Está en la página 1de 5

Instituto María Auxiliadora

4to Bachillerato “A”


Ximena Alejandra Barrera Gonzáles

Beneficios de la equitación

Ciudad de Guatemala
18 de mayo, 2018
Beneficios de la equitación:

Este ensayo presenta en primer lugar una breve definición de lo que es la equitación
y lo que se necesita para practicar dicho deporte, en segundo lugar, los beneficios
que este deporte puede brindar a nivel interno y externo y finalmente, como debe
ser la relación entre el caballo y la persona. Hasta el momento en distintos lugares
se han comenzado a realizar campañas a beneficio de la equitación, pero sobre
todo en beneficio de la equinoterapia, ya que se considera como un ejercicio
saludable y pretenden que se le brinden las leyes necesarias para regular esta
actividad y para que sea considerada como un tratamiento terapéutico. Para mi es
importante abordar este tema porque considero que la equitación es un deporte que
ayuda a conectarse con la naturaleza y brinda una sensación de libertad y paz en
donde se crea una relación sana con el caballo y uno mismo.

La equitación se define como el arte y la práctica de montar a caballo. A la persona


que practica equitación se le llama jinete o amazona (en caso de ser mujer). Es un
deporte en el que se evalúa tanto al jinete como al caballo y se divide en tres
disciplinas: doma clásica, concurso completo de equitación y saltos de obstáculo.
Para montar a caballo se necesita sobre todo un casco protector; las botas, pantalón
y el chaleco protector son parte del equipo del jinete. Cada caballo debe tener su
propia cabezada, ramal, bridas y una silla. Al cabalgar el jinete dirige al caballo con
las riendas, pero primero debe aprender a sentarse correctamente y a cabalgar sin
manos. Antes de montar se debe comprobar las cinchas y su ajuste, y una vez que
todo esté listo se puede empezar. Los caballos pueden cabalgar a distintos aires,
los cuales son “paso”, “al trote” y “galope”; es importante que el jinete los conozca
para poder guiar al caballo. Estas bases son importantes para aprovechar al máximo
la equitación. Así como Lebherz (2009) afirma: <<Tener una base sólida de
conocimientos es la única manera de disfrutar de la equitación, estar seguro y tener
confianza. >> (pág. 5)

Los beneficios de la equitación son muchos, tales como ayudar también a tonificar
los músculos, a mantener una postura correcta, es un muy buen ejercicio
cardiovascular y también es una buena forma para poder despejar nuestra mente,
mejora el equilibrio y la coordinación del cuerpo. Además ayuda al fortalecimiento
del corazón, y queremos quemar calorías esta es una manera excelente para
hacerlo, ya que es lo mismo que el esfuerzo de correr o el ciclismo, y aunque sea
solamente un paseo, se queman más calorías de las que suponemos, aunque el
desgaste sea más bajo. Por más fácil que parezca, al montar a caballo debemos
mantener la concentración y esto a la larga nos ayuda a olvidarnos de los
quehaceres cotidianos, de los problemas y del estrés. Incrementa el autocontrol,
mejora la autoestima y la seguridad en uno mismo. A mi parecer, el aprender a
controlar los movimientos del caballo (y no en un sentido de autoritarismo) que actúa
de forma impredecible, hace que día a día también podamos y sepamos tomar las
riendas correctamente a nuestros problemas. Y lo mejor de todo es que no importa
la edad, mientras se posea el espíritu y el deseo de hacerlo. Además de todo esto,
existe la equinoterapia, el cual es un método que se considera excelente para las
personas que padecen de alguna discapacidad psíquica o motora. Las mejoras de
este método son distintas, como el desarrollo de las habilidades motoras, la mejora
del control de la postura, la conducta, el estado emocional de las personas entre
otros.

El deporte de la equitación es más que solo esto, es una actividad liberadora que
se realiza en equipo, y es un buen ejercicio para ambas partes. Ya que el caballo y
la persona deben de aprender a conectarse y a sincronizarse para realizar las
actividades en armonía, y con esto, se crea una linda relación entre las dos partes.
Así como Lebherz (2009) afirma:

<< Es vital tener en cuenta que la equitación es un deporte de equipo,


el de un caballo y un ser humano. Como jinete tienes que ser
responsable de tu compañero el caballo, y la única manera de ser un
buen compañero es entender a tu otra mitad y ser considerado hacia
ella. >> (pág. 5)

El caballo es el animal que más ha ayudado al ser humano a lo largo de la historia;


es un animal dócil y extremadamente fiel. Al cabalgar, entablamos una relación con
el caballo, y el jinete debe ser no el dominante ni el dominado, sino aquel que guie
correctamente al caballo, el jinete debe actuar como un verdadero líder para que
puedan ambos entenderse. Si pretendemos manejar al caballo con los rasgos
negativos de nuestra personalidad, el caballo simplemente no va a colaborar, por
más que lo intentemos. Por eso se dice que la equitación es una actividad para
conectarse con nuestro “lado bueno”, porque nos ayuda a poder demostrarlo para
que el caballo confíe en nosotros. Esto de la confianza es algo muy importante, ¿Por
qué? Porque los caballos son animales de manada, y ellos solo obedecen a su líder.
Los de la manada siguen al líder en todo lo que haga, ya que este es seguro, tiene
autocontrol, esta alerta a los peligros y está pendiente de su manada, esto hace que
los demás tengan plena confianza en ese líder. Un jinete debe aprender todas estas
características para ganar la confianza y fidelidad del caballo. Estos animales
reconocen rápidamente el peligro, así que cuando se asustan huyen con facilidad,
y por eso el jinete debe saber enseñarle al caballo que no todo lo que lo rodea es
peligro, y se le muestra esto al animal si el jinete está calmado y muestra seguridad.
Así se ira empezando una sana y hermosa relación entre el jinete y su caballo.

En conclusión la equitación nos da equilibrio emocional, nos mantiene activos,


mejora nuestro rendimiento y nos mantiene en buena forma, sanación interior al
conectarnos con la naturaleza, y nos ayuda a descubrir la faceta amable que
llevamos dentro. La equitación permite darnos cuenta que en lo cotidiano estamos
acostumbrados a tomar la mayoría de situaciones de una manera negativa, y el
compañero que nos ayuda a corregir esa parte es el caballo, el maravilloso animal
que nos brinda placer y nos da la sensación de libertad. Este deporte es ideal para
conocerse a uno mismo, desarrollar nuestras cualidades positivas y crear un vínculo
sano. Sin el caballo la equitación es inútil, estos animales son más importantes de
lo que creemos, son el ejemplo más claro de la palabra amistad y aunque no
parezca nos ayudan a sacar lo mejor de nosotros mismos. No solo montamos un
caballo, sino que aprendemos de ellos, aprendemos a cuidarlos, a amarlos y a
respetarlos; al principio siempre se va a experimentar un poco de temor, pero
conforme se construye la relación ese temor es reemplazado por la libertad y el
respeto mutuo, al final, si queremos darle un bello giro a nuestra vida, este deporte
es el más sano que podemos practicar.
Bibliografía:

Lebherz, Heike (2009). ¡A caballo! Equitación para principiantes. Barcelona,


España. Editorial Hispano Europea, S. A. 128 págs.

Erne, Andrea (2003). ¿Qué? ¿Cómo? ¿Por qué? Todo sobre caballos y ponis.
Barcelona. Ediciones Elfos, S.L. 16 págs.

Consultas:

https://es.wikipedia.org/wiki/Equitaci%C3%B3n

https://es.wikipedia.org/wiki/Hipoterapia

http://laopinion.com.ar/se-alzan-las-voces-para-que-la-ley-de-equinoterapia-sea-
una-realidad-en-la-provincia/

http://www.elmundo.es/yodona/2015/08/20/55c49502e2704ee21a8b4582.html