Está en la página 1de 7

Semiótica de la comunicación.

Todo acto de comunicación puede describirse como un par constituido


por un signo producido por un emisor, interpretado luego por un receptor.
Su estudio combinará producción e interpretación de un mismo signo. Y
la interpretación varía o está determinada por el contexto e imaginario
colectivo de cada persona o grupo.

La educación y la forma en que se enseña ha variado y lo seguirá


haciendo, porque las necesidades, los entornos, el estilo de vida y como
lo percibimos cambia constantemente. Los diferentes tipos de
educación: presencial, semipresencial, virtual, a distancia cada una de
ellas demanda una comunicación diferente. Comunicación que difiere
en la medida como es distribuida, presentada y como se hace
dinamización de los contenidos, además del tema social y cultural que
influye la forma en que se enseña y se recibe dicha información.

Tal es el caso de la educación virtual que utiliza o mejor aprovecha una


serie de recursos que no los hace otro tipo de educación, los cuales son
asertivos o no, dependiendo de factores con la semiótica. La educación
virtual te permite llegar a lugares inimaginables, es decir, rompe cualquier
barrera de espacio, lo que hace que pueda adentrarse en otros tipos de
cultura. Cada cultura maneja y tiene sus propios símbolos y significados.
La comunicación es cultura y toda cultura genera comunicación. Por lo
tanto, la semiótica es cultura, determinamos entonces que la semiótica
es comunicación. (KARAM)

La semiótica entonces una herramienta fundamental de la educación


como una forma de generar una intención y conexión entre el que
enseña, el que recibe el conocimiento y claro está, su entorno.
La comunicación virtual sus características y recursos han hecho que los
estudiantes aprendan, comuniquen, manifiesten y construyan sus
vivencias, sus significados y una nueva forma de apropiarse del
conocimiento, plantear y organizar su propio imaginario colectivo.
El docente virtual no solo tiene que determinar los contextos sociales,
culturales y económicos para el uso de la semiótica, sino también estudiar
el proceso cognitivo que cada comunidad tiene. Un ejemplo de ello sería
la población sorda, porque la semiótica en los sordos cambia el
significado.

Conocer a nuestros estudiantes, la forma en que nos comunicamos con


ellos, su entorno nos permite hacer una mejor interpretación y utilización
de la semiótica y de cómo varía de acuerdo al contexto social y temporal
de las personas que estamos educando. De esta forma la comunicación
y la forma como nos ven como docentes cambiara
radicalmente. (Barahona)
Es como nos damos cuenta del gran impacto que tiene la semiótica
sobre aspectos sociales, políticos y culturares e importancia que el
docente también se sensibilice ante los cambios generacionales, la
diversidad de los estudiantes y las necesidades de estos; integrando
estrategias de aprendizaje que anteriormente no eran siquiera
consideradas, al explorar otras alternativas y variar estímulos, ya sea
teóricos, de expresión o contenido. Que permite empatizar con el
alumno, comprender su estilo de aprendizaje y corroborar si realmente
dicha estrategia actúa en función del alumno y cumple con el objetivo.

Por lo que el rol del docente debe estar entrelazado con la semiótica, en
el sentido de la observación de “síntomas” … sería errado esperar que
todos los contenidos, herramientas e indicaciones sean acatados y
comprendidos en su totalidad ante diversos grupos de personas con
distintas características y percepciones, así que la capacidad de análisis
y observación del docente facilita la detección de la necesidad del
grupo o alumno, posibilitando la comunicación efectiva con otros.

Empleando no solo la asertividad, sino haciendo uso del mismo canal y


percatarnos del sistema semiótico del otro. El resultado no es el signo o la
simbología utilizada sino el impacto en la percepción ya sea individual o
colectiva.

Es por eso, que para poder estudiar los cambios que presentan las nuevas
generaciones en el ámbito educativo, se debe tomar en cuenta los
antecedentes y la cultura, además de la causa-raíz, condición y
resignificación de los sistemas de signos y su impacto actual.
Al hablar de la relación entre signo, objeto e interpretante (Karam, 2012)
nos remite precisamente a un sistema de comunicación, lo cual implica
un proceso y por consiguiente una estructura, logrando así la producción
de conocimientos al utilizarlos con esa finalidad. En palabras de Charles
Sanders “la idea no pertenece al alma; es el alma la que pertenece a la
idea”.

Esta estructura se presenta con el diseño centrado en el usuario dentro


de la creación de la interfaz de un entorno virtual, donde se hace
necesario la integración de diferentes símbolos como lo afirma Horton
(como se citó en Álvarez, 2012) que el texto, cuando está acompañado
de imágenes o animaciones, es realmente guardado de dos modos
diferentes en el cerebro y hay más posibilidades de que se recuerde la
información si se presenta adecuadamente en más de un formato.

Conociendo esto podremos diseñar un entorno virtual que posea diversos


métodos de comunicación pues lo que se busca es que por medio de la
semiótica se logre una construcción de conocimiento que traspase las
barreras culturales. Desarrollando una interfaz dinámica que logre
atrapar toda la atención del individuo al momento de interactuar con
ella, siendo clara su comunicación aplicando hipermediaciones que
rompen los paradigmas de los procesos de comunicación.

Dentro de las hipermediaciones podemos encontrar la hipertextualidad


que habla de la estructura de contenidos su relación con otros textos
expuestos. La convergencia de medios que consiste en la integración de
diferentes lenguajes dentro de la misma plataforma haciendo uso de
textos, componentes visuales y sonoros donde todo gire entorno a una
funcionalidad de los elementos aplicados.

Teniendo a la mano este abanico de posibilidades que trae consigo la


comunicación digital interactiva. Donde el actor principal es el usuario
que desarrolla confianza, interés, seguridad con el uso y lectura
constante de signos o códigos. El canal de comunicación virtual persigue
transmitir un mensaje que minimice el riesgo de cambiar el sentido que le
proporciono su emisor.

Se debe desarrollar una interfaz que sea atractiva y funcional por medio
de la aplicación de diversos elementos simbólicos que permitan una serie
de acciones de fácil manejo teniendo en cuenta que nunca una interfaz
es interpretada de la misma forma por todos los usuarios.
El diseño centrado en el usuario de los entornos virtuales parte con el
estudio de la postura que adopta el individuo pasando por sus
preferencias cognitivas y finalizando con las tendencias visuales de ese
medio, si conocemos toda esa información sobre el individuo podremos
desarrollar entornos eficientes y eficaces.

Como lo afirman (Castrillo, 2011), “El desarrollo y el perfeccionamiento de


las tecnologías de la información y de las plataformas educativas es
constante y las posibilidades de integración de imágenes y sonido son
cada vez mayores. El reto dentro del sector de la enseñanza es que los
profesores sean capaces de integrar en el futuro estos avances con
fórmulas educativas innovadoras para garantizar la adquisición de las
competencias que se exigen a los profesionales del siglo XXI en el proceso
formativo”.

Nos encontramos en un momento histórico que se viene construyendo


hace dos décadas con la aparición de los medios digitales y
consolidación de la información en plataformas y medios virtuales,
consolidándose lo que se conoce como “la Sociedad digital”, la cual
propicia el diseño de modelos académicos que se basan en estrategias
socio-comunicativas las cuales distan enormemente de las utilizadas
tradicionalmente dentro de los paradigmas de educación presencial en
el ámbito educativo.
El accionar de los docentes que en la actualidad se desarrollan módulos
educativos en entornos de educación a distancia o incluso, aquellos
maestros de aulas presenciales, que buscan fusionar las herramientas
tradicionales con aquellas de las plataformas virtuales, buscan cada vez
más una mayor unificación de los distintos signos y códigos con sus
estrategias de enseñanza, para lograr una mayor comprensión, con estas
herramientas con el objetivo de multiplicar las posibilidades de potenciar
los ejes temáticos y de garantizar el éxito de las comunicaciones que se
fundan en el proceso “enseñanza-aprendizaje”.

En este contexto, la educación virtual y todas las herramientas que esta


tiene disponible, se consolida como un método eficaz, al hacer uso de
toda la iconografía a la que están expuestas los estudiantes en su
cotidianidad, llevada a las plataforma de aprendizaje, que a su vez están
mediadas por las tecnologías de la información, que intervienen dentro
del universo signalético del entorno virtual y desprende su técnica desde
una perspectiva semiótica, la cual revela una conjunción de la
multiplicidad de códigos y signos que, siguiendo una sintaxis apropiada,
son capaces de generar una compleja red informática que puede
transmutar en conocimiento efectivo.

Según hemos podido comprobar, las técnicas y herramientas


iconográficas que se utiliza en la Universidad a Distancia, que se sintetiza
en signos y códigos de diversa naturaleza para la transmisión de los
contenidos curriculares, se mezclan de forma simultánea dentro de las
aulas virtuales como códigos lingüísticos, paralingüísticos e icónicos, que
complementan la retórica de los contenidos en cada módulo de
enseñanza. El uso de estos códigos híbridos que resulta de la fusión de
diversas tipologías de sistemas expresivos, está generando, dentro del
ámbito virtual educativo, una clase de lenguaje mixto que apela a la
pluralidad de saberes que convergen en los espacios virtuales de
enseñanza y que adquieren una gran potencialidad, con el favor de las
virtudes que ofrecen los hipervínculos, en los hipertextos y la multimedia;
logrando un acercamiento de la disertación educativa, en conjunción
con los tipos expresivos de multimedia o hiper-mediáticos que
caracterizan la nueva era de las comunicaciones.

El uso de un lenguaje heterogéneo que hace uso de las imágenes, el


texto y los elementos paralingüísticos, permite la construcción de un
entorno de aprendizaje atractivo y eficaz, que propende por una mayor
interacción y que se muestra capaz de superar las barreras que se
pueden pensar, existen en la distancia física que experimentan los
participantes del proceso formativo.

La educación virtual, gracias a las herramientas con las que cuenta, ha


logrado romper con la rigidez del modelo de comunicación
unidireccional, que se conoce tradicionalmente dentro de las aulas de
clase, con la formación de nuevos entornos para la construcción de
saberes y la cohesión a los programas de educación diseñados para una
mejor compresión de los contenidos.

Gracias a las herramientas iconográficas existentes en los entornos


virtuales de aprendizaje, se facilita la interactividad, logrando una
estrecha relación entre el alumno y el tutor, pues posibilita una
retroalimentación inmediata en los procesos educativos, a la vez que
permite el acceso no lineal a las distintas dimensiones educativas, que
hace parte de los contenidos académicos y curriculares, que propician
en el estudiante un recorrido personal, enfocado en sus intereses y
motivaciones, trasladando la responsabilidad de su aprendizaje, de la
rígida estructura jerárquica, donde el docente es la autoridad y quien
debe encargarse de difundir el conocimiento, a una estructura
personalizada, con la creación de espacios personales para su
crecimiento individual.

CONCLUSIONES
Los modelos de educación han evolucionado y esta evolución ha
implicado un cambio en cómo nos comunicamos y las percepciones que
tenemos de nuestro entorno. Los diferentes modelos educativos han
cambiado y con ellos la forma de comunicarnos, hemos dejado atrás las
prácticas tradicionales donde el profesor era el dueño del conocimiento
y no existía el dialogo entre alumnos y maestros, en esa evolución la
incorporación del modelo EVA ha impactado de modo significativo la
interrelación entre los participantes del proceso de aprendizajes: alumno-
alumno, alumnos-facilitador (tutor) y alumno-contenido, en este
contexto el proceso de comunicación y la interacción entre sus
participantes así como la forma en que es distribuida, y presentada
(imagen, vídeo conferencias, etc.) tiene un impacto en el aspecto social,
cultural y en el aprendizaje.

La semiótica presta atención a las dinámicas concreta entre los signos de


un contexto social y cultural, por esta razón los docentes debemos
relacionarnos con nuestros estudiantes, conocerlos, interpretar la forma
en que se comunican y los signos, imágenes e iconos que forman su vida
social, para de esta manera contextualizar la enseñanza en el cual los
diversos sistemas de significación transitan desde el lenguaje verbal. al no
verbal, pasando por los lenguajes audiovisuales, hasta las más modernas
comunicaciones virtuales.

La semiótica es la ciencia que estudia los diferentes sistemas de signos


que permiten la comunicación entre los individuos, sus modos de
producción, funcionamiento y recepción de los mismos, la semiótica de
la imagen es el estudio del signo icónico y de los procesos de sentido-
significación a partir de la imagen. La imagen es un sistema de expresión
de los componentes de la vida social, religiosa y política.

Así la semiótica, se considera como un auxiliar en el análisis para


consideraciones socio-antropológicas de la imagen. La semiótica es una
herramienta para el mayor conocimiento de cómo ciertos procesos se
presentan en la vida de las comunidades, sociedades y/o países y los
efectos que causas en ellas. De esta forma la comunicación y la forma
como nos ven como docentes cambiara radicalmente. (Barahona)

El impacto de la semiótico en la educación conlleva grandes cambios


para los docentes, será necesario que el maestro se actualice en:

a) Cambios generacionales

b) Diversidad de los estudiantes

c) Necesidades y nuevas estrategias

d) Técnicas didácticas

e) Uso de las diferentes áreas de la semiótica (de la imagen estática,


de la imagen dinámica y de la semiótica visual)

f) Manifestaciones culturales del entorno de la comunidad

En el contexto del modelo educativo de la EVA es importante mencionar


que es necesario integrar signos, imágenes, iconos etc., que promuevan
la construcción el conocimiento por medio de un andamiaje que motive
al participante a traspasar las barreras culturales en una interfaz dinámica
en que la interacción fomente la comunicación y el aprendizaje
significativo. El verdadero contenido de un curso se manifiesta en la
relación que el receptor establece con su experiencia de aprendizaje y
como esta relación motiva la producción de conocimientos. Las
hipermediaciones, la integración de diferentes lenguajes, cómo se
representan las ideas, que características tienen las imágenes y que
representan, así como la reacción de los usuarios al hacer uso de estos
recursos y como afectan su desempeño y/o aprendizajes, son el motor
que moverá al participante a realizar su mejor esfuerzo en las tareas
asignadas por medios virtuales.

En esta línea de acción, hay que estudiar todos los recursos, formas y
estructuras mediante las cuales el enunciador trata por medio de los
recursos con que cuenta de atraer la atención y logra que el aprendizaje
sea significativo. Un diseño centrado en el usuario, sin duda es la meta.
Si conocemos la información sobre los aspectos que hemos mencionado
podremos desarrollar entornos virtuales eficientes y eficaces.
Bibliografía

Álvarez, G. y Álvarez. G. (2012). Análisis de ambientes virtuales de


aprendizaje desde una propuesta semiótico integral. Revista Electrónica
de Investigación Educativa, 14(2), 73-88. Obtenido
de http://redie.uabc.mx/vol14no2/contenido-alvarez2.html style="font-
size: 13.6px;">.

Barahona, E. A. (2004). SEMIÓTICA Y RELACIÓN PEDAGÓGICA: HACIA LA


CUALIFICACIÓN ÉTICA DE LA PRÁCTICA DOCENTE. Revista
Iberoamericana de Educación, 2013-2019. doi: ISSN: 1681-5653

Castrillo, D. C. (30 de 09 de 2011). Semiótica del e-Learning: El universo


Signalético de Moodle. Revista Comunicación y Nuevas Tecnologías (8),
177-190. doi: ISBN: 978-84-939077-5-4

Karam, T. (02 de 05 de 2011). Introducción a la semiótica de la


imagen. Portalcomunicación.com, 1-18. doi: ISSN 2014-0576