Está en la página 1de 30

Manual para Ministros

Extraordinarios de la Comunión
En éste subsidio encontrarás las formulas
litúrgicas básicas sobre tu labor como
ministro extraordinario de la comunión, así
como algunas otras oraciones que te
ayudarán a qué ofrezcas un servicio mas
adecuado a tus hermanos.

Parroquia Nuestra Señora de la Asunción, Marín, Nuevo León, México


Sólo para uso Privado .

Introducción .............................................................................................6
Primeros pasos ..............................................................................................................................6

ORACIÓN ................................................................................................. 8
Del Ministro Extraordinario de la Comunión ..........................................................8
CELEBRACIÓN DE LA PALABRA........................................................... 9
Presidida por un Laico ..............................................................................................9
El Orden de la Celebración............................................................................................................ 9

Algunos elementos de la celebración ......................................................10


Los ritos iniciales.................................................................................... 10
Rito Penitencial........................................................................................11
Liturgia de la Palabra

.................................................................................................................11
Oración de los fieles ................................................................................. 11
Comunión ................................................................................................12
Oración después de la Comunión ........................................................... 13
Bendición final ........................................................................................13
ATENCIÓN A UN ENFERMO ................................................................13
Atendido por un Laico .............................................................................................13
Cómo hacer una visita positiva al enfermo ............................................13
PARA DAR LA SAGRADA COMUNIÓN A LOS ENFERMOS .................................................... 14
RITO ORDINARIO .....................................................................................................................14
1. Ritos Iniciales .....................................................................................14
2. Acto penitencial ...................................................................................14
3. Breve lectura de la Palabra .................................................................. 15
4. Sagrada Comunión ..............................................................................15
5. Oración conclusiva ..............................................................................15
6.Rito de despedida .................................................................................15
RITO ABREVIADO ......................................................................................................................16
NOTAS: ........................................................................................................................................ 16

Antífona .................................................................................................. 16
Oración Final ...........................................................................................16
Despedida ................................................................................................ 16
Oración del Enfermo ............................................................................... 17
Oración del Enfermo a María ................................................................. 18
MIÉRCOLES DE CENIZA ......................................................................19
Impuesta por un Laico.............................................................................................. 19
Canto o Silencio .......................................................................................19
Signación ................................................................................................. 19
Saludo ...................................................................................................... 19
Oración Colecta ......................................................................................19
Liturgia de la Palabra ............................................................................. 19
Imposición de la Ceniza..........................................................................20
Oración Universal ................................................................................... 20
Oración Final ..........................................................................................21
Despedida ................................................................................................21
BAUTISMO EN PELIGRO DE MUERTE .............................................21
Realizado por un Laico .............................................................................................21
Inicio ....................................................................................................... 21
Oración Universal ...................................................................................21
Renovación de las Promesas Bautismales ...........................................22
Bautismo .................................................................................................22
Padre Nuestro .........................................................................................23
Despedida................................................................................................23
EXPOSICIÓN Y RESERVA DEL SANTÍSIMO ...................................... 23
Expuesto por un Laico ..............................................................................................23
Exposición ..............................................................................................23
Adoración. ..............................................................................................23
Antes de la Bendición ............................................................................ 24
Canto Final ..............................................................................................24
EXEQUIAS ............................................................................................ 25
Celebradas por un Laico ..........................................................................................25
En la Iglesia ............................................................................................. 25
Los ritos iniciales ....................................................................................25
Palabras de Introducción ....................................................................... 25
Encendido del Cirio Pascual ..................................................................26
Acto penitencial ......................................................................................26
Oración Colecta .......................................................................................26
Liturgia de la Palabra

................................................................................................................26
Reflexión ................................................................................................26
Oración de los fieles ................................................................................ 27
Comunión................................................................................................ 27
Último adiós al cuerpo del Difunto ........................................................28
Aspersión ...............................................................................................28
Invitación a un Familiar ........................................................................28
Invocaciones ..........................................................................................29
Conclusión ..............................................................................................29
Canto de Salida ......................................................................................29
ORACIÓN PARA COMULGAR ESPIRITUALMENTE ........................30
Cuando la persona por diversas razones no puede recibir el Viático. .................. 30
Introducción
Los así llamados ministros extraordinarios de la sagrada Comunión, es un ministerio
laical contemplado en la Iglesia Católica y estipulado en el Canon 230, párrafo tercero del
Derecho Canónico que dice: “Donde lo aconseje la necesidad de la Iglesia y no haya
ministros, pueden los laicos, aunque no sean lectores ni acólitos, suplirles en algunas de
sus funciones, es decir, ejercitar el ministerio de la palabra, presidir las oraciones
litúrgicas, administrar el bautismo y dar la sagrada Comunión según la prescripción del
derecho”. Y en el canon siguiente (231) establece que para ejercer este ministerio laical se
requiere de la debida formación, conciencia y generosidad.

De esta manera los laicos pueden ayudar en una forma activa a los párrocos en la
distribución de la Comunión, tanto en la misa como fuera de ella.

Para la constitución de este ministerio se requiere la existencia de una necesidad dentro


de la Iglesia. ¿Cuál es esa necesidad? El documento pontificio Immensae caritatis del 23
de enero establece específicamente los casos en que la Iglesia considera que existe esa
necesidad y son los siguientes:

a) Que no haya sacerdote, diácono o acólito que pueda repartir la comunión.

b) Que habiéndolos, no puedan administrar la comunión por impedírselo otro ministerio


pastoral, o la falta de salud o la edad avanzada.

c) Que sean tantos fieles los que pidan la comunión que sería preciso alargar demasiado la
Misa o la distribución de la comunión fuera de ella.

De esta manera podemos estar seguros de que la Iglesia siempre mira por las necesidades
de sus hijos, bien sea por razones prácticas antes aquellas inmensas necesidades que
dificultarían a muchos de acercarse a recibir la comunión o simplemente no daría tiempo
de repartirla, o ante la falta de sacerdotes o personas idóneas, como en el caso de las
misiones, la Iglesia vela por hacer accesible el Cuerpo de Cristo a quien lo necesite.

Para recibir este ministerio el mismo documento Immensae caritatis pide que el fiel,
hombre o mujer que sea instituido como ministro extraordinario de la Sagrada Comunión,
deba estar adecuadamente instruido y que sea un cristiano ejemplar por su vida, por su fe
y por sus costumbres. Incluso utiliza unas palabras muy exactas sobre la idoneidad de la
persona, que transcribo a continuación. “No puede ser elegido nadie cuya designación
pudiera causar una reacción negativa en los fieles”.

Primeros pasos
«Las acciones litúrgicas... pertenecen a todo el Cuerpo de la Iglesia, influyen en él y lo
manifiestan; pero cada uno de los miembros de este Cuerpo recibe un influjo diverso,
según la diversidad de órdenes, funciones y activa participación.» (sc 26)
«En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o simple fiel, al desempeñar su oficio,
hará todo y sólo aquello que le corresponde por la naturaleza de la acción y las normas
litúrgicas.» (SC 28) «Los acólitos, lectores, comentadores y cuantos pertenecen a la schola
cantorum, desempeñan un auténtico ministerio litúrgico.

Ejerzan, por lo tanto, su oficio con sincera piedad y con el orden que a tan gran ministerio
conviene y que con razón les exige el pueblo de Dios.

Con ese fin, es preciso que cada uno a su manera, esté profundamente penetrado del
espíritu de la Liturgia, y que sea instruido para cumplir su función debida y
ordenadamente.» (SC 29)

Queriendo estar en sintonía con el Papa Francisco quien ha convocado a este “Año Jubilar
de la Misericordia”, pretendemos acercarnos a los más necesitados de la comunidad con la
participación de los ministros extraordinarios de la comunión, para que nuestros fieles
experimenten ese amor misericordioso de parte de Dios a través de este servicio litúrgico.

Pbro. Juan Héctor Garza González

Párroco de Nuestra Señora de la Asunción

Marín, Nuevo León, México, a 22 de noviembre de 2015.


ORACIÓN
Del Ministro Extraordinario de la Comunión

Bondadoso Señor Jesús,


Tú alimentas a tu pueblo
con Tú Cuerpo y Tú Sangre,
para que podamos tener vida eterna.

Bendíceme, cuando sirva dando


el pan del cielo y el cáliz de la salvación
a tu pueblo.

Que los misterios salvíficos que distribuyo


dirijan a todo tu pueblo
a las alegrías de la vida eterna.

Tú que vives y reinas por los siglos de los


siglos.
Amén
Capítulo I
CELEBRACIÓN DE LA PALABRA
Presidida por un Laico
Previamente se eligen las lecturas, en este caso se toman del Leccionario, las que
corresponden al domingo, respetando el ordenamiento del Año Litúrgico. Se designa a los
lectores para que la preparen y puedan leer correctamente con la conciencia de que están
transmitiendo a los hermanos la Palabra de Dios.

Se tienen preparados: el altar con su mantel, dos cirios, el Corporal, el purificador y un


pequeño recipiente con agua para que el que distribuye la comunión se purifique los
dedos.

La oración de los fieles se hace como el día domingo. La oración para después de la
comunión se consulta con el sacerdote cuál debe rezarse o se toma del misal la que
corresponde a ese domingo.

El laico que conduce o guía la celebración actúa como uno entre iguales. No debe utilizar
la sede que habitualmente ocupa el sacerdote, colocándose a un costado del altar hasta el
momento de distribuir la comunión.

El Orden de la Celebración

1) Canto inicial

2) Señal de la cruz

3) Saludo inicial

4) Rito penitencial

5) Lectura bíblica

6) Salmo responsorial

7) Aleluya o aclamación antes del Evangelio, según el tiempo litúrgico.

8) Evangelio

9) Oración de los fieles

10) El encargado de distribuir la comunión extiende el corporal y trae del Sagrario el


Santísimo Sacramento.

11) Canto de acción de gracias o aclamación a Cristo presente en la Eucaristía.


12) Padre Nuestro

13) “Este es el Cordero de Dios…”

14) Canto de Comunión

15) El ministro toma la comunión

16) Distribuye la comunión al resto de los fieles

17) Se reserva el Santísimo Sacramento y el ministro purifica.

18) Silencio de acción de gracias; puede hacerse también una oración o canto adecuado

19) Oración para después de la comunión

20) Bendición

21) Canto final

Algunos elementos de la celebración


Antes de comenzar la celebración invitar a hacer silencio y a ponerse en la presencia de
Dios para poder celebrar y participar mejor de la misma.

Los ritos iniciales


Tienen como finalidad ayudar a que los fieles se preparen para la celebración, y se reúnan
como comunidad.

Ministro: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Ministro: Hermanos, bendigamos al Señor que, en su bondad, nos invita a la Mesa de su


Palabra y del Cuerpo de Cristo

Todos: Bendito seas Dios por los siglos.



Rito Penitencial
Ministro: Queridos hermanos, reconozcamos nuestros pecados a fin de prepararnos
debidamente para participar de esta sagrada celebración.

A continuación se puede rezar la oración “Yo confieso…”

O bien:

Ministro: Tu, que nos conseguiste la salvación por medio de tu misterio pascual.

Todos: Señor, ten piedad,

Ministro: Tú que nos amaste y purificaste con tu sangre.

Todos: Cristo, ten piedad.

Ministro: Tu, que por la recepción de tu Cuerpo nos permites participar del sacrificio
pascual.

Todos: Señor, ten piedad.

Ministro: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados


y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

Liturgia de la Palabra


A continuación sigue la Liturgia de la Palabra, que se realiza del mismo modo que en la
Misa. También se leen los textos correspondientes al domingo o del día.

Oración de los fieles


Ministro: Queridos hermanos: todos unidos, los que compartimos la Palabra de Dios y el
Cuerpo de Cristo, roguemos unidos. A cada intención, respondemos:”Señor escucha
nuestra oración”

Se reza por la Iglesia, para que todos los creyentes podamos participar con frecuencia del
Santo Sacrificio de la Misa. Por las necesidades del país y de la comunidad que esta
rezando.
Comunión


Se prepara el altar y se trae el Copón, los fieles lo adoran con una aclamación:

Ministro: Este es el sacramento de nuestra fe.

Todos: Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús.

O bien:

Ministro: Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar.

Todos: Sea por siempre bendito y alabado.

Luego el que guía invita a rezar el Padre Nuestro:

Ministro: siguiendo las enseñanzas de Jesús nos atrevemos a decir:

Todos: Padre Nuestro…

Se invita a darse la paz:


Ministro: Hermanos, démonos fraternalmente la paz.

El que guía, hace la genuflexión, toma la hostia y elevándola un poco, dice:

Ministro: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Felices los invitados
al banquete celestial.

Todos: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.

Se entona un canto para acompañar la procesión de comunión.

Ministro: El cuerpo de Cristo.

Todos: Amén.

Terminada la comunión se guarda el Santísimo Sacramento. Se hace silencio para dar


lugar a la oración personal. El ministro se purifica las manos
Oración después de la Comunión

Se reza la que corresponde a ese domingo o del día.

Bendición final


Invocación para pedir la bendición de Dios:

Haciéndose la señal de la cruz:

Ministro: El Señor nos bendiga y nos acompañe siempre: El Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo.

Todos: Amén.

En los lugares donde no se distribuye la comunión, se omite todo lo relativo a este rito y se
pide la bendición.

Capítulo II

ATENCIÓN A UN ENFERMO
Atendido por un Laico
Cómo hacer una visita positiva al enfermo
Aquí va una lista de ideas para considerar cuando se visita a un enfermo.

1. Llama primero En regla con el principio de devolverle la mayor autonomía posible al enfermo,
pregunta cuál es el momento que más le conviene a él. Puede tener otras actividades que le
interesan y preferir recibirte cuando haya poca actividad.

2. Ora antes de ir. Ora por una buena visita.

3. Haz contacto físico. Se generoso puedes tomar de la mano al enfermo si se puede. Al enfermo
le hace mucha falta la calidez de otro ser humano.

4. Lleva algún niños. Los niños no se intimidan tan fácilmente como los adultos. Dan su amor y su
afecto más libremente.

5. Haz visitas que no coincida con fiestas. por lo general en este tiempo tienen visitas de
familiares.
6. Lleva algo. una flor del jardín, una rosario, la oración del enfermo, algo que necesite, el boletín
de la parroquia (hoja dominical), algo que los mantenga ocupados y les levante el ánimo.

7. Hazle saber que llevas a Nuestro Señor contigo.

8. Haz el rito adecuadamente.

PARA DAR LA SAGRADA COMUNIÓN A LOS ENFERMOS

RITO ORDINARIO

Se deposita el Santísimo

(El ministro deja el Santísimo en la mesita y lo adora haciendo una genuflexión sencilla,
esto es, doblando una rodilla (derecha); y se purifica los dedos).

NOTA: La mesita debe estar cubierta con un mantel limpio y en ella debe hacer un vaso
con agua, un purificador, un Cristo, una vela encendida; y si se puede, también un ramo
de flores.

1. Ritos Iniciales

El ministro dice: En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo

Enfermos y familiares responden: Amén

El ministro dice: “La Gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el
Señor, reine en esta casa”.

Enfermos y familiares responden: “Amén”.

2. Acto penitencial

El ministro exhorta al arrepentimiento diciendo:

Ministro: “Hermanos, reconozcamos nuestros pecados para disponernos a esta


celebración”

(momento breve de silencio)

Todos: “Yo confieso…”

Ministro: “El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros


pecados y nos lleve a la vida eterna”.

Todos: “Amén”.
3. Breve lectura de la Palabra
Ministro: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el
último día”,“Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida”. Jn 6,54-55

ó puedes leer el evangelio del día.

4. Sagrada Comunión
Ministro: “Ahora, todos unidos, imploremos a Dios con la oración que nuestro Señor
Jesucristo nos enseñó”.

Todos: “Padre nuestro…”.

Ministro: “Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dichosos los
invitados a la cena del Señor”.

Todos: “Señor, no soy digno de que vengas a mí, pero una palabra tuya bastará para
sanarme”.

Se muestra el Santísimo y se da la Comunión

Ministro: “El Cuerpo de Cristo”.

Enfermo: “Amén”

5. Oración conclusiva
Ministro: “Oremos: Te rogamos Señor que este sacramento con que nos has alimentado,
nos haga crecer en tu amor, y nos impulse a servirte en nuestro prójimo. Por Cristo,
nuestro Señor”.

Todos: “Amén”.

6.Rito de despedida
Ministro: “Que el Señor nos bendiga, nos libre de todo mal y nos lleve a la vida eterna”.

Todos: “Amén”
RITO ABREVIADO

NOTAS:
1. Este rito se usa cuando son muchos enfermos en distintas habitaciones en los
hospitales.

2. La ceremonia se inicia en la capilla o en la primera habitación con la antífona.

3. El ministro puede ser acompañado por otra persona llevando una vela encendida.

4. El ministro puede presentar la hostia a todos los enfermos de una sala o a cada uno en
particular.

5. La oración final se puede decir en la última habitación visitada o en la capilla.

6. Si parece oportuno, se pueden añadir otros elementos tomados del Rito Ordinario

Antífona
Ministro: “Este es el sagrado banquete en que Cristo se da como alimento, se renueva la
memoria de su pasión, el alma se llena de gracia, y se nos da una prenda de la gloria
futura”.

Ministro: “Hermanos, este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo;
dichosos los invitados a la mesa del Señor”.

Enfermos: “Señor, no soy digno de que vengas a mí, pero una palabra tuya bastará para
sanarme”.

Ministro: “El Cuerpo de Cristo”.

Enfermos: “Amén”

Oración Final
Ministro: “Señor, Padre santo, omnipotente y eterno Dios, te suplicamos confiadamente
que el sagrado Cuerpo, de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, sea para nuestros(as)
hermanos(as) que lo acaban de recibir, un remedio sempiterno para el cuerpo y para el
alma. Por Jesucristo, nuestro Señor.”

Enfermos: “Amén”.

Despedida
Ministro: “Que el Señor nos bendiga, nos libre de todo mal y nos lleve a la vida eterna”.

Todos: “Amén”
Oración del Enfermo

¡Oh Dios!, de mi debilidad y mi fortaleza,


de mi tristeza y de mi alegría,
de mi soledad y compañía,
de mi incertidumbre y esperanza.

En la noche de mi enfermedad
me pongo en tus manos de Padre:
Alumbra esta oscuridad con un rayo de tu Luz,
abre una rendija a mi esperanza,
llena con tu Presencia mi soledad.

Señor, que el sufrimiento no me aplaste,


para que también ahora
sienta el alivio de tu Amor
y sea agradecido a la generosidad
de cuantos sufren conmigo.
Amén
Oración del Enfermo a María

Madre querida, Virgen María: asísteme y


bendíceme en mi enfermedad y haz que en
medio de nuestros dolores y angustias, me sienta
reconfortado por ti y unido a tu hijo Jesucristo
en su Cruz.

Virgen Santísima, tú que conoces el sufrimiento,


reanima mi fe, cúbreme con tu manto protector,
pues eres mi fortaleza y esperanza de alcanzar el
alivio en los padecimientos.

Señora mía, socórreme en la hora del dolor,


protégeme de la desesperación, infúndeme
esperanza. Enséñame a cumplir la misteriosa
voluntad de Dios y a alabar y bendecir su
nombre.
Nuestra Señora de la Salud, ruega por nosotros.
Amén.
Capítulo III

MIÉRCOLES DE CENIZA
Impuesta por un Laico
Canto o Silencio
La celebración puede iniciarse en silencio o con un canto adecuado. Podrían cantarse las
letanías de los santos.

Signación
El ministro se signa junto con toda la asamblea.

Ministro: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Saludo
El ministro saluda con las manos juntas a la asamblea con una de las siguientes
invocaciones.

Ministro: Nuestro auxilio es el nombre del Señor

Todos: Que hizo el cielo y la tierra.

Ministro: Sea bendito nuestro Dios en todo tiempo y lugar, ahora y por los siglos de los
siglos.

Todos: Amén.

Oración Colecta
El ministro invita a orar, y todos harán silencio por breves momentos. Si lo desea puede
utilizar el tradicional Oremos. Luego hace la siguiente oración con las manos juntas.

Ministro: Padre bueno, Concédenos poder inaugurar con este ayuno santo la vigilancia
propia de nuestro combate cristiano, para que el vigor que comunica a nuestro ser la
austeridad de la Cuaresma afirme nuestra fortaleza en la lucha cotidiana contra el mal y
en el progreso de la virtud.Por Jesucristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

Liturgia de la Palabra
A continuación sigue la Liturgia de la Palabra, que se realiza del mismo modo que en la
Misa.
Imposición de la Ceniza
El Ministro, impone(n) la ceniza a los presentes diciendo a cada uno:

Ministro: Conviértete y cree en el Evangelio.

O bien:

Ministro: Acuérdate que polvo eres y en polvo te has de convertir.

Terminada la imposición de la ceniza, el Ministro y, si es el caso, sus colaboradores, se


lavan las manos.

Oración Universal
El Ministro de la celebración, con las manos juntas, invita a la oración con estas palabras:

Ministro: Hermanos: Pidamos confiadamente a Dios, Padre misericordioso, para que,


por la penitencia y la escucha de su Palabra, vivamos en santidad y justicia todos nuestros
días. Digámosle:

Santifica, Señor, a tu pueblo.

Padre santo, que nos diste a Cristo como pastor de nuestras vidas, ayuda a los pastores y a
los pueblos a ellos confiados, para que no falte nunca al rebaño la solicitud de sus pastores
ni falte a los pastores la obediencia de su rebaño. R.

Dirige, Señor, el sentir de los pueblos y la mente de sus gobernantes por los caminos de tu
voluntad, para que procuren con empeño el bien común. R.

Tú que creaste a todos los hombres a imagen tuya, haz que sintamos horror de las
injusticias y desigualdades entre los hombres. R.

Llama a tu amistad y a tu verdad a los que viven alejados de ti, y a nosotros enséñanos
cómo podemos ayudarlos. R.

Pueden añadirse algunas intenciones libres.

A continuación, el ministro, con las manos juntas, exhorta a la asamblea con estas u otras
palabras.

Ministro: Con el gozo de sabernos hijos de Dios, acudamos a nuestro Padre diciendo:
Padre nuestro…
Oración Final
El Ministro, con las manos juntas, concluye la Oración Común diciendo:

Ministro: Dios, que conviertes a ti los corazones de los creyentes, escucha nuestras
súplicas: Concédenos abandonar los senderos del error para seguir a Cristo tu Hijo, por el
camino que conduce a la vida; para que fieles a las promesas del bautismo, vivamos
coherentemente con nuestra fe, testimoniando con valor la verdad de tu Palabra. Por
Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén

Despedida
Ministro: “Que el Señor nos bendiga, nos libre de todo mal y nos lleve a la vida eterna”.

Todos: “Amén”

Capítulo IV

BAUTISMO EN PELIGRO DE MUERTE


Realizado por un Laico
Inicio
Ministro: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo

Oración Universal
Ministro: invoquemos la misericordia de nuestro Señor en favor de este/a niño/a, que
va a recibir la Gracia del bautismo, en favor de sus papás y padrinos, y de todos los
bautizados.

Que te dignes incorporar a este/a niño /a a tu Iglesia por medio del bautismo.

Todos: Te rogarnos, óyenos.

Ministro: Que habiendo sido sepultado/a juntamente con Cristo en su muerte por el
bautismo, lo/la hagas también participante en su resurrección.

Todos: Te rogarnos, óyenos.

Ministro: Que te dignes renovar la gracia del bautismo en todos los presentes.

Todos: Te rogarnos, óyenos.


Ministro: Que a todos los discípulos de Cristo, que forman un solo cuerpo por el
bautismo, los conserves en una misma le y en la caridad.

Todos: Te rogarnos, óyenos.

Ministro: Dios nuestro, fuente de toda vida y amor, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que sabes consolar a los padres cuando sus hijos están en peligro, y que revelas tu designio
amoroso de darnos la vida eterna por el bautismos escucha nuestra súplica: no permitas
que el pecado domine a este/a niño/a, sino apiádate de él/ella y admítelo/a en el Reino de
tu Hijo. Concede a este/a niño/a, a quien damos el nombre de (NOMBRE DEL NIÑO/A)
que al participar en el misterio de la muerte y resurrección de Cristo por el agua y por la
Gracia del Espíritu Santo, sea hecho/a hijo/a adoptivo/a tuyo/a, obtenga la heredad de
Cristo y goce de tu compañía en la Iglesia, con tu Hijo unigénito y con el Espírito Santo
por todos los siglos.

Todos: Amén.

Renovación de las Promesas Bautismales


Ministro: Recordando el compromiso de nuestro propio bautismo, proclamemos nuestra
fe en Jesucristo, que es la fe de la Iglesia, en la cual se bautizan a los niños.

Ministro: ¿Creen en Dios Padre todopoderoso, creador del ciclo y de la tierra?

Presentes: Sí Creo.

Ministro: ¿Creen en Jesucristo su único Hijo, Señor nuestro, que nació de María Virgen,
padeció, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del
Padre?

Presentes: Sí Creo.

Ministro: ¿Creen en el Espíritu Santo, en la santa Iglesia Católica en la comunión de los


Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos y en la vida
eterna?

Presentes: Sí Creo.

Bautismo
No necesariamente tiene que ser agua bendita la que se utilice, sino agua natural y limpia.

Ministro: (NOMBRE DEL NIÑO/A)… yo te bautizo en el nombre del Padre


(derrama agua sobre la cabeza del niño), y del Hijo (otra vez derrama agua sobre a
cabeza del niño), y del Espíritu Santo (por ultima vez derrama agua sobre la cabeza del
niño)
Padre Nuestro
Ministro: Oremos juntos como el Señor nos ha enseñado.

Todos: Padre Nuestro…

Despedida
Ministro: El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

Capítulo VI

EXPOSICIÓN Y RESERVA DEL SANTÍSIMO


Expuesto por un Laico

Exposición
Canto Eucarístico

Después de colocar la custodia al centro del altar, TRES VECES REPITE la siguiente
jaculatoria y las oraciones.

Ministro: En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

Todos: El corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

Todos: Padre Nuestro…

Todos: Dios te salve María…

Ministro: (Se inclina la cabeza) Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo

Todos: como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

Después de Rezar tres veces la jaculatoria anterior dice

Ministro: Oremos. Creo Dios mío, que estoy en tu presencia, que me miras y escuchas
mis oraciones. Tú eres infinitamente grande y santo, yo te adoro. Tú me has dado todo, yo
te doy gracias . Tu has sido ofendido por mi, yo te pido perdón de mis pecados. Tú eres la
misericordia infinita, yo te pido todas las gracias que consideres útiles para mí.

Adoración.
Considérese lo mas conveniente para el lugar, el momento o la necesidad. Cuidando
siempre lo mas adecuado posible.
Antes de la Bendición
Ministro: Nos ponemos de rodillas y cantamos.

Adoremos reverentes/ a tan grande Sacramento; / que en vez de la Antigua Alianza / ya es


el Nuevo Testamento; / no lo ven nuestros sentidos, / mas la fe lo está diciendo. Honor,
gloria y bendiciones / a Dios, Padre sin principio, / y las mismas alabanzas / al Hijo de Él
nacido, / y al Espíritu de ambos; / nuestro Dios único y trino. Amén.

Ministro: Les has dado el pan del cielo.

Todos: Que encierra en sí toda deleite.

Ministro: Oh Dios, que en este admirable Sacramento nos has dejado el recuerdo de tu
pasión, concédenos adorar el santo misterio de tu Cuerpo y de tu Sangre, para que así
sintamos siempre en nosotros el fruto de tu Redención. Tú que vives y reinas por los siglos
de los siglos. Amén.

Ministro: El Señor nos bendiga, nos guarde todo mal y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

Todos: Bendito sea Dios. Bendito sea su Santo nombre. Bendito sea Jesucristo verdadero
Dios y verdadero hombre. Bendito sea el nombre de Jesús. Bendito sea su Sacratísimo
Corazón. Bendita sea su Preciosísima Sangre. Bendito sea Jesús en el Santísimo
Sacramento del altar. Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito. Bendita sea la excelsa Madre
de Dios, María Santísima. Bendita sea su santa e Inmaculada Concepción. Bendita sea su
gloriosa Asunción. Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre. Bendito sea san José,
su castísimo esposo. Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.

Ministro: Pueden ir en paz.

Todos: Demos gracias a Dios.

Canto Final
Ministras se canta, el Ministro retira el Santísimo Sacramento y lo resguarda en el
Sagrario; a su vez voltea la custodia de perfil a la asamblea.
Capítulo VII

EXEQUIAS
Celebradas por un Laico
En la Iglesia
Ministro: Hermanos: Estamos aquí para despedir a este hermano nuestro, que ha
acabado el camino de su vida en este mundo. Juntos rezaremos por él, y afirmaremos la
esperanza de la vida eterna que Dios ofrece a todos sus hijos. Jesucristo, nuestro Señor,
nos ha dicho: “Crean en Dios y crean también en mí... Volveré y los llevaré conmigo, para
que donde estoy yo, estén también ustedes” (Jn 14, 1.3).

Los ritos iniciales


Tienen como finalidad ayudar a que los fieles se preparen para la celebración, y se reúnan
como comunidad.

Ministro: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Ministro: Hermanos, bendigamos al Señor aun en medio de nuestras tribulaciones.

Todos: Bendito sea Dios por los siglos.

Palabras de Introducción
Ministro: Hermanos: Hemos venido aquí a la iglesia, a orar y a comunicarnos con Dios
con motivo de la despedida a nuestro hermano N. y lo hacemos porque tenemos esperanza
y fe. Jesús nos dice que todo lo que hacemos por los demás, es como si se lo hiciéramos a
él mismo. Por eso hoy tenemos esperanza, porque sabemos que todo el bien que hizo este
hermano nuestro, toda atención que tuvo con los demás, por pequeño que fuera, Dios lo
convierte en vida para siempre. Ojalá podamos escuchar todos un día esta llamada:
“Vengan, benditos de mi Padre, porque tuve necesidad y me ayudaron”.
Encendido del Cirio Pascual
El cirio que llevamos y que fue bendecido en la Vigilia Pascual podemos utilizarlo para
este momento. (En caso de que no se tenga el Cirio Pascual en la Iglesia)

el Cirio encendido, puede colocarse en la cabecera del féretro haciendo la siguiente


oración:

Ministro: junto al cuerpo, ahora sin vida, de nuestro hermano (Dice su nombre).,
encendemos, oh Cristo Jesús, esta llama, símbolo de tu cuerpo glorioso y resucitado; que
el resplandor de esta luz ilumine nuestras tinieblas y alumbre nuestro camino de
esperanza, hasta que lleguemos a ti, oh claridad eterna, que vives y reinas, inmortal y
glorioso, por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

Acto penitencial

El ministro exhorta al arrepentimiento diciendo:

Ministro: “Hermanos, reconozcamos nuestros pecados para disponernos a esta


celebración”

(momento breve de silencio)

Se pasa directamente a la oración colecta.

Oración Colecta
Ministro: Dios de amor y clemencia, que en los planes de tu sabiduría has querido llamar
a tú siervo/a (Nombre del Difunto)…, escucha con bondad nuestra plegaria y reúnenos
con él/ella en tu gloria, donde creemos que vive ya contigo. por Jesucristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

Liturgia de la Palabra


A continuación sigue la Liturgia de la Palabra, que se realiza del mismo modo que en la
Misa. Teniendo en cuenta lecturas apropiadas para esta circunstancia. (Tenerlos listos
para la celebración)

Reflexión
Se puede dar una pequeña reflexión en base al texto bíblico, resaltando la esperanza en la
resurrección.
Oración de los fieles
Ministro: Ahora, juntos, oremos confiadamente a Dios, nuestro Padre, por nuestro
hermano (Nombre del difunto). Respondemos a cada petición, diciendo: ESCÚCHANOS,
PADRE.

Ministro: Para que Dios acoja a su hijo (Nombre del difunto). . y lo llene del gozo y de la
vida para siempre. OREMOS AL SEÑOR.

Todos: ESCÚCHANOS, PADRE.

Ministro: Para que acepte todo el bien que hiciera en este mundo, y le perdone todo
pecado. OREMOS AL SEÑOR.

Todos: ESCÚCHANOS, PADRE.

Ministro: Para que reciba también en la felicidad de su Reino a todos los que han
muerto. OREMOS AL SEÑOR.

Todos: ESCÚCHANOS, PADRE.

Ministro: Para que dé consuelo y esperanza a todos los que sufren. OREMOS AL
SEÑOR.

Todos: ESCÚCHANOS, PADRE.

Ministro: Acoge Señor todas estas plegarias tu que vives y reinas por los siglos de los
siglos. Amén.

Comunión


Se prepara el altar y se trae el Copón, los fieles lo adoran con una aclamación:

Ministro: Este es el sacramento de nuestra fe.

Todos: Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección, ven Señor Jesús.

O bien:

Ministro: Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar.

Todos: Sea por siempre bendito y alabado.

Luego el que guía invita a rezar el Padre Nuestro:

Ministro: siguiendo las enseñanzas de Jesús nos atrevemos a decir:

Todos: Padre Nuestro…


Se invita a darse la paz:

Ministro: Hermanos, démonos fraternalmente la paz.

El que guía, hace la genuflexión, toma la hostia y elevándola un poco, dice:

Ministro: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Felices los invitados
al banquete celestial.

Todos: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.

Se entona un canto para acompañar la procesión de comunión.

Ministro: El cuerpo de Cristo.

Todos: Amén.

Terminada la comunión se guarda el Santísimo Sacramento. Se hace silencio para dar


lugar a la oración personal. El ministro se purifica las manos

Último adiós al cuerpo del Difunto


Ministro: Según la costumbre cristiana daremos sepultura al cuerpo de nuestro
hermano. Oremos con fe a Dios para quien toda criatura vive. Este cuerpo que enterramos
ahora en debilidad pidamos que Dios lo resucite en fortaleza, y lo agregue a la asamblea de
sus elegidos. Que el Señor sea misericordioso con nuestro hermano/a, para que, libre de la
muerte, absuelto de sus culpas, reconciliado con el Padre y llevado sobre los hombros del
buen Pastor, merezca gozar de la perenne alegría de los santos en el séquito del Rey
eterno. Amén

Aspersión
Ministro: No temas, hermano, Cristo murió por ti y en su resurrección fuiste salvado. El
Señor te protegió durante tu vida; por ello, esperamos que también Él te librará, en el
último día, de la muerte que acabas de sufrir. Por el bautismo, fuiste hecho miembro de
Cristo resucitado: el agua que ahora derramaremos sobre tu cuerpo nos lo recordará.

Se rocía con agua bendita el féretro.

Invitación a un Familiar
Que exprese una semblanza positiva del difunto, que sirva para edificación de todos.
Invocaciones
Ministro: Que nuestro hermano/a viva eternamente en paz junto a ti.

Todos: Señor ten misericordia

Ministro: que participe contigo de la felicidad eterna de los santos.

Todos: Señor ten misericordia

Ministro: que contemple tu rostro glorioso y tenga parte en la alegría sin fin.

Todos: Señor ten misericordia

Ministro: Señor Jesucristo, recíbelo/a junto a Ti con todos los que te han precedido

Todos: Señor ten misericordia

Ministro: A tus manos, Padre de bondad, encomendamos el alma de nuestro hermano


con la firme esperanza de que resucitará en el último día con todos los que han muerto en
Cristo. Te damos gracias por todos los dones con que lo enriqueciste a lo largo de su vida;
en ellos reconocemos un signo de tu amor y de la comunión de los santos. Dios de
misericordia, acoge las oraciones que te presentamos por este hermano nuestro que acaba
de dejarnos y ábrele las puertas de tu mansión. Y a sus familiares y amigos, y a todos
nosotros, los que hemos quedado en este mundo, concédenos saber consolarnos con
palabras de fe, hasta que también nos llegue el momento de volver a reunirnos con él,
junto a ti, en el gozo de tu reino eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Conclusión
Ministro: Dale Señor, el descanso eterno.

Todos: Y brille para él/ella la luz eterna.

Ministro: Descanse en paz.

Todos: Así sea.

Ministro: Pueden ir en paz

Todos: Demos gracias a Dios

Canto de Salida
El ministro, mientras se canta, puede acompañar hasta la puerta a los dolientes para
despedirlos.
Capítulo VIII

ORACIÓN PARA COMULGAR ESPIRITUALMENTE


Cuando la persona por diversas razones no puede
recibir el Viático.
El ministro invita a la persona, a que haga esta oración de comunión espiritual.

Recitada por el ministro junto a la (s) persona


(s):
Jesús mío, creo que Tú estás presente en el Santísimo
Sacramento del Altar; te amo sobre todas las cosas y
deseo recibirte; ya que no puedo hacerlo
sacramentalmente, ven a lo menos espiritualmente a
mi corazón.
Señor, no soy digno ni merezco que entres en mi
pobre morada pero di una sola palabra y mi alma
será sana, salva y perdonada. El Cuerpo, la Sangre, el
Alma y la Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo,
guarden mi alma para la vida eterna.
(Silencio)
Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno
todo a Ti. Tú no te ausentes de mí. Te suplico, oh
Señor mío Jesucristo, que la ardiente y dulce fuerza
de tu amor, embargue toda mi alma, a fin de que
muera de amor por Ti, a sí como Tú te dignaste morir
de amor por mí.
Amén.