Está en la página 1de 5

Albert Camus.

Biografía.

1913, Mondovi, Argelia francesa. 1960 Villeblevin, Borgoña, Francia. (Accidente automovilìstico)
46 años.

Periodista, editor, dramaturgo y director, escritor (historias cortas), novelista, ensayista y activista
político (Argelia)

Su padre muere antes de cumplir un año por heridas de guerra.

Se traslada con su madre (mujer casi sordomuda, dedicada al servicio de limpieza) a Argel.

Con ayuda de una beca a hijos de las víctimas de guerra cursa ´primaria y secundaria. Alentado por
sus profesores inicia su interés filosófico, especialmente por Nietzsche.

Practicaba deportes. Natación, boxeo y especialmente futbol. (moral y deber)

Popular entre las mujeres [Guapo y a la moda (Vogue)]. Se casó dos veces [dos hijos del segundo
matrimonio, Francine Faure], y entre sus romances destacan escritoras y actrices europeas de la
época.

1930 – Inicios de tuberculosis. Detuvo su vida deportiva y sus estudios momentáneamente.

Estudió filosofía y letras (U. de Argel) Tesis: Relación entre la filosofía griega y el cristianismo,
Plotino y San Agustín. (1935-1936)

Rechazado como maestro y como voluntario en el ejercito por su enfermedad.

Premio Nobel de Literatura 1957: «por su importante producción literaria, que con una seriedad
clarividente ilumina los problemas de la consciencia humana en nuestra época»

Obras.

Punto de partida y Bodas.

Su carrera filosófica inicia con su tesis de grado, sin embargo, renuncia a la religión como inicio de
su trabajo filosófico (elije vivir sin dios)

Pero su primer escrito con brotes filosóficos propios es Nupcias, un ensayo centrado en la
búsqueda del sentido de la vida frente a la muerte. Cuestión que describiría como fundamental en
la filosofía. Muy personal.

Contrasta los miedos basados en la religión (inmortalidad del alma, preocupación por dios) y lo
que considera como hechos evidentes (debemos morir, no hay nada más allá). Invita a afrontar la
realidad sin vacilaciones. Invita a disfrutar de la felicidad mientras se es posible, aunque sea un
despropósito. No hay felicidad en lo sobrenatural.

No es un filosofo del suicidio, sino de algo más.


Siguiendo a Nietzsche considera la esperanza un mal terrible. Minimiza el valor y la atención que
debería darse a esta vida, prepara para algo inexistente. (Suicido filosófico: intento de negar el
absurdo)

Aboga por vivir una realidad presente, una vida placentera para los sentidos, y rechazar creer o
pensar en una vida después de la muerte. No quiere creer que la muerte es una puerta abierta
hacia algo más, es simplemente una puerta cerrada al final de un camino sin regreso.

La esperanza hace que anhelemos soportar y padecer. Mientras que siendo conscientes de la
muerte nos abrimos a las riquezas, en su mayoría físicas (afectivo e interpersonal), del mundo.

“El mundo es hermoso, y afuera no hay salvación”

“The world is beautiful, and outside there is no salvation”

“Sentir los lazos de uno a la tierra, el amor por ciertos hombres, saber que siempre hay un lugar
donde el corazón puede encontrar descanso – estas son ya muchas certezas para la vida de un
hombre”

“To feel one’s ties to a land, one’s love for certain men, to know there is always a place where the
heart can find rest—these are already many certainties for one man’s life”

Busca demostrar lo que la vida significa, y como se siente después de dejar la esperanza.

No es filosofía en ámbito general, es una expresión de lo que el considera como problemas


filosóficos de manera muy personal.

“In a moment, when I throw myself down among the absinthe plants to bring their scent into my
body, I shall know, appearances to the contrary, that I am fulfilling a truth which is the sun’s, and
which will also be my death’s. In a sense, it is indeed my life that I am staking here, a life that
tastes of warm stone, that is full of the signs of the sea and the rising song of the crickets. The
breeze is cool and the sky blue. I love this life with abandon and wish to speak of it boldly: it makes
me proud of my human condition. Yet people have often told me: there’s nothing to be proud of.
Yes, there is: this sun, this sea, my heart leaping with youth, the salt taste of my body and this vast
landscape in which tenderness and glory merge in blue and yellow. It is to conquer this that I need
my strength and my resources. Everything here leaves me intact, I surrender nothing of myself,
and don no mask: learning patiently and arduously how to live is enough for me, well worth all
their arts of living.”

“En un momento, cuando me arroje entre las plantas de ajenjo para llevar su olor a mi cuerpo,
sabré que estoy cumpliendo una verdad que es la del sol y que también será la de mi muerte. En
cierto sentido, de hecho, es mi vida la que estoy apostando aquí, una vida que sabe a piedra
caliente, que está llena de los silbidos del mar y el canto creciente de los grillos. La brisa es fresca y
el cielo azul. Amo esta vida con abandono y deseo hablar de ella audazmente: me enorgullece de
mi condición humana. Sin embargo, la gente me ha dicho a menudo: no hay nada de qué estar
orgullosos. Sí, hay: este sol, este mar, mi corazón saltando de juventud, el sabor a sal de mi cuerpo
y este vasto paisaje en el que la ternura y la gloria se funden entre azul y amarillo. Es para
conquistar esto que necesito mi fuerza y mis recursos. Todo aquí me deja intacto, no rindo nada
de mí mismo, y no me pongo una máscara: aprender con paciencia y arduamente cómo vivir es
suficiente para mí.”

El mundo presente nos ofrece sus placeres y riquezas si aceptamos no intentar evitar la muerte.

El absurdo, suicidio y felicidad: El mito de Sísifo.

Al concluir Bodas, Camus se dedica a trabajar en una tríada respecto al absurdo que consistía en
una novela [el extranjero 1942 junio], un ensayo filosófico [El mito de Sísifo 1942 octubre], y una
obra de teatro [Caligula 1944]. Enviadas a Paris en septiembre 1941 con intención de ser
publicadas simultáneamente [un solo volumen], pero por razones comerciales, y por escasez de
papel debida a la guerra se publicaron por separado.

 Suicidio como respuesta al absurdo


 “No hay más que un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio”
 En principio el suicidio no parece un problema o una pregunta, sino un acto. Se
podría considerar que hay preguntas a cerca del suicidio de carácter más relevante
en el ámbito filosófico, como la pregunta por las condiciones bajo las cuales éste
se justifica. Sin embargo, para Camus en MS, la pregunta clave de la filosofía es
¿Debería matarme? El resultado primario de la filosofía es el acto, no la
comprensión. No teórico, sino práctico: ¿vivir? ¿cómo vivir?
 El suicido es la respuesta natural al reconocer la vida como algo absurdo de
diferentes maneras.
 El absurdo es la búsqueda del significado de algo que no lo tiene: la vida.
 Es absurdo tratar de conocer, entender o explicar el mundo. Es inútil el intento
de ganar conocimiento racional. En contra de la ciencia y la filosofía. “That
universal reason, practical or ethical, that determinism, those categories that
explain everything are enough to make a decent man laugh” “Esa razón universal,
práctica o ética, ese determinismo, esas categorías que explican todo son
suficiente para hacer reír a un hombre decente” Sig!
 Este absurdo del mundo conduce la pregunta por el suicidio. Sin embargo, no
argumenta a favor del absurdo de la vida, ni intenta explicarlos, sino intenta
esbozar la forma de vivir nuestras vidas para que valga la pena vivirlas a pesar de
que carezcan de significado.
 “La gente comete suicido porque juzgan que la vida no vale la pena” En El
hombre rebelde, dice que el absurdo es una experiencia que debe ser vivida, es el
punto de partida de la existencia, y lo compara con la duda metódica de
Descartes. En MS intenta explicar por medio de figuras literarias como metáforas y
anécdotas el escurridizo sentimiento del absurdo que precede el pensar filosófico.
No argumenta, sino que expone. No busca demostrar validez de lo que escribe.
 Hace referencia a Nausea de Sartre, habla de como el protagonista descubre el
sentimiento de absurdo en su vida al encontrarse con su monótona y lenta
rutina. La continuación de esta rutina lleva a la conciencia del absurdo. [Análogo
a la figura mítica de Sísifo]
 El suicido es solo una manera de afrontar el absurdo, es no comprensión del
mundo y estar abrumado.
 Los límites de la razón
 El mundo no es razonable. El esfuerzo por conocer está basado en una “nostalgia
por la unidad”, y existe una inevitable laguna entre lo que creemos conocer y lo
que realmente conocemos.
 Hay imposibilidad en el conocimiento total [se conocen climas]. El intento de
llegar al fondo de una cuestión es una secuencia de lamentaciones que no
conducen a ninguna parte.
 Camus no es irracionalista, sino alguien que intenta comprender racionalmente
los límites de la razón.
 Pedir significado, orden o unidad del conocimiento exige ir más allá de lo que
humanamente podemos, y finalmente, sin importar nuestros esfuerzos,
moriremos.
 Hay dos respuestas a esta frustración: suicidio o esperanza. La respuesta de
Camus es: ninguna. Vivir sin escape, en rebelión, manteniendo la tensión
intrínseca de la vida humana. En parte en eso radica el absurdo, en que es
inevitable. Recomienda una vida sin consuelo, pero con lucidez y conciencia
aguda. Aceptación sin búsqueda de trascendencia.
 Propósito.
 Crítica a los existencialistas
 En tono, ideas y estilo, Camus guarda similitud con Nietzsche. Negación de dios.
Confrontación de verdades desagradables.
 Sin embargo, Camus escribe en contra de la corriente existencialista.
 Mismo punto de partida de los existencialistas: todos de alguna manera
justifican el absurdo de la existencia. Pero rechaza su “irracionalidad”, un
intento de escape del absurdo, en todos los casos con bases religiosas.
 Para Sartre el absurdo es una propiedad ontológica de la existencia, mientas que
para Camus es una característica esencial de nuestra relación con el mundo. La
existencia en sí misma del mundo no es absurda, nuestra existencia en el mundo
lo es.
 Sartre evita el pesimismo y la desilusión, Camus cree en el inevitable absurdo de
la relación entre el hombre y su mundo.
 Según Camus todo existencialista falla al buscar una salida externa al absurdo,
una manera de evitarlo. Del mismo modo es inevitable el deseo de conocer,
comprender y encontrar claridad; el punto es no sucumbir ante estos deseos y
aceptar el absurdo. Tienen como premisa el sin sentido del mundo, y terminan
encontrando profundidad y sentido en él.
 No discute contra el existencialismo, solo lo crítica, pues no cree en verdades
definitivas, haciendo de la discusión algo sin propósito.
 Kierkegaard reconoce con fuerza el absurdo, pero concluye atribuyéndolo a un
Dios que finalmente acepta (esperanza).
 Critica a Husserl (fenomenología). Intencionalidad refiere al contenido de la
mente y la conciencia en relación con el mundo, pero al intentar buscar
entidades platónicas da un salto casi religioso.
 La felicidad en afrontar el destino
 Se puede vivir con la certeza de un destino fatal, sin renunciar a él.
 Estamos condenados a un destino, tal y como Sísifo, sin escape de la frustración.
Pero cada vez que Sísifo desciende a retomar su labor desde el principio es más
fuerte que su roca. Somos más fuertes que el absurdo al reconocerlo, y saber
que es inevitable.
 ¿suicidarse o no? Conciencia total. Evitar falsas soluciones. Negarse a someterse
y continuar con vitalidad e intensidad (pasión, sensibilidad, placer) Vivir una vida
sin sentido, no escapar de ella. Nuestro destino nos pertenece.
 Sísifo entiende su castigo y es dueño de su roca. Conocer nuestro destino nos
lleva a morir como triunfantes hombres absurdos. “Sísifo feliz” [Final de El
extranjero]
 Felicidad: vivir intensamente. Vivir con los sentidos. Conoce sus limites y su
amargura. Determinación para seguir y rechazo de cualquier consuelo.

Paradojas de la filosofía del absurdo.

 No se reconoce como filósofo, pues “piensa según palabras, no según ideas” y


“no cree lo suficiente en la razón como para creer en un sistema”.
 Es escéptico respecto al significado de la vida, sin embargo, ofrece claves sobre
cómo vivir.
 Impulso de hacer preguntas – imposibilidad de responderlas  Absurdo
(paradójico)

Camus y el Mundo de la Violencia: El hombre rebelde.

 Absurdo, rebelión y asesinato

 Implicaciones del absurdo: Retoma MS


 Aceptación del silencio ante la desesperación: repudio del suicidio.
 La vida es un bien necesario.
 Del suicidio al asesinato. Implicación del individuo en un contexto social,
evolución en su pensamiento.
 Rebellion. Comienza entendiendose como la revuelta por derechos, pero tiene
implicita la rebellion natural humana contra el sin sentido del universe y la carencia de
respuestas a sus inquietudes. Pero funciona en sentido inverso, la rebelion individual
de algún modo susita sentimientos de revuelta en un conjunto social.
 Las revueltas crean valores, dignidad y solidaridad.


 Contra el comunismo
 Violencia: inevitable e imposible.

Filosofo del presente.

También podría gustarte