Está en la página 1de 63

Los estudios sobre historia económica del Uruguay, a partzr de los rumbos

trazados porJuan E. Pivel Devoto, han adt¡uindo un Importante desarrollo,


especialmente en lo que respecta a la evolución de la tenencza y explotaczón de la
tierra.
En este sector, Ant'bal Barrios Pintos ha realizado pacientes tnvestzgaclOnes, de
las cuales este libro es un nuevo testimonio.
La riqueza de iiformación que lo caracteriza -en buena parte lograda a través
de sus largas e irifatigables jornadas en la sala de tnvestzgadores de la Biblioteca
N acional-han de contribuir positivamente a encauzar eSt1tdios posteriores sobre
basesfirmes. Es, en cierto modo, el tnbuto que deben pagar los zn'llestzgadores
auténticos, cuya labor, sacrificada y stlenclOsa, con fremencza ¡¡;rz'e de pedestal a
famas más brillantes.
Para quienes, como Barrios Pintos, sólo creen en la férrea z'O!;t¡.tad personal
puesta a! servicio de una indedtnable vocación, lo que t11zpc.rta es abrir caminos
y desentrañar documentos desconocidos u olvzdados. Por e:.o e/lruto de tanto
efoerzodebe ser conoczdo, por lo menos, y esa es la razon 111i17¡ma pero que
tanto importa a la cultura del país, que jUJtifica e~t" [':~hhidi Ión.

ADOLFO SILVA DI I G \DO


DIrector General de la B¡b],otec J ~.¡,J' 111.d, [971.

Con prÓlogo de
Ana Ribeiro
e

ÍNDICE GENERAL

Prólogo a la segunda edición .................................. 7


El escenario geográfico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
Orígenes de la pecuaria nacional ........................... 23
El ciclo misionero jesuítico - tape .......................... 39
Período de actividad depredatoria .......................... 59
Las extracciones portuguesas de ganado en pie ................ 79
Las tres jurisdicciones de nuestro territorio ................... 88
Las primeras estancias ................................... 89
Las primeras disposiciones adoptadas por el Cabildo
en defensa de la riqueza ganadera ....... . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Breve noticia sobre la tenencia de la tierra ................... 129
La propiedad de los ganados de la región . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
Mesopotámica de "entre rios, Yí y Negro" . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135
El contrabando en la zona de la Colonia del Sacramento . . . . . . . 141
Informe sobre la jurisdicción de Montevideo, posterior a 1780 145
Imagen de la campaña oriental y su problemática ............. 151
El saladero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181
En tiempos del reglamento provisorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
En la Cisplatina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
La introducción de los lanares merino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201
En los primeros años del Uruguay independiente ............. 209
Al fin de la llamada Guerra Grande . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
Costos de la instalación y rendimiento de una estancia ........ . 221
El comienzo del mestizaje en el ,bovino .................... . 229
Nuevas fábricas Industrializadoras ....................... . 235
...
, . . EdicIones Cruz del Sur
La Asociación Rural del Ururugay ....................... . 241
El cercamiento de los campos ........................... . 247
ISBN: 978-9974-694-33-0 Los estancieros extranjeros ............................. . 255
Segunda edición corregida y aumentada - Julio de 2011
Resultados inmediatos del cambio de las estructuras económicas 261
400 AÑOS DE HISTORIA DE LA GANADERíA EN URUGUAY Algo más sobre la ganaderia ovina ....................... . 271
El fin del ciclo del tasajo ............................... . 275
© Anibal Barrios Pintos
La era frigorífica: sus inicios ............................ . 281
Queda hecho el depósito que ordena la ley
Impreso en Uruguay - 2011
La Federación Rural .................................. . 287
Tradinco S.A. La forja intensa del último medio siglo .................... . 289
Minas 1367 - Montevideo.
Presencia de la ganaderia uruguaya en la obra de
Queda prohibida la reproducción parcial o total de este libro, por medio de cualquier
escritores yartistas ................................... . 307
proceso reprográfico o fónico, especialmente por fotocopia, microfilme, offset o mi- Adenda ............................................ . 317
meógrafo o cualquier otro medio mecánico o electrónico, total o parcial del presente
ejemplar, con o sin finalidad de lucro, sin la autorización del autor. Notas 325
Fotos de páginas 250 abajo, 251, 252 arriba, 253, 272, 273, 297, 303, 319, 320,
321 son parte de la muestra De las vaquerías al alambrado de Marcelo Puglia.

Diseño de portada y diagramado: !If Augusto Giussi


·Aníbal Barrios Pintos' S
Prólogo a la segunda edición

ste trabajo fue publicado por primera en 1973. Era producto de


un concurso convocado en 1971, para homenajear a la Asocia-
ción Rural del Uruguay en la fecha de su centenario. Tenía lí-
mites de páginas y un estilo claro, ambas condiciones impuestas
........" por las bases del concurso. Sin embargo, aún cumpliendo con
esos requisitos, el libro no podía ocultar que su autor era un afanoso inves-
tigador, que para escribir sus páginas exhumó documentos, revisó archivos
y papelería, leyó prensa de época, consultó estadísticas, libros de catastro y
todos los diarios de viajeros y científicos que se aventuraron por la campaña
oriental en el siglo XIX.
José Pedro Barrán y Benjamín Nahum publicaban por entonces (entre
1967 y 1978), los imponentes siete tomos de la Historia rural del Uruguay
moderno, en los que condensaron su rica y paciente investigación sobre las es-
tructuras económicas y sociales del Uruguay, entre fines de la Guerra Grande
y el comienzo de la Primera Guerra Mundial. En la ''Advertencia'' de esa
edición de 1973, Barrios Pintos aclaró que su libro tenía, visiblemente, una
mayor extensión y dedicación al período que iba desde los orígenes de la
ganadería hasta la revolución oriental de 1811; asimetría justificada "por el
aporte de documentación original". El corazón de su libro estaba allí. Tími-
da, respetuosamente, cedía la derecha a los autores que habían tratado más a
fondo y con materiales primarios, las siguientes etapas de la historia ganadera
del país.
La trayectoria de Aníbal Barrios Pintos, hasta ese momento, revelaba a
un editor minuano que había sacado a luz un centenar de álbumes y revistas
dedicados a los departamentos del interior. Desde 1964 era colaborador del
suplemento dominical del diario El Día, en el cual permaneció hasta 1985,
escribiendo alrededor de 350 artículos sobre temas de historia nacional: de-
bates historiográficos, escenas nacionales, toponímicos, objetos y edificios
patrimoniales, costumbres, personajes y rincones, desfilaron ante los lecto-
res, delineados por su pluma de buen narrador.
En su haber sumó 50 títulos de libros; el diseño y armado de varios mu-
seos y una colección de miles de fotografías (actualmente en el acervo de la
Biblioteca Nacional y del Archivo de la Ciudad de la Intendencia Municipal
de Montevideo), tomadas por él mismo. Porque su Historia de la ganade-
ría era -es- el resultado de un trabajo infatigable de cronista e historiador
que quería dar a conocer el interior del país, frecuentemente mal retratado
y peor oído por una historiografía aquejada de centralismo montevideano.
No era Barrios un historiador de escritorio, ni limitaba su esfuerzo en revisar
documentos guardados en los archivos. El visitaba los lugares que no tenían

·Aníbal Barrios Pintos· 7


más registro que las mentas del lugar o un número en las planillas de contri- que se llame "De tierra adentro': le indicó a la editorial que lo publicará en
bución, para descubrir paisajes ignorados, modalidades de lenguaje o labor, breve.
testimonios socio económicos y culturales. Dondequiera que haya olor a carne Se fue feliz de saberse reconocido en su Minas natal y en el país entero;
humana, como decía Marc Bolch, él se sentía llamado. útil en la Academia Nacional de Letras y en el Instituto Histórico y Geográfi-
El libro que el lector tiene entre sus manos revela, si se lo sabe mirar, a co, de los cuales era miembro y activo gestor de publicaciones. Con regocijo,
ese viajero incansable, exhumando realidades del interior profundo. En las comentaba: "Tengo 92 años y todavía trabajo, en un mismo año voy a sacar dos
fotografías aéreas en que se ven majadas moviéndose con simetría en la pra- libros, uno inédito y el otro, la 'Historia de la ganadería: una edición ilustra-
deras, asustadas por el ruido de las hélices, el fotógrafo que apunta su foco y da, ampliada, preciosa ... " Así se fue.
dispara el flash, es Barrios Pintos. Cuando las manadas miran curiosas hacia Me gusta pensar que, en realidad, así es como logró quedarse para siem-
lo alto, cuando los jinetes saludan o forman visera con la mano para mejor pre: desde sus libros seguirá enseñándonos, con idéntica bonhomía, con su
divisar la avioneta que sobrevuela la estancia, es Barrios Pintos quien llega, inalterable claridad expositiva, sus riquísimos saberes.
a preguntar, a observar, a retratar aquellos tipos humanos a los que poca
existencia individual deparan los documentos escritos (generalmente más Ana Ribeiro
atentos al gran hombre, al gran acontecimiento). Se puede decir que estaba 10 de Julio de 2011
emparentado con los viajeros decimonónicos (que compendió!) y con los
antropólogos, de quienes heredó la curiosidad y cierto lugar de ajenidad, que
lo revelaba a la vez ingenuo y punzante.

En la fotografía de la página 291 de este libro, el lector podrá ver al per-


sonal de una estancia en torno al fogón, al aire libre. Cortan la carne y co-
men, facón en mano. El tercero comenzando desde la izquierda, pese a vestir
bombacha de campo, tiene la tez más clara que los demás y unos delatadores
lentes de aumento: es Barrios Pintos, muy joven entonces, practicando aque-
llo que Cliffortz Geertz llamó "observación participante".
Fue así que reunió una biblioteca, un archivo de prensa y un archivo fo-
tográfico inmensos, verdadero laberinto de papel en medio del cual se movía
con rapidez y seguridad. Escribió, hasta el último día de su vida, un prome-
dio de 9 horas diarias (nunca menos de 8, frecuentemente hasta 10), en su
vieja compañera de labor, una antigua Hermes Baby, de teclado verde.
Ello de junio de 2011, junto a esa máquina de escribir, en una mesa
abarrotada de papeles, folletos y libros, estaba la última versión de este libro, ,.
debidamente corregida, con su letra inclinada y nerviosa. Así quedó ese día
en que Barrios Pintos se despidió de la vida y del trabajo de historiar, que le
dio sentido y alegría a su existencia.
Se fue con el orgullo de sentirse útil, de poder inventariar con una sonrisa
"De las vaquerías al alambrado"; "Lavalleja, la Patria independiente"; "Los
libertadores de 1825"; "Orientales en la Emancipación Americana"; "Los aborí-
genes del Uruguay"; "El silencio y la voz, historia de la mujer en el Uruguay'; los
varios tomos de "Los barrios de Montevideo"; los tres gruesos tomos de "His-
toria de los pueblos orientales' y los dos volúmenes que acababa de escribir
sobre todos los valores que dio el interior al país, en materia cultural. Quiero

1 Aníbal Barrios Pintos, Montevideo visto por los viajeros, Nuestra Tierra, Montevideo, 1971

8 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 9


s

Exordio de la primera edición (1971)

Los estudios sobre historia económica del Uruguay, a partir de los rumbos
trazados por Juan E. Pivel Devoto, han adquirido un importante desarrollo,
especialmente en lo que respecta a la evolución de la tenencia y explotación de la
tierra.
En este sector, Aníbal Barrios Pintos ha realizado pacientes investigaciones, de
las cuales este libro es un nuevo testimonio.
La riqueza de información que lo caracteriza-en buena parte lograda a través
de sus largas e infatigables jornadas en la sala de investigadores de la Biblioteca
Nacional- han de contribuir positivamente a encauzar estudios posteriores sobre
bases firmes. Es, en cierto modo, el tributo que deben pagar los investigadores
auténticos, cuya labor, sacrificada y silenciosa, con frecuencia sirve de pedestal a
famas más brillantes.
Para quienes, como Barrios Pintos, sólo creen en la férrea voluntad personal
puesta al servicio de una indeclinable vocación, lo que importa es abrir caminos
y desentrañar documentos desconocidos u olvidados. Por eso el fruto de tanto es-
fuerzo debe ser conocido, por lo menos, y esa es la razón mínima pero que tanto
importa a la cultura del país, que justifica esta publicación.

ADOLFO SILVA DELGADO


Director General de la Biblioteca Nacional

·Aníbal Barrios Pintos· 11


Introducción de la primera edición

Este trabajo sobre la historia de la ganadería en el Uruguay debió reali-


zarse condicionado a determinado nivel de redacción -destinado a los estu-
diantes de la Enseñanza Secundaria-, ya una inflexible extensión máxima del
mismo (doscientas páginas formato oficio escritas a máquina).
Fue presentado en el concurso instituído por el Banco de Crédito como
homenaje a la Asociación Rural del Uruguay en su primer centenario. El
jurado integrado por los señores profesores Juan E. Pivel Devoto, que lo
presidió, Adolfo Silva Delgado y el químico industrial Jorge Grünwaldt Ra-
masso, le acordó uno de los dos segundos premios establecidos en las bases
de dicho concurso. 1
Visiblemente el lector percibirá que el plan de la obra contiene una pri-
mera parte de investigación más amplia, hasta la revolución oriental de 1811,
Y otra, en las que he utilizado en su mayoría, en rápido muestreo, fuentes
éditas.
La mayor extensión destinada a la señalada en primer término se justi-
fica por el aporte de documentación original, dado que, a mi entender, es
'. temerario emitir conceptos generalizadores sobre esa extensa y fundamental
etapa de nuestro pasado pecuario, sin tomar conocimiento previamente de
los hechos y de los procesos que los crearon. No es vano dejar aclarado que
en sustitución del material abundantísimo que no desarrollé en la segunda
parte con la extensión y el análisis necesarios, ofrezco en el último capítulo
y en las notas respectivas, una amplia nómina de autores que han tratado
dicho período.
Con sujeción a las bases del concurso incluyo un capítulo referente a la
presencia de la ganadería en la obra de nuestros escritores y artistas.
Cabe precisar que al texto primitivo le adicioné, para actualizarlo, dos
breves adendas, una de ellas bibliográfica. A las notas, presentadas fuera de
, concurso, porque su inclusión excedía el límite de las páginas establecidas
en las bases, considerándolo pertinente, les agregué algunas informaciones
complementarias y el texto de tres documentos.
La misma obra obtuvo un primer premio en el Concurso Literario Muni-
cipal de Montevideo, correspondiente a los años 1970-1971, en la categoría
Biografía e Historia.

Aníbal Barrios Pintos

Las tres obras premiadas, entre doce presentadas al concurso, fueron publicadas con los si-
guientes títulos: ALFREDO R. CASTELLANOS -Breve Historia de la Ganaderia en el Uruguay.
Impresora Rex S. A., Montevideo, octubre de 1973; ANÍBAL BARRIOS PINTOS- Historia de la
Ganadería en el Uruguay, 1574-1971. Biblioteca Nacional-Colección "Nuestra Historia" 1, Ta-
lleres gráficos de la Comunidad del Sur, Montevideo, 1973; MARIO DOTTA, DUANER FREI-
RE, NELSON RODRÍGUEZ- El Uruguay ganadero - Ediciones de la Banda Oriental, 1972.

·Aníbal Barrios Pintos· 13


CAPÍTULO 1

EL ESCENARIO
GEOGRÁFICO

egún datos del Censo de 1968, las tierras dedicadas a la explo-


tación agropecuaria en el país suman 16:533.556 hectáreas, lo
que representa el 93,1 por ciento de la superficie total del te-
1_ rritorio nacional, que abarca 17:750.805 hectáreas. En cuanto
al número de hectáreas por habitante, la República Oriental
del Uruguay presenta una relación que supera la de todos los demás paí-
ses latinoamericanos, con la sola excepción de la República Argentina.
Se estima que la concreción del Proyecto Regional Laguna Merín,
iniciado oficialmente en noviembre de 1965 entre Uruguay y Brasil con
la cooperación de PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el De-
sarrollo) y los servicios ejecutivos de FAO, hará posible el mejoramiento
de la explotación ganadera en alrededor de 4 millones de hectáreas de
pasturas y el riego de otro millón de hectáreas situadas al borde del océa-
no, en zonas que hoy prácticamente sólo sirven de refugio a la fauna
indígena.
El país, situado en una ubicación geográfica de privilegio, entre los
30 y 35 grados de latitud sur, con amplias costas sobre el río de la Plata
y el océano Atlántico, suaves colinas, densa red hidrográfica con bos-
ques ribereños y rinconadas fértiles con abundante tapIZ gramíneo, ca-
racterizado por un régimen de lluvias generalmente sin sobresaltos, sin
montañas, sin selvas, sin desiertos, hecho a la dimensión humana, ofre-
ce excepcionales posibilidades para la ganadería. Las zonas limítrofes-la
mesopotamia argentina y el territorio riograndense- poseen también un
feraz dintorno y quienes las habitan tienen características humanas esen-
cialmente similares a las de los uruguayos.
Nuestro clima complejo, con masas de aire sin barreras, se particulari-
za por sus grandes variaciones y bruscos cambios, que en ocasiones cau-
-
CAPÍTULO 1 EL ESCENARIO GEOGRÁFICO

Superficie total
Grupos Zonas (en miles de % del país
hectáreas)
I - Suelos superficiales 1,2 5.450 32.4
11 - Suelos mal drenados ... 3 850 5.0
111 - Suelos profundos,
texturas medias, subsuelo
4,5,6 4.800 28.5
de permeabilidad lenta,
fertilidad media a baja ...
IV - Suelos profundos,
texturas livianas y 7,8,9 ab 2.520 15.0
fertilidad ..............
La escena representa quehaceres de la estancia primitiva. A la izquierda del lector, el "estaqueo de cueros". V - Suelos profundos,
texturas pesadas y
san sensibles daños a la economía agrícola vista puede extenderse no se ven más pra- algo pesadas con
9c,10,11,12,13 3.180 18.9
e incluso a la pecuaria. Tal es el caso de las deras. No están salpicadas de mil flores co- permeabilidad lenta a
moderada y alta a media
heladas que se forman hacia el final del in- mo en nuestros prados, y no se ve ni un fertilidad ...
vierno y que tienen casi siempre consecuen- solo arbusto, ni siquiera una mata. La hier-
cias nefastas para las corderadas, lo mismo ba alcanza la misma altura que en nuestras
que las lluvias de gran intensidad. praderas secas del centro de Francia; es muy Zona 2- Suelos supeificiales con suelos
La C.I.D.E. ha dividido el país en 13
Son notables los altibajos de la tempera- fina y se compone generalmente de gramí-
zonas desde el punto de vista del manejo y profundos de texturas medias y fertilidad
tura, a veces en un mismo día. neas [... ] En general, las "stipas" son muy
la conservación, mediante la combinación variable.
La media se estima en 17°C, pero se re- comunes. Estas praderas son, ciertamente, Tiene una superficie de 1,9 millones de
de factores tales como fotografía y drenaje,
gistran máximas que alcanzan a 44° en ve- las mejores que he visto desde que estoy en
origen geológico y edad del material ma- Há, aproximadamente elll ,3% del territo-
rano y mínimas de 6° bajo cero en invierno. América [... ] Sólo se ven los bosques que rio nacional. Se extiende como una franja
dre.
Sólo excepcionalmente son sobrepasados bordean algunos arroyos y tienen poca ele- irregular desde Piriápolis hasta la frontera
Estas divisiones son las siguientes (4).
estos valores. (1) vación [... ] No hay árboles en las orillas de con Brasil en Cerro Largo e incluye además
No existe aún en el país una política ade- los arroyos chicos, pero la hierba es de una
Zona 1- Suelos supeificiales con suelos tres áreas serranas menores: la Isla Crista-
cuada y eficaz de regadío que atenúe o eli- extrema frescura. lina de Rivera y las sierras de Aceguá y de
profundos, pesados y fértiles.
mine los efectos nocivos de las sequías pro- En esta época [diciembre de 1820] las
Abarca un área aproximada a los 3,5 Mal Abrigo.
longadas. Sólo se han emprendido esfuerzos praderas tienen el mismo color amarillento
millones de hectáreas, o sea el 21 % del te- Zona 3- Suelos de texturas medias con
individuales. Parecería, ha dicho un técnico de las nuestras, poco tiempo antes de segar-
rritorio del país. Ha sido denominada alti- drenaje imperfecto y pobre
compatriota refiriéndose a la conservación las, pero por todos lados donde hay hume-
I
plano por unos y cuesta por otros, debido Ocupa alrededor de 850.000 Há., va-
del agua, "que aún no se ha hecho concien- dad la hierba es de un verde muy tierno y se
a la inclinación general que presenta hacia le decir algo más del 5% del territorio del
cia de que ésta forma parte decisiva de la encuentran muchas plantas en flor. A pesar
el río Uruguay. país. Forma una franja de tierras que se ex-
riqueza nacional". (2) de no verse ningún cultivo y pocas casas, sin
Abarca gran parte de los departamentos tienden desde el Atlántico hasta el río Ya-
En cuanto a la humedad del aire, su pro- embargo el campo tiene una alegría que en-
de Artigas, Salto y Paysandú principalmen- guarón, bordea la laguna Merín y penetra
medio es de aproximadamente 75%. Ha canta, sin duda debido, en parte, a los tintes
sido considerado como uno de los más sa- del cielo cuyo azul es tan lindo como en el te, y también importantes regiones de Río hasta el oeste en forma irregular, siguiendo
ludables para los seres orgánicos. sur de Europa". (3) Negro y de Durazno. Sus mayores alturas se los valles de los principales ríos de la zona.
presentan en el Este (hasta 300 metros en Zona 4- Suelos con alto riesgo de se-
Con respecto a nuestras tierras, opinaba Hoy se reconocen tres zonas geográficas
Cuchilla de Haedo y Negra) donde existe quía; muy erosionables
así un sagaz naturalista del siglo XIX. Au- estructurales; la penillanura, la llanura y la
una verdadera escarpa que separa esta zona Abarca esta zona de suelos diferenciados
guste de Saint-Hilaire, luego de recorrer el serranía; con respecto al uso y manejo de los
trayecto entre Montevideo y Pavón: "Hasta suelos éstos se clasifican en cinco grupos se- de las tierras arenosas más bajas de Rivera una superficie aproximada de 1,3 millones
y Tacuarembó. de Há., lo que representa alrededor del 8
aquí la región presenta una inmensa llanu- gún los tipos predominantes, que se ofrecen
ra ligeramente ondulada, y hasta donde la en el cuadro situado en la página siguiente.

16 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos' 17


,~
EL ESCENARIO GEOGRÁFICO

Zona 9 - Suelos de poco y mediano es- Zona 11- Suelos algo pesados de per-
pesor, subsuelo de permeabilidad media o meabilidad moderada
lenta: asociados a suelos pesados y fértiles. Se extiende en forma discontinua,
Abarca aproximadamente 1:550.000 principalmente en los departamentos de
Há., lo que representa un 9,2 del territorio Paysandú, Río Negro, Soriano y Colonia;
del país. Se extiende como una franja de ocupa una superficie cercana a las 650.000
tierras de aspecto recortado e irregular en Há., o sea el 3.9% del territorio del país.
el litoral oeste, desde Colonia a Paysandú, Zona 12- Suelos pesados de permeabi-
y se prolonga en forma de islas alargadas en lidad lenta
el centro de Durazno, Trinidad y noroeste Ocupa una superficie aproximada de
de Flores, Sarandí Grande y área de San Ja- 880.000 Há., lo que representa un 5,2%
cinto - Migues. del territorio nacional. Se distribuye prin-
Zona 10 - Suelos algo pesados de per- cipalmente en los departamentos de Artigas
meabilidad moderada y Salto y, en un área menor, en Paysandú.
Ocupa una superficie aproximada de Zona 13- Suelos pesados de permeabi-
930.000 Há., equivalente al 5,5% del terri- lidad muy lenta y algo pesados de per-
torio nacional. Se encuentra sobre el litoral meabilidad moderada
==
Tropa de ganado bovino cruzando el Río Uruguay (De La vie et les moeurs a la Plata, por Emile Daireaux, tomo platense, en los departamentos de Canelo- Abarca una superficie de alrededor de
1I, 2da. edición, París, 1889). nes, San José y Colonia y se ensancha hacia 370.000 Há., un 2.2% del territorio del
el este. país, y se extiende como una franja semicir-
por ciento del territorio nacional. Se ex- Zona 7 - Suelos de gran espesor; sub-
tiende en una faja costera que va desde las suelo de permeabilidad media
sierras de Minas hasta la laguna Negra y Ocupa alrededor de 570.000 Há., lo
hacia el norte entre las zonas 2 y 3 hasta la que representa el 3.4% de la superficie del
frontera con Brasil. país. Se extiende en una franja que com-
Zona 5- Suelos con riesgo de sequía y prende la parte oeste de los departamentos
de erosión alta a media de Rivera y Tacuarembó, más un área me-
Representa el 15.5% del territorio del nor al norte de Melo.
país y abarca un área aproximada de 2.6 Zona 8- Suelos de mediano espesor,
millones de Há. Se encuentra principal- subsuelo de permeabilidad lenta a media
mente en los departamentos de Florida, Esta zona, que los ingenieros agróno-
Flores, Colonia y Soriano. mos Enrique C. Marchesi y Artigas R. Du-
Zona 6- Suelos con riesgo de sequía y rán caracterizan como de suelos profundos
de erosión media de text{¡ras livianas y medias y saturación
Ocupa una superficie aproximada de media de bases, cubre un total de unas
850.000 Há., o sea el 5% del territorio na- 750.000 Há., es decir el 4,5% del territo-
cional. Se extiende en regiones de los de- rio nacional. Comprende un triángulo de
partamentos de Cerro Largo, Rivera y Ta- tierras ubicadas en la unión de los departa-
cuarembó cortadas en dirección este-oeste mentos de Durazno, Tacuarembó y Cerro
por la zona de colinas y sierras de Rivera y Largo, abraza el lago del Rincón del Bone-
las tierras bajas de Zanja Honda, Aceguá, te, y se extiende en agostas franjas por el
etc. Incluye los suelos desarrollados sobre sur del departamento de Durazno y centro
las formaciones de Yaguarí (Teresinha) y de Cerro Largo.
Paso Aguiar (Estrada Nova). Fragmento del plano de la estancia de Francisco de los Santos, en la parte del departamento de Rocha, adya-
cente a la laguna de Navarro o Negra o de Santa Teresa.

18 ·Aníbal Barrios Pintos· 19


CAPÍTUWI EL ESCENARIO GEOGRÁFICO

Foto aérea. de IslaYiscaíno, donde en 1611, hace 400 años, el primer gobernador criollo, Hernando Arias de
Saavedra, mtroduJo ganado vacuno, por primera vez en el actual territorio nacional.

ción de nuestros indígenas en las reduccio- tonio Juárez. Tres lustros después, los por-
nes de "San Francisco de los Olivares de los tugueses instalaron en nuestro territorio la
Charrúas" y "San Antonio de los Chanás" Ciudadela del Sacramento. Pero ya en esa
Peón enlazando. De una estampa inglesa de W. Holland, de 1808. (1626-1628) y en la Doctrina del P. Fran- época el gran protagonista de esta tierra de
cisco de Rivas Gavilán (1662.1665). Sólo cuchillas y valles generosos, sarmentosa de
cular de tierras a ambos lados del Yaguarí, numentos más sobresalientes. El fabuloso
subsistía la reducción de Santo Domingo ríos y arroyos, era el ganado.
al sur de la Isla Cristalina de Rivera. En el Potosí, de cuyas entrañas la sangre indíge-
Soriano, fundada hacia 1664 por Fr. An-
Caraguatá toma su dirección hacia Fraile na había hecho brotar torrentes de plata,
Muerto y de ahí hasta la Cañada de los Bu- estaba agotando sus vetas más ricas y ex-
rros. tinguiendo su cruel alimento. Los ingenios
"Dos siglos de vida colonial tenía ya el azucareros del nordeste brasileño, que en
Nuevo Mundo. Estaban fundados la casi su apogeo habían sido la empresa agrícola
totalidad de los que son hoy sus princi- más brillante de todas las épocas, ya inicia-
pales centros urbanos", señala con acierto ban su ocaso".
Luis C. Benvenuto. (5) "En algunos, como ''A todo esto, sin embargo, las solitarias
México y Lima, donde residían suntuosas pradera~ del Uruguay, aún no habían me-
cortes vicerreales, el esplendor y el estilo de recido de España ni un pañuelo de rústicos
vida de las aristocracias del lugar, llenaban colonos".
de asombro a los viajeros europeos [ ... ] Ya Por distintas razones que no es del caso
se contaban por millares los doctores y ba- analizar aquí- pero especialmente por no
chilleres graduados en universidades ame- haber contado con ganado bovino como
ricanas que tenían más de un siglo de vi- lo tuvieron en su fundación Corrientes y
da; varios eran los hijos del continente que Santa Fé, y, en su repoblación, Buenos Ai-
figuraban entre los grandes de la poesía y res-, los intentos pobladores españoles en
el teatro españoles, la arquitectura colonial San Juan (1542) yen San Salvador (1574-
ya tenía en su haber algunos de sus mo- 1577) fracasaron, al igual que la evangeliza-

20 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 21


r 1'-
1,

CAPÍTULO II

ORÍGENES DE
I LA PECUARIA
I NACIONAL

1. LOS PRIMEROS QUE APRECIARON LA CALIDAD


GANADERA DE NUESTRAS TIERRAS

n expedicionario de Álvar Núñez Cabeza de Vaca lla-


mado Jaime Rasquin (según Gómez Nadal su verdadero
nombre era Jaume Rasquí), uno de los primeros veinte
conquistadores que regresaron a España desconformes
con la repartición de tierras realizada por el gobernador
Martínez de Irala, fue quien adelantándose en varias décadas a Hernan-
do Arias de Saavedra, tuvo la penetrante visión del destino pecuario de
nuestro territorio.
El memorial que elevara al rey en 1559, con posterioridad a la firma de
la capitulación que lo instituía gobernador del Río de la Plata, subrayaba
que debía poblarse San Gabriel, puerto en aquel entonces de los barcos
de ultramar que llegaban al Río de la Plata, y ser socorridos sus poblado-
res "de bastimentos y ganados y de caval/os por ser la tierra raza.': Agregaba
Rasquin que hay en "dha provincia tantos campos y dehesas que tendría por
imposible henchirlas de ganados en doscientos años': (6)
Tiempo después, el 14 de abril de 1573, el capitán Martín de Orue
se dirigía desde Asunción al monarca español, sugiriéndole la fundación
de dos pueblos: uno en San Salvador, donde había tenido su asiento
Caboto, y otro en Sancti Spiritu, sede de su fortaleza. Agregaba Orue
que desde el Río de la Plata hasta Asunción se extendía ''tierra la mas
1,
-
CAPÍTULO 11

aparejada de lo descubierto para la crianza que siguieran su derrota por la costa orien-
de los ganados y todo lo demás que en España tal del Uruguay rumbo a cierto paraje fron-
se cría': (7) tero del puerto de Buenos Aires (presumi-
El ataque del pirata David al puerto blemente en la zona de la actual ciudad de
de Buenos Aires en marzo de 1697, que Colonia) y con dos de estos soldados regre-
ocasionó la pérdida de un barco y el robo só a Santa Fe, ''desandando en sólo dos días
de miles de pesos, impulsó al gobernador las 50 leguas que había andado en muchos
Hernando Arias de Saavedra a efectuar una y allí estuve solo tres días en mi casa dando
exploración a la que él llamó Banda de los orden en lo necesario':
charrúas, con el propósito de levantar una Luego se dirigió a Buenos Aires, a lo lar-
población en el paraje de Montevideo pa- go de seis días de viaje.
ra que, según sus propias palabras, ''de allí Habiendo llegado a conocimiento del
se nos pueda dar aviso por mar y tierra si se gobernador que su gente le esperaba en el
.1. descubrieren algunas velas de enemigos que es lugar señalado, partió de Buenos Aires ha-
más corto el venir por aquella Banda que por cia tierras colonienses.
otra': Deduce Azarola Gil, basándose en de-
Por una correspondencia de fecha 2 de claraciones formuladas por Pedro Payva el
junio de 1608 elevada al rey Felipe III sabe- 5 de junio de 1635 en Buenos Aires, que
mos que dicha "correduría y descubrimien- fueron 110 los expedicionarios. En dicha
to" se realizó por los meses de noviembre y oportunidad dijo este integrante de la ex-
diciembre de 1607. Un mes después Her- pedición, que Hernandarias arribó a tierra
nandarias ofrece detalles más amplios de la uruguaya con 40 hombres de regreso. Se-
marcha expedicionaria. (8) rían en realidad 108 pues, como ya hemos Monumento en Montevideo de homenaje a Hemandarias, introductor de la ganadería en el Uruguay, obra del
De Buenos Aires había llegado a Santa dicho, dos de los 70 primeros regresaron a escultor Antonio Pena.

Fe (la primitiva Santa Fe) situada en la ban- Santa Fe, acompañando a Hernandarias.
da sudoeste del río de los Quiloazas), des- En la campaña de exploración por la todo genero de ganados y de muchos arroyos y hijas de los conquistadores establecidos en
de donde partió con 70 soldados hacia el costa platense septentrional, Hernandarias quebradas y riachuelos cercanos unos de otros Asunción, quienes como dote seguramente
Uruguaya través del territorio entrerriano, llegó hasta la desembocadura del río San- y de mucha leña y madera de gran comodidad las darían 'suma de ganados".
1 "
por tierras aún desconocidas por el hombre ta Lucía y desde allí ordenó la persecución para edificios y estancias en que se criaran Refiriéndose a este augural proyecto de
blanco. En esa marcha encontró ganado de un grupo de unos trescientos charrúas gran suma de ganados y para hacer molinos colonización agropecuaria dice Azarola Gil
vacuno a más de 10 leguas de su estancia que días antes se encontraban en ese lugar que es lo que aquí falta y todo con tan gran que él solo bastaría para que Hernandarias
de la Cruz, situada en lugar frontero a San- y que habían huído al enterarse de su pre- comodidad que se puede embarcar desde las afirmase ante la historia su personalidad de
ta Fe. sencia en nuestra tierra, abandonando a un propias estancias a bordo de los navíos gran estadista.
Se utilizaron en la travesía 20 carretas y español que tenían cautivo. suma de corambre y otros frutos de la tierra La sugestión de Hernandarias en el sen-
canoas para cruzar el río Uruguay, que se- Modificando su ruta el infatigable Her- que se daran en grande abundancia': tido de levantar una población en nuestro
gún Hernandarias eran bajeles (balsas) que nandarias partió en seguimiento de dichos Esta es la primera y profética descrip- territorio atrajo la atención del rey, quien
usaban los naturales a esos efectos. indígenas que encontró y castigó seis días ción de nuestra tierra interior. se dirigió con fecha 10 de noviembre de
Dado que Santa Fe estaba situada casi después en el Salto del Uruguay, quizá el Agregaba Hernandarias que era ''muy 1608 al virrey del Perú, marqués de Montes
en el mismo paralelo que el Salto Chico del Salto Grande. próspera y de mucho provecho", estiman- Claros, requiriéndole un informe sobre la
Uruguay, es probable que el cruce se haya En su carta dirigida al rey decía Hernan- do que sería de conveniencia el envío de conveniencia de poblar la Banda del Norte
efectuado por algún paso de esa zona. darias que al volver "por la tierra biendola castellanos solteros, familiarizados con la del Río de la Plata, Bia¡;:a y Santa Catalina,
A cargo de sus capitanes dejó Hernan- toda", observó que en ella 'se da todo con actividad agrícola y la crianza de ganados, según se ordenara, en tiempos anteriores, a
darias a los soldados de su expedición para gran abundancia y fertilidad y buena para para que formaran aquí sus hogares con las Jaime Rasquin. (9)

24 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos- 25


CAPÍTULO 11 ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

No ha llegado a nuestro conocimiento marchó nuevamente Garay desde Asun- donde abundaban-, fueron caballos "ente- No sólo llegaban hasta la reducción
que Marín Negrón, que sustituyera en su ción con soldados y caballos, algunos de ros" los que trajera Garay de Santa Fe. La de Yapeyú los charrúas, sino que también
cargo a Hernandarias en mayo de 1609, se los cuales quedarían en Santa Fe. "Oyacaba circunstancia de que por largo tiempo no atravesaban en sus correrías el territorio en-
interesara por el proyecto de su antecesor. de salir escribe el factor Dorantes al Rey, el existieran poblaciones en la banda septen- trerriano.
socorro que a San Salvador y a Santa fee se trional del Río de la Plata ni en la oriental Refierre Agustín Zapata Gollan que el
embia con el capitán Juan de Garay de gente del Uruguay, hace difícil la búsqueda de las capitán Juan Gómez Recio, alcalde ordina-
2. LA LLEGADA DEL GANADO bastimentos y cavallos dios les encamine envia correspondientes probanzas documentales, rio de Santa Fe, se presentó el 15 de di-
EQUINO tambien por tierra a Santa fee cavallos". (ll) por la escasez de información. Pero el he- ciembre de 1650 al Cabildo, solicitándoles
Según el testimonio de los oficiales cho de que trescientos indígenas cuyo ha- licencia para ausentarse a la "otra banda"
Razones de carácter bélico determinaron reales contador Eyzaguirre y tesorero Ola- bitat se encontraba en la zona de Santa Lu- [del Paran á] con el fin de defender perso-
la llegada de caballos a campos uruguayos, berriaga, en momentos de deshabitarse la cía, lo abandonaron precipitadamente ante nalmente sus estancias amenazadas por un
con una anticipación de treinta y siete años ciudad Zaratina de San Salvador, el 20 de la presencia de Hernadarias en 1607, y que indio llamado Machado, ''caudillo princi-
a la introducción del bovino. julio de 1577, poseían sus pobladores "bas- éste recién diera con ellos en el Salto del pal de los indios charrúas", que capitaneaba
11

.1 Fue en mayo de 1574 cuando el esforza- timentos con que sustentar- buenas chácaras Uruguay luego de seis días de persecución, una indiada numerosa, con la que también
do y brillante vizcaíno Juan de Garay llegó de trigo, maíz, y frijoles y hortalizas de todas permite deducir - mientras no aparezcan iban españoles, que le arreaban sus vacas y
por el río Paraná en siete balsas con treinta legumbres mucha caza de venados y perdices- pruebas en contrario- que en la época dis- caballos. Este indio Machado era la ame-
pobladores de la recién fundada Santa Fe que mataban cabras y puercos para criar ca- ponían de caballos, y que uno de los "cas- naza más seria y frecuente de los estancie-
- jóvenes "mancebos de la tierra" en su ma- ballos para correr la tierra los cuales dejaron tigos" que Hernandarias les infligiera haya ros santafecinos que tenían sus campos en
yoría y algún viejo soldado español-, veinte allá y finalmente gran pesquería de mucho sido la privación de tan eficaz elemento de la actual zona .de Entre Ríos, de donde les
pescado ". (12) transporte y de guerra. (13) robaba las haciendas, ''que es el principal
o veintiún caballos y pertrechos de guerra,
en auxilio de los expedicionarios del ade- Años antes, en 1541, en la conocida En la documentación correspondien- fundamento", dice el acta del Cabildo, 'a
lantado Juan Ortiz de Zárate, que se en- Relación del gobernador Domingo Martí- te a nuestras primeras reducciones no se que suele y acostumbra moverse e invadir las
contraban refugiados en la isla de Martín nez de Irala, se encuentra el testimonio del menciona la existencia de caballos entre dichas estancias". (16)
García por temor a un muy posible ataque primer lanzamiento de ganado porcino en nuestros indígenas, pero no hay ninguna y en 1662, desde la reducción de indios
de los charrúas. (10) nuestro actual territorio nacional: un puer- duda de que en 1636 los charrúas los po- guaraníes San Miguel del Río Negro, su
Estos primeros équidos, que cabe presu- co y una puerca dejada "para casta" en una seían. La Carta Anua del P. Pedro Romero doctrinante Fr. Francisco de Ribas Gavi-
I
1
mir llegaron a tierras del extremo norte del de las islas de San Gabriel. de 3 de abril de ese año dice textualmente lán expresa que en un arroyo cercano tiene
departamento de Colonia, o menos proba- Los españoles de San Salvador tuvieron lo siguiente, en relación con el fragmento "puesto canoas y cavallos para la provisión de
blemente del sur de Soriano, luego de un pues cabras - más de cuarenta años antes glosado por Aurélio Porto: "los charrúas es- carnes". (17)
naufragio que describiera en crónica rima- de que Hernandarias las introdujera en tá passando los caballos [por las aguas del Los guanoás o guenoas, que luego los
da el clérigo extremeño Martín del Barco nuestro territorio isleño- y cerdos, y, lo que Uruguay, al sur de Yapeyú] y ejercitándose españoles de Santa Fe y Buenos Aires lla-
Centenera, tenían origen asunceno, aunque es mucho más importante, nuestros indí- pa dar sobre los Yaros, por q. e acia poco q. e maron minuanes, poseían también vacunos
fueron traídos desde Santa Fe. Señalamos, genas, al ser abandonada esta población, avia muerto dos hijos del caciq. e de los Cha- y caballadas en su extenso habitat, que se
pues, que fueron caballos nacidos en tierra contaron desde ese momento con caballos, rruas y otros cinco indios y q.e assi seq.eria extendía en la banda oriental del Uruguay
poderosos instrumento de guerra que ace- vengar'~ (14) entre Santa Catalina y el Río de la Plata.
americana. Quizá algunos de ellos fueran
originarios de los 26 caballos y yeguas con leraría además su movilidad. A su vez, en un informe del gobernador Varios documentos de la época de la
los cuales hizo su entrada en Asunción, el No hemos podido confirmar hasta el del Río de la Plata Pedro Esteban Dávila Ciudadela del Sacramento (año 1680) se-
11 de marzo de 1542, el adelantado Álvar momento si con los caballos que quedaron dirigido al rey de España, de fecha poste- ñalan la existencia entre los portugueses
Núñez Cabeza de Vaca. en poder de los indígenas éstos procuraron, rior a 1634 y anterior a diciembre de 1637, de 7 caballos, número exiguo que quedó
Otra remesa de caballos partió de Asun- cruzando el Uruguay, las yeguas necesarias refiriéndose a los indígenas de la provincia reducido a 6, por haber capturado uno los
ción el 15 de marzo de 1575 con destino para el procreo. Lógico además es de supo- del Paraguay se atestigua que ''tienen Cava- indígenas de la reducción de Santo Do-
a San Salvador. Habiendo reclamado ayu- ner que, dada la escasez de equinos en la llos así de los que han resgatado y resgatan de mingo Soriano; de 26 traídos por Cristó-
da Ortiz de Zárate, con el fin de socorrerle época en estas tierras - no así en el Paraguay los charruas, sus circunvecinos". (15) bal de León, enviado desde Buenos Aires

26 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos' 27


CAPÍTUWII ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

a reconocer la fortaleza; de 300 que debió ocho en ocho leguas hasta Montevideo pre- La documentación someramente ex- y una sola voluntad en vez de dos. Que el
traer desde Santa Fe al asedio, el maestre de viniendo y vigilando entrada de enemigos al puesta confirma que nuestros indígenas gaucho no huirá, porque adivina, porque
acampo Antonio Vera Mujica y, especial- Río de la Plata". fueron los primeros que dispusieron de comprende, porque sabe que su vergüenza
mente, más de 4.000 caballos que llegaron Agrega dicho autor que debieron salir ganado equino, contrariando así la tesis de sería la de su amo, y si su amo y amigo su-
con los guaraníes. Entre el 18 Y el 20 de dos compañías de caballería española y Emilio A. Coni en su obra "El gaucho", "de cumbe en la lucha, sucumbirá con él, mo-
julio éstos vendieron 34 a los portugueses. 200 indios misioneros para ahuyentar a los que los primeros centauros uruguayos no rirá después que él".
Cuatro mil indios de pelea, con caballos y charrúas. fueron charrúas o minuanes por faltarles
mulas, regresarán en 1704 al nuevo cerco Poco tiempo después, nuestros indíge- caballos".
de la Colonia. Al pasarse revista general nas se apoderarían de más de 300 caballos El caballo culminará su destino en el 3. EL GANADO BOVINO
el 11 de octubre de ese año, las tropas de que habían sido traídos de Santa Fe y que territorio nacional, auxiliando a los jinetes
11
Buenos Aires y Santa Fe tenían 1.1.53 ca- quedaron en la reducción de Santo Do- criollos en la formación de nuestra Patria En 1929 el historiador argentino Emilio
ballos y 969 mulas. El total de la caballada mingo Soriano, luego de concluido el sitio y constituyéndose en elemento esencial de A. Coni reveló un documento iniciado en
se estimó en unos 6.000 animales. El 20 de la Colonia (1705). (21) los trabajos del campo. Santa Fe en marzo de 1728 por un bisnieto
1I de febrero del año siguiente asaltaron los Los ataques de guenoas, charrúas, yarós En su obra "Caballos de América" (Bue- de Hernando Arias de Saavedra y vecino de
charrúas varios puestos misioneros, lleván- y bohanes a los pueblos misioneros de La nos Aires, 1945) Ángel Cabrera inserta en dicha ciudad, Fernando Arias de Cabrera. (26)
doles 400 caballos. (18) Cruz y Yapeyú y a los tapes de las vaque- versión española la descripción del caballo El hallazgo de dicho documento per-
Cuando sertanistas portugueses ataca- rías, ocasionaron el aumento del caudal criollo hecha por el artista francés Santiago mitió esclarecer quien fue el inspirador y
ron una toldería guenoa en la ensenada de de sus cabalgaduras, que luego vendían en Arago, dibujante de la expedición del capi- principal promotor de la introducción del
Maldonado, en mayo de 1688, se apode- gran parte a los portugueses de la Colonia. tán Freycinet, que visitara Montevideo en ganado vacuno en el Uruguay.
raron de más de 1000 caballos 'con cría de En 1717 tenían éstos unos 500 caballos 1820. Da idea de la impresión que el equi- La transcripción íntegra de sus partes
,1 yeguas y muchas más", que seguidamente en un pequeño establecimiento situado a no criollo producía a un europeo - como vitales disipará otras interpretaciones dadas
1
,
1
' 1
fueron recuperados por los indígenas. Ese dos leguas de la plaza, en el mismo lugar bien lo advierte Cabrera-o En tiempos en por algunos autores.
'1
mismo año, para mantener la guardia espa- de una estancia portuguesa establecida an- que la raza se conservaba en su pureza.
l' ñola de San Juan, los doctrinantes e indios teriormente. (22) "El caballo del gaucho-escribe Arago- es a} Los lanzamientos de Hemandarias
1: 1 misioneros le donarán 250 caballos. Allle- El caballo adquirirá una importancia pequeño y flaco como su patrón, pero, co-
gar a la isla de Maldonado el 29 de marzo mayor en nuestro territorio a partir de mo él es todo nervios, todo vigor, y sus ojos Ell2 de julio de 1628 se presentaba ante
:: 1I '
jlll de 1691, el gobernador Robles encontrará 1715, luego de la llegada de los faeneros. despiden fuego, lo mismo que sus ollares. el alcalde ordinario capitán Pedro Sánchez
II¡
en la tierra firme 'cantidad de lindos bueyes, Ya a mediados de mayo de 1717 se calcula- El corcel del gaucho se impregna de la na- Garzón en la ciudad de la Trinidad, puer-
1,
I 1
vacas, terneros y caballos", según refiere el P. ba que en faenas de sebo y grasa se encon- turaleza de quien lo ha domado; obedece to de Buenos Aires, quien fuera el primer
Antonio Sepp. (19) traban más de 400 santafesinos y porteños como un esclavo a su espuela, a su mano, gobernador criollo y capitán general de la
Es de recordar que en la famosa bata- que contaban con unos 2.000 caballos, ha- a su palabra, porque recuerda su último Provincia del Río de la Plata y Paraguay,
lla del Yí los indios misioneros tomaron a ciendo recogidas de ganado. (23) día de libertad y sus varios esfuerzos para alegando ser de su propiedad los multípli-
los indígenas confederados su caballada y Ese mismo año, el 19 de abril, el capitán reconquistarla. Nada mata al coraje como cos del ganado vacuno y cabras que dejara
mulas, en un número superior a 2.000 ca- Juan Hidalgo observará en la ensenada de una derrota. Pero el caballo del gaucho no años atrás en la tierra firme de San Gabriel
bezas. (20) Montevideo que los indígenas que presta- es uno de esos esclavos dóciles, embruteci- e islas de Martín García y San Gabriel.
Apunta Riverós Tula que durante el se- ban ayuda al corsario francés Juan David dos, que se encorvan y se callan cuando se Hernandarias plantea tal reivindicación al
gundo asedio a la Colonia, en 1705, los en sus operaciones clandestinas de coram- les ordena callar o encorvarse; uno de ~sos tener noticia de que varios vecinos de Bue-
portugueses consiguieron comunicarse con bre, tenían cerca de cincuenta caballos. (24) seres privados de voluntad para el hábito nos Aires aspiraban también a formalizar
los charrúas, ''sus aliados y el 20 de febrero Un año después, en 1718, el goberna- de la servidumbre y de las cadenas, pres- ese derecho. El testimonio de Hernanda-
asaltaron éstos varios puestos de los indios mi- dor de la Colonia del Sacramento Manuel to a todo, y principalmente a la bajeza, el rias quedó así formulado: (27)
sioneros robándoles 400 caballos, matándoles Gomes Barbosa consiguió de los minuanes envilecimiento. No, el caballo que lleva el habrá diez y siete años poco más o me-
ce•••

gentes y aún hostilizando guardias españolas caballos y yeguas, con los que montó dos gaucho es sobre todo el amigo de aquel a nos en nombre de su Majestad, siendo Gober-
de las que escalonadas cubrían la costa de compañías de caballerías. (25) quien lleva. Son dos fuerzas en vez de una, nador de esta provincia Diego Marín Negrón

28 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 29 ,1


'1
~I '
-
¡'

'11" !
CAPÍTUWII ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

me hizo merced de dos Islas en el río del Uru- corrientes de la confluencia y bifurcación
guay arriba de San Salvador enfrente del río del Uruguay, hasta barar en los remansos
Negro cercadas de agua y en el mismo tiempo que precipitaban y forman los arroyos de
eché en una isla de ellas cantidad de ganado Víboras y Santo Domingo amurallados por
vacuno y habrá diez años eché cincuenta ca- la Isla de Solís en la boca de un arroyo que
bezas mas hembras y cantidad de cabras que desde entonces había de llamarse y se llama
traje de Córdoba de Tucumán que fue la pos- hoy de las Vacas, correspondiendo provi-
trera vez que fui Gobernador de esta Provin- dencialmente su zona a una de las más pas-
cia y los títulos que tenía de las dhas Islas me turales y más ricas de todo este territorio".
los hurtaron con otros papeles de importancia
y en este mismo tiempo eché en la tierra firme b) Versiones de los testigos
de la Isla de San Gabriel en este rio seis o siete
leguas de esta Ciudad otras cincuenta vacas Presentándose como testigo ante el al-
I con cuatro toros el cual dicho ganado que así calde Sánchez Garzón, el capitán Pedro
he echado en dichas Islas como en tierra firme Gutiérrez, vecino de Buenos Aires y com-
son míos y sus multiplicos sin que otra persona padre de Hernandarias, atestiguó que éste
1,
: 1,1
ninguna hasta hoy hallan puesto ni echado había enviado, unos diez y seis años atrás,
otro ninguno por ninguna manera y estado una barca suya a buscar cañas y que en ella
en posesión y propiedad de ello y de las dichas vio embarcar unas terneras que Hernanda-
islas y para que en todo tiempo conste... ". rias había ordenado las echasen en señal de
Es de advertir que Emilio Coni al trans- posesión de las islas situadas en la boca del
~ .
Cabeza de un toro. muerto por integrantes de la expedición inglesa de! buque de la Marina Real MARWICK,
cribir el documento hace decir a Hernan- río Negro. Agregó que n 1617 el mismo en la zona de Castillos (en e! actual departamento de Rocha), e! 12 de junio de 1715.
darias ''eché en la tierra firme de la Isla de gobernador envió a dichas islas, ''cincuen-
las islas de San Gabriel y Martín García, en aquel tiempo en el Salado Grande por
1 '

San Gabriel otras cincuenta vacas", etc., ta terneras hembras y machos en una barca iI
omitiendo palabras -descontamos que in- y otras cincuenta cabezas poco mas o menos ganado éste que complementaba el que mano de Bartolomé Caro y García Dor".
advertidamente- que alteraron el concepto mandó echar en tierra firme frontero de las Hernandarias había ordenado lanzar en Hernandarias, que luego se trasladó a
de la frase. Islas de San Gabriel [es decir en la zona de tierra firme, y que dicho gobernador había Buenos Aires, ordenó a Maciel y a Mateo
Cabe recordar la imaginaria descripción la actual ciudad de Colonia]' que por to- encargado a los charrúas que no lo matasen de Montserrate que trajesen al Riachue-
r! Irj de Domingo Ordoñana inserta en una de das son cien cabezas las cuales trajo de esta porque "los echaban para que se multipli- lo dicho ganado, junto con los suyos que
sus conferencias sociales y económicas, ciudad por orden de dicho Gobernador Her- casen". arreaban, el que fue embarcado en balsas,
sobre el trayecto seguido en el segundo nandarias de Saavedra, Melchor Maciel de Otro testigo, Melchor Maciel, aporta por su cuenta, con algunos toros, para se
lanzamiento ordenado por Hernandarias,- la estancia de dicho Gobernador como todo es detalles sobre el derrotero seguido por el multiplicase en la llamada "tierra firme de
incluye también dos manadas de yeguas-, público y notorio ... " ganado: dice que el año 1616 o 1617, vi- los charrúas". Agregó Melchor Maciel en
que hasta estos días contribuye a enturbiar Esta constancia documental del capitán niendo para Buenos Aires desde la ciudad su deposición que se echaron las cabras con
la verdad histórica: "Las hangadas salieron Pedro Gutiérrez, resta validez a la tesis de de Santa Fe, emplazada en la época sobre dos machos en las islas de San Gabriel y
de Zárate dirigidas por el paraguayo An- Buenaventura Caviglia (h.), de que el se- las barrancas de la actual Cayastá, el go- Martín García.
tonio Salinas y siguiendo la navegación de gundo lote de bovinos habría sido desem- bernador Hernandarias que estaba en esta Otro de los testigos, Cristóbal Nava-
descenso del Delta del Paran á inferior, lle- barcado en la margen derecha de la desem- última ciudad, "mandó entregar en su es- rro, dijo que sabía que se embarcaron los
garon a la boca del Guazú o sean cabeceras bocadura del San Salvador. (28) tancia cien terneras de años para arriba y ganados y las cabras en ''el riachuelo de los
del Río de la Plata, que forman ángulo y El capitán Gonzalo de Caravajal, tam- unas pocas cabras hasta una docena poco navíos': de Buenos Aires, siendo público que
seno inmenso con las Puntas Gordas, con bién vecino de Buenos Aires y compadre mas o menos las cuales se le entregaron en están hasta el día de hoy en las partes que
Martín Chico y Martín García, de donde de Hernandarias, agregó que había llevado la estancia del dicho Gobernador que era fueron echados".
fueron arrastrados por las remolineadoras cabras en un navío, en 1617, dejándolas en

30 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 31


1--

1I
CAPÍTULO 11 ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

El alférez Juan Gutiérrez de Umanes ex- El propio Hernandarias, al finalizar su .. r ___ o

presó que estuvo presente cuando por dos escrito, en agosto de 1628, ante el alcalde (. ( l.==.-. __
veces se embarcó en una barca cantidad de
ganado vacuno para llevarlo a la banda sep-
ordinario de Buenos Aires, intenta reivin-
dicar únicamente ''el ganado vacuno que es-
)
)
-
)~- f (
( '. c... :/
___ --.-
J-":':--- - .

tentrional del Río de la Plata y que las ca- tá en la otra banda de este río tierra firme y
bras se habían traído de la estancia de BIas las cabras de las Islas de Martín García y San
de Mora. Dijo recordar que Hernandarias Gabriel", sin referirse al que enviara a la isla
también ordenó echar dos venadillos que del Vizcaíno.
su padre, el capitán Pedro Gutiérrez, lugar- El 18 de ese mismo mes y año el prego-
teniente de dicho gobernador, tenía en su nero público Diego Ribero, en la plaza de

'~--.'ij~===-
casa. la ciudad de la Trinidad puerto de Buenos
.;= . .-
Por último se presentó un testigo que
brindó importantes declaraciones: fray
Pedro Gutiérrez, de la orden de San Fran-
Aires, a altas voces, estando presente mu-
chas personas y testigos, dio noticia a los
vecinos Joan de Tapia de Bargas, Lorenzo
de Lara, Pedro Sánchez Garzón, Domingo
- - - --
--::-
-- -=
~~-----------~~~-.~--~---
-
cisco, quien presenció el embarque de los Escena de caza, a tiros de mosquetes, de un toro "de gran fuerza y ferocidad" en la zona de Castillos, en junio
ganados ... " y después que tomó el hábito Gribeo y Pedro de Salas, para que iniciaran de 1715, en la época que, según William Taller, las llanuras de ese paraje "estaban llenas de ganado, pero la mayor
parte toros muy bravos, grandes y carnosos, pero no gordos. "
,'
de San Francisco y ordenó de sacerdote fue su alegato en caso de pretender derechos a
: : 111;
1
este testigo a la otra banda de este río en los multíplicos de dicho ganado. los ganados en el Uruguay", pretensión que blemente en la isla del Vizcaíno y otras 50
I tierras de los charrúas por Doctrinante de Ese mismo día fueron notificados por fuera impugnada por el P. 1homas Verle, terneras, "de un año para arriba" como las
I
los dichos Indios y vio en la dicha tierra escribano público el capitán Pedro Sánchez procurador general de Misiones. Este plei- anteriores, con cuatro toros, en la zona de
firme mucha cantidad de ganado vacuno Garzón, alcalde ordinario de la ciudad, y to quedó también inconcluso en julio de la actual ciudad de Colonia. Este ganado
que había multiplicado yen la Isla del Río su mujer Francisca Ximénez, quienes dije- 1735, ante el fallecimiento de Fernando procedía de la estancia de Hernandarias si-
Negro y de este ganado vacuno de la di- ron que por el año 1616 "Gobernando este Arias de Cabrera. Como advierte Coni, "el tuada en Salado Grande.
cha isla siendo tal Doctrinante se sustentó Puerto" Hernando Arias de Saavedra, por asunto ya había perdido gran parte de su Otros vecinos de Buenos Aires adujeron,
el tiempo de dos años que asistió por tal mandato suyo, dicha Francisca Ximénez interés, pues ya quedaba muy poco ganado en oportunidad del pleito citado, haberle
Doctrinante y es público que el dicho Go- le entregó tres reses vacunas para llevar a silvestre" . entregado a Hernandarias algunos vacunos
bernador tiene cantidad de Ganado de ca- la tierra de los charrúas, por cuyo motivo para llevarlos a nuestro territorio: Francisca
bras que mandó echar en la Isla de Martín tenían derecho al ganado que hubiese de c) Recapitulación Ximenez, tres reses, Pedro de Salas y el ca-
García y las vio en la dicha Isla". multíplico. pitán Joan de Tapia de Bargas, también tres
Lo expuesto por fray Pedro Gutiérrez Pedro de Salas yel capitán Juan de Tapia La aurora de la ganadería bovina nacio- cada uno, y Lorenzo de Lara, dos reses.
permite deducir que los vacunos enviados a de Bargas confirmaron también que por nal da comienzo al ordenar Hernandarias En cuanto al ganado caprino, proceden-
la isla llamada, tiempo después, del Vizcaí- orden de Hernandarias se les tomaron tres la introducción de terneras en 1611 (según te del establecimiento del vecino de Cór-
no, se extinguieron en breve tiempo. De- reses vacunas a cada uno "para echar en la el capitán Pedro Gutiérrez en 1612) en te- doba BIas de Mora, fueron unas doce ca-
ben de haber servido de sustento no sólo tierra firme de los charrúas"; finalmente, el rritorio isleño nacional, en señal de pose- bras y dos chivos los que se dejaron para su
i'I
al doctrinante franciscano durante los dos 28 de agosto, Lorenzo de Lara expresó que sión de las actuales islas del Vizcaíno y de multiplicación en las islas de San Gabriel
años que permaneció evangelizando, sino en aquella oportunidad también le fueron Lobos. y Martín García, junto con dos venadillos
también, aunque no lo dice el documento, tomadas dos reses. En 1618 (según otros testimonios, en del capitán Pedro Gutiérrez.
a los indios cristianos de la reducción a su El expediente queda trunco aquí; fue 1616 o 1617) se efectuó, también por
cargo. Fray Gutiérrez fue el religioso "len- agregado al que inició en 1728, un siglo disposición suya, una segunda introduc- d) Procedencia del primer ganado bovino
guaraz en las lenguas generales de dichos después, el santafesino Fernando Arias de ción, esta vez con el destino concreto de
indios" que acompañó en 1625 a fray Juan Cabrera contra el Cabildo de Buenos Aires su multiplicación. En esta oportunidad se En un trabajo sobre los orígenes de la
de Vergara en su riesgosa misión de conver- y la Compañía de Jesús "sobre derecho a dejaron, luego de un primer viaje en balsa, ganadería en Corrientes, Raúl de Labougle
sión y pacificación de charrúas y chanaes. las Islas de Martín García y San Gabriel y a "50 terneras hembras y machos", presumi- ha puesto de manifiesto que los ganados

32 ·Historia de la Ganadería· ·Aníh~1 R:lrrio< Pinto<.


11

CAPÍTULOIl ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

existentes al ser fundada la ciudad en 1588 do por Díaz de Guzmán. Uno de ellos es tilla y quatro mil ovejas de Castilla y hasta de Zárate, remitió Garay desde Santiago
(1.500 cabezas de vacunos) fueron traídos una carta del 30 de junio de 1553, en la quinientas cabras y más trescientas yeguas y varias partidas de vacas, según carta del
por Hernandarias de Saavedra, aunque no que el capitán Juan de Salazar y Espinosa caballos para la conquista, población y de- gobernador Abreu al virrey Toledo. Poste-
eran de su propiedad, sino del capitán Alon- (de la expedición de Sanabria comandada fensa de la tierra, conquistadores y pobladores riormente, afirma Coni, existen referencias
1I so de Vera y Aragón. El hijo de éste, Juan de por doña Mencia Calderón, abuela de Her- della". (33) de que Córdoba continúa proveyendo de
~:
ni Torres de Vera y Aragón, cuarto adelantado nandarias, en la que llegaron los hermanos Un año antes de firmada dicha capitula- ganados a Santa Fe. Zapata Gollan incluye
~: del Río de la Plata, con fecha 25 de enero Goes) comunicaba desde la costa del Brasil ción Felipe de Cáceres salió del Perú y lle- documentalmente al capitán Cristóbal de
,,1111
~ 1 de dicho año, designó a Hernandarias para que habían llegado castellanos provenientes gó a Asunción en diciembre de 1568 con Arévalo entre los primeros vecinos que fue-
que los condujera desde Asunción al lugar de Asunción con el propósito de comprar una gran cantidad de ganado que reforzó ron a Córdoba para traer ganado vacuno,
elegido como asiento de la nueva ciudad. vacas con "cantidad de piezas de oro y plata la existencia paraguaya, lo que provocó el "con la correspondiente tropilla de yegua-
(29) Este ganado a su vez provenía del que labradas, tomadas a los indios y provenien- descenso de los precios. rizos destinada a su arreo".
poseía el adelantado Juan Ortiz de Zárate, tes del Perú", ante lo cual el gobernador les En cuanto al ganado llegado a Santa Fe Estos bovinos, también de origen zara-
propietario de estancias en la región de las manifestó "que sin licencia del rey de Por- en su fundación (1573), tuvo también ori- tino, habrían llegado por distinto rumbo,
11 Charcas y el Valle de Tarija. Su lugartenien- tugal no se sacaban vacas". (31) gen zaratino. Poco tiempo después, comi- traídos inicialmente, según Roberto Levi-
J'I': I te Felipe de Cáceres lo llevó en 1568 desde La otra correspondencia es del cléri- sionado por el capitán Juan de Garay, el ca- llier, por Francisco de Aguirre desde Co-
Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) luego de go Martín González, de fecha 3 de enero pitán Juan de Espinosa trajo desde Santia- quimbo y Copiapó (Chile) al Tucumán
un largo y penoso viaje a través del Chaco de 1559, en la que expresa lo siguiente al go del Estero para la nueva ciudad, "bueyes (hacia 1554?) y por la gente de Pérez de
paraguayo. Estos bovinos zaratinos del Alto gobernador de Asunción Francisco de Ver- y bacas, yeguas y cavallos, cabras y ovejas'~ Zorita ( 1558-1560) en tiempos de la fun-
Perú, llegados por el Pacífico, eran de la raza gara: "otro sy esta mandado por el dicho En 1576, en viaje al Perú con motivo dación de las ciuda.des de Londres (media-
íbero-andaluza de Sansón. Según Horacio [el rey de Portugal] que no saquen bacas del fallecimiento de su suegro Juan Ortiz dos de 1558), Córdoba (febrero o marzo
C. E. Giberti, el ganado criollo que luego ni otro ganado ninguno de sus tierras pa-
I 1 I
,11,11 originaron responde con mucha fidelidad ra otras partes so pena de la vida y asy los
a ese tipo, cuyo representante actual sería españoles que vinieron de san Vicente las #

el ganado de lidia. (30) Cabe agregar que el truxeron contra su voluntad".


capitán Juan de Garay fue el que introdujo Federico Oberti califica de ligero e im-
el primer ganado vacuno en Santa Cruz de preciso el testimonio de Ruy Díaz Guzmán
la Sierra, cuando con el capitán Ñuflo de y atribuye dicha introducción a Martínez
Cháves asistió a su fundación. de Irala, quien en compañía de cincuenta
1,11. Estos vacunos vinieron a aumentar los hombres se trasladó en 1557 a San Vicente,
que ya tenían los pobladores de Asunción, actual Santos, con el fin de adquirir vacu-
provenientes, según Ruy Díaz de Guzmán, nos originarios de los 10 o 12 bovinos que
~ 1 111
de los introducidos hacia 1555 desde San el acaudalado vecino de Jerez de la Fronte-
Vicente, Brasil, por los hermanos Scipión ra, Pérez de Gallego, entregara al segundo
y Vicente Goes: un toro y siete vacas. A adelantado Álvar Núñez Cabeza de Vaca,
quien las habría llevado, muchas leguas por quien en 1541 los había desembarcado,
tierra y después en balsas por los ríos Para- quizás en menor cantidad, en dichas costas
ná y Paraguay -un tal Gaete-, se le señaló atlánticas de esta parte de América. (32)
por salario una vaca, "de donde quedó en Por la capitulación del 10 de julio de
aquella tierra un proverbio que dice: son 1569 en la que se le nombraba adelantado,
más caras que las vacas de Gaete", según Ortiz de Zárate se comprometía a introdu-
dice el mencionado autor. cir en el Río de la Plata, de sus estancias del
Se conocen dos documentos que pare- Alto Perú en las provincias de las Charcas
cerían respaldar la veracidad de lo asevera- y Valle de Tarija, "quatro mil vacas de Cas- Vacuno jerezano, con grandes ornamentas, del tipo que introdujo en las costas de San Vicente, Brasil, en 1541,
el segundo adelantado del Río de la Plata, Alvar Nuñez Cabeza de Vaca.

:1
I

11 I

CAPÍTULO 11 ORÍGENES DE LA PECUARIA NACIONAL

de 1559) Y Cañete (agosto de 1560). En Además de esta estancia, figura también da Silva; al terminar (1737), el sitio que aperos de bueyes y diferentes gallinas y semi-
cuanto al general Juan Núñez del Prado, a en el testamento de la viuda de Hernanda- puso Don Miguel de Salcedo a la Colonia, llas, siendo su deseo el de sembrar, conforme
quien se le atribuye también la introduc- rias, Jerónima Contreras, otorgado en San- los portugueses habían perdido 1.843 ca- leyes, a poblar, concluyendo (sic) con que por
ción de ganado vacuno al Tucumán, llevó ta Fe a 5 de octubre de 1643, la del Sala- valgaduras de toda especie, 87.204 cabezas sí y su mujer son descendientes de pobladores
en 1549 sólo ganado cabruno y puercos. do Grande, situada a doce leguas de dicha vacunas; duas mial trezentas trinta e duas y conquistadores de las ciudades de Asunción
Cuando Juan de Garay realiza en 1580 ciudad. De sus rodeos proviene la segunda (2332) cabe<;:as de gado ovelhum (pág. 106, del Paraguay y la de Santa Fé de la Vera Cruz
la repoblación de Buenos Aires, trae en la introducción de ganado vacuno en nuestro op.cit.). De donde no es aventurado discer- [. .. } suplicando que en atención a todo lo ex-
expedición preparada en Asunción, según territorio. nir a los portugueses el mérito de la cría del puesto se mande se le guarden los privilegios
el testimonio del alcalde ordinario Diego Este es el largo y esforzado camino, a lanar uruguayo, en mayor escala, porque que a los pobladores, y se le despache título de
de Olavarrieta, ''mil cavallos y hasta qui- través de penosas travesías, de la proceden- debieron explotarlo antes de la fundación Maestre de campo general de aquellas campa-
nientas vacas más o menos y otros ganados cia de nuestros primeros bovinos. de Montevideo". (36) ñas con el sueldo que apareciere... "(38)
menudos", arreados por Hernandarias. A Hasta que aparezcan documentos que Agrega Apolant que Núñez de Añasco
su vez, en abril de 1587 Alonso de Vera y demuestren lo contrario, estimamos que el abandonó Montevideo muy pronto, al pa-
Aragón funda en el Chaco Gualamba la 4. LA INTRODUCCION DEL ganado lanar fue explotado primeramente recer en 1733, tal vez por no haber conse-
ciudad de Concepción de Nuestra Señora en Montevideo y que su introductor fue el guido el pretendido empleo de maestre de
GANADO LANAR
del Bermejo. santafesino Cristóbal Núñez de Añasco, en campo y el correspondiente sueldo.
A mediados de marzo había partido 1727. Pascual de Chena, indio natural de la
En un extracto de las pérdidas y daños
desde Asunción con 135 soldados arcabu- El capitán Cristóbal Núñez de Añasco ciudad de Arica, que poseía estancia sobre
causados por las tropas que comandó el go-
ceros, 1.000 caballos, 50 yuntas de bueyes fue luego sargento mayor de la Compañía el río Santa Lucía a unas diez leguas de la
bernador de Buenos Aires Miguel de Salce-
y 300 vacas. Alonso de Vera y Aragón, cuya de caballos Corazas Españolas de la dota- ciudad de Montevideo, al otorgar testa-
do en las campañas y dominios de la plaza
expedición salió de Buenos Aires, de paso ción de milicias de San Felipe de Montevi- mento, el 2 de noviembre de 1736, ante
de la Colonia del Sacramento, "desde el 29
por Santa Fe pidió a Hernandarias, casado deo. Fue empadronado como poblador el el alcalde de Primer Voto José González de
de julio de 1735 hasta el presente que co-
con la hija de Garay, que le acompañara y 6 de enero de 1727 y figura en la época Melo, afirma que las ovejas de Añasco tu-
rre de 1736", figuran 11 cabezas de ganado
éste residió en Concepción de Bermejo por con 39 años de edad y casado con Pascuala vieron un fin trágico. (39)
ovino. (35)
espacio de dos años. Sepeda y Resquín, que le había dado seis Según Pascual de Chena, le había com-
No ha llegado hasta ahora a nuestro
En 1587 el adelantado Juan de Torres hijas. Tuvo solar en la cuadra N° 11 de la prado todos los ganados que tenía en su
conocimiento la prueba documental de
de Vera y Aragón introduce al Paraguay ciudad, una chacra de 400 varas en el Mi- estancia, ''como son las vacas, yeguas y ovejas
que éstos formaran parte de los primeros
4.000 ovejas y 8.500 cabezas entre vacunos guelete y posteriormente una suerte de es- por trescientos pesos y habiéndome recibido de
lanares introducidos en la Colonia lusita-
y equinos en cumplimiento de la capitula- tancia sobre el arroyo Pando. (37) las vacas y yeguas nunca me entregó las ovejas
na, pero de la documentación estudiada
ción de su suegro Ortiz de Zárate. Un año Un decreto real, exhumado por Juan que habían de ser quinientas por tener algu-
hasta el momento surge la convicción de
después, en 1588, funda la ciudad de San Alejandro Apolant, firmado en Madrid el nas de diferentes dueños y en el tiempo se foe
que le asiste razón a Buenaventura Caviglia
Juan de Vera de las Siete Corrientes y por 14 de junio de 1728 y dirigido a Zavala, dicho Núñez para la ciudad de Santa Fe sin
cuando opina que los portugueses tuvieron
su orden Hernandarias conduce hasta allí, expresa: ".. . En carta del 29 de junio del año haberme entregado dichas ovejas y dentro de
la prioridad de su explotación en nuestro
como ya dijimos, las primeras cabezas de próximo pasado ha participado Dn. Cristóbal pocos días llegaron los indios de los Padres de
medio.
ganado vacuno. (34) Núñez de Añasco, que así él como su mujer, la Compañía y mataron todas las ovejas".
Reproducimos lo que ha escrito dicho
Finalmente, en 1590, según su propio Da. Pasquala Sepeda y Resquín se han dedi- Hombre prevenido, sólo había entre-
autor refiriéndose a las primeras majadas
testimonio, Hernandarias puebla su estan- cado a la nueva población de la ciudad de gado a Núñez de Añasco ochenta pesos a
del Uruguay: ''Alguien me pide antece-
cia entrerriana "La Cruz" ''con 100 cabezas San Felipe de Mdeo., en que tienen gastado cuenta de los trescientos que debía pagar al
dentes para la historia de nuestros ovinos:
de vacas y luego eché otras tantas, de modo más de 2000 pesos en su conducción y la de su recibir la totalidad de los ganados.
debemos presumir que aparte de las cabras
que empecé con 200 vacas poco más o menos, familia, que se compone de 10 (sic) personas y Sobre estas bases, los futuros investi-
de Hernandarias (caprinos, está claro), los
yeguas, ovejas y ganado de cerda, contra el 6 hijas, habiendo llevado más de 100 vacas, gadores del tema tienen un arduo cami-
Sorianenses tuvieron algunas ovejas. El
parecer de todo el pueblo {santafesino}, por el 200 ovejas, 50 yeguas de vientre y otros tantos no a recorrer, en procura del documento
rastro ovino más importante, sino acaso el
riesgo que había de los indios salteadores... " caballos, 2 carretas y un carretón con avío de concreto que acredite definitivamente si
más antiguo, aparece en Silvestre Ferreira

36 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 37


CAPÍTULO 11

en verdad fue Cristóbal Núñez de Añasco Juan José de Albuquerque (150 cada uno) CAPÍTULO III
quien introdujo las primeras majadas en el y finalmente, Juan Ventura Guevara y Juan
territorio nacional. de Toledo, con 100 cada uno. En la época,
Cabe agregar que en un expediente del cada oveja fue tasada en 3 reales.
Archivo del Juzgado Letrado de Primera Se ha dicho que todos los ovinos in-
Instancia en lo Civil de Primer Turno de troducidos en esta parte de América hasta
1738 se consigna que Pedro Romero había 1794-año en que Manuel de Albarden in-
comprado a un indio "240 y tantas ove- corporó, en la estancia del Colla que fuera EL CICLO
jas". de Francisco Medina, los primeros carne-
A su vez, en el inventario de bienes del ros y ovejas de raza merino que existieron
chacarero Juan Alonso Castellano, realiza- en el Río de la Plata-, procedían de España MISIONERO
do en 1739, figuran 132 cabezas de ganado y pertenecían a la llamada raza Churra.

11
lanar (entre ovejas y carneros), además de La descripción zootécnica de esta raza es
510 bovinos (vacas, toros, novillos y bueyes la siguiente: cabeza alargada, buena alzada, JESUÍTICO - TAPE
mansos) y 62 équidos (yeguas chúcaras y cuerpo menos redondo que el ovino meri-
potros). no, patas largas. La lana es lacia, no hace
Pocos años después, en 1751-1752, se- rizos, como la del merino, y tampoco cu-
gún documentación exhumada por Juan bre la cabeza y las patas. Sus características,
Alejandro Apolant, los vecinos montevi- pues, no correspondían a las de un ganado
deanos, con alguna omisión, poseían 8200 refinado. (41)
cabezas de ganado ovino. (40) Con el correr del tiempo dio origen 1. LA MULTIPLICACIÓN DEL GANADO Y LA
Entre 29 hacendado que poseían lana- a la raza criolla, que vino a constituir su VAQUERÍA DEL MAR
res, José de la Sierra registra 600 ejempla- variedad, y fue así descripta por Alvarez
res, seguido por Francisco de Alzáybar y Vignoli; ''Alzada regular, barrigas y patas n hecho que en nuestra opinión aún no ha sido definiti-
I
I Felipe Pérez de Sosa (500 cada uno), Juan peladas de lanas; vellón pequeño formado vamente dilucidado es el de la multiplicación del ganado
de Morales con 450, Esteban de Ledes- por mechas de punta con un largo de 6 a lanzado en la tierra firme de San Gabriel.
ma y Antonio Mendez (400 cada uno), 8 centímetros, desprovisto de suarda, cua- Conocemos dos testimonios de viajeros que documen-
Manuel Durán, Pedro de Sierra, Antonio lidad ésta que ha valorizado la lana Criolla tan la existencia de ganado en aquel período.
", Fernández, Juan Delgado Melilla, José Es- por su empleo exclusivo para colchones y Uno de ellos es Acarette du Biscay, quien en 1658, valga su afirmación,
cobar, Marcos Velásquez, Jacinto Morales, almohadas [... ] Su carne es más agradable desembarcó con frecuencia más allá del río Negro, pero sin internarse
Francisco Gorriti, Juan Antonio Artigas y que la de ningún otro lanar, pues carece del más de tres cuartos de legua hacia el interior. (43)
Ramón Xímenez (300 cada uno); la Vda. tufo característico de la carne de oveja. La Dice Acarette que en esa época ''desde el Río Negro hasta las Corrientes
del difunto José Durán (250); Antonio cara es pelada, los cuernos largos y dere- y el río Paraná, el país está bien poblado de toros y vacas". Parecería señalar
Camejo, Francisco Morales, Lorenzo Ca- chos y en la reproducción producen gran en esta referencia la región de la Mesopotamia argentina, pero es posible
lleros, Lorenzo José López, Felipe Pascual, cantidad de borregos de distinto color que que también se refiriera a nuestro territorio.
Manuel Texera, Agustín de la Sierra y Juan va del marrón claro al negro. (42) El otro viajero es Bartolomé de Massiac, originario de Languedoc
Cardoso (200 cada uno); Pedro Almeida y e ingeniero de fortificaciones bajo Luis XIV; quien proyectó establecer
una colonia francesa en nuestro territorio. Redactada una memoria en
ese sentido por Ste. Colombe, llegó a manos del ministro Colbert, quien
llegó a interesarse por el asunto y lo estudió con atención. (44)
Al referirse al establecimiento de una colonia "en la orilla del río
opuesta a Buenos Aires, cerca de las islas de San Gabriel", afirma en su
relato, que según el historiador argentino Raúl C. Malina fue redactado

38 ·Historia de la Ganadería·
CAPÍTULO III EL CICLO MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

alrededor de los años 1660-62: "Este país Buenos Aires, estuvo encargado de la re-
sin descubrir aún, está habitado solamen- ducción de chanaes y charrúas, dijo en un
te por indios con los cuales los españoles memorial que en ese entonces ''unos y otros
se comunican en raras ocasiones, aunque andavan vagueando y haciendo daño por
suelen pasar en contadas veces a esta ribe- aquellas campañas revelados y matando y ro-
ra. Esta comarca posee abundante ganado y vando hasta casi la ciudad de Santa Fe". (46)
venados; además la embellece una hermosa En 1673 el capitán español del navío
variedad de bosques, montañas, valles, co- "Santo Thomas", Juan Miguel de Arpide,
f lina y arroyos comparables a los de las más luego de tomar posesión de la isla de Mal-
bellas provincias de Francia. Se presumen, donado por orden del gobernador Martí-
pues hay tradición en esto, que existen mi- nez de Salazar al haberse éste enterado de la
nas de oro y plata". intención portuguesa de poblar dicha zona,
Parece deducirse del contexto, que Mas- observó con anteojos de larga vista desde la
siac se refiere cuando escribe "esta comar- Laguna del Diario el ganado existente en las
ca" a la Banda Septentrional del Río de la laderas convecinas. Yen camino que efec-
Plata y no solamente a la actual región de tuaron rumbo al norte Juan Antonio Roxo
Colonia. yel soldado Juan de Benensia, integrantes
Recuérdese la versión de fray Pedro Gu- de dicha expedición, también comproba-
tiérrez, ya mencionada, quien en 1628 ex- ron la presencia, a distancia de dos leguas,
presó que durante los dos años que asistió de "de copia de cantidad de ganado vacuno y
como doctrinante en la reducción de San de otros animales silvestres y asi mesmo descu-
Juan de Céspedes, se sustentó del ganado bierto un Río que corría de oeste al este muy
vacuno lanzado en la isla del Vizcaíno, lo caudaloso que al parecer desenvocava en el Un .corral disimula~o y o.c~lto en el bosque. Dibujo del sacerdote jesuita F10rian Paucke. Sus láminas reflejan
que permite inferir su extinción. mar distante tres leguas del parage donde vie- la VIda de las estancIas mISIOneras en los primeros años de la segunda mitad del siglo XVIII.
Desde la actual isla de Vizcaíno, años ron la bocana que asía mares que rompían en
un religioso llamado Jacinto Márquez en el clusión de las oportunidades que lo hicie-
después, hacia 1662, fray Francisco de ella" [el arroyo Maldonado]. (47)
Puerto y Isla de Maldonado, y toda aquella ron en sus vaqueadas.
Rivas Gavilán, al remitirle al gobernador Era la avanzada de la famosa Vaquería
,i costa con numero de Indios de sus reduccio- Un documento, cuyo extracto publica
l' Alonso de Mercado la nómina de bautiza- del Mar, descubierta por P. Jacinto Már-
III!' nes, y en dha Isla havia estado este religioso el P. Castells, agrega otro detalle: el que se
" 1 dos en la reducción de "San Miguel del Río quez hacia 1677, que documenta la Real
con un navío extranjero, y dentro del tres había perdido en el puerto de Maldonado
Negro" le expresaba que sería necesario de Cédula datada en Madrid el 7 de agosto de
días y havían visto sacar la Artillería y co- era el navío de permiso llamado" San José",
mil a dos mil pesos para comprarles algún 1679. La experta estimación del Cap. Juan
rambre de un navío que estaba perdido en uno de los que estaban a cargo de Miguel
ganado "que vayan criando de que se puedan de San Martín fijó en más de cuatro millones
aquel Puerto con otras circunstancias". (48) Gómez de Rivero. (49)
sustentar". (45) de vacas las existentes hacia 1716 en una dis-
Sería esta la primera vez hasta ahora Al visitar esta vaquería el P. Jacinto Már-
tancia de cien leguas y no había más territo-
i
¡' Este fragmento, inserto en la Real Or-
conocida, que llegaban a nuestro territo- quez señaló el lugar con una cruz que se
den fechada en Buen Retiro a 20 de julio rio vacío que las cercanías del Río Negro ".
rio religiosos de la Compañía de Jesús con conservó hasta 1680, año en que fue en-
de 1663, ofrece una prueba de la extinción Dice dicha Real Cédula que "don Andrés
tropas armadas de indios guaraníes de sus contrada por los primeros indios que ahí
del ganado vacuno que Hernando Arias de Robles, siendo Gobernador del Río de la
Misiones del Uruguay y Paraná en misión fueron a vaquear y por los que estuvieron
de Saavedra ordenara introducir en tierras Plata, en carta de 21 de mayo de 1678, re-
de patrullaje de nuestras costas platenses y en el cerco de la Colonia. (50)
uruguayas. fiere la noticia que tuvo de que a la ciudad
oceánicas, en prevención de un posible ata- Según el testimonio del P. Juan de Ye-
Cabe agregar que el primer corregidor de Santa Fe havian bajado unas balsas de
que portugués. Luego llegarían, antes de la gros, antes de la toma de la Ciudadela del
de Santo Domingo Soriano, Juan de Bri- las Reducciones del Paraná y Uruguay, y se
fundación de Montevideo, en 1680, 1688, Sacramento el P. Márquez ''con sesenta y dos
to y Alderete, quien desde 1666 y duran- havia entendido de ciertos Indios que yban
1702, 1704, 1718, 1721 Y 1724, con ex- vaqueros yapeyuanos se partió a vaquear a las
te cuatro años, por orden del gobierno de en el servicio de ellas [;] habían estado con

40 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 41


CAPÍTULO III EL CICLO MISIONERO JESUÍTICO - TAPE n
vaquerías de los PPs por no haber otras vacas lo siguiente refiriéndose al ganado bovino la introducción en gran escala del ganado unas compradas y otras dadas de limosna,
por aquellas partes". que observara en la región de Buenos Aires: vacuno en la Banda Oriental del Uruguay para alimentación de los indios.
Del lugar donde se encontraban, igno- ''De estos bueyes y toros, que son muy altos y (en regiones del actual estado de Río Gran- Ahora éstos tenían estancia con vacas,
rado por los españoles, las cabeceras del río completamente blancos, no se estima y apre- de do Sul) comenzó con la arreada de una yeguas, además de ovejas y bueyes para la
Santa Lucía (zona del actual Dpto. de La- cia más que el cuero y quizás la lengua': tropa estimada en 1500 cabezas, llevadas labranza de la tierra. Se menciona, asimis-
valleja, cercana a la ciudad de Minas), llevó En 1715, William Toller, médico de la en 1634 desde Corrientes por los PP. Pedro mo, la existencia de ganado vacuno en la
el P. Márquez "ocho a nueve mil vacas para South Sea Company, en el relato de su viaje Romero y Cristóbal de Mendoza. Este ga- reducción de la Santa Natividad de Nues-
los dos tercios español y tape". al Plata dirá que los toros que viera espe- nado habría sido conducido a la reducción tra Señora. (56)
Años después, el mapa grabado por Juan cialmente en las zonas de Castillos, Mon- de San Miguel, fundada en junio de 1632 Esta relación contiene interesantes re-
Ii[ 11: de la Cruz Cano y Olmedilla en 1775 ubi- tevideo y Santa Lucía eran de gran fuerza por ambos religiosos jesuitas en compa- ferencias del conocido ataque de los yaros
1
ca la "Vaquería del Mar" en la zona serrana y ferocidad, "grandes y carnosos pero no ñía del P. Pablo Benavídez. Desde allí fue a los yapeyuanos, en 1636, que pone de
de los actuales departamentos de Lavalleja, gordos" . distribuido en las demás reducciones del manifiesto los riesgos que comportaban las
Treinta y Tres y Cerro Largo, teniendo co- Está claro que si la procedencia de dicho Uruguay y del Tape. En 1638 San Miguel vaqueadas de ganados cimarrones, segura-
I I mo centro la cuenca del Cebollatí, campos ganado no era hernandariana, -debía de ser sería abandonada ante las invasiones de los mente en tierras de la jurisdicción de Co-
I I1 jesuítico-tape. Pero en realidad, ¿quedó rrientes, así como las distintas armas utili-
.. 1 II ,1 éstos como los anteriores del Santa Lucía- mamelucos. Es de recordar que la transmi-
recuérdese el renombrado Valle de Fuen- existencia de ganado vacuno en los pueblos gración de seis pueblos sobrevivientes fue zadas por ambos bandos y la estrategia que
tes-, de muy buenas pasturas naturales. misioneros, luego de su abandono ante las relatada por el P. Nicolás del Techo, que emplearon en el combate. Yapeyú tenía en
Es de recordar que el gobernador Ma- incursiones y depredaciones de los bandei- participara en ella. (53) la época unas 320 familias "poco más"y ser-
nuel Lobo, por su parte, no pudo ''descu- rantes paulistas? En Carta Anua relativa al año 1633, el vía ''de mucho alivio" para quienes viajaban
brir la tierra adentro" como hubiera desea- Se ha dicho que este ganado se dispersó, P. Pedro Romero dice que en la reducción hacia y desde Buenos Aires.
do, dado que los caballos de que disponía tomó rumbo al sur y penetró en nuestro de la Concepción de Nuestra Señora, "re- En agosto de 1638, ante la petición del
no pasaban de diez, pero pudo comprobar territorio, constituyendo así la tercera in- fugio común de casi todas las demás", el P. P. 1homas de Urueña, procurador general
que en zonas cercanas a Colonia no había troducción de bovinos, años después de las Francisco Clavijo daba diariamente carne a de la Compañía de Jesús, motivada por la
ganados vacunos y sí muchos venados de dispuestas por Hernandarias. los necesitados. A su vez, en la de los Reyes extrema necesidad que padecían los indios
pequeño cuerpo "más de mejor gusto que de Yapeyú, además de haberles puesto el P. del Tape y Uruguay que huyeron de sus re-
los de esse reyno" [de Portugal]. (SI) Andrés de la Rua sus sementeras de trigo y ducciones ante el ataque de los portugueses
Cabe agregar que el alférez Cristóbal de 2. EXISTENCIA DE BOVINOS maíz y levantado una tahona, los indígenas de San Pablo, el gobernador de las Provin-
León, enviado en misión de reconocimiento EN PUEBLOS MISIONEROS iban a coger algunas "vacas cimarronas", las cias del Río de la Plata, Mendo de la Cue-
en febrero de 1680, sólo vio avestruces y ve- cuales eran repartidas todos los días para su va y Benavides, les concedió el permiso de
ANTES Y DESPUES DE SU alimentación. (54)
nados entre la reducción de Santo Domingo poder vaquear para su sustento el ganado
Soriano y el campamento lusitano. (52) TRANSMIGRACIÓN En otra de 1636, el mismo religioso nos cimarrón existente entre las reducciones
En la misma correspondencia citada pone en conocimiento de la existencia de del Paraná y las Corrientes, sin que ningu-
agregaba Lobo: ''creo que por orden de los Es abundante la documentación jesuí- ganado vacuno en las reducciones de Santa na persona se lo impidiese y sólo ''dejando
castellanos se han apartado los benados", lo tica que sostiene la afirmación precedente, Teresa, San Carlos, San Miguel, los Reyes el derecho a salvo de los accioneros del dicho
que era exacto, según lo atestigua el abad pero como ha sido esgrimida en el famoso de Yapeyú y Santa Natividad de Nuestra ganado para que se les satisfaga lo que les per-
de Maserati. Pleito de las Vaquerías con Santa Fe y Bue- Señora, que era ''el paso y camino" de las teneciere ".
Sólo vio Manuel Lobo ganado vacuno nos Aires, en defensa de los derechos sobre demás. (55) A su vez, en las Actas Capitulares de
en la tierra frontera a la Isla de Maldonado, los ganados existentes en la Banda Oriental Yen 1637, en una relación de las reduc- Corrientes se encuentran pormenores de la
de cuero grande y de color oscuro, tan bravo en 1722, no es posible asegurar la absoluta ciones del Paraná y Uruguay, se documenta autorización que en 1604 dio el goberna- I I

que "huye de muy lejos". veracidad de dichos testimonios que pue- que en las de Yabebirí, - Nuestra Señora de dor a los jesuitas para hacer vaquerías, las
Es de tener presente que pocos años den ser tildados de dirigidos y parciales. Loreto y San Ignacio del Guayrá-, se habían reclamaciones sobre el ganado cimarrón
después, en carta del 15 de abril de 1691, Veamos entonces que dicen otros docu- sacrificado en el año más de 10.000 vacas, hechas en 1636 por el accionero Vera y
el religioso jesuita Antonio Sepp afirma mentos de la época. Según los ubicados por
el historiador riograndense Aurélio Porto,

42 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 43


~'
I
CAPÍTULO III EL CICLO MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

Zárate, las querellas por vaquerías en 1638 Miguel integraron la Vaquería del Mar. Es
entre indios de Itatí y españoles, y los da- un testimonio valioso para el estudio defi-
ños que provocaban los indios de Uruguay nitivo del tema.
,I e Itacuá en 1639. (57) Otro testimonio de 1698, - referido a
Como detalle de interés cabe agregar una controversia entre San Miguel y San
11
W
que en 1605 se vendieron en pública al- Luis por la propiedad de vacunos que se-
I
•~'
"'11
moneda, en la ciudad de Vera, dos bueyes gún los de San Miguel se habían dispersado
f'llll'llI en 16 pesos cada uno, "apagar en algodón". de sus rebaños hacia tierras de San Luis-,
Treinta años después podía comprarse una informa sobre la cantidad de vacas (cua-
",1
yunta de bueyes mansos en doce pesos y renta y dos mil) que trajo personalmente
I medio, seguramente por su mayor abun- el P. Juan de Yegros el año citado, a la vez
",i"¡ dancia. que atestigua que no sólo los yapeyuanos
La penetración de los vaqueros tapes hacían grandes vaqueadas antes del siglo
'1 ""1"'1.
en tierras de Entre Ríos sería detenida a XVIII, sino también otros pueblos misio-
""11 su vez por los charrúas, cuya reacción lle- neros. (59)
gó a adquirir características de una verda- Afirma el P. Francisco de Avendaño que
dera guerra durante la primera mitad del en 1695 sesenta troperos indios de San Luis
siglo XVIII, especialmente en los primeros fueron a la vaquería arreando 20.000 vacas.
quince años. Un año después, el P. Juan de Yegros, con
El P. José Cardiel afirma que después de dos grupos de 60 indios, llevó 20.000 y Distintas formas de enlazar ganado bovino, para ser carneado, por Florian Paucke.
1687 el pueblo de San Miguel volvió a la 28.000 vacas, respectivamente, y en 1698,
Banda Oriental del Uruguay y ocupó otras como ya hemos dicho, 42.000 más, las que Menciona asimismo Avendaño una gran además de su antigua estancia, tenía otra
tierras. El documento del padre asunceno puntualmente fueron contadas por el pro- sequía que agotó las aguas de los arroyos en los Pinares.
José de Vargas que parcialmente transcri- pio Juan de Yegros, cuatro cantores y los de la invernada de San Luis provenientes Avendaño incluye referencias a los re-
bimos, corresponde evidentemente a fines dos capitanes de las tropas. El informante de las sierras, perdiéndose por este moti- nuentes vaqueros de San Miguel que se
, "11 j;
del decenio de 1690, época en la que, se- expresa que él también colaboró en esta úl- vo 4.000 vacas que se fueron también a las iban al pueblo dejando sin vigilancia el ga-
gún Aurélio Porto, su autor se encontraba tima vaqueada, encargándose del avío de la vaquerías. nado, que llegaba de la vaquería harto fla-
en la reducción de San Miguel: tropa, compuesta cada una de 500 caballos Sabemos, así, que las vacas traídas se co, y aunque el P. Antonio Sepp -cuyo re-
"El P. Joseph de Vargas que cuida del y 100 mulas, y en las anteriores, contando volvían con gran facilidad a su querencia, lato de su viaje por el río Uruguay en 1691
pueblo de S. Miguel en nombre de su Co- personalmente las vacas transportadas a la especialmente las que tenían crías. De "20 contiene interesantes observaciones- los hi-
rregidor y cavildo, digo, que por cuanto no estancia. leguas se vuelven" dice el documentó. Se- zo volver, 'se quedaron en la sierra buscando
tienen títulos, que expresen claramente los Dice además el deponente que de 60.000 gún sus términos, aparentemente existiría miel, y otros que habían quedado por guarda
linderos de la estancia de los tetangues [lugar vacas dejadas en San Nicolás 20.000 se fue- en la época otra vaquería situada a unos de las vacas se ocuparon solamente de, matar
que fue (del pueblo de ... )] de S. Miguel y Sto. ron para la invernada de San Borja en razón cien quilómetros de la invernada de San animales de cerda, y otros en buscar venados y
lhome que se contienen entre el ÑaguarUí, de los caminos que se habían abierto para Luis, que estaba cercada por las aguas del otros en jugar al gancho [corridas del pato}, y
y primeras cabezadas de Guacacaí, su primi- las estancias y que nueve indios de San Luis Vacacai Mini, límite de las tierras de San otros componiendo cueros para sus coletos, en
,I
tiva estancia (en que se comenzó a multiplicar expresaron que los de San Miguel, cuando Miguel. Se ignora por cuánto tiempo dis- tanto grado que los indios se San Luis les avi-
su ganado, que después vajó al Mar) para evi- llegaron con las vacas a su invernada, las puso de esta invernada el pueblo de San saron varias veces como sus ganados se volvían
'"
tar en adelante pleytos los expresa con toda dejaron a la puerta de las vaquerías sin in- Luis. Conforme a declaraciones del P. Ga- a su querencia en las vaquerías". "

claridad, y son los siguientes [... ] (58). troducirlas en el rincón acostumbrado que briel Patiño, formuladas el 8 de agosto de Según este documento existía en la épo-
El documento, que no puede sospe- para eso tenían, y así las vacas se volvieron 1706 en la doctrina de los Santos Apósto- ca-año de 1698- no sólo un Camino Real
charse de parcial, confirmaría que ganados por el Camino Real de las Vaquerías, "se- les San Pedro y San Pablo, en dicha época, de las vaquerías, del cual un tramo quedaba I
procedentes de la primitiva estancia de San gún el rastro que dejaron". "

44 ·Historia de la Ganadería·
;,-
CAPÍTUWIII EL CICLO MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

a un lado de la invernada, de San Miguel y cauces del comercio clandestino y del do- pambaé no tenía carácter nacional para to- de los jinetes. De este modo 50 indios, en
la invernada de San Luis en la puerta de di- minio territorial, tras los cuales siguiendo dos los pueblos, sino que era estrictamente dos meses o tres, suelen coger y traer a su
cho camino, sino también otros que unían idénticos caminos, se fueron asentando las municipal, llevando cada pueblo una rigu- pueblo de distancia de cien leguas, cinco
estancias misioneras. poblaciones estables". (61) rosa contabilidad de sus bienes y servicios mil o seis mil vacas. De los caballos mue-
En otro informe fechado en el Pueblo El mismo autor afirma que "el factor comunes, tanto para el intercambio in- ren algunos, ya a cornadas de los toros, que
de San Luis ellO de abril de 1699, el mis- económico determinante de la mayor pros- terno como para el externo. No circulaba arremeten a cornadas a caballo y jinete; ya
mo Francisco de Avendaño refiere que rogó peridad de los pueblos guaraníes del Río moneda alguna, pero la contabilización se del mucho cansancio, y mal trato que les
al P. Juan de Yegros, cuando éste fue a la Uruguay, integrantes con las del Río Paraná realizaba en pesos de plata de a ocho reales. da el indio. Los demás quedan tales, que
vaquería por primera vez (1696), ''que bus- de las Misiones Jesuíticas del Paraguay, fue Los únicos tupambaés de carácter nacional no pueden servir en todo el año: y se ponen
case alguna rinconadilla, entre las muchas el ganado bovino, cuantioso capital en se- fueron la Vaquería del Mar y la Vaquería de en lozanos pastos a convalecer y engordar.
1,11: 1'111
que había detrás de la sierra porque de allí movientes que extraían del pródigo criade- los Pinares". Todo esto cuesta esta faena".
comienzan ya los campos de las vaquerías y ro natural llamado la Vaquería del Mar". El mismo Cardiel ha dejado esta valio- El relato de la marcha de las tropas gua-
todos son realengos". (60) y agrega: "El eje de este desarrollo lo sa descripción de una vaqueada en su obra raníticas al ataque de la Colonia del Sacra-
11·· 1'111
Esta vaquería, que indudablemente se constituía el "tupambaé" una modalidad "Breve relación de las Misiones del Para- mento (1762), hecho por el capellán jesuita
hallaba situada al sur de la Sierra del Tape original del viejo comunismo cristiano que guay", terminada por dicho misionero cua- Segismundo Baur, o el de la expedición del
llamada Monte Grande, quizá sea la mis- operaba por la vía de los estímulos morales, renta años después de su llegada, en 1731, gobernador Juan José de Vertiz y Salcedo al
, 111:1
.' ma ya mencionada, situada a unas veinte sustentados por un auténtico bienestar del al territorio de las reducciones guaraníticas: desalojo de los portugueses de los estableci-
leguas de la invernada de San Luis. indio guaraní. Fue recién entonces que pu- "Iban los indios de cada pueblo a traer va- mientos y guardias que habían ocupado en
Afirma Francisco de Avendaño, que el dieron materializarse con "milagros" de la cas, que cuesta no poco, cuando son ce- la Sierra de los Tapes y la banda meridional
'Iillll título de las tierras e San Luis fue concedido selva cuyas ruinas siguen motivando la me- rriles, que allá llaman cimarronas. Van 50 del Yacuy (1773), reflejan con fidelidad las
I en 1696 por el P. Superior Sebastián de To- lancólica meditación del viajero: las iglesias o 60 indios con cinco caballos cada uno. penalidades que deben haber sufrido los
ledo, previo informe del P. Juan de Yegros imponentes, de ciclópeos sillares de arenis- Ponen en un alto una pequeña manada de vaqueros misioneros y los religiosos jesui-
y de Lorenzo Abayebí, que "fue quien abrió ca roja y férreos urundayes, levantados bajo bueyes y vacas mansas, para ser vistas de las tas en sus primeras entradas a la Vaquería
ese camino para la Vaquería la primera vez la experiente dirección de consagrados ar- cerriles, y a competente distancia las rodean del Mar.
ahora treinta años", es decir, hacia 1669. quitectos europeos, por millares de indios o acorralan treinta o cuarenta hombres pa- Testimonio elocuentísimo de la impor-
Las vaquerías han sido definidas así por fervorosos y felices". ra su guarda. Los demás van a traer allí las tancia que alcanzó la ganadería jesuítico-ta- 1
I
un sagaz estudioso de estos temas, el Ing. Según lo clarifica el P. José Cardiel, se más cercanas, que vienen corriendo como pe son las existencias inventariadas en 1768 ,I
Agr. Esteban F. Campal: "Constituían el el daba la denominación de "tupambaé" cerriles; y viendo las de su especie, dándo- al concretarse la expulsión de los jesuitas de
(cosa perteneciente a Dios), al régimen de les ancha puerta los del corral, se entreve- las reducciones, ordenada por la Pragmáti- I
habitat natural de estirpes homogéneas de l.
ganados cimarrones, formadas por selección sementeras comunes y estancias de ganado ran con ellas. Vuelven por otras; y del mis- ca Real del 27 de febrero de 1767. 1

natural (en el sentido darwiniano) y concen- mayor y menor, a lo que habría que agre- mo modo las van entreverando, hasta que Sólo en Yapeyú, sin incluir los vacunos
tración espontánea en los mejores campos na- gar, según lo puntualiza Campal: "los talle- no hay más de aquella cercanía. Júntanse alzados, existían en sus numerosos puestos
turales. Tanto en las "vaqueadas" para for- res y herramientas, los vehículos y embar- todos los jinetes; y yendo uno o dos delan- 48.119 vacas de rodeo, 5.700 bueyes man-
mar "vacadas" o rodeos de ganados mansos caciones, los instrumentos agrícolas y en te por guías, cerrando los demás todo lo sos, 46.118 ovejas y carneros, 6.596 vacas
o "estantes" (de ahí la palabra "estancia" general todos los locales de uso colectivo que cogieron, van conduciéndolo adonde lecheras, 1.338 yeguas en la cría de mulas,
aplicada a la ganadería hispanoamericana), del pueblo. La industria de la construcción hay más, teniendo cuidado de no acercarse 2.761 yeguas en la cría de caballos, 4.213
como también las "correrías" para faenas por estar integrada con diversas activida- mucho; que si se acercan, y las estrechan, caballos mansos, 2.264 novillos potros,
de cueros, sebo y grasa, estas vaquerías de des artesanales, como fabricación de ladri- suelen romper por la rueda y esparramar- 1.185 potros de uno y de dos años, 340
vigorosos cornúpetos, fueron desde el prin- llos, tejas y baldosas, carpintería de obra, se. En el segundo pasaje, hacen lo propio. mulas de un año y 258 burras en cría. (62)
cipio las más disputadas, por lo menos en transporte, etc., también era tupambaé, de Llegada la noche, rodean su ganado, y ha- Un documento seguramente posterior a
la Banda Oriental. Constituyeron en nues- modo que este sistema de trabajo y distri- cen fuego por todas partes, y de este modo esa fecha, pero quizá de no más de una o
tro territorio los focos de atracción de las bución representaba la casi totalidad de la en medio de la campaña está quieto. Si no dos décadas después, nos pone en conoci-
corrientes depredatorias que abrieron los actividad económica de los pueblos. El tu- hacen fuego rompen y se van por medio miento del plan al cual era necesario ajus-
I, :

46 ·Historia de la Ganadería· .Aníh~1 R~rrin< Pintn<. 47


, 1'11 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - :. ._ - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - , - - - - - - -

1'1:
l'
111 CAPÍTULO III EL CICW MISIONERO JESUÍTICO - TAPE
11
11

I
I tarse para coger 20.000 cabezas de ganado mación del maestre de campo santafesino citado, el héroe santafesino de la Colonia vinieron al sitio y por los primeros accione-
1

11 alzado, y sujetarlo luego a rodeo, después Antonio de Vera Mujica, incluída en co- incurre en un sensible error de fecha; en el ros santafecinos y porteños".
¡¡
de marcarlo. (63) rrespondencia enviada al rey presumible- segundo confunde el escenario de los su- Revela este autor el método deductivo
1;
En opinión de los "inteligentes", es de- mente en 1682: cesos, ya que sólo en el sudoeste uruguayo utilizado para llegar a la anterior conclusión:
I J] cir de los entendidos, era preciso emplear ce•••Pues de la baia de Maldonado, donde tuvo lugar la introducción de ganado her- "Esta cifra que barajamos no es caprichosa,
~ "II,il cuatro meses en dicha tarea. Debían desti- estan las Armas reales de Vrti Mag. d, a la bo- nandariano. coincide bastante con la que aceptaba Ca ni
:1 "II,I[ narse a la operación 100 indios guaraníes, ca del río grande, Que divide este paíz. de las No deben extrañar estas equivocacio- para los ganados santafecinos en 54 años
• , 1

nes, así como la declaración del P. Jacinto (y éstos eran ganados cuidados y bastante
:~:
1 '

1
quienes no percibían ningún jornal, y 25 Monttanas del brazil ay muy poca distancia,
1, 1'1
1
;
españoles a cargo de un capataz. Eran in- y desde allí para San Gabriel Cinquentta Le- Márquez que en cierta oportunidad nie- protegidos). Tomamos como índice la idea
,11
111
1

dispensables los siguientes gastos: guas, y está Todo lleno y ocupado de ganado ga la introducción de bovinos por Arias sobre procreo que dan las Noticias de 1794
11 ,1 "1,
[... ] y que señalan que los ganados mansos
1 :1 111
Bacuno en cantidad de Muchos Millones, por de Saavedra, ya que el documento que lo
, '1
- Sueldo de los españoles por averlo hechado. El año de Mil Seiscientos y comprueba yacía archivado desde 1628 en crecían más o menos en un tercio por año,
,,},II 4 meses de servicio, a 8 pesos
ps.860 Quatro, para que procrease El Gov. or Que fue un repositorio bonaerense y, por otra par- y los ganados cimarrones aumentaban en la
1I ,11: mensuales cada uno, y 15 mitad que aquellos".
11
en esta Provincia y aviendo Poblaxion (desde te, eran contadas las compulsas en aquellos
I pesos mensuales al capataz ...
I ]i["1 dho. rio grande ti San Gabriel) de Portugue- tiempos.
" 1
- 600 caballos (500 para
los indios y 100 para los zes daran Comerzio y Corambre ti estrangeros Sobre el presunto origen hernandariano
, ¡:li],'¡II]1 ps.1.800
españoles) a 3 pesos cada con mucha abundancia ... ': (64) de los ganados que poblaban la Vaquería 4. LOS GUENOAS O
11;'1,,111 uno del Mar ha opinado así Fernando O. As-
El mismo Vera Mujica, vecino feudata- MINUANES: PROBABLES
1.500 postes y 500 varas para sunyao en su obra El gaucho - su espacio y
formar el corral
ps.500 rio de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, INTRODUCTORES DE
1'"llllli en oportunidad de brindar su opinión so- su tiempo (págs. 72-73): "consideramos ab-
: , ~ ]1' Valor de las herramientas y de
ps.400 GANADO VACUNO
'''1 los víveres para manutención bre la ocupación de la actual isla Gorriti solutamente imposible que, a menos de se-
y su región, expresó ante el gobernador de senta y tres años de introducidas, aquellas JESUÍTICO-TAPE
, ,J Buenos Aires, José Martínez de Salazar, el cincuenta vaquilla nas y dos toros -tenien-
A su vez, arrear 100.000 cabezas de ga-
'111
do en cuenta sí factores negativos como los No es de desestimar que fueran los gue-
¡,] nado insumía ocho meses; era indispensable 6 de abril de 1673, que /lnte todas cosas se
tigres e insectos en la franja de monte a la noas, llamados minuanes por los españoles
11
hacer cinco poblaciones con sus respectivos ocupe el Pueblo de la Isla de Maldonado y
1

orilla de los ríos (Uruguay, Negro, San Sal- de Santa Fe y Buenos Aires desde mediados
" 111
',] corrales a fin de encerrar 20.000 cabezas de la tierra firme de su contorno por ser la di-
vador, Yí, Santa Lucía) , los indios chanás, del siglo XVIII, quienes transportaron a
'I'i[ ganado cada uno, y colocar 100 indios y 25 cha Ysla y tierras de su majestad y Corona de
charrúas y guenoas, condiciones ecológicas nuestro territorio dichos ganados. Importa
españoles en cada división de los corrales, Castilla por cuya Razón el Señor Governador
, ,1
1
11
adversas como pestes, secas, etc.- pudieran aquí transcribir el testimonio del P. Lean-
lo que hace un total de 625 personas. Hernandarias de sabedra echó en dicha ysla
haber dado los "millones" (sic.), de que se dro Salinas, dos veces Superior General
Era preciso además disponer para suje- cabras de que ubo mucho multiplico y en la
habla, o por lo menos los cientos de miles de las Doctrinas del Paran á y del Uruguay
tar a corral, rodeo y marcar, de unos 3.000 tierra firme inmediata a dicha Isla hechó ga-
necesarios para soportar y permitir un apar- (1695-1697) en carta exhibida el 5 de fe-
caballos: 5 para cada indio y 4 para cada nado bacuno de que asi mismo tiene noticia
te y arreada de 400.000 cabezas de cría o brero de 1716 en el pueblo misionero de
español. sierta ay mucho numero de multiplico", afir-
vacas, vaquilla nas y terneras, en dicho año, San José ante el notario apostólico Barto-
mación compartida por el capitán Alonso
[1705], cuando apenas si habrían alcanzado lomé Navarro, con motivo de justificar los
Muñoz Gadea, procurador general de Bue-
aquellos animales a producir unas ochenta derechos que poseían los indios tapes sobre
3. ERRÓNEOS TESTIMONIOS nos Aires, quien agregó que debía buscarse
a cien mil cabezas, en total (la mitad, cuan- la Vaquería del Mar. (66)
en los libros antiguos del Cabildo la razón
DEL MAESTRE DE CAMPO do menos, serían machos) al momento de Dice así el P. Salinas: ''Estando yo en
que en ellos hubiere sobre el hecho de ha-
ANTONIO DE VERA MUJlCA berse poblado cela dicha Isla de Maldonado y la fundación de la Colonia, ya partir de ese Santo Thomé compañero del Pe. Thomas de
la tierra firme de la otra vanda". (65) instante, cuando menos también una parte Baeza el año de mil seiscientos setenta y seis
Entre las probanzas esgrimidas por los de lo que se pudiera procrear fue diezma- los Guanoas solían traer al Pueblo de la Cruz
Adviértase cómo se va modificando la
historiadores que sostienen que nuestros dopar los portugueses, por los tapes que y del Yapeyú, habiendo bajado yo allí de paso,
versión de los hechos a través de las tra-
primitivos ganados tuvieron sólo proce-
diciones orales. En el primer documento
dencia hernandariana se encuentra la afir-

" 11' 48 ·Historia de la Ganadeóa· ·Aníbal Barrios Pintos· 49


- - ._------------------------- MI
!

CAPÍTULO III EL CICW MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

algunas vacas blancas y overas para [cambiar "río de Rosario" y en 1694 está tan cerca
por] yerba y tabaco, no se sabía entonces de de la Colonia del Sacramento "que la car-
donde las traían, mas súpose luego que eran ne se trae en carros", según lo manifestara
de las vaquerías del mar por medio de un Pe. el gobernador lusitano Francisco Naper de
llamado Jacinto Márquez, que por orden de Lencastre.
i 11
I 111 nuestros Superiores y exhorto del Gobernador Claro está, de que en estos ganados de la
1111

I de Buenos Aires hizo una espía al Mar el año Vaquería del Mar pudieron existir también
de mil seiscientos y setenta y siete y vuelto di- algunos vacunos descendientes de los ga-
jo había hallado mucho ganado manso y el nados hernandarianos que quizá hubieran
año de mil seiscientos y setenta y nueve sien- migrado hacia el este, pero que no fueron,
do Superior el Pe. Cristóbal Altamirano, con a nuestro criterio, fundamentales en su for-
consulta de los Padres Antiguos que [... ] no mación.
dudaban ser procedidas de las que los Gua-
l. raníes dejaran en sus reducciones antiguas:
dio licencia dicho Pe. Superior para que los 5. LAS PRIMERAS ESTANCIAS
Pueblos probasen fortuna y sacasen vacas de Y ARREADAS DE GANADO
las Vaquerías del Mar como se efectuó luego,
DEL PUEBLO DE YAPEYÚ EN
quedando entablada la Vaquería del Mar sin
contradicción alguna". LA BANDA ORIENTAL DEL
Se puede opinar que este testimonio es URUGUAY
parcial y por lo tanto quizá no se ajuste to-
1
talmente a la verdad. Pero no puede decirse Según la "Memoria para las generaciones
1'
1I¡lill
1
'11
lo mismo de la carta del P. Francisco García venideras de los indios de Yapeyú", fechada en li
firmada en Santo Tomé el 10 de diciem- el Pueblo de la Bella Unión el 29 de febrero
bre de 1683, en la que este religioso jesuita de 1832, la primera estancia que estable-
afirma que ''en 17 de Noviembre llegaron cieron en la banda oriental del Uruguay,
doce infieles para vender vacas en este pue- que denominaron Santiago, fue poblada
blo y entre ellos venía un hijo de un cacique en 1692 con dos mil cabezas de ganado ex-
jlllll! traídas de su primera estancia, llamada San ,
fervoroso que traje". El P. García se refería a I
,1
1
un cacique de un grupo de "guano as" que Andrés, situada en la costa oriental del Mi- !
I riñay. En 1694, tres misioneros acordaron
había visitado poco tiempo antes. (67)
El arreo de ganados vacunos por los con el corregidor José Cataurí y el Cabildo
guenoas es una hipótesis que puede funda- local poblar la estancia principal en la rin-
mentarse con las dos probanzas transcrip- conada del río Cuareim, sobre la margen , ,

I
taso derecha, encargándose de ello los capataces
En conclusión: aunque aún existen Gabriel Chenocoi y Juan Ñandurepí, quie-
etapas intactas al afán investigador de los nes con sus vaqueros trajeron "cuarenta mil
historiadores, circunstancia que nos sugie- cabezas vacunas" el primero y "cuarenta
re la mayor prudencia en los juicios, cabe mil cabezas de vacas overas" el segundo de i
Esta estancia proyectada por los PP. hispano-guaraní comandada por el maestre
deducir, según los testimonios expuestos, los nombrados, totalizando así la cantidad
de ochenta mil, según el recuento realizado Santiago Ruiz, Jerónimo Delfín y Antonio de campo Alejandro de Aguirre, con el co- I.
que es de origen jesuitico- tape el ganado 1 1

en 1695". (68) Sepp, denominada San José, fue atacada en nocido desenlace de la batalla del Yí. 1 : '
bovino que en 1673 se encuentra en la zo- 1

1701 por grupos indígenas coaligados, he- La memoria citada, que diera a conocer
na de Maldonado, en 1683 se le ve por el
cho que impulsó a llevar a cabo la campaña Ordoñana, con errores y alteraciones en

50 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 51


...
,

CAPÍTULO III EL CICW MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

i
,JI:I
1883, registra otros arreos de ganados rea- Grande. Incluso se juntaron con las crías En dicho "Diario" hay constancia de de los millares de cabezas que integraban
lizados desde la Vaquería del Mar. En 1701 del Arapey, que a su vez se unieron con que los corrales misioneros estaban ubi- la tropa. Recordamos que las "disparadas"
se trajeron cuarenta mil cabezas, que se de- las de la rinconada del Cuareim. Se había cado s hacia el mar y arrimados a la sierra. constituyeron siempre el terror de los tro-
jaron luego por mitades en las estancias de multiplicado tanto el ganado que ocupaba Se exceptuaba el de Yapeyú, situado a una peros y que para prevenirlas se requería al-
li
~'
11,
'1
''

"'1
San Juan y de Santa Rosa. Ese mismo año, leguas enteras de la campaña. jornada de distancia del inhabitado -por go más que saber andar a caballo; ese algo
~'
poco tiempo después, otras cuarenta mil se En 1707, el pueblo de Yapeyú formó una ese entonces-, pueblo de Colonia, corral más que constituye el secreto de la "ciencia
~I dejaron también por mitades en la estancia expedición sobre los charrúas, encontrán- desde donde, ese mismo año, se efectuara campera" y que sólo los troperos muy ave-
de San Juan y en la nueva de San Marcos. dolos al oriente del Ibicuy Chico y luego de el arreo de más de 60.000 reses conducidas, zados conocían". (70)
Por esta época, las puntas del procreo derrotarlos- según su versión- siguieron en por dos tropas de vaqueros, integrada cada Suponiendo que los demás pueblos di s-
I ,
de la estancia mayor de Yapeyú, la del Cua- su persecución por las puntas del Piray, de una por "setenta peones y mil caballos sin pusieran de parecidos contingentes al de
I :I[
reim, se esparcieron y alejaron "por entre donde pasaron a Santo Domingo Soriano. las mulas". Yapeyú, cerca de 1.000 vaqueros tapes con
quebradas, cuchillas y bosques"; pasaron Desde aquí la expedición se alimentó con Teniendo en cuenta que cada uno de los sus capitanes, unos 14.000 caballos y cen-
por el Mbaesá y llegaron hasta el Caayba- dos mil cabezas de ganado que se fueron a catorce pueblos debía reunir por lo menos tenares de mulas y bueyes intervinieron en
té, lugar donde tenían sus tolderías indios buscar al paso del Piray, lugar cercano a la 30.000 reses, se puede estimar esta arrea- esa formidable arreada de ganado bovino
'¡II infieles y donde en 1756 serían masacrados frontera con el actual departamento de Ri- da en más de 400.000 cabezas de ganado, de los campos uruguayos. Unos dos meses
:!
indios misioneros por las tropas aliadas his- vera. Alli el P. Juan de Yegros, gran tropero parte de las cuales pasaron de la Vaquería duró el viaje de ida y vuelta.
pano-lusitanas, episodio con el cual llegó a jesuíta, había dejado tres mil vacunos. del Mar a la otra vaquería nacional de los La únicas provisiones de boca de los va-
su término la inútil Guerra Guaranítica. Ni una sola res se encontró en el cami- pueblos misioneros llamada Vaquería de queros durante la travesía -que eran trans-
En 1703 se trajeron 80.000 vacunos, no de regreso. Luego de haber llegado al los Pinares, ya iniciada. portadas en árganas y administradas con
i1 15.000 quedaron en la estancia de San Juan "Puerto de los Barcos" -presumiblemente Pocos meses antes, 4.000 indios misio- mano escasa por los jefes de la expedición,
y 65.000 en la banda occidental del Uru- Montevideo- los expedicionarios se diri- neros habían colaborado con los españoles en este caso el Hno. González-, aparte de
guay, en la estancia de San Pedro. En 1704, gieron con rumbo norte, costeando el Yí y en la segunda tona de la Colonia. Sus di- la carne de que disponían a discreción, eran
el propio cura José Tejedas que había orde- el Caraguatá hasta el paso del Piray, por el rectores espirituales deben haber ordenado, la yerba y el tabaco, al que mascaban. 1,
nado las anteriores recogidas de ese siglo, se Yaguarí, el Tacuarembó Grande, el Batoví,
,11:
"'1 trasladó a San Gabriel y desde allí dispuso donde se terminaron los víveres, y el "Río
seguramente, esta inmensa recogida, ante
el peligro que corrían los indios cristianos
También se les proporcionaba "becha-
rá", para cubrirse con dicha tela y paliar en
i'
que se pasase a la Vaquería del Mar. A fines Negro chico" (¿arroyo Hospital?). Al llegar
~
de perder la base esencial de su alimenta- algo las inclemencias del clima. En ocasio- r
de ese año, cuando ya se habían depositado a "Curucaguá" (¿el San Luis?), encontraron
en el paso del Piray 21.000 cabezas de ga-
nado vacuno, los indios misioneros fueron
ganado de la estancia "San José" de Yapeyú
y posteriormente siguieron su marcha "por
ción, al ser explotada la Vaquería por san-
tafesinos y porteños. El arreo cubriría con
nes, algo de sal.
Las tropas de cada pueblo viajaban sepa- l !
: i

I¡[II! creces su aporte de haciendas y caballadas radas con sus capitanes, pero siguieron de
atacados por indígenas infieles, que causa- el medio de multitud de ganado" hasta lle- durante el sitio. regreso el mismo trayecto. Fueron acampa-
ron siete bajas entre quienes cuidaban el gar a dicho pueblo. Afirma Esteban Campal que esta va- ñadas por unos pocos guenoas.
ganado en el Corral Grande. La Memoria no consigna, en ninguna queada debe de ser una de las más gigan- El "Diario" también documenta la exis-
En febrero del año siguiente se ordenó de las dos versiones conocidas, la fabulosa tescas en la historia de la humanidad. Es- tencia en la vaquería-habitat, de caballos
11'
,1
pasar a buscar ese mismo ganado que fue arreada de 1705 que describe en su "Dia- tas proezas vaqueras -agrega- "sólo podían y jabalíes (cerdos monteses) y menciona
así repartido: 13.000 cabezas para quienes rio de viaje" el Hno. Silvestre González, del realizarlas quienes hubieran logrado un algunos nombres de vaqueros misioneros
trabajaron en la vaquería y las 8.000 restan- pueblo de San Borja, quizá porque no estu- dominio absoluto del relieve geográfico y como MiguelCaire, Juan Vera, yel capitán
tes para el Pueblo de Yapeyú. Estas fueron va solamente a cargo de vaqueros del pueblo de sus rinconadas, de sus potreros, de bue- Ñaca. Importa su mención porque muy
dejadas en la estancia "San José". de Yapeyú, sino también de integrantes de nos pastos y aguadas, de los pasos de los pocos figuran en los documentos y de ellos
A mediados de 1705, las crías de San otros trece pueblos misioneros: San Borja, ríos más convenientes y de los caminos más provienen, como se ha dicho con acierto,
Marcos eran tan abundantes que llegaron Jesús María, de los Mártires, de la Concep- ventajosos, pero además un conocimiento " la mayor parte de los usos y costumbres
hasta el lugar llamado Corral de Piedras y ción, San Lorenzo, Santa María de la Cruz, profundo de los instintos naturales de la rurales del Uruguay". 1
se recostaron a la costa del Ibirapitá Gran- San Miguel, San Juan, San Luis, de los Após- especie que se manejaba (el bovino) según Para cerrar este subtítulo cabría agregar I

de hasta rebasar sus puntas y las de Piray toles, San Javier y San Nicolás. (69) sexo y edad, época del año y estado físico que la "Memoria para las generaciones ve-
1,

52 ·Historia de la Ganadería· A ..... :t.... .... l D .... __: ......... n: ...............


CAPÍTULO III
:- EL CICLO MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

nideras de los indios de Yapeyú", de la cual En distintas oportunidades el pueblo de que fuesen multiplicando, y lo mismo lo han 26.990 vacas, 400 caballos y 400 mulas de
se conoce además de la ya mencionada, la San Nicolás habría dejado en ella, en total, hecho otros sujetos estando por aquellas partes los campos situados en el rincón de Tacua-
copia publicada con algunas variantes por según lo expresaron, 20.000 vacas; en otra para poder mantener los Pueblos de Indios de rembó, la segunda se habría llevado a cabo
el P. Pablo Hernández, documenta el de- ocasión, el de San Miguel habría condu- los dos ríos que acabándose las Vaquerías del tres años más tarde en el Caraguatá, dirigi-
recho que a través de cinco generaciones cido allí entre 10.000 y 12.000 vacas; en Mar estos pueblos se deshacerán. da por el capitán Ignacio Aneomboa. (73)
~I I
~' tenían los indios guaraníes cristianos de 1709, según el P. Corbo, el pueblo de San Otro testigo que depuso en la misma Es de acotar que en 1705, en viaje a la
~ oportunidad-el Hno. José Brasanelli, que Vaquería del Mar, leño. Silvestre González
e Yapeyú, bajo la dirección y protección de Carlos habría traído unas 14.000 o 15.000
los misioneros de la Compañía de Jesús, reses. fuera escultor, pintor y músico, el primer no encontró vacas en esa región: ''sólo al-
f
1111' a los ganados y sus procreas de todas las Dijeron asimismo los testigos, que la arquitecto de verdadero valor que vivió en guna tropillas de toros", lo que confirmaría
estancias mencionadas, provenientes de la Vaquería del Uruguay situada sobre el río el Río de la Plata en la época, según el his- dicha recogida.
I Banda Septentrional del Río de la Plata. homónimo desde el Negro hasta el Cuare- toriador Guillermo Furlong-, dijo que "es- Con respecto a la Vaquería de los Pina-
Trasciende asimismo de su texto que las im, se había formado también en 1702 y tando en el cerco de San Gabriel, colonia de res, dice el P. José Cardiel en su Carta-Rela-
"IIIII¡
dos más importantes estancias de los pue- que el pueblo de Yapeyú había dejado en portugueses, por el año de mil setecientos ción (I747) que habiéndose buscado otro , I

I blos misioneros eran, en dicha época, la de aquel lugar 4.000 vacas, en otra ocasión, el cinco se gastaron ciento ochenta y cuatro paraje que fuese Vaquería "de solas estas
"San José", en la rinconada del Cuareim, pueblo de Santo Tomé, 10.000 o 12.000 mil vacas para mantener los dos ejércitos de Misiones" se "hallaron unos dilatados cam-
I lilll
dependiente de Yapeyú, como ya dijimos y y el pueblo de La Cruz, en dos ocasiones, españoles y de indios guaraníes [... ] por la pos 100 leguas de los pueblos, metidos entre
la situada en el paso de Piray, hacia donde como 30.000 vacas "poco más o menos". multitud y abundancia que entonces había grandes y espesos bosques. Abrieron los indios
se dirigían de regreso la tropas de vaqueros, La existencia de la Vaquería del Uru- de ganado vacuno en dichas campañas". con asistencia de los Padres destinados para
11II1111
1 despuntando ríos y arroyos. guay no merece dudas, pues originó la Esta cantidad de 184.000 vacas es re- esto un camino de 5 leguas por entre aquella
En 1708 las puntas del ganado de Ya- prolongación de las tierras de estancia de ducida a unas 30.000 por el Superior de grande espesura. Por él metieron cosa de 100
peyú seguían por la costa de Curucaguá y Yapeyú en nuestro territorio conjuntamen- las Misiones del Paraná y Uruguay, P. Ber- mil vacas y las dejaron por algunos años para
llegaban hasta los montes del Sarandí. te con los ganados dispersos de su estancia nardo Nusdorffer, estimación que creemos que se multiplicasen hasta un millón, y pu- ,1

"S an Jose.
'" más ajustada a la verdad. diesen de todos los pueblos ir a coger cada uno
Pero respecto a sus inicios, y hasta que En cuanto a la Vaquería del Río Negro y de diez o doce mil para su sustento, como lo
6. OTROS CRIADEROS no aparezcan documentos de la época que Yí, el citado Hno. Silvestre González com- hacían en la Vaquería del Mar. Frustróse esta
confirmen los testimonios aludidos, nos probó en 1705 la "inmensidad de ganado" industria, pues a pocos años abrió la codicia
NATURALES DE GANADO
basamos en las declaraciones formuladas existente en las cabeceras del Yí, donde los otro camino por el lado opuesto, tanto o más
CERRIL indios misioneros no se animaban inicial- trabajoso que el de los indios, y por él penetra-
I por el P. Juan de Yegros, quien dijo en
111:li
1722, durante la información que poste- mente a vaquear "por miedo a los infieles", ron los Portugueses a la nueva Vaquería'~ (74) I1
I '
i'
En el informe que el gobernador de
riormente se solicitó fuera admitida en el pero nada menciona en apoyo de que esa Un documento publicado por Carlos ~ 1
Buenos Aires hizo a favor del derecho de , 1

Pleito sobre vaquerías con las ciudades de región fuera criadero de ganado vacuno Teschauer, aun cuando registra algún error, I
los indios de las reducciones, se encuentran I
Santa Fé y Buenos Aires: (72) iniciado por pueblos misioneros. especialmente sobre el año en que se inició
~ '1
: 1

testimonios de la existencia de dos vaque- I


1I
"Comenzando a vaquear los indios se ex- Además de la Vaquería del Mar, sola- esta vaquería, a la cual nos referiremos con I1
rías misioneras, ubicadas una sobre el río
tendieron estas vaquerías [la del Mar} y lle- mente menciona la Vaquería de los Pina- mayor extensión más adelante, consigna el : I

Uruguay y otra en la región situada entre


garon hasta San Juan por las partes de San res. En nuestra opinión fueron los únicos año en que fue destruída tan formidable ri-
los ríos Negro y Yí, del actual departamen- queza misionera: (75)
Gabriel y boca del río Negro. Y por las costas grandes criaderos de ganado cerril, hasta
to de Durazno. (71)
del Uruguay de las vacas cansadas, y perdi- ese momento. "En la costa que corre casi desde Sta. Cata-
De las declaraciones formuladas por los I
das por los indios vaqueros, de los Pueblos del Se conocen documentos de 1784, in- lina hasta la Laguna de Patos y Río Grande,
padres José de Texedas y Domingo Calvo
Uruguay se vinieron a llenar de vacas. El P. cluso planos, que registran vaqueadas en cercada de ásperas montañas, que llaman Pi-
yel Hno. Joaquín de Zubeldía, surge que
Pedro Ximénez le consta al declarante vol- el Caraguatá, por los años 1704 y 1707, nares pusieron los Indios Guaraníes año 1708,
la vaquería mencionada en último término l'
viendo de S. Gabriel después del avance [en en beneficio del pueblo de La Cruz. En unas Baquerías, de 100 [100.000} vacas suel-
fue establecida en 1702, luego de la célebre
1680} fue dejando tropillas de vacas por los la primera incursión, al mando del capi- tas, sin temor de Portugueses, como en tierras I
batalla de las nacientes del Yí. I !

arroyos y otros puestos buenos para vacas para tán Felipe Mbiyuaré, se habrían recogido propias; pero año de 1729, entraron los Por-
1-:

54 ·Historia de la Ganadería- -Aníbal Barrios Pintos- 55 f


CAPÍTUWIII EL CICW MISIONERO JESUÍTICO - TAPE

tugueses, abrieron caminos, saquearon las va- valiese cada cabeza un real de plata más que
querías, dejando en un palo este letrero: Viva el las otras cimarronas recién sacadas, cuyo pre-
Rey de Portugal. A 10 de Julio de 1729: por el cio era entonces de solos tres reales cada una
mismo camino han sacado millones de cabezas fuese vaca o toro gorda o flaca".
de todo ganado, y caballos y mulas. .. " Este cometido de intermediario y pro-
Se determinó entonces formar otras dos veedor de ganados mansos de los pueblos
vaquerías, en el entendido de que los cam- misioneros confirmó a Yapeyú la alta jerar-
pos que ofrecían mayor seguridad eran los quía que siempre había tenido, conjunta-
~, III pertenecientes a las estancias de los pueblos mente con San Miguel, en el manejo del
I I~
de San Miguel y de YapeYÚ. ganado jesuítico-tape.
En el mapa del P. Francisco Marimón
(l753?), que hasta hace poco tiempo se
consideraba que había sido trazado por el 7. CONTINUAN LAS
P. Bernardo Nusdorffer, está señalada la
ARREADAS MISIONERAS
estancia de San Miguel en las tierras com-
prendidas entre los ríos Yaguarí y Toropí,
DE GANADO DESPUES
afluentes septentrionales del Ibicuy. Aquí DE LA FUNDACION DE
deben haberse introducido, hacia 1731, las MONTEVIDEO
cuarenta mil vacas de que habla Caridel,
que fueron custodiados por un padre ca- Entre las numerosas recogidas de ga-
pellán, un hermano coadjutor y vaqueros nado vacuno que registra la obra De las "
vaquerías al alambrado (77), figura la reali- Caza de "tigres", por el jesuita alemán FlorÍan Paucke.
misioneros.
Según este religioso jesuíta, la estancia zada en 1717, época en que nuevamente
Un europeo ha habido que con su gente El acta del Cabildo de Buenos Aires de
del pueblo de San Miguel tenia una exten- Colonia era portuguesa, a 10 o 12 leguas
ha matado diez mil piezas, solo por la len- fecha 1O de diciembre de 1721 nos pone
sión de cuarenta leguas de largo y como de dicha plaza. ,
1IIIil
I veinte de ancho, y la de Yapeyú cincuenta Quizá a esta vaqueada se refiera el P. gua, abandonando la carne y piel a las aves en conocimiento, a su vez, de que en la ,, '

de largo y treinta de ancho. (76) Antonio Betschon en carta dirigida al P. de rapiñas y fieras. época se encontraban en nuestro territorio
,c
"Para que con tan grande merma del 25 tropas de indios tapes. (79)
Afirma el P. Cardiel que en la estancia Javier Am-Rhin, provincial de Alemania
ganado salvaje, con el tiempo no se hiciera Estas arreadas misioneras de ganado en ,
de Yapeyú se introdujeron en la misma Superior, fechada en 3 Mártires, Paraguay, I
sentir en las mismas reducciones, éstas no pie se prolongarían con posterioridad a la
época otras 40.000 vacas, también en cali- en 1719: (78) ,1
"Cada una de nuestras reducciones apa- ha mucho hicieron una salida a la costa, fundación de Montevideo: en diciembre
dad de criadero de reserva común a todos
centa en su distrito 30,40,50 ya veces 100 o de donde condujeron al interior, hacia su de 1731 el alcalde de la Santa Herman-
los pueblos, en un espacio de 20 leguas de
territorio, 200.000 cabezas, de las que casi dad Antonio Alvarez encontrará en tierras
largo y 10 de ancho, en lugar que no men- 1.000Y más vacas; para que esta cantidad no
la mitad ha desaparecido, parte por muerte pertenecientes a esta jurisdicción una tro-
ciona, para que al cabo de 8 años esas vacas decrezca, van hacia la costa del mar a la caza
y parte por fuga. Por esto el próximo año pa de indios tapes realizando recogidas de
"bien guardadas, podían multiplicar, según de vacas, y de allí traen grandes manadas. Pe-
harán de nuevo salida semejante para re- vacunos con licencia del padre superior;
dictaba la experiencia, hasta las 200 mil" y ro esta manera de repoblar, con el tiempo será
poblar y rellenar la pérdida, porque de lo cuatro años más tarde, el 15 de diciembre
"que desde este tiempo se empezasen a gastar, causa de escasez, porque no sólo los salvajes y
contrario, si en lo futuro faltare a los indios de 1735, llega a conocimiento del Cabil-
no yendo los pueblos a cogerlas como cosa sin los brasileños, sino hasta los españoles, portu-
carne, sin la que no pueden vivir, hay pe- do montevideano que se encontraban en
dueño, pues eran del pueblo de Yapeyú, sino gueses, holandeses, ingleses y quizá también
ligro de que abandonen las reducciones de India Muerta llevándose de dichas tierras
vendiéndolas el pueblo a quien las quisiere los franceses matan una cantidad inmensa de
nuevo y se dirijan a las selvas para vivir allí rochenses el escaso ganado cerril existente
comprar, poniéndolas a su costa en las cerca- vacas, no tanto por la carne, cuanto por la
de la caza, y con eso pierdan la fe y caigan al sur del río Negro.
nías del pueblo comprador. Y por cuanto eran piel y la lengua, que ellos exportan a Europa
de nuevo en el paganismo". Luego de la guerra con Portugal, vol-
vacas ya mansas, y hechas a vivir con sosiego, y venden por buena suma de dinero'~
vieron a realizarse recogidas de ganado,

56 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 57


.....
CAPÍTULO III

en 1803 Y 1804, con licencia por escrito no, sustraído del campamento español de
CAPÍTULO N
" '!I
!~
l'
"

,,':11

:,1~
del mayor Saldaña, gobernador de los siete Arerunguá, percibían una libra de yerba y 1
1
pueblos de Misiones. otra de tabaco y por los orejanos, unas o '1
,1
I
l'

~
Los procedimientos llevados a cabo por dos libras de lienzo de algodón.
el ayudante mayor del Cuerpo de Blanden- Entre estos indígenas -que unos calcula- I

¡I
gues de Montevideo José Artigas en el úl- ban que eran unos 400, con ocho caciques, ~ 1
timo año citado, nos dan la oportunidad,
a través de los sumarios realizados, de co-
y otros hasta 800- convivían mucha india-
da de los pueblos guaraníes con chinas, PERIODO DE 1
I
1I
nocer algunos detalles: sobre el Cuareim se que habían huído de sus pueblos, luego de
hallaba la "graseada" de San Luis, cuyos in- haber sido tomados por los portugueses, e
ACTIVIDAD l
tegrantes habían traído la orden de levantar incluso españoles. 1
1

un corral para recoger ganado y realizar la Sus parederos eran comúnmente el l'
faena de cueros, sebo y grasa. También so-
bre el Cuareim se encontraba la vaquería de
Cuareim, el Cuaró y el Ibirapitá y entre los
arroyos intermedios, donde se atoldaban DEPREDATORIA
San Nicolás y sobre las puntas de este río, un día en uno y otro en otro, "sin estableci-
la de Santo Ángel. A su vez, en el Rincón miento fijo, viviendo siempre errantes".
del Cuaró, con "treinta hombres de armas" , Entre el Ibirapitá Guasu y el Yarao no
se hallaba el capitán lusitano de volunta- había ganado, pero sí abundancia de "va-
rios José Borges do Canto, que dirigía la gualada ó yeguada altanera".
vaqueada para el pueblo de San Lorenzo. Cabe agregar que en setiembre de 1804
Importa anotar la presencia de una pul- Artigas desbarató una arreada de ganado 1. LOS PRIMEROS QUE EXPLOTARON "LA MINA
pería volante en el Cuaró, la que traía José que realizaban más de sesenta indios del ORIENTAL DEL GANADO VACUNO"
Correa, carreta ésta en la que se abaste- pueblo de San Borja en las inmediaciones
11 "
1
cían los peones, de yerba, tabaco, cacha<;a del arroyo Cuaró, en tierras del actual de- a} Los portugueses
1'111

mil (aguardiente) y lienzo de algodón. partamento de Artigas, apresándoles 330


Proveían de caballos a estas vaqueadas caballos y recuperando 2.000 cabezas de Afirma Emilio A. Coni en su Historia de las Vaquerías de Río de la Plata
los minuanes y charrúas: por cada reyu- ganado que se dejaron en dichos campos. que los santafesinos fueron los primeros, después de los tapes, en descu-
brir la mina oriental del ganado vacuno, probablemente cuando fueron
por tierra a la Colonia.
En realidad, quienes aprovecharon inicialmente esa "mina" en gran
escala, fueron, después de los indios guaraníes cristianizados, los portu-
gueses de dicha Colonia del Sacramento.
I I
En tiempos del gobernador Naper de Lencastre, no sólo la utilizaban I
los lusitanos para su manutención, sino que también inician faenas de
corambre, cecina, sebo y grasa (los vaqueros tapes sólo arreaban ganado
con destino a sus pueblos) a orillas de los ríos Santa Lucía y del Rosario,
donde levantaron rancherías (hasta de 50 ranchos y más) y estacadas
"para favorecerse en cualquier acontecimiento". (80)
El jesuíta Bernardo de la Vega afirmó en esa época -1694- que "algunos
indios que han ido a la vaquería han visto algunas embarcaciones, 19,20,
,
21 ... 22". Manifestó, a su vez, tener conocimientq de que un teniente I '
I

I portugués con algunos soldados "corrieron todas aquellas campañas hasta


el Río Negro" llegando a aproximarse a la estancia de Yapeyú.
1',

'1

111

I
I1
;1
58 ·Historia de la Ganadería· il
CAPÍTUWN PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

Se iniciaba así el período de la explota- la carga de los navíos ingleses del Real Asien-
ción depredatoria de los ganados silvestres to, la mayor porción de esta corambre se han
,1,
de la Banda Septentrional del Río de la Pla- ido a beneficiar a dichas tierras, como tam-
ta. Etapa que, paradójicamente, marcaba bién se mantienen sus vecinos de la grasa y
11

~I
asimismo la primera experiencia de aprove- sebo que de allí se trae . .. ", termina diciendo
chamiento industrial de nuestros ganados. Zapata, que ''el comercio de Buenos Aires está
~: En carta del 10 de enero de 1694 es- muy a la contingencia de perderse, porque de
cribía Naper de Lencastre al rey diciéndole la otra banda en el Puerto de San Gabriel
I
que había introducido en la Colonia más se cargarán los navíos de cuanto puedan de-
III!,1, de "700 reses cogidas a lazo", las que según sear... "(81)
I~ el testimonio del jesuíta Bernardo de la Ve- Corroborando la afirmación del capitán
ga eran acollaradas con bueyes mansos pa- BIas Zapata decía el gobernador de Buenos
ra conducirlas desde el lugar donde habían Aires Baltasar García Ros en carta elevada
l. sido ubicadas. En el mismo navío que lle- al rey el 7 de diciembre de 1715:
vaba dicha correspondencia se embarcaron "En el segundo caso de conceder con la
6.000 cueros obtenidos del ganado muerto Colonia el uso de las campañas se agravarán
a escopeta por 14 cazadores, los que dieron mas los perjuicios de estas provincias, pues
un rinde a la hacienda real del orden de los sobre no tener los vecinos de esta Ciudad
2.600 cruzados. otra parte de donde mantenerse de leña,
El afanoso y lúcido gobernador, que carbón y maderas gruesas, han llegado en Desjarretando ganado bovino. La desjarretadora era una especie de cuchillo curvo de acero bien templado
calaba hondo en la realidad de su tiempo, el estado presente ha hallarse tan exhaustas engarzado en un "asta", que por su figura llamaban media luna.
agregaba que para acelerar la colonización de ganados vacunos las campañas de esta
se hacía necesario que se mandara comple- banda,-que ha no haberse dado providencia cht el 6 de febrero de 1715 ("Su Majestad cual ya nos referimos, mantuvo tratos con
, ,
tar con gente del reino, hasta 300 hombres, de que pasasen en embarcaciones menores católica [... ] volverá a su Majestad portu- un navío holandés de registro en circuns- 1,
,II~
el número de las cuatro compañías que ha- los vecinos por el Río a hacer las faenas de guesa el territorio y colonia del Sacramen- tancias en que fue extraída la corambre del
bía en la Colonia: ''que la compañía de ca- carnes saladas, sebo y grasa, hubieran pere- to") de muy distinta manera a la pretensión navío "San José" que se había perdido en el
ballos tenga 100 Y que vengan 50 labradores, cido esta Ciudad y aún los convecinos, que portuguesa sobre el total del territorio que puerto de Maldonado.
casados, del reino o islas para darles tierras y se abastecen de ella, cuyo daño sucederá sin caía bajo la influencia militar de la plaza, A los holandeses seguirían los franceses,
,1

ganados, con que se beneficien; que mande duda poseyendo los portugueses aquellas asegurado jurídicamente por el Art. 14 del especialmente de la Compañía Francesa de
además 200 caballos y 50 yeguas, que aquí se campañas, de que no podrán lograr el fruto Tratado de Mutua Alianza entre España y las Indias Orientales.
, 11 conservarán y aumentarán". que necesitan estos vecinos [... ] me asegu- Portugal de 1701, según la interpretación Importa señalar aquí la diferencia exis-
En la misma época en que los arrieros ran que en cinco años que se detuvieron lusitana. tente entre corsarios, bucaneros y/o filibus-
del alcalde provincial de Santa Fe Antonio en este Puerto los bajeles del cargo de Don teros.
Márquez Montiel iniciaban sus recogidas Carlos Gallo [1698 a 1703, según Riverós b) Los corsarios Corsarios (del latín cursus: recorrer)
de ganado vacuno casi de inmediato sus- Tula] , salieron de la Colonia cincuenta y eran aquellos que poseían patente de corso
pendidas por el gobernador de Buenos Ai- dos navíos cargados de corambre, y aunque Probablemente antes que los tapes mi- otorgada por un país; podían atacar a todos
res, lo hacían los vecinos bonaerenses. Así los del Asiento puedan a mucha costa llevar sioneros, los corsarios holandeses aprove- los barcos enemigos, e incluso abordar y
1,1
.1 lo pone de manifiesto BIas Zapata, capitán alguna en retorno, descaecerá su valor y no charían los ganados de la Banda Septen- reconocer la documentación de los buques
l· reformado del presidio de dicho ciudad, en lo podrán costear, en que será deteriorada trional del Río de la Plata. mercantes de cualquier nación. Era, como

carta que eleva al rey el 11 de noviembre la puerta que Vuestra Majestad tiene en sus Recordemos que por 1677 el jesuíta Ja- se ha dicho, una piratería legalizada.
de 1715: in tereses" . cinto Márquez, durante un reconocimiento En cambio, eran llamados filibusteros
"Habiendo repartido entre los vecinos de García Ros iba a dar un sentido exacto de nuestras costas efectuado con indios de (del inglés freebooter. merodeador, y del
esta ciudad más de cuarenta mil cueros para al artículo 6° del tratado ajustado en Utre- las Misiones del Uruguay y del Paraná, al holandés, vrijbueter) los que se procuraban

60 .Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 61


~--I

CAPÍTULO IV PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

noticia de que en el período 1705-1716 nuestra historia por su propuesta elevada al


llegaron al Río de la Plata 25 barcos fran- Rey, de poblar el paraje de Montevideo.
ceses. (84) En un parte enviado al gobernador Gar-
"En 1716 -refiere el autor recién cita- cía Ros existen también referencias del arri-
do- el gobernador de Buenos Aires Baltasar bo a la ensenada montevideana de un navío
1,11
García Ros, al enterarse de que dos navíos francés llamado "La Mariana". Procedente
holandeses estaban haciendo corambre en de Saint Malo, tenía treinta cañones y más
el paraje aledaño a la isla de Maldonado de cien hombres capitaneados por Juan
[hoy de Gorriti], envió dos lanchas con David. (85)
gente armada que pudieron apresar una El capitán Juan Hidalgo, autor de dicho
l' "11

lancha separada de los navíos, frente al río parte, que estuvo con los franceses el 19 de
de Rosario y evidentemente en viaje a la abril de 1717, informó que habían levanta-
"111
Colonia, a dos de los intrusos y a Joseph do dos tiendas de campaña y una cocina de
"'11
Estaqueado de cueros en estancia primitiva. García Inclán, vecino de Buenos Aires que lienzo de vela y estaban haciendo una bar-
'111 los había guiado, y que luego entraría a quilla cubierta de junco. Tenían una lancha
, ,11
libremente su botín. Fueron los primeros bre y envió un bote a reconocer San Gabriel
piratas del Mar de las Antillas, que mero- y Buenos Aires. Luego de varias tentativas
' '11
deaban por sus costas en pequeño número estériles de entablar relaciones comerciales
,,'1
y reducidas embarcaciones. con Buenos Aires, a fines de noviembre los
, ·11 En el siglo XVI fueron a establecerse en franceses se encontraban en Colonia del
las Antillas, especialmente en la parte oeste Sacramento, donde pudieron negociar sus
11 1,1
de la isla de Santo Domingo, aventureros efectos. "Esas mercaderías -señala Riverós-
europeos, en su mayoría franceses, que vi- irían a Buenos Aires por las lanchas traji-
" 1I1 I I
vieron inicialmente dedicados a la caza de nistas que mantenían una irregular y activa
jabalíes y roros salvajes, cuyos cueros y tasa- comunicación entre ambos puertos". (82)
jos vendían en los puertos próximos. De regreso de una dilatada campaña
, 1" Habían adoptado la costumbre de salar corsaria en el Pacífico, a mediados de enero
la carne y dejarla secar: la carne así prepara- de 1688 arribó a Maldonado una hermosa
da se conocía por "boucan". Expulsados a nave danesa, de 36 cañones, capturada cin-
veces de las islas por los españoles, emigra- co años atrás por bucaneros ingleses que la
dos de ellas en otras por la extinción de los rebautizaron con el nombre de "Bachelor's
11" cerdos y vacunos salvajes, muchos de estos Delight" (Delicia del Soltero).
,
11" cazadores se unieron a los filibusteros. Por el relato de Lionel Wafer, cirujano I
1

Los piratas antillanos, e incluso aven- de la expedición comandada por el buca-


tureros ingleses y holandeses que se dedi- nero inglés Edward Davis, sabemos que no
caban al saqueo de las colonias españolas, realizaron ninguna actividad de corambre 1,

adoptaron entonces el nombre de "buca- en nuestras costas, donde se limitaron a ob-


neros". Llegaron a constituírse en piratas servar la abundancia "de ganado obscuro"
de alta mar, e incluso a saquear ciudades que "en muchas manadas" se extendía en
interiores. varias veintenas de leguas. (83)
En octubre de 1683 -según Riverós Tu- De la importancia que llegó a tener esta
la-, procedente de Havre de Grace fondeó actividad en las costas comprendidas entre
en Montevideo el barco "El Señalado"; le- Castillos y Montevideo, sin excluir la muy
vantó galpones en la costa y alguna coram- importante del contrabando, da cuenta la Cuero estaqueado en una estancia del departamento de Artigas.

t r· r'
ps

CAPÍTULO N PERÍODO DE ACTMDAD DEPREDATORIA

y un bote en tierra y poco más de trein- Al regreso, reconociendo parajes ocul-


ta cueros estaqueados y con ellos estaban tos, Echaurri dio con tres rancherías en las
"diez y seis yndios barbaros" con 50 caballos, que se almacenaban más de 2.500 cueros
y dos baqueanos de la reducción de Santo que también ordenó quemar, "de suerte
Domingo Soriano llamados Martinillo y que Exedian de Quatro mil el numero de las
Pan chillo que andaban fugitivos. Pieles que se encontraron Congeturando con
Las diligencias realizadas para la apre- provavilidad, que unicamente los indios [mi-
hensión y comiso del navío resultaron in- nuanes] los tenían reservados para los Portu-
fructuosas, pues poco tiempo después éste gueses".
levaba anclas, llevándose la corambre. Poco tiempo después, los corsarios to-
Por enero de 1720, treinta milicianos y maron como centro de sus operaciones el
un destacamento de 75 soldados y oficia- paraje de Castillos. Por orden de Bruno
les de la guarnición del presidio de Bue- Mauricio de Zavala, el capitán Antonio
l. nos Aires comandados por el "Capitán de Panda intentó desalojados con 54 vetera- ,, ,.
'
, ,
Cavallos" Martín Joseph de Echaurri se nos, 27 milicianos y 25 indígenas de la re-
1·1
trasladaron desde Buenos Aires a nuestro ducción de Santo Domingo Soriano, con

territorio, para luego dirigirse por tierra los que costeó el río hasta la ensenada de
11
Enlazando ganado (1799). De Una muestra visible de la divina providencia o el Diario de un Misionero Capturado
1
al reconocimiento de cuatro navíos que se Maldonado. Del combate entre las tropas destinado al Pacf/ico Meridional, en el Segundo Viaje del Navío Dziff
sabía estaban en Maldonado. A su llegada hispanas y las de Moreau, que se desarro-
lar sus propios intereses y más sensible a la tafesinos y porteños realizaron recogidas de
huyeron precipitadamente los corsarios que llara en la ensenada de Castillos, próximo a
miseria de estos sus vasallos, no es dudable ganado vacuno en la Banda Septentrional
comandaba Etienne Moreau, a quienes les la barra del actual arroyo Balizas, da noticia
que permitiendo el comercio extranjero, al del Río de la Plata y también, especialmen- I ,
fueron quemadas treinta barracas que ha- una vieja descripción de Lozano. (88)
mismo tiempo que hacía a éstos más ricos, te, faenas de cuero, sebo y grasa.
bían levantado, e incautados "algunos des- Los franceses y guenoas que pelearon
pajos". (86) y poblaba los desiertos, acrecentaba su mis- La compra de cueros estuvo a cargo, en
junto a ellos fueron derrotados; el capitán
mo poder. Los cueros tan buscados por los 1715, 1723 Y 1724, del Asiento de Inglate-
'" Moreau, Sieur de la Primerais, había Moreau y siete tripulantes, muertos, 57
extranjeros, eran de sus vaquerías salvajes, rra, cuyos navíos traían esclavos y se lleva-
,
estado ya en agosto de 1718 en Maldona- conducidos prisioneros a Buenos Aires y
que aumentaban enormemente, vagaban ban casi siempre cueros a su regreso.
do, con el barco "Saint Fran<;:ois" de Saint los cueros que habían acopiado reducidos
sin dueño por inmensos desiertos. Con el Una real cédula del 8 de setiembre de
I
Malo, de 220 toneladas, 18 cañones y una a cenizas. 1:
1
comercio extranjero, esas mismas vaquerías 1716 otorgó al Cabildo de Buenos Aires .' I
¡:
I
,
dotación de 55 hombres. Allí había sido En un informe de 1784 dirigido al Mar-
se hubieran domesticado, y manejadas con la facultad de realizar los ajustes de cueros
apresado por la tripulación del barco "La qués de Loreto, dice Francisco Bruno de
más economía hubieran venido a ser un con el Asiento de Inglaterra de cuyo valor
Petit Danycan", también de Saint Malo, Zavala que los minuanes prestaban ayuda
convertido en corsario español. (87) origen de vida y de actividad. Pero toda la retenían un tercio a beneficio de propios,
a los franceses en sus acopios de coram-
política de España la hacía consistir en el es decir de la obra pública y social bonae-
En el viaje de ida, el capitán Echaurri bre, atraídos "con el incitativo de la bebida".
talento funesto de quemar, destruir y hacer rense.
había encontrado dos ranchos con sus co- Agrega que "por no haber carruajes para la
a estos habitantes unas tristes víctimas de
rrales y más de 1.500 pieles de vacunos, que conducción de los cueros, que había acopiados
su obediencia. De aquí esa soledad de los
inmediatamente quemó. Luego del arribo en el Campamento Francés, los que apilados
del destacamento a Montevideo fue visto en orden, les servían como de Fuerte o Para-
campos, ese desastre de los sucesos, esa po- 2.-ELASIENTO DE LA REAL
breza de las ciudades y esa imbecilidad de COMPAÑÍA DE INGLATERRA
un bergantín que se hizo inmediatamente peto, se quemaron".
la monarquía". (89)
a la vela rumbo a Colonia, discurriéndose El triunfo español sobre éstos últimos
No toda la política de España consistía A poco de iniciar sus actividades en el
que sin duda fue acompañando a un navío corsarios ha sido enjuiciado severamente en
en el talento funesto de quemar y destruir Río de la Plata, aparte de lo relacionado
que se había dirigido al Brasil, y que, según estos términos por Gregario Funes, deán de
cueros, como afirma este fervoroso mili- con la atención y venta de las cargas de ne-
los rastros que se encontraron, había hecho la Iglesia Catedral de Córdoba: "menos ava-
provisión de carnes. tante de la Revolución de Mayo de 1810. gros que iban llegando, la mayor preocupa-
ra la corte de España, más sabía que calcu-
Es de recordar que desde 1715 vecinos san-

64 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 65


- __ o _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ __

....
CAPÍTULO IV PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

ción de los directores del Asiento de la Real tener en salud y refrescar" a los esclavos, ca- "Tratóse sobre la real cédula de su Majes- Santa Fe que las campañas de la otra Banda, :I
Compañía de Inglaterra fue la de asegurarse sas que al entender de la época constituían tad sobre que se quiten las barracas del Real donde pretenden vaquear los santafesinos,
·1 los cargamentos de retorno. Los productos barracas por la forma rústica y ligera que se Asiento que están en la otra banda de este río están infestadas de indios Charrúas, Voja-
que se exportaron en trueque fueron sebo, hacían. Habrían sido éstas las primeras que se y auto de acuerdo de la Real Hacienda de 8 nes, Minuanes, etc., y que los que vayan se
I¡II
metales (oro y plata), lana y cueros. levantaron en las márgenes del Plata': de marzo en que se les manda al Presidente y exponen a las hostilidades.
El 22 de octubre de 1715 se concluía El autor aclara que se refiere a las prime- directores que dentro de un mes quiten dichas Aconseja al gobernador que puede por
~,
un contrato de la ciudad de Buenos Aires ras que habrían de evolucionar hasta llegar barracas y transporten a esta parte los esclavos esta vez conceder permiso a los vecinos de
II¡II con dicho Real Asiento de la Gran Bretaña, a ser depósitos de cueros y afirma que los y gente que asisten en ellas a este Puerto del Santa Fe, pero reafirma sus derechos a los
que ajustó las condiciones del suministro ingleses, ávidos de lucro, recibían oculta- Riachuelo': (92) ganados de la otra Banda". (93)
de 50.000 cueros o pieles de toro, de los mente las pieles de quienes se encontra- Su existencia en la nueva zona dio origen A fines de agosto de 1713, Santa Fe
II "'
cuales 30.000 deberían ser entregados "en ban en las faenas corambreras en la Banda al nombre de Barracas, que aún subsiste. carece prácticamente de abasto y es esca-
la otra banda de este Río en los Parages [ ... ] oriental, las cuales "eran acopiadas en sus sa la existencia de ganado en las estancias l
donde pudieren llegar las embarcaciones". El barracas-viviendas de negros- para ser em- comarcanas. El 26 de noviembre de 1714 f
I
1,1,11
gobernador interino García Ros se vio obli-
gado a permitir que el asiento inglés levan-
barcadas en el momento oportuno". Agrega
que, informado del hecho, el gobierno es-
3. LOS ARRIEROS Y
FAENEROS DE CORAMBRES
se solicita por primera vez licencia para
vaquear en tierras ultramesopotámicas del
i
tara en el puerto de Las Vacas unas barracas pañol designó en 1716 a la ciudad de Bue- Uruguay.
para conservación de la corambre que se le
SANTAFESINOS Este hecho originaría la creciente im-
nos Aires "como única entidad autorizada
iba entregando. Las barracas eran en reali- para fijar el precio de los cueros". Al año portancia económica de la Banda Septen-
IIlli En su Historia de las Vaquerías de Río de
dad cobertizos, formados por una docena siguiente, el cabildo envía a un comisiona- trional del Río de la Plata y sus trascenden-
la Plata, Emilio A. Ca ni ha dicho que el
de palos y otra de cueros, que servían como do a esta Banda del río, porque tiene noti- tes secuelas en el aspecto social.
reparo. (90) procurador de Santa Fe, luego de pregun-
cia de que los "vecinos se hallan haciendo El alcalde provincial Antonio Márquez
tar al Cabildo de Buenos Aires si los ve-
Refiriéndose a los antecedentes de estas porciones muy considerables de cueros y Montiel, propone ceder a la ciudad un ter-
cinos accioneros de aquella ciudad tenían
barracas dice Antonio A. Torassa: (91) entregándolos en las "barracas" que tienen cio de la recogida a efectuar. Con los ani-
derecho a los ganados vacunos cimarrones
"Consecuente a lo convenido en el tratado dispuestas los asentistas de la Real Com- males restantes haría frente a sus gastos: 40 I •
I
que pastaban en las campañas por las costas
de Utrecht firmado en el año 1712, Inglate- pañía de Inglaterra, y con orden de traer peones, 600 caballos, 2 baqueanos de la
del mar, se presenta el 10 de setiembre de ! I
rra quedó autorizada para efectuar, con ex- presas a todas las personas que estuviesen Reducción de Santo Domingo Soriano y 4
1712 sosteniendo los derechos de Santa Fe
clusividad, el comercio negrero en las colonias comprometidas en esa tarea". [Acuerdos ó 6 peones españoles.
sobre los ganados silvestres de San Gabriel,
españolas de América, actividad que realiza- del extinguido Cabildo de Buenos Aires, Cuatro años antes, en 1710, los jesuitas
pidiendo que se deslindara la jurisdicción
ban los navíos procedentes de la Guinea. Serie 11, t. 111. Pp. 395 y 396]. de las Misiones, señala Emilio A. Coni, ha-
11" de ambas ciudades.
"Con anterioridad se habían introduci- "Como se ve- dice Torassa-, el comercio bían afirmado su derecho a los ganados de
"El 5 de diciembre de 1714-seguimos
,,11 do negros en Buenos Aires por la Compañía de los negros se ligaba íntimamente con el esta Banda, pero en los hechos venían efec-
textualmente a Coni- el Cabildo de San-
Francesa de Guinea, y a raíz de que algunos de cueros, y lo que al principio fueron cho- tuando recogidas de ganados cimarrones en
ta Fe comunica al de Buenos Aires que el
cargamentos llegaran con esclavos atacados de zas para el albergue de los esclavos se trans- nuestro territorio, como lo hemos docu-
alcalde provincial de la Santa Hermandad
viruela, como aconteció con los traídos por el formaron en depósitos habituales, puede mentado, desde mucho tiempo atrás. (94)
le ha ofrecido hacer una vaquería en los
navío ':Anfitrit" en 1711, el gobierno, teme- decirse clandestinos, del codiciado produc- Debemos acotar que en el capítulo 7 0
campos de la otra Banda, Uruguay y Río
roso de que cundiera la peste, resolvió fijar un to de las Colonias rioplatenses". del Tratado Provisional del 7 de mayo de
Negro, dándoles el tercer puesto en Santa
lugar distante donde hicieran una cuarente- Un acta del cabildo bonaerense, del 1o 1681, tocante a la devolución de la Colonia
Fe, y solicita la conformidad de sus colegas
na de observación, eligiendo para esto las tie- de octubre de 1731, proporciona noticias del Sacramento ocupada por el gobernador
porteños. El procurador de Buenos Aires
rras de San Gabriel, o sea la campaña de la del fin de estas barracas situadas a orillas José de Garra, se puntualizaba que "los veci-
es de opinión que se acuerde la licencia da-
Colonia del Sacramento. del arroyo de las Vacas, las que debieron ser nos de Buenos ayres gozaran del uso y aprove-
do "el poco o ningún hútil que en dichos
''En 1716, el Rey autoriza el Asiento de transportadas al otro lado del río para un chamiento del mismo sitio. Sus Ganados, Ma-
Ganados an tenido asta aora los vecinos de
Inglaterra para que construya casas de made- mejor control, pues esta actividad reporta- dera, Caza, Pesca y labores de carbón como
ésta". Y el Cabildo resuelve manifestar al de
ra y no de otro material con el fin de ''man- ba sensibles pérdidas al Erario: antes que en el se hiciese la población': (95)
r "

1,'
p r'
jiiiiiIP

CAPÍTUWN PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

Se resuelve buscar en las estancias, y de giese, puesto en la costa del Paraná, entre-
no hallarse, suspender las corridas. gando a cuenta, luego que se le concediese
'., ..... Un memorial presentado al Cabildo de la licencia, 500 vacunos de la buena cali-
, ,;~<.
San ta Fe el lo de agosto de 1718, reseñaba dad. En caso de que se realizara la campaña
~I 1'1
I
el decadente estado de la ciudad a raíz de contra los indígenas, cedería 500 caballos
la falta de medios y de las hostilidades de mansos, los cuales, excluyendo los muertos
los indios abipones; a la vez se solicitaba y los perdidos, debían serles restituídos una
licencia para hacer una recogida de 16.000 vez concluida dicha operación.
cabezas de ganado en los campos de los ríos Solicitaban asimismo los proponentes
Uruguay y Negro. (97) que las autoridades se hicieran cargo del sa-
Dicha recolección debía efectuarse en el lario de los peones de Santo Domingo So-
término de seis meses a partir del día en que riano y "demás cosas que se ofreciesen para
diera comienzo. Quienes la solicitaban -el el mejor efecto de dha. Faena". Autorizada
sargento mayor Antonio Márquez Montiel la recogida por Zavala el 8 de octubre de
y el provincial de la Santa Hermandad An- 1718, elevaron una nueva petición, al es-
drés López Pintado- ofrecían contribucio- timar que la cantidad de 16.000 cabezas
nes para los gastos de la "defensiva guerra de ganado no cubría los gastos que debían
contra los bárbaros" indígenas; el citado en atender. Puntualizaban que para cumplir
Tareas de estancia
último término, 1.000 cabezas de ganado su objetivo y trasladar los bovinos hasta
Habiendo comenzado la recogida soli- Resuelto a hacer reconocer su derecho, vacuno y 1.000 caballos baqueanos y man- la banda del río Paran á -correspondiente
citada, el gobernador de Buenos Aires or- el2 de diciembre de 1716, el Cabildo por- sos, "la mitad de uno y otro antes de entrar a la actual provincia de Santa Fe-, era ne-
denó suspenderla y convocó a su presencia teño otorga licencia para vaquear en nues- en faena y la otra mitad luego que la hubiese cesario recoger de los campos del Uruguay
al sargento mayor Antonio Márquez Mon- tra Banda al accionero Juan de San Martín. fenecido"; Márquez Montiel, por su parte, la y Negro entre 32.000 y 34.000 vacunos,
tiel y al P. Procurador de las Misiones de Era la primera que concedía a un vecino séptima parte de todo el ganado que reco- por ser sumamente dificultoso su transpor-
la Compañía de Jesús, para que expusieran de Buenos Aires. A mediados de mayo de
sus pareceres sobre sus derechos a las accio- 1717 se calculaba, como ya señalamos, que
•. ....: ...!..
I""I-':-'~-='~-.~-~-"-'l--"-]Jii/~··'I"!;I".---.j.,...,.,~",,!,.,."".-~"".~,~~.~~~~),.. ~ ------.~-~-:. ?~-""':.~>---.~. .-.--
ífj ~ "_ "," "'" 1 "!""J..:¡.'
nes de dichos ganados. (96) en las faenas de sebo y grasa se encontraban
Con fecha 2 de marzo de 1716, el Ca- más de 400 persona con licencia del go-
t ,.
bildo de Buenos Aires protesta por la pre- bierno, utilizando más de 2.000 caballos. ~.'"'1"".,.•,.
, J..l :..~f" ~~
sencia de vecinos de Santa Fe vaqueando En abril de ese año el licenciado Juan .~7 ..

en nuestro territorio, "donde sólo esta ciu- José de Mutiloa intimaba a las autoridades I
dad y sus vecinos tienen acción a dichos de Santa Fe a hacer que sus delegados com-
ganados", y el 19 de agosto del mismo año parecieran ante el gobernador, en el juicio
denuncia que más de 400 santafesinos esta- sobre el derecho a la acción de ganados en
ban haciendo vaqueadas "en la otra Banda
del río y tierra firme de San Gabriel". En
los campos de los ríos Uruguay y Negro,
I ~
que disputaban Buenos Aires y las Doctri-
noviembre siguen recogiendo ganados ce- nas de las Misiones. Por su parte, el 8 de
rriles el sargento mayor Andrés López Pin- octubre el alcalde santafesino José de Agui-
tado y el regidor santafesino Francisco Vera rre informaba acerca de la imposibilidad
Muxica, a quien el Ing. Coni confunde con de obtener toros en la otra banda, por la
el héroe de la Colonia, quien ya había falle- creciente del Paraná, y en su propia juris-
cido en 1691 y cuyo nombre era Antonio. dicción por no haberlos.
Arreando vacunos enlazados

68 .Historia de la Gan nt s· 69
....
CAPÍTULO IV PERÍODO DE ACTMDAD DEPREDATORIA

sebos y grasa que sacan y todo el año y años 4. LOS EMpRESARIOS


enteros están acarreando para transportar y PORTEÑOS DE VAQUERÍAS:
poner aquí doscientas mil vacas ahogaban en
FAENEROS y OBLIGADOS
los ríos caudalosos que tenían que pasar cua-
trocientas mil cuando menos".
Emilio A. Ca ni, luego de precisar que
Agregaba que estaban por volverse am-
la última vaquería para hacer cueros que se
bos al Uruguay con más de 200 hombres
efectuó en la banda occidental del Uruguay
cada uno y que dichos empresarios "levan-
tuvo lugar en 1718, y que todas las demás
taban el precio a la carne poniendo por tres I
se realizaron en nuestro territorio, agrega: I I
reales el cuarto, estando valiendo a dos cuan-
"loa repartos de cueros en la otra banda se I i
do se sacaban menos vacas por los dueños de
hacían a verdaderos empresarios de vaque-
11 ellas".
1 1 rías, y no a los vecinos como accioneros, ya
Confirmando lo solicitado por el Ca-
que en realidad, no los había.
l. bildo de Santa Fe, el gobernador Bruno de
Los adquirentes debían otorgar fianzas
Zavala, futuro fundador de Montevideo,
,'Ii respecto a su cumplimiento, y muy a menu-
emitió el 19 de agosto un bando por el que
1

Pisadero de barro y corral de ganado para el abasto de Montevideo, uno de los primeros gráficos sobre costum- do era necesario apremiar a los fiadores".
se prohibió a los vecinos de Buenos Aires y
I bres camperas de nuestro país. (De la obra de William Gregory). Ya en actas del Cabildo bonaerense co-
su jurisdicción por espacio de cuatro años,
rrespondientes a julio de 1707 se encuen-
,",11 te y proclive a accidentes y contingencias En cuanto a los peones, habían sido con- la extracción de bovinos de "la otra Banda : ¡
111
1

tran noticias de que los vecinos de la ciudad


I imprevistas en el cruce de los ríos, como tratados en Tucumán, por intermedio del del Río de la Plata' bajo pena de mil pesos
cruzaban el río a cortar madera y cañas pa-
también "por el mucho número que se disipa vecino de aquella provincia, Juan Alonso y pérdida de todo el ganado que sacaran,
11 ra hacer carbón de los montes colonienses,
tanto en el que se resabia en los parajes cuan- González, quien dispuso de amplios pode- dinero que sería aplicado a las obras reales y I
Ilil l además de conducir piedra para sus edifica- 1

to por el que dispara volviendo a su natural, res para ajustar los salarios correspondien- de la ciudad de Buenos Aires, por mitades. I
1I
ciones, pero recién en 1715 comienzan sus 1I

así con tiempos tempestuosos de borrascas co- tes. Esta prohibición se hacía extensiva a los ve-
.1 mo de mortandades y cansadas; ya por ser el cinos santafesinos y a las Doctrinas de los
vaqueadas en nuestro territorio, como ya lo I
El 19 de octubre de 1718, considerando expresamos. (98)
'1
ganado de que se componen las tropas entre de justicia lo solicitado, Zavala autorizaba padres de la Compañía de Jesús. Sólo se ex-
1 1II

11 También hemos señalado que la pri- i,


grande y mediano, y ya por lo demás delgado desde la ciudad de la Santísima Trinidad ceptuaba la licencia a Francisco de Ziburu ¡¡
mera licencia para recoger ganados en esta 1;
que lo ponen los diferentes y repetidos baños puerto de Santa María de Buenos Aires, un para 6.000 vacas, por haber sido concedida I J !
Banda concedida a un vecino bonaerense,
i'ill que es preciso inexcusable darle para dicho aumento de 4.000 cabezas, con lo que la muy especialmente para el abasto de Bue-
benefició al accionero Juan de San Martín.
transporte por lo anchuroso y muy caudaloso recogida acordada totalizaba 20.000 ani- nos Aires.
Cubría hasta la cantidad de 20.000 cabezas
de dichos ríos". males. Esta fue la última recogida efectuada en
y fue otorgada en diciembre de 1716.
Márquez Montiel y López Pintado, que En correspondencia elevada desde San- territorio oriental por empresarios santafe-
Los empresarios de vaquerías fueron
reforzando su solicitud ofrecían 500 pesos ta Fe al Cabildo de Buenos Aires el 16 de sinos, quienes continuaron el ciclo de las
personas de solvencia económica, dados los
más cada uno, estimaban los costos de la julio de 1720, el vecino Antonio de Vera arreadas de ganado en pie iniciado por lo
importantes gastos que debían afrontar en
faena en $ 9.000 para los "conchabos y sala- acusaba a Antonio Márquez Montiel y a tapes misioneros y prosiguieron a su vez,
las matanzas o recogidas de ganado cima-
rios de peones, capataces y otros preciosos avíos, Andrés López Pintado de haber destruído conjuntamente con los bonaerenses, las
rrón. La mayoría tenía el grado de capitán,
herramientas y canoas, yerba, tabaco y otros la riqueza de ganados del Paraná y de ex- faenas depredatorias de sebo y grasa en la
quizá por tener a su cargo partidas que les
inexcusables exigentes", correspondiendo las tender su "codicia y maldad a ir a destruir banda septentrional del río de la Plata, ini-
protegían del ataque de los indígenas.
contribuciones prometidas a $ 4.500. An- y robar la del Uruguay de donde han sacado ciadas por los lusitanos, contribuyendo ac-
Las vaqueadas, como se ha dicho, era
te estos gastos, aseguraban, el número de estos dos hombre solos más de seiscientas mil tivamente a diezmar sus ganados cerriles.
una actividad para "hombres fuertes, dies-
16.000 vacunos otorgados en la licencia vacas cada año, porque es de advertir-decía- tros, decididos y con espíritu de aventura'.
era insuficiente para producir beneficios. que sobre ser tan considerable las porciones de Pero por ser una actividad estacional, en el
resto del tiempo los hábiles vaqueros de-

70 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 71


....
CAPÍTULO IV PERÍODO DE ACTMDAD DEPREDATORIA
l1li
bían procurarse otro medio de vida. Este ta, previa fianza del suplicante. En agosto reales y medio, y la botija de grasa por 14 Por sueldo de la
12.000
fue el origen del contrabando de ganado Sánchez de Loria fue denunciado al gober- reales. guarnición
a Río Grande, al cual nos referiremos más nador, por estar pasando las vacas recogidas En 1721 fueron autorizados a hacer gra- Por concepto
de acarreo de la 10.000
adelante. a Santa Fe en lugar de llevarlas a Buenos sa y sebo en esta Banda Juan de Illescas y corambre
El acta del Cabildo bonaerense corres- Aires. José Rosas, como apoderados de Fernando Por sueldo de la
pondiente a la sesión del 31 de enero de No tenemos conocimiento de que en Valdés, y Carlos Narváez, en representación 12.000
guarnición
1719, establecía que para hacer una recogi- alguna otra oportunidad la ciudad de Co- del capitán Juan de Rocha, para 1722. Ese Para el vaquero
1.000
da de 40.000 a 50.000 cabezas de ganado rrientes haya incorporado bovinos proce- año los integrantes del Cabildo bonaerense desjarretador
vacuno se necesitaban "150 peones prácticos dentes de nuestra Vaquería del Mar, cuyos escucharon alarmados la información que
en estas faenas, 1.600 caballos, 10 canoas y ganados jesuítico-tapes procedían en su proporcionó Juan de San Martín: al sur del A este costo total de 33.833 y un tercio
30 peones naturales de Santa Fe por ser úni- origen-en nuestra opinión-, precisamente río Negro sólo existían unos treinta mil va- se agregaba el salario de la peonada (el suel-
camente los que son a propósito para los pasos del territorio correntino. cunos. do más bajo de un peón era de 10 pesos
de los ríos: 30 tercios de yerba, 6 de tabaco y Para satisfacer el pedido de 40.000 cue- Otra acta del Cabildo-la correspondien- mensuales); la caballada, cuchillería y de-
una botija de aguardiente destinada para la ros hecho por Juan Trupe, presidente del te al 23 de setiembre de 1723-brinda la más menesteres, bastimentas, como tam-
gente del río". Real Asiento Inglés, en diciembre de 1718 siguiente noticia sobre los costos y rendi- bién armas y municiones para "la gente de
Calculaban los capitanes Fernando Val- fueron repartidas corambres a vecinos de miento económico de los cueros. guerra".
dés y Juan de Illescas que esta recogida ten- Buenos Aires. A siete de ellos les correspon- Se calculaba en cuatro reales el Rete de Habría que tener también muy en cuen-
dría una duración de tres meses, un mes dió realizar dichas faenas en nuestra Banda cada uno. La tropa no podía salir a cam- ta las averías de los cueros por "pudrición,
más para llegar hasta el río Uruguay con el por un total de 17.000 cueros, de acuerdo paña sin la guarnición de seis hombres de polilla u otra causa", o por desechárselos en
ganado, mes y medio para cruzarlo, unmes con el siguiente detalle: capitán Fernando armas, cuyo salario era de cuatro reales dia- el momento de entrega, incendio o ataque
para llegar al Paraná y otro para atravesarlo M. de Baldés Inclán (5.000 cueros); Cap. rios, "jornal que ganaba cualquier peón en de los indígenas que no se pudiera resistir, !i

por los dos pasos que en éste había. Siem- Juan de Illescas Nieto (3.000); Juan de So- Buenos Aires y sus medianías, sin riesgo de viéndóse precisados a retirarse con pérdi-
pre, claro está, que no saliese otra tropa, sa Monsalve (3.000); Gerónimo de Escobar la vida y pasar malas noches ni peligros". A da de haciendas y de vidas, en cuyos casos
por ser "muy corto el terreno de dichas (2.000); Pedro León (1.000); Miguel de 15 pesos mensuales, calculados a 8 reales quedarían "los vecinos perdidos y sus fia-
campañas y hallarse ya muy menoscabadas Arellano (1.000); Juan González (1.000) y por peso, cien hombres suman 1.500 pe- dores obligados a satisfacer estas pérdidas".
de dicho ganado". Dionisia Chiclana (1.000). sos; en los ocho meses que se necesitaban Habría, pues, un mínimo de quebranto
Buenos Aires, como cabeza de la Gober- En setiembre de 1720, y por el térmi- para hacer la corambre, sus sueldos suma- de unos 1.333 pesos y un tercio. Y como el
nación, era quien otorgaba las licencias de no de un año, se concedió por remate el ban 12.000 pesos. 12 de octubre de 1723 se cerró el trato con
estas recogidas de ganado, no sólo para los abasto de grasa y sebo de Buenos Aires. El Estas cantidades correspondían sólo al el presidente y directores del Real Asiento
vecinos bonaerenses, sino también como ya concesionario fue el capitán Juan Cabral de salario de las tropas. Falta agregar las armas, de Inglaterra sobre el precio de 11 reales
lo documentamos, para los santafesinos. Mela, y sus fiadores, los empresarios de va- municiones, yerba y tabaco. Por otra parte, cada cuero, evidentemente las cifras que
En 1717 se otorgan 6.000 cabezas a la querías, Illescas, Escobar y Chiclana. el vaquero que desjarretaba los toros gana- el Cabildo tomaba para calcular los gastos
ciudad de San Juan de Vera de las Corrien- Se les daba el nombre de obligados, a ba 50 pesos por cada mil; en los 20.000 le eran exageradas y debían manejarse para
tes, a su solicitud; 10.000 al padre prior de los adjudicatarios de estas licitaciones que correspondían mil pesos. obtener mejores precios de los asentistas.
Santo Domingo de Santa Fe, para la obra efectuaba el Cabildo bonaerense. En resumen: ofrecía el asentista 13 rea- Esta vez fueron ocho los vecinos de
de la iglesia, con prohibición expresa de En la oportunidad recién mencionada, les por cuero para realizar esta vaqueada en Buenos Aires encargados de las faenas de
hacer cueros, sebo y grasa; a Luis Pesoa, las cantidades de sebo y grasa y sus precios nuestra Banda, por lo que el importe de corambre. Otro reparto por una cantidad
16.000 cabezas para sus estancias; a Ignacio respectivos fueron los siguientes: 1778 sa- 20.000 totalizaba la cantidad de 260.000 de 60.000 cueros se efectuó el 23 de se-
Sánchez de Loria, 20.000 reses con obliga- cos de sebo de 10 arrobas cada saco y 1212 reales, equivalentes a 32.500 pesos. tiembre de 1724. Esta partida había sido
ción de traerlas a Buenos Aires; también pelotas de grasa. La arroba (11 kilogramos Veamos seguidamente los gastos que ajustada a once reales y medio cada cuero,
20.000 a Ignacio de Torres; al capitán Juan 485) de sebo debía venderse por dos reales, ocasionaba, según el Cabildo: de los cuales tocaban 7 reales y medio a los
Maciel de Aguila, con fecha 23 de abril, se y los dos últimos meses del año por "uno y
le concede asimismo la licencia que solici- tres quartillos". La arroba de grasa por tres

72 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 73


p -~
CAPÍTULO IV PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

empresarios (24 vecinos de Buenos Aires), entregar en mayo de 1727 en el Puerto de


que debían cumplir la faena en el lapso de las Vacas), en estas condiciones: dos tercios
dieciocho meses. de la cantidad total en plata y el resto en
Dice el acta del Cabildo bonaerense del ropa.
17 de diciembre de 1726, refiriéndose a es- Un nuevo reparto se efectúa el 29
te último ajuste de cueros con la Real Ha- de marzo de 1730 por una operación de
cienda de Inglaterra, que los aludidos veci- 32.000 cueros, vendidos a Alzáybar; en-
nos "se quedaron sin conveniencia alguna y tre los faeneros figuran algunos vecinos de
desalentados de proseguir con esta faena". Montevideo y el corregidor de Santo Do-
Hubo quien- tal el caso del capitán Juan de mingo Soriano.
Sosa-, previendo las dificultades y las posi- En 1738 el Cabildo de Buenos Aires se-
bles pérdidas, desechó la porción que se le guía concediendo licencias, ya que autoriza
había adjudicado. al capitán Juan de Rocha a hacer recogi-
Paralelamente, en 1724 se le concedió da de 20.000 cabezas con la obligación de
licencia por dos meses al capitán Francisco conducirlas a aquella ciudad para su abas- "

Navarro para el abasto de sebo y grasa para to, en el término de 16 meses. :!


la ciudad de Buenos Aires; a Juan Burgues, Muchos de estos faeneros de corambre ¡
11:1 primer poblador civil de Montevideo, por han dejado su recuerdo en la toponimia de
cuatro meses, para realizar la faena en dicho la región situada al sur del río Negro, por El modo de matar el ganado era perseguir al toro o res con una desjarretadora y con gran destreza cortarle el ja-
paraje y llevarlo a Buenos Aires; en 1725, a cuyas cuchillas transitaban con sus tropas rrete (arriba del garrón). Según el demarcador de límites Cabrer, en cuanto caia, "otro iba acodillando las mismas
Juan Jofre; en 1726 los favorecidos fueron reses que encuentran ya tendidas por el primero, que se reduce a matarlas con gran focilidad por el codillo, hiriéndolas con
y carretas. Así aparecen inscriptos en los un chuzo largo y delgado, a manera de daga, para no ofonder los cueros, puesto también en su asta y los demás se emplean
Domingo Monzón, Gerónimo de Escobar, mapas nacionales sus sonoros nombres. en desollar y estanquillar allí mismo los cueros." O. D. Dalin. Matadero de Buenos Aires, litografía).
Alonso Suárez, Antonio Pesoa, Nicolás de Rocha, Pintado, Illescas, Garzón, Mansa-
Cuenca, Juan de Acosta, capitán Juan de villagra (Mancevillaga), Maciel, Monzón, igual que Francisco Caravallo y Tomás de a) La concordia de 1721
Illescas, Cristóbal Cabral y Juan Manuel de Narváez, Navarro, Juan González ... Noseda "y además personas que hubiesen
Soria. A fines de este último año, los toros vaqueado en dicho tiempo". El 28 de enero de 1721 se celebraba una
acosados por las matanzas ya estaban retira- Debían notificarse asimismo el sargen- concordia entre Buenos Aires, Santa Fe y las
dos a varias leguas de la costa. La actividad 5. EL DERECHO A LOS to mayor Francisco de Echagüe y Andía, Doctrinas de los Padres de la Compañía de
depredatorias de los faeneros santafesinos
y porteños estaba agotando rápidamente la
GANADOS DE LA BANDA Alonso de los Reyes y otros reformados de
la ciudad de Santa Fe a quienes "se les había
Jesús. El convenio definitivo, que además
fijó las respectivas jurisdicciones territoria-
,I
"mina" de nuestros ganados cimarrones.
SEPTENTRIONAL DEL RÍo DE
concedido licencia" para llevar 4.000 vacas les de Buenos Aires y Santa Fe, que incluía
A partir de 1726 el Cabildo porteño LA PLATA hacia los rodeos de sus estancias, así como nuestra Banda, estableció normas para el
-seguimos a Ca ni- sólo interviene en cua- Francisco de Ziburo (6.000 vacas para el abasto de ambas ciudades y los pueblos de
tro ajustes de corambre, tanto por el agota- Ya nos referimos al bando de Bruno de las misiones jesuíticas. Fue firmado el 3 de
abasto de Buenos Aires), que no debían
miento del ganado como por haberle reti- Zavala de fecha 19 de agosto de 1720, que marzo del mismo año. (lOO)
pasar mayor cantidad de las otorgadas en
rado el rey, en 1732, la facultad de efectuar prohibía por cuatro años las recogidas de La escritura de concordia fue signada
dichas licencias, bajo "pena de perdimiento
los acuerdos con las naves de registro. De ganado vacuno en esta banda platense. de ellas". (99) en Buenos Aires por representantes de las
esos cuatro convenios destacamos dos. Por auto del mismo gobernador, del 15 Doctrinas misioneras (padres Jerónimo
Poco tiempo después iniciarían gestio-
Francisco de Alzáybar, capitán coman- de octubre de ese año, se especificaba que Herrán, rector del Colegio de Buenos Aires,
nes de transacción quienes sostenían los
dante de los Navíos de Registro, pide en los sargentos mayores Andrés López Pinta- y Lorenzo Dafe, procurador general de las
derechos "a los ganados de la campaña de la
diciembre de 1726 ajuste de 30.000 pieles do y Antonio Márquez Montiel no debían Misiones de Paraná y Uruguay), por dipu-
otra banda de los ríos Negro y Uruguay".
y llega a un acuerdo con el Cabildo; pa- usar más la licencia que les había sido con- tados de Buenos Aires (Baltasar de Quinna
gará 12 reales y medio por cada cuero (a cedida en octubre de 1718 para la recogida Godoy y Pablo González de la Cuadra, re-
de 20.000 vacas, debiendo entregarla, al
!

74 ·Historia de la Ganadería. ·Aníbal Barrios Pintos· 75


CAPÍTULO N PERÍODO DE ACTIVIDAD DEPREDATORIA

gidores de dicha ciudad), y en representa- nombrada por la ciudad de Buenos Aires, tamiento a la misma el gobernador Bru- En solicitud de revocación del decreto
ción de Santa Fe por el maestre de campo otra por la de Santa Fe y otra por dichos no Mauricio de Zavala, el 1° de mayo de de 1721, elevada por el Cabildo de Santa
Francisco de Vera Mujica, regidor perpetuo padres, para que no se excedan de dicho 1723. Fe al de Buenos Aires, en marzo de 1726,
y sargento mayor Simón de Tale Bracho. número, cuyos salarios pagará el remata- El privilegio para Buenos Aires fue re- aducía el procurador Márquez Montiel: 1°)
Constaba de los siguientes capítulos: dor, y a su riesgo las ha de pasar por dicho chazado por el Cabildo de Santa Fe, por que el rechazo no se ajustó ni al estado de
"1° Otorgaron, sobre el deslinde de las río y el de Paraná hasta ponerlas en Tierra decreto del 21 de octubre de 1721, resol- dependencia ni al bien público, ni a la ju-
jurisdicciones, que sea mojón fijo por esta Firme de Santa Fe, donde ha de dar 18.000 viendo que en atención 'a la paz de una y dicial forma de derecho establecida y prac-
banda de este río, tierra firme con Santa Fe, cabezas; las 12.000 para el abasto de Bue- otra ciudad", y a la ''hermanable concordia" ticada en dicha ciudad; 2° ) que el cuerpo,
el Arroyo del Medio, uno de los tres que nos Aires, y las 6.000 para el de Santa Fe, que debía existir entre ambas, accedía a al resolver por sí propio, "sin noticia ni voz
llaman de Payoso, hacia la mitad del cami- o las demás que una y otra necesitare para conceder a Buenos Aires el uso de la ac- del Procurador", fue juez y parte; y 3°) que
no que hay desde esta ciudad, adonde estu- su abasto, en cuyo caso se acrecentará el ción por mitades, sin renunciar al derecho fue grave el daño que la medida provocó, ,1

vo poblada antiguamente la del Santa Fe, número de las 50.000 y las que le queda- de propiedad. Ello se entendería para las al estar la ciudad en continua guerra con- i
"1
que originariamente llaman el Arroyo del ren las podrá vender como le pareciere a las vaquerías, faenas de sebo, grasa y cueros de tra los indios, sus pagos despoblados, sin
Medio, y éste ha de ser el que divida ambas ciudades vecinas. toros, y recogidas para el abasto de la po- mantenimientos y expuestos al creciente
jurisdicciones; y por la otra banda de este río "4° El sebo y la grasa para el abasto de blación ''como para las naos de Uropa". desalojo de los vecinos. (101)
que llaman los campos de San Gabriel sea Buenos Aires se haga en dicho campo, sin En otro acuerdo celebrado el 17 de no- . El Cabildo de Buenos Aires, a raíz de
mojón fijo del Uruguay, de forma que desde que por otra persona ni para otra parte se viembre de 1722 se fijaron en 60.000 las las gestiones entabladas, en acuerdo del 13
su margen hacia Santa Fe, sea su jurisdicción haga ni se saque, salvo a cada carreta de las cabezas de ganado que podían extraer para de julio de 1726 resolvió ceder y transferir
y hacia San Gabriel, de Buenos Aires. que entraren de las ciudades de Córdoba, sus Doctrinas, los padres de la Compañía a la ciudad de Santa Fe, 6.500 cabezas de 1I
1
I
"2° Tocante a los ganados vacunos que Mendoza y San Juan, una pelota de grasa de Jesús. la distribución anual; a su vez Sant Fe de- '1
i
hay desde el río del Uruguay hasta Castillo que se ha practicado darles para su abasto,
y Costa del mar, teniendo presente el que y lo mismo las pieles de toros para los na- 1

este criadero de ganado se conserve, y no I


víos de Europa.
falte el alimento de carnes a estas dos ciu- "5° Que los padres saquen el ganado
dades, ni a las vecinas, ni a las dichas doc- necesario para la manutención de los pue-
trinas; ni la grasa y sebo para el abasto de blos que tienen sobre el Paraná y Uruguay,
Buenos Aires, ni las pieles de toro para las sin poderlo vender a otros pueblos ni doc-
naos de Europa, por cuyo retorno se con- trinas que no sean de su cargo ni a ninguna
serva el comercio, y no se experimente en ciudad, villa, lugar ni a ningunas personas
ellos lo que en las Pampas, que siendo tan particulares.
dilatadas y el número de ganado tan exce- "6° Contra los trangresores que entren a
sivo, que parecía como increíble su consu- dichos campos vedados a hacer recogida de
mo se hallan hoy tan exhaustas, que ya no ganados, estas dos ciudades y los Padres, en
se hacen vaquerías en ellas; para atajar este nombre de sus doctrinas, junto o de por sí,
daño convinieron: son obligados a seguir las querellas y plei-
"3° Que en cada año se haga una reco- tos necesarios en todas las instancias como ,1
gida de ganado por 50.000 cabezas por la contra robadores de lo ajeno contra la vo- , 1

persona que en público remate haga más luntad de los dueños".


conveniencia a estas dos ciudades en los Por real cédula dada en Balzain el 8 de
tiempos que no fuere de parición del ga- julio de 1722 se aprobaba esta concordia
nado,; las cuales las ha de poner en el paso sobre "los derechos a los ganados alzados
del Uruguay de esta banda de San Gabriel, de los campos de San Gabriel desde el río Reproducción de la lámina dibujada hacia 1820, por Jacques Arago, que integrara la expedición realizada por
donde se contarán por tres personas, una Uruguay hasta Castillos", prestando aca- las corbetas L'URANIE y LA PHISICIENNE, al mando de Freycinet. Representa la caza, en los alrededores
de Montevideo, delyaguareté, llamado también jaguar, que los habitantes del país llamaban tigre.

76 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos' 77


>
CAPÍTULO IV

bía pagar al rematador Fernando Valdez, 5 Estas cantidades, además de 11 cabezas CAPÍTULO V
reales por cada res. Por su parte el Cabildo de ganado lanar, corresponden a lo incau-
de esta ciudad resolvió, el 21 de enero de tado desde el 29 de julio de 1735 al 11 de ! 1

1727, que "de las vacas de la concordia" que octubre de 1736, por las tropas españolas I
1",
traía Ignacio de Barrenechea, "de cuenta de comandadas por el gobernador de Buenos
Valdez" se sacaran 2.000 para los gastos de Aires Miguel de Salcedo. En su mayor parte I
.' guerra contra los indígenas. Y ante la falta
de ganado para el abasto de la población,
las reses que acabamos de registrar fueron
confiscadas a los portugueses de la Colonia
LAS I
1111 para el caso de que las crecientes impidie- en el ataque llevado a cabo el 20 de octubre I
ran el cruce de la otra banda, se ordenaba
enviar una partida de soldados "a la estan-
de 1735.
En la época, los particulares portugue-
EXTRACCIONES II
cia del Carcañal" para traer 200 animales. ses de extramuros tenían 240 casas en sus
Pero ya el ganado cimarrón de la Banda
Septentrional del Río de la Plata, luego de
quintas, capillas, tahonas, graserías, moli-
nos de agua y de viento, olerías y estancias.
PORTUGUESAS DE
haberse terminado en 1718 el de Buenos Poseían además 8.047 cueros de toro. En
Aires, había disminuído sensiblemente.
Hacia 1743, quedaría prácticamente diez-
el inventario figuran también 46 esclavos
labradores que fueron cautivados por los
GANADO EN PIE
mado, al sur del río Negro, ante las extrac- españoles. Todo ello fue avaluado, en casi
ciones de los changadores y portugueses, 123 "contos de reis". Para el transporte dis-
las recogidas de las tropas de tapes y las fae- ponían de 104 carros.
nas de cueros autorizadas a los empresarios Silvestre Ferreira de Sylva proporciona
bonaerenses para satisfacer los pedidos del otras cifras de pérdidas al término del sitio ,í
Real Asiento Inglés, así como las de sebo y a la Colonia (1737): 18.403 cabalgaduras
grasa para el abasto de Buenos Aires. Sin
1. LA RIQUIZA EN SEMOVIENTES ATRAE A
de toda especie, 2.332 cabezas de ganado
olvidar la domesticación de ganados vacu- ovino, 87.204 cabezas de ganado vacuno "SERTANISTAS" y TROPEROS DEL SUR DEL BRASIL 1 '

nos hecha por los vecinos montevideanos criollo de toda edad. Según Riverós Tula,
y por estancieros bonaerenses, - de especial la población de Colonia del Sacramento al- n 1699 Antonio Moreira da Cruz obtuvo licencia para cazar
manera Francisco de Alzáybar-, por los ha- canzaba en el año 1742 a 1.956 personas, el ganado que encontrase entre la villa de Laguna y el Puesto
bitantes de la reducción de Santo Domin- de las cuales un millar eran civiles. Su abas- de Castillos. Cuatro años después, época en que la amenaza
"!'I
go Soriano, y el consumo que efectuaba la tecimiento ocasionaba muchas preocupa- continua de los indios misioneros sobre la Colonia obsesio-
....._~ naba al gobernador Sebastiáo da Veiga Cabral, Domingos
guardia española de San Juan. Agréguese la ciones. (102)
da Filgueiras abrió las comunicaciones por tierra entre el Brasil y la for-
I
presencia de los lusitanos de la Colonia del En cuanto al ganado del rey, en 1749
Sacramento, que disponían en sus estancias ya se encontraba extinguido totalmente, taleza lusitana, documentada en su famoso "roteiro". (103)
de 13.578 caballos (bajo esta denomina- como lo pone de manifiesto en sesión del El itinerario costero de Filgueiras fue actualizado en 1715, cuando el
ción se englobaban yeguas, potros, potran- cabildo de Montevideo del 15 de setiembre tratado de Utrecht devolvió la Colonia a los portugueses. Ese ano, con
cas, mulos y mulas) y 62.108 cabezas de de ese año, el alcalde de segundo voto An- anterioridad a la trasmisión de dominio, que se efectuó recién el 4 de
ganado vacuno (bueyes labradores, bueyes tonio Camejo. noviembre de 1716, el gobernador Francisco de Tavera ordenó a Fran-
de carro, vacas lecheras, novillos, bueyes y cisco de Brito Peixoto,- capitán mayor de Laguna e hijo de Domingos,
vacas de campo). su fundador-, examinar y abrir un camino para Río Grande de San Pedro
y de allí hasta Colonia del Sacramento, para observar en que estado se
encontraba el trayecto y verificar asimismo si en él había o no presencia
de extranjeros. (104)
> LAS EXTRACCIONES PORTUGUESAS DE GANADO EN PIE
CAPÍTULO V

Los achaques del capitán mayor, le im- envío de la flota de Joáo de Magallanes, a su organización definitiva, en el aspecto Es de gran interés histórico el relato de
I pidieron ir, pero en cumplimiento de las territorial, con las cartas de sesmaría, que Francisco de Souza y Farías con referencia a
que al frente de 30 hombres partió a fines
órdenes recibidas envió cinco hombres de octubre de 1725 desde Laguna y llegó a reconocieron y confirmaron la propiedad a esta vaquería, estimada en la época en más
I de 200.000 vacunos.
blancos y algunos esclavos. Cuando retor- Río Grande a principios del mes siguiente. partir de los últimos meses de 1732.
naban, fueron tomados prisioneros por in- Dice así, en el fragmento que importa
I Fonseca Galvao supone que fue más o 1

dígenas de la reducción de Santo Domingo a) La ubicación de la Vaquería de los transcribir: (106)


menos en el lugar en que ahora tiene su I 1

Soriano, de donde consiguieron fugarse asiento Sao José do Norte donde se esta- Pinares "Seguí río arriba [el Araranguá, situado
tiempo después. Una segunda expedición, bleció con sus hombres Joáo de Magalhaes; al sur del actual estado de Santa Catalina}, y
compuesta de cuarenta hombres blancos un punto estratégico de entrada a campos Dando cumplimiento a las órdenes de volví a pasar en las cabeceras en el lugar que
1

y veinticinco esclavos, fue enviada nueva- cercados de lagunas. Antonio da Silva Pimentel, gobernador llaman la Horqueta, donde empieza la parte i
Ili baja de la sierra llamada Paranapiacaba, y I
mente en 1722. Según el vizconde de San La misión de la flota de Magalhaes era de la capitanía de San Pablo, el sargento I

Leopoldo, luego de cumplir exitosamente facilitar la recepción de los ganados extraí- mayor de caballería Francisco de Souza y de la que nacen muchos y diversos arroyos, !: 1
!I
el largo recorrido, cuando regresaban con- dos de nuestro territorio, por otra parte Farías inicia en febrero de 1728 la apertu- todos con lecho de piedras. Entre los cerros en- I
'1
I
duciendo numeroso ganado extraído de la la amistad establecida entre portugueses y ra de un camino desde la villa de Laguna contré un espigón por donde subí, con toda la ,1
¡
región de Maldonado, encontraron en las minuanos aseguraba su pasaje. hasta Curitiba, por donde pudieran pasar tropa, después de 11 meses de continuo traba-
:1
11111 proximidades de Río Grande a unos cua- Preparó asimismo el advenimiento de grandes ganados y caballadas para así au- jo, haciendo el camino por la picada abierta,
renta indios de las reducciones jesuíticas las invernadas y la fijación de las primeras mentar la "Fazenda Real de S. Majestad". que es la única por donde se puede subir la
que, llevados a Laguna, declararon que es- estancias, el comercio de ganados que sería Abriendo el pasaje por la Sierra del Mar, sierra. Desde los Conventos hasta este sitio
taban procurando un lugar apropiado para hasta hoy la principal riqueza de la región Souza y Farías descubrió en 1729 la Vaque- que serán 23 leguas todo son bosques y tierras
'111 establecer nuevas aldeas. Francisco de Brito brasileña del sur y el poblamiento definiti- ría jesuítica de los Pinares, ya establecida en anegadizas, cortadas por varios arroyos y ríos, II
los despidió con una carta para los misio- vo de Río Grande. 1705 según la referencia que hace el Hno. los cuales pasamos por entre puentes toscos de
neros jesuitas, en la que les intimaba a abs- Los troperos reservaban a lo largo de los Silvestre González, en su Diario de Viaje madera; han sobrepasado de 73 los que hice a
tenerse de hacer nuevos reconocimientos caminos las áreas de pastoreo que necesita- de ese año. fuerza de brazo y sólo con 65 personas, y 32
de terreno con el fin de levantar poblacio- ban para sus rebaños; los corrales de cada

,1111111,
nes, puesto que aquel territorio pertenecía una de las invernadas investían de legitimi-
al dominio portugués. dad, como anota sagazmente Joáo Borges
Ese mismo año, en agosto de 1722, arri-
1

",11 Fortes, la ocupación temporaria y precaria


bó a Laguna un grupo de españoles- entre de las tierras.
ellos Roque Soria- que traían una cuantio- Así aparecen en la documentación histó-
sa tropa de ganados mular y vacuno, en rica referente a ese período -expresa dicho
demanda de los mercados de San Pablo y autor-la tapera de Magalhaes, el rincón de
Minas Geraes. Presumiblemente llegaron Critováo Pereira, la estancia de Joáo Farías,
con la segunda expedición portuguesa a el sitio del Paulista, el corral de Frei Sebas-
que acabamos de referirnos. (105) tiáo y otras designaciones que prueban la
Tan importante subsidio a la economía existencia de dichas invernadas. "
1
I
y prosperidad local, excitó a Rodrigo César El comercio de ganados era desemboza- ,í
'1
de Menezes a tomar rápidas medidas para damente practicado por docenas de trope- iI
;1
garantizar la posesión de Río Grande y fa- ros que conducían centenares de cabezas a ¡
cilitar así la extracción de la riqueza semo- lo largo del litoral, rumbo a San Pablo y a f

viente de nuestro territorio. las minas. I


Este fue el origen de la orden dada a Se transformó así la economía privada y f
Francisco de Brito Peixoto para iniciar el pública de la región y las invernadas dieron 'i
,1
doblamiento de esa región y el posterior lugar a las estancias, que se encaminaron
Tirando el lazo a un animal vacuno. i
1 ,
,1
,1

80 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 81 1\


$
CAPÍTULO V
LAS EXTRACCIONES PORTUGUESAS DE GANADO EN PIE

'111
caballos, por haber huído, y abandonado la al nordeste, hallando un sitio en una loma Según Eduardo F. Acosta y Lara, Cris-
"Las campañas de los Pinares o campos de
otra gente, y parte de ésta lo debo al general que llamé Bóa Vista, aquí hice una gran ran- továo Pereira de Abreu, dedicado de lleno
las vaquerías nuevas caen sobre las cabezadas
de S. Paulo que me mandó otra. chería, que después llamaron las Tajucas, y a la faena de ganado "hubo de identificarse
de los caudalosos ríos Yaiguazu y Uruguay:
"Subida la Sierra me encontré en seguida i I1
de éstas es que Cristováo Pereira d'Abreu, de éste corre al Norte y aquél al Sur. Estas ca-con el medio ambiente de nuestra campaña
!
en campos de pastos admirables, y en ellos in- allí a dos años después, entrando conmigo por adquiriendo fama por sus escaramusas con
bezadas están como los dedos de una mano,
mensidad de ganado, sacados de las campa- el mismo camino, hizo en ella el atajo que las patrullas españolas, y por la habilidad
,,01
aunque las cabezadas de los dos ríos tirando
ñas de la nueva Colonia, y lanzados en aquel ahora tiene. con que sabía captarse la amistad de los
ya a la barranca grande estan una en frente
sitio por los tapes de las aldeas de los EE Je- "Desde Tajucas fui siempre siguiendo la minuanes". Y agrega: "En distintas fuentes
de otra, divididas ambas cabezadas':
suitas en el año de 1712. misma Serra do mar, y hallando siempre documentales relacionadas con el tercer si-
Agrega el historiador jesuita que "las úl-
'11 "En estos campos me demoré seis meses campos con algunas islas de bosques y no po- timas campañas de los Pinares desde donde tio de la Colonia (1735-1737), se expresan
esperando por nueva gente, que tenía pedi- cos riachos algo anchos, hasta llegar el gran elevados conceptos sobre la personalidad
se ven las orillas del Mar y la Laguna grande
do a Sáo Pablo, y sustentándome en ellos del Cambiera, o Morro de Sta. Anna, frontero a de Cristóbal Pereira." (109)
están en frente circumcirca de la Isla de Sta.
mismo ganado muerto a espingarda, amén la isla de Santa Catalina . .. " Con relación al ganado mular, es de re-
Catalina y de la nueva Colonia de Portugue-
de 500 y tantas vacas, que he reservado, y Hemos seguido hasta aquí el relato de ses llamada San Antonio [San Antonio dos cordar que los guaraníes llegaban a las reco-
he llevado conmigo para el viaje. En todo el Francisco de Sousa e Farías para que el lec- gidas de la Vaquería del Mar con el auxilio
Anjos da Laguna, fundada hacia 1688]. Por
111 11 tiempo que aquí estuve me animé a recorrer tor pueda localizar con precisión el lugar de caballos y mulas. Y en 1704 las tropas
esta parte son serranías inaccesibles'1. .. ] "La
una gran parte de aquella campaña, en que que ocupaba la Vaquería de los Pinares. bonaerenses y santafesinas que compare-
¡II[' sierra de San Miguel ciñe por la parte del sur
sobrepasaban según creo, de doscientas mil Erróneamente, el P. Pablo Hernández, cieron para intimar la entrega de la Colo-
la vaquería de los Pinares: es mui grande y
las vacas que en ella hay, hay muchas, y bue- seguido por otros autores, entre ellos Auré- nia del Sacramento trajeron 1153 caballos
""'11
dizen algunos llega hasta Sn. Pablo. La tierra
nas aguadas, bastante caza, algunos pinos, lio Porto, ubica la Vaquería de los Pinares y 969 mulas.
de los Pinares es varia, porque tiene llanu-
y unas piedras de coco [plateadas?} que con en la actual zona riograndense de Vacaría, Por decreto de 28 de diciembre de 1751,
ras, lo más sin piedras y serranías con muchos
el sol (brillan?) y adentro otras piedritas que situada entre el río das Antas y Santa Rita el gobernador de las provincias del Río de la
arroyos y lagunas, unas de manantiales y otras
parecen diamantes ya lapidados, unas viola- y el río Pelotas al norte (Organización de Plata José de Andonaegui, en cumplimien-
11111'
de lluvia. Tiene más de cien leguas de largo".
das, otras blancas, amarillas, color de vino y las doctrinas guaraníes de la Compañía de to del despacho virreinallibrado en Lima el '1
11 ""'111
algunas verdosas. Jesús", tomo 1, pág. 20). 6 de noviembre de 1751, en consecuencia
"

"Desde estos campos seguí viaje arrimado El mapa del P. José Quiroga de 1749 re-
,,11'
siempre a la serra do mar, y a poco más de
2. ARREOS DE EQUINOS, - Real Orden de permiso de 17 de agosto
de
gistra el lugar de la costa atlántica, al norte
1

7 leguas de camino encontré una gran cruz de la laguna de los Patos, por donde pene-
VACUNOS Y MULARES de 1749 dada en Madrid, se permitió que
"'11" Francisco Pinto de Villalobos, alférez de la
hecha de un pino y este letrero en ella Maries traron los portugueses en 1729. Colonia del Sacramento, extrajese por el
",111
16 de Dezembre anno 1727 pipe Capitolo En 1731 salió el coronel Cristováo Pe-
Con más precisión el mapa del P. Diego paso de la jurisdicción de Santa Fe, para el
Marcos Omopo. Bajada la cruz y adorada reira de Abreu desde Colonia, rumbo a la
,11
Soares, de 1738, ubica la Vaquería de los Río Gande, 3.823 mulas, a las que deben
1

con toda la veneración, le hice sacar el título, villa de Laguna, con una tropa de 800 ye-
Pinares, que se extendía al sur del actual sumarse ocho remitidas previamente por
y le puse éste I.NR.1. y junto a la misma cruz guarizos y mulares; reabrirá así las comu-
estado brasileño de Santa Catalina, desde dicho alférez por el puerto del Riachuelo
en un buen padrón de madera este otro -vi- nicaciones terrestres con el Brasil. Anota
campos fronteros a las cabeceras del Ara- de Colonia. (110)
va 0- Rei de Portugal Dom Joáo o 5° anno Basilio de Magalhaes que este camino, me-
ranguá, pasando la Serra Geral, hasta 6 le- En los campos vecinos al paso aludido se
1729. jorado y acrecentado con numerosos rama-
guas antes del lugar denominado Tijucas, hallaban más de 12.000 mulas ''de distintos
"Desde este sitio al que hemos dado el situado en el mismo paralelo de la actual les, facilitó el intercambio del extremo sur
individuos". Se presumía que pensaban ex-
nombre de Cruz dos Tapes, seguí viaje arri- bahía de Imbituba. del Brasil con San Pablo, permitiendo que
traerlas clandestinamente. En Montevideo,
mado siempre a la sierra, y a poco más de un Sorocaba fuese, durante muchos años, un
El P. Pedro Lozano describe así, en fecha por aquellos tiempos, hubo un procesado
cuarto de legua dimos con un río con bosque que no podemos precisar pero que es pos- gran centro de venta de ganados. (108)
en ausencia "por extracción de Mulas".
y otra parte, a la que he llamado el río dos terior a 1716, el lugar donde se encontraba
Porcos, y hasta él llega el ganado de que hablo esta vaquería: (107)
arriba. Pasado este río seguí camino 6 leguas

82 ·Historia de la Ganadería· R1
;SS ----- -........
l'

I1
I
1,1

"
CAPITULO VI r¡i
11
1; ,
11 !
i'
dll, 1;
M'
I 1

LASTRES
:11
I ,1

,1

JURISDICCIONES
, "1111

1111, 11

l' : DE NUESTRO
111/11

""111/
11
TERRITORIO 1
I!
I
i
t j

,
!
II/¡I'
uego de fundado Montevideo, se concretó la división políti-

~" 11'1/1
ca y administrativa de la Banda Oriental en tres jurisdiccio-
nes territoriales, dependientes de los gobiernos de esta ciu-
! I I1

11
dad, de Buenos Aires y de Yapeyú, lo que como resultancia
I
+/111 1
de la presión de hechos económicos, iría a provocar hondos
conflictos. Esta división fue desacertada e ilógica al quedar dichas juris- I
:L dicciones aisladas entre sí.
I
En estas circunscripciones, a las que se podría agregar una cuarta, la
"1111
de la Colonia del Sacramento, se extenderían las estancias.
1
El término y jurisdicción de la ciudad de San Felipe Puerto de Mon-
1 1 ,1 tevideo fue señalado, como es sabido, por el capitán de Caballos Corazas
y vecino de Buenos Aires Pedro Millán, el 24 de diciembre de 1726.
~I' Tenía por límites, por la costa del Río de la Plata, desde el actual arroyo
Cufré hasta las sierras de las Ánimas, más precisamente hasta el cerro de
Pan de Azúcar; de fondo) dichas sierras de las Ánimas y las de Minas has-
ta las puntas del Santa Lucía, luego por la Cuchilla Grande Inferior (por
,
I 1
puntas del río San José)- camino de los faeneros de corambres- hasta los
cerros de Ojolmí, en el actual departamento de Flores; desde allí y por las
sierras del Mal Abrigo (que en los mapas actuales figuran como cuchilas
Guaycurú y Cufré) hasta las puntas del arroyo Cufré y, finalmente, éste
'11"
en toda su extensión hasta su desembocadura en el Plata. (lll)

I
LAS TRES JURISDICCIONES DE NUESTRO TERRITORIO
CAPÍTULO VI

Las tierras que ocupó el pueblo misio- yú de acuerdo con la Administración Gral de
nero de Yapeyú abarcaban íntegramente los los campos realengos, que siempre se han teni-
actuales departamentos de Artigas y Salto, do por tales entre los ríos Queguay y Uruguay,
y parte de los de Paysandú, Tacuarembó y Río Negro Miní y el nombrado Yatayti [voz
I Rivera. El pueblo de San Borja también guaraní que significa palmar], que desagua
llegó a ocupar parte de estos dos últimos en el Río Negro". (114)
1,
I1 departamentos. Pero en la época de la fun- En nuestra opinión, en el mapa citado
dación de Montevideo, en todas las tierras del misionero jesuíta Francisco Marimón
II situadas al norte del río Negro e incluso en puede identificarse el río Negro Mini con
las ubicadas entre los ríos Yí y Negro, se- el actual Tacuarembó Grande. Por territo-
:1 ñoreaban las Doctrinas de la Compañía de rio riograndense el límite de las tierras de
I
Jesús. Yapeyú llegaría hasta el Ibicuy, y por el co-
11 Recordamos aquí que el mapa del P rrespondiente a la actual provincia argen-
r Francisco Marimón señala el río Queguay tina de Corrientes, desde el río Miriñay
como límite sur de la estancia de Yapeyú. Pe- hasta el arroyo Yuquerí, frente a la actual
ro posteriormente, a raíz de la expansión ciudad de Salto.
territorial de los yapeyuanos, su límite me- Según Zavala, el pueblo de Yapeyú no
ridional, según lo consideraba dicho pue- tenía título sobre la propiedad de las tie-
blo, era el arroyo Bellaco. Así lo consignan rras que ocupaba en la Banda Oriental del
en el inventario de sus bienes comunes, a Uruguay.
16 de agosto de 1784: "Los términos de En el acuerdo del Cabildo montevidea-
los terrenos que poseemos sin disputa des- no correspondiente al 9 de setiembre de
de tpo. Inmemorial se extienden desde el 1783, se menciona que se encontraban en
Río Ibicuy sobre la margen oriental del Río pleito entre dicho Cabildo y los Pueblos de
Uruguay hasta el arroyo Bellaco por espa- Misiones las tierras situadas a la derecha de
cio de 150 leguas de longitud". (ll2) Santa Tecla, desde las puntas del río Negro
En oportunidad del famoso pleito con y cuchilla de San Antonio Viejo hacia el
Martínez de Haedo, al firmarse el 17 de este, hasta la barra del Icabaqua, que com-
agosto de 1802 la conocida transacción, se prendían los distritos de los arroyos Yagua-
reconoció como límite sur de la estancia de rón, Pirachini y San Gonzalo.
Yapeyú el arroyo Negro hasta su desembo- Por tal circunstancia les servían única-
cadura en el río Uruguay. (113) mente a los portugueses, que venían a re-
I
Pero ya los remates públicos de sus coger ganados de dicho territorio pertene-
,,1 tierras, realizados por cuenta de la comu- ciente a la corona de España.
nidad, habían reducido los límites de los La ampliación de la jurisdicción mon-
I
'11 1 1
feraces campos de Yapeyú y acelerado su tevideana fue gestionada infructuosamen-
definitivo término. te por el Cabildo en 1769, 1785 Y 1797.
I
Finalmente, un informe de Francisco En los hechos, los vecinos de Montevideo Mapa de la Gobernación del Paraguay y de la de Buenos Aires por el P. José Cardiel. ! '

Bruno de Zavala, que fuera gobernador de fueron extendiendo el dominio de ganados


los Pueblos de Misiones de indios guara- y tierras en la zona comprendida entre los de los diferentes partidos correspondientes
a 200, tenían sus haciendas de campo en
níes, de fecha 12 de enero de 1778 dirigido ríos Yí y Negro hasta el arroyo Cordobés. a la jurisdicción de Buenos Aires, once de
dicha región. ellos situados en la banda sur del río Negro
al virrey Pedro de Cevallos, puntualiza así Precisamente en agosto de 1797 atestigua- A fines de ese mismo año el virrey inte- · (115)
los lindes de sus campos: "el Pueblo de Yape- ba el Cabildo que en un número cercano Ycinco al norte del mIsmo.
rino Antonio Olaguer Feliu fijó los límites

.Aníbal Barrios Pintos· 87


I
86 ·Historia de la Ganadería·
- - ._---
~

~ CAPÍTULO XIII

'1
IMAGEN DE
¡
11,
LA CAMPAÑA
, I

,1:

ORIENTAL Y SU
PROBLEMÁTICA

11
11··
l."

1. Visión de los demarcadores de límites

ingular importancia tienen para el conocimiento de la historia


1: de nuestro país las observaciones de los geógrafos y pilotos de
las partidas demarcadoras de límites de la América Meridional
entre las coronas de España y Portugal, comisiones creadas
por el tratado de San Ildefonso de 1777.
I Ellos recorrieron con minuciosidad las zonas este y litoral oeste de nues-
1:
tro territorio, y nos dejaron vivos relatos sobre la realidad de nuestra
campaña en el último cuarto de siglo XVIII, los hombres que la habita-
ban, las costumbres de la época, los recursos naturales, los distintos mé-
todos de la explotación ganadera, las formas de apropiación de la tierra,
amén de los aspectos geográficos, geológicos, biológicos e históricos y
las correspondientes noticias sobre nuestros incipientes pueblos. Incluso
trazaron valiosos mapas y levantaron precisos planos hidrográficos de
notable técnica.
Como una simple muestra de su claro enfoque y captación, destaca-
mos seguidamente algunos de sus testimonios directos.
Uno de estos lúcidos observadores de nuestra realidad campesina, el
teniente de la real armada Diego de Alvear, describe puntualmente las
p
CAPÍTUW XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

labores que se cumplen en las estancias y do, guardando el tesoro que ha ido sacando de "Usan todas aquellas gentes de campo un minan sin él [. . .] en una pelota de esta clase
dice que algunas de ellas tienen, 20, 30 Y su Estancia': (187) cuero al pelo á que llaman ijar, el cual se saca tirada por uno ó dos buenos nadadores, pasó
40 mil cabezas de ganado y que, incluso las Las grandes rinconadas con las más am- de vaca, abrifndo la res por el lomo, y tendi- la mayor parte de las dos comitivas españolas
hay con 80 y 100 mil reses. plias vías' de agua, aptas para superar sin do después por medio de algunas estaquillas, y portuguesa, con instrumentos y equipajes,
Los animales, agrega, tienen la inclina- penurias las épocas de grandes sequías, fue- para que se estire y seque, se le cortan las ga- conduciendo la pelota en cada viaje de 8 á
ción de andar comúnmente en tropillas ron las que primero ocuparon los estancie- rras y queda de figura rectangular. Este cue- 10 arrobas de peso. Precisa no obstante tener
crecidas, de 4, 6, 8 Y 10 mil cabezas, lla- ros poderosos. ro dispuesto en los términos referidos les sirve gran atención á conservar el equilibrio: al
mados rodeos, que se aquerencian en los Diego de Alvear detalla pormenoriza- de grandes usos: doblado y puesto encima del menor movimiento descompasado, se vira la
cerros más empinados, ''en las lomas de ma- damente la yerra, una de las más impor- caballo hacen de él una buena carona y no máquina, y se corre terrible riesgo. También
yor meseta" y en los valles dilatados. ':Allí tantes faenas campesinas, que se realizaba les embaraza su conducción; con el recado ó se debe atender á no usar mas de la pelota
-escribe Alvear- pasan las noches reunidos, por abril y mayo, en este fiel testimonio de arnés forman sobre el ijar una cama pasa- cuando el cuero llegue aponerse demasiado
abrigados de la inclemencia de los tiempos, y fines de 1783: (188) dera aun para gente delicada: colocado sobre blando con la humedad, porque en este caso,
libres de los insultos de los tigres, Perros Ci- ''la hierra es una de las operaciones mas unas ramas puesto en órden les sirve de pa- se suele ir á pique con facilidad y esto sin dar
marrones, y otras fieras de qe abunda el País, célebres de las Estancias, y para ella se convi- ragua y les defiende de las lluvias, poniendo tiempo á precaverse".
y respetan siempre la estrecha union de aque- dan comúnmente todas las gentes del Pago. El á cubierto su equipaje: finalmente todas las En mayo de 1782 el capitán de fraga-
lla gran republica. Los Estancieros se valen de ganado se encierra á este fin en un gran Co- puntas del ijar por medio de ciertas huascas, ta Juan Francisco Aguirre se encontraba en
esta propiedad del ganado para amansarlo y rral, ó Cerco de Estacas: los Peones a caballo forman una especie de batea cuadrangular, Montevideo. Pocos eran los cueros que se
tenerlo sugeto. Sus peones salen a repuntarlo han sacado uno á uno los animales enlazados que es la pelota en que pasan los ríos con todo embarcaban desde allí en razón de la guerra
dos o tres días cada semana: lo corren de todas por las hastas: y al salir por la puerta, otros su tren, para lo cual se dejan ir asidos de la entre España e Inglaterra. Según Aguirre
partes, oxeando y dando voces: lo procuran Peones de a pie qe. se hallan allí apostados, cola del caballo, ó atan la pelota á ella, algo la extracción de cueros para Europa alcan-
volver sobre aquellos lugares más ventajosos, les tiran el lazo hacia las manos o pues sobre larga, que es lo mas seguro. En una palabra, zaba anteriormente un promedio de unos
donde está iniciada la querencia. le dan va- la misma carrera: y haciendo hincapie, asegu- es este mueble para los hombres de campo, de 300.000 al año. En la época se estimaba que
rias vueltas: y de este modo lo acostumbran á rado el lazo con media vuelta dada al cuerpo, los mas precisos y esenciales, y así jamás ca- existía un millón y medio de cueros en los
un cierto numO de rodeos en cada estancia, los voltean la res, sea vaca ó toro, con una violen-
que cuentan con facilidad y el ganado se do- cia increíble, y no menos destreza. A este tipo,
mestica, no extraña la gente, se dexa gobernar llega otro Peon, le aplica la marca caliente y
al arbitrio de su dueño, y no rebasa jamas los afloxando los dos lazos, le dexan ir libre. l._w..J
..
. ,
,",

~~ 'i>t..'iiIií.. ,...~l
terminos, de su jurisdicción'; (186) ""'~ :,,"
De este modo con una docena de hombres
La realidad en ocasiones era distinta a yerran en un solo día sobre 200 Cabezas, y
esta última observación de Alvear. El au- por el mismo estilo marcan los Caballos, de
tor de la Memoria anónima exhumada qe. resulta qe. pierden muchos, y los mas que-
por Brito Stifano advierte, refiriéndose a dan estropeados. En estas ocasiones suelen
la estancia: ''ella es como un lazo, la red o también practicar la castración, y los Novillos
señuelo donde se atrapan los animales; y ella por su gran cuero, mucha grasa, sebo y buena
franquea elpasaporte con que ha de girar esta carne, rinden sin comparación mayor utili-
hacienda. Mientras mayor es la Estancia mas dad qe. los toros':
coge; y mientras menos gente, menos ganado Otro de los demarcadores de límites,
manso hay en ella, mas entra de el cimarron; José María Cabrer, describe vivamente una
y mientras el hacendado (pobre) cela de noche escena muy común en épocas de grandes
á el rededor de su ganado, mientras trabaja crecientes: el cruce en pelota de un río. La
en perseguir perros y caballos, mientras marca escena descrita se sitúa sobre el Paso de la
y castra los novillos á fuerza de jornales, el Arena del río Cebollatí, el 15 de febrero de
hacendado rico pasa en blanca cama sosega- 1785:
Descanso. Óleo de Juan Manuel Blanes .

.~, 152 ·Historia de la Ganadería. ·Aníbal Barrios Pintos· 153


II'¡I¡
... IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA
e
1
CAPÍTUW XIII I 1::
ji:
JI,
~ ~ -~~ ~------
,I
"

huecos [terrenos baldíos] de la ciudad, los son por ahora los efectos propios del país !,:
\\
que a un precio mínimo de 2 pesos, que era que se em barcan". I
el valor de cotización en la época, alcanza- El mismo Juan Francisco Aguirre, luego
ban un valor de tres millones de pesos. (189) de referirse a la abundancia de equinos en
Son de gran interés sus observaciones, los campos,dice:
muy importantes como testimonio: "Ca- "El valor comunmente de los caballos
da pila viene á ser desde 300 á 500 cue- son de 4 ps a 6 que es el doble de ahora
ros, levantada como un pié del suelo sobre diez años. Estos son de trote, si son de paso
piedras para que las aguas corran por aquel valen 10 como tenga las circunstancias de
claro; se empieza la pila sobre cuatro cue- buen pelo y figura; pero de esta especie de
ros y prosiguen diferentes capas del mis- caballos suelen venir de Buenos Aires, de la
mo número sobre otras, hasta formar un otra banda del Vruguay y aun de Chile.
!II cubo de 3 varas próximamente. Llevar la Acá no se camina casi en otros que de
pila de modo que no discrepe por su super- trote, por ser el mas seguro para no trope-
ficie mucho del plano horizontal y por la zar el caballo y el que le fatiga menos".
1;1
1,11 exterior de cada lado del vertical, es lo que Finalmente, el piloto Andrés de Oyarbi-
rectifica el maestro apilador, por el conoci- de señala y caracteriza la diferencia entre los
miento de los diferentes gruesos de los cue- latifundistas y los hacendados progresistas,
" I1 ros, y magnitud de los mismos. Concluída entre los que ya se observa, dentro del es-
la pila se tapa con cueros abiertos y se pa- tilo de estancia cimarrona, con su propie-
san diferentes vueltas y amarras de correas tario ausente a excepción de los tiempos
ó guascas, para que quede asegurada la pila de verano, un sistema de explotación más
contra vientos yaguas pues quedando aca- diversificado. (190)
bada ni aquellos ni estas hacen impresión. A vía de ejemplo, la estancia de María
[... ] El cuero es un género que necesita Francisca de Alzáybar, la "Mariscala", que
continuo cuidado por que está expuesto á ocupaba según su capataz las tierras abun-
"

la cría de la polilla, que le haría una criba dantes de pastos y de aguas del espacio-
e inutilizaría. Para esto no hay más reme- so rincón situado entre el arroyo Aiguá y
dio, que sacudirlos con frecuencia, esto es, parte del Alférez con el Cebollatí hasta sus
agarrar el cuero dos peones con una mano puntas (aunque en realidad, por esos tiem-
cada uno y en la otra un palo y golpearlo pos, los campos que había adquirido en
I ,- ,,' {":ti'
hasta que se conceptue limpio. Este ejer- la zona eran los encerrados por los Tapes, ;;;;.
Ii cicio, siempre que los cueros no tengan Santa Lucía, Casupá y el Soldado o Metal),
,; <~ ,,'~ L

pronto embarco, exige del dueño de las basaba su economía en el acarreo de cue-
pilas continuo entretenimiento de peones, ros de toros que en el verano se enviaban a
con que se van aumentando los costos de Montevideo para su comercialización. Su
estos efectos. ganado era totalmente alzado.
Hasta ahora que han venido los catala- En cambio la estancia de José Llorens,
nes, no se hacía ningun uso de los desper- vecino de Maldonado, donde llegara Oyar-
dicios del cuero y res, pero la agencia de es- vide el 18 de febrero de 1785, merece de r¡

tos nada deja, pues se llevan garras, hastas, éste el siguiente comentario. La estancia de f'~· 1,,1
piel de caballo, burro y hasta clines, que Llorens, ubicada entre el arroyo Alférez y "~ ''','~'' "l>. " ~~~_ _ _ _ _ _ _ _ _-;~--'------"
parte del Cebollatí, tenía en la época 3 le- lGaucho. Óleo de Juan Manuel
~
1

....1.......::...:l"-~
,,"- - - - -
Blanes.

.Aníbal Barrios Pintos' 155


11 154 ·Historia de la Ganadería·
p
CAPÍTUW XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

guas de frente y 6 de fondo y "cuenta -dice Se trata de la situada entre el Mataojo y 2. PUEBLOS Y GUARDIAS rose el ganado de las inmediaciones de Mon-
Oyarbide- sobre 10.000 cabezas sujetas a el Cerro de Berdun, de suerte y media "po- tevideo, crecio el valor de los fletes, y solo se
rodeo, manso y de color, y sobre 200 ca- co más o menos" de superficie, propiedad Por el Tratado de Madrid no sólo se vio envilecerse el delito en aquella rebuelta I !1
, I ~

ballos con crías de yéguas. Como el mismo del ex minero Cosme Alvarez, ya fallecido, quedaba Portugal con el territorio de Río de cosas".
dueño tiene establecida en este ramo su que había sido oficial real y teniente del te- Grande, que pertenecía a España, sino que En otro documento anónimo sobre "el
subsistencia, conoce las ventajas de su con- sorero de la ciudad de Montevideo. (191) luego logró extender la línea divisoria hasta arreglo" de los campos, se afirma que en
servación y beneficio, por lo que entabla- Estas eran sus existencias en la época: nuestras sierras de Carapé. Cuando la espa- los cinco años que siguieron al de 79, se
do el procreo debidamente, le reditúa en 2.800 cabezas de ganado vacuno, 180 ove- da del virrey Pedro de Cevallos recuperaba mataron en la Banda Oriental más de cinco
la actualidad sobre 500 cueros de novillo jas, 10 gallinas y 1 gallo; 3 marcas nuevas para la éorona de España dichos territorios, millones de vacunos. (193)
todos los años, cuya matanza se hace aquí á y 1 vieja, un corral viejo de ganado, for- por otro tratado, el de San Ildefonso, en Este ligero panorama de la época mues-
fines del verano, y aunque el ramo de car- mado de cinco carradas de leña de sauce 1777, su avance fue sorpresivamente dete- tra a lo vivo la situación caótica por la que
l'
nes queda arrojado, sacan toda la grasa y el toda podrida; un chiquero para las ovejas nido y los lusitanos volvieron a poseer gran transcurría nuestra campaña.
i El mapa sobre la tenencia de la tierra
sebo de que justamente hacen sus acopios de poco valor; un rancho caído, de paja, parte de la actual región riograndense.
en tres almacenes ó galpones cubiertos de compuesto de tres carradas de madera de Con la pérdida del Río Grande, la vi- en 1811 publicado por Sala de Touron,
paja y buena madera cortadas regularmen- sauce también podrida (para "su composi- gencia en la cédula real que reglamentó el Rodríguez y de la Torre en Evolución de la
te por las cordilleras, y remiten después pa- ción" se necesitaba levantar todo de nue- comercio libre, y la providencia tomada por Banda Oriental, obra imprescindible para
ra Maldonado y Montevideo en los carros vo); 1 puerta de. madera de sauce vieja, sin el virrey Vertiz, que reconoció los derechos dicho estudio, muestra que la mayoría de
que están surtidos: también suelen vender cerradura; 2 ollas, inservibles y rajadas, 1 de los Pueblos de Misiones sobre los gana- los campos ya están ocupados, con excep-
otras partidas de novillos en que vienen á azada vieja; 1 pala vieja; un tacho de cobre dos de la región mesopotámica de los ríos ción de las tierras del actual departamento
buscar los encargados del abasto de carne grande utilizado como barril de carga, con Yí y Negro, "se vieron caer sobre el campo de Artigas, donde campeaban los charrúas
en Montevideo y el precio regular es de 14 una asa de menos; una caja de cedro vieja -dice una Noticia anónima-, tres especies de y minuanes, y donde figura un solo propie-
á 16 reales por cabeza, pues son estimados sin cerradura y sin llave, 4 frascos, uno de ladrones á saber Portugueses del Río Grande, tario, el brigadier general de las Provincias
por su tamaño y gustosa carne; las hembras ellos quebrado; 2 hachas viejas y, finalmen- Indios Guaraníes y españoles Changadores". del Río de la Plata, Martín Rodríguez, cu-
no se tocan absolutamente, y solo algunas te, 1 carro viejo inútil. y agrega su autor: 'Luego q.e los vecinos de yos dilatados campos le habían sido otor-
ya viejas que no dan fruto, las matan, y de Había también, pero eran la excepción, Montevideo abrieron los ojos, y vieron q. e el gados en 1809 por servicios al Estado en
sus cueros sacan los sacos y correas ó guas- estancias construídas con paredes de piedra Portugues el indio y el changador se iban arre- la invasión de los ingleses. A esta. donación
cas para el servicio, y solo se toman más y/o de ladrillo. Entre las que han subsistido batando una heredad que ellos habían estado habría que agregar otra anterior, de enero
en el tiempo de la matanza, pero como el hasta nuestro tiempo sin grandes modifi- en posecion de saquearla por si solos, pusieron de 1800, la concesión realizada por el capi-
dueño suele asistir regularmente los vera- caciones en su casco, cabe mencionar la pleito a los Indios, y se acordaron que eran tán Jorge Pacheco a Vicente Baliñas de las
nos, dispone que se hagan algunas siem- de Francisco Rodríguez, alias Farruco, en Estancieros unos hombres que acaso no savían tierras situadas entre el río Uruguay, arro-
bras, como de sandías, melones, hortalizas Durazno; "Nuestra Señora de los Desam- ádonde moraba su Estancia. (192) yo Guaviyú, cuchilla Santa Rosa y arroyo
y algún poco de trigo, y de todo recogen parados", en Florida; la de Narbona, en el Progresaba entretanto el comercio libre con Yacuy, con una dimensión de 37 leguas y
con abundancia y buena calidad". antiguo partido de Las Víboras, en territo- increíble rapidez, y esto que era un estimulo 2.490 cuadras. (194)
Para aproximarnos a una mejor com- rio coloniense, y la de Francisco de los San- á la codicia para acopiar mas y mas cueros, Como veremos más adelante, el espacio
prensión del medio en el cual se centrali- tos, que fuera alcalde artiguista en 1815 en apuraba á los Portugueses para transplantar prácticamente baldío que quedaba al norte
zaban las principales tareas de un estable- tierras rochenses. Las tres primeras tenían á sus campos á quella cimiente antes de que de Belén ocasionará problemas fronterizos
cimiento ganadero, veamos el inventario capilla. La última, una hornacina para altar se extinguiese, con lo que mejorado tanto mas hasta después de constituída la República,
levantado en 1798 de una rudimentaria portátil. Era sumamente extendido en la el partido de Changadores, consiguieron ver- ante la pretensión de los brasileños de lle- ,)

estancia, que puede considerarse, con algu- época el sentimiento religioso del estancie- se sobre un campo abundantísimo de mies, var los límites hasta el Arapey.
nas variantes, común a la extensa mayoría ro oriental. cercado de dos compradores que a porfía les Hubo una gran preocupación de las
de las entonces existentes en el actual terri- quitaban el fruto de las manos': autoridades españolas, después de la crea-
torio nacional. "En caresiose el cuero como era regular, ción del Virreinato del Río de la Plata, en
,1
'11
incrementaronse los jornales de la faena, reti- el sentido de desarrollar la ganadería, evi-
1,

156 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos' 157


~~------------------------~~~------~-----------------~

CAPÍTULO XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA iill¡


,ji
1;.,
:1'
~p
, ¡!
tar el contrabando y resolver los problemas marca fronteriza española para impedir la , !!
.~":""~"~""c,.
suscitados con tierras y ganados, pero en expansión territorial de los portugueses. -
~~--:-.:.:.... ~ .
. ¡ ~
muchas ocasiones esas buenas intenciones Finalmente, a 200 km. de Montevideo,
, ¡-i
se abogaron en medio de "conflictos, nego- en 1805 las autoridades bonaerenses ha-
ciados y despojos". bían dado nacimiento oficial al Pueblo de
Al término del período hispánico exis- los Porongos.
tían ya numerosos pueblos en el actual te- Durante el gobierno del virrey Nicolás
rritorio nacional. de Arredondo fueron creados, según lo
Al norte del río Negro había sólo dos dice en su memoria, seis puestos militares
poblaciones: Belén y Paysandú. subordinados al comandante de Santa Te-
Esta última había sido, hasta pocos años cla, se implantó el patrullaje de la Lagu-
antes, puesto principal de la estancia misio- na Merín con una canoa grande y fueron , ....
nera de YapeYÚ. establecidas partidas volantes en la zona
Al sur del río Negro, verdadera diago- de Cerro Largo, a las órdenes del capitán
,nal líquida que divide en dos regiones el Agustín de la Rosa, con el fin de perseguir a
territorio nacional, en la zona donde había los malhechores, pero, fundamentalmente,
comenzado la hispanización de nuestro te- de evitar las faenas clandestinas de cueros y
rritorio, se hallaban la villa de Santo Do- su extracción a Portugal. (195)
mingo Soriano, antigua reducción indígena, Integraban el sistema defensivo de la
Nuestra Señora de Mercedes, Dolores de San frontera con el Brasil conjuntamente con los
Salvador, Las Víboras, el Real de San Carlos, fuertes de Santa Teresa, San Miguel y San-
Colonia del Sacramento, primer trasplante ta Tecla, las guardias de San Luis del Piray,
edilicio de Europa en la Banda Oriental, y Arredondo y Aceguá, dependientes de la de
Rosario del Colla. Melo, y las de San Rafael y Batoví. (196)
En la jurisdicción de San Felipe de En el mismo lugar que ocupaba esta úl-
Montevideo, las villas de San Juan Bautis- tima guardia, antigua estancia grande del
ta (actual Santa Lucía), Nuestra Señora de pueblo misionero de San Miguel, comisio-
Guadalupe, (hoy Canelones), San José, San nado por el virrey del Río de la Plata mar-
!' Isidro de las Piedras, Concepción de Pando, qués de Avilés, el capitán de navío Félix de
Concepción de Minas, que en asuntos de Azara estableció el 2 de noviembre de 1800
Real Hacienda dependiera del Ministro de ' la Villa de San Gabriel de Batoví, cercana
Hacienda de Maldonado, y San Fernando al cerro de ese nombre y al río Yaguarí,
de la Florida, a la cual se había trasladado el otorgando posteriormente a los pobladores
curato de la Villa de Nuestra Señora de Lu- más de cien mercedes de estancias. Como
ján del arroyo del Pintado. En la región de en notorio, Azara comisionó para el re- El gaucho de Minas. Óleo de M. C. Palleja (1884).
la ciudad de San Fernando de Maldonado, parto de estancias y chacras a su segundo
realizada en la frontera durante el período mandantes militares como Francisco Xavier
1 las villas de San Carlos y de Nuestra Señora ayudante José Artigas y al piloto Francis-
! hispánico. A ella deben agregarse las distri- de Viana, las del capitán Jorge Pacheco en
de los Remedios de Rocha. co Mas y Canela, para que lo acompañara
11I
buciones de predios realizadas por el Cabil- la jurisdicción de Belén, e incluso las otor-
y en una parte vital, donde tan tremen- en el reconocimiento y demarcación de los
11' do de Santo Domingo Soriano, las del mi- gadas por el ayudante mayor del Cuerpo de
,1 dos estragos económicos causaba el contra- linderos. (197)
nistro de la Real Hacienda de Maldonado Blandengues de la Frontera de Montevideo
bando y los saqueos de ganado, fue levanta- La labor colonizadora de Azara, que in-
Rafael Pérez del Puerto, las de Agustín de la José Artigas, tema de política agraria que
da Nuestra Señora del Pilar del Cerro Largo, cluía la obligación militar de defender ca-
Rosa, las conferidas por el virrey Pedro de ha sido estudiado exhaustivamente.
hoy Melo, creada fundamentalmente como da donación de tierra, fue la más completa
Cevallos, por los gobernadores, por los co-

158 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 159


P $
CAPÍTUW XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

¡ '1

Batoví quedó en poder de los portu- Santa María con el Ibicuy, cuya ocupación i
ca, se les conminaba a avecindarse en las Miguel Lastarría, Rafael Pérez del Puerto y I!
gueses el 28 de junio de 1801. Luego de era de vital importancia para contener los nuevas poblaciones en el término de cuatro Lorenzo Figueredo. (199)
la ocupación de guardias fronterizas, ata- avances de portugueses y las irrupciones meses. "1°) Dar títulos de propiedad de las
cadas por fuerzas irregulares comandadas de charrúas y minuanes. Lo mismo, por la Hacia ellO de enero de 1805, el tenien- tierras que estuviesen pobladas a aquellos
por Manuel dos Santos Pedroso, Gabriel parte septentrional del río Negro al Yagua- te coronel Viana-que frente a esta realidad que no los tuvieran; 2°) Quitarles la tie-
Ribeiro de Almeida y José Borges de Can- rón hasta la Laguna Merín, las puntas del geográfica, humana y política presentó un rra para redistribuirla, a quienes no la tu-
to, Yde la Conquista por este último de las Yaguarón y el río Negro hasta la falda del nuevo plan, que modificaba en puntos viesen poblada; 3°) Las tierras realengas o
mal guarnecidas Misiones Orientales, las albardón en las márgenes del mismo río sustanciales el de Sobre Monte- ya había confiscadas, se entregarían gratuitamente
extracciones de ganados y caballadas de las con inmediación a la unión de las dos pri- dejado trazadas dos de las poblaciones pro- en moderadas suertes de estancias a los que
estancias de españoles se hicieron sistemá- meras ramas llamadas el Quebracho, y las yectadas. Una de ellas, la llamada Villa de estuvieran dispuestos a trabajarlas perso-
ticamente, estimuladas y auspiciadas por el cercanías del puesto de Arredondo, situado la Concepción de Sobre Monte, en la banda nalmente, dándoles preferencia a los más
sargento mayor José de Saldanha, coman- en las proximidades de la actual ciudad de meridional del Yaguarón, en campos de la pobres, ya fueran indios, negros o mulatos,
dante de los siete pueblos guaraníes. Yaguarón. Se reservaba para mejor ocasión- estancia de Domingo Barrios, cuyas tierras acordándoseles la propiedad de- definitiva,
Por otra parte los portugueses habían que nunca más se presentaría- el estableci- se extendían desde la barra del arroyo Sa- después de explotarlas cinco años; 4°) Los
distribuído predios de estancias en los cam- miento de otras poblaciones en los pasos y randí con el Yaguarón, una legua y media ganados orejanos en su calidad de bien co-
pos del rey de España, situados desde Santa puntos principales de la banda meridional aguas abajo, por dos de fondo. La otra, en mún, se destinarían a las necesidades pú-
María hasta las puntas del río Negro y des- del Ibicuy hasta su confluencia con el Uru- las actuales tierras tacuaremboenses, en la blicas, pero los pobres serían agraciados
de el Ibicuy al Yarao. Es de resaltar que la guay y demás parajes que conviniere res- horqueta opuesta al Quebracho, sobre un con el necesario para poblar sus campos;
1

IlIi:
conquista de estos territorios fue realizada guardar. albardón, en las orillas occidentales del río 5°) Todo el ganado debía ser sometido a
luego del Tratado de Paz firmado en Bada- La puesta en práctica del plan de la cam- Negro. rodeo y marcado.
joz el 6 de junio de 1801 entre las Coronas paña a emprenderse, de autoría del mar- La invasión inglesa malogró definitiva- "Estos beneficios serían compensados
de España y Portugal. qués de Sobre Monte, publicado por pri- mente estos planes poblacionales, los últi- por los pobladores manteniendo armas
Por temor a los charrúas y minuanes, ha- mera vez por Ramón A. Carafi, en 1907, mos del período hispánico, en el intento de propias para la defensa común, construyen-
l cia 1805, los españoles habían desampara- en la "Revista Histórica de la Universidad") ordenar la vida rural de la Banda Oriental. do iglesias cada 16 o 20 leguas y pagando

'11
i do los campos del Ibicuy. Los portugueses,
con el auxilio de dichos indígenas, seguida-
fue confiada al Tte. Cne!. Francisco Xavier
de Viana, hijo del primer gobernador de
maestros para la educación de sus hijos".
Entre las observaciones formuladas por
mente extendieron la posesión de sus tierras Montevideo, marino y militar de señalada 3. FUNCIONARIOS_REALES DE los nombrados funcionarios reales, como

~:i
11 ,
hasta el Yarao, situado en la zona fronteriza
del Cuareim. Precisamente en la Horqueta
del Yarao el 1° de noviembre de 1804,una
actuación.
El plan de Sobre Monte otorgaba pre-
ferente derecho a las tierras a repartirse, a
PENETRANTE ENFOQUE, SE
REFIEREN AL ARREGLO DE
en las de otros que por entonces brindaron
su opinión y que representaban el pensa-
miento más avanzado de la época -como
fuerza al mando del teniente de blanden- los tropas de Blandengues de aquella fron- LOS CAMPOS Francisco de Paula Sanz, Manuel Cipriano
gues José Rondeau venció a una partida lu- tera-muy probablemente con el designio de Mela y Francisco de Ortega y Monroi, y
sitana reforzada por indígenas. (198) de evitar su deserción- y a su integración En cuanto al "arreglo de los campos", desde luego, él o los autores de las brillantes
1
1

Este es, en breves rasgos, el panorama en las villas a fundarse, a todos los vagos, problema largamente expuesto por estu- y tan utilizadas memorias anónimas al Vi-
que ofrecía la móvil frontera con Portugal, gauderíos, changadores y contrabandistas, diosos de nuestro pasado, nos remitimos rrey, cuya autoría bien podría adjudicarse a
en la época en que, por acuerdo real del 4 a quienes se les indultaba por bando, con a esta síntesis, hecha por Esteban Campal, alguno de los dos señalados en último tér-
de abril de 1805, se procuraba no sólo re- excepción de los que hubieran cometido de las soluciones en que coincidían, entre mino-, se encuentran valiosas sugerencias
gularizar la propiedad rural y evitar el con- delitos graves, como "homicidios, raptos otros que se ocuparon de la forma de en- para la estructuración de un plan orgánico
trabando, sino también, y muy especial- de mujeres honestas y resistencia formal a carar una mejor distribución de la tierra y destinado a abatir el desorden de la cam-
1:]
mente, establecer poblaciones formales en las justicias", los cuales debían ser persegui- la explotación ganadera, ArItonio Pereira, paña, el desarraigo de sus habitantes y la
los parajes más apropiados de los campos dos hasta su aprehensión y castigo. Agustín de la Rosa, Joaquín de Soria, Jor- adopción de un mejor sistema de tenencia
situados desde la unión del arroyo Piray En cuanto a las familias peninsulares ge Pacheco, Juan Sagasti, Félix de Azara, de la tierra.
i, con ~l río Negro hasta la confluencia del llegadas con destino a la costa patagóni- ,
!

160 ·Historia de la Ganadería· .Aníh~l R~rrim Pintm· 11\1 J


p $ II1II
I CAPÍTULO XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

l'
circunstancias constituyentes del valor, y tal
vez lo que es peor fingen una mensura que
no ha habido para que demás del dolo que
interviene se evite el peligro de ser interrum-
pidas sus ideas por la oposición de los vecinos
que ocupan aquellos campos que fingen fue-
ren baldíos cuyo grito al tiempo que se in-
tenta su violento lanzamiento en virtud del
subrepticio título, es oscuro y rara vez oído de
los superiores': .
El 8 de mayo de 1783, al dirigirse al rey
de España, expone así su opinión:
''A los ojos se viene que de venderse a un
individuo un terreno de veinticinco leguas,
cincuenta o cien, lejos de cultivarlo, pro-
barle y haber comercio queda inculto, des-
poblado y sin comercio y que de venderse el
mismo terreno a veinte, treinta o cuarenta
vecinos quedará poblado, cultivado y con
comercio. Que de venderse el mismo terre-
Gaucho. Óleo de M. C. Palleja (1884). no a un poderoso, infinitos pobres labra-
l'
!
dores andan vagando errantes, careciendo
A manera de ejemplo: Juan José Sagasti, de comodidad temporal y pasto espiritual
en memorial presentado al intendente del y sin poderse contar entre la sociedad civil
virreinato de Buenos Aires el 14 de junio sino es para dañarla con muertes, robos y
de 1782, critica la entrega de grandes ex- otros vicios que traen la ociosidad pudien-
I tensiones de tierra a privilegiados persona- do ocuparse honestamente en los mismos
"
,j jes de la Banda Oriental y expresa: (200)
"Todas las ventas de tierras de una gran-
terrenos.
Otras razones impulsaban a obtener
de extensión son perjudiciales al real erario. tierras, y así lo pone de manifiesto Sagasti:
Un terreno entiéndase siempre de mucha ex- "saben también que cada día urge la nece-
tensión desierto y baldío o considerado como sidad de extender las poblaciones con que
tal se evalúa comúnmente por un precio tan fácilmente les ocurre la alta idea de tener
ínfimo que muchas veces el trabajo de la mis- feudatarios en breve tiempo o de vender a
ma mensura importa más. Las razones ya que un subido precio cada pequeña porción de
por el error geométrico con que se procede en aquel todo que ahora las cuesta casi nada
su medición, como abajo se demostrará y ya y que un cualquiera mañana piensa ser un
porque los sujetos que los compran son pode- gran señor".
rosos y los agrimensores avaluadores y demás Otros ejemplos de aguda percepción de
comisionados tal vez son o sus íntimos o sus los problemas que afectarán en forma dura-
dependientes, y cuando no resumen dos le- dera nuestra estructura agraria se recogen a
guas en una no atienden a la amenidad de continuación: El 19 de febrero de 1783, el
los campos, frondosidad de los montes ni otras comandante del resguardo de Montevideo
Troperos, descansando en la zona del Abra de Zabaleta (Dep. de Lavalleja).

162 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 163 II


p--~------------------~~----------------~~.~~-------------------------------------:~,
CAPÍTULO XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA i
I
ji

Francisco de Ortega dirigiéndose a Miguel dilatado campo, no les es fácil a los Partidas go, expositores de una ideología de neto soros Dios los reparte y de la posesión de
de Gálvez dirá que para que hubiera me- celadoras el dar con ellos". (203) cuño conservador, que en este aspecto cla- ellos no deben ser émulos los que carecen
nos embarcos de cueros era necesario que El capitán Agustín de la Rosa, que apli- ve de la propiedad de la tierra asumían su de facultades".
se fomentaran otras especies, como eran el cara en tierras cerrolarguenses sus teorías rol con particular vehemencia. Zufriategui olvidaba la Real provisión
algodón, la lana de carnero y de vicuña y de reforma agraria, dejará de esta manera Veamos qué dice al respecto, Francisco del 11 de abril de 1768, que en su artículo
la cerda, que se despreciaban en la época y constancia, el 7 de mayo de 1795, en in- de Zufriategui, síndico procurador del Ca- 90 decía: (205)
que llevados a la Península podían servir de forme dirigido al virrey Pedro Melo de Por- bildo de Montevideo, en informe del 15 uQue sean preferidos siempre los que ca-
fomento a las fábricas y de fuente de traba- tugal, de la apropiación de la tierra por los de marzo de 1782. Zufriategui representa rezcan de tierras propias o arrendadas como
jo para los habitaq.tes. (201) poderosos: (204) el pensamiento de los estancieros, quienes más necesitados".
En correspondencia enviada al virrey ''Los costos que exigían las denuncias, las en su opinión, como lo señala el historia-
Nicolás Antonio de Arredondo el 16 de dilaciones que padecen y la contracción perso- dor argentino Ricardo E. Rodríguez Mo-
julio de 1790, opinaba Manuel Cipriano nal que exigen impiden absolutamente la po- las, "deben perpetuar la estructura social, 4. LOS GRUPOS SOCIALES
de Melo sobre las ventajas que derivarían blación porque careciendo los más de fondos sin permitir una movilidad dinámica que
del establecimiento de guardias fronterizas, sólo logran establecer estancias los acaudala- dé ocasión de ascenso a los pobres, por lo Los portugueses de la Colonia del Sa-
las que además de conservar el dominio del dos, avasallando y precisando a los pobres o general mestizos, mulatos y negros". cramento utilizaron primeramente mano
territorio demarcado, serían vigías oportu- a que los por el triste interés de un conchabo Los poderosos y ricos hombres de la de obra de indios tupíes y negros esclavos
nos en tiempo de guerra. Decía Cipriano o a que los sirvan po'r el triste interés de un tierra -sostiene el procurador- son el orna- en sus faenas de corambres y recogidas de
de Melo que con su implantación se evita- conchabo o que es lo más común se abando- mento de la corona, estos debemos creer, ganado. Luego también colaboraron con
ría la introducción clandestina por mar y nen al robo y al contrabando donde hallan que sus caudales lo conservan, y aumentan ellos minuanes y charrúas.
tierra, se cortaría de raíz el mal con la yerra, firmes apoyos para subsistir. Esta es la razón como un desempeño de la magestad y del Con la llegada de los faeneros santafe-
rodeos y arreglo de la hacienda, y se harían porque en los campos de la otra banda viven estado, como un socorro de la tribulación sinos y porteños, llegaron los peones san-
hombres útiles de los mismos delincuentes. un sinnúmero de gentes enteramente perdidas del público y como una memoria perpetua tafesinos, que eran los más diestros en el
Ya vimos anteriormente que esta sugeren- que no basta ya para contenerlas ni el celo de la felicidad y fortuna que heredaron o cruce del ganado en los ríos, los porteños,
cia fue aceptada por el virrey. (202) ni el empeño siendo precisa una foerza casi adquirieron: en ellos tienen los pobres sus y también, como ya señalamos, puntanos,
A su vez, el gobernador de Montevideo extraordinaria': auxilios. Llénalos Dios de piedad para su mendocinos, salteños, cordobeses, corren-
Antonio Olaguer Feliu, el 20 de setiembre "Otro inconveniente -agregaba Agustín socorro, y abren liberalmente las manos tinos y paraguayos.
de 1794, al informar favorablemente sobre de la Rosa- es el de las denuncias consegui- con ellos. Los que. tienen hacienda acomo- Luego que el abasto de Buenos Aires y
la venta de un terreno entre el arroyo de das en una extensión inmensa de tierra que dan capataces y peones; los que son labra- Santa Fe fue realizado solamente por em-
Rocha y el de las Piedras, expresó que, en su ni las pueblan los dueños ni permiten que dores, tienen sus cosecheros y arrendatario, presarios de vaquerías bonaerenses, el 27
opinión, uno sólo éste, sino otros cualesquiera otro lo hagan, y otro el de las denuncias que por una corta contribución son dueños de enero de 1721 el procurador general
terrenos Realengos, que se hallan en esta van- pendientes por el derecho que pueden ale- del terreno que ocupan con sus labores y confirmaba ante el cabildo de Buenos Ai-
da se vendan a los vecinos que los denuncien y gar los denunciantes. Para los primeros hay no pocas veces adquieren con que hacen res que en las poblaciones levantadas por
soliciten poblarlos con haciendas de ganados, el remedio de obligarlos o a que las pueblen suyos aquellos terrenos de que hay muchos los vecinos porteños se albergaban muchos
pa. de este modo fomentar no sólo el cultivo de poniendo en ellas los rodeos y cultivo com- exemplares; de ese modo que siendo Dios "peones vagamundos, "1 os cual es, no pu-
la Tierra, sino el aumento de los Ganados Ba- petentes o a que las vendan en la parte que el autor de todas las cosas, quiso que el diendo trabajar para el abasto de Buenos
cunos, [ ... ] por que teniendo tierras, en que no puedan cómodamente hecerlo, y para pobre viviese dependiente del rico con un Aires, lo harían presumiblemente para el
mantenerlos vajo de sus respectivas Marcas, los segundos reducirles las denuncias a la trabajo personal y el rico del pobre con su de la Colonia del Sacramento, resguarda-
se evita el desorden, que por no tener tierras misma extensión de terreno que se señale
propias, se roben y arreen para foera los Bagos, para dotación de los pobladores y bajo los
dinero sirviéndose de todas las artes para su
subsistencia, decencia y ornato".
dos en las tolderías de indios guenoas, don-
de también convivían españoles.
II
los ganados, con solo elfin de hacer los cueros, mismos términos que ellos".
sacándolos muchas veces de la misma Estancia Los conceptos arriba transcriptos expre-
Agrega luego: "El soberano es como el
sol que sus rayos igualmente los comunica
El desempleo es el origen de un tipo
social, sin tierras ni ganados pero experto
I
a los campos realengos, matándolos en para- san corrientes avanzadas del pensamiento a los mendigos que a los poderosos porque en los peligrosos trabajos de vaquería, que
ges ocultos, que ya por su aspereza o por su social de la época. No faltaban, sin embar- unos y otros dependen de sus luces. Los te- se conoció en nuestro medio con diversos

164 ·Historia de la Ganadería·


p
CAPÍTULO XIII
• IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

nombres, segun '1 a 'epoca: " b un dos" ,


vaga producto del cultivo de algunas semente-
"changadores", "gauderios", "camiluchos", ras, que plantaban en su beneficio con la
"trajinistas" y :'gauchos". Esta última deno- autorización del propietario o arrendatario
II minación iba casi siempre acompañada, en de las tierras, o desempeñando otras tareas
II la correspondencia oficial, del calificativo en el establecimiento. Eran también consi-
"vagos". derados como agregados, los imposibilita-
1:11'
Antes de detenernos algo más en este dos, de todo tipo, para trabajar.
personaje, hemos de recordar que al fina- En el inmenso latifundio de Miguel Ig-
I lizar el siglo XVIII la ganadería de nuestra nacio de la Cuadra, de más de 87 suertes de
1,

I
I campaña proporcionaba su sustrato eco- campo, que comprendía 13 estancias, 9 de
nómico a distintos grupos sociales: hacen- ellas estaban a cargo de medianeros. Hacia
dados ricos, hacendados pobres, pulperos, 1805, según lo documenta Fernando Gu-
carreteros, agregados, changadores o "fae- tiérrez, en sus campos pastaban 104.530
neros de cueros clandestinos", como los animales vacunos 2.026 caballares y 780
designara el gobernador de Montevideo ovinos, tasados los primeros a $ 0,80 cada
Antonio Olaguer Feliu, (206) personal de las uno, a $ 1,23 los segundos y a $ 0,11 los
estancias e indígenas convertidos, salvajes últimos. El valor de la suerte de campo os-
y guaraníes. cilaba alrededor de $ 450 yel de los negros
El personal de las estancias estaba esclavos que trabajaban en dichas estancias, .
constituido por un capataz o mayordomo entre 230 y 309 pesos. (208) -."""
Alrededor del fogón nocturno, la peonada comenta los sucesos del día. Los agricultores visten de una manera
1 I -hombre de experiencia en los trabajos de A esta enumeración de los distintos ti- y los que realizan tareas con ganado, de otra.
campo- el puestero, cuyo número aumen- pos de personas que trabajaban en el cam-
taba según la extensión de los campos, los po -exceptuando los agricultores-, podría ellas 1663 arrobas y 3 libras de harina. (210) lizaban en sus carros el transporte de víveres
peones y agregados. agruparse los que se encargaban del trans- El mismo Arellano, con su ayudante y tres hasta Río Grande, para el ejército español.
El puestero se encargaba de impedir la porte terrestre de frutos y efectos. peones, marchó el 21 de enero de 1770 Entre sus peones figuraban "cargineros".
dispersión de animales, "a cambio de lo Durante la época en que el virrey Ceva- desde el Real de San Carlos hacia el pueblo Carreteros que trabajaban por cuenta
cual mantenía su propia tropa de ganado, llos se encontraba en el pueblo misionero de Yapeyú, para hacerse cargo de 34 carre- propia o de los hacendados, comerciantes o
limitada a las condiciones convenidas". Vi- de San Juan o en el de San Borja, tropas de tas y 500 bueyes. A su regreso al Campo de pulperos, transportaron asimismo, durante
vía en ranchos levantados generalmente en carretas que en alguna ocasión alcanzaron Bloqueo -el 18 de abril- condujo una im- largo tiempo, cueros y sebos desde el inte-
los lindes más apartados de la estancia. (207) a la cantidad de setenta y siete, transpor- portante carga de tablones, tablas, tacuaras rior hacia Montevideo.
Los peones eran negros esclavos, que taban desde el campamento de Salto Chi- y efectos procedentes de los pueblos de la Algunos pulperos fueron después pro-
constituían el personal fijo del estableci- co del Uruguay y Fuerte de San Antonio Cruz (yerba) y de San Borja y Santo Tomé pietarios de estancias. Durante la Cispla-
miento, y peones asalariados, que se con- (1756-1761), provIsIOnes alimenticias, (piezas de lienzo). tina, al pacificarse el país, se extendieron
trataban en gran parte, "por día" y cuando municiones, herramientas y pertrechos de El capataz mayor de las carretas del rey como mancha de aceite a lo largo y ancho
las circunstancias lo exigían. Las faenas más guerra, enviadas desde Buenos Aires para viajaba asistido de ayudantes (laderos), car- de todo el territorio nacional, teniendo co-
peligrosas o especializadas, como las de el ejercito español, al término de la Guerra pinteros encargados de la reparación de las mo sede las estancias de los vecinos prin-
desjarretador, corambrero, domador y tro- Guaranítica. (209) carretas y peones, entre los que había bo- cipales.
pero, e incluso la recogida de ganado, eran También el Real de San Carlos sería cen- yeros y caballerizos. Cada carreta era ma- En este medio, ligeramente esbozado,
realizadas especialmente por los últimos. tro, poco tiempo después, de esta actividad. nejada por un picador. En circunstancias campeaban también malhechores que ata-
Los agregados, llamados también arri- A vía de ejemplo, el 19 de mayo de 1764 excepcionales eran orientados por uno o caban incluso hasta los pueblos incipientes.
II mados -en general, hermanos, sobrinos y partió hacia Maldonado, a cargo de 20 ca- más baqueanos. A ellos se les aplicaba duramente, la fuerza
yernos del jefe de familia, que figuraban al rretas, el capataz mayor de las carretas del Cabe recordar aquí que en los tiempos de la ley. Entre otros ejemplos ilustrativos
frente de una estancia o chacra- vivían del rey, Miguel de Arellano, conduciendo en iniciales de San Carlos, sus pobladores rea-

, I
166 ·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 167
!
> CAPÍTULO XIII
tI IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

que podemos señalar, destacamos dos epi- rios Sujetos y cometido otros excesos" ( ... )
sodios ocurridos en distintas épocas. "Sentenciado a muerte de horca, su cuerpo
El31 de julio de 1757, los parajes de Las después que se siguiese "muerte natural"
Víboras y El Rosario habían sufrido un ata- debía ser "descuartizado en quatro partes,
que de "indios tapes cimarrones", quienes quedando la cabeza p.r sí sola y esta en
en la zona de Víboras arriba quemaron la una redoma de fierro quedara colgada en
casa de un vecino, destruyeron un amajada la Ahorca expuesta al pp.co por cuarenta
de ovejas y huyeron con quinientos o seis- días, y los quatro quartos serán llevados
cientos caballos y yeguas. Encontrados en con la corresp.te custodia y en palos bien
el Arroyo Salsipuedes, pasado el río Negro, altos sean clavados cada uno de ellos en los \
"
fue rescatada la caballada, muertos 18 in- caminos pp.cos y generales q.e salen de esta • 't
dios y tomados 60 prisioneros entre niños, ciud.d p. la Colonia del Sacramento, p.a el (,
......
mujeres y "grandules". De estos prisioneros Serro Largo; p.a la Concepción de Minas;
-nos informa Natalio Abel Vadell- se en- y para el Canelón a distancia de diez leguas
viaron 30 a Buenos Aires. El resto se repar- de esta Ciud.d y ning.a pers.a les quitará
/'I
.... "
tió entre el vecindario, cuya tranquilidad del lugar donde se fixaren, pena de la Vida. / ., )., :)

• ]1, •
fue evidente con el restablecimiento de la La ejecución se llevó a cabo en 1803". ti

guardia de Las Víboras. (2ll) "El desheredado -bien lo dice Rodrí-


Varias décadas después, el 16 de agos- guez Molas-, el hombre sin más bien que el
to de 1801, una cuadrilla de 25 a 30 ban- horizonte, no puede disponer del ganado
doleros asaltaron y robaron el pueblo de que durante muchos años vagó por la lla-
Las Víboras y la casa-estancia de Francis- nura sin propietario, pues de él disfrutan
co Albín. Una partida de Blandengues los unos pocos. " y agrega: "so1amente entre 1os
acometió en el sitio llamado del Rodeo y blancos será posible el ascenso social por
mató a tres, entre ellos al llamado capitán medio de la acumulación de bienes, y entre
Palomino, y capturó a nueve. El cabecilla ellos la tierra". (214)
Martín Pereyra, alias Curú, fue condenado Aunque hubo excepciones en los repar-
a muerte por descuartizamiento. A los de- tos de tierras de Félix de Azara y de Artigas,
más les cortaron la cabeza y las manos, que el juicio es válido para los tiempos presen-
El baqueano, Óleo de Juan Manuel Blanes,
fueron colocadas, para escarmiento, en los tes, donde en una estimación referida a to-
principales parajes y caminos de Colonia y do el territorio nacional, sobran los dedos que quemaban las cosechas; el 17 de enero los que no lo hicieran "no consentirles en sus
Soriano. (212) de una mano para indicar a la gente de co- de 1739 se les ordena abandonar el territo- estancias Ni ranchos". (215)
Hubo también, quienes asaltaron el pue- lor que es propietaria de estancias. rio de dicha jurisdicción en ocho días a to- Una disposición del 14 de enero de
blo de San Carlos, y otros, como Herme- Por diversos bandos se dicran normas dos los casados que tuvieran mujer en otrO 1748, entre tantas otras, condena a multa
negildo Ti, "criollo del Pago de las Minas", para organizar la persecución de los "vaga- sitio; en enero de 1742 se les amenaza con de veinte pesos, y más de un mes de pri-
1I ,1 del cual dice Carlos Ferrés que si alguien mundos": el 3 de enero de 1730 fue nom- prisión, a quienes, en el caso de ser deteni- sión, a quienes admitieran vagamundos en
.'¡, se le ocurriera escribir un día la historia de brado alcalde de la Santa Hermandad Juan dos no atestiguaran fehacientemente estar sus establecimientos; aquellos que no estu-
los bandidos en el actual territorio nacio- Antonio Artigas, quien quedó desde ese conchabados en chacras o estancias; el 16 vieran conchabados, tendrían pena de seis
nal, "tendrá que reservar el arranque de su momento encargado de la persecución de de enero de 1746 se ordena a todos los que meses de trabajo en las Obras Reales" de la
catálogo para Hermenegildo Ti". (213) "ladrones cuatreros facinerosos amancebados tuvieron en sus establecimientos de campo Plaza de Montevideo.
"Había -dice dicho autor- ejecutado y bagamundos" en todo el territorio de la yndios, mulatos o bagamundos" que se pre- El hecho de que todos estos bandos fue-
quatro homicidios, robado mugeres Vír- jurisdicción de Montevideo, así como de sentaran dentro de seis días con el nombre ran dictados en enero evidencia que los ve-

~I genes, robado en caminos públicos a Va- proceder en justicia contra los incendiarios y apellido de los peones conchabados y a cinos procuraban, con la adopción de me-

I 168 ·Historia de la Ganadería·


,Aníbal Barrios Pintos' 169
·p~~lr'I~~------------------------------------~·.~~----------------------------------------~. __
I ,1 CAPlruw XIII IMAGEN DE lA CAMPANA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA : !

didas especiales, salvaguardar sus haciendas En auto público, sin fecha, pero segu- o santafesinos (1756), mulatos, indios y gue en las Misiones, Pascual de Leiba y un tal
mientras se encontraban ocupados en reco- ramente de esta época, el alcalde de Santo mestizos (1757), mulatos (1761), santia- Indio natural de Córdoba".
ger sus cosechas. Domingo Soriano José de Navas, ordena a gueño o chileno y portugueses (1767), "Que estos ayudados de Gauderios, In-
En la jurisdicción de Buenos Aires tam- su vez "que ningún vecino reciba ningún riopardistas, entre ellos un gran baqueano dios Minuanes y algunos soldados avían
bién se suceden notificaciones similares, gaucho en su casa y que de todos los peo- (1769), apoyados en algunos casos por in- conducido diferentes tropas de caballos".
como la de Francisco Bruno de Zabala al nes que tuvieren en su trabajo haian de dar dios minuanos y "tapes alzados". Es decir, Un informe enviado al virrey, probable-
comandante de Las Víboras, el 2 de julio de cuenta de su nombre, apellido y patria: que todos o en su gran mayoría, eran elementos mente de la última década del siglo XVIII,
1746, por mandato del gobernador José de ningún pulpero pueda comprar a sujeto foráneos. hace saber que "todas estancias están llenas
Andonaegui, en la que ordena "quitar cuan- que no sea hacendado, cueros, sevo y grasa, En una campaña contra los trajinistas de gauchos sin ningún salario; porque en
to rancho aiga de gente vagamundo, ociosa, y que en la campaña ninguno tenga bebi- realizada en el 1772 por el comandan- lugar de tener todos los peones que nece-
de mal vivir, que se empleen en trato ilícito das ni efectos de pulpería, y que ninguno te Pereda, documentada por Washington sitan, los ricos solo conservan capataces y
con los portugueses; para el exacto cumpli- cargue armas prohibidas, ni cuchillo". Lockhart, se comprobó que en una de las esclavos; y esta gente gaucha está a la mira
miento de esta orden, irremediablemente se Artigas también tomó disposiciones estancias de Francisco de Haedo había de las avenidas de los ganados de la Sierra,
quitará y quemará el rancho a los que no contra los vagamundos, malhechores y de- gauderios contrabandistas. "Los del lugar o para faenas clandestinas de cueros; en tra-
sembraren y cultivaren la tierra". (216) sertores (articulo 25 0 del reglamento pro- -dice dicho historiador- se dedicaban a to son a tanto por cuero de cortar, desollar,
Es de agregar que en la citada notifi- visorio). Es de resaltar que los más infelices potrear, rejuntando bagualada y haciendo es taquear y apilar; que todo el importe es
cación se dan importantes consejos para serían los más privilegiados siempre que cueros de tigre, los que cambiaban por ca- de dos o tres reales según el convenio de
obligar a los estancieros a pagar sueldos a con su trabajo y hombría de bien propen- chaza, tabaco negro, azúcar, calzones, cha- ejecutar las operaciones en caballos del que
los indígenas que realizaban tareas en sus dieran a su felicidad y la de la Provincia lecos , calzoncillos, hebillas, petacones de le manda o propios suyos; conforme a la
establecimientos. Pocos lo hacían, pues (articulo 6 0 ). jabón, arroz, harina de palo, "aguarden tes distancia, el riesgo, o el pago en dinero, ro-
como afirma Zavala muchos hacendados Como lo ha documentado Eduardo F. das terra", a veces "alhajas de oro" y alguna pa, etc.". (220)
'se meten también a pulperos con lo que los Acosta y Lara, el Gral. Fructuoso Rivera, "nigrinha" que otra". (218) Cuando los changadores se ponen al
peones con la ocasión de tener aguardiente a en 1831, durante su primera presidencia, Agrega Lockhart que de un lote de pró- servicio de los hacendados, éstos no sólo
mano todos los días se ven precisados a hurtar "copó gran numero de corambres clan- fugos apresados en dicha campaña, "cinco aceptan para el trabajo de rutina, sino que
para vestirse". destinas, apresando a los que trabajaban dijeron ser "gauderios de profesión", a uno los utilizan en la comercialización ilegal de
Otro bando de "buen gobierno" sancio- en ellas, ya fuera para actuar en distintas de ellos se le sindicaba como "quimerista sus frutos; cuando los propietarios sufren
nado en 1777 por el virrey Pedro Antonio ramas de abigeo, por desertores del Ejér- (alborotador), jugador, amancebado e in- robos, su actitud coincide con la de las au-
de Cevallos, estableció estas normas de tra- cito, o por estar acusados de otros delitos dolente". Muchos tenían "apoderados" en toridades y exigen medidas represivas para
bajo de un peón rioplatense, dadas a co- comunes". (217) el Río Pardo; su situación era próspera; a el sometimiento de aquellos.
111

nocer por Rodríguez Molas en su Historia Su nomina completa se distribuye entre veces cruzaban a la Colonia, o a la Bajada Muchos de estos gauchos serán fieles
social del gaucho: "Se han de levantar -dice vagos y gauchos -correntinos, misioneros, de Santa Fe, o robaban en la jurisdicción sostenedores de Artigas y figurarán en los
el mencionado bando- a las cuatro de la entrerrianos-, desertores, unos pocos crio- de Montevideo, o hacían recogidas en las ejércitos de nuestra independencia. A esta
mañana para beber mate, y entrar inmedia- llos y algún francés, italiano, portugués Misiones". "tropilla de pobres" -lo advierte Carlos Real
tamente al trabajo y a la hora y media que y vizcaíno, casi todos estos últimos con En cuanto a la región del Este, una carta de Azúa, en su penetrante estudio sobre el
estén en él, se les dará otro mate y media pulperías volantes, a los cuales se les em- del comandante de Maldonado dirigida el peonaje-, "los padres de la Patria de 1829
hora después el almuerzo (asado, antes del bargaron todos los cueros de baguales que 21 de enero de 1763 a Pedro de Cevallos de- le quitaron el derecho al voto, según el in-
mediodía) ya la hora de este (después de la faenaban. fine con claridad el elemento humano que ciso 2 0 del articulo 11 0 de nuestra primera
siesta), otro mate y de hay (sic) en adelan- Quien observe con atención los nume- intervenía en las mismas actividades: (219) constitución, que excluía provisoriamente
del sufragio al sirviente a sueldo, al peón jor- ¡
te hasta que salgan del trabajo ("una hora rosos testimonios del periodo hispánico "Que los Baqueanos que guiaban a los
después de entrado el sol") toda el agua fría que ofrece Rodríguez Molas de los gaude- 1
natero y al ·
notorIamente vago" . (221)
I
¡

I
que entraban a hurtar caballos de los terrenos

;~
1
I que quisiesen". En total, más de doce horas
de trabajo efectivo.
rios o vagos, en su obra citada, comproba-
rá que éstos eran desertores del cuerpo de
de S. M eran Martín Pérez sobrino de Feo.
Pérez, capitán de Milicias del Partido de las
Unos cuantos de los autores que han
cantado loas al gaucho oriental, que poco I
:I~
Blandengues de Buenos Aires, correntinos Bacas; Pedro de Mesa que sirvió de Blanden- contribuyó a la consolidación de la ganade-

170 ·Historia de la Ganadería· .Aníbal Barrios Pintos· 171


-p--~~----------------------------------~~.~--------------------------------------~.~
IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA '!
i:
CAPÍTULO XIII i ¡

! I
patio y tapado con un poncho, si lo tie- Veintiún años después de haber si-
ría organizada, pero que cobra dimensión y aquellos que antes ni lo sospechaban le
ne, para resguardarse del rocío o la helada) do sancionada la ley del 15 de febrero de
épica en la gesta de la independencia ¿ver- descubrieron virtud y buena conducta".
'¡¡I daderamente lo han hecho recordando que El vocablo se utilizó luego para designar al levantarse repito, la primer operación 1923, (durante el periodo del Consejo
;11
es encender el fogón; luego recoge los ca- Nacional de Administración presidido por
1" la mayor parte de los que integraban las al hombre de campo, al paisano, con un
I Batlle, que aprobaba el salario de $ 18 Y $
1I1 tropas artiguistas, cuando ya la revolución sentido de alabanza. ballos; esto es: los trae al corral para que
estén prontos á la primer orden; piala las 20 al mes como mínimo para los peones
ir había tomado un nuevo giro, eran "los fa- Sobre las condiciones de la vida del peón
i lecheras y las ordeña; mas tarde va al rodeo; mayores, según distintos valores de aforo,
11
mosos salteadores y gauchos que corsaron jornalero, dice el general Antonio Díaz en
pero antes se retempla con un churrasquito y $ 15 para los que tuvieran entre 16 y 18
estos campos", como lo puntualiza el comi- las páginas de "El Universal", el 25 de agos-
a la ceniza; sale luego á diversas comisiones; años de edad), Juan V. Chiarino y Miguel
sionado de la Junta Gubernativa del Para- to de 1829:
carpe la tierra; enlaza la oveja destinada al Saralegui en su obra Detrás de la ciudad
guay, capitán Francisco Laguardia; que en "Aquí, un peón asalariado del campo des-
puchero, y de tarde desensilla; corta leña en puntualizaban, que el salario del peón rural
,1 la acción del Potrero del Arapey, de los 300 pierta con el día, y sin más preparación que
I !,I el monte; pero al día siguiente vuelve fresco oscilaba entre los $ 12 Y $ 16 mensuales,
que pelean junto a Artigas, 200 eran corren- la muy simple de un poco de agua caliente, y
y orondo a la misma tarea. no sin aceptar, "si bien con carácter excep-
i
tinos; que en Catalán, el mayor numero de medio desnudo, acaso, monta en un caballo,
cional, la existencia de muchos de $ 8 y $
I Il l lanceros artiguistas eran charrúas, minua- poco menos que indómito, con un arreo tan "El peoncito por lo general anda vestido
10, más la sumaria comida y el destartala-

I ,~
nes y guaycurúes; que en el Regimiento de simple como el traje del que lo domina: en él de andrajos: un chiripá de color indefini-
do, unas chancletas por donde asoma el pie do rancho". (Carlos Real de Azúa - Várias
Dragones de la Libertad al mando de Fer- corre presuroso, y aun puede decirse que con-
nando Otorgués, había compañías consti- desnudo; sombrerito tan viejo y roto como hipótesis sobre el peonaje).
tento a entregarse a una dura fatiga en la que
tuidas por pardos y morenos; que Rufino su vida misma se ve expuesta a cada instante. el resto del apero; y con ese porte y ese gar-
I1
I Bauzá comandó un batallón de centenares Al retirarse de ella, con el día, se considera bo desafía los rigores del tiempo, y no hay
de libertos; que Gorgonio Aguiar fue jefe muy bien servido y regulado si encuentra en temor que lo arredre". 5. EL GREMIO DE
de un regimiento de libertos durante la se- el fogón un pedazo de carne; que apenas des- Sigamos a grandes saltos el sufrido ca- HACENDADOS
gunda campaña del general Curado; que la bordada y acompañada del mate la deja dis- mino del peón rural. El 8 de diciembre de
mayoría de los prisioneros tomados en Ta- puesto a un sueño tranquilo sin más aliciente 1919 escribe en "El Día" José Batlle y Or- La Hermandad de la Mesta agrupaba en
cuarembó, donde se cierra la primera etapa para conciliarlo que el de la dura, y muchas dóñez: España a grandes propietarios de tierras de-
de la epopeya oriental, eran guaraníes, co- veces húmeda tierra, y la inclemencia del ai- "La clase más desvalida de la República dicados a la cría de ganado. "El cabildo de
mo lo comprueba Saint-Hilaire, quien sólo re helado, sin otro abrigo que el de un triste es la de la verdadera población nacional. El Buenos Aires -dice Raúl Puigbo en su His-
'1'1
ve entre ellos una docena de españoles de poncho hasta el siguiente día, en que apare- paisano es un paria en nuestro país. Duer- toria Social y Económica Argentina-, trató
Montevideo" y que también eran tapes la ciendo la nueva aurora lo halla ya á caballo me en un galpón, junto a los cueros y a en 1790 de crear la Mesta rioplatense, pero
gran mayoría de los que formaban parte de repitiendo su constante fatiga, su paciencia y los fardos de lana no tiene, por lo general, no alcanzó su objeto; pero un auto del vi-
las compañías el Gral. Rivera, a su regreso su miseria". Cincuenta y tres años después, más familia que la de las vinculaciones pa- rrey Arredondo de dos años más tarde, fijó
de su campaña de las Misiones? un periodista de "El Ferro-Carril", durante sajeras; su sueldo mensual es de doce, diez, las normas para la constitución del Gremio
Algunos poetas gauchescos y ciertas so- un viaje por nuestra campaña, en diciem- ocho y hasta seis pesos, su alimentación de- de hacendados".
ciedades nativistas, con el tiempo hicieron bre de 1882, rinde este tributo al sufrido ficiente, su libertad nula. Hay excepciones: Para pertenecer a dicha clase, quien la
del gaucho perseguido, errante y moteja- peoncito de estancia: pero la regla general es ésta. integrase debía poseer un mínimo de una
do de ladrón y vago, "paradigma de todo "Nadie puede imaginarse el perenne "Entretanto, sirve a la industria más suerte de estancia.
aquellos que la patria parece necesitada de trabajo que tiene un peoncito de estos, mu- próspera, más segura y de más grandes ren- En la jurisdicción de Montevideo dicho
recuperar". "Por artes que nada tienen de chacho de lOa 15 años. dimientos que hay en el país. El precio de gremio tuvo nacimiento el 17 de agosto
magia", inventaron la imagen de un gaucho "Se levanta al alba y se acuesta con el las vacas, de los cueros, de la lana que se ha de 1791, con motivo del poder otorgado a
irreal. Agrega León Pomer, de quien toma- sol, cuando el amo no le hace cebar mate ido a las nubes; pero los paisanos continúan Juan Francisco García de Zúñiga, José Car-
mos estas citas: "Cuando el último gaucho hasta horas avanzadas durmiendo en el suelo, comiendo mal, sin dozo y Manuel Pérez, para que invistieran
desapareció, sus perseguidores y detracto- "En cuanto abandona el nido (la cama familia, sin nido, ni siquiera como el del la representación de los hacendados de di-
res -en todo caso los hijos de éstos- giraron del peoncito es el recado, ó un cuerito y pájaro hornero, sin dinero y sin libertad". cha jurisdicción en todos los asuntos que
en redondo: les entró un repentino amor. cojinillos); duerme al relente, en medio del

172 ·Historia de la Gan'lClprb.


p t
CAPÍTUW XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

,"

ocurran pertenecientes al bien común de la En 1802, el poder otorgado por los ha-
Campaña, tanto en negocios de Ganados, cendados fue transferido a Antonio Pereira,
Cueros, terrenos y todos los demás q.e se Miguel Zamora, Lorenzo Ulivarri y Juan
ofrezcan y sean concernientes". (222) Francisco Martinez. En una de las cláusulas
Los estancieros firmantes de dicho poder del poder se les indicaba la elección de un
fueron los siguientes: Mateo Vidal, Manuel diputado por cada partido, con el cual de-
Duran, Juan Estaban Durán, Felipe Pérez, berían entenderse los estancieros de dicho
Juan Pedro de Aguirre, Luis Antonio Gu- partido, para hacerles llegar sus informes a
tiérrez, Lorenzo de Vargas, Juan Ignacio los apoderados; en otra se les recordaba la
Martinez, José Antonio de Artigas, Pedro Providencia del año 1792, que ordenaba la
Montero, José Fonticeli, Juan Romero, Fé- extinción de las pulperías volantes de los
lix Mas de Ayala, Manuel Masague, Fran- mercachifles de la campaña, causa, según
cisco Antonio de Cecin, a ruego de Juan los hacendados, de que las noches de luna
Lorenzo de Araújo y José Garrido, Juan los cuadreros hicieran matanzas en los ro-
111"
l'
Antonio Caballero, Felipe Pirez, Baltasar deos para luego vender los cueros. (224)
de Aguirre, José Arias, Juan Antonio de Por otra parte, las certificaciones que de-
Haedo, Domingo Bauzá, Juan Balbín de bían presentar los compradores de cueros
I Vallejo, Miguel de Otermin, Melchor de debían ser acompañadas con las correspon-
1: 11 Viana, Fernando Martinez, Manuel Solso- dientes constancias de los diputados de los
na, Francisco de Oribe, Antonio Pereyra, partidos. Con esta providencia se pensaba
Tomas Estrada, Pedro Fabián Pérez a nom- evitar la introducción de 'corambres agenos
bre de su padre, María Francisca de Alza- ála sombra de Documentos falsos".
:1 ybar y Manuel Gómez Camello. A su vez, dos reconocedores de cue-
f :I!
l'I
1
"
Años después, en 1799, los cabildantes ros, nombrados' por dos meses entre otros
no.
del Ayuntamiento de la ciudad de Monte- miembros del gremio -los que serían rele-
video certificaban que, según noticias de los vados por otros dos, por idéntico plazo, y incendiarios, los homicidas, los abigeos y
loniales de la Revolución Oriental de 1811
distintos comisionados, los hacendados de así sucesivamente- tendrían a su cargo la determinarían en la Junta de Hacendados los contrabandistas, que alteraban el orden
la jurisdicción poseían 3:666.800 cabezas tarea de examinar las piezas en la ciudad de social de la campaña, según lo detallaba
realizada en el Fuerte el 16 de diciembre de
de ganado vacuno, pero como consecuen- Montevideo. una Memoria del Cabildo montevideano
1805, la extinción del régimen de apodera-
cia de la guerra entre España y Gran Breta- Se comprometían los hacendados, asi- de 1803, los hacendados, "en voces altas y
dos y la creación ''apluralidad de votos", de
ña no se realizaban faenas de corambres ni mismo, a no omitir diligencia para que se repetidas", dijeron que no proporcionarían
la Junta Económica Directiva del Cuerpo
salazones, debía considerarse, por aumen- continuara la expedición contra los indí- ayuda pecuniaria a tales fines.
General de Hacendados de la Campaña.
to de procreo, un tercio más en pie sobre genas y delincuentes de la campaña y, a la Dice Pivel Devoto: "Nunca hasta en-
Entre sus trece miembros predominaban
aquella cantidad, es decir 1:288.933 de ca- vez que hacían presente al Rey los esfuerzos tonces, en nuestra vida colonial, un grupo
las hacendados residentes en la ciudad,
bezas, abastecida la plaza y provisionada la que habían realizado en tal sentido 'con su tan numeroso de hombres de trabajo [entre
-ocho de ellos-; los cinco restantes vivían
Marina Real y particular, prácticamente los persona y haveres" para conquistar las tierras los asistentes y los que se hicieron represen-
en sus establecimientos.
dos únicos renglones que consumían, y en desiertas en que se encontraban aquéllos, tar había un numero cercano a los 140],
Cuando el gobernador Pascual Ruiz
una mínima parte, el ganado existente en la consideraban de justicia se les compensara se había trasladado del campo a la ciudad
Huidobro trató de obtener de dicho Cuer-
jurisdicción. (223) dichos dispendios 'con la gracia de terrenos po la continuidad de ayuda económica para para oponerse en términos decididos a la
De que el gremio de hacendados era Valdios o vaqüos". resolución de un Virrey y negarle a éste, en
financiar expediciones militares contra los
muy poderoso en tierras y ganados no cabe Los hechos expuestos por el historiador altas voces, facultades para adoptarla. Los
indígenas que asaltaban las estancias y con-
la menor duda. Juan E. Pivel Devoto en su obra Raíces co- hacendados de la Banda Oriental, -agrega-,
tra los portugueses que robaban ganado, así
como para combatir a los salteadores, los organizados en gremio o no, eran ya la ex-

1,"
174 . s Pintos· 175
-p~-----=~~------------------------------------~."~--------------------------------------------~--

CAPÍTULO XIII IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA

presión de una fuerza económica, de una 1:292.043 cueros. El impuesto rindió unos Ese mismo año, el marques de Avilés sus gestiones, se enviaba la representación
clase, la más identificada con la fisonomía 56.000 pesos, aproximadamente. aprobó la venta de una partida de cueros al Gobernador de la ciudad, a fin de que la
y el ser particular de una región, a cuyo de- Los cueros que llegaron a Montevideo acopiados en Maldonado, por el disminui- recomendara al soberano".
sarrollo habían contribuido con su espíritu durante 1792 se ajustaron al siguiente de- do precio de cinco reales los buenos y tres "Pero no se consiguió nada", agrega
de empresa, no exento de codicia, y aquel talle, con un total de 240.400. reales los deteriorados. Molinari. "El comercio con los extranjeros
irrefrenable impulso por la conquista de la Según lo ha comprobado José M. Ma- continuó verificándose, y figura su produ-
tierra que en 1805 ya comenzaban a mirar Meses Cueros "Orejanos" riluz Urquijo en sus investigaciones "llegó cido en los libros de aduana, hasta el año de
como propia". "Marcados"
a paralizarse casi por completo la matanza la emancipación, bajo el rubro de "extrac-
La Junta Económica Directiva del Cuer- Enero 5.151 9.989
de ganado, los cueros fueron apilándose en ción de negros" y "extracción de frutos".
po General de Hacendados de la Campaña Febrero 8.629 7.354
los alrededores de Montevideo y Buenos En cuanto a los precios del ganado a fi-
fue disuelta por auto del virrey Sobre Mon- Marzo 16.775 14.540
Aires". nes del siglo XVIII el prolijo libro de en-
te de fecha 14 de mayo de 1806. La expe- Abril 6.425 2.047
"La dificultad de conservar la corambre tradas y salidas de las estancias que fueran
I
dición pacificadora de la campaña bajo la Mayo 12.118 ----------
de Miguel de Azcuénaga, miembro de la
-agrega diCho autor- constituía, pues, un
jefatura del teniente coronel Francisco Xa- Junio 14.482 ----------
Junta de Mayo, permite establecer valores
:11:1 asunto del más grande interés nacional ya
vier de Viana, junto con el plan de funda- Julio 12.353 ---------- comparativos. (226)
que eran millones de pesos los comprome-
ciones de pueblos en la zona fronteriza -es Agosto 21.092 ----------
En 1794 fueron vendidos cueros a 13
tidos en su estancamiento. La mayor parte
de recordar que en 1801 el capitán Jorge Setiembre 17.338 ----------
reales cada uno, novillos a 17 reales y a 2
de los dueños recorría cada cierto tiempo al
Pacheco había fundado Belén- y el reparto Octubre 25.976 5.109 apaleamiento de las existencias pero era es- pesos, vacas a 9 y 10 reales; en 1796, no-
de tierras en dichas regiones fueron inte- Noviembre 11.019 21.586 te un remedio costoso y de poca duración. villos a 16 Y2 Y 17 reales, vacas a 10 reales
rrumpidos definitivamente, reiteramos, Diciembre 13.105 24.642 Otros hombres del Virreinato preocupados y mulas a 2 pesos; en 1797, novillos a 15
ante la amenaza de la llegada de los ingleses por el mismo problema trataron de darle reales y a 2 pesos, vacas a 10 reales; en 1798,
a las costas del Río de la Plata. Siete años después, en 1799, como solución en esos mismos años: entre 1798 novillos a 14 reales, vacas a 9 reales y cueros
Quizá la disposición más resistida por consecuencia de los tiempos de guerra que y 1799 el Consulado consideró no menos a 10 reales; en 1799, pelotas de grasa a 3 Y2
los hacendados del plan colonizador del vivía el Virreinato, las exportaciones ha- de siete proyectos para evitar la polil~a de reales la arroba, novillos a 14 reales y vacas a
Real Acuerdo de 1805, fuera la de perfec- bían mermado sensiblemente. Lo ponen los cueros. En 1800 el naturalista Tadeo 8 reales; en 1800, novillos a 13 reales y vacas
cionar los títulos de las tierras que poseían, de manifiesto estos datos estadísticos pre- Haenke escribió una memoria sobre el a 8 reales y en 1801, cueros a 3 reales, vacas
mediante la consiguiente oblación de dine- sentados por la aduana montevideana, so- mismo tema; en mayo de 1801 el vecinal de a 7 y novillos a 13.
ro en las Cajas Reales. bre el monto del real que debía cobrar por Montevideo Pascual José de Parodi divulgó Con referencia a los salarios, señalamos a
Cabe agregar que a los hacendados cada cuero orejano vendido: otro procedimiento de su invención cd,n- vía de ejemplo que el capataz de la estancia
montevideanos, desde el 12 de setiembre sistente en segar la parte grasosa del cuero del Rosario ganaba 12 pesos mensuales y el
de 1791 hasta febrero de 1797, se les ha- Meses Número de Derechos mediante el adecuado uso de cal. Pero to- peón 9 pesos. Los establecimientos tenían
Cueros cobrados
bía aplicado un impuesto, a beneficio de dos los sistemas exigían una dedicación es- personal esclavo y peones contratados por
Enero 1.344 168 pesos
la obra de la iglesia Matriz, de un cuartillo pecial con el consiguiente aumento de los día, fundamentalmente durante la yerra.
Febrero 4.289 536 pesos
y medio por los cuero de animales marca- gastos y no aseguraban una preservación Entre los gastos de mayor importancia
Marzo 784 98 pesos
dos y orejanos, respectivamente, introdu- absoluta" . figuran las compras de yerba, ropa, racio-
Abril 961 120 pesos
cidos en la plaza de Montevideo, más otro La situación imperante poco tiempo nes para los esclavos, pan y jabón.
impuesto de dos reales por cada animal Mayo 2.877 359 pesos
después, es expuesta así por Diego Luis En 1802 dichas estancias tenían la si-
faenado para consumo de la población. Su Junio 1.000 125 pesos
Molinari: "los comerciantes y hacendados guiente dotación de ganado: la de Los Lau-
recaudación estuvo a cargo del capitán de Julio 1.731 216 pesos
de Montevideo, en 30 de marzo de 1802, reles, 25.000 cabezas de vacuno, 400 ca-
Blandengues Bartolomé Riesgo. (225) Agosto 885 110 pesos
representaron al rey procurando demostrar- ballos y 600 yeguas; la del Colla, 10.000
En ese lapso, según lo ha demostrado Setiembre 2.074 259 pesos
le la conveniencia de prohibir la extracción vacunos, 100 caballos y 400 yeguas; la de
documentalmente el historiador Ariosto Octubre 4.186 523 pesos
de frutos, por los perjuicios que a ellos les Piedra Redonda, 2.000 vacunos, 40 ca-
Fernández, fueron introducidos en la plaza Noviembre 2.710 338 pesos
ocasionaba. Para obtener mejor acogida en ballos y 80 yeguas; la de San Juan, 5.000

j:,' j. 176 ·Historia de la Ganadería·


p
CAPÍTULO XIII
• IMAGEN DE LA CAMPAÑA ORIENTAL Y SU PROBLEMÁTICA
,j

"

vacunos, 110 caballos y 500 yeguas la del el suelo para acostarse. El principal, si no
Rosario, 23.000 vacunos, 140 caballos y único, utensilio de cocina es de una vara
600 yeguas; la de La Cruz, 1.000 vacunos, o asador de hierro, fijado oblicuamente el
40 caballos y 70 yeguas. suelo para inclinarlo sobre el fuego. Cuando
Facultado por Artigas, Manuel Duran la carne está ensartada en este instrumento,
repartía estos extensos campos entre los se deja asar hasta que la parte próxima al
antiguos capataces y peones de dichas es- fuego esté cocida; entonces se da vuelta el
tancias, y otros hombres sin tierras. asador, lo que a veces se repite, hasta que el
El relato del viajero ingles John Mawe, resto está cocido. Por este procedimiento
estudioso de las ciencias naturales, que cul- los jugos de la carne ayudan a fortalecer el
tivara amistad con el P. Larrañaga, ofrece en fuego, y esta gente parece creer que no sirve
1805 una interesante visión de la vida en la para nada más. La carne, que es natural-
campaña oriental, que observó durante su mente pobre y ordinaria, por este sistema
confinamiento en la estancia de Juan Fran- de preparación se convierte en una espe-
cisco Martinez, en la zona de Barriga Negra, cie de galleta seca con poca afinidad con el
11.1 actual departamento de Lavalleja. (227) mentado roast beef de Inglaterra. En algu-
1 Subraya Mawe que en dicha zona había nas partes el combustible es tan escaso, que
."
11 "

grandes estancias, muchas de ellas con se- se sustituye por el extraño procedimiento
senta a doscientas mil cabezas de ganado. siguiente. Como las yeguas en este país se
Eran cuidadas principalmente por peones destinan solamente al procreo y nunca al Carreros preparando comida, después de la jornada de labor. Acuarela de José Besnes e Irigoyen (Marzo de
paraguayos que vivían en ranchos. Diez mil trabajo, exceden por lo general la debida 1839).
cabezas de ganado quedaban así a cargo de proporción, se mata a menudo una mana- que el animal moviéndose hacia adelante, a través de un testigo "in Situ", la visión
cuatro o cinco peones, cuya tarea principal da y sus restos con excepción de cueros y con su cuerpo en una dirección un poco esquemática que proporcionan las fuentes
era reunirlas en horas de la mañana y en el colas se usan para hacer fuego". oblicua, tiene sus piernas separadas del documentales:
atardecer, y una o dos veces por mes lle- "La destreza de los peones para reco- arreo y tira con una libertad y agilidad que "Un caballo domado vale aquí de cinco
varlas a corrales donde eran retenidas por ger su ganado, arrojando el lazo por sobre sorprende al extranjero. Utilizan un sis- a siete pesos; el ganado vacuno, en buenas
una noche. De esta manera se amansaba ellos, -agrega Mawe- ha sido detallada tema parecido para recoger el ganado. El condiciones, por tropas de mil, vale a dos
rápidamente el ganado, del cual se atendía con frecuencia, pero ciertamente ninguna peón ata una punta del lazo a la cincha de pesos la cabeza; las yeguas a tres reales cada
solamente la procreación. Refiriéndose al descripción puede hacer justicia a su agi- su caballo, que pronto aprende a colocarse una. Las ovejas son muy escasas y nunca
personal de las estancias, de origen guaraní lidad. Lanzan este lazo con igual precisión en la actitud conveniente para conducir al se comen; algunas familias las cuidan ex-
'1
en su mayoría, como ya anotamos, expresa y efecto, ya sea corriendo a todo galope o buey capturado y aun si aquel desmonta, clusivamente por su lana con la cual hacen
Mawe: parados. Su método de agarrar caballos por mantiene la correa extendida". colchones para las camas. Es interesante
"Las viviendas de los peones son en medio de bolas forradas de cuero atadas a Advierte el viajero británico que en los destacar que en las partes más lejanas del
general muy miserables; las paredes están correas es similar al anterior pero más infa- establecimientos de la campaña se encuen- interior, donde no había establecimientos,
formadas por unos pocos postes verticales lible. No yerran nunca el golpe, excepto en tran muy pocas mujeres, y aunque la dueña el ganado tiene un color oscuro marrón
entretejidos con pequeñas ramas de árbol frecuentes ensayos que hacen para adquirir de una estancia la visita ocasionalmente por sucio, excepto en una pequeña parte del
empastadas con barro [adobe] por fuera y una práctica perfecta. pocos meses, se ve obligada durante su per- vientre que es blanca; mientras que cuando
por dentro, y el techo cubierto de largas "Tienen una sencilla y singular manera manencia en ella a vivir en gran reclusión, se reducen a la domesticidad, producen ge-
pajas y juncos. La puerta también es igual de domar mulas y caballos para hacerlos para evitar las consecuencias irreparables a neraciones de color más claro, con cueros
o de cuero crudo estirado en pedazos y re- tirar de coches livianos, carruajes, etc. No que estaría expuesta. manchados y veteados".
movibles a voluntad. Los muebles de estas usan arreos; colocan una pequeña silla so- Completamos estos fragmentos de Ello de marzo de 1809, convocados
pobres cabañas consisten en cráneos de ca- bre el lomo. O un cojinillo que fijan alre- Mawe con las siguientes observaciones que por Elío, se reunieron nuevamente los ha-
ballos que sirven de asiento; y un cuero en dedor del animal con una cincha; de suerte contribuyen a enriquecer las anteriores, cendados de la Banda Oriental. En dicha

178 .Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos· 179


p
I"
I!"

I '
CAPÍTUW XIII

"

reunión se otorgó poder a cinco de ellos ran sobre la representación del apoderado CAPÍTULO XIV
para formar una Junta que representara los de los hacendados de la jurisdicción de
intereses del gremio. Pocos días después, el Colonia que por motivo de la Revolución
23 de marzo, se reunió también en Monte- había abandonado sus haciendas y demás
video la Junta de Comercio. intereses para radicarse temporalmente en
''A través de las reuniones celebradas por Montevideo.
los hacendados como de las Juntas de co-
merciantes que tuvieron lugar a comienzos
Sobre la base del bando del virrey Ni- _
colás de Arredondo del 12 de setiembre
EL SAI,ADERO
de 1810, -dice Pivel Devoto- se percibe de 1791, la Junta Provisional redactó el 20
un anhelo general de promover una reor- de marzo de 1812 un detallado informe,
denación del estado se cosas que imperaba una de cuyas finalidades principales era el
en la Banda Oriental". intento de evitar las extracciones de cue-
Pese al regreso de Elío a España y los ros robados por los puertos existentes en el
impulso de la habilitación del puerto de Montevideo para
sucesos de mayo de 1810, no fueron pos- Río de la Plata, desde el arroyo del Rosario
el comercio exterior en 1778, según lo refiere Alfredo J.
tergados los problemas sustanciales relacio- hasta el Río Uruguay, por donde se embar-
Montoya en su Historia de los Saladeros Argentinos, algu-
nados con diversos aspectos de la ganadería caban no sólo cueros, sino también sebo y
nos particulares afrontaron por su cuenta y riesgo todas las
de la campaña oriental. grasa.
dificultades que ofrecía la empresa de salazón de carnes,
El9 de mayo de 1812 el capitán general El segundo SltlO de Montevideo por
aunque es de reconocer que sus esfuerzos contaron con el decidido apo-
Vigodet nombró una Junta Provisional de Rondeau -ya iniciado por José Culta-, im-
yo de las autoridades del virreinato y de los ministros de la Corona. Es de
hacendados, integrada por Juan Francisco pidió la aplicación efectiva de las medidas
señalar que, por orden real del 20 de diciembre de 1802, las carnes sala-
García de Zúñiga, Mateo Gallego, Félix propuestas por la Junta Provisional de Ha-
das quedaron liberadas de todo derecho de introducción y extracción.
Sáenz, Benito Chain y Juan Bautista de cendados, algunas de ellas impugnadas por
Se sabe que hacia 1698 el gobernador de la Colonia del Sacramento.,
Argain, para que, según sus conocimientos los ministros de la Real Hacienda Pedro
Francisco Naper de Lencastre, remitió a Oporto (Portugal) varias pipas
prácticos de la campaña oriental, informa- Sarrasqueta y Olave y Jacinto Figueroa.
con carnes saladas, las que al llegar a su destino, luego de más de cuatro
meses de viaje, fueron examinadas y halladas en perfectas condiciones,
lo que impulsó al gobernador de Río de Janeiro, con fecha 7 de julio, a
solicitar permiso para continuar esta explotación, que podía transformar
I a Colonia en centro de producción de carnes saladas para abastecimiento
de las tropas o convoyes. Quedó la propuesta sin resolución, pero el 12
de marzo de 1702 Sebastián de Veiga Cabral renovó la experiencia de
fl
Naper con el envío a Portugal de 18 pipas de carne, destacando lo econó-
I
I mico que resultaba preparar ese producto, pues no exigía nada mas que
el gasto de la sal, un poco de pólvora y los jornales de los saladores. (228)
El citado autor argentino, a quien seguimos en su trabajo histórico
sobre el tema, dice que fueron Manuel Beltrán Melián, Francisco Albín y
Miguel Ryan quienes, al ponerse en remate en 1781 el asiento de carnes
saladas y tocino para las islas Malvinas y puertos de la costa patagónica,
ofrecieron tomar a su cargo la provisión de esos productos.
Del primero de los nombrados expresa que estando en España se
enteró de que el gobierno se proponía utilizar las carnes del Río de la
Plata, para abastecer a la Real Armada, por lo que se embarcó en Cádiz
en 1779, luego de munirse de todos los informes que pudo recoger sobre
I

I~ 180 ·Historia de la Ganaderb. ,:1


~ I
CAPÍTUW XXIII

ban su frente a los caminos; 11) En el cerco del Código Rural de 1879, "el despojo de CAPÍTUl.O XXIV
construido por un propietario, sus linderos las tierras estatales será un hecho con fuerza
quedaban obligados a reconocer la media- de ley (prorrogóse hasta 1883)" ... "El Es-
nería, entrando a la parte que correspon- tado no está en condiciones de financiarla
diere abonar; 111) El lindero que estando en (la operación del Catastro General) y los
condiciones de cargar con la medianería no propietarios no tenían ningún interés". En-
pudiera contribuir inmediatamente con su
parte, reconocería el valor y se obligaría a
tiende el autor de "Consecuencias sociales
del alambramiento (1872-1880)" que la
EL CJERCAMITIEN1rO
abonarlo por medio de un documento an- "obligatoriedad de deslindar las propieda-
te el Juez de Paz en un plazo de uno a tres
años, a juicio del mismo Juez".
des y apuntarlas en los Registros Departa-
mentales da la oportunidad de validar toda
DlE LOS CAMPOS
y había algo más en el código de 1879, serie de desmanes, fundamentalmente la
,1
que ha percibido Raúl Jacob. La ley del 9 apropiación indebida de terrenos fiscales.
"!) de julio de 1852, que ordenaba la mensu- Nadie podrá controlar el que los alambra-
ra general del territorio de la República y dos se corran hacia las tierras públicas. La
la del 5 de setiembre de 1856, que creaba mensura así obtenida será la base de legali-
arios sistemas adoptaron los hacendados para delimitar
los registros departamentales, en los cuales zación de los títulos que ahora sí, figurarán
su propiedad. Anteriormente, donde no existían límites
los habitantes debían inscribir sus bienes en los registros. Y la fuerza de la ley hará
naturales establecían mojones de piedra berroqueña de
raíces, leyes éstas que al fijar los límites de desaparecer a los pequeños y medianos pro-
una altura aproximada de un metro en la parte emergente
cada propietario dejarían al descubierto los pietarios que no podrán sufragar los gastos
de la tierra, por unos 40 cmts. de ancho, en los que se
sobrantes de tierra, pese a estar promulga- que el cerco obligatorio les demanda". "El
reproducía la marca de ganado del propietario y al pie del mismo, sus
das desde esas fechas, aún no habían tenido Código Rural-agrega Jacob- garantizará la
iniciales. Al dorso se inscribía la del lindero y su correspondiente marca.
siquiera principio de ejecución. propiedad así obtenida y el Estado se que-
En otros establecimientos, como el del inglés Thomas Fair, su límite sur,
Apunta Jacob que, al no llevarse a cabo dará con las tierras que rodean los ejidos de
I sobre la Cuchilla Grande de Soriano, estaba constituido por mojones de
11 previamente el Catastro General del país, los pueblos y algunos retazos improducti-
hierro terminados en forma de T, de unos 3 Y2 metros de alto. (287)
con la aplicación de los artículos 7° y 14° vos u ocupados por bañados y dunas".
En las zonas serranas del país, abundante en piedra suelta, se dio co-
mienzo a los cercos de piedra en seco. Los que aún existen en los depar-
tamentos de Lavalleja, Río Negro, Paysandú, Artigas, Tacuarembó, etc.,
fueron levantados por comparsas de vascos e italianos, en fecha posterior
l' a la Guerra Grande.
En 1867, año en el que, según Lucas Herrera y Obes, levantan cercos
en sus establecimientos Ricardo Hughes y José Buschenthal, también
queda alambrada la estancia "de la Carolina" de Carlos Genaro Reyles,
de 17 suertes de superficie, a excepción de sus límites frente al río Ne-
gro y arroyo Caraguatá, de los Perros y de las Conchas. En 1886 dicha
estancia y la "del Paraíso", también de Reyles, tenían 70.850 metros de
cerco de piedra y 153.150 de cerco de alambre, estimados en la época,
I
1 los primeros a sesenta pesos y los segundos, a diez y ocho pesos, el hec-
I
¡
tómetro, es decir los cien metros. La diferencia de costos no haría vacilar

~.
,
"
al hacendado.
Los primeros diez atados de alambre, llegados al país el 23 de fe-
brero de 1852, vinieron consignados a Bayley Hnos., en la goleta in-
CAPÍTULO XXIV EL CERCAMIENTO DE LOS CAMPOS

glesa Champion. Ese mismo año se repiten Las demás cantidades e introducción os-
más desembarcos de alambre. Pero no son cilarán entre 16:477.939 ($997.461) para
adoptados por los estancieros, sino por al- el año 1883 y $:413.355 ($ 223.411) para
gunos chacareros, como lo documenta "El 1890.
Comercio del Plata", en su edición del 28 Benjamín Nahum ha publicado una in-
de febrero de 1855, al mencionar una cha- teresante relación entre el alambramiento y
cra alambrada de 67 % cuadras de superfi- el precio de la tierra que permite compro-
cie en el Rincón del Cerro, a distancia de bar que, si las primeras inversiones fueron
2 Yz leguas de Montevideo, sobre el cami- muy elevadas, luego de implantar la me-
no de San José a Santa Lucía. Hacia 1861, dianera forzosa su costo descendió progre-
el alambre ofrecido en venta por barracas sivamente. La capitalización en ovinos en
d montevideanas eran de dos tipos: cocido y el periodo 1860-70, el cercamiento y luego
1: galvanizado. el mestizaje constituyeron las grandes in-
I

1: Afirma Benjamín Nahum que los pri- versiones realizadas por los hacendados en
!II· meros alambrados en las estancias fueron la segunda mitad del siglo XIX, para lograr
11

levantados para resguardar las quintas cer- la radical transformación de las estructuras
canas a la casa principal y quizás a las ovejas. económicas rurales.
finas. En las testamentarias de Eduardo Mac
Corral de palo a pique de una antigua estancia. Dibujo de Carlos Ceronetti, publicado en "La Ilustración
Eachen, 1857; Diego Mac Entyre, 1861 y "Valor de una legua cuadrada en $ 16.387 Uruguaya" en 1883.
Roberto Young, 1864, -agrega- figuran re- 1872-76
ferencias al respecto. (288) Una acuarela de la Costo de su alambramiento en $ 6.000" emigrar a las ciudades, otros quedaron en nitud las referencias que en 1878 consigna
1874 (25,4 % del valor de la tierra) tierras fiscales, a la vera del camino, dando en su memoria anual el jefe de policía del
estancia "La Paz" de Ricardo Hughes, pin-
"Valor de una legua cuadrada en $ 16.945 nacimiento a los rancheríos campesinos y departamento de Tacuarembó, Eliseo Cha-
tada por Gomosiynki en 1867, confirma la
1877-81
aseveración de Nahum. engrosando los núcleos suburbanos de los ves, refiriendo que en dicho departamento
Costo de su alambramiento en $ 4.320"
Según se advierte por los datos consig- 1879 (12,7 %, porque ya regía la pueblos, la pobrería en campaña al decir de vivían agregadas en los establecimientos
nados por los Anuarios Estadísticos y la Re- medianera forzosa) Bauzá en 1892. Los declarados "vagos" fue- de campo unas 500 familias, es decir unas
vista de la Asociación Rural, los comienzos "Valor de una legua cuadrada en $23.744 ron victimas de la "leva", siendo incorpora- 2.500 personas. Agrega Chaves que los es-
1882-1885 dos por la fuerza·a los efectivos del Ejército tancieros verían gustosos que se sacara "esa
son lentos. En el período de 1872-1875,
Costo de su alambramiento en $ 3.870" Nacional. De 2.190 soldados con que con- plaga" de que estaba llena el departamento,
"

nuestra aduana despachó anualmente can-


'1
1882 (Es decir el 8,15 %.)
tidades de alambre que oscilaron entre taba el ejército en 1879 pasa a tener 3.795 "de sus campos o sus inmediaciones".
1:847.951 (año 1873) y 2:476.023 (1874) en el último año del gobierno de Santos, El alambrado, que constituyó un impor-
El cercamiento masivo de los campos tantísimo avance de las prácticas producti-
de kilogramos, en un total de 8:515.059, en 1886.
golpeó hondo en los sectores más bajos. vas imperantes hasta el momento de su im-
cuyo valor era del orden de $ 516.821. Llegaba así a su fin la época de la ener-
El alambrado sustituyó en gran parte a plantación, evitó la pérslida de animales en
El impulso lo dio la ley adicional de gía viril, el "aire libre y carne gorda" de la
los hombres en la vigilancia diurna de los busca de aguadas en épocas de sequía y las
aduana del 22 de octubre de 1875, que época de la estancia cimarrona. El progreso
ganados y en las rondas nocturnas. La in- estampidas de ganados; permitió la subdi-
liberó de todo derecho de importación y para estos desplazados del campo, de mar-
novación provocó así "la primera desocu- visión de los campos y consecuentemente
adicionales al alambre para cercar. En 1877 cha triste, -peones, agregados, puesteros- o
pación tecnológica" en nuestro país, como la mestización de bovinos y lanares, pero
se eleva a la cantidad de 6:646.743 kilogra- de quienes les sucedieron en el tiempo, se
apuntan con cabal expresión Barrán y Na- también como ya fue puntualizado conso-
mos por un valor de $397.818; en 1879 situarán a la inversa de sus deseos y necesi-
hum. Las personas despedidas de las estan- lidó el latifundio y marginó a la población
alcanza los 10:290.295 ($ 574.493) y en dades. Ya quedaban muy lejos los tiempos
cias o los jinetes que deambulaban por el de la campaña de menores recursos econó-
1881 la importación llega a las cifras más de Artigas.
campo abierto -muchos de ellos, como ya
altas del siglo XIX: 21:465.642 kilogramos, No se conocen cifras totales del exce- miCOS.
dijimos, habían ayudado a formar la pa-
que representan un valor de $ 1:293.610. dente de brazos, pero dan idea de su mag-
tria en los campos de batalla- tuvieron que

Ji . 248 249
~¡i
·Historia de la Ganadería· ·Aníbal Barrios Pintos·
i
CAPÍTULO XXN
• EL CERCAMIENTO DE WS CAMPOS

Los lúcidos enfoques de Carlos María "Un censo de la habitación, practicado a de tres pesos a cada peón. En la casilla de
Ramírez en sus artículos publicados en principios de siglo en un Departamento cos- asalariados entran 20.500 niños -guachos,
"La Razón" (1883), de Francisco Bauzá, tero del Cebollatí, da pulpa para exprimida. negros- y 22.917 mujeres, semilla de los ci-
en 1892, de Francisco J. Ros, en 1903, Son 21.330 habitantes. Disponen de 3.000 curales rancheros. La estadística no discri-
el informe de Daniel García Acevedo, en casas. De éstas 2.478 son de terrón o piedra. mina empleos. Hay que dar por seguro que
1910, resaltan el creciente deterioro de las Hay sólo 555 construiMs decorosamente, con en el precio entran los campesinos especia-
clases más modestas del campo urugua- materiales nobles e higiénicos. Consecuencia: lizados: domadores, troperos, alambrado-
yo; en tiempos más recientes, como dice más de siete personas deben vivir en caM ha- res, capataces, esquiladores, monteadores
Juan Antonio Oddone, "la dudosa eficacia bitación. Los dos mil cuatrocientos ranchos y guasqueros. También el guasquero, con-
de las medidas ensayadas por gobiernos y están tipificados en la memoria de todos; dos creción:del irrefrenado atisbo artístico del
hacendados, se refleja en la cifra impresio- piezas corridas, separadas por paños de fajina campesino, y acaso su más sutil y tácito
nante de los habitantes de rancheríos; unos o lona, y una cocina, agria de bosta, haciendo poeta".
25.000 en 1910; 118.000 a fines de la se- martillo'~ "Los establecimientos mixtos -gana-
gunda Guerra Mundial. (289) "En 1908 se constató la existencia de deros y agrícolas- casi se desconocían. Los
''A modo de objetivo corolario cuanti- 43.874 establecimientos rurales en todo el estrictamente pastoriles, los chúcaros, dis-
tativo -afirma Oddone- el censo agrope- país, valga el testimonio respetado de don ponían de 14:750.000 hectáreas. Los dedi-
cuario de 1908 vino a señalar la existencia Eduardo Acevedo. Usufructuaban la cuasi cados a la agricultura laboraban, compara-
de alrededor de 20.000 predios ganaderos totalidad de los campos aptos, limpios de tivamente, un pañuelo de tierra; 870.000
(algo menos del total registrado por el cen- bañados y de bosques. En esos estableci- hectáreas. Los raleados cultivos ofrecían
so de 1900: unos 22.000), en los cuales El escritor Santiago Dossetti también mientos trabajaban 112.817 peones. El 15 lentitudes desesperantes, conservadas hasta
sólo se ocupaban aproximadamente unas denunció en 1938, en el 1er. Congreso de por ciento de la población agraria, más o hace poco tiempo: los labriegos ataban la
54.000 personas; promedialmente, pues, Escritores del Interior, estas verdades del menos. Los salarios insumían 4: 101.000 cola de los trigales a la cabeza de los mai-
cada establecimiento no daba trabajo ni si- panorama de la campaña uruguaya. Impor- pesos, lo que representa una paga mensual zales. Y así, eslabonando semillas, sin selec-
I quiera a tres personas". ta transcribir alguno de sus conceptos: (290)

; ,

..~.,..;;..----~__ ."r.~~~··
L _ _ _ _ __
~
~
~
_._~.-

Corral de piedra, Sarandí del Arapey, departamento de Artigas. Corral de palmas. Bañados de India Muerta, departamento de Rocha.

¡I; 250 .Aníhal Barrios Pintos· 251


CAPÍTULO XXIV
• EL CERCAMIENTO DE WS CAMPOS

¡Ir-

1,
l'

Detall~ superior de poste de zinc traido de Inglaterra por Richard B, Hughes para l l b ' d l
estancIa La Paz, Paysandú. e a am ram lento e a

l'
ción, iban girando, con pertinacia boyuna, " ... De la desocupación a la vagancia y
sobre idéntica tierra, empobreciéndola, co- Vista parcial de un corral de piedras y palmas, Camino del Indio, departamento de Rocha.
de ésta al cuatrerismo y el contrabando, se
l.
mo atados a un malacate". resbalaba cómodamente, en consentida re-
pluma, arrancado de los rieles por alambres Frente a este proletariado rural, en
beldía"
i i ¡---
! ~-- -
--a-.~...
. _,...----"!"""----..
...... _ _ _
"Tengo viva la VlSlOn de las ultimas
que se disimulaban en los desmontes. 1962, según lo demostrara Vivián Trías en
"Ovejas que perdían el poncho a peda- su obra Reforma Agraria en el Uruguay, 500
construcciones ferroviarias que tajaron los
zos, en espinales y alambrados de tres hilos, grupos familiares monopolizaban más del
departamentos de Minas y Treinta y Tres.
comenzaron a pesar favorablemente en la 40 % de las tierras explotables, controlaban
El bracero nativo no contaba en los obra-
economía estal:1ciera. Los agregados huye- el 74 % del capital invertido en la industria
jes. Las grandes cuadrillas estaban consti-
ron de los campos aventados. La estancia y el 67 % del invertido en la banca.
tuídas por gente enrevesada y hermética
no los podía aguantar, sin que dolieran en Afirman Germán Wettstein y Juan Ru-
-montenegrinos, servios, rumanos- que
sus riñones cubiertos". dolf, que mientras el éxodo rural continúa,
a comían solos y cantaban en grupos. En esa
"Así amanecieron los pueblos de ratas: (en 1951 la población rural alcanzaba en
voz me llegó, por primera vez, la figura del
semilla, surco y ademán de enfermedades números redondos a 454.000 habitantes,
~:-r
linyera. Sus canciones lentas caían como
en los grandes cuerpos, pero que difícil- en 1956, desciende a 414.000, en 1961, a
garúas, en paños apagados y bien tejidos,
I~',\lf ,
mente proliferan donde tierra está media- 390.000 y,en 1966, a 330.000), el numero
II
.I --- sobre los domingos de las carpas. Tenían
namente repartida y racionalmente explo- de asalariados rurales crece, "buen indica-
,' I
,, -~ - acordeones succionado res de negros. Solía
tada". dor de pauperización en el medio agrope-
~/~ ::1
I
l ,- ,;_, pasar que morenas lugareñas marchaban
En 1951 había 419 rancheríos en todo cuario uruguayo" (año 1926, 7.450 peones
',~' . _ ."",IJ ......
n,> 1 enganchadas a los cuadrilleros, arrastradas
el país, poblados por un total de 77.216 a sueldo permanentes, mensuales o a jor-
_..:::::..-

- .j
.,r¡I< """' por la música y el camino".
"Desplazado, menospreciado el obrero
campesino gritaba su disgusto y astucia a
familias (estimadas en 308.864 habitantes nal; 1931, 11.300; 1936, 14.200; 1941,
aproximadamente): el 12 % de la pobla- 18.000; 1946, 22.300; 1951, 23.000;
. f'J _' ~ ~. ~~~'" ción nacional en dicho año. (291) 1962, 46.000). Computando los eventua-
~ -::;- 11' ~-. / ~. ,/,-:: "1 ~
r1
.• cuchillo: algún apuntador o capataz apre-
~- ~:C , .j les para este último año (14.500 más) la
Mojón limítrofe. De cada lado lleva grabada la marca tador puesto panza al sol. El motovía del
de las estancias que separa.
cantidad de asalariados llega a 61.000.
"mister" que quedaba oscilando como una

252 ·Hi .Aníbal Barrios Pintos· 253