Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD DE CARTAGENA

ESPECIALIZACION EN CIENCIAS PENALES Y CRIMINOLOGICAS

MODULO:
CORRIENTES CRIMINOLOGICAS

PRESENTADO POR:

ROY DAVID GONZÁLEZ ANGULO


REYNALDO JIMENEZ IBARRA
NADINE LIVINGSTON RAMIREZ

DOCENTE.

BLADIMIR CUADRO

CARTAGENA, BOLÍVAR
2019
LA CORRUPCION PRIVADA COMO POLITICA CRIMINAL

Desde la caída de la unión soviética y el cambio de un mundo bipolar a


un mundo unipolar, se concretó en las sociedades de influencia
capitalista, la premisa de que lo estatal esta destinado a ser ineficiente y
cultivo de corrupción, contra sensu a lo privado, que según los teóricos
del neoliberalismo es eficiente y libre de los “males de lo publico”.
En Colombia se arraigó por mas de veinte años dicho pasamiento
equivoco y se privatizó cientos de empresas estatales, en donde
claramente existieron hechos de corrupción, pero que mas adelante se
pudo entender que son mas arraigadas a un sistema propicio para la
realización de dichas conductas reprochables, y no la naturaleza del ente
jurídico (publico o privado).
Tal es el caso de claridad sobre el tema, respecto de que la naturaleza de
los entes o personas jurídicas en relación a la conductas de corrupción,
que la Naciones Unidas, mediante la convención de naciones unidas
contra la corrupción, emitió la resolución 58/41, en donde se comienzan
a aplicar políticas y normas jurídicas en contra de la corrupción privada,
en el ámbito trasnacional.
En Colombia, mediante la Ley 1474, entró a nuesto ordenamiento juridico
mecanismos de prevención, investigación y sanción de actos de
corrupción, dicha ley, mediante 135 articulos, reguló y tipificò las
conductas consideradas atentatorias al bien juridico del patrimonio
economico, respecto de la corruocion privada y tipificando dicha
conducta de manera autonoma de la siguiente manera:
ARTÍCULO 250-A. CORRUPCIÓN PRIVADA. <Artículo adicionado por el artículo 16 de la
Ley 1474 de 2011. El nuevo texto es el siguiente:> El que directamente o por interpuesta
persona prometa, ofrezca o conceda a directivos, administradores, empleados o asesores
de una sociedad, asociación o fundación una dádiva o cualquier beneficio no justificado
para que le favorezca a él o a un tercero, en perjuicio de aquella, incurrirá en prisión de
cuatro (4) a ocho (8) años y multa de diez (10) hasta de mil (1.000) salarios mínimos legales
mensuales vigentes.

Con las mismas penas será castigado el directivo, administrador, empleado o asesor de
una sociedad, asociación o fundación que, por sí o por persona interpuesta, reciba, solicite
o acepte una dádiva o cualquier beneficio no justificado, en perjuicio de aquella.

Cuando la conducta realizada produzca un perjuicio económico en detrimento de la


sociedad, asociación o fundación, la pena será de seis (6) a diez (10) años.

1
Organización de Naciones Unidas, Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción, Resolución 58/4 de la Asamblea
General de Naciones Unidas, 31 de octubre de 2003, en vigor desde 2005. Disponible en:
http://www.unodc.org/pdf/corruption/publications_unodc _convention-s.pdf
La mas reciente encuesta de transparencia por Colombia y la Universidad
Externado de Colombia sobre percepción del soborno y la
implementación de practicas para contrarrestarlo en 690 empresarios
nacionales, revela que este delito continua siendo una practica muy
generalizada en la manera de hacer negocios.

- 96% de los empresarios (un 5% mas que en la cuarta encuesta aplicada en el


2014) percibe que “hay empresarios que ofrecen sobornos en el entorno de sus
negocios”.
- En una coyuntura de elecciones presidenciales, preocupa que solo un 8% de
los encuestados asegura que su empresa lleva un registro contable exacto de
las contribuciones a campañas politicas.
- A pesar de evidenciar que el soborno es una practica generalizada en los
negocios, se mantiene un bajo resultado de medidas para mitigar este
fenomeno. Solo el 46% de las empresas implementan practicas de forma
planeada, periodica e invierte recursos para su ejecucion.
- 7% es el promedio ponderado del valor del contrato que se paga de manera
secreta para ganar la adjudicacion. De acuerdo con los resultados del 2014,
este promedio se disminuyo en 0.6 puntos porcentuales (17.3%).
- El 64% de los empresarios aseguran que si no se pagan sobornos, se pierden
negocios.

La percepcion del soborno por parte del empresariado encuestado sobre el ofrecimiento
de sobornos en el entorno de los negocios aumento 5% con respecto al 2014, pasando del
91% a un 96% en el 2016. Asi, el nivel de percepcion de ocurrencia del soborno sigue
siendo muy alto y en aumento, revelando un panorama negativo en las relaciones de
confianza en los negocios, a la vez que tambien aumento la percepcion, del 63%, sobre “si
no se pagan sobornos, se pierden negocios”.

Para el 2016, las modalidades mas usadas de soborno son los pagos para agilizar
tramites (67%), el cierre de negocios y/o contratos ocupa el segundo lugar de modalidad
mas comun para ofrecer un soborno, con un resultado de 53%, el cual disminuye veintitres
puntos porcentuales con respecto al 2014, y las contribuciones politicas (51%). Esto
sumado al bajo porcentaje de las empresas que llevan un registro contable exacto de las
contribuciones (8%), lo cual puede representar un posible riesgo de corrupcion con miras
a las elecciones legislativas y presidenciales del 2018.

Para Andres Hernandez, director ejecutivo de Transparencia por Colombia, resulta clave
que el sector privado rinda cuentas sobre la financiacion electoral y pida cuentas a
quienes financia, debido a que “los aportes privados a campañas, hechos bajo reglas y
normas adecuadas, son una expresion democratica y contribuyen al fortalecimiento de la
participacion. Pero ante la ausencia de normas claras y controles apropiados, las
contribuciones privadas pueden convertirse en una potencial captura de las decisiones a
favor de intereses particulares”.

Por otro lado para Gustavo Yepes, profesor de la Universidad Externado de Colombia y
director de la investigacion, el soborno se constituye en el pais como una practica
recurrente y practicamente institucionalizada. Según el estudio los empresarios
manifiestan que para hacer negocios tanto en el sector publico como en el privado es
necesario el soborno.
Ante tal escenario se hace necesario determinar ¿qué medidas correctivas y/o preventivas
se deben implementar en las empresas colombianas a fin de logar la disminucion de la
conducta penal de corrupcion privada?.

Para resolver tal interrogante debemos de entrada indicar que la erradicacion de la


corrupcion privada no puede depender solamente del comportamiento bueno o malo de
las personas que hacen parte de tales sociedades, sino que claramente debe fortalecese
la intervencion institucional no solo publica sino con iclusion de politicas de buenas
practicas desde el mismo sector privado.

No con ello, queremos pasar por alto la gran influencia del componente humano en las
buenas practicas empresariales, lo que tratamos de establecer es que tal componente
debe estar acompañado de politicas publicas y privadas.

Resulta mas que evidente que en el sector privado sea posible la entrega de una serie de
incetivos a fin de garantizar la competitividad empresarial, lo que no debe estar permitido
es el cumplimiento de los objetivos a cualquier costo sin importar el quebrantamiento de
valores eticos o morales.

Ante la anterior situacion, resulta en primera instancia necesario implementar con


carácter vinculante u obligatorio una serie de reglas o pautas institucionales de buena
practica en el interior de cada empresa, con consecuencias expresas por su
incumplimiento, para tal efecto resulta recomendable que las sociedades privadas
garanticen el principio de publicidad de sus actuaciones.

Es pertinente recalcar que tales controles deben incluir las actuaciones de los altos
ejecutivos, pues son sus decisiones las que mas pueden generar perjuicios para la
sociedad que representan.

Las empresas, tal y como ocurre en la Union Europea deben implementar programas de
cumplimiento edificado sobre objetivos a corto y mediano plazo y los riesgos que impidan
su cumplimiento.

Se deben ejecutar programas de formacion que permitan entender al personal humano el


daño economico y reputacional que sufre una empresa involucrada en actos delictivos
como el estudiado.