Está en la página 1de 2

El extraordinario ajedrez de Miguel Tal - Luis Palau - v. d.a. Fernando Corte y José Luis Matamoros

Blancas: Tal Negras: Simagin DEFENSA CARO KANN

 

14.fxe6+ ¢xe6

15.¦b1!

15.¦b1!

1.e4

c6

2.d4

d6

Esta defensa irregular y demasiado cerrada

no es recomendable. Debe preferirse el juego habitual con d5.

3.¤c3

¤f6

4.f4

£b6

5.¤f3

¥g4

6.¥e2

¤bd7

7.e5

¤d5

8.O-O!

¤xc3

9.bxc3

e6

Las negras comienzan a sufrir las conse- cuencias de su defectuoso planteo. Si ahora 9. g3; seguía 10.exd6 exd6 11.h3 ¥xf3 12.¥xf3, con superioridad.

10.¤g5

¥xe2

Brillante movida que destaca la superio- ridad de las blancas. Ahora hay dos caminos entre los que deben decidirse las negras. Uno de ellos, sacrificando la dama, es el que esco-

11.£xe2

h6

gen en la continuación de la partida. El otro es

12.¤xf7!

el siguiente: 15

£a6

16.£g4+ ¢d6 17.dxe5+

¤xe5 18.¦d1+ ¢c7 19.¥f4 , etcétera. O bien

¤xe5 18.¦d1+ ¢c7 19.¥f4, etcétera. O bien

15

£a6

16.£g4+ ¢d6 17.dxe5+, ¢c7 18.¦f7

¦d8 19.e6, etc.

 
 

£xb1

 

16.£c4+

¢d6

17.¥a3+

¢c7

18.¦xb1

¥xa3

19.£b3

¥e7

20.£xb7+ ¢d6 21.dxe5+ ¤xe5

22.¦d1+

¢e6

23.£b3+

¢f5

24.¦f1+

¢e4

Es triste la peregrinación del rey negro, pero no había otro remedio.

Sin pérdida de tiempo las blancas sacan pro- vecho de su ventajosa posición.

 

25.¦e1+

¢f5

26.g4+!

¢f6

 

¢xf7

27.¦f1+

¢g6

13.f5

dxe5

28.£e6+

¢h7

-12-

El extraordinario ajedrez de Miguel Tal - Luis Palau - v. d.a. Fernando Corte y José Luis Matamoros

No había forma de salvar la pieza. Si 28 ¥f6; seguía 29.£f5+ ¢f7 30.£xe5, etcétera.

29.£xe5

¦he8

30.¦f7

¥f8

31.£f5+

¢g8

32.¢f2

¥c5+

33.¢g3

¦e3+

34.¢h4

¦ae8

Con bastante criterio han maniobrado las negras; pero, por desgracia para ellas, Tal dispo-

ne de una variante simplificadora y muy buena que conduce a un final favorable netamente para las blancas.

35.¦xg7+! ¢xg7

36.£xc5

¦8e6

37.£xa7+

Y hay ahora tres peones de diferencia a fa-

vor de las blancas.

38.£a8

¢g6

Defensa indirecta del peón, pues si 38 ¦xc3; sigue 39.£g8+ ¢f6 40.£h8+, etcétera.

 

¢f6

39.a4

¢e5

40.a5

¢d5

41.£d8+

¢e4

42.a6

¢f3

43.a7

¦e2

44.£d3+ ¦6e3

45.£xe3+

1-0

Y las negras abandonaron.

¢d5 41.£d8+ ¢e4 42.a6 ¢f3 43.a7 ¦e2 44.£d3+ ¦6e3 45.£xe3+ 1-0 Y las negras abandonaron. -13-

-13-