Está en la página 1de 5

La vuelta de Martín Fierro

Evidentemente la obra de José Hernández se convirtió en el libro nacional de la Argentina,


puesto que presenta de una manera ingeniosa y precisa de la figura del gaucho, mostrando
lo más esencial en cuanto a sus cualidades interiores así como las circunstancias bajo las
cuales solía vivir. Este reconocimiento adquirido proviene, por una parte de los rasgos de la
obra que ya hemos referido, sin embargo las reflexiones que se encuentran particularmente
en la figura del protagonista constituyen en buena medida el esplendor del poema narrativo.

Ahora bien, concentrándonos especialmente en la segunda parte de la obra,


podemos ver que surge una transformación importante en la psicología del propio Martín
Fierro, puesto que en la primera parte había despreciado la civilización y por lo tanto había
decidido vivir al lado de los indios, en La vuelta ocurre un suceso contrario, ya que poco a
poco, a través de las circunstancias que va viviendo se aleja de aquella vida salvaje, por
decirlo así, y vuelve a la civilización en donde halla a sus hijos.

Es notable el particular deseo que surge en el protagonista de volver a encontrarse


con sus hijos e instruirlos para que de esta manera sean hombres de bien, esto se puede ver
claramente en aquellas estrofas en que les expresa sus consejos de un modo prudente y
abundante, he aquí un ejemplo:

Bien lo pasa hasta entre Pampas


el que respeta a la gente
el hombre ha de ser prudente
para librarse de enojos
cauteloso entre los flojos
moderado entre valientes.1

Otra cuestión que es digna de resaltar particularmente en este aspecto de los consejos y más
aún, en las experiencias de Martín Fierro, es el aprendizaje que va adquiriendo y la huella que esto

1
José Hernández, La vuelta de Martín Fierro. P. 255.
va dejando en su carácter, puesto que precisamente estos consejos que hemos citado, no podría
haberlos manifestado si no hubiera vivido los acontecimientos que se presentaron en su camino.

Este rasgo sin duda engrandece aún más la figura del gaucho, puesto que no sólo se
presenta como una víctima de las injusticias sociales y de los infortunios de la vida misma sino que
de alguna manera sale triunfante en cada adversidad ante la cual se enfrenta, incluso se puede ver
cómo toma con cierto humor sus desgracias cuando afirma en las primeras estrofas que a pesar de
todo lo que ha sufrido jamás perdió el talento ni el entusiasmo de cantar. Esta imagen del gaucho
que ha obtenido sabiduría de los momentos difíciles se observa con claridad en la siguiente estrofa
luego de haber dado sus consejos a sus hijos.

Estas cosas y otras muchas,


medité en mis soledades
sepan que no hay falsedades
ni error en estos consejos
es de la boca del viejo
de ande salen las verdades.2

Así pues, podemos decir que esta obra ha adquirido tal prestigio por la manera en
que enaltece la figura del gaucho, ya que además de retratar su vida cotidiana también nos
muestra una imagen precisa de sus más loables cualidades y fortalezas, todo esto con un
distinguido ingenio y buen humor.

Ahora bien, puesto que toda obra literaria, en cierto sentido busca la perpetuidad de
aquello que plasma. En la obra de Martín Fierro no existe una excepción, pero entre narrar
una simple sucesión de hechos que entretienen y exponer una crítica social o una reflexión
filosófica moral como ya lo hemos visto, la importancia del texto reside en esta cuestión.
Estos dos aspectos no están peleados entre sí, mientras uno expone la problemática el otro
permite el asombro y asegura el interés.

2
Ibidem. P. 261.
En El gaucho Martín Fierro la protesta dentro del texto se inclina un poco más
hacia los cargos políticos como a las personas que juzgan las clases sociales existentes casi
fuera de la misma, sin darse cuenta que la misma sociedad crea la clase y desplaza a las
personas dentro de ellas. Así pues, la capacidad adaptiva de supervivencia de las personas,
y el poco interés que se tienen entre ellas, obligan al gaucho a vivir al margen entre la
civilización y la barbarie como un prófugo de la ley. Similar a construir una fábrica y
quejarse de los desperdicios que genera por su mala planeación.

Comparando ambas obras, La vuelta de Martín Fierro no es ya una protesta, sino


una propuesta. Suponiendo que el problema está planteado, su resolución se fragua como
una meta natural, sin embargo la solución a la discriminación simplemente es paulatina. Así
pues, José Hernández no remarca la falta, sino que presenta una reflexión sobre las
posibilidades para enmendarla. El autor sabe que un cambio así no puede ser fácil, sin
embargo no es imposible tampoco, esto se observa en su prólogo “cuatro palabras de
conversación con los lectores.”

Ojalá hubiera un libro que gozara del dichoso privilegio de circular de mano en mano
en esa inmensa población diseminada en nuestras vastas campañas, y que bajo una
forma que lo hiciera agradable, que asegurara su popularidad, sirviera de ameno
pasatiempo a sus lectores, pero: […] Enseñando a los hombres con escasas nociones
morales, que deben ser humanos y clementes, caritativos con el huérfano y con el
desvalido; fieles a la amistad; gratos a los favores recibidos; enemigos de la
holgazanería y del vicio; conformes con los cambios de fortuna; amantes de la verdad,
tolerantes, justos y prudentes siempre.3

José Hernández adopta una responsabilidad social hacia la educación moral, tanto
hacia el gaucho como a quien lo excluye, y presenta como meta la integración y
reconciliación nacional. Indudablemente Martín Fierro se transforma en una idealización
del gaucho, como ya hemos dicho, un símbolo que adquiere una importancia colectiva, o lo
que es lo mismo se forja un mito.

3
Ibidem. P. 9-11.
El mito tiene como función facilitar la compresión de la naturaleza circundante,
condicionar la forma de vida, y proveer de una historia. Y así se puede identificar tanto con
sus raíces anteriores como con su presente. Siguiendo este carácter del mito. Thora Vinther
nos dice al respecto: “El carácter mítico de “La Vuelta” se puede observar en tres
elementos de la obra: la filosofía del gaucho, la relación del gaucho con la naturaleza, y la
relación del gaucho con la historia.”4

De esta manera podemos ver con claridad en dónde reside el valor de este poema
narrativo más allá de sus cualidades estéticas, lo cual, como hemos referido al principio, ha
hecho que se convirtiera en el libro nacional de la Argentina y la obra cumbre en la
literatura gauchesca.

4
Thora Vinther, Barbarie y civilización en “Martín Fierro”.
Fuentes de consulta.

José Hernández, La vuelta de Martín Fierro.


http://www.ebooksbrasil.org/adobeebook/martin2.pdf

Thora Vinther, Barbarie y civilización en “Martín Fierro”.


http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/barbarie-y-civilizacion-en-martin-
fierro/html/e2d74b0a-a0f8-11e1-b1fb-00163ebf5e63_4.html