Está en la página 1de 9

FUNDAMENTOS

DEL DERECHO
GUSTAV
RADBRUCH
Alumno: Fernando Adolfo Vaca
Siuffi.
DNI: 31.497.347
Materia: Filosofía del Derecho
Profesor: Dr. Jorge Montenegro.
Bibliografía: LA IDEA DEL
DERECHO EN LA FILOSOFÍA
JURÍDICA
DE GUSTAV RADBRUCH
Por Edgardo Rodríguez Gómez
El pensamiento ius-filosofico de Gustav Radbruch sienta sus bases en
la corriente neokantiana y la influencia de autores como Lask y
Stammler.

Según el autor en estudio el individuo como una individualidad


concreta no permitiría la posibilidad de establecer un orden del Estado
y del Derecho que pueda estar al servicio de todos en igualdad. Como
así tampoco se podría alcanzar este orden sirviendo a la imagen de un
hombre perfecto, racional y moral.

Sostiene que la noción individuo debe representar la posibilidad de una


igualdad de los individuos, capaz de ser partícipe de un contrato social,
a partir de un individuo sin individualidad y el estado y el derecho
deben ser medio al servicio para la consecución de la individualidad
moral. También distingue una individualidad social critica de las
limitaciones jurídicas y de la concepción el individuo aislado, que
concibe un individuo sociable con la existencia de diferentes tipos
sociales. Sin embargo considera que también esta concebido para el
servicio del valor de rango supremo: la individualidad moral.

Así también Radbruch considera que “La concepción de un orden


jurídico determinado del hombre es fácilmente perceptible si se dirige
la atención sobre lo que éste ha conformado en lo que concierne al
derecho subjetivo, y al deber jurídico.” Con esto quiere decir todo
Orden Jurídico dará derechos cuando la acción humana este dirigida en
el mismo sentido de la voluntad del orden que los otorga. Y así
también sucede con los deberes que serán impuestos como
motivaciones contrarios a estos impulsos que van en sentido contrario
a sus deseos.
Con ambas concepciones el autor llega a a la conclusión que el ser
humano es sujeto y objeto del Derecho, que este es tanto en sentido
subjetivo como objetivo, desde el derecho de la comunidad al derecho
individual, para luego volver a al derecho de la comunidad, pero ahora
en forma más organizada.

Como dijimos en el principio el neokantismo tuvo una gran influencia en


el pensamiento del autor en estudio, por lo que es necesario hacer una
breve referencia a este movimiento y los autores que lo representaron.

“El neokantismo –que surgió en Alemania aproximadamente a partir de


1860- debe ser distinguido del kantismo, en sentido estricto, no sólo por
la fecha de su desarrollo sino también por su contenido e intención. Por
kantismo se entiende, en general, la influencia directa o indirecta de Kant
sobre el pensamiento contemporáneo; por ‘neokantismo’, un intento de
superar tanto el positivismo y el materialismo como el constructivismo de
la filosofía romántica mediante una consideración crítica de las ciencias y
una fundamentación gnoseológica del saber”.
Así seria Rudolf Stammler sin haber formado parte de las principales
escuelas del neokantismo (Baden o Marburgo) se convirtió en un símbolo
de la reencarnación de la Filosofía del Derecho en Alemania. Asi Radbruch
sostenia que la filosofía del Derecho como consideración valorativa del
derecho seria la “doctrina del Derecho justo” de Stammler. Así lo
expresaba Stammler al decir que “La noción de lo justo entraña una
unidad de ordenación de nuestros pensamientos. “Justo” equivale a
unitario ordenadamente”.
Por lo que el concepto de Derecho nos permite diferenciar los fenómenos
jurídicos de cualquier otro que comprenda otra especie o categoría que
implique un concepto distinto. Por lo que aunque no pueda ser alcanzado
en forma plena debemos recurrir a esta idea de derecho que es la meta
final de todo ordenamiento jurídico. En consecuencia este autor sostiene
que este derecho justo es traducido en un derecho positivo concreto, el
cual no es perfecto, porque la idea de perfección no tiene lugar en la
realidad humana, por lo que no encontramos frente la posibilidad de la
existencia de un Derecho no Justo.
Como siguiente referente de Radbruch en la influencia de su
pensamientos ius-filosóficos aparece Emil Lask, filósofo neokantiana de la
escuela de Baden. Este con su dualismo metódico y la consideración del
derecho colaboro a la obra de Gustav: “El dualismo metódico de la ciencia
jurídica, se basa en el hecho de que el Derecho o puede ser considerado
como un factor real de la cultura, como un suceso de la vida social, o
puede ser examinado, como un complejo de significaciones, más
exactamente de significaciones normativas, acerca de su “contenido
dogmático”.
Dualidad, trialismo metódico y el Relativismo de los valores.
Podemos destacar que el autor asienta su pensamiento en la distinción de
la realidad y valor que desemboca en dos actitudes, la actitud ciega para
el valor y la valorativa o estimativa, a las que suma otras dos que
cumplen una función mediadora; la referida a los valores y la superadora
de valores. La que importa es la que pone en relación los valores de
carácter absoluto y lo existente, como parte de la cultura; “El derecho es
un fenómeno cultural, es decir, un hecho relacionado a un valor. El
concepto del Derecho sólo puede determinarse como conjunto de datos,
cuyo sentido estriba en la realización de la idea del derecho. El derecho
puede ser injusto
(summun ius – summa iniuria), pero es derecho en tanto su sentido es
ser justo.”
Por lo que su método parte de reconocer la imposibilidad de lo que es ,
el deber ser; de forma que los juicios de valor no pueden
fundamentarse inductivamente sobre las posiciones del ser, sino
deductivamente sobre preceptos de especie semejante. Por ello para el
autor la esencia del Dualismo metódico implica que la consideración
del valor y del ser, deben ser presentados en formas separadas como
círculos independientes y separados.
Sin embargo debido a la evolución histórica Radbruch considera un
trialismo metódico, el cual consiste en partir de la relación de valores y
que no permite entender el Derecho como una realidad referida a
estos que supera la oposición entre ser y deber ser: con las actitudes
estimativa, ciega al valor y referida a los valores, encontrándonos con
una Filosofía Cultural del Derecho.

Gustav Radbruch elabora un una teoría del relativismo de los


valores según la cual el tiende a refutar la idea concreta y clara de un
derecho justo porque lo valores del ser no son posibles de
conocimiento o fundamentación científica. Tanto así que ni la ciencia ni
la Filosofía puede establecer qué valor prevalece sobre otro: (…) la
Filosofía del derecho relativista es incapaz de determinar al individuo
la elección entre las concepciones jurídicas sistemáticamente
desenvueltas de supuestos últimos y contrarios. Se limita a
proporcionar de un modo exhaustivo todas las posiciones posibles,
pero abandona su propia toma de posición a una decisión brotada de
las profundidades de la personalidad; en este caso, no del arbitrio,
sino de la conciencia.
Lo que interesa a este autor es buscar la justeza en cada juicio de
valor solo en relación a otro juicio de valor superior y determinado. Por
lo que podemos afirmar que la concepción iusfilosofica de Radbruch
comprende una consideración valorativa del derecho traducida como
una doctrina del Derecho Justo.
Para este autor la Filosofía del derecho trata de los valores y las metas
del derecho, de la idea del Derecho y del derecho Ideal, que para
poder convertir ese derecho ideal en real acude a la política jurídica.
Su idea del Derecho
Para Radbruch el derecho debe ser elaborado a priori, por lo que no
puede ser obtenido observando de manera inductiva los hechos
jurídicos, pero sostiene que esta filosofía adquiere validez general de
sus conceptos a costa de su carácter puramente formal.
Considera que si toda obra humana sólo puede ser entendida en
relación al valor que pretende realizar, no se podría definir al Derecho
prescindiendo de su idea, es decir que el concepto no sólo debe
contemplar el valor, sino debe derivarse de él. De manera que el
concepto del Derecho es de carácter cultural y está predibujado en la
idea del Derecho. A lo que debemos resaltar que un ideal jurídico se
concreta en el marco del Derecho de una época y un pueblo
determinado, por lo que nuestro autor de estudio dice que la idea vale
para una materia, es adecuada a está y a su vez, que se pretende
dominar; actua sobre ella, dado lugar a la determinabilidad material
de la idea, lo que implica una reciprocidad donde la última está
determinada por la materia, en tanto resulta determinante para la
misma.
Por lo que la idea del Derecho no es otra de la Justicia, y queda
verificar si esa idea conjuga con la determinabilidad material, por lo
que se puede hacer referencia a la teoría del Derecho justo que se
desarrolló históricamente como Derecho Natural. Por lo que la razón
no solo es un cumulo de conocimientos para su aplicación sino la
facultad de alcanzar esos conocimientos y normas que no son el
resultado de la razon pura, sino de su aplicación a determinado datos,
de ahí que su validez no sea general, sino solo en referencia a esos
datos.
Así la Filosofía del Derecho se apoya en la naturaleza del hombre,
debido a que la razón es una característica humana, y la idea del
derecho se basa sobre esta aunque solo de manera formal. Y por otra
lado se asienta en la naturaleza de las cosas, en parte sobre la idea
del derecho y en parte sobre su materia, siendo decisiva ya que
mediante su manifestación se hace posible la concrecion de la realidad
de determinadas ideas jurídicas. Oponiéndose al ideal juridico y a los
cual debe acomodarse para su concreción, por lo que todo
pensamiento jurídico está rodeado del clima histórico en que nace y el
cual permanece dentro de esos limites. Sin embrago, aunque el
legislador, en la construcción del derecho esta inmerso y limitado por
el clima hisotrico en el que vive, y esta construcción la establece y
marca la naturaleza de las cosas, la palabra final surge de la
aprioristica Idea del Derecho.
Elementos de la Idea del Derecho.
La Justicia, finalidad y la seguridad jurídica son los tres elementos que
se encuentran en la misma posibilidad para construir la Idea del
Derecho y que según Radbruch son exigencias del Derecho, es decir
condiciones necesarias para que se conceptualice y concrete.
La justicia tiene que ser entendia como un valor absoluto ya que la
idea del Derecho no puede ser otra que de la justicia. Este autor
realiza varias distinciones para llegar asi a la significación de justicia
más apropiada y que caracterice de mejor manera a la Idea del
derecho.
Con respecto a este tema se ha realizado las siguientes afirmaciones:
“la medula de la justica es la igualdad; Justicia y equidad no son
distintos valores, sino distintos caminos para llegar al valor uno del
derecho. La justicia ve el caso singular desde el punto de vista de la
norma general, la equidad busca en el caso singular su propia ley, que
al mismo tiempo y finalmente debe tolerar su conversión en ley
general, ya que, en fin de cuentas la equidad como la justicia es de
naturaleza generalizadora. Así se manifiesta en la tensión entre
justicia y equidad la distinción metodológica, ya antes indicada, entre
un desarrollo deductivo del derecho justo de preceptos fundamentales
universales, y un conocimiento inductivo del derecho justo según la
“naturaleza de la cosa”.

En conclusión para Radbruch la justicia, es según su naturaleza,


solución de conflictos, la cual es llamada a armonizar las antinomias y
a hacer partícipe al Derecho de tal característica que se asienta en la
base de normas generales. A lo que la mayoría de las normas jurídicas
del conjunto de ordenaciones generales para la vida en común que es
el Derecho, sólo recibe de la idea de la justicia su forma: la igualdad
de trato para todos y la generalidad de la reglamentación legal.
La finalidad o adecuación al fin, se refiere al fin en el Derecho, que es
la idea del fin, referida a como este debe ser. El cual proviene de la
ética que se encuentra dividida en dos partes: ética de los deberes y
ética de los bienes, siendo estos últimos los valores que forman el
contenido de los deberes impuestos. Asi la finalidad del derecho puede
referirse tanto a los bienes como a los deberes morales. Dentro de los
bienes morales existen tres grupos de de objetos capaces de ser
medidos con valores absolutos: las personalidades humanas
individuales, las personalidades totales y las obras humanas; a los que
corresponden tres clases de valores: valores individuales, valores
colectivos y valores de las obras o de trabajo.
El problema del fin en el Derecho desemboca en el relativismo y en la
imposibilidad de definir al Derecho justo, por lo tanto, surge la
necesidad de establecer lo jurídico y aspirar a garantizar lo prescrito.
La seguridad jurídica, según Radbruch consiste en la Seguridad del
derecho mismo, desde cuatro condiciones necesarias:1) que el
derecho sea positivo.2) que el derecho estatuido en hechos y no se
remita a juicios de valor del juez en torno al caso concreto mediante
criterios generales como el de buena fe o el de las buenas
costumbres.3) que los hechos se establezcan con el menor margen de
error y puedan practicarse pese a su rudeza.4) tal Derecho no debe
hallarse a cambios frecuentes, ni disposición de una legislación que
facilite producir leyes para situaciones singulares. Aunque esto no hace
imposible que determinadas situaciones de hecho se conviertan en
estados jurídicos.
Este autor establece que si bien estos elementos deben
complementarse entre sí, al mismo tiempo se contradicen, cuyas
antinomias requieren un análisis profundo que no tiene lugar en la
sipnosis realizada por este alumno.
Para finalizar el presente trabajo es de mi apreciación personal realizar
las siguientes conclusiones.
Radbruch es un autor marcadamente humanista, si consideramos que
tiene en cuenta al hombre como individuo en sus dos perspectivas: el
individuo como sujeto de fines de la norma y el individuo como fuerza
motivadora de la norma. Su concepción iusfilosofica considera los
valores y la idea del derecho traducida en la Justicia, encontrando en
la justicia política el complemento necesario para su concreción.
El autor en estudio se encontró influenciado por el neokantismo a
partir de dos escuelas prevaleciendo en su formación iusfilosofica la de
Baden. Como así también autores como Stammler con sus trabajos
sobre la idea del derecho y Lask con el dualismo y relativismo fueron
los pilares de sus trabajos en el establecimiento de lu idea del derecho
como así en la concepción de un trialismo metódico.
Estableció que la justicia considerada en una determinada época y
determinada ciudad, es la regente para definir el Derecho.
Y finalizo con la importancia que remarca este autor de establecer la
importancia de analizar cada uno de los elementos que conforman la
idea del Derecho: justicia, finalidad y seguridad jurídica. Que la justicia
para la idea del derecho que importa es la objetiva, por lo que es
superior y anterior a la ley y sosteniendo una justicia distributiva
teniendo como pilar a la igualdad. Que la finalidad deriva de la ética
con la distinción de sus tres bienes morales medidos valores absolutos
mencionados en el desarrollo del presente. Y que la seguridad se
traduce en positividad, teniendo en consideración los hechos y no así
las remisiones a los juicios de valor.
Y que estos elementos deben complementarse, la justicia necesita en
su formalidad para su contenido de la finalidad, y esta necesita de la
positividad y la seguridad jurídica. Sin embargo Radbruch nos deja
claro como estos elementos se contradicen entre si, En quinto lugar,
los tres elementos de la idea del Derecho requieren complementarse
pues el carácter formal de la justicia necesita para su contenido, la
finalidad; asimismo el relativismo de ésta reclama, a su vez, la
positividad y la seguridad del Derecho. No obstante Radbruch reconoce
que todos ellos se contradicen entre sí, la justicia y la finalidad
plantean contrarias pretensiones ya que la primera implica igualdad y
exige generalidad del precepto jurídico, la adecuación al fin, en tanto
individualista, considerará individualizar. La seguridad jurídica exige
positividad y una vez que se estatuye, pretende validez sin
consideración de justicia y fines. Y para concluir conflicto más
importante se da entre Justicia y seguridad jurídica; ésta reclama que
el Derecho positivo se aplique así sea injusto; y a su vez, la aplicación
uniforme de un Derecho injusto, su aplicación igual y sin distinciones,
corresponde precisamente a la igualdad que es la médula de la
justicia.
Es así que Radbruch sostiene que la filosofía no debe proporcionar
decisiones, sino ubicarnos ante la decisión y mostrarnos que la vida no
es fácil, sino todo lo contrario, muy problemática.