Está en la página 1de 4

Junín, 26 de octubre del 2017.

- El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental


(OEFA) dictó medidas administrativas a la Compañía Minera Volcan S.A.A (Volcan) para
mitigar la afectación del río Andaychagua y le ordena remediar el suelo afectado a fin de
evitar un impacto negativo en el ambiente y la salud de las personas del área de influencia
de su unidad minera Andaychagua, ubicada en el distrito de Huayhuay, provincia de Yauli,
departamento de Junín.

La autoridad de fiscalización ambiental ordena a la empresa Volcan, en un plazo no mayor


a 10 días hábiles, colectar y tratar el efluente proveniente de la bocamina B-AN-23,
a fin de garantizar el cumplimiento de los Límites Máximos Permisibles para la descarga de
efluentes líquidos de Actividades Minero – Metalúrgicas, aprobados mediante Decreto
Supremo Nº 010-2010-MINAM. Cabe precisar que en el Plan de Cierre de Mina y en su
posterior actualización se precisa que la bocamina B-AN-23 es un componente que no debe
presentar efluentes.

Asimismo, el OEFA también ordena, en un plazo no mayor a 30 días hábiles, remediar el


suelo por donde discurrió el efluente, en el tramo que comprende desde su salida de la
tubería de descarga hasta llegar al río Andaychagua. Para ello, la empresa deberá realizar
el muestreo de suelos antes y después de ejecutar la remediación.

En caso de que la empresa no cumpla con la medida dictada, se efectuarán las acciones
administrativas, civiles y penales correspondientes.

El OEFA continuará dictando medidas administrativas cuando se evidencien daños reales o


potenciales que produzcan daños al ambiente o a la salud de las personas, y realizará el
seguimiento del cumplimiento de dichas medidas por parte de las empresas supervisadas.

La Autoridad Administrativa del Agua (AAA) Mantaro, informó que entre 2012 y
2014 se han realizado monitoreos participativos en el río San Juan, Ragra y
Andascancha; y durante los años 2013 y 2014 en el lago Chinchaycocha.

Durante la difusión de los resultados de los monitoreos, el subdirector de Gestión


de Calidad de los Recursos Hídricos de la AAA Mantaro, Carlos Chirinos, explicó
que en el último monitoreo realizado en 2014 se tomaron muestras de agua en
15 puntos del lago Chinchaycocha.

Los resultados del análisis muestran que en el ámbito del Delta Upamayo (región
Junín) las concentraciones de zinc, cobre y plomo sobrepasaron los Estándares
de Calidad Ambiental (ECA) para el agua. Mientras que, el nitrógeno amoniacal,
en la mayoría de los puntos, supera los valores establecidos en los ECA para el
agua.
Asimismo, en el río San Juan se tomaron 14 muestras de agua, encontrándose
que en ciertos puntos las concentraciones de metales como hierro, manganeso,
plomo y zinc, además de coliformes termotolerantes, sobrepasaron los ECA para
el agua.

Como parte de las acciones proyectadas dentro del “Plan de manejo


ambiental sostenible del lago Chinchaycocha al 2021”, el Comité de
Gestión Ambiental logró impulsar la remediación de 48.8 hectáreas de
suelos afectados por los pasivos ambientales mineros en la zona del
río San Juan y el delta Upamayo, al norte de dicho lago ubicado
dentro de la Reserva Nacional de Junín.

Estos resultados fueron compartidos en la última reunión plenaria del


año del Comité de Gestión Ambiental Chinchaycocha, cuya
Secretaría Técnica está cargo del Ministerio del Ambiente.

En la citada reunión, efectuada el pasado 27 de diciembre,


participaron representantes de las entidades del gobierno nacional y
autoridades regionales de Pasco y Junín, así como de las empresas
eléctricas Electroperú y Statkraft, y las once comunidades campesinas
del entorno del lago Chinchaycocha.

Las acciones de remediación fueron realizadas por la empresa Activos


Mineros SAC, e incluyeron la neutralización de suelos ácidos en la
primera etapa de recuperación de la zona afectada. El proceso de
remediación culminará con la revegetación de la zona con totoras
y especies gramíneas, en febrero próximo.

Mientras tanto, cabe resaltar el inicio del proceso de evaluación del


Instrumento de Gestión Ambiental Complementario para el control de
las operaciones de embalse del lago Chinchaycocha con fines de
generación eléctrica, el cual fue presentado ante el Ministerio de
Energía y Minas (Minem) de manera conjunta por las empresas
eléctricas Statkraft y Electroperú.

Como parte del proceso de evaluación del Instrumento de Gestión


Ambiental Complementario, se realizaron talleres de presentación el
20 y 21 de diciembre en las comunidades campesinas de las
localidades de Carhuamayo y Vicco.

Se tiene proyectado culminar dicho proceso en mayo de 2019, con


lo cual se espera reducir una de las principales causas de la
conflictividad socioambiental latente durante casi 80 años por la
inundación de tierras comunales.

En la reunión se procedió a la renovación de los representantes


del Comité de Vigilancia Ambiental Comunal del lago
Chinchaycocha, conformado por quince dirigentes de las
comunidades campesinas, para el periodo 2019-2020.

Los dirigentes expresaron su compromiso por continuar dicha


vigilancia, lo cual fortalece el compromiso de la población local en
la recuperación ambiental del lago Chinchaycocha.

La contaminación del lago


Chinchaycocha
Para nadie es desconocida la situación y el conflicto latente en la que se encuentra
el lago Chinchaycocha, que alberga a la Reserva Nacional de Junín, área natural
importante que “garantiza” la existencia del segundo lago más grande del Perú
después del Titicaca, y que alberga especies sumamente importantes y endémicas
como el Zambullidor de Junín, que es una especie que está en peligro crítico.
Asimismo entre sus pantanos, totorales e islotes habitan miles de especies de
aves acuáticas, ranas, cuyes silvestres, zorros y vizcachas que se adaptaron al
clima gélido de la puna. Esta riqueza de flora y fauna fue la razón para que se la
declare como Reserva Nacional.

Los pasivos ambientales existentes en el Lago Chinchaycocha son producto


acumulado de años y años de ejercicio de actividad minera sin normas y
regulaciones, las mismas que hoy en día siguen generando problemas de
contaminación serios en el ecosistema. Hay informes oficiales como los de la
DIGESA, entre otros que evidenciarían que los valores de concentración “cobre,
hierro y manganeso” presentes en las aguas superficial del rio San Juan y sus
tributarios, superan significativamente los valores establecidos de los Estándar de
Calidad Ambiental – ECA para agua para riego de vegetales y agua de bebida de
animales, indicando la transgresión de dicho ECA.

Los valores de concentración de “cadmio y cobre” presentes en las aguas


superficiales de la laguna Chinchaycocha - Lago Junín, superan significativamente
los valores establecidos en el ECA Agua para conservación del medio Acuático.
Este riesgo para la salud del ecosistema de la cuenca hidrográfica está causando
menoscabo material al ambiente, pero aún se requiere demostrar la causalidad
entre la actuación de las actividades mineras metalúrgicas que vienen operando en
la zona, los pasivos ambientales y la transgresión de los estándares ambientales.

Adicionalmente a eso el Alcalde de Junín, Luis Alberto Solórzano, con el respaldo


de su concejo, ha formulado denuncia penal ante la Fiscalía Especializada en
Materia Ambiental- FEMA de Junín contra las empresas mineras Volcán, Aurex, El
Brocal, Doe Run por la contaminación y contra las entidades públicas que por
omisión permitieron la misma. Actualmente la Fiscalía está analizando dicha
denuncia, que luego de su análisis y de corresponder formalizaría denuncia penal.

Finalmente en febrero del año en curso ingresó la solicitud ante la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos a fin de que dicte medidas cautelares
contra el Estado peruano por el retardo injustificado en la denuncia
formulada, dicha petición ingreso con el expediente Nº MC-43-13.

En ese contexto, no podemos dejar de reflexionar sobre la obligación del Estado


peruano de garantizar el mandato constitucional de gozar de un ambiente sano y
equilibrado, esta situación si bien es bastante conocida, lleva ya más de 10 años
de idas y venidas y de mesas tras mesas de discusión sin ninguna solución
concreta que ayude a garantizar la existencia de un área natural protegida y sobre
todo la salud de la población. Por ello, resulta pertinente una decisión concreta de
las autoridades nacionales para la rehabilitación y recuperación del Lago
Chinchaycocha, así como garantizar cualquier afectación al mismo y a la salud de
las personas.