Está en la página 1de 2

Valentín Fernández Coria y Luis Palau- Versión digital algebraica Prof. J.L.Matamoros

 

LAS GRANDES PARTIDAS DE EMANUEL LASKER

 
     

16.b4

PARTIDA Nº 3 Berlín, 1889

Blancas: J. Mieses Negras: E. Lasker APERTURA VIENESA

PARTIDA Nº 3 Berlín, 1889 Blancas: J. Mieses Negras: E. Lasker APERTURA VIENESA

1.e4

e5

2.¤c3

¥c5

3.g3

Más conveniente es 3.¤f3 d6 (si 3 ¤c6 4.¤xe5!, etc.); 4.d4 exd4 5.¤xd4, con mejor

posición. 3

¤c6

4.¥g2

d6

5.¤a4

Eliminando el alfil adversario, pero se pier-

Tratando a todo trance de organizar el ataque. Algunos críticos recomendaron jugar 16.£a4 a6 17.dxc4, como muy promisorio,

de tiempo y se deja a las negras con el dominio del centro. Era mejor 5.¤ge2.

5

¥e6

pero esto es erróneo, pues las negras, conti-

6.¤xc5

dxc5

nuando con

¤g4 18.¥g1 £g5!; obten-

7.d3

¤f6

drían ataque muy fuerte.

 

8.¤e2

£d6

 

16

¤xb4!

Buena jugada. Si 8

O-O;

las blancas ha-

17.¤xa7+

brían tenido muy buenas perspectivas de ata- que continuando con 9.O-O y en seguida

Si 17.cxb4 £xb4+! etcétera.

 
 

17

¢b8

10.f4.

18.cxb4 £xb4+

9.f4

h5

19.¢f1

Advirtiendo a las blancas que no deben

Si 19.£d2, sigue c3 20.£c2 ¥a4; etc. O bien 19.£d2, c3; 20.£c1 b6; etcétera.

enrocar en el flanco rey.

10.f5

 

19

¤g4

Es más prudente 10.h3.

 

20.¥g1

¥a4

10

¥d7

La arremetida de las negras se hace ahora incontenible.

11.¥g5

¤h7

12.¥e3

O-O-O

 

21.¦b1

£a3

13.¤c3

¤f6

22.£e2

¦xd3

14.¤b5

£e7

23.h3

15.c3

c4

La situación es mala. Si 23.£b2, sigue

Peligrosa maniobra que pudo acarrear trastornos a las negras.

¦d1+ 24.¦xd1 £xb2; etc.

 

Por otra parte, si 23

¤e3+;

sigue 24.¥xe3

Valentín Fernández Coria y Luis Palau- Versión digital algebraica Prof. J.L.Matamoros

¦xe3 25.£xc4 ¢xa7; y la situación de las blan- cas es muy delicada.

23 ¦hd8!

y la situación de las blan- cas es muy delicada. 23 ¦hd8! Después de esta elegante

Después de esta elegante jugada, la posi- ción de las blancas se derrumba.

24.hxg4

c3!

25.¤c6+

No hay salvación. Si 25.¥e3 c2 26.¦c1 ¦xe3; etc. O bien 25.¤b5 ¥xb5 26.¦xb5 ¦d1+ 27.¢f2 ¦1d2; etc.

25

¥xc6

26.¥e3

c2!

Habría sido un error grave jugar 26 por 27.£xe3 c2 28.¦xb7+, etc.

27.£xc2 ¦xe3

28.¢f2

¦xe3;

Si 28.£xc6; se gana luego de ¦d1+ 29.¢f2

¦d2+ 30.¢f1 ¦e1+; etc. O bien 30.¢g1 ¦e1+ 31.¢h2 ¦xh1+ 32.¢xh1 ¦d1+; etc.

28 ¦c3

Y las blancas abandonaron.

30.¢f1 ¦e1+ ; etc. O bien 30.¢g1 ¦e1+ 31.¢h2 ¦xh1+ 32.¢xh1 ¦d1+ ; etc. 28 ¦c3