Está en la página 1de 2

Partidas Clásicas de Capablanca - G. Stahlberg - A. Monasterio - Prof. J.L.Matamoros

 

PARTIDA Nº 4

Capablanca toma la iniciativa y demuestra en forma inmejorable que la variante elegida por Marshall no es suficiente para equilibrar el juego.

¥g6

 

Sexta del match, Nueva York, 1909,

 

Blancas: Capablanca Negras: Marshall Ruy López

12.¤f5

h5

Un avance nervioso que aumenta las difi-

 

cultades de las negras. Era algo mejor 12

 

1.e4

e5

13.h3

hxg4

2.¤f3

¤c6

14.hxg4

¥g5

3.¥b5

d6

15.¤xg5 ¤xg5

 

4.c3

16.¢g2

d5

La continuación más fuerte es 4.d4, pero en aquel tiempo aún no estaba Capablanca

17.£e2

¦e8

18.¦h1

muy interiorizado de las sutilezas teóricas.

Ahora resulta evidente que la 12º jugada de las negras entrañaba un error estratégico.

 

4

¥g4

 

Una jugada de dudoso valor. Es preferible

18.

¦e6

4

g6

o 4

f5.

19.£e3

f6

 

5.d3

¥e7

No hay mejor defensa. Si 19

¤h7

20.£h3,

6.¤bd2

¤f6

seguido de ¤h4.

7.O-O

O-O

20.¥a4

8.¦e1

h6

Capablanca utiliza en seguida la nueva de-

Capablanca utiliza en seguida la nueva de-

Marshall sigue un plan que tiene la des- ventaja de perder demasiado tiempo.

 

9.¤f1

¤h7

10.¤e3

¥h5

11.g4!

tiempo.   9.¤f1 ¤h7 10.¤e3 ¥h5 11.g4! bilidad aparecida en la posición contraria. 20. ¤e7

bilidad aparecida en la posición contraria.

20.

¤e7

21.¥b3

c6

22.£g3

a5

23.a4

¤f7

Partidas Clásicas de Capablanca - G. Stahlberg - A. Monasterio - Prof. J.L.Matamoros

24.¥e3

b6

Para evitar ¥c5. Las dificultades de las ne- gras son grandes.

25.¦h4

26.¦ah1 ¤g8

27.£f3

¢f8

¥xf5

Cambio obligado.

Si 30

28.gxf5

29.£h5

30.£g6

¦d6

¦a7

¤fh6

¤e7

31.¦h8+ ¤xh8 32.¦xh8+ ¤g8

33.£h7 ¢f7 34.¥xd5+!, y gana.

¤xh8 32.¦xh8+ ¤g8 33.£h7 ¢f7 34.¥xd5+! , y gana. 31.¦xh6! gxh6 32.¥xh6+ ¢e7 33.£h7+ ¢e8 34.£xg8+

31.¦xh6! gxh6 32.¥xh6+ ¢e7 33.£h7+ ¢e8 34.£xg8+ ¢d7 35.£h7+ £e7

36.¥f8!

37.¦xh7+ ¢c8

38.¦xa7

1-0

£xh7

Abandonan. Es la primera partida clásica de Capablan-

ca.