Está en la página 1de 10

Ancla para el Alma

M. Russell Ballard

M. Russell Ballard fue un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de


La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en esta dirección junto a la
chimenea
se dio en la Universidad Brigham Young, el 6 de septiembre de 1992.

Este es un tiempo maravilloso para ser un estudiante en la Universidad Brigham Young -


no importa lo que dice Sports Illustrated. De hecho, es un tiempo maravilloso para ser un
estudiante universitario en cualquier lugar. Estoy muy impresionado con las oportunidades
y privilegios que son los suyos como los miembros adultos jóvenes de la Iglesia. Nunca
antes los jóvenes tenían tantas opciones disponibles para ellos, si usted está hablando de
viajar en todo el mundo, la educación superior, o la oportunidad de prestar un servicio
significativo y que cambian la vida a los demás.

Como la libertad continúa propagándose en todo el mundo y el mensaje de la restauración


del evangelio de Jesucristo rueda hacia atrás, se presentan grandes oportunidades para
aquellos que están dispuestos a contribuir de manera significativa. Lo felicito y felicito por
la preparación de ustedes mismos para aprovechar las oportunidades que están por
delante de usted.

No necesito decirte que la vida incluye algunos problemas para todo el mundo - ya sea
soltero, casado, o algo intermedio. Usted debe saber que los Hermanos son conscientes
de algunos de sus desafíos. Se discute con frecuencia las dificultades que los jóvenes
miembros adultos de la Iglesia se enfrenta, y rezamos por ti. Lo mantenemos en nuestras
mentes y corazones como la formulación de políticas y programas que afectan a los
adultos jóvenes de la Iglesia. Usted debe recordar que a pesar de que las Autoridades
Generales puede parecer antiguo para tí, nos quedamos los jóvenes de corazón, porque
tenemos hijos y nietos que comparten sus preocupaciones con nosotros. También
tenemos auxiliares juntas generales y su propio barrio y los líderes de juego que nos
mantienen bien informados de sus problemas y desafíos.

Usted es nuestro futuro, y hay que estar preparados. Ustedes son los futuros líderes de la
Iglesia, del gobierno y de los negocios, y de las profesiones. Lo más importante, va a
dirigir a sus familias en la más emocionante y, quizás, el tiempo más crítico en la historia
de la Iglesia y del mundo.

Esta noche, quiero hablar acerca de su futuro. Oro para que yo pueda ayudarle en su
preparación para el papel singular que cada uno de ustedes en última instancia, va a
jugar. ¿Has visto alguna vez un gran barco pesa el ancla? Es fascinante ver y escuchar
en los enlaces masiva de la cadena chillando contra el arco de metal de la nave como el
ancla es bajar o subir. Ahora, los vástagos de metal de la cadena del ancla son
increíblemente fuertes, pero su peso es ligero en comparación con el peso total del buque.
Sin embargo, si un ancla se coloca correctamente en el fondo del mar, que puede
albergar una rápida nave gigante, incluso en mares agitados.

Al igual que los barcos necesitan anclajes para evitar que la deriva en mar abierto, la
gente necesita anclajes espiritual en sus vidas si quieren permanecer firmes y no la deriva
en el mar de la tentación y el pecado. La fe en Dios y en su Hijo, el Señor Jesucristo, es el
ancla principal que debemos tener en nuestras vidas que nos aferran en tiempos de
turbulencia social y la maldad que parecen estar en todas partes hoy en día. Esta fe debe
ser más que el de los genéricos diccionario variedad. Nuestra fe, para que sea creíble y
eficaz y que nos retienen, debe estar centrado en Jesucristo, en su vida, en su expiación,
y en la restauración de su evangelio a la tierra en los últimos días.

Recientemente hablé con un grupo de futuros misioneros. Muchos de esos hombres y


mujeres jóvenes habían tomado la decisión de servir en una misión de tiempo completo,
pero otros no estaban seguros de que debe aceptar un llamado a servir. Les dije que no
tenía que decidir esa noche o no ir a una misión. Pero me dijeron que tenía que decidir si
José Smith se arrodilló en presencia de Dios Padre y su Hijo, Jesucristo, "en la mañana
de un día hermoso y despejado, a principios de la primavera de mil ochocientos veinte
años." Escuche las propias palabras de José:

Después de que se había retirado al lugar donde yo había diseñado para ir, después de
haber mirado a mi alrededor, y me encontraba solo, me arrodillé y empecé a elevar los
deseos de mi corazón a Dios. Que había hecho apenas es así, cuando inmediatamente
me fue aprovechado por una fuerza que me dominó por completo, y surtió tan asombrosa
influencia en mí como para obligar a mi lengua para que yo no podía hablar. Una densa
oscuridad se reunieron alrededor de mí, y me pareció por un tiempo como si estuviera
condenado a la destrucción repentina.

Pero, ejerciendo todas mis fuerzas para pedirle a Dios que me librará del poder de este
enemigo que se había apoderado de mí, y en el momento mismo en que yo estaba
dispuesto a hundirse en la desesperación y entregarme a la destrucción - no a un
imaginario ruina, sino al poder de un ser efectivo del mundo invisible, que tenía el poder
maravilloso como nunca había sentido antes en cualquier ser - justo en este momento de
tan grande alarma vi una columna de luz exactamente sobre mi cabeza, más que el
resplandor del sol, que desciende gradualmente hasta que cayó sobre mí.

No bien se apareció, me sentí libre del enemigo que me había sujetado. Cuando la luz se
posó sobre mí, vi a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción, de pie
encima de mí en el aire. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo,
señalando al otro: - Este es mi Hijo Amado. ¡Escúchalo! [JS-H 1:14-17]

Si esto le sucedió a José, entonces la pregunta de si o no estos futuros misioneros deben


servir en una misión o si deben o no guardar los mandamientos del Señor fielmente, muy
bien cuida de sí mismo, ¿no? Si alguien sabe, me refiero a que realmente sabe, que
nuestro Padre Celestial y su Amado Hijo, Jesucristo, apareció y habló a José Smith, dijo
que lo hizo, el resultado natural de que el conocimiento debe encender un fuerte deseo de
servir a Dios ya su Santa Son todos los días de su vida.

Nada es más notable o importante en esta vida que saber que Dios nuestro Padre Eterno
y Su Hijo, Jesucristo, ha hablado de nuevo desde el cielo y han pedido que los profetas y
apóstoles para enseñar la plenitud del evangelio eterno, una vez más sobre la tierra. Eso
es una cosa gloriosa saber. Cuando te des cuenta, que el conocimiento afecta a su vida.
Influye en todas las decisiones importantes que hacer. Se cambia el curso de su vida a
uno más seguro, ya que proporciona un ancla que ayuda a mantener usted rápidamente a
las enseñanzas del Evangelio a pesar de las malas influencias a tu alrededor que invitan a
la deriva hacia el pecado y la trasgresión.

Hago el mismo argumento para la restauración del Sacerdocio Aarónico a través de Juan
el Bautista y el Sacerdocio de Melquisedec a través de Pedro, Santiago y Juan. Vamos a
ser muy claro sobre esto. O bien el sacerdocio de Dios ha sido restaurado o no. Cuando
usted sabe que lo tiene, usted tiene garantizado su anclaje espiritual aún más firmemente
contra la turbulencia y las tormentas de la vida.

Del mismo modo, ya sea el Libro de Mormón es la palabra de Dios y es otro testamento
de Jesucristo o no lo es. O bien es el registro de los tratos del Señor con la gente en el
continente americano desde el año 600 aC d. C. al 421 o no lo es. O es una traducción de
las placas de oro completado por José Smith bajo la dirección divina o no lo es. La
cuestión es tan simple y que profundo. Si el Libro de Mormón es, de hecho, la palabra de
Dios, como testimonio de que es así, entonces la pregunta de si debemos o no aplicar sus
principios y enseñanzas en nuestra vida ya está decidido, ¿no?

La prueba sencilla mismo se aplica a nuestros profetas y apóstoles hoy. El presidente


Ezra Taft Benson es o bien un profeta de Dios en todos los sentidos, en todos los
sentidos, o no lo es.

Mis queridos hermanos y hermanas, en realidad no es más complicado que eso. Si


sabemos que estas cosas son verdaderas, realmente tenemos ninguna duda acerca de
cómo debemos vivir y qué debemos hacer con nuestras vidas. Si sabemos que estamos
anclados a "la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra," nuestro
rumbo es claro (véase D. y C. 1:30). ¡Qué bendición maravillosa de conocer esto.

Usted sabe cómo averiguar por sí mismos si estas cosas son verdaderas, porque a
entender los primeros principios del Evangelio. Debido a que usted tiene un ancla de la fe
en el Señor Jesucristo, que entiende que debe orar para recibir su testimonio personal.
Usted entiende que el Espíritu Santo "os enseñará todas las cosas, y todas las cosas a la
memoria" (Juan 14:26). Al conocer y vivir las verdades sencillas, que será un ancla
espiritual para ayudar a mantener su propia vida de ser "fluctuantes, llevados por doquiera
de todo viento de doctrina" (Efesios 4:14).

Convertirse en tierra firme a estas verdades simples y enfocar su atención en las


lecciones de la eternidad mantener su vida se mueve en la dirección correcta en todo
momento y en todas las situaciones, independientemente de la forma en que los vientos
de las actuales tendencias mundo puede ser soplado.

Ella Wheeler Wilcox hizo esta observación mientras ella viajaba como pasajero en un
barco de vapor y se dio cuenta de que un buque se dirigió al oeste y otro al este en el
mismo viento:

Un barco navega rumbo al este y otra al oeste unidades


Con los vientos sí mismo ese golpe;

'Es el conjunto de las velas

Y no los vendavales

Que les dice el camino a seguir.

Al igual que los vientos del mar son los vientos del destino

A medida que viaje a lo largo de toda la vida;

'Es el conjunto del alma

Que decide su meta

Y no la calma o la tempestad.

["Los Vientos del Destino", de Ella Wheeler Wilcox, en Voces del Mundo (Nueva York: la
compañía de Hearst Biblioteca Internacional, 1916), p. 51]

Muchos de ustedes están comenzando un nuevo año escolar y estamos trabajando para
obtener títulos en una variedad de disciplinas: las artes, la ciencia, medicina, derecho,
humanidades, negocios, el idioma, la ingeniería, y las computadoras, por ejemplo. Estas
ambiciones y los objetivos son loables y admirables y, al graduarse, le pondrá en
condiciones de hacer mucho bien en el mundo. Pero el conocimiento más importante que
usted puede adquirir, y el área de aprendizaje que se mantenga todo lo demás en el
enfoque para usted y le traen la verdadera felicidad y alegría, será su sólida ancla de la
seguridad de que usted es un verdadero discípulo del Señor Jesucristo.

La palabra discípulo viene de la palabra latina discipulus, que significa aprender o


conocer. Mucha gente piensa que ser un discípulo significa simplemente a seguir, con una
connotación desafortunada de seguir a ciegas. Convertirse en un verdadero discípulo no
es nada de eso! Nos obliga a aprender y saber de Jesús Cristo, para estudiar los
principios de la verdad para nosotros y para recibir respuestas - en otras palabras, para
recibir conocimiento. Debido a que el presidente Benson lo sabe, que ha pedido a los
miembros de la Iglesia para estudiar las Escrituras todos los días. Una vez que tengamos
conocimiento de los principios simples de la Restauración, junto con una fe profunda y
constante en las verdades que no sabemos todavía, nos convertimos en verdaderos
discípulos de Jesucristo y no simplemente seguidores. La diferencia entre un discípulo y
seguidor de uno es como la diferencia entre un buque de ancla que se presente
sólidamente en el fondo del mar, la celebración de la rápida nave, y un ancla que no es
más que suspendidos en el agua, porque la cadena es demasiado corta. Este anclaje
puede parecer estar haciendo su trabajo cuando el mar está en calma, pero no sirve para
nada durante las tormentas o las ondas de alta. Recuerden estas palabras del profeta
Nefi:

Por tanto, debéis seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de
esperanza y el amor de Dios y de todos los hombres. Por tanto, si marcháis adelante,
fiesta en la palabra de Cristo y perseverar hasta el fin, he aquí, así dice el Padre: Tendréis
la vida eterna. [2 Nefi 31:20]

Cada gran profeta - incluidos los que en el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, o
el Libro de Mormón - ha tenido que pasar por el proceso de convertirse en un verdadero
discípulo de llegar a un conocimiento firme de Cristo. Cada uno ha tenido que preguntarse
a sí mismo, así como yo he pedido que preguntarse a sí mismos esta noche, "¿Es
Jesucristo el Hijo de Dios, nuestro Padre Eterno?" "¿Vive y lo hace presidir su Iglesia
hoy?"

La certeza de que Jesucristo es el Salvador y Redentor del mundo siempre y cuando el


valor de Mesac, Sadrac y Abed-para entrar en un horno de fuego sin miedo. Abinadí
conocimiento de Cristo le dio el poder para testificar de Cristo, mientras se queman a
muerte por los sacerdotes inicuos del rey Noé. El mismo conocimiento que vive Cristo dio
a Nefi el poder para aguantar los insultos incesantes de sus hermanos y le dio la fuerza
para sufrir hasta sus hermanos rompió las cuerdas fuertes que lo mantuvo atado durante
una tumultuosa tormenta en el mar. Habiendo llegado a conocer a Cristo, Elías tenía el
poder de mandar literalmente fuego para consumir su altar empapado, mientras que los
sacerdotes de Baal, vistos con asombro. Una absoluta convicción de que Jesucristo es el
Mesías dio Samuel el Lamanita el valor de defender en la muralla de la ciudad y dar
testimonio a los nefitas inicuos y de recibir protección de sus flechas y piedras. El
hermano de Jared fue incluso capaz de mover la montaña Zerin porque sabía que en el
fondo de su corazón que Jesucristo es el Hijo del Dios vivo! La Biblia está llena de actos
de justicia y los testimonios de hombres y mujeres que se preocupan de saber por sí
mismos que Jesús es el Cristo.

Ese mismo testimonio de Jesús que puede ser tuyo, porque el Evangelio ha sido
restaurado en su plenitud en los últimos días. Testimonio y el conocimiento vienen como
resultado de su fe personal y oraciones. Pregunte a su Padre Celestial que los bendiga
con fe y coraje, y él le ayudará a soportar cualquier problema que pueda correr. Él le
ayudará a superar la soledad, sentimientos de desesperación y desesperanza, los
contratiempos de carácter personal, emocional, financiero, e incluso espiritual. Él te
fortalecerá cuando simplemente se siente abrumado por todas las demandas de su
tiempo y atención. Él te dará la capacidad de servir fielmente en toda asignación que
recibe de su local de líderes de la Iglesia. Su fe y su conocimiento de la restauración del
evangelio le dará la fuerza para ser fieles y leales a los convenios que han hecho con el
Señor y para compartir sus puntos fuertes y talentos con mucho gusto para construir el
reino de Dios aquí en la tierra.

Hermanos y hermanas, su testimonio de Jesucristo es el más importante de anclaje que


se puede tener para ayudar a sostener que firmes e inmutables a los principios de la
justicia, independientemente de los desafíos y tentaciones que puedan surgir en el futuro.

El profeta del Libro de Mormón Éter explicó este principio a la gente de su día. Desde el
capítulo doce de Éter leemos:

[Ether] no puede ser restringida por el Espíritu del Señor que estaba en él.
Por lo hizo llorar de la mañana, incluso hasta la puesta del sol, exhortando al pueblo a
creer en el arrepentimiento a Dios para no ser destruido, diciéndoles que por la fe todas
las cosas se cumplan -

Por tanto, cualquiera que crea en Dios puede con la esperanza de garantía para un
mundo mejor, sí, un lugar a la diestra de Dios, que la esperanza viene de la fe, recibe un
ancla a las almas de los hombres, lo que los haría segura y firme, abundando siempre en
buenas obras, que se llevó a glorificar a Dios. [Éter 12:2-4, énfasis añadido]

El principio es claro. Creemos que, esperamos, tenemos fe, tenemos que actuar en fe
"rico en buenas obras," y tenemos una actitud de glorificar a Dios. Entonces vamos a, de
hecho, tienen un lugar a la diestra de Dios.

Ahora vamos a dar un paso atrás y echar un vistazo a esto desde una perspectiva poco
más amplio. Como cada uno de ustedes reciba la educación y el grado en que se trabaja
y se convierte en éxito en su campo de actividad, ya sea dentro o fuera del hogar - todo el
tiempo restante discípulos de Cristo - que lo que una luz se le para los que te rodean.
Muchos se pierden porque no tiene un ancla espiritual de cualquier clase que cuenta con
los seguros cuando azotada por las olas del mundo y el viento. El profeta José Smith
enseñó que "todavía hay muchos en la tierra, entre todas las sectas, los partidos, las
denominaciones, que están cegados por la sutil astucia de los hombres, por el que
acechan para engañar, y que sólo llegan a la verdad, ya que no sé dónde encontrarla
"(Enseñanzas, pp 14546).

Los de hijos de nuestro Padre que saben que por medio de José Smith, la plenitud del
Evangelio de Jesucristo ha sido restaurado más bendecido. Con estos conocimientos
preciosos viene el deber de prepararnos espiritualmente para servir a Dios ya nuestros
semejantes.

Mis queridos hermanos y hermanas, por favor, comprenda que el futuro de la Iglesia será
la suya y que usted debe hacer su parte para ayudar a la gente abra sus corazones a
Dios. Usted puede ser el antídoto para la mayor parte del declive moral en Estados
Unidos y el mundo! Tú que has testimonios del Evangelio restaurado, ustedes que
conocen la verdadera naturaleza de Dios, que tienen la luz del Espíritu Santo dentro de ti
puede ser un faro espiritual para los pueblos del mundo. Puede ser como un salvavidas
que las personas que se están ahogando en su ignorancia espiritual puede agarrar y
aferrarse a la seguridad hasta que encuentren dentro de su propio testimonio de Cristo.

Sabemos que no podemos mirar hacia el gobierno, a la Iglesia, e incluso a nuestras


propias familias para que nos salve, porque podemos ser salvos en última instancia, sólo
a través de nuestra propia persona trabaja bien y nuestro testimonio de que Jesús es el
Cristo, el Hijo de Dios , el Creador del Universo, y que su Evangelio ha sido restaurado
por medio de José Smith con el sacerdocio y las ordenanzas que proporcionará la vida
eterna a los fieles.

Un testimonio ferviente de personal de Cristo y su Iglesia a menudo viene de manera


simple. Desde mi propia experiencia, puedo dar fe de ello. Acepté una llamada para ir a
Inglaterra en una misión cuando tenía diecinueve años. Debido a mi experiencia
misionera, que se convirtió en anclados a un testimonio de la realidad de la restauración
de la Iglesia de Jesucristo por medio del profeta José Smith. Me quedé en el Hyde Park y
en muchas esquinas de las calles más en las Islas Británicas y dio a luz mi testimonio de
que José Smith es un profeta de Dios, que el Evangelio había sido restaurado en su
plenitud, y que el sacerdocio y la autoridad para bendecir a la humanidad es una vez más
sobre la tierra. Cuanto más mi testimonio, más se convirtió en una parte de mí.

Después volví a casa, mi testimonio me dio la dirección y la fe que tenía que encontrar a
la chica de mis sueños, que me apoyo en mis llamamientos de la Iglesia y en todas mis
funciones y me ayudan a vivir las enseñanzas del Evangelio. Mi novia de más de cuarenta
y un años, Bárbara, está aquí conmigo esta noche, y yo públicamente las gracias al Señor
por ella.

Mi comprensión del evangelio me ha dado orientación sobre el tipo de padre y ahora


abuelo, yo debería ser. Mi testimonio, adquirida en mi juventud, me ha ayudado a
responder a cada llamada en la Iglesia, incluyendo la presente convocatoria actual
abrumador para ser miembro del Quórum de los Doce Apóstoles. Mi testimonio, obtenido
hace mucho tiempo en las esquinas de Inglaterra, ha crecido línea por línea y precepto
por precepto hasta que pueda estar ante ustedes esta noche, mis queridos jóvenes
amigos, y dar testimonio como testigo especial del Señor Jesucristo que nuestro Salvador
vive y que es el Hijo de Dios nuestro Padre Eterno. Mi vida nunca ha sido la misma desde
que mi alma anclada a las verdades del Evangelio restaurado de Jesucristo.

Ahora, hermanos y hermanas, volvamos por un momento a la analogía del ancla de


barco, sobre todo la enorme cadena del ancla. Supongamos que un barco de vela
hermosa había sido fabricado con los mejores materiales y se ha reforzado y fortalecido
por los mares más agitados. El mástil y las velas se habían preparado cuidadosamente y
se fuerte y marinero. Supongamos que el ancla estaba por encima del estándar en
tamaño y peso y la artesanía. Pero, supongamos que, por algún error involuntario, la
cadena unida al ancla era inferior y débil. Visualizar lo que ocurriría la primera vez que el
ancla se redujo, o la primera vez que una fuerte ola trató de empujar el barco anclado en
el mar. Si cualquier eslabón de la cadena de explotación el ancla se rompió, el ancla se
dejaría a la roya en la parte inferior del fondo del mar y el barco a la deriva y que tal vez
sea destruido.

La comparación de nuestras vidas es normal. Los enlaces en la cadena de la fe y el


testimonio de anclaje que permiten a nuestros personal para mantenernos a salvo y
seguro son las doctrinas simple y enseñanzas del Evangelio. Por ejemplo, puedes ver el
valor de la relación del evangelio de la oración personal? Aquellos de ustedes que son
solo puede arrodillarse en un lugar tranquilo y privado y orar por la orientación antes de
salir de su casa y después de regresar cada día. Si usted está casado, usted puede
colaborar con su esposo y se turnan para ofrecer oraciones compañero. Agradeciendo a
su Padre Celestial por tus bendiciones le ayudará a mantenerse seguro. Oren por la
ayuda que necesita en su vida personal, su educación, su carrera y sus relaciones. Que
los estudiantes deben saber que el Señor le ayudará a entender el cálculo y la economía
tan cierto como que le ayudará a entender los principios del Evangelio, si le preguntas
después de hacer todo lo que pueda por su cuenta.
¿Puedes ver otro eslabón en su cadena de evangelio es la Palabra de Sabiduría? Al vivir
fielmente la ley del Señor de la salud, que eslabón de la cadena le ayudará a mantener
sus cuerpos físicos fuertes. Al mismo tiempo, que "hallarán sabiduría y grandes tesoros
de conocimiento, sí, tesoros escondidos" que le ayudará a estar más comprometidos con
la Iglesia (véase D. y C. 89:19).

Otro vínculo es la ley del diezmo. Usted entiende, creo, que el pago de un diezmo íntegro,
no es una cuestión de dinero, es una cuestión de fe. Usted puede pagar un diezmo
íntegro, independientemente de sus ingresos si se presenta la fe para hacerlo. El Señor
seguramente "abrir las ventanas de los cielos", como él ha prometido a los que son
obedientes a este mandamiento (véase Malaquías 3:10 y 3 Nefi 24:10).

¿Qué hay de los enlaces de la honestidad, la pureza moral, el servicio a los demás, la
asistencia a reuniones de la Iglesia, y el estudio de las Escrituras, por nombrar sólo unos
pocos? Estos vínculos de su Evangelio la cadena del ancla puede parecer algo elemental,
pero que son tan importantes como el ancla de la fe y el testimonio de sí mismo.
Recuerde que una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil. Debemos cuidar
todos los días para examinar nuestra cadena de personal para anclar nuestras almas para
el Evangelio y ver si tenemos puntos débiles que nos hacen vulnerables a la influencia del
diablo.

Una buena manera de mantener todos los eslabones fuertes es participar de la Santa
Cena cada semana. Como ustedes saben, la Santa Cena es una renovación y un
recordatorio de todos nuestros convenios con el Señor. ¡Qué gran momento para la
introspección y reflexión personal sobre nuestra vida durante la semana pasada. Hacer el
sacramento un tiempo para revisar su cadena evangelio personal y ver si cada enlace es
igual a la tarea de anclar de forma segura a la Iglesia.

Por último, para aquellos de ustedes que han sido dotados del templo, haciendo la obra
del templo se mantenga este fuerte vínculo. El templo es la casa del Señor. Tómese el
tiempo para ir tan a menudo como usted puede sentir la presencia del Padre Celestial y su
Amado Hijo, Jesucristo.

Mis queridos jóvenes hermanos y hermanas, la cadena de personal que ancla su alma al
evangelio puede ser tan fuerte como tú quieres hacerlo a través de una revisión de
nuestra vida diaria. Esté agradecido por el principio de arrepentimiento, que proporciona el
camino para nosotros para fortalecer los vínculos débiles en nuestra cadena de personal.
Ser digno y en paz dentro de ti mismo. Si usted sabe que está anclado en el Señor
Jesucristo, pero todavía se siente como pruebas de la vida son más de lo que puede
manejar, encontrar la paz y fortaleza en el conocimiento que cada día que hemos hecho lo
mejor que puede, en honor al Señor. Recuerde que el fortalecimiento de su testimonio es
un proceso permanente. No se desanime y abrumado. Puedes buscar al Señor por la
fuerza para superar el desaliento y la desesperanza. El trabajo sobre un enlace a la vez y
fortalecer cada uno hasta puede sentirse anclado de forma segura al evangelio de
Jesucristo.

Me acuerdo de lo que Helamán dijo a sus hijos, Nefi y Lehi, unos treinta años antes del
nacimiento de Cristo:

Y ahora, hijos míos, recordad, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, que es
Cristo, el Hijo de Dios, donde debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el
diablo lance sus impetuosos vientos, sí, sus dardos en el torbellino, sí, cuando todo su
granizo y furiosa tormenta os azoten usted, no tendrá poder para arrastrar al abismo de
miseria y angustia sin fin, debido a la roca sobre la cual estáis edificados, que es un
fundamento seguro, un fundamento sobre el cual si los hombres edifican, no caerán.
[Helamán 5:12]

Mis queridos hermanos y hermanas, no podemos caer si estamos anclados firmemente en


el Evangelio restaurado de Jesucristo y si forjar fuertes vínculos en una cadena de ancla
que nos aferran a los principios seguro y simple del Evangelio.

El arrepentimiento es una gran bendición que nuestro Padre nos ha dado. Utilice si es
necesario. Y te prometo, en nombre del Señor, que al tratar con honestidad con uno
mismo en esos momentos de tranquilidad y determinación de fortalecer estos vínculos en
su Evangelio la cadena del ancla que necesita su atención, encontrará que la fuerza.

Ahora, para terminar, creo que muchos de ustedes que están aquí en el Centro Marriott y
en los centros de estaca escuchar nuestra emisión siento seguro que sería bueno llegar al
punto donde el hermano Ballard es donde usted no tiene ningún tipo de preocupaciones.
Déjeme decirle, y poner su mente en la facilidad, al menos acerca de este apóstol. , Mejor
no hablar por todos mis compañeros. Todos hemos tenido nuestros retos. Ciertamente he
tenido la mía. He tenido mis problemas y decepciones. He tenido esos momentos de
sentir un poco desesperada - cuando estaba en el negocio y las decisiones parecen ir en
contra de mí, y me pregunté por qué. He tenido la salud luchas, como quizás muchos de
ustedes tienen. Pero todos los desafíos, si las manejamos bien, permanecer firmemente
ancladas al Maestro, podemos manejar.

Hace años hice un hombre joven para reunirse con el presidente Kimball. Dijo que había
perdido la esperanza, que no creía que hubiera un Dios más porque su madre había
fallecido de cáncer. Él amaba a su madre, y le dijo al presidente: "Si realmente había un
Dios, él nunca habría dejado a mi madre sufrir y morir como lo hizo."

A continuación, el presidente Kimball, de esa manera maravillosa de su dulce, puso sus


manos sobre los hombros de mi amigo de diecinueve años de edad, y dijo: "Hijo mío, tu
madre está bien. Siéntate y vamos a hablar de ti."

Entonces él le enseñó de una manera hermosa. Una de las cosas que él enseñó que
nunca olvidaré vínculos con esta cuestión del fortalecimiento de la cadena del ancla. Él
dijo: "Hijo mío, he tenido un montón de problemas de salud. Que tenía cáncer de la
garganta. He tenido mi cuerpo abierto desde aquí hasta aquí con la cirugía a corazón
abierto en mi mediados de los setenta. He tenido todo tipo de desafíos Healthwise. "
Luego miró a mi amigo y me dijo: "Y a través de mi sufrimiento, he llegado a conocer a
Dios."

Mis queridos hermanos y hermanas jóvenes, que se enfrentan y se enfrentarán a retos.


No he venido aquí pensando que íbamos a pasar por esta experiencia sin dificultades y
desafíos. Les prometo en nombre del Señor, y te bendeciré, por ya través del santo
apostolado invertido en mí, si usted seguirá siendo inquebrantable anclado en el Señor
Jesús y dedicar su corazón y alma a él, y si se ha errores si se llega a él y dar tus
pecados a través del principio de arrepentimiento y se comprometen a servirle y honrarle
todos los días de tu vida, serás dichoso y todas las promesas de la eternidad se os dará.
Eso lo sé.

¡Qué agradecidos estamos a favor de cada uno de ustedes. Eres precioso a la Iglesia.
Eres precioso a sus familias. Eres precioso a los países de su origen.

Invoco la bendición también puede ser que tenga la fuerza vienen a ti ahora, que, al
estudiar en cualquier universidad a la que están asistiendo a usted prepararse para
asumir las labores de los hijos e hijas de Dios, que sabemos que Jesucristo es el Hijo de
Dios, que ha restaurado la iglesia y el reino de Dios a la tierra a través del profeta José
Smith.

Con ese conocimiento, mis queridos amigos jóvenes, seguir adelante ahora, bendice a
este gran mundo que vivimos bendiga sus asociados. Bendice a sus familias. Y que todos
los de la paz y la alegría y la felicidad de ser tuyo por tu fidelidad, ruego humildemente en
 el nombre sagrado y amado por el Señor Jesucristo. Amén.