Está en la página 1de 23

5 adivinanzas

Soy blanca como la nieve


y dulce como la miel;
yo alegro los pasteles
y la leche con café.
¿Quién soy?
El azúcar

Es cierto amigo del hombre


y es fiel amigo
¿Quién es?
El perro

¿Cuál es la mitad de uno?


El ombligo
Si queréis saber, señores,
cómo se llama mi majo,
acordaos de aquel ángel
que tiene al diablo debajo.
San Miguel Arcángel

Era un sol en miniatura


y en el árbol la encontré.
Cuando sin piel la dejé,
me fascinó su frescura.
¿Qué es?
La naranja

5 trabalenguas
1 Hay chicas chachareras que chacotean con chicos chazos. Y un chico mete al chillón de la chepa un chichón por
chirrichote, y el chiste, y lo chocante, es que la chepa se le ha chafado con la hinchazón del chirlo.

2Poquito a poquito Paquito empaca poquitas copitas en pocos paquetes.

3Un tubo tiró un tubo y otro tubo lo detuvo. Hay tubos que tienen tubos pero este tubo no tuvo tubo.

4Si la sierva que te sirve, no te sirve como sierva, de que sirve que te sirvas de una sierva que no sirve.

5 Tengo un tío cajonero


que hace cajas y calajas
y cajitas y cajones.
Y al tirar de los cordones
salen cajas y calajas
y cajitas y cajones.
5 chistes
En la vuelta al colegio, la profesora pregunta a los alumnos si hicieron felices alguien durante sus vacaciones, cuando le
toca responder a Jaimito dice: -Pues yo estuve diez días con mis tíos, cuando llegué mi tia se puso muy feliz, y cuando
me fui mi tío se alegró todo!!

Al finalizar la guerra le dice un soldado al general: -Mi General, siento decirle que hemos perdido la guerra! -¡Pues
búsquenla!

Estaba jaimito viendo unos campeonatos de natación y le dice al padre: -Papá papá, de mayor podré competir en los
juegos olimpicos de natación? -Claro que si Jaimito! -¿Y podré usar manguitos?
Pero vamos a ver, ¿no le dije yo a usted que no quería volver a verlo por aquí? -Ya lo se señor juez, se lo dije a
los guardias pero no me hicieron ni caso!

Se encuentran dos gallinas por la calle, una llevaba una pastilla de avecren debajo del ala... en esto le dice la otra: -¿Qué
llevas debajo del ala? -Son las cenizas de mi madre...

A pasar el trébole
A lo alto y a lo bajo
Y a lo ligero
A lo alto y a lo bajo
Y a lo ligero
Al uso de mi tierra (bis)
Toco el pandero (bis).

A pasar el trébole (bis)


A pasar el trébole
La noche de San Juan.
A pasar el trébole (bis)
Al pasar el trébole
Los mis amores van.

Qué quieres que te traiga


Si voy a Madrid.
Qué quieres que te traiga
Si voy a Madrid.
No quiero que me traigas (bis)
Que me lleves sí (bis)

A pasar el trébole (bis)


A pasar el trébole
La noche de San Juan.
A pasar el trébole (bis)
Al pasar el trébole
Los mis amores van.

Al corro de la patata
Al corro de la patata,
Comeremos ensalada,
como comen los señores,
naranjitas y limones
achupe, achupe,
sentadita me quedé
LOS CAMINITOS
(David Chericián.)
Caminito del humo
va la candela,
camino del silencio,
los ruidos vuelan.

Camino de la loma
la tierra sube,
caminito del agua
marcha la nube.
Camino de la fruta
marcha la planta,
camino de la tarde
va la mañana.

Camino del diamante


marcha el carbón
y en camino a tu casa
camino yo.

EL GALLITO
Hay tres noches que no duermo, la, la, la,
al pensar en mi gallito, la, la,
pobrecito, la, la, se ha perdido, la, la,
y no sé donde estará.
Tiene las plumas de oro, la, la,
y la cresta colorada, la, la,
mueve el ala, la, la, abre el pico, la, la,
y no sé donde estará.
Cinco Lobitos
Cinco lobitos tiene la loba
blancos y negros detrás de una escoba.
Cinco tenía y cinco criaba
y a todos los cinco tetita les daba.

Los penintentes de la recoleccion

Todos los días a los doce de la noche, los vecinos del Barrio de La Recolección escuchan pasos de encadenados. Son
penitentes fantasmas que quieren librarse de sus culpas.

Cuando los han visto no solo van encadenados sino con capuchones antiguos. Algunos se flagelan. Son animas por las
cuales las viejitas dicen hay que rezar.

Verlos atemoriza pero también produce pena y compasión porque a nadie le gustaría estar eternamente encadenado a
sus malas acciones.
Espíritus, demonios y energías

Cuando se habla de fenómenos paranormales, como apariciones y movimientos extraños de objetos, siempre giran
alrededor de ellos infinidad de relatos.

El edificio de la Corte Suprema de Justicia, en la zona 1, ha albergado historias de fantasmas desde su inauguración en
1974. El abogado Donaldo García Peláez, ex secretario de la Corte, recuerda que en 1983, el entonces Presidente debía
resolver un amparo presentado por la defensa de seis reos que serían fusilados. El magistrado estaba en su escritorio,
alrededor de las 11:00 de la noche, cuando salieron disparados los expedientes hacia arriba y un bulto oscuro caminó de
su oficina hacia las gradas. “Yo entré y lo vi muy asustado, pero en las escaleras no había nada”, cuenta García.

“El conserje que vivía en el edificio, las secretarias que trabajaban hasta tarde, todos contaban que en la noche oían
máquinas de escribir y veían sombras. Lo atribuían a que en ese lugar existió la Penitenciaría Central de Guatemala”.

“¿Hubo testigos?”, es la primera pregunta que se hace Enrique Campang, psicólogo y catedrático universitario, ante estos
fenómenos. Él considera que también debe analizarse el caso para evaluar si la persona sufre de esquizofrenia o
alucinaciones. “Hay personas que no pueden decir lo que quieren o desean desviar un sentimiento de culpa, y entonces
lo somatizan, inventando historias”, explica. “Además, el ser humano es muy sugestionable y fácilmente da por sentada
información no confirmada”.

Detrás de una historia de espantos

Esta historia sucedió allá por el año de 1,915, antes de los terremotos del 17. Casi principiaba el siglo y la vida cotidiana
se desarrollaba corrientemente en la ciudad de Guatemala. Muy cerca de la iglesia de la Parroquia se improvisaba un
pequeño mercado donde la atracción lo constituían las ventas de atol en sus diferentes sabores. Don Herculiano y doña
Mina, eran los propietarios de uno de estos negocios que, a base de calidad, luchaban diariamente por vender su
producto.

— ¡Pasen… pasen, que tenemos atolillo, atol de tres cocimientos, arroz en leche y, para los que empinaron el codo
anoche más de la cuenta, hay atol blanco con su respectivo chile, frijolitos y pepitoria molida! Doña Mina, que con un
blanco limpiador le sacaba brillo a los vasos y secaba las escudillas de barro, frenó en sus gritos a don
Herculano. — ¡Callate vos Herculano, ya la gente sabe y sin necesidad de estarte desgalillando nos compran! —a lo que
airoso respondió don Herculano: —Vos siempre metiéndote de shute en lo que uno hace, no ves que la competencia
está juerte y si nos descuidamos la nía Vicenta nos quita la clientela, mejor atendé a la gente y dejá de estar regañando.

Los vecinos se reunían en los distintos puestos degustando las bebidas calientes. A lo lejos, doña Mina divisó la figura
inconfundible de don Chepe, que se abría paso entre los compradores tratando de llegar al puesto.

— ¿De qué le damos su atol, chulito? —preguntó la mujer a don Chepe. —Me extraña doña Mina, ya sabe usté qué lo
quiero, con chile y toda la cosa porque me estoy muriendo… —muriéndose de la goma anda usté, don Chepe, pero no
quita maña, no quita maña. Pero aquí viene su escudilla de atol blanco con suficiente chile para que sude y salga la
gomarabia y quede como nuevo.
Don Herculano se acercó a su esposa y le dijo al oído que no se tomara esas confianzas con el hombre porque se podía
enojar y era buen cliente. Don Chepe se tomó su escudilla y se apartó del grupo sentándose en una banca cercana al
pequeño negocio. Don Chepe no fallaba los lunes y era buen cliente; a veces hasta tres o cuatro amigos llevaba.

La llorona

La Llorona, la mujer fantasma que recorre las calles de las ciudades en busca de sus hijos.

Cuenta la leyenda que era una mujer de sociedad, joven y bella, que se caso con un hombre mayor, bueno, responsable y
cariñoso, que la consentía como una niña, su único defecto... que no tenia fortuna.

Pero el sabiendo que su joven mujer le gustaba alternar en la sociedad y " escalar alturas ", trabajaba sin descanso para
poder satisfacer las necesidades económicas de su esposa, la que sintiéndose consentida despilfarraba todo lo que le
daba su marido y exigiéndole cada día mas, para poder estar a la altura de sus amigas, las que dedicaba tiempo a fiestas
y constantes paseos.

Marisa López de Figueroa, tuvo varios hijos estos eran educados por la servidumbre mientras que la madre se dedicaba a
cosas triviales. Así pasaron varios años, el matrimonio.

Figueroa López, tuvo cuatro hijos y una vida difícil, por la señora de la casa, que repulsaba el hogar y nunca se ocupo de
los hijos. Pasaron los años y el marido enfermó gravemente, al poco tiempo murió, llevándose " la llave de la despensa ",
la viuda se quedó sin un centavo, y al frente de sus hijos que le pedían que comer. Por un tiempo la señora de Figueroa
comenzó a vender sus muebles. Sus alhajas con lo que la fue pasando.
Pocos eran los recursos que ya le quedaban, y al sentirse inútil para trabajar, y sin un centavo para mantener a sus hijos,
lo pensó mucho, pero un día los reunió diciéndoles que los iba a llevar de paseo al río de los pirules. Los ishtos saltaban
de alegría, ya que era la primera vez que su madre los levaba de paseo al campo. Los subió al carruaje y salió de su casa a
las voladas, como si trajera gran prisa por llegar. Llegó al río, que entonces era caudaloso, los bajo del carro, que ella
misma guiaba y fue aventando uno a uno a los pequeños, que con las manitas le hacían señas de que se estaban
ahogando.

Segua / siguanaba / siguamonta

Hay varias leyendas de la Segua, siguanaba o siguamota una de ellas cuenta que es una joven muy linda, que persigue a
los hombres mujeriegos para castigarlos.

Se aparece de pronto en el camino pidiendo que el 'caballero' la lleve en su a su destino, pues va para algun lugar
cercano. Y dicen que ningún hombre se resiste a su ruego.

Pero a medio camino, si va adelante vuelve la cabeza y si va atrás hace que el hombre la vuelva. Entonces aquella
hermosa mujer ya no es ella.

Su cara es como la calavera de un caballo, sus ojos echan fuego y enseña unos dientes muy grandes, al mismo tiempo
que se sujeta como un fierro a su victima.

Otras leyendas cuentan que son varias. Y no faltan ancianos que aseguren que cuando ellos eran jóvenes atraparon a
una. Pero que una vez atrapada y hecha prisionera se les murió de vergüenza. Y que al día siguiente no encontraron el
cadáver, sino solamente un montón cáscaras de plátano.
5 fabulas
EL LEÑADOR Y EL BOSQUE

Cierta vez, se encontraba un Leñador talando arduamente los árboles del bosque hasta que, después de tanto talar
y talar, se rompió el mango de su hacha. El Bosque muy contento dijo:

"¡Que bien!, ¡por fin habrá paz y tranquilidad en mi mundo!"

Al cabo de unos días, el Leñador fue al Bosque, y suplicando a los árbolesdijo:

"Por favor, déjame tomar una rama de este Árbol, para reponer el mango de mi hacha, y prometo irme a otro
bosque."

El Bosque, conmovido por su petición, accedió al pedido y le dio, un pedazo de sus ramas. Pero, tan pronto como
el Leñador tuvo como nueva su hacha, empezó a talar todos los árboles.

El Bosque, muy indignado le habló al Hombre:

"Insensato, ¿así agradeces el bien que te hice?. ¡Has hecho de mi favor un instrumento de exterminio para nosotros!

Moraleja
El hombre ingrato devuelve mal por bien.

EL LEÓN Y LOS CUATRO BUEYES


Cierta vez, cuatro Bueyes pastaban en los alrededores de un prado, y como se llevaban tan bien, se juraron eterna
amistad, hasta que de pronto, un hambriento León apareció, y los atacó, pero estos buenos amigos se defendieron
mutuamente e hicieron huir a la fiera hambrienta.

El León, notó que tan bien unidos estaban estos amigos, y buscando la manera de cómo separarlos para comérselos,
planeó enemistarlos entre ellos mismos. Así que buscó a cada uno de ellos por separado y les dijo, que sus
demás amigos Bueyes, hablaban cosas muy feas a espaldas de él. Los Bueyes al oírlo, se molestaron mucho entre
ellos, hasta el punto en que terminaron su amistad para siempre, y por ultimo, se alejaron uno del otro.

El León, viéndolos ya enemistados y separados, empezó a cazarlos y a devorarlos uno por uno. El último Buey antes
de morir dijo:

"¡Que tontos hemos sido!, Por creer las cosas que dijo el enemigo, nos desunieron y fuimos presa fácil para él."

Moraleja
La unión hace la fuerza, y la discordia debilita.

EL JILGUERO TÍMIDO

Una vez, había un Jilguero tímido que no cantaba. Cuando las demás aves le preguntaban por qué no cantaba,
siempre respondía:

"Jamás cantare para ser objeto de burla."

Un día, se acercó un Perico al Jilguero, y le dijo:

"No tienes por qué temer amigo Jilguero. Canta y verás que nadie se reirá."

Pero el Jilguero seguía sin cantar nada. Al poco rato se le acercó unaCotorra, y le dijo:

"Amigo Jilguero, una vez te oí cantar en el bosque, y tus cantos me encantaron. Dime, ¿por qué no cantas ahora?."

El Jilguero siguió sin responder nada. Mas rato, se le acercó un Ruiseñor, y con gran entusiasmo, empezó a entonar
su bellos cantos. Pero, al notar la apatía del Jilguero, preguntó:

"Amigo Jilguero, ¿por qué no me acompañas en el canto?, seriamos un gran dúo."

El Jilguero tímidamente confesó sus temores al Ruiseñor, y este le respondió:

"Bueno. Cantes bien o mal, es asunto tuyo. Sin embargo, si no cantas ni para ti mismo, no eres un Jilguero, ni eres
nada."

Moraleja
Quien no dice lo que quiere, llega a viejo y tonto muere.
EL ASNO, LA ZORRA Y EL LEÓN

Cierta vez, estaban juntos un Asno y una Zorra caminando por la pradera, hasta que de pronto, apareció un León
hambriento. La Zorrapercatándose del peligro, se acercó al León diciendo ser su amiga, y le dijo al oído:

"Si usted me deja libre, le garantizó que con mi ayuda, el Asno caerá en sus garras al instante."

Y sin esperar mucho, la Zorra regresó al lado del Asno, y le dijo:

"No tienes nada de que temer amigo mio, si no te alejas de mi lado."

Y así, la Zorra llevó de un lugar a otro al Asno, hasta que lo hizo caer en una trampa.

El León, viendo que el Asno estaba asegurado, atrapó rápidamente del cuello a la Zorra, y le dijo:

"Gracias por facilitarme las cosas ingenua Zorra, ahora, podré comerte con total tranquilidad, mientras el Asno,
espera su turno."

Moraleja
Traición bajo amistad, es doble maldad.

La Lampara
Borracha de aceite una lámpara y lanzando una luz poderosa, jactábase de ser más brillante que
el sol. Pero en eso sopló un fuerte viento y se apagó enseguida. Alguien volvió a encenderla y le
dijo:

-Ilumina, lámpara, pero cállate: el resplandor de los astros nunca se eclipsa tan facilmente como
el tuyo.
Nunca nos jactemos como si fuera de nuestra propiedad aquello que no depende de nosotros

5 poemas
GENTE DEL RIO

Libres al bajo sol, los isleños maniobran dulcemente sobre el lomo del agua.
Sus embarcaciones se nos adelantan con intolerable rapidez.
Sus brazos crecen. Sus cuerpos cultivados por el tiempo conocen la alegría de estar en el mundo, la única seguridad.
Nosotros podemos saludarlos de lejos con un gesto.

2 L`ARTE POVERA

Apenas

la palabra.

A penas

la palabra apenas.
3

CIELORRASO

Desdicha, vuelta a decir:


artesanía furiosa. Tuya es
la calma impura, la ignorancia
sabihonda. El doble filo
de la desventurada pesadumbre.

4 UNA TORMENTA

Una tormenta limpia el cielo

de la noche

Una tormenta

limpia mi corazón
5

CANTAR NO CONSUELA

Joven:
¡Maravíllate! ¡Lávate en tu idioma!
¡Protestacantaescupegimecrece!
¡Ama de amor, ama de un solo golpe, de todo corazón, de buena gana!
¡Vive, huye de las palabras!
¡Sírvete, sírvelas!

2 cuentos
La zorra y la cigüeña

Sintiéndose un día muy generosa, invitó doña zorra a cenar a doña cigüeña. La comida fue breve y sin
mayores preparativos. La astuta raposa, por su mejor menú, tenía un caldo ralo, pues vivía pobremente, y
se lo presentó a la cigüeña servido en un plato poco profundo. Esta no pudo probar ni un sólo sorbo,
debido a su largo pico. La zorra en cambio, lo lamió todo en un instante.

Para vengarse de esa burla, decidió la cigüeña invitar a doña zorra.

-- Encantada -- dijo --, yo no soy protocolaria con mis amistades.

Llegada la hora corrió a casa de la cigüeña, encontrando la cena servida y con un apetito del que nunca
están escasas las señoras zorras. El olorcito de la carne, partida en finos pedazos, la entusiasmó aún más.
Pero para su desdicha, la encontró servida en una copa de cuello alto y de estrecha boca, por el cual
pasaba perfectamente el pico de doña cigüeña, pero el hocico de doña zorra, como era de mayor medida,
no alcanzó a tocar nada, ni con la punta de la lengua. Así, doña zorra tuvo que marcharse en ayunas, toda
avergonzada y engañada, con las orejas gachas y apretando su cola.

Para vosotros escribo, embusteros: ¡ Esperad la misma suerte !

No engañes a otros, pues bien conocen tus debilidades y te


harán pagar tu daño en la forma que más te afectará.

El sapo y la mariposa

Un estanque. En él, un sapo. Tiene hambre. No obstante, desenrolla su lengua y empuja hacia la orilla a
la mariposa, que estaba a punto de ahogarse.

Conversan.

Ella le cuenta las maravillas del inmenso mundo que se extiende más allá del estanque.

Él quiere volar y no se eleva.

Siguen conversando.

Él le cuenta las maravillas del inmenso mundo que se extiende más allá de la superficie.

Ella quiere bucear y, nuevamente, lo intenta. Esta vez, la certeza la empuja con mayor vehemencia.

Con la ayuda del sapo, desciende hacia las profundidades en el interior de una burbuja, que se hace
cada vez más pequeña. Ilusionada, le implora al sapo continuar.

Apenas muere, la engulle. Mientras la digiere, recuerda la angustia de la mariposa cuando estuvo a
punto de ahogarse en la superficie. El sapo hace el amago de volar.

1 obra de teatro
Romántico sin remedio
Título: Romántico sin remedio
Autor: Omar Rejón

Personajes:
Javier
Rafael
Edwin
Mesero

Tres amigos sentados en la mesa de una lonchería, están platicando cuando llega un mesero, les toma la
orden y se retira. Los amigos se quedan callados por un momento, sumergidos en sus pensamientos.
Javier quien parece un poco deprimido habla primero.

Javier: ¿Ustedes creen en el amor?

Pasan unos segundos antes de que uno de sus amigos responda.

Edwin: Si te refieres a la química que sucede en el cuerpo, no hay necesidad de creer, es un hecho.

Javier asiente.

Rafael: ¿Te referías a eso, al rollo de la media naranja o cuál es tu definición de amor?

Javier sonríe un poco y mientras mira a Edwin dice

Javier: Jajaja ¿cómo dice esa canción? "Si puedes definir el odio o el amor. Amigo que desilusión."

Edwin también empieza a reír, Rafael contesta serio.

Rafael: Bueno, ¿no será ese el problema? Si no tienes una definición concreta para lo que buscas ¿cómo
lo vas a encontrar?

De nuevo los amigos se quedan pensativos antes de seguir.

Javier: Es que, he tenido tantas relaciones en las que pienso "ella es la persona a la que buscaba", "con
ella quiero pasar el resto de mi vida" pero luego todo termina mal. Ya vieron lo que sucedió conmigo y
Andrea.
Edwin: No dudo de que haya personas que sí encuentran con quien pasar el resto de sus vidas felices,
pero son contadas.
Rafael: Yo hasta ahora no he conocido a una pareja que parezca destinada a estar junta.
Javier: ¿Y las parejas de ancianos que han estado juntos por más de 40 años o algo parecido?
Rafael: Probablemente sea por comodidad, igual tendríamos que tomar en cuenta que cuando se casaron
esas parejas eran tiempos diferentes. Me parece que la percepción de un matrimonio fracasado era peor
antes y eso pudo influir bastante.
Edwin: Rafael tiene una opinión bastante crítica de las relaciones y sólo ha tenido un par en su vida.

Javier y Edwin ríen por un momento

Rafael: He pensado en el tema bastante por mi cuenta antes de esta conversación. No se sorprendan si al
final yo termino con una relación estable y feliz antes que ustedes.
Javier: ¿Por qué lo dices, ya sabes qué buscas? ¿Ya tienes una definición para el amor?
Rafael: No, pero sin duda estoy más cerca que tú de hacerlo.
Edwin: (le dice a Javier) El amargado tiene razón.
Rafael: Javier, me recuerdas a Ted Mosby.
Javier: ¿Quién es ese?
Rafael: Es un personaje de la serie "Cómo conocí a tu madre"
Edwin: (mirando a Javier) Otra vez con sus referencias a programas de televisión que sólo él ve jajaja
Rafael: En primera, es una serie muy famosa... Número dos, es un soltero que se pasa más de 8
temporadas buscando a su media naranja y básicamente sale con todas las mujeres de su ciudad sin dar
con ella. Es un romántico sin remedio y yo diría que eso sabotea sus relaciones desde el principio pues
entra a ellas teniendo la esperanza de que al fin haya encontrado a la mujer que buscaba. Ese
pensamiento debería formarse de manera orgánica ya avanzada la relación.

Los tres se quedan callados de nuevo.

Edwin: ¿Y cuantas temporadas dura la serie?


Rafael: Ya va a empezar la novena, según en esta temporada finalmente conoce a la mujer de sus
sueños.
Javier: ¡Ah! Entonces al final sí la encuentra...

Rafael abre la boca para seguir discutiendo y explicarle que ese no era el punto, pero decide no decir nada
y simplemente hacer un movimiento de cabeza reprobatorio. En eso llega el mesero con la comida y les
sirve.
Fin

Idiomas mayas que son utilizados en mi comunidad


Mam

Se habla en cincuenta y cinco municipios de tres departamentos


Q'eqchi'

Es hablado en la parte nor-oriental de Uspantán, departamento de El Quiché. En Alta Verapaz, se habla en Cobán,
Panzós, Senahú, San Pedro Carchá, San JuanChamelco, Lanquín, Cahabón, Chisec y Chahal; en El Petén: San
Luis y Sayaxché; en Izabal: El Estor y Livingston. También es hablado en algunos lugares de Belice.

K’iche’ Aunque el español es el idioma oficial, no es hablado por toda la población o es utilizado como segunda lengua, debido
a que existen veinticuatro lenguas mayenses distintas.

3 Objetos de origen maya


Un jarro es un vaso de forma elegante montado sobre un pie que puede o no contener un asa.
Cazuela de barro
La cazuela de barro es uno de los recipientes empleados como vajilla sobre la mesa más antiguos que se conocen, se elabora
a base de barro alfarero. Es considerado como uno de los precursores del plato y hoy en día se emplea bien para dar un
aspecto 'estético' (rústico) a un plato tradicional o para ser servido en un recipiente 'funcional' que preserva el calor.

Traje típico

expresan la identidad cultural de una región o período de tiempo específico mediante la vestimenta. Sin embargo, puede indicar
la condición social, marital, económica o religiosa en la que se encuentre la persona. Estos trajes a menudo se presentan en
dos tipos, uno para uso cotidiano y otros para utilizar en ocasiones de festivales o eventos formales.

La niña comía fruta en el parque.

El señor Don Miguel es un caballero en toda la extensión de la palabra.

La muñeca está rota y fea.

El bebé lloró durante toda la noche.

La música muy alta no me gusta.

Cada año sucede lo mismo.


Cuando corro por el parque me acaloro.

El gato de mi vecino es muy latoso.

Siempre vengo a misa.

La señora Josefina guisa muy rico.

1 The girl eating fruit in the park.

2 Mr. Don Miguel is a gentleman in every sense of the word.

3 The wrist is broken and ugly.

4The baby cried all night.

5 Loud music I do not like.

6 Every year is the same.

7 When I run through the park I heated up.

8 My neighbor's cat is very annoying.

9 I always come to church.

10 Ms Josefina rich stews.