Está en la página 1de 12

30 Cosas que tienes que dejar

de hacerte a ti mismo
Empieza tu nueva vida

“Nadie puede volver atrás en el tiempo para cambiar las cosas, pero cualquier persona
puede empezar todo de nuevo y crear un nuevo final”. Es la frase más cierta que existe. Y,
sobre todo, tienes que dejar de hacer todo aquello que suponga un obstáculo y te pueda
detener.

“Genial” sugiere que comiences de esta forma:


1. No pierdas tu tiempo con las personas equivocadas.
La vida es demasiado corta para pasarla con las personas equivocadas que exprimen todo
el jugo que llevas dentro. Si alguien quiere que tú formes parte de su vida, él se ocupará
de tu comodidad. Tú no tendrás que luchar para ocupar un lugar junto a él. No te aferres a los
que eliminan de forma permanente tu identidad. Y recuerda que los verdaderos amigos no son
los que te apoyan cuando estás en la cima, sino los que siguen a tu lado cuando algo va mal.
2. Deja de huir de tus problemas.
Hay que enfrentarse a ellos cara a cara. No, no será fácil. En el mundo no hay un ser capaz
de detener un golpe de manera ideal. No estamos obligados a resolver todos nuestros problemas
ahora mismo. Tenemos que estar dispuestos a enfrentarnos a ellos de manera diferente.
Lo habitual en nosotros es sentir dolor, estar triste, tropezar y caer. Éste es el significado
de la vida, enfrentarse a los retos, aprender, adaptarse y, al fin y al cabo, resolver los problemas.
Esto es lo que nos hace humanos.
3. Deja de mentirte a ti mismo.
Igual puedes hacerlo con cualquier persona, pero no contigo mismo. Tu vida puede mejorar sólo
cuando asumes riesgos, y el primero y más difícil de ellos es ser honesto con tu propio yo.
4. Deja de poner tus necesidades en un segundo plano.
Esto es algo terrible que te puede echar a perder: invertir demasiado en el amor a otra persona
y olvidarte de ti. No, no te olvides de los demás, pero ayúdate también a ti mismo. Si hay un buen
momento para escucharte y hacer algo que es realmente importante para ti, ese momento
ha llegado.
5. No trates de ser otra persona.
Una de las tareas más difíciles de la vida es ser uno mismo en un mundo que está tratando
de hacerte parecido a los demás. Alguien siempre va a ser más bonito, siempre habrá alguien
que sea más inteligente, siempre hay alguien que va a ser más joven, pero nunca será como tú.
Por eso, no trates de cambiar para que otros puedan disfrutar. Sé tú mismo y, aquellos que
realmente te necesitan, te querrán tal y como eres.
6. Deja de aferrarte al pasado.
No puedes iniciar un nuevo capítulo de tu vida hasta que dejes de leer el anterior.
7. Deja de tener miedo a los errores.
Hacer algo y equivocarte es por lo menos diez veces más eficaz que no hacer nada. Cada éxito
lleva implícito superar algunas piedras de fracasos en el pasado y cada fracaso conduce al éxito.
En última instancia, tú estarás mejor si te sientes mal por lo que haces que por aquello que
NUNCA se hizo.
8. Deja de reprocharte los errores que cometiste.
Puedes amar a un hombre de forma equivocada y llorar por tus fallas cometidas, pero aunque
todo vaya mal, una cosa es cierta: los errores nos ayudan a encontrar a las personas adecuadas
y las cosas correctas. Todos nos equivocamos, luchando e incluso llorando por los errores del
pasado. Pero tú no tienes la culpa, tú no eres tus errores, tú no eres tu lucha, tú, aquí y ahora,
tienes la oportunidad de construir tu día y tu futuro. Pase lo que pase en tu vida, esto te prepara
para dar un nuevo paso hacia el futuro.
9. Deja de tratar de comprar la felicidad.
Gran parte de lo que queremos es caro. Pero la verdad es que las cosas que realmente nos
hacen felices como el amor, la risa y el trabajo sobre nuestros sentimientos, las podemos tener
siempre de forma totalmente gratuita.
10. Deja de buscar a alguien para que te haga feliz.
Si no estás satisfecho contigo mismo, con tu personalidad, las relaciones a largo plazo con
alguien tampoco te harán más feliz. Necesitas crear estabilidad en tu vida, antes de compartirla
con alguien más.
11. Deja de holgazanear.
No reflexiones demasiado tiempo, de lo contrario vas a crear problemas incluso donde no los
había. Evalúa la situación y actúa con decisión. No puedes cambiar aquello a lo que te niegas
a resistir. Cualquier progreso está lleno de riesgos. Y en este caso, el orden es importante.
Tú no serás capaz de leer sin conocer las letras.
12. Deja de pensar que no estás preparado.
Nadie, nunca, se siente preparado al 100% para hacer cualquier cosa. La mayoría
de posibilidades serias te hacen salir de tu zona de confort, es decir, te sentirás incómodo; pero
adelante, no lo pienses tanto y avanza.
11. Deja de involucrarte en relaciones por razones equivocadas.
La relación tiene que ser construida con la mente. Mejor estar solo que mal acompañado.
No hay que tener prisa en la elección. Si algo debe suceder, sucederá, en el momento
adecuado, con la persona correcta, y por las mejores causas. Sumérgete en el amor cuando
estés listo y no cuando te sientas solo.
12. Deja de abandonar nuevas relaciones simplemente porque fallaron las antiguas.
Todos, a quienes encontrarás, tendrán sus propios objetivos. Alguien te pondrá a prueba, alguien
te utilizará, y otros te enseñarán. Pero lo más importante es que algunos de ellos sacarán a flote
lo mejor de ti.
13. Dejar de competir con todo el mundo.
No te preocupes porque los demás tengan más éxito que tú en algo. Céntrate en conseguir tus
propios logros diarios. Aspira al éxito en la lucha entre TÚ y TÚ MISMO.
14. Dejar de envidiar.
La envidia es el arte de contar las pertenencias y logros ajenos en lugar de los tuyos. Pregúntate:
“¿Qué tengo que todo el mundo quiere?“.
15. Deja de quejarte y sentir lástima por ti mismo.
La vida lanza los dados con el fin de moverte hacia una dirección importante. Puedes no ver
y no entender todo lo que está sucediendo, y esto puede ser doloroso. Pero mira hacia atrás para
notar lo malo que te ha pasado en la vida. Encontrarás que a menudo te ha conducido al éxito,
a conocer a una persona importante, a un estado concreto en el alma o a una situación especial.
¡Sonríe! Que todo el mundo sepa que hoy eres mucho más fuerte de lo que fuiste ayer.
16. Deja de agravar el resentimiento.
No vivas la vida con odio en tu corazón. Al final, te harás más daño a ti mismo que a las las
personas a las que odias. El perdón no significa ”Acepto todo lo que has hecho conmigo“,
el perdón significa: “No permitiré que lo que has hecho conmigo, destruya mi felicidad para
siempre”. El perdón es la propuesta de dejar ir algo, encontrar la paz y liberarse. Y recuerda que
necesitas perdonar, no sólo a los demás, sino también a ti mismo. Si es necesario, perdónate
y sigue adelante para intentar la próxima vez hacerlo mejor.
17. Deja de permitir que los otros te rebajen a su nivel.
No hay necesidad de bajar tu nivel para ser acorde a aquellos que se niegan a subirlo.
18. Deja de perder tiempo en explicaciones.
Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no te creerán de todos modos. Simplemente, actúa
tal y como crees que es correcto.
19. Deja de moverte en círculos.
La hora de que respires profundamente llega justo en un momento en que no tienes tiempo
suficiente. Mientras sigues haciendo lo que estás haciendo, obtendrás lo que estás obteniendo.
A veces es necesaria la distancia para ver todo con su verdadera luz.
21. Deja de menospreciar las cosas pequeñas.
Disfruta de las cosas que parecen poco importantes porque algún día puedes mirar hacia atrás
y descubrir que eran realmente grandes. Lo mejor de tu vida se compone de pequeños
momentos sin nombre, dedicados a regalarle una sonrisa a una persona que es realmente
importante para ti.
22. Deja de tratar de hacer todo a la perfección.
El mundo real no recompensa a los perfeccionistas sino a aquellos que tratan de lograr sus
objetivos.
23. Deja de elegir el camino más fácil.
La vida no es tan fácil, sobre todo si planificas lograr algo que valga la pena. No elijas el camino
más fácil. Haz algo extraordinario.
24. Deja de fingir que todo está bien si no lo es.
No pasa nada si te relajas por un tiempo. No siempre tienes que ser fuerte, y no hay necesidad
de probar constantemente que todo va bien. No te preocupes por lo que otros piensan: llora
si sientes que es necesario, las lágrimas son saludables. Cuanto antes lo hagas, más rápido
serás capaz de sonreír.
25. Deja de culpar a otros por tus problemas.
El logro de tus sueños depende directamente del grado en que asumas la responsabilidad
de tu propia vida. Cuando culpas a otros de lo que te sucede a ti, renuncias a la responsabilidad
y otorgas el poder de esta cuestión en tu vida a los demás.
26. Deja de tratar de ser todo para todos.
Es imposible, te quemarás a ti mismo. Pero si regalas la alegría a una persona, eso podrá
cambiar el mundo. Tal vez no todo el mundo, pero el mundo de dicha persona, sí. Por lo tanto,
céntrate.
27. Deja de preocuparte demasiado.
La ansiedad no nos libera de los retos del futuro, sólo nos aleja de la alegría de hoy. Una manera
de comprobar si algo vale tanta reflexión, es hacerte esta pregunta: “¿Esto será importante
en un año? ¿En tres, en cinco años?”. Si la respuesta es no, no vale la pena preocuparse.
28. Dejar de centrarte en las cosas que no deseas.
Céntrate en lo que realmente deseas. El pensamiento positivo es una de las claves para alcanzar
un gran éxito. Si te despiertas cada mañana con la idea de que en tu vida, hoy, pasará algo
hermoso, tarde o temprano te darás cuenta de que tenías razón.
29. No seas desagradecido.
No importa si tus cosas van mal o bien, al despertarte cada día da gracias por estar vivo. Alguien,
en algún lugar, ahora está luchando desesperadamente por la suya. En lugar de pensar en tus
dificultades, trata de pensar en lo que tienes y lo que otros han perdido.
6 pasos para aprender a amar, según el Budismo
“El amor verdadero está compuesto de 4 elementos claves:
amabilidad, compasión, diversión y serenidad”

El amor es el sentimiento universal, lo que nos convierte humanos y seres universales.


Aunque puede ser un poco difícil de entender en algunas ocasiones, ya que surge en los
momentos menos esperados y de las maneras más sorprendentes, el amor es el motor de
la vida y el pegamento que nos une con nuestros semejantes. Amigos, familia,
pareja, TODOS representamos una parte de este sentimiento.
A veces el amor se vuelve tormentoso, porque no podemos comprenderlo y llegamos a
culpar a otros por nuestros fracasos, pero lo cierto es que de esas fallas que luego se
vuelven podemos aprender lecciones valiosas. Solo necesitamos prestar atención.
Algunos podemos sentirnos perdidos en el tema, pero el monje budista vietnamita Tich
Nhat Hanh, encontró las respuestas para la pregunta que todos nos hacemos en algún
momento de nuestra vida ¿Cómo aprender a amar verdaderamente?
A través de la meditación, el monje Tich Nhat Hanh llegó a la conclusión de que existen 6
acciones fundamentales que debemos aplicar en la vida, si queremos aprender el
significado del amor; tanto el que damos a los otros, como el que recibimos y
los menciona en su libro “How to love” (Cómo amar) el cual puedes consultar si deseas
profundizar en el tema.
Los 6 pasos para aprender a amar son:

1) Tienes que mantener tu bondad con los que te rodean


El primer paso para comprender el amor es enseñar a los hijos los valores que le
encaminarán a encontrar la felicidad. Los padres y el hogar son el pilar del individuo, su
primera fuente de aprendizaje. Debemos enseñar a través del EJEMPLO, las virtudes
como la bondad y el respeto hacia demás, porque solo de esa manera se puede vivir en
tranquilidad con todos los que te rodean.
2) Nunca dejes de escuchar
La única forma de crear un vínculo resistente y verdadero con las personas que
apreciamos, es mostrar interés. Cuando escuchamos al otro, se forma un vínculo de
confianza, el cual debe ser apreciado y cuidado en todo momento. Escuchar lo que los
otros quieren compartir contigo, significa que te importa y valoras la existencia de las
personas.

3) Pierde el miedo a que tu corazón crezca


A veces queremos amar y ser amados, pero sentimos miedo al dolor que eso puede
implicar. Todo en la vida es un equilibrio, no existe luz sin oscuridad, solo existe la
capacidad de cada persona para SUPERAR esa oscuridad. De acuerdo con Nhat Hanh, la
única forma que existe para lograr que nuestra habilidad de amar crezca es incrementando
la felicidad. Si ésta se agranda podremos cambiar nuestro propio mundo, entendiendo
nuestro sufrimiento seremos capaces de nutrir nuestra felicidad.
4) Debes comprender al otro
La religión budista dice que entender cualquier tipo de insatisfacción que sienta el otro
por sí mismo o el dolor por el que está pasando significa amarlo. Superar la vanidad y
el egoísmo es ESENCIAL para aprender a amar. Demos comprender al otro y aceptar las
virtudes así como los defectos. No podemos amar a alguien y pedir que cambie su persona
solo porque nos desagrada. Recuerda que eres tú quien ha elegido crear un vínculo
con esa persona.
5) No tengas amores pasajeros
En esta sociedad donde un romance casual es MUY fácil de conseguir, el amor verdadero
parece estar en peligro de extinción. Un amor genuino puede tardar en construirse y no se
debe llenar el corazón con el vacío que deja un sentimiento pasajero, porque no tendrás
mucho que ofrecer después.
6) Los cuatro elementos del amor
El amor verdadero está compuesto de 4 elementos claves: amabilidad, compasión,
diversión y serenidad. Aplicar estos cuatro elementos en todos los aspectos de la vida te
conducirá a experimentar otro tipo de felicidad. La serenidad y la diversión son excelentes
maestros que te enseñarán a distinguir las cosas importantes de la vida.
Consejos de un monje budista para
aprender a amar
El misterio del amor nos vuelve locos; sentir el amor no es lo mismo que explicarlo a
alguien más porque es algo inexplicable, irrepetible y extremadamente extraño. Es una
gran contradicción y un sentimiento irrepetible pues, como diría Francisco de Quevedo:

Intentamos describir el concepto con filosofía, psicología y hasta existe una fórmula
matemática para explicarlo, pero en realidad nadie sabe qué es realmente. Es un misterio
de la experiencia humana.

Lo conocemos, convivimos con el misterio del amor pero no conocemos su realidad, el


porqué está ahí ni sus intenciones. A propósito de estas interrogantes, el monje budista
vietnamita Tich Nhat Hanh publicó su libro How to love en octubre de 1926, mismo que
posee grandes consejos y nos transmite la sabiduría del amor y el potencial humano que
existe sobre él. Aquí los consejos de Nhat Hanh para aprender a amar.

1.- Comprende al otro

La idea esencial de Nhat Hanh es “entender”, pues asegura que entender el sufrimiento y
la insatisfacción física o espiritual del otro significa amarlo. Al final, lo que todos
necesitamos es que alguien más nos comprenda.

Muchas veces nos encontramos tan sumergidos en nuestras pequeños males que no nos
preocupamos por entender a los demás. Como dice Nhat Hanh, cuando nuestros
corazones son pequeños nuestro entendimiento y compasión están limitados y tendemos a
sufrir. No aceptamos a los demás y les exigimos que cambien, pero cuando nuestros
corazones se expanden, las pequeñas cosas no nos harán sufrir más y nuestra
comprensión y compasión harán que podamos aceptar a los otros y ellos a su vez puedan
transformarse.

2.- Haz que tu corazón crezca


Cuando hacemos que nuestra felicidad crezca podemos cambiar nuestro mundo e
incrementar nuestra habilidad de amar. Pero la única forma que existe para lograr esto es
entender y ser testigos de nuestro propio sufrimiento, y aún así ser capaces de nutrir
nuestra felicidad.

3.- Sé bueno con los que están a tu alrededor

El amor es una dinámica que aprendemos de nuestros padres y los que están a nuestro
alrededor, pues nos ayudan a comprender lo que significa a través de la imitación
inconsciente de lo que hacen. Si nadie a nuestro alrededor ama, es muy difícil lograr que
nosotros sepamos cómo se demuestra el amor. La herencia más valiosa que los padres
pueden hacer a sus hijos es su propia felicidad: predicar con el ejemplo.

4.- No tengas amores pasajeros

Según Nhat Hanh, hay una diferencia crucial entre un amor pasajero y uno real. A menudo
tenemos aventuras y romances fugaces en los que en realidad no logramos amar sino que
sólo nos causan sufrimiento. Pero cuando aprendemos a amar y nos comprendernos,
llegamos al momento en el que podremos aceptar a otra persona. los amores funcionan de
la siguiente manera:
En ocasiones nos sentimos vacíos, como si algo le faltara a nuestra vida pero sin saber
qué es.

Esperamos una señal que nos dé esperanza, que nos haga sentir menos solos; un anhelo
profundo de algo, un deseo de entender lo que nos ocurre, ese anhelo de amar y ser
amados. Intentamos encontrar un objeto al que logremos amar. Muchas veces no tenemos
el tiempo para encontrarnos a nosotros mismos pero queremos buscar alguien a quien
amar, y cuando nos damos cuenta que aquella persona a quien queremos amar no nos
llena del todo, continuamos con un vacío intenso. Queremos encontrar algo pero no
sabemos qué. Todos tenemos un deseo continuo y expectativas de que algo mejor
ocurrirá, pero un amor fugaz no es la forma de saciar nuestro vacío.

5.- Los cuatro elementos del amor


El amor verdadero contiene cuatro elementos: amabilidad, compasión, diversión y
serenidad. La amabilidad puede ayudarnos a ser felices y convertirnos en el rayo de sol de
alguien más; la compasión se da en una relación profunda, pues los dos se hacen uno, el
sufrimiento de uno es el del otro y la comprensión del sufrimiento del otro ayudará a que la
pareja sufra menos, por lo que la serenidad y diversión surgirán por sí solos.

6.- Escucha

Escuchar es el mecanismo esencial para establecer confianza y respeto. A veces creamos


un tipo de inmunidad para escuchar al otro, pero no sabemos que amar sin conocer el
amor hiere a la persona que amamos. Para saber cómo amar a alguien tenemos que
entenderlo. Para entender, tenemos que escuchar.

8 Pasos Para Acercarse a la Felicidad


Según La Sabiduría India
El secreto para ser feliz

Hace muchísimos años, vivía en la India un sabio, de quien se decía que guardaba en
un cofre encantado un gran secreto que lo hacia ser un triunfador en todos los
aspectos de su vida y que, por eso, se consideraba el hombre mas feliz del mundo.
Muchos reyes, envidiosos, le ofrecían poder y dinero, y hasta intentaron robarlo para
obtener el cofre, pero todo era en vano. Mientras mas lo intentaban, mas infelices
eran, pues la envidia no los dejaba vivir. Así pasaban los años y el sabio era cada día más
feliz.
Un día llego ante el un niño y le dijo: “Señor, al igual que tú, también quiero ser
inmensamente feliz. ¿”Por que no me enseñas que debo hacer para conseguirlo”? El
sabio, al ver la sencillez y la pureza del niño, le dijo:
“A ti te enseñare el secreto para ser feliz. Ven conmigo y presta mucha atención. En
realidad son dos cofres en donde guardo el secreto para ser feliz y estos son mi
mente y mi corazón, y el gran secreto no es otro que una serie de pasos que debes seguir
a lo largo de la vida”.
El primer paso, es saber que existe la presencia de Dios (sea el Dios que sea) en
todas las cosas de la vida, y por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todas las
cosas que tienes.
El segundo paso, es que debes quererte a ti mismo, y todos los días al levantarte y al
acostarte, debes afirmar: yo soy importante, yo valgo, soy capaz, soy inteligente, soy
cariñoso, espero mucho de mi, no hay obstáculo que no pueda vencer: Este paso se
llama amor propio.
El tercer paso, es que debes poner en practica todo lo que dices que eres, es decir, si
piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que
te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño; si piensas que no hay
obstáculos que no puedas vencer, entonces proponte metas en tu vida y lucha por ellas
hasta lograrlas.
El cuarto paso, es que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, ellos
alcanzaron su meta, logra tú las tuyas.
El quinto paso, es que no debes albergar en tu corazón rencor hacia nadie; ese
sentimiento no te dejara ser feliz; deja que las leyes de Dios hagan justicia, y tu perdona y
olvida.
El sexto paso, es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen, recuerda que de
acuerdo a las leyes de la naturaleza, mañana te quitaran algo de más valor.
El séptimo paso, es que no debes maltratar a nadie; todos los seres del mundo tenemos
derecho a que se nos respete y se nos quiera.
Y por ultimo, levántate siempre con una sonrisa en los labios, observa a tu alrededor
y descubre en todas las cosas el lado bueno y bonito; piensa y agradece tener vida y
ésta vida; ayuda a los demás, sin pensar que vas a recibir nada a cambio; mira a las
personas y descubre en ellas sus cualidades y dales también a ellos el secreto para ser
triunfador y que de esta manera, puedan ser felices…”
Que la sabiduría milenaria nos oriente y enseñe por siempre.

Seamos felices.
El auto-conocimiento es encontrar un sentido a la vida y aproximarse de
alguna forma a las sabidurías y culturas del Antiguo Oriente, Japón, India y
China.

Esos pueblos antiguos poseían grandes sabios y conservan hasta hoy la


esencia de la espiritualidad y de la serenidad interior, dejando vivas muchas
enseñanzas que nos mantienen actualizados hasta el día de hoy.

Hoy de forma muy especial compartiremos con usted algunas de esas


enseñanzas y sabidurías, las cuales estamos seguros que lograrán equilibrar
de una mejor forma su vida y todo lo que se encuentre ligado a ella.

1. Mantenga sus planes en secreto

Evite interferencias negativas. Conversar sobre sus proyectos puede resultar


en frustraciones. Mantenga todo en secreto y conmemore su conquista
apenas con aquellas personas que realmente ama.

2. No revele sus limitaciones

No revele sus dolores, su cansancio ni sus dificultades. Aprenda a convivir


con sus limitaciones y no se queje por ellas.

3. Mantenga sus buenos actos en secreto

Hacer el bien a otras personas es algo personal que no necesita ser


divulgado a los demás. Controle su ego y evite ser visto como arrogante.

4. Tenga coraje pero no de alarde de eso

Recuerde siempre que el reconocimiento no se impone, se conquista.

5. No hable mal de las personas

No atraiga energías negativas para sí mismo. Siga su vida, preocúpese por


sus objetivos y su felicidad. No desperdicie su tiempo con aquello que no le
interesa.

6. Sea reservado con su vida personal

Exponerse y hablar de más de lo que debe lo volverá más vulnerable


¡Protéjase!
La felicidad es un estilo de vida, a continuación le invitamos a ver el siguiente
video, el cual presenta consejos modernos para alcanzarla:

En Cómo ser un estoico (Ed. Ariel), el doctor en Filosofía, Genética y Biología


Evolutiva Massimo Pigliucci enseña a utilizar la corriente de pensamiento que
nació en el 300 a.C. en la vida moderna. "No existe una sola manera, ni hay un
conjunto fijo de doctrinas que se parezcan en nada a un catecismo religioso que
se pueda seguir, lo que me parece un aspecto positivo incondicional", matiza de
entrada el autor. "Pero hay personas -como yo mismo y los autores de varios
libros recientes sobre el estoicismo- que han desarrollado una práctica basada
en una combinación de lo que se puede encontrar en textos antiguos, técnicas
modernas derivadas de la terapia cognitiva conductual y otras similares, y lo que
nos funciona o no desde el punto de vista individual".
Pigliucci propone varios "ejercicios espirituales" para aplicar los preceptos de
Zenón de Citio al día a día del siglo XXI.
1. Templanza. Reflexionar sobre la fugacidad de las cosas. "En el caso de las cosas
particulares que te gustan, o te benefician, o a las que has cogido cariño, recuerda lo
que son. Empieza con cosas de poco valor. Si te gusta la porcelana, por ejemplo, di:
'Me gusta una pieza de porcelana'. Cuando se rompa, no te sentirás desconcertado.
Cuando le des un beso a tu esposa o hijo, repite: 'Estoy besando a un mortal'. Así no te
sentirás tan desconsolado cuando te los arrebaten".
2. Anticipación. Imponerse una cláusula de reserva ("Siempre que planifiques una acción,
practica mentalmente lo que el plan implica").
3. Autocontrol. "Recuerda, no es suficiente con que te golpeen o insulten para que te
hieran, debes creer que van a herirte. Si alguien tiene éxito en provocarte, date cuenta
de que tu mente es cómplice de la provocación. Ésa es la razón por la que resulta
esencial que no respondamos impulsivamente a las impresiones; tómate un momento
antes de reaccionar y descubrirás que es más fácil mantener el control".
4. Solidaridad. "Sentir por el infortunio de todo el mundo el mismo nivel de dolor y empatía
que sentimos por el propio". Pigliucci lo define como alterizar.
5. Observación. "Deja que el silencio sea tu objetivo en la mayoría de las ocasiones; di
sólo lo que sea necesario y sé breve [...] Sobre todo, no cotillees sobre otras personas,
alabándolas, culpándolas o comparándolas".
6. Sabiduría. Elegir bien la compañía, tanto en el mundo real como en el digital.
7. Humildad. "En tu conversación, no te detengas demasiado en tus logros o aventuras.
Sólo porque te guste contar tus gestas no significa que los demás obtengan el mismo
placer de escucharlas".
8. Humor. "Si te enteras de que alguien está hablando mal de ti, no intentes defenderte de
los rumores; en su lugar, responde: 'Sí, y él no sabe ni la mitad, porque podría haber
dicho más'".
9. Prudencia. "Algunos se bañan con prisa; no digas que se bañan mal, sino con prisa.
Alguien bebe mucho vino; no digas que bebe mal, sino mucho. Mientras no conozcas
sus razones, ¿cómo puedes saber que sus acciones son malas? Esto evitará que
percibas una cosa con claridad, pero después expreses algo diferente".
10. Reflexión. "No admitas el sueño en tus tiernos párpados hasta que hayas evaluado
cada uno de los hechos del día: ¿cómo he errado, qué he hecho o dejado de hacer?
Empieza así y revisa tus actos y entonces por los actos infames amonéstate, por los
buenos alégrate".

También podría gustarte