Está en la página 1de 6

Teoría musical/Rítmica/Métrica

< Teoría musical | Rítmica

Sumario
Métrica
Signatura de compás
Compases de 2 tiempos (binarios)
Compases de 3 tiempos (ternarios)
Compases de 4 tiempos (cuaternarios)
Niveles Métricos
Análisis de la métrica
Diferencias entre compases binarios y cuaternarios

Métrica
Se denomina métrica a las regularidades en los patrones de pulsos y acentos naturales. Estas regularidades se representan en una partitura por
medio de compases. La métrica es útil para dar un énfasis particular al ritmo de una composición musical, similar a la métrica silábica de la
poesía.

En música, el concepto pulso (beat en inglés) se refiere a la unidad básica del ritmo, consiste en un patrón regular de divisiones en el tiempo.
La duración del pulso está determinada por el tempo, se expresa en cantidad de pulsos por minuto (beat per minute o BPM).

Los compases son secciones de una composición musical. Se encuentran separados por barras divisorias. El último compás, por regla general,
lleva una doble barra. La métrica indica cuantos pulsos contiene cada compás y como se organizan los acentos de dichos pulsos. Existen
compases de dos, tres o cuatro pulsos. Cada pulso puede subdividirse con un esquema binario, ternario o irregular.

En cada compás hay pulsos más destacados que otros. Estos pulsos suenan con una intensidad ligeramente superior a la dinámica general.

Existen cuatro tipos básicos de métrica:

De dos tiempos (binario)


De tres tiempos (ternario)
De cuatro tiempo (cuaternario)
Híbrido: Combina dos o más de los tipos anteriores.
Cada pulso de un compás además se puede subdividir. La subdivisión del pulso puede seguir un esquema binario, ternario. De acuerdo al
esquema de la subdivisión se obtienen las siguientes clasificaciones:

Tiempo Simple (subdivisión binaria)


Tiempo Compuesto (subdivisión ternaria)
Es posible añadir más tipos de métrica y subdivisiones, sin embargo, no existe un estándar para su escritura y acentuación.
Signatura de compás
La indicación de la métrica recibe el nombre de signatura de compás. Esta nos muestra cómo se debe llevar la cuenta del tiempo y cómo se
deben marcar los acentos naturales. En la actualidad la signatura de compás se escribe como una fracción.

Al igual que en una fracción matemática la signatura de compás tiene un numerador y un denominador. El numerador indica la cantidad de
pulsos o tiempos por compás. El denominador indica la nota base, es decir, la figura musical que equivale a un tiempo.

El denominador es siempre una potencia de dos ( ; ; ; ; etc.). El número de la nota base se corresponde con la
valoración en el esquema de división binaria, que se trató en el capítulo de Introducción a la rítmica. La nota base se escribe generalmente
como un número, pero también es posible escribirla como una figura.

Algunos ejemplos:

Signatura de Figura
Explicación de la nota base
compás equivalente

En este caso el denominador es 1, por lo tanto la nota base es una redonda.

El denominador es 2, recordemos que la blanca tiene una valoración de 1/2. Por lo


tanto la nota base es la blanca.

El denominador es 4, recordemos que la negra tiene una valoración de 1/4. Por lo


tanto la nota base es la negra.

El denominador es 8, recordemos que la corchea tiene una valoración de 1/8. Por lo


tanto, la nota base es la corchea.

Los compases de 4/4 se suelen escribir con una letra "C". Los compases de 2/2 se suelen escribir con una letra "C" cruzada por una línea
vertical.

es equivalente a

es equivalente a

Compases de 2 tiempos (binarios)


Los compases de dos tiempos indican que hay dos pulsos por cada compás.

Los acentos naturales son: Fuerte, Débil.

Ejemplos:
Ejemplo Descripción

Compás de dos tiempos. La blanca es la nota base. La blanca vale un tiempo. Hay dos blancas
(o figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de dos tiempos. La negra es la nota base. La negra vale un tiempo. Hay dos negras (o
figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de dos tiempos. La corchea es la nota base. La corchea vale un tiempo. Hay dos
corcheas (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compases de 3 tiempos (ternarios)


Los compases de tres tiempos indican que hay tres pulsos por cada compás.

Los acentos naturales son: Fuerte, Débil, Débil.

Ejemplos:

Ejemplo Descripción

Compás de tres tiempos. La blanca es la nota base. La blanca vale un tiempo. Hay tres
blancas (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de tres tiempos. La negra es la nota base. La negra vale un tiempo. Hay tres
negras (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de tres tiempos. La corchea es la nota base. La corchea vale un tiempo. Hay tres
corcheas (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compases de 4 tiempos (cuaternarios)


Los compases de cuatro tiempos indican que hay cuatro pulsos por cada compás.

Los acentos naturales son: Fuerte, Débil, Medio-Fuerte, Débil.

Ejemplos:
Ejemplo Descripción

Compás de cuatro tiempos. La blanca es la nota base. La blanca vale un


tiempo. Hay cuatro blancas (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de cuatro tiempos. La negra es la nota base. La negra vale un


tiempo. Hay cuatro negras (o figuras equivalentes) por cada compás.

Compás de cuatro tiempos. La corchea es la nota base. La corchea vale un


tiempo. Hay cuatro corcheas (o figuras equivalentes) por cada compás.

Niveles Métricos
Si seguimos el esquema de división binaria podemos encontrar tres niveles:

Nivel multiplicativo: figuras que multiplican la nota base en forma


binaria.
Nivel de pulso: el nivel de la nota base.
Nivel Divisivo: figuras que dividen la nota base en forma binaria.
En cada compás podemos utilizar combinaciones de figuras musicales o
silencios. Estas figuras pueden estar en el nivel del pulso o los niveles
multiplicatorios o divisorios. También es posible utilizar ligaduras o notas con Niveles métricos: el nivel de pulso se muestra en
puntillo. medio de los niveles de división (por encima) y los
niveles de multiplicación (por debajo).
Es importante tener en cuenta la métrica del compás, las figuras utilizadas
deben ser equivalentes a la cantidad de tiempo del numerador en la división de
la signatura de compás.

En el capítulo de introducción a la rítmica se describieron algunas equivalencias que pueden ser útiles a la hora de calcular la cantidad de notas
por cada compás.

Análisis de la métrica
El intérprete de una composición musical debe tener dominio sobre la estructura métrica en una partitura. Un aspecto importante es llevar
mentalmente la cuenta de los tiempos o pulsos por cada compás. Otro aspecto importante es destacar los pulsos con acento natural.

En los siguientes ejemplos se analizará la estructura métrica de algunas melodías sencillas. Cada melodía lleva en la parte superior una línea
que muestra la nota base. En la parte inferior se muestra la cuenta del tiempo que debe llevar el intérprete. Hay que poner especial atención a
los niveles divisivos y cómo equivalen a la nota base.

Ejemplo 1: Compás de dos tiempos. La blanca es la nota base. Cada compás equivale a dos blancas.

En el ejemplo anterior la blanca es la nota base. Observamos las siguientes situaciones:

En el primer compás el primer tiempo se subdivide en dos negras, en el segundo tiempo hay una blanca que es la nota
base.
En el tercer compás el primer tiempo se subdivide en cuatro corcheas.
En el último compás hay una redonda que equivale a dos blancas, ocupa el compás completo.
Ejemplo 2: Compás de tres tiempos. La negra es la nota base. Cada compás equivale a tres negras.

En el segundo ejemplo la negra es la nota base. Observamos las siguientes situaciones:

En el primer compás el segundo y el tercer tiempo se subdividen en dos corcheas.


En el segundo compás la blanca ocupa los primeros dos tiempos.
En el séptimo compás los tres tiempos se subdividen en dos corcheas cada uno.
En el último compás la blanca con puntillo ocupa los tres tiempos.
Ejemplo 3: Compás de cuatro tiempos. La negra es la nota base. Cada compás equivale a cuatro negras.

En el tercer ejemplo la negra es la nota base es la negra. Añadimos un elemento de mayor complejidad, una figura con punto al nivel de la nota
base.

En el primer compás la negra con puntillo equivale a 1 tiempo y medio, esta figura ocupa el primer tiempo y la mitad del
segundo tiempo. El segundo tiempo se inicia con el puntillo de la negra.
También se observa, en el primer compás, que el tercer tiempo se subdivide en dos corcheas.

Ejemplo 4: Compás de dos tiempos. La negra es la nota base. Cada compás equivale a dos negras.

El cuarto ejemplo es de dos tiempos con una negra como nota base. Observamos lo siguiente:

En el tercer compás el primer tiempo se subdivide en cuatro semicorcheas.

Diferencias entre compases binarios y cuaternarios


Ya se ha analizado la métrica de los compases binarios, ternarios y cuaternarios. Los compases ternarios resaltan inmediatamente, son
visiblemente distintos, el patrón de acentuación es distinto, y se puede reconocer fácilmente un compás ternario poniendo atención al ritmo,
identificando los acentos y contando los pulsos. Fundamentalmente, al intentar contar los pulsos (1 2 3) podemos identificar fácilmente cuando
una melodía es de tres tiempos.

Pero cuando la cuenta de los pulsos es par ¿cómo diferenciamos si es de dos o de cuatro tiempos?. Ambas métricas son muy parecidas,
podríamos dividir un compás de cuatro tiempos en dos, y el resultado son dos compases de dos tiempos, también podemos unir dos compases
de dos tiempos y el resultado es un compás de cuatro tiempos.

Un aspecto diferenciador es el patrón de acentuación, pero esto no nos ayuda mucho, es una diferencia sutil, prácticamente indistinguible a
simple vista.

En general, al momento de componer se elegirá entre un compás de dos o cuatro tiempos según las preferencias del compositor. No existe una
regla que defina claramente cuando se debe usar uno u otro.
Sí es posible notar una diferencia más clara en la armonía. Por regla general los acordes que ordenan la armonía se mantienen por un compás
completo. Es más sencillo reconocer cuando un acorde permanece por dos o cuatro tiempos.

Otro aspecto diferenciador es la cadencia. La cadencia es el final de una composición. Lo más frecuente es que el segundo acorde de la
cadencia comience en el primer tiempo del último compás y aborde el compás completo.

Hay que resaltar que ninguno de estos aspectos diferenciadores no son reglas estrictas, y lo cierto es que hay abundantes excepciones.

Obtenido de «https://es.wikibooks.org/w/index.php?title=Teoría_musical/Rítmica/Métrica&oldid=359458»

Esta página se editó por última vez el 7 nov 2018 a las 20:13.

El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0; pueden aplicarse términos
adicionales. Véase Términos de uso para más detalles.