Marzo de 2018 con el cual declaran fundado el requerimiento de prisión
preventiva contra el ahora beneficiario de la presente garantía constitucional don Juan
Carlos Gonzales Alcántara y, 2. Se ordene Dejar sin Efecto las requisitorias y órdenes de
captura que pesan en contra el beneficiario de la presente demanda Juan Carlos
Gonzales Alcántara, por ser el auto de vista arbitrario, al haberse vulnerado el derecho
fundamental al debido proceso y tutela jurisdiccional efectiva, en su vertiente de
indebida motivación de las resoluciones judiciales en conexidad con la libertad
individual. Y, como consecuencia de la declaratoria de nulidad de las resoluciones ya
señaladas. …//… En razón que en la citada resolución se ha efectuado una indebida
motivación en la sentencia de vista, vulnerando el Debido Proceso y tutela jurisdiccional
efectiva, vulnerando de esta manera la libertad del beneficiario de la presente garantía
constitucional de don Juan Carlos Gonzales Alcántara.”.

2.2. Fundamentos de Hecho de la Demanda:

Los argumentos reseñados en la pretensión constitucional enunciados en la demanda


están dirigidos en contra de los Señores Magistrados: Walter Chipana Guillen, de Juan
Montes Abregú y de Nilza Guadalupe Villón Ángeles, en base a los siguientes
fundamentos:

“8.2. Que, el citado Auto De Vista, con el cual declaran fundado el requerimiento
de prisión preventiva únicamente tiene como base el Acta de denuncia verbal del
denunciado cual luego fue cambiando en otras Cuatro versiones distintas, la
Declaración Ratificatoria de Víctor Eduardo Prieto Berrocal, que informa una
segunda versión de los hechos imputados, el Acta de Intervención Policial, que es
un mero procedimiento y no es elemento de convicción, el Acta de registro
personal, que solo establece el Boucher del abono del empréstito practicado por
esta parte, el Acta de Entrega y Recepción de documentos, que no establece
delito alguno, el cheque de pago, cual luego se comprobó su trámite regular y
que este correspondió a actos de terceros distintos al recurrente imputado, la
Declaración del ahora beneficiario de la presente garantía constitucional don
Juan Carlos Gonzales Alcántara, cual fue confirmada durante la investigación
preparatoria, como es el haber retirado dinero del banco de la nación, del
préstamo practicado al denunciante entre otros, la Declaración de Sulema Piñas
Salinas y, de Fredy Jaime Mayhua Huamán, que en ningún momento le imputan
algún hecho, ni corroboran la versión del denunciante, sino la desenmascaran.”.

Afirmando a continuación respecto a la vulneración del debido proceso y de Tutela


Jurisdiccional Efectiva que, en cuanto al Primer Presupuesto Procesal requerido para
dictar el mandato de Prisión Preventiva “… el colegiado No Brinda una explicación
lógica, congruente y razonada, por que no comparte la valoración de los elementos de
convicción precisada por el Juez de primera instancia, su análisis se queda en que No
Comparte, sin dar una explicación adecuada. Igualmente refiere que estima los
agravios del Fiscal, pero no indica en la resolución cuales son esos agravios, porque
estima dichos agravios, cual es la motivación que considera pertinente el colegiado
para estimarlos, lo que se desprende una motivación aparente. …//… El Colegiado
redactó los hechos imputados y sintetizó una serie de elementos de convicción, pero no
se indicó que acto de investigación acredita cada hecho de la imputación, de igual
forma no se desarrolló sobre el delito imputado, cual habría sido la conducta del
recurrente ahora beneficiario para que se configure este delito.“.

Asimismo, en cuanto al Segundo Presupuesto Procesal requerido para dictar el


mandato de Prisión Preventiva, señala la demanda: “… del examen del Auto de Vista de
fecha 09 de Marzo de 2018, se aprecia la absoluta Omisión de motivación alguna por
parte del colegiado de este segundo y fundamental presupuesto, … Sin embargo, No se
aprecia ninguna motivación sobre la sanción a imponerse ello conforme al artículo 268
literal b.”; afirmando que la pena probable, por su condiciones personales, a
imponérsele sería de dos años de pena privativa de la libertad por el delito de
Concusión.

Asimismo, en cuanto al Tercer Presupuesto Procesal requerido para dictar el mandato


de Prisión Preventiva, afirma la demanda: “Nótese que en efecto se demostró los
arraigos tanto domiciliario, familiar y laboral. …//… Nótese que el ahora benefiarios de
la presente garantía constitucional don Juan Carlos Gonzales Alcántara No Tiene
Antecedentes penales ni judiciales, lo que importa que, en el supuesto negado que se le
condene, la Pena a Imponerse Sería de Dos Años. Por ende, el auto de vista vulnera
flagrantemente la debida motivación, más cuando este extremo puede evitarse con
impedimento de salida del país, pues una medida de comparecencia con restricciones
era la proporcional y justa, pues no está justificada la existencia de medios suficientes,
a disposición del imputado, para perpetrar la fuga. En consecuencia, la opción obvia
era una medida menos intensa.”; señalando a continuación los argumentos y razones,
en cuanto al tercer presupuesto procesal, que fundamentan, a su entender, que no
resulta adecuada la aplicación de la prisión preventiva al beneficiario de esta acción
constitucional, fundamentando porque cuenta con arraigo familiar, laboral, así como
respecto a la gravedad de la pena, así como igualmente respecto al peligro de
obstaculización, respecto al cual manifiesta que “...no está debidamente motivada,
pues el Colegiado no ha cumplido con motivar constitucionalmente el presupuesto
material de peligro procesal, en su vertiente de peligro de obstaculización, pues no
alude a un hecho concreto, un acto del cual el ahora beneficiario de la presente
garantía constitucional, …. halla obstaculizado la averiguación de la verdad, pues bajo
ese criterio, todos los procesos donde declaran en Juicio Oral testigos y peritos,
entonces todos los imputados deben estar bajo internamiento penitenciario,…”.

Con relación a la aplicación del denominado Test de Proporcionalidad, señala la


demanda que no se ha fundamentado por los emplazados con esta acción
constitucional, y como parte del cuestionamiento, desarrolla a su modo y manera, en
el escrito de emplazamiento todos y cada uno de dichos subprincipios, bajo su propio
criterio, objetando la aplicación desarrollada por el ente colegiado cuestionado,
afirmando que no se cumple con los alcances de la Casación número 626-2013
Moquegua.

Finalmente y, abundando en citas jurisprudenciales, señala la demanda que: “En el


presente caso existe una indebida motivación que fuera plasmada en la deficiente
resolución cuestionada, situaciones que denotan una vulneración evidente al derecho
al Debido Proceso pues la inferencias o conclusiones a las que llegaron los Jueces
Superiores es contraria a la realidad y a la actividad probatoria respecto a los
presupuestos para la prisión preventiva, que se desplegó al interior del proceso en el
que indebidamente se determinó la prisión preventiva del ahora beneficiario …//… En
ese tenor, la recurrente pretende que su despacho realice un control de legalidad de la
motivación realizada por los juzgadores que expidieron la resolución indicada en el
petitorio del presente, control que implicará analizar la citada resolución que fue
emitida al interior del procedimiento y en la que se evidenciará que esta se expidió
vulnerando el derecho a la debida motivación de resoluciones judiciales, ya que esta lo
realizan efectuando una indebida inferencia o conclusión lógica ajena a los
presupuestos de la prisión preventiva prevista por ley.”; asimismo precisa la demanda:
“Que, uno de los contextos sobre los cuales se cimienta el derecho fundamental a la
prueba es el derecho a la valoración de los medios probatorios que hayan sido
previamente admitidos y actuados. … y en el presente caso es definitivo que las
sentencias ya referidas en contra del beneficiario de la presente demanda en ningún
momento efectuaron una correcta valoración de los medios probatorios como para
determinar la concurrencia y comisión del delito de cohecho pasivo impropio sobre la
base de su estructura típica objetiva y subjetiva, situaciones que determinan que en el
presente caso exista una indebida valoración de los diversos medios probatorios,
hechos que determina la vulneración al derecho a la prueba en el contexto de
valoración apreciación de los mismo en forma adecuada por lo que el presente habeas
corpus debe ser amparado.”; realizamos una transcripción textual, debido a que los
errores de denominación y de sintaxis, provienen del original.

CONSIDERANDO:

TERCERO.- Marco Normativo de la Acción Constitucional

3.1.- Que la Constitución Política del Perú establece expresamente en el artículo 200
inciso uno que el proceso de Habeas Corpus procede cuando se amenace o viole el
derecho a la libertad individual o los derechos conexos a ella. A su vez el artículo 1° del
Código Procesal Constitucional establece que los procesos constitucionales de hábeas
corpus tienen por finalidad proteger los derechos constitucionales, reponiendo las
cosas al estado anterior a la violación o amenaza de violación de un derecho
constitucional. Asimismo el artículo 25° del mismo cuerpo normativo, prescribe de
manera expresa los Derechos Protegidos, y habiendo sido invocado por la demanda el
último párrafo del mismo, el cual señala que También procede el hábeas corpus en
defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad individual,
especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del domicilio.

3.2.- Que, la esencia histórica, doctrinaria y legal del Habeas Corpus es proteger el
derecho fundamental a la libertad personal, y colateralmente a los vinculados a este;
así el Tribunal Constitucional, en la sentencia pronunciada en el Expediente N° 0726-
2002-HC/TC, le atribuye al: “… procedimiento de habeas corpus, como remedio
procesal destinado a la protección de la libertad individual y de los derechos conexos
con él. Como tal tiene por propósito esencial, aunque no exclusivo, tutelar al individuo
ante cualquier privación arbitraria del ejercicio de su derecho a la libertad individual y
particularmente de la libertad locomotora. Sin embargo, allí no culmina su objetivo,
pues también mediante este remedio procesal puede efectuarse el control
constitucional de las condiciones en las que se desarrolla la restricción del ejercicio de
la libertad individual, en todos aquellos casos en que esta se haya decretado
judicialmente”.

3.3.- Que, asimismo consideramos necesario invocar el pronunciamiento del Tribunal


Constitucional, en la Resolución emitida en el Expediente N° 2663-2003-HC/TC, y que
recordando el texto del doctrinario Néstor Pedro Sagües, en su tratado de Derecho
Procesal Constitucional- Hábeas Corpus. Buenos Aires: Astrea, 1988 pág. 143, respecto
al Habeas Corpus, expone: “en su origen histórico surge como remedio contra una
detención. Sin arresto, el hábeas corpus parecería no tener razón de ser, ya que es un
remedio, precisamente, contra aprehensiones ilegales. Su meta natural, por los demás
estriba en disponer una libertad.”, pero se reseña igualmente en el mismo corpus
jurisprudencial que: “Sin embargo, el desarrollo posterior del instituto [...] lo ha hecho
proyectarse hacia situaciones y circunstancias que si bien son próximas a un arresto, no
se identifican necesariamente con él”. // De ahí que se reconozca que “algunas figuras
del hábeas corpus [...] abandonan los límites precisos de la libertad física para tutelar
derechos -constitucionales también – aunque de índole distinta””.1

3.4.- Que, es menester igualmente tener presente, lo establecido por la jurisprudencia


nacional2; el Tribunal Constitucional, al pronunciarse respecto a la procedencia de la
demanda de habeas corpus en el Expediente Nro. 2876-2005-PHC/TC LIMA, del 22 de
junio del año 2005, diferenciándola de la acción de amparo señaló: “Una demanda de
hábeas corpus sólo cabe ser interpuesta cuando se pretenda la protección de la libertad
personal o derechos conexos. Es decir, con este proceso se protege un núcleo duro de
derechos relacionados con la libertad personal; siempre que exista conexión con tal
derecho, será pertinente que se analice a través de este proceso constitucional, por lo
que corresponde señalar que sólo será atinente la protección de los derechos
fundamentales demandados si ellos se encuentran en conexión directa con el derecho a
la libertad personal.”.

3.5.- Que, la accionante ha manifestado que la vulneración de su derecho, se ha


producido por vulneración del derecho fundamental al Debido Proceso y a la Tutela
Jurisdiccional Efectiva, en su vertiente de indebida motivación de resoluciones
judiciales, citando en su abono la prescripción legal contenida el artículo 8° de la
Declaración Universal de los Derechos Humanos, articulo XVIII de la Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el artículo 139° incisos 3) y 5) de
nuestra Constitución, en concordancia con lo dispuesto por el artículo 200° inciso 1)
del mismo cuerpo normativo y artículo 25°, último párrafo, 26°, 27° y 28° del Código
Procesal Constitucional.

3.6.- Que, la acción de garantía constitucional de hábeas corpus, tiene como finalidad
esencial, hacer cesar la acción u omisión que amenace o vulnere los derechos que se
enuncian taxativamente en el numeral 25º del Código Procesal Constitucional,
vinculados especialmente a defender la libertad individual; bajo dicho presupuesto se
regula la admisión de la acción constitucional invocada, con mínimo de formalidades,

1
Sentencia Tribunal Constitucional en el Expediente Nro. 2663-2003-HC/TC, del 23 de marzo del
año 2004.
2
Sentencia Tribunal Constitucional en el Expediente Nro. 2876-2005-PHC/TC LIMA, caso Nilsen
Mallqui Laurence y Otro, del 22 de junio del año 2005.
que este Despacho debe invocar: así el artículo III del Título Preliminar del Código
Procesal Constitucional, precisa que “el Juez y el Tribunal Constitucional deben adecuar
la exigencia de las formalidades previstas en este Código al logro de los fines de los
procesos constitucionales”; adicionalmente el artículo VIII del Título Preliminar del
Código Procesal Constitucional, precisa que el “órgano jurisdiccional competente debe
aplicar el derecho que corresponda al proceso, aunque no haya sido invocado por las
partes o lo haya sido erróneamente”; artículo IX del Título Preliminar del Código
Procesal Constitucional, precisa que “En caso de vacío o defecto de la presente ley,
serán de aplicación supletoria los Códigos Procesales afines a la materia discutida,
siempre que no contradigan los fines de los procesos constitucionales y …”, así como las
prescripciones contenidas en los artículos 26, 27 y 28 del mismo cuerpo adjetivo
constitucional.

CUARTO.- Regulación de la Procedencia de la Acción.

Que, conforme se ha referido y se encuentra precisado por el Código Procesal


Constitucional, la procedencia formal del proceso constitucional de hábeas corpus,
requiere de la amenaza o violación de los derechos constitucionales, por acción u
omisión de actos de cumplimiento obligatorio, por parte de cualquier autoridad,
funcionario o persona, en ese sentido debe tenerse presente lo señalado en los
artículos 2°, 5° y 25° del Código Procesal Constitucional, particularmente en cuanto a lo
citado por la parte accionante.

Artículo 2.- Procedencia

Los procesos constitucionales de hábeas corpus, amparo y hábeas data proceden


cuando se amenace o viole los derechos constitucionales por acción u omisión de
actos de cumplimiento obligatorio, por parte de cualquier autoridad, funcionario
o persona. Cuando se invoque la amenaza de violación, ésta debe ser cierta y de
inminente realización. …

Artículo 4.- Procedencia respecto de resoluciones judiciales

El hábeas corpus procede cuando una resolución judicial firme vulnera en forma
manifiesta la libertad individual y la tutela procesal efectiva.

Se entiende por tutela procesal efectiva aquella situación jurídica de una persona
en la que se respetan, de modo enunciativo, sus derechos de libre acceso al
órgano jurisdiccional, a probar, de defensa, al contradictorio e igualdad
sustancial en el proceso, a no ser desviado de la jurisdicción predeterminada ni
sometido a procedimientos distintos de los previstos por la ley, a la obtención de
una resolución fundada en derecho, a acceder a los medios impugnatorios
regulados, a la imposibilidad de revivir procesos fenecidos, a la actuación
adecuada y temporalmente oportuna de las resoluciones judiciales y a la
observancia del principio de legalidad procesal penal.
Artículo 5.- Causales de improcedencia

No proceden los procesos constitucionales cuando:

1. Los hechos y el petitorio de la demanda no están referidos en forma directa al


contenido constitucionalmente protegido del derecho invocado;

2. Existan vías procedimentales específicas, igualmente satisfactorias, para la


protección del derecho constitucional amenazado o vulnerado, salvo cuando se
trate del proceso de hábeas corpus;

Artículo 25.- Derechos protegidos

Procede el hábeas corpus ante la acción u omisión que amenace o vulnere los
siguientes derechos que, enunciativamente, conforman la libertad individual:

También procede el hábeas corpus en defensa de los derechos constitucionales


conexos con la libertad individual, especialmente cuando se trata del debido
proceso y la inviolabilidad del domicilio.

QUINTO.- De los medios documentales presentados por la parte demandante y el


decurso procesal.

5.1.- Que, la parte accionante, como medios probatorios ha presentado con su


demanda:

- Copia del documento nacional de identidad de la accionante.

- Copia del Auto de Vista de fecha 09 de marzo del año 2018 contenido en la
Resolución N° 06 y que es materia de cuestionamiento.

5.2.- Que, posteriormente se ha recibido:

- La absolución de la Demanda realizada por el señor Procurador Público Adjunto a


cargo de los asuntos judiciales del Poder Judicial.

- La contestación de la demanda realizadas por la señora Juez Nilza Guadalupe Villón


Ángeles.

- Se ha recibido el Oficio N° 150-18-2019-2°JIPCH-CSJSC-PJ-FDEL/ecp del 02 de julio


del año 2019, del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Chanchamayo
de la Corte Superior de Justicia de la Selva Central con el cual remite copia
certificadas en el Expediente número 00150-2018-74-3401-JR-PE-02, en los
seguidos en contra de Juan Carlos Gonzales Alcántara y otros por la presunta
comisión del delito contra la administración pública en la modalidad de Concusión
en agravio del Estado.
Que el mismo contiene la copia de la disposición N° 02 del 09 de febrero del 2018,
de formalización de investigación preparatoria en contra de Juan Carlos Gonzales
Alcántara y LQQR(sic) por los delitos de Concusión y de Cohecho Pasivo Impropio.

La disposición N° 03 del 06 de junio del año 2018 de “precisión y ampliación de


formalización de investigación preparatoria”(sic) en contra de Juan Carlos Gonzales
Alcántara por el delito de Concusión.

La disposición N° 04 del 13 de junio del 2018 de “precisión de imputación de la


formalización de investigación preparatoria”.(sic) en contra de Juan Carlos Gonzales
Alcántara por los delitos de Concusión y de Cohecho Pasivo Impropio.

Demás actuados judiciales y fiscales que completan el expediente judicial

SEXTO.- De la fundamentación del pronunciamiento:

6.1.- Que, en principio si bien es cierto se ha aludido, de manera diversa, la presunta


vulneración de diversos derechos de orden constitucional básicamente se ha refereido
al debido proceso vinculado a la tutela procesal efectiva, presunta afectación vinculada
directamente a una aludida “indebida motivación”, es en ese sentido que se formula la
presente. Debiendo señalar de manera preliminar que debemos esclarecer y precisar
algunos aspectos, en ese sentido y a fin de emitir pronunciamiento debemos que tener
presente que ha sido aludido como tema materia de reclamación la presunta
vulneración del debido proceso, que se encuentra ampliamente reconocido en la
doctrina nacional, como extranjera y que contiene en sí, dos aspectos que
corresponden a la parte sustantiva y a la correspondiente adjetiva o procesal, el
primero referido a los actos de poder emanados de los diferentes estratos de poder
del sistema estatal, y el segundo que tiene como ámbito de desarrollo al respeto de los
derechos esenciales de la persona humana en el desarrollo de un proceso o en
ausencia de un procedimiento; que en este último sentido del debido proceso, se ha
planteado la acción constitucional motivadora de la presente, derecho que se
encuentra recogido a nivel supranacional en la Convención Americana de Derechos
Humanos3, en la Constitución nacional, así como en la normatividad específica el
artículo 4° del Código Procesal Constitucional, al señalar que: “ …//… El hábeas corpus
procede cuando una resolución judicial firme vulnera en forma manifiesta la libertad
individual y la tutela procesal efectiva. “.

6.2.- Que, también debemos recordar que, la norma adjetiva constitucional, en su


artículo 4°, tercer párrafo desarrolla que “Se entiende por tutela procesal efectiva “,
precisando los aspectos específicos que vulneran dicha garantía constitucional, que
consideramos necesario repetir y que consiste en: “… aquella situación jurídica de una
persona en la que se respetan, de modo enunciativo, sus derechos de libre acceso al
órgano jurisdiccional, a probar, de defensa, al contradictorio e igualdad sustancial en el

3
“Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable,
por un juez o tribunal competente, independiente e imparcial, establecido con anterioridad por
la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal formulaba contra ella, o para la
determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro
carácter”.
proceso, a no ser desviado de la jurisdicción predeterminada ni sometido a
procedimientos distintos de los previstos por la ley, a la obtención de una resolución
fundada en derecho, a acceder a los medios impugnatorios regulados, a la
imposibilidad de revivir procesos fenecidos, a la actuación adecuada y temporalmente
oportuna de las resoluciones judiciales y a la observancia del principio de legalidad
procesal penal .”; norma adjetiva de carácter preceptivo y regulador, de las
circunstancias específicas en las cuales resulta procedente un proceso de habeas
corpus, circunstancia que debe ser contrastada con el pedido y sustento de la acción
que motiva este proceso constitucional.

6.3.- Que, a efectos de emitir pronunciamiento debemos tener presente lo que


significa “indebida motivación” o “debida motivación”, “motivación fáctica y jurídica”,
respecto al cual podemos acudir a la doctrina jurisprudencial nacional que tiene su
desarrollo en la Sentencia del Tribunal Constitucional pronunciada en el Expediente N°
1230-2002-HC/TC, así como en la Sentencia en el Expediente N° 4377-2005-HC/TC, en
los cuales se precisa: “La debida motivación de las resoluciones es un principio y
garantía de la administración de justicia, reconocido en el artículo 139, inciso 5), de la
Constitución Política del Perú. … lo garantizado por el derecho es que la decisión
expresada en el fallo o resolución sea consecuencia de una deducción razonada de los
hechos del caso, las pruebas aportadas y su valoración jurídica. … que la motivación
debe ser, en primer lugar, suficiente; es decir, que debe expresar por sí misma las
condiciones de hecho y de derecho que sirven para dictarla y mantenerla. En segundo
lugar, debe ser razonada, es decir, que en ella se debe observar la ponderación judicial
en torno a la concurrencia de todos los factores que justifiquen la adopción de esta
medida cautelar.”. Debe tenerse presente al respecto que, la debida motivación, como
una exigencia de orden constitucional y legal, para que sustente una acción
constitucional debe estar vinculada a la afectación de los derechos fundamentales
vinculados a la libertad individual del beneficiario de la acción constitucional.

6.4.- Que, asimismo la jurisprudencia constitucional en nuestro país ha desarrollado los


supuestos en los cuales se puede producir una infracción a la debida motivación de las
resoluciones judiciales, que precisadas en el Sentencia emitida por el Tribunal
Constitucional en el Expediente N° 04295-2007-PHC/TC, el cual delimita el contenido
constitucionalmente garantizado del derecho a la debida motivación en los siguientes
supuestos: “a) Inexistencia de motivación o motivación aparente. b) Falta de
motivación interna del razonamiento, …, cuando existe invalidez de una inferencia a
partir de las premisas que establece previamente el Juez en su decisión; y, por otro,
cuando existe incoherencia narrativa, … c) Deficiencias en la motivación externa;
justificación de las premisas; que se presenta cuando las premisas de las que parte el
Juez no han sido confrontadas o analizadas respecto de su validez fáctica o jurídica. d)
La motivación insuficiente, referida básicamente al mínimo de motivación exigible
atendiendo a las razones de hecho o de derecho indispensables para asumir que la
decisión está debidamente motivada. …, no se trata de dar respuestas a cada una de
las pretensiones planteadas, … sólo resultará relevante desde una perspectiva
constitucional si es que la ausencia de argumentos o la “insuficiencia” de fundamentos
resulta manifiesta a la luz de lo que en sustancia se está decidiendo. e) La motivación
sustancialmente incongruente. El derecho a la tutela judicial efectiva y, en concreto, el
derecho a la debida motivación de las sentencias, obliga a los órganos judiciales a
resolver las pretensiones de las partes de manera congruente con los términos en que
vengan planteadas,”, con lo dicho y bajo esos parámetros, podemos preguntarnos si
efectivamente se ha producido deficiencias en la motivación del pronunciamiento
judicial emitido y cuestionado con esta acción constitucional, en las dimensiones
indicadas, estos es respecto a la motivación interna y externa, así como la insuficiencia
o incongruencia; debiendo recordar que la enunciación de la reclamación
constitucional está referida a una presunta “indebida motivación”, bajo dichos
parámetros analizamos la cuestión planteada, a fin de precisar si, los hechos reseñados
como tales, hayan podido tener la entidad suficiente para afectar los derechos
constitucionales del pretensor y que sean protegidos por la acción constitucional de
Habeas Corpus.

6.5.- Que, debe tenerse presente que el pronunciamiento judicial contenido en el Auto
de Vista de fecha 09 de marzo del año 2018, ha sido formulado en atención a un
recurso de apelación, en el cual se establece los puntos controvertidos, que en el auto
de vista se precisan en el acápite denominado “Pretensión Impugnatoria”, señalando
los puntos cuestionados y en consecuencia aquellos que deben ser materia de
evaluación, y que conforme se ha enunciado están referidos a: “2.1… los elementos de
convicción que se la ha presentado …” “2.2 … en lo que respecta a los arraigos,” y
también “2.3. …respecto a la obstaculización de la averiguación de la verdad …”;
respecto a los cuales, se refiere, se ha producido el debate y posterior
pronunciamiento; lo cual es reiterado en el punto III., de pronunciamiento
cuestionado, en el cual se expone las limitaciones al absolverse el grado, bajo el
principio de limitación recursal, precisando, como se ha señalado líneas arriba el marco
del pronunciamiento; siendo de especial relevancia el criterio a tomar en cuenta, que
la impugnación confiere al Tribunal competencia solamente para resolver la materia
impugnada.

6.6.- Que, debe tenerse presente que formalmente la acción constitucional está
planteada en referencia al documento cuestionado el Auto de Vista de fecha 09 de
marzo del año 2018 contenido en la Resolución N° 06, emitido por los emplazados,
como integrantes de la Sala Mixta y Sala Penal de Apelaciones de La Merced de la
Corte Superior de la Selva Central; teniéndose que apreciado dicho documento el
mismo contiene los requisitos básicos y específicos que requiere un pronunciamiento
en sede de apelación, respecto a las premisas básicas de jurisdicción y competencia,
así como la facultad para el avocamiento legal, asimismo contienen los requisitos que
requiere un pronunciamiento sobre un Requerimiento Fiscal de Prisión Preventiva,
pues con relación al primer Presupuesto Procesal requerido para dictar el mandato de
Prisión Preventiva, cuestionado por el recurso de apelación planteado por el Ministerio
Público, se ha precisado los hechos materia de imputación penal de acuerdo a la
propuesta fiscal, para a continuación enunciar los fundados y graves elementos de
convicción con los que cuenta el Ministerio Público realizando respecto a cada uno de
ellos una breve evaluación de su aporte, procediendo luego a una valoración en
conjunto de los mencionados elementos de convicción; cumpliendo con fundamentar
el aporte de los elementos de convicción que les parecen relevantes, así como de
todos los mencionados; respecto a lo cual si bien es cierto se podría hipotéticamente
cuestionar la suficiencia de motivación, pero a criterio de este Despacho, actuando
como Juez Constitucional, resulta suficiente en cuanto al alto grado de probabilidad de
la ocurrencia de los hechos, debiendo tenerse presente que este primer presupuesto
está referido a dicha circunstancia.

6.7.- Que, respecto al segundo tema sometido a cuestionamiento esto es la valoración


del arraigo domiciliario y familiar, así como también respecto a los argumentos
expuestos respecto al peligro de obstaculización, tenemos que este tema materia de
apelación ha sido desarrollado y expuesto por los emplazados en la resolución judicial
cuestionada bajo los títulos del peligro de fuga en cuanto al primer tema y asimismo en
el ítem de peligro de obstaculización; desarrollando en ambos casos los argumentos a
través de los cuales la Sala emplazada ha justificado su pronunciamiento de fundado el
recurso de apelación formulado por el Ministerio Público; en razón de lo cual tenemos
que, bajo los parámetros constitucionales citados, tenemos que de la revisión de la
resolución judicial cuestionada, se aprecia que no puede achacársele una inexistencia
de motivación, pues hasta la parte accionante reconoce que existe una motivación que
señala, es “indebida”; y podemos preguntarnos si: este cuestionamiento en el presente
caso tiene la validez necesaria, para sustentar una infracción constitucional?, en ese
sentido podemos responder que no; tampoco podemos señalar que existiría una falta
de motivación interna del razonamiento, pues la inferencia es clara y existe coherencia
y congruencia, así como fluidez que permite colegir de los argumentos reseñados en la
resolución, la decisión pronunciada; tampoco podría establecerse una deficiente
motivación externa, pues las premisas de las cuales se parte, son aquellas que fueron
materia de debate en la resolución que motivó la alzada y confrontadas; finalmente es
consideramos necesario señalar que si bien es cierto en algunos aspectos la
fundamentación, como en el caso de la proporcionalidad, es reducida, no resulta
insuficiente, pues la resolución cuestionada se ha pronunciado sobre los aspectos que
fueron materia de apelación y en consecuencia sometidos a su competencia. Como
una circunstancia especial, debe tenerse presente que el Tribunal de alzada, no está
obligado a analizar, todos y cada uno de los extremos de la prisión preventiva como
están enunciados en el artículo 268 y siguientes del Código Procesal Penal(como
pretende la accionante de la pretensión constitucional), esta obligación corresponde al
Juzgado que conoce el requerimiento de prisión preventiva; el tribunal de alzada
conocerá de aquellos aspectos materia de cuestionamiento, principio procesal
implícito en todos los recursos del sistema procesal. Cabe señalar respecto a este ítem
finalmente que, un acción de orden constitucional, no puede bajo ningún aspecto
fundamentar su petición en base a una diferente interpretación de los hechos, de las
circunstancias o normas invocadas; la diferente interpretación de estos corresponde
realizarse, bajo el camino que nos franquea el libro cuarto de la Código Procesal Penal,
en cuanto la impugnación de los pronunciamiento judiciales.

6.8.- Que, adicionalmente a esta circunstancia debe tenerse presente que la emisión
de la resolución cuestionada se pronunció el 09 de marzo del año 2018, en atención a
la de primera instancia que tiene como data el 12 de febrero del año 2018; que
colateralmente a estas fechas la Fiscalía a cargo de la investigación preparatoria
modificó sustancialmente su imputación penal, teniéndose que mediante Disposición
Fiscal N° 02 del 09 de febrero del 2018, de formalización de investigación preparatoria
en contra de Juan Carlos Gonzales Alcántara y LQQR(sic) por los delitos de Concusión y
de Cohecho Pasivo Impropio; posteriormente con Disposición Fiscal N° 03 del 06 de
junio del año 2018 de “precisión y ampliación de formalización de investigación
preparatoria”(sic) en contra de Juan Carlos Gonzales Alcántara por el delito de
Concusión; posteriormente con Disposición Fiscal N° 04 del 13 de junio del 2018 de
“precisión de imputación de la formalización de investigación preparatoria”.(sic) en
contra de Juan Carlos Gonzales Alcántara por los delitos de Concusión y de Cohecho
Pasivo Impropio.

6.9.- Que, finalmente es menester precisar que de manera reiterativa el Tribunal


Constitucional nacional mediante diversos pronunciamientos ha recordado que se
debe producir un rechazo de las acciones de habeas corpus que se encuentren bajo los
parámetros establecidos en el artículo 4° y 5° del Código Procesal Constitucional, filtro
que permite establecer la procedencia constitucional, siendo de aplicación al presente
caso el inciso 1° del artículo 5°, que establece que resulta improcedente la acción de
habeas corpus, cuando los hechos y el petitorio de la demanda no están referidos en
forma directa al contenido constitucionalmente protegido del derecho invocado; que
en este sentido el código adjetivo constitucional, así como la jurisprudencia nacional,
ha establecido de manera clara que procede el habeas corpus en defensa de los
derechos constitucionales conexos con la libertad individual, especialmente cuando se
trata del debido proceso4; circunstancia que no se refiere a proteger en abstracto y de
manera general el derecho al debido proceso, sino cuando está referido a proteger la
libertad individual; apreciándose de lo expuesto por la parte demandante que el
presunto agravio es una “indebida motivación de resoluciones judiciales”, invocando
un supuesto y potencial agravio, que no resulta una lesión o agravio de orden
constitucional que pueda ser materia de defensa por el habeas corpus, pues la
sustentación y argumentación de la demanda es básicamente una diferente
interpretación de la documentación y elementos de convicción en torno a la prisión
preventiva dictada para la persona de Juan Carlos Gonzales Alcántara, en
contraposición a la fundamentación de la resolución cuestionada y que fuera emitida
por los emplazados, que formalmente cumple con los requisitos necesarios para
fundamentar un pronunciamiento judicial, no siendo dable ni correspondiendo a esta
judicatura, que actúa como Juez Constitucional, realizar una interpretación del
presunto aporte probatorio de los mencionados elementos de convicción, pues dicha
acción corresponde a las instancias judiciales de naturaleza penal; por lo que no
existiendo ninguna evidencia de vulneración de derechos constitucionales, por parte
de los emplazados con la demanda, esta debe desestimarse.

Fundamentos por los cuales:

SE RESUELVE:

Primero.- DECLARAR IMPROCEDENTE LA ACCIÓN DE HÁBEAS CORPUS interpuesta por


Rosa Edith Baldeón García en beneficio de Juan Carlos Gonzales Alcántara, en contra
de los señores magistrados Walter Chipana Guillén, de Juan Montes Abregú y de Nilza
Guadalupe Villón Ángeles, por las razones expuestas en la parte considerativa de la
presente.

4
Artículo 26, párrafo in fine del Código Procesal Constitucional.
Segundo.- DISPONER que, BAJO RESPONSABILIDAD, se notifique la presente
resolución a las partes procesales, cursándose al efecto las correspondientes
comunicaciones para los fines de registro. Se deja a salvo el derecho de los
demandantes para que hagan valer su derecho ante el órgano competente.

REGÍSTRESE Y COMUNÍQUESE. -