Está en la página 1de 2

Desplazamientos: colonización y conquista

La narrativa de la ciudad y la apropiación del espacio


Miguel  Andrade  .  Rubén  Gutiérrez  .  Edi  Hirose  .  Verónica  Luyo  .  Sandra  Nakamura  .  Amapola  Prada  .  Raura  Oblitas  
 
Lejos   de   la   idea   de   migración   asociada   al   proceso   de   modernización   y   urbanización,   en   el   Perú   este   fenómeno  
respondió  principalmente  a  una  situación  de  emergencia  y  crisis.  El  desplazamiento  constituirá  a  la  ciudad  pero  no  
desde   la   concepción   del   paseante   propuesto   por   De   Certau   ni   la   del   flâneur   benjaminiano   sino   a   partir   de   la  
necesidad  de  colonización  y  conquista  del  espacio  geográfico;  como  resultado  de  las  coyunturas  sociales,  políticas  y  
económicas  que  atravesaron  al    país.  
 
Los  desplazamientos  hacia  la  ciudad  de  Lima,  en  el  siglo  pasado,  tuvieron  dos  fases  importantes:  la  primera  en  los  
años   40,   producto   de   la   expropiación   de   tierras   a   las   comunidades   indígenas   campesinas   por   parte   de   los  
gamonales;   y   la   segunda   en   los   años   80,   como   resultado   del   conflicto   armado   interno   que   se   desató   en   nuestro  
país.  En  ambos  casos,  los  pobladores  de  zonas  vulneradas  se  vieron  obligados  a  dejar  sus  tierras  y  desplazarse  hacia  
la  capital  en  busca  de  un  lugar  que  les  ofreciera  mejores  condiciones  de  vida.    
 
Este  movimiento  centrípeto  generó  un  cambio  radical  no  solo  en  la  estructura  de  la  ciudad,  que  se  manifestó  en  la  
expansión  de  sus  límites  y  en  el  acelerado  crecimiento  poblacional,  sino  también  en  las  dinámicas  sociales  producto  
de   la   transculturación.   Sin   embargo,   la   falta   de   organización,   planificación   y   distribución   por   parte   de   los   gobiernos  
de  turno,  así  como  los  problemas  de  inclusión  social,  son  visibles  al  día  de  hoy.  
 
Esta   muestra   reúne   el   trabajo   de   siete   jóvenes   artistas,   cuyas   obras   inducen   a   una   relectura   sobre   las   diversas    
realidades   de   una   ciudad   que   se   halla   escindida   desde   sus   bases.   Lima   se   presenta   como   espacio   de   enunciación   en  
el   cual   los   artistas   desplazan   su   mirada,   establecen   sus   puntos   de   partida   y   proponen   diversos   recorridos   para   la  
construcción  de  sus  propios  discursos.  Es  en  la  conexión  de  estos  donde  se  configura  una  narrativa  de  ciudad  que  
invita  a  revisitarla  y  mirar  más  allá  del  propio  horizonte.  
 

En   “Proyección   para   segunda   planta”   (2014)   Verónica   Luyo   toma   como   elemento   simbólico   las   columnas   de  
amarre   que   sobresalen   en   las   edificaciones   que,   por   diversas   razones,   han   quedado   inconclusas   y   que   se   conservan  
para  una  futura  ampliación,  como  la  proyección  de  una  planta  superior.  Para  la  artista,  estas  estructuras  conforman  
una  arqueología  de  un  pasado  reciente,  funcionando  como  vestigios  de  una  forma  de  imaginar  la  vivienda  bajo  el  
techo  invisible  de  lo   aún  por  construirse.  Por  ello,  no  es  casual  la  distribución  de  sus  bases  y  el  cruce  que  establece  
entre  unas  y  otras  pues  parecieran  remitir  a  la  imposibilidad  de  ascenso  y  a  la  interconexión  con  otras  realidades  
similares.   La   necesidad   por   ocupar   un   espacio   también   se   manifiesta   en   “La   Lucha”   (2011)*   de   Amapola   Prada,  
quien  establece  las  relaciones  de  poder  en  la  colonización,  conquista  y  apropiación  del  espacio  a  partir  del  conocido  
juego  de  las  silla.  Así,  elige  el  barrio  La  Balanza,  ubicado  en  el  distrito  de  Comas,  para  la  realización  de  una  acción  
performática  en  la  cual  los  protagonistas  son  hijos  de  migrantes  habitantes  de  esta  y  otras  zonas  periféricas  de  la  
ciudad   de   Lima.   Prada   no   solo   plantea   el   “juego”   sino   que   la   acción   lleva   una   carga   de   violencia   implícita   por   la  
apropiación  del  espacio;  así,  lo  lúdico  se  vuelve  perverso  en  cuanto  lo  traspasa  el  fantasma  del  capitalismo.  
 
Sandra  Nakamura  con  “Una  promesa  es  una  nube”  (2014)  propone  una  reflexión  crítica  sobre  Lima  a  partir  de  sus  
condiciones   climáticas:   una   ciudad   levantada   sobre   un   desierto,   cuya   principal   fuente   de   agua   potable   proviene   del  
deshielo  de  los  glaciares,  y  que  se  encuentra  recubierta  por  una  nubosidad  constante  que  rara  vez  produce  lluvia.  La  
promesa   de   bienestar   se   ve   evaporada   por   la   realidad   que   atraviesa   a   millones   de   peruanos   que   se   vieron   en   la  
necesidad  de  dejar  sus  lugares  de  origen  para  ocupar,  en  la  mayoría  de  casos  de  manera  informal,  espacios  de  la  
capital   que   al   día   de   hoy   carecen   de   infraestructura   pública   a   causa   del   abandono   de   las   autoridades.   La   falta   de  
agua  es  una  realidad.  Así,  Nakamura,  ante  esta  alarmante  situación,  rescata  la  capacidad  de  autogestión  de  varias  
comunidades   afectadas,   quienes   utilizan   técnicas   artesanales   para   recolectar   agua   de   la   neblina,   y   propone   un  
sistema  de  atrapanieblas  en  las  lomas  de  Villa  María  del  Triunfo  con  el  potencial  de  proveer  diariamente  hasta  1.000  
litros   de   agua   a   488   familias   que   habitan   la   zona.   Por   su   parte,   Edi  Hirose   presenta   una   selección   de   fotografías   del  
Cementerio  Virgen  de  Lourdes,  también  ubicado  en  Villa  María  del  Triunfo,  más  conocido  como  Nueva  Esperanza,  el  
cual  es  considerado  el  cementerio  más  grande  del  país.  “Nueva  Esperanza”  (2005-­‐2013)  es  una  serie  fotográfica  que  
retrata   la   tradición   andina,   costumbres   y   ritos   que   se   manifiestan   en   la   festividad   del   día   de   los   muertos.   La   poética  
del  espacio  juega  con  el  nombre  e  invita  a  reflexionar  acerca  del  lugar  del  otro  en  la  dicotomía  del  habitar:  entre  la  
emergencia  de  lo  animado  y  la  inmersión  de  lo  inanimado  por  la  muerte;  entre  el  salir  de  la  tierra  y  regresar  a  ella.  

Miguel   Andrade   en   “Constelación”   (2014),   trabaja   el   territorio   del   Morro   Solar,   espacio   “intangible”   que   fue  
escenario  de  la  Guerra  del  Pacífico  (1879r 1883),  el  cual  alberga  una  serie  de  monumentos  aparentemente  disímiles  
pero   que   conjugan   lo   bélico   y   lo   religioso.   Para   Andrade   este   silencioso   terreno   de   guerra   es   un   espacio   de  
conquista;   cada   monumento   es   una   conquista.   Así,   establece   una   constelación   a   partir   del   trazado   de   líneas  
imaginarias,   que   conectan   unos   con   otros   en   el   intento   de   generar   una   dialéctica,   y,   a   través   de   tomas   de   360  
grados,  invita  al  espectador  a  recorrer  el  paisaje  asumiendo  la  posición  de  cada  uno  de  los  monumentos.  Asimismo,  
Raura  Oblitas  en  “Lima  No  Existe”  (2014)  toma  como  punto  de  partida  el  monumento  de  María  Elena  Moyano  y  el  
distrito   de   Villa   El   Salvador.   Lo   visible   y   lo   invisible   se   convierten   en   determinantes   del   “existir”;   la   célebre   frase  
“uno   ve   lo   que   quiere   ver”   se   manifiesta   en   la   negación   de   esa   otra   Lima   emergente.   Oblitas,   en   un   acto   que  
desborda   de   poesía,   propone   un   recorrido   y   elige   tres   puntos   de   la   ciudad   (los   malecones   de   San   Isidro,   Miraflores   y  
Barranco)   para   colocar   una   escultura   que   limita   la   visión   del   mar   y   obliga   a   mirar  hacia  Villa  El  Salvador.  El  recorrido  
concluye   en   Villa   El   Salvador   donde   se   levanta   el   monumento   a   María   Elena   Moyano,   el   cual   se   hace   visible   por   la  
misma   acción   de   Oblitas   de   volverlo   invisible.   De   esta   manera,   invita   a   reflexionar   acerca   del   papel   de  
los   movimientos  de  organización  popular  hoy  en  día  y  en  la  falta  de  proyectos  políticos  que  desde  la  comunidad  
logran  conquistar  objetivos  comunes.    

Por   último,   en   “Bienvenidos   a   Nueva   América”   (2007r 2014),   el   artista   mexicano   Rubén   Gutiérrez   explora,   con  
cierta   ironía,   la   psicogeografía   de   un   espacio   apropiado   y   reconfigurado   por   sus   habitantes   en   un  
documental   experimental   que   se   halla   en   el   límite   de   la   ficción.   Nueva   América   es   un   asentamiento   humano,   que  
se   ubica   en  Carabayllo,  el  cual  se  conformó  en  2003  a  través  de  una  gran  invasión  que  involucró  a  1400  personas  y  
que   tiene   la   particularidad   de   estar   configurado   no   por   barrios   sino   por   países.   Nueva   América   se   configura   como   la  
utopía  de  ciudad;  el  sueño  americano  refundado  en  la  promesa  del  lugar  por  construirse.  

Entre  lo  visible  y  lo  invisible,  entre  la  memoria  y  el  olvido,  entre  lo  dado  y  lo  nuevo,  Lima  emerge  en  una  pluralidad  de  
manifestaciones  que,  ineludiblemente,  conducen  a  repensar  las  dinámicas  sociales  establecidas  y/o  aprendidas,  
así  como  el  lugar  que  uno  ocupa  y  su  relación  con  el  otro.  

Luisa  Fernanda  Lindo  .  curadora