Está en la página 1de 25

IMPLICACIONES ECOLÓGICAS DE LA REFORESTACIÓN

Y SU APORTE A LA CONECTIVIDAD DEL PAISAJE EN EL


CORREDOR BIOLÓGICO
SAN JUAN – LA SELVA
COSTA RICA

Fernando Fernández Méndez


CONTENIDO

1. OBJETIVOS ..................................................................................................................... 4
2. INTRODUCCIÓN ............................................................................................................ 5
3. ÁREA DE ESTUDIO ....................................................................................................... 7
3.1 EL CORREDOR BIOLÓGICO MESOAMERICANO ............................................... 7
3.2 EL CORREDOR BIOLÓGICO SAN JUAN LA SELVA ........................................... 7
3.3 ESTACIÓN BIOLÓGICA LA SELVA ....................................................................... 8
4. LA REFORESTACIÓN COMO PROCESO DE RECUPERACIÓN DE
COBERTURA BOSCOSA .................................................................................................. 9
4.1 DEFINICIÓN ............................................................................................................... 9
4.2 REFORESTACIÓN EN COSTA RICA .................................................................... 10
4.3 REFORESTACIÓN Y CONECTIVIDAD ................................................................ 11
4.4 REFORESTACIÓN EN ÁREAS DEL CORREDOR BIOLÓGICO SAN JUAN-LA
SELVA ............................................................................................................................. 13
4.4.2 Adaptación especie sitio y productividad ............................................................ 14
4.4.3 La productividad y el impacto ambiental ............................................................ 16
4.4.4 Impactos Positivos ............................................................................................... 17
4.4.5 Impactos Negativos ............................................................................................. 19
5. CONCLUSIONES .......................................................................................................... 21
6. LITERATURA CITADA ............................................................................................... 23
1. OBJETIVOS

• Establecer las implicaciones ecológicas del desarrollo de plantaciones forestales en


el corredor biológico San Juan – La Selva.

• Determinar el aporte de las plantaciones forestales a la conectividad del paisaje dentro


del corredor biológico San Juan – La Selva.

• Identificar elementos clave del debate científico sobre los impactos negativos y
positivos de la interacción entre plantaciones, bosques naturales, pastos y cultivos. en
los ecosistemas del corredor san Juan - La selva.

4
2. INTRODUCCIÓN

Son amplios los esfuerzos políticos y económicos para apoyar iniciativas de corredores
biológicos en todo el mundo. Los gestores de tierras están buscando información y asesoría
acerca de cómo diseñar, implementar y manejar enlaces de hábitats que sean eficaces para
conservar la biodiversidad (Bennett 2004).

En el campo de la ecología del paisaje la conectividad es un punto central de debate para


justificar o no el establecimiento de corredores biológicos con fines de mejorar los procesos
ecológicos en un área determinada a través de inversión de recursos para la conservación de
la biodiversidad.

En todos los procesos de construcción de estrategias de conservación basadas en corredores


biológicos se menciona el papel que pueden jugar las plantaciones forestales en el logro de
los objetivos. En muchas circunstancias la restauración de paisajes forestales degradados es
impensable sin plantaciones forestales de algún tipo, al igual que la conservación de la
biodiversidad en paisajes agrícolas y urbanos y el establecimiento de corredores biológicos
entre ecosistemas forestales naturales (Vallejo et al 2004).

El manejo de plantaciones constituye una de las cuestiones más polémicas en el campo del
manejo forestal sostenible (FSC 1996). El uso de plantaciones forestales para restaurar
diversos ecosistemas en terrenos degradados es un atrayente pero muy controversial en el
momento de hablar de conservación de la biodiversidad (Haggar et al. 1997). En este marco,
el corredor biológico San Juan-La Selva como iniciativa de conservación a escala de paisaje
y parte del proyecto regional del Corredor Biológico Mesoamericano, no ha sido la excepción
en la inclusión de actividades de reforestación como parte del conjunto de medidas
implementadas para cumplir las metas del corredor.

Este corredor entendido como unidad de planificación integral para conservar la


biodiversidad contempla no solo los factores ecológicos de la zona, si no también socio-
económicos, los cuales determinan el buen uso que le den los pobladores a la biodiversidad

5
como un todo, es aquí donde radica la importancia de realizar un análisis objetivo de los pro
y los contra del establecimiento de plantaciones forestales en el área del corredor.

Muchos de los aspectos positivos y negativos en torno a la implementación de plantaciones


forestales no han sido demostrados científicamente y es necesario investigación en torno a
estos (Budowski y De Camino 1998). Es poca la información científica que compruebe el
aporte a la conectividad funcional y estructural que se le atribuye a las plantaciones forestales
para el mejoramiento de enlaces entre hábitats fragmentados. De esta manera, el presente
documento realiza un acercamiento al conocimiento sobre los aspectos ecológicos de los
impactos generados por las plantaciones en el corredor biológico San Juan-La Selva, a partir
de una revisión, análisis y contraste de la información existente al respecto.

6
3. ÁREA DE ESTUDIO

3.1 EL CORREDOR BIOLÓGICO MESOAMERICANO

El Corredor Biológico Mesoamericano (CBM) es una estrategia regional para el desarrollo


sostenible, fundamentada en la conservación y el adecuado aprovechamiento de la
biodiversidad y recursos naturales de Mesoamérica. Se extiende desde el Darién en Panamá,
hasta la Selva Maya en el sureste de México. Consiste en una red de áreas protegidas
interconectadas entre sí, a través de territorios con usos múltiples de la tierra, que conservan
y mantienen los procesos ecológicos, lo cual contribuirá a mejorar la calidad de vida de los
habitantes de la región. Una de las principales metas del Proyecto es la de proveer asistencia
técnica, que permita a los gobiernos y sociedades de los países Mesoamericanos, establecer
conjuntamente el CBM como un sistema que integra, conserva y utiliza la biodiversidad en
el marco las prioridades del desarrollo económico, sostenible y social de la región (Bennett
2004).

3.2 EL CORREDOR BIOLÓGICO SAN JUAN LA SELVA

El corredor biológico San Juan-La Selva (246.608 ha) tiene como meta preservar y conectar
los parches de bosque de la cordillera volcánica central y la estación biológica la Selva en el
norte de Costa Rica con el refugio nacional de vida silvestre Barra del Colorado y el parque
nacional Tortuguero en la costa caribeña de Costa Rica y a su vez con el extenso complejo
que incluye la reserva biológica Indio Maíz, Punta Gorda y Cerro Silva en el sureste de
Nicaragua. El corredor consolidara estas seis áreas protegidas en una sola unidad biológica
integrada sumando 1`204.812 ha (CCT 2005).

Desde esta definición planteada por el proyecto del corredor San Juan-La selva, para el
cumplimiento del objetivo principal, el reto es grande técnica, ecológica y
socioeconómicamente, para lo cual el concepto de unidad biológica integrada debe
contemplar en si mismo todos los usos presentes en dicha área y sus aportes a la conectividad

7
y uso racional, uno de estos usos son las plantaciones forestales, las cuales han tenido un
papel importante en la generación de alternativas productivas compatibles con los objetivos
del corredor.

3.3 ESTACIÓN BIOLÓGICA LA SELVA

Situada al pie de las colinas caribeñas de Costa Rica (10 26' N, 83° 59' W), La Selva
comprende 1.600 hectáreas de bosque tropical muy húmedo, primario y alterado. Su
precipitación anual alcanza los 4000 mm de lluvia, distribuidos de una manera más o menos
uniforme a lo largo del año. A partir de una fuerte base de biología sistemática y evolutiva,
la investigación en La Selva se ha diversificado para incluir proyectos a nivel de ecosistemas,
ecología fisiológica, ciencias del suelo y ensayos forestales en especies nativas (CI 2003).

Dentro de la información científica publicada más relevante sobre reforestación dentro del
corredor biológico San Juan-La Selva, esta estación ha sido fundamental para el
establecimiento de ensayos que aportan criterios para la discusión central del papel de las
plantaciones y su impacto en el corredor (OET 2000).

8
4. LA REFORESTACIÓN COMO PROCESO DE RECUPERACIÓN DE
COBERTURA BOSCOSA

4.1 DEFINICIÓN

Existen en la literatura distintas definiciones para reforestación, en la Evaluación de los


Ecosistemas del Milenio (MEA por sus siglas en ingles 2006) se define este proceso como
plantar bosques en terrenos en los que antes había bosques pero que han sido reconvertidos
para otros usos, esta definición es la que se tomara como base en la discusión de este
documento, ya que es producto de la ultima evaluación que se hace en torno al manejo y
sostenibilidad mundial de los recursos naturales.

En este contexto y para posteriores discusiones es relevante abordar el concepto de Bosque.


Este abarca un gran numero de definiciones tanto para instituciones de orden mundial como
para la legislación de diferentes países, conlleva también el dilema de si son o no bosques las
plantaciones forestales. La Real Academia de la Lengua Española lo define como un sitio
poblado de árboles. La definición con criterios técnicos de FAO (2000) señala que los
bosques son tierras de más de 0.5 ha, con una cubierta de copa de más del 10 por ciento, que
no son utilizadas como tierra para fines agrícolas o urbanos. Dentro de las claridades que
hace la FAO, incluye las plantaciones dentro de su definición de bosque y como tal las toma
en cuenta para realizar la evaluación periódica de los recursos forestales mundiales.

Países como Costa Rica dentro de su ley forestal (1996), definen Bosque como un ecosistema
nativo o autóctono, intervenido o no, regenerado por sucesión natural u otras técnicas
forestales, que ocupa una superficie de dos o más hectáreas, caracterizada por la presencia
de árboles maduros de diferentes edades, especies y porte variado, con uno o más doseles
que cubran más del setenta por ciento (70%) de esa superficie y donde existan más de sesenta
árboles por hectárea de quince o más centímetros de diámetro medido a la altura del pecho
(DAP). Esta misma ley define a una plantación forestal como el terreno de una o más
hectáreas, cultivado de una o más especies forestales cuyo objetivo principal, pero no único,
será la producción de madera.

9
Las leyes y políticas abordan la discusión técnica en la que los términos bosque incluyendo
o no las plantaciones se traslapan o se separan según los intereses o momentos históricos de
distintas sociedades especialmente en los trópicos y así incluir el desarrollo forestal como
parte de las políticas de desarrollo rural (Evans 1992). Por lo anterior la discusión se debe
centrar en contextos actuales y teniendo en cuenta una integralidad de cada situación en
particular, basada en evidencia científica que enfatice en factores ecológicos para poder
abordar objetivamente el tema de los impactos positivos y negativos de la reforestación.

4.2 REFORESTACIÓN EN COSTA RICA

Las primeras experiencias con plantaciones forestales en Costa Rica a escala importante se
realizaron con especies exóticas como la teca (Tectona grandis) en los años cincuenta, melina
(Gmenlina arborea) años 70, confieras y eucaliptos (Pinus y Eucaliptus) en los años setenta
en la restauración de las zonas afectadas por las erupciones del volcán Irazú y a los
alrededores de los embalses del Instituto costarricense de Electricidad (ICE). En todos estos
casos las experiencias fueron relativamente exitosas. Ya en los años setenta cuando inició la
Dirección General Forestal se comenzaron ensayos con especies nativas y exóticas en todo
el territorio del país, los ensayos fueron favorables para las especies exóticas y muy regulares
para nativas como pochote (Bombacopsis quinatum), laurel (Cordia alliodora) y jaúl (Alnus
acuminata) (Camacho 1981 citado por Murillo 2005).

Godoy (1997) afirma que es a partir de 1969 que el estado costarricense inicia un proceso
de estimulo a la reforestación y dado su éxito, posteriormente se crean los Certificados de
Abono Forestal (CAF), Certificados de Abono Forestal por adelantado (CAFa), el Fondo de
Desarrollo Forestal (FDF) y los fidecomisos 04-87, 19-91 y 78. Esto llevo al aumento de
áreas reforestadas, alcanzando a 1995 un total de 25.000 ha. La reforestación se ha centrado
en dos objetivos, la recuperación de áreas de aptitud forestal y la producción de madera. Se
reorienta esta política a partir de 1996 por medio de la ley 7575 y para su administración se
crea el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO).

10
En la actualidad Costa Rica tiene un Programa de Pago por Servicios Ambientales (PPSA)
que hace un reconocimiento financiero por parte del Estado, a través del FONAFIFO a los
propietarios de bosques y plantaciones forestales por los servicios ambientales que éstos
proveen y que inciden directamente en la protección y mejoramiento del medio ambiente
(FONAFIFO 2005).

Paralelo a esta dinámica de las políticas se han realizado esfuerzos grandes en encontrar
especies nativas potenciales para producción forestal con plantaciones puras y mixtas. El
proyecto Ensayos forestales TRIALS de la Organización de Estudios Tropicales (OET)
sugiere como una necesidad generar información sobre el potencial de emplear especies
nativas desconocidas como alternativa ante el uso masivo de especies exóticas en la
reforestación. Este proyecto ha generado conocimientos sobre la silvicultura de las especies
nativas, las cuales por las condiciones ecológicas en que han evolucionado, se anticipaba,
mostrarían una mejor adaptabilidad y crecimiento que las exóticas, sobre todo en tierras
degradadas por la agricultura o la ganadería (OET 2006). Este argumento que fue tomado
como pilar del proyecto TRIALS fue comprobado para diversas especies nativas.

El panorama de la reforestación con especies nativas en Costa Rica es prometedor ya que


diversas instituciones internacionales como la OET, CATIE, FUNDECOR y universidades
nacionales y extranjeras están contribuyendo con investigación científica. Existen ensayos
bien diseñados que han generado publicaciones que demuestran que existen especies nativas
que responden muy bien en plantaciones. (Como los estudios realizados por Montagnini
desde 1988 a la actualidad, Butterfield 1993-1994, Haggar 1997, entre otros).

4.3 REFORESTACIÓN Y CONECTIVIDAD

A escala de paisaje se ha definido conectividad como: “hasta que punto el paisaje facilita o
impide el desplazamiento entre parcelas con recurso” (Taylor y Cos 1994 citados por

11
Bennett 2004). Esta conectividad depende de dos componentes, uno estructural que lo
determina la distribución espacial de tipos diferentes de hábitats en el paisaje y otro
conductual que se refiere a la respuesta conductual de individuos y especies a la estructura
física del paisaje (Bennett 2004)

Tomando estos dos factores descritos por Bennett (2004), las plantaciones forestales cuentan
con sus propios niveles de conectividad estructural y conductual, estos determinados por su
capacidad de brindar en menor o mayor medida medios para el desarrollo de los procesos
ecológicos. Estos niveles de conductividad dependerán de los procesos silviculturales que se
utilicen y las especies que se usen para llevar a cabo plantaciones forestales. Estos son dos
puntos de relevancia, ya que en muchos corredores biológicos se han tomado las plantaciones
como parte de procesos de planificación atribuyendo a estas virtudes positivas en este sentido
y mas si son de especies nativas. Bennett afirma que las plantaciones son una configuración
del paisaje de tipo trampolín a escala local (1 Km) que contribuyen a mejorar la conectividad.

En términos generales el tema de la conectividad y su aporte al mejoramiento y


mantenimiento de procesos ecológicos, calidad de hábitat y transito de fauna es centro de un
debate científico mundial en el que definitivamente se les atribuyen a las plantaciones
diversas ventajas y desventajas. Así, Hobbs (1992) citado por Bennett (2004), concluye que
la escasez de datos científicos no es evidencia contra los enlaces, si no una razón para realizar
mas y mejores estudios para resolver el tema.

En Panamá, Perla et al. (2002) evaluaron el potencial de las plantaciones de teca y pajonales
en la conservación de la diversidad de avifauna. Ellos no encontraron diferencias
significativas para la abundancia, riqueza y diversidad de especies de aves entre plantación,
fragmentos de bosque y áreas invadidas por paja blanca (Saccharum spontaneum). Los
mismos autores de este estudio reconocen las limitantes de este, al aclarar que para llegar a
conclusiones mas contundentes se deben tener en cuenta factores como tiempo de muestreo,
rango de dispersión de las aves y la influencia de la matriz que rodea los usos. Este trabajo
es un gran esfuerzo para aportar con datos científicos en torno a las plantaciones como enlace
y su potencial para la conservación de biodiversidad. Se observa que no es fácil evaluar y

12
probar hipótesis debido a las múltiples fuetes de confundimiento que existen en experimentos
con enfoques desde la ecología de paisajes, esto es solo una muestra que corrobora las
conclusiones de Bennett en torno a la escasez y necesidad de realizar más y mejores estudios
en torno a conectividad.

4.4 REFORESTACIÓN EN ÁREAS DEL CORREDOR BIOLÓGICO SAN JUAN-


LA SELVA

La estación biológica La Selva y en general diversos sitios en el corredor Biológico San Juan-
La Selva han sido un laboratorio para los ensayos de especies nativas en la zona noreste de
Costa Rica. A continuación se esbozan distintos datos producto de investigaciones científicas
que aportan a la discusión con respecto al papel y desempeño de las plantaciones forestales
en la zona de estudio y otras áreas de Costa Rica.

FUNDECOR brinda asistencia técnica a


230 pequeños y medianos productores
que desarrollan plantaciones forestales,
ayuda a la sostenibilidad económica de la
reforestación implementando un
programa de compra por adelantado de
madera entre un 20 y un 40% de la
cosecha proyectada a un turno de corta
Plantación de Hieronyma alchorneoides en Sarapiquí al
de 15 años. Esta compra se distribuye borde de un fragmento de bosque dentro del corredor
en un flujo de caja a 8 años, con biológico San Juan-La Selva.

compromisos tanto del productor como de la fundación y así dar viabilidad y sostenibilidad
a programas forestales a pequeña escala (González Chavarri 2001). Esto se observa con datos
de Sesnie (s.p.) citado por Finegan (2006a) con una tasa de reforestación en el área del
corredor biológico San Juan-La Selva de 194 Km2 en 1986 y de 55 Km2 en 2001.

4.4.1 Especies ensayadas

13
Son muchas las especies exóticas y nativas que han sido ensayadas en áreas pertenecientes
y aledañas al corredor biológico San Juan-La Selva (Cuadro 1).

Cuadro 1. Especies de árboles forestales que han sido plantadas en las llanuras del
atlántico norte de Costa Rica

Origen* Especies
Exóticas Acacia mangiun, Inga edulis, Tectona grandis, Gmelina arborea, diferentes
géneros de Eucaliptus, Pinus y Araucaria
Nativas Callophyllum brasiliense, Virola koschnyi, Vochysia guatemalensis,
Stryphnodendron microstachyum, Hieronyma alchorneoides, Terminalia
amazonia, Cordia alliodora, Vochysia ferruginia, Dipteryx panamensis,
Jacaranda copaia, Albizia guachepele, Genipa americana, Pithecelobium
elegans, Cedrella odorata, Laetia procera, Terminalia oblonga, Simarouba
amara, Tabebuia Rosea, Zantoxylum mayanu.

*La denominación de una especie como exótica no se discute en este documento. Se toman como especies
nativas las especies pertenecientes a Mesoamérica.
Fuente: (OET 2000 y Asociación costarricense para el estudio de especies nativas 1994)

4.4.2 Adaptación especie sitio y productividad

El desempeño de una plantación es una respuesta no solo a las practicas de manejo, si no


también a la calidad del sitio y a un complejo de factores climáticos, edáficos y bióticos
(Wadsworth 2000). La productividad de sitio es la capacidad de un suelo en términos de su
capacidad inherente de permitir el crecimiento de los árboles (CIACEF 2006).

Para determinar la adaptación de una especie a un sitio dado, es necesario evaluar diversas
etapas de los árboles a través de variables respuesta como porcentaje de germinación,
sobrevivencia, crecimiento en diámetro y altura, entre otras. González (1991) encontró que
de 26 especies arbóreas del bosque húmedo tropical ensayadas, solo dos presentaron
problemas para la germinación, las restantes tuvieron porcentajes de germinación entre 40%
y 97%. Estos datos son muy importantes ya que el proceso biológico de la germinación es de
vital importancia para cualquier inicio de un proyecto de investigación que pretenda
establecer ensayos silviculturales.

14
En la estación biológica La Selva se comprobó que de un total de 13 especies nativas
maderables ensayadas, por lo menos 5 exhibieron tasas de crecimiento similares o aun
mayores que las especies exóticas recomendadas para la zona de la estación (Espinoza y
Butterfield 1989 citados por Montagnini 1991). Las especies con mejor crecimiento en áreas
del corredor biológico San Juan-La Selva son V. guatemalensis, T. amazonica, J. copaia V.
koschnyi y V. ferruginea. V. guatemalensis, tanto en plantaciones puras como mixtas,
afirmando que en comparación con plantaciones de otras especies en el área, estas especies
tienen especial y prometedor desarrollo (Piotto et al. 2003).

Butterflied y Fisher (1994) citan resultados del proyecto TRIALS en los que demostraron la
eficiencia y competitividad en crecimiento en altura, diámetro y porcentaje de sobrevivencia.
No encuentran diferencias significativas con respecto a especies exóticas como Pinus caribea
y Tectona grandis. Especies nativas como V. ferruginea, V. guatemalensis e H. alchorneoides
obtuvieron crecimientos en altura de 1.5 a 2 metros por año y en diámetro de 3 a 4 cm por
año.

Para Cordia alliodora Bergmann et al. (1994) evaluaron los factores de sitio y el crecimiento
en tierras bajas de Costa Rica, ellos analizaron diez plantaciones puras de esta especie de 30
meses de edad. Determinaron que los suelos de esta región no son aptos para esta especie ya
que restringen el crecimiento y los árboles presentan clorosis, por lo que recomiendan que
para esta especie es fundamental analizar propiedades físicas y químicas exhaustivamente
para evitar fracasos de proyectos de esta especie.

Una forma que se ha ensayado para aumentar la adaptación y la productividad de especies


nativas a sitios propios de la región del atlántico norte en Costa Rica son las plantaciones
mixtas. Montagnini et al. (1995) concluyen que las plantaciones mixtas aparentemente
favorecen el crecimiento del diámetro de las especies de crecimiento rápido. Por otro lado
comparando las plantaciones puras y mixtas, las últimas presentan un rendimiento más alto
con la ventaja adicional de incluir especies de alto valor económico.

15
Se han determinado especies nativas aptas para el desarrollo de plantaciones forestales con
buen nivel de producción en el área del corredor, por lo cual la mayor productividad ya no es
un argumento valido para el uso de especies exóticas en la región.

4.4.3 La productividad y el impacto ambiental

Es necesario considerar las consecuencias que la pérdida de la cobertura vegetal conlleva


antes de poder evaluar a cabalidad los beneficios de la reforestación tanto para el saneamiento
de paisajes fragmentados, como para evitar la inminente escasez de madera. Las
reforestaciones son una tarea ineludible en extensas regiones de la zona tropical, a pesar de
que no en todas partes se tenga conciencia de ello (Ruiz 2002; Lamprecht 1990). Para evaluar
los efectos de las plantaciones sobre la biodiversidad, resulta fundamental considerar el
contexto de la plantación dentro del paisaje (FSC 1996).

Antes de tomar cualquier decisión en contra de una reforestación se debe preguntar cual es
su objetivo, a que fines sirve esta y por que la superficie prevista para la plantación carece de
cobertura boscosa. Una plantación solo se justifica si su beneficio directo compensa cuando
menos los costos de su establecimiento y conservación. En cuanto a las causas de la cobertura
boscosa, esta obedece a factores naturales como sitios en los que las condiciones ambientales
son desfavorables como las zonas áridas, montañas altas o suelos muy pobres, en estos
lugares las posibilidades de reforestación son limitadas; por otro lado los factores de la falta
de cobertura pueden ser generados por el hombre como uso agrícola, ganadería relativamente
intensiva, quemas y pasturas de origen antropógeno, en estos casos es posible desarrollar
plantaciones teniendo en cuenta todos los factores socioeconómicos de la región objeto de
un proyecto de reforestación (Lamprecht 1990).

Cada caso en particular para evaluar los impactos de una reforestación es diferente, debe ser
analizado integralmente y con base en sus objetivos, es así como en el corredor biológico San
Juan-La Selva las plantaciones juegan un papel importante con unos objetivos claros y de ahí
que entidades como La Fundación para el Desarrollo de de la Cordillera Volcánica Central

16
(FUNDECOR) tengan dentro de sus actividades para aportar al proceso del corredor el
fomento al establecimiento de plantaciones forestales.

4.4.4 Impactos Positivos

Un indicador usado para determinar impactos de las plantaciones es el contenido de materia


orgánica en el suelo y su fertilidad. Montagnini y Sancho (1990) compararon estas
características en un ensayo establecido en un área perteneciente a la estación Biológica La
Selva, entre plantación forestal con especies nativas, bosque natural y pastos, encontrando
que el promedio de materia orgánica fue mayor en las plantaciones (5.31 a 6.60 %) que en el
pasto (4.83%) y el valor de la plantación fue cercano al del bosque natural (7.58%), estos
resultados fueron para 3 años de establecimiento y concluyen que en este periodo la
plantación aumentó la fertilidad del sitio.

Posteriormente Montagnini y Sancho (1993) realizan comparaciones de reciclaje de


nutrientes en plantaciones jóvenes con especies nativas y concluyen que algunas especies
arbóreas nativas maderables de buen valor comercial pueden crecer en plantaciones abiertas
en sitios de baja fertilidad y pueden exhibir crecimiento rápido y efectos potencialmente
beneficiosos sobre los nutrientes del suelo.

Para entrar en factores que afectan la conectividad dentro de plantaciones, es importante


conocer la capacidad que tienen estas para brindar condiciones para mejorar el proceso de
sucesión, a través del albergue de regeneración natural. En cuanto a regeneración natural,
Guariguata et al. (1995) dicen que la regeneración natural debajo de plantaciones puede
relacionarse con la supresión de pastos de las tierras abandonadas que normalmente impiden
la regeneración. Lugo et al. (1993) sugieren que la capacidad de las plantaciones para
albergar regeneración natural contribuye a aumentar la biodiversidad, pero aclara que el
manejo intensivo en cuanto a limpieza y aclareo reduce este potencial.

En el cantón de Sarapiquí Hagar et al. (1997) evaluaron la regeneración natural de


plantaciones de 7 especies nativas: H. alchorneoides, P. macroloba, P. macrademium, S.

17
microstachyum, V. koschnyi, V. ferruginea y V. guatemalensis y cuatro exóticas: A. mangium,
G. arborea, I. edulis y P. tecunumanii. Estas ultimas comúnmente usadas en forestería en los
trópicos. Ellos encontraron un total de 69 especies pertenecientes a 27 familias establecidas
en sotobosque en las plantaciones evaluadas. Las diferentes especies plantadas tuvieron
diferentes efectos en la regeneración comparadas con las pasturas, especies como P.
tecunumanii y V. koschnyi promueven una alta densidad de regeneración pero reclutan pocas
especies. Por el contrario en V. ferruginea se encuentra alto reclutamiento de especies y baja
densidad. En V. Guatemalensis y G. arborea se encontró alta densidad y alto numero de
especies.

Hagar et al. (1997) concluyen soportando algunos aspectos del planteamiento de Lugo et al.
(1993) de que algunas plantaciones monoespecíficas promueven la regeneración natural por
encima de pasturas abandonadas y que el balance entre bosque maduro y rastrojos dependerá
del manejo los sitios. Así, menor manejo intensivo y rotación mas larga favorecerán la
regeneración. Por ultimo dicen que es necesario que se incluyan dentro de los objetivos de
las plantaciones la conservación de la biodiversidad y así poder aprovechar este potencial
mediante la disminución de prácticas de limpias mecánicas y químicas.

Cusak y Montagnini (2004) evaluaron la diversidad de regeneración natural en plantaciones


de especies nativas de 9-10 años con parcelas en la estación biológica la selva y otras fuera
de esta con plantaciones establecidas por FUNDECOR. Los resultados siguen demostrando
que con intensidades bajas de manejo y limpia, la diversidad de la regeneración es alta.
Encontraron desde 288 hasta 603 individuos por parcela de 192 m2 y entre 48 y 60 especies
por parcela. Ellas concluyen la firme tendencia del establecimiento de regeneración natural
de todos los sitios estudiados con diferencias significativas (P<0.0001) en comparación con
pasturas abandonadas. Corroborando ampliamente los estudios de otros autores como
Guariguata y Hagar, citados anteriormente.

Demostradas anteriormente las capacidades de la reforestación bien manejada para el


albergue de biodiversidad forestal en cuanto a reclutamiento de regeneración natural, se toma
esta capacidad como un impacto positivo en el paisaje y un argumento totalmente valido para

18
su inclusión en las acciones a ejecutar en el corredor. Se debe tener en cuenta un análisis
sistémico de cada área a reforestar y apoyarse en estudios científicos para optimizar esta
función comprobada de las plantaciones.

En este sentido, cabe resaltar que son amplios los esfuerzos que existen por demostrar los
efectos positivos de las plantaciones forestales sobre el suelo y la economía de poblaciones
locales. Factores como conectividad, efectos de borde, albergue y transito de fauna no han
sido ampliamente estudiados científicamente, pero existe un contexto general de atribuir
propiedades positivas en estos aspectos por el contraste con pasturas y cultivos, pero no se
pueden confirmar sin que estos sean estudiados y documentados (Finegan y Obando,
comunicación personal 2006)1. Estos planteamientos deben ser objeto de estudios posteriores
que se deben llevar a cabo en lo posible en áreas que han sido monitoreadas en cuanto a
regeneración natural, ya que dados los resultados en cuanto a sucesión, con el avance de esta
aumentan las posibilidades de probar hipótesis en cuanto a fauna, conectividad y disminución
del efectos de borde.

4.4.5 Impactos Negativos

Las plantaciones forestales han sido objeto de gran discusión en torno a sus impactos
negativos sobre el medio ambiente, en especial las que se realizan con especies exóticas. En
cuanto a este debate un punto arduo de discusión es el papel de los bosques naturales y las
plantaciones en la regulación hídrica, se sabe que la evapotranspiración es mayor en área de
bosques que en una con vegetación baja, lo que hace que la vegetación arbórea tienda a
disminuir la cantidad total de agua disponible durante el año en un área (Bruijnzeel 1990;
Calder 1999 citados por Kaimowitz 2001). Este punto lleva a Kaimowitz (2001) a concluir
entonces que en este sentido el efecto neto de la cobertura forestal deba ser la diferencia entre
la mayor evapotranspiración y el efecto en la reducción de infiltración el cual de antemano
dice no esta determinado para tipos de vegetación y lugares en particular, de lo cual en

1
Finegan B. y Obando G. 2006. Charla en visita a plantación H. alchorneoides. FUNDECOR. Sarapiquí, CR.

19
Centroamérica prácticamente no existen estudios empíricos por su alto costo y largo tiempo
para llegar a resultados confiables.

Sean y Gara (2003) en la península de Osa compararon el establecimiento de especies nativas


en plantaciones de teca (T. grandis) con terrenos agrícolas abandonados y sus resultados son
contundentes en que las plantaciones de teca impiden el desarrollo de regeneración natural
con diferencias significativas (P<0.001), esta limitante se refleja en términos de abundancia,
crecimiento en altura, diversidad y forma de crecimiento de la vegetación reclutada.

En muchos casos los terrenos de sucesión natural tienen mejor regeneración natural y
capacidad de recuperación que la que se pueda dar en plantaciones. En cada sitio en particular
la recuperación y tipo de vegetación secundaria va a depender del nivel de degradación de
los suelos dejado por el uso anterior y de la cercanía a fuentes de semilla (Finegan 2006b).
Por lo anterior, las implicaciones negativas de plantaciones con especies exóticas o nativas
van a depender de las condiciones intrínsecas de cada paisaje y las interacciones que se den
en este a través de procesos ecológicos, los cuales determinan el establecimiento en el tiempo
y espacio de las sucesiones secundarias independientemente de que existan o no plantaciones
forestales.

20
5. CONCLUSIONES

El debate del papel de las plantaciones forestales para la reconstrucción de cobertura forestal
esta siendo abordado por investigadores en la zona del corredor Biológico San Juan-La Selva.
De los estudios revisados se concluye que es posible el establecimiento de regeneración
natural dentro de rodales de plantaciones forestales, lo cual conlleva a sostener que estas
cumplen un papel real en el mejoramiento de la matriz del corredor y al aumento de la
biodiversidad.

No esta descartado científicamente el aporte de la reforestación en la conectividad, movilidad


de organismos y facilitación de procesos ecológicos, por lo que este tema es un amplio campo
para la investigación con miras a validar grandes esfuerzos de manejo sustentable a escala de
paisaje que se han llevado a cabo con inversiones considerables en plantaciones, asumiendo
que estas logran mejorar las condiciones para la conectividad.

Se debe diferenciar los procesos de reforestación con objetivos de tipo comercial y los de
restauración de ecosistemas, ya que en ningún momento de deben traslapar para no generar
confusión y expectativas falsas tanto del uno como del otro, los procesos de restauración se
deben fundamentar en el conocimiento de la sucesión natural y si es posible concentrar
esfuerzos en brindar las condiciones para que estos se den.

Las implicaciones ecológicas de la reforestación para la restauración de coberturas y la


conectividad están directamente relacionadas al uso anterior de los suelos donde estas se
establecen. Entre mayor sea la huella dejada por el uso anterior mas será la necesidad de
establecimiento de plantaciones para ayudar a la sucesión, lo cual ha sido demostrado, cuanto
mas liviano sea el uso anterior, será mas conveniente la restauración natural a través de la
sucesión secundaria.

21
El establecimiento de plantaciones forestales es una buena práctica para mejorar las
condiciones del paisaje y la matriz del corredor biológico san Juan la selva, siempre y cuando
se desarrollen en suelos de aptitud forestal y no remplacen áreas de bosque natural en
cualquier estado sucesional.

Las plantaciones forestales son parte integral del conjunto de estrategias que se están
implementando para llevar a buen termino el proceso de consolidación del corredor biológico
San Juan-La Selva como un proceso de desarrollo sostenido del territorio a escala de paisaje
para contribuir a la conservación de la biodiversidad.

Para complementar las investigaciones que se ejecutan actualmente en la región sobre


plantaciones forestales es un gran aporte iniciar investigaciones en cuanto al potencial de las
plantaciones para mejorar la conectividad. Estas pueden abordar temas como restauración
del paisaje, efectos de borde, presencia de avifauna, mamíferos u otros grupos indicadores
de conectividad funcional.

22
6. LITERATURA CITADA

Asamblea legislativa de la república de Costa Rica. 1996. Ley Forestal 7575. (en línea). Costa
Rica. Consultado 28 jun. 2006. Disponible en:
http://www.pasodeladanta.org/Leyes/Ley_Forestal_7575.pdf

Asociación costarricense para el estudio de especies nativas. 1994. Encuentro regional de


especies forestales nativas de la zona norte de Costa Rica. Memoria. La Selva, Puerto
Viejo, Sarapiquí, Heredia, CR. 1994. 90p.

Bennett, AF. 2004. “Enlazando el paisaje: El papel de los corredores y la conectividad en la


conservación de la vida silvestre”. UICN-Unión Mundial para la Naturaleza. San
José, Costa Rica. 278p.

Bergmann, C; Sturhrmann, M; Zech, W. 1994. Site factors, foliar nutrient levels ahd growth
or Cordia alliodora plantations in the humid lowlands of Northern Costa Rica. Plant
and Soil. 166:193-302

Budowski G; De Camino R. 1998. Impactos ambientales de las plantaciones forestales y


medidas correctivas de carácter silvicultural. Revista forestal centroamericana.
No.22:6-12

Butterfield, R; Fisher, F. 1994. Untapped Potential. Native species for reforestation. Journal
of Forestry. 29(6): 37-40

Centro Científico Tropical (CCT). 2005. Corredor Biológico San Juan-La Selva, Costa Rica.
Un proyecto del Corredor Biológico Mesoamericano para la protección de la lapa
verde y su entorno. (en línea). Consultado 28 jun 2006. Disponible en:
http://www.eco-index.org/search/resultss.cfm?projectID=262. 100p.

Centro de Información de Experiencias de Adaptación y Crecimiento de Especies Forestales


en Chile (CIACEF). 2006. Glosario de Términos. Homepage (en línea). Disponible
en: http://www.infor.cl/ciacef/glosario.htm

Conservation International (CI). 2003. Homepage (en línea). Consultado 28 jun 2006.
Disponible en:
http://www.teaminitiative.org/codebase/handlers/objectview_handler/issummary=0
&objectid=5741facb-1ad6-46c9-a36d-6929f.html

Cusack, D; Montagnini, F. 2004. The role of native species plantations in recovery of


understory woody diversity in degraded pasturelands of Costa Rica. Forest Ecology
and Management. 188:1-15

23
Evans J. 1992. Plantation forestry in the tropics. 2nd. Edition. Oxford University. Oxford
University press. New York, US. 403p.

Finegan B. 2006a. Impactos humanos en la biodiversidad de bosques tropicales: destrucción,


fragmentación y simplificación de hábitat. Apuntes del curso de ecología y biología
de la conservación. Presentación en Power Point. CATIE.

. 2006b. Impactos humanos en la biodiversidad de bosques tropicales. La escala local:


investigación a largo plazo en parcelas permanentes. (PPM). 1ª. Cuales son las
trayectorias de la diversidad y la composición durante la sucesión. Apuntes del curso
de ecología y biología de la conservación. Presentación en Power Point. CATIE.

Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO). 2005. Homepage (en línea)


Consultado 25 jun 2006. Disponible en: http://www.fonafifo.com/

Forest Stewardship Council A.C. (FSC). 1996. Perspectivas sobre plantaciones. Desafíos
para el manejo de plantaciones. Estudio preparativo para la revisión de la política
sobre plantaciones del FSC. (en línea). Consultado 01 jun 2006. Disponible en:
http://www.fsc-spain.org/documentos/Perspectivas_sobre_Plantaciones.pdf

Godoy, J.C. 1997. Evaluación económica y financiera de los incentivos a la reforestación


otorgados por el Gobierno de Costa Rica. Tesis M. Sc., Turrialba, C.R., CATIE.

González Chaverri P. 2001. Compra de madera por adelantado: Una nueva visión aplicada
por FUNDECOR. Revista Forestal Centroamericana. No.33:46-48

González E. 1991. Recolección y germinación de semillas de 26 especies arbóreas del bosque


húmedo tropical. Revista Biología Tropical. Universidad de Costa Rica. 39(1):47-51

Guariguata, M.R.; Rheingans, R; Montagnini, F. 1995. Early woody invasion Ander tree
plantation in Costa Rica: implications for forest restoration. Restoration Ecology.
3(4): 252-260

Haggar, J; Wightman, K; Richard Fisher. 1997. The potential of plantations to foster woody
regeneration within a deforested landscape in lowland Costa Rica. Forest Ecology
and Management. 99:55-64

Healey S.P; Gara R.I. 2003. The effect of a teak (Tectona grandis) plantation on the
establishment of native species in an abandoned pasture in Costa Rica. Forest Ecology
and Management. 176:497-507

Kaimowitz D. 2001. Cuatro medio verdades: la relación de bosques y agua en Centroamérica.


Revista Forestal Centroamericana. CATIE. No.33:6-10.

Lamprecht H. 1990. Silvicultura en los trópicos: los ecosistemas forestales en los bosques
tropicales y sus especies arbóreas; posibilidades y métodos para un aprovechamiento

24
sostenido. Deutsche Gesellschaft fur Technische Zusammenarbeit (GTZ). Eschborn,
República Federal Alemana. 335p.

Lugo, A.; Parrota, J. y Brown, S. 1993. Loss in species caused by tropical deforestation and
their recovery through management. Ambio. 22:106-109

Millennium Ecosystem Assessment (MEA). 2006. Homepage (en línea). Consultado 01 jun
2006. Disponible en: http://www.millenniumassessment.org/en/index.aspx

Montagnini F. Sancho F. 1990. Influencia de seis especies de árboles nativos sobre la


fertilidad del suelo en una plantación experimental en la llanura del Atlántico de Costa
Rica. yvyrareta 1(1)29-49.

. 1991. Restauración de bosques y suelos con especies forestales nativas. El Ecologista,


restauración de bosques y suelos. 1991/92:3-6

. Sancho F. 1993. Reciclaje de nutrientes en plantaciones jóvenes con árboles nativos:


estrategias para un manejo sustentable. In: yvyraretá 4(4):9-23.

. González F. Porras C Rheingans R. 1995. Mixed and pure forest plantations in the
sumid neotropics: a comparison of early growth, pest damage and establishement
costs. Commonwealth Forestry Review 74(4):306-314

Murillo O. 2005. Desmitificación del debate entre especies exóticas y nativas.


AMBIENTICO. Revista mensual de la actualidad ambiental. Escuela de ciencias
ambientales de la universidad nacional. San José. CR. No.141:4-6. (en línea).
Consultado 01 may 2006. Disponible en: http://www.ambientico.una.ac.cr/141.pdf

Organización de Estudios Tropicales (OET). 2000. Homepage (en línea). Consultado 15 jun
2006. Disponible en: http://www.ots.duke.edu/es/laselva/intro.shtml

. 2006. Proyecto Ensayos forestales TRIALS. Homepage (en línea). Consultado 20 jun
2006. Disponible en: http://www.ots.ac.cr/es/laselva/projects/trials.shtml

Perla, J; Finegan, B; Delgado, D. 2002. Potencial de las plantaciones de teca y pajonales en


la conservación de la diversidad de avifauna. Subcuenca del Lago Gatún, Canal de
Panamá. Revista Forestal Centroamericana. CATIE No. 38: 27-32

Piotto, D.; Montagnini, F.; Ugalde, L. and Markku Kanninen. 2003. Growth and effects of
thinning of mixed and pure plantations with native trees in humid tropical Costa Rica.
Forest Ecology and Management. 177:427-439

Ruiz. B. I. Edi. 2002. Manual de Reforestación para América Tropical. United States
Department of Agriculture (USDA) Forest Service. San Juan, Puerto Rico. 221p.

25
Vallejo, A; Navarro, G; Pedroni, L. 2004. ¡Las plantaciones forestales no han dado de comer!
Pasado, presente y futuro del tema plantaciones forestales en CATIE. VI Semana
científica del CATIE. Turrialba, CR. 2004. p 25-27

Wadsworth F.H. 2000. Producción forestal para América tropical. USDA. Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos. Manual de agricultura 710-S. Diciembre de 2000.
Washington, DC. 602p.

26